Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

TEMAS:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

A Política Internacional de la semana

1 EEUU El debate un show vulgar de caos y Gritos, sin ningún aporte de ideas, Trump y su Covid-19, Trump evasor de impuestos internos; Mike Pompeo y su actitud patoteril tratando de reunirse con Francisco, para presionarlo de que “no renueve” el Concordato con China sobre el Nombramiento de Obispos. 2 Unión Europea: Hungría y Polonia fueron sancionados porque no hay independencia jurídica en esos paise separados del Poder Ejecutivo, Demanda contra Inglaterra (error se hizo en los Tribunales de la UE) por el tema del Brexit, conflicto entre Francia Italia, Grecia y Chipre contra Turquía. Y también siguen los escarceos por el Tema Bielorusia.

B Análisis Geopolitico de hoy: Cáucaso Sur

El Conflicto de Azerbaiyán y Armenia por Nagorno Karabaj, que se transforma en un conflicto con varios jugadores externos con muchos choques étnicos y religiosos, como es el caso de la intervención declarada de Turquía a favor de Azerbaiyán -apoyando con aviones de sus Fuerza aerea y con el envio de mercenarios del llamado Ejercito Libre de Siria-, Rusia apoya diplomáticamente a Armenia pero además estamos en una zona muy conflictiva porque allí están Georgia con un conflicto con Rusia por Abjasia y Osetia del Sur, mas otro país Chechenia, y también tiene influencia Iran, y por ello es un escenario muy conflictivo y riesgoso y que puede instalar el caos permanente en especial las potencias occidentales porque además afecta la producción de gas y petróleo.  Un final incierto pero muy peligroso…  

escuchar mas en:…

Gas y Petroleo en la Zona del Caucaso Sur
Otro Conflicto en la zona entre Rusia y Georgia

Mondo Cane | Por Gonzalo Fiore Viani*

Finalmente, estalló el conflicto bélico en Nagorno Karabaj, en la frontera que separa a Armenia de Azerbaiyán. Son los primeros enfrentamientos de magnitud desde la tregua establecida en 1994, cuando, entre 1988 y ese año, ambos Estados se disputaron el control por sobre el Alto Karabaj en el sur del Cáucaso, dejando un saldo de más de 30.000 muertos. Se trata de una región de más de 4.400 kilómetros cuadrados, históricamente habitada por armenios cristianos y por turcos musulmanes. Aunque perteneció a Armenia desde los tiempos del reino, que existió entre el año 190 aC y 165 dC, durante los tiempos de la Unión Soviética se convirtió en un territorio autónomo dentro de la República de Azerbaiyán. Si bien la comunidad internacional reconoce la soberanía de ese país sobre el territorio, la mayoría de sus habitantes pertenecen a la etnia armenia. El alto al fuego de 1994 se produjo bajo el auspicio de Rusia. El rol que desempeñe hoy el Kremlin será clave. Estados Unidos, la Organización de Naciones Unidas y la OTAN pidieron a Bakú y Ereván que cesen al fuego.

Tanto Armenia como Azerbaiyán son ex repúblicas soviéticas, y ambos países comparten una estrecha alianza con Rusia. Sin embargo, Azerbaiyán es un país petrolero con un fuerte vínculo con Turquía, cuyo gobierno le brinda asistencia en distintos ámbitos, entre ellos, el militar. Por ello, un enfrentamiento abierto podría resultar en graves consecuencias para los armenios; quienes, a su vez, mantienen un histórico enfrentamiento con los turcos. El genocidio armenio sucedido entre 1915 y 1917 fue perpetrado por el Imperio Otomano, actual Turquía. El mandatario turco Recep Tayyip Erdogan exigió a Armenia que “cese la ocupación” en Nagorno Karabaj, para que la región encuentre “paz y armonía”. Para los turcos, Armenia ocupa la región a través de grupos separatistas que autoproclamaron una República en 1993, luego de la desintegración de la Unión Soviética y la salida de sus tropas de la región.

Erdogan afirmó, además, que Armenia es uno de los “factores más importantes de desestabilización” en la zona del Cáucaso sur. El juego que lleve adelante el turco es extremadamente delicado: Nagorno Karavaj fue cedido a Azerbaiyán por la Unión Soviética por Josif Stalin. Tras la desintegración de la URSS, la región erigió una nueva república integrada por 200.000 armenios. A pesar de contar con moneda propia, símbolos patrios, pasaportes y documentos de identidad con una bandera exactamente igual a la de Armenia. No obstante, la República de Artsaj, como denominaron a su Estado, o República del Alto Karavaj, como se la conoce en Occidente, nunca tuvo reconocimiento internacional. Es considerada, tanto por los turcos como por las autoridades de Bakú, como un enclave ocupado por Armenia.    El grupo étnico más importante de Azerbaiyán son los azeríes, componen más del 90% de su población (solo son superados en cantidad por Irán). La guerra de los 90 con Armenia desplazó a casi un millón de azeríes de la región. Probablemente Irán se posicione a favor de Bakú, debido a la importancia que tiene esta etnia en su propio país. Lo que aún no está claro es que sucederá con Rusia.

Vladimir Putin ya tiene un frente abierto en la región con las protestas multitudinarias contra su aliado Alexander Lukashenko en Bielorrusia. Si bien, el mandatario ruso no está interviniendo directamente en el país, observa atento el desarrollo de los acontecimientos y no toleraría un nuevo gobierno pro occidental en su vecino. Al mismo tiempo, el Kremlin ha prometido que protegerá a Armenia en caso de guerra con cualquiera de sus vecinos. Un conflicto abierto solo traería más inestabilidad a una región que Moscú prefiere mantener tranquila y controlada.

Luego de la anexión de Crimea, en 2014, Putin ha optado por mantener una política menos intervencionista en lo militar y más presente en lo que tiene que ver con la asistencia económica y el intercambio comercial con sus aliados. Al mismo tiempo que sostiene un frágil equilibrio político con su homólogo Erdogan, con quien alcanzó un acuerdo para el alto al fuego en Siria en marzo de este año.

El gobierno denunció intervención turca en el conflicto, y -según los armenios- las tropas que responden a Ankara derribaron aviones de su país. Por ahora, Ereván no ha invocado un tratado de seguridad que podría obligar a Rusia a intervenir en su favor; seguramente esto no sucederá a menos que exista un pedido expreso de Putin. El vocero del presidente, Dimitri Peskov, aseguró que “cualquier declaración de apoyo militar o actividad militar echa inequívocamente combustible sobre el fuego”, dejando en claro que no hay ninguna intención en el Kremlin de escalar aún más el conflicto. Lo cierto es que se trata de un problema de varias décadas, e incluso siglos, que se encuentra muy lejos de terminarse. Todo dependerá de cuán grande sea la intervención extranjera y cuánto pretendan involucrarse tanto Moscú como Teherán. Erdogan, por lo pronto, ha dejado más que claro que no dejará la disputa librada al azar. Muchas más cosas se disputan hoy en Nagorno Karabaj que el futuro de esa pequeña franja de territorio separatista.

*Abogado y Magister en Relaciones Internacionles Miembro de Dossier Geopolitico

Publicado en el Periodico Hoy Dia Cordoba del 1/10/2020

https://www.hoydia.com.ar/opinion/153-analisis-internacional/73875-nagorno-karabaj-y-el-futuro-de-la-region.html

Por Maria Smotrytska *

Resumen:
Este artículo describe el rol de la región de los Países de Europa Central y Oriental (PECO) en la Iniciativa La Franja y la Ruta (BRI) basándose en los conceptos de la cooperación internacional sino-europea y los proyectos de infraestructura dentro de BRI. La autora enfatiza que desde el origen de la iniciativa se buscó involucrar a los actores europeos en conjunto Y que la iniciativa estratégica dispone de oportunidades tanto como desafíos para los actores involucrados.

Hoy en día, a un nivel diplomático y estratégico amplio, el BRI (Iniciativa de la Franja y la Ruta) se ha convertido en un símbolo de la creciente importancia de China en los asuntos internacionales, cambiando la dinámica regional en distintas zonas geográficas, incluso dentro de la misma Europa. Las implicaciones estratégicas de la expansión de la política de China en la Union Europa (UE) derivan de su naturaleza integral. Dentro de Europa, y junto con las “mini-iniciativassub-regionales propuestas por China, como la CEE 16 + 1, el BRI contribuye a generar cambios en el panorama decisorio global.

Al analizar las relaciones de China con los países PECO (Países de Europa Central y Oriental) se destacó el enfoque de complementariedad mutua de las economías, teniendo en cuenta las diferencias entre China y los países de ese “vecindario”. Fueron tomadas en cuentas las  deficiencias existentes en la infraestructura de todos los posibles participantes en ese proyecto geo-económico. Tal complementariedad proporciona una base importante para la cooperación a largo plazo entre China y los países PECO, e incluso la creación de un Espacio Euroasiático.

El gobierno chino hizo hincapié en que la iniciativa La franja y la Rutacomplementa” los planes nacionales y europeos existentes (por ejemplo, el llamado “plan Junker” o los planes promovidos por los distintos Estados miembros de la UE) para desarrollar la infraestructura y ampliar la conectividad en Europa y más allá. La mayoría de los embajadores en los países europeos destacan la importancia del BRI y su importancia para el desarrollo de las relaciones entre China y los países europeos.

Los proyectos para crear rutas de transporte marítimo y continental (ferrocarril) desempeñan un papel importante en el transporte de mercancías entre China y Europa.

Al mismo tiempo, al establecer vínculos entre el formato 16 + 1 y la cooperación China-UE, surgen una serie de preguntas que causan preocupación en los círculos gubernamentales de la UE sobre el papel que juega la República Popular China en la región.

Hoy en día, la región de Europa central y oriental se encuentra en el cruce del “cinturón económico de la nueva ruta de la seda” (la BRI) y la “ruta marítima de la seda del siglo XXI” (el Collar de Perlas). Ambas rutas que conectan los mercados de Europa y Asia, marítima y terrestre, lo atraviesan; ambas iniciativas tienen la  importante misión de asegurar el paso de los flujos de mercancías. 

La región de Europa central y oriental tiene la ventaja de la ubicación; a través del mismo, la carga se envía por tierra desde el oeste de China a través de Rusia o Asia central hacia Europa occidental. China obtendría una ventaja (geo) estratégica al redistribuir sus suministros desde el bar, reduciendo el uso del Océano Pacifico en general, y espacios como el Estrecho de Malaca en particular.

Además, hay consideraciones comerciales: en términos de tiempo, esta ruta terrestre agiliza el transporte el doble que la forma habitual de entrega por marítima con recarga en vía férrea.

La ruta marítima desde China hasta el puerto griego de El Pireo para la entrega de mercancías a la Península Balcánica, que se encuentra en la intersección de las comunicaciones de tránsito en Europa, Asia y África, tiene grandes perspectivas. Actualmente, el 80% de la carga de China a Europa pasa por el océano Atlántico hacia los puertos del norte de Europa. La ruta marítima a través del mar Arábigo y el canal de Suez hasta los Balcanes reducirá el tiempo de transporte entre 7 y 10 días: esta es la ruta marítima más corta de China a Europa. 

La cooperación entre China y los países de Europa central y oriental reflejan las tendencias a futuro. La interfaz incluye no solo los modos tradicionales de transporte, energía, trabajo y capital, sino también infraestructura digital y flujos de datos basados ​​en nuevas tecnologías, como la red 5G. 

Sin embargo, a pesar del aspecto positivo del desarrollo de las relaciones entre China y los países de PECO en el marco de la iniciativa BRI, también continúa enfrentando desafíos:

El problema del equilibrio con las otras grandes potencias:

El problema del equilibrio con las otras grandes potencias y la consecuente presión externa sobre el desarrollo de las relaciones de China con Europa central y oriental. Luego del fin de la Guerra Fría, los PECO se convirtieron en sujetos de las relaciones internacionales, con intereses propios. Pero otros grandes actores del escenario internacional no quieren que la profundización de las relaciones de los países PECO con China perjudiquen sus intereses estratégicos en Europa:

  • Estados Unidos envueltos en una competencia estratégica multidimensional con China de alcance global
  • Rusia teme que China, confiando en los países de Europa Central y Oriental, penetre en sus fronteras occidentales y tome su lugar allí. Por lo tanto, en algunas áreas y temas, estos países pueden ejercer presión sobre China y los países del PECO.
  • La UE también está preocupada por el posible predominio del tránsito ferroviario y de otros sectores geo-económicos por parte de China.
  • La imagen negativa de China y la BRI, entre la opinión pública europea y en distintos círculos sociales:

Uno de sus mayores desafíos de la es la imagen que hay de China y esta iniciativa, provocada por la aparición de opiniones negativas. Por lo tanto, el análisis encuentra que el BRI se percibe generalmente de manera positiva, pero las diferencias son marcadas a nivel de país y algunos países tienen percepciones negativas:

https://www.vision-gt.eu/wp-content/uploads/2020/09/immagine-1.png
https://www.vision-gt.eu/wp-content/uploads/2020/09/immagine-1.png

La Figura 1 y la Figura 2 anteriores muestran además los países con los sentimientos más positivos y negativos hacia el BRI. La primera impresión es que Europa y Asia son ambos extremos de positividad y negatividad. Eso significa que la iniciativa de China ha penetrado particularmente en las dos regiones, pero es evaluada de manera muy diferente por diferentes países y regiones.

Conclusiones:

Dentro de Europa, los miembros de BRI tienden a tener una visión mucho peor de la iniciativa de China (especialmente Bosnia y Polonia), en comparación con otros, especialmente los Países Bajos. Por lo tanto, China no parece estar necesariamente mejorando su imagen a través de esfuerzos realizados bajo los auspicios de los proyectos BRI o, al menos, no cuando se percibe en los países que no pertenecen al BRI. 

Si bien el impacto específico e “integral” del BRI en el territorio europeo es todavía limitado, ya están surgiendo nuevos corredores de transporte y su frecuencia de uso está creciendo rápidamente:

  • Un enlace ferroviario entre China y Europa occidental a través de Polonia y Alemania
  • Un corredor entre Grecia y la región del Báltico a través de Europa Central, y el Pireo como un centro de rápido crecimiento en el Mediterráneo.
  • En Italia, los actores están involucrados en expandir su perfil como parte de una red logística mediterránea (Trieste y Génova). 

Así, como resultado del análisis de las relaciones China-PECO en el marco del proyecto BRI, se puede concluir que existen tanto tendencias positivas como posibles desafíos en las relaciones China-ECO y su papel en las relaciones de China con la UE.

Fuente:
https://www.vision-gt.eu/news/cooperation/china-in-europe-hit-the-belt-and-road-jack/

* Maria Smotrytska –  doctoranda en Política Internacional –Universidad de Wuhan-.
Investigadora en política de inversiones de China.

Maria Smotrytska

Dossier Geopolitico: 

Desde el 2005, sostengo, que el fin de 500 años de dominio occidental están tocando a su fin y que ese periodos de V Siglos fue una anomalía en la historia de la Humanidad, pues la mayor parte de la misma, fue controlada por las Potencias Asiáticas. Hoy estamos vislumbrando un retorno a esa “normalidad” histórica, y ello es muy complicado para nuestras mentalidades forjadas ideológicamente en una supuesta superioridad racial del hombre blanco en especial del europeo que fue con la idea que nos formaron. Ello nos llevó a desconocer realidades históricas, sociales, políticas, étnicas, demográficas, geográficas económicas y de conflictos, etc., etc., de ese “mundo” (por ocultamiento) que bien lo denominaron los británicos “Lejano Oriente”. Donde además la conquistas de esos pueblos fue sangrienta como lo fue en África y las Américas, por los Europeos. 

Este fin de ciclo de los V Siglos, pone en tela de juicio las “creaciones” post II Guerra Mundial de los Acuerdos de Yalta y Postdam que terminaron el día que la Unión Soviética se disolvió, pero que aún continúan mal funcionando ONU, FMI, Banco Mundial. 

Y que tuvieron su ilusión del mundo anglosajón y sus aliados de un nuevo “Sistema Mundo” donde ese sector controlaría el mundo de forma Unipolar administrado por la República Imperial Norteamericana y sub representantes regionales en Europa y Japón desde 1991 al 2005. Para ello usaron las Guerras Infinitas, las Revoluciones de Colores, las Intervenciones “Humanitarias”, el “Consenso” de Washington, el “fin de la Historia” y el choque de Civilizaciones. Hoy todo eso es basura de la historia, el repliegue norteamericano es claro -reconocido por sus propios ideólogos- Kissinger, Bremmer;  Brezinski; y todos los tanques de ideas importantes de EEUU y la Unión Europea. 

En estos días una publicación de origen israeli titula:   Sergey Lavrov de Rusia esboza un «nuevo orden mundial» post-occidental, que lo presenta como la “novedad” de los cambios tectónicos profundo que ya estaban en marcha en los traspasos de Poder del Atlantismo  al Mundo Asia-Pacifico y que el Covid-19 vino solo a acelerar. Destacando que lo mismo dijo Lavrov en Múnich 18/2/2017 Serguéi Lavrov anunció en la Conferencia sobre Seguridad de Múnich el fin “del orden mundial liberal”, sostenido según él por las potencias occidentales. Y también ratificó en la entrevista del Canal 4 de Gran Bretaña en el 2018: “El fracturado “Occidente (whatever that means)” intenta infructuosamente frenar el nuevo orden multipolar: “después de cinco siglos de dominio de Occidente en forma colectiva –nota: se ha de referir al advenimiento industrial británico y al concomitante colonialismo europeo, sumados de la hegemonía de EU después de la Segunda Guerra Mundial– no es muy sencillo ajustarse a las nuevas realidades de que existen otras potencias desde el punto de vista económico, financiero y político” 

Pero esta información -Hoy una verdad de perogrullo- de un Mundo Post occidental. Sólo confirma nuestras apreciaciones de hace años a esta parte; Hoy los -Iberoamérica-Hispanoamérica o Latinoamérica- debe entender que estos no son cambios cosméticos sino cambios profundo y que debemos estar a la altura de las circunstancia históricas con nuestra excepcionalidad de ser  criollos mestizos y no quedar encerrados en una retórica hueca de que somos “occidente” CUAL (?); sino desde nuestra interpretación del mundo insertarnos con autonomía y pensamiento original en este nuevo orden mundial Post Pandemia

Carlos Pereyra Mele -Director de Dossier Geopolitico-

Artículo de Israel Noticias al que hacemos referencia del 19/9/20:

Sergey Lavrov Rusia esboza un «nuevo orden mundial» post-occidental

“Rusia y China ya no jugarán con las reglas occidentales”, sugirió el Ministro de Relaciones Exteriores ruso Sergey Lavrov en una entrevista, según el medio estatal ruso Tass. Según la corta pero importante declaración, el estadista ruso dijo que “estaba leyendo a nuestros politólogos que son bien conocidos en Occidente. La siguiente idea se está haciendo más fuerte y más pronunciada: es hora de dejar de aplicar la métrica occidental a nuestras acciones y dejar de tratar de gustar a Occidente a cualquier precio”.

La declaración forma parte de un creciente intento de Rusia y otros países de ir más allá del orden internacional liberal basado en normas de la posguerra fría que el Presidente de los Estados Unidos, George H.W. Bush, impulsó. Este “nuevo orden mundial” debía incluir valores como el derecho internacional y también la democratización, así como la hegemonía de los Estados Unidos.

Incluía la intervención humanitaria y la prevención de la agresión de los Estados entre sí, al menos en su ideal. Sin embargo, los conceptos planteados por Bush y luego por la administración Clinton se han erosionado rápidamente en las últimas dos décadas. A medida que los EE.UU. se retiran de su papel en el mundo a raíz de la guerra mundial contra el terrorismo, se ven desafiados por Rusia, China, Irán y Turquía. Esto ha llevado a más conflictos en zonas fronterizas como Ucrania o el Cáucaso, Siria y las posibles islas frente a China.

“Estas son personas muy respetables y una declaración bastante seria. Está claro para mí que Occidente nos está empujando, consciente o inconscientemente, hacia este análisis. Es probable que se haga sin querer”, señaló Lavrov. “Sin embargo, es un gran error pensar que Rusia jugará con las reglas occidentales en cualquier caso, al igual que pensar esto en términos de China”. China realizó un simulacro militar esta semana cuando un enviado de EE.UU. visitó Taiwán.

El hecho de que la TASS de Rusia tratara de destacar la discusión de Lavrov muestra lo importante que es para Rusia. Rusia está diciendo abiertamente que ya no “jugará” con las reglas occidentales. Eso significa una mayor coordinación del trabajo entre Rusia, Irán, Turquía y China. Es probable que signifique la venta de armas de China y Rusia y tal vez incluso de Turquía a Irán. Rusia ya está vendiendo sus S-400 a Turquía.

Turquía ha enviado mercenarios sirios a Libia y junto con China y Rusia está moviendo fuerzas y recursos a África. Irán tiene sus tentáculos en Yemen, Siria, Líbano e Irak. Esto ilustra cómo el nuevo orden mundial que está siendo impulsado por Rusia, un mundo que es multipolar, que tiene más poderes regionales y menos hegemonía de los EE.UU., está siendo rehecho. India, Arabia Saudita, Brasil, Japón y otros Estados también jugarán un papel clave. Sin embargo, la importancia del desafío Rusia-China para los EE.UU. ha sido señalado por los estrategas de la defensa nacional de EE.UU. que ven a Rusia y China como el mayor desafío.

FUENTE https://israelnoticias.com/internacional/sergey-lavrov-de-rusia-esboza-un-nuevo-orden-mundial-post-occidental 

PARA CONOCER MAS:

Rusia defiende un nuevo orden mundial “post-occidental” en Múnich

https://www.rfi.fr/es/europa/20170218-rusia-lavrov-munich-postoccidental-putin

El nuevo orden post-Occidental, según el canciller ruso Sergei Lavrov

https://www.telesurtv.net/bloggers/El-nuevo-orden-post-Occidental-segun-el-canciller-ruso-Sergei-Lavrov-20180709-0004.html

Las Potencias Emergentes de Hoy IEEE Ministerio de defensa España 2011

http://www.ieee.es/Galerias/fichero/cuadernos/CE_151_PotenciasEmergentesHoy.pdf

Por Emilio Sánchez de Rojas Díaz

El reformismo islámico de Al Afgani, dio lugar a dos tendencias aparentemente contradictorias, la primera tendencia era modernizar el islam, encarnada en Turquía por Kemal Atatürk, el padre de la Turquía laica moderna y en Egipto por el gran líder del movimiento de los no alineados, Gamal Abdel Nasser. 

La segunda tendencia era islamizar la modernidad encarnada actualmente por los Hermanos Musulmanes, cuyo objetivo último es extender el estado islámico –el Califato- a todos los territorios que tienen, o alguna vez tuvieron, presencia musulmana, como España. Esta última opción es la apoyada por Recep Tayyip Erdoğan, el nuevo califa, que cuenta con el apoyo –cómo no– del agresivo emirato de Qatar, pero que es odiado por el resto del mundo árabe.

La geopolítica, tras la guerra de Siria y en el marco de una errática política exterior estadounidense hacia la zona, particularmente con la secretaria de Estado, Hillary Clinton, ha propiciado una pérdida de relevancia de los Estados Unidos y la Unión Europea (UE), y una remergencia de Rusia en la zona.

A nivel regional, es notable la «creciente chiíta», potenciada por Irán, pero también el nuevo papel geopolítico de Turquía que, incapaz de acceder a la UE, utilizó el grifo de los refugiados sirios para obtener unos pingües beneficios económicos y dañar seriamente la imagen de la UE.

El megalómano Erdoğan, tras librarse de los líderes militares laicos, con un más que dudoso autogolpe de Estado, reconvirtió a sus militares, otrora defensores de la Turquía laica, en la punta de lanza del Partido Justicia y Desarrollo, la rama Turca de los Hermanos Musulmanes.

La guerra de Siria sería su gran oportunidad: con el pretexto de luchar contra el terrorismo, ataca en su lugar a los kurdos en Siria e Irak, abandonados por Estados Unidos, tras ser la primera línea contra de Daesh. 

En 2020, Turquía ha iniciado una intervención militar directa en Libia. Tras el aislamiento de Qatar por parte de gran parte del mundo árabe, incluidas las monarquías del Golfo, Turquía establece en 2015 su primera base militar en territorio árabe.

Posteriormente, con el apoyo militar y financiero de Qatar, Turquía ha proyectado sus fuerzas en Libia, prolongando y endureciendo la segunda guerra civil Siria, dando lugar a una escalada regional y propiciando el despliegue de fuerzas egipcias en Libia para neutralizar su acción. Turquía trata de ir sirianizando el conflicto libio.

Desde Siria pasando por Qatar, se ha detectado un incremento en las intervenciones militares turcas sin precedentes desde el colapso del Imperio Otomano

Desde la desolada Siria pasando por Qatar, las naciones empobrecidas de África oriental y occidental, y los Balcanes hasta Libia, se ha detectado un incremento en las intervenciones militares turcas sin precedentes desde el colapso del Imperio Otomano.

Muchos expertos se cuestionan si Erdoğan no estará tratando de alcanzar su objetivo –nunca escondido– de expandir la presencia militar global turca. Pero también es posible que la realidad sea más simple.

La Turquía de Erdoğan, rechazada por la UE, y que podría propiciar la desaparición de la OTAN, al menos como la hemos conocido hasta ahora, ha ido perdiendo fuelle económico, con una devaluación de un 36% de la lira turca y una salida de inversores extranjeros. Además, su mala gestión de las respuestas ante desastres naturales ha gestado una importante caída de la popularidad de su partido, incrementada tras su gestión de la pandemia. 

Como ha ocurrido con otros líderes populistas, Erdoğan necesita urgentemente un gesto drástico para recuperar la popularidad ante su electorado. La decisión del otrora principal promotor –junto con Rodríguez Zapatero– del «dialogo de las civilizaciones» fue reconvertir de nuevo Santa Sofía en mezquita. Con estos amigos para qué necesitamos enemigos.

Para satisfacer su propio ego, Erdoğan trata de extender su influencia más allá del antiguo califato otomano. Pero en contra de la relativa tolerancia otomana, que permitió la supervivencia de cientos de minorías religiosas y étnicas en el espacio imperial, Erdoğan ha optado por el sectarismo y la ruptura definitiva con lo poco que quedaba del fundador de la Turquía moderna y laica.

Erdoğan pretende convertirse en una especie de nano-califa, con el apoyo económico de Qatar, cuyo emir continúa empeñado en convertir la singular catedral de Córdoba en una mezquita más, otra muestra palpable de diálogo unidireccional de civilizaciones. 

Poderoso caballero es don dinero pero, afortunadamente, la influencia de Qatar, y por ende de los Hermanos Musulmanes, en el resto del mundo árabe está en continuo declive.

Tras la torpeza de la geopolítica errática de la Administración Obama hacia Oriente próximo, Rusia, y de alguna forma China, han ocupado su lugar. Los intereses rusos y turcos en la región entran en colisión: Ya han dado lugar a serios incidentes en Siria y están aumentando la tensión en Libia.

Con el aumento de la influencia de otros actores regionales como Irán con su creciente chií, o Arabia Saudí, dispuesta a intervenir en Bahréin o Yemen, no está claro el futuro geopolítico de un Erdoğan que, como un Putin menor, tratará de prolongar sine die su Presidencia. 

La Turquía moderna, y con ella la modernización del islam está moribunda; ha florecido el califato de los Hermanos Musulmanes, la democracia de una sola vez

La Turquía moderna, y con ella la modernización del islam, está moribunda; ha florecido el califato de los Hermanos Musulmanes, el de la democracia de una sola vez… Erdoğan ha dejado a Zapatero como «Cagancho en Almagro» y ha mandado a corrales al Diálogo de las Civilizaciones con su monólogo sectario.

Es más, la modernización secular del islam ha sido destruida por una Unión Europea intolerante con los militares turcos, pero extraordinariamente comprensiva con los Hermanos Musulmanes, y su retorno al islam más primitivo. Pero la generación Z turca, que votará por primera vez en 2023, podría terminar con esta rural aventura de Erdoğan.

Refiriéndose al conflicto sobre la influencia de los Hermanos Musulmanes en el mundo árabe el experto turco asentado en Washington Merve Tahiroglu afirmaba: «Erdoğan es el político islamista que encerró a los generales secularistas. Al Sisi es el general secularista que encerró a los políticos islamistas». 

Por su parte, el emir de Qatar quiere aprovechar la «extravagancia sectaria» de su gran socio turco para comprar, a precio de saldo, la Mezquita-Catedral de Córdoba, objetivo que comparte con la rural e intolerante Hermandad musulmana. Pero continuará siendo odiado por las restantes monarquías del Golfo, el mundo árabe en general y, quizás en el futuro, por la generación Z turca.

Emilio Sanchez de Rojas Díaz es coronel de Artillería (R) Ejército de Tierra España y profesor de EAE Bussiness School.

Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

TEMAS:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

A Política Internacional de la semana:

1 Bielorusia aumenta la conflictividad, Rusia está de acuerdo en establecer una posibilidad de solucionar el conflicto con la participación de la Unión Europea. 2 Golpe de Estado en la zona francófona: La República de Mali. 3 EEUU: Congreso Demócrata de USA elige la compañera de fórmula de Joe Biden Kamala Harris, mientras esto ocurría Esteve Bannon era detenido en EEUU, el creador del triunfo de Trump en las elecciones del 8 de noviembre de 2016. y creador de la Orden Negra de las derechas a nivel global. 4 El Triunfo diplomático de Irán sobre EEUU  en el Consejo de seguridad de la ONU.

B Análisis Geopolitico de hoy: Breve introducción a la Nueva Ruta de la Seda sobre la Europa de los 27.

CHINA: Proyecto Geopolitico (2013), que incluye: Rutas Terrestres, Ferroviarias, aeropuertos, Infraestructura vial, Puertos, oleoductos, etc, y acuerdos estratégicos mas amplios con los países donde se desarrolla la instalación del Proyecto que va mas allá de lo comercial, sino también: político, legal, legislativo, tecnológico, científico, cultural y en algunos casos militar; en  Asia, Europa, África que concluye en América del Sur, esto tiene una arista de financiamiento propio por fuera de los organismos tradicionales creados por el occidente tras la segunda Guerra Mundial, Una noticia: los trenes se incrementan sustancialmente llegando durante en plena pandemia, analizamos brevemente, las rutas terrestres y la marítimas, y sus alternativas. Cuales son los conflictos -debilidades- que le imponen los Poderes anglosajones para impedir este despliegue. Importancia del aumento de la potencialidad militar naval para frenar estos lineas desarrolladas del Plan de la Ruta de la Seda y el Cinturón.

Mas en:…

Con Bolsonaro y su antichinoismo la Ruta se modificara
El conflicto en los mares asia-pacifico

Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

TEMAS:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

A Política Internacional de la semana:

1 Toque de queda en Perú; 2 Biden aventaja por mas de 10 puntos en los 12 estados Bisagras; 3 EEUU y su guerra con China por Taiwán; 4 Bolsonaro niega los incendios en el Amazonas a pesar que la información satelital lo desmiente; 5 Kamala Harris candidata a Vicepresidente de Joe Biden; 6 Crece la tensión política y Social en Bolivia por la selecciones; 7 Tal como lo adelantamos en el anterior  informe (9/8/2020), crece la tensión post electoral en Bielorusia fogoneado por el Triángulo de Lublin; 8 Acuerdo de “PAZ’ entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel auspiciado por los EEUU.

B Análisis Geopolitico hoy: Acuerdo estratégico entre una potencia Regional Irán y China 

Un Acuerdo de 25 años con tres áreas:

  • Infraestructuras, Combustibles Fósiles, Carreteras, Telecomunicaciones, Puertos.
  • Financiado lso 400 mil millones de dólares una parte 228 mil millones por el Banco de Infraestructura y Cooperación de Asia.
  • Cooperación en temas Culturales; Educativos; Científicos; Legales; Legislativos y MILITARES.

Toma importancia el Puerto de CHABAHAR que conecta con el corredor Teherán – Mashhad, que coordina las intercomunicaciones con Afganistán y el Puerto seco de Korger en Kazajistán.

Todo esto forma parte del Plan de la Nueva Ruta de la Seda, gran perdedor la India que pierde el manejo del Puerto de Chabahar y de los suministros de gas y petróleo Iranies con el oleoducto Iran-Pakistan-India.

Mas en Audio…

A 200km hacia el norte por la Costa Irani se encuentra el nuevo Puerto de Chabahar del Puerto de Guadar en Pakistan
Un Triangulo que tiene gran Influencia geopolitica sobre la Isla Euroasiatica China Iran Rusia

Australia es uno de los países que conforman el QUAD, un bloque militar estratégico junto a India, Japón y EEUU creado por este último para contener la expansión de China en la región Indo Pacífico. El desacople de Australia de la agresiva política anti China estadounidense sin dudas debilita el Quad. Lo que no conocemos es que China es el principal socio comercial de Australia y Japón, y el segundo socio comercial de la India, lo que no hace fácil que estos países rompan sus compromisos y cadenas comerciales con China afectando sus propios intereses, para participar de una “alianza” en defensa de los “valores de la democracia” y de los “derechos humanos” contra el expansionismo chino, cuando EEUU aun con “guerra comercial”, continúa siendo el principal socio comercial de China.

Curiosamente en estos días Gran Bretaña, en palabras de su ministro de relaciones exteriores Dominiq Rabb en el parlamento anunció que desea mantener relaciones positivas con China y trabajar junto a ella, estaría abandonando su declarada política anti china con la que acompañaba a su hermano mayor estadounidense.

Es posible que Australia y el Reino Unido estén especulando con un cambio de administración en EEUU en las elecciones presidenciales de noviembre próximo.  Dr. Antonio Mitre Colaborador de Dossier Geopolitico

Australia “se desacopla” de la política estadounidense de China

por M. K. BHADRAKUMAR

Las cancillerías asiáticas tienen mucho que reflexionar después de la extraordinaria conferencia de prensa conjunta de EE. UU. Y Australia luego de la reunión de sus ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa de AUSMIN (consulta ministerial Australia – EEUU) en Washington, DC, el 28 de julio. Es improbable que el Ministerio de Asuntos Exteriores South Block (India) se perdió el evento.

¿Cómo puede una conferencia de prensa conjunta convertirse en “extraordinaria”? En pocas palabras, cuando su sincronización y contenido están unidos en las caderas, haciéndolos inseparables y, lo más importante, cuando resalta las fallas geopolíticas en beneficio del ojo que discierne y conduce a la reflexión sobre los reinos de la posibilidad que uno no tenía sospechoso

Y en este caso, también sucede que la conferencia de prensa conjunta involucró a dos países que ellos mismos y el mundo en general tienden a describir como una “Alianza irrompible”. El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, recordó la singularidad de la situación al señalar que “no muchos” de sus homólogos se someterían a una cuarentena de 14 días cuando regresen a casa debido a un viaje a los Estados Unidos donde se produjo una pandemia. es furioso, simplemente por tener una “conversación importante”.

El escenario para la reunión de AUSMIN fue preparado personalmente por Pompeo con su tan anunciado discurso de la alianza de democracias en la Biblioteca y Museo Presidencial Richard Nixon en California el 23 de julio. El contenido de ese discurso se destacó en su título “Churchillian”, China comunista y el futuro del mundo libre.

Sin duda, Pompeo lo dijo como su “Discurso de la Cortina de Hierro” que sobreviviría a la presidencia de Trump. Ciertamente, el ex senador de Kansas tiene la intención de hacerse recordar si la llama del ardiente deseo en su corazón de convertirse en el 50º presidente de los Estados Unidos de América no se extingue por el viento frío de las realidades de la política estadounidense cuando el tiempo la elección de 2024se aproxime

Evidentemente, Pompeo se vio a sí mismo como un hombre de historia que unía a la comunidad mundial contra China. Él exhortó:

“Si doblamos la rodilla ahora, los hijos de nuestros hijos pueden estar a merced del Partido Comunista Chino, cuyas acciones son el principal desafío hoy en el mundo libre. El Secretario General Xi no está destinado a tiranizar dentro y fuera de China para siempre, a menos que lo permitamos. Ahora, esto no se trata de contención. No compres eso. Se trata de un nuevo desafío complejo que nunca hemos enfrentado antes. La URSS fue cerrada del mundo libre. La China comunista ya está dentro de nuestras fronteras “.

Sin embargo, el mundo en general sabría que Pompeo no es Churchill. Su discurso en California ya ha generado mucha vergüenza dentro de Estados Unidos, incluso entre los admiradores de Nixon, y de manera bastante visible entre los aliados cercanos de Estados Unidos, incluido, como parece, Australia.

Así, en presencia de Pompeo, la Ministra de Relaciones Exteriores australiana Marise Payne decidió dejar las cosas claras. Por lo que parece, fue un movimiento premeditado de su parte, ya que Payne estaba leyendo una declaración escrita. Cuando se le preguntó sobre el discurso de Cortina de Hierro de Pompeo en California, Payne respondió:

“Los discursos del secretario sobre China son ​​suyos; las posiciones de Australia son nuestras. Y operamos, como era de esperar, sobre la base de nuestros valores compartidos, que se reflejan tanto en el enfoque de los Estados Unidos como en el de Australia.

“Pero lo más importante desde nuestra perspectiva, tenemos nuestros propios juicios y tomamos nuestras propias decisiones, en función del interés nacional australiano y sobre la defensa de nuestra seguridad, nuestra prosperidad y nuestros valores.

“Entonces tratamos con China de la misma manera. Tenemos un fuerte compromiso económico, otros compromisos, y funciona en interés de ambos países.

“Dicho esto, por supuesto, no estamos de acuerdo en todo. Somos países muy diferentes. Somos sistemas muy diferentes, y en los puntos en los que no estamos de acuerdo es donde podemos articular de manera madura y sensata y avanzar, como dije, nuestros intereses y nuestros valores.

“Como lo expresó recientemente mi primer ministro, la relación que tenemos con China es importante, y no tenemos intención de dañarla, pero tampoco tenemos la intención de hacer cosas que sean contrarias a nuestros intereses, y esa es la premisa a partir de la cual empezamos.”

Esto limitaba con la advertencia pública al nivel de un político y diplomático experimentado, pero era oportuna e incluso atrasada. En su discurso de hierro, Pompeo empujó innecesariamente el sobre y se negó a prestar atención a la advertencia gentil del aliado más cercano de los Estados Unidos, el Reino Unido, solo 3 días antes de que, como el principal diplomático de Estados Unidos, está peligrosamente cerca de hacer que la política exterior de la administración Trump parezca surrealista al caricaturizar el planeta como un lugar plano como las praderas de Kansas.

En una declaración en la Cámara de los Comunes el 20 de julio, así fue como el secretario de Relaciones Exteriores, Dominic Rabb, enmarcó la perspectiva del Reino Unido sobre las relaciones con China como tal, incluso cuando su gobierno cruza espadas con el enfoque de Beijing sobre la situación en Hong Kong, que por supuesto solía ser una colonia británica:

“Gracias, señor presidente. Con su permiso, señor presidente, quisiera hacer una declaración para actualizar a la Cámara sobre los últimos acontecimientos con respecto a China y, en particular, a Hong Kong.

“Como le dije a la Cámara el 1 de julio, el Reino Unido quiere una relación positiva con China. China ha experimentado una transformación extraordinaria en las últimas décadas. Con base en una de las culturas antiguas del mundo, China no solo es la segunda economía más grande del mundo, sino que tiene una base enorme en tecnología y ciencia.

“El gobierno del Reino Unido reconoce el notable éxito de China en sacar a millones de su propia gente de la pobreza. China también es el mayor inversor mundial en tecnología renovable, por lo que será un socio global esencial a la hora de abordar el cambio climático global, y los chinos viajan, estudian y trabajan en todo el mundo, haciendo una contribución extraordinaria.

“Entonces, señor presidente, permítame ser muy claro sobre esto. Queremos trabajar con China. Hay un enorme margen para un compromiso positivo, constructivo. Hay muchas oportunidades, desde aumentar el comercio, hasta la cooperación para enfrentar el cambio climático como he dicho, en particular con miras a la cumbre de la COP 26 el próximo año que, por supuesto, el Reino Unido organizará “.

El legado de Pompeo en el escenario diplomático a medida que las políticas exteriores de la administración Trump entran en el período del pato cojo es triste como es. De hecho, la presidencia de Trump ha dejado a los Estados Unidos a la deriva como un gran guardabosques en el desierto con el que cada vez más amigos y socios se muestran cautelosos a asociarse.

Es cierto que la comunidad internacional tiene desacuerdos con algunas de las políticas internas y externas de Beijing. Pero aquí también, es una imagen mixta. Porque nadie con sentido diría que China está socavando el orden mundial. Por el contrario, la culpa radica en ser una parte interesada que hizo fenomenalmente bien para desempeñarse de manera óptima. Los comerciantes son quoists de estatus, y una gran nación comercial como China no puede ser de otra manera.

Lo que China ha logrado bajo el liderazgo del Partido Comunista no tiene paralelos en la historia humana: elevar a cientos de millones de personas por encima del nivel de pobreza en un plazo de un par de décadas. A partir de 2018, el número de personas que vivían por debajo de la línea de pobreza nacional de China de 2.300 yuanes por año (en precios constantes de 2010) era de 16,6 millones en una población superior a 1.400.000 millones, lo que se traduce en el 1,7% de la población, lo que también está comprometido con el PCCh. erradicar totalmente para 2020 – 2022.

¿Cuál es la imagen correspondiente en los Estados Unidos? Millones de personas se están moviendo en la dirección opuesta, recurriendo a los bancos de alimentos, acudiendo al trabajo enfermos debido a la falta de salarios por enfermedad y muriendo debido a las desigualdades en la salud. Joseph Stiglitz dijo recientemente con desesperación: “Es como un país del tercer mundo”. Estimó que el 14% de la población estadounidense depende de los cupones de alimentos y el país está en camino de una segunda Gran Depresión. Sin embargo, Stiglitz agregó: “Si nosotros (los EE. UU.) Tuviéramos la estructura política adecuada, podríamos evitarla fácilmente”. ¿Cuál es el negocio del “mundo libre” del que habla Pompeo?

En toda la conferencia de prensa celebrada ayer en Washington, la australiana Payne no mencionó ni una sola vez el “virus Wuhan” o el Partido Comunista Chino, sino que dejó solo el nombre del “Secretario General Xi”. (Tampoco la ministra de defensa australiana, Linda Reynolds, que habló después de Payne).

Ahora, las diferencias de Australia con China son numerosas y no necesitan reiteración. Pero ha vuelto con cautela sus pasos desde la postura abrasiva inicial del primer ministro Scott Morrison, un gran amigo del presidente Trump, cuando tomó el centro del escenario sobre el “virus Wuhan”.

Una combinación de circunstancias está funcionando hoy, gracias a la comprensión tardía en Canberra de que Morrison se salió de la línea para complacer a su amigo, mientras que Australia, que debe su prosperidad significativamente a China, no debería morder la mano que lo alimenta La pérdida de Australia al molestar a China será la ganancia de otros países y nunca la pérdida neta de China; el liderazgo global de EE. UU. ya no atrae a la comunidad mundial, incluidos los aliados tradicionales de Estados Unidos.

Australia no puede ignorar que la diatriba de Pompeo contra el PCCh o el “Secretario General Xi” puede que ni siquiera represente el pensamiento de Trump, y, lo que es más importante, su vida útil es aún menor si va a haber una transferencia de poder en la Casa Blanca en el próximo 21 de enero. Payne midió cuidadosamente la quintaesencia de la asociación entre Estados Unidos y Australia:

“La relación fuerte y duradera de Australia y los Estados Unidos se basa en nuestros valores compartidos. Se basa en nuestra firme creencia en el estado de derecho, el respeto de los derechos humanos, nuestra promoción de la igualdad de género, nuestra protección de las libertades de religión y creencias. Se basa en el hecho de que ambos somos democracias fuertes y liberales que apreciamos la libertad de expresión y la diversidad de opiniones. Y se basa en nuestra confianza para tomar decisiones en nuestros intereses “.

De lo anterior, posiblemente, Australia tendría mucho más en común con una administración de Joe Biden que con Trump. La declaración de Payne se dedicó casi por completo a la pandemia de Covid-19 en la región de Asia y el Pacífico, a la que calificó de “crisis” en términos de desafíos de salud, económicos y de seguridad. Payne recordó a la administración Trump: “El papel de las instituciones multilaterales es más importante ahora que nunca para apoyar nuestros valores y nuestros objetivos estratégicos a medida que el mundo responde a los desafíos económicos y de salud de COVID-19”.

Lo más destacado de la conferencia de prensa llegó al final cuando una corresponsal australiana, Amelia Adams de Nine Network, preguntó:

“Secretario Pompeo, si pudiera comenzar con usted, existe una gran preocupación en Australia por la creciente brecha entre su administración y China. Como saben, Australia depende mucho de China. ¿Deberían los australianos preocuparse por las consecuencias a largo plazo del colapso en las relaciones entre sus dos países para nuestra seguridad regional? Y tal vez, ministra Payne, si pudiera hablar de la misma pregunta después del secretario.

El valiente periodista colocó al ampuloso secretario de estado de Estados Unidos en una esquina cerrada. Él parloteo. No obstante, Payne no dejó pasar la oportunidad. Ella respondió en la audiencia de Pompeo:

“Amelia, creo que en parte respondí la pregunta en respuesta a la pregunta de nuestro primer representante esta tarde, pero desde la perspectiva de Australia, permíteme reiterar que tomamos nuestras propias decisiones. Lo hacemos en función de nuestros valores, muchos de los cuales son valores compartidos, abrumadoramente, pero lo más importante, en interés nacional de Australia. A menudo tenemos posiciones comunes con los Estados Unidos porque compartimos muchos de esos valores fundamentales, y ambos queremos el mismo tipo de región: queremos que sea segura, queremos que sea estable, queremos que sea gratis, queremos que sea próspero “.

Payne continuó describiendo la plataforma AUSMIN como “la alineación de las amplias perspectivas de Australia y los Estados Unidos sobre asuntos globales y regionales”, que por supuesto “incluye nuestras discusiones en relación con China. Incluye nuestras discusiones en relación con la respuesta y recuperación de COVID-19 “.

Dicho esto, Payne repitió: “Tenemos, creo, un historial demostrable de tomar decisiones basadas en nuestros propios intereses … Sin embargo, no estamos de acuerdo en todo, y eso es parte de una relación respetuosa”.

¿Por qué las dos valientes mujeres estadistas australianas decidieron circunnavegar el mundo y viajar a los Estados Unidos, donde las muertes por Covid-19 aumentaron por tercera semana consecutiva a más de 6.300 personas en los siete días que terminaron el 26 de julio, e incluso el virus entró en el La Casa Blanca infectará al Asesor de Seguridad Nacional de Trump, ¿y cuando ni siquiera los homólogos masculinos de Payne y Reynold se atreven a viajar a Washington, DC?

¿No se pudo aplazar la reunión de AUSMIN? La respuesta es simple: Canberra quería transmitir a la comunidad mundial que las políticas australianas no deben confundirse con la misión evangélica de Pompeo.

Australia observa con incredulidad que, a pesar de la discordia sobre Hong Kong, Gran Bretaña todavía da la bienvenida a los estudiantes chinos para que vayan a sus universidades a estudios superiores, y que la postura de Gran Bretaña sobre el 5G sigue siendo muy ambivalente, y que los aliados europeos de EE. UU. están marcando distancia de Washington.

Por encima de todo, Canberra quiere que Beijing sienta que tiene la intención de seguir una política de China que está lejos de ser un clon estadounidense, y que está interesada en trazar una trayectoria independiente hacia el establecimiento de una relación mutuamente beneficiosa a pesar de todas las diferencias.

por M. K. BHADRAKUMAR Publicado el 29 de julio de 2020 Asia Times

EURASIA GROUP Y ANZ – JUNIO DE 2020 – POR: IAN BREMMER , RICHARD YETSENGA

Reconfigurando el orden global
Covid-19 ha sacudido la economía global en un momento en que el orden geopolítico y económico ya estaba cambiando. Estados Unidos sigue siendo la economía más grande del mundo y el poder geopolítico dominante, pero es probable que la influencia estadounidense, que ya está disminuyendo, dé un paso atrás a raíz de la pandemia. Desde principios de la década de 2000, Estados Unidos se ha enfocado cada vez más a los problemas locales, a expensas del liderazgo global que solía proporcionar. Esta tendencia se ha acelerado en los últimos años. 

En lugar de promover esfuerzos cooperativos globales para combatir a Covid-19, la administración Trump a menudo ha tomado decisiones que son unilaterales y, cuando involucran a otros países, el tono a menudo ha tenido una postura más dura de lo que estábamos acostumbrados, como por ejemplo anunciando que Estados Unidos se retiraría de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y evitaría la exportación de suministros médicos clave, buscando imponer el rotulo “el virus de Wuhan”.

Estos cambios en la posición de liderazgo global de los EE. UU y sus relaciones en erosion con China crean un panorama económico, comercial y político desafiante en la región de Asia-Pacífico. A Australia le resulta más difícil equilibrar sus intereses regionales. Otros países asiáticos, como Japón, Corea, Filipinas y Vietnam, permanecen atrapados en el equilibrio de la competencia económica entre Estados Unidos y China, así como la rivalidad tecnológica y las tensiones estratégicas de las dos potencias en los mares del este y sur de China.

Estos cambios geopolíticos tienen implicaciones inmediatas en el mundo real para las empresas. Por ejemplo, una serie de decisiones de los Estados Unidos para restringir el acceso a los semiconductores producidos con equipos estadounidenses amenaza con rediseñar los patrones de suministro de tecnología en Asia. Esto podría tener serias implicaciones para los productores coreanos y taiwaneses que tienden a depender más de la tecnología estadounidense. Mientras tanto, los rivales japoneses de las empresas estadounidenses de semiconductores pueden estar mejor posicionados para suministrar insumos tecnológicos sin utilizar tecnologías estadounidenses. Estas compañías podrían obtener ganancias al ganar participación de mercado de los competidores coreanos y taiwaneses.



Una geopolítica cambiante crea nuevos desafíos para los países de todo el mundo

La emergente rivalidad estratégica entre Estados Unidos y China crea nuevas realidades y nuevos desafíos para países que están más allá de Estados Unidos y Asia. 

Tomemos a Europa, por ejemplo, donde las relaciones tradicionales de la posguerra se están volcando. Gran parte de la Unión Europea, particularmente Francia y Alemania, permanece distante de los EEUU y China, girando hacia adentro para capear la pandemia. A pesar de las profundas divisiones políticas entre los Estados miembros sobre temas como la inmigración, la configuración de la política fiscal y el papel de la UE en la gobernanza económica, los líderes europeos, bajo la cooperación y el liderazgo de Alemania y Francia, se unieron para acordar un paquete extraordinario de fondos de recuperación para el bloque países más afectados

Aun así, se han abierto nuevas divisiones en algunas áreas. El resentimiento italiano por la percibida falta de solidaridad de los estados miembros más frugales de la UE ha aumentado, e Italia ya se había vuelto más hospitalaria con la inversión china antes de la pandemia. En marzo de 2019, Italia se convirtió en el primer gran estado miembro en unirse a la Iniciativa Belt and Road (OBOR), y Durante lo peor de la pandemia de Coronavirus, también recibió importantes donaciones de mascarillas y respiradores de China, así como asistencia médica de médicos chinos.

Asia se mueve al centro

Mientras tanto, las consecuencias económicas de Covid-19 han acelerado el declive relativo de los EE. UU. Como motor económico mundial. También está aumentando la centralidad de Asia, y particularmente de China, en el ciclo económico mundial. Según las previsiones de ANZ Research, la economía china crecerá rápidamente en proporción a la economía de EE. UU., Del 67% del PIB estadounidense a fines de 2019 al 75% a fines de 2021. Este rápido aumento relativo será el resultado de la fuerte contracción esperada en los EE. UU. En 2020, mientras que la producción china se mantiene en general estable, seguida por un aumento en el crecimiento chino y un repunte menos pronunciado de los EE. UU. En 2021.

China está desplazando a EEUU Como motor principal de la economía global

Los efectos combinados de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la recesión mundial provocada por Covid-19 y el rápido crecimiento de los vecinos de China han reducido la importancia del mercado de consumo de Estados Unidos para las economías asiáticas. En el primer trimestre de 2020, los países de la ASEAN superaron a los EE. UU. Como los principales clientes de China por primera vez, comprando el 16% de las exportaciones de mercancías chinas. Solo el 14% fue absorbido por el mercado estadounidense. Es probable que esta tendencia continúe a raíz de la pandemia de Covid-19 a medida que el comercio y las cadenas de suministro se concentren más regionalmente y que la ASEAN se recupere más rápidamente que los EEUU.

Aunque la importancia de China para el ciclo económico mundial seguirá aumentando, el dólar estadounidense y las instituciones monetarias estadounidenses siguen siendo fundamentales para el ciclo financiero mundial. Los impulsores de la recuperación global de la crisis financiera mundial de 2008 fueron la liquidez en USD (suministrada por la Reserva Federal de los Estados Unidos) y el crecimiento chino. Lo mismo puede ser cierto para la crisis actual, particularmente porque China salió primero de la pandemia y es probable que ayude a liderar la recuperación de la demanda global.

Las medidas de estímulo han amortiguado el golpe al consumo australiano de Covid-19

Mientras tanto, el extraordinario volumen de liquidez puesto a disposición por la Reserva Federal ha ayudado a aliviar las condiciones financieras mundiales, permitiendo que algunos países de mercados emergentes aflojen significativamente la política monetaria y algunos incluso implementen una flexibilización cuantitativa. En la región de Asia y el Pacífico, Indonesia e India son ejemplos notables. Las autoridades monetarias de estos mercados emergentes se han unido a las de Japón, Australia y Nueva Zelanda para realizar compras de activos considerables. Esta es una mejora estructural importante en el conjunto de herramientas de política disponible de Asia.

La fuerza relativa de la política interna en Asia-Pacífico

La inestabilidad política interna puede aparecer en muchas economías después de que haya pasado la fase más aguda de la pandemia. En los EEUU, una tasa de desempleo de dos dígitos, una cifra de muertos de más de 100,000 y los disturbios en muchas de las principales ciudades estadounidenses han puesto en duda las perspectivas de reelección del presidente Trump. En el Reino Unido, una respuesta menos que estelar a la crisis ha sacudido la confianza en el gobierno de Boris Johnson. Incluso en Italia, donde el primer ministro independiente, Giuseppe Conte, goza de un alto índice de aprobación según los estándares nacionales, Covid-19 ha aumentado la probabilidad de que el gobierno se derrumbe y sea reemplazado por un gobierno de unidad nacional.

Pero en muchos países asiáticos las presiones internas son mucho menos pronunciadas. En Corea, Singapur, Hong Kong y Vietnam, por ejemplo, la respuesta al virus a menudo ha sido más competente y los cierres económicos tienen una base mucho menos amplia que la observada en muchas economías avanzadas. Del mismo modo, los líderes de Nueva Zelanda y Australia han visto un fuerte aumento de los índices de aprobación gracias a los programas de estímulo masivo y los esfuerzos efectivos para contener Covid-19.

 El ascenso de Asia en el mundo post-covid

La pandemia de coronavirus está acelerando las tendencias geopolíticas y económicas regionales que ya están en marcha en Asia-Pacífico. La competencia geopolítica entre Estados Unidos y China aumentará la complejidad del clima de negocios entre los países que intentan equilibrar sus relaciones con las dos potencias. La importancia relativa de los EEUU para la economía mundial disminuirá aún más, ya que la producción china será más resistente y se recuperará más rápidamente del Covid-19. Si bien la Reserva Federal aún impulsa el ciclo financiero mundial, una política monetaria más flexible de EEUU ha ampliado la gama de herramientas de política disponibles para los bancos centrales asiáticos. Los líderes políticos en Asia probablemente pagarán un precio político menor que  los de EEUU y Europa debido su respuesta de salud pública y económica en general más sólida a la pandemia en Asia.


Por Javier Benítez desde Moscu programa: QUÉ PASA 22.07.2020

Asociación estratégica por 25 años. Es un acuerdo entre China e Irán que se traducirá en un duro golpe para las posiciones de EEUU en Asia, pero que repercutirá en su ascendencia en el resto del mundo, según la revista Forbes. Los detalles del pacto aún se desconocen, pero redundará en un gran beneficio para ambas naciones. Sputnik entrevista al director del think tank Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele.

AUDIO: https://mundo.sputniknews.com/popup/radio/?audio_id=2272761

Estratégico

Forbes es muy clara al sintetizar las implicaciones de este acuerdo, y lo explica con un dicho popular que existe entre el ambiente de expertos en política exterior. Incide en que cuando se trata de estrategias políticas, Rusia juega al ajedrez, China juega al Go, y EEUU juega al fútbol [americano]. Pues eso.

Para mas informacion: Pacto estratégico con Teherán reforzará la presencia de China en Oriente Medio

“Creo que Forbes ha pasado en blanco una realidad que se viene consolidando, y más en este año de la pandemia que está demostrando una serie de complicaciones para la política exterior norteamericana, que en principio se la nota bastante agresiva, pero también bastante volátil, porque las decisiones que va tomando, en definitiva son un boomerang”, advierte el director del think tank Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele.

Y es que EEUU viene cometiendo errores de cálculo groseros e increíblemente en desmedro de sus propios intereses, desde la época en que el expresidente Barack Obama hacía vida en el ya mítico Despacho Oval. Todo comenzó con Rusia y las sanciones que le impuso bajo la excusa de la reunificación de Crimea al gigante euroasiático, un hecho que terminó siendo lo opuesto a lo que buscaba EEUU y sus aliados al orquestar el golpe de Estado en Ucrania a finales de 2013.

El siguiente gran error de cálculo fue bajo la actual Administración, cuando en mayo de 2018 Donald Trump abandonó el Plan de Acción Integral Conjunto [PAIC], conocido popularmente como pacto nuclear de Irán con el grupo 5+1, es decir, los cinco integrantes del Concejo de Seguridad de Naciones Unidas, más Alemania.

Para mas informacion: Teherán, satisfecho con la ayuda de Rusia para hacer frente a la postura de EEUU

Estos dos hechos angulares, añadidos a una sucesión de abandonos o rupturas de tratados, y a una sumatoria irracional de sanciones, tanto a Rusia como a Irán —y últimamente contra China por la guerra comercial, pero también contra la Unión Europea a cuenta del Nord Stream 2—, con pretextos inventados de lo más variopintos, pero con el denominador común de ser constantes violaciones al derecho internacional, han provocado un acercamiento estratégico entre Rusia, China, e Irán. Y también un aislamiento cada vez más pronunciado de EEUU.

“Esta metodología de aplicar sanciones a los que ellos [EEUU] consideran que son adversarios o enemigos peligrosos, esos mismos países agredidos terminan abrazándose y conformando bloques que eran impensados hace un tiempo”, plantea el analista.

Pragmático

Forbes ha dejado ver algunos flecos sobre la mesa del acuerdo que ya está madurando y a punto de recibir el gancho de Pekín. Se trata de un acuerdo económico y de seguridad por valor de 400 mil millones de dólares con Teherán. Contempla inversiones masivas en infraestructura, descuentos en el precio del petróleo iraní, cooperación más estrecha en defensa e intercambio de inteligencia.

También se habla de un aumento en Irán de inversiones de China en la banca, las telecomunicaciones y el transporte, incluidos ferrocarriles, aeropuertos y zonas de libre comercio. Y todo en un contexto de dos países, cada uno de los cuales cuenta con 15 fronteras, incluidas terrestres y marinas, lo que significa que cada uno duplicaría esta condición, tan fundamental en el ámbito del comercio.

Para mas informacion: China llama a la comunidad internacional a repugnar las sanciones de EEUU contra Irán

Pereyra Mele apunta que “Irán es un eje fundamental instalado en la zona que se llama ‘de los cinco mares’: el mar Negro, el mar Caspio, el mar Mediterráneo, el Golfo Pérsico, el mar Arábigo”. Es decir, “está en una zona clave y estratégica para cualquier conectividad”. El experto alude también a los aportes del país persa desde el punto de vista energético. “En ese aspecto, Irán ofrece a China elementos que le son ultra necesarios para seguir progresando dentro de este desarrollo industrial y avasallador que está teniendo, y que son gas y petróleo”.

El analista añade que esta situación le permite a China romper el bloqueo que en estos momentos EEUU le está tratando de instalar a través del cerco del Mar de la China Meridional, de Corea del Sur, de Japón, de Filipinas, o Malasia, a través de la oferta de puertos iraníes, algo que evitaría a sus buques pasar por el cuello de botella del estrecho de Ormuz.

Para mas Informacion: Acuerdo China-Irán: el Dragón burla el cerco Indo-Pacífico de EEUU

“Por lo tanto China también tiene una posibilidad concreta de trasladar a través de la Nueva Ruta de la Seda —a través de ferrocarriles— [sus mercancías] a puertos iraníes, y de allí tener acceso al mundo africano, al mundo del Medio Oriente, y al mundo europeo, fuera del cerco que podría instalarse con países que hoy en día están siendo incentivados por EEUU para un cerco marítimo a la República Popular de China”, concluye Carlos Pereyra Mele.

Carlos Pereyra Mele en los estudios centrales de Sputnik Moscu 2019