El grupo nacido en 2009 debate su expansión, de las cinco naciones emergentes que lo fundaron a nuevos socios de varios continentes, para reforzar su condición de espacio alternativo a la hegemonía de los desarrollados y hacer su aporte en favor de un multilateralismo más vigoroso, desde la cooperación Sur-Sur . EMBAJADA ABIERTA

Los BRICS, el grupo que fundaron en 2009 Brasil, Rusia, India y China (Sudáfrica se sumó en 2010), han retomado la iniciativa después de la pandemia y, pese a problemas económicos propios y a la guerra de Ucrania, se proponen recuperar el valor intrínseco del bloque en un mundo que demanda un multilateralismo renovado que aleje de una vez los fantasmas de nuevas guerras frías.

Las iniciativas en carpeta de los BRICS para su cumbre de 2023 en Sudáfrica van desde la ampliación del bloque a países de renta media y emergentes, pasando por el fortalecimiento de su Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) hasta la reducción de su dependencia del dólar estadounidense, con la creación de una moneda común.

Desde la plataforma más amplia de la cooperación Sur-Sur, los BRICS se disponen también a jugar un rol importante en la recuperación de un sistema de comercio afectado desde hace años por los conflictos entre y con potencias desarrolladas, y agravado por la pandemia y la guerra, además el reconocimiento del lugar que merecen los emergentes en instituciones multilaterales como el FMI.

Otro aspecto para dimensionar el enorme potencial de los BRICS: según la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), sus países están preparados para liderar la erradicación del hambre y la pobreza mundial en 2030.

Un BRICS más amplio

Visto en retrospectiva, la conformación del bloque de los BRICS es consecuencia de un último proceso de globalización que, en su caso, alentó el intercambio económico, comercial y diplomático entre países y regiones periféricas.

Los BRICS se fueron consolidando desde 2009 como un espacio de articulación alternativo a los organismos tradicionales de la posguerra, cuando de los acuerdos de Bretton Woods (1944) nacieron las primeras instituciones del moderno multilateralismo (FMI, Banco Mundial), extendido al comercio con la OMC. 

Durante la última década, el bloque se constituyó en un canal de diálogo autónomo frente a las agendas de los potencias centrales que hegemonizan el actual orden financiero global, nuevamente en entredicho frente a una crisis múltiple, o policrisis, que genera repliegues, reacomodamientos y nuevas alianzas regionales e incluso entrecruzadas según los intereses de naciones y regiones. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido sobre una “fragmentación geoeconómica”.

Ante ese contexto, mientras Brasil y China ejecutan algunos movimientos dentro del propio bloque para intensificar sus relaciones comerciales y financieras, una docena de países han expresado ya su interés en sumarse a los BRICS, como Argentina, Turquía, EAU, Argelia, Egipto, Bahréin e Indonesia, pero también otros tan disímiles como Irán y Arabia Saudita, que ya pidieron formalmente su incorporación.

China, que más que duplica el PIB sumado de los actuales socios, abrió la puerta a la ampliación durante su presidencia en 2022, aunque queda pendiente los criterios a adoptar para concretar las incorporaciones, que supondrán en algunos casos puede acabar relativizando la influencia interna de algunos fundadores.

La propuesta de ampliar el BRICS ocupará centralmente la atención del bloque económico este año, anticipó el embajador Anil Sooklal, de Sudáfrica, el país que lo preside ahora: “Hay más de una docena de países que han llamado a la puerta. Estamos bastante avanzados en la búsqueda de otro grupo de nuevos miembros”.

Frente a los BRICS, se verifica un reacomodamiento desde el Hemisferio Norte, en particular ante una China -indiscutida locomotora del bloque emergente- con su economía en franca recuperación después de la pandemia y geopolíticamente más activa y asertiva.

Así, han surgido nuevos acuerdos comerciales y, en especial, de seguridad. Por un lado, el QUAD, una alianza entre Estados Unidos, Japón, India y Australia, inactiva por una década y reactivada en 2017, pero más cerca también el AUKUS, en 2021, con Australia, el Reino Unido y Estados Unidos como protagonistas.

Vivimos en “un mundo ‘entre órdenes’. No sabemos cuál va a ser el nuevo orden”, afirmó Sooklal. “Creemos que el BRICS debe desempeñar un papel para garantizar una arquitectura mundial más equitativa, inclusiva y transparente”.

China reafirmó en febrero que respalda una ampliación del BRICS, pero el grupo como tal debe considerar algunos aspectos en esa decisión. Uno es la influencia que puede adquirir la región asiática en el bloque. La otra, es si debe establecer un proceso ya estandarizado por el cual los países incorporados cumplan ciertos criterios, como ocurrió y ocurre con la Europa comunitaria desde hace décadas.

La ampliación de los BRICS será motivo de reuniones y debates camino a la cumbre de líderes programada para agosto de 2024 en Sudáfrica. El organizador quiere invitar a la cumbre a  jefes de Estado africanos o líderes de organizaciones regionales como la Unión Africana y la Comunidad de África Oriental.

Representación financiera

Los BRICS representan el 42% de la población mundial, explican el 24% del PIB global y más del 20% del comercio internacional, pero sus miembros tienen menos del 15% de los derechos de voto en el Banco Mundial y el FMI, un desequilibrio evidente que sus miembros demandan cambiar a los países desarrollados.

En ese contexto, en 2014 sus cinco miembros fundaron el banco NBD, con un capital inicial de 50 mil millones de dólares, un primer paso para contrapesar al FMI y al Banco Mundial. Bangladesh y los Emiratos Árabes Unidos se unieron a la institución en 2021, y esperan en fila Egipto y Uruguay, entre otros.

Este banco de fomento de los BRICS está volcado a la financiación de proyectos de infraestructura en el territorio de sus cinco países miembros y a facilitar créditos para proyectos en otros países en desarrollo. De reactivar eso se hará cargo, este año, la expresidenta brasileña Dilma Rousseff. 

Los BRICS pretenden con el NBD contrastar las condicionalidades y sobrecostos que impone el FMI a los países a los que asiste. Desde el Norte, a su vez, se alerta sobre las intenciones de China de usar veladamente el banco de fomento como una palanca de proyectos económicos globales propios como La Franja y la Ruta.

Según expertos occidentales, las naciones emergentes deberían reconsiderar sus reivindicaciones de “países en desarrollo”, que los favorecen ante la Organización Mundial del  Comercio (OMC). 

Pero, del mismo modo, las potencias desarrolladas necesitan revisar la arquitectura financiera del FMI, para adecuarla a una nueva realidad global, si quieren recuperar un multilateralismo eficiente como el que fue establecido desde la posguerra y que el aislacionismo de EEUU, la pandemia y la guerra terminaron de desarticular.

Puja comercial

En 2022, China impulsó un acuerdo de libre comercio entre los miembros del bloque que fortalezca aún más los vínculos económicos, mientras el mundo pugna por dejar atrás la crisis de la pandemia y administrar los costos de la guerra en Ucrania, desde la inflación a la alteración de los flujos de granos y el petróleo. 

El comercio entre Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica, con cadenas industriales estructuradas y ricos recursos naturales, tiene un enorme potencial de expansión, considerando que actualmente solo representa el 6 por ciento del intercambio de bienes y servicios conjunto de los países, pero aportan una quinta parte del comercio mundial, hizo notar el viceministro de Comercio chino, Wang Shouwen. 

«Construir un acuerdo de libre comercio es un medio muy importante para explotar este potencial, que China está dispuesta a discutir con otros países BRICS», explicó en su momento Beijing.

En frente, el tablero multipolar se mueve y, en particular, como primera potencia mundial, Estados Unidos ha impulsado el Marco Económico del Indo-Pacífico (IPEF), en el cual incluyó superpuesto a un miembro del propio BRICS como India, junto con Japón.

Según el economista Javier Vadell, la tendencia de exportaciones de China hacia el Sur Global (más de 180 mil millones de dólares) es de firme crecimiento a medida que disminuyen las que hace hacia Estados Unidos (menos de 100 mil millones), cuando entre 2014 y 2021 iban perfectamente acompasadas en su ritmo.

Hasta ahora, China carece -aunque busca- de tratados de libre comercio con los otros cuatro países BRICS, pero en el inicio de 2023 ya firmó con Brasil un acuerdo que excluye al dólar en su intercambio mutuo y habilita a los dos socios a realizar pagos en yuanes y reales.

En adelante, Brasil y China utilizarán en su comercio el el Sistema de Pago Interbancario y Transfronterizo (CIPS, por Cross-Border Interbank Payment System), en lugar del  occidental SWIFT, del que Rusia fue excluido desde que invadió Ucrania, en 2023. El CIPS tiene vigencia también en África y Asia.

Previamente, durante su visita a Moscú en marzo de 2023, el presidente Xi Jingpin y su par Vladimir Putin establecieron al yuan chino como la principal moneda para el comercio bilateral de distintos rubros de su intercambio, que esperan que alcance al equivalente de 200 mil millones de dólares este año.

Ambos líderes estudian impulsar una moneda de reserva internacional para los BRICS basada en una canasta compuesta por reales, rublos, rupias, yuanes y rands, como alternativa a los acuerdos internacionales dominados por el dólar. Ello, pese a que el FMI ya elevó al yuan chino a la canasta de Derechos Especiales de Giro (DEG) y lo reconoció así como un activo de reserva internacional.

Esa idea va en línea con la de la ASEAN para reducir la dependencia del dólar estadounidense, el euro, el yen y la libra esterlina en las transacciones financieras y pasar a los pagos en divisas locales, a través de un sistema de Transacciones en Moneda Local (TML), que ampliaría el LCS en vigencia que involucra a Indonesia, Malasia, Singapur, Filipinas y Tailandia desde 2022.

Publicado el 18/04/2023. FUENTE: https://www.embajadaabierta.org/post/la-segunda-era-de-los-brics

Carlos Pereyra Mele, director de Dossier Geopolítico, dedica la columna del Club de La Pluma a analizar el conflicto en Sudán y sus implicaciones geopolíticas, del cuál la prensa occidental apenas presta atención salvo en la evacuación de sus diplomáticos, como si la de ellos fuesen las únicas vidas que importaran. Mientras confunde y desinforma al presentarlo como una simple disputa tribal, omitiendo el papel desestabilizador del “mundo rico” en esta zona vital del mundo y plena de recursos naturales. Por el contrario -y lo explica Carlos- se trata de otrade las tantas Guerras Híbridas, Global y Fragmentada impuesta por EEUU y socios, para dificultar en el terreno, la sólida unión y el fabuloso crecimiento económico y político de Eurasia, bajo el liderazgo de China, acompañada a su vez por Rusia y por las grandes potencias regionales, además del exitoso desarrollo mundial de los BRICS.

AUDIO:

En su relato, Pereyra Mele informa cómo el General Abdel Fattah Abdelrahman al-Burhan, jefe de las FFAA de Sudán ha sido atacado por el General Mohamed Hamdan Dagalo, al frente de Cien mil mercenarios –con evidente apoyo de Occidente– provocando una revuelta con decenas de muertos y miles de heridos, en un estallido que recuerda el accionar operativo de Al Qaeda e Isis, nada lejanos a los servicios de inteligencia anglosajones. Y argumenta con datos y pruebas, que las razones del conflicto no están en las disputas de dos señores de la guerra, sino en la llamada “Guerra del Agua” -por el río Nilo-, que involucra a Etiopía y Egipto, y también por que este país intenta ingresar a los BRICS, mientras que habría un acuerdo del gobierno de Sudán con Rusia para instalar una base en el Mar Rojo. Iniciativas inaceptables para Washington, que es quién financia a los ejércitos de estos dos países sospechosos de “cambiar de bando”.

Por otra parte, el politólogo nos dibuja todo el escenario de Sudán y de su enclave en la región, en una minuciosa descripción geográfica, demográfica, estratégica y política que abarca a todo el “Cuerno de África” y que corrobora la importancia de la zona, no solo por sus grandes y disputados recursos naturales, sino también porque es crucial para el tráfico naval del mar Arábigo, el mar Índico y su paso hacia el mar Mediterráneo a través del  Mar Rojo y el canal de Suez. Además recuerda que la de Sudán es una más, de las decenas de Guerras Proxy promovidas por Occidente en el mundo, que se presentan como guerras civiles, tribales o en forma de “primaveras”, y por ello aborda como ejemplos la guerra del Yemen y la guerra de Tigray (Provincia rebelde de Etiopía) , que a pesar de sus 800.000 muertos, ha sido apenas mencionada por la misma prensa que hoy intoxica y aplasta a la opinión pública con lo de Ucrania, prometiendo una victoria imposible.

A lo largo de este análisis, nuestro director reflexiona sobre  el viejo colonialismo europeo que sigue vigente en África a pesar del repudio de los pueblos, mientras utiliza “el terrorismo de la guerra civil” para impedir que alcancen un justo desarrollo, y que a pesar de ello, los países africanos no han adherido a las sanciones occidentales a Rusia, como muestra de su voluntad histórica de liberarse de las cadenas imperiales que les ahogan desde hace siglos. Ese mismo imperio anglosajón y europeo, que ante la inevitable pérdida de su hegemonía, solo le queda el recurso de la amenaza, las sanciones, la violencia mediática y la agresión bélica.

Eduardo Bonugli (Madrid, 30/04/23)

ANEXO: DATOS SOBRE SUDÁN – Cinco cosas sobre Sudán

– En el noreste de África –

Sudán, situado entre el África subsahariana y Oriente Medio, comparte fronteras con Sudán del Sur, la República Centroafricana, Chad, Libia, Egipto, Eritrea y Etiopía y tiene una salida al mar Rojo.

Antes de la secesión del Sur en 2011, era el país más grande de África. Actualmente su superficie alcanza casi 1,88 millones de km2, parcialmente desérticos.

Posee 42,8 millones de habitantes (Banco Mundial 2019), mayoritariamente musulmanes, y se caracteriza por una gran diversidad étnica. El árabe es la lengua oficial y desde 1983 está en vigor la sharía o ley islámica.

Las oenegés denuncian la existencia de matrimonios forzados, sobre todo de menores.

– 30 años en el poder –

En 1989 Omar al Bashir se puso al mando de este antiguo condominio angloegipcio, independiente desde 1956, después de un golpe de Estado militar respaldado por los islamistas. Fue elegido presidente en 2010 y en 2015 en elecciones boicoteadas por la oposición.

En 2013 unas manifestaciones sin precedentes contra una subida de más del 60% en los carburantes causaron decenas de muertos.

Al comienzo de 2018 las autoridades lograron contener las protestas contra la inflación de los alimentos, pero se reanudaron en diciembre después de que el precio del pan se triplicara.

El ejército destituyó a Omar al Bashir el 11 de abril de 2019. El 17 de julio, después de tres meses de protestas y de decenas de muertes, los militares y los manifestantes firmaron un acuerdo de transición de tres años.

El presidente derrocado fue condenado por corrupción y está siendo juzgado por el golpe de Estado que lo llevó al poder.

– Guerras civiles y rebeliones –

Después de una primera guerra civil (1955-1972), una segunda contienda bélica entre el Norte y el Sur causó dos millones de muertos entre 1983 y 2005, año en el que un acuerdo de paz otorgó autonomía al Sur hasta la celebración de un referéndum en 2011, tras el cual Sudán del Sur declaró la independencia el 9 de julio.

En la primavera de 2012, la relación entre el Norte y el Sur se complicó en zonas fronterizas ricas en petróleo, donde se libraron combates.

Desde 2003 la región de Darfur (oeste) se ha visto sacudida por un conflicto entre las fuerzas sudanesas y los rebeldes de las minorías étnicas que se consideran marginadas. Hay más de 300.000 muertos y 2,5 millones de desplazados, según la ONU.

La Corte Penal Internacional (CPI) ha emitido órdenes de detención contra Al Bashir por crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio en Darfur.

– Crisis económica y covid –

En 2011 la secesión de Sudán del Sur afectó a la economía sudanesa, privándola de las tres cuartas partes de sus reservas de petróleo y de la mayor parte de sus ingresos por el oro negro.

Sudán también se ha visto afectado por 20 años de embargo impuesto por Estados Unidos por presuntas violaciones de los derechos humanos y vínculos con el «terrorismo». Fue levantado en 2017, pero Sudán sigue en la lista negra estadounidense de países que apoyan el «terrorismo», lo que frena a los inversores extranjeros.

En julio la comunidad internacional prometió una ayuda de 1.800 millones de dólares (1.500 millones de euros) a Sudán, cuya transición democrática se ve amenazada por una grave crisis económica acelerada por la epidemia del nuevo coronavirus.

La inflación alcanza el 143% interanual y la moneda no para de depreciarse frente al dólar.

Sudán, que cuenta con muchas minas de oro ilegales, es uno de los países más pobres del mundo y ocupa el puesto 168 de 189 en el ranking publicado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD, informe 2019).

– Tesoros arqueológicos inexplorados –

Las antiguas civilizaciones de Sudán construyeron más pirámides que las de Egipto, pero siguen siendo desconocidas.

El sitio arqueológico de la isla de Meroe (220 km al norte de Jartum) ha sido incluido por la Unesco en la lista del patrimonio mundial de la Humanidad. Esta civilización (del siglo III a. C. al siglo IV d. C.) presenta rasgos culturales del Egipto faraónico, de Grecia, de Roma y de África.

FUENTE  SWISS INFO   https://www.swissinfo.ch/spa/afp/cinco-cosas-sobre-sud%C3%A1n/46003122 

Guerra por el Agua El Rio Nilo

Por Eduardo Luque para El Viejo Topo

Durante mucho tiempo, casi desde el inicio del conflicto, algunos sostuvimos que Arabia Saudita saldría derrotada en su guerra con Yemen. Hicimos otra predicción hace pocas semanas, que también se ha demostrada cierta: el acuerdo irano-saudí, negociado por China, traería un amplio acuerdo político en todo Oriente Medio. Las previsiones parecen cumplirse.

La guerra en Yemen fue desastrosa para las armas saudíes y genocida para la población yemení. Mohamed bin Salmán, el hombre fuerte en el reino, necesitaba consolidar su liderazgo. Recurrió a dos medidas drásticas. La primera fue la represión interna que tuvo como consecuencia la eliminación, incluso físicamente, de algunos aspirantes al trono. La segunda, la guerra, que pretendía victoriosa contra un rival débil como era Yemen. En paralelo financiaba a grupos que actuaban contra Siria, Irán y se inmiscuía en la política libanesa. Desde 2011 se implicó en la guerra siria y en 2015 iniciaba la agresión contra Yemen para posteriormente, en junio de 2017, invadir Qatar. Todo ha sido un conjunto de fracasos terriblemente costosos.

La victoria del eje de la resistencia.

La guerra en Yemen es también, y sobre todo, una victoria del eje de la resistencia. Sin la determinación del pueblo yemení de resistir contra el régimen de Riad, apoyado por EEUU e Israel, no se habrían alcanzado estos acuerdos. La voluntad de resistencia se ha impuesto a la tecnología y el dinero. Tal es así que durante 8 años Tel Aviv, Washington y Riad coordinaron sus acciones militares creando un Estado Mayor conjunto que dirigía las operaciones. Su fracaso, a pesar de los millares de toneladas de bombas arrojadas o la destrucción de las infraestructuras, es evidente. Tras la mediación china Riad se comprometerá a pagar los salarios de los empleados públicos, a abrir el puerto de Hudeidah y a resolver los problemas monetarios de Yemen a cambio de la aceptación de la tregua por parte de Sanaa. En paralelo el reino saudí ha prometido fuertes inversiones a países de la zona como Turquía, que recibirá unos 7.000 millones de dólares en créditos blandos.

Arabia Saudita ha sido uno (no el único) de los países responsables de la desestabilización en Oriente Medio. Mantenía conflictos de alta/media intensidad con Irán, Siria, Iraq, Yemen y Líbano. La política de Riad de “normalización” con el estado de Israel aseguraba la penetración de la política estadounidense en la zona mientras intentaba debilitar al eje de la resistencia (Siria, Líbano e Irán). Este planteamiento está saltando por los aires. Todo está cambiando. En cascada y de forma más rápida de lo esperado las reacciones políticas se suceden: acuerdo irano-saudí (intercambio de embajadores y cónsules), acuerdo iraquí-iraní (para impedir que los kurdos iraquíes se conviertan en un elemento de desestabilización en la zona), intercambio de embajadores entre Siria y Arabia Saudita, visita del presidente sirio a  Emiratos y restablecimiento de nuevos y más fuertes lazos comerciales, reIntegración de Siria en la Liga Árabe con apoyo saudí (su reincorporación se propondrá en el mes de mayo), nuevos acuerdos comerciales ampliados entre El Cairo y Damasco, intercambio de embajadores entre Túnez y Siria, nuevos acuerdos entre Catar y Bahréin (desde el 2017 habían roto relaciones diplomáticas y el 12 de abril acordaron restablecerlas)… también se abre paso a una futura estabilización en Líbano. Por último, las negociaciones entre Irán, Siria, Turquía con la mediación de Moscú están muy cerca de culminar en un acuerdo entre Ankara y Damasco.

El elemento clave

El acuerdo irano-saudí ha sido el elemento clave en la nueva reconfiguración de Oriente Medio. Es una victoria espectacular de la política exterior china. El apretón de manos entre los dos antiguos enemigos tiene también otra significación: el entierro de billones de dólares gastados durante más de cuatro décadas con la excusa de la Guerra Global contra el Terrorismo.

Pekín es ahora la capital de la paz. La idea se ha impuesto en todo el Sur Global. La procesión de dirigentes políticos visitando Pekín demuestra la importancia del paso que ha dado Xi Jinping. La presentación del plan de paz de 12 puntos para solventar la crisis en Ucrania refuerza esa posición y choca frontalmente con la postura europea y estadounidense de implicarse más y más en la guerra de la OTAN contra Rusia.

El acercamiento entre Teherán y Riad se comenzó a diseñar antes del inicio de la guerra en Ucrania. Se aceleró cuando Arabia Saudita observó que EEUU bloqueaba los capitales rusos a consecuencia del conflicto. El miedo a correr la misma suerte empujo a Mohamed bi-Salman a repatriar capitales (la quiebra del Credit Suisse tiene nombre saudí). Riad se decidió por una mayor integración en los BRICS y ésta no podía hacerse en un estado casi de pre-guerra entre dos futuros socios como eran Teherán y Riad. Los dos países tenían intereses comunes que han pasado por Pekín. Las relaciones futuras entre los dos estados no serán fáciles. Les espera un largo camino. Deberán activar los acuerdos de cooperación firmados en 1998 y 2001 y lo más importante, deberán respetar la soberanía mutua.

El fortalecimiento de Irán, a  pesar de las sanciones, y la imposibilidad de derrotar al movimiento Ansarolá en el Yemen, aceleró la necesidad de este cambio de posición por parte de Riad. La derrota en Siria y Yemen de las fuerzas apoyadas por EEUU, Israel y las monarquías del Golfo es el síntoma más evidente del nacimiento del nuevo mundo multipolar. Joe Biden, en un movimiento, que algunos calificaron de desesperado, quiso convertir la cumbre de países árabes celebrada en Jiddah, en julio del 2022, en una alianza contra Irán. El país más proclive a EEUU e Israel que es Marruecos fue excluido de la conferencia por presiones del reino saudí. Ningún país participante se posicionó con EEUU. Lo sucedido en Ucrania pesaba mucho.

El gran juego en marcha

El tren de la multipolaridad ha salido de la estación y cobra velocidad. La transición a este nuevo marco no se improvisa. Es un efecto buscado; fue en 2008 cuando Brasil, Rusia, India y China comenzaron a desarrollar enfoques comunes en política internacional. El paso definitivo posiblemente se dé en agosto. Se pretende que los países BRICS aceleren los procesos para crear una moneda de reserva al margen del dólar. Es un proceso que tiene no sólo objetivos económicos sino que define zonas de especial importancia política tal como es Taiwan para China.

EEUU pretendía debilitar a Rusia económicamente a partir de la guerra en Siria (enfangarla en una larga y costosa guerra como la de Afganistán) para, finalmente, derrotar a Moscú en el conflicto ucraniano, golpeando posteriormente a China. Nada de eso parece funcionar. El Pentágono pretendía que los conflictos en Oriente Medio crearan un cinturón de países desestabilizados y en permanente conflicto alrededor de Rusia y China. Este objetivo está cada vez más lejano. La posibilidad de expansión de Pekín hacia el centro de Occidente a través de la iniciativa “una franja, una ruta” es evidente. Es lo que definía Halford Mackinder  como el Heartland de Eurasia. La angloesfera sabe que quien mantenga la influencia sobre esas zonas asegura una posición dominante. Washington había dispuesto un plan “B” por si fracasaba el primero, intentando crear un cinturón de contención hacia China en el Este de Asia utilizando países como Australia[*], Japón o Corea del Sur. Este objetivo presenta las primeras fisuras. El viaje a finales de diciembre del 2022 del primer ministro australiano a Pekín revela la preocupación de Gamberra por quedar enfrentada a China. El veto chino a la importación de carbón australiano ha hecho reaccionar a Gamberra alejándola de la posición norteamericana.

Las consecuencias

El acuerdo irano-saudí dará un fuerte impulso hacia la estabilidad y la cooperación en Oriente Medio y el Golfo Pérsico. Los grandes perdedores de esta nueva realidad son EEUU y el régimen israelí. Durante años han pretendido enemistar a unos países con otros con el objetivo de debilitarlos. El fin último de esta estrategia era preservar la hegemonía del régimen israelí en la zona y acabar con la causa palestina. EEUU e Israel buscaron crear una coalición árabe-israelí contra Irán. EEUU ha usado reiteradamente la supuesta “amenaza iraní” para “proteger” a sus aliados. No ha dudado en exacerbar las rivalidades confesionales entre sunitas o chiitas, como excusa para mantener sus tropas de ocupación en el Golfo. En esta estrategia jugó un importante papel el wahabismo, una doctrina que fue oficial en Arabia Saudí y es la base ideológica de los grupos terroristas Takfiris, como el Daesh y Al-Qaida.

A pesar de todas las presiones los países del Golfo Pérsico no han apoyado las sanciones occidentales contra Rusia. Incluso Arabia Saudí suscribió un acuerdo con Moscú para reducir la producción de petróleo y mantener los precios. Biden quería lo contrario. Otros países como Emiratos Árabes Unidos también han dado un impulso a sus vínculos con Rusia.

La desdolarización avanza

La consecuencia más temida por Washington se está haciendo realidad: Arabia Saudita postulándose como futuro miembro tanto de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) como de BRICS+, al igual que Irán. En diciembre del 2022 el presidente chino en visita a Riad acordó usar monedas nacionales en sus intercambios comerciales al margen del dólar, lo que es para Arabia Saudita una demostración de independencia. Por otra parte el reino saudí ha dado pasos a una cierta “liberalización” de las costumbres; Mohamed bin Salmán, por puro pragmatismo, se aleja del wahabismo y ha encarcelado a varios dirigentes de esta corriente. Esto debilita la idea de fragmentar al mundo islámico utilizando las líneas más dogmáticas de la religión con finalidades políticas.

Mientras Occidente fantasea con el «gran reinicio» que se defendió en Davos como proyecto de mundo futuro, Rusia y China, detrás de la escena, han proseguido su intento de derrocar al imperio, contando con casi todos los líderes del Sur Global. La desconexión que tanto había teorizado Samir Amin se hace realidad. Es una auténtica revolución. Se pensó, en un principio, que la desdolarización era una repuesta a las sanciones impuestas a Rusia y China. Ha resultado más coordinada de lo que parecía y, sobre todo, mucho más rápida de lo que se presumía. Los múltiples acuerdos que obvian el dólar entre países lo atestiguan (Brasil, Emiratos, Irán, Arabia Saudita, India, China, Kenia….).

La respuesta norteamericana

Parece ser que Joe Biden dijo, refiriéndose al acuerdo irano-saudí, “no podemos permitir eso” y se envió al director de la CIA a Arabia Saudita, en un viaje improvisado. Su objetivo: convencer a los líderes saudíes de su error. Ha sido un fracaso. Es posible que veamos algunos sucesos desagradables en el entorno que requieran la “protección” de los EEUU, que reaccionarán. Los  choques en Sudán son la primera consecuencia. La posibilidad de que Rusia instalara una base en el país ha animado a Biden a intervenir de la única forma que sabe: Washington está incrementando sus amenazas. El despliegue de portaaviones y submarinos atómicos en la zona ha sido la respuesta. Los estrategas norteamericanos teorizan que EEUU deberá vencer a China antes del 2025. No se habrá cerrado el conflicto ucraniano cuando se agudizará el conflicto en Taiwán.

Nota
[*] De ahí el acuerdo AUKUS firmado entre EEUU y Australia, dejando fuera a Francia.

FUENTE: EL VIEJO TOPO https://www.elviejotopo.com/topoexpress/oriente-medio-se-reconfigura/

Dossier Geopolitico publica el discurso completo del Secretario de Exteriores del Reino Unido sobre la posición oficial del Reino con relación a la República Popular de China, consideramos que es muy importante conocer el posicionamiento de está potencia de segundo orden que lidera al Commonwealth y que es el principal socio anglosajón de EEUU, y también publicamos el análisis del mismo realizado por el periodico Chino Global Times órgano del PCCh 

Hablando en Mansion House en la ciudad de Londres, el Secretario de Relaciones Exteriores James Cleverly describió la posición del gobierno del Reino Unido sobre China.

Mi señor alcalde, sus excelencias, señor presidente, señores, señoras y señores, gracias por invitarme a hablar con ustedes esta noche y, aunque es tradicional en este discurso cubrir toda la amplitud de los asuntos mundiales.

Espero que me perdonen por centrarme en un número menor de cuestiones que nos confrontan porque sería negligente de mi parte no comenzar con la crisis actual en Sudán.

Como era de esperar, he estado en reuniones COBR y otras reuniones sobre nuestra respuesta a la situación actual. Puedo informarle que un vuelo de la Royal Air Force ha salido de Sudán, llevando a ciudadanos británicos a un lugar seguro esta noche, y seguirán más.

Desde el comienzo de esta crisis, hemos estado planeando cómo sacar a nuestra gente. Y ahora que nuestros llamados e internacionales para un alto el fuego en Jartum han sido atendidos, estamos poniendo en práctica esos planes, dando prioridad a los más necesitados: grupos familiares, enfermos y ancianos.

Me alienta que ambas facciones hayan pedido un alto el fuego de 72 horas, aunque, por supuesto, no podemos estar seguros de cuánto tiempo se mantendrá, y cualquier evacuación de una ciudad con cicatrices de batalla es inherentemente peligrosa.

Gran Bretaña está trabajando mano a mano con nuestros socios en todo el mundo. Y después de esta operación, haremos todo lo posible, junto con nuestros amigos de la región, para asegurar una solución duradera a este trágico conflicto.

Y, por supuesto, la situación en Sudán no nos distrae de nuestro trabajo para apoyar la lucha de Ucrania contra la agresión rusa, y sé que mis colegas del G7 y otros colegas de todo el mundo estarán de acuerdo con nuestro enfoque en eso.

Incluso cuando las emergencias del día aparentemente lo consumen todo, es vital nunca perder de vista las preguntas más importantes a largo plazo. Así que esta noche propongo centrarme en un tema que definirá nuestra época, y es la política de China y el Reino Unido hacia ella.

A menudo me piden que exprese esa política en una sola frase, o que resuma a China en una sola palabra, ya sea ‘amenaza’, ‘socio’ o ‘adversario’. Y quiero comenzar explicando por qué eso es imposible, poco práctico y, lo que es más importante, imprudente.

China es uno de los pocos países que puede remontar su existencia a más de 2 milenios, hasta el 221 a. C., cuando fue unida por la dinastía Qin.

Una y otra vez a lo largo de los siglos, la guerra civil o las invasiones extranjeras dividieron a China en reinos rivales, pero después de cada período de agitación, China siempre ha resurgido. La primera línea de la epopeya china ‘Romance de los Tres Reinos’ describe este ciclo:

Los imperios crecen y decaen; los estados se separan y se fusionan.

Y mucho antes de que se fusionaran en una entidad política, el pueblo chino creó su idioma y su civilización. Sus caracteres escritos aparecieron en la dinastía Shang en el segundo milenio antes de Cristo.

Sus inventos – el papel, la imprenta, la pólvora, la brújula – estas cosas transformaron la fortuna de toda la humanidad….

…Estas innovaciones son la clave para comprender por qué la economía de China estuvo entre las más grandes del mundo durante 20 de los últimos 22 siglos, y por qué China, en 1820, representaba un tercio del PIB mundial, más que Estados Unidos, el Reino Unido y Europa juntos....

Entonces sobrevinieron las calamidades, una tras otra; algunos provocados por agresiones extranjeras; otros provenientes de la propia China. La más mortífera de las cuales fue la hambruna de Mao, que se cobró decenas de millones de vidas, más que cualquier otra hambruna en la historia de la humanidad.

Sin embargo, los últimos 45 años han visto otro cambio asombroso. Al liberar el genio emprendedor de su gente, China ha logrado la mayor y más rápida expansión económica que el mundo jamás haya conocido. No menos de 800 millones de personas han salido de la pobreza, en una nación que abarca una quinta parte de toda la humanidad, y una vasta área casi tan grande como la Europa continental desde el Atlántico hasta los Urales.

Así que perdónenme cuando digo que ningún eslogan contundente o adjetivo plausible puede hacer justicia a un país así oa cualquier enfoque sensato hacia él. Si está buscando la política exterior británica por fragmentos, me temo que se sentirá decepcionado.

Mi punto de partida es un reconocimiento de la profundidad y complejidad de la historia y la civilización chinas y, por tanto, por extensión, de nuestra propia política.

Y apoyo esa política en una serie de premisas, la primera de las cuales es que, independientemente de nuestras diferencias con los líderes de China, me regocijo por el hecho de que tantos chinos hayan escapado de la pobreza. No vivimos en un mundo miserable de suma cero: su ganancia es nuestra ganancia. Una China estable, próspera y pacífica es buena para Gran Bretaña y buena para el mundo.

De cara al futuro, rechazo cualquier noción de inevitabilidad. Nadie predijo el rápido ascenso de China de la hambruna masiva a la relativa prosperidad, y hoy nadie puede estar seguro de que el gigante económico de China continuará indefinidamente.

El año pasado, por primera vez desde la muerte de Mao en 1976, la economía de China no creció más rápido que la economía mundial, lo que significa que la participación de China en el PIB mundial se mantuvo constante en 2022. E incluso si China se convierte en la economía más grande del mundo en la próxima década, puede que no mantenga ese lugar por mucho tiempo, ya que una población en declive y que envejece pesa cada vez más sobre el crecimiento futuro.

Tampoco veo nada inevitable en el conflicto entre China y Estados Unidos y Occidente en general. No estamos obligados a ser prisioneros de lo que Graham Allison llamó la ‘trampa de Tucídides’, en la que una potencia en ascenso sigue la trayectoria de la antigua Atenas y choca de frente con una superpotencia establecida.

Tenemos agencia; tenemos opciones; y también nuestros homólogos chinos.

Nuestra tarea es dar forma al curso de los acontecimientos futuros, no sucumbir al fatalismo. Y debemos enfrentar la realidad ineludible de que ningún problema global significativo, desde el cambio climático hasta la prevención de pandemias, desde la inestabilidad económica hasta la proliferación nuclear, puede resolverse sin China.

Renunciar al diálogo con China sería renunciar a abordar los mayores problemas de la humanidad. Peor aún, estaríamos ignorando hechos sobresalientes, vitales para nuestra seguridad y nuestra prosperidad.

Mientras hablo, el mayor depósito de datos de salud del mundo está en China. La mayor fuente de ingredientes activos para los productos farmacéuticos del mundo se encuentra en China. Y la mayor fuente de emisiones de carbono también se encuentra en China. De hecho, China ha emitido más carbono a la atmósfera en los últimos 10 años que este país desde los albores de la revolución industrial en el siglo XVIII.

La forma en que China regula sus datos, cómo China desarrolla sus productos farmacéuticos, cómo China lleva a cabo la investigación médica, tendrá una importancia fundamental para toda la humanidad. 

Y si China reduce o no sus emisiones de carbono, probablemente marcará la diferencia entre que nuestro planeta evite los peores estragos del cambio climático o sufra una catástrofe.

Ya hemos aprendido a nuestra costa cómo el manejo de una pandemia por parte de China puede afectar al mundo entero. Así que no lo duden: las decisiones que se tomen en Beijing van a afectar nuestras vidas.

¿No nos debemos a nosotros mismos esforzarnos por influir en esas decisiones en nuestro propio interés? Sería claro y fácil, y tal vez incluso satisfactorio, para mí declarar una especie de nueva Guerra Fría y decir que nuestro objetivo es aislar a China. Sería claro, sería fácil, sería satisfactorio y estaría mal, porque sería una traición a nuestro interés nacional y una mala interpretación deliberada del mundo moderno.

De hecho, este gobierno promoverá los intereses británicos directamente con China, junto con nuestros aliados, mientras defiende firmemente nuestra seguridad nacional y nuestros valores. Y podemos esperar profundos desacuerdos; tratar con China, les puedo asegurar, no es para los pusilánimes; representan una tradición autoritaria despiadada totalmente en desacuerdo con la nuestra.

Pero tenemos la obligación de comprometernos con las generaciones futuras porque, de lo contrario, estaríamos fallando en nuestro deber de sostener y dar forma al orden internacional. Eludir ese desafío sería un signo no de fuerza sino de debilidad.

Vladimir Putin nunca tuvo la intención de demostrar el poder de un Occidente unido cuando lanzó su embestida contra Ucrania. Pero nuestra respuesta muestra que cuando Gran Bretaña, Estados Unidos, Europa y nuestros otros socios en todo el mundo se mantienen unidos, estamos a la altura de cualquier cosa.

Deberíamos tener toda la confianza en nuestra capacidad colectiva para comprometernos de manera sólida y también constructiva con China, no como un fin en sí mismo, sino para gestionar los riesgos y producir resultados. Y hemos logrado resultados.

Deja que te dé algunos ejemplos. En una investigación de 2017, la investigación británica convenció al ministerio de agricultura chino para que actuara contra el peligro de la resistencia a los antibióticos al restringir la colistina, un antibiótico que se usa en la alimentación animal. Las ventas cayeron un 90 %, haciendo que todos en el mundo estén más seguros.

El año pasado, nuestros diplomáticos en China ayudaron a persuadir a las autoridades para que modificaran un proyecto de ley de adquisiciones, lo que mejoró las posibilidades de que las empresas del Reino Unido presenten ofertas para contratos de empresas estatales. Este año, obtuvieron licencias por valor de 600 millones de libras esterlinas para que las instituciones del Reino Unido lanzaran empresas de gestión de fondos en China.

La posición de Gran Bretaña como miembro fundador del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura también nos ha permitido influir en el enfoque de China hacia esta nueva institución, evitando que se convierta en una extensión politizada de la Iniciativa de la Franja y la Ruta. China es el mayor accionista de este Banco, el Banco tiene su sede en Beijing y, sin embargo, una semana después de la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia, congeló todos los proyectos en Rusia.

Pero aunque el compromiso puede tener éxito, la verdad es que un país como el nuestro, dedicado a la libertad y la democracia, siempre estará dividido entre nuestro interés nacional en tratar con China y nuestro aborrecimiento por los abusos de Beijing. Cuando vemos cómo los estados autoritarios tratan a su propia gente, nos preguntamos qué nos harían si tuvieran la oportunidad. Y la historia nos enseña que la represión en casa a menudo se traduce en agresión en el exterior.

Entonces, nuestra política debe combinar 2 corrientes: debemos comprometernos con China cuando sea necesario y ser inquebrantablemente realistas sobre su autoritarismo.

Y eso significa nunca vacilar de un principio claro. No esperamos que nuestros desacuerdos con China se resuelvan rápidamente, pero esperamos que China respete las leyes y obligaciones que ha contraído libremente.

Por lo tanto, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, China ha asumido la responsabilidad especial de defender la Carta de las Naciones Unidas. Como parte de la Declaración Conjunta, China acordó preservar la libertad de Hong Kong. Como signataria de la Declaración Universal de Derechos Humanos, de la Convención contra la Tortura y de muchos otros instrumentos del derecho internacional, China ha aceptado una serie de obligaciones.

Y si China las viola, tenemos derecho a decirlo, y tenemos derecho a actuar, y lo haremos, como lo hicimos cuando China desmanteló las libertades de Hong Kong, violando su propia promesa, razón por la cual entregamos casi 3 millones de El pueblo de Hong Kong un camino hacia la ciudadanía británica.

La coexistencia pacífica debe comenzar con el respeto de las leyes e instituciones fundamentales, incluida la Carta de las Naciones Unidas, que protege a todos los países contra invasiones. Y eso significa todos los países: un diplomático chino en París no puede, no debe y no decidirá el estatus legal de los países soberanos.

Al atacar a Ucrania, Rusia ha proporcionado una lección práctica sobre cómo no debe comportarse un estado miembro de la ONU. Y Putin también ha pisoteado los propios principios declarados de China de no interferencia y respeto por la soberanía.

Una nación poderosa y responsable no puede simplemente abstenerse cuando esto sucede, o acercarse al agresor, o ayudar e instigar esa agresión. Un país que quiere un lugar respetado en la cúspide del orden mundial debe defender sus propios principios y mantener sus obligaciones solemnes, obligaciones de defender las leyes en la base misma de ese orden.

Esta responsabilidad va de la mano con el derecho de China a desempeñar un papel global acorde con su tamaño y su historia. Y los derechos de una nación soberana como Ucrania no pueden erradicarse simplemente porque el erradicador disfruta de una ‘asociación estratégica’ con China.

Entonces, la política británica hacia China tiene 3 pilares.

Primero, fortaleceremos nuestras protecciones de seguridad nacional dondequiera que las acciones de Beijing representen una amenaza para nuestra gente o nuestra prosperidad.

No vamos a guardar silencio sobre la injerencia en nuestro sistema político, ni el robo de tecnología, ni el sabotaje industrial. Haremos más para salvaguardar la libertad académica y la investigación.

Y cuando haya tensiones con otros objetivos, siempre pondremos primero nuestra seguridad nacional. Por lo tanto, estamos construyendo nuestra red 5G de la manera más segura, no de la manera más rápida o económica.

Los líderes de China definen sus intereses fundamentales, y es natural que lo hagan. Pero también tenemos intereses centrales, y uno de ellos es promover el tipo de mundo en el que queremos vivir, donde las personas en todas partes tengan el derecho humano universal a ser tratadas con dignidad, libres de tortura, libres de esclavitud, libres de arbitrariedades. detención.

Y no hay nada exclusivamente ‘occidental’ en estos valores: la tortura duele tanto a quienquiera que se la inflija.

Entonces, cuando Gran Bretaña condena el encarcelamiento masivo del pueblo uigur en Xinjiang, espero que nuestros homólogos chinos no crean en su propia retórica de que simplemente buscamos interferir en sus asuntos internos. Así como deberíamos esforzarnos más por entender a China, espero que los funcionarios chinos entiendan que cuando su gobierno construye una versión del siglo XXI del archipiélago gulag, encerrando a más de un millón de personas en el punto álgido de esta campaña, a menudo por no hacer nada más que observando su religión, esto remueve algo muy profundo dentro de nosotros.

Cuando las Naciones Unidas encuentran que la represión de China en Xinjiang puede, y cito, “constituir crímenes internacionales, en particular crímenes contra la humanidad”, nuestra repulsión es sincera y compartida por unanimidad en todo nuestro país y más allá. No vamos a dejar que lo que sucedió en Xinjiang se desvanezca o se deje de lado. No podemos ignorar esto simplemente porque esto está sucediendo al otro lado de una frontera, o que plantearlo podría considerarse poco armonioso o descortés.

En segundo lugar, el Reino Unido profundizará nuestra cooperación y fortalecerá nuestra alineación con nuestros amigos y socios en el Indo-Pacífico y en todo el mundo.

Nuestro objetivo será reforzar la seguridad colectiva, profundizar los vínculos comerciales, defender el derecho internacional y equilibrar y competir donde sea necesario. Así que estoy encantado de que Gran Bretaña pronto sea el miembro número 12 de la Asociación Transpacífica , reforzando nuestros lazos comerciales con economías de rápido crecimiento.

Ya somos el único país europeo en ser Socio de Diálogo de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. Estamos profundizando nuestra asociación a largo plazo con la India. Y estamos desarrollando la próxima generación de nuestro avión junto con Japón. Y nos hemos unido a los Estados Unidos para ayudar a Australia a construir submarinos de propulsión nuclear con armas convencionales bajo la asociación AUKUS.

Junto con nuestros amigos, el Reino Unido luchará por la apertura y la transparencia en el Indo-Pacífico. En este momento, China está llevando a cabo la mayor acumulación militar en la historia de tiempos de paz. En un período de solo 4 años, entre 2014 y 2018, China lanzó nuevos buques de guerra que excedieron el tonelaje combinado de toda la flota activa de la Royal Navy.

Y como vemos que esto sucede; Mientras observamos la aparición de nuevas bases en el Mar de China Meridional y más allá, nos vemos obligados a preguntarnos: ¿para qué sirve todo esto? ¿Por qué China está haciendo esta colosal inversión militar?

Y si nos queda sacar nuestras propias conclusiones, la prudencia dicta que debemos asumir lo peor. Y sin embargo, por supuesto, podemos estar equivocados: es posible que seamos demasiado cautelosos y demasiado pesimistas.

El Reino Unido y nuestros aliados están preparados para ser abiertos sobre nuestra presencia en el Indo-Pacífico. E insto a China a que sea igualmente abierta sobre la doctrina y la intención detrás de su expansión militar, porque la transparencia seguramente beneficia a todos y el secreto solo puede aumentar el riesgo de un trágico error de cálculo.

Lo que me lleva a Taiwán. La posición de larga data de Gran Bretaña es que queremos ver una solución pacífica de las diferencias a través del Estrecho. Porque aproximadamente la mitad de los portacontenedores del mundo pasan por estas aguas vitales cada año, cargados de mercancías con destino a Europa y los rincones más lejanos del mundo. Taiwán es una democracia próspera y un eslabón crucial en las cadenas de suministro mundiales, en particular para los semiconductores avanzados.

Una guerra a través del Estrecho no solo sería una tragedia humana, sino que destruiría el comercio mundial por valor de 2,6 billones de dólares, según Nikkei Asia. Ningún país podría protegerse de las repercusiones. La distancia no ofrecería protección contra este golpe catastrófico a la economía global, y menos a China sobre todo. Me estremezco al contemplar la ruina humana y financiera que seguiría. Por lo tanto, es esencial que ninguna de las partes tome medidas unilaterales para cambiar el statu quo.

Y el tercer pilar de nuestra política es comprometernos directamente con China, de manera bilateral y multilateral, para preservar y crear relaciones abiertas, constructivas y estables, que reflejen la importancia global de China.

Creemos en una relación comercial y de inversión positiva, al mismo tiempo que evitamos las dependencias en las cadenas de suministro críticas. Queremos que las empresas británicas hagan negocios con China, al igual que lo hacen actualmente las empresas estadounidenses, de la ASEAN, australianas y de la UE, y apoyaremos sus esfuerzos para que los términos funcionen para ambas partes, presionando por un campo de juego equitativo y una competencia más justa.

Tenemos interés en seguir beneficiándonos de la inversión china, pero no queremos que el largo brazo del Partido Comunista Chino alcance el sistema nervioso central de nuestro país. Y en el pasado, no siempre hemos logrado el equilibrio perfecto entre apertura y seguridad. Ahora estamos obteniendo los poderes legales adecuados para salvaguardar lo que debemos y estar abiertos donde podamos.

Sobre todo, debemos estar debidamente capacitados para el desafío, por lo que estamos duplicando nuestra financiación para las capacidades de China en todo el gobierno; hemos asignado los recursos para construir una nueva embajada británica en Beijing, estoy decidido a llegar a un acuerdo con el gobierno de China para que esto pueda continuar.

Por lo tanto, nuestro enfoque hacia China debe combinar todas estas corrientes, protegiendo nuestra seguridad nacional, alineándonos con nuestros amigos, comprometiéndonos y comerciando con China donde convergen nuestros intereses, evitando la política por frases cortas y siempre defendiendo los valores universales que Gran Bretaña aprecia.

Creo fervientemente que no hay inevitabilidades: el futuro es nuestro para darle forma, con el humilde conocimiento de que la forma en que respondamos a este desafío ahora ayudará a definir el mundo moderno.

Gracias.

Publicado el 25 de abril de 2023

Sitio Oficial del Gobierno del Reino Unido de la Gran Bretaña

https://www.gov.uk/government/speeches/our-position-on-china-speech-by-the-foreign-secretary

SECRETARIO DE RELACIONES EXTERIORES DEL REINO UNIDO, JAMES CLEVERLY

CHINA ANALIZA EL DISCURSO DEL SECRETARIO DE EXTERIORES INGLÉS

GLOBAL TIMES. Diario del PCCh analiza el discurso del Secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, en un artículo de la redacción del 26 de abril. Una cautelosa bienvenida                                    

OPINIÓN  /  REDACCIÓN

Will London truly return to rationality toward China?: Global Times Editorial

https://www.globaltimes.cn/page/202304/1289808.shtml

¿Realmente Londres volverá a la racionalidad hacia China?: Global Times Editorial

Por Global Times Publicado: 26 de abril de 2023 

El secretario de Relaciones Exteriores británico, James Cleverly, dará un discurso político el martes, hora local, en el que planteará, especialmente a los halcones de China en el Partido Conservador, que el Reino Unido debe comprometerse con China en lugar de aislarla en una «nueva guerra fría». y pide relaciones «robustas y constructivas» con China. 

De acuerdo con las palabras compartidas por el departamento de Cleverly antes del discurso, diría en el discurso que «sería claro y fácil, tal vez incluso satisfactorio, para mí declarar una nueva Guerra Fría y decir que nuestro objetivo es aislar a China… Claro , fácil, satisfactorio e incorrecto. Porque sería una traición a nuestro interés nacional y una incomprensión deliberada del mundo moderno».

Hasta cierto punto, esto debe considerarse como una corrección de la línea agresiva del Reino Unido con respecto a China en el pasado y un intento de volver a la tradición diplomática británica equilibrada. Se dice que Cleverly también formularía una versión británica del enfoque triple para las relaciones con China: limitar la participación china en sectores considerados críticos para la seguridad nacional; fortalecer los lazos con los aliados del Indo-Pacífico; y comprometerse con China directamente para promover relaciones estables. Algunos analistas creen que en el ambiente de fuerte hostilidad hacia China en los círculos políticos británicos, los dos primeros están más fuera de la «corrección política» para evitar los ataques de los opositores políticos. Y el tercer punto, es decir, fortalecer el compromiso con China, es lo que más quiere expresar Cleverly.

Aunque la actitud de Londres hacia China está lejos de cambiar, ya que el discurso de Cleverly todavía contiene clichés llenos de mentalidad de la Guerra Fría, sin darse cuenta también señaló la realidad política distorsionada y extremadamente insalubre en el Reino Unido. Algunos británicos están satisfechos con una «nueva guerra fría», mientras que se critica la cooperación con China. Es esta contracorriente la que ha llevado por mal camino las relaciones entre China y el Reino Unido en los últimos años, a esta situación actual. El Reino Unido ha visto primeros ministros rotativos en los últimos años, y han ido endureciendo sus actitudes hacia China, causando graves daños a las relaciones bilaterales.

Después de que el gobierno de Sunak llegó al poder, aparentemente tiene la intención de poner un pie en el freno, y esta voluntad también se reflejó en el discurso de Cleverly. La revisión integrada actualizada de la política exterior y de defensa de Sunak dice que China «plantea un desafío que define una época» en lugar de ser una «amenaza» posicionada por su predecesora Liz Truss, que es una devolución de llamada racional moderada, aunque limitada.

Hablando con franqueza, el Reino Unido posterior al Brexit ha ido demasiado lejos al seguir a los EE. UU. para coordinarse con la estrategia global de este último, haciendo que la gente casi olvide que el Reino Unido es un país con soberanía independiente e intereses nacionales. Esto no le ha traído la influencia y estatus de gran potencia que esperaba, sino el continuo consumo y merma de su competitividad. Un ejemplo típico es que, según una investigación realizada por la ciudad de Londres, Londres perdió su liderazgo exclusivo como el principal centro financiero del mundo por primera vez y empató en el primer lugar con Nueva York. Montándose en los faldones de Estados Unidos, lo que el Reino Unido ha perdido es un mundo más amplio. Cada vez más británicos con amplitud de miras se han dado cuenta de esto.

En términos relativos, los países continentales europeos no están tan profundamente involucrados en la estrategia geopolítica de Washington como el Reino Unido, y se han adaptado antes que el Reino Unido. Desde principios de este año, los intercambios de alto nivel entre China y Europa en varios campos se han reanudado rápidamente, pero el Reino Unido está ausente de estas interacciones. Esto es de alguna manera un estímulo para el Reino Unido, que le ha hecho esperar restaurar los intercambios de alto nivel con China lo antes posible. Inteligentemente reveló que espera visitar China este año. Los países continentales europeos están pensando y explorando cómo mantener un cierto grado de independencia y equilibrio entre China y EE. UU., y se cree que esto también ha tenido un impacto positivo en el Reino Unido. 

Cabe decir que las opiniones de Cleverly sobre China no son realmente «amistosas con China», en el mejor de los casos, solo se puede decir que han vuelto a una vía diplomática relativamente normal. En tiempos de paz, ¿qué país no necesita relaciones «constructivas»? ¿A quién le gustarían formas de comunicación agresivas y acosadoras? Sin embargo, esa lógica normal debe expresarse cuidadosamente en público en el Reino Unido, y quienes dicen esto deben soportar la enorme presión de los miembros del parlamento anti-China. Esto destaca una vez más la duplicidad y la confusión de la política china del Reino Unido, que obviamente no es propicia para el desarrollo de las relaciones entre China y el Reino Unido. 

Este incómodo período de ajustes entre China y el Reino Unido, así como entre China y Europa, aparentemente continuará durante algún tiempo. Damos la bienvenida a los comentarios positivos de Cleverly, al menos se puede ver una pequeña posibilidad de un cambio en las relaciones entre China y el Reino Unido, pero seguimos siendo cautelosos acerca de cuánto se implementará en la política de China del Reino Unido. Aquí, queremos recordarle a Cleverly y a otros políticos europeos un peligro oculto, es decir, deben adherirse estrictamente al principio de una sola China y nunca interferir en la cuestión de Taiwán, que es puramente un asunto interno de China. Esta importancia no puede ser exagerada.


Parece que hoy en día hay más energía cultural en Estados Unidos que en Europa, que hace tiempo que se separó del mito viviente.


El mensaje enviado por la visita de tres días del Ministro de Defensa chino a Rusia es claro. Su recepción -un acontecimiento de alto nivel- estuvo intencionadamente revestida de gran visibilidad. Y en su centro simbólico se encontraba una reunión con el presidente Putin el día de Pascua (ortodoxa) que tuvo consecuencias, tanto por ir mucho más allá de las normas del protocolo, como por producirse el día de Pascua, cuando Putin no trabajaría habitualmente.

Su mensaje clave puede deducirse de las declaraciones formuladas anteriormente por Hu Xijin, ex redactor jefe del diario chino Global Times:

Estados Unidos afirma repetidamente que China se dispone a proporcionar «ayuda militar letal» a Rusia en el actual conflicto de Ucrania«. Pero esa guerra «dura ya más de un año: Y según los cálculos previos de Occidente, Rusia ya debería haberse derrumbado a estas alturas… Y, aunque se supone que la OTAN es mucho más fuerte que Rusia, la situación sobre el terreno no parece ser tal, razón por la cual causa [tanta] ansiedad en Occidente….

Hu Xijin continúa:

Si Rusia sola ya es tan difícil de tratar, ¿qué pasaría si China empezara realmente a proporcionar ayuda militar a Rusia, utilizando sus enormes capacidades industriales para el ejército ruso? [Si] Rusia sola… es más que un rival para el Occidente colectivo. Si [Occidente] realmente obliga a China y a Rusia a unirse militarmente, la cuestión que les atormenta es que Occidente ya no podrá hacer lo que le plazca. Rusia y China, juntas, tendrían el poder de poner en jaque a Estados Unidos.

De esto se trataba esencialmente la visita del ministro de Defensa: Los acontecimientos han avanzado desde que Hu escribió aquel artículo en el Global Times hace unas semanas y, si acaso, los últimos acontecimientos han dado una dimensión adicional a su clarinada de que una unión de manos chino-rusa – militarmente – marcaría un cambio de paradigma.

El reciente acontecimiento de las filtraciones de la Inteligencia estadounidense (así como los informes anteriores de Seymour Hersh) parecen apuntar a un profundo cisma interno en el «Estado permanente» estadounidense:

Unos están convencidos de que la ofensiva de primavera ucraniana es un desastre en ciernes, con importantes consecuencias para el prestigio de Estados Unidos. El contingente neoconservador, por su parte, refuta amargamente este análisis y, en su lugar, exige una escalada mediante una preparación inmediata (armando a Taiwán) contra una guerra estadounidense que se libraría pronto tanto contra China como contra Rusia. Los neoconservadores afirman que el pánico y el colapso rusos podrían producirse en las 24 horas siguientes a un ataque ucraniano.

Para decirlo claramente, el repentino encendido de la fiebre de guerra neoconservadora contra China acaba de hacer lo que Hu previó anteriormente: Ha obligado a Rusia y a China a unirse militarmente, no necesariamente en Ucrania, sino a planificar y preparar la guerra contra Occidente.

A raíz de las filtraciones de Inteligencia, la atención sobre Ucrania en Estados Unidos ha decaído, y ha sido sustituida en ese país por una creciente fiebre de guerra con China.

La prolongada visita a Moscú del ministro de Defensa chino fue la prueba tangible de que ahora, China y Rusia están convencidas de que la perspectiva de una guerra es real, y se están preparando para ella. Putin subrayó el «jointery» (1), entre otras cosas, dando prioridad al refuerzo de la flota rusa del Pacífico y mejorando en general las capacidades navales rusas.

Esto es una locura: Hu dio «en el clavo». Si la OTAN no tiene la capacidad industrial militar para derrotar a Rusia por sí sola, ¿cómo pueden Estados Unidos y Europa esperar prevalecer contra China y Rusia combinadas? La idea parece delirante.

El historiador Paul Veyne, figura imponente de la historia del mundo romano antiguo, se planteó en una ocasión la siguiente pregunta, en su libro: ¿Creyeron los griegos en sus mitos? (2) Todas las sociedades, escribió, se las ingenian para establecer alguna distinción teórica entre «verdad» y «falsedad», pero al final, según él, esto también no es más que otra «pecera», la que nos ha tocado habitar, y no es en absoluto superior, como cuestión de epistemología, a la pecera en la que vivían los antiguos griegos y daban sentido a su mundo, en no poca medida a través de mitos e historias sobre los dioses.

Con respecto al mito del Imperio Romano que alimenta la política exterior estadounidense, la posición de Veyne es profundamente contraria. Porque su afirmación básica es que el imperialismo romano tenía poco que ver con el arte de gobernar, ni con la depredación económica ni con la afirmación del control y la exigencia de obediencia, sino que estaba motivado por el deseo colectivo de crear un mundo en el que los romanos pudieran estar solos, no simplemente seguros, sino imperturbables. Eso es todo.

Paradójicamente, este relato situaría a la «derecha» tradicionalista estadounidense -que se inclina hacia una perspectiva burkeana-buchaniana- más cerca de la «realidad» romana de Veyne que de la de los neoconservadores: es decir, lo que la mayoría de los estadounidenses desean es que se les deje en paz y que estén seguros.

Sí, los dioses y los mitos eran tangibles para los Antiguos. Vivían a través de ellos. El punto aquí es la advertencia de Veyne contra nuestro «perezoso tratamiento» de los antiguos romanos como versiones de nosotros mismos, atrapados en contextos diferentes, sin duda, pero esencialmente intercambiables con nosotros.

¿Creían los griegos en sus mitos? La respuesta breve de Veyne es «no». El espectáculo público de la autoridad era un fin en sí mismo. Era un artificio sin público, como expresión de una autoridad incuestionable. No había ‘esfera pública’, de hecho, no había ‘público’ como tal. El Estado era instrumentalista. Su papel era mediar y mantener al Imperio alineado y en sintonía con estas fuerzas invisibles y poderosas.

Los dioses y los mitos eran entendidos por los Antiguos de una forma que hoy nos resulta casi totalmente ajena: Eran fuerzas energéticas invisibles portadoras de cualidades distintas que a la vez daban forma al mundo y portaban un significado. Hoy en día, hemos perdido la capacidad de leer el mundo simbólicamente: los símbolos se han convertido en «cosas» rígidas.

La implicación del análisis de Veyne es que Roma es falsa como comparación para apoyar el «mito» de la inevitabilidad de la primacía estadounidense: El enfoque «mítico» neocon, por supuesto, se instrumentaliza para convencernos a todos de que la primacía estadounidense está ordenada (¿por los dioses?), y que Rusia es fruta que cuelga baja -una frágil estructura podrida que puede derribarse fácilmente.

¿Creen entonces los neoconservadores sus propios mitos? Bueno, ‘sí’ y ‘no’. ‘Sí’, en el sentido de que los neoconservadores son un grupo de personas que llegan a compartir una visión común (es decir, que Rusia es frágil y dividida), a menudo propuesta por unos pocos ideólogos considerados creíbles. Se trata, sin embargo, de una opinión que no se basa en la realidad. Estos partidarios pueden estar convencidos intelectualmente de que su punto de vista es correcto, pero su creencia no puede ponerse a prueba de forma que pueda confirmarla más allá de toda duda. Simplemente se basa en una imagen del mundo tal y como ellos imaginan que es, o más concretamente, tal y como les gustaría que fuera.

Sí, los neoconservadores creen en sus mitos porque parece que funcionan. Basta con mirar a su alrededor. A medida que los medios de comunicación se han ido descentralizando, digitalizando y algoritmizando, la cultura contemporánea ha forzado a los individuos a formar manadas. No se puede permanecer al margen de este discurso; no se puede pensar fuera de la alimentación de Tik-Toc; da lugar a la formación de una pseudorealidad, escindida del Mundo, y generada con fines ideológicos más amplios.

Dicho claramente, nunca hubo una «esfera pública» en Roma en el sentido moderno y, en el sentido actual, tampoco una «esfera pública» occidental viva. Ha sido anestesiada a través de las plataformas de los medios sociales. El espectáculo público de la autoridad ideológica credencializada neocon (digamos, un Lindsay Graham abogando por la guerra contra China) se convierte en un fin en sí mismo. Una expresión de autoridad incuestionable.

El mito neoconservador de Rusia en la cúspide de la implosión no tiene sentido. Pero es una imagen del mundo tal y como los neoconservadores imaginan que es, o más concretamente, como les gustaría que fuera. Las deficiencias de las fuerzas ucranianas tal y como se detallan en las filtraciones de (su propia) inteligencia estadounidense: Fingen no darse cuenta – convencidos, como explica Foreign Policy, de que, una vez lanzada la esperada ofensiva ucraniana, si «los soldados rusos entran en pánico, provocando la parálisis entre los dirigentes rusos… entonces la contraofensiva tendrá éxito«.

Cuanto más se persiga este análisis delirante, más psicopatía funcional se exhibirá y menos normal se volverá. En resumen, se desciende al delirio colectivo – si no lo ha hecho ya.

Puede que Estados Unidos haya entrado en una fiebre por la guerra (¡por ahora! (veamos cómo dura según se desarrollen los acontecimientos en Ucrania)), pero ¿qué hay de Europa? ¿Por qué Europa buscaría la guerra con China?

Thomas Fazi escribe que:

El llamamiento de Emmanuel Macron para que Europa reduzca su dependencia de Estados Unidos y desarrolle su propia «autonomía estratégica» provocó una pataleta transatlántica. El establishment atlantista, tanto en Estados Unidos como en Europa, respondió de forma típicamente desenfrenada y, al hacerlo, pasó por alto algo crucial:

Las palabras de Macron revelaron menos sobre el estado de las relaciones euroamericanas que sobre las relaciones intraeuropeas.

Sencillamente, la «Europa» de la que habla Macron ya no existe, si es que alguna vez existió. Sobre el papel, casi todo el continente está unido bajo una bandera supranacional, la de la Unión Europea. Pero está más fracturada que nunca. Además de las divisiones económicas y culturales que siempre han asolado el bloque, la guerra de Ucrania ha hecho resurgir una enorme línea de fractura a lo largo de las fronteras del Telón de Acero. La división Este-Oeste ha vuelto con fuerza.

Tanto el final de la Guerra Fría como la adhesión de los países de Europa Central y Oriental a la UE, poco más de una década después, fueron anunciados como el tan esperado » el regreso a Europa » de los países poscomunistas. Se creía ampliamente que el proyecto universalista de la UE suavizaría cualquier diferencia social y cultural importante entre Europa Occidental y Europa Central y Oriental… Un proyecto tan arrogante (y podría decirse que imperialista) estaba destinado al fracaso; de hecho, las tensiones y contradicciones no tardaron en hacerse patentes entre las dos Europas.

La creencia en una cultura europea integral ha sido más una marca de la sensibilidad centroeuropea que del extremo occidental de Europa. Para los orientales no se trataba sólo de Rusia. Se resentían de haber sido apartados de un mundo del que habían sido parte esencial. Sin embargo, cuando el comunismo retrocedió, la cultura europea -tal y como la imaginaban los disidentes- se desvaneció en una Europa acosada por la división y por una guerra cultural impuesta desde el centro que ha intentado a propósito estrangular cualquier intento de revivir las culturas nacionales. Para Milan Kundera y otros escritores como él, no existe una cultura viva en Europa, y su posteridad habita un vacío creado por la desaparición de cualquier valor supremo.

Paradójicamente, la guerra de Ucrania ha reforzado la cultura nacional rusa, pero ha dejado al descubierto la fachada en la UE. Parece que hoy en día hay más energía cultural en Estados Unidos que en Europa, que hace tiempo que se separó del mito viviente.

Traducción nuestra


*Alistair Crooke, es un exdiplomático británico y es el fundador y director del Foro de Conflictos con sede en Beirut, una organización que aboga por el compromiso entre el Islam político y Occidente.

Notas nuestras

(1) “jointery” doctrina fundamentada en la coordinación de actividades y servicios comunes de los tres ejércitos con objeto de economizar gastos, a la par que aumentar su eficacia en términos prácticos, mediante la creación de agencias y organismos autónomos.

(2) ¿Creyeron los griegos en sus mitos? Ensayo sobre la imaginación constituyente de Paul Veyne, Ediciones Juan Granica, 1987, España.

Fuente original: Strategic Culture Foundation

Fuentes Observatorio de Trabajadores en lucha y La haine

Por Edgar Chacón Morales para Semanario Universidad Costa Rica

Hay una situación mundial que cada día queda más evidente y los acontecimientos así lo muestran: el cambio en el orden mundial.

Por un lado, los países BRICS como bloque y por otro, países en relaciones bilaterales, proponen y dan lugar a transacciones comerciales dejando por fuera al dólar.

Los países BRICS, ponen en marcha planes para echar a andar su propio banco y su moneda de negocios: El yuan se perfila en este sentido y la Rupia también levanta la mano.

En cuanto a la gestión del Banco, Dilma Rousseff de Brasil, es designada como directora de la institución. Tomó posesión en estos días, con la presencia del presidente Luis Ignacio Lula da Silva, en la sede del Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS, en Shanghai, China.

Con cien mil millones de dólares de capital, el Banco tomará operaciones, que en mucho han desarrollado hasta ahora, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Es un deber ético y de justicia darle su lugar al reconocimiento para la expresidenta de Brasil y desearle éxitos, luego del paso por insultos, vejámenes e injusticias a los que fue sometida por los serviles de los poderes neoliberales.

El presidente Lula, viajó acompañado por una delegación de empresarios y políticos, al país que es el principal socio comercial de Brasil. (El Mundo)

En fechas recientes, han visitado China, Emmanuel Macron de Francia, acompañado de la comerciante Úrsula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea; Pedro Sánchez, de España y Olaf Scholz de Alemania.

Al presidente Macron se le ha llamado el “…niño prodigio de la banca…” (Reuters) y también “Un empleado de los Rothschild…”. (Pedro Fernández)

En esa visita, Macron se demarcó de Estados unidos, por lo que fue tratado de traidor por políticos estadounidenses. (France 24)

Por su parte, Japón levanta la voz en el G7/OTAN, se deslinda y “pide permiso” para comprarle petróleo a la Federación Rusa. Estados Unidos hace una excepción y “le da permiso”. Japón comprará a más de 60 dólares el barril, precio tope puesto por “occidente.” Lo pagará a 100 dólares o más, por barril, (Negocios.TV)

Además, en un escenario en el que países como Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Irak y Omán, anuncian que retiran más de un millón de barriles diarios del mercado. (Público)

También estos países, ya han planteado negocios fuera de la hegemonía del dólar y países de ASEAN, sudeste asiático, “discuten abandonar al dólar y al euro en sus tratativas comerciales y su principal potencia geoeconómica, Indonesia…, invita a sus socios regionales a cesar el uso de las tarjetas de crédito Visa y MasterCard para evitar las repercusiones de las sanciones occidentales contra Rusia”. (News Desk)

Cabe esperar cuáles serán las reacciones de Estados unidos al respecto.

En otro orden de cosas, China logró que Arabia Saudita e Irán se dieran la mano y por lo tanto, plantear algunos acuerdos consecuentes, entre ellos se vislumbran respectivos pasos hacia la paz en Yemen, por lo pronto un alto al fuego, en un conflicto que lleva ya varios años.

Si bien, en este conflicto están presente elementos culturales, religiosos, de cosmovisión, entre Sunitas con apoyo de Arabia Saudita y Chiitas con apoyo de Irán, no son los únicos elementos: Intereses geoeconómicos y geopolíticos, juegan en la situación.

En este orden de asuntos, debe tenerse en cuenta que la base del petrodólar se ve afectada, pues venía desde los años 70 del siglo pasado, por gestiones del presidente Nixon, quien cambió el respaldo del dólar, del patrón oro, al respaldo del petróleo de Arabia Saudita, dando origen a los petrodólares, lo que este país estaría “poniendo en revisión”.

El acuerdo entre Irán y Arabia Saudita conlleva el restablecimiento de relaciones diplomáticas; acuerdos para intercambio de actividades económicas como el turismo; visita por parte de Arabia Saudita a Yemen, para arreglos de paz, entre otros. (Liu Sibaya)

En este escenario geopolítico, la explosión de un dron de Estados Unidos en Siria provocó la muerte de nueve civiles. Cabe preguntarse: ¿Es para causar discordia entre chiitas y sunitas apoyados por Irán y Arabia Saudita, respectivamente? El presidente Biden dijo que esto se debió a la protección y defensa de intereses y ciudadanos de Estados Unidos, ya que había fallecido un “contratista” de ese país.

Caben de nuevo algunas preguntas: ¿Se trataba en realidad de un mercenario, cumpliendo alguna misión? ¿Es un “Plan del dólar para conservar su hegemonía…”? (The MXFam) ¿Se trata de provocar conflictos, en relación con los acuerdos Irán/Arabia Saudita? ¿Hay alguna relación con las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos?

Con relación a esto último y a los sucesos judiciales alrededor del ¿aspirante? Donald Trump: ¿Estamos frente a la presencia de “law fare”, en el propio Estados Unidos? Derivará esto en favor de la campaña de Donald Trump?

Al respecto, Donald Trump, se refirió al presidente Joe Biden, en los siguientes términos: “Puedes tomar a cinco de los peores presidentes de la historia de EEUU, ponerlos juntos, y no harán tanto daño como el que hizo Biden en sólo 15 meses. Mató el sueño americano en un año”. (Granma.cu)

Por otro lado, en su mencionada visita a China, Von der Leyen,  refiriéndose a los sucesos en Ucrania, “exigió” que China no enviara armas a la Federación Rusa. (France 24), como si la OTAN no enviara armas a Ucrania.

En cuanto al conflicto en Ucrania, que la Unión Europea piense en una “hoja de ruta” o guía para un plan de paz, es una intención que está en la vía de parar ese conflicto, y no apoyar la insistencia en el mismo, pese a intereses presentes y con lo que implica en el ámbito mundial.

Debe tenerse presente que, Estados Unidos, basa su hegemonía, fundamentalmente en dos elementos: Su fuerza militar; y el dólar, como vehículo de transacciones, de la mano sistema Swift.

Como lo demuestran los acontecimientos relatados antes, el dólar está siendo obviado en distintas transacciones. Su fuerza militar, está en momentos de desafíos fuertes.

Otro elemento que el G7/OTAN arguye, es la defensa del sistema internacional basado en reglas. ¿Reglas de quién; reglas que las puso quién; ¿que le sirven a quién y que las manipula quién, al servicio de sus intereses?

Queda claro también que el neoliberalismo impulsado por el capital globalista “forodaviano”, impulsor de respectivas guerras y agresiones, que ha contado con el Partido Demócrata y figuras como Barak Obama y Bill Clinton antes y ahora Joe Biden, está encontrando un fuerte valladar a sus planes.

Por lo visto, a los países guiados por el neoliberalismo se les reduce su escenario exterior, a la vez que afrontan problemas internos. Así las cosas, a los países que conforman la Unión Europea les esperan por lo menos tres retos: ganar credibilidad internacional; confianza al interior de sus sociedades y pensarse como conjunto de países.

Por América Latina, Brasil es el país que está tomando, con la decisión consecuente, esta oportunidad histórica.

La democracia de este lado del mundo, occidental y cristiano debe fortalecerse como sistema organizativo justo y equitativo.

Para quienes piensen, de manera pesimista, que la alternativa multipolar/unipolar, sólo se trata de cambiar de “director de orquesta”, se hace necesario aclarar, que son visiones y formas diferentes de organizar la convivencia internacional y la gestión de la humanidad, el planeta y la vida.

FUENTE SEMANARIO UNIVERSIDAD https://semanariouniversidad.com/opinion/acontecimientos-de-geoeconomia-y-geopolitica-senales-claras-del-inicio-del-proceso-de-descenso-de-la-hegemonia-usa-g7-otan/

por Gabriel Merino el avion Negro

Todas las noches me pregunto por qué todos los países tienen que comerciar respaldados por el dólar (…) ¿Por qué no podemos comerciar respaldados con nuestras propias monedas? ¿Quién decidió que el dólar fuera la moneda (global) tras la desaparición del patrón oro? ¿Por qué no el yuan o el real o el peso? Lula da Silva durante la visita a China en abril de 2023

¿Nos encontramos en una larga marcha —lenta pero inexorable— hacia la desdolarización del sistema mundial? Probablemente sí. No es un proceso inexorable —en última instancia es el resultado de la pugna entre fuerzas político-sociales, mediadas por los estados y otras instituciones— pero es hoy la tendencia dominante, que se aceleró a partir de la escalada en la guerra en Ucrania y la utilización generalizada del dólar como gran arma económica por parte de Estados Unidos. Sin embargo, en términos regionales, esta realidad puede ser distinta.

El abandono del patrón oro de la libra esterlina en 1931 (junto con una devaluación del 24%) expresó su fin como la moneda del sistema capitalista mundial, en correspondencia con el quiebre de la hegemonía del imperialismo británico. Pero ello no implicó que en sus colonias y semicolonias deje de ser la libra la moneda dominante. Es más, Londres buscó defender a sangre y fuego, donde tuvo capacidad, su imperio financiero y territorial con la respectiva utilización de su moneda.

Si nos trasladamos al presente, podría decirse que el declive global del dólar no se traducirá necesariamente de forma lineal en su “patio trasero”. Es más, seguramente emergerán muchas propuestas de dolarización como parte de una disputa regional que forma parte de una disputa mundial (lo queramos o no).

La moneda, en tanto institución económica fundamental, es un indicador clave de poder. La autonomía relativa de un territorio y su soberanía efectiva, las relaciones de dependencia y la dinámica centro-periferia, o la proyección de poder de una potencia tienen su correlato en materia monetaria. No resulta casual que la “Argentina bimonetaria”, que se funda a partir de 1976, vaya de la mano del proceso de periferialización y pérdida de densidad nacional del país, en línea con la región.

Janet Abu-Lughod escribe en su libro Antes de la hegemonía europea: el sistema mundial de1250-1350, que: “Los comerciantes venezianos y genoveses, hasta la segunda mitad del siglo XIII, empleaban monedas de oro de Constantinopla y de Egipto en lugar de las propias, lo que indica su status semiperiférico en el comercio mundial”. Tanto la República de Venecia como la de Génova ya eran importantes centros comerciales, políticos y militares del Mediterráneo, y tenían un papel clave incluso en el comercio con Asia, pero en los años anteriores a su apogeo todavía ocupaban un lugar secundario. Una clave de ello es que debían comerciar en las monedas de otros países, los imperios territoriales o centros de poder principales: Bizancio, Egipto e incluso China.

Hoy la discusión que plantea Lula tiene similitudes con la que se planteaban en su momento Génova y Venecia “¿Por qué no podemos comerciar respaldados con nuestras propias monedas?”. Y ello, aunque a primera vista no parezca, está directamente relacionado con el planteo central de Cristina Fernández de Kirchner en el último tiempo: “El principal problema que tiene el país es la economía bimonetaria”. Es una cuestión de poder.

Las condiciones “materiales”

En diciembre de 2009, ante los crecientes costos de financiamiento de la deuda externa, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner avanzó con la creación del Fondo del Bicentenario para el Desendeudamiento y la Estabilidad, con el fin garantizar los vencimientos de deuda durante 2010 con las reservas del Banco Central que sumaban 47.000 millones de dólares.

La decisión tenía mucha lógica. A la Argentina le pagaban tasas cercanas a 0% por sus reservas depositadas en el exterior (0,25% para ser más preciso, negativas en términos reales), mientras que debía pagar tasas exorbitantes del orden del 10% o más para tomar deuda. La brecha de tasas —entre lo que pagan por nuestras reservas y lo que nosotros pagamos de tasa— se complementa con la  gran cantidad de reservas que debe tener un país periférico y semi-periférico para evitar shocks externos o procesos de desestabilización. Esta condición sistémica se impuso como realidad material especialmente desde los años setenta y ochenta del siglo XX, con el desarrollo del capitalismo global financiarizado, bajo el proyecto neoliberal, desarrollándose en la práctica otro mecanismo estructural de extracción de excedente del Sur Global hacia el Norte Global. En este sentido, aparece como una suerte de “tributo” al capital financiero del Norte global que deben pagar los países periféricos y semiperiféricos (85% de la población mundial antes del ascenso de China).

En otras palabras, un país dependiente debe acumular reservas para sostener la moneda y evitar shocks externos. Además, la mayor parte de los países cuentan con poco margen de maniobra para hacer política monetaria, la cual termina siendo procíclica, es decir, si están en un ciclo negativo esta tiende hacia el ajuste —como trata de asegurar el FMI en la periferia, en tanto comisariado del capital financiero transnacional del Norte Global, a contramano de lo que hacen en el centro. En caso de que un país intente insubordinarse a dicha situación, puede exponerse a fuertes golpes especulativos y presiones financieras, que varían según el poder relativo de los estados y sus sistemas financieros-monetarios y la situación macroeconómica del país en particular.

En contraposición, EE.UU. puede mantener enormes déficits estructurales comercial y fiscal, financiar su inmenso presupuesto militar, vivir muy por encima de lo que produce y tener un gran margen de política monetaria para actuar de acuerdo a los ciclos. Se trata del “privilegio exorbitante” del dólar al que se refería el ministro de finanzas francés, Valéry Giscard, exacerbado a partir de los años setenta con el abandono del patrón dólar-oro. A pesar de las quejas de Giscard, a ese club de los privilegiados se suman, además de los demás países anglosajones que son parte del polo dominante del sistema financiero global (y quienes controlan casi en su totalidad finanzas en negro a través de sus paraísos fiscales), el eje franco-alemán de la zona euro y Japón con el yen, aunque como socios menores. Entre los “privilegios” está el de la capacidad de hacer la guerra económica, usando al dólar como un arma.

A estas cuestiones se refieren Galípolo y Haddad (actual ministro de economía de Brasil), en el escrito en donde proponen avanzar en una moneda común: “La utilización del poder monetario en el ámbito internacional renueva el debate sobre la relación entre moneda, soberanía y capacidad de autodeterminación de los pueblos, sobre todo en países con monedas consideradas no convertibles. Al no ser aceptadas estas monedas como medio de pago y reserva de valor en el mercado internacional, sus gestores están más sujetos a las limitaciones impuestas por la volatilidad del mercado financiero internacional.”.

El problema es que escapar de estas condiciones materiales no es meramente una cuestión de voluntad política, aunque sin ella sea imposible. A partir de la voluntad política pueden construirse las condiciones que permitan ganar en márgenes de maniobra (construir nuevas condiciones objetivas). Pero sin dichas condiciones, un país que decida actuar como un Estado central —tener política monetaria y financiera contracíclica o evitar acumular grandes reservas que pagan un “tributo” al capital financiero transnacional— es probable que termine en una situación de debilidad macroeconómica y crisis, con una economía con alta inflación y/o bimonetaria como sus manifestaciones. La cuestión es estructural. Eso nos lleva a ver no sólo los instrumentos nacionales sino la necesidad de construir instrumentos regionales. Resulta imprescindible la escala.

La escala

En los años cincuenta del siglo pasado quedó en evidencia que Argentina no tenía la escala suficiente para constituirse en un centro o polo de desarrollo por sí mismo. La puesta en marcha de un proyecto de desarrollo industrial y soberano —luego de que se habían esfumado las condiciones para desarrollarse como semicolonia próspera en 1931, con el declive del imperio británico y la realidades geopolíticas y económicas del hegemón emergente— comenzó a chocar con un conjunto de restricciones clave, entre ellas el tamaño del mercado interno y la fortaleza geopolítica para resistir las presiones contrarias a que se establezca un polo de desarrollo alternativo al sur del hemisferio occidental.

El problema de la escala es lo que claramente expresa Juan Domingo Perón en el texto “Confederaciones Continentales” de 1951, cuando afirma que “Ni Argentina, ni Brasil, ni Chile aisladas pueden soñar con la unidad económica indispensable para enfrentar un destino de grandeza.”. Sin embargo, desde el núcleo de aglutinación conformado por el Nuevo ABC —acrónimo de la alianza entre Argentina, Brasil y Chile que recupera del barón de Río Branco— se pude “intentar desde aquí la unidad latinoamericana con una base operativa polifásica con inicial impulso indetenible”. Hacia fines de los años setenta, también en Brasil quedó en evidencia este problema de escala —que se manifiesta tanto en la esfera geopolítica como económica.

El conjunto de problemas económicos o imposibilidades para el desarrollo de la fragmentación regional también lo había advertido en 1949, bajo la perspectiva estructuralista, Raúl Prebisch, afirmando que el  “fraccionamiento de los mercados es, pues, otro de los límites del desarrollo industrial de nuestros países. Pero lejos de ser infranqueable, es de aquellos que una política clarividente de interdependencia económica podría remover con gran beneficio recíproco.”.

Como observa Alberto Methol Ferré, en el siglo XX había surgido un nuevo umbral para el desarrollo y el ejercicio efectivo de la soberanía: los Estados Continentales Industriales. Desde otra perspectiva, el italiano Giovanni Arrighi observa lo mismo y desarrolla la categoría de complejos agrario-industrial-militares integrados de escala continental como nuevos contenedores de poder del siglo XX, que desplazaban a los viejos Estados metropolitanos de escala más pequeña, aunque con imperios coloniales formales. En otras palabras, Sin Escala No Hay Posibilidad del Desarrollo o de construir un país con Justicia Social, Soberanía Política e Independencia Económica, conceptos relativos a la posición de la región en el sistema mundial, que incluye tanto la dimensión inter-estatal como en la división internacional del trabajo. Y la dimensión central de esta cuestión es política, a partir de lo cual deben resolverse los elementos estructurales.

En los años ochenta, cuando el declive periférico se había puesto en marcha de forma inexorable en las condiciones planteadas y frente a las desastrosas implicancias de las salidas neoliberales y reprimarizantes para países de tamaños medios como los nuestros, los presidentes de Argentina y Brasil, Raúl Alfonsín y José Sarney volvieron a intentar hacer resurgir la estrategia de la integración. En ese escenario, en 1987 surge la propuesta del Gaucho, una moneda común entre ambos países, en línea con la declaración de Iguazú de 1985, donde se cimentaron los pilares de la asociación argentino-brasileña, que luego posibilitaría avanzar hacia la construcción del  MERCOSUR junto a Uruguay y Paraguay. Podría interpretarse casi como una respuesta defensiva, ya que no había destino para el sector industrial sin al menos garantizar cierto mercado regional, y no había escala suficiente bajo las fronteras nacionales o de “patria chica” para enfrentar la condición de semiperiferia dependiente en declive. En los complicados años ochenta, que luego se recordarán en materia económica y social como “la década perdida”, se imponía como imperiosa necesidad la unidad del conjunto de los miembros de la cuenca del Plata.

En la década de los 2000 y bajo nuevos vientos políticos opuestos al neoliberalismo, el Consenso de Washington y las inevitables consecuencias económicas y sociales del proceso de periferialización de la región (desindustrialización, pérdida de capacidades científico-tecnológicas y de defensa, caída de los ingresos medios en relación al Norte Global conformado por el G7, etc.), reapareció la agenda integracionista en una perspectiva de regionalismo autonomista y desarrollista. Y con ello, nuevamente, la idea de una integración monetaria y financiera. Una de las propuestas centrales fue la del sucre (unidad de cuenta) y el Sistema Unitario de Compensación Regional (SUCRE) en los países del ALBA. También se planteó la creación del Banco del Sur —como fondo monetario, banco de desarrollo y organización prestamista— propuesto por Argentina a Brasil en 2002, firmado en 2007 y cuya primera reunión se produjo en Venezuela en 2013. Este organismo se fondearía con las reservas de los países miembros, posibilitando que dichos recursos impulsen el trabajo y la producción nacional, en lugar de fondear al capital financiero del Norte Global a cambio de nada. Por otro lado, Argentina y Brasil acordaron en 2008 un sistema de pagos para comerciar en las monedas propias.

Uno de los gobiernos que más insistió para avanzar con el banco del Sur y un sistema monetario unificado a nivel regional fue el de Ecuador. En dicho país, la crisis de 1999 derivó en la dolarización de la economía, una salida que también se planteó en Argentina entre 1999 y 2001, donde confluían sectores del poder local y del Norte, en particular lo que denominamos las fuerzas “americanistas”, que tienen como premisa geoestratégica central la proyección continental. De hecho, la clara disputa entre el ALCA y el MERCOSUR se completaba, aunque no de forma lineal, con el debate entre dolarización o pesificación.

El ecuatoriano Rafael Correa observó que no había forma de salir de la dolarización de su economía, que restringía completamente su política monetaria y sus políticas de desarrollo, sin un esquema regional. Probablemente esto también se aplique al problema de cómo salir de economía bimonetaria de Argentina, frente a la realidad de nuestra semidolarización.

Como desde hace setenta años, por distintas razones —entre las cuales la dimensión de la puja geopolítica y la falta de determinación en la vocación continental son sin dudas claves— estas iniciativas estratégicas no lograron consolidarse. Y el problema es que la falta de “materialidad” en la integración continental, es decir, la dificultad para construir condiciones materiales necesarias y de escala continental para el desarrollo de las fuerzas productivas, fue un cuello de botella central para los proyectos nacionales populares emergentes durante la primera década del siglo XXI en América del Sur. Tanto como la llamada restricción externa (o la falta de dólares) fenómenos que están articulados.

No resulta casual el estancamiento regional desde hace una década (América Latina muestra desde 2013 la peor tasa de crecimiento del mundo) cuando confluyen procesos geopolíticos (desarrollo de la “III Guerra Mundial por pedacitos” en palabras del Papa Francisco I o de una Guerra Mundial Híbrida y Fragmentada, con  fuertes presiones a nivel regional para restaurar la condición de “Patio Trasero”), económicos  (caída de los precios de las materias primas) y políticos (giro neoliberal-conservador y abandono del regionalismo autonomista).

La coyuntura

Cuando hace unos meses se presentó la idea de una moneda común entre Argentina y Brasil, el ministro de economía argentino, Sergio Massa, resaltó la importancia de la iniciativa para enfrentar el problema del declive del comercio regional: “En los últimos 10 años hemos perdido casi un 40% del comercio bilateral, eso nos impone desafíos y además nos impone obligaciones de trabajo”. El comercio entre ambos países alcanzó los U$D 28.600 millones en 2022, recuperándose a niveles de 2014, pero todavía muy por debajo de los U$D 39.000 millones que se registró en 2011, máximo histórico.

Desde 2011 no sólo cae el comercio entre Argentina y Brasil, lo cual se corresponde a nivel MERCOSUR como se ve en gráfico, sino también del conjunto del bloque a nivel mundial. Ello está en estrecha relación con la caída de los precios de las materias primas en la economía mundial, que afectó a los principales productos de la exportación de la región (con excepciones como la del cobre) y nos recuerda la mayor sensibilidad a los shocks externos de los países exportadores de materias primas.

En este sentido, se observa una dinámica del comercio intrabloque que es dependiente del comercio total, desde el cual se obtienen divisas. Es decir, el comercio regional está en relación subordinada al fenómeno de la “restricción externa” (comúnmente llamada “falta de dólares”). Y ello es así, entre otras razones, por la falta de instrumentos regionales monetarios y financieros que permitan un desacople relativo de esta cuestión. A su vez, estos instrumentos podrían eliminar la inestabilidad cambiaria en la región que, como plantea el mexicano Oscar Ugarteche, crea incertidumbres y limita el comercio sudamericano.

Otro proceso estructural que afecta al comercio regional es el de la primarización del perfil exportador de nuestras economías, que también va de la mano con la desintegración y la falta de escala. En el caso de Brasil es claro: las exportaciones máquinas y equipamientos de transporte y artículos manufacturados pasaron de casi 50% en el año 2000 a un poco más de 25% en 2019. Y su principal socio comercial es China, convertido en el gran taller industrial del mundo. Cuanto más primarizado sea nuestro perfil comercial, menos comercio a nivel regional habrá, ya que lógicamente nuestro comercio será para abastecer a los principales centros industriales a nivel mundial, en donde obviamente ahora se destaca China, cuyo PIB industrial es igual a la suma del PIB industrial de EE.UU., Alemania y Japón.

Hoy nos encontramos en un proceso de regionalización mundial (lo que no implica una tendencia hacia la “desglobalización” total) y un mundo crecientemente multipolar, con ciertos rasgos bipolares. Ello es parte de la crisis del ciclo de hegemonía de Estados Unidos o anglo-estadounidense y su quiebre, pero que todavía retiene el poder financiero y monetario global. Sin embargo, la disminución del 10% en los últimos diez años del dólar como moneda de reserva y como medio de pago global muestran un proceso que probablemente se profundice en los próximos años. La participación del dólar en las reservas de divisas se encuentra actualmente en el 59%, el nivel más bajo desde 1995. Además, muchas economías del sudeste asiático están liquidando cada vez más los pagos entre sí directamente, sin utilizar el dólar, y varios bancos centrales de Asia —desde el Pacífico a “Oriente Medio” o Asia Sudoccidental— están desarrollando líneas de intercambio también de divisas bilaterales.

¿Vamos hacia un mundo multimonetario o de bloque de divisas? Hoy se están creando las condiciones para el desarrollo de ese posible escenario. La propia weaponization del dólar (su utilización como arma para la guerra económica) acelera dicho proceso: en un año, el yuan chino pasó del 2% en las transacciones financieras globales al 4,5%. Si observamos los ciclos de hegemonía en el sistema mundo capitalista, las etapas de su crisis y su expresión en la órbita económica, se observa primero la pérdida de la primacía productiva por parte del hegemón (aparecen nuevos “talleres del mundo”), luego en el comercio mundial y, por último, en la moneda y finanzas. Probablemente estemos en entrando a esa última fase y allí va a haber una disputa central, que se definirá en relación a un proceso global.

En esta disputa la región juega un papel importante, quizás como último refugio del dólar o, por el contrario, a partir del alejamiento de su condición de “Patio Trasero” de Washington, aprovechando las nuevas condiciones mundiales para ganar en grados de autonomía relativa. En este escenario, el dilema real es entre dolarización o moneda común —que en principio no es una moneda única, sino una unidad de cuenta común. Esta es una de las dimensiones centrales del dilema regional más amplio entre el declive periférico o la constitución de un polo emergente en la transición de poder mundial. No resulta casual que hoy, como en 1999-2001, la dolarización vuelva al debate público en Argentina, de cara al próximo escenario electoral y en medio de una gran disputa regional y global.

En otras palabras, el avance hacia una multipolaridad relativa con rasgos bipolares y las tendencias hacia una mayor regionalización en el mapa del poder mundial determinan la necesidad de construir un polo de poder regional. De lo contrario, las consecuencias son caer en procesos de mayor periferialización y subdesarrollo relativo como se observaron con claridad en los últimos años. Ello no sólo implica estar excluidos de las grandes decisiones globales, sino también ser territorio expuesto a disputas e intervenciones para asegurar “patios traseros”. Este es el marco necesario para discutir la moneda común. En una década nos encontraremos “Unidos o Dolarizados”.

Gabriel Merino Sociólogo y doctor en Ciencias Sociales. Investigador Adjunto CONICET – Instituto de Investigación en Humanidades y Ciencias Sociales, UNLP. Profesor en UNLP y Universidad Nacional de Mar del Plata. Miembro del Instituto de Relaciones Internacionales y Co-coordinador de «China y el mapa del poder mundial», CLACSO.

FUENTE EL AVION NEGRO: https://avionnegro.com.ar/contextos/moneda-comun-del-sur-o-dolarizacion/

Por Wolfgang Münchau director de Eurointelligence.

La UE no está en condiciones de alinearse con Washington frente a Pekín. Sería catastrófico para la economía e insostenible desde el punto de vista político.

He aquí un par de estadísticas dirigidas a todos los académicos, miembros de fundaciones y periodistas ilusos que creen que el poder de la Unión Europea se está desplazando hacia el Este.

Tres de los 27 países que la integran —Alemania, Francia e Italia— representan más de la mitad del PIB de la Unión. Los 11 países del centro y el este de Europa suman poco más del 10%. Además, Alemania, Francia e Italia son los principales socios comerciales de China en la UE. En cuestión de política industrial, el centro de gravedad de los Veintisiete descansa firmemente en el oeste.

El apoyo del presidente de Francia, Emmanuel Macron, a una relación industrial estrecha con China causó estupor a muchos analistas del Reino Unido y Estados Unidos, pero a muy poca gente en Europa occidental. Este es uno de los pocos asuntos en los que el canciller alemán, Olaf Scholz, coincide con Macron. Los franceses no están de acuerdo con la reforma de las pensiones de su presidente, pero sí con su política exterior. Giorgia Meloni, la primera ministra italiana, tampoco es amiga del presidente francés, pero está en el mismo bando que él cuando se trata de China. El país asiático es un gran inversor en Italia.

Basta con fijarse en las relaciones entre la Unión Europea y China desde la posición de las empresas industriales europeas. En pocos años, las compañías se han quedado sin Reino Unido como socio comercial privilegiado. También han perdido a Rusia. No pueden permitirse perder, además, a China. Ciertamente, Europa del Este tiene otras prioridades. La guerra de Ucrania ha dado a sus políticos una presencia en los medios de comunicación que antes les había sido negada. Ellos son los más firmes transatlantistas de la Unión, pero sería un error pensar que hablan en nombre de los Veintisiete. Simplemente, coinciden con la posición de Reino Unido en muchos asuntos.

La pregunta concreta a la que la Unión Europa se enfrentará pronto es si secundar a Estados Unidos, del que depende para su seguridad, en una posición de enfrentamiento con China, o esforzarse por ser más independiente de los estadounidenses, con todas las consecuencias que semejante paso conllevaría.

Se trata de un interrogante perfectamente legítimo. Recuerdo que ya era la gran cuestión cuando se introdujo el euro en 1999. Muchos nos preguntábamos entonces si la Unión Europea debía convertir la moneda común en un instrumento geopolítico como alternativa al dólar estadounidense. No fue así. Por el contrario, el papel del dólar en la política de seguridad estadounidense y mundial se ha reforzado desde entonces. Estados Unidos, por ejemplo, ha desarrollado el instrumento de las sanciones financieras indirectas, que impone a terceros países que incumplen las políticas estadounidenses. Estas sanciones se han convertido en un medio primordial de la política de seguridad.

Pero los europeos han descubierto para su consternación que este es un poder que Estados Unidos no duda en utilizar también contra ellos. La semana pasada, el Gobierno de Joe Biden impuso sanciones a un banco húngaro por sus vínculos con Moscú. Antes había ejercido ese poder para obligar al cumplimiento de sus sanciones sobre el gasoducto Nord Stream 2.

La actual Administración estadounidense también ha promulgado la Ley de Reducción de la Inflación, un programa de subvenciones medioambientales que la Unión Europea considera una medida hostil porque incentiva el traslado de empresas europeas a Estados Unidos. Las elecciones presidenciales de 2024 y el posible regreso de Donald Trump son otros nubarrones en el horizonte. Los europeos son muy conscientes de que tener a Joe Biden en la presidencia estadounidense probablemente sea lo mejor que puede pasar para las relaciones trasatlánticas. La cuestión, por tanto, no es solo si los europeos quieren alinearse con Estados Unidos, sino si un futuro Gobierno estadounidense querrá alinearse con Europa.

Una invasión en toda regla de Taiwán por parte de China nos acercaría a la hora de la verdad en este debate. Está claro que la dependencia europea de Estados Unidos para su defensa restringe su libertad de maniobra. Pero no veo de qué manera la UE puede ponerse totalmente del lado estadounidense en un conflicto total con China por Taiwán. ¿Accedería a congelar las reservas oficiales chinas como hizo el año pasado con Rusia? ¿Y a dejar de invertir en el país asiático? No lo creo. La economía de la Unión no está hecha para unas relaciones al estilo de la Guerra Fría, porque se ha vuelto demasiado dependiente de las cadenas de suministro mundiales.

Como en tantas otras ocasiones, la posición de Alemania podría ser decisiva. Las relaciones con China son también fuente de discordia en la coalición tripartita de Scholz. Los Verdes mantienen una actitud crítica hacia el país asiático. El SPD del canciller simpatiza con la postura más matizada de Macron. Los Verdes opinan que el SPD está repitiendo con China el mismo error que cometió antes con Rusia, al crear nuevas dependencias.

Es un argumento de peso, pero pasa por alto tres realidades: las dependencias ya existen, son grandes y son muy difíciles de evitar. Por ejemplo, China controla la mayor parte del mercado mundial de litio, un metal fundamental para la producción de baterías eléctricas. También tiene prácticamente el monopolio de algunas tierras raras. Rusia disfruta de una sólida posición en el mercado de otros dos importantes metales industriales: el aluminio y el paladio. La industria alemana depende en gran medida de estas materias primas.

Mi predicción es que el grupo de presión alemán prochino saldrá ganador de este debate. El asunto también tiene la capacidad de reavivar la alianza francoalemana. Las relaciones entre Alemania y Francia han tenido sus altibajos; a menudo permanecen latentes durante años, pero cuando de verdad importa, suelen activarse.

La realidad de fondo de la Europa actual es que no puede liberarse fácilmente de su relación con China, de la misma manera que no puede liberarse de Estados Unidos. La Unión Europa necesita a los dos y compaginará sus relaciones con ambos mundos lo mejor que pueda. Los intereses de los núcleos económicos de la vieja Europa serán los que determinarán en última instancia las políticas. No hay cambio de poder.

El único cambio que detecto es que lo que opina Reino Unido de la Unión Europea tiene menos peso que antes.

Wolfgang Münchau es director de www.eurointelligence.com

FUENTE: https://www.eurointelligence.com/column/macron-was-right

Por Enrique Lacolla

¿Será capaz la Argentina de ponerse a la altura de la seriedad del momento que vive el globo? El peronismo, hasta aquí núcleo del movimiento nacional, requiere con urgencia renovarse o transformarse en otra cosa.

La semana pasada evaluamos el momento histórico que vive el planeta ante el cada vez más evidente desplazamiento del eje de los asuntos mundiales de occidente a oriente. Ahora bien, aunque los datos objetivos indican que el grueso de la economía mundial gravitará en torno a China y al eje euroasiático conformado por China, Rusia e India, que actuará como imán respecto a los países del medio oriente y a los que se asoman al espacio del Indo-Pacífico; y aunque parece evidente que de esta deriva va a surgir una multipolaridad que terminará con la supremacía anglosajona en la regulación de los asuntos mundiales, es evidente también que este curso acarrea el híper belicismo de Washington. O al menos de los sectores más pesados e influyentes de su establishment, que no se resignan a perder el papel hegemónico que se habían arrogado. Esto se pone de manifiesto en la acelerada carrera por desintegrar a Rusia, que arrancó no bien cayó la URSS y que ha culminado en la guerra de Ucrania; en la procesión de intervenciones militares, intrigas golpistas, embargos, presiones diplomáticas e injerencias de todo tipo en un mundo donde Estados Unidos ha sembrado alrededor de 700 bases miliares en todos los continentes. Esto requiere de los desaforados presupuestos armamentísticos que año tras año vota el Congreso estadounidense y que en este ejercicio supera los 800 mil millones de dólares.

Esta mezcla de expansionismo e histeria de parte del imperialismo norteamericano, que se apresura a adelantarse a las amenazas y que desearía extirparlas de raíz antes de que se hagan demasiado fuertes para poder eliminarlas de un saque (“la trampa de Tucídides”), se ha convertido en un elemento de desestabilización permanente y será el rasgo que, por un lapso imposible de prever, caracterizará al presente y al futuro próximo. Hay que adecuarse a este escenario, lo que va a requerir, de países como el nuestro, una dosis considerable de “savoir faire” de parte de sus estamentos dirigentes y asimismo de una firmeza y de una habilidad maniobrera que les permitan navegar en aguas turbulentas.

En este contexto, la visita de Lula a China y la línea general de su política exterior son un ejemplo. Un ejemplo tanto de la seriedad de su visión geoestratégica como de la iracundia que su firmeza puede excitar en la cima del sistema. Más allá de los importantes acuerdos comerciales y económicos suscritos con China y del nombramiento de Dilma Rouseff como presidenta del Banco del BRICS, refiriéndose a Ucrania Lula dijo que “la actitud de Estados Unidos y de la Unión Europea incentiva la guerra”. Esto provocó una reacción escandalizada en Washington, donde el vocero del Consejo Nacional de Seguridad, John Kirby, durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, afirmó que “Brasil está repitiendo como un loro la propaganda rusa y china sin observar para nada los hechos”.

No es una reacción muy académica la de Mr. Kirby. Tratar de loro al mandatario de un gran país amigo y considerar que su punto de vista remeda al de los enemigos de Estados Unidos es insolente y autoritario (para decir lo menos), muy en la línea de las declaraciones de George W. Bush cuando, al proclamar “la guerra al terrorismo”, afirmó que “quien no está con nosotros está contra nosotros”. La actitud norteamericana respecto al “patio trasero” no ha variado sustancialmente desde los días de la política del garrote preconizada por Theodore Roosevelt a principios del siglo XX. Se ha moderado el lenguaje, se han cuidado un poco las formas, pero de cuando en cuando, como en esta ocasión, la intemperancia de fondo atraviesa la superficie.

Ahora bien, ¿los países de la región seguirán sometiéndose modosamente al diktat imperialista, o intentarán sumarse a la corriente de cambio que se manifiesta en el planeta, arrancándose de una dependencia secular y buscando opciones que favorezcan su desarrollo con socios predispuestos a hacer negocios sin imponer cláusulas leoninas? Salvo en los casos de Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua, todos los intentos anteriores que procuraron hacerlo terminaron en fracasos, aunque muchos de ellos representaron un salto adelante en la adquisición de una conciencia soberana y en el lanzamiento de programas de desarrollo que alteraron en parte la estructura semicolonial en la que esos países estaban insertos. Es difícil precisar los alcances de esas experiencias, que fueron múltiples y variopintas. Pero el México de la revolución, hasta Cárdenas incluido; el Brasil de Vargas, la Argentina de Perón, el Perú de Velasco Alvarado y la Bolivia de las distintas y dolorosas experiencias del MNR y del MAS ilustran la compleja y a menudo heroica voluntad por abrirse paso a un nivel más libre de existencia, que alienta en el espíritu de estos países.

¿Y por casa cómo andamos?

Frente a este tipo de requerimiento, ¿cómo estamos nosotros al día de hoy? No vamos a hacernos ilusiones. El imperio sigue resuelto a morder y no nos va a ahorrar ninguna imposición. Y nuestra casta política y en especial los estamentos intelectuales y mediáticos que deberían concurrir a oponerse a esa imposición y a ilustrar e interpretar la resistencia, no terminan de aflorar con la claridad que sería de desear. Intérpretes aislados que conocen el paño y son certeros en el diagnóstico hay muchos, pero toda capacidad crítica se disipa si no existe un corpus orgánico que la incluya y la ponga en actividad. O si su prédica no irradia en la masa y en el grueso de la clase política y de los empresarios que, más allá de sus diferencias, sepan reconocer donde está el interés sustancial argentino frente al cual no puede haber distingos. Este interés no puede ser otro que el desarrollo soberano de las posibilidades que tiene el país en relación a sus necesidades sociales y a su proyección geoestratégica. La tarea no es imposible si se extirpa a la burguesía compradora enquistada en los puestos de comando de las finanzas, de los medios y de parte de la casta empresaria. Ese estamento se ha convertido en una máquina de impedir gracias a su asociación con el imperialismo, del cual forma parte como su apéndice necesario.

El problema es que no se advierten síntomas de reacción en la fuerza que nos gobierna ni en lo que se puede considerar como oposición y que se nuclea esencialmente en sectores de la clase media alta y la clase media no alta pero con aspiraciones.

Los estamentos en que se basó la acción originalmente renovadora del peronismo han modificado su composición como resultado de la reducción relativa de la masa proletaria, de la proliferación del trabajo informal y de la aparición de la economía de mera subsistencia, a lo que se suma la degradación que suponen la crisis del sistema educativo y la inexistencia de contenciones y orientaciones claras tanto en la sociedad como en el ámbito familiar. Esto ha sido el resultado de la presión ejercida durante décadas por el neoliberalismo, vector ideológico de la riqueza concentrada en los grandes núcleos financieros del mundo desarrollado, que coopta a sus agentes entre los sectores más predispuestos a jugar ese papel en el mundo subdesarrollado. La expresión concreta de esa presión se ejerció en Argentina tras el derrocamiento de Perón en 1955, con el gobierno de facto que intentó destruir su legado hasta 1959; luego en la época de la llamada “revolución argentina”, de 1966 a 1972; durante dictadura cívico-militar del 76 al 83; en el gobierno de Carlos Menem, de 1989 a 1999, y en el ejercicio de Mauricio Macri, de 2015 a 2019. Como se ve, durante un espacio de tiempo más que considerable. Lo más grave es que cada una de esas intervenciones, hayan sido consecuencias de golpes militares o de elecciones, se distinguieron por su carácter drástico, que apeló a trámites sangrientos en el caso de los golpes militares, o a procedimientos que se apartaban de un registro democrático y apelaban a expedientes como los decretos-ley para gobernar a espaldas del Congreso, en el caso de los gobiernos elegidos por procedimientos regulares. Cada una de esas intervenciones multiplicó su efecto devastador por la rapidez con que infligían daños casi irreversibles al patrimonio nacional, dejando un territorio devastado tras de sí; y al siguiente gobierno, connotado por una vocación nacional, abocado a un trabajo de reconstrucción fatigoso y complicado por la guerra mediática y el obstruccionismo practicado por los sectores del privilegio. Un trabajo de Sísifo, realmente.

Y bien, sería hora de que este tema recurrente en nuestra historia sea empiece a ser cancelado aprovechando justamente las modificaciones en los equilibrios mundiales que se están precipitando. Pero, ¿cómo? ¿Y con quién? El actual gobierno, que pudo haber suministrado un principio de salida, fracasó en encontrarla. Es verdad que debió afrontar problemas que le llovieron encima sin tener responsabilidad por ellos. En primer lugar el abrumador peso de la deuda contraída por el gobierno Macri como consecuencia de su política económica irresponsable y en el fondo deliberadamente criminosa. En segundo lugar la pandemia, que aventó durante dos años la posibilidad de la recuperación de la actividad productiva. Y por fin la sequía, la más grande en un siglo, que está costando ya 20 mil millones de dólares. Pero nada de esto excusa la timidez con que encaró, o no encaró en absoluto, los problemas básicos que nos afligen. Se dirá que el gobierno estuvo y está dividido dentro de sí mismo, pero eso no arregla ni explica nada. Es verdad que el presidente Alberto Fernández y la gente de que se rodeó son de una moderación que asusta, que no se resolvieron a atacar ni la reforma judicial ni la impositiva, que recularon en cuanto se presentó la oportunidad de clavar una pica en Flandes con el asunto Vicentín, que no hicieron nada para dar vigencia a la lucha contra los oligopolios de prensa, y, por fin, que negociaron un acuerdo con el FMI que no negoció nada y nos dejó en el páramo, sin posibilidades de afrontar los sucesivos vencimientos. En la otra vereda del Frente de Todos, el cristinismo suministró, primero, los elementos para una polémica sorda y, luego, cuando se hizo evidente que el buque hacía agua, para una discusión ruidosa que tampoco sirve de mucho, pues no se resuelve en un debate franco en torno a los temas cardinales y en cambio se parece a una cortina de humo para excusar a posteriori lo que se ratificó en el momento en que se debía tomar la decisión. Como el acuerdo con el FMI.

Hago referencia al FdT sin preocuparme demasiado de la oposición pues esta, desde el punto de vista de un nacionalismo popular y racional, no cuenta mucho o es precisamente el factor que concurre a bloquear una salida porque, en el caso del PRO, es la expresión consciente de las fuerzas que pugnan por sujetar a la Argentina en una posición sumisa. En el de los radicales es la continuidad de lo que comenzó siendo en el 45 una rivalidad con el peronismo por una clientela electoral y luego degeneró, por imperio de las circunstancias, en un resentimiento de clase que nunca se ha disuelto del todo. Las izquierdas, por su lado, nunca han encontrado una vía orgánica a través de la cual manifestarse y han permanecido marginales al movimiento de masas, captado por el peronismo. En cuanto al caso de los “libertarios” son un fenómeno propio de la antipolítica que deviene del hartazgo que generan los debates en torno a temas inconducentes y la reiterada manifestación de impotencia que las fuerzas tradicionales ostentan frente a los problemas de fondo. Se trata por supuesto de un rechazo que se verifica desde la ignorancia, azuzada por un personaje que bordea la paranoia y que sólo puede contribuir, dada su vocación anti-estatal y su confesada pasión por el libre mercado absoluto, al triunfo del bando oligárquico y, probablemente, a una catástrofe social que sólo podrá solventarse mediante una salida autoritaria. Del signo que sea.

De proseguir este gobierno y el que lo suceda con la actitud modosa que nuestra dirigencia ha adoptado en torno al tema de temas, el problema de la deuda ilegítima que nos agobia, no habrá salida. La disposición del imperio, como ha podido palparse por la naturaleza de las comunicaciones y los trascendidos que se derivaron de la visita del presidente Fernández a Joe Biden y de las visitas de la jefa del Comando Sur, generala Laura Richardson, no deja lugar a dudas: no piensa conceder nada, salvo palabras de aliento. Nada de Atucha 3 con financiación china; nada de puerto de aguas profundas en Quequén, también respaldado en gran parte con capitales de ese origen; nada de aviones de combate de origen sino-paquistaní para reequipar a la fuerza aérea argentina; interés sumo del gobierno de Washington para que empresas norteamericanos exploten (y monopolicen, de ser posible) los yacimientosde litio que Argentina posee y que se extienden en una nueva “triple frontera” con Bolivia y Chile… Estos temas esenciales del debate y que deben formar parte (junto a otros no menos importantes como los que hacen a la gestión del comercio exterior y al carácter injusto de nuestro sistema impositivo) hoy casi no figuran en la agenda política, que en cambio abunda en intrigas, insultos, puñaladas traperas y fanfarronadas. ¿La dirigencia argentina se apresta a perder otro momento de cambio mundial para seguir apegada a su vieja rutina de zancadillas y juegos de masacre? Afortunadamente la crisis mundial que está en curso tiene para largo; tal pueda ser que en ese espacio madure algo nuevo que surja de las entrañas del pueblo y se conecte con los fermentos del pensamiento nacional que subsisten en medio del barullo, erigiéndose en un punto de referencia en torno al cual agruparse. Pero no hay que perder tiempo.

                                                                         …..

El viernes el presidente Alberto Fernández anunció que no presentaría su candidatura a presidente para el próximo mandato. Es una decisión que oxigena un poco el espacio, pero que debería ser seguida por un sinceramiento real del escenario. No parece que sea demasiado exigir del estamento político plataformas electorales consistentes, provistas de proyectos concretos, y de cuyo incumplimiento se pueda pedir cuentas.

FUENTE ENRIQUE LACOLLA: http://www.enriquelacolla.com/sitio/notas.php?id=756

Por Pepe Escobar.

…el sur de Eurasia está salpicado de fronteras conflictivas, como en Cachemira, Armenia-Azerbaiyán, Tayikistán-Kirguistán. El Hegemón está obligado a invertir en un recrudecimiento de los conflictos militares por las fronteras en disputa, así como de las tendencias separatistas (por ejemplo, en Baluchistán). Abundan las operaciones negras de la CIA.


Nunca debe subestimarse la disonancia cognitiva colectiva que muestra la jauría de hienas de rostros pulidos que dirige la política exterior estadounidense.

Y, sin embargo, esos psicópatas neocon straussianos han logrado un éxito táctico. Europa es un barco de tontos que se dirige a Escila y Caribdis, con cómplices como Le Petit Roi de Francia y el canciller salchichas de hígado de Alemania cooperando en la debacle, con las galerías ahogándose en una vorágine de moralismo histérico.

Son los que dirigen el Hegemón los que están destruyendo Europa. No Rusia.

Pero luego está La Gran Imagen del Nuevo Gran Juego 2.0.

Dos analistas rusos, por medios diferentes, han elaborado una hoja de ruta sorprendente, bastante complementaria y realista.

El general Andrei Gurulyov, retirado, es ahora miembro de la Duma. Considera que la guerra OTAN vs. Rusia en suelo ucraniano no terminará hasta 2030, cuando Ucrania básicamente habría dejado de existir.

Su fecha límite es 2027-2030, algo que hasta ahora nadie se ha atrevido a predecir. Y «dejar de existir«, según Gurulyov, significa realmente desaparecer de cualquier mapa. Implícita está la conclusión lógica de la Operación Militar Especial -reiterada una y otra vez por el Kremlin y el Consejo de Seguridad: la desmilitarización y desnazificación de Ucrania; el estatus neutral; la no pertenencia a la OTAN; y la «indivisibilidad de la seguridad», por igual, para Europa y el espacio postsoviético.

Así que hasta que no tengamos estos hechos sobre el terreno, Gurulyov está diciendo esencialmente que el Kremlin y el Estado Mayor ruso no harán ninguna concesión. Nada de un «conflicto congelado» impuesto por el Cinturón o un falso alto el fuego, que todo el mundo sabe que no se respetará, igual que nunca se respetaron los acuerdos de Minsk.

Y, sin embargo, Moscú, tenemos un problema. Por mucho que el Kremlin insista siempre en que ésta no es una guerra contra los hermanos y primos eslavos ucranianos -lo que se traduce en que no habrá Shock’n Awe al estilo estadounidense pulverizando todo lo que esté a la vista-, el veredicto de Gurulyov implica que la destrucción del actual Estado ucraniano, canceroso y corrupto es una necesidad.

Un informe de situación exhaustivo de la encrucijada crucial, tal y como está, argumenta correctamente que si Rusia estuviera en Afganistán durante 10 años, y en Chechenia, todos los periodos combinados, durante otros 10 años, la SMO actual – descrita de otro modo por algunas personas muy poderosas en Moscú como una «casi guerra» – y encima contra toda la fuerza de la OTAN, bien podría durar otros 7 años.

El informe de situación también argumenta correctamente que para Rusia el aspecto cinético de la «casi guerra» ni siquiera es el más relevante.

En lo que a todos los efectos prácticos es una guerra a muerte contra el neoliberalismo occidental, lo que realmente importa es un Gran Despertar ruso, que ya está en marcha:

El objetivo de Rusia es emerger en 2027-2030 no como un mero ‘vencedor’ erguido sobre las ruinas de algún país ya olvidado, sino como un Estado que ha vuelto a conectar con su arco histórico, se ha encontrado a sí mismo, ha restablecido sus principios, su valentía en la defensa de su visión del mundo.

Sí, se trata de una guerra civilizacional, como ha argumentado magistralmente  Alexander Dugin. Y se trata de un renacimiento civilizacional. Y, sin embargo, para los psicópatas neoconservadores straussianos, eso no es más que otra estratagema para sumir a Rusia en el caos, instalar una marioneta y robar sus recursos naturales.

Fuego en el agujero

El análisis de Andrei Bezrukov complementa perfectamente el de Gurulyov ( aquí, en ruso). Bezrukov es un antiguo coronel del SVR (la inteligencia exterior rusa) y ahora profesor de la cátedra de Análisis Aplicado de los Problemas Internacionales del MGIMO y presidente del think tank Consejo de Política Exterior y de Defensa.

Bezrukov sabe que el Imperio no se tomará a la ligera la humillación masiva de la OTAN en Ucrania. E incluso antes del posible plazo de 2027-2030 propuesto por Gurulyov, argumenta, está destinado a incendiar el sur de Eurasia, desde Turquía hasta China.

El presidente Xi Jinping, en su memorable visita al Kremlin el mes pasado, dijo al presidente Putin que el mundo está experimentando cambios «no vistos en 100 años«.

Bezrukov, apropiadamente, nos recuerda el estado de las cosas entonces:

En los años que van de 1914 a 1945, el mundo se encontraba en el mismo estado intermedio en el que se encuentra ahora. Aquellos treinta años cambiaron el mundo por completo: de los imperios y los caballos a la aparición de dos potencias nucleares, la ONU y el vuelo transatlántico. Estamos entrando en un periodo similar, que esta vez durará unos veinte años.

Europa, previsiblemente, «se marchitará», pues «ya no es el centro absoluto del universo«. En medio de esta redistribución del poder, Bezrukov retoma uno de los puntos clave de un análisis seminal desarrollado en el pasado reciente por Andre Gunder Frank: «Hace 200-250 años, el 70% de la fabricación estaba en China e India. Estamos volviendo a más o menos ahí, lo que también se corresponderá con el tamaño de la población«.

Así que no es de extrañar que la región de más rápido desarrollo – que Bezrukov caracteriza como «el sur de Eurasia» – pueda convertirse en una «zona de riesgo«, potencialmente convertida por el Hegemón en un enorme barril de poder.

Describe cómo el sur de Eurasia está salpicado de fronteras conflictivas, como en Cachemira, Armenia-Azerbaiyán, Tayikistán-Kirguistán. El Hegemón está obligado a invertir en un recrudecimiento de los conflictos militares por las fronteras en disputa, así como de las tendencias separatistas (por ejemplo, en Baluchistán). Abundan las operaciones negras de la CIA.

Aun así, Rusia podrá salir adelante, según Bezrukov: «Rusia tiene grandes ventajas, porque somos el mayor productor de alimentos y proveedor de energía. Y sin energía barata no habrá progreso ni digitalización. Además, somos el vínculo entre Oriente y Occidente, sin el cual el continente no puede vivir, porque el continente tiene que comerciar. Y si el Sur arde, las rutas principales no serán por los océanos del Sur, sino por el Norte, principalmente por tierra«.

El mayor desafío para Rusia será mantener la estabilidad interna:

Todos los Estados se dividirán en dos grupos en este punto de inflexión histórico: los que puedan mantener la estabilidad interna y avanzar razonablemente, sin derramamiento de sangre, hacia el siguiente ciclo tecnológico, y los que sean incapaces de hacerlo, que se salgan del camino, que florezca un sangriento enfrentamiento interno como el que tuvimos hace cien años. Estos últimos retrocederán entre diez y veinte años, se lamerán posteriormente las heridas y tratarán de ponerse a la altura de los demás. Así que nuestro trabajo es mantener la estabilidad interna.

Y ahí es donde el Gran Despertar insinuado por Gurulyov, o el hecho de que Rusia vuelva a conectar con su verdadero ethos civilizacional, como sostendría Dugin, desempeñará su papel unificador.

Aún queda mucho camino por recorrer, y una guerra contra la OTAN que ganar. Mientras tanto, en otras noticias, los hackeos hegemónicos están dando vueltas, del Atlántico Norte se ha trasladado al sur de China. Buenas noches y buena suerte.

Traducción del observatprio de Trabajadores en Lucha link: https://observatoriodetrabajadores.wordpress.com/2023/04/24/la-venganza-del-imperio-incendiar-el-sur-de-eurasia-pepe-escobar/


*Pepe Escobar es columnista de The Cradle, redactor jefe de Asia Times y analista geopolítico independiente centrado en Eurasia. Desde mediados de la década de 1980 ha vivido y trabajado como corresponsal extranjero en Londres, París, Milán, Los Ángeles, Singapur y Bangkok. Es autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War (Nimble Books, 2007), Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge, Obama does Globalistan (Nimble Books, 2009), 2030 (Nimble Books, 2020). Su ultimo libro es Raging Twenties (Nimble, 2021)

Nota del Observatorio de Trabajadores en Lucha

Escila y Caribdis son dos monstruos marinos de la mitología griega situados en orillas opuestas de un estrecho canal de agua, tan cerca que los marineros intentando evitar a Caribdis terminarían por pasar muy cerca de Escila y viceversa.

Fuente original: Strategic Culture Foundation