Tras 110 días de guerra está claro que EE.UU. ha sometido a Europa y que Rusia vencerá al régimen de Kiev. ¿Para qué prolonga, entonces, Occidente el sufrimiento de su aliada?

Por Eduardo J. VIOR TELAM

A casi cuatro meses de comenzada la guerra en Ucrania, desde el punto de vista militar es indudable que Rusia vencerá. También parece haber sobrellevado satisfactoriamente la ola de sanciones occidentales contra su economía. EE.UU., por su parte, puso nuevamente a funcionar su complejo industrial militar y sometió a Europa, obligándola a pagar carísimos los alimentos y la energía. Que Rusia prolongue la guerra hasta alcanzar sus objetivos, se entiende. Pero, ¿para qué siguen las potencias occidentales enviando a Ucrania toneladas de armas que no equilibran la superioridad de Rusia en el campo de batalla, multiplican las pérdidas de vidas y la destrucción de la economía del país y escalan el conflicto? ¿Es intención o automatismo?

Este miércoles 15 el jefe del Estado Mayor Conjunto (JEME) de las Fuerzas Armadas estadounidenses, el general Mark Milley, ha calculado las pérdidas del ejército ucraniano. Se cree que éste está perdiendo alrededor de 100 personas al día y que tiene de 100 a 300 heridos. Por su parte, el sábado pasado, por primera vez, Oleksiy Arestovich, el principal asesor de Zelensky, admitió en una entrevista que desde el comienzo de la Operación Militar Especial de Rusia, Ucrania ha perdido unas diez mil personas. Se supone que se refirió sólo a los militares muertos, porque el número de bajas civiles y el de heridos es mucho mayor, como indica el que se esté preparando la movilización de las mujeres.

A principios de esta semana podía dibujarse el siguiente cuadro de la situación militar: las fuerzas aliadas de Rusia y las milicias de las repúblicas secesionistas de Lugansk y Donetsk han recuperado el 97% del territorio de las antiguas provincias del mismo nombre, Rusia recupera posiciones que había perdido hace un mes en la provincia de Járkov y sostiene las posiciones en el sur. Falta poco para que tome la totalidad de los territorios habitados por población rusohablante. En este contexto, no se entiende la utilidad militar de los permanentes bombardeos ucranianos contra la población civil de la ciudad de Donetsk.

 Foto AFP
Foto AFP

Por su parte, el diario británico The Independent, citando un informe de inteligencia, ofreció el sábado 11 un gran análisis sobre el equilibrio de las fuerzas rusas y ucranianas: las tropas ucranianas son 20 veces inferiores a las rusas en artillería, 40 veces en municiones y 12 veces en alcance. Además, la parte ucraniana se ha quedado casi completamente sin cohetes antitanque, aunque sigue teniendo los MLRS Grad y los obuses que alcanzan un máximo de 20-30 km. Del mismo modo, carece de armas para golpear la artillería rusa de largo alcance. Por su descoordinación con otros sistemas de armas, la incorporación creciente de cañones autopropulsados de gran calibre de origen francés y norteamericano aumenta los daños civiles, pero no aumenta la eficacia militar. A su vez, los rusos disponen de numerosos cohetes operativos a muchas decenas e incluso cientos de kilómetros. Se da una situación de «absoluta desigualdad en el campo de batalla, por no hablar del completo dominio de la aviación enemiga en el aire», dice el informe británico. Como consecuencia, entre las tropas ucranianas cunde el desaliento y aumenta la deserción.

Existe además un efecto colateral que se venía advirtiendo desde el inicio: la entrega compulsiva de armamentos está alimentando un mercado negro en el cual se puede adquirir un sistema Javelin estadounidense por unos 30 mil dólares, cuando sólo el misil cuesta 170 mil dólares y el centro de control unos 200 mil más. Organizaciones delictivas de todo tipo están aprovechando la ocasión para conseguir una amplia variedad de armas y se sospecha que no sólo portátiles. Las posibilidades de que sean utilizadas con fines criminales en cualquier parte del mundo son aterradoras, si se piensa que se han entregado misiles anti buques costeros que nadie sabe a dónde terminan.

Ante este panorama, a los líderes occidentales no se les ocurre nada mejor que enviar armas aún más potentes. Así, este martes 14 el subsecretario de Defensa para Asuntos Políticos de EE.UU., Colin Kahl informó que Estados Unidos proporcionará a Ucrania misiles guiados pesados con un alcance de 70 km para su uso con los lanzadores de cohetes múltiples HIMARS. Según Kahl, el sistema de cohetes de artillería de alta movilidad vendrá con cohetes guiados GMLRS. Con este equipo militar no se requiere un consumo masivo de municiones, ya que se trata de un sistema de alta precisión y potencia cuya efectividad es comparable al «efecto de un ataque aéreo». Así Ucrania podría atacar más profundamente el territorio ruso, dañando objetivos civiles, pero serán inútiles para los militares, porque desde hace tiempo las fuerzas aliadas evitan las grandes concentraciones y utilizan pequeñas unidades móviles.

Foto Xinhua
Foto Xinhua

En este contexto no es de extrañar que el profesor de Relaciones Internacionales Andrew Latham, de la Universidad Macalester en Minnesota, haya llegado el martes 7 a la conclusión de que “Ucrania no puede vencer”. El resultado de esta guerra no puede ser una Ucrania independiente. Es obvio que la parte oriental es para Rusia y la occidental quedará bajo la influencia de Polonia.

El profesor Latham califica este escenario como una victoria incondicional del Kremlin, porque una de las principales tareas de la Operación Militar Especial era impedir la expansión de la OTAN y la fragmentación de Ucrania la excluiría de la esfera de influencia de la alianza.

A esta altura de la guerra van quedando claras las respectivas estrategias de la OTAN y de Rusia. Ambas se dividen en dos campos, el económico y el militar. La apuesta de la OTAN fue empujar a la guerra a Moscú utilizando como anzuelo a Ucrania, a quien le dio todas las garantías de que intervendría en su apoyo para derrotar a Rusia.

En el campo militar se planificó inundar el país con armas antitanques y aéreos portátiles de distintos alcances y, dado que ya habían previsto la falta de voluntad de resistencia de la mayoría del pueblo ucraniano, generar un sistema de guerrillas sostenido por la organización atlantista, introduciendo mercenarios bajo la cobertura de ser voluntarios. No existen las resistencias populares que inventó la propaganda occidental. En el Donbass la población recibe como libertadores a los rusos y chechenos, mientras que en las regiones más occidentalizadas se debió prohibir la salida a los hombres en edad de combatir y ahora comienzan a convocar a las mujeres.

En el plano económico la situación no es mejor para la Alianza Atlántica. No ha conseguido el apoyo diplomático esperado, al punto de que Silvio Berlusconi ha dicho públicamente que apenas el 25% del mundo se ha coaligado contra Rusia. Moscú ha compensado rápidamente las sanciones occidentales reorientando sus exportaciones hacia otros mercados. De todos modos, la mitad de los miembros de la UE sigue comprando gas a Rusia y lo paga en rublos. Como no pueden comprar petróleo directamente, hay países europeos que lo adquieren a armadores griegos o a refinerías indias, por supuesto que mucho más caro. Al mismo tiempo, al haber minado Ucrania el acceso a sus puertos sobre el Mar Negro, impide la salida del trigo que Europa necesita. Las distribuidoras de alimentos y de energía están aprovechando la coyuntura para aumentar los precios. En economías sin mecanismos de ajuste, tasas de inflación que rondan el 7% anual hunden a poblaciones enteras que ya vivían al borde de la pobreza. En el hemisferio norte está a punto de comenzar el verano. Habrá que ver de qué manera reaccionan los europeos, cuando al hambre sumen el frío.

Ucrania ya no está de moda, incluso los «socios extranjeros» están cansados de ella. Así lo afirmó Zelensky durante un encuentro con periodistas el pasado martes 7. Este “cansancio” de los líderes occidentales se hizo más que evidente en el choque verbal que el fin de semana pasado tuvo el presidente norteamericano con miembros del gobierno ucraniano. En una escapada de la Cumbre de las Américas Joe Biden concurrió el viernes 10 en Los Angeles a una cena con donantes del Partido Demócrata. Preguntado sobre el desencadenamiento de la guerra, el mandatario contó que el presidente de Ucrania «no quería oír» las advertencias sobre la invasión rusa. Biden dijo que «no había duda» de que Vladimir Putin había estado planeando «entrar», pero Volodymir Zelensky había desoído las advertencias de EE.UU.

 Foto AFP
Foto AFP

Con sumo disgusto reaccionó el portavoz presidencial ucraniano, Serhiy Nykyforov, a las declaraciones de Biden. Según él, su presidente había pedido en repetidas ocasiones a los socios internacionales que impusieran sanciones de forma preventiva, para obligar a Rusia a retirar las tropas estacionadas en la frontera con Ucrania. «Y aquí ya podemos decir que nuestros socios no quisieron escucharnos», dijo.

Las declaraciones del jefe de la Casa Blanca son, por lo menos, ambiguas: ¿quiso decir que ellos sabían que Putin de todos modos invadiría Ucrania y que Zelensky no quiso escucharlos? En ese caso, cabe la pregunta sobre qué le habrían aconsejado: ¿negociar o iniciar a su vez una guerra preventiva? ¿Por qué han seguido sosteniendo al mandatario ucraniano, si es tan negligente y obcecado? Por el contrario, si el presidente quiere decir que Zelensky debió haber negociado para impedir la invasión, ¿por qué no lo han presionado en los cuatro últimos meses para que negocie?

Parece aún faltar mucho para que Rusia y Ucrania negocien. La experiencia y el sentido común indican que quien tiene chance de vencer en una guerra la sigue hasta alcanzar alguno de sus objetivos, pero que, quien sabe que no puede vencer busca un alto el fuego, por lo menos para ganar tiempo. Sin embargo, el liderazgo ucraniano sigue enviando al frente a miles de reclutas inexpertos y, a pesar de las quejas de Kiev por el insuficiente apoyo recibido, la dirigencia occidental le sigue mandando armas, entrena a sus tropas y envía mercenarios.

“La OTAN busca conseguir que Ucrania pague el menor precio posible por la paz cuando se siente en la mesa de negociaciones con Rusia”, ha afirmado este domingo el secretario general del bloque militar, Jens Stoltenberg, de visita en Finlandia. «Nuestro apoyo miliar es un método de reforzar sus posiciones en la mesa de negociaciones cuando se sienten para conseguir un acuerdo de paz, ojalá sea pronto», indicó. No parece una alternativa realista, ya que, mientras Ucrania se niegue a negociar, Rusia seguirá su ofensiva y su contendiente será cada vez más débil. Por lo tanto, tendrá menos poder a la hora de negociar. Stoltenberg da la impresión de no saber a dónde quiere llegar y, entonces, sigue mandando armas de modo automático, para justificar su ceguera.

A esta falta de claridad sobre los objetivos occidentales contribuyen poderosamente también las contradictorias señales que emite el gobierno norteamericano. Mientras que Joe Biden, veterano de la Guerra Fría, insiste en advertir que, si Rusia utiliza armas nucleares tácticas para acabar la guerra en Ucrania, EE.UU. responderá con la misma moneda, miembros del Consejo de Seguridad Nacional declaran oficiosamente a los medios que “tal vez baste con adecuadas respuestas convencionales”. La claridad, consecuencia y coherencia de los mensajes que den los líderes de las principales potencias es una condición indispensable de la paz mundial. Tanto aliados como adversarios necesitan conocer el rumbo de la mayor superpotencia, para poder organizar racionalmente su actuación. La previsibilidad es un ingrediente esencial para el restablecimiento de la paz mundial. En EE.UU., empero, no queda claro quién fija la línea del gobierno ni cuáles son sus objetivos.

La derrota de Ucrania es ineluctable y el envío de armas occidentales sólo prolonga la guerra a costas de más vidas y de una mayor destrucción de la economía ucraniana. Un conflicto así sólo se lo puede resolver dialogando y cediendo lo necesario como para garantizar la seguridad de Rusia y la supervivencia de Ucrania, aunque sea en dimensiones reducidas.

En un momento tan peligroso debería haber en Occidente un liderazgo firme y unificado que dé a Rusia señales claras y la seguridad de que lo que se acuerde será de cumplimiento efectivo, pero no es el caso. La extrema oligarquización del capitalismo norteamericano y la subordinación del Estado a los intereses de unas pocas corporaciones y personas han esmerilado la autoridad presidencial. A esta condición estructural hay que añadir la debilidad física y neurológica del presidente. Así, cada fracción dentro del gobierno y de la alianza sigue su propio juego. Sólo algunos aparatos burocráticos, como el Pentágono, tienen consciencia de los límites impasables. Nadie en Washington o en Bruselas tiene el poder para fijar objetivos claros y consensuados, cada uno atiende su juego y todos lo hacen automáticamente.

Occidente no tiene en la guerra que se libra en Ucrania objetivos alcanzables y se limita a prolongar el conflicto enviando armas con la vana esperanza de mejorar la posición ucraniana en la venidera negociación. El problema es que, mandando equipamiento sin clara orientación política arriesga que los dirigentes de Kiev quieran subir la apuesta jugando a va banque y, atacando a Rusia, provoquen su reacción contra los proveedores de las armas. Mientras los líderes de la OTAN no cesen de mandar armas y no impongan a sus aliados en Kiev que negocien en serio, el riesgo de una extensión y ampliación de la guerra se mantendrá alto. Roguemos para que la razón vuelva a Occidente.

Desde la unión de Crimea con Rusia en marzo de 2014, la entrada al mar de Azov está totalmente controlada por Rusia. 

por el profesor Michel Chossudovsky – Global Research, 2022

El siguiente artículo es una revisión y actualización de un artículo anterior de GR de Michel Chossudovsky    . Proporciona un breve resumen de la geopolítica del Mar Negro y el Mar de Azov, así como algunas observaciones sobre la Guerra de Ucrania. (Actualizado el 5 de junio de 2022)

Introducción

Históricamente, el estrecho de Kerch  en el este de Crimea ha jugado un papel estratégico.

Constituye una puerta marítima estrecha que une el Mar Negro a través del Mar de Azov con las principales vías fluviales de Rusia, incluidos el Don y el Volga.

También asegura el tránsito marítimo desde el Mar Negro a Moscú sin mencionar la ruta marítima estratégica entre el Mar Caspio (a través del Canal Volga-Don) al Mar Negro y el Mediterráneo. 

Mapa: El Sistema Unido de Vías Navegables Profundas de la Rusia Europea.

El Volga también une el Mar Caspio con el Mar Báltico, así como con la ruta del Mar del Norte , a través de la Vía fluvial Volga-Báltico.  (Véase más arriba)

El Volga está conectado a un sistema de canales (a través de los lagos Onega, Ladoga) al  río Neva y San Petersburgo. (Ver mapa abajo)

Lo que está en juego es un sistema integrado de vías fluviales que conecte el Mar Negro y el Mar Caspio con el Báltico y la Ruta del Mar del Norte.

En este sentido, el estrecho de Kerch en el este de Crimea es estratégico.

La Unión de Crimea con Rusia de 2014 redefine la geografía y el tablero geopolítico de la cuenca del Mar Negro

Desde 2014, la reunión de Crimea con la Federación Rusa representó un gran revés para EE. UU. y la OTAN, cuyo objetivo de larga data era integrar a Ucrania en la OTAN, al tiempo que extendía la presencia militar occidental en la cuenca del Mar Negro. (Vea los detalles abajo)

Breves observaciones sobre la guerra de Ucrania:  el mar de Azov es estratégico. Ucrania no tiene acceso marítimo. 

En lo que respecta a la Guerra de Ucrania, el control de Rusia del Estrecho de Kerch juega un papel clave. En desarrollos recientes (junio de 2022), Rusia ahora controla toda la cuenca del Mar de Azov.

Ucrania no tiene acceso marítimo al Mar de Azov y al este de Ucrania , ni tiene poder naval en el Mar Negro.

Sin una armada (y sin una Fuerza Aérea destruida al principio a fines de febrero), Ucrania no está en condiciones de ganar esta guerra. Las Negociaciones de Paz iniciadas en Estambul a finales de marzo , que fueron objeto de sabotaje, constituyen la única solución. 

La Base Naval Berdyansk de Ucrania  (una iniciativa de Zelensky de 2020) en la costa occidental de Azov está bajo control ruso. Todos los puertos principales que se extienden desde Mariupol hasta Kherson están bajo control ruso.

Rusia ocupa Kherson y   controla el acceso de la principal vía fluvial de Ucrania, el Dniéper, hacia y desde el Mar Negro   ( ver el segundo mapa a continuación: El Dniéper es, en algunos aspectos, una vía marítima ) . El Dniéper es un importante corredor de transporte de carga de granos.

En el contexto de la Guerra de Ucrania, a través de sus usos militares en Donetsk y Lugansk, las fuerzas rusas han consolidado su control sobre toda la cuenca del Mar de Azov.

El siguiente mapa (2 de junio de 2022) indica las áreas de uso y control ruso desde el norte de Lugansk (territorios frente a Kharkov) hasta Kherson en el Dnieper.

Flashback: El Tratado de 2014 entre Rusia y Crimea

Con el Tratado del 18 de marzo de 2014 firmado entre Rusia y Crimea, la Federación Rusa ha ampliado su control sobre el Mar Negro y sobre el Mar de Azov.

Según el acuerdo entre Rusia y Crimea anunciado por el presidente Putin en 2014, dos “regiones constituyentes” de Crimea se unieron a la Federación Rusa: la “República de Crimea” y la “Ciudad de Sebastopol”. Ambos tienen el estatus de “regiones autónomas”. El estado de Sebastopol como entidad autónoma separada de Crimea está relacionado con la ubicación de la base naval de Rusia en Sebastopol.

Desde la desintegración de la Unión Soviética, Rusia mantuvo su base naval en Sebastopol en virtud de un acuerdo bilateral con Ucrania. Con la firma del Tratado del 18 de marzo de 2014, dicho acuerdo quedó nulo y sin efecto. Sebastopol, incluida la base naval rusa, se convirtió en parte de una región autónoma dentro de la Federación Rusa. Antes de marzo de 2014, la base naval no estaba dentro de Ucrania en virtud de un contrato de arrendamiento. Además, desde 2014, las aguas territoriales de Crimea pertenecen a la Federación Rusa.

Tras la unión de Crimea con Rusia, la Federación Rusa ahora controla una porción mucho mayor del Mar Negro, que incluye toda la costa de la península de Crimea. La parte oriental de Crimea –incluido el estrecho de Kerch– está bajo jurisdicción de Rusia. En el lado este del estrecho de Kerch se encuentra la región rusa de Krasnodar y extendiéndose hacia el sur se encuentran las ciudades portuarias de Novorossiysk y Sochi. 

La geopolítica de los oleoductos y gasoductos

Novorossiysk también es estratégico. Es el puerto comercial más grande de Rusia en el Mar Negro, en el cruce de los principales oleoductos y gasoductos entre el Mar Negro y el Mar Caspio.

Si bien la principal ruta estratégica del oleoducto se encuentra entre Novorossiysk y Bakú, existe un nexo de gasoductos entre Rusia, Kazajstán, Irán, Turkmenistán, que se conecta con China.

Antes de la “invasión” de Rusia a Ucrania el 24 de febrero de 2022, Putin firmó “un amplio acuerdo” con el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev .

Estrecho de Kerch: Historia

Históricamente, el estrecho de Kerch ha jugado un papel estratégico. Constituye una puerta de entrada desde el Mar Negro a las principales vías fluviales de Rusia, incluidos el Don y el Volga.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la península de Kerch fue ocupada por la Alemania nazi (recuperada por el Ejército Rojo) y fue un importante punto de tránsito por tierra y agua.

En los meses más fríos del invierno, se convirtió en un puente de hielo que unía Crimea con la región de Krasnodar.

El estrecho de Kerch tiene unos 5 kilómetros de longitud y 4,5 km. de ancho en el punto más estrecho entre la punta de Crimea oriental y la península de Taman. Kerch es un importante puerto comercial vinculado a rutas ferroviarias, de transbordadores y fluviales.

imagen derecha: Estrecho de Kerch, foto tomada desde el lado de Crimea, (antes de la construcción del puente) ancho estrecho, vista aérea del estrecho y la península de Taman. 

El mar de Azov: centro geopolítico

Cabe destacar que, como resultado de la integración de Crimea en la Federación Rusa en 2014, Moscú obtuvo el control total del Estrecho de Kerch que une el Mar Negro con el Mar de Azov. Se anuló el acuerdo bilateral entre Rusia y Ucrania que rige la ruta marítima a través de los estrechos de Kerch.

El estrecho también constituye un punto de entrada a las principales vías fluviales de Rusia.

El mar de Azov se conecta con el río Don y el Volga, a través del canal Volga Don. A su vez, el Volga desemboca en el mar Caspio.

El estrecho de Kerch es estratégico.  El canal Kerch-Yenikalskiy permite el tránsito de grandes buques (oceánicos) desde el Mar Negro hasta el Mar de Azov.

Como se indicó anteriormente, el estrecho de Kerch une el mar Negro con el Volga a través del mar de Azov y el canal Volga Don, que a su vez se conecta con San Petersburgo y el mar Báltico. El Volga también se conecta con Moscú, a través del río Moscú a través del canal Volga-Moskva.

Nota: La cuenca del mar Caspio es, en cierto sentido, «sin salida al mar». Su único acceso al Mediterráneo y al Océano Atlántico es a través del Volga . Lo mismo se aplica a su acceso al Atlántico a través del Mar Báltico, oa través del Mar Blanco, el Mar de Barents y el Paso del Ártico Nororiental al Pacífico.

Canales estratégicos. En resumen

  1. Mar Caspio- Volga, Canal Volga-Don, Don, – Mar de Azov – Mar Negro, Mediterráneo
  2. Mar Negro- Mar de Azov -Don- Canal Volga Don -Volga -Canal Volga-Moskva, Río Moscú, Moscú
  3. Mar Negro- Mar de Azov -Don- Volga Don Canal -Volga -Neva, San Petersburgo, Mar Báltico
  4. Mar Caspio, Volga, Neva, Svir, Lago Onega, Canal del Mar Blanco, Mar  del Norte y Paso del Ártico Nororiental

Canal Volga-Don

Relaciones Rusia-Ucrania sobre el Estrecho de Kerch

En diciembre de 2013, Moscú realizó un acuerdo bilateral con el gobierno de Yanukovych en Kiev relacionado con la construcción de un puente a través del Estrecho de Kerch, conectando el este de Crimea (que era parte de Ucrania) con la región rusa de Krasnodar.

Ese acuerdo fue una continuación de un acuerdo inicial firmado en abril de 2010 entre los dos gobiernos.

El acuerdo Rusia-Ucrania 2013 relativo a la construcción del puente ya había sido desechado a todos los efectos antes del 16 de marzo de 2014.

Imagen derecha: el nuevo puente de Kerch une Crimea oriental (transporte por carretera y ferrocarril) con la región rusa de Krasnodar. (imagen derecha).

La unión de Crimea con Rusia ya estaba en trámite antes del referéndum, era un hecho consumado .

Menos de dos semanas antes del Referéndum del 16 de marzo de 2014, en el punto álgido de la crisis en Ucrania, el Primer Ministro de Rusia, Dmitry Medvedev , ordenó a la corporación estatal de construcción de carreteras Avtodor, o «Autopistas Rusas» «que creara una empresa subsidiaria que supervisaría la construcción de un puente sobre el estrecho de Kerch”.

Este puente está orientado a las rutas de transporte ferroviario que unen Europa Occidental y Oriental con la cuenca del Mar Caspio, Kazajstán y China. Por lo tanto, es una parte integral del Proyecto Euroasiático (que se vincula con la iniciativa Belt and Road de China).  La fuente original de este artículo es Global ResearchCopyright © 

Prof. Michel Chossudovsky , Global Research, 2022

FUENTE: https://www.globalresearch.ca/black-sea-geopolitics-and-russias-control-of-strategic-waterways-the-kerch-strait-and-the-sea-of-azov/5661045

Están quienes son fieles, y luego está la Unión Europea. La verdad inocultable ya explota en los medios de comunicación europeos que revelan la catástrofe económica y alimentaria que se cierne sobre el bloque comunitario ‘gracias’ a su ‘fidelidad’ hacia EEUU, demostrando ‘ser más papista que el Papa’.

Entrevista al Director de Dossier Geopolitico Lic. Carlos Pereyra Mele, por Javier Benitez para Sputnik Internacional

La paradoja de la UE

Hay una frase popular y que se aplica a una diversa clase de situaciones y que recorre redes sociales, y que dice: «Quédate con quien te mira como…». En este caso, en EEUU las autoridades se dirán a sí mismas: «Quédate como quien se autoflagela por ti y está dispuesta a llevar a sus ciudadanos a la miseria y al hambre, como la Unión Europea».

Y es que el sacrificio al que están llevando las autoridades comunitarias a sus ciudadanos, sin importarle lo más mínimo, al punto de pedir que acopien alimentos por varios días, como ha pedido Alemania a sus paisanos esta misma semana, o como el propio país germano ha pedido también a sus ciudadanos ducharse menos, o lavar menos la ropa, es tal, que llegan al punto de ser incomprensible para quienes puedan tomar distancia para mirar la situación con perspectiva. Dicho de otra forma: las autoridades de la UE están jugando con los bolsillos de sus ciudadanos, quienes son los que realmente van a sufrir.

En este sentido, las alarmas suenan cada vez más fuertes y frecuentes en el viejo continente, y se refleja en titulares de varios medios que anticipan el apocalipsis: «La inflación destroza todas las previsiones en la Eurozona y mete en un lío al BCE tras marcar otro máximo histórico», titula El Economista.

AUDIO

«La ruptura total de relaciones con Rusia podría rebajar el crecimiento a la mitad y elevar 1,7 puntos más el IPC», titula en tanto el periódico ABC de España, marcando otro ejemplo de la hecatombe. Y otros que ya son el acabose para las propias autoridades que quieren echarle la culpa de todos los males a Rusia: «El Banco de España desmiente al Gobierno: la inflación comenzó a repuntar mucho antes de la guerra», titula el diario El Mundo de España.

Baño de realidad europea

«Esto es la crónica de una muerte anunciada, como venimos diciendo hace mucho tiempo», dice al respecto el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele.

El analista hace una radiografía demoledora. «Este es un momento crucial en el que Europa se ha despertado de un sueño en el que pareciese que es un parque de atracciones con muchas luces, demasiado ruido, y sobradas fantasías. Pero está saliendo el sol, y ahora viene a verse la realidad. Esta es la situación: hoy hay demasiados frentes, no tiene nada que ofrecer, salvo promesas, y por lo tanto, no está en posición de torcer la realidad y la historia».

«La UE ha sido un fracaso del sistema neoliberal y un fracaso del sistema que se planteó hace muchos años de una unidad europea, pero no expandida como la actual», sentencia Carlos Pereyra Mele.

AUDIO completo para los paises donde se censura la verdad bajo la hipocresia de hablar de valores como verdad y libertad

https://podcasts.apple.com/us/podcast/s%C3%AD-bwana-la-ue-m%C3%A1s-papista-que-el-papa-est%C3%A1/id1577217743?i=1000565190217

Por Bruno GuigueLe Grand Soir

No pueden decir que no sabían. Cuando desplegaron los tentáculos de la OTAN a las puertas de Rusia, los líderes occidentales sabían que estaban jugando con fuego.

Sabían muy bien que se estaban comportando como aprendices de brujo, arriesgándose a una conflagración de la que el pueblo ucraniano sería la primera víctima y toda Europa pagaría la olla rota. Durante la conferencia sobre seguridad en Europa, en marzo de 2007, Vladimir Putin ya preguntaba a los occidentales: “¡La OTAN ha colocado sus fuerzas de primera línea en nuestras fronteras! ¿Contra quién se vuelve esta expansión? ¿Y qué pasó con las garantías dadas por nuestros socios occidentales después de la disolución del Pacto de Varsovia?” Un silencio helado saludó estas palabras de sentido común, y la OTAN persiguió ciegamente su Drang nach Osten (empuje hacia el este). Probablemente tomó más para hacerlo entrar en razón. De continuar la política por otros medios, la guerra pronto se encargaría de poner límites a esta mortífera expansión.

Los rusos, sin embargo, no son los únicos que han advertido a los países miembros de la Alianza Atlántica. Altos funcionarios del «mundo libre» también les habían advertido del peligro de la última transgresión, la que pondría todo patas arriba: tras la desconsiderada extensión de la Alianza Atlántica a la mayoría de los países de Europa del Este, la absorción de Ucrania sería la chispa que encendería la pólvora. Al transformar este país hermano de Rusia en un bastión avanzado de la OTAN, completaría el peligroso cerco del territorio ruso. Pondría sus grandes aglomeraciones urbanas a minutos del lanzamiento de un misil. Convertiría el Mar Negro en una piscina de ejercicios para la Marina de los EEUU. Sin poder retroceder más, de espaldas a la pared, Moscú no se quedaría sin reaccionar. Sería la guerra. Inevitable.

Este pronóstico realista, algunos lumbreras del «mundo libre», no muy recelosos de constituir una quinta columna prorrusa, lo habían formulado durante mucho tiempo. El ex embajador de Estados Unidos en la Unión Soviética, Jack F. Matlock Jr., declaró en 1997 que la expansión de la OTAN fue «un profundo error estratégico que alentó una cadena de eventos que podría producir la mayor amenaza para la seguridad desde el colapso de la Unión Soviética». Un famoso estratega de la Guerra Fría, George Kennan, consideró en 1998 que la expansión de la OTAN era un “trágico error” que provocaría una “mala reacción de Rusia”. El ex director de la CIA, William Burns, afirmó en 2008 que “la entrada de Ucrania en la OTAN es la más brillante de todas las líneas rojas”.

Con el golpe de estado que derrocó al presidente Viktor Yanukovych en febrero de 2014, la situación empeoró. Durante la cumbre de Bucarest en 2008, George W. Bush propuso que Ucrania se uniera a la OTAN. La toma del poder por una junta pro-occidental abre el camino a la membresía, cuyo principio está consagrado en la nueva Constitución de Ucrania por las autoridades de Kiev. Razón de más para que Henry Kissinger haga sonar la alarma: el exsecretario de Estado afirma sin rodeos que “Ucrania no debería unirse a la OTAN”. Robert Gates, exsecretario de Defensa, escribe en sus Memorias que «actuar tan rápido para expandir la OTAN es un error. Intentar traer a Georgia y Ucrania a la OTAN es realmente excesivo y una provocación particularmente monumental”. Un punto de vista compartido por Noam Chomsky en 2015: «La idea de que Ucrania pueda unirse a una alianza militar occidental sería completamente inaceptable para cualquier líder ruso», y este deseo de unirse a la OTAN «no protegería a Ucrania, sino que la amenazaría con una gran guerra». Una oscura predicción que se suma a la de Roderic Lyne, exembajador británico en Rusia, quien declaró en 2021 que “empujar a Ucrania a la OTAN es una estupidez a todos los niveles”. Y agregó: “Si quieres iniciar una guerra con Rusia, esta es la mejor manera de hacerlo”.

Hoy está hecho. La guerra está aquí, y la OTAN tiene la aplastante responsabilidad por ella.

Ocultando estas numerosas advertencias, la doxa occidental obviamente se apresura a blanquear la Alianza Atlántica. “La OTAN no amenaza a Rusia”, leemos en falsos ingenuos que nos harían tomar vejigas por farolillos. El único culpable, al parecer, es el presidente ruso Vladimir Putin. Hambriento de poder, el autócrata del Kremlin haría cualquier cosa para someter a sus vecinos a la ley del más fuerte y conquistar nuevos territorios. Doblemente nostálgico de la URSS y del imperio de los zares, sería presa de un exceso que lo predispondría a los actos más criminales. Incluso se le atribuye una paranoia cuya ficción permite borrar las verdaderas causas del conflicto, como si la psiquiatrización del adversario no formara parte de esos grandes hilos de los que es habitual toda propaganda. Afortunadamente, esta histeria es un arma de doble filo. Porque quienes retratan a Putin como un loco peligroso están disparando contra su propio campo. Al atribuir al conflicto actual una causalidad diabólica, se impiden comprender la situación y mantienen la impotencia occidental.

Aterrorizando a las poblaciones de Occidente, regando de la mañana a la noche esta historia del coco, la leyenda de Putin-el loco socava la credibilidad de los belicistas que sueñan con una zona de exclusión aérea o quieren enfrentarse al ejército ruso sobre el terreno. ¿Quién quiere luchar contra los rusos que están desarmando Ucrania y saldando cuentas con los nazis? Si el tirano moscovita tiene su dedo en el botón nuclear,

Es poco probable que los héroes potenciales que pueblan los estudios de televisión del «mundo libre» tomen medidas. ¡Adelante sin mí!

Huelga, además, esgrimir la amenaza atómica. Practicando la inversión acusatoria que es su costumbre, Occidente lanza gritos de indignación cuando Rusia pone en alerta su sistema de disuasión nuclear.

Al igual que la de Francia, la doctrina nuclear rusa es puramente defensiva y no prevé ningún uso de tal arma en el primer ataque. Porque se permite este uso desde su revisión estratégica de 2002, la energía nuclear de Washington, por el contrario, representa una amenaza mortal para Rusia. Los misiles desplegados en Polonia y Rumanía pueden llegar a Moscú en quince minutos. En Ucrania podrían haber llegado a la capital rusa en cinco minutos. Una amenaza tanto menos ficticia cuanto que EEUU denunció unilateralmente, en 2018, el tratado para limitar las armas de medio alcance.

Rusia no esgrime la amenaza nuclear contra Occidente: es más bien al revés. Por otro lado, utiliza contra los soldados de a pie occidentales la pedagogía vigorizante de los ataques quirúrgicos que la OTAN ha utilizado ampliamente en las últimas décadas. El aspersor de agua es un clásico de las relaciones internacionales, y Vladimir Putin no duda en enviar de regreso al belicista Occidente la imagen especular de quien golpea a las fuerzas del mal desde la distancia cuando se presenta la oportunidad. Es cierto que Estados Unidos y la OTAN -juntos o por separado- abrieron la caja de Pandora al demoler Serbia en 1999, Afganistán en 2001 e Irak en 2003, antes de volver a hacerlo contra Libia y Siria en 2011.

La OTAN no es una asociación filantrópica, sino una alianza militar, una máquina de guerra dotada de medios colosales. Es también un dispositivo de vasallaje que somete a los Estados miembros, bajo el pretexto de garantizar su seguridad, a la hegemonía de los Estados Unidos. Cuando se fundó, en 1949, fue oficialmente para defender el llamado mundo libre contra la amenaza soviética. Por tanto, debería haber desaparecido al mismo tiempo que el Pacto de Varsovia, creado en 1955, que se extinguió en 1990. La OTAN no solo no desapareció, sino que se reforzó y extendió al Este de Europa violando los compromisos adquiridos. En lugar de pasar la página de la Guerra Fría, la OTAN hizo todo lo posible para rodear y amenazar a Rusia, que reemplazó a la URSS en la imaginación belicista occidental.

El momento clave de este cambio fue la agresión contra Serbia en 1995 y 1999, que reintrodujo la guerra en Europa y constituyó el campo de pruebas de la nueva estrategia de la OTAN en el período postsoviético.

Una agresión que tuvo dos características: se produjo fuera del territorio de la OTAN y tuvo como objetivo a un Estado que nunca había amenazado a un Estado miembro de la Alianza. A costa de 78 días de bombardeos y 3.500 víctimas civiles, esta doble transgresión transformó a la OTAN en una alianza ofensiva cuyo campo de intervención ya no tiene límite geográfico. A partir de ahora, la OTAN ataca a quien quiere cuando quiere. En diciembre de 2001 intervino en Afganistán sin ningún mandato de la ONU. En 2003, Estados Unidos y el Reino Unido, países miembros de la OTAN, invadieron y devastaron Irak en flagrante violación del derecho internacional. En marzo de 2011, la OTAN excedió el mandato de la ONU y destruyó el estado libio. Al mismo tiempo, Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y Turquía están armando a mercenarios takfiristas en Siria y sometiendo al estado sirio legítimo a sanciones mortales.

Sin ilusiones sobre la legalidad internacional que los occidentales han pisoteado a fondo, Rusia ha decidido poner fin a la hipocresía ambiental sometiendo al régimen ucraniano.

Este último tomó sus deseos por realidades al imaginar que la tutela de la OTAN valía un seguro contra todo riesgo. Es cierto que no faltaron los presagios de una verdadera adquisición de Ucrania por parte de la OTAN. Ya en 1997, una carta de asociación vinculaba a Ucrania y la OTAN. El 8 de junio de 2017, el parlamento de Kiev votó por 276 votos contra 25 a favor de una enmienda legislativa que hace de la adhesión de Ucrania a la OTAN una prioridad. Los asesores técnicos y varios organismos afiliados a la OTAN son omnipresentes en el país. Como aprendimos en marzo de 2022, treinta laboratorios de investigación biológica patrocinados por Occidente están trabajando duro. Sin embargo, este maravilloso idilio con la OTAN no protegió al régimen ucraniano de la ira moscovita. Al convertirse en un puesto de avanzada occidental dirigido contra Rusia, Ucrania estiró la vara de medir para ser derrotada.

La guerra actual será una prueba. La Alianza Atlántica puede tener un presupuesto militar que representa dieciséis veces el de Rusia, pero está atrapada en las redes de un conflicto asimétrico donde el más fuerte no es el que creemos. La OTAN no está dispuesta a enviar sus tropas para rescatar al ejército ucraniano, y la precisión balística rusa sirve como elemento disuasorio. Cabe advertir la cruel experiencia de los mercenarios vitrificados en sus cuarteles por un misil cerca de la frontera polaca. Si le sumamos el uso de armas hipersónicas contra instalaciones militares ucranianas, a Rusia no le faltan instrumentos didácticos. Hasta la fecha, la demostración de fuerza parece suficiente para disuadir a la OTAN de un mayor compromiso. Esta alianza militar agresiva libró guerras devastadoras y destruyó varios estados soberanos. Pero se lo pensará dos veces antes de ir a desafiar al oso ruso en su esfera de influencia. Lo que muestra la operación militar actual es que los rusos se toman en serio la defensa de sus intereses nacionales. Especialmente porque al hacer que su presidente parezca un psicópata listo para desencadenar el apocalipsis, los occidentales se están infligiendo un doble castigo. Justifican su propia inacción inhibiendo cualquier intento de intervención sobre el terreno. Desatan pasiones rusofóbicas, pero no tienen ningún efecto en el teatro de operaciones. Es que los rusos no bromean cuando defienden sus intereses nacionales.

El lado positivo es que el énfasis delirante de las condenas occidentales es inversamente proporcional a su acción militar contra Rusia. Cada vez que Washington, Londres o París abren la boca para vilipendiar a Moscú, es para añadir inmediatamente que no enviarán ningún soldado a morir por Kiev. Mejor. La guerra será más corta y menos mortífera. Se reanudarán las negociaciones.

La neutralización de Ucrania, que es la única solución racional a este conflicto, tendrá alguna posibilidad de ver la luz del día. Al menos eso es de esperar, en interés de Rusia, Ucrania y la paz mundial. Si está cuerdo, ningún europeo quiere que le rasguen la piel por Ucrania, y mucho menos arriesgarse a una escalada nuclear. Si Rusia lleva a cabo esta operación militar, por el contrario, es porque sus apuestas son vitales para la nación rusa. Por lo tanto, la pregunta no es si la guerra es moralmente condenable, porque siempre lo es, en todo momento y en todo lugar. Noam Chomsky dice que condena categóricamente la intervención rusa y que era absolutamente inevitable dadas las provocaciones de la OTAN. Pero si la segunda proposición es verdadera (lo es), entonces uno se pregunta cuál es el significado de la primera. La verdadera pregunta es entender por qué los rusos están librando una guerra y por qué los occidentales hacen que los ucranianos la hagan. Y la respuesta es que los rusos quieren obtener por la fuerza las garantías de seguridad que les han sido negadas, mientras que Occidente se empeña sobre todo en debilitar a Rusia a expensas de los ucranianos.

¿Entenderán estos últimos que son los pavos de la farsa? Volodymyr Zelensky ha pasado toda su carrera en la comedia, pero su destino se está volviendo trágico. Multiplica desesperadamente los gritos de auxilio, se inquieta frente a las cámaras, pero no sirve de nada: en respuesta, le envían material cuyo único efecto será prolongar un conflicto perdido de antemano. Dice que si la OTAN no acude en su rescate será la «Tercera Guerra Mundial» cuando es exactamente lo contrario: si Occidente se contenta con prodigar buenas palabras acompañadas de entregas de armas es precisamente para evitar un choque frontal con Rusia. En cuanto a los pacifistas dominicales que ondean la bandera de un régimen del que la OTAN mueve los hilos, tienen tanta influencia en el curso de las cosas como las sanciones, cuyo resultado es el aumento de la factura del gas. En realidad, el principal error de los europeos es negarse a ver que esta guerra es suya pero que les es imposible participar en ella. No combatimos tanques y misiles con jeremiadas y subsidios, y si Europa no traspasa el umbral de la intervención militar es sencillamente porque Rusia lo prohíbe.

Washington, por su parte, también sabe que el juego no vale la pena y no hará mucho para salvar el régimen de Kiev.

Por otro lado, el significado de la maniobra adoptada por el estado profundo estadounidense es perfectamente claro: esta guerra es el deterioro de la crisis provocada por el golpe de febrero de 2014, y Moscú tiene más que perder que ganar con ella. La OTAN ha provocado un conflicto que ahora intentará prolongar a toda costa: lo principal es incitar a Rusia a enredarse en un conflicto interminable, y son las poblaciones civiles las que pagarán el precio. Distribuir armas letales a neonazis y bandas mafiosas es lo más inteligente que los occidentales han descubierto para luchar contra los rusos sobre el terreno. Están haciendo en Ucrania lo que hicieron en Siria en beneficio de los terroristas apodados por la CIA. Esta política corre el riesgo de hacer que el conflicto sea más largo y más mortífero, y eso es exactamente lo que quieren los criminales que gobiernan el “mundo libre”.

Pero la miseria humana no importa. Bastará con imputar a Putin esta desgracia adicional infligida a la población civil, y la ganancia simbólica será capturada por los moralizadores occidentales. La guerra, como de costumbre, se duplica, como de costumbre, por una guerra de información. Sabemos que el Donbass había sido bombardeado sin descanso durante ocho años, que el gobierno de Kiev se negaba a aplicar los acuerdos de Minsk y que se preparaba una ofensiva a gran escala contra las repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk. Pero para la doxa dominante, la cadena de causalidades no importa: por su magnitud, la intervención militar del 24 de febrero permite que la narrativa occidental atribuya el papel de agresor a Rusia.

Durante quince años, Rusia había reemplazado a la Unión Soviética en la imaginación maniquea de los occidentales. Ella cumplió la función de la bestia negra del mundo libre, condenada a la execración de las naciones por su legendaria brutalidad. La crisis actual permite completar este destierro de la llamada comunidad internacional y empujar a Rusia de vuelta a los márgenes del mundo civilizado. Los occidentales fingen creer en esta grosera fábula, pero la realidad del equilibrio de poder es menos ventajosa para sus intereses de lo que parece. Todo lo que pueden hacer los países miembros de la Alianza Atlántica, en realidad, se reduce a dos opciones complementarias: llevar a Kiev al último sacrificio por los buenos ojos de la OTAN y desatar una avalancha de propaganda contra Moscú. En los dos casos, Occidente tendrá un peso marginal en el curso de los acontecimientos. La continuación de la guerra traerá su parte de víctimas y sufrimientos, pero Rusia corre un gran peligro de imponer militarmente lo que no pudo obtener a través de la negociación: la neutralización de Ucrania y la santificación del Donbass.

La tarea será aún más difícil para los adversarios de Moscú, ya que contaban con un aislamiento de Rusia, que en gran medida se ha quedado en blanco. Los medios de comunicación occidentales han proclamado con cierta precipitación que «el mundo entero está contra Rusia» y que está «completamente aislada en la escena internacional».

La realidad es menos emocionante para la coalición antirrusa. En el Consejo de Seguridad de la ONU, China e India, que representan el 40% de la población mundial, se abstuvieron. En la Asamblea General de la ONU, los países que no votaron por la resolución que condena la intervención rusa representan el 59% de la población mundial. Cuando los occidentales imponen sanciones a Rusia, se encuentran solos con Japón, y los países que se niegan a hacerlo representan el 83% de la población mundial. Lejos de estar aislada en el escenario internacional, Rusia se beneficia de la abstención de una gran mayoría de la humanidad. China, India, Pakistán, Brasil, Venezuela, México, Argelia, Sudáfrica y muchos otros países se niegan a satanizar a Moscú por su acción militar contra un vasallo de la OTAN.

Básicamente, la Rusia con la que soñaban los occidentales era la de Boris Yeltsin: impotente y arruinada, dirigida por un alcohólico que podía ser manipulado a voluntad, era presa fácil para los depredadores extranjeros. Si los rusos se hubieran dejado rodear suavemente y hubieran consentido en esta cocción de la langosta, si hubieran aceptado soportar los bombardeos del Donbass sin inmutarse durante otra década, si se hubieran resignado a ver a Ucrania convertida en una OTAN y el Mar Negro transformado en un mare nostrum por los Yankees, no estaríamos aquí.

Pero los pueblos rara vez tienen un temperamento suicida, al menos aquellos que no han renunciado a su soberanía y aceptado servir como auxiliares del Tío Sam. El país que derrotó a los tártaros, Napoleón y Hitler no será presa fácil. Dura y obstinada, Rusia no se resigna a desaparecer. Escogió el enfrentamiento porque la OTAN lo llevó al límite. Pero la paradoja es que si alguna vez logra neutralizar a su vasallo ucraniano, dará una lección de sabiduría a Occidente que quería someterla.

CEPRID

¡¡MARAVILLOSA EUROPA!! es el título de la columna para el Club de La Pluma de Eduardo Bonugli, colaborador de Dossier Geopolítico en Madrid, donde nos cuenta como viven los europeos en ese mundo paralelo creado por la prensa, donde todo parece ir sobre ruedas y donde se les promete un futuro inmejorable.

En un relato cargado de ironía y frustración, Eduardo aborda el desmesurado alcance de la censura, la manipulación y la desinformación del poder mediático, que ha hecho prisionero a millones de personas en una burbuja de ignorancia, prepotencia e infantilismo, cuando sus economías van camino a un precipicio de consecuencias impredecibles.

Y también relaciona semejante estafa informativa, con el grotesco regreso a España del viejo Rey Emérito Juan Carlos 1º de Borbón, para demostrar el ridículo circo mediático que envuelve a Europa, montado para distraer a la gente y esconder los inminentes peligros que le acechan, además del fracaso de la guerra de Ucrania en todos los aspectos y de la hecatombe que provocará su crónica falta de recursos energéticos, tan negligentemente gestionada por la Unión Europea.

También aporta ejemplos sobre el actual quiebre ético, moral y de principios de Europa, contrastando las vergüenzas monárquicas, como también el fraude del festival de Eurovisión donde utilizó la música como arma de guerra o con la visita del emir de Qatar, que demuestran que los proclamados valores de la Unión Europea son válidos mientras les van bien, pero que también tiene otros valores, muy diferentes, cuando le conviene.

Todo ello en paralelo a su díscola y suicida política exterior, como vasallo e instrumento de EEUU e Inglaterra.

Carlos Pereyra Mele

Director de Dossier Geopolítico

Perfecto nombre para la “nave” del grotesco regreso a España del viejo Rey Emérito Juan Carlos 1º de Borbón, BIBRON

Disertó el Cnel. (R) Carlos Pissolito (EA), Oficial de Estado Mayor, instructor de Comandos, Ex Agregado Militar Adjunto de la Embajada Argentina en EEUU y la ONU. Lic. en Estrategia y Administración, postgrado en Políticas de Seguridad Nacional Universidad de Boston. MINUSTAH (Haití). observador militar de la ONU en Irak y Chípre. Miembro del Centro de Estudios Estrategicos Santa Romana, miembro del Centro de Estudios Estrategicos Suramericano (CeeS) y miembro de Dossier Geopolítico.

El disertanté expuso sobre los tres modelos de conflictos; baja, media y alta intensidad y la guerra híbrida. Luego describío que el conflicto de Ucrania paso de baja a media intensidad. Con una alta posibilidad de transformarse en un conflicto de alta intensidad si Rusia ve peligrar su seguridad nacional por la intervención directa (no solapada como es ahora) de algún miembro de la OTAN. Explicó como es la doctrina militar rusa y que practicamente alcanzó los objetivos estratégicos desmantelando la fuerza área, la fuerza naval y las únidades blindadas del ejercito Ucraniano, como tambien la infraestructura lógistica en toda Ucrania.

Dossier Geopolítico agradece a José Francisco Herrera las tareas técnicas que realizo para el control de ingresos a la sala de Zoom y luego la grabación e instalación de la Conferencia al Canal de YouTube de Dossier Geopolítico.

Organiza Dossier Geopolítico DG.

Lic. Carlos Pereyra Mele,

Director de Dossier Geopolítico (DG)

Página web: https://dossiergeopolitico.com/

Siempre es importante leer las opiniones de H. Kissinger y por ello la publicamos completa y sin ningún corte o declaración sacada de contexto como se han hechos en los medios locales, las cuales fueron publicadas por el Medio “Milenio” de México Dossier Geopolitico DG

Exposición completa de Henry Kissinger, ex secretario de Estado y asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, platicó con Financial Times durante el Festival FTWeekend, realizado el 7 de mayo en Washington. 

A principios de este año recordamos el 50 aniversario de la visita de Nixon a China. Usted fue el organizador de ese acuerdo, un cambio en la Guerra Fría: separar a China de Rusia. 

¿Tenemos una nueva Guerra Fría con China? 

En el momento en que nos abrimos a China, Rusia era el principal enemigo, pero nuestras relaciones con China eran tan malas como podrían serlo. Nuestro punto de vista al abrirnos a ese país fue que no era prudente, cuando tienes dos enemigos, tratarlos igual. Lo que produjo la apertura fueron tensiones que se desarrollaron de forma autónoma entre Rusia y China. (El ex jefe de Estado de la Unión Soviética Leonid) Brezhnev no podía concebir que China y EU pudieran unirse, pero Mao, a pesar de toda su hostilidad ideológica, estaba dispuesto a conversar. 

En principio, la alianza (sino rusa) estaba contra los intereses creados, ahora ya está establecida, pero no me parece una relación intrínsecamente permanente. 

¿Está en el interés geopolítico de EU fomentar más distancia entre Rusia y China? 

La situación geopolítica mundial sufrirá cambios significativos una vez que termine la invasión a Ucrania. Y no es natural que China y Rusia tengan intereses idénticos en todos los problemas previsibles. No creo que podamos generar posibles desacuerdos, pero creo que las circunstancias sí lo harán. Después de la ofensiva, Rusia tendrá que reevaluar su relación con Europa y su actitud general hacia la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). 

Creo que no es prudente adoptar una posición contraria frente a dos adversarios de forma que los acerque, y una vez que asumamos este principio en nuestras relaciones con Europa, creo que la historia ofrecerá oportunidades en las que podremos aplicar el enfoque diferencial. 

Eso no significa que ninguno se convierta en amigo íntimo de Occidente, solo que en cuestiones específicas dejamos abierta la opción de tener un enfoque diferente. En el periodo que tenemos por delante no debemos agrupar a Rusia y China como un elemento integral. La administración Biden enmarca su gran desafío geopolítico como el de la democracia contra la autocracia. 

¿Hay una insinuación implícita de que es un marco equivocado? 

H.K.: Debemos ser conscientes de las diferencias de ideología y de interpretación que hay. Debemos aplicar esta conciencia en nuestro propio análisis de la importancia de las cuestiones mientras surgen, en lugar de que sea la cuestión principal de la confrontación, a menos que estemos dispuestos a hacer del cambio de régimen el objetivo principal de nuestra política. 

Dada la evolución de la tecnología y la enorme capacidad destructiva de las armas que tenemos (buscar el cambio de régimen) puede imponernos la hostilidad de otros, pero debemos evitar generarla con nuestras propias actitudes.

¿Dónde sitúa el lenguaje nuclear respecto a la amenaza a la que nos enfrentamos? 

H.K.: Ahora nos enfrentamos a tecnologías en las que la rapidez de los intercambios y la sutileza de los inventos pueden producir niveles de catástrofe inimaginables. Las armas se multiplican en ambos lados y su sofisticación aumenta cada año. Pero casi no hay discusión a escala internacional sobre lo que pasará si las armas llegaran a utilizarse. Mi petición, sea cual sea el bando al que pertenezcas, es que comprendas que vivimos en una nueva era, y que nos hemos salido con la nuestra descuidando este aspecto. A medida que la tecnología se extienda, la diplomacia y la guerra necesitarán un contenido diferente y eso será un reto. 

¿Dónde cree que está el límite que no quiere superar Putin en usar armas nucleares? 

Me he reunido con Putin, como estudioso de asuntos internacionales, cerca de una vez al año por 15 años para tratar asuntos académicos. Creo que sus convicciones básicas eran una especie de fe mística en la historia rusa y que se sentía ofendido, en ese sentido, no por nada que hiciéramos en particular al principio, sino por esta enorme brecha que se abrió con Europa y el Este. Se sintió ofendido y amenazado porque había una amenaza para Rusia por la absorción por parte de la OTAN de toda esta zona. Creo que calculó mal la situación a la que se enfrentaba a escala internacional y calculó mal las capacidades de Rusia para sostener una empresa de tal envergadura, —y cuando llegue el momento de alcanzar un acuerdo todos deben tener esto en cuenta, que no volveremos a la relación anterior sino a una posición para Rusia que será diferente debido a esto— y no porque nosotros lo exijamos, sino porque ellos lo produjeron. 

¿Cree que Putin está recibiendo buena información y para qué otros errores de cálculo debemos prepararnos?

 En todas estas crisis uno debe tratar de entender cuál es el límite interior para el contrario; la pregunta es cuánto tiempo continuará esta escalada y cuánto margen hay para una mayor. ¿O ya llegó al límite de su capacidad y tiene que decidir en qué momento la escalada de la guerra va a tensar su sociedad hasta un punto que limitará su aptitud para dirigir la política internacional como gran potencia en el futuro? No puedo evaluar cuándo llegará ese punto. Cuando se alcance, ¿se intensificará al pasar a una categoría de armas que en 70 años de existencia nunca se han utilizado? Si se cruza esa línea, será un acontecimiento significativo. Porque no hemos analizado cuáles serán las próximas líneas divisorias. 

En mi opinión, una cosa que no podemos hacer es aceptarlo sin más. ¿Qué lecciones aprende China de todo esto? Sospecho que cualquier líder chino está reflexionando sobre cómo evitar llegar a la situación en la que se metió Putin y cómo estar en una posición en la que, en cualquier crisis, no tener a una parte importante del mundo en su contra.

Fuente https://www.milenio.com/negocios/financial-times/la-geopolitica-cambiara-al-termino-de-la-invasion-rusa

Por Andrés H. Reggiani

Publicado en Le Monde diplomatique, edición Cono Sur. https://www.eldiplo.org/notas-web/cuando-alemania-se-oponia-al-avance-de-la-otan-hacia-el-este/

El historiador británico James Joll señaló alguna vez que “toda historia es historia contemporánea”, es decir que los hechos del pasado adquieren sentido en el contexto presente en que esos hechos son analizados.

Hace poco el Instituto de Historia Contemporánea de Munich desclasificó documentos del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán que contiene las conversaciones mantenidas durante 1991 entre el entonces canciller Helmut Kohl, su vicecanciller y ministro de relaciones exteriores, Hans Dietrich Genscher, y el premier soviético Mikhail Gorbachov (1). De los más de 400 minutas, memos y correspondencia entre estos y otros líderes de la época –los presidentes George Bush y François Mitterrand, entre otros– surgen algunas conclusiones que, en el contexto de la crisis ruso-ucraniana actual, podrían tener consecuencias explosivas, especialmente para el gobierno alemán. La principal es que tanto Kohl como Genscher apoyaron el mantenimiento de la Unión Soviética y se opusieron tanto a la independencia de Ucrania y los países bálticos, como también a la inclusión en la OTAN de los ex-miembros del Pacto de Varsovia.

A principios de 1991 Genscher declaró que el ingreso a la OTAN de los países del centro y este de Europa “no está en nuestro interés”.

En una nota publicada recientemente en el semanario alemán Der Spiegel, el periodista Klaus Wiegrefe ahonda en estos archivos para explicar por qué “Alemania mostró durante años una consideración especial hacia la Unión Soviética” (2). Señala que el 1° de marzo de 1991 Genscher informó a Washington que su gobierno se oponía a la expansión hacia el Este de la OTAN ya que “durante las negociaciones 2 + 4 (las dos Alemanias + Estados Unidos, URSS, Francia y Gran Bretaña) se les dijo a los soviéticos que no teníamos la intención de expandir la OTAN hacia el Este”. Tres días más tarde, en una reunión con diplomáticos de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, el funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores Alemán, Jürgen Chrobog, expresó que el entendimiento de lo acordado en las negociaciones del 2 + 4 era que no aprovecharíamos la retirada de las tropas soviéticas para sacar ventaja”. El 18 de abril de ese mismo año Genscher manifestó a su par griego que había dicho a los soviéticos que, después de la reunificación, Alemania permanecería dentro de la OTAN, pero que ésta no se expandiría hacia el Este. En una reunión llevada a cabo el 11 de octubre con sus pares francés y español, Genscher reiteró la oposición del gobierno alemán al ingreso de los países de la Comunidad de Estados Independientes (Bielorrusia y Ucrania) a la OTAN sobre la base de que ello contribuiría a desestabilizar las relaciones entre las ex-repúblicas soviéticas y Moscú. Al parecer, el gobierno de Bonn tuvo la intención de hacer que la OTAN formulase una declaración oficial señalando que la alianza atlántica no se expandiría hacia el Este, pero abandonó esta idea luego de que en una visita a Washington en mayo de 1991 el Ministro de Relaciones Exteriores alemán fuera informado de que “en el futuro no puede excluirse la expansión”.

Kohl y Genscher temían, según Wiegrefe, que la crisis entre las repúblicas bálticas y Moscú tuviera un efecto dominó que arrastrara luego a Ucrania y terminara con la desintegración de la URSS y la caída de Gorbachov. En una visita a París a principios de 1991, Kohl le dijo a Mitterrand que las repúblicas bálticas estaban tomando el “camino equivocado” y que debían esperar cuanto menos 10 años para separarse de la URSS y, una vez independientes, debían permanecer neutrales, con un “estatus finlandés”, y no ingresar a la OTAN ni a la Comunidad Europea. El gobierno alemán adoptó la misma postura ante Ucrania. Ésta debía permanecer dentro de la URSS, al menos inicialmente. Sin embargo, ante el hecho irreversible de la independencia, y también a lo que en la diplomacia alemana se interpretaba como la tendencia en Kiev hacia “excesos nacionalistas y autoritarios”, en una reunión que mantuvieron en noviembre de 1991 en Bonn Kohl y el presidente de Rusia, Boris Yeltsin, el canciller alemán prometió a su anfitrión ruso que “ejercería influencia sobre la dirigencia ucraniana” para que Kiev se uniese a una confederación integrada por Rusia y las ex-repúblicas soviéticas.

Preocupado por la creciente sensación de aislamiento y frustración que reinaba en Moscú, a principios de 1991 Genscher declaró que el ingreso a la OTAN de los países del centro y este de Europa “no está en nuestro interés”, y que si bien tenían el derecho de unirse a la alianza occidental, debía “evitarse que ejerzan ese derecho”. Ya fuera que se viese como un intento de mantener la paz en Europa –evitando el trágico ejemplo de Yugoslavia– o como un acercamiento con Moscú a expensas de otros países, el presidente del Comité de Asuntos Exteriores del parlamento alemán, Michael Roth (SPD), ha pedido la creación de una comisión a fin de determinar si el gobierno alemán tomó o no decisiones que implicaron la “negación de soberanía” de países vecinos.

Wiegrefe agrega que los alemanes no eran los únicos que veían con preocupación las tendencias nacionalistas que amenazaban con desgarrar a la URSS. Mitterrand se quejó de las repúblicas bálticas afirmando que “no se puede arriesgar todo lo conseguido (las negociaciones del 2 + 4) sólo para ayudar a países que no han tenido existencia propia en 400 años”. No menos proféticas resultaron las advertencias del ministro de relaciones exteriores de Gorbachov, Eduard Shevardnadze. En una visita que Genscher hizo a Moscú en octubre de 1991, Shevardnadze, que ya no ocupaba ningún cargo oficial, le advirtió al funcionario alemán que si la URSS colapsaba surgiría un “líder fascista” que llegaría al poder y reclamaría el retorno de Crimea a Rusia.

Toda historia es contemporánea

En otro momento estas revelaciones probablemente no hubiesen encontrado eco más allá de los ámbitos académicos. En el contexto actual, cuando las relaciones entre Alemania y Ucrania pasan por uno de sus peores momentos –hace unas semanas Kiev prohibió el ingreso del presidente alemán, Walter Steinmeier– a raíz de lo que la dirigencia ucraniana ve como “influencia rusa” en la política alemana, el contenido de estos documentos podría convertirse en munición para ambas partes del conflicto ruso-ucraniano. Putin tendría la prueba “objetiva” de lo que siempre había dicho: que la OTAN no cumplió la promesa hecha a Gorbachov de no expandirse hacia el Este. Zelenski, por su parte, podría usar los documentos desclasificados para demostrar que la parsimonia alemana para imponer sanciones contra Rusia, que en el fondo se debe a la dependencia alemana del gas ruso, en realidad es parte de una política alemana, independientemente de qué partido dirija el gobierno, de lograr acuerdos con Moscú en detrimento de otros países. Esta situación podría, además, ahondar aún más las divisiones dentro de Alemania, no sólo de la sociedad, sino del propio gobierno, ya que en la coalición de socialdemócratas, verdes y liberales las posturas se dividen entre la cautela del canciller Olaf Scholz (SPD, partido históricamente asociado con la “Ostpolitik” (3) y la postura pro-ucraniana de les ministres de Asuntos Exteriores y de Economía, Annalena Baerbock y Robert Habeck (ambos verdes) –aunque fuera del gobierno habría que agregar la voz de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen (CDU), cuya rusofobia la llevó a amenazar con el desmantelamiento de la estructura industrial de Rusia “pieza por pieza” (4)–. El efecto negativo de la guerra en Alemania, la división en el gobierno y la crispación en la sociedad por el aumento de los precios son una mala noticia en toda Europa. Con todos los problemas y defectos que puedan señalarse, Alemania sigue siendo uno de los sistemas políticos más liberales y estables de Occidente, además del motor económico de Europa. Su debilitamiento acarrearía consecuencias imprevisibles para otros países, como Francia, cuyo gobierno la extrema derecha acaba de poner contra las cuerdas.

1. Matthias Peter, Christoph Johannes Franzen y Tim Szatkowski (comps.), Akten zur Auswärtigen Politik der Bundesrepublik Deutschland 1991. Berlin, Institut für Zeitgeschichte, 2022.

2. Klaus Wiegrefe, “Warum Deutschland jahrelang Rücksicht auf Russland genommen hat“, Der Spiegel, 29/4/2022. https://www.spiegel.de/panorama/nato-osterweiterung-warum-deutschland-jahrelang-ruecksicht-auf-russland-genommen-hat-a-ec1e4f18-82c5-44d3-aac5-bd4f91a73c14

3. La “Ostpolitik” fue la política de apertura a los países del bloque soviético iniciada en 1970 por el canciller socialdemócrata Willy Brandt.

Por Mariano Saravia

Es que el Reino Unido está estirando la cuerda con la Unión Europea y se puede cortar. 

-¿Cuál es el motivo? 

Irlanda del Norte, donde hubo elecciones la semana pasada y por primera vez ganó el nacionalismo irlandés, desde la partición de la isla hace 101 años. Este triunfo del Sinn Fein (Somos nosotros, en gaélico) disparó las alarmas porque los unionistas (monárquicos y defensores de unión con Londres) ahora se niegan a integrar un nuevo gobierno en minoría con los nacionalistas republicanos vencedores en las elecciones. Con esta jugada, los unionistas embarran la cancha, y para desempantanar la situación reclaman a Londres que ponga fin al Protocolo de Irlanda del Norte firmado con Bruselas en torno al Brexit. Hay que recordar también que el referéndum por el Brexit, en Irlanda del Norte (como en Escocia) fue rechazado por la mayoría.

-¿Qué dice ese protocolo?

Básicamente se buscaba que con el Brexit no resurgiera en el norte de la isla una nueva frontera dura entre el Reino Unido y la Unión Europea. Para ello, el protocolo plantea que Irlanda del Norte queda dentro del mercado interno de la Unión Europea, y por consiguiente, surge una frontera arancelaria en el Mar de Irlanda, lo que los unionistas ven como un distanciamiento de Londres. Por eso quieren terminar con ese protocolo para aceptar formar gobierno. 

-Londres mueve sus fichas

Ante esto, Boris Johnson se apresta a “renegociar” ese protocolo con la Unión Europea, que no está dispuesta a reabrir el tema. Con esto, Boris Johnson busca recuperar la iniciativa política luego de su propia derrota en las elecciones de mitad de término de la semana pasada. 

-¿Qué se puede esperar?

-Según el Acuerdo del Viernes Santo (1998) que logró el desarme del IRA, el gobierno autónomo de Irlanda del Norte debe conformarse encabezado por el partido triunfante y con el acompañamiento del primer partido de la otra comunidad. Es decir, sí o sí tienen que compartir gobierno católicos y protestantes. Una aclaración, cuando decimos católicos o protestantes, estas son categorías más sociales y políticas que meramente religiosas. En Irlanda del Norte cuando se dice católico, en realidad se está diciendo republicano, nacionalista irlandés y favorable a la reunificación de la isla. Por contrapartida, cuando se dice protestante, se está diciendo unionista, monárquico y pro británico. 

Hoy, por primera vez desde la partición de 1921, los católicos del Sinn Fein son la primera minoría votada. Sea por el crecimiento demográfico de los católicos, sea por reivindicaciones más generales que seducen también a sectores protestantes (diversidades sexuales, aborto, acceso a la vivienda, servicios, temas económicos, etc.)

Pero no habrá gobierno y la crisis amenaza con extenderse en el tiempo. Habrá que ver qué consecuencias concretas tiene el nuevo incumplimiento de Londres dentro del traumático proceso del Brexit. Y sobre todo, si en esta nueva aventura política de Boris Johnson, tiene o no el apoyo de su aliado atlántico: el Imperio Estadounidense.

En un momento crítico, cuando la OTAN se apresta a recibir en su seno a Suecia y Finlandia, en una nueva provocación a Rusia y una nueva apuesta al guerrerismo que pone en peligro al mundo entero. Pero ahora con una grieta dentro de sus filas occidentales atlánticas.

Por Mariano Saravia

La guerra se podría haber evitado si Occidente hubiera cumplido dos compromisos básicos: por un lado, los Acuerdos de Minsk, que planteaban una autonomía para las zonas rusófonas del este, el llamado Donbás (Donetsk y Lugansk). 

-Por otro lado, que Ucrania fuera un país pacífico y neutral, al estilo de Finlandia, y para eso era necesario que renunciara al proyecto de ingresar a la OTAN. 

-Vladimir Putin venía reclamando estos dos puntos desde por lo menos 2015.

-Sobre todo, ese último requisito no sólo no se cumplió, sino que fue la verdadera causa de la guerra, buscada por Occidente.

-Ahora, no sólo que Ucrania no va a ser como Finlandia, sino que probablemente Finlandia va a ser como Ucrania. Esperemos que no termine como Ucrania.

-La primera ministra socialdemócrata de Finlandia, Sanna Marin, anunció que el próximo lunes se empezará a debatir en el parlamento este proyecto, que cuenta con el visto bueno de todos los partidos parlamentarios. El proyecto plantea solicitar el ingreso a la alianza bélica atlántica “cuanto antes”.

-A su vez, la presidenta de la Comisión Europea, la holandesa Úrsula von der Leyen, dijo que “Rusia es la amenaza más directa del orden mundial”. Sí, amenaza a un orden mundial que hace agua por todos lados, un orden mundial basado en la hegemonía de Occidente de 5 siglos.

-Por su parte, el secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, dijo que Finlandia y Suecia serían acogidas “rápidamente” en la organización militar. 

-Ah, porque Suecia también ingresará la semana que viene al parlamento un proyecto similar para dejar atrás su histórica neutralidad y formar parte de la OTAN. Así lo reconoció Magdalena Andersson, primera ministra sueca. 

La OTAN es una alianza militar agresiva que recupera sentido

Se trata a todas luces de una derrota simbólica, política y militar para Rusia.

-Hace 3 meses, la OTAN no tenía ningún sentido: se había creado en 1949 para luchar contra el comunismo, y se había quedado sin razón de ser desde 1989 con la caída del Muro de Berlín. 

-Hoy, la OTAN se ha resignificado como una alianza militar agresiva en contra de Rusia… y contra China. 

-¿O sea que fue un error de Vladimir Putin actuar? 

-No lo sé, no sé si tenía alguna alternativa a lo que hizo.

-¿Podría haber hecho otra cosa? ¿Qué hubiera sido? ¿No hacer nada?

-No podía, porque si no actuaba Ucrania hubiera entrado en la OTAN y en poco tiempo hubiera tenido misiles nucleares instalados en su mismísima frontera, lo cual hubiera significado una seria amenaza no sólo para Rusia sino para el mundo entero, por el peligro real de una guerra nuclear. 

-Es decir, la OTAN (mejor dicho, quienes la manejan de verdad: Estados Unidos y el Reino Unido) buscaba lo que está logrando: un nuevo enemigo y una razón de ser. 

-Ahora, con la nueva expansión de la OTAN hacia las fronteras rusas, se produce la enésima provocación a Moscú, y pareciera que este partido de ajedrez lo va ganando Occidente. 

-Recordemos que cuando cayó la Unión Soviética, Occidente (Washington y Londres) le prometieron a Gorvachov que la OTAN no se expandiría hacia el Este. En el 99 se expandió a Hungría, Polonia y República Checa, en el 2004 a los países bálticos, Rumania, Bulgaria, Eslovenia y Eslovaquia, en el 2009 a Croacia y Albania, en el 2017 a Montenegro y en el 2020 a Macedonia del Norte. 

Desempolvar viejos odios

Las potencias atlánticas (EEUU y el Reino Unido) hacen su juego y los que seguirán pagando los platos rotos serán los europeos. Ahora los suecos y fineses, que tienen una larguísima historia de amor-odio con Rusia, pero habían logrado convivir pacíficamente durante prácticamente un siglo. ¿Por qué?

-El pueblo ruso, la nación rusa, surge de un pueblo vikingo venido de lo que hoy sería Suecia. Se llamaban varegos, y juntos a los eslavos, crearon el Rus de Kiev, justamente en la capital de lo que hoy es Ucrania, que fue y es el corazón histórico de Rusia. 

-Cuando Kiev fue destruida por las invasiones mongolas, hubo una segunda Rusia en Novgorod, que en el siglo 14 entró en guerra con Suecia por el control de lo que hoy es Finlandia. 

-Hubo otra guerra en el siglo 15 cuando Suecia ya era un poderoso imperio. Siempre ganó Suecia.

-Pero en 1700, la Gran Guerra del Norte cambió la ecuación. En Rusia ascendió una nueva dinastía: los Romanov. 

-Pedro el Grande, al frente del Imperio Ruso, venció a los suecos y logró la ansiada salida al Mar Báltico. 

-Allí mandó a construir una ciudad maravillosa que evoca esta victoria para siempre y que llevará su nombre: San Petersburgo.

-De ahí también el resentimiento histórico de los suecos. 

-Una última guerra entre estos dos pueblos se libró a principios del siglo 19, la Guerra Finlandesa, que determinó que bajo el zar Alejandro, Finlandia pasará a ser un Gran Ducado del Imperio Ruso. 

-Hasta la Revolución Bolchevique de 1917 cuando en Finlandia hubo una guerra civil entre comunistas y anticomunistas, que terminó con la separación de Rusia y la no entrada a la Unión Soviética. 

-Todavía habría tiempo de una última guerra entre rusos y fineses que determinó que la península de Carelia se incorporara a la URSS.

-Tanto era la desconfianza y el odio, que Finlandia entró a la Segunda Guerra Mundial del lado nazi, para combatir junto a Hitler contra los comunistas soviéticos. 

-En el período posterior a la guerra, Finlandia se declaró neutral entre los dos bloques militares: OTAN y Pacto de Varsovia.

-Hoy esa neutralidad se perderá, y los pueblos vuelven a jugar con fuego, despertando oscuros fantasmas del pasado.