La Visión del Washington Post

CARBIS BAY, Inglaterra – Cuando los líderes del Grupo de los Siete concluyeron su cumbre de tres días aquí el domingo, el presidente Biden dijo que los gobiernos democráticos enfrentan un desafío definitivo: demostrar que pueden superar pruebas como las crisis de salud global y el cambio climático mejor que las autocracias como China. y Rusia.

“Creo que estamos en una competencia, no con China per se, sino una competencia con autócratas, gobiernos autocráticos de todo el mundo, sobre si las democracias pueden competir con ellos en un siglo XXI que cambia rápidamente”, dijo Biden a los periodistas durante la primera conferencia de prensa de su primer viaje al extranjero como presidente.

Señaló a China y Rusia para la reprobación después de trabajar aquí para reclutar aliados de Estados Unidos en lo que ha calificado repetidamente como la batalla existencial del siglo XXI.

El tema no es nuevo para Biden, quien vuelve a él con frecuencia y ha utilizado varios momentos clave de su presidencia para delinear lo que él ve como la lucha generacional entre naciones democráticas y autocráticas.

La cuestión de cómo lidiar con China genera divisiones, y aunque los líderes occidentales han criticado el trato de Pekín a los uigures en Xinjiang, en reuniones informativas con reporteros durante la cumbre, quedó claro que había tensiones sobre el lenguaje que el grupo debería adoptar.

Biden instó a los líderes de las naciones industrializadas del G-7 a adoptar una postura pública más dura y enfrentar a China por su uso del trabajo forzoso. Pero algunos líderes, incluidos los de Alemania, Italia y Japón, se han mostrado reacios a enfrentarse a China con demasiada fuerza.

“Reconocemos el derecho de China a ser una economía importante”, dijo el domingo el primer ministro italiano, Mario Draghi, “pero nos preguntamos cómo lo hace China”.

Altos funcionarios estadounidenses en reuniones informativas con periodistas enfatizaron que la Casa Blanca estaba tratando de ofrecer un enfoque que era más zanahoria que palo al presentar al mundo una alternativa más atractiva que el enfoque de China.

Biden pide al G-7 que adopte una línea más dura con China, pero no todos los aliados están entusiasmados

En el comunicado de clausura de la cumbre emitido el domingo, los líderes del G-7 anunciaron que crearían una financiación alternativa a la masiva “Iniciativa de la Franja y la Ruta” de China, un programa de infraestructura de un billón de dólares centrado en el mundo en desarrollo.

También dijeron que trabajarían juntos para desafiar las “políticas de no mercado” de China, y pidieron a Beijing que respete los derechos humanos en Xinjiang y Hong Kong, presionaron por una mayor transparencia sobre los orígenes del coronavirus y expresaron su preocupación por las tensiones en Taiwán. Estrecho y Mar de China Meridional.

El lenguaje no llegó a una condena explícita de las prácticas de derechos humanos de China.

Sin embargo, Pekín se ha irritado por el nuevo enfoque del grupo en el país. “Los días en que las decisiones globales eran dictadas por un pequeño grupo de países han quedado atrás”, dijo el domingo un portavoz de la embajada china en Londres. “Siempre creemos que los países, grandes o pequeños, fuertes o débiles, pobres o ricos, son iguales y que los asuntos mundiales deben ser tratados mediante consultas por todos los países”.

Los líderes del G-7 también aprobaron un impuesto mínimo global a las corporaciones multinacionales y se comprometieron a donar mil millones de dosis de vacunas a los países más pobres. Biden insinuó que Estados Unidos podría hacer otra donación sustancial de dosis el próximo año.

El primer ministro británico, Boris Johnson, rechazó las críticas de que la promesa de vacunación del G-7 no fue lo suficientemente lejos. El ex primer ministro Gordon Brown ha dicho que se necesitan 11 mil millones de dosis.

“Vamos a toda velocidad y estamos produciendo vacunas lo más rápido que podemos”, dijo Johnson.

Biden imploró a China que permita a la comunidad internacional acceder a los laboratorios en Wuhan, la ciudad donde se detectó el coronavirus en diciembre de 2019. Biden dijo que no ha llegado a una conclusión sobre si el coronavirus se propagó a partir de una fuga de laboratorio o de animales, pero dijo transparencia. es fundamental para prepararse para futuras pandemias.

“Tenemos que tener acceso”, dijo. “El mundo tiene que tener acceso”.

Biden, en medio de su viaje de ocho días por tres países al extranjero, voló al extranjero decidido a demostrar liderazgo en el escenario mundial y, a su vez, competencia y mando en casa.

Salvo por la logística del coronavirus (distanciamiento social, máscaras faciales esporádicas, pruebas rigurosas para la delegación de EE. UU.), Quizás la parte más llamativa de la primera cumbre del G-7 en la era posterior a Trump fue su pura normalidad, e incluso el guión suave que sustentaba a la mayoría. de los procedimientos.

Atrás quedaron las amenazas de volver a invitar a Rusia al grupo o de retirarse de la OTAN, señas de identidad de la diplomacia combativa favorecida por el expresidente Donald Trump.

Sin embargo, la sombra de Trump persiste, ya que los líderes habían presenciado la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de los Estados Unidos y eran plenamente conscientes de que otra figura populista, de izquierda o derecha, podría salir victoriosa fácilmente en 2024.

¿Cuáles son los temas clave en juego en la cumbre del G-7?

El mensaje de Biden, que entregó repetidamente a las tropas estadounidenses al llegar a Gran Bretaña el miércoles, al presidente francés Emmanuel Macron en la pintoresca bahía de Carbis el sábado, a los periodistas el domingo, fue “Estados Unidos ha vuelto”. Los líderes europeos lo recibieron con una mezcla de escepticismo y alivio.

Biden también usó el viaje para reafirmar su estilo de diplomacia personal , reavivando las relaciones que cultivó durante años como senador y vicepresidente, y pasando tiempo a solas con líderes como Johnson y Macron, a quienes conoce menos.

Los líderes utilizaron sus tres días en Cornualles, una parte pintoresca pero sorprendentemente pobre del país, para discutir desafíos como el coronavirus y el cambio climático.

Estados Unidos dijo que contribuiría con 500 millones de dosis de la vacuna Pfizer-BioNTech, la mitad del compromiso de vacunación del grupo con las naciones más pobres. El esfuerzo, que algunos expertos en salud describieron como un comienzo alentador pero insuficiente para controlar la pandemia a nivel mundial, ayudará a contrarrestar las acusaciones de un “apartheid de vacunas”, en el que un pequeño grupo de naciones ricas acumula dosis y obtiene mejores resultados que los países más pobres.

El domingo por la tarde, Biden viajó al Castillo de Windsor, a unas 25 millas al oeste de Londres, para tomar el té con la reina Isabel II.

Biden, de 78 años, dijo a los periodistas después que la monarca de 95 años le recordaba a su madre.

“No creo que se sienta insultada, pero me recordó a mi madre, su mirada y su generosidad”, dijo.

Biden continuará su viaje a Bruselas para una cumbre de la OTAN y una reunión de la Unión Europea esta semana, antes de terminar su viaje con un encuentro de alto riesgo el miércoles con el presidente ruso Vladimir Putin .

Parker informó desde Cardiff, Gales, Pager desde Washington y Hudson desde Bruselas. Anne Gearan en Cardiff contribuyó a este informe.

https://www.washingtonpost.com/world/europe/queen-elizabeth-biden-g7/2021/06/13/078574de-c7cf-11eb-8708-64991f2acf28_story.html

(AP Photo/Kirsty Wigglesworth)

Turquía es un estado “decisivo” no sólo para la geopolítica de EEUU, sino también para la de Rusia en el Asia Occidental y en Europa del Este. Un estado que se caracteriza por su “política oscilante” y por su voluntad de autonomía estratégica. Probablemente esto tenga que ver con su historia, su cultura y el espacio geográfico que ocupa. Por eso, en mi opinión Turquía no terminará integrándose o sometiéndose a la geoestrategia de algunas de las potencias, porque perdería lo más preciado que tiene o pretende, su autonomía estratégica. En su juego oscilante, trata de obtener ventajas para sus intereses, sin quedar “presa” de ninguna de las potencias. Por eso no termina siendo un aliado estratégico y mucho menos fiable. Juego peligroso que hay que saber jugarlo, que puede encontrar límites, y en un momento te hagan pagar “altos intereses”. Antonio M. Mitre Colaborador de Dossier Geopolitico

ESTADOS UNIDOS RECLAMA A TURQUÍA PARA LA ALIANZA OCCIDENTAL

M.K.Bhadrakumar asia Time 

Menos de cuarenta y ocho horas separan la reunión del presidente estadounidense Joe Biden con su homólogo turco Recep Erdogan en Bruselas de su cumbre con Vladimir Putin en Ginebra el 16 de junio.  En el medio cae la sombra de la cumbre de la Organización de Seguridad del Atlántico Norte (OTAN). Esto es simplemente exquisito en lo que respecta a la planificación de actividades secuenciales en la diplomacia.

Las reuniones de Biden en Bruselas y Ginebra son, posiblemente, las ‘bilaterales’ más importantes que tendrá en todo este viaje de 8 días a Europa. Ambos eventos tienen variables pero su correlación no está en duda.   

La mayoría de los problemas que figurarán en la reunión de Biden con Erdogan están relacionados con Rusia. Incluso cuando algunos asuntos entre Estados Unidos y Turquía no conciernen directamente a Rusia, sí afectan los intereses vitales de Rusia. 

La ventaja es para Biden en la medida en que la química personal entre Erdogan y Putin ya no es la que solía ser. Las relaciones turco-rusas están plagadas de crecientes fricciones en varios frentes. 

Por otro lado, la importancia de Turquía como un ‘estado decisivo’ en la estrategia regional de EE. UU. ha aumentado drásticamente, incluso cuando las tensiones entre EE. UU. y Rusia se dispararon en los últimos meses. La apertura diplomática de la administración Biden a Turquía debe evaluarse desde esa perspectiva. 

Sin duda, existen grandes diferencias en la relación Turquía-Estados Unidos. Ambas partes tienen una larga lista de problemas. Pero lo bueno es que las dos partes son realistas y están dispuestas a centrarse en áreas donde la asociación es posible. Ambos sienten la urgencia de enmendar su relación. 

Biden y Erdogan se conocen bien y su conversación privada puede ayudar a pasar una nueva página en la relación. Posiblemente, apuntarán a una relación relativamente alcanzable. En resumen, gestionar las diferencias y reactivar la asociación: ese será el leitmotiv de la reunión Biden-Erdogan el próximo lunes. 

Las diferencias son de tres categorías: políticas, geopolíticas y personales. En la parte político-personal, el meollo del asunto es que Erdogan desconfía profundamente de las intenciones de Estados Unidos hacia Turquía y él personalmente. La génesis de este alejamiento se remonta a la administración Obama y resulta que Biden está asociado con él. 

La forma en que la administración Obama convenció a Erdogan, que era un amigo cercano de la familia del presidente sirio Bashar al-Assad, para que se uniera al proyecto de cambio de régimen de Estados Unidos en Siria y posteriormente se desvinculó del proyecto, dejando a Turquía en la estacada, trastornó profundamente a Ankara. . 

Mientras tanto, la política de Estados Unidos de ayudar a una facción de kurdos sirios, las YPG, comenzó bajo la administración de Obama, en 2014, e inevitablemente ha sido una bomba de relojería desde entonces.

La contradicción estratégica fue simplemente demasiado para que Turquía la aceptara: que Estados Unidos se vinculó directamente a una organización terrorista que durante mucho tiempo ha luchado contra una insurgencia contra otro aliado de la OTAN. 

Si eso no fuera lo suficientemente malo, el fallido intento de golpe de 2016 para derrocar a Erdogan asestó un duro golpe a la relación turco-estadounidense. Turquía sospecha que Obama apoyó el intento de golpe y culpó a Estados Unidos por albergar al predicador islamista Fetullah Gulen. Washington simplemente se echó atrás cuando los turcos solicitaron la extradición de Gulen. 

Basta decir que los esfuerzos de Erdogan durante los últimos cinco años para fortalecer la autonomía estratégica de Turquía, desarrollar relaciones con Rusia y trabajar para consolidar a Turquía como una de las grandes potencias de la región, caen en perspectiva.

En el plano geopolítico, han surgido muchos problemas derivados de las políticas exteriores independientes de Erdogan en los últimos años, pero el problema que ha abierto una brecha entre Estados Unidos y Turquía es, principalmente, la compra por parte de Turquía del misil ruso S-400. sistema. 

A menos que Turquía dé marcha atrás en el acuerdo de misiles S-400 con Rusia, Washington y Ankara están discutiendo algún tipo de fórmula mutuamente aceptable, como el despliegue del sistema de misiles bajo el control de Estados Unidos en la base aérea de Incirlik en el sur de Turquía, sin ninguna participación rusa. en su operación y mantenimiento. 

Según los informes, Turquía ha dado una garantía por escrito a la administración de Biden de que no activará el sistema de misiles. Este ingenioso compromiso podría abrir un camino para el levantamiento de las sanciones de Estados Unidos contra Turquía bajo CAATSA, lo que reactivaría la participación turca en la fabricación de piezas para el caza furtivo F-35 de Lockheed Martin y daría seriedad a la relación general. Esta reconciliación bien podría ser un resultado clave de la reunión de Bruselas.

Si se puede superar el obstáculo del S-400 que asedió las relaciones turco-estadounidenses en los últimos años, Rusia sufrirá un revés importante en sus estrategias regionales en todos los ámbitos, y Putin personalmente se arriesga a perder el prestigio justo antes de su cumbre con Biden, ya que el cambio en las relaciones entre Rusia y Turquía en los últimos años fue un logro personal de Putin.

Sin duda, con el respaldo de Estados Unidos, se puede esperar que Turquía vuelva a un papel que desempeñó hábilmente en la era de la Guerra Fría como la vanguardia de las estrategias occidentales contra Rusia. Más aún, por primera vez en su historia, la OTAN puede consolidar su presencia en el Mar Negro. Por supuesto, con el respaldo de Turquía, Ucrania puede hacer retroceder a Rusia con una nueva confianza.

En general, será un cambio de juego para la diplomacia regional de EE. UU. en el patio trasero del oeste y suroeste de Rusia. Curiosamente, inmediatamente después de la reunión con Biden, Erdogan, en un movimiento simbólico, se dirigirá al sur del Cáucaso para visitar los territorios en Nagorno Karabaj que Turquía ayudó a conquistar Azerbaiyán en los últimos meses.

Basta decir que la geopolítica de las regiones que rodean a Turquía se encuentra en un punto de inflexión. Estados Unidos tiene una necesidad urgente de que Turquía participe en su estrategia para contrarrestar a Rusia en toda la región que se extiende desde el Cáucaso y el Mar Negro hasta Ucrania y Polonia, además de Asia occidental propiamente dicha. Turquía es potencialmente el mejor socio regional en los esfuerzos de Estados Unidos para contener a Rusia e Irán.

Más importante aún, la cooperación de Turquía es fundamental para contrarrestar la creciente proyección de fuerza de Rusia en el Mediterráneo, donde Estados Unidos ha estado estableciendo nuevas bases últimamente. Turquía y EE. UU. también tienen una congruencia de intereses en mantener a Rusia fuera de Libia (que la OTAN visualiza como la puerta de entrada para sus futuros planes de expansión en África). 

Del mismo modo, Washington y Ankara están negociando un acuerdo para el despliegue de tropas turcas para garantizar que el aeropuerto de Kabul permanezca operativo y accesible para los países de la OTAN incluso después de la retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán, que se espera el próximo mes. 

El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, dijo el lunes que Turquía está dispuesta a emprender la misión si recibe apoyo financiero, logístico y político de sus aliados de la OTAN. Esto promete ser un paso importante en el fomento de la confianza entre Estados Unidos y Turquía. 

Una vez más, queda por ver qué papel puede desempeñar Turquía en Asia central para promover los intereses de Estados Unidos. Curiosamente, justo antes de partir hacia Bruselas, Erdogan recibe al recién elegido presidente de Kirguistán, Sadyr Japarov, quien tiene la reputación de ser un gobernante nacionalista y autoritario acérrimo. Kirguistán es un país pobre con pocos recursos pero limita con China.

Evidentemente, Erdogan también está bajo presión interna, ya que la popularidad de su partido cayó últimamente y la economía turca está en mal estado, y el descontento público es palpable. Turquía también ha perdido la confianza entre sus amigos y aliados tradicionales. Las relaciones de Turquía con la UE están estancadas y con Grecia y Francia bajo tensión. 

Dicho todo esto, Erdogan simplemente no puede permitirse una reunión inconclusa con Biden. La estrategia de Erdogan será promover a Turquía como el mejor socio regional de Estados Unidos. Ha mostrado voluntad de actuar en contra de los intereses rusos. Erdogan recibió a los líderes de Georgia, Polonia y Ucrania, todos en desacuerdo con Rusia, en rápida sucesión desde abril. 

Erdogan ha prometido su pleno apoyo a la propuesta de Georgia de unirse a la OTAN, selló un contrato de drones con Polonia y expresó su apoyo total a Ucrania en su enfrentamiento con Rusia. Además, Turquía participó activamente en los ejercicios Steadfast Defender de la OTAN en Rumanía a finales de mayo. 

No se equivoquen, Erdogan está buscando tiempo para extender su gobierno por otros cinco años después de las próximas elecciones previstas en 2023. Y necesita el apoyo de Biden. Erdogan es un líder experimentado, al igual que Biden. No debería sorprendernos si encuentran puntos en común a pesar de los numerosos desacuerdos entre Washington y Ankara.

Entrevista a nuestro socio europeo de Dossier Geopolitico en Sputnik, Tiberio Graziani, presidente de Vision & Global Trends.

El presidente ucraniano presentó al parlamento el proyecto de ley sobre los pueblos indígenas de Ucrania. Los millones de rusos que aún viven en el territorio del país no fueron incluidos en esta lista.Según el proyecto de ley elaborado por Zelensky, un pueblo indígena se considera “una comunidad étnica indígena que se formó en el territorio de Ucrania, es portadora de una lengua y cultura originales, tiene órganos tradicionales, sociales, culturales o representativos, es consciente de sí mismo como pueblo indígena de Ucrania, constituye una minoría étnica en su población y no tiene su propia educación estatal fuera del país ”.Además, el documento también enumera los pueblos indígenas de Ucrania en Crimea: los tártaros de Crimea y los pueblos turcos Karaite y Krymchaki de fe judía.Los pueblos indígenas tienen derecho a la libre determinación, igual protección jurídica, su condición política en el marco de la Constitución y las leyes del país, la definición de sus símbolos nacionales, así como el libre desarrollo económico, social y cultural.¿Cuál es la causa de este pasaje de Zelensky y qué consecuencias tendrá? Para hablar de ello, Sputnik Italia se puso en contacto con Tiberio Graziani, presidente de Vision & Global Trends.

-Dr. Graziani, los rusos son el segundo grupo étnico más grande de Ucrania (alrededor de 8 millones de personas). No obstante, el presidente de Ucrania, Vladimir Zelensky, presentó el proyecto de ley sobre “pueblos indígenas” al Parlamento de Ucrania, excluyendo a los rusos de esta categoría. En su opinión, ¿cuál es la causa de este paso? ¿Y por qué Zelensky está haciendo este movimiento ahora?-El tema es muy amplio. Incluso en la brevedad de una entrevista, son necesarias algunas aclaraciones. Más allá de esta cuestión concreta que afecta a las poblaciones que actualmente habitan Ucrania, de hecho, el tema de la ciudadanía –que es puramente político– como la más generalizada de las características que connotaría la identidad de los pueblos se replantea, incluso con fuerza, en historia, siempre que la situación internacional se vea alterada por cambios geopolíticos. Los cambios de orden geopolítico afectan generalmente la redefinición de fronteras, la creación de nuevas entidades estatales, el reposicionamiento de los estados en nuevas alianzas políticas, económicas y militares, el nacimiento de nuevas esferas de influencia y también el movimiento y migración de poblaciones enteras. Tal como lo conocemos,contención / retroceso / reducción de la esfera de influencia de la Rusia actual. Este proceso, esta “marcha hacia el este” de Occidente no parece haber terminado todavía, a pesar de que todo el sistema internacional se ha enriquecido en los últimos años con nuevos actores globales.

Ahora, en el caso en cuestión, la no mención de la minoría rusa entre los pueblos “indígenas” de Ucrania podría constituir un requisito legal para limitar efectivamente el desarrollo cultural y la participación política de los ciudadanos ucranianos de origen ruso. El proyecto de ley de “pueblos indígenas” parece insertarse, al mismo tiempo, ambos en ese proceso del que hablábamos antes, ya que tiende a limitar, disimular y descuidar el componente ruso en la sociedad ucraniana actual, asumiendo implícitamente que los rusos de Ucrania constituiría una “quinta columna” de la Federación de Rusia en territorio ucraniano, y en el proceso de construir una identidad nacional de la Ucrania postsoviética más acorde con los llamados dictados “occidentales”.En filigrana, el proyecto de ley parece ser un dispositivo legal destinado a construir una nueva identidad como la columna vertebral del estado ucraniano, más que un decreto destinado a salvaguardar a las minorías y los pueblos indígenas.

-¿Está de acuerdo con la interpretación del presidente ruso Vladimir Putin de que “la división de las personas en indígenas, no indígenas y otras categorías es similar a la política de la Alemania nazi? ¿Cómo se puede distinguir al “verdadero ucraniano” del que no encaja en este grupo?-En realidad hay similitudes con las políticas implementadas por el nacionalsocialismo, pero el panorama es completamente diferente. Solo para decir, el Tercer Reich no se escondió detrás de una fachada “democrática”. Las discusiones sobre el “verdadero ucraniano”, si continúan en el debate jurídico y político, podrían provocar circuitos políticos y culturales poco manejables: se corre el riesgo de entrar en áreas irracionales, en una espiral difícil de romper. Sin embargo, Putin tiene razón cuando dice que el estado ucraniano es una consecuencia del período soviético.

-¿No crees que tal actitud empujará inevitablemente a cientos de miles o incluso a millones de habitantes de Ucrania (no solo a los rusos sino también a los moldavos, los húngaros y los polacos) a marcharse para no ser considerados personas de segunda?-Existe este riesgo, así como el riesgo de que los gobiernos de los estados, ya pertenecientes a la esfera de influencia soviética, puedan emitir, siguiendo el ejemplo de Kiev, arreglos legales similares destinados a ocultar la presencia “civil” de las diásporas rusas. presente allí u otras minorías. El proyecto de ley en este caso actuaría como un disuasorio.

-¿Es esto una pura violación del derecho humanitario? ¿Cómo reaccionará o debería reaccionar la comunidad internacional ante esta norma legislativa?-Cada vez que se toca el tema de la identidad de un pueblo, se entra, al menos por antítesis, en la dialéctica, el contraste entre los derechos de los pueblos y los del hombre. No creo que la llamada comunidad internacional reaccione. Realmente debería hacerlo, ¡al menos pro forma!-En su opinión, ¿cómo afectará el proyecto de ley y la posible adhesión de Ucrania a la OTAN a las relaciones entre Rusia y Ucrania que, como sabemos, están lejos de ser ideales?– Es probable que el proyecto de ley no facilite las relaciones entre los ucranianos “reales” y los de origen ruso. Como es igualmente probable que este decreto, implícitamente anti-ruso, vaya en la dirección de tranquilizar a los países miembros de la OTAN sobre la vocación transatlántica de la actual Ucrania, de cara a una futura adhesión.Sin embargo, en referencia a la OTAN, esta última asigna a Ucrania el papel de cabeza de playa lanzada contra la Federación de Rusia. Así lo atestiguan los diversos ejercicios conjuntos, aunque en el marco de operaciones multilaterales.

-¿Prevee un enfrentamiento armado con Rusia, dada la actividad militar extranjera en Ucrania que estamos notando en los últimos meses?– La afirmación sobre la “autodeterminación de los pueblos” contenida en el proyecto de ley es un acto tanto explícito como, en mi opinión inconsciente, de fe en los principios universalistas del presidente estadounidense Wilson, es decir, el presidente que inauguró American compromiso en el Viejo Continente tras la Primera Guerra Mundial.La autodeterminación de los pueblos, de hecho, más allá de la retórica “libertaria”, en su aplicación práctica, ha sido utilizada ingeniosamente para crear fracturas dentro de las entidades geopolíticas multinacionales por parte de los propios EE. Un último ejemplo en orden cronológico de la teorización de este principio y de su aplicación lo da el proyecto del Gran Medio Oriente, donde la fragmentación a lo largo de las divisiones etnoculturales y confesionales ha convertido al Cercano y Medio Oriente en un polvorín.La exacerbación que podría producirse entre los distintos grupos etnoculturales presentes en Ucrania con la introducción del DDL, junto con la militarización del país en función antirrusa, esclavizaría aún más a Kiev a las indicaciones provenientes de Washington.

Los ucranianos, en lugar de aprovechar al máximo su posición geográfica, un verdadero puente entre la Federación de Rusia y el resto de Europa occidental, por ejemplo en el contexto de la neutralidad armada, podrían ser sacrificados en el enfrentamiento político, económico e incluso militar entre OTAN y Federación de Rusia.

15 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO:

Carlos Pereyra Mele director de Dossier Geopolítico, inicia la columna del Club de La Pluma de esta semana preguntándose si la ola movilizadora que avanza por Suramérica llegará a Perú con el triunfo de Castillo y el de las mayorías populares, derrotando este domingo a la neoliberal Fujimori, mientras nos recuerda que esta rebelión social y política condena a los partidos tradicionales de los últimos 30 años, como en Colombia, Ecuador y en Chile, donde tanto la izquierda como la derecha han sido castigadas por ser continuistas del régimen de Pinochet.

Sobre Brasil, nos habla de su economía en crisis severa, que ha pasado de ser industrialista a ser primaria, de los conflictos internos en el ejército, de la caída de la popularidad de Bolsonaro y del derrumbe de sus pilares internacionales: Trump y Netanyahu. Sobre Colombia reafirma que el pueblo no ha sido doblegado, que ese gobierno no tiene más respuesta que la represión salvaje y criminal y que tal violencia no engendrará ni acuerdos ni soluciones. Solo traerá más desgracia y dolor. Y enfatiza que la crisis del sistema es muy profunda en la región, sin visos de remitir, a pesar del blindaje informativo de los grandes medios y a pesar del apoyo de la U.E. a Uribe a Piñera y a sus políticas, tratando simplemente de “vándalos” a las mayorías populares que protestan en la calle. Mientras Biden, por el contrario, intenta una tibia reacción con el acercamiento al gobierno de Argentina y dando un guiño a la candidatura de Lula en Brasil, planteando un nuevo horizonte, que arrastraría al fundamentalismo neoliberal, que sigue haciéndose oír con su exacerbado odio.

A continuación, nuestro director se adentra en Israel donde se han cumplido sus previsiones: Derrota militar y derrota política de Netanyahu tras sus 12 años en el poder, y nos dibuja el profundo cambio de estructura de un país que ha hecho de la represión y la persecución su política de estado, con  una coalición muy débil de ocho partidos minúsculos, extremismos de izquierda y derecha incluidos, y cuyos integrantes van desde colonos fanáticos a los árabes con nacionalidad israelí.

Por otra parte, nos informa del reciente anuncio del presidente Putin sobre la finalización de la obra de una de las dos tuberías del gasoducto Nord Stream 2, lo que confirma que todas las sanciones, las amenazas y la campaña en contra de EEUU no han servido para nada. También nos relata las respuestas del presidente ruso a las intenciones y amenazas del norteamericano.

En territorio argentino, Carlos nos habla de la nueva vuelta de tuerca de la dirigente Elisa Carrió sobre su esperpéntica teoría sobre la geopolítica del gobierno argentino. Y la desgrana en un relato que va de lo ridículo a lo bochornoso, mientras desnuda la incapacidad de esta clase de dirigentes y su coro de fanáticos, instalados aún en los tiempos del tratado de Yalta.

Finalmente aborda el escándalo del espionaje de EEUU contra Alemania, Francia y otros países. Y se pregunta ¿Qué estructura de espionaje tiene EEUU? ¿Qué son LOS 5 OJOS? 

Y nos brinda una clase de Geopolítica de primer nivel donde analiza esta alianza “anglo sajona pura” de inteligencia creada en los años 40, entre EEUU, Inglaterra, Canadá, Australia y Nueva Zelanda para espiar primero a los enemigos y luego, a partir de la desaparición de la URSS, para hacerlo también a sus aliados, a sus socios y también a sus ciudadanos. Y nos cuenta las falsas ampliaciones de esa sociedad secreta, hasta llegar a “LOS 14 OJOS”, con otros tantos países aliados, que fueron engañados para hacerles creer que participaban en el espionaje, pero que en realidad se demuestra que han sido utilizados y a la vez espiados.

Y termina con la conclusión de que esta estructura geopolítica de las comunicaciones de LOS 5 OJOS sigue perteneciendo al grupo original, exclusivo, puro y  anglosajón, ahora más obsesionado en escuchar, vigilar e investigar al nuevo gran Satán de Occidente: China. Y a todo aquel país de Eurasia que teja alianzas con ella o con Rusia.

Eduardo Bonugli (Madrid, 6/6/21)

Cae Netanyahu
Alberto Fernandez Argentina y Vladimir Putin Rusia Foro de San Petersburgo

Por Pepe Escobar junio 2021 Global Research

Aunque la atención de los medios se centró en la cumbre aproximada Biden-Putin, el panorama general sigue siendo el de Eurasia contra el Occidente atlantista.

Este es el programa de Nikolai Patrushev-Yang Jiechi, una vez más. Estos son los dos actores que lideran un futuro acuerdo geopolítico, en nombre de sus jefes Vladimir Putin y Xi Jinping.

La semana pasada, Yang Jiechi, director de la Oficina del Comité de Asuntos Exteriores del Comité Central del Partido Comunista de China, se reunió con el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolai Patrushev, en Moscú. La visita formó parte de la 16ª ronda de consultas de seguridad estratégica China-Rusia.

Es interesante observar que la reunión Yang-Patrushev tuvo lugar entre la reunión Blinken-Lavrov , al margen de la cumbre del Consejo Ártico en Reykjavik, y la próxima reunión Putin-Biden, lo más importante, que tendrá lugar en Ginebra el 16 de junio (posiblemente en el Hotel Intercontinental, donde se conocieron Reagan y Gorbachev en 1985).

Los occidentales creen que tal reunión podría presagiar una especie de regreso a la “previsibilidad” y la “estabilidad” en las tensas relaciones entre Estados Unidos y Rusia.

Es una ilusión. Putin, Patrushev y Lavrov no se hacen ilusiones. Más aún en el G7 en Londres a principios de mayo, Occidente se centró en las “actividades maliciosas” de Rusia, así como en las “políticas económicas coercitivas” de China.

Los analistas rusos y chinos, en conversaciones informales, están de acuerdo que Ginebra será otro ejemplo de la vieja política de división y dominación de Kissinger, con algunas tácticas de seducción para alejar a Moscú de Beijing; trampas. Los viejos zorros como Yang y Patrushev son más que conscientes del juego en cuestión.

Lo que es particularmente revelador es que Yang-Patrushev sentaron las bases para la próxima visita de Putin a Xi in Beijing, poco después de la de Putin-Biden in Ginebra, con el fin de coordinar geopolíticamente, una vez más, the “asociación estratégica global “, según su terminología reconocida.

Esta visita podría tener lugar el 1 de julio, centenario del Partido Comunista Chino, o el 16 de julio, vigésimo aniversario del Tratado de Amistad China-Rusia.

Putin-Biden es, por tanto, la entrada; Putin-Xi es el plato principal.

Te Putin-Lukashenko para dos

Más allá del emotivo comentario del presidente ruso quet defendió la acción de su homólogo bielorruso, el te Putin-Lukashenko en Sochi proporcionó una pieza adicional del rompecabezas sobre el aterrizaje de emergencia Ryanair en Minsk, con un bloguero bielorruso que presuntamente Presto sus services al Batallón Azov ultranacionalista y neonazi, que luchó contra las Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk en el Donbass ucraniano en 2014.

Lukashenko dijo a Putin que había traído “algunos documentos para que pueda entender lo que está pasando”. No se muestra nada sobre el contenido de estos documentos, pero es posible que fueron incandescentes, vinculados al hecho de que la UE impuso sanciones contra Belavia Airlines cuando la aerolínea no tenía nada que ver con la saga de Ryanair, y potencialmente se planteará durante la cumbre de Putin-Biden en Ginebra.

La gran imagen sigue siendo Eurasia frente al Atlántico occidental. Washington continuará presionando a Europa, y Japón, para que se desacoplen de China y Rusia, pero la Guerra Fría 2.0 en dos frentes simultáneos encuentra poco apoyo.

Los actores racionales ven que el poder científico, económico y militar combinado de una estratégica asociación entre Rusia y China en el siglo XXI sería un paradigma completamente nuevo en términos de alcance global en comparación con la era de la ex URSS y el Telón de Acero.

Y cuando se trata de seducir al Sur Global y las nuevas interaciones del Movimiento de Países No Alineados (NAM), el énfasis en un orden internacional basado en el respeto de la Carta de las Naciones Unidas y el imperio del derecho internacional es definitivamente más sexy que un tan cacareada “orden internacional basada en reglas”, donde solo el hegemón establece las reglas.

Junto con la falta de ilusiones de Moscú sobre la nueva administración de Washington, Beijing ve las cosas de la misma manera, especialmente después de la última salida de Kurt Campbell, el exsecretario de Estado adjunto para Asia Oriental y la Presidencia del Pacífico Obama-Biden 1.0, que ahora está de regreso como el jefe de Asuntos del Indo-Pacífico en el Consejo de Seguridad Nacional de la Presidencia Obama-Biden 3.0.

Campbell es el verdadero padre del concepto de “pivote hacia Asia” cuando estuvo en el Departamento de Estado a principios de la década de 2010, aunque, como señalé durante la campaña presidencial de EE. UU., desde 2016, es Hillary Clinton, como secretaria de Estado, quien afirmó la autoría del Pivot a Asia en octubre de 2011.

Durante un programa promovido por la Universidad de Stanford la semana pasada, Campbell dijo: “El período que fue ampliamente descrito como compromiso con China ha llegado a su fin”. Después de todo, el “pivote hacia Asia” nunca está realmente muerto, porque ha habido un claro continuo Trump-Biden.

Campbell oscureció la situación al hablar de un “nuevo conjunto de parámetros estratégicos” y la necesidad de enfrentar a China trabajando con “aliados, socios y amigos”. Esto es absurdo: solo se trata de la militarización del Indo-Pacífico.

Esto es lo que el propio Biden reiteró en su primer discurso en una sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos, cuando se jactó de decirle a Xi que Estados Unidos “mantendrá una fuerte presencia militar en el mundo. ‘Indo-Pacífico’, será igual que la NATO en Europa.

El factor iraní

En un camino diferente pero paralelo a Yang-Patrushev, podría estar en la cima de un importante cambio de dirección. Podemos verlo como parte de un fortalecimiento gradual del Eje de Resistencia, que conecta a Irán, las Unidades de Movilización Popular en Irak, Siria, Hezbollah, los Hutíes en Yemen y ahora una Palestina más unificada.

La guerra del poder contra Siria fue un fracaso trágico y masivo en todos los frentes. No entregó la Siria secular a una banda de takfirismo (también conocidos como “rebeldes moderados”). No imposición de la expansión de la influencia de Irán. No descarriló la rama de las Nuevas Rutas de la Seda en el suroeste de Asia. No destruyó Hezbollah.

¿”Assad debe irse”? Un sueño; fue reelegido con el 95% de los votos sirios, con una tasa de participación del 78%.

En cuanto a las próximas elecciones presidenciales iraníes , que tendrán lugar el 18 de junio, sólo dos días de Putin-Biden, se llevarán a cabo en un momento en el que se puede pensar que el drama del resurgimiento del acuerdo nuclear que se está desarrollando en Viena habrá llegado a su término. Teherán ha subrayado repetidamente que el plazo para llegar tiene un acuerdo expira hoy, 31 de mayo.

El callejón sin salida está claro. En Viena, a través de sus interlocutores de la UE, Washington acordó levantar las sanciones contra el petróleo, los productos petroquímicos y el banco central iraníes, pero se niega a levantarlas contra individuos como los miembros del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Iraní.

Al mismo tiempo, en Teherán, sucedió algo muy intrigante con Ali Larijani, ex presidente del Parlamento, miembro ambicioso de una familia bastante numerosa, pero destituido por el Consejo de Guardianes cuando eligió a los candidatos presidenciales. Larijani aceptó la decisión inmediatamente. Como me dijeron los conocedores de Teherán, fue sin fricciones porque le dieron una explicación detallada de algo mucho más grande: el nuevo juego en la ciudad.

Tal como están las cosas, quien se posiciona como el casi inevitable ganador el 18 de junio parece ser Ebrahim Raeisi, hasta ahora presidente de la Corte Suprema y cercano de la Guardia Revolucionaria. Es muy posible que pida a los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica que abandonen Irán, lo que significaría el final del Plan de Acción Integral Común tal como lo conocemos, con consecuencias no deseadas. (Desde el punto de vista de la Guardia Revolucionaria, el JCPOA ya está muerto).

Un factor adicional es que Irán está sufriendo actualmente una sequía severa, mientras que el verano aún no ha llegado. La red eléctrica estará bajo una enorme presión. Las represas están vacías, por lo que es imposible dependen de la energía hidroeléctrica. Hay un serio descontento popular porque el equipo de Rouhani impidió que Irán obtuviera energía nuclear durante ocho años. Uno de los primeros actos de Raeisi puede ser ordenar la construcción inmediata de una planta de energía nuclear.

No es necesario ser meteorólogo para saber en qué dirección sopla el viento cuando se trata de las principales “amenazas existenciales” de la hegemonía en declive: Rusia, China e Irán. Lo que está claro es que ninguna de las buenas formas anticuadas para mantener la esclavitud de los vasallos funciona, al menos cuando se enfrentan a auténticos poderes soberanos.

Mientras Sino-Russo-Iranofobia disuelve en una niebla de sanciones e histeria, cartógrafos como Yang Jiechi y Nikolai Patrushev están esculpiendo implacablemente el orden post-unilateral.

Pepe Escobar

En el Programa Central de Radio Sputnik Internacional “8vo Mandamiento”, fui entrevistado por el Periodista Javier Benítez sobre el “espionaje” a propios y extraños por parte de USA y sus aliados anglosajones, que llevó a un gran rechazo y reacción de parte de la canciller alemana merkel y el Presidente de Francia Macron ambos “espiados” por USA con la complicidad de Dinamarca. Wang Wenbin, portavoz de la cancillería del gigante asiático, disparó contra estas políticas estadounidenses. “Cuando se trata de robar secretos, EEUU siempre ocupa el primer lugar en el mundo. Y también hablamos sobre  sobre la sanción a 59 empresas China por parte de la Administración de Joe Biden para que no puedan inversores norteamericanos (a partir del minuto 33 del programa)

Pero además del Programa hay una información de último momento del Foro de San Petersburgo, realizado por el amigo Víctor Ternovsky. También un análisis que se está formando “Un nuevo orden mundial”. Es el que se está gestando en base a arrastrar a países a una nueva Guerra Fría. Así lo afirmó el viceministro de Defensa de Rusia, el coronel general Alexánder Fomín. Y las elecciones en Perú 

Carlos Pereyra Mele Director de Dossier Geopolitico

AUDIO: https://video.img.ria.ru/Out/MP3/20210604/2021_06_04_M210604_0fiaf10i.115.mp3

Rusia está lista para dar a ciudadanos extranjeros la oportunidad a llegar a Rusia a vacunarse contra el Covid-19. Lo afirmó Vladímir Putin en su intervención durante el Foro Económico Internacional de San Petersburgo. Citó el ejemplo de la Sputnik V que ya está registrada en 66 países que totalizan una población de 3200 millones de personas.

Hay para todos

Putin recordó que hasta el momento Rusia ha creado cuatro vacunas anticovid efectivas. “No solo satisfacemos plenamente nuestras propias necesidades, sino que también podemos dar una oportunidad para que los ciudadanos extranjeros vengan a Rusia y se vacunen aquí“. Agregó que dada la eficacia de las vacunas rusas, tal demanda es bastante alta, al indicar que se ha generalizado la práctica de personas de diferentes países, entre ellas empresarios, jefes de grandes empresas europeas y otras compañías, llegan a Rusia para vacunarse.

Por otra parte, Putin se refirió al gasoducto Nord Stream 2 al que calificó como “un proyecto puramente económico” y “más razonable” porque excluye riesgos políticos, y porque se debe pagar por el tránsito. “Esto significa que el consumidor final en Alemania, sus ciudadanos y su economía recibirán [un gas] más barato que mediante el tránsito por varios países europeos”.Asimismo, el jefe de Estado ruso encargó al Gabinete de ministros elaborar un plan para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero por debajo de los niveles europeos.

Producción de la rusa Sputnik V en España: muy pronto

La producción de la vacuna anticovid rusa Sputnik V en territorio de la UE está a punto de arrancar, habiendo probabilidad de que en “cuestión de días” se autorice su uso en el bloque comunitario, al tiempo que “en pocas fechas” se anunciaría un acuerdo definitivo para producir el fármaco en España.Así lo adelantó en exclusiva a Sputnik el español Pedro Mouriño, cónsul honorario de Rusia para Galicia y presidente del grupo empresarial IberAtlantic, socio del Fondo Ruso de Inversión Directa [RFPI], entre cuyas funciones está la comercialización de la Sputnik V.

“Nosotros [IberAtlantic] somos socios locales en España del RFPI. Por su parte, el grupo biotecnológico español Zendal, que es nuestro socio, va a materializar la producción de la Sputnik V en territorio español, o bien para el mercado europeo, o bien para la exportación a terceros mercados ajenos al de la UE”, precisó Mouriño.Enfatizó que para poder comercializar en suelo comunitario el fármaco ruso de producción española, falta el visto bueno de la Agencia Europea de Medicamentos [EMA], cuya decisión se daría a conocer muy pronto.

Instituto Méchnikov proveerá a Latinoamérica de vacunas anticovid

El Instituto Latinoamericano de Biotecnología Méchnikov [ILBM], una planta de vacunas instalada en Nicaragua con tecnología rusa, está trabajando para convertirse en un importante proveedor de vacunas para Latinoamérica, una tarea ahora prioritaria para ese centro innovador que ya abastece con fármacos a la región.Así lo dijo en exclusiva a Sputnik el gerente general del ILBM, Stanislav Uiba, entrevistado en el marco de la presente edición del Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

Indicó que el ILBM busca empezar a producir la vacuna rusa CoviVac, “elaborada y producida por el Centro Federal Científico Chumakov”. Otro producto ruso es la vacuna Sputnik Light, aunque las condiciones de su almacenamiento son “más estrictas” que las de la CoviVac o de la Covaxin, vacuna contra el Covid-19 del fabricante indio Bharat Biotech, con el que el Instituto Méchnikov también está “en proceso de negociaciones”. Además, resaltó la vacuna anticoronavirus que está desarrollando el Instituto de Investigación Científica de Vacunas y Sueros de San Petersburgo, que es la casa matriz del ILBM.

China condena espionaje de EEUU

Inaceptable. Así considera China el espionaje indiscriminado de EEUU. Y es que por no confiar, el país norteamericano no confía ni en su propia sombra. De otra manera es incomprensible que espíe a sus propios socios.Así, Wang Wenbin, portavoz de la cancillería del gigante asiático, disparó contra estas políticas estadounidenses. “Cuando se trata de robar secretos, EEUU siempre ocupa el primer lugar en el mundo. La cantidad de medios que aplica para hacerlo es alucinante”, dijo Wang al denunciar a EEUU de simular señales de estaciones base para acceder y robar datos de teléfonos móviles con fines de espionaje.

El funcionario chino coincidió en sus apreciaciones con su par rusa, María Zajárova, al indicar que el reciente escándalo desatado por haber salido a la luz la participación de Dinamarca en este espionaje a sus socios, “es sólo la punta del iceberg de la enorme red mundial de robos secretos de Estados Unidos”, por lo cual concluye que EEUU le debe una explicación a la comunidad internacional. Asimismo, denunció que Washington reprime sin sentido a las empresas extranjeras respetuosas con la ley bajo el pretexto de la seguridad nacional.”EEUU se está pegando un tiro en el pie, porque la economía del mundo que ellos globalizaron, no la pueden desglobalizar. Entonces, ellos tienen muchísimos negocios con China, con Asia, y romper intercambios comerciales debido a este tipo de actitudes, va a llevar a que EEUU también tenga muchísimos problemas internos en su intento de desarrollar una economía que ha quedado atrasada, que ha perdido impulso, que está muy mal tecnológicamente y peor logísticamente”, observa al respecto el director de Dossier Geopolítico Carlos Pereyra Mele.

Nuevo orden mundial

Un nuevo orden mundial. Es el que se está gestando en base a arrastrar a países a una nueva Guerra Fría. Así lo afirmó el viceministro de Defensa de Rusia, el coronel general Alexánder Fomín, en una entrevista que concedió a la cadena RT, en la que constató que actualmente se puede “observar la formación de un nuevo orden mundial”. Añadió que “el papel de las organizaciones internacionales como herramientas” para adoptar decisiones en el ámbito de la seguridad, disminuye cada vez más.

También enfatizó que “aparecen armas de un tipo fundamentalmente nuevo, que alteran radicalmente el equilibrio de poderes en el mundo moderno”, con lo cual el enfrentamiento armado llega a nuevos ámbitos, como el espacio y el ciberespacio, lo que cambia “los principios y métodos de guerra”. Fomín avisó sobre los anhelos e intentos de Occidente de dividir a los Estados en ‘nosotros y los otros’, y matizó que esos otros se definen claramente en los documentos de doctrina como adversarios”.Al respecto, las conclusiones de los países del G7 en su reunión en Londres el mes pasado, cuando declararon que quieren mantener relaciones estables con Rusia, pero incrementarán sus esfuerzos colectivos para hacer frente al comportamiento amenazante de Rusia, sus ciberamenazas y desinformación, son una prueba más de de las afirmaciones del militar ruso.

Perú listo para elegir a su nuevo presidente

Más de 24 millones de peruanos están convocados a las urnas este 6 de junio para elegir a quién será su nuevo presidente durante los próximos cinco años. Los candidatos, por un lado, Keiko Fujimori, hija del exmandatario Alberto Fujimori, quien reúne a los sectores conservadores del país, y por otro, Pedro Castillo, un maestro de origen humilde que aglutina a los sectores de izquierda.Para el sociólogo francés Romain Migus, lo que predominará en esta elección no será el voto a favor de un determinado programa político, sino un voto contra el adversario.

“Hay un fuerte antivoto en esta segunda vuelta, no solo contra Keiko Fujimori por parte de la gente que se identifica con Pedro Castillo, sino de un importante sector de la población que, sin apoyar a Castillo, no quiere votar por Keiko Fujimori porque es un voto antifujimorista, no quieren volver al pasado. Pero también, del otro lado hay un antivoto muy marcado contra Pedro Castillo, que es un voto para decir no al comunismo. Obviamente Pedro Castillo no es comunista, lo ha dicho varias veces, pero los medios de comunicación y parte de la élite política lo han vinculado durante toda esta campaña al terrorismo y a los años de guerra civil que ha conocido Perú en los años 90”, explica Migus.

El equipo del programa está integrado por Javier Benítez, Víctor Sújov, Karen Méndez y Víctor Ternovsky.

Fuente: https://mundo.sputniknews.com/20210604/rusia-lista-para-vacunar-contra-el-covid-19-a-todos-los-extranjeros-que-lo-deseen-1112920232.html

VIDEO Primera parte del Programa “Detrás de la Razón” de Roberto de la Madrid, donde se entrevistan a Francisco Javier Martinez Lopez y Carlos Pereyra Mele  en sobre la reunión próxima de Putin Biden el 16 de Junio en Ginebra Suiza y sus consecuencias Geopolitica Geoestratégicas y Geoeconomicas 

VIDEO Segunda parte del Programa “Detrás de la Razón” de Roberto de la Madrid, donde se entrevistan a Francisco Javier Martinez Lopez y Carlos Pereyra Mele  en sobre la reunión próxima de Putin Biden el 16 de Junio en Ginebra Suiza y sus consecuencias Geopolitica Geoestratégicas y Geoeconomicas    

EEUU está desesperado. Quiere frenar a como sea la finalización del gasoducto Nord Stream 2 con la única finalidad de imponer su dictadura comercial y vender su gas licuado a Europa. El secretario de Estado, Anthony Blinken, se reunió con su par alemán, Heiko Maas, quemando sus últimos cartuchos para hacer naufragar el proyecto. Entrevista realizada a Carlos Albertos Pereyra Mele Director de Dossier Geopolitico El equipo del programa de Radio sputnik Internacional, está integrado por Javier Benítez, Víctor Sújov, Karen Méndez y Víctor Ternovsky.

AUDIO: https://video.img.ria.ru/Out/MP3/20210506/2021_05_06_M4210506pagina_crsurfst.kce.mp3

Violación múltiple

EEUU, que grita a los cuatro vientos que Rusia y China no respetan las reglas internacionales– todo sin presentar pruebas–, vuelve a ejercer sus constantes violaciones: con sus amenazas a Alemania y a todos los empresarios que participan del proyecto, viola la soberanía de un país, y las reglas del libre mercado que tanto defiende. De paso, con el gas licuado que quiere venderle a Europa –objetivo final de intentar frenar el Nord Stream 2– viola la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, ya que obtiene ese gas mediante el fracking.Así, los sueños de EEUU de ejercer su dictadura comercial en Europa están ahogándose en el mar Báltico y el tamaño de la pena de Washington supera largamente esos 1200 kilómetros de tendido submarino. Al ver sus manotazos de ahogado, Alemania mira hacia otro lado.

El G7 y los derechos humanos

Los comunicados que emite el G7 luego de las reuniones que mantienen autoridades de sus países miembro, hace rato que tienen más de literatura fantástica, que de anclaje a la realidad. Así, tras el cónclave ministerial de Londres, no resulta extraño que esta logia vuelva a llamar a Rusia y China a respetar los derechos humanos, o que el secretario de Estado, Anthony Blinken, diga que EEUU y sus aliados seguirán presionando al Gobierno venezolano para que el país vuelva a la democracia, mientras ciudadanos de Colombia están sufriendo una brutal represión en las manifestaciones, y donde decenas de personas han perdido la vida. Los llamados ‘líderes occidentales’ no se atreven a tanto, y su main stream tampoco.

En esta suerte de derechos humanos a la carta, el G7, es decir, EEUU, decide quién viola los derechos humanos, quién no, y el resto de la comparsa a callar y a asentir.”El tema de los derechos humanos ha sido una herramienta administrada por los poderes occidentales discrecionalmente. Fundamentalmente por medio de las ONGs, que han sido financiadas por grandes grupos económicos, que han tenido origen y sede en los principales países europeos y en Norteamérica, y de allí se ha utilizado esa vara de los derechos humanos para castigar y favorecer a ciertos elementos que le son afines a sus políticas internacionales”, advierte al respecto el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele.

Hambre en el mundo: aumenta por la pandemia

Crisis alimentaria. Hambruna. De acuerdo a un informe con datos de más de una docena de agencias, unos 155 millones de personas en 55 países se han visto afectadas por estos problemas. Actualmente en Latinoamérica, un tercio de su población vive en pobreza extrema al subsistir con apenas 1,90 dólares por día.

“Lo que vemos aquí es una situación extremadamente dura, porque se ha combinado las restricciones de movilidad y las restricciones a la actividad económica que han representado la pandemia, con la emergencia o la expansión de la enfermedad, y con toda una serie de crisis interdependientes que estaban también desplegándose en el conjunto del sistema mundial desde hace décadas”, expresa al respecto el economista José Luis Carretero Miramar.El equipo del programa está integrado por Javier Benítez, Víctor Sújov, Karen Méndez y Víctor Ternovsky.

Fuente: https://mundo.sputniknews.com/20210506/eeuu-esteril-quema-sus-ultimos-cartuchos-para-frenar-el-nord-stream-2-1111940237.html

Escrito por Leonid Savin

El informe Global Trends 2040 [del National Intelligence Council de los EEUU] dice que la demografía será el factor más importante en todos los procesos geopolíticos a nivel mundial. Según esto, podemos decir que “las tendencias que dominarán durante los próximos 20 años girarán en torno a los importantes cambios demográficos que se producirán debido al crecimiento de la población mundial y la desacelera o rápido envejecimiento de la misma. Ciertos países desarrollados o en proceso de desarrollo, sobre todo en Europa y Asia oriental, enfrentarán un rápido envejecimiento de la población y esto disminuirá su crecimiento económico. Sin embargo, países que están experimentando un proceso de desarrollo tanto en América Latina como el Sur de Asia, el Medio Oriente y el Norte de África crecerán gracias al aumento de la población que alcanza la edad laboral, lo que ofrecerá muchas oportunidades nuevas gracias al crecimiento demográfico que se verá acompañado de mejoras en la infraestructura y el índice de desarrollo humano.

“El desarrollo humano, incluida la salud, la educación y el bienestar de la población, ha mejorado históricamente en todas partes a lo largo de las últimas décadas. En ese caso, muchos países lucharán por continuar desarrollando o manteniendo los logros que han alcanzado. Las mejoras que han alcanzado estos países están centradas principalmente en la salud, la educación y la reducción de la pobreza, pero el resto de los índices de desarrollo son cada vez más complejos y, debido a la pandemia del COVID-19, se producirá un crecimiento económico mundial muchísimo más lento, sumado al envejecimiento de la población y el impacto negativo de los conflictos militares y el cambio climático.

Todos estos factores comenzarán a afectar a los distintos gobiernos que buscan consolidar políticas educativas, además de la mejora de su infraestructura con el objetivo de aumentar la productividad económica de su creciente clase media urbana durante este siglo XXI. En la medida en que los países hagan frente a estos desafíos o fracasen en conseguir sus objetivos, las cambiantes tendencias demográficas mundiales exacerbarán las desigualdades y las oportunidades económicas que se creen, tanto dentro como fuera de los Estados nacionales, durante las dos próximas décadas que vienen. Todo esto creará una gran presión sobre muchos gobiernos y causará una gran migración”.

El informe dedica toda una sección únicamente al problema del coronavirus. Según los autores de este documento el coronavirus causa bastantes incertidumbres a nivel económico, administrativo y tecnológico. Las consecuencias que dejará esta epidemia se sentirán en el futuro. El informe también dice que otros organismos de evaluación han predicho el surgimiento potencial de nuevas enfermedades y la posibilidad de que aparezcan otras pandemias. No obstante, no se hace un análisis integral de las causas que llevaron a la propagación del COVID-19 y el impacto que este último tuvo en la sociedad.

“Podemos decir que la pandemia ha causado: 1) la caída de la economía debido a la cuarentena y el cierre de fronteras; 2) el auge del nacionalismo y la polarización; 3) el aumento de la desigualdad; 4) el debilitamiento de la confianza en los gobiernos; 5) el quiebre y la impotencia de los organismos internacionales, como por ejemplo la ONU y la OMS; 6) el crecimiento de los actores no gubernamentales.

Todo lo anterior lleva a los autores a decir que:

“En un mundo lleno de conflictos, donde las comunidades se encuentren cada vez más fragmentadas, las personas empezaran a buscar refugio en grupos que tengan ideas parecidas, creando o manteniendo identidades que les ayuden a mantener su cohesión; mientras tanto, los Estados democráticos o autoritarios comenzaran a luchar con tal de satisfacer las necesidades y expectativas de sus poblaciones cada vez más conectadas y urbanizadas; el sistema internacional será muy competitivo debido a los desafíos que implica el crecimiento económico chino, lo que causará un mayor riesgo de que se inicien conflictos, especialmente si tenemos en cuenta que los Estados y los actores no estatales empezarán a forjar nuevas formas de poder que irán socavando las normas y las instituciones que hoy en día existen, siendo estas las que han salvaguardado la estabilidad internacional en las últimas décadas. Sin embargo, la dinámica que está siguiendo el mundo de hoy no es fija y por eso el informe contempla muchos posibles escenarios para el 2040, desde el resurgimiento de las democracias hasta la transformación de la cooperación internacional debido a la actual tragedia. El cumplimiento o no de estos escenarios depende de la interacción y las dinámicas internas que los seres humanos elijan seguir” …

El informe plantea cinco escenarios futuros donde se toma en consideración desafíos globales que van desde el cambio climático y las enfermedades hasta crisis financieras y desastres provocados por el hombre que se producirán en prácticamente todas las regiones y países del mundo, mientras que su intensidad no hará sino aumentar. El continuo crecimiento de la migración, que aumentó en una cantidad de cien millones desde el 2000 hasta el 2020, afectará tanto a los países desde donde salen los migrantes como a los países que los reciben. Los mecanismos de seguridad nacional de todos los Estados deberán adaptarse a los cambios que la migración va a provocar. La fragmentación mundial afectará a las sociedades, los Estados y el sistema internacional. Los seres humanos terminarán por dividirse en diferentes grupos a pesar de encontrarse cada vez más interconectados por la tecnología. El criterio que seguirá este proceso de fragmentación estará determinado por las ideas, creencias y la forma en que se comprende la verdad.

“Todo ello conducirá a varios desequilibrios. El sistema internacional será incapaz de responder a semejantes desafíos. Comenzará a ampliarse cada vez más la brecha, al interior de las fronteras nacionales, entre las demandas de la gente y la capacidad que tienen tanto los gobiernos como las corporaciones para satisfacer estas necesidades. Esto conducirá a un aumento de las protestas callejeras en ciudades tan distantes entre sí como lo son Beirut, Bruselas o Bogotá. Se intensificarán toda clase de protestas y ello conllevará un aumento de las tensiones. La política será muy contradictoria dentro de los Estados nacionales, mientras que en el ámbito del sistema internacional China desafiará a los Estados Unidos y el mundo creado por Occidente. Ser capaz de adaptarse a todo esto será una de las grandes virtudes que deberán practicar todas las fuerzas seguir siendo relevantes a nivel mundial.

Deberá tomarse en cuenta toda clase de variables, que van desde la tecnología hasta la política demográfica, con tal crear estrategias que permitan mejorar la economía. Los países que consigan mantener el consenso social y conseguir la confianza de sus poblaciones tendrán su futuro asegurado. El contorno futuro del mundo será determinado, según los autores, por quienes tomen en cuenta parámetros como la demografía, el medio ambiente, la economía y el desarrollo tecnológico. La urbanización continuará acelerándose y para el 2040 dos tercios de la población mundial vivirán en las ciudades. También aumentará el número de ciudades que cuentan con una población de más de un millón de habitantes. La urbanización no significará para nada el mejoramiento de la calidad de vida. El África subsahariana representará más o menos la mitad de este crecimiento, en tanto que el Asia meridional poseerá un tercio de la población urbana pobre del planeta.

En general, podemos decir que los problemas causados por la pobreza, los cuales fueron diagnosticados por los altos tribunales de la ONU hace más de 20 años (por ejemplo, en programas como los Objetivos del Milenio o la agenda del Desarrollo Sostenible), no solo mantendrán su vigencia, sino que incluso se agravarán mucho. Crecerán problemas que están relacionados con las necesidades básicas: falta de educación, acceso a los servicios médicos, vivienda, etc. El documento cuenta con todo un apartado que trata la futura dinámica del sistema internacional que conocerá un enfrentamiento activo entre China y Estados Unidos, enfrentamiento que tendrá gran relevancia y causará una división a nivel mundial. Sin embargo, esta confrontación no nos llevará a un mundo bipolar parecida al enfrentamiento entre la URSS y los Estados Unidos, ya que ahora existen un mayor número de actores que son capaces de defender sus propios intereses al interior de sus respectivas regiones.

Los países que tendrán mayor peso geopolítico y económico serán la UE, la India, Japón, Rusia y el Reino Unido. No obstante, Corea del Norte e Irán son considerados actores problemáticos que, al defender sus intereses, acabaran por causar una gran incertidumbre y volatilidad internacional. Los autores también dicen que:

“Probablemente China y Rusia intentarán influir en las poblaciones de los Estados Unidos y Europa mediante una retórica que afirma la decadencia de Occidente. Igualmente, ambos países intentarán extender su influencia a otras regiones como África, donde ya realizan numerosas operaciones”…

Vale la pena citar lo que dice el informe sobre Rusia, el cual nos permitirá darnos una idea de cómo los sistemas de inteligencia de los Estados Unidos comprenden la política rusa y como recomiendan relacionarse con nuestro país:

“Resulta probable que Rusia siga siendo una potencia disruptiva durante las próximas dos décadas, incluso si sus capacidades materiales disminuyen considerablemente frente a otros importantes actores. Rusia cuenta con ciertas ventajas: posee un ejército convencional considerable, armas de destrucción masiva, grandes recursos energéticos y minerales, una geografía inmensa y la voluntad de usar su poder militar en el extranjero, todo ello le permitirá jugar un papel importante dentro del espacio postsoviético e incluso en otras zonas. Moscú probablemente seguirá intentando dividir a Occidente, además de construir sus redes de poder en África, Medio Oriente y otros lugares. Rusia buscará oportunidades económicas en el Ártico y establecerá misiones militares en esta zona al igual que otros países que intenten aumentar su poder en la región. Sin embargo, Rusia no cuenta con un buen ambiente para las inversiones extranjeras, depende muchísimo de los recursos energéticos (cuyos precios son potencialmente muy volátiles) y su economía es bastante pequeña, ya que su producto interno bruto (PIB) apenas representara el dos por ciento de la economía mundial dentro de las próximas dos décadas. Por lo tanto, Rusia tendrá graves dificultades para proyectar y mantener su influencia a nivel mundial. La salida del presidente Vladimir Putin del poder, ya sea al final de su mandato actual en el 2024 o mucho después, podría erosionar rápidamente la posición geopolítica que Rusia tiene ahora, especialmente si se produce una gran inestabilidad interna. Si Europa disminuye su dependencia energética de Rusia, por medio de energías renovables o mediante la diversificación de sus proveedores de gas, esto llevaría a socavar los ingresos y la capacidad general del Kremlin, especialmente si esa demanda no pudiera ser compensada con nuevos mercados en los países asiáticos”.

Además de China, la India, la UE y el Reino Unido (países que fueron mencionados anteriormente), el texto también habla de Australia, Brasil, Indonesia, Irán, Nigeria, Arabia Saudita, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos como potencias regionales que intentarán obtener alguna ventaja estratégica, siendo actores que están interesados en su estabilidad regional. Los actores no estatales como las ONG, los grupos religiosos, las grandes empresas tecnológicas y otras organizaciones comenzarán a tener un cierto peso en el ámbito internacional. Estos actores no estatales usarán sus recursos para construir y promover redes alternativas que, de acuerdo a las funciones y tareas que desempeñen, competirán o ayudarán a los Estados nacionales. Por otra parte, disminuirá el papel que desempeñan las organizaciones intergubernamentales globales como la ONU, el Banco Mundial y la OMC, organismos que servían para mantener el orden internacional liderado por Occidente. Los líderes de cada país preferirán instaurar coaliciones ad hoc y trabajar al interior de sus respectivas organizaciones regionales. El liderazgo occidental en todas estas organizaciones intergubernamentales será socavado por la propaganda de Rusia y de China. El informe dice que la Iniciativa de la Franja y la Ruta, la OCS, el Nuevo Banco de Desarrollo y la Asociación Económica Regional Integral serán los principales impulsores de este socavamiento de la influencia Occidental. En cuanto a los posibles conflictos futuros, y a pesar de que las grandes potencias desean evitar una guerra a gran escala, el riesgo de que estallen conflictos interestatales será cada vez mayor que antes debido al uso de nuevas tecnologías, una gama muy amplia de objetivos, el numero creciente de actores, una dinámica muy compleja a la hora de disuadir al enemigo, sin hablar del debilitamiento de las normas internacionales. El futuro conflicto puede abarcar un espectro que va desde la coerción económica, las operaciones cibernéticas (no-cinéticas) y la guerra híbrida (incluido el uso de rebeldes, empresas privadas y mercenarios) hasta el uso de fuerzas armadas regulares y armas nucleares (estrategias y formas de lucha convencionales). El terrorismo no desaparecerá. Aunque quienes escribieron el informe muestran muy poca imaginación y se limitan simplemente a citar las conocidas estructuras globales creadas por el yihadismo, los grupos chiítas irano-libaneses, así como los clásicos grupos de izquierda y derecha que existen en Europa, Estados Unidos y América Latina.

Los autores hablan de los siguientes escenarios:

“Tres de ellos representan un futuro en el que los desafíos internacionales se irán agravando paulatinamente y que estarán en gran medida determinado por la rivalidad entre los Estados Unidos y China. El escenario Renacimiento de las Democracias muestra a Estados Unidos como el líder indiscutible del mundo. En el escenario Un mundo a la deriva China es considerado como la potencia reinante, pero no consigue ejercer una hegemonía realmente universal. Finalmente, en el escenario Coexistencia competitiva tanto los Estados Unidos como China prosperan y compiten por el liderazgo en un mundo bipolar. Los otros dos escenarios implican cambios más radicales. Ambos parten de predecir que se producirán terribles luchas globales y que esto terminará por desafiar todos los supuestos acerca de un sistema global. La rivalidad entre los Estados Unidos y China en estos escenarios resulta mucho menos importante, ya que ambos Estados se ven obligados a lidiar con desafíos globales mucho más importantes y terribles, dándose cuenta de que las estructuras internacionales existentes son inadecuadas. El escenario de Búnkeres individuales nos presenta un mundo en el que la globalización se ha derrumbado y están surgiendo bloques económicos y alianzas de seguridad regionales que buscan proteger a los distintos Estados de las crecientes amenazas que surgen a su alrededor. En el escenario de Tragedia y Movilización se producen cambios revolucionarios que llevan a una devastadora crisis ambiental global”.

Por supuesto, fuera de que el informe intenta predecir el futuro por medio de las estadísticas disponibles y los datos obtenidos en las décadas anteriores, los representantes de las redes de inteligencia de los EE.UU. también dicen que este país debe cumplir estos objetivos: 1) identificar las verdaderas amenazas que cuestionan a las autoridades estadounidenses (y todos los países socios de Washington) con tal de centrarse en ellas y asignar todos los recursos que sean necesarios para contrarrestar su influencia; 2) demonizar a ciertos Estados cuyas ideologías y sistemas políticos no se ajustan a los perfiles señalados. En estas ideas se notan claramente la preocupación que sienten las autoridades estadounidenses debido al declive que sufre el sistema internacional occidental, ya que sí se reduce el papel que desempeñan tanto los EE. UU. como la UE, entonces los demás países verán esto de forma positiva.

Los anteriores informes de Global Trends hablaban de la multipolaridad, aunque fuera entre líneas. Pero quizás debido al hecho de que la multipolaridad se ha ido volviendo una realidad, los autores del informe han intentado no usar este término y se limitan simplemente a decir que aparecerán alianzas regionales en medio de un proceso de desunión total. Por otro lado, las predicciones que hacen sobre las próximas dos décadas resultan bastante dudosas y recuerdan a historias de ciencia ficción y no a análisis geopolíticos.

El famoso científico estadounidense Steve Fuller dice que es imposible pronosticar el futuro debido a lo siguiente: 1) el futuro es incognoscible debido a que aún no existe y solo podemos conocer lo que existe; 2) el futuro será muy diferente al pasado y al presente, eso se debe a la incertidumbre, la cual también es influida por la libertad como característica irreductible de la voluntad humana; 3) los efectos de la influencia mutua de la predicción y sus resultados son tan complejos que cada predicción genera consecuencias no deseadas que en todo momento causaran mucho más daño que bien. Por lo tanto, cualquiera puede sacar las conclusiones, opiniones y preferencias personales que desee de este informe.

Notas:

1. https://www.dni.gov/index.php/gt2040-home/summary

FUENTE: http://redangostura.org.ve/?p=8404

Por Pepe Escobar ( corresponsal itinerante de Asia Times, )

El discurso de Putin ante la Asamblea Federal rusa -un Estado de la Nación de facto- fue una jugada de judo que dejó a los halcones de la esfera atlantista particularmente atónitos.

El “Occidente” ni siquiera fue mencionado por su nombre. Sólo indirectamente, o a través de una deliciosa metáfora, el Libro de la Selva de Kipling. La política exterior sólo se abordó al final, casi como una idea tardía.

Durante casi una hora y media, Putin se concentró en los asuntos internos, detallando una serie de políticas que suponen la ayuda del Estado ruso a los necesitados -familias con bajos ingresos, niños, madres solteras, jóvenes profesionales, los más desfavorecidos- con, por ejemplo, controles sanitarios gratuitos hasta la posibilidad de una renta universal en un futuro próximo.

Por supuesto, también tendría que abordar el actual estado de las relaciones internacionales, muy volátil. La forma concisa que eligió para hacerlo, contrarrestando la rusofobia imperante en la esfera atlantista, fue bastante sorprendente.

Primero, lo esencial. La política de Rusia “es garantizar la paz y la seguridad para el bienestar de nuestros ciudadanos y para el desarrollo estable de nuestro país”.

Sin embargo, si “alguien no quiere… dialogar, sino que elige un tono egoísta y arrogante, Rusia siempre encontrará la manera de defender su posición”.

Destacó “la práctica de las sanciones económicas ilegales por motivos políticos” para relacionarla con “algo mucho más peligroso”, y de hecho invisible en la narrativa occidental: “el reciente intento de organizar un golpe de estado en Bielorrusia y el asesinato del presidente de ese país”. Putin se aseguró de subrayar que “se han cruzado todos los límites”.

El complot para asesinar a Lukashenko fue desvelado por la inteligencia rusa y bielorrusa -que detuvo a varios actores respaldados, quién si no, por la inteligencia estadounidense. El Departamento de Estado estadounidense negó, como era de esperar, cualquier implicación.

Putin: “Merece la pena señalar las confesiones de los participantes detenidos en la conspiración de que se estaba preparando un bloqueo de Minsk, incluyendo su infraestructura urbana y las comunicaciones, el cierre completo de toda la red eléctrica de la capital bielorrusa. Esto, por cierto, significa la preparación de un ciberataque masivo”.

Y esto nos lleva a una verdad muy incómoda: “Al parecer, no es por nada que nuestros colegas occidentales han rechazado obstinadamente numerosas propuestas de la parte rusa para establecer un diálogo internacional en el ámbito de la información y la ciberseguridad.”

“Asimétrico, rápido y duro”

Putin comentó cómo “atacar a Rusia” se ha convertido en “un deporte, un nuevo deporte, quién hace las declaraciones más ruidosas”. Y luego se puso en plan Kipling: “Rusia es atacada aquí y allá sin razón alguna. Y, por supuesto, todo tipo de pequeños tabaquis [chacales] corren por ahí como Tabaqui corría alrededor de Shere Khan [el tigre ] – todo es como en el libro de Rudiyard Kipling, «El Libro de La Selva»- aullando y dispuestos a servir a su soberano. Kipling era un gran escritor”.

La metáfora -con sus matices- es aún más sorprendente, ya que se hace eco del Gran Juego geopolítico de finales del siglo XIX entre los imperios británico y ruso, del que Kipling fue protagonista.

Una vez más, Putin tuvo que subrayar que “no queremos quemar ningún puente. Pero si alguien percibe nuestras buenas intenciones como indiferencia o debilidad y pretende quemar esos puentes por completo o incluso volarlos, debe saber que la respuesta de Rusia será asimétrica, rápida y dura”.

Así que aquí está la nueva ley de la jungla geopolítica – respaldada por el Sr. Iskander, el Sr. Kalibr, el Sr. Avangard, el Sr. Peresvet, el Sr. Khinzal, el Sr. Sarmat, el Sr. Zircon y otros caballeros muy respetados, hipersónicos y de otro tipo, que luego se felicitaron en el registro. Aquellos que atizan al Oso hasta el punto de amenazar “los intereses fundamentales de nuestra seguridad lamentarán lo que se ha hecho, como no han lamentado nada durante mucho tiempo”.

Los sorprendentes acontecimientos de las últimas semanas -la cumbre entre China y Estados Unidos en Alaska, la cumbre entre Lavrov y Wang Yi en Guilin, la cumbre de la OTAN, el acuerdo estratégico entre Irán y China, el discurso de Xi Jinping en el foro de Boao- se unen ahora en una cruda nueva realidad: la era de un Leviatán unilateral que impone su voluntad de hierro ha terminado.

Para los rusófobos que aún no han captado el mensaje, un Putin frío, tranquilo y sereno se vio obligado a añadir: “Está claro que tenemos suficiente paciencia, responsabilidad, profesionalidad, confianza en nosotros mismos, seguridad en la corrección de nuestra posición y sentido común a la hora de tomar cualquier decisión. Pero espero que a nadie se le ocurra cruzar las llamadas líneas rojas de Rusia. Y dónde van, lo determinamos nosotros mismos en cada caso concreto”.

De vuelta a la realpolitik, Putin tuvo que subrayar una vez más la “especial responsabilidad” de los “cinco estados nucleares” para discutir seriamente “cuestiones relacionadas con el armamento estratégico”. Es una cuestión abierta si la administración Biden-Harris – detrás de la cual se encuentra un cóctel tóxico de neoconservadores e imperialistas humanitarios – estará de acuerdo.

Putin: “El objetivo de tales negociaciones podría ser crear un entorno de coexistencia sin conflictos, basado en la igualdad de seguridad, que abarque no sólo las armas estratégicas, como los misiles balísticos intercontinentales, los bombarderos pesados y los submarinos, sino también, me gustaría subrayar, todos los sistemas ofensivos y defensivos capaces de resolver tareas estratégicas, independientemente de su equipamiento.”

Aunque el discurso de Xi en el foro de Boao se dirigió sobre todo al Sur Global, Putin destacó cómo “estamos ampliando los contactos con nuestros socios más cercanos en la Organización de Cooperación de Shanghái, los BRICS, la Comunidad de Estados Independientes y los aliados de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva”, y ensalzó “los proyectos conjuntos en el marco de la Unión Económica Euroasiática”, anunciados como “herramientas prácticas para resolver los problemas del desarrollo nacional.”

En pocas palabras: integración de hecho, siguiendo el concepto ruso de la “Gran Eurasia”.

“Tensiones que rozan los niveles de guerra”

Ahora compare todo lo anterior con la Orden Ejecutiva (OE) de la Casa Blanca que declara una “emergencia nacional” para “hacer frente a la amenaza rusa”.

Esto está directamente relacionado con el presidente Biden -en realidad el equipo que le dice lo que tiene que hacer, con auricular y teleprompter- prometiendo al presidente ucraniano Zelensky que Washington “tomaría medidas” para apoyar los deseos de Kiev de recuperar Donbass y Crimea.

Hay varias cuestiones que llaman la atención en esta OE. Niega, de facto, a cualquier ciudadano ruso los plenos derechos sobre sus propiedades en Estados Unidos. Cualquier residente en Estados Unidos puede ser acusado de ser un agente ruso dedicado a socavar la seguridad de Estados Unidos. Un subpárrafo (C), que detalla “acciones o políticas que socavan los procesos o instituciones democráticas en los Estados Unidos o en el extranjero”, es lo suficientemente vago como para ser utilizado para eliminar cualquier periodismo que apoye las posiciones de Rusia en los asuntos internacionales.

Se ha sancionado la compra de bonos rusos OFZ, así como a una de las empresas implicadas en la producción de la vacuna Sputnik V. Pero la cereza de este pastel de sanciones puede ser que, a partir de ahora, todos los ciudadanos rusos, incluidos los que tienen doble nacionalidad, pueden tener prohibida la entrada en territorio estadounidense, salvo mediante una rara autorización especial que se añade al visado ordinario.

El periódico ruso Vedomosti ha señalado que en un ambiente tan paranoico los riesgos para grandes empresas como Yandex o Kaspersky Lab aumentan considerablemente. Aun así, estas sanciones no han sido recibidas con sorpresa en Moscú. Lo peor está por llegar, según los conocedores de la Ruta de la Seda: dos paquetes de sanciones contra Nord Stream-2 ya aprobados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El punto crucial es que esta Orde Ejecutiva sitúa de facto a cualquiera que informe sobre las posiciones políticas de Rusia como una amenaza potencial para la “democracia estadounidense”. Como ha señalado el destacado analista político Alastair Crooke, se trata de un “procedimiento habitualmente reservado a los ciudadanos de Estados enemigos en tiempos de guerra”. Crooke añade: “Los halcones estadounidenses están subiendo la apuesta de forma feroz contra Moscú. Las tensiones y la retórica están rozando niveles de guerra”.

Es una cuestión abierta si el Estado de la Nación de Putin será examinado seriamente por el tóxico combo lunático de neoconservadores e imperialistas humanitarios empeñados en acosar simultáneamente a Rusia y China.

Pero el hecho es que ya ha empezado a suceder algo extraordinario: una especie de “desescalada”.

Incluso antes del discurso de Putin, Kiev, la OTAN y el Pentágono aparentemente captaron el mensaje implícito en el hecho de que Rusia trasladara dos ejércitos, enormes baterías de artillería y divisiones aerotransportadas a las fronteras del Donbass y de Crimea, por no mencionar los principales activos navales trasladados del Caspio al Mar Negro. La OTAN no podría ni soñar con igualar eso.

Los hechos en diferentes terrenos lo dicen todo. Tanto París como Berlín estaban aterrorizados por un posible enfrentamiento de Kiev directamente contra Rusia, y presionaron furiosamente en contra, pasando por alto a la Unión Europea y a la OTAN.

Entonces, alguien -podría haber sido Jake Sullivan- debió susurrar en el auricular del muñeco de pruebas de choque que no se puede ir por ahí insultando al jefe de un Estado nuclear y esperar mantener la “credibilidad” mundial. Así que después de esa ya famosa llamada de “Biden” a Putin llegó la invitación a la cumbre sobre el cambio climático, en la que cualquier promesa elevada es en gran medida retórica, ya que el Pentágono seguirá siendo la mayor entidad contaminante del planeta Tierra.

Así que Washington puede haber encontrado una forma de mantener al menos una vía de diálogo abierta con Moscú. Al mismo tiempo, Moscú no se hace ninguna ilusión de que el drama Ucrania/Donbass/Crimea haya terminado. Aunque Putin no lo haya mencionado en el Estado de la Nación. Y aunque el ministro de Defensa Shoigu haya ordenado una desescalada.

El siempre inestimable Andrei Martyanov ha señalado alegremente el “choque cultural cuando Bruselas y Washington D.C. empezaron a sospechar que Rusia no “quiere” a Ucrania. Lo que Rusia quiere es que este país se pudra en implosiones, sin que los excrementos de esta implosión golpeen a Rusia. Que Occidente pague la limpieza de este «cluster de mierda» (clusterf**k) también está en los planes rusos para el Bantustán ucraniano”.

El hecho de que Putin ni siquiera mencionara Bantustán en su discurso corrobora este análisis. En cuanto a las “líneas rojas”, el mensaje implícito de Putin sigue siendo el mismo: no se tolerará una base de la OTAN en el flanco occidental de Rusia. París y Berlín lo saben. La UE lo niega. La OTAN siempre se negará a admitirlo.

Siempre volvemos a la misma cuestión crucial: si Putin será capaz, contra todo pronóstico, de hacer una jugada combinada de Bismarck y Sun Tzu y construir una entente cordiale germano-rusa duradera (y eso está muy lejos de ser una “alianza”). Nord Stream-2 es una pieza esencial del engranaje, y eso es lo que está volviendo locos a los halcones de Washington.

Pase lo que pase, a efectos prácticos el Telón de Acero 2.0 ya está en marcha, y simplemente no desaparecerá. Habrá más sanciones. Se ha lanzado todo al Oso menos una guerra caliente. Será inmensamente entretenido ver cómo, y a través de qué pasos, Washington se involucrará en un “proceso de desescalada y diplomático” con Rusia.

El Hegemónico siempre puede encontrar la manera de desplegar una campaña masiva de relaciones públicas y, en última instancia, reclamar un éxito diplomático en la “disolución” del impasse. Bueno, eso ciertamente es mejor que una guerra caliente. Por lo demás, a los aventureros del Libro de la Selva se les ha aconsejado: intenten cualquier cosa divertida y prepárense para un encuentro “asimétrico, rápido y duro”.

FUENTE: https://www.radiohc.cu/especiales/exclusivas/255259-putin-reescribe-la-ley-de-la-selva-geopolitica