El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, adelanta el inicio de la temporada 2023 de su columna del Club de La Pluma atendiendo a las circunstancias gravísimas del momento y a los profundos cambios estratégicos y geopolíticos que se están produciendo en el mundo, con EEUU presionando para arrastrar a las naciones a sus guerras proxys y amenazándolas con que: “… están conmigo o sin migo”

AUDIO

Y es que durante estas semanas, el frente de la guerra en Europa ha dado varios vuelcos decisorios, nada favorables al eje anglosajón y a sus 30 países subordinados. Mientras la madre historia nos recuerda que contra Napoleón, Rusia llegó hasta París, y que contra Hitler lo hizo hasta Berlín. Por lo que  es muy posible que -pronto o más tarde- la capital de Ucrania padezca el mismo destino, cumpliéndose la lógica trágica de que todo país periférico utilizado como herramienta de Washington, termina siempre siendo “el pato de la boda”. Y dejando en evidencia a este “Oxidente” sin ideas y sin doctrina, que ha entrado en un callejón sin salida y con pocas posibilidades de éxito.

Sobre América del Sur, Pereyra Mele nos relata la ola de indignación por las descaradas declaraciones de la general Laura Richardson, jefa del comando Sur de EEUU, quién ha advertido a los suramericanos sobre cuáles son los intereses estratégicos que tiene su país en la región y cuáles son las riquezas naturales que no pueden estar disponible para adversarios suyos, en una actuación prepotente contraria a toda diplomacia y dejando claro que se sienten dueños absolutos de esta parte del mundo.
Luego reconoce que el continente sigue estando en conflictividad como quedó demostrado con la banda de forajidos terroristas en Brasilia, con el apoyo de algunos miembros de las fuerzas armadas y de sectores económicos, lo que viene a demostrar que “nada está atado ni nada es seguro en nuestra región.

Y continúa su relato por Perú y sus movilizaciones populares contra el gobierno ilegítimo que ya ha asesinado a 60 personas. Nos habla del fuerte apoyo de la embajada norteamericana al gobierno de facto, de las próximas maniobras militares conjuntas entre las fuerzas armadas peruana y norteamericana, del fuerte desprestigio del ejecutivo de Dina Boluarte y de todo el parlamento, y del intento de culpar a Bolivia del levantamiento popular en su contra, dando oxígeno a los sectores duros de derecha y pro yanki que agitan la llamada “Media Luna Boliviana”.

Finalmente, nuestro director se explaya en la trascendental cumbre reciente de la CELAC en Buenos Aires, con un protagonismo central del presidente Lula, que dio lugar a importantes e históricos acuerdos que darían un paso gigantesco en la unión regional y que nos transformaría en un actor principal, con autonomía y poder propio para tener presencia en los grandes escenarios geopolíticos donde se está reconfigurando el nuevo orden multipolar.
Quizás y paradójicamente, el éxito y la trascendencia de la cumbre de la CELAC quedó demostrada en la cantidad de ridiculeces y tonterías lanzadas por la oposición descerebrada de la Argentina, siempre funcional a los intereses imperiales de EEUU.

Eduardo Bonugli (Madrid, 29/01/23)

La guerra mundial híbrida y la rivalidad entre Estados Unidos y China

Por Gabriel E. Merino1,2 *, el autor autoriza su publicacion en Dossier Geopolitico

  • 1 Departamento de Geografía, Universidad Nacional de La Plata, La Plata, Argentina
  • 2 Instituto de Investigación en Humanidades y Ciencias Sociales (IdIHCS), Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Buenos Aires, Argentina

La propuesta del artículo es avanzar sobre el concepto de Guerra Mundial Híbrida y relacionarlo con el conflicto entre Estados Unidos y China en la actual transición histórico-espacial del sistema mundial. Se desarrolla el concepto de Guerra Mundial Híbrida en contraste con el de Nueva Guerra Fría, y en relación con las características que adquirió el sistema capitalista mundial de 1970 a 1980 como sistema transnacional de producción, comercio y finanzas, la dinámica de competencia en la crisis del orden globalista unipolar, y las características del ascenso de China y su significado, diferente al de la URSS. Desde este marco conceptual se observa la rivalidad Estados Unidos-China, analizando: la tensión sistémica entre unipolarismo y multipolarismo, la disputa central en Asia Pacífico,

Introducción

Hacia 2013 y 2014, a partir de los conflictos en Siria y Ucrania o de las crecientes tensiones en Asia Pacífico por la creciente influencia de China, la idea de una Nueva Guerra Fría comenzó a aparecer en la prensa y entre diferentes analistas “occidentales” ( Legvold, 2014 ; Roskin, 2014 ; Schoen y Kaylan, 2014 ). Esta idea aparece, aunque de forma difusa, en un contexto de crecientes tensiones entre, por un lado, Estados Unidos y lo que llamamos el polo de poder angloamericano y sus aliados en el Norte Global, a veces denominado Occidente—y, por otro lado, las llamadas potencias emergentes con el protagonismo de China y Rusia y algunos estados del Sur Global. La idea de una “Nueva Guerra Fría” se refiere a cuatro cuestiones fundamentales:

A- El surgimiento o resurgimiento de nuevos poderes y el retorno de la competencia político-estratégica entre polos de poder;

B- La crisis del orden mundial “liberal” unipolar desafiado por las potencias emergentes;

C- La bisagra en el mapa de poder mundial (tanto material como simbólico) provocada por la crisis de 2008-2009 en detrimento del Norte Global;

D- El surgimiento de un conjunto de asociaciones multilaterales que proponen un orden mundial alternativo (con foco en Eurasia) y protagonismo de las potencias emergentes, especialmente China1 .

Además, la “Nueva Guerra Fría” o Segunda Guerra Fría comparte con su referente original –la Primera Guerra Fría– el supuesto de que la destrucción mutua asegurada inhibe el desarrollo de una guerra mundial convencional entre potencias como las ocurridas en la primera mitad del siglo XX. siglo, el período de “caos sistémico” ( Arrighi y Silver, 1999 ) de 1914 a 1945.

Una de las primeras publicaciones significativas que trajo de vuelta a los análisis globales el concepto de Nueva Guerra Fría fue el libro escrito por Schoen y Kaylan (2014) , titulado The Russia-China Axis: The New Cold War and America’s Crisis of Leadership . Allí los autores, vinculados a The Wall Street Journal y con una perspectiva neoconservadora, afirman:

A menos que EE. UU. reconstruya una defensa sólida, afirme claramente sus intereses y valores, asegure a sus aliados y ofrezca un liderazgo sin disculpas, fracasaremos. Y nuestro fracaso tendrá un precio enorme: el colapso de la arquitectura internacional posterior a la Segunda Guerra Mundial. Para evitar tal escenario, Estados Unidos —todavía la única “nación indispensable” del mundo— debe retomar el papel que le corresponde como la única superpotencia mundial ( Schoen y Kaylan, 2014 : 15).

También, desde Rusia, algunos autores destacados comienzan a utilizar este concepto, al menos retóricamente. Con base en el nuevo escenario que surgió con el conflicto en Ucrania en 2014, Dmitri Trenin afirmó en un artículo titulado “Bienvenidos a la Segunda Guerra Fría” que la posguerra fría ahora puede verse, en retrospectiva, como el período entre Guerra Fría. ( Trenín, 2014 ). En segundo lugar, el influyente intelectual Sergey Karaganov analiza que estamos en una “Nueva Guerra Fría”, la Segunda Guerra Fría, que es, estructuralmente, “una manifestación de la confrontación entre Occidente y el no Occidente que se está gestando dentro de el marco de la Gran Eurasia, la iniciativa ‘Belt and Road’ y los BRICS”. ( Karaganov, 2018 : 91).

Por su parte, el presidente chino, Xi Jinping, ha llamado reiteradamente a los líderes de las potencias occidentales a descartar la mentalidad de Guerra Fría ( AP News, 2022 ). Aunque en este caso, más que utilizar el concepto de Nueva Guerra Fría para analizar una situación geopolítica global, se utiliza para criticar la mentalidad y los discursos que legitiman la política exterior estadounidense frente a China. Una mirada crítica a la mentalidad y/o prácticas estadounidenses de la Guerra Fría también aparece en intelectuales y académicos chinos ( Suisheng and Guo, 2019 ; Zhao, 2019 ).

En Merino (2016a , b ) se observa que de 2013 a 2014 se produce una bisagra geopolítica, dando paso a un nuevo momento de crisis del orden mundial unipolar globalista bajo la hegemonía de Estados Unidos. Sin embargo, la agudización de las contradicciones político-estratégicas entre polos de poder -especialmente entre las potencias emergentes y el polo de poder dominante- no produce una situación que pueda interpretarse bajo el concepto de “Nueva Guerra Fría”, sino de Mundo Híbrido. Guerra o Guerra Mundial Híbrida y Fragmentada ( Merino, 2020 )2 . Esta nueva conceptualización se desarrolla sobre las características que adquirió el sistema capitalista mundial de 1970 a 1980 como un sistema transnacional de producción, comercio y finanzas, la dinámica de la competencia estratégica en la crisis del orden globalista unipolar y las características del surgimiento de China y su significado, diferente al de la URSS.

La propuesta del artículo es, precisamente, avanzar sobre el concepto de Guerra Mundial Híbrida y relacionarlo con el conflicto entre Estados Unidos y China en la actual transición histórico-espacial del sistema mundial, en la que ya nos encontramos en lo que Arrighi y plata (1999)denominar etapa de “caos sistémico” (que en otras transiciones se caracterizó por las guerras de los 30 años). Esta transición tiene un conjunto de tendencias fundamentales que enmarcan el conflicto, entre las que se encuentran estas dos: (a) el relativo declive del polo de poder angloamericano y Occidente, en contraste con el ascenso de China, otras potencias emergentes y Asia en general; (b) crecientes contradicciones político-estratégicas, donde predomina un patrón de conflicto entre las fuerzas y poderes dominantes del anterior orden unipolar contra las fuerzas y poderes emergentes que apuntan a un orden multipolar, presionando por la redistribución del poder y la riqueza mundial.

Guerra mundial híbrida

Hybrid Warfare surgió hace unos años como un concepto que sintetiza una nueva forma de hacer la guerra. Es decir, como “guerra”, pero no como “guerra”, situación de lucha entre dos entidades. En uno de los primeros textos en los que aparece el tema, Hoffman lo vincula a una nueva y compleja realidad mundial que debe enfrentar Estados Unidos debido a la extensión de la “globalización, la proliferación de tecnología avanzada, los extremistas transnacionales violentos y el resurgimiento de poderes”. ( Hoffman, 2009 , p. 34). Para Hoffman, “el cambio más distintivo en el carácter de la guerra moderna es la naturaleza borrosa o mixta del combate. No nos enfrentamos a un número cada vez mayor de desafíos diferentes, sino a su convergencia en guerras híbridas” ( Hoffman, 2009, pag. 37). En una revisión crítica de la literatura sobre el tema, Johnson afirma que la Guerra Híbrida es la “aplicación sincronizada del esfuerzo político, económico, informativo, CEMA [Actividad Cibernética y Electromagnética] y militar, para objetivos estratégicos, que minimiza los riesgos que acompañan a las armas convencionales. guerra. De ello se deduce que contrarrestar estas técnicas también debe abarcar un conjunto de respuestas de espectro completo, o ser tan efectivo y abrumador en una esfera particular que el enemigo abandone los métodos híbridos por considerarlos ineficaces o ineficientes” ( Johnson, 2018 , p. 158) . Además, Hybrid Warfare es una forma de guerra en la que hay una combinación particular de guerra convencional/no convencional, regular/irregular e información y cibernética.

Otro que ha abordado el tema es Nye (2015), quien observa que las guerras de hoy son híbridas e ilimitadas. En ellos los frentes se desdibujan y apuntan a la sociedad enemiga para penetrar profundamente en su territorio y destruir su voluntad política (guerra de cuarta generación), desdibujando el frente militar de la retaguardia civil. Para ello, tecnologías como los drones y las cibertácticas ofensivas permiten a los soldados permanecer a la distancia de un continente de los objetivos civiles (guerra de quinta generación). En las nuevas guerras, la línea entre el frente militar y la retaguardia civil es cada vez más difusa. Además, se está acelerando el cambio de la guerra interestatal clásica al conflicto armado con partes no estatales, como grupos rebeldes, redes terroristas, milicias y organizaciones criminales. Nye señala que las fuerzas convencionales y no convencionales, combatientes y civiles, la destrucción física y la manipulación de la información están completamente entrelazadas. En este sentido, el objetivo último de las guerras son los “corazones y mentes” de los pueblos, como afirma el británico Gerard Templer, quien comandó la guerra contra las fuerzas anticolonialistas malayas, lo que exalta la importancia de la lucha en el ámbito periodístico. -campo mediático, la información y la guerra “psicológica”.

Otro elemento es la creciente “privatización” de la guerra. Tras la derrota de Estados Unidos en Vietnam, se inició un proceso de pérdida de legitimidad de sus ofensivas bélicas en todo el mundo y dentro de su propia población, especialmente por el costo en vidas humanas. En consecuencia, el uso de fuerzas mercenarias o subcontratadas (en línea con el paradigma productivo de la subcontratación “posfordista” en auge), como el ejemplo paradigmático de Blackwater, la compañía militar estadounidense creada en 1997 que operó en Irak y Afganistán, entre varias otras intervenciones extranjeras, comenzó a ser cada vez más recurrida. Su crecimiento fue tal que el número de trabajadores contratados superó al número de soldados estadounidenses en ambos territorios ( Scahill, 2008). Las modalidades del conflicto también han cambiado en las últimas décadas, con menos conflictos entre estados y una proliferación de conflictos dentro de los estados oa nivel de regiones o zonas. Como se puede ver en la Figura 1 , desde 1945 ha habido una disminución en los conflictos interestatales (en verde), mientras que para 1975 las guerras de descolonización (en azul claro) estaban en declive y los conflictos intraestatales (en amarillo) estaban en aumento. Los conflictos con intervención extranjera (en rojo) son los más letales.Figura 1

Figura 1 . La guerra en el siglo XXI: de robots y hombres, el revés de los mapas ( Arte, 2021 ).

Mientras que para los autores estadounidenses el término “Guerra Híbrida” se usa generalmente para describir los medios sofisticados que los actores estatales y no estatales emplearían para mitigar una desventaja convencional contra los Estados Unidos—estrechamente vinculado al concepto de guerra asimétrica, para el Investigador ruso ( Korybko, 2015), Hybrid Warfare es un nuevo método de guerra indirecta llevado a cabo por los Estados Unidos (la única potencia con la capacidad para hacerlo) con miras a producir un cambio de régimen. Para lograr este objetivo, este tipo de guerra indirecta combina tácticas de “revoluciones de color” con guerras no convencionales, en un escenario multipolar y donde los costos de la guerra convencional entre potencias son muy altos. Para este autor, Hybrid Warfare es el nuevo horizonte de la estrategia de Estados Unidos para producir cambios en los regímenes contrarios a sus intereses. Aunque se desarrolla en escenarios secundarios, está dirigido especialmente a tres estados que constituyen los objetivos centrales de Estados Unidos: China, Rusia e Irán.

Desde China, uno de los primeros y resonantes trabajos sobre un nuevo modo de guerra es el famoso libro Unrestricted Warfare , publicado por los oficiales del Ejército Popular de Liberación ( Liang y Xiangsui, 1999 ).). Allí señalan que el principio central de las nuevas guerras es que no hay reglas, pues comprenden todos los modos de acción posibles, el uso de todos los medios, con despliegues en todos los frentes, la multiplicación y diversificación de los medios “no letales”. y donde el ataque al adversario es sutil, lento pero sistemático. Este nuevo tipo de guerra está íntimamente relacionado con las transformaciones económicas, políticas y tecnológicas relacionadas con la “globalización”, como un proceso integral, profundo, estructural y estructurante, en el que emerge un conjunto de organizaciones metanacionales, transnacionales y no nacionales.

En el momento del surgimiento de los primeros estados nacionales, el nacimiento de la mayoría de ellos fue asistido por una guerra a sangre y hierro. De la misma manera, durante la transición de los estados nacionales a la globalización, no hay forma de evitar colisiones entre enormes bloques de intereses. Lo diferente es que los medios que tenemos hoy para desatar el “Nudo Gordiano” [3] no son meras espadas, y por eso ya no tenemos que ser como nuestros antepasados ​​que veían invariablemente la resolución por la fuerza armada como el último tribunal de apelaciones. Cualquiera de los medios políticos, económicos o diplomáticos tiene ahora fuerza suficiente para suplantar a los medios militares. Sin embargo, la humanidad no tiene ninguna razón para estar satisfecha con esto, porque lo que hemos hecho no es más que sustituir la guerra sangrienta por una guerra incruenta tanto como sea posible. Como resultado,Liang y Xiangsui, 1999 , pág. 241).

El Ejército Popular de Liberación de China, en su documento oficial o libro blanco titulado “La defensa nacional de China en la nueva era” publicado en 2019, se refiere a conceptos clave de la guerra híbrida, aunque no los desarrolla: La guerra está evolucionando en la forma hacia la informatización. la guerra, y la guerra inteligente está en el horizonte. El concepto de “guerra inteligente” sería bastante similar al de “guerra híbrida”, pero destaca el terreno cognitivo con el uso de armas y equipos inteligentes y sus métodos operativos asociados, respaldados por el sistema de información del Internet de las Cosas. En 2020, este nuevo concepto de guerra se incorporó al XIV Plan Quinquenal que rige los destinos del país.

En América Latina, Fiori (2018) es uno de los autores destacados que trata este concepto. Él define esta nueva forma de guerra de la siguiente manera:

Una sucesión de intervenciones que transformaron este tipo de guerra, en la segunda década del siglo XXI, en un fenómeno casi permanente, difuso, discontinuo, sorprendente y global. Es un tipo de guerra que no implica necesariamente bombardeos, ni el uso explícito de la fuerza, pues su principal objetivo es destruir la voluntad política del adversario mediante el colapso físico y moral de su Estado, de su sociedad y de cualquier grupo humano que quieres destruir. Un tipo de guerra en la que se utiliza más la información que la fuerza, el cerco y las sanciones más que el ataque directo, la desmovilización más que las armas, la desmoralización más que la tortura. Por su propia naturaleza y sus instrumentos de ‘combate’, es una ‘guerra ilimitada’, en su alcance, en su tiempo de preparación y en su duración.Fiori, 2018 , pág. 402–403).

Desde esta perspectiva, Salgado (2020) aplica este concepto al análisis de la región sudamericana y observa las acciones de Guerra Híbrida desplegadas por Estados Unidos en el siglo XXI para recuperar el control político estratégico de la región. Por otro lado, Romano y Tirado (2018) enfatizan el lawfare como parte de la Guerra Híbrida en la región.

Una nueva forma de hacer la guerra está siempre en relación con las transformaciones que ocurren a nivel estructural en el sistema mundial y los procesos seculares. Mackinder (1904)observó que la era “poscolombina” —que comenzó a principios del siglo XX cuando la expansión del sistema mundial capitalista y occidental moderno abarcó prácticamente todo el planeta— tuvo como característica central el desarrollo de un sistema político cerrado con alcance global. Esto significó que la competencia estratégica pasó de la expansión territorial a la lucha por la eficiencia relativa. En el mismo sentido que el capitalismo moderno implica, una vez consolidado, una lucha permanente en la que la clave es la plusvalía relativa, en cuya consecución se revolucionan continuamente los saberes y las tecnologías, así como la organización de la sociedad, y en la cuya búsqueda el sistema capitalista está en constante cambio.

Si bien se pueden reconocer elementos de la Guerra Híbrida a lo largo de la historia, se ha convertido en la forma dominante de confrontación en un mundo profundamente interconectado e interdependiente, donde la transnacionalización del capital comandada por las redes financieras del Norte Global, la formación de un sistema productivo transnacional y el desarrollo de empresas y otros actores que operan a escala global han modificado la estructura de poder. El espacio se empequeñeció drásticamente, y en algunos casos se eliminó, en términos temporales. Esto fue igualado a nivel político y estratégico. La naturaleza de la hegemonía de los Estados Unidos, con sus instituciones multilaterales globales, constituyó un cambio cualitativo en el sistema mundial, empujando la profundidad de la interdependencia general a nuevos niveles. Esto fue acentuado por el globalismo en la década de 1990 (bajo el dominio del capital financiero global angloamericano), como una fuerza política transnacional y un proyecto que surge del núcleo angloamericano, pero que va más allá de ese núcleo. El sistema mundial no tiene prácticamente exterioridad, lo que no implica la eliminación del control de los flujos de información, dinero y bienes que lo atraviesan y median en el sistema interestatal. Existe un sistema político “cerrado”, en el que se desarrolla el sistema interestatal, que se ha profundizado aún más desde la caída de la URSS. Como dinero y bienes que lo atraviesan y median en el sistema interestatal. Existe un sistema político “cerrado”, en el que se desarrolla el sistema interestatal, que se ha profundizado aún más desde la caída de la URSS. Como dinero y bienes que lo atraviesan y median en el sistema interestatal. Existe un sistema político “cerrado”, en el que se desarrolla el sistema interestatal, que se ha profundizado aún más desde la caída de la URSS. ComoFlint y Taylor (2018) , la economía de la URSS y los países de su esfera de influencia no estaban fuera de la economía mundial y el sistema mundial. Sin embargo, su integración fue desde el lugar de la semiperiferia, con una relativa baja interdependencia con el mundo capitalista y, claramente, hubo bloques definidos que configuraron un orden predominantemente bipolar (lo que no implica desconocer al Tercer Mundo, los Países No Alineados Movimiento y las Terceras Posiciones). La dinámica actual es completamente diferente. China no es la URSS, su integración en la economía mundial es completamente diferente cuantitativa y cualitativamente: no solo es el gran taller de fabricación de la economía mundial, sino que también está cada vez más involucrado en actividades de mando global, y la dinámica geopolítica actual es multipolar.

Por ello, en la profunda red de interdependencia actual, no es posible a corto y medio plazo que las economías nacionales se desacoplen más allá de ciertas desconexiones en sectores estratégicos que definen los nodos centrales y donde siempre ha existido cierto “desacoplamiento”, aunque ahora está aumentando-, la guerra se desarrolla al mismo tiempo que hay cooperación en la producción de valor.

El Ejército Popular de Liberación de China (EPL), en su documento oficial o libro blanco titulado “La Defensa Nacional de China en la Nueva Era” publicado en 2019, refuerza este diagnóstico de la situación histórica y espacial contemporánea al afirmar que: “Hoy, con sus intereses y la seguridad entrelazados, las personas de todo el mundo se están convirtiendo en miembros de una comunidad con un futuro compartido” ( PLA, 2019, pag. 1). El futuro compartido no es solo un deseo o un horizonte esperado, sino una condición histórica que se impone casi inexorablemente en un mundo profundamente interdependiente en el que se entrelazan los intereses y la seguridad de la humanidad. Además, el documento afirma que, en un mundo cada vez más multipolar, “el orden y el sistema de seguridad internacional se ven socavados por el creciente hegemonismo, las políticas de poder, el unilateralismo y los constantes conflictos y guerras regionales”. (2019, pág. 2). Se observa que la competencia estratégica internacional va en aumento. Estados Unidos ha ajustado sus estrategias de defensa y seguridad nacional y ha adoptado políticas unilaterales. Este proceso puede seguir escalando, profundizando los enfrentamientos a todos los niveles, y no podemos descartar otros escenarios más trágicos.

Esto nos lleva a otro nivel: además de analizar la nueva forma de hacer la guerra, es necesario señalar que en realidad hay una guerra en curso, un acontecimiento histórico, que asume como forma dominante un carácter híbrido, en el que la confrontación se agudiza en relación con el componente cooperativo (que sigue existiendo como una relación de necesidad, de interdependencia). Como Zhao (2019)observa, en el caso particular pero estructural de la relación Estados Unidos-China, siempre ha estado definida por una mezcla de intereses cooperativos y competitivos desde la normalización en la década de 1970. La diferencia es que ahora prima este último término y se subordina el primero. En este sentido, una de las tesis centrales de este trabajo es que desde 2014 se ha iniciado una Guerra Mundial Híbrida, cuya intensidad va en aumento al calor de la aceleración de un conjunto de tendencias de la actual transición histórico-espacial del sistema mundial, que emerge de la crisis de la hegemonía estadounidense (o angloamericana), en una transición histórico-espacial del sistema mundial que evoluciona desde esa crisis hacia el caos sistémico.

El evento desencadenante es la guerra en el este de Ucrania, que articula un conflicto intraestatal pero también interestatal, con un conflicto regional en Europa entre la expansión de la OTAN y las líneas rojas de Rusia, y un conflicto global entre el antiguo núcleo dominante y las potencias emergentes del semi-estado. periferia y la periferia del sistema-mundo ( Merino, 2022). A partir de entonces se desata la guerra económica contra Rusia con más de 2.500 sanciones por parte de Estados Unidos y el Norte Global representados en el G7, pero también los enfrentamientos bélicos se multiplican y alcanzan al menos una decena en la llamada “zona de inestabilidad”. del Medio Oriente, Asia Central y las áreas circundantes. Además, las disputas entre potencias se están intensificando en Siria, Afganistán y el Mar de China, entre otros lugares, y, como veremos, está surgiendo una competencia entre diferentes iniciativas políticas y económicas globales y regionales, entre las que destaca la Belt and Road Initiative (BRI). ). Desde 2014, los enfrentamientos entre los principales polos de poder mundial se han tornado directos (aunque no directa y convencionalmente bélicos) y en territorios centrales. Al mismo tiempo, en un conjunto de escenarios secundarios,

En una entrevista para La Vanguardia durante el mes de junio de 2014, el Papa Francisco afirmó que la Tercera Guerra Mundial se desarrollaba a pedazos. Es interesante rescatar su visión porque nos muestra cómo el nuevo escenario geopolítico mundial empieza a ser percibido y analizado por actores e instituciones clave:

Descartamos a toda una generación para mantener un sistema económico que ya no es sostenible, un sistema que para sobrevivir debe hacer la guerra, como siempre lo han hecho los grandes imperios. Pero como no se puede librar la Tercera Guerra Mundial, se libran guerras zonales. ¿Y eso qué quiere decir? Que se fabriquen y vendan armas, y con ello los balances de las economías idólatras, de las grandes economías mundiales que sacrifican al hombre a los pies del ídolo del dinero, obviamente se vuelven sanos.3 .

Este párrafo contiene muchas ideas centrales sobre el conflicto mundial actual. La primera es que, ante la imposibilidad de realizar una guerra mundial convencional (prevalece el principio de destrucción mutua asegurada), el enfrentamiento se realiza en zonas o territorios específicos, manifestándose en fragmentos de un conflicto estructural mundial. La segunda idea central de este párrafo es que la crisis del sistema mundial imperante (“que ya no es sostenible” y descarta “toda una generación”), que se relaciona con el quiebre de la hegemonía angloamericana, es lo que provoca y lleva a la guerra: “Un sistema que para sobrevivir debe hacer la guerra, como siempre lo han hecho los grandes imperios”. La tercera idea es la conexión entre el sistema económico con sus problemas estructurales, las necesidades imperiales y los intereses de la industria armamentística. En este sentido, el complejo industrial militar (MIC) de las potencias y, en particular, de los Estados Unidos, constituye el núcleo de su sistema de producción e innovación tecnológica. Con un presupuesto militar de más de 778.000 millones de dólares en 2021 (prácticamente el 40% del total mundial), la gran potencia del Norte Global tiene al MIC como elemento central de su economía, del que alimenta a las corporaciones privadas y financia el desarrollo tecnológico . A esto se suman los presupuestos específicos para guerras y operaciones especiales. la gran potencia del Norte Global tiene al MIC como elemento central de su economía, desde el cual alimenta a las corporaciones privadas y financia el desarrollo tecnológico. A esto se suman los presupuestos específicos para guerras y operaciones especiales. la gran potencia del Norte Global tiene al MIC como elemento central de su economía, desde el cual alimenta a las corporaciones privadas y financia el desarrollo tecnológico. A esto se suman los presupuestos específicos para guerras y operaciones especiales.

En resumen, la Guerra Mundial Híbrida (HWW) o Guerra Mundial Híbrida y Fragmentada expresó una guerra de nueva generación, donde los elementos de la guerra convencional (entre estados con ejércitos regulares, como vemos hoy entre Ucrania y Rusia en el territorio del primero) y se combinan guerras no convencionales y/o irregulares. Una guerra que involucra a los principales polos de poder mundial, es centralmente impulsada por Estados Unidos ante una situación de relativo declive, y tiene como principal contradicción las fuerzas del viejo orden globalista unipolar en crisis vs. las fuerzas emergentes que tienden hacia la conformación de un orden multipolar. Este GMH se desarrolla en todos los frentes: económico, tecnológico, financiero y comercial; informativo, psicológico y virtual. Así, hablamos de guerra comercial, guerra económica, guerra de información, guerra psicológica,4 , guerra judicial (conocida como lawfare) y guerra cognitiva. Una característica central es que Hybrid War está completamente desdibujado: el límite entre lo militar y lo civil, entre el principio y el final, entre lo público y lo privado, está desdibujado.

Rivalidad entre Estados Unidos y China y tensión unipolarismo-multipolarismo

Una de las tendencias estructurales de la transición histórico-espacial del sistema mundial es la agudización de un conjunto de contradicciones político-estratégicas sistémicas que se tornan antagónicas. Este proceso se desarrolla, entre otras causas, a partir del relativo declive del polo de poder angloamericano y del Norte Global, que contrasta con el ascenso de China, otras potencias emergentes de las regiones semiperiféricas y Asia como gran continente de el siglo veintiuno. La búsqueda de las fuerzas dominantes en los Estados Unidos y el Norte Global para detener este ascenso y el cambio en el nuevo mapa de poder es clave para comprender la Guerra Mundial Híbrida. En este sentido, con el inicio de la transición geopolítica en 1999-2001 y con sus diferentes administraciones (Bush, Obama, Trump y Biden), Estados Unidos al inicio de George W. La administración Bush (2001–2009) cambió el marco de las relaciones con China de “Asociación estratégica para el siglo XXI” a “Competencia estratégica”. La perspectiva neoconservadora sintetizada en el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano se impuso en la geoestrategia para tratar de asegurar la unipolaridad de Estados Unidos, impidiendo la aparición de cualquier competidor en Asia Pacífico, Europa o el centro de Eurasia. Esto se expresó en la llamada Guerra Global contra el Terrorismo (GWOT) y las guerras en Afganistán e Irak para avanzar en el control de Asia Central y el Golfo Pérsico. La perspectiva neoconservadora sintetizada en el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano se impuso en la geoestrategia para tratar de asegurar la unipolaridad de Estados Unidos, impidiendo la aparición de cualquier competidor en Asia Pacífico, Europa o el centro de Eurasia. Esto se expresó en la llamada Guerra Global contra el Terrorismo (GWOT) y las guerras en Afganistán e Irak para avanzar en el control de Asia Central y el Golfo Pérsico. La perspectiva neoconservadora sintetizada en el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano se impuso en la geoestrategia para tratar de asegurar la unipolaridad de Estados Unidos, impidiendo la aparición de cualquier competidor en Asia Pacífico, Europa o el centro de Eurasia. Esto se expresó en la llamada Guerra Global contra el Terrorismo (GWOT) y las guerras en Afganistán e Irak para avanzar en el control de Asia Central y el Golfo Pérsico.

Estas guerras fueron la reacción de Estados Unidos y sus aliados ante algunos indicios de movimientos contra el orden mundial unipolar: el establecimiento de la Organización de Cooperación de Shanghai en 2001 en el corazón de Eurasia por parte de China, Rusia, Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán y Tayikistán; la iniciativa china conocida como “Go Out Policy” lanzada en 1999 para promover la inversión de empresas estatales en el exterior, junto con un nuevo plan quinquenal (Décimo Plan 2001-2005) que tiene como prioridad su propio desarrollo tecnológico; el triunfo de Putin en Rusia y el desarrollo del nacionalismo euroasiático ruso contra el globalismo unipolar; una posible mayor autonomía estratégica europea tras la implantación del euro; y el surgimiento en América Latina de gobiernos progresistas o nacional-populares críticos con el neoliberalismo, el Consenso de Washington y la Hegemonía de Estados Unidos. Esto ocurre en un contexto en el que la crisis del “Punto Com” (por el estallido de la burbuja tecnológica) golpea al Norte Global y muestra el carácter inestable de la financiarización neoliberal. El siguiente brote ocurrió en 2008 y su impacto es aún más profundo. En ese escenario, en 2009 se lanzan los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), articulando en bloque las potencias industriales y regionales de la semiperiferia en busca de democratizar la riqueza y el poder mundial. No es casual que de 2008 a 2021 el PIB de China se haya cuadriplicado nominalmente, ya que la acumulación económica y la fortaleza política van de la mano, manifestándose ambas en la capacidad de romper los mecanismos de dependencia y subordinación geopolítica. Esto ocurre en un contexto en el que la crisis del “Punto Com” (por el estallido de la burbuja tecnológica) golpea al Norte Global y muestra el carácter inestable de la financiarización neoliberal. El siguiente brote ocurrió en 2008 y su impacto es aún más profundo. En ese escenario, en 2009 se lanzan los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), articulando en bloque las potencias industriales y regionales de la semiperiferia en busca de democratizar la riqueza y el poder mundial. No es casual que de 2008 a 2021 el PIB de China se haya cuadriplicado nominalmente, ya que la acumulación económica y la fortaleza política van de la mano, manifestándose ambas en la capacidad de romper los mecanismos de dependencia y subordinación geopolítica. Esto ocurre en un contexto en el que la crisis del “Punto Com” (por el estallido de la burbuja tecnológica) golpea al Norte Global y muestra el carácter inestable de la financiarización neoliberal. El siguiente brote ocurrió en 2008 y su impacto es aún más profundo. En ese escenario, en 2009 se lanzan los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), articulando en bloque las potencias industriales y regionales de la semiperiferia en busca de democratizar la riqueza y el poder mundial. No es casual que de 2008 a 2021 el PIB de China se haya cuadriplicado nominalmente, ya que la acumulación económica y la fortaleza política van de la mano, manifestándose ambas en la capacidad de romper los mecanismos de dependencia y subordinación geopolítica.

La llegada de Barack Obama al poder marcó el regreso de la perspectiva del globalismo, que significó un cambio en la geoestrategia estadounidense. Frente a las potencias emergentes —expresadas en los BRICS, la administración Obama buscó desplegar una estrategia de contención, reforzando el control de las periferias euroasiáticas y promoviendo el giro hacia Asia Pacífico. En la periferia occidental, la OTAN continuó su expansión hacia las fronteras rusas (especialmente con Ucrania), y apoyó la expansión de la Unión Europea y la propuesta de establecer el Transatlantic Trade and Investment Partnership (T-TIP). En la región de Asia Pacífico, la geoestrategia globalista buscó intentar sentar las bases de una especie de OTAN del Indo-Pacífico liderada por India, Japón y Australia (tratando de incorporar a los países de la ASEAN), y junto a ella,5 . Además, la secretaria de Estado Hillary Clinton impulsó en 2011 el desarrollo de una Nueva Ruta de la Seda con centro en Afganistán6 , que estuvo acompañada de una intervención más fuerte en términos militares con un aumento de 100.000 soldados estadounidenses más. Esto fue parte del Pivot to Asia anunciado por Obama en 2012: trasladar la mayor parte de la fuerza militar aeronaval de los Estados Unidos al Pacífico, para reforzar el cerco militar alrededor de China. Hillary Clinton, como Secretaria de Estado, expuso los principales argumentos para este cambio en la política exterior estadounidense en un artículo publicado el año anterior. Afirma que el futuro de la política mundial se decidirá en Asia y el Pacífico, no en Afganistán o Irak, y Estados Unidos debe estar justo en el centro de la acción ( Clinton, 2011). Su objetivo era rodear y contener a China y Rusia, asegurar el dominio de Eurasia e imponer las reglas del juego del capitalismo del siglo XXI. La geoestrategia del TPP se puede resumir en las siguientes palabras del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama: “Cuando más del 95 por ciento de nuestros clientes potenciales viven fuera de nuestras fronteras, no podemos dejar que países como China escriban las reglas. de la economía mundial. Deberíamos escribir esas reglas, abrir nuevos mercados a los productos estadounidenses y establecer altos estándares para proteger a los trabajadores y preservar nuestro medio ambiente.7. ” Por su parte, el entonces secretario de Defensa, Ash Carter, declaró que para los intereses de seguridad de Estados Unidos en Asia, el TPP puede considerarse tan importante como la incorporación de otro portaaviones en la región, y es fundamental para la re -equilibrio de poder en Asia a favor de los Estados Unidos8 _

El TPP fue concebido en una estrecha relación entre las dimensiones económica y geoestratégica (como administración de intereses geopolíticos y económico-políticos). Según Green y Goodman (2015) , el acuerdo reforzó las reglas del juego del siglo XXI en Asia-Pacífico según la perspectiva liberal estadounidense. Esta es la región más dinámica del mundo, donde el comercio siempre ha definido el orden y el poder. Verde y Goodman (2015)Señale que a medida que la economía de la región se ha trasladado de Estados Unidos o Japón a China, el modelo chinocéntrico se ha vuelto irresistible para Beijing. El TPP, entonces, tendría un impacto geopolítico importante en cuanto a la distribución del poder en Asia, para contener a China, reforzando el cerco político estratégico. Por ello, es fundamental “proteger” a estados como Filipinas, Vietnam o Taiwán de la “gran dependencia” de la economía china para que no pierdan su diplomacia independiente y su influencia política. Consideran que es fundamental para los intereses estratégicos de Estados Unidos que Taiwán se una al TPP, y que Japón y Australia ayuden en este proceso. Al mismo tiempo, sin embargo, de 2008 a 2021 ha habido un fuerte aumento en el comercio de bienes y servicios entre Estados Unidos y China; en particular las importaciones de bienes del gigante asiático, principal proveedor de bienes a Estados Unidos, que crecieron casi un 50% en ese período. La interdependencia está aumentando mientras la competencia estratégica se acelera y los intentos de las fuerzas dominantes en los Estados Unidos y el Norte Global para contener/detener el ascenso de China, o subsumirlo, están creciendo.

En este escenario, en 2012 Beijing impulsó formalmente las negociaciones para conformar la Asociación Económica Integral Regional (RCEP) y, en 2013, lanzó la revolucionaria Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) ante las estrategias de contención impulsadas por Washington y sus aliados. Junto a ello, se impulsa una nueva arquitectura financiera global. Esto se expresó con la creación de nuevos instrumentos financieros internacionales como el Asian Infrastructure Investment Bank (AIIB) y el lanzamiento del BRICS New Development Bank y un fondo de reserva (Contingent Reserve Agreement), en la cumbre de Fortaleza, Brasil, en 2014. Esta arquitectura financiera se está desarrollando en paralelo con la del Norte Global, que se centra en el FMI y el Banco Mundial. Además, en 2014 Moscú avanzó en la “anexión” o “recuperación” de Crimea como república dentro de la Federación Rusa y formó la Unión Económica Euroasiática (EAEU) junto con las antiguas repúblicas soviéticas de Bielorrusia, Kazajstán y Uzbekistán a las que luego se unieron Armenia y Kirguistán . Lo hizo de acuerdo con China, articulando la EAEU con el BRI y fortaleciendo la SCO. Hoy en día, la OCS es vista en el Occidente geopolítico como una asociación política que se opone a la OTAN en Eurasia, o la OTAN “falsa” (Aydintaşbaş et al., 2022 ), e incluso compara la presencia militar relativa en regiones clave del gran continente ( Sun and Elmahly, 2019 ). Desde 2015, India, Pakistán e Irán se unieron a la SCO, dándole a la entidad otro volumen geopolítico. Además, cuenta con Bielorrusia, Afganistán y Mongolia como miembros observadores, y con Turquía, Sri Lanka, Armenia, Camboya y Nepal como socios de diálogo. La mayoría de estos países comparten la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China (BRI), que para las perspectivas occidentales, como la de Kissinger (2017), al tratar de conectar a China con Asia Central y eventualmente con Europa, la nueva “Ruta de la Seda” en efecto cambiará el centro de gravedad del mundo del Atlántico a la masa continental de Eurasia. Junto con el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) y otras instituciones, como los Bancos Estatales de China, expresan instrumentos de peso geopolítico que reúnen a un gran número de países y regiones del mundo en una nueva institucionalidad regional y global emergente -propia de un multilateralismo multipolar. La alianza entre China y Rusia se profundiza a todos los niveles para consolidar una estructura de poder en el continente euroasiático de una gran asociación euroasiática, contrarrestando la superioridad del “Imperio del Mar”, como se les llama a las potencias marítimas occidentales, hoy lideradas por los Estados Unidos ( Li, 2018Zhao, 2018 ; Zheng, 2020 ).

Estos movimientos exacerban las reacciones de los Estados Unidos y el Occidente geopolítico y han alimentado el desarrollo de una guerra mundial híbrida desde 2014 (especialmente desde que comenzó el conflicto en Donbas, Ucrania, en abril de 2014). Esta guerra expresa la evolución antagónica de las contradicciones entre el multilateralismo global-unipolar y las instituciones del viejo orden mundial construido bajo la hegemonía de Estados Unidos, y el multilateralismo multipolar y las nuevas instituciones que expresan un nuevo mapa de poder mundial. Además, podemos observar el quiebre de la supremacía estratégica de Estados Unidos y la OTAN frente a la creciente capacidad de China, Rusia y otros actores. Además, las fisuras estratégicas dentro de los antiguos aliados son clave. Por último,

La disputa en Asia Pacífico

En el diseño geopolítico de la hegemonía de Estados Unidos desde el final de la Segunda Guerra Mundial, ha existido una línea roja en Asia Pacífico que marca el límite estratégico que debe mantener una coalición liderada por Estados Unidos y Japón para evitar que China (o una coalición antihegemónica) convirtiéndose en una potencia global, lo que implicaría la pérdida de la primacía mundial para Estados Unidos ( Brzezinski, 1997 , p. 173-188). En la actualidad, ese límite ya se ha cruzado y la superposición estratégica continúa. Esto se observa tanto en lo económico como en un conjunto de instituciones e iniciativas multilaterales del nuevo mundo multipolar que tiene a Pekín como protagonista.

Una de las claves para Washington en la región es asegurar las dos cadenas de bases y posiciones militares que contienen/rodean a China, bajo mando político-estratégico estadounidense. El papel geopolítico de este perímetro de defensa avanzado era simple para MacArthur; “Desde esta cadena de islas podemos… prevenir cualquier movimiento hostil hacia el Pacífico” ( Scott, 2012, pag. 617). Taiwán es una pieza central de la primera cadena y un puesto estratégico centroamericano contra China. Beijing, en su ascenso, superpone y supera estas dos cadenas. De ahí la disputa por las islas Senkaku/Diaoyu, ubicadas en el Mar de China Oriental, al noreste de Taiwán. Tal control permitiría a China romper parcialmente la primera cadena y debilitar la posición estratégica de Taiwán en el Mar de China Oriental y el Estrecho de Taiwán. La construcción de infraestructura militar en atolones mediante la construcción de islas artificiales es parte de este movimiento hacia el Mar de China Meridional, al igual que el fuerte avance de sus capacidades navales y de misiles (incluida la tecnología hipersónica). En el caso del Mar de China Meridional, varias islas están en disputa entre países asiáticos: las Islas Paracelso (también conocidas como Islas Xisha y Archipiélago de Hoang Sa), reclamadas por China, Vietnam y Taiwán; y el Archipiélago Spratly (llamado Nansha en China), reclamado por China, Vietnam, Brunei, Malasia y Filipinas. Un hecho de gran importancia es que el Mar de China Meridional no es un mar abierto. Por el contrario, cuenta con numerosos estrechos de importancia estratégica, siendo el más importante el Estrecho de Malaca, donde se encuentran Singapur y una base naval estadounidense. Otra base naval estadounidense muy importante por su presencia en la región se encuentra en Filipinas.

Ambos mares son fundamentales para la economía mundial. Están en el corazón de la región más dinámica del mundo, que representa un tercio de la producción y el comercio mundial, y donde China tiene una clara posición de liderazgo, consolidada con la implementación efectiva del RCEP en enero de 2022. Pero las capacidades militares de China también han avanzó hasta el punto de desafiar la primacía de los Estados Unidos en Asia-Pacífico. Según un informe emitido este año por el Servicio de Investigación del Congreso Estadounidense, la primacía naval de Estados Unidos está en crisis en el Pacífico Occidental ( Servicio de Investigación del Congreso, 2020). Por el lado militar, la situación actual ya no es la de hace unos años, cuando Estados Unidos era la potencia mundial preponderante con diferencia. En términos de presupuesto militar, existe una gran brecha entre los más de 778 mil millones de dólares de Estados Unidos y los casi 252 mil millones de China (aunque tales presupuestos nominales deberían traducirse en poder adquisitivo real). China ha aumentado constantemente su presupuesto militar y sus capacidades durante las últimas dos décadas, multiplicando su gasto en defensa por 12 desde 2000, en línea con la evolución de su PIB. Es reconocido como líder en guerra cibernética, uso de Inteligencia Artificial (IA) e industria 4.0 para la defensa, y también ha desarrollado misiles hipersónicos. Desde 2020, el Ejército Popular de Liberación ha financiado múltiples proyectos de IA con múltiples aplicaciones, incluido el aprendizaje automático para recomendaciones estratégicas y tácticas, juegos de guerra para entrenamiento y análisis de redes sociales. Según un estadounidenseInforme del Departamento de Defensa (2021 ), la apuesta de China es utilizar la IA para influir directamente en la cognición del enemigo, mientras lidera tecnologías clave con un potencial militar significativo, como la propia IA, los sistemas autónomos, la computación cuántica, la ciencia de datos, la biotecnología y los materiales de fabricación avanzados. Así, está desplegando planes para modernizar su sistema de defensa, integrando un desarrollo “computarizado e inteligente”.

Además, para fortalecer su presencia militar en Asia Pacífico, el gobierno chino dio a conocer en junio de 2020 el establecimiento de una Zona de Identificación de Defensa Aérea (ADIZ) en el Mar de China Meridional, que se suma a la ADIZ establecida en 2013 en el Mar de China Oriental. . Y a mediados de abril de 2020, los medios chinos publicaron la decisión del gobierno de crear dos nuevos distritos como parte de la ciudad de Sansha en la isla sureña de Hainan.

En respuesta a esto, Estados Unidos desplegó allí dos portaaviones en julio de 2020. También abandonó su “neutralidad” en las disputas territoriales, alineándose con Vietnam y Filipinas. El entonces secretario de Estado, Mike Pompeo (miembro del ultraconservador Tea Party y que ahora protagoniza una feroz escalada de discursos contra China, proponiendo una Nueva Guerra Fría) afirmó: “Estamos dejando claro: las pretensiones de Pekín sobre los recursos extraterritoriales en la mayor parte del Mar de China Meridional son completamente ilegales, al igual que su campaña de intimidación para controlarlos (…) El mundo no permitirá que Beijing trate el Mar de China Meridional como su imperio marítimo9. ” Este alineamiento implica también un quiebre en el papel de Estados Unidos como árbitro en la región, un indicador más del quiebre de la hegemonía.

Junto a los reclamos de soberanía y derechos marítimos, desde 2010 se han incrementado los enfrentamientos en los que Estados Unidos se ha involucrado cada vez más como actor extraterritorial. Junto a ello, y en lo que constituyó un giro histórico en su política exterior, Japón, aliado estratégico de Estados Unidos en la región, modificó hace unos años la interpretación de su “Constitución de la Paz” para poder luchar en el exterior y defenderse. sus socios, incluso si no es atacado. Tokio, por su parte, estrechó recientemente sus lazos con Occidente, buscando fortalecer el Norte Global, comenzando con el establecimiento de acuerdos de libre comercio con la UE y el Reino Unido, que entraron en vigor en 2019 y 2021, respectivamente.

Otra iniciativa estratégica para contener a China es el QUAD (Cuadrilateral Security Dialogue) impulsado por Estados Unidos junto con Japón, India y Australia. Iniciado por el primer ministro japonés, Shinzo Abe, en 2007 en respuesta al creciente poder económico y militar de China, QUAD fue restablecido en noviembre de 2017 bajo la administración estadounidense de Donald Trump como parte de su «Nueva Guerra Fría» contra China, y es visto por Beijing como una OTAN asiática. En realidad, sería una especie de base para crear una alianza similar a la OTAN en la región del Indo-Pacífico. En una declaración conjunta de marzo de 2021 titulada «El espíritu del Quad», los miembros del Quad afirmaron tener «una visión compartida para un Indo-Pacífico libre y abierto» y un «orden marítimo basado en reglas en el este y el sur de China». mares”.

Sin embargo, las acciones del Quad para servir a los intereses occidentales se han visto debilitadas recientemente por la postura de la India. Bajo su doctrina de “autonomía estratégica” y “equilibrio estratégico”, se distanció de Occidente frente a la guerra en Ucrania y fortaleció sus relaciones comerciales con Rusia ante la profundización de la guerra económica contra Moscú a través de sanciones. De hecho, Nueva Delhi ya había tenido un acto de equilibrio, uniéndose a la SCO en 2016, aunque rechazó el BRI o se unió al RCEP. A su vez, ya tiene a Pekín como principal socio comercial. Sin embargo, India y China tienen importantes disputas fronterizas.

Septiembre de 2021 también vio el establecimiento de AUKUS (Australia, Reino Unido y Estados Unidos), una alianza estratégica destinada a defender los intereses de las tres naciones anglosajonas en el Indo-Pacífico. De hecho, consiste en dotar a Australia (país cuyo soberano constitucional es la monarquía británica) de mayores capacidades militares para convertirlo en un activo estratégico clave del polo de poder angloamericano en Asia-Pacífico. China lo ha visto como una amenaza, afirmando que “socava gravemente la paz y la estabilidad” en esa región e “intensifica la carrera armamentista”. A su vez, el acuerdo permitiría a Australia construir sus primeros submarinos de propulsión nuclear (uniéndose a un grupo selecto que incluye a Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China, India y Rusia), con tecnología estadounidense. Washington solo había transferido su tecnología al Reino Unido hace más de 50 años. A su vez, en abril de 2022, AUKUS anunció que acelerará el desarrollo de capacidades hipersónicas y antihipersónicas avanzadas, así como la cooperación de defensa en temas como la guerra electrónica, la guerra cibernética y la IA. De esta manera, busca contrarrestar las capacidades desarrolladas por Rusia y China en los últimos tiempos. El reciente acuerdo entre Beijing y las Islas Salomón es un duro golpe a esta estrategia, ya que la nación insular era considerada el “patio trasero” de Australia en Asia-Pacífico. busca contrarrestar las capacidades desarrolladas por Rusia y China en los últimos tiempos. El reciente acuerdo entre Beijing y las Islas Salomón es un duro golpe a esta estrategia, ya que la nación insular era considerada el “patio trasero” de Australia en Asia-Pacífico. busca contrarrestar las capacidades desarrolladas por Rusia y China en los últimos tiempos. El reciente acuerdo entre Beijing y las Islas Salomón es un duro golpe a esta estrategia, ya que la nación insular era considerada el “patio trasero” de Australia en Asia-Pacífico.

Guerra en todos los frentes o sin restricciones

En diciembre de 2017, bajo la nueva administración de Donald Trump, la Casa Blanca publicó un nuevo documento de Estrategia de Seguridad Nacional ( National Security Strategy, 2017 ) donde con total claridad se definía a China y Rusia como principales adversarios, desplazando de ese lugar a la difusa entidad denominada terrorismo internacional: “China y Rusia desafían el poder, la influencia y los intereses estadounidenses, intentando erosionar la seguridad y la prosperidad estadounidenses” ( Estrategia de seguridad nacional, 2017, pag. 2). En el nuevo marco estratégico definido como Great Power Competition (GPC) en lugar de GWoT, la administración Trump relanzó “Star Wars”, creó la “Space Force” e incumplió los tratados de desarme nuclear para iniciar un proceso de modernización de sus arsenales. A su vez, la administración de Donald Trump, que expresó un fortalecimiento de las fuerzas “nacionalistas-americanistas” en Estados Unidos, declaró una guerra comercial al mundo. Con ello se puso en marcha un giro proteccionista y una práctica de bilateralismo comercial, que sirve para proteger e incentivar al conjunto de capitales americanos que no son competitivos en términos globales, para recuperar la base industrial nacional, para tratar de controlar el déficit comercial. al tiempo que profundizar el estímulo fiscal y, además, establecer negociaciones políticas estratégicas, tanto en materia tecnológica como geopolítica, que aseguran la primacía de Estados Unidos. Esto se resumió en el lema “Estados Unidos primero”. De esta manera, la guerra económica, antes localizada en países como Cuba, Venezuela, Irán y, desde 2014, Rusia, cuyo principal objetivo es China, se volvió global. Con ello, se decide profundizar la lucha contra los emergentes polos de poder a nivel mundial que media, a través del Estado, la lucha global entre capitales o interempresariales, que se agudiza con la desaceleración del crecimiento económico y la desafiante avance de las grandes empresas chinas.

La guerra comercial pone de relieve las limitaciones de Estados Unidos y el Norte Global para sostener su posición predominante y, como la otra cara de la misma moneda, su fractura interna. Esta guerra refleja la pérdida de la primacía productiva de Estados Unidos y la ruptura de los monopolios tecnológicos del Norte Global. Ello se refleja en el enorme déficit comercial de Estados Unidos (y en particular el que tiene con China) y en la reducción de la brecha tecnológica con el gigante asiático, como consecuencia de los planes desarrollados al respecto desde 1999, y especialmente el plan Made in China 2025 lanzado en 2015. Desde 2019, China lidera el mundo en solicitudes de patentes tecnológicas y Huawei es la empresa líder mundial en este campo. Este proceso implica la ruptura de la relación centro-semiperiferia posfordista entre el Norte Global y China, transformando por completo la economía mundial: su división del trabajo, sus jerarquías. A su vez, como parte del “giro” proteccionista para satisfacer los intereses de su cada vez menos competitivo sector industrial, Trump decidió nada más asumir el cargo abandonar el TPP y el TTIP, rompiendo dos iniciativas clave de la geoestrategia globalista para contienen a China, Rusia y el nuevo eje de potencias emergentes centrado en Eurasia. Esta decisión necesariamente tuvo importantes costos con aliados y países cercanos a Estados Unidos, especialmente en Asia Pacífico, pues refleja la dificultad de liderar la economía mundial en relación con la dinámica de sus intereses corporativos y de seguridad nacional. transformando por completo la economía mundial: su división del trabajo, sus jerarquías. A su vez, como parte del “giro” proteccionista para satisfacer los intereses de su cada vez menos competitivo sector industrial, Trump decidió nada más asumir el cargo abandonar el TPP y el TTIP, rompiendo dos iniciativas clave de la geoestrategia globalista para contienen a China, Rusia y el nuevo eje de potencias emergentes centrado en Eurasia. Esta decisión necesariamente tuvo importantes costos con aliados y países cercanos a Estados Unidos, especialmente en Asia Pacífico, pues refleja la dificultad de liderar la economía mundial en relación con la dinámica de sus intereses corporativos y de seguridad nacional. transformando por completo la economía mundial: su división del trabajo, sus jerarquías. A su vez, como parte del “giro” proteccionista para satisfacer los intereses de su cada vez menos competitivo sector industrial, Trump decidió nada más asumir el cargo abandonar el TPP y el TTIP, rompiendo dos iniciativas clave de la geoestrategia globalista para contienen a China, Rusia y el nuevo eje de potencias emergentes centrado en Eurasia. Esta decisión necesariamente tuvo importantes costos con aliados y países cercanos a Estados Unidos, especialmente en Asia Pacífico, pues refleja la dificultad de liderar la economía mundial en relación con la dinámica de sus intereses corporativos y de seguridad nacional. como parte del “giro” proteccionista para satisfacer los intereses de su sector industrial cada vez menos competitivo, Trump decidió nada más asumir el cargo abandonar el TPP y el TTIP, rompiendo dos iniciativas clave de la geoestrategia globalista para contener a China, Rusia y el nuevo eje de potencias emergentes centrado en Eurasia. Esta decisión necesariamente tuvo importantes costos con aliados y países cercanos a Estados Unidos, especialmente en Asia Pacífico, pues refleja la dificultad de liderar la economía mundial en relación con la dinámica de sus intereses corporativos y de seguridad nacional. como parte del “giro” proteccionista para satisfacer los intereses de su sector industrial cada vez menos competitivo, Trump decidió nada más asumir el cargo abandonar el TPP y el TTIP, rompiendo dos iniciativas clave de la geoestrategia globalista para contener a China, Rusia y el nuevo eje de potencias emergentes centrado en Eurasia. Esta decisión necesariamente tuvo importantes costos con aliados y países cercanos a Estados Unidos, especialmente en Asia Pacífico, pues refleja la dificultad de liderar la economía mundial en relación con la dinámica de sus intereses corporativos y de seguridad nacional.

El propio peso de China y su lugar en la economía mundial como el principal taller industrial del mundo (su PIB industrial es igual a la suma de Estados Unidos, Alemania y Japón juntos) y un importante motor del crecimiento mundial, obstaculizó la estrategia estadounidense de un “ guerra comercial” e intentos de subordinar a China de diversas formas ( Poch, 2022). El caso de Huawei es paradigmático ya que, como uno de los objetivos centrales de la Guerra Comercial, seguía siendo el mayor proveedor mundial de equipos de telecomunicaciones, líder en 5G y la empresa líder en aplicaciones globales de patentes tecnológicas. Sin embargo, el plan de desarrollo tecnológico “Made in China 2025” tampoco pudo detenerse. Beijing ya es líder en tecnologías clave de la revolución industrial en curso, como la inteligencia artificial, 5G e Internet de las cosas, y la transición energética posterior a los fósiles. El BATX chino (Baidu, Alibaba, Tencent y Xiao-mi) está surgiendo del GAFA estadounidense (Google, Amazon, Facebook y Apple), acortando la brecha año a año e incluso siendo superior en algunas áreas específicas.

Bajo la administración de Biden, la guerra tecnológica con China se ha profundizado, especialmente en el sector de los semiconductores, por lo que algunos analistas ya hablan de una guerra de chips ( Miller, 2022). En este sentido, de manera extrema el 7 de octubre de 2022, el gobierno estadounidense anunció la prohibición de exportar a China semiconductores para supercomputadoras e inteligencia artificial, así como los equipos para fabricarlos. Este movimiento va de la mano con un programa presentado para estimular la industria nacional de semiconductores de aproximadamente $ 52 mil millones, como parte de la Ley de Ciencia y CHIPS aprobada en julio de 2022 que involucra $ 280 mil millones en financiamiento. Por su parte, Pekín ha decidido destinar un fondo de 150.000 millones de dólares para el desarrollo de una industria local de semiconductores, además de los fondos que lleva años invirtiendo en el sector. En términos más generales, el objetivo de Washington es evitar que Beijing desarrolle sus propias capacidades en los niveles más altos de esta tecnología clave, frenar el crecimiento chino en industrias de alta complejidad y “desacoplar” áreas estratégicas de la economía de ambas economías. Por su parte, Pekín busca reducir la dependencia del Norte Global, y especialmente de su tecnología. Según la perspectiva de Occidente, China buscaría lograr la independencia económica en varios niveles: en tecnología, el objetivo es estimular la innovación interna y localizar aspectos estratégicos de la cadena de suministro. En energía, el objetivo es impulsar el despliegue de energías renovables y reducir la dependencia del petróleo y el gas. En alimentación, el objetivo es revitalizar la industria local de semillas. En finanzas, el imperativo es contrarrestar la potencial armamentización del dólar estadounidense. y sobre todo en su tecnología. Según la perspectiva de Occidente, China buscaría lograr la independencia económica en varios niveles: en tecnología, el objetivo es estimular la innovación interna y localizar aspectos estratégicos de la cadena de suministro. En energía, el objetivo es impulsar el despliegue de energías renovables y reducir la dependencia del petróleo y el gas. En alimentación, el objetivo es revitalizar la industria local de semillas. En finanzas, el imperativo es contrarrestar la potencial armamentización del dólar estadounidense. y sobre todo en su tecnología. Según la perspectiva de Occidente, China buscaría lograr la independencia económica en varios niveles: en tecnología, el objetivo es estimular la innovación interna y localizar aspectos estratégicos de la cadena de suministro. En energía, el objetivo es impulsar el despliegue de energías renovables y reducir la dependencia del petróleo y el gas. En alimentación, el objetivo es revitalizar la industria local de semillas. En finanzas, el imperativo es contrarrestar la potencial armamentización del dólar estadounidense. En alimentación, el objetivo es revitalizar la industria local de semillas. En finanzas, el imperativo es contrarrestar la potencial armamentización del dólar estadounidense. En alimentación, el objetivo es revitalizar la industria local de semillas. En finanzas, el imperativo es contrarrestar la potencial armamentización del dólar estadounidense.10 _ Desde China se observa que la guerra para frenar su ascenso impulsada por Estados Unidos, lejos de amainar, se va a profundizar, por lo que es vital construir estas capacidades, aunque sin dejar de impulsar otra globalización con características chinas ( Jabbour et al. al., 2021 ) que refuerza la interdependencia con el Sur Global.

Desde 2017, bajo un marco estratégico de rivalidad entre grandes potencias ( Merino, 2021 ), Estados Unidos y aliados han avanzado en el uso de la llamada “Nueva Guerra Fría” como dispositivo geoestratégico amigo-enemigo, con el fin de presionar a diferentes países a alinearse con los Estados Unidos, ya sean aliados tradicionales y vasallos o enemigos. Esto incluye presiones políticas, operaciones de inteligencia, amenazas militares, sanciones económicas y financieras y bloqueos a empresas tecnológicas chinas, como Huawei, en terceros países.11 _ En el caso de las empresas tecnológicas, el argumento central son las amenazas a la seguridad que plantean. El liderazgo monopólico de Occidente en telecomunicaciones y TIC le otorgó el control global de la información y la inteligencia. Este monopolio se ha roto con el avance de las empresas chinas.

Otro frente del conflicto es la promoción de conflictos internos, que se articulan con tareas de propaganda global y operaciones de inteligencia. En el caso de China, los conflictos que amenazan su integridad territorial son promovidos desde Occidente y, al mismo tiempo, son utilizados en la cada vez más intensa guerra propagandística global bajo la manida bandera de los derechos humanos. Nos referimos en particular a Hong Kong12 , Tíbet, Xinjiang. De hecho, durante los primeros meses de 2022, Pekín tuvo que hacer frente a las demandas de Hong Kong, Tíbet y Xinjiang por una mayor autonomía. También vio crecientes tensiones con un gobierno autónomo de Taiwán cada vez más desafiante, fuertemente apoyado por Estados Unidos. La visita a la isla de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en agosto supuso una importante escalada del conflicto.

Palabras de cierre

Hacia 2013 y 2014, a partir de los conflictos en Siria y Ucrania o de las crecientes tensiones en Asia Pacífico por la creciente influencia de China, la idea de una Nueva Guerra Fría comenzó a aparecer en la prensa y entre diferentes analistas “occidentales”. Sin embargo, la agudización de las contradicciones político-estratégicas entre polos de poder -especialmente entre las potencias emergentes y el polo de poder dominante- no produce una situación que pueda interpretarse bajo el concepto de “Nueva Guerra Fría”, sino de Guerra Mundial Híbrida. o Guerra Mundial Híbrida y Fragmentada. Esta nueva conceptualización se desarrolla sobre las características que adquirió el sistema capitalista mundial de 1970 a 1980 como un sistema transnacional de producción, comercio y finanzas, la dinámica de competencia estratégica en la crisis del orden globalista unipolar,

La Guerra Mundial Híbrida (HWW) o Guerra Mundial Híbrida y Fragmentada expresó una guerra de nueva generación, donde elementos de guerra convencional (entre estados con ejércitos regulares, como vemos hoy entre Ucrania y Rusia en el territorio del primero) y no convencional y/o guerra irregular se combinan. Una guerra que involucra a los principales polos de poder mundial es impulsada centralmente por Estados Unidos ante una situación de relativo declive, y tiene como principal contradicción las fuerzas del viejo orden globalista unipolar en crisis vs las fuerzas emergentes tendientes a la conformación de un orden multipolar. Este GMH se desarrolla en todos los frentes: económico, tecnológico, financiero y comercial; informativo, psicológico y virtual. En términos espaciales,

Una de las tendencias estructurales de la transición histórico-espacial del sistema mundial es la agudización de un conjunto de contradicciones político-estratégicas sistémicas que se tornan antagónicas. Este proceso se desarrolla, entre otras causas, a partir del relativo declive del polo de poder angloamericano y del Norte Global, que contrasta con el ascenso de China, otras potencias emergentes de las regiones semiperiféricas y Asia como gran continente de el siglo veintiuno. La búsqueda de las fuerzas dominantes en los Estados Unidos y el Norte Global para detener este ascenso y el cambio en el nuevo mapa de poder es clave para comprender el HWW. Esta guerra expresa la evolución antagónica de las contradicciones entre las fuerzas globales-unipolares y las instituciones del viejo orden mundial construido bajo la hegemonía de Estados Unidos, y las fuerzas multipolares y las nuevas instituciones que expresan un nuevo mapa de poder mundial. En su forma interestatal, estas contradicciones sistémicas entre fuerzas políticas y sociales que se vuelven antagónicas se expresan en la rivalidad entre Estados Unidos y China. La Pandemia ha acelerado las tendencias de la transición actual, configurando un nuevo momento geopolítico en el que HWW ha saltado en intensidad.

Nota del autor

Profesor e Investigador del Instituto de Investigaciones en Humanidades y Ciencias Sociales (IdIHCS), Universidad Nacional de La Plata. Investigador Adjunto del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONICET) de Argentina. Coordinadora del Grupo de Trabajo “China y el Mapa de las Potencias Mundiales” del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

Contribuciones de autor

El autor trabaja sobre la transición contemporánea del poder mundial y sus principales tendencias: La crisis de la hegemonía estadounidense y las fracturas en el Norte Global, el ascenso de China y el continente Eurasia, las crecientes contradicciones político-estratégicas en torno a la redistribución o democratización del poder y la riqueza mundial, la crisis y reconfiguración de la economía mundial, y los procesos disruptivos en el Sur Global, con especial foco en América Latina.

Conflicto de intereses

El autor declara que la investigación se realizó en ausencia de cualquier relación comercial o financiera que pudiera interpretarse como un potencial conflicto de interés.

nota del editor

Todas las afirmaciones expresadas en este artículo pertenecen únicamente a los autores y no representan necesariamente las de sus organizaciones afiliadas, o las del editor, los editores y los revisores. Cualquier producto que pueda ser evaluado en este artículo, o afirmación que pueda hacer su fabricante, no está garantizada ni respaldada por el editor.

notas al pie

1. ^ En este contexto, cuando se desarrollaba una de las cumbres de la Organización de Cooperación de Shanghái liderada por China y Rusia, la importante revista británica The Economist publicó un artículo titulado “Pax Sinica”, que concluía con la siguiente frase: “China no es simplemente desafiando el orden mundial existente. Lentamente, desordenadamente y, aparentemente, sin un final claro a la vista, está construyendo uno nuevo”. ( El Economista, 2014 ).

2. ^ En los trabajos antes mencionados que fueron publicados en 2016, se utiliza de manera exploratoria el concepto de “Guerra Mundial Fragmentada”. Con la evolución de la investigación, de 2018 a 2019, se desarrolla el concepto de Guerra Mundial Híbrida.

3. ^ “Descartamos toda una generación por mantener un sistema económico que ya no se aguanta, un sistema que para sobrevivir debe hacer la guerra, como han hecho siempre los grandes imperios. Pero como no se puede hacer la Tercera Guerra Mundial, entonces se hacen guerras zonales. ¿Y esto qué significa? Que se fabrican y se venden armas, y con esto los balances de las economías idolátricas, las grandes economías mundiales que sacrifican al hombre a los pies del ídolo del dinero, obviamente se sanean”.

4. ^ Zhao Lijian, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, al comienzo de la Pandemia señaló la posibilidad de que pudiera haber sido el ejército de los Estados Unidos el que trajo la epidemia a Wuhan, haciendo una conexión directa con los Juegos Militares en esa ciudad en octubre de 2019, que incluyó una delegación de 300 militares estadounidenses. En el caso del conflicto de Ucrania, Rusia acusó ante la ONU a Estados Unidos de haber financiado un programa de armas biológicas en Ucrania y aseguró haber encontrado pruebas al respecto en laboratorios ucranianos. Moscú presentó la documentación y exigió una investigación internacional.

5. ^ El TPP fue promovido por fuerzas globalistas a partir de 2008 y estaba integrado por 12 países de la Cuenca del Pacífico: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Vietnam y Estados Unidos.

6. Departamento de Estado (2011) .

7. La Casa Blanca (2015) .

8. Secretario de Defensa Ashton Carter (2015) .

9. ^ SCMP, 14 de julio de 2022. https://www.scmp.com/news/china/diplomacy/article/3093030/beijings-claims-south-china-sea-unlawful-says-us-secretary .

10. Kynge et al. (2022) .

11. Barnes y Satariano (2019) .

12. ^ Beijing, por su parte, consolidó su posición en Hong Kong a través de una nueva ley de seguridad nacional, aprobada en junio de 2020.

Referencias

Noticias AP (2022). Xi de China rechaza la “mentalidad de la Guerra Fría” e impulsa la cooperación . Disponible en línea en: https://apnews.com/article/coronavirus-pandemic-health-lifestyle-business-world-economic-forum-78e063f62bfa1b36e91f6cbd5508d615 (consultado el 13 de marzo de 2022).

Google Académico

Arrighi, G. y Silver, B. (1999). Caos y Gobernanza en el Sistema Mundial Moderno . Londres: Prensa de la Universidad de Minnesota.

Google Académico

Arte (2021). Guerra del siglo XXI. Mapeando el mundo (2021). Disponible en línea en: https://www.arte.tv/en/videos/103960-009-A/mapping-the-world/ (consultado el 10 de marzo de 2022).

Google Académico

Aydintaşbaş, A., Dumoulin, M., Geranmayeh, E. y Oertel, J. (2022). Rogue NATO: La nueva cara de la Organización de Cooperación de Shanghái. XV Consejo Europeo de Relaciones Exteriores . Disponible en línea en: https://ecfr.eu/article/rogue-nato-the-new-face-of-the-shanghai-cooperation-organisation/ (consultado el 16 de septiembre de 2022).

Google Académico

Barnes, JE y Satariano, S. (2019). La campaña de EE. UU. para prohibir Huawei en el extranjero tropieza mientras los aliados se resisten. El New York Times . Disponible en línea en: https://www.nytimes.com/2019/03/17/us/politics/huawei-ban.html (consultado el 17 de marzo de 2019).

Google Académico

Brzezinski, Z. (1997). El Gran Tablero de Ajedrez . Nueva York: Libros básicos.

Google Académico

Clinton, H. (2011). Comentarios en la Reunión Ministerial de la Nueva Ruta de la Seda”, Hillary Rodham Clinton, Secretaria de Estado, Ciudad de Nueva York, Departamento de Estado de Nueva York . Disponible en: https://2009-2017.state.gov/secretary/20092013clinton/rm/2011/09/173807.htm (consultado el 22 de septiembre de 2011).

Google Académico

Servicio de Investigación del Congreso (2020). Modernización naval de China: implicaciones para las capacidades de la Marina de los EE. UU. Antecedentes y Temas para el Congreso . Disponible en línea en: https://fas.org/sgp/crs/row/RL33153.pdf (consultado el 24 de agosto de 2020).

Google Académico

Departamento de Defensa (2021). Desarrollos militares y de seguridad que involucran a la República Popular China . Disponible en línea en: https://media.defense.gov/2021/Nov/03/2002885874/-1/-1/0/2021-CMPR-FINAL.PDF

Google Académico

Departamento de Estado (2011). Hillary Clinton: Comentarios en la Reunión Ministerial de la Nueva Ruta de la Seda. Nueva York, NY . Disponible en línea en: https://2009-2017.state.gov/secretary/20092013clinton/rm/2011/09/173807.htm (consultado el 22 de septiembre de 2011).

Google Académico

Fiori, JL (2018). “Epílogo – Ética cultural e guerra infinita”, en Sobre a Guerra , ed JL Fiori (Petrópolis: Vozes), 397–404.

Google Académico

Flint, C. y Taylor, PJ (2018). Geografía política: economía-mundo, estado-nación y localidad. Nueva York: Routledge, 2018. Séptima edición . Londres, Reino Unido: Routledge

Google Académico

Green, M. y Goodman, M. (2015). Después del TPP: la geopolítica de Asia y el Pacífico. Washington P. 38:4, 19–34. doi: 10.1080/0163660X.2015.1125827

Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

Hoffman, FG (2009). Guerra híbrida y desafíos. Joint Force Quarterly, I. 52, 1st. cuarto _ St. Louis, Missouri: Prensa de la Universidad de Defensa Nacional.

Google Académico

Jabbour, E., Dantas, A. y Vadell, J. (2021). De la nueva economía de proyección a la globalización incrustada en China. Estudos Internacionais: Revista De relações Internacionais Da PUC Minas 9, 90–105. doi: 10.5752/P.2317-773X.2021v9n4p90-105

Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

Johnson, R. (2018). Guerra híbrida y sus contramedidas: una crítica de la literatura. Insurgencias de guerras pequeñas 29, 141–163. doi: 10.1080/09592318.2018.1404770

Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

Karaganov, S. (2018). La Nueva Guerra Fría y la emergente Gran Eurasia. J.Eur. Semental. 9, 85–93. doi: 10.1016/j.euras.2018.07.002

Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

Kissinger, H. (2017). Comentarios a la Conferencia de Margaret Thatcher sobre Seguridad . Disponible en línea en: https://www.henryakissinger.com/speeches/remarks-to-the-margaret-thatcher-conference-on-security/ (consultado el 27 de junio de 2017).

Google Académico

Korybko, A. (2015). Guerras híbridas: el enfoque adaptativo indirecto al cambio de régimen . Moscú: Universidad de la Amistad de los Pueblos de Rusia.

Google Académico

Kynge, J., Yu, S. y Lewis, L. (2022). Fortaleza China: el plan de independencia económica de Xi Jinping. Tiempos Financieros . Disponible en: https://www.ft.com/content/0496b125-7760-41ba-8895-8358a7f24685 (consultado el 19 de septiembre de 2022).

Google Académico

Legvold, R. (2014). Gestión de la Nueva Guerra Fría. Relaciones Exteriores . Disponible en línea en: https://www.foreignaffairs.com/articles/united-states/2014-06-16/managing-new-cold-war (consultado el 26 de enero de 2022).

Google Académico

Li, Y. (2018). La gran asociación euroasiática y la Iniciativa de la Franja y la Ruta: ¿pueden vincularse las dos?. J.Eur. semental _ 9, 94–99. doi: 10.1016/j.euras.2018.07.004

Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

Liang, Q. y Xiangsui, W. (1999). Guerra sin restricciones. Beijing: Casa Editorial de Literatura y Artes del EPL.

Google Académico

Mackinder, H. (1904). El eje geográfico de la historia. Geogr. j _ 23, 421–437. doi: 10.2307/1775498

Resumen de PubMed | Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

Merino, GE (2016a). Tensiones globales, multipolaridad y bloques de poder en una nueva fase de la crisis del orden mundial. Perspectivas para América Latina. Geopolítica(s) 7, 201–225. doi: 10.5209/GEOP.51951

Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

Merino, GE (2016b). El mundo después de Ucrania: nueva fase de la crisis global. en Merino y Rang, (coords.) ¿Nueva Guerra Fría o Guerra Mundial Fragmentada? (El mundo después de Ucrania: nueva fase de la crisis global, Merino y Rang, (coords.) ¿Nueva Guerra Fría o Guerra Mundial Fragmentada?) Córdoba: Editorial Universitaria UNAM y Editorial UNRC

Google Académico

Merino, GE (2020). La guerra mundial híbrida y el asesinato de Soleimani” en Cuadernos del Pensamiento Crítico Latinoamericano (Buenos Aires: CLACSO) . Disponible en línea en: https://www.clacso.org.ar/ libreria-latinoamericana/libro_por_programa_detalle.php?campo=programaandtexto=19andid_libro=1826

Google Académico

Merino, GE (2021). Nuevo momento geopolítico mundial: La Pandemia y la aceleración de las tendencias de la transición histórico-espacial contemporánea. Estudos Internacionais: Revista De relações Internacionais Da PUC Minas 9, 106–130. doi: 10.5752/P.2317-773X.2021v9n4p106-130

Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

Merino, GE (2022). La guerra en Ucrania, un conflicto mundial”, Revista Estado y Políticas Públicas 19, 113–140.

Google Académico

Miller, C. (2022). Chip War: La lucha por la tecnología más crítica del mundo. Nueva York: Scribner.

Google Académico

Estrategia de Seguridad Nacional (2017). Casa Blanca . Disponible en línea en: https://trumpwhitehouse.archives.gov/wp-content/uploads/2017/12/NSS-Final-12-18-2017-0905.pdf (consultado el 28 de marzo de 2022).

Google Académico

Nye, J. (2015). El futuro de la fuerza. Sindicato de Proyectos . Disponible en línea en: https://www.project-syndicate.org/commentary/modern-warfare-defense-planning-by-joseph-s–nye-2015-02 (consultado el 15 de marzo de 2022).

Google Académico

EPL. (2019). La Defensa Nacional de China en la Nueva Era. Beijing: Prensa de Idiomas Extranjeros . Disponible en línea en: http://www.chinadaily.com.cn/specials/whitepaperonnationaldefenseinnewera.pdf

Google Académico

Poch, R. (2022). El éxito chino determina la tensión militar. CTXT . Disponible online en: https://ctxt.es/es/20221101/Firmas/41256/ (consultado el 9 de noviembre de 2022).

Google Académico

Romano, S. y Tirado, A. (2018). Lawfare y guerra hí brida : la disputa geopol í tica en América Latina”, CELAG . Disponible en línea en: https://www.celag.org/lawfare-guerra-hibrida-disputa-geopolitica-america-latina/ (consultado el 17 de junio de 2018)

Google Académico

Roskin, M. (2014). La Nueva Guerra Fría. Parámetros 44, 3. doi: 10.55540/0031-1723.2792

Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

Salgado, B. (2020). Guerra Híbrida en América del Sur: una definición de las acciones políticas veladas. Sul Global 1, 139–168. Disponible en línea en: https://revistas.ufrj.br/index.php/sg/article/view/31949

Google Académico

Scahill, J. (2008). Blackwater: El ascenso del ejército mercenario más poderoso del mundo. Nueva York: Bold Type Books.

Google Académico

Schoen, D. y Kaylan, M. (2014). El eje Rusia-China: la nueva guerra fría y la crisis de liderazgo de Estados Unidos . Nueva York: Libros de encuentro.

Google Académico

Scott, D. (2012). Estrategia de Estados Unidos en el Pacífico: posicionamiento geopolítico para el siglo XXI. Geopolítica , 17, 607–628. doi: 10.1080/14650045.2011.631200

Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

Secretario de Defensa Ashton Carter (2015). Remarks on the Next Phase of the US Rebalance to the Asia-Pacific», discurso, Departamento de Defensa de EE. UU . Disponible en línea en: http://www.defense.gov/News/Speeches/Speech-View/Article/606660 (consultado el 6 de abril de 2015).

Google Académico

Suisheng, Z. y Guo, D. (2019). ¿Una nueva guerra fría? Causas y futuro de la rivalidad emergente entre Estados Unidos y China. Vestnik RUDN. En t. Relativo _ 19, 9–21. doi: 10.22363/2313-0660-2019-19-1-9-21

Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

Sun, D. y Elmahly, H. (2019). La OTAN contra la OCS: un estudio comparativo de la presencia militar de las potencias extranjeras en Asia Central y el Golfo. Asia J. Medio Oriente. Semental Islámico . 12, 4. doi: 10.1080/25765949.2018.1562594

Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

El economista (2014). Pax Sínica. China está tratando de construir un nuevo orden mundial, comenzando en Asia . Disponible en línea en: https://www.economist.com/asia/2014/09/20/pax-sinica (consultado el 15 de febrero de 2022).

Google Académico

La Casa Blanca (2015). Declaración del Presidente sobre el Acuerdo Transpacífico de Asociación . Disponible en línea en: https://obamawhitehouse.archives.gov/the-press-office/2015/10/05/statement-president-trans-pacific-partnership (consultado el 10 de abril de 2022).

Google Académico

Trenin, D. (2014). Bienvenidos a la Segunda Guerra Fría. Política Exterior . Disponible en línea en: https://foreignpolicy.com/2014/03/04/welcome-to-cold-war-ii/ (consultado el 20 de marzo de 2022).

Google Académico

Zhao, H. (2018). Gran Asociación Euroasiática: la perspectiva de China. Estudios Internacionales de China . Disponible en línea en: https://www.pressreader.com/china/china-international-studies-english/20180120/281500751662681 (consultado el 7 de diciembre de 2021).

Google Académico

Zhao, M. (2019). ¿Es inevitable una nueva guerra fría? Perspectivas chinas sobre la competencia estratégica entre Estados Unidos y China. Barbilla. J. Int. polaco _ 12, 371–394. doi: 10.1093/cjip/poz010

Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

Zheng, Y. (2020). Redescubriendo el continentalismo: las nuevas bases geográficas del poder chino. En t. polaco 58, 188–222. doi: 10.1057/s41311-019-00206-7

Texto completo de referencia cruzada | Google Académico

Palabras clave: Guerra mundial híbrida, rivalidad entre Estados Unidos y China, transición histórico-espacial, Asia Pacífico, unipolarismo-multipolarismo

Cita: Merino GE (2023) La guerra mundial híbrida y la rivalidad entre Estados Unidos y China. Parte delantera. Polit. ciencia 4:1111422. doi: 10.3389/fpos.2022.1111422

Recibido: 29 de noviembre de 2022; Aceptado: 29 de diciembre de 2022;
Publicado: 25 de enero de 2023.

Editado por:Javier Vadell , Pontificia Universidad Católica de Minas Gerais, Brasil

Revisado por:Ernesto Vivares , Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Ecuador

Patrick James , Universidad del Sur de California, Estados Unidos

Diego Pautasso , Colégio Militar de Porto Alegre, Brasil

Copyright © 2023 Merino. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de Creative Commons Attribution License (CC BY) . Se permite el uso, distribución o reproducción en otros foros, siempre que se acredite al autor o autores originales y a los propietarios de los derechos de autor y se cite la publicación original en esta revista, de acuerdo con la práctica académica aceptada. No se permite ningún uso, distribución o reproducción que no cumpla con estos términos.

*Correspondencia: Gabriel E. Merino, si gmerino@fahce.unlp.edu.ar ; si gabrielmerino23@gmail.com

Descargo de responsabilidad: Todas las afirmaciones expresadas en este artículo pertenecen únicamente a los autores y no representan necesariamente las de sus organizaciones afiliadas, o las del editor, los editores y los revisores. Cualquier producto que pueda ser evaluado en este artículo o reclamo que pueda hacer su fabricante no está garantizado ni respaldado por el editor.

PUBLICADO EN EL SITIO https://www-frontiersin-org.translate.goog/articles/10.3389/fpos.2022.1111422/full?_x_tr_sl=en&_x_tr_tl=es&_x_tr_hl=es&_x_tr_pto=wapp

Por Sergio Rodríguez Gelfenstein que autoriza su publicación en Dossier Geopolitico

La historia de las relaciones internacionales de América Latina es la historia de la contradicción no resuelta entre el pensamiento monroista y el pensamiento bolivariano. El primero dio origen a la idea panamericana sustentada en la hegemonía de Estados Unidos sobre la región y en la que el resto de los países tienen una posición subordinada y sumisa.

El pensamiento bolivariano se originó como necesidad de concertar a las “repúblicas americanas antes colonias españolas” para que nos “sirviese de consejo en los grandes conflictos, de punto de contacto en los peligros comunes, de fiel intérprete de los tratados públicos cuando ocurran dificultades, y de, en fin, conciliador de nuestras diferencias” según la idea del Libertador formulada en la convocatoria al Congreso de Panamá en diciembre de 1824. 

Casi 70 años después, en el ensayo “Nuestra América” publicado el 10 de enero de 1891 en la Revista Ilustrada de Nueva York y, unos días más tarde en el diario mexicano El Partido Liberal,  José Martí le da forma a una idea más totalizante que la de Bolívar en cuanto a la identidad que nos integra y nos debe agrupar. Dijo Martí: “¡[…] del Bravo a Magallanes, sentado en el lomo del cóndor, regó el Gran Semí, por las naciones románticas del continente y por las islas dolorosas del mar, la semilla de la América nueva!”.

Un poco más de un año antes, el 19 de diciembre de 1889 en ocasión de una velada artístico-literaria realizada en la Sociedad Literaria Hispanoamericana de New York a la que asistieron los delegados a la Conferencia Internacional Americana convocada por Washington para concretar la idea monroista, Martí quiso advertir a los obnubilados representantes de las repúblicas del sur  a quienes los anfitriones habían apabullado mostrándoles las ostentosas maravillas del naciente capitalismo que: “… por grande que esta tierra sea, y por ungida que esté para los hombres libres la América en que nació Lincoln, para nosotros, en el secreto de nuestro pecho, sin que nadie ose tachárnoslo ni nos lo pueda tener a mal, es más grande, porque es la nuestra y porque ha sido más infeliz, la América en que nació Juárez”. Así se sembró para siempre lo que habría de ser la identidad nuestroamericana que nos une.

El pensamiento monroista, emergió del discurso del presidente James  Monroe ante el Congreso de su país el 2 de diciembre de 1823,  para ser  transformada en doctrina de política exterior de Estados Unidos para América Latina y el Caribe, posteriormente. Aunque a lo largo de esa centuria hubo algunos intentos de institucionalización, fue en 1889 cuando habría de concretarse la intención de darle una estructura a tal idea. Por ello se convocó la primera conferencia panamericana. A partir de entonces y hasta 1954 se realizaron dos conferencias interamericanas, cuatro reuniones de consulta y diez conferencias panamericanas.

En la novena, realizada en Bogotá en 1948, en el marco de una nueva realidad emanada del fin de la segunda guerra mundial, fue creada la Organización de Estados Americanos (OEA). El año anterior en Río de Janeiro, había sido firmado el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) que daba origen a un supuesto sistema de seguridad colectivo para las Américas. De esta manera, contando con los instrumentos militar y político, Estados Unidos logró consumar una estructura de dominación que le garantizaba su control sobre la región. La idea monroista de “América para los americanos” (léase Estados Unidos) se había completado. La historia más reciente es bastante conocida.

El pensamiento bolivariano pareció muerto con la desaparición física del Libertador en 1830. A partir de entonces varios pensadores y políticos latinoamericanos dieron continuidad en sus escritos y en su obra al ideario de Bolívar. Así mismo, se hicieron dos eventos en Perú a mediados del siglo XIX, en 1847-48 y en 1864-65 los participantes de diversos países se reunieron para no dejar morir la idea bolivariana y retomar su propuesta de unidad.

Pero hubo que esperar casi 150 años hasta que Hugo Chávez, el más preclaro continuador del pensamiento bolivariano, comenzó a cambiar esa perspectiva. Chávez se propuso transformar la injusta estructura de dominación regional dando inicio a la recuperación del sueño bolivariano para convertirlo en el proyecto que había quedado truncado en 1830.

Así, en 2010, en la Riviera Maya mexicana se realizó la Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe tras la fusión de los dos mecanismos existentes con anterioridad. Al año siguiente, en el marco del bicentenario de la independencia de Venezuela en una reunión cumbre de los líderes de la región nació la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). En aquella ocasión, el Comandante Chávez sentenció que «Estamos poniendo aquí la piedra fundamental de la unidad, la independencia y el desarrollo de América Latina y el Caribe».

Tan solo unos años después, el avance oligárquico en la región generó fuerzas centrífugas que bajo fuerte influjo monroista actuaron como elemento desintegrador respondiendo a la necesidad de Estados Unidos de impedir que se concretara la unidad latinoamericana y caribeña.

La llegada al poder de Andrés Manuel López Obrador y el extraordinario esfuerzo del gobierno mexicano en pro de la integración permitieron retomar el proyecto en 2020, una vez más rescatando el ideario de Bolívar como instrumento de consolidación de la unidad regional.  Y así llegamos a Buenos Aires 2023.

La reunión Cumbre finalizada ayer en la capital argentina mostró grandes luces, pero también algunos grises y sombras.  Las sombras dicen relación con la información transmitida por los medios transnacionales de la desinformación: “Sin Maduro comienza la Cumbre de la CELAC”, “Con muchas ausencias se realiza la Cumbre de la CELAC”, “López Obrador distanciado de Alberto Fernández, no viaja a Buenos Aires”. Los titulares trasuntan un odio, una negatividad y una apuesta por el fracaso que expresan con claridad la voluntad monroista de desintegración que emerge de la prensa tránsfuga que responde a intereses imperiales y oligárquicos.

Por otra parte, la crisis peruana dio muestras de que en algunos temas no existe consenso y que, finalmente el asunto de los derechos humanos está politizado de acuerdo a lo que Estados Unidos y las oligarquías -aún en el poder- entienden, en cuanto al uso político que se le debe dar a este asunto. No hubo una declaración única , dura y contundente en contra de la prisión del presidente Castillo, la represión al pueblo peruano, la violación de la autonomía universitaria y el asalto a la tan cacareada democracia.

De igual manera, es oscura la invitación a Estados Unidos a la Cumbre. De la misma forma que a espaldas del Libertador, el vicepresidente de Colombia Francisco Santander invitó a Washington al Congreso de Panamá en 1826, Alberto Fernández hizo lo propio y sin necesidad al convocar a Joe Biden, presidente de un país que nos excluye y nos desprecia.

La inasistencia del presidente Maduro también debe considerarse como un punto negro de la Cumbre. Un país en el que la vicepresidenta esta viva de casualidad tras un atentado terrorista en su contra no daba seguridad al presidente de Venezuela. Una cosa es ser valiente y otra ser pendejo. No hay que olvidar que el gobierno de Estados Unidos le puso precio a la cabeza del presidente Maduro. Por 15 millones de dólares cualquier loco y otros que no lo están tanto, estarán absolutamente dispuestos a cometer un magnicidio. La “investigación” del intento de asesinato de la vicepresidenta Cristina Fernández da cuenta de la plena colusión de la justicia, los medios de comunicación, la ultra derecha y la delincuencia organizada en Argentina, a fin de generar complicidad e impunidad.

El valor del presidente Maduro no se manifiesta por la asistencia o no a la Cumbre, sino por la resistencia de 8 años al frente del pueblo venezolano para plantarse y derrotar todas las acciones de grupos terroristas y desestabilizadores organizados y financiados por Estados Unidos, y salir victorioso de ello. 

En particular, Venezuela siempre está representada en Argentina por las inmensas muestras de amistad de millones de ciudadanos y ciudadanas que han dado continuidad por 200 años al abrazo fraterno de Guayaquil entre los Libertadores José de San Martín y Simón Bolívar.

De cara al futuro, habrá que avanzar para hacer luz en los grises que aún permanecen. Todavía no existe una idea única de integración. No me refiero a lo que estén pensando las derechas cavernarias y monroistas sino a las propias interpretaciones que se hacen en la región del ideario bolivariano. En este sentido, son equívocos los llamados del presidente López Obrador a la buena voluntad de Estados Unidos para con la región.

Más allá de los buenos deseos, eso no tiene ninguna posibilidad de materializarse. 

La condición imperialista de Estados Unidos está en su ADN, si renunciaran a ello se transformarían en otra cosa y no hay ninguna señal en ese sentido. Lo saben los cubanos por más de 60 años, Nicaragua desde 1979 y Venezuela desde la llegada al poder del Comandante Hugo Chávez. Nuestra integración será latinoamericana y caribeña o no será.

Hablar de un gran espacio americano que incluya a Estados Unidos no deja de ser un sinsentido que contradice lo que el propio presidente López Obrador ha dicho en otros escenario. Pero se entiende la situación de México, “tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”. En todo caso, no hay que olvidar que Cuba está en la misma situación.

Por su parte el presidente Petro, casi obsesivamente desea generalizar sin fundamentos una situación personal que se resolvió positivamente a su favor cuando fue destituido de forma irregular e ilegal como alcalde de Bogotá. Agotadas todas las instancias internas recurrió a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que revirtió el fallo de la justicia colombiana reponiéndolo en su cargo. Pero de ahí a suponer que esa institución dependiente de la OEA de la que Estados Unidos ni Canadá forman parte pero sobre la que tienen poder de decisión, pueda ser el summum de una política común de derechos humanos, no deja de ser una quimera.

Si creemos en CELAC, debemos ser capaces de crear un cuerpo estructural, de instituciones propias, entre ellas la de derechos humanos a fin de resolver nuestros problemas sin injerencia de Estados Unidos. 

No dudo de la voluntad integracionista de los presidentes López Obrador y Petro, pero me siento en la obligación de señalar estos grises que tengo plena seguridad se resolverán mediante el dialogo y el debate fraterno.

La CELAC deberá también buscar mecanismos que hagan posible la participación de mayor cantidad de jefes y jefas de Estado y gobierno a las reuniones Cumbre. De no ser así, las mismas se deberán hacer por teleconferencia con participación presencial de cancilleres y técnicos para la redacción y revisión de los documentos a aprobar. Aunque en Buenos Aires estuvieron presentes todos los países, la inasistencia de una parte de los mandatarios, da cuenta de que todavía Estados Unidos genera temor al usar los instrumentos de coerción, amenaza y chantaje que integran su amplio arsenal. 

En cualquier caso, las luces son tantas que tapan cualquier sinsentido y visión mezquina que se tenga de la Cumbre. Lo más importante de todo es que a pesar de las intimidaciones, coacciones y presiones de fuerzas reaccionarias y adversas a la integración, la reunión se haya concretado. En este ámbito, hay que agradecer el gran trabajo del gobierno y la cancillería argentina.

La realización de la Cumbre en Buenos Aires después de la efectuada en 2020 en México permite retomar la continuidad de estos eventos y con ello se posibilita pensar nuevamente que la integración de la región es posible. Los imperativos de unidad y el reconocimiento de la mayoría de la necesidad de construir aceptando la diversidad, así como la voluntad de avanzar hacia una integración con desarrollo a partir de la inclusión, son signos inequívocos de un futuro promisorio.

La reincorporación de Brasil y la posibilidad de agregar a los presidentes Lula y Petro al necesario liderazgo colectivo de la región, dejando atrás el oscurantismo medieval de Bolsonaro y Duque, son también señales incuestionables de que la región avanza en una dirección positiva. 

La elección de San Vicente y las Granadinas y de su primer ministro Ralph Gonsalves como presidente pro tempore de la CELAC es un indudable reconocimiento a los países insulares del Caribe. 

Vale decir que la OEA, es decir Estados Unidos nunca ha permitido que un caribeño acceda al más alto cargo de esa organización. La democracia que se espera exista en CELAC debe ser igualitaria. Como atributo propio de la integración bolivariana, no debería importar en el momento de la toma de decisiones las diferencias que emergen de la dimensión geográfica, la cantidad de habitantes o el tamaño de la economía de los países miembros. Esto es lo que ha permitido que a partir de hoy y por un año, San Vicente y las Granadinas haya sido elegida por consenso para representar a toda la región.

La constitución de la CELAC social y la realización de su propia Cumbre en Buenos Aires es expresión de que los pueblos de Nuestra América han aprendido del pasado. Los gobiernos van y vienen, los pueblos persisten en sus luchas, entre ellas las que libran por hacer efectiva la unidad latinoamericana y caribeña. La integración sólo será irreversible cuando los pueblos se hagan cargo de ella. Felizmente los acuerdos de la Cumbre de CELAC social apuntan en esa dirección.

La Declaración de Buenos Aires, instrumento final del cónclave, reiteró el compromiso de todos “con el avance en la unidad e integración regional política, económica, social y cultural”. Los 111 puntos del documento sumados a las 11 declaraciones especiales configuran una sólida base de trabajo para avanzar correctamente hacia el futuro. 

Desde mi punto de vista, son de particular interés los puntos 92 y 93, así como el 98. Los dos primeros reconocen la “relevancia de intervenir de manera concertada y presentar iniciativas consensuadas en los distintos foros multilaterales”. Así, también la necesidad de: “Promover […] un mayor número de intervenciones conjuntas en todos los foros multilaterales en temas de interés común, convencidos de que ello contribuirá directamente a fortalecer el papel y liderazgo de la región en los organismos internacionales». La idea de avanzar hacia la construcción de un verdadero bloque regional de poder que nos muestre de esa forma ante el mundo le da carácter estratégico a esta declaración.

Por otra parte, el punto 98 señala: “Nos congratulamos por los avances logrados en materia de profundización del diálogo político de América Latina y el Caribe con los socios extrarregionales, entre los que se incluyen la Unión Europea, China, India, la Unión Africana y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN)”. No sé si fue un olvido, una decisión consensuada o un gazapo necesario, pero ahí no aparece Estados Unidos por ninguna parte, marcando la clara disposición de la región de relacionarse con bloques de poder global que nos reconozcan en igualdad de condiciones. Tal vez sea simplemente la aceptación de que no existe “diálogo político” alguno con la potencia norteamericana o, que no es considerado un “socio extrarregional”.

Finalmente, tal como lo dijo el presidente Petro, hay que pasar de la retórica a las acciones y los hechos. Si la Declaración de Buenos Aires se cumpliera, todos los países de la región deberían regularizar su relación con Caracas, volviendo a la normalidad existente antes de que Obama y Trump se propusieran derrocar por la fuerza al Presidente Maduro. 

Desde mi perspectiva, el punto 104 referido a Venezuela, aunque es un avance, todavía es flojo en el reconocimiento del gobierno constitucional del Presidente Nicolás Maduro.

Al final de este evento y de cara al futuro, con Martí podríamos preguntarnos  “¿Adónde va la América, y quién la junta y guía? Y con el apóstol de la independencia de Cuba responde: ”Sola, y como un solo pueblo, se levanta. Sola pelea. Vencerá, sola”.

Twitter: @sergioro0701

Un gran paso adelante, pero por ahora sólo uno 

Por Eduardo J. Vior publicado en TÉLAM y autorizado por el autor su publicación en Dossier Geopolitico

La VII cumbre de CELAC dio inicio a un nuevo ciclo de integración continental, mas sólo tendrá relevancia si la complementan otras acciones. 

La reunión de jefes de Estado, de gobierno y representantes de los 33 estados miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que se realizó este 24 de enero en Buenos Aires marcó un hito en el proceso de unidad regional e indicó al mundo que Nuestra América quiere hablar en los foros internacionales con una sola voz y gobernarse a sí misma sin tutorías. Sin embargo, la continuidad y profundización del proceso de integración requerirá armonizar identidades e intereses contradictorios y utilizar diversos instrumentos a la vez. 

El documento final publicado el pasado martes declaró la región como una «zona de paz» y destacó su importancia mundial como principal productora y exportadora de alimentos. También dedicó apartados al cambio climático, a la estrategia sanitaria, la cooperación en materia ambiental, la ciencia, tecnología e innovación productiva, la infraestructura para la integración, los temas de género, juventudes, migraciones, discapacidad, educación, cultura, a la cooperación en materia espacial y nuclear y contiene secciones especiales sobre Haití, Cuba, Venezuela, Puerto Rico y Malvinas. 

En la declaración se brindó “el más fuerte apoyo regional al reclamo de la Argentina sobre las Malvinas”, se destacó “la importancia de la Hidrovía Paraguay-Paraná” y se reiteró el llamado “para poner un final al bloqueo contra Cuba”. El documento hace asimismo hincapié en la defensa de los recursos naturales y estratégicos, resalta la importancia de fomentar el diálogo entre las partes en Venezuela y reafirma el principio de no intervención e injerencia extranjera en los procesos políticos del continente.

La CELAC también manifestó su “preocupación, porque varios países de América Latina y el Caribe emergieron de la pandemia con mayores niveles de deuda pública” y subrayó “la necesidad de que las instituciones financieras regionales e internacionales, como los Bancos Multilaterales de Desarrollo, mejoren las facilidades crediticias”. Los miembros de la Comunidad coincidieron también “en que la desinformación en las redes sociales puede crear realidades paralelas e inducir a la radicalización política”, creando “una amenaza a los valores democráticos y al Estado de Derecho”. 

La cumbre finalizó el martes por la noche con la elección unánime del primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, como presidente pro tempore del foro regional. Así, por primera vez en la historia del organismo fundado en 2011, un país pequeño –y, además, del Caribe- asume la presidencia temporaria.

Durante la reunión cumbre los 11 presidentes y primeros ministros presentes así como los demás delegados se dirigieron al pleno poniendo cada uno su acento. Mucho se trató en los medios de los últimos días sobre los discursos de los presidentes Alberto Fernández y Lula da Silva, sobre el exabrupto del presidente uruguayo, las referencias de Gastón Boric y Gustavo Petro a la crisis en Perú, así como sobre el video de Nicolás Maduro denunciando las agresiones contra su país.

Atención especial mereció asimismo el video del presidente chino Xi Jinping con el siguiente contenido: “La CELAC ya se ha convertido en una fuerza propulsora indispensable para la cooperación global Sur-Sur», dijo y añadió que «bajo el liderazgo de Argentina y otros países, la CELAC ha persistido en practicar el multilateralismo y jugado un papel importante en la defensa de la paz regional, el fomento del desarrollo compartido y la promoción de la integración regional». Xi detalló también que «China ha venido trabajando con América Latina y el Caribe para reforzar constantemente la construcción del Foro China-CELAC» y reconoció que «el mundo ha entrado en un nuevo período de turbulencias y transformaciones», por lo que «sólo con el fortalecimiento de la unidad y la cooperación podremos hacer frente común a los desafíos y superar juntos las dificultades coyunturales». 

Es esperable que la actuación de San Vicente al frente de la CELAC no se desarrolle en solitario. Ralph Gonsalves seguramente recibirá el apoyo de la Comunidad del Caribe (CARICOM) y quizá también de los países del ALBA. El principal eje de su gestión se concentrará en torno al cambio climático, que origina frecuentes y cada vez más violentos huracanes en el Caribe.

Ya la misma realización de la cumbre ha sido un éxito hace pocos meses todavía impensable. Además han participado representantes de todos los países miembros, sin ausencia alguna. Por otra parte, la reincorporación de Brasil da al organismo un gran peso internacional. Ha sido un gran suceso, también, que la declaración final, de 111 puntos, haya sido adoptada unánimemente, con reparos parciales en sólo diez puntos. 

Bajo la presidencia de un país pequeño viene ahora la difícil implementación de lo acordado, sin que la Comunidad tenga organismos permanentes que la doten de ejecutividad. Asimismo se harán sentir las diferencias de intereses y objetivos entre los asociados, especialmente entre los tres más grandes. Argentina está interesada en el desarrollo de este foro regional, porque tiene una tradición diplomática y cultural de solidaridad latinoamericana que ahora se amplía al Caribe. En las mejores épocas de nuestra historia hemos complementado nuestras debilidades políticas y económicas con una poderosa diplomacia cultural, sindical y social que en momentos difíciles nos supo ganar la simpatía continental y que ahora es menester reimpulsar. 

Brasil, por el contrario, no tiene un interés “duro” en la integración con el Caribe y Mesoamérica, porque allí debe competir con México. Para su actual gobierno la prioridad continental está, por un lado, en el fortalecimiento del Mercosur, incorporando también a Bolivia, porque es el ámbito “natural” para los negocios de su gran industria. Por el otro lado, va a poner el acento en el resurgimiento de la Unasur como herramienta para la integración política del subcontinente que, espera, le servirá como apoyo para conseguir un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. 

México, a su vez, sólo tiene interés en CELAC, si le sirve para funcionar como bisagra entre la integración latinoamericana y caribeña y la de América del Norte, donde tiene su mercado principal. 

Parecidas puntualizaciones podrían hacerse sobre los intereses particulares de los demás miembros de la Comunidad. Ésta sólo puede desarrollarse como foro regional, si con acciones concretas se crea el interés de sus miembros en dialogar dentro del mismo. Con políticas específicas se puede generar más comunidad de intereses que con grandes cumbres o manifiestos universalistas. 

El desarrollo de CELAC es un aspecto importante de la integración continental, pero ésta supone utilizar instrumentos “duros” (económicos, políticos y militares) y “blandos” (culturales, deportivos, comunicacionales, educacionales, sanitarios y científico-tecnológicos) que requieren distinto tipo de organizaciones. La VII Cumbre de CELAC ha dado un gran paso hacia la integración continental, pero muchos más deben seguir. 

TELAM https://www.telam.com.ar/notas/202301/618405-cumbre-celac-opinion.html

Por Michael Roberts para Sin Permiso

Esta semana, la reunión anual de la élite rica global en el Foro Económico Mundial (WEF) ha vuelto a tener lugar después del interregno del COVID. Los principales líderes políticos y empresariales han volado a Davos en sus aviones privados para discutir el cambio climático y el calentamiento global, así como la inminente recesión económica mundial, la crisis del coste de vida y la guerra de Ucrania.

Su estado de ánimo es aparentemente lúgubre. Dos tercios de los principales economistas encuestados por el WEF creen que es probable que haya una recesión global en 2023, y casi uno de cada cinco dice que es extremadamente probable que ocurra. Los líderes empresariales también están ansiosos: el 73 % de los directores generales de todo el mundo creen que el crecimiento económico mundial disminuirá en los próximos 12 meses. Es la perspectiva más pesimista desde la primera encuesta del WEF hace 12 años.

Justo antes del inicio del Foro en la nieve de la exclusiva estación de esquí de Davos, Suiza, el WEF publicó su Informe de Riesgo Global. Su lectura resulta impactante sobre el estado del capitalismo global en la década de 2020.

El informe dice que: «la próxima década se caracterizará por crisis ambientales y sociales, impulsadas por las tendencias geopolíticas y económicas subyacentes». La crisis del coste de vida se clasifica como el riesgo global más grave en los próximos dos años, alcanzando su punto máximo a corto plazo. La pérdida de biodiversidad y el colapso de los ecosistemas se consideran uno de los riesgos globales por su rápido deterioro en la próxima década y los seis riesgos ambientales están entre los diez principales riesgos en los próximos diez años.

El informe continúa: «La inflación continua impulsada por la oferta y podría conducir a la estagflación, cuyas consecuencias socioeconómicas podrían ser graves, dada una interacción sin precedentes con niveles históricamente altos de deuda pública. La fragmentación económica mundial, las tensiones geopolíticas y una reestructuración más difícil podrían contribuir a la angustia generalizada de la deuda en los próximos 10 años». Señala que «la tecnología exacerbará las desigualdades; mientras que los esfuerzos de mitigación y adaptación climática están diseñados como un sistema de compensación peligroso, a medida que la naturaleza se derrumba. Y «las crisis de alimentos, combustibles y costes exacerban la vulnerabilidad social mientras que la disminución de las inversiones en desarrollo humano erosiona la resiliencia futura».Aparentemente, el riesgo de una «policrisis» se ha acelerado.

¿Qué planean hacer los organizadores del WEF y sus participantes sobre esta «policrisis»? De entrada, el WEF parte de la suposición de que el capitalismo debe sobrevivir, pero la mejor manera de lograrlo es «reformando» el capitalismo para que sea «inclusivo para todos». A Klaus Schwab, cofundador del WEF, le gusta llamarlo «capitalismo de todas las partes interesadas».

Schwab explica: «En términos generales, tenemos tres modelos para elegir. El primero es el «capitalismo de accionistas» («shareholders capitalism»), adoptado por la mayoría de las corporaciones occidentales, que sostiene que el objetivo principal de una corporación debería ser maximizar sus ganancias. El segundo modelo es el «capitalismo de estado» («state capitalism»), que confía al gobierno la dirección de la economía, y es muy popular en muchos mercados emergentes, sobre todo en China. Pero, en comparación con estas dos opciones, la tercera es la más recomendable. El «capitalismo de todas las partes interesadas» («stakeholder capitalism»), un modelo que propuse por primera vez hace medio siglo, posiciona a las corporaciones privadas como fideicomisarios de la sociedad y es claramente la mejor respuesta a los desafíos sociales y ambientales de hoy en día».

Las grandes corporaciones deberían ser los «fidecomisarios de la sociedad» y la principal fuerza para resolver «los desafíos sociales y ambientales de hoy». Pero para ello tenemos que reemplazar el «capitalismo de accionistas» en el que «el enfoque único está en las ganancias, de manera que el capitalismo se desconecta cada vez más de la economía real». Según Schwab, «esta forma de capitalismo ya no es sostenible». Por el contrario, las grandes corporaciones, junto con los gobiernos y las organizaciones multilaterales, pueden desarrollar el «capitalismo de todas las partes interesadas», que, según Schwab, puede «acercándo el mundo al logro de los objetivos compartidos».

Cada año, Oxfam publica su informe anual sobre la desigualdad para que coincida con la reunión del WEF, con el fin de exponer la hipocresía del «capitalismo de todas las partes interesadas». El informe de este año se centra en el aumento de la desigualdad de riqueza e ingresos desde la pandemia. «En los últimos dos años, el 1 por ciento súper rico del mundo ha ganado casi el doble de riqueza que el 99 por ciento restante sumado», dice Oxfam.

Si bien hay casi 8 mil millones de personas en el mundo, poco más de 3.000 eran multimillonarias en noviembre de 2022. Este pequeño grupo de personas amasa casi 11,80 billones de dólares, lo que equivale a alrededor del 11,8 % del PIB mundial. Mientras tanto, al menos 1.700 millones de trabajadores viven en países donde la inflación está superando el crecimiento de sus salarios, a pesar de que las fortunas multimillonarias aumentan en 2.700 millones de dólares (2.500 millones de euros) al día.

El informe anual de riqueza global de Credit Suisse es el análisis más completo de la riqueza personal global y su distribución. El informe de 2022 reveló que a finales de 2021, la riqueza global total había alcanzado los 643,6 billones de dólares, o más de 4,5 veces la producción anual mundial. La riqueza global aumentó un 9,8 % en 2021, muy por encima del promedio anual del 6,6 % registrado desde principios de siglo. Si se excluye el movimiento de las divisas, la riqueza global agregada creció un 12,7%, la tasa anual más rápida jamás registrada.

Este aumento se debe a dos factores: un fuerte aumento de los precios de las propiedades inmobiliarias y un auge del mercado de valores alimentado por el crédito. Así que casi todo este aumento de riqueza fue para los más ricos del mundo. De hecho, en 2020, el 1 % de todos los adultos (56 millones) del mundo poseían el 45,8% de toda la riqueza personal del mundo; mientras que 2,9 millones solo poseían el 1,3 %. En 2021, esa desigualdad empeoró. ¡En 2021, el 1% superior poseía el 47,8% de toda la riqueza personal, mientras que  2.800 millones de personas adultas poseían solo el 1,1 %! Y el 13 % superior posee el 86 % de toda la riqueza.

El informe de Oxfam señala que por cada dólar recaudado en impuestos, solo cuatro centavos provienen de impuestos sobre la riqueza. La falta de tributación de la riqueza es más pronunciada en los países de ingresos bajos y medios, donde la desigualdad es mayor. Dos tercios de los países no tienen ninguna forma de impuesto sobre la herencia de patrimonio y activos que pasan a los descendientes directos. La mitad de los multimillonarios del mundo viven ahora en países sin tal impuesto, lo que significa que 5 billones de dólares se transmitirán libres de impuestos a la próxima generación, una suma mayor que el PIB de África.

Las tasas máximas de impuestos sobre la renta se han vuelto más bajas y menos progresivas, con la tasa impositiva promedio sobre los más ricos cayendo del 58 % en 1980 al 42 % actual en los países de la OCDE. En 100 países, la tasa media es aún más baja, el 31 %. Las tasas de impuestos sobre las ganancias de capital, en la mayoría de los países la fuente de ingresos más importante para el 1% superior, son solo del 18 % en promedio en más de 100 países. Solo tres países gravan más los ingresos del capital que los ingresos del trabajo.

Muchos de los hombres más ricos del planeta hoy en día se salen con la suya pagando casi o ningún impuesto. Por ejemplo, se ha demostrado que uno de los hombres más ricos de la historia, Elon Musk, paga una «tasa impositiva real» del 3,2 %, mientras que otro de los multimillonarios más ricos, Jeff Bezos, paga menos del 1 %.

La respuesta política de Oxfam es gravar a los ricos. Oxfam pide un impuesto de hasta el 5 % sobre los multimillonarios y biillonarios del mundo que podría recaudar 1,7 billones de dólares al año, «suficiente para sacar a 2 mil millones de personas de la pobreza y financiar un plan global para poner fin al hambre». «El objetivo final debería ser ir más allá y abolir por completo a los billonarios, como parte de una distribución más justa y racional de la riqueza mundial».

La pregunta que surge, naturalmente, es hasta que punto es realista esperar que los gobiernos que apoyan el «capitalismo de todas las partes interesadas» introduzcan impuestos más altos sobre la riqueza y los ingresos, y que además acaben con los billonarios a través de impuestos. Eso solo será posible con una lucha masiva para lograr gobiernos de trabajadores que trabajen coordinadamente a nivel mundial. En cuyo caso, ¿por qué esforzarse tanto en gravar a los ricos, en lugar de tratar de poner fin al capitalismo por completo?

Es la misma historia con el cambio climático. La COP 27 la COP 15 fueron «cop-outs» en todos los sentidos a la hora de cumplir incluso el objetivo de la COP de París de limitar las temperaturas medias globales a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales. El año pasado fue el quinto más cálido registrado, con una temperatura media global casi 1,2 °C por encima de los niveles preindustriales, según el programa de observación de la Tierra de la UE.

El año estuvo marcado por 12 meses de extremos climáticos, con Europa registrando su verano más caluroso a pesar de la presencia por tercer año consecutivo del fenómeno de La Niña que tiene un efecto refrescante, según el Servicio de Cambio Climático Copernicus en su resumen anual del clima de la tierra. Al mismo tiempo, las emisiones de gases de efecto invernadero de EEUU aumentaron de nuevo en 2022, situando al país aún más por detrás de sus objetivos en virtud del acuerdo climático de París, a pesar de haber aprobado una amplia legislación sobre energías limpias el año pasado.

Las emisiones mundiales de dióxido de carbono de combustibles fósiles y el cemento aumentaron un 1,0 % en 2022, alcanzando un nuevo récord de 36.600 millones de toneladas de CO2 (GtCO2). Las emisiones «son aproximadamente constantes desde 2015» debido a una modesta disminución de emisiones por el uso de la tierra que equilibra los modestos aumentos del CO2 fósil. Pero recuerde, estos niveles de emisión estables no son suficientes para evitar que el mundo siga calentándose más allá de los límites oficiales. Se necesita al menos una reducción del 50 % en las emisiones para finales de esta década y cero emisiones para finales de siglo.

En cambio, las emisiones de EEUU aumentaron un 1,3 por ciento el año pasado, según estimaciones preliminares de la consultora ambiental Rhodium Group, liderada por fuertes aumentos en los edificios, la industria y el transporte del país. «Con el ligero aumento de las emisiones en 2022, Estados Unidos sigue quedandose atrás en sus esfuerzos por cumplir con su objetivo establecido en el Acuerdo de París de reducir las emisiones de GEI del 50 al 52 por ciento por debajo de los niveles de 2005 para 2030″, escriben los autores. El año pasado, las emisiones de EEUU estaban solo un 15,5 por ciento por debajo de los niveles de 2005.

Pero no se preocupe, el portavoz de EEUU para el clima, John Kerry, estuvo en Davos esta semana para quejarse del lento progreso. Y el ex gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, organizador entre los bancos internacionales de un fondo de financiación climática, también estuvo allí para quejarse del lento progreso. Estoy seguro de que eso conducirá a la acción.

Y luego está la situación de la propia economía mundial. Justo antes de Davos, la jefa del FMIKristalina Georgieva, advirtió que un tercio de la economía mundial se vería afectada por la recesión este año. El FMI estima que el crecimiento del PIB real mundial será de solo del 2,7 % en 2023. Eso no es oficialmente una recesión en 2023, «pero se sentirá como una». Y el FMI volverá a bajar sus previsiones a finales de este mes.«Los riesgos para las perspectivas siguen siendo inusualmente grandes y a la baja».

El pronóstico del FMI es el más optimista. La OCDE estima que el crecimiento global se ralentizará hasta el 2,2 % el próximo año. «La economía global se enfrenta a desafíos significativos. El crecimiento ha perdido impulso, la alta inflación se ha extendido para países y productos, y está demostrando ser persistente. Los riesgos están sesgados al lado negativo». Y la UNCTAD, en su último informe de Comercio y Desarrollo, también proyecta que el crecimiento económico mundial caerá al 2,2 % en 2023. «La desaceleración global dejaría el PIB real todavía por debajo de su tendencia prepandémica, costando al mundo más de 17 billones de dólares, cerca del 20 % de los ingresos del mundo».

El último informe Perspectivas Económicas Globales del Banco Mundial es aún más pesimista. El Banco Mundial estima que el crecimiento global se ralentizará a su tercer ritmo más débil en casi tres décadas, eclipsado solo por las recesiones globales de 2009 y 2020. Será una desaceleración aguda y duradera, con un crecimiento global que disminuirá al 1,7 % en 2023, con un deterioro de base amplia: en prácticamente todas las regiones del mundo, el crecimiento de los ingresos per cápita será más lento de lo que fue durante la década anterior a la del COVID-19. Y esa fue la década que yo llamo la Larga Depresión. A finales de 2024, los niveles de PIB en las economías en desarrollo estarán alrededor del 6 % por debajo del nivel previsto en vísperas de la pandemia.

Además están las crecientes tensiones geopolíticas, no solo el conflicto entre Rusia y Ucrania, sino la creciente «fragmentación» de la economía mundial. La hegemonía estadounidense, construida en torno a la «globalización» y la Gran Moderación de la década de 1980 hasta la década de 2000, ha terminado.

Georgieva está particularmente preocupada. En su mensaje antes de Davos, se queja: «nos enfrentamos al espectro de una nueva Guerra Fría que podría ver el mundo fragmentarse en bloques económicos rivales». Los logros de la globalización podrían ser «desvertebrados». Pero es otro mito que la «globalización» benefició a la mayoría. Georgieva dice que «desde el final de la Guerra Fría, el tamaño de la economía mundial se triplicó aproximadamente, y casi 1.500 millones de personas fueron rescatadas de la pobreza extrema». Pero la mejora en la producción mundial y los niveles de vida que se han logrado se han limitado principalmente a China y Asia Oriental. El crecimiento económico mundial se ha ralentizado desde la década de 1990 y la pobreza no se ha reducido para unos 4.000 millones de habitantes del planeta, mientras que la desigualdad ha aumentado (como se señaló anteriormente).

Georgieva quiere revertir el aumento de las nuevas restricciones comerciales, que es «una peligrosa pendiente resbaladiza hacia la fragmentación geoeconómica desbocada».Ella considera que el coste a largo plazo de la fragmentación comercial por sí sola podría oscilar entre el 0,2 por ciento de la producción mundial en un escenario de «fragmentación limitada» hasta casi el 7 por ciento en un «escenario grave», aproximadamente equivalente a la producción anual combinada de Alemania y Japón. Si se añade el desacoplamiento tecnológico a la mezcla, algunos países podrían ver pérdidas de hasta el 12 por ciento del PIB. La globalización aumentó las desigualdades y no redujo la pobreza; es probable que la fragmentación intensifique esos resultados.

¿Cuál es la respuesta de Georgieva a todo esto? En primer lugar, fortalecer el sistema de comercio internacional. En segundo lugar, ayuda a los países vulnerables a lidiar con la deuda. En tercer lugar, intensificar la acción climática. Resume: «Las discusiones en Davos serán una señal esperanzadora de que podemos avanzar en la dirección correcta y fomentar una integración económica que traiga paz y prosperidad para todos». Algo de esperanza. Davos quiere «reformar» el capitalismo, pero en su lugar va a ir a peor.

Michael Roberts 

habitual colaborador de Sin Permiso, es un economista marxista británico, que ha trabajado 30 años en la City londinense como analista económico y publica el blog The Next Recession.Fuente:

Por Albino Prada para Sin Permiso

Aunque pueda parecerlo no es esta una disquisición terminológica de poca monta. Porque sobre las eventuales situaciones sociales catastróficas que nos puedan suceder pueden darse diferencias radicales. Para empezar en algunos casos conocemos sus causas y en otros no. Si no las conocemos, como sucedió al comienzo de la pandemia del Covid, su potencial de daños es infinitamente mayor. Causa desconocida y daños milmillonarios nos obligan a hablar –y actuar- ante una incertidumbre, nada que ver con un riesgo.

Y hay bastantes cosas que desconocemos. En el año 2005 la revista Science recopiló un inventario de una centena de cosas que ignoramos. Transcribo a continuación algunas, vinculadas a preocupantes incertidumbres humanas y sobre el entorno social en general. Es el caso de que cambios genéticos nos hacen únicos, cuales son las bases biológicas de la consciencia, por qué dormimos o soñamos, como se almacena y recupera la memoria, porqué hay períodos críticos para aprender lenguas, cuales son los límites de la computación, cuán lejos podemos ir con el efecto invernadero, cómo responderán los ecosistemas al calentamiento global, cuales son las raíces de la cultura y el lenguaje, o cómo evolucionó la conducta cooperativa.

Las cosas que ignoramos, y que pueden ser causa de graves impactos sociales, cabría suponer que estuviesen detrás de nuestras mayores preocupaciones colectivas. Pero lo cierto es que no suele suceder así. A causa de lo que Daniel Kahneman (2012) refiere como “nuestra excesiva confianza en lo que creemos saber y nuestra aparente incapacidad para reconocer las dimensiones de nuestra ignorancia y la incertidumbre del mundo en que vivimos”. No es un juego de palabras: “ignoramos lo que no conocemos”. Y entonces actuamos con las incertidumbres como si se tratase de riesgos comunes. Una solución sencilla, pero temeraria.

Si esto es cierto en general, lo es aún más para los denominados expertos, para los que el sesgo de no precaución frente a las incertidumbres se concreta en un inapropiado optimismo y arrogancia. Siendo así que no habitúan reconocer la magnitud de su ignorancia ni asumen la incertidumbre de los acontecimientos que intentan predecir, con lo que -como poco- subestiman las probabilidades de no pocas catástrofes. Los expertos tienden a manejar las incertidumbres como si fuesen los riesgos habituales en el mercado de los seguros.

Un ejemplo preocupante lo tenemos en el Foro Económico Mundial que en su informe “Global Risks Report, 2020” detectaba las siguientes amenazas como más probables y muy graves[1]: fenómenos meteorológicos extremos y colapso de ecosistemas en relación al fracaso en la mitigación y adaptación al cambio climático; ciberataques a gran escala con ruptura de infraestructuras y redes de información críticas; alto desempleo estructural o subempleo versus consecuencias adversas de los avances tecnológicos; crisis alimentarias asociadas a fenómenos meteorológicos extremos. Todos ellos asuntos que hunden sus raíces en un capitalismo fósil-nuclear de grandes conglomerados corporativos y bajo una dinámica de crecimiento exponencial abstraída de cualquier límite o precaución.

Y es así como en su reciente informe[2] para la reunión en Davos de este año 2023 utiliza el concepto de riesgo 656 veces mientras que el de incertidumbre lo hace apenas 6 veces. Pero es el caso de que tales amenazas son incertidumbres sociales, no son riesgos asegurables. Porque si bien suscribir un seguro es una forma de comprar tranquilidad, de no estar preocupados ante los riesgos, para las incertidumbres no hay ofertas de seguros (por más que en Davos se confíe en el lobby de los seguros para estabilizar el mundo). Porque sucede que sus probabilidades, aunque se conozcan sus causas, son desconocidas y sus daños potenciales descomunales.

En este caso solo nos puede dar una relativa tranquilidad el principio de precaución. Lo que Kahneman nombra como cultura colectiva para evitar campos minados. Pero ese principio de precaución el Foro Económico Mundial ni lo cita en su informe de “riesgos” globales de este año. Porque para ellos rige la lógica de una sociedad de mercado, no la de una sociedad decente.

Por todo ello sostengo en un reciente ensayo que en los últimos veinticinco años hemos transitado de sociedades del riesgo (Beck, 1994), a un mundo de incertidumbres[3] (Prada, 2020). En el que debiéramos actuar sin arrogancia y con máxima precaución. Por ejemplo siguiendo el criterio de no encender lo que no estés seguro de poder apagar, o no poner en movimiento algo que no estés seguro de poder detener.

Precaución hoy consiste en dotarnos de una estructura democrática de gobernanza mundial (por ejemplo para las emisiones de CO2), salvaguardar la diversidad lingüística y cultural, evitar que la digitalización subordine la alfabetización, una gestión pública y/o partición de los megamonopolios digitales, una gestión colaborativa no comercial (WikipediaEuropeana) de la memoria digital, el control demográfico global y una migración legal compensatoria, o embridar consumismo y PIB (desarrollo sin crecimiento).

Pero también dotarnos de un contrato social multicultural global incluyente, vincular el ritmo de robotización a la reducción de jornada laboral, asumir abandonos tecnológicos selectivos (ejemplo: la nuclear en Alemania), el control de la movilidad territorial de especies aisladas, la moratoria indefinida sobre OGM y sobre patentes de organismos, una reorientación del modelo alimentario a proteínas vegetales (como precaución contra virus y superbacterias) o una gestión social de las nuevas tecnologías (no megatécnica ni tecnocrática). En suma: frente a arrogancia, precaución. Frente a sociedad de mercado, sociedad decente.

Así las cosas, es una buena noticia que en un informe anual de no menos relevancia que el del Foro Económico Mundial se empiece a abrir camino la distinción entre riesgos e incertidumbres. Así en el último Informe sobre Desarrollo Humano de Naciones Unidas, también focalizado sobre las amenazas globales, se refieren 483 veces el concepto de incertidumbre frente a 169 veces el de riesgo[4].

Un buen síntoma para así empezar a definir estrategias de precaución social y dejar de actuar sobre esas situaciones como si fueran riesgos asegurables. Por poner un ejemplo sobre el colapso climático, donde precaución es cesar con nuestras emisiones, mientras que al considerarlo un riesgo hablamos de adaptarnos.

Apenas, eso sí, un primer paso. Porque el concepto de “principio de precaución” brilla por su ausencia en todo el Informe de Naciones Unidas. Singularmente en sus páginas 223-224 tituladas nada menos que “Principios que deben cultivarse para afrontar la incertidumbre”. Con lo que, también en este caso, los expertos de Naciones Unidas no parecen abandonar la lógica de una sociedad de mercado por la que sería necesaria en una sociedad mundial decente.


[1] Nos centramos aquí en las amenazas a medio-largo plazo, no en las que se evalúan como coyunturales para los dos años siguientes.

[2] https://www3.weforum.org/docs/WEF_Global_Risks_Report_2023.pdf

[3] Prada, A. (2020): Caminos de incertidumbre, Catarata, Madrid

[4] https://hdr.undp.org/system/files/documents/global-report-document/hdr2021-22sp1pdf.pdf

Albino Prada Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Santiago de Compostela, profesor de Economía Aplicada en la Universidad de Vigo, fue miembro del Consejo Gallego de Estadística y del Consejo Económico y Social de Galicia; colabora en medios como Luzes, Tempos Novos, Sin Permiso o infoLibre.​ Es miembro del Consejo Científico​ de Attac España. Su último ensayo publicado es “Trabajo y Capital en el siglo XXI” (2022).

En su visita al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, el director de la CIA, William Burs, confirmó que, en algún momento no tan lejano, resultará más difícil conseguir ayuda de Washington para Kiev, ya que ha disminuido el apoyo a Ucrania entre los estadounidenses, y en especial, entre los partidarios del Partido Republicano.

AUDIO DE LA ENTREVISTA DE JAVIER BENITEZ A CARLOS PEREYRA MELE

Zelenski les ‘rompe la chanchita’

Es como si Zelenski hubiera agarrado a todos los lideres occidentales de los tobillos cabeza abajo, y los haya sacudido para que cayera hasta la última moneda de sus bolsillos. Diciéndolo en términos de YouTuber, Zelenski los ha desmonetizado a todos, sin contemplaciones.

Algo que ha quedado constatado con la más reciente visita a Ucrania de William Burns, el director de la CIA, según cita The Washington Post a fuentes familiarizadas con el asunto. El medio informa que en el encuentro que mantuvo Burns con el mandatario ucraniano, tenía previsto hablar sobre los posibles pasos que Rusia daría en las próximas semanas y meses como parte de la operación militar especial.

En este sentido, discutieron sobre por cuánto tiempo podrá Kiev recibir la ayuda militar de Occidente, ya que ha disminuido el apoyo a Ucrania entre los estadounidenses, y en particular, entre los partidarios del Partido Republicano, que quieren reducir los gastos de la asistencia a Kiev tras asumir el control de la Cámara de Representantes.

Confirmado

Así, Burns confirmó que, en algún momento, para Ucrania resultará más difícil conseguir ayuda de EEUU. O sea, Occidente ha roto todas sus chanchitas en nombre de Zelenski, quien está cumpliendo con éxito su campaña de desmonetización de Occidente.

«La visita de Burns a Ucrania […] le ha venido a decir: «el apoyo comienza a caer, el apoyo comienza a reducirse», observa al respecto el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele.

Algo que no es totalmente ilógico, añade el analista, al indicar que toda Europa comienza también a resquebrajarse en el apoyo de poner dinero en un pozo negro, sin fondo, y si saber en qué se están usando muchísimos de esos fondos, que pasan a formar parte de fortunas personales de muchos funcionarios del régimen de Kiev», concluye Carlos Pereyra Mele.

La reciente reunión del Foro Económico Mundial (WEF) constató que la “Geopolítica” obstaculiza el “Gran Reajuste” lanzado en 2017, pero no halló ninguna alternativa.

Por Eduardo J Vior publicado en TELAM el autor autoriza su publicacion en Dossier Geopolitico

El mundo ya no es como Klaus Schwab prometía

Durante toda la semana pasada sesionó en la villa suiza de Davos la 53ª. Reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF, por su nombre en inglés). En esta ocasión, los organizadores del Foro convocaron a unos 2.700 participantes. Casi todos los participantes coincidieron en que la “geopolítica” está fragmentando el mundo que ellos se proponen “mejorar” (sic), pero no encontraron otra solución que la derrota de Rusia en Ucrania, o sea, que para salir de la fractura propusieron profundizarla. La contradicción es sintomática del callejón sin salida en que se encuentra el proyecto globalista ante las nuevas realidades que están cambiando el orden mundial.

Si bien esta vez asistieron 50 Jefes de Estado y de Gobierno, fue llamativa la ausencia de casi todos los mandatarios del G7: sólo concurrieron el Canciller alemán, Olaf Scholz, la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg. El presidente ucraniano Volodimir Zelensky y el exsecretario de Estado norteamericano Henry Kissinger (de 99 años) participaron por vía digital, el primero, incluso, dos veces. No se invitó a representantes de Rusia y sólo acudió una pequeña delegación de China encabezada por el viceprimer ministro Liu He.

Durante las sesiones el fundador y presidente del WEF, Klaus Schwab, repitió una y otra vez que se necesita «cooperación en un mundo fragmentado». La reunión se proponía, precisamente, alcanzar consensos en la caracterización de la situación actual del mundo y acordar estrategias comunes. Aunque su diagnóstico de la «fragmentación» en la que se encuentra actualmente el mundo es sombrío, Schwab sostuvo que «el espíritu de Davos es positivo» y que con el tiempo todos podremos vivir felices en una «economía verde y sostenible». Sin embargo, un informe sobre riesgos encargado por el Foro presentaba ya la semana anterior un panorama problemático: la brecha entre países ricos y pobres podría aumentar y es de temer «la primera regresión del desarrollo humano en décadas». El documento advirtió también sobre guerras económicas, inflación galopante, malestar social, enfrentamientos geoeconómicos y el peligro de guerra nuclear.

Aun sin reconocerlo explícitamente, el Foro concedió que la “globalización” neoliberal unificada se acabó. La metáfora de la “fragmentación” es, en realidad, un recurso para evitar constatar que actualmente compiten dos modelos de universalización: el occidental, con centro único en Estados Unidos, y el euroasiático, que es policéntrico.

En tiempos en que los pueblos del Norte están cansados de descripciones siempre nuevas de las crisis y piden mensajes de esperanza la mayoría de los políticos y empresarios presentes en la villa alpina buscaron infundir optimismo y esperanza. A lo sumo, banqueros centrales como la jefa del BCE, Christine Lagarde, bajaron el optimismo subrayando que la inflación es demasiado alta, es decir, que se prepara a subir aún más los tipos de interés.

El profesor de la Universidad de Harvard Kenneth Rogoff, sin embargo, se mostró más cauto: «2023 será un año muy difícil», dijo, porque 2022 siguió siendo un buen año en cuanto a datos de crecimiento (en torno al 3%), pero es probable que en 2023 se produzca una recesión mundial. En el mejor de los casos estaremos hablando de un crecimiento del 0,1% en Europa.

La guerra en Ucrania estuvo omnipresente en toda la reunión, no sólo con varios actos y su «Casa de Ucrania» en el centro de Davos. Los dirigentes presentes (la administración Biden apenas estuvo representada en Davos) expresaron e invocaron a menudo el compromiso de apoyar al gobierno de Kiev hasta el final. Durante una sesión plenaria, en el podio estaban Larry Fink, Consejero Delegado de Blackrock, David Solomon, Consejero Delegado de Goldman Sachs, Chrystia Freeland, Ministra de Finanzas de Canadá (que solía trabajar como periodista en Ucrania) y Boris Johnson, exprimer ministro de Gran Bretaña. Johnson convocó a armar aún más aUcrania: «¡Dénles los tanques! Van a ganar, tenemos que ayudarles a ganar lo antes posible», arengó.

Las intervenciones de Larry Fink y David Solomon, en tanto, dieron un fuerte indicio de quiénes están detrás de la continuación de la guerra en Ucrania. Goldman Sachs y Blackrock trabajan en alianza con multimillonarios como el australiano Andrew Forrest, en un plan de reconstrucción para Ucrania. En el pasado otoño boreal Goldman Sachs envió a sus propios asesores a la capital ucraniana, Larry Fink, por su parte, acordó con Zelensky a finales de año que tras el fin de la guerra Blackrock apoyaría y asesoraría a Ucrania en materia de inversiones. «Crearemos una nueva Ucrania», afirmó Fink, que cifró el costo de la reconstrucción en 750.000 millones de dólares. «Ucrania se inundará de capital». El país podría convertirse en «un faro de esperanza», afirmó. Ya desde antes, más intensamente desde el comienzo de la guerra, Ucrania ha estado pagando la “ayuda” financiera occidental entregando tierras. Cientos de miles de hectáreas han sido privatizadas por esta vía. Es lógico, por consiguiente, que los fondos de inversión quieran capitalizar su nueva riqueza.

En Davos también se debaten y describen cada año las grandes tendencias y transformaciones tecnológicas, ya sea la Industria 4.0, la Inteligencia Artificial o los ordenadores cuánticos cuyo impacto potencial en un futuro lejano fue bastante discutido. Pero esta vez el ambiente era diferente, porque muchos en la industria tecnológica han caído en el duro suelo de sus balances. Mientras los ejecutivos discutían en Suiza, Microsoft despedía a 10.000 personas y el conjunto de la industria tecnológica californiana despidió en los últimos días a unos 50.000 empleados.

Desde su inicio en 1970 el encuentro anual de la elite política y empresaria globalista se dedicó a planificar el mundo con dos supuestos: el crecimiento de la población y el cambio climático ponen un límite infranqueable a la difusión del bienestar entre toda la humanidad. Esta limitación choca con la aspiración humana al aumento constante del bienestar para sí y para las generaciones venideras. Se elevan, entonces, reclamos de distribución y participación que los sistemas políticos no pueden satisfacer. Por lo tanto, concluyen los analistas del WEF, sólo una elite científica y tecnocrática puede administrar mundialmente los recursos escasos, regular la distribución desigual del bienestar y desalentar las expectativas de mejora del bienestar. A la instauración de este sistema se ha dedicado su trabajo desde hace cinco décadas. Ahora, empero, han descubierto que la «geopolítica» está centrada de nuevo en Eurasia, como lo ha estado durante la mayor parte de la historia, y están perplejos.

En su libro The Great Reset (El Gran Reajuste), publicado en 2017, Klaus Schwab esbozaba la distopía de un mundo gobernado por una elite científica y tecnocrática que lideraría la transición hacia el “transhumanismo”, el gobierno de la inteligencia artificial, la economía verde, el predominio de la robótica y el progresivo fin del trabajo humano. El comienzo de la actual guerra mundial, la crisis sistémica y el fin del mundo unipolar posterior a la Guerra Fría invalidaron su proyecto. Occidente todavía no encontró otro que lo suplante. Mientras tanto, sólo le queda el discurso de la guerra, hasta que la realidad le demuestre que ése tampoco sirve.

Fuente TELAM https://www.telam.com.ar/notas/202301/617901-foro-economico-mundial-analisis.html

Guerra ruso-ucraniana: la bomba de sangre mundial. Poco a poco, y luego de repente

por Big Serge

Desde la sorpresiva decisión de Rusia de retirarse voluntariamente de Cisjordania Kherson en la primera semana de noviembre, ha habido pocos cambios dramáticos en las líneas del frente en Ucrania. En parte, esto refleja el clima predecible de fines de otoño en Europa del Este, que deja los campos de batalla inundados y obstruidos con lodo e inhibe en gran medida la movilidad. Durante cientos de años, noviembre ha sido un mal mes para intentar mover ejércitos a una distancia significativa y, como un reloj, comenzamos a ver videos de vehículos atrapados en el barro en Ucrania.

Sin embargo, el regreso de la guerra de posiciones estática también refleja el efecto sinérgico del aumento del agotamiento ucraniano junto con el compromiso ruso de desgastar y despojar pacientemente de la capacidad de combate remanente a Ucrania. Han encontrado un lugar ideal para lograrlo en el Donbas.

Gradualmente se ha hecho evidente que Rusia está comprometida con una guerra de desgaste de posiciones, ya que esto maximiza la asimetría de su ventaja en los fuegos a distancia. Hay una degradación en curso de la capacidad de guerra de Ucrania que está permitiendo que Rusia mantenga pacientemente el ritmo actual, mientras organiza sus fuerzas recién movilizadas para la acción ofensiva en el próximo año, preparando el escenario para pérdidas ucranianas en cascada e insostenibles.

En la novela de Ernest Hemingway, «The Sun Also Rises», se le pregunta a un personaje anteriormente rico, ahora con mala suerte, cómo se le declaró en bancarrota. “De dos maneras”, responde, “poco a poco y luego de repente”. Algún día podemos preguntar cómo Ucrania perdió la guerra y recibir la misma respuesta.

Redux de Verdún

Es seguro decir que los medios del régimen occidental han establecido un estándar muy bajo para informar sobre la guerra en Ucrania, dada la medida en que la narrativa principal está desconectada de la realidad. Incluso teniendo en cuenta estos bajos estándares, la forma en que se presenta a la población la batalla en curso en Bakhmut es verdaderamente ridícula. El eje de Bajmut se está presentando ante las audiencias occidentales como una síntesis perfecta de todos los tropos del fracaso ruso: en pocas palabras, Rusia está sufriendo horribles bajas mientras lucha por capturar una pequeña ciudad con una importancia operativa insignificante. Los funcionarios británicos, en particular, han insistido mucho en las últimas semanas en que Bakhmut tiene poco o ningún valor operativo.

La verdad es literalmente lo contrario de esta historia: Bakhmut es una posición clave desde el punto de vista operativo en la defensa ucraniana y Rusia la ha transformado en un pozo de muerte que obliga a los ucranianos a sacrificar cantidades exorbitantes de hombres para mantener la posición tanto tiempo como les sea posible.  De hecho, la insistencia en que Bakhmut no es significativa desde el punto de vista operativo es un insulto para la audiencia, tanto porque un vistazo rápido a un mapa muestra, claramente, que se encuentra en el corazón de la red de carreteras regionales, como porque Ucrania ha arrojado una gran cantidad de sus unidades a esa red.

Demos un paso atrás y consideremos a Bajmut en el contexto de la posición general de Ucrania en el este. Ucrania comenzó la guerra con cuatro líneas defensivas operables en el Donbas, construidas durante los últimos 8 años como parte integral de la guerra a fuego lento con el LNR (1) y el DNR (2), pero también como preparación para una posible guerra con Rusia. Estas líneas se estructuraron en torno a aglomeraciones urbanas con enlaces por carretera y ferrocarril entre sí, y se pueden enumerar a grandes rasgos de la siguiente manera:

Líneas defensivas de Ucrania en el este (mapa hecho por mí)

El Donbas es un lugar particularmente acogedor para construir formidables defensas. Está muy urbanizado e industrializado (Donetsk era el oblast más urbano de Ucrania antes de 2014, con más del 90% de la población viviendo en áreas urbanas), con ciudades y pueblos dominados por los típicos edificios soviéticos robustos, junto con prolíficos complejos industriales. Ucrania ha pasado gran parte de la última década mejorando estas posiciones y los asentamientos de primera línea están plagados de trincheras y posiciones de tiro que son claramente visibles en las imágenes de satélite. Un video reciente del eje Avdiivka demuestra la extensión de las fortificaciones ucranianas.

Entonces, repasemos el estado de estos cinturones defensivos. El primer cinturón, que iba aproximadamente desde Severodonetsk y Lysychansk hasta Popasna, fue roto en el verano por las fuerzas rusas. Rusia logró un gran avance en Popasna y pudo comenzar la acumulación completa de esta línea, con la caída de Lysychansk a principios de julio.

En este punto, la línea del frente se asienta directamente sobre lo que he etiquetado como los cinturones defensivos ucranianos segundo y tercero, y ambos cinturones ahora están sangrando mucho.

La captura de Soledar por las fuerzas de Wagner ha roto la conexión entre Bakhmut y Siversk, mientras que alrededor de Donetsk, el suburbio fuertemente fortificado de Marinka ha sido casi completamente despejado de tropas ucranianas y la infame posición clave ucraniana en Avdiivka (el lugar desde el que bombardean población civil de la ciudad de Donetsk) está siendo flanqueada desde ambas direcciones.

La línea del frente alrededor de Avdiivka (mapa cortesía de MilitaryLand)

Estas posiciones son absolutamente críticas para que Ucrania se mantenga. La pérdida de Bakhmut significará el colapso de la última línea defensiva que se interpone en el camino de Slavyansk y Kramatorsk, lo que significa que la posición oriental de Ucrania se contraerá rápidamente a su cuarto (y más débil) cinturón defensivo.

La aglomeración de Slavyansk es una posición mucho peor que los otros cinturones para que Ucrania la defienda, por varias razones. En primer lugar, como el cinturón más al oeste (y, por lo tanto, el más alejado de las líneas de inicio de febrero de 2022), es el cinturón menos mejorado y menos fortificado de ellos. En segundo lugar, muchas de las, digamos, «buenas cosas» alrededor de Slavyansk están al este de la ciudad, incluidos los terrenos elevados dominantes y las principales autopistas.

Todo esto para decir que Ucrania ha estado muy ansiosa por mantener la línea de Bakhmut, ya que esta es una posición muy factible para mantener y, en consecuencia, ha estado vertiendo unidades en ese sector. Los niveles absurdos de compromiso de la fuerza ucraniana en esta área han sido bien señalados, pero solo como un repaso rápido, las fuentes ucranianas disponibles públicamente ubican al menos 34 brigadas o unidades equivalentes que se han desplegado en el área de Bakhmut. Muchos de éstas se desplegaron hace meses y ya están destrozadas durante todo el transcurso de la batalla en curso, lo que esto representa es un compromiso asombroso.

Unidades ucranianas alrededor de Bakhmut (mapa cortesía de MilitaryLand)

Las fuerzas rusas, principalmente las unidades de la CMP Wagner han estado derrumbando de forma lenta pero segura este bastión ucraniano haciendo un uso amplio  de la artillería. En noviembre, el ahora exasesor de Zelensky, Oleksiy Arestovych, admitió que la artillería rusa en el eje de Bakhmut disfrutaba de una ventaja de aproximadamente 9 a 1, lo que está convirtiendo a Bakhmut en un pozo de muerte.

La batalla se presenta en el oeste como una en la que los rusos, generalmente estereotipados como soldados convictos empleados por Wagner, lanzan asaltos frontales a las defensas ucranianas y sufren horribles bajas al intentar abrumar la defensa con sólo la ventaja numérica. Lo contrario está mucho más cerca de la verdad. Rusia avanza lentamente porque allana las defensas ucranianas con artillería y luego avanza con cautela hacia estas defensas pulverizadas.

Mientras tanto, Ucrania continúa canalizando unidades para rellenar más o menos las trincheras con nuevos defensores. Un artículo del «Wall Street Journal» sobre la batalla, al tratar de presentar una historia de incompetencia rusa, incluyó accidentalmente una admisión de un comandante ucraniano en el terreno que dijo: “Hasta ahora, el tipo de cambio de intercambiar nuestras vidas por las de ellos favorece a los rusos. Si esto continúa así, podríamos quedarnos sin nada”.

Las comparaciones se han hecho generosamente (y no puedo atribuirme el mérito de ellas) con una de las batallas más infames de la Primera Guerra Mundial: la sangrienta catástrofe de Verdún. Si bien no se debe exagerar el valor predictivo de la historia militar (en el sentido de que un conocimiento profundo de la 1ra GM no permite predecir eventos en Ucrania), soy, sin embargo, un gran admirador de la historia como analogía y el esquema alemán en Verdun es una analogía útil de lo que está sucediendo en Bakhmut.

La batalla de Verdún fue concebida por el alto mando alemán como una forma de paralizar al ejército francés atrayéndolo a una picadora de carne preconfigurada. La idea era atacar y apoderarse de terrenos defensivos cruciales, terrenos tan importantes que Francia se vería obligada a contraatacar e intentar recuperarlos. Los alemanes esperaban que Francia comprometiera sus reservas estratégicas en este contraataque para poder destruirlas. Si bien Verdun no logró socavar por completo el poder de combate francés, se convirtió en una de las batallas más sangrientas de la historia mundial. Una moneda alemana que conmemoraba la batalla mostraba un esqueleto bombeando sangre fuera de la tierra, una metáfora visual escalofriante pero acertada.

Medalla de Verdun

De hecho, algo similar ha ocurrido en Bakhmut, en el sentido de que Rusia está presionando en uno de los puntos más sensibles en la línea del frente, atrayendo unidades ucranianas para matarlas. Hace unos meses, inmediatamente después de la retirada de Rusia de la orilla occidental de Kherson, los ucranianos hablaron con entusiasmo de continuar sus esfuerzos ofensivos con un ataque hacia el sur en Zaparozhia para cortar el puente terrestre a Crimea, junto con esfuerzos continuos para penetrar en el norte de Lugansk. En cambio, las fuerzas de ambos ejes se han redirigido a Bakhmut, hasta el punto en que este eje está drenando activamente la fuerza de combate ucraniana en otras áreas. Fuentes ucranianas, anteriormente llenas de optimismo, ahora están de acuerdo inequívocamente en que no habrá ofensivas ucranianas en el futuro cercano. Mientras hablamos, Ucrania continúa canalizando fuerzas hacia el eje de Bakhmut.

En este momento, la posición de Ucrania alrededor de Bakhmut se ha deteriorado gravemente, con las fuerzas rusas (principalmente infantería Wagner apoyada por la artillería del ejército ruso) haciendo progresos sustanciales en ambos flancos de la ciudad. En el flanco norte, la captura de Soledar empujó a las líneas rusas a una distancia muy corta de las carreteras norte-sur, mientras que la captura casi simultánea de Klishchiivka en el flanco sur ha impulsado las líneas del frente tras los pasos de Chasiv Yar (firmemente en la retaguardia operativa de Bakhmut).

La línea de contacto alrededor de Bakhmut, 20 de enero de 2023 (Mapa hecho por mí)

En este momento, los ucranianos no están rodeados, pero es fácilmente perceptible el avance continuo de las posiciones rusas cada vez más cerca de las rutas restantes. En este momento, las fuerzas rusas tienen posiciones dentro de los cinco Km de todas ellas. Aún más importante, Rusia ahora controla el terreno elevado tanto al norte como al sur de Bakhmut (la ciudad en sí se encuentra en una depresión rodeada de colinas), lo que le da a Rusia control de fuego sobre gran parte del espacio de batalla.

Actualmente estoy anticipando que Rusia despejará la línea defensiva Bakhmut-Siversk a fines de marzo. Mientras tanto, la eliminación de las fuerzas ucranianas en otros ejes plantea la posibilidad de ofensivas rusas decisivas en otros lugares.

Por el momento, el frente consta aproximadamente de cuatro ejes principales (el plural de eje, no de la ofensiva correspondeinte), con aglomeraciones urbanas con tropas ucranianas importantes. Estos consisten, de norte a sur, en el eje Zaporozhia, Donetsk, Bakhmut y Svatove (ver mapa a continuación). El esfuerzo por reforzar el sector de Bakhmut ha diluido, notablemente, la fuerza ucraniana en estos otros ejes. En el frente de Zaporozhia, por ejemplo, hay potencialmente tan solo cinco brigadas ucranianas en la línea en este momento.

Por ahora, la mayor parte del poder de combate ruso no está comprometido y tanto las fuentes occidentales como las ucranianas están (con retraso) cada vez más alarmadas por la perspectiva de una ofensiva rusa en las próximas semanas. Actualmente, toda la posición ucraniana en el este es vulnerable porque es, en efecto, un saliente enorme, vulnerable al ataque desde tres direcciones.

Dos objetivos de profundidad operacional, en particular, tienen el potencial de destrozar la logística y el sostenimiento de Ucrania. Estos son, respectivamente, Izyum en el norte y Pavlograd en el sur. Un avance ruso por la orilla occidental del río Oskil hacia Izyum amenazaría, simultáneamente, con cortar y destruir la agrupación ucraniana en el eje Svatove (S en el mapa) y cortar la vital autopista M03 desde Kharkov. Llegar a Pavlograd; por otro lado, aislaría por completo a las fuerzas ucranianas alrededor de Donetsk y cortaría gran parte del tránsito de Ucrania a través del Dniéper.

El Plan Big Serge (Mapa hecho por mí)

En este momento, tanto Izyum como Pavlograd están aproximadamente a 100 Km de las líneas de inicio de una posible ofensiva rusa y, por lo tanto, ofrecen una combinación muy tentadora; ya que son significativas desde el punto de vista operativo y estan a un alcance relativamente manejable. A partir de ayer, comenzamos a ver avances rusos en el eje Zaporozhia. Si bien estos consisten, en este momento, principalmente en reconocimientos en fuerza que avanzan hacia la «zona gris» (ese ambiguo frente intersticial), el Minsiterio de Defensa Ruso afirmó que se tomaron varios asentamientos, lo que podría presagiar un impulso ofensivo genuino en esta dirección. La clave sería un asalto ruso a Orikhiv, que es una ciudad grande con una guarnición ucraniana importante. Un ataque ruso aquí indicaría que algo más que un ataque de sondeo está en marcha.

A veces es difícil analizar la diferencia entre lo que predecimos que sucederá y lo que queremos que suceda. Esto, sin duda, es lo que elegiría si estuviera a cargo de la planificación rusa: un avance hacia el sur a lo largo de la orilla oeste del río Oskil en el eje Kupyansk-Izyum y un ataque simultáneo hacia el norte pasando Zaporozhia hacia Pavlograd. En este caso, creo que simplemente proyectar Zaporozhia a corto plazo es preferible a empantanarse en una batalla urbana allí.

Si Rusia, realmente, intentará esto, no lo sabemos. La seguridad operativa rusa es mucho mejor que la de Ucrania o sus fuerzas delegadas (los Wagner y las milicias de Luhansk y de Donetsk), por lo que sabemos mucho menos sobre los despliegues de Rusia que sobre los de Ucrania. Independientemente, sabemos que Rusia disfruta de una fuerte preponderancia en el poder de combate y que hay objetivos operativos jugosos dentro del alcance.

Por favor señor, quiero un poco más

A vista de pájaro, este conflicto revela una fascinante metaestructura de la guerra. En la sección anterior, abogo por una visión del frente estructurado alrededor de Rusia rompiendo progresivamente los cinturones defensivos ucranianos en forma secuencial. Creo que un tipo similar de estructura narrativa progresiva se aplica al aspecto de generación de fuerza de esta guerra, con Rusia destruyendo en secuencia a los ejércitos ucranianos.

Permítanme ser un poco más concreto. Si bien el ejército ucraniano existe, al menos parcialmente, como una institución continua, su poder de combate ha sido destruido y reconstruido varias veces gracias a la asistencia occidental. Se pueden identificar múltiples fases, ciclos de vida, por así decirlo:

  • En los primeros meses de la guerra, el ejército ucraniano existente fue eliminado en su mayoría. Los rusos destruyeron gran parte de los suministros autóctonos de armamento pesado de Ucrania y destrozaron a muchos cuadros en el núcleo del ejército profesional de Ucrania.
  • A raíz de esta destrucción inicial, la fuerza de combate ucraniana se reforzó mediante la transferencia de, prácticamente, todo el viejo armamento soviético en las reservas de los países del antiguo Pacto de Varsovia. Se transfirieron vehículos y municiones soviéticas, compatibles con las capacidades ucranianas existentes, de países como Polonia y la República Checa y se completó en su mayoría a fines de la primavera de 2022. A principios de junio, por ejemplo, fuentes occidentales admitieron que las reservas soviéticas se agotaron. 
  • Con las reservas del Pacto de Varsovia agotadas, la OTAN comenzó a reemplazar las capacidades ucranianas destruidas con equivalentes occidentales en un proceso que comenzó durante el verano. De particular interés fueron obuses como el estadounidense M777 y el francés Caesar.

Rusia ha luchado, esencialmente, contra múltiples interacciones del ejército ucraniano: destruyó la fuerza de antes de la guerra en los primeros meses, luego combatió unidades que se recargaron con las reservas del Pacto de Varsovia y ahora está degradando una fuerza que depende en gran medida de los sistemas occidentales.

Esto condujo a la ahora famosa entrevista del general Zaluzhny con «The Economist» en la que pidió muchos cientos de tanques, vehículos de combate de infantería y piezas de artillería. En efecto, pidió otro ejército más, ya que los rusos parecen seguir destruyendo los que tiene.

Quiero señalar algunas áreas particulares donde las capacidades de Ucrania están, claramente, degradadas más allá de los niveles aceptables y observar cómo esto se relaciona con el esfuerzo de la OTAN para sostener el esfuerzo bélico de Ucrania.

Primero, artillería.

Rusia ha estado priorizando la acción de contrabatería durante muchas semanas y parece estar teniendo un gran éxito cazando y destruyendo la artillería ucraniana.

Parece que esto coincide, parcialmente, con el despliegue de nuevos sistemas de detección de contrabatería de una nueva “Penicilina”. Esta es una nueva herramienta bastante ordenada en el arsenal ruso. La guerra de contrabatería, generalmente, consiste en un juego peligroso de armas y de sistemas de radar. El radar de contrabatería tiene la tarea de detectar y ubicar las armas del enemigo, para que puedan ser destruidas por los propios tubos; el juego es más o menos análogo a los equipos enemigos de francotiradores (la artillería) y observadores (el radar) que intentan cazarse entre sí y de, por supuesto, tiene sentido disparar también a los sistemas de radar del otro lado, para cegarlos, por así decirlo.

El sistema de penicilina ofrece nuevas y potentes capacidades para la campaña de contrabatería de Rusia porque detecta las baterías de artillería enemigas no con radar, sino con localización acústica. Envía un boom de escucha que, en coordinación con algunos componentes terrestres, puede localizar las armas enemigas a través de la detección sísmica y acústica. La ventaja de este sistema es que, a diferencia de un radar de contrabatería, que emite ondas de radio que revelan su posición, el sistema de penicilina es pasivo: simplemente se queda quieto y escucha, lo que significa que no ofrece una manera fácil de ser localizado por el enemigo. Como resultado, en la guerra de contrabatería, Ucrania actualmente carece de una buena manera de cegar (o más bien, ensordecer) a los rusos. Además, las habilidades de la contrabatería rusa se han incrementado mediante un mayor uso del dron Lancet contra armas pesadas.

Todo esto es para decir que Rusia ha estado destruyendo bastante artillería ucraniana últimamente. el Ministerio de Defensa de Rusia ha insistido en destacar el éxito de los fuegos de contrabatería. Ahora, sé que en este punto se puede pensar, «¿por qué confiarías en el Ministerio de Defensa ruso?» Para ser justos: confiemos pero verifiquemos.

El 20 de enero, la OTAN convocó una reunión en la base aérea de Ramstein en Alemania, en el contexto de un nuevo paquete masivo de ayuda que se estaba preparando para Ucrania. Este paquete de ayuda contiene, he aquí, una enorme cantidad de piezas de artillería. Según mis cálculos, la ayuda anunciada esta semana incluye casi 200 tubos de artillería. Múltiples países, incluidos Dinamarca y Estonia, están enviando a Ucrania literalmente todos sus obuses. Llámenme loco, pero dudo seriamente que varios países decidan espontáneamente, exactamente al mismo tiempo, enviar a Ucrania todo su inventario de piezas de artillería si Ucrania no enfrentara niveles críticos de pérdidas de artillería.

Además, los Estados Unidos ha tomado nuevas medidas y sin precedentes para suministrar proyectiles a Ucrania. Solo la semana pasada, se sumergieron en sus reservas en Israel y Corea del Sur, en medio de informes de que las existencias estadounidenses están tan agotadas que tardarán más de una década en reponerse.

Revisemos la evidencia aquí y veamos si podemos llegar a una conclusión razonable:

  1. Los oficiales ucranianos admiten que su artillería está superada por 9 a 1 en sectores críticos del frente.
  2. Rusia despliega un sistema de contrabatería de última generación y un mayor número de drones Lancet.
  3. El Ministerio de Defensa ruso afirma que han estado cazando y destruyendo grandes cantidades de sistemas de artillería ucranianos.
  4. La OTAN se ha apresurado a armar un paquete masivo de sistemas de artillería para Ucrania.
  5. Estados Unidos está asaltando reservas críticas desplegadas hacia adelante para suministrar proyectiles a Ucrania.

Personalmente, creo que es razonable, dado todo esto, suponer que el brazo de artillería de Ucrania se ha hecho añicos en gran medida y que la OTAN está intentando reconstruirlo una vez más.

Mi reino por un tanque (3)

El principal punto de discusión en las últimas semanas ha sido si la OTAN entregará o no tanques a Ucrania. Zaluzhny insinuó un parque de tanques ucraniano gravemente agotado en su entrevista con «The Economist», en la que abogó por cientos de ellos. La OTAN ha intentado proporcionar una solución provisional al proporcionar a Ucrania varios vehículos blindados como el Bradley IFV y el Stryker, que restablecen algo de movilidad; pero debemos decir, inequívocamente, que estos no son sustitutos para un tanque y se quedan cortos, tanto en protección como en potencia de fuego. Intentar usar Bradleys, por ejemplo, en el papel de un tanque no va a funcionar.

Hasta el momento, parece que Ucrania va a recibir un pequeño puñado de tanques Challenger de Gran Bretaña, pero también se habla de donar Leopards (de fabricación alemana), Abrams (estadounidense) y Leclercs (francés). Como de costumbre, el impacto en el campo de batalla de los tanques a recibir por Ucrania está siendo exagerado (tanto por los cómplices ucranianos como por los pesimistas rusos) y subestimado (por los triunfalistas rusos). Sugiero un término medio.

La cantidad de tanques que se pueden entregar razonablemente a Ucrania es relativamente baja, simplemente debido a la carga de entrenamiento y de mantenimiento. Todos estos tanques usan diferentes municiones, piezas especiales y requieren entrenamiento especializado. No son el tipo de sistemas que simplemente pueden ser sacados del lote y llevados directamente al combate por una tripulación no entrenada. La solución ideal para Ucrania sería recibir solo Leopard A24, ya que estos podrían estar disponibles en cantidades decentes (quizás un par de cientos) y al menos estarían estandarizados.

También debemos tener en cuenta, por supuesto, que estos tanques occidentales probablemente no cambien las reglas del juego en el campo de batalla. El Leopard ya mostró sus limitaciones en Siria bajo operación turca. Tenga en cuenta la siguiente cita de este artículo de 2018:

“Dado que los tanques son ampliamente operados por miembros de la OTAN, incluidos Canadá, los Países Bajos, Dinamarca, Grecia y Noruega, es particularmente vergonzoso verlos destruidos tan fácilmente por terroristas sirios cuando se espera que igualen al ejército ruso”.

En última instancia, el Leopard es un tanque bastante normal diseñado en la década de 1970 superado por el T-90 ruso. No es un equipo malo, pero no es un terror en el campo de batalla. Sufrirán pérdidas y se desgastarán al igual que el parque de tanques de Ucrania antes de la guerra. Sin embargo, eso no cambia el hecho de que un ejército ucraniano con unas pocas compañías de Leopards será más potente que sin ellos.

Creo que es justo decir que las siguientes tres afirmaciones son todas ciertas:

  1. Recibir una mezcla de tanques occidentales creará una carga difícil de entrenamiento, mantenimiento y sostenimiento para Ucrania.
  2. Los tanques occidentales como el Leopard tienen un valor de combate limitado y serán destruidos como cualquier otro tanque.
  3. Los tanques occidentales aumentarán el poder de combate del ejército ucraniano mientras estén funcionando. 

Ahora, dicho esto, en este momento no parece que la OTAN quiera darle a Ucrania los tanques. Al principio, se sugirió que los tanques almacenados podrían ser desempolvados y entregados a Kiev, pero el fabricante ha declarado que estos vehículos no están en condiciones de funcionar y que no estarían listos para el combate hasta 2024. Eso deja solo la posibilidad de sumergirse, directamente, en los propios parques de tanques de la OTAN, que hasta ahora son reticentes a entregar.

¿Por qué? Mi sugerencia sería, simplemente, que la OTAN no crea en una victoria de Ucrania. Ucrania ni siquiera puede soñar con desalojar a Rusia de su posición sin una fuerza de tanques adecuada, por lo que la reticencia a entregar los tanques sugiere que la OTAN piensa que esto es solo un sueño de todos modos. En cambio, continúan priorizando el armamento que sostiene la capacidad de Ucrania para luchar contra una defensa estática (de ahí, los cientos de piezas de artillería) sin permitirse fantasías sobre un gran avance blindado ucraniano en Crimea.

Sin embargo, dada la intensa fiebre bélica que se ha acumulado en Occidente, es posible que el impulso político nos imponga la elección. Es posible que hayamos llegado al punto en que la cola mueve al perro, que la OTAN esté atrapada en su propia retórica de apoyo inequívoco hasta que Ucrania obtenga una victoria total y que aún podamos ver los Leopard 2A4 ardiendo en la estepa.

Resumen: La muerte de un Estado

El ejército de Ucrania está, extremadamente, degradado y habiendo sufrido pérdidas exorbitantes tanto en hombres como en armamento pesado. Creo que los muertos en combate ucranianos se acercan a los 150.000 en este momento y está claro que sus inventarios de tubos de artillería, proyectiles y vehículos blindados están prácticamente agotados.

Espero que la línea defensiva Bakhmut-Siversk se despeje antes de abril, después de lo cual Rusia avanzará hacia el cinturón defensivo final (y más débil) alrededor de Slavyansk. Mientras tanto, Rusia tiene un importante poder de combate en reserva, que puede usarse para reabrir el frente norte en la orilla occidental del Oskil y reiniciar las operaciones ofensivas en Zaporozhia, poniendo la logística ucraniana en peligro crítico.

Esta guerra se librará hasta su conclusión en el campo de batalla y terminará con una decisión favorable para Rusia.

Cola: una nota sobre los golpes

Siéntase libre de ignorar este segmento, ya que es un poco más nebuloso y no está relacionado concretamente con eventos en Ucrania o en Rusia.

Hemos visto muchos rumores divertidos sobre golpes de estado en ambos países: Putin tiene cáncer en el pie y su gobierno colapsará, Zelensky será reemplazado por Zaluzhny y así sucesivamente. Patriotas al mando y todas esas cosas buenas.

En cualquier caso, pensé que generalmente escribiría sobre por qué los golpes y las revoluciones nunca parecen conducir a regímenes democráticos agradables y tiernos, sino que casi siempre conducen a que el control político pase a los servicios militares y de seguridad.

La respuesta, se podría pensar, es simplemente que estos hombres tienen las armas y el poder para acceder a las salas importantes donde se toman las decisiones, pero no es solo eso. También, se relaciona con un concepto en la teoría de juegos llamada los puntos de Schelling.

Un punto de Schelling (llamado así por el caballero que introdujo el concepto, un economista llamado Thomas Schelling) se refiere a la solución que eligen las partes en un estado de incertidumbre y sin capacidad de comunicación. Uno de los ejemplos clásicos para ilustrar el concepto es un juego de coordinación. Suponga que a usted y a otra persona se les muestran cuatro cuadrados, tres azules y uno rojo. Se le pide a cada uno que elija un cuadrado. Si ambos seleccionan el mismo cuadrado, reciben un premio monetario, pero no pueden hablar entre ellos sobre sus elecciones. ¿Cómo eligir? Bueno, la mayoría de las personas eligen racionalmente el cuadrado rojo, simplemente porque llama la atención, se destaca y, por lo tanto, supones que tu pareja también elegirá este cuadrado. El cuadrado rojo no es mejor, per se, es simplemente obvio.

En un estado de agitación política o incluso de anarquía, el sistema trabaja hacia los puntos de Schelling: figuras e instituciones obvias que irradian autoridad y, por lo tanto, son la elección conspicua para asumir el poder y dar órdenes.

Todo esto es para decir que, en caso de golpe o colapso del Estado, los nuevos gobiernos prácticamente nunca se forman sui generis: siempre surgen de instituciones y jerarquías preexistentes. ¿Por qué, cuando cayó la Unión Soviética, la autoridad política pasó a manos de las Repúblicas? Porque estas Repúblicas eran puntos de Schelling, ramas a las que uno puede agarrarse para estar seguro en un río caótico.

Simplemente digo esto porque estoy cansado de historias fantasmagóricas sobre la liquidación del régimen en Rusia e incluso sobre su  disolución territorial. La caída del gobierno de Putin no conducirá ni puede conducir a un régimen favorable al occidental adyacente, porque no hay instituciones de poder real en Rusia que estén así dispuestas. El poder recaería en los servicios de seguridad, porque son puntos Schelling, y ahí es donde va el poder.

Traducción y notas: Carlos Pissolito

Notas:

(1) República Democrática de Luhansk. 

(2) República Democrática de Donetsk 

(3) El texto original usa la expresión: «Main Batlle Tank» (MBT por sus siglas en inglés) y que designa a un tanque pesado (+ de 40 ton) que cumple la función de maniobra y de fuego directo protegido por blindaje en muchos ejércitos modernos. La que no es, comúnmente, utilizada entre nosotros, por lo que la hemos reemplazado por la palabra tanque.

Publicado en Espacio Estrategico https://espacioestrategico.blogspot.com/2023/01/guerra-ruso-ucraniana-la-bomba-de.html

Fuente original en Ingles: Big Serge Thought https://bigserge.substack.com/p/russo-ukrainian-war-the-world-blood?utm_source=post-email-title&publication_id=1068853&post_id=89425441&isFreemail=true&utm_medium=email

«CUANDO LAS PERIFERIAS EMPIEZAN A MARCAR EL RUMBO DEL GLOBO»

UNIVERSIDAD NACIONAL DE CAJAMARCA; ESPACIO DE REFLEXIÓN CRITICA Y ESTRATÉGICA PROYECTO PATRIA (PERÚ), Y LA CADENA INTERNACIONAL DE TELEVISIÓN ASIA-TV (ARGENTINA), LE ESTÁN INVITANDO A LA VIGÉSIMO SEXTA CONFERENCIA DEL PRIMER CICLO SOBRE GEOPOLÍTICA 2022-2023

MIRANDO LA GEOPOLÍTICA MUNDIAL DEL SIGLO XXI

DISERTANTE: Lic. Carlos Alberto Pereyra Mele; destacado politólogo y analista geopolítico, Director del prestigioso e internacionalmente reconocido tanque de pensamiento sudamericano, Dossier Geopolítico (Argentina). Asiduo invitado como disertante por la Escuela Superior de Guerra de Ejercito del Perú (ESGE).