Shahzada Rahim de Radical Outlook -Colaborador desde Asia de Dossier Geopolitico-  entrevistó a una distinguida experta del sur de Asia, Chayanika Saxena

Hace una semana, la repentina retirada de Estados Unidos de Afganistán creó un gran vacío de poder en el país a medida que los rápidos avances de los talibanes aumentaron los temores entre la gente. Según estimaciones oficiales de 2019 del gobierno de EE. UU., Aproximadamente el 53,8% de los distritos afganos estaban bajo la influencia del gobierno, mientras que el 33,9% del área estaba en disputa y el 12,3% restante estaba bajo la influencia directa de los talibanes. Sin embargo, después de los recientes avances en medio de la retirada de Estados Unidos, ahora los talibanes afirman tener el control del 85% del territorio afgano.

La situación actual en Afganistán ilustra claramente que si la estrategia de “lucha y habla” de los talibanes continúa, podría exacerbar el comienzo de la Guerra Civil. En un esfuerzo por comprender la situación actual en Afganistán, Shahzada Rahim de The Radical Outlook entrevistó a Chayanika Saxena es Dra. y Jefa de los Cursos Postgrado Grado En el Departamento de Geografía de la Universidad Nacional de Singapur.

Su tesis doctoral analiza la interacción entre espacios y subjetividades políticas de la diáspora afgana en las ciudades de Delhi, Kolkata y partes de Cachemira. Con más de seis años de experiencia en la investigación de asuntos relacionados con Afganistán, ha publicado y presentado asuntos relacionados a nivel nacional e internacional.


  1. Shahzada Rahim (SR) : Como experto en política del sur de Asia, ¿cree que la repentina retirada de Estados Unidos de Afganistán ha exacerbado las posibilidades de que comience una nueva Guerra Civil?

Chayanika Saxena (CS) : Hablando como alguien que ha trabajado en Afganistán durante cerca de ocho años (lo cual, por cierto, no me convierte en un experto en el verdadero sentido del término), la inminente retirada de los EE. UU. las cosas peores en y para Afganistán. No estoy seguro de si deberíamos describir este retiro como “repentino”. Han pasado muchos años y desde que se firmó el Acuerdo de Doha en 2020, la salida de las tropas estadounidenses / ISAF fue solo una cuestión de “cuándo” y no “si”. Pero sí, Estados Unidos podría haber detenido o desacelerado el ritmo de su inminente partida dado que él mismo fue testigo del aumento de la violencia de los talibanes.

Una Guerra Civil no está fuera de discusión, pero no será del tipo que habíamos visto en la década de 1990. Puede que no sea testigo de un crimen organizado desenfrenado, pero el miedo es palpable e incluso real. En mi opinión, nos dirigimos hacia otro punto muerto, uno en el que los talibanes y la ANDSF / gobierno afgano los agotarán militarmente y aceptarán la realidad en la que aceptar hablar será el único paso adelante. No podemos predecir con certeza cuándo llegará este llamado momento “maduro” para estas conversaciones, pero es probable que suceda en el corto plazo si continúa el ciclo de toma-retoma (de distritos). A falta de la caída de Kabul, que no está a favor de nadie, es probable que en los próximos meses sea la realidad de Afganistán un callejón sin salida y no una guerra civil abierta y muy sangrienta.

El peor de los casos es una guerra civil sangrienta que habíamos visto en la década de 1990 con diferentes facciones luchando entre sí solo para darnos cuenta de la inutilidad de todo al final.

2. Shahzada Rahim (SR) : ¿Qué diría usted que si la retirada de las tropas estadounidenses debilitó al ejército afgano y lo convirtió en presa fácil de los talibanes? ¿Cuál es el peor de los casos posibles en su opinión?

Chayanika Saxena (CS):Ha debilitado la moral de los afganos y, por lo tanto, su confianza en las instituciones gubernamentales / militares con seguridad. Y este agotamiento de la fe sin duda afectará a la ANDSF. Ya sabemos que la tasa de deserción / deserción entre la ANDSF ya es alta. Además de eso, no todo el ANDSF está tan disciplinado militarmente en la medida en que seguirán a sus comandantes al campo de batalla para luchar contra el enemigo con las manos desnudas si es necesario. Esto no quiere decir que ANDSF no sea una fuerza competente. Lejos de eso, es una de las únicas instituciones legalmente sancionadas de Afganistán que inspira la confianza de los plebeyos. Sin embargo, a diferencia de las configuraciones evolucionadas que encontramos en India y Pakistán, que, por cierto, están suficientemente financiadas por sus respectivos estados, la ANDSF todavía es nebulosa, desafortunadamente.La ANDSF no colapsará, en absoluto. Pero el debilitamiento de sus filas ante el ataque en curso de los talibanes; la falta de dinero y cosas por el estilo socavarían aún más la capacidad de la ANDSF para mantenerse firme.

El peor de los casos es una guerra civil sangrienta que habíamos visto en la década de 1990 con diferentes facciones luchando entre sí solo para darnos cuenta de la inutilidad de todo al final.

Irán y Pakistán también tienen sus propios intereses religioso-ideológicos: su influencia sobre diferentes facciones afganas posiblemente podría usarse para lograr que las diferentes partes hablen entre sí.

3. Shahzada Rahim (SR): ¿Qué países o fuerzas políticas están intentando influir en la situación posterior a la retirada estadounidense en Afganistán? Por ejemplo, durante mucho tiempo, Estados Unidos e India han culpado a Pakistán de apoyar a los talibanes . ¿Cómo comentas esto?

Chayanika Saxena (CS): Cada país que ha estado involucrado o invertido en Afganistán tiene su propia agenda en términos de lo que quiere o no quiere de la situación cambiante en el país. Sin embargo, en general, es posible argumentar que ningún país, incluido Pakistán, quiere una toma total de Afganistán por parte de los talibanes.

Es innegable que los talibanes fueron y son financiados y rehabilitados por fuerzas de origen paquistaní. De hecho, uno de los antiguos secretarios de Relaciones Exteriores de Pakistán ha declarado oficialmente que los talibanes tienen sus santuarios en Pakistán. La “culpa”, como usted dice, es en realidad un hecho, porque si no hubiera sido así, ¿por qué se les habría pedido repetidamente a los paquistaníes que llevaran a los talibanes a las conversaciones de paz? Sin embargo, la pregunta que surge ahora es hasta qué punto Pakistán sigue teniendo la última palabra frente a los talibanes. Por lo que sabemos, está menguando.

4. Shahzada Rahim (SR): En su opinión, ¿cómo Pakistán e Irán pueden jugar un papel inclusivo en el establecimiento de la paz en Afganistán? 

Chayanika Saxena (CS) : Por un lado, ambos albergan ostensiblemente shuras de los talibanes dentro de sus territorios. Pueden usar su mehmaan-nawazi (hospitalidad) , a falta de una frase mejor (sarcástica), incitar a los talibanes a hablar con el gobierno afgano. De hecho, Irán ya ha organizado una discusión tripartita en Teherán a tal efecto. Pakistán puede seguir su ejemplo. Irán y Pakistán también tienen sus propios intereses religioso-ideológicos: su influencia sobre diferentes facciones afganas posiblemente podría usarse para lograr que las diferentes partes hablen entre sí.

Es difícil predecir si la actual República del Afganistán seguirá funcionando con el mismo modelo de gobernanza en los años venideros. Habrá un cambio de constitución, cuyos contornos finales nadie puede predecir, al menos en este momento.

5. Shahzada Rahim (SR): ¿Cree que los talibanes estarán dispuestos a comprometerse con la idea de la restauración del Emirato Islámico en Afganistán? ¿Y si no?

Chayanika Saxena (CS): Por lo que parece, no se conformará con nada que no sea del todo islámico en su sentido del término. No pueden hacerlo por la sencilla razón de que no ven al actual Gobierno del Afganistán como suficientemente islámico. Quizás, una de esas cosas que sigue dando un cierto impulso a este movimiento guerrillero es su objetivo ideológico de establecer un estado totalmente islámico. Después de todo, ahora que los estadounidenses finalmente han salido de Afganistán, ¿qué locus standi es el que los talibanes tienen para existir como fuerza política, excepto por sus (ridículas) afirmaciones sobre el deseo de establecer un imperio del siglo VI en un siglo XXI moderno? ¿Estado nacional?

Sin embargo, deberían comprometerse. Idealmente, a ningún país le gustaría que Afganistán regresara a un estado en el que se encontraba entre 1996 y 2001. Dicho esto, sabemos que países de todo el mundo han tolerado regímenes y juntas bárbaros. Por lo tanto, no será sorprendente que nuestro umbral colectivo de tolerancia se extienda hasta el punto de abrazar otra regla puritana en nombre de la estabilidad y la seguridad.

6. Shahzada Rahim (SR): Como experto, ¿cómo ve el proceso de paz afgano en curso? ¿Quién será el próximo jefe de estado o de gobierno allí?

Chayanika Saxena (CS): El proceso de paz afgano languidece. No ha salido nada de ello y, a menos que tengamos otro momento “maduro”, se mantendrá el ritmo actual y el estado del proceso de paz (en curso).

Bueno, puedo decirles quién ya no será el jefe de estado (al menos bajo la configuración constitucional actual): Ashraf Ghani. Es difícil predecir si la actual República del Afganistán seguirá funcionando con el mismo modelo de gobernanza en los años venideros. Habrá un cambio de constitución, cuyos contornos finales nadie puede predecir, al menos en este momento.

7. Shahzada Rahim (SR): ¿Cómo imagina la naturaleza del futuro gobierno en Afganistán? ¿Funcionará el marco de reparto del poder en el contexto del proceso de construcción nacional?

Chayanika Saxena (CS):Como se mencionó anteriormente, es imposible predecir cómo será el futuro gobierno de Afganistán en ausencia de conversaciones de paz y reconciliación. Ni siquiera sabemos cuándo comenzará el proceso de paz, y mucho menos terminará con una nota reconciliadora. Entonces, comentar los contornos de un futuro gobierno, cuando el futuro es tan nebuloso, será tan dudoso como las predicciones astrológicas que llenan nuestros periódicos todos los días. Sin embargo, idealmente hablando, el poder compartido parece ser la única forma de salir del lío que han sido las desafortunadas guerras en Afganistán, patrocinadas externamente pero sostenidas internamente. Una toma total del poder por parte de los talibanes es el resultado menos deseable. Y si el gobierno de Ghani continúa en el poder, o es reemplazado por alguna otra entidad pero dentro de la constitución existente de Afganistán,Supongo que podrá reclamar para sí el estatus de gobierno que comparte el poder con todos, ¡y con razón!

8. Shahzada Rahim (SR): En su opinión, ¿dónde ve a Afganistán en los próximos diez años?

Chayanika Saxena (CS): Para un país que puede o no sobrevivir como está en los próximos meses, es bastante rico para personas como yo ofrecer un pronóstico sobre cómo sería Afganistán dentro de 10 años. En el mejor de los casos, lo que podemos hacer es esperar que prevalezca un mayor sentido común en el país y sobre Afganistán entre las potencias regionales, de modo que esa paz, que la ha eludido durante más de cuatro décadas, finalmente esté a su alcance.

Original: https://theradicaloutlook.com/a-civil-war-is-not-out-of-question-but-it-is-not-going-to-be-the-kind-that-we-had-seen-in-the-1990s-dr-chayanika-saxena/


Sobre el Autor

Chayanika Saxena es Dra. y Jefa de los Cursos Postgrado Grado En el Departamento de Geografía de la Universidad Nacional de Singapur.

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO

La columna del Club de la Pluma, que presenta el director de Dossier Geopolítico Carlos Pereyra Mele comienza esta semana con Colombia donde continúa el sangriento caos del gobierno tiránico de Uribe / Duque y con el supuesto ataque al helicóptero presidencial, mientras que Brasil entra en un callejón sin salida por el posible juicio político a Bolsonaro ante el escándalo de corrupción en la compra de vacunas, y de Perú donde  sigue creciendo la tensión por el intento de trabar la asunción de Pedro Castillo, cuando ya hasta el propio EEUU ha reconocido su triunfo legítimo. 

Luego aborda la división interna en Norteamérica con el resurgir del “trumpismo” lanzando una nueva aplicación para zafar la proscripción que sufre en las redes sociales, llamando a la insubordinación ciudadana y con sus gobernadores empeñados en la construcción del muro de México. Y al respecto, Carlos nos alerta de las complicaciones que esto significa para Biden, más las nuevas variedades del Covid que acechan al país y por el irregular paisaje interno que dibujan las estadísticas de las vacunaciones, reflejando el accionar de negacionistas y antivacunas, siempre con argumentos anti científicos, similares a sus pares de Argentina, justo cuando se teme la llegada de una nueva ola mucho más grave. 

Y entrando en la geopolítica, nos analiza la “movida militar” anglo norteamericana en la Europa Oriental, con epicentro en la fracturada Ucrania y definida como la “Geopolítica de los 5 Mares” porque involucra al Mar Báltico, Mar Negro, Mar Caspio, Mar Muerto, y Mediterráneo, marcando así la OTAN una zona que pretende ser un cerco militar y naval a Rusia, mientras ésta trata de construir una “Zona de Amortiguación” o cordón sanitario en sus fronteras  para evitar contactos directos que desencadenen en un conflicto bélico de nivel mundial. 

Y así Pereyra Mele nos ofrece otra cátedra que une política con geografía y con estrategia para explicarnos una maniobra de 27 países variopintos, con 5 mil efectivos, 32 buques, 40 aviones y helicópteros, incluyendo países lejanos y distantes como Israel, Marruecos, Japón, Australia y Corea. Con Alemania y otros 17 países miembros sin participar. Y nos señala el nombre dado de “BRISAS MARINAS” para este enorme operativo que agrega convulsión a una zona de históricas fricciones y con el objetivo puesto en tensionar militarmente las mismas fronteras rusas. 

Además, Pereyra Mele va desentrañando esta alianza occidental hasta desnudar una complicada madeja de grupos de países unidos y enfrentados a la vez, con fuertes objetivos contradictorios  y entremezclados por las ambiciones, la historia y los intereses por las riquezas en gas y petróleo de la zona. Así aparecen en el relato Moldavia, Rumania, Georgia, Eslovaquia, República Checa, y el Grupo de Lublin con Polonia, Lituania y Ucrania, cada uno con sus particularidades, también están allí los recientes enemigos bélicos Armenia y Azerbaiyán y, cómo no, Turquía con su llave del Bósforo que puede cerrar -o abrir- la salida de la Flota Rusa al Mediterráneo que necesita a su vez atender sus tropas en Siria y Libia. Un complejo tablero de ajedrez que nos describe el politólogo, con EEUU al mando de un mosaico heterogéneo y heterodoxo; y en frente a una Rusia que se concentra en asegurar sus fronteras cargando a sus espaldas con el viejo resquemor de de estos países hacia la antigua URSS.

Y mientras nos recuerda la reciente invasión a las aguas territoriales rusas por parte de un buque británico para boicotear la cumbre Pútin / UE,  Carlos nos cuenta el último incidente de aviones rusos atacando a barcos estadounidenses, y termina reflexionando sobre el ambiente caldeado en la zona, “y no ya por el verano -relata- sino por la obsesión estadounidense de tener a Rusia a tiro de escopeta”. 

Eduardo Bonugli (Madrid 04/07/21)

Mar Baltico, Mar Negro y Mar Mediterraneo
La Energia en la Region y el Paso de los Dardanelos
Conflicto en el caucaso entre el Mar Negro y el Mar Caspio
Ucrania y sus conflictos
El Conflito en Transnitria Moldavia

[En este artículo Escobar da su visión de la profundidad de la “asociación estratégica integral de coordinación para la nueva era” entre Rusia y China, como la describen oficialmente Moscú y Beijing. Y de la diferencia conceptual de lo que entienden los anglosajones de “Ley” y “Regla” de las que hablan en estos tiempos en todos sus Congresos G7 UE OTAN. Y de lo peligrosos que se volvieron en estos tiempos en que no quieren asumir que se acabó su Hegemonía absoluta…Antonio Mitre colaborador de Dossier Geopolitico]

Pepe Escobar, Asia Times 2 de julio

Vivimos en tiempos extraordinarios.

En el día del 100 ° aniversario del Partido Comunista Chino (PCCh), Xi Jinping, en la plaza de Tiananmen, en medio de toda la pompa y circunstancia, entregado un mensaje geopolítico marcado:

“El pueblo chino nunca permitió que fuerzas extranjeras lo intimiden, opriman o subyuguen. Cualquiera que intente hacer esto se encontrará en curso de colisión con un gran muro de acero forjado por más de 1.400 millones de chinos”. 

He ofrecido una versión concisa  del milagro chino moderno, que no tiene nada que ver con la intervención divina, sino “buscar la verdad a partir de los hechos” (copyright Deng Xiaoping), inspirado en una sólida tradición cultural e histórica.

El “gran muro de acero” evocado por Xi ahora impregna una dinámica “sociedad moderadamente próspera”, un objetivo logrado por el PCCh en vísperas del centenario. Sacar a más de 800 millones de personas de la pobreza es una novedad histórica, en todos los aspectos.

Como en todo lo relacionado con China, el pasado informa el futuro. Se trata de xiaokang , que se puede traducir libremente como “sociedad moderadamente próspera”.

El concepto apareció por primera vez hace no menos de 2.500 años, en el clásico Shijing (“El libro de la poesía”). El pequeño timonel Deng, con su histórico ojo de águila, lo revivió en 1979, justo al comienzo de las reformas económicas de “apertura”.

Ahora compare el avance celebrado en Tiananmen, que se interpretará en todo el Sur Global como evidencia del éxito de un modelo chino para el desarrollo económico, con imágenes que circulan de los talibanes montando tanques T-55 capturados a través de pueblos empobrecidos en el norte de Afganistán.

Repetición de la historia: esto es algo que vi con mis propios ojos hace más de veinte años.

Los talibanes controlan ahora casi la misma cantidad de territorio afgano que controlaban inmediatamente antes del 11 de septiembre. Controlan la frontera con Tayikistán y se están acercando a la frontera con Uzbekistán.

Hace exactamente veinte años estaba inmerso en otro viaje épico a través de Karachi, Peshawar, las áreas tribales de Pakistán, Tayikistán y finalmente el valle de Panjshir, donde entrevisté al comandante Masoud, quien me dijo que los talibanes en ese momento controlaban el 85% de Afganistán.

Tres semanas después, Masoud fue asesinado por un comando vinculado a Al Qaeda disfrazado de “periodistas”, dos días antes del 11 de septiembre. El imperio, en el apogeo del momento unipolar, entró en Forever Wars a toda marcha, mientras que China y Rusia profundizan en la consolidación de su surgimiento, geopolítica y geoeconómicamente.

Ahora vivimos las consecuencias de estas estrategias opuestas.

Esa alianza estratégica

El presidente Putin acaba de pasar tres horas y cincuenta minutos respondiendo preguntas no preseleccionadas, en vivo, de ciudadanos rusos durante su sesión anual de ‘Línea Directa’ . La idea de que los “líderes” occidentales del tipo Biden, Boris Johnson, Merkel y Macron podrían manejar algo incluso remotamente similar, sin guión, es ridícula.

La conclusión clave: Putin enfatizó que las élites estadounidenses comprenden que el mundo está cambiando, pero aún quieren preservar su posición dominante. Lo ilustró con la reciente travesura británica en Crimea sacada directamente de un fallo de Monty Python, una “provocación compleja” que de hecho era angloamericana: un avión de la OTAN había realizado previamente un vuelo de reconocimiento. Putin: “Era obvio que el destructor entró [en aguas de Crimea] persiguiendo objetivos militares”.

A principios de esta semana, Putin y Xi celebraron una videoconferencia. Uno de los puntos clave fue bastante significativo: la extensión  del Tratado de Buena Vecindad y Cooperación Amistosa China-Rusia, firmado inicialmente hace 20 años.

Una disposición clave: “Cuando surja una situación en la que una de las partes contratantes considere que … se enfrenta a la amenaza de agresión, las partes contratantes mantendrán contactos y consultas de inmediato para eliminar tales amenazas”.

Este tratado está en el corazón de lo que ahora se describe oficialmente – por Moscú y Pekín – como una “asociación estratégica integral de coordinación para una nueva era”. Se justifica una definición tan amplia porque se trata de una asociación compleja de varios niveles, no una “alianza”, diseñada como un contrapeso y una alternativa viable a la hegemonía y el unilateralismo.

Un ejemplo gráfico lo proporciona la interpolación progresiva de dos estrategias de comercio / desarrollo, la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) y la Unión Económica de Eurasia (EAEU), que Putin y Xi discutieron nuevamente, en relación con la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS). , que se fundó solo tres meses antes del 11 de septiembre.

No es de extrañar que uno de los aspectos más destacados en Beijing esta semana fueron las conversaciones comerciales entre los chinos y cuatro “stands” de Asia Central , todos ellos miembros de la OCS.

“Ley” y “regla”

La hoja de ruta que define la multipolaridad ha sido esbozada en un  ensayo del ministro de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, que merece un examen detenido.

Lavrov analiza los resultados de las recientes cumbres del G7, la OTAN y la UE antes de Putin-Biden en Ginebra:

Estas reuniones se prepararon de una manera que no deja ninguna duda de que se quería enviar un mensaje claro a Occidente: que se mantienen unidos como nunca antes y harán lo que crean correcto en los asuntos internacionales, mientras obliga a otros, principalmente a Rusia y China, para seguir su ejemplo. Los documentos adoptados en las cumbres de Cornualles y Bruselas cimentaron el concepto de orden mundial basado en reglas como un contrapeso a los principios universales del derecho internacional con la Carta de la ONU como su fuente principal. Al hacerlo, Occidente deliberadamente evita deletrear las reglas que pretenden seguir, al igual que se abstiene de explicar por qué son necesarias.

Mientras descarta cómo Rusia y China han sido etiquetadas como “potencias autoritarias” (o “iliberales”, según el mantra favorito de Nueva York-París-Londres), Lavrov aplasta la hipocresía occidental:

Mientras proclama el ‘derecho’ a interferir en los asuntos internos de otros países en aras de promover la democracia tal como la entiende, Occidente pierde instantáneamente todo interés cuando planteamos la posibilidad de hacer que las relaciones internacionales sean más democráticas, incluida la renuncia al comportamiento arrogante y el compromiso acatar los principios universalmente reconocidos del derecho internacional en el lugar de las “reglas”.

Eso le da a Lavrov una oportunidad para un análisis lingüístico de la “ley” y la “regla”:

En ruso, las palabras “ley” y “regla” comparten una sola raíz. Para nosotros, una regla que es genuina y justa es inseparable de la ley. Este no es el caso de las lenguas occidentales. Por ejemplo, en inglés, las palabras “ley” y “regla” no comparten ninguna semejanza. ¿Ver la diferencia? “Gobernar” no se trata tanto de la ley, en el sentido de las leyes generalmente aceptadas, como de las decisiones que toma quien gobierna o gobierna. También vale la pena señalar que “regla” una sola raíz con “regla”, y los significados de esta última incluyen el dispositivo común para medir y dibujar líneas rectas. Se puede inferir que a través de su concepto de “reglas”, Occidente busca alinear a todos en torno a su visión o aplicar el mismo criterio a todos, de modo que todos caigan en un solo archivo.

En pocas palabras: el camino hacia la multipolaridad no seguirá los “ultimatums”. El G20, donde están representados los BRICS, es una “plataforma natural” para “acuerdos mutuamente aceptados”. Rusia, por su parte, está impulsando una Asociación de la Gran Eurasia. Y un “orden mundial policéntrico” implica la necesaria reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, “fortaleciéndose con los países asiáticos, africanos y latinoamericanos”.

¿Los Maestros Unilaterales recorrerán este camino? Sobre sus cadáveres: después de todo, Rusia y China son “amenazas existenciales”. De ahí nuestra angustia colectiva, espectadores bajo el volcán.

Por Pepe Escobar,28 de junio Asia Times

Estados Unidos busca renovar el concepto posterior a la Primera Guerra Mundial de Intermarium Báltico-Mar Negro como un muro de hierro de la Guerra Fría 2.0 contra Rusia

Bienvenidos al último espectáculo de la OTAN: Sea Breeze (Brsa Marina) comienza hoy y continúa hasta el 23 de julio. Las coanfitriones son la Sexta Flota de EE. UU. y la Armada de Ucrania. El protagonista principal es el Grupo Marítimo Permanente 2 de la OTAN.

El espectáculo, en el lenguaje de la OTAN, es solo una muestra inocente de “fortalecer la disuasión y la defensa”. El giro de la OTAN nos dice que el ejercicio está “creciendo en popularidad” y ahora cuenta con más de 30 naciones “de seis continentes” que despliegan 5,000 tropas, 32 barcos, 40 aviones y “18 equipos de operaciones especiales y buceo”. Todos comprometidos a implementar y mejorar ese concepto mágico de la OTAN: “interoperabilidad”.

Ahora despejemos la niebla y vayamos al meollo del asunto. La OTAN proyecta la impresión de que se está apoderando de tramos seleccionados del Mar Negro en nombre de la “paz”. Los artículos de fe supremos de la OTAN, reiterados en su última cumbre, son “la anexión ilegal de Crimea por parte de Rusia” y “el apoyo a la soberanía de Ucrania”.

Para la OTAN, Rusia es enemiga de la “paz”. Todo lo demás es niebla de guerra híbrida.

La OTAN no sólo “no reconoce ni reconocerá la anexión ilegal e ilegítima de Crimea por parte de Rusia”, sino que también denuncia su “ocupación temporal”. Kiev y prácticamente toda la UE recitan este guion, redactado en Washington.

La OTAN se autoproclama comprometida con la “unidad transatlántica”. La geografía nos dice que el Mar Negro no se ha anexado al Atlántico. Pero eso no es un impedimento para la buena voluntad de la OTAN, que según los registros convirtió a Libia, en el norte de África, en un páramo dirigido por milicias.

En cuanto a la intersección de Asia Central y del Sur, el trasero colectivo de la OTAN fue pateado sin ceremonias por un grupo de pashtunes andrajosos con Kalashnikov falsificados.

Conoce el Bucarest 9: La Casa Blanca define a sus aliados del flanco este de la OTAN como los 9 de Bucarest.

El Bucarest 9 incluye a los miembros del Visegrad Four (República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia); el trío báltico (Estonia, Letonia y Lituania); y dos vecinos del Mar Negro (Bulgaria y Rumanía). No Ucrania, al menos no todavía.

Cuando la Casa Blanca se refiere a “fortalecer las relaciones transatlánticas”, esto significa, sobre todo, “una cooperación más estrecha con nuestros nueve Aliados en Europa Central y las regiones del Báltico y el Mar Negro en toda la gama de desafíos”. Traducción: “gama completa de desafíos” significa Rusia.

Así que bienvenido al regreso, con estilo, del Intermarium, como en “entre los mares”, principalmente el Báltico y el Negro, con el Adriático como espectáculo secundario.

Después de la Primera Guerra Mundial, el impulso de lo que posiblemente se convertiría en una entente geopolítica incluyó a los tres países bálticos, Yugoslavia, Checoslovaquia, Hungría, Rumania, Bielorrusia y Ucrania. Ese brebaje se hizo en Polonia.

Ahora, bajo Estados Unidos y su brazo armado de la OTAN, se está impulsando un Intermarium renovado del Báltico-Mar Negro como el nuevo Muro de Hierro de la Guerra Fría 2.0 contra Rusia. Es por eso que la incorporación definitiva de Ucrania a la OTAN es tan importante para Washington, ya que solidificaría el Intermarium para siempre.

007 hace Monty Python (grupo humorista británico)

La semana pasada, la precuela de Sea Breeze tuvo lugar a través de un truco ridículo de Britannia Rules the Waves, realizado como un boceto de Monty Python, pero con matices potencialmente explosivos.

Imagínese esperar en una parada de autobús en algún lugar de Kent y encontrar una mancha empapada (casi 50 páginas) de documentos secretos en un contenedor de basura que detalla las elaboraciones del Ministerio de Defensa sobre el despliegue explícitamente provocativo del destructor Defender frente a Sebastopol, a lo largo de la costa de Crimea.

Incluso un periodista de la BBC incrustado con el destructor rompió el giro oficial de Londres de que el despliegue del barco era un mero “paso inocente”. Además, las armas del Defender estaban completamente cargadas, ya que avanzaba dos millas náuticas dentro de las aguas rusas. Moscú lanzó un video que documenta el truco.

Se pone mejor. La mancha empapada encontrada en Kent no solo reveló discusiones sobre la posible reacción rusa al “pasaje inocente”. También hubo digresiones sobre los británicos, “alentados” por los estadounidenses, que dejaron atrás a los comandos en Afganistán después de la retirada de las tropas el próximo 11 de septiembre.

Eso calificaría como evidencia adicional de que el combo anglo-estadounidense-OTAN realmente no “dejará” Afganistán.

Un vago “miembro del público” se puso en contacto con la BBC cuando encontró inocentemente los materiales geopolíticamente radiactivos. Nadie sabe si fue una filtración, una trampa o un error tonto. Si el “miembro del público” fuera un verdadero denunciante, habría seguido el camino de Wikileaks, no de la BBC.

El “paso inocente” ocurrió solo unas horas después de que Londres firmara un acuerdo con Kiev para la “mejora de las capacidades navales de Ucrania”.

En el frente de la reacción rusa, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Maria Zakharova, lo resumió todo: “Londres ha demostrado otra acción de provocación seguida de un montón de mentiras para encubrirla. Los agentes 007 no son lo que solían ser “.

Mientras tanto, en el frente del Mediterráneo, que la OTAN considera su Mare Nostrum, dos cazas rusos Mig-31k, capaces de transportar misiles hipersónicos Khinzal, fueron reasignados la semana pasada a Siria. La cordillera de Khinzal abarca todo el Mediterráneo, tanto al este como al este. 

En todo el Sur Global, la promoción de la “paz global” de la OTAN en el puerto de Odessa, en el Mar Negro, seguramente evocará matices de Libia y Afganistán. Austin Powers (serie de películas estadounidenses (3), comedias de acción y espías)- ¡Agente Double Oh! ¡Comportarse! – Encajaría perfectamente en la travesura de los “documentos secretos” de la papelera de Kent.

“Oh. ¡Comportarse!” se aplica totalmente a Sea Breeze. De lo contrario, podría surgir la oportunidad de saludar al Sr. Kinzhal.

15 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO

El director de Dossier Geopolítico Carlos Pereyra Mele inicia la columna semanal del Club de la Pluma, celebrando el 17º aniversario de este medio, que hoy es una trinchera de la comunicación, de la verdad y de la transparencia, a pesar de todas las dificultades y trastornos a lo que ha sido sometido para silenciar nuestras voces en esta patria grande de Sudamérica. 

Y entrando en materia, aborda las elecciones en Perú, con las trampas del “fujimorismo” para retrasar la proclamación de Pedro Castillo, con las maniobras del siniestro Valdimiro Montesinos, y con el reconocimiento de EEUU, la OEA y la UE, que demuestran el sainete montado por la oligarquía y los medios neoliberales. Luego, continúa su relato por Colombia, donde la cúpula Uribe / Duque sigue con su criminal mandato en uno de los Narco Estados más violentos del mundo. Y mientras nos relata el dolor y el sufrimiento de su pueblo, nos detalla el fracaso del Plan Colombia de EEUU, tras 30 años de implantación y con 9 bases aeronavales norteamericanas, pero con el negocio de la droga creciendo y controlando gran parte de la política y del estado. Un fracaso silenciando por la prensa occidental. 

Continuando con su columna, Carlos nos describe los entresijos, los detalles y las controversias de la fracasada maniobra británica, con Ucrania de cómplice, para boicotear los resultados de la cumbre Putin / Biden, mediante la invasión de las aguas territoriales rusas de un destructor inglés, lo que provocó la contundente respuesta de Moscú. Todo esto con Boris Johnson al mando, buscando arrastrar a Washington a un conflicto mundial, en su afán de recuperar para Inglaterra un rol de potencia de primer nivel que ya perdió hace tiempo. Y nos cuenta cómo la inteligencia británica intenta boicotear la Cumbre en preparación entre Putin y la UE, aprovechando los intereses dispares de sus miembros, que demuestran las carencias geoestratégicas de la vieja Europa. 

Y luego entra en el terreno geopolítico para confirmar los grandes cambios políticos, los cambios de paradigma, y los cambios generacionales de hoy, que bien pueden configurar un histórico movimiento teutónico mundial, tal cual lo viene adelantando este espacio desde hace más de tres lustros.

Y en ese sentido, analiza geopolíticamente el artículo de Pascal Boniface, un pensador central de Occidente, que viene a confirmar lo anticipado por Dossier Geopolítico: “EL PODER INTERNACIONAL DE OCCIDENTE DE LOS ÚLTIMOS 5 SIGLOS HA LLEGADO A SU FIN” y parece que nadie se ha dado cuenta de ello. Lo que evidencia que las bazas han cambiado, siendo  hoy demostrable la superioridad cada vez mayor del tándem China – Rusia, muy por encima de la UE, el G7, la OTAN o todo el bloque liderado por EEUU.

También nos detalla cómo el pensador francés se refiere al error histórico de creer que la pandemia no les afectaría, cuando los mayores daños humanos, económicos y sociales han sido para Occidente; y cómo Boniface concuerda con la previsión de este Sitio Web de que la llegada de Biden no traería un cambio drástico en la postura contra China al considerarla el “Enemigo Sistémico”.

Y luego se refiere a la reflexión, que parece más un deseo del intelectual, sobre lo que debería hacer o no Europa, para chocar contra la realidad de las muchas y diferentes “Europas”, sin política internacional común y sin ningún país que la lidere, lo que lleva a nuestro director a argumentar porqué la UE es un ENANO GEOPOLÍTICO. 

Y con la célebre frase de que “LA ÚNICA VERDAD ES LA REALIDAD”, cierra el programa recordando que en el 2001 China representaba el 10% de la economía de EEUU, mientras que en el 2021 alcanza ya el 65% del ese PIB, además de ser la primera potencia comercial del mundo, agrupando en sus acuerdos estratégicos a la mayoría de Eurasia y al 70% de la población mundial. Tal cual lo viene anticipando desde hace 17 años este medio, que tiene hoy muchos motivos para celebrar muy felizmente su nuevo aniversario.

 Eduardo Bonugli (Madrid, 27/06/21)

Por Alexander Govorov, especial para Dossier Geopolitico

El pensamiento colonial y el deseo de recuperar la influencia anteriormente perdida a cualquier precio son inherentes a muchos imperios pasados. Las exorbitantes ambiciones geopolíticas de tales entidades pueden a veces poner en peligro al mundo con choques globales y también neutralizar los tímidos esfuerzos de los principales actores geopolíticos por desescalar tensiones y crear reglas elementales de competencia en la nueva realidad geopolítica. Por lo tanto, en el contexto de la reciente reunión de los presidentes de los países nucleares más grandes de Rusia y Estados Unidos, que dio motivos para un optimismo cauteloso, muchos expertos ven la burda provocación militar de hoy por parte de Gran Bretaña como un desafío para el resto del mundo. Esta no es solo una razón para declarar en voz alta las ambiciones geopolíticas del Reino, sino también un intento de cuestionar la posibilidad misma de establecer reglas al menos mínimamente aceptables para el mundo en las relaciones entre Oriente y Occidente.

Les recuerdo que el 23 de junio, el destructor Defender de la Royal Navy violó la frontera marítima rusa cerca de Crimea (a la que Rusia considera que le pertenece indiscutiblemente), adentrándose en las aguas territoriales durante tres kilómetros. El barco no respondió a las señales de advertencia del servicio fronterizo sobre un acercamiento crítico a las fronteras de la Federación Rusa. Las señales sobre el posible uso de armas tampoco tuvieron el efecto deseado. Después de eso, el barco de la patrulla fronteriza abrió fuego de advertencia y el bombardero táctico Su-24M lanzó 4 bombas por la dirección del movimiento del Defender. Después de eso, el destructor británico abandonó la zona. Los materiales de video relevantes se han publicado en los medios de comunicación. Se entregó una nota de protesta al agregado militar británico en Moscú.

A su vez, el Ministerio de Defensa británico dijo que el barco estaba haciendo un paso inocente por las aguas territoriales de Ucrania, no se efectuaron disparos de advertencia y Rusia estaba realizando “disparos de entrenamiento” en el Mar Negro. Sin embargo, el periodista de BBC Jonathan Beale, que estaba a bordo del Defender, confirmó que el barco entró deliberadamente en las aguas territoriales de Crimea, porque la ruta se planeó originalmente a través de aguas neutrales y no tenía sentido tal acción. El periodista escuchó disparos de advertencia y vio unos 20 aviones rusos sobrevolando el destructor. ¿Qué esperaban los británicos y por qué intentaron apagar la resonancia de la información? Es necesario tener en cuenta el hecho de que, según el reconocimiento del ex embajador de Canadá en Ucrania R. Vashchuk, una parte importante de la política exterior de Ucrania quedó bajo el control de especialistas británicos. Gran Bretaña lleva a cabo la interacción más activa con el ejército ucraniano y atrae a los líderes ucranianos a la órbita de sus intereses para mantener a este estado en una alianza antirusa. Al mismo tiempo, a la misma Ucrania se le asigna el papel poco envidiable de víctima directa e inevitable si el enfrentamiento con Rusia se vuelve real. La actitud de los británicos hacia el papel de Ucrania es claramente visible en los comentarios del Departamento de Defensa británico con motivo de los ejercicios conjuntos con Ucrania “United Efforts 2020”. El texto dice que los paracaidistas británicos han aterrizado en Ucrania para probar su capacidad de brindar asistencia rápida a los aliados en caso de necesidad. En la vista previa está la frase “Aterrizamos en el patio trasero de Rusia”. También durante su visita a Londres en 2020, el presidente Zelenskiy dio un paso bastante dudoso para cualquier líder de la nación, visitando la oficina de inteligencia británica y manteniendo allí una reunión con su director. Gran Bretaña, siguiendo el espíritu del colonialismo, no solo pone en peligro las perspectivas de paz en este país, sino que también trata de ganar dinero siempre que sea posible. Hoy, se anunció una vez más que el Reino Unido está otorgando a Ucrania un préstamo para la compra de dos buques de guerra británicos que han servido su recurso en la Royal Navy.

Lo más interesante es el hecho de que hoy, de hecho, varias horas antes del incidente cerca de Crimea, el Secretario del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania y el Viceministro de Defensa de Ucrania volaron en helicópteros a uno de los barcos de la Armada Británica en el puerto ucraniano de Odessa en el Mar Negro. Dado que Ucrania no reconoce la jurisdicción de Rusia sobre Crimea y considera que este espacio marítimo es su propio, es posible que fuera allí donde se acordaron los detalles formales de la provocación resultante. El comandante del barco no está autorizado para tomar tales decisiones, por lo que la planificación de la operación podría llevarse a cabo al menos a nivel del almirantazgo. Hay motivos para creer que los británicos no contaron con una reacción tan dura por parte de los rusos, que mostraron sin ambigüedad las “líneas rojas” al Occidente. Al parecer, los británicos no tenían un plan para responder a tal escenario, ya que las complicaciones podrían involucrar a Estados Unidos en el conflicto desvalorizando esfuerzos de Biden para calmar las tensiones en la región? Por eso los británicos prefirieron fingir que no había pasado nada. Y si en las primeras horas los oradores de Ucrania comenzaron a gritar activamente sobre otra manifestación de agresión rusa y la necesidad de considerar urgentemente la adhesión de Ucrania a la OTAN, muy pronto los comentarios de los mismos oradores comenzaron a corresponder a la versión británica anunciada oficialmente de estos eventos.

Cada lector puede evaluar lo absurdo de lo que está sucediendo y el peligro de las acciones del Reino Unido mirando el mapa de la región donde se están produciendo los hechos. Es como si Rusia acusara a Gran Bretaña y Estados Unidos de ser agresivos, desplegando actividades militares en las mismas fronteras de estos estados y fomentando la inestabilidad allí. Pero hasta ahora está sucediendo lo contrario. Y si los británicos se preocupan tanto por el derecho internacional y se preocupan por la devolución de Crimea a Ucrania, ¿por qué no deberían pensar en poner fin a la violación a largo plazo del derecho internacional y devolver las Islas Malvinas a su propietario, Argentina?

Alexander Govorov Analista geopolítico

Pepe Escobar 16 de junio

Build Back Better World tiene como objetivo hacer descarrilar la Iniciativa de la Franja y la Ruta, flexionar los músculos de la OTAN y acosar a China 24 horas al día, 7 días a la semana

Para aquellos que se salvaron de la terrible experiencia de examinar el comunicado de la cumbre de la OTAN , aquí está el resumen conciso: Rusia es una “amenaza aguda” y China es un “desafío sistémico”.

La OTAN, por supuesto, son solo un grupo de niños inocentes que construyen castillos en una caja de arena.

Esos fueron los días en que Lord Hastings Lionel Ismay, el primer secretario general de la OTAN , acuñó el propósito transatlántico: “mantener a la Unión Soviética fuera, a los estadounidenses dentro y a los alemanes abajo”.

El remix de Raging Twenties dice: “Mantenga a los estadounidenses dentro, la UE abajo y Rusia-China contenida”.

De modo que la organización del Atlántico Norte (la cursiva es mía) se ha trasladado a toda Eurasia, luchando contra lo que describe como “amenazas del Este”. Bueno, eso es un paso más allá de Afganistán, la intersección de Asia Central y del Sur, donde la OTAN fue humillada sin ceremonias por un grupo de pashtunes con Kalashnikovs.

Rusia sigue siendo la principal amenaza, mencionada 63 veces en el comunicado. El actual chihuahua de la OTAN, Jens Stoltenberg, dice que la OTAN no se limitará a “reflejar” a Rusia: de facto gastará más que ella y la rodeará con múltiples formaciones de batalla, ya que “ahora hemos implementado los mayores refuerzos de nuestra defensa colectiva desde el fin del Guerra Fría”.

El comunicado es inflexible: la única forma de gasto militar es hacia arriba. Contexto: el presupuesto total de “defensa” de los 30 miembros de la OTAN crecerá un 4,1% en 2021, alcanzando la asombrosa cifra de 1.049 billones de dólares (726.000 millones de dólares de los EE.UU., 323.000 millones de dólares de diversos aliados).

Después de todo, abundan las “amenazas del Este”. Desde Rusia, están todas esas armas hipersónicas que desconciertan a los generales de la OTAN; esos ejercicios a gran escala cerca de las fronteras de los miembros de la OTAN; violaciones constantes del espacio aéreo; integración militar con ese “dictador” en Bielorrusia.

En cuanto a las amenazas de China (Mar de China Meridional, Taiwán, el Indo-Pacífico en general), el G7 tenía que idear un plan.

Ingrese “verde”, “inclusivo”  Build Back Better World (B3W) , considerado como la “alternativa” occidental a la Iniciativa Belt and Road (BRI). B3W respeta “nuestros valores”, que el payaso primer ministro británico Boris Johnson no pudo evitar describir como construcción de infraestructura de una manera más “neutra en cuanto al género” o “femenino”, y, más adelante, eliminará los bienes producidos con trabajo forzoso (código para Xinjiang) de las cadenas de suministro.

La Casa Blanca tiene su propio giro B3W : es una “asociación de infraestructura transparente, de alto nivel y basada en valores” que estará “movilizando capital del sector privado en cuatro áreas de enfoque: clima, salud y seguridad sanitaria, tecnología digital e igualdad de género, con inversiones catalizadoras de nuestras respectivas instituciones de desarrollo “

Las “inversiones catalíticas” iniciales para BW3 se estimaron en $100 mil millones. Nadie sabe cómo saldrán estos fondos de las “instituciones de desarrollo”.

Los observadores experimentados del Sur Global ya apostaron que los préstamos “verdes” del FMI / Banco Mundial proporcionarán esencialmente la inversión del sector privado en mercados emergentes seleccionados, con miras a las ganancias.

La Casa Blanca insiste en que “B3W tendrá un alcance global, desde América Latina y el Caribe hasta África y el Indo-Pacífico”. Tenga en cuenta el intento descarado de igualar el alcance de BRI.

Todos estos recursos “verdes” y las nuevas cadenas logísticas financiadas por lo que será una variante de los bancos centrales que derraman dinero de helicópteros en última instancia beneficiarían a los miembros del G7, ciertamente no a China.

Y el “protector” de estos nuevos corredores geoestratégicos “verdes” será – ¿quién más? – OTAN. Esa es la consecuencia natural del “alcance global” enfatizado en la agenda 2030 de la OTAN.

La OTAN como protectora de inversiones

Los esquemas de infraestructura “alternativa” ya proliferan, orientados a contener el “acoso de Rusia” y la “intromisión china” fuera de la UE. Ese es el caso de la Iniciativa de los Tres Mares , donde se supone que 12 estados miembros de la UE de Europa del Este interconectarán mejor los mares Adriático, Báltico y Negro.

Esta iniciativa es una copia pálida del mecanismo 17 + 1 de China para integrar Europa del Este como parte de BRI, en este caso obligándolos a construir una infraestructura muy cara para recibir importaciones de energía estadounidenses muy caras.

La ofensiva contra las “amenazas del Este” está destinada al fracaso.

Dmitry Orlov ha detallado cómo “Rusia sobresale en la construcción y operación de enormes sistemas de producción de energía, transporte y materiales” y, en paralelo, cómo “la tecnosfera … se ha reubicado silenciosamente y ahora está ocupada teletrabajando entre Moscú y Beijing”.

Como todo geek sabe, China está muy por delante en 5G y es el principal mercado mundial de chips. Y ahora la ley de sanciones contra los extranjeros – aprobado significativamente justo antes del G7 en Cornualles – muestra voluntad “salvaguardia” de las empresas chinas de “medidas unilaterales y discriminatorias impuestas por los países extranjeros” y los EE.UU. “de jurisdicción de brazo largo” forzando así el capital atlantista a hacer una elección .

Es China, como potencia mundial en ascenso, la que de hecho ha propuesto una “alternativa” al Sur Global en primer lugar, un contragolpe a la interminable trampa de la deuda del FMI y el Banco Mundial de las últimas décadas. BRI es una estrategia de inversión / comercio de desarrollo sostenible altamente compleja con el potencial de integrar vastas franjas del Sur Global.

Esa es una conexión directa con la famosa teoría del presidente Mao sobre la división de los Tres Mundos  ; el énfasis entonces en el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) poscolonial, del cual China era un incondicional, ahora abarca todo el Sur Global. Al final, siempre se trata de soberanía contra el neocolonialismo.

B3W es la reacción occidental, esencialmente estadounidense, al BRI: tratar de descartar tantos proyectos como sea posible mientras acosa a China las 24 horas del día, los 7 días de la semana en el proceso.

A diferencia de China o Alemania, Estados Unidos apenas fabrica productos que el Sur Global quiere comprar; la manufactura representa sólo el 5% de la economía estadounidense, esencialmente sostenida por el dólar estadounidense como moneda de reserva y el – menguante – Imperio de Bases del Pentágono.

China produce diez ingenieros superiores por cada “experto financiero” estadounidense. China ha perfeccionado lo que se conoce entre los expertos en tecnología bilingües como un sistema eficaz para hacer planes de desarrollo SMART (específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con plazos determinados) e implementarlos.

La noción de que el Sur Global será convencido de privilegiar a B3W – en el mejor de los casos un golpe vacío de relaciones públicas – sobre el BRI es ridícula.

Sin embargo, la OTAN estará reglamentada para proteger activamente aquellas inversiones que sigan “nuestros valores”.

Una cosa es segura: habrá sangre.

Publicación autorizada por su autor Pepe Escobar

Fuente https://asiatimes.com/2021/06/the-real-b3w-nato-agenda/

Muy buen artículo de Martin van Creveld (traducido por el Coronel ® Carlos Pissolito: Es algo que los “estrategas” de la armada brancaleonica llamada OTAN, -29 miembros- deberían de tener en cuenta. ¿lo tendrán? sobre la invasión Nazi a la URSS que se cumplen 80 años el 22 de Junio.  

Que aportes estratégicos y de doctrinas militares pueden hacer las FFAA de: Rumania, Hungría, Lituania, Letonia, Albania, Islandia, Estonia, Luxemburgo o Montenegro.(?). Con 3 potencias nucleares EEUU, Gran Bretaña y Francia, y la mayor potencia económica de Europa Alemania (no atómica por ser la derrotada), que no tienen intereses comunes mas allá de los retoricos. Que puede aportar contra Rusia: Italia, España o Portugal y de dos socios que están en Guerra desde hace años: Grecia y Turquía. Solo los europeos atlantistas están contentos porque vuelven a sacar la nariz fuera del agua cuando Trump los dejó solitos y descubrieron que estaban desnudos…y ahora les tiran un taparrabos…Cambia todo cambia como dice la canción…Dossier Geopolitico compañeros 

Barbarroja…

por Martin van Creveld

Barbarossa (Barbarroja) era el apodo del emperador alemán medieval Federico I (reinó entre 1155/90) cuya imagen adorna este post. Más pertinente para nuestro negocio actual, fue el nombre que Hitler le dio a su campaña contra la Unión Soviética, que comenzó el 22 de junio de 1941, es decir, hace ochenta años. Hoy quiero discutir algunos aspectos sobresalientes de la campaña, como los que se usaron para dar forma a la historia durante la Guerra Fría y, de alguna manera, continúan haciéndolo hasta el día de hoy.

*

Primero, cuando Barbarroja abrió el 22 de junio de 1941, la idea de ganar Lebensraum (espacio vital) para el pueblo alemán había estado obsesionando a Hitler durante casi dos décadas. A veces más, a veces menos, pero siempre en su mente. Barbarroja, en otras palabras, fue la culminación de todo lo que Hitler había buscado. La estrella guía, por así decirlo, que, junto con la destrucción de los judíos, pareció dar sentido a la gigantesca empresa en la que se embarcó, haciendo que todas las demás piezas cayeran en su lugar.

En segundo lugar, Barbarroja fue la operación militar más grande de todos los tiempos. 3.500.000 hombres, más de 3.500 aviones, 3.500 tanques, 20.000 cañones de artillería y 600.000 vehículos (la mayoría de ellos tirados por caballos y utilizados para abastecimiento y arrastre de artillería) de todo tipo. El número total de trenes que desplegaron estas fuerzas fue de 17.000; el de los vagones de ferrocarril, alrededor de 850.000. Inicialmente, el frente tenía 2.000 Km de largo. Más tarde se extendió a más de 3.500, aproximadamente. Nada parecido se había visto antes. Gracias a la introducción y propagación de armas nucleares, capaces de acabar con ejércitos y ciudades enteras casi instantáneamente, es probable que no se vuelva a ver nada parecido.

En tercer lugar, se planeó deliberadamente, no simplemente, como una guerra entre Estados; sino como una de exterminio. Primero, de cualquier comisario del Ejército Rojo —oficiales políticos— que tuvo la desgracia de caer en manos alemanas. En segundo lugar, los millones de prisioneros del Ejército Rojo que se rindieron y fueron retenidos en condiciones tan atroces que provocaron la muerte de dos tercios de ellos. Tercero, de los judíos. Cuarto, de hasta treinta millones de civiles en los territorios soviéticos ocupados. Los territorios mismos debían ser ocupados y abiertos a los colonos, no solo a los alemanes, sino también a los holandeses y escandinavos.

Cuarto, casi lo logró. A principios de diciembre de 1941, la mayoría de las tropas alemanas de avanzada estaban tan cerca de Moscú como para permitirles observar las agujas del Kremlin a través de sus binoculares. La ciudad contenía los nudos ferroviarios más importantes de toda la URSS; incluyendo sus suburbios inmediatos, también a alrededor del cuarenta por ciento de la producción industrial soviética. Por no hablar de su valor simbólico. Como escribió Pushkin, estaba soldada al alma de todos los rusos. Es difícil decir si la caída de Moscú habría provocado que Barbarroja terminará en algún tipo de victoria alemana. Sin embargo, lo más seguro es que habría prolongado la guerra y provocado incluso más víctimas de las que realmente hizo.

En quinto lugar, los factores más importantes que llevaron a la derrota alemana fueron los siguientes. A. El tamaño del teatro de la guerra en el que ejércitos enteros podrían perderse fácilmente; a esto hay que sumar su subdesarrollo en materia de transporte, comunicaciones y afines. B. el clima que, en octubre-abril de cada año, obstaculizaba las operaciones al hacer intransitable gran parte del terreno; primero cubriéndolo con barro, luego trayendo frío y luego derritiendo la nieve. C. La creciente superioridad numérica del Ejército Rojo, tanto en personal como en recursos, que se hizo sentir cada vez más desde, al menos, de fines de 1941 en adelante. D. El hecho de que Alemania, comprometida en una guerra tanto en el Oeste como en el Este, nunca pudo concentrar todos sus recursos contra este último; eso fue, particularmente, cierto a partir de finales de 1942. E. Un sistema de mando que, especialmente, en la cima y a partir de la Batalla de Moscú en diciembre de 1941, era tan bueno como cualquier otro y probablemente superior al cada vez más errático mando alemán.

En sexto lugar, es casi seguro que el ataque alemán salvó a Stalin y al sistema comunista. Desde su fundación, la Unión Soviética siempre se ha mantenido unida en gran parte por el terror. Barbarroja, al llevar el sistema al borde de la destrucción y amenazar a gran parte del pueblo soviético con el exterminio, proporcionó un impulso muy necesario para ese terror. Si no hubiera sido por el legado de la guerra, la Unión Soviética podría haberse derrumbado mucho antes de lo que lo hizo y, sospecho, también en medio de un derramamiento de sangre mucho mayor.

*

Ahora para una perspectiva más amplia. A partir del siglo XVIII, primero Rusia y luego la Unión Soviética fue una de las varias grandes potencias que competían por el dominio de Europa como el subcontinente que dominaba cada vez más al resto. Ahora con menos éxito, como en 1854-56 y 1914-1918. Ahora con más, como en 1813-1815 y 1941-45. La invasión alemana y sus secuelas, al dejar a la Unión Soviética más fuerte no solo que cualquier otro país europeo sino que todos ellos juntos, puso fin a esta situación. Convirtió a la Unión Soviética en una potencia mundial, sólo rivalizaba por Estados Unidos, con quien se embarcó en una “Guerra Fría” que duró cuarenta y cinco años.

En 1991, en gran parte debido a problemas internos más que a presiones externas, la Unión Soviética se derrumbó. Y Rusia, con menos del territorio y de la población que alguna vez le habían pertenecido, volvió a su papel tradicional: el de una potencia entre varias. Uno que, como todos los demás, tiene su propia agenda y sus propias peculiaridades. Y con la que, quiera o no, el mundo tendrá que vivir.

Traducción: Carlos Pissolito

Publicado en Espacio Estratégico:

https://espacioestrategico.blogspot.com/2021/06/barbarroja.html

El Fin de la aventura

La cumbre de Ginebra entre Biden y Putin ofrece una chance, para retornar a un equilibrio estratégico, pero, para lograrlo, EE.UU. debe abandonar las fórmulas de los siglos XIX y XX.

Por Eduardo J. Vior

Al concluir la cumbre del Grupo de los Siete (G-7) en el Reino Unido, el presidente Joe Biden declaró el domingo triunfalista que «Estados Unidos ha vuelto a la mesa». El anciano mandatario partió el domingo de Cornualles hacia Bruselas, donde este lunes habló ante la conferencia anual de la OTAN y de allí siguió viaje hacia Ginebra, Suiza, donde este miércoles se encuentra con su colega ruso Vladímir Putin.

Los estrategas norteamericanos esperan con esta gira recuperar un vínculo fluido con la diplomacia europea, afirmar su liderazgo y, de ser posible, atraer a Rusia a una “coexistencia pacífica” sin China. Por las dudas, ya afianzaron una nueva “alianza del Atlántico” con el Reino Unido, remedando la firmada en 1941 entre Roosevelt y Churchill. Los estadounidenses proponen al Kremlin invertir los términos de la segunda fase de la Guerra Fría: si entonces se aliaron con China (viaje de Nixon a Beijing en 1972), para aislar a la Unión Soviética, ahora quieren establecer con Rusia una cooperación que margine a la República Popular. Repiten las tácticas británicas de los siglos XIX y XX, sin darse cuenta de que el escenario cambió. De una errónea apreciación de la realidad no puede surgir una estrategia correcta.

Los líderes de la OTAN posan para una foto de grupo en la sede de la alianza en Bruselas el 14 de junio

Al terminar este lunes 14 la cumbre de la Organización del Atlántico Norte (OTAN) en su sede central de Bruselas, los jefes de Estado y de gobierno presentes acordaron la agenda «OTAN 2030», una iniciativa global para garantizar que la alianza esté preparada para afrontar los retos del futuro. Según la agenda, la OTAN intensificará la consulta política y la resistencia de la sociedad, reforzará la defensa y la disuasión, afinará la ventaja tecnológica y desarrollará su próximo concepto estratégico a tiempo para la cumbre de 2022.

Los líderes también tomaron decisiones sobre los ámbitos operativos más recientes: el ciberespacio y el espacio. El bloque acordó en este sentido una nueva política de ciberdefensa que, se supone, debe garantizar que el bloque cuente con sólidas capacidades técnicas, consultas políticas y planificación militar para «mantener nuestros sistemas seguros». En cuanto a Rusia, los líderes de la OTAN dijeron que estaban abiertos a un diálogo político, pero que seguían siendo «claros» en cuanto a los desafíos que supuestamente plantea.

En su declaración sobre la situación internacional manifestaron que China representa “un riesgo para la seguridad”. En el comunicado final se afirma que las «ambiciones declaradas y el comportamiento asertivo de China presentan desafíos sistémicos al orden internacional basado en normas». La OTAN también advierte que está “preocupada” por las «políticas coercitivas» de China, la expansión de su arsenal nuclear y su «frecuente falta de transparencia y uso de la desinformación».

Nunca antes se había mencionado de este modo y con esta centralidad a China. Sin embargo, en el resumen publicado por la agencia oficial de noticias Xinhua no se mencionan los párrafos más agresivos del comunicado y se relativiza su importancia diciendo que “cuando se trata de China, las opiniones e intereses de los aliados europeos son diferentes a los de Washington. Después de la cumbre, la canciller alemana Angela Merkel dijo que la decisión de la OTAN de nombrar a China como un desafío ‘no debería ser exagerada’ porque China, al igual que Rusia, también es un socio en algunas áreas.”

Por su parte, el presidente ruso Vladímir Putin reiteró el domingo durante una entrevista con la cadena estadounidense NBC la necesidad de «previsibilidad y estabilidad» en las relaciones entre Rusia y EE.UU. La entrevista fue emitida este lunes por el canal norteamericano. Durante la tensa conversación en la que el presidente reprendió al periodista por interrumpirlo varias veces, Putin comentó las acusaciones de Washington de que unos piratas informáticos rusos perpetraron ciberataques en EE.UU. y las tachó de «farsa». En ese contexto, Putin instó a que Washington y Moscú sumen esfuerzos en la lucha contra la delincuencia cibernética. El mandatario declaró, asimismo, que está abierto a un intercambio de prisioneros entre los dos países.

La cumbre entre ambos presidentes se realiza a pedido de los norteamericanos, después de que, con un impresionante despliegue de tropas en las fronteras de Ucrania, Rusia puso un límite claro a la provocación británica y ucraniana, cuyo presidente, Volodymyr Zelensky, pretendía recuperar Crimea y el este del país. En ese momento se dio el punto de inflexión: Biden llamó a Putin y le propuso «una reunión en la cumbre en un tercer país en los próximos meses para discutir toda la gama de cuestiones que enfrentan los Estados Unidos y Rusia».

Según la Casa Blanca, el encuentro debería servir para iniciar una discusión sobre «una serie de cuestiones regionales y globales, incluyendo un diálogo de estabilidad estratégica sobre el control de armas”.

La cumbre tendrá lugar en momentos en los que las relaciones entre Moscú y Washington «se han deteriorado hasta su punto más bajo de los últimos años», según declaró Putin. A su vez, el canciller ruso Serguéi Lavrov, previamente había dicho que no se hacía ilusiones de que en Ginebra se vayan a producir grandes avances. No obstante, ambas partes esperan que el encuentro tenga un resultado positivo y se prevé que se discuta una amplia variedad de temas.

Durante su discurso en el marco del Ciclo de Conferencias Primakov, un foro internacional en honor del expresidente del Gobierno ruso y destacado diplomático Yevgueni Primakov, el ministro de Exteriores de Rusia informó el pasado miércoles 9 que Moscú y Washington están llevando a cabo «contactos bastante intensos» sobre estabilidad estratégica.

Vladímir Putin durante la entrevista con la NBC noteamericana el pasado domingo 13

«Hablando francamente, señaló, estamos a favor de un enfoque integral, para tener en cuenta en el diálogo con EE.UU. todos los factores que afectan la estabilidad estratégica.» Y precisó que esto incluye armas nucleares y no nucleares, ofensivas y defensivas.

Al mismo tiempo, durante la cumbre Moscú tiene previsto recordarle a EE.UU. la propuesta rusa para una moratoria en el despliegue de cohetes de medio y corto alcance en Europa, así como las medidas de verificación sugeridas. «Los invitamos a visitar la región de Kaliningrado y ver con sus propios ojos los misiles Iskander y, a cambio, queremos que nuestros especialistas visiten las bases de defensa antimisiles [de EE.UU.] en Rumania y Polonia», explicó Lavrov.

Lavrov recordó también que Vladímir Putin propuso en septiembre del año pasado a EE.UU. «medidas prácticas» para restaurar la cooperación entre ambos países en el campo de la seguridad en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación. En el mismo sentido, este martes 15 el viceministro de Exteriores Serguéi Riabkov sugirió que uno de los resultados de la cumbre podría ser el regreso de los embajadores ruso y estadounidense respectivamente a Washington y Moscú de donde fueron retirados en marzo pasado.

Por su parte, Joe Biden anunció que tiene la intención de reclamar, en particular, por las violaciones de derechos humanos. Asimismo, prevé abordar la supuesta injerencia rusa en las elecciones estadounidenses, así como los presuntos ataques cibernéticos a la infraestructura norteamericana. No obstante, el presidente de EE.UU. afirmó el domingo que está «abierto» a la propuesta de Putin de entregar ciberdelincuentes a EE.UU. si Washington hace lo mismo con quienes a atacan a Rusia desde las redes.

El mandatario norteamericano también espera trabajar junto con Rusia «en términos de alguna doctrina estratégica» y sobre cuestiones relacionadas con el clima, declaró. Se prevé, además, que se discuta sobre cooperación económica.

Previamente, desde el Kremlin comunicaron que los mandatarios planean discutir el estado y las perspectivas de desarrollo de las relaciones entre Rusia, incluidas la lucha contra la pandemia de coronavirus y la solución de conflictos regionales.

La semana pasada el presidente Putin había señalado que entre los principales objetivos de Rusia para la cumbre destacan el restablecimiento de contactos personales y de un diálogo directo, así como la creación de mecanismos de interacción que realmente funcionen.

Villa La Grange, Ginebra (Suiza), sede del encuentro entre Joe Biden y Vladímir Putin el próximo 16 de junio

Quien más está influyendo para que Biden adopte una posición sensata es el jefe de la CIA, William Burns, quien tiene una extensa experiencia en el trato con Rusia. Cuando en 2008 en el gobierno de George W. Bush se planeaba convertir a Ucrania y Georgia en miembros de la OTAN, él era embajador en Moscú. El 1 de febrero de 2008, en un cable a Washington después de una reunión con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, el diplomático resumió correctamente la posición rusa al respecto titulando «NYET MEANS NYET: RUSSIA’S NATO ENLARGEMENT REDLINES» (Nyet quiere decir nyet: la línea roja de los rusos contra la ampliación de la OTAN). La fina y experimentada mano del ahora director de la CIA se nota ahora en la «Evaluación Anual de la Amenaza de la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos 2021», publicada a principios de abril, un informe notablemente equilibrado y sincero sobre cómo ve Moscú las amenazas a su seguridad

Rusia no quiere un conflicto directo con las fuerzas estadounidenses, pero denuncia que EE.UU. viene desde hace años tratando socavar a Rusia, debilitar al presidente Vladimir Putin e instalar regímenes pro-occidentales en los estados de la antigua URSS. Por ello, el Kremlin busca un acuerdo con Washington sobre la no injerencia mutua en los asuntos internos de ambos países y el reconocimiento de las respectivas esferas de influencia.

Desgraciadamente, al realismo de Burns se contrapone el simplismo ideológico del secretario de Estado Blinken. En Washington hay demasiados burócratas ideologizados y mercaderes de la muerte interesados en que la cumbre fracase. Hasta que ambos presidentes y sus asesores se reúnan y encuentren un tono sensato y realista, no hay seguridad de que el encuentro sirva para reducir las tensiones.

Al encontrarse en Ginebra, Joe Biden y Vladímir Putin tienen la posibilidad de recomenzar un diálogo estratégico entre ambas potencias que nunca debió abandonarse, pero, para que les sea posible emprender este camino, es necesario que EE.UU. cese de tratar de separar a Rusia de China. El viejo juego británico de los siglos XIX y XX sirvió a los occidentales para dominar Eurasia, colonizar a China y amenazar la unidad de Rusia, pero ahora la situación cambió completamente: la alianza entre Moscú y Beijing es indestructible, se profundiza y amplía cada día. Como entre los siglos XIII y XV, cuando el Imperio Mongol unificó la mayor masa continental del planeta, Eurasia habla con una sola voz y las potencias marítimas han quedado afuera. Ésta es la nueva realidad que enmarca el encuentro del miércoles. Si los norteamericanos dejan de oír a los británicos y aceptan la realidad, existen muchas chances de que puedan establecer con Rusia reglas de convivencia que los beneficien mutuamente. Si, por el contrario, insisten en aplicar esquemas ideológicos de la Guerra Fría o del período de la expansión colonial, se encontrarán con ventanillas cerradas en un contexto en el que ya no son la única potencia dominante. Nuevos desafíos requieren nuevas soluciones, pero para hallarlas, es preciso atenerse a la realidad y olvidar las ideologías.

Analiza los resultados y algunos entretelones de la cumbre del G7, en Cornualles, Gran Bretaña, como parte de una serie de reuniones que fueron parte de la gira por Europa de Biden. La agenda de esa reunión del G7 tuvo como tema principal a China. En resumen los europeos celebran el retorno del liderazgo estadounidense y la resucitación del atlantismo…pero sin afectar la cooperación con China. Antonio M. Mitre Colaborador de Dossier Geopolitico

G7 Y CHINA: LÍNEAS DE FALLA EN EL ORDEN MUNDIAL

M.K.Bhadrakumar asia Times

El G7 ha recorrido un largo camino desde su creación a mediados de la década de 1970 por iniciativa del entonces presidente francés Valéry Giscard d’Estaing y el canciller de Alemania Occidental Helmut Schmidt para discutir la economía mundial y consultar sobre una política económica internacional tras la primera crisis del petróleo. y el colapso del sistema de tipo de cambio fijo de Bretton Woods. 

Pero en la década de 1980, el G7 había comenzado a adoptar cuestiones de política exterior y de seguridad. El apogeo del G7 como la mesa alta en seguridad internacional probablemente se alcanzó en 1991 cuando el G7 invitó a Mikhail Gorbachev a conversaciones en Londres en 1991, paralelamente a la cumbre del G7.  En 1998, Rusia fue admitida formalmente en el grupo, convirtiéndose en el G8.

Durante la siguiente década y media, Rusia comenzó a asistir regularmente a las cumbres hasta 2013, cuando se produjo una separación de caminos tras la “revolución de color” en Ucrania, y el G8 volvió al G7. Desde entonces, el G7 se ha comportado descaradamente como un exclusivo club occidental.

Esta gran recapitulación es útil y necesaria para recordar cómo esta plataforma intensamente política de siete países occidentales llegó a nutrir tales nociones de excepcionalismo.  Pero hoy, frente a un mundo en transición, temen que el mundo de ayer se esté alejando.

En un cambio de roles dramático desde la década de 1970, el mundo en desarrollo ahora representa casi dos tercios de la economía mundial en comparación con un tercio de Occidente. Por supuesto, esta realidad, que surgió durante la crisis financiera de 2008, a su vez, llevó al nacimiento del G20 más representativo, pero el G7 se niega a retroceder. 

La pandemia puede estar exacerbando este cambio histórico. En general, las potencias occidentales se encuentran en un estado de trauma cuando miran a su alrededor y sienten que el tipo de dominio que disfrutaban como señores supremos en virtud de su control sobre la economía mundial ya no es factible. Según cualquier cálculo, los líderes del G7 que se reunieron en Gran Bretaña el fin de semana para la reunión cumbre que concluyó el domingo, eran conscientes de las corrientes subterráneas que se arremolinaban a su alrededor. 

El G7 está obligado a reinventarse. La cumbre del fin de semana marca el primer paso hacia la reformulación del G7 como la fuente del mundo democrático, lo que le permite liderar una coalición de la voluntad en una campaña global contra China. (El texto del comunicado del G7 está aquí ). 

Sin embargo, hay signos de desunión entre los países del G7 con respecto a una cruzada contra China. China es un motor de crecimiento para la economía mundial e incluso ha reconfigurado algunas de las economías occidentales. Aquí radica la paradoja. Uno de los resultados de la última cumbre del G7 es supuestamente un contraataque occidental “para abordar la brecha de financiamiento de infraestructura” mediante la movilización de capital y experiencia del sector privado. Pero, ¿de dónde viene el dinero del G7? 

Sus economías están sumidas en deudas. ¿Y por qué sus empresas del sector privado deberían pedir prestado a menos que haya rendimientos proporcionales y, lo más importante, tengan los medios, la pericia y la experiencia relevante para emprender el tipo de proyectos que las empresas chinas están llevando a cabo en África o Asia dentro del ámbito del Cinturón y Iniciativa Vial? Según el proveedor de datos Refinitiv, para el primer trimestre de 2020, el valor de los proyectos de la Franja y la Ruta de China ya superó los 4 billones de dólares. Éstas son realidades duras.

En términos geopolíticos, el principal resultado de la cumbre del G7 es que los participantes europeos podrían suspirar aliviados de que haya aparecido un nuevo tono que insinúa un interés por parte de Washington por comenzar a reparar las brechas heredadas de cuatro años de Donald J. . Trump.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo después de reunirse con Biden: “Es genial tener un presidente de EE. UU. Que es parte del club y está muy dispuesto a cooperar”. Seguramente, el ambiente amistoso ha ayudado a Biden a inyectar un cierto matiz de Guerra Fría al G7 en actas. 

Sin embargo, de cara al futuro, la situación del G7 será triple. Primero, en realidad, esto es una farsa, como Don Quijote en la novela de Cervantes que se inclina hacia el molino de viento en un encantamiento delirante; porque, China y Rusia no solo están lejos de formar su propio bloque adversario para desafiar a Occidente, sino que ni siquiera planean moverse en esa dirección. 

La semana pasada, en una entrevista con el periódico Global Times del Comité Central del Partido Comunista de China, el embajador de Rusia en Beijing, Andrey Denisov, dijo a la sombra de la cumbre del G7 y la próxima cumbre entre Putin y Biden: 

“La posición de Rusia está claramente mucho más cerca de China que de Estados Unidos. En los últimos años, Estados Unidos ha impuesto sanciones tanto a Rusia como a China. Aunque las áreas y el contenido de la insatisfacción de Estados Unidos hacia Rusia y China son diferentes, el objetivo de Estados Unidos es el mismo: aplastar al competidor. Claramente, no podemos aceptar tal actitud de Estados Unidos. Esperamos que el “trípode” Rusia-China-EE. UU. mantenga el equilibrio.

“Rusia y China son potencias mundiales y tienen sus propios intereses a nivel mundial y regional. Estos intereses no pueden ser idénticos en todos los casos. Pero en general, los intereses internacionales de Rusia y China son los mismos, por lo que nuestras posiciones sobre la mayoría de los asuntos internacionales son las mismas. El ejemplo más obvio es cómo votamos en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: Rusia y China a menudo emiten el mismo voto en el Consejo de Seguridad … De hecho, nuestras posiciones sobre algunos de los temas más importantes son las mismas, y solo tenemos puntos de vista diferentes en algunos detalles específicos “. 

¿La declaración anterior se suma a una alianza militar o incluso a una ideología compartida entre Rusia y China? Claramente, no es así. Eso nos lleva al segundo punto, a saber, Estados Unidos tendrá dificultades para alinear a los socios occidentales con sus rivalidades de política exterior frente a China, que se derivan esencialmente de su sentimiento de frustración de que su siglo de dominio global esté terminado bajo un serio desafío y no tiene nada que ver con que China socave los intereses occidentales. 

Sin duda, el G7 ha puesto de relieve que existe un fuerte desacuerdo entre Estados Unidos y sus aliados sobre cómo responder al creciente poder de China. Europa, especialmente las dos principales potencias europeas, Alemania y Francia, no está de acuerdo en cuanto a si considerar a China como un socio, competidor, adversario o una amenaza absoluta para la seguridad. 

Este cambio de humor paralizará los esfuerzos de Estados Unidos para lograr una respuesta occidental integral. A corto plazo, la prueba de fuego será si la administración Biden puede persuadir a los aliados para que denuncien el uso de trabajo forzoso por parte de China y tomen acciones concretas para garantizar que las cadenas de suministro globales estén libres del uso de mano de obra china, o de lo contrario, todo esto. se convierte en corteza sin morder.

Al final del día, las leyes de la economía son más fuertes que las construcciones geopolíticas o las preocupaciones por los derechos humanos. Significativamente, el martes pasado, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, defendió los esfuerzos de la Unión Europea para negociar un Acuerdo Integral de Inversión con China al calificar el acuerdo de inversión como “un gran paso en la dirección correcta”. Dijo a los periodistas: “Por primera vez, estamos dando un paso para facilitar la inversión de las empresas europeas en la economía china”. 

El momento del comentario fue bastante delicado e intrigante, incluso cuando Biden despegaba para su gira europea. Significó que por mucho que los lazos económicos entre China y la UE se encuentren en una fase de transición complicada, eso no es una excusa para que Estados Unidos ponga el dedo en el pastel. Más importante aún, subraya que ni la UE ni China quieren que la interferencia de Estados Unidos empeore las cosas y sea menos predecible. Por otro lado, por supuesto, a los europeos no les gustaría perder su independencia política y convertirse en un peón en la contención de Estados Unidos contra China. 

Esto es de esperar, ya que, en 2020, China ha superado a los EE. UU. como el mayor socio comercial de la UE. El comercio de bienes y servicios entre China y los países europeos alcanzó casi un billón de dólares, con inversiones acumulativas bidireccionales que superaron los 250.000 millones de dólares. 

Una encuesta publicada por la Cámara de Comercio de la Unión Europea en China mostró el martes que casi el 60 por ciento de las empresas europeas planean expandir sus negocios en China este año, un aumento de casi 10 puntos porcentuales del 51 por ciento encuestado el año pasado. Baste decir que los europeos son lo suficientemente inteligentes como para saber que la politización de los lazos económicos entre China y la UE será perjudicial para sus intereses a largo plazo.