NEGRO RICO, NEGRO POBRE es el titular de la columna del Club de La Pluma de nuestro colaborador en Madrid, Eduardo Bonugli, al comparar la abrumadora reacción de la prensa y los poderes europeos y españoles, en el caso de los insultos racistas al jugador Vinicius del Real Madrid.
Y los compara con el siilencio y la impunidad sobre la muerte por apaleamiento de 42 emigrantes hace justo un año en la frontera con Marruecos.
También nos recuerda que la UE y el gobierno de España felicitaron en su día a los agentes involucrados en los hechos.
Y se pregunta si el joven y millonario jugador negro, en este momento de gloria, tendrá algunas palabras para esos hermanos de raza pobres y masacrados y si les pedirá a los que le aplauden hoy, que se haga justicia para aquellos desgraciados y su familia.

Carlos Alberto Pereyra Mele
Dossier Geopolitico

En este articulo Escobar describe el imponente y fantástico desarrollo de la conectividad euroasiática que está en la base de su integración. Corredores multimodales que incluyen carreteras, ferrocarriles, puertos y barcos. Por un lado, los diferentes corredores de este a oeste de la Iniciativa de la Ruta de China y otro el corredor de transporte internacional norte sur- INSTS- impulsado por Rusia para conectarse con Iran y la India. Los corredores este-oeste y norte sur en un punto se superponen y potencian. Este desarrollo desespera y pone histérico y frenetico al occidente colectivo que tratara de impedir esta conectividad. Para ello vienen utilizando las «guerras hibridas» , una herramienta que sirve no solo para cambios de regimen, sino tambien para interrumpir la «conectividad» entre naciones En estos momentos podra  obstaculizarla y retardarla en algunos casos, pero no impedirla. A. Mitre (Dossier Geopolitico)

LA HISTORIA INTERNA DE LA CONECTIVIDAD RUSIA-IRAN-INDIA

El G7 está estupefacto por el progreso dinámico del orden multipolar encarnado por el INSTC liderado por Rusia y el BRI liderado por China, con el puerto estratégico de Chabahar en Irán ahora listo para desempeñar un papel transformador.

Pepe Escobar 24 de mayo  The Cradle

No se equivoque acerca de lo que trata el Comunicado de Hiroshima del G7.El escenario: una ciudad en la neocolonia japonesa bombardeada hace 78 años por Estados Unidos, por lo que no puso excusas. El mensaje: el G7, en realidad el G9 (aumentado por dos eurócratas no elegidos) declara la guerra, híbrida y de otro tipo, contra BRICS+, que tiene 25 naciones en su lista de espera y contando. El objetivo estratégico clave del G7 es la derrota de Rusia, seguida de la subyugación de China. Para el G7/G9, estos poderes reales son las principales “amenazas globales” a la “libertad y la democracia”. El corolario es que el Sur Global debe seguir la línea, o lo contrario. Llámalo un remix de principios de la década de 2000 «o estás con nosotros o contra nosotros». Mientras tanto, en el mundo real, el de las economías productivas, los perros de la guerra ladran mientras las caravanas de la Nueva Ruta de la Seda siguen marchando. Las Nuevas Rutas de la Seda clave de la multipolaridad emergente son la ambiciosa y multimillonaria Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI)de China y el Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC) Rusia-Irán-India. Han evolucionado en paralelo y, a veces, pueden superponerse. Lo que está claro es que el G7/G9 irá hasta los confines de la tierra para socavarlo.

Todo sobre Chabahar

El reciente acuerdo de $ 1.6 mil millones entre Irán y Rusia para construir el ferrocarril Rasht-Astara de 162 km de largo es un cambio de juego de INSTC. El Ministro de Carreteras y Desarrollo Urbano de Irán, Mehrdad Bazpash, y el Ministro de Transporte de Rusia, Vialy Saveliev, firmaron el acuerdo en Teherán, frente al presidente iraní, Ebrahim Raisi, y con el presidente ruso, Vladimir Putin, asistiendo a una videoconferencia.Llámelo el matrimonio de la “mirada hacia el este” de Irán con el “giro hacia el este” de Rusia. Ambas son ahora políticas oficiales.Rasht está cerca del Mar Caspio. Astara está en la frontera con Azerbaiyán. Conectarlos será parte de un acuerdo entre Rusia, Irán y Azerbaiyán sobre transporte ferroviario y de carga, consolidando el INSTC como un corredor de conectividad clave entre el sur de Asia y el norte de Europa.El INSTC multimodal avanza a través de tres rutas principales: la ruta occidental une Rusia-Azerbaiyán-Irán-India; la ruta del Medio o Transcaspio une Rusia-Irán-India; y el del Este une Rusia-Asia Central-Irán-India.La ruta oriental presenta el puerto inmensamente estratégico de Chabahar en el sureste de Irán, en la volátil provincia de Sistan-Balochistan. Ese es el único puerto iraní con acceso directo al Océano Índico.En 2016, Irán, India y Afganistán aún bajo ocupación estadounidense firmaron un acuerdo tripartito en el que Chabahar escapó milagrosamente a las sanciones unilaterales de “máxima presión” de Estados Unidos. Ese fue un trampolín que configuró a Chabahar como la puerta de entrada privilegiada para que los productos indios ingresaran a Afganistán y luego, más adelante, hacia Asia Central.Rusia, Irán e India firmaron un acuerdo formal de INSTC en mayo de 2022, que detalla una red multimodal (barco, ferrocarril, carretera) que avanza a través de los tres ejes mencionados anteriormente: occidental, medio o transcaspiano y oriental. El puerto ruso de Astrakhan, en el Mar Caspio, es crucial en los tres.La ruta oriental conecta el este y el centro de Rusia, a través de Kazajstán y Turkmenistán, con la parte sur de Irán, así como con India y las tierras árabes en el extremo sur del Golfo Pérsico. Docenas de trenes ya están recorriendo la ruta terrestre de Rusia a India a través de Turkmenistán e Irán.El problema es que en los últimos años, Nueva Delhi, por varias razones complejas, parecía estar dormida al volante. Y eso llevó a Teherán a interesarse mucho más en la participación de Rusia y China para desarrollar dos puertos estratégicos en la Zona Industrial de Libre Comercio de Chabahar: Shahid Beheshti y Shahid Zalantari.

China hace su movimiento

Chabahar es un hueso duro de roer. Irán ha invertido mucho para convertirlo en un centro de tránsito regional ineludible. India, en tesis, consideró desde el principio a Chabahar como un elemento clave de su estrategia de «Collar de diamantes», contrarrestando el «Collar de perlas» chino, que son puertos conectados por la BRI a través del Océano Índico.

.

Chabahar también desempeña el papel de contrapunto al Puerto Gwadar de Pakistán en el Mar Arábigo, la joya de la corona del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC).Desde el punto de vista de Teherán, lo que se necesita, rápido, es completar su red ferroviaria oriental, 628 km de vías desde Chabahar a Zahedan. En términos óptimos, podría estar terminado en marzo de 2024 como parte del eje ferroviario Mashhad-Sharkhs que conecta el sureste de Irán con el noreste en la frontera con Turkmenistán.Por el momento, la carga de INSTC viaja al sur de Asia desde el puerto Bandar Abbas de Irán en el Estrecho de Ormuz, a 680 km de distancia de Chabahar. Entonces, para todos los propósitos prácticos, Chabahar hará que el tránsito desde India a Afganistán, Asia Central y el sur de Rusia sea más corto, más barato y más rápido.Pero una vez más, las cosas se estancaron porque India no llegó a los arreglos financieros esperados. Eso terminó generando algunas dudas en Teherán, especialmente al observar las enormes inversiones chinas en Gwadar.Por lo tanto, no es de extrañar que Irán se haya movido decisivamente para atraer a China como un inversor importante, que se ha convertido en parte de su asociación estratégica cada vez más extensa. Entonces, podemos terminar con Chabahar también convirtiéndose en parte del BRI de China, además de su papel protagónico en el INSTC.Rusia, por su parte, ahora se enfrenta al estancamiento de Ucrania, la implacable histeria de las sanciones occidentales y las serias restricciones comerciales con Europa del Este. Todo eso mientras Moscú expande constantemente su comercio con Nueva Delhi.Así que no es de extrañar que Moscú ahora esté mucho más atento al INSTC. En diciembre pasado, se cerró un acuerdo clave entre Russian Railways y las empresas nacionales en Kazajstán, Turkmenistán e Irán, y los rusos obtuvieron un descuento del 20 por ciento para los contenedores de importación y exportación que pasan por la frontera entre Rusia y Kazajstán.Lo más importante para Rusia es que Chabahar operando a toda velocidad reduce el costo de transportar mercancías desde la India en un 20 por ciento. Los iraníes entendieron completamente el juego y comenzaron a promover fuertemente la Zona Industrial de Libre Comercio de Chabahar para atraer inversiones rusas. Y eso culminó con el acuerdo Rasht-Astara.

El spoiler Zangazur

El BRI de China, por su parte, juega un juego paralelo. Beijing está invirtiendo fuertemente en la ruta de tránsito Este-Oeste, también conocida como el Corredor Medio. Este corredor BRI se extiende desde Xinjiang hasta Kazajstán, Kirguistán, Uzbekistán y Turkmenistán, y luego cruza el Caspio hasta Azerbaiyán, Georgia, Turkiye y más allá hasta Europa del Este: un total de 7.000 km, con un viaje de un máximo de 15 días.El énfasis de BRI es apostar por múltiples corredores de este a oeste para luchar contra posibles nuevas interrupciones dictadas por Occidente en las cadenas de suministro. El tránsito entre China y Asia Central hacia Europa sin pasar por Rusia e Irán es una de las principales apuestas. El corredor BRI a través de Rusia, debido a la guerra de poder de la OTAN en Ucrania, está en suspenso por el momento. Y los chinos están probando todas las opciones para eludir la Ruta Marítima de la Seda a través de Malaca.Turkiye, con la seria posibilidad de que su presidente Recep Tayyip sea reelegido este fin de semana, también ha hecho su jugada.La vía férrea Baku-Tblisi-Kars, inaugurada en 2018, fue un pilar clave en el masterplan de Ankara para configurarse como hub ineludible de carga de contenedores entre China y Europa.Paralelamente, China invirtió en la construcción de un ferrocarril de Kars a Edirne en el lado europeo del Bósforo, mientras que Turkiye optó por una mejora de 3800 millones de dólares en el puerto de Mersin y 1200 millones de dólares en el puerto de Izmir. Para 2034, Beijing espera que este corredor sea el pilar central de lo que describe como la Ruta de la Seda de Hierro.Una llave inglesa certificada en las obras del INSTC es la competencia del llamado Corredor Zangezur, desde Azerbaiyán hasta Turkiye a través de Armenia; este corredor es en realidad privilegiado por la UE y la oligarquía británica y salió a la luz durante el armisticio de 2020 en Nagorno-Karabaj

.Map of Azerbaijan-Armenia conflict zones (Photo Credit: The Cradle)

El London Bak se identifico como un socio privilegiado y esta dispuesto a dictar los terminos a Everan: aceptar una
especie de tratado de paz lo antes posible y renunciar a cualquier plan sobre Karabaj.
El corredor de Zangezur seria el primer juego geopolitico y geoeconomico de occcidental que conectaria los centros logisticos de
Transcaucasia y Asia Central ¿ Qué pasa si Armenia se tira debajo del autobus? Armenia es miembro de la Union Economica de
 Eurasia(UEEA) liderada por Rusia, que occidente colectivo se muere por socavar.


Abrochensen los cintutones de un Nuevo Gran Juego geoeconomico centrado en el INTSC que esta a punto de comenzar.

FUENTE: THE CRADLE LINK: https://thecradle.co/article-view/25155/the-inside-story-of-russia-iran-india-connectivity

Por Sergio Rodríguez Gelfenstein, el autor autoriza su publicacion en Dossier Geopolitico

El conflicto en Ucrania ha entrado en un terreno en el que la confrontación de los relatos cobra gran significación. Nunca antes como ahora, la mentira, la contradicción y el absurdo han tenido tanta vigencia.

Algunas situaciones rayan en el ridículo lo que es un tema no menor habida cuenta que el relato transmitido masivamente es aceptado o no por millones de ciudadanos que a partir de él, admiten una posición en general al esbozar la forma en que, desde los principios y los valores se asume la vida y en particular la posición que se adopta para entender y encarar este conflicto que está adquiriendo una dimensión transformadora para el planeta desde el punto de vista estructural y, existencial para miles de millones de ciudadanos.

De esta manera, instrumentos como las fake news, las afirmaciones sin prueba y las aseveraciones descontextualizadas van configurando un cuerpo de ideas que sometidas al rasero objetivo de la verdad, muestra una total simulación que persigue el objetivo de modificar la realidad a favor de los intereses de los poderosos.

Hay situaciones que lindan con el ridículo sin que los causantes muestren la menor preocupación por los perniciosos efectos de sus afirmaciones.

Veamos algunas de ellas:

1. El gobierno ucraniano ha mostrado su alborozo porque el Reino Unido le envió proyectiles con uranio empobrecido. Ahora, cuando Rusia ha destruido el 649° depósito de aviación en la ciudad de Khmelnitsky, en la región occidental de Ucrania, en el que se encontraban almacenados una parte de los misiles enviados por Londres, no solo las autoridades de Ucrania, también las de Polonia informan de un aumento de la radiación en esa región, así como en la de la vecina ciudad de Lublin en Polonia. Los medios callan al respecto.

2.  Alemania celebró la destrucción de los gasoductos Nord Stream 1 y 2 mediante un ostensible acto terrorista, pero sólo semanas después las compañías de seguro alemanas Allianz y Munich Re renovaron la cobertura del gasoducto Nord Stream 1.  No se trata de ser suspicaz, pero ¿cómo se puede explicar esto?

3.  Un reporte oficial de las fuerzas armadas ucranianas da a conocer que sus tropas están avanzando en Bajmut a través de una correcta defensa. Sería un aporte al arte militar, porque en la academia enseñan que, o te defiendes o atacas. Resulta difícil entenderlo para el que sabe un poquito de táctica y arte operativo. O, sencillamente habría que aceptar que es un reporte falso hecho por ignorantes.

4.  Ucrania sigue asesinando civiles en las ciudades que reivindican como propias. En la lógica ucraniana eso sería un auto genocidio. Después quieren que esos ciudadanos los reciban alborozadamente y los feliciten.

5.  Francia ha dicho que Rusia se ha transformado en vasallo de China. El presidente Putin les ha respondido con cifras que la dependencia europea de China es muy superior a la de Rusia. Pero mientras Beijing y Moscú han acordado una asociación mutuamente beneficiosa,  Europa considera a China “competidor y rival sistémico” ¿dónde está la coherencia?

6.  Las fuerzas armadas de Ucrania han informado que los misiles Patriot han derribado al hipermisil Kinzhal lanzado por Rusia. Lo cierto es que los misiles antiaéreos Patriot vuelan a 0,9 match y los kinzhal -al menos- a cinco match. ¿cómo puede una paloma volar más rápido que un águila?

7.  Por otro lado, el gobierno ucraniano ha dicho que han derribado el 90 por ciento de los misiles lanzados por Rusia. Entonces, ¿por qué están solicitando decenas de miles de millones para la reconstrucción del país si el mismo no ha sufrido destrucción? Es muy fácil ver en internet los mapas de incendios detectados por satélites de la NASA en territorio ucraniano que muestran decenas de ellos tras los bombardeos con misiles, drones, aviación y artillería rusa de largo alcance.

8.  Dos minutos y 14 segundos es el tiempo que demoró el kinzhal en destruir uno de los dos sistemas Patriot que tiene Ucrania. Kiev lo desmintió, Washington lo confirmó. Ni siquiera se ponen de acuerdo para mentir. En todo caso, en poco más de dos minutos, 150 millones de dólares (costo de un sistema Patriot) de la “ayuda” de Estados Unidos, se esfumó tras el impacto del kinzhal que cuesta 10 millones de dólares. Creo que no es un buen negocio para Washington. Por cierto, como era de esperarse, la prensa tarifada no ha informado de esto. 

9.  El colmo fue que en los ataques del 13 de mayo, los rusos lanzaron dos misiles kinzhal y Ucrania informó que había derribado seis. Sin duda es un problema de matemática simple.

10. Estados Unidos y Ucrania han dicho que Bajmut no tiene importancia estratégica, sólo simbólica ¿Por qué entonces se aferran a ella con “uñas y dientes” a pesar de los miles de muertos y heridos que ha habido en lo que se ha dado en denominar la “picadora de carne” de Bajmut?

11.  El gobierno de Ucrania ha informado oficialmente que “sólo” ha tenido 15 mil muertos desde el inicio de la Operación Militar Especial de Rusia. ¿Por qué entonces organizan un partido de futbol para homenajear a los 300 mil caídos?

12. El presidente Joe Biden ha anunciado que en la reunión Cumbre del G-7 que se realizará en la ciudad japonesa de Hiroshima solicitará a sus pares el veto “casi total” a las exportaciones rusas. El mismo día, los medios de comunicación informan que Estados Unidos había comprado uranio enriquecido a Rusia por valor de mil millones de dólares. No parece muy congruente.

13. Los voceros occidentales se ufanan diciendo que la economía rusa ha colapsado. Pero la Comisión Europea ha anunciado un crecimiento del PIB en 2023 de 1,4 por ciento para Estados Unidos, uno por ciento para la Unión Europea y una caída de 0,9 por ciento para Rusia (habían “calculado” 3,2 por ciento) y de 30,4 por ciento para Ucrania. Todo ello a pesar de 10 rondas y casi mil 700 sanciones contra Rusia. En el 2024,  se proyecta un uno por ciento de crecimiento para Estados Unidos y para Rusia 1,3 por ciento.  O sea que el sancionado va a crecer más que el sancionador. De Ucrania ni se habla.

14. El Reino Unido ha dicho que va a entrenar pilotos ucranianos para volar el caza polivalente estadounidense F-16. Sin embargo, han informado que no van a entregar los aviones a Ucrania. Es decir, van a entrenar pilotos para un avión que Ucrania no va a tener. De todas maneras John Venable, un piloto con 25 años de experiencia en la Fuerza Aérea de Estados Unidos ha comentado que él “no intentaría volar los F-16 en Ucrania porque la aeronave no tiene capacidad para superar los sistemas de defensa antiaérea de Rusia”. Es de suponer que en Londres lo escucharon. Tal vez, esa sea la razón por la que no van a entregar los aviones. Lo del entrenamiento de pilotos es sólo para la opinión pública… y para los incautos. 

15. En una rueda de prensa, Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN dio a conocer que su organización ha proporcionado 230 tanques a Ucrania (recordar que ofreció 350, entre ellos los 54 de España que resultaron chatarra por lo que solo pudieron entregar 6). También dijo que habían provisto mil 550 vehículos blindados y que eso correspondía al 98 por ciento acordado. Nuevo problema de matemáticas: 230 no es el 98 por ciento de 350 en ningún lugar del mundo.

16. También dijo Stoltenberg que la OTAN había preparado nueve brigadas ucranianas, y que estas eran suficientes para la famosa contraofensiva que prepara la OTAN. Ucrania tiene en total entre 20 y 23 brigadas, cada una con entre tres mil y cinco mil combatientes. Es decir que como mínimo Ucrania tiene 60 mil y como máximo 110 mil soldados aptos. Pero tiene que dedicar entre nueve y 10 brigadas para la protección de Kiev, Járkov, además de otras ciudades y objetivos estratégicos. Es decir sólo dispondrán de entre 11 y 12 para la contraofensiva. 

17. Así mismo, según Stoltenberg, han entregado mil 550 vehículos blindados de transporte de tropas. De ellos, Rusia ya ha destruido 150. Quedan mil 400 pero deben dejar unos 600 para la protección de las principales ciudades y la retaguardia. Total: disponen solo de 800 para la contraofensiva.

18. Suponer que con 12 brigadas, 230 tanques, 800 vehículos blindados y casi nada de aviación ni de marina de guerra los va a llevar a una contraofensiva victoriosa contra Rusia no deja de ser un sueño. Por eso la retrasan. Saben que no la pueden realizar y si la hacen, no será victoriosa y va a fracasar. 

19. El general Christopher Cavoli, comandante general del Ejército de los Estados Unidos en Europa y África, el secretario de Estado de Estados Unidos Anthony Blinken, el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg y el primer ministro de Luxemburgo Xavier Bettel entre otros, han dicho que con el apoyo logístico y en armamento proporcionado a Ucrania, sus fuerzas armadas pueden iniciar la contraofensiva contra Rusia. Una vez más, ¿por qué no lo hacen?

20. El relato ahora es que hacen falta los F-16 y que su posesión hará que el conflicto cambie su curso en favor de Ucrania. Eso ya lo escuchamos, también iba a cambiar el curso de la guerra con la llegada de los HIMARS, después de los Patriot y posteriormente de los tanques Leopard. Nada de eso ha ocurrido. ¿Hasta cuándo van a seguir mintiendo y engañando con “espejitos de colores”?

21. Josep Borrell, el inefable Josep Borrell dijo el 26 de agosto de 2022 que Rusia ya había perdido la guerra. Curiosamente volvió a decir exactamente lo mismo el pasado 11 de mayo, nueve meses después. ¿Será que se quedó pegado en el tiempo? O ¿qué vive en otro mundo? Eso tratando de suponer que la idiotez no lo está obnubilando.

22. Después de haber perdido 413 aviones, 230 helicópteros, tres mil 901 drones, 421 sistemas de misiles antiaéreos, ocho mil 904 tanques y vehículos blindados de combate, mil 095 lanzacohetes múltiples autopropulsados, cuatro mil 688 piezas de artillería y nueve mil 843 automóviles militares especiales, además 300 mil soldados y 125 mil km² de territorio, ¿es posible decir que Ucrania ganó la guerra?

No será que se están preparando para la derrota o, en el mejor de los casos para una negociación forzada. Berlín 1945, Saigón 1975, Kabul 2021 y también Núremberg 1946 están en el recuerdo. 

Carlos Pereyra Mele, director de Dossier Geopolítico, focaliza su columna del Club de La Pluma en EL AGUA como uno de los factores de mayor conflicto del siglo XXI. Y aborda cómo la necesidad y carestía de este vital elemento -que parecía infinito- se está transformando en un arma de guerra entre los países y en una herramienta clave en la disputa geopolítica por el nuevo orden mundial, tal cual lo ha expresado numerosas veces en este espacio.

En su audio nos confirma que el mundo dispone, como agua dulce, sólo el 2,5% de la totalidad del agua del planeta y que para el 2030 la demanda superará en un 56% la cantidad de esa agua con la oferta actual, además del combo destructivo compuesto por la sequía, la desertización, el calentamiento global, el cambio climático, los incendios, la mala gestión, etc. Además nos aporta muchos datos escalofriantes entre los que incluye que casi 300 millones de habitantes prácticamente no tienen acceso al agua en el mundo y que en África hay poblaciones que tienen que caminar hasta seis horas para acceder al vital líquido. 

Y nos dice que mientras se da la paradoja de que el agua cotiza en bolsa como un valor preferente en el mundo financiero y especulativo, la ONU estima que para el 2025 habrá 300 zonas en conflicto por los recursos acuíferos, mientras que en la actualidad hay por el mundo 200 ríos y 300 lagos compartidos entre países distintos, lo que significan puntos latentes de conflictos que pueden derivar en guerras abiertas por el agua, como ocurre entre Israel y Palestina, o en Siria por causa del terrorismo, o la de Bolivia con Chile, o la de Turquía Siria e Irak por los ríos Tigris y Eúfrates, o entre Mozambique y Zimbabwe, o el gran conflicto del Nilo con trece países ribereños afectados por la construcción de la presa Renacimiento en Etiopía. Además de que en Argentina y en toda Sudamérica hay una serie de tensiones entre regiones y provincias que pueden derivar en situaciones de gravedad.

Además, Pereyra Mele reflexiona que sin agua para todos, y sin el sostenimiento de los ecosistemas, no habrá paz ni progreso en el mundo, que no se podrá terminar con el hambre, ni lograr una salud accesible, ni un bienestar social digno. Que si el agua va a ser un blanco de saqueo por parte de los poderosos, la situación va a desmejorar en vez de mejorar. Que si el agua va a ser considerada un bien de lujo en lugar de un bien común y humanitario, entonces las guerras por el agua que vendrán, podrían ocasionar más daños que las bombas atómicas o las armas bacteriológicas.

Y concluye su columna definiendo a América del Sur como un gigantesco reservorio de acuíferos, cuencas hídricas e hielos continentales y que por ello puede ser objeto de abusos por parte de potencias extra continentales para quedarse con ellos, ya sea con argumentos oportunistas o directamente por vía militar. Por lo que considera importante que los países de la región tomen conciencia de la importancia del agua y de que es un recurso finito. Que debe ser defendido con firmeza y administrado con racionalidad, para impedir que la situación derive en daños muy lamentables para la población del mundo

Eduardo Bonugli (Madrid, 14/05/23)

FUENTES:

La Lucha por los Recursos Naturales por carlos Pereyra Mele Septiembre de 2006

https://soberaniadigital.wordpress.com/2017/04/02/geopolitica-la-lucha-por-los-recursos-naturales/

Geopolítica del Agua Dulce I por Carlos Pereyra Mele marzo del 2008

http://licpereyramele.blogspot.com/2009/03/geopolitica-del-agua-dulce.html

Escasez de agua dulce a nivel mundial. Infografía -Ria Novosti 2009

https://sputniknews.lat/20090327/120763046.html

EL FUTURO LLEGÓ: LUCHA POR EL CONTROL DEL AGUA DULCE por Carlos Pereyra Mele

El Agua, un bien estratégico por Carlos Pereyra Mele

https://www.aporrea.org/internacionales/a94384.html

El Agua Dulce distribuida por Continentes
Rios Tigris y Eufrates Conflicto entre Turquia, Siria e Irak
Cuenca del Rio Zambeze conflicto entre Mozambique y Zimbabwe
El Nilo con sus Nilo Blanco y Azul que es motivo de conflicto entre Etiopia, Sudan y Egipto
Rio Jordan agua en disputa en la zona

El domingo 14 los electores decidirán entre la política autónoma de Erdoğan y un sometimiento con la OTAN que traería la guerra en el Cáucaso, Asia Occidental y África del Norte

Por Eduardo J. Vior analista internacional que autoriza su publicacion en Dossier Geopolitico

Una de las elecciones que cambiarán el mundo en 2023 tendrá lugar en Turquía el próximo domingo 14 de mayo. Esta potencia mediana, a caballo de Europa y Asia, interviene con una activa diplomacia en la política de los Balcanes, Ucrania, el Cáucaso, Asia Occidental y Libia. Es decir, en tres continentes a la vez. Por esta razón todo el mundo está pendiente de su futuro político. Entre 2000 y 2019 el presidente Recep Tayyip Erdoğan ganó todas las elecciones, pero la salida de la pandemia, la inflación mundial, la guerra de Ucrania y, para peor, el devastador terremoto que sufrió el país en febrero pasado han llevado la tasa de inflación al cien por ciento. Aprovechando tantos males juntos, la justificada crítica contra la corrupción y la ineficiencia del Estado está siendo capitalizada por una amplísima coalición opositora apadrinada por Estados Unidos. Por primera vez el líder islámico nacionalista no tiene asegurado el triunfo. Cualquiera sea el resultado electoral, cual terremoto, sus ondas se van a expandir por una vasta región. El conflicto entre los bloques que se disputan el orden mundial cambiará de forma después del próximo domingo.

Calentando los motores, este domingo pasado el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, en turco) realizó en Estambul un gran mitin en apoyo a la reelección del presidente Erdoğan. El mandatario cifró la afluencia en más de 1,7 millones de simpatizantes y las imágenes aéreas del acto retransmitidas en directo a toda la nación confirmaron su aseveración. Haciendo un balance de sus logros, el jefe de Estado destacó que desde que comenzó a gobernar (en 2000) el ingreso nacional se triplicó, criticó a la oposición por su rechazo a la producción de drones y prometió seguir fortaleciendo la industria armamentista del país. Por otra parte, recordó los miles de millones de dólares en reservas de gas y petróleo descubiertos en el mar Negro y en la sureña región de Gabar y celebró la pronta terminación de la primera central nuclear del país en Akkuyu (Mersin, en la costa mediterránea sur), que está siendo construida por la empresa rusa Rosatom.

Los últimos sondeos indican que Erdoğan y el líder de la oposición, Kemal Kiliçdaroglu, están empatados y probablemente deban ir a una segunda vuelta el 28 de mayo, pero en Turquía nadie confía en las encuestas y ambos intentan convencer a sus partidarios de que pueden ganar en primera vuelta.

El sábado 6 Kiliçdaroglu organizó en la parte asiática de la ciudad, frente al Mar de Mármara, un acto más pequeño que el del presidente que de todas maneras llenó un parque. Su mensaje fue igualmente optimista. “¿Están preparados para el cambio? ¿Están preparados para restaurar la democracia?”, preguntó a sus seguidores el jefe del CHP (por su nombre en turco, Partido Republicano del Pueblo), de 74 años. El popular alcalde de Estambul, Ekrem Imamoglu  fue la estrella invitada. “¡Derechos, ley, justicia!” y “¡Erdoğan ladrón!” coreaba la multitud mientras Imamoglu hablaba.

El deseo de poner fin a la era de Erdoğan unió a seis partidos de la oposición en una coalición bajo el nombre de Millet İttifakı (Alianza de la Nación) y tras la candidatura presidencial de Kiliçdaroglu. Millet İttifakı abarca desde el centro-izquierda hasta la derecha nacionalista e islamista, todos unidos con el objetivo de echar a Erdoğan y abolir el presidencialismo. A esta dispar alianza sólo la une su odio a Erdoğan.

El resultado de las próximas elecciones dependerá del modo en que una multitud de cuestiones internas, como la elevada inflación, las injusticias sociales, los refugiados, la cuestión kurda, etc., influya sobre los votantes El país se está recuperando a duras penas de las dificultades económicas agravadas por el terremoto de febrero, pero no parece haber perdido demasiado la fe en Erdoğan, quien anunció inmediatamente después del sismo que se comprometía personalmente a reconstruir todas las casas derrumbadas.

Al mismo tiempo, más que nunca la decisión de los electores estará influenciada esta vez por su percepción de los factores externos, en primer lugar por la guerra en Ucrania. Turquía tiene la autoridad legal internacional sobre los estrechos que unen el Mar Negro al Mar Mediterráneo, por donde pasan suministros para Ucrania y sale parte del trigo que ésta exporta. Esta guerra y la compleja relación de Ankara con Moscú tienen gran incidencia interna, pero también pesan mucho los intercambios entre ambos por el Cáucaso y por Siria. Por el otro lado se siente mucho la presión de la OTAN, para que Turquía se alinee contra Rusia, pero la alianza atlántica está reforzando masivamente su despliegue en Grecia, cuyo gobierno ha adoptado un agresivo tono antiturco. La combinación de ambas presiones ha incentivado fuertemente el sentimiento antinorteamericano.

Una mención especial requiere la cuestión de los cerca de cuatro millones de refugiados sirios llegados desde 2011 que Turquía no dejó pasar a Europa por un acuerdo con la UE de 2019 que ésta sólo cumplió parcialmente. Todos los partidos declaran querer devolverlos a Siria, pero sólo Erdoğan ha mantenido al respecto algunas tratativas con Siria mediadas por Rusia. Sin embargo, se trata sólo de primeros contactos y nadie sabe cómo resolver el cúmulo de problemas relacionados con esta cuestión.

Finalmente, el involucramiento de la diplomacia turca en el apoyo al gobierno libio de Trípoli y su intención de explotar los yacimientos submarinos de petróleo del azotado país magrebí complican sobremanera la relación de Ankara con todos los actores del Mediterráneo Oriental.

Desde el comienzo de la Guerra Fría Turquía es miembro de la OTAN y un estrecho aliado de Estados Unidos. Sin embargo, el aumento de la influencia rusa en Asia Occidental desde que Moscú intervino en 2015 para defender Siria de la agresión terrorista y el intento de golpe de estado que sectores islamistas intentaron en 2016 con apoyo norteamericano han llevado al gobierno de Erdoğan a buscar un rumbo autónomo y una política de equilibrio entre Moscú y Washington. Al mismo tiempo realizó una gigantesca purga en el Estado y pasó a retiro a miles de oficiales militares, disminuyendo a su mínima expresión la interacción con la alianza atlántica.

Tras el estallido del conflicto ucraniano la distancia de Estados Unidos ha aumentado. Turquía no se sumó a las sanciones y sigue haciendo negocios con Rusia. Todavía este lunes 8 Washington tuvo el atrevimiento de reclamar a Ankara que entregue a Kiev los cohetes S-400 que Moscú le vendió para su defensa aérea. Por último, Turquía pretende este año solicitar el ingreso oficial a los BRICS, lo que supondría para la OTAN que tendría un miembro con una ubicación estratégicamente relevante que al mismo tiempo sería aliado económico y político de Rusia y China. Por todas estas razones, EE.UU. necesita urgentemente un cambio de régimen en Turquía. Sin embargo, este intervencionismo tan explícito puede despertar el antiamericanismo del pueblo turco y tener un efecto contrario al deseado.

Para complicar aún más el escenario internacional, en Grecia se celebran elecciones legislativas el domingo 21 de mayo. La extrema cercanía entre los comicios en ambos países y el desmedido aumento de la presencia militar estadounidense en el país helénico han intensificado peligrosamente las tensiones en el Mar Egeo. Este factor suplementario acarrea mucha agua para el molino del caudillo turco.

La hiperactiva política exterior de Ankara en los últimos ocho años le reportó muchos beneficios políticos y económicos, pero multiplicó sus gastos, agudizó algunos conflictos regionales de vieja data y creó otros nuevos. Durante este proceso, Turquía ha vuelto la mirada hacia una geografía antes casi ignorada que se extiende desde África hasta Asia Central y desde Rusia hasta Sudán. Sin embargo, esta autonomía cada vez mayor de su política exterior le ha producido fricciones con sus tradicionales aliados occidentales. La elección presidencial del domingo 14, y quizás también del 28, indicará entonces hacia dónde se orienta la heredera del Imperio Otomano, pero ningún giro se dará rápidamente: si gana el oficialismo, seguramente EE.UU. escenificará una “revolución de colores” e instigará un alzamiento tratando de deslegitimar al presidente e impulsar el cambio de régimen. Si, por el contrario, vence la oposición, su plan para desmontar dos décadas de desarrollo relativamente autónomo chocará con las trincheras que Erdoğan supo cavar en la sociedad turca.

En ambas opciones, el resultado electoral agudizará unos u otros conflictos en la vasta región donde se ha adentrado la diplomacia turca e inclinará la balanza del poder mundial en una u otra dirección. Rara vez la decisión de un solo electorado nacional pudo tener tanta influencia sobre la política mundial.

Publicado en TELAM

Por Eduardo Luque para El Viejo Topo

Durante mucho tiempo, casi desde el inicio del conflicto, algunos sostuvimos que Arabia Saudita saldría derrotada en su guerra con Yemen. Hicimos otra predicción hace pocas semanas, que también se ha demostrada cierta: el acuerdo irano-saudí, negociado por China, traería un amplio acuerdo político en todo Oriente Medio. Las previsiones parecen cumplirse.

La guerra en Yemen fue desastrosa para las armas saudíes y genocida para la población yemení. Mohamed bin Salmán, el hombre fuerte en el reino, necesitaba consolidar su liderazgo. Recurrió a dos medidas drásticas. La primera fue la represión interna que tuvo como consecuencia la eliminación, incluso físicamente, de algunos aspirantes al trono. La segunda, la guerra, que pretendía victoriosa contra un rival débil como era Yemen. En paralelo financiaba a grupos que actuaban contra Siria, Irán y se inmiscuía en la política libanesa. Desde 2011 se implicó en la guerra siria y en 2015 iniciaba la agresión contra Yemen para posteriormente, en junio de 2017, invadir Qatar. Todo ha sido un conjunto de fracasos terriblemente costosos.

La victoria del eje de la resistencia.

La guerra en Yemen es también, y sobre todo, una victoria del eje de la resistencia. Sin la determinación del pueblo yemení de resistir contra el régimen de Riad, apoyado por EEUU e Israel, no se habrían alcanzado estos acuerdos. La voluntad de resistencia se ha impuesto a la tecnología y el dinero. Tal es así que durante 8 años Tel Aviv, Washington y Riad coordinaron sus acciones militares creando un Estado Mayor conjunto que dirigía las operaciones. Su fracaso, a pesar de los millares de toneladas de bombas arrojadas o la destrucción de las infraestructuras, es evidente. Tras la mediación china Riad se comprometerá a pagar los salarios de los empleados públicos, a abrir el puerto de Hudeidah y a resolver los problemas monetarios de Yemen a cambio de la aceptación de la tregua por parte de Sanaa. En paralelo el reino saudí ha prometido fuertes inversiones a países de la zona como Turquía, que recibirá unos 7.000 millones de dólares en créditos blandos.

Arabia Saudita ha sido uno (no el único) de los países responsables de la desestabilización en Oriente Medio. Mantenía conflictos de alta/media intensidad con Irán, Siria, Iraq, Yemen y Líbano. La política de Riad de “normalización” con el estado de Israel aseguraba la penetración de la política estadounidense en la zona mientras intentaba debilitar al eje de la resistencia (Siria, Líbano e Irán). Este planteamiento está saltando por los aires. Todo está cambiando. En cascada y de forma más rápida de lo esperado las reacciones políticas se suceden: acuerdo irano-saudí (intercambio de embajadores y cónsules), acuerdo iraquí-iraní (para impedir que los kurdos iraquíes se conviertan en un elemento de desestabilización en la zona), intercambio de embajadores entre Siria y Arabia Saudita, visita del presidente sirio a  Emiratos y restablecimiento de nuevos y más fuertes lazos comerciales, reIntegración de Siria en la Liga Árabe con apoyo saudí (su reincorporación se propondrá en el mes de mayo), nuevos acuerdos comerciales ampliados entre El Cairo y Damasco, intercambio de embajadores entre Túnez y Siria, nuevos acuerdos entre Catar y Bahréin (desde el 2017 habían roto relaciones diplomáticas y el 12 de abril acordaron restablecerlas)… también se abre paso a una futura estabilización en Líbano. Por último, las negociaciones entre Irán, Siria, Turquía con la mediación de Moscú están muy cerca de culminar en un acuerdo entre Ankara y Damasco.

El elemento clave

El acuerdo irano-saudí ha sido el elemento clave en la nueva reconfiguración de Oriente Medio. Es una victoria espectacular de la política exterior china. El apretón de manos entre los dos antiguos enemigos tiene también otra significación: el entierro de billones de dólares gastados durante más de cuatro décadas con la excusa de la Guerra Global contra el Terrorismo.

Pekín es ahora la capital de la paz. La idea se ha impuesto en todo el Sur Global. La procesión de dirigentes políticos visitando Pekín demuestra la importancia del paso que ha dado Xi Jinping. La presentación del plan de paz de 12 puntos para solventar la crisis en Ucrania refuerza esa posición y choca frontalmente con la postura europea y estadounidense de implicarse más y más en la guerra de la OTAN contra Rusia.

El acercamiento entre Teherán y Riad se comenzó a diseñar antes del inicio de la guerra en Ucrania. Se aceleró cuando Arabia Saudita observó que EEUU bloqueaba los capitales rusos a consecuencia del conflicto. El miedo a correr la misma suerte empujo a Mohamed bi-Salman a repatriar capitales (la quiebra del Credit Suisse tiene nombre saudí). Riad se decidió por una mayor integración en los BRICS y ésta no podía hacerse en un estado casi de pre-guerra entre dos futuros socios como eran Teherán y Riad. Los dos países tenían intereses comunes que han pasado por Pekín. Las relaciones futuras entre los dos estados no serán fáciles. Les espera un largo camino. Deberán activar los acuerdos de cooperación firmados en 1998 y 2001 y lo más importante, deberán respetar la soberanía mutua.

El fortalecimiento de Irán, a  pesar de las sanciones, y la imposibilidad de derrotar al movimiento Ansarolá en el Yemen, aceleró la necesidad de este cambio de posición por parte de Riad. La derrota en Siria y Yemen de las fuerzas apoyadas por EEUU, Israel y las monarquías del Golfo es el síntoma más evidente del nacimiento del nuevo mundo multipolar. Joe Biden, en un movimiento, que algunos calificaron de desesperado, quiso convertir la cumbre de países árabes celebrada en Jiddah, en julio del 2022, en una alianza contra Irán. El país más proclive a EEUU e Israel que es Marruecos fue excluido de la conferencia por presiones del reino saudí. Ningún país participante se posicionó con EEUU. Lo sucedido en Ucrania pesaba mucho.

El gran juego en marcha

El tren de la multipolaridad ha salido de la estación y cobra velocidad. La transición a este nuevo marco no se improvisa. Es un efecto buscado; fue en 2008 cuando Brasil, Rusia, India y China comenzaron a desarrollar enfoques comunes en política internacional. El paso definitivo posiblemente se dé en agosto. Se pretende que los países BRICS aceleren los procesos para crear una moneda de reserva al margen del dólar. Es un proceso que tiene no sólo objetivos económicos sino que define zonas de especial importancia política tal como es Taiwan para China.

EEUU pretendía debilitar a Rusia económicamente a partir de la guerra en Siria (enfangarla en una larga y costosa guerra como la de Afganistán) para, finalmente, derrotar a Moscú en el conflicto ucraniano, golpeando posteriormente a China. Nada de eso parece funcionar. El Pentágono pretendía que los conflictos en Oriente Medio crearan un cinturón de países desestabilizados y en permanente conflicto alrededor de Rusia y China. Este objetivo está cada vez más lejano. La posibilidad de expansión de Pekín hacia el centro de Occidente a través de la iniciativa “una franja, una ruta” es evidente. Es lo que definía Halford Mackinder  como el Heartland de Eurasia. La angloesfera sabe que quien mantenga la influencia sobre esas zonas asegura una posición dominante. Washington había dispuesto un plan “B” por si fracasaba el primero, intentando crear un cinturón de contención hacia China en el Este de Asia utilizando países como Australia[*], Japón o Corea del Sur. Este objetivo presenta las primeras fisuras. El viaje a finales de diciembre del 2022 del primer ministro australiano a Pekín revela la preocupación de Gamberra por quedar enfrentada a China. El veto chino a la importación de carbón australiano ha hecho reaccionar a Gamberra alejándola de la posición norteamericana.

Las consecuencias

El acuerdo irano-saudí dará un fuerte impulso hacia la estabilidad y la cooperación en Oriente Medio y el Golfo Pérsico. Los grandes perdedores de esta nueva realidad son EEUU y el régimen israelí. Durante años han pretendido enemistar a unos países con otros con el objetivo de debilitarlos. El fin último de esta estrategia era preservar la hegemonía del régimen israelí en la zona y acabar con la causa palestina. EEUU e Israel buscaron crear una coalición árabe-israelí contra Irán. EEUU ha usado reiteradamente la supuesta “amenaza iraní” para “proteger” a sus aliados. No ha dudado en exacerbar las rivalidades confesionales entre sunitas o chiitas, como excusa para mantener sus tropas de ocupación en el Golfo. En esta estrategia jugó un importante papel el wahabismo, una doctrina que fue oficial en Arabia Saudí y es la base ideológica de los grupos terroristas Takfiris, como el Daesh y Al-Qaida.

A pesar de todas las presiones los países del Golfo Pérsico no han apoyado las sanciones occidentales contra Rusia. Incluso Arabia Saudí suscribió un acuerdo con Moscú para reducir la producción de petróleo y mantener los precios. Biden quería lo contrario. Otros países como Emiratos Árabes Unidos también han dado un impulso a sus vínculos con Rusia.

La desdolarización avanza

La consecuencia más temida por Washington se está haciendo realidad: Arabia Saudita postulándose como futuro miembro tanto de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) como de BRICS+, al igual que Irán. En diciembre del 2022 el presidente chino en visita a Riad acordó usar monedas nacionales en sus intercambios comerciales al margen del dólar, lo que es para Arabia Saudita una demostración de independencia. Por otra parte el reino saudí ha dado pasos a una cierta “liberalización” de las costumbres; Mohamed bin Salmán, por puro pragmatismo, se aleja del wahabismo y ha encarcelado a varios dirigentes de esta corriente. Esto debilita la idea de fragmentar al mundo islámico utilizando las líneas más dogmáticas de la religión con finalidades políticas.

Mientras Occidente fantasea con el «gran reinicio» que se defendió en Davos como proyecto de mundo futuro, Rusia y China, detrás de la escena, han proseguido su intento de derrocar al imperio, contando con casi todos los líderes del Sur Global. La desconexión que tanto había teorizado Samir Amin se hace realidad. Es una auténtica revolución. Se pensó, en un principio, que la desdolarización era una repuesta a las sanciones impuestas a Rusia y China. Ha resultado más coordinada de lo que parecía y, sobre todo, mucho más rápida de lo que se presumía. Los múltiples acuerdos que obvian el dólar entre países lo atestiguan (Brasil, Emiratos, Irán, Arabia Saudita, India, China, Kenia….).

La respuesta norteamericana

Parece ser que Joe Biden dijo, refiriéndose al acuerdo irano-saudí, “no podemos permitir eso” y se envió al director de la CIA a Arabia Saudita, en un viaje improvisado. Su objetivo: convencer a los líderes saudíes de su error. Ha sido un fracaso. Es posible que veamos algunos sucesos desagradables en el entorno que requieran la “protección” de los EEUU, que reaccionarán. Los  choques en Sudán son la primera consecuencia. La posibilidad de que Rusia instalara una base en el país ha animado a Biden a intervenir de la única forma que sabe: Washington está incrementando sus amenazas. El despliegue de portaaviones y submarinos atómicos en la zona ha sido la respuesta. Los estrategas norteamericanos teorizan que EEUU deberá vencer a China antes del 2025. No se habrá cerrado el conflicto ucraniano cuando se agudizará el conflicto en Taiwán.

Nota
[*] De ahí el acuerdo AUKUS firmado entre EEUU y Australia, dejando fuera a Francia.

FUENTE: EL VIEJO TOPO https://www.elviejotopo.com/topoexpress/oriente-medio-se-reconfigura/

Dossier Geopolitico publica el discurso completo del Secretario de Exteriores del Reino Unido sobre la posición oficial del Reino con relación a la República Popular de China, consideramos que es muy importante conocer el posicionamiento de está potencia de segundo orden que lidera al Commonwealth y que es el principal socio anglosajón de EEUU, y también publicamos el análisis del mismo realizado por el periodico Chino Global Times órgano del PCCh 

Hablando en Mansion House en la ciudad de Londres, el Secretario de Relaciones Exteriores James Cleverly describió la posición del gobierno del Reino Unido sobre China.

Mi señor alcalde, sus excelencias, señor presidente, señores, señoras y señores, gracias por invitarme a hablar con ustedes esta noche y, aunque es tradicional en este discurso cubrir toda la amplitud de los asuntos mundiales.

Espero que me perdonen por centrarme en un número menor de cuestiones que nos confrontan porque sería negligente de mi parte no comenzar con la crisis actual en Sudán.

Como era de esperar, he estado en reuniones COBR y otras reuniones sobre nuestra respuesta a la situación actual. Puedo informarle que un vuelo de la Royal Air Force ha salido de Sudán, llevando a ciudadanos británicos a un lugar seguro esta noche, y seguirán más.

Desde el comienzo de esta crisis, hemos estado planeando cómo sacar a nuestra gente. Y ahora que nuestros llamados e internacionales para un alto el fuego en Jartum han sido atendidos, estamos poniendo en práctica esos planes, dando prioridad a los más necesitados: grupos familiares, enfermos y ancianos.

Me alienta que ambas facciones hayan pedido un alto el fuego de 72 horas, aunque, por supuesto, no podemos estar seguros de cuánto tiempo se mantendrá, y cualquier evacuación de una ciudad con cicatrices de batalla es inherentemente peligrosa.

Gran Bretaña está trabajando mano a mano con nuestros socios en todo el mundo. Y después de esta operación, haremos todo lo posible, junto con nuestros amigos de la región, para asegurar una solución duradera a este trágico conflicto.

Y, por supuesto, la situación en Sudán no nos distrae de nuestro trabajo para apoyar la lucha de Ucrania contra la agresión rusa, y sé que mis colegas del G7 y otros colegas de todo el mundo estarán de acuerdo con nuestro enfoque en eso.

Incluso cuando las emergencias del día aparentemente lo consumen todo, es vital nunca perder de vista las preguntas más importantes a largo plazo. Así que esta noche propongo centrarme en un tema que definirá nuestra época, y es la política de China y el Reino Unido hacia ella.

A menudo me piden que exprese esa política en una sola frase, o que resuma a China en una sola palabra, ya sea ‘amenaza’, ‘socio’ o ‘adversario’. Y quiero comenzar explicando por qué eso es imposible, poco práctico y, lo que es más importante, imprudente.

China es uno de los pocos países que puede remontar su existencia a más de 2 milenios, hasta el 221 a. C., cuando fue unida por la dinastía Qin.

Una y otra vez a lo largo de los siglos, la guerra civil o las invasiones extranjeras dividieron a China en reinos rivales, pero después de cada período de agitación, China siempre ha resurgido. La primera línea de la epopeya china ‘Romance de los Tres Reinos’ describe este ciclo:

Los imperios crecen y decaen; los estados se separan y se fusionan.

Y mucho antes de que se fusionaran en una entidad política, el pueblo chino creó su idioma y su civilización. Sus caracteres escritos aparecieron en la dinastía Shang en el segundo milenio antes de Cristo.

Sus inventos – el papel, la imprenta, la pólvora, la brújula – estas cosas transformaron la fortuna de toda la humanidad….

…Estas innovaciones son la clave para comprender por qué la economía de China estuvo entre las más grandes del mundo durante 20 de los últimos 22 siglos, y por qué China, en 1820, representaba un tercio del PIB mundial, más que Estados Unidos, el Reino Unido y Europa juntos....

Entonces sobrevinieron las calamidades, una tras otra; algunos provocados por agresiones extranjeras; otros provenientes de la propia China. La más mortífera de las cuales fue la hambruna de Mao, que se cobró decenas de millones de vidas, más que cualquier otra hambruna en la historia de la humanidad.

Sin embargo, los últimos 45 años han visto otro cambio asombroso. Al liberar el genio emprendedor de su gente, China ha logrado la mayor y más rápida expansión económica que el mundo jamás haya conocido. No menos de 800 millones de personas han salido de la pobreza, en una nación que abarca una quinta parte de toda la humanidad, y una vasta área casi tan grande como la Europa continental desde el Atlántico hasta los Urales.

Así que perdónenme cuando digo que ningún eslogan contundente o adjetivo plausible puede hacer justicia a un país así oa cualquier enfoque sensato hacia él. Si está buscando la política exterior británica por fragmentos, me temo que se sentirá decepcionado.

Mi punto de partida es un reconocimiento de la profundidad y complejidad de la historia y la civilización chinas y, por tanto, por extensión, de nuestra propia política.

Y apoyo esa política en una serie de premisas, la primera de las cuales es que, independientemente de nuestras diferencias con los líderes de China, me regocijo por el hecho de que tantos chinos hayan escapado de la pobreza. No vivimos en un mundo miserable de suma cero: su ganancia es nuestra ganancia. Una China estable, próspera y pacífica es buena para Gran Bretaña y buena para el mundo.

De cara al futuro, rechazo cualquier noción de inevitabilidad. Nadie predijo el rápido ascenso de China de la hambruna masiva a la relativa prosperidad, y hoy nadie puede estar seguro de que el gigante económico de China continuará indefinidamente.

El año pasado, por primera vez desde la muerte de Mao en 1976, la economía de China no creció más rápido que la economía mundial, lo que significa que la participación de China en el PIB mundial se mantuvo constante en 2022. E incluso si China se convierte en la economía más grande del mundo en la próxima década, puede que no mantenga ese lugar por mucho tiempo, ya que una población en declive y que envejece pesa cada vez más sobre el crecimiento futuro.

Tampoco veo nada inevitable en el conflicto entre China y Estados Unidos y Occidente en general. No estamos obligados a ser prisioneros de lo que Graham Allison llamó la ‘trampa de Tucídides’, en la que una potencia en ascenso sigue la trayectoria de la antigua Atenas y choca de frente con una superpotencia establecida.

Tenemos agencia; tenemos opciones; y también nuestros homólogos chinos.

Nuestra tarea es dar forma al curso de los acontecimientos futuros, no sucumbir al fatalismo. Y debemos enfrentar la realidad ineludible de que ningún problema global significativo, desde el cambio climático hasta la prevención de pandemias, desde la inestabilidad económica hasta la proliferación nuclear, puede resolverse sin China.

Renunciar al diálogo con China sería renunciar a abordar los mayores problemas de la humanidad. Peor aún, estaríamos ignorando hechos sobresalientes, vitales para nuestra seguridad y nuestra prosperidad.

Mientras hablo, el mayor depósito de datos de salud del mundo está en China. La mayor fuente de ingredientes activos para los productos farmacéuticos del mundo se encuentra en China. Y la mayor fuente de emisiones de carbono también se encuentra en China. De hecho, China ha emitido más carbono a la atmósfera en los últimos 10 años que este país desde los albores de la revolución industrial en el siglo XVIII.

La forma en que China regula sus datos, cómo China desarrolla sus productos farmacéuticos, cómo China lleva a cabo la investigación médica, tendrá una importancia fundamental para toda la humanidad. 

Y si China reduce o no sus emisiones de carbono, probablemente marcará la diferencia entre que nuestro planeta evite los peores estragos del cambio climático o sufra una catástrofe.

Ya hemos aprendido a nuestra costa cómo el manejo de una pandemia por parte de China puede afectar al mundo entero. Así que no lo duden: las decisiones que se tomen en Beijing van a afectar nuestras vidas.

¿No nos debemos a nosotros mismos esforzarnos por influir en esas decisiones en nuestro propio interés? Sería claro y fácil, y tal vez incluso satisfactorio, para mí declarar una especie de nueva Guerra Fría y decir que nuestro objetivo es aislar a China. Sería claro, sería fácil, sería satisfactorio y estaría mal, porque sería una traición a nuestro interés nacional y una mala interpretación deliberada del mundo moderno.

De hecho, este gobierno promoverá los intereses británicos directamente con China, junto con nuestros aliados, mientras defiende firmemente nuestra seguridad nacional y nuestros valores. Y podemos esperar profundos desacuerdos; tratar con China, les puedo asegurar, no es para los pusilánimes; representan una tradición autoritaria despiadada totalmente en desacuerdo con la nuestra.

Pero tenemos la obligación de comprometernos con las generaciones futuras porque, de lo contrario, estaríamos fallando en nuestro deber de sostener y dar forma al orden internacional. Eludir ese desafío sería un signo no de fuerza sino de debilidad.

Vladimir Putin nunca tuvo la intención de demostrar el poder de un Occidente unido cuando lanzó su embestida contra Ucrania. Pero nuestra respuesta muestra que cuando Gran Bretaña, Estados Unidos, Europa y nuestros otros socios en todo el mundo se mantienen unidos, estamos a la altura de cualquier cosa.

Deberíamos tener toda la confianza en nuestra capacidad colectiva para comprometernos de manera sólida y también constructiva con China, no como un fin en sí mismo, sino para gestionar los riesgos y producir resultados. Y hemos logrado resultados.

Deja que te dé algunos ejemplos. En una investigación de 2017, la investigación británica convenció al ministerio de agricultura chino para que actuara contra el peligro de la resistencia a los antibióticos al restringir la colistina, un antibiótico que se usa en la alimentación animal. Las ventas cayeron un 90 %, haciendo que todos en el mundo estén más seguros.

El año pasado, nuestros diplomáticos en China ayudaron a persuadir a las autoridades para que modificaran un proyecto de ley de adquisiciones, lo que mejoró las posibilidades de que las empresas del Reino Unido presenten ofertas para contratos de empresas estatales. Este año, obtuvieron licencias por valor de 600 millones de libras esterlinas para que las instituciones del Reino Unido lanzaran empresas de gestión de fondos en China.

La posición de Gran Bretaña como miembro fundador del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura también nos ha permitido influir en el enfoque de China hacia esta nueva institución, evitando que se convierta en una extensión politizada de la Iniciativa de la Franja y la Ruta. China es el mayor accionista de este Banco, el Banco tiene su sede en Beijing y, sin embargo, una semana después de la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia, congeló todos los proyectos en Rusia.

Pero aunque el compromiso puede tener éxito, la verdad es que un país como el nuestro, dedicado a la libertad y la democracia, siempre estará dividido entre nuestro interés nacional en tratar con China y nuestro aborrecimiento por los abusos de Beijing. Cuando vemos cómo los estados autoritarios tratan a su propia gente, nos preguntamos qué nos harían si tuvieran la oportunidad. Y la historia nos enseña que la represión en casa a menudo se traduce en agresión en el exterior.

Entonces, nuestra política debe combinar 2 corrientes: debemos comprometernos con China cuando sea necesario y ser inquebrantablemente realistas sobre su autoritarismo.

Y eso significa nunca vacilar de un principio claro. No esperamos que nuestros desacuerdos con China se resuelvan rápidamente, pero esperamos que China respete las leyes y obligaciones que ha contraído libremente.

Por lo tanto, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, China ha asumido la responsabilidad especial de defender la Carta de las Naciones Unidas. Como parte de la Declaración Conjunta, China acordó preservar la libertad de Hong Kong. Como signataria de la Declaración Universal de Derechos Humanos, de la Convención contra la Tortura y de muchos otros instrumentos del derecho internacional, China ha aceptado una serie de obligaciones.

Y si China las viola, tenemos derecho a decirlo, y tenemos derecho a actuar, y lo haremos, como lo hicimos cuando China desmanteló las libertades de Hong Kong, violando su propia promesa, razón por la cual entregamos casi 3 millones de El pueblo de Hong Kong un camino hacia la ciudadanía británica.

La coexistencia pacífica debe comenzar con el respeto de las leyes e instituciones fundamentales, incluida la Carta de las Naciones Unidas, que protege a todos los países contra invasiones. Y eso significa todos los países: un diplomático chino en París no puede, no debe y no decidirá el estatus legal de los países soberanos.

Al atacar a Ucrania, Rusia ha proporcionado una lección práctica sobre cómo no debe comportarse un estado miembro de la ONU. Y Putin también ha pisoteado los propios principios declarados de China de no interferencia y respeto por la soberanía.

Una nación poderosa y responsable no puede simplemente abstenerse cuando esto sucede, o acercarse al agresor, o ayudar e instigar esa agresión. Un país que quiere un lugar respetado en la cúspide del orden mundial debe defender sus propios principios y mantener sus obligaciones solemnes, obligaciones de defender las leyes en la base misma de ese orden.

Esta responsabilidad va de la mano con el derecho de China a desempeñar un papel global acorde con su tamaño y su historia. Y los derechos de una nación soberana como Ucrania no pueden erradicarse simplemente porque el erradicador disfruta de una ‘asociación estratégica’ con China.

Entonces, la política británica hacia China tiene 3 pilares.

Primero, fortaleceremos nuestras protecciones de seguridad nacional dondequiera que las acciones de Beijing representen una amenaza para nuestra gente o nuestra prosperidad.

No vamos a guardar silencio sobre la injerencia en nuestro sistema político, ni el robo de tecnología, ni el sabotaje industrial. Haremos más para salvaguardar la libertad académica y la investigación.

Y cuando haya tensiones con otros objetivos, siempre pondremos primero nuestra seguridad nacional. Por lo tanto, estamos construyendo nuestra red 5G de la manera más segura, no de la manera más rápida o económica.

Los líderes de China definen sus intereses fundamentales, y es natural que lo hagan. Pero también tenemos intereses centrales, y uno de ellos es promover el tipo de mundo en el que queremos vivir, donde las personas en todas partes tengan el derecho humano universal a ser tratadas con dignidad, libres de tortura, libres de esclavitud, libres de arbitrariedades. detención.

Y no hay nada exclusivamente ‘occidental’ en estos valores: la tortura duele tanto a quienquiera que se la inflija.

Entonces, cuando Gran Bretaña condena el encarcelamiento masivo del pueblo uigur en Xinjiang, espero que nuestros homólogos chinos no crean en su propia retórica de que simplemente buscamos interferir en sus asuntos internos. Así como deberíamos esforzarnos más por entender a China, espero que los funcionarios chinos entiendan que cuando su gobierno construye una versión del siglo XXI del archipiélago gulag, encerrando a más de un millón de personas en el punto álgido de esta campaña, a menudo por no hacer nada más que observando su religión, esto remueve algo muy profundo dentro de nosotros.

Cuando las Naciones Unidas encuentran que la represión de China en Xinjiang puede, y cito, “constituir crímenes internacionales, en particular crímenes contra la humanidad”, nuestra repulsión es sincera y compartida por unanimidad en todo nuestro país y más allá. No vamos a dejar que lo que sucedió en Xinjiang se desvanezca o se deje de lado. No podemos ignorar esto simplemente porque esto está sucediendo al otro lado de una frontera, o que plantearlo podría considerarse poco armonioso o descortés.

En segundo lugar, el Reino Unido profundizará nuestra cooperación y fortalecerá nuestra alineación con nuestros amigos y socios en el Indo-Pacífico y en todo el mundo.

Nuestro objetivo será reforzar la seguridad colectiva, profundizar los vínculos comerciales, defender el derecho internacional y equilibrar y competir donde sea necesario. Así que estoy encantado de que Gran Bretaña pronto sea el miembro número 12 de la Asociación Transpacífica , reforzando nuestros lazos comerciales con economías de rápido crecimiento.

Ya somos el único país europeo en ser Socio de Diálogo de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático. Estamos profundizando nuestra asociación a largo plazo con la India. Y estamos desarrollando la próxima generación de nuestro avión junto con Japón. Y nos hemos unido a los Estados Unidos para ayudar a Australia a construir submarinos de propulsión nuclear con armas convencionales bajo la asociación AUKUS.

Junto con nuestros amigos, el Reino Unido luchará por la apertura y la transparencia en el Indo-Pacífico. En este momento, China está llevando a cabo la mayor acumulación militar en la historia de tiempos de paz. En un período de solo 4 años, entre 2014 y 2018, China lanzó nuevos buques de guerra que excedieron el tonelaje combinado de toda la flota activa de la Royal Navy.

Y como vemos que esto sucede; Mientras observamos la aparición de nuevas bases en el Mar de China Meridional y más allá, nos vemos obligados a preguntarnos: ¿para qué sirve todo esto? ¿Por qué China está haciendo esta colosal inversión militar?

Y si nos queda sacar nuestras propias conclusiones, la prudencia dicta que debemos asumir lo peor. Y sin embargo, por supuesto, podemos estar equivocados: es posible que seamos demasiado cautelosos y demasiado pesimistas.

El Reino Unido y nuestros aliados están preparados para ser abiertos sobre nuestra presencia en el Indo-Pacífico. E insto a China a que sea igualmente abierta sobre la doctrina y la intención detrás de su expansión militar, porque la transparencia seguramente beneficia a todos y el secreto solo puede aumentar el riesgo de un trágico error de cálculo.

Lo que me lleva a Taiwán. La posición de larga data de Gran Bretaña es que queremos ver una solución pacífica de las diferencias a través del Estrecho. Porque aproximadamente la mitad de los portacontenedores del mundo pasan por estas aguas vitales cada año, cargados de mercancías con destino a Europa y los rincones más lejanos del mundo. Taiwán es una democracia próspera y un eslabón crucial en las cadenas de suministro mundiales, en particular para los semiconductores avanzados.

Una guerra a través del Estrecho no solo sería una tragedia humana, sino que destruiría el comercio mundial por valor de 2,6 billones de dólares, según Nikkei Asia. Ningún país podría protegerse de las repercusiones. La distancia no ofrecería protección contra este golpe catastrófico a la economía global, y menos a China sobre todo. Me estremezco al contemplar la ruina humana y financiera que seguiría. Por lo tanto, es esencial que ninguna de las partes tome medidas unilaterales para cambiar el statu quo.

Y el tercer pilar de nuestra política es comprometernos directamente con China, de manera bilateral y multilateral, para preservar y crear relaciones abiertas, constructivas y estables, que reflejen la importancia global de China.

Creemos en una relación comercial y de inversión positiva, al mismo tiempo que evitamos las dependencias en las cadenas de suministro críticas. Queremos que las empresas británicas hagan negocios con China, al igual que lo hacen actualmente las empresas estadounidenses, de la ASEAN, australianas y de la UE, y apoyaremos sus esfuerzos para que los términos funcionen para ambas partes, presionando por un campo de juego equitativo y una competencia más justa.

Tenemos interés en seguir beneficiándonos de la inversión china, pero no queremos que el largo brazo del Partido Comunista Chino alcance el sistema nervioso central de nuestro país. Y en el pasado, no siempre hemos logrado el equilibrio perfecto entre apertura y seguridad. Ahora estamos obteniendo los poderes legales adecuados para salvaguardar lo que debemos y estar abiertos donde podamos.

Sobre todo, debemos estar debidamente capacitados para el desafío, por lo que estamos duplicando nuestra financiación para las capacidades de China en todo el gobierno; hemos asignado los recursos para construir una nueva embajada británica en Beijing, estoy decidido a llegar a un acuerdo con el gobierno de China para que esto pueda continuar.

Por lo tanto, nuestro enfoque hacia China debe combinar todas estas corrientes, protegiendo nuestra seguridad nacional, alineándonos con nuestros amigos, comprometiéndonos y comerciando con China donde convergen nuestros intereses, evitando la política por frases cortas y siempre defendiendo los valores universales que Gran Bretaña aprecia.

Creo fervientemente que no hay inevitabilidades: el futuro es nuestro para darle forma, con el humilde conocimiento de que la forma en que respondamos a este desafío ahora ayudará a definir el mundo moderno.

Gracias.

Publicado el 25 de abril de 2023

Sitio Oficial del Gobierno del Reino Unido de la Gran Bretaña

https://www.gov.uk/government/speeches/our-position-on-china-speech-by-the-foreign-secretary

SECRETARIO DE RELACIONES EXTERIORES DEL REINO UNIDO, JAMES CLEVERLY

CHINA ANALIZA EL DISCURSO DEL SECRETARIO DE EXTERIORES INGLÉS

GLOBAL TIMES. Diario del PCCh analiza el discurso del Secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, en un artículo de la redacción del 26 de abril. Una cautelosa bienvenida                                    

OPINIÓN  /  REDACCIÓN

Will London truly return to rationality toward China?: Global Times Editorial

https://www.globaltimes.cn/page/202304/1289808.shtml

¿Realmente Londres volverá a la racionalidad hacia China?: Global Times Editorial

Por Global Times Publicado: 26 de abril de 2023 

El secretario de Relaciones Exteriores británico, James Cleverly, dará un discurso político el martes, hora local, en el que planteará, especialmente a los halcones de China en el Partido Conservador, que el Reino Unido debe comprometerse con China en lugar de aislarla en una «nueva guerra fría». y pide relaciones «robustas y constructivas» con China. 

De acuerdo con las palabras compartidas por el departamento de Cleverly antes del discurso, diría en el discurso que «sería claro y fácil, tal vez incluso satisfactorio, para mí declarar una nueva Guerra Fría y decir que nuestro objetivo es aislar a China… Claro , fácil, satisfactorio e incorrecto. Porque sería una traición a nuestro interés nacional y una incomprensión deliberada del mundo moderno».

Hasta cierto punto, esto debe considerarse como una corrección de la línea agresiva del Reino Unido con respecto a China en el pasado y un intento de volver a la tradición diplomática británica equilibrada. Se dice que Cleverly también formularía una versión británica del enfoque triple para las relaciones con China: limitar la participación china en sectores considerados críticos para la seguridad nacional; fortalecer los lazos con los aliados del Indo-Pacífico; y comprometerse con China directamente para promover relaciones estables. Algunos analistas creen que en el ambiente de fuerte hostilidad hacia China en los círculos políticos británicos, los dos primeros están más fuera de la «corrección política» para evitar los ataques de los opositores políticos. Y el tercer punto, es decir, fortalecer el compromiso con China, es lo que más quiere expresar Cleverly.

Aunque la actitud de Londres hacia China está lejos de cambiar, ya que el discurso de Cleverly todavía contiene clichés llenos de mentalidad de la Guerra Fría, sin darse cuenta también señaló la realidad política distorsionada y extremadamente insalubre en el Reino Unido. Algunos británicos están satisfechos con una «nueva guerra fría», mientras que se critica la cooperación con China. Es esta contracorriente la que ha llevado por mal camino las relaciones entre China y el Reino Unido en los últimos años, a esta situación actual. El Reino Unido ha visto primeros ministros rotativos en los últimos años, y han ido endureciendo sus actitudes hacia China, causando graves daños a las relaciones bilaterales.

Después de que el gobierno de Sunak llegó al poder, aparentemente tiene la intención de poner un pie en el freno, y esta voluntad también se reflejó en el discurso de Cleverly. La revisión integrada actualizada de la política exterior y de defensa de Sunak dice que China «plantea un desafío que define una época» en lugar de ser una «amenaza» posicionada por su predecesora Liz Truss, que es una devolución de llamada racional moderada, aunque limitada.

Hablando con franqueza, el Reino Unido posterior al Brexit ha ido demasiado lejos al seguir a los EE. UU. para coordinarse con la estrategia global de este último, haciendo que la gente casi olvide que el Reino Unido es un país con soberanía independiente e intereses nacionales. Esto no le ha traído la influencia y estatus de gran potencia que esperaba, sino el continuo consumo y merma de su competitividad. Un ejemplo típico es que, según una investigación realizada por la ciudad de Londres, Londres perdió su liderazgo exclusivo como el principal centro financiero del mundo por primera vez y empató en el primer lugar con Nueva York. Montándose en los faldones de Estados Unidos, lo que el Reino Unido ha perdido es un mundo más amplio. Cada vez más británicos con amplitud de miras se han dado cuenta de esto.

En términos relativos, los países continentales europeos no están tan profundamente involucrados en la estrategia geopolítica de Washington como el Reino Unido, y se han adaptado antes que el Reino Unido. Desde principios de este año, los intercambios de alto nivel entre China y Europa en varios campos se han reanudado rápidamente, pero el Reino Unido está ausente de estas interacciones. Esto es de alguna manera un estímulo para el Reino Unido, que le ha hecho esperar restaurar los intercambios de alto nivel con China lo antes posible. Inteligentemente reveló que espera visitar China este año. Los países continentales europeos están pensando y explorando cómo mantener un cierto grado de independencia y equilibrio entre China y EE. UU., y se cree que esto también ha tenido un impacto positivo en el Reino Unido. 

Cabe decir que las opiniones de Cleverly sobre China no son realmente «amistosas con China», en el mejor de los casos, solo se puede decir que han vuelto a una vía diplomática relativamente normal. En tiempos de paz, ¿qué país no necesita relaciones «constructivas»? ¿A quién le gustarían formas de comunicación agresivas y acosadoras? Sin embargo, esa lógica normal debe expresarse cuidadosamente en público en el Reino Unido, y quienes dicen esto deben soportar la enorme presión de los miembros del parlamento anti-China. Esto destaca una vez más la duplicidad y la confusión de la política china del Reino Unido, que obviamente no es propicia para el desarrollo de las relaciones entre China y el Reino Unido. 

Este incómodo período de ajustes entre China y el Reino Unido, así como entre China y Europa, aparentemente continuará durante algún tiempo. Damos la bienvenida a los comentarios positivos de Cleverly, al menos se puede ver una pequeña posibilidad de un cambio en las relaciones entre China y el Reino Unido, pero seguimos siendo cautelosos acerca de cuánto se implementará en la política de China del Reino Unido. Aquí, queremos recordarle a Cleverly y a otros políticos europeos un peligro oculto, es decir, deben adherirse estrictamente al principio de una sola China y nunca interferir en la cuestión de Taiwán, que es puramente un asunto interno de China. Esta importancia no puede ser exagerada.


Parece que hoy en día hay más energía cultural en Estados Unidos que en Europa, que hace tiempo que se separó del mito viviente.


El mensaje enviado por la visita de tres días del Ministro de Defensa chino a Rusia es claro. Su recepción -un acontecimiento de alto nivel- estuvo intencionadamente revestida de gran visibilidad. Y en su centro simbólico se encontraba una reunión con el presidente Putin el día de Pascua (ortodoxa) que tuvo consecuencias, tanto por ir mucho más allá de las normas del protocolo, como por producirse el día de Pascua, cuando Putin no trabajaría habitualmente.

Su mensaje clave puede deducirse de las declaraciones formuladas anteriormente por Hu Xijin, ex redactor jefe del diario chino Global Times:

Estados Unidos afirma repetidamente que China se dispone a proporcionar «ayuda militar letal» a Rusia en el actual conflicto de Ucrania«. Pero esa guerra «dura ya más de un año: Y según los cálculos previos de Occidente, Rusia ya debería haberse derrumbado a estas alturas… Y, aunque se supone que la OTAN es mucho más fuerte que Rusia, la situación sobre el terreno no parece ser tal, razón por la cual causa [tanta] ansiedad en Occidente….

Hu Xijin continúa:

Si Rusia sola ya es tan difícil de tratar, ¿qué pasaría si China empezara realmente a proporcionar ayuda militar a Rusia, utilizando sus enormes capacidades industriales para el ejército ruso? [Si] Rusia sola… es más que un rival para el Occidente colectivo. Si [Occidente] realmente obliga a China y a Rusia a unirse militarmente, la cuestión que les atormenta es que Occidente ya no podrá hacer lo que le plazca. Rusia y China, juntas, tendrían el poder de poner en jaque a Estados Unidos.

De esto se trataba esencialmente la visita del ministro de Defensa: Los acontecimientos han avanzado desde que Hu escribió aquel artículo en el Global Times hace unas semanas y, si acaso, los últimos acontecimientos han dado una dimensión adicional a su clarinada de que una unión de manos chino-rusa – militarmente – marcaría un cambio de paradigma.

El reciente acontecimiento de las filtraciones de la Inteligencia estadounidense (así como los informes anteriores de Seymour Hersh) parecen apuntar a un profundo cisma interno en el «Estado permanente» estadounidense:

Unos están convencidos de que la ofensiva de primavera ucraniana es un desastre en ciernes, con importantes consecuencias para el prestigio de Estados Unidos. El contingente neoconservador, por su parte, refuta amargamente este análisis y, en su lugar, exige una escalada mediante una preparación inmediata (armando a Taiwán) contra una guerra estadounidense que se libraría pronto tanto contra China como contra Rusia. Los neoconservadores afirman que el pánico y el colapso rusos podrían producirse en las 24 horas siguientes a un ataque ucraniano.

Para decirlo claramente, el repentino encendido de la fiebre de guerra neoconservadora contra China acaba de hacer lo que Hu previó anteriormente: Ha obligado a Rusia y a China a unirse militarmente, no necesariamente en Ucrania, sino a planificar y preparar la guerra contra Occidente.

A raíz de las filtraciones de Inteligencia, la atención sobre Ucrania en Estados Unidos ha decaído, y ha sido sustituida en ese país por una creciente fiebre de guerra con China.

La prolongada visita a Moscú del ministro de Defensa chino fue la prueba tangible de que ahora, China y Rusia están convencidas de que la perspectiva de una guerra es real, y se están preparando para ella. Putin subrayó el «jointery» (1), entre otras cosas, dando prioridad al refuerzo de la flota rusa del Pacífico y mejorando en general las capacidades navales rusas.

Esto es una locura: Hu dio «en el clavo». Si la OTAN no tiene la capacidad industrial militar para derrotar a Rusia por sí sola, ¿cómo pueden Estados Unidos y Europa esperar prevalecer contra China y Rusia combinadas? La idea parece delirante.

El historiador Paul Veyne, figura imponente de la historia del mundo romano antiguo, se planteó en una ocasión la siguiente pregunta, en su libro: ¿Creyeron los griegos en sus mitos? (2) Todas las sociedades, escribió, se las ingenian para establecer alguna distinción teórica entre «verdad» y «falsedad», pero al final, según él, esto también no es más que otra «pecera», la que nos ha tocado habitar, y no es en absoluto superior, como cuestión de epistemología, a la pecera en la que vivían los antiguos griegos y daban sentido a su mundo, en no poca medida a través de mitos e historias sobre los dioses.

Con respecto al mito del Imperio Romano que alimenta la política exterior estadounidense, la posición de Veyne es profundamente contraria. Porque su afirmación básica es que el imperialismo romano tenía poco que ver con el arte de gobernar, ni con la depredación económica ni con la afirmación del control y la exigencia de obediencia, sino que estaba motivado por el deseo colectivo de crear un mundo en el que los romanos pudieran estar solos, no simplemente seguros, sino imperturbables. Eso es todo.

Paradójicamente, este relato situaría a la «derecha» tradicionalista estadounidense -que se inclina hacia una perspectiva burkeana-buchaniana- más cerca de la «realidad» romana de Veyne que de la de los neoconservadores: es decir, lo que la mayoría de los estadounidenses desean es que se les deje en paz y que estén seguros.

Sí, los dioses y los mitos eran tangibles para los Antiguos. Vivían a través de ellos. El punto aquí es la advertencia de Veyne contra nuestro «perezoso tratamiento» de los antiguos romanos como versiones de nosotros mismos, atrapados en contextos diferentes, sin duda, pero esencialmente intercambiables con nosotros.

¿Creían los griegos en sus mitos? La respuesta breve de Veyne es «no». El espectáculo público de la autoridad era un fin en sí mismo. Era un artificio sin público, como expresión de una autoridad incuestionable. No había ‘esfera pública’, de hecho, no había ‘público’ como tal. El Estado era instrumentalista. Su papel era mediar y mantener al Imperio alineado y en sintonía con estas fuerzas invisibles y poderosas.

Los dioses y los mitos eran entendidos por los Antiguos de una forma que hoy nos resulta casi totalmente ajena: Eran fuerzas energéticas invisibles portadoras de cualidades distintas que a la vez daban forma al mundo y portaban un significado. Hoy en día, hemos perdido la capacidad de leer el mundo simbólicamente: los símbolos se han convertido en «cosas» rígidas.

La implicación del análisis de Veyne es que Roma es falsa como comparación para apoyar el «mito» de la inevitabilidad de la primacía estadounidense: El enfoque «mítico» neocon, por supuesto, se instrumentaliza para convencernos a todos de que la primacía estadounidense está ordenada (¿por los dioses?), y que Rusia es fruta que cuelga baja -una frágil estructura podrida que puede derribarse fácilmente.

¿Creen entonces los neoconservadores sus propios mitos? Bueno, ‘sí’ y ‘no’. ‘Sí’, en el sentido de que los neoconservadores son un grupo de personas que llegan a compartir una visión común (es decir, que Rusia es frágil y dividida), a menudo propuesta por unos pocos ideólogos considerados creíbles. Se trata, sin embargo, de una opinión que no se basa en la realidad. Estos partidarios pueden estar convencidos intelectualmente de que su punto de vista es correcto, pero su creencia no puede ponerse a prueba de forma que pueda confirmarla más allá de toda duda. Simplemente se basa en una imagen del mundo tal y como ellos imaginan que es, o más concretamente, tal y como les gustaría que fuera.

Sí, los neoconservadores creen en sus mitos porque parece que funcionan. Basta con mirar a su alrededor. A medida que los medios de comunicación se han ido descentralizando, digitalizando y algoritmizando, la cultura contemporánea ha forzado a los individuos a formar manadas. No se puede permanecer al margen de este discurso; no se puede pensar fuera de la alimentación de Tik-Toc; da lugar a la formación de una pseudorealidad, escindida del Mundo, y generada con fines ideológicos más amplios.

Dicho claramente, nunca hubo una «esfera pública» en Roma en el sentido moderno y, en el sentido actual, tampoco una «esfera pública» occidental viva. Ha sido anestesiada a través de las plataformas de los medios sociales. El espectáculo público de la autoridad ideológica credencializada neocon (digamos, un Lindsay Graham abogando por la guerra contra China) se convierte en un fin en sí mismo. Una expresión de autoridad incuestionable.

El mito neoconservador de Rusia en la cúspide de la implosión no tiene sentido. Pero es una imagen del mundo tal y como los neoconservadores imaginan que es, o más concretamente, como les gustaría que fuera. Las deficiencias de las fuerzas ucranianas tal y como se detallan en las filtraciones de (su propia) inteligencia estadounidense: Fingen no darse cuenta – convencidos, como explica Foreign Policy, de que, una vez lanzada la esperada ofensiva ucraniana, si «los soldados rusos entran en pánico, provocando la parálisis entre los dirigentes rusos… entonces la contraofensiva tendrá éxito«.

Cuanto más se persiga este análisis delirante, más psicopatía funcional se exhibirá y menos normal se volverá. En resumen, se desciende al delirio colectivo – si no lo ha hecho ya.

Puede que Estados Unidos haya entrado en una fiebre por la guerra (¡por ahora! (veamos cómo dura según se desarrollen los acontecimientos en Ucrania)), pero ¿qué hay de Europa? ¿Por qué Europa buscaría la guerra con China?

Thomas Fazi escribe que:

El llamamiento de Emmanuel Macron para que Europa reduzca su dependencia de Estados Unidos y desarrolle su propia «autonomía estratégica» provocó una pataleta transatlántica. El establishment atlantista, tanto en Estados Unidos como en Europa, respondió de forma típicamente desenfrenada y, al hacerlo, pasó por alto algo crucial:

Las palabras de Macron revelaron menos sobre el estado de las relaciones euroamericanas que sobre las relaciones intraeuropeas.

Sencillamente, la «Europa» de la que habla Macron ya no existe, si es que alguna vez existió. Sobre el papel, casi todo el continente está unido bajo una bandera supranacional, la de la Unión Europea. Pero está más fracturada que nunca. Además de las divisiones económicas y culturales que siempre han asolado el bloque, la guerra de Ucrania ha hecho resurgir una enorme línea de fractura a lo largo de las fronteras del Telón de Acero. La división Este-Oeste ha vuelto con fuerza.

Tanto el final de la Guerra Fría como la adhesión de los países de Europa Central y Oriental a la UE, poco más de una década después, fueron anunciados como el tan esperado » el regreso a Europa » de los países poscomunistas. Se creía ampliamente que el proyecto universalista de la UE suavizaría cualquier diferencia social y cultural importante entre Europa Occidental y Europa Central y Oriental… Un proyecto tan arrogante (y podría decirse que imperialista) estaba destinado al fracaso; de hecho, las tensiones y contradicciones no tardaron en hacerse patentes entre las dos Europas.

La creencia en una cultura europea integral ha sido más una marca de la sensibilidad centroeuropea que del extremo occidental de Europa. Para los orientales no se trataba sólo de Rusia. Se resentían de haber sido apartados de un mundo del que habían sido parte esencial. Sin embargo, cuando el comunismo retrocedió, la cultura europea -tal y como la imaginaban los disidentes- se desvaneció en una Europa acosada por la división y por una guerra cultural impuesta desde el centro que ha intentado a propósito estrangular cualquier intento de revivir las culturas nacionales. Para Milan Kundera y otros escritores como él, no existe una cultura viva en Europa, y su posteridad habita un vacío creado por la desaparición de cualquier valor supremo.

Paradójicamente, la guerra de Ucrania ha reforzado la cultura nacional rusa, pero ha dejado al descubierto la fachada en la UE. Parece que hoy en día hay más energía cultural en Estados Unidos que en Europa, que hace tiempo que se separó del mito viviente.

Traducción nuestra


*Alistair Crooke, es un exdiplomático británico y es el fundador y director del Foro de Conflictos con sede en Beirut, una organización que aboga por el compromiso entre el Islam político y Occidente.

Notas nuestras

(1) “jointery” doctrina fundamentada en la coordinación de actividades y servicios comunes de los tres ejércitos con objeto de economizar gastos, a la par que aumentar su eficacia en términos prácticos, mediante la creación de agencias y organismos autónomos.

(2) ¿Creyeron los griegos en sus mitos? Ensayo sobre la imaginación constituyente de Paul Veyne, Ediciones Juan Granica, 1987, España.

Fuente original: Strategic Culture Foundation

Fuentes Observatorio de Trabajadores en lucha y La haine

Por Wolfgang Münchau director de Eurointelligence.

La UE no está en condiciones de alinearse con Washington frente a Pekín. Sería catastrófico para la economía e insostenible desde el punto de vista político.

He aquí un par de estadísticas dirigidas a todos los académicos, miembros de fundaciones y periodistas ilusos que creen que el poder de la Unión Europea se está desplazando hacia el Este.

Tres de los 27 países que la integran —Alemania, Francia e Italia— representan más de la mitad del PIB de la Unión. Los 11 países del centro y el este de Europa suman poco más del 10%. Además, Alemania, Francia e Italia son los principales socios comerciales de China en la UE. En cuestión de política industrial, el centro de gravedad de los Veintisiete descansa firmemente en el oeste.

El apoyo del presidente de Francia, Emmanuel Macron, a una relación industrial estrecha con China causó estupor a muchos analistas del Reino Unido y Estados Unidos, pero a muy poca gente en Europa occidental. Este es uno de los pocos asuntos en los que el canciller alemán, Olaf Scholz, coincide con Macron. Los franceses no están de acuerdo con la reforma de las pensiones de su presidente, pero sí con su política exterior. Giorgia Meloni, la primera ministra italiana, tampoco es amiga del presidente francés, pero está en el mismo bando que él cuando se trata de China. El país asiático es un gran inversor en Italia.

Basta con fijarse en las relaciones entre la Unión Europea y China desde la posición de las empresas industriales europeas. En pocos años, las compañías se han quedado sin Reino Unido como socio comercial privilegiado. También han perdido a Rusia. No pueden permitirse perder, además, a China. Ciertamente, Europa del Este tiene otras prioridades. La guerra de Ucrania ha dado a sus políticos una presencia en los medios de comunicación que antes les había sido negada. Ellos son los más firmes transatlantistas de la Unión, pero sería un error pensar que hablan en nombre de los Veintisiete. Simplemente, coinciden con la posición de Reino Unido en muchos asuntos.

La pregunta concreta a la que la Unión Europa se enfrentará pronto es si secundar a Estados Unidos, del que depende para su seguridad, en una posición de enfrentamiento con China, o esforzarse por ser más independiente de los estadounidenses, con todas las consecuencias que semejante paso conllevaría.

Se trata de un interrogante perfectamente legítimo. Recuerdo que ya era la gran cuestión cuando se introdujo el euro en 1999. Muchos nos preguntábamos entonces si la Unión Europea debía convertir la moneda común en un instrumento geopolítico como alternativa al dólar estadounidense. No fue así. Por el contrario, el papel del dólar en la política de seguridad estadounidense y mundial se ha reforzado desde entonces. Estados Unidos, por ejemplo, ha desarrollado el instrumento de las sanciones financieras indirectas, que impone a terceros países que incumplen las políticas estadounidenses. Estas sanciones se han convertido en un medio primordial de la política de seguridad.

Pero los europeos han descubierto para su consternación que este es un poder que Estados Unidos no duda en utilizar también contra ellos. La semana pasada, el Gobierno de Joe Biden impuso sanciones a un banco húngaro por sus vínculos con Moscú. Antes había ejercido ese poder para obligar al cumplimiento de sus sanciones sobre el gasoducto Nord Stream 2.

La actual Administración estadounidense también ha promulgado la Ley de Reducción de la Inflación, un programa de subvenciones medioambientales que la Unión Europea considera una medida hostil porque incentiva el traslado de empresas europeas a Estados Unidos. Las elecciones presidenciales de 2024 y el posible regreso de Donald Trump son otros nubarrones en el horizonte. Los europeos son muy conscientes de que tener a Joe Biden en la presidencia estadounidense probablemente sea lo mejor que puede pasar para las relaciones trasatlánticas. La cuestión, por tanto, no es solo si los europeos quieren alinearse con Estados Unidos, sino si un futuro Gobierno estadounidense querrá alinearse con Europa.

Una invasión en toda regla de Taiwán por parte de China nos acercaría a la hora de la verdad en este debate. Está claro que la dependencia europea de Estados Unidos para su defensa restringe su libertad de maniobra. Pero no veo de qué manera la UE puede ponerse totalmente del lado estadounidense en un conflicto total con China por Taiwán. ¿Accedería a congelar las reservas oficiales chinas como hizo el año pasado con Rusia? ¿Y a dejar de invertir en el país asiático? No lo creo. La economía de la Unión no está hecha para unas relaciones al estilo de la Guerra Fría, porque se ha vuelto demasiado dependiente de las cadenas de suministro mundiales.

Como en tantas otras ocasiones, la posición de Alemania podría ser decisiva. Las relaciones con China son también fuente de discordia en la coalición tripartita de Scholz. Los Verdes mantienen una actitud crítica hacia el país asiático. El SPD del canciller simpatiza con la postura más matizada de Macron. Los Verdes opinan que el SPD está repitiendo con China el mismo error que cometió antes con Rusia, al crear nuevas dependencias.

Es un argumento de peso, pero pasa por alto tres realidades: las dependencias ya existen, son grandes y son muy difíciles de evitar. Por ejemplo, China controla la mayor parte del mercado mundial de litio, un metal fundamental para la producción de baterías eléctricas. También tiene prácticamente el monopolio de algunas tierras raras. Rusia disfruta de una sólida posición en el mercado de otros dos importantes metales industriales: el aluminio y el paladio. La industria alemana depende en gran medida de estas materias primas.

Mi predicción es que el grupo de presión alemán prochino saldrá ganador de este debate. El asunto también tiene la capacidad de reavivar la alianza francoalemana. Las relaciones entre Alemania y Francia han tenido sus altibajos; a menudo permanecen latentes durante años, pero cuando de verdad importa, suelen activarse.

La realidad de fondo de la Europa actual es que no puede liberarse fácilmente de su relación con China, de la misma manera que no puede liberarse de Estados Unidos. La Unión Europa necesita a los dos y compaginará sus relaciones con ambos mundos lo mejor que pueda. Los intereses de los núcleos económicos de la vieja Europa serán los que determinarán en última instancia las políticas. No hay cambio de poder.

El único cambio que detecto es que lo que opina Reino Unido de la Unión Europea tiene menos peso que antes.

Wolfgang Münchau es director de www.eurointelligence.com

FUENTE: https://www.eurointelligence.com/column/macron-was-right

Por Rafael Poch de Feliu

En el concurso de dementes que empuja hacia una gran guerra y a la definitiva irrelevancia mundial de la Unión Europea, Polonia juega un papel de vanguardia.

Miroslaw Hermaszewski (1941-2022) fue el primer y, hasta la fecha, único astronauta polaco. En 1978 formó parte de la tripulación de la Soyuz 30 y cumplió misión en la estación orbital soviética Saliut-6. Después de eso, alcanzó el generalato y fue condecorado con la medalla de “Héroe de la Unión Soviética”, la más alta distinción de la URSS raramente concedida a extranjeros. Muchos años después del hundimiento del bloque del Este, en julio de 2013, el jubilado astronauta concedió una entrevista al canal de televisión polaco TVN 24 en la que ofreció detalles desconocidos de su biografía. En Polonia se conmemoraba entonces el setenta aniversario de las “masacres de Volinia” es decir la aniquilación de entre 70.000 y 100.000 civiles polacos a manos del brazo armado de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN), el llamado Ejército Insurgente Ucraniano (UPA). Hermaszewski nació en un pueblo de Volinia llamado Lípniki y tenía dieciocho meses cuando las unidades del UPA llegaron al pueblo una noche de finales de marzo de 1943.

”Asesinaron a 182 personas de nuestro pueblo, entre ellos dieciocho de nuestra familia inmediata, mi abuelo murió de siete golpes de bayoneta en la cabeza”, explicó. El pequeño Miroslaw se salvó de milagro, porque su madre lo tomó en brazos y huyó con él campo a través. “Los bandidos vieron que una mujer corría con un niño en brazos y empezaron a dispararnos”. Uno de ellos les persiguió y disparó a la madre en la cabeza a corta distancia pero falló, solo fue herida en la sien y en la oreja, cayó inconsciente y el niño huyó. (1)

Al día siguiente de aquella entrevista, el parlamento polaco aprobó una resolución sobre las matanzas de polacos del periodo 1942-1945 en Volinia y Galitzia oriental, territorios que habían pertenecido a la segunda república polaca hasta la disolución del estado polaco de 1939, condenando la masacre de “alrededor de 100.000 ciudadanos polacos, hombres, mujeres, ancianos y niños” a manos de los nacionalistas ucranianos de Ucrania Occidental. La resolución consideraba que, “la dimensión organizada y masiva del crimen de Volinia lo caracteriza como una limpieza étnica con aspectos de genocidio”. Al mismo tiempo, el parlamento expresaba su agradecimiento “a los ucranianos que actualmente ayudan a documentar los crímenes y conmemorar a las víctimas”, pese a que el gobierno ucraniano no autoriza excavaciones en los escenarios de las matanzas.

En septiembre de 2016 el parlamento ucraniano, la Verjóvnaya Rada, rechazó las consideraciones de la cámara polaca con cuatro argumentos: 1- que los polacos también mataron ucranianos, 2- que el número de víctimas polacas no pudo exceder los 30.000, porque en aquellos momentos en Volinia no había tanta población, 3- que “está bien establecido” que los perpetradores fueron agentes de la policía secreta soviética disfrazados de combatientes de la OUN /UPA (pese a que desde junio de 1941 la región estaba ocupada por los alemanes y los soviéticos se habían retirado, derrotados) y que 4- evocar este asunto solo sirve a los intereses rusos. (2)

Saco esto a colación para ilustrar el hecho de la complejidad de las relaciones polaco-ucranianas. Polonia ha acogido ejemplarmente a centenares de miles de ucranianos que han huido de la guerra. Es el segundo país de Europa, después de Rusia, que más refugiados ucranianos ha recibido. Polonia es también el país más antiruso y más proamericano del continente. Solo un 2% de los polacos expresan una opinión favorable a Rusia, según una encuesta del Pew Research Center de primavera del año pasado, que también daba un máximo continental de opiniones favorables a Estados Unidos (91%). Esa opinión echa sus raíces muy lejos, en toda una serie de experiencias históricas mutuamente desastrosas y bien conocidas, tanto con el zarismo como durante el estalinismo, cuando centenares de miles de polacos perecieron o fueron deportados por el régimen soviético, y, más en general, en una divergencia histórica, cultural y religiosa con Rusia muy viva.

Entre 1572 y 1791 la elección de los reyes polacos por los nobles, que a veces implicaba a cuarenta mil o cincuenta mil de ellos, fue norma en Polonia. El rey electo estaba atado por el llamado “pacta conventa”, una suerte de contrato que detallaba las obligaciones del rey hacia la nobleza. Si se compara las relaciones de aquella caótica monarquía republicana, nobiliaria y católica, con las de la autocracia ortodoxa moscovita, en las que el “gosudar” (soberano) se definía por atar bien corto a sus boyardos, y donde la nobleza estaba totalmente supeditada a la corte, el contraste entre las culturas políticas de ambos países no puede ser más agudo y da lugar a verdaderas patologías.

Con Putin los polacos rechazaron la mano tendida de Moscú, por ejemplo reconociendo directamente y asumiendo la responsabilidad por las matanzas estalinistas de Katyn. Cuando en abril de 2010 el avión que conducía a la plana mayor del país a un acto conmemorativo de aquellas matanzas se estrelló cerca de Smolensk por obvias negligencias polacas, la nación prefirió ver en la tragedia un atentado ruso pese al cúmulo de evidencias en contra registradas en la caja negra… La extrema beligerancia del gobierno polaco en el actual conflicto es resultado de todo este complejo de experiencias históricas, diferencias y patologías.

Ningún gobierno europeo se ha mostrado más proclive y entusiasta con que la OTAN intervenga abiertamente en la guerra contra Rusia. Los polacos son siempre los primeros a la hora de apoyar el envío de todo tipo de armas, son los terceros que más ayuda militar han prestado a Ucrania, solo por detrás de Estados Unidos e Inglaterra, gastan proporcionalmente mas que nadie en “defensa” y están reforzando su ejército a marchas forzadas junto a su fronteras con Ucrania y Bielorrusia. Según algunas estimaciones muy difíciles de verificar ya hay miles de soldados polacos en Ucrania luchando de forma extraoficial, es decir formalmente licenciados o en excedencia del ejército polaco. Pero lo que importa aquí es retener que en el actual conflicto Polonia tiene sus propios intereses, sus propios motivos, sus propios proyectos, y marca su propio juego. ¿Qué decir del juego polaco? Pues que históricamente ha sido siempre fiel a aquella observación de Balzac, casado con una polaca nacida en Ucrania, que ya en el siglo XIX advertía que “si hay un precipicio, el polaco se tira por el”.

En época moderna, gran parte de Ucrania Occidental perteneció a Polonia desde 1918 hasta 1939, y en épocas anteriores los polacos dominaron enormes zonas de la actual Ucrania. En el siglo XVI se creó la llamada “República de las dos naciones” formada por el reino de Polonia y el Gran Ducado de Lituania. Duró hasta finales del XVIII y dominó, además de sus dos matrices, los territorios de Bielorrusia, gran parte de las actuales Estonia, Letonia y Ucrania, y zonas de la Rusia meridional. En aquella época la influencia polaca y sus ejércitos llegaron a Moscú, enviaron a Varsovia enjaulado al zar de Rusia, donde fue ejecutado, e incluso impusieron un breve zar en Moscú, en lo que en la historia rusa se conoce como “época turbulenta”. Aquella “gran Polonia” se extendía por casi un millón de kilómetros cuadrados y dejó en Varsovia y Cracovia un recuerdo de grandeza que siempre ha sido muy difícil compaginar con las realidades de una nación obligada a convivir con los tres colosos de su entorno: Prusia, Austria-Hungría y Rusia. Llevarse mal con todos ellos equivalía a una sentencia de muerte, pero eso es, precisamente, lo que hicieron los polacos: tirarse por el precipicio de Balzac y pagar por ello el correspondiente precio.

Entre la destrucción de la vieja república polaca, en 1795 y el fin de la Primera Guerra Mundial, en 1918, el estado polaco dejó de existir. Fueron 123 años, cinco largas generaciones en los que Polonia solo conoció el dominio extranjero y la opresión política de prusianos, rusos, y austro-húngaros. En esa larga travesía del desierto, los polacos se metieron en un avispero de múltiples hostilidades; en Rusia contra los lituanos, en Austria /Hungría contra los ucranianos de Galitzia oriental y contra los checos, y en la mayoría de las ciudades polacas contra los judíos cuyo sionismo militante levantaba cabeza. Luchar contra todos, sin calcular las propias fuerzas y las del adversario, es una vieja tradición polaca. Una doble hostilidad geopolíticamente suicida, contra alemanes y rusos, dictó su segunda gran extinción como estado en 1939, con el pacto Molotov/Ribbentrop y el enésimo reparto territorial y maltrato del país, ahora entre Alemania y la URSS.

La gran Polonia/Lituania de los siglos XVII y XVIII

¿De donde viene esa predisposición nacional al suicidio? La primera estrofa de su himno nacional, “Jeszcze Polska nie zginela” (“Polonia aún no ha muerto”), la proclama con orgullo. Norman Davies, el principal historiador británico de la nación, cuya obra rezuma simpatía hacía esa actitud polaca, la explica como virtud al observar que “todos los principales países europeos pasaron por la experiencia romántica, pero en Polonia fue particularmente intensa. Se puede pensar que ofreció el elemento principal de su cultura moderna”. (3) Sea como fuere, los polacos están regresando ahora a sus típicos delirios nacionales a propósito de la guerra de Ucrania. En el centro de esos delirios la idea de recrear la gran Polonia del Mariscal Pilsudski.

En los años veinte el caudillo polaco Jósef Pilsudski, rescató la tradición de grandeza imperial de aquella República aristocrática polaca de los siglos XVII y XVIII para formular su proyecto de federación desde el Báltico hasta el Mar Negro bajo liderazgo polaco, el llamado Miedzymorze o Intermarium. Aquel espacio entre los dos mares estaba enfocado a la disolución de Rusia, primero en su encarnación zarista/imperial y luego soviética. En su actual Constitución (1997), Polonia se declara sucesora de “las mejores tradiciones” de aquella primera república, bajo la cual los campesinos ucranianos estuvieron sometidos al doble yugo de los latifundistas polacos y del catolicismo. Desde la disolución de la URSS y la integración de Polonia en la Unión Europea, la idea de una “tercera Europa” liberada de lo que el primer ministro Mateusz Morawiecki describe como “dictadura franco-germana” de la UE, está presente en la mentalidad de la derecha polaca y encaja con los intereses de Washington en el continente.

En un artículo publicado el 26 de marzo por la revista Foreign Policy, Dalibor Rohac, un autor neocón del “American Enterprise Institute” evocaba la conveniencia de un nuevo Intermarium, una unión polaco-ucraniana que contenga a Rusia y desbarate definitivamente al competidor europeo. “Ambos países”, decía, “se enfrentan a amenazas de Rusia, Polonia forma parte de la UE y de la OTAN, así que si formaran un estado federal o confederal común con una misma política exterior y de defensa, Ucrania se integraría inmediatamente en la UE y en la OTAN” “Se formaría así el mayor país de la UE (segundo en población tras Alemania) y su primera potencia militar, ofreciendo un contrapeso más que adecuado al tandem franco-alemán. Para Estados Unidos sería una forma de asegurar el flanco oriental de Europa frente a la agresión rusa a cargo de un país con una comprensión muy clara de la amenaza de Rusia”, decía. El precedente de la reunificación alemana, en la que la RFA engulló a la RDA, “demuestra que tal operación es posible si hay voluntad política”, señalaba el articulista, dejando caer de paso el detalle de que de esa forma, Estados Unidos podría desentenderse del coste de la reconstrucción de Ucrania, lastre que recaería íntegramente en el club del cual Kíev ya sería miembro… La guinda del artículo era la frase con la que concluía y que resume tanto las intenciones de Washington como las ambiciones de Varsovia: “El futuro de Ucrania es demasiado importante como para dejarlo en manos de Bruselas, París y Londres”. (4)

El 5 de abril el diario polaco Rzeczpospolita recogió la idea en un artículo del politólogo Tomasz Grzegorz Grosse de la Universidad de Varsovia, titulado, Reconstruyamos la República de Polonia, esta vez con Ucrania. (5) Se trata de, “construir un sistema de seguridad sólido en Europa central-oriental” que haga posible “una mayor intervención de Estados Unidos en el Pacífico” contra China, escribía el autor. “También los expertos polacos aconsejan la reconstrucción de la histórica República de las dos naciones, profundizando la cooperación entre los países de nuestra región, al principio principalmente polacos y ucranianos”, decía.

El mismo día de la publicación del artículo, el Presidente Zelenski realizaba su primera visita oficial a Polonia, donde fue condecorado con la orden polaca del “Águila blanca” y declaró la “amistad por los siglos” entre Polonia y Ucrania. “Entre los dos países no debe haber fronteras políticas, económicas ni sobre todo históricas”, dijo el Presidente ucraniano en lo que parecía una velada referencia a las matanzas de polacos en Volinia y Galitzia de los años cuarenta. Pocos días después, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki visitaba Washington, reclamando el liderazgo de la “tercera Europa” para su país: “Polonia quiere convertirse en la base de la seguridad europea. Nuestros vecinos de Occidente fueron los primeros en cometer el gran error de una estrecha cooperación energética con Rusia, y ahora su posición hacia Ucrania no es la misma de Estados Unidos o de Polonia”, dijo en abierta referencia a las últimas declaraciones de Emmanuel Macron contra el “vasallaje” europeo realizadas a su regreso de la visita oficial a China. “Los aliados de Europa occidental y Estados Unidos no pueden o no quieren armar y entrenar suficientemente a las tropas ucranianas para lograr una victoria espectacular”, decía Tomasz Grzegorz Grosse en el mencionado artículo. “Somos la piedra angular perfecta de las relaciones europeo-estadounidenses”, proclamó Morawiecki en Washington, criticando a “aquellos líderes europeos que quieren un alto el fuego rápido en Ucrania, prácticamente a cualquier precio”.

Polonia se está convirtiendo en un nudo de concentración de tropas junto a Bielorrusia y Ucrania”, dice en Moscú Konstantín Zatulin, vicepresidente del comité para las relaciones con el entorno ex soviético de la Duma de Rusia. Según fuentes de la inteligencia de Estados Unidos citadas por el periodista Seymour Hersh en su último artículo, en Polonia y Rumanía hay dos brigadas aerotransportadas, la 81 y la 101, es decir veinte mil soldados de Estados Unidos, perfectamente preparadas para una intervención militar en Ucrania, sin que se sepa cuál es el plan y el objetivo de la Casa Blanca en esta guerra. (6) La respuesta rusa a esa tendencia ha sido el anuncio de desplegar armas nucleares tácticas en Bielorrusia, bajo estricto control ruso, el mismo estatuto que rige la presencia de esas mismas armas americanas en Turquía, Bélgica, Holanda, Italia y Alemania para torear los artículos 1 y 2 del acuerdo de no proliferación nuclear.

En el concurso de dementes que nos empuja hacia una gran guerra y a la definitiva irrelevancia mundial de la Unión Europea, Polonia ya está jugando un papel de vanguardia.

Notas

(1)Hermaszewski wspomina historie swojej rodziny podczas rzezi wolynskiej / Hermaszewski recuerda la historia de su familia durante la masacre de Volinia, en :ONET Wiadomosci,11 de julio de 2013.

(2) Citado por Nicolai N. Petro, 2023; The Tragedy of Ukraine.

(3) Davies en Hearth of Europe: A short History of Poland, 1984.

(4) It’s Time to Bring Back the Polish-Lithuanian Union (foreignpolicy.com)

(5) Tomasz Grzegorz Grosse: Odbudujmy Rzeczpospolitą. Tym razem z Ukrainą – rp.pl

(6) Seymour Hersh, Trading with the enemy.