EXCLUSIVA: Estados Unidos amplía el intercambio de inteligencia con los saudíes en la operación de Yemen

Por Mark Hosenball , Phil Stewart , Warren Strobel

WASHINGTON (Reuters) – Estados Unidos está ampliando su intercambio de inteligencia con Arabia Saudita para proporcionar más información sobre posibles objetivos en la campaña aérea del reino contra las milicias hutíes en Yemen, dijeron funcionarios estadounidenses a Reuters.

El aumento de la asistencia se produce cuando dos semanas de implacables ataques aéreos de los saudíes y otros aliados del Golfo Pérsico han fracasado en gran medida en detener los avances de las fuerzas hutíes vinculadas a Irán.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que la asistencia ampliada incluye datos confidenciales de inteligencia que permitirán a los saudíes revisar mejor los objetivos del reino en los combates que han matado a cientos y desplazado a decenas de miles desde marzo.

“Hemos abierto un poco más la apertura con lo que compartimos con nuestros socios saudíes”, dijo un funcionario estadounidense.

“Los estamos ayudando a tener una mejor idea del campo de batalla y el estado del juego con las fuerzas Houthi. También estamos ayudando a identificar áreas de ‘no ataque’ que deben evitar” para minimizar las bajas civiles, dijo el funcionario.

El aliado de Estados Unidos, Arabia Saudita, está preocupado de que la violencia pueda extenderse más allá de la frontera que comparte con Yemen, y también está preocupado por la influencia del Irán chiíta, que ha negado las acusaciones de Arabia Saudita de que ha brindado apoyo militar directo a los hutíes.

Estados Unidos, cuya lucha contra los militantes de Al Qaeda en Yemen ha sufrido un duro revés por la toma de la capital Sanaa por parte de los hutíes y el derrocamiento del gobierno anterior, ha evitado un papel directo en el empeoramiento del conflicto. Todavía no llegará a elegir objetivos para los saudíes, dijeron los cuatro funcionarios estadounidenses, que hablaron bajo condición de anonimato.

Pero Washington se ha visto presionado a hacer más para ayudar a la alianza liderada por Arabia Saudita, que teme que el avance de los hutíes esté expandiendo la influencia del archienemigo Irán a su frontera.

Las preocupaciones sauditas sobre la creciente influencia iraní también se han visto acentuadas por las conversaciones nucleares entre Teherán y las potencias mundiales que podrían resultar en un acuerdo para el 30 de junio que elimine las sanciones punitivas sobre el país.

Un alto diplomático estadounidense dijo a principios de esta semana que Washington estaba acelerando el suministro de armas y reforzando el intercambio de inteligencia con la alianza liderada por Arabia Saudita. El Pentágono ha dicho que está comenzando el reabastecimiento aéreo de aviones de la coalición árabe, aunque fuera del espacio aéreo yemení.

Hasta hace unos días, el apoyo de inteligencia de EE. UU. se limitaba a examinar la información de objetivos saudíes para tratar de afirmar su precisión, dijeron funcionarios estadounidenses y saudíes.

El papel de EE. UU. ahora se ha ampliado en tamaño y alcance, lo que implica una «verificación» más detallada de la información sobre objetivos preparada por los saudíes, con un interés particular en ayudar a los saudíes a evitar víctimas civiles, según los funcionarios estadounidenses.

La Casa Blanca y el Pentágono no comentaron específicamente cuando se les preguntó sobre el intercambio de inteligencia ampliado.

“Estados Unidos está proporcionando a nuestros socios la inteligencia necesaria y oportuna para defender a Arabia Saudita y responder a otros esfuerzos para apoyar al gobierno legítimo de Yemen”, dijo Alistair Baskey, portavoz de la Casa Blanca.

BARRERAS LEGALES

Los grupos de ayuda han dicho que los ataques saudíes, que comenzaron el 25 de marzo, han causado muchas muertes de civiles, incluido un ataque del 30 de marzo contra un campo de refugiados controlado por los hutíes en el norte de Yemen que, según la Organización Internacional para las Migraciones, mató a 40 personas. Altos funcionarios saudíes han culpado de tales incidentes a los propios hutíes.

La campaña aérea dirigida por Arabia Saudita tiene como objetivo hacer retroceder las ganancias territoriales de los hutíes y reinstalar al presidente yemení Abd-Rabbu Mansour Hadi, quien huyó del país.

Si bien la Casa Blanca anunció el apoyo de la inteligencia estadounidense poco después de que comenzara la operación, los funcionarios estadounidenses dijeron que el intercambio de datos había sido extremadamente mínimo en los primeros días de la campaña. Eso se debe en parte a las barreras legales, dijeron los funcionarios.

Si bien Estados Unidos ha usado fuerza letal contra una rama de Al Qaeda en Yemen, no se considera en guerra con los hutíes. Algunos funcionarios dijeron que el análisis de la administración estadounidense es que carece de la capacidad, según las leyes estadounidenses e internacionales, para colaborar con los saudíes en una ofensiva contra los hutíes.

Baskey dijo que las acciones de Estados Unidos eran “totalmente consistentes con los requisitos legales nacionales e internacionales aplicables”.

El subsecretario de Estado, Antony Blinken, habló en términos generales sobre la cooperación ampliada durante una visita a Riad el lunes, sin revelar detalles.

“Arabia Saudita está enviando un fuerte mensaje a los hutíes y sus aliados de que no pueden invadir Yemen por la fuerza”, dijo Blinken.

“Como parte de ese esfuerzo, hemos acelerado las entregas de armas, hemos aumentado nuestro intercambio de inteligencia y hemos establecido una célula de planificación de coordinación conjunta en el centro de operaciones de Arabia”, agregó.

Estados Unidos ha enviado un equipo de coordinación militar de 20 miembros para interactuar con los aliados del Golfo, dirigido por el general de división de la Marina Carl Mundy. La asignación de un general de dos estrellas facilitará las interacciones con otros funcionarios de alto rango de otras naciones, dijeron funcionarios estadounidenses.

Estados Unidos inició esta semana vuelos diarios de reabastecimiento de combustible aire-aire de aviones de combate de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

Pero incluso con sus vuelos de reabastecimiento de combustible, Estados Unidos muestra cautela: realiza los vuelos fuera del espacio aéreo yemení y solicita reembolsos financieros a los aliados.

Todavía no está claro cómo planea Estados Unidos acelerar la entrega de bombas y kits de orientación a sus aliados.

Una persona familiarizada con el asunto, que habló bajo condición de anonimato, dijo que Estados Unidos podría acelerar los envíos a los Emiratos Árabes Unidos, lo que también podría ayudar a reabastecer a Arabia Saudita.

Editado por Stuart Grudgings

Our Standards: The Thomson Reuters Trust Principles. 

https://www.reuters.com/article/us-usa-saudi-yemen-exclusive/exclusive-u-s-expands-intelligence-sharing-with-saudis-in-yemen-operation-idUSKBN0N129W20150410

Occidente apoya esta «guerra»

UN MOMENTO HISTÓRICO, PERO TAMBIÉN HISTÉRICO es como define a la actualidad mundial, el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, en su columna del Club de La Pluma mientras se agota el poder hegemónico de los anglosajones a manos de un nuevo mundo multipolar, y se pregunta si los poderes neoconservadores de EEUU reflexionarán y tendrán la responsabilidad de terminar con tanta conflagración de alta intensidad que puede llevar a la desaparición de la humanidad. Además aborda la guerra en Europa para concluir con que a Ucrania le va muy mal, a pesar de la propaganda política “guerrerista”, que solo ofrece triunfos mediáticos que no reflejan la realidad de las batallas,

También nos habla de los frentes internos en Norteamérica, de las posturas antagónicas de Soros y de  Kissinger. El primero, como promotor y patrocinador de las agresiones a Rusia y que pretende que muera hasta el último ucranio; y el segundo, que le ha dicho a Zelenski que firme una rendición que incluya entregar territorios. Además de que Occidente debe asumir que no puede existir un sistema mundial que pueda ser “vivible” si no incluye a Rusia y que se debe acabar con el criterio de derrotarla.

A continuación analiza las declaraciones del general Mark Alexander Milley -Jefe de Estado Mayor Conjunto, el oficial militar de más alto rango de la nación y el principal asesor militar del presidente, el secretario de Defensa y el Consejo de Seguridad Nacional-, jefe de todas las fuerzas armadas norteamericanas, que reconoce que “EEUU no está preparado para las nuevas guerras del siglo 21”. Todo ello en medio de las dificultades electorales de Biden, de la pérdida de apoyo de su prensa adicta y de que ésta guerra tampoco le sirve como elemento de acumulación de poder ni para contar con un frente interno ordenado y tranquilo.

Además aborda con rigurosos datos contrastados, el declive del G7 marcado por la notable caída del PBI de sus países miembros desde la desaparición de la URSS, y hace una reseña cronológica de los hechos que marcan el inexorable declive de Occidente tanto en la gestión de gobierno como en el campo económico y en el terreno militar, con sus impactantes fracasos, derrotas y huidas desde el principio de siglo.

Por otra parte, nuestro director nos presenta un completo cuestionario que pone en duda si Estados Unidos está preparado para seguir tensando la cuerda con estos conflictos globales. Unas preguntas que tienen evidentes respuestas negativas para un bloque que solo ha intentado con el expediente militar, torcer una historia que viene de declinación en declinación y  de golpe en golpe.

Eduardo Bonugli (Madrid, 29/05/22)

General Mark Alexander Milley -Jefe de Estado Mayor Conjunto, el oficial militar de más alto rango de la nación y el principal asesor militar del presidente, el secretario de Defensa y el Consejo de Seguridad Nacional-
G7

Tras la denuncia rusa y la presión de China, EE.UU. confesó que organizó una cadena de laboratorios biotecnológicos prohibidos, aunque sigue negando su responsabilidad criminal.


POR EDUARDO J. VIOR 9 – 3 – 2022 TELAM

La subsecretaria de Estado de EE.UU., Victoria Nuland, reconoció este martes que en Ucrania hay laboratorios biológicos cuyo contenido Washington quisiera ocultar de Moscú. La existencia de este tipo de instalaciones estaba siendo tachada de teoría conspirativa y de campaña rusa de desinformación por parte de Occidente, pero ahora Estados Unidos ha admitido finalmente que dichas instalaciones existen realmente e, implícitamente, que en los mismos se estaban fabricando armas bacteriológicas. El cambio de actitud se dio después de que la cancillería china requiriera formalmente a Washington que respondiera a la denuncia rusa sobre la documentación publicada el domingo que revela que en los laboratorios financiados por EE.UU. en Ucrania se fabricaron armas bacteriológicas prohibidas desde 1971. La importancia concedida por Washington a la declaración de China -actualmente embarcada en una iniciativa diplomática conjunta con Francia y Alemania para hallar una solución política a la crisis de Ucrania- sugiere que EE.UU. estaría dispuesto a aceptar los límites que sus principales aliados europeos quieren poner a su duelo con Rusia por la hegemonía euroasiática.

La subsecretaria Nuland debió testificar ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado norteamericano sobre el conflicto en Ucrania. Durante la audiencia el senador Marco Rubio (R., Florida) le preguntó, si Kiev tiene armas biológicas, a lo que la funcionaria respondió que «Ucrania cuenta con instalaciones de investigación biológica, de las que, de hecho, nos preocupa que las tropas rusas puedan intentar hacerse con el control, por lo que estamos trabajando con los ucranianos en cómo pueden evitar que cualquiera de esos materiales de investigación caiga en manos de las fuerzas rusas, en caso de que se acerquen», dijo.

Acto seguido Nuland refutó las afirmaciones de Moscú de que en dichos laboratorios se hayan desarrollado armas biológicas y calificó esa denuncia de «clásica técnica rusa para culpar a otros por lo que planean hacer ellos mismos». En la misma línea dijo que estaba 100% segura de que, si hay un ataque biológico, será por parte de Rusia. Si los laboratorios no tuvieran importancia militar, a Nuland no le preocuparía que caigan en manos de las tropas rusas, pero, al decir que Rusia será responsable de que se produzca un «ataque con armas biológicas o químicas», ha admitido indirectamente lo que el gobierno ruso ha estado diciendo todo el tiempo: que los biolaboratorios financiados por Estados Unidos están trabajando en el desarrollo de armas biológicas en suelo ucraniano.

Victoria Nuland es una dura funcionaria de carrera, militante del neoconservadurismo y su esposo, Robert Kagan, es uno de los principales ideólogos de esta corriente que ha orientado la política exterior de EE.UU. desde el gobierno de Ronald Reagan (1981-89), con la sola excepción del período de Donald Trump (2017-21). No es habitual que la hoy subsecretaria reconozca errores y, mucho menos, ser cómplice en la comisión de delitos de lesa humanidad. ¿Por qué lo hizo el martes?

La declaración de la funcionaria sucedió casi sin pausa a la velada advertencia china de este mismo martes por la mañana (hora del este de EE.UU.). El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, declaró que China había solicitado que EE.UU. revele detalles sobre sus laboratorios biológicos en territorio ucraniano. “Estados Unidos tiene 336 laboratorios en 30 países bajo su control, incluidos 26 sólo en Ucrania. Debería dar cuenta de sus actividades militares biológicas en su país y en el extranjero y someterse a una verificación multilateral”, advirtió el portavoz. El inmediato efecto que tuvo la presión china indica la importancia que la Casa Blanca reconoce a las gestiones que Pekín, Berlín y París están llevando para resolver el conflicto en Ucrania.

En la misma dirección, este miércoles 9 Rusia instó a EE.UU. a aclarar qué actividad se estaba llevando a cabo en los biolaboratorios financiados por el Departamento de Defensa en Ucrania. Según declaró este miércoles la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, María Zajárova, «se confirmaron las preocupaciones que hemos expresado repetidamente desde hace tiempo respecto al desarrollo por EE.UU. en territorio de Ucrania de materiales biológicos de uso militar». Además, la vocera quiso saber si los materiales producidos en esas instalaciones fueron efectivamente destruidos. «¿No cayeron en manos de extremistas, de nacionalistas? ¿Quién dará estas garantías?», preguntó.

La historia comenzó el pasado domingo 6, cuando el Ministerio de Defensa ruso publicó documentación ucraniana secuestrada por las tropas rusas en la que se informa que Estados Unidos estuvo ayudando a Ucrania a fabricar ilegalmente armas biológicas. Según el portavoz del ministerio, el general Igor Konashenkov, al filo del 24 de febrero pasado Kiev ordenó la destrucción de estos agentes patógenos y de los documentos relacionados con los experimentos realizados. Por su parte, el portal ruso Sputnik publicó un informe detallado sobre este acontecimiento.

No es la primera vez que Rusia acusa a Estados Unidos de respaldar laboratorios de armas biológicas cerca de sus fronteras. En 2018, el Kremlin alegó que Estados Unidos estaba financiando un laboratorio secreto de armas biológicas en Georgia, el que, según ellos, era uno de los varios laboratorios que EE.UU. tiene cerca de las fronteras de Rusia y China. En 2020/21, en el marco de las investigaciones sobre el origen de la pandemia de Covid-19, los gobiernos de Beijing y Moscú exigieron repetidamente –y sin resultado- que Washington abriera a observadores neutrales los numerosos laboratorios biotecnológicos próximos a las fronteras de ambas potencias desde Europa Oriental hasta Asia Meridional. Estados Unidos desmerece oficialmente estas demandas y ha mantenido sistemáticamente que sus laboratorios biológicos extranjeros no producen armas ilegales.

En su comunicado el ministerio de Defensa ruso informó que «hemos recibido documentación de los empleados de los biolaboratorios ucranianos sobre la destrucción de emergencia, el 24 de febrero, de patógenos especialmente peligrosos de la peste, el ántrax, la tularemia, el cólera y otras enfermedades mortales». El documento acusó al «régimen de Kiev» de llevar a cabo una «limpieza de emergencia», para ocultar las pruebas del supuesto programa de armas biológicas en al menos dos laboratorios de las ciudades de Poltava y Járkov, ambas escenario de intensos combates entre las fuerzas rusas y ucranianas en los últimos días.

Facsmil de una de las rdenes para la destruccin de agentes txicos hallada en uno de los laboratorios tomados por Rusia
Facsímil de una de las órdenes para la destrucción de agentes tóxicos hallada en uno de los laboratorios tomados por Rusia

Los documentos publicados por el ministerio incluyen supuestamente una orden del Ministerio de Sanidad ucraniano para destruir los patógenos, así como listas de los gérmenes en cuestión. De acuerdo a la traducción se puede leer que «el Ministro de Seguridad Sanitaria de Ucrania en relación con la introducción de la ley marcial en Ucrania el 24 de febrero de 2022, de acuerdo con la Orden Presidencial de Ucrania el 24.02.2022, Nº 64/2022 solicita asegurar la destrucción de emergencia de patógenos biológicos utilizados para asegurar el sistema de gestión de calidad de los laboratorios en la orden adjunta: apéndice en 2 hojas. en 1 aprox.»

El texto hace evidentemente referencia a Viktor Liashko, Ministro de Sanidad de Ucrania, quien durante su carrera en sucesivos cargos en el ministerio siempre siguió trabajando para la USAID (Agencia norteamericana de Ayuda para el Desarrollo), participando en diversos programas para el combate de epidemias y enfermedades contagiosas.

En los anexos se dan detalladas instrucciones sobre cómo eliminar el material patogénico y cómo procesar el resultado de la eliminación:

A continuación, el documento enumera los cultivos que deben ser destruidos:

C. diphtheriae gravis tox – 0-1101
C. diphtheriae mitis tox- 203 AG
C. pseudeodipthericum 02-92 z (9-61)
C. diphtheriae tox +NCTC 10648
C. diptheriae tox – NCTC 10356
C. xerosis NCTC 12078
B. liheniformis «C»
B. stearothermophilis BKM-B-718
S.aureus.subsp.aureus ATCC 25923 
E Coli (Beta)
P.aeruginosa ATCC 27853
K. penumoniae K-56 3534.51

Lista con el detalle de las toxinas que deban ser eliminadas
Lista con el detalle de las toxinas que debían ser eliminadas

El documento parece estar firmado por el Jefe de los Laboratorios Microbiológicos, Karlivsky V.P., así como por Nadiya Kushka, Lyubov Bobritska, Tetiyana Shebchenko y Peter Vasiliev.

Ahora los archivos están siendo analizados por especialistas rusos de las tropas de protección radiológica, química y biológica, dijo el Ministerio de Defensa ruso. «En un futuro próximo presentaremos los resultados del análisis», indicó el vocero, añadiendo que cree que los documentos demostrarán que Ucrania y Estados Unidos estaban violando el artículo 1 de la Convención sobre Armas Biológicas de la ONU de 1971.

En total, según el periódico ruso Komsomol’skaja Pravda, hay 15 laboratorios biológicos en Ucrania financiados por el Departamento de Defensa estadounidense. Cuatro de ellos están cerca de la capital, Kiev, tres en la región de Lviv, y luego en Járkov, Jerson, Odessa, Vinnitsa, Ternopil, Nikolaev, Poltava y Uzhgorod. Curiosamente, con el inicio de la operación especial rusa en Ucrania, la Embajada de Estados Unidos retiró casi inmediatamente de su página web todos los documentos sobre el programa BIOWEAPON LAB de Ucrania, que se llevó a cabo en estos laboratorios biológicos secretos.

Un observador militar consultado por Sputnik, el coronel retirado Viktor Litovkin, dijo que la cuestión de los laboratorios biológicos estadounidenses en los países de la antigua Unión Soviética es muy grave. Estados Unidos se ve obligado a crear laboratorios biológicos en otros países, porque las leyes norteamericanas no le permiten hacerlo en su propio territorio. El ex militar propuso que los materiales encontrados por dichos laboratorios sean estudiados por expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), además de plantear el tema en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Tras la demanda de la República Popular China y la declaración de la subsecretaria Victoria Nuland ante el Senado puede considerarse como confirmado que en los 26 laboratorios que viene financiando en Ucrania desde 2010 el gobierno norteamericano ha desarrollado armas bacteriológicas, violando así la legislación internacional y cometiendo un crimen de Estado que debería ser juzgado por la Corte Penal Internacional.

Los documentos son congruentes con las numerosas denuncias que Rusia y China han hecho en los últimos años sobre la cadena de laboratorios biotecnológicos puestos con fondos estatales o privados (Bill Gates) desde Europa Oriental hasta Asia del Sur. Por la gravedad de sus efectos posibles la comunidad internacional debería comprometerse con una investigación científica y neutral de las sospechas manifestadas por Moscú y Beijing.

Hasta ahora las denuncias en este sentido hechas durante muchos años no solamente por los gobiernos de Rusia y China cayeron en saco roto. Sin embargo esta vez tuvieron tanta fuerza que llevaron al gobierno de Joe Biden a confesar indirectamente la comisión de crímenes de lesa humanidad. Esto indica, aunque sea momentáneamente, que EE.UU. tiene en cuenta la mediación iniciada por Alemania, China y Francia y que ha tocado un límite que no puede sobrepasar. Ojalá así sea, porque sería el comienzo de un camino hacia la paz.

*Analista internacional

FUENTE:

https://www.telam.com.ar/notas/202203/585872-rusia-ucrania-armas-bacteriologicas.html

Por Andrés Ortega Hoy Dia Cordoba

No es la visión habitual, pero el mundo podría verse como tres esferas que compiten entre sí: una en torno a EEUU (que incluye Europa y otros); otra en torno a China; y una esfera de lo digital, por cuyo dominio y control hay una gran pelea en su propio interior –grandes empresas contra el poder político, inclusive en China–, y exterior en la gran competencia entre las dos grandes superpotencias o civilizaciones. Es decir, serían dos esferas o mundos físicos, muy de átomos y de geografía (incluido el espacio), y una virtual. Es una visión que se va extendiendo y que defiende, por ejemplo, el Centro para el Estudio de la Vida Digital (CSDL), que dirige el tecnólogo Mark Stahlman.

En términos de civilizaciones, hablaríamos de Occidente, de Oriente y de la esfera digital que es una extensión de nosotros mismos, aunque cada vez llega más allá. El matemático y filósofo español Javier Echeverría habló hace un tiempo del “tercer entorno”, que guarda relación con esta idea. No somos, dice Stahlman, “ciudadanos del mundo” sino habitantes de esferas potencialmente en conflicto y las tres con alcance global. Esto es algo absolutamente novedoso en la historia de la humanidad, porque las diferentes civilizaciones tendrán que enfrentarse no solo entre sí, sino también a una esfera, la digital, que ha penetrado las demás.

No son esferas cerradas, son y serán interdependientes en términos económicos y financieros, como se está viendo con la crisis del gigante inmobiliario chino Evergrande y con la del gas, con repercusiones globales. La competencia entre las dos esferas físicas sigue una lógica en parte equivocadamente militar, como vemos con la colaboración AUKUS para dotar a Australia de submarinos de propulsión nuclear y, en materia de ciberseguridad, de Inteligencia Artificial y de comunicación cuántica, que refuerza la cooperación entre los tres aliados anglosajones. Aunque lo abiertamente militar no tiene por qué ser lo principal, como ha quedado de relieve en la reciente reunión del Quad entre EEUU, Japón, Australia y la India.

La tercera esfera, la digital, más que líquida es gaseosa. En su seno está naciendo un llamado Metaverso en el que casi todos nos vamos a ver implicados y que puede llegar a ocupar casi todo lo humano. Metaverso (“meta-universo”) es un término que se ha impuesto desde Silicon Valley. Lleva tiempo entre nosotros pues lo acuñó en 1992 Neal Stephenson en su novela de ciencia ficción “Snow Crash”. Se refiere a una confluencia o convergencia de la realidad física, la realidad virtual y la realidad aumentada, todo sazonado por la inteligencia artificial. La realidad virtual es la que se crea únicamente en el mundo digital, como el videojuego Fortnite, de alcance global. La aumentada consiste en añadir elementos digitales a la realidad física, aunque esta se vea en pantalla, por ejemplo, en el juego, también global, de Pokémon, o a través de lentes especiales 3D.

Matthew Ball, inversor en capital de riesgo, identificó en 2020 algunas características del Metaverso. Tiene que abarcar los mundos físico y virtual, contener una economía en toda regla y ofrecer una “interoperabilidad sin precedentes”: los usuarios tienen que ser capaces de llevar sus avatares y bienes de un lugar en el Metaverso a otro, sin importar quién dirija esa parte en particular. De hecho, muchas grandes empresas –y no sólo las big techs de EEUU, también la Sony japonesa, por ejemplo–, están invirtiendo de forma notable en la construcción de este Metaverso. Por algo será.

Un jefe de la big tech como Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook que quería convertir al mundo en una gran comunidad bajo su red social, ve ahora en el Metaverso una realidad alternativa universal, un “Santo Grial de las interacciones sociales”, que cree será una realidad para 2025. Se describen así futuros posibles de una Internet 2.0, una convergencia de realidad física, aumentada y virtual en un espacio en línea compartido. Según Zuckerberg, ninguna empresa dirigirá el Metaverso, sino que será operado por muchos en una forma descentralizada. ¿Lo permitirán los que dirijan las otras dos esferas?

El Metaverso estará plagado de tecno-personas, por usar la terminología de Echeverría, de tecno-empresas, de tecno-Estados e incluso de tecno-terrorismos de nuevo cuño. La cuestión no es solo si el Metaverso es controlable, sino si es gobernable, o vamos a una esfera digital que todo lo penetra, pero en el que ningún poder político acaba dominando y en la que las empresas y una multiplicidad de actores se revuelven contra el intento de cortarles las alas. China lo está intentando con una serie de medidas, para controlar desde el poder político al naciente Metaverso, al que no escapará. Pero ni siquiera el régimen chino, con sus controles, tiene garantizado que no se verá superado por un Metaverso anárquico e ingobernable por poderes públicos, o, de forma más amplia, por una esfera digital anárquica.

Ambas esferas físicas, geográficas y culturales, Oriente y Occidente, avanzan hacia un enfrentamiento, una guerra de nuevo tipo muy diferente de la clásica y de la llamada Guerra Fría entre Occidente y la Unión Soviética. En todo caso, sin un profundo conocimiento del impacto de la tercera esfera en las otras dos, de la tecnología digital en las civilizaciones, y sin un conocimiento recíproco entre estas civilizaciones no seremos capaces de navegar el futuro, advierte Stahlman. A este respecto Oriente conoce Occidente mucho más que al revés. Y el Metaverso nos conocerá a todos.

Este domingo el Wall Street Journal informó que ex militares afganos se están pasando al Estado Islámico, confirmando así el papel de EE.UU. en el origen del terrorismo.

Por Eduardo J. Vior

Los Estados Unidos siguen proclamando su decisión de combatir al terrorismo en todas partes del mundo. Sin embargo, una reciente publicación de The Wall Street Journal da cuenta del pasaje de personal de inteligencia y ex miembros de las fuerzas especiales del antiguo régimen afgano a las filas del Estado Islámico-Jorasán (ISIS-K, por su nombre en inglés). La importancia de la información trasciende el escenario afgano, porque confirma que, sin el apoyo y el entrenamiento norteamericano no existiría ningún tipo de terrorismo, en Asia Central, en Oriente Medio o en cualquier otra parte del mundo.

El Estado Islámico-Jorasán (ISIS-K) amenaza la paz y la estabilidad de toda Asia Central.

Muchas de las antiguas fuerzas nacionales afganas que desde la retirada estadounidense en agosto son buscadas por los talibanes se están pasando al Estado Islámico (ISIS-K), según un nuevo informe de investigación del Wall Street Journal. También entre los que se unen a las filas del ISIS en Afganistán, o ISIS-K, hay miembros del antiguo servicio de inteligencia que fueron entrenados por EE.UU. «El número de desertores que se unen al grupo terrorista es relativamente pequeño, pero está creciendo, según personas que conocen a estos hombres, a ex funcionarios de seguridad afganos y a los talibanes», escribe The Wall Street Journal.

Aunque se dice que esto está ocurriendo en pequeñas cantidades y se describe como un movimiento por desesperación, podría ser una gran ayuda para las capacidades del ISIS-K, dado que los miembros de la inteligencia aportan al grupo terrorista una gran experiencia y capacidades muy especializadas. Los críticos de la desastrosa salida de Afganistán ordenada por Biden ya habían advertido desde el inicio que los grupos terroristas aprovecharían los activos «abandonados» por los estadounidenses. Como prueba el informe cita «Un oficial del ejército nacional afgano que comandaba el depósito de armas y municiones del ejército en Gardez, la capital de la provincia sudoriental de Paktia, se unió a la filial regional del ISIS-K y murió hace una semana combatiendo contra los talibanes, según un ex funcionario afgano que lo conocía.» «El ex funcionario contó también que varios otros antiguos miembros de la inteligencia y el ejército por él conocidos también se unieron al Estado Islámico después de que los talibanes registraran sus hogares y exigieran que se presentaran ante las nuevas autoridades del país», continúa el informe.

En algunos casos estas fuerzas especiales afganas recibieron un entrenamiento de élite por parte de los Navy SEALS o de los Boinas Verdes del Ejército. El informe explica que cientos de miles de ex miembros de las tropas nacionales afganas, oficiales de inteligencia y policías llevan meses sin cobrar desde el colapso del gobierno de Kabul y que al mismo tiempo tienen demasiado miedo de presentarse a trabajar o de identificarse como parte del antiguo gobierno. En un momento en que los talibanes intentan acabar con el ISIS-K, este personal descontento y desempleado es carne de cañón para el reclutamiento del Estado Islámico.

Y luego, con aparente asombro, el informe del WSJ reconoce lo que muchos saben desde hace tiempo:

Los talibanes han alegado durante mucho tiempo que la provincia de Jorasán del Estado Islámico era una creación del servicio de inteligencia de Afganistán y de Estados Unidos que pretendía sembrar la división dentro de la insurgencia islamista, una afirmación negada por Washington y por el anterior gobierno de Kabul.

Cabe destacar el reciente ejemplo histórico de cómo se formó la resistencia en Irak tras la invasión estadounidense de 2003. Con el derrocamiento de Saddam Hussein cientos de miles de antiguos soldados y policías iraquíes recién desempleados se unieron a grupos radicales para librar una insurgencia mortal, algunos al naciente Estado Islámico.

Varios atentados suicidas y con coches bomba atribuidos al ISIS-K han causado decenas de muertos en algunas ciudades importantes, incluida Kabul. Funcionarios de Washington han sugerido en varias ocasiones la posibilidad de que el Pentágono pueda ayudar en las operaciones contra el ISIS (por ejemplo con apoyo aéreo), pero el gobierno de Biden se ha resistido argumentando que significaría trabajar directamente con los talibanes. Prefieren hacerlo con los terroristas.

Obviamente, no es inocente que el WSJ publique este informe, a todas luces basado en fuentes de inteligencia. Hasta puede provenir del propio Pentágono: después de la derrota y la escandalosa retirada de Kabul son muchos en el gobierno y en las fuerzas armadas los que piden la cabeza del general Kenneth F. McKenzie Jr., jefe del Comando Central del Ejército de EE.UU. Como en toda operación militar fracasada, la primera reacción es buscar un chivo expiatorio. Es la mejor forma de no tener que llevar a los tribunales a los responsables civiles y militares por veinte años de locura.

La cuestión, empero, excede ampliamente las responsabilidades individuales de un par de jefes. Desde 2001 se han decretado sobre los países centrales el estado de emergencia y la vigilancia masiva de las poblaciones, se han limitado severamente las libertades individuales y grupales en nombre de la protección contra el terrorismo. Para combatirlo, al mismo tiempo, se ha llevado la “guerra híbrida” a todos los continentes. En nombre de la libertad han destruido la vida y la libertad de decenas de millones de seres humanos. ¿Y ahora vienen a reconocer que el terrorismo islámico es obra suya? Muy noble, pero muy tarde. La Humanidad espera no sólo que retiren sus fuerzas militares y de inteligencia de todos los países, sino que reparen monetariamente el daño que han ocasionado a cada una de las familias dañadas y que entreguen a la Corte Penal Internacional a los responsables civiles y militares por los crímenes cometidos, por lo menos, desde 2001.

INFOBAIRES: https://infobaires24.com.ar/a-confesion-de-parte-relevo-de-prueba/

En estos días una avalancha de “expertos” en indigenismos varios y en especial en Mapuches, nos han “aclarado» de la peligrosidad del que parece ser el último y único peligro para la Seguridad de la Nación que tenemos con que lidiar los argentinos, un tal RAM. Creo que casi sin temor a equivocarme que todos esos expertos no conocen profundamente la Patagonia solo algún viaje turístico, no mas allá de Bariloche o el Calafate o alguna pista de esquí. Pues bien, invitado por el periodista Alfredo Guruceta en su programa “Con sentido común”, que se transmite por el Canal “C” de Cablevisión de Córdoba.

Para intentar poner un poco de cordura dimos una serie de datos duros, en dicho programa, para entender el Conflicto en nuestra Patagonia. Para ello usamos los datos del último Censo nacional del 2020:

  • Poblacion indigena de etnia mapuche: 205.009 (0,46% de la Población Argentina)
  • Patagonia 30% del Territorio nacional -930.638Km2-
  • Población Patagónica 5% de la Argentina -2.348.793 habitantes-2,5 habitantes Km2

Cuántos de esos 205.009 habitantes pueden haber sido “trabajados” por ONGs extranjeras e incorporados a la llamada RAM (Resistencia Ancestral Mapuche), para que se transformen en el peligro “terrorista” del que alegremente hablan los “expertos” y muchos políticos que se les despertó el nacionalismo y la preocupación por la Seguridad Nacional,   de ultima hora. Si convengamos que desde hace años denunciamos movimientos de grupos extranjeros (particularmente europeas) que con sus ONGs trabajan a grupos aborígenes en toda suramerica introduciendo elementos conflictivos para los distintos estados nacionales.

 Pero ello no es sinónimo de que estamos ante un frente de guerra interna como se nos plantea

Pues bien es evidente el intento de crear fantasmas y conflictos que son fácilmente solucionables si realmente lo queremos hacer, Primero Poblar y desarrollar esos gigantescos territorios sin infraestructura y trabajo genuino y a la buena de Dios.

Un País que en los últimos 50 años logró:

  1. 42% de su población pobre, 4 de cada 10 argentinos
  2. 10,5% de indigencia, 1 de cada 10 argentinos
  3. 54% de nuestros niños son pobres 

A lo que se suma la venta masiva de tierras a empresas extranjeras, en zonas de Seguridad de Fronteras (que está prohibida por ley) y que nos venimos a enterar por ejemplo:  “Lago Escondido”: la causa prescribió por el paso del tiempo y quedó sin condenas. Investigaba la compra fraudulenta de los terrenos. El principal beneficiado es el hijo de Joe Lewis, el magnate amigo de Macri. El rol de la «mesa judicial» y la doctrina Irurzun inversa [1]. Si a esto le sumamos las gigantes tierras en manos extranjeras, es allí realmente donde hay un verdadero problema de Seguridad Nacional; sin olvidar nunca, que a 500 Km de las costas de esa Patagonia indefensa, despoblada y olvidada, esta una de las mayores Bases Militares de Inglaterra en el Archipiélago de Malvinas, que además, articula con la IV Flota de EEUU y con sus Socios de la OTAN. Por ello, eso de crearnos un enemigo a la medida es funcional, para ocultar e impedir de tomar conciencia de todos estos problemas que hemos hecho referencia. Sin olvidar que un País que pasa por el estadio de la “pobreza” no lo hace SIN CONSECUENCIAS y una de los muchos problemas que trae es el Narcotráfico con su dominio territorial y del caos en el tejido social. Por ello es importante, que un Bonsái no nos tape el bosque..Y poner racionalidad ante tanto desmadre que se nos impone mediáticamente.

[1] https://www.tiempoar.com.ar/politica/lago-escondido-la-causa-prescribio-por-el-paso-del-tiempo-y-quedo-sin-condenas/

Bellingcat: ¿’periodismo de investigación’ para blanquear a terroristas?

Confirmado. Bellingcat, el sitio web de supuesto periodismo de investigación con sede en Países Bajos, es una organización financiada por contratistas de inteligencia de EEUU y Reino Unido que ayudan a grupos terroristas en Medio Oriente, sobre todo en Siria. Así lo constata una reciente investigación de The Grayzone.

AUDIO:

Seguir la pista del dinero

Es un presunto. Un presunto sitio de investigación periodística. Detrás de la máscara de una organización «independiente» especializada en la verificación de datos e inteligencia de código abierto, Bellingcat esconde estrategias siniestras.Según escribe The Grayzone, «desde su lanzamiento en julio de 2014, el autodenominado sitio web de investigaciones de código abierto Bellingcat se ha consolidado como el favorito de los principales medios occidentales, con sus inmersiones en los supuestos ataques con armas químicas del gobierno sirio y las operaciones de inteligencia rusa llenas de elogios, comentarios y premios ostentosos».Pese a que insiste de forma vehemente en que es independiente de la influencia del gobierno, Bellingcat está financiado tanto por el Fondo Nacional para la Democracia del gobierno de los Estados Unidos como por la Unión Europea, explica The Grayzone. «Los funcionarios de la CIA han declarado su «amor» por Bellingcat, y hay indicios inequívocos de que el medio se ha asociado estrechamente con Londres y Washington para promover los objetivos imperiales de la pareja».

Bajo el microscopio

De acuerdo a la investigación, incide en que ahora en que Bellingcat ha obtenido acceso a satélites de alta tecnología capaces de capturar imágenes con una resolución de 50 cm de cualquier lugar de la Tierra, es hora de colocar estas conexiones bajo el microscopio.»Para explorar la relación entre Bellingcat y los centros del poder imperial, no busque más allá de sus cuentas financieras publicadas oficialmente de 2019 a 2020. Según estos registros, Bellingcat ha aceptado enormes sumas de contratistas de inteligencia occidentales. Estas empresas lucrativas de la guerra, a su vez, han proporcionado apoyo directo a los grupos yihadistas aliados de Al Qaeda en Siria, los mismos elementos que han proporcionado a Bellingcat ‘pruebas’ para condenar a Damasco en ausencia por todo tipo de cargos dudosos», cita el texto del informe.»Desde hace ya una década, desde que se inició el conflicto bélico al cual se desfiguró calificándolo como ‘guerra civil’ en Siria, que en la práctica fue una intervención planificada y organizada, desde los famosos movimientos llamados ‘primaveras árabes, siempre ha habido el ‘run-run’ de que ha habido grandes implicancias de Gobiernos occidentales», explica al respecto el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele.El analista añade que «todo eso se hace en el mundo bastante oscuro y vidrioso de las agencias de inteligencia que tienen sus métodos, sus operaciones en todo el mundo, fundamentalmente las de las naciones más importantes, como es Inglaterra y el imperio norteamericano».»Todo esto forma parte de una gigantesca operación que se montó hace 15 años de hacer una reformulación de cambiar los regímenes que no son adeptos total y absolutamente al poder de ese mundo anglosajón, derribando a sus presidentes», sentencia Carlos Pereyra Mele.

Y cual es el Rol de las ONG’s como Sociedad Abierta de George Soros, en este tipo de confontacion global

“El ciberterrorismo es una ataque o amenaza premeditada, buscando intimidar, presionar o afectar las partes vulnerables de la infraestructura crítica de los Estados, causando estragos de magnitudes inconmensurables”.

La considerada “Era de la revolución tecnológica o digitalización”, ha llegado a nuestras vidas con cientos y quizás miles de interrogantes de toda índole, porque no solo abarca a la cuestión doméstica, es decir a los tantos inconvenientes que se suscitan día a día en el nuevo entorno que nos hallamos los seres humanos: “El Ciberespacio”; sino que también genero una multiplicidad de problemáticas más complejas en torno a información sensible e infraestructuras críticas de los Estados, poniendo en riesgo muchos factores de suma importancia para la gobernanza de éstos, en especial la Soberanía misma, con fronteras muy vulnerables ante ataques externos, entre otras cuestiones más. 

Dentro de esas múltiples y complejas situaciones problemáticas que ponen en jaque la Seguridad Cibernética de un Estado se encuentra el denominado: “Ciberterrorismo”. Muchos seguramente se preguntarán a priori, que es el Ciberterrorismo, cuál es su verdadero significado, que alcance y consecuencias genera en un Estado y sus habitantes, entre tantas preguntas que uno puede hacerse ante esta amenaza latente que crece cotidianamente, conjuntamente ante el avance vertiginoso de la cuestión tecnológica y sin una debida Regulación Global o Universal del Ciberespacio, materia aún pendiente de los organismos multilaterales internacionales que de una u otra forma, tratan de dar respuesta al mundo en torno a cuestiones que emanan de nuestra humanidad misma.

Como primera medida y antes de avanzar en profundidad con la presente temática que aqueja al mundo en sí, es dable contar con un concepto adecuado de Ciberterrorismo ante los innumerables significados que se tengan del mismo, y principalmente libre de todo tipo de ideología, con una impronta que tienda a constituir un bien en sí para afrontar los desafíos pendientes de cara al futuro. Por eso decimos que el ciberterrorismo es una ataque o amenaza premeditada buscando intimidar, presionar o afectar las partes vulnerables de la infraestructura crítica de los Estados, causando estragos de magnitudes inconmensurables. Esta actividad terrorista de estilo cibernética explota fallas y debilidades para vulnerar los sistemas de información, los programas o los grandes datos, así como también se procura dañar en normal funcionamiento del sistema de agua, gas, petróleo, energía eléctrica, telecomunicaciones, bancos, finanzas, transporte, producción, etc. Se utilizan medios informáticos y dispositivos tecnológicos, agentes virtuales, técnicas de guerra de información, de guerra psicológica, de propaganda. Como amenazas emergentes, es capaz de causar el mayor daño mediante esfuerzos pequeños, con escasa visibilidad y utilizando escenarios intangibles.

El Ciberterrorismo también es una forma de terrorismo en la que los grupos agresores, repetimos usan o emplean diversos medios digitales para atacar ordenadores, telecomunicaciones e información privada, sensible, critica, con el fin de intimidar o coaccionar a un gobierno y/o habitantes. Los fines de estos ataques, que en realidad son ciberataques, pueden ser de carácter político, social, financiero, e incluso religioso y en el ámbito de la salud, este último lamentablemente lo hemos visto con la llegada de la pandemia del covid-19 a nuestras vidas. 

También podemos afirmar que esta es una amenaza ya desde fines de los años noventa que va en franco crecimiento en tanto y en cuanto las sociedades aumentan su dependencia tecnológica y es por ello, que en lo que va de ese tiempo a la actualidad, con el devenir de los años la cuestión tecnológica va in-crescendo a un ritmo vertiginoso que cada vez lo hace con más aceleramiento.  

Algunos ejemplos de lo que han ocurrido alrededor del mundo son los siguientes:

Los Tigres de Tamil: el primer acto caracterizado de ciberterrorista, a través de correos electrónicos. Sri Lanka (1998).

Aum Shinrokiyo: compra de datos confidenciales de armas nucleares, descubierto por el gobierno Japonés. Japón (2000).

Prueba del generador Aurora: ataque cibernético experimental. Amenaza relevante de los ciberterroristas en los sistemas de control industrial. (2007).

Al Shahab: el medio de comunicación de Al-Qaeda, publicó un informe en el que pedía que los “Ciber-Yihadistas” atacaran compañías y gobiernos que se oponen a sus creencias. (2011). En correlación con esto un informe publicado por el Comité del Senado de USA sobre Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales detalló un video donde ciberterroristas pedían ataques cibernéticos contra la infraestructura crítica de USA, incluida la red eléctrica y el suministro de agua. (2012).

Nightmare: un grupo de hackers pro-palestinos, implementó un ataque de Denegación de Servicios distribuidos en los sitios web de la bolsa de Tel Aviv, Tel Al Airlines y First International Bank of Israel.

Terrorismo telefónico: cientos de amenazas de bomba falsas realizadas por personas que llamaron anónimamente se hicieron contra los principales edificios público de toda Rusia, esto ocurrió en más de 30 ciudades que llevo a la evacuación de todo tipo de lugar público. Si bien el Kremlin comunicó que nada de esto ocurrió, el propósito fue sembrar caos, miedo e interrupción de los servicios. (2017)

Fake News: la situación hostil en Qatar y sus países vecinos: Un ejemplo de ello es el pirateo de los sitios/ministerios de medios del gobierno de Qatar para difundir noticias falsas e intentos de derribar sitios web rivales. Es la guerra de la información motivada políticamente.

Apagones en América Latina: países como Argentina y Venezuela padecieron apagones eléctricos de grandes magnitudes que también afectaron a países vecinos de la región Latinoamericana, rica en Recursos Naturales y sin dudas la región geoestratégica más importante en el mundo en las próximas décadas. (2019). Todas estas mencionadas en mi obra bibliográfica a donde remito para mayor comprensión denominada: “Cuarta Revolución Industrial: análisis estratégicos”.

Si bien en la actualidad, las técnicas más frecuentes de Ciberterrorismo consisten en lanzar virus informáticos (Malware), suplantación de identidad, Keyloggers (Instalación de archivos espías), el uso de Troyanos, los ataques tipo Ransomware, para la sustracción de información privada entre otras. El ciberterrorismo a través de todas estas técnicas interfieren en las comunicaciones de una comunidad, bloquean el tráfico aéreo, roban datos del gobierno o grandes compañías y pueden paralizar el funcionamiento de dispositivos electrónicos. Pero, más allá de todo lo enunciado no nos queremos quedar con una mirada simplista y que nos remita a lo puramente técnico donde no se analiza en profundidad, las temáticas que dan y fomentan el marco adecuado a la proliferación tácita del ciberterrorismo.

En fin, por lo expresado más arriba y con el fin de contribuir en serio a una posible solución y tratamiento adecuado del mismo con la celeridad y eficiencia que esto amerita, afirmamos con total énfasis que: internet sin lugar a dudas es un factor geopolítico, mucho más que una simple tecnología, como quedó demostrado con el rol de los Wikileaks, Facebook, Twitter y las demás redes sociales en la aceleración de la conectividad y en la permeabilidad de la solidez soberana de los Estados. Google, Apple, Microsoft, Amazon y Facebook se anudaron con el aparato del Estado en Washington, puestas al servicio de la política exterior de los EEUU y estableciendo jerarquías de centros y periferias geopolíticas en el Ciberespacio, cimentando la mayor capacidad de ciberespionaje de masas jamás vista. Esta alianza creo un “Imperio de vigilancia” que busca poner a internet bajo escucha y etiquetar la privacidad como problema de Seguridad Nacional.

Por eso creemos que la mediación de los indicadores de estatalidad del Ciberespionaje y del Cibercrimen permite desentrañar el carácter geopolítico de la problemática de seguridad que se expresa en las disputas estratégicos propias del Ciberespacio, donde los ámbitos de Seguridad Nacional, de seguridad privada y de seguridad ciudadana se solapan y conjugan.

De ahí la real importancia del Ciberespacio por ante todo y su falta de regulación, que no hace otra cosa más que crear y propiciar todo tipo escenarios en los principios de este siglo XXI que ya estamos transitando y en forma convulsionada por la llegada de la pandemia covid-19 como lo afirmara ut-supra. El Ciberespacio o también denominado quinto elemento de la geopolítica exige la reformulación de un pensamiento estratégico y principalmente en nuestra región un pensamiento estratégico sudamericano, regional, y completo donde estén presentes más que nunca los conceptos de integración e innovación tal cual exige los tiempos actuales, para la defensa de nuestros intereses soberanos de nuestros Estados y de nuestros ciudadanos.

Por último, y siendo lamentablemente redundantes en esto, porque es la única vía por donde podemos acceder a una solución y regulación global para contener este tipo de problemáticas que sin lugar a dudas es cada vez más patente una Ciberamenaza a la Paz Mundial entre países, que inexplicablemente no contemplan en sentido lato la Seguridad como una Política de Estado Urgente en sus agendas, ante la nueva normalidad en que transitamos y el nuevo escenario, el nuevo entorno en que ya todos estamos inmersos; y aquí es donde repetimos que son los organismos multilaterales quienes siguen fallando, porque son plenamente conscientes de la importancia de protegerse contra estas amenazas on-line. La OTAN, organismo militar que integra a países de Europa y Norteamérica, después del supuesto ciberataque Ciberterrorista a Estonia, primer país 100% e-government, es decir 100 digital en todo sentido, protege a sus miembros mediante su Centro de Ciberdefensa. La Unión Europea hace lo propio con la Agencia de la Unión Europea de Ciberseguridad (ENISA), mientras que la ONU lo aborda con la Oficina de Naciones Unidas contra la droga y el delito (UNODC), pero todo lo mencionado desde políticas activas distintas, sin un modelo de integración entre naciones y con la falta de regulación del ciberespacio que el lugar donde ocurren y transcurren estas problemáticas que son un problema inexorable para la Paz Mundial. 

Es momento de poner manos a la obra y trabajar enserio, mancomunados, integrados y con una visión estratégica donde los principales beneficiados sean los Estados partes que integran la comunidad mundial y sus habitantes. 

DR. MARIO RAMON DUARTE – ABOGADO (UCASAL)-JUEZ ADM. MUN. FALTAS M/C (CTES-ARG)-ESP. DER. PUB. FALTAS Y CONTRAVENCIONES (UCSF)-ESP. SEG. CIU. Y PREV. DEL DELITO (FILDSyS)-ESP. CIBERSEGURIDAD Y CIBERDEFENSA-MIEMBRO DOSSIER GEOPOLITICO (CBA-ARG-)-ACADÉMICO AICTEH (VALENCIA-ESP)-SEMINARISTA BIOLAW AND BIOETIC (UNIV. GEORGETOWN-EEUU)

FUENTES CONSULTADAS

CUARTA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL: Análisis Estratégicos. Autor: MARIO RAMON DUARTE. Edit: Phillos Academy (2021). ARG-BRA.

DICCIONARIO LATINOAMERICANO DE LA SEGURIDAD Y GEOPOLITICA. Director: MIGUEL A. BARRIOS, Co-autores: Helio Jaguaribe, Andrés Rivarola, Rafael Calduch Cervera. Edit: Biblos (2009). ARG.

https://www.cxo-community.com/2018/08/como-prevenirse-y-combatir-una-amenaza.html

https://www.geopolitica.ru/es/article/geopolitica-de-la-seguridad-iii-las-disputas-geopoliticas-del-ciberespacio

https://mundo.sputniknews.com/20190625/apagones-ciberataque-america-latina-causa-1087762329.html

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO:

En la columna semanal del Club de la Pluma, el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, comienza su relato por Brasil, analizando las manifestaciones de Bolsonaro, en su desafío a la Corte de Justicia, avisando que no acataría sus decisiones y promoviendo acciones que evocan el asalto al Capitolio de Washington por las turbas de Trump. 

Luego sigue por Perú, donde sus poderes históricos continúan tratando de eliminar al presidente Castillo con argucias legales y amenazas de juicio político, y con una Constitución creada a medida de ese poder y desde un parlamento que no refleja los votos reales del electorado.

Mientras que desde Venezuela trae datos alentadores por el avance de las negociaciones entre Gobierno y oposición bajo el auspicio de México, y nos habla de los puntos posibles de acuerdos  y de que se podrían suavizar las crueles sanciones de EEUU y la UE, que tanto dolor injusto provoca al pueblo de ese país.

Y termina con la región resaltando las tensiones en el Mercosur por el anuncio del  presidente Lacalle Pou de sus gestiones unilaterales para un Tratado de Libre Comercio China – Uruguay por fuera del organismo. Mientras que China ha propuesto que Argentina ingrese en el grupo BRICS (las potencias emergentes). Dos hechos profundos que darán mucho que hablar. 

Sobre la actualidad internacional, nuestro director se refiere a la noticia de la ocupación íntegra del territorio Afganistán por el poder Talibán, con la toma del Valle del Panshir, y la formación de un gobierno provisional en ese país, recientemente abandonado por EEUU. También nos señala que tres iglesias cristianas (Católica, Ortodoxa y Anglicana) se han unido en un mensaje, con motivo de la cumbre en Glasgow sobre la Protección del Medio Ambiente, pidiendo «LA PROTECCIÓN DE LA CREACIÓN». 

Y entrando en materia de Geopolítica, Pereyra Mele nos ofrece un profundo análisis de LA GUERRA DEL YEMEN, (“una guerra ignorada y olvidada que casi nadie conoce”), empezando por su posición geográfica clave, mientras nos ilustra de los primeros brotes de violencia interna por sus enfrentamientos tribales y religiosos, de los hutíes en el contexto de la disputa entre suníes y chiitas, de la gasolina que echaron las Primaveras Árabes y como la injerencia Saudita la convirtió en una guerra mayor, cruel, terrible. Una guerra que la Petromonarquía y Occidente la imaginaban rápida y fácil y que ahora negocian la paz porque las bazas están virando. Lo que demuestra que el poderío armado, la alta tecnología y los mercenarios contratados, no son garantía de victoria. Y Afganistán es la prueba de esa realidad. 

Y desde esa perspectiva, el politólogo desentraña la estrategia geopolítica de las potencias anglosajonas con el Yemen. Un punto neurálgico y en disputa permanente, ya que sus costas son bañadas por el mar Arábigo, el Golfo de Adén y el Mar Rojo, por el cual fluye gran parte del tráfico marítimo internacional, que condiciona el comercio mundial y el paso de los petroleros del Golfo Pérsico hacia el Mediterráneo. Y por eso menciona al estrecho de Bab el-Mandeb, en el golfo de Adén, como un paso tan importante como el canal de Suez o el estrecho de Gibraltar y que depende del Yemen. Y de allí surgen los motivos de este conflicto que ya es otra GUERRA PROXY, tal cual las definió en el programa anterior. 

Entretanto nos confirma que corren mejores aires para  Siria, Irán y el Líbano luego de guerras impuestas, del sembrado de terroristas y de bloqueos sangrantes para sus pueblos. Todo por parte del imperio anglosajón. Lo que da paso a un cambio sustancial en las relaciones del poder en la región, donde Irán se confirma como potencia regional, que en Siria la guerra va llegando a su fin y que se neutraliza el hostigamiento al Líbano ante la rotura del embargo impuesto por Occidente. Unas realidades que dejan de ser propicias para los intereses de Washington y sus aliados.

Y termina reflexionando que: “El desafío geopolítico mundial se juega también en la península arábiga y con la guerra de Yemen.” 

Eduardo Bonugli (Madrid, 12/09/21)

Yemen entre Mar Rojo y Mar Arabigo: Tres Pasos claves: 1 Ormuz -Golfo Persico/Mar Arabigo – 2 Estrecho de Bab Al-Mandeb Mar Arabigo/Mar Rojo –3 Canal de Suez Mar Rojo/Mar Mediterraneo
Bab al Mandeb es una pieza importante en la disputa geopolítica regional. Por un lado, da acceso a los recursos minerales de África oriental, codiciados por economías occidentales, árabes y asiáticas. El continente africano reúne el 57% del cobalto del mundo y su suelo representa el 24% del terreno cultivable del planeta. Por otro lado, el estrecho es un chokepoint, un cuello de botella fundamental en el comercio global: alrededor del 10% del petróleo mundial que se transporta por mar pasa por aquí. Cualquier incidente en estas latitudes tiene consecuencias directas en los mercados internacionales.

Es posible que nunca sepamos los contornos completos de todo el acertijo dentro de un enigma cuando se trata del 11 de septiembre y problemas relacionados. 

Pepe Escobar, 9 de septiembre

Es imposible no comenzar con el último temblor de una serie de impresionantes terremotos geopolíticos. 

Exactamente 20 años después del 11 de septiembre y el posterior inicio de la Guerra Global contra el Terrorismo (GWOT), los talibanes llevarán a cabo una ceremonia en Kabul para celebrar su victoria en esa equivocada Guerra para Siempre.

Cuatro exponentes clave de la integración de Eurasia – China, Rusia, Irán y Pakistán – así como Turquía y Qatar, estarán representados oficialmente, presenciando el regreso oficial del Emirato Islámico de Afganistán. Como van los retrocesos, este es nada menos que intergaláctico.

La trama se complica cuando el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, enfatiza firmemente que “no hay pruebas” de que Osama bin Laden estuvo involucrado en el 11 de septiembre. Así que «no había justificación para la guerra, era una excusa para la guerra», afirmó. 

Pocos días después del 11 de septiembre, Osama bin Laden, nunca tímido con la publicidad, emitió una declaración a Al Jazeera: “Me gustaría asegurarle al mundo que no planeé los ataques recientes, que parecen haber sido planeados por personas. por motivos personales (…) he estado viviendo en el Emirato Islámico de Afganistán y siguiendo las reglas de sus líderes. El actual líder no me permite ejercer este tipo de operaciones ”. 

El 28 de septiembre, Osama bin Laden fue entrevistado por el periódico urdu Karachi Ummat. Lo recuerdo bien, mientras viajaba sin escalas entre Islamabad y Peshawar, y mi colega Saleem Shahzad, en Karachi, me llamó la atención.

Esta es una traducción aproximada del Servicio de Información de Difusión Extranjera vinculado a la CIA: “Ya he dicho que no estoy involucrado en los ataques del 11 de septiembre en los Estados Unidos. Como musulmán, hago todo lo posible por evitar mentir. Ni yo tenía conocimiento de estos ataques ni considero el asesinato de mujeres, niños y otros humanos inocentes como un acto apreciable. El Islam prohíbe estrictamente causar daño a mujeres, niños y otras personas inocentes.

“Ya he dicho que estamos en contra del sistema estadounidense, no en contra de su pueblo, mientras que en estos ataques, el pueblo estadounidense común ha sido asesinado. Estados Unidos debería intentar rastrear a los autores de estos ataques dentro de sí mismo; las personas que son parte del sistema estadounidense, pero que están en desacuerdo con él.

“O aquellos que están trabajando para algún otro sistema; personas que quieren hacer del presente siglo un siglo de conflicto entre el Islam y el cristianismo para que su propia civilización, nación, país o ideología pueda sobrevivir. Luego están las agencias de inteligencia en los EE. UU., Que requieren miles de millones de dólares en fondos del Congreso y el gobierno cada año (…) Necesitan un enemigo «. 

Esta fue la última vez que Osama bin Laden hizo público, sustancialmente, su presunto papel en el 11 de septiembre. Después, desapareció, y aparentemente para siempre a principios de diciembre de 2001 en Tora Bora: estuve allí y revisé el contexto completo años después. 

Y, sin embargo, como un James Bond islámico, Osama siguió realizando el milagro de morir un día más, una y otra vez, comenzando en -dónde más- Tora Bora a mediados de diciembre, según lo informado por el Observador de Pakistán y luego por Fox News.   

Así que el 11 de septiembre siguió siendo un acertijo dentro de un enigma. ¿Y qué hay del 9/9, que podría haber sido el prólogo del 11/9?

Una luz verde de un jeque ciego 

«El comandante ha recibido un disparo». 

El breve correo electrónico, el 9 de septiembre, no ofreció detalles. Ponerse en contacto con el Panjshir fue imposible: la recepción del teléfono satelital es irregular. Solo al día siguiente fue posible establecer que Ahmad Shah Massoud, el legendario León del Panjshir, había sido asesinado por dos yihadistas de al-Qaeda que se hacían pasar por un equipo de cámara. 

En nuestra entrevista de Asia Times con Massoud , el 20 de agosto, me había dicho que estaba luchando contra una tríada: al-Qaeda, los talibanes y el ISI paquistaní. Tras la entrevista, partió en un Land Cruiser y luego se dirigió en helicóptero a Kwaja-Bahauddin, donde terminaría los detalles de una contraofensiva contra los talibanes.

Esta fue su penúltima entrevista antes del asesinato y posiblemente las últimas imágenes, tomadas por el fotógrafo Jason Florio y con mi cámara mini-DV, de Massoud vivo. 

Un año después del asesinato, volví a Panjshir para una investigación in situ, confiando solo en fuentes locales y la confirmación de algunos detalles de Peshawar. La investigación aparece en la primera parte de mi libro electrónico Forever Wars de Asia Times .

La conclusión fue que la luz verde para que el equipo de cámara falso se reuniera con Massoud llegó a través de una carta patrocinada por el señor de la guerra de criptoactivos de la CIA Abdul Rasul Sayyaf, como un «regalo» para al-Qaeda.

En diciembre de 2020, el inestimable diplomático canadiense Peter Dale Scott, autor entre otros del seminal The Road to 9/11 (2007), y Aaron Good, editor de la revista CovertAction, publicaron una  notable investigación sobre el asesinato de Massoud, siguiendo un camino diferente. y confiando principalmente en fuentes estadounidenses. 

Establecieron que posiblemente más que Sayyaf, el autor intelectual del asesinato fue el notorio jeque ciego egipcio Omar Abdel Rahman, que entonces cumplía cadena perpetua en una prisión federal de EE. UU. Por su participación en el primer atentado contra el World Trade Center en 1993.  

Entre otras pepitas, Dale Scott y Good también confirmaron lo que el ex ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Niaz Naik, ya había dicho a los medios paquistaníes en 2001: los estadounidenses tenían todo listo para atacar Afganistán mucho antes del 11 de septiembre.

En palabras de Naik: “Les preguntamos [a los delegados estadounidenses], ¿cuándo creen que atacarán Afganistán? … Y dijeron, antes de que caiga la nieve en Kabul. Eso significa septiembre, octubre, algo así «.

Como muchos de nosotros establecimos durante los años posteriores al 11 de septiembre, todo se trataba de que Estados Unidos se imponga como el gobernante indiscutible del Nuevo Gran Juego en Asia Central. Peter Dale Scott ahora señala, “las dos invasiones estadounidenses de Afganistán en 2001 e Irak en 2003 se basaron en pretextos que eran dudosos al principio y más desacreditados con el paso de los años.

«Detrás de ambas guerras estaba la necesidad percibida de Estados Unidos de controlar el sistema económico de combustibles fósiles que fue la base del petrodólar estadounidense».

Massoud contra Mullah Omar

Mullah Omar dio la bienvenida a Jihad Inc en Afganistán a fines de la década de 1990: no solo a los árabes de al-Qaeda, sino también a los uzbecos, chechenos, indonesios, yemeníes, algunos de ellos los conocí en la prisión junto al río de Massoud en Panjshir en agosto de 2001. 

Los talibanes en ese momento les proporcionaron bases – y algo de retórica alentadora – pero, a pesar de ser profundamente etnocéntricos, nunca manifestaron ningún interés en la yihad global, en el molde de la “Declaración de la Yihad” emitida por Osama en 1996.   

La posición oficial de los talibanes era que la jihad era asunto de sus invitados y eso no tenía nada que ver con los talibanes y Afganistán. Prácticamente no había afganos en Jihad Inc. Muy pocos afganos hablan árabe. No se dejaron seducir por el giro del martirio y un paraíso lleno de vírgenes: prefirieron ser un ghazi , un vencedor vivo en una jihad. 

Mullah Omar no podría enviar a Osama bin Laden a empacar debido a Pashtunwali, el código de honor pashtún, donde la noción de hospitalidad es sagrada. Cuando ocurrió el 11 de septiembre, Mullah Omar rechazó una vez más las amenazas estadounidenses y las súplicas paquistaníes. Luego convocó a una jirga tribal de 300 altos mulás para ratificar su posición. 

Su veredicto fue bastante matizado: tenía que proteger a su invitado, por supuesto, pero un invitado no debería causarle problemas. Por lo tanto, Osama tendría que irse, voluntariamente. 

Los talibanes también siguieron un camino paralelo, pidiendo a los estadounidenses pruebas de la culpabilidad de Osama. No se proporcionó ninguno. La decisión de bombardear e invadir ya se había tomado. 

Eso nunca hubiera sido posible con Massoud vivo. Un guerrero intelectual clásico, fue un héroe del pop y nacionalista afgano certificado, debido a sus espectaculares hazañas militares en la yihad anti-URSS y su lucha incesante contra los talibanes.

Cuando el gobierno socialista del PDPA en Afganistán colapsó tres años después del final de la yihad, en 1992, Massoud fácilmente podría haberse convertido en primer ministro o en gobernante absoluto al viejo estilo turco-persa. 

Pero luego cometió un terrible error: temiendo una conflagración étnica, dejó que la banda de muyahidines con base en Peshawar tuviera demasiado poder, y eso condujo a la guerra civil de 1992-1995, completa con el despiadado bombardeo de Kabul por prácticamente todas las facciones. – que allanó el camino para el surgimiento de los talibanes de «ley y orden».  

Así que al final fue un comandante militar mucho más eficaz que un político. Un ejemplo es lo que sucedió en 1996, cuando los talibanes tomaron medidas para conquistar Kabul, atacando desde el este de Afganistán.

Massoud fue sorprendido completamente desprevenido, pero aún así logró retirarse al Panjshir sin una batalla importante y sin perder sus tropas, toda una hazaña, mientras aplastaba severamente a los talibanes que lo perseguían. 

Estableció una línea de defensa en la llanura de Shomali al norte de Kabul. Esa fue la línea del frente que visité unas semanas antes del 11 de septiembre, de camino a Bagram, que en ese momento era una base aérea de la Alianza del Norte, prácticamente vacía y degradada.  

Todo lo anterior es un lamentable contraste con el papel de Masoud Jr, quien en teoría es el líder de la «resistencia» contra los talibanes 2.0 en Panjshir, ahora completamente aplastado. 

Masoud Jr no tiene experiencia ni como comandante militar ni como político, y aunque fue elogiado en París por el presidente Macron o publicando un artículo de opinión en los principales medios occidentales, cometió el terrible error de ser dirigido por el activo de la CIA Amrullah Saleh, quien como exjefe del Directorio Nacional de Seguridad (NDS), supervisó los escuadrones de la muerte afganos de facto.    

Masoud Jr fácilmente podría haberse hecho un papel en un gobierno talibán 2.0. Pero lo arruinó, rechazando negociaciones serias con una delegación de 40 clérigos islámicos enviados al Panjshir y exigiendo al menos el 30% de los puestos en el gobierno.

Al final, Saleh huyó en helicóptero (puede que ahora esté en Tashkent) y Masoud Jr, tal como está, está escondido en algún lugar del norte de Panjshir

La máquina de propaganda del 11 de septiembre está a punto de alcanzar un punto álgido este sábado, ahora aprovechándose del giro narrativo del «terrorista» talibán que regresó al poder, algo perfecto para sofocar la total humillación del Imperio del Caos.

El Estado Profundo no tiene límites para proteger la narrativa oficial, que exhibe más agujeros que el lado oscuro de la luna.

Este es un Ouroboros geopolítico para todas las edades. 9/11 solía ser el mito de la fundación de la 21 st siglo – pero ya no. Ha sido desplazado por el retroceso: la debacle imperial que permitió el regreso del Emirato Islámico de Afganistán a la posición exacta que tenía hace 20 años. 

Ahora podemos saber que los talibanes no tuvieron nada que ver con el 11 de septiembre. Ahora podemos saber que Osama bin Laden, en una cueva afgana, puede no haber sido el autor principal del 11 de septiembre. Ahora podemos saber que el asesinato de Massoud fue un preludio del 11 de septiembre, pero de una manera retorcida: para facilitar una invasión de Afganistán planificada previamente. 

Y, sin embargo, al igual que con el asesinato de JFK, es posible que nunca sepamos los contornos completos de todo el acertijo dentro de un enigma. Como Fitzgerald inmortalizó, “así seguimos avanzando, barcos contra la corriente, llevados incesantemente al pasado”, sondeando como locos esta Zona Cero filosófica y existencial, sin dejar de hacer la pregunta fundamental: ¿ Cui Bono ?