RT Entrevista al Director de Dossier Geopolitico Carlos Pereyra Mele sobre la censura mediática que ejerce EEUU con sus empresas informáticas sobre el tema Hong Kong

Google ha desactivado más de 200 canales de YouTube por supuestas “acciones coordinadas de desinformación” sobre la crisis en Hong Kong. El gigante informático explicó que se trata de una medida consistente con los recientes bloqueos por parte de Facebook y Twitter, en cuyas redes se vieron afectados quienes apoyaban a Pekín, mientras el apoyo de las protestas no fue censurado.

G7: Un Grupo obsoleto e inútil

Por FINIAN CUNNINGHAM

Las naciones desarrolladas autodeclaradas como el Grupo de los Siete (G7) se reúnen este fin de semana en Francia para su 45ª cumbre anual. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, causó revuelo antes de la reunión en Biarritz cuando comentó que Rusia debería incluirse en el formato, convirtiéndose así en una cumbre del G8.

Rusia debería estar en la mesa de negociaciones“, dijo Trump, en un raro momento de lucidez.

Su punto de vista sobre la inclusión de Moscú parece ser compartido por el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien recibió a su homólogo ruso Vladimir Putin en el sur de Francia a principios de esta semana, solo unos días antes de la cumbre del G7.

Por supuesto, Rusia debería estar en la mesa para discutir la resolución de los problemas económicos mundiales. No sólo Rusia, sino también China, India y algunos otros.

Desde que se creó el club G7 en 1975 durante la administración de Gerald Ford, el mundo ha experimentado cambios transformadores desde los días en que los Estados Unidos, (el oeste) de Alemania, Gran Bretaña, Francia, Italia, Canadá y Japón eran considerados las economías nacionales más poderosas. .

Hoy, China es el segundo de los Estados Unidos en términos de su tamaño económico. Las 10 principales economías nacionales tienen varias iteraciones de clasificación, según el criterio utilizado para comparar.

En la medición nominal del Producto Interno Bruto (PIB), las 10 principales naciones, según el Fondo Monetario Internacional, son: EE. UU., China, Japón, Alemania, India, Francia, Gran Bretaña, Italia, Brasil, Canadá. En este ranking, Rusia ocupa el puesto 12 después de Corea del Sur.

Pero si las economías nacionales son clasificadas por la paridad del poder adquisitivo (PPA), que tiene en cuenta los factores de cambio de divisas, entonces las 10 principales economías nacionales son: China, EE. UU., India, Japón, Alemania, Rusia, Indonesia, Brasil, Gran Bretaña, Francia.

En otras palabras, la línea actual de G7 es una lista arbitraria. De hecho, su exclusividad es una especie de anacronismo en el mundo de hoy. Es un retroceso a una época pasada cuando las naciones occidentales eran más dominantes (salvo por la inclusión de Japón en el club original). Los contornos del mundo se han vuelto más multilaterales y multipolares. La exclusión de China del G7 es quizás la anomalía más evidente.

En una admisión tácita de la realidad global cambiada, es por eso que existe un formato más grande del G20 (formado en 1999) que además del G7 incluye a China, India, Rusia, Brasil, Sudáfrica, Corea del Sur, Turquía, Arabia Saudita, y otros.

Los llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) son otro signo de tiempos cambiados, al igual que muchos otros foros económicos como la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), la Cooperación Económica de Asia y el Pacífico (APEC) , la Unión Económica Euroasiática (EEE) y el bloque latinoamericano Mercosur.

Dado que se supone que el G7 es un foro para coordinar políticas macroeconómicas para mejorar el crecimiento económico global, uno pensaría que el requisito lógico sería, por lo tanto, la inclusión de más naciones para abordar de manera más efectiva el propósito aparente.

Tal como está, el club G7 limitado es un vehículo dañado. Es un poco como un auto averiado con llantas pinchadas, una junta rota y falta el cigüeñal. ¿Alguien piensa seriamente que Italia en su actual colapso político está en condiciones de impulsar la economía mundial?

También es incongruente que el miembro más importante del club, Estados Unidos, no tenga interés en coordinar la política con nadie más. La guerra comercial del presidente Trump con China, los europeos y el resto del mundo es más parecida a la práctica de los años treinta del mercantilismo autónomo y el capitalismo depredador. Sabemos lo desastroso que resultó con la depresión global y la guerra mundial.

La imprudente política de Trump de “Estados Unidos primero” (y al diablo con todos los demás) está arrojando una nube oscura sobre la economía mundial debido a la caída de la producción de China y la caída de las exportaciones de Alemania. Irónicamente, el “genio de los negocios” Trump parece estar dándose cuenta de que las repercusiones inevitables se están recuperando como un boomerang con un impacto nocivo en la economía de los Estados Unidos. Sin embargo, dice que no está dejando de lado su viaje de América Primero al abismo.

Entonces, claro, si existiera un compromiso genuino para mejorar la perspectiva económica global y elevar el bienestar de la gente común en todo el mundo, entonces las naciones líderes deberían estar trabajando juntas de manera colegiada y con el mayor alcance posible a los demás.

Por lo tanto, sin duda, los líderes de China, Rusia, India y otros deberían asistir a la cumbre en Francia este fin de semana. Entonces, supuestamente, se convertiría en un foro similar al G20. Lo que hace el punto: ¿por qué el G7 sigue existiendo?

Existe una analogía con la alianza militar de la OTAN liderada por Estados Unidos. Esa organización se formó en un mundo geopolítico muy diferente en comparación con el presente. ¿Por qué la OTAN sigue existiendo? Su supuesta función de seguridad es redundante.

También se podría argumentar que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas es redundante con sus cinco miembros permanentes de Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Gran Bretaña. Seguramente ese foro debería ser revisado también para reflejar un mundo multipolar contemporáneo. En resumen, el mundo, como la historia, cambia, y también deberían hacerlo los mecanismos de gobernanza.

Podría decirse, sin embargo, que el G7 no es un foro económico, a pesar de su imagen pública. Es una camarilla política arbitraria destinada a reforzar un supuesto dominio occidental. Una señal de este capricho fue cuando la Federación Rusa fue admitida en el G7 en 1997, que luego pasó a llamarse G8. La admisión del ex presidente Boris Yeltsin fue permitida porque era imprudente ante las demandas estratégicas occidentales. Rusia siguió siendo miembro del G8 durante 17 años hasta que estalló el conflicto de Ucrania y el presidente Vladimir Putin fue acusado de “invadir” ese país y “anexar” Crimea. Esas acusaciones occidentales se contrarrestan fácilmente con evidencia de la subversión de la OTAN del gobierno electo en Kiev para alejar a la ex república soviética de la órbita de Moscú.

La exclusión de Rusia del G8, que luego volvió al G7, ha sido un castigo político para impulsar una narrativa de propaganda por socavar y aislar a Rusia internacionalmente. Esta es la razón por la cual el G7 ya no es un foro viable para su propósito declarado de avanzar en la economía global. Es una tienda de conversación inútil en un mundo completamente cambiado.

FINIAN CUNNINGHAM

Ex editor y escritor para las principales organizaciones de medios de comunicación. Ha escrito extensamente sobre asuntos internacionales, con artículos publicados en varios idiomas.
Publicado por la Fundacion para la Cultura Estrategica

https://www.strategic-culture.org/news/2019/08/23/g7-an-obsolete-useless-talking-shop/

El Director Académico de Dossier Geopolitico habla con Radios de Misiones y Analiza de la tragedia ambiental en la Amazonia, Miguel Ángel Barrios Dr en Ciencia Política Dr en Educación y plantea la temática de el Derecho Humanitario y la Guerra por los recursos

El 5 de Agosto pasado el prestigioso politólogo Stephen Walt publicó: ¿Quién salvará el Amazonas?, en la revista de Política Internacional de USA: Foreign Policy que desarrollamos a continuación, y que describe un “casi posible” futuro accionar de las principales Potencias antes catástrofes ambientales que signifique un grave riesgo a su Seguridad Nacional. 

Walt no es un personaje menor, es un académico importante muy escuchado por el establishment gubernamental y político de su País  y también reconocido a nivel mundial y esta crisis que describe en el artículo como una “hipótesis” de un grave daño ecológico que acontece en Brasil, “extrañamente” coincide con los gigantescos incendios en la amazonía que llevan tres semanas y recién ante la gravedad de los mismos se hacen públicos esta semana. Sus conclusiones, son de lo más preocupante para las soberanías de los países dependientes y periféricos, ya  que nos pone sobre aviso que seguramente como las principales potencias son la mayores causantes del deterioro del cambio climático y que además son poseedoras de armas nucleares; no harán nada para reducir sus acciones contaminantes. Pero con seguridad actuaran para “salvar el Planeta”; invadiendo aplicando el nuevo “Derecho Humanitario” que han reflotado y aplicado desde principio de este siglo con nefastas consecuencia en los países y pueblos “ayudados”, recordando siempre que la depredación ha sido y es consecuencia del accionar de los grandes grupos económicos concentrados de los países centrales en concomitancia con grupos económicos locales; pero recordemos los resultados de este humanitarismo que ya se aplicó en: Afganistán, Irak, Siria, Libia, Cuerno de África, etc. Y lo importante del artículo es que nos adelanta que esa será la política que se aplicará en adelante ante las escasas posibilidades de que la Comunidad Internacional haga algo al respeto. Esto nos debe llevar a recordar que desde hace más de una década el Comando Sur en Latinoamérica se dedica a Instalar Bases de Ayuda Humanitaria, con la finalidad de “ayudar” a esos atrasados países periféricos a evitar catástrofes como esta que está en pleno desarrollo en la Amazonía; por ello nuestro viejo proverbio está cada vez más certero: El Camino al Infierno está empedrado de las buenas intenciones.– 

Lic. Carlos Pereyra mele

¿Quién salvará el Amazonas (y cómo)?

Es solo cuestión de tiempo hasta que las grandes potencias intenten detener el cambio climático por cualquier medio necesario.

Por Stephen Walt

5 de agosto de 2025: en un discurso televisado a la nación, el presidente de los Estados Unidos, Gavin Newsom, anunció que le había dado a Brasil un ultimátum de una semana para detener las actividades destructivas de deforestación en la selva amazónica. Si Brasil no cumpliera, advirtió el presidente, ordenaría un bloqueo naval de los puertos brasileños y ataques aéreos contra la infraestructura crítica de Brasil. La decisión del presidente se produjo después de un nuevo informe de las Naciones Unidas que señala los catastróficos efectos globales de la continua destrucción de la selva tropical, advirtiendo sobre un “punto de inflexión” crítico que, de alcanzarse, desencadenaría una rápida aceleración del calentamiento global. Aunque China ha declarado que vetaría cualquier resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que autorice el uso de la fuerza contra Brasil, el presidente dijo que una gran “coalición de estados interesados” estaba preparada para apoyar la acción de los Estados Unidos. Al mismo tiempo, Newsom dijo que Estados Unidos y otros países estaban dispuestos a negociar un paquete de compensación para mitigar los costos de Brasil para proteger la selva tropical, pero solo si primero cesa en sus actuales esfuerzos de acelerar la explotación.

El escenario anterior es obviamente exagerado, al menos eso creo, pero ¿hasta dónde llegarías para evitar daños irreversibles al medio ambiente? En particular, ¿tienen los estados el derecho, o incluso la obligación, de intervenir en un país extranjero para evitar que cause daños irreversibles y posiblemente catastróficos al medio ambiente?

Planteo este tema a la luz de la noticia de que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, está acelerando la explotación de la selva amazónica (60 por ciento de la cual está en manos de Brasil), poniendo en peligro un recurso global crítico. Como saben aquellos de ustedes que tienen más respeto por la ciencia que Bolsonaro, la selva tropical es un importante sumidero de carbono y un regulador crítico de temperatura, así como una fuente clave de agua dulce. La deforestación ya ha dañado su capacidad para realizar estos roles cruciales, y los científicos en Brasil estiman que las condiciones cada vez más cálidas y secas podrían convertir gran parte del bosque en sabana seca, con efectos potencialmente catastróficos. La semana pasada, la revista favorable a los negocios y al libre mercado Economist sacó en su portada el artículo “Deathwatch for the Amazon” [“Reloj mortal para el Amazonas”], que enmarca el tema bastante bien. Para reafirmar mi pregunta original: ¿Qué debería (o debe) hacer la comunidad internacional para evitar que un presidente brasileño equivocado (o líderes políticos en otros países) tomen medidas que puedan dañarnos a todos?

Aquí es donde se pone complicado. La soberanía del Estado es un elemento crítico del sistema internacional actual; con ciertas excepciones, los gobiernos nacionales son libres de hacer lo que quieran dentro de sus propias fronteras. Aun así, el duro caparazón de la soberanía nunca ha sido absoluto, y varias fuerzas lo han estado destruyendo durante mucho tiempo. Los Estados pueden ser sancionados por violar el derecho internacional (por ejemplo, desafiando las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU), y el derecho internacional autoriza a los países a ir a la guerra en defensa propia o cuando el Consejo de Seguridad autoriza una acción militar. Incluso es legal atacar el territorio de otro país de manera preventiva, siempre que haya una base bien fundada para creer que estaba a punto de atacarte primero.

Más controvertida, la doctrina de la “responsabilidad de proteger” buscaba legitimar la intervención humanitaria en potencias extranjeras cuando el gobierno local no podía o no estaba dispuesto a proteger a su propio pueblo. Y como cuestión práctica, los Estados aceptan habitualmente infracciones a su propia soberanía para facilitar formas beneficiosas de cooperación internacional.

Sin embargo, cuando se trata de presionar, la mayoría de los Estados se resienten y se resisten a los esfuerzos externos para que cambien lo que están haciendo dentro de sus propias fronteras. Y a pesar de que destruir la selva amazónica presenta una amenaza clara y obvia para muchos otros países, decirle a Brasil que pare, y se lo amenace con tomar medidas para prevenir, disuadir o castigar, representa un juego completamente nuevo. Y no pretendo particularizar con Brasil: sería un paso igualmente radical amenazar a Estados Unidos o China si se negaran a dejar de emitir tantos gases de efecto invernadero.

No es que los líderes mundiales no hayan reconocido la gravedad del problema. La ONU consideró durante mucho tiempo la degradación ambiental como una “amenaza para la paz y la seguridad internacionales”, y el ex representante de política exterior de la Unión Europea Javier Solana argumentó en 2008 que detener el cambio climático “debería estar en el temario principal de las políticas exteriores y de seguridad de la UE”. Los académicos ya han identificado varias formas en que el Consejo de Seguridad podría actuar para evitarlo. Como escribieron los investigadores Bruce Gilley y David Kinsella hace unos años, “es al menos legalmente factible que el Consejo de Seguridad pueda invocar su autoridad en virtud del Artículo 42, y usar la fuerza militar contra los Estados que considera amenazas para la paz y la seguridad internacionales en virtud de su falta de voluntad o incapacidad para frenar las actividades destructivas que emanan de sus territorios “.

La pregunta, por lo tanto, es ¿hasta dónde estaría dispuesta a llegar la comunidad internacional para prevenir, detener o revertir acciones que puedan causar un daño inmenso e irreparable al medio ambiente del que dependen todos los humanos? Puede parecer exagerado imaginar que hoy los Estados amenacen con una acción militar para evitar esto, pero es más probable si las estimaciones del peor de los casos de nuestro futuro climático resultan ser correctas.

Pero aquí hay una paradoja cruel: los países que son más responsables del cambio climático también son los menos susceptibles a la coerción, mientras que la mayoría de los Estados que posiblemente podrían ser presionados para tomar medidas no son fuentes significativas del problema en cuestión. Los cinco principales emisores de gases de efecto invernadero son China, Estados Unidos, India, Rusia y Japón; cuatro de ellos son Estados con armas nucleares, y Japón es una potencia militar formidable por derecho propio. Amenazar a cualquiera de ellos con sanciones no es probable que funcione, y amenazar con una acción militar seria contra ellos es completamente poco realista. Además, es poco probable que el Consejo de Seguridad autorice el uso de la fuerza contra Estados mucho más débiles, porque los miembros permanentes no querrían establecer este precedente y, casi con certeza, vetarían la propuesta.

Esto es lo que hace que el caso brasileño sea más interesante. Brasil está en posesión de un recurso global crítico, por razones puramente históricas, y su destrucción dañaría a muchos Estados, si no a todo el planeta. A diferencia de Belice o Burundi, lo que hace Brasil podría tener un gran impacto. Pero Brasil no es un verdadero gran poder, y amenazarlo con sanciones económicas o incluso con el uso de la fuerza si se niega a proteger la selva tropical, podría ser factible. Para ser claros: no estoy recomendando este curso de acción ni ahora ni en el futuro. Solo estoy señalando que Brasil podría ser algo más vulnerable a la presión que otros Estados.

También se pueden imaginar otros remedios para este problema. Los Estados ciertamente podrían amenazar o imponer sanciones comerciales unilaterales contra Estados ambientalmente irresponsables, y los ciudadanos privados siempre podrían tratar de organizar boicots voluntarios por razones similares. Algunos Estados han tomado medidas en esta dirección, y es fácil imaginar que tales medidas se generalicen a medida que se multipliquen los problemas ambientales. Eventualmente, los Estados que gobiernan un territorio ambientalmente sensible podrían pagar para preservarlo, en interés de toda la humanidad. En efecto, la comunidad internacional estaría subsidiando la protección del medio ambiente por parte de quienes posean los medios para hacer algo al respecto.

Este enfoque tiene el mérito de no desencadenar el tipo de reacción nacionalista que podría provocar una campaña coercitiva, pero también podría dar a algunos países un incentivo para adoptar políticas ambientalmente irresponsables, con la esperanza de obtener beneficios económicos de una interesada comunidad internacional.

Todo esto es bastante especulativo, y acabo de comenzar a pensar en algunas de las implicancias de estos dilemas. Sin embargo, esto es lo que creo saber: en un mundo de Estados soberanos, cada uno hará lo que deba para proteger sus intereses. Si las acciones de algunos Estados ponen en peligro el futuro de todos los demás, aumentará la posibilidad de confrontaciones serias y posiblemente conflictos serios. Eso no hace que el uso de la fuerza sea inevitable, pero se necesitarán esfuerzos más sostenidos, enérgicos e imaginativos para evitarlo.

Fuente: Foreign Policy; 5 de agosto de 2019, https://foreignpolicy.com/2019/08/05/who-will-invade-brazil-to-save-the-amazon/

Análisis semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el equipo del Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

Club de la Pluma: Arte, Ciencia, Cultura, Derechos Humanos, Geopolítica, Deuda Externa, Relatos, Cuentos, Educación, Opinión, Editorial, Efemérides, Comunidades Originarias, Filosofía Y Mucho Más…

Temas:

A – América del Sur

Las Agresivas declaraciones de un devaluado Jair Bolsonaro contra el Pueblo Argentino después de las elecciones PASO del domingo 11/8/19, con una clara intromisión en los asuntos internos de Argentina (Y demuestra la ondisima preocupación en los políticos de la región ante posibles cambios en la RREE del Continente contrario a los intereses geoestratégicos de EEUU) Las consecuencia de un cambio de signo político en la Argentina y el efecto dominó en la región como es el Grupo Lima

B –  Inglaterra y sus Bases en América del Sur (Venezuela)

C – Conflicto Global entre Atlantistas y Continentalistas se sigue profundizando en lo Político, Económico, Social (desestabilizaciones en Hong Kong y Moscú), Carrera Armamentística. La Teoría del Caos en marcha y una guerra Híbrida en Asia por parte de EEUU Trump y Clinton apoyan a los “disidentes” chinos y rusos. La recesión que acarrea la guerra Chino Vs EEUU. Ventas de armas de EEUU a taiwan reacción de China Continental

D – El conflicto entre EEUU e Irán toma una nueva dimensión ante la derrota diplomática de Washington pues Inglaterra devuelve el Petrolero secuestrado irani en el estrecho de Gibraltar – Acuerdo petrolero entre Irán Rusia y Azerbaiyán 

AUDIO


Veinte años de Putin

Por Gonzalo Fiore Viani

Vladimir Vladimirovich Putin cumplió el pasado viernes veinte años en el poder. Dos décadas signadas por un estilo de liderazgo fuerte, comparado en muchas ocasiones con un zar o con los viejos jefes de la Unión Soviética. Tras la desintegración de la URSS, hecho que el historiador británico Eric Hobsbawm calificó como “la mayor catástrofe geopolítica del Siglo XX”, el pueblo ruso necesitaba retomar un liderazgo fuerte. En los años noventa gobernó Boris Yeltsin, recordado por las privatizaciones, el caos económico y la poca autoridad. Era fácil observarlo en notable estado de ebriedad mientras que se mostraba excesivamente amigable para con occidente y los Estados Unidos. El ex espía de la temida agencia de inteligencia soviética, la KGB, se erigió como el nuevo líder de la potencia mostrándose diametralmente opuesto a Yeltsin. El mandatario ruso, además, se ha convertido en un personaje político clave, referente para los líderes denominados “populistas” o de extrema derecha en toda Europa. 

En agosto de 1999, Putin se convirtió en Primer Ministro, segundo al mando del presidente Yeltsin. El 31 de diciembre de ese mismo año, de manera completamente sorpresiva, Yeltsin anunciaba su dimisión y a su sucesor, Vladimir Putin. Cuando asumió su índice de aprobación era de apenas el 31%, lo que fue cambiando drásticamente a medida que su mandato se fue desarrollando. Llegando a superar el 80% de popularidad en sus mejores momentos, signados por la prosperidad económica. En 2004, alcanzó el 71,34% de los votos, superando su propia marca en 2018 con un aplastante 76,69%. Tras el caos que fue la Federación Rusa durante los años noventa, el Kremlin logró mostrar fuertes logros económicos durante el mandato de Putin. En los últimos veinte años, el Producto Bruto Interno del país creció un 72%, a su vez, la pobreza disminuyó de manera significativa. Cuando se termine el nuevo mandato, en 2024, Putin habrá cumplido veinticinco años siendo el hombre fuerte de Rusia.  

El liderazgo de Putin fue fundamental a la hora de devolver la potencia de Rusia en el contexto de un mundo multipolar. Luego del final de la Guerra Fría el gigante europeo había perdido influencia en el tablero internacional. Junto al surgimiento como potencia relevante de China a finales de los noventa, la recuperación rusa se dio en el mismo momento que los Estados Unidos comenzaban a ceder el liderazgo absoluto del planeta, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Es recordada una frase de Putin de aquellos años donde prometía “perseguir a los terroristas para matarlos hasta en el baño”. La participación del Kremlin en los conflictos desatados en Medio Oriente tras el estallido de la Primavera Árabe funcionó como un claro contrapeso de Estados Unidos y la Unión Europea. Bashar Al Assad encontró en Putin a un aliado fundamental que le ha permitido mantenerse en el poder a pesar del cruento conflicto y del aislamiento al que fue sometido por parte de las potencias occidentales.

Las reivindicaciones nacionalistas de Putin, especialmente en casos como el de Crimea en la frontera con Ucrania, lo han convertido en un referente indiscutido para nuevos líderes “populistas” como su amigo Viktor Orban en Hungría, Matteo Salvini en Italia, Rodrigo Duterte en Filipinas o el mismísimo Donald Trump, quien, desmintiendo categóricamente las acusaciones que el gobierno ruso contribuyó a su victoria contra Hillary Clinton, ha negado en todo momento vínculos con el Kremlin. Putin también ha sostenido y revitalizado la relación de Rusia con Cuba, que existe desde los tiempos soviéticos. También ha desplegado sus intereses en el resto de América Latina, especialmente en Venezuela, donde es uno de los mayores sostenes tanto políticos como económicos de Nicolás Maduro junto a China. El país bolivariano tiene que pagar a Rusia doscientos millones de dólares antes de septiembre como parte de una refinanciación por distintos préstamos otorgados por el gobierno ruso. La cifra asciende en total a 3.150 millones de dólares, a pagar en el plazo de diez años con pagos mínimos en los primeros seis.

Quienes critican a Putin, tanto en Rusia como en Occidente, le achacan su fuerte personalismo y su estilo claramente autoritario, reminiscente de la Unión Soviética. A su vez, los defensores de la agenda de género y de las comunidades LGBTIQ+ lo consideran uno de sus máximos enemigos mundiales. En 2013 se aprobó en la Duma, el Parlamento ruso, una ley que prohíbe la “propaganda homosexual” dirigida a menores de edad con duras multas y hasta penas de prisión. En el año 2000, se prohibió la realización de la marcha del orgullo gay. La homosexualidad estuvo prohibida durante la Unión Soviética, siendo legalizada recién por Boris Yeltsin en 1993. Sin embargo esto no reflejó un cambio de opinión de la sociedad rusa sino que respondió a presiones del Consejo de Europa. El fuerte lazo que une a Putin con la Iglesia Ortodoxa Rusa, prohibida durante la URSS, contribuyen a sus posturas conservadoras en lo que concierne a cuestiones de género. 

El liderazgo de Putin tiene paralelismos con personajes fuertes de la larga historia rusa como Catalina la Grande, Iván el Terrible o Joseph Stalin. La gran incógnita será que sucederá tras su salida del poder en 2024 ya que la constitución no le permitiría un nuevo mandato consecutivo. A pesar de las acusaciones en su contra por autoritarismo, o supuestas censuras a la prensa, la popularidad de Vladimir Putin se mantiene inmune. No es de extrañar que su figura sea tan querida por un pueblo que suele adorar a los lideres fuertes.

Gonzalo Fiore Vian

El 9 de agosto de 1999, Vladímir Putin asumía por primera vez como primer ministro de Rusia, inaugurando un nuevo tiempo. ‘GPS Internacional’ consultó al analista Carlos Pereyra Mele, director de Dossier Geopolítico.

ESCUCHAR EN: https://mundo.sputniknews.com/popup/radio/?audio_id=13122414

“Un punto importante es que cuando Putin asume el poder, el país está envuelto en la segunda guerra de Chechenia donde los separatistas chechenos con ayuda de mercenarios islámicos intentaron invadir Daguestán. El ataque fue repelido, pero la guerra estaba muy lejos de terminar”, sostuvo Pereyra Mele.

“Tuvo problemas serios como la tragedia del submarino Kursk, los atentados terroristas de Beslan, la toma de rehenes en la propia Moscú. El frente interno que encontraba Putin era muy complicado”, añadió.

“A eso se le sumaron las famosas revoluciones de colores con las teorías de Sharp por la cual se eliminó a la mayoría de las antiguas dirigencias del antiguo bloque soviético cambiándolas por administraciones pro-norteamericanas y totalmente identificadas con el proceso de la globalización”, recordó el analista.

Rusia, actor global con potencial científico y tecnológico

“Rusia, al ir consolidándose e ir reestableciendo áreas importantes como la ciencia y la tecnología que lograron nuevamente ponerla en marcha, hoy en día es un país que produce 1 de cada 4 patentes que se inventan en el mundo, por lo tanto vuelve a tener presencia en el área que en el siglo XXI da potestad y no solo tener recursos naturales o alimentarios”, subrayó Pereyra Mele.

“Las sanciones que aplica EEUU unilateralmente en forma gravísima, afectando gravemente la economía de Rusia generando dificultades y serias restricciones para instalarse en distintos mercados, obligó a que dos potencias asiáticas se consolidaran con el eje de Moscú y Pekín que forma parte del crecimiento del poderío de Eurasia”, agregó.

“Esto no se habla, sino que en estos días algunos medios hablan del Putin que se quiere perpetuar en la historia. Pero por ejemplo Angela Merkel lleva 18 años en el gobierno y no tiene esa prensa. Entonces vemos esa doble vara falsa que se nos instala a los países de la órbita occidental que tenemos un aparato mediático que nos atosiga”, dijo Pereyra Mele en entrevista con Sputnik y radio M24.

Carlos Pereyra Mele en los Estudios Centrales de Radio Sputnik Internacional Moscu Rusia

Hoy en día muchos países reconocen que los delitos cibernéticos se están convirtiendo en una amenaza de importancia primordial, lo que les obliga a desarrollar estrategias de defensa para atajar cualquier riesgo de ciberguerra y esto es un tema que sin dudas amerita una importancia imperativa en esta nueva era tecnológica, donde ninguna de las naciones de globo terráqueo está realmente a salvo de no padecer este tipo de conflictos que distan años luz, a lo que convencionalmente estamos acostumbrados y que para nada se asemeja a lo que siempre nos vendía la ciencia ficción, hoy la realidad marca que el dinamismo que marcan estas cuestiones, nos obliga a tratar el tema y estudiar las medidas que ya están llevando a cabo en forma concreta las grandes potencias.

La ciberguerra o guerra cibernética (en inglés Cyberwar) se refiere a los actos de guerra en y alrededor del espacio virtual con medios que están predominantemente asociados con la tecnología de la información. En un sentido más amplio, esto implica el apoyo de campañas militares en espacios operacionales tradicionales, es decir, tierra, mar, aire y espacio exterior, a través de medidas tomadas en el espacio virtual. En general, el término también se refiere a la guerra de alta tecnología en la era de la información, basada en la amplia informatización, la electrización y la creación de redes de casi todos los sectores y cuestiones militares.-

También entendida como el uso de la tecnología informática para interrumpir las actividades de un estado u organización, especialmente el ataque deliberado de los sistemas de comunicación por parte de otro estado u organización.- 

Término no especificado y controvertido que no tiene una definición oficial o generalmente aceptada. Más de 30 países han aceptado la doctrina y han anunciado el desarrollo de un programa especial de mecanismos ofensivos de guerra cibernética.-

Una escalada de conflicto cibernético entre estados en los que los ciberataques son llevados a cabo por actores estatales contra la infraestructura cibernética como parte de una campaña militar. Cyber ​​Wars puede declarar (declarado formalmente por una autoridad de una de las partes) o de facto (con la ausencia de una declaración).

El uso de capacidades cibernéticas de una escala suficiente para un período específico y a alta velocidad, con el fin de lograr ciertos objetivos o efectos en el ciberespacio o a través del mismo; tales acciones se consideran una amenaza a los intereses nacionales de los objetivos estatales.-

Se ha demostrado que actualmente en una guerra es más factible derrotar al enemigo atacando su infraestructura informática, que empleando cualquier otro tipo de ataque físico. Esta estrategia ha sido empleada en diversas situaciones, ya sea en ofensivas militares de un país contra otro, de un grupo armado en contra del gobierno, o simplemente ataques individuales de uno o varios hackers.

Es decir, que ahora las armas son los  virus informáticos y programas especiales para anular la seguridad de los sistemas informáticos y los combatientes son los expertos en informática y telecomunicaciones. Generalmente, los blancos de los ataques son los sistemas financieros, bancarios y militares, aunque se han visto numerosos casos donde se ven afectados los sistemas de comunicación.

Es importante destacar que la guerra informática no está recogida en el derecho internacional humanitario. Entonces es menester por destacar que los ataques informáticos son posteriores a las convenciones actualmente vigentes; o sea, que no existe regulación o norma alguna en el derecho internacional humanitario que dicte acerca de la guerra informática. No obstante la anterior situación, el derecho humanitario es aplicable cuando los ataques implican el daño a bienes bajo protección o a personas, convirtiéndose dichos ataques en objetos de incumbencia del “jus in bello”.

En el caso de los bienes protegidos, son incluidos debido a que un ataque que provocara una descomposición de los sistemas que le aseguran, podría desatar una fuerza destructiva que causaría evidentes daños a la población civil, aunque los ataques informáticos neutralizan tales objetivos de una forma bastante segura; podríamos destacar las centrales de energía nuclearrepresasdiques e incluso objetivos militares. También cuentan como bienes protegidos el agua potable, las cosechas, los productos alimenticios y el ganado; o sea, bienes que su carencia causaría hambre a la población, así como daños al medio ambiente.

La naturaleza de la guerra en su concepción tradicional está cambiando y acciones que actualmente no son consideradas como “guerra” podrían convertirse en los principales medios a través de los cuales la guerra se librará en el futuro. Es cada vez más evidente que la seguridad de los dispositivos de IoT (la Internet de las Cosas, por sus siglas en inglés), es inadecuada, lo que podría tener consecuencias catastróficas.  Es más, a diferencia de las armas físicas, las ciberarmas pueden ser replicadas esencialmente a costo nulo, por lo que su producción y almacenamiento presentan peligros aún más grandes que en el caso del armamento físico.

El incidente WannaCry puede ser considerado un preaviso de lo que viene: un ciberataque con apoyo estatal contra la infraestructura de otro país (por ejemplo la red eléctrica, el sistema de control de vuelos, los sistemas informáticos de gobierno, etc.). Este tipo de ataque podría paralizar un Estado del mismo modo que un bombardeo aéreo intensivo.

Algunas de las guerras cibernéticas ocurridas alrededor del planeta se puede mencionar a las de: Kosovo en 1999, Taiwán en 2003, Estonia en 2007, Georgia 2008, Irán 2010, Canadá 2011, Medio Oriente 2012 y EEUU 2013.-

En lo que se refiere a esta problemática en Latinoamérica,  en palabras de la periodista Argentina Stella Calloni asevero que Estados Unidos está armando un escenario de guerra en Latinoamérica, que luego amenazará a todos los países de la región, incluso a los que hoy se prestan para los planes contra Venezuela.

Para la analista, la gira del vicepresidente estadounidense, Mike Pence, “intenta garantizar los apoyos para que la invasión a Venezuela no sea solo de Estados Unidos, sino que lo acompañen Argentina, Brasil, Colombia, Perú y Panamá, donde ingresaron marines ya desde el pasado año.

También se ha anunciado que Brasil entregará a Washington el control de la base de lanzamiento Alcántara, ubicada en el estado de Marañón y que opera la Fuerza Aérea.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha abogado por establecer reglas globales para minimizar el impacto de la ciberguerra en los civiles. “Ya existen episodios de guerra cibernética entre Estados. Y lo peor es que no hay un esquema reglamentario para este tipo de guerra, no está claro si ahí se aplica la Convención de Ginebra o el Derecho Internacional pueden aplicarse en estos casos”.

Es por ello que el funcionario aboga por un marco legal más concreto “para evitar riesgos reales”. “Estamos totalmente desprotegidos de mecanismos regulatorios que garanticen que ese nuevo tipo de guerra obedezca a aquel progresivo desarrollo de leyes de guerra, que garantice un carácter más humano en aquello que es siempre una tragedia de proporciones extraordinariamente dramáticas”, ha afirmado.

Guterres ofreció la ONU como mediadora de Gobiernos y empresas, científicos y universidades para establecer protocolos para que el uso de la Red se haga con beneficios para la humanidad. “Tenemos que unirnos todos, no solo los Estados, para garantizar que Internet sea un factor de bien de la humanidad. Las normas tradicionales, a través de Estados o convenciones internacionales, están hoy inadaptadas a la nueva realidad porque son lentas”.

Las últimas noticias hace días atrás en materia de medidas tomadas por potencias como principalmente EEUU y Rusia, el país del Norte de nuestro continente es merced a los ciberataques a las redes eléctricas una problemática a la que Latinoamérica no es ajena.

El presidente Donald Trump, tuvo un espero cruce de opiniones con un propio periódico prestigioso de su país como lo es el New York Time, cuando dicho informativo afirmo que EEUU, debido a una investigación que realizara el NYT, el país del Norte había incrementado y fortalecido sus capacidades militares, para infligir ataques cibernéticos a las plantas hidroeléctricas  de Rusia.

La investigación del NYT que desató la furia de Trump, reveló que la inteligencia estadounidense intensifica ataques en línea contra las redes de suministro eléctrico de Rusia, en un supuesto mensaje de advertencia al presidente Vladímir Putin. Por su parte, el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, afirmó que el propósito de estas acciones es comunicarle a Rusia o a cualquier país que si están involucrados en “operaciones cibernéticas” contra Washington, “pagarán un precio muy alto”.

Aunque el país norteamericano insiste en el supuesto “saboteo” de Rusia contra sus redes cibernéticas, el Gobierno de Putin ha rechazado tajantemente las acusaciones, que califica de infundadas.

En tanto que desde el Kremlin, no se hizo esperar dicha a los efectos de responder a los dichos de Bolton, esbozando que si alguien desde EEUU, lleva a cabo ciberataques contra las redes eléctricas de Rusia sin informar a Trump, seria señal de ciberguerra.

En la actualidad, la sociedad enfrenta amenazas no únicamente múltiples, sino, incluso, difusas. Los avances tecnológicos del siglo XXI y, con ellos, nuestra dependencia a la interconectividad, nos hace vulnerables a otro tipo de peligros, como las ciberamenazas, clasificadas como: ciberguerra, ciberataque, ciberterrorismo y hacktivismo. Debido a la existencia de estas amenazas reales, el ciberespacio ha sido añadido a la lista de factores sensibles que pueden desestabilizar la seguridad mundial.

Por ello lo repetiremos cuantas veces sea necesario que estratégicamente, el ciberespacio tiene un gran valor, ya que “contiene” todos los recursos de información y comunicación disponibles en la red. Debido a ello, el Departamento de Defensa de Estados Unidos definió el ciberespacio como un nuevo dominio bélico, esto es, un campo de operaciones (como lo son la tierra, el mar, el aire o el espacio) en el que también se desarrollan maniobras defensivas y ofensivas, pero cibernéticas.

Hoy por hoy la ciberguerra sigue siendo la principal ciberamenaza global a la que se hallan o están sometidos los estados y por ende los ciudadanos, por ello contribuiremos día a día desde nuestro lugar académico a bregar por un mundo más seguro en este nuevo tiempo donde la tecnología marca el rumbo, pero no debe ser jamás a cualquier costo.

Resultado de imagen para mario ramon duarte dossier geopolitico

DR. MARIO RAMON DUARTE

Juez Adm. Mun. Faltas (Sauce-Corrientes-ARG) 

Abogado

Especialista Der. Pub. Cont. (UCSF-ARG)

Miembro Dossier Geopolitico/Cees

Colaborar CENEGRI (RJ- BRA)

Estrategia de seguridad cibernética de Austria (2013).-

Estrategia sobre seguridad cibernética de Montenegro hasta 2017.-

Instituto Este-Oeste, Fundamentos Críticos de Terminología 2, Bilateral Rusia-EE. UU. Sobre Ciberseguridad, Eds. Habes B. Godwin III, Andrey Kulpin, Kal Frederick Rauscher y Valery Yaschenko, Policy Report 2/2014, – 2014.-

Recopilación de las definiciones relacionadas con la ciberseguridad existente y la seguridad de la información, Open Technology Institute New América – 2012.-

https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_inform%C3%A1tica

https://actualidad.rt.com/actualidad/278381-eeuu-escenario-guerra-latinoamerica

https://www.alainet.org/es/articulo/195584

Análisis semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el equipo del Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

Club de la Pluma: Arte, Ciencia, Cultura, Derechos Humanos, Geopolítica, Deuda Externa, Relatos, Cuentos, Educación, Opinión, Editorial, Efemérides, Comunidades Originarias, Filosofía Y Mucho Más…

Temas:

Vamos a hablar de la Nueva Guerra en el Siglo XXI intercapitalista entre Atlantistas y los Continentalistas

 La lucha planetaria entre dos Potencia EEUU y China y sus aliados se desarrolla en todos los ámbitos: Económicos-Tecnológicos, Cultural, Social-Político (usando “rebeldes” moderados? y varias aristas más como la guerra cibernética y por supuesto de la ampliación de la carreras armamentística.

Actitudes que esta guerra se desarrolla utilizando hasta el secuestro como ocurrió con la Gerente de Huawei en Canadá por orden de la “Justicia” Norteamericana

La Guerra Final es el control de la Propiedad Intelectual y llegar al Control mental del subconsciente humano. se quiere llegar a dominar la Mente Colmena. con el dominio de la INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Recordemos que en está guerra NO hay socios la NSA de EEUU espió no solo a sus “enemigos” sino a sus socios “pinchó“ los teléfonos de la Merkel, de sus aliados de Francia para que las multinacionales yanquis tuvieron información privilegiada en temas de espionaje industrial y saber que están haciendo comercialmente para actuar más rápido. Todas las Potencias Global hoy gastan en Ciencia y Tecnología para controlar la Inteligencia Artificial y el control de la internet con el 5G. Snowden demostró con sus filtraciones est accionar de espionaje de la NSA

De paso hablamos de los 20 años de Vladimir Putin en el Poder en la Federación Rusa

Y qué hacemos los latinoamericanos y los suramericanos en especial si no trabajamos estas áreas de la Ciencia y la Tecnología, queremos ser basura de la Historia……

Audio: 


Para tratar de entender y armar este rompecabezas, que lejos de ser un juego de niños para beneficio del desarrollo motriz, del ejercicio de la memoria o para la resolución de problemas entre otras; es preciso desmenuzarlo desde dos ópticas más que importantes, imprescindible al momento de enfrentar nuestro destino o mejor dicho al instante de decidir nuestro sueños y esperanzas, sin dudas en un devenir próspero y digno, que solo se podrá realizar comprendiéndolo desde el plano netamente humano, político, ético y tecnológico.

Desde el punto de vista político, el voto, es la herramienta brindada por la democracia para elegir y ser elegidos; pero desde la época de dicho proverbio, hasta nuestros días, varias cuestiones han ido en desmedro de la polis y de quienes habitan en ella, tal es así que los inconvenientes que padecemos en Argentina o viceversa en otros países del mundo, se reflejan y padecemos todos, merced a que hemos separado mayoritariamente la ciencia de Dios, sin hacer referencia a ningún credo especial.

Si bien las problemáticas comunes son innumerables a nivel global, regional o local como ser el cambio climático, las guerras comerciales, las tecnológicas, las convencionales, las religiosas, el terrorismo, el crimen organizado transnacional, pobreza, narcotráficos, tratas de personas, migrantes, la desigualdad, contaminación medio ambiente, entre otras, la lista sería interminable; pero que necesitan acciones en conjunto de la comunidad mundial, para dar un cambio drástico, caso contrario estaremos ayudando a destruir cada día más a nuestra misma civilización.

Ahora bien, después de ésta compleja pero necesaria introducción, me adveniré en el análisis de una ardua tarea, la cual no es un mero proceso electoral más, sino que Argentina y nuestra región ha venido sufriendo cambios drásticos, profundos y en algunos casos hasta desbastadores en estos últimos años y muy pocos beneficios para unos pocos, que solo se pueden comprender entendiendo la política internacional y el dinamismo con que ella transcurre.

Repito, tanto Latinoamerica y dentro de esta región, Argentina al igual que otros países hermanos, han sido y siguen siendo un laboratorio de ensayo de las políticas en pugna llevadas adelante por las grandes potencias y especialmente en este último tiempo con el desembarco  de EEUU, Israel, China, Rusia, entre algunos más, en sitios geoestratégicos fundamentales en esta parte del siglo XXI; espacios donde abundan entre otros: los recursos naturales (reserva de agua dulce, litio, petróleo, minería, etc) y la biodiversidad (marina y terrestre), como así también lugares aun vírgenes que son habitados por persona que prácticamente nunca han tenido contacto con nuestra civilización y que hoy están invadidos en su hábitat natural (Amazonas).

Pero, volviendo a las elecciones presidenciales en nuestro país, que primero pasara por las PASO en Agosto de este año, en una especie de decantación para elegir los candidatos, pero no menos importantes, para sí competir finalmente por la presidencia en Octubre y en caso de acuerdo al sistema electoral que alguna de las dos primeras fuerzas no logre la mayoría necesaria, habría una segunda vuelta inexorable en Noviembre para finalmente decidir quién será el encargado de regir los destinos de nuestra nación. 

Al decir de hoy, pareciera ser que hay una polarización entre el oficialismo (liderada por el actual presidente Macri) y la oposición representada en la figura de la ex – presidente Cristina Fernández de Kirchner, pero que tiene como candidato a presidente a Alberto Fernández y un poco más atrás de estos grandes polos, una licuada representación que si bien es un interrogante, parece ser que no llego a consolidarse como la alternativa que necesitaba el país para optar por una opción diferente a los dos esquemas predominantes que exhiben distintas figuras mencionadas ut-supra, pero que en el fondo, el común de un gran porcentaje de la población no quiere repetir ninguna de dichas recetas; y al no consolidarse ninguna otra fuerza, no quedan más vías que elegir políticas de fondo alineadas de una u otra manera con lo que muchos denominan la oligarquía financiera mundial, apostando por recetas más anestesiadas unas de otras, pero con un mismo patrocinante.

La no consolidación de una propuesta nacionalista es fruto de yerros tras yerros de personas o dirigentes que no estuvieron o al menos no están a la altura de las circunstancias y dejando un sin sabor a un electorado que pugnaba por una tercera vía, y ese mismo electorado quien deberá establecer y forzar en primer lugar a la unidad de los Argentinos sumidos en una gran grieta interna, además de un tremendo problema inflacionario, de una economía destrozada, del deterioro constante de los sueldos, de un dólar que no baja de las nubes, de una pobreza e indigencia estructural que lejos de establecerse pautas claras, creo tristemente más de 4 millones de nuevos pobres en el país, de fuerzas armadas en total estado de abandono, de la división que provoco el debate sobre el aborto, jubilaciones, políticas del FMI, legislación tecnológica sobre ciberespacio, cepo, déficit fiscal, deuda externa, blanqueo de activos, tarifazos, juegos clandestinos, nombramiento de jueces, desmantelamiento de varios ministerios que trabajan en políticas netamente de estados desde décadas, hoy también desmanteladas, lluvia de inversiones que no fueron tal, yerros innumerables en políticas en Seguridad y Defensa, Corrupción, Políticas Internacional desacertadas con el tiempo en que vivimos, un ejemplo de ello es el acuerdo MERCOSUR-UNION EUROPEA, debería haberse llevado adelante al menos 20 años antes, o el desinterés trazante en la soberanía por caso Malvinas, materia pendiente hasta el recupero final de las Islas.

Para nada será grata dicha situación, y ni hablar de la responsabilidad que tienen en sus manos los habitantes de este país, que amén de los problemas enumerados ut-supra, se tendrá que estar atento a una posible estafa o fraude electoral, de la cual se viene hablando hace tiempo. Como si no hubiera problemática coyunturales de fondo, tendremos que estar atentos a la contratación para el recuento de votos a la empresa (Smartmatic) que gano la licitación y que proveerá el software con los que serán trasmitidos los datos eleccionarios y además realizara el escrutinio provisorio, ganado a la empresa Española INDRA que lo venía realizando desde 1990. 

Esta empresa Venezolana que cuenta con varias irregularidades a nivel mundial, tales son los casos de Filipinas, El Salvador, Uganda, Belgica, entre otros, varios expertos Argentinos y extranjeros advierten por posibles irregularidades y hasta hackeos, como si esto fuera poco los cables filtrados de wikileaks que la mencionan. Smartmatic gano en diciembre pasado la licitación para proveer al correo Argentino del Software con el que serán trasmitidos los resultados de cada una de las 90 mil mesas de todo el país, luego de que la CNE instara al Poder Ejecutivo en 2017 a transmitir los datos desde cada uno de los centros de votación. El monto de la licitación es por U$U 1,2 millones y los expertos ya habían alzado la voz por posibles irregularidades, Hackeos y hasta Fraudes. El cambio central es que las actas serán escaneadas y enviadas mediante netbooks al centro de cómputos.

Así de temible, así de importantes, así  sacrílegas serán las próximas elecciones o turnos electorales en Argentina al momento de decidir el destino no solo por los próximos cuatro años, sino que esta decisión impactara de lleno en las próximas décadas, buscando una solución a estas nuevas recetas en la región que tiene como cara visible a los EEUU, cuestión más que entendible, debido a su gran derrota en Oriente Medio (Alepo), opto por hacer pie en lo que por mucho tiempo considero el patio trasero (Latinoamerica), y donde hasta la fecha muchos expertos denunciaron que nuestros países sufren ataques de falsa bandera, guerra hibrida provocando desestabilización de gobiernos democráticamente elegidos, como también así denuncias por parte de varios ex – presidentes, ser víctimas de las Lawfare (Guerra Judicial) por parte del sistema que se halla en la región. 

A los problemas antes mencionado se le suman a los votantes, la campaña sucia a la cual no solo la incentivan los fanáticos ortodoxos de todos los partidos políticos que tanto mal han hecho a la sociedad toda, y que cuentan como cómplices a medios de desinformación masiva realizando las famosas Fake News y ahora sumando las Deep Fake y los ejércitos de trolls a través del grupos de wap sap, Facebook y twitter, (haciendo uso de la tecnología para fines decadentes) por mencionar solo algunos, dejando totalmente nulo a los ciudadanos en su pensamiento a la hora del discernimiento, provocando el engaño de la mayoría. Sin dudas males de este tiempo que más temprano que tarde hay que trabajar en ello para desterrarlos, y si bien lo tecnológico en este tiempo imposible obviar, que su desarrollo vaya hacia lo digital y electrónico no significa que nuestros derechos civiles si o si tengan que pasar por ese tamiz a cualquier precio. 

Si bien no está dicha la última palabra y son muchas las cuestiones más que esenciales a las que los Argentinos tendremos que consultar no solo con la almohada, sino mirando a nuestro alrededor, mirando a los ojos a nuestro ancianos, a nuestros hijos, a la familia, amigos, al semejante, pero principalmente mirándonos adentro de uno mismo y siendo sinceros con nosotros mismos. Que la única verdad seguirá siendo siempre la realidad. 

Por ultimo quiero agregar que la llama de la Fe debe estar siempre encendida, que somos un gran país, que lo que el Pueblo decida, será. Qué capital humano sobra, que sin dudas hay muchas cosas por reencausar y que nuevamente es el Pueblo quien se pondrá el país al hombro, pero como nobles hijos de esta gran nación, sin dudas lograremos todo lo que nos propongamos, en tanto y en cuanto pongamos delante la Patria, enarbolando valores éticos, morales, religiosos, académicos, científicos, sociales que contribuyan a lograr no una segunda independencia, sino que breguemos por una Independencia Definitiva, sabiendo que nuestro mejor Norte es el Sur.

DR. MARIO RAMON DUARTE

Juez Adm. Mun. Faltas (Sauce-Corrientes-ARG)

Abogado

Especialista Der. Pub. Cont. (UCSF-ARG)

Miembro Dossier Geopolitico/Cees (Cordoba/C.A.B.A.-ARG)

Colaborar CENEGRI (RJ- BRA)

https://comunaslitoral.com.ar/nota/6583/desafios-estrategicos-de-la-tecnologia-blockchain-en-procesos-electorales

https://www.bigbangnews.com/politica/hackeos-y-fraude-el-oscuro-prontuario-de-smartmatic-la-empresa-que-transmitira-los-datos-de-las-elecciones-2019-1-22-11-5-0

https://www.lanacion.com.ar/politica/diez-problemas-que-acechan-al-gobierno-y-como-los-enfrenta-nid2107423

https://www.alainet.org/es/articulo/190548

https://www.geopolitica.ru/es/article/las-fake-news-en-tiempos-de-la-posverdad-desafios-40

https://www.clarin.com/politica/lawfare-palabra-uso-cristina-criticar-justicia-primer-discurso-senado-2017_0_Hy-cRr-Qz.html