Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

TEMAS:

A Política Internacional de la semana

1 América del Sur: A) Ecuador: Se impide a las mayorías participar en las elecciones en ese País al ex Presidente Rafael Correa. B) La Dictadora de Bolivia Sra. Añez, da a los latinoamericanos y en especial a la Argentina “cátedra de Libertad y Democracia” desde una Tiranía surgida de un Golpe de manual del S XX, lo mas extraordinario es que se la invite a lanzar sus falsedades en el Foro Mundial de la Asamblea General de la ONU. C) Brasil un patético presidente Jair Bolsonaro declara en el mismo Foro de la ONU que los incendios no son reales y que son causados por los aborígenes que habitan la Amazonia y el Pantanal. D) El nombramiento de un acólito de Bolsonaro a una Secretaria  de ese organismo panamericano por parte del Sr. Almagro, este candidato Sr. Vasconcelo es una defensor de los incendios provocados en la Amazonía -con la argumentación de la “libertad individual” de cada habitante de esa región- 

2 Unión Europea: A) Se desmarca de la Política de EEUU con relación al Tratado firmado con Irán en el 5+1 + Irán, en un apoyo al modelo internacional del Multilateralismo. B) Varios Paises con poder Internacional quieren tener mas poder en la ONU y participar como miembros  Permanentes en el Consejo de seguridad: Japón, Alemania, India y Brasil.

B Análisis Geopolitico de hoy: Elecciones en USA que determinarán muchos nuevos escenarios:

El Conflicto Geopolitico Global entre EEUU y China se vio reflejado en la reunión de la ONU de este año.  El Presidente Trump acusa a China de ser responsable de la creación del Virus Covid-19 y de también ser responsable de su expansión en el mundo especialmente a EEUU, China responde que “Una Superpotencia debe comportarse como una Superpotencia”. Pero la mayor complicación que vemos, mas allá de NO hacer futurología en Política interna de USA, la situación tiende a complicarse con un Presidente en ejercicio que dice públicamente que no aceptará una derrota electoral y que adelantó que habrá fraude. Esto es grave por ser la mayor potencia militar y agresiva del mundo y que viene perdiendo poder en muchas áreas como: económicas, científicas y tecnológicas. Y siempre recordando a muchos Tanques de Ideas, Medios de comunicación norteamericanos e intelectuales, que la nación Norteamericana tiene una alta posibilidad de dirigirse a un conflicto violentísimo que algunos definen como una guerra civil en ciernes. todo ello afectará a la Política Global y la Geopolitica. En 30 días lo sabremos…

Mas en Audio: 

PROGRAMA QUÉ PASA RADIO SPUTNIK INTERNACIONAL Por Javier Benítez

El presidente de EEUU, Donald Trump, volvió a disparar contra Rusia, como parte de su estrategia para lograr renovar contrato por cuatro temporadas más en la Casa Blanca. Tras unas declaraciones del su homólogo ruso, Vladímir Putin, acerca del misil hipersónico Avangard, Trump denunció sin pruebas a Moscú por robo de tecnología.

AUDIO: https://mundo.sputniknews.com/popup/radio/?audio_id=13904623

Otra bala perdida de Trump

En un nuevo capítulo de ‘Quiero quedarme a vivir en la Casa Blanca’, Trump volvió a tirar del recurso fácil y de moda en el 1600 de la Avenida Pennsylvania —como también lo es en otras tantas residencias oficiales de líderes mundiales—, y que no es otro que disparar contra Rusia.

En ocasiones son con el anuncio de sanciones, en otras con acusaciones, con ataques, y en este último caso, con una denuncia lanzada al aire como una bala perdida. Da igual cuando las lance, porque tienen el mismo asidero: ninguno. Son todos gratuitos y sin fundamentos ni pruebas.

Y es que cada vez que Putin habla, o sube el pan, o causa una comezón desencajadora en algunos líderes de Occidente. Y de las últimas declaraciones del jefe de Estado ruso que parece haberle llegado a Trump de manera singular, quizá haya sido cuando afirmó que “Por primera vez en nuestra historia moderna, Rusia posee las armas más avanzadas, que son múltiples veces superiores en fuerza, potencia y velocidad, lo que es muy importante en términos de precisión [en comparación a] todo lo que existía y existe hoy en día”, en alusión al misil hipersónico Avangard.

En el mismo tono de seriedad que la situación requiere, Putin señaló que “hemos hecho todos los esfuerzos posibles para llegar a acuerdos con la parte norteamericana sobre el cese de labores sobre los sistemas de defensa antimisiles o sobre su realización conjunta en las áreas bajo el peligro de ataque con misiles, incluso con la participación de los Estados europeos. Pero todos nuestros intentos fueron en vano”.

“La reacción que tuvo el presidente, Vladímir Putin, cuando aclaró a qué se debía el desarrollo de estas armas tipo hipersónica, estaba basada en acontecimientos y actos fácticos demostrables”, indica al respecto el director del think tank Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele.

Pero como era de esperar, a Trump le dio por responder de la misma forma de siempre, como si la reacción que le hubiera producido fuera de urticaria. Entonces intentó untarse con una pátina del embuste. Ante un auditorio siempre propenso a creerle, disparó: “Ellos [Rusia] tienen el misil, el superduper misil hipersónico […] Es cinco veces más rápido que un misil normal. Rusia obtuvo esa información de la Administración Obama, Rusia robó esa información. ¿Lo sabías? ¿Lo sabías? Rusia obtuvo la información y luego lo construyó”, soltó en Bemidji, Minnesota.

En este sentido, Pereyra Mele sostiene que desde el Gobierno de Trump “se está trabajando estos temas de características de destrucción total con una banalidad absoluta y total como si tuvieran jugando un partido de cricket. […] El presidente de EEUU al afirmar las cosas que dice, que en general se administra por frases prearmadas que luego las lanza por Twitter sin mayor fundamentación, sin mayor prueba, demuestra realmente el nivel al que ha llegado la clase dirigencial política estadounidense: esto hay que empezar a decirlo con todas las letras”, remacha el analista.

Las cosas en su sitio

A las declaraciones de Trump le salió al cruce nada más y nada menos que Guérbert Yefrémov, reputado ingeniero, diseñador general honorario del consorcio NPO Mashinostroeniya, y creador del misil hipersónico ‘super duper’ Avangard. En una entrevista que concedió a Rossískaya Gazeta, le disparó a Trump en su línea de flotación:

“Barack Obama se convirtió en presidente de EEUU en 2009. Nuestros experimentos con este tipo de cosas comenzaron en la época soviética, cuando Obama todavía era un adolescente. Todavía era un escolar cuando ya estábamos experimentando con la tecnología hipersónica”, informó a Trump, por si no lo habían puesto en autos —algo que no se descarta— como se dice en derecho. O fue ironizado, o fue ridiculizado, el presidente norteamericano.

“Donald Trump está en una situación que necesita un ‘Plan B’, porque las encuestas no le son totalmente favorables. Y en los últimos 40 años, en períodos electorales en EEUU, siempre se ha utilizado una herramienta de lucha en el exterior para juntar a su ‘tropa’ y darle a la población un caso que los saque de la actual crisis política y económica”, apunta al respecto Carlos Pereyra Mele.

Por Maria Smotrytska *

Resumen:
Este artículo describe el rol de la región de los Países de Europa Central y Oriental (PECO) en la Iniciativa La Franja y la Ruta (BRI) basándose en los conceptos de la cooperación internacional sino-europea y los proyectos de infraestructura dentro de BRI. La autora enfatiza que desde el origen de la iniciativa se buscó involucrar a los actores europeos en conjunto Y que la iniciativa estratégica dispone de oportunidades tanto como desafíos para los actores involucrados.

Hoy en día, a un nivel diplomático y estratégico amplio, el BRI (Iniciativa de la Franja y la Ruta) se ha convertido en un símbolo de la creciente importancia de China en los asuntos internacionales, cambiando la dinámica regional en distintas zonas geográficas, incluso dentro de la misma Europa. Las implicaciones estratégicas de la expansión de la política de China en la Union Europa (UE) derivan de su naturaleza integral. Dentro de Europa, y junto con las “mini-iniciativassub-regionales propuestas por China, como la CEE 16 + 1, el BRI contribuye a generar cambios en el panorama decisorio global.

Al analizar las relaciones de China con los países PECO (Países de Europa Central y Oriental) se destacó el enfoque de complementariedad mutua de las economías, teniendo en cuenta las diferencias entre China y los países de ese “vecindario”. Fueron tomadas en cuentas las  deficiencias existentes en la infraestructura de todos los posibles participantes en ese proyecto geo-económico. Tal complementariedad proporciona una base importante para la cooperación a largo plazo entre China y los países PECO, e incluso la creación de un Espacio Euroasiático.

El gobierno chino hizo hincapié en que la iniciativa La franja y la Rutacomplementa” los planes nacionales y europeos existentes (por ejemplo, el llamado “plan Junker” o los planes promovidos por los distintos Estados miembros de la UE) para desarrollar la infraestructura y ampliar la conectividad en Europa y más allá. La mayoría de los embajadores en los países europeos destacan la importancia del BRI y su importancia para el desarrollo de las relaciones entre China y los países europeos.

Los proyectos para crear rutas de transporte marítimo y continental (ferrocarril) desempeñan un papel importante en el transporte de mercancías entre China y Europa.

Al mismo tiempo, al establecer vínculos entre el formato 16 + 1 y la cooperación China-UE, surgen una serie de preguntas que causan preocupación en los círculos gubernamentales de la UE sobre el papel que juega la República Popular China en la región.

Hoy en día, la región de Europa central y oriental se encuentra en el cruce del “cinturón económico de la nueva ruta de la seda” (la BRI) y la “ruta marítima de la seda del siglo XXI” (el Collar de Perlas). Ambas rutas que conectan los mercados de Europa y Asia, marítima y terrestre, lo atraviesan; ambas iniciativas tienen la  importante misión de asegurar el paso de los flujos de mercancías. 

La región de Europa central y oriental tiene la ventaja de la ubicación; a través del mismo, la carga se envía por tierra desde el oeste de China a través de Rusia o Asia central hacia Europa occidental. China obtendría una ventaja (geo) estratégica al redistribuir sus suministros desde el bar, reduciendo el uso del Océano Pacifico en general, y espacios como el Estrecho de Malaca en particular.

Además, hay consideraciones comerciales: en términos de tiempo, esta ruta terrestre agiliza el transporte el doble que la forma habitual de entrega por marítima con recarga en vía férrea.

La ruta marítima desde China hasta el puerto griego de El Pireo para la entrega de mercancías a la Península Balcánica, que se encuentra en la intersección de las comunicaciones de tránsito en Europa, Asia y África, tiene grandes perspectivas. Actualmente, el 80% de la carga de China a Europa pasa por el océano Atlántico hacia los puertos del norte de Europa. La ruta marítima a través del mar Arábigo y el canal de Suez hasta los Balcanes reducirá el tiempo de transporte entre 7 y 10 días: esta es la ruta marítima más corta de China a Europa. 

La cooperación entre China y los países de Europa central y oriental reflejan las tendencias a futuro. La interfaz incluye no solo los modos tradicionales de transporte, energía, trabajo y capital, sino también infraestructura digital y flujos de datos basados ​​en nuevas tecnologías, como la red 5G. 

Sin embargo, a pesar del aspecto positivo del desarrollo de las relaciones entre China y los países de PECO en el marco de la iniciativa BRI, también continúa enfrentando desafíos:

El problema del equilibrio con las otras grandes potencias:

El problema del equilibrio con las otras grandes potencias y la consecuente presión externa sobre el desarrollo de las relaciones de China con Europa central y oriental. Luego del fin de la Guerra Fría, los PECO se convirtieron en sujetos de las relaciones internacionales, con intereses propios. Pero otros grandes actores del escenario internacional no quieren que la profundización de las relaciones de los países PECO con China perjudiquen sus intereses estratégicos en Europa:

  • Estados Unidos envueltos en una competencia estratégica multidimensional con China de alcance global
  • Rusia teme que China, confiando en los países de Europa Central y Oriental, penetre en sus fronteras occidentales y tome su lugar allí. Por lo tanto, en algunas áreas y temas, estos países pueden ejercer presión sobre China y los países del PECO.
  • La UE también está preocupada por el posible predominio del tránsito ferroviario y de otros sectores geo-económicos por parte de China.
  • La imagen negativa de China y la BRI, entre la opinión pública europea y en distintos círculos sociales:

Uno de sus mayores desafíos de la es la imagen que hay de China y esta iniciativa, provocada por la aparición de opiniones negativas. Por lo tanto, el análisis encuentra que el BRI se percibe generalmente de manera positiva, pero las diferencias son marcadas a nivel de país y algunos países tienen percepciones negativas:

https://www.vision-gt.eu/wp-content/uploads/2020/09/immagine-1.png
https://www.vision-gt.eu/wp-content/uploads/2020/09/immagine-1.png

La Figura 1 y la Figura 2 anteriores muestran además los países con los sentimientos más positivos y negativos hacia el BRI. La primera impresión es que Europa y Asia son ambos extremos de positividad y negatividad. Eso significa que la iniciativa de China ha penetrado particularmente en las dos regiones, pero es evaluada de manera muy diferente por diferentes países y regiones.

Conclusiones:

Dentro de Europa, los miembros de BRI tienden a tener una visión mucho peor de la iniciativa de China (especialmente Bosnia y Polonia), en comparación con otros, especialmente los Países Bajos. Por lo tanto, China no parece estar necesariamente mejorando su imagen a través de esfuerzos realizados bajo los auspicios de los proyectos BRI o, al menos, no cuando se percibe en los países que no pertenecen al BRI. 

Si bien el impacto específico e “integral” del BRI en el territorio europeo es todavía limitado, ya están surgiendo nuevos corredores de transporte y su frecuencia de uso está creciendo rápidamente:

  • Un enlace ferroviario entre China y Europa occidental a través de Polonia y Alemania
  • Un corredor entre Grecia y la región del Báltico a través de Europa Central, y el Pireo como un centro de rápido crecimiento en el Mediterráneo.
  • En Italia, los actores están involucrados en expandir su perfil como parte de una red logística mediterránea (Trieste y Génova). 

Así, como resultado del análisis de las relaciones China-PECO en el marco del proyecto BRI, se puede concluir que existen tanto tendencias positivas como posibles desafíos en las relaciones China-ECO y su papel en las relaciones de China con la UE.

Fuente:
https://www.vision-gt.eu/news/cooperation/china-in-europe-hit-the-belt-and-road-jack/

* Maria Smotrytska –  doctoranda en Política Internacional –Universidad de Wuhan-.
Investigadora en política de inversiones de China.

Maria Smotrytska

por M. K. BHADRAKUMAR

PARTE 1: 14/9/2020

La alianza chino-rusa llega a la mayoría de edad

Las declaraciones conjuntas entre dos países suelen estar ancladas en un evento en particular, pero en circunstancias extraordinarias que involucran a grandes potencias, podría asumir un carácter de época y puede verse como una comunicación diplomática que refleja lo que los alemanes llaman el zeitgeist: el espíritu o estado de ánimo definitorio de una sociedad, período particular de la historia y enmarcar las relaciones de poder geopolítico. Esto es más cierto en el caso de las grandes potencias que tienen una larga tradición en la diplomacia y han dejado profundas huellas en la marcha de la historia.

Sin duda, la declaración conjunta emitida después de la visita del Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores chino Wang Yi a Moscú del 10 al 11 de septiembre de 2020 cae en esta segunda categoría.

La visita de Wang a Moscú estuvo relacionada con la reunión a nivel de cancilleres de la Organización de Cooperación de Shanghái. Su “bilateral” con el canciller ruso Sergey Lavrov tuvo lugar el 11 de septiembre en el final de la visita, pero desde la perspectiva de la seguridad internacional y el orden mundial, se destacará como un evento trascendental como un punto de inflexión en la evolución. de la entente chino-rusa.

El documento que salió de la visita de Wang dirige la atención a las áreas centrales de la asociación chino-rusa para el análisis del discurso, los intereses mutuos de dos potencias y el contexto geopolítico global en constante evolución en la situación mundial contemporánea.

La declaración conjunta tiene más la naturaleza de una declaración chino-rusa sobre la situación internacional actual y los problemas clave, especialmente la estabilidad política global y la recuperación económica global. Es el tipo de declaración que generalmente atribuimos a los aliados cercanos y significa que se acerca una etapa cualitativamente nueva en la asociación integral y cooperación estratégica chino-rusa, que ya ha llevado la relación bilateral a su nivel históricamente más alto.

Claramente, la declaración conjunta Rusia-China del 11 de septiembre es un documento negociado y público de una relación bilateral que refleja no solo las ideologías políticas de los dos países, sino también su “visión común” y sus recomendaciones para encontrar juntos soluciones a sus problemas comunes. Hace referencia a un mundo que está “atravesando una etapa de profunda transformación. La turbulencia es cada vez más fuerte … La epidemia de coronavirus se ha convertido en el desafío global más grave en tiempos de paz “.

Las doce áreas centrales de asociación descritas en la declaración conjunta reflejan también los objetivos de política exterior de los dos países. Estas doce áreas incluyen, primero, la campaña odiosa iniciada por Gran Bretaña y los Estados Unidos, que pronto fue retomada por un grupo de otros países (incluido un coro dentro de la India), quien tiene la culpa de la pandemia de coronavirus – “virus de Wuhan” – Se debe poner de lleno en China, donde comenzó, por su supuesto incumplimiento de su obligación internacional de compartir detalles con la comunidad mundial.

La “politización” de la pandemia finalmente no ganó tracción en la comunidad internacional, incluso dentro de Estados Unidos, pero Estados Unidos y sus aliados anglosajones cercanos la usaron como un mango para vilipendiar a China, para ser intrusivo en los asuntos internos de China y para montar rápidamente ataques injustificados contra el propio sistema político chino.

El documento del 11 de septiembre subraya que Moscú está cuatro cuadrados detrás de Beijing al instar a otros gobiernos y estados, organizaciones públicas, medios de comunicación y círculos empresariales a promover la cooperación y resistir conjuntamente la información falsa, dejar de politizar la pandemia y, en cambio, aunar esfuerzos para superar la infección por coronavirus y responder de manera conjunta a diversos desafíos y amenazas.

Sin duda, será un motivo de gran satisfacción y consuelo para Pekín en este momento que, a pesar de que Moscú está señalando la alta calidad de la entente chino-rusa, está transmitiendo la fuerte solidaridad del Kremlin en este tema de alta sensibilidad. al liderazgo chino. Los dos países han subrayado que insisten en el papel coordinador de la OMS en los esfuerzos internacionales para contrarrestar las epidemias, profundizar la cooperación internacional en esta área y supervisar el desarrollo acelerado de medicamentos y vacunas.

“Verdad histórica” ​​sobre la Segunda Guerra Mundial

Un segundo vector de la declaración conjunta de la semana pasada se refiere a la “verdad histórica” ​​sobre la Segunda Guerra Mundial. Esto puede parecer un tema esotérico, pero es todo menos eso. En los últimos años se ha llevado a cabo una campaña occidental aparentemente inofensiva para restar importancia y menospreciar los heroicos sacrificios de la ex Unión Soviética para derrotar a la Alemania nazi. Moscú se apresuró a comprender su intención odiosa y traicionera.

En pocas palabras, la Unión Soviética soportó la mayor parte de la carga de resistir a los agresores nazis, pero los hechos históricos se falsifican sistemáticamente en países como Polonia y los países bálticos, a menudo con el sutil estímulo de Estados Unidos.

La campaña alimenta los sentimientos antirrusos, pero, lo que es más peligroso, fomenta el irredentismo y el militarismo.

La declaración conjunta promete que Rusia y China “no permitirán que nadie revise los resultados de la Segunda Guerra Mundial, que están fijados en la Carta de la ONU y otros documentos internacionales”. La postura común ruso-china toca la transición gradual que está teniendo lugar en Alemania y Japón en los últimos años para alejarse del pacifismo hacia ideologías militaristas. Esto necesita una explicación.

Rusia ha estado observando con creciente inquietud que Alemania se encuentra en otra transición histórica que tiene un paralelo inquietante con la transición de Bismarck en el escenario europeo anterior a la Primera Guerra Mundial y, posteriormente, de la República de Weimar a la Alemania nazi, que condujo a dos guerras mundiales y causó una terrible destrucción a la humanidad.

Para ilustrar el cambio que se está extendiendo sobre la ideología alemana, en una entrevista con el semanario Die Zeit en julio, la ministra de Defensa alemana Annegret Kramp-Karrenbauer (quien también es la presidenta interina del partido gobernante Unión Demócrata Cristiana) destacó que es tiempo” para discutir “cómo Alemania debe posicionarse en el mundo en el futuro”.

Dijo que se espera que Alemania “muestre liderazgo, no solo como potencia económica”, sino que también se refiere a “defensa colectiva, se refiere a misiones internacionales, se refiere a una visión estratégica del mundo y, en última instancia, se refiere a la cuestión de si queremos para dar forma activamente al orden global “. En pocas palabras, la voz alemana ya no es la voz del pacifismo.

Kramp-Karrenbauer dijo que “el reclamo del actual liderazgo ruso” de defender sus intereses “de manera muy agresiva” debe ser “confrontado con una posición clara: estamos bien fortalecidos y en caso de duda, listos para defendernos. Vemos lo que está haciendo Rusia y no dejaremos que el liderazgo ruso se salga con la suya … Si nos fijamos en quién está dentro del alcance de los misiles rusos en Europa, entonces solo somos los estados de Europa Central y Oriental y nosotros “. Prometió “trabajar en un análisis conjunto de amenazas” con los aliados europeos para desarrollar “sistemas de defensa”, que involucrarían cada vez más a “drones, enjambres de drones controlados por IA o armas hipersónicas”.

Basta decir que setenta y cinco años después del final de la Segunda Guerra Mundial, el imperialismo alemán se mueve y, una vez más, apunta a Rusia. Una militarización integral de la sociedad está de vuelta en la agenda alemana. Las élites de Alemania, como en el pasado, no se detendrán ante nada para impulsar los intereses del capital alemán tanto en el país como en el extranjero.Aquí hay que señalar tres características. Como en la Alemania de Weimar, las redes de extrema derecha en la Bundeswehr (fuerzas armadas) de Alemania y los servicios de seguridad han comenzado una vez más sus operaciones en gran parte sin obstáculos por la élite gobernante alemana. Una vez más, se está llevando a cabo una militarización integral de la sociedad. Como dijo Kramp-Karrenbauer, se complace “de que hayamos podido hacer que la Bundeswehr sea algo más visible en medio de la sociedad, con tropas que se comprometieron públicamente ante el Bundestag alemán (parlamento federal) en el cumpleaños de la Bundeswehr y el paseo en tren para los uniformados “.

En respuesta al apuntador de Die Zeit de que “la camaradería, la guerra, morir por el propio país, matar a alguien” era “prácticamente inexistente para el autor en la representación pública de la Bundeswehr”, Kramp-Karrenbauer respondió rápidamente que precisamente esto tenía que cambiar.  “Somos un ejército. Estamos armados. En caso de duda, los soldados también deben matar”, declaró. A diferencia del pasado, “hoy en día, las misiones extranjeras peligrosas son comunes. Quienes se unen a la Bundeswehr lo saben. Eso también es parte de lo que entiendo por una democracia bien fortalecida y una Europa fuerte”.

Las tensiones germano-estadounidenses y la retirada de las tropas estadounidenses recientemente anunciada de Alemania están en realidad funcionando como una excusa para acelerar los planes de rearme de Alemania. Alemania ha aumentado enormemente recientemente su gasto militar y está planificando proyectos de armamento por valor de miles de millones de varios dígitos, aunque el presupuesto todavía se sitúa actualmente en sólo el 1,38% del PIB. En realidad, esto permite que Alemania se vuelva militarmente independiente de los EE. UU. Neue Zürcher Zeitung, el periódico suizo de alta calidad conocido por su objetividad y sus informes detallados de asuntos internacionales, escribió recientemente con gran presciencia: “A primera vista, Trump puede haber castigado al país. Pero, en realidad, la retirada de las tropas abre una oportunidad: todos esos Realpolitikers, que durante años han estado hablando en contra de la opinión mayoritaria en parte pacifista, en parte antiamericana en Alemania, ahora tienen una ventaja para variar ”.

“¿Quiere conservar la reconfortante sensación de ser una ‘nación en paz’? Hasta ahora, esto ha significado que otros han asegurado la paz. ¿O saldrá el país de la sombra que se extiende desde su pasado y asegurará la paz para él y sus socios europeos?

El público alemán milita contra la guerra y el militarismo. Los horrores de las guerras mundiales y los crímenes perpetrados por la Alemania nazi contra la humanidad todavía están en la memoria colectiva. Lo que está ocurriendo es que el regreso del militarismo alemán proviene exclusivamente de las élites gobernantes con un fuerte respaldo de los conglomerados industriales que tienen una historia sangrienta como fabricantes de armas y un historial desvergonzado en la especulación de la guerra. Dicho de otra manera, frente a una profunda crisis del capitalismo y crecientes tensiones internacionales, las élites alemanas gobernantes están volviendo a los medios del militarismo y la guerra para asegurar su riqueza y poder.

Regreso del militarismo

En el este, vemos, de manera similar, la creciente ola del militarismo japonés. Después de su desastrosa derrota en la Segunda Guerra Mundial, Tokio renunció a años de guerra en favor de una perspectiva pacifista, prometiendo usar la fuerza solo para proteger la patria japonesa en caso de un ataque, nunca librar una guerra contra un enemigo sin provocación. En los últimos años, sin embargo, los líderes políticos de Japón, especialmente el primer ministro Shinzo Abe, han tratado de sacar al país de su caparazón de posguerra.

El ascenso de China proporcionó una coartada útil para que Abe encontrara formas de reforzar las fuerzas de su nación con un retroceso interno mínimo. Abe impulsó una legislación que permitía a Japón defender a sus aliados, aprobó un nuevo plan de defensa muscular y estaba haciendo campaña para enmendar la constitución de renuncia a la guerra de Japón para formalizar la reanimación de las fuerzas armadas de la nación cuando se vio obligado a dimitir hace dos semanas.

Japón ahora puede defender de manera más efectiva su territorio continental y cientos de islas, contraatacar si se le desafía, patrullar las rutas marítimas globales y contrarrestar a los adversarios donde y cuando sea apropiado. Este cambio evolutivo del imperio militarista a la nación pacifista y de regreso a una cultura política pro-militar le da a Estados Unidos un aliado mucho más fuerte con el que luchar, pero por otro lado tiene el potencial de aumentar seriamente las tensiones regionales y las perspectivas de una guerra con China y Rusia.

Rusia fue víctima de la Alemania militarista dos veces ya en la historia moderna. Y tanto Rusia como China han pagado un alto precio históricamente a manos de la ideología militarista de Japón. En 1904, Japón entró en guerra contra Rusia lanzando un ataque sorpresa. Después de años de lucha y pseudogobierno, Japón anexó oficialmente la península de Corea en 1910. Y en 1932, Japón creó su propio estado títere en China.

Es un hecho histórico innegable que Japón fue inusualmente contundente, implacablemente ambicioso y despiadadamente brutal con China. Solo durante la masacre de seis semanas en China, ahora conocida como la “Violación de Nanking”, en menos de dos meses, los soldados japoneses mataron a alrededor de 300.000 chinos y violaron a más de 80000 mujeres.

Tanto en el caso de Alemania como de Japón, hay indicios incipientes de que la historia se repite. Japón es, en muchos sentidos, una copia al carbón de lo que se está desarrollando en Alemania. La agenda de Abe en la mano era reactivar la economía de Japón, mientras que, por otro lado, perseguir una política exterior vigorosa con un enfoque especial en contrarrestar a China. A sólo unos meses de asumir el cargo de primer ministro, Abe le dijo al Wall Street Journal en una entrevista: “Me di cuenta de que se espera que Japón ejerza liderazgo no solo en el frente económico, sino también en el campo de la seguridad en Asia- Pacífico.”

En diciembre de 2018, Abe lanzó un nuevo plan de defensa de 10 años, que, entre otras cosas, requería convertir el portaaviones Izumo en un portaaviones, dando a la nación su primer barco de ese tipo desde la Segunda Guerra Mundial; gastar alrededor de $ 240 mil millones en las Fuerzas de Autodefensa (ejército) durante los próximos cinco años, continuando el aumento constante de los gastos de defensa de la nación; y la compra de nuevos aviones de combate para reemplazar los viejos. Claramente, todo ese equipo no está destinado a salvaguardar el continente, sino que se suma a la capacidad de Japón para proyectar energía en el exterior.

Sin embargo, en contraste con Alemania, la opinión pública japonesa bajo Abe se ha dividido profundamente y quizás algo ambivalente acerca de su iniciativa de militarización que define el legado. El partido de Abe comparte el poder con Komeito, para mantenerse a cargo, y la base de Komeito es en gran parte pacifista. La ambivalencia de Komeito resultó ser un gran obstáculo para las ambiciones de Abe de cambiar la constitución de Japón y hacer del país una potencia regional con una visión global.

PARTE 2: 17/9/2020

La alianza chino-rusa llega a la mayoría de edad

“Busco la tierra de los polacos que los alemanes han perdido, al menos por el momento. Hoy en día los alemanes han comenzado a buscar Polonia con créditos, Leicas y brújulas, con radares, varas de adivinación, delegaciones y asociaciones de estudiantes provinciales apolilladas disfrazadas. Algunos llevan a Chopin en sus corazones, otros pensamientos de venganza. Condenando las primeras cuatro particiones de Polonia, están afanosamente planeando una quinta; Mientras tanto, volaba a Varsovia vía Air France para depositar, con el correspondiente remordimiento, una ofrenda floral en el lugar que alguna vez fue el gueto. Uno de estos días irán a buscar Polonia con cohetes. Mientras tanto, evoco Polonia en mi tambor. Y esto es lo que toco: Polonia está perdida, pero no para siempre, todo está perdido, pero no para siempre, Polonia no está perdida para siempre “. (El tambor de hojalata, Hierba Günter)

La diplomacia rusa, que tiene una gloriosa tradición en la historia moderna, no hace sus movimientos accidental o impulsivamente. La conciencia histórica es intensa. Los recuerdos del pasado y el presente están profundamente arraigados, irremediablemente enredados en la conciencia colectiva. Un hecho poco notado es que la declaración ruso-china del 11 de septiembre fue publicada en vísperas del trigésimo aniversario del Tratado sobre la solución definitiva con respecto a Alemania

El llamado “Tratado 2 + 4”, firmado en Moscú el 12 de septiembre de 1990 entre la entonces República Federal de Alemania y la República Democrática Alemana – con los antiguos aliados de la Segunda Guerra Mundial URSS, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia como co-signatarios – había formalizado la unificación de Alemania, que era una nación dividida durante las cuatro décadas y media anteriores. 

Sin duda, la declaración conjunta emitida en Moscú el 11 de septiembre presagia una nueva fase en la política exterior rusa en la era posterior a la guerra fría, especialmente con respecto a las relaciones ruso-alemanas y las relaciones de Rusia con Europa y el orden mundial en general. Lo que llama la atención aquí es que Moscú decidió embarcarse en este nuevo viaje de la mano china. Esto es de gran importancia para la política europea, euroasiática e internacional en su conjunto. 

Dos días después de la emisión de la declaración conjunta, el 13 de septiembre, el canciller ruso Sergey Lavrov apareció en el prestigioso Moscú. Kremlin. Putin. programa del canal de televisión estatal Rossiya-1, donde se le preguntó sobre el espectro de las sanciones occidentales que una vez más acecha a Rusia en las sombras del “caso Navalny” y el proyecto del gasoducto Nord Stream 2 en particular, con Alemania en el principal papel. Lavrov resumió el profundo desencanto de Rusia con sus socios europeos en las siguientes palabras:

“En principio, la respuesta geopolítica durante estos años consistió en reconocer que nuestros socios occidentales eran poco fiables, incluidos, lamentablemente, miembros de la Unión Europea. Teníamos muchos planes de largo alcance y hay documentos que establecen el camino para desarrollar las relaciones con la UE en el sector de la energía y la alta tecnología, e intensificar la cooperación económica en general. Compartimos un único espacio geopolítico. Teniendo en cuenta nuestra geografía, logística e infraestructura compartidas en todo el continente euroasiático, nos beneficiamos de una ventaja comparativa sustancial. 

“Sin duda, sería un grave error para nosotros y la Unión Europea, así como para otros países de este espacio, incluida la OCS, la EAEU y la ASEAN, que también está cerca, no utilizar nuestras ventajas comparativas geopolítica y geoeconómica, en un mundo cada vez más competitivo. Desafortunadamente, la Unión Europea sacrificó sus intereses geoeconómicos y estratégicos en aras de su deseo momentáneo de igualar a Estados Unidos en lo que ellos denominan “castigar a Rusia”. Nosotros (Rusia) nos hemos acostumbrado a esto. Ahora entendemos que necesitamos una red de seguridad en todos nuestros planes futuros relacionados con la reactivación de la asociación plena con la Unión Europea. Esto significa que debemos proceder de manera que, si la UE se aferra a sus posiciones negativas y destructivas, no dependeríamos de sus caprichos y podríamos proveer para nuestro desarrollo por nuestra cuenta mientras trabajamos con aquellos que están dispuestos a cooperar con nosotros de manera igualitaria y mutuamente respetuosa “. 

El alcance de la amargura en la mente rusa en este momento solo se puede poner en perspectiva con un resumen de la historia que recayó sobre la unificación de Alemania en 1990, las esperanzas que el acontecimiento trascendental había suscitado con respecto a las relaciones ruso-alemanas (que tiene una historia turbulenta, por decir lo menos) y lo que resultó posteriormente durante las tres décadas posteriores. Es una historia complicada de amnesia y simple argucia política por parte de Occidente. 

Con el beneficio de los materiales de archivo “desclasificados” que están disponibles hoy en día – especialmente, el diario indispensable del político soviético Anatoly Chernyaev , ayudante de Mikhail Gorbachov, relativo al año 1990 – es posible reconstruir las tortuosas relaciones de Rusia con Occidente en la era de la posguerra fría.

Memoria mezclada con deseo 

Para refrescar la memoria, las semillas pertinentes de la unificación alemana yacían en la perestroika de Gorbachov en el contexto más amplio del fenómeno de la globalización en la vida internacional que había surgido en el horizonte en la década de 1980. El programa de reforma de Gorbachov envió ondas de choque a través de Europa del Este, que ya estaba llena de descontento, y una ola de agitación política comenzó a barrer esa región casi de la noche a la mañana y finalmente se estrelló contra las paredes de granito de Alemania Oriental, que habían permanecido obstinadamente insensibles al cambio. (En un momento, el gobierno comunista de Alemania Oriental comenzó a bloquear los materiales de los medios de comunicación estatales soviéticos del género perestroika y glasnost para que no se difundieran en su país y engañaran a la opinión pública).

No obstante, sobre el suelo helado de un estado aparentemente permanente de Alemania dividida, apareció por primera vez un rayo de esperanza de que una unificación de Alemania no era necesariamente una quimera mientras Gorbachov permaneciera en el poder en Moscú y continuara su programa de reformas. Sin duda, Occidente enalteció a Gorbachov con una buena comprensión de su susceptibilidad a los halagos. (Las viñetas de numerosos incidentes de este tipo se encuentran esparcidas en el diario de Chernyaev).

Tendemos a olvidar que cuando los aliados cercanos de Alemania Occidental en la OTAN, Gran Bretaña y Francia, comenzaron a sentir los nuevos indicios de la “cuestión alemana”, advirtieron a Gorbachov que iba demasiado rápido para su gusto. Señalaron que Europa simplemente aún no estaba preparada para una nación alemana unificada. La entonces primera ministra británica Margaret Thatcher voló a Moscú para un tête-à-tête con Gorbachov. También lo hizo el entonces presidente francés Francois Mitterrand. Thatcher, por cierto, fue el primer líder occidental en identificar a Gorbachov como una estrella en ascenso en la política soviética a principios de la década de 1980 con quien Occidente podía “hacer negocios”. Pero, irónicamente, en lo que respecta a la cuestión alemana, Gorbachov hizo caso omiso de las reservas anglo-francesas. La cuestión es, la Unión Soviética – como de hecho el actual estado sucesor de la Federación de Rusia – ya había exorcizado de su psique cualquier mentalidad de venganza o temores atávicos sobre Alemania por los horribles crímenes que había perpetrado contra el pueblo ruso. (Se estima que 25 millones de ciudadanos soviéticos perecieron en la Segunda Guerra Mundial tras la invasión nazi). 

Por el contrario, Gran Bretaña y Francia seguían creyendo que una Alemania fuerte no estaba en sus intereses ni en los intereses de Europa en su conjunto. Temían que fuera cuestión de tiempo antes de que una Alemania unificada reasumiera su papel de líder en Europa y dominara la política del continente, como ya había sucedido dos veces en el siglo XX. Estados Unidos adoptó una posición ambivalente, navegando por sus propios intereses en gran parte desde la perspectiva de su liderazgo transatlántico, imponiendo una dura condición para que una Alemania unificada aún permaneciera dentro de la OTAN.   Básicamente, el famoso dicho de Lord Ismay sobre la OTAN todavía estaba en juego en el cálculo estadounidense: que el sistema de alianzas occidentales estaba destinado a “mantener a la Unión Soviética fuera, a los estadounidenses dentro y a los alemanes abajo”. 

Los mendigos no pueden elegir, y Alemania Occidental, como suplicante, estaba dispuesta a conformarse inicialmente con una fórmula de “un país, dos sistemas” al estilo de Hong Kong, si Gorbachov admitiera la idea de una confederación entre Alemania Occidental y Oriental. Para abreviar una larga historia de disputas diplomáticas “multipolares”, Gorbachov anuló a los partidarios de la línea dura dentro de su propio Politburó, quienes, por supuesto, planearon un golpe de estado en su contra durante el año que finalmente derribó el techo de la Unión Soviética, e ignorando las protestas de Alemania Oriental, se adelantó para llegar a un acuerdo con el canciller alemán Helmut Kohl (y el secretario de estado estadounidense James Baker) para ondear la bandera verde para la unificación de las dos Alemanias.

Kohl estaba tan emocionado después del fatídico encuentro con Gorbachov que, según algunos relatos, pasó la noche restante caminando por las calles de Moscú; no pudo dormir debido al regalo inesperado de Dios. Kohl fue un pragmático que aceptó las duras condiciones impuestas por los aliados occidentales de Alemania para su unificación. Por lo tanto, en lugar de que los Aliados renunciaran a sus derechos posteriores a la Segunda Guerra Mundial sobre Alemania y retiraran sus ejércitos, Alemania aceptaría la Línea Oder-Neisse como su frontera con Polonia y renunciaría a todas las reclamaciones territoriales más allá del territorio de Alemania Oriental (renunciando efectivamente a las reclamaciones sobre la mayoría de los casos de las provincias del este de Alemania a Polonia y la ex Unión Soviética). 

Una Alemania unificada limitaría la fuerza de sus fuerzas armadas a 370.000 efectivos, renunciaría para siempre a la fabricación, posesión y control de armas nucleares, biológicas y químicas y aceptaría la aplicación completa y continua del TNP para siempre. Desplegará   fuerzas militares en el extranjero únicamente de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas; renunciar a cualquier forma de reclamos territoriales futuros (con un tratado separado que reafirma la actual frontera común con Polonia, vinculante según el derecho internacional, renunciando efectivamente a los antiguos territorios alemanes como el enclave ruso de Kaliningrado en la costa báltica) y así sucesivamente. 

Claramente, no se olvidó ni se perdonó nada con respecto al posible regreso del revanchismo alemán. Pero mucho ha cambiado en las tres décadas transcurridas desde entonces. Han aparecido muchas fallas. Para empezar, Alemania integró con éxito la parte atrasada de Alemania del Este, se reconstruyó a sí misma con la disciplina y el rigor característicos de Alemania y se ha recuperado como la potencia de Europa (que ahora se acentúa aún más con el Brexit y la salida del Reino Unido de la Unión Europea). Dos, Polonia también comenzó a surgir como potencia regional y tiene viejas cuentas que saldar con Alemania y Rusia. (Polonia reclamó recientemente reparaciones de guerra de Alemania y está compitiendo con el liderazgo alemán de la UE al formar el Grupo Vysegrad, que aspira a poner bajo su paraguas a los países del antiguo Pacto de Varsovia y los estados bálticos). Un gobierno nacionalista de derecha está en el poder en Varsovia que milita en contra de los llamados valores liberales que defiende Alemania, y ha buscado ansiosamente el establecimiento de bases militares estadounidenses en suelo. 

Mientras tanto, la mentalidad alemana también ha cambiado con respecto a Rusia, con la salida de toda una generación de políticos en la dirección que se dedicaron a la “Ostpolitik”, propuesta por primera vez por Willy Brandt, basada en la creencia de que una relación sólida con Rusia era fundamentalmente en interés alemán. La transición del canciller alemán Gerhard Schroeder a Angela Merkel marcó el final de una era en la que la Ostpolitik era la hoja de anclaje de las políticas alemanas hacia Rusia y un modelo clave de la política exterior alemana como tal.

Los ojos de Merkel están puestos en la cita de Alemania con el liderazgo de Europa. Comenzó a elegir el acercamiento de Alemania con Rusia, que debía haber sido la piedra angular del “Tratado 2 + 4” de 1990.

Cerveza, pretzels y banda de música bávara 

Todo esto se ha sumado a las tensiones sobre la expansión hacia el este de la OTAN hacia las fronteras de Rusia y la disputa geopolítica actual que se desarrolla entre los Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN por un lado y Rusia por el otro lado sobre las repúblicas postsoviéticas a lo largo de la frontera oeste de Rusia y el Mar Negro y el Cáucaso. Rusia ha estado buscando un modus vivendi entre la Unión Europea y la Unión Económica Euroasiática y en un momento avanzó el concepto de una Europa unida desde el Atlántico hasta el Pacífico, pero Merkel no está interesada. 

Mientras tanto, han aparecido los incipientes signos del militarismo alemán. En un comentario sorprendente en mayo de 2017, mientras se encontraba en un juicio de campaña para las elecciones alemanas, Merkel dijo que Europa ya no puede “depender completamente” de Estados Unidos y el Reino Unido tras la elección del presidente Trump y el Brexit. “Los tiempos en los que podíamos depender completamente de otros están desapareciendo. He experimentado eso … Los europeos tenemos que tomar nuestro destino en nuestras propias manos”, dijo Merkel a una multitud en un mitin electoral en Múnich, en el sur de Alemania. 

En parte, los comentarios podrían haber sido “gracias a la cerveza, los pretzels y la banda de música bávara que animó a la multitud”, como señaló irónicamente un comentarista de la BBC en ese agradable día en Múnich, pero lo sorprendente fue que las palabras de Merkel eran inusualmente apasionadas e inusuales. directo. El mensaje resonó en toda Europa y Rusia: “Por supuesto, mantenga relaciones amistosas con los Estados Unidos de Trump y el Brexit de Gran Bretaña, pero no podemos confiar en ellos”. 

Esto llevó a algunas especulaciones de que Alemania bajo Merkel se estaba alejando de Estados Unidos. Aunque, en realidad, se trataba más de la relación irritable entre Merkel y el presidente Trump y no de su propia transformación inminente como gaullista alemana, por así decirlo. La especulación, de hecho, se ha extinguido tan rápidamente como había surgido. El quid de la cuestión es que la generación de Merkel de políticos alemanes es incondicionalmente “atlantistas”, como ella misma, que dan primacía a los “valores liberales compartidos” en la relación general entre Alemania y Estados Unidos (sin pasar por Trump) y lo ven como el núcleo mismo. de la alianza transatlántica. Por lo tanto, están comprometidos con la construcción de un pilar europeo más fuerte de la OTAN. Esto se quita dos veces de la concepción del presidente francés Emmanuel Macron de una fuerza europea independiente.

Como era de esperar, ven a Rusia como la antítesis de su sistema de valores, que se basa en los principios democráticos, el estado de derecho, los derechos humanos, la libertad de expresión, etc. Consideran un gran desafío las políticas agresivas y asertivas percibidas de Rusia y que Rusia alteró las fronteras internacionales establecidas en las puertas de Europa no menos de cuatro veces. En pocas palabras, están conmocionados por el resurgimiento de Rusia bajo el presidente Vladimir Putin. 

Los analistas occidentales inicialmente se burlaron cuando Putin en 2007, hacia el final de su segundo mandato en el cargo, nombró a Anatoliy Serdyukov, exjefe del Servicio Federal de Impuestos, como ministro de Defensa como parte de un esfuerzo para combatir la corrupción en el ejército ruso. y realizar reformas. Pero, como el conflicto Rusia-Georgia de agosto de 2008 reveló fallas operacionales militares rusas a gran escala, el Kremlin se volvió más decidido a impulsar las capacidades militares. Por lo tanto, un programa de reforma integral comenzó a abarcar todos los aspectos de las fuerzas armadas rusas, desde el tamaño total de las fuerzas armadas hasta su cuerpo de oficiales y su sistema de mando, un plan de modernización de armas a gran escala de 10 años, presupuestos militares, el desarrollo de nuevos sistemas de armas tanto para la disuasión nuclear estratégica como para las fuerzas convencionales y la estrategia de seguridad nacional rusa y la propia doctrina militar. 

La reforma ha ido más lejos que cualquier esfuerzo anterior para alterar la estructura de la fuerza y ​​las operaciones de las fuerzas armadas rusas heredadas de la Unión Soviética. Para 2015-2016, los analistas occidentales que inicialmente se mostraron escépticos comenzaron a sentarse y tomar nota de que Rusia se encontraba en medio de una importante modernización de sus fuerzas armadas, impulsada por la ambición de Putin de restaurar el poder duro de Rusia y respaldada por los ingresos que fluían hacia el país. Las arcas del Kremlin entre 2004 y 2014, cuando el precio del petróleo era alto. Un especialista en Rusia en Brookings, Steven Pifer, escribió en febrero de 2016: “Los programas de modernización abarcan todas las partes del ejército ruso, incluidas las fuerzas nucleares estratégicas, nucleares no estratégicas y convencionales. Estados Unidos tiene que prestar atención. Rusia … conserva la capacidad de causar problemas importantes. Además, en los últimos años, el Kremlin ha mostrado una nueva disposición para usar la fuerza militar”. (Pifer estaba escribiendo poco después de la intervención militar rusa en Ucrania y Siria).

Sin duda, en un discurso nacional en marzo de 2018, Putin anunció que el ejército de Rusia había probado un grupo de nuevas armas estratégicas destinadas a derrotar a los sistemas de defensa occidentales. Putin usó videos mostrados en una pantalla grande para presentar algunas de las armas que discutió. Dijo que las nuevas armas habían hecho que las defensas antimisiles de la OTAN fueran “inútiles”. En un discurso de diciembre de 2019, Putin reveló que Rusia se ha convertido en el único país del mundo en desplegar armas hipersónicas. “Ahora tenemos una situación que es única en la historia moderna cuando ellos (Occidente) están tratando de alcanzarnos”, dijo. “Ningún país tiene armas hipersónicas, y mucho menos armas hipersónicas de alcance intercontinental”.

Naciones castradas y caballos de Troya

Baste decir que la “militarización” de Alemania debe ponerse en perspectiva. La ministra de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, dijo recientemente en una conversación con el Atlantic Council que “Rusia debe comprender que somos fuertes y tenemos la intención de seguir adelante”. Ella dijo que Alemania está comprometida a cumplir con el 10 por ciento de los requisitos de la OTAN para 2030 y que un presupuesto de defensa más alto y el desarrollo de capacidades son de interés para Alemania. 

Sin embargo, ni Alemania ni Japón están en libertad de sumergirse de lleno en el “neomilitarismo”. Tampoco tiene una política exterior independiente. Primero habrá que superar mucha oposición interna para emprender un camino neomilitarista. En ambos países, los discursos nacionales siguen dominados por el pacifismo de posguerra que cuestiona al ejército y cada una de sus operaciones. Los dos países tienen ejércitos voluntarios; ninguno es capaz de iniciar una guerra sin el apoyo o la concurrencia de Estados Unidos; ambos son, en efecto, poderes suplementarios y no fuerzas mayores por sí mismas. Alemania no quiere salir de la OTAN, mientras que Japón simplemente no puede pensar en la vida excepto bajo el dosel de su alianza militar con Estados Unidos. En definitiva, ambas son naciones militarmente castradas y sin capacidad ni voluntad política, habiendo sido las perdedoras de la última guerra mundial. 

Sin duda, Rusia y China no se dejarán impresionar por un neomilitarismo falso en Alemania o Japón. Entonces, ¿dónde radica el problema? La respuesta es que lo que acerca a Rusia y China es el desafío que plantean los sistemas de alianzas que Estados Unidos está armando en sus fronteras para “contenerlos”. Hay un recrudecimiento de los sentimientos nacionalistas tanto en Polonia como en varios otros países de Europa central y oriental con un tono cada vez más antirruso. Estados Unidos está presionando a Alemania para que llegue a un consenso sobre Rusia con Polonia y los países bálticos, lo que, por supuesto, requeriría que Berlín abandone por completo incluso una búsqueda residual de su tradicional Ostpolitik en relación con Moscú y, en cambio, cambie a un modo antagónico.

De manera similar, en Asia, EE. UU. está liderando la Alianza Cuadrilátera con Japón, India y Australia para rodear a China. Estados Unidos espera que los países de Asia y el Pacífico se conviertan en un modo anti-China. Con India, Washington ha avanzado, mientras que las naciones del sudeste asiático se niegan a elegir un bando entre Estados Unidos y China, y Corea del Sur se mantiene en la valla. 

Estados Unidos recurre cada vez más a sanciones unilaterales contra Rusia y China que no están respaldadas por bases legales internacionales, y está aumentando la presión a través de la aplicación extraterritorial de la legislación nacional para obligar a otros países a ajustarse a sus regímenes de sanciones y leyes nacionales. a menudo en contravención del derecho internacional y la Carta de la ONU. Las empresas europeas que trabajan en el proyecto de gasoducto Nord Stream 2 de Rusia de 11.000 millones de dólares han sido amenazadas con sanciones estadounidenses.

Del mismo modo, ya se habla de que EE. UU. Utilice las sanciones como arma para intimidar a países pequeños como Sri Lanka para poner fin a los proyectos de la Franja y la Ruta que están llevando a cabo las empresas chinas. En la región del Océano Índico, la India desempeña el papel que desempeña Polonia en la franja occidental de Eurasia, como el caballo de Troya de las estrategias regionales de Estados Unidos. El cambio de régimen del año pasado en las Maldivas está llegando a su conclusión lógica: el establecimiento de una base estadounidense que complementa a Diego García y crea una “segunda cadena” para monitorear e intimidar a la Armada china en el Océano Índico. Estados Unidos, con el respaldo de India, está presionando a los líderes de Sri Lanka recién elegidos para que ratifiquen rápidamente los pactos militares que se han negociado. especialmente un Acuerdo sobre el Estatuto de las Fuerzas que allana el camino para el estacionamiento de personal militar estadounidense en la isla, que los estrategas han descrito como un portaaviones.

Una vez más, Estados Unidos politiza descaradamente la agenda internacional de derechos humanos y utiliza las cuestiones de derechos humanos como pretexto para interferir en los asuntos internos de China y Rusia. Estados Unidos ha impuesto sanciones contra funcionarios y entidades chinos en relación con su participación en Xinjiang y Hong Kong. Ya se habla de posibles sanciones occidentales contra Rusia por el supuesto envenenamiento del activista de la oposición rusa Alexei Navalny. Rusia ya enfrenta una avalancha de sanciones estadounidenses sobre varios temas.

TERCERA PARTE:

Discurso de legados compartidos 

La desintegración de la ex Unión Soviética en 1991 fue un desastre geopolítico para Rusia. Pero el acontecimiento decisivo, paradójicamente, llevó a Moscú y Pekín, antaño adversarios, a acercarse más, mientras observaban con incredulidad la narrativa triunfalista de Estados Unidos sobre el fin de la Guerra Fría, volcando el orden que ambos habían considerado, a pesar de todos sus esfuerzos. diferencias y disputas mutuas, como cruciales para su estatus e identidades nacionales. 

El colapso soviético resultó en una gran incertidumbre, conflictos étnicos, privaciones económicas, pobreza y crimen para muchos de los estados sucesores, en particular para Rusia. Y la agonía de Rusia se observó de cerca desde el otro lado de la frontera, en China. Los formuladores de políticas en Beijing estudiaron la experiencia de las reformas soviéticas para evitar las “huellas de un carro volcado”. Podría haber existido un sentimiento de aprensión por el colapso soviético, derivado de las raíces compartidas de las modernidades de los dos países. 

Pero, mirando hacia atrás, mientras que los discursos políticos en China y Rusia sobre las razones de la desintegración de la Unión Soviética habrían mostrado en ocasiones perspectivas divergentes, los líderes en Moscú y Pekín lograron asegurar que el futuro de su relación permaneciera inmune a ella. 

Poco después de convertirse en secretario general del Partido Comunista de China, se sabe que Xi Jinping habló sobre la ex Unión Soviética. La primera vez fue en diciembre de 2012, cuando, en comentarios a funcionarios del partido, supuestamente comentó que China todavía tenía que “recordar profundamente la lección del colapso soviético”. Continuó hablando de “corrupción política”, “herejía del pensamiento” e “insubordinación militar” como razones del declive del Partido Comunista Soviético. Según los informes, Xi dijo: “Una razón importante fue que los ideales y creencias se vieron sacudidos”. Al final, Mikhail Gorbachov solo pronunció una palabra, declarando extinto al Partido Comunista Soviético, “y el gran partido se fue así”. 

Xi dijo: “Al final, no hubo un hombre lo suficientemente valiente para resistir, nadie salió a impugnar esta decisión”. Unas semanas más tarde, Xi revisó el tema y, según se informa, dijo que una razón importante del colapso soviético fue que la lucha en la esfera ideológica fue extremadamente feroz; hubo una negación total de la historia soviética, negación de Lenin, negación de Stalin, búsqueda del nihilismo histórico, confusión de pensamiento; las organizaciones locales del partido casi no tenían ningún papel. El ejército no estaba bajo la supervisión del Partido. “Al final, el gran Partido Comunista Soviético se dispersó como pájaros y bestias. La gran nación socialista soviética cayó en pedazos. ¡Este es el camino de un carro volcado! ” 

En la narrativa rusa, la razón principal fue el fracaso de la política macroeconómica soviética. Es fácil ver por qué el presidente Vladimir Putin apela a la experiencia de reforma y apertura de China. Putin no pretende ser marxista-leninista; tampoco se basa en la ideología soviética para legitimarse. En su perspectiva, la perestroika estaba bien fundada, ya que Gorbachov entendió claramente que el proyecto soviético había encallado. Pero las nuevas ideas y nuevas políticas de Gorbachov no se cumplieron y, a su vez, provocaron una profunda crisis económica y una insolvencia financiera que, en última instancia, lo desacreditó y destruyó el estado soviético.

Putin tuvo experiencia de primera mano tanto de las maravillas del socialismo soviético como de su fatal fracaso para competir con Occidente en la provisión de calidad de vida para los ciudadanos. Probablemente, Putin regresó a San Petersburgo desde su puesto en Dresde completamente desencantado con los ideales comunistas. Putin no tenía ni cinco meses cuando murió Stalin, y para él, las grandes figuras del marxismo-leninismo no significaron mucho. 

Por otro lado, Xi Jinping experimentó a China sumida en una revolución. Para Xi, Mao era tanto una figura divina como una persona viva. El propio padre de Xi era el camarada de Mao, incluso si Mao lo purgó. Xi experimentó la Revolución Cultural de primera mano. Sin embargo, para él, negar a Mao sería como negar una parte de sí mismo. Por lo tanto, el rechazo de Xi al “nihilismo histórico” al estilo soviético le resulta natural. En palabras de Xi, “El Partido Comunista Soviético tenía 200 mil miembros cuando tomó el poder; tenía 2 millones de miembros cuando derrotó a Hitler, y tenía 20 millones de miembros cuando renunció al poder… ¿Por qué razón? Porque los ideales y creencias ya no existían “. 

Pero donde se unen Putin y Xi Jinping es en tres cosas. Una es su apreciación compartida por la asombrosa carrera de China hacia las filas de una superpotencia económica. En palabras de Putin, China “se las arregló de la mejor manera posible, en mi opinión, para utilizar las palancas de la administración central para el desarrollo de una economía de mercado … La Unión Soviética no hizo nada como esto, y los resultados de una política económica ineficaz impactó la esfera política “. La gran importancia, casi la centralidad, que Putin concede a los vínculos económicos en la asociación general entre China y Rusia entra en perspectiva.

En segundo lugar, a pesar de las diferencias que pueda haber en las respectivas narrativas de los dos países con respecto a las razones del colapso soviético, Putin y Xi están en la misma página sobre el discurso legitimador de la grandeza revolucionaria que representó la Unión Soviética. Por lo tanto, la identidad chino-rusa se muestra mucho hoy en su postura común contra los intentos de Occidente de falsificar la historia de la Segunda Guerra Mundial. 

En una entrevista reciente, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, dijo: “Estamos siendo testigos de una agresión contra la historia destinada a revisar los fundamentos modernos del derecho internacional que se formaron a raíz de la Segunda Guerra Mundial en la forma de la ONU y los principios de su Carta. Hay intentos de socavar estos mismos cimientos. Están utilizando principalmente argumentos que representan un intento de equiparar a la Unión Soviética con la Alemania nazi, agresores que querían esclavizar a Europa y convertir a la mayoría de los pueblos de nuestro continente en esclavos con aquellos que vencieron a los agresores. Nos insultan las acusaciones directas de que la Unión Soviética es más culpable de desencadenar la Segunda Guerra Mundial que la Alemania nazi. Al mismo tiempo, el lado fáctico del asunto, como cómo comenzó todo en 1938, la política de apaciguar a Hitler por parte de las potencias occidentales, principalmente Francia y Gran Bretaña, está completamente bajo la alfombra “.

Una alianza modelo de apoyo mutuo

China también está experimentando actualmente una trayectoria similar de inversión de roles: el agresor se vuelve sermoneador y la víctima se ridiculiza. Un fuerte sentido de empatía con Rusia por parte de China es natural, ya que también se enfrenta a dificultades como verse obligada a dar marcha atrás en la cuestión de los derechos humanos en Xinjiang o ser tachada de “asertiva” cuando comenzó a revivir en 2015 sus reclamos históricos en el Mar de China Meridional desde donde fueron sacados en 1935, en respuesta a las actividades de los otros estados litorales. 

Es un secreto a voces que la inteligencia occidental tuvo una gran participación en provocar los disturbios en Hong Kong. De hecho, la historia de la interferencia de Estados Unidos en los asuntos internos de China para desestabilizar al gobierno comunista no es nueva. Se remonta a las actividades encubiertas de la CIA en el Tíbet en los años cincuenta y principios de los sesenta (que fue al menos en parte responsable de desencadenar el conflicto entre China e India de 1962). Hoy, Estados Unidos está retrocediendo constantemente en su política de “Una China”, que fue la base de la normalización chino-estadounidense a principios de la década de 1970. 

De manera similar, la interferencia estadounidense en la política rusa que comenzó a surgir a fines de la década de 1980 en la era de Gorbachov se volvió descarada y entrometida en la década de 1990 tras el colapso de la ex Unión Soviética. Estados Unidos diseñó abiertamente un resultado deseado a favor de Boris Yeltsin en las elecciones presidenciales rusas de 1996, y se ha jactado abiertamente de su financiación y micro gestión. 

Putin ha acusado a Estados Unidos de provocar protestas en Rusia en 2011 y de gastar cientos de millones de dólares para influir en las elecciones rusas. Putin dijo que la entonces secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, había alentado a los enemigos “mercenarios” del Kremlin. “Ella marcó la pauta para algunos activistas de la oposición, les dio una señal, escucharon esta señal y comenzaron a trabajar activamente”, alegó. 

Al invocar la Revolución Naranja de 2004 en Ucrania y la violenta caída de los gobiernos en Kirguistán, Putin ha dicho que las naciones occidentales estaban gastando mucho para fomentar el cambio político en Rusia. “Invertir dinero extranjero en procesos electorales es particularmente inaceptable. Se están invirtiendo cientos de millones en este trabajo. Necesitamos encontrar formas de protección de nuestra soberanía, defensa contra la interferencia externa”. Putin agregó: “¿Qué hay que decir? Somos una gran potencia nuclear y lo seguiremos siendo. Esto plantea ciertas preocupaciones a nuestros socios. Intentan sacudirnos para que no olvidemos quién manda en nuestro planeta”. 

El patrón de interferencia de Estados Unidos y sus aliados cercanos fue muy similar en Hong Kong: desestabilizar a China y frustrar su ascenso como potencia mundial. Igualmente, China enfrenta hoy el mismo patrón que Rusia experimentó de los Estados Unidos creando una red de estados hostiles que la rodean, Georgia, Ucrania, Polonia, los Estados bálticos, etc. La semana pasada, el director del servicio de inteligencia exterior de Rusia SVR, Sergey Naryshkin declaró que Washington había proporcionado alrededor de $ 20 millones para realizar manifestaciones contra el gobierno en Bielorrusia.

Naryshkin dijo: “Según la información disponible, Estados Unidos está desempeñando un papel fundamental en los acontecimientos actuales en Bielorrusia. Aunque Washington públicamente trata de mantener un perfil bajo, una vez que comenzaron las manifestaciones callejeras masivas, los estadounidenses aumentaron la financiación de las fuerzas antigubernamentales bielorrusas generosamente por una suma de decenas de millones de dólares “.

Precisó: “Las manifestaciones han estado bien organizadas desde el principio y coordinadas desde el exterior. Es de destacar que Occidente había puesto las bases para las protestas mucho antes de las elecciones. Estados Unidos en 2019 y principios de 2020 utilizó varias ONG para proporcionar alrededor de $ 20 millones para realizar manifestaciones contra el gobierno “. 

Bielorrusia, por supuesto, es el eslabón perdido en el arco de cerco de Rusia que Estados Unidos se las ingenió para poner en marcha. El mismo enfoque funciona hoy también contra China. La Alianza Cuadrilátera (Quad) liderada por Estados Unidos, que comprende Japón, India y Australia, cumple ese propósito. 

En años anteriores, la entente ruso-china se centró exclusivamente en la relación bilateral. De manera progresiva, pasó a la coordinación a nivel de política exterior, de manera limitada, para empezar, que se ha intensificado de manera constante. 

Rusia y China se están ayudando mutuamente para rechazar las políticas de contención de Estados Unidos. Por lo tanto, China ha aclamado abiertamente la victoria electoral del presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko. Por parte de Rusia, también hay críticas mucho más fuertes a los intentos de Estados Unidos de aumentar las tensiones en Asia-Pacífico. El ministro de Relaciones Exteriores Lavrov dijo el 11 de septiembre en Moscú, en presencia del consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, 

“Notamos el carácter destructivo de las acciones de Washington que socavan la estabilidad estratégica global. Están alimentando tensiones en varias partes del mundo, incluidas las fronteras de Rusia y China. Por supuesto, esto nos preocupa y objetamos estos intentos de intensificar las tensiones artificiales. En este contexto, afirmamos que la llamada “estrategia Indo-Pacífico”, tal como fue planificada por los iniciadores, solo conduce a la separación de los estados de la región y, por lo tanto, está cargada de graves consecuencias para la paz, la seguridad y la estabilidad en el país. Región Asia Pacífico. Hablamos a favor de la arquitectura de seguridad regional centrada en la ASEAN con miras a promover la agenda unificadora, y la preservación del estilo de trabajo por consenso y la toma de decisiones basada en el consenso en estos mecanismos … Estamos viendo intentos de dividir las filas de los miembros de la ASEAN con los mismos objetivos: abandonar los métodos de trabajo basados ​​en el consenso y alimentar la confrontación en esta región. ” 

Nuevamente, el 18 de septiembre, en una entrevista con Nikkei Asian Review en Washington, el embajador ruso en Estados Unidos, Anatoly Antonov, declaró: “Creemos que los intentos estadounidenses de crear alianzas anti-chinas en todo el mundo son contraproducentes. Representan una amenaza para la seguridad y la estabilidad internacionales … En cuanto a la política estadounidense en Asia-Pacífico, … Washington promueve sentimientos anti-chinos y sus relaciones con los países regionales se basan en su apoyo a tal enfoque … Es difícil llamar a Iniciativa Indo – Pacífico ‘libre y abierta’. Lo más probable es que sea todo lo contrario: este proyecto no es transparente ni inclusivo… si hablamos de los países del Océano Índico. En lugar de normas bien establecidas del derecho internacional, Washington promueve allí un oscuro “orden basado en reglas”. ¿Cuáles son esas reglas? Quién los creó y quién estuvo de acuerdo con ellos, todo esto sigue sin estar claro “.

Estas declaraciones sugieren que, de hecho, se está produciendo una evolución constante en la actitud rusa incluso cuando Estados Unidos está aumentando la presión sobre China en el Mar de China Meridional y el Mar de China Oriental.  

Fundación para la confianza mutua    

Los propagandistas occidentales pasan por alto alegremente que la alianza chino-rusa está construida sobre bases sólidas. No olvide por un momento que la primera visita al extranjero de Xi Jinping como presidente de fue a Rusia, en marzo de 2013, un año antes de la crisis de Ucrania que llevó a las sanciones occidentales contra Moscú. Sin embargo, los analistas occidentales insisten en que la entente ruso-china fue un “pivote” de Rusia, resultado de su distanciamiento con Europa. 

Hablando antes de la visita a Rusia, Xi dijo que los dos países eran “los socios estratégicos más importantes” que hablaban un “lenguaje común”. Xi llamó a Rusia un “vecino amigo” y dijo que el hecho de que estuviera de visita tan pronto después de asumir la presidencia era “un testimonio de la gran importancia que China otorga a sus relaciones con Rusia”. Las relaciones entre China y Rusia han entrado en una nueva fase en la que los dos países se brindan importantes oportunidades de desarrollo entre sí “.

En una entrevista con la prensa rusa con motivo de la visita de Xi, Putin dijo que la cooperación entre Rusia y China produciría “un orden mundial más justo”. Rusia y China, dijo, demostraron un “enfoque equilibrado y pragmático” ante las crisis internacionales. (En un artículo de 2012, Putin había pedido una mayor cooperación económica con China para “atrapar el ‘viento chino’ en sus velas económicas”).

Un resultado significativo de las conversaciones de Xi con Putin fue la formalización de un contacto directo entre los dos altos cargos en Moscú y Beijing. En julio de 2014, Sergei Ivanov, entonces Jefe de Gabinete de la Oficina Ejecutiva Presidencial en el Kremlin y Li Zhanshu, entonces jefe de la Secretaría del Comité Central del Partido Comunista de China institucionalizó este formato cuando el primero visitó Beijing. 

Ese fue el primer formato de contacto de este tipo para la parte china directamente con otro país. Li e Ivanov (que fue recibido por Xi Jinping en Beijing) trazaron la hoja de ruta para una relación multifacética remachada en contactos intensivos de alto nivel y cimentaron la asociación estratégica. 

Cuatro años después, en una visita a Moscú en septiembre de 2019 en su nuevo cargo como presidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional China, Li Zhanshu dijo en una reunión con Putin en el Kremlin: “Hoy en día, Estados Unidos está llevando a cabo una doble contención de China y Rusia, además de intentar sembrar la discordia entre nosotros, pero eso lo vemos muy bien y no vamos a morder ese anzuelo. La razón principal es que tenemos una base muy sólida para la confianza política mutua. Continuaremos fortaleciéndolo y apoyaremos firmemente la aspiración de cada uno de caminar por el camino de nuestro propio desarrollo, así como de defender los intereses nacionales y garantizar la soberanía y seguridad de los dos países”. 

Li le dijo a Putin: “En los últimos años, nuestras relaciones han alcanzado un nivel sin precedentes. Fue posible principalmente gracias al liderazgo estratégico y el esfuerzo personal de los dos líderes. El presidente chino, Xi Jinping, y ustedes son grandes políticos y estrategas que piensan global y ampliamente”.

De hecho, la declaración conjunta firmada por Xi Jinping y Putin el 5 de junio del año pasado en Moscú durante la visita de estado del líder chino a Rusia fue ampliamente reconocida como un eje que elevó la relación a la nueva connotación de la “asociación estratégica integral China-Rusia”, de coordinación para una nueva era”. 

Un comentarista chino Kong Jun que escribió en el People’s Daily en ese momento describió la declaración de junio de 2019 como mostrando “la maduración de una relación que presenta el más alto grado de confianza mutua, el más alto nivel de coordinación y el más alto valor estratégico”. En pocas palabras, la visita de estado de Xi a Rusia el año pasado señaló que los dos países estaban en el umbral de construir relaciones aliadas de facto, aunque no de jure. 

En ese momento también se estaba formando una alianza militar funcional. Exactamente tres meses después de la visita de Estado de Xi a Rusia, Putin habló públicamente por primera vez sobre una “alianza” con China, precisamente, frente a una audiencia nacional el 6 de septiembre de 2019, en Vladivostok. Desde entonces, por supuesto, los mensajes intercambiados entre los líderes ruso y chino comenzaron a subrayar su compromiso y firme determinación de salvaguardar conjuntamente la “estabilidad estratégica global”, como se enuncia en la declaración conjunta de junio de 2019 emitida después de la visita de Estado de Xi. 

En octubre del año pasado, apenas cuatro meses después de la visita de Estado de Xi a Moscú, mientras se dirigía a una conferencia política en Sochi, Putin lanzó una bomba. Él reveló: “Actualmente estamos ayudando a nuestros socios chinos a crear un sistema de alerta de ataques con misiles. Es algo serio que aumentará drásticamente las capacidades de defensa de la República Popular China. En este momento, solo Estados Unidos y Rusia tienen tales sistemas “. 

Un día después, el portavoz de Putin, Dimitri Peskov, elogió las “relaciones especiales, la asociación avanzada de Rusia con China … incluso en las (áreas) más sensibles vinculadas a la cooperación técnico-militar y las capacidades de seguridad y defensa”. Por otra parte, Sergei Boyev, director general de Vympel, el principal fabricante de armas de Rusia, confirmó a los medios estatales que la compañía estaba trabajando en “modelar” el sistema de alerta de ataques con misiles para China. “No podemos hablar en detalle al respecto debido a los acuerdos de confidencialidad”, dijo Boyev.

Alianza para la estabilidad estratégica global 

El discurso de Putin en Sochi en octubre fue muy significativo, donde elogió el “nivel sin precedentes de confianza mutua y cooperación en una relación aliada de asociación estratégica” entre Rusia y China. Putin señaló que el sistema de alerta temprana de ataques con misiles ( Systema Preduprezdenya o Raketnom Napadenii – SPRN) “ampliará seriamente las capacidades de defensa de la República Popular China”. 

Además, Putin denunció como inútiles los intentos de Estados Unidos de contener a China mediante la presión económica y la construcción de alianzas de Asia y el Pacífico (Quad) con otros estados regionales. Al comentar sobre el discurso de Putin, el sitio de noticias pro-Kremlin Vzglad señaló que, si bien Moscú y Beijing no firmarán un tratado formal de alianza político-militar en el corto plazo, los dos países ya son aliados de facto, coordinando estrechamente sus actividades en diferentes áreas, construyendo juntos un nuevo orden mundial que puede conducir al desalojo de la influencia estadounidense de Asia. 

La importancia estratégica de la transferencia de Rusia de conocimientos avanzados de alerta temprana de misiles a China debe entenderse adecuadamente. Implicaba una alianza militar virtual. Coincidió con un ejercicio militar ruso masivo, denominado Centro-2019 (Tsentr-2019), realizado del 16 al 21 de septiembre en Rusia occidental al que el Comando de Teatro Occidental del EPL había enviado un número no revelado de tanques de batalla principales Tipo 96A, H-6K estratégico. bombarderos, cazabombarderos JH-7A, aviones de combate J-11, aviones de transporte Il-76 e Y-9 y helicópteros de ataque Z-10. 

En el lado ruso, el ejercicio involucró a 128,000 militares, más de 20,000 piezas de hardware, incluidos 15 buques de guerra, 600 aviones, 250 tanques, aproximadamente 450 vehículos de combate de infantería y vehículos blindados de transporte de personal, y hasta 200 sistemas de artillería y sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple. El MOD ruso declaró que los principales objetivos del ejercicio del puesto de mando estratégico era verificar los niveles de preparación del ejército ruso y mejorar la interoperabilidad. 

Ya en mayo de 2016, Rusia y China habían comenzado sus primeros ejercicios de defensa antimisiles por computadora simulados. Un anuncio en Moscú en ese momento lo describió como “los primeros ejercicios conjuntos de defensa antimisiles del personal de mando habilitados por computadora ruso-chinos”, que se llevó a cabo en el centro de investigación científica de las Fuerzas de Defensa Aeroespacial de Rusia. 

El Ministerio de Defensa ruso explicó que el objetivo principal de los ejercicios era realizar “maniobras y operaciones conjuntas de unidades de defensa antiaérea y antimisiles de reacción rápida de Rusia y China en un intento por defender el territorio de ataques ocasionales y provocativos de armas balísticas y misiles de crucero”. Dijo: “Las partes rusa y china utilizarán los resultados de los ejercicios para discutir propuestas sobre la cooperación militar ruso-china en el campo de la defensa antimisiles”.

Por lo tanto, basta con decir que la transferencia de la SPRN estuvo lejos de ser un evento “independiente”. En términos sencillos, se trata de que Rusia proporcione a China un conocimiento exclusivo tanto para contrarrestar los ataques con misiles de Estados Unidos como para desarrollar una “capacidad de segundo ataque” que es crucial para el mantenimiento del equilibrio estratégico. 

El SPRN consta de potentes radares de largo alcance con la capacidad de detectar misiles balísticos y ojivas entrantes. Si China compra el sistema antimisiles S-500 más poderoso y de mayor alcance (que Rusia está comenzando a producir y desplegar) además de los S-400, Rusia estaría en condiciones de ayudar a China a construir e influir en la arquitectura de un futuro PLA SPRN integrado y una capacidad de defensa antimisiles que representará para China un factor estabilizador estratégico frente a EE. UU., proporcionando información confiable sobre posibles lanzamientos de misiles estadounidenses y calculando sus posibles puntos de impacto. 

En pocas palabras, el sistema ruso puede garantizar a los líderes en Beijing “decenas de minutos” de advertencia temprana confiable de un inminente ataque con misiles enemigos antes del impacto, lo que permite tomar decisiones apropiadas para lanzar misiles nucleares de China en una salva de respuesta. 

Claramente, esto es un preludio de la cooperación más profunda de Rusia con China en la creación de un sistema integrado de defensa antimisiles. Es importante destacar que significa que Rusia está creando una alianza militar con China y aumentando las apuestas si Estados Unidos decide atacar a cualquiera de ellos. Un analista de asuntos exteriores con sede en Moscú, Vladimir Frolov, dijo a CBS News: “Si el sistema de alerta de ataque con misiles chino se integra con el de Rusia, obtendremos un mayor alcance de detección para los misiles balísticos estadounidenses lanzados desde submarinos en el Pacífico Sur y el Océano Índico, donde tenemos problemas con la detección rápida “.

Sin duda, la alianza Rusia-China tiene muchos más matices de lo que parece. En una rara muestra de cálidas relaciones personales, Xi dijo en una entrevista con los medios rusos antes de su viaje a Rusia en junio del año pasado: “He tenido interacciones más cercanas con el presidente Putin que con cualquier otro colega extranjero. Él es mi mejor y más íntimo amigo. Aprecio mucho nuestra profunda amistad “. En una ceremonia en el Kremlin durante la visita, que marca el 70 aniversario de las relaciones diplomáticas entre Rusia y China, Xi le dijo a Putin que China estaba “lista para ir de la mano con usted”. 

Xi dijo: “Las relaciones ruso-chinas, que están entrando en una nueva etapa, se basan en una sólida confianza mutua y un apoyo bilateral estratégico. Necesitamos apreciar la preciosa confianza mutua. Necesitamos impulsar el apoyo bilateral en asuntos que son de importancia crítica para nosotros, para mantener firmemente la dirección estratégica de las relaciones ruso-chinas a pesar de todo tipo de interferencia y sabotaje. Las relaciones ruso-chinas, que están entrando en una nueva era, sirven como garantía confiable de paz y estabilidad en el mundo”.

Conclusión  

El documento de la Estrategia de Seguridad Nacional de Estados Unidos de diciembre de 2017, el primero de este tipo en la presidencia de Trump, caracterizó a Rusia y China como potencias “revisionistas”. El concepto de revisionismo es lo suficientemente flexible como para tener varios significados que típicamente distinguen entre los estados que aceptan la distribución del poder del statu quo en el sistema internacional y aquellos que buscan alterarlo en su beneficio. 

Por quintaesencia, Rusia y China cuestionan un conjunto de prácticas neoliberales que han evolucionado en el orden internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial validando el uso selectivo de los derechos humanos como un valor universal para legitimar la intervención occidental en los asuntos internos de los estados soberanos. Por otro lado, también aceptan y afirman continuamente su compromiso con una serie de preceptos fundamentales del orden internacional, en particular, la primacía de la soberanía estatal y la integridad territorial, la importancia del derecho internacional y la centralidad de las Naciones Unidas y el papel clave del Consejo de Seguridad. 

Críticamente, Rusia y China han actuado como tomadores de reglas en lugar de desafiantes en su participación en las instituciones financieras globales. China es un exponente destacado de la globalización y el libre comercio. En resumen, la visión de Rusia y China sobre el funcionamiento del sistema internacional se ajusta en gran parte a los preceptos de Westfalia. 

No obstante, en términos geopolíticos, el documento de la Estrategia de Seguridad Nacional de EE. UU. De diciembre de 2017 dice: “China y Rusia desafían el poder, la influencia y los intereses de EE. UU., tratando de erosionar la seguridad y la prosperidad de EE. UU. e intereses. China busca desplazar a Estados Unidos en la región del Indo-Pacífico … Rusia tiene como objetivo debilitar la influencia estadounidense en el mundo y dividirnos de nuestros aliados y socios … Rusia está invirtiendo en nuevas capacidades militares, incluidos sistemas nucleares que siguen siendo la amenaza existencial más significativa a los Estados Unidos.” 

Es cierto que la anterior “alianza modelo” entre Rusia y China se ha convertido hoy en una “alianza real”. La dinámica interna de las relaciones entre China y Rusia se ha vuelto cada vez más fuerte y supera cualquier influencia del entorno internacional externo. La asociación estratégica en expansión ya ha traído beneficios integrales a ambos países y se ha convertido en un activo estratégico común. Al mismo tiempo, fortalece su respectivo estatus en el escenario internacional y brinda un apoyo básico a la diplomacia de ambos países.

El meollo del asunto es que la alianza Rusia-China no se ajusta a las normas de un sistema de alianza clásico. A falta de una mejor forma de caracterizarlo, se puede llamar una alianza “plug-in”. En la vida normal, puede realizar una variedad de “opciones personalizables” al mismo tiempo que brinda soporte para cualquier funcionalidad específica que pueda surgir. Goza de una gran flexibilidad. La alianza Rusia-China no tiene la intención de confrontar militarmente a Estados Unidos. Pero su postura está orientada a disuadir un ataque estadounidense contra uno o ambos. En pocas palabras, está en marcha una carrera de desgaste. Y va a ser cada vez más frustrante para Estados Unidos, ya que Rusia se ha movido últimamente para desafiar la llamada “estrategia del Indo-Pacífico”. 

La crítica rusa a la “estrategia del Indo-Pacífico” se ha vuelto estridente. Esto está sucediendo en un momento en que las tensiones están aumentando en el Estrecho de Taiwán y el Quad planea celebrar una reunión por primera vez en Japón en octubre.

El 17 de septiembre, el Kremlin expresó su alarma de que “las actividades militares de potencias no regionales” (léase Estados Unidos y sus aliados) están causando tensiones y el Distrito Militar Oriental con sede en Khabarovsk, uno de los cuatro comandos estratégicos de Rusia, está siendo reforzado con una unidad de mando de la división de aviación mixta y una brigada de defensa aérea.

Estados Unidos no puede ganar esta impugnación por su propia naturaleza. El Quad es inútil ya que tres de sus cuatro miembros, Japón e India, no tienen ninguna razón para considerar a Rusia como una potencia revisionista o para ser hostil hacia ella. Algunos expertos estadounidenses dicen que la respuesta está en que Estados Unidos vuelva a sus vínculos transatlánticos, que Trump descuidó, y Biden puede dinamizar el euro atlantismo en Europa de la noche a la mañana. Pero eso no es tan simple como parece. 

La cuestión es que, como escribió una vez el exministro de Relaciones Exteriores alemán Joschka Fischer, la creciente “brecha” transatlántica se debe a una alienación, una mezcla de desacuerdos, falta de confianza y respeto mutuos y prioridades divergentes, que se remonta a la época anterior. -La era de Trump, y no terminará incluso después de que un nuevo titular ingrese a la Casa Blanca. Además, hay muchos estados europeos que no comparten la hostilidad de Estados Unidos hacia Rusia y China. 

Aquí radica la paradoja de la alianza chino-soviética. Estados Unidos no puede abrumar esa alianza a   menos que derrote a China y Rusia juntas, simultáneamente. Mientras tanto, la alianza también pasa a estar en el lado correcto de la historia. El tiempo trabaja a su favor, a medida que avanza el declive de Estados Unidos en el poder nacional y la influencia global relativamente amplios y el mundo se acostumbra al “siglo post-estadounidense”. 

Claramente, los líderes en Moscú y Beijing destetados del materialismo dialéctico han hecho sus deberes al construir su alianza en sintonía con el siglo XXI. 

Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

TEMAS:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

A Política Internacional de la semana

1 Los Mega incendios en EEUU y los problemas además de los económicos los de salud sobre la población de los Estados afectados 2 La crisis Peruana con el intento de destitución de Presidente Vizcaya; 3 COVID-19: 15 millones de infectados en las  Americas, en latinoamerica 9 millones y 6,6 millones en EEUU, 4 La Presidencia del BID en manos de EEUU. 5 Putin apoya al gobierno Bieloruso 6 España apoya las elecciones de Legisladores en la República Venezolana. 6 Reunión de China y Unión Europea…

B Análisis Geopolitico de hoy: Breve análisis de la Geopolitica de USA en el Caribe

Mike Pompeo en el Caribe

El Secretario de Estado de EEUU. el ex marine, ex jefe de la CIA y actual jefe de la “diplomacia” norteamericana visitó el fin de semana, la zona de Surinam, Guyana Brasil y Colombia; con la argumentación de: “Promover la mutua prosperidad post Pandemia, la lucha contra el Covid-19 y Enfrentar los problemas de seguridad Regional”  en la visita a las ex guayanas europeas: Holandesa y Inglesa, apoyara a los nuevos elegidos ( a pesar de las denuncias de actos de fraude electoral), mas los negocios petroleros en la zona del Esequibo. Visitará luego Brasil viajando a la Ciudad de Boa Vista donde se encuentran muchos inmigrantes venezolanos (para instarlos a combatir al gobierno de Venezuela); y finalmente visitará su principal socio en suramerica Colombia, País en grave crisis socio política economica y muy especialmente luego de los enfrentamientos en las ciudades con la policía, de parte de la ciudadania, después que está asesinara a un abogado durante una detención callejera -hasta el viernes teníamos registrado 13 muertos en la represión y centenares de heridos de bala-, lo que en realidad es que esta gira tiene dos características, Una el frente interno estadounidense para convencer al voto latino de Florida en las presidenciales de Noviembre -que son claves por los delegados que nomina ese Estado- demostrando dureza y dos cercar mas a Venezuela…

Mas en:…

Dossier Geopolitico: 

Desde el 2005, sostengo, que el fin de 500 años de dominio occidental están tocando a su fin y que ese periodos de V Siglos fue una anomalía en la historia de la Humanidad, pues la mayor parte de la misma, fue controlada por las Potencias Asiáticas. Hoy estamos vislumbrando un retorno a esa “normalidad” histórica, y ello es muy complicado para nuestras mentalidades forjadas ideológicamente en una supuesta superioridad racial del hombre blanco en especial del europeo que fue con la idea que nos formaron. Ello nos llevó a desconocer realidades históricas, sociales, políticas, étnicas, demográficas, geográficas económicas y de conflictos, etc., etc., de ese “mundo” (por ocultamiento) que bien lo denominaron los británicos “Lejano Oriente”. Donde además la conquistas de esos pueblos fue sangrienta como lo fue en África y las Américas, por los Europeos. 

Este fin de ciclo de los V Siglos, pone en tela de juicio las “creaciones” post II Guerra Mundial de los Acuerdos de Yalta y Postdam que terminaron el día que la Unión Soviética se disolvió, pero que aún continúan mal funcionando ONU, FMI, Banco Mundial. 

Y que tuvieron su ilusión del mundo anglosajón y sus aliados de un nuevo “Sistema Mundo” donde ese sector controlaría el mundo de forma Unipolar administrado por la República Imperial Norteamericana y sub representantes regionales en Europa y Japón desde 1991 al 2005. Para ello usaron las Guerras Infinitas, las Revoluciones de Colores, las Intervenciones “Humanitarias”, el “Consenso” de Washington, el “fin de la Historia” y el choque de Civilizaciones. Hoy todo eso es basura de la historia, el repliegue norteamericano es claro -reconocido por sus propios ideólogos- Kissinger, Bremmer;  Brezinski; y todos los tanques de ideas importantes de EEUU y la Unión Europea. 

En estos días una publicación de origen israeli titula:   Sergey Lavrov de Rusia esboza un «nuevo orden mundial» post-occidental, que lo presenta como la “novedad” de los cambios tectónicos profundo que ya estaban en marcha en los traspasos de Poder del Atlantismo  al Mundo Asia-Pacifico y que el Covid-19 vino solo a acelerar. Destacando que lo mismo dijo Lavrov en Múnich 18/2/2017 Serguéi Lavrov anunció en la Conferencia sobre Seguridad de Múnich el fin “del orden mundial liberal”, sostenido según él por las potencias occidentales. Y también ratificó en la entrevista del Canal 4 de Gran Bretaña en el 2018: “El fracturado “Occidente (whatever that means)” intenta infructuosamente frenar el nuevo orden multipolar: “después de cinco siglos de dominio de Occidente en forma colectiva –nota: se ha de referir al advenimiento industrial británico y al concomitante colonialismo europeo, sumados de la hegemonía de EU después de la Segunda Guerra Mundial– no es muy sencillo ajustarse a las nuevas realidades de que existen otras potencias desde el punto de vista económico, financiero y político” 

Pero esta información -Hoy una verdad de perogrullo- de un Mundo Post occidental. Sólo confirma nuestras apreciaciones de hace años a esta parte; Hoy los -Iberoamérica-Hispanoamérica o Latinoamérica- debe entender que estos no son cambios cosméticos sino cambios profundo y que debemos estar a la altura de las circunstancia históricas con nuestra excepcionalidad de ser  criollos mestizos y no quedar encerrados en una retórica hueca de que somos “occidente” CUAL (?); sino desde nuestra interpretación del mundo insertarnos con autonomía y pensamiento original en este nuevo orden mundial Post Pandemia

Carlos Pereyra Mele -Director de Dossier Geopolitico-

Artículo de Israel Noticias al que hacemos referencia del 19/9/20:

Sergey Lavrov Rusia esboza un «nuevo orden mundial» post-occidental

“Rusia y China ya no jugarán con las reglas occidentales”, sugirió el Ministro de Relaciones Exteriores ruso Sergey Lavrov en una entrevista, según el medio estatal ruso Tass. Según la corta pero importante declaración, el estadista ruso dijo que “estaba leyendo a nuestros politólogos que son bien conocidos en Occidente. La siguiente idea se está haciendo más fuerte y más pronunciada: es hora de dejar de aplicar la métrica occidental a nuestras acciones y dejar de tratar de gustar a Occidente a cualquier precio”.

La declaración forma parte de un creciente intento de Rusia y otros países de ir más allá del orden internacional liberal basado en normas de la posguerra fría que el Presidente de los Estados Unidos, George H.W. Bush, impulsó. Este “nuevo orden mundial” debía incluir valores como el derecho internacional y también la democratización, así como la hegemonía de los Estados Unidos.

Incluía la intervención humanitaria y la prevención de la agresión de los Estados entre sí, al menos en su ideal. Sin embargo, los conceptos planteados por Bush y luego por la administración Clinton se han erosionado rápidamente en las últimas dos décadas. A medida que los EE.UU. se retiran de su papel en el mundo a raíz de la guerra mundial contra el terrorismo, se ven desafiados por Rusia, China, Irán y Turquía. Esto ha llevado a más conflictos en zonas fronterizas como Ucrania o el Cáucaso, Siria y las posibles islas frente a China.

“Estas son personas muy respetables y una declaración bastante seria. Está claro para mí que Occidente nos está empujando, consciente o inconscientemente, hacia este análisis. Es probable que se haga sin querer”, señaló Lavrov. “Sin embargo, es un gran error pensar que Rusia jugará con las reglas occidentales en cualquier caso, al igual que pensar esto en términos de China”. China realizó un simulacro militar esta semana cuando un enviado de EE.UU. visitó Taiwán.

El hecho de que la TASS de Rusia tratara de destacar la discusión de Lavrov muestra lo importante que es para Rusia. Rusia está diciendo abiertamente que ya no “jugará” con las reglas occidentales. Eso significa una mayor coordinación del trabajo entre Rusia, Irán, Turquía y China. Es probable que signifique la venta de armas de China y Rusia y tal vez incluso de Turquía a Irán. Rusia ya está vendiendo sus S-400 a Turquía.

Turquía ha enviado mercenarios sirios a Libia y junto con China y Rusia está moviendo fuerzas y recursos a África. Irán tiene sus tentáculos en Yemen, Siria, Líbano e Irak. Esto ilustra cómo el nuevo orden mundial que está siendo impulsado por Rusia, un mundo que es multipolar, que tiene más poderes regionales y menos hegemonía de los EE.UU., está siendo rehecho. India, Arabia Saudita, Brasil, Japón y otros Estados también jugarán un papel clave. Sin embargo, la importancia del desafío Rusia-China para los EE.UU. ha sido señalado por los estrategas de la defensa nacional de EE.UU. que ven a Rusia y China como el mayor desafío.

FUENTE https://israelnoticias.com/internacional/sergey-lavrov-de-rusia-esboza-un-nuevo-orden-mundial-post-occidental 

PARA CONOCER MAS:

Rusia defiende un nuevo orden mundial “post-occidental” en Múnich

https://www.rfi.fr/es/europa/20170218-rusia-lavrov-munich-postoccidental-putin

El nuevo orden post-Occidental, según el canciller ruso Sergei Lavrov

https://www.telesurtv.net/bloggers/El-nuevo-orden-post-Occidental-segun-el-canciller-ruso-Sergei-Lavrov-20180709-0004.html

Las Potencias Emergentes de Hoy IEEE Ministerio de defensa España 2011

http://www.ieee.es/Galerias/fichero/cuadernos/CE_151_PotenciasEmergentesHoy.pdf

Por Mariano Mosquera y Gonzalo Fiore Viani

Estudiar la Iniciativa La Franja y la Ruta es interpretar el futuro de las relaciones económicas globales y anticipar oportunidades para los negocios de América Latina. El Centro de Estudios del mismo nombre pretende contribuir a forjar vínculos entre Córdoba, Argentina y China, necesarios como nunca en tiempos de fronteras cerradas y necesidad de reactivación económica

Como potencia económica mundial, China proyecta su influencia global cada vez más determinante en el mundo de los negocios. En ese contexto, la Iniciativa la Franja y la Ruta (lanzada en el año 2013) es el proyecto oficial de integración económica mundial del gobierno de la República Popular China. 

Sin embargo, la influencia de este proyecto en los procesos de globalización excede el significado económico, ya que también se incorporan nuevos sentidos políticos y culturales que requieren de una adecuada interpretación. 

De esta forma, la construcción de infraestructura, el apoyo financiero y el desarrollo industrial que China promueve en diversos territorios del mundo se combina con nuevas formas de cooperación política y cultural. Por lo tanto, La Franja y la Ruta contempla múltiples dimensiones de nuevas formas de globalización que incorporan la visión china del mundo. 

Los avances en las relaciones con China ganan nuevos impulsos en nuestro país. En particular, en la provincia de Córdoba se constituyó el Centro de Estudios La Franja y la Ruta en la Escuela de Negocios de la Universidad Católica de Córdoba (UCC). 

El centro tiene como objetivo principal contribuir a la vinculación cultural, política, social y económica entre Córdoba, Argentina y la República Popular China. Es de destacar que este centro de la UCC posee una particularidad respecto a otras iniciativas de vinculación existentes en nuestro país: retoma la historia de acercamiento de los jesuitas a China, tan importante como poco conocida en Occidente. En particular, el legado de Matteo Ricci, quien en 1582 fue el primer jesuita que obtuvo permiso para entrar a China, inaugurando un significativo período de apertura de este país a Occidente gracias a la mediación de la Compañía de Jesús. 

En su momento, Ricci fue el primer occidental en entrar en la Ciudad Prohibida y a quien se le permitió ser enterrado en suelo chino, en 1610. En este sentido, el papa Francisco ha dicho recientemente: “La experiencia de Ricci nos enseña que es necesario entablar un diálogo con China porque es una acumulación de sabiduría y de historia”.

En este mismo sentido, dos importantes convenios de cooperación dan origen al Centro de la UCC. El primero, con la Universidad de Saint Joseph, de la Región Administrativa Especial de Macao (China), única casa de altos estudios católica de toda China y sede del Instituto Matteo Ricci. Macao es una región particularmente abierta a los negocios con América Latina y sirve de puente cultural con Mainland China. 

El segundo convenio fundador se realiza con The Beijing Center (TBC), un reconocido espacio internacional para vincular a investigadores y estudiantes con la experiencia de los estudios sobre China. TBC retoma la tradición de la educación jesuita y es sede de la Beca docente Matteo Ricci.

De esta forma, el Centro de Estudios construye redes de transferencia con diversas contrapartes de China, como universidades, institutos de investigación, parques científicos y tecnológicos, áreas económicas especiales y empresas chinas. La vinculación permite diseñar y desarrollar acciones específicas de transferencia de conocimiento y tecnológica a actores públicos y privados de América Latina.

En Centro La Franja y la Ruta también cuenta con programas de posgrado destinados a empresarios interesados en iniciar o ampliar una expansión internacional de sus negocios, emprendedores que observan oportunidades de negocios con China, funcionarios gubernamentales orientados a la cooperación internacional y académicos interesados en iniciar o profundizar estudios sobre China. 

Estudiar la Iniciativa La Franja y la Ruta es interpretar el futuro de las relaciones económicas globales y permite anticipar oportunidades para los negocios de América Latina. De esta manera, el Centro pretende contribuir a forjar puentes entre Córdoba, Argentina y China. Un camino más necesario que nunca en tiempos de fronteras cerradas y necesidad de reactivación económica.

NR: autorizado por sus autores, publicado en el Diario Comercio y Justicia de Cordoba

Por Emilio Sánchez de Rojas Díaz

El reformismo islámico de Al Afgani, dio lugar a dos tendencias aparentemente contradictorias, la primera tendencia era modernizar el islam, encarnada en Turquía por Kemal Atatürk, el padre de la Turquía laica moderna y en Egipto por el gran líder del movimiento de los no alineados, Gamal Abdel Nasser. 

La segunda tendencia era islamizar la modernidad encarnada actualmente por los Hermanos Musulmanes, cuyo objetivo último es extender el estado islámico –el Califato- a todos los territorios que tienen, o alguna vez tuvieron, presencia musulmana, como España. Esta última opción es la apoyada por Recep Tayyip Erdoğan, el nuevo califa, que cuenta con el apoyo –cómo no– del agresivo emirato de Qatar, pero que es odiado por el resto del mundo árabe.

La geopolítica, tras la guerra de Siria y en el marco de una errática política exterior estadounidense hacia la zona, particularmente con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha propiciado una pérdida de relevancia de los Estados Unidos y la Unión Europea (UE), y una remergencia de Rusia en la zona.

A nivel regional, es notable la «creciente chiíta», potenciada por Irán, pero también el nuevo papel geopolítico de Turquía que, incapaz de acceder a la UE, utilizó el grifo de los refugiados sirios para obtener unos pingües beneficios económicos y dañar seriamente la imagen de la UE.

El megalómano Erdoğan, tras librarse de los líderes militares laicos, con un más que dudoso autogolpe de Estado, reconvirtió a sus militares, otrora defensores de la Turquía laica, en la punta de lanza del Partido Justicia y Desarrollo, la rama Turca de los Hermanos Musulmanes.

La guerra de Siria sería su gran oportunidad: con el pretexto de luchar contra el terrorismo, ataca en su lugar a los kurdos en Siria e Irak, abandonados por Estados Unidos, tras ser la primera línea contra de Daesh. 

En 2020, Turquía ha iniciado una intervención militar directa en Libia. Tras el aislamiento de Qatar por parte de gran parte del mundo árabe, incluidas las monarquías del Golfo, Turquía establece en 2015 su primera base militar en territorio árabe.

Posteriormente, con el apoyo militar y financiero de Qatar, Turquía ha proyectado sus fuerzas en Libia, prolongando y endureciendo la segunda guerra civil Siria, dando lugar a una escalada regional y propiciando el despliegue de fuerzas egipcias en Libia para neutralizar su acción. Turquía trata de ir sirianizando el conflicto libio.

Desde Siria pasando por Qatar, se ha detectado un incremento en las intervenciones militares turcas sin precedentes desde el colapso del Imperio Otomano

Desde la desolada Siria pasando por Qatar, las naciones empobrecidas de África oriental y occidental, y los Balcanes hasta Libia, se ha detectado un incremento en las intervenciones militares turcas sin precedentes desde el colapso del Imperio Otomano.

Muchos expertos se cuestionan si Erdoğan no estará tratando de alcanzar su objetivo –nunca escondido– de expandir la presencia militar global turca. Pero también es posible que la realidad sea más simple.

La Turquía de Erdoğan, rechazada por la UE, y que podría propiciar la desaparición de la OTAN, al menos como la hemos conocido hasta ahora, ha ido perdiendo fuelle económico, con una devaluación de un 36% de la lira turca y una salida de inversores extranjeros. Además, su mala gestión de las respuestas ante desastres naturales ha gestado una importante caída de la popularidad de su partido, incrementada tras su gestión de la pandemia. 

Como ha ocurrido con otros líderes populistas, Erdoğan necesita urgentemente un gesto drástico para recuperar la popularidad ante su electorado. La decisión del otrora principal promotor –junto con Rodríguez Zapatero– del «dialogo de las civilizaciones» fue reconvertir de nuevo Santa Sofía en mezquita. Con estos amigos para qué necesitamos enemigos.

Para satisfacer su propio ego, Erdoğan trata de extender su influencia más allá del antiguo califato otomano. Pero en contra de la relativa tolerancia otomana, que permitió la supervivencia de cientos de minorías religiosas y étnicas en el espacio imperial, Erdoğan ha optado por el sectarismo y la ruptura definitiva con lo poco que quedaba del fundador de la Turquía moderna y laica.

Erdoğan pretende convertirse en una especie de nano-califa, con el apoyo económico de Qatar, cuyo emir continúa empeñado en convertir la singular catedral de Córdoba en una mezquita más, otra muestra palpable de diálogo unidireccional de civilizaciones. 

Poderoso caballero es don dinero pero, afortunadamente, la influencia de Qatar, y por ende de los Hermanos Musulmanes, en el resto del mundo árabe está en continuo declive.

Tras la torpeza de la geopolítica errática de la Administración Obama hacia Oriente próximo, Rusia, y de alguna forma China, han ocupado su lugar. Los intereses rusos y turcos en la región entran en colisión: Ya han dado lugar a serios incidentes en Siria y están aumentando la tensión en Libia.

Con el aumento de la influencia de otros actores regionales como Irán con su creciente chií, o Arabia Saudí, dispuesta a intervenir en Bahréin o Yemen, no está claro el futuro geopolítico de un Erdoğan que, como un Putin menor, tratará de prolongar sine die su Presidencia. 

La Turquía moderna, y con ella la modernización del islam está moribunda; ha florecido el califato de los Hermanos Musulmanes, la democracia de una sola vez

La Turquía moderna, y con ella la modernización del islam, está moribunda; ha florecido el califato de los Hermanos Musulmanes, el de la democracia de una sola vez… Erdoğan ha dejado a Zapatero como «Cagancho en Almagro» y ha mandado a corrales al Diálogo de las Civilizaciones con su monólogo sectario.

Es más, la modernización secular del islam ha sido destruida por una Unión Europea intolerante con los militares turcos, pero extraordinariamente comprensiva con los Hermanos Musulmanes, y su retorno al islam más primitivo. Pero la generación Z turca, que votará por primera vez en 2023, podría terminar con esta rural aventura de Erdoğan.

Refiriéndose al conflicto sobre la influencia de los Hermanos Musulmanes en el mundo árabe el experto turco asentado en Washington Merve Tahiroglu afirmaba: «Erdoğan es el político islamista que encerró a los generales secularistas. Al Sisi es el general secularista que encerró a los políticos islamistas». 

Por su parte, el emir de Qatar quiere aprovechar la «extravagancia sectaria» de su gran socio turco para comprar, a precio de saldo, la Mezquita-Catedral de Córdoba, objetivo que comparte con la rural e intolerante Hermandad musulmana. Pero continuará siendo odiado por las restantes monarquías del Golfo, el mundo árabe en general y, quizás en el futuro, por la generación Z turca.

Emilio Sanchez de Rojas Díaz es coronel de Artillería (R) Ejército de Tierra España y profesor de EAE Bussiness School.

Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

TEMAS:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

A Política Internacional de la semana:

1 Bielorusia aumenta la conflictividad, Rusia está de acuerdo en establecer una posibilidad de solucionar el conflicto con la participación de la Unión Europea. 2 Golpe de Estado en la zona francófona: La República de Mali. 3 EEUU: Congreso Demócrata de USA elige la compañera de fórmula de Joe Biden Kamala Harris, mientras esto ocurría Esteve Bannon era detenido en EEUU, el creador del triunfo de Trump en las elecciones del 8 de noviembre de 2016. y creador de la Orden Negra de las derechas a nivel global. 4 El Triunfo diplomático de Irán sobre EEUU  en el Consejo de seguridad de la ONU.

B Análisis Geopolitico de hoy: Breve introducción a la Nueva Ruta de la Seda sobre la Europa de los 27.

CHINA: Proyecto Geopolitico (2013), que incluye: Rutas Terrestres, Ferroviarias, aeropuertos, Infraestructura vial, Puertos, oleoductos, etc, y acuerdos estratégicos mas amplios con los países donde se desarrolla la instalación del Proyecto que va mas allá de lo comercial, sino también: político, legal, legislativo, tecnológico, científico, cultural y en algunos casos militar; en  Asia, Europa, África que concluye en América del Sur, esto tiene una arista de financiamiento propio por fuera de los organismos tradicionales creados por el occidente tras la segunda Guerra Mundial, Una noticia: los trenes se incrementan sustancialmente llegando durante en plena pandemia, analizamos brevemente, las rutas terrestres y la marítimas, y sus alternativas. Cuales son los conflictos -debilidades- que le imponen los Poderes anglosajones para impedir este despliegue. Importancia del aumento de la potencialidad militar naval para frenar estos lineas desarrolladas del Plan de la Ruta de la Seda y el Cinturón.

Mas en:…

Con Bolsonaro y su antichinoismo la Ruta se modificara
El conflicto en los mares asia-pacifico

Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

TEMAS:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

A Política Internacional de la semana:

1 Toque de queda en Perú; 2 Biden aventaja por mas de 10 puntos en los 12 estados Bisagras; 3 EEUU y su guerra con China por Taiwán; 4 Bolsonaro niega los incendios en el Amazonas a pesar que la información satelital lo desmiente; 5 Kamala Harris candidata a Vicepresidente de Joe Biden; 6 Crece la tensión política y Social en Bolivia por la selecciones; 7 Tal como lo adelantamos en el anterior  informe (9/8/2020), crece la tensión post electoral en Bielorusia fogoneado por el Triángulo de Lublin; 8 Acuerdo de “PAZ’ entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel auspiciado por los EEUU.

B Análisis Geopolitico hoy: Acuerdo estratégico entre una potencia Regional Irán y China 

Un Acuerdo de 25 años con tres áreas:

  • Infraestructuras, Combustibles Fósiles, Carreteras, Telecomunicaciones, Puertos.
  • Financiado lso 400 mil millones de dólares una parte 228 mil millones por el Banco de Infraestructura y Cooperación de Asia.
  • Cooperación en temas Culturales; Educativos; Científicos; Legales; Legislativos y MILITARES.

Toma importancia el Puerto de CHABAHAR que conecta con el corredor Teherán – Mashhad, que coordina las intercomunicaciones con Afganistán y el Puerto seco de Korger en Kazajistán.

Todo esto forma parte del Plan de la Nueva Ruta de la Seda, gran perdedor la India que pierde el manejo del Puerto de Chabahar y de los suministros de gas y petróleo Iranies con el oleoducto Iran-Pakistan-India.

Mas en Audio…

A 200km hacia el norte por la Costa Irani se encuentra el nuevo Puerto de Chabahar del Puerto de Guadar en Pakistan
Un Triangulo que tiene gran Influencia geopolitica sobre la Isla Euroasiatica China Iran Rusia