Los lazos estratégicos entre China y Rusia siguen siendo sólidos a pesar de la creciente presión occidental: expertos Por yang-sheng, Wan Hengyi y Cui Fandi Global Times

El presidente chino, Xi Jinping, sostuvo el miércoles por la tarde una conversación telefónica con su homólogo ruso, Vladimir Putin, y los analistas dijeron que esta es una señal para el mundo de que la estrecha asociación estratégica entre China y Rusia y la confianza mutua de alto nivel entre las dos partes permanecen sin cambios cuando el mundo está experimentando turbulencia e incertidumbre.

La cumbre de la OTAN y la cumbre de los BRICS se llevarán a cabo a finales de este mes, y la comunicación entre los principales líderes de China y Rusia también envía un mensaje al mundo de que las dos principales potencias seguirán apoyándose mutuamente en asuntos relacionados con sus intereses fundamentales. y seguirá impulsando la multipolarización del orden internacional, dijeron los expertos. 

No hay posibilidad de que Occidente use la crisis Rusia-Ucrania para instigar los lazos entre China y Rusia y la postura de China con respecto a la equidad y la justicia ha ganado la comprensión tanto de Rusia como de Ucrania, señalaron los observadores.  

Durante su conversación, Xi señaló que desde principios de este año, las relaciones bilaterales han mantenido un sólido impulso de desarrollo frente a las turbulencias y transformaciones globales.

La cooperación económica y comercial entre los dos países ha hecho un progreso constante, dijo Xi, y agregó que el puente vial transfronterizo Heihe-Blagoveshchensk se ha abierto al tráfico, creando un nuevo canal que conecta a los dos países.

La parte china está lista para trabajar con la parte rusa para impulsar el desarrollo estable y a largo plazo de la cooperación bilateral práctica, dijo Xi.

Los dos jefes de Estado también intercambiaron puntos de vista sobre el tema de Ucrania. Xi enfatizó que China siempre ha evaluado la situación de manera independiente sobre la base del contexto histórico y los méritos del problema, y ​​ha promovido activamente la paz mundial y la estabilidad del orden económico global.

Todas las partes deben presionar por una solución adecuada de la crisis de Ucrania de manera responsable, dijo Xi, y agregó que China seguirá desempeñando el papel que le corresponde en este propósito.

Yang Jin, experto del Instituto de Estudios de Rusia, Europa del Este y Asia Central de la Academia de Ciencias Sociales de China, dijo el miércoles al Global Times que esto demuestra que la firmeza estratégica de China para seguir desarrollando lazos y promover la cooperación con Rusia en los campos de la economía y el comercio, incluso si Occidente está presionando a China para que se una a sus sanciones contra Rusia.

En este asunto, China no está sola, ya que la mayoría de los países no occidentales, así como algunos miembros de la UE y la OTAN, no comparten la opinión de sancionar indiscriminadamente a Rusia en todo o cortar toda cooperación e intercambio, incluso si esto viene con un alto costo, y no hay nada de malo en que los países desarrollen lazos con Rusia basados ​​en los intereses de su gente, dijeron los analistas. 

China está dispuesta a trabajar con Rusia para seguir apoyándose mutuamente en sus respectivos intereses fundamentales en materia de soberanía y seguridad, así como en sus principales preocupaciones, profundizando su coordinación estratégica y fortaleciendo la comunicación y la coordinación en organizaciones internacionales y regionales tan importantes como Estados Unidos. Naciones Unidas, el mecanismo BRICS y la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), dijo Xi.

China también está dispuesta a trabajar con Rusia para promover la solidaridad y la cooperación entre los países de mercados emergentes y las naciones en desarrollo, e impulsar el desarrollo del orden internacional y la gobernanza global hacia una dirección más justa y razonable, agregó.

Cui Heng , investigador asistente del Centro de Estudios Rusos de la Universidad Normal de China Oriental, le dijo al Global Times el miércoles que desde el comienzo de la crisis Rusia-Ucrania, EE. cumbre adoptará un nuevo Concepto de Seguridad para la Alianza para apuntar no solo a Rusia sino también a China, y los líderes de Japón y Corea del Sur asistirán a la cumbre por primera vez. 

“Está claro que la OTAN ya no es una organización militar en las regiones alrededor del norte del Atlántico, sino que entrará en Asia y tendrá influencia global y, lo que es más importante, apunta a Rusia y China como sus rivales, incluso enemigos”, dijo. .

China y Rusia no tienen otra opción que resistir de manera conjunta la supresión total de la OTAN a través de una estrecha coordinación estratégica y mantener aún más el equilibrio de la situación estratégica global, dijo Cui, y señaló que esta es la señal clave emitida por la conversación entre Xi y Putin.

Yang enfatizó que la cumbre de la OTAN se centra en el ejército y la seguridad, mientras que la cumbre de los BRICS se centra en el desarrollo y la cooperación entre las economías en ascenso, por lo que son diferentes y no se convertirán en una especie de situación de Guerra Fría como la confrontación de bloque a bloque. . Pero es importante que China y Rusia, así como el resto de los miembros de BRICS, envíen una señal al mundo de que el orden internacional debe centrarse en el desarrollo y aliviar las tensiones a través del diálogo en lugar de permitir que unos pocos países occidentales dominen la comunidad internacional para hacer que la confrontación domine las relaciones internacionales.

Otra oportunidad importante para la llamada telefónica del presidente Xi con el presidente Putin es que hoy es el cumpleaños del presidente Xi y los dos líderes han disfrutado de una profunda amistad personal durante más de una década. La confianza mutua entre los líderes de los dos países garantiza la estabilidad a largo plazo de las relaciones entre China y Rusia, señaló Cui.

Por su parte, Putin dijo que la parte rusa felicita sinceramente a China por sus notables logros de desarrollo bajo el fuerte liderazgo de Xi.

Desde principios de año, la cooperación práctica entre Rusia y China se ha desarrollado constantemente, dijo, y agregó que Rusia apoya la Iniciativa de Seguridad Global propuesta por la parte china y se opone a cualquier fuerza para interferir en los asuntos internos de China utilizando la llamada temas relacionados con Xinjiang, Hong Kong y Taiwán, entre otros, como excusa.

Señaló que Rusia está lista para fortalecer la coordinación multilateral con China a fin de realizar esfuerzos constructivos para impulsar la multipolarización del mundo y establecer un orden internacional más justo y razonable.

El apoyo de Rusia hacia los temas relacionados con los intereses centrales de China, especialmente aquellos que enfrentan presiones y amenazas de EE. UU., es tan fuerte como siempre, dijeron los analistas. 

La asociación estratégica integral de coordinación entre China y Rusia es «la columna vertebral de un mundo multipolar y desempeña un papel vital en la defensa de las ambiciones globales de la OTAN y la hegemonía de Estados Unidos», dijo Cui.

Los mecanismos de cooperación multilateral con China y la participación clave de Rusia, como los BRICS y la OCS, están teniendo una voz más fuerte en los asuntos internacionales y regionales, dijeron los expertos. «Una clave es que China y Rusia pueden proporcionar valiosos bienes públicos a muchos países en desarrollo, que no tienen ataduras ideológicas en comparación con las proporcionadas por Occidente», señaló Cui.

El miércoles se llevó a cabo de manera virtual la 12ª Reunión de Asesores de Seguridad Nacional y Altos Representantes de Seguridad Nacional de los BRICS, presidida por Yang Jiechi, miembro del Buró Político del Comité Central del PCCh y director de la Oficina de la Comisión de Asuntos Exteriores de el Comité Central del PCCh en Beijing. 

Los temas son el multilateralismo y la gobernanza global, las nuevas amenazas y desafíos a la seguridad nacional y la gobernanza de las nuevas fronteras, dijo el miércoles el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, en una conferencia de prensa regular. Asistieron al evento asesores de seguridad nacional y altos representantes en materia de seguridad nacional de Sudáfrica, Brasil, Rusia e India.

«Como presidente de BRICS, China espera trabajar con otros miembros de BRICS para consolidar aún más la confianza política mutua, profundizar la cooperación política y de seguridad, salvaguardar conjuntamente nuestros intereses de seguridad y desarrollo y hacer contribuciones positivas para promover la paz y la estabilidad mundiales», dijo. .

Así piensan la inteligenzia británica sobre su intervención en Ucrania, sueños de un grupo de dirigentes seniles en un geriatrico europeo con melancolía imperial. Dossier Geopolitico

Por Dr. Julian Spencer-Churchill

Hay un dilema terrible en el apoyo de Occidente a Ucrania . Proporcione suficiente apoyo a Kiev para infligir costos severos al presidente ruso, Vladimir Putin , pero no logre derrocarlo y caerá en una alianza desesperada con China. Busque poner fin a la guerra en Ucrania otorgando concesiones a Moscú, y Putin aprenderá sus lecciones, consolidará su control sobre Rusia, se rearmará y finalmente reafirmará el poder ruso nuevamente en Europa del Este o en el extranjero. En ambos casos, Rusia perderá la democracia. El problema se ve agravado por el hecho de que Ucrania en algún momento se negará a ser un instrumento de Occidente y buscará recuperar territorio que arruinará las negociaciones de alto el fuego .. Además, es extremadamente difícil calibrar el apoyo militar preciso a Kyiv y las sanciones a Rusia para producir el resultado deseado. Al igual que con la invasión de Abisinia por parte de Italia en 1935 , la Guerra Civil española de 1936-1939 e incluso el ataque de Japón a China en 1937 , en el período previo a la Segunda Guerra Mundial, la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022 es un espectáculo secundario para los desarrollos estratégico-militares. en Asia. Cualquier guerra convencional por Taiwán será de una magnitud diez veces mayor que el conflicto actual, y se extenderá a los litorales del Océano Pacífico e Índico.

Empujar a Rusia a una alianza energética con China, que tiene diez veces más población y capacidad de fabricación, es una fórmula para un desastre estratégico, especialmente cuando China supera el poder económico de Estados Unidos en las próximas dos décadas. Un eje Moscú-Beijing fusionará la economía y la población potencialmente hegemónicas de China con los recursos agrícolas , energéticos y, lo que es más importante, mineros de Rusia, en particular el uranio 238 . También traerá consigo a la mayoría de los estados de Asia Central, Irán, Siria, Corea del Norte, Pakistán y Bielorrusia. Desesperado por mantener su influencia en Europa, y solo capaz de operar comercialmente dentro de la esfera china debido a las sanciones, Moscú podría optar por hacer concesiones territoriales a China ., particularmente en la región de Amur del Lejano Oriente , o proporcionaron bases en el Ártico, lo que representaría una amenaza directa para la seguridad de América del Norte.

Tales compromisos parecen contradecir el compromiso ruso de usar armas nucleares para defender incluso secesiones menores . Sin embargo, la contracción demográfica de Rusia y el hecho de que la población de China la supere diez a uno, junto con disputas históricas enconadas , pueden llevar a una política desesperada de reducción de costos. Solo hay treinta millones de rusos al este de los Montes Urales, y solo quedan 6 millones de rusos al este de Irkutsk y el lago Baykal (una disminución del veinticinco por cientodesde 2000). Por lo tanto, es concebible que Rusia pueda ceder un tercio de su territorio total a Beijing, aproximadamente 7 millones de kilómetros cuadrados, que también contiene aproximadamente la mitad del suministro de uranio de Rusia. Es preocupante que Rusia pueda iniciar una crisis simultánea para distraer a Europa de ayudar a los EE. UU. en una contingencia de Taiwán .

La primera solución, que es infligir una derrota militar decisiva a Rusia, implica la expulsión de Ucrania y la persecución en territorio ruso, es muy probable que produzca una escalada continua de armas tácticas a armas nucleares de teatro. El estratega nuclear académico más influyente, el historiador naval Bernard Brodie ( The Absolute Weapon – 1946 ) argumentó que dada la imposibilidad de una defensa práctica contra un ataque nuclear, un arsenal oculto de segundo ataque, en este caso el de Rusia, haría que la disuasión fuera excepcionalmente robusta. Por lo tanto, no es probable que Rusia sea susceptible a la compulsión nuclear. La mayoría de los historiadores de estudios estratégicos, incluido el profesor de la Universidad de Columbia, Richard Betts, están de acuerdo en que en los casos de confrontaciones militarizadas que involucran armas nucleares, donde la potencia de fuego nuclear es en efecto ilimitada y no se puede defender, las crisis generalmente se resuelven a favor del país con el mayor interés en juego . Fue por esta razón que la Crisis de los Misiles Cubanos de 1962 se resolvió en beneficio de Washington, que tenía un interés mucho mayor en desnuclearizar el Caribe. Por supuesto, en el caso de los territorios adyacentes a Rusia, Moscú tiene una ventaja significativa en el equilibrio de intereses. De hecho, hemos estado pensando en la estrategia nuclear durante más de un siglo: HG Wells escribió una vívida descripción de una guerra nuclear y sus consecuencias en 1913, antes de la Primera Guerra Mundial ( The World Set Free).

La segunda solución, que requiere mucha más paciencia y moderación, es fomentar la tendencia natural de inseguridad y desconfianza mutua entre China y Rusia, una política que se implementó con éxito durante la Guerra Fría. La victoria total de EE. UU. era en realidad concebible tanto en la guerra de Corea como en la de Vietnam. En Corea, habría implicado el uso de bombas de fisión lanzadas por B-29, apoyando un avance de las Naciones Unidas a través del río Yalu y hacia Beijing para imponer un acuerdo. Una invasión de Vietnam del Nortehabría requerido el desembarco de marines estadounidenses en el puerto de Haiphong, apoyados por un avance blindado costa arriba, seguido de una intensa escaramuza fronteriza contra una fuerza de socorro del Ejército Popular de Liberación de China. Sin embargo, en ambos casos, los objetivos militares se subordinaron al objetivo estratégico de ganar la Guerra Fría, al propiciar la fragmentación de la alianza comunista. Específicamente, EE. UU. concedió una paz indecisa en la península de Corea y una derrota en Vietnam para alejar a China de la órbita soviética. Estas elecciones requerían una enorme voluntad política. La elección de llegar a un punto muerto en la Guerra de Corea fue muy desmoralizador para un EE. UU. acostumbrado a ganar de manera decisiva. La elección de EE. UU. de ser derrotado en Vietnam fue excepcionalmente costosa, con EE. UU.perdiendo casi 10.000 aviones rotativos y de ala fija durante la guerra. En comparación, en los primeros dos meses de la Guerra Ruso-Ucraniana, las pérdidas de aviones de ala fija de Moscú son comparables a las pérdidas argentinas durante la Guerra de las Malvinas de 1982, menos de 200 aviones.

La teoría del equilibrio de poder predice que los estados llegarán a temer a los estados más cercanos a ellos, que en el caso de Rusia y China, son entre sí, dada su frontera excepcionalmente larga. Además, el profesor de la Universidad de Harvard, Stephen Walt , ha argumentado que los estados también consideran la historia pasada como una guía de intenciones, y esto a menudo explica por qué algunos alineamientos se componen de coaliciones innecesariamente abrumadoras contra estados particularmente agresivos, como el Japón imperial o el Irak de Saddam Hussein. En el contexto de las relaciones chino-soviéticas, la desconfianza comenzó en la década de 1930 cuando el líder soviético Joseph Stalin ayudó al Guomintang, que era más eficaz.(los enemigos de los comunistas de Mao Zedong), en un intento desesperado de contrarrestar a los japoneses imperiales que luego invadían China. En 1954 y 1958, durante las respectivas Crisis del Estrecho de Taiwán , el líder soviético Nikita Khrushchev se negó a proporcionar a Beijing un paraguas nuclear ofensivo, lo que provocó una división ideológica en la cumbre posterior de 1959. Después de años de disputas menores, en 1969, alimentadas por el radicalismo de los Revolución Cultural, China provocó un conflicto fronterizo con los soviéticos en tres puntos a lo largo de su frontera del Lejano Oriente y Asia Central. Estados Unidos maniobró con cuidado para evitar provocar a China, estableciendo el estado para el presidente estadounidense Richard Nixon .El viaje épicamente exitoso de 1971 para visitar al presidente Mao Zedong de la China comunista, que obligó a la Unión Soviética a reubicar una cuarta parte de su ejército en el Lejano Oriente, poniendo fin de manera efectiva a la preponderancia militar soviética en Europa.

Un principio importante de la política de equilibrio de poder es que para evitar que el mundo sea peligrosamente dominado por una sola potencia militar, los países deben estar preparados para asociarse con nuevos aliados , por odiosos que sean. Esto incluye a Occidente, incluso ahora, buscando mejorar las relaciones con Rusia. Por ejemplo, los aliados democráticos derrotaron al nazismo junto con la Unión Soviética de Joseph Stalin e induciendo financieramente a la España fascista a permanecer neutral . Los servicios de inteligencia británicos proporcionaron entrenamiento a los Jemeres Rojospara mitigar la propagación del comunismo vietnamita en el sudeste asiático. Si sobrevivimos a la próxima «nueva Guerra Fría» con China, podemos imaginar un mundo posterior en el que China será un aliado clave necesario para ayudar a contener una India dinámicamente joven, rica en agricultura, culturalmente asertiva y antiliberalmente democrática . El maltrato actual de la importante minoría musulmana de la India (que asciende a más de 200 millones) no es un buen augurio para la idea de que las democracias nunca lucharán entre sí en el futuro.

En términos prácticos, esto significa buscar un fin negociado y públicamente desagradable de las hostilidades que no busque desplazar a los Siloviki del poder. Esto significaría comprometerse con la política de infligir costos a las fuerzas rusas, abandonar la reconquista ucraniana de Donetsk, Lugansk y Crimea , no buscar reparaciones de guerra , no exigir a Rusia que entregue a los criminales de guerra y retirar las sanciones .

El Dr. Julian Spencer-Churchill es profesor asociado de relaciones internacionales en la Universidad de Concordia, autor de Militarization and War (2007) y de Strategic Nuclear Sharing (2014), y ex oficial de operaciones del 3.º Regimiento de Ingenieros de Campo. Ha publicado extensamente sobre temas de seguridad y control de armas, y completó contratos de investigación en la Oficina de Verificación de Tratados en la Oficina del Secretario de Marina, y la entonces Oficina de Defensa de Misiles Balísticos (BMDO).

FUENTE: https://www.19fortyfive.com/2022/05/how-to-win-in-ukraine-without-creating-a-russia-china-axis/

REVISTA 1945

¡¡ PÁNICO FINANCIERO EN OCCIDENTE !! Por Eduardo Bonugli Colaborador de Dossier Geopolitico Madrid

La crisis y la alarma económica que hoy mismo vive Occidente parece un asunto muy complejo, pero también tiene explicaciones más simples para el desorientado ciudadano de a pié.

Occidente se enfrenta a estas horas a un incendio histórico. Pero, en lugar de bomberos tiene al frente a socorristas de playa. Que se pelean y contradicen entre ellos.

Todas sus teorías NO sirven porque sus propias bases se han desmoronado por los abusos del sistema. Y ante más miedo, más teorías absurdas

La doctrina de Los Mercados se sustenta en sus pilares del Consumo, Crecimiento y Deuda. Tales preceptos, hoy por hoy, son tumores malignos. Por eso no tienen herramientas con que defenderse. El mal le llega desde las entrañas.

Hicieron todo lo contrario a Perón.

Pusieron por delante al consumo como inicio del ciclo. Fatal error. 

Perón lo puso al final, como el resultado a negociar entre las ganancias empresariales y el bienestar social de los trabajadores. Todo ello luego de un proceso de producción, inversión y trabajo. De creación de riqueza genuina.

Perón estableció que el capital debía estar al servicio de la economía y la economía al servicio del bienestar social. Los neoliberales pusieron el carro delante del burro. Colocaron todos los resortes de la economía al servicio del capital financiero y de su especulación, y con ello expulsaron hacia Oriente toda su colosal maquinaria de producción.

Estos tecnócratas de hoja Excel lo hicieron todo al revés. 

Y cómo la gente no tenía tanto dinero para subirse al invento del macro consumo globalizado, acudieron a su arma preferida de colonización y destrucción masiva: 

¡¡La Deuda!! 

Se convocó entonces a todo el mundo a endeudarse con la tarjeta de crédito. Y a todos los «países serios», a colocar en el mercado infinitos bonos de deuda impagables. 

Florecieron las autopistas, los grandes estadios, los fabulosos centros comerciales, las obras faraónicas. Y también la desorbitada venta de coches, las hipotecas desmesuradas, los viajes y la buena vida.

Fue la “Belle Époque Europea” del siglo XXI.

Total, había dinero de sobra.

Consecuencia: hoy el monto de lo que debe “el Occidente responsable” es monstruoso, inasumible.

Y así se escribió la historia de los últimos 25 años de esta Europa del «milagro económico».

Entonces, el hecho de consumir ya no fue un derecho ganado ni un premio a la gestión bien hecha. Por el contrario, es una condena en forma de deuda insoportable. Una sentencia a cadena perpetua.

Y eso ha provocado ésta grave crisis financiera que vivimos hoy y que no se resolverá con una simbólica subidas de tipos de interés. Los buitres ya han olido carroña, mientras que la mancha tóxica de la especulación sobre la inflación se extiende sobre todos los productos y en todas las actividades. ¿La peste argentina?

El «sabio occidente» no quiere reconocer que su radar ya ha detectado  -muy lejos aún-  la alarma de virus similares a los que provoca la legendaria inflación argentina. 

¡¡ LA BURBUJA DE LA DEUDA ESTÁ REVENTANDO ¡¡

Y sus creadores solo pueden poner parches para ganar tiempo.

No saben que hacer porque el fallo está en los cimientos del sistema. 

Ellos mismos mataron al capitalismo conservador productivo.

Ahora no tienen energía ni carburante. Tampoco materias primas ni recursos naturales. La población envejece. Su poderío militar es nulo, tanto como su política internacional. Además la dependencia con EEUU es absoluta, incondicional y a cambio de nada. Y sin olvidar que la Unión Europea es una bolsa de gatos. De todos contra todos. 

El cáncer ya viene desde el 2008 y desde entonces sólo aplicaron la terapia de la emisión de moneda, como forma de patear para adelante un diagnóstico inevitable. 

Y ahora comprueban que seguir emitiendo y aumentando la dimensión de la deuda va a hundir sus monedas. Que por otra parte ya están en jaque en otra guerra comercial en un mundo que cambia y contra potencias que, en conjunto, son mayores y más importantes que el conocido Occidente.

Y además, está lo del Crecimiento Permanente !!!

Una manía, un vicio, una obsesión. Sobre todo cuando no es sólido, cuando no tiene respaldo real. Cuándo es humo.

Vale recordar hace años, cuando sumaron al PIB de la UE, los supuestos ingresos de la prostitución, el contrabando y el delito, solo para maquillar los datos del crecimiento.

Pura estadística para sostener un esquema tan especulativo como irreal.

Por eso hoy, al parque de atracciones del neoliberalismo le llegó la luz del nuevo día. Ha salido el sol y sus fantasías se hacen pesadillas. El realismo manda. Se acabó el cuento. La desconfianza gana terreno.

Es la hora de la verdad. Del trabajo, la producción y de crear riquezas genuinas. Es la hora de que Los Mercados sirvan a la economía. Y que la economía sirva a la sociedad y a sus ciudadanos. Pero eso tardará. Los buitres son muy tercos.

¡¡ EUROPA APRENDE!!  DE AQUELLOS BARROS, ESTOS LODOS

Eduardo Bonugli. Madrid, 16/06/22

La incertidumbre de los débiles

Detrás de la Razón con Roberto de la Madrid junto a Francisco Javier Martinez analizamos la IX Cumbre las Americas Los Angeles USA 6 al 10 de Junio 2022

DESAFÍO PARA EEUU Y PESADILLA PARA BIDEN – Lic. Carlos A. Pereyra Mele Director de Dossier Geopolitico DG

Entrevista completa VIDEO:

Por Gonzalo Fiore Hoy Dia Cordoba, miembro de Dossier Geopolitico

El inefable Henry Kissinger, con sus casi 100 años de edad volvió a agitar el escenario internacional. Lo hizo, esta vez, con declaraciones respecto de la guerra de Ucrania. En un mensaje grabado para el foro de Davos, el ex secretario de Estado y Asesor de Seguridad Nacional de los Estados Unidos durante la Administración de Richard Nixon, primero, y de Gerald Ford, después, afirmó que Kiev debe negociar la paz de manera urgente, y en el proceso tiene que “considerar” la posibilidad de ceder territorio a Moscú.

Por supuesto, las declaraciones de Kissinger, considerado uno de los máximos exponentes de la “realpolitik” en materia de relaciones internacionales, y del realismo como modus permanente, generaron malestar en el gobierno de Zelenski, pero también en gran parte de la plana mayor de la dirigencia europea.

Sus dichos se producen en el medio de un resquebrajamiento del bloque occidental frente a Rusia, en un contexto donde se discute hasta qué punto la Unión Europea es capaz de aguantar.

El presidente ucraniano comparó la propuesta del mítico internacionalista con la política de apaciguamiento respecto de la Alemania nazi en 1938, cuando las potencias europeas cedieron ante Hitler y le permitieron la anexión del área checoslovaca de los Sudetes. Zelenski teme que, a medida que la guerra continue, Occidente pierda fuerza para sostener las sanciones contra Rusia y su país comience a conseguir menos apoyo entre sus hasta ahora aliados.

El académico, diplomático y ex funcionario ya advirtió en numerosas oportunidades el peligro de aislar a Rusia, o de empujarla a una alianza con la República Popular China. No es una excepción en el ámbito del realismo en las relaciones internacionales. Otros intelectuales, como John Mearsheimer o Stephen Walt afirman, hace años, que la invasión rusa a Ucrania iba a suceder si no cambiaba la política exterior estadounidense y de la OTAN en la región. Incluso, en 1997, 40 ex funcionarios, diplomáticos y académicos le advirtieron, en una carta al entonces presidente Bill Clinton, que la incorporación de países de Europa Oriental a la OTAN podría desencadenar un “error político de dimensiones históricas”. Sin ir más lejos, el actual jefe de la CIA, William Burns, se pronuncia desde mediados de los años 90 respecto del perjuicio que podría causar al mundo la expansión del bloque atlantista, sobre todo tras la incorporación en 1999 de Hungría, República Checa y Polonia. Ya desde aquel momento, los movimientos de la OTAN parecían ir en clara contradicción con la promesa que le había hecho George Bush a Mijail Gorbachov sobre qué no se expandirían “ni un centímetro más al Este”.

En este contexto, además, las sanciones de la UE no han mostrado los resultados esperados. Si bien se espera que Rusia sufra una contracción en su PBI superior al 10%, los pronósticos en Occidente tampoco son buenos respecto una crisis energética, alimentaria, y de suba sin freno de precios.

Uno de los principales problemas para Occidente es que la OTAN tampoco se encuentra monolíticamente abroquelada en cuestiones claves, como, por ejemplo, el ingreso de Finlandia y Suecia al bloque. Tampoco lo están a la hora de profundizar las sanciones, especialmente en lo que respecta a la importación de gas y petróleo. A la oposición de países como Hungría o Polonia se suman los reparos de algunos, como Francia. El mismo Emmanuel Macron ya advirtió que la paz en Ucrania no se logrará mediante la “humillación” a Rusia: “Cuando la paz vuelva a suelo europeo, tendremos que construir nuevos equilibrios de seguridad sin caer nunca en la tentación ni en la humillación, ni en el espíritu de venganza”.

Kissinger, entre otros hechos que marcaron a fuego el siglo XX, fue una de las mentes clave detrás de los golpes de Estado que asolaron el Cono Sur durante la década de los 70. Pero también fue el arquitecto de la política de acercamiento de Washington a China en 1973; de distensión con la Unión Soviética en la Guerra Fría; de la finalización de la guerra de Vietnam; y los acuerdos de paz de Camp David entre Israel y Egipto. No se trata, más allá de su edad, de un personaje marginal en la política internacional. Es una voz autorizada.

Kissinger entiende que las tensiones entre el atlantismo, es decir, Estados Unidos, la Union Europea y la OTAN, con el mundo euroasiático -China, Rusia, India, en menor medida Brasil, América Latina y África- dependen en un porcentaje importante de que las tensiones no escalen a mayores en el Este de Europa. Esto podría llevar a nuevos enfrentamientos, con mayor participación de terceros Estados, sumado a focos de conflicto que podrían sucederse en otras regiones del mundo. Kissinger espera que, en este caso, prime el realismo y la cordura por sobre los enfrentamientos permanentes.

Publicado en Hoy Dia Cordoba https://hoydia.com.ar/columnistas/analisis-internacional/kissinger-el-realismo-y-la-paz/

UN MOMENTO HISTÓRICO, PERO TAMBIÉN HISTÉRICO es como define a la actualidad mundial, el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, en su columna del Club de La Pluma mientras se agota el poder hegemónico de los anglosajones a manos de un nuevo mundo multipolar, y se pregunta si los poderes neoconservadores de EEUU reflexionarán y tendrán la responsabilidad de terminar con tanta conflagración de alta intensidad que puede llevar a la desaparición de la humanidad. Además aborda la guerra en Europa para concluir con que a Ucrania le va muy mal, a pesar de la propaganda política “guerrerista”, que solo ofrece triunfos mediáticos que no reflejan la realidad de las batallas,

También nos habla de los frentes internos en Norteamérica, de las posturas antagónicas de Soros y de  Kissinger. El primero, como promotor y patrocinador de las agresiones a Rusia y que pretende que muera hasta el último ucranio; y el segundo, que le ha dicho a Zelenski que firme una rendición que incluya entregar territorios. Además de que Occidente debe asumir que no puede existir un sistema mundial que pueda ser “vivible” si no incluye a Rusia y que se debe acabar con el criterio de derrotarla.

A continuación analiza las declaraciones del general Mark Alexander Milley -Jefe de Estado Mayor Conjunto, el oficial militar de más alto rango de la nación y el principal asesor militar del presidente, el secretario de Defensa y el Consejo de Seguridad Nacional-, jefe de todas las fuerzas armadas norteamericanas, que reconoce que “EEUU no está preparado para las nuevas guerras del siglo 21”. Todo ello en medio de las dificultades electorales de Biden, de la pérdida de apoyo de su prensa adicta y de que ésta guerra tampoco le sirve como elemento de acumulación de poder ni para contar con un frente interno ordenado y tranquilo.

Además aborda con rigurosos datos contrastados, el declive del G7 marcado por la notable caída del PBI de sus países miembros desde la desaparición de la URSS, y hace una reseña cronológica de los hechos que marcan el inexorable declive de Occidente tanto en la gestión de gobierno como en el campo económico y en el terreno militar, con sus impactantes fracasos, derrotas y huidas desde el principio de siglo.

Por otra parte, nuestro director nos presenta un completo cuestionario que pone en duda si Estados Unidos está preparado para seguir tensando la cuerda con estos conflictos globales. Unas preguntas que tienen evidentes respuestas negativas para un bloque que solo ha intentado con el expediente militar, torcer una historia que viene de declinación en declinación y  de golpe en golpe.

Eduardo Bonugli (Madrid, 29/05/22)

General Mark Alexander Milley -Jefe de Estado Mayor Conjunto, el oficial militar de más alto rango de la nación y el principal asesor militar del presidente, el secretario de Defensa y el Consejo de Seguridad Nacional-
G7

La petición de Suecia y Finlandia a la OTAN ha sido unánimemente interpretada en Occidente como un fracaso de Rusia y una revitalización de la OTAN. Ni una cosa ni otra. Que es una amenaza para Rusia es evidente, pero relativa. Que no es una revitalización de la OTAN, esa a la que el presidente francés, Macron, se refirió hace algo más de un año como que estaba en “muerte cerebral”, es algo que tiene mucho que ver con lo que está ocurriendo en Ucrania y que no es alentador para quienes la impulsan.

Por Alberto Cruz CEPRID

Así que, por partes.

Como ocurre siempre, nos quedamos mirando el dedo cuando lo que hay que mirar es la luna. Por lo tanto, hay que mirar más allá, mucho más allá de esta posible incorporación porque Ucrania no es la razón sino la excusa. Porque la decisión de ampliar la OTAN por el norte helado de Europa no tiene nada que ver con la estepa ucraniana. Viene de mucho antes, y tiene una palabra que lo explica: Ártico.

El control del Ártico, donde Rusia está trabajando muy denodadamente y tiene grandes infraestructuras, sobre todo gasísticas, lleva años siendo un «dolor de cabeza» para la OTAN e, implícitamente, así lo ha reconocido el presidente de Finlandia al afirmar que Rusia no tiene ningún plan para atacar a su país, pero que «hay otras cosas». Esas otras cosas son monetarias. Porque desde hace años EEUU viene protestando ante Finlandia porque este país es donde se construye una parte de los rompehielos que tiene Rusia en funcionamiento para trabajar en el Ártico. Por lo tanto, Finlandia no entra en la OTAN por ideología, ni porque se sienta amenazada, sino por la cartera. Porque se asegura, y pronto lo veremos, un suculento contrato para la construcción de la flota de rompehielos de la OTAN, que ahora es inexistente.

Ucrania es la excusa de lo que la OTAN (léase EEUU) lleva años pretendiendo, y ahora es el momento. Entretenidos con los nazis, una parte, olvidamos otra o el todo. Pero ellos no. Ya en 2018 estos dos países, supuestamente neutrales, solicitaron participar en las primeras maniobras que la OTAN hizo en Noruega para «lanzar un potente mensaje a cualquier enemigo potencial» en la zona. Bonita neolengua, como la de los «evacuados», que no rendidos, nazis de Azovstal. Porque da la casualidad que los países que se reparten el Ártico son Noruega, Dinamarca, Canadá, EEUU y Rusia. Es decir, cuatro de la OTAN y uno que no. Luego lo de «enemigo potencial» tenía, y tiene, un nombre: Rusia. En 2019 se lanzó otra historieta parecida al nombre de «libertad de navegación». Curiosamente, cuando China comenzó a colaborar con Rusia en el Ártico en lo que se denominó la Ruta de la Seda Polar. Porque con Rusia controlando prácticamente la mitad del Ártico, y abriendo a la navegación ese territorio (tiene la flota de rompehielos más potente del mundo), asegura a China una vía de escape muy necesaria al estrangulamiento que sufre en el estrecho de Malaca, en la práctica bajo control estadounidense.

No hay que irse muy lejos para ver el desenlace de todo esto, puesto que el 3 de marzo estos dos países supuestamente «neutrales», Suecia y Finlandia, participaron finalmente con la OTAN en unas maniobras en el Ártico. El 3 de marzo. Dos semanas después se planteó esta intregración. ¿Cuál es la causa? Sin la menor duda, la aplastante derrota del batallón nazi “Azov” en Mariupol, que ha sentado el inicio de la derrota de la OTAN en Ucrania.

No faltan quienes desde la pretendida izquierda acusan a Rusia de haber provocado esa “revitalización” de la OTAN. Es como lo de Ucrania: malo si no lo haces, malo si lo haces. En este caso se iba a hacer de todas todas, aunque Ucrania proporciona la cobertura adecuada.

Sin embargo, hay un factor con el que no se contaba: Turquía. Este país es ha plantado ante estas incorporaciones aduciendo varias reivindicaciones históricas, desde que se deje de apoyar a los kurdos (Suecia es uno de los países que más fuertemente los apoyan) hasta que se levante el embargo de armas que se le impuso cuando compró los misiles S-400 a Rusia. Los turcos van a vender caro su sí final, y pagarán los kurdos (que se lo merecen, por ignorantes geopolíticos y sumisos vasallos estadounidenses) y entonces los veremos correr asustados hacia algún trato con Assad. Pero esa es otra historia. Simplemente recuerdo que Grecia paró durante un par de años el ingreso de Macedonia del Norte en la OTAN por una cuestión del nombre del país. Solo que ahora a la OTAN le corre mucha prisa y no puede permitirse el lujo de dilatar en el tiempo el ingreso de Suecia y Finlandia. Por lo tanto, tendrá que hacer concesiones a Turquía, y rápidamente. Mucha gente lo va a ver, y eso no es una muestra de fuerza sino de debilidad de la OTAN.

El control del Ártico

La OTAN tiene que darse prisa porque está perdiendo la guerra en Ucrania y necesita un refuerzo político y moral. La rendición de los nazis del Azov (casi 2.500 en total y hasta la Cruz Roja ha reconocido que «la cifra es mucho mayor de la que se esperaba») deja aún más desnuda su estrategia puesto que esta era una fuerza entrenada por la OTAN, una fuerza considerada de élite.

Es por eso que la OTAN teme tanto la derrota militar, por eso se multiplican las afirmaciones (el alemán Scholz ha sido el penúltimo en decirlo) de que «no podemos permitir que Rusia gane en Ucrania», porque una victoria rusa significa el fin de la supremacía de Occidente en todos los aspectos, incluido el militar y pone al desnudo la incapacidad de la OTAN por muchos miembros que tenga.

Hasta ahora algunos países ya se habían atrevido a hacer frente a EEUU, le habían perdido el miedo (el caso de Irán al atacar una base de EEUU en Irak es el más claro en represalia por el asesinato del general Soleimani, en enero de 2020), pero ha sido más en una táctica defensiva que ofensiva. Rusia ha convertido lo defensivo en ofensivo. Este es el desafío. Si Rusia gana, y lo está haciendo, el mundo verá que EEUU es impotente política, económica y militarmente. OTAN incluida. Y entonces los desafios a EEUU (y, por defecto, a sus vasallos, es decir, a Occidente) se convertirán en norma y terminará la dominación occidental del mundo. Eso es lo que está en juego en Ucrania, y eso es lo que se intenta parar y/o retrasar con cosas como el ingreso en la OTAN de Suecia y Finlandia, reforzar el flanco occidental y poner a toda Europa bajo el control absoluto de EEUU.

Por eso no hay que fijarse en la OTAN sino en su jefe, EEUU. Es oficialmente desde 2019 cuando se interesa por el Ártico si hay que hacer caso a un documento oficial del Pentágono que lleva por título el expresivo “Recuperar el dominio del Ártico”. El preámbulo ya lo dice todo: “Esta estrategia establece cómo el Ejército generará, entrenará, organizará y equipará nuestras fuerzas para asociarnos con los aliados del Ártico y asegurar nuestros intereses nacionales y mantener la estabilidad regional. El lanzamiento de esta estrategia es oportuno, especialmente dados los niveles crecientes de actividades de competidores de gran potencia en la región del Ártico”. Y sigue: “El Ártico, un área vital que contiene muchos de los recursos naturales de nuestra nación y canales de envío clave, es una plataforma para proyectar poder global y una posible vía de ataque en conflicto” (1). Esto es lo que hay, en realidad, detrás de toda esta historia de Suecia, Finlandia y la OTAN.

El uso del plural, “competidores de gran potencia”, es algo que va más allá de Rusia. Es también China. Como se ha dicho más arriba, EEUU busca la contención total de China y el Ártico le proporciona al país asiático una buena vía de escape al estrangulamiento del estrecho de Malaca, donde EEUU acaba de meter en vereda a Japón con una declaración conjunta sobre «disuadir militarmente a China» (20 de mayo). Esto es una consecuencia directa de la debilidad de la moneda japonesa, el yen, ya ampliamente superada por el renminbi chino como moneda en la que trabaja el FMI (2). Esto se suma a otro hecho: la internacionalización del renminbi se hace inevitable, cada vez va a más – sin haberse lanzado aún formalmente – y eso se manifiesta en que el dólar va descendiendo como moneda de reserva mundial mientras que la moneda china sigue subiendo (según el FMI, en este primer trimestre del año ha pasado del 2’66% al 2’79% y eso es consecuencia directa de la crisis ucraniana). Aunque la moneda china aún esté muy por debajo del euro (20’64%) y del dólar (58’81) la tendencia es irreversible, y EEUU lo sabe (3).

EEUU quiere cerrar a China esa vía de escape marítima y Noruega no es suficiente para esta estrategia, por lo que hay que «ayudarla» con el resto de países escandinavos, sobre todo con Finlandia, que es quien tiene más frontera con Rusia, terrestre y marítima. Para EEUU, así se refuerza su papel en el Ártico y se cierra la ruta China.

La estepa ucraniana ha sido un buen escudo para tapar todo esto, añadiendo, además, la anestesia de una «opinión pública» (?) que va a dejar pasar todo esto por emotividad: si enseñamos lo malos que son los rusos, todo esto pasará mucho mejor.

¿Todo esto estaba en la mente de EEUU cuando despreció las propuestas de seguridad rusas antes de la crisis? A posteriori, no cabe ninguna duda. Con ello, el Mar Báltico pasa a ser un mar de la OTAN, pero eso reforzará aún más la decisión rusa de convertir al Mar Azov en el mar interior de Rusia. Puede que la OTAN se refuerce por arriba, pero se debilita por abajo porque siempre está el eslabón débil de Turquía, aunque formalmente esté en la OTAN.

Ni que decir tiene que el tema del Ártico va a salir a relucir en la reunión de la OTAN del mes junio en Madrid. Y entonces sí se podrá decir, sin presunciones, que asistimos a los preludios de una Tercera Guerra Mundial, aunque ya se está librando a través de medios híbridos (sanciones, «informaciones», de poder como en Ucrania…). Porque por mucho que veamos sonrisas en unos y miedo en otros (los pusilánimes de siempre), la realidad es que la incorporación de Suecia y Finlandia a la OTAN es como realizar una transfusión de sangre a un moribundo: se alarga el declive, pero no se para. Por eso lo que pase en Ucrania es determinante, y lo que está pasando no es alentador para la OTAN ni para Occidente.

La OTAN pierde en Ucrania

Que la OTAN está perdiendo en Ucrania se pone de relieve no solo con el revés militar del ejército ucraniano y los patrocinados nazis, como el “Azov”, por mucho armamento otánico que se les transfiera y que hace a la OTAN cobeligerante de hecho, sino con la iniciativa de paz que acaba de proponer Italia en la ONU (20 de marzo). Que sea esquizofrénica es otra cosa, pero indica el nerviosismo existente en el mundo otánico.

Este plan consiste en lo siguiente: alto el fuego, conferencia de paz con mediadores, Ucrania no ingresará en la OTAN pero sí en la UE, Crimea y el Donbás tendrán «plena autonomía» como parte de Ucrania. Cuando todo ello se haya pactado, Rusia retirará sus tropas y se levantarán «gradualmente» las sanciones. Una vez hecho todo, se firmará un acuerdo multilateral sobre la paz y la seguridad en Europa.

Es decir, si Europa se hubiese tomado en serio su «mediación» en los Acuerdos de Minks de 2015 (Alemania y Francia miraron siempre para otro lado y no presionaron a Ucrania para que los cumpliese; y no hay que olvidar que fueron sancionados también por la ONU) se habría evitado todo esto. Pero lo interesante es que se ve que las sanciones (ilegales, según el derecho internacional), están para quedarse y por eso, como con Irán, se habla de que se levantarán «gradualmente». El objetivo sigue siendo ya no la derrota de Rusia, porque la derrotada es la OTAN, sino su “debilitamiento”.

Esta propuesta de paz es una negación de todo lo que la OTAN está diciendo, que Ucrania gana y que Rusia pierde. Encubre, además, la derrota militar no solo de Ucrania sino de la propia OTAN. Que sea una iniciativa italiana está por ver, puesto que el 10 de mayo el presidente italiano, Draghi, fue a Washington a rendir pleitesía a Biden. Que este movimiento se haga una semana más tarde de ese viaje indica cómo es la realidad que se oculta y que eso de «victoria en el campo de batalla» y que «Rusia no puede ganar» no son más que cuentos para niños. Con o sin los nórdicos en la OTAN.

Notas

(1) https://www.army.mil/article/244261?dmd

(2) https://www.imf.org/en/News/Articles/2022/05/14/pr22153-imf-board-concludes-sdr-valuation-review

(3) Alberto Cruz: Ucrania como preámbulo: la derrota de Rusia es la antesala del ataque a China por Occidente https://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article2700

Alberto Cruz es periodista, politólogo y escritor. Su nuevo libro es “Las brujas de la noche. El 46 Regimiento “Taman” de aviadoras soviéticas en la II Guerra Mundial”, editado por La Caída con la colaboración del CEPRID y que va por la tercera edición. Los pedidos se pueden hacer a libros.lacaida@gmail.com o bien a ceprid@nodo50.org También se puede encontrar en librerías.

albercruz@eresmas.com

Por Bruno GuigueLe Grand Soir

No pueden decir que no sabían. Cuando desplegaron los tentáculos de la OTAN a las puertas de Rusia, los líderes occidentales sabían que estaban jugando con fuego.

Sabían muy bien que se estaban comportando como aprendices de brujo, arriesgándose a una conflagración de la que el pueblo ucraniano sería la primera víctima y toda Europa pagaría la olla rota. Durante la conferencia sobre seguridad en Europa, en marzo de 2007, Vladimir Putin ya preguntaba a los occidentales: “¡La OTAN ha colocado sus fuerzas de primera línea en nuestras fronteras! ¿Contra quién se vuelve esta expansión? ¿Y qué pasó con las garantías dadas por nuestros socios occidentales después de la disolución del Pacto de Varsovia?” Un silencio helado saludó estas palabras de sentido común, y la OTAN persiguió ciegamente su Drang nach Osten (empuje hacia el este). Probablemente tomó más para hacerlo entrar en razón. De continuar la política por otros medios, la guerra pronto se encargaría de poner límites a esta mortífera expansión.

Los rusos, sin embargo, no son los únicos que han advertido a los países miembros de la Alianza Atlántica. Altos funcionarios del «mundo libre» también les habían advertido del peligro de la última transgresión, la que pondría todo patas arriba: tras la desconsiderada extensión de la Alianza Atlántica a la mayoría de los países de Europa del Este, la absorción de Ucrania sería la chispa que encendería la pólvora. Al transformar este país hermano de Rusia en un bastión avanzado de la OTAN, completaría el peligroso cerco del territorio ruso. Pondría sus grandes aglomeraciones urbanas a minutos del lanzamiento de un misil. Convertiría el Mar Negro en una piscina de ejercicios para la Marina de los EEUU. Sin poder retroceder más, de espaldas a la pared, Moscú no se quedaría sin reaccionar. Sería la guerra. Inevitable.

Este pronóstico realista, algunos lumbreras del «mundo libre», no muy recelosos de constituir una quinta columna prorrusa, lo habían formulado durante mucho tiempo. El ex embajador de Estados Unidos en la Unión Soviética, Jack F. Matlock Jr., declaró en 1997 que la expansión de la OTAN fue «un profundo error estratégico que alentó una cadena de eventos que podría producir la mayor amenaza para la seguridad desde el colapso de la Unión Soviética». Un famoso estratega de la Guerra Fría, George Kennan, consideró en 1998 que la expansión de la OTAN era un “trágico error” que provocaría una “mala reacción de Rusia”. El ex director de la CIA, William Burns, afirmó en 2008 que “la entrada de Ucrania en la OTAN es la más brillante de todas las líneas rojas”.

Con el golpe de estado que derrocó al presidente Viktor Yanukovych en febrero de 2014, la situación empeoró. Durante la cumbre de Bucarest en 2008, George W. Bush propuso que Ucrania se uniera a la OTAN. La toma del poder por una junta pro-occidental abre el camino a la membresía, cuyo principio está consagrado en la nueva Constitución de Ucrania por las autoridades de Kiev. Razón de más para que Henry Kissinger haga sonar la alarma: el exsecretario de Estado afirma sin rodeos que “Ucrania no debería unirse a la OTAN”. Robert Gates, exsecretario de Defensa, escribe en sus Memorias que «actuar tan rápido para expandir la OTAN es un error. Intentar traer a Georgia y Ucrania a la OTAN es realmente excesivo y una provocación particularmente monumental”. Un punto de vista compartido por Noam Chomsky en 2015: «La idea de que Ucrania pueda unirse a una alianza militar occidental sería completamente inaceptable para cualquier líder ruso», y este deseo de unirse a la OTAN «no protegería a Ucrania, sino que la amenazaría con una gran guerra». Una oscura predicción que se suma a la de Roderic Lyne, exembajador británico en Rusia, quien declaró en 2021 que “empujar a Ucrania a la OTAN es una estupidez a todos los niveles”. Y agregó: “Si quieres iniciar una guerra con Rusia, esta es la mejor manera de hacerlo”.

Hoy está hecho. La guerra está aquí, y la OTAN tiene la aplastante responsabilidad por ella.

Ocultando estas numerosas advertencias, la doxa occidental obviamente se apresura a blanquear la Alianza Atlántica. “La OTAN no amenaza a Rusia”, leemos en falsos ingenuos que nos harían tomar vejigas por farolillos. El único culpable, al parecer, es el presidente ruso Vladimir Putin. Hambriento de poder, el autócrata del Kremlin haría cualquier cosa para someter a sus vecinos a la ley del más fuerte y conquistar nuevos territorios. Doblemente nostálgico de la URSS y del imperio de los zares, sería presa de un exceso que lo predispondría a los actos más criminales. Incluso se le atribuye una paranoia cuya ficción permite borrar las verdaderas causas del conflicto, como si la psiquiatrización del adversario no formara parte de esos grandes hilos de los que es habitual toda propaganda. Afortunadamente, esta histeria es un arma de doble filo. Porque quienes retratan a Putin como un loco peligroso están disparando contra su propio campo. Al atribuir al conflicto actual una causalidad diabólica, se impiden comprender la situación y mantienen la impotencia occidental.

Aterrorizando a las poblaciones de Occidente, regando de la mañana a la noche esta historia del coco, la leyenda de Putin-el loco socava la credibilidad de los belicistas que sueñan con una zona de exclusión aérea o quieren enfrentarse al ejército ruso sobre el terreno. ¿Quién quiere luchar contra los rusos que están desarmando Ucrania y saldando cuentas con los nazis? Si el tirano moscovita tiene su dedo en el botón nuclear,

Es poco probable que los héroes potenciales que pueblan los estudios de televisión del «mundo libre» tomen medidas. ¡Adelante sin mí!

Huelga, además, esgrimir la amenaza atómica. Practicando la inversión acusatoria que es su costumbre, Occidente lanza gritos de indignación cuando Rusia pone en alerta su sistema de disuasión nuclear.

Al igual que la de Francia, la doctrina nuclear rusa es puramente defensiva y no prevé ningún uso de tal arma en el primer ataque. Porque se permite este uso desde su revisión estratégica de 2002, la energía nuclear de Washington, por el contrario, representa una amenaza mortal para Rusia. Los misiles desplegados en Polonia y Rumanía pueden llegar a Moscú en quince minutos. En Ucrania podrían haber llegado a la capital rusa en cinco minutos. Una amenaza tanto menos ficticia cuanto que EEUU denunció unilateralmente, en 2018, el tratado para limitar las armas de medio alcance.

Rusia no esgrime la amenaza nuclear contra Occidente: es más bien al revés. Por otro lado, utiliza contra los soldados de a pie occidentales la pedagogía vigorizante de los ataques quirúrgicos que la OTAN ha utilizado ampliamente en las últimas décadas. El aspersor de agua es un clásico de las relaciones internacionales, y Vladimir Putin no duda en enviar de regreso al belicista Occidente la imagen especular de quien golpea a las fuerzas del mal desde la distancia cuando se presenta la oportunidad. Es cierto que Estados Unidos y la OTAN -juntos o por separado- abrieron la caja de Pandora al demoler Serbia en 1999, Afganistán en 2001 e Irak en 2003, antes de volver a hacerlo contra Libia y Siria en 2011.

La OTAN no es una asociación filantrópica, sino una alianza militar, una máquina de guerra dotada de medios colosales. Es también un dispositivo de vasallaje que somete a los Estados miembros, bajo el pretexto de garantizar su seguridad, a la hegemonía de los Estados Unidos. Cuando se fundó, en 1949, fue oficialmente para defender el llamado mundo libre contra la amenaza soviética. Por tanto, debería haber desaparecido al mismo tiempo que el Pacto de Varsovia, creado en 1955, que se extinguió en 1990. La OTAN no solo no desapareció, sino que se reforzó y extendió al Este de Europa violando los compromisos adquiridos. En lugar de pasar la página de la Guerra Fría, la OTAN hizo todo lo posible para rodear y amenazar a Rusia, que reemplazó a la URSS en la imaginación belicista occidental.

El momento clave de este cambio fue la agresión contra Serbia en 1995 y 1999, que reintrodujo la guerra en Europa y constituyó el campo de pruebas de la nueva estrategia de la OTAN en el período postsoviético.

Una agresión que tuvo dos características: se produjo fuera del territorio de la OTAN y tuvo como objetivo a un Estado que nunca había amenazado a un Estado miembro de la Alianza. A costa de 78 días de bombardeos y 3.500 víctimas civiles, esta doble transgresión transformó a la OTAN en una alianza ofensiva cuyo campo de intervención ya no tiene límite geográfico. A partir de ahora, la OTAN ataca a quien quiere cuando quiere. En diciembre de 2001 intervino en Afganistán sin ningún mandato de la ONU. En 2003, Estados Unidos y el Reino Unido, países miembros de la OTAN, invadieron y devastaron Irak en flagrante violación del derecho internacional. En marzo de 2011, la OTAN excedió el mandato de la ONU y destruyó el estado libio. Al mismo tiempo, Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y Turquía están armando a mercenarios takfiristas en Siria y sometiendo al estado sirio legítimo a sanciones mortales.

Sin ilusiones sobre la legalidad internacional que los occidentales han pisoteado a fondo, Rusia ha decidido poner fin a la hipocresía ambiental sometiendo al régimen ucraniano.

Este último tomó sus deseos por realidades al imaginar que la tutela de la OTAN valía un seguro contra todo riesgo. Es cierto que no faltaron los presagios de una verdadera adquisición de Ucrania por parte de la OTAN. Ya en 1997, una carta de asociación vinculaba a Ucrania y la OTAN. El 8 de junio de 2017, el parlamento de Kiev votó por 276 votos contra 25 a favor de una enmienda legislativa que hace de la adhesión de Ucrania a la OTAN una prioridad. Los asesores técnicos y varios organismos afiliados a la OTAN son omnipresentes en el país. Como aprendimos en marzo de 2022, treinta laboratorios de investigación biológica patrocinados por Occidente están trabajando duro. Sin embargo, este maravilloso idilio con la OTAN no protegió al régimen ucraniano de la ira moscovita. Al convertirse en un puesto de avanzada occidental dirigido contra Rusia, Ucrania estiró la vara de medir para ser derrotada.

La guerra actual será una prueba. La Alianza Atlántica puede tener un presupuesto militar que representa dieciséis veces el de Rusia, pero está atrapada en las redes de un conflicto asimétrico donde el más fuerte no es el que creemos. La OTAN no está dispuesta a enviar sus tropas para rescatar al ejército ucraniano, y la precisión balística rusa sirve como elemento disuasorio. Cabe advertir la cruel experiencia de los mercenarios vitrificados en sus cuarteles por un misil cerca de la frontera polaca. Si le sumamos el uso de armas hipersónicas contra instalaciones militares ucranianas, a Rusia no le faltan instrumentos didácticos. Hasta la fecha, la demostración de fuerza parece suficiente para disuadir a la OTAN de un mayor compromiso. Esta alianza militar agresiva libró guerras devastadoras y destruyó varios estados soberanos. Pero se lo pensará dos veces antes de ir a desafiar al oso ruso en su esfera de influencia. Lo que muestra la operación militar actual es que los rusos se toman en serio la defensa de sus intereses nacionales. Especialmente porque al hacer que su presidente parezca un psicópata listo para desencadenar el apocalipsis, los occidentales se están infligiendo un doble castigo. Justifican su propia inacción inhibiendo cualquier intento de intervención sobre el terreno. Desatan pasiones rusofóbicas, pero no tienen ningún efecto en el teatro de operaciones. Es que los rusos no bromean cuando defienden sus intereses nacionales.

El lado positivo es que el énfasis delirante de las condenas occidentales es inversamente proporcional a su acción militar contra Rusia. Cada vez que Washington, Londres o París abren la boca para vilipendiar a Moscú, es para añadir inmediatamente que no enviarán ningún soldado a morir por Kiev. Mejor. La guerra será más corta y menos mortífera. Se reanudarán las negociaciones.

La neutralización de Ucrania, que es la única solución racional a este conflicto, tendrá alguna posibilidad de ver la luz del día. Al menos eso es de esperar, en interés de Rusia, Ucrania y la paz mundial. Si está cuerdo, ningún europeo quiere que le rasguen la piel por Ucrania, y mucho menos arriesgarse a una escalada nuclear. Si Rusia lleva a cabo esta operación militar, por el contrario, es porque sus apuestas son vitales para la nación rusa. Por lo tanto, la pregunta no es si la guerra es moralmente condenable, porque siempre lo es, en todo momento y en todo lugar. Noam Chomsky dice que condena categóricamente la intervención rusa y que era absolutamente inevitable dadas las provocaciones de la OTAN. Pero si la segunda proposición es verdadera (lo es), entonces uno se pregunta cuál es el significado de la primera. La verdadera pregunta es entender por qué los rusos están librando una guerra y por qué los occidentales hacen que los ucranianos la hagan. Y la respuesta es que los rusos quieren obtener por la fuerza las garantías de seguridad que les han sido negadas, mientras que Occidente se empeña sobre todo en debilitar a Rusia a expensas de los ucranianos.

¿Entenderán estos últimos que son los pavos de la farsa? Volodymyr Zelensky ha pasado toda su carrera en la comedia, pero su destino se está volviendo trágico. Multiplica desesperadamente los gritos de auxilio, se inquieta frente a las cámaras, pero no sirve de nada: en respuesta, le envían material cuyo único efecto será prolongar un conflicto perdido de antemano. Dice que si la OTAN no acude en su rescate será la «Tercera Guerra Mundial» cuando es exactamente lo contrario: si Occidente se contenta con prodigar buenas palabras acompañadas de entregas de armas es precisamente para evitar un choque frontal con Rusia. En cuanto a los pacifistas dominicales que ondean la bandera de un régimen del que la OTAN mueve los hilos, tienen tanta influencia en el curso de las cosas como las sanciones, cuyo resultado es el aumento de la factura del gas. En realidad, el principal error de los europeos es negarse a ver que esta guerra es suya pero que les es imposible participar en ella. No combatimos tanques y misiles con jeremiadas y subsidios, y si Europa no traspasa el umbral de la intervención militar es sencillamente porque Rusia lo prohíbe.

Washington, por su parte, también sabe que el juego no vale la pena y no hará mucho para salvar el régimen de Kiev.

Por otro lado, el significado de la maniobra adoptada por el estado profundo estadounidense es perfectamente claro: esta guerra es el deterioro de la crisis provocada por el golpe de febrero de 2014, y Moscú tiene más que perder que ganar con ella. La OTAN ha provocado un conflicto que ahora intentará prolongar a toda costa: lo principal es incitar a Rusia a enredarse en un conflicto interminable, y son las poblaciones civiles las que pagarán el precio. Distribuir armas letales a neonazis y bandas mafiosas es lo más inteligente que los occidentales han descubierto para luchar contra los rusos sobre el terreno. Están haciendo en Ucrania lo que hicieron en Siria en beneficio de los terroristas apodados por la CIA. Esta política corre el riesgo de hacer que el conflicto sea más largo y más mortífero, y eso es exactamente lo que quieren los criminales que gobiernan el “mundo libre”.

Pero la miseria humana no importa. Bastará con imputar a Putin esta desgracia adicional infligida a la población civil, y la ganancia simbólica será capturada por los moralizadores occidentales. La guerra, como de costumbre, se duplica, como de costumbre, por una guerra de información. Sabemos que el Donbass había sido bombardeado sin descanso durante ocho años, que el gobierno de Kiev se negaba a aplicar los acuerdos de Minsk y que se preparaba una ofensiva a gran escala contra las repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk. Pero para la doxa dominante, la cadena de causalidades no importa: por su magnitud, la intervención militar del 24 de febrero permite que la narrativa occidental atribuya el papel de agresor a Rusia.

Durante quince años, Rusia había reemplazado a la Unión Soviética en la imaginación maniquea de los occidentales. Ella cumplió la función de la bestia negra del mundo libre, condenada a la execración de las naciones por su legendaria brutalidad. La crisis actual permite completar este destierro de la llamada comunidad internacional y empujar a Rusia de vuelta a los márgenes del mundo civilizado. Los occidentales fingen creer en esta grosera fábula, pero la realidad del equilibrio de poder es menos ventajosa para sus intereses de lo que parece. Todo lo que pueden hacer los países miembros de la Alianza Atlántica, en realidad, se reduce a dos opciones complementarias: llevar a Kiev al último sacrificio por los buenos ojos de la OTAN y desatar una avalancha de propaganda contra Moscú. En los dos casos, Occidente tendrá un peso marginal en el curso de los acontecimientos. La continuación de la guerra traerá su parte de víctimas y sufrimientos, pero Rusia corre un gran peligro de imponer militarmente lo que no pudo obtener a través de la negociación: la neutralización de Ucrania y la santificación del Donbass.

La tarea será aún más difícil para los adversarios de Moscú, ya que contaban con un aislamiento de Rusia, que en gran medida se ha quedado en blanco. Los medios de comunicación occidentales han proclamado con cierta precipitación que «el mundo entero está contra Rusia» y que está «completamente aislada en la escena internacional».

La realidad es menos emocionante para la coalición antirrusa. En el Consejo de Seguridad de la ONU, China e India, que representan el 40% de la población mundial, se abstuvieron. En la Asamblea General de la ONU, los países que no votaron por la resolución que condena la intervención rusa representan el 59% de la población mundial. Cuando los occidentales imponen sanciones a Rusia, se encuentran solos con Japón, y los países que se niegan a hacerlo representan el 83% de la población mundial. Lejos de estar aislada en el escenario internacional, Rusia se beneficia de la abstención de una gran mayoría de la humanidad. China, India, Pakistán, Brasil, Venezuela, México, Argelia, Sudáfrica y muchos otros países se niegan a satanizar a Moscú por su acción militar contra un vasallo de la OTAN.

Básicamente, la Rusia con la que soñaban los occidentales era la de Boris Yeltsin: impotente y arruinada, dirigida por un alcohólico que podía ser manipulado a voluntad, era presa fácil para los depredadores extranjeros. Si los rusos se hubieran dejado rodear suavemente y hubieran consentido en esta cocción de la langosta, si hubieran aceptado soportar los bombardeos del Donbass sin inmutarse durante otra década, si se hubieran resignado a ver a Ucrania convertida en una OTAN y el Mar Negro transformado en un mare nostrum por los Yankees, no estaríamos aquí.

Pero los pueblos rara vez tienen un temperamento suicida, al menos aquellos que no han renunciado a su soberanía y aceptado servir como auxiliares del Tío Sam. El país que derrotó a los tártaros, Napoleón y Hitler no será presa fácil. Dura y obstinada, Rusia no se resigna a desaparecer. Escogió el enfrentamiento porque la OTAN lo llevó al límite. Pero la paradoja es que si alguna vez logra neutralizar a su vasallo ucraniano, dará una lección de sabiduría a Occidente que quería someterla.

CEPRID

Por Níkolas Stolpkin

Todo esto no se trata de Ucrania; todo esto se trata de frenar el desarrollo de un mundo multipolar, el cual señala la decadencia del actual mundo unipolar y sus estructuras.

Ucrania simplemente ha sido el vehículo utilizado por las grandes potencias occidentales, para buscar frenar el creciente ascenso de un mundo multipolar en desarrollo. EE.UU. y sus aliados vasallos han emprendido una dura resistencia por frenar el mundo que amenaza con desplazar su cetro de dominio. Ucrania era el país clave. EE.UU. y sus aliados de la OTAN debían generar las condiciones en Ucrania para que Rusia se viera obligada a intervenir. 2014 fue el año clave para empezar a generar significativamente esas condiciones. Rusia estaría al tanto. Y el pasado 24 de febrero (inicio de la Operación Militar Especial rusa sobre Ucrania) fue la fecha esperada para proceder y deshacerse de la influencia rusa en Europa con las múltiples sanciones aplicadas.

Nunca habíamos sido testigos de semejante lluvia de sanciones por parte de un conjunto de países, muy obedientes al imperio de EE.UU., hacia un solo país (Rusia). Ni siquiera se imaginó la salida en masa de grandes empresas capitalistas de Occidente en suelo ruso.

El nivel de ruptura con Rusia es tal que pareciera ser total. Pero lo curioso es que ese mundo acostumbrado a llevar las banderas de la «democracia» y la «libertad» por el mundo, no han tenido más alternativa que incrementar el fuego abrasador de la guerra que podría desparramarse a nivel mundial.

Pero… ¿Qué fue lo primero que se ha hecho a partir de la entrada en escena de Rusia en Ucrania? Pues no se ha hecho más que incrementar la ayuda militar a Ucrania, dizque para «ayudar al pueblo ucraniano». Lo que habla de un mundo unipolar desesperado por no querer convivir con un mundo multipolar.

Al incremento de la ayuda militar, EE.UU. y aliados al unísono han impuesto medidas draconianas contra Rusia como si de un gran muro de contención se tratara. La idea es que Rusia y su influencia no puedan entrar de ninguna forma en el «amenazado» mundo unipolar.

Pero ¿por qué empezar con Rusia? Para nadie era ajeno que Rusia en estos últimos tiempos estaba forjando, y con buenas intenciones, grandes proyectos con Alemania, en cuanto a energía. Eso a EE.UU. no le gustó para nada, ya que su zona de influencia (en Europa) podía hacerse más dependiente de los recursos energéticos de Rusia. Pero además Rusia era (es) el principal socio estratégico de China, potencia mundial que tiene muy preocupados a EE.UU.

Ucrania ha sido una pieza clave para buscar frenar y debilitar a un actor protagonista del mundo multipolar, pero no significa mucho. Simplemente sirve (Ucrania) de instrumento a los intereses de EE.UU. para intentar salvar su mundo unipolar.

Ciertamente estamos viviendo un momento histórico que podría desembocar en una conflagración mundial o en una Nueva Guerra Fría entre los que defienden el mundo unipolar y los que defienden un mundo multipolar.

Desconocemos hacia dónde se inclinará este momento histórico, pero surgen muchas interrogantes a partir de las consecuencias que hoy estamos observando. No sabemos qué habrá de pasar con la globalización y el dólar; no sabemos cómo habrá de perjudicar internamente a Europa de proseguir las hostilidades hacia Rusia; no sabemos qué habrá de pasar con estructuras como la OTAN, el FMI, BM, ONU…; no sabemos si China caerá en el mismo saco junto a Rusia, etc.

EE.UU. junto a sus aliados están jugando casi todas las cartas por detener el ascenso del mundo multipolar. Por lo que no nos debiéramos sorprender si EE.UU. estuviera hoy madurando las condiciones necesarias en Taiwán para que China, ante las provocaciones, también pudiera intervenir militarmente y sufriera medidas tan draconianas como hoy Rusia está siendo víctima.

Si China cayera en el mismo saco que ha caído Rusia, ¿qué habría de pasar con los vigentes tratados comerciales que hoy mantiene China con países europeos y Latinoamericanos? ¿Los inversionistas estadounidenses también saldrán en masa de China?

El peor escenario sería una conflagración mundial. ¿EE.UU. y aliados están preparados para ello? O mejor: ¿EE.UU. y sus aliados vasallos están dispuestos a aislarse y no acoplarse a un mundo multipolar en desarrollo?

Lo cierto es que el destino de Ucrania es incierto, todo indica que habrá de terminar muy mal y por la tozudez de un comediante (Zelensky), títere del imperio estadounidense. Lo más probable es que Ucrania pierda más de lo que pudo en un principio llegar a un acuerdo con Rusia.

Níkolas Stolpkin. Analista político nacional e internacional – Political Analyst – Crítico de política y Cultura Contemporánea.

Fuente CEPRID https://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article2703

Por Sourabh Gupta; East Asia Forum

En los 14 meses transcurridos desde su primera cumbre a nivel de líderes, el Quad (1) ha pasado de ser un objeto brillante con un potencial tentador a una llanta de repuesto usada de dudoso valor.

La función de disuasión marítima anti-China del Quad fue usurpada por la asociación trilateral AUKUS en septiembre de 2021. La inclinación pro-Moscú de Nueva Delhi en el conflicto de Ucrania ha empañado el marco de democracia versus autocracia de la agrupación. Y la geoeconomía del Quad y las funciones de la cadena de suministro “China-menos” están a punto de ser canibalizadas por el Marco Económico del Indo-Pacífico.

Desde 2017, el Quad ha aspirado a una identidad más estructurada que conserva su propósito original como un mecanismo de coordinación ad hoc, compuesto por democracias, construido en torno a una agenda funcional de interés mutuo de cuatro vías que confiere importantes bienes públicos a la región en general. También busca definirse tanto por lo que es —una “asociación de democracias afines” que promueve un “Indo-Pacífico libre de coerción, intimidación y represalias económicas”— como por lo que no es : “una alianza de seguridad, una OTAN asiática o una institución formal”.

Redoblarse en un modelo basado en actividades donde las “cuatro democracias forman el núcleo de un conjunto rotativo de coaliciones para resolver problemas en el Indo-Pacífico” parece ser el camino elegido. Presumiblemente, China debe ser excluida de estas coaliciones a pesar de estar dispuesta y ser capaz de resolver problemas de manera efectiva, como fue el caso en diciembre de 2004 cuando buscó pero se le negó la entrada al grupo central.

El Quad se enfrenta a una serie de vientos en contra en el futuro. Carece de un componente económico serio, se basa conceptualmente en una India ambivalente y parece una contención de China para muchos líderes asiáticos.

En un momento en que Beijing está duplicando su compromiso y centralidad dentro de las redes económicas del Indo-Pacífico, Washington y Nueva Delhi están rechazándolo en lugar de adoptar acuerdos comerciales regionales convencionales. Una suscripción de cuatro esquinas a un acuerdo de «estándar de oro» que incluya flujos de recursos australianos, insumos de diseño japoneses, fabricación india y consumo de EEUU crearía codependencias cuadrilaterales que ninguna cantidad de «organismos ad hoc» para implementar un «desacoplamiento administrado» puede replicar. La tambaleante asociación de vacunas del Quad es también un presagio de advertencia.

India es el eslabón indispensable pero más débil del Quad. Nueva Delhi encaja de manera incómoda con la filosofía y el propósito de la agrupación. Está ligado marginalmente a las redes económicas regionales asiáticas, nunca ha considerado que el wilsonianismo sea un principio organizador de la estabilidad estratégica en Asia y se deja influir por las corrientes de su relación con China. También obtiene poco consuelo de sus socios Quad en su desafío de seguridad más apremiante: la frontera del Himalaya.

Lo que es más importante, el Quad se basa en un marco de diseño que postula erróneamente que el Indo-Pacífico es un «sistema» estratégico único. La región es un compendio de dos sistemas, un sistema de Asia Pacífico y un sistema del Océano Índico, que históricamente han operado de forma aislada, mezclándose en su punto de intersección en el sudeste asiático. Estos dos sistemas presentan equilibrios localizados con intereses de seguridad altamente diferenciados entre sus estados finales, Japón e India. La disputa de las islas Senkaku o los intereses estratégicos de Australia en las islas del Pacífico son tan remotos para Nueva Delhi como la cambiante línea de control del Himalaya de Ladakh lo es para Tokio o Canberra.

Estados Unidos, Japón, Australia e India harían mejor en profundizar operativamente la base de “tres más dos” —Estados Unidos, Australia y Japón en el Pacífico occidental más Estados Unidos e India en la región del Océano Índico— sobre los cuales las aspiraciones de cada uno están más articuladas.

Washington ya ha institucionalizado la estructura trilateral en sus alianzas del Pacífico con Tokio y Canberra durante la última década, anclada en la alianza EEUU-Japón. La asociación de defensa bilateral de Washington con la India también ha sido testigo de una profundización inequívoca. Se han firmado tres acuerdos marco de defensa fundacionales, se han establecido líneas directas dedicadas, se ha regularizado la elegibilidad para transferencias de tecnologías de alta gama y se han institucionalizado ejercicios cada vez más sofisticados de marina a marina e intercambios de comando a comando.

Esta configuración de “tres más dos” está en sintonía con la geografía estratégica del Indo-Pacífico, dado que el contorno de la cadena de islas en el Pacífico occidental es tan propicio para la planificación de contingencia conjunta como el océano abierto y la falta de adquisición de objetivos fijos en el Índico. Washington, Tokio y Canberra tienen cada vez más razones para mantener capacidades federadas de combate de guerra para contrarrestar a Beijing en el Pacífico. Mientras tanto, Washington y Nueva Delhi enfrentan el requisito más limitado de desarrollar hábitos arraigados de cooperación interoperable (comando, control, comunicaciones, computadoras, inteligencia, vigilancia y reconocimiento) para disuadir a Beijing de montar un desafío naval en el Océano Índico.

Esta configuración también evita los matices de cerco y es menos probable que invite a la presión retributiva de Beijing sobre sus miembros constituyentes.

El Quad no está a punto de disiparse como afirman sus críticos. Proporciona un foro útil para que sus líderes lleguen a enfoques colectivos hacia China, ciertamente el mínimo común denominador, y fomenta hábitos de interoperabilidad estratégica entre sus componentes básicos de “tres más dos”. Pero la aspiración del Quad de improvisar una coalición asiática más amplia que podría inclinar el equilibrio de poder colectivo contra China seguirá siendo un ejercicio inútil. Y su base económica se está desmoronando.

(1) Diálogo de Seguridad Cuatrilateral, es un foro estratégico informal entre Estados Unidos, Japón, Australia e India (Nota del traductor).

Sourabh Gupta es investigador senior residente en el Instituto de Estudios China-América, Washington

Fuente CEPRID https://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article2702