Dossier Geopolitico considera de importancia fundamental para entender lo que se está desarrollando en estos momentos internacionalmente entre las potencias Globalistas y el Nuevo Orden Mundial y que saldrá de ese enfrentamiento. Y por ello difunde por la Información y datos aportados por los entrevistados del Programa “Detrás de la razón” las dos partes del Video de la misma, Programa que conduce el galardonado periodista mexicano Roberto de la Madrid, a los Dres.: Francisco José Fernández-Cruz Sequera y Francisco Javier Martínez López sobre cuál es la mayor preocupación de USA con relación a la República Popular China, y que, con data dura aportan y concluyen que la misma se basa en una profunda grieta tecnología que se ensancha cada dia mas desfavorablemente para EEUU (ex líder globalista “occidental”), con la nueva Potencia emergente China. Pero también destacan que este enfrentamiento determinará una cosmovisión Universal

PARTE 1

PARTE 2

Por Javier Llorens Striptease del Poder

En GEOPOLITICA 1: los chinos vienen marchando, EEUU retrocede, el RU cae, Rusia se recupera ( https://dossiergeopolitico.com/2021/07/01/geopolitica-1-los-chinos-vienen-marchando-eeuu-retrocede-el-ru-cae-rusia-se-recupera/ )se consignaron los resultados relacionados con dichos países del denominado “Índice de Capacidad de Influencia Bilateral Formal (FBIC)” calculado por el “Centro Frederick S. Pardee para Futuros Internacionales”, perteneciente a la “Escuela de Estudios Internacionales Josef Korbel” de la Universidad de Denver.

https://korbel.du.edu/fbic

En la antedicha nota se expusieron los fundamentos para el cálculo de dicho índice, elaborado con la finalidad de ponderar el ejercicio del poder relacional en el sistema internacional, desde 1960-2020 para todos los estados, lo cual tiene una enorme importancia en términos de geopolítica.

En esta segunda nota se expone primeramente la evolución de dichos índices respecto la influencia ejercida sobre Argentina por parte de China, Rusia, el Reino Unido (RU), y EEUU. Y también por parte de los principales países europeos integrantes del Club de París, ante quienes somos deudores.

El análisis revela el notable doble rasero de estos últimos países y del RU y EEUU, que proclaman la defensa de la democracia y los derechos humanos, no obstante haber adquirido grados notables de influencia en Argentina durante las dictaduras militares del Gral Juan Carlos Onganía y su zaga; y del ex Gral Jorge Videla y su zaga.

Proviniendo la agobiante deuda externa en general y con dicho “club”, que hoy nuevamente están sobre el tapete, del gobierno de este último dictador, condenado y degradado por delitos de lesa humanidad, y sus sucesores castrenses, que dirigieron el país entre 1976 y 1983. Poniendo sobre este una tutela financiera externa, similar a la que le apareció en 1824, en tiempos fundacionales con Bernardino Rivadavia, que condicionó los destinos del país por más de un siglo, hasta después de la 1ra Guerra Mundial.

Ver La maldición argentina (2): los latifundios y sus artífices, la deuda y las 3R

Y ahora transcurrido ya más de 40 años, parecería que vamos por el mismo camino, sin que la degrada dirigencia argentina atine a vislumbrar la trascendencia de esas ataduras, y mucho menos aún su solución. Con el agravante que esos mismos países son los que lideran el FMI, cuyas recetas aplicadas desde la ominosa dictadura militar de Videla, han conducido a nuestro país de desastre en desastre, en 1980, 1989, y 2001, y en el que estamos actualmente. Por lo que cabe preguntarse si la deuda es de Argentina con el Club de Paris, o del Club de París con Argentina.

Ver Las malas praxis del FMI (1) 1976 – 2006 Resumen

Ver Las malas praxis del FMI (2) Introducción y Dictadura Militar

Ver Las malas praxis del FMI (3) – Alfonsín la deuda y la década perdida

Ver Las malas praxis del FMI (4) – Menem y la ejecución de Argentina por la deuda externa impagable

Finalmente se muestra la evolución de la influencia ejercida por Argentina en Latinoamérica y el Caribe, comparada respecto sus principales países, Brasil, Venezuela, Colombia y Chile. Y la que ejerce por su parte sobre sus países vecinos y colindantes, Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia, y Chile. Lo cual es otra muestra de la profunda debacle en que se encuentra Argentina, cuya dirigencia parece estar incapacitada de contener.

La influencia de China, Rusia, EEUU, y RU en Argentina

En el siguiente gráfico, se visualiza la notable influencia que ejerce EEUU en Argentina, acorde con la que ejerce en la región, conforme se expuso en la nota anterior. El mismo también revela una creciente influencia por parte de China, una cierta recuperación por parte de Rusia, y una notable caída de la influencia que supo ejercer el Reino Unido. Siendo también notable que tanto la influencia del RU como la de Rusia, crecieron raudamente durante los gobiernos de las dictaduras militares, resaltadas en el gráfico con el área gris.

Geopolitica, Latinoamerica, Argentina

Concretamente, se observa en el caso de EEUU (trazo violeta) que a partir de 1960 su influencia, desde un índice de 0,42, tuvo un curso descendente, con una tendencia a la recuperación durante los gobiernos de las dictaduras militares de Onganía y su zaga, y de Videla y su zaga. Que se profundizó a partir de la guerra de Malvinas en 1982, hasta lllegar a un mínimo con un índice de 0,17 en 1990.

Pero a partir de este año, con el ascenso a la presidencia de Carlos Menem, su influencia tuvo una fuerte recuperación, hasta llegar a un índice de 0,33 en el 2001. Para registrar una nueva declinación posterior, que tuvo una leve recuperación después del 2015, con la llegada de Mauricio Macri a la presidencia, ubicándose finalmente en el 2020 en un nivel de 0,26.

Por parte del RU (trazo verde) se observa también un notable crecimiento de su influencia a partir del golpe militar de Onganía en 1966. El cual partiendo de un nivel de 0,5, llegó a un nivel de 0,13 en 1972, con la asunción a la presidencia del dictador Gral. Agustín Lanusse. Seguidamente ese nivel cae levemente durante el corto interregno peronista, para respingar posteriormente y mantenerse en un nivel mayor a 0,1 hasta le guerra de Malvinas, en que se desplomó a niveles por debajo del mínimo histórico previo, situándose en el 2020 en nivel de 0,2, o sea en el cuarto lugar.

Por su parte Rusia (trazo rojo) partiendo de un nivel mínimo, en 1972 comenzó un ascenso de su influencia, que paradojicamente se acentuó durante la dictadura militar de Videl, hasta llegar a un índice de 0,5 en 1982, coincidente con la guerra de Malvinas. Para a continuación declinar y llegar a un nvel cercano a cero en 1992, con la caída de la Unión Soviética (URSS). Luego desde el 2010 comenzó nuevamente a recuperarse, para llegar entre el 2013 y 2015 a su máximo histórico de 0,5. Declinando a continuación durante el gobierno de Macri, hasta ubicarse en el 2020 con un índice de 0,2, similar al del RU, ubicandose así en el tercer lugar.

Lo contrario sucedió con China (trazo azul) que a partir de 1994 comenzó a aumentar paulatinamente su influencia, hasta llegar entre los años 2012 y 2015 hata un máximo de 0,8. Con una leve declinación posterior que la ubicó en el 2020 con un índice de 0,7, siendo así la segunda potencia que influye en Argentina, aunque por ahora alejada de EEUU.

La influencia del Club de Paris en Argentina

El siguiente grafico un poco más enrevesado, muestra la evolución de la influencia sobre Argentina de los principales países europeos integrantes del Club de París. Resultando notable que todos ellos, Alemania, Francia, Italia, Suiza, Holanda, y España, hayan aumentado y su influencia durante las dictaduras militares, marcadas en el gráfico con el área gris.

Lo cual revela el doble rasero con que operan, invocando por un lado la democracia y los derechos humanos, y por otro lado aprovechando la coerción y debilidad institucional de las dictaduras en los países periféricos, para consolidar sus intereses. Y de hecho, el grueso de la deuda con el Club de Paris provino de la última y sangrienta dictadura militar de Videla y su zaga, buena parte de ella por la compra de armamentos.

Geopolitica, Latinoamerica, Argentina

Un ejemplo notable de esto lo da Alemania Occidental (trazo negro) cuya influencia crecio casi verticalmente desde un nivel de 0,03, a partir del golpe militar de Onganía en 1966, y llegó a un pico en el año 1976 de 0,24. Para caer a continuación solo a un nivel de 0,21 en 1982, pegando a continuación otro salto durante el primer gobierno democrático de Alfonsin.

Esa información se interrumpe en 1990, por la reunificación de Alemania, apareciendo seguidamente la Alemania unificada (trazo bordó) con un nivel muy inferior cercano a 0,05. Del que rápidamente se recuperó, para llegar en el año 1996 a un índice de casi 0,20, manteniendose entre este nivel y 0,15 hasta el 2013. En el que comenzó el desplome de su influencia, ubicándose actualmente en el segundo lugar después de Francia, con un índice de 0,07.

Francia por su parte (trazo azul) cuya influencia oscilaba entre 1960 y 1976 entre 0,10 y 0,14 y vuelta a 0,10, con el golpe de estado de Videla en ese año, pegó un notable respingo, hasta llegar a un pico de 0,17 en 1984. Seguidamente cayó paulatinamente hasta un piso histórico de 0,8 en 1995, para recuperarse en el 2001 con un nivel de 0,13, y caer nuevamente a un nuevo piso histórico de 0,4 en el 2011. Del que comenzó a subir desde el año 2014, especialmente durante la gestión de Macri, hasta ubicarse en el 2020 on un índice de 0,11, siendo así actualmente el país miembro del Club de París mas influyente en Argentina.

Por su parte Italia (trazo verde) tambien registro una notable subida durante los golpes de estado de Ongania y Videla, pasando de 0,6 en 1966, a 0,12 en 1983. Pero a continuacion durante el gobierno de Alfonsín, escándalo de Tangentópolis de por medio, siguió subiendo hasta llegar a un índice de 0,18 en 1992.

Para desplomarse seguidamente durante el gobierno del presidente Carlos Menem, a un nivel mínimo histórico entre 1999 y 2002 cercano a 0,05, seguido de una moderada recuperación posterior hasta un nivel de 0,10, para caer seguidamente a un piso de 0,025 en el 2014. Luego con el advenimiento a la presidencia de Macri, acorde la ascendencia de este, se recuperó hasta un índice de 0,06 en el 2020, ubicándose así en el tercer país que ejerce una  menguada influencia sobre Argentina.

Con la democrática Suiza (trazo rojo) tenemos otro ejemplo del aumento de influencia durante dictaduras militares. Al subir hasta 1971 con la dictadura de Onganía y su zaga a un nivel de 0,4, para decaer seguidamente en el interregno democrático peronista, y volver a ascender hasta un índice de 0,8 durante la dictadura de Videla y su zaga.

Seguidamente se registra una paulatina caída hasta un nivel mínimo histórico cercano a cero entre 1993 y 2005, con una leve recuperación posterior. Que se acentua notablemente durante el gobierno de Macri, hasta llegar a un índice en el 2020 de 0,06 casi al nivel de Italia, pasando a ser así el cuarto pais miembro del Club de Paris que ejerce una menguada influencia en Argentina.

Por su parte España (trazo celeste) su influencia luce estancada en un nivel de 0,02 entre 1966 y 1977, con un aumento posterior hasta 0,05 en 1983, durante la dictadura de Videla y su zaga. Y a partir de allí comenzó un notable crecimiento, hasta llegar a un pico de 0,12 en 1992, ubicándose así en ese año en el segundo país en nivel de influencia, por debajo de Italia, con una notable caida posterior hasta el nivel de 0,03 en el 2000.

Año en que comenzó un nuevo ciclo de crecimiento de su influencia, con un altibajo en el año 2006, que en el 2010 la devolvió al máximo histórico de 012, ubicándose nuevamente en el segundo pais de mas influencia, por debajo de Alemania. Seguido de una nueva notable caida posterior, que estaría relacionada con la estatización de YPF y el desplazamiento de Repsol, ubicándose así en el 2020 con un indice de 0,2, en el quinto lugar de los paises con menguada influencia sobre Argentina.

Por último Holanda (trazo violeta) nos da otro ejemplo de los paises democráticos respetuosos de los derechos humanos, que no le hacen asco a influenciar y lucrar con las dictaduras militares a cual mas sangrienta, que tanto abundaron en los países periféricos. Al emprender una raudo crecimiento desde el indice de 0,03 en 1967 con el golpe de Ongania, hasta llegar 0,13 en 1971, manteniendose en ese nivel con altibajos hasta 1983, cuando finalizó la dictadura de Videla y su zaga.

Año en el que comenzo un ininterrumpido descenso, hasta llegar en 1999 a un índice de 0,04, acorde con sus niveles hitóricos previos al golpe de Onganía. Seguidamente registró una leve recuperación, hasta un indice de 0,06 entre el 2006 y 2010, que estaría relacionado con el casamiento de la argentina Máxima Zorriagueta con el principe heredero Guillermo. Habiendo impedido la Casa Real de este, no obstante esos antecedentes de complicidad con las dictaduras militares, que el padre de la novia, Jorge Zorraigueta, ex secretario de Agricultura durante la dictadura de Videla, participara de esas nupcias.

Las influencias en Latinoamérica por parte de sus principales países

En el siguiente gráfico se muestra la evolución de la influencia en Latinoamérica por parte de sus principales países. Observándose en él  que a fines de la dictadura de Onganía y su zaga, en 1973, Argentina (trazo celeste) perdió la primacía que tenía hasta entonces en la región. Dejándola  primero en manos de Venezuela (trazo bordó), y luego en Brasil (trazo verde).

Geopolitica, Latinoamerica, Argentina

Pais que a partir de allí logró un notable aumento de su influencia en la región, llegando a un índice pico de 2,15 en 1995, que seguidamente registró un bache durante la presidencia de Henrique Cardozo. Seguido de un nuevo pico posterior, con un índice de 2,93 en el 2012, durante la presidencias de Lula y Dilma, y una nueva caida posterior, habiendose estabilizado su influencia con un índice de 2,41 con el gobierno de Bolsonaro.

Por su parte Argentina continúo estancada en un nivel de 0,87, y relegada a un tercer puesto, debajo de Venezuela, que entre 1979 y 1981 llegó a un índice de influencia de 1,22. Pais al que Argentina solo superó brevemente, entre 1994 y 1998, colocándose así en el segundo puesto, periodo en que llegó a un indice de 1,06.

Venezuela por su parte, ocupando nuevamente el segundo puesto, llegó en el 2009 – 2010 con Hugo Chávez, a un índice pico de 1,59. Para precipitarse seguidamente tras la muerte de este a un quinto lugar, llegando a un índice de solo 0,35 en el 2020. Pero simultáneamente Argentina, que llegó a un índice pico de 1,21 en el 2013, pasó a ocupar brevemente el cuarto puesto, al ser superada por Colombia, que en el mismo año llegó a un índice pico de 1,23, reduciendose luego en el 2020 a 1,15.

Mientras que por su parte Argentina, ubicandose en el tercer puesto ante el derrumbe de Venezuela, cayó en el 2020 a un indice de 0,89. Casi al nivel de Chile, que tras un pico de 1 en el 2008 y 2014, redujo su influencia casi al mismo nivel de la alicaida Argentina. Siendo esta la que entre todos esos paises, registra el menor aumento absoluto de su influencia, desde que perdió su primacia durante la dictadura de Ongania y su zaga, cincuenta años atras, aportando esto otra evidencia de su debacle actual.

La influencia de Argentina en sus países vecinos

El siguiente grafico pone en evidencia la alicaida influencia que tiene actualmente Argentina en sus países vecinos, colindantes con ella. Revelando su evolución, la geopolítica que fue adoptando en función de los conflictos que mantuvo con algunos de esos países durante las dictaduras militares, y las alianzas que plasmó para enfrentarlos.

En primer lugar se observa que en el interregno peronista de 1973 – 1976, la influencia de Argentina en Paraguay (trazo violeta) y en Chile (trazo verde), acorde con la visión geopolítica que tenía su líder Juan Perón, llegó a su maximo nivel, con un índice de 0,27 y 0,11 para uno y otro, respectivamente.

Geopolitica, Latinoamerica, Argentina

Seguidamente durante la dictadura de Videla y en años posteriores, la influencia de Argentina en Paraguay se redujo sustancialmente, hasta llegar a un mínimo de 0,09. Como consecuencia del conflicto con este pais aliado con Brasil, por la cuestión de las represas en la alta Cuenca del Plata. Y por esa razón la influencia de Argentina en Brasil, cayó de 0,08 en 1966, al comienzo de la dictadura militar de Onganía, a solo 0,04 en 1983, al finalizar la dictadura militar de Videla y su zaga.

Una caida aun más abrupta se registro durante la dictadura de Videla, respecto la influencia de Argentina en Chile. Que pasó de un índice de 0,11 en 1976, a la mitad, poco mas de 0,05 en 1983, con motivo del conflicto por el Beagle, que estuvo a un tris de llevarnos a una demencial guerra.

A la par la influencia en Uruguay (trazo ocre) creció sustancialmente, pasando de un nivel de 0,05 al comienzo de la dictadura de Onganía en 1966, a un indice de 0,19 en 1981, durante la dictadura de Videla. Y lo mismo sucedió con Bolivia (trazo celeste) cuyo índice ínterin pasó de 0,4 a 0,15 en 1983.

Por contrario, tras la caída de la última dictadura militar, los índices de estos dos países aliados cayeron, y mejoraron los correspondientes a Chile y Brasil, tras el acuerdo por el Beagle en 1985. Y luego la mejora se acentuó, incluyendo tambien a Paraguay y Uruguay, que revirtieron así su baja, con la concresión del Mercosur.

Como balance se puede decir, comenzando por Paraguay, país que encabeza en el 2020 el ranking de influencia por parte de Argentina, que esta llegó a un maximo de 0,27, 45 años atrás, y ahora es de 0,25. Respecto Uruguay, que aparece en el segundo lugar en el ranking 2020, la influencia argentina llegó a un maximo de 0,24 en el 2006, y luego se precipitó hacia abajo por el conflicto con las pasteras, cayendo a un índice de 0,14 en el 2020.

En el caso de Bolivia, que se ubica en el tercer lugar en el rating, el índice de influencia llegó a un maximo de 0,17 en el 2014, y actualmente en el 2020 ha caido a 0,12. Mientras que con Brasil, que se ubica en el cuarto puesto del ranking, el índice de influencia llegó a un maximo de 0,15 en 1997, y ahora se encuentra en 0,11.

Respecto Chile, ubicado quinto en el ranking de influencia 2020, como se dijo ella llegó a un máximo 45 años atrás, en 1974  – 1975, con un indice de 0,11. Luego se recuperó sustancialmente hasta llegar a un pico cercano a 0,10 entre el 2002 y el 2005, con los gobieno de la Concertación chilena. Para desplomarse seguidamente a un índice de 0,5 en el 2020 con los gobiernos de Piñera.

Mostrando todo esto en definitiva, la caida de la influencia de Argentina en la región, como otra manifestación de su debacle. Que su dirigencia parece estar imposibilitada no solo de contener, sino que por contrario parece obrar en en el sentido de acentuarla.-

El 1 de julio del 2021, el  Centro de Estudios Estratégicos, Geopolítica e Integración Regional (NEEGI)  de  la Universidad Federal de la Integración Latinoamericana (UNILA) realizó el debate “Tendencias estratégicas: América del Sur en el nuevo Tablero Geopolítico”.  El evento fue transmitido en el canal de YouTube de NEEGI , en vivo. En la iniciativa participaron el politólogo, profesor, investigador y Director del Think Thank suramericano “Dossier Geopolítico” Carlos Pereyra Mele y miembro del Centro de Estudios Estratégicos Suramericano (CEES Argentina) y el profesor de Relaciones Internacionales e Integración del Programa de Postgrado en Integración Contemporánea en América Latina en UNILA  Lucas Kerr Oliveira .

“ Actualmente, América Latina, y el continente sudamericano en particular, sufren las consecuencias de las múltiples crisis – políticas, sanitarias, económicas, sociales – que devastan la región. Estos desafíos presentan elementos típicos de las estructuras de poder y jerarquía del sistema internacional, que configuraron el patrón histórico de inserción internacional en la región, pero también en la situación actual, marcada por la profundización de la polarización política y geopolítica.

Específicamente, desde una perspectiva sudamericana, este debate pretende discutir las tensiones geopolíticas y disputas estratégicas que involucran a las naciones sudamericanas, considerando las perspectivas de la Estrategia de Integración y Desarrollo Regional , y los desafíos pertinentes para la profundización de la competencia geopolítica internacional entre poderes por áreas de influencia y hegemonía ” , dice Kerr.

Apoyaron y adhirieron a este Evento Académico:

Observatório dos BRICS:

Observatório Latino-Americano da Covid-19

Observatório da Energia

Observatório da Integração Regional

Observatório da Integração Ecônomica: https://www.facebook.com/obiesul

Grupo de Estudos Sino-Asiáticos: https

Revista Intertelas

OfChiLA (Oficina de Estudos sobre a China e o Leste Asiático)

ISAPE (Instituto Sul-Americano de Política e Estratégia)

Por Javier Llorens Striptease del Poder

“Cuando los Santos vienen marchando” es una las obras de jazz de Luis Amstrong más conocidas en el mundo. Y ahora en términos de geopolítica se la podría parafrasear diciendo  “cuando los chinos vienen marchando” en el mundo. Lo cual es ostensible para cualquier observador atento. Pero lo interesante sería cuantificar ese avance objetivamente, y comparativamente con otras potencias mundiales.

Ese cometido a tratado de concretarlo la Universidad de Denver, situada en la ciudad del mismo nombre, ubicada en el estado de Colorado, en EEUU. Donde funciona el Centro Frederick S. Pardee para Futuros Internacionales, que tiene como misión explorar, comprender, y dar forma a futuros alternativos de cambio global y desarrollo humano, dependiente de la “Escuela de Estudios Internacionales Josef Korbel”.

A esos efectos dicho centro ha creado  ha creado el “Índice de Capacidad de Influencia Bilateral Formal (FBIC)”, a los efectos de rastrear el ejercicio del poder relacional en el sistema internacional, desde 1960-2020 y para todos los estados, lo cual tiene una enorme importancia en términos de geopolítica.

https://korbel.du.edu/fbic

Bajo el título “Medir la influencia en el sistema internacional”, en el portal del mismo se expresa: “Los enfoques tradicionales para estimar el poder en el sistema internacional a menudo se centran en medir los recursos y las capacidades de los estados. Si bien las capacidades materiales son importantes, la mayoría de las expresiones de poder e influencia nacionales son el resultado de interacciones entre estados en las dimensiones económica, política y de seguridad. En lugar de medidas monádicas de las capacidades materiales, comprender las interacciones bilaterales y de red basadas en patrones de interdependencia compleja es la clave para analizar el poder estatal.”

Agregando al respecto: “Este índice se operacionaliza utilizando datos que atraviesan las dimensiones económicas, políticas, y de seguridad, en la influencia bilateral… El índice FBIC puede ayudarnos a comprender las transformaciones en el panorama del poder mundial a nivel nacional, regional y mundial.”

Y en cuanto a sus fundamentos y cálculo expresa: El índice FBIC es una medida bilateral, donde un país “envía” su influencia a otro. Así, un puntaje del índice FBIC para China en Indonesia, por ejemplo, es la capacidad de influencia que tuvo China en un año determinado. FBIC se compone de elementos descritos como ancho de banda y dependencia.  El índice FBIC es el producto de dos subíndices, uno que mide el “ancho de banda” a través de una relación y otro que mide la “dependencia” de un estado con respecto a otro. La medida incluye datos que representan variables económicas, políticas y relacionadas con la seguridad.”

“El ancho de banda mide el volumen de interacciones entre países, como la cantidad de actividad económica que atraviesa las fronteras en un año determinado. Es más probable que dos países que interactúan con más frecuencia y en más dimensiones de actividad tengan oportunidades de influirse mutuamente. Todos los valores de ancho de banda son los mismos para el “emisor” y el “receptor” en una díada.” 

“La dependencia mide qué tan dependiente es un país de otro para su actividad económica o servicios de seguridad, midiendo los niveles de comercio como porcentaje del comercio total o como porcentaje del PIB. Los países con altos niveles de dependencia pueden manipularse más fácilmente. Los valores de dependencia difieren dentro de una díada, donde los valores dependen de cuál es el país “emisor” y cuál es el país “receptor”.” 

Los resultados del FBIC

Además de una enorme base de datos publica, el centro publica una serie de gráficos interactivos y dinámicos muy ilustrativos, que muestran la evolución de dichos índices desde 1960 en adelante. Haciendo así visible los cambios en la geopolítica que se han generado, que se pueden considerar no sesgados contra EEUU ni el RU (Reino Unido), al provenir de fuentes del riñón occidental. Los cuales que se pueden visualizar a través del siguiente link.

https://public.tableau.com/app/profile/pardeecenterifs/viz/FBICDataVizFinal_16195805654860/FBICInteractiveDataViz

Stripteseadelpoder seguidamente le facilita a sus lectores sus conclusiones, a través de gráficos obtenidos con los datos suministrados por este portal, referidos a la influencia ejercida por la República Popular China, la Federación de Rusia, el Reino Unido (United Kingdon) y Estados Unidos (United States), en ese orden alfabético, en los demás países del mundo, y en sus distintos continentes.

Y en segundo lugar en una próxima entrega, se mostrará la evolución de las influencias ejercidas por esas potencias en Argentina. Y también la evolución de la influencia de Argentina, en Latinoamérica y el Caribe, y en sus vecinos colindantes. Para finalmente mostrar la evolución de la influencia de los principales países europeos integrantes del Club de Paris en Argentina.

La influencia de China, Rusia, RU, y EEUU en el mundo

En primer lugar se muestra en el siguiente gráfico, la evolución de las influencias de dichas  potencias en el Mundo, entre 1960 y 2020. En él se puede apreciar que EEUU (trazo violeta) llegó a un máximo de influencia con un índice de 21,7 en el año 1984, y a partir de allí se estancó, evolucionando levemente hacia la baja, llegando a un índice de 20,1 en el 2020.

Geopolitica, los chinos vienen marchando, EEUU retrocede, RU cae, Rusia se recupera

Por su parte el RU que había llegado a un máximo de influencia de 13,8 en el año 1981 (trazo verde), a partir de allí primero se estancó, evolucionando hacia la baja, y finalmente a partir del 2014 comenzó a caer, para llegar en el 2020 a un índice de 10,1. Por su parte Rusia (trazo rojo) que había llegado a un índice de 8,4 en 1986, comenzó a declinar, y en el año 1991 con la caída de la URSS (Unión República Socialistas Soviéticas) se precipitó a un ínfimo nivel de 2,4, como nunca antes había registrado en la trayectoria analizada.

Todo lo opuesto sucedió con China (trazo azul) que había caído a un nivel mínimo de 0,8 en el año 1970. Pero a partir de ese año, tras los acuerdos que arribo con EEUU con la intervención de Henry Kissinger, comenzó a crecer su influencia. Primero paulatinamente hasta el año 2000, para a partir de allí, inaugurando el siglo, hacerlo raudamente, y así pasó desde un nivel de 2,9 hasta un índice de 12,6 en el 2020. Ubicándose así en un segundo lugar y en crecimiento, por debajo de un EEUU en estancamiento.

La influencia de China, Rusia, RU, y EEUU en Africa

Analizando la evolución de la influencia de dichas potencias por continente, ordenados alfabéticamente, en el siguiente gráfico se visualiza la situación altamente cambiante que se registró en Africa. Que cuenta con 50 países supuestamente independientes, y detenta el 16 % de la población mundial, y donde las supremacías externas evidencian haberse invertido.

Geopolitica, los chinos vienen marchando, EEUU retrocede, RU cae, Rusia se recupera

Se observa en primer lugar el raudo avance de China, que partiendo de casi cero en 1960, logró llegar a un nivel de más de 1 en 1975, y de 1,4 en el 2000. Pero a partir de allí emprendió un notable crecimiento, hasta superar no solo a un EEUU en franca caída, sino incluso los registros históricos de este, al registrar un índice de 6,6 en el 2014, y de 6,2 en el 2020, contra el máximo de EEUU de 5,7.

Por su parte EEUU, que llegó a ese índice máximo de 5,7 en 1984, a partir de allí registró una franca caída, hasta un nivel menor de 4 en 1997, con una leve recuperación y nueva caída posterior, ubicándose actualmente con un índice de 3,8 muy por debajo de China.

Quien lo emuló aún más negativamente fue el RU, que con un índice de 5,4 en 1981, emprendió una interminable caída. Hasta registrar un índice de 1,4, el menor de los cuatro, en el 2020. Por su parte Rusia con el quiebre producido por la caída de la URSS, cayó de un nivel máximo de 2,8 en 1981, a un mínimo histórico de 0,2 en 1992. Para a partir de allí recuperarse, hasta llegar a un índice de 1,8 en el 2020, ocupando así el tercer lugar como potencia influyente.

La influencia de China, Rusia, RU, y EEUU en Asia

El siguiente gráfico muestra la evolución de la influencia de dichas potencias en Asia, continente que cuenta con 49 países supuestamente independientes, con el 60 % de los habitantes del globo, revelando el gráfico la rivalidad y fricción que se desarrolla allí. Observándose en él que EEUU, que llegó a un índice de influencia de 8,1 en 1977, ha logrado superar levemente ese nivel, al llegar a 8,2 en el 2020.

Geopolitica, los chinos vienen marchando, EEUU retrocede, RU cae, Rusia se recupera

Por su parte China, que carecía prácticamente de influencia en 1960, a partir de 1971, con los acuerdos gestionados por Kissinger, inició un constante crecimiento, cada vez más acelerado. El que se hace raudo a partir del 2000, hasta llegar a un índice de 7,7 en el 2020, amenazando así la supremacía de EEUU en la región.

El RU por su parte, que llegó a un índice máximo de 4,3 en 1976, comenzó a partir de allí una debacle que llevó el índice a solo 2,3 en el 2020, ubicándose así nuevamente en el cuarto lugar en este vasto continente.

Por su parte Rusia, cuya influencia que estaba en crecimiento hasta el quiebre de la URSS, llegando a superar un índice de 3 en 1993, en 1992 se derrumbó a un mínimo histórico de 1,1. Pero a partir de allí, se recuperó rápidamente de ese bache, para continuar con la tendencia de crecimiento anterior a partir de 1997. Hasta llegar a un índice de 6 en el 2016, y 5,4 en el 2020.

La influencia de China, Rusia, RU, y EEUU en Europa

Europa, que no es un continente sino un  par de penínsulas  del continente Eurasia,  cuenta con 50 países supuestamente independientes, y el 10 % de la población mundial, siendo el epicentro de la influencia del RU y EEU. Lo cual está claramente visualizado en el siguiente gráfico, donde se aprecia la predominancia de estas dos potencias.

Principalmente la del RU, que en 1993 con la constitución de la Unión Europea. logró superar la influencia de EEUU. Llegando a un índice máximo de 8,3 en el 2008, para caer en el 2020 a un índice de 7,3. Por su parte EEUU llegó a un índice de 6,6 en el 2005, y actualmente en 2020 detenta un nivel de 6,4.

Geopolitica, los chinos vienen marchando, EEUU retrocede, RU cae, Rusia se recupera

Abajo viene Rusia, la que hasta el quiebre de la URSS en 1991, evolucionaba en ascenso a la par  pero por debajo del RU y EEUU. A partir de allí su índice de influencia bajo de 4 en 1985 a 2 en 1992, y luego se recuperó con altibajos, detentando en el 2020 un índice de 3,1.

Por su parte China, primero evidencia haber tenido cierta influencia en Europa en 1960, con un nivel cercano a 2, que cayó a un nivel de 0,4 en 1969. Y a partir de allí tras los acuerdos con Kissinger,  emprendió con altibajos una modesta recuperación, que se hizo más notable a partir del 2000. Logrando así volver al índice 2 en el 2008, para llegar a un índice de 2,9 en el 2020, casi a la par con Rusia.

La influencia de China, Rusia, RU, y EEUU en Latinoamerica y Caribe

En Latinoamerica y Caribe, existen 32 países supuestamente independientes, con el 9 % de la población mundial. Reputado como el “patio trasero” de EEUU, el siguiente gráfico pone claramente en evidencia esa situación, al mantenerse el índice de influencia de EEUU en él por encima de 8 a partir de 1963. Con un pico máximo de 9,4 en 1986, registrando en el 2020 un índice de 8,2.

Geopolitica, los chinos vienen marchando, EEUU retrocede, RU cae, Rusia se recupera

Por su parte el RU que logró subir de 1 en 1960, a un nivel de 2,5 que se mantuvo entre 1979 y 1982, a partir de su triunfo bélico en la Guerra de Malvinas, comenzó a declinar, para regresar a un índice de 1 en el 2020, colocándose por debajo de China. Más abajo Rusia, que había ascendido del nivel de casi 0 en 1960, a alrededor de 1 entre 1982 y 1991, con el colapso de la URSS volvió al nivel de casi 0, para a partir de allí recuperarse hasta un nivel inferior a 1, detentando en el 2020 un índice de 0,6.

Por su parte China se mantuvo en un nivel cercano a 0 desde 1960 a 1991, y a partir de allí comenzó a subir levemente hasta el 2000. Año en que la pendiente de crecimiento de influencia se hizo más notable, hasta llegar a un índice de 2,3 en el 2020, ubicándose así en el segundo lugar detrás de EEUU.

La influencia de China, Rusia, RU, y EEUU en Norteamérica

E Norteamérica existen solo 3 países supuestamente independientes, y en el habitan el 4,5 % de la población mundial, con una mayoría anglo parlante. Lo cual se refleja en el siguiente gráfico, que muestra la prevalencia de EEUU y el RU. Habiendo llegado EEUU a un pico de su influencia con un índice de 0,70 en 1994, registrando en el 2020 un índice de 0,61.

Geopolitica, los chinos vienen marchando, EEUU retrocede, RU cae, Rusia se recupera

Por su parte el RU, que venía paralelamente por debajo de EEUU, hasta alcanzar un índice de 0,45 en el 2005, a partir de allí se derrumbó a un nivel de solo 0,22 en el 2020. Más abajo Rusia y China venían con un desempeño cercano a 0 hasta el año 1971, correspondiente este a los acuerdos de China con Kissinger, comenzando a partir de allí un leve crecimiento por parte de ambos, que Rusia discontinuó. Mientras que China por contrario lo mantuvo, llegando así a un índice de 0,16 en el 2020, cercano al registro del RU.

La influencia de China, Rusia, RU, y EEUU en Oceanía

En Oceanía existen 19 países supuestamente independientes, que detentan el 0,5 % de la población mundial. Mostrando el siguiente gráfico que el mismo ha sido un campo de disputa entre las potencias en cuestión, especialmente entre EEUU, Rusia, y China. La primera logró su supremacía en 1974, cuando superó al RU, y en 1994 llegó a su índice máximo de 1,08, cayendo en el 2020 a 1,03.

Geopolitica, los chinos vienen marchando, EEUU retrocede, RU cae, Rusia se recupera

Por su parte el RU llegó a un índice de influencia máximo de 0,83 en 1977, para a partir de allí caer incesantemente, hasta un índice de 0,15 en el 2020. Mientras que Rusia creciendo a grandes saltos en 1967, 1979, y 1991, en este año con un índice de 0,84, amenazó superar a EEUU. Pero seguidamente con el colapso de la URSS, cayó a un nivel cercano a 0, con una muy poca mejora posterior.

Por su parte China, que venía con un nivel cercano a 0 hasta los acuerdos con Kissinger, a partir de estos en 1972 comenzó a mejorar, hasta llegar a un nivel de 0,16 en el 2001. Para a partir de allí concretar un extraordinario crecimiento, hasta llegar a índice de 0,93 cercano al de EEUU.

La influencia de China, Rusia, RU, y EEUU en las poblaciones del mundo

Si al índice de influencia por continentes, se lo corrige por las poblaciones en ellos existentes, se obtiene el siguiente gráfico, que muestra aun en forma más patente la amenaza que representa China para EEUU. En él cual se observa que EEUU llegó a un índice de influencia máximo de 2,4 en 1984, habiendo caído en el 2020 a un nivel de 2,1.

Geopolitica, los chinos vienen marchando, EEUU retrocede, RU cae, Rusia se recupera

Po su parte el RU llego a un índice máximo de 1,6 en 1984, y a partir de allí comenzó a descender en forma oscilante, hasta un nivel de 1,2 en el 20202. Mientras que Rusia que había llegado a un nivel de 1 entre 1982 y 1986, con el colapso de la URSS se desplomó a un índice de solo 0,3, recuperándose a partir de allí hasta un nivel de 0,7 en el 2020.

Por su parte China que hasta los acuerdos con Kissinger había bajado a un nivel de 0,2, a partir de allí comenzó el crecimiento de su influencia, llegando a un índice de  0,4 en el 2000. Pero a partir de allí, acorde con lo que se vio en gráficos anteriores, creció raudamente, hasta un nivel de 1,6 en el 2020, en solo 20 años.

Ubicándose así con un puntaje de 76 y en franco crecimiento, si a EEUU se le atribuye un puntaje de 100, en estancamiento. De allí que muchos analistas avizoran la “trampa de Tucidades”, el historiador griego que dijo: “Fue el ascenso de Atenas y el temor que eso inculcó en Esparta, lo que hizo que la guerra fuera inevitable”.

Ver EEUU abandona la MAD: cree posible una guerra nuclear con Rusia o China

En relación a la población a la que se refiere este punto, resultan notables las estrategias asimétricas de EEUU y China. El primero propugna en Occidente la necesidad  no solo de limitarla, sino de reducirla, conforme el “Informe  Kissinger”, que consideró que el aborto era indispensable a esos efectos.

Ver Legalización aborto: la receta drástica de EEUU para bajar el crecimiento de la población y la pobreza

Al respecto no resulta casual que los presidentes Mauricio Macri y Alberto Fernández, hayan presentado al Congreso, a la par de lanzar las negociaciones con el FMI, proyectos de leyes para la legalización del aborto. Que en esencia no consistían en su despenalización, ni su legalización, sino que en realidad son una promoción del aborto, a cargo nada menos que del Estado, en un país semivacío.

Mientras que  la República Popular de China, que por razones de insuficiencia alimentaria impuso la política de un solo hijo, recientemente ha cambiado enteramente de postura, al sostener que su ventaja competitiva es su enorme población.

Que no solo le aporta un inmenso mercado, sino una enorme masa de individuos laboriosos, solidarios, y ahorrativos, acorde con la ética de Confucio. Y por esa razón ha autorizado ahora tener hasta tres hijos, que garantizan una tasa de sustitución para mantener e incluso hacer crecer su población.

Para finalizar, se reproducen a continuación tomados del citado FBIC, los histogramas de influencia bilateral de EEUU y China, correspondientes a los años 1999 (izquierda) y 2020 (derecha). Que muestran la radical modificación que hubo en la situación geopolítica mundial, que hace temer la repetición de la “trampa de Tucidades”.-

Geopolitica, los chinos vienen marchando, EEUU retrocede, RU cae, Rusia se recupera

Publicado por Javier Llorens en el su sitio Striptease del Poder: https://stripteasedelpoder.com/2021/07/geopolitica-1-los-chinos-vienen-marchando-eeuu-retrocede-el-ru-cae-rusia-se-recupera/

15 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO

El director de Dossier Geopolítico Carlos Pereyra Mele inicia la columna semanal del Club de la Pluma, celebrando el 17º aniversario de este medio, que hoy es una trinchera de la comunicación, de la verdad y de la transparencia, a pesar de todas las dificultades y trastornos a lo que ha sido sometido para silenciar nuestras voces en esta patria grande de Sudamérica. 

Y entrando en materia, aborda las elecciones en Perú, con las trampas del “fujimorismo” para retrasar la proclamación de Pedro Castillo, con las maniobras del siniestro Valdimiro Montesinos, y con el reconocimiento de EEUU, la OEA y la UE, que demuestran el sainete montado por la oligarquía y los medios neoliberales. Luego, continúa su relato por Colombia, donde la cúpula Uribe / Duque sigue con su criminal mandato en uno de los Narco Estados más violentos del mundo. Y mientras nos relata el dolor y el sufrimiento de su pueblo, nos detalla el fracaso del Plan Colombia de EEUU, tras 30 años de implantación y con 9 bases aeronavales norteamericanas, pero con el negocio de la droga creciendo y controlando gran parte de la política y del estado. Un fracaso silenciando por la prensa occidental. 

Continuando con su columna, Carlos nos describe los entresijos, los detalles y las controversias de la fracasada maniobra británica, con Ucrania de cómplice, para boicotear los resultados de la cumbre Putin / Biden, mediante la invasión de las aguas territoriales rusas de un destructor inglés, lo que provocó la contundente respuesta de Moscú. Todo esto con Boris Johnson al mando, buscando arrastrar a Washington a un conflicto mundial, en su afán de recuperar para Inglaterra un rol de potencia de primer nivel que ya perdió hace tiempo. Y nos cuenta cómo la inteligencia británica intenta boicotear la Cumbre en preparación entre Putin y la UE, aprovechando los intereses dispares de sus miembros, que demuestran las carencias geoestratégicas de la vieja Europa. 

Y luego entra en el terreno geopolítico para confirmar los grandes cambios políticos, los cambios de paradigma, y los cambios generacionales de hoy, que bien pueden configurar un histórico movimiento teutónico mundial, tal cual lo viene adelantando este espacio desde hace más de tres lustros.

Y en ese sentido, analiza geopolíticamente el artículo de Pascal Boniface, un pensador central de Occidente, que viene a confirmar lo anticipado por Dossier Geopolítico: “EL PODER INTERNACIONAL DE OCCIDENTE DE LOS ÚLTIMOS 5 SIGLOS HA LLEGADO A SU FIN” y parece que nadie se ha dado cuenta de ello. Lo que evidencia que las bazas han cambiado, siendo  hoy demostrable la superioridad cada vez mayor del tándem China – Rusia, muy por encima de la UE, el G7, la OTAN o todo el bloque liderado por EEUU.

También nos detalla cómo el pensador francés se refiere al error histórico de creer que la pandemia no les afectaría, cuando los mayores daños humanos, económicos y sociales han sido para Occidente; y cómo Boniface concuerda con la previsión de este Sitio Web de que la llegada de Biden no traería un cambio drástico en la postura contra China al considerarla el “Enemigo Sistémico”.

Y luego se refiere a la reflexión, que parece más un deseo del intelectual, sobre lo que debería hacer o no Europa, para chocar contra la realidad de las muchas y diferentes “Europas”, sin política internacional común y sin ningún país que la lidere, lo que lleva a nuestro director a argumentar porqué la UE es un ENANO GEOPOLÍTICO. 

Y con la célebre frase de que “LA ÚNICA VERDAD ES LA REALIDAD”, cierra el programa recordando que en el 2001 China representaba el 10% de la economía de EEUU, mientras que en el 2021 alcanza ya el 65% del ese PIB, además de ser la primera potencia comercial del mundo, agrupando en sus acuerdos estratégicos a la mayoría de Eurasia y al 70% de la población mundial. Tal cual lo viene anticipando desde hace 17 años este medio, que tiene hoy muchos motivos para celebrar muy felizmente su nuevo aniversario.

 Eduardo Bonugli (Madrid, 27/06/21)

Programa “Detrás de la Razón”, que conduce el galardonado Periodista Mexicano Roberto de la Madrid, en el que se entrevista a Francisco Javier Martínez Experto en Geoestrategia y Carlos Pereyra Mele Director de Dossier Geopolitico, sobre la primeras consecuencias de la Reunión Cumbre de Biden-Putin o Putin-Biden; pero además trabajamos los distintos escenarios globales y la clara declinación de los poderes anglosajones y el arrastre de ello a las naciones Europeas.

Infelizmente la censura que está imponiendo las redes sociales a los que no nos definimos como “políticamente correctos”, causan dificultad para alcanzar con está información clasifica, a las grandes mayorías, la última vez cuando se censuró otra intervención en el programa el nivel de reproducciones del video había alcanzado mas 160.000, igualmente los seguidores se reorganizan y en pocas horas ya estos videos que acompañamos tienen miles de visitas 

La entrevista está dividida en 2 partes para su mejor apreciación

PRIMERA PARTE

SEGUNDA PARTE

El director del Instituto Francés de Relaciones Internacionales, sospecha que luego de la pandemia, occidental puede perder su centralidad.

[Lo que sostienen el Profesor Pascal Boniface, es las tendencias que el equipo de Dossier geopolitico viene sosteniendo desde hace 15 años sobre el: Fin de 5 Siglos de Control “Occidental” del Globo terráqueo y de las nuevas realidades de bloques Geopoliticos y de el area del Eurasia y Asia Pacifico, que suplantan a los viejos esquemas, y que además la Pandemia solo lo desnudo crudamente pero NO es responsable de estos cambios de Poder Global. Carlos Pereyra Mele Director de Dossier Geopolitico]

Tal vez el mundo occidental deje de ser el protagonista en la conformación geopolítica que podrá instalarse como consecuencia de la pandemia del virus SARS CoV 2. Esto es lo que sospecha Pascal Boniface, director del Instituto Francés de Relaciones Internacionales y Estratégicas, aunque todavía se muestra cauteloso frente a su diagnóstico. Si bien el coronavirus tuvo su origen en China, los países asiáticos mostraron más efectividad al momento de poder controlar su circulación. La influencia que conquistan al momento de pensar la política internacional se enfrenta a variadas resistencias culturales de parte de occidente para entender la instrumentalidad de sus acciones y sus métodos. “La economía de China representaba el 10% del PBI de Estados Unidos en el año 2001. Hoy representa el 65%. La URSS durante la guerra fría no superó el 40% del PBI norteamericano”, señala Boniface. Estos datos y la presencia de China como el único país que muestra una economía sólida ante los desgarramientos de la pandemia, pueden leerse en paralelo con la destreza demostrada por Rusia para crear su vacuna Sputnik V en poco tiempo y la validación científica que le asignó la revista médica británica The Lancet.

“Existe una tendencia occidental a considerar dictaduras a todos los países que no son occidentales”, discute el especialista en geopolítica y avanza: “No existe una oposición entre democracias occidentales y dictaduras no occidentales”. Por eso, el profesor de relaciones internacionales en la Universidad París VIII establece una clasificación de tres tipos de países en función de su respuesta política y sanitaria al momento de confirmarse el estado de pandemia. Los que implementaron una acción inmediata y llevaron adelante los cuidados urgentes, entre los que identifica a China, Corea del Sur, Taiwán, Singapur, Nueva Zelanda y Vietnam. Los que reaccionaron más tarde y aquí ubica especialmente a Europa y buena parte de los países de América Latina; y finalmente aquellos que negaron la situación, entre los que sobresalen sin brillo Estados Unidos y Brasil. Esta descripción le sirve a Boniface para explicar la primer derrota de Estados Unidos y el debilitamiento de Europa en una coyuntura que experimenta las secuelas sanitarias de “una guerra sin guerra” Boniface, que participa de este intercambio con Ñ por correo electrónico desde París, publicó en Francia el libro Geopolítica del Covid 19 ( Ediciones Eyrolles). El texto todavía no tiene su traducción al español y podría anticiparse que se trata de un ejercicio de inmediatez donde el autor se permite compartir su propio desconcierto: “Nadie pudo prever la pandemia ¿De verdad nadie? ¿O no hemos estado lo suficientemente atentos a ciertas advertencias? La crisis del Covid 19 puede parecer increíble, estrictamente hablando. De hecho muchas personas, incluidos muchos líderes políticos, incluidos aquellos a quines generalmente se le atribuye un comportamiento racional, inicialmente no lo creyeron”, señala Boniface y subraya una idea terminante: los países que se auto percibían y eran percibidos como los dueños del mundo, tanto desde las decisiones económicas como desde la incidencia ideológica, han sufrido “una lección de modestia”

–Usted señala que la pandemia por el Covid 19 está a mitad de camino entre un acontecimiento coyuntural y una revolución estructural ¿Salen más fortalecidos de esta crisis los países que le han dado, históricamente, más centralidad al Estado?

–La crisis del Covid 19 será la primera crisis internacional importante desde 1945 en la que Estados Unidos no juegue un rol predominante. A partir del fin de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos tomó la cabeza del mundo libre y dirigió no solamente el mundo occidental sino también tuvo una influencia determinante en el conjunto de los asuntos mundiales. Como resultado de la política de retirada del presidente Donald Trump, su América first (América primero) se transformó en una América sola, desolada. Estados Unidos, por otra parte, es uno de los países que fue más duramente golpeado por la crisis y no participó en la gestión internacional dando un portazo a la Organización Mundial de la Salud. Varios son los reproches que podemos hacerle a esta organización pero ciertamente era el peor momento para dejarla. De todos modos, la erosión del peso de los Estados Unidos en la vida internacional es muy antigua. Aunque Trump dejó la Casa Blanca, sabemos que Joe Biden querrá reinsertar a Estados Unidos en la vida internacional. Pienso que esta crisis vino a reforzar elementos estructurales ya existentes. Ascenso en potencia de China, crisis del multilateralismo, rivalidad entre China y Estados Unidos, pérdida del monopolio occidental en el poder pero realmente no ha creado ninguna situación nueva. Sí podría decir, en todo caso, que cambió los términos profundamente. Acentuó, amplificó, exacerbó tanto su realidad como su percepción.

–Teniendo en cuenta que el sistema de salud norteamericano fue clave en este debilitamiento de su política, ¿se viene un mundo donde el fortalecimiento y el predominio estatal va a ser fundamental?

–El mundo occidental hace mucho tiempo que perdió el monopolio del poder que ejerció durante cinco siglos. El problema es que nadie parece darse cuenta. La crisis del Covid-19 lo puso particularmente a la luz. Estados Unidos, los países de Europa occidental y los países latinoamericanos pagaron el más pesado tributo a la crisis. Los países asiáticos son los que mejor salieron. La diferencia no reside, como se dice por todas partes, entre países autoritarios y países democráticos. Corea del Sur y Taiwán, que son perfectas democracias, se ahorraron las cargas que tuvieron que enfrentar muchos países occidentales. Lo que hizo la diferencia fue privilegiar al grupo sobre el individuo y que las medidas drásticas pudieron ser tomadas como decisiones de estado.

–¿El predomino del mercado dejó a algunos países en una situación más vulnerable frente a la pandemia?

Inicialmente, los países occidentales estimaron que no serían afectados porque, según su criterio, las pandemias eran el monopolio de Asia y África. Pudimos ver las fosas comunes en Nueva York y los hospitales desbordados en Europa occidental. Fue un shock psicológico importante a nivel mundial. La situación está lejos de resolverse. La intervención del Estado es determinante, especialmente en materia de salud pública. Habrá grandes injusticias sociales en la lucha contra la pandemia. Las vacunas no serán accesibles a todos. En cambio, si se trata de innovación tecnológica, el mercado puede ser más eficiente que el Estado. Es necesario, entonces, que haya una justa repartición de esfuerzos y, sobre todo, una coordinación entre los dos. El Estado debe guardar su rol de coordinador y hacer que el mercado reciba una suerte de estímulo.

–Si bien la globalización hizo posible que el virus circulara de manera más rápida, usted señala que no se puede encontrar una solución sin la coordinación entre países ¿Puede existir un mundo no globalizado? Está claro que desde el punto de vista digital es imposible pero ¿el mundo del futuro será un mundo donde la circulación de las personas sea menor?

La crisis del Covid-19 convirtió a un mundo que se movía todo el tiempo en un mundo inmóvil. Viajábamos más y más intensamente y a veces parecía que las fronteras no existían. Con las medidas de distanciamiento social, los individuos no solo no salían de sus países, tampoco lo hacían de sus ciudades ni de sus departamentos. Pero esto no está destinado a durar. De la misma manera que es excesivo hablar del fin de las fronteras antes de la crisis del Covid-19, será excesivo pensar que serán totalmente herméticas a partir de este momento. Muy rápidamente retomaremos la costumbre de viajar. Por supuesto, puede ser que haya cada vez más acontecimientos virtuales, pero el encuentro directo, el contacto personal no puede ser reemplazado.

–Usted señala que Donald Trump perdió las elecciones por la pandemia ¿Por qué no pudo capitalizar este escenario político Bernie Sanders?

–Bernie Sanders ciertamente parecía demasiado radical como para ganar la nominación dentro del partido demócrata. El aparato se organizó para poner a Joe Biden, mucho más centrista, al poder. En el curso de la campaña, Biden y Trump se acusaban mutuamente de ser el candidato preferido de Pekín. Trump declaró “If you want to stop China, stop Biden”. Esto dejó entender que el carácter errático de la política de Trump solo podía ser apreciado por Pekín.

–¿Por qué considera que la derrota de Trump no es una victoria para China?

–Personalmente, pienso que China tendrá muchos más problemas para gestionar con Biden que con Trump porque no será lo que parece: Biden no va a estrechar los vínculos con los aliados, esos aliados que Trump había largamente dañado. Los partidarios de Biden dicen que la caótica gestión de Trump en política internacional le permitía a China avanzar más fácilmente en los foros internacionales

–¿Y cuál considera que debería ser el lugar de Europa en este escenario?

–Europa puede tener colaboraciones con China, pero en muchos temas hay una situación de rivalidad. Puedo decir que en temas como la lucha contra el calentamiento climático o el dossier nuclear iraní, estamos en armonía. Sobre el plan de competencia comercial, tenemos reproches que hacerle a China (incumplimiento de la propiedad industrial, cierre de mercados) y tenemos grandes divergencias sobre la naturaleza de su sistema político. Pero, en cambio, el problema de Estados Unidos respecto a China es la rivalidad por el primer lugar como potencia mundial. Esto no tiene relación con Europa. Europa debe definir su política en función de sus intereses y no determinarse en función de los intereses chinos o americanos. Debe funcionar como un polo de poder y no como el partener júnior de Washington o Pekín.

Pascal Boniface ​París, Francia, 1956. Especialista en geopolítica.

Diplomado en el Instituto de Estudios Políticos de París y doctor en derecho internacional público. En el año 1990 creó y dirigió el Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (IRIS), uno de los principales centros franceses en investigación en política internacional, considerado como una think tank francesa. Entre 1988 y 1992, fue consejero de Jean-Pierre Chevénement, quien fuera ministro de Defensa de François Mitterrand, y de Pierre Joxe en los ministerios del Interior y de Defensa durante el mismo gobierno. Es, además, director de una de las colecciones de Editorial Hachette. Fue profesor del Instituto de Estudios Políticos de Lille y actualmente se desempeña como docente en el Instituto de Estudios Europeos de la Universidad de Paris VIII.

https://www.clarin.com/revista-enie/ideas/pascal-boniface-hipotesis-geopolitica-viene_0_qerQ6lk1E.html

Profesor Pascal Boniface

15 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO

El director de Dossier Geopolítico Carlos Pereyra Mele analiza en la columna semanal del Club de la Pluma, las claves de la gira de Biden por Europa, con su vista a Inglaterra, la reunión del G7, los encuentros con la UE y la OTAN y finalmente la cumbre con el presidente ruso Vladimir Putin, lo que le lleva a afirmar que LA LUCHA ENTRE CONTINENTALISTAS Y ATLANTISTAS SIGUE EN DESARROLLO. Y nos recuerda que el primer bloque son los Euroasiáticos de Rusia y China, en franco avance, y el segundo son EEUU más Europa, Canadá, Australia y Japón, en una alianza cada vez más diluida y menos identificados entre ellos. Y observa cómo la vieja doctrina inglesa del “Dividir para Reinar” se ha vuelto ahora en contra de Occidente. 

Y aborda este gran conflicto geopolítico mundial, desnudando las coyunturas que vive cada bloque por separado. Por un lado, China y Rusia uniendo sus estrategias internacionales y sus objetivos a mediano y largo plazo, tal cual lo dejó muy claro el embajador ruso ante el Gobierno de la República Popular de China: Andrei Denisov en unas declaraciones que Pereyra Mele las detalla. Mientras que por el otro, se abre más la brecha con un EEUU que ha dejado clara su histórica preferencia por Inglaterra, al haber resucitado la vieja “Carta del Atlántico” de 1943, en detrimento del resto de países del viejo continente, especialmente del eje franco alemán, cuya relación ya no es la misma que hace 20 años atrás.

También nos resume las promesas vagas sobre vacunas e inversiones fastuosas en el mundo pobre, que fueron ampliamente difundidas por los medios occidentales, cuando son solo ideas sin proyectos concretos, para frenar el avance estratégico y económico  chino, como el Cinturón y la Nueva Ruta de la Seda, que es una realidad consolidada. 

Sobre la reunión de la OTAN nos detalla los planes hasta 2030, que declararon a China como RIESGO PARA LA SEGURIDAD, que la señalaron por su arsenal nuclear y que volvieron al ataque con lo de los derechos humanos. Pero se pregunta ¿De qué OTAN hablaron? Y plantea varios perfiles y las fuertes contradicciones de la organización, cuyos miembros sufren graves crisis económicas y que apenas reúnen ya el 30 % del PIB mundial. También explica lo de LAS LÍNEAS ROJAS DE RUSIA, un asunto que casi se le desmadra a Biden.

Y se pregunta ¿Si la OTAN tiene conciencia de los datos que “nos tira la historia” sobre la segunda guerra mundial? Justo cuando se van a cumplir 80 años de la ofensiva nazi en Europa y a la que el Ejército Rojo tuvo que rescatar 4 años después, y justo también cuando Occidente no está ni económica ni militarmente preparado para otra confrontación, que solo busca incrementar los gastos en defensa para beneplácito de la industria de las armas. 

Sobre la cumbre Putin – Biden, nos informa que hubo acuerdos sobre previsibilidad y transparencia de las armas nucleares, y nos da detalles de los importantes entretelones que desnudan la hipocresía de Occidente, la doble cara de la libertad de prensa y de una lucha interna cruenta por la política internacional, entre los poderes fácticos de EEUU, siempre obstinado en romper sus acuerdos sobre paz. Y nos ofrece detalles al respecto.

Carlos cuenta que Norteamérica ha presentado en esta gira su proyecto ante Inglaterra, al que deben adherir los socios de segunda línea y también los de tercera y de cuarta y hasta los países “Cuatro de Copa” y nos explica qué significa eso y el porqué.

Vuelve a dar ejemplos sobre las realidades diferentes de ambos bloques, de cómo evolucionan sus alianzas ya sea en lo económico, en lo político, infraestructuras, logística, y en la defensa y seguridad. 

Finalmente sintetiza que la diplomacia y la geoestrategia de Biden en esta semana tuvo como objetivo quebrar la alianza rusa china, tal cual lo definió el embajador Denisov cuando expresó: “EEUU quiere aplastar al competidor”. Pero la realidad dice que una cosa es lo que se desea hacer y otra muy diferente, es lo que realmente se puede hacer 

Eduardo Bonugli (Madrid, 20/06/21)

80 años de la invasión de la Alemania nazi a la exURSS: Merkel señala la fecha que debe provocar vergüenza a los alemanes 

https://mundo.sputniknews.com/20210619/merkel-senala-la-fecha-que-debe-provocar-verguenza-a-los-alemanes-1113372633.html

Pepe Escobar 16 de junio

Build Back Better World tiene como objetivo hacer descarrilar la Iniciativa de la Franja y la Ruta, flexionar los músculos de la OTAN y acosar a China 24 horas al día, 7 días a la semana

Para aquellos que se salvaron de la terrible experiencia de examinar el comunicado de la cumbre de la OTAN , aquí está el resumen conciso: Rusia es una “amenaza aguda” y China es un “desafío sistémico”.

La OTAN, por supuesto, son solo un grupo de niños inocentes que construyen castillos en una caja de arena.

Esos fueron los días en que Lord Hastings Lionel Ismay, el primer secretario general de la OTAN , acuñó el propósito transatlántico: “mantener a la Unión Soviética fuera, a los estadounidenses dentro y a los alemanes abajo”.

El remix de Raging Twenties dice: “Mantenga a los estadounidenses dentro, la UE abajo y Rusia-China contenida”.

De modo que la organización del Atlántico Norte (la cursiva es mía) se ha trasladado a toda Eurasia, luchando contra lo que describe como “amenazas del Este”. Bueno, eso es un paso más allá de Afganistán, la intersección de Asia Central y del Sur, donde la OTAN fue humillada sin ceremonias por un grupo de pashtunes con Kalashnikovs.

Rusia sigue siendo la principal amenaza, mencionada 63 veces en el comunicado. El actual chihuahua de la OTAN, Jens Stoltenberg, dice que la OTAN no se limitará a “reflejar” a Rusia: de facto gastará más que ella y la rodeará con múltiples formaciones de batalla, ya que “ahora hemos implementado los mayores refuerzos de nuestra defensa colectiva desde el fin del Guerra Fría”.

El comunicado es inflexible: la única forma de gasto militar es hacia arriba. Contexto: el presupuesto total de “defensa” de los 30 miembros de la OTAN crecerá un 4,1% en 2021, alcanzando la asombrosa cifra de 1.049 billones de dólares (726.000 millones de dólares de los EE.UU., 323.000 millones de dólares de diversos aliados).

Después de todo, abundan las “amenazas del Este”. Desde Rusia, están todas esas armas hipersónicas que desconciertan a los generales de la OTAN; esos ejercicios a gran escala cerca de las fronteras de los miembros de la OTAN; violaciones constantes del espacio aéreo; integración militar con ese “dictador” en Bielorrusia.

En cuanto a las amenazas de China (Mar de China Meridional, Taiwán, el Indo-Pacífico en general), el G7 tenía que idear un plan.

Ingrese “verde”, “inclusivo”  Build Back Better World (B3W) , considerado como la “alternativa” occidental a la Iniciativa Belt and Road (BRI). B3W respeta “nuestros valores”, que el payaso primer ministro británico Boris Johnson no pudo evitar describir como construcción de infraestructura de una manera más “neutra en cuanto al género” o “femenino”, y, más adelante, eliminará los bienes producidos con trabajo forzoso (código para Xinjiang) de las cadenas de suministro.

La Casa Blanca tiene su propio giro B3W : es una “asociación de infraestructura transparente, de alto nivel y basada en valores” que estará “movilizando capital del sector privado en cuatro áreas de enfoque: clima, salud y seguridad sanitaria, tecnología digital e igualdad de género, con inversiones catalizadoras de nuestras respectivas instituciones de desarrollo “

Las “inversiones catalíticas” iniciales para BW3 se estimaron en $100 mil millones. Nadie sabe cómo saldrán estos fondos de las “instituciones de desarrollo”.

Los observadores experimentados del Sur Global ya apostaron que los préstamos “verdes” del FMI / Banco Mundial proporcionarán esencialmente la inversión del sector privado en mercados emergentes seleccionados, con miras a las ganancias.

La Casa Blanca insiste en que “B3W tendrá un alcance global, desde América Latina y el Caribe hasta África y el Indo-Pacífico”. Tenga en cuenta el intento descarado de igualar el alcance de BRI.

Todos estos recursos “verdes” y las nuevas cadenas logísticas financiadas por lo que será una variante de los bancos centrales que derraman dinero de helicópteros en última instancia beneficiarían a los miembros del G7, ciertamente no a China.

Y el “protector” de estos nuevos corredores geoestratégicos “verdes” será – ¿quién más? – OTAN. Esa es la consecuencia natural del “alcance global” enfatizado en la agenda 2030 de la OTAN.

La OTAN como protectora de inversiones

Los esquemas de infraestructura “alternativa” ya proliferan, orientados a contener el “acoso de Rusia” y la “intromisión china” fuera de la UE. Ese es el caso de la Iniciativa de los Tres Mares , donde se supone que 12 estados miembros de la UE de Europa del Este interconectarán mejor los mares Adriático, Báltico y Negro.

Esta iniciativa es una copia pálida del mecanismo 17 + 1 de China para integrar Europa del Este como parte de BRI, en este caso obligándolos a construir una infraestructura muy cara para recibir importaciones de energía estadounidenses muy caras.

La ofensiva contra las “amenazas del Este” está destinada al fracaso.

Dmitry Orlov ha detallado cómo “Rusia sobresale en la construcción y operación de enormes sistemas de producción de energía, transporte y materiales” y, en paralelo, cómo “la tecnosfera … se ha reubicado silenciosamente y ahora está ocupada teletrabajando entre Moscú y Beijing”.

Como todo geek sabe, China está muy por delante en 5G y es el principal mercado mundial de chips. Y ahora la ley de sanciones contra los extranjeros – aprobado significativamente justo antes del G7 en Cornualles – muestra voluntad “salvaguardia” de las empresas chinas de “medidas unilaterales y discriminatorias impuestas por los países extranjeros” y los EE.UU. “de jurisdicción de brazo largo” forzando así el capital atlantista a hacer una elección .

Es China, como potencia mundial en ascenso, la que de hecho ha propuesto una “alternativa” al Sur Global en primer lugar, un contragolpe a la interminable trampa de la deuda del FMI y el Banco Mundial de las últimas décadas. BRI es una estrategia de inversión / comercio de desarrollo sostenible altamente compleja con el potencial de integrar vastas franjas del Sur Global.

Esa es una conexión directa con la famosa teoría del presidente Mao sobre la división de los Tres Mundos  ; el énfasis entonces en el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) poscolonial, del cual China era un incondicional, ahora abarca todo el Sur Global. Al final, siempre se trata de soberanía contra el neocolonialismo.

B3W es la reacción occidental, esencialmente estadounidense, al BRI: tratar de descartar tantos proyectos como sea posible mientras acosa a China las 24 horas del día, los 7 días de la semana en el proceso.

A diferencia de China o Alemania, Estados Unidos apenas fabrica productos que el Sur Global quiere comprar; la manufactura representa sólo el 5% de la economía estadounidense, esencialmente sostenida por el dólar estadounidense como moneda de reserva y el – menguante – Imperio de Bases del Pentágono.

China produce diez ingenieros superiores por cada “experto financiero” estadounidense. China ha perfeccionado lo que se conoce entre los expertos en tecnología bilingües como un sistema eficaz para hacer planes de desarrollo SMART (específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con plazos determinados) e implementarlos.

La noción de que el Sur Global será convencido de privilegiar a B3W – en el mejor de los casos un golpe vacío de relaciones públicas – sobre el BRI es ridícula.

Sin embargo, la OTAN estará reglamentada para proteger activamente aquellas inversiones que sigan “nuestros valores”.

Una cosa es segura: habrá sangre.

Publicación autorizada por su autor Pepe Escobar

Fuente https://asiatimes.com/2021/06/the-real-b3w-nato-agenda/

El dia Jueves 17 de Junio del 2021 disertó el Prof. Dr. Miguel A. Barrios Director Academico de Dossier Geopolitico en la Escuela Superior de Guerra de Brasil en Rio de Janeiro, invitado por el Director del Instituto de Doctrina Operacional de Guerra, General de Brigada Joao Cesar Zambao da Silva y por el Coordinador de los Grupos de Investigación de la Escuela Superior de Guerra Profesor Ronaldo Gomes Carmona; el Dr. Barrios disertó sobre la temática: Geopolitica, Soberanía y “Nuevo Orden Internacional” en la “Nueva Normalidad”

Importante evento promovido por el Grupo de Investigación de Estudios de Guerra, del cual participaron Personal Superior de la ESG de Rio de Janeiro e investigadores de la misma institución participó como invitados de la ESG, el Director Ejecutivo de Dossier Geopolitico.

Ponemos a disposición de nuestros seguidores e interesados en estos temas el video de la Conferencia Completa: