Entrevista de Javier Benítez a Carlos Pereyra Mele

Sérgio Moro, exministro de Justicia de Brasil y hombre del riñón del presidente, Jair Bolsonaro, golpeó la mesa en el Palacio de Planalto y echó más gasolina a un incendio que devora a la política en su país y deja en una posición delicada al jefe de Estado. Se fue, tirando de la manta, y dejando al descubierto a Bolsonaro.

AUDIO: https://mundo.sputniknews.com/popup/radio/?audio_id=80188467

Capturas de pantalla de una presunta conversación que mantuvo con Bolsonaro. Fue lo que publicó el medio Jornal Nacional-Globo, tras haberlas recibido del propio Sérgio Moro. El contexto: el presidente pide interferir en la investigación de sus diputados aliados.

Moro apeló a la filtración para dar sustento a las acusaciones que lanzó contra Bolsonaro, quien al cesar a Mauricio Valeixo como director de la Policía Federal, ejerció sobre esta institución una interferencia política. Un extremo que Bolsonaro rechazó y Moro ejecutó la acción apenas renunciar a su cargo.

Tras la negación por parte del mandatario, Globo le pidió a Moro que presentara pruebas que respaldaran sus acusaciones. Algo que hizo y desató el escándalo que se suma a los anteriores que viene protagonizando la Administración Bolsonaro.

En opinión de Carlos Pereyra Mele, director de Dossier Geopolítico, la complicada situación de Brasil cobra relevancia a nivel regional por la importancia que tiene, en parte por su ubicación geoestratégica –limita con 10 países en América del sur–, y por su dimensión y potencialidad económica.

“En este escenario se han venido desarrollando en los últimos años unos cambios copérnicos en lo que es la política nacional e internacional que venía sosteniendo Brasil durante décadas”, explica el analista en referencia a los anteriores Gobiernos del país sudamericano.

La fama le precede a Moro quien fue el juez que hizo detener al expresidente Luis Inácio Lula da Silva, lo que le impidió que fuera candidato a la presidencia en las elecciones que finalmente ganó Bolsonaro, apunta el experto.

Lo que subyace en la renuncia y posterior denuncia de Sérgio Moro, de acuerdo a Pereyra Mele, “es el intento de Bolsonaro de manipular las investigaciones de la Policía Federal para eliminar las investigaciones sobre sus hijos [aparte de los diputados], fuertemente comprometidos con negociados y con desviaciones de investigaciones de crímenes”.

La importancia de Sergio Moro radica en que fue “el hombre que incorporó a las clases medias urbanas al bolsonarismo a través de la famosa presencia de la lucha contra la corrupción, el honestismo, etc. Todo un modelo que se vino trabajando en Brasil a través de los medios de comunicación para implementar la posibilidad de un cambio político, que previamente fue acompañado con el impedimento a Lula da Silva de ser candidato, pero también de un golpe palaciego que dieron a la expresidenta Dilma Rousseff”, detalla Pereyra Mele.

Según el analista, Bolsonaro “quiere funcionar a través de un modelo que se llama ‘parálisis institucional’, porque como ha perdido sus alianzas en las Cámaras de diputados y senadores, esto lo ha llevado a apoyar las últimas manifestaciones que hemos visto pidiendo la intervención al Parlamento, o sea, prácticamente instaurar una nueva dictadura. Esta es la realidad de hoy de Brasil”, concluye Carlos Pereyra Mele.

Carlos Pereyra Mele

Tal vez el mayor destacado es que la Nación “verdeamarela” dirigida por Jair Messias Bolsonaro ha superado en un aumento vertiginoso el mojón chino en el peligroso camino de ascenso a la cima de Covid 19, acusando 87.187 contagiados y 6.006 fallecidos

El “scratch du oro” se dirige raudamente al próximo hito en la ruta que es el escalón de los 100.000 contagiados, para pasar a formar parte del pequeño y selecto grupo de países que conforman la “élite” de la pandemia que hasta ahora son nueve. El ministro de salud de Brasil, Nelson Teich dice que podrían alcanzar la cifra de 1.000 muertes diarias imputables al virus [1], si continua el ritmo de crecimiento de la pandemia con 6.000 a 7.000nuevos casos detectados por dia. 

El estado de Maranhao en el noreste de Brasil acaba de adoptar el confinamiento total [2]; es el primero en hacerlo por el incontrolable crecimiento de los contagios y el colapso de su débil sistema sanitario. Sin dudas Brasil está atravesando una grave crisis sanitaria junto a una también grave crisis político institucional, cual más grave que la otra, que se retroalimentan. Brasil va camino a convertirse en el próximo centro de la pandemia.

El colapso brasileño de producirse va a tener consecuencias inimaginables para la Argentina, en especial una, que es alejar la posibilidad que juntos afrontemos el “eterno” desafio de la integracion latinoamericana imprescindible en estos tiempos. Por eso nos debe preocupar profundamente, la desgracia de nuestros hermanos y “adversarios” brasileños y el fracaso del “bolsonarismo” [3] debe conducirnos a una profunda introspección y autocrítica. 

Otra noticia es el estallido pandémico de la Rusia de Putin . El dia 15 de abril tenían 25.000 contagiados y 198 fallecidos, al día de hoy 114.000 casos positivos y 1.169 muertos, un crecimiento exponencial de la pandemia, pero con baja tasa de letalidad y mortalidad del virus. Habrá que seguir como sigue esto en la nueva Rusia que hasta ahora la sobrelleva con sobriedad y dignidad.

Una mención para la prolija y ordenada Alemania, con sus 163.000 contagiados y  sus 6.600  muertos, que con su reconocida eficiencia y minuciosidad teutónica trata de evitar que se le escapen los números de contagiados, y oscila entre ajustar el cierre o flexibilizar.

Una buena noticia, viene de Italia y España, caras a nuestros afectos han logrado relantizar el crecimiento de nuevos contagios y denuncian un número decreciente de muertos por dia, que oscilan en el rango de 250 a 300 casos. [4] y [5]

Por último las cabezas del mundo anglosajón, EEUU y el United Kington son los que más muertos y contagiados tienen en el mundo y mayor desmanejo muestran: son el centro de la pandemia. Con un desorden casi caótico y fracaso ruinosos en ambos, siendo el corazón y la mente de ese mundo (al que Francia adhiere por vocación de amanuense y deseos de pertenencia, a un mundo que no le pertenece por historia, cultura y religión). 

Y en este “fracaso del sueño americano e inglés”; no encuentran otra explicación a sus desgracias que echarle la culpa a los chinos. 

El Covid está desnudando la decadencia que marca el final de ese “occidente anglosajón” que sometió al mundo en los últimos 100 años y lo “formateo” según sus pautas culturales, sus valores y principios para colocarlo al servicio de sus intereses. 

El Covid, ese virus “que no tiene vida” pero mata, ha cerrado el ciclo de ese mundo viejo, y ante nuestros ojos desnuda su agotamiento, sus crueldades, sus miserias, sus debilidades,  sus contradicciones, sus vetustos paradigmas, sus mitos y falsedades y lo demuele sin piedad. 

El “Covi” con la crisis que ha desatado, le da inicio a la partida a ese mundo viejo y agotado….y con seguridad sin retono.

Dr. Antonio M. Mitre especial para Dossier Geopolitico

Adaptación y Notas: Carlos Pereyra Mele

[1] Ministro de Salud afirma que Brasil podría alcanzar las 1.000 muertes diarias por coronavirus http://www.motoreconomico.com.ar/america-latina/ministro-de-salud-afirma-que-brasil-podra-alcanzar-las-1000-muertes-diarias-por-coronavirus 

[2] Primer estado de Brasil adopta confinamiento total    https://www.dw.com/es/primer-estado-de-brasil-adopta-confinamiento-total/a-53300157 

[3] Yque ? dice Bolsonaro https://www.elobservador.com.uy/nota/-y-que-dice-bolsonaro-ante-la-cifra-de-5-000-muertes-por-coronavirus-en-brasil-2020429111737 

[4] Bajan las muertes en Italia

https://www.elmundo.es/internacional/2020/04/30/5eaaf5c4fc6c8397408b45c0.html

[5] Segundo dia en España con menos de 300 muertos por Covid-19

https://elpais.com/sociedad/2020-05-01/ultima-hora-del-coronavirus-en-espana-y-el-mundo-en-directo.html

[6] Estados Unidos registró 2.053 nuevas muertes por coronavirus y el total asciende a 62.906

https://www.infobae.com/america/eeuu/2020/05/01/estados-unidos-registro-2053-nuevas-muertes-por-coronavirus-y-el-total-asciende-a-62906/

Por Gonzalo Fiore Viani

Mientras el 50% del planeta aún se mantiene en cuarentenas más o menos estrictas, hay algunas excepciones. Un caso paradigmático de esto ha sido Vietnam. El país del sudeste asiático ha logrado salir durante esta semana de una cuarentena sumamente estricta, sin una sola muerte, y comenzando paulatinamente a retomar un ritmo relativamente normal. A pesar de que seguramente será golpeado por la falta de turismo –que impacta a nivel mundial-, todos los ojos del mundo están puestos sobre la experiencia vietnamita. El país estableció una de las cuarentenas más fuertes del mundo durante el mes de febrero, preocupado por las consecuencias que podría tener el constante intercambio de bienes, servicios, y personas con China. Como saldo, ha logrado contener la Covid-19 con poco menos de trescientos contagios y ninguna muerte. Si bien por ahora continúan prohibidas las grandes reuniones públicas, las clases retomarán la semana próxima y ya comenzaron a abrir fábricas en Hanoi y en la ciudad de Ho Chi Minh.

Prácticamente, desde el momento en que se conoció el brote originario en Wuhan, en enero, el gobierno de Vietnam decidió prohibir todos los vuelos provenientes desde China. A su vez, puso en cuarentena inmediata a todos los viajeros que llegaran desde distintos países, aunque no tuvieran síntomas de ningún tipo. El aceitado aparato de inteligencia estatal y del ejército vietnamita sirvió para rastrear los casos, uno por uno, y luego contenerlos. Evitando de esta manera que se produjera la tan temida transmisión comunitaria desde el minuto cero. El gobierno, encabezado por el presidente Nguyễn Phú Trọng y el primer ministro Nguyễn Xuân Phúc, desconfió de los datos que llegaban de China. Vietnam comprende las particularidades del sistema chino mucho mejor que Occidente e incluso que otros países asiáticos vecinos, debido a que comparte algunas cuestiones ideológicas. Por ello, entienden que en algunas ocasiones, las cifras oficiales no necesariamente son las verdaderas. Esta cautela le permitió tomar medidas inmediatas, sin esperar a que el virus se expanda hasta límites incontrolables.

Vietnam tiene una frontera terrestre de más de 1.300 kilómetros con la República Popular China. La cuál también fue cerrada apenas se conocieron los primeros casos. La influencia del Partido Comunista chino se mantiene en Vietnam desde finales de la guerra con los Estados Unidos, en 1975. A pesar de algunas fricciones y conflictos pasados, el país necesita las inversiones del gigante vecino para sobrevivir y es fuertemente dependiente de su economía. En 1979, fue invadido por la China de Deng Xiaoping debido a que Vietnam se encontraba alineado con la Unión Soviética dentro de la interna que atravesaban los países del entonces llamado bloque comunista. Vietnam había invadido unos meses antes la Kampuchea Democrática, actual Camboya, para terminar con el régimen genocida de Pol Pot y los Jemeres Rojos, por aquel entonces alineado con China. Más acá en el tiempo, se produjo una grave crisis diplomática en 2014. A causa de que la corporación estatal china, National Offshore Oil, instaló una plataforma petrolera en las islas Paracelso, situadas en el mar de la China, que pertenecen a Vietnam, pero por las cuáles mantiene una disputa territorial con la República Popular de China.

Conocido mundialmente por haber derrotado durante el Siglo XX a dos de los ejércitos más importantes del mundo, el francés primero, y el estadounidense después, ahora Vietnam también logró derrotar a la pandemia. A su vez, el gobierno vietnamita ya inició su propia campaña diplomática. Al igual que China, comenzó a enviar a distintos países kits de ayuda médica. Entre ellos, a Estados Unidos, donde envió medio millón de trajes protectores especiales la semana pasada, los cuales fueron agradecidos por el mismo Donald Trump en su cuenta de Twitter. Inclusive los shoppings volvieron a abrir, al igual que los mercados callejeros y los distintos comercios. A pesar de que la capital vietnamita, con 13 millones de habitantes, nunca terminó de parar por completo, la noticia de la vuelta de las actividades y el ritmo regular ha sido recibida con júbilo por sus habitantes.

El 29 de abril justamente se cumplieron 45 años de la reunificación de Vietnam. Tras la independencia de Francia, el país quedó dividido en Vietnam del Norte y del Sur. Cuando las fuerzas del Vietcong terminaron triunfando por sobre el ejército estadounidense y tomaron Saigon, actual Ciudad Ho Chi Minh, terminando así con la guerra de Vietnam y nuevamente convirtiendo al país en uno sólo. Por supuesto, no se realizará ningún tipo de acto masivo, como sí sucedió en 2015, cuando se cumplió el 40 aniversario. Sin embargo, el gobierno vietnamita, que sigue siendo comunista, al menos en los papeles, tiene nuevamente un gran logro para mostrar al mundo. Superaron, en una primera etapa, a una pandemia que todavía sigue manteniendo en jaque al resto de los países. Y que, dada su cercanía geográfica, política, cultural y comercial con el país donde se originó, podría haber significado una catástrofe humanitaria.

Publicado en diario Hoy Dia Cordoba https://www.hoydia.com.ar/opinion/153-analisis-internacional/68868-otra-guerra-ganada-para-vietnam.html

Análisis semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el equipo del Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

Club de la Pluma: Arte, Ciencia, Cultura, Derechos Humanos, Geopolítica, Deuda Externa, Relatos, Cuentos, Educación, Opinión, Editorial, Efemérides, Comunidades Originarias, Filosofía Y Mucho Más…

TEMAS

  • El Coronavirus vino para mostrar todo lo que estaba mal pero que nadie quería ver !
  • Ahora la situación nos muestra que la “última” globalización toca a su fin -la del Neoliberalismo-, a pesar de sus fanáticos defensores, que quieren sostenerla a capa y espada. 
  • Hoy el “centro” del mundo del siglo XXI, el Estado imprescindible,  etc., me refiero a los EEUU Los últimos 60 dias muestran una debilidad increíble, al no haber un plan nacional de salud, sin respuestas rápidas, racionales que hoy muestras números complicados más de 22 millones de desocupados en pocos días, más de 50000 muertos por Covid-19, dificultades con un elemento clave de su poderio, que fue el “control” mundial por parte de EEUU del petróleo; hoy sin precios afectando a su industria. Hoy EEUU muestra un quiebre en su unidad nacional, sus familias sobreviven con gigantes deudas, reducciónes salariales y ahora por primera vez una generación que reemplaza a otra no tiene un futuro mejor…Buscara la actual administración usar el recurso militar para tratar de ganar la reelección

Siempre una “peste” trajo cambio políticos sociales y económicas, y está vez no será distinto 

Escuchar más en:… 

Carlos Pereyra Mele

Acompañamos el Video de la Conferencia sobre la Geopolitica del Papa Francisco organizado por la “Pastoral Social de la Iglesia Católica Argentina”, a la que adhirió Dossier Geopolitico, dictada por el Prof. Dr. Miguel A. Barrios el próximo viernes pasado

Por Gonzalo Fiore Viani(*)

Por primera vez en la historia el precio del barril de petróleo alcanza niveles negativos en los Estados Unidos. Es decir, los productores están pagando por colocar el crudo en los mercados. Debido a la escasez sin precedentes de demanda, el valor de la materia prima se encuentra en el peor momento. El lunes, el valor del barril cerró a 37,63 centavos de dólar en los Estados Unidos, experimentando un brutal desplome del 305%, y llegó a cero al fin de la semana en los precios de referencia fijados por la West Texas Intermediate (WTI). Esto seguirá afectando a los países productores, y será un nuevo escollo que enfrentará un ya de por sí golpeado gobierno de Donald Trump. 

El presidente había basado el éxito económico de los primeros años de su Administración en la reactivación productiva de los estados petroleros. La Agencia Nacional de Energía (AIE) ya había asegurado, hace una semana, que este sería el peor año de la historia para el sector. En la cotización europea, el Brent, también se llegó a un mínimo histórico, por debajo de los 20 dólares por barril.

Estados Unidos es el mayor productor de crudo del mundo, por encima de Rusia y Arabia Saudita, con 12.000.000 de barriles diarios. El principal importador, a su vez, es China, que se beneficia de la caída de los precios al mismo tiempo que compra 12.500.000 barriles por día. A partir de la caída de la demanda producida por la pandemia, se agotaron los tanques de reserva estadounidenses. Por ello, de manera inédita, los productores llegaron a pagar para colocar el producto en el mercado. 

El país se encuentra virtualmente paralizado debido al coronavirus, aunque Trump llama constantemente a boicotear las cuarentenas establecidas por los gobernadores. En un sistema profundamente federal, el gobierno central no puede pasar sobre las decisiones de los estados federados, por lo que el plan del Presidente de reactivar la economía “lo más pronto posible”, deberá esperar a conseguir los consensos necesarios. Esto parece extremadamente complejo, ya que tanto la oposición como el Gobierno se encuentran con posiciones muy duras; en medio, además, de un año electoral.

De los 100.000.000 de barriles diarios que consumía el mundo previo a la pandemia, se pasó a 80.000.000 por día. Sin embargo, esto podría derrumbarse aún más con el correr de las semanas y los meses. La organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), anunció que reduciría su nivel de producción de 10.000.000 de barriles de crudo por día entre mayo y junio. La guerra comercial desatada durante marzo entre Rusia y Arabia Saudita había hecho caer el precio del barril a niveles históricos hasta entonces. Esto ya había afectado a la producción de crudo estadounidense. No obstante, la estocada final se la ha dado la paralización del país y el cese casi total del consumo. 

A partir del miércoles se estableció como precio de referencia mundial al WTI. Si bien experimentó algunas subas después del desplome del lunes, el panorama no parece muy optimista para los productores. En México se cerraron algunas fábricas temporalmente y se devaluó el peso respecto del dólar más de un 1% en un día. López Obrador (AMLO) aseguró que esto influirá fuertemente en la crisis de la economía mexicana y también en la caída de las finanzas a nivel global. 

Mientras tanto, en algunos países productores de Europa también se viene cotejando la posibilidad de cesar con la producción mientras duran los efectos inmediatos de la pandemia. Lo cierto es que, tomando en cuenta las cotizaciones a futuro, poco parece indicar que este no será el peor año en la historia del sector. Si algo ha quedado claro con esta situación es que el capitalismo no puede funcionar sin consumidores, y el mercado del crudo, por supuesto, no es una excepción.

Ni siquiera durante la crisis del petróleo de 1973, cuando la OPEP embargó las exportaciones petroleras de los países occidentales que habían apoyado a Israel en la guerra de Yom Kippur, el precio del barril estadounidense estuvo tan por los suelos. De entre todos los desafíos que enfrenta el país por estas horas, este podría ser uno de los que mayores golpes le aseste a su economía. Por primera vez, quizás, en la historia misma del capitalismo, se da la paradoja de que algunos de los principales vendedores del mundo tienen que pagar para poder colocar sus productos. Sin dudas, las naciones del planeta se encuentran frente a una disyuntiva histórica. Poco se sabe cómo terminará esta historia, pero también son pocos los que están en condiciones de asegurar que el futuro será exactamente igual al pasado. Seguramente, a quienes les toque analizar las problemáticas globales del futuro, utilizaran los tiempos de la pandemia como un parte aguas de la historia. 

(*) Abogado Experto en Politica Internacional Miembro de Dossier Geopolitico

Publicado en el Diario Hoy Dia Cordoba: https://www.hoydia.com.ar/opinion/153-analisis-internacional/68609-petroleo-pagar-para-vender.html

-Frank Bruni, columnista de The New York Times.

La idea de que está destinado por cuatro años más es pura superstición.

“Y él va a ser reelegido”.

No pasa un día sin que varios amigos -tanto Republicanos como Demócratas-, me digan eso. Es la coda contundente de una recitación repleta de los fracasos de Donald Trump durante esta pandemia. Es el gemido de rendición que le sigue al grito de incredulidad.

Decenas de miles de estadounidenses mueren; ¿Y qué hace el presidente? Difunde mala información. Siembra falsa esperanza. Reinventa la historia, reinventa la ciencia, parlotea sobre su supuesto heroísmo, se desgarra sobre su autoproclamado martirio y ataca a cualquiera que cuestione su infalibilidad. En lugar de liderazgo, grandilocuencia. En lugar de empatía, un snit irracional. “Y va a ser reelegido”.

Con ese estribillo realizamos una profilaxis espiritual. Nos preparamos para la desesperación.

Pero en algún momento, comenzamos a confundir un mecanismo de supervivencia con un análisis razonado. Comenzamos a tratar un tic verbal como si fuese una verdad inevitable.

Esto no es así. Si bien Trump puede estar esperando por otros cuatro años más, es posible que ya se esté autodestruyendo ante nuestros ojos.

¿Quizás un cálido rayo de sol es todo lo que necesitamos para eliminar el coronavirus? ¿Y si tan solo inyectamos desinfectante en nuestras venas?

Teorizó sobre ambas fantasías1 el jueves pasado, y bien podría haber subido al atril con un sombrero de papel de aluminio. Éstas son las divagaciones de un hombre abatido, desorientado y cada vez más desesperado.

Como informaron Katie Rogers y Annie Karni 2 en The Times, el presidente se siente aislado y en apuros, y siente pánico de perder ante Joe Biden en noviembre. Este estado mental, escribieron, impulsó su orden ejecutiva de detener la emisión de tarjetas de residencia3, que es precisamente el tipo de medida base al que recurre “cuando las cosas se sienten fuera de control”.

Él puede leer las encuestas tan bien como el resto de nosotros, y éstas demuestran que, mientras él permanece allí de pie todas las noches en la sala de reuniones de la Casa Blanca y se besa a sí mismo, los estadounidenses no están devolviendo los besos.

Hace un mes hubo mucho ruido con respecto a un ligero aumento en los números de aprobación de Trump4. Pero la verdadera historia fue su ligereza: los presidentes anteriores han experimentado mayores incrementos de aprobación durante las crisis, cuando los estadounidenses tienden a reunirse en torno a su líder. Para Trump no hubo tal concentración, solo un rencoroso beneficio incremental de la duda.

Un beneficio efímero, también. Su repunte rápidamente disminuyó, reuniéndolo con su modelo anémico. Según el promedio de encuestas de FiveThirtyEight, a fines del viernes por la tarde, se demostró que el 52.5% de los estadounidenses desaprueba su desempeño laboral. Solo el 43.4% lo aprueba.

Es cierto que sus calificaciones de favorabilidad no mejoraron en 2016 -de hecho, fueron peores- y de todos modos llegó a la Casa Blanca. Pero la disonancia de esa victoria podría explicarse en parte por lo que él representaba: una protesta contra el status quo. Ahora él es el statu quo, y los votantes han tenido la oportunidad de probar “la ruptura” que prometió. Sabe mucho a incompetencia.

Otros números cuentan una historia aún más aterradora para Trump. Actualmente, está detrás de Biden en los tres estados de campo de batalla que permitieron su victoria en el Colegio Electoral hace tres años y medio5: 6,7 puntos porcentuales en Pensilvania, 5,5 en Michigan y 2,7 ​​en Wisconsin, según el promedio de encuestas recientes de RealClearPolitics. Este sitio web también lo deja atrás por 3.2 puntos en Florida, un estado que ganó en 2016 y debe ganar nuevamente.

Ya solamente Wisconsin debería aterrorizar a Trump. En 2018, el gobernador republicano fue derrocado por un demócrata6. También lo fueron el teniente gobernador republicano y el fiscal general. Luego, este mes, los votantes de Wisconsin reemplazaron a un titular conservador en la Corte Suprema del estado por un retador liberal, su victoria no solo fue sorprendente sino también rotunda7. No hay forma de girar eso a favor de Trump.

Según las encuestas mensuales de Gallup8, el porcentaje de estadounidenses que indicaron satisfacción con la forma en que iban las cosas en el país se desplomó hacia el 30% en mediados de abril con respecto al 42% previo de mediados de marzo. Solo dos veces antes en las últimas dos décadas ha habido una disminución tan precipitada de un mes.

Tal vez esta caída fue un referéndum menos sobre la administración de Trump que un reconocimiento de la devastación del coronavirus. Pero tal vez no: las encuestas revelan que una mayoría significativa de estadounidenses cree que actuó demasiado tarde9 para detener la propagación del virus. Además, está fuera de sintonía con la evaluación de la mayoría de los estadounidenses de lo que será y no será seguro en este futuro inmediato.

En medio de los mensajes vertiginosamente mezclados, Trump ha apoyado el retorno a una apariencia de normalidad alrededor del 1 de mayo10 y ha reprendido a algunos gobernadores por encierros excesivamente impacientes. Pero en una encuesta realizada por The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research que se publicó el miércoles pasado11, solo el 12% de los estadounidenses dijo que las directivas de distanciamiento social y refugio en el lugar donde viven fueron demasiado lejos, mientras que más del doble ese número, un 26%, dijo que las precauciones no eran lo suficientemente estrictas. El 61% dijo que estaban en la marca.

En una encuesta de Washington Post-University of Maryland12, el 65% de los estadounidenses dijo que podría tomar hasta junio o más tarde para que las reuniones de 10 personas o más sean seguras. Y en una encuesta de Yahoo News / YouGov13, solo el 22% de los estadounidenses apoyó a los manifestantes que han estado exigiendo el fin de las restricciones de sus estados, mientras que el 60% se opuso a ellos. De todas maneras, el presidente Trump los ha motivado.

¿Está siguiendo algún instinto o simplemente agitándose irracionalmente? Yo voto por lo último. Últimamente se ha estado contradiciendo a si mismo15 a un ritmo completamente nuevo y en un grado completamente nuevo, y ha socavado los puntos de discusión de su propio partido.

Como Jonathan Martin y Maggie Haberman informaron en The Times16, los republicanos han desarrollado una estrategia para evadir cualquier responsabilidad por la respuesta de Trump a la pandemia al culpar y demonizar a China. “Pero hay un impedimento potencial para el plan G.O.P: el propio líder del partido “, escribieron Martin y Haberman, señalando que Trump “ha enturbiado los esfuerzos republicanos para criticar a China” al continuar congraciándose con el presidente Xi Jinping. Dicha táctica ciertamente complica los esfuerzos de los republicanos para pintar a Biden como un títere de los chinos. No pueden tener éxito con su nuevo apodo para él, “Beijing Biden”, si “Tiananmen Trump” suena más cierto.

Además, los pronunciamientos más optimistas de Trump sobre la liberación inminente de la miseria actual 17 representan una apuesta más grande que las muchas otras que ha tomado. Si se equivoca, no habrá nada que lo oculte. Si es imprudente, el costo es la vida de los estadounidenses.

Lo sé, lo sé: es Trump. Lleva el arma secreta de su espectacular desvergüenza, lo que significa que recurrirá a tácticas y mentiras que ni siquiera los oponentes más inescrupulosos intentarían. Él destruirá lo que debe mientras pueda gobernar sobre los restos.

Y las leyes habituales de la naturaleza no se aplican a él. Fue atrapado en una cinta presumiendo de agarrar a las mujeres por la entrepierna. No importó. Obtuvo casi tres millones menos de votos que Hillary Clinton. Aun así, ganó. Si no fue encontrado culpable de coordinación elaborada con los rusos, se demostró que estaba abierto a ello. Continuó moviéndose a través de su grave abuso de poder al tratar con Ucrania, y obtuvo su merecida acusación por ello.

Él es Houdini, él es Scheherazade, él es todos los artistas de escape de la historia y la ficción, consolidándose todo en uno, con una cobertura dorada-naranja. Tiene una suerte más allá de lo imaginable. Pero aquí está la cuestión de la suerte: se acaba.

Se habla incesantemente de cuán ferviente es su base, pero los muchos estadounidenses horrorizados por él tienen una impaciencia acorde. Por cada Sean Hannity, hay una Rachel Maddow. Por cada Kellyanne Conway, un George Conway. Ella y sus semejantes pueden ser astutos en su defensa del presidente. Él y su tribu son aún mejores en su evisceración.

¿Y qué sucederá con la diáspora de refugiados de la administración Trump? ¿Qué pasará con las personas como Rick Bright, el científico del gobierno que dice que fue despojado de su papel principal en la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus, porque se negó a repetir como un loro las medidas sanitarias de Trump? Predigo que a medida que se acerca noviembre, más y más exiliados hablarán, compartiendo historias alarmantes de la vida dentro del salón de espejos del presidente. Trump, a su vez, murmurará sobre el “estado profundo”, pero la frase no perdurará cuando se quede con un charco tan superficial de charlatanes a su alrededor, y cuando haga de sí mismo un tonto.

No me digas que sus sesiones informativas nocturnas son solo una nueva versión de sus viejas reuniones en estadios; el telón de fondo de profundo sufrimiento las hace exponencialmente más difíciles de soportar. Los estadounidenses que se sienten cómodos con ellas estaban borrachos de Trump hace mucho tiempo. Los impertinentes ven y oyen al presidente por lo que es: un showman sordo que considera todo, incluso una montaña de cadáveres, como un escenario.

TRADUCCION: NATALIA ARIAS Investigadora Jr de Dossier Geopolitico. Estudiante de Ciencia Politica en la Universidad Catolica de Cordoba

  1. https://www.nytimes.com/2020/04/24/health/sunlight-coronavirus-trump.html
  2. https://www.nytimes.com/2020/04/23/us/politics/coronavirus-trump.html
  3. https://www.nytimes.com/2020/04/21/us/politics/coronavirus-trump-immigration-ban.html
  4. https://www.nytimes.com/2020/03/27/opinion/sunday/coronavirus-trump-polls-approval.html
  5. https://www.washingtonpost.com/news/the-fix/wp/2016/12/01/donald-trump-will-be-president-thanks-to-80000-people-in-three-states/
  6. https://www.nytimes.com/2018/11/07/us/elections-wisconsin-governor-evers-walker.html
  7. https://www.nytimes.com/2020/04/13/us/politics/wisconsin-primary-results.html
  8. https://news.gallup.com/poll/308675/trump-job-rating-slides-satisfaction-tumbles.aspx
  9. https://www.people-press.org/2020/04/16/most-americans-say-trump-was-too-slow-in-initial-response-to-coronavirus-threat/
  10. https://www.washingtonpost.com/politics/trump-wants-to-declare-country-open-by-may-1–but-the-reality-will-be-much-slower/2020/04/14/42f7a318-7e5e-11ea-a3ee-13e1ae0a3571_story.html
  11. https://apnews.com/9ed271ca13012d3b77a2b631c1979ce1
  12. https://www.washingtonpost.com/politics/most-rate-trumps-coronavirus-response-negatively-and-expect-crowds-will-be-unsafe-until-summer-post-u-md-poll-finds/2020/04/20/0b436dda-833b-11ea-a3eb-e9fc93160703_story.html
  13. https://news.yahoo.com/yahoo-news-you-gov-coronavirus-poll-most-americans-reject-antilockdown-protests-124259347.html
  14. https://www.nytimes.com/2020/04/17/us/politics/trump-coronavirus-governors.html
  15. https://www.nytimes.com/2020/04/08/us/politics/trump-coronavirus-news-briefings.html
  16. https://www.nytimes.com/2020/04/18/us/politics/trump-china-virus.html
  17. https://www.washingtonpost.com/graphics/2020/politics/trump-coronavirus-statements/
  18. https://www.nytimes.com/2020/04/22/us/politics/rick-bright-trump-hydroxychloroquine-coronavirus.html

Por Enrique Lacolla

Con esperable coherencia y aún más pronosticable cinismo los prohombres del neoliberalismo iberoamericano han salido a criticar como “autoritarias” las políticas de emergencia adoptadas por algunos gobiernos frente al Covid 19.

Uno no sabe si reír o llorar cuando lee documentos como el firmado por el escritor Mario Vargas Llosa y el ex presidente Mauricio Macri, refrendado por una larga fila de exponentes del llamado pensamiento neoliberal y por figuras representativas del establishment político y económico de América latina y algunos países de Europa. Ricardo López Murphy, Patricia Bullrich, Marcos Aguinis, Julio Sanguinetti, Álvaro Uribe Vélez, Fernando Savater, Luis Lacalle, el ex presidente de México Ernesto Zedillo y el empresario farmacéutico argentino Alejandro Roemmers, son algunas de las firmas que figuran al pie. La mayoría de los muchos firmantes son potentados. Otros pertenecen a la gleba de bien rentados sirvientes oficiosos del poder sistémico. El propósito del documento es atacar a los intentos de disciplinamiento de la economía a que la irrupción del corona virus está obligando a muchos gobiernos del mundo. Su núcleo conceptual está expresado en sus párrafos finales:

“A ambos lados del Atlántico resurgen el estatismo, el intervencionismo y el populismo con un ímpetu que hace pensar en un cambio de modelo alejado de la democracia liberal y la economía de mercado. 

Queremos manifestar enérgicamente que esta crisis no debe ser enfrentada sacrificando los derechos y libertades que ha costado mucho conseguir. Rechazamos el falso dilema de que estas circunstancias obligan a elegir entre el autoritarismo y la inseguridad, entre el Ogro Filantrópico y la muerte. “

El “Ogro Filantrópico”… El Ogro Filantrópico es el Estado, cuando no se pone al servicio del capital privado. Hablar de sacrificios es también un despropósito. ¿De quiénes son los derechos y libertades que ha costado mucho conseguir? ¿Y a quiénes les han costado mucho? “Las penas son de nosotros, las vaquitas son ajenas” cantaba Atahualpa. Todos los derechos y privilegios que el neoliberalismo ha conquistado en el último medio siglo han provenido del despojo, el atropello y el saqueo de las grandes mayorías. La especulación, la fuga de divisas, la conversión de la economía en una timba donde el dinero se reproduce por sí mismo y no se emplea en la solución de los problemas concretos sino en el montaje de un mecanismo que se ocupa de succionar los recursos de los países más débiles poniéndolos en el cepo de una deuda eterna sin cesar renovada, arrancándoles cualquier posibilidad de invertir en su propio desarrollo…, son los rasgos de la llamada democracia liberal de mercado. Incluso los países desarrollados de occidente –el padre de la criatura- tienen problemas cada vez mayores para regentar esta evolución: el desempleo crece, la juventud carece de metas, la demografía cae y en consecuencia la Unión Europea y EE.UU. se convierten en el receptáculo de una emigración que no desean, pero que necesitan y que ellos mismos incentivan con políticas que apuntan a lograr el control de la periferia desestructurando sus configuraciones nacionales; políticas cuya secuela son las guerras y los desplazamientos poblacionales que arrastran su miseria de un punto a otro del mapa.

Este es el saldo que dejan cuarenta años de capitalismo salvaje. Ahora el Covid 19 viene a transparentar la urgencia de la situación, lo insostenible del sistema, la necesidad de al menos una planificación flexible de la economía. ¿Y a esto cómo responden las “fuerzas vivas” del país? Con la denuncia a un presunto autoritarismo, cuyas puntas estarían dadas por el prudente manejo que se está dando a la cuarentena, que prevé una salida gradual de la misma, y con el requerimiento de una contribución única a las grandes fortunas para ayudar a sostener el andamiaje económico en la situación de crisis extrema que tanto la pandemia como el desquicio que produjo el anterior gobierno -el gobierno de los ricos- en la economía. Son dos requerimientos naturales, modestos y necesarios para poner una punta de racionalidad en una situación que puede escaparse de las manos en cualquier momento.

Pero las proposiciones sensatas, y más aún si son generosas y nobles, repugnan al capitalismo salvaje. Y así tenemos a los figurones del establishment argentino rasgándose las vestiduras porque deben oblar un mínimo de sus portentosas fortunas para el bien general, y exigiendo una inmediata reanudación de la actividad laboral para mantener un flujo económico que seguramente es indispensable, pero para el cual quienes ponen el cuerpo son las masas de gente que se desplazan en los medios masivos de transporte, sitio ideal para dispersar los virus, mientras que los capitostes de la industria o las finanzas permanecen al reparo, conectándose virtualmente desde sus mansiones o moviéndose en sus propios automóviles o helicópteros. Mientras ventean, en la actual crisis y en el desorden y la depresión que se asoman en el mundo entero, una oportunidad para concentrar aún más riqueza bajando la mano sobre empresas, yacimientos o industrias que se bambolean al borde de la quiebra por, entre otras cosas, la brutal baja en el precio del crudo. A la vez que no dejan de advertir, con un escalofrío que les recorre la espalda, los chispazos que empiezan a dejarse ver al final del túnel y que podrían preanunciar un cambio de modelo.

Así pues, con engolada importancia, se tornan en pródigos consejeros de cómo hay que encarar la crisis. El fondo no confesado de su pensamiento es la reapertura de la economía a todo vapor; total, los trabajadores que enferman o mueren siempre pueden ser reemplazados por otros desesperados que esperan su oportunidad para conseguir un empleo, mientras que los dueños de la pelota cuidan la ropa y se dedican a contar las bajas colaterales que produce su inclemente proceder. No es la primera vez que pasa esto en la historia: Bocaccio situó los cuentos de su “licencioso” Decamerón en el ambiente de los jóvenes de buena familia que escapaban de los estragos de la Peste Negra en los hermosos paisajes de la campiña en torno a Florencia.

Ahora bien, esta deplorable imagen de indiferencia moral no puede ocultar los datos de la realidad. El mundo, y nuestro país en particular, están pasando por una coyuntura de las más difíciles. A Alberto Fernández le ha tocado bailar con la más fea. Al desastre económico heredado se le ha sumado la pandemia, que exige un manejo en extremo delicado y que trae en su estela el hundimiento del precio de las “commodities”; en primer lugar el de los combustibles, dejando en el aire la esperanza de recuperación que suponía la explotación de Vaca Muerta. “El campo”, mientras tanto, se niega a liquidar a la baja a parte de su stock acumulado y pone el grito en el cielo ante cualquier insinuación de reforma impositiva que grave sus hasta hace muy poco fabulosas ganancias. Junto a estas preocupaciones, hay que lidiar con los fondos buitres que amenazan con arrastrarnos nuevamente a los tribunales de Nueva York (otra herencia de la era neoliberal, en su etapa menemista). Una delicia.

En medio de este desbarajuste, sin embargo, hay que agradecer a la oportunidad que supimos darnos al votar al actual gobierno, cerrándole el paso a la fauna conservadora del PRO o del PRO ampliado. ¿Podemos imaginarnos lo que sería en la Argentina en ese momento si este desquicio hubiese de ser manejado por Macri y su banda?

FUENTE: http://www.enriquelacolla.com/sitio/notas.php?id=642

Sergio Moro, representaba en este desgobierno brasileño a esa derecha vinculada al empresariado y al discurso del “honestismo”. Y a la manipulada “clase media” confundida y aturdida por un plan comunicacion planificado desde los grandes medios que con informaciones falsas y prejuicios sin ‘pruebas” condenó e impidió que Brasil tuviera otro destino que no sea el actual aquelarre, de retroceso económico, social y de dejar de tener una presencia internacional Global y Regional fuerte por una política exterior de alineación a las directivas de Washington. Que la aislaron del Grupo BRICS y de la Integracion suramericana.

Moro fue convocado por Bolsonaro para obtener el apoyo de las clases medias que se levantaron contra el Partido de los Trabajadores (PT) de Lula por el escándalo de Lava Jato, y esa representación ahora se ha caído del gobierno.

Ahora este gobierno de Bolsonaro continuará a la deriva y con una espada de Damocles sobre su cabeza, con la segura iniciación de un Juicio Político ya que el fiscal general de Brasil, Augusto Aras, solicitó formalmente a la Suprema Corte una autorización para investigar las denuncias de Moro contra el presidente, porque “la dimensión de los episodios narrados en la declaración del ministro (Moro) revelarían la práctica de delitos, imputando al presidente, pero también podría caracterizar el delito de denuncia calumniosa”.Por ello DOSSIER GEOPOLITICO sostenedor de que la única salida estratégica que tiene Suramerica después de esta pandemia es la consolidación de un estado continental fuerte, Y para ello necesitamos a un Brasil sólido fuerte y participativo del destino del espacio geográfico que comparte con el mundo Hispanoparlante es que difundimos el siguiente Video: –“El odio” describe la campaña de desprestigio impulsada contra Lula da Silva y el Partido de los Trabajadores en Brasil, demostrando cómo ese proceso catapultó a Jair Bolsonaro a la presidencia. El audiovisual realizado por el documentalista argentino Andrés Sal.lari también detalla la participación protagónica del juez Moro, de los medios de comunicación y de Washington en toda la operación.- Que condeno a esta decadencia al actual Brasil que fue planificada por los poderes extracontinentales y con el rol de la derechas liberales y el protestantismo militante en Brasil para entender y comprender el modelo de guerra Híbrida a la que fue sometida la nación Verde Amarilla. y que se entienda en toda América latina el “modelo”

Tras la reciente publicación del libro “Análisis estratégico sobre el panorama mundial en tiempos de la pandemia, desde la Argentina” de la editorial dependiente de la Universidad Nacional de Jujuy; Tiempo de Jujuy entrevisto al Dr. Miguel Barrios, uno de sus autores, para que nos explique de que forma la pandemia del coronavirus está afectando geopolíticamente al mundo.

Prof. Dr. Miguel Ángel Barrios: Dr. En Educación (Universidad Tecnológica Intercontinental – UTIC. Asunción Paraguay). Dr. En Ciencia Política (Universidad del Salvador. Buenos Aires. Argentina). Diploma en Relaciones Internacionales. (Universidad Complutense de Madrid. España). director academico de Dossier Geopolitico; Profesor. Investigador. Consultor. Autor de más de 15 obras de política latinoamericana.

_ ¿Qué es la geopolítica?

_ La geopolítica es disciplina que abarca, de forma transversal, a todas las Ciencias Sociales. En sus comienzos en el siglo XIX era considerada una ciencia autónoma; pero hoy, en mi opinión, es considerada una disciplina.

Solamente los estados o los poderes que ocupen las diferentes dimensiones del espacio poseen poder real

El objeto de estudio de la misma, es la relación de los poderes de los estados y también de las unidades políticas sin territorio en la lucha por los espacios. Es decir es la lucha a lo largo de la historia por ocupar los espacios que nunca son neutros.

La historia es tiempo y espacio, y desde el punto de vista de la geopolítica en esta se da la lucha por la territorialidad.

Solamente los estados o los poderes que ocupen las diferentes dimensiones del espacio poseen poder real, hoy los niveles de espacio de la geopolítica, debido al avance tecnológico de la mundialización, son cinco. Estos son tierra, agua, el aire, espacio ultraterrestre o satelital y el ciberespacio. Los estados deben tener las capacidades de manejarse en los cinco niveles de espacios.

En el caso del agua es como recurso o bien, que cada vez es más escaso, y porque el 80% del comercio se sigue realizando a través de este.

En el caso de américa del sur es una potencia geopolítica, desde el punto de vista de los recursos naturales y materias primas.

Las guerras que se vienen son dos, una es por los recursos naturales y la otra es la cibernética. En la del ciberespacio se encuentra la ciberseguridad y ciberdefensa.

_ ¿Qué se entiende por orden mundial?

_ En política internacional la palabra orden no tiene la misma aplicación que en el lenguaje cotidiano, ya que significa armonía. Para la política internacional el orden es un acuerdo o desacuerdo, entre dos o más actores, sobre los espacios de poder mundial.

_ ¿Cómo era el orden mundial hasta noviembre del 2019?

_ El año pasado se produce el estancamiento de Estados Unidos en el medio oriente, concretamente en Siria, en su búsqueda de llegar a Irán ya que este era su real objetivo para centrarse desde allí contra China. Esa estrategia comenzó en el año 2017.

Cuando implosionó la Unión Soviética parecía que Norte América había ganado por la caída de un extremo de la bipolaridad y con ese evento se llegaría al cierre de la historia. Luego siguió la post guerra fría, que fue el intento de los Estados Unidos, a fines del siglo XX y principios del siglo XXI, de instalar un imperio militar global unipolar durante el gobierno de George W. Bush (h) con la invasión a Asia.

Posteriormente, en la crisis mundial del año 2008 se produce el estancamiento militar y el ascenso geoeconómico de China, con una revolución industrial inédita, ha generado un mundo multipolar en el cual los actores que emergieron fueron EE. UU, de hecho, China; Rusia y la India. Con características de Estados de dimensiones geopolíticas continentales, es decir bioceánicos.

El estancamiento de algunas políticas de Estados Unidos da origen a un mundo multipolar; en donde este deja de ser el único actor en la política internacional y comienzan a aparecer otros países en la escena.

En el caso de Europa entró a un signo de interrogante, porque no lograron la unidad militar ya que quedó prisionera de sus diferencias culturales. Hay tres elementos que hay que distinguir en el Unión Europea que son la OTAN, que es el brazo armado dirigido por cada uno de sus integrantes, el pacto del Tratado de Roma por el que se fueron incorporando distintos países, y la Eurozona  por el cual muchos países adoptaron el Euro como moneda sin ser miembros de la UE.

Por ejemplo Turquía forma parte de la OTAN pero no de la UE y Reino Unido formaba parte de la UE pero nunca adopto el Euro como monedo.

Otro gran interrogante es la de América del Sur por la constante tensión en el enfrentamiento de las doctrinas del Bolivarismo y el Monroismo.  El Bolivarismo es el intento de Simón Bolívar, en el año 1826, en el congreso de Panamá de lograr la unidad continental y el Monroismo es la declaración unilateral del presidente norteamericano, James Monroe, mal llamado intento de unidad pero panamericana, es decir como apéndice de Estados Unidos.  Es decir integracionismo versus panamericanismo.

_ Ante este escenario ¿Qué debe hacer América Latina?

_ Hoy, en mi opinión, no nos queda otra cosa que la integración de América del Sur, más allá de la coyuntura de los gobiernos, a pesar de que esto con Bolsonaro sea muy difícil, porque el núcleo de este proceso es la alianza de Argentina y Brasil.

Por otra parte, hay Estados que no son continentales pero por su carácter regional son muy importantes como son los casos de Turquía e Irán, este último nuclea el mundo Islámico.

_ ¿Son agentes de cambio en la dinámica mundial las epidemias y las pandemias?

_ Yo pienso que sí. A lo largo de la historia toda pandemia ha generado crisis y cambios en diferentes órdenes, lo que sucede es que no suelen percibirse con facilidad al principio. Debemos entender a la crisis es un momento de inflexión o decadencia

Si se lo observa desde el punto de vista estratégico y desde la evolución histórica, podemos ver rápidamente. Por ejemplo, la crisis de las ciudades griegas, fueron producidas por las pestes que comenzaron en Atenas, que data de la guerra del Peloponeso, aproximadamente, en 430 a.c.; a partir de esto entran en decadencia las ciudades griegas porque emerge el imperio de Alejandro.

La modernidad es influida significativamente por la peste negra, a llegar esta desde Asia a Europa, alrededor del año 1350, trajo una crisis económica por la falta de mano de obra. Ahí es cuando aparecen muy lentamente los gremios, porque los campesinos tienen un margen para poder negociar. Sin la peste negra es impensable la modernidad.

Luego, la Gripe Española, en 1918, mal llamada así porque comienza en Estados Unidos y después toma fuerza en España y produce el fallecimiento de cincuenta millones de personas. Las medidas y efectos eran muy similares distanciamiento social, barbijo, crisis económica e higiene.

En las pandemias siempre hay un cambio de época que va más allá de una crisis sanitaria. En el caso del coronavirus, no podemos encapsularnos en su origen es decir si fue Estados Unidos o China, si es natural o de laboratorio. Porque eso hoy no nos conduce a ningún lado, hablando desde la geopolítica, las investigaciones científicas con el tiempo lo determinaran. En el laboratorio de Wuhan trabajaban especialistas tanto ambos países.

_ ¿De qué forma afectó el coronavirus al orden mundial?

_ Esta pandemia es la primera en un mundo globalizado y multipolar, que replantea al capitalismo generando una crisis en tres niveles. La primera es sanitaria, la segunda es económica social y el último es ambiental.

De estos niveles de crisis se desprenden cuatro niveles de gestión, para ir bajando a la política, la gestión de la pandemia, la gestión de la economía, la gestión del confinamiento social y la reconfiguración del orden internacional.

Si analizamos la reconfiguración del orden mundial vemos un potenciamiento de China, una crisis importante de Estados Unidos a tal punto de que tres semanas tiene 22 millones de personas que están solicitando un seguro de desempleo, y una crisis económica inédita que la llevó a un decrecimiento, al punto que pone en riesgo la reelección de Donald Trump. El ocaso de Europa y al mismo tiempo el fortalecimiento de Rusia y una serie de interrogantes en África y América Latina.

Estamos en la fase del agotamiento, casi definitivo, del período neoliberal de la globalización.

Estamos en la fase del agotamiento, casi definitivo, del período neoliberal de la globalización.  Porque la globalización o mundialización comenzó en occidente hace cinco siglos con los descubrimientos geográficos, el capitalismo, la burguesía industrial y el sistema bancario entre otros elementos. El mundo se transformó en un solo sistema, es un proceso histórico y multidimensional.

Muchas veces desde la ideología se confunde esto y se toma como sinónimo de globalización el neoliberalismo, pero este es solo un subperíodo de la globalización, y ahora el mundo está comenzando otro que todavía no se puede definir cuál es.

A partir del coronavirus se pone en discusión que una elite global, denunciada hasta por el Papa Francisco, a través del poder financiero generaba una inequidad más poderosa que los Estados. El dogma de este grupo siempre fue el mercado gobierna y la política administra. Esto hoy terminó y el estado debe volver a asumir su rol en sus actividades espaciales y estratégicas.

_ A China se le acusa de un manejo poco transparente de la información del coronavirus ¿Cómo afecto esto a ese país en el plano de la política internacional?

_ La gestión de como trato la enfermedad China es una agenda occidental, en un mundo multipolar, no se puede analizar a este país solamente desde la óptica de occidente. Por ahora todos estos planteos son parte del terreno de las hipótesis. No se puede obviar la potencialización de China, Estados Unidos acusa a ese país que no ha tenido mucho impacto por el momento.

A quedado al descubierto que el 80% de los insumos farmacéuticos y tecnológicos, relacionados a la medicina, en el mundo son producidos por China y la India, desde barbijos hasta respiradores.

FUENTE: https://tiempodejujuy.com.ar/04/2020/miguel-barrios-en-las-pandemias-siempre-hay-un-cambio-de-epoca-que-va-mas-alla-de-una-crisis-sanitaria/?fbclid=IwAR3bOGNnbogUc7fUyJF2TH6J4RZomydlqBzSlniRC4lnwKw72-LlyrdwcJQ