EXCLUSIVA: Estados Unidos amplía el intercambio de inteligencia con los saudíes en la operación de Yemen

Por Mark Hosenball , Phil Stewart , Warren Strobel

WASHINGTON (Reuters) – Estados Unidos está ampliando su intercambio de inteligencia con Arabia Saudita para proporcionar más información sobre posibles objetivos en la campaña aérea del reino contra las milicias hutíes en Yemen, dijeron funcionarios estadounidenses a Reuters.

El aumento de la asistencia se produce cuando dos semanas de implacables ataques aéreos de los saudíes y otros aliados del Golfo Pérsico han fracasado en gran medida en detener los avances de las fuerzas hutíes vinculadas a Irán.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que la asistencia ampliada incluye datos confidenciales de inteligencia que permitirán a los saudíes revisar mejor los objetivos del reino en los combates que han matado a cientos y desplazado a decenas de miles desde marzo.

“Hemos abierto un poco más la apertura con lo que compartimos con nuestros socios saudíes”, dijo un funcionario estadounidense.

“Los estamos ayudando a tener una mejor idea del campo de batalla y el estado del juego con las fuerzas Houthi. También estamos ayudando a identificar áreas de ‘no ataque’ que deben evitar” para minimizar las bajas civiles, dijo el funcionario.

El aliado de Estados Unidos, Arabia Saudita, está preocupado de que la violencia pueda extenderse más allá de la frontera que comparte con Yemen, y también está preocupado por la influencia del Irán chiíta, que ha negado las acusaciones de Arabia Saudita de que ha brindado apoyo militar directo a los hutíes.

Estados Unidos, cuya lucha contra los militantes de Al Qaeda en Yemen ha sufrido un duro revés por la toma de la capital Sanaa por parte de los hutíes y el derrocamiento del gobierno anterior, ha evitado un papel directo en el empeoramiento del conflicto. Todavía no llegará a elegir objetivos para los saudíes, dijeron los cuatro funcionarios estadounidenses, que hablaron bajo condición de anonimato.

Pero Washington se ha visto presionado a hacer más para ayudar a la alianza liderada por Arabia Saudita, que teme que el avance de los hutíes esté expandiendo la influencia del archienemigo Irán a su frontera.

Las preocupaciones sauditas sobre la creciente influencia iraní también se han visto acentuadas por las conversaciones nucleares entre Teherán y las potencias mundiales que podrían resultar en un acuerdo para el 30 de junio que elimine las sanciones punitivas sobre el país.

Un alto diplomático estadounidense dijo a principios de esta semana que Washington estaba acelerando el suministro de armas y reforzando el intercambio de inteligencia con la alianza liderada por Arabia Saudita. El Pentágono ha dicho que está comenzando el reabastecimiento aéreo de aviones de la coalición árabe, aunque fuera del espacio aéreo yemení.

Hasta hace unos días, el apoyo de inteligencia de EE. UU. se limitaba a examinar la información de objetivos saudíes para tratar de afirmar su precisión, dijeron funcionarios estadounidenses y saudíes.

El papel de EE. UU. ahora se ha ampliado en tamaño y alcance, lo que implica una «verificación» más detallada de la información sobre objetivos preparada por los saudíes, con un interés particular en ayudar a los saudíes a evitar víctimas civiles, según los funcionarios estadounidenses.

La Casa Blanca y el Pentágono no comentaron específicamente cuando se les preguntó sobre el intercambio de inteligencia ampliado.

“Estados Unidos está proporcionando a nuestros socios la inteligencia necesaria y oportuna para defender a Arabia Saudita y responder a otros esfuerzos para apoyar al gobierno legítimo de Yemen”, dijo Alistair Baskey, portavoz de la Casa Blanca.

BARRERAS LEGALES

Los grupos de ayuda han dicho que los ataques saudíes, que comenzaron el 25 de marzo, han causado muchas muertes de civiles, incluido un ataque del 30 de marzo contra un campo de refugiados controlado por los hutíes en el norte de Yemen que, según la Organización Internacional para las Migraciones, mató a 40 personas. Altos funcionarios saudíes han culpado de tales incidentes a los propios hutíes.

La campaña aérea dirigida por Arabia Saudita tiene como objetivo hacer retroceder las ganancias territoriales de los hutíes y reinstalar al presidente yemení Abd-Rabbu Mansour Hadi, quien huyó del país.

Si bien la Casa Blanca anunció el apoyo de la inteligencia estadounidense poco después de que comenzara la operación, los funcionarios estadounidenses dijeron que el intercambio de datos había sido extremadamente mínimo en los primeros días de la campaña. Eso se debe en parte a las barreras legales, dijeron los funcionarios.

Si bien Estados Unidos ha usado fuerza letal contra una rama de Al Qaeda en Yemen, no se considera en guerra con los hutíes. Algunos funcionarios dijeron que el análisis de la administración estadounidense es que carece de la capacidad, según las leyes estadounidenses e internacionales, para colaborar con los saudíes en una ofensiva contra los hutíes.

Baskey dijo que las acciones de Estados Unidos eran “totalmente consistentes con los requisitos legales nacionales e internacionales aplicables”.

El subsecretario de Estado, Antony Blinken, habló en términos generales sobre la cooperación ampliada durante una visita a Riad el lunes, sin revelar detalles.

“Arabia Saudita está enviando un fuerte mensaje a los hutíes y sus aliados de que no pueden invadir Yemen por la fuerza”, dijo Blinken.

“Como parte de ese esfuerzo, hemos acelerado las entregas de armas, hemos aumentado nuestro intercambio de inteligencia y hemos establecido una célula de planificación de coordinación conjunta en el centro de operaciones de Arabia”, agregó.

Estados Unidos ha enviado un equipo de coordinación militar de 20 miembros para interactuar con los aliados del Golfo, dirigido por el general de división de la Marina Carl Mundy. La asignación de un general de dos estrellas facilitará las interacciones con otros funcionarios de alto rango de otras naciones, dijeron funcionarios estadounidenses.

Estados Unidos inició esta semana vuelos diarios de reabastecimiento de combustible aire-aire de aviones de combate de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

Pero incluso con sus vuelos de reabastecimiento de combustible, Estados Unidos muestra cautela: realiza los vuelos fuera del espacio aéreo yemení y solicita reembolsos financieros a los aliados.

Todavía no está claro cómo planea Estados Unidos acelerar la entrega de bombas y kits de orientación a sus aliados.

Una persona familiarizada con el asunto, que habló bajo condición de anonimato, dijo que Estados Unidos podría acelerar los envíos a los Emiratos Árabes Unidos, lo que también podría ayudar a reabastecer a Arabia Saudita.

Editado por Stuart Grudgings

Our Standards: The Thomson Reuters Trust Principles. 

https://www.reuters.com/article/us-usa-saudi-yemen-exclusive/exclusive-u-s-expands-intelligence-sharing-with-saudis-in-yemen-operation-idUSKBN0N129W20150410

Occidente apoya esta «guerra»

NdR: GEOPOLITICA: “En este articulo Escobar describe cómo se están construyendo en Eurasia las bases del nuevo orden multipolar, con la formación de instituciones u organizaciones internacionales que se entrelazan entre sí y que van a ir reemplazando las viejas y obsoletas instituciones surgidas luego de Yalta, Potsdam y Bretton Woods y que han sido hasta ahora las que le dieron durante 70 años marco y sustento al orden mundial presidido por occidente que hoy en versión «unipolar» fenece. Se está cambiado el orden «basado en normas y reglas» inventado por EEUU por una compleja y difícil configuración de un mundo multipolar (post-unipolar) que va emergiendo, y esto se está realizando en Eurasia y se proyecta hacia el continente africano e Iberoamericano, al Sur Global. Y esto sucede frente a la «autodestrucción» del occidente presidido por EEUU y ante nuestros ojos. Creo entonces que es necesario que tratemos de «ver» cotidianamente un poco más hacia el «oriente», a Eurasia, y dediquemos un poco de nuestro esfuerzo al análisis y estudio de lo ahí está sucediendo, que es muy importante para nuestro presente y futuro y escapemos un poco a la lógica frustrante y destructiva de la agenda que nos está marcando diariamente la «dictadura mediática occidental». Tenemos el privilegio de estar asistiendo a un «cambio de época» Dr. Antonio M. Mitre Colaborador de Dossier Geopolitico

EXILIO EN LA CALLE PRINCIPAL: EL SONIDO DEL MUNDO UNIPOLAR SE DESVANECE.

El futuro orden mundial, ya en marcha, estará formado por fuertes estados soberanos. El barco ha zarpado. No hay marcha atrás.

Por Pepe Escobar 22 de junio

Vayamos al grano y entremos en el Top Ten de Putin de la Nueva Era, anunciado por el presidente ruso en vivo en el foro de San Petersburgo  para el Norte y el Sur Global.

La era del mundo unipolar ha terminado.

La ruptura con Occidente es irreversible y definitiva. Ninguna presión de Occidente lo cambiará.

Rusia ha renovado con su soberanía. El reforzamiento de la soberanía política y económica es una prioridad absoluta.

La UE ha perdido por completo su soberanía política. La crisis actual muestra que la UE no está preparada para desempeñar el papel de un actor independiente y soberano. Es solo un conjunto de vasallos estadounidenses privados de cualquier soberanía político-militar.

La soberanía no puede ser parcial. O eres un soberano o una colonia.

El hambre en las naciones más pobres estará en la conciencia de Occidente y de la euro democracia.

Rusia suministrará cereales a las naciones más pobres de África y Oriente Medio.

Rusia invertirá en desarrollo económico interno y reorientación del comercio hacia naciones independientes de EE.UU.

El futuro orden mundial, ya en marcha, estará formado por fuertes estados soberanos.

El barco ha zarpado. No hay marcha atrás.

¿Cómo se siente, para el Occidente colectivo, estar atrapado en un huracán de fuego cruzado? Bueno, se vuelve más devastador cuando agregamos a la nueva hoja de ruta lo último en el frente de la energía.

El CEO de Rosneft, Igor Sechin, en San Petersburgo, enfatizó que la crisis económica mundial está cobrando impulso no debido a las sanciones, sino exacerbada por ellas; Europa “comete un suicidio energético” al sancionar a Rusia; las sanciones contra Rusia han acabado con la tan elogiada “transición verde”, ya que ya no es necesaria para manipular los mercados; y Rusia, con su vasto potencial energético, “es el Arca de Noé de la economía mundial”.

Por su parte, el CEO de Gazprom, Alexey Miller, no podría ser más mordaz sobre la fuerte caída en el flujo de gas a la UE debido a la negativa y/o incapacidad de Siemens para reparar el motor de bombeo del Nord Stream 1: “Bueno, por supuesto, Gazprom se vio obligado reducir el volumen de suministro de gas a Europa en un 20%+. Pero ya sabes, los precios no han aumentado más de un 20 %, ¡sino varias veces! Por lo tanto, lo siento si digo que no nos sentimos ofendidos por nadie, no estamos particularmente preocupados por esta situación”.

Si esta sobremarcha del dial de dolor no fue suficiente para lanzar al Occidente colectivo, o a la OTAN, a la histeria terminal, entonces el agudo comentario de Putin sobre la posibilidad de permitir que el Sr. Sarmat presente su tarjeta de presentación a los «centros de toma de decisiones en Kiev», aquellos que están ordenando el actual bombardeo y matanza de civiles en Donetsk definitivamente funcionó:

“En cuanto a las líneas rojas, permítanme que me las guarde, porque esto significará acciones bastante duras en los centros de toma de decisiones. Pero esta es un área que no debe revelarse a personas ajenas al liderazgo político-militar del país. Aquellos que merecen acciones apropiadas de nuestra parte deben sacar una conclusión por sí mismos: lo que pueden enfrentar si cruzan la línea”.

Cariño, por favor, deja de derrumbarte

Alastair Crooke ha descrito magistralmente  cómo el zugzwang colectivo de Occidente lo deja dando vueltas, aturdido y confundido. [Publicado por Dossier Geopolitico el 22/6/2022: https://dossiergeopolitico.com/2022/06/22/5295/ ].  Ahora examinemos el estado del juego en el lado opuesto del tablero de ajedrez, centrándonos en la cumbre del BRICS este jueves en Beijing.

Tanto como la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), la Organización de Cooperación de Shanghái (SCO), la Unión Económica de Eurasia (EAEU) y la ASEAN, ahora es el momento de que un BRICS revitalizado intensifique su juego. En conjunto, estas son las organizaciones/instrumentos clave que trazarán los caminos hacia la era post-unipolar.

Tanto China como India (que entre ambas fueron las mayores economías del mundo durante siglos antes del breve interregno colonial occidental) ya están cerca y cada vez más cerca del “Arca de Noé de la economía mundial”.

El G20, rehenes de la estafa FIRE definida por Michael Hudson y que es el núcleo del casino neoliberal financiarizado, se está desvaneciendo lentamente, mientras que un potencial nuevo G8 aumenta: y eso está directamente conectado con la expansión BRICS, uno de los temas clave de cumbre de esta semana. Un BRICS ampliado con una configuración G8 paralela está destinado a superar fácilmente al centrado en Occidente en importancia, así como en PIB por paridad de poder adquisitivo (PPA).

BRICS en 2021 ya agregó a Bangladesh, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Uruguay a su Nuevo Banco de Desarrollo (NDB). En mayo, en debates a nivel de cancillería, Argentina, Egipto, Indonesia, Kazajstán, Nigeria, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Senegal y Tailandia se sumaron a los 5 miembros de BRICS. Los líderes de algunas de estas naciones estarán conectados a la cumbre de Beijing.

BRICS juega un juego completamente diferente al G20. Apuntan a las bases, y se trata de “construir confianza” lentamente, un concepto muy chino. Están creando una agencia de calificación crediticia independiente, lejos de la raqueta angloamericana, y profundizando en un acuerdo de reservas de divisas. El NDB, incluidas sus oficinas regionales en India y Sudáfrica, ha estado involucrado en cientos de proyectos. El tiempo dirá: un día el NBD hará superfluo al Banco Mundial.

Las comparaciones entre los BRICS y el Quad, un brebaje estadounidense, son tontas. Quad es solo otro mecanismo burdo para contener a China. Sin embargo, no hay duda de que India pisa el territorio de los equilibristas, ya que es miembro tanto de BRICS como de Quad, y tomó una decisión muy equivocada de abandonar la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), el acuerdo de libre comercio más grande del planeta, optando en su lugar, adherirse al Marco Económico del Indo-Pacífico (IPEF, por sus siglas en inglés) estadounidense.

Sin embargo, India, a largo plazo, hábilmente guiada por Rusia, está siendo dirigida a encontrar un terreno común esencial con China en varios temas clave.

El BRICS, especialmente en su versión BRICS+ ampliada, está destinado a aumentar la cooperación en la construcción de cadenas de suministro verdaderamente estables y un mecanismo de liquidación para el comercio de recursos y materias primas, que inevitablemente tiene que basarse en monedas locales. Entonces se abrirá el camino para el Santo Grial: un sistema de pago BRICS como una alternativa creíble al dólar estadounidense armado y al SWIFT.

Mientras tanto, un torrente de inversiones bilaterales tanto de China como de la India en el sector de la fabricación y los servicios en torno a sus vecinos seguramente impulsará a los jugadores más pequeños tanto en el sudeste asiático como en el sur de Asia: piense en Camboya y Bangladesh como engranajes importantes en una gran rueda de suministro.

Yaroslav Lissovolik ya había propuesto un concepto BEAMS como el núcleo de este impulso de integración BRICS, uniendo “las iniciativas clave de integración regional de las economías BRICS como BIMSTEC, EAEU, el acuerdo de libre comercio ASEAN-China, Mercosur y SADC/SACU”.

Es solo (BRICS) rock and roll

Ahora Beijing parece ansioso por promover “un formato inclusivo para el diálogo que abarque todas las principales regiones del Sur Global agregando las plataformas de integración regional en Eurasia, África y América Latina. En el futuro, este formato puede ampliarse aún más para incluir otros bloques de integración regional de Eurasia, como el CCG, la UEEA y otros”.

Lissovolik señala que el camino ideal a partir de ahora debería ser “una mayor inclusión de BRICS a través del marco BRICS+ que permita que las economías más pequeñas que son los socios regionales de BRICS tengan voz en el nuevo marco de gobernanza global”.

Antes de dirigirse al foro de San Petersburgo en video, el presidente Xi llamó personalmente a Putin para decirle, entre otras cosas, que China la respalda en todos los temas de «soberanía y seguridad». También, inevitablemente, discutieron la relevancia del BRICS como una plataforma clave hacia el mundo multipolar.

Mientras tanto, el Occidente colectivo se sumerge cada vez más en la vorágine. Una manifestación nacional masiva de sindicatos el lunes pasado paralizó Bruselas, la capital de la UE y la OTAN, cuando 80,000 personas expresaron su enojo por el aumento y el aumento del costo de vida; llamó a las élites a “gastar dinero en salarios, no en armas”; y gritaron al unísono “Alto a la OTAN”.

Es zugzwang de nuevo. Las “pérdidas directas” de la UE, como subrayó Putin, provocadas por la histeria de las sanciones, “podrían superar los 400.000 millones de dólares al año”. Las ganancias energéticas de Rusia han alcanzado niveles récord. El rublo está en un máximo de 7 años frente al euro.

Es increíble que posiblemente el artefacto cultural más poderoso de toda la era de la Guerra Fría y la supremacía occidental, los perennes Rolling Stones, esté actualmente de gira por una UE «atrapada en un huracán de fuego cruzado». En cada programa tocan, por primera vez en directo, uno de sus primeros clásicos: ‘Out of Time’.

Suena como un réquiem. Así que cantemos todos, «Baby baby baby / you’re out of time», como Vladimir «it’s a gas, gas, gas» Putin y su compinche Dmitry «Under My Thumb» Medvedev parecen ser los muchachos que realmente obtienen sus rocas apagado. Es solo rock’n roll (BRICS), pero nos gusta.

Los lazos estratégicos entre China y Rusia siguen siendo sólidos a pesar de la creciente presión occidental: expertos Por yang-sheng, Wan Hengyi y Cui Fandi Global Times

El presidente chino, Xi Jinping, sostuvo el miércoles por la tarde una conversación telefónica con su homólogo ruso, Vladimir Putin, y los analistas dijeron que esta es una señal para el mundo de que la estrecha asociación estratégica entre China y Rusia y la confianza mutua de alto nivel entre las dos partes permanecen sin cambios cuando el mundo está experimentando turbulencia e incertidumbre.

La cumbre de la OTAN y la cumbre de los BRICS se llevarán a cabo a finales de este mes, y la comunicación entre los principales líderes de China y Rusia también envía un mensaje al mundo de que las dos principales potencias seguirán apoyándose mutuamente en asuntos relacionados con sus intereses fundamentales. y seguirá impulsando la multipolarización del orden internacional, dijeron los expertos. 

No hay posibilidad de que Occidente use la crisis Rusia-Ucrania para instigar los lazos entre China y Rusia y la postura de China con respecto a la equidad y la justicia ha ganado la comprensión tanto de Rusia como de Ucrania, señalaron los observadores.  

Durante su conversación, Xi señaló que desde principios de este año, las relaciones bilaterales han mantenido un sólido impulso de desarrollo frente a las turbulencias y transformaciones globales.

La cooperación económica y comercial entre los dos países ha hecho un progreso constante, dijo Xi, y agregó que el puente vial transfronterizo Heihe-Blagoveshchensk se ha abierto al tráfico, creando un nuevo canal que conecta a los dos países.

La parte china está lista para trabajar con la parte rusa para impulsar el desarrollo estable y a largo plazo de la cooperación bilateral práctica, dijo Xi.

Los dos jefes de Estado también intercambiaron puntos de vista sobre el tema de Ucrania. Xi enfatizó que China siempre ha evaluado la situación de manera independiente sobre la base del contexto histórico y los méritos del problema, y ​​ha promovido activamente la paz mundial y la estabilidad del orden económico global.

Todas las partes deben presionar por una solución adecuada de la crisis de Ucrania de manera responsable, dijo Xi, y agregó que China seguirá desempeñando el papel que le corresponde en este propósito.

Yang Jin, experto del Instituto de Estudios de Rusia, Europa del Este y Asia Central de la Academia de Ciencias Sociales de China, dijo el miércoles al Global Times que esto demuestra que la firmeza estratégica de China para seguir desarrollando lazos y promover la cooperación con Rusia en los campos de la economía y el comercio, incluso si Occidente está presionando a China para que se una a sus sanciones contra Rusia.

En este asunto, China no está sola, ya que la mayoría de los países no occidentales, así como algunos miembros de la UE y la OTAN, no comparten la opinión de sancionar indiscriminadamente a Rusia en todo o cortar toda cooperación e intercambio, incluso si esto viene con un alto costo, y no hay nada de malo en que los países desarrollen lazos con Rusia basados ​​en los intereses de su gente, dijeron los analistas. 

China está dispuesta a trabajar con Rusia para seguir apoyándose mutuamente en sus respectivos intereses fundamentales en materia de soberanía y seguridad, así como en sus principales preocupaciones, profundizando su coordinación estratégica y fortaleciendo la comunicación y la coordinación en organizaciones internacionales y regionales tan importantes como Estados Unidos. Naciones Unidas, el mecanismo BRICS y la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), dijo Xi.

China también está dispuesta a trabajar con Rusia para promover la solidaridad y la cooperación entre los países de mercados emergentes y las naciones en desarrollo, e impulsar el desarrollo del orden internacional y la gobernanza global hacia una dirección más justa y razonable, agregó.

Cui Heng , investigador asistente del Centro de Estudios Rusos de la Universidad Normal de China Oriental, le dijo al Global Times el miércoles que desde el comienzo de la crisis Rusia-Ucrania, EE. cumbre adoptará un nuevo Concepto de Seguridad para la Alianza para apuntar no solo a Rusia sino también a China, y los líderes de Japón y Corea del Sur asistirán a la cumbre por primera vez. 

“Está claro que la OTAN ya no es una organización militar en las regiones alrededor del norte del Atlántico, sino que entrará en Asia y tendrá influencia global y, lo que es más importante, apunta a Rusia y China como sus rivales, incluso enemigos”, dijo. .

China y Rusia no tienen otra opción que resistir de manera conjunta la supresión total de la OTAN a través de una estrecha coordinación estratégica y mantener aún más el equilibrio de la situación estratégica global, dijo Cui, y señaló que esta es la señal clave emitida por la conversación entre Xi y Putin.

Yang enfatizó que la cumbre de la OTAN se centra en el ejército y la seguridad, mientras que la cumbre de los BRICS se centra en el desarrollo y la cooperación entre las economías en ascenso, por lo que son diferentes y no se convertirán en una especie de situación de Guerra Fría como la confrontación de bloque a bloque. . Pero es importante que China y Rusia, así como el resto de los miembros de BRICS, envíen una señal al mundo de que el orden internacional debe centrarse en el desarrollo y aliviar las tensiones a través del diálogo en lugar de permitir que unos pocos países occidentales dominen la comunidad internacional para hacer que la confrontación domine las relaciones internacionales.

Otra oportunidad importante para la llamada telefónica del presidente Xi con el presidente Putin es que hoy es el cumpleaños del presidente Xi y los dos líderes han disfrutado de una profunda amistad personal durante más de una década. La confianza mutua entre los líderes de los dos países garantiza la estabilidad a largo plazo de las relaciones entre China y Rusia, señaló Cui.

Por su parte, Putin dijo que la parte rusa felicita sinceramente a China por sus notables logros de desarrollo bajo el fuerte liderazgo de Xi.

Desde principios de año, la cooperación práctica entre Rusia y China se ha desarrollado constantemente, dijo, y agregó que Rusia apoya la Iniciativa de Seguridad Global propuesta por la parte china y se opone a cualquier fuerza para interferir en los asuntos internos de China utilizando la llamada temas relacionados con Xinjiang, Hong Kong y Taiwán, entre otros, como excusa.

Señaló que Rusia está lista para fortalecer la coordinación multilateral con China a fin de realizar esfuerzos constructivos para impulsar la multipolarización del mundo y establecer un orden internacional más justo y razonable.

El apoyo de Rusia hacia los temas relacionados con los intereses centrales de China, especialmente aquellos que enfrentan presiones y amenazas de EE. UU., es tan fuerte como siempre, dijeron los analistas. 

La asociación estratégica integral de coordinación entre China y Rusia es «la columna vertebral de un mundo multipolar y desempeña un papel vital en la defensa de las ambiciones globales de la OTAN y la hegemonía de Estados Unidos», dijo Cui.

Los mecanismos de cooperación multilateral con China y la participación clave de Rusia, como los BRICS y la OCS, están teniendo una voz más fuerte en los asuntos internacionales y regionales, dijeron los expertos. «Una clave es que China y Rusia pueden proporcionar valiosos bienes públicos a muchos países en desarrollo, que no tienen ataduras ideológicas en comparación con las proporcionadas por Occidente», señaló Cui.

El miércoles se llevó a cabo de manera virtual la 12ª Reunión de Asesores de Seguridad Nacional y Altos Representantes de Seguridad Nacional de los BRICS, presidida por Yang Jiechi, miembro del Buró Político del Comité Central del PCCh y director de la Oficina de la Comisión de Asuntos Exteriores de el Comité Central del PCCh en Beijing. 

Los temas son el multilateralismo y la gobernanza global, las nuevas amenazas y desafíos a la seguridad nacional y la gobernanza de las nuevas fronteras, dijo el miércoles el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, en una conferencia de prensa regular. Asistieron al evento asesores de seguridad nacional y altos representantes en materia de seguridad nacional de Sudáfrica, Brasil, Rusia e India.

«Como presidente de BRICS, China espera trabajar con otros miembros de BRICS para consolidar aún más la confianza política mutua, profundizar la cooperación política y de seguridad, salvaguardar conjuntamente nuestros intereses de seguridad y desarrollo y hacer contribuciones positivas para promover la paz y la estabilidad mundiales», dijo. .

Así piensan la inteligenzia británica sobre su intervención en Ucrania, sueños de un grupo de dirigentes seniles en un geriatrico europeo con melancolía imperial. Dossier Geopolitico

Por Dr. Julian Spencer-Churchill

Hay un dilema terrible en el apoyo de Occidente a Ucrania . Proporcione suficiente apoyo a Kiev para infligir costos severos al presidente ruso, Vladimir Putin , pero no logre derrocarlo y caerá en una alianza desesperada con China. Busque poner fin a la guerra en Ucrania otorgando concesiones a Moscú, y Putin aprenderá sus lecciones, consolidará su control sobre Rusia, se rearmará y finalmente reafirmará el poder ruso nuevamente en Europa del Este o en el extranjero. En ambos casos, Rusia perderá la democracia. El problema se ve agravado por el hecho de que Ucrania en algún momento se negará a ser un instrumento de Occidente y buscará recuperar territorio que arruinará las negociaciones de alto el fuego .. Además, es extremadamente difícil calibrar el apoyo militar preciso a Kyiv y las sanciones a Rusia para producir el resultado deseado. Al igual que con la invasión de Abisinia por parte de Italia en 1935 , la Guerra Civil española de 1936-1939 e incluso el ataque de Japón a China en 1937 , en el período previo a la Segunda Guerra Mundial, la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022 es un espectáculo secundario para los desarrollos estratégico-militares. en Asia. Cualquier guerra convencional por Taiwán será de una magnitud diez veces mayor que el conflicto actual, y se extenderá a los litorales del Océano Pacífico e Índico.

Empujar a Rusia a una alianza energética con China, que tiene diez veces más población y capacidad de fabricación, es una fórmula para un desastre estratégico, especialmente cuando China supera el poder económico de Estados Unidos en las próximas dos décadas. Un eje Moscú-Beijing fusionará la economía y la población potencialmente hegemónicas de China con los recursos agrícolas , energéticos y, lo que es más importante, mineros de Rusia, en particular el uranio 238 . También traerá consigo a la mayoría de los estados de Asia Central, Irán, Siria, Corea del Norte, Pakistán y Bielorrusia. Desesperado por mantener su influencia en Europa, y solo capaz de operar comercialmente dentro de la esfera china debido a las sanciones, Moscú podría optar por hacer concesiones territoriales a China ., particularmente en la región de Amur del Lejano Oriente , o proporcionaron bases en el Ártico, lo que representaría una amenaza directa para la seguridad de América del Norte.

Tales compromisos parecen contradecir el compromiso ruso de usar armas nucleares para defender incluso secesiones menores . Sin embargo, la contracción demográfica de Rusia y el hecho de que la población de China la supere diez a uno, junto con disputas históricas enconadas , pueden llevar a una política desesperada de reducción de costos. Solo hay treinta millones de rusos al este de los Montes Urales, y solo quedan 6 millones de rusos al este de Irkutsk y el lago Baykal (una disminución del veinticinco por cientodesde 2000). Por lo tanto, es concebible que Rusia pueda ceder un tercio de su territorio total a Beijing, aproximadamente 7 millones de kilómetros cuadrados, que también contiene aproximadamente la mitad del suministro de uranio de Rusia. Es preocupante que Rusia pueda iniciar una crisis simultánea para distraer a Europa de ayudar a los EE. UU. en una contingencia de Taiwán .

La primera solución, que es infligir una derrota militar decisiva a Rusia, implica la expulsión de Ucrania y la persecución en territorio ruso, es muy probable que produzca una escalada continua de armas tácticas a armas nucleares de teatro. El estratega nuclear académico más influyente, el historiador naval Bernard Brodie ( The Absolute Weapon – 1946 ) argumentó que dada la imposibilidad de una defensa práctica contra un ataque nuclear, un arsenal oculto de segundo ataque, en este caso el de Rusia, haría que la disuasión fuera excepcionalmente robusta. Por lo tanto, no es probable que Rusia sea susceptible a la compulsión nuclear. La mayoría de los historiadores de estudios estratégicos, incluido el profesor de la Universidad de Columbia, Richard Betts, están de acuerdo en que en los casos de confrontaciones militarizadas que involucran armas nucleares, donde la potencia de fuego nuclear es en efecto ilimitada y no se puede defender, las crisis generalmente se resuelven a favor del país con el mayor interés en juego . Fue por esta razón que la Crisis de los Misiles Cubanos de 1962 se resolvió en beneficio de Washington, que tenía un interés mucho mayor en desnuclearizar el Caribe. Por supuesto, en el caso de los territorios adyacentes a Rusia, Moscú tiene una ventaja significativa en el equilibrio de intereses. De hecho, hemos estado pensando en la estrategia nuclear durante más de un siglo: HG Wells escribió una vívida descripción de una guerra nuclear y sus consecuencias en 1913, antes de la Primera Guerra Mundial ( The World Set Free).

La segunda solución, que requiere mucha más paciencia y moderación, es fomentar la tendencia natural de inseguridad y desconfianza mutua entre China y Rusia, una política que se implementó con éxito durante la Guerra Fría. La victoria total de EE. UU. era en realidad concebible tanto en la guerra de Corea como en la de Vietnam. En Corea, habría implicado el uso de bombas de fisión lanzadas por B-29, apoyando un avance de las Naciones Unidas a través del río Yalu y hacia Beijing para imponer un acuerdo. Una invasión de Vietnam del Nortehabría requerido el desembarco de marines estadounidenses en el puerto de Haiphong, apoyados por un avance blindado costa arriba, seguido de una intensa escaramuza fronteriza contra una fuerza de socorro del Ejército Popular de Liberación de China. Sin embargo, en ambos casos, los objetivos militares se subordinaron al objetivo estratégico de ganar la Guerra Fría, al propiciar la fragmentación de la alianza comunista. Específicamente, EE. UU. concedió una paz indecisa en la península de Corea y una derrota en Vietnam para alejar a China de la órbita soviética. Estas elecciones requerían una enorme voluntad política. La elección de llegar a un punto muerto en la Guerra de Corea fue muy desmoralizador para un EE. UU. acostumbrado a ganar de manera decisiva. La elección de EE. UU. de ser derrotado en Vietnam fue excepcionalmente costosa, con EE. UU.perdiendo casi 10.000 aviones rotativos y de ala fija durante la guerra. En comparación, en los primeros dos meses de la Guerra Ruso-Ucraniana, las pérdidas de aviones de ala fija de Moscú son comparables a las pérdidas argentinas durante la Guerra de las Malvinas de 1982, menos de 200 aviones.

La teoría del equilibrio de poder predice que los estados llegarán a temer a los estados más cercanos a ellos, que en el caso de Rusia y China, son entre sí, dada su frontera excepcionalmente larga. Además, el profesor de la Universidad de Harvard, Stephen Walt , ha argumentado que los estados también consideran la historia pasada como una guía de intenciones, y esto a menudo explica por qué algunos alineamientos se componen de coaliciones innecesariamente abrumadoras contra estados particularmente agresivos, como el Japón imperial o el Irak de Saddam Hussein. En el contexto de las relaciones chino-soviéticas, la desconfianza comenzó en la década de 1930 cuando el líder soviético Joseph Stalin ayudó al Guomintang, que era más eficaz.(los enemigos de los comunistas de Mao Zedong), en un intento desesperado de contrarrestar a los japoneses imperiales que luego invadían China. En 1954 y 1958, durante las respectivas Crisis del Estrecho de Taiwán , el líder soviético Nikita Khrushchev se negó a proporcionar a Beijing un paraguas nuclear ofensivo, lo que provocó una división ideológica en la cumbre posterior de 1959. Después de años de disputas menores, en 1969, alimentadas por el radicalismo de los Revolución Cultural, China provocó un conflicto fronterizo con los soviéticos en tres puntos a lo largo de su frontera del Lejano Oriente y Asia Central. Estados Unidos maniobró con cuidado para evitar provocar a China, estableciendo el estado para el presidente estadounidense Richard Nixon .El viaje épicamente exitoso de 1971 para visitar al presidente Mao Zedong de la China comunista, que obligó a la Unión Soviética a reubicar una cuarta parte de su ejército en el Lejano Oriente, poniendo fin de manera efectiva a la preponderancia militar soviética en Europa.

Un principio importante de la política de equilibrio de poder es que para evitar que el mundo sea peligrosamente dominado por una sola potencia militar, los países deben estar preparados para asociarse con nuevos aliados , por odiosos que sean. Esto incluye a Occidente, incluso ahora, buscando mejorar las relaciones con Rusia. Por ejemplo, los aliados democráticos derrotaron al nazismo junto con la Unión Soviética de Joseph Stalin e induciendo financieramente a la España fascista a permanecer neutral . Los servicios de inteligencia británicos proporcionaron entrenamiento a los Jemeres Rojospara mitigar la propagación del comunismo vietnamita en el sudeste asiático. Si sobrevivimos a la próxima «nueva Guerra Fría» con China, podemos imaginar un mundo posterior en el que China será un aliado clave necesario para ayudar a contener una India dinámicamente joven, rica en agricultura, culturalmente asertiva y antiliberalmente democrática . El maltrato actual de la importante minoría musulmana de la India (que asciende a más de 200 millones) no es un buen augurio para la idea de que las democracias nunca lucharán entre sí en el futuro.

En términos prácticos, esto significa buscar un fin negociado y públicamente desagradable de las hostilidades que no busque desplazar a los Siloviki del poder. Esto significaría comprometerse con la política de infligir costos a las fuerzas rusas, abandonar la reconquista ucraniana de Donetsk, Lugansk y Crimea , no buscar reparaciones de guerra , no exigir a Rusia que entregue a los criminales de guerra y retirar las sanciones .

El Dr. Julian Spencer-Churchill es profesor asociado de relaciones internacionales en la Universidad de Concordia, autor de Militarization and War (2007) y de Strategic Nuclear Sharing (2014), y ex oficial de operaciones del 3.º Regimiento de Ingenieros de Campo. Ha publicado extensamente sobre temas de seguridad y control de armas, y completó contratos de investigación en la Oficina de Verificación de Tratados en la Oficina del Secretario de Marina, y la entonces Oficina de Defensa de Misiles Balísticos (BMDO).

FUENTE: https://www.19fortyfive.com/2022/05/how-to-win-in-ukraine-without-creating-a-russia-china-axis/

REVISTA 1945

DOSSIER GEOPOLITICO DG le está invitando a la sexta Conferencia del Ciclo 2022

VI Conferencia: “La Geopolitica de la Ruta de la seda y el despliegue con América latina”

Sábado 11 de Junio 2022, 17,00 hs. de Argentina España 10,00 hs pm; Costa Rica 02,00 hs pm; Brasil 05,00 hs pm; Rusia 11,00 hs pm, Perú 15,00 hs pm

Disertará: El Sociólogo. Sebastian Schulz Becario Doctoral del CONICET. Doctorando en Ciencias Sociales y Especializando en Estudios Chinos (UNLP). Investigador del Centro de Estudios Chinos (Instituto de Relaciones Internacionales, UNLP) y del Centro de Investigaciones en Política y Economía. Integrante de los Grupos de Trabajo de CLACSO «China y el mapa del poder mundial» y «Geopolítica, integración regional y sistema mundial». Escribe en la revista digital “La ruta China”

Analizaremos: los cambios geopolíticos de la nueva realidad multipolar, los BRICS -China y el BRI- con los cambios que promueve en nuestra isla suramericana y en latinoamérica en general

Unirse a la reunión Zoom

https://us02web.zoom.us/j/81941137234?pwd=dFh3cHZpMjBxdkVRNkhqWkRmS2prZz09

Después de veinte años de discusiones en 2023 se iniciará la construcción del ramal del sur de la ruta terrestre de la seda conectando Xinjiang con Kirguistán y Uzbekistán

Especial para Dossier Geopolitico por Eduardo J. Vior

Con la guerra en Ucrania y las sanciones contra Rusia, EE.UU. y el Reino Unido bloquearon los enlaces terrestres y aéreos entre Europa y China. De ese modo esperan someter duraderamente a los países de la UE y limitar la influencia de la Ruta de la Seda y la Franja (BRI, por su nombre en inglés) sobre la integración y desarrollo de Eurasia. No obstante, China no se rinde y acaba de decidir que el año próximo comenzará la construcción del ferrocarril China-Kirguistán-Uzbequistán. Los 523 kilómetros de esta línea no sólo impulsarán el desarrollo de la región occidental de Xinjiang, sino que conectarán estas dos naciones de Asia Central entre sí y con China por un extremo, con el Cáucaso, Turquía y Europa en una dirección y con Irán e India en la otra. Este nodo se vincula con otros proyectos ferroviarios y marítimos. Eurasia se une contra la dominación atlántica.

Sólo para atravesar las montañas de Kirguistán deberán construirse 90 puentes

El ferrocarril CKU creará importantes oportunidades comerciales para Kirguistán y Uzbequistán, a la vez que conectará directamente a China por ferrocarril con Oriente Medio, con beneficios derivados en toda la región.

Como anunció la semana pasada el Presidente de Kirguistán, Sadyr Yaparov, China ha decidido por fin iniciar en 2023 la construcción del tan esperado ferrocarril China-Kirguistán-Uzbequistán (CKU). Los retrasos se han debido a las enormes dificultades logísticas y técnicas, así como al elevado costo. Kirguistán es montañoso y la línea requerirá la perforación de más de 90 túneles, mientras que las condiciones climáticas del invierno también son difíciles.  El acceso a China se hará desde la terminal ferroviaria de Kashgar, en la provincia de Xinjiang Occidental, ya conectada a la red nacional china.

La ruta CKU unirá China, Kirguistán y Uzbequistán con Europa Central y Oriental a través de Irán y Turquía. Según los planes propuestos, la longitud total de la misma será de unos 523 kilómetros, incluyendo 213 kilómetros en China, 260 kilómetros en Kirguistán y unos 50 kilómetros en Uzbequistán.

Desde Uzbequistán puede conectarse con el ferrocarril Uzbequistán-Turkmenistán hasta el puerto de Turkmenbashi, en el mar Caspio, para allí enlazar con el puerto de Bakú, en Azerbaiyán, y llegar a los mercados de Georgia, Turquía y las naciones de la UE del mar Negro (Bulgaria y Rumanía) o dirigirse hacia el sur hasta los puertos iraníes del Caspio, como el de Anzali, y seguir hacia el sur por el ferrocarril que también se completará en 2023 a través del Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC, por su nombre en inglés) hasta el puerto meridional iraní de Chabahar. Este tramo marítimo conduce a Oriente Medio, África Oriental e India.

Funcionarios uzbecos han dicho que, cuando esté terminado, el ferrocarril será la ruta más corta para transportar mercancías desde China a Europa y Oriente Medio, reduciendo el trayecto de carga en 900 kilómetros y ahorrando los envíos entre siete u ocho días. Las autoridades de Uzbequistán y Turkmenistán ya han planificado la conectividad bilateral en su tramo de la ruta CKU, mientras que Turkmenistán e Irán han hecho lo mismo. Irán también ha discutido la conectividad del INSTC con Catar.

Kirguistán es un pequeño país montañoso de Asia Central

La economía kirguisa es relativamente pequeña, con un PIB de algo menos de 8.000 millones de dólares y una población de apenas 6,5 millones. Se calcula que las exportaciones ascienden a unos 2.000 millones de dólares e incluyen oro, algodón, lana, prendas de vestir, carne, mercurio, uranio, electricidad, maquinaria y calzado. Importa bienes por valor de unos 4.500 millones de dólares, entre ellos petróleo y gas, maquinaria y equipos, productos químicos y alimentos. Sin embargo, la ubicación de Kirguistán lo hace ideal como centro de servicios de Asia Central, ya que también tiene frontera con Afganistán y se están proyectando enlaces ferroviarios con y a través de este país. El comercio exterior de Kirguistán aumentó un 19,5% en 2021 y cabe esperar que el país se convierta en un centro de fabricación y procesamiento ligero para el comercio entre China y Asia Central. Viendo la oportunidad, la plataforma rusa de comercio electrónico Wildberries acaba de establecer operaciones en el país.

La economía uzbeca se está abriendo en todas las direcciones

Uzbequistán, por su parte, es una de las principales apuestas de la CKU: el país está llevando a cabo importantes reformas y ha abierto su economía. Ello se ha traducido en la entrada en vigor de importantes acuerdos comerciales con el Reino Unido y la Unión Europea que incluyen a miles de productos que ahora pueden exportarse libres de impuestos. Esta evolución también se ha hecho patente en los mercados de capitales, donde el gobierno uzbeco emitió su primer eurobono en 2020, que ya fue sobresuscrito ocho veces. En agosto del año pasado Uzbequistán fue uno de los primeros países de la región en emitir un bono soberano de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), mientras que 15 de las principales empresas públicas y bancos uzbecos se preparan para una futura privatización, adelantándose a otras miles de empresas locales que buscan hacerlo.

Cabe esperar que los acuerdos comerciales de Uzbequistán sean un imán para los inversores chinos y rusos que buscan instalaciones uzbecas para la fabricación de productos de exportación. Uzbequistán no tiene salida al mar, pero cuenta con conexiones regionales hacia el norte, con Kazajistán y Rusia, y hacia el oeste, con Turkmenistán y el INSTC.

Desde Uzbequistán la CKU puede conectar con Kazajistán y Rusia. Hay que tener en cuenta que Uzbequistán es miembro observador de la Unión Económica Euroasiática (UEEA), que incluye a Armenia, Bielorrusia, Kirguistán, Kazajistán y Rusia, y es probable que se incorpore a ella en un futuro próximo. El país también tiene acuerdos de libre comercio con Irán y Vietnam y está en negociaciones con Egipto, los EAU, India y otras numerosas naciones de la ASEAN y algunas africanas.

La conectividad ferroviaria hacia el oeste vía Bakú, a través de Georgia y Turquía, sigue presentando cuellos de botella, aunque deberían resolverse en el transcurso de los próximos meses y, sin dudas, a mediados de 2023. Esta ruta del sur de China a Europa es cada vez más importante, dado que la ruta del norte a través de Rusia ha sido cerrada por la guerra y las sanciones occidentales.

En cuanto a Oriente Medio se trata de la ruta INSTC, que conectaría el puerto del Mar Caspio de Turkmenistán con el puerto del Caspio de Anzali, en Irán. La distancia marítima es de 304 millas náuticas. Desde allí, las mercancías pueden acceder a los importantes mercados iraníes, así como transitar hacia el sur a través de Irán hasta el puerto de Chabahar, en el Golfo de Omán. Está previsto que los tramos ferroviarios faltantes se completen durante 2023. El puerto de Chabahar ha sido objeto de una importante inversión por parte de India y en un principio iba a ser el principal corredor comercial entre Irán e India sin pasar por Paquistán. Sin embargo, esta ruta ha adquirido una mayor importancia estratégica por su acceso a Oriente Medio, África Oriental y el Sudeste Asiático.

Hay otros proyectos ferroviarios en marcha o en fase de planificación que también aumentarán el potencial de la CKU. Recientemente se ha reabierto la línea ferroviaria de carga Paquistán-Irán-Turquía, mientras que –con dificultades por el reciente golpe de estado prooccidental en Islamabad- se está construyendo la vía que une Paquistán con China, creando un bucle ferroviario total en Asia Central.

Toda Asia Central desea que Afganistán se rehabilite y el país ha firmado un memorando de entendimiento con Uzbequistán y Paquistán para construir un ferrocarril transafgano que lo atravesaría de norte a sur y conectaría Uzbequistán con el puerto paquistaní de Karachi. Turkmenistán también ha estado construyendo un ferrocarril hasta la frontera occidental de Afganistán y se está discutiendo un enlace con Herat, el centro industrial de este último país. Irán, en tanto, que también tiene frontera con Afganistán, participa en discusiones similares, con rutas previstas entre Irán y Afganistán que también conectarían con China. Como se puede ver, el ferrocarril CKU cambiará completamente el juego y la función de Asia Central. De ser un agujero, pasará a convertirse en el centro de la integración y el desarrollo de Eurasia.

Las potencias occidentales pretenden impedir este proceso desatando guerras en su periferia, pero, quebrada la dominación colonial (sobre todo en las cabezas de sus pueblos), ya nadie podrá impedir el restablecimiento de la unidad e interconexión entre el Mar Oriental de China y el Océano Atlántico, entre la estepa siberiana y el Océano Índico, que entre principios de nuestra era y el siglo XVIII tanto influyó sobre la historia del mundo. La periferia atlántica se está autoexcluyendo.

El momento multipolar de Modi ha llegado

India, ahora cortejada por todos los bandos, es la clara beneficiaria de la guerra de Rusia.

Por Derek Grossman(*) , analista senior de defensa de Rand Corp. Foreign Policy

En toda crisis, siempre alguien se beneficia. En el caso de la invasión rusa de Ucrania, ese alguien es el primer ministro indio Narendra Modi. Al negarse a condenar a Moscú y unirse a las sanciones lideradas por Occidente, Modi ha logrado elevar la estatura global de India. Cada una de las otras grandes potencias (Estados Unidos, Rusia y China) están cortejando intensamente a India para negar una ventaja estratégica a sus adversarios. Disfrutando de ser el centro de atención, Modi y su gobierno nacionalista hindú seguramente buscarán mantener el impulso. Su objetivo probable es forjar un papel de superpotencia independiente para la India, acelerar la transición a un sistema internacional multipolar y, en última instancia, consolidar su nuevo estatus con un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para la India.

Nada de esto niega el hecho de que Estados Unidos se ha convertido en el socio estratégico más importante de India. Las dos naciones han hecho un enorme progreso en los últimos años. Desde 2018, Nueva Delhi y Washington han celebrado cumbres anuales y firmado numerosos acuerdos de seguridad innovadores. Ambas naciones forman parte del Diálogo de Seguridad Cuadrilateral (conocido como Quad), junto con Australia y Japón. En la cumbre Quad en Tokio el mes pasado, Modi se reunióEl presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, en persona por segunda vez, complementando las discusiones virtuales en curso de las dos naciones. Nueva Delhi también se unió al Marco Económico para la Prosperidad del Indo-Pacífico recientemente presentado por Washington, que tiene como objetivo intensificar las relaciones económicas en la región sin un tratado comercial formal. A lo largo de su floreciente asociación, India y Estados Unidos, como las dos democracias más grandes del mundo, se han comprometido a canalizar sus valores compartidos (y su interés estratégico en contener a China) para defender el orden internacional liberal basado en reglas.

Pero cuando Rusia invadió Ucrania, India decidió seguir una política ultrarrealista y proteger los intereses indios por encima de todo, sobre todo su profunda dependencia de Rusia en cuanto a equipamiento militar. En lugar de condenar a una nación soberana por invadir y tratar de destruir a otra, una violación indiscutible del orden basado en reglas, India objetó. Al principio, la estrategia del gobierno de Modi parecía destinada a dañar la asociación entre Estados Unidos e India. En marzo, Biden describió el compromiso de India de castigar a Rusia como “ algo inestable ”. A principios de abril, el asesor adjunto de Seguridad Nacional de EE. UU., Daleep Singh, visitó Nueva Delhi y advirtió sobre las posibles «consecuencias» para los países que intentan socavar las sanciones de EE. UU.

Sin embargo, a mediados de abril, la administración Biden había cambiado drásticamente su tono. Biden y Modi se reunieron virtualmente durante el inicio del llamado diálogo 2+2 en Washington. Tras la reunión, quedó claro que Biden había aceptado la posición de Modi. La lectura de EE. UU. señaló que los dos líderes continuarían sus “ consultas cercanas ” sobre Rusia, sin indicios de que Washington estuviera preparado para tomar alguna medida contra Nueva Delhi. Además, India no tuvo que condenar a Rusia ni hacer ninguna otra concesión, como frenar o terminar su importación de petróleo ruso barato.

…Estas tendencias contribuirán al ascenso de India al estatus de gran potencia y cambiarán el sistema global hacia una multipolaridad aún mayor.

Las declaraciones posteriores de la Casa Blanca indican claramente que Washington no presionará más a Nueva Delhi, probablemente por temor a arruinar la cooperación para contrarrestar a China en el Indo-Pacífico. El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken , por ejemplo, dijo en abril que “India tiene que tomar sus propias decisiones sobre cómo abordar este desafío”. Y en Tokio el mes pasado, Biden dijo: “Estoy comprometido a hacer que la asociación entre Estados Unidos e India sea una de las más cercanas que tenemos en la Tierra” a pesar de las diferencias con respecto a Rusia. En su declaración conjunta, solo Biden condenó a Rusia; Modi no lo hizo. Fue el único caso de luz del día deslumbrante entre las posiciones de los dos líderes.

Durante los últimos meses, India también ha preservado sus estrechos vínculos con Rusia al abstenerse repetidamente en las Naciones Unidas cuando los países occidentales presentaron resoluciones contra Rusia. Rusia e India tienen una asociación de larga data que se remonta a la Guerra Fría, cuando Nueva Delhi creía que Washington estaba apoyando activamente a su archirrival Pakistán. India siempre ha apreciado el apoyo de Rusia, particularmente en el Consejo de Seguridad de la ONU, donde el estatus territorial de Jammu y Cachemira ha surgido de manera rutinaria.

India también tiene una larga historia de aprovechar su asociación con Rusia contra su otro archirrival, China, con quien tiene tensiones fronterizas en curso. Durante décadas, India ha comprado armas rusas. Según una estimación reciente, aproximadamente el 85 por ciento del equipo militar de la India es ruso. Según los informes, el mes pasado, la administración Biden estaba considerando 500 millones de dólares en financiamiento militar para India para dejar de usar equipos de fabricación rusa. Washington también, hasta ahora, ha mirado hacia otro lado al hacer cumplir la Ley de Contrarrestar a los Adversarios de Estados Unidos a través de Sanciones para la compra de Nueva Delhi del sistema de misiles tierra-aire S-400 de Moscú, lo que sugiere que India es simplemente demasiado importante para Estados Unidos. Estrategia del Pacífico para arriesgarse a enojarlo con sanciones.

India se ha beneficiado aún más del petróleo y el carbón rusos con descuento desde el estallido de la guerra. Aunque el ministro de Asuntos Exteriores de India, S. Jaishankar , bromeó en abril diciendo que India probablemente importa menos petróleo ruso en un mes que Europa en una tarde, las importaciones de petróleo de Nueva Delhi desde Rusia aumentaron considerablemente tras la sanción de Moscú por parte de Occidente. Lo mismo es cierto para el carbón , donde las existencias de la India pueden estar bajando alarmantemente. India ciertamente está agradecida de tener energía rusa para impulsar su desarrollo. Las críticas occidentales a estas importaciones, que se produjeron después de décadas de arengar a la India sobre las emisiones de combustibles fósiles, solo han irritadoel estado poscolonial más grande del mundo, uno que todavía tiene profundas sensibilidades cuando las naciones ricas, de mayoría blanca, parecen decirle que abandone su interés nacional en la seguridad energética y el desarrollo impulsado por la energía.

Para agradecer a Nueva Delhi por su apoyo inquebrantable para proteger a Moscú en las Naciones Unidas, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, visitó la India en abril. Mientras estuvo allí, elogió el sistema de cambio de moneda rupia-rublo, que proporciona un medio alternativo para realizar transacciones con bancos rusos sancionados. Además, Lavrov dijo: «Estaremos listos para suministrar cualquier producto que India quiera comprar». Y dadas las discusiones en curso de Modi con el presidente ruso Vladimir Putin desde la guerra, Lavrov incluso planteó la posibilidad de que India desempeñe un papel de mediador en la guerra ruso-ucraniana, lo que colocaría a India en una posición muy destacada en el escenario mundial.

Debido a que la postura neutral de India está obviamente en desacuerdo con la política estadounidense, Beijing también ha percibido una oportunidad estratégica para involucrar a Nueva Delhi, con el objetivo principal de alejarla del abrazo cada vez más estricto de Washington. En marzo, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi , fue el primer alto funcionario chino desde 2019 en visitar India, donde hizo explícito el cortejo de Beijing. “Si los dos países unen sus manos, todo el mundo prestará atención”, dijo. En el período previo a la visita de Wang, el portavoz en inglés del Partido Comunista Chino, el Global Times, también adoptó un tono inusualmente conciliador, escribiendo: “China e India comparten intereses comunes en muchos frentes. Por ejemplo, Occidente recientemente señaló con el dedo a India por considerar comprar petróleo ruso a un precio reducido. Pero es el derecho legítimo de India”.

Los funcionarios indios, sin embargo, no estaban preparados para complacer a China en parte debido a los beneficios que recibían al mantenerse neutrales, sobre todo de Estados Unidos. Después de la visita de Wang, Jaishankar preguntó retóricamente : “¿Distinguen y diferencian los estadounidenses entre India y China sobre [sus] posiciones respectivas sobre Rusia en medio de [la] crisis de Ucrania? Obviamente, lo hacen”. A pesar de los lazos más estrechos entre Estados Unidos e India, preservar la autonomía estratégica de India a través de una política no alineada sigue siendo un objetivo de larga data para Nueva Delhi. En el contexto de Rusia y a medida que se intensifica la competencia entre las grandes potencias, esa postura está demostrando ser especialmente beneficiosa frente a China. Además, China e India tienen un conflicto fronterizo persistente.que Nueva Delhi ha argumentado debe resolverse antes de normalizar las relaciones bilaterales. Wang no se hizo ningún favor al detenerse primero en Pakistán y hacer comentarios anti-India sobre el estado de Jammu y Cachemira. En lugar de estar de acuerdo con la postura abiertamente pro-rusa de Beijing, Nueva Delhi decidió seguir adelante con una solicitud china diferente: la participación continua de Modi en el foro BRICS, que se une a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

Más allá de las grandes potencias, India esencialmente ha ganado la discusión con países clave en Europa y el Indo-Pacífico. El primer ministro británico, Boris Johnson , por ejemplo, visitó la India en abril y comentó: «Los lazos entre Rusia e India son históricamente bien conocidos, y [las acciones de Nueva Delhi] no van a cambiar eso». La gira de tres naciones de Modi a través de Alemania, Dinamarca y Francia el mes pasado demostró aún más que India no será marginada por su política hacia Rusia. Por el contrario, en las tres naciones, Modi recibió el tratamiento de alfombra roja. En el caso de Alemania, Modi permanece en la lista de invitados para unirse a las naciones del G-7 a finales de este mes en los Alpes bávaros.

Y en el Indo-Pacífico, el primer ministro japonés, Fumio Kishida , cuando se le preguntó acerca de la India en la cumbre Quad del mes pasado, dijo: “Cada país tiene sus propios desarrollos históricos, así como su situación geográfica. Incluso entre países de ideas afines, las posiciones pueden no estar completamente de acuerdo. Eso es natural”. Aunque el nuevo primer ministro de Australia, Anthony Albanese , solo ha estado en el cargo durante unas pocas semanas, se reunió con Modi al margen de la cumbre Quad y se jactó de que las relaciones bilaterales «nunca han sido más estrechas» a pesar de lo que Albanese dijo que eran » fuertes puntos de vista ” intercambiados sobre Rusia durante los procedimientos del Quad.

La guerra de Rusia en Ucrania sin duda ha beneficiado a India ya que las grandes potencias están compitiendo más vigorosamente por el afecto de Nueva Delhi, particularmente Estados Unidos y China. India también ha evitado que su política hacia Rusia estropee las asociaciones con socios clave europeos y del Indo-Pacífico. Estas tendencias, si se mantienen, contribuirán al ascenso de India al estatus de gran potencia y, a su vez, cambiarán el sistema global hacia una multipolaridad aún mayor. Lo que podría descarrilar el éxito de Nueva Delhi es una seria escalada en el conflicto entre Rusia y Ucrania, que finalmente podría obligar a India a elegir bando entre las grandes potencias. Los socios que hasta ahora han tolerado el enfoque distante y realpolitik de India podrían frustrarse porque Nueva Delhi se niega a llevar su peso como una gran potencia emergente. Pero a menos o hasta que esto suceda,

(*) Derek Grossman es analista sénior de defensa en Rand Corp., profesor adjunto en la Universidad del Sur de California y ex informe diario de inteligencia del subsecretario de defensa de EE. UU. para asuntos de seguridad de Asia y el Pacífico. 

Twitter:  @DerekJGrossman

ETIQUETAS: GEOPOLÍTICA , INDIA , NARENDRA MODI , GUERRA UCRANIA

FUENTE https://foreignpolicy.com/2022/06/06/modi-india-russia-ukraine-war-china-us-geopolitics-multipolar-quad/ 

Desde la unión de Crimea con Rusia en marzo de 2014, la entrada al mar de Azov está totalmente controlada por Rusia. 

por el profesor Michel Chossudovsky – Global Research, 2022

El siguiente artículo es una revisión y actualización de un artículo anterior de GR de Michel Chossudovsky    . Proporciona un breve resumen de la geopolítica del Mar Negro y el Mar de Azov, así como algunas observaciones sobre la Guerra de Ucrania. (Actualizado el 5 de junio de 2022)

Introducción

Históricamente, el estrecho de Kerch  en el este de Crimea ha jugado un papel estratégico.

Constituye una puerta marítima estrecha que une el Mar Negro a través del Mar de Azov con las principales vías fluviales de Rusia, incluidos el Don y el Volga.

También asegura el tránsito marítimo desde el Mar Negro a Moscú sin mencionar la ruta marítima estratégica entre el Mar Caspio (a través del Canal Volga-Don) al Mar Negro y el Mediterráneo. 

Mapa: El Sistema Unido de Vías Navegables Profundas de la Rusia Europea.

El Volga también une el Mar Caspio con el Mar Báltico, así como con la ruta del Mar del Norte , a través de la Vía fluvial Volga-Báltico.  (Véase más arriba)

El Volga está conectado a un sistema de canales (a través de los lagos Onega, Ladoga) al  río Neva y San Petersburgo. (Ver mapa abajo)

Lo que está en juego es un sistema integrado de vías fluviales que conecte el Mar Negro y el Mar Caspio con el Báltico y la Ruta del Mar del Norte.

En este sentido, el estrecho de Kerch en el este de Crimea es estratégico.

La Unión de Crimea con Rusia de 2014 redefine la geografía y el tablero geopolítico de la cuenca del Mar Negro

Desde 2014, la reunión de Crimea con la Federación Rusa representó un gran revés para EE. UU. y la OTAN, cuyo objetivo de larga data era integrar a Ucrania en la OTAN, al tiempo que extendía la presencia militar occidental en la cuenca del Mar Negro. (Vea los detalles abajo)

Breves observaciones sobre la guerra de Ucrania:  el mar de Azov es estratégico. Ucrania no tiene acceso marítimo. 

En lo que respecta a la Guerra de Ucrania, el control de Rusia del Estrecho de Kerch juega un papel clave. En desarrollos recientes (junio de 2022), Rusia ahora controla toda la cuenca del Mar de Azov.

Ucrania no tiene acceso marítimo al Mar de Azov y al este de Ucrania , ni tiene poder naval en el Mar Negro.

Sin una armada (y sin una Fuerza Aérea destruida al principio a fines de febrero), Ucrania no está en condiciones de ganar esta guerra. Las Negociaciones de Paz iniciadas en Estambul a finales de marzo , que fueron objeto de sabotaje, constituyen la única solución. 

La Base Naval Berdyansk de Ucrania  (una iniciativa de Zelensky de 2020) en la costa occidental de Azov está bajo control ruso. Todos los puertos principales que se extienden desde Mariupol hasta Kherson están bajo control ruso.

Rusia ocupa Kherson y   controla el acceso de la principal vía fluvial de Ucrania, el Dniéper, hacia y desde el Mar Negro   ( ver el segundo mapa a continuación: El Dniéper es, en algunos aspectos, una vía marítima ) . El Dniéper es un importante corredor de transporte de carga de granos.

En el contexto de la Guerra de Ucrania, a través de sus usos militares en Donetsk y Lugansk, las fuerzas rusas han consolidado su control sobre toda la cuenca del Mar de Azov.

El siguiente mapa (2 de junio de 2022) indica las áreas de uso y control ruso desde el norte de Lugansk (territorios frente a Kharkov) hasta Kherson en el Dnieper.

Flashback: El Tratado de 2014 entre Rusia y Crimea

Con el Tratado del 18 de marzo de 2014 firmado entre Rusia y Crimea, la Federación Rusa ha ampliado su control sobre el Mar Negro y sobre el Mar de Azov.

Según el acuerdo entre Rusia y Crimea anunciado por el presidente Putin en 2014, dos “regiones constituyentes” de Crimea se unieron a la Federación Rusa: la “República de Crimea” y la “Ciudad de Sebastopol”. Ambos tienen el estatus de “regiones autónomas”. El estado de Sebastopol como entidad autónoma separada de Crimea está relacionado con la ubicación de la base naval de Rusia en Sebastopol.

Desde la desintegración de la Unión Soviética, Rusia mantuvo su base naval en Sebastopol en virtud de un acuerdo bilateral con Ucrania. Con la firma del Tratado del 18 de marzo de 2014, dicho acuerdo quedó nulo y sin efecto. Sebastopol, incluida la base naval rusa, se convirtió en parte de una región autónoma dentro de la Federación Rusa. Antes de marzo de 2014, la base naval no estaba dentro de Ucrania en virtud de un contrato de arrendamiento. Además, desde 2014, las aguas territoriales de Crimea pertenecen a la Federación Rusa.

Tras la unión de Crimea con Rusia, la Federación Rusa ahora controla una porción mucho mayor del Mar Negro, que incluye toda la costa de la península de Crimea. La parte oriental de Crimea –incluido el estrecho de Kerch– está bajo jurisdicción de Rusia. En el lado este del estrecho de Kerch se encuentra la región rusa de Krasnodar y extendiéndose hacia el sur se encuentran las ciudades portuarias de Novorossiysk y Sochi. 

La geopolítica de los oleoductos y gasoductos

Novorossiysk también es estratégico. Es el puerto comercial más grande de Rusia en el Mar Negro, en el cruce de los principales oleoductos y gasoductos entre el Mar Negro y el Mar Caspio.

Si bien la principal ruta estratégica del oleoducto se encuentra entre Novorossiysk y Bakú, existe un nexo de gasoductos entre Rusia, Kazajstán, Irán, Turkmenistán, que se conecta con China.

Antes de la “invasión” de Rusia a Ucrania el 24 de febrero de 2022, Putin firmó “un amplio acuerdo” con el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev .

Estrecho de Kerch: Historia

Históricamente, el estrecho de Kerch ha jugado un papel estratégico. Constituye una puerta de entrada desde el Mar Negro a las principales vías fluviales de Rusia, incluidos el Don y el Volga.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la península de Kerch fue ocupada por la Alemania nazi (recuperada por el Ejército Rojo) y fue un importante punto de tránsito por tierra y agua.

En los meses más fríos del invierno, se convirtió en un puente de hielo que unía Crimea con la región de Krasnodar.

El estrecho de Kerch tiene unos 5 kilómetros de longitud y 4,5 km. de ancho en el punto más estrecho entre la punta de Crimea oriental y la península de Taman. Kerch es un importante puerto comercial vinculado a rutas ferroviarias, de transbordadores y fluviales.

imagen derecha: Estrecho de Kerch, foto tomada desde el lado de Crimea, (antes de la construcción del puente) ancho estrecho, vista aérea del estrecho y la península de Taman. 

El mar de Azov: centro geopolítico

Cabe destacar que, como resultado de la integración de Crimea en la Federación Rusa en 2014, Moscú obtuvo el control total del Estrecho de Kerch que une el Mar Negro con el Mar de Azov. Se anuló el acuerdo bilateral entre Rusia y Ucrania que rige la ruta marítima a través de los estrechos de Kerch.

El estrecho también constituye un punto de entrada a las principales vías fluviales de Rusia.

El mar de Azov se conecta con el río Don y el Volga, a través del canal Volga Don. A su vez, el Volga desemboca en el mar Caspio.

El estrecho de Kerch es estratégico.  El canal Kerch-Yenikalskiy permite el tránsito de grandes buques (oceánicos) desde el Mar Negro hasta el Mar de Azov.

Como se indicó anteriormente, el estrecho de Kerch une el mar Negro con el Volga a través del mar de Azov y el canal Volga Don, que a su vez se conecta con San Petersburgo y el mar Báltico. El Volga también se conecta con Moscú, a través del río Moscú a través del canal Volga-Moskva.

Nota: La cuenca del mar Caspio es, en cierto sentido, «sin salida al mar». Su único acceso al Mediterráneo y al Océano Atlántico es a través del Volga . Lo mismo se aplica a su acceso al Atlántico a través del Mar Báltico, oa través del Mar Blanco, el Mar de Barents y el Paso del Ártico Nororiental al Pacífico.

Canales estratégicos. En resumen

  1. Mar Caspio- Volga, Canal Volga-Don, Don, – Mar de Azov – Mar Negro, Mediterráneo
  2. Mar Negro- Mar de Azov -Don- Canal Volga Don -Volga -Canal Volga-Moskva, Río Moscú, Moscú
  3. Mar Negro- Mar de Azov -Don- Volga Don Canal -Volga -Neva, San Petersburgo, Mar Báltico
  4. Mar Caspio, Volga, Neva, Svir, Lago Onega, Canal del Mar Blanco, Mar  del Norte y Paso del Ártico Nororiental

Canal Volga-Don

Relaciones Rusia-Ucrania sobre el Estrecho de Kerch

En diciembre de 2013, Moscú realizó un acuerdo bilateral con el gobierno de Yanukovych en Kiev relacionado con la construcción de un puente a través del Estrecho de Kerch, conectando el este de Crimea (que era parte de Ucrania) con la región rusa de Krasnodar.

Ese acuerdo fue una continuación de un acuerdo inicial firmado en abril de 2010 entre los dos gobiernos.

El acuerdo Rusia-Ucrania 2013 relativo a la construcción del puente ya había sido desechado a todos los efectos antes del 16 de marzo de 2014.

Imagen derecha: el nuevo puente de Kerch une Crimea oriental (transporte por carretera y ferrocarril) con la región rusa de Krasnodar. (imagen derecha).

La unión de Crimea con Rusia ya estaba en trámite antes del referéndum, era un hecho consumado .

Menos de dos semanas antes del Referéndum del 16 de marzo de 2014, en el punto álgido de la crisis en Ucrania, el Primer Ministro de Rusia, Dmitry Medvedev , ordenó a la corporación estatal de construcción de carreteras Avtodor, o «Autopistas Rusas» «que creara una empresa subsidiaria que supervisaría la construcción de un puente sobre el estrecho de Kerch”.

Este puente está orientado a las rutas de transporte ferroviario que unen Europa Occidental y Oriental con la cuenca del Mar Caspio, Kazajstán y China. Por lo tanto, es una parte integral del Proyecto Euroasiático (que se vincula con la iniciativa Belt and Road de China).  La fuente original de este artículo es Global ResearchCopyright © 

Prof. Michel Chossudovsky , Global Research, 2022

FUENTE: https://www.globalresearch.ca/black-sea-geopolitics-and-russias-control-of-strategic-waterways-the-kerch-strait-and-the-sea-of-azov/5661045

El acuerdo entre Moscú y Ankara para que Ucrania pueda exportar su trigo fortalece su complementación en el Mar Negro, Siria y el norte de África a costas de EE.UU. y los europeos.

POR EDUARDO J. VIOR TELAM

Desde que empezó la “operación militar especial” de Rusia en Ucrania los precios de la energía y los alimentos se han disparado. Las sanciones económicas y comerciales contra Rusia han dejado a Europa sin el gas ruso y disparado los costos de producción. En tanto, el minado por Ucrania de sus puertos sobre el Mar Negro ha inflado los precios internacionales del trigo, amenazando a los países árabes y a África con una gigantesca hambruna.

En ambos casos los ganadores netos son las grandes empresas norteamericanas. Por ello, el acuerdo que Rusia y Turquía alcanzaron este lunes para facilitar el tránsito de las naves que llevan el trigo ucraniano muestra a ambas potencias como rivales razonables y les sirve de pie para avanzar con acuerdos sobre Siria y el norte de África que les permitan competir disminuyendo los riesgos de conflicto.

Según el diario moscovita Izvestia el gobierno ruso ha acordado con Ankara un plan para liberar los envíos de grano desde Odesa y otros puertos ucranianos. «En las aguas territoriales del país vecino las fuerzas militares turcas se encargarán del desminado y escoltarán los barcos hasta las aguas neutrales», dice el informe. Luego los buques de guerra rusos acompañarían hasta el Bósforo a los barcos que transportan el grano. Para cerrar el acuerdo, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, llega a Ankara el miércoles 8.

Por su parte, el ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu, ha afirmado que se está trabajando con la ONU para alcanzar un acuerdo sobre un corredor para las exportaciones ucranianas por el Mar Negro, pero que los problemas entre Moscú y Kiev persisten. En una entrevista televisada el martes desde la sede de la agencia estatal Anadolu en Ankara, Cavusoglu aclaró que Lavrov va a Turquía acompañado por una delegación militar. «Estamos planeando establecer un centro en Estambul para observar el corredor», dijo el alto diplomático turco.

La ofensiva rusa en Ucrania y las sanciones occidentales han interrumpido el suministro de trigo y otros productos básicos de los dos países que producen el 30 por ciento del suministro mundial de trigo, alimentando la preocupación por el riesgo de escasez y hambre en todo el mundo. Decenas de buques portacontenedores están bloqueados en los puertos ucranianos, impidiendo las exportaciones de trigo, aceite de girasol y otros alimentos, así como de fertilizantes para los cultivos.

La navegación en el Mar Negro se ha visto obstaculizada por las minas sobre cuyo origen se acusan recíprocamente ambas partes beligerantes. Mientras tanto, en una conversación telefónica con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan el lunes, el presidente ruso Vladimir Putin dijo que Rusia estaba dispuesta a facilitar en coordinación con Turquía la exportación sin trabas del grano desde los puertos ucranianos.

Los presidentes de Turqua y Rusia Recep T Erdogan y Vladimir Putin se han reunido en varias ocasiones
Los presidentes de Turquía y Rusia, Recep T. Erdogan y Vladimir Putin se han reunido en varias ocasiones

En la entrevista Cavusoglu abordó un amplio abanico de cuestiones nacionales y mundiales. Ante una pregunta sobre una posible venta de F-16 norteamericanos a Turquía, evaluó que el Congreso estadounidense se inclinaba por autorizar la venta. En tanto, sobre una posible operación antiterrorista en el norte de Siria, afirmó que su país «eliminará todas las amenazas terroristas en casa y en el extranjero, en Siria y donde sea». En tanto, sobre la militarización de las islas orientales del Egeo por parte de Grecia, el ministro sostuvo que Atenas violaba el estatus de la región fronteriza y pidió a Atenas que las desmilitarice, recordándole que «de lo contrario, comenzará un debate sobre la soberanía».

También habló de las relaciones con Israel, diciendo que debería haber un reparto justo entre Israel y Palestina sobre una posible Zona Económica Exclusiva de Gaza. Cavusoglu informó asimismo que Ankara y Riad estaban de acuerdo en que el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman visite próximamente Turquía, pero que aún no se ha fijado la fecha.
En la misma entrevista opinó que sigue existiendo la posibilidad de sentar a los líderes de Ucrania y Rusia a la mesa de negociaciones.

El acuerdo entre Rusia y Turquía, para restablecer el transporte de granos ucranianos a través del Mar Negro tiene su complemento en su entendimiento sobre Siria. Como ambos escenarios son muy importantes para la seguridad nacional de las dos potencias, coinciden en no interferir en las operaciones de la otra, aunque las consideren ilegítimas y no duden en decirlo públicamente.

El presidente turco Erdogan reveló recientemente que su país tiene la intención de cumplir pronto sus planes para establecer en el norte de Siria una «zona segura» de 30 kilómetros de profundidad. Tanto Rusia como EE.UU. advirtieron contra la medida, diciendo la primera que sería ilegal sin la aprobación de Damasco y que sólo el gobierno legítimo de la República Árabe puede garantizar de forma sostenible la seguridad a lo largo de la parte siria de la frontera internacional, mientras que el segundo advirtió que «actores malignos» podrían aprovechar la situación para sembrar más inestabilidad regional.

No obstante, Ankara sigue empeñada en fijar en ese Estado vecino sus líneas rojas de seguridad nacional de una manera comparable con la motivación de Moscú para su actual operación militar especial en Ucrania.

Desde las primeras conversaciones de paz de Astana, en enero de 2017, Rusia y Turquía han estado coordinando sus movimientos en Siria con el fin de evitar cualquier choque involuntario entre sus fuerzas. Hasta ahora sus líderes han logrado regular responsablemente su rivalidad, aunque siguen compitiendo entre sí allí y en otros lugares de Afro-Eurasia, como el norte de África y el Cáucaso meridional.

El conflicto ucraniano es otro caso en el que sus intereses no están perfectamente alineados, como lo demuestra la condena de Ankara a la campaña de Moscú y el envío de drones a Kiev. Para ser justos, el armamento que Rusia proporciona al Ejército Árabe Sirio (SAA, por su nombre en inglés) podría, en teoría, ser utilizado contra Turquía, por lo que se trata en cierto modo de una intervención comparable a la de Turquía en Ucrania.

Por el estrecho del Bsforo se pasa del Mar Negro al Mar Mediterraneo
Por el estrecho del Bósforo se pasa del Mar Negro al Mar Mediterraneo

A pesar de sus diferencias en Ucrania y Siria, las relaciones ruso-turcas siguen siendo bastante estables, lo que contradice las expectativas de muchos que esperaban un choque entre ambas. De hecho, en el frente ucraniano Ankara se niega a sancionar a Rusia y ahora el presidente Erdogan acordó con Putin limpiar las minas navales de Ucrania para reabrir la navegación internacional, Asimismo Ankara pospuso o canceló las provocadoras maniobras de la OTAN en el Mar Negro y no autorizó el pasaje de buques norteamericanos o británicos por el Bósforo. Estas son las acciones de un liderazgo muy pragmático que entiende que es mejor desescalar las tensiones en pos de intereses compartidos.

Dichos intereses podrían referirse especulativamente a un quid pro quo sobre Siria y Ucrania, por el que Ankara alivia la presión occidental liderada por Estados Unidos sobre Moscú en el primer caso, a cambio de que el Kremlin corresponda en el segundo. En la práctica, Moscú podría permanecer inactivo mientras Ankara elimina a los grupos armados del norte de Siria, mientras «aconseja» discretamente a Damasco que «se retire» y no responda a lo que ambos consideran oficialmente una operación ilegal. El Kremlin podría enviar más armas a su aliado, al igual que Turquía ha enviado a Ucrania, pero con la seguridad de que Siria no las utilizará contra esas fuerzas armadas extranjeras, porque Rusia no quiere tener en Siria una guerra por delegación con Turquía.

Independientemente de la opinión de cada uno sobre las operaciones del otro en terceros países, no se puede negar que se están comportando entre sí de forma muy pragmática, realista y responsable. En realidad, Turquía ha demostrado tener una política exterior verdaderamente independiente dirigida a maximizar la autonomía estratégica de Turquía en la Nueva Guerra Fría.

De continuarse, esta competencia controlada por el entendimiento mutuo podría tener fuertes consecuencias en Oriente Medio y el norte de África. Turquía es un fuerte aliado de Catar y el ministro Lavrov estuvo la semana pasada en Riad reunido con el heredero del trono saudí y los gobernantes de los Emiratos y de Bajrein. Rusia, en tanto, tiene una estrecha alianza con Irán, que, a su vez, está enfrentado con los sauditas y los jeques del Golfo y compite con Turquía.

En Libia, por su parte, Turquía apoya al gobierno de Trípoli, mientras que Rusia y Egipto sostienen en el este del país al general Jalifa Haftar. En Malí, en cambio, ambas potencias coinciden en apoyar al gobierno de transición en su lucha contra el Estado Islámico y en su esfuerzo por neutralizar la influencia neocolonial de Francia.

En un mundo que se reorganiza cada cual atiende su juego. Prolongando la guerra en Ucrania, EE.UU. somete a Europa e intenta desgastar a Rusia, pero está enfrascada en una infructuosa competencia con China. Rusia, por su parte, expande sus fronteras hacia el oeste y el Mar Negro, disminuye la influencia de los oligarcas ligados a la banca occidental y conquista los mercados de Asia Central. Con sus exitosos drones Turquía conquista mercados e influencia en el Cáucaso, Oriente Medio y África. Ankara y Moscú tienen muchos intereses contrapuestos, pero se respetan y en algunos casos hasta cooperan. Cada espacio que ambas ganan deja menos margen de maniobra a europeos y norteamericanos.

UN MOMENTO HISTÓRICO, PERO TAMBIÉN HISTÉRICO es como define a la actualidad mundial, el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, en su columna del Club de La Pluma mientras se agota el poder hegemónico de los anglosajones a manos de un nuevo mundo multipolar, y se pregunta si los poderes neoconservadores de EEUU reflexionarán y tendrán la responsabilidad de terminar con tanta conflagración de alta intensidad que puede llevar a la desaparición de la humanidad. Además aborda la guerra en Europa para concluir con que a Ucrania le va muy mal, a pesar de la propaganda política “guerrerista”, que solo ofrece triunfos mediáticos que no reflejan la realidad de las batallas,

También nos habla de los frentes internos en Norteamérica, de las posturas antagónicas de Soros y de  Kissinger. El primero, como promotor y patrocinador de las agresiones a Rusia y que pretende que muera hasta el último ucranio; y el segundo, que le ha dicho a Zelenski que firme una rendición que incluya entregar territorios. Además de que Occidente debe asumir que no puede existir un sistema mundial que pueda ser “vivible” si no incluye a Rusia y que se debe acabar con el criterio de derrotarla.

A continuación analiza las declaraciones del general Mark Alexander Milley -Jefe de Estado Mayor Conjunto, el oficial militar de más alto rango de la nación y el principal asesor militar del presidente, el secretario de Defensa y el Consejo de Seguridad Nacional-, jefe de todas las fuerzas armadas norteamericanas, que reconoce que “EEUU no está preparado para las nuevas guerras del siglo 21”. Todo ello en medio de las dificultades electorales de Biden, de la pérdida de apoyo de su prensa adicta y de que ésta guerra tampoco le sirve como elemento de acumulación de poder ni para contar con un frente interno ordenado y tranquilo.

Además aborda con rigurosos datos contrastados, el declive del G7 marcado por la notable caída del PBI de sus países miembros desde la desaparición de la URSS, y hace una reseña cronológica de los hechos que marcan el inexorable declive de Occidente tanto en la gestión de gobierno como en el campo económico y en el terreno militar, con sus impactantes fracasos, derrotas y huidas desde el principio de siglo.

Por otra parte, nuestro director nos presenta un completo cuestionario que pone en duda si Estados Unidos está preparado para seguir tensando la cuerda con estos conflictos globales. Unas preguntas que tienen evidentes respuestas negativas para un bloque que solo ha intentado con el expediente militar, torcer una historia que viene de declinación en declinación y  de golpe en golpe.

Eduardo Bonugli (Madrid, 29/05/22)

General Mark Alexander Milley -Jefe de Estado Mayor Conjunto, el oficial militar de más alto rango de la nación y el principal asesor militar del presidente, el secretario de Defensa y el Consejo de Seguridad Nacional-
G7