Entrevista realizada al Director de Dossier Geopolitico Lic. Carlos Pereyra Mele; la Periodista Luisa Valmaggia y Hugo Gulman para el Programa «Abrir el Juego» de Radio Cooperativa de BsAs «La 770», sobre Afganistan y consecuencias del mismo en America del Sur.

Equipo de Abrir el Juego: El Analista político internacional, en diálogo con Abrir el Juego, nos da su mirada sobre la situación en Afganistán.

AUDIO:

Lic. Carlos Pereyra Mele – Director del Equipo Dossier Geopolítico

Mi análisis sobre Afganistán y las lecciones que debemos aprender los Latinoamericanos de lo acontecido con la deshonrosa derrota de EEUU y la OTAN. Para la Radio de la Ciudad de San Francisco de Córdoba Argentina

AUDIO

El 12 de agosto de 2021 será el día en que los talibanes vengaron la invasión de Estados Unidos y dieron el golpe que derribó a su hombre en Kabul. Articulo autorizado para Dossier geopolitico por su Autor Pepe Escobar

Pepe Escobar Asia Times 13 de agosto 2021

12 de agosto de 2021. La historia lo registrará como el día en que los talibanes, casi 20 años después del 11 de septiembre y el posterior derrocamiento de su reinado de 1996-2001 por los bombardeos estadounidenses, asestaron el golpe decisivo contra el gobierno central en Kabul.

En una guerra relámpago coordinada, los talibanes casi capturaron tres centros cruciales: Ghazni y Kandahar en el centro, y Herat en el oeste. Ya habían capturado la mayor parte del norte . En su forma actual, los talibanes controlan 14 (la cursiva es mía) capitales de provincia y contando.

A primera hora de la mañana, tomaron Ghazni, que se encuentra a unos 140 kilómetros de Kabul. La carretera pavimentada está en buen estado. Los talibanes no solo se están acercando cada vez más a Kabul: para todos los propósitos prácticos, ahora controlan la arteria principal del país, la autopista 1 de Kabul a Kandahar a través de Ghazni. 

Eso en sí mismo es un cambio de juego estratégico. Permitirá a los talibanes rodear y asediar Kabul simultáneamente desde el norte y el sur, en un movimiento de pinza. 

Kandahar cayó al anochecer después de que los talibanes lograron romper el cinturón de seguridad alrededor de la ciudad, atacando desde varias direcciones.

En Ghazni, el gobernador provincial Daoud Laghmani hizo un trato, huyó y luego fue arrestado . En Kandahar, el gobernador provincial Rohullah Khanzada, que pertenece a la poderosa tribu Popolzai, se fue con solo unos pocos guardaespaldas.

Optó por comprometerse en un acuerdo elaborado, convenciendo a los talibanes de que permitieran que los militares restantes se retiraran al aeropuerto de Kandahar y fueran evacuados en helicóptero. Todo su equipo, armas pesadas y municiones deben transferirse a los talibanes. 

Las Fuerzas Especiales afganas representaron la flor y nata de la cosecha en Kandahar. Sin embargo, solo estaban protegiendo algunos lugares selectos. Ahora su próxima misión puede ser proteger Kabul. El acuerdo final entre el gobernador y los talibanes debería cerrarse pronto. De hecho, Kandahar ha caído.

En Herat, los talibanes atacaron desde el este, mientras que el famoso ex señor de la guerra Ismail Khan, al frente de su milicia, libró una tremenda lucha desde el oeste. Los talibanes conquistaron progresivamente el cuartel general de la policía, «liberaron» a los presos y sitiaron la oficina del gobernador.

Se acabó el juego: Herat también ha caído con los talibanes controlando ahora todo el oeste de Afganistán, hasta las fronteras con Irán.     

Tet Offensive, remezclado

Los analistas militares se lo pasarán en grande deconstruyendo este talibán equivalente a la Ofensiva Tet de 1968 en Vietnam. La inteligencia satelital puede haber sido fundamental: es como si todo el progreso del campo de batalla se hubiera coordinado desde arriba.

Sin embargo, hay algunas razones bastante prosaicas para el éxito del ataque además de la perspicacia estratégica: corrupción en el Ejército Nacional Afgano (ANA); desconexión total entre Kabul y los comandantes del campo de batalla; falta de apoyo aéreo estadounidense; la profunda división política en la propia Kabul.

Paralelamente, los talibanes se habían acercado en secreto durante meses, a través de conexiones tribales y lazos familiares, ofreciendo un trato: no luches contra nosotros y te salvarás.

Añádase a esto un profundo sentimiento de traición por parte de Occidente que sienten aquellos relacionados con el gobierno de Kabul, mezclado con el miedo a la venganza de los talibanes contra los colaboracionistas.

Una trama secundaria muy triste, a partir de ahora, se refiere a la impotencia de los civiles, que sienten aquellos que se consideran atrapados en ciudades que ahora están controladas por los talibanes. Los que lo lograron antes del ataque son los nuevos desplazados internos afganos, como los que establecieron un campo de refugiados en el parque Sara-e-Shamali en Kabul.

En Kabul circulaban rumores de que Washington había sugerido al presidente Ashraf Ghani que renunciara, despejando el camino para un alto el fuego y el establecimiento de un gobierno de transición. 

En el expediente, lo que está establecido es que el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, y el jefe del Pentágono, Lloyd Austin, le prometieron a Ghani que “seguirá comprometido” en la seguridad afgana.

Los informes indican que el Pentágono planea redistribuir a 3.000 soldados e infantes de marina a Afganistán y otros 4.000 a la región para evacuar la embajada de Estados Unidos y ciudadanos estadounidenses en Kabul.

La supuesta oferta a Ghani en realidad se originó en Doha y provino de la gente de Ghani, como confirmé con fuentes diplomáticas.

La delegación de Kabul, encabezada por Abdullah Abdullah, presidente de algo llamado Alto Consejo para la Reconciliación Nacional, a través de la mediación de Qatar, ofreció a los talibanes un acuerdo de reparto del poder siempre que detuvieran el ataque. No se ha mencionado la renuncia de Ghani, que es la condición número uno de los talibanes para cualquier negociación.

La troika ampliada en Doha trabaja horas extraordinarias. Estados Unidos alinea el objeto inamovible Zalmay Khalilzad, ampliamente burlado en la década de 2000 como «el afgano de Bush». Los paquistaníes tienen al enviado especial Muhammad Sadiq y al embajador en Kabul Mansoor Khan.

Los rusos tienen al enviado del Kremlin a Afganistán, Zamir Kabulov. Y los chinos tienen un nuevo enviado afgano, Xiao Yong.

Rusia-China-Pakistán están negociando con la mentalidad de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS): los tres son miembros permanentes. Enfatizan un gobierno de transición, el poder compartido y el reconocimiento de los talibanes como una fuerza política legítima.

Los diplomáticos ya están insinuando que si los talibanes derrocan a Ghani en Kabul, por cualquier medio, serán reconocidos por Beijing como los gobernantes legítimos de Afganistán, algo que establecerá otro frente geopolítico incendiario en la confrontación contra Washington.

Tal como están las cosas, Beijing solo está alentando a los talibanes a lograr un acuerdo de paz con Kabul.

El acertijo de Pashtunistan

El primer ministro paquistaní, Imran Khan, no ha escatimado palabras al entrar en la refriega . Confirmó que los líderes de los talibanes le dijeron que no hay negociación con Ghani en el poder, incluso mientras trataba de persuadirlos para que llegaran a un acuerdo de paz.

Khan acusó a Washington de considerar a Pakistán como «útil» solo cuando se trata de presionar a Islamabad para que use su influencia sobre los talibanes para negociar un acuerdo, sin considerar el «lío» que dejaron los estadounidenses. 

Khan dijo una vez más que «dejó muy claro» que no habrá bases militares estadounidenses en Pakistán. 

Este es un muy buen análisis de lo difícil que es para Khan e Islamabad explicar la compleja participación de Pakistán con Afganistán en Occidente y también en el Sur Global.

Las cuestiones clave son bastante claras:

1. Pakistán quiere un acuerdo de poder compartido y está haciendo todo lo posible en Doha, junto con la troika ampliada, para alcanzarlo.

2. Una toma de poder de los talibanes conducirá a una nueva afluencia de refugiados y puede alentar a los yihadistas del tipo al-Qaeda, TTP e ISIS-Khorasan a desestabilizar Pakistán.

3. Fue Estados Unidos quien legitimó a los talibanes al llegar a un acuerdo con ellos durante la administración de Donald Trump.

4. Y debido a la desordenada retirada, los estadounidenses redujeron su influencia, y la de Pakistán, sobre los talibanes.

El problema es que Islamabad simplemente no logra transmitir estos mensajes.

Y luego hay algunas decisiones desconcertantes. Tome la frontera de AfPak entre Chaman (en Baluchistán de Pakistán) y Spin Boldak (en Afganistán).

 Los paquistaníes cerraron su lado de la frontera. Todos los días, decenas de miles de personas, en su inmensa mayoría pashtunes y baluchis, de ambos lados cruzan de un lado a otro junto a un megaconvoy de camiones que transportan mercancías desde el puerto de Karachi hasta el Afganistán sin litoral. Cerrar una frontera comercial tan vital es una propuesta insostenible.

Todo lo anterior conduce posiblemente al problema final: ¿qué hacer con Pashtunistan?

El meollo absoluto del asunto cuando se trata de la participación de Pakistán en Afganistán y la interferencia afgana en las áreas tribales paquistaníes es la Durand Line completamente artificial, diseñada por el Imperio Británico.

La pesadilla definitiva de Islamabad es otra partición. Los pastunes son la tribu más grande del mundo y viven a ambos lados de la frontera (artificial). Islamabad simplemente no puede admitir una entidad nacionalista que gobierne Afganistán porque eso eventualmente fomentará una insurrección pastún en Pakistán.

Y eso explica por qué Islamabad prefiere a los talibanes en comparación con un gobierno nacionalista afgano. Ideológicamente, el Pakistán conservador no es tan diferente del posicionamiento de los talibanes. Y en términos de política exterior, los talibanes en el poder encajan perfectamente con la inamovible doctrina de «profundidad estratégica» que opone a Pakistán a la India.

Por el contrario, la posición de Afganistán es clara. La Línea Durand divide a los pastunes a ambos lados de una frontera artificial. Por lo tanto, ningún gobierno nacionalista en Kabul nunca abandonará su deseo de un Pashtunistán unido y más grande.

Como los talibanes son de facto una colección de milicias de caudillos, Islamabad ha aprendido por experiencia cómo lidiar con ellos. Prácticamente todos los caudillos y milicias de Afganistán son islámicos.

Incluso el acuerdo actual de Kabul se basa en la ley islámica y busca el consejo de un consejo de Ulema. Muy pocos en Occidente saben que la ley Sharia es la tendencia predominante en la actual constitución afgana.

Cerrando el círculo, en última instancia, todos los miembros del gobierno de Kabul, los militares, así como gran parte de la sociedad civil, provienen del mismo marco tribal conservador que dio origen a los talibanes.

Aparte del ataque militar, los talibanes parecen estar ganando la batalla de las relaciones públicas nacionales debido a una ecuación simple: retratan a Ghani como un títere de la OTAN y de Estados Unidos, el lacayo de los invasores extranjeros.

Y hacer esa distinción en el cementerio de imperios siempre ha sido una propuesta ganadora.

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, inicia la columna semanal de geopolítica, del Club de La Pluma analizando la actualidad de Sudamérica y nos alerta del silencio mediático sobre aquellos países alineados disciplinadamente de EEUU y de lo poco que se habla de los conflictos en Colombia y Chile. También de que hay mucho ruido alrededor de Bolsonaro por sus amenazas públicas al poder judicial y legislativo, por sus ostentaciones militares, con paseos de tanques incluidos y por su exhibición simultánea de autoritarismo y fragilidad política. 

También anuncia LA GUERRA DEL PERÚ, dónde ya comenzaron las maniobras golpistas del poder en las sombras contra Pedro Castillo utilizando la Constitución «a medida de Fujimori”, con intentos de juicio político y con una desbandada del precio del dólar como respuesta del poder de las mineras al anuncio de nuevos impuestos decretado por el  gobierno democrático. Todo en un contexto ya muy conocido, o sea, el clásico escenario de conflictos cuando el neoliberalismo pierde el poder 

Y para terminar con la región, nuestro director analiza cómo se ha puesto de manifiesto el interés de Washington por nuestro país, al desmenuzar las recientes y sucesivas visitas a Argentina de personajes claves norteamericanos, cercanos a la seguridad, el ejército y la cibernética. Y se pregunta qué pretenden ésta especie de vicecónsules que se pasean por aquí repartiendo palos y zanahorias, o mejor dicho, castigos y premios. Y nos explica el trasfondo de una pretendida relación asimétrica, para que el país se aleje de Rusia y China, a cambio de vagas promesas a largo plazo, pero nunca de soluciones concretas e inmediatas a la grave crisis que padecemos por las políticas neoliberales de EEUU.

El individualismo capitalista prolonga la pandemia 

Y entrando en materia geopolítica, Pereyra Mele vuelve al tema de las vacunas, preguntándose ¿POR QUÉ SOLO SE HA VACUNADO A UN QUINTO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL? Entonces, nos habla de los alcances de tan injusta discriminación y del peligro que genere otras olas de contagios más incontrolables y que se aleje la oportunidad de entrar en un período sostenible de recuperación económica. Y razona los motivos de semejante desaguisado, que tiene que ver con las grandes potencias, con su clase dirigente y con los intereses económicos que han creado esta forma arbitraria de distribución de las vacunas por el mundo. Y cierra la columna analizando las diferencias con que, tanto Occidente como Oriente, han asumido su lucha contra el Covid y aborda los diferentes comportamientos de las potencias, según cada bloque. Compara entonces, con cifras confirmadas y datos concluyentes, los contagios y las muertes, tanto de las potencias anglosajonas como de las asiáticas; y el resultado es impresionante y devastador para el “Atlantismo” liderado por EEUU. Una realidad cruel y contundente que le lleva a preguntarse ¿QUÉ HA PASADO EN OCCIDENTE? para que tenga tan terrible cantidad de víctimas, a pesar de su poder económico, a pesar de haber acaparado insumos, recursos y vacunas, y a pesar del bloqueo de las patentes. 

Unos macabros resultados que son escandalosos y sideralmente diferentes a los de Oriente, cuando además y ahora mismo, ese mismo Occidente, que se considera “líder en valores y ejemplos a seguir” pretende aplicar una tercera dosis a su población, lo que condenará a la otra parte pobre del mundo a esperar más allá del 2023 para acceder a su vacunación. 

Ante semejante fracaso, el analista recuerda con tristeza aquellas lamentables palabras de nuestro ex presidente: “… No hay que cerrar la economía… quién tenga que morir, morirá…” y sentencia que por ese criterio nefasto, individualista y egoísta, Occidente tiene los resultados que tiene, mientras que China y su entorno, han reacomodado rápidamente su economía y avanzan en el crecimiento y en el progreso. 

Eduardo Bonugli (Madrid, 15/0//21)

Sullivan – Bolsonaro Brasilia
Sullivan – A. Fernandez Buenos Aires

por William S. Lind

Los Estados Unidos han perdido otra guerra de cuarta generación. Para su beneficio, el presidente Biden se ha apegado a la decisión del presidente Trump de retirar todas las fuerzas estadounidenses de Afganistán. ¿Significará eso la caída del actual gobierno afgano, el regreso de los talibanes a Kabul y la reanudación de la guerra civil? Por supuesto. Eso es Afganistán. Podríamos quedarnos cien años en ese infierno y nada cambiaría.

Lo asombroso es porque fuimos allí en primer lugar. Yo era asesor de un senador en Capitol Hill cuando los soviéticos invadieron Afganistán. Todos estaban tristes, esperando que el Ejército Rojo lograra una victoria rápida y fácil. Estaba exultante, porque sabía que los soviéticos acababan de unirse al club del dedo del bebe en el hormiguero. Me costaba creer que Moscú hiciera algo tan estúpido y confiaba en que terminaría mal para ellos. Y luego, con el ejemplo soviético mirándonos a la cara, ¡cometimos el mismo error tan obvio! ¿Por qué?

La primera respuesta es que el Establishment de la política exterior de Washington es, deliberadamente, ignorante. Conocen la historia de lugares como Afganistán y los Balcanes; pero no creen que se aplique a ellos. Así que se comportan como niños malos, hacen lo que quieren y dejan a los adultos, en forma de los militares estadounidenses, para limpiar el desorden. Desafortunadamente, los militares de alto rango, también, ignoran deliberadamente, en su caso, el hecho de que lideran un ejército de segunda generación que está condenado a la derrota en las guerras de cuarta generación. Así que miles de vidas y de billones de dólares después, aceptamos nuestra inevitable derrota y nos vamos a casa con otra derrota a cuestas. 

¿Por qué nos lleva tanto tiempo, veinte años en el caso de Afganistán, admitir la derrota y volver a casa? Porque tanto el Establishment civil como  el militar de alto rango de Washington están conformado, casi exclusivamente, por cobardes morales. Su enfoque son sus carreras personales, llegaron a los puestos superiores que ocupan evitando decisiones y pasando cada dólar y no quieren ser los que se llevan el sambenito de perder otra guerra. Así que patean la pelota para el adelante, dejando que una guerra perdida continúe con un enorme costo humano y financiero. Veinte años es mucho tiempo para estar pateando la pelota. 

Deberíamos haber salido de Afganistán no más de 90 días después de haber entrado. En ese momento, habíamos hecho todo lo que un invasor extranjero puede hacer. Tomamos Kabul, echamos al gobierno que no nos gustaba, pusimos un gobierno títere en su lugar y le dimos algo de dinero y de armas. Después de eso, si un invasor se queda, se convierte en el blanco de todos. En esos primeros tres meses también habíamos estropeado la oportunidad que teníamos de atrapar a Bin Laden, por lo que la misión no ofrecía ninguna justificación para quedarnos. Una vez más, la única razón por la que lo hicimos fue la cobardía moral de las altas esferas.

Ese fracaso militar apunta a la tercera razón por la que nos hemos anotado otra derrota: la incompetencia militar. Osama estaba en las cuevas de Tora Bora cuando intentamos atraparlo allí. Escapó porque el ejército de los Estados Unidos no sabe cómo librar batallas de cerco. Dibuja una línea en un mapa con nosotros en un lado y el enemigo en el otro, luego descarga grandes cantidades de potencia de fuego en su lado de la línea. Un enfoque tan reduccionista de la guerra que tiene pocas posibilidades de éxito, a menos de que el enemigo deba moverse mientras está bajo fuego, lo que en la mayoría de los casos no lo hace.

Generalmente, el éxito decisivo en la batalla requiere una emboscada o un cerco, no solo una base de apoyo de fuego. El ejército de los EEUU hace pocos intentos para hacerlo y, como en Tora Bora, las pocas veces que lo intenta, el resultado suele ser un fracaso.

Tratar con estas tres causas de nuestras repetidas derrotas en la guerra de la Cuarta Generación requiere el reemplazo del Establishment, civil y militar existente. No se lo puede reformar; ya es demasiado tarde para eso. El reemplazo vendrá solo de una catástrofe nacional lo suficientemente grave como para captar la atención del público. Sospecho que se encuentra en el horizonte.

Traducción: Carlos Pissolito

Publicado en http://espacioestrategico.blogspot.com/2021/08/afganistan.html

[Articulos autorizados a su difusion por el autor del mismo y colaborador de Dossier Geopolitico, Profesor Dr. Lorenzo Carrasco que fuera Publicado en el Sitio Web: Soliradidade IBERO-AMERICANA de Brasil]

Lo que Iberoamérica tiene que aprender de la estrategia de Seguridad Nacional rusa

Mucho tiene que aprender Iberoamérica de la recién conocida “Estrategia de Seguridad Nacional” de la Federación Rusa, en particular porque los peligrosos ataques que el continente viene sufriendo contra sus raíces culturales y espirituales se asemejan a los que la Federación Rusa padece contra sus valores nacionales. El documento nos es de gran valor pues contribuye con elementos esenciales para ayudar a la imperiosa reorganización del mundo hoy día. Para Iberoamérica su contribución mayor solo puede apreciarse en la perspectiva de pensar en la totalidad del continente para que podamos aspirar al lugar protagónico de gran potencia mundial capaz de superar el atraso económico, científico, tecnológico y de bienestar general digno para nuestra población. El documento ruso dice lo siguiente:

“Los tradicionales valores espirituales, morales e histórico-culturales rusos se encuentran bajo el ataque activo de Estados Unidos y de sus aliados, así como de corporaciones transnacionales, de organizaciones no gubernamentales extranjeras, de organizaciones extremistas y terroristas. Ellos ejercen un efecto informativo y psicológico en las conciencias individuales, de grupos y públicas, por la diseminación de actitudes sociales y morales que contradicen las tradiciones, creencias y convicciones de los pueblos de la Federación Rusa… Los intentos de falsificación de la historia rusa y mundial, que distorsionan la verdad histórica y destruyen la memoria histórica, que incitan conflictos interétnicos e interconfesionales y debilitan a la ciudadanía, han aumentado”.

En Iberoamérica se viene propalando, a través de grupos ambientalistas e indigenistas, una visión actualizada contra el descubrimiento y la evangelización promovida por grupos oligarcas casi todos congregados en el Consejo Mundial de Iglesias (CMI). Esta organización, involucrada en una estrategia de guerra cultural contra los estados nacionales soberanos, principalmente de los países en desarrollo, promueve la derogación de la intitulada Doctrina del Descubrimiento en referencia a las bulas papales del siglo XV que confirieron el derecho de conquista a España y Portugal. Si esto continúa prosperando toda la base jurídica que dio origen a nuestros estados nacionales estaría en cuestionamiento y abriría el camino a nuevas divisiones territoriales basadas en demandas étnicas o raciales para destruir nuestra memoria histórica. Esta es el fundamento del autodenominado etnonacionalismo. Ahí está el porqué de la destrucción de estatuas y monumentos simultáneamente en diversos países del continente. Atacando la espléndida identidad cultural y espiritual de nuestro continente nos condena irremediablemente a un nuevo colonialismo post moderno, donde las antiguas potencias coloniales son sustituidas por los centros de poder oligarca que financian al CMI y a las redes de organizaciones no gubernamentales, militantes de una guerra hibrida permanente contra los Estados nacionales.

En este contexto es positiva la propuesta del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador de sustituir la Organización de los Estados Americanos (OEA), hoy claramente alineados a los intereses de los Estados Unidos, “por un organismo verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie” y que respete, además de la soberanía, “nuestra realidad y nuestras identidades” semejante, según él, a la Unión Europea. López Obrador anuncio su propuesta en un discurso pronunciado el sábado 24 de julio, durante un acto conmemorativo del natalicio del Libertador Simón Bolívar. La visión del presidente mexicano no excluye de esta nueva organización a los Estados Unidos y considera necesariamente su reconstrucción económica industrial para garantizar un equilibrio global frente al avance económico de China, reconociendo que es de interés de las naciones iberoamericanas y sus poblaciones migrantes, el desarrollo de la nación del norte.

En esto tenemos que alertar que casi todos los esfuerzos de integración continental han aceptado una visión histórica que impide la consecución del propósito integrador. No es el modelo de la Unión Europea el que nos sirve, como tampoco la buscada extensión de los acuerdos de libre comercio de América del Norte (NAFTA) hacia el resto del entero continente (ALCA). A diferencia de las naciones europeas, nuestras naciones emergieron de la desintegración de lo que era una unidad cultural y espiritual iberoamericana. Lo que corresponde ahora es interrumpir ese proceso y de fomentar lo que realmente nos puede unificar, como pretendía el propio Simón Bolívar. Pretender una integración arremetiendo contra el proceso civilizatorio de los tres siglos que antecedieron las independencias nacionales, apoyadas abiertamente por la oligarquía británica y el Iluminismo francés, es perder la oportunidad que la crisis global presente nos brinda para cambiar de verdad el destino de nuestras naciones.

Somos un solo pueblo dividido por procesos e ideologías impuestos por un sistema oligárquico que perdura sobre ellas. Esperamos que este momento grandioso encuentre los hombres a su altura, que defiendan para Iberoamérica su “soberanía fundamental”, cultural y espiritual de la que hablaba el papa San Juan Pablo II.

Rusia: la paz eterna dura tan sólo hasta la siguiente guerra

El título de esta nota recuerda un viejo dicho ruso, equivalente al latino “si quieres la paz, prepárate para la guerra”. Ambos son bastante apropiados para la decisión de la Federación Rusa de invertir no en la creación de armamento que, en general, está por lo menos una generación tecnológica delante de los que dispone Estados Unidos y sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Entre ellos se encuentran misiles hipersónicos, misiles crucero nucleares, drones submarinos de largo alcance, sistemas laser de combate y otros más, presentados al mundo por el mismo presidente Vladímir Putin en su histórico discurso del 1 de marzo de 2018 en la Asamblea Federal, en Moscú. En los últimos días, el Kremlin agregó algunos motivos a la lista de pesadillas de los belicistas occidentales obcecados en la preservación a cualquier costo del escenario de poder hegemónico unipolar establecido en torno de la maquinaria bélica estadounidense y del sistema financiero globalizado.

El 19 de julio, el Ministerio de la Defensa ruso divulgó imágenes del lanzamiento de prueba del misil crucero hipersónico 3M22 Tsirkon (circonio en ruso) en el mar Blanco, el cual habría alcanzado un blanco a 350 kilómetros de distancia. Según el ministerio, el misil sería capaz de alcanzar hasta siete veces la velocidad del sonido (mach 7) y tendría un alcance del orden de los 1.000 kilómetros, y podría disparase desde navíos de superficie y de submarinos contra blancos navales y terrestres.

Como era de esperarse, la OTAN respondió a la prueba con una cínica nota en la que afirma que “los nuevos misiles hipersónicos rusos son altamente desestabilizadores y representan riesgos significativos para la seguridad y la estabilidad en toda la zona euroatlántica” (ABC News, 20/07/2021).

Es sintomático que la prueba del Tsirkon haya ocurrido en el mar Blanco, parte del océano Ártico, región que Rusia se ha empeñado en desarrollar en términos económicos y de infraestructura militar, con la mirada puesta en la explotación de los recursos naturales y al establecimiento de líneas de navegación para provechar el deshielo ocasionado por los cambios climáticos.

En mayo pasado, el Ministerio de la Defensa anunció su intención de estacionar un escuadrón de aviones de ataque supersónicos Sujoi SU-34 en una base en el archipiélago de Francisco José, zona hasta ahora desprovista de la presencia permanente de medios militares modernos.

Al día siguiente de la prueba del Tsirkon, el Ministerio de la Defensa difundió un video del lanzamiento de un proyectil antiaéreo S-500 Prometey (Prometeo), capaz de alcanzar aeronaves, misiles crucero y hasta proyectiles balísticos intercontinentales y satélites espías de altitudes de hasta 200 kilómetros. Con todo rigor, hay que afirmar que se trata del arma más moderna de su categoría sería una simplificación, pues no hay nada remotamente parecido en el arsenal de la OTAN. Con un alcance de 600 kilómetros, el S-500 le da a las Fuerzas Armadas rusas una capacidad inigualable de protección de todo tipo de amenaza aérea o balística, pues les permite alcanzar aeronaves y misiles hostiles sobre su propio territorio mucho antes de entrar en el espacio aéreo ruso o, de ser necesario, “cegar” las capacidades de reconocimiento adversarias al destruir satélites de vigilancia en órbitas bajas.

La proverbial cereza del pastel fue la presentación del muevo caza ligero de quinta generación (5G) Sujoi SU-75 Checkmate (Jaque mate), en el salón internacional de aviación MACS-2021 (foto abajo). Según los especialistas, se trata de un avión monomotor de alta tecnología que deberá corregir una debilidad de las Fuerzas Aeroespaciales Rusas (FAR), que combina una elevada capacidad de combate con costos de producción y de mantenimiento relativamente bajos y la posibilidad de producirlo en gran número. Aunque la aviación de combate rusa disponga de aviones de altísima capacidad, sus principales cazas son máquinas grandes de dos motores -como sucede con los SU-30, SU-35, MIG-35 y el nuevo caza 5G SU-57- de costo y mantenimiento elevados, lo que limita su número y representa la principal limitación de las FAR en una eventual confrontación con las fuerzas de la OTAN, que disponen de un número mucho mayor de aviones de combate de alto desempeño. El SU-75, que se ofrecerá a la exportación, cubrirá ese vacío.

Además de la furtividad (stelth) característica de los cazas 5G, el SU-75 será multifuncional, es decir, podrá ejecutar varios tipos de misiones, y, según la información, tendrá las siguientes características:

-costo unitario de 25-30 millones de dólares;

-velocidad máxima: Mach 1.8 (cerca de 2.100 km/h);

-alcance: 1.500 km;

-capacidad de carga de hasta 7,5 toneladas de armamento en compartimientos internos;

-capacidad de destruir hasta seis blancos simultáneamente.

El modelo presentado en el salón fue un prototipo de ingeniería utilizado para pruebas en suelo. El avión real deberá volar en 2023 y las primeras entregas se realizarán en 2026.

Los rusos pierden la paciencia en Siria

Al mismo tiempo que presentaban las nuevas armas, Rusia parece estar perdiendo la paciencia con los recurrentes ataques aéreos de Israel contra blancos en Siria, con cualquier pretexto.

Las Fuerzas Armadas sirias, equipadas con misiles antiaéreos rusos Buk.M2E, derribaron los días 19, 22 y 25 de julio la casi totalidad de los proyectiles lanzados por aviones israelíes en tres ataques contra el país árabe. En el primero, siete de los ocho misiles fueron destruidos, en el segundo todos los cuatro y en el tercero, los dos misiles israelíes. Aunque no disponga de armas con la tecnología más reciente, el sistema antiaéreo sirio actúa en estrecha coordinación con el sistema de defensa ruso de Jmeimim, lo que eleva al máximo su eficiencia.

Una muestra de la irritación de Moscú con la insolencia israelí, a pesar de mantener buenas relaciones con Tel Aviv, fue que el anuncio del éxito de la defensa siria en el ataque más reciente fue hecho por el subcomandante del Centro de Reconciliación Ruso para Siria, el contraalmirante Vadim Kulit, quien destacó el derribo de los misiles israelíes con el armamento ruso de las fuerzas sirias (Tass, 25/07/2021).

Sabiéndose, como saben los israelíes, que los representantes de Moscú no suelen cometer deslices diplomáticos de esa naturaleza, sería preciso esperar los acontecimientos de los días y semanas siguientes para evaluar la naturaleza del “recado” trasmitido por el oficial ruso.

Publicados en el Sitio Web: https://msiainforma.org/es/

[Articulo de nuestro colaborador habitual Dr. Walter Formento, que autiriza la difusion del mismo, y que fuera publicado el 11 de agosto del 2021 en el sitio Web de: -Periodismo Internacional Alternativo PIA-]

Por Walter Formento* y Wim Dierckxsens**

Introducción.

La Tercera Guerra Mundial (III-GM) que inició la OTAN, bajo “mando” Globalista, en Siria en diciembre de 2012, con la participación de 119 países, terminó ‎con la victoria de Siria, Irán, Irak, Egipto, Líbano más Rusia, China y Alemania. Además, con la derrota militar de la OTAN Globalista, con los 116 países occidentales y ‎Estados Unidos que conforman la OTAN en ese conflicto.

La III-GM (Tercera Guerra Mundial [1]) no escalo, en los modos técnicos militares extendiéndose territorialmente, porque fue contenida por las acciones de los actores multipolares dentro de los límites de la estrategia multipolar en la región del Oriente Medio (Siria-Irán-Líbano-Irak-Israel-Egipto-Libia). Para los derrotados -el Globalismo Unipolar principalmente- ha llegado el momento de ‎reconocerlo y de pagar por los daños humanos y materiales que provocaron con ‎sus actos de todo tipo y magnitud.                                

Pero, se vuelve a repetir una situación clave, nuevamente los actores determinantes en los Estados Unidos lograron que la guerra técnico-militar, en su distintos formas y modalidad, no se desarrolle en territorio propio sino en el territorio de naciones y pueblos que pretende conquistar, controlar y utilizar como medios para otros fines. La OTAN, controlada por los actores Globalistas, fue y es el instrumento militar para coordinar estos objetivos y fines. Por ejemplo, hacer escalar la sublevación del mundo musulmán oriental para que particularmente ésta se transforme en levantamientos y guerras que desestabilicen.

La OCS –Organización de Cooperación de Shanghái- tuvo por propósito inicial desarrollar la cooperación entre los países de oriente para enfrentar al terrorismo, el extremismo y el radicalismo islámico alentado por la OTAN en la región, y así poder garantizar la seguridad y la estabilidad de la misma. El tándem China-Rusia fue su principal promotor, en un contexto inicial en que estas tres amenazas eran percibidas como el principal factor de desestabilización regional. Para China, por la potencial eclosión de un movimiento separatista de la etnia uigur, de religión islámica, en la parte oriental de su territorio, la región autónoma de Sinkiang, y que los Uigures independentistas prefieren denominar Turquestán Oriental o Uiguristán.  Para Rusia, por el conflicto en Chechenia, significo que desde la década de 1990 sea involucrada en dos guerras contra el movimiento separatista islámico “alentado materialmente” por la OTAN-Global, a través de una serie de ataques mediante el uso de fuerzas mercenarias coordinadas desde la OTAN, denominadas “terroristas” por ésta, en territorio ruso. Fuerzas “mercenarias terroristas” que persistieron hasta comienzos de la presente década. Todo esto atravesó a los restantes países de Asia Central del mismo modo, por ello la OCS se consolido como el modo de resolverlo.

Sin asumir un papel de alianza o bloque militar, por su composición geográfica y por su propósito inicial, la OCS constituyó un importante mecanismo para evitar la intromisión de Estados Unidos y de la OTAN en los conflictos regionales, y progresivamente amplió su agenda a otros temas, incluyendo la cooperación económica, el desarrollo de una infraestructura de transportes entre sus miembros y la gobernanza regional en general, como parte de un rompecabezas que sustentaba la construcción de una Gran Eurasia en el marco de la creciente convergencia estratégica entre China y Rusia.

Ante la insistencia de China de incluir a Pakistán como miembro de la organización, Rusia promovió la incorporación de la India. Con este paso, ambas potencias confiaban en mantener un equilibrio regional como para poder moderar el conflicto indo-pakistaní en la zona de Cachemira. De hecho, India y Pakistán participaron por primera vez en la Cumbre de la OCS en Quindao en junio de 2018, durante la cual el presidente Xi Jinping propuso la creación de un fondo especial para promover una “comunidad de destino compartido” y de “mutuo beneficio” en el marco de la organización. La iniciativa china de Una Ruta, Una Franja se constituyó, en este sentido, en un mecanismo importante de conectividad y articulación económica de la región y se vinculó con la UEEA –Unión Europea EuroAsiática-, bajo iniciativa de Rusia.

Retomando, los intereses financieros de Estados Unidos, y la sociedad en general, tampoco ‎sufrieron en carne propia las consecuencias de batallas en las que participaron, porque ‎fundamentalmente lo realizaron a través de “intermediarios” –las empresas financieras contratistas transnacionales de «yihadistas» mercenarios de todo el mundo- cuyo único compromiso es con el “dios dinero”. La última vez que EEUU había comprometido soldados y fuerzas militares propias había sido en Vietnam 1964-1975. Con el dominio de los Intereses Financieros Trilateralistas desde 1973-75, la OTAN empieza un nuevo modo de reclutamiento.

Este imperio -como sucedió antes con el Imperio Romano- pone de manifiesto su proceso de desintegración, caída o perestroika, primero en su periferia, donde actúa a través de fuerzas mercenarias, a las que financia y pertrecha de los distintos instrumentos y capacidades. Cuando las derrotas son más numerosas que los triunfos y los gastos de la guerra aumentan al tiempo que los beneficios se reducen, estos son los grandes indicadores y preludio de su “Caída”, de la misma manera como el imperio Romano se desintegro también en su tiempo. ‎

Por otro lado, en el terreno de las capacidades económicas, civiles y militares, el multipolarismo ya ha sobrepasado a la economía unipolar financiera en 2015-18, que se encuentra paralizada desde 2008 y permanece en un circuito cerrado de emisión billonaria de dólares, de papel-dinero sin respaldo. Emisión estatal-publica billonaria sin respaldo, que sirve como crédito a tasas de cuasi cero de interés para las grandes transnacionales que, con ello, recompran sus propias acciones que no dejan de valorizarse de forma financiera, ficticia, lo que paraliza y debilita a la economía real. Estas ganancias se dan a costa de las corporaciones de segunda “línea”, cuyas acciones suelen comprar los grandes consorcios, que es el modo de centralización de riqueza existente, en cada vez menos manos con una economía real paralizada, es decir, sin creación de capital. De esta forma se manifiestan ya como clase parasitaria que provoca la exclusión de cada vez mayores sectores de la sociedad.

En síntesis, estamos ante una clase dominante que, en lugar de acumular capital en el ámbito de la producción real, produciendo riqueza social bajo la forma de capital, se ha desplazado hacia la actividad de apropiación y centralización de la riqueza social ya existente en manos de una Elite. Y esto lo hace mediante la “financiarización” de la economía –la emisión de dinero sin respaldo controlando la Banca Central- y operan así esencialmente en el ámbito financiero y comercial, es decir, se colocan en el ámbito de la circulación improductiva y con ello se manifiestan cada vez más como una clase dominante obsoleta y superflua para dirigir una sociedad mundo como un todo.

Estamos, ante una clase capitalista dominante objetivamente obsoleta para la historia de la humanidad. En primer lugar, por su papel cada vez más improductivo, especulativo y parasitario en el ámbito económico, luego también, por su posición cada vez más retrasada en lo técnico-militar y como consecuencia, en una situación política fragmentada y debilitada en lo político nacional e internacional y estratégico. Es asunto a monitorear esta obsolescencia progresiva de una oligarquía financiera. Con la obsolescencia como clase dominante, se hace posible e incluso necesario el ascenso simultáneo de una nueva estructura económica, política e ideológico-cultural emergente, que exprese una nueva forma social de producción y liderazgo más allá de estas oligarquías y formas oligárquicas de instituciones internacionales.

Por ello es importante entender el momento histórico, que se compone por esta crisis sistémica del capitalismo global, con su momento de la “caída” o Perestroika Norteamericana y, además, el ascenso estratégico de una nueva civilización de civilizaciones, que se manifiesta como dialogo de Civilizaciones o Civilizatorio. Que, además, parte de construir comunidad-mundo por encima de los intereses privados. Este proceso histórico sistémico incluye, como momento, el proceso ascendente de un actor complejo y heterogéneo en lo político estratégico, con su proyecto de mundo multipolar, plurinacional y pluriversal, donde en principio quepan todas las naciones en soberanía. Su ascenso se despliega enfrentada y en contradicción a la llamada “civilización occidental” la cual busco y busca, a partir de intereses privados en conflicto, subordinar cada vez más los intereses de la comunidad-mundo y de las naciones a dichos intereses privados, intereses que se afirmando privando a la los otros, a la comunidad, a la Naturaleza y a la Humanidad de las condiciones mínimas para su subsistencia y reproducción.

De modo Unipolar Global busca subordinar al mundo entero a sus intereses sin contribuir a la creación de riqueza social nueva. Apartándose de esta forma en extremo del bien común, de la sociedad como un todo, poniéndose por fuera, por arriba y en contra de la historia de la humanidad. Afirmando y confirmando así su obsolescencia como clase dominante con capacidad de ser hegemónica, reconocida por los otros como necesaria.  Todo lo cual, también implica y conlleva la crisis sistémica, y la necesaria transición del capitalismo unipolar a otra formación social emergente multipolar, plurinacional, pluricultural y pluriversal.

Los cambios en las relaciones internacionales de poder

Después de haber sufrido una contundente derrota en Siria, el presidente de Estados Unidos Biden, en representación de las fuerzas globalistas que gobiernan tras su “trono”, tuvo que “marchar” ‎a Ginebra para aceptar las condiciones del vencedor. Claro que primero construyo un conjunto de “reuniones de alto nivel” como la del G2, la del G7 y la de la OTAN, a modo de acciones de distracción o cobertura [2]. El encuentro en Ginebra del 16 de junio ‎de 2021, entre Joe Biden y Vladimir, Putin se organizó para poner fin a las hostilidades. El presidente Biden reconoció en este contexto que Estados Unidos debería suspender la ley del 18 de ‎septiembre de 2001[3] (Authorization for Use of Military Force of 2001), que autoriza el uso de la ‎fuerza militar, o sea la doctrina Rumsfeld de guerra sin fin‎. Reconociendo que han sido derrotados en la guerra, específicamente en el Gran Medio Oriente.

El presidente de Rusia, Vladimir ‎Putin, en la reunión dejó en claro que EEUU, y las potencias de Europa ‎occidental, están obligados a pagar los gastos producidos por la “destrucción”. Mientras China, confirmada en su ‎estatus de socio de Rusia, se fortalece en su posición para avanzar sobre la ratificación de la estratégica Isla de Taiwán como territorio de China. Al igual que el reclamo de soberanía sobre el Mar Meridional. ‎Esto se suma a lo ya logrado por sobre la City de Hong Kong en 2018-2019. En este caso, por la debilidad en que el enfrentamiento entre el Gobierno de Trump, más los Continentalistas de Texas-Florida, pusieron a los intereses transnacionales Globalistas en la City financiera de HK, en tanto que cabeza del territorio controlado por los intereses británicos globalistas. Permitiendo que Pekín –Beijing- recuperara el control sobre el territorio de China que ocupo Gran Bretaña y otras potencias, luego de las llamadas Guerras del Opio de 1839-42/1856-1860[4]. Importante observar a los actores estratégicos del poder, y sus distintas formas en como aparecen, que pueden no coincidir ya con las de una Nación.

Para los derrotados –que aún no han renunciado a su voluntad de seguir peleando, no han sido vencidos- llegó el momento de pagar por los daños humanos y materiales que provocaron –al menos 400.000 muertos y daños a la infraestructura siria que se elevan a unos ‎‎400.000 millones de dólares. A esas cifras habría que agregar costos por 100.000 millones de ‎dólares en armamento ruso. ‎Rusia no quiere enfrentarse frontalmente a EEUU y alejar del proyecto multipolar a los actores económicos que “interactúan dinámicamente”. Para ello evita el cobro de la “Deuda” de un modo abiertamente manifiesto, como si hicieron los aliados con Alemania, al finalizar la Primera Guerra Mundial.

Rusia exigió que se garanticen sus ingresos económicos. En este contexto Estados Unidos tuvo que aceptar –el 19 de mayo– que la actividad industrial de la Unión Europea deje de utilizar petróleo ‎producido en Estados Unidos y que pueda operar en adelante con gas natural ruso. En este marco, es que Washington se vio obligado a levantar las ‎sanciones y acciones (paramilitares) que había adoptado, a través de Polonia y otros países de la Iniciativa de los Tres Mares -I3M-, contra las empresas que llevan adelante la construcción, para bloquear la finalización del gasoducto ‎NordStream–2. ‎

Por ello es un hecho que Alemania y Francia podrían verse ‎eximidas del pago de sobreprecios (por deuda de guerra), dado el hecho que el ex canciller alemán ‎Gerhard Schroeder y el gaullista François Fillon, en aquella época primer ministro de Francia, siempre ‎se opusieron a la guerra contra Rusia. Alemania todavía mantiene soldados en la gobernación siria de ‎Idlib y Francia tiene militares en Yalabiyah que deben retirarse.  Putin sí espera que se condene públicamente a los principales ‎actores responsables de toda esta matanza, como son el alemán Volker Perthes y el ex presidente francés ‎François Hollande.

Se decidió que el Medio Oriente ampliado o Gran Medio Oriente quede bajo la influencia conjunta ‎ruso-estadounidense, con excepción de Siria que quedaría directamente bajo la protección ‎de Rusia y que Siria –no Irán– encabezará una zona que ‎abarcará Líbano, Irak, Irán y Azerbaiyán, en aras de prevenir el resurgimiento del ‎Imperio Otomano (a partir de Turquía). Israel tendrá que abandonar el proyecto expansionista. ‎Washington ya había anticipado informando ‎‎–desde el 2 de junio– a todos los Estados del Medio Oriente ampliado su decisión de retirar su ‎dispositivo antimisiles, conformado por los sistemas Patriot y THAAD. ‎

Putin dejó en claro a Biden –a los intereses globalistas– las líneas rojas que no debería cruzar: 1) Prohibición de incorporar Ucrania a la OTAN y de desplegar armas nucleares en ‎suelo ucraniano; 2) prohibición de inmiscuirse en Bielorrusia; 3) prohibición de intervenir en la política interna de Rusia. ‎En cuanto al Extremo Oriente, Putin rechazó enérgicamente las propuestas de aliarse con ‎Occidente en contra de China. El comunicado final del G7, que ‎condena a China y pretende imponer su propia concepción del comercio mundial no pasara, en este contexto, de ‎ser un simple delirio de actores que aún pretenden vivir de un poder que ya no tienen. ‎Moscú concretamente expresó estar por una “retrocesión” ‎de Taiwán a la República Popular China, sin enfrentamiento militar. Lo cual significaría, como ya mencionamos y es importante remarcar, que China recupere la totalidad de territorios propios anteriores a las Guerras del Opio de 1839-42/1856-1860 bajo iniciativa británica.

Las proposiciones de Estados Unidos sobre la ciber-seguridad para Putin no era un tema que se podía tratar ‎de forma bilateral. Los ataques informáticos provienen de hackers privados y al menos un 25% de los ataques informáticos ‎se originan en Estados Unidos. En el ámbito multilateral Rusia logró, el 31 de diciembre de 2020, que la Asamblea General de la ONU cree ‎‎(A/RES/75/240) un «grupo de trabajo de composición no limitada (OWEG) sobre la seguridad de la ‎actividad numérica y su utilización (2021-2015)», que será la única estructura con competencia en ‎materia de ciberseguridad. Moscú apunta así a devolver a las Naciones Unidas el papel de foro ‎mundial democrático.

Hacia un nuevo sistema monetario

Sin que llegara a la luz pública, Putin debe haber dejado claro que no solo desaprueba las sanciones económicas, sino que las mismas son las que motivaron su política desdolarización que contempla la introducción del “CryptoRuble”, el que está a un paso de ser realidad. Este hecho dejaría sin efecto la “amenaza” y presión que EEUU ejerce realmente través de la posibilidad cierta de intromisión, veto y bloqueo a los intercambios bancarios entre Rusia y otros países (sistema SWIFT). El Banco Central de Rusia lleva cuatro años trabajando sobre esta amenaza cierta, en una cripto-moneda plurinacional conjunta para los países BRICS-UEE (Unión Económica Euroasiática). Esta cripto-moneda plurinacional podría ser utilizada por más del 41 por ciento de la población mundial sin necesidad de pasar por la banca comercial.

En este punto, el Banco Popular de China avanzó un paso más, con la primera cripto-moneda respaldada por un Banco Central en todo el mundo, basada en tecnología blockchain. La cripto-moneda emitida por el Banco Central de China constituiría una moneda controlada exclusivamente por la autoridad monetaria de ese país y por ninguna otra entidad financiera. La eventualidad de la tecnología blockchain y el dinero digital como medio de intercambio en la nueva Ruta de la Seda, reemplazaría nada más y nada menos que al petro-dólar, reforzando su propuesta de nuevo sistema monetario internacional basado en el petro-yuan-oro [5].

China hace años dejó de acumular promesas de pago en dólares (bonos del Tesoro) a cambio de su enorme superávit en la balanza comercial con EEUU, incluso está paulatinamente deshaciéndose de los mismos. China, por lejos el mayor exportador e importador del mundo, parece estar “despidiéndose” definitivamente del dólar como moneda internacional de referencia.

Ante la imposibilidad de detener el desarrollo de las criptomonedas, particularmente en China y Rusia, el Unipolarismo globalista está aún sin poder resolver esta encrucijada en que se encuentra, incluso perdiendo este tren que podría pasarlo por encima. Objetivamente, ya casi no le queda otra opción que asociarse al proyecto multipolar. Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, el 9 de julio de 2021, han preparado un documento conjunto para la próxima reunión del G20 en octubre 2021 en Italia, que parece será un gran momento, donde se pondrán en juego las opciones de no perder el tren o ser arrollado por él.

Está muy claro para Occidente que Rusia, y sobre todo China, ya se adelantaron en materia de criptomonedas. El Banco Popular de China ya había iniciado los “estudios” para el lanzamiento del yuan digital en 2014. En 2017, el Consejo de Estado aprobó el desarrollo del yuan digital, en asociación con los bancos comerciales y otras organizaciones. Empresas de vanguardia tecnológica (TIC´s) en el mundo como Alibaba (a través de su filial Ant Group), Tencent (propietaria de WeChat), Huawei y JD.com fueron invitadas a cooperar con el banco central de China, en el desarrollo, prueba y puesta en marcha de la moneda.

En abril de 2020 comenzaron las pruebas del yuan digital en cuatro ciudades de China, que juntas reúnen una población de 40 millones de habitantes (Shenzhen, Suzhou, Chengdu y la ciudad del futuro Xiongan en el campo, que unifica varios poblados en el norte de China). El objetivo era poder mejorar la funcionalidad de la moneda. Un año después, más de 100.000 personas habían descargado las aplicaciones móviles   necesarias para hacer uso del yuan digital. Hasta ahora los gobiernos locales de China, en cooperación con empresas privadas, han distribuido más de 150 millones de yuanes digitales para incentivar el uso de la moneda digital para compras de bienes de consumo.

Sin embargo, el uso interno del yuan digital no es lo que realmente preocupa al Unipolarismo Globalista y Continentalista (estadounidense, británico, europeo, japonés, etc.) de Occidente. El yuan digital podría convertirse en la alternativa internacional más “eficiente” o de mayor “viabilidad” para que las transacciones puedan realizarse o se realicen completamente por fuera del sistema de intercambios financieros–SWIFT-, dominado por los actores del poder financiero global unipolar. Para que se puedan realizar intercambios con los países que tienen lazos comerciales con China, que hoy por hoy son prácticamente todos, el sistema SWIFT quedaría obsoleto.

Existe, entonces, la amenaza concreta, el “peligro” real, que el mundo pueda “adoptar” cada vez más al yuan digital en sus transacciones comerciales. Por lo tanto, los poderes financieros Globalistas y el Continentalismo financiero unipolar norteamericano, perderían capacidad de subordinar, de vigilar y controlar el sistema financiero internacional, como lo ha hecho hasta ahora con la utilización del sistema SWIFT [6]. Esto no solo es una muestra de la pérdida de poder del Unipolarismo Financiero Globalista y Continentalista en sentido integral, sino que da muestras y es indicador de cómo va perdiendo poder y quedando en una posición cada vez más debilitada.

En síntesis, estamos observando cómo las oligarquías financieras unipolares anglo-norteamericanas –Occidente- van siendo desplazadas de las posiciones centrales de la economía mundial no solo en la esfera de la producción sino también en el ámbito de la circulación. Es más, en general pierden con ello también centralidad en el terreno del poder ideológico-cultural, observado por cómo su “discurso o relato” acerca de cómo es y debería ser el mundo. El Occidente Unipolar pierde gravitación en la formación de cosmovisiones, de relatos económico-culturales-estratégicos y con ello pierden poder en la práctica política tanto institucional como social en el mundo. 

Yuan digital

Los proyectos piloto de la Nación China, Pekín, para introducir su yuan digital, desde hace años luchan contra sistemas arraigados como Alipay y Tenpay. Pero sobre todo luchan contra la minería masiva de Bitcoin [7] en la región de Hong Kong, aun con influencia Globalista Británica. Es preciso saber que, hasta setiembre de 2017, China albergaba a los principales mineros de cripto-monedas del mundo, que juntos generaban más de dos tercios de toda la actividad a nivel global. Para introducir una criptomoneda bajo control del Estado, China ha comenzado desde setiembre de 2017 la cruzada nacional contra las cripto-divisas no controladas. Prohibió la famosa Oferta Inicial de Monedas (ICO) y el cierre de los intercambios locales. China procura controlar la “corrupción” que rodea a la minería de Bitcoins.

China es el país que tiene el mayor hashrate, que es un “índice de nivel de competencia de mejor minería de un bloque” [8]. El control de tanto poder de hash es un logro enorme, pero un control que se encuentra por fuera de la supervisión de las autoridades soberanas nacionales y, por lo tanto, un problema de seguridad nacional para todos, incluso para China.

Esta nación se encuentra en un momento donde necesita, puede y quiere recuperar una mayor soberanía estratégica sobre el flujo interno de divisas. Está además “cansada” de la desestabilización por “alta demanda de consumo” que esto produce sobre su red eléctrica subsidiada. Además, se plantea la necesidad de desarrollar un mayor control para cortar con la corrupción de funcionarios locales que se “benefician” de la relación que tienen con aquellos poderes que “ejercen” la minería de criptodivisas. Pero principalmente, porque el mundo se encuentra en un momento donde la soberanía sobre la moneda internacional o global de referencia se encuentra planteado ante la crisis del Petro-Dólar como moneda de reserva internacional.

China procura llevar y mantener la minería de bitcoin fuera de sus fronteras, aunque permite que la población posea monedas. A principios de 2021, muchos mineros de bitcoin en China vieron “llegar” la intervención del Gobierno para monitorear esta actividad que había crecido exponencialmente y, por ello, comenzaron a mudarse de China hacia otros países como Paraguay, con una supuesta sobrecapacidad en sus plantas hidroeléctricas, aunque ello implique afectar negativamente la disponibilidad de energía hidroeléctrica para atender la demanda de la población y la reindustrialización en áreas estratégicas de alto valor agregado, afectando la disponibilidad para un salto cualitativo en la industrialización de Argentina, Brasil, etc. A partir de ello, se puede observar como la participación de China en el poder de hash de bitcoin se ha reducido en poco tiempo de más de 66% al 50% del mercado.

Los efectos de la revolución que expresa e implica la “creación” y el lanzamiento del yuan-digital como moneda, por parte del Gobierno de China, se están sintiendo cada vez con mayor fuerza en la economía global. Ahora, con miras a la reunión del Grupo G20, el FMI y el Banco mundial abogan por el lanzamiento de monedas digitales respaldadas por los bancos centrales en Occidente. Desde la creación del bitcoin en 2009, las principales instituciones financieras del mundo y bancos centrales se han mostrado reacias a la adopción de las monedas digitales. Y no es para nada extraño: si bien las criptomonedas se han hecho famosas últimamente gracias a los especuladores, su objetivo fundamental es sustituir los intermediarios del sistema financiero internacional, es decir, los bancos comerciales e incluso a bancos centrales nacionales y con ello a estados nacionales.

La realidad es que, con el anunciado “Gran Reinicio de Davos 2021” se proyectaba la introducción de una cripto-moneda bajo control de los consorcios transnacionales globalistas –GAFAM-. Su introducción se realizaría en medio de un nuevo colapso financiero [9] que ellos mismos serían capaces de provocar, como ya observamos en marzo de 2020. No solo se han retrasado con la introducción de una criptomoneda, sino que fracasaron en la imposición de la moneda virtual-digital “Libra” bajo control de Facebook-Mark Zuckerberg. Tres meses después del lanzamiento de esta criptomoneda, en septiembre de 2019, el Banco Central Europeo alertaba que la moneda-digital Libra podía “amenazar” la política monetaria soberana de la Unión Europea e “impactar” sobre el control que ejercía el BCE sobre el Euro.                                                             

La Comisión Europea abrió una investigación para ver posibles comportamientos “anticompetitivos”, un eufemismo para referirse a una puja de poder de fondo, como es la lucha por imponer la moneda y las instituciones monetarias nacionales propias. Para, así poder ejercer la soberanía sobre una moneda que media y organiza la economía en su conjunto. Empresas como Visa, Paypal o MasterCard luego, le dieron la espalda a la iniciativa. Al pasar el primer año, la ambición ya se había diluido y en lugar de ser una criptodivisa global, está ligada solamente a las monedas locales.

Al no disponer de una moneda digital, los actores del poder Unipolar Globalista, desde EEUU, Gran Bretaña y Hong Kong, se encuentran en la necesidad de un acuerdo con el Gobierno de Pekín-China, en torno al Bitcoin. El precio del bitcoin cayó hacia fines de junio de 2021 por debajo de los US$30.000, borrando todas las ganancias que había acumulado durante el año. Lo que significó una caída de más del 50% desde que su precio llegó al máximo histórico de US$64.800 en abril de 2021 y produjo un desplome de todo el mercado de las criptodivisas.

¿Por qué sucedió en este momento?

Nunca hay coincidencias en las pujas de poder mundial o en la geopolítica del poder mundial. Las “cosas pasan” cuando existen condiciones, intereses, “razones”, aunque esas “razones” no “salten” a la vista. La realidad concreta es que la China multipolar acaba de hacer un “acuerdo” con los “EEUU”. En los últimos diez días de junio de 2021, hubo mucho ruido sobre el anuncio acerca que China obligó a los mineros de Bitcoin a empacar y abandonar el país. Esta decisión desató una furiosa venta masiva de bitcoins, que significó una caída de más de 50% en su valor.

Al no tener un desarrollo propio de una criptodivisa, la administración norteamericana de Biden estaba interesada en un mayor uso del Bitcoin y por lo tanto le vendría bien una pronta baja del precio de esta criptomoneda. Entonces, no era difícil llegar a un acuerdo en este aspecto con el gobierno de Xi Jimping en China. Estados Unidos a cambio quería una mayor seguridad en torno a la producción de bitcoins, para poder beneficiar y fortalecer a las oligarquías financieras (Globalistas, Continentalistas y Localistas) a mantenerse relevantes y así aprovechar la demanda latente masiva de criptomonedas en general.

Los fondos financieros de pensiones, cuyos rendimientos “murieron de hambre” y ya no pueden aprovechar los mercados de bonos basura del fracking para obtener sus rendimientos obligatorios del 8%, debido a que Estados Unidos se vio obligado a cerrar la producción no rentable del fracking. Lo anterior, en parte importante como resultado del triunfo de Alemania-Rusia en imponer el Northstream-II como proveedor de gas natural a la UE. Entonces, EEUU se encontró ante el escenario donde Bitcoin podría llegar a ser la única solución no solo para salvar a los fondos de pensiones, sino a un problema real, concreto y aún más grande: ante una crisis financiera, poder introducir una operación de rescate sin que la Reserva Federal –Fed- o la Secretaria del Tesoro tengan que intervenir. Los grandes jugadores se encuentran en condiciones de acumular aún más si los precios del Bitcoin están a precios más bajos. Y si eso ayuda a mitigar algo de la tensión entre China y EEUU, el precio político a pagar realmente sería muy pequeño para Xi Jinping.

Los contratos a futuro de bitcoin se iniciaron el 17 de diciembre de 2017, en el Chicago Mercantile Exchange (CME)[10].  Con ello se abrió el camino para poder manipular los precios de las cripto-monedas. Las instituciones y los grandes jugadores lograrían acumular aún más a precios mucho más bajos en bitcoins. Aparece un nuevo juego especulativo de Bitcoin/Ethereum. Bitcoin sería para actores que apuestan a la baja (los llamados osos) y Etherum al alza (los toros). Ya vimos cuando en junio bitcoin perdió 50% de su valor, que el precio de ethereum más bien se disparó. Sabemos que los bonos y las acciones tradicionalmente tienen esta correlación inversa. La sabiduría convencional de los inversionistas institucionales era tener una combinación de cartera entre acciones y bonos, junto con una regla empírica de acciones vs bonos de 60/40 ajustada a su riesgo. Al caer las acciones en la bolsa de valores aumenta la demanda de los bonos y si las acciones se aprecian suelen venderse bonos yendo a la baja.

A primera vista pareciera que nos dirigimos a un mundo financiero en el que Bitcoin y Ethereum cumplirán los roles que tradicionalmente hacían los bonos y las acciones, pero, en otro juego, Bitcoin sin duda permite una transferencia de riqueza hacia las grandes corporaciones mediante el crédito a tasa cero de interés (o sea, compra de bonos o pagarés de costo cero). A su vez hay otra transferencia de riqueza mediante la fuga de activos del sistema bancario tradicional a Ethereum. Estamos hablando en este caso de un mercado de derivados (sobre todo seguros contra la incapacidad de pago de deudas entabladas por las grandes corporaciones, etc.). En síntesis, Bitcoin se “comerá” el mercado de bonos que provendrá en gran parte de un mercado de bonos que esta vez será diez veces más grande.  Mientras Ethereum como mercado de derivados va a demoler las instituciones financieras.

En realidad, este juego es la manifestación de la profundización del carácter improductivo y parasitario de la economía globalizada. En otras palabras, la oligarquía financiera transnacional unipolar, como clase dominante, objetivamente se vuelve cada vez más visiblemente obsoleta para la historia de la humanidad, por su papel cada vez más improductivo, especulativo y sobre todo parasitario a costa del ámbito de la economía real. Observados en relación con China y la Nueva Ruta Multipolar de la Seda, el Unipolarismo Globalista aparece cada vez más aislado en lo político y debilitado en lo económico, por ello difícilmente pueda recurrir a unas capacidades técnico militares cada vez más retrasadas. Es su propia ´obsolescencia programada´. Aunque mantenga su arsenal nuclear, aunque en posición solo de amenaza en empate catastrófico.

El informe del FMI y Banco Mundial para el G20, octubre 2021, de hecho, está solicitando que “Occidente” no quede marginado por el proceso multipolar ya en marcha. El informe subraya que su enfoque principal es estudiar las implicaciones internacionales de la criptomoneda y que cada país decidirá los pros y contras de emitir su propia moneda digital o compartir la de su preferencia. Es probable que los principales países de la Unión Europea (con Alemania en primera línea) vayan a optar por relacionarse con el yuan digital y el mundo multipolar. China y el proyecto multipolar saldrán vencedores en el G20, pero seguramente tenderán la mano a EEUU para que no se aísle, ni se hunda.

La “caída” del dólar de su status de moneda internacional de referencia se anunció en junio de 2021, un bombazo. El sonido se percibió hasta en América Latina. Vemos a El Salvador, país dolarizado desde hace años, como la primera nación del mundo aprobando una ley que convertiría al Bitcoin en moneda de curso legal irrestricto. El presidente, sin embargo, explicitó para qué servirá el Bitcoin y para qué no: 1- Que los precios se fijarán en dólares debido a las oscilaciones en el precio del bitcoin. Entonces no cumple la función de unidad de cuenta.  2- Que los salarios y pensiones solo se pagarán en dólares y que nadie está obligado a aceptar el bitcoin. La moneda digital entonces no cumplirá a cabalidad la función de medio de pago. 3- Que las reservas bancarias no necesariamente se convertirán en Bitcoin y, por lo tanto, tampoco serán realmente reserva de valor. Sin anunciarlo explícitamente, sí servirá para que tanto extranjeros como nacionales puedan lavar dinero con mayor seguridad.  Bolivia, de repente, presenta en esta coyuntura una ley que bloquea las ventas y exportaciones de los lingotes de oro que produce el país. Ambos actos manifiestan que la desconfianza en el dólar como moneda de reserva internacional ha llegado a un nivel crítico.

Con todo esto que observamos, podemos esperar un proceso de desdolarización que se acelerara a partir de julio de 2021. Que conllevaría a una consolidación de posicionamientos en el mundo, particularmente entre aquellos que pueden optar por el mundo multipolar y salir del dólar, y aquellos que están posicionados en el marco del Globalismo Unipolar. Estos últimos sostendrán posiciones que muestran que no están preparados o “permitidos” aun para el fin del estado de reserva del USD, pagando probablemente mayores costos. 

En este contexto también será importante observar a aquellos actores Unipolares Continentalistas como: Texas-Florida enfrentados al Globalismo Unipolar en Nueva York y California que pueden revelar en 2022 una avanzada hacia la desintegración política cuando haya otra vez elecciones en EEUU en 2022. Los Estados republicanos (rojos) estadounidenses son probablemente las regiones que resisten, a capa y espada, la agenda del “New Reset” Globalista expuesta en Davos 2021, por Bill Gates y K.  Schwab. Si va a comenzar una rebelión contra los globalistas, comenzará aquí.

Una mentalidad secesionista histórica ha ido ganando terreno nuevamente tras las elecciones presidenciales de 2016 y 2020, que mostraron que la Unión de Estados está más dividida política y estratégicamente que nunca. Una encuesta (de YouGov y Bright Line Watch de 2.750 estadounidenses) recientemente publicada encontró que dos tercios (66 por ciento) de los republicanos que viven en los estados del sur, incluidos Texas y Florida, aprobarían separarse de Estados Unidos para unirse a una unión de estados del sur. Ese número es superior al 50 por ciento de una encuesta similar realizada a principios de este año.

En el mismo contexto, se enfrenta el Continentalismo del Reino Unido al Globalismo unipolar de la City de Londres, que ha perdido mucha de su importancia a partir del Brexit. Están también los países simpatizantes del multipolarismo en la Unión Europea (Alemania-Francia-Italia) enfrentado cada vez más expresamente al globalismo que aun reina en Cities Financieras de Paris-Ámsterdam-Milán-etc. Estas tensiones y confrontaciones si bien ganaran en intensidad de aquí a octubre de 2021, cuando en el G20 el Unipolarismo Globalista se mostrará claramente a la defensiva ante el multipolarismo en marcha y cada vez más en voz alta.

A modo de conclusiones

La III-GM (Tercera Guerra Mundial) no escalo, en los modos técnicos militares extendiéndose territorialmente, porque fue contenida por las acciones de los actores multipolares dentro de los límites de la estrategia multipolar en la región del Oriente Medio (Siria-Irán-Líbano-Irak-Israel-Egipto-Libia). Para los derrotados -el Globalismo Unipolar principalmente- ha llegado el momento de ‎reconocerlo y de pagar por los daños humanos y materiales que provocaron con ‎sus actos de todo tipo y magnitud.

Pero, se vuelve a repetir una situación clave, nuevamente los actores determinantes en los Estados Unidos lograron que la guerra técnico-militar, en sus distintas formas y modalidades, no se desarrolle en territorio propio sino en el territorio de naciones y pueblos que pretende conquistar, controlar y utilizar como medios para otros fines. La OTAN, controlada por los actores unipolares globalistas, fue y es el instrumento militar para coordinar estos objetivos y fines. Tampoco ‎sufrieron en carne propia las consecuencias de batallas en las que participaron ‎fundamentalmente a través de “intermediarios” –las empresas financieras contratistas transnacionales de «yihadistas» mercenarios de todo el mundo- cuyo único compromiso es con el “dios dinero”.

Este imperio -como sucedió antes con el Imperio Romano- pone de manifiesto su proceso de desintegración, caída o perestroika, primero en su periferia, donde actúa a través de fuerzas mercenarias, a las que financia y pertrecha de los distintos instrumentos y capacidades. Cuando las derrotas son más numerosas que los triunfos y los gastos de la guerra aumentan al tiempo que los beneficios se reducen, estos son los grandes indicadores como preludio de su “Caída”, de la misma manera como el imperio Romano se desintegro también en su tiempo. Con las derrotas una clase dominante se torna económica, política y militarmente obsoleta y esto pasa también con los viejos intereses financieros en EE.UU.

El encuentro en Ginebra del 16 de junio ‎de 2021, entre Joe Biden y Vladimir Putin, se organizó para poner fin a las hostilidades. El presidente Biden reconoció en este contexto que Estados Unidos debería suspender la doctrina de guerra sin fin‎ de 2001 de Rumsfeld. Reconociendo que han sido derrotados en la guerra, específicamente en el Gran Medio Oriente y, por lo tanto, que no pudieron llevar la misma a los territorios estratégicos del multipolarismo, Rusia-China-India.

El presidente de Rusia, Vladimir ‎Putin, dejó en claro que los intereses unipolares globalistas en EEUU, y en las potencias de Europa ‎occidental, están obligadas a pagar los gastos producidos por la “destrucción”. Mientras que China, se confirma en su ‎estatus de socio de Rusia. Putin dejó en claro a Biden –los intereses globalistas– las líneas rojas que no debería cruzar: 1) Prohibición de incorporar Ucrania a la OTAN y de desplegar armas nucleares en ‎suelo ucraniano; 2) prohibición de inmiscuirse en Bielorrusia; 3) prohibición de intervenir en la política interna de Rusia.

Putin debe haber dejado claro también que las sanciones económicas son las que motivaron su política desdolarización que contempla la introducción del “CryptoRuble”, el que está a un paso de ser realidad. Este hecho dejaría sin efecto la “amenaza” de bloqueo a los intercambios bancarios entre Rusia y otros países (sistema SWIFT). El Banco Central de Rusia lleva cuatro años trabajando en una cripto-moneda plurinacional conjunta para los países BRICS-UEE (Unión Económica Euroasiática). Esta cripto-moneda plurinacional podría ser utilizada por más del 41 por ciento de la población mundial creando una realidad y sistema alternativo el SWIFT.

En este punto, el Banco Popular de China avanzó un paso más. La cripto-moneda emitida por el Banco Central de China constituiría una moneda controlada exclusivamente por la autoridad monetaria de ese país como medio de intercambio en la nueva Ruta de la Seda y reemplazaría nada más y nada menos que al petro-dólar. Reforzando, de este modo, su propuesta de nuevo sistema monetario internacional basado en el petro-yuan-oro. Con ello la clase dominante del unipolarismo globalista ha de reconocer la existencia en condiciones no subordinadas de otros polos, un contundente paso hacia un mundo multipolar.   

Ante la imposibilidad de detener el desarrollo de las criptomonedas, particularmente en China y Rusia, el Unipolarismo globalista está aún sin poder resolver esta encrucijada en que se encuentra, incluso perdiendo este tren que podría pasarlo por encima. Objetivamente, ya casi no le queda otra opción que asociarse al proyecto multipolar. Está muy claro para Occidente que Rusia, y sobre todo China, ya se adelantaron en materia de criptomonedas y con ello del muevo sistema monetario mundial. El informe del FMI y Banco Mundial para el G20, en octubre 2021, de hecho, está solicitando que “Occidente” no quede marginado del proceso multipolar ya en marcha.

En este marco, es probable que los principales países de la Unión Europea (con Alemania en primera línea) opten por relacionarse con el yuan digital y el mundo multipolar. Con ello, China y el proyecto multipolar saldrán fortalecidos en su vía multipolar y como vencedores del G20. Pero, seguramente, con su enfoque multipolar deberán tender la mano a EEUU para no dejarlo aislado, y que se hunda y para que no quede “ni aislado ni acorralado”; para que no pueda “cometer el error” de recurrir a un conflicto militar, que implicaría el escenario nuclear catastrófico.

La realidad es que, con el anunciado “Gran Reinicio de Davos 2021” se proyectaba la introducción de una cripto-moneda bajo control de los consorcios transnacionales globalistas –GAFAM-. No solo se han retrasado en la introducción de una criptomoneda, sino que fracasaron en la imposición de la moneda virtual-digital “Libra” bajo control de Facebook-Mark Zuckerberg.

En realidad, este juego es la manifestación de la profundización del carácter improductivo de la economía unipolar globalizada frente una economía multipolar conectada con la economía real y productiva. En otras palabras, la oligarquía financiera transnacional unipolar, como clase dominante, objetivamente se vuelve cada vez más visiblemente obsoleta para la historia de la humanidad. En primer lugar, por su papel cada vez más improductivo, especulativo y sobre todo parasitario en el ámbito de la economía real, con el impacto que se manifiesta en su cada vez más retrasado complejo técnico-militar. Todo ello, se manifiesta también en lo político, en incapacidad de continuar influyendo decisivamente en la política internacional y la profundización de la crisis política que se manifiesta en la profundidad de las pujas entre fracciones oligárquicas financieras con los emergentes escenarios de secesión, y también en la profundidad que asume la crisis sociopolítica en el pueblo norteamericano.

En junio de 2021 se anunció, como con un bombazo, que el proyecto Globalista Unipolar no tiene criptomoneda propia a la vista para presentar en octubre. Con ello, se anunció la “caída” del dólar desde su status de moneda internacional de referencia. En un acuerdo entre China y EEUU, el bitcóin perdió más de la mitad de su ´valor´.  En esta coyuntura, las grandes corporaciones globalistas como Amazon y Tesla recurren al Bitcoin, moneda sin ningún respaldo ni control de banco central alguno. La mera decisión de aceptar bitcoin, dispara su cotización para arriba y toda amenaza de prescindir de la misma, a su caída. Se intensifica con ello la especulación, manipulación y, por ende, una concentración aún más escandalosa de la riqueza, mediante formas totalmente parasitarias y muy nocivas para la sociedad como un todo. La obsolescencia programada del unipolarismo unipolar ya está a la vista.  Estamos ante el grito del Sujeto-Mundo por otra forma de vivir, por otra civilización, por una civilización de civilizaciones, multipolar.

Con todo esto, podemos esperar a partir de julio-septiembre de 2021 un proceso de desdolarización aún más acelerado. Un proceso que conllevaría a una consolidación de los posicionamientos del multipolarismo como proyecto productivo en el mundo. Todo esto plantearía que los países se dividirán, entre aquellos que pueden optar por el mundo multipolar y salir del dólar, los cuales serán cada vez más.  Y aquellos que no pueden, aunque quisieran, una elite minoritaria, que están posicionados y anclados en el marco del Globalismo Unipolar.  

Por ello, también será importante observar a aquellos actores Unipolares Continentalistas como Texas-Florida enfrentados al Globalismo Unipolar en Nueva York y California; el Continentalismo del Reino Unido enfrentado al Globalismo unipolar en Londres; el de la Unión Europea (Alemania-Francia-Italia) enfrentado al globalismo en Paris-Ámsterdam-Milán-etc.). Porque las tensiones y confrontaciones ganaran en intensidad debido a que su contradicción principal está en su lucha contra el Unipolarismo Globalista. Cada vez más debilitado en cada City Financiera de la red global, en cada Nación, en cada Continentalismo o Bloque Regional Plurinacional.

Observamos el proceso de desarrollo de la obsolescencia progresiva de una clase dominante improductiva del mismo modo como en la historia fue el caso en el feudalismo cuando, con la introducción de la renta en dinero, los señores feudales quedaron por fuera del proceso productivo por completo. Si el proceso de obsolescencia o caída de la clase dominante en el imperio romano llevo siglos, mientras en el feudalismo fue un proceso mucho más corto y en tiempos más recientes la desintegración de la Unión Soviética fue un proceso solo de décadas. Lo mismo se puede esperar hoy con la Perestroika o caída de los Estados Unidos de Norteamérica.

Es la posición rentista, que se produce con la subordinación del ámbito productivo al financiero, improductivo y parasitario, lo que torna a las clases dominantes y, por lo tanto, a la capitalista financiera (a las grandes corporaciones globalistas –GAFAM- y los megabancos financieros -City, MSBC, etc.- sobre todo) hoy como clase dominante objetivamente obsoleta. Su papel ya obstruye la acumulación de capacidades sociales de producción, capital en este caso, en el ámbito productivo y su enriquecimiento crece de forma y modo parasitario a costa de las grandes mayorías sociales productoras. Por ello queda cada vez más encerrada en una crisis político social nacional, aislada en lo político internacional, desacreditada en hegemónico-cultural, debilitada en lo técnico militar y pierde espacios de poder ante un nuevo proyecto económico productivo y multipolar que se torna cada vez más dominante en lo económico y hegemónico en lo ideológico-cultural. Vivimos el grito del Mundo por otro modo de vivir, por el Buen Vivir, por otra Civilización de Civilizaciones, Multipolar.

Una muestra del estado de situación se da en julio de 2021. Donde la reunión diplomática, entre la subsecretaria de Estado estadounidense Sherman y China del 26 de julio, fue tan dura, tensa y compleja como la anterior de marzo de 2021 en Alaska. China respondió, ante la “diplomacia coercitiva” de Estados Unidos, entregando dos listas de demandas para que sean aceptadas para que puedan restablecerse las relaciones.

Planteando: Primero, que Estados Unidos no desafiará a China. Segundo, que no habrá sanciones o aranceles. Tercero, que no se afectaran sus derechos en Hong Kong, Xinjiang, Tíbet y Taiwán. Y, si no aceptaran estos puntos, lo que seguiría serian medidas aún más duras. Entendiendo que, de aceptarlo, implicaría reconocer los derechos de la nación China, en clave multipolar. Esto significaría, reconocer la victoria del Multipolarismo, por lo tanto, la derrota del Unipolarismo Financiero Global. Pero, nos preguntamos, también lo sería del ¿Unipolarismo Continental Norteamericano, británico, japonés y de la UE?

El mismo día de la cumbre hubo una venta masiva de acciones en la bolsa de valores de Hong Kong, con réplicas en todo el mundo. La misma fue impulsada por la intervención estatal China en el ámbito del uso de la tecnología en materia de educación [11], después de otras en la esfera de la tecnología financiera y de hecho en el uso de la tecnología en general. Estas intervenciones del gobierno nacional de China son la manifestación de su decisión de poner límite a la producción para un estilo de vida occidental, contra la exuberancia y para reorientarla estructuralmente a que se reduzcan las brechas sociales al interior de China. La medida resultó ser como un shock para Occidente (Estados Unidos en particular) donde las bolsas se desplomaron, pero al mismo tiempo es la señal que China avanza hacia una nueva civilización de civilizaciones para darle continuidad no lineal a la historia de la Humanidad.

Que, también, significa que se sepa que no hay ni habrá ningún “Fin de la Historia” de la Humanidad, como alguna vez planteo el capitalismo tecnócrata financiero global a principios de la década de 1990[12], en la última década del siglo XX, cuando estaba sucediendo la Perestroika Soviética por acción del capitalismo unipolar financiero, Continentalismos y Globalismo, que había construido un término de unidad provisoria, táctica, que se plasmó como el Consenso de Washington.

Notas:

*Licenciado en Sociología. Director del Centro de Investigaciones en Política y Economía (CIEPE), Centro miembro de la Red CLACSO. Director del Área de Estudios Geopolíticos de la Crisis Financiera Global (CIEPE). Coordinador del Grupo de Trabajo “Geopolítica de la Globalización” (CLACSO). Profesor del Seminario “Hegemonía, comunicación y geopolítica” en la Universidad Nacional de La Plata y en la Universidad Plurinacional de la Patria Grande (UPPAG). Miembro del Observatorio Internacional de la Crisis. Doctorando en Comunicación en la UNLP. Co-autor y coordinador del libro “La Crisis Mundial” (Fabro, 2018).

** Doctor en Ciencias Sociales de la Universidad de Nimega, Holanda. Tiene postgrado en demografía por La Sorbonne. Investigador del Instituto de Estudios para el Desarrollo, Universidad Tilburg, Holanda. Director del Postgrado en Economía de la UNAH en Honduras y fundador de la Maestría en Política Económica, UNA, Costa Rica. Cofundador de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política (SEPLA). Es cofundador de Global University for Sustainability. Presidente de la Junta Directiva del DEI, Costa Rica. Miembro del Foro Mundial de Alternativas. Coordinador del Observatorio Internacional de la Crisis.

Fuente: (Centro de Investigaciones en Política y Economía (CIEPE

Bibliografía Consultada

Walter Formento – Wim Dierckxsens, Tercera guerra mundial y oligarquía financiera globalista, 01/07/2021

Wim Dierckxsens – Walter Formento, 2021: Año del Final de la Era del Dólar, 02/06/2021

Wim Dierckxsens – Walter Formento, El proyecto multipolar por una nueva civilización, 15/03/2021.

Wim Dierckxsens – Walter Formento, ¿Hacia una Nueva Civilización Multipolar?, 02/03/2021

Wim Dierckxsens – Walter Formento, Fascismo Siglo-XXI o nueva civilización pos-capitalista, 27/10/2020

Tom Luongo, Bitcoin’s Homegrown Hash: Did China Just Make A Deal With The US? Gold, Goats and Guns blog, 26 de junio de 2021

Thierry Meyssan, La formación de un nuevo orden mundial, segunda parte; Encuentro Biden-Putin, más parecido a un YaltaII que a la capitulaciódeBerlín, Red Voltaire 22 de junio de 2021

Edgar Espinoza, ¿Occidente seguirá el ejemplo de China? El FMI y el Banco Mundial abogan por las monedas digitales, https://mundo,sputniknewa, 9 de julio de 2021

Russia Today, China bloquea Binance, la mayor criptobolsa del mundo

https://actualidad.rt.com/actualidad/397382-china-bloquea-binance, 9 de julio de 2021

Allan Stein, Secessionist, Border Realignment Movements Gaining Traction in US, The Epoch Times, 20 de julio de 2021

Referencias:


[1] Es importante recordar que la “Guerra” comienza mucho antes que esta adquiera los modos y formas técnico militares que son la forma y momento con lo cual asociamos directamente el concepto de Guerra. El momento estratégico militar o político militar es el concepto más general que permite observar el conflicto y la puja de poderes económico-político estratégico antes que este asuma sus modos técnico militares.

[2] Tercera guerra mundial y Oligarquía Financiera Globalista, Walter Formento, Wim Dierckxsens, 01/07/2021  https://www.alainet.org/es/articulo/212894

[3] Ley originada en el marco de la acción llamada “la caída de las torres gemelas” en la City financiera de Nueva York en septiembre de 2001. Donde fueron dinamitadas tres torres importantes en la llamada City Financiera de Nueva York.  En el marco del enfrentamiento entre la Oligarquía financiera continentalista norteamericana –Texas, Florida- y la Oligarquía financiera Globalista – Nueva York, California-. https://www.clacso.org.ar/libreria-latinoamericana-cm/libro_detalle.php?id_libro=1685&pageNum_ rs_libros=0&totalRows_rs_libros=1428&orden=novedad

[4] La superioridad militar británica –en armamento y en tecnología bélica– y los errores estratégicos chinos facilitaron la derrota china y en 1842 sus tropas entraban en la ciudad de Nankín, hecho que ponía fin al conflicto. Esta derrota se plasmó diplomáticamente en el Tratado de Nankín, que obligaba a China a asumir el “libre comercio” de opio y a ceder Hong-Kong a Inglaterra durante 150 años. El comercio exterior incluido el opio podría llegar a China a través de cinco puertos, de los cuales el de Cantón era el más importante. Con este acuerdo el imperio chino se abría obligatoriamente a la influencia extranjera, señalando no sólo una inflexión histórica fundamental sino también la aceleración de la grave crisis interna que venía padeciendo desde principios de siglo. Además, la fácil victoria británica atrajo en interés de otras potencias hacia China. https://miradahistorica.net/2020/08/19/las-guerras-del-opio/

[5]  2021: Año del Final de la Era del Dólar. Son precisamente las sanciones de EEUU contra Rusia, las que han acelerado al Multipolarismo en los años posteriores a 2014, hasta 2020. Wim Dierckxsens, Walter Formento, 02/06/2021, https://www.alainet.org/es/articulo/212486

[6] SWIFT (del inglés: Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication, es decir, Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Mundiales) es una organización que tiene a cargo una red internacional de comunicaciones financieras entre bancos y otras entidades financieras. SWIFT se fundó en Bruselas, Bélgica, en 1973, bajo el liderazgo de su primer director general, Carl Reuterskiöld (1973-1983),​ y el respaldo de 239 bancos en 15 países. Ayudó a establecer un estándar en común para las transacciones financieras, así como un sistema de procesamiento de datos compartidos y una red de telecomunicaciones a nivel mundial. Los procedimientos de operación fundamentales, reglas para definir responsabilidades, etc., fueron establecidos en 1975 y el primer mensaje SWIFT se envió en 1977. https://es.wikipedia.org/wiki/Society_for_Worldwide_Interbank_Financial_Telecommunication

[7] El Bitcoin en la geopolítica, Por: Wim Dierckxsens, Walter Formento, 30/03/2018, https://www.aporrea.org/economia/a261189.html ; Capitalismo de Inteligencia Artificial vs Nueva formación social poscapitalista, Wim Dierckxsens, Walter Formento, http://www.iade.org.ar/noticias/ capitalismo-de-inteligencia-artificial-vs-nueva-formacion-social-poscapitalista

[8] Solo para tener una referencia: Calculadora de minería (de Bitcoin), Verifique qué minar en el momento con una réplica de nuestro algoritmo de cambio de ganancias. https://minerstat.com/mining-calculator?lang=es

[9] Fascismo Siglo-XXI o nueva civilización pos-capitalista, Wim Dierckxsens, Walter Formento, 27/10/2020, https://www.alainet.org/es/articulo/209510

[10] ¿Qué pasará con el precio de bitcoin en el mercado de futuros? https://www.eleconomista.es/divisas/ noticias/8801363/12/17/Que-pasara-con-el-precio-de-bitcoin-en-el-mercado-de-futuros.html

[11] Cuando el río suena, agua lleva, jueves, 5 de agosto de 2021, http://elterritoriodellince.blogspot.com/;

[12] Tercera guerra mundial y oligarquía financiera globalista, Walter Formento, Wim Dierckxsens, 01/07/2021, https://www.alainet.org/es/articulo/212894

Publicado en: https://noticiaspia.com/batalla-por-la-moneda-digital-dominante/

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

Geopolitica de las vacunas

AUDIO

La columna semanal de Geopolitica: del Club de La Pluma, que presenta el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele comienza por Afganistán con el avance de las tropas talibanas, luego del abandono precipitado del ejército de EEUU. Con el gobierno de Kabul cada vez más cercado, con la situación en Asia Central que se resquebraja y con un éxodo de millares de personas que crean graves crisis sanitarias, económicas y humanitarias en la zona. También se refiere a la variante Delta del Covid que vuelve a profundizar más problemas sanitarios y económicos en el mundo, con nuevas restricciones y nuevos conflictos sociopolíticos.

Sobre el cambio climático, el politólogo analiza cómo hemos llegado a una destrucción sistemática de nuestro hábitat, con un modelo de depredación económica masiva que no se frena, mientras que los causantes principales de la misma, nada intentan por lograr un futuro mínimamente «vivible» para las futuras generaciones.

En cuanto a Suramérica, relata situaciones que plantean un nuevo escenario para el 2022, y se adentra en Perú con la agresividad del Fujimorismo y del sistema para desestabilizar al gobierno de Castillo, con las distintas e increíbles maneras que utiliza el «Poder detrás de las cortinas» para crear terror social y de la presión de la «Prensa Libre» tratando de destruir a un Gobierno legítimo y democrático. De Brasil, nos cuenta que Bolsonaro está en caída libre con apenas el 24% de aprobado, que pierde el apoyo de los evangelistas y que su ridícula denuncia de que «La oposición haría fraude electoral» se le vuelve en contra y lo acercan a la imagen de Trump y a las escenas de la toma del Capitolio por sus bandas de fanáticos. Más adelante nos hablará de “los crímenes selectivos en Colombia”, de las informaciones que los medios no publican, de una  represión sangrienta que intenta aplastar una protesta popular y de nuevas generaciones de jóvenes que buscan un cambio de verdad.

También nos cuenta la visita a Argentina y Brasil del asesor de Seguridad de Biden, Jake Sullivan y del director de Seguridad, Juan González, con la misión de «alinear la tropa» y forzar un cerco contra China, aunque el comunicado oficial diga que fue para analizar la estabilidad regional, el cambio climático, las infraestructuras digitales y la lucha contra la pandemia. Y nos detalla LOS CUATRO PUNTOS CLAVES que atormentan a Washington en su relación con el sur del continente. La minuciosa  explicación de Carlos sobre esos puntos, nos hará entender la angustia que sufre la Casa Blanca ante la realidad de una región que va cambiando sus planteamientos con Washington.

 Finalmente nuestro director aborda LA GEOPOLÍTICA DE LAS VACUNAS, y con datos precisos, cifras concluyentes y argumentos rotundos, va demostrando como EEUU y la UE han transformado a las vacunas en una herramienta geopolítica de control y de demostración de poder, creando un sistema global cruel e inadecuado, privilegiando a los países ricos, privando a casi la mitad de la población mundial al acceso de las mismas, acaparando su fabricación y reparto, y negando la liberalización de las patentes que permitiría una vacunación masiva y rápida en los países sin recursos económicos. Sin embargo, con esta irresponsabilidad de las potencias occidentales, la pandemia se seguirá expandiendo con nuevas variantes, confirmando el temor de que el Covid ha venido para quedarse.

Y Pereyra Mele cierra la columna comparando entre China y EEUU, el rendimiento de sus respectivas luchas contra la pandemia. Y otra vez con datos extensos y concluyentes, demuestra  que mientras los asiáticos han recuperando su capacidad industrial, tecnológica y económica; los americanos por el contrario, sufren una crisis económica sin precedentes, se le agrava el horizonte con la llegada del frío y ya sufren las consecuencias de esa otra peste llamada “LA PANDEMIA DE LOS QUE NO SE QUIEREN VACUNAR”.

Eduardo Bonugli (Madrid, 8/8/21)

INVAP nació en 1976 como un spin off de la Comisión Nacional de Energía Atómica, con el fin de sustituir importaciones y dominar tecnologías de vanguardia, algunas no disponibles comercialmente por ser estratégicas. Su exitosa trayectoria en el área nuclear le permitió incursionar en el sector espacial, las telecomunicaciones, radares, drones, etc., convirtiéndose en líder en varios nichos y logrando exportar su tecnología al mundo.

Investigaciones Aplicadas Sociedad del Estado, más conocida como INVAP, es una empresa tecnológica de la Provincia de Río Negro, creada en 1976 a instancias del Doctor en Física Conrado Francisco Varotto, en el marco del Programa de Investigación Aplicada del Centro Atómico Bariloche (CAB), perteneciente a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

En sus principios, INVAP se abocó a desarrollar proyectos estratégicos y de alta tecnología relacionados con la actividad nuclear, habiendo logrado desafíos tales como la tecnología para obtener esponja de circonio, el enriquecimiento de uranio (proceso que al día de hoy apenas dominan unos 15 países en todo el mundo), el diseño y construcción de reactores nucleares de investigación, plantas de radioisótopos de uso medicinal, herramientas robotizadas para mantenimiento y reparación de centrales atómicas, etc.

Con el paso de los años, INVAP fue creciendo tanto en personal como en infraestructura, pasando de un reducido grupo de científicos argentinos que trabajaban en una modesta dependencia del CAB a hoy tener más de 1.300 empleados (85% de los cuales son profesionales y técnicos) que trabajan en la sede central, a orillas del lago Nahuel Huapi, en una planta industrial modelo de más de 16.000 metros cuadrados de superficie, con oficinas administrativas, laboratorios de ensayos, salas limpias de integración de satélites, aéreas de óptica, microelectrónica, mecanizados de precisión, etc.

INVAP acredita certificaciones según normas ISO 9000, ISO 14000, OHSAS 18001 y sus desarrollos se ajustan a estrictas recomendaciones de las Agencias Espaciales de Europa (ESA) y de EE.UU. (NASA), la cual reconoció a la empresa argentina como la única de Latinoamérica apta para realizar sistemas satelitales completos, desde su diseño y construcción hasta su operación.

Al día de hoy, tras más de 40 años de probada trayectoria, INVAP no sólo ha participado en los principales proyectos de alta tecnología encarados en Argentina sino que también ha logrado la exportación llave en mano a diversos países de: reactores nucleares (Egipto, Argelia, Australia, Holanda, Brasil, Arabia Saudita, etc.); plantas de radioisótopos (Cuba, India, etc.); equipos de cobaltoterapia y centros de medicina nuclear (Bolivia y Venezuela); satélites de observación, telecomunicaciones y componentes satelitales (Brasil y Turquía); sistemas industriales (EE.UU., Corea del Sur, etc.); radares (Nigeria); etc.

Render de radar RAXA gapfiller, uno de los proyectos de INVAP para ampliar su portfolio de radares.

Defensa y Seguridad

El área de Defensa y Seguridad es una de las más recientes en las cuales ha incursionado INVAP, a partir del desarrollo de un spin off a fines de la década de 1990, cuando la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) encargó a la empresa rionegrina el desarrollo de un Radar de Apertura Sintética (SAR) a ser instalado en los Satélites Argentinos de Observación por Microondas (SAOCOM), dos de los cuales (SAOCOM 1A y 1B) fueron lanzados en 2019 y 2020 y se encuentran funcionando en óptimas condiciones.

A partir del proyecto SAOCOM, en 2004 la Fuerza Aérea Argentina (FAA) contrató a la empresa estatal para desarrollar un prototipo de Radar Secundario Monopulso Argentino (RSMA) para el control del tráfico aerocomercial cooperativo (aeronaves con trasponder activo), del cual ya se fabricaron 23 ejemplares que se hallan distribuidos por todo el país, incluyendo un ejemplar móvil del RSMA denominado Mamboretá.

Posteriormente, la empresa rionegrina fue contratada por el Ejército Argentino (EA) para modernizar más de 40 de sus radares terrestres Rasit, sustituyendo componentes analógicos por otros de estado sólido, más confiables y fáciles de sostener en servicio a lo largo del ciclo de vida útil de los equipos, incorporando nueva interfaz más amigable para el usuario y mejorando las performances respecto de sus prestaciones originales al incluir una cámara de TV sobre la antena, GPS, brújula electrónica, representación digital del terreno, etc.

Además, el Ejército Argentino también solicitó el desarrollo y provisión del Procesador de Datos de Campaña (PDC), una computadora robustecida que no sólo sirve de nueva interfaz del Rasit modernizado sino también que se utiliza para otras funciones: telecomunicaciones, inteligencia, etc.

En el año 2005 el Ejército Argentino encargó a INVAP la modernización de las radios Serie 4600, incorporando tecnología digital en voz y datos, transmisión segura y GPS a los equipos radioeléctricos militares, permitiendo su integración a los sistemas de comando y control de la Fuerza.

Durante el año 2007 INVAP inició el desarrollo del Radar Primario Argentino (RPA) de tres dimensiones (3D) de largo alcance en banda L, de los cuales se han producido ya siete, con seis que ya se encuentran en servicio, uno en Merlo (Buenos Aires) y otros cinco emplazados en el noroeste y noreste argentino. El séptimo será instalado en los próximos meses.

En paralelo, a través de un acuerdo con la Subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación, INVAP desarrolló el Radar Meteorológico Argentino (RMA), del cual hasta ahora se fabricaron e instalaron once unidades.

En el año 2011 la Fuerza Aérea Argentina recibió un prototipo operativo de Radar de Alcance Mediano Experimental (RAME) de INVAP y le encargó a la firma un estudio de factibilidad técnico-económica para modernizar sus radares móviles en banda S modelo AN/TPS-43.

Aprobados los estudios de Aptitud, Factibilidad y Aceptabilidad (AFA) técnica, operativa y económica, INVAP inició la actualización del prototipo, para lo cual se sustituyeron componentes analógicos por otros de estado sólido, se incorporaron nuevos equipos de aire acondicionado y generación eléctrica, consolas de presentación de datos, etc.

En lo que hace a la dimensión naval del área de Defensa, INVAP encaró diversos proyectos para la Armada Argentina (ARA), entre los cuales se destacan los siguientes:

ü Sistema de cerramiento de las puertas del nuevo hangar para helicópteros del Transporte Rápido ARA “Hércules” de la ARA;

ü Ingeniería para el desarrollo de los Sistemas de Comando y Control para buques de combate (Destructores MEKO-360 y Corbetas MEKO-140) y submarinos (TR-1700);

ü Recuperación y modernización de sonares de MEKO y TR-1700;

ü Desarrollo y provisión del Sistema de Adquisición de Imágenes (SAI-Orión) para modernizar los aviones de patrulla marítima P-3B Orión con una plataforma giroestabilizada con sensores ópticos de visión diurna y nocturna, aptos para búsqueda y rescate (SAR), vigilancia de la Zona Económica Exclusiva Argentina (ZEEA), etc.;

ü Diseño y fabricación de un Radar Secundario Monopulso Argentino Naval (RSMA-N) que fue instalado en el Rompehielos ARA “Almirante Irízar” de la Armada Argentina;

ü Estudios para el diseño y provisión de radares de vigilancia costera.

Radar AN/TPS-43 modernizado por INVAP.

Por otro lado, en materia de Seguridad Pública, durante el año 2011 INVAP firmó un contrato con el Ministerio de Seguridad de la Nación (MINSEG) para desarrollar y fabricar el Sistema de Adquisición y Diseminación de Imágenes (SADI), un sistema electroóptico giroestabilizado con cámaras visibles e infrarrojas, capaz de ser instalado en buques, aeronaves y plataformas terrestres de las Fuerzas de Seguridad federales (FFSS).

Más cerca en el tiempo, INVAP también realizó otros proyectos para el MINSEG, entre los cuales podemos citar la asistencia técnica al organismo para la recepción e instalación de cuatro centros inteligentes de monitoreo y vigilancia fronteriza de origen israelí; el desarrollo de un sistema de trazabilidad de armamento individual (pistolas) a partir de su geolocalización y control de empleo (cuando el usuario efectúa un disparo); etc.

En diciembre del 2017 y como previsión ante la realización de la cumbre del G-20 en la Ciudad de Buenos Aires a fines del 2018, la Fuerza Aérea Argentina e INVAP firmaron un contrato para recuperar y modernizar el segundo radar AN/TPS-43, además de actualizar al mismo estándar el único ejemplar ya modernizado (denominado MTPS-43) de ese mismo modelo, así como el desarrollo y provisión de un nuevo modelo de radar móvil llamado RPA-170M.

El 3 de marzo de 2020 se firmó el convenio entre el MINDEF e INVAP para la entrega de un radar tridimensional RPA-240 a ser instalado en Tostado, Santa Fe, y la provisión de cinco nuevos radares móviles 3D del modelo RPA-200, que serán emplazados en las ciudades de Río Grande (Tierra del Fuego), Posadas (Misiones), Resistencia, Charata y Taco Pozo (éstas tres en Chaco).

El RPA-200 es un derivado del RPA-240, que aporta mayor flexibilidad en su empleo y traslado gracias a sus menores dimensiones y peso, además de una renovación importante de su tecnología. Sin embargo, su diseño buscó mantener una gran comunalidad en cuanto a su funcionamiento y logística con los RPA-240, lo cual redundó en una reducción de costos de adquisición, mantenimiento y capacitación de los operadores de la FAA.

El convenio suscripto entre el MINDEF e INVAP implica una inversión de 9.200 millones de pesos (unos 100 millones de dólares) e incluye la provisión de los radares con su infraestructura civil de instalación asociada; sistemas de comunicaciones; los radomos (coberturas de forma casi esférica fabricadas en material sintético para proteger principalmente la antena del radar del viento, las temperaturas, precipitaciones, polvo, etc.); el instrumental; los simuladores y sistemas de información para control, operación y mantenimiento, así como el soporte logístico y la capacitación del personal de la Fuerza Aérea Argentina.

Interior del MTPS-43, con sus nuevas consolas.

Radares Aerotransportados

En el marco del desarrollo de los Satélites Argentinos de Observación por Microondas (SAOCOM), a fines de la década de 1990, la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) designó a INVAP como contratista principal, debiendo, entre otras tareas, diseñar los radares para los SAOCOM.

Tiempo después, la CONAE firmó un acuerdo de cooperación con la Armada Argentina para utilizar un avión B-200 como banco de pruebas en vuelo del primer sistema argentino de radar de apertura sintética (SAR), el cual fue denominado SARAT (Sistema Argentino de Radar Aerotransportado).

En mayo del 2020, INVAP y la Dirección General de Investigación y Desarrollo (DGID) de la Fuerza Aérea Argentina comenzaron a desarrollar un Pod de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR) aprovechando la estructura de un tanque de combustible de 318 litros ya certificado para uso de los IA-58 Pucará de la FAA, dentro del cual se instalaría la antena y demás componentes del Radar Aerotransportado Banda X Argentino (RAXA).

Durante febrero del año en curso, en Bariloche, se realizaron los ensayos en tierra del radar, para lo cual se montó el sensor sobre un vehículo terrestre, a partir del cual se obtuvieron las primeras imágenes sintéticas.

Entre marzo y abril se definió el plan de ensayos en tierra y en vuelo del primer Modelo de Evaluación Tecnológica (MET-1) del Pod ISR, el cual equipará a los IA-58 Pucará Fénix, versión remotorizada y modernizada de esta noble aeronave que se produjo en la ex Fábrica Militar de Aviones (FMA).

Modelo de Evaluación Tecnológica 1 (MET-1) del pod ISR de INVAP siendo evaluado en un Pucará en mayo de 2021. Foto: Santiago Rivas.

Debido a que la ex FMA, actual Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), está a la espera de una comitiva extranjera, integrada por representantes de los fabricantes de los nuevos motores y hélices, todavía no se pudo certificar el prototipo modernizado del Pucará Fénix.

En virtud de lo expuesto, se decidió desplegar dos IA-58 desde la III Brigada Aérea de Reconquista al Centro de Ensayos en Vuelo (CEV) de la FAA, con sede en el predio de FAdeA, a fin de no demorar el inicio de la campaña de pruebas en vuelo del MET-1 del Pod ISR.

A fines de abril se desarrollaron con resultado satisfactorio los ensayos en tierra del Pod, para lo cual fue montado en los soportes subalares y central del fuselaje; se verificó la ergonomía de la instalación y empleo de la consola de operación del radar en el puesto trasero de la aeronave, se realizaron pruebas funcionales de interferencias e incompatibilidad electromagnéticas, etc.

El pasado 6 de mayo se realizó el primer vuelo previsto dentro del plan de ensayos, verificándose el comportamiento aerodinámico y estructural de la aeronave y el Pod ISR.

Al día siguiente se cumplieron dos vuelos de ensayos, en el primero se analizaron interferencias y compatibilidad electromagnética (EMI/EMC), cargas eléctricas en vuelo, vibraciones y temperaturas del Pod y; en el segundo, se obtuvieron las primeras imágenes tomadas en vuelo por un radar argentino en banda X.

Analizada la información obtenida de estos ensayos, se continuó con otros vuelos de comprobación del Pod, a fin de adquirir información del radar en el modo strip map para la generación de una imagen de Radar de Apertura Sintética (SAR), que consiste en procesar mediante algoritmos la información capturada por la antena del radar.

El desarrollo del Pod ISR prevé un horizonte evolutivo desde el actual MET-1 a un segundo demostrador denominado MET-2 con prestaciones incrementales en junio de 2022 y, aproximadamente un año después, concluir con el prototipo operativo MET-3, el cual estará integrado por el radar RAXA de estado sólido con barrido electrónico (tecnología AESA por sus siglas en inglés) y un gimbal giroestabilizado con cámaras electroópticas desarrollado por la empresa cordobesa FixView, sensores que funcionarán integrados dentro de la estructuras, otorgando la flexibilidad de poder emplear el Pod a bordo de cualquier aeronave que esté en servicio.

Finalmente, es importante destacar que el Decreto 1.407 del año 2004, por el cual se creó el Sistema Nacional de Vigilancia y Control Aeroespacial (SINVICA), preveía la incorporación de radares primarios y secundarios -fijos y móviles- terrestres, además de tres sistemas de radar en aeronaves, entendiéndose a éstas como plataformas AEW&C (Airbone Early Warning and Control), es decir, aeronaves de gran autonomía dotadas con radares de largo alcance para dar alerta temprana y controlar el espacio aéreo.

En este sentido, INVAP posee la capacidad tecnológica para desarrollar un radar de largo alcance para plataformas aéreas que cumplan funciones de AWACS y, simultáneamente, ya se encuentra trabajando, por su cuenta, en diseño de radares de barrido electrónico para aviones y helicópteros, tripulados y no tripulados.

Prototipo del RUAS 160 Asteri desarrollado por INVAP junto a Cicaré y Marinelli.

Sistemas Aéreos No Tripulados

A través de un acuerdo con el Ministerio de Defensa (MINDEF), INVAP encaró el desarrollo del Sistema Aéreo Robótico Argentino (SARA), que contemplaba el diseño y fabricación en nuestro país de drones de ala fija Clase 2 y 3 (media y larga autonomía, respectivamente), los cuales serían empleados tanto por las Fuerzas Armadas como por las Fuerzas de Seguridad federales.

Este proyecto de aeronaves no tripuladas preveía la posibilidad de ser usado para tareas militares, de Seguridad Pública y también en aplicaciones civiles, como, por ejemplo: catastro urbano, monitoreo ambiental, detección de incendios y contaminación, etc.

Este proyecto incluía no sólo las aeronaves no tripuladas que serían producidas en serie por la Fábrica Argentina de Aviones, perteneciente al MINDEF, sino que también incluía el desarrollo de las cargas útiles (sistemas ópticos, radar, etc.), planta motriz, estaciones de control en tierra, simuladores de vuelo, sistema de navegación y telecomunicaciones, documentación técnica, herramientas y repuestos, capacitación de los operadores y personal de mantenimiento, etc.

En el marco del contrato de casi 2.200 millones de pesos que autorizó la Jefatura de Gabinete de Ministros por Decisión Administrativa N°1 del año 2015 para desarrollar el SARA, también se encaró el diseño de un Blanco Aéreo de Alta Velocidad (BAAV), el cual sería producido en serie por Fabricaciones Militares (FM), empresa también dependiente del MINDEF.

Lamentablemente el proyecto SARA quedó paralizado a principios del año 2016 por falta de financiación y actualmente se evalúa su reactivación.

Por otro lado, en noviembre del año 2020 INVAP firmó un convenio marco de cooperación y asistencia técnica con la Provincia de Santa Fe, a partir del cual se avanzó con vistas a firmar en breve un contrato por la provisión de tres unidades operativas del Sistema Aéreo No Tripulado de alas rotativas denominado RUAS-160, que será provisto durante el año 2021.

El contrato incluye un paquete compuesto por un simulador y actividades de capacitación del personal que los operará, repuestos, documentación técnica, herramientas de mantenimiento, etc.

Se trata de un desarrollo asociativo entre INVAP, Cicaré (reconocido diseñador argentino que fabrica y exporta helicópteros) y Marinelli Technology (empresa de servicios agrícolas).

El RUAS-160 es un sistema que comprende un segmento en tierra (consola de comando y control) y las aeronaves no tripuladas, que son helicópteros de dos rotores coaxiales contra-rotativos, compacto, modular, de gran autonomía (hasta 6 horas de vuelo según la variante) que puede portar diversas cargas útiles según la misión a cumplir.

Gracias a su sistema de navegación, guiado y control automatizado, el RUAS-160 puede ser remotamente piloteado desde la consola en tierra o, en su defecto, cumplir un plan de vuelo en base a waypoints preestablecidos por el operador del sistema.

La operación a distancia de las aeronaves RUAS-160 reduce costos y evita el riesgo para los tripulantes de las aeronaves tripuladas, ya que éstas no sólo están expuestas a una eventual falla mecánica sino también a los efectos de armas de fuego que pueden derivar en bajas entre el personal o daños de diversa magnitud en las aeronaves.

Para aplicaciones de Defensa y Seguridad, el RUAS-160 puede ser instrumentado con una plataforma giroestabilizada con sensores electroópticos (EO) e infrarrojos (IR) para visión nocturna, LIDAR (Laser Imaging Detection And Ranging) y radar activo de barrido electrónico (AESA) en banda X, para así brindar la capacidad de detectar, reconocer e identificar objetos móviles y estacionarios tanto en tierra como en el mar.

Otra configuración de uso específico del RUAS-160 es la destinada a la industria agrícola, con capacidad de transportar equipos para pulverización hiperselectiva de cultivos, y de captura de imágenes para determinar el estado de salud del terreno y de los cultivos.

Las principales tareas que puede desarrollar el RUAS-160, tanto de día como de noche, sobre espacios terrestres y/o marítimos, son: vigilancia y control de rutas y espacios terrestres; monitoreo de infraestructuras críticas (puertos, aeropuertos, centrales de energía); control de aguas jurisdiccionales; localización y seguimiento de objetivos (vehículos, personas, etc.); alerta temprana en detección de incendios; búsqueda y rescate en tierra y agua; etc.

Por último, es de destacar que se ha desarrollado una versión navalizada del RUAS 160 que será provista a la Armada Argentina para formar parte de la dotación de sus buques de superficie.

Propuestas de radares terrestres de corto alcance para infantería, muy útiles también para el control de fronteras, que podrían complementar o reemplazar a los RASIT del Ejército Argentino.

Conclusiones

El desarrollo científico-tecnológico e industrial de un país permite conocer su potencial, no sólo en términos económicos y productivos, sino también militares frente a un eventual conflicto bélico.

Depender de tecnología importada implica no sólo disponer de cuantiosos recursos para adquirir sistemas modernos, sino también contar con el visto bueno de las potencias extranjeras que los fabrican. El reciente veto de Inglaterra a la venta de aviones FA-50 surcoreanos para la Fuerza Aérea Argentina expuso la dependencia tecnológica que afecta nuestra soberanía.

Desarrollar y dominar tecnología nuclear, aeronáutica, espacial, etc., implica fuertes inversiones a lo largo de varios años para ver resultados concretos, algo que -en países como la Argentina- no siempre es posible debido a la falta de visión estratégica y de continuidad en las políticas públicas.

Una excepción es INVAP, empresa a la cual los gobiernos de diverso signo partidario siempre han apoyado, en mayor o menor medida, a lo largo de sus casi 45 años de trayectoria, donde ha demostrado una gestión profesional, honesta y calificada, que le ha permitido desarrollar tecnología de vanguardia, no sólo para el Estado argentino sino también para otras naciones, habiendo realizado exportaciones a EE.UU, Corea del Sur, Australia, Holanda, etc.

Particularmente en lo que hace a desarrollos para la Defensa y Seguridad, los proyectos citados en el presente artículo demuestran que INVAP podría -y debería- ser el socio estratégico de los Ministerios de Defensa y de Seguridad de la Nación, maximizando la sinergia entre ambas reparticiones y el uso eficiente de los recursos presupuestarios asignados a la incorporación y modernización de sistemas y medios de las Fuerzas Armadas y de Seguridad federales, ya que gran parte de los mismos son de uso dual (sensores ópticos, radares, drones, telecomunicaciones, satélites, etc.).

El Estado nacional debe avanzar en la sanción de una imprescindible Ley de Investigación, Desarrollo, Innovación y Producción para la Defensa, complementaria de la Ley del Fondo Nacional de la Defensa (FONDEF), que fomente el entramado científico-tecnológico e industrial -público y privado- mediante incentivos fiscales; facilidades para contratar personal; financiamiento de proyectos estratégicos para las FFAA y FFSS a mediano y largo plazo (5 a 15 años); créditos para adquirir bienes de capital y actividades de I+D; financiación y garantías para facilitar las exportaciones; entre otras medidas.

Solo para citar algunos de los múltiples beneficios que gana nuestro país si las autoridades políticas toman en cuenta lo expresado anteriormente, digamos que los radares producidos por INVAP fueron diseñados a la medida de los requerimientos exigidos por la Fuerza Aérea Argentina, con menor costo de adquisición y mantenimiento que similares importados, se logró dominar una tecnología sensitiva, se generaron cientos de puestos de trabajo calificados (en INVAP y casi 150 PYMEs argentinas) y ya se logró una primera exportación.

FUENTE Pucará defensa:

https://www.pucara.org/

En un contexto preelectoral donde “las campañas de desinformación intencionadas” abundan, la propuesta impulsada por la Fatpren propone “no generar ni promover noticias falsas o campañas de desinformación en perjuicio de adversarios políticos” y subraya la necesidad de realizar buenas prácticas  en  las redes sociales.

Por Miguel Julio Rodríguez Villafañe*

El 29 de julio de este año 2021, la Federación Argentina de Trabajadores de Prensa (FATPREN), entidad gremial de segundo grado, que nuclea a los sindicatos de prensa de la República Argentina, propuso un “Pacto Ético contra la Desinformación”.  Cabe resaltar la propuesta, como un importante avance en civilización democrática.

En la iniciativa, se señala que la lucha contra “las campañas de desinformación intencionadas, constituyen una responsabilidad de todos, en especial de los medios de comunicación, en su rol de control y chequeo de la información”.

El documento resalta como peligroso la manipulación de la opinión pública, con la finalidad de obtener determinados objetivos políticos o inducir comportamientos sociales con mentiras en la información (fake news) y señala, que ello “se vuelve mucho más compleja de evitar como consecuencia de la masificación de los medios digitales, a través de los cuales muchas veces se vuelve muy difícil detectar la autoría o el origen de una noticia falsa”.

Todo lo referido, afirma el Pacto, implica la necesaria responsabilidad de asumir éticamente, desde el periodismo y de todos los sectores actuantes en la información, de no dejar que la mentira inunde negativamente el juicio crítico de la ciudadanía, porque la salud del sistema democrático “requiere ofrecer a la ciudadanía información veraz, debidamente chequeada, tanto desde el periodismo y los medios de comunicación, como desde las organizaciones políticas y los individuos que disputan en la arena electoral”.

Enfáticamente se sostiene, que “la sociedad necesita que la discusión política se construya sobre la base de datos certeros que emanan de la realidad, así como hacer prevalecer los valores éticos sobre los que se sostiene la calidad democrática del país”.

Resulta más que evidente, que el uso de mecanismos mentirosos y de desinformación, utilizados en contra de los adversarios políticos, son modos que se deben erradicar. Y se da un paso más que importante al determinar, que la “lucha no solo implica no generar o difundir noticias falsas, sino la responsabilidad de aclarar y excusarse cuando ellas fueran producidas o difundidas por integrantes o simpatizantes de cualquier partido. Y en este sentido, debe existir la obligación por parte de los partidos políticos de aclarar públicamente y solicitar las disculpas del caso cuando ocurrieren este tipo de situaciones”.

Asimismo, la FATPREN enfatizó, que “en tanto defensa de la transparencia democrática como de la calidad de nuestro oficio, asume la responsabilidad de promover entre las trabajadoras y los trabajadores de la comunicación social del país la necesidad de capacitarse para actuar en consecuencia ante la aparición de mecanismos de desinformación o campañas de noticias falsas con fines políticos”.

La ciudadanía y la sociedad toda, “necesita que la discusión política se construya sobre la base de datos certeros que emanan de la realidad, así como hacer prevalecer los valores éticos sobre los que se sostiene la calidad democrática del país”.

Queda en claro en el compromiso, que lo referido debe instrumentarse desde el respeto a la libertad de expresión.

La iniciativa tiene contornos fundamentales en su gestación, ya que participaron del lanzamiento de la propuesta, no sólo los sindicatos de prensa, sino también otros sindicatos vinculados con la comunicación, información y difusión, como el sindicato de los trabajadores gráficos y el de los canillitas. También apoyaron Universidades, Defensoría del Público, Foro Argentino de Radios Comunitarias (FARCO), académicos, intelectuales, periodistas, legisladores, entre otros.

En la propuesta se convoca a los partidos y organizaciones políticas argentinas, (nacionales, provinciales y municipales), y organizaciones de la sociedad civil relacionadas, para que suscriban este acuerdo y se comprometan, a “no generar ni promover noticias falsas o campañas de desinformación en perjuicio de adversarios políticos”. Y agrega, que se asuma la vocación por “promover entre sus afiliados y militantes la necesidad de buenas prácticas de convivencia en el manejo de las redes sociales”.

Además, busca acordar un mecanismo permanente de consulta para dar seguimiento del Pacto Ético “de forma de responder rápidamente a cualquier situación que pudiera afectar el cumplimiento de este compromiso público”.

El Pacto resulta un acuerdo básico en defensa de la democracia y tiene el valor de surgir desde los trabajadores de la información, rescatando su histórico papel de defensa ética de la función de periodismo, en favor de la verdad informativa.

Queda en claro también, la necesidad de rescatar la dignidad económica y laboral del periodismo en general, respecto de los condicionamientos de diversos tipos, que pretendan afectar su accionar debido.

La “Declaración de Chapultepec” de 1994, es el instrumento internacional que establece una serie de principios sobre la libertad de expresión y libertad de prensa que, en una buena práctica, hace firmar a los candidatos a diversos cargos, la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA).

Esta última entidad nuclea a las empresas periodísticas, editoras de diarios, periódicos, revistas y sitios web de la Argentina, sin embargo, dicha Declaración, no siempre cumplida por los firmantes, no contempla un derecho esencial en el tema, como es el derecho a la rectificación o respuesta y en tiempo propio. Aspecto este que sí adopta concretamente el Pacto propuesto ahora por la FATPREN, que prevé un órgano de consulta permanente para la respuesta urgente y pedir disculpas ante las mentiras emitidas, particularmente en campaña política que, como se sabe, la verdad que llega después de las elecciones no repara el daño causado, con la mentira difundida antes de la elección.

El pacto tuvo su antecedente valioso en uno similar del año 2019, impulsado por la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU).

Resulta fundamental entonces que se firme el Pacto por todos los sectores, asumiendo el compromiso con las buenas prácticas en la comunicación, como paso esencial para fortalecer la Democracia y el periodismo ético.

Nota

1- Descargar documento

*Abogado constitucionalista y periodista de opinión. Imagen ilustrativa web.

www.prensared.org.ar