Es un vehículo aéreo no tripulado o que vuela sin tripulación, esta palabra deriva de su homónimo en ingles drone o VANT (vehículos aéreos de combate no tripulados), capaz de mantener autónoma su nivel de vuelo controlado y sostenido, propulsado por un motor de explosión eléctrico o de reacción en la mayoría de los casos.-

Si bien existen muchas variedades de formas, tamaños, configuraciones y características, podemos empezar por describir que existen VANT de usos civiles y comerciales, pero de acuerdo a su historia surgen como aviones pilotados remotamente o drones. Sus primeros usos fueron aplicaciones militares. Con la progresiva popularización del uso civil de los drones sus aplicaciones varían, ampliándose el número de consumidores más allá del terreno militar.

Actualmente, los VANT militares realizan tanto misiones de reconocimiento como de ataque.​ Si bien se ha informado de muchos ataques de drones con éxito, también son susceptibles de provocar daños colaterales y/o identificar objetivos erróneos, como con otros tipos de arma.​Los VANT se emplean asimismo en un pequeño pero creciente número de aplicaciones civiles, como en labores de lucha contra incendios o seguridad civil, como la vigilancia de los oleoductos.

Algunas de las ventajas de los drones son: la posibilidad de uso en áreas de alto riesgo de difícil acceso, no requiere la actuación de pilotos en zona de desastre. Y entre las desventajas podemos mencionar: las técnicas, éticas y económicas.

Los VANT, dependiendo de su misión principal, suelen ser clasificados en seis tipos:

  • Blanco: sirven para simular aviones o ataques enemigos en los sistemas de defensa de tierra o aire.
  • Reconocimiento: enviando información militar. Entre estos destacan los MUAV (Micro Unmanned Aerial Vehicle) tipo avión o helicóptero.
  • Combate (UCAV): para combatir y llevar a cabo misiones que suelen ser muy peligrosas.
  • Logística: diseñados para llevar carga.
  • Investigación y desarrollo: en ellos se prueban e investigan los sistemas en desarrollo.
  • UAV comerciales y civiles; son diseñados para propósitos civiles, realizar filmación, tomar imágenes y purificar el aire (ZED CORP).

También pueden ser categorizados dependiendo de su techo y alcance máximo:

  • Handheld: unos 2000 pies de altitud, 600 metros y unos 2 km de alcance en vuelo.
  • Close: unos 5000 pies de altitud, 3000 metros y hasta 10 km de alcance.
  • NATO: unos 10 000 pies de altitud, hasta 50 km de alcance.
  • Tactical: unos 18 000 pies de altitud, hasta 160 km de alcance.
  • MALE (mediumaltitude, longendurance); hasta 30 000 pies de altitud y un alcance de unos 200 km.
  • HALE (highaltitude, longendurance): sobre 30 000 pies de techo y alcance indeterminado.
  • HYPERSONIC: alta velocidad, supersónico (Mach 1-5) o hipersónico (Mach 5+): unos 50 000 pies de altitud o altitud suborbital, alcance de 200 km.
  • ORBITAL: en órbitas bajas terrestres (Mach 25+).
  • CIS lunar: viaja entre la Luna y la Tierra.

En lo que respecta a su fabricación, en diversos países del mundo que se abocan a la venta y comercialización de los diversos características y para diversas aplicaciones en múltiples ámbitos, podemos mencionar a: China quien éste año mostro el ensayo de una escuadra de drones acuáticos, mientras que EEUU avanza con la construcción de una base drones, allí estarán estacionados aviones de combate y drones militares MQ-9, Rusia otra de las potencias que presento el año pasado el drone Korsar donde exhibió sus capacidades de última generación todos estos para la cuestión militar de Defensa, otro países de vanguardia es Israel quien últimamente utilizo sus drones para capturar gases lacrimógenos en un ataque a tierra y población palestina.-

Últimamente es preciso destacar los ataques a instalaciones petroleras de Arabia Saudita, presuntamente por el ejercito Yemeni, podrían tener repercusiones económicas y políticas en el mundo entero.

Ahora bien lo que respecta a Latinoamérica, más precisamente en Argentina DJI presento nuevos drones también este año, que presentan funciones inteligentes para la captura de fotos y videos, como así también un rendimiento de vuelo optimizado. Mientras que México es el país pionero en la región, otro dato que no podemos dejar pasar es el ataque frustadro con drones que recibió el Presidente de Venezuela, hace un tiempo atrás supuestamente, por paramilitares Colombianos. 

En fronteras, seguridad de aeropuertos y ciudades, medición de terrenos y obtención de mapas, fumigación, revisión de torres eléctricas o paneles solares, los drones tienen múltiples usos hoy en América Latina. Desde sus inicios como blanco de tiro militar a principios del siglo XX, el desarrollo de esta tecnología ha ido en aumento y, por primera vez, participan masivamente en la Feria Internacional del Aire y del Espacio (Fidae), el evento de aviación más importante de América Latina que se desarrolló en Santiago de Chile. 

En Brasil, las Fuerzas Armadas usan drones en misiones de reconocimiento y vigilancia de las fronteras, especialmente en la Amazonia. Actualmente está en producción el modelo Falcão, el primer dron de uso militar. De acuerdo con Defensenews.com, América Latina gastó 71,1 millones de dólares en VANT en 2013, pero gastará 271 millones de dólares en 2022, un promisorio futuro para las industrias de defensa.

Se estima de acuerdo a datos de fabricante de drones que para el año 2021 se venderán 16 millones de drones en todo el mundo para diversos usos, una cifra que resulta increíble a masiva, que sería un costado positivo para las empresas, pero al mismo tiempo el costado negativo radica que los narcos, militares y políticos todos subidos al boom de los drones en Latinoamérica. 

En pocos años más todas las fronteras del mundo serán monitoreadas por drones específicamente diseñados para largas distancias. De hecho ya son muchos los Estados de la región que los han incorporado a sus sistemas de defensa territorial, como Bolivia, Chile, Argentina o Colombia.

Nuestra dependencia de la tecnología conlleva necesariamente una mayor vulnerabilidad respecto a incertidumbres científicas así como a riesgos de disfuncionamiento técnico que podrían provocar grandes catástrofes humanitarias inéditas, como accidentes tecnológicos mayores, parálisis de los sistemas de salud o de aprovisionamiento de un país debido a la destrucción de las redes informáticas en el marco de las llamadas cyber-guerras. Vale la pena preguntarse qué pasará el día que hackeen el sistema informático de un ejército de drones y una banda criminal pueda utilizarla a su antojo. Frente a esta problemática, algunos expertos sostienen la necesidad de otorgarle poder de decisión a la máquina, y ahí entramos en otro gran debate que es la inteligencia artificial, la misma que hoy nos exhibe un gran potencial transformador y disruptivo, que deberá sin dudas estar acompañado de más temprano que tarde, al menos en nuestra región de líderes que deban equilibrar el statu quo con la viabilidad dependiendo de las circunstancias que se presenten.  

DR. MARIO R. DUARTE – ABOGADO (UCASAL)

JUEZ ADM. FALTAS (CTES.-ARG.) = ESP. DER. PUB. Y CONT. (UCSF)

MIEMBRO DOSSIER GEOPOLITICO (CBA.-ARG.) – COLABORADOR CENEGRI (RJ.-BRA.)

ESP. CIBERSEGURIDAD Y CIBERDEFENSA

Roberto Uzal (*)

Los cambios tecnológicos en curso, más los que ya han preanunciado su ocurrencia en el futuro próximo, afectarán al bienestar de las personas y a la “Riqueza de las Naciones” más de lo que ya lo hubiese afectado ningún otro acontecimiento o conjunto de acontecimientos en la historia de la humanidad.  Dichos cambios tecnológicos podrán ser el sustento de un reposicionamiento con ventajas para algunos estados naciones y, como contrapartida, otros retrocederán, en términos relativos, hacia una suerte de “Edad de Piedra Tecnológica” como consecuencia de una incorrecta gestión del cambio por parte del liderazgo político. 

El desempeño de Toomas Hendrik Ilves, como presidente de Estonia (2006 – 2016), es un ejemplo muy claro del impacto positivo, en el bienestar de un país pequeño, de aparentemente modestas posibilidades, debido a su reposicionamiento global basado en haber adoptado, como factor crítico de éxito esencial, las inversiones en el desarrollo de capacidades propias en alta tecnología.

Al respecto, los líderes políticos no deberían dejar de conocer en detalle que, la avalancha de datos, información y conocimiento que derivan de las actividades humanas en estos días, están empujando hacia la obsolescencia a capítulos importantes de la Tecnología Informática tales como “Sistemas de Archivos” y “Programas Gestores de Bases de Datos”. Los inmensos volúmenes de datos, de información y de conocimiento a ser almacenados y gestionados, la variedad que los caracteriza en la actualidad y la velocidad con la que se espera estén disponibles los resultados de su explotación, están provocando su reemplazo por conceptos y herramientas tales como Big Data y Data Analytics. 

Se sabe, y además también se ha difundido globalmente que, Big Data y Data Analytics se han utilizado exitosamente para cambiar / influir en el parecer del electorado de importantes países durante la realización de comicios (caso “Cambridge Analytics”). Por otro lado, Big Data y Data Analytics podrían ser utilizados por gobernantes talentosos para brindar servicios gubernamentales personalizados a cada uno de sus conciudadanos, con un enfoque de alta eficiencia y, asimismo, con una notable eficacia.

El “caso Gari Kasparov” (Campeon Mundial de Ajedrez vencido repetidamente por el computador Deep Blue) se extenderá a ingenieros de diseño, a gerentes de manufactura y a cirujanos con distintas especialidades (entre otras profesiones). Dicho fenómeno, anunciado hace setenta años por el legendario matemático John von Neumann, ha sido denominado “Singularidad Tecnológica”. El gobierno de EEUU, asociado con corporaciones empresariales, está preparando profesionales para el momento en el cual los ingenieros informáticos muten de “programar computadoras” a “negociar con las computadoras” como una de las consecuencias de la “Singularidad Tecnológica”. Políticos talentosos, de diversos países, respetando el correspondiente “factor de escala”, seguramente propiciarán el diseño de esquemas análogos para sus estados naciones. Existen indicios numerosos y concurrentes señalando que ya tenemos muy cercana a la citada “Singularidad Tecnológica”. 

Nuestros líderes políticos deberían estar informados y con cierto nivel de detalle, respecto de los anuncios de Google e IBM referidos al éxito del desarrollo de los primeros prototipos de computadores cuánticos. La migración desde las actuales computadoras basadas en la microelectrónica a las sustentadas por la mecánica cuántica producirá resultados espectaculares. No exageramos al predecir que contaremos con computadores un millón de veces más rápidos y con un poder de cómputo inimaginable.   Sería de buena práctica de la gestión gubernamental apoyar fuertemente, en nuestro país, a los grupos de científicos que están orientados a la computación cuántica. Un adecuado posicionamiento internacional, en computación cuántica, sería beneficioso para Argentina. 

Tendríamos una excelente noticia para nuestro país si nuestros líderes políticos estudiaran en detalle lo que se ha denominado “Ley de Moore”. George E. Moore, co fundador de Intel, al graficar en un sistema de ejes cartesianos ortogonales “transcurso del tiempo / prestaciones de sus productos” se encontró que dicha relación no se correspondía con una línea recta (caso de las tecnologías lineales) sino que quedaba representada en una curva exponencial creciente. De allí surgió la denominación “tecnologías exponenciales” que señala a emprendimientos como la computación cuántica, CRISPR (edición del ADN), aspectos sofisticados de la tecnología nuclear, ingeniería genética en general, diseño y construcción de “ciudades inteligentes” y otros ámbitos tecnológicos posicionados en la frontera del conocimiento. 

Una de las ventajas comparativas de Argentina a nivel regional e incluso global lo es la creatividad tecnológica de nuestros tecnólogos y científicos. Sería maravilloso que nuestros gestores gubernamentales apostaran dando prioridades a las tecnologías exponenciales de manera de que, en la composición del Producto Bruto Interno de Argentina, las tecnologías exponenciales aportaran de manera muy significativa. Esto último se estima que es viable y, por otro lado, muy conveniente y auspicioso.  

Todos sabemos que la intervención humana en las “líneas de producción” registra un notorio decrecimiento con el pasaje del tiempo. Llegará el momento en el cual, entre el conjunto de artefactos computacionales que agregan valor en una planta industrial y el “entorno Cíber” de dicha planta, desaparecerán las “interfaces humanas”. Cuando dichas “interfaces humanas” hayan desaparecido en su totalidad, se dirá que dicho país ha ingresado plenamente en la Cuarta Revolución Industrial. 

Viene al caso recordar que, la interacción de dos tecnólogos de altísimo nivel, Enrique Mosconi y Manuel Savio, con dos de los más sobresalientes estadistas de la historia argentina, Marcelo T. de Alvear e Hipólito Irigoyen, dio por resultado la clara inserción  de nuestro país en la Segunda Revolución Industrial, cuestión entonces reconocida globalmente.

No sería nada malo para Argentina que, nuestros gobernantes y otros líderes políticos, interactuando con tecnólogos claramente posicionados, planearan y colaboraran en que se reconozca que Argentina, sin dudas, está en el proceso de posicionamiento pleno como país inmerso en la Cuarta Revolución Industrial. 

Lo señalado en el párrafo anterior no es utópico; al respecto y como ejemplos de sustento se señala:  Un científico argentino está en vías de conciliar las inconsistencias manifestadas por décadas entre la mecánica relativista y la mecánica cuántica (Juan Martín Maldacena). La “Conjetura de Maldacena” es un tema insoslayable para todo físico teórico en el mundo. Muy pocos países poseen centros de excelencia en formación y en investigación como lo es el Instituto Balseiro. Son escasos en el planeta centros de Investigación Aplicada / Producción del nivel de INVAP. Hay muy pocos países en el mundo que tengan una producción, en la Investigación Científica, equivalente a la registrada en la Argentina entre el Programa de Incentivo a la Investigación Científica en Universidades Nacionales y el Consejo Nacional de Investigaciones Técnicas y Científicas (Conicetc). La Universidad de Buenos Aires claramente está posicionada entre las primeras ochenta del mundo considerando más de 4000 universidades en dicha comparación. 

Finalmente se propone una tesis que deriva de los contenidos de este artículo. Se estima que la citada tesis podría ser sólidamente sustentada por los interesados en estudiar la relación Política – Alta Tecnología: “Un mejor lugar para vivir para nuestros hijos y nietos derivará de que Argentina claramente sea reconocida globalmente como un país líder en tecnologías exponenciales. Una economía basada en tecnologías lineales (tecnologías asociadas a commodities) podrá llegar a brindar excelentes niveles de vida pero, acotados en el tiempo y restringidos a determinados grupos o sectores; no impactarán significativamente en el país como un todo”. Es posible y necesario que líderes políticos de la estirpe de Alvear, Irigoyen y varios otros planeen y ejecuten las acciones necesarias para transformar a Argentina en un estado modelo en el ámbito de la concepción, desarrollo y usufructúo de las tecnologías exponenciales.

(*) Director de la Maestría en Ciberdefensa y Ciberseguridad – UBA

Análisis semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el equipo del Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

Temas

Venezuela: un año de la aparición de Juan Guaido, Fracaso?

Ataques cibernéticos a las redes eléctricas, sanciones económicas fortísimas, el Show de Cúcuta, y el intento de invasión disfrazado de “ayuda humanitaria” 

Aniquilación de UNASUR por una NO organización llamada PROSUR

Un llamado de atención sobre como es la guerra híbrida del siglo XXI

México un año de AMLO y la violencia organizada de la narcopolítica y las implicancias de su corrupción y violencia, la derrota de las FFAA en Sinaloa cuando atacó las fuerzas del narco cuando se intentó detener al hijo del Chapo Guzmán. Un llamado de atención para toda iberoamérica

Cuba el aumento de las sanciones de EEUU al gobierno isleño para garantizar el voto de los republicanos exiliados cubanos en Miami para 

Crisis sistémico del sistema Neoliberal en suramerica que “sorprendió” a los políticos y empresarios que se habían beneficiado por años y que se expandió como un reguero de pólvora incendiada por el subcontinente, y de nuevo, el último recurso o ratio de este “modelo” con un retorno de la presencia militar en todos los estados en crisis empezando por: Ecuador, pasando por Perú, el Golpe en Bolivia (disfrazado de Motín)  y la mayor crisis que estalló en la “perla” del modelo presentado como panacea a la región el estallido: Chile

Argentina cambio de Poder retorna una versión ligh de peronismo con un panorama de tierra arrasada que deja el neoliberal Mauricio Macri, con una crisis económica política social judicial. Duro trabajo tendrá la administración de Alberto Fernández para recomponer la situación heredada

Nueva forma de intervencionismo global que ahora pasamos del derecho de ayuda humanitarias como se le aplicó a: Serbia y Libia, ahora se aplicaría para intervenir en los países que no respeten las normas sobre cambio climático  

AUDIO:


Las posibles consecuencias militares del Cambio Climático

por Carlos Pissolito

Los mecanismos para la seguridad colectiva del Mundo son una hecho que tuvo su inicio en la conformación de la ONU, tras la finalización de la 2da GM.

Inicialmente, se los pensó para colaborar en la solución de conflictos terminados, pero no cerrados, en los que era necesaria una intermediación para separar a las partes en conflicto, lo que, por lo general, eran Estados nacionales. Así nacieron las misiones militares de paz o “peacekeeping”. Un término que no estaba en la Carta de esa organización, pero que se creyó conveniente inventar.

En un principio, el particular sistema de veto de su Consejo de Seguridad hizo que éstas, fueran más bien escasas, ya que cada uno de los “Grandes” se encargaba de vetar las propuestas no aceptables para sus intereses. Aunque todo cambió a partir del colapso de la URSS, que permitió que éstas se multiplicaran en la década de los a los 90, pues Rusia dejó de oponerse por cerca de un a década.

Pero, no solo se incrementaron las operaciones militares de paz en su cantidad, también, cambiaron cualitativamente. Ya que pasaron de sencillas misiones de interposición para mantener una paz ya establecida con el consenso de las parte en conflicto; a  ser misiones de imposición de la paz, con o sin el consentimiento de las partes.

Pronto, un grupo de intelectuales de los denominados países desarrollados, pero no de las potencias (principalmente de Canadá y de los Países Nórdicos) comenzaron a hablar de la necesidad de intervenir en aquellos Estados en que se producían gruesas violaciones a los DDHH.

Si bien, la ONU no adhirió -formalmente- a esas doctrinas, convalidó con mandatos específicos, por ejemplo, las operaciones militares lideradas por los EEUU para los cambios de régimen en Serbia (1989) y en Libia (2011).

Actualmente, tal como lo señala la academia danesa para fuerzas de paz,  estas misiones deberían orientarse contra aquellos Estados que desafían las restricciones al cambio climático por considerarlo una amenaza a la paz y a la seguridad mundial.

Poco antes, casi anecdóticamente, una adolescente sueca había acusado a la Argentina, a Alemania, a Brasil, a Francia, y a Turquía por violar los protocolos ambientales y afectar a la infancia.

Muchos, erróneamente, sostienen que la ONU ha fracasado en su pretensión de ayudar a preservar la paz y la seguridad mundial. Probablemente, esto sea así. Lo que no se puede negar es el esfuerzo y los logros de esta organización para diseñar, solventar y apoyar operaciones militares a lo largo y ancho del Mundo en función de lo que ha considerado conveniente en cada oportunidad.

Tampoco, puede negarse la influencia intelectual que ejercen, mediante bien aceitados lobbies, los ya mencionados países desarrollados.  La que, en no pocas ocasiones, proveen a la ONU del justificativo moral para cruentas intervenciones militares de muy dudosa utilidad.

Es por ello, que Estados periféricos como el nuestro, que no solo carecen del poder de veto, también, del poder de influencia de otros;  debe estar atenta frente a estas movidas. Las que si bien se inician en cerrados cenáculos de pensamiento; pueden llegar a convertirse en el libreto para futuras intervenciones militares que nos tengan como blanco.

Una advertencia que tiene particularmente valor para un país como el nuestro, con una diplomacia siempre bien dispuesta a adherir y a comprar -llave en mano- tratados, resoluciones altisonantes de reconocimiento de derechos. Algunos de las cuales pueden presentar serias amenazas para nuestros intereses y para nuestra seguridad nacional.

Carlos Pissolito Coronel (R) Ejercito Argentino


INFORME DE NOVIEMBRE DEL 2019ESTADOS UNIDOS: INTERVENCIÓN EN EL BLOQUE LATINOAMERICANO

Por Natalia Arias

La situación de los regímenes políticos latinoamericanos, cada vez se vuelve más compleja, tanto a nivel interno como externo, y en el contexto internacional, podemos visualizar una Unión Europea un tanto debilitada a nivel de influencia, y una potencia asiática como lo es China, lo que hace propicio que la bandera de Estados Unidos se alce como el sol en el horizonte, poniendo fin a su política de “defensor de los derechos”. 

Es así que el retiro del Acuerdo de París por parte del gobierno norteamericano, establecido con relación al cambio climático y a la necesidad de reducir las emisiones de contaminación, pone en evidencia el descaro de quienes ejercen la mayor cantidad de emisiones de dióxido a nivel global, entre otros elementos contaminantes.

Es más, en un aspecto más inclinado a las alianzas, encontramos a un Estados Unidos que suelta la mano de sus aliados en un intento de presión para redirigir su política exterior e interna, que originalmente había partido -tal como a lo largo de su historia- como un defensor de la democracia.

Por otra parte, la reciente aprobación -el pasado 3 de Diciembre- sobre el accionar del TIAR en relación a Venezuela, hizo que quedaran sancionados 29 funcionarios cercanos al gobierno de Nicolás Maduro en materia de movilidad y financiera.

¿Cuál será la próxima jugada de la potencia norteamericana en Latinoamérica?

Desde mediados de Noviembre, posterior a las elecciones presidenciales en Argentina, podíamos observar la preocupación de Estados Unidos en la política exterior que adoptaría Alberto Fernández al asumir la presidencia. Aparentemente las relaciones y diálogos concluyeron de manera positiva entre el candidato elegido y Washington, más no fue sorpresa que por parte de Donald Trump, en un contexto todavía de conflicto comercial con China primado de intereses, se haya tomado la decisión de imponer aranceles -sobretodo al hierro y al acero- a sus países “amigos”: Ni más ni menos, a Brasil y Argentina. 

“Washington no va a dudar en imponer sanciones a cualquier país que devalúe su moneda, ya que cuanto más lo hagan, más baratos serán sus productos” anunció el secretario de Comercio de los Estados Unidos, Wilbur Ross, en un claro intento de imposición como potencia económica para con respecto a la latente posibilidad de una mejora en el sistema de exportaciones (y si se quiere profundizar más, una posible alianza con China)1

Si indagamos en estadísticas, Argentina exporta el 0,6% de acero hacia EEUU, y el 2,3% de aluminio. Brasil es el mayor importador de carbón siderúrgico de Estados Unidos, siendo el 80% de las exportaciones de acero brasileñas productos semiacabados, utilizados como materia prima por la industria siderúrgica estadounidense.

Ya la Cámara Argentina del Acero (CAA) ha manifestado su preocupación con la medida estadounidense, y piden que la problemática sea abordada en la siguiente Cumbre del Mercosur, con fecha base de 5 de diciembre.

La justificación de las sanciones de Donald Trump se inclina a la protección nacional de sus agricultores, más paralelamente la cuestión en el escenario internacional, se enmarca en la espera del cumplimiento de su rol hegemónico. Próximamente veremos nuevas reacciones de los pares ante este hecho que restringe aún más nuestra capacidad de producción y productividad.

         Ya sabemos de antemano que el poder norteamericano se ha visto ejercido y posicionado en el bloque latinoamericano, en base a la defensa y soporte de presidentes interinos, tal como fue el intento fallido en Venezuela con la figura polémica de Juan Guaidó -y aún así se le atribuye la culpa a Cuba como fomentador de las protestas latinoamericanas, y como obstáculo para el regreso hacia la democracia2. Es así que el nuevo intento alude a Bolivia, y el reconocimiento hacia la presidencia provisoria de Jeanine Áñez, quien en una sesión legislativa sin quórum, se proclamó presidente interina del Estado Plurinacional de Bolivia. El reconocimiento internacional incluye, por su puesto, a su “mano derecha” Jair Bolsonaro, quien reconoció y felicitó la asunción de Jeanine Áñez. 

         De todas formas, Donald Trump, ha dejado bien en claro su interés y su rol como fomentador de la democracia, advirtiendo que este acontecimiento ha sido una clara señal para “los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua”, confirmando que con la caída de Evo Morales, el continente americano “está a un paso más cerca” de ser “plenamente democrático, próspero y libre” 3

         Otro dato preocupante del “mayor ejemplo de la democracia en la historia” -citamos a Mike Pompeo4 -, fue su elogio al papel de las fuerzas militares, quienes “sugirieron” una retirada de la presidencia de Morales: “Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad, y a los militares bolivianos por acatar su juramento de proteger no solo a una sola persona”3

Las primeras tareas a concretar para el restablecimiento de relaciones con Estados Unidos por parte del régimen interino de Bolivia, implicó el reciente nombramiento del embajador boliviano Walter Oscar Serrate en Estados Unidos, por primera vez en once años, luego de la expulsión de su predecesor Gustavo Guzmán en 2008. 

El interés del control latinoamericano por parte de Estados Unidos implica su participación en la situación en Nicaragua, quien se suma a la lista de revueltas internas junto con Cuba, Colombia, Chile, Bolivia, etc. Mike Pompeo, una vez más, ejerció presión al advertir posibles sanciones en contra del gobierno de Ortega, a quien ya previamente se ha sancionado. Sin embargo la justificación de Pompeo, tal como es característico del poder norteamericano, se basó en que “Estados Unidos está tomando acciones para restaurar la democracia en Nicaragua, y se continuará presionando al régimen de Ortega hasta que todas las libertades sean restauradas” Escribió el pasado 2 de Diciembre en su Twitter.

En otro orden de ideas los acuerdos arribados por el gobierno de Donald Trump, explicitan el interés en mantener el control -al menos- en algunos países de Centro América y Sudamérica.

En este sentido, recientemente se ha firmado un acuerdo de seguridad fronteriza con Ecuador, a través del sistema PISCES. El objetivo se inclina a proporcionar al Ecuador un sistema de “control de fronteras con tecnología biográfica y biométrica”; en otras palabras, permitirá verificar huellas digitales, rostros y documentos de los viajeros, identificando así a quienes puedan representar una amenaza para la seguridad pública. Dicho sistema funcionará en cuanto a la documentación de llegada y salida de viajeros internacionales en puertos y aeropuertos de Ecuador. 5

El problema de las migraciones ha sido un tópico polémico en cuanto a la dirección de la política exterior norteamericana, y recientemente se ha alistado un reglamento de acuerdos para con Honduras, el Salvador y Guatemala, preparándose para la aplicación del infame acuerdo de “Tercer País Seguro”. Inclusive en Guatemala, el pasado 21 de noviembre comenzó a llevarse a la práctica dicho acuerdo. Sin embargo, sigue en debate la conceptualización de qué considera el hegemón como país seguro.

Otro acuerdo de carácter comercial que debemos destacar, es el que involucra a Estados Unidos, México y Canadá, quienes ya desde el año pasado acordaron reemplazar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con un nuevo pacto; el T-MEC, que comparado con su predecesor, otorga a Estados Unidos un mayor acceso al mercado lácteo canadiense, incentiva la producción automotora, establece cláusulas medioambientales y laborales, y actualiza las protecciones de propiedad intelectual.

Finalmente para agregar, se va a establecer una serie de ejercicios, capacitaciones y simulacros en conjunto entre la seguridad de Panamá y Estados Unidos para lidiar con los desastres naturales, en el marco de la “Operación Mercurio”. El objetivo implica poner a prueba la habilidad de los participantes, y mejorar el tiempo de respuesta. Más la opinión pública comenzó a rechazar esta operación, debido a la cercanía geoestratégica de las bases improvisadas con respecto a la frontera con Colombia, y por los riesgos que la nación asume en el posible uso militar inadecuado por parte de la potencia extranjera6

A modo de conclusión, ha quedado en claro que la situación interna de los regímenes latinoamericanos se ve muy compleja. Estas revueltas en Chile, Bolivia, entre otros, sumadas a las elecciones en diferentes países como Argentina y Uruguay, han captado la atención prioritaria estadounidense.

Sin embargo, queda una pregunta pendiente a futuro. Ante la victoria de Alberto Fernández, quien ha dejado en claro el tipo de relaciones que desea tener con el país norteamericano a la hora de asumir la presidencia ¿Se sumará Uruguay, con un gobierno de derecha -tal como aspiraba Estados Unidos- a la lista de países estratégicos que brinden su apoyo en esta situación de desestabilización de alianzas para con Latinoamérica?

Por Natalia Arias Investigadora Junior de Dossier Geopolitico.-

Fuentes:

1https://www.infobae.com/economia/2019/12/02/eeuu-sobre-la-sancion-comercial-a-la-argentina-y-brasil-aun-nuestros-amigos-deben-vivir-segun-las-reglas-que-existen

2https://www.infobae.com/america/venezuela/2019/11/26/eeuu-incluyo-a-una-de-las-principales-empresas-de-cuba-en-su-lista-negra-por-vinculos-con-el-regimen-de-nicolas-maduro/

3https://www.infobae.com/america/america-latina/2019/11/13/estados-unidos-reconocio-a-jeanine-anez-como-presidenta-interina-de-bolivia/

4https://www.cnnchile.com/programas-completos/mike-pompeo-protestas-america-latina_20191202/

5https://www.elcomercio.com/actualidad/eeuu-ecuador-acuerdo-seguridad-frontera.html6https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=325731&SEO=rechazan-ejercicios-militares-de-ee.

Dossier Geopolitico recomienda este importante articulo del Colaborador Mexicano de de nuestro Colectivo Abner Munguía Gaspar

Intervencionismo en curso. Guerra contra “narco-terrorismo” y la conexión mormona ¿anexionismo territorial?

Por Abner Munguía Gaspar

Las recientes declaraciones del Presidente de Estados Unidos Donald Trump, ante el importante comentarista conservador Bill O’Reilly , sobre la intención del presidente en declarar a los cárteles de la droga mexicanos como grupos terroristas, resuena como piedra de toque final sobre un proceso de intervención que empezó en México desde hace más de treinta años, con la instauración del modelo económico neoliberal y la consecuente destrucción de cadenas productivas que produjeron un modelo de “expulsión forzada” y que se combinó con una serie de operativos de intervención por parte de las agencias de inteligencia estadounidenses, particularmente la CIA y la DEA, para llevar a cabo la construcción de cárteles que necesariamente requieren de complejas estructuras de financiamiento y bancos internacionales para hacer lucrativo su negocio. 

En este sentido no se debe perder de vista que en el contexto de aprobación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que entró en vigor en 1994, se desarrollaron una serie de discusiones públicas donde el lobby industrial estadounidense, en ese entonces encabezado por el candidato republicano Ross Perot, planteó de forma clara que deslocalizar la industria estadounidense hacia México traería consecuencias negativas para las clases trabajadoras de Estados Unidos al tiempo que ofertaría bajos salarios para México, lo cual no promovería el desarrollo del país, como efectivamente sucedió. Sin embargo un debate llevado a cabo en CNN el 9 de noviembre de 1993, entre Ross Perot y el entonces vicepresidente de Estados Unidos Al-Gore, planteo la situación geopolítica sobre la importancia de incluir a México en el TLCAN, ya que de acuerdo con Gore, la incorporación de México se asemejaba a la compra de la Luisiana y la compra de Alaska, es decir a dos de los procesos de mayor expansión territorial en la historia de los Estados Unidos. 

En ese momento, quedó claro que para las élites globalistas estadounidenses, el espacio territorial de México era necesario para dar forma y sentido al proyecto de integración silenciosa de América del Norte que articulaban las grandes empresas estadounidenses al moldear de forma significativa los marcos regulatorios mexicanos y adecuarlos a las necesidades de inversión de las firmas y corporativos estadounidenses, por lo cual tal como afirmó Gore, el TLCAN facilitó lo que el académico mexicano John Saxe-Fernández ha denominado como el proceso de “compra-venta de México.” 

Bajo el debilitamiento de las capacidades productivas mexicanas, se volvió cada vez más factible la incursión y crecimiento de las operaciones de los cárteles de la droga que fueron apoyados al menos desde los años 80 por medio del financiamiento clandestino ejercido por la Agencia Central de Inteligencia, por lo cual resulta difícil asumir que esta agencia del espionaje estadounidense se mantuviera fuera de esas operaciones en los años subsecuentes, toda vez que en México se ha documentado que al menos durante la administración del expresidente Felipe Calderón se abrió de par en par la soberanía mexicana para instalar a las agencias de inteligencia estadounidenses en territorio nacional, particularmente a la citada CIA.

Es en este marco en el que las élites mexicanas neoliberales amoldaron el territorio mexicano a las necesidades de inversión del capital estadounidense, así como a los operativos de las agencias de inteligencia, las cuales se orientaron en dirigir a los cárteles de la droga y usarlos como caballos de Troya para controlar importantes espacios geográficos del país y que de acuerdo con algunos estudios realizados por el coronel Robert Killebrew, se torna evidente que las organizaciones criminales, específicamente los cárteles de la droga, tienen un alcance trasnacional que solo pudo ser posible en el marco de la globalización económica y que sirven para hacer avanzar una agenda de debilitamiento de naciones clave, ya sea por su posición geográfica, sus reservas de recursos naturales estratégicos y para avanzar en un objetivo fundamentado en la  desestabilización política.

Resulta interesante que grupos de narcotráfico como el denominado cártel de los “Z”, de acuerdo con la periodista mexicana Ana Lilia Pérez, controla las operaciones petroleras de la cuenca de Burgos, simultáneamente el citado cártel mantenía íntimo contacto con operadores comerciales en Texas que se vinculaban con la presidencia de George W. Bush. Lo anterior plantea una serie de operaciones de control territorial de espacios geográficos estratégicos para las empresas, en este caso petroleras que se ven beneficiadas de recibir productos básicos de petroquímica a “precios preferenciales” que son extraídos de la principal cuenca de producción de gas y condensados de México.

Asimismo, es notorio que el control territorial que ejercen los cárteles en espacios geográficos estratégicos obedece a un diseño geopolítico que claramente se orienta a favorecer a los intereses empresariales de ciertos sectores estadounidenses, toda vez que en el citado ejemplo del sector energético mexicano se calcula que la cuenca de Burgos puede alojar entre el 31% de los recursos técnicamente recuperables de shale gas de la región de América del Norte, así como la cuarta reserva de shale gas técnicamente recuperable a nivel mundial.

Consecuentemente no resulta extraño que en esta estratégica región del noreste mexicano opere uno de los cárteles más sanguinarios de México y que al igual que sucede con el cártel de Sinaloa, sus operativos se encuentran dirigidos con claros objetivos geopolíticos diseñados bajo el mandato de la CIA. Es por ello que el control sobre los recursos energéticos de esa región de México se torna de gran relevancia ya que denota una penetración en espacios geográficos que adquirirán una importancia creciente, toda vez que de acuerdo con la compañía de servicios industriales petroleros Baker Hughes, las cuencas de producción de shale gas en Estados Unidos, comienzan a mostrar una tendencia a la baja en su capacidad productora, lo cual se torna visible en la disminución de perforaciones que se llevan a cabo en actividades de hidro-fracturación en Estados Unidos, al descender en un promedio de 160 perforaciones en los últimos años, lo cual plantea que las principales cuencas de shale gas como la denominada cuenca pérmica localizada en el sur de Texas, ya muestra señales de agotamiento, situación que puede obligar a las empresas de servicios petroleros, encargadas del desarrollo de campos de petróleo y shale gas a buscar oportunidades de expansión en su cartera de inversión en la prolongación de dichas cuencas hacia territorio mexicano.

Es precisamente en esta confluencia de hechos, donde convergen el agotamiento de recursos energéticos no convencionales en Estados Unidos, la localización de éstos en el noreste mexicano, así como la ubicación de nuevos minerales que resultan estratégicos para la construcción del nuevo esquema energético eléctrico de locomoción automotriz, donde resalta por su importancia el Litio, mineral no energético pero que desempeña un papel importante en el desarrollo de baterías de alto desempeño y que son necesarias para construir la base productiva del automóvil eléctrico del futuro, donde resulta coincidente que la región del noroeste mexicano, concretamente en el estado de Sonora, en el municipio de Bacadehuachi se localiza el principal yacimiento mundial de Litio, el cual será explotado por las empresas Banacora Minerals y Cadence Minerals, las cuales ya han planteado todo un proyecto productivo orientado a desarrollar este yacimiento, el cual se espera tenga una vida productiva de solo 19 años. 

No obstante resulta muy peculiar que dicho proyecto se ubica a 98 Kms de la comunidad de La Mora ubicada en el municipio de Bavispe, donde ocurrió el múltiple asesinato de la familia mexico-estadounidense Le Barón.

Es justamente en el marco de este múltiple asesinato ocurrido el pasado 4 de noviembre de 2019, donde se conectan varias agendas golpistas e intervencionistas y que tienen en el centro de la discordia a una familia de origen estadounidense y que se vincula a la práctica de la religión mormona o también conocida como Santos de los Últimos Días. El asesinato de 9 miembros de la llamada comunidad Le Baron ha iniciado toda una serie de movimientos políticos que han girado en torno a promover una agenda de intervención militar en México propuesta por el presidente de Estados Unidos Donald Trump, quien desde el llamado operativo “fallido” en Culiacán ocurrido el 9 de octubre pasado en el que la DEA filtró información de inteligencia con el objetivo de que dicho operativo no fuese exitoso y sirviera para desestabilizar al gobierno del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

El manejo de AMLO en aquel momento fue criticado como tibio, al no haber enfrentado de forma directa al cártel de Sinaloa y por dejar escapar al objetivo de dicho operativo, Obidio Guzmán, uno de los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán. Sin embargo la lógica del presidente Obrador se centró en no jugar la misma estrategia de confrontación que implementaron las administraciones anteriores y que jugaban de acuerdo con el playbook de la DEA, por tal motivo la estrategia obradorista se centró en no hacer confrontaciones innecesarias que tuvieran bajas de civiles inocentes. 

Sin embargo después de ocurrido el asesinato de los miembros de la familia Le Baron se volvió notorio que existe un plan de desestabilización en donde confluyen las fuerzas de ultra derecha que conglomera a los gobernadores panistas y priístas, principalmente de los estados fronterizos, los cuales se han pronunciado a favor de un proceso de intervención militar llevado a cabo por el ejército de Estados Unidos, siendo emblemático el caso del gobernador de Tamaulipas Francisco Cabeza de Vaca, el cual desde el pasado 20 de noviembre hizo público el estado de inseguridad y narcoterrorismo que se despliega en su estado, lo cual resulta interesante, al considerar los cárteles que operan en dicho estado y su vinculación con empresarios del sector petrolero estadounidense, citado líneas arriba. Consecuentemente, la aprobación de Cabeza de Vaca a los pronunciamientos de Trump en relación a reclasificar a los cárteles mexicanos como terroristas, parece embonar en una estrategia de anexionismo territorial, que como ya citamos cuenta con una de las principales reservas de shale gas, tanto a nivel regional en América del Norte, así como a escala mundial.

De forma similar el asesinato de los miembros de la familia Le Baron resulta de la mayor importancia en virtud de la reciente solicitud que dicha familia ha realizado al gobierno de los Estados Unidos para considerar a los cárteles de la droga mexicanos como grupos terroristas, lo cual plantea una serie de riesgos políticos, diplomáticos y militares tanto para México como para Estados Unidos, ya que éste último cuenta con dos leyes que le permiten operar en el extranjero cuando se detecta un grupo terrorista que se vislumbra como una amenaza a los Estados Unidos.

Por una parte se ubica la ley 104-132, la cual proviene de 1996 y que dota al ejecutivo estadounidense de las facultades necesarias para llevar a cabo el despliegue de efectivos militares y fuerza letal para atacar objetivos designados como terroristas. La otra importante ley es la denominada “Ley patriota” que también ejerce elementos coercitivos de carácter extraterritorial para desplegar fuerza letal por parte del ejecutivo estadounidense. 

Es justo en este contexto donde de acuerdo con la inteligencia militar mexicana se ha planteado que existen evidencias que sugieren la existencia de un plan de desestabilización en la que se combinan múltiples hechos violentos en un periodo de tiempo muy corto, los cuales tienen hasta este momento dos objetivos, por un lado la búsqueda de Trump por evitar un debilitamiento mediático y posiblemente electoral ante el contexto de juicio político en el que se encuentra sometido, por otro lado, debilitar la estrategia obradorista de lucha no frontal contra los cárteles, toda vez que dicha lógica de no confrontación directa no es la que históricamente ha favorecido la DEA en México.

Es debido a lo anterior que se torna importante tener presente la importancia de que haya sido una familia mexico-americana y mormona el objetivo de los cárteles, ya que sin perder de vista que fue una tragedia lo que les ocurrió, no deja de llamar la atención que situaciones similares (y quizás peores) han tomado lugar con numerosas familias mexicanas, por lo cual es de resaltar la simultaneidad de eventos en el marco de una macro agenda de los Estados Unidos, con el objetivo explícito de llevar a cabo una serie de intervenciones militares bajo el pretexto de erradicar los cárteles de la droga.

El factor religioso de la familia Le Baron no puede ser pasado por alto, ya que en la historia de los mormones, dicho grupo desempeñó un papel fundamental en el proceso de colonización del oeste americano, asentándose en el estado de Utah, incluso antes de que dicho territorio formara parte de los Estados Unidos. No hay que olvidar que la línea mormona que se desplazó a México es posible considerarla como una rama radical o fundamentalista del credo mormón, que se resistió a dejar de lado la práctica de la poligamia y mantuvo una creencia mucho más radical que sus contrapartes que se asentaron Utah en el Lago Salado y que se rigieron por las leyes de los Estados Unidos. 

Por último resulta de la mayor importancia no perder de vista la simultaneidad de eventos, así como la interrelación de los mismos, toda vez que la convergencia de agendas políticas de los sectores de la ultra derecha mexicana que resultó vencida en la elección de 2018, donde surgió vencedor Andrés Manuel López Obrador, así como el interés externo por controlar espacios geográficos clave por sus recursos estratégicos, de particular uso en el sector energético y que a su vez convergen con las agenda de un grupo religioso de origen estadounidense y que del asesinato de algunos de sus miembros se ha logrado derivar toda una retórica tanto golpista como de intento de intervención militar bajo el pretexto de los cárteles de la droga, lo cual puede devenir en un proceso anexionista territorial, donde gobernadores de la frontera como Javier Corral de Chihuahua ya han planteado su deseo de abandonar el pacto fiscal que los mantiene unidos a la Federación de la República Mexicana. Una cosa es segura, todo se decidirá en el congreso de los Estados Unidos, donde la congresista demócrata Nancy Pelosi será el factor clave para una probable defenestración de Donald Trump. 

Todo indica que México se encuentra en una fase de pre balcanización política.

Abner Munguía Gaspar

Abner Munguía Gaspar: Doctorante en Relaciones Internacionales, Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, México.

Análisis semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el equipo del Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

TEMAS

Cambios profundos con gran velocidad y la consolidación de la declinación de EEUU

Mientras se desarrolla una lucha interna entre el “Estado Profundo” Vs Donald Trump

Ya EEUU No es el “Estado Imprescindible”. Fisher: ex City Group, ex FMI, ex Banco Mundial, ex Presidente del Banco de Israel dijo en Nueva York ante inversores: “que en el 2020 EEUU ya no será el País como ordenador del mundo y abandona esa posición”; que se le suma a ello los análisis de la mayor consultora de riesgo del mundo “Eurasia Group”, que desde 2013 adelantó que EEUU ya no fija la agenda global unilateralmente y por ultima las declaraciones de Henry Kissinger: que acaba de decir que estamos ante la posibilidad de un conflicto entre EEUU y China como ocurrio con la I Guerra Mundial si no se frena el conflicto desatado.

Medio Oriente Crisis Política en Israel, conflicto en Siria con una victoria de las fuerzas legales, conflictos en el Líbano, y el freno a la desestabilización del régimen Irani en la que hubo una gran actividad de fuerzas de inteligencia regionales y de otros continentes.

Europa y sus separatismos que ahora todo es consecuencia de Rusia (?)

América Latina las derechas fueron sorprendidas por conflictos que no vieron venir, 

Colombia no fueron las “guerrillas” sino los descontento urbanos lo que ponen en crisis al “sistema” de Duque?Uribe

Perú un régimen autocrático funciona sin Parlamento

Chile el pueblo descree del sistema político para administrar los cambios y el pedido de nueva constitución 

Uruguay que terminó en una gran incógnita

Bolivia cada día es mas claro que fue un Golpe que recibió estructuras desde el exterior mayores a lo que se dijo en un principio como ser la creación de miles de cuentas de Twitter en Europa (5000) para desprestigiar al Gobierno depuesto

Pero lo Importante Geopoliticamente hablando una estructura creada por Washington la ALIANZA del PACÍFICO murió; Chile, Perú y Colombia en Crisis y México con cambio político ideológico, igual está pasando con el llamado Grupo de Lima que también pierde influencia y Poder y as con el cambio Político en argentina desde el 10/12/2019  


Algunos comparan las convulsiones que atraviesa la región con la mal llamada primavera árabe de 2012 y 2013. No obstante, eso terminó en un invierno, con la mayoría de esos países sumidos en el caos y la inestabilidad.

En el mundo de hoy, nadie parece estar contento con quien es, que hace, ni quien lo gobierna. La ola de protestas mundiales ha hecho especial mella en América Latina, la región más desigual del planeta. Esto puede llegar a ser aprovechado por quienes se están disputando la hegemonía en la región: China y Estados Unidos.

A principios de año parecía que sólo Venezuela, Nicaragua o Haití serían focos de conflictos sociales de gravedad. Sin embargo, con el transcurso de los meses se sucedieron masivas manifestaciones en Puerto Rico, Honduras, Perú, Chile, Colombia y Bolivia.

Vladimir Putin comparó recientemente la situación que atraviesa el Estado Plurinacional de Bolivia y el vacío de poder que vive el país con lo que sucede desde el asesinato de Muamar El Gadafi a manos de mercenarios de la OTAN en Libia.

Esta cuestión debe encender alertas, no sólo por las masacres que están sufriendo los bolivianos, especialmente los indígenas y las mujeres, sino por el escenario de caos que desde allí puede llegar a expandirse al resto de la región.

Bolivia, con una ubicación sumamente estratégica en la región, es el corazón geográfico de América del Sur. A su vez, el futuro gobierno de Alberto Fernández está preocupado debido a la situación humanitaria que se podría generar en las fronteras con Argentina.

El gobierno de Donald Trump, hoy, claramente, ha perdido gran parte del interés que había puesto en Medio Oriente, para nuevamente volver a poner su mirada en América Latina. Para el gobierno de los Estados Unidos, el “Make América Great Again” parece incluir ahora también a lo que históricamente han considerado su “patio trasero”.

Una especie de retorno a la Doctrina Monroe que establecía una “América para los americanos”, es decir, una América Latina para los norteamericanos. La hegemonía estadounidense, fuertemente discutida por China en los últimos años, especialmente en América del Sur y Centroamérica, no tiene gran oposición entre los liderazgos latinoamericanos actuales.

Más allá del muy particular caso venezolano, el golpe de Estado contra Evo Morales dejó a los líderes de izquierda o progresistas sin una pata importante. Si bien el México de Andrés Manuel López Obrador tímidamente se erige como un contrapeso progresista al Brasil de Jair Bolsonaro, su cercanía y a su vez importante dependencia de los Estados Unidos le hace muy difícil enarbolar banderas de soberanía o unidad latinoamericana tan abiertamente.

A su vez, Alberto Fernández se encontrará fuertemente comprometido por la cuestión de la deuda y la necesidad del apoyo del gobierno de Trump, pero también de Macron y Merkel, para su renegociación. El futuro presidente se verá obligado en hacer un juego de equilibrios delicados donde no tendrá mucho margen para consumir autonomía, en términos del teórico y ex canciller argentino Juan Carlos Puig.

Hace tiempo no se recuerda un contexto latinoamericano tan incendiado, literal y metafóricamente, como el actual. Países que parecían los ejemplos económicos, tanto de la izquierda como de la derecha, como Bolivia y Chile, se han sumergido en profundas crisis sin atisbos de solución en el mediano plazo.

En un caso por un claro golpe de Estado cívico, militar y policial, mientras que en otro por una ebullición social que pocos podían suponer hace tan sólo unos meses. Otro país modelo para la derecha liberal como Colombia también ha estallado con manifestaciones masivas en las calles y dura represión gubernamental.

Una de las principales características de las protestas, al igual que en el resto del mundo, es que no existe un liderazgo claro, sino más bien una amplia batería de reclamos y especialmente, una gran frustración de los pueblos para con la clase dirigente tradicional. Hoy la organización, debido a las redes sociales y a la inmediatez de la información, es mucho más sencilla.

No es casual que Putin compare el caso de Bolivia con el de Libia. Salvando todas las distancias del caso, se ha querido ver en esta ola de protestas una nueva “primavera latinoamericana” como sucedió con la mal llamada “primavera árabe” entre 2012 y 2013. Eso terminó con varias catástrofes políticas y sociales, con países como Libia, prácticamente desintegrados, y otros destruidos, sumidos en la inestabilidad, como Siria.

América Latina se debate entre resolver las causas estructurales que la hicieron la región más desigual del planeta o seguir sumiéndose en el caos. Mientras algunos parecen querer re editar cierta vieja lógica de la Guerra Fría y recuperar su influencia perdida en la región, es momento de recordar lo que dijera el Papa Francisco en Panamá en febrero de este año: “No somos el patio trasero de nadie.”

Por Gonzalo Fiore Viani: Abogado Maestrando en relaciones Internacionales CEA y Miembro de Dossier Geopolitico

Publicado en LaPoliticaOnLine 23/11/2019 https://www.lapoliticaonline.com/nota/gonzalo-fiore-viani-america-latina-primavera-o-invierno/?fbclid=IwAR1oICUWruniwSpw7mi6OsrYBrw638Wu_zKrCWE9HsC_wMln3LsQhmkis3Y

Publicado en Italia: en Senso Comune 25/11/2019: https://www.senso-comune.it/rivista/oltreconfine/america-latina-primavera-e-inverno/?fbclid=IwAR223BSDZFDoSEjf-DBlNbOFte1vf0UP7hf88yiBZ3WD-OcQwiVJcP-ELjc

Ecuador, Chile, Bolivia y ahora Colombia. Analizando la situación general, sostenemos que en Bolivia y más precisamente en Santa Cruz de la Sierra, se encuentra el eje más importante para comprender los alcances de las explosiones insurreccionales en nuestra América del Sur. Es, en esa región donde se encuentra el corazón geopolítico de nuestro continente.

Cuatro vectores geográficos convergen y se proyectan en Santa Cruz de la Sierra, 1) Hacia Occidente: Por los valles cordilleranos y el acceso al macizo andino. 2) Hacia Oriente: Las serranías de la Chiquitania, el Mato Grosso y el camino hacia el Planalto Brasileño. 3) Al norte: Hacia los ríos y territorios que convergen en la cuenca amazónica. 4) Hacia el sur: Los ríos y territorios de naturaleza chaqueña y platense.1

1) En estos conflictos suramericanos, vemos emerger el siglo XIX en el siglo XXI. Expresan de alguna manera las guerras por la independencia no resueltas y por otra parte, la reconfiguración actual de un mundo multipolar, con foco en el control de los recursos naturales

2) Existe también en estas protestas las resistencias al modelo neoliberal, que deja sus huellas más allá de los gobiernos y de la crisis de representación política del sistema demo-liberal. En este marco , las protestas toman forma insurreccional

3)

Si nos detenemos en Bolivia, allí el conflicto también expresa la tensión entre la ancestral lucha entre clases y estamentos sociales (la cuestión social), y las luchas por la des-colonización (la cuestión nacional). El motín, es la forma de lucha social característica en Bolivia, está en su ADN, en donde los sectores del trabajo respondían con virulencia ante la explotación, y ante las paupérrimas condiciones de vida que padecían.

Siguiendo a Carlos Montenegro, en Bolivia el motín forma parte del ethos boliviano, hace a su historia de rebelión en el marco de un contexto de sometimiento y explotación ancestral. En el motín casi no hay organización, es un hecho de tremenda violencia que refleja lo extremo de la situación de explotación de la que hablamos.2

A través de los siglos, un lugar en la división del trabajo

En el siglo XIX, fue la plata y el oro, que en Potosí dejaron sus vísceras miles de trabajadores, para que una oligarquía local y una Europa lejana alimenten las ansias de poder y disfrute de su clase social aristocrática.

Durante el siglo XX, fue el estaño primero, y después el petróleo y el gas, cuyo sistema de explotación consolidó esa estructura de clases y castas, al mismo tiempo que demarcaba con mayor dramatismo a un territorio boliviano, entre un occidente minero, trabajador e indígena y un oriente blanco, oligárquico y fértil. Hoy en día, sin que desaparezca el gas o el petróleo como recursos naturales deseados, se destaca el litio, como un mineral estratégico para el desarrollo de las modernas sociedades del futuro.

La dimensión internacional, sigue vigente. En el desplazamiento del gobierno de Evo Morales, está presente este esquema de dominación histórico. Aunque el gobierno del M.A.S., mejoró sensiblemente la vida de millones de compatriotas, otrora en la extrema pobreza, no logró desestructurar la matriz de poder heredada.

Para complejizar el panorama, se suman a las protestas, unas capas medias urbanas, que oscilan entre la identificación con las banderas de la igualdad y el progresismo, pero que pretenden vivir cada día mejor emulando a las fracciones que controlan los resortes del poder económico.

El desplazamiento del gobierno de Evo Morales en Bolivia, fue promovido por los EEUU en su disputa por el control de los los recursos naturales, en donde actores internacionales juegan sus fichas, en un esquema de poder que no se ha modificado en sus raíces, aunque sí, en la distribución de sus beneficios (riqueza y derechos sociales), en la lucha entre el trabajo y el capital. El motín y el golpe de estado se fundieron en las acciones callejeras en Bolivia. Aquí la frontera entre el Occidente y el Oriente, define a Santa Cruz de la Sierra como el corazón geopolítico de América del Sur.

La geopolítica define su principal enfrentamiento entre el globalismo financiero y el Continentalismo de los grandes estados industriales, pero en la base, se observa cada día con mayor crudeza a poblaciones de ciudadanos de a pie, sin representación política en niveles más fragmentados y locales de búsqueda de su identidad. Bajo esta premisa, el conflicto en Bolivia, manifiesta, esa paradoja en sus raíces, sin desconocer la existencia de un golpe de estado.

La defensa de un gobierno que le dio visibilidad y dignidad a grandes masas de la población trabajadora (sea o no de origen indígena), debe realizarse teniendo presente la guerra inconclusa por la independencia plena de Bolivia y por la integración total de su territorio (Occidente y Oriente)

Ahora bien, a la hora pensar la salida, ésta sería a través de una alianza básica entre las burguesías locales nacionales no-imperialistas y los trabajadores organizados del campo y las ciudades, sin distinción de las regiones, dentro de una visión de Patria Grande.

Noviembre de 2019

Carlos Chino Fernández

CEES-CGTRA – Integrante de Dossier Geopolitico

1  Agustín Saavedra Waise: “El rol de Santa Cruz de la Sierra en Sur América”, abril de 2005, por internet

2  Montenegro Carlos. Nacionalismo y Coloniaje, Pleamar, Bs. As., 1967

El analista político Miguel Ángel Barrios de Dossier Geopolitico, consideró que la desintegración regional y el fracaso de Unasur agravan el panorama de conflictos que vive el continente.

“Prosur y Grupo de Lima son brazos diplomáticos del TIAR” 

Barrios fue consultado sobre las similitudes y diferencias entre las distintas protestas que se viven en la región.

“Más que una conexión hay un factor común y no es que responda a un problema de derecha e izquierda o conservadurismo y progresismo sino que lo que me parece que está en conflicto y en tensión es la lógica de patria chica y patria grande”, consideró el analista.

“Hay estados de América Latina que se han asentado bajo una proyección geopolítica de patria chica, entendiéndola como alineamiento irrestricto con los EEUU y la doctrina Monroe, y hay estados que pretenden dentro de su margen de posibilidades generar una capacidad de autonomía en el mundo de la globalización y eso implica en América Latina la integración”, agregó. “En realidad el Prosur o el Grupo de Lima son grupos inventados por EEUU como brazo diplomático del TIAR, que ya está más muerto que nunca en el Atlántico Sur, y también de la OEA. Son todo lo mismo, son organismos panamericanos”, señaló.

La relación de Argentina y Brasil, factor clave de estabilidad continental

“Hemos quedado sin elementos estabilizadores, no puede haber uno sin un acuerdo entre Argentina y Brasil. Ese es el gran problema de hoy, lo que no quiere decir que no tenga importancia México y el rol que jugó en la crisis con Evo Morales”, indicó.

“El principal comprador de cobre de Chile es China y es el elemento fundamental de las fuerzas armadas chilenas porque el 40% de esos impuestos va para ellos, lo mismo con el petróleo colombiano. Esto implica que hay revoluciones geoeconómicas tectónicas que todavía no estamos viendo a fondo y que responde a esa lógica de la guerra comercial EEUU-China en América Latina”, dijo Barrios en entrevista con Sputnik y radio M24.

China: entre las amenazas internas y las estrategias globales

Además en ‘GPS Internacional’, consultamos al economista Gustavo Girado, magíster en relaciones internacionales y director del posgrado sobre China de la Universidad Nacional de Lanús de Argentina, sobre las últimas noticias relacionadas con el gigante asiático, principalmente la búsqueda de salidas a la guerra comercial con EEUU. “No está transitando el mejor momento esta negociación. Están en un impasse, que está virtualmente salpicado casi semanalmente por las versiones que desde uno y otro lado los negociadores están sistemáticamente llevando a los medios que utilizan como difusores de su posición para ver cuál es la repercusión”, sostuvo Girado. “Hay un punto en el cual se han alcanzado todos los acuerdos que son mínimos y aparentemente es una situación de empate técnico”, añadió. “China desde que forma parte del club global, es decir desde que es miembro de la OMC, ha ido aceptando y cumpliendo una gran cantidad de prerrogativas que requería su legislación y sus regulaciones internas para poder formar parte”, remarcó el especialista. “Dentro de esa racionalidad que adquieren los movimientos globales de China, pretende que EEUU no sea tan impactante con el FMI y utilizarlo como un “arma” sino que por el contrario se vuelva a utilizar con su fin original. Por eso prefiere formar parte del Fondo y trabajar para su reconsideración”, sostuvo. Girado también fue consultado sobre las protestas en Hong Kong.

“No hay que ser un analista muy avezado en esto; las huellas digitales de la Corona Británica y del Departamento de Estado son muy evidentes y estas manifestaciones, cuyo origen sí puede ser un poco más diverso, claramente atentan contra la economía de China y le generan un inconveniente doméstico muy fuerte a la luz de las elecciones que va a haber pronto en la isla de Taiwán”, explicó.
AUDIO: https://mundo.sputniknews.com/popup/radio/?audio_id=26167567