La asociación Rusia-India tiene el potencial de dar forma a la geopolítica de la región euroasiática

Por Andrés Korybko para FORCE

Sanjaya Baru es economista, ex editor de periódico, autor de best-sellers y ex asesor del primer ministro Manmohan Singh. También pasa a ser uno de los pensadores que más profundamente entiende las complejidades del orden mundial contemporáneo. Baru propuso el concepto de lo que él llama bi-multipolaridad en su artículo titulado ‘La geoeconomía de la multipolaridad’. Fue publicado en el libro ‘ Asia entre multipolarismo y multipolaridad ‘ que fue publicado el año pasado por el Instituto Manohar Parrikar para Estudios y Análisis de Defensa (IDSA). Baru también es un miembro distinguido de IDSA.

La bi-multipolaridad, como él la define, es una evolución del concepto de uni-multipolaridad del difunto Samuel P. Huntington. El artículo de Baru reconoce la existencia de tres civilizaciones principales en Asia, la china, la india y la islámica, que señala que han «existido una junto a la otra durante siglos». En el contexto geopolítico actual, «Estados Unidos y China son las dos potencias dominantes, pero su poder está limitado por la presencia de varias «potencias importantes»: India, Irán, Japón, Rusia, Turquía, el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y la ASEAN.’ Estos países trabajan activamente para equilibrar la influencia de ese par dominante en Asia.

El experto indio explica que “si bien a cada una de las principales potencias asiáticas le gustaría individualmente que EE. UU. equilibrara a China dentro de Asia, no se unirían a EE. UU. en una estrategia de contención contra China.

Todos preferirían una Asia multipolar pero reconocen, como Huntington, que llevará tiempo antes de que Asia se vuelva verdaderamente multipolar”. Su concepto es intrigante incluso si su participación en el Quad cuestiona su evaluación de que India y Japón no se están uniendo a EE. UU. en una estrategia de contención contra China. Japón está sólidamente del lado de EE. UU., aunque India sigue practicando una política regularmente recalibrada de alineación múltiple entre EE. UU. y Rusia.

Dejando a un lado estos detalles, que no son de ninguna manera insignificantes, el concepto de bi-multipolaridad de Baru merece ser discutido más ampliamente porque identifica profundamente la tendencia de las principales potencias asiáticas a equilibrar a los estadounidenses y chinos dominantes a través de medios geoeconómicos y geopolíticos. . Se le dio la oportunidad de crear una mayor conciencia de sus observaciones estratégicas durante su última entrevista con el medio de comunicación internacional ruso Sputnik. Sus puntos de vista se publicaron junto con otros expertos en el artículo titulado ‘Un aliado impredecible: ¿El pacto AUKUS socava la importancia del Quad?’

Acto de equilibrio de Rusia

En realidad, fue esta pieza la que me llamó la atención sobre el concepto de bi-multipolaridad de Baru y me inspiró a investigar más al respecto. Descubrí que se alinea muy de cerca con mis propios puntos de vista que expliqué en dos artículos a principios de este año. El primero fue para el Express Tribune de Pakistán y fue una refutación del teórico del realismo estructural de renombre mundial John Mearsheimer publicado bajo el título ‘Por qué los realistas estructurales están equivocados al predecir que Rusia ayudará a los Estados Unidos contra China’. Llamé la atención sobre lo que Baru podría describir como la política bipolar multipolar de Rusia para equilibrar el ascenso de China de una manera suave a través de su asociación estratégica con India.

La segunda pieza fue para el Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia (RIAC), un prestigioso grupo de expertos en el que el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, se desempeña como Presidente de la Junta de Síndicos. Titulado ‘Hacia una multipolaridad cada vez más compleja: escenario para el futuro’, mi análisis pronostica un futuro en el que las principales potencias de Asia se involucran en complejos actos de equilibrio entre sí con el objetivo de acelerar el orden mundial multipolar emergente. Ambos artículos citaron el artículo académico del que fui coautor el año pasado para Vestnik , la revista oficial del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO). 

MGIMO está dirigido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia y capacita al cuadro diplomático del país. Mi artículo en coautoría para ellos se tituló ‘Las perspectivas de que Rusia e India lideren conjuntamente un nuevo movimiento de países no alineados’. Se basa en dos artículos publicados el año anterior en 2019 por expertos rusos para el Valdai Club, otro prestigioso grupo de expertos ruso, que proponen que estos socios estratégicos especiales y privilegiados lideren conjuntamente una forma más moderna del Movimiento de Países No Alineados para mejorar su y las capacidades de equilibrio de sus socios entre China y Estados Unidos. Argumenté que este neon-NAM, como lo denominé, tiene perspectivas prometedoras.

Lo que mi trabajo y el de Baru tienen en común es que reconocen el papel de liderazgo de China y EE. UU. en la configuración del orden mundial emergente, uno en el que las principales potencias como India y Rusia están equilibrando activamente entre esos dos países, además de intensificar las relaciones con uno. otro para sostener las tendencias multipolares que les otorgan a ellos ya sus socios en posiciones similares una mayor autonomía estratégica dentro de este sistema. Baru se centra más en el marco conceptual en el que operan todos estos jugadores, mientras que yo dedico más atención al eje ruso-indio dentro de él. Nuestros respectivos trabajos son por lo tanto complementarios.

El Triángulo Rusia-Estados Unidos-China

El orden bi-multipolar que describe Baru y que yo suscribo es sumamente complejo por la multitud de actores involucrados y los riesgos de que movimientos de varios ejes provoquen inadvertidamente dilemas de seguridad con otros como el que advierto entre Rusia e India en un por un lado y China por el otro. El gran objetivo estratégico de Estados Unidos es dividir y gobernar Asia a través de su manipulación de los triángulos Rusia-Estados Unidos-China e India-Estados Unidos-China. Esta política de triangulación dual es extremadamente astuta, ya que tiene como objetivo explotar las preocupaciones preexistentes de Rusia e India con respecto a China para crear escenarios que compliquen aún más las cosas para la República Popular.

Para explicarlo, Rusia teme volverse desproporcionadamente dependiente de China, lo que expresó recientemente su influyente académico Sergey Karaganov en una entrevista en agosto. Analicé sus puntos de vista en mi artículo en ese momento para el medio de información en línea OneWorld titulado ‘El erudito ruso Karaganov articuló el acto de equilibrio de Rusia con China’. Para evitar esto, Rusia está explorando la posibilidad de un acercamiento a la UE para contrarrestar la creciente influencia de China sobre su economía. También es pionera en lo que describí como su ‘Ummah Pivot’ con los países de mayoría musulmana más allá de su frontera sur.

Expliqué más este concepto en mi serie analítica de dos partes para la RIAC a principios de este verano, publicada bajo los títulos ‘Los desafíos geoestratégicos del pivote Ummah de Rusia’ y ‘El pivote Ummah de Rusia: oportunidades y participación narrativa’. Se puede resumir como la aplicación creativa de Rusia de políticas bipolares en el norte de África, Asia occidental, el sur del Cáucaso, Asia central y el sur de Asia con el objetivo de aumentar su papel general en los asuntos de los países interesados. En el contexto de este presente análisis, el ‘Ummah Pivot’ reduce la dependencia posterior a Crimea de Rusia de China y complementa sus compromisos diplomáticos con la UE.

Estos dos vectores combinan a la perfección con su asociación estratégica especial y privilegiada con India para crear un enfoque triple para equilibrar suavemente el ascenso de China en Asia, lo cual es una observación que no ha escapado a la atención de los políticos estadounidenses. Aunque todavía existe cierto debate dentro del establecimiento estadounidense sobre si Rusia o China constituyen el mayor desafío estratégico de su país, la tendencia más reciente ha sido reducir comparativamente la presión sobre Rusia a través de intentos de regular la competencia de EE. UU. con ella para que Washington se concentre más en que contiene China.

Esto se evidencia a través de la decisión de la Administración Biden de renunciar a la mayoría de las sanciones Nord Stream II, la reunión del presidente estadounidense con su homólogo ruso en Ginebra y la cooperación de bajo nivel pero pragmática en Afganistán y Siria. Estos movimientos tienen como objetivo alentar las tendencias de un acercamiento entre Rusia y la UE y el ‘Ummah Pivot’ dentro de límites manejables para Estados Unidos a fin de reducir indirectamente la dependencia de Rusia de China con el fin de reforzar las capacidades de equilibrio multipolar de Moscú contra ella. Cuanto menos dependiente se vuelve Rusia de China, se piensa, menos China puede beneficiarse de ello.

El Triángulo India-Estados Unidos-China

La dimensión india de la política de triangulación dual de EE. UU. está dirigida más explícitamente contra los intereses chinos y se relaciona con confiar en el estado del sur de Asia como socio clave en su deseo compartido de contener a la República Popular de maneras mucho más directas que el acto de equilibrio de Rusia. Estados Unidos espera aprovechar las tensiones preexistentes entre estas potencias asiáticas en una variedad de temas, desde su frontera en disputa hasta las cadenas de suministro, la tecnología y el comercio, para provocar un dilema de seguridad más pronunciado que luego pueda explotarse aún más. El objetivo ideal de Estados Unidos es convertir a India y China en enemigos irreconciliables a través del Quad.

Sin embargo, el desafío estadounidense últimamente es que los líderes indios no parecen estar tan entusiasmados con esto como antes después del conflicto fronterizo del año pasado con China. Uno podría haber predicho que esto habría hecho que ese escenario fuera aún más probable cuando en realidad parece haber influido en India para reconsiderar si debería convertir a China en un enemigo irreconciliable. Esta observación es validada por la mejora de las relaciones ruso-indias a partir de ese momento después de que inesperadamente se caracterizaron por una creciente desconfianza durante el año anterior debido al deseo comparativamente más entusiasta de la India de aliarse con Estados Unidos contra China.

Estados Unidos está en contra de esa tendencia porque teme que Rusia pueda influir en India para moderar su gran estrategia anti-china por pragmatismo y así permitir que Moscú maneje el dilema de seguridad de sus dos socios estratégicos con un riesgo reducido de que sea explotado por fuerzas externas para dividirlos y dominarlos. Esa es la razón principal por la que amenazó con sancionar a Nueva Delhi por su compromiso de cumplir con su acuerdo para comprar sistemas de defensa aérea S-400 de Moscú. Sin embargo, esto fue contraproducente y en realidad sirvió para acelerar la mejora de las relaciones ruso-indias.

Washington pensó erróneamente que podría sabotear su asociación estratégica especial y privilegiada a través de sanciones y amenazas, pero fracasó. India sabiamente llegó a temer que EE. UU. quisiera forzarla a una relación de dependencia desproporcionada similar a la que Rusia teme caer con China. Si Nueva Delhi se hubiera retirado del acuerdo S-400, habría arruinado las relaciones con Moscú, provocado una crisis dentro del complejo militar-industrial del estado del sur de Asia que todavía está estrechamente integrado con la Gran Potencia de Eurasia; y esencialmente habría convertido a India en el ‘socio menor’ de los Estados Unidos a perpetuidad.

El eje ruso-indio

Ante esta gran amenaza estratégica a su soberanía, India una vez más recalibró su política de alineación múltiple para otorgar un papel más importante a Rusia con la intención de confiar en ella para contrarrestar suavemente el intento de EE. UU. de obligar a India a una peligrosa relación de dependencia desproporcionada. Si bien EE. UU. puede alentar indirectamente a los vectores europeo y ‘Ummah Pivot’ del acto de equilibrio de Rusia y apoyar directamente a India contra China a través del Quad para finalmente crear escenarios más complicados para la República Popular, no logró influir en el eje Rusia-India. eje dentro de este sistema bi-multipolar.

Rusia e India son conscientes de sus posiciones similares dentro de la política de triangulación dual de EE. UU. para dividir y gobernar Asia, y las relaciones basadas en la confianza entre ellos explican por qué han restaurado la importancia de su asociación estratégica especial y privilegiada para coordinar su se mueve dentro de este marco en adelanto de sus intereses multipolares compartidos. Sin embargo, aún deben tener mucho cuidado para no hacer ningún movimiento que pueda inadvertidamente jugar en los grandes planes estratégicos de los EE. UU. al provocar un dilema de seguridad con China, de ahí la necesidad de proceder con mucho cuidado en el futuro próximo para que sus ambiciosos objetivos no se vean afectados. por nada

Es aquí donde mi propuesta para el neo-NAM puede ser más pertinente en el contexto del concepto de bi-multipolaridad de Baru. Rusia e India quieren fortalecer su autonomía estratégica con respecto a China mientras evitan la trampa de provocar inadvertidamente un dilema estratégico con China girando demasiado hacia la UE y la ‘Ummah’ y/o los EE. UU. respectivamente. Los grandes objetivos estratégicos y las sensibilidades de las grandes potencias con respecto a China las convierten en socios naturales y deberían servir para inspirarlas a confiar más unas en otras. Hay dos medios a través de los cuales esto se puede lograr con diferentes riesgos de provocar a China.

Equilibrio geoeconómico

El ‘Ummah Pivot’ de Rusia puede ver a Moscú aprovechando su nueva influencia en este espacio transregional para facilitar la conectividad geoeconómica de la India con estos países y más allá. Esto se puede lograr reviviendo el estancado Corredor de Transporte Norte-Sur (NSTC) y apoyando el futuro Corredor Árabe-Mediterráneo (AMC). El primero se relaciona con la apertura de las puertas para la India en Asia Central, Rusia y el Mar Negro a través de Irán, mientras que el segundo implica que el estado del sur de Asia sea pionero en un corredor con Europa a través de los países del CCG de Asia occidental e Israel, ambos de Rusia. socios, siendo este último uno excepcionalmente cercano.

Ya se sabe mucho sobre el NSTC, pero se ha dicho muy poco sobre el AMC. El profesor Michaël Tanchum, miembro principal del Instituto Austriaco de Política Europea y de Seguridad, así como miembro no residente del Instituto de Oriente Medio, entre otras muchas distinciones profesionales, publicó un informe detallado sobre el AMC en la Universidad Nacional de El Instituto de Estudios del Sur de Asia de Singapur en agosto tituló ‘El corredor árabe-mediterráneo de la India: un cambio de paradigma en la conectividad estratégica con Europa’. Debe ser leído en su totalidad por aquellos que estén interesados ​​en aprender más sobre este corredor.

Si tiene éxito, entonces este vector de la política geoeconómica de alineación múltiple de la India resultaría en el fortalecimiento de su autonomía estratégica sin provocar a China o aumentar la dependencia desproporcionada de los EE. UU. En cuanto a lo que la India puede hacer por Rusia, puede invertir más en la región del Lejano Oriente rica en recursos de su socio y abrirle puertas económicas en la ASEAN a través de la cual atraviesa su recién creado Corredor Marítimo Vladivostok-Chennai (VCMC) desde 2019, y en el que New Delhi ya tiene mucha influencia. India también puede posicionarse para convertirse en la pieza central de la futura política del Indo-Pacífico de Rusia, que aún no se ha formulado oficialmente.

Estas propuestas complementarias crean la base geoeconómica sobre la cual se puede construir neon-NAM para coordinar los actos de equilibrio de los principales países con una posición similar frente a China y EE. UU. en el sistema bipolar contemporáneo. Los países más pequeños de Asia, así como de África, también podrían gravitar hacia esta red liderada conjuntamente por Rusia e India si finalmente se vuelve lo suficientemente influyente como para funcionar como un tercer polo de facto. Sus intereses estratégicos superpuestos en este sistema internacional en evolución compleja también podrían inspirarlos a crear un poderoso bloque de votantes dentro de la ONU para equilibrar políticamente la influencia china y estadounidense allí.

Diplomacia militar

Otro elemento a tener en cuenta es la dimensión de la ‘diplomacia militar’ del neon-NAM. Este concepto se refiere al uso de medios militares distintos de la acción cinética para lograr fines estratégicos. La forma rusa tiene a Moscú vendiendo armas a pares de países rivales como Armenia y Azerbaiyán, China e India, China y Vietnam, Irán y Arabia Saudita, y Siria y Turquía para mantener el equilibrio militar entre ellos y alentar soluciones políticas. a sus disputas. Mientras tanto, el estilo estadounidense tiene como objetivo romper ese equilibrio al privilegiar a un país en una disputa para alentarlo a emprender acciones militares unilaterales.

Rusia e India tienen la oportunidad de practicar una forma pragmática de ‘diplomacia militar’ a través de sus planes para exportar los misiles de crucero supersónicos BRAHMOS producidos conjuntamente a Filipinas y quizás también a otros países como Vietnam que están involucrados en disputas territoriales con China. El propósito de hacerlo es competir con la forma desestabilizadora de ‘diplomacia militar’ de Estados Unidos allí para mantener el equilibrio de poder y alentar a todas las partes a resolver pacíficamente sus disputas. En teoría, esta política podría replicarse entre todos los países que participan en el neon-NAM liderado conjuntamente, con acuerdos preferenciales entre ellos.

Sin embargo, es esta posibilidad de políticas bi-multipolares la que corre el mayor riesgo de provocar a China, si no se gestiona adecuadamente, por lo que Rusia e India deberían proceder con la máxima cautela si deciden practicarla. He elaborado más sobre estas preocupaciones en el artículo que escribí para Express Tribune a fines de 2020, titulado ‘Por qué es riesgoso para Rusia exportar misiles BrahMos al Mar de China Meridional’. Incluso si se toma la decisión de limitar la práctica de su ‘diplomacia militar’ conjunta en esta región, todavía se puede llevar a cabo en otras partes de Afro-Eurasia para dar a los países socios una elección muy necesaria entre las armas chinas y estadounidenses.

Un llamado a más literatura académica

Si bien aún no se ha determinado la dinámica específica de la asociación estratégica Rusia-India potencialmente ampliada, particularmente en el contexto del neon-NAM propuesto, debe quedar claro para quienes toman las decisiones que la expansión integral de su relación es mutuamente beneficiosa en el binomio. contexto multipolar ya que refuerza sus respectivas autonomías estratégicas frente a China y EE.UU. Ni Rusia ni India quieren volverse desproporcionadamente dependientes de China, aunque tampoco quieren provocarlo ni someterse estratégicamente a Occidente (UE y EE.UU. respectivamente).

Sus esfuerzos individuales para equilibrar a China en diferentes grados (Rusia es mucho más amable que India) son comprensibles teniendo en cuenta sus intereses compartidos en relación con ese país, pero no deben ser explotados directa o indirectamente por EE. UU., respectivamente, con el fin de provocar un dilema de seguridad. entre ellos y la República Popular como Estados Unidos pretende hacer a través de su política de triangulación dual. Por lo tanto, tiene sentido que coordinen sus actos de equilibrio más de cerca, especialmente porque es su eje el que Estados Unidos quería sabotear tan desesperadamente.

Por lo tanto, el eje Rusia-India puede describirse como el eje más fundamental dentro del concepto de bipolaridad de Baru. Ningún otro par de grandes potencias tiene el mismo potencial para dar forma a la situación estratégica en Asia que ellos. Se debe realizar más trabajo académico para explorar los medios a través de los cuales pueden equilibrar conjuntamente la influencia china y estadounidense en el continente sin provocar inadvertidamente un dilema de seguridad con ninguno de ellos y, al mismo tiempo, influir en otros países en posiciones similares para que sigan su ejemplo. Por lo tanto, Rusia e India, más que nadie, pueden hacer lo máximo para promover la causa compartida de la multipolaridad asiática.

FORCE Revista dedicada a la Seguridad Nacional y la  Defensa, y la Industria de la Defensa India: FORCE tiene la base de suscripción más grande dentro de las tres fuerzas armadas (Ejército indio, IAF y Marina) y paramilitares (CRPF, BSF, ITBP y SSB) en India. FORCE también es muy leído en la industria, por los responsables políticos, la comunidad estratégica y los lectores en general.
https://forceindia.net/guest-column/towards-bi-multipolarity/

El ministro de Asuntos Exteriores de la India, S. Jaishankar, con sus homólogos de Rusia y China durante la Reunión de la OCS

Hurgando en los documentos del XX Congreso del Partido Comunista de China.

Sergio Rodríguez Gelfenstein

Hurgando en algunos de los documentos del XX Congreso del Partido Comunista de China (PCCh), en sus conclusiones y repercusiones, es posible descubrir aspectos bastante desconocidos o poco divulgados en nuestros países. Voy a exponer cuatro de ellos que me parecen sustanciales para entender la lógica de este evento y tratar de desentrañar hacia dónde marcha el gigante asiático. Son ellos:

1. Orientación científica como eje de la nueva conducción del PCCh.

Para ejercer su liderazgo, el XX Congreso del PCCh ha elegido una mayor cantidad de dirigentes provenientes del área científica y tecnológica. Esta prioridad no solo se ha verificado en el Buró Político, también en el Comité Central (CC). En este sentido, al menos seis nuevos miembros del Buró Político cuentan con calificación en los campos de la ciencia y la tecnología. Destacan dos de ellos provenientes del programa espacial de China y dos expertos en medio ambiente. Otro, emerge desde la industria de la defensa y uno de la salud pública, cuatro estudiaron en el extranjero en áreas como seguridad nuclear y ciencias ambientales en países como Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y Rusia, uno de ellos es exalumno de un programa ejecutivo de Harvard.

Algo similar ocurre en el Comité Central de la organización de los comunistas chinos. Entre los 205 miembros electos, hay 29 procedentes de las academias chinas de ciencias e ingeniería. Además, el 98,9% de los miembros de esa instancia, tienen al menos un título de posgrado en diversas áreas científicas. 

Del mismo modo, hay una mayor cantidad de altos mandos militares integrantes del nuevo CC que tienen un historial en los ámbitos de la ciencia y la tecnología, incluyendo a 5 que inicialmente se desarrollaron en el campo científico militar entre ellos, uno de los principales diseñadores de aviones de combate para las fuerzas armadas chinas, el Ejército Popular de Liberación (EPL).

Mientras el país se enfrenta a cada vez mayor cantidad de limitaciones por parte de Estados Unidos, incluidas las prohibiciones de tecnologías avanzadas de chips, el secretario general Xi Jinping, ha prometido impulsar la investigación científica y tecnológica china y lograr la «autosuficiencia» de la tecnología, lo cual se ha manifestado en la nueva composición de las más altas instancias del partido. 

2. Exposición de un nuevo modelo de modernización.

El nuevo modelo de modernización expuesto en el XX Congreso del PCCh se diferencia radicalmente del modelo occidental fundamentalmente porque está centrado en los ciudadanos, no en el capital. Así mismo, acorde a la tradicional filosofía china que se sustenta en la búsqueda del equilibrio y la armonía, el PCCh ha propuesto edificar un patrón de “prosperidad común” en vez de una sociedad polarizada entre ricos y pobres. En este sentido, el PCCh ha planeado imbricar el desarrollo material y el espiritual contrarrestando la visión occidental que demanda la felicidad a partir de altos niveles de consumo, despilfarro y ostentación. 

En el plano internacional, el modelo chino se orienta a un desarrollo pacífico que manifiesta antagonismo total respecto de la explotación y el saqueo de otros pueblos, mediante la guerra.  Igualmente se ha trazado metas claras de corto, mediano y largo plazo para establecer armonía entre el desarrollo y el mejoramiento de las condiciones de vida de los ciudadanos, rechazando de plano tomar medidas que exacerban la crisis ecológica que ha puesto en peligro la vida en el planeta.

Para cumplir estos objetivos China ha creado una estructura integral, institucional y organizativa novedosa basada en su propia experiencia para crear un modelo autóctono de desarrollo que Occidente no conoce ni entiende. No obstante, para aquellos países que quieran familiarizarse con el modelo chino e intercambiar experiencias sobre él, se ha instituido una plataforma global que fomenta la comunicación entre las naciones a fin de superar la desconexión de las teorías y las prácticas entre Occidente y China.

3. Realización de enmiendas a la Constitución del PCCh para responder a la nueva situación mundial.

El XX Congreso Nacional del Partido Comunista de China adoptó una resolución para enmendar la Constitución del Partido a fin de poner a la organización al nivel de las innovaciones teóricas y prácticas de los últimos años. Esta decisión apunta a mejorar el rol normativo y orientador de la Constitución del Partido.

Las enmiendas están dirigidas a incorporar el desarrollo teórico del pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era, que se manifiesta en la correcta combinación de los principios básicos del marxismo con la realidad específica de China y su importante cultura tradicional. De la misma manera, estas innovaciones en el documento rector del funcionamiento del PCCh se proponen alcanzar los objetivos que se trazaron al conmemorar el centenario de la fundación del partido en 2021 y la construcción   de un país socialista moderno y poderoso para 2050.

Todo ello a partir de los principales logros y la experiencia histórica de lucha del Partido con la meta de conseguir un mejoramiento de su estructura, a partir de un funcionamiento completo y estricto sustentado en el espíritu fundacional que establece ser leal al partido y no abandonar al pueblo.

Asumiendo que el PCCh ejerce el liderazgo político en la sociedad, las enmiendas a la Constitución están encaminadas a fortalecer los principios básicos del sistema económico socialista, es decir, la propiedad pública como pilar de la economía;  el desarrollo de otras formas de  propiedad generadas de forma conjunta por todos los estamentos sociales y la distribución de acuerdo al trabajo como columna vertebral de un modelo en el que coexisten varias formas de distribución en el marco de un sistema económico de mercado socialista.

Otras áreas que se plantea fortalecer tienen relación con el desarrollo continuo de la defensa de China y su ejército, la construcción de un Frente Unido que implemente de forma integral, precisa e inquebrantable la política de “un país, dos sistemas” y que se oponga resueltamente a la “independencia de Taiwán”. De igual forma, se proyecta que la diplomacia se sustente en valores comunes de paz, desarrollo, equidad, justicia, democracia y libertad para toda la humanidad.

Desde el punto de vista interno, se han establecido condiciones básicas para que los cuadros y líderes del partido en todos los niveles no acepten privilegios, prebendas y beneficios no acordes al desarrollo general de la sociedad y a las condiciones de vida del pueblo. De vital importancia resulta el fortalecimiento de las organizaciones de base del partido estructurando y formalizando su funcionamiento interno, así como el avance hacia la normalización e institucionalización del estudio y la educación de la historia de la organización.

4. Reducción de la brecha en los ingresos a fin de avanzar hacia la   prosperidad común.

Aunque desde antes de realizar el Congreso, China había lanzado un plan para reducir la brecha de riqueza del país, el magno evento le ha dado fuerte impulso a esta iniciativa sobre la base de medir el progreso bajo la idea de construir la «prosperidad común».

En este sentido, después de haber derrotado la pobreza extrema en 2020, el gobierno ahora se ha propuesto desarrollar una intensa ofensiva encaminada a reducir la desigualdad y crear una sociedad más igualitaria para lo cual estableció una serie de objetivos específicos, incluyendo una relación más equitativa de ingresos entre los habitantes de la ciudad y los residentes rurales y una mayor aceleración en el proceso de expansión de la clase media para 2035.

Para cumplir este objetivo, el plan se ha trazado como meta elevar el gasto en investigación y desarrollo en los gobiernos locales, orientado a incrementar la producción económica local en perspectiva de generar un modelo de desarrollo de alta calidad desde abajo hacia arriba. El fin último es construir un país socialista moderno en todos los aspectos. En este ámbito, el XX Congreso puso el énfasis en la necesidad de cerrar la brecha de riqueza a fin de “lograr gradualmente la prosperidad común para todos». 

Este planteamiento generó una gran cantidad de debates antes y durante el Congreso y aún ahora tras su conclusión. La discusión ha girado en torno a qué enfoque se adoptaría para alcanzar la meta de la «prosperidad común» y cómo el gobierno evaluaría el progreso después que el presidente Xi Jinping anunciara una supervisión más estricta de la forma en que se acumula la riqueza en el país.

En este momento, el ingreso disponible per cápita de los residentes urbanos fue casi 2,57 veces mayor que el de los residentes rurales durante los tres primeros trimestres del año, según datos de la Oficina Nacional de Estadística. El gobierno chino se ha fijado como meta reducir esta brecha hasta llegar a alrededor de dos veces a nivel nacional.

Alrededor del 35% de la población de China fue clasificada como de ingresos medios en 2021 según datos del Centro de Información Estatal, una institución pública directamente afiliada a la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC). Este índice es mucho más bajo que el 70% registrado en varios países europeos como Francia, Alemania y Noruega, así como Canadá, y también inferior al de los Estados Unidos que es de un 55,9%.

China debe superar este déficit si quiere avanzar hacia la “prosperidad común”. Con ese propósito se hace necesario eliminar restricciones institucionales burocráticas para la población rural a fin de aumentar el grupo de ingresos medios y con ello, la prosperidad común. Así mismo, las autoridades deben tomar medidas que estimulen la integración de las economías urbanas y rurales al tiempo que se debe profundizar la reforma de las organizaciones cooperativas rurales para impulsar el desarrollo agrícola. De igual manera, los gobiernos a todos los niveles deberán atraer una mayor cantidad de inversiones extranjeras hacia emprendimientos locales y regionales, así como llevar adelante una transformación de los procedimientos de aprobación de inversiones a fin de mejorar el entorno empresarial local.

Por otra parte, desde una perspectiva distinta de la lucha por la “prosperidad común”, es válido resaltar la participación del gran empresariado a favor de conseguir las metas propuestas. Algunas decisiones gubernamentales de un lado y el espíritu nacionalista ( a diferencia de Occidente) de los empresarios chinos, de otro, han llevado a que, por ejemplo, los fundadores de tres de los gigantes tecnológicos de China entregaran cada uno de ellos, más de 2.000 millones de dólares en 2021 para ser destinadas al desarrollo, en una respuesta colectiva al llamado de la nación a la prosperidad común que llevó las donaciones a un nivel récord, según la Lista Filantrópica Hurun China 2022. 

La lista registró 49 benefactores, cada uno de los cuales donó el equivalente a 14 millones de dólares desde abril de 2021 hasta finales de agosto, lo que llevó las donaciones totales a un récord de 10 mil millones de dólares, la mayor cantidad en 19 años.

Los 10 mayores filántropos de China,  en la lista Hurun de ricos, donó el 6,3% de su riqueza total, o sea alrededor de 8.700 millones de dólares,  respondiendo al llamado del presidente Xi Jinping a la “prosperidad común” del país.

En este sentido, la «prosperidad común» es un concepto aspiracional dirigido a reducir la brecha entre los ultra ricos de China y los pobres rurales bajo el concepto de que la riqueza debe ser compartida por todos, tanto en términos materiales como culturales, no se trata de la prosperidad para unos pocos ni una distribución igualitaria. Es un objetivo de largo plazo que debe ir avanzando paso a paso, según el ritmo, los intereses y las necesidades de China.

Así, este año se produjo un descenso del 11% respecto del anterior (el mayor registrado en 24 años) en el número de multimillonarios en China.  Además, su riqueza global también cayó un 18% impactados por políticas gubernamentales de control de la riqueza y por la estricta política de cero Covid19 aplicada por el gobierno, que puso el énfasis en la salud de los ciudadanos aunque impactará fuertemente en la producción y las cadenas de suministro.

En una entrevista exclusiva al Director de Dossier Geopolítico, para el mayor medio Ruso Sputnik (que se transmite en 15 idiomas). Fue consultada su opinión sobre el intento del G7 de imponer un precio tope al petróleo ruso y de la imposibilidad de poder realizarlo y los devastadores efectos sobre sus propias economías con este nuevo Harakiri que se somete especialmente Europa y su seguidismo suicida…

‘Magnánimo’. Así ha querido mostrarse el Departamento del Tesoro de EEUU con algunos de sus socios occidentales, echándoles algunas migajas. Así, ha difundido una serie de excepciones a la importación del petróleo ruso, a cuenta de definir los topes a su precio, el cual llegado el momento variará dependiendo de las circunstancias, según Washington.

AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Rumbo a la miseria

Como si fuera el sheriff de un pueblo perdido en el medio de ningún lugar, donde poco o nada hay que hacer allí, salió el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, con tesón de pregonero animador de un jubileo de poca monta, a decir qué es lo que puede hacer quién, y qué no.

En una ‘fiesta’ en la cual ya pocos palos están aguantando la vela, con la deshonrosa excepción de la Unión Europea, que a EEUU le aguanta la vela, y lo que haga falta, se lanzó en modo película costumbrista, que bien podría llamarse ‘Yo autorizo’, y que bien podría ser una secuela lejana en el tiempo, pero no en espíritu, de la famosa cinta española ‘Bienvenido Mr. Marshal’.

La lista de ‘buena fe’

Para hacerla corta, podríamos enumerar rápidamente las ‘concesiones’ que ha hecho EEUU a algunos de sus socios occidentales, como si se tratara de la lectura de un papiro, a saber:

• EEUU autoriza importaciones de petróleo ruso a algunos estados de la UE

• EEUU autoriza importación de petróleo de Sakhalin-2 a Japón hasta septiembre de 2023

• EEUU autoriza descarga de petróleo ruso durante emergencias de embarcaciones

• EEUU no aplicará tope de precios a crudo ruso transformado fuera de ese país

• Tope de precios no implica que EEUU importe petróleo rus

Según el director del think tank Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, estas medidas de EEUU demuestran su incapacidad de hacer lo que quiere ante un nuevo orden mundial. «Recordemos que los últimos grandes conflictos se han desarrollado, fundamentalmente, encabezados por EEUU y su Armada conocida como la OTAN. Ha sido en países grandes productores de gas y petróleo, como son los casos de Irak o Libia, y además ha llevado a la desestabilización a regiones donde la producción de esos recursos eran de elemental necesidad para todo el sistema capitalista que encabeza EEUU», apunta el analista.

NR: 24 hs posterior a la grabación de esta entrevista a Sputnik; los medios de comunicación europeos especializados en temas económicos CONFIRMABAN los  puntos planteados por el director de Dossier Geopolitico Prof. Lic. Carlos Pereyra Mele con el Titulo: Europa fracasa con su nuevo tope al crudo ruso: entre 65 y 70 dólares el barril

…El Factor Sarajevo…En nuestra columna semanal de Geopolítica, que se difunde desde hace 16 años en la Radio del Club de La Pluma, el Director de Dossier Geopolitico DG, analiza está semana varios evento que ocurrieron y la gravedad de llevar al mundo al borde del Armagedón y los resultados y los efectos de la Reunión del G20 en Bali y una Cumbre climática con mas pena que gloria.

La semana que vivimos peligrosamente el Sr. instalado en Kiev y que funge de Presidente de Ucrania Volodymyr Zelenski que actúa cada dia mas peligrosamente aún para los propios sostenedores que no son otros que EEUU y Europa intentó hacer un “casus bellis” , reeditando el caso del Asesinato del Principe heredero a la Corona Austro Hungaro en la Ciudad de Sarajevo en 1914 –crimen de Estado donde muere el Principe Franz Ferdinand y a su esposa Sophie, y que fue el elemento disparador para que todas las Potencias y Paises Europeos en principio, se enfrascaran en la Tragica “I Guerra Mundial”-.

Este Factor Sarajevo estuvo a punto de reeditarse está vez por las actitudes de varios países de Europa del Este (Polonia y Ucrania) principalmente, para introducirnos está vez a una Guerra Mundial de dimensiones apocalípticas… Como es sabido el martes pasado dos misiles de tipo S300 (misiles antiaéreos de la era soviética de los que dispone Ucrania) cayeron dentro de Polonia y causaron la muerte de dos civiles inmediatamente Zelenski con gran uso de los medios de comunicación masivos occidentales acusó a Rusia de ser el agresor a un País de la OTAN y solicitó la inmediata intervención (recordemos que este Sr. ya había solicitado a las potencias atómicas occidentales que realizaran un ataque “nuclear preventivo sobre Rusia», por su parte el mandatario polaco Andrzej Duda en las primeras 24 hs. del incidente solicitó una urgente reunión del Consejo de Seguridad y Defensa Polaco y que invocar los art. 4 y 5 que prevén una respuesta en masa de la Alianza en defensa de uno de sus miembros agredido. Todo esto ocurrió mientras en Bali se desarrollaba la Reunión del G20. Allí rápidamente fue informado Joe Biden del incidente y “sus” servicios de inteligencia le informaron que primero no había ningún dato que corrobora del supuesto ataque Ruso a Polonia y segundo que existía una alta posibilidad de que fueran misiles ucranianos los causantes de los daños y muertes de civiles en Polonia. 

Ahora bien, es importante destacar que una de las medidas que desescalo el intento de llevar adelante el “factor Sarajevo” fue justamente la reunion el dia lunes anterior: de William Burns, de la CIA, y Serguéi Naryshkin, Jefes de los servicios secretos rusos y norteamericanos, que se reunieron en Ankara (Turquía), en el primer encuentro cara a cara y de alto nivel entre los dos países desde el inicio de la invasión rusa a Ucrania. Y que permitio con rapidos intercambios de informacion anular el “vil” intento de Ucranianos y Polacos de llevarnos de las narices al holocausto nuclear con su malefico juego del “factor Sarajevo S XXI”. Hoy ya se sabe que los misiles SI eran UCRANIANOS y que Polonia recien 48 hs después lo reconoció públicamente y que Zelenski recién 72hs a regañadientes y por presiones fortísimas de Jake Sullivan y por el presidente de EEUU Joe Biden ni siquiera le atendio el telefono rectificó sus gravísimos dichos…Por ello decimos que con este intento de Factor Sarajevo fue la semana en que peligrosamente vivimos al borde de un holocoausto de toda la raza humana

GEOPOLITICA Y GEOECONOMÍA 

El otro gran tema que ocupó la semana y que va a tener grandes efectos cercanos y con grandes cambios geopoliticos y geoeconómicos fue la reunión del G20 en Bali (Indonesia). Donde descolló la presencia de un Presidente de China Xi Jinping totalmente fortalecido política y estratégicamente en este Foro y Formato del que ya mucho lo consideran que próximamente perderá importancia (como lo es hoy el G7) por el Formato BRICS+.

En este encuentro Xi Jinping tuvo un cara a cara con Joe Biden donde se plantearon las “líneas rojas” Chinas. Y donde se empiezan a ver que el Sur Global empieza a ser cada dia mas fuerte y presente. China=ASEAN por ejemplo; o la reunión de Erdogan (Turquía) con Biden (USA) donde se destaca que el socio que tenia USA en Asia Sudoccidental cada dia es menos maleables a los dictados de Washington y actua con mas libertad y geopoliticas propias y no como de la OTAN a pesar de ser parte de esa estructura. Está reunion bien mostro ademas que el gran ausente estaba mas presente que nunca nos referimos a Vladimir Putin y también demostró que el Sur Global no acompaña automáticamente ni ciegamente las decisiones unilaterales que asume Occidente pues ya el multipolarismo se ha impuesto a la hegemonía de USA y el G7

Pof. Lic. Carlos Pereyra Mele

Director de Dossier Geopolitico DG

«El Factor Sarajevo…que desencadeno la I Guerra Mundial»
Erdogan Biden Bali via REUTERS
Presidente Chino Xi Jinping y de Estados Unidos Joe Biden en Bali G20 2022

El viernes 18 de noviembre el politólogo Miembro pleno de Dossier Geopolitico DG Licenciado en Ciencias Politicas Juan Martin González Cabañas fue invitado a participar en una de las exclusivas sesiones del prestigioso Valdai Discussion Club, centro de pensamiento de Moscú, Rusia, -Conocido como el Davos de Oriente- donde en el mismo tuvo la oportunidad de participar en un dialogo con los oradores del encuentro.

En esta ocasión el célebre Think Tank ruso organizó un debate acerca de la situación internacional evaluando los resultados (e implicancias) de la última cumbre del grupo G-20 (del que Argentina es miembro) en Bali, Indonesia.


El título de la convocatoria de la sesión de debate fue: “Resultados de la Cumbre del G20: ‘¿Negocios como siempre’?” y contó con destacados disertantes como el reconocido economista Jeffrey Sachs, Viktoria Panova, vicerrectora de la Escuela Superior de Economía (Rusia), Wang Wen, decano del Instituto de Investigación Financiera de Chongyang (China), Yaroslav Lissovolik , Director de Programas del Club Valdai y economista.

Actualmente Juan Martin González Cabañas se desempeña como investigador en el Centro Latinoamericano del MGIMO (Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú) una de las universidades más prestigiosa de la Federación Rusa. e integra el staff de Miembros e Investigadores de Dossier Geopolitico DG

También debemos destacar que el licenciado Gonzalez Cabanas participó de una importantísima reunión con los miembros de la directiva del Instituto Latinoamericano de la Academia de Ciencia de Moscú, para establecer mayores sinergias entre ese alto Instituto Universitario y las actividades que desarrolla Dossier Geopolitico DG

Sede del Instituto Latinoamericano de la Academia de Ciencias de Rusia Sede Moscu

Por William Scott Ritter*

El estratega militar prusiano Clausewitz ha dicho: “La guerra es una extensión de la política por otros medios”. Y la razón por la que menciono eso es cuando hablamos del conflicto que está en curso en Ucrania, creo que tenemos que entender que esto es mucho más que un conflicto militar. Esto es mucho más que simplemente que el ejército ruso luche contra el ejército ucraniano.

Las consecuencias de este conflicto para Europa y Estados Unidos dependen del resultado de esta guerra, de esta lucha. Permítanme ir al grano. Rusia está ganando y Rusia ganará el conflicto militar. No hay nada que la OTAN o los Estados Unidos puedan hacer para evitar este resultado. Pueden debilitar el proceso; pueden hacer que el costo humano para Ucrania y Rusia sea mayor, pero no cambiarán el resultado. Y creo que Occidente está empezando a despertar a esta realidad. Hace poco tuvimos al embajador de Francia ante las Naciones Unidas para reconocer que es una quimera pensar en Ucrania liberando Donbas, liberando Crimea. Cada vez más políticos occidentales se están dando cuenta del costo de este conflicto en Europa, en los Estados Unidos, en el mundo. Y reconociendo que el resultado no va a ser el esperado.

EEUU y la OTAN no creían que el conflicto acabaría así

Permítanme comenzar diciendo que no creo que ni Estados Unidos, ni la OTAN ni Ucrania creyeran que este conflicto resultaría de la manera que resultó. Creo que la OTAN, Europa y Ucrania se habían estado preparando desde 2015 para un conflicto decisivo en Donbass, donde el ejército ucraniano formado por la OTAN, entrenado y equipado, podría lanzar un ataque decisivo que podría superar Donetsk y Lugansk. milicias y cualquier fuerza que Rusia pudiera aportar para resolver el problema. En términos de un conflicto mayor, creo que Estados Unidos y Europa se mantuvieron firmes en su creencia de que la amenaza de sanciones económicas y la realidad de las sanciones económicas disuadirían a Rusia de comprometerse decisivamente con Ucrania por el Donbass o si Rusia decidiera hacerlo por lo que conduciría al rápido colapso de la economía de Rusia,

Sin preparación, sin evaluación realista de las consecuencias

¿Por qué creo esto? Yo mismo, como militar que ha ido a la guerra y que se ha preparado para ir a la guerra, sé que si está planeando un enfrentamiento decisivo con un enemigo, requiere movilización. Requiere la acumulación de poder militar; requiere preparación logística. En resumen, requiere todo lo que la OTAN, Europa y Estados Unidos no lograron hacer. No hubo preparación militar de la OTAN, de Estados Unidos, de Europa para este conflicto. Lo que me dice que no creían que este conflicto se iba a ganar en el campo de batalla sino en los bancos, en las empresas, en la economía. No quiero ser demasiado bromista aquí, pero si vas a menospreciar a Rusia como nada más que una gasolinera disfrazada de nación, es mejor que no seas un automóvil sin gasolina que necesita repostar.

La arrogancia de Occidente conduce al caos económico

Literalmente no hubo una apreciación realista de los aspectos energéticos de sancionar a Rusia. Creo que hubo un nivel de arrogancia por parte de Estados Unidos y Europa de que podían controlar la seguridad energética, podían controlar los suministros de energía del mundo y podían cerrar la economía rusa sancionando la energía rusa. Ha sucedido exactamente lo contrario. Rusia ha demostrado que conoce el mercado mundial de la energía mucho mejor que Estados Unidos o Europa. Y no quiero reírme porque esta no es una situación graciosa, pero a veces, cuando te enfrentas a absurdos y ridiculeces de tal magnitud, no tienes más remedio que reírte consternado. Y esa es la situación a la que me enfrento cuando miro a Europa hoy.

La arrogancia del G7, la arrogancia de la OTAN, la arrogancia de la Unión Europea de creer que podrían dictar una solución por la vía económica a Rusia y no esperar que habiendo telegrafiado esto durante más de un año que Rusia no pueda venir con una contraestrategia. Un plan para absorber las sanciones de Occidente y volverlas contra Occidente. Y esto es exactamente lo que ha hecho Rusia y Occidente ha demostrado que no tienen un plan B. Una de las primeras cosas que aprendes en la profesión militar es que ningún plan sobrevive al contacto inicial con el enemigo; que el enemigo siempre tiene un voto. Y así, la arrogancia de venir con un plan, un concepto, un método de pensamiento, un método de operación y no poder adaptarse a las circunstancias cambiantes ha llevado a Europa a la situación que enfrenta hoy.

La idea de la unidad europea expuesta como un fraude

¿Cuáles son las consecuencias de esto más allá de lo obvio, más allá del sufrimiento que tendrá el pueblo europeo este invierno, más allá del daño causado a la industria europea? La noción de unidad europea ha sido expuesta como un fraude. Podemos escuchar a los líderes de la OTAN y de la Unión Europea hablar sobre cómo se ha recuperado Europa. Europa no se ha recuperado. Hay fracturas profundas en Europa mientras hablamos, y las fracturas van a volverse aún más severas con el tiempo. Verá, creo que Europa cometió un error fatal al abrazar el nacionalismo ucraniano porque al abrazar el nacionalismo ucraniano, Europa ha desatado las fuerzas que la Unión Europea estaba diseñada para suprimir y esas son las fuerzas del nacionalismo europeo, el nacionalismo polaco, el nacionalismo alemán, el nacionalismo francés. Todo está saliendo a la luz.

Las naciones, a medida que Europa se ve afectada económicamente, en lugar de unirse de manera unificada, Europa se fracturará. Hemos visto esto. Hungría ya se ha separado comprometiendo su propio contrato de energía con Rusia para sobrevivir y, a medida que la realidad del invierno que se avecina llega a casa, verá más y más países europeos obligados por la fuerza de sus poblaciones, obligados a romper con las políticas. promulgadas por la Unión Europea y la OTAN y persiguen políticas individuales diseñadas para preservar las vidas y la infraestructura de su propia nación. La guerra en Ucrania va a transformar el rostro de Europa de una manera que Europa trató de evitar desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

El mapa de Europa se está redibujando

Sabes, una de las cosas que surgieron de la Segunda Guerra Mundial fue el deseo por parte de Europa de que las fronteras fueran permanentes. No habría más redibujado del mapa de Europa. Esto estaba terminado. No ha terminado, señoras y señores, solo hay que echar un vistazo a Ucrania ahora mismo. No es solo que Crimea será para siempre Rusia, no es solo que el Donbass será para siempre Rusia. Creo que esta guerra no terminará hasta que Novorossiya sea para siempre Rusia. El territorio que se extiende desde Transnistria y Moldovia a través del sur de Ucrania pero que se convertirá en Novorossiya. Odessa, Kherson, Zaporizhzhia, Kharkov, Dnipropetrovsk. Todo esto nunca más será Ucrania. Serán permanentemente para siempre Rusia. El mapa de Europa se está redibujando mientras hablamos y con él viene el atractivo de otras naciones diciendo que tal vez podamos redibujar los mapas a nuestro favor. Ya se habla en Polonia de volver a dibujar el mapa de Ucrania para que Ucrania occidental pueda volverse polaca. Ese territorio que le fue arrebatado a Polonia al final de la Segunda Guerra Mundial. Y ahora escuchas rumores en Alemania de que tal vez los territorios que le fueron arrebatados a Alemania al final de la Segunda Guerra Mundial deberían volver a ser alemanes. Y así seguirá. Las cosas que se suponía que nunca volverían a suceder, empezamos a verlas gestarse de nuevo.

Europa expuesta como un tigre de papel

Algunas otras cosas.

La militarización de Europa. Al final de la Guerra Fría, creo que hubo un reconocimiento por parte de Europa de que la probabilidad de una guerra terrestre a gran escala en Europa era escasa o nula. Y es por eso que Europa básicamente se desarmó. Dejaron de construir armas modernas. Dejaron de entrenar; sus militares se quedaron en los cuarteles. Cuando la OTAN hace un par de años decidió que iban a crear estos grupos de batalla para enviarlos a las regiones bálticas y a Polonia para disuadir la agresión rusa, hubo dificultades por parte de Europa para encontrar las fuerzas para tripular estos grupos de batalla del tamaño de un batallón de refuerzo. – Estamos hablando de 1.500 hombres. Alemania, que durante la Guerra Fría tenía un ejército masivo, tenía esta capacidad, tuvo que canibalizar sus fuerzas blindadas para traer un batallón a Lituania.

Ahora, primero que nada, piensa en esto. Los alemanes estaban enviando un batallón blindado a Lituania. Eso solo debería hacer que la gente se tire de los pelos. Eso nunca es bueno. Pero los alemanes enviaron un batallón blindado a Lituania solo porque canibalizaron todo lo demás. Ahora tenemos a Jens Stoltenberg hablando de la necesidad de crear una fuerza de 300.000 hombres. Y una de las partes de esa fuerza sería reforzar estos grupos de batalla del tamaño de un batallón para convertirlos en grupos de batalla del tamaño de una brigada. ¿De dónde van a sacar a los hombres? ¿Dónde van a conseguir el material? ¿Cómo van a hacer esto? La respuesta corta es: no pueden. Europa ha quedado expuesta como un tigre de papel. Esa es una de las consecuencias de este conflicto.

La OTAN fracasó

Excepto que Europa no es solo una unión económica fallida, la OTAN es una alianza militar fallida sin capacidad para participar en un conflicto militar significativo con un enemigo o un enemigo potencial de las capacidades de Rusia. La otra cosa que está sucediendo aquí es que Estados Unidos ha demostrado una vez más que es quizás el peor aliado que Europa podría tener. En un momento, Estados Unidos fue un buen aliado, en un momento, Estados Unidos fue el corazón y el alma de la alianza defensiva de la OTAN, pero una vez que terminó la Guerra Fría y la OTAN perdió su razón de existir, en lugar de que Estados Unidos buscara desmembrar esta reliquia de la Guerra Fría, Estados Unidos tomó la iniciativa de convertir a la OTAN en una alianza ofensiva.

Basta echar un vistazo a la Guerra de Kosovo para comprender que la OTAN no era una alianza defensiva. Allí hubo delito de agresión, basta echar un vistazo a la intervención en Libia para saber lo mismo. ¿Y qué estuvo haciendo la OTAN, una organización de seguridad transatlántica, en Afganistán durante casi dos décadas? Entonces, ya sabes, la OTAN perdió su razón de existir. Estados Unidos abandonó la OTAN en Afganistán. No sé si Europa se ha dado cuenta de ese hecho, pero abandonamos a la OTAN, abandonamos a Europa, dejamos a la OTAN en Europa a su suerte, y provocó que muchos en la OTAN se preguntaran: ¿cuál es la relevancia, cuál es nuestro misión? ¿Por qué estamos aquí?

Estados Unidos ha abandonado la OTAN

Luego, Estados Unidos dio la vuelta porque tuvimos un cambio de liderazgo y dijimos «no, ahora eres relevante, pero necesitamos que ahora te centres en Rusia». Y la OTAN lo hizo, pero no militarmente, la OTAN nunca construyó una capacidad militar para enfrentar a Rusia. Por lo tanto, Estados Unidos ha llevado a la OTAN por este camino hacia una guerra indirecta decisiva con Rusia en Ucrania, donde la OTAN está agotando aún más sus recursos militares transfiriendo material en equipo a Ucrania solo para ver cómo Rusia lo destruye en el campo de batalla sin capacidad industrial para reemplazarlo. Estados Unidos abandonó la OTAN.

Colapso del imperio estadounidense

Ahora, para los Estados Unidos, las consecuencias de este conflicto son que estamos acelerando la desaparición del orden internacional basado en reglas, ese es ese club que los Estados Unidos armó al final de la Segunda Guerra Mundial se está derrumbando. Se está derrumbando en una fase de creciente reconocimiento en el mundo de que existe una necesidad de multipolaridad, que otras naciones importan. Que el mundo no puede girar únicamente en torno a Estados Unidos. Y esta carga contra la multipolaridad está siendo liderada por Rusia y China, con India, Brasil, Sudáfrica y otras naciones al frente.

Esto iba a suceder sin importar como; la historia del mundo muestra que hay un proceso evolutivo y los imperios se desvanecen. Pero lo que estamos viendo aquí no es el desvanecimiento del imperio estadounidense sino el colapso del imperio estadounidense. Y una de las consecuencias de este conflicto es que Estados Unidos se está dando cuenta de que su papel en el mundo se está derrumbando mientras hablamos. ¿Cómo salimos de esto, ya que estamos analizando la situación? Tanto Estados Unidos como Europa han fracasado estratégicamente en todos los niveles, política, económica y militarmente. El ganador será Rusia.

Lo que es posible: la coexistencia pacífica entre Europa y Rusia

Afortunadamente para Estados Unidos y Europa, Rusia no tiene el tipo de deseo de dominio global que tienen Estados Unidos y la OTAN. Rusia simplemente está buscando un nuevo marco de seguridad europeo que respete lo que Rusia considera sus intereses legítimos de seguridad nacional. Y este va a ser el futuro. Una victoria decisiva de Rusia finalmente obligará a Europa a renunciar a su abrazo suicida a la OTAN y su papel perpetuo como una extensión de la política de seguridad nacional estadounidense, y en su lugar buscará un entendimiento realista responsable con Rusia sobre cómo Europa y Rusia pueden coexistir pacíficamente, no como amigos. Europa, creo, ha perdido para siempre, al menos en el futuro previsible, la oportunidad de ser amiga de Rusia. Rusia nunca volverá a confiar en Europa, ni Rusia debería confiar nunca en Europa. Europa nunca más será socia de Rusia. No te conviertes en socio de naciones que te apuñalan por la espalda como Europa ha apuñalado a Rusia por la espalda. Pero se puede coexistir pacíficamente.

Estado de derecho en lugar de orden internacional basado en normas

Y creo que ese es el objetivo de Rusia, y creo que este será el objetivo de Europa. El perdedor de todo esto a largo plazo será Estados Unidos, el ganador de todo esto a largo plazo será el resto del mundo. Porque cuanto antes se pueda obligar a Estados Unidos a renunciar a su papel, el papel autoelegido como potencia hegemónica global, antes podrá el mundo levantarse e invitar a Estados Unidos a la mesa de una multipolaridad donde el estado de derecho reemplaza las reglas basadas en el orden internacional.

*William Scott Ritter Jr. es autor y experto y ex oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos e inspector de armas de las Naciones Unidas

Resulta inquietante que se aliente un conflicto global de horror inefable como si fuera una especie de desastre natural sobre el que las personas no tienen ningún control

Por Caitlin Johnstone 13/11/2022

La corriente principal de opinión de la segunda mitad de 2022 está plagada de editoriales que argumentan que Estados Unidos necesita aumentar considerablemente el gasto militar porque está a punto de estallar una guerra mundial, y lo plantean como algo que le sucede a Estados Unidos como si sus acciones no tuvieran nada que ver con ello.

Como si no fuera el resultado directo de las maniobras del imperio estadounidense, que se precipita incesantemente hacia ese horrible acontecimiento mientras rechaza toda posible vía de salida diplomática debido a su incapacidad para renunciar a su objetivo de alcanzar un absoluto y supremo dominio planetario.

El último ejemplo de esta tendencia es un artículo titulado Could America Win a New World War? – What It Would Take to Defeat Both China and Russia (¿Podría Estados Unidos ganar una nueva guerra mundial? Lo que haría falta para derrotar tanto a China como a Rusia), publicado por Foreign Affairs, revista propiedad del sumamente influyente comité de expertos Council on Foreign Relations.

“Estados Unidos y sus aliados deben planificar cómo ganar simultáneamente guerras en Asia y Europa, por muy desagradable que pueda parecer dicha posibilidad”, escribe Thomas G. Mahnken, y añade que en cierto modo “Estados Unidos y sus aliados tendrán ventaja en una guerra simultánea” en los dos continentes.

Mahnken no sostiene que una guerra mundial contra Rusia y China vaya a ser un camino de rosas; también argumenta que para ganar una guerra de este tipo, Estados Unidos necesitará –lo han adivinado– aumentar drásticamente su gasto militar.

“Sin duda Estados Unidos necesita aumentar su capacidad y velocidad de fabricación en material de defensa”, escribe Mahnken. “A corto plazo, eso implica añadir turnos en las fábricas existentes. Con el tiempo, implica ampliar las fábricas y abrir nuevas líneas de producción. Para hacer ambas cosas, el Congreso tendrá que actuar ahora asignando más dinero para aumentar la fabricación”.

Pero el gasto en armamento de Estados Unidos sigue siendo insuficiente, sostiene Mahnken, al afirmar que “Estados Unidos debería trabajar con sus aliados para que aumenten su producción militar, así como el tamaño de sus reservas de armas y municiones”.

Mahnken sostiene que esta guerra mundial podría desencadenarse “si China iniciara una operación militar para tomar Taiwán, lo que obligaría a Estados Unidos y a sus aliados a responder”, como si no hubiera otras opciones sobre la mesa en la era nuclear, aparte de lanzarse a la Tercera Guerra Mundial, para defender una isla junto al continente chino que se autodenomina República de China. 

Mahnken escribe que “Moscú, mientras tanto, podría decidir que, con Estados Unidos empantanado en el Pacífico occidental, podría salirse con la suya invadiendo más Europa”, demostrando la extraña paradoja del gato de Schrödinger en la propaganda occidental, que sostiene que Putin siempre está simultáneamente (A) siendo destruido y humillado en Ucrania y (B) a punto de librar una guerra abierta con la OTAN.

De nuevo, esto es solo lo último de un género cada vez más frecuente en la corriente principal de la opinión pública occidental.

En The skeptics are wrong: The U.S. can confront both China and Russia” (Los escépticos se equivocan: Estados Unidos puede enfrentarse tanto a China como a Rusia), Josh Rogin, de The Washington Post, señala con el dedo a los demócratas que piensan que hay que dar prioridad a las agresiones contra Rusia y a los republicanos que piensan que hay que prestar la atención militar y financiera a China, y argumenta ¿por qué no los dos?

En “¿Podría el ejército estadounidense luchar contra Rusia y China al mismo tiempo?”, Robert Farley, de 19FortyFive, responde afirmativamente al escribir que “el inmenso poder de combate de las fuerzas armadas estadounidenses no se vería desmesuradamente afectado por la necesidad de hacer la guerra en ambos teatros”, y concluye que “Estados Unidos puede luchar contra Rusia y China a la vez… durante un tiempo y con la ayuda de algunos amigos”.

En ¿Puede Estados Unidos enfrentarse a China, Irán y Rusia a la vez?”, Hal Brands, de Bloomberg, responde que sería muy difícil y recomienda dar prioridad a Ucrania y Taiwán y vender a Israel armamento más avanzado para ir un paso por delante de Rusia, China e Irán respectivamente.

En International Relations Theory Suggests Great-Power War Is Coming” (La teoría de las relaciones internacionales sugiere que se avecina una guerra entre las grandes potencias), Matthew Kroenig, del Atlantic Council, escribe para Foreign Policy que se avecina un enfrentamiento global de democracias contra autocracias “con Estados Unidos y sus aliados democráticos de la OTAN tendentes al statu quo, Japón, Corea del Sur y Australia, por un lado, y las autocracias revisionistas de China, Rusia e Irán, por otro”, y que los aspirantes a expertos en política exterior deberían adaptar sus expectativas en consecuencia.

Cuando no están argumentando que se avecina la Tercera Guerra Mundial y que todos debemos prepararnos para luchar contra ella y ganarla, están argumentando que ya tenemos encima el conflicto global y que debemos empezar a actuar en consecuencia,

como en el artículo del New Yorker de septiembre “What if We’re Already Fighting the Third World War with Russia?” (¿Y si ya estamos luchando en la Tercera Guerra Mundial con Rusia?)

«o hay ninguna deidad decretando que debemos vivir en un mundo en el que los gobiernos blandan armas del Armagedón y la humanidad haya de someterse a Washington o resignarse a la violencia»

Deberían tomarse todas las medidas posibles para evitar una guerra mundial en la era nuclear. Si parece que nos dirigimos a eso, la respuesta no es aumentar la producción de armas y crear industrias enteras dedicadas a ello, la respuesta es la diplomacia, la desescalada y la distensión.

Estos expertos presentan el auge de un mundo multipolar como algo que debe ir inevitablemente acompañado de una explosión de violencia y sufrimiento humano, cuando en realidad solo acabaríamos allí como consecuencia de decisiones tomadas por seres humanos pensantes de ambos lados.

No tiene por qué ser así. No hay ninguna deidad omnipotente que decrete desde las alturas que debemos vivir en un mundo en el que los gobiernos blandan armas del Armagedón y la humanidad deba someterse a Washington o resignarse a una violencia cataclísmica de consecuencias planetarias. Podríamos vivir en un mundo en el que los pueblos de todas las naciones se llevasen bien y trabajasen juntos por el bien común en lugar de trabajar para dominar y subyugar a los demás.

Como dijo recientemente Jeffrey Sachs: “El mayor error del presidente Biden fue decir que ‘la mayor batalla del mundo se libra entre democracias y autocracias’. La verdadera batalla del mundo es convivir y superar nuestras crisis comunes en relación al medio ambiente y la desigualdad”.

Podríamos vivir en un mundo en el que nuestra energía y recursos se destinaran a aumentar la prosperidad humana y a aprender a colaborar con esta frágil biosfera en la que evolucionamos. Un mundo en el que toda nuestra innovación científica se dirija a hacer de este planeta un lugar mejor para vivir en lugar de canalizarla para buscar el enriquecimiento y encontrar nuevas formas de explotar los cuerpos humanos. 

Un mundo en el que nuestros viejos modelos de competitividad y explotación den paso a sistemas de colaboración y cuidados. Un mundo en el que la pobreza, el trabajo y la miseria pasen gradualmente de ser normas aceptadas de la existencia humana a una crónica histórica vagamente recordada.

En cambio, tenemos un mundo en el que se nos machaca cada vez más con propaganda que nos anima a aceptar el conflicto global como una realidad inevitable, en el que los políticos que expresan el más leve apoyo a la diplomacia son rechazados a gritos y demonizados hasta que se inclinan ante los dioses de la guerra, en el que las maniobras nucleares se enmarcan en la seguridad y la desescalada se tacha de riesgo temerario.

No tenemos que someternos a esto. No tenemos que seguir caminando sonámbulos hacia la distopía y el Armagedón al ritmo de sociópatas manipuladores. Somos muchos más que ellos y nos jugamos mucho más que ellos. 

Podemos vivir en un mundo sano. Solo tenemos que desearlo. Se esfuerzan enormemente en obtener de forma artificial nuestro consentimiento porque, en última instancia, es absolutamente indispensable para ellos.

————–

Este artículo se publicó originalmente en inglés en Consortium News.

En nuestra columna semanal de Geopolítica, que se difunde desde hace 16 años en la Radio del Club de La Pluma, el Director de Dossier Geopolitico DG, analiza está semana varios evento que ocurrieron y desde el punto Geoeconómico que por supuesto tendrá efectos Geopoliticos como es el cambio de sociedades comerciantes a nivel global desde el año 2000 a la actualidad.

Pero vayamos por partes Primero la Cumbre Climática ( a pesar de la dramática situación climatológica causada por los grandes estados industriales) que se desarrolla en Egipto este año 2022 languidece sin pena ni gloria (llena de discursos de circunstancia pero sin ninguna resolución concreta). Es mas muchos Países que decían estar de acuerdo con la agenda de reducción de gases contaminantes vuelven a usar el Carbón y la Energía Nuclear con el argumento de la crisis energética causada por la guerra en el Este de Europa.

Por otra parte estatismo esperando la Reunión de los “líderes” de G20 en Bali, donde ya se saben que se reuniran un fortalecido Xi Jinping (después del XX Congreso del PCCh) y un Joe Baiden disminuido (pues en definitiva mas allá de los subterfugios usados e inventos propagandísticos perdió el Control de la Cámara de Representantes -tuvo menos votos que hace dos años cuando ganó las elecciones- y está con final abierto el control de la Cámara de Senadores) Y allí se sabe que habrá un encuentro tenso, ya que las afiebradas mentes de Washington dicen que Biden presiona a China por Ucrania y Corea del Norte (?).

Parece que asesores y muchos lobbies no leen a Xi (ni interpretan el nuevo orden en formación) cuando en varias oportunidades ya dijo claramente que China pide y promueve la Seguridad y la Paz global y con JUSTICIA; ya no basada nunca mas, en modelo hegemónicos políticos y la de imponer “normas” unilaterales que afectan la “Seguridad y la Paz mundial” .

También hacemos un comentario  de cómo caen los falsos iconos que la prensa ha creado para encorsetar a algunos dirigentes con categorías falsas como ser la de los supuestos “soberanistas” y “antiglobalistas” y que además los presentan como la versión S XXI del fascismo. Como es el caso de la nueva Primer Ministro Italiana Giorgia Meloni Pues acaba de recibir grandes elogios del secretario Gral de la OTAN Jens Stoltenberg: “agradeciéndole el fuerte compromiso con la “Alianza” (!), previamente había recibido elogios en ese sentido  también de la Presidenta del Consejo de Europa Ursula von der Leyen. Con lo que concluimos que estos movimiento de la llamada derecha europea no son otra cosa que modelos Populistas y Demagógicos que instaló el régimen Liberal en su versión “Neo” para continuar dominando a los Países.

En nuestra apreciación Geopolitica de este fin de semana la hacemos desde la Geoeconomía y por ello el título “Una Imagen vale mas que mil palabras” y esto resulta de analizar un “descubrimiento” que realiza un medio español de mucha influencia en el área de los Negocios y las finanzas globales, que cuenta con mas de 400.000 suscriptores Negocios Tv

…y es que analiza el mundo del año 2000 con una gran parte del mundo con sus relaciones societarias principales con USA y en apenas 20 años esa situación varió significativamente y hoy casi todo el planeta tiene a China como su principal socio comercial. El título de este informe es: El mapamundi rojo que asusta a muchos: China ya es el gran desafío de EEUU en el comercio global. Pues bien mas allá que es una verdad de perogrullo, desde estas columnas semanales de geopolitica que difundimos desde hace mas de una década y media. Alertamos de estos cambios geoeconómicos y que por supuesto ellos derivarián, también, en acuerdo Políticos-económicos y Geopolíticos mas temprano que tarde, y que si se sabian interpretar los datos, esos cambio societarios serían la crónica con la que decribiriamos la actualidad.

Pues bien señores EL FUTURO LLEGÓ, o sea que no nos equivocamos de los tiempos que vendrían ni las consecuencia de cambios societarios que acompañarán los mismo.

Hemos hablado hasta el hartazgo de los ascensos de la naciones emergentes de Eurasia, y que ello llevaría a la deslocalización de los antiguos poderes globales que administraron el mundo en los últimos 150 años hacia el área Asia-Pacifico y el bloque continentalista Euroasiático rompiendo la vieja teoría del cerco anglosajón a eurasia desde Mackinder, Mahan, Spykman con sus hacedores materiales del SXX, pre y post guerra fría: Kissinger y Brzeziński. 

Pero debemos agregar que esa situación entraña una peligrosa situación para la zona de hispanoamérica o latinoamérica. Pues cual es la actitud de la ex potencia hegemónica para nuestra región denominada por ellos “Hemisferio Occidental “ -Las américas- solo el uso del expediente militar para controlar la misma con su nueva doctrina de la “Disuasión Integrada” -nuevas relaciones carnales-, ya que no puede competir con China ni con las potencias del BRICS y del Asia Pacifico con inversiones reales, traspaso de tecnología, acuerdos Ganar/Ganar. Etc

Prof. Lic. Carlos Pereyra Mele

De este mapa hablaba el conductor de Negocios Tv: El mapamundi rojo que asusta a muchos: China ya es el gran desafío de EEUU en el comercio global.

Javier Benitez entrevista a Carlos Pereyra Mele,

Hungría afirma que vetará el paquete de 18.000 millones de euros para financiar al régimen de Ucrania, mientras Serbia, que es constantemente chantajeada para permitirle su entrada al bloque comunitario, sentencia que sólo sancionará a Rusia ‘bajo la espada de Damocles’. A Europa sólo se le suman problemas.

Donde las dan, las toman

Serbia, un país que espera hace muchos años ser admitido como país miembro de la Unión Europea, ha tenido que tragar con muchas cosas, incluida la cuestión de Kósovo. Y ahora tiene que soportar el chantaje para que sancione a Rusia. Incluso recientemente recibió ultimátum desde Berlín: debe elegir entre la Unión Europea y Rusia. El presidente serbio, Aleksandar Vucic, afirmó que sólo apoyará las sanciones «bajo una espada de Damocles».

En tanto, palabras más, palabras menos, en una cumbre de los líderes de la Organización de Estados Turcos [OTG] en Samarcanda, el primer ministro de Hungría, Víktor Orbán dijo que las sanciones contra Rusia «tienen la intención de debilitarla y forzarla a la paz, pero está sucediendo exactamente lo contrario». Añadió que están perjudicando mucho más a la economía europea, que a la economía rusa.

Pero del país magiar salió otro caramelo envenenado contra la Bruselas. «Hungría está lista para apoyar a Ucrania, pero no deseamos contribuir a ningún nuevo préstamo que efectúe la UE», disparó en un comunicado el ministro de Finanzas húngaro, Mihaly Varga.

Y es que la venganza se sirve en plato frío. Hay que recordar que Bruselas recurrió al mecanismo de condicionalidad de los fondos para congelar 7.500 millones de euros en fondos regionales a Hungría, si no pone ejecuta medidas para mejorar el marco regulatorio contra la corrupción y otros asuntos. Y hay más: están en el aire los 14.900 millones de euros en préstamos blandos del Plan de Recuperación y Resiliencia húngaro.

Así, las autoridades húngaras vuelven a hacer manifestaciones que vienen realizando desde hace tiempo. Como si hubiera necesidad de reiterarlas porque pareciera que no llegaran a ciertos ámbitos. «Estas verdades de Perogrullo [del premier húngaro] no llegan, fundamentalmente porque hay una elite dirigencial de una Europa en franco proceso de disolución y de reducirse en sí misma, y que ha llevado a que haya tomado todas estas medidas que en la práctica han resultado ser un boomerang salvaje sobre sus propios países y sus propias economías», sentencia el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele.

Por Sergio Rodríguez Gelfenstein(*)

El Mgter Rodriguez Gelfenstein autoriza la publicación a Dossier Geopolitico DG de su último artículo en nuestro sitio web: ¡Que se le dé una oportunidad a la diplomacia!

En una sorpresiva declaración hecha durante una rueda de prensa el pasado lunes 7, el vocero del Departamento de Estado de Estados Unidos Ned Price, afirmó que la crisis que se vive en Ucrania “tiene que terminar mediante el diálogo y la diplomacia” y agregó más adelante que: ”No va a haber una victoria decisiva en el campo de batalla”.

Sin querer sacar conclusiones a priori y mucho sin que aún se pueda “cantar victoria”, estas palabras podrían interpretarse como una señal de que, ante la clara evidencia de que Rusia no va a ser derrotada militarmente, se hace necesario abrirle un espacio a la diplomacia.

Parece haber quedado atrás el vaticinio de la secretaría de prensa de la Casa Blanca Jen Psaki, quien el 11 de abril asegurara que: “La economía rusa colapsará en tres días”. Tampoco se hizo real el concluyente veredicto de Josep Borrell quien el 28 de agosto afirmó que: “Rusia ya ha perdido la guerra”. Mucho menos se patentizó el dictamen hecho por el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg, cuando el 11 de octubre aseveró que “Rusia, en realidad, está perdiendo [en] el campo de batalla”.

Varias “ofensivas, contra ataques y contraofensivas” de papel se han realizado en este período que han causado grandes pérdidas humanas y materiales con el único objetivo de seguir atrayendo recursos a una guerra que un militar con mínimos conocimientos operativos, sabe perdida. Ahora, se están proponiendo una nueva “ofensiva” en el sur, en la provincia de Jersón, pero ya no lo plantean como objetivo estratégico en el marco del desarrollo militar del conflicto sino como una forma de obtener una victoria para colocar sobre una eventual mesa de negociaciones. Rusia ha ordenado la retirada de sus tropas de la ciudad tras evacuar a 115 mil habitantes. 

El argumento del general Serguéi Surovikin,  comandante de la Agrupación Conjunta de Tropas para solicitar al mando superior la retirada de las fuerzas militares de Jerson, fue que la ciudad y sus alrededores no pueden ser abastecidos y llevar una vida normal debido a los constantes bombardeos ucranianos, incluso utilizando métodos de guerra prohibidos porque se ataca a la población e instituciones civiles. 

Surovikin señaló que el plan ucraniano de hacer estallar la represa de Kajovka a fin de inundar la ciudad, puede tener repercusiones desastrosas tanto para la población civil como para las tropas que incluso podrían quedar totalmente aisladas. 

En estas condiciones Surovikin entiende que lo mejor es organizar la defensa en la margen izquierda del rio Dniéper preparando las tropas para el combate y liberando  “parte de las fuerzas y los medios, que se utilizarán para operaciones activas, incluidas las ofensivas, en otras direcciones en la zona de la operación”, es decir en la dirección principal ubicada en Donetsk.

El Alto Mando ruso aceptó la apreciación del general Surovikin entendiendo la prioridad de la vida y la salud de los militares así como de la población civil y ordenó la retirada de forma segura de las tropas. 

El plan original de Estados Unidos era que Ucrania recuperara Jerson antes del 8 de noviembre para que pudiera ser mostrado por Biden como manifestación del éxito generado por el apoyo militar y financiero a Ucrania. Sin embargo, ese objetivo no se cumplió. Hay que recordar que Estados Unidos prohibió a Ucrania negociar con Rusia en marzo cuando incluso se realizaron varias rondas. Vale rememorar que uno de los principales y más entusiastas negociadores ucranianos, Denis Kireev fue misteriosamente asesinado el 5 de marzo cuando las hostilidades apenas comenzaban, sin que hasta hoy el crimen haya sido esclarecido.

En todo caso, la decisión de retirarse de Jerson no cambiará el curso estratégico del conflicto. Lo que sí lo hará, será la introducción en combate de los 318 mil nuevos soldados que se han estado entrenando en las últimas semanas y que se espera sean incorporados a finales de noviembre y comienzos de diciembre, produciendo un cambio definitivo de la correlación de fuerzas militares en el conflicto.  

Vale decir que las fuerzas armadas ucranianas, a pesar del anuncio ruso de retirada,  tienen temor de que sea esta otra manifestación de “maskirovka”,,,

…es decir una gran maniobra de engaño tanto en el plano táctico como estratégico que las fuerzas armadas rusas desde los tiempos de la Unión Soviética ha desarrollado y que consiste en el falseamiento de las capacidades, los planes y las operaciones a realizar, tergiversando el verdadero objetivo  de la maniobra, llevando al enemigo a una apreciación errónea que conduzca a decisiones equivocadas. Por lo menos, esa es la opinión de Nataliya Gumenyuk, vocera del comando del sur del Ejército ucraniano.

En el campo de la diplomacia hay muchas informaciones, algunas desmentidas, otras no confirmadas y buena cantidad de rumores que llevan a recordar aquel antiguo dicho de que “cuando el río suena, es porque trae piedras”.

En los últimos días se dio a conocer que efectivamente hubo conversaciones de alto nivel entre Estados Unidos y Rusia. Aunque ambas partes se han apresurado a informar que el asunto de Ucrania no está en la agenda, sino un probable acuerdo de limitación de armas nucleares bajo formato de Nuevo START (Strategic Arms Reduction Treaty) o Tratado de Reducción de Armas Estratégicas firmado durante la guerra fría para establecer un límite en el número de misiles nucleares que poseía cada superpotencia. Este acuerdo debió ser renovado en 2020, pero no se prorrogó por la negativa del presidente Trump.

En este ámbito, la vocera de la cancillería rusa, María Zajárova informó que se mantienen “contactos puntuales” con Estados Unidos sobre asuntos “urgentes”, aunque señaló que entre los dos países no se dan todavía “relaciones en formato completo” Según sus palabras, “Moscú no se opone a un diálogo mutuamente beneficioso con Washington”.

En paralelo, el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Andréi Rudenko, aseguró que su país está dispuesto a entablar conversaciones con Ucrania ”sin exigir condiciones previas a excepción de la principal, que es que Ucrania muestre buena voluntad”. No obstante, recordó que fue Ucrania la que se retiró de la mesa de negociaciones en marzo y que ahora tiene una ley que prohíbe sostener conversaciones de paz con Rusia, asegurando que su país siempre ha tenido disposición para dialogar.

En este marco…

…La cadena NBC News dio a conocer que en una conversación telefónica sostenida en junio, el presidente Biden “se salió de sus casillas” increpando y gritando duramente al presidente Zelenski exigiendo que no siguiera pidiendo dinero y mostrará resultados en la guerra contra Rusia. 

Así mismo, en fecha más reciente, el Washington Post ha informado que Biden había solicitado muy encarecidamente a Zelenski que se abriera a la posibilidad de una salida negociada del conflicto.

¿Qué ha pasado?¿Por qué estos cambios? Podrían darse muchas respuestas. Tal vez tenga que ver con el interés de Estados Unidos de priorizar la negociación del tratado START ahora que, con la existencia y desarrollo de la tecnología de misiles hipersónicos, Rusia muestra una abrumadora superioridad sobre Estados Unidos en esta materia. De ahí, que Ucrania haya pasado a un segundo plano de interés, mientras se busca una salida dialogada al asunto para el que Estados Unidos le podría haber pedido a Rusia la entrega de Jerson a fin de que Ucrania no se exponga a una derrota total en la mesa de negociaciones. 

Es claro, el START es estratégico y de largo plazo, lo de Ucrania, táctico y coyuntural. 

Para Estados Unidos y la OTAN, los 120 mil soldados de Ucrania muertos en estos ocho meses, no tienen mucha importancia. Para Rusia, cuidar a sus combatientes y a su población civil es tarea de primer orden.

Subyace la idea de que Rusia no ha podido ser derrotada en ámbito militar. En el político, el gobierno y Putin en particular hoy son más fuertes que el 24 de febrero y que la popularidad del presidente ruso ha aumentado en la medida de desarrollo del conflicto. Tampoco logró Estados Unidos un aislamiento internacional de Rusia. Una gran cantidad de países se han negado a hacer parte de las sanciones contra Rusia, incluyendo algunos muy importantes como China, India, Arabia Saudí, Egipto, Indonesia, Pakistán, Hungría y Turquía entre otros. 

En los terrenos económicos y financieros, aunque hay afectaciones evidentes, la economía rusa ha soportado las miles de sanciones en su contra, el rublo es hoy más fuerte y los ingresos han roto todos los récords, revirtiéndose además en graves consecuencias para los sancionadores. 

Así mismo, es importante decir que Estados Unidos fracasó en su intento de solicitar a la OPEP un aumento de la producción del petróleo necesario para fortalecer sus finanzas, toda vez que debe importar diariamente 7 millones de barriles para solventar su consumo, sin alterar las reservas estratégicas. Por el contrario, la OPEP no sólo no aumentó, sino que disminuyó la exportación en 2 millones de barriles diarios, asestándole un duro golpe económico y político a Biden que vio como uno de sus principales aliados, Arabia Saudí, pujó para llegar a esa cifra después que Rusia había propuesto una disminución de “sólo” un millón de barriles.

La situación económica de Europa y del propio Estados Unidos está siendo cada vez más afectada lo cual ha comenzado a producir cambios políticos no deseables como lo han podido testimoniar dos gobiernos caídos en Gran Bretaña, así como los de Suecia, Italia, Bulgaria entre otros y una derrota del partido demócrata en las elecciones parlamentarias de Estados Unidos lo que según el propio presidente Biden presagia “dos años horribles” para el país. Mientras tanto Xi Jinping se reeligió como secretario general del Partido Comunista de China y Vladimir Putin continúa siendo el presidente de Rusia, ahora con una solidez mucho mayor.

Por otro lado, también podría interpretarse que Estados Unidos y la OTAN se han comenzado a dar cuenta de que estas repercusiones, que dicen relación con el ámbito estratégico, forman parte del gran engaño al que fueron sometidos por Putin cuando inició en febrero una gran operación militar envolvente, para después irse retirando de territorios ocupados al comienzo de la operación que no tienen relación con los objetivos planteados desde un primer instante. Los recuerdo: liberar a Donetsk y Lugansk, desmilitarizar y desnazificar Ucrania. 

Vale decir que mientras las tropas rusas se retiran de Jerson, están desarrollando desde hace dos días, una potente y exitosa ofensiva en Donetsk que crea mejores condiciones para conseguir el objetivo estratégico de capturar Kramatorsk y Slaviansk, los dos centros urbanos de cierta significación todavía en manos de Ucrania. Esa misión debería resolverse con la introducción en combate de las tropas de refuerzo recién movilizadas.

Al cumplirse esta misión,

…los objetivos de la operación militar especial se habrían logrado en gran medida, las fuerzas armadas ucranianas han quedado semi destruidas, hoy solo funcionando en un 30% de su capacidad inicial al 24 de febrero, el resto es solventado por la OTAN en su parte material, mientras que el recurso humano sigue siendo entregado por Ucrania. 

Cuando finalice el conflicto, el país deberá comenzar a pagar los casi cien mil millones de dólares que hasta ahora ha recibido en créditos sin saber de dónde va a sacar recursos para pagarlos, transformándolo de hecho, en un país inviable a futuro cuando han perdido la parte más importante de su potencial industrial y grandes cantidades de las mejores tierras productivas. 

El objetivo de desnazificar se mantendrá latente, pero ahora le tocará a Europa hacer su parte cuando miles de terroristas que se habrán quedado “sin trabajo” se diseminen por el Viejo Continente, llevando con ellos su carga de odio, muerte y destrucción.

Repito, sin querer “echar las campanas a volar”, pareciera que llegó el momento de darle una oportunidad a la diplomacia para que vengan tiempos de diálogo, de negociación y de acuerdos. Ojalá que así sea.

*Sergio Rodríguez Gelfenstein es Consultor y analista internacional venezolano, graduado en Relaciones Internacionales de la Universidad Central de Venezuela, Mención Magna Cum Laude, y Magíster en Relaciones Internacionales de la misma casa de estudios. Candidato a Doctor en Estudios Políticos por la Universidad de los Andes (Venezuela).