Escrito por Leonid Savin

El informe Global Trends 2040 [del National Intelligence Council de los EEUU] dice que la demografía será el factor más importante en todos los procesos geopolíticos a nivel mundial. Según esto, podemos decir que “las tendencias que dominarán durante los próximos 20 años girarán en torno a los importantes cambios demográficos que se producirán debido al crecimiento de la población mundial y la desacelera o rápido envejecimiento de la misma. Ciertos países desarrollados o en proceso de desarrollo, sobre todo en Europa y Asia oriental, enfrentarán un rápido envejecimiento de la población y esto disminuirá su crecimiento económico. Sin embargo, países que están experimentando un proceso de desarrollo tanto en América Latina como el Sur de Asia, el Medio Oriente y el Norte de África crecerán gracias al aumento de la población que alcanza la edad laboral, lo que ofrecerá muchas oportunidades nuevas gracias al crecimiento demográfico que se verá acompañado de mejoras en la infraestructura y el índice de desarrollo humano.

“El desarrollo humano, incluida la salud, la educación y el bienestar de la población, ha mejorado históricamente en todas partes a lo largo de las últimas décadas. En ese caso, muchos países lucharán por continuar desarrollando o manteniendo los logros que han alcanzado. Las mejoras que han alcanzado estos países están centradas principalmente en la salud, la educación y la reducción de la pobreza, pero el resto de los índices de desarrollo son cada vez más complejos y, debido a la pandemia del COVID-19, se producirá un crecimiento económico mundial muchísimo más lento, sumado al envejecimiento de la población y el impacto negativo de los conflictos militares y el cambio climático.

Todos estos factores comenzarán a afectar a los distintos gobiernos que buscan consolidar políticas educativas, además de la mejora de su infraestructura con el objetivo de aumentar la productividad económica de su creciente clase media urbana durante este siglo XXI. En la medida en que los países hagan frente a estos desafíos o fracasen en conseguir sus objetivos, las cambiantes tendencias demográficas mundiales exacerbarán las desigualdades y las oportunidades económicas que se creen, tanto dentro como fuera de los Estados nacionales, durante las dos próximas décadas que vienen. Todo esto creará una gran presión sobre muchos gobiernos y causará una gran migración”.

El informe dedica toda una sección únicamente al problema del coronavirus. Según los autores de este documento el coronavirus causa bastantes incertidumbres a nivel económico, administrativo y tecnológico. Las consecuencias que dejará esta epidemia se sentirán en el futuro. El informe también dice que otros organismos de evaluación han predicho el surgimiento potencial de nuevas enfermedades y la posibilidad de que aparezcan otras pandemias. No obstante, no se hace un análisis integral de las causas que llevaron a la propagación del COVID-19 y el impacto que este último tuvo en la sociedad.

“Podemos decir que la pandemia ha causado: 1) la caída de la economía debido a la cuarentena y el cierre de fronteras; 2) el auge del nacionalismo y la polarización; 3) el aumento de la desigualdad; 4) el debilitamiento de la confianza en los gobiernos; 5) el quiebre y la impotencia de los organismos internacionales, como por ejemplo la ONU y la OMS; 6) el crecimiento de los actores no gubernamentales.

Todo lo anterior lleva a los autores a decir que:

“En un mundo lleno de conflictos, donde las comunidades se encuentren cada vez más fragmentadas, las personas empezaran a buscar refugio en grupos que tengan ideas parecidas, creando o manteniendo identidades que les ayuden a mantener su cohesión; mientras tanto, los Estados democráticos o autoritarios comenzaran a luchar con tal de satisfacer las necesidades y expectativas de sus poblaciones cada vez más conectadas y urbanizadas; el sistema internacional será muy competitivo debido a los desafíos que implica el crecimiento económico chino, lo que causará un mayor riesgo de que se inicien conflictos, especialmente si tenemos en cuenta que los Estados y los actores no estatales empezarán a forjar nuevas formas de poder que irán socavando las normas y las instituciones que hoy en día existen, siendo estas las que han salvaguardado la estabilidad internacional en las últimas décadas. Sin embargo, la dinámica que está siguiendo el mundo de hoy no es fija y por eso el informe contempla muchos posibles escenarios para el 2040, desde el resurgimiento de las democracias hasta la transformación de la cooperación internacional debido a la actual tragedia. El cumplimiento o no de estos escenarios depende de la interacción y las dinámicas internas que los seres humanos elijan seguir” …

El informe plantea cinco escenarios futuros donde se toma en consideración desafíos globales que van desde el cambio climático y las enfermedades hasta crisis financieras y desastres provocados por el hombre que se producirán en prácticamente todas las regiones y países del mundo, mientras que su intensidad no hará sino aumentar. El continuo crecimiento de la migración, que aumentó en una cantidad de cien millones desde el 2000 hasta el 2020, afectará tanto a los países desde donde salen los migrantes como a los países que los reciben. Los mecanismos de seguridad nacional de todos los Estados deberán adaptarse a los cambios que la migración va a provocar. La fragmentación mundial afectará a las sociedades, los Estados y el sistema internacional. Los seres humanos terminarán por dividirse en diferentes grupos a pesar de encontrarse cada vez más interconectados por la tecnología. El criterio que seguirá este proceso de fragmentación estará determinado por las ideas, creencias y la forma en que se comprende la verdad.

“Todo ello conducirá a varios desequilibrios. El sistema internacional será incapaz de responder a semejantes desafíos. Comenzará a ampliarse cada vez más la brecha, al interior de las fronteras nacionales, entre las demandas de la gente y la capacidad que tienen tanto los gobiernos como las corporaciones para satisfacer estas necesidades. Esto conducirá a un aumento de las protestas callejeras en ciudades tan distantes entre sí como lo son Beirut, Bruselas o Bogotá. Se intensificarán toda clase de protestas y ello conllevará un aumento de las tensiones. La política será muy contradictoria dentro de los Estados nacionales, mientras que en el ámbito del sistema internacional China desafiará a los Estados Unidos y el mundo creado por Occidente. Ser capaz de adaptarse a todo esto será una de las grandes virtudes que deberán practicar todas las fuerzas seguir siendo relevantes a nivel mundial.

Deberá tomarse en cuenta toda clase de variables, que van desde la tecnología hasta la política demográfica, con tal crear estrategias que permitan mejorar la economía. Los países que consigan mantener el consenso social y conseguir la confianza de sus poblaciones tendrán su futuro asegurado. El contorno futuro del mundo será determinado, según los autores, por quienes tomen en cuenta parámetros como la demografía, el medio ambiente, la economía y el desarrollo tecnológico. La urbanización continuará acelerándose y para el 2040 dos tercios de la población mundial vivirán en las ciudades. También aumentará el número de ciudades que cuentan con una población de más de un millón de habitantes. La urbanización no significará para nada el mejoramiento de la calidad de vida. El África subsahariana representará más o menos la mitad de este crecimiento, en tanto que el Asia meridional poseerá un tercio de la población urbana pobre del planeta.

En general, podemos decir que los problemas causados por la pobreza, los cuales fueron diagnosticados por los altos tribunales de la ONU hace más de 20 años (por ejemplo, en programas como los Objetivos del Milenio o la agenda del Desarrollo Sostenible), no solo mantendrán su vigencia, sino que incluso se agravarán mucho. Crecerán problemas que están relacionados con las necesidades básicas: falta de educación, acceso a los servicios médicos, vivienda, etc. El documento cuenta con todo un apartado que trata la futura dinámica del sistema internacional que conocerá un enfrentamiento activo entre China y Estados Unidos, enfrentamiento que tendrá gran relevancia y causará una división a nivel mundial. Sin embargo, esta confrontación no nos llevará a un mundo bipolar parecida al enfrentamiento entre la URSS y los Estados Unidos, ya que ahora existen un mayor número de actores que son capaces de defender sus propios intereses al interior de sus respectivas regiones.

Los países que tendrán mayor peso geopolítico y económico serán la UE, la India, Japón, Rusia y el Reino Unido. No obstante, Corea del Norte e Irán son considerados actores problemáticos que, al defender sus intereses, acabaran por causar una gran incertidumbre y volatilidad internacional. Los autores también dicen que:

“Probablemente China y Rusia intentarán influir en las poblaciones de los Estados Unidos y Europa mediante una retórica que afirma la decadencia de Occidente. Igualmente, ambos países intentarán extender su influencia a otras regiones como África, donde ya realizan numerosas operaciones”…

Vale la pena citar lo que dice el informe sobre Rusia, el cual nos permitirá darnos una idea de cómo los sistemas de inteligencia de los Estados Unidos comprenden la política rusa y como recomiendan relacionarse con nuestro país:

“Resulta probable que Rusia siga siendo una potencia disruptiva durante las próximas dos décadas, incluso si sus capacidades materiales disminuyen considerablemente frente a otros importantes actores. Rusia cuenta con ciertas ventajas: posee un ejército convencional considerable, armas de destrucción masiva, grandes recursos energéticos y minerales, una geografía inmensa y la voluntad de usar su poder militar en el extranjero, todo ello le permitirá jugar un papel importante dentro del espacio postsoviético e incluso en otras zonas. Moscú probablemente seguirá intentando dividir a Occidente, además de construir sus redes de poder en África, Medio Oriente y otros lugares. Rusia buscará oportunidades económicas en el Ártico y establecerá misiones militares en esta zona al igual que otros países que intenten aumentar su poder en la región. Sin embargo, Rusia no cuenta con un buen ambiente para las inversiones extranjeras, depende muchísimo de los recursos energéticos (cuyos precios son potencialmente muy volátiles) y su economía es bastante pequeña, ya que su producto interno bruto (PIB) apenas representara el dos por ciento de la economía mundial dentro de las próximas dos décadas. Por lo tanto, Rusia tendrá graves dificultades para proyectar y mantener su influencia a nivel mundial. La salida del presidente Vladimir Putin del poder, ya sea al final de su mandato actual en el 2024 o mucho después, podría erosionar rápidamente la posición geopolítica que Rusia tiene ahora, especialmente si se produce una gran inestabilidad interna. Si Europa disminuye su dependencia energética de Rusia, por medio de energías renovables o mediante la diversificación de sus proveedores de gas, esto llevaría a socavar los ingresos y la capacidad general del Kremlin, especialmente si esa demanda no pudiera ser compensada con nuevos mercados en los países asiáticos”.

Además de China, la India, la UE y el Reino Unido (países que fueron mencionados anteriormente), el texto también habla de Australia, Brasil, Indonesia, Irán, Nigeria, Arabia Saudita, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos como potencias regionales que intentarán obtener alguna ventaja estratégica, siendo actores que están interesados en su estabilidad regional. Los actores no estatales como las ONG, los grupos religiosos, las grandes empresas tecnológicas y otras organizaciones comenzarán a tener un cierto peso en el ámbito internacional. Estos actores no estatales usarán sus recursos para construir y promover redes alternativas que, de acuerdo a las funciones y tareas que desempeñen, competirán o ayudarán a los Estados nacionales. Por otra parte, disminuirá el papel que desempeñan las organizaciones intergubernamentales globales como la ONU, el Banco Mundial y la OMC, organismos que servían para mantener el orden internacional liderado por Occidente. Los líderes de cada país preferirán instaurar coaliciones ad hoc y trabajar al interior de sus respectivas organizaciones regionales. El liderazgo occidental en todas estas organizaciones intergubernamentales será socavado por la propaganda de Rusia y de China. El informe dice que la Iniciativa de la Franja y la Ruta, la OCS, el Nuevo Banco de Desarrollo y la Asociación Económica Regional Integral serán los principales impulsores de este socavamiento de la influencia Occidental. En cuanto a los posibles conflictos futuros, y a pesar de que las grandes potencias desean evitar una guerra a gran escala, el riesgo de que estallen conflictos interestatales será cada vez mayor que antes debido al uso de nuevas tecnologías, una gama muy amplia de objetivos, el numero creciente de actores, una dinámica muy compleja a la hora de disuadir al enemigo, sin hablar del debilitamiento de las normas internacionales. El futuro conflicto puede abarcar un espectro que va desde la coerción económica, las operaciones cibernéticas (no-cinéticas) y la guerra híbrida (incluido el uso de rebeldes, empresas privadas y mercenarios) hasta el uso de fuerzas armadas regulares y armas nucleares (estrategias y formas de lucha convencionales). El terrorismo no desaparecerá. Aunque quienes escribieron el informe muestran muy poca imaginación y se limitan simplemente a citar las conocidas estructuras globales creadas por el yihadismo, los grupos chiítas irano-libaneses, así como los clásicos grupos de izquierda y derecha que existen en Europa, Estados Unidos y América Latina.

Los autores hablan de los siguientes escenarios:

“Tres de ellos representan un futuro en el que los desafíos internacionales se irán agravando paulatinamente y que estarán en gran medida determinado por la rivalidad entre los Estados Unidos y China. El escenario Renacimiento de las Democracias muestra a Estados Unidos como el líder indiscutible del mundo. En el escenario Un mundo a la deriva China es considerado como la potencia reinante, pero no consigue ejercer una hegemonía realmente universal. Finalmente, en el escenario Coexistencia competitiva tanto los Estados Unidos como China prosperan y compiten por el liderazgo en un mundo bipolar. Los otros dos escenarios implican cambios más radicales. Ambos parten de predecir que se producirán terribles luchas globales y que esto terminará por desafiar todos los supuestos acerca de un sistema global. La rivalidad entre los Estados Unidos y China en estos escenarios resulta mucho menos importante, ya que ambos Estados se ven obligados a lidiar con desafíos globales mucho más importantes y terribles, dándose cuenta de que las estructuras internacionales existentes son inadecuadas. El escenario de Búnkeres individuales nos presenta un mundo en el que la globalización se ha derrumbado y están surgiendo bloques económicos y alianzas de seguridad regionales que buscan proteger a los distintos Estados de las crecientes amenazas que surgen a su alrededor. En el escenario de Tragedia y Movilización se producen cambios revolucionarios que llevan a una devastadora crisis ambiental global”.

Por supuesto, fuera de que el informe intenta predecir el futuro por medio de las estadísticas disponibles y los datos obtenidos en las décadas anteriores, los representantes de las redes de inteligencia de los EE.UU. también dicen que este país debe cumplir estos objetivos: 1) identificar las verdaderas amenazas que cuestionan a las autoridades estadounidenses (y todos los países socios de Washington) con tal de centrarse en ellas y asignar todos los recursos que sean necesarios para contrarrestar su influencia; 2) demonizar a ciertos Estados cuyas ideologías y sistemas políticos no se ajustan a los perfiles señalados. En estas ideas se notan claramente la preocupación que sienten las autoridades estadounidenses debido al declive que sufre el sistema internacional occidental, ya que sí se reduce el papel que desempeñan tanto los EE. UU. como la UE, entonces los demás países verán esto de forma positiva.

Los anteriores informes de Global Trends hablaban de la multipolaridad, aunque fuera entre líneas. Pero quizás debido al hecho de que la multipolaridad se ha ido volviendo una realidad, los autores del informe han intentado no usar este término y se limitan simplemente a decir que aparecerán alianzas regionales en medio de un proceso de desunión total. Por otro lado, las predicciones que hacen sobre las próximas dos décadas resultan bastante dudosas y recuerdan a historias de ciencia ficción y no a análisis geopolíticos.

El famoso científico estadounidense Steve Fuller dice que es imposible pronosticar el futuro debido a lo siguiente: 1) el futuro es incognoscible debido a que aún no existe y solo podemos conocer lo que existe; 2) el futuro será muy diferente al pasado y al presente, eso se debe a la incertidumbre, la cual también es influida por la libertad como característica irreductible de la voluntad humana; 3) los efectos de la influencia mutua de la predicción y sus resultados son tan complejos que cada predicción genera consecuencias no deseadas que en todo momento causaran mucho más daño que bien. Por lo tanto, cualquiera puede sacar las conclusiones, opiniones y preferencias personales que desee de este informe.

Notas:

1. https://www.dni.gov/index.php/gt2040-home/summary

FUENTE: http://redangostura.org.ve/?p=8404

Por Pepe Escobar ( corresponsal itinerante de Asia Times, )

El discurso de Putin ante la Asamblea Federal rusa -un Estado de la Nación de facto- fue una jugada de judo que dejó a los halcones de la esfera atlantista particularmente atónitos.

El “Occidente” ni siquiera fue mencionado por su nombre. Sólo indirectamente, o a través de una deliciosa metáfora, el Libro de la Selva de Kipling. La política exterior sólo se abordó al final, casi como una idea tardía.

Durante casi una hora y media, Putin se concentró en los asuntos internos, detallando una serie de políticas que suponen la ayuda del Estado ruso a los necesitados -familias con bajos ingresos, niños, madres solteras, jóvenes profesionales, los más desfavorecidos- con, por ejemplo, controles sanitarios gratuitos hasta la posibilidad de una renta universal en un futuro próximo.

Por supuesto, también tendría que abordar el actual estado de las relaciones internacionales, muy volátil. La forma concisa que eligió para hacerlo, contrarrestando la rusofobia imperante en la esfera atlantista, fue bastante sorprendente.

Primero, lo esencial. La política de Rusia “es garantizar la paz y la seguridad para el bienestar de nuestros ciudadanos y para el desarrollo estable de nuestro país”.

Sin embargo, si “alguien no quiere… dialogar, sino que elige un tono egoísta y arrogante, Rusia siempre encontrará la manera de defender su posición”.

Destacó “la práctica de las sanciones económicas ilegales por motivos políticos” para relacionarla con “algo mucho más peligroso”, y de hecho invisible en la narrativa occidental: “el reciente intento de organizar un golpe de estado en Bielorrusia y el asesinato del presidente de ese país”. Putin se aseguró de subrayar que “se han cruzado todos los límites”.

El complot para asesinar a Lukashenko fue desvelado por la inteligencia rusa y bielorrusa -que detuvo a varios actores respaldados, quién si no, por la inteligencia estadounidense. El Departamento de Estado estadounidense negó, como era de esperar, cualquier implicación.

Putin: “Merece la pena señalar las confesiones de los participantes detenidos en la conspiración de que se estaba preparando un bloqueo de Minsk, incluyendo su infraestructura urbana y las comunicaciones, el cierre completo de toda la red eléctrica de la capital bielorrusa. Esto, por cierto, significa la preparación de un ciberataque masivo”.

Y esto nos lleva a una verdad muy incómoda: “Al parecer, no es por nada que nuestros colegas occidentales han rechazado obstinadamente numerosas propuestas de la parte rusa para establecer un diálogo internacional en el ámbito de la información y la ciberseguridad.”

“Asimétrico, rápido y duro”

Putin comentó cómo “atacar a Rusia” se ha convertido en “un deporte, un nuevo deporte, quién hace las declaraciones más ruidosas”. Y luego se puso en plan Kipling: “Rusia es atacada aquí y allá sin razón alguna. Y, por supuesto, todo tipo de pequeños tabaquis [chacales] corren por ahí como Tabaqui corría alrededor de Shere Khan [el tigre ] – todo es como en el libro de Rudiyard Kipling, «El Libro de La Selva»- aullando y dispuestos a servir a su soberano. Kipling era un gran escritor”.

La metáfora -con sus matices- es aún más sorprendente, ya que se hace eco del Gran Juego geopolítico de finales del siglo XIX entre los imperios británico y ruso, del que Kipling fue protagonista.

Una vez más, Putin tuvo que subrayar que “no queremos quemar ningún puente. Pero si alguien percibe nuestras buenas intenciones como indiferencia o debilidad y pretende quemar esos puentes por completo o incluso volarlos, debe saber que la respuesta de Rusia será asimétrica, rápida y dura”.

Así que aquí está la nueva ley de la jungla geopolítica – respaldada por el Sr. Iskander, el Sr. Kalibr, el Sr. Avangard, el Sr. Peresvet, el Sr. Khinzal, el Sr. Sarmat, el Sr. Zircon y otros caballeros muy respetados, hipersónicos y de otro tipo, que luego se felicitaron en el registro. Aquellos que atizan al Oso hasta el punto de amenazar “los intereses fundamentales de nuestra seguridad lamentarán lo que se ha hecho, como no han lamentado nada durante mucho tiempo”.

Los sorprendentes acontecimientos de las últimas semanas -la cumbre entre China y Estados Unidos en Alaska, la cumbre entre Lavrov y Wang Yi en Guilin, la cumbre de la OTAN, el acuerdo estratégico entre Irán y China, el discurso de Xi Jinping en el foro de Boao- se unen ahora en una cruda nueva realidad: la era de un Leviatán unilateral que impone su voluntad de hierro ha terminado.

Para los rusófobos que aún no han captado el mensaje, un Putin frío, tranquilo y sereno se vio obligado a añadir: “Está claro que tenemos suficiente paciencia, responsabilidad, profesionalidad, confianza en nosotros mismos, seguridad en la corrección de nuestra posición y sentido común a la hora de tomar cualquier decisión. Pero espero que a nadie se le ocurra cruzar las llamadas líneas rojas de Rusia. Y dónde van, lo determinamos nosotros mismos en cada caso concreto”.

De vuelta a la realpolitik, Putin tuvo que subrayar una vez más la “especial responsabilidad” de los “cinco estados nucleares” para discutir seriamente “cuestiones relacionadas con el armamento estratégico”. Es una cuestión abierta si la administración Biden-Harris – detrás de la cual se encuentra un cóctel tóxico de neoconservadores e imperialistas humanitarios – estará de acuerdo.

Putin: “El objetivo de tales negociaciones podría ser crear un entorno de coexistencia sin conflictos, basado en la igualdad de seguridad, que abarque no sólo las armas estratégicas, como los misiles balísticos intercontinentales, los bombarderos pesados y los submarinos, sino también, me gustaría subrayar, todos los sistemas ofensivos y defensivos capaces de resolver tareas estratégicas, independientemente de su equipamiento.”

Aunque el discurso de Xi en el foro de Boao se dirigió sobre todo al Sur Global, Putin destacó cómo “estamos ampliando los contactos con nuestros socios más cercanos en la Organización de Cooperación de Shanghái, los BRICS, la Comunidad de Estados Independientes y los aliados de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva”, y ensalzó “los proyectos conjuntos en el marco de la Unión Económica Euroasiática”, anunciados como “herramientas prácticas para resolver los problemas del desarrollo nacional.”

En pocas palabras: integración de hecho, siguiendo el concepto ruso de la “Gran Eurasia”.

“Tensiones que rozan los niveles de guerra”

Ahora compare todo lo anterior con la Orden Ejecutiva (OE) de la Casa Blanca que declara una “emergencia nacional” para “hacer frente a la amenaza rusa”.

Esto está directamente relacionado con el presidente Biden -en realidad el equipo que le dice lo que tiene que hacer, con auricular y teleprompter- prometiendo al presidente ucraniano Zelensky que Washington “tomaría medidas” para apoyar los deseos de Kiev de recuperar Donbass y Crimea.

Hay varias cuestiones que llaman la atención en esta OE. Niega, de facto, a cualquier ciudadano ruso los plenos derechos sobre sus propiedades en Estados Unidos. Cualquier residente en Estados Unidos puede ser acusado de ser un agente ruso dedicado a socavar la seguridad de Estados Unidos. Un subpárrafo (C), que detalla “acciones o políticas que socavan los procesos o instituciones democráticas en los Estados Unidos o en el extranjero”, es lo suficientemente vago como para ser utilizado para eliminar cualquier periodismo que apoye las posiciones de Rusia en los asuntos internacionales.

Se ha sancionado la compra de bonos rusos OFZ, así como a una de las empresas implicadas en la producción de la vacuna Sputnik V. Pero la cereza de este pastel de sanciones puede ser que, a partir de ahora, todos los ciudadanos rusos, incluidos los que tienen doble nacionalidad, pueden tener prohibida la entrada en territorio estadounidense, salvo mediante una rara autorización especial que se añade al visado ordinario.

El periódico ruso Vedomosti ha señalado que en un ambiente tan paranoico los riesgos para grandes empresas como Yandex o Kaspersky Lab aumentan considerablemente. Aun así, estas sanciones no han sido recibidas con sorpresa en Moscú. Lo peor está por llegar, según los conocedores de la Ruta de la Seda: dos paquetes de sanciones contra Nord Stream-2 ya aprobados por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El punto crucial es que esta Orde Ejecutiva sitúa de facto a cualquiera que informe sobre las posiciones políticas de Rusia como una amenaza potencial para la “democracia estadounidense”. Como ha señalado el destacado analista político Alastair Crooke, se trata de un “procedimiento habitualmente reservado a los ciudadanos de Estados enemigos en tiempos de guerra”. Crooke añade: “Los halcones estadounidenses están subiendo la apuesta de forma feroz contra Moscú. Las tensiones y la retórica están rozando niveles de guerra”.

Es una cuestión abierta si el Estado de la Nación de Putin será examinado seriamente por el tóxico combo lunático de neoconservadores e imperialistas humanitarios empeñados en acosar simultáneamente a Rusia y China.

Pero el hecho es que ya ha empezado a suceder algo extraordinario: una especie de “desescalada”.

Incluso antes del discurso de Putin, Kiev, la OTAN y el Pentágono aparentemente captaron el mensaje implícito en el hecho de que Rusia trasladara dos ejércitos, enormes baterías de artillería y divisiones aerotransportadas a las fronteras del Donbass y de Crimea, por no mencionar los principales activos navales trasladados del Caspio al Mar Negro. La OTAN no podría ni soñar con igualar eso.

Los hechos en diferentes terrenos lo dicen todo. Tanto París como Berlín estaban aterrorizados por un posible enfrentamiento de Kiev directamente contra Rusia, y presionaron furiosamente en contra, pasando por alto a la Unión Europea y a la OTAN.

Entonces, alguien -podría haber sido Jake Sullivan- debió susurrar en el auricular del muñeco de pruebas de choque que no se puede ir por ahí insultando al jefe de un Estado nuclear y esperar mantener la “credibilidad” mundial. Así que después de esa ya famosa llamada de “Biden” a Putin llegó la invitación a la cumbre sobre el cambio climático, en la que cualquier promesa elevada es en gran medida retórica, ya que el Pentágono seguirá siendo la mayor entidad contaminante del planeta Tierra.

Así que Washington puede haber encontrado una forma de mantener al menos una vía de diálogo abierta con Moscú. Al mismo tiempo, Moscú no se hace ninguna ilusión de que el drama Ucrania/Donbass/Crimea haya terminado. Aunque Putin no lo haya mencionado en el Estado de la Nación. Y aunque el ministro de Defensa Shoigu haya ordenado una desescalada.

El siempre inestimable Andrei Martyanov ha señalado alegremente el “choque cultural cuando Bruselas y Washington D.C. empezaron a sospechar que Rusia no “quiere” a Ucrania. Lo que Rusia quiere es que este país se pudra en implosiones, sin que los excrementos de esta implosión golpeen a Rusia. Que Occidente pague la limpieza de este «cluster de mierda» (clusterf**k) también está en los planes rusos para el Bantustán ucraniano”.

El hecho de que Putin ni siquiera mencionara Bantustán en su discurso corrobora este análisis. En cuanto a las “líneas rojas”, el mensaje implícito de Putin sigue siendo el mismo: no se tolerará una base de la OTAN en el flanco occidental de Rusia. París y Berlín lo saben. La UE lo niega. La OTAN siempre se negará a admitirlo.

Siempre volvemos a la misma cuestión crucial: si Putin será capaz, contra todo pronóstico, de hacer una jugada combinada de Bismarck y Sun Tzu y construir una entente cordiale germano-rusa duradera (y eso está muy lejos de ser una “alianza”). Nord Stream-2 es una pieza esencial del engranaje, y eso es lo que está volviendo locos a los halcones de Washington.

Pase lo que pase, a efectos prácticos el Telón de Acero 2.0 ya está en marcha, y simplemente no desaparecerá. Habrá más sanciones. Se ha lanzado todo al Oso menos una guerra caliente. Será inmensamente entretenido ver cómo, y a través de qué pasos, Washington se involucrará en un “proceso de desescalada y diplomático” con Rusia.

El Hegemónico siempre puede encontrar la manera de desplegar una campaña masiva de relaciones públicas y, en última instancia, reclamar un éxito diplomático en la “disolución” del impasse. Bueno, eso ciertamente es mejor que una guerra caliente. Por lo demás, a los aventureros del Libro de la Selva se les ha aconsejado: intenten cualquier cosa divertida y prepárense para un encuentro “asimétrico, rápido y duro”.

FUENTE: https://www.radiohc.cu/especiales/exclusivas/255259-putin-reescribe-la-ley-de-la-selva-geopolitica

La Cancillería turca destaca que “rechaza por completo” la declaración de Biden.

La Cancillería turca informó haber convocado al embajador de EE.UU. en Ankara a raíz de que el presidente Joe Biden reconociera como genocidio las masacres de armenios en el Imperio otomano, y agregó haberle transmitido al diplomático la “fuerte reacción” de Turquía.

Desde el ministerio turco señalaron que el viceministro de Exteriores, Sedat Onal, le comunicó al embajador estadounidense, David Satterfield, que la declaración del presidente norteamericano no tenía base legal y que Ankara “la rechazó, la encontró inaceptable y la condenó en los términos más duros”. Agregó, además, que la declaración había causado una “herida en las relaciones que será difícil de reparar”.

“Esta declaración de EE.UU., que distorsiona los hechos históricos, nunca será aceptada en la conciencia del pueblo turco y abrirá una herida profunda que socava nuestra confianza y amistad mutuas”, enfatizó la Cancillería turca.

Se informó también de que las misiones diplomáticas de EE.UU. en Turquía permanecerán cerradas los próximos lunes y el martes como “medida de precaución”. En particular, estarán cerrados la Embajada de EE.UU. en Ankara, el Consulado General de EE.UU. en Estambul, el Consulado de EE.UU. en Adana y la Agencia Consular de EE.UU. en Esmirna.

Previamente, el ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, destacó que Turquía “rechaza por completo” el reconocimiento de Biden. “No tenemos nada que aprender de nadie sobre nuestro propio pasado. El oportunismo político es la mayor traición a la paz y la justicia. Rechazamos por completo esta declaración basada únicamente en el populismo”, escribió Cavusoglu en Twitter.

El portavoz presidencial turco, Ibrahim Kalin, dijo, a su vez, que EE.UU. debería mirar su propio pasado en respuesta al reconocimiento por parte del presidente Joe Biden de las masacres de armenios en 1915 en el Imperio otomano como genocidio.

Por su parte, el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, acogió con beneplácito la decisión de Biden de reconocer el genocidio. Afirmó que encomia “la posición de principio [de EE.UU.] que es un paso poderoso en el camino hacia la verdad y justicia histórica, un apoyo inestimable a los herederos de las víctimas del genocidio de los armenios”.

Sobre el asunto, el analista y director de Dossier Geopolítico, Carlos Alberto Pereyra Mele, opina que actualmente EE.UU. revisa el papel de Turquía como su aliado clave en la región.

FUENTE: https://actualidad.rt.com/actualidad/390365-cancilleria-turca-convocar-embajador-eeuu

15 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

TEMAS:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO:

Profundos e importantes temas de actualidad son tratados en esta nueva edición del Club de la Pluma, donde el director de Dossier Geopolítica, Carlos Pereyra Mele analiza y nos comenta la realidad mundial de la semana. 

Comienza el programa con los malos resultados en Bolivia para los candidatos de Evo Morales, continúa con la sorprendente derrota del “correísta” Aráuz en Ecuador, y termina con las elecciones de Perú y su diáspora de votos que favorece a los extremismos. Luego desmenuza las causas de esos resultados que invitan a poner “las barbas en remojo”, a la vez que señala al fundamentalismo indígena promovido por ONG extranjeras, como los operadores imperiales de este nuevo “Conservadurismo Popular”.

A continuación se traslada a Brasil donde visualiza una maniobra de Bolsonaro al estilo Trump, al planear con sus fanáticos la toma del Tribunal Superior de Justicia y la disolución del parlamento, para instaurar una “Dictablanda”, todo ello como respuesta a un Lula crecido, libre y sin cargos.. Y nos ofrece una síntesis de la terrible crisis sanitaria que amenaza exportar a Argentina y que ha provocado la “Reversión Demográfica en Brasil”.

Y cierra el bloque con una reflexión sobre las dramáticas consecuencias de la tragedia, que pueden llevar a nuestra región a ser un “Territorio de Saqueo” en manos de los imperios, si no contamos con una organización continental que nos permita acceder al nuevo reordenamiento mundial del siglo XXI. 

Sobre la geopolítica global, nuestro director analiza la crisis de Oriente Medio, que la define como “Un Polvorín” ante los ataques de Israel a una planta nuclear de Irán, buscando reacciones violentas de todas las potencias para armar un escenario similar al inicio de la primera guerra mundial. Por lo pronto, los buenos oficios diplomáticos rusos han puesto paños fríos a la tensión, que sigue latente. 

También nos habla del “enrarecido” centro-este europeo, donde Ucrania ataca a Dombás bajo la tutela de EEUU, Inglaterra y la OTAN. Con despliegues y bases militares y hasta con misiles nucleares desde Polonia, provocando una reacción proporcional de Rusia y hasta de Bielorrusia, también con impresionantes despliegues militares. En medio de este cuadro prebélico, nuestro analista nos avisa de la novedad tecnológica del momento, que es la  incorporación a la infantería rusa del “Robot Soldado”. 

También razona sobre la lógica incomprensible de Biden, que califica de “constructiva” una conversación con Putín, y al día siguiente aplica sanciones a Rusia y expulsa a sus diplomáticos. Una actitud políticamente bipolar que está siendo repetitiva en la Casa Blanca.

Seguidamente nos analiza la decisión  de EEUU de retirar sus tropas de Afganistán, a partir de mayo, lo que crea un gigantesco manto de dudas ante la entrada inminente de los terroristas en la capital.

Y en este punto, Carlos Pereyra Mele se sumerge en los entresijos de la ocupación a ese país. Nos habla de los Talibanes, del atentado de las Torres Gemelas, de Bid Ladem, de las muertes y los daños, del negocio de las drogas que floreció en esos 20 años y del desconcierto y las angustias de sus aliados.

Y nos deja inquietantes preguntas sobre el comportamiento pasado, presente y futuro de EEUU, cuando deja este territorio en manos de los talibanes, en un “abandono a tropel”, que desnuda y confirma una derrota similar a la de Vietnam.  

Y finaliza su alocución con el anunciado choque entre atlantistas y continentalistas. En el que el trípode Moscú, Pekín, Teherán, sigue avanzando en Asia, hacia Europa, y hacia África. Mientras EEUU solo pude frenar ese avance con fuerzas disuasorias.

Y finalizó sentenciando:

“Si la decisión del imperio anglosajón es la guerra, por primera vez tendrá a su frente a ejércitos de última generación, muy bien preparados y con armamentos de primer nivel.”

– Eduardo Bonugli-   Madrid.

[Entrevista al colaborador Pakistani de Dossier Geopolitico: el Dr. Shahzada Rahim. por MIDEAST DISCOURSE. April 17, 2021.NR]

Por Steven Sahiounie, periodista y comentarista político

Las relaciones entre Estados Unidos y Rusia están en un nuevo mínimo. Estados Unidos ha impuesto nuevas sanciones a Rusia en respuesta a las acusaciones de ciberataque e intromisión electoral. El Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia fue acusado de estar detrás del hack de SolarWinds. Rusia ha pedido expulsar a 10 diplomáticos estadounidenses en una “respuesta de ojo por ojo”. El presidente de los Estados Unidos, Biden, sugirió una cumbre con el presidente ruso Putin, que sería la primera de este tipo desde 2018. 

En un esfuerzo por comprender los problemas detrás de los titulares de hoy, Steven Sahiounie de MidEastDiscourse entrevistó a Shahzada Rahim , un analista geopolítico con sede en Islamabad con especialización en política euroasiática, Medio Oriente y política exterior rusa. Es el fundador y director ejecutivo del think tank y del sitio web de noticias Eurasian Post. También es un confidente cercano del ex representante especial del Kremlin, el profesor Alexander Dugin.

# 1. Steven Sahiounie (SS): La tensión entre Moscú y Washington ha ido en aumento desde que el presidente Biden asumió el cargo. ¿Hacia dónde ves que va la relación?

Shahzada Rahim (SR): En primer lugar, gracias por invitarme a esta entrevista sobre el discurso de Oriente Medio.

Bueno, desde el comienzo de la guerra fría, la relación entre Estados Unidos y Rusia ha sido un tema interesante en el escenario mundial. Nada ha cambiado desde entonces, el patrón de relaciones diplomáticas entre las dos potencias globales se mantuvo igual. Antes de responder a su pregunta, permítame aclarar un hecho. Aunque la desintegración de la Rusia soviética trajo humillaciones e importantes desafíos geopolíticos para la Rusia postsoviética, pero una cosa quedó clara a pesar del surgimiento de otras potencias globales como China e India, el establishment estadounidense todavía considera a Rusia como el enemigo número uno. En mi opinión, es la histeria de la guerra fría contra Rusia, que todavía domina las mentes de las élites políticas y militares estadounidenses. Sin embargo, para abreviarlo, bajo la administración de Donald Trump,las relaciones entre Estados Unidos y Rusia se mantuvieron tranquilas en comparación con los regímenes anteriores, pero desde que Biden asumió el cargo, el patrón de relaciones diplomáticas entre los dos países se está desarrollando nuevamente. 

En mi opinión, bajo la administración de Biden, la relación entre los dos países seguirá estancada por tres razones principales. Primero, la histeria anti-Putin, sobre su supuesta participación en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, que aún domina los principales medios de comunicación estadounidenses. Aunque Trump abandonó la Casa Blanca hace tres meses, la supuesta histeria rusa de la campaña de desinformación sigue siendo popular en Estados Unidos, que seguirá siendo uno de los principales obstáculos para tender puentes entre las relaciones entre Estados Unidos y Rusia. En segundo lugar, la participación de Rusia en el este de Ucrania y la anexión de Crimea siguen siendo una de las principales razones detrás de la relación estancada entre los dos países. En mi opinión, bajo la administración de Biden, el dilema ucraniano atrapará aún más la relación ya estancada entre los dos países. Finalmente,el militarismo de la OTAN cerca de la frontera rusa, que es una de las principales razones detrás del actual enfrentamiento diplomático entre los dos países. Muy recientemente, la fuerza aérea rusa interceptó el avión de la OTAN en el Mar Ártico. Por lo tanto, teniendo en cuenta los últimos tres escenarios principales, diré que la relación entre Estados Unidos y Rusia no se reactivará en el corto plazo, especialmente no bajo la administración Biden. Especialmente no bajo la administración de Biden.especialmente no bajo la administración de Biden. 

# 2. SS: Estados Unidos y la UE han impuesto nuevas sanciones a Rusia. ¿Qué medidas puede tomar Rusia para hacer frente a la situación?

SR: Durante décadas, la imposición de sanciones económicas ha sido una de las principales herramientas de la política exterior estadounidense para presionar y amenazar a otras naciones. Pero quiero dejar una cosa clara aquí, Rusia no es una nación común, es una potencia mundial rica en recursos naturales. Por lo tanto, imponer las llamadas sanciones económicas a Rusia no va a funcionar, sino que Estados Unidos y sus aliados europeos deberían centrarse en el compromiso diplomático con Rusia. Solo el compromiso diplomático con Rusia conducirá a la resolución de los principales problemas mundiales, como la carrera de armamentos nucleares, los conflictos regionales y, lo que es más importante, el problema del cambio climático. 

Por el contrario, no se puede negar el hecho de que las sanciones occidentales a Rusia siempre han terminado en represalia. Por ejemplo, según el informe de Naciones Unidas, debido a las sanciones, Rusia pierde entre 50 y 60 mil millones de dólares al año, pero si miramos hacia el otro lado, Estados Unidos y sus aliados pierden 100 mil millones de dólares al año. Por lo tanto, la llamada estrategia de sanciones de las naciones occidentales no solo está perjudicando a Rusia, sino que también las está afectando a ellas. Además, Rusia es uno de los mayores exportadores de hidrocarburos del mundo y Occidente depende de Rusia para estabilizar los precios de los hidrocarburos en el mercado energético. Además, en la última década y media, Rusia ha diversificado su economía invirtiendo en otros sectores domésticos como la fabricación y la ingeniería pesada para proteger los sectores económicos clave de Rusia de las sanciones occidentales.En mi opinión, las sanciones de Estados Unidos a Rusia en una época de geopolítica compleja terminarán en vano y son simplemente inútiles.  

# 3. SS: Rusia tiene una relación de trabajo tanto con Israel como con Irán. Actualmente, la tensión entre Israel e Irán está en un nivel alto. ¿Qué papel podría jugar Rusia para disipar la tensión?

SR: Desde la guerra fría, Rusia ha desempeñado un papel estratégico vibrante para promover la paz y la estabilidad en el Medio Oriente. Además, fue la única región durante la guerra fría, donde Rusia se abstuvo de intervenir militarmente, pero en el lado diplomático, Rusia ha participado activamente en el establecimiento de un equilibrio estratégico en la región. Durante décadas, la rivalidad inmortal entre el Estado de Israel y la República Islámica de Irán en el Medio Oriente ha seguido siendo un gran desafío exterior para Rusia. Sin embargo, la reciente escalada entre Israel e Irán ha complicado aún más la situación para los responsables de la política exterior rusos de la siguiente manera.

 Primero, Irán es un aliado estratégico de la Federación Rusa en la actual Guerra Civil Siria y, por lo tanto, cualquier enfrentamiento militar entre Irán e Israel arrastrará directamente a Rusia a la situación. En este sentido, la primera gran estrategia de Rusia sería reducir la creciente tensión entre Israel e Irán. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia está siguiendo de cerca la situación y están en contacto con los gobiernos de Irán e Israel para reducir la situación a través del canal diplomático. A diferencia de Estados Unidos, que está intentando presionar al régimen iraní, la Federación de Rusia está dispuesta a mantener a raya el escenario de un caso de guerra. Hace dos días, cuando el Mossad israelí en colaboración con la CIA estadounidense atacó el sitio nuclear de Natanz en Irán, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, en Irán,donde instó a ambas partes a reducir la situación. 

# 4. SS: las tensiones entre Rusia y Ucrania son altas. ¿Podría la situación convertirse en un conflicto militar?

SR: Desde la anexión de Crimea en 2014, las relaciones diplomáticas entre Rusia y su vecino estratégico Ucrania están estancadas. Durante la desintegración de la Unión Soviética, las élites militares rusas les dijeron abiertamente a los estadounidenses y sus aliados europeos que Ucrania es el salvavidas de Rusia y, por lo tanto, la OTAN debería mantenerse alejada de la estratégica frontera occidental de Rusia. Pero, en el lapso de una década y la mitad, esta promesa se rompió, incluso en su famoso discurso de la Conferencia de Munich de 2008, el presidente ruso Vladimir Putin advirtió y reiteró a Estados Unidos y sus aliados sobre la línea roja de Rusia. Por lo tanto, fueron los levantamientos de euro-doncellas patrocinados por Estados Unidos en Ucrania, los que obligaron a Rusia a responder con dureza. Pero en lo que respecta a Ucrania, Rusia lo considera un país potencial cuando se trata de su proyecto de Unión Euroasiática. En mi opinión,Rusia no correrá el riesgo de una guerra con Ucrania porque nunca ha sido la prioridad del gobierno ruso en absoluto. 

# 5. SS: El presidente Biden está interesado en reunirse con el presidente Putin para una cumbre. ¿Crees que sucederá y disminuirá la tensión? ¿Cuáles cree que son los principales temas de discusión?

SR: Creo que durante mucho tiempo, el presidente ruso Vladimir Putin ha estado diciendo en sus charlas públicas y entrevistas que está abierto a cualquier compromiso diplomático con Estados Unidos. Según el presidente ruso, para iniciar conversaciones diplomáticas fructíferas, Estados Unidos debe detener la falsa propaganda generalizada contra la federación rusa. No obstante, no se puede negar el hecho de que, en lo que respecta a los intereses estratégicos y geopolíticos de Rusia, Rusia hará todo lo posible para protegerlos. Por lo tanto, Estados Unidos debe tratar primero a Rusia como un potencial competidor estratégico y geopolítico, no como una potencia global de segunda categoría. Quizás, el propio presidente Putin reiteró este hecho en sus diversas entrevistas exclusivas con periodistas estadounidenses como Megan Kelly. 

En mi opinión, frente a las complejas relaciones internacionales, la reunión entre el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente estadounidense Biden parece posible por tres razones principales. Primero, Estados Unidos quiere retirar sus fuerzas de Afganistán y la administración Biden fijó como fecha límite el 11 de septiembre. Por lo tanto, como actor potencial en la región euroasiática, Rusia jugará un papel estratégico en la retirada militar estadounidense de Afganistán. Para abreviar, Estados Unidos necesita urgentemente a Rusia para establecer la paz y la estabilidad en Afganistán después de la partida militar estadounidense. 

En segundo lugar, Rusia es un actor potencial en la guerra de Siria y, por lo tanto, sin el apoyo de Rusia, Estados Unidos no podrá asegurar sus intereses geopolíticos en el Medio Oriente, especialmente en lo que respecta al equilibrio regional y estratégico. Por último, pero no menos importante, el Tratado de Nuevo Comienzo expirará en 2022, en caso de que no se renueve, Estados Unidos y Rusia se lanzarán a una nueva carrera de armas nucleares. Por lo tanto, en mi opinión, si la reunión se lleva a cabo, las cuestiones clave mencionadas anteriormente seguirán siendo fundamentales para el debate de alto nivel.

Steven Sahiounie es unperiodista galardonado

Publicado: https://www.mideastdiscourse.com/2021/04/17/anti-russia-hysteria-dominates-the-american-political-and-military-elites-according-to-shahzada-rahim/ 

Por Pepe Escobar 9 de abril de 2021 Asia Times

A The Beltway siempre le gustó describir al difunto Andrew Marshall, quien identificó amenazas emergentes o futuras para el Pentágono y cuyos protegidos incluían a Dick Cheney, Donald Rumsfeld y Paul Wolfowitz, como Yoda [ Un reverenciado Maestro Jedi que sirvió como Gran Maestro de la Orden Jedi.]

Bueno, si ese es el caso, entonces el supremo de seguridad nacional chino Yang Jiechi, quien recientemente hizo sopa de aleta de tiburón con Tony Blinken en Alaska, es Double Yoda. Y Nikolai Patrushev, secretario del Consejo de Seguridad de la Federación de Rusia, es Triple Yoda.

En medio de la corriente de hielo frío las relaciones entre EEUU y Rusia – Se han sumido en su peor estado desde el final de la Guerra Fría – Triple Yoda, discreto, diplomático y siempre afilada como una daga, sigue siendo una voz tranquilizadora de la razón, como se ha demostrado en una entrevista impresionante por Kommersant en estos días.

[El Kommersant es un diario ruso con una línea editorial orientada a la política y la economía, fundado en 1909-1910.NR]

Patrushev, nacido en 1951, es un general del ejército que trabajó para la contrainteligencia de la KGB en Leningrado, durante la época de la URSS. A partir de 1994 fue director de varios departamentos del FSB. De 1999 a 2008 fue director del FSB y dirigió operaciones antiterroristas en el norte del Cáucaso de 2001 a 2003. Desde mayo de 2008 es el principal asesor de seguridad de Rusia.

[El Servicio Federal de Seguridad de la Federación de Rusia o FSB es el principal servicio de seguridad nacional de Rusia, uno de los órganos federales que se encuentra bajo la jurisdicción inmediata del Presidente de Rusia NR.]

Patrushev rara vez habla con los medios. De ahí la importancia, para la opinión pública mundial, destacamos algunas de sus ideas clave. Esperemos que Beltway esté escuchando.

Patrushev afirma claramente que Rusia no quiere la Guerra Fría 2.0: “Realmente no quisiéramos eso”. Y espera que “el sentido común prevalezca en Washington”.

Patrushev habla

Sobre Biden declarando a Putin un “asesino”: “No me gustaría establecer paralelos, pero hace exactamente 75 años, en marzo de 1946, Churchill pronunció el famoso discurso de Fulton en presencia del presidente Truman, en el que declaró a nuestro país, su reciente aliado en la coalición anti-Hitler, un enemigo. Esto marcó el comienzo de la Guerra Fría “.

Sobre Ucrania y Donbass: “Estoy convencido de que esto es una consecuencia de graves problemas internos en Ucrania, de los que las autoridades están tratando de desviar la atención de esta manera. Resuelven sus problemas a expensas del Donbass, mientras que el capital del país ha estado fluyendo al exterior durante mucho tiempo … y Kiev está vendiendo a los extranjeros, como dicen ahora, a precios democráticos, esos restos de industria que pudieron mantenerse a flote. . “

Primer orden del día para Estados Unidos y Rusia: es la “la esfera de la estabilidad estratégica y el control de armas. Aquí ya hay un ejemplo positivo. Es nuestra decisión común extender el Tratado sobre Armas Estratégicas Ofensivas, lo que ciertamente no fue fácil para la administración estadounidense”.

Sobre posibles áreas de cooperación: “Existe un cierto potencial para el trabajo conjunto en temas como la lucha contra el terrorismo internacional y el extremismo… así como Siria, el arreglo de Oriente Medio, el problema nuclear de la península de Corea, el JCPOA con Irán… Hace mucho tiempo que debatimos cuestiones de seguridad cibernética, especialmente en vista de las preocupaciones de Rusia y las acusaciones que se nos han presentado desde hace varios años “.

Sobre los contactos con Washington: “Continúan. A finales de marzo, tuve una conversación telefónica con el asistente del presidente de los Estados Unidos para la seguridad nacional, el Sr. Sullivan… Por cierto, se llevó a cabo en un ambiente tranquilo y de negocios, y nos comunicamos bastante bien y constructivamente “.

Sobre no hacerse ilusiones sobre las disculpas estadounidenses: “Estados Unidos arrojó bombas atómicas sobre Japón de forma completamente innecesaria, aunque sabían perfectamente que el Ejército Rojo estaba iniciando hostilidades contra la agrupación japonesa en Manchuria; sabían que Tokio estaba dispuesto a rendirse. Y a los japoneses, y de hecho al mundo entero, se les ha dicho durante tres cuartos de siglo que los ataques atómicos eran inevitables … una especie de castigo desde arriba. ¿Recuerda lo que dijo Obama en su discurso en el acto de duelo de Hiroshima? ‘La muerte cayó del cielo’. Y no quiso decir que esta muerte cayó de un avión estadounidense por orden del presidente estadounidense”.

Sobre la mejora de las relaciones: “Dada la naturaleza sin precedentes de la difícil situación interna de los Estados Unidos en la actualidad, las perspectivas de un mayor desarrollo de las relaciones difícilmente pueden considerarse alentadoras”.

Sobre que Estados Unidos ve a Rusia como una “amenaza” y si es recíproca: “Ahora vemos la principal amenaza en una pandemia. Para Estados Unidos, por cierto, resultó ser el momento de la verdad. Los problemas que los políticos estadounidenses ocultaban a sus conciudadanos se hicieron evidentes, incluso al desviar su atención hacia las leyendas de la ‘Rusia agresiva’”.

Sobre los laboratorios biológicos estadounidenses: “Le sugiero que preste atención al hecho de que el número de laboratorios biológicos bajo control estadounidense está creciendo a pasos agigantados en todo el mundo. Y, por una extraña coincidencia, principalmente en las fronteras rusa y china … Por supuesto, nosotros y nuestros socios chinos tenemos preguntas. Se nos dice que hay estaciones sanitarias y epidemiológicas pacíficas cerca de nuestras fronteras, pero por alguna razón recuerdan más a Fort Detrick en Maryland, donde los estadounidenses han estado trabajando en el campo de la biología militar durante décadas. Por cierto, es necesario prestar atención al hecho de que en las áreas adyacentes se registran brotes de enfermedades poco características de estas regiones”.  

Sobre las acusaciones de Estados Unidos de que Rusia usa armas químicas: “No hay evidencia, tampoco hay argumentos; algunas especulaciones ni siquiera resisten una prueba elemental … Cuando ocurrieron incidentes químicos en Siria, las conclusiones se sacaron instantáneamente y se basaron en la información de los notorios ‘Cascos Blancos’. Organización que funcionó tan ‘bien’ que a veces publicaba sus informes incluso antes de los incidentes “.

Sobre la OTAN: “Surge la pregunta: ¿quién está frenando a quién? ¿Washington y Bruselas están frenando a Rusia, o es su tarea frenar el desarrollo de Alemania, Francia, Italia y otros estados europeos? En general, difícilmente se puede llamar a la OTAN un bloque político-militar. ¿Recuerda cómo en los días del feudalismo los vasallos estaban obligados a presentarse al Señor con sus ejércitos a su primera solicitud? Solo que hoy todavía tienen que comprar armas al patrón, independientemente de su situación financiera; de lo contrario, surgirán preguntas sobre su lealtad.

Sobre Europa: “Comprometerse con Europa es importante. Pero estar junto a Europa a toda costa no es una solución para la geopolítica rusa. Sin embargo, mantenemos las puertas abiertas, porque entendemos perfectamente que hay una situación momentánea por la que se guían los políticos occidentales y, al mismo tiempo, existen lazos históricos que se vienen desarrollando entre rusos y europeos desde hace siglos”.

Sobre la multipolaridad: “Hay una serie de problemas en el mundo de hoy que, en principio, no se pueden resolver sin la cooperación normal entre los principales actores del mundo: Rusia, Estados Unidos, la UE, China e India“.

La ‘opción nuclear’ de SWIFT

Las ideas de Patrushev son particularmente relevantes ya que la asociación estratégica Rusia-China se está solidificando minuto a minuto; El canciller Lavrov, en Pakistán, ha pedido que literalmente todos, “incluida la Unión Europea”, se unan a la visión de Rusia de una Gran Eurasia; y todos esperan un enfrentamiento en el Donbass.

La delicadeza diplomática de Patrushev todavía no puede borrar el sentimiento incómodo en las cancillerías de Eurasia sobre la clara posibilidad de un estallido orquestado en el Donbass, con algunas consecuencias extremadamente preocupantes.

Se están discutiendo abiertamente escenarios peligrosos en los corredores de Bruselas, especialmente uno en el que el combo Estados Unidos / OTAN espera una partición de facto después de una breve guerra caliente, con Novorossiya absorbiendo incluso a Odessa. [Novorossiya: proyecto de confederación que incluye a las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk NR]

Si eso se establece como un hecho sobre el terreno, seguirá una nueva ronda dura de sanciones estadounidenses. Iron Curtain 2.0 estaría en efecto; la presión para la cancelación de Nord Stream 2 alcanzaría un punto álgido; e incluso se consideraría la expulsión de Rusia del SWIFT.  [SWIFT es una organización que tiene a cargo una red internacional de comunicaciones financieras entre bancos y otras entidades financieras. En diciembre de 2018 tenía enlazadas más de 11.000 entidades financieras en 204 países y funciona ininterrumpidamente las 24 horas del día y los siete días de la semana.NR]

Dmitri Medvedev, actual vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, una vez llamó a esta última “la opción nuclear”. Patrushev fue lo suficientemente diplomático como para no abordar sus consecuencias catastroficas.

1ra. Parte: Programa “Detrás de la Razón” de Roberto de la Madrid, donde el Director de Dossier Geopolitico fue invitado a participar al Panel para analizar: El momento de altísimo riesgo de conflicto global con la escalada de enfrentamientos entre Ucrania/OTAN/EEUU y de Rusia/L. R. Donbass/Bielorusia, a la que se suma la escalada de ataques entre Israel e Irán conjuntamente con la escalada de la Guerra en Yemen, otro escalonamiento son los movimientos militares en el mar de la China. Programa con el Título: “PELIGRO DE GUERRA: Ataque terrorista nuclear en Irán” Carlos Pereyra Mele

  

     

2da Parte: del Programa “Detrás de la Razón” de Roberto de la Madrid, -“PELIGRO DE GUERRA: Ataque terrorista nuclear en Irán”-, donde destacamos el plan de cerco fallido a la Federación Rusa y los paños fríos que realiza Rusia a Irán para no tener nuevos frentes conflictivos. Para ello la diplomacia de Lavrov fue fundamental. Carlos Pereyra Mele.-

El 30 de marzo del 2021 el Canal de YouTube del Grupo político Conservador Demócrata del fallecido dirigente Lindon Larouche publicó el video de la Presentación del ex senador estatal de Virginia y coronel (ret.) Richard H. Black (Estados Unidos).

En la conferencia del Instituto Schiller del 20 al 21 de marzo 2021: Lecciones de Siria

Cual es la trascendencia de esa exposición que proviene de un político importante del establishment norteamericano, clave diria, por que se realiza en un escenario de gente ligada al Partido Demócrata, pero el disertante es del partido opositor o sea Republicano; esto demuestra que la grieta profunda en EEUU ya supera los marcos del tradicional Bi-Partidismo.

Lo que deja en claro las declaraciones del Senador Black, es que los planes de guerra que se realizaron en este siglo XXI por parte de los EEUU estaban planificados mucho antes de que ocurrieran y fueron llevados a cabo por los alumnos aventajados del filosofo Austriaco Norteamericano  Leo Strauss, creador de la corriente guerrerista de los NeoCom con su filosofía [1]: “Según Strauss: se debe luchar todo el tiempo. Es muy espartano. La paz lleva a la decadencia. Los straussianos creen en la guerra perpetua, no en la paz perpetua”. y que derivó en la Doctrina del Caos Organizado a la que se somete a las naciones a ser aniquiladas y controladas. (En un área global que es una especie de media luna planetaria que pasa por el norte de América del Sur, Norte y Centro de África, Medio Oriente, el Cáucaso y Europa Oriental)

Y esos alumnos aventajados eran Rumsfeld que formó parte del núcleo duro con una visión guerrerista de las relaciones internacionales que rodeaba  al vicepresidente, Dick Cheney, y que incluyó a Condoleezza Rice, la secretaria de Estado y a otros mas, como Paul Wolfowitz o Lewis Libby. Todos ellos colaboradores y hombres de confianza del ex presidente George H. Bush padre, y alumnos de la escuela strassionana.[2]

Pero estas declaraciones de Black no son aisladas sino que estas “coinciden”  con las que realizó el el general Clark [3], en su famosa entrevista con Amy Goodman, en 2007, donde reveló que uno de los principales generales en el Pentágono, le había mostrado un memorando del entonces secretario de defensa Donald Rumsfeld, explicando que iba a invadir a 7 países en 5 años, Siria, Líbano, Libia, Somalia, Sudán e Irán. 

Pocos días después el General Clark declaró públicamente que: “Que el ISIS, fue creado y financiado por nuestros aliados más cercanos.” y estos dos datos los corrobora el Senador por Virginia y Coronel ® Richard H. Black.

Estas declaraciones vienen a confirmar lo profundo del modelo guerrerista que se instaló en el Pentágono y que fue lanzado a la práctica durante el Gobierno de Bush Jr. por los personajes antes mencionados que habían sido straussianos de segundo nivel en la presidencia de Bush Padre; y que se utilizaran todos los métodos de confusión social para garantizar que EEUU interviniera militarmente en los conflictos de los países incluidos en el memorando a que hizo referencia el General Clark.[4] Por ello desde hace 15 años el equipo de Dossier Geopolitico [DG] sostiene que los conflictos del S XXI en que intervienen EEUU estaban planificados a fines del S XX. Y no tienen nada que ver con la argumentaciones a las que se recurre para actuar militarmente tanto en Siria, Libia, Somalia, Sudán e Irán a la que luego se le sumaron las intervenciones desestabilizadoras en el Cáucaso -Conflicto de Georgia- y también a la de Azerbaiyán/Armenia y el golpe de Estado en Ucrania que llevó a la Guerra Civil para cercar a la Federación Rusa y que además hoy vuelve a recalentarse. Esto es parte de un plan de acción del estado Profundo Norteamericano [DG].

Para casi todas las intervenciones se han usado terrorista armados equipados, entrenados y pagados por las fuentes “colaterales” que tiene el poder profundo norteamericano de esos mercenarios, para confirmar este “sistema”, vamos a incorporar el video de las declaraciones de una testigo directa del ataque criminal mercenario de: Al Qaeda/ISIS de la Hermana Guadalupe Monja Católica que le tocó vivir esos ataques en la Ciudad de Alepo (Siria) y de sus alumnos de toda Siria que comentaron cómo operaba el ISIS y quien le daban las órdenes.  

“No nos habíamos equivocado en las causas de las guerras del S XXI y sus trágicas consecuencias, como también de nuestros análisis y tendencias actuales del sistema Mundo, hoy en el 2021 este Plan de los straussianos tiene grandes dificultades para imponerse ante la creación de un Bloque EuroAsiático -Moscú/Pekín/Teherán-; pero sigue siendo un peligro para la Paz Mundial y el desarrollo de los pueblos que quieren ser soberanos con sus destinos nacionales”. Carlos Pereyra Mele Director de Dossier Geopolitico 

Referencias:

[1] ESTADOS UNIDOS: Nuevo orden mundial sobre vieja filosofía

http://www.derechos.net/cedhu/lobe_06_03.htm

[2] Los ‘halcones’ del entorno Bush

https://www.eluniverso.com/2006/11/19/0001/14/27E76FF43E8E41C491E55604C55C3560.html

[3] Wesley Kanne Clark General de 4 Estrellas retirado del Ejército de los Estados Unidos. Fue comandante supremo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte durante la Guerra de Kosovo, donde dirigió el bombardeo de la OTAN sobre Yugoslavia.

[4] El general Wesley Clark vuelve a decir la verdad https://rebelion.org/el-general-wesley-clark-vuelve-a-decir-la-verdad/

Parte I: China neutraliza la campaña estadounidense sobre la cuestión musulmana uigur

Cuando China e Irán, dos de los principales adversarios de Estados Unidos en la situación mundial contemporánea, suscriben un pacto estratégico de 25 años, no tiene sentido hacer pelos en la lengua y especular si el desarrollo afecta las estrategias estadounidenses. Claro que lo hace. La región de Asia occidental tiene que ver con la geopolítica, desde el petróleo y la jihad hasta el petrodólar. 

La región sirvió como cruce de imperios durante siglos entre Europa y Asia. Y en la historia moderna, los intrusos extranjeros combinaron nuevas realidades conmovedoras: estados fallidos, pueblos humillados, economías paralizadas, desigualdad y pobreza extremas, entornos devastados, recursos saqueados, geografías en conflicto y radicalismo violento. 

El histórico acuerdo China-Irán firmado el 27 de marzo en Teherán durante la visita del Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, ha estado en negociación desde la visita de 2016 del presidente chino Xi Jinping a Teherán. Numerosas visitas del ministro de Relaciones Exteriores iraní Javed Zarif a China en los últimos años atestiguan la gran importancia que Teherán concedió a las negociaciones que culminaron con la ceremonia formal de firma en Teherán el sábado, que también marcó el 50 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre estos dos”. estados de civilización” del siglo XXI que disfrutaron de una vasta continuidad histórica y unidad cultural en una gran región geográfica a lo largo de milenios. 

El texto del documento acordado aún no se ha puesto en el dominio público, pero en términos generales, podemos deducir de la declaración conjunta emitida el 27 de marzo de que se ha actuado sobre el acuerdo alcanzado durante la visita de Xi para aumentar el comercio bilateral a $ 600 mil millones en la próxima década. . De hecho, la declaración conjunta comienza invocando la visita de Xi.  Dos documentos complementarios firmados por los dos países se refieren al “Memorando de Entendimiento sobre la Promoción Conjunta de la Franja Económica de la Ruta de la Seda y la Ruta de la Seda Marítima del Siglo XXI” y el “Memorando de Entendimiento sobre el Fortalecimiento de las Capacidades e Inversiones Industriales y Minerales”, por el cual ambas partes “se ampliarán cooperación e inversiones mutuas en diversas áreas, incluyendo transporte, ferrocarriles, puertos, energía, industria, comercio y servicios ”.

La declaración conjunta dice que, dadas sus ventajas económicas relativas, ambas partes mejorarán su cooperación en el campo de la energía. Irán suministrará petróleo y gas a China, mientras que la parte china “considerará financiar e invertir en los proyectos ascendentes y descendentes de las industrias energéticas” en Irán. Una vez más, se prevé una cooperación económica de amplio alcance que abarque los intercambios comerciales y de inversión, la banca, la financiación, la minería, el transporte, las comunicaciones, el espacio, las industrias manufactureras, el desarrollo de puertos, la mejora y expansión de las redes ferroviarias de Irán, la introducción de sistemas ferroviarios rápidos en Irán, agricultura, recursos hídricos, protección del medio ambiente, seguridad alimentaria, lucha contra la desertificación, desalación de agua, aprovechamiento de la energía nuclear, etc. Un “Memorando de Entendimiento sobre Fortalecimiento de la Cooperación en materia de Inversiones” bilateral se dedica a este aspecto y al intercambio de conocimientos y tecnología.

Sin embargo, el alcance del pacto trasciende con mucho el comercio y la inversión. Un comentarista de los medios de comunicación estatales chinos señaló: “Tal como está, este acuerdo cambiará totalmente el panorama geopolítico prevaleciente en la región de Asia occidental que durante tanto tiempo ha estado sujeta a la hegemonía de Estados Unidos”. La declaración conjunta establece que la Asociación Estratégica Integral significa “un acuerdo importante en todas las áreas de las relaciones bilaterales y asuntos regionales e internacionales”. Agrega, “Actualmente la situación regional e internacional está experimentando desarrollos profundos y complejos. En tales circunstancias, las dos partes enfatizan la importancia de la cooperación entre los países en desarrollo en asuntos internacionales y están comprometidas con esfuerzos conjuntos para lograr la paz, la estabilidad y el desarrollo en la región y el mundo en general “. 

Curiosamente, la declaración conjunta destaca que “China concede importancia al papel efectivo de Irán como potencia regional y evalúa positivamente el papel de Irán en las actividades en el marco de la Organización de Cooperación de Shanghái y apoya la solicitud de Irán para ser miembro de pleno derecho de la Organización”. Por supuesto, es una forma de decirle al mundo que China no acepta el aislamiento de Irán de la comunidad mundial.  Posiblemente, China y Rusia están en la misma página aquí.

Estados Unidos ha contribuido significativamente a proporcionar una razón de ser para tal pacto. Ni China ni Irán esperan buena voluntad de Estados Unidos. Perciben que la mentalidad adversaria en Estados Unidos solo se está endureciendo bajo la supervisión del presidente Joe Biden. En cuanto a Teherán, ya no tiene esperanzas de que Biden reviva el JCPOA o levante las sanciones en el corto plazo. Por lo tanto, sin duda, rechazar el unilateralismo y las sanciones de Estados Unidos es un leitmotiv de la asociación estratégica China-Irán. 

El interés de China radica en “ampliar” este leitmotiv para abrazar sus relaciones con los estados regionales en su conjunto. La gira regional de Wang cubrió Arabia Saudita, Turquía, Irán, Emiratos Árabes Unidos y Omán. El hecho de que viajara a Irán a través de Arabia Saudita es a la vez simbólico y de gran importancia. En su reunión en Riad  el 24 de marzo con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, Wang dijo que China apoya a Arabia Saudita para salvaguardar su soberanía, dignidad nacional, seguridad y estabilidad, y se opone a la interferencia en los asuntos internos de Arabia Saudita bajo cualquier pretexto. El príncipe Mohammed afirmó en respuesta que el ascenso de China conduce a la paz, la estabilidad y la prosperidad mundiales, así como a un desarrollo mundial más equilibrado. 

El Príncipe Heredero expresó la esperanza de que los dos países impulsen la cooperación antiterrorista y de seguridad para elevar las relaciones bilaterales a un nivel superior. Es importante destacar que el Príncipe Heredero dijo que Arabia Saudita ‘apoya firmemente la posición legítima de China sobre los asuntos relacionados con Xinjiang y Hong Kong, se opone a interferir en los asuntos internos de China bajo cualquier pretexto y rechaza el intento de ciertas partes de sembrar la disensión entre China y el mundo islámico. . 

En pocas palabras, Arabia Saudita ha socavado la actual campaña estadounidense contra China con respecto a Xinjiang. Es un desaire a la administración Biden. De hecho, la gira regional de Wang testifica sobre la realidad de que nadie acepta las diatribas de Estados Unidos contra China. Los estados regionales sienten que Estados Unidos está siendo impulsado por una rivalidad ardiente por una China en ascenso lista para superarla en un futuro cercano como la superpotencia número uno del mundo. Se niegan a tomar partido en la rivalidad.

La importancia radica aquí: China ha introducido, después de una cuidadosa evaluación de la dinámica de poder en Asia occidental, ciertos principios comunes que son igualmente aplicables en toda la región para sentar las bases de sus relaciones con los países de la región. El objetivo tácito es alentar a los estados regionales a adoptar políticas exteriores independientes, sacudiéndose el yugo occidental, especialmente la hegemonía estadounidense. Pero el método de China para hacer esto es radicalmente diferente de las tácticas coercitivas y a menudo violentas que las potencias occidentales adoptaron tradicionalmente en la región.

China no tiene ningún interés en utilizar la coerción como instrumento de “persuasión”, incluso con Turquía, que tiene una diáspora uigur vocal (que realizó una manifestación durante la visita de Wang). En la reunión con Wang, el presidente Recep Erdogan subrayó el profundo interés de Turquía en “impulsar confianza mutua, promoviendo la sinergia entre la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China y el plan del “Corredor Medio” de Turquía, mejorando la cooperación en los campos que incluyen la interconexión e intercomunicación, la construcción de infraestructura y la inversión, buscando un desarrollo más equilibrado del comercio bilateral y alentando la liquidación en moneda local ofreciendo relaciones equitativas “.

Erdogan también expresó el aprecio de Turquía por la iniciativa de cinco puntos de China para lograr la seguridad y estabilidad en el Medio Oriente y su voluntad de profundizar la comunicación y coordinación con China en asuntos regionales. Fundamentalmente, la proyección de China de una agenda constructiva para desarrollar un compromiso “ganar-ganar” con los estados regionales está ganando terreno.

Presidente Rohani de Iran y Xi Jinping de China

Parte II: China se posiciona del lado correcto de la historia

En una entrevista exclusiva con Al-Arabiya la semana pasada, el Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, describió el enfoque de Beijing hacia la región de Asia Occidental con especial referencia a las tensiones en el Golfo Pérsico.

Wang lamentó que “debido a los conflictos prolongados y la agitación en la historia más reciente, la región descendió a una tierra baja de seguridad … Para que la región emerja del caos y disfrute de la estabilidad, debe liberarse de las sombras de la rivalidad geopolítica de las grandes potencias e independientemente explorar vías de desarrollo adecuadas a sus realidades regionales. Debe permanecer impermeable a la presión y la interferencia externas, y seguir un enfoque inclusivo y reconciliador para construir una arquitectura de seguridad que se adapte a las preocupaciones legítimas de todas las partes “. 

Wang ha reiterado una tercera vía. China ha estado adoptando últimamente una “iniciativa de cinco puntos” que se basa en la adhesión al respeto mutuo (no injerencia en los asuntos internos), la equidad y la justicia (léase la cuestión de Palestina), la no proliferación (zona libre de armas nucleares en Oriente Medio), la seguridad colectiva (propuesta para realizar en China una conferencia de diálogo multilateral para la seguridad regional en el Golfo), y cooperación al desarrollo (Iniciativa de la Franja y la Ruta, Tratados de Libre Comercio). No será fácil para Estados Unidos igualar este paquete chino de “multilateralismo genuino”. China está animando a los estados regionales a adoptar políticas de equidad y justicia, y “resistencia” al acoso de Estados Unidos (que normalmente asociamos con Irán) para crear una autonomía estratégica.

China espera anclar sus relaciones bilaterales en esta nueva forma de pensar que brinda posibilidades sin fisuras para agregar contenido sólido de gran beneficio mutuo. Por lo tanto, durante la parada de Wang en Abu Dhabi (su destino después de Teherán) se anunció que los Emiratos Árabes Unidos comenzarán a producir la vacuna Sinopharm de China el próximo mes como el primer estado del Golfo en establecer una instalación de producción de vacunas contra el coronavirus con capacidad inicial para producir 200 millones de dosis al año. , impulsando sus esfuerzos para convertirse en un centro de suministro para Asia occidental y África.

Por otro lado, justo antes de la llegada de Wang Yi a Riad, el director ejecutivo de Aramco Amin Nasser anunció: “Garantizar la seguridad continua de las necesidades energéticas de China sigue siendo nuestra máxima prioridad, no solo durante los próximos cinco años, sino durante los próximos 50 y más. ” El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, dijo a Wang al mismo tiempo que Riad desea “profundizar continuamente” la cooperación bilateral “en los campos del petróleo crudo, la petroquímica, la energía nuclear y otros campos de la energía,” al tiempo que la expande a nuevos campos “como 5G, telecomunicaciones y tecnologías digitales. 

Por cierto, la 155a sesión del Consejo de la Liga de los Estados Árabes a nivel de ministros de Relaciones Exteriores adoptó una resolución relacionada con China el 3 de marzo, que reiteró la importancia de fortalecer los lazos China-Árabes, y anunció que Arabia Saudita será la sede de la primera cumbre árabe-china de este año. Wang lo calificó como un marcador impresionante y espera que la cumbre sea “un evento memorable en la historia de las relaciones entre China y los países árabes”.

Estados Unidos nunca antes había enfrentado de la Unión Soviética o sus competidores occidentales este tipo de desafío que China plantea hoy al ofrecer a los estados regionales un camino completamente nuevo de desarrollo y gobernanza que da primacía a su identidad nacional como estados soberanos, deseosos de diversificar sus economías y no seguir simplemente como gasolineras para las grandes petroleras. La oferta de China es seductora: no toma partido en las divisiones y cismas intrarregionales y, en cambio, quiere que los actores regionales sigan un enfoque inclusivo y reconciliador para construir una arquitectura de seguridad propia que se adapte a las preocupaciones legítimas de todas las partes. 

Y, sin embargo, China calcula que el resultado será que la región eventualmente saldrá de las sombras del dominio occidental para perseguir independientemente sus políticas y resistir la presión y la interferencia de Estados Unidos. En resumen, China está buscando igualdad de condiciones a corto plazo. 

Por lo tanto, mientras buscaba que Irán reanudara el cumplimiento de sus compromisos en el tema nuclear, Wang sugirió que la comunidad internacional también debe apoyar los esfuerzos de los países de la región para establecer el Medio Oriente como una zona libre de armas nucleares, y que, para un enfoque consensual, todas las partes deben discutir y formular una ruta y un cronograma para implementar el JCPOA. Posiblemente, esto coloca a China en un papel fundamental como mediador entre Irán y sus vecinos árabes.

De hecho, el factor ‘X’ tiene que ver con la seguridad y la cooperación militar bajo el pacto China-Irán. Independientemente de la ambivalencia estratégica de ambos lados sobre el tema, si las tensiones entre Estados Unidos e Irán se profundizan, Teherán comenzará a ver una ventaja mutua al permitir que China (y Rusia) accedan a sus bases ocasionalmente para contrarrestar la presencia estadounidense en el Golfo Pérsico. Sin duda, Irán buscará la transferencia de tecnología militar avanzada desde China (y Rusia), una vez que el embargo de la ONU sobre tales transacciones finalice en breve en el marco del JCPOA. 

Los grandes volúmenes de exportaciones de petróleo y gas a China impulsarán el poder adquisitivo de Irán. ( Según se informa, China ya está aumentando sus importaciones de petróleo iraní; se espera que las importaciones alcancen niveles de   856,0000 bpd en marzo, un aumento del 129% en febrero). En pocas palabras, China generará ingresos para que Irán realice todo su potencial, como una potencia regional que no se deja intimidar. Mientras tanto, Arabia Saudita también ve a China (y Rusia) como su socio para desarrollar una industria de defensa autóctona que reduce su dependencia de las costosas compras de armamento de los países occidentales.       

Irán siente que el endurecimiento de las actitudes de Estados Unidos hacia China, como se hizo evidente durante las recientes conversaciones en Anchorage, ha llevado a Beijing a deshacerse de su anterior reticencia y cambiar a un alcance abierto hacia la política regional. Wang Yi enfatizó en sus declaraciones en Teherán que China está dispuesta a oponerse a la hegemonía y la intimidación, salvaguardar la justicia internacional y la equidad, así como defender las normas internacionales junto con la gente de Irán y otros países. “Nuestras relaciones con Irán no se verán afectadas por la situación actual, pero serán permanentes y estratégicas”, dijo Wang. Su remate, por supuesto, fue: “Irán decide independientemente sobre sus relaciones con otros países y no es como algunos países que cambian su posición con una llamada telefónica”. 

En otra parte, Wang destacó que China es consistente en oponerse a las sanciones unilaterales irrazonables impuestas a Irán por otros países, porque violan el derecho internacional, especialmente las basadas en mentiras e información falsa, que son inmorales e impopulares y constituyen una afrenta a la conciencia humana. Dijo que China está dispuesta a trabajar con Irán y otros países para oponerse conjuntamente a los actos de intimidación por parte de las potencias, defender la equidad y la justicia internacionales y defender las normas básicas de las relaciones internacionales. 

Sin duda, Irán da la bienvenida a este marcado cambio en la postura diplomática de China y ve claras ventajas en ello. El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamkhani, una figura muy influyente en los niveles más altos del país, ha descrito el pacto con China como “parte de la política de resistencia activa”.

Wang señaló que es hora de reflexionar seriamente sobre las malas consecuencias infligidas en la región por las interferencias externas y trabajar juntos para explorar formas efectivas de mantener la seguridad y estabilidad regional a largo plazo. Por supuesto, China es muy consciente de que las divisiones regionales (que son en gran parte creación de las potencias occidentales) no desaparecerán de la noche a la mañana. No obstante, el mensaje constante de Wang a lo largo de la gira regional fue que los países de la región deben mantener su sentido de propiedad, llevar adelante el espíritu de independencia, deshacerse de la interferencia de la competencia geopolítica, buscar caminos de desarrollo adecuados a las condiciones nacionales y establecer una seguridad. marco acorde con sus intereses. 

China está jugando a largo plazo. La gira regional de Wang por Asia occidental marca la creencia y la confianza de China de que está en el lado correcto de la historia.

PARTE III

La declaración conjunta China-Irán del sábado pasado causó sensación en los medios internacionales y entre los analistas regionales desde Israel hasta la India. Israel está ansioso por la cooperación de seguridad entre China e Irán. Los indios están cavilando sobre el destino de su proyecto del puerto de Chabahar en el este de Irán, parte integral de su “conectividad regional”. 

El diablo está en los detalles. Y el punto es que el documento final negociado por Beijing y Teherán aún permanece en secreto. Ambos lados son notablemente tímidos. Sin duda, toda la atención en Teherán está todavía en leer los labios del presidente Joe Biden: cómo enmarca el JCPOA en las pocas semanas cruciales que quedan antes de que los inspectores de la AIEA sean expulsados ​​de Irán el próximo mes. 

El comunicado de prensa de Wang Yi, Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores, que analizó el martes el resultado de su gira regional ni siquiera menciona el pacto con Irán. Wang dijo que “se han logrado los objetivos esperados” y subrayó que la ganancia más importante, desde la perspectiva de Beijing, es la proyección de la iniciativa de cinco puntos de China para lograr la paz y la seguridad en Asia occidental mediante el desarrollo de la capacidad de los estados regionales “para permanecer insensibles a la presión y la interferencia externas, para desarrollar de manera independiente caminos adecuados a las realidades regionales ”y, lo más importante,“ librarse de las sombras de la rivalidad entre las grandes potencias y resolver los conflictos y diferencias regionales como dueños de la región ”. 

Wang instó a los países que visitó – Arabia Saudita, Turquía, Irán, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin (más una “visita de trabajo a Omán) – a adaptarse a los intereses centrales de cada uno. De cara al futuro, Wang enumeró las siguientes áreas de “cooperación práctica”: 

    alineación de la Iniciativa de la Franja y la Ruta con los planes nacionales de desarrollo de los estados regionales; 

    exportación y distribución de las vacunas Covid-19 de China a nivel regional y creación de un mecanismo internacional para el “reconocimiento mutuo del código de salud”; 

    lograr una solución de dos Estados a la cuestión de Palestina; 

    solución política de disputas regionales; 

    la creación de “una hoja de ruta y un calendario” para reanudar el JCPOA y la resolución del problema nuclear iraní; 

    promoción del Foro de Reforma y Desarrollo China-Árabe, así como del Foro de Seguridad del Medio Oriente; 

    cooperación de alta y nueva tecnología, como 5G, big data e inteligencia artificial; y, 

    desarrollo de una “comunidad de estados China-Árabes con un futuro compartido en la nueva era” que se oponga a la politización de las cuestiones de derechos humanos.

Sin duda, Beijing se está posicionando como un solucionador de problemas para romper el estancamiento sobre el JCPOA. En vísperas de la llegada de Wang a Teherán, el enviado especial de Estados Unidos, Robert Malley, tuvo una llamada con el viceministro de Relaciones Exteriores de China, Ma Zhaoxu, durante la cual este último afirmó que Pekín “seguirá desempeñando un papel constructivo” para volver a encarrilar al JCPOA.

Basta decir que el pacto China-Irán está profundamente arraigado en una nueva matriz que Beijing espera crear con los estados árabes del Golfo Pérsico e Irán. El pacto forma parte de una nueva narrativa sobre seguridad y estabilidad regionales. 

No se sabe nada sobre la naturaleza del mecanismo de pago para transacciones económicas tan masivas que ascienden a cientos de miles de millones de dólares que prevé el pacto China-Irán. China no puede sentirse cómoda con el riesgo del uso del dólar estadounidense como moneda para tales transacciones. 

De hecho, los expertos chinos han señalado en los últimos tiempos que Beijing se da cuenta del enorme riesgo de dependencia excesiva del dólar estadounidense y del sistema de pago controlado por Occidente desde la crisis financiera de 2008, y que la última flexibilización cuantitativa masiva realizada por Estados Unidos para impulsar su La propia economía también aumenta esa preocupación. 

Además, un destacado experto chino, Dong Dengxin, director del Instituto de Finanzas y Valores de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Wuhan, dijo al periódico Global Times recientemente: “Washington ha estado abusando de SWIFT para sancionar arbitrariamente a cualquier país a voluntad, lo que ha provocado insatisfacción global. Si China y Rusia pudieran trabajar juntos para desafiar la hegemonía del dólar, una larga lista de países se haría eco del llamado y se uniría al nuevo sistema “. 

Como el sistema de pago está vinculado al sistema de comercio, Dong sugirió que el nuevo sistema de pago utilice el yuan como moneda de compensación. “Al principio, el sistema podría impulsar una prueba en países y países y regiones de Asia Central a lo largo de las rutas de la Iniciativa de la Franja y la Ruta. A medida que crece su influencia, el sistema está preparado para atraer a otros países de Europa y la ASEAN”, dijo Dong.    

Otros informes de los últimos meses también han hablado de un mecanismo de pago distinto del dólar entre China e Irán en discusión. Queda por ver hasta qué punto Estados Unidos puede soportar tal afrenta. China no busca enfrentarse a Estados Unidos, al menos todavía no. También para Irán, la exportación de petróleo y gas, un activo estratégico, con pago en moneda local requiere un acto de fe. En los últimos años, China también ha estado instando a Arabia Saudita a salir de la órbita del dólar por el comercio de petróleo.

Habiendo dicho eso, China está probando las aguas en Asia Occidental. El pasado mes de enero, según los informes , el Instituto de Moneda Digital del Banco Popular de China y el Banco Central de los Emiratos Árabes Unidos se unieron al llamado Puente CBDC Múltiple (m-CBDC), un proyecto de pagos transfronterizos para facilitar las transferencias de fondos. , liquidación de comercio internacional y transacciones del mercado de capitales en sus propias jurisdicciones. 

Sin duda, el yuan digital, de marca nacional en China como el proyecto de Moneda Digital / Pago Electrónico (DCEP) también podría desafiar la supremacía del dólar estadounidense. A partir de ahora, el sistema de pago transfronterizo de China CIPS se asocia y compite con SWIFT en medio de las crecientes tensiones entre China y EE. UU. Un mayor uso del CIPS en lugar del sistema SWIFT con sede en Bélgica reduciría la exposición de los datos de pagos globales de China a los Estados Unidos. Algunos analistas estadounidenses han criticado esto como un paso para “promover el autoritarismo digital de China a nivel nacional y mundial”.

Con el ascenso meteórico de China en el escenario mundial, Beijing ha esperado durante mucho tiempo que su moneda física, el renminbi (yuan), se apoye en la parte posterior de su éxito económico y obligue a alejarse del sistema financiero dominado por el dólar. China se está moviendo constantemente hacia una posición desafiante pero oportunista. 

La iniciativa Belt and Road de China se convierte en un punto de entrada maduro para la internacionalización del yuan digital. China podría pedir a los países participantes de BRI que comiencen a aceptar el yuan digital, hagan pagos de préstamos y paguen para instalar infraestructuras como terminales de punto de venta y tarifas de transacción más bajas. Según la Administración Estatal de Divisas de China, se ha tomado la decisión de “cooperar activamente con la estrategia nacional de desarrollo del cinturón y la carretera”. 

Además de ser un sistema de pago más barato y rápido, también crea un cortafuegos contra las sanciones estadounidenses. En un escenario hipotético, Irán puede construir un sistema de moneda digital compatible para que el comercio y la inversión y las transferencias transfronterizas, la liquidación del comercio internacional y las transacciones de divisas entre los dos países ya no sean rastreables por EE. UU. 

Efectivamente, esto puede neutralizar las sanciones de EE. UU. sin pasar por el poderoso billete verde. Un informe en el New York Times dice que “si se pone en vigor como se detalla, la asociación (China-Irán) crearía puntos de inflamación nuevos y potencialmente peligrosos en la relación en deterioro entre China y los Estados Unidos … sanciones estadounidenses renovadas, incluida la amenaza para cortar el acceso al sistema bancario internacional para cualquier empresa que haga negocios en Irán, han logrado sofocar la economía iraní al ahuyentar el comercio y las inversiones extranjeras que tanto se necesitan “.

¿Cómo podría Washington aceptar tal desafío estratégico en un momento en que “Estados Unidos ha vuelto”, según la administración de Joe Biden? El departamento de estado de Estados Unidos ha prometido “imponer costos a las empresas chinas que ayudan a Irán”. Dadas las circunstancias, es totalmente concebible que no haya un calendario para el lanzamiento oficial del pacto China-Irán. Al ser “estados de civilización”, China e Irán tendrían sus propios conceptos de tiempo y espacio.

Con una triple palmada de Rusia-China-Irán en la hegemonía, ahora tenemos un nuevo tablero de ajedrez geopolítico.

Por Pepe Escobar Asia Times

Pasaron 18 años después de que Shock and Awe se desatara en Irak para que el Hegemón se sintiera impactado y atemorizado sin piedad por un uno-dos diplomático entre Rusia y China virtualmente simultáneo.

No se puede enfatizar lo suficiente cómo este es un momento real que cambia el juego; la geopolítica del siglo XXI nunca será lo mismo otra vez.

Sin embargo, fue el Hegemón quien primero cruzó el Rubicón diplomático. Los manipuladores detrás del holograma Joe “Haré lo que quieras que haga, Nance”, había susurrado Biden en su auricular para calificar al presidente ruso Vladimir Putin como un “asesino” sin alma en medio de una entrevista de softbol.

Ni siquiera en el apogeo de la Guerra Fría las superpotencias recurrieron a ataques ad hominem. El resultado de un error tan asombroso fue el regimiento de prácticamente toda la población rusa detrás de Putin, porque eso se percibió como un ataque contra el estado ruso.

Luego vino la respuesta fría, calmada, serena y bastante diplomática de Putin, que debe meditarse cuidadosamente. Estas palabras afiladas como una daga son posiblemente los cinco minutos más devastadores y poderosos en la historia de las relaciones internacionales posteriores a la verdad.

En Para Leviathan, hace tanto frío en Alaska , pronosticamos lo que podría suceder en la cumbre 2 + 2 entre Estados Unidos y China en un hotel destartalado en Anchorage, con tazones baratos de fideos instantáneos como bono adicional.

El protocolo diplomático milenario de China establece que las discusiones comienzan en torno a un terreno común, que luego se ensalza como más importante que los desacuerdos entre las partes negociadoras. Ese es el núcleo del concepto de “no perder la cara”. Solo después de las partes discuten sus diferencias.

Sin embargo, era totalmente predecible que un grupo de estadounidenses aficionados, sin tacto y desorientados rompiera esas reglas diplomáticas básicas para mostrar “fuerza” a su público local, destilando la proverbial letanía en Taiwán, Hong Kong, el Mar de China Meridional, el ” genocidio “de los uigures. 

Oh querido. No hubo un solo hackeo del Departamento de Estado con un conocimiento mínimo del este de Asia para advertir a los aficionados que no se meta con el formidable jefe de la Comisión de Asuntos Exteriores en el Comité Central del PCCh, Yang Jiechi , con impunidad.

Visiblemente sorprendido, pero controlando su exasperación, Yang Jiechi respondió.  Y los disparos retóricos se escucharon en todo el Sur Global.

Tenían que incluir una lección básica de modales: “Si quieres tratarnos como es debido, tengamos un poco de respeto mutuo y hagamos las cosas de la manera correcta”. Pero lo que se destacó fue un diagnóstico punzante y conciso que mezclaba historia y política:

“Estados Unidos no está calificado para hablar con China de manera condescendiente. El pueblo chino no lo aceptará. Debe basarse en el respeto mutuo para tratar con China, y la historia demostrará que aquellos que buscan estrangular a China sufrirán al final”.

Y todo eso traducido en tiempo real por la joven, atractiva y ultra-hábil Zhang Jing (traductora y vocera), quien inevitablemente se convirtió en una superestrella de la noche a la mañana en China, cosechando la asombrosa cantidad de 400 millones de visitas en Weibo.

La incompetencia del brazo “diplomático” de la administración Biden-Harris es increíble. Usando una maniobra básica de Sun Tzu, Yang Jiechi cambió las tornas y expresó el sentimiento predominante de la abrumadora mayoría del planeta. Rellena tu unilateral “orden basado en reglas”. Nosotros, las naciones del mundo, privilegiamos la carta de la ONU y la primacía del derecho internacional.

Así que esto es lo que el uno-dos Rusia-China logró casi instantáneamente: de ahora en adelante, el Hegemón debe ser tratado, en todo el Sur Global, con, en el mejor de los casos, desdén.

Un proceso histórico inevitable

Antes de Alaska, los estadounidenses emprendieron una encantadora ofensiva en Japón y Corea del Sur para “consultas”. Eso es irrelevante. Lo que importa es después de Alaska y la crucial reunión de Ministros de Relaciones Exteriores Sergey Lavrov-Wang Yi en Guilin.

Lavrov, siempre imperturbable, aclaró en una entrevista con los medios chinos cómo la asociación estratégica Rusia-China ve el actual choque de trenes diplomáticos de Estados Unidos:

“De hecho, han perdido en gran medida la habilidad de la diplomacia clásica. La diplomacia tiene que ver con las relaciones entre las personas, la capacidad de escucharse entre sí, de escucharse entre sí y de lograr un equilibrio entre intereses en competencia. Estos son exactamente los valores que Rusia y China están promoviendo en la diplomacia.”

La consecuencia inevitable es que Rusia-China debemos “consolidar nuestra independencia”: Estados Unidos ha declarado que limitar el avance de la tecnología en Rusia y China es su objetivo. Por lo tanto, debemos reducir nuestra exposición a las sanciones fortaleciendo nuestra independencia tecnológica y cambiando a liquidaciones en monedas nacionales e internacionales distintas del dólar. Tenemos que dejar de utilizar sistemas de pago internacionales controlados por Occidente “.

Rusia-China han identificado claramente, como dijo Lavrov, cómo los “socios occidentales” están “promoviendo su agenda impulsada por la ideología destinada a preservar su dominio al frenar el progreso en otros países”. Sus políticas van en contra de los desarrollos internacionales objetivos y, como solían decir en algún momento, están en el lado equivocado de la historia. El proceso histórico vendrá por sí solo, pase lo que pase”.

Como presentación cruda de un “proceso histórico” inevitable, no hay nada más claro que eso. Y, como era de esperar, los “socios occidentales” no tardaron en volver a caer en, qué más, en su misma vieja bolsa de trucos de sanciones.

Aquí vamos de nuevo: una “alianza” de EE. UU., Reino Unido, UE y Canadá que sanciona a funcionarios chinos seleccionados porque, en palabras de Blinken, “la República Popular China [República Popular China] continúa cometiendo genocidio y crímenes de lesa humanidad en Xinjiang”.

La UE, el Reino Unido y Canadá no tuvieron las agallas para sancionar a un jugador clave: el jefe del partido de Xinjiang,  Chen Quanguo , que es miembro del Politburó. La respuesta china habría sido, económicamente, devastadora.

Sin embargo, Beijing contraatacó con sus propias sanciones, dirigidas, de manera crucial, al loco evangélico de extrema derecha alemán que se hacía pasar por “erudito” que produjo la mayor parte de la “prueba” completamente desacreditada de un millón de uigures detenidos en campos de concentración.

Una vez más, los “socios occidentales” son impermeables a la lógica. Agregando al estado ya espantoso de las relaciones UE-Rusia, Bruselas opta por antagonizar también a China dependiente en un único expediente falso, jugando directamente en la agenda no exactamente secreta de Divide y Goberna del Hegemón.

Misión (casi) cumplida: los diplomáticos de Bruselas me dicen que el Parlamento de la UE está prácticamente dispuesto a negarse a ratificar el acuerdo comercial China-UE negociado minuciosamente por Merkel y Macron. Las consecuencias serán inmensas.

Así que Blinken tendrá motivos para estar alegre cuando se reúna con una variedad de eurócratas y burócratas de la OTAN esta semana, antes de la cumbre de la OTAN.

Hay que aplaudir el descaro de los “socios occidentales”. Han pasado 18 años desde Shock and Awe(conmoción y asombro), el comienzo del bombardeo, la invasión y la destrucción de Irak. Han pasado 10 años desde el inicio de la destrucción total de Libia por parte de la OTAN y sus secuaces del CCG, con Obama-Biden “liderando desde atrás”. Han pasado 10 años desde el comienzo de la destrucción salvaje de Siria por poder, con yihadistas disfrazados de “rebeldes moderados”.

Sin embargo, ahora los “socios occidentales” están tan mortificados por la difícil situación de los musulmanes en China occidental.

Al menos hay algunas fisuras dentro del circo ilusionista de la UE. La semana pasada, el Círculo de Reflexión Conjunta de las Fuerzas Armadas francesas (CRI), de hecho, un grupo de expertos independientes de ex altos oficiales, escribió una sorprendente carta abierta al secretario general de la OTAN, Stoltenberg, acusándolo de facto de comportarse como un títere estadounidense con la implementación. del plan OTAN 2030. Los oficiales franceses sacaron la conclusión correcta: el combo Estados Unidos / OTAN es la principal causa de las espantosas relaciones con Rusia.

Estos idus de marzo

Mientras tanto, la histeria de las sanciones avanza como un tren fuera de control. Biden-Harris ya ha amenazado con imponer sanciones adicionales a las importaciones de petróleo chino desde Irán. Y hay más en camino: en fabricación, tecnología, 5G, cadenas de suministro, semiconductores.

Y, sin embargo, nadie tiembla en sus botas. Justo en el momento justo con Rusia-China, Irán ha intensificado el juego, con el ayatolá Jamenei emitiendo las pautas para el regreso de Teherán al JCPOA.

1. El régimen de Estados Unidos no está en condiciones de hacer nuevas demandas o cambios con respecto al acuerdo nuclear.

2. Estados Unidos está más débil hoy que cuando se firmó el JCPOA.

3. Irán está ahora en una posición más fuerte. Si alguien puede imponer nuevas demandas es Irán y no Estados Unidos.

Y con eso tenemos una triple bofetada Rusia-China-Irán al el Hegemón.

En nuestra última conversación / entrevista, que se publicará pronto en un paquete de video + transcripción, Michael Hudson, posiblemente el mejor economista del mundo, tocó el meollo del asunto:

La lucha contra China, el miedo de China es que no puedes hacer a China lo que le hiciste a Rusia. A Estados Unidos le encantaría que hubiera una figura de Yeltsin en China que dijera: démosle todos los ferrocarriles que hemos construido, el tren de alta velocidad, démosle la riqueza, démosle todas las fábricas a los individuos y dejemos que los individuos ejecutar todo y, luego, les prestaremos el dinero, o los compraremos y luego podremos controlarlos financieramente. Y China no está permitido que eso suceda. Y Rusia impidió que eso sucediera. Y la furia en Occidente es que, de alguna manera, el sistema financiero estadounidense es incapaz de apoderarse de los recursos extranjeros, la agricultura extranjera. Solo le quedan los medios militares para apoderarse de ellos, como estamos viendo en el Cercano Oriente.Y lo estás viendo en Ucrania ahora mismo.

Continuará. Tal como están las cosas, todos deberían asegurarnos de que los Idus de marzo, la versión 2021, ya hayan establecido un nuevo tablero de ajedrez geopolítico. La doble hélice Rusia-China en el tren de alta velocidad ha abandonado la estación y no hay vuelta atrás.

PUBLICADO: https://asiatimes.com/2021/03/welcome-to-shocked-awed-21st-century-geopolitics/