Entradas

Por Eduardo Montes de Oca | 16/03/2020 | Fuentes: Rebelión

Diversos observadores coinciden en la posibilidad real del trueque de la presente contracción planetaria en una nueva recesión, esa “[significativa] disminución de la actividad comercial e industrial que comporta un descenso de los salarios, de los beneficios y del empleo”, si nos guiamos por un diccionario al uso. Muchos subrayan hoy signos tales el deterioro del canje de mercancías, la volatilidad de los mercados, el mayúsculo endeudamiento, las burbujas especulativas…. ¿Se aproximará otro 2008?

Eduardo Lucita (La Arena/Rebelión) nos incita a afirmarlo al  responder la interrogante formulada por él mismo. Rememora el hecho de que, en su momento, la exdirectora gerente del FMI, Christine Lagarde, declaró que todo viene “peor de lo previsto para la economía mundial” y que el 70 por ciento de esta experimenta una desaceleración. Asimismo, acota el comentarista, la OMC pronosticó que tanto el PBI global como el intercambio de bienes  –este último “no puede desempeñar plenamente su función de impulsor” del auge– despegarán menos que en 2018.

Pero las malas nuevas acuden de todos lados. Fergal O’Brien y Piotr Skolimowski resumen grosso modo para Bloomberg lo que constituye ya una ecuménica alerta: “China informó del crecimiento más débil de su producción industrial desde 2002. La economía de Alemania se contrajo por el desplome de las exportaciones, y la producción de la zona euro disminuyó en el mayor nivel en más de tres años debido al enfriamiento de la expansión general. Los mercados de bonos de Estados Unidos y Reino Unido enviaron las advertencias más claras de una recesión desde la crisis financiera mundial […] Con el golpe al crecimiento por las disputas comerciales junto con el enfriamiento de la demanda mundial y las crisis geopolíticas, la economía mundial se dirige a su expansión más débil desde la crisis financiera”.

Alexander Krueguer, alto funcionario de Bankhaus Lamp, no abriga dudas. Para él, además del debilitamiento cíclico, el rápido conflicto mercantil generalizado está frenando el desarrollo. A lo que se suman, considera, el Brexit y las tensiones geopolíticas, eventos cargados de un compartido efecto amortiguador (los peritos añaden a esta relación los perjuicios que ya acarrea el nuevo coronavirus). “Es probable que todos estos factores pesen sobre la actividad económica”.

El estado de cosas refleja un roletazo que pica y se extiende, para decirlo en el argot cubano del beisbol. La extenuación perjudica la zona euro, donde Francia y España también se enlentecen y la situación de Italia parece cada vez más grave. Cifras como clonadas de similares lapsos dan cuenta de que, en 2019, en el bloque monetario la producción industrial cayó 1,6 por ciento en junio. Mientras, el progreso se ralentizó al 0,2 por ciento en el segundo trimestre, la mitad del ritmo del primero.

Quizás dónde más gritan

En los Estados Unidos es como si ensordeciera un ulular de sirenas. Las  sombrías predicciones colman informes, discursos, toda suerte de análisis. Recientemente, el portal Axios aseveró que proliferan los motivos para preocuparse por la recuperación, luego de que el indicador de probabilidad de la Reserva Federal (FED) de Nueva York, el cual predice la ocurrencia de una recesión, se ubicara en 32,9 por ciento en junio pasado.

Un despacho de Prensa Latina da cuenta de que Lisa Shalett, jefa de comunicaciones de la división Morgan Wealth Management, del banco de inversión Morgan Stanley, escribió en una nota dirigida a sus clientes que, desde 1960, cada vez que ese índice de la entidad ha sobrepasado el 30 por ciento ha ocurrido el temido fenómeno. Shalett también encontró “fantasmas” en la relación oro-plata; el descenso de las ventas de automóviles, viviendas, manufacturas; y en las ganancias y los gastos de capital.

De acuerdo con el Servicio de Noticias y Datos de Mercados Markets Insider, el nefasto aviso se ha mantenido en alto desde que la curva de rendimiento del Departamento del Tesoro se invirtió en marzo y luego nuevamente en mayo. Pero expliquemos esto, con la ayuda de PL:

“Para calcular la probabilidad de recesión, el rastreador de la FED […] utiliza específicamente la diferencia entre las tasas del Tesoro a 10 años y a tres meses. Un diferencial negativo entre las dos ha precedido a todas las recesiones de la posguerra, y actualmente se encuentra negativo desde mayo… La curva de rendimiento invertida es vista como un indicador de una recesión económica pendiente, porque cuando las tasas de interés a corto plazo exceden las de largo plazo el sentimiento del mercado sugiere una perspectiva pobre a largo plazo, y se cree que los rendimientos ofrecidos por el ingreso fijo continuarán cayendo”.

Según Market Watch, los inversionistas de Wall Street miran con sumo nerviosismo el comportamiento de la mentada curva, cuando la arremetida comercial trumpiana contra “toda bandera” socava la confianza empresarial y la actividad manufacturera. La estratega de ingresos fijos Leslie Falconio manifestó a esa página web que “si la curva de rendimiento se mantiene invertida por un largo período, puede influir en el crecimiento económico debido a su efecto corrosivo en las ganancias corporativas. Ello se debe a que llevaría a los bancos a evitar prestar dinero, restringiría el flujo de crédito y aumentaría los costos de los préstamos”.

Repercusión geopolítica

Sí, como atalayó Lenin, la política es la expresión concentrada de la economía. Eso, sin que olvidemos que aquella entraña sus propias variables de desenvolvimiento. Lo cierto es que, dada la coyuntura explicada hasta ahora –unida a otras–, Carlos Pereyra Mele, de Barómetro Internacional: #DossierGeopolitico DG, nos recuerda que, desde el 2003, la publicación ha sustentado que está transcurriendo el retroceso del poder global alcanzado por USA a fines del siglo XX.

“Y desde el 2010 […], que se transitaba hacia un [intervalo] de multipolaridad regional importante –con una China que no aplicará el modelo imperial norteamericano de control y dominio– y de nuevas alianzas totalmente distintas a las que se habían mantenido por casi 60 años. Y que los estados naciones lejos de desaparecer seguirán por un largo período dominando la escena […] internacional, como también teniendo influencia en sus vecinos los países importantes tanto [en lo económico como en lo tecnológico]. NO veremos un mundo bipolar, como el que conocimos en la guerra fría”.

Rematando sus asertos, el colega cita al influyente catedrático de Harvard Stephen Walt, quien, en la Revista Foreign Policy, en octubre de 2018 “reconoce que hace 15 años pocos analistas sostenían estos cambios que hoy se concretan. A confesión de partes, relevo de pruebas”, se muestra rotundo Pereyra Mele.

Conforme al aludido autor anglosajón, en su artículo “¿A qué tipo de mundo nos dirigimos”, en general 2025 supondrá un año de “multipolaridad no equilibrada”. En ese contexto, “los Estados Unidos seguirán siendo el actor más importante del planeta. Pero su margen de superioridad será más pequeño de lo que solía ser, y el país aún enfrentará problemas fiscales a largo plazo y profundas divisiones políticas […] China será la potencia número dos del planeta (y superará a Estados Unidos en algunas dimensiones), seguida por otros jugadores importantes (Alemania, Japón, India, Rusia, etc.), todos ellos considerablemente de menor jerarquía que los otros dos principales”.

Con “alarde” de cordura, el “augur” sugiere a EE.UU. que se comporte más selectivamente al hacer compromisos y utilizar su poder en el extranjero. “El deseo central de rehacer el mundo, que caracterizó la era unipolar, se desvaneció mucho antes de que Donald Trump se convirtiera en presidente de los Estados Unidos. No volverá, no importa cuántos neoconservadores nostálgicos intenten rescatarlo”.

Como elemento del vaticinio del académico –nada “sospechoso” de izquierdismo, por supuesto–, la política exterior y de defensa de EUA se centrará principalmente en contrarrestar a China. Además de procurar desacelerar los esfuerzos del “dragón” para obtener una ventaja en una serie de tecnologías emergentes, tratará de evitar que el coloso establezca una posición dominante en su región.

“Europa y la OTAN simplemente no tendrán mucho rol que desempeñar, ya que Washington se centra cada vez más en Asia. Los países europeos no querrán renunciar a los lazos económicos rentables con China y no estarán dispuestos a hacer mucho para equilibrar a Beijing. Si la competencia chino-estadounidense se calienta, como lo espero, este problema será otro punto de fricción entre los Estados Unidos y sus socios europeos. Trump podría acelerar este proceso si continúa golpeando a Europa en el comercio e imponiendo tontamente sanciones secundarias a los estados europeos que intentan mantener vivo el acuerdo nuclear de Irán por ejemplo, pero incluso si no lo hace, la lenta dilución de las relaciones transatlánticas continuará. No hay nada sorprendente o trágico en esto, por cierto; es simplemente la consecuencia gradual pero inevitable del resurgimiento de Asia”.

Resurgimiento que anida -¿es espoleado por?- en condiciones en las cuales “paradójicamente” medran las señales de una recesión que, aun gravitando sobre la Tierra en pleno, se tornan más peligrosas –“dádivas” del Sistema–, y hasta vergonzosas, para quienes han vivido a expensas de los demás: las potencias imperialistas. Y sus principales acólitos.

…..Bhadrakumar un diplomático Indio de larga trayectoria y experiencia en temas del mundo continental Euroasiático, nos describe con gran precisión en el siguiente artículo, que el ataque a la petrolera saudí Aramco ( la más grande del mundo) y sus consecuencias encierran una gran complejidad política, mucho mayor que la simpleza con que los grandes medios occidentales tratan de hacernos ver el evento, para que infiramos que Irán es el responsable del hecho….opinamos que detrás de esto está un gran poder global que trata de empujar al mundo a una gran conflagración en todos los terrenos, y por ello hoy China logra unificar una postura de todos los grandes de Asia aun cuando sean competitivos entre ellos para frenar una escalada que tiene al mundo anglosajón como el principal sospechoso. Dossier Geopolitico 

Ganadores y perdedores de los ataques a la Saudi Aramco

por MK BHADRAKUMAR [*]

Los futuros del petróleo de referencia subieron hasta US $ 11.73 por barril a US $ 71.95 cuando el mercado se abrió en Asia el 16 de septiembre de 2019.

El tweet del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, el domingo sobre el ataque a dos plantas de Saudi Aramco dice lo siguiente:  

“El suministro de petróleo de Arabia Saudita fue atacado. ¡Hay razones para creer que conocemos al culpable, estamos encerrados y cargados dependiendo de la verificación, pero estamos esperando saber del Reino sobre quién creen que fue la causa de este ataque, y bajo qué términos procederemos!”  

Es un tweet ingeniosamente redactado con múltiples audiencias a la vista. Trump se tomó el tiempo para reaccionar. Y no llegó a culpar a Irán. Estados Unidos carece de pruebas contundentes. Por lo tanto, se necesita “verificación” y es el llamado de Riyadh estimar “la causa de este ataque y bajo qué términos procederemos”.  

Trump se jactó de que Estados Unidos está “bloqueado y cargado” para acudir en ayuda de Arabia Saudita. Sin embargo, solo el día anterior, cuando Trump telefoneó al Príncipe Heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, este último “subrayó la voluntad y la fuerza del Reino para frustrar una agresión terrorista y enfrentar sus consecuencias”.  

De hecho, esto se ha convertido en el refrán saudí: que está dentro de la capacidad saudí manejar la crisis. Durante una llamada telefónica del Príncipe Heredero de los Emiratos Árabes Unidos que condena los ataques con aviones no tripulados, MbS enfatizó que “el Reino tiene la capacidad de enfrentar esta agresión terrorista”. El Rey Salman también le dijo al Emir de Kuwait que “el Reino tiene la capacidad de enfrentar tales ataque terrorista y lidiar con sus consecuencias “.  

Ninguno de los estados regionales (Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Bahrein, Jordania, Turquía, etc.) ni ninguna potencia extranjera ha culpado a Irán por organizar los ataques con aviones no tripulados en las plantas de Saudi Aramco. Eso deja al secretario de estado estadounidense Mike Pompeo como la única excepción.  

Curiosamente, MbS recibió al embajador ruso Sergei Kozlov. No se han divulgado detalles; El comunicado saudita simplemente dijo y destacó que “se discutieron una serie de cuestiones de interés mutuo para los dos países amigos”.  

Por supuesto, el interés ruso radica en la disminución de las tensiones regionales y Moscú y Teherán están en contacto cercano. El presidente Vladimir Putin tiene previsto reunirse hoy con el presidente de Irán, Hassan Rouhani, al margen de la cumbre trilateral en Turquía de la troika de Astaná. Putin también visitará Arabia Saudita en octubre.  

Sin embargo, es improbable que los sauditas quieran que Estados Unidos se involucre. El déficit de confianza es palpable. (La administración Trump ha decidido revelar la identidad del funcionario saudí que presuntamente ayudó a los terroristas del 11 de septiembre).  

La confianza de Arabia Saudita en la determinación de Estados Unidos y el compromiso con la defensa de Arabia Saudita cuando llegue el momento crítico es inestable. La influencia de Riad en Washington ha disminuido significativamente, especialmente después del asesinato de Jamal Khashoggi. El estado de ánimo en el Congreso de los Estados Unidos es hostil.  

Una vez más, hay aspectos muy sensibles, que Riad querría manejar por sí mismo. Los hutíes afirman haber tenido “inteligencia y cooperación” desde Arabia Saudita para organizar los ataques con aviones no tripulados. Si es así, los hutíes tienen contactos dentro de la provincia oriental de Arabia Saudita, donde la mayoría chiíta está agitando por el empoderamiento y la autonomía.  

Riad querrá cavar hondo, pero por sí solo sin que la CIA tenga “observadores”, ya que esto se refiere a la seguridad interna y la unidad del Reino y al destino de la familia real.

Los ataques del sábado han demostrado que la defensa saudita es altamente vulnerable. Cualquier escalada de los EE. UU. Puede llevar a una confrontación militar con Irán y que puede derivar en el peligro de la destrucción del Reino 

Los EAU (y otros estados del CCG) también se opondrán a cualquier escalada adicional. En las últimas semanas, tanto Arabia Saudita como los Emiratos Árabes Unidos han hecho gestiones hacia Irán con el objetivo de reducir las tensiones.  

Otra dificultad es que han aparecido diferencias entre los sauditas y los emiratíes sobre Yemen, y este último proyecta el poder en el sur de Yemen a través de grupos de milicias, debilitando al gobierno encabezado por Mansur Hadi (de quien Riyadh es mentor).

Por otra parte, la OPI de Aramco ahora pende de un hilo, y el programa Vision 300 del Príncipe Heredero de Arabia Saudita para reestructurar la economía del país e iniciar reformas muy necesarias pierde fuerza.  

Los eventos del sábado han demostrado que el techo caerá sobre la economía mundial si surge una conflagración regional que conduzca a la destrucción de los estados petrodólares. Brent Crude saltó un 20% más alto el domingo por la noche.  

Si la interrupción de Arabia Saudita podría durar meses, como parece probable, se espera que la embestida de Brent continúe hasta que el precio llegue a $ 80 y siga subiendo. Baste decir que la amenaza de Irán de que no será el único perdedor en una confrontación militar con Estados Unidos debe tomarse muy en serio. El IRGC ha reiterado esto el domingo.  

En resumen, Estados Unidos se ha quedado sin opciones sobre Irán. Si la intención detrás del tuit de Trump es poner nervioso a Teherán y obligarlo a acordar una reunión entre él y Rouhani en Nueva York, eso es pura ingenuidad. Sin embargo, hay posibilidades de que sea probable una reunión Trump-Rouhani.  

Teherán nunca pierde la oportunidad de destacar que: a) puede ser un factor de estabilidad en el Golfo Pérsico; y, b) la seguridad regional es mejor manejada por los estados regionales exclusivamente, a través del diálogo.  

Los primeros comentarios detallados de Rouhani el domingo en estas líneas son significativos. No se puede descartar algún tipo de contacto entre Arabia Saudita y los EAU e Irán.  

La conclusión es que los sauditas y los emiratíes incitaron a Trump a tomar el camino de la ‘máxima presión’ contra Irán, pero a medida que miran hacia el abismo hoy, no les gusta lo que están viendo.    

Los hutíes han estado detrás de una serie de ataques contra oleoductos, buques y otras infraestructuras energéticas sauditas. Un portavoz de Houthi explicó: “Prometemos al régimen saudí que nuestras futuras operaciones se expandirán y serán más dolorosas mientras continúe su agresión y asedio”. El enfoque debe estar en terminar la guerra en Yemen, donde se vuelve crucial para Riad y Abu Dhabi para comprometerse con Teherán.

[*] M.K. Bhadrakumar ha desarrollado una carrera diplomática en el Ministerio de Relaciones Exteriores indio. Entre sus destinos figuran la URSS, Corea del Norte, Sri Lanka, Alemania, Pakistán, Uzbekistán, Kuwait y Turquía.

Redacción de Dossier Geopolitico:  Hoy China va en el camino que nos describe Bhadrakumar en su artículo, al unificar criterios con todas la Potencias Asiáticas con muchas de las cuales tiene conflictos pero en este punto del la seguridad de suministro de Petróleo están totalmente de Acuerdo…..”China argumentará que Estados Unidos es un socio voluble y poco confiable que provoca disturbios e inestabilidad en una región estratégica clave, y la narrativa china será que si te esfuerzas por alinearte con los Estados Unidos, estarás asociado con eso”  

China se une con sus enemigos asiáticos al proteger el petróleo saudí (y a sí mismos) https://www.urgente24.com/mundo/global/china-se-une-con-sus-enemigos-asiaticos-al-proteger-el-petroleo-saudi-y-si-mismos

Columna Radial de Geopolitica de Dossier Geopolitico x Carlos Alberto Pereyra Mele, dominical desde hace mas de 13 años en el “Programa El Club de la Pluma”, del Domingo 16/09/2018.

 

 

TEMAS:

A) Las maniobras militares más significativo desde la finalización de la Unión Soviética, Rusia inició los ejercicios programados para desarrollarse durante los próximos cinco días. Vostok 2018 son las siguientes: tres países, 300.000 tropas, 36.000 tanques, 1.000 aeroplanos y 80 buques.
En el Tsugol, región oriental del lago Baikal en Siberia

B) El Foro Económico del Este en Vladivostok se ha convertido en una parte crucial de la integración estratégica entre China, Rusia y otros países en el noreste de Asia, una asimilación gradual para transformar el sistema mundial actual. Que sella la  ‘asociación estratégica integral entre Rusia y China’. La sorpresa de este ano, la asociación entre Rusia y Japón en términos de tránsito eurasiático, centrada en la conexión de las actualizaciones del Trans-Siberiano y del Baikal-Amur Mainline (BAM) a un ferrocarril proyectado a la isla de Sakhalin, y luego a todo el camino hasta la isla de Hokkaido. El futuro: Tokio a Londres, a la perfección, en tren.

Audio: https://ar.ivoox.com/es/columna-geopolitica-carlos-pereyra-mele-club-de-audios-mp3_rf_28640423_1.html