El Departamento de Defensa de EEUU. ha abierto las puertas a una serie de pequeñas empresas desde finales de 2022, cuando decidió crear una nueva estructura: la Oficina de Capital Estratégico (Office of Strategic Capital).

Por Leonid Savin(*)

Como también fue anunciado (1) en su creación, la nueva administración para ello tuvo que superar al llamado “Valle de la Muerte”, que durante mucho tiempo impidió al Pentágono introducir nuevas tecnologías.

El “Valle de la muerte” es, en esencia, un fenómeno burocrático en el que las nuevas oportunidades asociadas con las tecnologías innovadoras que son financiadas por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, no se materializan debido a la brecha existente entre los desarrolladores de los productos y sus implementadores.

Sin lugar a dudas, la razón de este problema fue el fracaso de la “Tercera Estrategia de Compensación” (2) (o compensación) que había sido anunciada por el ex Secretario de Defensa de los Estados Unidos, Ash Carter, en 2015. Ahora, el creciente poderío militar de China, unido a sus innovaciones tecnológicas y luego la experiencia del conflicto ucraniano, ha estimulado a la comunidad militar de los Estados Unidos a revisar su política de defensa, incluido el trabajo con contratistas.

Durante más de un año, la oficina ha estado investigando los problemas relacionados con la brecha antes mencionada y parece haber encontrado cómo resolverlos. El 9 de marzo de 2024, el Pentágono emitió oficialmente una nueva estrategia (3) de inversión, que se relaciona directamente con la Oficina del Capital Estratégico.

En la misma se señala que la oficina presta especial atención a la financiación de inversiones para aumentar el capital disponible, en lugar de utilizar instrumentos basados en adquisiciones, como contratos o subvenciones, para incrementar el gasto público directo en innovación y aumentar las oportunidades. La oficina complementa las visiones existentes del Departamento de Defensa para aumentar la innovación tecnológica.

De tal manera, las organizaciones innovadoras existentes dentro del Departamento de Defensa deberán utilizar las subvenciones y contratos de creación de prototipos. Por el contrario, la oficina se enfoca en programas de inversión de capital tanto para inversionistas como para compañías que utilizan instrumentos financieros tipo préstamos y garantías de crédito en asociación con otros departamentos o agencias federales. A su vez, estos programas de inversión de capital atraen y amplían el capital privado que se va a invertir en tecnologías críticas…, la oficina se apresta a utilizar las mejores prácticas de entre los más de 100 programas federales de crédito existentes.

Esto significa que el Pentágono se está convirtiendo en una suerte de entidad bancaria que emite bonos y préstamos para ser invertidos en el sector que a ellos les interesa. Obviamente, no se trata de una industria establecida que compite con los gigantes del complejo militar-industrial de los Estados Unidos: compañías como Lockheed Martin, Boeing, RTX (anteriormente Raytheon), General Dynamics, Northrop Grumman, L3Harris Technologies LHX, etc., que tienen un poderoso lobby en la Casa Blanca, el Departamento de Estado y en el propio Pentágono y ocupan el nicho principal en la creación de sistemas y plataformas de armamentos. Con ellos continuará la cooperación según el modelo establecido.

En este caso se trata de un grupo de lo que se conoce como “capital de riesgo” y que está vinculado, principalmente, a Silicón Valley, que es donde se realizan algunas de las tecnologías de vanguardia que luego se concretan en las mega corporaciones.

Pero ahora, en un contexto signado por ciertos problemas con la financiación debido a la ruptura de la cadena de suministro con la base industrial, el escenario se presenta como una buena oportunidad para confiar en los militares. Aunque el dinero, basado en los datos de la nueva estrategia, se tomará, principalmente, de los bolsillos de los contribuyentes.

La Estrategia describe el siguiente algoritmo de acción:

1. El Departamento o agencia correspondiente proporciona fondos para cubrir los costos derivados del cálculo del riesgo para el programa de inversión (especificado como cinco por ciento).

2. El tesoro proporciona al beneficiario del préstamo el saldo de los fondos, que se muestra aquí como el 95 por ciento restante no cubierto por el cálculo de riesgo del cinco por ciento del programa del departamento o agencia respectivo.

3. Para los programas que involucran compañías de inversión de pequeñas empresas, se requiere que los proveedores de capital privado recauden fondos de inversión adicionales, lo que se muestra en la estrategia como una duplicación del monto del préstamo otorgado por el gobierno de los EEUU.

En total, hay 14 áreas en las que se capta activamente el capital para necesidades militares. Estos son los nano materiales y los meta materiales; la biotecnología; la bioenergía; las tecnologías 5G y las redes de radio abiertas; los soporte de sensores; la microelectrónica; las tecnologías de ensamblaje; la ciencia cuántica: computación, seguridad y sensores; baterías, y tecnología espacial.

Aparentemente, la decisión de crear tales mecanismos de financiación en interés del Pentágono ha sido precedida por la experiencia de años anteriores.

Silicón Valley

Como escriben ciertos autores en un artículo (4): “Cómo Silicón Valley aprendió a amar a Estados Unidos, los drones y la fama”, publicado en el Washington post; entre 2021 y 2023, los inversionistas colocaron 108 mil millones de dólares en compañías de tecnología militar, con esos fondos crearon una serie de herramientas avanzadas, incluidos misiles hipersónicos, dispositivos portátiles que mejoran el rendimiento y sistemas de vigilancia satelital. Según Pitch Book, el mercado de las tecnologías de defensa crecerá hasta los 184,7 mil millones de dólares para 2027.

El texto menciona compañías innovadoras como Andreessen Horowitz, Anduril, Shield AI, Skydio, que están interesadas en trabajar para la industria de defensa estadounidense, y otras como Apollo Defense (5), las que atraen a talentos jóvenes e incluso, estimulan a los estudiantes a crear sus propios proyectos en el campo de la tecnología de defensa o a trabajar en una de ellas.

Por cierto, la rotación del sector militar en el campo de las tecnologías de punta y viceversa es una práctica típica de los Estados Unidos. Podemos recordar a Regina Duncan, quien desde 1996 trabajó en la agencia de tecnología de defensa avanzada DARPA, y en 2012 se trasladó a Google. Y el ex subdirector general de Apple, Tim Cook, quien fue nombrado para dirigir la división de innovación de defensa, informando directamente al Secretario de Defensa de los Estados Unidos, Lloyd Austin.

Bien parecido es lo que ocurrió con el contrato del Pentágono (6) con la compañía SpaceX de Elon Musk para proporcionar a las fuerzas armadas de Ucrania los terminales Starlink de comunicaciones, que resultó ser solo la punta del iceberg. Al final se conoció que existía un “contrato secreto” (7) por 1,8 mil millones de dólares con la oficina nacional de inteligencia espacial militar, dependiente del Pentágono. Según las fuentes, los satélites son capaces de rastrear objetivos en la tierra “casi en cualquier parte del mundo” y transmitir instantáneamente los datos a los exploradores y militares.

En el contexto de ciertos planes previamente anunciados para poner próximamente en la órbita baja de la tierra cientos de satélites, este “doble fondo” en la compañía de Musk parece otra expansión de los tentáculos del Pentágono a través de las compañías de Inteligencia Artificial (IA), como anteriormente lo hicieron con Google, Amazon y Facebook, atrayéndolos como contratistas en una serie de temas específicos, desde la realización de operaciones de información y psicológicas hasta el desarrollo de programas informáticos y aplicaciones especiales.

Pero teniendo en cuenta toda la historia de la toma de decisiones políticas en los Estados Unidos y la base misma del sistema político conocido como el “triángulo de hierro”, es decir, la relación entre los miembros del Congreso, la burocracia y los grupos de interés, se puede concluir que esta nueva simbiosis se creó más bien en interés del propio capital de riesgo. Y todavía queda por verse si el Pentágono puede asumir estas innovaciones dentro de sus propias reglas y restricciones, o si tal vez se convertirá en rehén de un nuevo modelo de relaciones.

En cualquier caso, tal cooperación conducirá a la militarización de la conciencia de cientos de pequeñas empresas y empresas que verán esto como una oportunidad para maximizar sus ganancias. Y, como en el caso de SpaceX, siempre quedará una sospecha: ¿no es otra compañía innovadora que promete mejorar la vida de los ciudadanos comunes, o será un contratista del Departamento de Defensa de los Estados Unidos que trabaja, en primer lugar, para la máquina de guerra estadounidense?

(Traducción del ruso: Oscar Julián Villar Barroso. Doctor en Ciencias Históricas y Profesor Titular de la Universidad de La Habana)
rmh/ls

(1) https://govciomedia.com/new-office-to-help-pentagon-address-innovation-valley-of-death/

(2) https://www.realcleardefense.com/articles/2015/02/23/ash_carter_invest_in_the_offset_strategy__107654.html

(3)https://media.defense.gov/2024/Mar/09/2003409961/-1/-1/0/FY24-INVESTMENT-STRATEGY-FOR-THE-OFFICE-OF-STRATEGIC-CAPITAL-DISTRIBUTION-STATEMENT-A-%20APPROVED-FOR-PUBLIC-RELEASE.PDF

(4)https://www.google.com/url?sa=D&q=https://www.washingtonpost.com/technology/2024/02/17/silicon-valley-military-tech-defense-contractors/&ust=1711029480000000&usg=AOvVaw1WQKGNrQ5akhhZNI7iQPXW&hl=es-419&source=gmail

(5) https://www.apollodefense.group

(6) https://defensescoop.com/2023/06/01/pentagon-contracting-with-spacexs-starlink-to-provide-satellite-communication-capabilities-for-ukraine/

(7) https://www.forbes.ru/tekhnologii/508273-reuters-uznal-o-sekretnom-kontrakte-spacex-s-pentagonom-po-zapusku-sputnikov-spionov

(*) Leonid Savin Director de la Fundación Fidel Castro para el desarrollo de las relaciones ruso-cubanas, con sede en Moscú; investigador científico asociado de la Universidad de Rusia de la Amistad con los Pueblos (RUDN); miembro de la sociedad científica militar del Ministerio de Defensa de Rusia; autor de numerosos libros sobre temas vinculados con conflictos, la geopolítica y las relaciones internacionales, publicados en inglés, español, italiano, portugués y persa.

¡¡ EL FRACASO DE LAS DOCTRINAS MILITARES DE EEUU, DESDE LOS 90 HASTA LA GUERRA DE UCRANIA !!

Es el tema que aborda Carlos Pereyra Mele, director de Dossier Geopolítico en su columna del Club de La Pluma, con un profundo análisis histórico y estratégico que arranca con el fin de la Unión Soviética y el triunfalismo de Washington por la supuesta victoria final del capitalismo. Cuando decían que llegaba “el siglo americano” con EEUU controlando el mundo. Con intelectuales como Fukuyama y su “Fin de la Historia” sin guerras y con el neoliberalismo como dueño de la economía. O el “Choque de las Civilizaciones” de Huntington que hablaba de que Occidente se haría cargo de las naciones periféricas para aplicarles sus valores. Sin embargo, aquel cenit de la “victoria perpetua” les duró muy poco a los anglosajones y a la pusilánime Europa. Y es así como cada día que pasa, todo es más complicado para Occidente y lo contrario para el mundo euroasiático y el Sur Global. Tal cual se puede leer en un artículo de la fundación norteamericana Heritage con el título ”El Ejército Estadounidense es Débil e Incapaz” (https://dossiergeopolitico.com/2024/02/29/8684/)

Y explica cómo, en medio de aquella borrachera de superioridad, los vencedores guardaron las guerras clásicas en el baúl de los recuerdos y crearon nuevas doctrinas militares para conflictos de baja intensidad, reduciendo casi toda su logística a la tecnología punta y a grupos comandos “quirúrgicos” de golpes rápidos sobre enemigos débiles. Decían entonces que las guerras de masas de soldados y de flotas aéreas o navales habían terminado. Y que no había potencias que amenazaran su poder global. Entonces cambiaron su sistema de producción por otro más sofisticado, moderno y rentable para la industria armamentística. Pero, las idas y vueltas de las historia les demostraron que con la supercapacidad tecnológica, o el obsceno poder financiero, no alcanza para vencer a pueblos levantados en armas. Es así como llegaron los oscuros años de las derrotas, con el ejemplo emblemático de la vergonzosa huída de Afganistán, espantados por unas tribus de montañeros de la edad media.

Y nos cuenta Pereyra Mele, que atrapado en esa decadencia crónica, Occidente se enfrenta hoy a la casi segura derrota en Ucrania, desnudando el fracaso absoluto de todas esas teorías militares, al ser obligados -sin estar preparados- a volver a las guerras tradicionales, las de grandes tropas, de artillería, de trincheras, de tanques y de campos embarrados. Y sobre todo, por tener en frente una superpotencia como Rusia.

Con lo que concluye que las guerras, más que ganarse en el campo de batalla, se las gana en el campo de la logística. Que es imprescindible contar con un sistema industrial militar con stock de municiones y de  equipamiento militar a la altura del desafío. Y que aquél que tenga la capacidad de sostener el esfuerzo bélico por mayor tiempo, tiene la posibilidad de vencer a un enemigo mejor armado, mejor equipado o con armas más modernas. Duras lecciones de la realidad, que le llega mal y tarde al bando anglosajón.

Además, a la largo de este audio aborda la comprobada participación de la OTAN en Ucrania, junto a la falaz insinuación de Macrón sobre un supuesto envío de tropas al frente y el ridículo de este presidente, al que parodian rezando: ”Gracias a Dios existe Rusia, a la que podemos culpar de todos los problemas de Francia”

Eduardo Bonugli (Madrid, (03/03/24)

El grafitero francés Lekto, conocido por sus pintadas satíricas sobre Macron, ha creado un mural grande en París.
«Gracias a Dios que existe Rusia a la que podemos culpar de todos los problemas de Francia».

Mientras…se intenta seguir con el relato occidental, la realidad se impone: Rusia sigue su avance en el este de Ucrania con la toma de varios pueblos pequeños cercanos a Avdivka

Las fuerzas rusas disminuyeron temporalmente el ritmo de sus operaciones tras capturar Avdivka, pero desde entonces han aumentado el ritmo de su asalto para continuar avanzando al oeste de la localidad, según los expertos

Fuente: https://www.eldiario.es/internacional/rusia-sigue-avance-ucrania-toma-pueblos-pequenos-cercanos-avdivka_1_10965063.html 

La OTAN en Ucrania: Militares alemanes planean ataques contra el puente de Crimea, según audio filtrado

Fuente

https://www.laarena.com.ar/el-mundo/militares-alemanes-planean-ataques-contra-el-puente-de-crimea-20243214230

“Newsweek”: La CIA asumió un papel central en el conflicto de Ucrania antes de que comenzara

Según el semanario, que cita a «más de una docena» de funcionarios de inteligencia anónimos,

fuente:

https://www.agenzianova.com/es/news/newsweek-la-cia-ha-assunto-un-ruolo-centrale-nel-conflitto-in-ucraina-prima-che-iniziasse/

Ucrania, Gaza y Taiwán son los frentes de la guerra global del Occidente angloamericano

Por Gabriel Merino para el website Tektonikos, el autor autoriza su publicacion en Dossier Geopolitico

Hace unos pocos meses, más precisamente a principios de diciembre del año pasado, la ex primer ministra británica Liz Truss dijo en una entrevista a The Telegraph en Washington DC que las guerras en Ucrania y en Israel, como la cuestión de Taiwán son parte del mismo conflicto contra los “dictadores autoritarios”. 

Truss afirmó que “No son guerras múltiples, son la misma guerra”, en su visita a Estados Unidos para tratar de convencer a los legisladores republicanos cercanos a Donald Trump que apoyen un aporte financiero y un involucramiento aún mayor para las fuerzas pro-occidentales de Ucrania. Para Truss la guerra en Ucrania es “Nuestra Guerra” y constituye un “imperativo estratégico para todos nosotros”.

Meses antes también había afirmado sobre Taiwán que la isla rebelde de China estaba “en la primera línea de la batalla mundial por la libertad”. Y sobre el conflicto Palestina-Israel había afirmado, cuando era primera ministra, que “soy sionista y una gran partidaria de Israel”.

Con otras palabras y bajo el ropaje ideológico occidental —que se aferra a las antinomias con aroma a Guerra Fría del estilo “democracia vs. autocracias”— Truss planteaba con total claridad el nudo del conflicto actual. Si corremos las mediaciones ideológicas, aparece con total claridad la contradicción política central de la actual transición de poder mundial: el Occidente geopolítico conducido por el polo de poder angloamericano —que en términos geoeconómicos conforma el Norte Global—, frente a los polos de poder emergentes, que buscan democratizar la distribución el poder y la riqueza mundial, construir otro ordenamiento mundial —y cuyo ascenso ha cambiado de hecho el mapa del poder, al cual el viejo orden ya no se corresponde. Y esta contradicción —y la necesidad por parte del Occidente geopolítico de detener el desarrollo de un mundo multipolar— es lo que está en el núcleo explicativo de lo que denomino como guerra mundial híbrida.  

Códigos geopolíticos compartidos

Obviamente Liz Truss no expresa a todos los grupos dominantes del Occidente geopolítico. Más bien es cercano a los planteos de que en los Estados Unidos se conoce como los neoconservadores, quienes son parte clave del establishment del Partido Republicano, fueron dominantes durante la era de George W. Bush (2001-2009) y ocuparon importantes espacios de poder durante el gobierno de Donald Trump, aunque con importantes tensiones y conflicto con el magnate nacionalista (son líneas distintas y eso se observa en algunos discusiones geopolíticas y geoestratégicas como lo es el tema Ucrania). 

Si bien Truss y los neoconservadores norteamericanos tienen diferencias con los halcones liberales globalistas que ahora dominan en el gobierno Joe Biden, son parte del establishment anglosajón y comparten un conjunto de códigos geopolíticos e imperativos estratégicos. Entre ellos: 

  1. poner a Ucrania bajo la órbita del Occidente geopolítico para debilitar estructuralmente a Rusia y quitar al gigante Euroasiático de la primera línea de los jugadores geoestratégicos; 
  2. sostener a Israel como una posición de avanza fundamental del Occidente geopolítico en el llamado “Medio Oriente” (aunque allí hay una gran diferencia entre los neoconservadores que defienden el Gran Israel y los halcones liberales que abrevan por la solución de los dos Estados); 
  3. y preservar a toda costa a Taiwán bajo la influencia estratégica Occidental para sostener la cadena de islas y posiciones militares que rodean y contienen a China, evitando que Beijing recupere la isla rebelde para convertirse en una gran potencia marítima (además de terrestre) y que complete su rejuvenecimiento nacional iniciado a partir de la revolución de 1949, que entre otras cosas significa recuperar los territorios desmembrados durante el “Siglo de Humillación”.

Globalizar la OTAN 

También comparten, con matices, el imperativo estratégico de expandir la OTAN. No solo desde Europa hacia el Este, sino también en el Pacífico, a partir de la incorporación de Japón a la alianza atlántica y desarrollando otras iniciativas como el AUKUS anglosajón (Australia, Reino Unidos, Estados Unidos) o el QUAD (diálogo de seguridad cuadrilateral conformado por Estados Unidos, Japón, Australia e India). En varios sectores se resume esta expansión en la idea de la OTAN Global (“Global NATO”), que es el nombre adecuado para definir la mutación que se produjo en la alianza atlantista a partir de los años noventa del siglo pasado: ser una herramienta del Occidente geopolítico para reforzar su supremacía y asegurar estratégicamente el orden mundial unipolar en un capitalismo global transnacionalizado. 

Los tres conflictos mencionados se desarrollan en escenarios clave del tablero euroasiático —cuyo control es una obsesión para el polo anglosajón con el fin de sostener la “supremacía” y la razón de ser de ideas en torno a una OTAN Global. En Ucrania se juega la profundidad de la cabeza de puente en la periferia occidental europea en relación con el corazón continental que tiene como centro al estado ruso. En Medio Oriente, el control de otra región geopolítica clave: centro de Afro-Eurasia, territorio de rutas terrestres y marítimas estratégicas tanto en el presente como a lo largo de la historia, principal región exportadora de hidrocarburos y centro de la civilización islámica. En Asia Pacífico, se juega la posibilidad de sostener el cerco estratégico sobre China y la periferia oriental de Eurasia desde la Segunda Guerra Mundial, en una región que ya se ha convertido en el centro dinámico de la economía mundial bajo el liderazgo de China. 

Grietas

Luego de tres meses de negociaciones y con la negativa de muchos senadores republicanos alineados con Donald Trump a quienes Truss intentó convencer, el Senado estadounidense aprobó el 13 de febrero un paquete de ayuda de 95.300 millones de dólares para Ucrania, Israel y Taiwán: 60.000 millones para Kiev (que se sumaría a los más de 110.000 de millones que ya invirtió desde febrero de 2022), 14.000 millones de dólares para apoyar la guerra de Israel en Gaza, 8.000 millones de dólares para reforzar a Taiwán y  a las fuerzas políticas independentistas pro-estadounidenses y sus socios en el Indo-Pacífico para contrarrestar a China. A ello se le agrega 9.200 millones de dólares en ayuda humanitaria para Gaza. Sin embargo, la ley aún no fue aprobada en la Cámara de Representantes dominada por republicanos trumpistas, que rechazan sobre todo un involucramiento mayor en Ucrania (la parte central del paquete), aunque puedan coincidir con los otros objetivos. 

Tanto aquí, como en otras cuestiones, se puede ver con claridad las internas que surcan a Estados Unidos y al polo de poder anglo-estadounidense, como al Occidente geopolítico, lo cual es parte central del declive del viejo orden unipolar y de la crisis de hegemonía actual. Por ejemplo, no sólo son notorias las diferencias en el frente ucraniano, sino también entre el impulso de un Gran Israel que termine de apropiarse de todos los territorios palestinos (y avance hacia una escalada bélica de otras dimensiones con Irán) o la apuesta a la solución de los dos estados y a genera un equilibrio de poder favorable a Estados Unidos y Occidente en dicha región. También en torno a la cuestión de Taiwán se vio a Francia reacia a seguir los pasos de Washington y Londres de escalar contra China. “La pregunta que debemos responder, como europeos, es la siguiente: ¿Nos interesa acelerar (una crisis) en Taiwán? No”, comentó Macron en una entrevista a Les Echos y Político Europe. “Lo peor sería pensar que los europeos debemos convertirnos en seguidores en este tema y seguir el ejemplo de la agenda de Estados Unidos y de una reacción exagerada de China”, agregó. Estas palabras generaron un profundo malestar en el mundo anglosajón. 

Además, la situación en cada uno de estos escenarios es complicada para Washington y aliados. El devenir de los acontecimientos revela que, más allá de ciertas coyunturas tácticas u obtención de objetivos con dudoso resultado estratégico (como  desconecta a Alemania de la energía rusa y su consecuente desindustrialización), en general se observa avances de las fuerzas emergentes y de las tendencias que apuntan hacia una redistribución del poder mundial contraria al Occidente geopolítico. 

Por ejemplo, volvamos al caso del frente de Ucrania. El establishment occidental estimaba en general que para esta altura la Federación de Rusia estaría con la economía colapsada y el “régimen” político en crisis. Estos análisis se correspondían con el de RAND Corporation de 2019, el cual aconsejaba profundizar el apoyo a las fuerzas ucranianas pro-occidentales (guerra proxy) y aumentar considerablemente las sanciones económicas (guerra económica) con el objetivo de “sobre-extender” y “desequilibrar” a Rusia, para desplazarla del gran juego geopolítico. Incluso hace un año muchos referentes atlantistas insistían con sinceridad analítica (tan honesta como errada) sobre un próximo escenario de derrota estratégica para Rusia en Ucrania. 

Los desaciertos en los diagnósticos 

Pero como en tantos otros escenarios, el error de cálculo de buena parte de las élites occidentales, incluso las más lúcidas, se debe a la incomprensión (o a la no aceptación) del profundo cambio que se ha producido en el mapa del poder mundial. El mundo, en términos sistémicos, ya no es unipolar.

Contra todos los pronósticos, Rusia creció 3,6% en 2023 y el FMI prevé un crecimiento de 2,6% para 2024. Esto se explica tanto por factores endógenos como por el marco de asociaciones en Eurasia y África, en donde sin dudas sobresale el vínculo con China e India (cuyas economías explican buena parte del crecimiento mundial). En el terreno militar, en los últimos 10 meses el Kremlin obtuvo tres victorias importantes en batallas por el control completo del estratégico Oblast de Donetsk: Bajmut, Mariinka y Avdiivka. Esta es la provincia central de las fuerzas pro-rusas desde 2010 (más allá de Crimea obviamente) y núcleo territorial de la insurgencia pro-rusa de 2014, luego del golpe pro-occidental al presidente Viktor Yanúkovich, quien antes fue gobernador de allí. 

La guerra de desgaste propuesta por Moscú se combina, luego del total fracaso de la promocionada “contraofensiva ucraniana” durante la primavera boreal de 2023, con una lenta pero sólida ofensiva, con avances en puntos claves en el frente, que le ha permitido destruir posiciones fortificadas de Kiev en el Donbas, a medida que corroe cada vez más su músculo militar. Allí sobresale la estratégica ciudad de Avdiivka, desde donde las fuerzas ucranianas bombardeaban a objetivos civiles y militares de la ciudad de Donetsk, capital de la provincia homónimo. El desgaste de las fuerzas ucranianas y el vaciamiento de las reservas occidentales, contrasta ahora con la capacidad demostrada por el complejo militar industrial ruso para abastecer el esfuerzo bélico.

En el caso de Oriente Medio, la ofensiva israelí en Gaza, luego de los ataques de Hamás del 7 de octubre que reavivaron dicho conflicto secular, no ha logrado sus objetivos y comienza a tener grandes costos políticos. La organización político-militar Hamas no ha sido derrotada y siguen en su poder gran parte de los rehenes israelíes secuestrados. La brutal ofensiva que siguió al ataque terrorista —y que hace tiempo había sido diseñada como parte de avanzar hacia un “Gran Israel”— está causando decena de miles de víctimas civiles. Esto volvió a exponer al mundo la cárcel a cielo abierto que es Gaza y a poner de manifiesto la negativa absoluta del gobierno israelí a la solución de los dos estados, así como al cumplimiento de las resoluciones de la ONU desde 1967 (lo que profundiza las diferencias en el Occidente geopolítico). Esto intensificó el reclamo internacional y en particular del mundo islámico y de los pueblos árabes, así como obligó tanto al gobierno de los Estados Unidos y a las autoridades de la Unión Europea a ser críticos de la ofensiva israelí. 

Aceleración de la dinámica multipolar

Como se dijo en un artículo anterior, en dicha región se vienen produciendo cambios geopolíticos trascendentales, que se articulan con un proceso global: el reestablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Irán y Arabia Saudita auspiciado por Beijing, el ingreso de cuatro países de la región a los BRICS+ (Arabia Saudita, Irán, Emiratos Árabes Unidos y Egipto), el fortalecimiento de la OPEP+ que reúne a los países exportadores de petróleo, en donde se destaca Arabia Saudita, junto a Rusia. La presión sobre el gobierno de Israel por parte de varios de los viejos y los nuevos miembros de los BRICS+ resulta clara: empezando por China que promueve la idea de dar a Palestina una asiento en la ONU y es apoyada por Arabia Saudita, o la presentación de Sudáfrica ante la Corte Internacional de Justicia acusando a Israel de conducta genocida y el propio presidente Lula da Silva de Brasil reforzando públicamente la idea del genocidio que está cometiendo Israel contra el pueblo palestino. También Egipto que plantea la posibilidad de romper los acuerdos de Camp David de 1978. 

La dimensión central para entender el devenir de este y los otros conflictos de la guerra mundial híbrida es analizar el escenario político mundial, la escala global que atraviesa y articula de forma específica las dinámicas regionales, nacionales y locales. También las propias contradicciones del Occidente geopolítico, que son parte clave del análisis de dicho escenario. En este sentido, resulta notorio cómo se acelera la dinámica multipolar en línea con los cambios sistémicos que se están produciendo en el mapa del poder mundial. 

Los problemas para el establishment del polo de poder anglo-estadounidense se parecen un poco a los de los Habsburgo en el siglo XVII, con su extendido imperio. Como afirma Paul Kennedy en su muy interesante libro Auge y Caída de las Grandes Potencias (aunque escrito bajo una total perspectiva eurocéntrica) los Habsburgo tenían muchos recursos y poder pero eso no alcanzaba: a) debido a que la revolución militar que se estaba produciendo generaba un masivo aumento de la escala, los costos y la organización de la guerra; b) porque tenían demasiados enemigos a los que combatir y demasiados frentes que defender (Kennedy afirma que España —centro del imperio como hoy lo es EE.UU.— “se parecía a un gran oso caído en un pozo: es más poderoso que cualquiera de los perros que lo atacan, pero no puede enfrentarse a todos sus oponentes y cada vez se siente más agotado”); debido a sus problema productivos (desindustrialización actual) y la dificultad creciente para movilizar recursos, lo que incluye la creciente resistencia de la población a financiar guerras en lugares distantes. 

El trasfondo fundamental de estas tres razonas era que se estaba produciendo un cambio estructural de las correlaciones de fuerzas materiales y políticas. Se fortalecían otros jugadores y aparecían nuevas tendencias. 

Por Vladimir Projvatilov

El 24 de enero, el inoportuno grupo de expertos estadounidense de Rusia, la Heritage Foundationpublicó su décimo índice anual de fuerza militar del ejército estadounidense , que encontró que las Fuerzas Armadas estadounidenses eran «débiles» y corrían el riesgo de no proteger los intereses nacionales.

«El actual ejército estadounidense corre un riesgo significativo de no poder satisfacer las demandas de un solo conflicto regional importante y participar en una variedad de actividades de presencia y compromiso», dice el informe.

El informe pinta un panorama sombrío del estado de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, y el índice califica su estado actual como «débil» por segundo año consecutivo, «arrojando dudas sobre la capacidad de Estados Unidos para cumplir con sus obligaciones de seguridad y proteger intereses nacionales vitales en todo el mundo».

El informe de 664 páginas concluye que casi ninguna rama del ejército estadounidense está preparada para un conflicto importante. Estos problemas son más pronunciados en la Fuerza Aérea, que los analistas de la Heritage Foundation calificaron como «muy débil» en 2023.

La fuerza militar de la Fuerza Aérea de los EE. UU. se considera muy débil y recibe la calificación más baja posible.

En el apogeo de la Guerra Fría en 1987, la Fuerza Aérea activa tenía 3.082 aviones de combate, 331 bombarderos, 576 aviones de reabastecimiento de combustible aire-aire y 331 aviones de transporte militar. Incluyendo las reservas estratégicas de la Guardia Nacional y la Reserva de la Fuerza Aérea, el total en 1987 fue de 4.468 cazas, 331 bombarderos, 704 aviones de reabastecimiento de combustible y 362 transportes. Después del colapso de la URSS, Estados Unidos comenzó a evaluar sus fuerzas militares por su capacidad para ganar “dos grandes conflictos regionales simultáneos o casi simultáneos”. En los últimos años, según la Fundación Heritage, estas capacidades han disminuido significativamente.

Según cálculos de la Heritage Foundation, la Fuerza Aérea estadounidense contará con 1.932 cazas, 140 bombarderos, 471 aviones de reabastecimiento de combustible y 274 aviones de transporte militar.

Esto representa sólo el 47% de los cazas, el 43% de los bombarderos, el 67% de los aviones de reabastecimiento de combustible y el 76% de los aviones de transporte militar de la Fuerza Aérea “que Estados Unidos tenía disponibles cuando estaba listo para la guerra contra un país adversario.»

«Incluso si el Congreso asignara fondos ilimitados para reactivar las líneas de producción de aviones en caso de conflicto con un adversario, se necesitarían dos o tres años para reponer la Fuerza Aérea», dice el informe.

El índice de fuerza militar de la Fuerza Aérea de los EE. UU. se reduce aún más por el hecho de que sólo se tienen en cuenta los cazas con el llamado código de combate (combat-coded Fighter). Los aviones con código de combate y sus escuadrones asociados son aviones y unidades a las que se les asigna una misión en tiempos de guerra. No se cuentan las aeronaves destinadas a entrenamiento, pruebas operativas y otras misiones que no sean de combate.

Debido a los requisitos adicionales de personal en tiempos de guerra y al hecho de que la mayoría de los escuadrones tienen múltiples aviones que necesitan reparación en un momento dado, mover dos unidades de combate capaces hacia adelante requiere los recursos de aproximadamente tres escuadrones activos. Esto reduce efectivamente el número total de cazas codificados operativos a 571 aviones.

Teniendo en cuenta los cazas codificados en combate de la reserva estratégica, la Fuerza Aérea de los EE. UU. tiene solo 885 cazas que pueden lanzarse a la batalla.

La evaluación del poder de combate real de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos también tiene en cuenta el enorme consumo de misiles suministrados a Ucrania.

Las bajas capacidades de la aviación militar estadounidense se deben, según los analistas de la Heritage Foundation, a la larga vida útil y a la aviónica obsoleta de la mayoría de los aviones de combate.

El hecho de que los cazas F-22 estadounidenses más formidables comenzaron a ser retirados del servicio el año pasado debido, como escribimos, a características de rendimiento insatisfactorias no se menciona en el informe.

En julio de 2009 se interrumpió la producción del F-22, que recibió el poco halagador apodo de Pesadilla Tecnológica.

Tampoco se menciona que los cazas furtivos F-35 de quinta generación son en realidad decepcionantes. No pueden volar en una tormenta, tienen un motor poco fiable, tienen un fuselaje débil, lo que no les permite volar a velocidad supersónica durante mucho tiempo debido al riesgo de destrucción.

En cuanto a la “invisibilidad” del F-35, sólo podrá garantizarse si lleva todos sus misiles dentro del fuselaje. Si los misiles están en eslingas externas, el caza se vuelve visible incluso para los radares más antiguos. Además, incluso con una carga de combate mínima, el F-35 no es sigiloso para los radares rusos y chinos, escribe The Daily Beast .

De hecho, Estados Unidos no tiene cazas de quinta generación listos para el combate y el desarrollo de cazas de sexta generación (y motores para ellos), como escribimos , ha fracasado.

Si la Fundación Heritage hubiera tenido en cuenta la situación con los F-22, F-35 y el fracaso de desarrollos aeronáuticos prometedores, habría tenido que reducir la calificación de la Fuerza Aérea de los EE. UU. a «ningún lugar más débil».

La Marina de los EE. UU. recibió las siguientes calificaciones: muy débil en capacidad, marginal en capacidad y débil en preparación.

Combinado, esto resultó en una calificación general de «débil».

«Durante 10 años, este índice siguió el lento declive de la Armada de los EE. UU, mientras que la Armada china se modernizó y creció a un ritmo rápido», dijo a Fox News Digital Robert Greenaway, director del Centro Ellison para la Seguridad Nacional de la Fundación Heritage . “Mientras tanto, la Armada tenía muy pocos astilleros para respaldar su flota, muy pocos barcos para contrarrestar las amenazas y un liderazgo equivocado que creó una crisis de personal. La mejora de las capacidades por sí sola no compensará esto, y se necesitan medidas concretas para revertir la tendencia al declive”.

El informe de la Heritage Foundation no dice una palabra sobre el hecho de que la Marina de los EE. UU. tiene barcos que son prácticamente inadecuados para participar en una guerra con un adversario de su misma categoría.

El portal The Drive publicó una fotografía del destructor en una forma muy desagradable.

En primer lugar, se trata de los destructores gigantes Zumwalt.

El proyecto más caro de la Armada estadounidense, el superdestructor furtivo USS Zumwalt , se ha convertido en objeto de burla en los medios y las redes sociales. El portal The Drive publicó una fotografía del destructor en una forma muy desagradableEl columnista de la publicación, el renombrado analista militar Tyler Rogoway, señaló: «…la apariencia no muy brillante de un buque de guerra futurista, cuyas placas absorbentes de radio han perdido color y el óxido fluye a lo largo del casco».

Incluso antes de la puesta en servicio de los gigantescos destructores, los expertos militares estadounidenses señalaron el carácter problemático de este proyecto. The National Interest publicó un artículo de Michael Peck en 2015, Battlecruisers: The Glass-Jawed Warship that Failed. “Glass jaw” es jerga del boxeo; este apodo se le dio a los boxeadores que no podían recibir bien un golpe.

Los Zamvolts tienen armas poderosas, “pero ¿qué pasará si al menos un misil los alcanza? Se hundirán o sufrirán graves daños”, escribe Michael Peck. Después de que los tres destructores Zumwalt finalmente se convirtieran en los «elefantes blancos» (equivalente ruso: una maleta sin asa) de la flota estadounidense, el comando de la Marina de los EE. UU. decidió darles al menos algo de significado equipándolos con misiles balísticos intercontinentales en lugar de Tomahawks. Sin embargo, ya se ha perdido el significado de crear y mantener tales barcos en la flota.

En cuanto a la fuerza de ataque de la Armada estadounidense: portaaviones, vale la pena señalar que cuando los hutíes yemeníes comenzaron a atacar a los petroleros que pasaban por el Mar Rojo, tres grupos de ataque de portaaviones estadounidenses entraron rápidamente en aguas en crisis, pero pronto se marcharon aún más rápido. Desde que se convirtieron en buques insignias estadounidenses, está claro que incluso los misiles no muy modernos de los hutíes podrán infligir daños inaceptables a los formidables portaaviones.

Si los analistas de la Heritage Foundation hubieran tenido todo esto en cuenta, la Marina de los EE.UU. también habría tenido que rebajar su calificación a «máxima debilidad».

El Ejército (USArmy) tiene una calificación más alta por parte de la Heritage Foundation que la Fuerza Aérea y la Armada.

Según la Fundación Heritage, para llevar a cabo con éxito operaciones de combate en dos conflictos regionales importantes, el ejército de los EE. UU. necesita tener 500 grupos de combate de brigada, y ahora solo hay 31 disponibles (62% del estándar), por lo que el poder de combate del ejército es calificado como “débil”.

Las capacidades de combate del ejército estadounidense se consideran “marginales” debido a la gran cantidad de armas y equipos militares obsoletos.

La evaluación de la preparación general para el combate es «muy sólida», ya que «el 83% de los 31 grupos de combate de brigada del ejército regular se encuentran en un alto grado de preparación».

El poder militar general del ejército se considera «marginal».

En cuanto al Cuerpo de Marines (MCC), los analistas de la Fundación Heritage creen que su poder de combate es “débil”. Pero dado que este indicador está asociado únicamente con el cumplimiento por parte del número de personal de los estándares introducidos por los propios autores del informe, la dirección de la Infantería de Marina cree que los marines estadounidenses no deberían luchar por el número, sino por el número de bayonetas, cantidad y calidad de armas y equipos militares modernos, y tiene la intención de reducir aún más el número de KMP, entonces la imparcialidad de la evaluación emitida por la Heritage Foundation está en duda.

Las capacidades de combate de los marines se califican como «fuertes» a medida que el comando de los marines moderniza con éxito sus armas.

Calificación de preparación: “Alta”: “La Infantería de Marina ha demostrado un compromiso particularmente enfocado y agresivo para garantizar que sus fuerzas estén listas para operar. El cuerpo es todavía demasiado pequeño, pero sus fuerzas están completamente concentradas en el combate. En consecuencia, el Índice 2024 califica la preparación para el combate del Cuerpo de Marines como «alta».

La rama más nueva de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, la Fuerza Espacial, tenía la misma clasificación general que el Ejército, ubicándose marginalmente en las tres categorías y en general.

Parece que estas estimaciones son falsas y deliberadamente subestimadas, ya que el informe de la Heritage Foundation no tiene en cuenta, entre otras cosas, los satélites Starlink, que utilizan las Fuerzas Armadas de Ucrania y que reciben los datos necesarios de los satélites militares estadounidenses.

El hecho de que se subestime deliberadamente la calificación de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos sugiere que el Pentágono considera su desarrollo una prioridad y no quiere revelar sus capacidades reales para librar guerras espaciales.

En general, el informe de la Heritage Foundation no es tanto un documento analítico como un documento de lobby. Los analistas del fondo, como se podría suponer, son muy conscientes de todos los problemas de sus fuerzas armadas y utilizan el sistema de evaluación y calificación que inventaron para promover los intereses del ejército estadounidense y del complejo militar-industrial, que durante las últimas tres décadas se han debilitado significativamente y han perdido su antiguo poder de combate.

El desvanecimiento del poder del imperio colonial: el león británico está cautivo de las ilusiones

Por Antón Veselov

El 23 de enero, el representante permanente adjunto británico ante el Consejo de Seguridad de la ONU, James Kariuki, dijo que, como resultado del conflicto ucraniano, “la modernización militar rusa se retrasó dieciocho años. Ahora la industria de defensa rusa está desmantelando los refrigeradores en partes”. El hecho de que este diplomático en su discurso oficial haya caído al nivel de la prensa amarilla no requiere comentarios. Es difícil imaginar que no conozca la situación real, pero, como suele decirse, el puesto lo obliga. Sólo da instrucciones procedentes de Londres y acordadas con Washington.

En su política antirrusa, las autoridades británicas se han enfurecido y ya no se dan cuenta de que están perdiendo el contacto con la realidad y no tienen en cuenta la lógica elemental. Después de todo, si el complejo militar-industrial ruso, según Kariuki, se dedica a desmantelar electrodomésticos, entonces, ¿cómo puede Rusia resistir con éxito en un frente de 2.000 kilómetros en una guerra por poderes librada contra ella por más de 50 países, mientras que el régimen de Kiev está recibiendo decenas de miles de millones de ayuda, incluidos sistemas de armas modernos? El hecho de que el objetivo principal es Rusia y que los ucranianos son prescindibles, como los proyectiles y los misiles, es obvio. Y la “guerra hasta el último ucraniano” conviene bastante bien a quienes se benefician de ella. Al mismo tiempo, se entiende que los «ucranianos» pueden terminar antes de que se apruebe el próximo paquete de sanciones y, por lo tanto, ya se está considerando la opción de un enfrentamiento directo con Rusia.

Hablando de esta tesis en la Conferencia Internacional sobre Vehículos Blindados (Londres, 24 de enero), el jefe del Estado Mayor británico, general Patrick Sanders, no dijo directamente que esta guerra sería con Rusia, pero señaló que eso es exactamente lo que la OTAN Los aliados en el este y el norte de Europa ya se están preparando para ello. Llamó a la generación actual «de preguerra», uniéndose a la opinión del Ministro de Defensa: Grant Shapps dijo en enero que el mundo estaba pasando de un estado de posguerra a un estado de preguerra.

«Necesitamos un ejército que pueda ampliarse rápidamente para desplegar el primer escalón, apoyar al segundo escalón y entrenar a la reserva que le seguirá», dijo el general Sanders. En su opinión, en los próximos tres años el número de fuerzas armadas británicas debería aumentar de los 73.000 actuales a 120.000, pero esto no será suficiente. No se habla de conscripción o movilización universal (el parlamento del país se opone), pero “esto debería ser un asunto de toda la nación”, afirmó el líder militar, que dejará el cargo en junio.

Y una vez más, a aquellos cegados por la ira hacia Rusia y que acarician el sueño de revivir su antigua grandeza se les niega el sentido de la realidad. El león británico no sólo se ha vuelto decrépito, sino que también le han puesto anteojeras. El Jefe del Estado Mayor, en virtud de su cargo, está obligado a conocer la situación actual de las Fuerzas Armadas, y la situación es deprimente y no le corresponde a Londres amenazar a nadie.

La Marina Real del país que alguna vez fue llamada la “Señora de los Mares” ahora claramente está perdiendo su poder. Sí, hay dos portaaviones, pero no son capaces de entrar en servicio de combate: la flota no puede proporcionar un grupo de escolta de buques de guerra y buques de apoyo. Sí, hay cuatro submarinos nucleares estratégicos del tipo Vanguard, pero el más joven de ellos ya tiene un cuarto de siglo y el número de incidentes aumenta constantemente. La construcción de la próxima generación de barcos del tipo Drentout ha comenzado, pero no entrarán en servicio antes de 10 años. La Royal Navy tiene 30 barcos (incluidas fragatas Tipo 23) que deberían haber sido desmantelados hace diez años.

La participación de la Armada británica en la coalición liderada por Estados Unidos contra Yemen ha terminado en vergüenza. El 22 de enero, la tripulación del dragaminas Chiddingfold perdió el control del barco y chocó con otro dragaminas británico M109 Bangor. Ambos barcos sufrieron graves daños y perdieron su capacidad de combate.

Las fuerzas terrestres tienen 157 tanques Challenger 2 y se ha anunciado un programa para modernizar algunos de ellos al nivel Challenger 3 (con una nueva torreta, protección de blindaje y otras mejoras). Curiosamente, en marzo de 2021, el comité de defensa parlamentario admitió: “Necesitaremos al menos otros cuatro años para tener al menos una división capaz de un combate real”.

El general P. Sanders admitió: el ejército británico no sólo es pequeño y está insuficientemente equipado, sino que es incapaz de entrenar reclutas y reservistas, incluso cuando se le da la orden de hacerlo. Es difícil no estar de acuerdo con esto.

En 2009, las tropas británicas en Irak fueron derrotadas por las fuerzas paramilitares del ejército chií Mahdi; después de una serie de dolorosos ataques, el mando del contingente británico acordó abandonar Basora a cambio de la promesa de no atacar la base principal cerca del aeropuerto. En la posterior operación para restablecer el control sobre esta gran ciudad, sólo participaron tropas estadounidenses e iraquíes; los británicos optaron por sentarse en un lugar relativamente seguro.

En 2010, las tropas británicas fueron rodeadas y bloqueadas por los talibanes en la provincia afgana de Helmand. Inundaron al mando de la coalición con numerosas quejas sobre la escasez de suministros, la falta de helicópteros y vehículos blindados, y exigieron que se enviaran inmediatamente refuerzos de los marines estadounidenses a la zona. En agosto de 2021, los británicos huyeron de Afganistán tan rápidamente que abandonaron documentos que contenían detalles de los empleados afganos y los currículum vitae de los solicitantes de puestos contractuales en la embajada.

British citizens and dual nationals residing in Afghanistan board a military plane for evacuation from Kabul airport, Afghanistan August 16, 2021, in this handout picture obtained by Reuters on August 17, 2021. LPhot Ben Shread/UK MOD Crown copyright 2021/Handout via REUTERS THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. MANDATORY CREDIT. NO RESALES. NO ARCHIVES. FACES BLURRED AT SOURCE

Esto no quiere decir que los británicos sean malos guerreros. En la historia militar del reino hay muchos ejemplos de coraje y heroísmo; basta recordar a los marineros de los convoyes del norte. Pero los tiempos están cambiando y hoy la profesión militar en Gran Bretaña ya no es tan honorable y el prestigio del servicio militar está cayendo y, en consecuencia, la calidad del contingente está disminuyendo.

En diciembre del año pasado, el Ministerio de Defensa del Reino Unido informó que desde el inicio del Distrito Militar del Norte, 32 mil militares ucranianos han sido entrenados en el país. Es de destacar que en las redes sociales ucranianas existe la opinión de que la principal ventaja de este tipo de entrenamiento es un viaje al extranjero con fondos públicos y la familiarización con la experiencia británica y un mayor estudio de los estándares de la OTAN. Pero en cuanto a la práctica del combate con armas combinadas, las acciones de las tripulaciones de tanques y algunas otras especialidades en condiciones de conflicto de alta intensidad y el uso activo de los tipos más modernos de armas, la pregunta sigue siendo quién debe enseñar a quién. Y el acuerdo de cooperación en materia de seguridad entre Ucrania y Gran Bretaña, firmado en Kiev el 12 de enero, adquiere en este sentido no sólo un sonido ambiguo, sino también irónico. No en vano S. Lavrov lo llamó producto semiacabado.

Macron está engañando a Europa con su “paraguas nuclear”

Por Oleg Ladogin

Ahora Emmanuel Macron se prepara para emprender una campaña contra Rusia. No como Napoleón, por supuesto; no tiene ni habilidad política ni talento estratégico, pero da igual. Bueno, simplemente no puede sentarse en el Palacio del Elíseo, aunque está metido hasta el cuello en problemas internos; mire, tractores agrícolas cargados de estiércol irrumpirán en París. Pero si te tapas la nariz y no prestas atención…

El presidente francés hizo precisamente eso: convocó urgentemente una conferencia de prensa en la que afirmó que los europeos y los franceses, para impedir la victoria de Rusia, tendrían que tomar nuevas decisiones en las próximas semanas y meses. Según él, “dejar que Rusia gane significaría que las reglas del orden internacional que hemos definido ya no podrán respetarse”. Y añadió que no se olvida de «los amigos bálticos, polacos y rumanos, así como de Moldavia y los estados caucásicos», para quienes, en el caso de la Victoria rusa, «la vida se volverá imposible».

En la misma conferencia de prensa, Macron dijo que la industria de defensa francesa ya está preocupada por aumentar la producción y el suministro de armas a Ucrania, en particular obuses César de 155 mm, y que el gobierno está ultimando un acuerdo de seguridad bilateral con Ucrania inspirado en el modelo de seguridad. Acuerdo entre Londres y Kiev. Francia se compromete a entrenar personal militar ucraniano y a suministrar a Ucrania armas para “mantener el frente y proteger el cielo”. En particular, en un futuro próximo las Fuerzas Armadas de Ucrania deberían recibir otros 40 misiles de crucero aire-tierra Skalp-EG, que se utilizaron para atacar el gran buque de desembarco Novocherkassk en el puerto de Feodosia.

El Presidente fue complementado por el ministro francés de las Fuerzas Armadas, Sébastien Lecornu, quien aclaró que la Quinta República se ha comprometido a suministrar a Ucrania 50 bombas aéreas AASM por mes, adaptadas para su uso en aviones ucranianos de estilo soviético. Dado que estas bombas aéreas están equipadas con un módulo de planificación y corrección, estamos hablando del suministro de armas de alta precisión. Y esto también hay que tenerlo en cuenta.

¿Cómo tener en cuenta el hecho de que la actividad militar del presidente francés no surgió de la nada, que fue un insulto al hecho de que en Jarkov, violentos mercenarios de origen francés dieron sus vidas bajo el fuego ruso, y Macron dijo algo así como: «¿Para qué estamos?».

Un rencor muy personal

Como saben, el Ministro de Defensa ucraniano, Rustem Umerov, debía reunirse con su homólogo francés el 18 de enero. Había grandes planes: visitar instalaciones industriales en Francia, celebrar reuniones con representantes del complejo militar-industrial e intercambiar opiniones sobre el apoyo económico-militar a la nueva ofensiva ucraniana. Además, se suponía que Umerov participaría en una conferencia en la que se discutirían los matices de la creación de una determinada «Coalición de Artillería» en interés de Ucrania.

Pero la tarde del 16 de enero, las fuerzas armadas rusas lanzaron un ataque con misiles contra el punto de despliegue temporal de combatientes extranjeros en un hotel de Jarkov, elegido por mercenarios franceses. Sesenta militantes murieron inmediatamente, veinte fueron hospitalizados con heridas de diversa gravedad. Y dos días después, el ministro de Defensa ucraniano, Rustem Umerov, canceló su visita a París, supuestamente “por razones de seguridad”.

De hecho, nada lo amenazaba. Como informaron los medios ucranianos, la visita fue cancelada por París, que consideró a Umerov culpable de no brindar protección a los franceses que lucharon del lado de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Pero esta es una versión no oficial. Y después de que el embajador francés en Moscú fuera convocado al Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, el Ministerio de Asuntos Exteriores francés siguió insistiendo en que no había mercenarios franceses en Ucrania.

París no confesó ni siquiera cuando aparecieron en Internet listas de ciudadanos franceses muertos en Jarkov. «No debemos darle mucha importancia a esto, así como a las declaraciones anteriores y futuras (de Rusia), que seguramente se harán«, dijo el jefe militar francés, Sébastien Lecornu.

Cabría preguntarse ¿por qué entonces estar tan nervioso? Así que el presidente Macron se volvió loco… Cuando se hacía pasar por el principal pacificador europeo, llamaba al Kremlin casi todos los días y hablaba de la “muerte cerebral de la OTAN”, y ahora va a abrumar a Ucrania con armas de fabricación francesa. Incluso superó en beligerancia al canciller alemán Olaf Scholz, que todavía no se atreve a transferir misiles de largo alcance Taurus a Ucrania .

Y después de esto, ¿alguien dirá que Emmanuel Macron no siente “tal hostilidad personal hacia Rusia que no puede comer”? Pero la cuestión no es sólo que el actual propietario del Palacio del Elíseo todavía tendrá que responder por la muerte sin gloria de ciudadanos franceses en Ucrania, al menos con su imagen. Rusia es como un hueso en la garganta de Macron por otras razones.

En África amarilla y caliente

En 2022, tras otro golpe de Estado, las tropas francesas tuvieron que abandonar Mali y trasladarse a Níger. Pero al año siguiente también hubo un golpe de estado allí y los colonialistas tuvieron que recoger nuevamente sus pertenencias. Y también golpes de estado en Chad, Burkina Faso, Gabón, que tampoco beneficiaron la influencia francesa en África. También influyó el deterioro de las relaciones entre París y la República Centroafricana, Costa de Marfil y Senegal.

Pero en Rusia todo es exactamente al revés. En julio de 2023, en la cumbre Rusia-África, Moscú concluyó 161 acuerdos con países africanos en los ámbitos de la educación, la medicina, la seguridad alimentaria y la cooperación científica y técnica. Y precisamente el otro día, Vladimir Putin se reunió con el presidente de transición de la República del Chad, Mahamat Idriss Deby, para discutir la cooperación en el ámbito de la seguridad.

Es de destacar que fue a este país al que se trasladaron los militares franceses cuando abandonaron Níger. Si también tiene que abandonar Chad, Macron definitivamente no sobrevivirá. Y esta opción no está excluida.

Como aclaró Bloomberg, Rusia está fortaleciendo su presencia en al menos cinco países amigos (Burkina Faso, Libia, Malí, la República Centroafricana y Níger), incluso con la ayuda del llamado Afrika Korps. Esta formación tiene un propósito similar al PMC de Wagner, que anteriormente operó con mucho éxito en países africanos, pero está bajo el control total del Ministerio de Defensa ruso.

Francia abandona Niger

La base principal de la unidad se encuentra en la República Centroafricana y el contingente del cuerpo está aumentando dinámicamente. Esta información fue compartida con Bloomberg por Patrick Bida Kuyagbele, asesor principal del presidente de este país.

Sin embargo, París, que había perfeccionado las tecnologías coloniales a lo largo de los siglos, hasta hace poco no sólo tenía una fuerte influencia militar, sino también financiera en los países africanos . El financiero aún persiste: Francia todavía mantiene el control sobre las monedas de 14 estados africanos, que están vinculadas al euro a un tipo de cambio estricto, y parte de las reservas monetarias nacionales de estos países se encuentran en París. Pero lo más probable es que este status quo no dure mucho: el 28 de enero, Burkina Faso, Mali y Níger anunciaron su retirada de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO). 180 días después de abandonar la CEDEAO, el franco de África Occidental, que es una de las submonedas africanas del franco colonial francés CFA (Colonies Françaises d’Afrique), debería salir automáticamente de la zona XOF.

Debido al bajo coste del CFA y al tipo de cambio fijo con respecto al euro, Francia durante mucho tiempo eliminó periódicamente la renta colonial en forma de recursos baratos de países aparentemente independientes. Ahora esta “vaca dorada” se está escapando de las manos francesas, por lo que no sorprende que Macron esté indignado y esté tratando de frenar el proceso.

Pero como no resulta ser el «jefe de toda África», surgió literalmente sobre la marcha la idea de imaginarse a sí mismo como un político que determina el orden mundial. Bueno, parece determinar que mientras Joe Biden no esté navegando por el espacio y todavía no haya otro presidente en Estados Unidos, mientras Alemania esté gobernada por la “wurst de hígado” y el Reino Unido se esté autoaislando en su isla.

Los agricultores están en camino…

Entonces surgió la idea de jugar a la “gran Europa”. Lo que es digno de mención es que están emparejados con Estonia, sumida en la rusofobia, que promueve la idea de “tomar prestados fondos de la UE de forma conjunta” para desarrollar el potencial de los ejércitos europeos. Y parece que esta idea gustó: el Comisario europeo de Mercado Interior, que también es ex Ministro de Finanzas de Francia, Thierry Breton, ya ha retomado la estrategia industrial-defensiva europea. Según Politico, como parte de esta estrategia está previsto aumentar las compras conjuntas de armas y la coordinación general de los presupuestos de defensa de los estados de la UE, el objetivo es estimular el complejo militar-industrial del Viejo Mundo.

Además, Thierry Breton propuso que la Unión Europea copiara la legislación estadounidense que otorga al presidente estadounidense la autoridad para destinar dinero del presupuesto a la producción de defensa en caso de una emergencia. Esto, en su opinión, acercará a Europa a una “economía de guerra”.

En el mismo contexto, el influyente experto francés en defensa y seguridad Jean-Dominique Mercher, hablando con Le Point, dijo que Francia debería “de alguna manera” compartir sus armas nucleares con sus aliados europeos, como lo hace Estados Unidos.

Recordemos que Francia tiene aproximadamente 300 ojivas nucleares, pero están destinadas únicamente a la defensa nacional. Así se pensó…

Por cierto, Emmanuel Macron expresó la misma idea hace varios años, pero no impresionó a nadie en la Unión Europea, ya que Europa está harta del “paraguas nuclear” estadounidense. Sin embargo, a mediados de enero, el líder del Partido Popular Europeo de centroderecha, Manfred Weber, recordó la extravagante iniciativa de Macron e insinuó que sería bueno “colocar el paraguas nuclear francés dentro de un marco europeo”. Dicen que ahora es «el mejor momento para aceptar la oferta de Macron«.

Por qué exactamente ahora ya se ha dicho parcialmente. Pero también hay que mencionar que los líderes europeos, que hasta hace poco siguieron obedientemente a Biden, no están seguros de que Donald Trump, si regresa a la Oficina Oval, no aumentará el precio de la seguridad, no obligará a Europa a pagar más por el servicio “nuclear”. Sin embargo, la abuela de dos personas se preguntaba cómo sería, pero Macron, tal es su carácter, no pudo evitar preocuparse, para poder colocar su «paraguas nuclear» y aumentar su precio (dicen, ¡qué genial!), e incluso sobre la rusofobia gana algunos puntos mientras aún esté en precio.

Pero para esto hay que hacer ruido, hay que darse prisa, porque si los granjeros irrumpen en el Palacio del Elíseo y arrojan estiércol en la puerta, se propagará tal olor que no sólo los estados africanos, sino también las jirafas africanas le darán la espalda a Macron.

Publicado por el sitio Web Geoestrategia.es

FUENTE https://geoestrategia.es/noticia/42331/defensa/una-realidad-que-aterroriza-a-la-otan:-un-ejercito-estadounidense-debil-e-incapaz-el-desvanecimiento-del-poder-britanico-y-el-engano-frances.html

Seiscientos kilos de TNT disparados a ocho mil kilómetros por hora: las superpotencias ya están trabajando, Italia debe empezar a pensar en ello si no quiere quedarse con la culpa.

Por Alejandro Manzato para dissipatio.it/

El escenario tecnológico-militar actual es cada vez más complejo: es bien conocida la importancia inherente a la posesión de tecnologías de vanguardia, decisivas para el destino de una nación en términos de defensa y seguridad. El progreso de las tecnologías militares, acelerado exponencialmente por los conflictos contemporáneos, plantea a los ojos de las potencias un tema caracterizado por una relación dualista de ataque y defensa: la de los misiles hipersónicos. Por misil hipersónico entendemos un armamento de misiles definido por dos propiedades: el logro de una velocidad de Mach 5 ( más de seis mil kilómetros por hora ) y su alta maniobrabilidad durante el vuelo.

Los primeros estudios sobre la velocidad hipersónica se remontan a los años 1930, con una fuerte intensificación durante la Guerra Fría, en un contexto en el que era necesario desarrollar tecnologías destinadas tanto a un posible uso en los conflictos como en la carrera espacial.

Sin embargo, aunque la velocidad de Mach 5 ya se alcanzó en la década de 1960, no fue hasta finales de 2017 que los misiles hipersónicos encontraron un funcionamiento eficaz . Hoy en día existen dos tipos de misiles hipersónicos que se diferencian sustancialmente en su autonomía de propulsión:

– Los vehículos de planeo hipersónicos (HGV), sin propulsión autónoma y, por lo tanto, lanzados mediante misiles balísticos, pueden alcanzar una velocidad de Mach 25 para una distancia de 10.000 km, adquiriendo grandes alturas y luego descendiendo hacia el objetivo – Misiles de crucero hipersónicos (HCM
, equipados Con la propulsión de un motor scramjet , pueden alcanzar la velocidad de Mach 10 para un alcance total más corto que los vehículos pesados, pero decididamente más maniobrables.

Los principales propietarios de estas armas son la Federación de Rusia, los Estados Unidos de América y la República Popular China . Sin embargo, es de suponer que otros estados al menos estén desarrollando sus propios proyectos, información que, por razones obvias de seguridad, no sería de dominio público. La Federación Rusa ya demostró el funcionamiento de estas armas a principios de 2023 en el conflicto ucraniano mediante el uso del misil Kinžal (Кинжал del ruso: «daga»), el primer tipo de misil hipersónico en posesión del Kremlin:
– Kinžal
– Avangard: HGV con una velocidad de hasta Mach 20 y un alcance de hasta 6.000 km
– Tsirkon: HCM con una velocidad de hasta Mach 8 y un alcance de hasta 8.000 km, diseñado para su uso por buques de guerra

La Casa Blanca parece estar menos preparada que el Kremlin pero tiene varios misiles en fase de prueba, como el HCM «HAWC» . En cambio, la República Popular China está experimentando con el Dongfeng-17 , un vehículo pesado que suscita un miedo considerable, sobre todo en la República de Taiwán.

La extrema importancia de estos misiles no reside tanto en el daño que el arma puede causar (de hecho, se podrían utilizar armas de menor potencia suficientes para llevar a cabo fines militares) sino, además de en la disuasión, en la virtual imposibilidad de interceptación. , haciéndolos así extremadamente efectivos . . Sin embargo, hay que considerar que el misil sin ojiva explosiva es capaz de causar, sólo con energía cinética, el mismo daño que seiscientos kilos de TNT , presentando de por sí un riesgo también para las infraestructuras, los vehículos y los buques militares.

Por tanto, surge el dilema de cómo defendernos de una posible ofensiva con misiles de este tipo. Actualmente el líder europeo del sector lo encontramos en MBDA , fabricante de misiles y sistemas de defensa. Lleva más de cinco años trabajando para presentar soluciones innovadoras para la defensa contra amenazas hipersónicas. En particular, el proyecto AQUILA , que propone los conceptos de interceptores más avanzados para combatir la amenaza hipersónica.

En marzo de 2023, MBDA, tras la invitación a participar en una licitación relativa al estudio de la arquitectura y las tecnologías relativas al interceptor endoatmosférico capaz de neutralizar estas nuevas amenazas, presenta el proyecto HYDIS 2 que sitúa a la empresa al frente de un consorcio que cuenta con la participación de diecinueve socios industriales europeos y más de treinta subcontratistas de catorce países europeos.

Por tanto, sigue siendo un desafío abierto en el escenario global, donde será necesaria una fuerte colaboración entre aliados para poder afrontarlo y, citando las palabras del Jefe de Estado Mayor de la Fuerza Aérea GEN.SA Luca Goretti expresadas durante un seminario web organizado por el Istituto Affari Internazionali sobre el tema de los misiles hipersónicos, para «no tener que preguntarse qué podríamos haber hecho».

FUENTE: https://www.dissipatio.it/la-fondamentale-importanza-dei-missili-ipersonici/?mc_cid=5c6267c9cb&mc_eid=32edf24106

Invitado por el Periodista VGM Anibal E. Esposito, con locución de Martin Aguila y la Producción de la Prof. Marisa Fontana de  «Mision Malvinas» -Programa Histórico Cultural con eje principal en Malvinas y todo sentir Nacional- que se transmite por la FM 93,5 de la Universidad Nacional Tecnológica UTN de la Filial de la Provincia de Tierra del Fuego Ciudad de Grande Argentina, analizamos el actual contexto Geopolítico en que se encuentra la República Argentina ante la Guerra Híbrida Global que se desarrolla también en nuestro territorio y Cono Sur Suramericano. La entrevista se puede visualizar desde el minuto 79 del Programa que se transmitió en directo el pasado 18 de Octubre del 2023

Lic. Carlos Pereyra Mele
Director de Dossier Geopolitico 

Las élites y el público de Israel han recibido el mayor golpe a su moral en 50 años.

Por Abdel Bari Atwan para Cradle 8 de Octubre 2023 

Ahora sabemos por qué Mohammad Deif, el líder del ala militar de Hamas en la Franja de Gaza, desapareció de la vista del público después de la campaña ‘La Espada de Jerusalén’ hace casi dos años. Estaba haciendo planes y preparativos para un contraataque contra Israel. El sábado salió, junto con el portavoz de Hamás, ‘Abu-Obaida’, para anunciarlo.

Declararon el inicio de la ‘Operación Inundación al-Aqsa’, describiéndola como una batalla para poner fin a la ocupación más larga del planeta. Se lanzaron miles de cohetes en cuestión de minutos, confundiendo a los tan publicitados sistemas de defensa aérea de Israel, mientras los combatientes de la resistencia palestina escapaban del territorio asediado para asaltar los asentamientos israelíes en la envoltura de Gaza.

Las imágenes de la operación publicadas en las redes sociales fueron asombrosas: tanques Merkava en llamas; sus soldados de ocupación israelíes siendo arrastrados fuera y suplicando clemencia; Los colonos israelíes huyen presas del pánico y sus llamamientos de ayuda son desatendidos. En el momento de escribir este artículo, se había informado de la muerte de más de 100 israelíes (ahora más de 700), miles de heridos y decenas capturados para utilizarlos como moneda de cambio para la liberación de los prisioneros palestinos retenidos en Tel Aviv.

El impacto en la moral de las élites y del público de Israel ha sido enorme. Las instituciones políticas, militares y de seguridad del país han recibido el mayor golpe en 50 años, desde la guerra de octubre de 1973. Cuando un ejército clasificado como el cuarto más poderoso del mundo no puede prevenir o reaccionar ante los ataques contra colonos supuestamente seguros en el «verdadero» Israel, eso es una señal de grave declive.

Independientemente de cómo se desarrollen los acontecimientos en los días y semanas venideros, la resistencia ha logrado una gran victoria. Esta es una guerra larga. Israel puede desatar muerte y destrucción a escala gigantesca, pero no saldrá ileso. Y si se convierte en una guerra regional en múltiples frentes, la señal estará clara.

El pensamiento, la planificación y la gestión que se pusieron en práctica en esta operación coinciden con todo lo que se enseña en las mejores academias militares del mundo. Cuando se publicaron en las redes sociales vídeos de combatientes entrenándose para ello, Israel y sus aliados árabes «normalizados» los ridiculizaron. Hasta aquí para todos esos graduados de Sandhurst y West Point. Mohammad Deif nunca reclamó ningún título militar, pero merece el rango de «general» mucho más que cualquiera de los comandantes de los ejércitos árabes con sobrepeso y muchas medallas que hacen poco más que organizar desfiles y ganar comisiones corruptas por negocios de armas.

Recuerde la fecha : 7 de octubre. Puede marcar un punto de inflexión histórico en el mundo árabe, desde un período de sumisión, rendición, normalización y delirios sobre el enemigo como protector, a uno de dignidad y liberación: en este caso, la liberación total de Palestina.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, declaró el estado de guerra, amenazó con una respuesta devastadora y llamó a los reservistas de su ejército. ¿Pero qué puede hacer que no haya hecho ya? ¿ Matar a cientos de civiles inocentes más en Gaza ? No sería la primera vez. Pero esta vez podría desencadenar una reacción devastadora que llegue hasta Tel Aviv, Haifa y Jerusalén.

La Jihad Islámica Palestina se unió a Hamás en esta batalla, al igual que todas las alas de la resistencia armada de las principales facciones palestinas. Las brigadas de resistencia en Cisjordania (en Jenin, Naplusa, Tulkarem y potencialmente en Hebrón) se han sentido inspiradas y, con su sólida base de apoyo popular, han comenzado a unirse a la lucha. Y no se puede descartar que componentes del eje de resistencia en Líbano y Siria, e incluso Yemen e Irak, también lo hagan en el futuro previsible, si no antes.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente las de DOSSIER GEOPOLITICO.

Por Enrique Lacolla en Perspectivas 7 de Octubre 2023

La ofensiva de Hamas contra el territorio israelí busca, en línea con los reacomodamientos del orden global que están en curso, sacar la situación del medio oriente del cenagal a que la condena la situación palestina.

Este sábado 7 de octubre pareció abrirse con las agujas del reloj revertidas a 50 años atrás, justo al momento en que Egipto y Siria inauguraban la tercera guerra entre Israel y los árabes: la llamada guerra del Yom Kippur por los israelíes, y del Ramadán por los árabes. En ese momento los gobiernos de Anwar el Sadat y Hafez al Assad lanzaron una ofensiva simultánea contra la línea Bar Lev en el Canal de Suez y contra los Altos del Golán en Siria. Lograron una completa sorpresa táctica y provocaron un sacudón estratégico en el tablero global que promovió considerables cambios en la situación del medio oriente.

Esta mañana vino a saberse que los combatientes de Hamas en Gaza han lanzado una ofensiva contra el cerco que rodea la franja penetrándolo en varios lados y avanzando en el territorio israelí entre 5  y  7 kilómetros. En el trámite se adueñaron de dos poblaciones, provocaron fuertes  bajas a las tropas del Tsahal y capturaron a un alto oficial israelí –el general Nimrod Eloni- junto a un centenar de prisioneros. Varios tanques israelíes –los Merkava, que son el puño acorazado de las Fuerzas de Defensa de Israel- fueron destruidos o capturados por Hamas. Por otra parte  las guerrillas dispararon entre 2000 cohetes (según los israelíes) y 5000 (según Hamas) contra pueblos y ciudades de Israel. La famosa Cúpula de Hierro (“The Iron Dome”) el sistema de defensa que hasta aquí había protegido a Israel de los envíos más bien artesanales e improvisados de Hamas, parece haber sido saturado y desconcertado por la cantidad de proyectiles que han inundado los cielos. Los prisioneros hechos en las fortificaciones de frontera (junto a civiles israelitas sacados de sus casas) fueron dirigidos al interior de la franja de Gaza, con la probable intención de usarlos como escudos humanos frente a las represalias que practica la fuerza aérea su país, que al momento de escribir estas líneas, habían provocado ya unas trescientas muertes.

Es obvio que la envergadura de este ataque por sorpresa no es comparable a la de la guerra de 1973, pero los objetivos aparentan ser similares. Se trata de salir del estatus quo enfermizo en que yace la cuestión palestina, con la población de Gaza asediada y con una Cisjordania sembrada de enclaves israelíes y cruzada por las rutas militares que los unen, mientras el gobierno de Benjamín Netanyahu y de los fundamentalistas más extremos prosigue con una política de asentamientos ilegales (que es, a decir verdad, implícitamente avalada por todos los sectores) en busca de unos objetivos de máxima, susurrados más que proclamados, de un Gran Israel que absorba por lo menos a Cisjordania.

No es posible seguir el curso de los acontecimientos en este artículo, pues las cosas evolucionan de hora en hora (ése es un cometido que cabe a la televisión, las redes y la radio); pero sí cabe preguntarse sobre cuáles son los alcances de la operación lanzada por Hamas. Ningún análisis puede dejar de lado el papel que pueden haber jugado los protagonistas de gran peso que se mueven en el escenario meso-oriental. Irán, en primer término, que respalda a Hamas y a Hizbolá, la guerrilla libanesa, mucho más fuerte y mejor armada que Hamas, por el momento expectante en la frontera norte de Israel; Arabia Saudita, que ha propiciado por estos días una solución negociada al diferendo en torno a Palestina, alejándose así de su negación del estado judío, pero al mismo tiempo aproximándose al rival iraní de una manera que place poco a Estados Unidos; Rusia, cuyo involucramiento directo en el asunto no se puede demostrar ni presuponer tampoco, pero que sin duda va a ser requerida a participar de cualquier conferencia que abarque a la región, y cuya decisión de parar la expansión de la OTAN en Ucrania por medios militares ha introducido un factor revolucionario en un escenario que hasta hace poco aparecía como librado al aventurerismo de Washington en pos de un delirio hegemónico que a muchos pareció factible a principios de los ’90, pero que ha caducado desde hace más de una década.

Las preguntas respecto a lo que puede pasar por supuesto son muchas más que las respuestas que se puedan brindar, pero en sí mismas definen la naturaleza opaca e imprevisible del escenario. ¿De dónde partió la orden de ataque? ¿Cómo pudieron las formaciones de Hamas adquirir las armas y el entrenamiento necesarios para alcanzar lo que, al menos en su primerísima fase, se revela como un “touch and go”,  un pega y retírate, exitoso? ¿El Hezbollah permanecerá pasivo en el norte de Israel o se comprometerá en las hostilidades? Los combates consumen grandes cantidades de pertrechos: ¿puede acudir Estados Unidos a reforzar el arsenal israelí cuando            está mandando enormes cargamentos de armas y fuertes sumas de dinero al gobierno de Ucrania?

Respecto a la primera pregunta es difícil pensar  que los combatientes de Hamas se hayan lanzado por su sola cuenta a la ofensiva, sin tener antes el aval de algunos poderes que les están íntimamente vinculados y   que desean terminar con el cenagoso impasse no sólo de la cuestión palestina sino del ordenamiento político de todo el medio oriente. Pero esto es incomprobable por ahora. La segunda pregunta es espinosa: Gaza está bloqueada por Israel y por Egipto, y teóricamente no puede ser abastecida de insumos militares, pero el hecho es que estos han llegado y que sus combatientes los emplean con eficacia. Hacen falta financiación, complicidades y sobre todo fuentes donde adquirirlos. Aquí surge el tema delicado: hace tiempo que se dice que una buena parte de las armas que la OTAN envía a Ucrania se “pierden” en el camino y son redirigidas al mercado negro, con suculentas ganancias para los funcionarios  y gestores del gobierno de Zelenski, que se han echado encima una fama de corrupción que los medios occidentales tratan de tapar sin demasiado éxito. Si esto se llega a comprobar, el escándalo Irán-Contras que salpicó a la presidencia de Ronald Reagan quedará chiquito.

Por último y en este mismo orden de cosas, ¿qué pasará en el congreso estadounidense cuando se debata sobre los incrementos de la ayuda a Ucrania y se los contraste con las necesidades que puede tener Israel? El presidente Joe Biden ya proclamó su apoyo irrestricto al derecho israelí a protegerse contra los ataques de los que él denomina terroristas de Hamas. Los republicanos y entre ellos la facción más próxima a Donald Trump, que se manifiesta hostil a seguir financiando a Kiev porque resulta antieconómico, ¿van a seguir teniendo la misma tesitura si se trata de Israel? ¿O querrán que en todo caso se privilegie al socio israelí?¿O se ensayará, finalmente, con cierta coherencia y seriedad, arribar a una vía de composición entre las partes que termine con la larga, horrible y estéril batalla por imponer una visión impregnada de colonialismo decimonónico a un lugar del mundo donde se entrecruzan tres religiones fundantes de la civilización? El tiempo lo dirá y no andando mucho, pues se han reabierto las compuertas de la historia grande.

FUENTE http://www.enriquelacolla.com/sitio/notas.php?id=773

Sergio Pintado de Radio sputni entrevista al Dr. Charles Pennaforte -socio estrategico del equipo de Dossier Geopolitico- en Brasil

Brasil inició la construcción de su primer submarino nuclear, un ambicioso proyecto que proviene del 2008 y podría equiparar al gigante sudamericano con las potencias globales. En diálogo con Sputnik, el analista Charles Pennaforte destacó la «posición estratégica» que el país consigue «en este nuevo escenario geopolítico».

La construcción del primer submarino nuclear brasileño permitirá le permitirá no solo mejorar el patrullaje de sus costas, sino que colocará al país en un lugar de privilegio en el mundo, destacó el experto en geopolítica Charles Pennaforte.

En diálogo con Sputnik, el analista brasileño destacó que la concreción del programa Prosub (Programa de Desarrollo de Submarinos) es «un sueño de la Marina de Brasil», que data del primer periodo de Luiz Inacio Lula da Silva en el poder (2003-2010) y que en su momento fue fruto de «muchas negociaciones» para conseguir los fondos.

A contrarreloj: ¿qué se espera del nuevo intento de Brasil para cerrar el acuerdo con la UE?

En efecto, en 2023 el hoy de nuevo presidente brasileño reactivó el Prosub, proyecto que había sido firmado en 2008 junto al Gobierno de Francia para cooperar en materia de armamento militar.

El plan, que según medios brasileños recibió este 2023 una inversión de 35.000 millones de reales (unos 6.700 millones de dólares), consiste en la fabricación de cuatro submarinos convencionales con propulsión diésel y eléctricos simultáneamente, y el primer submarino armado convencionalmente con propulsión nuclear.

La Marina brasileña realizó la ceremonia de corte de la primera chapa que será utilizada en la construcción del submarino, confeccionado por la empresa Itaguaí Construcciones Navales. «Brasil está dando un paso que va a elevar nuestra tecnología al nivel de países como Francia, EEUU, China, Inglaterra y Rusia», destacó el presidente de la constructora, Renaud Poyet.

«Sin dudas que Brasil se plantea una posición estratégica mejorada dentro de este nuevo escenario geopolítico que se está dando en la actualidad», aseguró Pennaforte en diálogo con Sputnik.

Para el experto, en los últimos meses el país lusófono ha logrado aunar esfuerzos entre «un soft power muy interesante, la política ambiental que agrega ahora y su equipamiento en aviones y submarinos» para lograr situarlo «en una mejor situación con respecto a otros países».

De hecho, Pennaforte consideró que Brasil cuenta con mejor poderío militar que «en los años 1970 y 1980, cuando ocupaba la décima posición en el mundo en gastos militares y producción de material bélico».

El especialista relacionó la construcción del primer submarino nuclear con la reciente decisión de comenzar a fabricar en Brasil aviones de combate de origen sueco F-39 Gripen. Al igual que en el caso del submarino nuclear, producto del acuerdo con Francia, la construcción de aviones de origen sueco implica una transferencia de tecnología que permite la especialización de técnicos y operarios brasileños.

«Tanto con los Gripen como con los submarinos Brasil pasa a tener, por lo menos, una cierta capacidad mínima de tener control tanto sobre sus pasos aéreos como su franja costera. Es realmente una buena noticia en función de la capacidad que Brasil pasa a tener para salvaguardar su litoral y sus recursos naturales», aseveró.

El experto destacó además cómo la nación sudamericana logró mantener «una política de Estado» en materia de armamento militar que consiguiera superar los vaivenes políticos del país, «sin la necesidad de injerencia política partidaria o del espectro político».

Esto se ha vuelto importante, consideró, tras el regreso al poder del Partido de los Trabajadores, que arropa a Lula da Silva, ya que «a la izquierda no le gustan mucho los asuntos militares».

En ese sentido, remarcó que desde la última dictadura brasileña (1964-1985) existe en Brasil «un problema de aversión social y de ciertos segmentos políticos sobre el gasto militar» que ha mantenido encendido el debate. Sin embargo, el analista consideró que actualmente existe «un cierto consenso de que hay necesidad de incrementar» el gasto en Defensa.

FUENTE: https://sputniknews.lat/20231007/submarinos-nucleares-el-paso-de-brasil-para-consolidarse-geopoliticamente-1144490407.html

Sergio Pintado de Sputnik entrevista a Daniel Blinder y a Carlos Pereyra Mele

Las dificultades de Argentina y Brasil para cerrar la venta de 156 vehículos blindados brasileños ponen piedras en el camino de una asociación estratégica que, para expertos consultados por Sputnik, puede ser crucial para la región y un «proyecto geopolítico continentalista».

A pesar de la incertidumbre que parece rodear a la compra a Brasil de 156 vehículos blindados Guaraní para el Ejército Argentino, fortalecer la cooperación militar con el gigante sudamericano podría ser muy beneficioso para Argentina, según coinciden dos analistas en materia de defensa consultados por Sputnik.

La compra de los blindados de combate de seis ruedas Guaraní, fabricados por la compañía Iveco en Brasil, había sido acordada en enero de 2023 cuando los presidentes Alberto Fernández y Luiz Inácio Lula da Silva se reunieron en Buenos Aires. El acuerdo preveía la compra de 156 unidades divididas en 120 vehículos de Transporte Personal con torre ametralladora, 27 de Combate de Infantería con torre cañón y nueve vehículos de Puesto Comando.

Sin embargo, la operación pareció complicarse a finales de julio, cuando medios brasileños indicaron que el Ministerio de Economía brasileño habría intercedido para, al menos, demorar la venta. Un artículo del diario paulista Estadao afirma que fue el propio ministro, Fernando Haddad, quien convenció a Lula de los riesgos de que Argentina no pudiera pagar la millonaria operación, que alcanzaría un costo de 10 millones de reales (unos 2 millones de dólares) por cada vehículo.

A pesar de que la cancelación de la operación no fue confirmada ni desmentida por medios oficiales, el trascendido despertó preocupación en Argentina por la posibilidad de que las dificultades financieras que atraviesa el país dificulten una asociación con Brasil en materia de Defensa que pudiera resultar favorecedora.

«Argentina y Brasil deberían profundizar y tener mayores iniciativas para ser socios estratégicos en materia de Defensa, algo que ha ido variando con el tiempo y según las sintonías de los diferentes gobiernos», dijo a Sputnik el politólogo y analista en materia de Defensa Daniel Blinder.

El experto recordó que Lula ya había propiciado un acercamiento en materia de Defensa durante sus primeros Gobiernos (2003-2010), cuando coincidió con su par argentino Néstor Kirchner (2003-2007).

¿Por qué la India podría ser un socio estratégico para las Fuerzas Armadas argentinas?

Blinder también destacó que si bien Brasil puede no tener el mismo peso en el mercado armamentístico, lo que sí tiene en otras áreas, el país ha tenido «un interesante desarrollo en las últimas décadas» que lo ha llevado, por ejemplo, a convertirse en uno de los fabricantes de piezas de armamento de primera calidad mundial como los aviones de combate F-39 Gripen.

Carlos Pereyra Mele, analista geopolítico y director de Dossier Geopolítico, dijo a Sputnik que la colaboración militar entre Argentina y Brasil «es muy importante desde el punto de vista de un proyecto geopolítico continentalista» que permita que Sudamérica «se transforme en un nuevo esquema continental» en un mundo en el que son los conglomerados continentales los que hacen valer su peso.

Pereyra Mele remarcó que para Argentina «sería mucho más útil» tener como proveedor de insumos militares a «países vecinos y con intereses geopolíticos bastante similares», como el caso de Brasil.

El analista contextualizó el interés argentino por hacerse de los blindados Guaraní en un proceso de «reequipamiento y reestructuración de su industria militar» después de un desmantelamiento durante la década de 1990, marcada por las privatizaciones y una menor importancia de los temas militares, en una sociedad argentina todavía marcada por la Guerra de Malvinas de 1982. Para Pereyra Mele, es necesario que Argentina recupere el potencial de sus Fuerzas Armadas porque «es el octavo país del mundo en tamaño y no se puede dar el privilegio de estar desmantelada en el área de Defensa y seguridad».

Aquel conflicto por Malvinas es el que aún sigue generando problemas para el abastecimiento militar argentino, dado que el Reino Unido se arroga el derecho de vetar la venta a Argentina de cualquier equipamiento militar que incluya componentes británicos. Esa particularidad ha complicado, por ejemplo, las posibilidades de Argentina de conseguir nuevos aviones de combate en el mercado.

«Siempre tenemos la espada de Damocles sobre nosotros para impedirnos reequipar nuestras Fuerzas Armadas», lamentó Pereyra Mele, destacando que los blindados Guaraní no solo no tenían componentes británicos sino que incluyen partes fabricadas en Argentina.

Pero a las restricciones que Argentina ya tiene, comienzan a sumarse los problemas financieros del país. Para Blinder, es claro que la situación financiera argentina «afecta profundamente las posibilidades de adquisición de medios o de modernización».

Pereyra Mele remarcó que la crisis argentina «es financiera y no económica» y está relacionada con la millonaria deuda que Argentina contrajo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Por eso, calificó como «terrorismo mediático» la idea de que vender material militar a Argentina sea riesgoso por sus dificultades de pago, ya que el país es capaz de «restablecer fuertemente su producción en diez años«.

Si bien la transacción por los Guaraní parece demorada, los blindados sí participaron del Ejercicio Combinado Arandú, una operación militar conjunta entre los ejércitos de Argentina y Brasil que se realiza anualmente desde 2020. En 2023, el ejercicio incluyó a 300 militares brasileños y 348 argentinos que se desplegaron en la localidad de Montecaseros, en la provincia argentina de Corrientes (noreste).