Por Pepe Escobar Asia Times 2021

Hace un año los Furiosos Años Veinte( Raging Twenties)  comenzaron con un asesinato.

El asesinato del mayor general Qassem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), junto con Abu Mahdi al-Muhandis, el comandante adjunto de la milicia iraquí Hashd al-Sha’abi, mediante el lanzamiento de misiles Hellfire guiados por láser. de dos aviones no tripulados MQ-9 Reaper, fue un acto de guerra.

No solo el ataque con aviones no tripulados en el aeropuerto de Bagdad, ordenado directamente por el presidente Trump, fue unilateral, no provocado e ilegal: fue diseñado como una fuerte provocación, para detonar una reacción iraní que luego sería contrarrestada por la “autodefensa” estadounidense, empaquetada como “disuasión”. Llámalo una forma perversa de doble hacia abajo, falsa bandera invertida.  

El Mighty Wurlitzer imperial lo interpretó como un “asesinato selectivo”, una operación preventiva que aplastaba la supuesta planificación de Soleimani de “ataques inminentes” contra diplomáticos y tropas estadounidenses.

Falso. Sin evidencia alguna. Y luego, el primer ministro iraquí Adil Abdul-Mahdi, frente a su parlamento, ofreció el contexto definitivo: Soleimani estaba en misión diplomática, en un vuelo regular entre Damasco y Bagdad, involucrado en complejas negociaciones entre Teherán y Riad, con los iraquíes. Primer Ministro como mediador, a petición del presidente Trump.

De modo que la máquina imperial, en completa burla del derecho internacional, asesinó a un enviado diplomático de facto.  

Las tres facciones principales que presionaron por el asesinato de Soleimani fueron los neoconservadores estadounidenses, sumamente ignorantes de la historia, la cultura y la política del suroeste de Asia, y los grupos de presión israelí y saudí, que creen ardientemente que sus intereses avanzan cada vez que Irán es atacado. Trump no podría ver el panorama general y sus terribles ramificaciones: solo lo que dicta su principal donante israelí Sheldon Adelson, y lo que Jared “de Arabia” Kushner le susurró al oído, controlado a distancia por su amigo cercano Muhammad bin Salman (MbS).

La armadura del “prestigio” estadounidense

La mesurada respuesta iraní al asesinato de Soleimani fue cuidadosamente calibrada para no detonar la “disuasión” imperial vengativa: ataques con misiles de precisión contra la base aérea de Ain al-Assad en Irak, controlada por Estados Unidos. El Pentágono recibió una advertencia anticipada.

Como era de esperar, el período previo al primer aniversario del asesinato de Soleimani tuvo que degenerar en indicios de que Estados Unidos e Irán una vez más al borde de la guerra.  

Por lo tanto, es esclarecedor examinar lo que el comandante de la División Aeroespacial del IRGC, el general Brigadier Amir-Ali Hajizadeh , dijo a la red Al Manar de Líbano: “Estados Unidos y el régimen sionista [Israel] no han traído seguridad a ningún lugar y si algo sucede aquí (en la región) y estalla una guerra, no haremos distinción entre las bases estadounidenses y los países que las albergan “. 

Hajizadeh, ampliando los ataques con misiles de precisión hace un año, agregó: “Estábamos preparados para la respuesta de los estadounidenses y todo nuestro poder de misiles estaba completamente en alerta. Si hubieran dado una respuesta, habríamos atacado todas sus bases desde Jordania hasta Irak y el Golfo Pérsico e incluso sus buques de guerra en el Océano Índico “.

Los ataques con misiles de precisión en Ain al-Assad, hace un año, representaron una potencia de rango medio, debilitada por las sanciones y enfrentando una enorme crisis económica / financiera, respondiendo a un ataque apuntando a activos imperiales que forman parte del Imperio de Bases. . Fue una primicia mundial, algo inaudito desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Fue claramente interpretado en vastas franjas del Sur Global como una perforación fatal de la armadura hegemónica de décadas del “prestigio” estadounidense.     

De modo que a Teherán no le impresionaron exactamente dos B-52 con capacidad nuclear que volaban recientemente sobre el Golfo Pérsico; o la Marina de los Estados Unidos anunciando la llegada del USS Georgia, de propulsión nuclear y con misiles cargados, al Golfo Pérsico la semana pasada.

Estos despliegues se realizaron como respuesta a una afirmación sin pruebas de que Teherán estaba detrás de un ataque de 21 cohetes contra la embajada estadounidense en expansión en la Zona Verde de Bagdad.

Los cohetes de calibre 107mm (sin detonar), por cierto, marcados en inglés, no en farsi, pueden ser comprados fácilmente en algún zoco subterráneo de Bagdad por prácticamente cualquier persona, como he visto por mí mismo en Irak desde mediados de la década de 2000. 

Eso ciertamente no califica como un casus belli, o “autodefensa” fusionada con “disuasión”. La justificación de Centcom en realidad suena como un boceto de Monty Python: un ataque “… casi con certeza realizado por un grupo de milicias rebeldes respaldado por Irán”. Tenga en cuenta que “casi con certeza” es un código para “no tenemos idea de quién lo hizo”. 

Cómo luchar contra la verdadera guerra contra el terrorismo

 El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif, se tomó la molestia para advertir a Trump que lo estaban engañando para un falso casus belli, y el retroceso sería inevitable. Ese es un caso en el que la diplomacia iraní está perfectamente alineada con el IRGC: después de todo, toda la estrategia posterior a Soleimani proviene directamente del ayatolá Khamenei. 

Y eso lleva a Hajizadeh del IRGC a establecer una vez más la línea roja iraní en términos de la defensa de la República Islámica: “No negociaremos sobre el poder de los misiles con nadie”, adelantándose a cualquier movimiento para incorporar la reducción de misiles en un posible regreso de Washington a el JCPOA. Hajizadeh también ha enfatizado que Teherán ha restringido el alcance de sus misiles a 2.000 km.

Mi amigo Elijah Magnier, posiblemente el principal corresponsal de guerra en el suroeste de Asia en las últimas cuatro décadas, ha detallado claramente la importancia de Soleimani.

Todos, no solo a lo largo del Eje de la Resistencia (Teherán, Bagdad, Damasco, Hezbolá), sino también en vastas franjas del Sur Global, están firmemente conscientes de cómo Soleimani lideró la lucha contra ISIS / Daesh en Irak de 2014 a 2015, y cómo jugó un papel decisivo. en retomar Tikrit en 2015.  

Zeinab Soleimani, la impresionante hija del General, ha perfilado al hombre y los sentimientos que inspiró. Y el secretario general de Hezbollah, Sayed Nasrallah, en una entrevista extraordinaria , destacó la “gran humildad” de Soleimani, incluso “con la gente común, la gente sencilla”.

Nasrallah cuenta una historia que es esencial para ubicar el modus operandi de Soleimani en la guerra real, no ficticia, contra el terrorismo, y merece ser citada en su totalidad: 

“En ese momento, Hajj Qassem viajó desde el aeropuerto de Bagdad al aeropuerto de Damasco, de donde vino (directamente) a Beirut, en los suburbios del sur. Llegó a mí a medianoche. Recuerdo muy bien lo que me dijo: “Al amanecer debiste haberme proporcionado 120 comandantes de operaciones (de Hezbollah)”. Le respondí “Pero el Hayy, es medianoche, ¿cómo puedo proporcionarles 120 comandantes?” Me dijo que no había otra solución si queríamos luchar (eficazmente) contra ISIS, defender al pueblo iraquí, nuestros lugares sagrados [5 de los 12 imanes del Shiísmo Doce tienen sus mausoleos en Irak], nuestros Hawzas [ Seminarios islámicos], y todo lo que existía en Irak. No había elección. “No necesito luchadores. Necesito comandantes operativos [para supervisar las Unidades de Movilización Popular Iraquí, PMU]. “Es por eso que en mi discurso el asesinato de Soleimani, dije que durante los 22 años aproximadamente de nuestra relación con Hajj Qassem Soleimani, nunca nos pidió nada. Nunca nos pidió nada, ni siquiera Irán. Sí, solo nos preguntó una vez, y fue para Irak, cuando nos pidió estos (120) comandantes de operaciones. Así que se quedó conmigo y comenzamos a contactar a nuestros hermanos (Hezbollah) uno por uno. Pudimos traer a casi 60 comandantes operativos, incluidos algunos hermanos que estaban en las líneas del frente en Siria, y a quienes enviamos al aeropuerto de Damasco [para esperar a Soleimani], y otros que estaban en el Líbano, y de los que nos despertamos. durmieron y los trajeron [inmediatamente] de su casa, ya que el Hayy dijo que quería llevarlos con él en el avión que lo llevaría de regreso a Damasco después de la oración del amanecer. Y de hecho, después de rezar juntos la oración del amanecer,volaron a Damasco con él, y Hajj Qassem viajó de Damasco a Bagdad con 50 a 60 comandantes libaneses de Hezbollah, con quienes fue al frente en Irak. Dijo que no necesitaba combatientes, porque gracias a Dios había muchos voluntarios en Irak. Pero necesitaba comandantes [curtidos en la batalla] para dirigir a estos combatientes, entrenarlos, transmitirles experiencia y pericia, etc. Y no se fue hasta que tomó mi promesa de que en dos o tres días le habría enviado a los restantes 60 comandantes “.entrenarlos, transmitirles experiencia y conocimientos, etc. 

Orientalismo, de nuevo

Un ex comandante de Soleimani que conocí en Irán en 2018 nos había prometido a mí y a mi colega Sebastiano Caputo que intentaría concertar una entrevista con el General de División, que nunca habló con medios extranjeros. No teníamos motivos para dudar de nuestro interlocutor, así que hasta el último minuto de Bagdad estuvimos en esta lista de espera selectiva.

En cuanto a Abu Mahdi al-Muhandis, asesinado al lado de Soleimani en el ataque con drones de Bagdad, formé parte de un pequeño grupo que pasó una tarde con él en una casa segura dentro, no fuera, de la Zona Verde de Bagdad en noviembre de 2017. Mi informe completo está aquí .  

El profesor Mohammad Marandi de la Universidad de Teherán, reflexionando sobre el asesinato, me dijo, “lo más importante es que la visión occidental de la situación es muy orientalista. Asumen que Irán no tiene estructuras reales y que todo depende de los individuos. En Occidente, un asesinato no destruye una administración, empresa u organización. El ayatolá Jomeini falleció y dijeron que la revolución había terminado. Pero el proceso constitucional produjo un nuevo líder en cuestión de horas. El resto es historia.”

Esto puede ayudar mucho a explicar la geopolítica de Soleimani. Puede que haya sido una superestrella revolucionaria (muchos en todo el Sur Global lo ven como el Che Guevara del suroeste de Asia), pero sobre todo fue un engranaje bastante articulado de una máquina muy articulada. 

El presidente adjunto del Parlamento iraní, Hossein Amirabdollahian, dijo a la cadena iraní Shabake Khabar que Soleimani, dos años antes del asesinato, ya había previsto una inevitable “normalización” entre Israel y las monarquías del Golfo Pérsico.

Al mismo tiempo, también era muy consciente de la posición de la Liga Árabe en 2002, compartida, entre otros, por Irak, Siria y Líbano: una “normalización” ni siquiera puede comenzar a discutirse sin un estado palestino independiente y viable en las fronteras e 1967, y con Jerusalén Este como capital.

Ahora todos saben que este sueño está muerto, si no completamente enterrado. Lo que queda es el trabajo habitual y triste: el asesinato estadounidense de Soleimani, el asesinato israelí del destacado científico iraní Mohsen Fakhrizadeh, la guerra israelí implacable y de relativamente baja intensidad contra Irán totalmente apoyada por el Beltway, la ocupación ilegal de Washington de partes del noreste de Siria para hacerse con un poco de petróleo, el impulso perpetuo por un cambio de régimen en Damasco, la demonización incesante de Hezbollah.

Más allá del fuego del infierno

Teherán ha dejado muy claro que un retorno a al menos una medida de respeto mutuo entre Estados Unidos e Irán implica que Washington se reincorpore al JCPOA sin condiciones previas, y el fin de las sanciones ilegales y unilaterales de la administración Trump. Estos parámetros no son negociables. 

Nasrallah, por su parte, en un discurso en Beirut el domingo, destacó,

“Uno de los principales resultados del asesinato del general Soleimani y al-Muhandis son los llamamientos a la expulsión de las fuerzas estadounidenses de la región. Tales llamamientos no se habían hecho antes del asesinato. El martirio de los líderes de la resistencia colocó tropas estadounidenses en camino de salir de Irak “.

Esto puede ser una ilusión, porque el complejo militar-industrial-seguridad nunca abandonará voluntariamente un centro clave del Imperio de las Bases. 

Más importante es el hecho de que el entorno posterior a Soleimani trasciende a Soleimani. 

El Eje de la Resistencia, Teherán-Bagdad-Damasco-Hezbolá, en lugar de colapsar, seguirá reforzándose.

Internamente, y aún bajo sanciones de “máxima presión”, Irán y Rusia cooperarán para producir vacunas Covid-19, y el Instituto Pasteur de Irán coproducirá una vacuna con una empresa cubana.

Irán se solidifica cada vez más como el nodo clave de las Nuevas Rutas de la Seda en el suroeste de Asia: la asociación estratégica Irán-China es constantemente revitalizada por los Primeros Ministros Zarif y Wang Yi, y eso incluye a Beijing sobrealimentando su inversión geoeconómica en South Pars, el más grande campo de gas en el planeta.

Irán, Rusia y China participarán en la reconstrucción de Siria, que también incluirá, eventualmente, una rama de la Nueva Ruta de la Seda: el ferrocarril Irán-Irak-Siria-Mediterráneo Oriental.

Todo eso es un proceso continuo e interconectado que ningún Hellfire puede quemar.

La democracia cristiana alemana (CDU) vota al sucesor de Angela Merkel este 15 y 16 de enero. Tras cuatro mandatos al frente de la mayor economía de Europa, la “canciller de hierro” deja su cargo en diciembre. De cara a las elecciones generales de septiembre, en las internas partidarias destacan tres candidatos que oscilan entre la continuidad y el cambio, además de una potencial sorpresa de Baviera.

En 2021, Alemania tendrá el desafío de continuar la lucha contra el COVID-19, como el resto de Europa y el mundo. Pero un desafío aún mayor será conjugar el frente de salud pública con el de la política electoral.

Además de los 16 estados (Länder) que celebrarán elecciones este año, las miradas se concentran en torno a la interna partidaria de la democracia cristiana alemana (CDU), donde se dirimirá quién será el sucesor de la canciller Angela Merkel (66) de cara a las elecciones generales de septiembre.

Merkel (2005-2021) concluirá entonces su cuarto mandato como la mandataria más longeva de la Alemania contemporánea junto con Helmut Kohl (1982-1998), su padrino político. A finales de 2018, Merkel tomó la decisión de renunciar como jefa de la CDU y habilitar “la apertura de un nuevo capítulo” dentro de su plataforma -y del país-.

LA ERA MERKEL

En su largo recorrido, Mutti (“mamá”, su apodo entre los alemanes) cementó un liderazgo propio tanto en Alemania como en Europa. Fue escogida por la revista TIME como la personalidad del año en el 2015 y lidera el ranking femenino de Forbes desde 2005.

Merkel llegó a la cancillería luego de una ajustada victoria en la peor elección en la historia de su partido, mientras la Unión Europea (UE) implementaba su expansión hacia el Este con la incorporación de diez nuevos miembros. Era la primera vez que una mujer llegaba al cargo de canciller, la más joven al momento de asumir, con la particularidad adicional de provenir de la ex Alemania del Este.

Con el cambio de década, la crisis de la eurozona ponía a prueba a la locomotora económico-financiera de la UE y a la propia Merkel en su rol de administradora política de las negociaciones con los países más alicaídos. La posterior crisis migratoria desde 2014 colocó a Merkel como la máxima representante de quienes confiaban en una política de puertas abiertas (Alemania albergaba 1,8 millones de refugiados en 2020).

En los últimos años, Merkel también intervino decisivamente en el proceso del Brexit (2016-2021), el Plan de Recuperación para Europa (2020) y la pandemia del COVID-19. Con un contexto geopolítico inestable y la radicalización de la política doméstica,  Merkel entrega a su sucesor la tarea de asegurar la continuidad en el poder y mantener el perfil destacado de Alemania en las relaciones internacionales.

Mientras que en circunstancias normales un canciller en su último año de mandato suele apagarse, Merkel hace sentir su plena presencia tanto en lo local como lo global. Para los alemanes, dadas las circunstancias excepcionales, las próximas elecciones generales en el otoño boreal se sienten muy lejos.

LOS POSIBLES SUCESORES

En 2018, luego de unas elecciones para su cuarto mandato (2017) donde su partido perdió la mayoría propia en el parlamento, Merkel anunció que dejaba de estar a la cabeza de la CDU. En aquel momento, escogió a Annegret Kramp Karrenbauer (58), exgobernadora y actual ministra de Defensa, como sucesora.

A pesar de su triunfo en las internas, A.K.K. rápidamente dio una serie de pasos en falso en el ámbito político y anunció que renunciaría a su puesto en un nuevo congreso del partido. Las internas debían tener lugar en 2020 pero se aplazaron al 15 y 16 de enero de 2021 por la pandemia.  

En este marco, hay tres grandes candidatos para ser los sucesores, todos ellos hombres. Dos de ellos (Merz y Roettgen) fueron relegados políticamente por la propia Merkel años atrás, mientras que Laschet es más afín a la agenda de la canciller saliente. A ellos se les suma la figura de Markus Söder, gobernador de Baviera y jefe de la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU), aliada de la democracia cristiana de Merkel.

Friedrich Merz (65) es el más conservador de los tres y representa a aquellos dentro del partido que acusan a Merkel de haber empujado a la CDU demasiado hacia la izquierda del espectro político. Polémico por sus comentarios restrictivos acerca de la inmigración (Leitkultur), se retiró de la política legislativa poco después de su intento fallido de reformar el sistema fiscal en 2004.

Tuvo una meteórica carrera en el sector privado (en Bosch, Ernst&Young y BlackRock, entre otros) pero volvió a la carrera partidaria frente al anuncio de nuevas internas. Dentro de su discurso que reivindica los valores occidentales y la ética cristiana (a pesar de estar a favor del matrimonio homosexual), es marcadamente europeísta y pro-OTAN.

Sus partidarios afirman que podría reabsorber a los votantes que han abandonado la CDU por la plataforma de extrema derecha Alternativa Para Alemania (AfD). Del otro lado, sus detractores afirman que bajo su liderazgo sería más difícil comprometerse con posibles nuevos socios de coalición, como los Verdes, que se proyectan como el segundo partido en las encuestas para las generales de septiembre.

Con todo, la victoria de Merz anunciaría un corrimiento hacia la derecha para la principal fuerza política de la mayor economía de Europa. A pesar de sus apoyos dentro de los establishments económicos norteamericano y europeo, los resquemores que Merz mantiene con los altos cargos de su propio partido podrían resultarle contraproducentes.

Armin Laschet (59) encarna la continuidad dentro de la CDU y cuenta con el visto bueno de Angela Merkel. Periodista, a lo largo de su carrera política pasó por distintos ministerios estatales y fue parlamentario y eurodiputado.

Gobierna desde 2017 el estado de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado y que concentra el 22% del PBI alemán. La primera ola de coronavirus golpeó su territorio con especial dureza. 

Laschet se ha mostrado más abierto a acuerdos con la socialdemocracia (SD), los liberales (FDP) y los Verdes. La ciudadanía alemana lo conoce por sus visitas a los campamentos de refugiados sirios en Jordania en 2015.

Visitó al presidente francés Emmanuel Macron tres veces solo en 2020.

Norbert Röttgen (55) fue Ministro Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear bajo el anterior gobierno de Merkel, pero se vio relegado de la política partidaria en 2012. Fue el primero en anunciar su candidatura a la sucesión luego de la renuncia de Kramp Karrenbauer.

Desde entonces, se ha centrado principalmente en la política exterior y sigue siendo una figura fundamental en el comité de relaciones exteriores del Bundestag. En los últimos tiempos adquirió mayor presencia pública por llevar la voz cantante del ala de la CDU que busca una actitud más dura de Alemania (y la UE) para con la Rusia de Vladimir Putin. De hecho, Röttgen criticó a Merkel por su tibieza frente al caso de envenenamiento del opositor ruso Alexei Navalny.

Si bien su apoyo dentro del partido no parece ser lo suficientemente fuerte, sus excelentes vínculos con los Verdes (por su experiencia política y por haber formado parte de la mesa de enlace entre la CDU y los ecologistas Pizza Connection hace 20 años) lo ubican en un lugar muy atractivo a la hora de la formación de una coalición. Además cuenta con muy buena intención de voto entre los ciudadanos alemanes de tercera edad.

Finalmente, el potencial cisne negro es el actual gobernador de Baviera, Markus Söder. El jefe del partido hermano bávaro de la CDU, CSU, está en la cima de las encuestas individuales, en gran parte gracias a cómo está lidiando con la emergencia del coronavirus.

A pesar de no participar de la interna de enero, en la historia de Alemania los líderes de la CSU se convirtieron dos veces en candidatos de la boleta conjunta CDU/CSU para la Cancillería Federal. Si bien Söder cuenta con un poder territorial propio, necesitaría del alcance federal de la CDU para gobernar.

Publicado el 13/01/2021.fuente https://www.embajadaabierta.org/post/el-sucesor-de-merkel

Por JOAQUÍN AGUIRRE – enero de 2021

De qué se trata la ambiciosa iniciativa “la nueva ruta de la seda”, con proyectos económicos en casi 100 países. Para tener una idea de la ambición de China como potencia mundial, basta echar un pequeño vistazo a su monumental proyecto conocido como “Iniciativa de la Franja y la Ruta u Obor (One Belt, One Road)” o, para utilizar un nombre más familiar, “la nueva ruta de la seda”.

Hay quienes le llaman “el plan Marshall del siglo 21”. Se trata de numerosos proyectos repartidos en los cinco continentes, que abarcan casi 100 países y que incluyen lazos financieros y comerciales, inversiones en infraestructura y vínculos políticos, sociales, educativos y culturales. Se estima que el costo podría llegar a un billón de dólares.

La histórica ruta de la seda fue una red de rutas comerciales organizadas en torno al negocio de la seda china iniciada en el siglo I a. C., que se extendía por casi toda Asia y llegaba a algunos países de Europa y de África. La nueva ruta, presentada por el actual presidente, Xi Jinping, en 2013, abarca una vía terrestre de comercio entre China y Europa, a la que luego se sumó una ruta marítima que une China con el sur de Asia y con África. Hay conversaciones y memorandos de entendimiento firmados con decenas de países, incluidos varios en América latina.

La iniciativa ha ido creciendo, tanto geográfica como económicamente, en la misma proporción que el liderazgo y la influencia del gigante asiático. Casi no hay gobiernos que al hablar de sus vínculos con China no mencionen la nueva ruta de la seda.

En tiempos de la batalla comercial con Estados Unidos, la región latinoamericana asoma como un destino estratégico para China, cuya presencia es cada vez mayor.

Por razones estrictamente políticas, el primer país latinoamericano en entablar relaciones con China fue Cuba, hace 60 años. Sin embargo, hace por lo menos 50 años que el gigante asiático mantiene vínculos diplomáticos con distintos gobiernos. Y los sostiene más allá de las inclinaciones ideológicas.

Desde comienzos de este siglo, los intercambios entre las naciones latinoamericanas y China se intensificaron notablemente. Son muy pocos los países de Sudamérica que no han estrechado lazos con China. Chile y Perú firmaron acuerdos de libre comercio. Colombia va por el mismo camino. Brasil, Argentina y Venezuela, entre otros, son “socios estratégicos”, según la jerarquía que establecen los asiáticos. Bolivia, Chile, Ecuador, Perú, Uruguay y Venezuela buscan ser parte de la nueva ruta de la seda.

La renovación del tren Belgrano Cargas en Argentina, el puerto de Paranaguá en Brasil, la central hidroeléctrica de Coca Codo Sinclair en Ecuador y el proyecto del Metro de Bogotá en Colombia se cuentan entre las iniciativas de interconexión que se implementaron entre estos países y China.

Con la inauguración, un año atrás, del Instituto Confucio en la Universidad Nacional y del Centro de Estudios La Franja y la Ruta del Instituto de Ciencias de la Administración (Icda) de la Universidad Católica, Córdoba busca afianzar sus lazos con China. Junto con el Gobierno de la provincia, ambas casas de estudio crearon, en septiembre pasado, el Consejo de Vinculación Estratégica con la República Popular China, que tiene como objetivo afianzar la cooperación con el gigante asiático en materia de cultura, educación, información, investigación y capacitación.

“La inversión directa de China en la región tuvo un crecimiento exponencial a partir de 2008, cuando fue la crisis financiera global. No obstante, todavía está por debajo de la (inversión) de Estados Unidos y de la Unión Europea. La incorporación a la nueva ruta de la seda de los países latinoamericanos va a cambiar el panorama”, apunta Gonzalo Fiore Viani, miembro del Centro de Estudios La Franja y la Ruta de la UCC y Miembro de Dossier Geopolitico.

Más allá de las posturas de su presidente, Jair Bolsonaro –trumpista de paladar negro–, el principal socio comercial de la región con China es Brasil, que en 2019 alcanzó intercambios por 115 mil millones, un 30 por ciento de su comercio global. En tanto, Argentina tuvo intercambios por 14 mil millones (el 12 por ciento de su comercio con el mundo).

Para poner los números en contexto, vale apuntar que ese año el comercio global de Latinoamérica con China llegó a 310 mil millones de dólares. Los principales productos que la región exporta al gigante asiático son cobre, petróleo y soja, que representan el 70 por ciento del total exportado a ese destino.

El principal socio comercial de la región es Brasil. El gigante sudamericano tuvo intercambios con China por 115 mil millones de dólares en 2019, una cifra que representa el 30 por ciento de todo su comercio. En tanto, para Argentina, sus intercambios con China en 2019 fueron por 14 mil millones (el 12 por ciento de su total). Cobre, petróleo y soja son los principales productos que los asiáticos les compran a los países de la región. Además del aspecto comercial, China está presente mediante inversiones en infraestructura y en el sector energético.

Los lazos de América latina con el que para muchos será en pocos años el país más poderoso del mundo no pueden leerse solamente en clave económica. El soft power, la influencia y la presencia de China también pueden mirarse a través de un prisma estratégico teniendo en cuenta la injerencia que siempre tuvo Estados Unidos en la región.

La experta y miembro del Consejo Académico del Centro de Estudios La Franja y la Ruta, Florencia Rubiolo, afirma que, si bien China tiene “un rol protagónico” en el aspecto comercial de todos los países de la región (con excepción de México), América latina no es una prioridad.

“Si uno lo piensa, América latina es la región más alejada de China en el globo, entonces en términos geopolíticos tiene menos relevancia que el que pueden tener el sudeste o el sur de Asia o Pakistán, pensando en el vínculo con el Indo Pacífico, Australia, la misma Rusia o Europa occidental”, afirma.

“Es posible que veamos un crecimiento en las inversiones chinas, vinculado a los intereses de los países latinoamericanos de diversificar sus fuentes de financiamiento e inversiones, que también están ligadas a condiciones menos estrictas, en términos laborales, ambientales, financieros y políticos que las que vienen relacionadas a países europeos o a Estados Unidos. Pero, insisto, la región tiene un rol secundario en la política de inversiones de China en el mundo”, agrega.

La guerra comercial por los aranceles que propuso Donald Trump ha sido uno de los últimos capítulos en la competencia entre dos superpotencias. Los especialistas tienen miradas diferentes en cuanto a si América latina puede o no ser un escenario de disputa entre EE.UU. y China. “Estados Unidos no quiere perder su influencia. (Joe) Biden lo dijo cuando ganó las elecciones. Pienso que China ve la región como una oportunidad para superar a Estados Unidos. En países de Centroamérica como Panamá, China ya es el principal socio comercial, cuando hace tres años ese lugar era ocupado por Estados Unidos”, sostiene Fiore Viani.

Según Rubiolo, la “competencia tiene más que ver con una percepción de Washington, que traslada su competencia a todos los escenarios, antes que con una intención de China de superar a Estados Unidos”.

El director del posgrado “La nueva ruta de la seda: negocios y proyectos estratégicos con China”, de la UCC, Mariano Mosquera, que vivió tres años en China, advierte del rol del Estado en la dinámica comercial con el país asiático. “Su función es coordinar una estrategia de cooperación, entonces distribuye factores, funciones y recursos, según lo que considera mejor para sus empresas y según qué sectores son mejores a la hora de los intercambios”, dice.

Su visión respecto del poder chino es positiva, pues observa grandes oportunidades para Argentina en áreas como innovación y starts up. “El de China es el ecosistema emprendedor más grande del mundo, que en la próxima década va a superar a Silicon Valley”, augura.

Crecimiento. La economía de China creció un 1,9% durante el año de la pandemia (la de EE.UU. se hundió 4,3%) y así se transformó en el único gigante que esquivó la recesión en 2020. Estiman que crecerá a un ritmo de 5,7% por año hasta 2025.

Acuerdo UE-China: ultiman detalles

Después de siete años de negociaciones, la Unión Europea y China cerraron a fines de diciembre un acuerdo que implica fuertes inversiones asiáticas en el bloque comunitario. El ambicioso pacto les abriría el enorme mercado chino a las empresas de la UE, pese a las preocupaciones sobre los derechos laborales y humanos violados por el régimen comunista.

El gran aliado de Argentina y las oportunidades de Córdoba

Los lazos entre Argentina y China parecen cada vez más estrechos. Y no sólo por los intercambios comerciales, que en los últimos meses sumaron material sanitario y podrían llegar a incluir millones de dosis contra el coronavirus. En agosto del año pasado, se renovó el swap por 18.500 millones de dólares, una cifra que equivale al 45% de las reservas del Banco Central Argentino (BCRA).

Además, Argentina ingresó como miembro no regional al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, creado por Beijing en 2016, con lo que se abrió una nueva alternativa de financiación. Según expertos, se trata de un “pilar financiero” para el ingreso del país a la iniciativa china de la nueva ruta de la seda.

“La recuperación económica de Argentina podría comenzar a través del comercio con China debido al restablecimiento de la actividad industrial en el gigante asiático y a su continua demanda de los productos que exporta Argentina, fundamentalmente carne y soja”, sostuvo Jorge Malena, director del programa ejecutivo sobre China contemporánea de la Universidad Católica Argentina.

Para ponerlo en números: el total del comercio de Argentina con China en 2019 fue de 14 mil millones de dólares, lo que implica un 12% del comercio total argentino con el mundo. Brasil, por ejemplo, en ese mismo período tuvo intercambios con China por 115 mil millones (el 30% de todo su comercio con el mundo).

Porotos de soja (50%) y carne (34%) representan el 84 por ciento de lo que Argentina le vendió a China en 2019.

En tanto, Córdoba le exporta al gigante asiático alrededor de mil millones de dólares (casi un 80% es soja). Según informa el profesor de Economía Política Internacional de la Universidad Siglo 21, Federico Trebucq, casi no se registran exportaciones de pymes.

“Si bien la relación comercial de Argentina con China está definida por cuestiones estructurales, principalmente por la convergencia de nuestras ventajas comparativas con las demandas chinas, se trata de un mercado que puede tener oportunidades para pymes a través de descubrir nichos específicos, aunque para eso se requiere un conocimiento profundo de la estructura de demanda y ahí los esfuerzos de la política en todos los niveles son claves. No hablo sólo de la promoción de exportaciones locales, sino de los vínculos políticos, intercambios y la coordinación del Gobierno”, advirtió Trebucq.

Fuentes: https://www.lavoz.com.ar/mundo/china-estrategica-presencia-de-un-gigante-en-latinoamerica 

Por Timofei Bordachev 04.01.2021

El regreso de la política internacional en una forma bastante tradicional ha ido inevitablemente acompañado de una disminución de la importancia y la eficacia de las instituciones internacionales. Los eventos de 2020 y las tendencias detrás de ellos incluso nos han obligado a abordar la cuestión de si tales instituciones deberían existir como son, escribe el director del programa del Valdai Club, Timofei Bordachev.

Hace treinta años en París, los países de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa firmaron un documento llamado Carta de París para una Nueva Europa. Esta declaración a gran escala no solo puso fin formal a la Guerra Fría, sino que también se convirtió en uno de los documentos centrales del nuevo orden mundial. Este orden se basaba en los principios y valores que se habían formado después de 1945 dentro de la comunidad de democracias liberales liderada por Estados Unidos y sus aliados más cercanos, y basada en la absoluta superioridad militar y política de América entre los países de Occidente. El fin de la Guerra Fría hizo global esta superioridad y durante casi tres décadas determinó la imagen de la política exterior y la interacción entre los estados del mundo.

La presencia de un líder mundial permitió hablar del surgimiento del fenómeno de la política mundial, un sistema especial de relaciones en el que no solo se incluían los Estados, sino también los actores no estatales. Y lo más importante, un sistema que tiene, debido a la capacidad de un poder para actuar como juez y distribuidor de los beneficios de la globalización, los signos de las relaciones sociales inherentes a la estructura interna de la sociedad. En el marco de este orden, hubo instituciones que fueron controladas por los vencedores de la Guerra Fría y por las reglas que fueron redactadas por ellos. La política internacional, como un sistema en el que los Estados siguen siendo los únicos participantes centrales, y en el que el equilibrio de poder y moralidad está regulado solo por su buena voluntad, cayó temporalmente en las sombras, solo para regresar en 2020.

Ahora el sistema internacional está en un estado de gran tensión causada por las consecuencias de la extensa redistribución de la mayor parte de poder entre las principales potencias desde la primera mitad de la 20 ª siglo. El colapso de los imperios europeos durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918) llevó al hecho de que Rusia y Estados Unidos pasaron a primer plano, aunque no de inmediato, y China se unió a ellos un poco más tarde. Ahora los dos primeros poderes todavía son capaces de ejercer una influencia decisiva en el estado de cosas en el mundo, pero se están debilitando y ahorrando fuerzas gradualmente.

El poder chino, a su vez, ha entrado en una etapa de expansión. El colosal crecimiento de sus oportunidades económicas no solo ha llevado a un conflicto con Estados Unidos, que ha visto disminuir tales oportunidades, sino que también ha llevado al colapso de todas las instituciones, reglas y normas que surgieron después de la Segunda Guerra Mundial. Estos pilares institucionales de paz relativa entre poderes se basaron en el equilibrio de poder que surgió durante la Guerra Fría e inmediatamente después de su final, y no pueden adaptarse a la nueva distribución de capacidades de poder sin su propia reestructuración a gran escala.

En Europa, los cambios en el equilibrio de fuerzas han llevado a un aumento significativo de las capacidades de Alemania, que ha aprovechado al máximo los beneficios que su economía había recibido de la zona euro y que su política exterior ha recibido del cambio de Casi todos los factores cruciales que afectan a la jerarquía estatal en el contexto de las instituciones y los mecanismos legales de la Unión Europea. La salida de Gran Bretaña de la UE fue una reacción al crecimiento del poder alemán, pero, a juzgar por sus resultados, finalmente destruyó el equilibrio interno de poder en la integración europea.

A principios de 2020, solo se necesitó un detonante para que estos cambios se volvieran irreversibles. La pandemia del coronavirus COVID-19, que también comenzó en China, reinició todo el orden internacional. No es sorprendente que la mayoría de los estados hayan respondido a esta pandemia cerrando fronteras y confiando en sus propias fuerzas. En casi todos los casos, la reacción de los gobiernos nacionales ha resultado ser la más arcaica posible: la concentración de recursos en el cumplimiento de las obligaciones con sus ciudadanos y el fortalecimiento del control estatal. Se detuvo el tráfico internacional y la movilidad internacional se ha vuelto, con algunas excepciones, bastante difícil. El primer ejemplo de cuarentena total y cierre absoluto al mundo exterior lo dio China,que tradicionalmente es reprochado por su falta de democracia por los gobiernos y los medios de comunicación de los países occidentales.

“A finales de otoño, la prohibición de la circulación de ciudadanos o la cuarentena estricta en los casos en que se permitía la circulación seguía siendo quizás la única consecuencia significativa de la pandemia para la vida internacional.”

Prácticamente no observamos otros efectos: el fortalecimiento de la cooperación transfronteriza o la estrecha coordinación de acciones, con la excepción de la Unión Europea y, curiosamente, la Unión Económica Euroasiática, donde se lleva a cabo una coordinación intergubernamental bastante eficaz. A largo plazo, la política de cierre de fronteras conducirá a la reducción de muchos mecanismos informales de globalización y al crecimiento del nacionalismo y la xenofobia en la mayoría de los países del mundo.

El regreso de la política internacional en una forma bastante tradicional va inevitablemente acompañado de una disminución de la importancia y la eficacia de las instituciones internacionales. Los acontecimientos de 2020 y las tendencias detrás de ellos incluso nos han obligado a abordar la cuestión de si tales instituciones deberían existir como son. Estas instituciones fueron creadas no solo como reflejo del equilibrio de poder de mediados del siglo pasado, sino también como una forma de resolver los problemas inherentes a este período histórico. En 2020, el principal destructor de las instituciones internacionales fue el conflicto sistémico entre China y Estados Unidos. Beijing busca alinear su influencia en las instituciones con las nuevas oportunidades,y Estados Unidos, para conservar la capacidad de determinar sus políticas o destruirlas en los casos en que no puedan servir a los intereses nacionalistas de Washington. Incluso si la nueva administración demócrata en los Estados Unidos recupera el apoyo formal para ciertas instituciones internacionales, su destino se vuelve cada vez más incierto.

Es obvio que el sistema de la ONU se encuentra en una grave crisis. En 2020, nos despedimos de las esperanzas de que el Consejo de Seguridad pueda desempeñar el papel de generador eficaz de los intereses comunes de las principales potencias militares. Por tanto, la discusión sobre la composición de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad y el derecho de veto es cada vez más urgente. Ocurre en un momento en el que el más importante y único limitador de la actividad arbitraria por parte de las grandes potencias adquiere un significado simbólico, al igual que la capacidad de bloquear cualquier decisión de la ONU si no responde a intereses nacionales.

Otra institución básica de un orden mundial pasado, la Organización Mundial del Comercio, está paralizada por la crisis de su sistema de arbitraje. Como resultado, todo el sistema para resolver disputas comerciales en la OMC ha perdido su significado, e incluso si los países violan las reglas del comercio internacional, ninguna de las disputas entre ellos se puede resolver. Observamos que una amplia variedad de Estados recurren cada vez más a otros mecanismos para la solución bilateral de disputas comerciales y el fin de las guerras comerciales, que se han convertido en una práctica internacional común en 2020.

Ya hemos mencionado anteriormente que la integración europea, a pesar de su éxito como institución de cooperación regional, se enfrenta ahora a una crisis. La razón de esta crisis es también el fuerte fortalecimiento de su mayor participante (Alemania), mientras que el segundo más importante (Francia) se ha debilitado. La política quisquillosa e inconsistente de París con respecto a la mayoría de los asuntos nacionales e internacionales comenzó a dar sus frutos. En la mayoría de los casos, Francia debe ahora seguir la línea de la política alemana, y es muy alarmante que cuando Berlín obtenga un nuevo canciller, esta política corra el riesgo de volverse menos sabia y sofisticada. Las decisiones que se tomaron para superar la crisis asociada al impacto de la pandemia en las economías nacionales han aumentado significativamente la influencia de los estados en las instituciones paneuropeas. En las últimas semanas de 2020,Una nueva crisis dentro de la UE fue desencadenada por el comportamiento de Hungría y Polonia – se negaron a aprobar una nueva perspectiva presupuestaria de la UE, que incluye fondos para la recuperación de la pandemia – en respuesta a las reclamaciones de Bruselas y Berlín sobre los procesos políticos internos en ambos países. Lo más probable es que el presupuesto “cuelgue” indefinidamente, e incluso después de que el problema se resuelva de una forma u otra, la Unión Europea ya ha entrado en una nueva crisis, ahora en el nivel de las relaciones interestatales. La próxima prueba será la salida de Angela Merkel del cargo de Canciller Federal de Alemania. Durante los años del gobierno de Merkel, este país ha adquirido una cantidad desproporcionada de influencia en el desarrollo de toda Europa, y cuando un político con menos experiencia, propenso al compromiso, se convierte en el líder,deberíamos esperar una crisis de integración en toda regla y el fortalecimiento de las tendencias centrífugas. Es por eso que ahora es importante que Berlín adopte el presupuesto, entonces retendrá las palancas económicas de la gobernanza de la Unión Europea a través de sus “representantes” en Austria y los Países Bajos.

Hacia finales de 2020, el 22 de noviembre, finalizó la existencia de uno de los instrumentos más importantes para construir la confianza mutua tras el fin de la Guerra Fría en Europa, el Tratado de Cielos Abiertos. Estados Unidos completó los procedimientos necesarios para un retiro unilateral de este acuerdo. El evento se volvió profundamente simbólico a pesar de que la reacción oficial rusa fue, en última instancia, muy tranquila. El sistema del Tratado de Cielos Abiertos se creó no solo como una forma de aumentar la transparencia mutua de los preparativos militares, sino como una confirmación de que los países de la OSCE ni siquiera van a hacer tales preparativos entre sí en el futuro. La retirada de Estados Unidos del sistema del Tratado de Cielos Abiertos significa un retorno completo de la Guerra Fría en Europa.

En las condiciones de completa crisis de las instituciones internacionales, las asociaciones más importantes para Rusia – la Organización de Cooperación de Shanghai y el grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) – entraron en una etapa difícil. La adhesión de India y Pakistán a la OCS limitó significativamente la eficacia de esta organización en el sentido institucional tradicional. Al mismo tiempo, todavía existe la posibilidad de que la OCS desempeñe el papel de una plataforma de negociación macrorregional para un gran grupo de países euroasiáticos, donde no se encuentra la solución de problemas, sino la oportunidad de discutirlos constantemente en una mesa redonda. será considerado un logro.

Las perspectivas para los BRICS parecen ser mucho más interesantes. A lo largo de los años, este grupo ha cooperado en más y más áreas y con respecto a una variedad de temas. La diplomacia nacional se esforzó al mismo tiempo por dar a los BRICS el carácter de una institución internacional tradicional – para aumentar el número de esferas de interacción práctica – y para implementar sus agendas puramente nacionales. Los BRICS, a diferencia de otras instituciones del Orden Mundial Liberal, no están en crisis. Además, la imposibilidad de que surjan reclamos de un país por el liderazgo exclusivo en esta organización ha brindado la oportunidad de que los BRICS se conviertan en el prototipo de la institución de gobernanza internacional de una nueva era, en la que el poder y la hegemonía de valores de un poder o un grupo reducido de estados dominados por un poder será imposible.

En este contexto en ruinas del orden internacional posterior a la Guerra Fría, las prioridades más importantes de la política exterior de Rusia estaban relacionadas con la estabilización de las relaciones amistosas con China, la restauración del orden en su periferia inmediata, el control de las manifestaciones negativas de la lucha de Estados Unidos por mantener la influencia global y finalmente, acostumbrarse a un nuevo formato de relaciones con su socio económico más importante, la vecina Europa. Y si las relaciones con Estados Unidos y China son de fundamental importancia para la supervivencia de Rusia desde una perspectiva estratégica, entonces Europa y sus vecinos en el espacio de la ex URSS son su máxima prioridad táctica.

Traducción automática

Publicado en el Sitio Oficial del Club Valdai

https://valdaiclub.com/a/highlights/new-international-order/

Mientras se coagula la sangre política y real tras el asalto al Capitolio, se rinde homenaje a los patriotas o sus contrarios los Demócratas y Republicanos; mientras se cocina el impeachment contra el presidente, mientras se ajusta la bolsa de Wall Street… Mike Pompeo y su patrón, Donald Trump realizan una serie de jugadas estratégicas que algunos definen como odio personal pero otros lo analizan como jaques a futuro, tanto para apuntalar su poder, porque finalmente Trump se podrá ir, pero la marca Trump, no, como para seguir dejando piedras en el camino, desde su política exterior al concierto internacional. Se viven momentos muy tensos y por eso es necesario ver el problema desde los diversos actores y factores que se presentan en el análisis, desde un fantasma noticioso que parece ser Washington, que a veces se oculta y otras asusta. ¿Cuál es la agenda Trump 2024? ¿Cuál es su intensión en la lista de terroristas que tiene el departamento de Estado? ¿Cuáles son las causas y consecuencias? Estamos a unos días del 20 de enero, día de la asunción en la capital estadounidense, y por eso mismo, hay que preguntar. -PREGUNTEMOS y dejemos que los protagonistas Carlos Santa Maria y Carlos Pereyra Mele; nos orienten y que usted alcance la conclusión. Le recuerdo que han censurado este programa no una sino muchas veces, y por todos lados. Las cuentas de Hispantv en YouTube, se han cerrado en varias ocasiones. Por eso, la cuenta oficial de un servidor fue abierta para que usted nos siga y en caso de que se pierdan las otras, mantengamos siempre por aquí la nueva información. “Detrás de la Razón oficial Roberto de la Madrid”

Mi columna de Política Internacional, para el programa “Con Sentido Común” que conduce el Periodista Alfredo Guruceta, en Canal “C” de Córdoba que se transmite por Cablevisión.

En mi segmento -minuto ‘27 al ‘38 del presente video-, explicamos a la audiencia los dramáticos e inconducentes acontecimientos ocurridos el pasado 6 de Enero con la supuesta toma del capitolio de USA, por parte de grupos supremacistas blancos incitados por el todavía hoy Presidente Donald Trump. Pero por mas impactante que sea esa chirinada ocurrida en el corazón del Imperio estadounidense, son mas una muestra de debilidad que de fortaleza y de disgregación política social que de el surgir de una nueva relación o estructura política en ese espacio geopolitico que denominamos a partir de ahora, utilizando el concepto de nuestro amigo el Dr. Miguel Barrios: “EEUU el Imperio Fallido”; atención que no hablamos del Estado Norteamericano.

En este programa, analizamos los movimientos autodenominados patriotas o soberanistas, el tema de la pérdida relativa del poder que tienen desde la fundación de USA: los WASP y el incremento de las minorías latinas afroamericanas y asiáticas que están causando un gran resquemor en el sector blanco, etc. 

Que llevó a horrorizados periodistas observando las imágenes del capitolio del 6 de enero decir: Que es esto, Bielorusia!!!. No, es USA, bienvenidos señores al Fin del Principio del Imperio fallido.-

15 años promoviendo semanalmente la Geopolitica, en este Programa

Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

TEMAS:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO:

Política Internacional de la semana y proyección geopolitica

Nuevamente al aire la columna de Geopolitica, gracias a la persistencia y valentía de Norberto y Gabriela que nos permitio instalar la temática Geopolitica cuando nadie la tenia en cuenta debido, al oscurantismo que se le impuso a los Países dependientes con una globalización que sabemos nos ponía de rodillas y con roles de sumisión total a los dictados de Washington 

La crisis que venimos anunciando desde hace mas de década y media de la declinación ya son un hecho incontrastable. Está realidad es la consecuencia de casi cuatro décadas de política globalizadora sin que esa globalización los afectará, esta crónica de muerte anunciada, hacemos una interpretación de lo que el New York Times expresó sobre un patético fin de la era Trump. Pero no es un mal momento y que ahora todo volverá a la “normalidad” NO es así…el tiempo de deterioro es irreversible…Todo lo peor salió a la luz: el chauvinismo, xenofobia, racismo y de sus fallas estructurales en Salud, Educación y una Economía, los problemas tecnológico etc etc. La pobreza, la desocupación y los homeless. Y los conflictos de cambios demográficos y de sus valores fundantes…

El 2020 el año que cambió todo 

Samuel Farber 10/01/2021

Publicado en la revista Jacobin unos días antes del asalto al Congreso de los Estados Unidos por las hordas trumpianas, es una explicación de las causas históricas, estructurales y coyunturales que explican el trumpismo y por qué seguirá siendo un peligroso fenómeno político y social durante la administración Biden, a pesar del fracaso del intento desesperado de cuestionar la derrota electoral de Trump. Pero también argumenta las razones por las que su marginación definitiva solo puede ser el resultado de políticas de izquierda que reunifiquen las reivindicaciones de unas clases trabajadoras divididas racialmente. Unas políticas que no serán las de la administración Biden. SP

Donald Trump perdió las elecciones de 2020. Pero ha generado un movimiento trumpista que probablemente le sobreviva. Durante sus cuatro años en el poder, Donald Trump introdujo una nueva forma de hacer política de la derecha que ha sido abiertamente autoritaria, racista, xenófoba y anti-ciencia. Esta política ha sido apoyada por una coalición electoral que comprende al menos el 40 por ciento del electorado. Si pudiera mantener este apoyo, podría postularse nuevamente para presidente en 2024 a la edad de setenta y ocho años. Si puede hacerlo dependerá de una serie de factores, incluido si sigue controlando el Partido Republicano.

Cualquier desafío republicano a su control del partido lo tiene difícil, teniendo que superar el hecho de que recibió el 47 por ciento de los votos en unas elecciones con una participación sin precedentes. Y se marcha con un Partido Republicano envalentonado por su presencia reforzada en el poder legislativo como resultado de la reducida mayoría demócrata en la Cámara de Representantes. Aunque los republicanos pierdan el control del Senado después de las elecciones en Georgia en enero, la presencia republicana seguirá siendo bastante fuerte, con la ayuda de demócratas conservadores como Joe Manchin de West Virginia.

Especialmente importante para el partido de Trump es su éxito a la hora de derrotar los intentos de los demócratas de mejorar su posición en las legislaturas de los estados que aprobarán la redistribución de circunscripciones basada en los resultados del censo de 2020. Al poder controlar el rediseño decenal de las circunscripciones electorales legislativas de los estados y del Congreso, los republicanos podrán continuar sus prácticas de manipulación electoral en detrimento no solo del Partido Demócrata sino también de la representación de las poblaciones negras y de otras minorías (con la ayuda, sin duda, de la reciente decisión política de Trump de acortar el tiempo para realizar el censo, que seguramente subestimará a las minorías y a la población urbana, principal bastión del Partido Demócrata).

Para garantizar la permanencia de estas políticas, Trump nombró nuevos jueces federales conservadores para aproximadamente el 25 por ciento de todos los puestos federales vacantes y transformó la Corte Suprema en un sólido bastión conservador, que lo seguirá siendo durante años. Trump ya ha restringido muchos derechos en temas como el aborto, la inmigración y el medio ambiente, medidas que pueden haberle ganado el apoyo de los votantes evangélicos que, aun reconociendo las poco cristianas infidelidades de Trump y su falta de respeto por las mujeres, lo apoyaron masivamente en las elecciones de 2020.

Al final, sin embargo, Trump y su partido terminaron pagando un alto precio por su política y su comportamiento. A diferencia de todos los presidentes recientes, nunca alcanzó una tasa de aprobación del 50 por ciento de los estadounidenses, que otros ex presidentes obtuvieron en el apogeo de su popularidad, y ha provocado la ira y la indignación de decenas de millones de estadounidenses, lo que finalmente condujo a su derrota.

Trump y el trumpismo

La vulgaridad, las mentiras descaradas, el narcisismo descontrolado, el racismo explícito, la misoginia y la actitud antiinmigrante de Trump han jugado un papel importante en la construcción de su imagen como alguien externo en el pantano corrupto de la élite política. H sido una pantalla eficaz para ocultar su agenda política y económica conservadora y sus vínculos con sectores importantes del gran capital.

Ni Trump ni la mayoría de los partidarios de Trump son fascistas. Pero una importante similitud entre el trumpismo y el fascismo alemán, cuya demagogia, antisemitismo y brutalidad nacionalsocialistas buscaban ostensiblemente defender los intereses del Volk alemán ,es que ambos han tratado de ocultar en la medida de lo posible sus fuertes vínculos conservadores con el gran capital. (No fue casualidad que el ala del Partido Nazi que se tomaba en serio sus pretensiones “socialistas” terminara siendo sangrientamente purgada por Adolf Hitler un año después de que asumiera el poder en la infame Noche de los Cuchillos Largos, del 30 de junio al 2 de julio de 1934). El estilo político de Trump ha evitado los tópicos republicanos sobre el libre mercado y el libre comercio que no movilizaban un apoyo político masivo. Esta es una de las razones por las que el trumpismo puede ser más duradero que el movimiento Tea Party de hace una década, que se centró en los temas más tradicionales de la derecha de oposición a los impuestos y al “gran gobierno”.

Así fue como Trump pudo aplicar una estricta línea neoliberal en aspectos clave de la economía, con la excepción de su defensa del proteccionismo, que junto a sus políticas regulatorias en las áreas de política laboral y laboral, salud, educación, medio ambiente, y protección de los consumidores claramente han afectado negativamente a muchos de sus seguidores, en su mayoría blancos, de clase media y trabajadora. También ha obviado cualquier noción ética de conflicto de intereses al nombrar a empresarios y lobistas para dirigir las agencias públicas que se supone que deben supervisar y vigilar las empresas privadas de las que provienen.

El caso del Departamento de Educación con Betsy DeVos es particularmente ilustrativo. Todas sus políticas han buscado beneficiar a intereses inconfesables, como las escuelas profesionales privadas disfrazadas de colegios y universidades que dependen totalmente del dinero del gobierno y tienen resultados escandalosos de abandono académico y de acceso de sus graduados a trabajos en el mercado laboral.

La administración Trump también ha promovido a elementos lumpen-capitalistas involucrados de manera descarada en actividades comerciales que de hecho han puesto en peligro la vida de personas. Mike Davis ha señalado el caso de Forrest L.Preston, un seguidor incondicional de Trump, propietario de la cadena de residencias de ancianos Life Care, en la que numerosos pacientes y trabajadores han muerto como resultado de la malversación con fines de lucro de sus propietarios y gerentes durante la pandemia de Covid-19. La administración Trump y los gobiernos estatales republicanos han protegido por todos los medios a la cadena Life Care para evitar que sea llevada ante los tribunales, y el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, ha insistido en que cualquier proyecto de ley de estímulo económico relacionado con COVID-19 debe proporcionar inmunidad legal general a las cadenas de residencias de ancianos.

Pero las violaciones de Trump de las normas establecidas no han afectado directamente al funcionamiento del capital estadounidense, sino que han estado dirigidas a las convenciones culturales que gobiernan el funcionamiento del “pantano” del establishment político, en particular las que refuerzan la legitimidad ideológica y la estabilidad del sistema político. Lo que es especialmente importante en relación con las convenciones del sistema no solo para asegurar una transición pacífica del poder político, sino para indicarle al pueblo que debe aceptar pacíficamente esa transición.

Basta comprar su negativa a aceptar la victoria de Biden con la decisión de Al Gore de no continuar su legítima disputa contra George W. Bush sobre las votaciones de Florida en las elecciones de 2000, y admitir y felicitar a Bush por su elección. La decisión de Gore se basó en su decisión política de no desestabilizar el sistema. A Trump no le importar en absoluto. Su incitación a sus partidarios para que gritaran “encerrarla” a Hillary Clinton y su público escarnio de los funcionarios del gobierno, desde el ex fiscal general Jeff Sessions hasta el Dr. Anthony Fauci, son ejemplos de su absoluta falta de preocupación por la legitimidad de las instituciones públicas y los funcionarios.

Cualquiera que sea el destino de Donald Trump en los próximos años, es probable que el trumpismo, como estado de ánimo político y mental, e incluso como movimiento, perdure más allá del propio Trump. El trumpismo tiene una base social real. Sus seguidores son una parte importante del 47 por ciento de los votantes que en las elecciones de 2020 votaron por él.

Las encuestas a boca de urna mostraron que cerca de la mitad de las personas blancas con educación universitaria votaron por Trump en 2020; lo mismo ocurrió con el 63 por ciento de los blancos “sin educación universitaria”. Dado que esta última categoría representa el 41 por ciento del total de votos, ese 63 por ciento que votó por él representa aproximadamente veintisiete millones de votantes (aunque una proporción significativa de ellos no eran necesariamente trumpistas sino personas desesperadas por volver a trabajar tras ser despedidas por el COVID -19, despidos a los que Trump afirmó oponerse).

Las encuestas de opinión pública y los medios de comunicación han asumido que la falta de educación universitaria es un indicador del estatus de clase trabajadora. De hecho, aproximadamente la mitad de las personas que carecen de educación universitaria no son miembros de la clase trabajadora, sino comerciantes, vendedores independientes, supervisores y gerentes inferiores en sectores como el comercio minorista. Una parte importante de la base de Trump involucra a sectores de la clase trabajadora blanca (menos de lo que comúnmente se supone, pero sin embargo en números preocupantes) y sectores de la clase media blanca. Aunque concentrado en la categoría “sin educación universitaria”, el apoyo de Trump también proviene de grupos que se encuentran más arriba en la escala socioeconómica, ya que también obtuvo grandes contribuciones para su campaña de sectores importantes de la clase capitalista.

Quizás la forma más útil de entender el trumpismo es como una respuesta de la derecha a las condiciones objetivas de decadencia económica y a la sensación de decadencia moral en sectores importantes de la clase trabajadora blanca y la clase media junto con con las iglesias evangélicas predominantemente blancas y con los tradicionales conservadores blancos anti-gobierno.

Sin embargo, el trumpismo fue moldeado en gran medida por la política personal de Trump. No es el típico conservador. Por ejemplo, apoyó el derecho al aborto durante mucho tiempo antes de considerar presentarse a la presidencia. Pero lo que siempre fue central en su discurso fueron las políticas superpuestas del racismo y la xenofobia.

Trump es único entre los recientes presidentes estadounidenses que ha estado directamente involucrado en notorios incidentes racistas antes de su elección de 2016. En 1973, él y su padre fueron demandados por el Departamento de Justicia de Nixon por discriminar a los negros en los edificios de apartamentos que poseían y operaban en Queens. En 1989, Trump exigió, en anuncios pagados en periódicos, la pena de muerte para cinco jóvenes negros falsamente acusados ​​de atacar a una mujer blanca de veintiocho años en Central Park, reavivando el viejo estereotipo del hombre negro que ataca a mujeres blancas. Los cinco hombres pasaron años en prisión hasta que el verdadero culpable confesó su crimen. Y, durante años, dirigió la campaña “birther”, que aseguraba que Barack Obama no ha nacido en los Estados Unidos sino en Kenia.

Es cierto que Trump ha intentado de vez en cuando parecer inclusivo, como en la Convención Nacional del Partido Republicano de 2020, muy probablemente bajo presión de los líderes del Partido Republicano para atraer a votantes independientes. Pero estos gestos simbólicos no alteraron su atractivo para los grupos supremacistas blancos (pidiendo a la banda de extrema derecha “Proud Boys” estar “preparados para todo”) ni su manipulación de los prejuicios raciales. Un ejemplo reciente y transparente fue su reciente compromiso público en julio de 2020 de proteger a los habitantes de los suburbios de clase media de la construcción de viviendas para personas de bajos ingresos en sus vecindarios, con el argumento de que se verían asediados por una ola criminal. Los ex candidatos republicanos a la presidencia también han recurrido a los miedos raciales como táctica electoral. Pero Trump lo ha llevado a un nivel cualitativamente diferente al explotar sistemáticamente esos temores para movilizar el apoyo blanco.

La política de Trump encontró un fuerte eco en la política de resentimiento blanco resultado de la absoluta falta de empatía, una actitud personalizada y legitimada por el propio Trump, que muchos estadounidenses blancos tienen por aquellos con quienes comparten la falta de atención médica y el desempleo, pero a quien definen como diferente. En las entrevistas de la socióloga Arlie Hochschild con personas blancas al borde de la pobreza en su libro Strangers in Their Own Land, descubrió que los entrevistados consideraban que los programas de acción afirmativa permitían a los negros y otras minorías salir adelante al “saltarse” injustamente la cola en la ellos, los estadounidenses blancos, habían estado esperando su turno. Este es un resentimiento totalmente impermeable al hecho de que esos negros y latinos han estado “haciendo cola” durante siglos, marginados por una discriminación racial sistemática.

Incapaces o no dispuestos a empatizar con las quejas de estas minorías, los trumpistas blancos ignoran sus protestas y luchas públicas considerándolas egoístas e ilegítimas y consideran que están favorecidos por los principales medios “falsos” de comunicación. Su resentimiento se extiende también a las luchas de otros trabajadores blancos que intentan defender sus derechos y beneficios en el trabajo.

Esta política de resentimiento está asociada con un profundo sentido de impotencia y es hostil a la lucha colectiva de los trabajadores y los grupos oprimidos, porque esas luchas socavan la auto-justificación del status quo. Este resentimiento se dirige a quienes se encuentran en una situación similar en la escala socioeconómica y a quienes se encuentran por debajo de ellos.

Gran parte de la fuerza política de Trump proviene de su reconocimiento de este resentimiento, de su manipulación y magnificación, y de haberlo articulado y dado una proyección pública. Ha explotado hábilmente su imagen de astuto multimillonario, que demostraría que esta dotado de los conocimientos necesarios para guiar con éxito la economía del país. La suya ha sido una hazaña notable, especialmente si se considera su historial como “capitalista lumpen”, endeudado, con frecuencia en quiebra, sin escrúpulos en sus negocios e involucrado en tratos inconfesables con abogados corruptos como Michael Cohen y Roy Cohn, su mentor, y estafadores convictos como Roger Stone.                     

El surgimiento de Trump y el trumpismo

Hubo varios factores asociados con las elecciones presidenciales de 2016 que permitieron el ascenso al poder de Trump. Además de haber ganado, por márgenes muy estrechos, los estados clave de Pensilvania, Michigan y Wisconsin, lo que le dio la ventaja ganadora en el número de compromisarios electorales, le benefició enormemente tener como oponente a una débil Hillary Clinton. El establishment de derecha y sus partidarios la odiaban con pasión, al igual que muchos votantes de izquierda o incluso buena parte de los independientes. A Trump también le ayudó el hecho crucial de que, si bien los candidatos en las primarias demócratas seleccionaban delegados a la convención de su partido en proporción a sus votos, ese no fue el caso en general en las primarias republicanas, lo que le permitió a Trump ganar las primarias republicanas con una menor proporción de votos de lo que hubiera sido el caso en las primarias demócratas.

Además de esos factores inmediatos, hubo una serie de cambios estructurales a largo plazo en la sociedad estadounidense que crearon espacio para su ascenso al poder y un movimiento trumpiano de derecha Estos incluyeron la reacción de los blancos contra los movimientos por los derechos civiles y el poder negro de los sesenta y setenta, la politización de los evangélicos blancos como respuesta a la revolución cultural de los sesenta y a la decisión de la Corte Suprema sobre Roe v. Wade en 1973 sobre el aborto, y la política nativista y una reacción nativista y racista a los cambios demográficos que se han producido desde los años sesenta, que han reducido significativamente el tamaño de la mayoría blanca.

Todos estos procesos sociales y políticos convergieron y se reforzaron entre sí en el contexto del relativo declive de la economía estadounidense desde los años setenta. Y estuvieron acompañados por una reestructuración económica que afectó en gran medida a los trabajadores al reducir los salarios reales y la densidad de afiliación sindical, así como la reducción de empleos industriales que, gracias a la sindicalización, eran una importante vía de movilidad social para las familias de clase trabajadora negra y blanca.

La creciente competencia internacional que se hizo evidente en la década de 1960 con países como Japón y Alemania puso fin a la supremacía indiscutible del capitalismo estadounidense de posguerra y a la abundante prosperidad que había creado. Como parte de ese auge, el mayor en la historia de Estados Unidos, los trabajadores estadounidenses experimentaron aumentos sustanciales en los salarios reales. Eso incluía a los trabajadores negros, cuyos ingresos aumentaron durante ese período en términos absolutos (aunque sus salarios nunca alcanzaron la paridad con sus contrapartes blancas). Ese auge también permitió una extensión del estado de bienestar estadounidense con el establecimiento de Medicare y los cupones de alimentos. Fue la respuesta a las grandes rebeliones de esa década, dominadas por los movimientos de derechos civiles y de “poder negro” y por el activo movimiento de masas contra la guerra de Vietnam. Esos movimientos alimentaron a su vez otros, como los movimientos por los derechos de las mujeres y los homosexuales.

En ese momento, sin embargo, la economía de EEUU se estaba desacelerando y entró en un período de reestructuración. Como señaló Kim Moody en An Injury to All, durante la segunda mitad de la década de 1960, la clase capitalista estadounidense comenzó a experimentar una disminución en la tasa de ganancia y las tasas medias de crecimiento anual comenzaron a disminuir. En este nuevo clima económico, los capitalistas se opusieron a otorgar aumentos y mejoras en los salarios y las condiciones laborales para la clase trabajadora. Los sindicatos estadounidenses burocratizados no lograron organizarse una respuesta al endurecimiento del capitalismo estadounidense, sindicalizar los sectores de servicios en expansión y responder al crecimiento de los sectores no sindicalizados dentro de los baluartes sindicales tradicionales como la industria cárnica y la del automóvil. En 1979, la era de las cesiones y derrotas sindicales comenzó en Chrysler y pronto se extendió por toda la economía.

Mientras tanto, se desencadenó un proceso de desindustrialización, en gran medida, por el crecimiento sustancial de la productividad industrial (se necesitaban menos trabajadores para producir la misma cantidad de bienes en menos fábricas), particularmente en la industria pesada como el acero y el automóvil. Parte de esta desindustrialización implicó la subcontratación en el exterior de la producción de bienes, como en el caso de la confección y la electrónica. A mediados de los setenta, lo que los franceses llaman los “treinta años gloriosos” había llegado a su fin en Estados Unidos. Los salarios reales se congelaron y permanecieron así, excepto por un breve período en los noventa.

Desde entonces, la mayoría de los trabajadores estadounidenses pudieron mantener más o menos su nivel de vida gracias a la incorporación masiva de las mujeres a la fuerza laboral asalariada. Las familias de clase trabajadora tuvieron que trabajar muchas más horas para mantener y actualizar su nivel de vida. La producción masiva de productos básicos de bajo precio en Asia que comenzó en los años ochenta también contribuyó a mantener el nivel de vida estadounidense.          

Aun así, la reestructuración de la economía estadounidense, junto con la osificación de la burocracia sindical estadounidense, llevó a una disminución continua en la proporción de trabajadores organizados en sindicatos, que actualmente representan un magro 6.2 por ciento de los trabajadores del sector privado y un 33.6 por ciento en el sector público, mucho más pequeño. En lugar de los trabajadores industriales como antaño, los sectores más militantes de la clase trabajadora son los maestros de escuelas públicas y los trabajadores de las industrias de servicios “esenciales”, como el transporte y la distribución.

Al mismo tiempo, hay una enorme clase trabajadora multirracial desorganizada, que trabaja sin ningún tipo de protección en el trabajo o está desempleada. Estos sectores han sido virtualmente abandonados por el Partido Demócrata, orientado a construir su base electoral entre los profesionales educados de clase media y los empresarios. Como lo expresó claramente el líder demócrata del Senado Charles Schumer en 2016: “Por cada obrero demócrata que perdamos en el oeste de Pensilvania, ganamos a dos republicanos moderados en los suburbios de Filadelfia, y eso se puede repetir en Ohio, Illinois y Wisconsin”. La erosión del poder sindical en los Estados Unidos es paralela en algunos aspectos importantes al declive de los partidos socialdemócratas y comunistas en Europa, que ha producido un peligroso vacío social y político que, como Marine Le Pen en Francia, está ahora siendo ocupado en los Estados Unidos por demagogos de derecha como Trump.

Contragolpe de la derecha

A finales de los sesenta, se comenzó a producir una contra-reacción blanca en respuesta a la revuelta negra, más particularmente contra la acción afirmativa. Pero la reacción mejor organizada de la derecha provino de la politización y organización de las conservadoras iglesias evangélicas estadounidenses blancas.

Los evangélicos, que no habían participado en política antes, entraron en la escena política en reacción a lo que consideraban la inmoralidad de la cultura de los sesenta y la legalización del aborto. Sobre esa base, se unieron al Partido Republicano en una alianza electoral implícita con los principales sectores de las grandes empresas que perseguían su propia agenda conservadora para responder al nuevo orden económico de competencia internacional y su reestructuración. A cambio de su apoyo, los evangélicos buscaron y lograron imponer medidas legislativas, como limitar el derecho al aborto y aumentar el apoyo del gobierno a la educación religiosa.

Pero esta coalición ha sufrido fricciones. Si bien los evangélicos apoyan abrumadoramente a Trump, sus aliados corporativos republicanos se han divididos y vuelto mas ambivalentes en relación son su respaldo a Trump. Aunque han obtenido recortes fiscales sustanciales y reducciones significativas en las regulaciones gubernamentales (dos de sus objetivos a largo plazo), muchos de los ejecutivos de negocios, especialmente los más previsores y con conciencia de clase, están inquietos y preocupados por la conducta políticamente impredecible y poco confiable de Trump. Así como sus lazos con la extrema derecha. Un sector importante también se opone a las políticas de inmigración de Trump, en especial en relación con los trabajadores altamente cualificados en Silicon Valley y la industria farmacéutica y los trabajadores poco cualificados en los cultivos agrícolas intensivos en mano de obra.

Un reflejo de las fuerzas en conflicto que afectan el comportamiento político de los capitalistas es su división a la hora de apoyar a los candidatos republicanos y demócratas. Mientras que en 2016, la mayoría de los capitalistas apoyaron a Hillary Clinton, el control de la administración y la situación económica relativamente buena antes del COVID-19 beneficiaron a Trump. Sin embargo, la mayoría de las contribuciones del gran capital en la campaña presidencial de 2020 fueron para Biden.

Los capitalistas que apoyaban a Biden provenían de las finanzas, los seguros, el sector inmobiliario, las comunicaciones y la electrónica, y defensa. Las contribuciones provenientes de los sectores de energía, agroindustria, transporte y construcción prefirieron a Trump. Otra evidencia de la división de la clase capitalista es que un número significativo de capitalistas se abstuvieron, según informes de los medios sobre Trump y la campaña presidencial, y decidieron, en cambio, canalizar sus contribuciones financieras a los candidatos republicanos al Senado, lo que puede ayudar a explicar por qué los republicanos obtuvieron en ellas mejores resultados de lo esperado.

Cambios demográficos y trumpismo

Otro cambio estructural a largo plazo que ha allanado el camino del trumpismo ha sido el creciente peso de la política anti-inmigranción. A pesar de ser una característica de larga data en la historia de Estados Unidos, comenzó a adquirir una nueva importancia como respuesta a una serie de cambios iniciados en los años sesenta. La Ley de Inmigración y Naturalización de 1965 abolió el antiguo sistema de cuotas establecido en 1924 que discriminaba a los inmigrantes no provenientes del norte de Europa. Esto condujo a una inmigración sustancial desde países de Europa del Sur y Oriental y la mayor parte de Asia a los Estados Unidos.

Más importante fue la creciente ola de inmigración desde México, particularmente evidente desde la década de 1980, como resultado del desplazamiento masivo de trabajadores agrícolas con la introducción de una agricultura capitalista menos intensiva en mano de obra (a veces con inversión estadounidense) en ese país. La inmigración mexicana, inicialmente concentrada en las ciudades del suroeste y las regiones agrícolas de California y otros estados occidentales, se expandió a las grandes ciudades de todo Estados Unidos en busca de empleo, incluidas áreas remotas lejos de los centros metropolitanos.

Durante varias décadas, el número de inmigrantes mexicanos y otros latinoamericanos, en su mayoría indocumentados, siguió creciendo. Sin embargo, ello cambió cuando la tasa de natalidad de los hispanos en los Estados Unidos cayó el 31 por ciento entre 2007 y 2017. En los últimos años, la inmigración mexicana y latinoamericana a los Estados Unidos ha sido superada por la inmigración asiática.

Estas oleadas de migración de los últimos cincuenta años han dado lugar a una serie de cambios demográficos que muestran, según los Current Population Reports de la Oficina del Censo de EEUU, que la proporción de no blancos comenzó a aumentar en 1970, y que en 1990 casi una de cada cinco personas no era blanca. La proporción siguió aumentando a una de cada cuatro personas durante las siguientes décadas. El mismo informe ha proyectado que la proporción de personas no blancas crecerá aún más: uno de cada tres estadounidenses pertenecerán a un grupo racial no blanco en 2060.

Este es el trasfondo del aumento del sentimiento anti-inmigrante, que culpa a los inmigrantes, particularmente a los inmigrantes pobres de color, de muchos de los problemas actuales de la economía estadounidense, como la escasez de empleos, que es el resultado en gran parte de una desindustrialización de la que no son responsables. Este sentimiento antiinmigrante, junto con los permanentes esfuerzos para reducir el número de votantes negros por parte de Trump y de las administraciones republicanas anteriores, ha jugado un papel clave en la manipulación de las circunscripciones electorales del congreso, estatales y locales, con el fin de evitar que los afroamericanos y los inmigrantes naturalizados voten a los demócratas. Ese ha sido el motivo de la manipulación descarada que se ha llevado a cabo en particular en los estados de Carolina del Norte, Michigan, Pensilvania y Wisconsin.

Ese mismo motivo anima la politización del censo por parte de Trump para evitar un conteo preciso de inmigrantes y minorías raciales y para excluir, en violación de la Constitución, a los inmigrantes indocumentados del conteo del censo. La misma política racista y anti-inmigrante anima los repetidos y flagrantes esfuerzos de las administraciones republicanas actuales y pasadas para excluir, o al menos hacer más difícil que los afroamericanos y los inmigrantes pobres de color voten. Esto fue expresado claramente por Donald Trump en el programa Fox & Friends en marzo de 2020, cuando acusó a los demócratas de querer un “volumen de votación que, si alguna vez se aceptaba, nunca permitiría volver a elegir a un republicano en este país”.

El trumpismo y la desaceleración del crecimiento económico en Estados Unidos

Esencialmente, el trumpismo es una respuesta conservadora autoritaria al continuo abandono del Partido Demócrata de las quejas legítimas de grandes sectores de los votantes blancos que terminaron apoyando a Trump. Al hacerlo, estos votantes blancos esperaban que Trump revertiría la decadencia socioeconómica y política resultante de las políticas neoliberales que los propios demócratas aplicaron con Clinton y Obama, y muy probablemente continuarán con Biden.

Es cierto que la economía de los Estados Unidos sigue dando pasos importantes en campos como la alta tecnología, las comunicaciones, la ciencia médica y el entretenimiento. Pero, en términos generales, este progreso material no es tan grande ni está distribuido uniformemente como en períodos históricos anteriores. Como ha defendido el economista de la Northwestern University, Robert J. Gordon en dos influyentes artículos publicados en 2000 y 2018, desde principios de los años setenta, la economía estadounidense ha experimentado una disminución continua en la tasa de crecimiento de la productividad, excepto un resurgimiento temporal de 1996 a 2006, que ha reducido la tasa de crecimiento económico. Según Gordon, el mayor crecimiento de la productividad en los Estados Unidos ocurrió en el medio siglo entre la Primera Guerra Mundial y principios de los setenta.

Para Gordon, ese período de constante crecimiento de la productividad ha terminado. La disminución de la tasa de crecimiento de la productividad ha tenido un efecto negativo en la tasa de ganancia, lo que ha contribuido a los esfuerzos de los capitalistas por extraer una mayor producción de los trabajadores y otros ataques a las reivindicaciones de los trabajadores. También puede ser una razón clave que entre 1980 y 2020, el crecimiento del PIB real por persona de los Estados Unidos ha sido menos del 3 por ciento anual y se ha desacelerado continuamente.

El ataque capitalista a las reivindicaciones de los trabajadores ha aumentado la distribución desigual y sesgada de la riqueza y ha fortalecido la oposición capitalista a los impuestos necesarios para una mejora sustancial para el acceso a servicios como educación y atención médica. La educación de la mayoría de las personas ha seguido deteriorándose y, a pesar de los avances en la ciencia médica, también lo ha hecho la atención sanitaria. Junto con la respuesta totalmente inadecuada a la pandemia de COVID-19 y la destrucción del medio ambiente de las administraciones tanto republicanas como demócratas, todo ello es expresión de la decadencia capitalista. Revelan la incapacidad sistémica de un sistema social para asegurar su supervivencia a largo plazo, para proporcionar una alternativa real y una solución a las crisis ecológicas, económicas y sociales que aumentan considerablemente la probabilidad de pandemias y para aplicar una respuesta de salud pública eficaz e igualitaria ante estas pandemias.

Abandonada a su destino de desindustrialización y desempleo estructural, la América blanca sigue sufriendo los efectos de la desesperación, hundida en el consumo generalizado de opioides y el aumento de las tasas de suicidio. Los afroamericanos continúan siendo víctimas de la brutalidad policial y un mercado laboral y de vivienda altamente inestable que ha aumentado la precariedad de su nueva clase media en expansión, mientras que la mayoría negra sigue siendo pobre a pesar de que una minoría negra asciende a los rangos gerenciales y ejecutivos. En la última década, la deuda de los estudiantes se ha convertido en una carga cada vez mayor para los estudiantes universitarios que, al igual que sus compañeros no universitarios, no esperan vivir como la generación de sus padres. El creciente número de jóvenes que tienen que trabajar en McDonald’s y sus equivalentes minoristas no pueden sentirse optimistas sobre su futuro cuando sufren no solo bajos salarios, sino que están obligados a cambios repentinos de horarios de trabajo que causan estragos en sus vidas, especialmente si tienen niños pequeños. Estas son las expresiones concretas del prolongado aumento de la desigualdad en los Estados Unidos, el país con la distribución más desigual tanto de riqueza como de ingresos per capita entre las economías del G7.

La prosperidad material ha sido indispensable para el mantenimiento de la cohesión social y la paz en una sociedad estadounidense altamente individualista, donde históricamente la solidaridad basada en lazos de clase y comunidad ha sido comparativamente débil. A medida que esta prosperidad retrocede, queda la gran pregunta: Qué fuerzas sociales surgirán para luchar por una alternativa progresista, democrática y socialista desde abajo a la reacción de la derecha, sea trumpiana o no?

Samuel Farber  nació en Marianao, Cuba. Profesor emérito de Ciencia Política en el Brooklyn College, New York. Entre otros muchos libros, recientemente ha publicado The Politics of Che Guevara (Haymarket Books, 2016) y una nueva edición del fundamental libro Before Stalinism. The Rise and Fall of Soviet Democracy (Verso, 1990, 2018).Fuente:https://www.jacobinmag.com/2021/01/donald-trump-white-working-class-trumpismTraducción:Enrique GarcíaTemática: 

Publicado en SIN PERMISO: https://www.sinpermiso.info/textos/eeuu-las-causas-del-trumpismo-y-por-que-perdurara

Por MK BHADRAKUMAR

La declinacion se convierte en un proceso inevitable a medida que comienza a acelerarse. Pero a las potencias imperiales les resulta realmente difícil aprender a convertirse en un país “normal”. Esa dicotomía podría provocar eventos traumáticos. El saqueo de la Roma imperial por un ejército de visigodos, miembros de tribus bárbaras del norte de Europa, encabezados por un general llamado Alarico, hace 1610 años, fue uno de esos eventos. La crisis de Suez de 1956 fue otra. 

La Declinacion de Estados Unidos será insoportablemente dolorosa y, a menudo, humillante, a menos que comience de inmediato. Sin embargo, no hay señales de ningún reconocimiento en Beltway de que la capacidad de Estados Unidos para imponer su voluntad a la comunidad mundial se está evaporando rápidamente. Simplemente eche un vistazo al sitio web del departamento de estado de EE . Las actividades del secretario de Estado Mike Pompeo en los últimos días realmente nos recuerdan a Neron tocando el violín mientras Roma ardía:

  • Sancionar al banco comercial de Cuba Banco Financiero International SA porque sus ganancias “benefician desproporcionadamente a los militares cubanos en lugar de a los empresarios cubanos independientes” (1 de enero de 2021); 
  • Escribiendo un artículo de opinión sobre la “opaca y amenazante acumulación de armas nucleares” de China (4 de enero); 
  • Sancionar a 17 empresas y una persona en relación con la industria de metales de Irán, cuyos ingresos financian las “actividades desestabilizadoras de ese país en todo el mundo” (5 de enero); 
  • Dictar a Caracas que Juan Guaidó seguirá siendo el legítimo jefe de Estado de Venezuela a pesar de la elección de una nueva Asamblea Nacional (5 de enero); 
  • Amenazar a China con más sanciones y “otras restricciones” a menos que los “activistas por la democracia” en Hong Kong sean “puestos en libertad de forma inmediata e incondicional” (6 de enero); 
  • Condenando la condena y sentencia de Hanói a 3 periodistas “en una tendencia preocupante y acelerada de arrestos y condenas de ciudadanos vietnamitas que ejercen derechos consagrados en la constitución de Vietnam”, y exigiendo que los periodistas sean “liberados de forma inmediata e incondicional” junto con “todos los detenidos injustamente” y permitir que los vietnamitas “expresen sus opiniones libremente, sin temor a represalias” (7 de enero); 
  • Designar a Falih al-Fayyadh, presidente de la Comisión de Movilización Popular Iraquí y ex asesor de seguridad nacional del primer ministro iraquí, bajo la legislación estadounidense conocida como Ley de Responsabilidad de Derechos Humanos Global Magnitsky (8 de enero); 
  • Declarar nulos y sin efecto todos los límites (“pautas de contacto” permanentes) a la interacción de Estados Unidos con los taiwaneses (9 de enero); 
  • Condenando la legislación del parlamento iraní que exige la expulsión de los inspectores nucleares de la Agencia Internacional de Energía Atómica a menos que se levanten todas las sanciones estadounidenses (9 de enero).

Pompeo actúa frenéticamente en sus últimos días en Foggy Bottom. Al anochecer de hoy, probablemente más “misiles” de este tipo están en camino. La parte patética es que ignora felizmente que está disparando misiles scud, como Saddam en la Guerra del Golfo. De hecho, Pompeo proyecta a los Estados Unidos bajo una luz falsa como un gigante torpe fuera de contacto con la realidad. 

El comportamiento de Pompeo solo puede complicar las cosas para la administración entrante de Biden. Nancy Pelosi debería hacer algo al respecto, junto con el collar que planea poner alrededor del grueso cuello de Trump. En serio, ¿alguien está prestando atención al daño que Pompeo todavía es capaz de causar a los intereses estadounidenses? 

En general, la opinión estadounidense tiende a considerarlo un operador político y escalador y un chico de los recados de los hermanos Koch. Esto es lo que la Nación escribió una vez sobre Pompeo en un artículo titulado Los hermanos Koch obtienen su propio secretario de Estado: 

“Pompeo ha sido durante mucho tiempo una de las figuras políticas más conflictivas en la conflictiva ciudad de Washington, gracias a sus vínculos con el imperio empresarial global privado y reservado que ha jugado un papel fundamental en el avance de su carrera política. Pompeo salió de la misma comunidad empresarial de Wichita, Kansas, donde tiene su sede el conglomerado de petróleo y gas de la familia Koch. De hecho, Pompeo creó su propia empresa con capital inicial de Koch Venture Capital “.

Hace algún tiempo, Susan Glasser de la revista The New Yorker hizo un perfil fantástico sobre Pompeo después de que Trump lo eligiera para reemplazar a Rex Tillerson. Glasser trazó su asombroso viaje desde ser un progresista autodenominado que se convirtió en activista del Tea Party y finalmente terminó como un evangelista del corazón. 

El patrón de referencia de Pompeo hacia sus benefactores políticos le ha sido muy útil con un presidente ensimismado. Glasser citó a un ex embajador estadounidense que le dijo: “Es como un misil que busca el calor del trasero de Trump”. Sin duda, Pompeo se encontraba entre las personas más aduladoras y obsequiosas de Trump. 

Pero cada perro tiene su día y con un presidente distraído meditando en la Casa Blanca, Pompeo parece pensar que ha llegado su día. Parece estar impulsando una agenda personal ante un público objetivo en Estados Unidos. Glasser escribió: 

“Pompeo ha sido más político que cualquier otro secretario reciente y con la excepción, quizás, de Hillary Clinton. De alguna manera, se acercó al trabajo como un futuro candidato presidencial, recibiendo a estrategas republicanos como Karl Rove y patrocinadores adinerados como el ex director ejecutivo de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, en las “cenas de Madison” regulares, nombradas así por el quinto secretario de Estado… Las cenas están orquestadas por la esposa de Pompeo, Susan, que viaja con frecuencia con él y cuyas inusuales solicitudes ahora están siendo investigadas por los demócratas del Congreso después de que un denunciante se quejó de que la pareja estaba usando de manera inapropiada los recursos del gobierno y que trataba al equipo de seguridad de Pompeo como “UberEats con armas”. 

De hecho, la preocupación de Pompeo por su propia imagen política parece moldear tal comportamiento proyectándose a sí mismo como un nacionalista incondicional que realmente cree en el Nuevo Siglo Americano. Pero Pompeo es un hombre inteligente. Ha eludido cuidadosamente la directiva del líder norcoreano Kim Jong Un a sus funcionarios de “desarrollar un sistema de armas nucleares más avanzado con múltiples ojivas, misiles nucleares lanzados bajo el agua, satélites espías y submarinos de propulsión nuclear”. 

Pompeo se niega a tomar nota de la descripción de Kim de los EE. UU. como el “mayor enemigo” de la RPDC en su discurso en el Congreso del Partido de los Trabajadores de Corea en Pyongyang el 5 de enero. Ciertamente, él no participa en destacar que Trump “El trofeo de la política”, su bonhomía con Kim, es en realidad otra farsa. 

Pero Pompeo tropezó al hablar mal del liderazgo comunista en Hanoi. Tal vez no se dio cuenta de que al emitir una declaración tan mordaz sobre un país influyente de la ASEAN y una potencia regional emergente, solo pudo haber llamado la atención sobre el colapso de su proyecto favorito para persuadir a Vietnam de unirse al Quad y al gobierno liderado por Estados Unidos. Estrategia Indo-Pacífico. (Pompeo incluso hizo una visita   a Hanoi a fines de octubre, pero, al parecer, lo desairaron). 

El comunicado de prensa de Pompeo del 9 de enero sobre Irán que amenaza con expulsar a investigadores de la ONU también se convierte en un estudio de caso. Sin duda, Irán ha mostrado un desafío estratégico. Pero subraya, sobre todo, que Teherán arrojó los famosos Doce Mandamientos de Pompeo (que entregó como ultimátum a los líderes iraníes durante un discurso en la Fundación Heritage en Washington, DC, en mayo de 2018) directamente a la basura. 

Curiosamente, Pompeo ya no está de humor para amenazar a Irán. En cambio, le recuerda a Teherán que “Irán tiene la obligación legal de permitir el acceso de los inspectores de la AIEA de conformidad con el acuerdo de salvaguardias requerido por el TNP de Irán. Por lo tanto, violar esas obligaciones iría más allá de las acciones pasadas de Irán que son incompatibles con sus compromisos nucleares del JCPOA “. 

¡Pompeo insta a Teherán a cumplir con el JCPOA! La rueda ha completado el círculo. Trump y él hicieron todo lo posible para desacreditar y destruir el JCPOA. ¡Pompeo ahora quiere que se conserve!  

Hace cuatros años, cuando transcurrían las elecciones que llevaron al poder a Donald Trump el Dr. Miguel Barrios elaboró este análisis que hoy ante la evolución de los acontecimientos toman una importancia meridiana, ya que describe el meollo de la cuestión en juego en el centro de la Potencia declinante y con una gran aceleración de la misma. Lo mas dificl de las Potencias Imperiales es aprender a ser “Normales” las últimas medidas de política exterior son mas bien para encuadrar a sus fanáticos seguidores que la de un Hegemón que ya no convence ni haciendo ostentación de fuerza; también incluimos un audio reciente con un título que describe el actual momento de EEUU: “Estados Unidos es un Imperio fallido”. Carlos Pereyra Mele DG

La decadencia geocultural de los EEUU de cara a las elecciones

Miguel Ángel Barrios

08/11/2016

Como siempre ocurre cuando se producen elecciones en los EEUU, prácticamente se trata de una elección global por sus repercusiones e impactos a nivel geopolítico mundial. Además ocurre casi por añadidura a lo anterior un sin fin de debates, si el candidato del Partido Republicano o del Partido Demócrata, llevarán políticas más beneficiosas o perjudiciales, con respecto, en nuestro caso a Nuestra América. 

Nosotros evitaremos entrar en estas discusiones que nos parecen interesantes, pero que nos puede conducir a errores geopolíticos. En verdad EEUU es un sistema de partido único, que tiene matices en lo interno, pero no confundir en lo que respecta a América Latina y el Caribe, nadie pone ni pondrá en discusión, que constituimos el patio trasero de la Republica Imperial, institucionalizado en la mal llamada Doctrina Monroe, en verdad una declaración unilateral llevada a cabo por el entonces presidente Monroe el 2 de diciembre de 1823 en el Congreso norteamericano, para abortar el unionismo hispanoamericano de Simón Bolívar. 

Por supuesto que no podemos desconocer que Donald Trump representa en forma tragicómica la necesidad de no perder el “sueño americano” de la América profunda ante el descenso social de los sectores medios y populares norteamericanos ante las corporaciones financieras del globalismo de Wall Street que representa Hillary Clinton. Pero esto, no nos puede llevar a confundirnos con un cambio de política de EEUU en el sistema global. 

Además, el presidente de los EEUU es un gerente de una red institucional compuesta por el Congreso, la Corte Suprema de Justicia, el Pentágono, la Reserva Federal y un sin fin de lobbys públicos y secretos, desde la Asociación Nacional del Rifle a Universidades, desde la CIA a la DEA y el FBI, por ejemplo. Es decir, quedar prisioneros de los discursos y no de los andamiajes de poder del imperio, reitero, nos llevan a agudos análisis, pero que nos quede bien claro, modificaciones de la “Doctrina ” Monroe, no habrá. 

Y entonces, ¿qué está ocurriendo en los Estados Unidos de cara a las próximas elecciones más allá de Hillary Clinton y Donald Trump? 

Estados Unidos se encuentran en su más profunda decadencia GEOCULTURAL desde su nacimiento como Estado, en un momento de cambio de “orden ” mundial, y partiendo de la premisa que la cultura -entendida como el conjunto de elementos materiales y espirituales de un pueblo que hacen a su identidad- constituye la dimensión más profunda de la soberanía de los pueblos. 

Y para no analizar desde la actualidad misma, lo haremos desde la actualidad histórica como un diálogo retroalimentativo pasado-presente-futuro y futuro-pasado-presente. 

El eminente geopolítico norteamericano Zbigniew Brzezinski afirma que los cuatro ámbitos decisivos del poder global son: a) militar) económico, c) científico-tecnológico y d) cultural. La combinación de los cuatro ámbitos es lo que hace a un actor estatal convertirse en superpotencia global. (Brzezinski, Zbigniew.”El gran tablero mundial -la supremacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos”, Editorial Paidos, BsAs, p.199). 

Aunque el rostro visible de un imperio mundial se traduce a través del poder duro al decir de John Nye -estratega estadounidense- que identifica de esa manera al segmento económico y militar-, sin embargo, es el poder blando -el cultural- el que alimenta y sostiene al primero. A lo largo de la historia, el Imperio Roma, China, los mongoles, España e Inglaterra, por citar algunos ejemplos, al ingresar en una fase irreversible de decadencia cultural fueron perdiendo la creatividad y el dinamismo económico militar. 

Nada más alejado de la realidad mundial que desconocer que EEUU es una superpotencia militar global, por lo que embarcarse en afirmar la inminente decadencia de los EEUU es un simplismo peligroso. Sin embargo, podemos hallar serias grietas dentro del ámbito cultural norteamericano conducente a una crisis que nos lleva, como lo venimos sosteniendo, a un “orden” multipolar en el siglo XXI y que es muy importante, que no perdamos de vista, porque ratificamos la dimensión cultural vitamínica el poder económico, tecnológico y militar al brindarle creatividad e innovación. El primer síntoma de una crisis de los imperios se inicia en el segmento de la cultura precisamente. Y es lo que estamos observando en la actual campaña presidencial en los EEUU. 

Daniel Bell ya advirtió en su momento que EEUU ha entrado en la “era del hedonismo” (Daniel Bell .”Las contradicciones culturales del capitalismo”, Alianza Editorial. Madrid, 1977, p. 48).Tanto Samuel Huntington en su última obra antes de fallecer denominada llamativamente “¿Quiénes somos”? (Huntington, Samuel, “¿Quiénes somos? Los Desafíos de la identidad nacional estadunidense”, Editorial Paidos. BsAs, 2004) como el citado Brsesinski, entre otros muchos, critican a fondo ese hedonismo que socava la tradición fundante calvinista cristiana y la base de moralidad social e identifican su amenaza de declive social y hasta imperial. Ambos encuentran sorprendentes analogías con la decadencia de otros sistemas imperiales, como señala el historiador de la Universidad de Yale-EEUU, Paul Kennedy. 

Los deslumbrantes logros tecnológicos, económicos y políticos se dan paradójicamente con problemas de decadencia moral, suicidio cultural y de desunión política, entre cuyas manifestaciones Huntington señala el aumento de conductas antisociales(crímenes, drogadicción y violencia general), la decadencia familiar (récord de embarazos adolescentes), el descenso vertiginoso de la natalidad y el envejecimiento de la población, el resquebrajamiento de la ética del trabajo, la desocupación a consecuencia de la deslocalización de las fábricas, la concentración financiera de la riqueza, los niveles más bajos de rendimiento escolar con depreciación del estudio y la actividad intelectual y la erosión del puritanismo fundador de la “Gran Nación”. 

Francis Fukuyama es aún más radical en su libro “La gran destrucción” donde destaca “los procesos de desintegración, comenzando por la crisis del matrimonio y la familia, bajo el influjo de un individualismo y utilitario mío exasperado” (Citado en Guzmán Carriquiry, Enrique. “Una apuesta por América Latina”, Editorial Sudamericana, BsAs, p.203). 

El credo americano como adelgaza ideológica de democracia, individualismo, igualdad ante la ley, constitucionalismo y propiedad privada, inspirado por una especie de religión civil ha entrado en una crisis de legitimación desde Vietnam. Se rompió el consenso nacional fundador del Destino Manifiesto, y aquí nos parece que reside el fondo irreversible de la crisis GEOCULTURAL de la República Imperial, y nunca mejor reflejada en esta elecciones, por una Magnate inmobiliario como “representante” de sueño americano y de la creadora del terrorismo de Daesh, es decir del falso “Estado islámico” y representante de Wall Street, Hillary Clinton. Tanto el uno como el otro, traducen esta crisis GEOCULTURAL, pero no confundir que están por modificar la “Doctrina” Monroe. 

Junto con los sentimientos patrióticos, tienden a manifestarse con más vigor la importancia de los derechos de los grupos definidos desde la etnia, sexo y “preferencia sexual”, la propia región, la corporación, etc. Ahora resulta muy difícil definir un consenso nacional ante esa presión multicultural si no es por la re emergencia coyuntural de una conmoción patriótica. En el fondo, la búsqueda de un enemigo, ya sea el comunismo, los “negros”, el terrorismo, Putin, Irán, Chávez o los chinos, es lo que termina dividiendo en dos bloques a la sociedad norteamericana: la Nación Americana o la Confederación Multicultural. 

Esto se agudiza por el fuerte crecimiento de las masivas inmigraciones a los EEUU, cuestión de fondo que se complica porque ha dejado de ser un Estado continental industrial Atlántico y predominantemente europeo para convertirse en Pacífico, asiático y del sur continental latinoamericano. Ello pone en el tapete un eje central, la naturaleza de la Nación Americana está en discusión a todos los niveles como no lo estuvo desde la época de la Guerra civil en el siglo XIX. 

Huntington plantea en forma muy angustiada la necesidad de fortalecer la identidad nacional. La presencia hispana en los EEUU suscita debates y temores. Huntington afirma “que el más grave e inmediato peligro para la identidad tradicional americana proviene de la inmediata e incesante inmigración de América Latina sobre todo de Méjico”. (Huntington Samuel, Obra Citada, p. 129). 

Plantea el estratega norteamericano la urgente necesidad de vigorizar en tiempos de globalización no solo por medio de la ideología política tradicional (los principios del “Credo Americano”) sino la revitalización de los elementos básicos de la cultura angloparlante (cristianismo, lengua inglesa, ética del trabajo, moralismo e imperio de la ley), 

Este contexto de debilidad del principal segmento-el cultural- de los cuatro que forman parte de un poder global está causando seria preocupación en los EEUU y no solo en los niveles geoestratégicos, en ese sentido estas elecciones son un punto de inflexión. 

Se publicó hace unos años en Norteamérica un Informe preparado por la Academia de Ciencias de ese país titulado “Superando la tormenta que se avecina”( Diario La Nación, .BsAs, Argentina. jueves 27 de octubre de 2005, p.59). Este documento expresa: “Este comité está sumamente preocupado por el debilitamiento observado en los componentes científicos y técnicos de nuestro liderazgo económico al punto que otras muchas naciones están aumentando su poderío. Estamos preocupados por el futuro de los EEUU”. (Diario La Nación,Idem). 

De las conclusiones se desprende la fuerte alarma por el desequilibrio en aumento entre las demandas tecnológicas y las ofertas educativas. Y el documento hace recomendaciones concretas para una transformación del sistema educativo en todos sus niveles sin pérdida de tiempo en una época histórica en la cual no hay desarrollo sin mejora en la calidad educativa. Agregamos que ya en 1981, el Comité de Ciencias de los EEUU en un mismo tipo de Informe avisa al Presidente Reagan, de esta crisis que va en aumento, el documento se tituló “América en peligro”. 

Luego de este análisis y yendo de lleno a las elecciones del próximo martes, los expertos creen que detrás de fenómenos como el BREXIT o el ascenso de Trump hay un profundo malestar de sectores blancos que perdieron en los últimos años preeminencia social. 

La mayoría blanca solía mezclar identidad racial con identidad nacional. Para muchos blancos, esa identidad era uno de los pilares fundamentales que sostenían sus vidas y ahora aparecen como “amenazadas”. 

“La cuestión fundamental es quiénes somos”, dice Erik Kaufmann, profesor de Ciencias Políticas del Birkbeck College de la Universidad de Londres: “¿Qué significa ser parte de esta Nación? ¿Sigue siendo nuestra Nación entendiendo “nuestra” como mayoría étnica?” (Diario La Nación. BsAs, Argentina, jueves 3 de noviembre de 2016.pág 3). 

Son preguntas que nos conllevan al centro de nuestro análisis, el multiculturalismo, los movimientos de los derechos civiles en EEUU y de una política de fronteras abiertas, pone el acento en la identidad. Y este es el dilema de los EEUU en el siglo de las grandes civilizaciones como bloques. 
Miguel Ángel Barrios -Argentina- es doctor en educación y en ciencia política. Autor de reconocidas obras sobre América Latina.

“Estados Unidos es un Imperio fallido”

Miguel Angel Barrios |

AUDIO Radio Gráfica – Recuperando el aire

El pensador nacional Miguel Ángel Barrios, dialogó con Omar Zanarini sobre la toma del Congreso norteamericano por simpatizantes del presidente Donald Trump, que buscaron evitar que el parlamento reconociese el triunfo de Joe Biden, quien asumirá en remplazo del actual mandatario el próximo 20 de Enero. Barrios, dejó varios títulos que nos llevan a pensar el futuro del país del norte y de la región, señalando que allí la grieta en el pueblo se da en principio entre “multiculturalismo” y los supremacistas blancos, y que en el futuro se podría dirimir con violencia.