16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios)

AUDIO

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, dedica la columna de geopolítica, del Club de La Pluma de esta semana al continente africano, a sus diversos y crueles conflictos bélicos, al sufrimiento de sus poblaciones y a la actividad terrorista de grupos como el ISIS y La Yihad, preparados y armados en gran medida por los servicios de inteligencia de las potencias occidentales. Y con ello nos desnuda la terrible y macabra relación entre los fabulosos recursos naturales de este continente y la avaricia económica de Europa y EEUU, que continúan, como hace siglos, con un saqueo continuo y violento de sus bienes, lo que ha condenado y condena a la guerra permanente, a la hambruna, a la pobreza, a la emigración y a la muerte, a millones y millones de seres humanos. 

Es un relato doloroso y realista que pone luz y saca a la superficie a una espeluznante cantidad de focos bélicos que son ignorados y silenciados por la prensa occidental, todo lo contrario a lo que hace con los de Asia, para mantener en la sombra las terribles consecuencias que provocan las estrategias de dominio mundial de Occidente y los intereses de sus grandes corporaciones para hacerse con las riquezas naturales de África. Y pone en evidencia la hipocresía europea que se declara “agredida” por una migración que ella misma provoca, no solo con su criminal colonialismo, sino también por el “efecto llamada” de su propaganda, al mostrarse como un paraíso de los derechos humanos, lo que tienta y engaña a tanta gente desgraciada a abandonar todo, en busca de una solidaridad que es pura demagogia y para quedar atrapados en oscuros campos de concentración pagados por la UE en países fronterizos como Turquía, Grecia y Marruecos o ahogados en la mortuoria fosa del Mediterráneo. 

Entonces nuestro director nos pasea por África con datos y argumentos y nos hace visitar cada hoguera bélica, como la zona conocida como el  “Sahel” o el caso de Camerún, inmerso en una casi guerra civil con el ISIS y otras bandas terroristas que sirven a los apetitos de las potencias por su petróleo, bauxita, hierro, madera y mucha agua, lo que deja a 45 millones de personas en situación de emergencia extrema. También nos habla de Etiopía, con sus 98 millones de almas en peligro por la codicia sobre sus recursos de oro, gas, agua y posibilidades hidráulicas y en la que Sudán y Egipto motorizan conflictos étnicos para boicotear la construcción de una gigantesca represa que podría afectar el cauce bajo del río Nilo. También nos lleva a Somalia y Eritrea, dos estados fallidos, donde bandas armadas en el exterior, han dinamitado la región con la piratería a gran escala en el Mar Rojo. 

Luego Carlos nos lleva a Mozambique, donde 1,3 millones de personas están en situación dramática por las luchas entre grupos yihadistas y con la guerra del tungsteno de fondo, codiciado por la industria militar, además de sus reservas de arenas pesadas, zirconio, titanio, y piedras preciosas. Luego vamos a Marruecos en conflicto con el pueblo saharaui y el Frente POLISARIO por el Sahara Occidental, la ex colonia española de la que Madrid se ha desentendido. Con sus reservas de petróleo, gas, hierro, cobre, uranio  y con los ricos caladeros de pesca en sus mares. Allí Marruecos avanza gracias a la superioridad militar provista por EEUU e Inglaterra. También Argelia lucha contra Marruecos por las estrategias de Occidente lo que ha llevado a cerrar el gasoducto a Portugal y España, en medio de la actual crisis energética. 

También nos describe la tragedia humanitaria de La República Centroafricana, con bandas armadas por Occidente destruyendo todo tipo de infraestructuras. Y denuncia el vergonzoso acuerdo entre Francia y EEUU para que los franceses sigan depredando el riquísimo ecosistema del Sahel como resarcimiento por la traición de los anglosajones por el tratado del AUKUS y los submarinos nucleares para Australia. 

Pereyra Mele cierra su columna con el LEGADO DE EUROPA EN ÁFRICA, donde nada construyó ni nada armó, y a la que no le dejó ser  partícipe de “su civilización superior”, mientras continúa con la opresión de sus pueblos y la explotación de sus riquezas.

Eduardo Bonugli (Madrid, 28/11/)

MARRUECOS ARGELIA Y EL SAHARA OCCIDENTAL
EL SAHEL 11 PAISES Y MOZAMBIQUE
REPUBLICA CENTROAFRICANA

EEUU busca un escenario de conflicto y la división interna de Etiopía por razones geoestratégicas relacionadas con su confrontación con China. Antes del conflicto, ese país se equilibraba pragmáticamente entre las dos grandes potencias, pero la mentalidad geoestratégica de suma cero de Washington considera que los lazos mutuamente beneficiosos de cualquier país con Pekín van en detrimento de Estados Unidos. Dado que Etiopía ha liderado históricamente los movimientos antiimperialistas y panafricanos del continente, podría ser un ejemplo positivo a seguir para todos los demás si Estados Unidos no lo castiga por desafiar su voluntad hegemónica. Antonio Mitre para Dossier Geopolitico

EEUU ESTÁ COQUETEANDO PELIGROSAMENTE CON EL ESCENARIO AFGANO EN ETIOPÍA Por Andrew Korybko  

25 de noviembre

Etiopía podría sospechar que Estados Unidos tiene motivos ocultos al amenazar con una intervención militar no solicitada en el país con el pretexto de evacuar a sus ciudadanos que hasta ahora ni siquiera quieren irse porque todavía se sienten seguros en la capital. 

CNN informó el martes que «el ejército estadounidense ha colocado fuerzas de operaciones especiales estadounidenses en Djibouti para que estén listas para brindar asistencia a la embajada estadounidense en Etiopía si la situación empeora, según un oficial militar y dos fuentes familiarizadas con los movimientos». Esto se produce después de que el portavoz del Departamento de Estado de EE. UU., Ned Price, negara la semana pasada que se estuviera considerando una evacuación similar a la de Afganistán a pesar de que no se le pidió que comparara las dos. Associated Press informó que Matt Lee luego desafió a Price sobre por qué incluso mencionó eso, lo que resultó en un intercambio tenso entre ellos. Hay más contexto de fondo con el que el lector debería estar familiarizado para comprender lo peligroso que es que Estados Unidos esté coqueteando ahora con el escenario afgano en Etiopía. A pesar de negar que está tomando partido en el conflicto en curso de Etiopía, Estados Unidos de hecho ha apoyado tácitamente al Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF), designado por el gobierno legítimo y democráticamente elegido de ese país como terrorista. El TPLF solía ser la facción más influyente del antiguo partido gobernante antes de pelearse con el primer ministro Abiy Ahmed el año pasado. El ataque sorpresa del TPLF contra el Comando Norte de la Fuerza de Defensa Nacional de Etiopía (ENDF) en la región de Tigray en noviembre de 2020 provocó la última guerra que Addis Abeba concibió originalmente como una operación de aplicación de la ley que desde entonces se transformó en una campaña antiterrorista. Estados Unidos ha estado presionando a Addis para que considere al TPLF como políticos iguales y entable conversaciones con ellos, y el último caso ocurrió durante el reciente viaje del secretario de Estado estadounidense Antony Blinken a África. El Congreso también presentó un proyecto de ley bipartidista que amenaza con más sanciones contra el gobierno etíope. Engañosamente llamada «Ley de Promoción de la Paz y la Democracia de Etiopía de 2021» (EPDPA), exige exactamente lo que hizo Blinken bajo la amenaza de sancionar a los funcionarios que continúan la guerra, así como a los socios de armas extranjeros del país. Tras los avances militares del TPLF a principios de este mes en las regiones vecinas de Afar y Amhara que invadieron durante el verano tras la retirada de la ENDF de Tigray como parte del alto el fuego unilateral del estado, el general estadounidense William Zana le dijo a la BBC que las tropas de su país en Djibouti estaban «Aquí para responder a la crisis» en Etiopía.

Este pronunciamiento provocador llevó al ministro de Relaciones Exteriores de Djibouti, Mahmoud Ali Youssef, a tuitear que su gobierno no permitirá que sus invitados militares estadounidenses usen su base allí «para una intervención hostil en los países vecinos». Sin embargo, los funcionarios estadounidenses siguieron temiendo que sus ciudadanos debían evacuar urgentemente la capital etíope. En respuesta, el embajador de Etiopía en Estados Unidos, Fitsum Arega, dijo al Sputnik de Rusia que «es lamentable que algunos intenten convertir el miedo y la alarma en un arma como estrategia de presión en ayuda del TPLF». También afirmó que Addis es segura y pacífica. Lo que hizo que todo fuera aún más dramático fue la advertencia de la Administración Federal de Aviación (FAA) de los EE. UU. La semana pasada de que el TPLF “probablemente posea una variedad de armas con capacidad antiaérea, incluidas granadas propulsadas por cohetes, armas antitanque, armas anti-tanque de bajo calibre. artillería aeronáutica y sistemas portátiles de defensa aérea ”que podrían representar una amenaza para las aeronaves civiles si el grupo avanza más cerca de Addis. Por lo tanto, instaron a los estadounidenses a cumplir con el consejo de su gobierno de evacuar la capital. La dinámica emergente es que, si bien Estados Unidos niega un escenario afgano en Etiopía, sin embargo, está provocando miedo. Esto es extremadamente peligroso ya que Etiopía es un estado soberano que no quiere que el ejército estadounidense ingrese a su territorio sin permiso para evacuar a los ciudadanos estadounidenses que hasta ahora se han negado voluntariamente a seguir el consejo de su gobierno de irse. El apoyo tácito de Washington al TPLF sugiere fuertemente que no es una parte neutral en este conflicto. Por lo tanto, Addis podría sospechar que el Pentágono tiene motivos ocultos al amenazar con una intervención militar no solicitada en el país con el pretexto de evacuar a sus ciudadanos que hasta ahora ni siquiera quieren irse porque todavía se sienten seguros en la capital. Estas tensiones son una forma de coaccionar a Addis para que trate al TPLF designado como terrorista como su igual político. Estados Unidos está del lado de ese grupo, ya que lo considera un instrumento para dividir internamente a Etiopía según el escenario bosnio propuesto el mes pasado por Alex Rondos y Mark Medish en un artículo de opinión para Politico. El primero sirvió hasta julio de 2021 como  Representante especial de EEUU para el Cuerno de África, mientras que el segundo sirvió en el equipo de implementación de la Paz de Dayton y en el Tesoro de los Estados Unidos y el Consejo de Seguridad Nacional en la Administración Clinton. Son figuras occidentales muy influyentes. La razón por la que Estados Unidos persigue este escenario a través del TPLF es para debilitar a Etiopía por razones geoestratégicas relacionadas con su Nueva Guerra Fría con China. Antes del conflicto, ese país se equilibraba pragmáticamente entre las dos grandes potencias, pero la mentalidad geoestratégica de suma cero de Washington considera que los lazos mutuamente beneficiosos de cualquier país con Pekín van en detrimento de Estados Unidos. Dado que Etiopía ha liderado históricamente los movimientos antiimperialistas y panafricanos del continente, podría ser un ejemplo positivo a seguir para todos los demás si Estados Unidos no lo castiga por desafiar su voluntad hegemónica.

TIGRAY REBELDES DENTRO DE ETIOPIA

Un interesante artículo de Escobar en el que nos refresca la importancia histórica que tuvo Yemen hace unos siglos como centro comercial, espiritual, cultural y político de la península Arábiga, proyectado al universo del Índico. Pasa revista a la guerra del Yemen y la cercana resolución del conflicto con una victoria de los rebeldes Hutíes y la federación de tribus. De cerrarse la guerra con el triunfo de la resistencia yemenista, es muy probable que Yemen se incorpore a las redes y rutas comerciales de China e Irán (como Afganistán). Yemen y sus puertos están a «tiro de piedra» de Djibouti  ( Cuerno de África) donde China tiene un puerto y su única base militar en el extranjero, que se conecta por carretera y ferrocarril con Etiopía. Esto explica y se conecta con la intervención desestabilizadora de EEUU en este país africano. Antonio Mitre para Dossier Geopolitico

Cadena de perlas: Yemen podría ser el centro árabe de la ruta marítima de la seda por Pepe Escobar 

22 de noviembre Global Research

Con Ansarallah (forma en que se hace llamar el grupo insurgente Hutíes , formado principalmente por zaidies chiitas, pero también por sunnies) tomando el control del Yemen, los proyectos de comercio y conectividad de Asia podrían expandirse a otras vías marítimas estratégicas del mundo.

Los sospechosos habituales lo intentaron todo contra Yemen. Primero, coaccionarlo en una «reforma estructural». Cuando eso no funcionó, instrumentalizaron a los mercenarios takfiri. Se infiltraron y manipularon los Hermanos Musulmanes, Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQAP), ISIS. Usaron drones estadounidenses y marines ocasionales.

Y luego, en 2015, se lanzaron a guerra total: una coalición rebelde respaldada por la ONU comenzó a bombardear y a someter a los yemeníes de hambre, sin que al «orden internacional basado en reglas» le importara un pito los habitantes. La coalición – Casa de Saud, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, EE. UU., Reino Unido – a todos los efectos prácticos, se embarcó en una solución final para Yemen. La soberanía y la unidad nunca fueron parte del trato. Sin embargo, pronto el proyecto se estancó. Los saudíes y los emiratíes luchaban entre sí por la primacía en el sur y el este de Yemen utilizando mercenarios. En abril de 2017, Qatar se enfrentó tanto con saudíes como con emiratíes. La coalición comenzó a desmoronarse. Ahora llegamos a un punto de inflexión crucial. Las Fuerzas Armadas yemeníes y los combatientes aliados de los Comités Populares, respaldados por una coalición de tribus, incluida la muy poderosa Murad, están a punto de liberar a la estratégica Marib, rica en petróleo y gas natural, el último bastión del mercenario respaldado por la Casa de Saud. Ejército. Los líderes tribales están en la capital, Sanaa, hablando con el bastante popular movimiento Ansarallah para organizar una toma pacífica de Marib. De modo que este proceso es, en efecto, el resultado de un amplio acuerdo de interés nacional entre los hutíes y la tribu Murad. La Casa de Saud, por su parte, está aliada con las fuerzas en colapso detrás del ex presidente Abd Rabbuh Mansur Hadi, así como con partidos políticos como Al-Islah, la Hermandad Musulmana de Yemen. Han sido incapaces de resistir a Ansarallah. Ahora se repite el escenario en el puerto costero occidental de Hodeidah, donde los mercenarios takfiríes han desaparecido de los distritos sur y este de la provincia. El ministro de Defensa de Yemen, Mohammad al-Atefi, hablando con el periódico al-Akhbar del Líbano, enfatizó que, «de acuerdo con las implicaciones estratégicas y militares … declaramos al mundo entero que la agresión internacional contra Yemen ya ha sido derrotada». Aún no es un trato cerrado, pero lo estamos logrando. Hezbollah, a través de su presidente del Consejo Ejecutivo, Hashim Safieddine, se suma al contexto, enfatizando cómo la actual crisis diplomática entre el Líbano y Arabia Saudita está directamente relacionada con el miedo y la impotencia de Mohammad bin Salman (MbS) cuando se enfrenta a la liberación de la estratégica Marib y la firmeza de Hezbollah. apoyo a Yemen durante toda la guerra.

Una guerra civil fabricada

¿Entonces cómo es que llegamos aquí?

Aventurándose más allá del excelente análisis de Karim Shami aquí en The Cradle, algunos antecedentes geoeconómicos son esenciales para comprender lo que realmente está sucediendo en Yemen. Durante al menos medio milenio antes de que los europeos comenzaran a aparecer, las clases dominantes en el sur de Arabia convirtieron el área en un centro principal de intercambio intelectual y comercial. Yemen se convirtió en el destino preciado de los descendientes del Profeta Muhammad; en el siglo XI habían tejido sólidos vínculos espirituales e intelectuales con el resto del mundo. A fines del siglo XIX, como se señala en el destacado Destroying Yemen de Isa Blumi (University of California Press, 2018), una “infraestructura notable que aprovechó las lluvias estacionales para producir una cantidad aparentemente interminable de riqueza que atrajo ya no solo a discípulos y descendientes de profetas, sino también agentes agresivos del capital que buscan ganancias «.

Pronto tuvimos comerciantes holandeses que se aventuraban en colinas cubiertas de granos de café chocando con los jenízaros otomanos de Crimea, reclamándolos para el sultán en Estambul. En la era posmoderna, esos «agentes agresivos del capital en busca de ganancias» habían reducido a Yemen a uno de los campos de batalla avanzados de la mezcla tóxica entre neoliberalismo y wahabismo. El eje angloamericano, desde la yihad afgana en la década de 1980, promovió, financió e instrumentalizó una versión esencialista y ahistórica del «Islam» que se redujo simplistamente al wahabismo: un movimiento de ingeniería social profundamente reaccionario liderado por un frente antisocial con sede en Arabia. Esa operación dio forma a una versión superficial del Islam vendida a la opinión pública occidental como la antítesis de los valores universales, como en el «orden internacional basado en reglas». Por lo tanto, es esencialmente antiprogresista. Yemen estaba en la primera línea de esta perversión cultural e histórica. Sin embargo, los promotores de la guerra desatada en 2015, una celebración lúgubre del imperialismo humanitario, completa con bombardeos, embargos y hambrunas forzadas generalizadas, no tuvieron en cuenta el papel de la Resistencia yemení. Al igual que sucedió con los talibanes en Afganistán. La guerra fue una manipulación perversa por parte de las agencias de inteligencia estadounidenses, británicas, francesas, israelíes y secuaces saudíes, emiratíes y qataríes. Nunca fue una «guerra civil», como dice la narrativa hegemónica, sino un proyecto diseñado para revertir los logros de la propia «Primavera Árabe» de Yemen. El objetivo era devolver a Yemen a un simple satélite en el patio trasero de Arabia Saudita. Y para garantizar que los yemeníes nunca se atrevan a soñar siquiera con recuperar su papel histórico como referencia económica, espiritual, cultural y política para una gran parte del universo del Océano Índico. Agregue a la narrativa el tropo simplista de culpar a Irán chiíta por apoyar a los hutíes. Cuando quedó claro que los mercenarios de la coalición no podrían detener a la Resistencia yemení, nació una nueva narrativa: la guerra era importante para proporcionar «seguridad» a la hacienda saudí que se enfrenta a un enemigo «respaldado por Irán». Así fue como Ansarallah se convirtió en el personaje de chiítas hutíes que luchan contra los saudíes y los representantes locales «sunitas». El contexto fue arrojado a los perros, como en las vastas y complejas diferencias entre los musulmanes en Yemen: sufíes de varios órdenes, zaydis (los hutíes, la columna vertebral del movimiento Ansarallah, son zaydis), ismaelitas y shafii sunitas, y el mundo islámico en general.

Yemen va al BRI

Así que toda la historia de Yemen, una vez más, es esencialmente un capítulo trágico del Imperio que intenta saquear la riqueza del Tercer Mundo / Sur Global. La Casa de Saud desempeñó el papel de vasallos en busca de recompensas. Lo necesitan, ya que la Casa de Saud se encuentra en una situación financiera desesperada que incluye subsidiar la economía estadounidense a través de mega-contratos y comprar deuda estadounidense. La conclusión: la Casa de Saud no sobrevivirá a menos que domine Yemen. El futuro de MBS depende totalmente de ganar su guerra, sobre todo para pagar sus facturas por las armas occidentales y la asistencia técnica que ya utiliza. No hay cifras definitivas, pero según una fuente de inteligencia occidental cercana a la Casa de Saud, ese proyecto de ley ascendió a al menos 500.000 millones de dólares en 2017. La cruda realidad que deja en claro la alianza entre Ansarallah y las principales tribus es que Yemen se niega a entregar su riqueza nacional para subsidiar la desesperada necesidad del Imperio de liquidez, garantías para nuevas inyecciones de efectivo y sed de productos básicos. La cruda realidad no tiene absolutamente nada que ver con la narrativa imperial de Yemen como «tradiciones tribales premodernas» reacias al cambio, por lo tanto susceptibles a la violencia y sumidas en una «guerra civil» sin fin. Y eso nos lleva al atractivo ángulo de «otro mundo es posible» cuando la Resistencia yemení finalmente libere a la nación de las garras de la coalición neoliberal / wahabí, que se desmorona y se desmorona. Como bien saben los chinos, Yemen es rico no solo en las reservas de petróleo y gas hasta ahora inexploradas, sino también en oro, plata, zinc, cobre y níquel. Beijing también sabe todo lo que hay que saber sobre el ultra estratégico Bab al Mandab entre la costa suroeste de Yemen y el Cuerno de África. Además, Yemen cuenta con una serie de puertos del Océano Índico estratégicamente ubicados y puertos del Mar Rojo en el camino hacia el Mediterráneo, como Hodeidah.

Estas vías navegables prácticamente gritan la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) y especialmente la Ruta Marítima de la Seda, con puertos yemeníes que complementan la única base naval de China en el extranjero en Djibouti, donde las carreteras y ferrocarriles conectan con Etiopía. La alianza Ansarallah-tribal puede incluso, a mediano y largo plazo, ejercer un control total del acceso al Canal de Suez. Un escenario muy posible es que Yemen se una a la «cadena de perlas”: puertos vinculados por el BRI a través del Océano Índico. Por supuesto, habrá un gran rechazo por parte de los defensores de la agenda del «Indo-Pacífico». Ahí es donde entra en escena la conexión iraní. BRI en un futuro cercano contará con la interconexión progresiva entre el Corredor Económico China-Pakistán (CPEC) – con un papel especial para el puerto de Gwadar – y el corredor emergente China-Irán que atravesará Afganistán. El puerto de Chabahar en Irán, a solo 80 km de Gwadar, también florecerá, ya sea por compromisos definitivos por parte de India o por una posible adquisición futura por parte de China. Los vínculos cálidos entre Irán y Yemen se traducirán en un renovado comercio en el Océano Índico, sin que Sanaa dependa de Teherán, ya que es esencialmente autosuficiente en energía y ya fabrica sus propias armas. A diferencia de los vasallos saudíes del Imperio, Irán ciertamente invertirá en la economía yemení. El Imperio no se tomará nada de esto a la ligera. Hay muchas similitudes con el escenario afgano. Afganistán está ahora listo para integrarse en las Nuevas Rutas de la Seda, un compromiso compartido por la OCS. Ahora no es tan descabellado imaginarse a Yemen como un observador de la OCS, integrado al BRI y beneficiándose de los paquetes del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB). Han sucedido cosas más extrañas en la saga de Eurasia en curso. 

Por: Alberto Rodríguez García, periodista especializado en Oriente Medio, propaganda y terrorismo. Para RT

La historia que hay entre Marruecos y Argelia es una historia de tensión, ataques indirectos y financiación de insurgencias; es una historia de odio. Como las potencias durante la Guerra Fría, librando batallas con otro nombre, los argelinos tienen al Frente Polisario mientras que los marroquíes financian a los grupos que Argelia considera terroristas, tales como el islamista Rachad y el separatista MAK (Movimiento para la Autodeterminación de la Cabilia).

Y en medio de esta disputa se encuentra España, que aunque en el pasado fuese una fuerza con algo que decir en el norte de África, hoy tiene nula influencia, donde posicionarse a favor de uno o de otro tendría consecuencias directas en la seguridad de la frontera sur o el suministro de gas natural, en un momento en el que la criminalidad de irregulares y mafia está aumentando y el precio de la luz supera cada día el récord histórico del día anterior. Y aunque en España parece no importar, es necesario entender lo delicada que es la situación en la frontera sur, porque es algo que va más allá de dos países lanzándose –diplomáticamente– dardos envenenados.

Este verano terminó con Argelia rompiendo las relaciones diplomáticas con Marruecos después de que una serie de incendios arrasasen la región de la Cabilia en lo que, Argel asegura, ha sido una operación encubierta marroquí para reforzar al MAK en un momento delicado para el Gobierno argelino por la crisis, las protestas de 2020-2021 y la muerte del líder histórico y uno de los artífices de la actual Argelia, Abdelaziz Bouteflika. Pero esta escalada lejos de detenerse con unas pocas declaraciones institucionales, como una bola de nieve que no deja de rodar, tampoco ha dejado de crecer.

Tal es así que Argelia ha anunciado que este mes de octubre cerrará el gasoducto Maghreb por el que durante dos décadas ha estado pasando el 25% de todo el gas natural que recibe España. Un gasoducto que también pasa por Marruecos; país que a cambio de permitir el paso se queda con una parte del combustible que contribuye a la generación del 12% de la electricidad del país. Para ello la alternativa será el gasoducto Megdaz, que si cumple con lo que se espera del mismo, será la oportunidad argelina para quitarse de en medio a intermediarios molestos y de paso golpear un poco a su enemigo regional (de proyección global vistos los acuerdos de la dinastía alauí con Turquía, EEUU e Israel). Aunque ello no va a librar a España –que pese a que quiera presentarse como un país fuerte carece de voz alguna en disputas regionales– de un encarecimiento del combustible que ni puede ni tampoco parece querer evitar.

Ante la negativa del presidente argelino Ahmed Ben Bella, de la línea revolucionaria, a entregar territorio a sus vecinos, los marroquíes empezaron a incitar la insurrección de los movimientos independentistas de las regiones en disputa con Argelia. Una estrategia de incitación a la insurrección que todavía hoy siguen apoyando mediante el Movimiento para la Autodeterminación de la Cabilia, pero que en la época forzó el estallido de la Guerra de las Arenas (ya había habido un intento de insurrección sospechoso en la Cabilia) con casi un millar de muertos. Y siguiendo la estrategia de su rival, desde el 75 Argelia empezó a apoyar la independencia del Sáhara Occidental. Un apoyo que todavía continúa a día de hoy.

Hay que tener en cuenta que la disputa entre los jóvenes Estados de Marruecos y Argelia fue y es una mini guerra fría dentro de la guerra fría, por lo que Rabat no dudó en aliarse con el bando occidental para hacer frente a una república de Argelia de carácter socialista que pertenecía al bloque soviético y siempre tuvo amistad con Cuba. Pero tras la disolución de la Unión Soviética y la caída del bloque socialista, las relaciones no mejoraron, y la frontera de ambas naciones terminó cerrándose temporalmente.

La realidad es que a las puertas de Europa, en la frontera con España, sin apenas hacer ruido, hay dos países que están peleando por convertirse en la potencia que domine el Magreb.


Entre medias ha habido crisis internas, guerras civiles y atentados, pero ningún acontecimiento ni nacional, ni regional, ni internacional ha acercado a las dos potencias militares del norte del África. Y es que lejos de acercarse, con los años se han alejado hasta 2020; el peor año para las relaciones marroquí-argelinas en varias décadas después de que el Frente Polisario decidiese re-activar la lucha armada. Marruecos también ha estado haciendo «sus deberes», mejorando las relaciones con EEUU hasta el punto de que Donald Trump reconociese el Sáhara Occidental como marroquí y restableciendo la diplomacia con Israel.

La crisis entre Rabat y Argel más bien parece un conflicto interminable sin solución aparente a corto y medio plazo. Quién sabe si siquiera a largo plazo sin un incidente que remueva los cimientos y la esencia misma de alguna de las dos naciones. Pero es un conflicto regional que afecta a todos sus vecinos. No solo en el precio y suministro de combustibles, sino que también tiene su impacto en la cooperación de inteligencia para hacer frente al yihadismo en el Sahel; donde al-Qaeda y Estado Islámico siguen actuando con una fuerza a tener en cuenta. También puede ser la excusa para mayores enfrentamientos por el control de minerales, y es que el Sáhara Occidental es una mina (en el sentido literal, además) de materias primas para Marruecos.

La escalada de tensiones entre Argelia y Marruecos no es una novedad ni una sorpresa, pero sí que deteriora una situación ya de por sí frágil. La realidad es que a las puertas de Europa, en la frontera con España, sin apenas hacer ruido, hay dos países que están peleando por convertirse en la potencia que domine el Magreb.

FUENTE RT: https://actualidad.rt.com/opinion/alberto-rodriguez-garcia/406731-conflicto-regional-argelia-marruecos-historia-odio 

El 7 de Noviembre publicamos un artículo de Andrew Korybko especializado en guerras híbridas (tiene publicado un tratado sobre el tema). Además es uno de los que más escribe sobre Etiopía y el Cuerno del África-Global Research Titulado: LOS ÚLTIMOS ACONTECIMIENTOS EN LA GUERRA HÍBRIDA CONTRA ETIOPÍA y Hoy publicamos un trabajo de Thierry Meyssan sobre la zona: Después de Somalia, Sudán del Sur y Sudán, ‎se extiende el caos a Etiopía y próximamente ‎a Eritrea. Dossier Geopolitico

El embajador estadounidense Jeffrey Feltman supervisa la extensión de la doctrina ‎Cebrowski al Cuerno de África. Después de haber llevado la guerra a Sudán, ahora ‎arremete contra Etiopía e impone sanciones a Eritrea. Sin darse cuenta, la etnia ‎mayoritaria en la región etíope de Tigray está sirviendo de punta de lanza a la ‎estrategia de Washington contra el Estado etíope, contra el Estado eritreo y también ‎contra la Unión Africana. ‎

Ante la epidemia de Covid-19, la Comisión Nacional Electoral etíope pospuso ‎las elecciones ‎legislativas que estaban previstas para septiembre de 2020. Pero el Frente de ‎Liberación del ‎Pueblo de Tigray –principal fuerza política de esa región– decidió organizar las ‎elecciones en esa parte del país, en una iniciativa claramente secesionista. El gobierno federal, ‎lógicamente, ‎no reconoció esas elecciones. Así se abrió la guerra civil. ‎

Etiopía cuenta 110 millones de habitantes y la población de Tigray es de 7 millones. ‎

En un año, funcionarios del Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (FLPT) y otros ‎funcionarios ‎del gobierno federal etíope cometieron crímenes de guerra sin que haya sido ‎posible determinar ‎con precisión si lo hicieron por propia iniciativa o por instrucciones de sus ‎superiores –en ‎este último caso serían calificados como «crímenes contra la humanidad». ‎El resultado es que ‎las zonas asoladas por la hambruna siguen creciendo y las masacres ‎se multiplican. ‎

Como siempre, cada bando atribuye los crímenes al otro, olvidando que otros actores ‎pueden ‎haber desempeñado un papel en los hechos. Pero si nos preguntamos quién se beneficia ‎con ‎el crimen habría que responder: Aquellos que esperan dividir todavía más el país. ‎

Después de haber destruido los Estados en los países del Medio Oriente ampliado, ‎el Pentágono ‎está tratando de aplicar la misma estrategia en el Cuerno de África. Ya vimos la ‎destrucción ‎de Sudán, país dividido en dos con la separación de Sudán del Sur en 2011, y la de ‎Etiopía, ‎también dividida en 1993 con la separación de Eritrea. Tanto Sudán como Etiopía se ven ‎hoy ‎inmersos en nuevas guerras civiles tendientes a dividirlos nuevamente. ‎

Encabezando la orquesta, el estadounidense Jeffrey D. Feltman ya organizó, desde su antiguo ‎cargo de ‎director de asuntos políticos de la ONU, los 10 años de guerra contra Siria –o sea ‎el ‎financiamiento y la entrega de armas a los grupos yihadistas [1]. El mismo Feltman, actuando ahora como enviado ‎especial del presidente ‎estadounidense Joe Biden para el Cuerno de África, retomó el 1º de ‎noviembre de 2021, ante el ‎US Institute for Peace –el “tanque pensante” del Pentágono (en el ‎Departamento ‎de Defensa, el US Institute for Peace es el equivalente de la National ‎Endowement for ‎Democracy, la tristemente célebre NED [2] en el ‎Departamento de Estado)– exactamente la misma ‎retórica ya utilizada antes por Estados Unidos ‎contra Afganistán, Irak, Libia, Siria, Yemen y ‎Líbano. ‎

CUERNO DE AFRICA

Estados Unidos ya está repatriando a los estadounidenses de Etiopía, donde mantiene sólo ‎el ‎personal imprescindible de su embajada. Mientras tanto, las agencias de prensa ‎occidentales ‎divulgan reportes que hacen pensar que Adis Abeba, la capital etíope, donde además ‎se encuentra ‎la sede de la Unión Africana, está a punto de caer en manos del FLPT, lo cual ‎significaría el fin de ‎Etiopía. ‎

Siria es el único país que ha sobrevivido a la aplicación de la doctrina Rumsfeld-Cebrowski ‎‎ [3] por parte del Pentágono. ‎

Si Siria logró sobrevivir fue porque los sirios están conscientes de que sólo el Estado ‎puede ‎protegerlos ante enemigos difíciles de identificar. La región del Levante es la única en ‎el mundo ‎donde la noción misma de Estado apareció en los más lejanos tiempos de la Alta ‎Antigüedad. Y ‎no hablamos aquí del Poder sino realmente del Estado, de la estructura ‎organizativa que permite ‎a un pueblo «estar de pie» (en latín stare, término que da origen al ‎vocablo Estado en las ‎lenguas europeas). Después de haber creído por varios meses que su país ‎estaba viviendo una ‎revolución, los sirios comprendieron que en realidad estaban siendo ‎agredidos desde ‎el extranjero y que lo único que podía salvarlos era el Estado. ‎Por consiguiente, ‎independientemente de los desacuerdos que pudieran tener con el Poder, ‎los sirios defendieron ‎el Estado. Todos los países del Medio Oriente ampliado que ya ‎se derrumbaron comenzaron por ‎dividirse en tribus o en comunidades confesionales. ‎

Etiopía es un país federal que se compone de regiones administrativas cuyo factor común es ‎el ‎predominio de una etnia en particular en casi cada una de esas regiones. En el conflicto ‎actual la etnia ‎tigray parece enfrentada a los omoros y los amharas. Pero los omoros opositores ‎al gobierno ‎federal se han separado de su propia etnia para aliarse a los tigray. Estos últimos ‎creen poder ‎contar con el respaldo de Estados Unidos y exhiben con orgullo el discurso que ‎Jeffrey Feltman ‎pronunció en 2021, en el funeral del primer ministro Meles Zenawi, miembro de ‎la etnia tigray. ‎Esa creencia es típica de quienes no entienden cómo funciona la “diplomacia” ‎estadounidense ‎desde el 11 de septiembre de 2001. A Washington no le interesa ninguno de los ‎dos bandos. ‎Nada le importa que gane este o aquel y lo que pretende es lograr que se maten ‎entre sí y que ‎en esa lucha se debiliten hasta que ninguno sea capaz de controlar ‎realmente ‎el país. ‎

El actual conflicto ha hecho resurgir en Etiopía una serie de prejuicios tribales. ‎

El primer ministro federal, Abiy Ahmed, hizo todo lo humanamente posible para reconciliar ‎el país ‎con Eritrea, su antigua provincia hoy independiente. Sus esfuerzos fueron reconocidos ‎con ‎el otorgamiento del Premio Nobel de la Paz, en 2019. Se trataba así de mostrar que un ‎cristiano ‎pentecostés había logrado hacer la paz con musulmanes. En todo caso parece difícil ‎acusar a ‎Abiy Ahmed de «crímenes contra la humanidad», como se hizo contra el presidente ‎sirio Bachar ‎al-Assad. ‎

Pero el caso de la dirigente birmana Aung San Suu Kyi, Premio Nobel de la Paz en 1991, ‎demuestra ‎siempre hay lugar para la difamación. Al presentar su informe sobre Etiopía, la chilena ‎Michelle ‎Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, exoneró ‎al gobierno de Abiy ‎Ahmed… pero agregó que los crímenes comprobados podrían ser ‎reclasificados en algún momento ‎como «crímenes contra la humanidad». En otras palabras, Abiy ‎Ahmed es un hombre honesto ‎pero siempre se puede echar atrás esa calificación si fuese ‎necesario deshacerse de él. ‎

Así que el primer ministro etíope tendrá que seguir lidiando con un problema que ya creía ‎resuelto. ‎Pero también tendrá que ocuparse del asunto de la Gran Represa del Renacimiento ‎Etíope, ‎actualmente en fase de llenado, lo que podría provocar una salinización del Nilo ‎en perjuicio de ‎Sudán y de Egipto. Otro tema urgente para el primer ministro etíope Abiy Ahmed ‎será resolver el ‎diferendo territorial con Sudán por el triángulo de Al-Fashaga. Para completar ‎el panorama ‎también tendrá que cuidarse de los tribunales islámicos que imponen su voluntad en ‎Somalia y ‎preservar la paz que logró firmar con Eritrea. ‎

Precisamente, las fuerzas del FLPT no sólo han arremetido contra Etiopía. También ‎han ‎bombardeado la frontera con Eritrea –ex provincia etíope de 6 millones de habitantes– ‎para ‎reactivar la guerra civil que durante 40 años desgarró el antiguo imperio de Abisinia. Lejos ‎de ‎caer en la trampa, el presidente de Eritrea, Isaías Afewerki –quien pertenece a la etnia ‎tigray ‎pero es políticamente cercano a China– no dudó en penetrar en Etiopía para perseguir a ‎las ‎fuerzas del FLPT, pero sin atacar al ejército etíope.‎

Prosiguiendo sus intentos de sabotear la paz en la región [4], ‎el embajador Jeffrey Feltman adoptó entonces sanciones contra Eritrea [5]. ‎Pero ‎el gobierno etíope salió inesperadamente en defensa de Eritrea solicitando a ‎Estados Unidos ‎que se abstenga de actuar contra un Estado que «no representa una amenaza ‎para una paz ‎duradera» [6].‎

Varios dirigentes africanos han visto en la acción del embajador Jeffrey Feltman una voluntad ‎de ‎Washington de no limitarse a desmantelar Sudán y Etiopía y de arremeter también ‎contra Eritrea ‎sino de torpedear además la Unión Africana. ‎

El FLPT dispone de gran cantidad de armamento, que parece obtenido –desde Suiza– por ‎el ‎director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Ghebreyesus, miembro de ‎la ‎etnia tigray [7]. Los lazos del Dr. Tedros ‎Ghebreyesus con Pekín ‎podrían hacer pensar que ese armamento viene de China, lo cual es poco ‎probable. Se trata ‎más bien de armamento proporcionado por contratistas del Pentágono. ‎

Washington ya decretó sanciones contra Etiopía y ahora se dispone a sacar el gobierno ‎etíope ‎de su programa AGOA (African Growth and Opportunity Act), programa de ayuda a los ‎países ‎africanos. Al cabo de una decena de años, varias transnacionales estadounidenses ‎estaban ‎adquiriendo petróleo etíope a cambio de productos estadounidenses. Eso no es muy ‎ventajoso ‎pero si Washington excluye a Etiopía del AGOA, ese país se verá impedido de realizar ‎cualquier de ‎transacción –importación o exportación– con Occidente, lo cual generalizará ‎el hambre y ‎la guerra… a menos que Rusia o China decidan tomar cartas en el asunto. ‎

Thierry Meyssan

[1] «Alemania y la ONU contra Siria», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria), ‎‎Red Voltaire, 28 de enero ‎de 2016.

[2] «La NED, vitrina legal de la CIA», ‎por Thierry Meyssan, Оdnako (Rusia), ‎‎Red Voltaire, 11 de octubre de 2010.

[3] «La doctrina Rumsfeld-Cebrowski», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, ‎‎25 de ‎mayo de 2021.

[4] «Falso “golpe de Estado” en Sudán», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 2 de noviembre ‎de 2021.

[5] “The US ‎Treasury ‎sanctions Eritrea”, Voltaire Network, 12 de noviembre de 2021.

[6] «Declaración de Etiopía sobre las sanciones de ‎Estados Unidos contra Eritrea», Red Voltaire, 13 de ‎noviembre de 2021.

[7] «Acusan al director de la OMS de tráfico de armas», ‎‎Red Voltaire, 21 de noviembre de 2020.

FUENTE

https://www.voltairenet.org/article214716.html

Emanuel Pietrobon,publicó este artículo en Vision & Global Trends. Instituto Internacional de Análisis Globales de nuestros socios estratégicos de Italia. Polexit? Nie, dziękuję!

Donde pone blanco sobre negro, dos puntos claramente: 1, que el Brexit fue una imposicion norteamericana a la jubilada de privilegio (Inglaterra), y 2, que la Polonia que tanto les gustan presentar a los soberanistas antiglobalistas como la rebelion anti UE (por un fallo de su Tribunales)  es un gigantesco bulo y que solo juegan el viejo rol de (peones) en un juego de ajedrez en un tablero inestable. Donde las piezas principales sacrifican a los débiles en sus luchas por el poder. Dossier Geopolitico

Emanuel Pietrobon – 11/10/2021

Polexit? Nie, dziękuję!

En los últimos días se ha debatido mucho sobre un fallo del Tribunal Supremo de Polonia que reafirmó la primacía del texto fundamental polaco sobre los tratados internacionales, específicamente los europeos. Algunos ya han gritado por el riesgo de Polexit, pero ¿qué está pasando y qué pasará (realmente)?

Polexit? Nie, dziękuję; Polacos como la Unión Europea y por Derecho y Justicia es solo otro tira y afloja en términos electorales y de negociación. Pero comencemos desde el principio.

El proyecto europeo nació a instancias de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. ¿Objetivo? Pacificar el belicoso Viejo Continente, convertirlo en la fábrica del capitalismo internacional y un puesto de avanzada de la americanidad en el apéndice occidental de Eurasia.

Quienes hablan de autonomía estratégica, como Emmanuel Macron, parecen olvidar esta verdad, tan fundamental como actual y, quizás, inalterable. Y, de hecho, es rápidamente negado por la realidad de los hechos. Porque, ¿cómo puede un satélite separarse de su propio planeta? No puede. Y si lo hiciera, dejaría de serlo.

La pregunta es: ¿Europa quiere dejar de ser una provincia del Imperio americano? Los hechos parecen sugerir que no. También porque la autonomía estratégica, que por decirlo así es París o Berlín, nunca se agita para exigir la independencia tout court , sino para reclamar (en voz baja) el derecho a tener un margen de maniobra mayor pero aún limitado en materia de política interna ( por ejemplo, impuestos al Gran Silicon Valley) y política exterior (por ejemplo, inversiones en un país gobernado por un régimen que no le gusta a Estados Unidos).

Ahora, reconstruya las bases, vayamos a Polonia. Varsovia no es Londres. Varsovia es Europa, Londres nunca lo ha sido. Londres es Atlántico, de la cabeza a los pies, piel a alma, y ​​siempre lo ha sido. Y Londres, sobre todo, es hermana de Washington. No cometa el gravísimo error de creer que el Brexit fue un fenómeno genuino. Lejos de ahí. En Londres, de hecho, no hay hoja que Washington no quiera. Y aquí está, como era de esperar, que Global Britain tuvo lugar después del Brexit.

De todos modos, volviendo a Polonia, esto es todo:

  • Se trata de una sentencia que reafirma la primacía de la Constitución sobre determinados puntos de algunos tratados europeos, aquellos que podrían definirse como «valores no negociables».
  • Esta es una oración que ciertamente tiene valor político, pero que está formulada en un contexto preciso (el tira y afloja en la cuestión del arco iris) y por una razón igualmente bien definida (enviar una advertencia con la esperanza de aumentar la negociación poder en Bruselas).
  • No habrá Polexit, porque Polonia, antes incluso de ser un satélite de Europa, es un satélite de Estados Unidos.
  • El PiS nunca ha sido un partido antieuropeo: es un poco euroescéptico. Dos cosas muy distintas.
  • Los polacos son la población más europeísta del continente (84%). ¿Y los alemanes? La UE «sólo» gusta al 69% de ellos. Los franceses, en cambio, están últimos en la clasificación con un muy modesto 51% (casi, se podría decir, la UE es más popular entre los rusos, 37%). Fuente: Pew Research Center, 2019.
  • De ello se desprende, dado el punto anterior, que los polacos no apoyarían ningún Polexit y que solo hablar de ello provocaría una hemorragia de consenso para PiS.
  • Lo que conviene a Estados Unidos es una Europa tan unida como dividida, como la Alemania previa a la unificación. De ahí el recurso (imperativo e indispensable) al Brexit, un fenómeno preparatorio para el regreso del Reino Unido al antiguo papel de katechon de hegemonías en la construcción de la Europa terrestre. Y de ahí el uso de pequeñas potencias terrestres, como Polonia, a las que delegar tareas de disturbio en el otro lado del continente, cercar la zona franco-alemana y al mismo tiempo evitar un acercamiento mackinderiano entre la citada y Rusia.

Publicado en el sitio web Vision & Global Trends. Instituto Internacional de Análisis Globales de nuestros socios estratégicos de Italia
Publicado en : https://www.vision-gt.eu/news/polexit-nie-dziekuje/

“Una vida paralela en un mundo paralelo, o una especie de película de ciencia ficción convertida en la realidad como ciencia acción”.

Cuando creíamos haberlo visto todo con la llegada en forma exponencial y disruptiva de la Cuarta Revolución Industrial o más bien conocida como era de la digitalización y la velocidad, que irrumpe en esta nueva etapa del sistema mundo, a través de las nuevas tecnologías como la realidad virtual, la IoT, la automatización, la inteligencia artificial, la realidad aumentada (a través de gafas inteligentes) y el mundo virtual en 3D y hologramas entre otras; el CEO de la marca Facebook Marck Zuckerberg, el pasado 28 de octubre del corriente año, anuncia al mundo el cambio de nombre del conglomerado de empresas del cual es titular: Facebook, Instagram, Whats App, Messenger, Oculus, Worldplace, entre otras por el nombre META, que ya maneja a una comunidad de alrededor de 3.000.000 millones de usuarios en todo el mundo, doblando en población a China, el país con más densidad poblacional y además con más habitantes incluso que algunos continentes de nuestro planeta.

Ahora bien, prosiguiendo con la temática propuesta, y a los efectos de ir desentrañando la complejidad y los desafíos que nos propone día a día este mundo virtual; bajo el nombre de META comienza sin lugar a dudas una nueva etapa en la multinacional estadounidense que, no solo mantendrá su familia de aplicaciones mencionadas ut-supra, incluida Facebook, pero hará foco principalmente en una nueva línea de negocio que desarrollará plataformas de realidad virtual. Si bien Marck Zuckerberg cree que el Metaverso es la nueva versión de internet, una plataforma que usaremos frecuentemente cada vez más para simular presencialidad, conocer personas y vivir experiencias jamás antes conocidas, aunque muchos expertos también afirman que se trata de una obsesión de Zuckerberg para que a través de META pueda obtener su propio Metaverso.

Pero más allá de todo lo enunciado precedentemente a modo de introducción, ¿cuál es el significado de Metaverso?, ¿es el CEO de Facebook el dueño de Metaverso? ¿Cuándo surge esta palabra hoy de moda en el mundo?, ¿existen más empresas o CEOS que luchan por el predominio tecnológico en el famoso Metaverso?, son muchos los interrogantes que se suscitan alrededor de este fenómeno que ha instalado Zuckemberg en la agenda mundial nuevamente pero a nivel de las grandes tecnologías, relegando aún más a los estados y a los organismos multilaterales que al día de hoy siguen siendo los grandes responsables de la imperiosa falta de Regulación del Ciberespacio, lo cual vengo advirtiendo hace casi una década en diversos medios internacionales y que lo he plasmado también como temática urgente, en mi obre bibliográfica denominada:  “Cuarta Revolución Industrial: análisis estratégicos”.

Para poder continuar e ir directamente al desentrañar el fenómeno Metaverso es menester primeramente saber cuál es el verdadero significado del mismo, y la realidad nos indica que el termino Metaverso o Metauniverso (acrónimo de Meta que es igual a “más allá” y Verso de “Universo” hacen la fusión para su actual denominación); es un concepto que denota la siguiente generación de internet, que describe una experiencia inmersa y multisensorial aplicado en el uso de diversos dispositivos y desarrollos tecnológicos de internet. Si bien este termino de moda en este último tiempo, no es tan así, como tampoco creación de Facebook, pues este concepto surge por el año 1992, a través del libro de ciencia ficción Snow Crash de escritor Neal Stephenson. A través del devenir de la historia el Metaverso es un mundo virtual en 3D poblado por avatares de personas como nosotros, interactuando con diferentes tipos de experiencias; de allí el origen del termino y sus principales ideas, de la cual hoy el CEO de Facebook a picado en punta ante otras empresas tecnológicas, como por ejemplo Nvidia que apuesta todo al Metaverso pero con la denominación que ellos le atribuyen: Omniverso, así lo confirmó su CEO Jensen Huang en el evento GTC 2021, agregando que Omniverso es más concreto y predictivo que el Metaverso de Facebook. Volviendo a la temática central, otra mirada más que interesante, pero desde la óptica filosófica nos hace ver y entender lo manifestado por Stephenson y para quienes lo han visto la referencia más cercana a esta realidad es el mundo visto en Ready Player One, la película de Spielberg en donde las personas, para escapar de la vida decadente en sus barrios marginales, se sumergen en un mundo virtual en el que participan de actividades de entretenimiento y de trabajo. 

Nada más cercano a la realidad si se quiere, aunque hay ciertos análisis y muchas demanda por encontrar la verdad de todo lo expuesto; en lo que refiere a mi óptica personal del mismo creo y quiero entender que, siguiendo las expresiones del Papa Francisco, expreso que la tecnología es buena y positiva, pero que no podemos seguir dejando todo a la buena de Dios, y de allí radican tantas cuestiones inconclusas a las que hay que darles una respuesta más temprano que tarde; y repito es sin dudas una gran deuda de los estados y los organismo multilaterales que deben dar soluciones y respuestas acordes a los tiempos que vivimos, porque el avance tecnológico ira in-crecendo, y regiones como la nuestra (Latinoamérica) están realmente rezagada en todo tipos de aspectos, conviviendo en tres siglos diferentes simultáneamente, donde es más que necesaria una Educación Social Tecnológica, cambiando la realidad que nos circunda en donde abundan los tecno-zombies por verdaderos tecno-shapiens y de esta manera estaremos dando los primeros pasos para erradicar esa gran problemática de la industria 4.0 que es distracción masiva con jóvenes y también de todas edades con horas y horas en el dispositivo tecnológicos convirtiéndose esta problemática en la denominada Obesidad Tecnológica.

Pero ante estas afirmaciones preliminares, pero reales, lógicas y contundentes que padecen los seres humanos, también es preciso preguntarnos: ¿está el mundo real preparado para abrazar definitivamente el mundo virtual propuesto por el Metaverso? Personalmente creo que estas preguntas y quizás otras más hoy no se puedan dar con claridad o aún no están del todo claras, y nada más real que las promesas del futuro virtual no convence aun a la mayoría de los seres humanos, y el avance vertiginoso de éste no contribuye en nada para convencer a los usuarios, sin reglas claras de juegos. Pero lo que no podemos negar es que este nuevo cambio epocal, agravado por la pandemia del covid-19 y los cambios acelerados que se han producidos especialmente en ámbitos sumamente sensibles como el entorno laboral, educacional donde la mayoría de nosotros hemos experimentado en el último año y medio, nos da la certeza que estamos ante una nueva normalidad. Amén de todo esto a quien pareciera si convencer este viraje hacia el Metaverso es lo grandes CEOS, que de acuerdo por ejemplo a un informe de la prestigiosa consultora británica PwC del año 2020, predice que hacia el 2030 cerca de 23,5 millones de puestos de trabajo utilizaran Realidad Virtual y Realidad Aumentada para tareas como formación, reuniones y atención al cliente, dando supuestamente un paso más de calidad en el mundo virtual a los usuarios de la internet.

En fin, para los CEOs de las grandes tecnológicas alrededor del mundo, dan cuenta que los seres humanos ya vivimos una cultura ampliamente digitalizada y que también lo ha expresado desde la Academia Pontificia de Ciencias Sociales Vaticana el Papa Francisco, pero eso no da lugar a que sigamos en el presente y con miras al futuro sin reglas claras, precisas, éticas, morales, sociales, políticas y económicas, en este mundo ampliamente digitalizado, sumado al avance sin precedentes de la Inteligencia Artificial que hoy preocupa en si al mundo entero, pero que de manera paralizada observa dicho fenómeno, preocupa sin dudas a la mayoría de la población mundial; también cuando vemos que nuestra privacidad y quien manejan los datos no están bajo una debida observancia y soberanía estatal, donde nuestra ciber-fronteras son totalmente vulnerables, también es materia de preocupación, como así también la interdependencia en materia cibernética. 

Por último, es dable tener muy en cuenta que si bien recién se empieza con el uso del Metaverso y en los próximos meses venideros más empresas se sumaran en la lucha por el predominio de este nuevo universo que muchos denominan el futuro de la nueva internet, será vital para los usuarios que cotidianamente nos desarrollamos en este nuevo entorno del cual hace un tiempo a la fecha somos parte del mismo, desde las actividades domésticas, hasta las cuestiones más sensibles de las financieras, empresas y hasta un estado soberano, el combatir flagelos como ser quien seguirá manejando los datos, cuando se empezara a aplicar la ética y el respeto a la privacidad de los mismos, pero a través de una verdadera Regulación del Ciberespacio, donde todos los países sean actores verdaderos y no decorado como en la actualidad, donde aún se respira y quedan grandes dudas si el objetivo final del CEO de Facebook a través de META no es escapar de los famosos escándalos de Cambridge Analitycs y venta de datos de usuarios que fueron reconocidos por el propiamente ante el congreso norteamericano para beneficiar a un determinado político o partido político, debilitando y poniendo en detrimento a la democracia de dichos países y Argentina no fue ajena a esta maniobra. 

Si esto verdaderamente se encausara con los criterios que conducen a reglas claras o al menos regulables en este mundo paralelo que es la internet, observando y analizando, pero geoestratégicamente, para navegar seguros y tranquilos la experiencia empezará a ser más que positiva en materia cibernética, como en la actualidad observamos en materia por ejemplo del e-commerce a los efectos de ensamblar el mundo virtual con el mundo físico donde realmente nos venimos desarrollando desde hace miles de años. El gran desafío estratégico está planteado pese al avance vertiginoso de la tecnología y somos los seres humanos quienes debemos ser artífices de nuestro propio destino, teniendo como premisa, siempre al hombre como centro y eje de la humanidad y la naturaleza misma, tal cual la creación. “Una vida paralela en un mundo paralelo, o una especie de película de ciencia ficción convertida en la realidad como ciencia acción”, la respuesta la deberemos dar nosotros mismos y tan pronto como sea posible, como una virtud que vaya “más allá”, de lo aquí planteado.

DR. MARIO RAMON DUARTE – ABOGADO (UCASAL) – JUEZ ADM. MUN. FALTAS (M/C) – ESP. DERECHO PUBLICO (UCSF) – MIEMBRO DOSSIER GEOPOLITICO (CORDOBA-ARG) – ACADEMICO AICTEH (VALENCIA-ESPAÑA) – SEMINARISTA BIOLAW AND BIOETC (UNIV. GEOR.-EEUU)

FUENTES CONSULTADAS

Cuarta Revolución Industrial: análisis estratégicos. Autor: Mario Ramón Duarte. Edit: Phillos Academy (Bra-Arg/2020).

Geopolítica, Soberanía y Orden Internacional en la Nueva Normalidad. Autores: Miguel Ángel Barrios y Enrique Refoyo Acedo. Edit: Biblos (Arg/2020).

Cristus Vivit: A los jóvenes y a todo el pueblo de Dios. Autor: Papa Francisco. Edit: Ediciones Paulinas (Arg/2019).

https://www.bbc.com/mundo/noticias-59254563

https://www.domestika.org/es/blog/9338-que-es-el-metaverso-y-como-sera-el-internet-del-futuro

https://lexlatin.com/reportajes/metaverso-universo-sin-ley

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios)

AUDIO

En la columna de esta semana del Club de la Pluma, el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, comienza con el informe de la ONU que alerta de que 45 millones de afganos corren serio riesgo de una gigantesca hambruna, mientras EEUU, el principal responsable de esta tragedia tras 20 años de ocupación, mantiene embargado los fondos con que este país podría tener acceso a los alimentos más imprescindibles. 

Mientras que sobre la Cumbre Climática de Glasgow, nos cuenta que ha sido un fiasco con “OTRO PASO HACIA LA NADA” porque las grandes naciones, y principales responsables del calentamiento global, no se han puesto de acuerdo para luchar contra el mismo. 

Sobre China, nos informa que el Comité Central del Partido Comunista ha decidido que Xi Jinping sea otra vez nominado para Jefe de Estado, en las elecciones del año que viene, lo que le concede una altura política similar a la del padre y creador de la República Popular, Mao Tse Tung.

Luego nos sitúa en África del Norte para avisarnos que en una próxima columna analizará profundamente el enfrentamiento entre Argelia y Marruecos, que afecta de lleno a la Unión Europea, ya que Argelia acaba de cerrar el gasoducto que abastecía a España y Portugal y que pasa por suelo marroquí, agravando un conflicto incentivado por Inglaterra y EEUU, como parte de la estrategia del Caos Permanente y a favor de Rabat y que perjudica a la Unión Europea. Siendo ésta política de agresión, la única baza que hoy en día manejan éstas potencias declinantes, ante la pérdida de sus posicionamientos internacionales. 

Sobre EEUU, nuestro director aborda la reciente aprobación por el Congreso de Washington de una partida multimillonaria para infraestructuras, presentada como un gran éxito de Biden, cuando en realidad, tal inversión reconoce y desnuda el fracaso y el atraso norteamericano tanto en rutas, puentes, puertos, transportes, tecnología, agua, etc. Una inversión hecha emitiendo dólares, en un intento de recuperar terreno en áreas donde China ya le proyecta profundisimas sombras. 

Y entrando en geopolítica, analiza lo que está ocurriendo en Europa del Este, en la frontera  entre Polonia y Bielorrusia y para ello nos ubica primero en el Triángulo de los Tres Mares y en los países de la zona. Nos describe lo pequeña que es Bielorrusia y el drama de los emigrantes que quieren llegar a Alemania pasando por Polonia. También de los desplazamientos militares de ese país y de la OTAN para frenarlos. De las amenazas de Bruselas con sanciones a Lukashenko y de la respuesta de éste en cortarle el gas a Polonia. 

Asegura que NO se trata de un tipo de marcha de centroamericanos hacia EEUU, sino de vuelos con origen a miles de kilómetros. De aviones alquilados en Irlanda, o sea de empresas propias de la UE, vía Dubai (país pro occidental), o de Turquía (País de la OTAN) o de Jordania, (monarquía muy cercana a EEUU), con billetes a más de 10.000 euros por persona, y casualmente con aerolíneas también pro occidentales como Belavia, Turkish Airlines y Qatar Airlines, que sobrevuelan Ucrania con total libertad. Por lo que nos asegura que estamos ante “UN JUEGO MALÉFICO A MUCHAS BANDAS, CON MUCHO EN DANZA Y POCAS EXPLICACIONES FÁCILES”. 

Vuelos con «migrantes» a Bielorusia

Y cierra la columna informando que en las últimas horas, el Reino Unido, con el visto bueno de EEUU y de la OTAN ha echado más combustible al fuego en la zona, al reforzar el pacto de defensa con Ucrania, apostando por la desestabilización y por la creación de conflictos profundos en la misma frontera rusa, que tendrán una reacción similar por parte de Moscú y sus aliados. 

Carlos Pereyra Mele se despide así, planteando que estos conflictos creados estratégicamente, en vez de apaciguarse se incrementan, se profundizan y avizoran situaciones bastantes graves, no solamente para los habitantes de la zona, sino también para el resto del planeta Tierra.

Eduardo Bonugli (Madrid, 14/11/21)

Vuelos desde el Kurdistan Iraqui a Bielorusia con escala en Turquia
La Zona del Conflicto en Europa del Este

Por Andrés Ortega Hoy Dia Cordoba

No es la visión habitual, pero el mundo podría verse como tres esferas que compiten entre sí: una en torno a EEUU (que incluye Europa y otros); otra en torno a China; y una esfera de lo digital, por cuyo dominio y control hay una gran pelea en su propio interior –grandes empresas contra el poder político, inclusive en China–, y exterior en la gran competencia entre las dos grandes superpotencias o civilizaciones. Es decir, serían dos esferas o mundos físicos, muy de átomos y de geografía (incluido el espacio), y una virtual. Es una visión que se va extendiendo y que defiende, por ejemplo, el Centro para el Estudio de la Vida Digital (CSDL), que dirige el tecnólogo Mark Stahlman.

En términos de civilizaciones, hablaríamos de Occidente, de Oriente y de la esfera digital que es una extensión de nosotros mismos, aunque cada vez llega más allá. El matemático y filósofo español Javier Echeverría habló hace un tiempo del “tercer entorno”, que guarda relación con esta idea. No somos, dice Stahlman, “ciudadanos del mundo” sino habitantes de esferas potencialmente en conflicto y las tres con alcance global. Esto es algo absolutamente novedoso en la historia de la humanidad, porque las diferentes civilizaciones tendrán que enfrentarse no solo entre sí, sino también a una esfera, la digital, que ha penetrado las demás.

No son esferas cerradas, son y serán interdependientes en términos económicos y financieros, como se está viendo con la crisis del gigante inmobiliario chino Evergrande y con la del gas, con repercusiones globales. La competencia entre las dos esferas físicas sigue una lógica en parte equivocadamente militar, como vemos con la colaboración AUKUS para dotar a Australia de submarinos de propulsión nuclear y, en materia de ciberseguridad, de Inteligencia Artificial y de comunicación cuántica, que refuerza la cooperación entre los tres aliados anglosajones. Aunque lo abiertamente militar no tiene por qué ser lo principal, como ha quedado de relieve en la reciente reunión del Quad entre EEUU, Japón, Australia y la India.

La tercera esfera, la digital, más que líquida es gaseosa. En su seno está naciendo un llamado Metaverso en el que casi todos nos vamos a ver implicados y que puede llegar a ocupar casi todo lo humano. Metaverso (“meta-universo”) es un término que se ha impuesto desde Silicon Valley. Lleva tiempo entre nosotros pues lo acuñó en 1992 Neal Stephenson en su novela de ciencia ficción “Snow Crash”. Se refiere a una confluencia o convergencia de la realidad física, la realidad virtual y la realidad aumentada, todo sazonado por la inteligencia artificial. La realidad virtual es la que se crea únicamente en el mundo digital, como el videojuego Fortnite, de alcance global. La aumentada consiste en añadir elementos digitales a la realidad física, aunque esta se vea en pantalla, por ejemplo, en el juego, también global, de Pokémon, o a través de lentes especiales 3D.

Matthew Ball, inversor en capital de riesgo, identificó en 2020 algunas características del Metaverso. Tiene que abarcar los mundos físico y virtual, contener una economía en toda regla y ofrecer una “interoperabilidad sin precedentes”: los usuarios tienen que ser capaces de llevar sus avatares y bienes de un lugar en el Metaverso a otro, sin importar quién dirija esa parte en particular. De hecho, muchas grandes empresas –y no sólo las big techs de EEUU, también la Sony japonesa, por ejemplo–, están invirtiendo de forma notable en la construcción de este Metaverso. Por algo será.

Un jefe de la big tech como Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook que quería convertir al mundo en una gran comunidad bajo su red social, ve ahora en el Metaverso una realidad alternativa universal, un “Santo Grial de las interacciones sociales”, que cree será una realidad para 2025. Se describen así futuros posibles de una Internet 2.0, una convergencia de realidad física, aumentada y virtual en un espacio en línea compartido. Según Zuckerberg, ninguna empresa dirigirá el Metaverso, sino que será operado por muchos en una forma descentralizada. ¿Lo permitirán los que dirijan las otras dos esferas?

El Metaverso estará plagado de tecno-personas, por usar la terminología de Echeverría, de tecno-empresas, de tecno-Estados e incluso de tecno-terrorismos de nuevo cuño. La cuestión no es solo si el Metaverso es controlable, sino si es gobernable, o vamos a una esfera digital que todo lo penetra, pero en el que ningún poder político acaba dominando y en la que las empresas y una multiplicidad de actores se revuelven contra el intento de cortarles las alas. China lo está intentando con una serie de medidas, para controlar desde el poder político al naciente Metaverso, al que no escapará. Pero ni siquiera el régimen chino, con sus controles, tiene garantizado que no se verá superado por un Metaverso anárquico e ingobernable por poderes públicos, o, de forma más amplia, por una esfera digital anárquica.

Ambas esferas físicas, geográficas y culturales, Oriente y Occidente, avanzan hacia un enfrentamiento, una guerra de nuevo tipo muy diferente de la clásica y de la llamada Guerra Fría entre Occidente y la Unión Soviética. En todo caso, sin un profundo conocimiento del impacto de la tercera esfera en las otras dos, de la tecnología digital en las civilizaciones, y sin un conocimiento recíproco entre estas civilizaciones no seremos capaces de navegar el futuro, advierte Stahlman. A este respecto Oriente conoce Occidente mucho más que al revés. Y el Metaverso nos conocerá a todos.

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios)

AUDIO

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, inicia la columna semanal de geopolítica, del Club de La Pluma analizando la reunión del G20 en Roma, en la que se llegó a un mínimo y frágil pacto climático, sin fechas ni alcances concretos y al acuerdo de un supuesto impuesto del 15% a las multinacionales, ni vinculante ni obligatorio. Fue un G20 con penas y sin gloria, ya que el tridente del poder multipolar de EEUU, China y Rusia estuvo ausente por la no asistencia de  Putin y Xi Jinping. 

Sobre la Cumbre del Clima en Glasgow nos cuenta que hubo muchos discursos y pocos resultados, mientras recuerda que en los años 70, Perón ya alertaba de lo que hoy ocurre, y que desde entonces nadie dio un paso en la dirección correcta, lo que ahora nos enfrenta a tremendas dificultades para la humanidad. También dice que el Occidente industrial y desarrollado repite el método de tratar al resto del mundo periférico como una neo colonia y nos da ejemplos y argumentos con la polémica resolución para eliminar el gas metano, producido por el ganado de los países pobres. 

También aborda con detalles la fragilidad de un desgastado Biden, de sus disgustos electorales ante el “trumpismo” y de la peligrosa pretensión de unir su dividido frente interno, haciendo un gran -y bélico- frente externo, lo que podría provocar situaciones de desmadre y de caos, todo muy destructivo para la raza humana. 

Luego nos lleva al África donde se confirma lo ya abordado en otras columnas anteriores sobre el grave conflicto del agua en el río Nilo, que ahora se suma el golpe de estado en Sudán. Y nos explica los intereses de las potencias y de Egipto en esta región del Cuerno de África, vecina al Mar Rojo, fundamental para la navegación del sistema comercial mundial y que es una nueva prueba del “Caos Permanente” sembrado por EEUU en todo el mundo.

Y para terminar con África, aborda el viejo enfrentamiento entre Argelia y Marruecos por el Sahara Occidental, que ha resurgido con ataques y muertos y siempre con los intereses de las potencias de por medio. Ahora además, afecta de lleno a la provisión de gas a Europa

Sobre Argentina, Carlos focaliza su análisis en las fortísimas y agresivas declaraciones del jefe de las fuerzas armadas  de EEUU, Mark Milley, sobre lo que debe hacer “el vecindario del sur”, de cómo se tiene que poner a trabajar “codo a codo” con la Casa Blanca y de lo que sufrirá aquel país que se oponga. Un discurso que rescata la teoría del “Gran Garrote” de Theodore Roosevelt, de principio del siglo pasado, y que debe interpretarse como que la conflictividad de Washington va a seguir en aumento, tal cual se reflejó en las recientes y muy polémicas declaraciones del propuesto -y aún no confirmado- embajador norteamericano en Argentina, Marc Stanley. 

Sobre política internacional, nuestro director informa que Putin aseguró que no permitirá alteraciones en el equilibrio estratégico de su zona de influencia en Europa del Este, que Rusia está preparada para cualquier ataque de misil intercontinental y que si se le intenta agredir, habrá una respuesta adecuada. Mientras informes occidentales reconocen que en Kaliningrado, el espacio ruso más cercano a Europa, Moscú ha instalado equipos de intercepción electrónica de última generación que neutraliza misiles, aviones o satélites y bloquea todo tipo de comunicaciones y señales. 

También nos habla del rearme de China con sus aviones de quinta generación y de sus avances espaciales, de las tensiones por Taiwán y de la preocupación de Occidente que ha avisado estar dispuesto a defender a la isla/colonia a cualquier precio. Aunque no esconde su angustia y reconoce que la potencialidad militar china alcanzará niveles nunca antes vistos. 

Además, Pereyra Mele nos relata el espectacular rescate de un petrolero iraní por parte de comandos de La Guardia Revolucionaria de Irán, que había sido secuestrado por fuerzas de la OTAN y de EEUU. 

Eduardo Bonugli (Madrid, 07/11/21)

Comando Sur El tio Sam y la nueva Doctrina Monroe S XXI