[NR: el equipo de Dossier Geopolitico, preparo un importante trabajo sobre la Teoría del caos, que aplicaba USA y sus “aliados”, ahora este articulo viene mostrar la preocupación de los Atlantistas que ven que esta Teoría se les esta aplicando en forma de boomerang]

El nuevo desorden mundial toma forma mientras las especulaciones dejan paso a las órdenes ejecutivas. El cóctel de repliegue reaccionario (Donald TrumpBrexit) está imponiendo un cambio de guardia en las relaciones internacionales y dejando patas arriba al hemisferio Norte. El consenso neoliberal, económico y geoestratégico, se ha roto pero ha dejado tras de sí un océano de incertidumbre. La administración Trump se ha mostrado hostil a la integración europea y afín a Vladimir PutinXi Jinping “salva” el foro de Davos y se convierte en el abanderado de la globalización. Una ola de nativismo proteccionista puede dar paso a guerras comerciales con graves consecuencias. El 2017 es el año con mayor riesgo político desde el fin de la Segunda Guerra mundial, según Ian Bremmer. Veamos.

Entre el decisionismo americano y el autoritarismo ruso

Estados Unidos inicia una etapa con tintes de aislamiento y unilateralismo. Compromete el bloque atlántico, centro de gravedad del siglo XX, mientras busca una nueva “relación especial” con el Reino Unido del Brexit, fantasea con la desaparición del euro y califica a la Unión Europea de “vehículo” de Alemania. Desprecia las organizaciones supranacionales salvaguardas del multilateralismo, al mismo tiempo que empieza una escalada de tensión con China que puede acabar en deflagración: ese es el mayor riesgo que afronta el mundo.

En el interior su democracia inicia un nuevo capítulo en forma de dezisionismus schmittiano. Un poder soberano que no responde ante el normativismo legal ni la discusión racional. Sin contrapoderes ni intermediarios, sin jueces ni prensa. En el ámbito económico se avecinan muros comerciales. Al tanto, porque ¿qué tienen en común los blancos de los ataques del nuevo presidente: México, Alemania y China? Son grandes potencias exportadoras. Las hostilidades de la Casa Blanca son reflejo de una de sus mayores debilidades: su déficit por cuenta corriente. Y uno de los mayores desequilibrios macroeconómicos globales. De nuevo, economía y relaciones internacionales se entrelazan.

La Rusia de Putin se siente fuerte y tiene razones para ello. Tras una pérdida de dominio paulatina del estratégico anillo de tierras (Spykman) ha demostrado estar dispuesto a todo, ciberguerras incluidas, por mantener sus posiciones. Todos sus últimos movimientos en el Cáucaso, Ucrania o Siria han acabado en aumento de influencia. El autoritarismo de Putin ha orillado sus problemas económicos y parece que los resultados electorales del mundo occidental le sonríen.

Ahora con una administración americana más que favorable, espera que las sanciones comerciales se alivien o eliminen. Trump y Putin hablan el mismo lenguaje y han quedado patentes sus conexiones. Pero mucho cuidado: EEUU puede estar buscando usar al Kremlin contra el gigante asiático, tal y como Kissinger hizo a la inversa durante la guerra fría. Un nuevo anclaje para taponar, esta vez, el ascenso de China. Trump es un personaje peligroso, folclórico y ridículo, pero sería bueno no tratar de estúpido todo lo que haga.

asia pacifico_mapa

El océano Pacífico se calienta mientras Oriente Próximo arde

China es la gran obsesión del nuevo inquilino del Despacho Oval. Un gigante que ya ha subido a los altares de la economía mundial, acumulador masivo de oro e inversor estratégico en África, Asia central y América Latina. Y ahora ya no quiere tan solo aceptar las reglas, quiere dictarlas. Su cautela ha ido dejando paso al incipiente intento de imponer su propia doctrina Monroe en Asia-Pacífico; algo que parece no estar dispuesto a aceptar EEUU y para lo que cuenta con sus históricos aliados regionales: Corea del Sur y Japón.

Las relaciones entre EEUU y Japón viven una segunda luna de miel. La pareja que forman Shinzo Abe y Trump tiene intereses comunes, China, pero hablan lenguajes diferentes. Para entender por qué no se percibe en Tokio un acercamiento a Trump como amenaza hay que mirar en su política interna. Japón es un país homogéneo, sin inmigración, extrema derecha ni pulsión reaccionaria, y a diferencia de Europa no tiene miembros de la Internacional Trumpista en su Parlamento.

En el aire queda el futuro del conflictivo gran Oriente Próximo y la reincorporación del pivote iraní (Kaplan) a la escena internacional. Falta saber si Moscú podrá modificar la retórica de Washington en este campo. La competición político-religiosa entre Irán y Arabia Saudí explica buena parte de los conflictos abiertos: Yemen, Irak o Siria. EEUU puede tener la tentación de usar una de estas guerras subsidiarias (Yemen) para reivindicarse en la zona junto a su socio saudí.

Mientras tanto, una nueva Turquía otomana se ha afianzado como potente actor regional y los implicados en la victoria militar de Bachar el Asad –Rusia-Irán-Hezbolá– decidirán el futuro del país. Un Israel aislado pero encantado con el nuevo commander in chief proseguirá una política de asentamientos ilegales que imposibilita la solución de los dos Estados. Una región en llamas y en profunda transformación que continúa distorsionando el futuro de Europa.

Europa ante su prueba más dura

El viejo continente puede ver las cambiantes relaciones internacionales como una fiesta a la que no le han invitado. Fragmentado y atemorizado se queda sin el paraguas atlántico, sufre la peor resaca de la Gran Recesión y un año electoral de infarto. El mayor riesgo es que una gran troika formada por Washington, Moscú y Pekín encuentre un nuevo equilibro internacional sin contar con Europa e imponga con fórceps una Ostpolitik II.

Al mismo tiempo, los europeos tenemos la oportunidad de ocupar el enorme espacio que dejan unos EEUU en repliegue y un mundo en búsqueda de referencias. Podríamos ejercer en solitario como defensores de los valores de la Ilustración: Estado de Derecho, democracia, deliberación, tolerancia y sociedades abiertas. Continúan siendo valores atractivos y luminosos, pero hasta las buenas ideas necesitan ser defendidas. Para ello la UE debe restituir un modelo social resquebrajado y dotarlo de un escudo en materia de seguridad y defensa. Pasado el impasse electoral necesitamos activar una Europa flexible, a varias velocidades, que desatasque el proceso de integración y acabe con el paralizante tira y afloja de las capitales.

Es más necesario que nunca buscar aliados que compartan nuestra visión del mundo: normas, diálogo y multilateralismo. Nuestras relaciones con América Latina y Canadá cobran un nuevo significado. Debemos combatir el repliegue espasmódico y hacerlo de la mano del nuevo secretario general de Naciones Unidas, una pieza clave, el portugués António Guterres. Nos conviene encontrar un nuevo equilibrio con Rusia y estrechar lazos con China. También habrá que estar muy atentos a la candidatura a canciller del socialdemócrata y europeísta Martin Schulz. Su victoria sería todo un revolcón en la fuerza hegemónica del continente.

Entre el decisionismo de Trump, el autoritarismo de Putin y el capitalismo de Estado de Xi Europa tiene el deber de proteger su legado: democracia liberal y mercado con rostro humano. Libertades individuales y protección social. Preservar la dimensión política y reconstruir la dimensión social del proyecto ilustrado. Ese es también el perímetro de juego de la socialdemocracia europea (Vallespín). Un humanismo inteligente que haga bandera de la alteridad ante la vuelta a la tribu, los muros y los chivos expiatorios.

Sabemos desde la Historia de la guerra del Peloponeso que la conducta humana está guiada por el propio interés, el miedo y la defensa del honor. Parece que las relaciones internacionales están volviendo a su punto primigenio. Pero no olvidemos que la geopolítica contiene larvadas guerras de ideas. Está por decidir si tendremos un mundo ordenado por el orgullo de la hybris o la fuerza de la razón.

Fuente POLÍTICA EXTERIOR, España: https://www.politicaexterior.com/actualidad/geopolitica-del-caos/

por Javi Lopez

El 2020 no ha hecho más que empezar y ya se antoja como uno de los años más difíciles desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. El mundo atraviesa una crisis tan inesperada como disruptiva, con gigantescas consecuencias sociales, económicas y políticas. La mayoría de los Estados luchan hoy contra una amenaza que se propaga exponencialmente y pone en riesgo al conjunto de su población. Hablamos de una guerra a nivel mundial contra un ente invisible: una guerra contra un virus.

La crisis del coronavirus será, sin duda, un momento definitorio en la historia contemporánea. Nuestra forma de vida tal y como la conocíamos cambiará por un tiempo considerable. Veremos fábricas cerradas, aviones en tierra y rascacielos de oficinas vacíos; fronteras que reaparecen, esperas en supermercados, hospitales saturados y millones de reuniones online. Padeceremos una importante pérdida de vidas, y códigos sociales como abrazarse o darse la mano desaparecerán temporalmente de nuestras costumbres. No hay duda de que nos sobrepondremos a este trance, pero sus consecuencias pueden acabar siendo tan relevantes como las que derivarían de una combinación de los atentados del 11-S, la Gran Recesión y la epidemia de ébola. Habrá cambios que se revertirán, tendencias globales que se agudizarán y una honda sensación de vértigo nos invadirá a todos.

La crisis del Covid-19 ha puesto a Occidente frente al espejo. Y, sorprendentemente, nos hemos dado cuenta de que la imagen que tenemos de nosotros mismos puede estar distorsionada. La crisis será una enorme prueba: la eficacia en su gestión puede agudizar o frenar el actual proceso de desoccidentalización del mundo. Pondrá en jaque a la globalización y puede cambiar las coordenadas del sistema global y de las relaciones internacionales.

No hay que dar a Europa por vencida

Europa, hoy el principal foco de la infección, afronta la crisis desde la fragilidad. Sus habituales divisiones juegan en su contra y cuenta con una población notablemente envejecida, el grupo de mayor riesgo. Ahora bien, nunca hay que subestimar al Viejo Continente. Europa puede reivindicarse y reposicionarse en el mundo ante este grave episodio. Tiene las herramientas para hacerlo. Sus Estados son potentes maquinarias de políticas públicas, los europeos disfrutamos de los mejores sistemas sanitarios universales del planeta y hemos construido el mayor entramado de acción supranacional que se haya conocido: la Unión Europea. Una pandemia global requiere capacidad de resistencia, coordinación y acción pública, y nosotros hemos demostrado sobradas destrezas en estos campos.

Los viejos Estados-nación del continente europeo están despertando, lenta pero implacablemente, poniendo en marcha importantes paquetes de estímulo fiscal. Por su parte, el Banco Central Europeo, después de un titubeante y azaroso inicio, ha decidido desempeñar su papel activando un amplio plan de adquisición de activos que salvaguardará la deuda pública y garantizará la liquidez. Ahora es necesario operativizar el estímulo también a nivel comunitario y construir verdaderos instrumentos fiscales europeos, la gran asignatura pendiente. El riesgo es que volvamos a enredarnos en obsesiones ordoliberales que pongan de nuevo a la luz las deficiencias del diseño institucional de la moneda única. Esperemos haber tomado nota y aplicar las lecciones extraídas de la larga y dolorosa última recesión.

Nuevo orden emergente

Las relaciones transatlánticas también están sufriendo un nuevo golpe con esta crisis. Con Donald Trump en fase de negación hasta hace bien poco y con la posterior prohibición unilateral de vuelos comerciales con la UE, Estados Unidos ha sacado a relucir un aislacionismo agresivo. Y habrá que estar muy atentos a lo que suceda en la otrora indiscutible superpotencia mundial: carecen de una verdadera red sanitaria, tienen un modelo laboral súper volátil y un gobierno al frente que demuestra una profunda incompetencia, aliñada con un constante desdén por la ciencia y los expertos. Todo ello en año electoral. Eso sí, EEUU cuenta con un activo incalculable: la proactividad de la Reserva Federal y la fortaleza del dólar. Veremos.

China, sin embargo, parece estar intentando encarnar los valores en los que históricamente se ha autoreferenciado Occidente: comunitarismo, solidaridad y cooperación. El envío de personal médico y la donación de material para la prevención y lucha contra el coronavirus no solo es un acto de solidaridad, sino un ejercicio geopolítico: China tiende la mano a un Occidente que atraviesa graves problemas. No es simple altruismo, es la voluntad de ejercer de ascendente hegemón y aprovechar el enorme vacío que está dejando EEUU.

La potencia asiática está decidida a ganar peso y centralidad en la nueva articulación de un sistema global tradicionalmente organizado alrededor de la alianza atlántica. Sin duda, todo un reto para el orden mundial, pues el modelo chino, si bien ha demostrado efectividad y una disciplina social que ha favorecido la gestión de esta crisis, continúa tensionando nuestra visión democrática de la gobernanza. Con todo, la crisis podría abrir la puerta a una nueva relación, propia, de Europa con China. ¿No sería eso ejercer la autonomía estratégica que se le reclama a la UE?

Al mismo tiempo, la globalización ha quedado expuesta y cuestionada y existe la certeza de que lo que venga después ya no responderá a las lógicas del mercado global vistas hasta ahora. Esta crisis va a redibujar las fronteras del Estado y del mercado en las democracias, probablemente empujando hacia una cierta relocalización industrial para asegurar el abastecimiento y las cadenas de producción, así como el retorno a propuestas nacionales frente a sistemas de coordinación internacionales. ¿Pero no podría empujarnos, también, hacia mayores y mejores instituciones de gobernanza internacional ante los más que evidentes riesgos y retos compartidos por el conjunto de la humanidad?

El coronavirus nos ha puesto contra las cuerdas y frente al espejo. Sin embargo, debemos seguir defendiendo un mundo basado en normas, abierto y conectado, preservar el multilateralismo y conseguir una verdadera globalización solidaria y responsable que disponga de mecanismos de control y compensación que aseguren una respuesta conjunta ante crisis de este calibre. En buena medida, la forma en la que salgamos de esta crisis determinará nuestra capacidad para afrontar las siguientes.

Fuente: POLÍTICA EXTERIOR, España: https://www.politicaexterior.com/actualidad/coronavirus-terremoto-geopolitico/

Admitió que se establecería en Bruselas una agencia de coordinación común para gestionar la situación con la propagación del nuevo coronavirus.

ROMA, 18 de marzo. / TASS/. Una pandemia del nuevo coronavirus ha demostrado la incapacidad de la Unión Europea para llevar a cabo una política común y su incompetencia, lo que le costará a la UE la pérdida de influencia, dijo el miércoles el presidente de Vision & Global Trends, Tiberio Graziani, a TASS.

“Estas últimas semanas han demostrado al mundo la total insuficiencia de la UE. Esta pandemia será ruinosa para la UE como un simple aparato burocrático, pero esta situación está empujando a los países miembros hacia la solidaridad y superando las diferencias”, dijo el analista político.

Él trazó un paralelismo entre la situación actual y otros problemas de la Unión Europea. “Detrás de la pantalla de palabras y declaraciones, la UE, de hecho, no tiene una estrategia común en ningún sector. Consideremos el sector energético, tampoco ve una política común, y esto es absurdo en sí mismo para el grupo de países que no tienen recursos energéticos propios, que tienen que importar recursos energéticos “, continuó diciendo.

“La UE es una estructura bastante caótica controlada por burócratas con responsabilidad limitada”, dijo.

“Lo mismo se aplica a la crisis sanitaria, durante la cual cada país toma sus propias decisiones. Pero todas estas decisiones están subordinadas a los dictados del Banco Central Europeo. Sin embargo, a pesar de la escasez generalizada de liquidez, es el Banco Central Europeo el que puede jugar un papel esencial “, dijo Graziani.

Admitió que se establecería en Bruselas una agencia de coordinación común para gestionar la situación con la propagación del nuevo coronavirus. “Pero ciertos estados ya están tomando su propio camino para resolver los problemas, y será difícil para la Comisión Europea establecer una coordinación centralizada”, cree el experto.

“La pérdida de influencia y autoridades de la UE como entidad decisoria es más realista que el éxodo de la UE”, dijo. Según Tiberio Graziani, las reformas reales en la UE eventualmente serán posibles una vez que termine la pandemia.

A fines de diciembre de 2019, las autoridades chinas notificaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre un brote de una neumonía previamente desconocida en la ciudad de Wuhan, centro de China. El 11 de marzo de 2020, la OMS caracterizó oficialmente la situación con el nuevo coronavirus (COVID-19) como una pandemia. La enfermedad se ha extendido a más de 130 países. El número de casos de infección por coronavirus en el mundo superó los 200,000, mientras que 8,000 personas murieron, anunció el miércoles el Secretario General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Fuente: Coronavirus pandemic has demonstrated EU’s inefficiency, says expert

https://tass.com/world/1132149

Coronavirus pandemic has demonstrated EU’s inefficiency, says expert
He admitted that a common coordinating agency to manage the situation with the spread of the novel coronavirus would be set up in Brussels

ROME, March 18./TASS/. A pandemic of the novel coronavirus has demonstrated European Union’s inability to pursue common policy and its incompetence, that will cost the EU the loss of influence, President of Vision & Global Trends Tiberio Graziani told TASS on Wednesday.

“These past weeks have demonstrated to the globe total inadequacy of the EU. This pandemic will be ruinous for the EU as a merely bureaucratic apparatus, but this situation is pushing the member countries towards solidarity and overcoming the differences,” the political analyst said.

He drew a parallel between the current situation and other problems of the European Union. “Behind the screen of words and statements, the EU in fact has no common strategy in any sector whatever. Let us take the energy sector, it sees no common policy either, and this is absurd in itself for the group of countries that have no own energy resources, that have to import energy resources,” he went on to say.

“The EU is a rather chaotic structure controlled by bureaucrats with limited responsibility,” he said.

“The same applies to the sanitary crisis, during which each country takes its own decisions. But all these decisions are subordinated to the dictates of the European Central Bank. However, for all the widespread shortage of liquidity, it is the European Central Bank that can play an essential role,” Graziani said.

He admitted that a common coordinating agency to manage the situation with the spread of the novel coronavirus would be set up in Brussels. “But certain states are already going their own way in solving the problems, and it will be difficult for the European Commission to establish centralized coordination,” the expert believes.

“The loss of influence and authorities of the EU as the deciding entity is more realistic than exodus from the EU,” he said. According to Tiberio Graziani, real reforms in the EU will eventually become possible after the pandemic ends.

In late December 2019, Chinese authorities notified the World Health Organization (WHO) about an outbreak of a previously unknown pneumonia in the city of Wuhan, central China. On March 11, 2020, the WHO officially characterized the situation with the novel coronavirus (COVID-19) as a pandemic. The disease has spread to over 130 countries. The number of coronavirus infection cases in the world has exceeded 200,000, while 8,000 people have died, the World Health Organization (WHO) Secretary General Tedros Adhanom Ghebreyesus announced Wednesday.

Análisis semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el equipo del Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

Club de la Pluma: Arte, Ciencia, Cultura, Derechos Humanos, Geopolítica, Deuda Externa, Relatos, Cuentos, Educación, Opinión, Editorial, Efemérides, Comunidades Originarias, Filosofía Y Mucho Más…

TEMA:

Columna dedicada a conocer más sobre foro noratlantista de la Conferencia de Seguridad de Múnich febrero 2020

  • Fractura de EEUU con Francia y Alemania. 
  • La OTAN sin rumbo.
  • La era posoccidental, en la que actores no-occidentales reconfiguran los asuntos internacionales.
  • El orden internacional liberal desde 1945, en crisis.
  • Los nuevos centros de gravedad económico y político en el orden mundial.
  • El Secretario de Estado de USA Mike Pompeo, NO logró imponer que China es el nuevo enemigo.
  • ¿Puede Occidente recuperar su influencia?
  • Habrá un “nuevo Occidente” liderado por Europa que combinara poder y valores se extendiera a potencias como India o Japón para construir alianzas globales.
  • Más..en el audio..

Un excelente artículo de Bhadrakumar sobre el mundo posoccidental que se vislumbra en el foro noratlantista de la Conferencia de Seguridad de Múnich celebrada en la ciudad bávara hace 10 días. Conceptualmente en la misma dirección, va el artículo de Jalife Rahme aparecido en Sputnik el 21/02 titulado “Mundo posoccidental de la Conferencia de Seguridad de Múnich contra China y Rusia”, La conferencia mostró la fractura de EEUU con Francia y Alemania y la pérdida de rumbo de la OTAN. Sugerente fue el comentario del embajador alemán Wolfgang Ischinger, uno de los jerarcas de la Conferencia , “podemos entonces estar al borde de la era posoccidental, en la que actores no-occidentales reconfiguran los asuntos internacionales, seguido aun en detrimento de precisamente aquellos marcos multilaterales que formaron el cimiento del orden internacional liberal desde 1945”.  Sin dudas el centro de gravedad económico y político en el orden mundial y la ecuación de poder resultante se está alejando inexorablemente de occidente. A. Mitre Dossier Geopolitico

Un mundo que ya no está formado por las potencias atlánticas por M. K. BHADRAKUMAR

La conferencia anual de seguridad de Munich la semana pasada (14-16 de febrero) resultó ser un evento icónico, comparando con el que se celebró en la misma ciudad bávara el 10 de febrero de 2007, donde en un discurso profético el presidente ruso Vladimir Putin había criticado al mundo orden caracterizado por la hegemonía global de los Estados Unidos y su “uso casi incontenible de la fuerza en las relaciones internacionales”.

Si el discurso de Putin en Munich fue profético sobre una nueva Guerra Fría entrante y el aumento de las tensiones en las relaciones de Rusia con Occidente, trece años después, en el evento de la semana pasada, fuimos testigos de los lazos transatlánticos que se desarrollaron a través de las dos guerras mundiales en El siglo pasado y florecido en un sistema de alianza de pleno derecho han llegado a una encrucijada.

Grietas profundas han aparecido en la relación transatlántica. En un discurso de apertura extraordinario, el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier, una excelencia de la diplomacia europea, acusó a Washington de “rechazar la idea de una comunidad internacional”.

Steinmeier reconoció que no hay retorno a los días felices de una estrecha asociación transatlántica, ya que Europa y los Estados Unidos se están alejando el uno del otro. Advirtió: “Si el proyecto europeo falla, las lecciones de la historia alemana se pondrán en tela de juicio”.

Dicho esto, Steinmeier tampoco defendió que Europa pudiera hacerlo solo. Más bien, “solo una Europa que pueda y quiera protegerse de manera creíble podrá mantener a los Estados Unidos en la alianza”.

Pero lamentó que “Europa ya no es tan vital para los EE. UU. Como solía ser … Debemos protegernos de la ilusión de que el interés cada vez menor de los Estados Unidos en Europa se debe únicamente a la administración actual … Porque sabemos que este cambio comenzó hace un tiempo y continuará incluso después de esta administración “.

El tema de la independencia europea (Europa convirtiéndose en un poder soberano, estratégico y político) fue también el leitmotiv de un discurso del presidente francés Emmanuel Macron, quien trajo un dinamismo raro al debate europeo, luchando enérgicamente por una política exterior y de seguridad europea común. Los responsables políticos alemanes han firmado un amplio acuerdo con la idea de Macron de que Europa debe hacerse cargo de su propio destino.

En contraste, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, había insistido anteriormente en que la conversación sobre la desaparición de Occidente es “extremadamente exagerada” y, de hecho, “Occidente está ganando”. Estamos ganando colectivamente. Lo estamos haciendo juntos “.

Mientras tanto, dos subtramas que siguieron apareciendo en las discusiones fueron, una, la relevancia continua del multilateralismo en el sistema internacional y, dos, una profunda ansiedad por el entorno de seguridad global actual.

Steinmeier enmarcó las preocupaciones con dureza, diciendo: “La idea de comunidad internacional no está pasada de moda”, y agregó que “retirarse a nuestros depósitos nacionales nos lleva a un callejón sin salida, a una edad oscura”.

En general, estos fuertes intercambios entre los europeos y algunos de la delegación estadounidense confirmaron, más que nunca, la debilidad y la desunión de Occidente. Un informe en el Político con fecha de Munich señaló: “Las dos partes no están muy separadas en las grandes preguntas que enfrenta Occidente (amenazas de Rusia, Irán, China), están en universos paralelos”.

Una cuestión importante que dividió a Munich fue China. Ni Pompeo ni el secretario de Defensa, Mark Esper, dejaron ninguna duda de que Washington considera que China es una fuerza nefasta en el mundo, que representa una amenaza significativa a largo plazo. Pero esa opinión no es compartida por muchos países de la UE. La pregunta subyacente es qué postura debería adoptar la alianza occidental hacia China, que es fundamental y tiene consecuencias de largo alcance. Europa está profundamente preocupada por las consecuencias que el rechazo de Beijing tendría sobre el comercio y la inversión.

En la conferencia se hizo evidente que no había aceptación de la petición de Pompeo de que China es el nuevo enemigo. Su advertencia contra la participación de la compañía tecnológica china Huawei en el próximo lanzamiento de 5G se encontró con un silencio pedregoso por parte de los aliados europeos. La política hacia China podría surgir como la mayor división transatlántica.

¿Puede Occidente recuperar su influencia? El quid de la cuestión es que con la disminución de la riqueza material y la decadencia de los valores morales, la capacidad de influencia se ha reducido. Y la forma de organización económica de Occidente ya no es tan atractiva como lo era antes. Además, con el auge de China, el rápido desarrollo de la India y el resurgimiento de Rusia, se está formando una nueva dinámica del poder global.

A medida que estas y otras potencias emergentes crecen en fuerza, se acelerará una dispersión de poder e influencia, y es poco probable que Occidente recupere la influencia preponderante que ejerció en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Este drenaje de influencia podría disminuir si solo un “nuevo Occidente” liderado por Europa que combinara poder y valores se extendiera a potencias como India o Japón para construir alianzas globales. Pero una gran laguna radica en el desprecio de los Estados Unidos hacia el multilateralismo y un orden basado en reglas.

Del mismo modo, el impulso de Washington por las compensaciones para avanzar en sus confrontaciones unilaterales, ya sea con Rusia y China o Irán y Venezuela, no logran llegar a un acuerdo con sus principales socios occidentales, la mayoría de los cuales son reacios a cualquier forma de confrontación, al menos todos con Beijing.

“No podemos ser el socio menor de los Estados Unidos”, dijo Macron, citando fracasos recientes en la política de desafío de Occidente. Claramente, las divisiones internas afligen a Occidente y es difícil ver cómo se pueden superar.

En el mejor de los casos, pueden aparecer coaliciones voluntarias dentro y entre los estados occidentales sobre temas específicos. Pero incluso entonces, Occidente puede, en el mejor de los casos, desacelerar su declive relativo, pero no revertirlo.

El meollo del asunto es que el centro de gravedad económico en el orden mundial y la ecuación de poder global resultante se está alejando inexorablemente de Occidente, mientras que, por otro lado, ya no hay un “Occidente” que esté unido por principios, valores y políticas.

EL MUNDO FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN: Una batalla por otra civilización

  La geopolítica en torno al Corona Virus

Wim Dierckxsens, Walter Formento, Febrero 28, 2020.

Introducción

En el nuevo milenio del 2000, se observa el ascenso constante de la participación de EEUU, y también de la Unión Europea, en la inversión extranjera directa (IDE) en China a costa de Hong Kong, Taiwán y Japón. Microsoft entró en el mercado chino en 1992 y luego entraron otros gigantes, particularmente aunque no exclusivamente, las corporaciones tecnológicas de la información y comunicación como Facebook, Amazon, Apple, Alphabet, Netflix, Google (los FANG), Intel, Oracle, IBM, Cualcomm, PayPal, Cisco, entre otros. En el periodo 1990 y 2017 las empresas globales, de origen estadounidenses, invirtieron más que 250 mil millones de dólares en China sobre todo en tecnologías de la información y comunicación.

A la par de las transnacionales globales, se desarrollan también los gigantes conglomerados nacionales chinos (que denominamos Pekín). Hace años que China compite en casi todos los sectores de alta tecnología con las empresas globales procedentes particularmente de Norteamérica. A principios de este milenio, Estados Unidos exportaba tres veces más que China en productos tecnológicos a los mercados mundiales. Con el tiempo, Estados Unidos se convirtió en un importador masivo de productos tecnológicos hechos en China que antes producía en tierra propia, generando una balanza comercial cada vez más negativa.

En la actual década, los estadounidenses solo mantienen un amplio liderazgo en los sectores compuestos por la industria automotriz y la aeronáutica. Desde 2010, Pekín asumió el liderazgo de las exportaciones, superando a las transnacionales ‘norteamericanas’ en renglones como información y comunicación. Asimismo, acaba de igualar las ventas de instrumentación científica y está cerca de emparejar las ventas de plantas de generación de energía. Hoy Pekín es uno de los fabricantes más grandes del mundo de productos de alta tecnología como robots industriales, chips y máquinas herramienta. Los titanes estadounidenses ven cada vez más complicada la competencia con los gigantes chinos.

Inexorablemente, año tras año desde el comienzo del milenio, la participación de los Estados Unidos en la economía mundial se reduce mientras que China aumenta. China ya es el centro clave de la economía global y el principal socio comercial de casi 130 naciones. El único competidor económico de los Estados Unidos está ocupado volviendo a integrar la mayor parte del mundo a una versión totalmente interconectada del siglo XXI de un sistema comercial que estuvo en su apogeo durante más de un milenio: las Rutas de la seda euroasiática. China supera en gran medida a los EEUU en las solicitudes de patentes y produce al menos 8 veces más graduados de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática (STEM por sus siglas en inglés) al año que los Estados Unidos ganando el estatus de principal contribuyente a la ciencia global.

https://www.aporrea.org/imagenes/2019/10/nuevo_frente_de_la_gran_guerra.png

Después de la crisis global de 2007-08, hay una aceleración de los volúmenes de las IDE (Inversiones Extranjeras Directas) de China hacia el mundo que revela la decisión de la internacionalización de empresas chinas, el aumento de la inversión china en la economía de otros países y la decisión estratégica. Lo anterior mucho tiene que ver con el desarrollo de un sistema de instituciones financieras diferentes al de Bretton Woods y la denominada Nueva Ruta de la Seda –NRS-. Esta iniciativa NRS está asociada a las políticas de inversión regional de “Ir al Oeste”, en el propio territorio chino, y ha evolucionado hasta incluir acuerdos y proyectos de conectividad por construcción de infraestructura con Europa, Asia, África y América Latina, principalmente en energía, alimentos, minerales y transporte comercial. La NRS incluye acuerdos con organizaciones ya establecidas entre China y otros países hacia un mundo multipolar. En primer lugar, estaría el impulso a la mayor internacionalización del yuan como moneda para transacciones de capital.

En el cuadro geopolítico de hoy, tenemos que las fuerzas del capital financiero globalizado procuran imponer un Estado global con su propia moneda global y concretamente una cripto-moneda. El Estado global se plantea por encima de las naciones y de la Organización de las Naciones Unidas -ONU-, incluso por encima de EEUU. Con una fuerza militar propia basada en la OTAN, pero nutrida de fuerzas (a menudo mercenarias) provenientes de todas las naciones y pueblos como ya es realidad y sucede en general. Los globalistas quieren otro sistema monetario internacional (economic reset), sin embargo, también lo quiere el multipolarismo China-Rusia-India-Sudáfrica-Sudamérica. China es el principal acreedor de EEUU debido a su enorme superávit en la balanza comercial que tiene con  esta nación. Desde 2013, China ha parado de acumular bonos del Tesoro norteamericano e incluso disminuyó su tenencia y los vende en dólares para comprar oro. 

Cuanto más tiempo Trump permanezca en la presidencia, más opciones tiene la China multipolar para avanzar con su proyecto multipolar. Trump apuesta a otro período presidencial más y, de lograrlo, podrá ayudar a parar nuevamente a las fuerzas globalistas en su delirio oligárquico-belicista y el mundo podría estar a salvo nuevamente de una conflagración mundial. El fracaso de los demócratas-globalistas en el impeachment ( iniciativa de destitución) contra Trump les ha dejado en un estado de desesperación y, más aún, la cada vez más probable candidatura a la presidencia de Sanders por los demócratas los deja sin candidato propio del Partido Demócrata, y el muy probable triunfo de Trump que se avizora en noviembre de 2020, quien no solo ha superado toda trampa y todo golpe de estado desde que asumió en 2017, también ha logrado posponer en el tiempo la inevitable crisis económica que hubiera afectado negativamente su campaña electoral.  

El Nuevo Corona Virus como vehículo geopolítico

El Nuevo Coronavirus, que oficialmente se denomina “COVID-19, ya ha tenido un gran impacto mundial. Debido en buena medida gracias a los grandes medios de comunicación del capital financiero globalista (CNN, BBC, Deutsche Welle, Washington Post, New York Times, AFP, AP, etc.). 

Apple fue el causante del primer pánico cuando anunció que esperaba una baja en sus ganancias debido al cierre de la producción en China relacionado con el coronavirus. China representa un 30% de la producción mundial y se esperaba la quiebra de muchas empresas en China a menos que sean rescatadas por el gobierno (que sin lugar a dudas lo hará) tendrían efectos graves en la propia economía china y más allá.  En una época globalizada los efectos se dan en cadena de valor más allá de las fronteras chinas, por lo que se estimaba una baja en el comercio mundial de 600 mil millones de dólares. 

El objetivo claramente es causar angustia entre inversores en torno a  las bolsas de valores en el mundo con el objetivo de generar una gran crisis mundial, dejando colapsar las burbujas privadas (de vivienda, autos, etc.), públicas y empresariales. Esta mega-crisis ya estaba en el aire desde que Trump fue electo en 2017 y los globalistas no lograron provocar su estallido hasta ahora ni sacar a Trump de la casa Blanca por motivos ampliamente abordados en trabajos anteriores nuestros. El corona virus vendría a brindar una nueva oportunidad para causar la “crisis” en plena campaña electoral, que pueda ser “instrumentada” para evitar la reelección de Trump.   

Aparecieron y aparecerán muchas noticias y artículos sobre el impacto mortal que tendría la pandemia a escala mundial, aparentemente para generar una situación de pánico mundial. Todo el complejo de medios de comunicación globalista (CNN; BBC; Deutsche Welle, etc.) repetía hasta el cansancio que Beijing -Pekín- estaba «mintiendo» y perdiendo el control sobre la epidemia y su economía. Con “racismo” incluso acusaban al propio BRI (La Nueva Ruta de Seda) de ser una pandemia y que era «imposible de poner a China en cuarentena». Cuando China parecía lograr tener el control sobre la pandemia aparecen como “salidos del infierno” casos en cada vez más países fuera de China, en primer lugar en el Lejano Oriente: Japón y  Corea del Sur y luego siguiendo la Ruta de la Seda vía Irán a Italia. La OMS informó el 25 de febrero que unas 77 mil personas habían sido afectadas por el virus con 2.600 muertos, pero que Pekín aparentemente ya lo tenía bajo control. 

Para hacerlo más impactante aún y crear así pánico a nivel mundial comienzan a inventariar los casos esporádicos en el mundo entero, como si ya tuviéramos una pandemia a escala mundial. Brasil, Grecia, Pakistán  confirman su primer caso, Kuwait, Irak, Bahréin y Libano confirman posibles casos, Finlandia el segundo caso y Francia incluso un segundo muerto. Se difunde que Reino Unido planea hacer pruebas al azar en la población con síntomas parecidas al coronavirus. En el mismísimo EEUU, donde aparente y curiosamente, a estas alturas aún no se han reportado casos más allá de las personas que estuvieron en un crucero, los demócratas están politizando el virus pidiendo que Trump destine 8.5 mil millones de dólares para evitar la pandemia en su país. El presidente en cambio es de la opinión que basta 2.5 mil millones de dólares.

Es impresionante toda la publicidad que recibe la ´pandemia´ y, más aún, cuando sabemos que según cifras de la OMS mueren hasta 650.000 personas al año (54.000 al mes) por enfermedades respiratorias relacionadas con la gripe estacional. Aparentemente nada pasa en el mundo para las plataformas globales de comunicación cuando esto sí sucede año tras año. Lo anterior no deja duda que se trata no tanto de una epidemia, sino de toda una campaña comunicacional y política, y en nuestra opinión, con el objetivo de acelerar el estallido de una crisis financiera y general en el mundo, que ya venía en desarrollándose desde fines de 2018.

Las grandes plataformas de comunicación nos informan segundo a segundo sobre el mal humor, los nervios y los subes y bajas en las bolsas de valores en el mundo y los inversionistas presionan a los medios de comunicación para impulsar el pánico. Sin embargo, los movimientos en la bolsa nunca son lineales y si comparamos la actual caída en la bolsa, ésta nada tiene de diferente a los movimientos que se observaron en el año 2019, como puede verse en el Grafico N°1

¿No han podido salirse con la suya? Las cuatro grandes empresas tecnológicas globalistas (Facebook, Apple, Amazon y Microsoft) comprenden el 11% del Mercado bursátil y las acciones de las corporaciones FANG bajaron en total por un monto de 350 mil millones de dólares en 6 días y no han logrado que bajasen críticamente sus acciones al venderlas. Se habla de porcentajes históricos cuando en realidad no pasan del 10%. Según el Wall Street Journal Almanac de 1999 hubo bajas de 22% en un día el 19 de octubre de 1987. Esta situación demanda una explicación.

Graham Summers analiza y observa que hay 5 MAGA (Make America Great Again) inversionistas que compran dichas acciones a toda costa al saber que harán fortuna durante el Segundo período de Trump. Así han logrado hasta ahora evitar que los cuatro globalistas (Microsoft, Apple Amazon y Facebook) logren manipular la bolsa a su antojo. Por lo demás, Trump hará lo imposible para que la Reserva Federal (FED) intervenga masivamente para que la bolsa no colapse mientras esté en campaña electoral. Una nueva baja en la tasa de interés está a la vista.

Grafico N°1:

https://www.silverdoctors.com/wp-content/uploads/2020/02/GPC225202.jpg

El mundo frente a los globalistas: una batalla por otra civilización

El capital financiero globalista (a menudo llamado “Los Mercados”) tiene un solo objetivo: provocar el máximo de sufrimiento con la crisis económica para llegar luego con la gran solución, crear un nuevo sistema monetario por sobre de las naciones –supranacional- e incluso por encima de EEUU. Es más, solo entregarán la vacuna para resolver el corona virus cuando se esté en el peor momento del pánico, para de nuevo aparecer como salvadores de una guerra biológica de la que son parte y no dejan de tener responsabilidad. 

Nos preguntamos qué es lo que podrían hacer los bancos centrales en el mundo si la crisis se acentúe. Sabemos que los bancos centrales ya se encuentran con una situación de tasas de interés al cero por cuento e incluso negativa, por lo tanto ya no tendrían mayores márgenes en una gran crisis económica. En China (Hong Kong) ya comenzaron con el llamado ´helicopter money´ (dinero-por-helicóptero), entregando a la población dinero para que ésta pueda seguir haciendo sus compras ante el ´cierre temporal´ de sus lugares de trabajo. Los bancos en China continental han sido instruidos de prestar dinero a las pequeñas empresas y apoyarlas para prevenir su quiebra. 

Y lo que puede hacer China con su planificación centralizada inspirará a los gobiernos de occidente a hacerlo también. En Italia el gobierno ya planteó el recorte de los impuestos ante la caída de los ingresos. En EEUU de seguro se planteará como una de las primeras medidas, la condena de la deuda estudiantil. Podríamos llegar al ´momento Draghi´ incluso: que los bancos centrales compren, a falta de otros instrumentos, hasta las acciones de las grandes empresas con problemas de pago para evitar un colapso completo y dar confianza a la economía. Ya hemos visto en trabajos anteriores que la economía capitalista occidental ya no es capaz de reconectar la inversión con la economía real o productiva, a menos que “renuncie” a la ganancia. Lo que comienza como trabajo de ´bomberos en helicóptero´ se torna luego política. ¿No estamos llegando con ello al inicio de una economía planificada, que ya no se deja regular más por las leyes del mercado? 

El hecho es que el liderazgo de Beijing –Pekín- ha tenido que lidiar ya con guerras biológicas graves: una epidemia de gripe porcina, luego una de gripe aviar y ahora el coronavirus, que prácticamente apagó la mitad de China. Los grandes medios divulgan que la economía está paralizada pero no entienden porque entonces la contaminación del aire por emisiones de carbón continúa dándose. Aparentemente hay una contradicción en la información que no divulgan. Desde el punto de vista de la inteligencia china, el cóctel tóxico actual simplemente no puede atribuirse a solo una serie aleatoria de coincidencias. Beijing tiene motivos en serie para conectar esta extraordinaria cadena de eventos como parte de un ataque coordinado de una Guerra Biológica de amplio espectro contra China. El Dr. Francis Boyle, profesor de derecho internacional de la Universidad de Illinois y autor, entre otros, de Biowarfare and Terrorism, es el hombre que redactó la Ley Antiterrorista de Armas Biológicas de Estados Unidos de 1989. El mismo Dr. Boyle afirma: “todos estos laboratorios BSL-4 de Estados Unidos, Europa, Rusia, China e Israel están allí para investigar, desarrollar y probar agentes de guerra biológica. 

La Universidad de Harvard es uno de los principales actores en este escándalo. En su trabajo conjunto con ONG´s y laboratorios chinos han juntado muestras de DNA de centenares de miles de chinos y los han llevado a EEUU para seguir experimentando sobre ellos. De ahí salieron varios virus corona, patentados al menos uno de ellos por Bill Gates de Microsoft. El actual corona virus afecta especialmente a personas con las particularidades del DNA de la población china. Es difícil de creer que el virus sea un producto propiamente chino. Este poder destructivo está en manos de pocos y la revelación para el público de que estamos ante una guerra biológica planificada, nos lleva a preguntarnos sobre la reacción probable, que será de una indignación generalizada y una acción colectiva para parar este asalto a la humanidad. 

Serán las corporaciones globalistas más grandes como Microsoft, Apple, Facebook y Amazon, con sus grandes plataformas de comunicación global, las que entren en evaluación universal como el gran peligro para la humanidad, donde incluso cada vez menos personas confían en la opinión de estos medios. Podría incluso haber llegado la hora, si bien no aun de nacionalizarlos, pero si de subordinarlos a instancias públicas que velen por el bien de la humanidad. Estamos en otras palabras ante un punto crucial en la historia: O los globalistas se salen con la suya, imponen sus intereses y negocios, y, por lo tanto, toda la humanidad sucumbe; O se abre un nuevo camino hacia una Humanidad que tome en sus manos su destino, resultante de un Dialogo de Civilizaciones.

Bibliografía consultada

Wim Dierckxsens, Walter Formento, Andrés Piqueras, Crisis mundial 2020 y transición al postcapitalismo, 17/02/2020

Pepe Escobar. No Weapon Left Behind, The American Hybrid War on China, www.silverdoctors.com, 23 de febrero de 2020 

Graham Summers, No Sign Of A Stock Market Crash, Stocks Close To Buy Zone, GainsPains&Capital, 25 de febrero de 2020 

Arkadiusz Sieron, Gold Is Taking On $1,700, But Coronavirus Is Slowing In China And Fears May Be Overblown, www.silverdoctors.com. February 24, 2020 

 Gary Barnett, The US Is World Leader In Bio-Weapons Research, Production, & Use Against Mankind, Zero Hedge, 22 de febrero de 2020

Zhao YandongZhang Wenxia, and Prof Michel Chossudovsky, Harvard Genetic Research Team Collected and Transferred China Blood and DNA Samples Back to the US, Global research, Canada.

Gary Barnett, The US Is World Leader In Bio-Weapons Research, Production, & Use Against Mankind, Zero Hedge, 22 de febrero de 2020

Chris Martenson, FIRELINE HAS BEEN BREACHED…ARMED POLICE AND THE MILITARY TO ENFORCE A STRICT QUARANTINE. Zero Hedge, 23 de febrero de 2020

Bill Blain, Is This The Global ‘Draghi’ Moment?, Zero Hedge 24 de febreor de 2020

Zero Hedge, Trump ‘Furious’ At Rogue Bureaucrats Who Let Coronavirus Patients Fly Home Without Telling Him, 23 de febrero de 2020  

NUESTRO SOCIO ESTRATÉGICO ITALIANO PROF. DR. TIBERIO GRAZIANI ENTREVISTADO POR SPUTNIK ITALIA: Hoy, 18 de febrero en Roma, los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de Rusia, Sergei Lavrov y Sergei Shoigu, se encuentran con sus homólogos Luigi Di Maio y Lorenzo Guerini.

Un 2 + 2 estratégico para tratar dossiers importantes como el libio, pero también para discutir las relaciones bilaterales entre Italia y Rusia. Una oportunidad que no debe perderse para relanzar las relaciones entre los dos países, sino también entre Moscú y Bruselas.

El diálogo italiano-ruso comienza nuevamente en el formato 2 + 2: los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de Rusia, Lavrov y Shoigu, se esperan hoy en Villa Madama para una serie de reuniones con sus homólogos. Las relaciones bilaterales de 360 ​​grados están sobre la mesa, pero también dossieres internacionales con un enfoque particular en seguridad y Libia.

La posición de Rusia frente a la Unión Europea es clara y se puede ver en las declaraciones emitidas por La Lavrov en la víspera de la reunión bilateral romana:

Nunca hemos renunciado a la idea de construir una Europa verdaderamente unida que incluya a Rusia, la Unión Europea y nuestros municipios vecinos. En las circunstancias actuales, un paso importante en esta dirección podría ser la convergencia del potencial de la Unión Económica Euroasiática y la Unión Europea. Por lo tanto, unir esfuerzos, entre otras cosas, contribuiría a la formación de un área de paz, seguridad igual e indivisible y una amplia cooperación económica desde el Atlántico hasta el Océano Pacífico.

¿Cuál será el papel de Italia en este contexto? “Creo que Italia puede tener, gracias también a la cumbre 2 + 2, la posibilidad de ser un país bisagra entre Moscú y Bruselas. Es un papel que nuestro país podría forjar. Todo depende de la relación que Italia tenga con los Estados Unidos “, subrayó en una entrevista con el Sputnik Italia Tiberio Graziani, presidente de Vision & Global Trends (Instituto Internacional de Análisis Globales).

Tiberio Graziani, ¿qué tan importante es este encuentro?

– Es una reunión muy importante. Hay dos factores cada vez más relacionados: el de la diplomacia y la defensa. De hecho, los ministros de los respectivos países se reúnen. En mi opinión, después de esta reunión, otros seguirán con otros países de la Unión Europea. Todo comenzó con algunas iniciativas de Macron, porque el presidente francés tuvo el buen sentido de hacer declaraciones de que las relaciones entre los países miembros de la Unión Europea con la Federación de Rusia deben revisarse, reconsiderarse y fortalecerse. Esto va más allá de las sanciones, el expediente ucraniano y la fricción entre Moscú y Estados Unidos. Las tensiones entre Estados Unidos y Rusia afectan a los países miembros de la Unión Europea, porque desde un punto de vista de seguridad, estos países son parte de las Alianzas del Atlántico Norte.

Entre los archivos principales sobre la mesa está el libio. ¿Qué importancia tiene Italia para la influencia rusa en Libia?

– El hecho de que tanto la Federación de Rusia como Turquía estén actualmente presentes en el Mediterráneo y, en particular, en Libia, es un elemento que denuncia una vez más la fragilidad de la Unión Europea y de países como Francia e Italia. La presencia de Rusia y Turquía cambia el escenario geopolítico y geoestratégico del norte de África. La Federación de Rusia puede desempeñar un papel activo como ya lo ha hecho en Siria; en la región ha habido un vacío geopolítico por parte de Italia y la Unión Europea, un vacío que en geopolítica es llenado por otros actores.

En mi opinión, Rusia es un factor de estabilidad, la única preocupación es que tanto Rusia como Turquía no se involucrarán en una situación que podría empeorar: sabemos que en Libia hay varios grupos armados relacionados con el terrorismo islamista . Turquía y la Federación de Rusia están en el expediente de Libia en lados opuestos, pero este mismo hecho se puede ver en un equilibrio de fuerzas basado en una tregua y estabilidad.

Para Rusia, lo importante es la colaboración con Italia en este momento histórico?

– Italia representa para Rusia un país con el que colaborar y cooperar. Creo que Italia puede tener, gracias también a la cumbre 2 + 2, la posibilidad de ser un país bisagra entre Moscú y Bruselas. Es un papel que nuestro país podría forjar. Todo depende de la relación que Italia tenga con los Estados Unidos. Debe recordarse que Italia sufre de un cierto estrabismo euroatlántico, es decir, mira exclusivamente a Occidente y no se da cuenta de que sus intereses nacionales están en la parte euroasiática, de la que Rusia es el actor principal.

La reafirmación por parte de Rusia de querer cooperar con Italia también en el lado de la seguridad es la razón por la cual el ministro de defensa Shoigu estará en Italia en la mesa con su homólogo. Del lado ruso es un acto de realismo político e incluso estratégico.

En la entrevista publicada a la prensa, Lavrov dijo que Rusia no ha abandonado la idea de “construir una Europa verdaderamente unida que incluya a Rusia y la Unión Europea para crear un área de paz y cooperación económica desde el Atlántico hasta el Pacífico”. ¿Crees que nos estamos acercando a esta dimensión de Europa?

– Es una frase que es al mismo tiempo diplomática, pero también una frase que permite evaluar a nivel estratégico las relaciones y prácticas que deben adoptarse para llegar a un mayor entendimiento entre Rusia y la parte occidental de la masa euroasiática, es decir, Europa. . En palabras de Lavrov, se puede encontrar la seria intención de la Federación Rusa de modo que las tensiones entre Moscú y Bruselas se alivien para el beneficio mutuo de los estados miembros de la UE y Rusia.

El estrabismo euroatlántico no ayuda a Italia o Europa en esta fase histórica. En mi opinión, la UE debe encontrar una relación sólida con la Federación de Rusia y, si establece un nuevo clima de confianza, creo que es posible lograr esta gran unión desde el Atlántico hasta el Pacífico. Creo que para la estabilidad y la seguridad, me atrevo a decir en todo el mundo, es importante que esto suceda a mediano plazo.

Fuente en Italiano:

https://it.sputniknews.com/intervista/202002188744623-22-lavrov-e-shoigu-a-roma-verso-nuove-relazioni-fra-mosca-e-lue/

NOTAS:

2 + 2 =?

https://it.sputniknews.com/intervista/202002178742453-incontro-2-2-di-maio-guerini-shoigu-lavrov-russia-italia/

Lavrov critica el plan de Trump para resolver el conflicto israelí-palestino “de un solo golpe”

https://it.sputniknews.com/mondo/202002178740206-lavrov-critica-laccordo-del-secolo-di-trump-per-la-risoluzione-della-questione-israelo-palestinese/

Lavrov: la situación preocupa a los empresarios italianos, pero el mercado ruso está abierto al Made in Italy

https://it.sputniknews.com/mondo/202002178740152-litalia-e-pronta-a-una-ripresa-dei-rapporti-di-cooperazione-con-la-russia-lavrov/

El continente se enfrenta repentinamente a serias preguntas sobre su papel futuro en la política mundial, e incluso en la relación transatlántica.

Gran Bretaña ha abandonado la Unión Europea. Aunque algunos expertos afirmaron que nunca ocurriría, el Brexit sucedió. Las ramificaciones completas no se conocerán por algún tiempo, pero el eslogan de la UE de “unión cada vez más profunda” claramente tuvo un impacto el 31 de enero.

Este revés es el último de una serie de golpes al cuerpo que la UE ha sufrido en las últimas dos décadas. La primera fue la Guerra de los Balcanes de la década de 1990, donde la UE demostró ser incapaz de manejar el conflicto sin llamar a los Estados Unidos. El siguiente golpe fue la prolongada crisis de la eurozona, que provocó graves dificultades económicas en varios países, generó un considerable resentimiento entre los países acreedores y deudores, e incluso una gran cantidad de tiempo y capital político perdido. La tercera fue la crisis de refugiados de 2015, que expuso profundas divisiones dentro de la UE y dio un gran impulso a los movimientos nacionalistas de extrema derecha y a líderes iliberales como Viktor Orban de Hungría

El Brexit vino después, seguido por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cuya hostilidad hacia la UE y las reiteradas amenazas de abandonar la OTAN han enviado ondas de choque a través de las capitales europeas. Varios ex presidentes de EE. UU se quejaron de que los miembros de la OTAN europeos  no estaban haciendo suficientes aportes, pero ninguno de ellos hizo una amenaza creíble de retirarse de la alianza. Trump es diferente: nadie en Europa está completamente seguro de que no se levantará alguna mañana y decida sacar a Estados Unidos de la OTAN.

Para aquellos de nosotros que admiramos los valores que representa la Unión Europea y sus muchos logros a lo largo de los años, estos desarrollos son profundamente desalentadores.

Pero me temo que los problemas que enfrenta Europa van mucho más allá de la decisión de Gran Bretaña de irse y plantean serias dudas sobre el papel futuro de Europa en la política mundial. También arrojan más dudas sobre el futuro de las relaciones transatlánticas.

El problema es inherentemente estructural: aparte de las negociaciones comerciales, donde la UE generalmente habla con una sola voz, el bloque no está diseñado ni es capaz de producir una política unida sobre cuestiones estratégicas importantes y respaldar esa política con las capacidades necesarias.Se han derramado grandes océanos de tinta que describen la conveniencia de una “política exterior y de seguridad común”, y la UE ha tratado de fabricar la apariencia de unidad creando un cuasi ministerio exterior (el Servicio Europeo de Acción Exterior) y nombrando un alto representante para asuntos exteriores como su voz supuestamente oficial.  

Pero al final del día, los Estados miembros han guardado celosamente sus propias prerrogativas de política exterior y se han negado a equipar al Servicio de Acción Exterior o al alto representante con la capacidad de hacer mucho más que celebrar reuniones y pronunciar discursos.  En lo que respecta a la política exterior, y especialmente a la política de seguridad nacional, Europa sigue siendo una colección de estados soberanos cuyos intereses a menudo divergen, y que carecen del poder duro que a menudo se necesita para concretar cosas.

Tomemos por ejemplo el asunto irani: La administración de Trump se alejó tontamente del acuerdo multilateral que había coronado con éxito el programa nuclear de Irán, una decisión que los firmantes europeos no lograron disuadir a Trump de tomar. Sabían que era un error, e hicieron algunos intentos débiles para mantener vivo el trato. Pero cuando Estados Unidos amenazó con imponer sanciones secundarias a las empresas o bancos europeos que hacen negocios con Irán, las orgullosas naciones de Europa cedieron rápidamente. Este tipo de intimidación puede eventualmente persuadir a cualquier número de países para crear alternativas al orden financiero dominado por el dólar, pero en el corto plazo, Estados Unidos tuvo la influencia, y la intimidación funcionó.

O tomemos la guerra civil continua en Libia. Debido a que Libia es un importante punto de tránsito para los inmigrantes y refugiados que intentan llegar a Europa desde varias partes de África, la anarquía continua también es un problema grave para Europa. Es por eso que la canciller alemana, Angela Merkel, convocó recientemente una reunión cumbre en Berlín para idear un alto el fuego entre las facciones en guerra en Libia. La cumbre produjo un acuerdo que se rompió rápidamente, como a menudo lo hacen. Sin embargo, el problema subyacente es que ni Alemania ni ninguna otra persona en Europa tienen la capacidad de hacer cumplir ningún acuerdo que pueda alcanzarse en el futuro, o incluso mucha influencia sobre las partes en guerra. En la medida en que las potencias externas tienen alguna influencia sobre la situación de Libia, son Rusia y Turquía y varios estados del Golfo, no la UE o ninguno de sus miembros.

Luego está la política de Europa hacia Rusia: El presidente francés, Emmanuel Macron, está cada vez más preocupado por China, y parece que quiere reparar las barreras con Moscú para alejarlo de Beijing. Esta es una geopolítica sólida desde la perspectiva de Francia, pero un anatema para Polonia y algunas naciones de Europa del Este. ¿Cómo puede Europa tener una “política exterior y de seguridad común” cuando ni siquiera puede ponerse de acuerdo sobre su enfoque hacia un vecino estratégicamente importante?

Por desgracia, los problemas de Europa son mayores que estos conflictos de intereses. Europa también se enfrenta a una crisis demográfica a largo plazo, cuyo impacto total aún no se aprecia por completo. Ahora es el continente más antiguo del mundo, con una edad media cercana a los 45 años, y se prevé que su población en edad laboral disminuya en unos 50 millones de personas para 2035. En el este, este problema se ha agravado por la emigración, con jóvenes que se dirigen en otros lugares en busca de oportunidades económicas. Croacia ha perdido el 5 por ciento de su población desde 2013, y se prevé que la población actual de Bulgaria disminuya en un 23 por ciento para 2050. Menos jóvenes significa un crecimiento económico más lento, lo que significa menos oportunidades económicas, lo que a su vez fomenta una mayor emigración, mientras que una población mas “avenjentada” impone mayores cargas de atención médica a las sociedades cuyas economías son cada vez menos productivas. Las poblaciones mayores también tienden a ser más religiosas, más simpatizantes de los llamados nacionalistas y menos comprometidas con los ideales liberales de la UE, lo que crea más problemas para la visión de la UE.

En teoría, una solución a la crisis demográfica de Europa sería alentar una mayor inmigración desde el extranjero. Pero como sugiere la crisis de refugiados de 2015, traer incluso un pequeño número de inmigrantes puede tener consecuencias políticas impredecibles. Dadas las dificultades que las naciones europeas han tenido para asimilar inmigrantes en el pasado, y la clara oposición de los nacionalistas xenófobos, es difícil ver esto como una solución fácil. 

En pocas palabras: aunque Europa sigue siendo un continente rico con un gran mercado, en su mayoría integrado, su poder general está destinado a disminuir aún más en los próximos años.

Sin embargo, el problema central es que Europa pensó que podría trascender la política de potencias, construir una sociedad liberal próspera y escapar con un enfoque europeo independiente de los asuntos mundiales. Durante la Guerra Fría, las limitaciones de este enfoque fueron enmascaradas por el papel abrumador de los Estados Unidos: la UE no necesitaba una política exterior integral o coherente, porque los problemas de seguridad fueron manejados por la OTAN, y Estados Unidos dirigió el espectáculo. Aun así, las principales potencias europeas todavía tenían sus propias fuerzas militares competentes y capaces, como parte del esfuerzo colectivo de la OTAN para disuadir la agresión soviética en Europa.

Sin embargo, cuando terminó la Guerra Fría, los europeos decidieron rápidamente que el poder civil sería suficiente (y tal vez incluso superior) al poder duro que los estadounidenses apreciaban. Alemania tenía más de 500,000 soldados bien equipados en sus fuerzas armadas en 1985; tiene solo 180,000 tropas menos que bien armadas hoy. Si los estadounidenses cometieron un error al suponer que los problemas mundiales complejos podrían resolverse explotando cosas o derribando tiranos (o ambos), los europeos concluyeron erróneamente que la diplomacia y la ley eran suficientes y que el poder duro no era necesario.

Aunque esta fórmula idealista dejó a los europeos vulnerables a las consecuencias de los errores de Estados Unidos (Irak) fue sostenible siempre y cuando Washington todavía estuviera dispuesto a estar en la primera línea de la defensa europea. Sin embargo, es cada vez más insostenible porque la atención estratégica de los Estados Unidos se ha alejado de Europa y parece que esto no va a retroceder. Y el problema no es solo Trump. Como Merkel reconoció recientemente*: “Europa ya no está, por así decirlo, en el centro de los eventos mundiales. La atencion de Estados Unidos en Europa está disminuyendo, ese será el caso bajo cualquier presidente “.

Su solución es “más Europa”: progreso hacia la unión bancaria, esfuerzos para ponerse al día con la tecnología digital, iniciativas renovadas para racionalizar las decisiones en Bruselas, etc. Pero estas y otras reformas no resolverán el problema fundamental: 

Ninguno de los estados  de Europa por si mismo, es hoy una gran potencia, y su posición relativa se erosionará aún más a medida que sus poblaciones envejezcan y se reduzcan.  

Una Europa verdaderamente unida sería una aglomeración formidable, pero la UE simplemente no es apta para el propósito cuando se trata de desarrollar una visión unificada de política exterior o adquirir las capacidades necesarias para enfrentarse a grandes potencias o para dar forma a eventos fuera de las inmediaciones de Europa.

En cuanto a las relaciones transatlánticas, el resultado es una paradoja. Mientras Europa siga dividida y golpeando por debajo de su peso, los estadounidenses la darán por sentado, lo intimidarán cuando estén tan mal inclinados y verán cada vez menos razones para contribuir a su seguridad. 

Si Europa se librara de su malestar y se volviera más capaz, Washington sin duda lo vería como un socio más valioso, pero en ese caso Europa no necesitaría mucha protección de Estados Unidos. En otras palabras, una Europa débil, cada vez más anciana y políticamente dividida no vale la pena gastar mucho tiempo o esfuerzo para proteger, y una Europa fuerte, vibrante y cohesiva bien vale la pena defender, pero no necesitará la ayuda de Estados Unidos. De cualquier manera, es difícil ser optimista sobre el futuro de la asociación transatlántica.

A menos que, como he argumentado antes, Europa y Estados Unidos formen un nuevo acuerdo transatlántico sobre China. En este escenario Europa aceptaría asumir la responsabilidad principal de su propia seguridad, con Estados Unidos permaneciendo formalmente en la OTAN como defensor de último recurso, pero no como el primero en responder. Este acuerdo dejaría a los Estados Unidos libres para centrarse en Asia a medida que el equilibrio del poder mundial cambia en esa dirección. A cambio, Europa acordaría alinearse con los Estados Unidos con respecto a China y, en particular, negarle a China un acceso fácil a tecnologías avanzadas u otras capacidades que puedan tener implicaciones significativas para la seguridad nacional. La neutralidad no es una opción: si la competencia chino-estadounidense se calienta y Europa intenta mantenerse distante, los estadounidenses concluirán con razón que la OTAN ha sobrevivido a su utilidad y se retirará.

Si Europa acepta los términos de este nuevo acuerdo transatlántico dependerá de la UE, aunque su decisión sin duda se verá afectada por el comportamiento de Washington y Beijing en los próximos años. Pero desde donde estoy sentado hoy, no puedo imaginar otra forma de mantener la asociación transatlántica a largo plazo.

TRADUCCIÓN Y NOTAS JUAN MARTÍN GONZALEZ CABANAS

FUENTE : 

https://foreignpolicy.com/2020/02/06/europes-post-brexit-future-is-looking-scary


PRIMERA COLUMNA DE GEOPOLITICA DEL AÑO 2020 

Análisis semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el equipo del Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

Club de la Pluma: Arte, Ciencia, Cultura, Derechos Humanos, Geopolítica, Deuda Externa, Relatos, Cuentos, Educación, Opinión, Editorial, Efemérides, Comunidades Originarias, Filosofía Y Mucho Más…

TEMAS:

Crisis Sistémica se profundiza – La Teoría Geopolitica de Mackinder un geógrafo inglés del S XIX se consolida en el S XXI – 

EEUU entre su frente interno Elecciones Presidenciales y Juicio Político a Trump y sus dificultades en Medio Oriente priorizando lo “táctico” sobre lo “estratégico”, muy especialmente luego del asesinato del Gral Irani: Qassen Solemaini, contra ataque asimetrico de Iran, la desaparición del jefe de operaciones secretas, de la CIa para Iran y Afganistan, que sería uno de los tripulantes del avión derribado por los talibanes en Afganistán – El acuerdo del Siglo presentado por Trump y Netanyahu, sobre Israel y Palestina, tiene una fuerte resistencia.

Europa en su laberinto – desde Febrero se aplica el BREXIT (Gran Bretaña y sus idea se ser el centro financiero de los países asiáticos productivos y transformarse en un Paraíso Fiscal, como la Gran singapur financiera)

Hispanoamérica: Crisis sin solución política y consecuencias económicas y sociales:

Crisis boliviana Crisis Chilena crisis Peruana Crisis Colombiana Argentina Tierra de disputa de atlantistas globalistas y Continentalistas emergentes

AUDIO:

Por el Licenciado Jorge Nelson Poma. Miembro de Dossier Geopolitico

Introducción:

Creemos interesante llevar a cabo un apretado análisis comparado entre la Alemania de Post I y II GM con la Argentina de Post Batalla de Malvinas, en términos y consecuencias del “Día después” de ambos paradigmas geopolíticos seleccionados.

No podemos utilizar los parámetros de comparación de una conflagración mundial con millones de muertos, mutilados, desaparecidos, grandes hambrunas, campos de concentración y mil etcéteras más, con una batalla focalizada en una zona determinada, intentando evitar ampliar el espectro beligerante y con relativamente pocas bajas.

Sobre Alemania acudimos al “Tratado de Versalles” y la “Conferencia de Potsdam” respecto a la I y II GM respectivamente, en tanto que en referencia a Argentina debemos observar los Tratados de Madrid I y II, y veremos en que condiciones quedan ambos vencidos por los mismos aliados que lucharon contra Alemania y Argentina.

Desarrollo:

Análisis comparado del caso Alemán:

Sin entrar en detalles históricos sintetizamos que casi dos años después de finalizada la IGM entró en vigor el “Tratado de Versalles”, este tratado fue tomado por los alemanes como la verdadera derrota y luto nacional; constituido por disposiciones muy duras contra Alemania y sus aliados, los hizo responsables de haber causado la guerra y por lo tanto debían desarmarse, ceder territorios y pagar descomunales indemnizaciones a los vencedores, deuda que finalizó por completo recién el 3 de octubre de 2010, un negocio descomunal para la muy conocida actual usura de intereses impagables estipulados como una forma de esclavitud revestida de “ayuda”.

El descomunal esfuerzo alemán para resurgir de sus despojos, fue muy destacable ya que los victoriosos se apoderaron de la totalidad de la industria alemana y sus cerebros, con la finalidad de utilizarlos en beneficio propio; sin embargo el nacionalismo sin “z” o patriotismo de su pueblo, los llevó a subsistir pese a los ataques perpetrados por los aliados en la post guerra, en tanto que su esfuerzo en la austeridad, les permitió la reindustrialización e invasión al mundo con sus productos de alta calidad, que los llevaron a ser en la actualidad la 5ta potencia económica mundial.

En este análisis comparado podríamos incluir a los asiáticos como Japón y otros que por efecto simpatía se vieron obligados a resurgir de sus cenizas las dos Corea, Singapur, Vietnam, Taiwán, China entre otros; entendemos que utilizaron la estrategia económica de protección e impulso estatal al desarrollo para protegerse del monstruo de la usura internacional.

Análisis comparado del caso Argentino:

En este paradigma elegimos como situación a ser sometida a la Apreciación Geopolítica las derivaciones del Acuerdo de Madrid llevado a cabo entre Argentina y Gran Bretaña en octubre de 1989 y febrero de 1990.

Aclaramos que la redacción que señalamos no es la nuestra sino que intentamos traslucir la impronta de cada entrevistado para que las opiniones sean objetivas sin nuestras modificaciones que alterarían el análisis, interpretación y discernimiento de los conceptos; en tanto que las conclusiones son propias.

Síntesis de las opiniones vertidas en entrevistas de los distintos analistas:

Según el Ing. Mario Cafiero:

Le da valor en la teoría del “Espacio Vital”, quien posee Malvinas y sus espacios adyacentes asegura su alimentación, minerales, hidrocarburos, etc. Los británicos han europeizado el conflicto (regionalización). Argentina ha regionalizado mínimamente el conflicto. Menciona el interés de GB para proteger sus intereses en Argentina manteniendo el conflicto por Malvinas. Malvinizar Argentina es cortar relaciones con el mundo desarrollado. Fundamenta la intromisión británica en los asuntos de gobierno de Argentina para disciplinarla como ellos quieren. Acusa a Menem, Cavallo y Di Tella. Un acuerdo asquerosamente entreguista. Con la explotación pesquera y petrolera de GB en el Atlántico Sur financia al gobierno isleño y la base militar. Acuerdo vergonzoso. También advierte de la corriente europeizante de muchos argentinos. El desarme militar de Argentina es una decisión de la OTAN. La Argentina no pelea por conseguir un avance, no tiene nada a favor y debe intentar lograr algo, se subordina totalmente a las potencias angloamericanas hasta la bajeza de pedir perdón por reclamar por la Antártida. Se debe repensar el Acuerdo de Madrid y cambiar de estrategia.

Según el Almirante (R) VGM Carlos Busser:

Dos documentos que no son “Tratados” sino acuerdos (porque deben ser aprobados por el Congreso). A un mes de la asunción de Menem (julio 89) se firma en New York un acuerdo de acercar las partes e intercambiar posturas. Muy importante acotación hace en que las guerras se ganan o se pierden según como queda el país y Argentina quedó igual después de la capitulación por la Batalla de Malvinas. GB vulneró todas las normas de la ONU respecto a Malvinas; en cambio Argentina tuvo un fuerte respaldo de la ONU. Expresa la Misión británica en el Buque Shackleton para la exploración petrolífera como otra agresión más a nuestra soberanía. La logística a las islas de parte de Argentina era integral antes de 1982, con posterioridad GB quedó peor, debiendo absorber todos los costos de la logística a las islas desde GB y el descomunal aumento del gasto militar de una guarnición que se incrementó de 44 militares a unos 4 mil individuos. La no declaración del cese de hostilidades después del 82 por parte de Argentina, ponía en aprieto y apresto a GB, cuestión que nos favorecía para negociar. En Madrid (Oct 89) se acordó el cese de hostilidades y la reanudación comercial, por lo que todos los puertos solidarios con Argentina que cerraron a los británicos, los reabrieron. En esta 1ra reunión sólo se resolvieron los problemas de GB (cese de hostilidades, reanudación de comunicaciones, comercio y transporte, etc.) nada favorable para Argentina. Todo este acuerdo fue a espaldas del Congreso por temor a tener un rechazo. El 2do acuerdo (18/19 febrero 90), se comenzó a tratar la pesquería pero fueron reacios a tocar el tema de hidrocarburos, pues cuando se acuerdan cuestiones de equivalencias de beneficios siempre los británicos tienen una trampa preparada, por lo que nuestros funcionarios tienen una imperdonable culpa y traición a la Patria. También se acuerdan aspectos militares para acercamiento o confianza, navegación de buques en condiciones de “equivalencia” era otra trampa británica para tener ellos la soberanía incluyendo parte del Mar Argentino. También hace referencia al “Paraguas de soberanía” (nada cambia en las posiciones inglesas o argentinas pero no se hablan) como otro elemento tramposo de los británicos para extender en el tiempo las discusiones sobre soberanía. Ambos acuerdan respetar la carta de la ONU, relaciones comerciales con el aval de bancos argentinos pero con la fortaleza militar británica, acuerdos sobre búsqueda y salvamento como obligación de Argentina por ser el estado ribereño con intercambio de información; lo que culpa directamente a Menem y Cavallo como entregadores y traidores, menciona la distribución estratégica de bases navales y aéreas, como su actual desactivación, ya menciona las construcciones navales en decadencia. El deterioro de las Fuerzas Armadas es culpa del “proceso”, de Alfonsín y luego Menem con muchas medidas contra la defensa nacional, da ejemplos del estado de indefensión, culpa a todos los gobiernos hasta Kirchner, la política perjudicial y perturbadora contra el País; decir que no tenemos hipótesis de conflicto sea quien sea el funcionario es una burrada. También debemos pensar en las grandes reservas de agua si no las defendemos ¿qué va a pasar? Somos un país sin reserva militar, somos un país inerme. El acuerdo de febrero de 1990 es inexplicable e indefinible lo que hizo Menem, es engorroso para el entendimiento, la ciudadanía ni se enteró, los medios son cómplices en la difusión de una información que no está en los convenios, sí lo que dice cada funcionario y pone el caso Di Tella de 1995 por los hidrocarburos con GB que lo único que hizo fue resolverle los problemas a los británicos. Cree que la CN 94 no está ligada al acuerdo de Madrid 1990 que sólo menciona que se obrará de acuerdo al derecho internacional, finaliza diciendo que las negociaciones son entre dos, no es unilateral, la soberanía nunca se ha negociado, resolver por vía diplomática es una utopía, mientras no hay solución posible.

Según el Lic. Héctor Giuliano:

Acuerdo de Madrid encarado económica y financieramente. Ampliaron la explotación de los recursos naturales en una zona inmensa en especial la pesquería, gas, petróleo y algunos minerales. Esto no es una hipótesis es un conflicto real y cada día es un drenaje o sangría de recursos argentinos en manos británicas mientras nuestra clase política rehúye a estos temas. Ejemplifica como probritánicos a Cavallo y Guido Di Tella. Le interesa demostrar la red de acuerdos entre Argentina y GB con la tradicional maestría del Foreign Office. El llamado “Paraguas de Soberanía” es absolutamente favorable a GB, se tocan temas que no brindan nada bueno a Argentina y se detiene en el tiempo el único tema de interés argentino: la soberanía. Nosotros debemos forzar a GB a negociar por la soberanía. Tres ejes fundamentales: 1) El Foreign Office arma una red de convenios favorables a GB en gobierno menemista bajo el “Paraguas de Soberanía” 2) El acuerdo de febrero 90 impone severas medidas para Argentina en especial en el área militar, cercenando nuestra soberanía y quedando desposeídos de nuestros recursos, el convenio de diciembre del 90 en Londres es para la protección de inversiones en Argentina es decir garantía para las inversiones de GB en Argentina y de recíproco no tiene nada porque ¿qué inversiones puede hacer Argentina en GB? (trampa). Esta red de convenios con la complicidad del gobierno argentino en especial Cavallo como Mtro. de Rel. Ext. Luego como Mtro. de Economía y Guido Di Tella continuador de Cavallo. Se debería ir poco a poco desactivándose o destejiéndolo, no se puede permitir un Estado artificial en Malvinas que vaya ganando posiciones en la ONU. Por ejemplo pequeños Estados de Caribe bajo la órbita británica que votan con el mismo valor que estados grandes, lo que no tiene relación, GB está buscando un poder económico gigantesco con base en Malvinas, se intenta disolver el Comité de Descolonización de la ONU y la política exterior argentina se encuentra desguarnecida. Antes GB dependía mucho del continente argentino, pero ahora la explotación pesquera, hidrocarburífera y mineral le está dando autonomía a las islas. La Argentina debe adoptar políticas activas, reclamos en la ONU y desactivar esta red de convenios que GB no cumple. 3) El apoyo recibido de muchos países por Malvinas es un tema a explotar, también GB hizo lo propio con aliados como EEUU que apoyó el conflicto y la UE que incorpora Malvinas como de GB. Relacionado a las negociaciones con el Club de Paris, nuestra conveniencia es hacerlas individualmente con cada país y no en conjunto porque está la influencia británica, la ironía es que al comenzar la guerra de 1982 recibimos un crédito de Londres, tal vez se relacione a la trampa británica que la Argentina fue inducida a concretar la batalla de modo tal que se produzcan cambios en la relación con Malvinas, la reestructuración del poder militar argentino y cuestiones económicas fundamentales, todas favorables a GB. Lo que se pensaba en Argentina que estaba al borde de la cesación de pago de deuda, es que al retomar el control de las islas nos brindaría una explotación de recursos que facilitaría los pagos de la deuda externa que eran 20 mil millones de deuda pública y unos 15 mil millones privada, esto termina en 1981 estatizando la deuda privada con Cavallo en el Banco Central, no se debe desvincular esto con el conflicto de 1982. Luego de la cumbre de Jefes de Estado de Iberoamérica en EEUU, Galtieri realiza el golpe de estado a Viola, asume Alemann como Ministro de Economía con intención de refinanciar la deuda. Ya había comenzado el conflicto de Malvinas mientras Allemann continuaba en el FMI y en la UE procurando salvatajes de deuda. Declaraciones del Mtro. Alemann del 31 marzo 1982, dos días antes de la Operación Rosario, tenía un plan de privatización en especial de YPF ya que la misión Shackleton de exploración petrolera brindaba intereses muy fuertes para GB, recuperar Malvinas daba a Argentina posibilidades económicas de enorme rentabilidad, no se desclasifican documentos en Argentina que podrían aclarar muchos interrogantes, hubo mensajes de apoyo a la decisión de tomar Malvinas antes del 2 de abril de 1982 de periodistas y otros que creyeron que EEUU nos daba la venia y fue absolutamente al revés, por ello se aprecia que fue una trampa, además se apreció que a 15 mil km no podría GB movilizar semejante flota, el desguace de la flota británica era un objetivo de ese año y usar a un país como Argentina para demostrar la necesidad militar británica fue una jugada hábil de Margaret Thatcher, el TIAR no se tuvo en cuenta porque se tomó como país agresor a Argentina, las consecuencias no fueron sólo la caída del régimen militar sino la caída de las FFAA como estructura de poder, otra consecuencia es un “Tratado de Versalles” para Argentina con una obligación de deuda externa impagable, también un desarme como a Alemania porque un país sin FFAA es un país sin política exterior, nuestra clase política se rinde sin pelear está entregada, ojalá esto se revierta.

Según el Geopolítico Adrián Salbuchi:

El acuerdo de Madrid es la rendición de Argentina ante GB y detrás de ésta hay un poder superior, entonces Argentina fue reformada a favor de los intereses británicos (desarticulación completa de las FFAA, privatizaciones a precio vil de los bienes estratégicos argentinos, permisividad de la explotación de los recursos naturales, etc.), los principales hacedores de este daño fueron Menem y Cavallo pero el más importante para los británicos fue Cavallo; hoy miembro de La Trilateral; en la apertura del Parlamento inglés en 1990 la Reina Isabel habló de la enorme posibilidades comerciales e industriales que se abren para los británicos con el Acuerdo de Madrid 1989 con Argentina; Cavallo mantiene una continuidad en la política británica en Argentina primero como Canciller y, cuando preparó el camino de sumisión de Argentina a GB, pasó a ser Ministro de Economía para continuar el plan de entrega. La desregulación capitalista y regulación posterior terminará en el NOM (Nuevo Orden Mundial). El problema de Argentina no es sólo Menem o Cavallo, es el sistema por ello todos fueron funcionales a poderes supranacionales, son simples gerentes de las corporaciones. Ejemplifica con un triángulo, un lado es el gobierno corrupto, otro es la “oposición” y el tercer lado son los multimedios monopólicos. El sistema mal llamado democrático en Argentina es un sistema perverso, que puede ser comprado por el dinero de la droga o el dinero de los ricos para un gobierno de ricos, un camino de desindustrialización que nos conduce a ser productores primarios. Los gobiernos puestos por los poderes supranacionales advierten que debemos colocar gobiernos para que ellos se destruyan solos aparte de provocar una guerra civil como la que se vivió en Argentina. Un país sin FFAA deja de ser un país independiente, dejamos de ser independientes con todos los gobiernos desde Alfonsín a la actualidad. Un país indefenso por lo que vamos a terminar llorando como mujeres por lo que no supimos defender como hombres. Argentina es una daga que apunta a la Antártida (Kissinger). La organización perversa de los partidos políticos es dinero dependiente, por ello acepta dinero de cualquier parte, luego se lo tienen que devolver y así son los compromisos del gobierno. El Acuerdo de Madrid y la modificación de la CN están coordinados. Esto sólo lo puede resolver el pueblo cuando sale a la calle, pero para ello debe saber de qué se trata. El autor del análisis del Acuerdo de Madrid es el señor Julio González en su libro referido al tema. Cinco pilares a tener en cuenta: 1) Estado soberano 2) Moneda fuerte 3) Eliminar las deudas 4) Restaurar las instituciones republicanas 5) Volver a los valores tradicionales. Estos pilares son fundando la “Segunda República Argentina”.

Conclusiones del análisis comparado de los pensadores de marras respecto al Acuerdo de Madrid:

  • Entendemos que el Acuerdo de Madrid es totalmente vergonzoso, desfavorable, traidor y deshonroso para Argentina.
  • Creemos que la CN 94 fue siniestramente modificada para favorecer el accionar a favor de GB quitando la figura de traición a la Patria como medida de protección para los operadores sumisos a GB, enmienda que hacen legales las traiciones a la Patria, tal como los acuerdos de octubre de 1989 y febrero 1990 que favorecen totalmente a GB y en absoluto en nada favorece a Argentina por el contrario la perjudicó en todos los aspectos militares, económicos, diplomáticos, territoriales, etc. 
  • La “Policía del Pensamiento” se encuentra implementada en Argentina, en razón a aquellos que pensaron distinto o denunciaron traiciones a la Patria con distintos métodos, los perjudicaron o están en cárceles, los ejemplos abundan en distintos gobiernos. 
  • Todo acuerdo con GB encierra obligaciones ocultas que desangran la economía argentina como el actual oro argentino entregado a Londres y el desarme unilateral de Argentina bajo control británico. 
  • El Acuerdo de Madrid deshonra a la República Argentina y tiene una entrega total de sus recursos políticos, vale decir todo, no existe Argentina sólo su nombre y que será dividido en varios paisitos pequeños que no molesten y es por ello que sentimos cierto temor a las “Regionalizaciones” (que constan en la CN 94) porque por el conocimiento que poseemos del modus operandi británico, encierran siempre una trampa, en este caso las regionalizaciones se transformarán en pequeños paisitos sin poder ni capacidad alguna. 
  • Nuestro único país hermano es Perú, a quien traicionó Menem no Argentina, que como súbdito británico pasó a venderle armas a Ecuador, seguramente por orden británica para castigo de aquellos que nos apoyaron en Malvinas. 
  • Argentina está en la Commonwealth por la fuerza y traición de nuestros propios gobiernos subordinados a los británicos. 
  • Actualmente como una medida más de pérdida de soberanía se entregó el ARSAT a Francia (reemplazándolo por otro obsoleto), elemento estratégico que nos bridaría soberanía en las comunicaciones y el control de nuestro territorio, claro incluye Malvinas y demás archipiélagos como también la Antártida.
  • La pregunta del millón es ¿dónde estuvo la Plataforma Marina Gral. Mosconi? Adquirida con tanto sacrificio para Argentina con la finalidad de explotar nuestro petróleo en nuestra ZEE (Zona Económica Exclusiva), ¿algo del tamaño de una hectárea puede desaparecer sin rastros?, tal vez ya estuvo pintada de rojo y amarillo (Colores de la Shell que depende de la British Petroleum) en manos británicas. 
  • Nuestra soberanía respecto al Acuífero Guaraní peligra gravemente, ya está en la operatividad de la IVta flota EEUU destinada al dominio militar de Iberoamérica, vuelta a la mal llamada Doctrina Monroe. 
  • ¿Qué le pasó a Santiago de Liniers por haber rechazado las invasiones inglesas 1806/1807? Fue fusilado por esas sutiles órdenes británicas a los perduellis de turno, tenemos motivos para pensar que lo mismo hicieron con nuestros defensores de la Patria en Malvinas, apenas terminó la conferencia del Almirante Busser fue puesto preso por causas supuestas o tal vez dibujadas, como también existen Héroes de Malvinas que mataron ingleses y fueron perseguidos hasta apresarlos ¿con causas dibujadas? Es muy probable, las habilidades de los británicos son siniestras.
  • Gral. Martín Balza nos visitó en Posadas en diciembre pasado, le preguntamos muchas cosas, pero entre ellas “Su opinión sobre el Acuerdo de Madrid”, sin dudarlo nos contestó “Que los británicos son mucho más inteligentes que nosotros”, interprétese como quiera; nosotros creemos en que “La política británica en el Río de la Plata es el resorte oculto de nuestra historia, hacen de nuestra ignorancia el pedestal de su poder”. Dr. Ing. Raúl Scalabrini Ortiz.
  • Entendemos que GB posee una postura segura y coherente, con un nivel de patriotismo cierto. Nosotros debemos revisar y cambiar el Acuerdo de Madrid con niveles de patriotismo que debemos recuperar. 
  • Creemos que el NOM está detrás de esta entrega de soberanía argentina para la explotación de nuestros recursos y los agentes “argentinos” súbditos de su graciosa majestad británica ¿no son traidores a la Patria? 
  • Algo que continuará hasta que un milagro lo detenga, es recordar al gran pensador argentino Arturo Jauretche que expresó “Malo es el gringo que nos compra pero peor es el criollo que nos vende”.

Hipótesis para el año 2030:

  • Los acuerdos secretos entre el Reino Unido de Gran Bretaña y Chile (no su pueblo sino su gobierno) tienen por finalidad dejar sin soberanía antártica a Argentina. Es una maniobra perfecta de doble envolvimiento por el Este GB y por el Oeste Chile cuando posee gobiernos de neoliberalismo salvaje.
  • También sostenemos la hipótesis de la ocupación silenciosa de hebreos en la Patagonia Argentina cuya finalidad crear la República de Andinia profetizado por Theodoro Hertz en su libro “El Estado Judío”.
  • La Regionalización de Argentina en la Constitución Nacional de 1994 es una maniobra británica preparada para dividir a la Argentina en ocho países pequeños, como preludio de disolución nacional.
  • Sólo dejarán Malvinas, demás archipiélagos y su proyección antártica cuando se haya terminado el último recurso que brinde riqueza y la posición estratégica deje de tener importancia.

La Pampa Sumergida:

“El Reino Unido lleva adelante la mayor invasión de la historia sobre territorios argentinos”. 

Fundamentos:

  • Más de 250 años de guerra llevan los británicos contra Argentina, guerras ininterrumpidas desde el Siglo XVIII, en la que el conflicto armado fue periódicamente pendular: a fines del siglo XVIII los primeros intentos por el Río de la Plata fracasados en 1763, luego 1806/7 a Buenos Aires, 1845 en la Vuelta de Obligado, luego las revoluciones, golpes de estado, la Revolución Fusiladora de 1955, otros golpes de estado, la guerra civil desatada contra el terrorismo, hasta Malvinas 1982 y hoy continúan con una guerra híbrida revestida con piel de cordero, son manipulaciones que varían entre habilidades diplomáticas y enfrentamientos armados, pero siempre está el objetivo británico de quedarse con una extensa porción de la jurisdicción argentina y su dominio total.
  • Posee la explotación de su victoria de Malvinas de 1982 imponiendo su soberanía de facto en base al “uti possidetis defacto” o Principio del Derecho Internacional Público, acogido generalmente por las potencias europeas y en América por Brasil, consistente en la sucesión de lo que la colonia poseía de hecho, cuando se proclama la independencia del Estado. 
  • El Acuerdo de Madrid es la rendición incondicional de Argentina ante el Reino Unido, no del pueblo sino de los perduellis de turno o los traidores a la Patria más grande de la historia argentina.
  • Argentina está desarmada por completo, sus FFAA desmanteladas y lo peor es que un porcentaje muy elevado de la cultura argentina está convencida que está bien que se haya agredido y denigrado a sus FFAA que son Instituciones Fundamentales de la Nación, se lo debemos a la increíble habilidad británica y sus aliados en la manipulación de un pueblo en su mayoría ingenuo o apático.
  • La apatía del pueblo argentino es tal que sus gobernantes cumplen órdenes británicas a cambio de beneficios personales en contra de Argentina, ya ni tan siquiera lo ocultan.
  • La supervivencia de los próximos 150 años o más depende de los recursos naturales del Atlántico Sur, cuya mayoría se encuentra en jurisdicción de la Argentina Bicontinental.
  • La exploración de las potencialidades económicas del Atlántico Sur brindaron un panorama de una proyección descomunal para la explotación de esas riquezas, cuestión que se conocía antes de la Batalla por Malvinas y por esta razón es muy probable que el conflicto se haya preparado deliberadamente para que Argentina caiga es su trampa siniestra.
  • Los medios de comunicación social mayoritariamente comprados por las potencias aliadas en contra de Argentina, ocultan todo lo que está sucediendo a la masa popular que posee un nivel de apatía muy bien elaborada para que sean un pueblo de ovejas desganadas que caminan mansas a ser degolladas. 
  • Las Naciones Unidas (ONU), siendo un organismo “supranacional”, que constituye, según Wikipedia, un sistema político en el cual determinados Estados ceden parte de sus atribuciones de gobierno (en mayor o menor medida, dependiendo del grado de supranacionalidad) a organismos internacionales que afectan a más de una nación. Uno de los objetivos de los gobiernos supranacionales desde el punto de vista del globalismo neoliberal es la internacionalización de la economía, la implantación de sistemas monetarios supranacionales, etc., aunque se pueden tener otros objetivos, como es la regulación de las transacciones internacionales y la preservación de los derechos humanos, el medio ambiente y otros objetivos similares; no cumple con sus funciones respecto a los reclamos argentinos por ser funcional a los cinco países con derecho a veto, entre ellos GB y EEUU, quienes constituyen los máximos interesados en el Atlántico Sur de Argentina.
  • La tecnología argentina estaba creciendo demasiado a los ojos de las grandes potencias, especialmente aquella tecnología desarrollada en YPF para la explotación de petróleo y gas. Para poder invadir Argentina hubo que destruir su industria territorial, aérea y marítima, en relación a los intereses petrolíferos anglosajones, debieron desaparecer la primera plataforma marítima de extracción de petróleo y gas del subsuelo marítimo argentino, de modo tal que quede la explotación petrolera en manos anglosajonas exclusivamente.
  • Lo expresado precedentemente tiene el mismo valor de intención para la Antártida Argentina y cuya Soberanía está en serio riesgo ya que es proyección natural de Atlántico Sur Argentino, que no sólo dispone de hidrocarburos, minerales, alimentación, biología farmacológica de futuro, sino también el 80% del agua dulce del planeta.
  • Aparte de sus aliados de la OTAN, GB tiene incondicionalmente a Chile neoliberal, como aliado y facilitador de la mayor invasión británica a la Argentina en su jurisdicción del Atlántico Sur y la protección antártica. 
  • Ninguna invasión podrían hacer si no tuvieran entregadores internos o perduellis, el gobierno está más con los británicos que con los argentinos, refiero no a este o aquel, todos los gobiernos en mayor o menor medida favorecieron a los británicos y no por ignorancia sino por su siniestro y traidor apoyo para regalar argentina a cambio de prebendas personales, por algo sacaron en la CN de 1994 la figura de Traición a la Patria e incluyeron la Regionalización en ocho regiones.
  • Lo señalado precedentemente tiene las honrosísimas excepciones que no se nombran por no ser nuestra intención la política partidaria sino la exposición objetiva de lo que consideramos las mayores aproximaciones a la verdad geopolítica. 
  • La república con su división de poderes hace mucho que dejó de existir, desde hace décadas se entienden como un solo poder, es así que ninguno controla al otro como debe ser, entonces las componendas son permanentes a espalda de la “gilada”, que en geopolítica se refiere a un grupo social o pueblo manipulable para beneficiar decisiones políticas, ser cumplidas como “idiotas útiles”, también se refiere al sector que no debe enterarse de las verdaderas intenciones del poder oculto o estado profundo.
  1. PROPOSICIONES:
  • Cambiar la política neoliberal por la política del pensamiento nacional.
  • Revocar de inmediato en Acuerdo de Madrid.
  • Recuperar la capacidad de disuasión creíble de las FFAA y toda su industria militar.
  • Recuperar la industria nacional civil evitando la dependencia.
  • Poseer acuerdos con potencias oponentes a GB y sus aliados, vale decir Rusia, China y otros, única manera de defensa actual o sucumbe Argentina para siempre.
  • UNASUR – MERCOSUR – CELAC: repotenciarlas de inmediato con la finalidad de formar la Patria Grande Iberoamericana como estado continental industrial y bicontinental antártico, única estrategia para ser respetados en el mundo actual.
  • Si cae Argentina luego caerán todos poco a poco en el dominio anglosajón incluyendo a Chile que cree que va a sacar algo de GB pero será traicionado como el modus operandi natural de los ingleses y Brasil que por ser grande no deja de ser vulnerable al poder anglosajón.
  • Reclamar la indemnización por el crimen de guerra perpetrado por GB contra nuestro buque Gral. Belgrano, un crimen aberrante sumado al delito internacional de perfidia para sorprender al Buque aludido; que sea de tal magnitud que disminuya en gran medida la actual deuda externa.
Malvinas.jpg

Fig. Caricatura alemana sobre la victoria británica en la Batalla por Malvinas. Los alemanes saben lo que le costó. Autor desconocido.

FUENTE DE CONSULTA:

Entrevista al Ing. Mario Cafiero
Parte 1: http://www.youtube.com/watch?v=2yjtLkh5mjw
Parte 2: http://www.youtube.com/watch?v=z9rHHGDC2Lw
Parte 3: http://www.youtube.com/watch?v=BjqL6wlzPUE
Entrevista al Almirante (R) VGM Carlos Busser 
Parte 1: http://www.youtube.com/user/CEEMFRA1#p/u/6/zBZndUm1xhk
Parte 2: http://www.youtube.com/user/CEEMFRA1#p/u/5/bpE4s6xV0-U
Parte 3: http://www.youtube.com/user/CEEMFRA1#p/u/4/tIdfJSN4LBI
Parte 4: http://www.youtube.com/user/CEEMFRA1#p/u/3/amliyWI0pgo
Parte 5: http://www.youtube.com/user/CEEMFRA1#p/u/2/3zaqneSi99c
Parte 6: http://www.youtube.com/user/CEEMFRA1#p/u/1/kfbcdjNPcfE
Parte 7: http://www.youtube.com/user/CEEMFRA1#p/u/0/EIk2dt5uYtw
Entrevista al Lic. Héctor Giuliano
Parte 1: http://www.youtube.com/watch?v=7f5ajoMcqPA
Parte 2: http://www.youtube.com/watch?v=iSCCan7qCw4
Parte 3: http://www.youtube.com/watch?v=PfpdwZ0d6zk
Parte 4: http://www.youtube.com/watch?v=AGqK7v5vCLk
Parte 5: http://www.youtube.com/watch?v=My_1uUKm97k
Parte 6: http://www.youtube.com/watch?v=XlG5EfYlPuI
Entrevista a Adrián Salbuchi
Parte 1: http://www.youtube.com/watch?v=iCnK8NePbao
Parte 2: http://www.youtube.com/watch?v=KEVIHPEOn_8
Parte 3: http://www.youtube.com/watch?v=gk8Ospjb2Zc
Parte 4: http://www.youtube.com/watch?v=51W8rSf-qME
Parte 5: http://www.youtube.com/watch?v=kZC7qk3lAX0