El Ejército del Perú invitó a participar al Prof. Lic. Carlos Pereyra Mele, Director del Tanque de Ideas “Dossier Geopolitico” juntos a otros académicos internacionales al Simposio Internacional Bicentenario de la Independencia del Perú: “Procesos, contextos y actores (1810-1824)”, organizado en celebración de los 200 años de independencia, por la Agregaduría de Defensa y Militar a la Embajada del Perú en la República de Colombia,  y con el apoyo y patrocinio del Centro de Estudios Históricos del Ejército Nacional de Colombia. Que se desarrolló el día viernes 23 de Julio de 2021 desde las 8 hs am en forma Virtual por plataforma Zoom

LA GEOPOLITICA DE HISPANO AMERICA EN EL SIGLO XIX Por Carlos Pereyra Mele

Abstract de mi disertación con la que se abrió el Seminario Internacional: Titulada: “LA GEOPOLITICA DE HISPANO AMERICA EN EL SIGLO XIX”:

Agradezco la Invitación a este seminario Internacional del Bicentenario de la Independencia del Perú a la Embajada del Perú en Colombia, al Ejercito del Peru y al Centro de Estudios Históricos del Ejército de Colombia; en las Personas de:

Sr. Ministro Servicio Diplomático de la República del Perú Don Mariano López Black

Sr. Coronel Ejército del Perú Don Iván Córdova Krugg, agregado de Defensa y Militar del Perú en Colombia.

Sr. Mayor Ejército Nacional de Colombia Don Jorge Cardona Angariya, historiador principal del Centro de Estudios Históricos del Ejército Nacional de Colombia

la Geopolitica como disciplina

Hoy está en boca de todos, Todos hablan pero pocos las explicitan en su verdadera dimensión  y no hace mucho tiempo también era repudiada supuestamente por estar ligada al nacionalismo Alemán. Hoy, desde la caída de la URSS: Todas son Luchas Geopoliticas, No Ideológicas.

La Geopolítica es la disciplina que estudia la influencia de los condicionantes espaciales en la vida y los objetivos de los Estados y la Economía de los mismos. Es una disciplina que tiene su propio objeto de estudio y se vale de métodos, variables y conocimientos verificables para abordarlo. Pero esto surge académicamente en el SXX pero en toda la historia los Imperios realizaron objetivos Geopoliticos

Como todos sabemos en el S XIX No existía la Geopolitica como Disciplina, pero se hacia Geopolitica Imperial  y ello lo tenemos que analizar desde la perspectiva de las luchas imperiales colonialistas europeas en un “Mundo Cerrado” desde que el Navegante español Juan Sebastián Elcano (dio la vuelta al globo terráqueo) y con ello se desarrollaron las luchas en dos escenarios espaciales de la Geopolitica la del dominio del Espacio Terrestre y del Espacio Marítimo o una mixtura entre ambas. En el  SXX: posteriormente se incorpora los espacios: Aéreo y Espacial y hoy en el S XXI  el ciberespacio

Cuales eran los los actores Estatales del  siglo XIX que enfrentaban a España desde los Siglos XVIII y S XIX: Portugal-Inglaterra-Francia-Holanda- 

La Geopolitica del S XIX se desarrolla en la lucha de los Imperios Coloniales por Espacios y Recursos tanto alimenticios, también minerales como materias primas para su incipientes avances tecnológicos e Industriales es el momento del Mercantilismo con un Capitalismo poco desarrollado -Hoy le llamaríamos “mercados”-. Por ello era importante el Control del Transporte y las Comunicaciones. Todos los Estados Reinos en pugna sabían de estos elementos a controlar y administrar

España: en su declinación Imperial, se defiende organizando el Rol Geopolitico de los Virreinatos creando una magnífica estructura administrativa y  con un sistema de Control Espacial Terrestre y marítimo y de auto sostén cuasi autárquico (alimentos/elementos básicos para su vida tanto urbanas como rurales y también de autodefensa reglamentando las Milicias

La Clave Geopolitica de hispanoamerica:  no solo era por la importancia de sus inmensos territorios y riquezas sino también por ser el Puente entre Europa y Asia  y el Control de Espacio marítimo Atlántico-Pacifico, por ello siempre fue importante las Américas 

Transporte y Comunicaciones: La importancia del control del Océano Pacifico  desde Santiago de Chile hasta California con sus Puertos y apostaderos en Toda las costa de toda América y que además incluía la muy importante ruta Manila-Acapulco-Manila, que fue una de las rutas comerciales más largas de la historia, y funcionó durante dos siglos y medio, generando una importante ruta comercial fundamental de enorme relevancia en el intercambio de los productos asiáticos y  cultural entre Asia y América. El último barco zarpó de Acapulco en 1815 cuando la guerra de Independencia de México interrumpió la ruta, que se intentó recuperar sin éxito durante el Primer Imperio Mexicano. Allí teníamos el mítico y famoso Galeon de Manila -La Plata Americana/española en China-

La otra gran ruta comercial española fue la de las Flotas de Indias que surcaban el océano Atlántico partiendo de Veracruz, Cartagena de Indias, Portobelo, La Habana y Sevilla o Cádiz. Parte de las mercancías orientales del Galeón de Manila desembarcadas en Acapulco eran a su vez transportadas por tierra hasta Veracruz, donde se embarcan en las Flotas de Indias rumbo a España. Por ello, los barcos que zarpaban de Veracruz iban cargados de mercancías de Oriente procedentes de los centros comerciales de las Filipinas, más los metales preciosos, pigmentos y demás recursos naturales de México, Centroamérica y el Caribe.

Y la Ruta de las Indias desde el Río de la Plata hacia España vía Montevideo/Buenos Aires rumbo a Sevilla con alimentos y Plata y Oro

Para garantizar la seguridad de esas rutas el Imperio Español estableció un Sistema de Defensa Marítimo Fluvial y de Puertos Fortalezas 

Atlántico Sur: Río de la Plata/ Guinea ecuatorial/Canarias/ Malvinas

Atlántico Norte: Gran Caribe: Cuba/ Florida/ Santo Domingo/Puerto Rico/Venezuela Puerto Cabello Colombia Cartagena de Indias e Istmo de Panamá y Veracruz en México

Pacifico: El Callao/Acapulco/ Panamá/ California

Competía con España con otra Ruta Atlántica que era monopolizada por el Reino de Portugal que tocaba puertos del Brasil y bordeando el África se dirigiéndose a india y China y viceversa

Los Conflictos por el control del Espacio Marítimo-Territorial 1740 a 1810

Por ello debemos hacer referencia a los ataques fundamentalmente de Inglaterra contra Portobello y Cartagenas de Indias (con la gran Victoria de Blas de Lezo contra Vernon 1741), Puerto Cabello, las Islas Canarias y el uso de el terrorismo naval con sus bucaneros o Corsarios Pero ademas se intento atacar por el Pacifico con el viaje del Comodoro George Anson el primer Ingles que dio la vuelta al mundo y con ordenes de  Atacar: el Callao, Panama que no pudieron hacerlo por su debilidades, luego intento atacar Filipinas fracasando también. No podemos dejar de lado las Invasiones Inglesas de 1806/7 a Buenos Aires. Y la Guerra de Independencia de EEUU (que recibira ayuda de España y Francia contra Inglaterra) y en pleno proceso revolucionario hispanoamericano la Guerra Anglo-Norteamericana de 1812 a 1815 

Tres Acontecimientos son claves Para “el cambio del Orden Internacional en las Américas”: La Batalla de Trafalgar,  la Invasión Napoleónica a España  y la Independencia de EEUU 

  1. 1805 Las consecuencias batalla de Trafalgar fue la total superioridad de la flota naval inglesa y su posterior hegemonía en el mar durante todo el siglo XIX globalmente
  2. Revolución Norteamericana de 1763 su Independencia en 1776 y tratado de París 1783- en el periodo que estamos hablando La Guerra Anglo-Norteamericana de 1812 a 1815 Incendio de Washington y la nueva Geopolitica de USA del S XIX La Conquista del Oeste -Continentalismo- 
  3. 1808 Ocupación de Napoleón de España, Inicio de la Guerra de la Independencia Española que durar hasta 1814 

Por ello el año 1810: Fue el Año que cambió todo en en Hispanoamérica “la brevas estaban madura”

La revolución se dio en tiempo de Choques de Hegemonías

Francia impronta Terrestre  – Inglaterra impronta marítima

El Pensamiento Geopolitico de nuestros Padres fundadores Espacios Continentales

Don Simón Bolívar con su idea de la Gran Colombia y el Caribe culminó  la campaña libertadora,  Cruzó los Andes y liberó Colombia,Venezuela y Ecuador Convocó a un Congreso Anfictiónico en Panamá para una Nación de Repúblicas en Panamá 1826 

Una Idea Geopolitica Continental

Don Jose de San Martin y su Continentalismo Jamas penso en Argentino o Chileno o Peruanos-Boliviano habló siempre de Americanos y se opuso a la fragmentación que pedía Buenos Aires y que participará de la Guerra Civil del ex Virreinato del Río de la Plata y continuó la campaña militar independentista hasta cuando fue obligado a entregar sus ejércitos por el abandono Político-Económico del Gobierno Porteño de Buenos Aires, pero su idea había sido clave en la Independencia de las Provincias Unidas de Sudamérica -Argentina- 1816. Para la independencia de Chile del 12 de febrero de 1818 y la declaración de la Independencia del Perú el 28 de Julio de 1821.

Luego vendrá la Balcanización de nuestras Naciones, lamentablemente, Con Inglaterra usando el Método: Divide y Reinarás 

Conclusión: Este siglo XXI con sus Bicentenarios nos encuentra a los Americanos en un Mundo en transformación con profundos cambios Geopoliticos, Geoeconómicos y Geoestratégicos de Poderes globales. Con un resurgir de nuestra Importancia para todos los bloques en que se disputan Hegemonías globales, con un “Occidente” anglosajón  en claro deterioro del poder de estos 200 años pasado y un mundo Asia Pacifico en crecimiento y Nuevamente nos encontramos con una alternativa sería de recrear Una “Tercera posición” continental como la que soñaron nuestros Padres Fundadores.

Muchas Gracias 

Prof. Lic. Carlos A. Pereyra Mele

Director de Dossier Geopolitico -Córdoba- Argentina

23 de Julio de 2021

El Galeon de Manila

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO:

Carlos Pereyra Mele, director de Dossier Geopolítico presenta la columna semanal del Club de la Pluma, con un extenso y profundo análisis sobre la situación convulsa en el Caribe. Y comienza poniendo el foco en que la gran prensa intenta dar por sentado que el conflicto se reduce exclusivamente a Cuba y Haití.

Por eso nos alerta que para entender la dimensión estratégica del llamado Gran Caribe, no se puede desconocer la importancia de la zona, ni la geopolítica que ella genera. Por ello nos describe la extensión y magnitud de ese legendario mar, también sus datos geográficos, demográficos, económicos y –por supuesto- su historia secular cargada de tensiones, intereses y guerras inacabadas.

Así, Carlos nos brinda una información tan detallada como imprescindible para entender por qué EL MAR CARIBE ES PARA EEUU, LO QUE EL MAR MEDITERRÁNEO HA SIDO SIEMPRE PARA EUROPA. Un centro neurálgico de comercio mundial, con el Canal de Panamá como uno de los mayores nudos comerciales y económicos del planeta, por donde transitan al año 13 mil barcos, y en el que confluyen 144 rutas marítimas, que conectan a 160 países, y unen a 1700 puertos de todo el mundo.

Y luego desgrana todo lo que se juega en El Gran Caribe, en un análisis que no puede ni debe reducirse a cuestiones internas de apenas dos países. Porque esas tierras y aguas han sido siempre un teatro de conflictos y rivalidades entre potencias desde la llegada de España al continente. Lo que define su importancia geoestratégica, geoeconómica y geopolítica para todas las potencias del mundo.

Y pone el foco en su historia, en las primeras expediciones de la conquista de América, con las disputas entre potencias de la Europa Colonial, sus guerras puntuales, las batallas de corsarios, la guerra de Cuba y lo que realmente significó su independencia. Y las repetidas intervenciones norteamericanas en el siglo XX, con sus flotas y sus marines instalando gobiernos flexibles a sus intereses. Además de que El Caribe fue territorio de la segunda guerra mundial, lo que llevó a EEUU a construir su Cuarta Flota que sigue hoy operativa allí y por toda Sudamérica.

Y ya en la Guerra Fría y con la Revolución Cubana recostada en la URSS, nuestro director  nos recuerda la Guerra de Los Misiles de 1962, con los Misiles soviéticos apuntando a Norteamérica desde apenas 180 kilómetros, y que tras un angustioso acuerdo entre las potencias, se instaló el trágico bloqueo de Occidente a la Isla.

Y nos cuenta que luego Cuba adiestró y fue foco de las numerosas guerrillas que asolaron a los países sudamericanos en los años 60 y 70 complicando sus incipientes democracias, hasta llegar a los 90, con la caída del imperio soviético y la pérdida de su único apoyo económico. De cómo la ayuda de Chávez le dio oxígeno otra vez, hasta que Venezuela colapsó y entonces Cuba, agobiada y cercada por el cruel bloqueo, más sus crónicos errores propios, se enfrenta hoy a una nueva crisis política, social y humanitaria.

Entonces, nuestro director reflexiona que no es casualidad que los principales conflictos del Gran Caribe sean el de Cuba, Haití, Colombia y Venezuela, que a la vez están dentro de la primera Línea de Seguridad de la Frontera Sur de EEUU, lo que impulsa al Sistema de Defensa Norteamericano a que se emplee a fondo para que toda la zona quede bajo el absoluto control y subordinación de Washington. Extremando la estrategia de desestabilizar a los gobiernos que no le son afines, y también para impedir el acceso al Caribe de cualquier otra potencia mundial extra hemisférica, con especial mención de China, que pueda poner en tela de juicio esa garantía de seguridad que pretende mantener a perpetuidad.

Finalmente nos explica que, además de los errores y desmanejos del gobierno de Nicaragua, la tensión en ese país no es ajena al proyecto de la construcción con China de otro canal bioceánico y  recuerda cómo en Cuba se han exacerbado todas las sanciones del bloqueo, especialmente con el gobierno de Trump, mientras que el ejecutivo de Biden no las ha reducido, a pesar de sus promesas.

Por lo tanto, concluye Pereyra Mele, los conflictos que estamos viviendo en el Gran Caribe tienen mucho que ver con las políticas de seguridad y defensa de EEUU, con su geoestrategia, su geopolítica y su geoeconomía. Siempre para mantener el poder absoluto, aunque luego utilice todas las argumentaciones mediáticas posibles para incentivar la desestabilización en la zona.

Eduardo Bonugli (Madrid, 18/07/21)

La política del Gran Garrote aplicada por Gulliver (Estados Unidos) en el mar Caribe, viñeta de Thomas Nast (1904).

POLITICA INTERNACIONAL

De igual manera que han aparecido indicios de un deshielo en las relaciones entre EEUU y Rusia, también parece existir un cambio en la política exterior estadounidense hacia China y un periodo de transición en las relaciones entre las dos potencias. Esto se explicaría por el fracaso de la política de presión global ejercida por EEUU sobre sus adversarios y en paralelo la disminución de su capacidad para seguir ejerciéndola, sumada a su debilidad geopolítica en la “vecindad”, Centroamérica y Suramérica, y la amenaza de una pérdida creciente de influencia en la misma. Dr Antonio Mitre Colaborador de Dossier Geopolitico

SE AVECINA UN PERIODO DE TRANSICIÓN EN LA RELACIONES ENTRE EEUU Y CHINA Por M.K.Bhadrakumar 16 de julio

La visita de trabajo oficial de la canciller alemana Angela Merkel a la Casa Blanca el 15 de julio ha sido más notoria por su tono moderado con respecto al tema más fatídico de su discusión con el presidente Joe Biden: China.  

Los comentarios cautelosos de Merkel sobre China en la conferencia de prensa conjunta con Biden no fueron una sorpresa, pero lo que dejó sin aliento es que el propio Biden habló con suavidad sobre ese tema. 

Merkel es una estadista de gran experiencia con un excelente dominio del uso de paréntesis en la articulación de políticas y estrategias. Estuvo de acuerdo con Biden en que la relación con China es una de las muchas prioridades de la política exterior actual; que “donde no se garanticen los derechos humanos, haremos oír nuestra voz y dejaremos en claro que no estamos de acuerdo con esto”, pero Alemania “también está a favor de la integridad territorial de todos los países del mundo”. 

Merkel reveló que “hablaron sobre las muchas facetas de la cooperación y también de la competencia con China, ya sea en el área económica, en la protección del clima, en el sector militar y en la seguridad”, dejando claro que China no puede ser calificado en términos unidimensionales como un adversario. 

Merkel dijo que “hay mucho entendimiento común (entre Alemania y Estados Unidos) de que China, en muchas áreas, es nuestro competidor”; que el comercio con China “debe basarse en el supuesto de que tenemos igualdad de condiciones”. Pero luego, señaló que, “la fuerza impulsora” detrás del Acuerdo UE-China sobre comercio que se negoció en diciembre pasado, para gran disgusto por parte de la administración Biden, se trataba de prácticas comerciales justas. 

De hecho, Merkel señaló que el acuerdo de diciembre con China también compromete a Beijing a “acatar las normas laborales fundamentales de la OIT”, una referencia indirecta a la presión de Estados Unidos para boicotear a China por presuntas prácticas de trabajo forzoso en Xinjiang.  

Merkel está “convencida de nuestra necesidad de ser líderes tecnológicos … en muchas, muchas áreas”, pero luego, “Obviamente, es legítimo que China desee hacer esto también, pero, por ejemplo, cooperaremos en muchos avances tecnológicos. tecnologías de vanguardia, por ejemplo, CHIPS “. Merkel redondeó:

“Y luego están los intereses, obviamente, a veces intereses divergentes, pero a veces intereses comunes. Pero también tenemos, obviamente, áreas en las que las empresas estadounidenses compiten con las europeas, y tenemos que aceptarlo. Pero creo que, básicamente, las reglas sobre cómo tratamos con China deberían basarse en nuestros valores compartidos “. 

El meollo del asunto es que Biden puede estar acercándose al pensamiento de Merkel sobre China. Lo más probable es que el propio Biden esté reflexivo después de la interacción prolongada el mes pasado, en un entorno formal e informal, en Europa recientemente con los líderes occidentales, incluida Merkel, donde China fue la mayor parte del tiempo el elefante proverbial en la sala.

De hecho, en la llamada de prensa oficial del 17 de junio desde la Casa Blanca por parte del asesor de seguridad nacional Jake Sullivan, hubo un amplio indicio de nuevos indicios en las políticas estadounidenses de China. Sullivan hizo saber que Biden “buscará oportunidades para comprometerse con el presidente Xi en el futuro”. 

Sullivan agregó, “muy pronto, nos sentaremos a trabajar en la modalidad correcta para que los dos presidentes se involucren”. Como dijo, Biden está muy comprometido “a garantizar que tengamos ese tipo de comunicación directa que nos pareció valiosa con el presidente Putin ayer … Ahora es solo una cuestión de cuándo y cómo”. 

Evidentemente, Sullivan ha estado al tanto desde entonces. Ahora escuchamos que la subsecretaria de Estado de Estados Unidos, Wendy Sherman, se reunirá con el viceministro de Relaciones Exteriores de China, Xie Feng, en la ciudad portuaria de Tianjin, en el noreste de China, la próxima semana.

Al informar de esto, el diario de Moscú Nezavisimaya Gazeta comentó ayer: “Aunque la Casa Blanca ha calificado a China como un adversario potencial clave, Biden cree que el contacto cara a cara aclarará qué temas encontrarán las partes un terreno común y dónde no. ” 

Una vez más, hace diez días, hubo algunas señales definitivas de que el terreno bajo los pies con respecto al enfoque de Estados Unidos hacia China podría haber comenzado a cambiar. Esto fue perceptible en la presentación de una hora de duración de Kurt Campbell, quien es el Coordinador de la Casa Blanca para India-Pacífico y asistente adjunto del presidente, mejor conocido como el “zar de Asia” de Biden.

Campbell se dirigía a la Sociedad de Asia, la influyente organización con sede en Nueva York que históricamente iluminó los caminos sino-estadounidenses y mejoró el entendimiento mutuo. 

Campbell tiene la reputación de tener puntos de vista agresivos y, por lo tanto, sus puntos de vista suavizados con respecto a la trayectoria futura de la política estadounidense merecen atención. Evidentemente, seis meses después de la presidencia de Biden, después de muchas reflexiones internas y con los aliados de Estados Unidos, Campbell estaba hablando en el contexto de las discusiones en curso para una reunión entre Biden y Xi. 

A continuación, se reproduce un pasaje de la presentación de Campbell, aunque sólo sea para dar una idea de lo que está en marcha. En respuesta a una pregunta  del presidente de la Sociedad Asiática Kevin Rudd, un conocido experto en China y ex diplomático y primer ministro australiano, sobre si se puede prevenir una Guerra Fría con China, Campbell dijo: 

“No me gusta mucho el encuadre de la guerra fría. Aprecio el trabajo que has hecho en esto. Me temo que ese encuadre oscurece más de lo que ilumina. Y creo que nos endurece al retroceder en patrones y pensar que de ninguna manera es realmente útil, fundamentalmente para enfrentar algunos de los desafíos presentados por China … Creo que la característica definitoria del período venidero estará en torno a la competencia y también al mismo tiempo para encontrar áreas donde Estados Unidos pueda – no es necesariamente cooperación, pueda ser simplemente alineación de políticas … El desafío por delante será presentar a China algunas oportunidades …

La cita anterior debería dar una idea de una política china muy matizada que se está perfeccionando en la Casa Blanca. (¡Rudd en un momento comenzó a especular si no sería una buena idea que Australia presionara el botón de “pausa” en la retórica anti-China durante algún tiempo para que hubiera una oportunidad disponible para que la relación se arreglara!) 

Igualmente, en Taiwán, Campbell descartó rotundamente cualquier vaciamiento de la “política de Una China”. Dijo enérgicamente que, si bien Estados Unidos apoya “una relación no oficial fuerte” con Taiwán, no se trata de alentar la independencia de Taiwán. Admitió que puede ser un equilibrio delicado y peligroso, pero consideró que debe mantenerse.

Claramente, así como podrían haber aparecido últimamente indicios de un deshielo en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia , también parece haber un período de transición por delante en la política de la administración Biden hacia China. Campbell confirmó la probabilidad de una reunión entre Biden y Xi Jinping “en un futuro no muy lejano”.

Una encuesta alarmante revela que 47 % de los demócratas de la costa oeste, 66 % de los republicanos del sur quieren separarse de EE.UU.

Dos tercios de los republicanos en 13 estados del sur, incluidos Texas y Florida, dicen que apoyan romper con Estados Unidos y formar su propio país con estados cercanos, mientras que casi la mitad de los demócratas en la costa oeste lo apoyarían, según la encuesta realizada por YouGov y Bright Line Watch.

Además, la mitad de todos los independientes en el sur estuvieron también de acuerdo con una unión sureña secesionista, mientras que solo el 20 por ciento de los demócratas del sur apoyan la idea.

Según este sondeo publicado el miércoles, entre los republicanos del sur, el apoyo a la secesión saltó del 50 % en enero/febrero al 66 % en junio.

El apoyo para formar un país separatista alcanzó también el 47 por ciento entre los demócratas de la costa oeste en California, Oregón, Washington, Alaska y Hawái. Un tercio de los independientes de la costa oeste, o el 33 por ciento, estaban a favor de la secesión, junto con el 27 por ciento de los republicanos de la costa oeste.

En este sondeo, los encuestados de todo el país respondieron a la pregunta de que si apoyarían unirse a una hipotética “unión” de estados vecinos.

El analista de datos Christopher Ingraham describió los resultados de la encuesta como el “dato más perturbador” que ha visto recientemente y expresó su preocupación por una posible nueva Guerra Civil tras el apoyo de esta gran cantidad de estadounidenses a la secesión.

Informe  Bright Line Watch.

Aún a millas de distancia: los estadounidenses y el estado de la democracia de EE. UU. Medio año después de la presidencia de Biden

Bright Line Watch encuestas de junio de 2021

Ahora que el país cumple 245 años, los estadounidenses tienen motivos para preocuparse por el estado de su democracia. En junio de 2021, encuestamos a una muestra representativa de estadounidenses y una muestra experta de científicos políticos sobre el desempeño de la democracia estadounidense, las amenazas que enfrenta y cómo sus representantes políticos deberían abordar estos asuntos.1 Encontramos una profunda polarización partidista en las percepciones de lo que está bien y lo que está mal en la democracia estadounidense y los pasos que deben tomarse para solucionarlo. Además, los expertos expresan reservas sobre los cambios actuales a la ley electoral a nivel estatal. Aún así, encontramos algunos indicios de que los estadounidenses miran con escepticismo los ataques partidistas a la administración electoral.
MAS EN Bright Line Watch.

Por Monica Duffy Toft – Foreign Policy 18/2/2021

Entran en juego tres factores y Estados Unidos los demuestra todos.

Hasta hace muy poco, una guerra civil parecía casi imposible en los Estados Unidos, algo del pasado, para la mayoría de los ciudadanos, no del futuro.

Pero la insurrección del Capitolio el 6 de enero y el aumento del extremismo doméstico violento han hecho sonar las alarmas sobre el potencial de otro descenso hacia una guerra interna. Eso puede parecer descabellado, pero ha habido literalmente cientos de conflictos internos en todo el mundo, en países desde Afganistán hasta Zimbabwe. Y lo que es más deprimente, en muchos sentidos, la Guerra Civil de EE. UU. Nunca terminó y, de hecho, puede estar aumentando.

Incluso con el presidente estadounidense Joe Biden en firme control, los acontecimientos recientes hacen que el riesgo de una violencia política más amplia sea dolorosamente obvio.

Las guerras civiles son únicas en sus causas específicas, las formas en que escalan de intereses en conflicto a la violencia y las formas en que disminuyen, pero todas las guerras civiles comparten al menos tres características en común. En primer lugar, la mayoría de las guerras civiles siguen a algún conflicto anterior (a menudo una guerra civil anterior o, más exactamente, la memoria muy sesgada y politizada de una guerra civil pasada). Los nuevos beligerantes ni los problemas no tienen por qué ser exactamente los mismos que los antiguos. Muy a menudo, un líder carismático lanza una narrativa sobre la gloria pasada o la humillación que se adapta a su ideología, ambiciones políticas o incluso que fluye de la simple ignorancia histórica.

En segundo lugar, la identidad nacional se divide a lo largo de algún eje crítico, como la raza, la fe o la clase. Todos los países tienen líneas de fractura y escisiones, pero algunas divisiones son más profundas que otras. Incluso las divisiones inicialmente menores pueden ser explotadas por actores nacionales o extranjeros comprometidos con la redistribución de la riqueza o el poder. Por ejemplo, la Unión Soviética (y ahora Rusia) ha dedicado con éxito importantes recursos a desestabilizar a los Estados Unidos y sus democracias aliadas intensificando las divisiones existentes.

Aunque necesarias, estas dos primeras características —una guerra previa y divisiones cada vez más profundas— no son suficientes para desencadenar una guerra civil. Para eso, necesita un tercer elemento: un cambio del tribalismo al sectarismo. Con el tribalismo, la gente comienza a dudar seriamente de si otros grupos en su país se preocupan por los mejores intereses de la comunidad en general. Sin embargo, en entornos sectarios, las élites económicas, sociales y políticas y aquellos a quienes representan llegan a creer que cualquiera que no esté de acuerdo con ellos es malvado y trabaja activamente para destruir la comunidad. Los enemigos del estado vienen a desplazar a la oposición leal, y los que han estado dentro de otra tribu son vistos como los más desleales. Es similar a cómo algunas religiones tratan a los apóstatas y a los infieles. A menudo, son los apóstatas, los antiguos adherentes de la fe, los que se dirigen más fácilmente a los infieles,los que siempre habían estado en el exterior. Es difícil no ver ecos de esta dinámica en juego cuando los republicanos condenan a otros republicanos por su lealtad (o falta de ella) al ex presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

De hecho, Estados Unidos ahora muestra los tres elementos centrales que pueden conducir a una crisis civil. Si uno los describiera (élites fracturadas con narrativas en competencia, divisiones de identidad profundamente arraigadas y una ciudadanía políticamente polarizada) sin identificar a los Estados Unidos por su nombre, la mayoría de los estudiosos de la guerra civil dirían: “Oye, ese país está al borde de una crisis”. guerra civil.” ¿Cómo llegamos aquí?

La historia completa del largo descenso de Estados Unidos a la guerra civil es demasiado larga para contarla aquí, pero destacan varias causas principales. Para empezar, después del fracaso de la economía de goteo del ex presidente Ronald Reagan y el fin de la Guerra Fría (que socavó el atractivo de la defensa nacional del Partido Republicano), los republicanos tenían que tomar una decisión. Podrían competir con buenas ideas o recurrir a enfatizar el respeto por la autoridad sobre el pensamiento crítico, restringiendo el derecho a voto y facilitando la conversión de la riqueza en votos.

El Partido Republicano eligió el camino más fácil. Ha sido un partido minoritario a nivel nacional y en muchos de los llamados estados rojos durante más de dos décadas, pero su representación en el Congreso y la Casa Blanca se ha mantenido en alrededor del 50 por ciento. Y una vez que comienzas a tomar atajos para ganar, realmente no puedes parar. El Partido Republicano sabe que podría perderlo todo en una pelea justa (una persona, un voto), por lo que construyó una poderosa infraestructura para inclinar los campos de juego locales, estatales y federales.

Para empeorar las cosas, como presidente de la Cámara de Representantes de 1995 a 1999, Newt Gingrich innovó una estrategia brillante y destructiva de la democracia para permitir que su partido siguiera superando su peso popular en el electorado: simplemente di no. Mientras que Reagan consideraba a alguien que estaba de acuerdo con él el 80 por ciento del tiempo como un amigo (no un traidor), la estrategia de Gingrich prohibía el compromiso, que es esencial para cualquier democracia funcional. O Gingrich consiguió todo lo que quería o se negó a jugar. Como exlíder de la mayoría del Senado, el senador Mitch McConnell dominó el libro de jugadas de Gingrich.

Fuente: https://foreignpolicy.com/2021/02/18/how-civil-wars-start/ 

15 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO

El director de Dossier Geopolítico Carlos Pereyra Mele inicia la columna semanal del Club de la Pluma, celebrando el 17º aniversario de este medio, que hoy es una trinchera de la comunicación, de la verdad y de la transparencia, a pesar de todas las dificultades y trastornos a lo que ha sido sometido para silenciar nuestras voces en esta patria grande de Sudamérica. 

Y entrando en materia, aborda las elecciones en Perú, con las trampas del “fujimorismo” para retrasar la proclamación de Pedro Castillo, con las maniobras del siniestro Valdimiro Montesinos, y con el reconocimiento de EEUU, la OEA y la UE, que demuestran el sainete montado por la oligarquía y los medios neoliberales. Luego, continúa su relato por Colombia, donde la cúpula Uribe / Duque sigue con su criminal mandato en uno de los Narco Estados más violentos del mundo. Y mientras nos relata el dolor y el sufrimiento de su pueblo, nos detalla el fracaso del Plan Colombia de EEUU, tras 30 años de implantación y con 9 bases aeronavales norteamericanas, pero con el negocio de la droga creciendo y controlando gran parte de la política y del estado. Un fracaso silenciando por la prensa occidental. 

Continuando con su columna, Carlos nos describe los entresijos, los detalles y las controversias de la fracasada maniobra británica, con Ucrania de cómplice, para boicotear los resultados de la cumbre Putin / Biden, mediante la invasión de las aguas territoriales rusas de un destructor inglés, lo que provocó la contundente respuesta de Moscú. Todo esto con Boris Johnson al mando, buscando arrastrar a Washington a un conflicto mundial, en su afán de recuperar para Inglaterra un rol de potencia de primer nivel que ya perdió hace tiempo. Y nos cuenta cómo la inteligencia británica intenta boicotear la Cumbre en preparación entre Putin y la UE, aprovechando los intereses dispares de sus miembros, que demuestran las carencias geoestratégicas de la vieja Europa. 

Y luego entra en el terreno geopolítico para confirmar los grandes cambios políticos, los cambios de paradigma, y los cambios generacionales de hoy, que bien pueden configurar un histórico movimiento teutónico mundial, tal cual lo viene adelantando este espacio desde hace más de tres lustros.

Y en ese sentido, analiza geopolíticamente el artículo de Pascal Boniface, un pensador central de Occidente, que viene a confirmar lo anticipado por Dossier Geopolítico: “EL PODER INTERNACIONAL DE OCCIDENTE DE LOS ÚLTIMOS 5 SIGLOS HA LLEGADO A SU FIN” y parece que nadie se ha dado cuenta de ello. Lo que evidencia que las bazas han cambiado, siendo  hoy demostrable la superioridad cada vez mayor del tándem China – Rusia, muy por encima de la UE, el G7, la OTAN o todo el bloque liderado por EEUU.

También nos detalla cómo el pensador francés se refiere al error histórico de creer que la pandemia no les afectaría, cuando los mayores daños humanos, económicos y sociales han sido para Occidente; y cómo Boniface concuerda con la previsión de este Sitio Web de que la llegada de Biden no traería un cambio drástico en la postura contra China al considerarla el “Enemigo Sistémico”.

Y luego se refiere a la reflexión, que parece más un deseo del intelectual, sobre lo que debería hacer o no Europa, para chocar contra la realidad de las muchas y diferentes “Europas”, sin política internacional común y sin ningún país que la lidere, lo que lleva a nuestro director a argumentar porqué la UE es un ENANO GEOPOLÍTICO. 

Y con la célebre frase de que “LA ÚNICA VERDAD ES LA REALIDAD”, cierra el programa recordando que en el 2001 China representaba el 10% de la economía de EEUU, mientras que en el 2021 alcanza ya el 65% del ese PIB, además de ser la primera potencia comercial del mundo, agrupando en sus acuerdos estratégicos a la mayoría de Eurasia y al 70% de la población mundial. Tal cual lo viene anticipando desde hace 17 años este medio, que tiene hoy muchos motivos para celebrar muy felizmente su nuevo aniversario.

 Eduardo Bonugli (Madrid, 27/06/21)

Pepe Escobar 16 de junio

Build Back Better World tiene como objetivo hacer descarrilar la Iniciativa de la Franja y la Ruta, flexionar los músculos de la OTAN y acosar a China 24 horas al día, 7 días a la semana

Para aquellos que se salvaron de la terrible experiencia de examinar el comunicado de la cumbre de la OTAN , aquí está el resumen conciso: Rusia es una “amenaza aguda” y China es un “desafío sistémico”.

La OTAN, por supuesto, son solo un grupo de niños inocentes que construyen castillos en una caja de arena.

Esos fueron los días en que Lord Hastings Lionel Ismay, el primer secretario general de la OTAN , acuñó el propósito transatlántico: “mantener a la Unión Soviética fuera, a los estadounidenses dentro y a los alemanes abajo”.

El remix de Raging Twenties dice: “Mantenga a los estadounidenses dentro, la UE abajo y Rusia-China contenida”.

De modo que la organización del Atlántico Norte (la cursiva es mía) se ha trasladado a toda Eurasia, luchando contra lo que describe como “amenazas del Este”. Bueno, eso es un paso más allá de Afganistán, la intersección de Asia Central y del Sur, donde la OTAN fue humillada sin ceremonias por un grupo de pashtunes con Kalashnikovs.

Rusia sigue siendo la principal amenaza, mencionada 63 veces en el comunicado. El actual chihuahua de la OTAN, Jens Stoltenberg, dice que la OTAN no se limitará a “reflejar” a Rusia: de facto gastará más que ella y la rodeará con múltiples formaciones de batalla, ya que “ahora hemos implementado los mayores refuerzos de nuestra defensa colectiva desde el fin del Guerra Fría”.

El comunicado es inflexible: la única forma de gasto militar es hacia arriba. Contexto: el presupuesto total de “defensa” de los 30 miembros de la OTAN crecerá un 4,1% en 2021, alcanzando la asombrosa cifra de 1.049 billones de dólares (726.000 millones de dólares de los EE.UU., 323.000 millones de dólares de diversos aliados).

Después de todo, abundan las “amenazas del Este”. Desde Rusia, están todas esas armas hipersónicas que desconciertan a los generales de la OTAN; esos ejercicios a gran escala cerca de las fronteras de los miembros de la OTAN; violaciones constantes del espacio aéreo; integración militar con ese “dictador” en Bielorrusia.

En cuanto a las amenazas de China (Mar de China Meridional, Taiwán, el Indo-Pacífico en general), el G7 tenía que idear un plan.

Ingrese “verde”, “inclusivo”  Build Back Better World (B3W) , considerado como la “alternativa” occidental a la Iniciativa Belt and Road (BRI). B3W respeta “nuestros valores”, que el payaso primer ministro británico Boris Johnson no pudo evitar describir como construcción de infraestructura de una manera más “neutra en cuanto al género” o “femenino”, y, más adelante, eliminará los bienes producidos con trabajo forzoso (código para Xinjiang) de las cadenas de suministro.

La Casa Blanca tiene su propio giro B3W : es una “asociación de infraestructura transparente, de alto nivel y basada en valores” que estará “movilizando capital del sector privado en cuatro áreas de enfoque: clima, salud y seguridad sanitaria, tecnología digital e igualdad de género, con inversiones catalizadoras de nuestras respectivas instituciones de desarrollo “

Las “inversiones catalíticas” iniciales para BW3 se estimaron en $100 mil millones. Nadie sabe cómo saldrán estos fondos de las “instituciones de desarrollo”.

Los observadores experimentados del Sur Global ya apostaron que los préstamos “verdes” del FMI / Banco Mundial proporcionarán esencialmente la inversión del sector privado en mercados emergentes seleccionados, con miras a las ganancias.

La Casa Blanca insiste en que “B3W tendrá un alcance global, desde América Latina y el Caribe hasta África y el Indo-Pacífico”. Tenga en cuenta el intento descarado de igualar el alcance de BRI.

Todos estos recursos “verdes” y las nuevas cadenas logísticas financiadas por lo que será una variante de los bancos centrales que derraman dinero de helicópteros en última instancia beneficiarían a los miembros del G7, ciertamente no a China.

Y el “protector” de estos nuevos corredores geoestratégicos “verdes” será – ¿quién más? – OTAN. Esa es la consecuencia natural del “alcance global” enfatizado en la agenda 2030 de la OTAN.

La OTAN como protectora de inversiones

Los esquemas de infraestructura “alternativa” ya proliferan, orientados a contener el “acoso de Rusia” y la “intromisión china” fuera de la UE. Ese es el caso de la Iniciativa de los Tres Mares , donde se supone que 12 estados miembros de la UE de Europa del Este interconectarán mejor los mares Adriático, Báltico y Negro.

Esta iniciativa es una copia pálida del mecanismo 17 + 1 de China para integrar Europa del Este como parte de BRI, en este caso obligándolos a construir una infraestructura muy cara para recibir importaciones de energía estadounidenses muy caras.

La ofensiva contra las “amenazas del Este” está destinada al fracaso.

Dmitry Orlov ha detallado cómo “Rusia sobresale en la construcción y operación de enormes sistemas de producción de energía, transporte y materiales” y, en paralelo, cómo “la tecnosfera … se ha reubicado silenciosamente y ahora está ocupada teletrabajando entre Moscú y Beijing”.

Como todo geek sabe, China está muy por delante en 5G y es el principal mercado mundial de chips. Y ahora la ley de sanciones contra los extranjeros – aprobado significativamente justo antes del G7 en Cornualles – muestra voluntad “salvaguardia” de las empresas chinas de “medidas unilaterales y discriminatorias impuestas por los países extranjeros” y los EE.UU. “de jurisdicción de brazo largo” forzando así el capital atlantista a hacer una elección .

Es China, como potencia mundial en ascenso, la que de hecho ha propuesto una “alternativa” al Sur Global en primer lugar, un contragolpe a la interminable trampa de la deuda del FMI y el Banco Mundial de las últimas décadas. BRI es una estrategia de inversión / comercio de desarrollo sostenible altamente compleja con el potencial de integrar vastas franjas del Sur Global.

Esa es una conexión directa con la famosa teoría del presidente Mao sobre la división de los Tres Mundos  ; el énfasis entonces en el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) poscolonial, del cual China era un incondicional, ahora abarca todo el Sur Global. Al final, siempre se trata de soberanía contra el neocolonialismo.

B3W es la reacción occidental, esencialmente estadounidense, al BRI: tratar de descartar tantos proyectos como sea posible mientras acosa a China las 24 horas del día, los 7 días de la semana en el proceso.

A diferencia de China o Alemania, Estados Unidos apenas fabrica productos que el Sur Global quiere comprar; la manufactura representa sólo el 5% de la economía estadounidense, esencialmente sostenida por el dólar estadounidense como moneda de reserva y el – menguante – Imperio de Bases del Pentágono.

China produce diez ingenieros superiores por cada “experto financiero” estadounidense. China ha perfeccionado lo que se conoce entre los expertos en tecnología bilingües como un sistema eficaz para hacer planes de desarrollo SMART (específicos, medibles, alcanzables, relevantes y con plazos determinados) e implementarlos.

La noción de que el Sur Global será convencido de privilegiar a B3W – en el mejor de los casos un golpe vacío de relaciones públicas – sobre el BRI es ridícula.

Sin embargo, la OTAN estará reglamentada para proteger activamente aquellas inversiones que sigan “nuestros valores”.

Una cosa es segura: habrá sangre.

Publicación autorizada por su autor Pepe Escobar

Fuente https://asiatimes.com/2021/06/the-real-b3w-nato-agenda/

MSIa Informa, 18 de junio de 2021.-En su primer viaje internacional el presidente Joe Biden transmitió a los socios minoritarios de EUA en el G7 y en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) el mensaje de que Washington no tiene la intención de abandonar el poderío hegemónico global, y para eso cuenta con su apoyo irrestricto en el enfrentamiento contra Rusia y China.

Esa voluntad fue tenuemente disfrazada como un choque entre las “democracias”, dirigidas por la nación “excepcional” y las “autocracias” rusa y china; en el fondo el propósito final no es otro que fracturar la alianza de hecho sino-rusa empeñada en abogar por un nuevo orden internacional cooperativo, sustentado en la integración físico-económica eurasiática, esta sí la mayor amenaza al poder del eje Washington-Nueva York- Londres-Bruselas.

Para no dejar dudas, en la cumbre de la OTAN en Bruselas, el 14 de junio, Biden recalcó la “obligación sagrada” de EUA con la Alianza atlántica.

De las tres entidades ante las cuales Biden subrayó el liderazgo estadounidense -el G7, la OTAN y la Unión Europea (UE)- antes de reunirse con el presidente de Rusia Vladimir Putin, en Ginebra, el día 16, el G7 es el más anacrónico.

Cuando fue establecido, a mediados de la década de los 1970s, las potencias industrializadas representaban 70% del Producto Interno Bruto (PIB), proporción que cayó para no más del 30% actuales. No por casualidad, la creación del G20, después de la gran crisis de 2008, indicó un fórum más adecuado para deliberar los grandes problemas mundiales, reuniendo a naciones que representan cerca de un 60% de la población y 80% del PIB del planeta.

En el comunicado conjunto de la cumbre realizada en Carbis Bay, Inglaterra, afloró la dificultad del grupo para actuar como algo más una caja de resonancia de un programa dictado desde Washington: una extensa declaración de buenas intenciones con 25 páginas, denominada “Agenda para la Acción Global para Reconstruir Mejor” (siglas en inglés B3W).

Entre los compromisos establecidos, algunos números impresionan: el ofrecimiento de mil millones de dosis de vacunas contra el Covid-19 para los países pobres, que aseguren la vacunación de la población mundial hasta fines de 2022; disponer de 100 mil millones de dólares de fuentes públicas y privadas por año, hasta el 2025, para ayudar a los países pobres a reducir sus emisiones de carbono; y, principalmente, una iniciativa para ayudar a los países en desarrollo a disponer de 40 billones de dólares en infraestructura, cantidad que necesitarán hasta el 2035.

Este último asunto, que no consta de la declaración oficial, fue anunciado por la Casa Blanca, muestra la intención de contraponerse a la Iniciativa Cinturón y Ruta de la Seda, el colosal plan de infraestructura con el cual China promueve la integración física de Eurasia y sus ramificaciones hacia África y el Gran Medio Oriente, al que se han adherido 140 países de todos los continentes, hasta Italia, miembro del G7.

Sin embargo, el plan fue recibido con cautela y escepticismo, ya que el mismo se apoya en la atracción de capitales privados, sectores cuyo margen de maniobra es estrecho debido a la montaña de deudas corporativas, una espada de Damocles para las finanzas globales. Y otro problema es la intención de vincular los flujos financieros internacionales a criterios definidos por un programa reflejado en la declaración del G7 -protección ambiental, derechos humanos entre comillas, ideología de género, y otros aspectos afines, de cuyo cumplimiento se encarga la vasta red de agencias privadas, ONG, y otras entidades, que de hecho forman parte de un “ejército irregular” para proteger el poder de una oligarquía bien representada en el grupo.

En cuanto a la generosidad ante la emergencia sanitaria global, la esplendidez es tardía e insuficiente para inyectar nueva energía en un mecanismo agotado como lo es el G7.

Esencialmente, el G7 es una reliquia de un mundo en su mayoría impregnado de los programas de Washington, totalmente desfasado con relación a los desafíos de un planeta que se encamina a un sistema multipolar en el contexto de una genuina cooperación entre estados nacionales soberanos, en lugar de una permanente colisión impuesta por un centro hegemónico.

Es evidente que el continente iberoamericano tiene un lugar en la nueva época con toda la capacidad para elaborar iniciativas diplomáticas rumbo a la integración físico-económicas de sus potencialidades.

Lorenzo Carrasco Periodista del Movimiento de Solidaridad Iberoamericana (MSIa) es una asociación no-partidista, fundado en 1992 en Tlaxcala, México y Anápolis, Brasil, con la propuesta de contribuir a la reestructuración de la actividad política, entendida ésta como la forma más elevada del ejercicio del Bien Común.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de Dossier Geopolitico.

Publicado en el sitio MSla autorizado su publicación por el autor Lorenzo Carrasco

La cumbre de Ginebra entre Biden y Putin ofrece una chance, para retornar a un equilibrio estratégico, pero, para lograrlo, EE.UU. debe abandonar las fórmulas de los siglos XIX y XX.

Por Eduardo J. Vior

Al concluir la cumbre del Grupo de los Siete (G-7) en el Reino Unido, el presidente Joe Biden declaró el domingo triunfalista que «Estados Unidos ha vuelto a la mesa». El anciano mandatario partió el domingo de Cornualles hacia Bruselas, donde este lunes habló ante la conferencia anual de la OTAN y de allí siguió viaje hacia Ginebra, Suiza, donde este miércoles se encuentra con su colega ruso Vladímir Putin.

Los estrategas norteamericanos esperan con esta gira recuperar un vínculo fluido con la diplomacia europea, afirmar su liderazgo y, de ser posible, atraer a Rusia a una “coexistencia pacífica” sin China. Por las dudas, ya afianzaron una nueva “alianza del Atlántico” con el Reino Unido, remedando la firmada en 1941 entre Roosevelt y Churchill. Los estadounidenses proponen al Kremlin invertir los términos de la segunda fase de la Guerra Fría: si entonces se aliaron con China (viaje de Nixon a Beijing en 1972), para aislar a la Unión Soviética, ahora quieren establecer con Rusia una cooperación que margine a la República Popular. Repiten las tácticas británicas de los siglos XIX y XX, sin darse cuenta de que el escenario cambió. De una errónea apreciación de la realidad no puede surgir una estrategia correcta.

Los líderes de la OTAN posan para una foto de grupo en la sede de la alianza en Bruselas el 14 de junio

Al terminar este lunes 14 la cumbre de la Organización del Atlántico Norte (OTAN) en su sede central de Bruselas, los jefes de Estado y de gobierno presentes acordaron la agenda «OTAN 2030», una iniciativa global para garantizar que la alianza esté preparada para afrontar los retos del futuro. Según la agenda, la OTAN intensificará la consulta política y la resistencia de la sociedad, reforzará la defensa y la disuasión, afinará la ventaja tecnológica y desarrollará su próximo concepto estratégico a tiempo para la cumbre de 2022.

Los líderes también tomaron decisiones sobre los ámbitos operativos más recientes: el ciberespacio y el espacio. El bloque acordó en este sentido una nueva política de ciberdefensa que, se supone, debe garantizar que el bloque cuente con sólidas capacidades técnicas, consultas políticas y planificación militar para «mantener nuestros sistemas seguros». En cuanto a Rusia, los líderes de la OTAN dijeron que estaban abiertos a un diálogo político, pero que seguían siendo «claros» en cuanto a los desafíos que supuestamente plantea.

En su declaración sobre la situación internacional manifestaron que China representa “un riesgo para la seguridad”. En el comunicado final se afirma que las «ambiciones declaradas y el comportamiento asertivo de China presentan desafíos sistémicos al orden internacional basado en normas». La OTAN también advierte que está “preocupada” por las «políticas coercitivas» de China, la expansión de su arsenal nuclear y su «frecuente falta de transparencia y uso de la desinformación».

Nunca antes se había mencionado de este modo y con esta centralidad a China. Sin embargo, en el resumen publicado por la agencia oficial de noticias Xinhua no se mencionan los párrafos más agresivos del comunicado y se relativiza su importancia diciendo que “cuando se trata de China, las opiniones e intereses de los aliados europeos son diferentes a los de Washington. Después de la cumbre, la canciller alemana Angela Merkel dijo que la decisión de la OTAN de nombrar a China como un desafío ‘no debería ser exagerada’ porque China, al igual que Rusia, también es un socio en algunas áreas.”

Por su parte, el presidente ruso Vladímir Putin reiteró el domingo durante una entrevista con la cadena estadounidense NBC la necesidad de «previsibilidad y estabilidad» en las relaciones entre Rusia y EE.UU. La entrevista fue emitida este lunes por el canal norteamericano. Durante la tensa conversación en la que el presidente reprendió al periodista por interrumpirlo varias veces, Putin comentó las acusaciones de Washington de que unos piratas informáticos rusos perpetraron ciberataques en EE.UU. y las tachó de «farsa». En ese contexto, Putin instó a que Washington y Moscú sumen esfuerzos en la lucha contra la delincuencia cibernética. El mandatario declaró, asimismo, que está abierto a un intercambio de prisioneros entre los dos países.

La cumbre entre ambos presidentes se realiza a pedido de los norteamericanos, después de que, con un impresionante despliegue de tropas en las fronteras de Ucrania, Rusia puso un límite claro a la provocación británica y ucraniana, cuyo presidente, Volodymyr Zelensky, pretendía recuperar Crimea y el este del país. En ese momento se dio el punto de inflexión: Biden llamó a Putin y le propuso «una reunión en la cumbre en un tercer país en los próximos meses para discutir toda la gama de cuestiones que enfrentan los Estados Unidos y Rusia».

Según la Casa Blanca, el encuentro debería servir para iniciar una discusión sobre «una serie de cuestiones regionales y globales, incluyendo un diálogo de estabilidad estratégica sobre el control de armas”.

La cumbre tendrá lugar en momentos en los que las relaciones entre Moscú y Washington «se han deteriorado hasta su punto más bajo de los últimos años», según declaró Putin. A su vez, el canciller ruso Serguéi Lavrov, previamente había dicho que no se hacía ilusiones de que en Ginebra se vayan a producir grandes avances. No obstante, ambas partes esperan que el encuentro tenga un resultado positivo y se prevé que se discuta una amplia variedad de temas.

Durante su discurso en el marco del Ciclo de Conferencias Primakov, un foro internacional en honor del expresidente del Gobierno ruso y destacado diplomático Yevgueni Primakov, el ministro de Exteriores de Rusia informó el pasado miércoles 9 que Moscú y Washington están llevando a cabo «contactos bastante intensos» sobre estabilidad estratégica.

Vladímir Putin durante la entrevista con la NBC noteamericana el pasado domingo 13

«Hablando francamente, señaló, estamos a favor de un enfoque integral, para tener en cuenta en el diálogo con EE.UU. todos los factores que afectan la estabilidad estratégica.» Y precisó que esto incluye armas nucleares y no nucleares, ofensivas y defensivas.

Al mismo tiempo, durante la cumbre Moscú tiene previsto recordarle a EE.UU. la propuesta rusa para una moratoria en el despliegue de cohetes de medio y corto alcance en Europa, así como las medidas de verificación sugeridas. «Los invitamos a visitar la región de Kaliningrado y ver con sus propios ojos los misiles Iskander y, a cambio, queremos que nuestros especialistas visiten las bases de defensa antimisiles [de EE.UU.] en Rumania y Polonia», explicó Lavrov.

Lavrov recordó también que Vladímir Putin propuso en septiembre del año pasado a EE.UU. «medidas prácticas» para restaurar la cooperación entre ambos países en el campo de la seguridad en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación. En el mismo sentido, este martes 15 el viceministro de Exteriores Serguéi Riabkov sugirió que uno de los resultados de la cumbre podría ser el regreso de los embajadores ruso y estadounidense respectivamente a Washington y Moscú de donde fueron retirados en marzo pasado.

Por su parte, Joe Biden anunció que tiene la intención de reclamar, en particular, por las violaciones de derechos humanos. Asimismo, prevé abordar la supuesta injerencia rusa en las elecciones estadounidenses, así como los presuntos ataques cibernéticos a la infraestructura norteamericana. No obstante, el presidente de EE.UU. afirmó el domingo que está «abierto» a la propuesta de Putin de entregar ciberdelincuentes a EE.UU. si Washington hace lo mismo con quienes a atacan a Rusia desde las redes.

El mandatario norteamericano también espera trabajar junto con Rusia «en términos de alguna doctrina estratégica» y sobre cuestiones relacionadas con el clima, declaró. Se prevé, además, que se discuta sobre cooperación económica.

Previamente, desde el Kremlin comunicaron que los mandatarios planean discutir el estado y las perspectivas de desarrollo de las relaciones entre Rusia, incluidas la lucha contra la pandemia de coronavirus y la solución de conflictos regionales.

La semana pasada el presidente Putin había señalado que entre los principales objetivos de Rusia para la cumbre destacan el restablecimiento de contactos personales y de un diálogo directo, así como la creación de mecanismos de interacción que realmente funcionen.

Villa La Grange, Ginebra (Suiza), sede del encuentro entre Joe Biden y Vladímir Putin el próximo 16 de junio

Quien más está influyendo para que Biden adopte una posición sensata es el jefe de la CIA, William Burns, quien tiene una extensa experiencia en el trato con Rusia. Cuando en 2008 en el gobierno de George W. Bush se planeaba convertir a Ucrania y Georgia en miembros de la OTAN, él era embajador en Moscú. El 1 de febrero de 2008, en un cable a Washington después de una reunión con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, el diplomático resumió correctamente la posición rusa al respecto titulando «NYET MEANS NYET: RUSSIA’S NATO ENLARGEMENT REDLINES» (Nyet quiere decir nyet: la línea roja de los rusos contra la ampliación de la OTAN). La fina y experimentada mano del ahora director de la CIA se nota ahora en la «Evaluación Anual de la Amenaza de la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos 2021», publicada a principios de abril, un informe notablemente equilibrado y sincero sobre cómo ve Moscú las amenazas a su seguridad

Rusia no quiere un conflicto directo con las fuerzas estadounidenses, pero denuncia que EE.UU. viene desde hace años tratando socavar a Rusia, debilitar al presidente Vladimir Putin e instalar regímenes pro-occidentales en los estados de la antigua URSS. Por ello, el Kremlin busca un acuerdo con Washington sobre la no injerencia mutua en los asuntos internos de ambos países y el reconocimiento de las respectivas esferas de influencia.

Desgraciadamente, al realismo de Burns se contrapone el simplismo ideológico del secretario de Estado Blinken. En Washington hay demasiados burócratas ideologizados y mercaderes de la muerte interesados en que la cumbre fracase. Hasta que ambos presidentes y sus asesores se reúnan y encuentren un tono sensato y realista, no hay seguridad de que el encuentro sirva para reducir las tensiones.

Al encontrarse en Ginebra, Joe Biden y Vladímir Putin tienen la posibilidad de recomenzar un diálogo estratégico entre ambas potencias que nunca debió abandonarse, pero, para que les sea posible emprender este camino, es necesario que EE.UU. cese de tratar de separar a Rusia de China. El viejo juego británico de los siglos XIX y XX sirvió a los occidentales para dominar Eurasia, colonizar a China y amenazar la unidad de Rusia, pero ahora la situación cambió completamente: la alianza entre Moscú y Beijing es indestructible, se profundiza y amplía cada día. Como entre los siglos XIII y XV, cuando el Imperio Mongol unificó la mayor masa continental del planeta, Eurasia habla con una sola voz y las potencias marítimas han quedado afuera. Ésta es la nueva realidad que enmarca el encuentro del miércoles. Si los norteamericanos dejan de oír a los británicos y aceptan la realidad, existen muchas chances de que puedan establecer con Rusia reglas de convivencia que los beneficien mutuamente. Si, por el contrario, insisten en aplicar esquemas ideológicos de la Guerra Fría o del período de la expansión colonial, se encontrarán con ventanillas cerradas en un contexto en el que ya no son la única potencia dominante. Nuevos desafíos requieren nuevas soluciones, pero para hallarlas, es preciso atenerse a la realidad y olvidar las ideologías.

Analiza los resultados y algunos entretelones de la cumbre del G7, en Cornualles, Gran Bretaña, como parte de una serie de reuniones que fueron parte de la gira por Europa de Biden. La agenda de esa reunión del G7 tuvo como tema principal a China. En resumen los europeos celebran el retorno del liderazgo estadounidense y la resucitación del atlantismo…pero sin afectar la cooperación con China. Antonio M. Mitre Colaborador de Dossier Geopolitico

G7 Y CHINA: LÍNEAS DE FALLA EN EL ORDEN MUNDIAL

M.K.Bhadrakumar asia Times

El G7 ha recorrido un largo camino desde su creación a mediados de la década de 1970 por iniciativa del entonces presidente francés Valéry Giscard d’Estaing y el canciller de Alemania Occidental Helmut Schmidt para discutir la economía mundial y consultar sobre una política económica internacional tras la primera crisis del petróleo. y el colapso del sistema de tipo de cambio fijo de Bretton Woods. 

Pero en la década de 1980, el G7 había comenzado a adoptar cuestiones de política exterior y de seguridad. El apogeo del G7 como la mesa alta en seguridad internacional probablemente se alcanzó en 1991 cuando el G7 invitó a Mikhail Gorbachev a conversaciones en Londres en 1991, paralelamente a la cumbre del G7.  En 1998, Rusia fue admitida formalmente en el grupo, convirtiéndose en el G8.

Durante la siguiente década y media, Rusia comenzó a asistir regularmente a las cumbres hasta 2013, cuando se produjo una separación de caminos tras la “revolución de color” en Ucrania, y el G8 volvió al G7. Desde entonces, el G7 se ha comportado descaradamente como un exclusivo club occidental.

Esta gran recapitulación es útil y necesaria para recordar cómo esta plataforma intensamente política de siete países occidentales llegó a nutrir tales nociones de excepcionalismo.  Pero hoy, frente a un mundo en transición, temen que el mundo de ayer se esté alejando.

En un cambio de roles dramático desde la década de 1970, el mundo en desarrollo ahora representa casi dos tercios de la economía mundial en comparación con un tercio de Occidente. Por supuesto, esta realidad, que surgió durante la crisis financiera de 2008, a su vez, llevó al nacimiento del G20 más representativo, pero el G7 se niega a retroceder. 

La pandemia puede estar exacerbando este cambio histórico. En general, las potencias occidentales se encuentran en un estado de trauma cuando miran a su alrededor y sienten que el tipo de dominio que disfrutaban como señores supremos en virtud de su control sobre la economía mundial ya no es factible. Según cualquier cálculo, los líderes del G7 que se reunieron en Gran Bretaña el fin de semana para la reunión cumbre que concluyó el domingo, eran conscientes de las corrientes subterráneas que se arremolinaban a su alrededor. 

El G7 está obligado a reinventarse. La cumbre del fin de semana marca el primer paso hacia la reformulación del G7 como la fuente del mundo democrático, lo que le permite liderar una coalición de la voluntad en una campaña global contra China. (El texto del comunicado del G7 está aquí ). 

Sin embargo, hay signos de desunión entre los países del G7 con respecto a una cruzada contra China. China es un motor de crecimiento para la economía mundial e incluso ha reconfigurado algunas de las economías occidentales. Aquí radica la paradoja. Uno de los resultados de la última cumbre del G7 es supuestamente un contraataque occidental “para abordar la brecha de financiamiento de infraestructura” mediante la movilización de capital y experiencia del sector privado. Pero, ¿de dónde viene el dinero del G7? 

Sus economías están sumidas en deudas. ¿Y por qué sus empresas del sector privado deberían pedir prestado a menos que haya rendimientos proporcionales y, lo más importante, tengan los medios, la pericia y la experiencia relevante para emprender el tipo de proyectos que las empresas chinas están llevando a cabo en África o Asia dentro del ámbito del Cinturón y Iniciativa Vial? Según el proveedor de datos Refinitiv, para el primer trimestre de 2020, el valor de los proyectos de la Franja y la Ruta de China ya superó los 4 billones de dólares. Éstas son realidades duras.

En términos geopolíticos, el principal resultado de la cumbre del G7 es que los participantes europeos podrían suspirar aliviados de que haya aparecido un nuevo tono que insinúa un interés por parte de Washington por comenzar a reparar las brechas heredadas de cuatro años de Donald J. . Trump.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo después de reunirse con Biden: “Es genial tener un presidente de EE. UU. Que es parte del club y está muy dispuesto a cooperar”. Seguramente, el ambiente amistoso ha ayudado a Biden a inyectar un cierto matiz de Guerra Fría al G7 en actas. 

Sin embargo, de cara al futuro, la situación del G7 será triple. Primero, en realidad, esto es una farsa, como Don Quijote en la novela de Cervantes que se inclina hacia el molino de viento en un encantamiento delirante; porque, China y Rusia no solo están lejos de formar su propio bloque adversario para desafiar a Occidente, sino que ni siquiera planean moverse en esa dirección. 

La semana pasada, en una entrevista con el periódico Global Times del Comité Central del Partido Comunista de China, el embajador de Rusia en Beijing, Andrey Denisov, dijo a la sombra de la cumbre del G7 y la próxima cumbre entre Putin y Biden: 

“La posición de Rusia está claramente mucho más cerca de China que de Estados Unidos. En los últimos años, Estados Unidos ha impuesto sanciones tanto a Rusia como a China. Aunque las áreas y el contenido de la insatisfacción de Estados Unidos hacia Rusia y China son diferentes, el objetivo de Estados Unidos es el mismo: aplastar al competidor. Claramente, no podemos aceptar tal actitud de Estados Unidos. Esperamos que el “trípode” Rusia-China-EE. UU. mantenga el equilibrio.

“Rusia y China son potencias mundiales y tienen sus propios intereses a nivel mundial y regional. Estos intereses no pueden ser idénticos en todos los casos. Pero en general, los intereses internacionales de Rusia y China son los mismos, por lo que nuestras posiciones sobre la mayoría de los asuntos internacionales son las mismas. El ejemplo más obvio es cómo votamos en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas: Rusia y China a menudo emiten el mismo voto en el Consejo de Seguridad … De hecho, nuestras posiciones sobre algunos de los temas más importantes son las mismas, y solo tenemos puntos de vista diferentes en algunos detalles específicos “. 

¿La declaración anterior se suma a una alianza militar o incluso a una ideología compartida entre Rusia y China? Claramente, no es así. Eso nos lleva al segundo punto, a saber, Estados Unidos tendrá dificultades para alinear a los socios occidentales con sus rivalidades de política exterior frente a China, que se derivan esencialmente de su sentimiento de frustración de que su siglo de dominio global esté terminado bajo un serio desafío y no tiene nada que ver con que China socave los intereses occidentales. 

Sin duda, el G7 ha puesto de relieve que existe un fuerte desacuerdo entre Estados Unidos y sus aliados sobre cómo responder al creciente poder de China. Europa, especialmente las dos principales potencias europeas, Alemania y Francia, no está de acuerdo en cuanto a si considerar a China como un socio, competidor, adversario o una amenaza absoluta para la seguridad. 

Este cambio de humor paralizará los esfuerzos de Estados Unidos para lograr una respuesta occidental integral. A corto plazo, la prueba de fuego será si la administración Biden puede persuadir a los aliados para que denuncien el uso de trabajo forzoso por parte de China y tomen acciones concretas para garantizar que las cadenas de suministro globales estén libres del uso de mano de obra china, o de lo contrario, todo esto. se convierte en corteza sin morder.

Al final del día, las leyes de la economía son más fuertes que las construcciones geopolíticas o las preocupaciones por los derechos humanos. Significativamente, el martes pasado, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, defendió los esfuerzos de la Unión Europea para negociar un Acuerdo Integral de Inversión con China al calificar el acuerdo de inversión como “un gran paso en la dirección correcta”. Dijo a los periodistas: “Por primera vez, estamos dando un paso para facilitar la inversión de las empresas europeas en la economía china”. 

El momento del comentario fue bastante delicado e intrigante, incluso cuando Biden despegaba para su gira europea. Significó que por mucho que los lazos económicos entre China y la UE se encuentren en una fase de transición complicada, eso no es una excusa para que Estados Unidos ponga el dedo en el pastel. Más importante aún, subraya que ni la UE ni China quieren que la interferencia de Estados Unidos empeore las cosas y sea menos predecible. Por otro lado, por supuesto, a los europeos no les gustaría perder su independencia política y convertirse en un peón en la contención de Estados Unidos contra China. 

Esto es de esperar, ya que, en 2020, China ha superado a los EE. UU. como el mayor socio comercial de la UE. El comercio de bienes y servicios entre China y los países europeos alcanzó casi un billón de dólares, con inversiones acumulativas bidireccionales que superaron los 250.000 millones de dólares. 

Una encuesta publicada por la Cámara de Comercio de la Unión Europea en China mostró el martes que casi el 60 por ciento de las empresas europeas planean expandir sus negocios en China este año, un aumento de casi 10 puntos porcentuales del 51 por ciento encuestado el año pasado. Baste decir que los europeos son lo suficientemente inteligentes como para saber que la politización de los lazos económicos entre China y la UE será perjudicial para sus intereses a largo plazo.