Lo dijo el presidente de China, Xi Jinping, al inaugurar el Foro Económico Mundial de Davos: tras la pandemia, “el mundo no volverá a ser como era”. Y esta constatación cobra una gran relevancia, no sólo por venir de quien viene, sino además en un contexto de pandemia en que precisamente el gigante asiático fue el único país que creció en 2020.

AUDIO:

https://mundo.sputniknews.com/20210212/davos-2021-preludio-de-una-rusia-y-europa-unidas-1101790457.html

La sentencia

La sentencia del mandatario chino tiene sustento y sustancia, si tenemos en cuenta las principales conclusiones a las que arribaron economistas jefes consultados por el Foro y hechas públicas el día del puntapié inicial del evento.De acuerdo al dossier, pero también a los últimos acontecimientos, exacerbados con las últimas elecciones de EEUU, la actual crisis derivada de la pandemia acarreará una aceleración en la posición de dominio de las grandes tecnológicas y el trabajo a distancia, y por ende, las desigualdades económicas.Esto, y siempre según el informe, originará una nueva era en cuanto a políticas fiscales, monetarias y de competencia, y sorprendentemente, una mayor presencia del sector público en la economía.

El coronavirus vino a acelerar procesos que ya estaban en marcha”, señala el director del think tank Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, al indicar que hace años que se estaba procesando un cambio sustancial en el mundo, en las transferencias de áreas de poder y de distintas potencialidades.

“Esa transferencia de poder de unos hacia otros, como bien ha dicho Xi Jinping y también Vladímir Putin en su discurso ante Davos, se ha acelerado”, abunda el analista.En sus anteriores jornadas anuales “la ideología globalista que se aplicó desde Davos fue un centro de poder hegemónico —EEUU de Norteamérica—, que difundía principios y valores a cumplir a rajatabla sin que nadie le cuestionara esas indicaciones o directivas, por aquello del famoso consenso de Washington, que poco tenía de consenso, y mucho más de dictado sobre lo que tenían que hacer los países subdesarrollados o subordinados a los poderes globales centrales. Ahí es donde hay que encontrar la letra de lo que ha traslucido el presidente de China Xi Jinping, donde habla de que hay que reestructurar esta globalización”, explica Mele.

¿De Lisboa a Vladivostok?

En otro tono, y tal vez sabedora de su fecha de caducidad inminente en la vida política, no sólo a nivel global, sino también a nivel doméstico, la canciller alemana, Angela Merkel, actuó en modo ‘Para lo que me queda en el convento…’. Desde ese lugar lanzó dardos contra China, y de paso contra la OMS [Organización Mundial de la Salud] por lo que considera una gestión opaca de la crisis del coronavirus.Sin embargo, se ungió como defensora de un multilateralismos real, desdeñando las relaciones multilaterales de bloques que son las que reinan en la actualidad. Clamó por una Europa fuerte y unida para enfrentar los retos de proporciones que se vienen por delante.En este sentido, es donde cobra, si cabe, una mayor relevancia unos conceptos vertidos por el presidente de Rusia, Vladímir Putin, durante su intervención en el cónclave, una situación que tuvo lugar luego de una pausa de unos años. Afirmó que Rusia y Europa forman una misma civilización y que tienen mucho en común, sobre todo desde el punto de vista geográfico, cultural, económico, científico y tecnológico, pero matizó que ahora mismo las relaciones entre ambos “no son normales”.InternacionalMerkel defiende el papel de la OMC ante el creciente proteccionismo26 Enero, 14:39Así, Putin llamó a Europa a dejar de utilizar todos los problemas de siglos pasados en la política interna y mirar hacia el futuro. “Estamos preparados para hacerlo, lo queremos y lo buscamos , pero el amor es imposible si se declara solo por una parte, debe ser mutuo”, subrayó.”Las declaraciones de Putin son más que claras: es tenderle la mano a una Europa que se autoimagina como unida, pero en el fondo sabemos perfectamente que hay una gigantesca diferenciación por áreas, por regiones, y por países”, señala Mele.Para ilustrar sus afirmaciones, el analista menciona la gestión que han hecho de la pandemia los distintos países del bloque comunitario, mientras entre unos y otros actuaban de manera mezquina. “No logran ni siquiera en un área de emergencia mundial, ponerse de acuerdo. Los mismo ha ocurrido con su política exterior que es errática, y más después del Brexit“.”El escenario que se ha presentado en Davos nos da un panorama más claro y comprendemos mucho más qué es lo que entienden Rusia y China sobre la globalización, y cómo la entiende EEUU”, concluye Carlos Pereyra Mele.