1ra. Parte: Programa “Detrás de la Razón” de Roberto de la Madrid, donde el Director de Dossier Geopolitico fue invitado a participar al Panel para analizar: El momento de altísimo riesgo de conflicto global con la escalada de enfrentamientos entre Ucrania/OTAN/EEUU y de Rusia/L. R. Donbass/Bielorusia, a la que se suma la escalada de ataques entre Israel e Irán conjuntamente con la escalada de la Guerra en Yemen, otro escalonamiento son los movimientos militares en el mar de la China. Programa con el Título: “PELIGRO DE GUERRA: Ataque terrorista nuclear en Irán” Carlos Pereyra Mele

  

     

2da Parte: del Programa “Detrás de la Razón” de Roberto de la Madrid, -“PELIGRO DE GUERRA: Ataque terrorista nuclear en Irán”-, donde destacamos el plan de cerco fallido a la Federación Rusa y los paños fríos que realiza Rusia a Irán para no tener nuevos frentes conflictivos. Para ello la diplomacia de Lavrov fue fundamental. Carlos Pereyra Mele.-

El 30 de marzo del 2021 el Canal de YouTube del Grupo político Conservador Demócrata del fallecido dirigente Lindon Larouche publicó el video de la Presentación del ex senador estatal de Virginia y coronel (ret.) Richard H. Black (Estados Unidos).

En la conferencia del Instituto Schiller del 20 al 21 de marzo 2021: Lecciones de Siria

Cual es la trascendencia de esa exposición que proviene de un político importante del establishment norteamericano, clave diria, por que se realiza en un escenario de gente ligada al Partido Demócrata, pero el disertante es del partido opositor o sea Republicano; esto demuestra que la grieta profunda en EEUU ya supera los marcos del tradicional Bi-Partidismo.

Lo que deja en claro las declaraciones del Senador Black, es que los planes de guerra que se realizaron en este siglo XXI por parte de los EEUU estaban planificados mucho antes de que ocurrieran y fueron llevados a cabo por los alumnos aventajados del filosofo Austriaco Norteamericano  Leo Strauss, creador de la corriente guerrerista de los NeoCom con su filosofía [1]: “Según Strauss: se debe luchar todo el tiempo. Es muy espartano. La paz lleva a la decadencia. Los straussianos creen en la guerra perpetua, no en la paz perpetua”. y que derivó en la Doctrina del Caos Organizado a la que se somete a las naciones a ser aniquiladas y controladas. (En un área global que es una especie de media luna planetaria que pasa por el norte de América del Sur, Norte y Centro de África, Medio Oriente, el Cáucaso y Europa Oriental)

Y esos alumnos aventajados eran Rumsfeld que formó parte del núcleo duro con una visión guerrerista de las relaciones internacionales que rodeaba  al vicepresidente, Dick Cheney, y que incluyó a Condoleezza Rice, la secretaria de Estado y a otros mas, como Paul Wolfowitz o Lewis Libby. Todos ellos colaboradores y hombres de confianza del ex presidente George H. Bush padre, y alumnos de la escuela strassionana.[2]

Pero estas declaraciones de Black no son aisladas sino que estas “coinciden”  con las que realizó el el general Clark [3], en su famosa entrevista con Amy Goodman, en 2007, donde reveló que uno de los principales generales en el Pentágono, le había mostrado un memorando del entonces secretario de defensa Donald Rumsfeld, explicando que iba a invadir a 7 países en 5 años, Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán e Irán. 

Pocos días después el General Clark declaró públicamente que: “Que el ISIS, fue creado y financiado por nuestros aliados más cercanos.” y estos dos datos los corrobora el Senador por Virginia y Coronel ® Richard H. Black.

Estas declaraciones vienen a confirmar lo profundo del modelo guerrerista que se instaló en el Pentágono y que fue lanzado a la práctica durante el Gobierno de Bush Jr. por los personajes antes mencionados que habían sido straussianos de segundo nivel en la presidencia de Bush Padre; y que se utilizaran todos los métodos de confusión social para garantizar que EEUU interviniera militarmente en los conflictos de los países incluidos en el memorando a que hizo referencia el General Clark.[4] Por ello desde hace 15 años el equipo de Dossier Geopolitico [DG] sostiene que los conflictos del S XXI en que intervienen EEUU estaban planificados a fines del S XX. Y no tienen nada que ver con la argumentaciones a las que se recurre para actuar militarmente tanto en Siria, Libia, Somalia, Sudán e Irán a la que luego se le sumaron las intervenciones desestabilizadoras en el Cáucaso -Conflicto de Georgia- y también a la de Azerbaiyán/Armenia y el golpe de Estado en Ucrania que llevó a la Guerra Civil para cercar a la Federación Rusa y que además hoy vuelve a recalentarse. Esto es parte de un plan de acción del estado Profundo Norteamericano [DG].

Para casi todas las intervenciones se han usado terrorista armados equipados, entrenados y pagados por las fuentes “colaterales” que tiene el poder profundo norteamericano de esos mercenarios, para confirmar este “sistema”, vamos a incorporar el video de las declaraciones de una testigo directa del ataque criminal mercenario de: Al Qaeda/ISIS de la Hermana Guadalupe Monja Católica que le tocó vivir esos ataques en la Ciudad de Alepo (Siria) y de sus alumnos de toda Siria que comentaron cómo operaba el ISIS y quien le daban las órdenes.  

“No nos habíamos equivocado en las causas de las guerras del S XXI y sus trágicas consecuencias, como también de nuestros análisis y tendencias actuales del sistema Mundo, hoy en el 2021 este Plan de los straussianos tiene grandes dificultades para imponerse ante la creación de un Bloque EuroAsiático -Moscú/Pekín/Teherán-; pero sigue siendo un peligro para la Paz Mundial y el desarrollo de los pueblos que quieren ser soberanos con sus destinos nacionales”. Carlos Pereyra Mele Director de Dossier Geopolitico 

Referencias:

[1] ESTADOS UNIDOS: Nuevo orden mundial sobre vieja filosofía

http://www.derechos.net/cedhu/lobe_06_03.htm

[2] Los ‘halcones’ del entorno Bush

https://www.eluniverso.com/2006/11/19/0001/14/27E76FF43E8E41C491E55604C55C3560.html

[3] Wesley Kanne Clark General de 4 Estrellas retirado del Ejército de los Estados Unidos. Fue comandante supremo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte durante la Guerra de Kosovo, donde dirigió el bombardeo de la OTAN sobre Yugoslavia.

[4] El general Wesley Clark vuelve a decir la verdad https://rebelion.org/el-general-wesley-clark-vuelve-a-decir-la-verdad/

Parte I: China neutraliza la campaña estadounidense sobre la cuestión musulmana uigur

Cuando China e Irán, dos de los principales adversarios de Estados Unidos en la situación mundial contemporánea, suscriben un pacto estratégico de 25 años, no tiene sentido hacer pelos en la lengua y especular si el desarrollo afecta las estrategias estadounidenses. Claro que lo hace. La región de Asia occidental tiene que ver con la geopolítica, desde el petróleo y la jihad hasta el petrodólar. 

La región sirvió como cruce de imperios durante siglos entre Europa y Asia. Y en la historia moderna, los intrusos extranjeros combinaron nuevas realidades conmovedoras: estados fallidos, pueblos humillados, economías paralizadas, desigualdad y pobreza extremas, entornos devastados, recursos saqueados, geografías en conflicto y radicalismo violento. 

El histórico acuerdo China-Irán firmado el 27 de marzo en Teherán durante la visita del Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, ha estado en negociación desde la visita de 2016 del presidente chino Xi Jinping a Teherán. Numerosas visitas del ministro de Relaciones Exteriores iraní Javed Zarif a China en los últimos años atestiguan la gran importancia que Teherán concedió a las negociaciones que culminaron con la ceremonia formal de firma en Teherán el sábado, que también marcó el 50 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre estos dos”. estados de civilización” del siglo XXI que disfrutaron de una vasta continuidad histórica y unidad cultural en una gran región geográfica a lo largo de milenios. 

El texto del documento acordado aún no se ha puesto en el dominio público, pero en términos generales, podemos deducir de la declaración conjunta emitida el 27 de marzo de que se ha actuado sobre el acuerdo alcanzado durante la visita de Xi para aumentar el comercio bilateral a $ 600 mil millones en la próxima década. . De hecho, la declaración conjunta comienza invocando la visita de Xi.  Dos documentos complementarios firmados por los dos países se refieren al “Memorando de Entendimiento sobre la Promoción Conjunta de la Franja Económica de la Ruta de la Seda y la Ruta de la Seda Marítima del Siglo XXI” y el “Memorando de Entendimiento sobre el Fortalecimiento de las Capacidades e Inversiones Industriales y Minerales”, por el cual ambas partes “se ampliarán cooperación e inversiones mutuas en diversas áreas, incluyendo transporte, ferrocarriles, puertos, energía, industria, comercio y servicios ”.

La declaración conjunta dice que, dadas sus ventajas económicas relativas, ambas partes mejorarán su cooperación en el campo de la energía. Irán suministrará petróleo y gas a China, mientras que la parte china “considerará financiar e invertir en los proyectos ascendentes y descendentes de las industrias energéticas” en Irán. Una vez más, se prevé una cooperación económica de amplio alcance que abarque los intercambios comerciales y de inversión, la banca, la financiación, la minería, el transporte, las comunicaciones, el espacio, las industrias manufactureras, el desarrollo de puertos, la mejora y expansión de las redes ferroviarias de Irán, la introducción de sistemas ferroviarios rápidos en Irán, agricultura, recursos hídricos, protección del medio ambiente, seguridad alimentaria, lucha contra la desertificación, desalación de agua, aprovechamiento de la energía nuclear, etc. Un “Memorando de Entendimiento sobre Fortalecimiento de la Cooperación en materia de Inversiones” bilateral se dedica a este aspecto y al intercambio de conocimientos y tecnología.

Sin embargo, el alcance del pacto trasciende con mucho el comercio y la inversión. Un comentarista de los medios de comunicación estatales chinos señaló: “Tal como está, este acuerdo cambiará totalmente el panorama geopolítico prevaleciente en la región de Asia occidental que durante tanto tiempo ha estado sujeta a la hegemonía de Estados Unidos”. La declaración conjunta establece que la Asociación Estratégica Integral significa “un acuerdo importante en todas las áreas de las relaciones bilaterales y asuntos regionales e internacionales”. Agrega, “Actualmente la situación regional e internacional está experimentando desarrollos profundos y complejos. En tales circunstancias, las dos partes enfatizan la importancia de la cooperación entre los países en desarrollo en asuntos internacionales y están comprometidas con esfuerzos conjuntos para lograr la paz, la estabilidad y el desarrollo en la región y el mundo en general “. 

Curiosamente, la declaración conjunta destaca que “China concede importancia al papel efectivo de Irán como potencia regional y evalúa positivamente el papel de Irán en las actividades en el marco de la Organización de Cooperación de Shanghái y apoya la solicitud de Irán para ser miembro de pleno derecho de la Organización”. Por supuesto, es una forma de decirle al mundo que China no acepta el aislamiento de Irán de la comunidad mundial.  Posiblemente, China y Rusia están en la misma página aquí.

Estados Unidos ha contribuido significativamente a proporcionar una razón de ser para tal pacto. Ni China ni Irán esperan buena voluntad de Estados Unidos. Perciben que la mentalidad adversaria en Estados Unidos solo se está endureciendo bajo la supervisión del presidente Joe Biden. En cuanto a Teherán, ya no tiene esperanzas de que Biden reviva el JCPOA o levante las sanciones en el corto plazo. Por lo tanto, sin duda, rechazar el unilateralismo y las sanciones de Estados Unidos es un leitmotiv de la asociación estratégica China-Irán. 

El interés de China radica en “ampliar” este leitmotiv para abrazar sus relaciones con los estados regionales en su conjunto. La gira regional de Wang cubrió Arabia Saudita, Turquía, Irán, Emiratos Árabes Unidos y Omán. El hecho de que viajara a Irán a través de Arabia Saudita es a la vez simbólico y de gran importancia. En su reunión en Riad  el 24 de marzo con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, Wang dijo que China apoya a Arabia Saudita para salvaguardar su soberanía, dignidad nacional, seguridad y estabilidad, y se opone a la interferencia en los asuntos internos de Arabia Saudita bajo cualquier pretexto. El príncipe Mohammed afirmó en respuesta que el ascenso de China conduce a la paz, la estabilidad y la prosperidad mundiales, así como a un desarrollo mundial más equilibrado. 

El Príncipe Heredero expresó la esperanza de que los dos países impulsen la cooperación antiterrorista y de seguridad para elevar las relaciones bilaterales a un nivel superior. Es importante destacar que el Príncipe Heredero dijo que Arabia Saudita ‘apoya firmemente la posición legítima de China sobre los asuntos relacionados con Xinjiang y Hong Kong, se opone a interferir en los asuntos internos de China bajo cualquier pretexto y rechaza el intento de ciertas partes de sembrar la disensión entre China y el mundo islámico. . 

En pocas palabras, Arabia Saudita ha socavado la actual campaña estadounidense contra China con respecto a Xinjiang. Es un desaire a la administración Biden. De hecho, la gira regional de Wang testifica sobre la realidad de que nadie acepta las diatribas de Estados Unidos contra China. Los estados regionales sienten que Estados Unidos está siendo impulsado por una rivalidad ardiente por una China en ascenso lista para superarla en un futuro cercano como la superpotencia número uno del mundo. Se niegan a tomar partido en la rivalidad.

La importancia radica aquí: China ha introducido, después de una cuidadosa evaluación de la dinámica de poder en Asia occidental, ciertos principios comunes que son igualmente aplicables en toda la región para sentar las bases de sus relaciones con los países de la región. El objetivo tácito es alentar a los estados regionales a adoptar políticas exteriores independientes, sacudiéndose el yugo occidental, especialmente la hegemonía estadounidense. Pero el método de China para hacer esto es radicalmente diferente de las tácticas coercitivas y a menudo violentas que las potencias occidentales adoptaron tradicionalmente en la región.

China no tiene ningún interés en utilizar la coerción como instrumento de “persuasión”, incluso con Turquía, que tiene una diáspora uigur vocal (que realizó una manifestación durante la visita de Wang). En la reunión con Wang, el presidente Recep Erdogan subrayó el profundo interés de Turquía en “impulsar confianza mutua, promoviendo la sinergia entre la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China y el plan del “Corredor Medio” de Turquía, mejorando la cooperación en los campos que incluyen la interconexión e intercomunicación, la construcción de infraestructura y la inversión, buscando un desarrollo más equilibrado del comercio bilateral y alentando la liquidación en moneda local ofreciendo relaciones equitativas “.

Erdogan también expresó el aprecio de Turquía por la iniciativa de cinco puntos de China para lograr la seguridad y estabilidad en el Medio Oriente y su voluntad de profundizar la comunicación y coordinación con China en asuntos regionales. Fundamentalmente, la proyección de China de una agenda constructiva para desarrollar un compromiso “ganar-ganar” con los estados regionales está ganando terreno.

Presidente Rohani de Iran y Xi Jinping de China

Parte II: China se posiciona del lado correcto de la historia

En una entrevista exclusiva con Al-Arabiya la semana pasada, el Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, describió el enfoque de Beijing hacia la región de Asia Occidental con especial referencia a las tensiones en el Golfo Pérsico.

Wang lamentó que “debido a los conflictos prolongados y la agitación en la historia más reciente, la región descendió a una tierra baja de seguridad … Para que la región emerja del caos y disfrute de la estabilidad, debe liberarse de las sombras de la rivalidad geopolítica de las grandes potencias e independientemente explorar vías de desarrollo adecuadas a sus realidades regionales. Debe permanecer impermeable a la presión y la interferencia externas, y seguir un enfoque inclusivo y reconciliador para construir una arquitectura de seguridad que se adapte a las preocupaciones legítimas de todas las partes “. 

Wang ha reiterado una tercera vía. China ha estado adoptando últimamente una “iniciativa de cinco puntos” que se basa en la adhesión al respeto mutuo (no injerencia en los asuntos internos), la equidad y la justicia (léase la cuestión de Palestina), la no proliferación (zona libre de armas nucleares en Oriente Medio), la seguridad colectiva (propuesta para realizar en China una conferencia de diálogo multilateral para la seguridad regional en el Golfo), y cooperación al desarrollo (Iniciativa de la Franja y la Ruta, Tratados de Libre Comercio). No será fácil para Estados Unidos igualar este paquete chino de “multilateralismo genuino”. China está animando a los estados regionales a adoptar políticas de equidad y justicia, y “resistencia” al acoso de Estados Unidos (que normalmente asociamos con Irán) para crear una autonomía estratégica.

China espera anclar sus relaciones bilaterales en esta nueva forma de pensar que brinda posibilidades sin fisuras para agregar contenido sólido de gran beneficio mutuo. Por lo tanto, durante la parada de Wang en Abu Dhabi (su destino después de Teherán) se anunció que los Emiratos Árabes Unidos comenzarán a producir la vacuna Sinopharm de China el próximo mes como el primer estado del Golfo en establecer una instalación de producción de vacunas contra el coronavirus con capacidad inicial para producir 200 millones de dosis al año. , impulsando sus esfuerzos para convertirse en un centro de suministro para Asia occidental y África.

Por otro lado, justo antes de la llegada de Wang Yi a Riad, el director ejecutivo de Aramco Amin Nasser anunció: “Garantizar la seguridad continua de las necesidades energéticas de China sigue siendo nuestra máxima prioridad, no solo durante los próximos cinco años, sino durante los próximos 50 y más. ” El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, dijo a Wang al mismo tiempo que Riad desea “profundizar continuamente” la cooperación bilateral “en los campos del petróleo crudo, la petroquímica, la energía nuclear y otros campos de la energía,” al tiempo que la expande a nuevos campos “como 5G, telecomunicaciones y tecnologías digitales. 

Por cierto, la 155a sesión del Consejo de la Liga de los Estados Árabes a nivel de ministros de Relaciones Exteriores adoptó una resolución relacionada con China el 3 de marzo, que reiteró la importancia de fortalecer los lazos China-Árabes, y anunció que Arabia Saudita será la sede de la primera cumbre árabe-china de este año. Wang lo calificó como un marcador impresionante y espera que la cumbre sea “un evento memorable en la historia de las relaciones entre China y los países árabes”.

Estados Unidos nunca antes había enfrentado de la Unión Soviética o sus competidores occidentales este tipo de desafío que China plantea hoy al ofrecer a los estados regionales un camino completamente nuevo de desarrollo y gobernanza que da primacía a su identidad nacional como estados soberanos, deseosos de diversificar sus economías y no seguir simplemente como gasolineras para las grandes petroleras. La oferta de China es seductora: no toma partido en las divisiones y cismas intrarregionales y, en cambio, quiere que los actores regionales sigan un enfoque inclusivo y reconciliador para construir una arquitectura de seguridad propia que se adapte a las preocupaciones legítimas de todas las partes. 

Y, sin embargo, China calcula que el resultado será que la región eventualmente saldrá de las sombras del dominio occidental para perseguir independientemente sus políticas y resistir la presión y la interferencia de Estados Unidos. En resumen, China está buscando igualdad de condiciones a corto plazo. 

Por lo tanto, mientras buscaba que Irán reanudara el cumplimiento de sus compromisos en el tema nuclear, Wang sugirió que la comunidad internacional también debe apoyar los esfuerzos de los países de la región para establecer el Medio Oriente como una zona libre de armas nucleares, y que, para un enfoque consensual, todas las partes deben discutir y formular una ruta y un cronograma para implementar el JCPOA. Posiblemente, esto coloca a China en un papel fundamental como mediador entre Irán y sus vecinos árabes.

De hecho, el factor ‘X’ tiene que ver con la seguridad y la cooperación militar bajo el pacto China-Irán. Independientemente de la ambivalencia estratégica de ambos lados sobre el tema, si las tensiones entre Estados Unidos e Irán se profundizan, Teherán comenzará a ver una ventaja mutua al permitir que China (y Rusia) accedan a sus bases ocasionalmente para contrarrestar la presencia estadounidense en el Golfo Pérsico. Sin duda, Irán buscará la transferencia de tecnología militar avanzada desde China (y Rusia), una vez que el embargo de la ONU sobre tales transacciones finalice en breve en el marco del JCPOA. 

Los grandes volúmenes de exportaciones de petróleo y gas a China impulsarán el poder adquisitivo de Irán. ( Según se informa, China ya está aumentando sus importaciones de petróleo iraní; se espera que las importaciones alcancen niveles de   856,0000 bpd en marzo, un aumento del 129% en febrero). En pocas palabras, China generará ingresos para que Irán realice todo su potencial, como una potencia regional que no se deja intimidar. Mientras tanto, Arabia Saudita también ve a China (y Rusia) como su socio para desarrollar una industria de defensa autóctona que reduce su dependencia de las costosas compras de armamento de los países occidentales.       

Irán siente que el endurecimiento de las actitudes de Estados Unidos hacia China, como se hizo evidente durante las recientes conversaciones en Anchorage, ha llevado a Beijing a deshacerse de su anterior reticencia y cambiar a un alcance abierto hacia la política regional. Wang Yi enfatizó en sus declaraciones en Teherán que China está dispuesta a oponerse a la hegemonía y la intimidación, salvaguardar la justicia internacional y la equidad, así como defender las normas internacionales junto con la gente de Irán y otros países. “Nuestras relaciones con Irán no se verán afectadas por la situación actual, pero serán permanentes y estratégicas”, dijo Wang. Su remate, por supuesto, fue: “Irán decide independientemente sobre sus relaciones con otros países y no es como algunos países que cambian su posición con una llamada telefónica”. 

En otra parte, Wang destacó que China es consistente en oponerse a las sanciones unilaterales irrazonables impuestas a Irán por otros países, porque violan el derecho internacional, especialmente las basadas en mentiras e información falsa, que son inmorales e impopulares y constituyen una afrenta a la conciencia humana. Dijo que China está dispuesta a trabajar con Irán y otros países para oponerse conjuntamente a los actos de intimidación por parte de las potencias, defender la equidad y la justicia internacionales y defender las normas básicas de las relaciones internacionales. 

Sin duda, Irán da la bienvenida a este marcado cambio en la postura diplomática de China y ve claras ventajas en ello. El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamkhani, una figura muy influyente en los niveles más altos del país, ha descrito el pacto con China como “parte de la política de resistencia activa”.

Wang señaló que es hora de reflexionar seriamente sobre las malas consecuencias infligidas en la región por las interferencias externas y trabajar juntos para explorar formas efectivas de mantener la seguridad y estabilidad regional a largo plazo. Por supuesto, China es muy consciente de que las divisiones regionales (que son en gran parte creación de las potencias occidentales) no desaparecerán de la noche a la mañana. No obstante, el mensaje constante de Wang a lo largo de la gira regional fue que los países de la región deben mantener su sentido de propiedad, llevar adelante el espíritu de independencia, deshacerse de la interferencia de la competencia geopolítica, buscar caminos de desarrollo adecuados a las condiciones nacionales y establecer una seguridad. marco acorde con sus intereses. 

China está jugando a largo plazo. La gira regional de Wang por Asia occidental marca la creencia y la confianza de China de que está en el lado correcto de la historia.

PARTE III

La declaración conjunta China-Irán del sábado pasado causó sensación en los medios internacionales y entre los analistas regionales desde Israel hasta la India. Israel está ansioso por la cooperación de seguridad entre China e Irán. Los indios están cavilando sobre el destino de su proyecto del puerto de Chabahar en el este de Irán, parte integral de su “conectividad regional”. 

El diablo está en los detalles. Y el punto es que el documento final negociado por Beijing y Teherán aún permanece en secreto. Ambos lados son notablemente tímidos. Sin duda, toda la atención en Teherán está todavía en leer los labios del presidente Joe Biden: cómo enmarca el JCPOA en las pocas semanas cruciales que quedan antes de que los inspectores de la AIEA sean expulsados ​​de Irán el próximo mes. 

El comunicado de prensa de Wang Yi, Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores, que analizó el martes el resultado de su gira regional ni siquiera menciona el pacto con Irán. Wang dijo que “se han logrado los objetivos esperados” y subrayó que la ganancia más importante, desde la perspectiva de Beijing, es la proyección de la iniciativa de cinco puntos de China para lograr la paz y la seguridad en Asia occidental mediante el desarrollo de la capacidad de los estados regionales “para permanecer insensibles a la presión y la interferencia externas, para desarrollar de manera independiente caminos adecuados a las realidades regionales ”y, lo más importante,“ librarse de las sombras de la rivalidad entre las grandes potencias y resolver los conflictos y diferencias regionales como dueños de la región ”. 

Wang instó a los países que visitó – Arabia Saudita, Turquía, Irán, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin (más una “visita de trabajo a Omán) – a adaptarse a los intereses centrales de cada uno. De cara al futuro, Wang enumeró las siguientes áreas de “cooperación práctica”: 

    alineación de la Iniciativa de la Franja y la Ruta con los planes nacionales de desarrollo de los estados regionales; 

    exportación y distribución de las vacunas Covid-19 de China a nivel regional y creación de un mecanismo internacional para el “reconocimiento mutuo del código de salud”; 

    lograr una solución de dos Estados a la cuestión de Palestina; 

    solución política de disputas regionales; 

    la creación de “una hoja de ruta y un calendario” para reanudar el JCPOA y la resolución del problema nuclear iraní; 

    promoción del Foro de Reforma y Desarrollo China-Árabe, así como del Foro de Seguridad del Medio Oriente; 

    cooperación de alta y nueva tecnología, como 5G, big data e inteligencia artificial; y, 

    desarrollo de una “comunidad de estados China-Árabes con un futuro compartido en la nueva era” que se oponga a la politización de las cuestiones de derechos humanos.

Sin duda, Beijing se está posicionando como un solucionador de problemas para romper el estancamiento sobre el JCPOA. En vísperas de la llegada de Wang a Teherán, el enviado especial de Estados Unidos, Robert Malley, tuvo una llamada con el viceministro de Relaciones Exteriores de China, Ma Zhaoxu, durante la cual este último afirmó que Pekín “seguirá desempeñando un papel constructivo” para volver a encarrilar al JCPOA.

Basta decir que el pacto China-Irán está profundamente arraigado en una nueva matriz que Beijing espera crear con los estados árabes del Golfo Pérsico e Irán. El pacto forma parte de una nueva narrativa sobre seguridad y estabilidad regionales. 

No se sabe nada sobre la naturaleza del mecanismo de pago para transacciones económicas tan masivas que ascienden a cientos de miles de millones de dólares que prevé el pacto China-Irán. China no puede sentirse cómoda con el riesgo del uso del dólar estadounidense como moneda para tales transacciones. 

De hecho, los expertos chinos han señalado en los últimos tiempos que Beijing se da cuenta del enorme riesgo de dependencia excesiva del dólar estadounidense y del sistema de pago controlado por Occidente desde la crisis financiera de 2008, y que la última flexibilización cuantitativa masiva realizada por Estados Unidos para impulsar su La propia economía también aumenta esa preocupación. 

Además, un destacado experto chino, Dong Dengxin, director del Instituto de Finanzas y Valores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Wuhan, dijo al periódico Global Times recientemente: “Washington ha estado abusando de SWIFT para sancionar arbitrariamente a cualquier país a voluntad, lo que ha provocado insatisfacción global. Si China y Rusia pudieran trabajar juntos para desafiar la hegemonía del dólar, una larga lista de países se haría eco del llamado y se uniría al nuevo sistema “. 

Como el sistema de pago está vinculado al sistema de comercio, Dong sugirió que el nuevo sistema de pago utilice el yuan como moneda de compensación. “Al principio, el sistema podría impulsar una prueba en países y países y regiones de Asia Central a lo largo de las rutas de la Iniciativa de la Franja y la Ruta. A medida que crece su influencia, el sistema está preparado para atraer a otros países de Europa y la ASEAN”, dijo Dong.    

Otros informes de los últimos meses también han hablado de un mecanismo de pago distinto del dólar entre China e Irán en discusión. Queda por ver hasta qué punto Estados Unidos puede soportar tal afrenta. China no busca enfrentarse a Estados Unidos, al menos todavía no. También para Irán, la exportación de petróleo y gas, un activo estratégico, con pago en moneda local requiere un acto de fe. En los últimos años, China también ha estado instando a Arabia Saudita a salir de la órbita del dólar por el comercio de petróleo.

Habiendo dicho eso, China está probando las aguas en Asia Occidental. El pasado mes de enero, según los informes , el Instituto de Moneda Digital del Banco Popular de China y el Banco Central de los Emiratos Árabes Unidos se unieron al llamado Puente CBDC Múltiple (m-CBDC), un proyecto de pagos transfronterizos para facilitar las transferencias de fondos. , liquidación de comercio internacional y transacciones del mercado de capitales en sus propias jurisdicciones. 

Sin duda, el yuan digital, de marca nacional en China como el proyecto de Moneda Digital / Pago Electrónico (DCEP) también podría desafiar la supremacía del dólar estadounidense. A partir de ahora, el sistema de pago transfronterizo de China CIPS se asocia y compite con SWIFT en medio de las crecientes tensiones entre China y EE. UU. Un mayor uso del CIPS en lugar del sistema SWIFT con sede en Bélgica reduciría la exposición de los datos de pagos globales de China a los Estados Unidos. Algunos analistas estadounidenses han criticado esto como un paso para “promover el autoritarismo digital de China a nivel nacional y mundial”.

Con el ascenso meteórico de China en el escenario mundial, Beijing ha esperado durante mucho tiempo que su moneda física, el renminbi (yuan), se apoye en la parte posterior de su éxito económico y obligue a alejarse del sistema financiero dominado por el dólar. China se está moviendo constantemente hacia una posición desafiante pero oportunista. 

La iniciativa Belt and Road de China se convierte en un punto de entrada maduro para la internacionalización del yuan digital. China podría pedir a los países participantes de BRI que comiencen a aceptar el yuan digital, hagan pagos de préstamos y paguen para instalar infraestructuras como terminales de punto de venta y tarifas de transacción más bajas. Según la Administración Estatal de Divisas de China, se ha tomado la decisión de “cooperar activamente con la estrategia nacional de desarrollo del cinturón y la carretera”. 

Además de ser un sistema de pago más barato y rápido, también crea un cortafuegos contra las sanciones estadounidenses. En un escenario hipotético, Irán puede construir un sistema de moneda digital compatible para que el comercio y la inversión y las transferencias transfronterizas, la liquidación del comercio internacional y las transacciones de divisas entre los dos países ya no sean rastreables por EE. UU. 

Efectivamente, esto puede neutralizar las sanciones de EE. UU. sin pasar por el poderoso billete verde. Un informe en el New York Times dice que “si se pone en vigor como se detalla, la asociación (China-Irán) crearía puntos de inflamación nuevos y potencialmente peligrosos en la relación en deterioro entre China y los Estados Unidos … sanciones estadounidenses renovadas, incluida la amenaza para cortar el acceso al sistema bancario internacional para cualquier empresa que haga negocios en Irán, han logrado sofocar la economía iraní al ahuyentar el comercio y las inversiones extranjeras que tanto se necesitan “.

¿Cómo podría Washington aceptar tal desafío estratégico en un momento en que “Estados Unidos ha vuelto”, según la administración de Joe Biden? El departamento de estado de Estados Unidos ha prometido “imponer costos a las empresas chinas que ayudan a Irán”. Dadas las circunstancias, es totalmente concebible que no haya un calendario para el lanzamiento oficial del pacto China-Irán. Al ser “estados de civilización”, China e Irán tendrían sus propios conceptos de tiempo y espacio.

Con una triple palmada de Rusia-China-Irán en la hegemonía, ahora tenemos un nuevo tablero de ajedrez geopolítico.

Por Pepe Escobar Asia Times

Pasaron 18 años después de que Shock and Awe se desatara en Irak para que el Hegemón se sintiera impactado y atemorizado sin piedad por un uno-dos diplomático entre Rusia y China virtualmente simultáneo.

No se puede enfatizar lo suficiente cómo este es un momento real que cambia el juego; la geopolítica del siglo XXI nunca será lo mismo otra vez.

Sin embargo, fue el Hegemón quien primero cruzó el Rubicón diplomático. Los manipuladores detrás del holograma Joe “Haré lo que quieras que haga, Nance”, había susurrado Biden en su auricular para calificar al presidente ruso Vladimir Putin como un “asesino” sin alma en medio de una entrevista de softbol.

Ni siquiera en el apogeo de la Guerra Fría las superpotencias recurrieron a ataques ad hominem. El resultado de un error tan asombroso fue el regimiento de prácticamente toda la población rusa detrás de Putin, porque eso se percibió como un ataque contra el estado ruso.

Luego vino la respuesta fría, calmada, serena y bastante diplomática de Putin, que debe meditarse cuidadosamente. Estas palabras afiladas como una daga son posiblemente los cinco minutos más devastadores y poderosos en la historia de las relaciones internacionales posteriores a la verdad.

En Para Leviathan, hace tanto frío en Alaska , pronosticamos lo que podría suceder en la cumbre 2 + 2 entre Estados Unidos y China en un hotel destartalado en Anchorage, con tazones baratos de fideos instantáneos como bono adicional.

El protocolo diplomático milenario de China establece que las discusiones comienzan en torno a un terreno común, que luego se ensalza como más importante que los desacuerdos entre las partes negociadoras. Ese es el núcleo del concepto de “no perder la cara”. Solo después de las partes discuten sus diferencias.

Sin embargo, era totalmente predecible que un grupo de estadounidenses aficionados, sin tacto y desorientados rompiera esas reglas diplomáticas básicas para mostrar “fuerza” a su público local, destilando la proverbial letanía en Taiwán, Hong Kong, el Mar de China Meridional, el ” genocidio “de los uigures. 

Oh querido. No hubo un solo hackeo del Departamento de Estado con un conocimiento mínimo del este de Asia para advertir a los aficionados que no se meta con el formidable jefe de la Comisión de Asuntos Exteriores en el Comité Central del PCCh, Yang Jiechi , con impunidad.

Visiblemente sorprendido, pero controlando su exasperación, Yang Jiechi respondió.  Y los disparos retóricos se escucharon en todo el Sur Global.

Tenían que incluir una lección básica de modales: “Si quieres tratarnos como es debido, tengamos un poco de respeto mutuo y hagamos las cosas de la manera correcta”. Pero lo que se destacó fue un diagnóstico punzante y conciso que mezclaba historia y política:

“Estados Unidos no está calificado para hablar con China de manera condescendiente. El pueblo chino no lo aceptará. Debe basarse en el respeto mutuo para tratar con China, y la historia demostrará que aquellos que buscan estrangular a China sufrirán al final”.

Y todo eso traducido en tiempo real por la joven, atractiva y ultra-hábil Zhang Jing (traductora y vocera), quien inevitablemente se convirtió en una superestrella de la noche a la mañana en China, cosechando la asombrosa cantidad de 400 millones de visitas en Weibo.

La incompetencia del brazo “diplomático” de la administración Biden-Harris es increíble. Usando una maniobra básica de Sun Tzu, Yang Jiechi cambió las tornas y expresó el sentimiento predominante de la abrumadora mayoría del planeta. Rellena tu unilateral “orden basado en reglas”. Nosotros, las naciones del mundo, privilegiamos la carta de la ONU y la primacía del derecho internacional.

Así que esto es lo que el uno-dos Rusia-China logró casi instantáneamente: de ahora en adelante, el Hegemón debe ser tratado, en todo el Sur Global, con, en el mejor de los casos, desdén.

Un proceso histórico inevitable

Antes de Alaska, los estadounidenses emprendieron una encantadora ofensiva en Japón y Corea del Sur para “consultas”. Eso es irrelevante. Lo que importa es después de Alaska y la crucial reunión de Ministros de Relaciones Exteriores Sergey Lavrov-Wang Yi en Guilin.

Lavrov, siempre imperturbable, aclaró en una entrevista con los medios chinos cómo la asociación estratégica Rusia-China ve el actual choque de trenes diplomáticos de Estados Unidos:

“De hecho, han perdido en gran medida la habilidad de la diplomacia clásica. La diplomacia tiene que ver con las relaciones entre las personas, la capacidad de escucharse entre sí, de escucharse entre sí y de lograr un equilibrio entre intereses en competencia. Estos son exactamente los valores que Rusia y China están promoviendo en la diplomacia.”

La consecuencia inevitable es que Rusia-China debemos “consolidar nuestra independencia”: Estados Unidos ha declarado que limitar el avance de la tecnología en Rusia y China es su objetivo. Por lo tanto, debemos reducir nuestra exposición a las sanciones fortaleciendo nuestra independencia tecnológica y cambiando a liquidaciones en monedas nacionales e internacionales distintas del dólar. Tenemos que dejar de utilizar sistemas de pago internacionales controlados por Occidente “.

Rusia-China han identificado claramente, como dijo Lavrov, cómo los “socios occidentales” están “promoviendo su agenda impulsada por la ideología destinada a preservar su dominio al frenar el progreso en otros países”. Sus políticas van en contra de los desarrollos internacionales objetivos y, como solían decir en algún momento, están en el lado equivocado de la historia. El proceso histórico vendrá por sí solo, pase lo que pase”.

Como presentación cruda de un “proceso histórico” inevitable, no hay nada más claro que eso. Y, como era de esperar, los “socios occidentales” no tardaron en volver a caer en, qué más, en su misma vieja bolsa de trucos de sanciones.

Aquí vamos de nuevo: una “alianza” de EE. UU., Reino Unido, UE y Canadá que sanciona a funcionarios chinos seleccionados porque, en palabras de Blinken, “la República Popular China [República Popular China] continúa cometiendo genocidio y crímenes de lesa humanidad en Xinjiang”.

La UE, el Reino Unido y Canadá no tuvieron las agallas para sancionar a un jugador clave: el jefe del partido de Xinjiang,  Chen Quanguo , que es miembro del Politburó. La respuesta china habría sido, económicamente, devastadora.

Sin embargo, Beijing contraatacó con sus propias sanciones, dirigidas, de manera crucial, al loco evangélico de extrema derecha alemán que se hacía pasar por “erudito” que produjo la mayor parte de la “prueba” completamente desacreditada de un millón de uigures detenidos en campos de concentración.

Una vez más, los “socios occidentales” son impermeables a la lógica. Agregando al estado ya espantoso de las relaciones UE-Rusia, Bruselas opta por antagonizar también a China dependiente en un único expediente falso, jugando directamente en la agenda no exactamente secreta de Divide y Goberna del Hegemón.

Misión (casi) cumplida: los diplomáticos de Bruselas me dicen que el Parlamento de la UE está prácticamente dispuesto a negarse a ratificar el acuerdo comercial China-UE negociado minuciosamente por Merkel y Macron. Las consecuencias serán inmensas.

Así que Blinken tendrá motivos para estar alegre cuando se reúna con una variedad de eurócratas y burócratas de la OTAN esta semana, antes de la cumbre de la OTAN.

Hay que aplaudir el descaro de los “socios occidentales”. Han pasado 18 años desde Shock and Awe(conmoción y asombro), el comienzo del bombardeo, la invasión y la destrucción de Irak. Han pasado 10 años desde el inicio de la destrucción total de Libia por parte de la OTAN y sus secuaces del CCG, con Obama-Biden “liderando desde atrás”. Han pasado 10 años desde el comienzo de la destrucción salvaje de Siria por poder, con yihadistas disfrazados de “rebeldes moderados”.

Sin embargo, ahora los “socios occidentales” están tan mortificados por la difícil situación de los musulmanes en China occidental.

Al menos hay algunas fisuras dentro del circo ilusionista de la UE. La semana pasada, el Círculo de Reflexión Conjunta de las Fuerzas Armadas francesas (CRI), de hecho, un grupo de expertos independientes de ex altos oficiales, escribió una sorprendente carta abierta al secretario general de la OTAN, Stoltenberg, acusándolo de facto de comportarse como un títere estadounidense con la implementación. del plan OTAN 2030. Los oficiales franceses sacaron la conclusión correcta: el combo Estados Unidos / OTAN es la principal causa de las espantosas relaciones con Rusia.

Estos idus de marzo

Mientras tanto, la histeria de las sanciones avanza como un tren fuera de control. Biden-Harris ya ha amenazado con imponer sanciones adicionales a las importaciones de petróleo chino desde Irán. Y hay más en camino: en fabricación, tecnología, 5G, cadenas de suministro, semiconductores.

Y, sin embargo, nadie tiembla en sus botas. Justo en el momento justo con Rusia-China, Irán ha intensificado el juego, con el ayatolá Jamenei emitiendo las pautas para el regreso de Teherán al JCPOA.

1. El régimen de Estados Unidos no está en condiciones de hacer nuevas demandas o cambios con respecto al acuerdo nuclear.

2. Estados Unidos está más débil hoy que cuando se firmó el JCPOA.

3. Irán está ahora en una posición más fuerte. Si alguien puede imponer nuevas demandas es Irán y no Estados Unidos.

Y con eso tenemos una triple bofetada Rusia-China-Irán al el Hegemón.

En nuestra última conversación / entrevista, que se publicará pronto en un paquete de video + transcripción, Michael Hudson, posiblemente el mejor economista del mundo, tocó el meollo del asunto:

La lucha contra China, el miedo de China es que no puedes hacer a China lo que le hiciste a Rusia. A Estados Unidos le encantaría que hubiera una figura de Yeltsin en China que dijera: démosle todos los ferrocarriles que hemos construido, el tren de alta velocidad, démosle la riqueza, démosle todas las fábricas a los individuos y dejemos que los individuos ejecutar todo y, luego, les prestaremos el dinero, o los compraremos y luego podremos controlarlos financieramente. Y China no está permitido que eso suceda. Y Rusia impidió que eso sucediera. Y la furia en Occidente es que, de alguna manera, el sistema financiero estadounidense es incapaz de apoderarse de los recursos extranjeros, la agricultura extranjera. Solo le quedan los medios militares para apoderarse de ellos, como estamos viendo en el Cercano Oriente.Y lo estás viendo en Ucrania ahora mismo.

Continuará. Tal como están las cosas, todos deberían asegurarnos de que los Idus de marzo, la versión 2021, ya hayan establecido un nuevo tablero de ajedrez geopolítico. La doble hélice Rusia-China en el tren de alta velocidad ha abandonado la estación y no hay vuelta atrás.

PUBLICADO: https://asiatimes.com/2021/03/welcome-to-shocked-awed-21st-century-geopolitics/ 

15 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

TEMAS:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO:

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, centra su tradicional columna dominical de geopolítica para el Club de la Pluma de este domingo, en un tema crucial de la geopolítica mundial: LA GUERRA CIBERNÉTICA. Un nombre impactante para un nuevo horizonte internacional, donde EEUU sube un peldaño más, en su peligrosa escalada hacia un impredecible conflicto mundial de consecuencias inéditas. 

Nuestro director nos hace un relato impresionante e imprescindible de este nuevo escenario y nos explica qué es LA GUERRA CIBERNÉTICA y su posible derivada en una GUERRA TOTAL y detalla con datos concretos y argumentos sólidos, la estrategia extrema de Washington por  tratar de contener el imparable progreso de Rusia y China en todos los frentes de la geopolítica mundial.

Además, nos describe la GUERRA PLANETARIA alrededor de las bases espaciales en la Luna, donde la nueva alianza entre Rusia y China también va dejando atrás a los norteamericanos. 

COMANDO GUERRA ESPACIAL DE EEUU

También remata el análisis de la exitosa visita del Papa a Irak, de la cumbre histórica con el líder musulmán chiíta, de la matanza de cristianos, de la importancia de Irán en Asia y el mundo y del “engendro diabólico del ISIS”. Un informe imprescindible para comprender la Geopolítica de las Religiones. 

Luego nos habla de la continuidad de las sanciones de EEUU contra los países latinoamericanos que le son incómodos y que son similares a las de las tres últimas administraciones en Washington, que solo han servido para penurias de los pueblos afectados. Y nos avisa de una importante reacción en marcha en el Caribe, para hacer frente a la agresión unipolar de Joe Biden. 

Seguidamente, Pereyra Mele se introduce en Latinoamérica y va relatando cómo se ha transformado el tablero político de la región en poco más de un año. De ser una zona totalmente dominada por el neoliberalismo, a finales de 2019, vive hoy toda una efervescencia de cambios populares. 

Nos describe la indignación en Colombia por los 6.402 asesinatos de civiles. Las manifestaciones en Paraguay por la corrupción, el narcotráfico y la pandemia. Las maniobras de la Junta Electoral de Ecuador a pocos días de la segunda vuelta, cuando no se sabe aún el partido que se enfrentará a Andrés Arauz. Se detiene también a detallar el arresto de la golpista y terrorista de estado, Jeanine Añez en Bolivia. Y termina el bloque con el terremoto político en Brasil, por la anulación de las condenas a Lula y el fin de una trama judicial con nombres propios como Lava Jato, Aldo Moro y Jair Bolsonaro. Todo un certero diagnóstico sobre nuestra región, que es foco de atención mundial por sus evidentes aires de cambio.

Y todavía le da tiempo a nuestro director para una mirada por Europa, ante el pánico general por la vacuna de AstraZeneca, para indignarse por el vergonzoso escándalo racista de la monarquía británica y hablarnos de la implosión de la derecha española cuya onda expansiva llega hasta la izquierda.

Y como conclusión a la GUERRA CIBERNÉTICA en ciernes, nos aconseja estar alertas por la profunda conflictividad mundial, entre los atlantistas que no quieren retroceder a pesar de su decadencia, mientras los continentalistas no cesan de avanzar.

Eduardo Bonugli

“Para afrontar los problemas de fondo, que no pueden ser resuelto por acciones de países aislados, es indispensable un consenso mundial”.

Es un hecho indiscutible que la tecnología hoy, ya está presente en todos los aspectos de nuestra vida cotidiana, merced al nuevo entorno en que nos hallamos inmersos y del cual somos parte, un lugar que nunca antes en la historia de la humanidad se haya experimentado en absoluto. De allí la afirmación de que nos encontramos ante un verdadero cambio epocál, donde la cuarta revolución industrial irrumpe en una etapa del sistema mundo.

También es dable expresar que en esta nueva era que tiene como principal actor a la revolución digital o la digitalización, donde la lucha entre potencias se manifiesta día a día, a cada momento por la supremacía tecnológica mundial, que en este momento de la historia no es ni más ni menos que el control de la tecnología de quinta generación 5G.

Para conocer cómo se llega a la Tecnología 5G se hace necesario realizar un breve recorrido histórico y saber de aquellas que la precedieron en el tiempo, empezando por la Tecnología 1G (1970-1980), ésta fue lanzada en Japón por la NTT en 1979 y corresponde a las primeras telefonías móviles. El 1G es analógico y permitieron a un pequeño grupo de abonados principalmente empresarios a comunicarse entre diferentes centros urbanos. Tecnología 2G (1980-2000), en esta generación de móviles ya se introduce protocolos de telefonía digital y permite entre otros SMS, FAX y MODEN, además de Roaming Internacional, llamada en espera, identificación de llamada, etc.; el móvil más reconocido de la época era el Nokia 3310, dispositivos con velocidades inferiores a 100 Kbit/S o 2.75G dependiendo de los diferentes estándares. 

Tecnología 3G (2003-2007), que utilizaba la conmutación de paquetes, con un ancho de banda de 5-20Mhz. Esta generación daba servicio de alta velocidad, internet inalámbrico fijo, de voz, videollamada, videoconferencia, navegación web, correos, mapas, música. En esta época sobresalieron los Blackberry y luego el Iphone el Smartphone que revoluciono la telefonía digital. Tecnología 4G (2007-2015), se basa en el estándar “LTE” que es el sucesor directo del 3G o 3G+, se basa en la tecnología IP que se alcanza por la convergencia entre las redes de cables y redes inalámbricas. También se caracteriza por un aumento significativo de tráfico de datos y puede alcanzar a los 150 Mb/s. De acceso a la internet móvil, televisión 3D, DVB, entre otras. El dispositivo sobresaliente de esta tecnología fue el Samsung Galaxy J1 Ace. 

Tecnología 5G (2015-2020) esta nueva generación usa la arquitectura inalámbrica abierta (OWA), utiliza tecnología de telefonía IP banda ancha, se prevé que para el 2025 una de cada cinco conexiones móviles se realizara sobre redes 5G, su velocidad máxima 10 Gbp/s y más ecológico entre otras bondades. El teléfono insignia de esta época Samsung S10.

Sin dudas que la conectividad 5G que está llegando a nuestra cotidianeidad tiene un sello mayoritariamente Asiático. Las marcas europeas han quedado rezagadas y las de EEUU luchan para frenar el embate proveniente de Asia, de allí radica la pelea por el liderazgo respecto a la tecnología de quinta generación donde la lista está liderada por Huawei, Samsung, Lg, ZTE y Ericsson.

Si bien la tecnología 5G aún no se ha implantado de lleno en todo el mundo pues aún son muy pocos los países que pueden poner en funcionamiento este tipo de alta tecnología y en la actualidad solo el 14% de la población mundial son usuarios merced a múltiples impedimentos de los propios Estados que no cuenta con la debida infraestructura para posibilitar el funcionamiento de la misma, por ende el número actual de países que operan, despliegan o comercializan en el mundo con Tecnología 5G son 38 entre ellos: Corea del Sur, Suiza, Emiratos Árabes, Finlandia, Reino Unido, España, Italia, Alemania, Japón, Irlanda, China, Rumania, Suecia, EEUU, Canadá, Austria, Tailandia y Bélgica, Australia, Nueva Zelanda y Brasil en nuestra región entre otros alrededor del mundo, en tanto Uruguay está en pleno despliegue de esta tecnología 5G y nuestro país Argentina junto a varios países cordilleranos están realizando recién inversiones en el 5G y se aguarda que para el 2025 el 60 de usuarios de todo el mundo tengan acceso a la misma.

Ahora bien, cuando afirmamos que la mencionada tecnología de quinta generación se halla pleno proceso de inversión, despliegue y comercialización en todo el mundo; el avance vertiginoso de la Tecnología en la actualidad parece no tener freno, debido a que nuevamente países Asiáticos continente que se ha apropiado de la vanguardia tecnológica en el presente; países como China ya ha lanzado al espacio el primer satélite 6G del mundo (Start Era-12 o UESTC), satélite que cuenta con un sistema óptico de detección remota para monitorear los desastres de cultivos y prevención de inundaciones e incendios forestales; a los efectos de verificar la tecnología 6G en el espacio, desde China afirman que esta tecnología 6G puede llegar a ser 100 veces más rápida que el 5G.

Cuando todo parecía que China había tomado la delantera en este tema trascendental y vaticino que para el 2035 se podría contar con este tipo de tecnología en el mundo; la empresa Surcoreana Samsung presento el pasado año su visión respecto a la comunicación en materia 6G, afirmando que su comercialización podría estar para el 2028, y para que esto se dé se, trabaja de lleno en tres pilares fundamentales que son: rendimiento, arquitectura y confiabilidad.

Algunos ejemplos y potencial de esta Tecnología 6G que ser distante a nuestra realidad ya se empiezan a entablar fechas menores a una década; entre ellos la velocidad que es una de las categorías que caracterizan a la Cuarta Revolución Industrial, estima que el 6G posee una máxima de datos de 1,000 Gbp/s y una latencia de aire inferior a 100 microsegundos, 50 veces la velocidad de datos máximos y una décima parte de latencia de 5G, en otras palabras y a efectos comparativos el 4g se mide en Megabyts, el 5G en Gigabyts y esta última que realmente se presenta como algo único en el mundo consta de una velocidad de 1 Terabyts.

De allí radica la importancia del presente trabajo académico, donde cada vez se hace más necesario la Regulación Global del Ciberespacio, ante el avance incierto de esta tecnología que pareciera sin lugar a dudas, viene a revolucionar toda la estructura de la red cableada inalámbrica, pero sin un freno regulatorio de la misma, poniendo en riesgo desde el simple y posible usuarios hasta los Estados mismos parte de la Comunidad Mundial.

La Cibergeopolitica es una realidad que no podemos negar y que nos indica e induce a entender lo que pasa en ese famoso quinto elemento que es el Ciberespacio y que sin una debida reglamentación, se abren puertas a limites impensados que busca esta tecnología 6G basada principalmente en Hologramas móvil de alta fidelidad, realidad extendida y replica digital; la velocidad que ya arranca de 50 a 100 veces más rápido que el 5G, dando paso de lleno con este tipo de velocidad a temas tan controvertidos en todo el mundo como la Inteligencia Artificial, el Transhumanismo, los Vehículos Autónomos, la revolución de los Smartphone, la atención Medica Digital (temas tratados en varios artículos desde el 2017 en adelante), Ciudades Inteligentes como una realidad inexcusable, y el nuevo estándar comunicacional que trata de las comunicaciones y transferencias de información bajo el agua.

Pero el análisis no culmina con los ensayos de la nueva tecnología 6G que aún no está en función, los avances siguen realizándose sin descanso más allá de todos los interrogantes que ésta ocasiona entre ellos principalmente los estándares éticos de la misma al momento de ser puesta en funcionamiento. 

Todo lo mencionado ut-supra, nos brindan datos y pistas importantes que no estaban en los planes de la mayoría de la población mundial, es que ya hay muchas teorías que esbozan que estamos antes los umbrales de la Quinta Revolución Industrial, y otros que afirman que esta nueva revolución se está dando en forma simultánea con la 4ta RI, y como puede ser que ya se esté hablando y pensado como un hecho concreto, si aún nos encontramos abrumados por los avances propios de la 4ta RI (big data, machine learnig, computación cuántica, internet de las cosas, XR, Industria 4.0, etc) y como si fuera poco ya asoma por el horizonte una nueva disrupción, llamada a sacudir otra vez los cimientos de la sociedad. En fin, hacemos alusión a la antes mencionada Quinta Revolución Industrial, atisbada en los principales foros económicos y tecnológicos del planeta; una revolución deseada por muchos y temidas por otros.

Por último, es menester saber tres puntos esenciales ante estas cuestiones que vienen a poner sobre tela de juicio más incertidumbres que certezas por no contar con una hoja de ruta clara hacia donde nos llevan estos avances sin una Regulación del Ciberespacio. Tampoco podemos negar que, a través del devenir de los tiempos en todas las revoluciones precedentes a la fecha, han tenido un denominador común donde hubo trabajos que desaparecieron y otros nuevos que se crearon, y por ello pensamos que no hay razón para pensar que la 4ta RI y la posible Quinta Revolución Industrial que se estaría dando en simultaneo a la precedente (4ta RI), vayan a quedar al margen de eta dinámica pre-existente.

Una de las voces que ya se han alzado y más precisamente en WEF fue la de Marc Benioff, fundador de Salesforce, quien afirmo que como lo exprese anteriormente la ETICA debe estar en el centro de la Quinta Revolución Industrial, que muchos afirman ya estar transitando; además otra característica a tener en cuenta es el abandonar la idea del crecimiento por el crecimiento mismo y poner los avances tecnológicos al servicio de los valores puramente humanos y de la inclusión. Entre los puntos sobresalientes de esta Quinta Revolución Industrial que muchos afirman estar ya en vigencia, repito en simultaneidad con la 4ta RI, los de:

  • Compatibilizar los beneficios y el progreso de la sostenibilidad, el cuidado del medio ambiente y el respeto de los derechos humanos.
  • Igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.
  • Lograr un mundo mejor, más eficiente y más productivo.
  • Facilitar la plena accesibilidad social y laboral.

Todos estos fundamentos para quienes venimos tratando la geopolítica de la internet y desde la cibergeopolitica hace ya varios años, muchos de estos puntos nos remiten directamente a los 17 puntos ODS de la ONU, que, al día de hoy, en lo que respecta a nuestra parte como centro de estudios y desde una perspectiva académica con un pensamiento netamente sudamericano, son más los cuestionamientos y preguntas sin respuestas las que se nos presentan y varios los temas a tratar que parecieran estar camuflados dentro de ese programa que se lleva adelante y pretenden implementar para el 2030. Lo repetimos cientos de veces y en cada lugar que tengamos que exponer o disertar, que primeramente la Falta de Regulación Global O Universal del Ciberespacio, hace que todo se torne turbio y la normativa quede en manos del más fuerte, quien impondrá su postura si es necesario a la fuerza, y esto ocurre por un pendiente que hasta el día de hoy han fracasado los organismos multilaterales que deberían abogar por una Regulación Definitiva y esto se logra con el conjunto de las partes integrante de la sociedad y desde una mirada: social, política, económica, educativa, religiosa, culturales, etc…

Por ultimo dejo una reflexión del Papa Francisco con una impronta ecuménica, que se desprenden de la Encíclica “Laudato Si” sobre los cambios tecnológicos y también a los efectos de que cada uno tomemos dimensión de los momentos cruciales que vivimos y afrontamos, agravados por una pandemia de por medio: “…Alegrarse ante los avances tecnológicos porque la ciencia y la tecnología son un maravilloso producto de la creatividad humana donada por Dios, la Tecnociencia bien orientada puede producir cosas realmente valiosas para mejorar la calidad de vida del ser humano; pero no podemos ignorar que las tecnologías dan a quienes tienen el conocimiento, sobre todo el poder económico para utilizarla, un dominio impresionante sobre el conjunto de la humanidad en el mundo entero, nunca la humanidad tuvo tanto poder sobre sí misma y nada garantiza que vaya a utilizarla bien, sobre todo si se considera el modo como lo está haciendo”.

Estos son los grandes desafíos estratégicos que nos esperan y nos deparan día a día, y de nosotros depende dejar que el avance sea con el ser humano como un mero instrumento de la tecnología o bregamos una lucha ininterrumpida para marcar el camino a los efectos de lograr una Tecnología con Alma.

DR. MARIO R. DUARTE

Abogado (UCASAL) Juez Adm. Faltas M/C (Ctes-ARG). Esp. Derecho Público (UCSF) Esp. Seg. Ciud. Y Prev. Del. (FILDSyS) Académico Argentino AICTEH (Valencia-ESP). Miembro Dossier Geopolitico (-ARG).Seminarian Biolaw and Bioetic (U. Georgentawn-EEUU).

https://actualidad.rt.com/actualidad/372700-china-lanzar-espacio-primer-satelite-6g-probar-tecnologia

https://news.samsung.com/co/samsung-la-tecnologia-6g-sera-una-experiencia-hiperconectada-para-todos

https://www.muycomputerpro.com/2020/12/21/tecnologia-6g

https://blog.masmovil.es/la-evolucion-de-la-tecnologia-movil-1g-2g-3g-4g/

Laudato Si – Autor: Papa Francisco – Editorial: Ediciones Paulinas. (2015)

Por Rafael Poch de Feliu | 06/03/2021 | Europa

La doctrina de Bruselas hacia Pekín aprobada en octubre es esquizofrénica: una amalgama de hostilidad y estrecha relación. El gigante europeo es impotente a causa de su división interna y de su hipoteca transatlántica.

Desde por lo menos los años ochenta del siglo XX, China observó con interés y curiosidad el surgir de la Unión Europea, un ovni político de gran potencial económico. Entonces la UE representaba el 30% del PIB mundial mientras que China solo el 2,3%. Cuando en los primeros años del siglo XXI, la UE se ampliaba (diez nuevos estados miembros en 2004) e incrementaba su integración, Pekín seguía la evolución del proceso con interés añadido. Con sus casi 500 millones de habitantes y su gran potencia económica (segundo PIB mundial), la UE era menos celosa que Estados Unidos a la hora de transferir la tecnología que China necesitaba para su desarrollo. Además, y sobre todo, lideradas por Francia y Alemania, las diferencias europeas con la dirección neocon de George W. Bush en Estados Unidos, particularmente relevantes en 2003 con motivo de la desastrosa invasión de Irak, introducían en Pekín preguntas existenciales de gran calado estratégico: ¿Se va a dividir Occidente? ¿Será la Unión Europea un nuevo polo autónomo de la nueva constelación multipolar?

La división entre las antiguas potencias coloniales europeas y la superpotencia imperial americana era una cuestión fundamental no solo para China, sino para todo el llamado “sur global”, aunque solo fuera por la ampliación de los márgenes de maniobra que significaba. Ampliar a lo político, por ejemplo en las organizaciones internacionales creadas y dominadas por Occidente, la holgura ya existente en lo comercial por ejemplo al negociar la compra de aviones, no con uno sino con dos vendedores (Boeing y Airbus), era un asunto mayor. ¿Se abriría una oportunidad similar en la ONU?

Hoy aquellas ilusiones se han evaporado. La inicial fascinación china por el proceso europeo se ha visto matizada también por las dificultades de la UE por demostrar una personalidad propia en el mundo. Esas dificultades tienen que ver con diversos aspectos. Uno es el sometimiento inercial de la política exterior y de seguridad europeas a la geopolítica de Washington, canalizado a través de la OTAN y de la utilización de toda una serie de países como caballos de Troya de la política exterior americana en Europa: Inglaterra antes del Brexit, pero también, Polonia, los países bálticos y otros. La falta de autonomía de la UE desemboca frecuentemente en un errático seguidismo de las directivas generales de Estados Unidos, incluso cuando esas directivas contradicen frontalmente los intereses económicos y geopolíticos europeos más esenciales. La expansión de la OTAN hacia el Este, en incumplimiento de los pactos y promesas que pusieron fin a la guerra fría, y las trabas a la complementaria relación energética y geopolítica de la UE con Rusia, forman parte de una clara y bien conocida estrategia de Washington.

Otro aspecto fundamental tiene que ver con el propio diseño, más empresarial que político, de la Unión Europea. Reflejado en los tratados europeos, ese diseño es prácticamente imposible de reformar al precisar el voto aprobatorio de todos los estados miembros. Dichos estados parecen, a su vez, estructuralmente condenados a la división, a causa de los defectos del propio diseño que incrementan la división socioeconómica de la eurozona y producen una creciente desigualdad que es sobre todo consecuencia de los superávits comerciales de Alemania, su principal economía.

Entre 2009 y 2018 la economía de los países del norte de la eurozona creció en conjunto un 37,2% mientras que las del sur solo un 14,6%. La crisis del Covid-19 apunta a un incremento de esas diferencias. Esta realidad ha creado en Europa un enredo de gran complejidad que parece condenar a la Unión Europea a la división interna y explica sus actuales tendencias desintegradoras. El resultado de todo ello convierte a la UE en una especie de gigante impotente.

La Unión Europea ofrece periódicamente muestras de esa impotencia. Concluyeron en fracaso los intentos europeos de independizarse de las sanciones de carácter extraterritorial (respaldadas por su control del sistema financiero global) dictadas por Estados Unidos contra Irán después de la retirada unilateral de Washington del acuerdo nuclear con ese país que el conjunto de las potencias había aprobado y que abría esperanzadoras perspectivas de distensión en Oriente Medio y de negocio para Bruselas. No sabemos si la UE remediará su actual estancamiento, pero sí sabemos que el pulso del mundo no se detendrá para esperarla y que como dijo Mijail Gorbachov a los dirigentes de la Alemania del Este en 1989: “la vida castiga a los que llegan tarde”. La UE ya no representa aquel 30% del PIB sino solo el 16,7%, mientras que China ha cambiado su 2,3% de los años ochenta por su actual 17,8%.

China superó en 2020 a Estados Unidos como mayor socio comercial de la UE Se espera que este año supere también a Estados Unidos como principal mercado de la exportación alemana. China compró el año pasado cerca del 20% de las ventas de Airbus. En ese contexto, la relación de la UE con China refleja todos los problemas apuntados. En primer lugar, cuanto más quiera Bruselas avanzar en su relación con Pekín tanto más se resentirá su relación con Washington y tanto más se agudizarán las divisiones internas al respecto. Trátese del desarrollo de la tecnología 5-G de la empresa china Huawei en Europa, del creciente flujo de inversiones chinas en la Unión Europea, de la invitación de Pekín a los países europeos para que se sumen a su iniciativa de Nueva Ruta de la Seda (B&RI), o del último acuerdo general de principio en materia de inversiones (CAI), el resultado es siempre el mismo: la división europea.

Ante ese panorama, China ha llegado a acuerdos con países y grupos de países europeos entre los que la llamada Plataforma 17+1 es el más conocido. Muchos analistas y políticos europeos recelan de esos acuerdos en los que ven la vieja táctica del “divide y vencerás” practicada por China, olvidando que ésta no tiene que molestarse en dividir lo que ya está dividido y lastrado por la más elemental ausencia de claridad, coherencia y autonomía. Ese recelo se ha puesto de nuevo de manifiesto con la crisis del COVID en la que los defectos de la gestión europea han podido cotejarse con las ayudas de China a diversos países europeos, entre ellos algunos de los más marginados. “Debemos ser conscientes de que hay un componente geopolítico y una lucha por la influencia en la política de la generosidad”, escribió el responsable de la política exterior europea, Josep Borrell.

Mientras tanto, países como Alemania y Francia envían periódicamente sus barcos de guerra a participar en el cerco aeronaval de Estados Unidos en el Mar de China Meridional, sugiriendo que la intensa relación con su principal socio comercial es compatible con su contención militar. La UE mantiene desde 1989 su más longeva política de sanciones contra el socio chino: un embargo de venta de armas. Si quisiera cancelarlo, Washington ya ha advertido que los contratos militares con China significarían el fin de las relaciones de las empresas europeas con las de Estados Unidos en ese ámbito. Muchos estados de la UE son activos participantes en los frentes de guerra híbrida abiertos contra China…

El resultado de esta amalgama de hostilidad y estrecha relación es la esquizofrénica doctrina aprobada por el Consejo Europeo de octubre de 2020, que practica una especie de promedio con todas las contradicciones, divisiones e intereses de los diferentes miembros del club. Según esa doctrina, China es al mismo tiempo “socio, competidor y rival sistémico”, dependiendo del ámbito político en cuestión. ¿Son separables esos ámbitos? “En la práctica parece difícil desvincular comercio e inversión, donde China es considerada socio, de seguridad y valores, donde China es vista como rival sistémico”, dice la analista Theresa Fallon. “¿Será la UE capaz algún día de relacionarse con China no a través de tres diferentes enfoques sino mediante un solo punto de vista?”, se pregunta. Fallon es directora del CREAS uno de los laboratorios de ideas de Bruselas dedicado a promocionar la estrategia de Washington hacia Rusia y Asia en la UE. Su pregunta resume muy bien la debilidad y ambigüedad de la actitud de la Unión Europea hacia China.

(Publicado en Ctxt) y Rebelion

EDITORIAL: de la Fundación Cultura Estratégica 12 de Febrero 2021

La alianza militar de la OTAN liderada por Estados Unidos se está acercando cada vez más a aceptar a Ucrania como un nuevo miembro. Este es un paso increíblemente incendiario hacia la guerra que podría convertirse en una conflagración nuclear.

A pesar de las advertencias repetidas y de larga data de Rusia, la alianza militar de la OTAN liderada por Estados Unidos ha indicado que se está acercando cada vez más a aceptar a Ucrania como un nuevo miembro. Este es un paso increíblemente incendiario hacia la guerra que podría convertirse en una conflagración nuclear. Y, de manera risible, esta imprudente iniciativa está impulsada por una alianza que proclama que se trata de defender la paz y la seguridad.

Esta semana, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, recibió al primer ministro ucraniano Denys Shymhal en la sede de la organización en Bruselas. En una conferencia de prensa conjunta, ambos hombres se mostraron optimistas sobre la incorporación de Ucrania a la OTAN. Stoltenberg admitió que la ex República Soviética ha estado pendiente de la membresía de la alianza desde 2008, una escala de tiempo que pone en perspectiva el conflicto más reciente de los últimos casi siete años. También confirmó que las fuerzas de la OTAN han estado aumentando su presencia en el Mar Negro en coordinación con sus homólogos ucranianos. En las últimas semanas, tres buques de guerra estadounidenses se han entrenado con buques de la armada ucraniana para contrarrestar lo que Stoltenberg dice es “agresión rusa”.

Ucrania ha sido designada oficialmente “Socio de oportunidades mejoradas” por la OTAN. Lo que hace que uno se pregunte, irónicamente, ¿qué tipo de “oportunidades” se están contemplando?

A todos los efectos, Ucrania ya es prácticamente miembro de la OTAN. Ha participado en operaciones militares conjuntas en el extranjero y, como se ha señalado, recibe ayuda militar, entrenamiento y apoyo logístico.

Pero si Ucrania fuera admitida formalmente en la alianza de la OTAN, se abriría un camino legalizado e inevitable hacia la guerra. Según las reglas de la organización, cualquier nación miembro individual tiene derecho a invocar una cláusula de defensa general que obliga a otros miembros de la OTAN a brindar apoyo militar. Dado que las autoridades gubernamentales en Kiev afirman continuamente que Rusia es un agresor, una opinión compartida por la OTAN, entonces el potencial de una guerra generalizada con Rusia es un peligro abierto si Ucrania se uniera oficialmente a la alianza.

Sin duda, los líderes de la OTAN son conscientes de esta potencial catástrofe y también son conscientes de las profundas preocupaciones de Rusia. Eso explicaría su cauteloso retraso en la admisión de Ucrania en la alianza. Se entiende que Alemania y Francia en particular están en contra de agregar al país a la membresía de la OTAN por temor a que provoque a Rusia.

Es interesante especular por qué Stoltenberg, ex primer ministro noruego y jefe civil nominal de la OTAN, pareció esta semana dar un nuevo impulso a las ambiciones de Ucrania. ¿Podría estar relacionado con el cambio de administración en Estados Unidos? Altos miembros de la administración Biden han declarado públicamente durante las audiencias del Senado su voluntad de aumentar el apoyo militar al gobierno de Kiev en su conflicto con los separatistas prorrusos en el este de Ucrania. Los enviados estadounidenses y europeos en el Consejo de Seguridad de la ONU reiteraron esta semana acusaciones estridentes contra Rusia alegando que Moscú era responsable de prolongar el conflicto en Ucrania. El enviado de Rusia, Vassily Nebenzia, respondió que fueron el régimen de Kiev y sus aliados occidentales quienes no han implementado el acuerdo de paz de Minsk previamente acordado firmado en 2015.

Pero seguramente incluso los patriotas más acérrimos de la OTAN deben darse cuenta de que admitir a Ucrania en las filas sería un puente peligroso demasiado lejos. Lo mismo también para Georgia, otra ex república soviética, que también está en la cola para unirse a la alianza militar. Ambos países ya están en conflicto político con Rusia por el expansionismo de la OTAN, no como ellos o la OTAN lo querrían, por la “agresión rusa”. La OTAN empujó a Georgia a una breve guerra con Rusia en 2008 por los territorios en disputa de Osetia del Sur y Abjasia. Luego, en 2014, un golpe de estado respaldado por la OTAN en Kiev contra un presidente electo condujo a la guerra de baja intensidad en curso en el este de Ucrania. Ese golpe también llevó a Crimea a votar en un referéndum para separarse y unirse a la Federación de Rusia, a la que Occidente se refiere continuamente de manera despectiva como “anexión”.

A los cómplices profesionales y bien pagados como Jens Stoltenberg les gusta hilar el engañoso hilo de que la expansión de la OTAN es un “éxito” para la democracia y el estado de derecho. Desde el final de la Guerra Fría en 1991 tras la desaparición de la Unión Soviética, la OTAN no empacó ni se disolvió. En los siguientes 30 años, ha duplicado su membresía de 16 a las 30 naciones constituyentes actuales. Esto fue a pesar de los votos anteriores de los líderes estadounidenses de que no permitirían la ampliación de la OTAN más allá de las antiguas fronteras de la Guerra Fría y el Pacto de Varsovia. Las adiciones más recientes incluyen Montenegro y Macedonia del Norte. Bosnia y Herzegovina se está considerando en los planes de acción para la membresía, y Ucrania y Georgia presumiblemente después de eso.

La implacable expansión de la OTAN hacia las fronteras de Rusia, incluido el estacionamiento de sistemas de misiles, junto con una retórica provocativa y sin fundamento que acusa a Moscú de agresión, están planteando evidentemente una amenaza existencial para la seguridad rusa. Sin embargo, los apologistas de la OTAN hablan alegremente y al estilo orwelliano sobre la promoción de la seguridad, la defensa y el estado de derecho.

Para que no lo olvidemos, Rusia estuvo a punto de ser aniquilada, según la memoria viva, por la agresión militar de la Alemania nazi y sus satélites de Europa oriental cuando hasta 27 millones de soviéticos murieron en la Segunda Guerra Mundial (1939-45).

Las propias reglas supuestas de la OTAN prohíben a la organización admitir países que están involucrados en disputas fronterizas o conflictos internos. Eso claramente debería prohibir a Ucrania y Georgia. Sin embargo, la OTAN dirigida por Estados Unidos está haciendo la vista gorda a sus propias reglas, distorsionando sus intervenciones en estos países como acciones de defensa contra la “agresión rusa”.

Sería ridículo si no fuera tan gravemente serio. La OTAN “justifica” la expansión a Ucrania y Georgia “porque” Rusia tiene fuerzas en el Mar Negro y el Mar de Barents. Esas regiones son parte integral del territorio soberano de Rusia. Esto ocurre mientras Estados Unidos, desde una distancia de más de 6.000 kilómetros de distancia, coloca bombarderos estratégicos B-1 por primera vez en Barents y envía un número creciente de buques de guerra al Mar Negro en violación de los tratados marítimos. ¿Qué sigue? ¿Rusia está acusada de ocupar Moscú?

Los precedentes y el patrón histórico muestran que la garra imperial estadounidense conocida oficialmente como la Organización del Tratado del Atlántico Norte es incapaz de razonar y dialogar inteligentemente. Es una máquina preparada para el enfrentamiento. Por lo tanto, Rusia puede tener que considerar la posibilidad de utilizar otro tipo de lenguaje para transmitir sus preocupaciones de seguridad totalmente legítimas.

Porque la trayectoria actual es un camino a la perdición.

Las opiniones de los contribuyentes individuales no representan necesariamente las de la Fundación Cultura Estratégica y tampoco de Dossier Geopolitico.

15 años promoviendo semanalmente la Geopolitica, en este Programa

Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

TEMAS:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO:

En la columna semanal de geopolítica para el Club de la Pluma de este domingo, Carlos Pereyra Mele, director de Dossier Geopolítico, comienza hablando de la Guerra de las Vacunas en Europa, que la define como una ESTAFA para los ciudadanos europeos y también da una mirada a la tragedia del Covid que se sufre en EEUU, Brasil y Perú. 

Luego, el experto en geopolítica, entra de lleno en el reciente Foro de Davos, al que encuentra cambiando su contenido clásico neoliberal, ese de la Globalización asimétrica y del dictado de las doctrinas de Washington, para ser poco a poco el atalaya de las nuevas voces determinantes del mundo. 

Y con una licencia copernicana, hace girar a ese nuevo mundo en tres ejes. El de  EEUU, el de Rusia y el de China. Todos acompañados por el resto de potencias de segundo orden. 

Nos descubre el director de Dossier Geopolítico, a un foro de Davos que ya vivió épocas doradas y de lujo, y que por la derrota del atlantismo y del resurgir de las viejas potencias asiáticas, se agotan en él las influencias de las elites, y siente y sufre el fin del glamour imperial. 

Nos habla también de la presión de los dirigentes europeos a EEUU durante el evento, para regular las actividades de los gigantes tecnológicos y para que colabore en el diseño de los nuevos equilibrios mundiales. 

Destaca la contradicción del canciller de Washington, quien insiste en la teoría de la EXCEPCIONALIDAD NORTEAMERICANA y en el deseo QUE TODO VUELVA A SER LO DE ANTES, a pesar de la grave brecha interna de su país, de la enorme crisis económica y del terrible sinceramiento de Biden, con aquello de: ¡¡EN EEUU HAY HAMBRE!! 

Pereyra Mele desmenuza al detalle la participación de Putin, que afirma que el poder unipolar ha terminado y cuando anuncia el final de una economía solo para un puñado de millonarios, en un mundo de 7 millones de personas y el acabose de un modelo económico insostenible. 

Sigue con el presidente ruso, que reclama a la UE trabajar juntos por su historia y por su pertenencia. Y a la que pide dejar de ser una cadena de distribución de las órdenes de EEUU. Mientras sostiene que el monopolio de la naturaleza por una potencia, va en contra de la pluralidad histórica de la civilización.

A seguir, el politólogo define Globalización y Globalismo y pregunta:

¿Qué es el multilateralismo coordinado, y qué el selectivo? y ¿Qué significa resetear las relaciones internacionales? Todo en referencia a que el protagonismo de Putin y Xi Jinping demuestra que el mundo está inmerso en una dura pugna por los liderazgos. 

Asegura también que China es la única vencedora del 2020 y que Xi Jinping fue el gran ganador de éste foro de Davos, destacando algunos aportes como:

-“El mundo no volverá a ser lo que fue en el pasado”

-“La universalidad no puede ser una colmena gigante al servicio de una nación reina”

-“La excepcionalidad (Como la de EEUU) significa ir a contra mano de la evolución de la humanidad.”

-“Que lo inverso a esto sería la guerra, en cualquiera de sus versiones, incluso la guerra tradicional si se empeñan en que una sola potencia sea la que intervenga en todos los conflictos.” 

Y concluye con que estos conceptos son parte de una lógica muy oriental que encaja con nuestro principio argentino de “… todo en su medida y armoniosamente…” Precisamente lo contrario a la imposición de la tabla de valores absolutos de los anglos sajones, que obligan a las comunidades organizadas a ser comunidades subordinadas. 

Y Pereyra Mele va cerrando su alocución alertando de que para evitar que se desaten todos los demonios, es necesario un arreglo geopolítico entre las potencias o nos vamos hacia un enfrentamiento global, con consecuencias catastróficas, 

Y cierra sentenciando que ningún organismo internacional de Occidente ha servido ni ha sido útil, para dirigir y luchar contra la pandemia, lo que califica  esa evidencia, como un total fracaso humanitario. 

Son unos pocos minutos de relato simple y entendible, que nos permite comprender en profundidad la actualidad del mundo. 

Eduardo Bonugli

Por Timofei Bordachev 04.01.2021

El regreso de la política internacional en una forma bastante tradicional ha ido inevitablemente acompañado de una disminución de la importancia y la eficacia de las instituciones internacionales. Los eventos de 2020 y las tendencias detrás de ellos incluso nos han obligado a abordar la cuestión de si tales instituciones deberían existir como son, escribe el director del programa del Valdai Club, Timofei Bordachev.

Hace treinta años en París, los países de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa firmaron un documento llamado Carta de París para una Nueva Europa. Esta declaración a gran escala no solo puso fin formal a la Guerra Fría, sino que también se convirtió en uno de los documentos centrales del nuevo orden mundial. Este orden se basaba en los principios y valores que se habían formado después de 1945 dentro de la comunidad de democracias liberales liderada por Estados Unidos y sus aliados más cercanos, y basada en la absoluta superioridad militar y política de América entre los países de Occidente. El fin de la Guerra Fría hizo global esta superioridad y durante casi tres décadas determinó la imagen de la política exterior y la interacción entre los estados del mundo.

La presencia de un líder mundial permitió hablar del surgimiento del fenómeno de la política mundial, un sistema especial de relaciones en el que no solo se incluían los Estados, sino también los actores no estatales. Y lo más importante, un sistema que tiene, debido a la capacidad de un poder para actuar como juez y distribuidor de los beneficios de la globalización, los signos de las relaciones sociales inherentes a la estructura interna de la sociedad. En el marco de este orden, hubo instituciones que fueron controladas por los vencedores de la Guerra Fría y por las reglas que fueron redactadas por ellos. La política internacional, como un sistema en el que los Estados siguen siendo los únicos participantes centrales, y en el que el equilibrio de poder y moralidad está regulado solo por su buena voluntad, cayó temporalmente en las sombras, solo para regresar en 2020.

Ahora el sistema internacional está en un estado de gran tensión causada por las consecuencias de la extensa redistribución de la mayor parte de poder entre las principales potencias desde la primera mitad de la 20 ª siglo. El colapso de los imperios europeos durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918) llevó al hecho de que Rusia y Estados Unidos pasaron a primer plano, aunque no de inmediato, y China se unió a ellos un poco más tarde. Ahora los dos primeros poderes todavía son capaces de ejercer una influencia decisiva en el estado de cosas en el mundo, pero se están debilitando y ahorrando fuerzas gradualmente.

El poder chino, a su vez, ha entrado en una etapa de expansión. El colosal crecimiento de sus oportunidades económicas no solo ha llevado a un conflicto con Estados Unidos, que ha visto disminuir tales oportunidades, sino que también ha llevado al colapso de todas las instituciones, reglas y normas que surgieron después de la Segunda Guerra Mundial. Estos pilares institucionales de paz relativa entre poderes se basaron en el equilibrio de poder que surgió durante la Guerra Fría e inmediatamente después de su final, y no pueden adaptarse a la nueva distribución de capacidades de poder sin su propia reestructuración a gran escala.

En Europa, los cambios en el equilibrio de fuerzas han llevado a un aumento significativo de las capacidades de Alemania, que ha aprovechado al máximo los beneficios que su economía había recibido de la zona euro y que su política exterior ha recibido del cambio de Casi todos los factores cruciales que afectan a la jerarquía estatal en el contexto de las instituciones y los mecanismos legales de la Unión Europea. La salida de Gran Bretaña de la UE fue una reacción al crecimiento del poder alemán, pero, a juzgar por sus resultados, finalmente destruyó el equilibrio interno de poder en la integración europea.

A principios de 2020, solo se necesitó un detonante para que estos cambios se volvieran irreversibles. La pandemia del coronavirus COVID-19, que también comenzó en China, reinició todo el orden internacional. No es sorprendente que la mayoría de los estados hayan respondido a esta pandemia cerrando fronteras y confiando en sus propias fuerzas. En casi todos los casos, la reacción de los gobiernos nacionales ha resultado ser la más arcaica posible: la concentración de recursos en el cumplimiento de las obligaciones con sus ciudadanos y el fortalecimiento del control estatal. Se detuvo el tráfico internacional y la movilidad internacional se ha vuelto, con algunas excepciones, bastante difícil. El primer ejemplo de cuarentena total y cierre absoluto al mundo exterior lo dio China,que tradicionalmente es reprochado por su falta de democracia por los gobiernos y los medios de comunicación de los países occidentales.

“A finales de otoño, la prohibición de la circulación de ciudadanos o la cuarentena estricta en los casos en que se permitía la circulación seguía siendo quizás la única consecuencia significativa de la pandemia para la vida internacional.”

Prácticamente no observamos otros efectos: el fortalecimiento de la cooperación transfronteriza o la estrecha coordinación de acciones, con la excepción de la Unión Europea y, curiosamente, la Unión Económica Euroasiática, donde se lleva a cabo una coordinación intergubernamental bastante eficaz. A largo plazo, la política de cierre de fronteras conducirá a la reducción de muchos mecanismos informales de globalización y al crecimiento del nacionalismo y la xenofobia en la mayoría de los países del mundo.

El regreso de la política internacional en una forma bastante tradicional va inevitablemente acompañado de una disminución de la importancia y la eficacia de las instituciones internacionales. Los acontecimientos de 2020 y las tendencias detrás de ellos incluso nos han obligado a abordar la cuestión de si tales instituciones deberían existir como son. Estas instituciones fueron creadas no solo como reflejo del equilibrio de poder de mediados del siglo pasado, sino también como una forma de resolver los problemas inherentes a este período histórico. En 2020, el principal destructor de las instituciones internacionales fue el conflicto sistémico entre China y Estados Unidos. Beijing busca alinear su influencia en las instituciones con las nuevas oportunidades,y Estados Unidos, para conservar la capacidad de determinar sus políticas o destruirlas en los casos en que no puedan servir a los intereses nacionalistas de Washington. Incluso si la nueva administración demócrata en los Estados Unidos recupera el apoyo formal para ciertas instituciones internacionales, su destino se vuelve cada vez más incierto.

Es obvio que el sistema de la ONU se encuentra en una grave crisis. En 2020, nos despedimos de las esperanzas de que el Consejo de Seguridad pueda desempeñar el papel de generador eficaz de los intereses comunes de las principales potencias militares. Por tanto, la discusión sobre la composición de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad y el derecho de veto es cada vez más urgente. Ocurre en un momento en el que el más importante y único limitador de la actividad arbitraria por parte de las grandes potencias adquiere un significado simbólico, al igual que la capacidad de bloquear cualquier decisión de la ONU si no responde a intereses nacionales.

Otra institución básica de un orden mundial pasado, la Organización Mundial del Comercio, está paralizada por la crisis de su sistema de arbitraje. Como resultado, todo el sistema para resolver disputas comerciales en la OMC ha perdido su significado, e incluso si los países violan las reglas del comercio internacional, ninguna de las disputas entre ellos se puede resolver. Observamos que una amplia variedad de Estados recurren cada vez más a otros mecanismos para la solución bilateral de disputas comerciales y el fin de las guerras comerciales, que se han convertido en una práctica internacional común en 2020.

Ya hemos mencionado anteriormente que la integración europea, a pesar de su éxito como institución de cooperación regional, se enfrenta ahora a una crisis. La razón de esta crisis es también el fuerte fortalecimiento de su mayor participante (Alemania), mientras que el segundo más importante (Francia) se ha debilitado. La política quisquillosa e inconsistente de París con respecto a la mayoría de los asuntos nacionales e internacionales comenzó a dar sus frutos. En la mayoría de los casos, Francia debe ahora seguir la línea de la política alemana, y es muy alarmante que cuando Berlín obtenga un nuevo canciller, esta política corra el riesgo de volverse menos sabia y sofisticada. Las decisiones que se tomaron para superar la crisis asociada al impacto de la pandemia en las economías nacionales han aumentado significativamente la influencia de los estados en las instituciones paneuropeas. En las últimas semanas de 2020,Una nueva crisis dentro de la UE fue desencadenada por el comportamiento de Hungría y Polonia – se negaron a aprobar una nueva perspectiva presupuestaria de la UE, que incluye fondos para la recuperación de la pandemia – en respuesta a las reclamaciones de Bruselas y Berlín sobre los procesos políticos internos en ambos países. Lo más probable es que el presupuesto “cuelgue” indefinidamente, e incluso después de que el problema se resuelva de una forma u otra, la Unión Europea ya ha entrado en una nueva crisis, ahora en el nivel de las relaciones interestatales. La próxima prueba será la salida de Angela Merkel del cargo de Canciller Federal de Alemania. Durante los años del gobierno de Merkel, este país ha adquirido una cantidad desproporcionada de influencia en el desarrollo de toda Europa, y cuando un político con menos experiencia, propenso al compromiso, se convierte en el líder,deberíamos esperar una crisis de integración en toda regla y el fortalecimiento de las tendencias centrífugas. Es por eso que ahora es importante que Berlín adopte el presupuesto, entonces retendrá las palancas económicas de la gobernanza de la Unión Europea a través de sus “representantes” en Austria y los Países Bajos.

Hacia finales de 2020, el 22 de noviembre, finalizó la existencia de uno de los instrumentos más importantes para construir la confianza mutua tras el fin de la Guerra Fría en Europa, el Tratado de Cielos Abiertos. Estados Unidos completó los procedimientos necesarios para un retiro unilateral de este acuerdo. El evento se volvió profundamente simbólico a pesar de que la reacción oficial rusa fue, en última instancia, muy tranquila. El sistema del Tratado de Cielos Abiertos se creó no solo como una forma de aumentar la transparencia mutua de los preparativos militares, sino como una confirmación de que los países de la OSCE ni siquiera van a hacer tales preparativos entre sí en el futuro. La retirada de Estados Unidos del sistema del Tratado de Cielos Abiertos significa un retorno completo de la Guerra Fría en Europa.

En las condiciones de completa crisis de las instituciones internacionales, las asociaciones más importantes para Rusia – la Organización de Cooperación de Shanghai y el grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) – entraron en una etapa difícil. La adhesión de India y Pakistán a la OCS limitó significativamente la eficacia de esta organización en el sentido institucional tradicional. Al mismo tiempo, todavía existe la posibilidad de que la OCS desempeñe el papel de una plataforma de negociación macrorregional para un gran grupo de países euroasiáticos, donde no se encuentra la solución de problemas, sino la oportunidad de discutirlos constantemente en una mesa redonda. será considerado un logro.

Las perspectivas para los BRICS parecen ser mucho más interesantes. A lo largo de los años, este grupo ha cooperado en más y más áreas y con respecto a una variedad de temas. La diplomacia nacional se esforzó al mismo tiempo por dar a los BRICS el carácter de una institución internacional tradicional – para aumentar el número de esferas de interacción práctica – y para implementar sus agendas puramente nacionales. Los BRICS, a diferencia de otras instituciones del Orden Mundial Liberal, no están en crisis. Además, la imposibilidad de que surjan reclamos de un país por el liderazgo exclusivo en esta organización ha brindado la oportunidad de que los BRICS se conviertan en el prototipo de la institución de gobernanza internacional de una nueva era, en la que el poder y la hegemonía de valores de un poder o un grupo reducido de estados dominados por un poder será imposible.

En este contexto en ruinas del orden internacional posterior a la Guerra Fría, las prioridades más importantes de la política exterior de Rusia estaban relacionadas con la estabilización de las relaciones amistosas con China, la restauración del orden en su periferia inmediata, el control de las manifestaciones negativas de la lucha de Estados Unidos por mantener la influencia global y finalmente, acostumbrarse a un nuevo formato de relaciones con su socio económico más importante, la vecina Europa. Y si las relaciones con Estados Unidos y China son de fundamental importancia para la supervivencia de Rusia desde una perspectiva estratégica, entonces Europa y sus vecinos en el espacio de la ex URSS son su máxima prioridad táctica.

Traducción automática

Publicado en el Sitio Oficial del Club Valdai

https://valdaiclub.com/a/highlights/new-international-order/