12 de octubre. Radio Grafica de BsAs, Programa: La Señal. En diálogo con Gabriel Fernández el pensador del campo nacional, Miguel Barrios, analizó una fecha emblemática y del proceso hispanoamericano que allí se abrió. «El pensamiento nacional ha rescatado siempre al 12 de octubre como el nacimiento de un mestizaje biológico cultural que trae como consecuencia de la nación latinoamericana», afirmó. «Hay una campaña de apología de una hispanidad anacrónica. Detrás de esa campaña están sectores como Vox, el partido populista antisistema», agregó.

AUDIO:

En momentos de cambios epocales debemos tener clara nuestra identidad, que es una categoría cultural, porque es la dimensión más profunda de la soberania.


No podemos hacer del 12 de octubre una disciplina en sí misma que sirve justamente para diluir lo que somos.
El 12 de octubre es el nacimiento del sistema mundo como totalidad geográfica con la llegada de Cristóbal Colón.
Se inicia un proceso sin precedentes de mestizaje biológico y cultural dando nacimiento a la Nación hispanoamericano con el barroco, el mestizaje, la lengua y el catolicismo popular.
El encuentro tuvo simultáneamente violencia, choques y confluencias.
Violencia y matanzas en el mundo caribeño, tortura en Perú y alianza hispano guarani en la provincia gigantesca de las Indias.
México es hijo de Cortéz y Cuahtemoc.


Pero lo importante es tener en claro la categoría geocultural para la batalla geopolitica del nuevo milenio que pasa por lograr la segunda independencia o independencia definitiva cuyo paradigma es la Patria Grande, la Magna Patria, «Nación de República «, la «Nación inconclusa», Nación Latinoamericana, españoles-americanos ,la Patria de la Justicia, la América Hispánica, Pueblo-Continente, la América meridional, Indoamerica, Nuestra América, Estado continental industrial, Continentalismo, «Unidos o Dominados», el Nuevo ABC, Estados Unidos del Sur, Iberoamerica, América Latina o Estados Unidos de América del Sur o América Latina.


El dilema es Patria chica o Patria Grande.


Por lo tanto NO imponer un reduccionismo con el nombre de Iberoamerica o nada, que debe ser rechazado de plano para No ser identificados como partidarios de VOX.
Resuena el mandato de Perón:«América Latina: ahora o nunca».
Sin ella, seremos el cementerio de la historia. Lo estratégico es darle el contenido y el sentido al Por-Venir…

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) 

AUDIO:

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, presenta la columna de geopolítica del Club de La Pluma, tratando los siguientes temas: -Las recientes elecciones en Alemania. -La proliferación de las armas nucleares. -Su conferencia en el III Congreso Internacional de Seguridad en la Universidad Nacional de Villa María (Arg.) y el -Narcotráfico y Crimen Organizado. 

Y comienza analizando el virtual empate electoral en Alemania, que obliga a forzosas alianzas electorales, con el riesgo cierto de una parálisis del gobierno, sobre todo en las decisiones estratégicas que debe tomar Alemania como motor de la Unión Europea y ante la postura estadounidense de relegar, al priorizar su frente del Pacífico (Anti China), con Inglaterra y socios de la Commonwealth. 

Luego aborda el tema del armamento nuclear global, que alcanza ya la cifra catastrófica de 14.000 explosivos nucleares en manos de las potencias, lo cual aseguraría la destrucción completa de la humanidad si estallase un conflicto. Y pone en tela de juicio los discursos de las grandes potencias sobre limitar sus arsenales y frenar una carrera armamentística, como lo demuestra el tratado AUKUS sobre submarinos nucleares entre EEUU, RU y Australia o el lanzamiento de un misil hipersónico por parte de Corea del Norte. Un panorama mucho más complicado que cuando se disolvió la Unión Soviética, por el reverdecer de conflictos entre las superpotencias, mientras dirimen el poder en el mundo.

A continuación, nuestro director hace una síntesis de su reciente conferencia en el Tercer Congreso de Seguridad de la Universidad Nacional de Villa María -Argentina- sobre Seguridad y Geopolítica. Una disertación que fue más allá de los aparatos represivos del estado y que abarcó la seguridad alimentaria, la seguridad económica, la seguridad industrial, la seguridad informática, y otras múltiples variantes que incluyen la  transcendental problemática del narcotráfico, mientras nos invita a “Conocer al Enemigo”  lo que significa investigar, profundizar y analizar todos los puntos de tan importante cuestión. 

Y para “Conocer al Enemigo”, Carlos rescata un informe suyo del año 2011 sobre la Geopolítica del Narcotráfico, con la desclasificación de 8.000 documentos norteamericanos reservados, sobre la utilidad de las drogas en sus operaciones internacionales, como  en “Las Contras Nicaragüense – Iraní” y nos recuerda que los mismos aviones que llevaban armas y tropas desde EEUU al sitio del conflicto, regresaban cargados de droga. La Mafia y el Crimen Organizado de hoy existe porque los criminales entendieron que era mejor trabajar bajo la protección de las autoridades corruptas.

A continuación nos hace viajar por la historia, con datos y argumentos de cuando Inglaterra desencadenó la Guerra del Opio contra China por el fabuloso negocio de imponer la droga en ese país, y como forma de control, de invasión y de dominio geopolítico. Y la Mafia se empoderó hace 100 años -1920 “Ley seca”- Y También de la coordinación con la mafia con la OSS la futura CIA para controlar los Puertos, los Sindicatos de los mismos para evitar, Huelgas, atentados, sabotajes y espionaje de parte del EJE durante la segunda guerra mundial y el apoyo “Aliado” a la invasión a Sicilia con el guiño de “los capos” locales. También de cómo potenció el cultivo de amapola en México para sus soldados, que se prolongó hasta las guerras de Corea y Vietnam y del traslado de esa producción a Tailandia, Laos y Birmania. (Triángulo de Oro). Y la invasión del mayor productor de Opio del mundo (85%) Afganistán en 2001, donde había 70.000 hectáreas dedicadas a la producción del opio, contra las 250.000 que hay ahora. 

Para finalizar, Pereyra Mele habla de las consecuencias del asunto sobre Latinoamérica, con el 8 % de la población mundial y siendo la región más desigual y más violenta del planeta, con el mayor número de asesinatos por el narcotráfico y del crimen organizado, mientras detalla el drama de cada uno de los países más afectados. 

Y se despide con algunas reflexiones, como que: -El problema está donde se lava el dinero y en los grupos financieros internacionales que lo permiten; -Que “El Enemigo” ha encontrado el modo de operar dentro de una cobertura estatal, -Y que la corrupción es el alma de toda esta espurrea criminalidad organizada, entre otras problemáticas. 

Eduardo Bonugli (Madrid, 03/10//21)

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) 

AUDIO:

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, inicia la columna de geopolítica del Club de La Pluma confirmando que la sexta cumbre de la CELAC celebrada en México ha puesto en juego la posibilidad de dejar de lado a la OEA, un organismo agotado al servicio de Washington, ante una realidad mundial con nuevos jugadores en ascenso y con el poder de EEUU en evidente ocaso. 

También se refiere a la 76ª Asamblea de la ONU, a la presencia del repudiado Jair Bolsonaro en su patética caricatura de adalid del anticomunismo y a la participación virtual del presidente de China con sus importantes reflexiones sobre la actualidad. Luego analiza el discurso de Biden, con sus promesas de no regreso a la guerra fría, de la hipótesis militar como última alternativa, de su visión del cambio climático, de los aportes prometidos para la lucha contra el Covid y de una inversión para combatir el hambre en el mundo, demasiada exigua si se compara con el gasto militar de EEUU. Un relato de buenas intenciones y muchas promesas, pero que viene de un país mal visto hasta por sus socios, que no cumple lo que firma y peligroso como ladero en sus intervenciones internacionales. 

A continuación, Pereyra Mele comenta un informe de la ONG británica Airways, que detalla los llamados «daños colaterales» o mejor dicho “asesinatos de civiles” del ejército norteamericano y sus aliados durante los últimos 20 años en Afganistán, Siria, Irak, Yemen, Somalia y Libia, que podrían haber provocado unos 48.000 muertos civiles, de los que Washington reconoce muy pocos, mientras los califica simplemente de «errores». Y da el ejemplo del ocurrido el 28 de Agosto, cuando 14 civiles afganos (7 niños) fueron brutalmente asesinados por sus misiles, a lo que siguió la simple excusa de “un error”, inútiles disculpas y falsas promesas de investigación. Lo que demuestra que la llamada «Guerra Infinita y sus ataques quirúrgicos precisos y fulminantes» han sido en realidad una gigantesca matanza de civiles y un total fracaso operativo. También se refiere a las consecuencias que esto provoca, a los infernales campos de concentración diseminados por Asia y a la hipocresía europea, que sermonea con los derechos humanos, mientras paga a países fronterizos para que cierren el paso a esas personas que todavía creen que Occidente es sinónimo de dignidad humana. 

Luego se extiende en un detallado informe del prestigioso especialista médico sanitario, analista político y colaborador de Dossier Geopolítico, Antonio Mitre, sobre los escalofriantes datos que confirman que EEUU es el país más contagiado por Covid y con más muertes en el mundo en las últimas cuatro semanas. Donde resalta el fracaso de su política de vacunación y el cinismo de pretender erigirse en un supuesto «Tribunal Mundial Científico de la Pandemia» declarando la guerra a la vacuna rusa Sputnik, prohibiendo el ingreso al país de personas inmunizadas con ese fármaco, presionando a Europa para que haga lo mismo y también a la OMS para que no le otorgue la aprobación sanitaria. Una actitud que nuestro director tilda de engreída y patética para un imperio en decadencia y repliegue. 

Y en lo geopolítico, Carlos analiza la rápida y agobiante evolución de los acontecimientos mundiales, que casi no permiten asimilar tanta información y nos recuerda que hubo un orden mundial que duró 100 años (Tratado de Viena) y que llegó a su fin en 1914. Por ello nos detalla esa historia a partir de la primera guerra mundial, que a su vez llevó a la tumba a otros imperios anteriores, del posterior reparto geográfico y de poder, del colapso de la URSS que dejó a EEUU como único hegemón mundial y del sueño de que “el siglo XXI sería el siglo de Norteamericana” al mando de un poder absoluto y definitivo. 

Pero la realidad del 2021 ha impuesto otra verdad. Una multipolaridad tripartita indiscutible, con potencias en ascenso, con el repliegue mundial de EEUU, con sus alianzas en crisis, con la decadencia europea y con el surgir de nuevos poderes económicos y estratégicos en Asia, como la Asociación de Cooperación de Shanghái, el Banco Asiático de Inversión, la Unión Económica Euroasiática, la Asociación Integral y Regional, y el gigantesco proyecto chino de la Ruta de la Seda, que en su conjunto certifican el trascendental cambio en la cúspide del poder internacional. 

Un mundo nuevo que Latinoamérica debe comprender para ser parte de él por sus propias capacidades y para dejar de ser un furgón de cola sin más. 

Eduardo Bonugli (Madrid, 26/09//21)

GEOPOLITICA

Un artículo excelente de Pepe Escobar, que describe las bases históricas, culturales, económicas y políticas de la inexorable integración de Eurasia, hecho global que sin dudas cambiará la fisonomía del mundo tal como lo conocemos DOSSIER GEOPOLITICO

LA CONSOLIDACIÓN EUROASIÁTICA PONE FIN AL MOMENTO UNIPOLAR DE LOS EEUU

Pepe Escobar, 22 de setiembre, Asia Times

La cumbre del vigésimo aniversario de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) en Dushanbe, Tayikistán, consagró nada menos que un nuevo paradigma geopolítico.

Irán, ahora miembro de pleno derecho de la OCS, recuperó su papel tradicionalmente destacado en Eurasia, tras el reciente acuerdo comercial y de desarrollo de 400.000 millones de dólares alcanzado con China. Afganistán fue el tema principal, y todos los actores estuvieron de acuerdo en el camino a seguir, como se detalla en la Declaración de Dushanbe. Y todas las vías de integración euroasiática están convergiendo ahora, al unísono, hacia el nuevo paradigma geopolítico y geoeconómico.

Llámelo una dinámica de desarrollo multipolar en sinergia con la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China.

La Declaración de Dushanbe fue bastante explícita sobre los objetivos de los actores euroasiáticos: “un orden mundial más representativo, democrático, justo y multipolar basado en principios universalmente reconocidos del derecho internacional, diversidad cultural y de civilizaciones, cooperación mutuamente beneficiosa e igualitaria de los estados bajo la función de coordinación de la ONU «.

A pesar de todos los inherentes desafíos inherentes al rompecabezas afgano, el martes (21 de septiembre) surgieron señales esperanzadoras, cuando el ex presidente afgano Hamid Karzai y el enviado de paz Abdullah Abdullah se reunieron en Kabul con el enviado presidencial ruso Zamir Kabulov, el enviado especial de China Yue Xiaoyong y el enviado de Pakistán. enviado especial Mohammad Sadiq Khan.

Esta troika – Rusia, China, Pakistán – está a la vanguardia diplomática. La OCS llegó a un consenso de que Islamabad coordinará con los talibanes la formación de un gobierno inclusivo que incluya a tayikos, uzbecos y hazaras.  

La consecuencia inmediata más evidente de que la OCS no solo incorporó a Irán, sino que también tomó al toro afgano por los cuernos, con el apoyo total de los «stans» de Asia Central, es que el Imperio del Caos ha sido completamente marginado.

Desde el suroeste de Asia hasta Asia central, un reinicio real tiene como protagonistas a la OCS, la Unión Económica de Eurasia, el BRI y la asociación estratégica Rusia-China. Irán y Afganistán, los eslabones perdidos hasta ahora, por diferentes razones, ahora están completamente incorporados al tablero de ajedrez

En una de mis frecuentes conversaciones con Alastair Crooke, un destacado analista político, evocó una vez más El leopardo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa : todo debe cambiar, por lo que todo debe permanecer igual.

En este caso, la hegemonía imperial, como la interpreta Washington: “En su creciente enfrentamiento con China, un Washington despiadado ha demostrado que lo que le importa ahora no es Europa sino la región del Indo-Pacífico”. Ese es el terreno privilegiado de Cold War 2.0.

La posición de reserva para los EE. UU., que posee poco potencial para contener a China después de haber sido casi expulsado del corazón de Eurasia , tenía que ser un juego de poder marítimo clásico: el «Indo-Pacífico libre y abierto», completo con Quad y AUKUS, toda la configuración dio vueltas a la muerte como un «esfuerzo» para intentar preservar la menguante supremacía estadounidense.  

El marcado contraste entre el impulso de integración continental de la OCS y la táctica de “todos vivimos en un submarino australiano” (mis excusas para Lennon-McCartney) habla por sí solo. Una mezcla tóxica de arrogancia y desesperación está en el aire, sin ni siquiera una pizca de patetismo para aliviar la caída.

El Sur Global no está impresionado. Al dirigirse al foro en Dushanbe, el presidente ruso Vladimir Putin comentó que la cartera de naciones que llaman a la puerta de la OCS era enorme.

Egipto, Qatar y Arabia Saudita son ahora socios del diálogo de la OCS, al mismo nivel que Afganistán y Turquía. Es bastante factible que se les unan el próximo año Líbano, Siria, Irak, Serbia y docenas de otros.   

Y no se detiene en Eurasia. En su oportuno discurso a la CELAC , el presidente chino, Xi Jinping, invitó a no menos de 33 naciones latinoamericanas a formar parte de las Nuevas Rutas de la Seda Eurasia-África-Américas.

Recuerda a los escitas

Irán, como protagonista de la OCS y en el centro de las Nuevas Rutas de la Seda, ha sido restaurado a un papel histórico legítimo. A mediados del primer milenio a. C., los iraníes del norte dominaban el núcleo de las estepas de Eurasia central. En ese momento, los escitas habían emigrado a la estepa occidental, mientras que otros iraníes de la estepa hicieron incursiones tan lejanas como China.  

Los escitas, un pueblo iraní del norte (o «este»), no eran necesariamente guerreros feroces. Ese es un estereotipo burdo. Muy pocos en Occidente saben que los escitas desarrollaron un sofisticado sistema de comercio, como lo describe Herodoto, entre otros, que unía a Grecia, Persia y China.

¿Y por qué es eso? Porque el comercio era un medio fundamental para sustentar su infraestructura sociopolítica. Herodoto se dio cuenta porque en realidad visitó la ciudad de Olbia y otros lugares de Escitia.

Los persas llamaban a los escitas Saka, y eso nos lleva a otro territorio fascinante: los sakas pueden haber sido uno de los principales antepasados ​​de los pastunes en Afganistán. 

¿Qué hay en un nombre – escrito? Bueno, multitudes. La forma griega Scytha significaba «arquero» del norte de Irán. Así que esa era la denominación de todos los pueblos iraníes del norte que vivían entre Grecia en Occidente y China en Oriente.

Ahora imagine una red de comercio internacional muy ocupada desarrollada en todo el corazón, con el enfoque en Eurasia central, por los escitas, los sogdianos e incluso los Xiongnu, que siguieron luchando contra los chinos de forma intermitente, como se detalla en las primeras fuentes históricas griegas y chinas. .

Estos euroasiáticos centrales comerciaban con todos los pueblos que vivían en sus fronteras: eso significaba europeos, asiáticos del sudoeste, asiáticos del sur y asiáticos del este. Fueron los precursores de las múltiples Rutas de la Seda antiguas.

Los sogdianos siguieron a los escitas; Sogdiana era un estado grecobactriano independiente en el siglo III a . C., que abarcaba áreas del norte de Afganistán, antes de que fuera conquistado por nómadas del este que terminaron estableciendo el imperio Kushan, que pronto se expandió hacia el sur hasta la India.

Zoroastro nació en Sogdiana; El zoroastrismo fue enorme en Asia Central durante siglos. Los kushan, por su parte, adoptaron el budismo: y así fue como el budismo llegó finalmente a China.

En el siglo I d.C., todos estos imperios de Asia Central estaban vinculados, a través del comercio a larga distancia, con Irán, India y China. Esa fue la base histórica de las múltiples y antiguas Rutas de la Seda, que unieron a China con Occidente durante varios siglos hasta que la Era de los Descubrimientos configuró el fatídico dominio del comercio marítimo occidental. 

Podría decirse que, incluso más que una serie de fenómenos históricos interconectados, la denominación «Ruta de la Seda» funciona mejor como metáfora de la conectividad intercultural. Eso es lo que está en el corazón del concepto chino de New Silk Roads. Y la gente promedio en todo el corazón lo siente porque está impreso en el inconsciente colectivo en Irán, China y todos los «stans» de Asia Central.

Venganza del corazón

Glenn Diesen, profesor de la Universidad del Sudeste de Noruega y editor de la revista Russia in Global Affairs, se encuentra entre los pocos académicos destacados que están analizando en profundidad el proceso de integración de Eurasia.

Su último libro explica prácticamente toda la historia en su título: Europa como la península occidental de la Gran Eurasia: regiones geoeconómicas en un mundo multipolar.

Diesen muestra, en detalle, cómo una región de la Gran Eurasia, que integra Asia y Europa, se está negociando y organizando actualmente con una asociación chino-rusa en el centro. Los instrumentos de poder geoeconómico de Eurasia están formando gradualmente la base de una superregión con nuevas industrias estratégicas, corredores de transporte e instrumentos financieros. En todo el continente euroasiático, estados tan diferentes como Corea del Sur, India, Kazajstán e Irán están avanzando en varios formatos para la integración de Eurasia ”.

La Asociación de la Gran Eurasia ha estado en el centro de la política exterior rusa al menos desde el foro de San Petersburgo en 2016. Diesen señala debidamente que, “aunque Pekín y Moscú comparten la ambición de construir una región euroasiática más grande, sus formatos difieren. El denominador común de ambos formatos es la necesidad de una asociación chino-rusa para integrar Eurasia «. Eso es lo que quedó muy claro en la cumbre de la OCS.

No es de extrañar que el proceso moleste enormemente al Imperio, porque la Gran Eurasia, liderada por Rusia-China, es un ataque mortal contra la arquitectura geoeconómica del atlantismo. Y eso nos lleva al debate nido de víboras en torno al concepto de «autonomía estratégica» de la UE con respecto a los EE. UU. eso sería esencial para establecer una verdadera soberanía europea y, finalmente, una integración más estrecha dentro de Eurasia.

La soberanía europea es simplemente inexistente cuando su política exterior significa sumisión a la dominatriz de la OTAN. La humillante y unilateral retirada de Afganistán junto con el AUKUS sólo anglosajón fue una ilustración gráfica de que al Imperio le importan un comino sus vasallos europeos.        

A lo largo del libro, Diesen muestra, en detalle, cómo el concepto de Eurasia que unifica a Europa y Asia «ha sido a lo largo de la historia una alternativa al dominio de las potencias marítimas en la economía mundial centrada en los océanos», y cómo «las estrategias británicas y estadounidenses han sido profundamente influenciadas ”por el fantasma de una Eurasia emergente,“ una amenaza directa a su posición ventajosa en el orden mundial oceánico ”.

Ahora bien, el factor crucial parece ser la fragmentación del atlantismo. Diesen identifica tres niveles: el desacoplamiento de facto de Europa y Estados Unidos impulsado por la ascendencia china; las alucinantes divisiones internas en la UE, reforzadas por el universo paralelo habitado por eurócratas de Bruselas; y por último, pero no menos importante, la «polarización dentro de los estados occidentales» provocada por los excesos del neoliberalismo.

Bueno, justo cuando pensamos que estamos fuera, Mackinder y Spykman nos devuelven. Siempre es la misma historia: la obsesión angloamericana de prevenir el surgimiento de un «competidor» (Brzezinski) en Eurasia, o una alianza ( Rusia-Alemania en la era Mackinder, ahora la asociación estratégica Rusia-China) capaz, como dice Diesen, «de luchar por el control geoeconómico lejos de las potencias oceánicas».

Por mucho que los estrategas imperiales sigan siendo rehenes de Spykman, que dictaminó que Estados Unidos debe controlar la periferia marítima de Eurasia, definitivamente no es AUKUS / Quad el que lo va a lograr.

Muy pocas personas, tanto del Este como del Oeste, pueden recordar que Washington había desarrollado su propio concepto de Ruta de la Seda durante los años de Bill Clinton, luego cooptado por Dick Cheney con un giro de Pipelineistan y luego dando vueltas a Hillary Clinton, quien anunció su propia Ruta de la Seda. sueño en la India en 2011.

Diesen nos recuerda cómo Hillary sonaba notablemente como un proto-Xi: “Trabajemos juntos para crear una nueva Ruta de la Seda. No es una vía única como su homónima, sino una red internacional y una red de conexiones económicas y de tránsito. Eso significa construir más líneas ferroviarias, carreteras, infraestructura energética, como el gasoducto propuesto para correr desde Turkmenistán, a través de Afganistán, a través de Pakistán y la India «.

¡Hillary hace Pipelineistan! Bueno, al final, no lo hizo. La realidad dicta que Rusia está conectando sus regiones de Europa y el Pacífico, mientras que China conecta su costa este desarrollada con Xinjiang, y ambas conectan Asia Central. Diesen lo interpreta como Rusia «completando su conversión histórica de un imperio europeo / eslavo a un estado civilizacional euroasiático».

Así que al final volvemos a… los escitas. El concepto predominante de neo-Eurasia revive la movilidad de las civilizaciones nómadas, a través de la mejor infraestructura de transporte, para conectar todo entre Europa y Asia.

Podríamos llamarlo La venganza del Heartland: son los poderes que construyen esta nueva Eurasia interconectada. Dígale adiós al efímero momento unipolar de Estados Unidos posterior a la Guerra Fría.

FUENTE ASIA TIMES

Informe especial para Dossier Geopolitico

Por Dr. Mitre Antonio: En los ultimos 28 dias, periodo de 4 semanas, EEUU es el país en el mundo con mayor número de contagiados por Covid, 4.127.186 casos ( promedio de 147.399x dia) y mayor número de muertos, 48.974 casos (promedio de 1.749x dia), equiparable con los números de la ola de enero de 2021, cuando hoy los números de la pandemia se encuentran en declinación a nivel mundial.  EEUU hasta el día 23/9/2021 ha alcanzado a inmunizar al 64,7% de su población al menos con una dosis ( el 55,2% con esquema completo de dos dosis), a pesar de la promesa de tener vacunada a toda la población el 4 de julio del 2021. 

Una pésima gestión de la pandemia para un país que se considera la «primera potencia global». Sin embargo, erigido el «tribunal científico global de la pandemia», se da tiempo para declarar una guerra global contra la vacuna Sputnik V, prohibiendo el ingreso al país de personas vacunadas con ésta , presionando a sus «vasallos europeos» para que hagan lo mismo y a la OMS para que suspenda el proceso de aprobación de la Sputnik V. El retorno de EEUU a la OMS, de la que se había retirado, tiene su precio y condiciones. En este momento culminante de su decadencia como potencia, los «yankees» se muestran cuanto menos, engreídos y patéticos. Cba. 23/9/2021

Boicot generalizado para la “cumbre” de ‎Biden contra el Covid-19‎ 

RED VOLTAIRE | 24 DE SEPTIEMBRE DE 2021

Al margen de la apertura del 76º Periodo de Sesiones de la Asamblea General de la ONU, ‎el presidente estadounidense Joe Biden organizó una «Cumbre Global » virtual contra el Covid-‎‎19. ‎

Se había anunciado la participación de un centenar de países y de un centenar de organizaciones, ‎pero sólo participaron algunos países desarrollados aliados de Estados Unidos y varias organizaciones diversas. ‎

Durante esta “Cumbre Global”, el presidente Biden prometió que Estados Unidos repartirá por ‎el mundo 500 millones más de dosis de vacunas anticovid para que el 70% de la población de cada país esté vacunado. ‎

Pero los hechos justifican la incredulidad ante este anuncio ya que Washington no cumplió sus ‎promesas anteriores de distribuir 160 millones de dosis respetando los plazos necesarios. Además, ‎el precio de esas vacunas ha aumentado considerablemente desde entonces, así que nadie ve ‎cómo podría Biden financiar ahora lo que no pudo financiar cuando los precios eran mucho ‎menos desfavorables. ‎

Los Estados que no disponen de medios para comprar las vacunas tienen generalmente menos de ‎un 1% de su población vacunada, lo cual hace extremadamente difícil luchar contra el Covid-19 en ‎esos países. ‎

A pesar de eso, gran parte de los Estados que podrían beneficiarse con la nueva promesa del ‎presidente del presidente Biden simplemente no participaron en su «Cumbre Global» contra el ‎Covid-19, lo cual indica que desconfían de las promesas estadounidenses y de la política misma de Estados Unidos ‎en materia de vacunación.‎

Estados Unidos, cuya política sanitaria contra el Covid-19 ha apostado todo a la aplicación de ‎vacunas, presenta un balance catastrófico con un total de decesos por millón de habitantes ‎‎25 veces superior al de China. ‎

Es la primera vez que una reunión organizada por Estados Unidos para distribuir donaciones se ve ‎boicoteada por los posibles receptores. ‎

Muchos de esos países ya se han acercado a China y Rusia en busca de soluciones. 
FUENTE: ‎https://www.voltairenet.org/article214190.html

1. Estabilidad azteca hasta 2024

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador se encuentra en su mayor momento de poder nacional e internacional, desde que asumió la máxima investidura del país, en 2018. La implicación para el futuro es, que salvo que suceda algo imprevisible, lo que siempre es posible en el mundo parcialmente caótico que vivimos, López Obrador será el presidente constitucional de México hasta el año 2024. Y escogerá, por supuesto, a un sucesor que continue el proyecto de modernización bautizado “Cuarta Transformación”: un proyecto de bonapartismo progresista en alianza con sectores del Gran Capital cobijado por una narrativa pública socialcristiana-desarrollista. 

Sólo tres vectores de irrupción del continuismo parecen posibles: el proceso de transición del 2024, la salud del presidente o la ruptura con Washington. Fuera de esos caveats puede afirmarse, que la estabilidad mexicana está razonablemente blindada para los próximos tres años; lo que constituye una diferencia abismal con el caos y la improvisación que reina en la mayoría de los países latinoamericanos.

2. Afirmación a Contrapelo

La afirmación de que López Obrador está en el zenit del poder de su mandato requiere una fundamentación fáctica, porque contradice la propaganda y los negros augurios de la derecha nacional y global, que más bien apuntaban hacia el nadir (punto más bajo) del presidente. Por razones de espacio mencionaremos sólo algunos de los hechos pertinentes. Y, por la misma razón no debatiremos los catalizadores que obran en contra de la estabilidad actual –ni los endógenos del Palacio Nacional, que son considerables, ni los exógenos– aunque, como en todo análisis científico, son ponderados en las inferencias finales. 

3. Claves del Éxito Lopez-Obradorista

1. La gobernanza de AMLO se basa en un proyecto de centro político. En primer lugar, porque es probablemente el único posicionamiento político realista de un desarrollismo estable en las condiciones objetivas actuales de la nación y globales. Que este programa haya sido interpretado como de “izquierda” o “socialista” es la evidencia forense del triste hecho de que el país carece de analistas científicos de nivel. Al igual que toda América Latina y el Caribe.

2. El mismo demiurgo del proceso es un hombre de centro; realista, políticamente audaz, comunicativamente habilidoso y con una capacidad descomunal para aplicar el software decisivo de toda política exitosa: divide et impera.

3. Los dos vectores decisivos del entorno azteca –el capital financiero internacional y la Pax Americana— están contentos con los primeros tres años de gobierno. El capital financiero, la fracción más poderosa de la clase dominante global, ha registrado con satisfacción que la estabilidad monetaria y fiscal son el alfa y omega (esencia) de la política económica oficial. No hay ninguna propensión de la “Cuarta Transformación” hacia aventuras intervencionistas, keynesianas o las locuras criminales de los criptomonedistas.  Por la misma razón, el gran capital rentista, productivo, comercial e inmobiliario del país disfruta la paz y el orden previsible de la Cuarta, ayudado por la coyuntura del petróleo y las enormes remesas de mexicanos desde el exterior, que junto con un monetarismo conservador prototípico aportan elementos de estabilidad adicionales a las finanzas públicas, que el capital internacional ve con gran jubilo.

4. De la misma manera, las relaciones bilaterales fácticas con el imperio monroeísta han sido buenas, tanto con el gobierno de Trump como los demócratas de Biden. Ambos vectores estratégicos, el capital financiero y la “cohabitación” con la Casa Blanca, son la clave de sobrevivencia inalterable para cualquier gobierno mexicano actual y del futuro, obligado a operar bajo la sombra del TLCAN salinista y del T-MEC trumpísta.


5. Con la reactivación de la CELAC bajo la hegemonía de AMLO, el poder de negociación (bargaining power) del presidente frente al Imperio se ha incrementado, debido a que AMLO aprovechó hábilmente tres circunstancias exógenas.

5.1. América Latina tiene una clase política y presidentes de bonzai, que carentes de planteamientos estratégicos evolutivos o geopolíticos de nivel, se caracteriza por gobernantes exóticos (Castillo, Bukele, Bolsonaro), distópicos (Maduro, Ortega) y fracasados (Fernández/Kirchner, Correa), que mal administran enclaves neocoloniales quebrados (Argentina, Brasil, Perú, Venezuela, Ecuador, Colombia, El Salvador, etc.). Entre esta fauna no hay interlocutor alguno de peso para un Imperio que se toma en serio.

5.2. El imperialismo estadunidense y Biden están muy debilitados por: la huida catastrófica de Afganistán; la derrota de Nordstream 2 ante Rusia/Alemania; su fracaso subversivo en Hong Kong; el ingreso de Irán a la Shanghai Cooperation Organization (SCO); el interminable desastre del Covid-19, acercándose a 700,000 víctimas; el fallido golpe de Estado del 6 de enero; el aviso del Jefe del Estado Mayor Conjunto, General Milley, a sus homólogos chinos, que Washington no lanzaría un ataque militar sin notificación, y la posibilidad real de una derrota en los midterm elections de noviembre 2022 y las presidenciales de 2024. En esta situación, Biden necesita aliados, no adversarios.

5.3. La oferta de AMLO, de multiplicar el poder de Washington con una nueva “Alianza para el Progreso” (Kennedy)  –agregando al poder demográfico del Imperio 650 milliones de personas, amplios recursos y un vasto poder territorial que colinda con la antártida–  mediante una América Latina “pragmáticamente” desarrollista bajo la conducción de México, fue, sin duda, una estratagema política-mediática espectacular, sobre todo, a la luz de la competencia mundial de Uncle Sam con China. Sería ya una verdadera United States of America que ganaría la competencia a la Unión Europea, controlada por Alemania y Francia, y a Rusia. De hecho, generaría un nuevo sistema mundial de sólo tres bloques de poder: China, la UE y la América estadunidense con Gran Bretaña, Australia, Israel y Japón. Ante la actual preparación estadunidense de una guerra de agresión contra China (Aukus Alliance)  –basada en su delusión de aun tener la superioridad naval-aérea necesaria para tal escenario bélico– la propuesta adquiere adicional peso estratégico. 

Sin embargo, el día que los primeros cazabombarderos chinos crucen el cielo de su provincia nacional Taiwán, será el día de la verdad para la Casa Blanca: entrar en una guerra real o retirarse. El día de la verdad para México llegará antes. Llegará, cuando Washington le diga al gobierno azteca que la cooperación G-5 entre Huawei, ZTE y México no es aceptable para el Imperio o, inclusive, que el discurso directo del presidente Xi en la cumbre de la CELAC cruza la línea roja de la geopolítica monroeista.

Lo más probable, sin embargo es, que Washington opte por mantener el modelo monroeista tradicional, con gobiernos títeres corruptos y débiles que garantizan la entrega de materias primas y la sumisión geopolítica, antes de reformar el sistema panamericano con elementos equitativos y desarrollistas bajo la hegemonía de México. Entre otras razones, porque en la situación caótica de su sistema de gobernanza, muy cercano a la transición hacia un régimen protestante-neofascista, no tiene la capacidad estratégica de planeación y logística necesaria para implementar una mega-reforma de la dimensión que plantea el presidente mexicano, antes de 2024.

6. La terminación de los tres megaproyectos de modernización del presidente es, prácticamente, un hecho. Todo indica que posibles obstaculizaciones de jueces corruptos, caballos de Troya de todo tipo, cúpulas neo-“zapatistas” proimperialistas con sus admiradores en La Jornada, no podrán parar las obras ya. Y aunque los costos de oportunidad del nuevo aeropuerto y de Dos Bocas apenas se verán en el futuro, no cabe duda, que el impacto del Tren Maya bien realizado será comparable en su dinámica económica-social a la de la nacionalización del petróleo por Lázaro Cárdenas.  

7. Otro factor de estabilidad para AMLO es la creciente disolución de frentes de oposición. La oposición no tiene líderes políticos presentables, ni narrativa estratégica, ni intelectuales de peso para derrumbar la estructura de poder armada por el presidente. Tiene acceso a los “outlets” mediáticos del capital global reaccionario, algunos aparatos de guerra sicológica aztecas e influencers pagados, pero esto no será suficiente para armar una revolución de color en México. Es más, con la muy exitosa arqueología de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) en los arcana imperii de los cortesanos pasados, es poco probable que logren armar una opción convincente desde la oposición antes del 2024.

4. El Tren Azteca de la CDMX: Reconstruir el Templo Mayor

Es posible que el presidente ya no tenga capacidad de tiempo y trabajo adicional para capitalizar el momento del zenit que vive. Pero, si tuviera, pudiera quedarse con la segunda joya de la corona de su mandato, que es el Tren Azteca de la Ciudad de México. “Tren Azteca” es, por supuesto, una metáfora que se refiere a las dimensiones simbólicas y económicas del Tren Maya. En la Capital se trata de la reconstrucción del Templo Mayor.

Las ventajas de una reconstrucción adecuada del histórico centro ceremonial-político del imperio azteca agregaría un atractor turístico-económico de nivel mundial a la Ciudad de México. A esa dinamización de la economía de la metrópoli y la revitalización a su centro, se agregaría el invaluable valor de hacer justicia y actuar con ética histórica para las Primeras Naciones (The First Nations).

Realizar tal tarea sólo es posible para un presidente que tiene un poder comparable al de Andrés Manuel López Obrador y la perseverancia (resilience) que ha mostrado en la ejecución de sus grandes proyectos nacionales.

¡En hora buena, Señor Presidente!

Articulo autorizado para su divulgacion en Dossier Geopolitico por Heinz Dieterich

Los artículos e ideas son responsabilidad de los autores y pueden no corresponder con el criterio de Dossier Geopolitico

Con la pandemia del coronavirus, el cambio climático y la crisis económica global como temas de cabecera para todos los participantes, ha iniciado la 76ª Asamblea General de la ONU. Estos temas afligen a todos en general. Hay otros, que afligen de forma más particular, y que tienen que ver con la guerra intestina de Occidente desatada por EEUU.

AUDIO:

La ONU huele a traición

EEUU y sus socios occidentales tienen que zanjar sus propias cuentas pendientes a causa de recientes cuchilladas traperas que Biden repartió a sus principales socios occidentales por igual: a gran parte de Europa por la estampida que provocó en Afganistán; y justo al borde del inicio de esta cumbre, con la formación de la alianza militar AUKUS, junto a Reino Unido y Australia. Los márgenes de esta Asamblea General de la ONU, tal vez sean un aperitivo de lo que esté por venir.La presente edición de esta cumbre «viene a demostrar que todas estas creaciones post Segunda Guerra Mundial están pasando por un momento de crisis profundísima de identidad y de posibilidad de continuar siendo la estructura para la que supuestamente fue creada, que eran mantener un orden internacional, garantizar que no hubiera conflictos armados, y frenar los despliegues de algunas potencias que podrían ser agresoras para el resto del mundo», advierte el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereira Mele.En opinión del experto, «en la práctica hemos visto que todo este objetivo que se plantearon los ganadores de la Segunda Guerra Mundial se ha ido diluyendo en el tiempo, y que prácticamente hoy en día es un club social».

El show de Bolsonaro y del ‘sheriff’ de Nueva York

Antes de comenzar el circo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, hizo su stand-up particular: negacionista declarado, y no inoculado contra el coronavirus, llegó a una ciudad donde no puede entrar a ningún lado ni a pedir un vaso de agua, sin que le pidan el pasaporte Covid.Así las cosas, el mandatario terminó, como cualquier neoyorquino, comiendo pizza de pie en la calle –algo celebrado en Twitter– ya que los restaurantes de la Gran Manzana le prohibieron el ingreso. Pero la anécdota no quedó en la intimidad doméstica que comparte con su círculo. La cosa llegó a las más altas esferas de Nueva York.Así, el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, disparó metralla contra Bolsonaro: «Si no quiere vacunarse, no se moleste en venir aquí. Tenemos que mandar un mensaje a todos los líderes mundiales, incluido más notablemente a Bolsonaro, de Brasil, de que, si quieres venir aquí, tienes que estar vacunado».Entonces, el Ayuntamiento neoyorquino se metió de cabeza en la trifulca: arrogándose patente de corso –por otra parte algo común en cualquier mandatario del país norteamericano–, como un sheriff del mundo en miniatura, comunicó a la ONU que, según las normas municipales, cualquier persona que quiera ingresar al hemiciclo de la Asamblea debería presentar su prueba de vacunación.Y aunque comulga con ese salmo, el organismo lo mandó a tomar viento fresco. Ha dejado claro que el alcalde de Nueva York no tiene autoridad ninguna para exigir algo así a los jefes de Estado y de Gobierno: no puede imponer sus normas en la sede de la ONU, dado su estatus especial, es decir: el terreno donde se encuentra la sede de la ONU, no es territorio de EEUU, sino que es de todos los países que la integran. Un símil a lo que pasa con las Embajadas de cada país.Pereira Mele cree que esta primera reunión presencial tras el inicio de la pandemia es una clara demostración de que la ONU se ha convertido en un club. «Ver la actitud patética de un Bolsonaro teniendo que comer en la calle porque no lo dejan entrar en un restaurante porque no está vacunado, por ejemplo. Esto nos demuestra evidentemente esas contradicciones en las que se está viviendo en este período en que la pandemia parece mostrar una baja en los niveles de agresividad de la enfermedad».

Prof. Lic. Carlos Pereyra Mele en los Estudios Centrales de Radio Sputnik Moscu

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios, con gran division entre ellos) y los Continentalistas (China y sus socios) 

AUDIO:

La columna semanal del Club de Pluma, que presenta el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele se inicia con la 6ª edición de la cumbre del CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe) formada por 33 países de la región, y que se celebra en México con la presencia de jefes de estado y cancilleres, y con una estrategia de autonomía y de cambio en la relación de poder entre Latinoamérica y EEUU, alejándose de su tutela y alentado la colaboración, el desarrollo y la armonía entre “los pueblos de las Américas” en igualdad de condiciones y en contraposición a la muy cuestionada OEA. Un organismo al servicio de Washington bajo la doctrina de “América para los norteamericanos”, y que es el brazo comunicante que impone sus intereses en lo que llaman su “patio trasero”. La CELAC fue impulsada en 2011 por el presidente Hugo Chávez, y actualmente la preside México, hasta fin de año, que será cuando Argentina tome el relevo. La cumbre tiene como temas de trabajo a la lucha contra la pandemia y a la recuperación económica. 

A continuación, Pereyra Mele viaja a las antípodas de nuestra región, precisamente al Indo-Pacífico, para abordar un acontecimiento de profunda importancia geoestratégica en el mundo, como lo es el Tratado AUKUS, firmado este 15 de septiembre, por Australia, Reino Unido de la Gran Bretaña y Estados Unidos de Norteamérica , sobre cooperación militar, seguridad y defensa, en su obsesión por frenar la expansión Geopolitica y Comercial de China con estructuras militares y amenazas bélicas. 

Un acuerdo que quiebra la frágil unidad del bloque atlantista porque hunde a Europa en el desprecio, expulsándola del primer nivel internacional, que echa por tierra un contrato de 60 mil millones de dólares entre Francia y Australia para la fabricación de 12 submarinos, y que impone el suyo de 9 submarinos nucleares. Y así, mientras Francia denuncia a los cuatro vientos «la puñalada en la espalda», Europa va entendiendo cómo EEUU abandona a sus socios históricos y también a los de Medio Oriente, cómo quedó demostrado con el desastre de Afganistán. Lo que pone encima de  la mesa la frase de Henry Kissinger de que «PUEDE SER PELIGROSO SER ENEMIGO DE EEUU, PERO ES FATAL SER SU SOCIO». Y cómo en una película de la mafia, donde la premisa es que «NEGOCIOS SON NEGOCIOS», le dice al viejo continente que, desde Obama para aquí, ya no le importa al Imperio y que la deja fuera del «Plan Pacífico».  

Y Pereyra Mele nos recuerda que aparte de este AUKUS, EEUU también tiene el acuerdo del QUAD, una estructura que comparte con Australia, India y Japón y que define la lista exclusiva de sus socios importantes mientras ignora a todos los miembros de la UE, que despiertan así del sueño de volver a tener la importancia de antaño con la llegada de Biden, que se arrepienten por haber congelado el acuerdo de Cooperación con China de 2020 y de postergar su refuerzo militar por fuera de la OTAN con la no creación de un ejército europeo.

Henry Kissinger : «PUEDE SER PELIGROSO SER ENEMIGO DE EEUU, PERO ES FATAL SER SU SOCIO»

Y entonces, nuestro director analiza el proceso del gasoducto Nord Stream 2, entre Rusia y Alemania, recientemente terminado a pesar de la feroz oposición norteamericana, donde al final se impuso el criterio prudente y estratégico de Merkel para la seguridad energética de Alemania, precisamente cuando el precio de la  electricidad en Europa está por las nubes, gracias a “Los Mercados”, a la especulación del monopolio empresarial y a la escasez de gas. 

Y por último, en otra clase de geografía política nos explica que China no se ha sorprendido con este acuerdo, a pesar de sus protestas por la inseguridad que provoca, que Australia ya está padeciendo las consecuencias con la caída de sus exportaciones al gigante asiático, y nos muestra con detalles su respuesta con el “COLLAR DE PERLAS”, una configuración de puertos y bases navales estratégicos que evitan los controles de pasos y estrechos marítimos en manos de EEUU,  para seguir con su proyecto global de comunicación y búsqueda de rutas hacia Europa, África y América del Sur. 

Eduardo Bonugli (Madrid, 19/09/21)

Las Nuevas rutas: 1ra. por Myanmar (la ex Birmania) hacia el Índico y la 2da. la del  corredor China-Pakistán comienza en la ciudad china de Kashgar, en la región autónoma de Xinjiang-Uigur, y se enlaza con el corredor hacia Asia Central, a través de los puertos de Pakistán en el Océano índico. Evitando los cuellos de botella del estrecho de Malaca que es un largo estrecho de mar del sudeste de Asia localizado entre la costa occidental de la península malaya y la isla indonesa de Sumatra, un importante corredor marítimo que une, al norte, el mar de Andamán, mar marginal del océano Índico, y al sur el estrecho de Singapur. Y el Istmo de Kra es una zona estrecha de tierra que conecta la península de Malaca con el continente asiático del sur. La parte este pertenece a Tailandia, mientras que la zona oeste del mismo pertenece a la región de Tanintharyi, Birmania. Al oeste del istmo atopa al mar de Andamán, ente que al este está el golfo de Tailandia.
VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), Palacio Nacional MEXICO D.F.

Es posible que nunca sepamos los contornos completos de todo el acertijo dentro de un enigma cuando se trata del 11 de septiembre y problemas relacionados. 

Pepe Escobar, 9 de septiembre

Es imposible no comenzar con el último temblor de una serie de impresionantes terremotos geopolíticos. 

Exactamente 20 años después del 11 de septiembre y el posterior inicio de la Guerra Global contra el Terrorismo (GWOT), los talibanes llevarán a cabo una ceremonia en Kabul para celebrar su victoria en esa equivocada Guerra para Siempre.

Cuatro exponentes clave de la integración de Eurasia – China, Rusia, Irán y Pakistán – así como Turquía y Qatar, estarán representados oficialmente, presenciando el regreso oficial del Emirato Islámico de Afganistán. Como van los retrocesos, este es nada menos que intergaláctico.

La trama se complica cuando el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, enfatiza firmemente que “no hay pruebas” de que Osama bin Laden estuvo involucrado en el 11 de septiembre. Así que «no había justificación para la guerra, era una excusa para la guerra», afirmó. 

Pocos días después del 11 de septiembre, Osama bin Laden, nunca tímido con la publicidad, emitió una declaración a Al Jazeera: “Me gustaría asegurarle al mundo que no planeé los ataques recientes, que parecen haber sido planeados por personas. por motivos personales (…) he estado viviendo en el Emirato Islámico de Afganistán y siguiendo las reglas de sus líderes. El actual líder no me permite ejercer este tipo de operaciones ”. 

El 28 de septiembre, Osama bin Laden fue entrevistado por el periódico urdu Karachi Ummat. Lo recuerdo bien, mientras viajaba sin escalas entre Islamabad y Peshawar, y mi colega Saleem Shahzad, en Karachi, me llamó la atención.

Esta es una traducción aproximada del Servicio de Información de Difusión Extranjera vinculado a la CIA: “Ya he dicho que no estoy involucrado en los ataques del 11 de septiembre en los Estados Unidos. Como musulmán, hago todo lo posible por evitar mentir. Ni yo tenía conocimiento de estos ataques ni considero el asesinato de mujeres, niños y otros humanos inocentes como un acto apreciable. El Islam prohíbe estrictamente causar daño a mujeres, niños y otras personas inocentes.

“Ya he dicho que estamos en contra del sistema estadounidense, no en contra de su pueblo, mientras que en estos ataques, el pueblo estadounidense común ha sido asesinado. Estados Unidos debería intentar rastrear a los autores de estos ataques dentro de sí mismo; las personas que son parte del sistema estadounidense, pero que están en desacuerdo con él.

“O aquellos que están trabajando para algún otro sistema; personas que quieren hacer del presente siglo un siglo de conflicto entre el Islam y el cristianismo para que su propia civilización, nación, país o ideología pueda sobrevivir. Luego están las agencias de inteligencia en los EE. UU., Que requieren miles de millones de dólares en fondos del Congreso y el gobierno cada año (…) Necesitan un enemigo «. 

Esta fue la última vez que Osama bin Laden hizo público, sustancialmente, su presunto papel en el 11 de septiembre. Después, desapareció, y aparentemente para siempre a principios de diciembre de 2001 en Tora Bora: estuve allí y revisé el contexto completo años después. 

Y, sin embargo, como un James Bond islámico, Osama siguió realizando el milagro de morir un día más, una y otra vez, comenzando en -dónde más- Tora Bora a mediados de diciembre, según lo informado por el Observador de Pakistán y luego por Fox News.   

Así que el 11 de septiembre siguió siendo un acertijo dentro de un enigma. ¿Y qué hay del 9/9, que podría haber sido el prólogo del 11/9?

Una luz verde de un jeque ciego 

«El comandante ha recibido un disparo». 

El breve correo electrónico, el 9 de septiembre, no ofreció detalles. Ponerse en contacto con el Panjshir fue imposible: la recepción del teléfono satelital es irregular. Solo al día siguiente fue posible establecer que Ahmad Shah Massoud, el legendario León del Panjshir, había sido asesinado por dos yihadistas de al-Qaeda que se hacían pasar por un equipo de cámara. 

En nuestra entrevista de Asia Times con Massoud , el 20 de agosto, me había dicho que estaba luchando contra una tríada: al-Qaeda, los talibanes y el ISI paquistaní. Tras la entrevista, partió en un Land Cruiser y luego se dirigió en helicóptero a Kwaja-Bahauddin, donde terminaría los detalles de una contraofensiva contra los talibanes.

Esta fue su penúltima entrevista antes del asesinato y posiblemente las últimas imágenes, tomadas por el fotógrafo Jason Florio y con mi cámara mini-DV, de Massoud vivo. 

Un año después del asesinato, volví a Panjshir para una investigación in situ, confiando solo en fuentes locales y la confirmación de algunos detalles de Peshawar. La investigación aparece en la primera parte de mi libro electrónico Forever Wars de Asia Times .

La conclusión fue que la luz verde para que el equipo de cámara falso se reuniera con Massoud llegó a través de una carta patrocinada por el señor de la guerra de criptoactivos de la CIA Abdul Rasul Sayyaf, como un «regalo» para al-Qaeda.

En diciembre de 2020, el inestimable diplomático canadiense Peter Dale Scott, autor entre otros del seminal The Road to 9/11 (2007), y Aaron Good, editor de la revista CovertAction, publicaron una  notable investigación sobre el asesinato de Massoud, siguiendo un camino diferente. y confiando principalmente en fuentes estadounidenses. 

Establecieron que posiblemente más que Sayyaf, el autor intelectual del asesinato fue el notorio jeque ciego egipcio Omar Abdel Rahman, que entonces cumplía cadena perpetua en una prisión federal de EE. UU. Por su participación en el primer atentado contra el World Trade Center en 1993.  

Entre otras pepitas, Dale Scott y Good también confirmaron lo que el ex ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Niaz Naik, ya había dicho a los medios paquistaníes en 2001: los estadounidenses tenían todo listo para atacar Afganistán mucho antes del 11 de septiembre.

En palabras de Naik: “Les preguntamos [a los delegados estadounidenses], ¿cuándo creen que atacarán Afganistán? … Y dijeron, antes de que caiga la nieve en Kabul. Eso significa septiembre, octubre, algo así «.

Como muchos de nosotros establecimos durante los años posteriores al 11 de septiembre, todo se trataba de que Estados Unidos se imponga como el gobernante indiscutible del Nuevo Gran Juego en Asia Central. Peter Dale Scott ahora señala, “las dos invasiones estadounidenses de Afganistán en 2001 e Irak en 2003 se basaron en pretextos que eran dudosos al principio y más desacreditados con el paso de los años.

«Detrás de ambas guerras estaba la necesidad percibida de Estados Unidos de controlar el sistema económico de combustibles fósiles que fue la base del petrodólar estadounidense».

Massoud contra Mullah Omar

Mullah Omar dio la bienvenida a Jihad Inc en Afganistán a fines de la década de 1990: no solo a los árabes de al-Qaeda, sino también a los uzbecos, chechenos, indonesios, yemeníes, algunos de ellos los conocí en la prisión junto al río de Massoud en Panjshir en agosto de 2001. 

Los talibanes en ese momento les proporcionaron bases – y algo de retórica alentadora – pero, a pesar de ser profundamente etnocéntricos, nunca manifestaron ningún interés en la yihad global, en el molde de la “Declaración de la Yihad” emitida por Osama en 1996.   

La posición oficial de los talibanes era que la jihad era asunto de sus invitados y eso no tenía nada que ver con los talibanes y Afganistán. Prácticamente no había afganos en Jihad Inc. Muy pocos afganos hablan árabe. No se dejaron seducir por el giro del martirio y un paraíso lleno de vírgenes: prefirieron ser un ghazi , un vencedor vivo en una jihad. 

Mullah Omar no podría enviar a Osama bin Laden a empacar debido a Pashtunwali, el código de honor pashtún, donde la noción de hospitalidad es sagrada. Cuando ocurrió el 11 de septiembre, Mullah Omar rechazó una vez más las amenazas estadounidenses y las súplicas paquistaníes. Luego convocó a una jirga tribal de 300 altos mulás para ratificar su posición. 

Su veredicto fue bastante matizado: tenía que proteger a su invitado, por supuesto, pero un invitado no debería causarle problemas. Por lo tanto, Osama tendría que irse, voluntariamente. 

Los talibanes también siguieron un camino paralelo, pidiendo a los estadounidenses pruebas de la culpabilidad de Osama. No se proporcionó ninguno. La decisión de bombardear e invadir ya se había tomado. 

Eso nunca hubiera sido posible con Massoud vivo. Un guerrero intelectual clásico, fue un héroe del pop y nacionalista afgano certificado, debido a sus espectaculares hazañas militares en la yihad anti-URSS y su lucha incesante contra los talibanes.

Cuando el gobierno socialista del PDPA en Afganistán colapsó tres años después del final de la yihad, en 1992, Massoud fácilmente podría haberse convertido en primer ministro o en gobernante absoluto al viejo estilo turco-persa. 

Pero luego cometió un terrible error: temiendo una conflagración étnica, dejó que la banda de muyahidines con base en Peshawar tuviera demasiado poder, y eso condujo a la guerra civil de 1992-1995, completa con el despiadado bombardeo de Kabul por prácticamente todas las facciones. – que allanó el camino para el surgimiento de los talibanes de «ley y orden».  

Así que al final fue un comandante militar mucho más eficaz que un político. Un ejemplo es lo que sucedió en 1996, cuando los talibanes tomaron medidas para conquistar Kabul, atacando desde el este de Afganistán.

Massoud fue sorprendido completamente desprevenido, pero aún así logró retirarse al Panjshir sin una batalla importante y sin perder sus tropas, toda una hazaña, mientras aplastaba severamente a los talibanes que lo perseguían. 

Estableció una línea de defensa en la llanura de Shomali al norte de Kabul. Esa fue la línea del frente que visité unas semanas antes del 11 de septiembre, de camino a Bagram, que en ese momento era una base aérea de la Alianza del Norte, prácticamente vacía y degradada.  

Todo lo anterior es un lamentable contraste con el papel de Masoud Jr, quien en teoría es el líder de la «resistencia» contra los talibanes 2.0 en Panjshir, ahora completamente aplastado. 

Masoud Jr no tiene experiencia ni como comandante militar ni como político, y aunque fue elogiado en París por el presidente Macron o publicando un artículo de opinión en los principales medios occidentales, cometió el terrible error de ser dirigido por el activo de la CIA Amrullah Saleh, quien como exjefe del Directorio Nacional de Seguridad (NDS), supervisó los escuadrones de la muerte afganos de facto.    

Masoud Jr fácilmente podría haberse hecho un papel en un gobierno talibán 2.0. Pero lo arruinó, rechazando negociaciones serias con una delegación de 40 clérigos islámicos enviados al Panjshir y exigiendo al menos el 30% de los puestos en el gobierno.

Al final, Saleh huyó en helicóptero (puede que ahora esté en Tashkent) y Masoud Jr, tal como está, está escondido en algún lugar del norte de Panjshir

La máquina de propaganda del 11 de septiembre está a punto de alcanzar un punto álgido este sábado, ahora aprovechándose del giro narrativo del «terrorista» talibán que regresó al poder, algo perfecto para sofocar la total humillación del Imperio del Caos.

El Estado Profundo no tiene límites para proteger la narrativa oficial, que exhibe más agujeros que el lado oscuro de la luna.

Este es un Ouroboros geopolítico para todas las edades. 9/11 solía ser el mito de la fundación de la 21 st siglo – pero ya no. Ha sido desplazado por el retroceso: la debacle imperial que permitió el regreso del Emirato Islámico de Afganistán a la posición exacta que tenía hace 20 años. 

Ahora podemos saber que los talibanes no tuvieron nada que ver con el 11 de septiembre. Ahora podemos saber que Osama bin Laden, en una cueva afgana, puede no haber sido el autor principal del 11 de septiembre. Ahora podemos saber que el asesinato de Massoud fue un preludio del 11 de septiembre, pero de una manera retorcida: para facilitar una invasión de Afganistán planificada previamente. 

Y, sin embargo, al igual que con el asesinato de JFK, es posible que nunca sepamos los contornos completos de todo el acertijo dentro de un enigma. Como Fitzgerald inmortalizó, “así seguimos avanzando, barcos contra la corriente, llevados incesantemente al pasado”, sondeando como locos esta Zona Cero filosófica y existencial, sin dejar de hacer la pregunta fundamental: ¿ Cui Bono ?

[Artículo realizado por Silvia Palacios y Lorenzo Carrasco que nos remite el Movimiento de Solidaridad Iberoamericana (MSIa) para ser difundido por Dossier Geopolitico]

MSIa, 27 de agosto de 2021.- Ante el declive estratégico global por el que atraviesa la nación estadounidense, el gobierno del presidente Joe Biden está sopesando opciones para recomponer las relaciones de su país con Iberoamérica, inestables tras la ruptura del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), cuando Estados Unidos apoyó a Inglaterra en la guerra de Las Malvinas en 1982.

Así como en el resto del mundo occidental, el fracaso del Nuevo Orden Mundial, y su sucedáneo, el programa del “Nuevo Siglo Americano”, encuentran un hemisferio frágil y en crisis, particularmente, un proceso de caos institucional en América del Sur. En este contexto, el gobierno de Biden ha lanzado una ofensiva diplomática, con el despliegue de sus piezas más importantes.

Em julio, el director general de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), William Burns, realizo una visita relámpago a Brasil, en una evidente misión de “control de daños”, -algo que difícilmente sería asignado a un jefe de la agencia-, una probable respuesta a la inusitada participación del presidente Jair Bolsonaro en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, realizado en junio, invitado personalmente por el presidente Vladimir Putin.

La más reciente fue la gira de la primera semana de agosto encabezada por Jake Sullivan, consejero de Seguridad Nacional, acompañado por Juan González, director senior para el hemisferio occidental del Consejo de Seguridad Nacional, y de Ricardo Zúñiga, director para asuntos del hemisferio occidental del Departamento de Estado y ejecutivos de peso en diversos renglones de seguridad, tecnología y cibernética.

La visita incluyó los tres países de mayor peso regional, Brasil, Argentina, y, por último, México, donde su presidente anunció la invitación para que el presidente estadounidense Joe Biden visite el país en septiembre próximo.  De acuerdo con la programación oficial, los temas de las visitas no contenían ninguna gran novedad fuera de los asuntos generales en los planos económico, ambiental, de seguridad, migratorios, además de la cooperación contra la pandemia del Covid-19.

Lo más evidente en la visita se reflejó en la inquietud geopolítica central en América del Sur – en Brasil y Argentina- por contener la presencia económica de China, reforzando la cruzada estadounidense contra la participación de la empresa China Huawei en la instalación de la tecnología 5G en esos países.

A Brasil se le ofreció, a cambio de su alineamiento, convertirlo en “socio global” de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), lo que sería un descalabro para los intereses estratégicos brasileños, porque lo aislaría del resto de los países, principalmente de Argentina.

En Buenos Aires, Sullivan, además de enfatizar el tema del sistema 5G, (menos apremiante que en Brasil, debido a que Argentina ni siquiera ha concluido sus planes para tal renglón) manifestó apoyo para las negociaciones de la deuda de 44 mil millones de dólares que tiene Argentina con el FMI. Adicionalmente prometió la colaboración para controlar la pesca ilegal de China y otras naciones en el Atlántico Sur.

El aspecto más significativo se produjo en la comida en la Casa Rosada, brindada por el presidente Alberto Fernández, en la que Jake Sullivan ofreció: “Nosotros tenemos un nuevo concepto de defensa y seguridad nacional. Privilegiamos la salud, el medio ambiente, la justicia social y la estabilidad económica y financiera de los países”.

Agregó, “nosotros estamos planteando un nuevo pacto social. El presidente Biden busca ser una continuidad avanzada de los planes que en su momento propusieron (Franklin Delano) Roosevelt y (Lyndon Baynes) Johnson”. (Infobae 8 de agosto de 2021)

En México, la presencia de los enviados de Biden, fue un tanto diferente, por la posición geográfica que el país guarda respecto a su vecino del Norte, así como por el tratado de libre comercio T-MEC (NAFTA 2.0) que mantiene dependiente al país a los intereses comerciales de sus socios norteamericanos. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, recibió a la delegación de Sullivan enfatizando su propuesta de vincular los temas de emigración y seguridad a proyectos de desarrollo económico, sobre todo hacia América Central y al sur de México; además se restablecerá el mecanismo de negociación de alto nivel para concretar proyectos de colaboración entre las naciones de América del Norte.  Reiteró que es del interés de Iberoamérica, la recuperación económica de Estados Unidos.

Muy promisorio para un nuevo orden hemisférico sería que la diplomacia de Washington se empeñe verdaderamente en un viraje diplomático a la Roosevelt mejorado, dejando atrás sus estratagemas “excepcionalistas” y que despeje el camino para la cooperación de EUA con el resto del continente, cimentada en el respeto a la soberanía de los estados y en el principio de no intervención en los asuntos internos de los estados.

Es decirsin la prevalencia del orden hegemónico que hasta ahora reina en el continente. De hecho, el rompimiento del TIAR en 1982, fue el acontecimiento histórico que marcó el inicio de una ofensiva del poder norteamericano y sus aliados neoliberales en el hemisferio contra los estados nacionales y las fuerzas armadas de Iberoamérica.

Este fue el propósito que tuvo la creación en ese mismo año del Dialogo Interamericano (DI). A partir de ese momento la entidad fue el principal coadyuvante en la elaboración de la política externa hacia el continente, tanto de demócratas como de republicanos, impulsando desde ambas corrientes políticas el mismo programa supranacional: desmantelamiento de las Fuerzas Armadas, neoliberalismo, legalización de las drogas, indigenismo y ambientalismo, y la supuesta defensa de los derechos humanos ad hoc.

Su antípoda, que restauraría el orden hemisférico, sería un modelo de cooperación que no es lejano del sistema nacional de economía concebida por los padres fundadores de la Unión Americana, y que fue el cimiento del poderío industrial norteamericano hasta la década de los1970.

Es el momento para regresar a su origen anticolonialista, cuando Estados Unidos, se independizó del Imperio Británico y de la dictadura financiera del Banco de Inglaterra (que adoptaron más tarde con la creación del Sistema de la Reserva Federal, vigente hasta la fecha). Significa echar mano de sus antecedentes históricos con un sistema de crédito dirigido a proyectos de economía física, intensivos en innovación tecnológica. La recuperación industrial de los Estados Unidos, en ese sentido, estaría plenamente de acuerdo con los intereses soberanos de las naciones iberoamericanas.

Este es el único futuro posible frente al colapso galopante de un orden mundial supremacista.

De la parte de Iberoamérica, urge escapar del peor colapso institucional de su historia, donde todos los partidos políticos están desprestigiados y sus sistemas económicos volcados a alimentar la usura de la globalización financiera.

Volver a la historia, rescatar el pasado fehaciente apartando las versiones distorsionadas que surgieron a partir de las guerras de independencia, que niegan sistemáticamente el grandioso origen de una civilización mestiza, es la tarea que las naciones iberoamericanas tienen para librarse del colonialismo mental que el iluminismo impuso.

El otro camino es emprender un nuevo sendero colonial que permita que los experimentos de cuño etnonacionalistas, impulsados del exterior y ya peligrosamente enraizados en variadas capas de la sociedad, ayuden a acelerar la desintegración de nuestras naciones.

La recuperación industrial de los Estados Unidos y la recuperación del proyecto civilizador iberoamericano, serán entonces las dos piernas para renovar un sistema de seguridad y desarrollo hemisférico.