Biden y Putin se enfrascan en una guerra de palabras. ¿Esto afecta la seguridad del mundo? ¿Por qué le dijo asesino..? -PREGUNTEMOS: y dejemos que los protagonistas nos orienten y que usted alcance la conclusión. Programa “Detrás de la Razón” por canal Hispantv y su Canal de Youtube. ROBERTO DE LA MADRID: entrevista a Carlos Aznarez y a Carlos Pereyra Mele sobre este tema.

Los principales funcionarios de EE. UU. Y China se pusieron manos a la obra para las cámaras, pero bien se podrían hacer concesiones a puerta cerrada. Por RICHARD JAVAD HEYDARIAN19 DE MARZO DE 2021

Lejos de allanar el camino para un “restablecimiento” suave en las relaciones entre Estados Unidos y China, la tan esperada reunión de alto nivel en Anchorage, Alaska, pareció confirmar el hecho de que las dos superpotencias están atrapadas en una “Nueva Guerra Fría” de facto. . “

La reunión de “dos más dos” entre el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken y el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan con sus homólogos chinos Wang Yi y Yang Jiechi tuvo un comienzo tumultuoso, ya que ambas partes tomaron posiciones intransigentes ante las cámaras.

En lugar de explorar un terreno común y evitar la peligrosa escalada de varias tensiones bilaterales, cada lado jugó con su audiencia nacional adoptando una posición maximalista.

Como prometieron, los funcionarios estadounidenses ignoraron las “líneas rojas” de China al plantear directamente cuestiones delicadas de derechos humanos en China, incluso en lo que respecta al tratamiento de las minorías musulmanas uigures en Xinjiang y la represión de las protestas democráticas en Hong Kong.

Los dos diplomáticos más condecorados de China, que como embajadores en el pasado desempeñaron un papel fundamental en el restablecimiento de las tensas relaciones con Estados Unidos (Yang) y Japón (Wang), respondieron con su ahora característico estilo de “guerrero lobo”.

China inició acusando a sus anfitriones estadounidenses de violar los protocolos y retrasar el inicio de las conversaciones. Poco después estallaron los fuegos artificiales, y algunos participantes obviamente se salieron del guión con posturas espontáneas ante las cámaras.

A pesar de la advertencia de Wang, Blinken cumplió su promesa de plantear cuestiones de “línea roja”, incluidos los ciberataques chinos, su trato a las minorías uigures en Xinjiang y el aplastamiento de las protestas democráticas en Hong Kong.

“La alternativa a un orden basado en reglas es un mundo en el que el poder hace lo correcto y el ganador se lleva todo y ese sería un mundo mucho más violento e inestable”, dijo Blinken de manera provocativa.

Yang respondió de inmediato en un largo monólogo, acusando a Estados Unidos de ser el “campeón” de los ataques cibernéticos y cuestionando su ascendencia moral para hablar sobre cuestiones de derechos humanos y democracia.

“Mucha gente dentro de los Estados Unidos en realidad tiene poca confianza en la democracia de los Estados Unidos”, dijo, citando la violencia policial contra los afroamericanos y las consiguientes protestas Black Lives Matter en el país.

El ex embajador en los EE.UU. pasó a criticar el comentario de Blinken como no “normal”, mientras que curiosamente hizo un descargo de responsabilidad de que tampoco era su diatriba.

Luego, el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan hizo una réplica en una crítica inequívoca del sistema autoritario de China al afirmar que “un país seguro de sí mismo es capaz de mirar detenidamente sus propias deficiencias y buscar constantemente mejorar, y esa es la salsa secreta de Estados Unidos”.

Yang respondió diciendo: “¿Es esa la forma en que esperaba llevar a cabo este diálogo?”, Según el traductor de su delegación, lamentándose sarcásticamente: “Creo que pensamos demasiado bien en Estados Unidos. Estados Unidos no está calificado para hablar con China desde una posición de fuerza “.

Pronto, se pidió a los periodistas que abandonaran la sala, ya que ambas superpotencias pasaron a varias rondas de reuniones privadas durante dos días. Según los informes, las conversaciones a puerta cerrada anteriores fueron “sustantivas, serias y directas”, según funcionarios estadounidenses.

Se espera que las conversaciones privadas se concentren en una serie de entregables, lo que podría allanar el camino para una cumbre de alto perfil entre el presidente estadounidense Biden y el presidente chino Xi Jinping el próximo mes, probablemente el Día de la Tierra (22 de abril) para resaltar sus esfuerzos compartidos para Combatir el cambio climático global.

Ambas partes también están explorando un diálogo institucionalizado de alto nivel para facilitar la gestión de las tensiones bilaterales. La administración Biden está considerando proponer varios frutos a la mano, de los cuales China puede prometer concesiones inmediatas antes de cualquier cambio radical en su sistema político o política exterior.

Por su parte, según los informes , China quiere cambios concretos en la política de Estados Unidos, incluida la revocación de las sanciones de la era de Trump a empresas e individuos chinos. En particular, Beijing quiere que la administración Biden:

(i) eliminar las restricciones a la exportación, incluso sobre insumos tecnológicos clave, a los campeones nacionales chinos como Huawei Technologies y Semiconductor Manufacturing International  Corp;

(ii) restricciones de visado revertidas a ciertos miembros del Partido de la Comunidad China, así como a estudiantes y periodistas de los medios de comunicación estatales chinos en campos sensibles de la ciencia y la tecnología; y reabrir el consulado chino en Houston.

A cambio, China también podría levantar las sanciones a las exportaciones industriales y agrícolas de Estados Unidos, así como hacer ciertos ajustes en su política industrial para apaciguar los temores de prácticas de inversión depredadoras.

China también parece decidida a establecer un mecanismo recíproco de “pasaporte de vacunas”, que legitimará en parte sus propias vacunas Covid-19, que aún no han sido aprobadas por los principales países occidentales.

Ambas partes expresaron bajas expectativas de cualquier avance antes de la reunión. No obstante, señalaron su compromiso de aprovechar al máximo la confab “única” a través de discusiones prolongadas en varias rondas de reuniones a puertas cerradas probablemente más productivas , que estaban programadas para terminar a las 10 pm hora local del viernes.

Poco después de las elecciones estadounidenses en noviembre, China comenzó a comunicarse con los asistentes del presidente electo Biden  en un esfuerzo por revertir las enconadas tensiones bilaterales bajo la antigua administración de Donald Trump.

La reunión de Alaska, según el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, fue idea de la nueva administración estadounidense, con Biden señalando una nueva era en la política exterior estadounidense y rechazando el unilateralismo de “Estados Unidos primero” de su predecesor.

“La parte estadounidense propuso sostener este diálogo estratégico de alto nivel, que creemos que es significativo … [para que] las dos partes puedan tener un diálogo sincero sobre temas de interés mutuo”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de China a The Wall Street Journal antes de la reunión.

China dejó en claro que esperaba que la reunión brinde la oportunidad de “volver a encarrilar las relaciones entre China y Estados Unidos”.

En cuanto a la administración de Biden, dio la bienvenida a la reunión como una plataforma para mejorar la cooperación bilateral sobre el cambio climático y la salud pública mundial, especialmente en términos de la provisión de la vacuna Covid-19 a los países en desarrollo.

Sin embargo, en una vista previa del colapso diplomático que se exhibió temprano en Alaska, los altos funcionarios de ambos lados lanzaron salvas no diplomáticas antes de la reunión.

El martes, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, admitió que esperan que “partes de la conversación … puedan ser difíciles”. 

Otro alto funcionario estadounidense dijo : “No tenemos expectativas poco realistas … Por supuesto, llegamos a estas discusiones con una visión muy clara sobre el historial bastante pobre de [China] en el cumplimiento de sus promesas”.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, subió la apuesta al dejar en claro: “Ciertamente no tiraremos de los golpes al discutir nuestras áreas de desacuerdo”.

El gobierno de Biden prometió plantear francamente sus preocupaciones sobre el historial de derechos humanos de China, así como su creciente presencia naval en aguas asiáticas y percibidas como prácticas comerciales y de inversión depredadoras.

Blinken también  pidió la liberación “inmediata e incondicional” de dos canadienses, Michael Spavor y el ex diplomático Michael Kovrig, actualmente detenidos en China bajo lo que muchos consideran cargos de motivación política.

Por su parte, el embajador de China en EE. UU., Cui Tiankai, admitió que “no tenemos grandes expectativas ni fantasías” y advirtió que “el prerrequisito para el diálogo y la comunicación entre cualquier país es que ambas partes tengan un espíritu de igualdad y respeto mutuo.”

El ministro de Relaciones Exteriores de China advirtió a Washington anteriormente sobre ciertas “líneas rojas”, incluida la discusión de asuntos políticos internos.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, pidió a la administración Biden que “deje de interferir en los asuntos de Hong Kong de China y se abstenga de seguir el camino equivocado”.

Es casi seguro que la reunión de Alaska no resolverá ninguno de estos temas clave a puerta cerrada. Pero a pesar de los fuegos artificiales públicos, la reunión todavía tiene el potencial de ayudar a romper el hielo en las relaciones bilaterales después de cuatro años de acritud bajo la administración Trump.

Publicado en Asia Times: https://asiatimes.com/2021/03/fireworks-and-fury-set-new-cold-war-tone-in-alaska/?mc_cid=27925b3103&mc_eid=3ab8a50a07

Inauguramos el Canal de Youtube del Equipo de “Dossier Geopolitico”, con clases abiertas de los integrantes del Tanque de Ideas; en esta oportunidad, la primera clase es sobre: A 43 Años de la Revolución Irani y su relación con los movimientos revolucionarios latinoamericanos.

Invitamos a la “suscripción” al mismo, para tener mas visibilidad de los Análisis Geopoliticos globales desde Suramerica

A nuestro tradicional sitio Web de Dossier Geopolitico. También Inauguramos nuestra marca en: Facebook, Twitter e Instagram

Cordialmente – 

Se ruega su difusión 

Carlos Pereyra Mele

Director de Dossier Geopolitico

Mi Columna de Política Internacional en el Programa Con Sentido común que conduce el Periodista Alfredo Guruceta en Canal “C” de cablevisión

TEMAS: Tratamos las causas y consecuencias para Brasil, Bolivia y el subcontinente Sur Americano de la anulación de las condenas al ex Presidente Ignacio “Lula” Da Silva; y la detención de la ex Presidenta de Facto Jeanine Áñez por Sedicion y Terrorismo 

15 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

TEMAS:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO:

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, centra su tradicional columna dominical de geopolítica para el Club de la Pluma de este domingo, en un tema crucial de la geopolítica mundial: LA GUERRA CIBERNÉTICA. Un nombre impactante para un nuevo horizonte internacional, donde EEUU sube un peldaño más, en su peligrosa escalada hacia un impredecible conflicto mundial de consecuencias inéditas. 

Nuestro director nos hace un relato impresionante e imprescindible de este nuevo escenario y nos explica qué es LA GUERRA CIBERNÉTICA y su posible derivada en una GUERRA TOTAL y detalla con datos concretos y argumentos sólidos, la estrategia extrema de Washington por  tratar de contener el imparable progreso de Rusia y China en todos los frentes de la geopolítica mundial.

Además, nos describe la GUERRA PLANETARIA alrededor de las bases espaciales en la Luna, donde la nueva alianza entre Rusia y China también va dejando atrás a los norteamericanos. 

COMANDO GUERRA ESPACIAL DE EEUU

También remata el análisis de la exitosa visita del Papa a Irak, de la cumbre histórica con el líder musulmán chiíta, de la matanza de cristianos, de la importancia de Irán en Asia y el mundo y del “engendro diabólico del ISIS”. Un informe imprescindible para comprender la Geopolítica de las Religiones. 

Luego nos habla de la continuidad de las sanciones de EEUU contra los países latinoamericanos que le son incómodos y que son similares a las de las tres últimas administraciones en Washington, que solo han servido para penurias de los pueblos afectados. Y nos avisa de una importante reacción en marcha en el Caribe, para hacer frente a la agresión unipolar de Joe Biden. 

Seguidamente, Pereyra Mele se introduce en Latinoamérica y va relatando cómo se ha transformado el tablero político de la región en poco más de un año. De ser una zona totalmente dominada por el neoliberalismo, a finales de 2019, vive hoy toda una efervescencia de cambios populares. 

Nos describe la indignación en Colombia por los 6.402 asesinatos de civiles. Las manifestaciones en Paraguay por la corrupción, el narcotráfico y la pandemia. Las maniobras de la Junta Electoral de Ecuador a pocos días de la segunda vuelta, cuando no se sabe aún el partido que se enfrentará a Andrés Arauz. Se detiene también a detallar el arresto de la golpista y terrorista de estado, Jeanine Añez en Bolivia. Y termina el bloque con el terremoto político en Brasil, por la anulación de las condenas a Lula y el fin de una trama judicial con nombres propios como Lava Jato, Aldo Moro y Jair Bolsonaro. Todo un certero diagnóstico sobre nuestra región, que es foco de atención mundial por sus evidentes aires de cambio.

Y todavía le da tiempo a nuestro director para una mirada por Europa, ante el pánico general por la vacuna de AstraZeneca, para indignarse por el vergonzoso escándalo racista de la monarquía británica y hablarnos de la implosión de la derecha española cuya onda expansiva llega hasta la izquierda.

Y como conclusión a la GUERRA CIBERNÉTICA en ciernes, nos aconseja estar alertas por la profunda conflictividad mundial, entre los atlantistas que no quieren retroceder a pesar de su decadencia, mientras los continentalistas no cesan de avanzar.

Eduardo Bonugli

Por Denis Korkonidov (Periodista Federación Rusa)

La islamofobia se ha convertido en un fenómeno común de la vida en los Estados Unidos. La discriminación contra los musulmanes se ha vuelto muy notoria en el campo de la atención de la salud y en el hogar, cuando a las personas se les puede negar la asistencia médica o los servicios sociales solo por su afiliación religiosa. Tales restricciones, por supuesto, afectan negativamente la salud de la sociedad estadounidense.

Las manifestaciones de intolerancia religiosa, recibiendo un impulso adicional en relación con la guerra prolongada en Siria, los recientes ataques terroristas en Francia, Canadá, Bélgica, así como las declaraciones islamófobas de muchos políticos y diplomáticos, se han convertido en un sistema y se han convertido en un parte integral de la realidad estadounidense. Así, el número de crímenes registrados contra musulmanes en los Estados Unidos es ahora 5 veces mayor que antes de los eventos del 11 de septiembre de 2001. Al mismo tiempo, el número total de crímenes por otros motivos, excluida la islamofobia, ha disminuido significativamente. . De ello se desprende que los estadounidenses comunes se han vuelto más intolerantes con los musulmanes, a quienes se considera los principales culpables de una mala vida.

Actualmente hay más de 3 millones de musulmanes en los Estados Unidos, la gran mayoría de los cuales son afroamericanos y árabes. Según los expertos, para 2050, los musulmanes constituirán la gran mayoría de la población estadounidense.

La principal razón de este fenómeno es la alta tasa de natalidad en las familias musulmanas, así como la creciente afluencia de migrantes, principalmente del mundo árabe. Al mismo tiempo, según los analistas, el crecimiento de las manifestaciones de islamofobia en la sociedad estadounidense es directamente proporcional al crecimiento del número de musulmanes. La población protestante blanca de Estados Unidos, que se está convirtiendo en una minoría etnoconfesional, no quiere renunciar a sus posiciones y se opone resueltamente a la rápida expansión del Islam. Mientras tanto, los expertos señalan que Estados Unidos jugó un papel muy importante en la difusión de las enseñanzas del profeta Mahoma, que, a través de la organización de revoluciones y guerras en los países árabes, obligó a la población local a emigrar, incluso a territorio estadounidense, trayendo la religión islámica. con ellos a su nuevo lugar de residencia.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE DOSSIER GEOPOLITICO

Por Rafael Poch de Feliu | 06/03/2021 | Europa

La doctrina de Bruselas hacia Pekín aprobada en octubre es esquizofrénica: una amalgama de hostilidad y estrecha relación. El gigante europeo es impotente a causa de su división interna y de su hipoteca transatlántica.

Desde por lo menos los años ochenta del siglo XX, China observó con interés y curiosidad el surgir de la Unión Europea, un ovni político de gran potencial económico. Entonces la UE representaba el 30% del PIB mundial mientras que China solo el 2,3%. Cuando en los primeros años del siglo XXI, la UE se ampliaba (diez nuevos estados miembros en 2004) e incrementaba su integración, Pekín seguía la evolución del proceso con interés añadido. Con sus casi 500 millones de habitantes y su gran potencia económica (segundo PIB mundial), la UE era menos celosa que Estados Unidos a la hora de transferir la tecnología que China necesitaba para su desarrollo. Además, y sobre todo, lideradas por Francia y Alemania, las diferencias europeas con la dirección neocon de George W. Bush en Estados Unidos, particularmente relevantes en 2003 con motivo de la desastrosa invasión de Irak, introducían en Pekín preguntas existenciales de gran calado estratégico: ¿Se va a dividir Occidente? ¿Será la Unión Europea un nuevo polo autónomo de la nueva constelación multipolar?

La división entre las antiguas potencias coloniales europeas y la superpotencia imperial americana era una cuestión fundamental no solo para China, sino para todo el llamado “sur global”, aunque solo fuera por la ampliación de los márgenes de maniobra que significaba. Ampliar a lo político, por ejemplo en las organizaciones internacionales creadas y dominadas por Occidente, la holgura ya existente en lo comercial por ejemplo al negociar la compra de aviones, no con uno sino con dos vendedores (Boeing y Airbus), era un asunto mayor. ¿Se abriría una oportunidad similar en la ONU?

Hoy aquellas ilusiones se han evaporado. La inicial fascinación china por el proceso europeo se ha visto matizada también por las dificultades de la UE por demostrar una personalidad propia en el mundo. Esas dificultades tienen que ver con diversos aspectos. Uno es el sometimiento inercial de la política exterior y de seguridad europeas a la geopolítica de Washington, canalizado a través de la OTAN y de la utilización de toda una serie de países como caballos de Troya de la política exterior americana en Europa: Inglaterra antes del Brexit, pero también, Polonia, los países bálticos y otros. La falta de autonomía de la UE desemboca frecuentemente en un errático seguidismo de las directivas generales de Estados Unidos, incluso cuando esas directivas contradicen frontalmente los intereses económicos y geopolíticos europeos más esenciales. La expansión de la OTAN hacia el Este, en incumplimiento de los pactos y promesas que pusieron fin a la guerra fría, y las trabas a la complementaria relación energética y geopolítica de la UE con Rusia, forman parte de una clara y bien conocida estrategia de Washington.

Otro aspecto fundamental tiene que ver con el propio diseño, más empresarial que político, de la Unión Europea. Reflejado en los tratados europeos, ese diseño es prácticamente imposible de reformar al precisar el voto aprobatorio de todos los estados miembros. Dichos estados parecen, a su vez, estructuralmente condenados a la división, a causa de los defectos del propio diseño que incrementan la división socioeconómica de la eurozona y producen una creciente desigualdad que es sobre todo consecuencia de los superávits comerciales de Alemania, su principal economía.

Entre 2009 y 2018 la economía de los países del norte de la eurozona creció en conjunto un 37,2% mientras que las del sur solo un 14,6%. La crisis del Covid-19 apunta a un incremento de esas diferencias. Esta realidad ha creado en Europa un enredo de gran complejidad que parece condenar a la Unión Europea a la división interna y explica sus actuales tendencias desintegradoras. El resultado de todo ello convierte a la UE en una especie de gigante impotente.

La Unión Europea ofrece periódicamente muestras de esa impotencia. Concluyeron en fracaso los intentos europeos de independizarse de las sanciones de carácter extraterritorial (respaldadas por su control del sistema financiero global) dictadas por Estados Unidos contra Irán después de la retirada unilateral de Washington del acuerdo nuclear con ese país que el conjunto de las potencias había aprobado y que abría esperanzadoras perspectivas de distensión en Oriente Medio y de negocio para Bruselas. No sabemos si la UE remediará su actual estancamiento, pero sí sabemos que el pulso del mundo no se detendrá para esperarla y que como dijo Mijail Gorbachov a los dirigentes de la Alemania del Este en 1989: “la vida castiga a los que llegan tarde”. La UE ya no representa aquel 30% del PIB sino solo el 16,7%, mientras que China ha cambiado su 2,3% de los años ochenta por su actual 17,8%.

China superó en 2020 a Estados Unidos como mayor socio comercial de la UE Se espera que este año supere también a Estados Unidos como principal mercado de la exportación alemana. China compró el año pasado cerca del 20% de las ventas de Airbus. En ese contexto, la relación de la UE con China refleja todos los problemas apuntados. En primer lugar, cuanto más quiera Bruselas avanzar en su relación con Pekín tanto más se resentirá su relación con Washington y tanto más se agudizarán las divisiones internas al respecto. Trátese del desarrollo de la tecnología 5-G de la empresa china Huawei en Europa, del creciente flujo de inversiones chinas en la Unión Europea, de la invitación de Pekín a los países europeos para que se sumen a su iniciativa de Nueva Ruta de la Seda (B&RI), o del último acuerdo general de principio en materia de inversiones (CAI), el resultado es siempre el mismo: la división europea.

Ante ese panorama, China ha llegado a acuerdos con países y grupos de países europeos entre los que la llamada Plataforma 17+1 es el más conocido. Muchos analistas y políticos europeos recelan de esos acuerdos en los que ven la vieja táctica del “divide y vencerás” practicada por China, olvidando que ésta no tiene que molestarse en dividir lo que ya está dividido y lastrado por la más elemental ausencia de claridad, coherencia y autonomía. Ese recelo se ha puesto de nuevo de manifiesto con la crisis del COVID en la que los defectos de la gestión europea han podido cotejarse con las ayudas de China a diversos países europeos, entre ellos algunos de los más marginados. “Debemos ser conscientes de que hay un componente geopolítico y una lucha por la influencia en la política de la generosidad”, escribió el responsable de la política exterior europea, Josep Borrell.

Mientras tanto, países como Alemania y Francia envían periódicamente sus barcos de guerra a participar en el cerco aeronaval de Estados Unidos en el Mar de China Meridional, sugiriendo que la intensa relación con su principal socio comercial es compatible con su contención militar. La UE mantiene desde 1989 su más longeva política de sanciones contra el socio chino: un embargo de venta de armas. Si quisiera cancelarlo, Washington ya ha advertido que los contratos militares con China significarían el fin de las relaciones de las empresas europeas con las de Estados Unidos en ese ámbito. Muchos estados de la UE son activos participantes en los frentes de guerra híbrida abiertos contra China…

El resultado de esta amalgama de hostilidad y estrecha relación es la esquizofrénica doctrina aprobada por el Consejo Europeo de octubre de 2020, que practica una especie de promedio con todas las contradicciones, divisiones e intereses de los diferentes miembros del club. Según esa doctrina, China es al mismo tiempo “socio, competidor y rival sistémico”, dependiendo del ámbito político en cuestión. ¿Son separables esos ámbitos? “En la práctica parece difícil desvincular comercio e inversión, donde China es considerada socio, de seguridad y valores, donde China es vista como rival sistémico”, dice la analista Theresa Fallon. “¿Será la UE capaz algún día de relacionarse con China no a través de tres diferentes enfoques sino mediante un solo punto de vista?”, se pregunta. Fallon es directora del CREAS uno de los laboratorios de ideas de Bruselas dedicado a promocionar la estrategia de Washington hacia Rusia y Asia en la UE. Su pregunta resume muy bien la debilidad y ambigüedad de la actitud de la Unión Europea hacia China.

(Publicado en Ctxt) y Rebelion

Intimidar. Es la palabra que se ha venido utilizando para describir el chantaje y extorsión de la farmacéutica Pfizer con países latinoamericanos. Presuntos auténticos mercaderes de la salud de la humanidad, esta empresa ha exigido a esos Estados como garantía de pago, activos soberanos, según una reciente investigación.

AUDIO DE LA ENTREVISTA:

La ‘minuta’

Leoninas. Por no decir abusivas y propias de extorsión e intento de golpe de Estado. Así son las cláusulas que la farmacéutica Pfizer ha intentado imponer a los países latinoamericanos en los contratos de suministro de su vacuna contra el COVID-19, de acuerdo a una reciente investigación realizada por el Bureau of Investigative Journalism, que tiene su sede en Londres, con el apoyo del medio de investigación OjoPúblico desde Perú.Dice el viejo refrán, ‘no sólo hay que ser, sino que hay que parecer’. Y parecer, lo que se dice parecer a una empresa que se preocupa y ocupa de la salud y el bienestar de la población mundial en plena emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus, no es precisamente el caso de la imagen que Pfizer ha dado en y con Latinoamérica.

Misiles, bombas y fusiles de asalto por agujas. Así parecería haber mutado la estrategia guerrerista de invasión y ocupación de países soberanos por parte de EEUU: donde hasta ahora ha jugado Blackwater, bien podría hacerlo Pfizer. ¿Distintos métodos, mismos objetivos?Pfizer ha sido denunciada de intimidar a Gobiernos de países de América Latina. En las negociaciones para el suministro de su vacuna contra el coronavirus les ha exigido y por contrato, que esos países pongan sus activos soberanos, tales como bases militares, edificios de Embajadas o reservas de los bancos centrales, como garantía a cuenta de posibles y futuros litigios, incluidos arbitrajes internacionales.

“Pfizer negociando que se instalen bases militares si no se paga la vacuna? ¿Bases militares de qué país nos quieren instalar si supuestamente no abonamos la totalidad de las vacunas adquiridas?”, se pregunta el director de Dossier Geopolítico Carlos Pereyra Mele.

Añade que “todo esto llevó a que los principales países de América Latina no realizaran los contratos, y por supuesto se inició una campaña de desprestigio, liderada por los grandes complejos mediáticos de América, contra otras vacunas en la que ningunearon a las vacunas rusas, chinas, y todo lo que no fuera occidental, fundamentalmente proviniendo de la ‘Big Pharma’ de EEUU y algunas europeas”.

¿Billones en ganancias, cero en responsabilidades?

Pfizer también exigió que se les deslinde de responsabilidades de cualquier reclamo civil que se pudiera presentar a causa de efectos adversos tras la vacunación. Lo que en ‘criollo’ viene a ser ‘quedarse con la cerda, los cerditos, y la máquina de hacer chorizos’. Por eso se entiende que muchos países han rechazado acuerdos con esta empresa que intenta ejecutar una invasión en base a jeringuillas. Y por eso aquella frase de Bolsonaro de diciembre pasado:”La Pfizer es muy clara en el contrato: ‘Nosotros [la empresa] no nos responsabilizamos por cualquier efecto colateral’. Si te conviertes en un yacaré [caimán], es tu problema. Si te conviertes en superhombre, si le nace barba a una mujer o un hombre empieza a hablar fino, no tienen nada que ver”, disparó entonces el mandatario brasileño.Al respecto, Pereyra Mele reflexiona que “en 2020 se hablaba de que se venían cambios de actitudes en el mundo, una nueva forma de entender la vida. Lo que en realidad vino a desnudar el coronavirus son las profundizaciones de las diferencias, la profundización de la pobreza, y de que el alcance de ciertas facultades importantes de los países, estaban totalmente descontroladas. En este marco es donde se desenvuelve esta lucha ideológica entre Occidente y Oriente, que en un primer momento acusaba a China de ser causante del virus y de haberlo diseminado sin informar, a hoy, una lucha descarada por imponer condiciones a distintos Gobiernos sobre cómo adquirir este bien preciado en que se transformaron las distintas vacunas”.”Todo esto nos lleva a entender que el mundo es mucho más perverso que antes que estallara la crisis del coronavirus, que los grandes grupos financieros como BlackRock, que tiene fuertes inversiones en ese grupo farmacéutico, le importe ‘cero’ la vida humana, lo que vaya a ocurrir con el mundo por la pandemia. Sus únicos intereses son las gigantescas ganancias económicas-financieras, y además se garantizan del cobro de las mismas”, avisa Pereyra Mele.

Video de la Conferencia Cierre de las “Implicancias estratégicas de la visita Papal a Irak”; Conversatorio Organizado por el Instituto de Filosofía y Geopolitica siglo XXI y la Universidad de Teherán Irán realizado el 9 de marzo de 2021 15 hs (Argentina) 21,30 hs (de Teherán). Disertaron: Dr. Miguel A. Barrios; Lic. Carlos Pereyra Mele; Master Sheij Abdul Karim Paz y el Director de la Señal de los Medios Gabriel Fernandez. Así damos un cierre que se inició con la Conferencia del día 5/3/2021, analizando la importancia de la visita del Papa Francisco al corazón del mundo Islamico Chií.   

EE.UU. ha presentado sus credenciales en materia de seguridad nacional y el documento no deja ninguna duda de que Biden pretende separar muy bien a los que considera buenos y malos. Javier Rodríguez Carrasco analiza en ‘El Zoom’ si aquellos a los que llama aliados no se convertirán en súbditos y si el hecho de señalar a Rusia y a China como amenazas globales no es más que su estrategia para confeccionar una hegemonía mundial encubierta. Panelistas el director académico de Dossier Geopolitico: Miguel A. Barrios y nuestro colega en España Enrique Refoyo de Geopolitica.ru