Con una triple palmada de Rusia-China-Irán en la hegemonía, ahora tenemos un nuevo tablero de ajedrez geopolítico.

Por Pepe Escobar Asia Times

Pasaron 18 años después de que Shock and Awe se desatara en Irak para que el Hegemón se sintiera impactado y atemorizado sin piedad por un uno-dos diplomático entre Rusia y China virtualmente simultáneo.

No se puede enfatizar lo suficiente cómo este es un momento real que cambia el juego; la geopolítica del siglo XXI nunca será lo mismo otra vez.

Sin embargo, fue el Hegemón quien primero cruzó el Rubicón diplomático. Los manipuladores detrás del holograma Joe “Haré lo que quieras que haga, Nance”, había susurrado Biden en su auricular para calificar al presidente ruso Vladimir Putin como un “asesino” sin alma en medio de una entrevista de softbol.

Ni siquiera en el apogeo de la Guerra Fría las superpotencias recurrieron a ataques ad hominem. El resultado de un error tan asombroso fue el regimiento de prácticamente toda la población rusa detrás de Putin, porque eso se percibió como un ataque contra el estado ruso.

Luego vino la respuesta fría, calmada, serena y bastante diplomática de Putin, que debe meditarse cuidadosamente. Estas palabras afiladas como una daga son posiblemente los cinco minutos más devastadores y poderosos en la historia de las relaciones internacionales posteriores a la verdad.

En Para Leviathan, hace tanto frío en Alaska , pronosticamos lo que podría suceder en la cumbre 2 + 2 entre Estados Unidos y China en un hotel destartalado en Anchorage, con tazones baratos de fideos instantáneos como bono adicional.

El protocolo diplomático milenario de China establece que las discusiones comienzan en torno a un terreno común, que luego se ensalza como más importante que los desacuerdos entre las partes negociadoras. Ese es el núcleo del concepto de “no perder la cara”. Solo después de las partes discuten sus diferencias.

Sin embargo, era totalmente predecible que un grupo de estadounidenses aficionados, sin tacto y desorientados rompiera esas reglas diplomáticas básicas para mostrar “fuerza” a su público local, destilando la proverbial letanía en Taiwán, Hong Kong, el Mar de China Meridional, el ” genocidio “de los uigures. 

Oh querido. No hubo un solo hackeo del Departamento de Estado con un conocimiento mínimo del este de Asia para advertir a los aficionados que no se meta con el formidable jefe de la Comisión de Asuntos Exteriores en el Comité Central del PCCh, Yang Jiechi , con impunidad.

Visiblemente sorprendido, pero controlando su exasperación, Yang Jiechi respondió.  Y los disparos retóricos se escucharon en todo el Sur Global.

Tenían que incluir una lección básica de modales: “Si quieres tratarnos como es debido, tengamos un poco de respeto mutuo y hagamos las cosas de la manera correcta”. Pero lo que se destacó fue un diagnóstico punzante y conciso que mezclaba historia y política:

“Estados Unidos no está calificado para hablar con China de manera condescendiente. El pueblo chino no lo aceptará. Debe basarse en el respeto mutuo para tratar con China, y la historia demostrará que aquellos que buscan estrangular a China sufrirán al final”.

Y todo eso traducido en tiempo real por la joven, atractiva y ultra-hábil Zhang Jing (traductora y vocera), quien inevitablemente se convirtió en una superestrella de la noche a la mañana en China, cosechando la asombrosa cantidad de 400 millones de visitas en Weibo.

La incompetencia del brazo “diplomático” de la administración Biden-Harris es increíble. Usando una maniobra básica de Sun Tzu, Yang Jiechi cambió las tornas y expresó el sentimiento predominante de la abrumadora mayoría del planeta. Rellena tu unilateral “orden basado en reglas”. Nosotros, las naciones del mundo, privilegiamos la carta de la ONU y la primacía del derecho internacional.

Así que esto es lo que el uno-dos Rusia-China logró casi instantáneamente: de ahora en adelante, el Hegemón debe ser tratado, en todo el Sur Global, con, en el mejor de los casos, desdén.

Un proceso histórico inevitable

Antes de Alaska, los estadounidenses emprendieron una encantadora ofensiva en Japón y Corea del Sur para “consultas”. Eso es irrelevante. Lo que importa es después de Alaska y la crucial reunión de Ministros de Relaciones Exteriores Sergey Lavrov-Wang Yi en Guilin.

Lavrov, siempre imperturbable, aclaró en una entrevista con los medios chinos cómo la asociación estratégica Rusia-China ve el actual choque de trenes diplomáticos de Estados Unidos:

“De hecho, han perdido en gran medida la habilidad de la diplomacia clásica. La diplomacia tiene que ver con las relaciones entre las personas, la capacidad de escucharse entre sí, de escucharse entre sí y de lograr un equilibrio entre intereses en competencia. Estos son exactamente los valores que Rusia y China están promoviendo en la diplomacia.”

La consecuencia inevitable es que Rusia-China debemos “consolidar nuestra independencia”: Estados Unidos ha declarado que limitar el avance de la tecnología en Rusia y China es su objetivo. Por lo tanto, debemos reducir nuestra exposición a las sanciones fortaleciendo nuestra independencia tecnológica y cambiando a liquidaciones en monedas nacionales e internacionales distintas del dólar. Tenemos que dejar de utilizar sistemas de pago internacionales controlados por Occidente “.

Rusia-China han identificado claramente, como dijo Lavrov, cómo los “socios occidentales” están “promoviendo su agenda impulsada por la ideología destinada a preservar su dominio al frenar el progreso en otros países”. Sus políticas van en contra de los desarrollos internacionales objetivos y, como solían decir en algún momento, están en el lado equivocado de la historia. El proceso histórico vendrá por sí solo, pase lo que pase”.

Como presentación cruda de un “proceso histórico” inevitable, no hay nada más claro que eso. Y, como era de esperar, los “socios occidentales” no tardaron en volver a caer en, qué más, en su misma vieja bolsa de trucos de sanciones.

Aquí vamos de nuevo: una “alianza” de EE. UU., Reino Unido, UE y Canadá que sanciona a funcionarios chinos seleccionados porque, en palabras de Blinken, “la República Popular China [República Popular China] continúa cometiendo genocidio y crímenes de lesa humanidad en Xinjiang”.

La UE, el Reino Unido y Canadá no tuvieron las agallas para sancionar a un jugador clave: el jefe del partido de Xinjiang,  Chen Quanguo , que es miembro del Politburó. La respuesta china habría sido, económicamente, devastadora.

Sin embargo, Beijing contraatacó con sus propias sanciones, dirigidas, de manera crucial, al loco evangélico de extrema derecha alemán que se hacía pasar por “erudito” que produjo la mayor parte de la “prueba” completamente desacreditada de un millón de uigures detenidos en campos de concentración.

Una vez más, los “socios occidentales” son impermeables a la lógica. Agregando al estado ya espantoso de las relaciones UE-Rusia, Bruselas opta por antagonizar también a China dependiente en un único expediente falso, jugando directamente en la agenda no exactamente secreta de Divide y Goberna del Hegemón.

Misión (casi) cumplida: los diplomáticos de Bruselas me dicen que el Parlamento de la UE está prácticamente dispuesto a negarse a ratificar el acuerdo comercial China-UE negociado minuciosamente por Merkel y Macron. Las consecuencias serán inmensas.

Así que Blinken tendrá motivos para estar alegre cuando se reúna con una variedad de eurócratas y burócratas de la OTAN esta semana, antes de la cumbre de la OTAN.

Hay que aplaudir el descaro de los “socios occidentales”. Han pasado 18 años desde Shock and Awe(conmoción y asombro), el comienzo del bombardeo, la invasión y la destrucción de Irak. Han pasado 10 años desde el inicio de la destrucción total de Libia por parte de la OTAN y sus secuaces del CCG, con Obama-Biden “liderando desde atrás”. Han pasado 10 años desde el comienzo de la destrucción salvaje de Siria por poder, con yihadistas disfrazados de “rebeldes moderados”.

Sin embargo, ahora los “socios occidentales” están tan mortificados por la difícil situación de los musulmanes en China occidental.

Al menos hay algunas fisuras dentro del circo ilusionista de la UE. La semana pasada, el Círculo de Reflexión Conjunta de las Fuerzas Armadas francesas (CRI), de hecho, un grupo de expertos independientes de ex altos oficiales, escribió una sorprendente carta abierta al secretario general de la OTAN, Stoltenberg, acusándolo de facto de comportarse como un títere estadounidense con la implementación. del plan OTAN 2030. Los oficiales franceses sacaron la conclusión correcta: el combo Estados Unidos / OTAN es la principal causa de las espantosas relaciones con Rusia.

Estos idus de marzo

Mientras tanto, la histeria de las sanciones avanza como un tren fuera de control. Biden-Harris ya ha amenazado con imponer sanciones adicionales a las importaciones de petróleo chino desde Irán. Y hay más en camino: en fabricación, tecnología, 5G, cadenas de suministro, semiconductores.

Y, sin embargo, nadie tiembla en sus botas. Justo en el momento justo con Rusia-China, Irán ha intensificado el juego, con el ayatolá Jamenei emitiendo las pautas para el regreso de Teherán al JCPOA.

1. El régimen de Estados Unidos no está en condiciones de hacer nuevas demandas o cambios con respecto al acuerdo nuclear.

2. Estados Unidos está más débil hoy que cuando se firmó el JCPOA.

3. Irán está ahora en una posición más fuerte. Si alguien puede imponer nuevas demandas es Irán y no Estados Unidos.

Y con eso tenemos una triple bofetada Rusia-China-Irán al el Hegemón.

En nuestra última conversación / entrevista, que se publicará pronto en un paquete de video + transcripción, Michael Hudson, posiblemente el mejor economista del mundo, tocó el meollo del asunto:

La lucha contra China, el miedo de China es que no puedes hacer a China lo que le hiciste a Rusia. A Estados Unidos le encantaría que hubiera una figura de Yeltsin en China que dijera: démosle todos los ferrocarriles que hemos construido, el tren de alta velocidad, démosle la riqueza, démosle todas las fábricas a los individuos y dejemos que los individuos ejecutar todo y, luego, les prestaremos el dinero, o los compraremos y luego podremos controlarlos financieramente. Y China no está permitido que eso suceda. Y Rusia impidió que eso sucediera. Y la furia en Occidente es que, de alguna manera, el sistema financiero estadounidense es incapaz de apoderarse de los recursos extranjeros, la agricultura extranjera. Solo le quedan los medios militares para apoderarse de ellos, como estamos viendo en el Cercano Oriente.Y lo estás viendo en Ucrania ahora mismo.

Continuará. Tal como están las cosas, todos deberían asegurarnos de que los Idus de marzo, la versión 2021, ya hayan establecido un nuevo tablero de ajedrez geopolítico. La doble hélice Rusia-China en el tren de alta velocidad ha abandonado la estación y no hay vuelta atrás.

PUBLICADO: https://asiatimes.com/2021/03/welcome-to-shocked-awed-21st-century-geopolitics/ 

El Brexit ha acrecentado la ambición de la elite británica por volver a jugar en la primera línea de la política mundial, creando riesgosas situaciones que obligan a EE.UU. a socorrerla.

Por Eduardo J. Vior

La relación entre la clase dirigente norteamericana y la británica se asemeja a la de esos hombres que, aunque muy mayores, no logran independizarse de sus madres ancianas, ya seniles, pero dominadoras y, aun así, dominadas por delirios de grandeza. En la inconciencia de su debilidad, se meten una y otra vez en riesgosas aventuras buscando perversamente involucrar a sus hijos para que corran en su auxilio y les demuestren su amor.

Lejos están los tiempos del Empire. Durante 45 años Gran Bretaña estuvo bien acogida dentro de la Unión Europea, pero el círculo áulico que rodea y se entrelaza con la familia real se cansó de lidiar con la hegemonía franco-alemana y sueña con recuperar la grandeza perdida. Por eso instrumentaron y manipularon a su pueblo hasta alcanzar el Brexit. Ahora pretenden volver a navegar triunfantes en por lo menos cuatro de los siete mares que antes solían asolar. El Ministerio de Defensa del Reino Unido (UKDM, por su nombre en inglés) publicó este lunes su informe sobre “Defensa en una era competitiva”, que continúa al “Libro Blanco de la Defensa” dado a conocer hace diez días.

Aún el sábado 20 el mismo ministerio informó la formación de una fuerza de tareas, para combatir “el terrorismo ruso”. Esto sucedió pocos días después de conocerse el informe de DeclassifiedUK.com sobre la intervención de GB en el golpe de Estado en Bolivia en noviembre de 2019 y un mes después de que la misma ONG denunciara el rol del Príncipe Charles como traficante de armas ante las sanguinarias monarquías de la península arábiga. La abuela se atreve a mucho, nadie sabe con qué medios, pero sí es seguro que, si le sale mal, su más que maduro hijo al otro lado del Atlántico tendrá que sostenerla.

En la estrategia para la modernización de las Fuerzas Armadas que salió al público este lunes 22, el gobierno británico calificó a Rusia como «la mayor amenaza nuclear y militar convencional» para la seguridad europea y formuló su deseo de que dicha modernización brinde a Londres la oportunidad para intensificar su presencia en el Ártico, así como en los mares Negro y Báltico. “La modernización de las Fuerzas Armadas rusas, la capacidad de integrar toda la actividad estatal y un mayor apetito por el riesgo hacen de Rusia un actor capaz e impredecible», se lee en el documento titulado “Defence in a competitive age” (Defensa en una era competitiva).

Como respuesta propone que «grandes inversiones en una nueva generación de fragatas de guerra antisubmarina y un enfoque en la interoperabilidad profunda con aliados como EE.UU., Francia, Noruega y los Países Bajos permitan al Reino Unido conservar su papel histórico (…) para garantizar nuestra libertad de operar en el Atlántico Norte y reforzar a los aliados europeos». En este sentido, Londres tiene la intención de fortalecer los lazos con Ucrania, Grecia, Turquía, Bulgaria y Rumanía para «garantizar la libertad de navegación y seguridad» en el Mar Negro. Asimismo, planea aumentar su presencia militar en África, así como en los océanos Índico y Pacífico.

Entre tanto, en consonancia con el nuevo/viejo concepto, el sábado 20 el general Sir Mark Carleton-Smith, jefe del Estado Mayor del Ejército, anunció la constitución de una nueva fuerza operativa conjunta reuniendo las fuerzas especiales del Ejército (SAS) y el Servicio Secreto de Inteligencia (SIS, más conocido como MI6), para “combatir las intervenciones rusas en todo el mundo”. Sí, leyó bien: RUSAS. Al mismo tiempo el Ejército está planeando establecer una nueva Brigada de Operaciones Especiales para actuar en áreas de “alta amenaza” en ultramar por el módico costo de £ 120 millones (U$S 165 millones). En diálogo con el Daily Telegraph el alto jefe militar informó que la nueva Brigada va a intervenir “en áreas enemigas y de alta amenaza junto con aliados regulares e irregulares, formales e informales”, o sea con mercenarios y terroristas.

La noticia se conoció en momentos en que el Ministerio de Defensa está a punto de publicar el Documento de Mando de la Defensa como parte de la revisión integral de la política exterior, de defensa, de seguridad y de desarrollo. Se espera que el Ejército reciba 3.000 millones de libras más de gasto público (4.126 millones de dólares), aunque también se anuncian recortes significativos. El gobierno propone reformar el Ejército para adaptarlo a la modalidad de las guerras del siglo XXI, con menos infantería y más operaciones especiales.

Estos anuncios, en realidad, sólo oficializan operaciones ya en ejecución. El pasado 8 de marzo, por ejemplo, el historiador Mark Curtis y el periodista Matt Kennard demostraron en un informe sobre el derrocamiento de Evo ‎Morales publicado en el sitio web Declassified UK (asentado en Sudáfrica desde que fue ‎blanco de la censura militar británica) cómo ese golpe de Estado se ejecutó por orden del Foreign Office y de algunos departamentos ‎de la CIA estadounidense, sin pasar por la administración Trump. La participación británica en el golpe tuvo como finalidad apropiarse del litio boliviano y fue ejecutado aprovechando la conexión que los británicos tienen desde la Guerra Fría con la minoría croata de Santa Cruz de la Sierra, descendiente directa de los ustachas pro-nazis que después de la Segunda Guerra Mundial fueron relocalizados en el Oriente boliviano. ‎

Mark Curtis y Matthew Kennard señalan en su informe que Estados Unidos no participó oficialmente en ‎el golpe contra Evo Morales, pero que varios funcionarios de la CIA ayudaron a orquestarlo. El personal encargado de preparar la operación era ‎principalmente británico. Los autores aseguran también que la embajada ‎británica en Bolivia proporcionó a la OEA los datos que ‎fueron utilizados para “probar” el supuesto fraude en la elección presidencial. ‎Los hechos están confirmando los trabajos del historiador británico.

En otro escenario, en noviembre pasado, al cabo de 44 días de guerra en el Alto Karabaj, Armenia tuvo que firmar ‎un alto al fuego con Azerbaiyán y aceptar la pérdida de una gran parte de los territorios ‎en disputa. ‎Lo que sucedió fue que Londres aprovechó la confusión creada por la elección presidencial ‎estadounidense para sacarle ventaja a Washington, tratar de excluir ‎a Rusia del juego en el sur del Cáucaso y así volver al “Gran Juego” del siglo XIX, cuando los británicos ‎eran aliados del Imperio Otomano contra la Rusia zarista. Pero Moscú se dio cuenta e impuso a ‎los contendientes el alto al fuego que frenó una posible nueva masacre de los armenios.

En aras de volver al “Gran Juego”, Boris Johnson puso al director general del ministerio ‎de Exteriores, Richard Moore, a la cabeza del MI6. Este nuevo jefe de la Inteligencia Militar fue embajador ‎en Ankara, habla turco con soltura y tiene una amistad personal con el presidente turco ‎Recep Tayyip Erdogan. ‎

Richard Moore es, además, un amigo personal del príncipe Charles, quien a su vez encabeza el ‎Centro de Estudios Islámicos de Oxford (Oxford Centre for Islamic Studies) donde desde hace 25 años se forman los ‎intelectuales de la Hermandad Musulmana, que dieron fundamento a gran parte de los grupos fundamentalistas islámicos. Siendo embajador británico en Ankara desde 2014 hasta 2017 Richard Moore ayudó a Erdogan a convertirse en el protector de esta logia. Ya en 2014 Richard Moore había co-organizado la retirada británica de Siria, después de que Londres, que había apoyado allí a los islamistas para llevar adelante sus propios objetivos coloniales, constatara que dicha guerra se había convertido en ‎una operación estadounidense para el dominio y disgregación del Medio Oriente.

En otra publicación, el 25 de febrero pasado, también en Declassified UK, se informó que el Príncipe Charles está actuando en la Península Arábiga como «un representante de alto nivel de las empresas británicas de armamento, para fortalecer a los autocráticos regímenes del Golfo». En el informe se reportan durante la última década 95 encuentros del heredero de la Corona con familias reales del Medio Oriente, en tanto la suma total de encuentros entre miembros de la realeza británica y sus congéneres de la región asciende a 217. El artículo subraya que todos los viajes de Charles a los países de la península arábiga se hicieron a pedido expreso del Foreign Office y destaca cuánto ha ayudado el Príncipe de Gales a cimentar las relaciones con dichas monarquías, promoviendo a la vez ventas de equipo militar por 14.500 millones de libras esterlinas (19.870 millones de dólares).

Como demuestra la denuncia italiana sobre el secuestro de millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca escondidas en un depósito del norte del país, para ser exportadas ilegalmente a Gran Bretaña en momentos en que los países europeos boquean por las dosis que les fueran prometidas para combatir el Covid-19 y nunca fueron entregadas, el Reino Unido no tiene escrúpulos en la lucha por restaurar su hegemonía. La monarquía británica no se resigna a su decadencia ni tiene empacho en arrastrar a EE.UU. a un nuevo ciclo de guerras de grandes proporciones.

Aprovechando su origen aristocrático, su educación en Eton y Oxford, su militancia en clubes conservadores y su estrecha amistad con royals, Boris Johnson se postula como el restaurador de la “grandeza” británica. Para zafar de la hegemonía franco-alemana sacó al reino de la Unión Europea. Para asegurarse el control sobre los recursos petroleros, en tanto, cimenta su alianza con Turquía y Azerbaiyán y con las monarquías árabes, mientras mantiene vivas las guerras en Libia y Yemen. Para apropiarse de las nuevas fuentes energéticas (el litio), a su vez, impulsó el golpe de estado en Bolivia. Finalmente, para asegurarse un asiento en el reparto del poder mundial, reinició el “Gran Juego” del siglo XIX contra Rusia, fortalece su control sobre el Océano Atlántico Sur (Malvinas, de cara a la conquista de la Antártida), el Océano Índico y apoya el cerco norteamericano contra China en el Mar Meridional de China.

Obviamente, los recursos no alcanzan para tanto, pero el Reino Unido usa sus alianzas de otrora con las elites coloniales en el Sur Global y su experiencia en intrigas y conspiraciones, para abusar de la incapacidad y ceguera de la elite norteamericana. A veces va por delante, crea conflictos y obliga a EE.UU. a sacarle las papas del fuego y otras veces medra a la sombra de su aliado mayor. Pero siempre se trata de un Imperio caduco que, a pesar de su debilidad, se niega a cesar en su actitud dañosa. Hace tiempo que la anciana delirante debió haber sido internada en un neuropsiquiátrico, pero su hijo no se atreve. Mientras siga suelta, el mundo no tendrá paz.

Publicada en: https://infobaires24.com.ar/las-costosas-aventuras-de-la-abuela-delirante/ 

15 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

TEMAS:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, dedica su tradicional columna semanal de geopolítica, para el Club de la Pluma, en analizar la política internacional del gobierno de Joe Biden, tras una semana que deja accionares preocupantes por parte de la Casa Blanca.

La feroz acusación de Biden contra Putin, en un descontrolado ataque de verborrea, cuando le llamó asesino, pareció toda una declaración de guerra, que pone otra vez en foco las facultades mentales del anciano presidente, a la vez que desvanece todas las esperanzas de un cambio de rumbo en las relaciones internacionales de Norteamérica. 

La realidad dice lo contrario. El acercamiento a la OMS o el giro sobre el cambio climático, o los débiles intentos por suavizar las condiciones de los emigrantes, no alcanzan ni de lejos, para diferenciar esta administración con la anterior.

Además, nuestro director detalla el ultimátum de Biden para la paralización de las obras del Gasoducto Nord Stream 2, y de su otro ataque de verborragia en Alaska, contra a China, sobre un “Orden basado en reglas”  que se parece más a “las reglas de un matón”. O la obsesión por restaurar el Hegemón absoluto. Mientras EEUU hace aguas en todos los frentes externos y sigue peor en lo interno, atrapado por la pandemia, la pobreza extrema y el colapso de una economía no competitiva, que traerá más quiebras y más crisis. Y nos recuerda que EEUU NO GANA UNA GUERRA DESDE HACE  MAS DE MEDIO SIGLO 

También nos explica que esas actitudes prepotentes demuestran desasosiego y no fortaleza, porque ahora lidia con adversarios a su altura y no como hasta ahora, contra países débiles y pobres. También nos cuenta que Biden no ha escuchado a Henry Kissinger aconsejado lo contrario, o sea, acercarse a Rusia para contrarrestar su alianza con China. 

Algo parecido pasa con su política en Sudamérica. Con la OEA pidiendo la libertad  de la golpista Áñez, y exigiendo que se juzgue a Evo Morales. Todo un absurdo que cobra sentido, al responder a los deseos de la política agresiva de Washington.

Nos detalla que la “Doctrina Monroe Siglo XXI” no es otra cosa que la intromisión de EEUU en los asuntos internos de los países de América del Sur. Luego se sumerge en la estrategia geopolítica del Reino Unido, último y único aliado real que le queda a EEUU.

Y nos informa que Boris Jonson ha sacado a la luz un documento sobre DEFENSA, SEGURIDAD Y POLÍTICA  EXTERIOR BRITÁNICA, por el cual, en sus 14 colonias de ultramar, aumentará la inversión militar e incrementará en un 40% el armamento nuclear de sus submarinos. Lo que atañe directamente a la Argentina.

Esto demuestra que la prioridad de EEUU y su socio británico, son El Caribe, el Atlántico Sur más sus islas (Malvinas incluidas) y la Antártida, con el objetivo de frenar la presencia China en la región. 

Y reflexiona en que esta realidad demuestra, que nuestra zona es centro de conflicto mundial, y echa por tierra las blandas teorías internas sobre que Argentina esta fuera de las zonas de conflictos. Y avisa que hay un enemigo frente a nuestras costas y ese enemigo está cada día más presente y desarrollando una actividad cada vez más intensa y agresiva.

Y como si esto fuera poco, nos adelanta que esta misma semana, el King’s College de Londres, anunció que Inglaterra usará a Las Malvinas para el crecimiento de su industria espacial, estableciendo allí un punto de apoyo en el hemisferio sur y para perfeccionar la vigilancia espacial sobre la región. Un hecho que evidencia la preocupación que significa para EEUU, la presencia en Argentina de una base China de seguimiento satelital.

Y concluye alertando de que estamos ante un escenario conflictivo, donde las herramientas militares y tecnológicas se han puesto en marcha y que los argentinos deberían tomar conciencia de ello. Mucho más cuando los conflictos internos en el país, como los recientes incendios en Chubut, han llevado caos, desamparo y zozobra a los habitantes de la Patagonia, abriendo dudas sobre una posible relación con el histórico conflicto que tenemos con el Reino Unido, desde el principio de nuestra historia.

Eduardo Bonugli

POR Roberto A. Ferrero

1. Guaraníes  y bandeirantes 

  El 11 de marzo pasado se cumplieron los 380 años de la gran batalla fluvial y terrestre de Mbororé (1), en la actual provincia de Misiones, en la cual un ejército de  indios guaraníes de las Misiones Jesuíticas derrotó a un numeroso contingente invasor, que integraban  600  bandeirantes (2) y 4.000 indios tupíes aliados. Estas  bandas de cazadores de indios provenían de Sao Paulo y estaban organizadas específicamente para  atrapar a los pacíficos guaraníes instruidos y agrupados fraternalmente por la Compañía de Jesús y venderlos a plantadores de la costa y a traficantes de esclavos. Esta victoria misionera y la posterior de 1651 frenaron para siempre las incursiones de los mamelucos -como también se los llamaba- y permitió el desarrollo vigoroso de treinta Misiones en la región, que dejó de ser coto de “caza” para ellos.

   Dicho sea de paso, no fueron los bandeirantes paulistas quienes acabaron con la gran creación de los padres jesuitas, sino el propio gobierno español. El rey Fernando VI  les dio el primer golpe al firmar con Portugal el Tratado de límites de 1753, donde a cambio de la recuperación de Colonia (en el actual Uruguay) entregaba absurdamente todo un gigantesco territorio que abarcaba los actuales estados de Paraná, Santa Catarina y Río Grande do Sul, en donde estaban ubicadas siete misiones con sus florecientes estancias y 30.000 habitantes, equivalente a un tercio de sus dominios y producto de 120 años de trabajo , que debieron abandonar para trasladarse malamente al otro lado del río Uruguay (3). El segundo y definitivo golpe se lo asentó Carlos III, déspota ilustrado, al expulsar a la Compañía de todos sus dominios catorce años más tarde, en 1767. El nuevo monarca temía su poder en España, donde la Orden era casi un estado dentro del estado, que representaba fanáticamente los intereses oscurantistas de la Iglesia y la nobleza feudal;  estaba por lo demás receloso del experimento social en América, donde los jesuitas  insinuaban una modernización alternativa -basada en la fraternidad, el trabajo comunitario y la justicia social- a la modernización capitalista-burguesa que se iría imponiendo en Occidente.

  El hecho es que algunos historiadores y ensayistas han pretendido ver en este célebre combate que expulsó a los crueles paulistas los orígenes del Ejército Argentino, lo que hace necesarias algunas precisiones.

2. El verdadero origen del Ejército Argentino. 

 Según la cronología oficial, nuestras Fuerzas Armadas fueron creadas el 29 de Mayo de 1810 por una resolución de la Primera Junta de gobierno, que presidía Cornelio Saavedra y de la cual era Secretario de Gobierno y Guerra Mariano Moreno De allí que esta fecha se celebre como el “Día del Ejército Argentino”. En realidad, es un bautismo puramente formal, un reconocimiento ex post facto de unos cuerpos armados preexistentes, porque de hecho, el Ejército argentino no surgió de la noche a la mañana ese día, sino que lo hizo algunos años antes, en un proceso social acelerado que arranca en 1806/1807, por las necesidades impuestas por las Invasiones Inglesas. 

  En efecto, ocupada Buenos Aires por el General William Carr Beresford el 27 de Junio de 1806, Santiago de Liniers -modesto Comandante de la Ensenada-  se traslada a la Banda Oriental del Uruguay y allí organiza las tropas con las que habrá de reconquistar la capital rioplatense. Del total de 1.300 hombres de que dispone en Agosto, 528 son tropas de línea del Virreinato, muchos de cuyos integrantes son porteños; 73 franceses del corsario  Mordeille;  300 marineros españoles de los buques que los transportarán hasta las costas bonaerenses; 120 voluntarios catalanes; 150 infantes de Montevideo y 102 de Colonia (4). Mientras tanto, en la campaña bonaerense, Juan Martín de Pueyrredón recorre los campos reclutando gauchos y pequeños propietarios, con los cuales organiza a su costa una fuerza de 1.050 hombres, a los que se suman los grupos que van saliendo de la ciudad y los Blandengues de la frontera con dos cañones, al mando del Coronel Olavarría (5).

  Evidentemente, ni la milicia de Liniers ni menos aún la de Pueyrredón constituyen ejércitos en el sentido cabal de la acepción, sino conglomerados inestables y circunstanciales de soldados profesionales y una mayoría eminente de voluntarios entusiastas y valerosos, criollos en su mayoría y con un mínimo de instrucción militar. Pero ellos constituyen la simiente marcial que fructificará en los próximos meses. Así, apenas reconquistada Buenos Aires y depuesto el Virrey Sobre Monte, el jefe triunfador -reconocido ya como Suprema Autoridad Militar de la ciudad- publicó el 9 de Septiembre de 1806  “la orden convocando a los soldados de la patria para que concurrieran a la Fortaleza  en días señalados según su cuerpo y provincia ‘a fin de arreglar los batallones y compañías nombrando a los comandantes y sus segundos, los capitanes y sus tenientes, á voluntad de los mismos cuerpos’. La orden prevenía, además, que ningún hombre en estado de tomar las armas dejase de asistir sin justa causa a la citada reunión ‘so pena de ser tenido por sospechoso y notado de incivismo(6). Se establecen así, de manera ordenada las siguientes fuerzas: el enseguida célebre Regimiento de Patricios de Buenos Aires, fuerte de 1.395 soldados, comandado por Saavedra;  el de Arribeños (por los de las provincias mediterráneas o “de arriba”, ya que la capital estaba más abajo); un batallón de pardos y morenos; los Granaderos de Terrada; la caballería de cuatro escuadrones de Húsares, uno de Migueletes y otro de Carabineros, en los que predominaban los criollos; los quinteros de los arrabales del Comandante Ballester y el Regimiento de Artilleros de la Unión (7).

 De manera que -como escribe el historiador liberal Ricardo Levene- “se formó al calor de un sentimiento nuevo, la milicia ciudadana, el primer plantel del ejército criollo(8). Coincide con él, desde el revisionismo socialista, Jorge Abelardo Ramos, quien afirmó que “el pueblo criollo en armas se improvisa en Ejército para combatir la invasión británica. Así nace el Ejército Argentino”. Y agrega: “La milicia se hará Ejército y el nativo se hará argentino al nacer ambos para la historia en lucha contra Inglaterra” (9).

 Será más argentino cuando, después de derrotado el alzamiento anti-linierista del comerciante español  Martín de Álzaga el 1° de Enero de 1809, este incipiente Ejército sea purgado de sus elementos españoles (los regimientos de Catalanes, Andaluces, Vizcaínos, etc.) (10)

  Se había dado otro paso en la argentinización de las Fuerzas Armadas nacientes. Uno más se daría cuando el nuevo Virrey Baltazar Hidalgo de Cisneros  -reemplazante de Liniers-  acentúe la profesionalización de las milicias: disuelva varios batallones, dejando “solamente en servicio permanente los batallones de Infantería N°1(Patricios), N° 2 (Patricios), N° 3 (Arribeños). N° 4  (Montañeses), N°5 (Andaluces), Granaderos de Fernando VII, Castas, Artillería Volante y un escuadrón de caballería con el nombre de Húsares del Rey” (11), según Roberto Marfany. La organización de todos estos cuerpos era estrictamente militar y en un mismo pie de  igualdad con el ejército de línea. Agrega Marfany que por decreto del 11 de Septiembre de aquel citado año 1809,  se establecía que “los batallones se uniformarán en cuanto al manejo de intereses al método que señala la Ordenanza, y lo mismo en sus servicios y disciplina militar, como cuerpos reglados”. Señala igualmente que “Los jefes, oficiales, suboficiales y soldados, cobraban sueldo, hacían servicio diario y práctica de cuartel y dormían en él excepto los casados, y además gozaban de fuero militar”… Los únicos cuerpos sin obligación de prestar servicio activo, salvo en caso de guerra, y que pueden recibir la denominación de milicia ciudadana, son los que reclutaban a los horteras o dependientes de comercio” (12).

  “Entonces -concluye Schiuma apoyándose en estas características- en los prolegómenos de 1810 ya tenemos configurado un Ejército que podemos llamar profesional o cuasi-profesional” (13), donde la fuerza predominante por su número y su patriotismo eran los Patricios, al mando del Coronel Cornelio Saavedra e integrado por más de mil trescientos efectivos, de actuación decisiva en los Sucesos del 25 de Mayo. Este Ejército, como es poco conocido, tenía un espíritu democrático, ya que los soldados elegían sus oficiales y éstos a sus comandantes, designaciones que luego eran oficializadas por el gobierno. Menos conocido es que junto a ésta práctica democrática se albergaba el carácter aristocrático del cuadro de oficiales, al cual no podían ingresar pardos ni mulatos (14).  

3. Las milicias guaraníticas como fuerza auxiliar de España

  En manera alguna se puede considerar a las milicias que vencieron en la  Batalla de Mbororé como el nacimiento de nuestro Ejército. En primer lugar, porque no podía existir una institución armada de una nación (hablamos convencionalmente, porque no hay más nación que Latinoamérica) aún inexistente. No existía la Argentina en 1641, si siquiera en proyecto, ni existían los argentinos. No existía el Virreinato del Río de la Plata, en cuyo seno se gestaría la joven Argentina de 1810 que se perfila ya en 1806/7; recién después de este último año -en 1808- Vicente López y Planes escribe su “Triunfo Argentino” para celebrar la expulsión de los ingleses. Y en segundo lugar porque el Ejército Argentino nace luchando contra un país extranjero,  cual era Gran Bretaña y no contra otros sudamericanos. Porque no olvidemos que los bandeirantes o mamelucos, por más repudiable que fueran sus acciones de esclavizar guaraníes para venderlos,  no eran extranjeros en este suelo: eran también mestizos de portugueses e indios tupíes. Estos últimos integraban en gran número las bandeiras agresoras, que sumaban unos muy pocos aventureros portugueses y aún menos holandeses. De hecho, aunque veamos a los buenos alineados de un lado y a los malos del otro, se trataba  -en Mboraré y otras muchas batallas- de encuentros de guerra civil regional, no contra un extranjero, que es lo que caracteriza a un Ejército nacional como el nuestro en su nacimiento (antes de volverse contra sus propios compatriotas con Mitre…). No eran las tropas que enfrentaron a los paulistas un Ejército “argentino” ni remotamente, sino un Ejército propiamente misionero-guaraní bajo el mando de ex militares españoles que servían en las Misiones, y que en adelante defenderían las fronteras septentrionales en representación de las autoridades hispánicas. Eran, en suma tropas auxiliares del Imperio Español. Por ello, el Virrey del Perú las reconoció como “guarnición de frontera para que se organizasen en forma permanente, se adiestraran en el uso de las armas y quedaran liberados de otras obligaciones extrañas a la vida misionera: que el Gobernador de dichas Provincias no ocupe a los indios en trajines, servicios ni conveniencias suyas”, había ordenado desde Lima (15).

Entonces: ni 1810, ni -menos-1641, sino 1806/1807.

                                                              Córdoba, 19  de Marzo de 2021.

                                          N  O  T  A  S

1) Periódico “El Diario de Misiones” PRIMERA EDICION, Posadas 11 de marzo de 2021.: “Hoy se cumplen 380 años del Combate de Mbororé”

2) El bandeirante se llamaba así por ser miembro de una bandeira, es decir de un grupo de hombres  -especialmente paulistas-  que realizaban sus marchas al interior misionero con sus banderas desplegadas. Los bandeirantes “se desinteresaban de la ocupación de los sitios atacados, y sólo consistía en un vigoroso ir y venir cuyo objetivo no era la tierra, sino el indígena… La persecución de los indígenas no dejó como saldo ninguna conquista territorial” (Nelson Werneck Sodré: “Evolución social y económica del Brasil”,  EUDEBA, Buenos Aires 1965, págs. 33/34).

3) Ramón Tissera: “De la Civilización a la barbarie. La destrucción de las misiones guaraníes”, A. Peña Lillo Editor, Buenos Aires 1969, págs. 72 a 80.

4) Paul Groussac: “Santiago de Liniers”, Ediciones Estrada, Buenos Aires 1965, pág. 77

5) Alberto Cajal: “Nuestro Bautismo de Sangre. 1806-1807”,  Tucumán 1961, págs. 29/30

6) Paul Groussac: op. cit., pág. 114

7) Paul Groussac: op. cit., pág. 115.Con razón dirá López y Planes en su larga poesía heroica “El Triunfo Argentino”: “Allí está el labrador, allí el letrado/  el artesano, el comerciante, el niño/  el moreno y el pardo: aquestos solo/ ese Ejército forman tan lucido”

8) Ricardo Levene: “Lecciones de Historia Argentina” Tomo I, J. Lajouane & Cía. Editores, Buenos Aires 1925, pág. 391.

9) Jorge Abelardo Ramos: “Historia política del Ejército Argentino”,  A. Peña Lillo Editor, Buenos Aires 1959, pág. 59.

10) Carlos Alberto Schiuma: “El Ejército Argentino en la Revolución de Mayo”, Editorial Huemul SA, Buenos Aires 1976, pág. 63.

11) Roberto Marfany: “El Pronunciamiento de Mayo”, Ediciones Theoría, Buenos Aires 1958, pág. 70

12) Roberto Marfany: op. cit., pág. 70.

13) Carlos Alberto Schiuma: op. cit., pág. 53. 

14) Ya con la Primera Junta en el gobierno patrio, o sea después del 25 de Mayo, los Jefes del Regimiento de Patricios resistieron enérgicamente una resolución del gobierno de Saavedra que ordenaba incorporarse a dicho Regimiento un batallón del Cuerpo de Castas con sus oficiales, entre los cuales se contaban el Capitán Marcelino Romero y el Teniente Raymundo Rosas. Al primero se lo impugnaba por ser “pardo” y “casado con una parda llamada Tomasa Tomson”,  mientras que al segundo, sospechado de mulato, se le exigía “una exacta y rigurosa constancia de limpieza de sangre”. La Primera Junta hizo lugar de inmediato a la impugnación de su oficialidad blanca. (Roberto Marfany: op. cit., pág. 73). Como en la antigua Atenas, donde la democracia griega estaba reservada a los propietarios de esclavos y prohibida a estos últimos, en Buenos Aires la democracia militar estaba reservada a los vástagos de la aristocracia blanca mercantil, profesional y estanciera y prohibida a mulatos y mestizos. 

15) Ramón Tissera: op. cit., pág. 38. Este historiador da como Virrey del Perú autor de esa resolución a Juan de Cáceres y Ulloa, pero éste  -aunque poderoso y vitalicio ayudante del jefe virreinal- nunca fue Virrey, sino Secretario de Gobernación en el período 1653-1666. En tal carácter debe haber suscripto la resolución

Biden y Putin se enfrascan en una guerra de palabras. ¿Esto afecta la seguridad del mundo? ¿Por qué le dijo asesino..? -PREGUNTEMOS: y dejemos que los protagonistas nos orienten y que usted alcance la conclusión. Programa “Detrás de la Razón” por canal Hispantv y su Canal de Youtube. ROBERTO DE LA MADRID: entrevista a Carlos Aznarez y a Carlos Pereyra Mele sobre este tema.

Los principales funcionarios de EE. UU. Y China se pusieron manos a la obra para las cámaras, pero bien se podrían hacer concesiones a puerta cerrada. Por RICHARD JAVAD HEYDARIAN19 DE MARZO DE 2021

Lejos de allanar el camino para un “restablecimiento” suave en las relaciones entre Estados Unidos y China, la tan esperada reunión de alto nivel en Anchorage, Alaska, pareció confirmar el hecho de que las dos superpotencias están atrapadas en una “Nueva Guerra Fría” de facto. . “

La reunión de “dos más dos” entre el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken y el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan con sus homólogos chinos Wang Yi y Yang Jiechi tuvo un comienzo tumultuoso, ya que ambas partes tomaron posiciones intransigentes ante las cámaras.

En lugar de explorar un terreno común y evitar la peligrosa escalada de varias tensiones bilaterales, cada lado jugó con su audiencia nacional adoptando una posición maximalista.

Como prometieron, los funcionarios estadounidenses ignoraron las “líneas rojas” de China al plantear directamente cuestiones delicadas de derechos humanos en China, incluso en lo que respecta al tratamiento de las minorías musulmanas uigures en Xinjiang y la represión de las protestas democráticas en Hong Kong.

Los dos diplomáticos más condecorados de China, que como embajadores en el pasado desempeñaron un papel fundamental en el restablecimiento de las tensas relaciones con Estados Unidos (Yang) y Japón (Wang), respondieron con su ahora característico estilo de “guerrero lobo”.

China inició acusando a sus anfitriones estadounidenses de violar los protocolos y retrasar el inicio de las conversaciones. Poco después estallaron los fuegos artificiales, y algunos participantes obviamente se salieron del guión con posturas espontáneas ante las cámaras.

A pesar de la advertencia de Wang, Blinken cumplió su promesa de plantear cuestiones de “línea roja”, incluidos los ciberataques chinos, su trato a las minorías uigures en Xinjiang y el aplastamiento de las protestas democráticas en Hong Kong.

“La alternativa a un orden basado en reglas es un mundo en el que el poder hace lo correcto y el ganador se lleva todo y ese sería un mundo mucho más violento e inestable”, dijo Blinken de manera provocativa.

Yang respondió de inmediato en un largo monólogo, acusando a Estados Unidos de ser el “campeón” de los ataques cibernéticos y cuestionando su ascendencia moral para hablar sobre cuestiones de derechos humanos y democracia.

“Mucha gente dentro de los Estados Unidos en realidad tiene poca confianza en la democracia de los Estados Unidos”, dijo, citando la violencia policial contra los afroamericanos y las consiguientes protestas Black Lives Matter en el país.

El ex embajador en los EE.UU. pasó a criticar el comentario de Blinken como no “normal”, mientras que curiosamente hizo un descargo de responsabilidad de que tampoco era su diatriba.

Luego, el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan hizo una réplica en una crítica inequívoca del sistema autoritario de China al afirmar que “un país seguro de sí mismo es capaz de mirar detenidamente sus propias deficiencias y buscar constantemente mejorar, y esa es la salsa secreta de Estados Unidos”.

Yang respondió diciendo: “¿Es esa la forma en que esperaba llevar a cabo este diálogo?”, Según el traductor de su delegación, lamentándose sarcásticamente: “Creo que pensamos demasiado bien en Estados Unidos. Estados Unidos no está calificado para hablar con China desde una posición de fuerza “.

Pronto, se pidió a los periodistas que abandonaran la sala, ya que ambas superpotencias pasaron a varias rondas de reuniones privadas durante dos días. Según los informes, las conversaciones a puerta cerrada anteriores fueron “sustantivas, serias y directas”, según funcionarios estadounidenses.

Se espera que las conversaciones privadas se concentren en una serie de entregables, lo que podría allanar el camino para una cumbre de alto perfil entre el presidente estadounidense Biden y el presidente chino Xi Jinping el próximo mes, probablemente el Día de la Tierra (22 de abril) para resaltar sus esfuerzos compartidos para Combatir el cambio climático global.

Ambas partes también están explorando un diálogo institucionalizado de alto nivel para facilitar la gestión de las tensiones bilaterales. La administración Biden está considerando proponer varios frutos a la mano, de los cuales China puede prometer concesiones inmediatas antes de cualquier cambio radical en su sistema político o política exterior.

Por su parte, según los informes , China quiere cambios concretos en la política de Estados Unidos, incluida la revocación de las sanciones de la era de Trump a empresas e individuos chinos. En particular, Beijing quiere que la administración Biden:

(i) eliminar las restricciones a la exportación, incluso sobre insumos tecnológicos clave, a los campeones nacionales chinos como Huawei Technologies y Semiconductor Manufacturing International  Corp;

(ii) restricciones de visado revertidas a ciertos miembros del Partido de la Comunidad China, así como a estudiantes y periodistas de los medios de comunicación estatales chinos en campos sensibles de la ciencia y la tecnología; y reabrir el consulado chino en Houston.

A cambio, China también podría levantar las sanciones a las exportaciones industriales y agrícolas de Estados Unidos, así como hacer ciertos ajustes en su política industrial para apaciguar los temores de prácticas de inversión depredadoras.

China también parece decidida a establecer un mecanismo recíproco de “pasaporte de vacunas”, que legitimará en parte sus propias vacunas Covid-19, que aún no han sido aprobadas por los principales países occidentales.

Ambas partes expresaron bajas expectativas de cualquier avance antes de la reunión. No obstante, señalaron su compromiso de aprovechar al máximo la confab “única” a través de discusiones prolongadas en varias rondas de reuniones a puertas cerradas probablemente más productivas , que estaban programadas para terminar a las 10 pm hora local del viernes.

Poco después de las elecciones estadounidenses en noviembre, China comenzó a comunicarse con los asistentes del presidente electo Biden  en un esfuerzo por revertir las enconadas tensiones bilaterales bajo la antigua administración de Donald Trump.

La reunión de Alaska, según el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, fue idea de la nueva administración estadounidense, con Biden señalando una nueva era en la política exterior estadounidense y rechazando el unilateralismo de “Estados Unidos primero” de su predecesor.

“La parte estadounidense propuso sostener este diálogo estratégico de alto nivel, que creemos que es significativo … [para que] las dos partes puedan tener un diálogo sincero sobre temas de interés mutuo”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de China a The Wall Street Journal antes de la reunión.

China dejó en claro que esperaba que la reunión brinde la oportunidad de “volver a encarrilar las relaciones entre China y Estados Unidos”.

En cuanto a la administración de Biden, dio la bienvenida a la reunión como una plataforma para mejorar la cooperación bilateral sobre el cambio climático y la salud pública mundial, especialmente en términos de la provisión de la vacuna Covid-19 a los países en desarrollo.

Sin embargo, en una vista previa del colapso diplomático que se exhibió temprano en Alaska, los altos funcionarios de ambos lados lanzaron salvas no diplomáticas antes de la reunión.

El martes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, admitió que esperan que “partes de la conversación … puedan ser difíciles”. 

Otro alto funcionario estadounidense dijo : “No tenemos expectativas poco realistas … Por supuesto, llegamos a estas discusiones con una visión muy clara sobre el historial bastante pobre de [China] en el cumplimiento de sus promesas”.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, subió la apuesta al dejar en claro: “Ciertamente no tiraremos de los golpes al discutir nuestras áreas de desacuerdo”.

El gobierno de Biden prometió plantear francamente sus preocupaciones sobre el historial de derechos humanos de China, así como su creciente presencia naval en aguas asiáticas y percibidas como prácticas comerciales y de inversión depredadoras.

Blinken también  pidió la liberación “inmediata e incondicional” de dos canadienses, Michael Spavor y el ex diplomático Michael Kovrig, actualmente detenidos en China bajo lo que muchos consideran cargos de motivación política.

Por su parte, el embajador de China en EE. UU., Cui Tiankai, admitió que “no tenemos grandes expectativas ni fantasías” y advirtió que “el prerrequisito para el diálogo y la comunicación entre cualquier país es que ambas partes tengan un espíritu de igualdad y respeto mutuo.”

El ministro de Relaciones Exteriores de China advirtió a Washington anteriormente sobre ciertas “líneas rojas”, incluida la discusión de asuntos políticos internos.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, pidió a la administración Biden que “deje de interferir en los asuntos de Hong Kong de China y se abstenga de seguir el camino equivocado”.

Es casi seguro que la reunión de Alaska no resolverá ninguno de estos temas clave a puerta cerrada. Pero a pesar de los fuegos artificiales públicos, la reunión todavía tiene el potencial de ayudar a romper el hielo en las relaciones bilaterales después de cuatro años de acritud bajo la administración Trump.

Publicado en Asia Times: https://asiatimes.com/2021/03/fireworks-and-fury-set-new-cold-war-tone-in-alaska/?mc_cid=27925b3103&mc_eid=3ab8a50a07

Inauguramos el Canal de Youtube del Equipo de “Dossier Geopolitico”, con clases abiertas de los integrantes del Tanque de Ideas; en esta oportunidad, la primera clase es sobre: A 43 Años de la Revolución Irani y su relación con los movimientos revolucionarios latinoamericanos.

Invitamos a la “suscripción” al mismo, para tener mas visibilidad de los Análisis Geopoliticos globales desde Suramerica

A nuestro tradicional sitio Web de Dossier Geopolitico. También Inauguramos nuestra marca en: Facebook, Twitter e Instagram

Cordialmente – 

Se ruega su difusión 

Carlos Pereyra Mele

Director de Dossier Geopolitico

Mi Columna de Política Internacional en el Programa Con Sentido común que conduce el Periodista Alfredo Guruceta en Canal “C” de cablevisión

TEMAS: Tratamos las causas y consecuencias para Brasil, Bolivia y el subcontinente Sur Americano de la anulación de las condenas al ex Presidente Ignacio “Lula” Da Silva; y la detención de la ex Presidenta de Facto Jeanine Áñez por Sedicion y Terrorismo 

15 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

TEMAS:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO:

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, centra su tradicional columna dominical de geopolítica para el Club de la Pluma de este domingo, en un tema crucial de la geopolítica mundial: LA GUERRA CIBERNÉTICA. Un nombre impactante para un nuevo horizonte internacional, donde EEUU sube un peldaño más, en su peligrosa escalada hacia un impredecible conflicto mundial de consecuencias inéditas. 

Nuestro director nos hace un relato impresionante e imprescindible de este nuevo escenario y nos explica qué es LA GUERRA CIBERNÉTICA y su posible derivada en una GUERRA TOTAL y detalla con datos concretos y argumentos sólidos, la estrategia extrema de Washington por  tratar de contener el imparable progreso de Rusia y China en todos los frentes de la geopolítica mundial.

Además, nos describe la GUERRA PLANETARIA alrededor de las bases espaciales en la Luna, donde la nueva alianza entre Rusia y China también va dejando atrás a los norteamericanos. 

COMANDO GUERRA ESPACIAL DE EEUU

También remata el análisis de la exitosa visita del Papa a Irak, de la cumbre histórica con el líder musulmán chiíta, de la matanza de cristianos, de la importancia de Irán en Asia y el mundo y del “engendro diabólico del ISIS”. Un informe imprescindible para comprender la Geopolítica de las Religiones. 

Luego nos habla de la continuidad de las sanciones de EEUU contra los países latinoamericanos que le son incómodos y que son similares a las de las tres últimas administraciones en Washington, que solo han servido para penurias de los pueblos afectados. Y nos avisa de una importante reacción en marcha en el Caribe, para hacer frente a la agresión unipolar de Joe Biden. 

Seguidamente, Pereyra Mele se introduce en Latinoamérica y va relatando cómo se ha transformado el tablero político de la región en poco más de un año. De ser una zona totalmente dominada por el neoliberalismo, a finales de 2019, vive hoy toda una efervescencia de cambios populares. 

Nos describe la indignación en Colombia por los 6.402 asesinatos de civiles. Las manifestaciones en Paraguay por la corrupción, el narcotráfico y la pandemia. Las maniobras de la Junta Electoral de Ecuador a pocos días de la segunda vuelta, cuando no se sabe aún el partido que se enfrentará a Andrés Arauz. Se detiene también a detallar el arresto de la golpista y terrorista de estado, Jeanine Añez en Bolivia. Y termina el bloque con el terremoto político en Brasil, por la anulación de las condenas a Lula y el fin de una trama judicial con nombres propios como Lava Jato, Aldo Moro y Jair Bolsonaro. Todo un certero diagnóstico sobre nuestra región, que es foco de atención mundial por sus evidentes aires de cambio.

Y todavía le da tiempo a nuestro director para una mirada por Europa, ante el pánico general por la vacuna de AstraZeneca, para indignarse por el vergonzoso escándalo racista de la monarquía británica y hablarnos de la implosión de la derecha española cuya onda expansiva llega hasta la izquierda.

Y como conclusión a la GUERRA CIBERNÉTICA en ciernes, nos aconseja estar alertas por la profunda conflictividad mundial, entre los atlantistas que no quieren retroceder a pesar de su decadencia, mientras los continentalistas no cesan de avanzar.

Eduardo Bonugli

Por Denis Korkonidov (Periodista Federación Rusa)

La islamofobia se ha convertido en un fenómeno común de la vida en los Estados Unidos. La discriminación contra los musulmanes se ha vuelto muy notoria en el campo de la atención de la salud y en el hogar, cuando a las personas se les puede negar la asistencia médica o los servicios sociales solo por su afiliación religiosa. Tales restricciones, por supuesto, afectan negativamente la salud de la sociedad estadounidense.

Las manifestaciones de intolerancia religiosa, recibiendo un impulso adicional en relación con la guerra prolongada en Siria, los recientes ataques terroristas en Francia, Canadá, Bélgica, así como las declaraciones islamófobas de muchos políticos y diplomáticos, se han convertido en un sistema y se han convertido en un parte integral de la realidad estadounidense. Así, el número de crímenes registrados contra musulmanes en los Estados Unidos es ahora 5 veces mayor que antes de los eventos del 11 de septiembre de 2001. Al mismo tiempo, el número total de crímenes por otros motivos, excluida la islamofobia, ha disminuido significativamente. . De ello se desprende que los estadounidenses comunes se han vuelto más intolerantes con los musulmanes, a quienes se considera los principales culpables de una mala vida.

Actualmente hay más de 3 millones de musulmanes en los Estados Unidos, la gran mayoría de los cuales son afroamericanos y árabes. Según los expertos, para 2050, los musulmanes constituirán la gran mayoría de la población estadounidense.

La principal razón de este fenómeno es la alta tasa de natalidad en las familias musulmanas, así como la creciente afluencia de migrantes, principalmente del mundo árabe. Al mismo tiempo, según los analistas, el crecimiento de las manifestaciones de islamofobia en la sociedad estadounidense es directamente proporcional al crecimiento del número de musulmanes. La población protestante blanca de Estados Unidos, que se está convirtiendo en una minoría etnoconfesional, no quiere renunciar a sus posiciones y se opone resueltamente a la rápida expansión del Islam. Mientras tanto, los expertos señalan que Estados Unidos jugó un papel muy importante en la difusión de las enseñanzas del profeta Mahoma, que, a través de la organización de revoluciones y guerras en los países árabes, obligó a la población local a emigrar, incluso a territorio estadounidense, trayendo la religión islámica. con ellos a su nuevo lugar de residencia.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE DOSSIER GEOPOLITICO