Entradas

por Big Serge https://bigserge.substack.com/p/politics-by-other-means

Con la única excepción posible del gran Sun Tzu y su “Arte de la guerra”, ningún teórico militar ha tenido un impacto filosófico tan duradero como el general prusiano Carl Philipp Gottfried von Clausewitz. Clausewitz, participante en las Guerras Napoleónicas, en sus últimos años se dedicó al trabajo que se convertiría en su logro icónico: un denso tomo titulado simplemente «Vom Kriege» ( De la guerra). El libro es una meditación sobre la estrategia militar y el fenómeno sociopolítico que ella implica y que está, fuertemente, ligado a la reflexión filosófica. Aunque “De la Guerra” ha tenido un impacto duradero e indeleble en el estudio de las artes militares, el libro en sí es a veces bastante difícil de leer, un hecho que se deriva de la gran tragedia de que Clausewitz nunca pudo terminarlo. Murió en 1831 a la edad de sólo 51 años con su manuscrito desordenado y sin editar; y le tocó a su esposa, el intentar organizar y publicar sus artículos.

Clausewitz, antes que nada, es famoso por sus aforismos: “Todo es muy simple en la guerra, pero lo más simple es difícil de realizar” y su vocabulario de la guerra, que incluye términos como “fricción” y “culminación”. Sin embargo, entre todos sus pasajes eminentemente citables, uno es quizás el más famoso, su afirmación de que: “La guerra es una mera continuación de la política por otros medios”.

Es en esta afirmación en la que deseo fijarme por el momento, pero primero, puede valer la pena leer la totalidad del pasaje de Clausewitz sobre el tema:

“La guerra es la mera continuación de la política por otros medios. Vemos que la Guerra no es un simple acto político; sino también un instrumento político real, una continuación del comercio político, una realización del mismo por otros medios. Más allá de esto, que es estrictamente propio de la Guerra, ésta se relaciona,simplemente, con la naturaleza peculiar de los medios que utiliza. Que las tendencias y puntos de vista de la política no sean incompatibles con estos medios, puede exigirlo el Arte de la Guerra en general y el Comandante en cada caso particular y esta pretensión, en verdad, no es baladí. Pero, por muy poderosamente que esto pueda afectar a los puntos de vista políticos en los casos particulares; siempre debe ser considerado como sólo una modificación de ellos; porque el punto de vista político es el objeto, la Guerra es el medio y el medio siempre debe incluir el objeto de nuestra concepción”. (Sobre la guerra, Volumen 1, Capítulo 1, Sección 24)

Una vez que eliminamos el estilo denso y verborrágico de Clausewitz, la afirmación aquí es relativamente simple: hacer la guerra siempre es en referencia a algún objetivo político mayor y existe dentro de un espectro político. La política se encuentra en cada punto a lo largo del eje: la guerra se inicia en respuesta a alguna necesidad política, se mantiene y continúa como un acto de voluntad política y, en última instancia, espera lograr objetivos políticos. La guerra no puede separarse de la política; de hecho, es el aspecto político lo que la convierte en guerra. Incluso podemos ir más allá y afirmar que la guerra, en ausencia de la superestructura política, deja de ser guerra y, en cambio, se convierte en violencia cruda y animal. Es la dimensión política la que hace que la guerra pueda ser reconocida como distinta de otras formas de violencia.

Consideremos la guerra de Rusia en Ucrania en estos términos.

Putin el burócrata

A menudo ocurre que los hombres más importantes del mundo son mal entendidos en su época: el poder envuelve y distorsiona al gran hombre. Este fue ciertamente el caso de Stalin y de Mao y es, igualmente, cierto tanto para Vladimir Putin como para Xi Jinping. Putin en particular es visto en Occidente como un demagogo hitleriano que gobierna con terror extrajudicial y militarismo. Esto difícilmente podría estar más lejos de la verdad.

Casi todos los aspectos de la caricatura occidental de Putin están profundamente equivocados, aunque este perfil reciente de Sean McMeekin se acerca mucho más que la mayoría. Para empezar, Putin no es un demagogo, no es un hombre carismático por naturaleza y aunque con el tiempo ha mejorado mucho sus habilidades como político de barricada y es capaz de dar discursos impactantes cuando es necesario, no es alguien a quien le guste el podio a diferencia de Donald Trump, Barack Obama o incluso, Dios no lo quiera, de Adolf Hitler, Putin simplemente no sabe complacer a la multitud por naturaleza. En la propia Rusia, su imagen es la de un servidor político de carrera bastante aburrido pero sensato, en lugar de un populista carismático. Su perdurable popularidad en Rusia está mucho más relacionada con la estabilización de la economía rusa y el sistema de pensiones que con las fotos de él montando a caballo sin camisa.

Esto se hizo, vívidamente, evidente en los últimos días. Con Ucrania avanzando en múltiples frentes, se puso en marcha un nuevo ciclo de fatalidad y triunfo: las figuras pro-ucranianas se regocijan por el aparente colapso del ejército ruso, mientras que muchos en el campo ruso lamentan que el liderazgo, según ellos, demostraba ser criminalmente incompetente. Con todo esto en marcha en el aspecto militar, Putin ha llevado con calma el proceso de anexión a través de sus mecanismos legales, primero celebrando referéndums y luego firmando tratados de entrada en la Federación Rusa con los cuatro ex oblasts de Ucrania, que luego fueron enviados a la Duma estatal para su ratificación, seguido por el Consejo de la Federación, luego, nuevamente para la firma y verificación por parte de Putin. Mientras Ucrania lanza sus refuerzos de verano a la lucha, Putin parece estar sumido en el papeleo y en el procedimiento. Los tratados, incluso, fueron revisados por el tribunal constitucional ruso y se establecieron plazos para poner fin a la “hryvnia” ucraniana como moneda de curso legal y reemplazarla por el rublo.

Este es un espectáculo extraño. Putin se abre camino a través de las aburridas legalidades de la anexión, aparentemente, sordo al coro que le grita que su guerra está al borde del fracaso total. La calma implacable que irradia -al menos públicamente- desde el Kremlin parece contradecir los acontecimientos en el frente.

Entonces, ¿qué está pasando realmente aquí? ¿Está Putin, realmente, tan alejado de los acontecimientos sobre el terreno que no se da cuenta de que su ejército está siendo derrotado? ¿Está planeando usar armas nucleares en un ataque de ira? ¿O podría ser esto, como dice Clausewitz, la mera continuación de la política por otros medios?

Guerra expedicionaria

De todas las afirmaciones fantasmagóricas que se han hecho sobre la guerra ruso-ucraniana, pocas son tan difíciles de creer como la afirmación de que Rusia pretendía conquistar Ucrania con menos de 200.000 hombres. De hecho, una verdad central de la guerra que los observadores, simplemente, deben comprender es el hecho de que el ejército ruso ha sido superado en número desde el primer día, a pesar de que Rusia tiene una enorme ventaja demográfica sobre la propia Ucrania. Sobre el papel, Rusia ha comprometido una fuerza expedicionaria de menos de 200.000 hombres, aunque, por supuesto, esa cantidad total no ha estado, de última, en el frente en tareas de combate.

El despliegue de una fuerza ligera está relacionado con el modelo de servicio militar bastante único de Rusia, que ha combinado «soldados profesionales», el núcleo profesional del ejército, con un grupo de reservistas que se genera con una ola de reclutamiento anual. En consecuencia, Rusia tiene un modelo militar de dos niveles, con una fuerza profesional de clase mundial y un gran grupo de cuadros de reserva a los que se puede apelar, aumentado con fuerzas auxiliares como BARS (voluntarios), chechenos y la milicia LNR-DNR.

Este modelo de servicio mixto de dos niveles refleja, de alguna manera, la esquizofrenia geoestratégica que asoló a la Rusia post soviética. Rusia es un país enorme con compromisos de seguridad potencialmente colosales  que abarcan a todo el continente y que heredó el legado soviético de masa. Ningún país ha demostrado jamás una capacidad de movilización en tiempo de guerra a una escala comparable a la de la URSS. La transición de un esquema de movilización soviética a una fuerza preparada más pequeña, más ágil y profesional fue parte integral del régimen de austeridad neoliberal de Rusia durante gran parte de los años de Putin.

Es importante entender que la movilización militar, como tal, es también una forma de movilización política. La fuerza profesional lista requería de un nivel bastante bajo de consenso político y aceptación por parte de la mayor parte de la población rusa. Esta fuerza profesional rusa aún puede lograr mucho, militarmente hablando: puede destruir instalaciones militares ucranianas, causar estragos con la artillería, abrirse camino en las aglomeraciones urbanas en el Donbass y destruir gran parte del potencial bélico propio de Ucrania. Sin embargo, no puede librar una guerra continental de varios años contra un enemigo que lo supera en número por lo menos de cuatro a uno y que se sostiene con inteligencia, mando y control y material que está más allá de su alcance inmediato, especialmente, si las reglas de empeñamiento es evitar que se golpeen las arterias vitales del enemigo.

Se necesita más despliegue de fuerzas. Rusia debe trascender al ejército de austeridad neoliberal. Tiene la capacidad material para movilizar las fuerzas necesarias: tiene muchos millones en su grupo de reservistas, enormes inventarios de equipos y una capacidad de producción autóctona respaldada por los recursos naturales y el potencial de producción del bloque euroasiático que ha cerrado filas a su alrededor. Pero recuerde: la movilización militar es, también, una movilización política.

La Unión Soviética fue capaz de movilizar a decenas de millones de jóvenes para debilitar, inundar y, eventualmente, aniquilar al ejército de tierra alemán porque manejaba dos poderosos instrumentos políticos. El primero fue el poder impresionante y de gran alcance del Partido Comunista con sus órganos siempre presentes. La segunda era la verdad: los invasores alemanes habían llegado con intenciones genocidas (Hitler en un momento pensó que Siberia podría convertirse en una reserva eslava para los sobrevivientes y que podría ser bombardeada, periódicamente, para recordarles quién estaba a cargo).

Putin carece de un órgano coercitivo tan poderoso como el Partido Comunista, que tenía un poder material asombroso y una ideología convincente que prometía abrir un camino acelerado hacia la modernidad no capitalista. De hecho, ningún país tiene hoy un aparato político como esa espléndida máquina comunista, salvo quizás China y Corea del Norte. Por lo tanto, en ausencia de una palanca directa para crear una movilización política y, por lo tanto, militar; Rusia debe encontrar una ruta alternativa para crear un consenso político para librar una forma superior de guerra.

Esto ahora se ha logrado, cortesía de la rusofobia occidental y la inclinación de Ucrania por la violencia. Está en marcha una transformación sutil, pero profunda del cuerpo sociopolítico ruso.

Crear consenso

Putin y quienes lo rodeaban concibieron la guerra ruso-ucraniana en términos existenciales desde el principio. Sin embargo, es poco factible que la mayoría de los rusos entendieran esto. En cambio, probablemente, vieron la guerra de la misma manera que los estadounidenses vieron la guerra en Irak y Ucrania: como una empresa militar justificada que, sin embargo, era simplemente una tarea tecnocrática para los militares profesionales; difícilmente una cuestión de vida o muerte para la nación. Dudo mucho que algún estadounidense haya creído alguna vez que el destino de la nación dependía de la guerra en Afganistán (los estadounidenses no han librado una guerra existencial desde 1865) y, a juzgar por la crisis de reclutamiento que afecta al ejército estadounidense, no parece que nadie perciba una genuina amenaza existencial extranjera.

Lo que ha sucedido en los meses posteriores al 24 de febrero es bastante notable. La guerra existencial por la nación rusa se ha encarnado y se ha hecho realidad para los ciudadanos rusos. Las sanciones y la propaganda antirrusa que demoniza a toda la nación como «orcos» han unido incluso a los rusos, inicialmente, escépticos de la guerra y el índice de aprobación de Putin se ha disparado. Una suposición occidental central es que los rusos se volverían contra el gobierno, se ha revertido. Los videos que muestran la tortura de prisioneros de guerra rusos por ucranianos furiosos, de soldados ucranianos llamando a madres rusas para decirles, burlonamente, que sus hijos están muertos, de niños rusos asesinados por bombardeos en Donetsk, han servido para validar la afirmación implícita de Putin de que Ucrania es un Estado poseído por demonios que debe ser exorcizado con explosivos de alta potencia. En medio de todo esto, útilmente, desde la perspectiva de Alexander Dugin y de sus neófitos, los pseudointelectuales estadounidenses “Blue Checks” (1) se han babeado, públicamente, sobre la perspectiva de “descolonizar y desmilitarizar” Rusia, lo que claramente implica el desmembramiento del Estado ruso y la partición de su territorio. El gobierno de Ucrania (en tuits ahora eliminados) afirmó, públicamente, que los rusos son propensos a la barbarie porque son una raza mestiza con mezcla de sangre asiática.

Simultáneamente, Putin ha avanzado hacia su proyecto de anexión formal del antiguo borde oriental de Ucrania y, finalmente, lo ha logrado. Esto, también, ha transformado legalmente la guerra en una lucha existencial. Los nuevos avances ucranianos en el este son ahora, a los ojos del Estado ruso, un asalto al territorio soberano ruso y un intento de destruir la integridad del Estado ruso. Encuestas recientes muestran que una gran mayoría de rusos apoya la defensa de estos nuevos territorios a toda costa.

Todos los dominios ahora se alinean. Putin y compañía concibieron esta guerra desde el principio como una lucha existencial para Rusia, para expulsar de su puerta a un Estado títere antirruso y derrotar una incursión hostil en el espacio de la civilización rusa. La opinión pública ahora está cada vez más de acuerdo con esto (las encuestas muestran que la desconfianza rusa hacia la OTAN y los “valores occidentales” se han disparado) y el marco legal posterior a la anexión, también, lo reconoce. Los dominios ideológico, político y legal, ahora, están unidos en la visión de que Rusia está luchando por su propia existencia en Ucrania. La unificación de las dimensiones técnicas, ideológicas, políticas y legales fue, hasta hace unos momentos, descrita por el jefe del partido comunista de Rusia, Gennady Zyuganov:

“Entonces, el presidente firmó decretos sobre la admisión de las regiones de DPR, LPR, Zaporozhye y Kherson en Rusia. Las naves están quemadas. Lo que estaba claro desde el punto de vista moral y estatal ahora se ha convertido en un hecho legal: en nuestra tierra hay un enemigo, mata y mutila a los ciudadanos de Rusia. El país exige la acción más decisiva para proteger a los compatriotas. El tiempo no espera”.

Se ha logrado un consenso político para una mayor movilización y para una mayor intensidad. Ahora todo lo que queda es la implementación de este consenso en el mundo material de puños y de botas, de balas y corazas, sangre y acero.

Una breve historia sobre la generación de fuerzas militares

Una de las peculiaridades de la historia europea es el grado, verdaderamente, impactante en el que los romanos se adelantaron a su tiempo en la esfera de la movilización militar. Roma conquistó el mundo, en gran parte, porque tenía una capacidad de movilización verdaderamente excepcional, generando durante siglos altos niveles de participación militar masiva de la población masculina de Italia. César llevó a más de 60.000 hombres a la batalla de Alesia cuando conquistó la Galia, una generación de fuerza que no sería igualada durante siglos en el mundo post romano.

Después de la caída del Imperio Romano de Occidente, la capacidad estatal en Europa se deterioró rápidamente. La autoridad real tanto en Francia como en Alemania se redujo a medida que la aristocracia y las autoridades urbanas crecían en poder. A pesar del estereotipo de la monarquía despótica, el poder político en la Edad Media estaba muy fragmentado y los impuestos y la movilización estaban muy localizados. Se perdió la capacidad romana para movilizar grandes ejércitos que estaban controlados y financiados centralmente, y la guerra se convirtió en el dominio de una clase de lucha limitada: la pequeña nobleza o los caballeros.

En consecuencia, los ejércitos europeos medievales eran sorprendentemente pequeños. En batallas fundamentales entre Inglaterra y Francia, como Agincourt y Crecy, los ejércitos ingleses eran menos de 10.000 y los franceses no más de 30.000. La histórica batalla mundial de Hastings, que selló la conquista normanda de Gran Bretaña, enfrentó a dos ejércitos de menos de 10.000 hombres entre sí. La Batalla de Grunwald, en la que una coalición polaco-lituana derrotó a los Caballeros Teutónicos, fue una de las batallas más grandes de la Europa medieval y todavía presentaba dos ejércitos que sumaban como máximo 30.000.

Los poderes de movilización europeos y la capacidad estatal eran, sorprendentemente, bajos en comparación con otros Estados del mundo. Los ejércitos chinos se contaban, habitualmente, en unos pocos cientos de miles y los mongoles, incluso con una sofisticación burocrática significativamente menor, podían desplegar 80.000 hombres.

La situación comenzó a cambiar, radicalmente, a medida que se intensificaba la competencia militar -en particular, la salvaje guerra de los Treinta Años- que obligó a los Estados europeos a, finalmente, comenzar un cambio hacia la capacidad estatal centralizada. El modelo de movilización militar pasó por fin del sistema de servidores, en el que una pequeña clase militar autofinanciada prestaba el servicio militar, al estado militar fiscal, en el que los ejércitos se formaban, financiaban, dirigían y sostenían a través de los sistemas fiscal-burocráticos de gobiernos centralizados.

Durante el inicio del período moderno, los modelos de servicio militar adquirieron una mezcla única de reclutamiento, del servicio profesional y del sistema de servidores. La aristocracia continuó brindando el servicio militar en el cuerpo de oficiales emergente, mientras que el servicio militar obligatorio y el reclutamiento se utilizaron para completar las filas. Cabe destacar, sin embargo, que los reclutas fueron incluidos en períodos de servicio muy largos. Esto reflejaba las necesidades políticas de la monarquía en la era del absolutismo. El ejército no era un foro para la participación política popular dentro del régimen; era un instrumento para que el régimen se defendiera tanto de los enemigos extranjeros como de los campesinos sublevados. Por lo tanto, los reclutas no fueron reincorporados a la sociedad. Era necesario convertir al ejército en una clase social distinta con algún elemento de lejanía de la población en general; éste era una institución militar profesional que servía como baluarte interno del régimen.

El ascenso de los regímenes nacionalistas y la política de masas permitió que el tamaño de los ejércitos aumentara mucho más. Los gobiernos de finales del siglo XIX, ahora, tenían menos que temer de sus propias poblaciones que las monarquías absolutas del pasado; esto cambió la naturaleza del servicio militar y, finalmente, devolvió a Europa al sistema que tenían los romanos en los milenios pasados. El servicio militar era, ahora, una forma de participación política masiva, lo que permitía que los reclutas fueran llamados, entrenados y rotados de regreso a la sociedad; el sistema de cuadros de reserva que caracterizó a los ejércitos en ambas guerras mundiales.

En suma, el ciclo de los sistemas de movilización militar en Europa es un espejo del sistema político. Los ejércitos eran muy pequeños durante la era en la que había poca o ninguna participación política masiva con el régimen. Roma envió grandes ejércitos porque había una aceptación política significativa y una identidad cohesiva bajo la forma de la ciudadanía romana. Esto permitió a Roma generar una alta participación militar, incluso en la era republicana donde el Estado romano era muy pequeño y burocráticamente pobre. La Europa medieval tenía una autoridad política fragmentada y un sentido, extremadamente, bajo de identidad política cohesiva y, en consecuencia, sus ejércitos eran sorprendentemente pequeños. Los ejércitos comenzaron a crecer en tamaño, nuevamente, a medida que crecía el sentido de identidad nacional y de participación y no es coincidencia que la guerra más grande de la historia, la guerra nazi-soviética, se librara entre dos regímenes que tenían ideologías totalitarias que generaron un nivel extremadamente alto de participación política.

Eso nos lleva al día de hoy. En el siglo XXI, con su interconexión y abrumadora disponibilidad tanto de información como de desinformación, el proceso de generar una participación política masiva y, por lo tanto militar, es mucho más matizado. Ningún país maneja una visión utópica totalizadora y es indiscutible que el sentido de cohesión nacional es, significativamente, menor ahora que hace cien años.

Putin, simplemente, no podría haber llevado a cabo una movilización a gran escala al comienzo de la guerra. No poseía ni un mecanismo coercitivo ni la amenaza manifiesta para generar apoyo político masivo. Pocos rusos habrían creído que había alguna amenaza existencial acechando en la sombra: necesitaban ser mostradas y Occidente no lo ha defraudado. Del mismo modo, pocos rusos, probablemente, habrían apoyado la destrucción de la infraestructura y los servicios públicos urbanos de Ucrania en los primeros días de la guerra. Pero ahora, la única crítica vocal a Putin dentro de Rusia está del lado de una mayor escalada. El problema con Putin, desde la perspectiva rusa, es que no ha ido lo suficientemente lejos. En otras palabras, la política de masas ya se ha adelantado al gobierno, lo que hace que la movilización y la escalada sean políticamente triviales. Sobre todo, debemos recordar que la máxima de Clausewitz sigue siendo cierta. La situación militar es, simplemente, un subconjunto de la situación política y la movilización militar, también, es una movilización política, una manifestación de la participación política de la sociedad en el Estado.

Tiempo y espacio

La fase ofensiva de Ucrania continúa en múltiples frentes. Están avanzando hacia el norte de Lugansk y después de semanas de golpearse la cabeza contra una pared en Kherson, finalmente, lograron avances territoriales. Sin embargo, hoy mismo, Putin dijo que es necesario realizar exámenes médicos a los niños en las provincias recién admitidas y reconstruir los patios de las escuelas. ¿Qué está pasando? ¿Está totalmente desvinculado de los acontecimientos del frente?

En realidad, solo hay dos formas de interpretar lo que está sucediendo. Uno es el giro occidental: el ejército ruso está derrotado y agotado y está siendo expulsado del campo. Putin está trastornado, sus comandantes son incompetentes y la única carta que le queda a Rusia por jugar es arrojar reclutas borrachos y sin entrenamiento a la picadora de carne.

La otra es la interpretación que he defendido, que Rusia se está concentrando para una escalada y ofensiva de invierno y que ,actualmente,  está involucrada en un comercio calculado en el que ceden espacio a cambio de tiempo y de bajas ucranianas. Rusia continúa retirándose donde las posiciones están comprometidas operativamente o se enfrentan a un número abrumador de ucranianos; por lo tienen mucho cuidado de sacar sus fuerzas bajo peligro operacional. En Lyman, donde Ucrania amenazó con rodear la guarnición, Rusia comprometió reservas móviles para desbloquear la aldea y asegurar la retirada de la guarnición. El “cerco” de Ucrania se evaporó y el Ministerio del Interior ucraniano se vio, extrañamente, obligado a twittear (y luego borrar) videos de vehículos civiles destruidos como “prueba” de que las fuerzas rusas habían sido aniquiladas.

Es probable que Rusia continúe retrocediendo en las próximas semanas, retirando unidades intactas bajo su paraguas de artillería y de apoyo aéreo; agotando las existencias de equipos pesados ​​ucranianos y desgastando a su personal. Mientras tanto, nuevos equipos continúan reuniéndose en Belgorod, Zaporizhia y Crimea. Mi expectativa sigue siendo la misma: retirada rusa episódica hasta que el frente se estabilice, aproximadamente, a fines de octubre, seguida de una pausa operativa hasta que el suelo se congele, para dar paso a una escalada y a una ofensiva de invierno por parte de Rusia una vez que haya terminado de acumular suficientes unidades.

Hay una calma espeluznante que irradia del Kremlin. La movilización está en marcha: 200.000 hombres están actualmente realizando un entrenamiento de actualización en los campos de tiro de Rusia. Los trenes cargados de equipo militar continúan inundando el puente de Kerch; pero la ofensiva de Ucrania avanza sin que se vean refuerzos rusos en el frente. Llama la atención la desconexión entre el estoicismo del Kremlin y el deterioro del frente. Tal vez Putin y todo el estado mayor ruso son, realmente, negligentes criminales; tal vez,  las reservas rusas realmente no son más que un montón de borrachos. Quizá no haya ningún plan.

O tal vez, los hijos de Rusia volverán a responder al llamado de la patria, como lo hicieron en 1709, en 1812 y en 1941.

Mientras los lobos merodean una vez más delante de su guarida; el viejo oso se levanta de nuevo para luchar.

Traducción y notas: Carlos Pissolito

Notas:

(1) Según la plataforma de redes sociales, se usa una marca de «Blue mark» (verificación azul) para que las personas sepan que una cuenta de «interés público» es auténtica. Esto generalmente incluye cuentas mantenidas por usuarios en música, actuación, moda, gobierno, política, religión, periodismo, medios, deportes, negocios y otras áreas de interés.

Fuente https://espacioestrategico.blogspot.com/2022/10/la-politica-por-otros-medios-putin-y.html 

Hace ocho años un sólido y previsor artículo escrito en Londres y publicado por The Guardian, alertaba como Washington arrastraba a Europa a la Guerra en Ucrania Dossier Geopolitico

El papel de Washington en Ucrania y su respaldo a los neonazis del régimen tiene enormes implicaciones para el resto del mundo.

Paquete de comidas listas para comer de EE. UU. en Ucrania
 Un activista prorruso con un casquillo y un paquete de comida fabricado en EE. UU. que cayó de un APC del ejército ucraniano en un ataque a una barricada el 3 de mayo en Andreevka, Ucrania. Fotografía: Scott Olson/Getty

Martes 13 de mayo de 2014

W¿Por qué toleramos la amenaza de otra guerra mundial en nuestro nombre? ¿Por qué permitimos mentiras que justifican este riesgo? La escala de nuestro adoctrinamiento, escribió Harold Pinter , es un «acto de hipnosis brillante, incluso ingenioso y muy exitoso», como si la verdad «nunca sucediera, incluso mientras sucedía».

Cada año, el historiador estadounidense William Blum publica su «resumen actualizado del historial de la política exterior de Estados Unidos» que muestra que, desde 1945, Estados Unidos ha tratado de derrocar a más de 50 gobiernos, muchos de ellos elegidos democráticamente; interfirió gravemente en elecciones en 30 países; bombardeó a la población civil de 30 países; armas químicas y biológicas usadas; e intentó asesinar a líderes extranjeros.

En muchos casos Gran Bretaña ha sido un colaborador. El grado de sufrimiento humano, por no hablar de la criminalidad, es poco reconocido en Occidente, a pesar de la presencia de las comunicaciones más avanzadas del mundo y el periodismo nominalmente más libre. Que las víctimas más numerosas del terrorismo –“nuestro” terrorismo– sean musulmanes, es indecible. Que el yihadismo extremo, que desembocó en el 11 de septiembre, se nutrió como arma de la política angloamericana ( Operación Ciclón en Afganistán) es reprimido. En abril, el Departamento de Estado de EE. UU. señaló que, tras la campaña de la OTAN en 2011, » Libia se ha convertido en un refugio seguro para terroristas «.

El nombre de «nuestro» enemigo ha cambiado a lo largo de los años, de comunismo a islamismo, pero generalmente es cualquier sociedad independiente del poder occidental y que ocupa territorio estratégicamente útil o rico en recursos, o que simplemente ofrece una alternativa a la dominación estadounidense. Los líderes de estas naciones obstructivas suelen ser violentamente apartados, como los demócratas Muhammad Mossedeq en Irán , Arbenz en Guatemala y Salvador Allende en Chile , o son asesinados como Patrice Lumumba en la República Democrática del Congo. Todos están sujetos a una campaña de vilipendio en los medios occidentales: piense en Fidel Castro, Hugo Chávez, ahora Vladimir Putin.

El papel de Washington en Ucrania es diferente solo en sus implicaciones para el resto de nosotros. Por primera vez desde los años de Reagan, Estados Unidos amenaza con llevar al mundo a la guerra. Ahora que Europa del Este y los Balcanes son puestos militares de la OTAN, el último «estado tapón» fronterizo con Rusia, Ucrania, está siendo destrozado por las fuerzas fascistas desatadas por EE. UU. y la UE. En occidente ahora respaldamos a los neonazis en un país donde los nazis ucranianos respaldaron a Hitler.

Habiendo planeado el golpe de estado en febrero contra el gobierno elegido democráticamente en Kiev, la incautación planeada por Washington de la histórica y legítima base naval de aguas cálidas de Rusia en Crimea fracasó. Los rusos se defendieron, como lo han hecho contra todas las amenazas e invasiones del oeste durante casi un siglo.

Pero el cerco militar de la OTAN se ha acelerado, junto con los ataques orquestados por Estados Unidos contra personas de etnia rusa en Ucrania. Si se puede provocar a Putin para que acuda en su ayuda, su papel predeterminado de «paria» justificará una guerra de guerrillas dirigida por la OTAN que probablemente se extienda a la propia Rusia.

En cambio, Putin ha confundido a la parte de la guerra al buscar un arreglo con Washington y la UE, al retirar las tropas rusas de la frontera con Ucrania e instar a los rusos étnicos en el este de Ucrania a abandonar el provocativo referéndum del fin de semana . Estas personas bilingües y de habla rusa, un tercio de la población de Ucrania, han buscado durante mucho tiempo una federación democrática que refleje la diversidad étnica del país y que sea tanto autónoma de Kiev como independiente de Moscú. La mayoría no son ni «separatistas» ni «rebeldes», como los llaman los medios occidentales, sino ciudadanos que quieren vivir seguros en su patria.

Al igual que las ruinas de Irak y Afganistán, Ucrania se ha convertido en un parque temático de la CIA, dirigido personalmente por el director de la CIA, John Brennan, en Kiev, con docenas de «unidades especiales» de la CIA y el FBI que establecen una «estructura de seguridad» que supervisa ataques salvajes. ataques a quienes se opusieron al golpe de febrero. Mire los videos, lea los informes de los testigos presenciales de la masacre en Odessa este mes. Matones fascistas transportados en autobuses incendiaron la sede del sindicato , matando a 41 personas atrapadas en su interior. Mira a la policía esperando.Anuncio publicitario

Un médico describió haber intentado rescatar a la gente, «pero los radicales pro-nazis pro-ucranianos me detuvieron. Uno de ellos me empujó bruscamente, prometiéndome que pronto yo y otros judíos de Odessa correremos la misma suerte. Lo que ocurrió ayer no funcionó». Ni siquiera tuvo lugar durante la ocupación fascista en mi ciudad en la Segunda Guerra Mundial. Me pregunto por qué todo el mundo guarda silencio». [ver nota al pie]

Los ucranianos de habla rusa luchan por sobrevivir. Cuando Putin anunció la retirada de las tropas rusas de la frontera, el secretario de defensa de la junta de Kiev, Andriy Parubiy, miembro fundador del partido fascista Svoboda, se jactó de que continuarían los ataques contra los «insurgentes». Al estilo orwelliano, la propaganda en Occidente ha invertido esto en Moscú » tratando de orquestar el conflicto y la provocación «, según William Hague. Su cinismo es igualado por las grotescas felicitaciones de Obama a la junta golpista por su » notable moderación » después de la masacre de Odessa. La junta, dice Obama, es «debidamente elegida». Como dijo una vez Henry Kissinger : «Lo que cuenta no es la verdad, sino lo que se percibe como verdad».

En los medios estadounidenses, la atrocidad de Odessa ha sido minimizada como «turbia» y una «tragedia» en la que los «nacionalistas» (neo-nazis) atacaron a los «separatistas» (personas que recolectan firmas para un referéndum sobre una Ucrania federal). El Wall Street Journal de Rupert Murdoch condenó a las víctimas: » Incendio mortal en Ucrania probablemente provocado por rebeldes, dice el gobierno «. La propaganda en Alemania ha sido pura guerra fría, con el Frankfurter Allgemeine Zeitung advirtiendo a sus lectores sobre la «guerra no declarada» de Rusia. Para los alemanes, es una ironía conmovedora que Putin sea el único líder que condene el ascenso del fascismo en la Europa del siglo XXI.

www.johnpilger.com

Una perogrullada popular es que «el mundo cambió» después del 11 de septiembre. Pero, ¿qué ha cambiado? Según el gran denunciante Daniel Ellsberg , se ha producido un golpe silencioso en Washington y ahora gobierna un militarismo desenfrenado. El Pentágono actualmente ejecuta «operaciones especiales» (guerras secretas) en 124 países. En casa, el aumento de la pobreza y la pérdida de la libertad son el corolario histórico de un estado de guerra perpetua. Agregue el riesgo de una guerra nuclear y la pregunta es: ¿por qué toleramos esto?

La siguiente nota al pie se agregó el 16 de mayo de 2014: La cita de un médico que dice que fue «detenido por radicales nazis pro-ucranianos» era de una cuenta en una página de Facebook que posteriormente se eliminó.

Fuente

https://www.theguardian.com/commentisfree/2014/may/13/ukraine-us-war-russia-john-pilger

Duró muy poco el sueño de los que veían en la denominada “fascista” Giorgia Meloni (por parte de las socialdemocracia y progresismos de distintos pelajes) como algo nuevo y distinto dentro del mundo occidental y cristiano, sobre todo con relación a la guerra de Ucrania y con el posicionamiento de una europa soberana. Siempre lo dijimos la Meloni es en realidad una neoconservadora globalista occidental, una especie de trumpistas a la italiana que los sueños húmedos de los llamados soberanistas quieren presentar como el “cambio” a está Señora. Es apenas cotillón xenófobo y conservador, pro otan con discurso antiUE. Dos entrevistas concedidas a Reuters y a ANSA en este mes desnuda la realidad de su “posición” política. Dossier Geopolitico

La italiana Meloni advierte sobre los riesgos más amplios que plantea el conflicto de Ucrania – Por Francesco Zecchini

CERNOBBIO, Italia, 4 sep (Reuters) – Giorgia Meloni, que encabezará un nuevo gobierno italiano con dos partidos alguna vez cercanos a Moscú, advirtió el domingo sobre el riesgo que representa para las naciones occidentales la invasión rusa de Ucrania, calificándola de «punta del iceberg» en una lucha por la influencia.

«Si Ucrania cae y Occidente perece, el gran ganador no será la Rusia de (Vladimir) Putin, sino la China de Xi Jinping», dijo Meloni, líder del partido nacionalista Hermanos de Italia, en una rueda de negocios.

“Y aquellos que son más débiles en Occidente, a saber, Europa, corren el riesgo de encontrarse bajo la influencia china. Así que tenemos que pelear esta batalla”, agregó en el Foro Ambrosetti en el norte de Italia.

Rusia ha buscado fortalecer los lazos con la China del presidente Xi luego de su invasión de Ucrania en febrero.

Meloni lidera el partido más grande en una alianza de centroderecha con el Partido de la Liga y Forza Italia de Silvio Berlusconi, que está en camino de una clara victoria en las elecciones de Italia del 25 de septiembre, lo que la convierte en la primera mujer en ser primera ministra.

Tanto la Liga como Forza Italia tenían vínculos estrechos con Rusia antes de la invasión de Ucrania.

Meloni, cuyos Hermanos de Italia tiene sus raíces en un partido posfascista, se ha pronunciado enérgicamente en apoyo de la línea occidental sobre Ucrania en varias ocasiones. 

“La guerra en Ucrania es la punta del iceberg de un conflicto destinado a remodelar el orden mundial”, dijo el domingo.

El líder de la liga, Matteo Salvini, dijo en la misma conferencia que la Unión Europea debería proteger a las personas en países como Italia que sufrían los efectos secundarios económicos de las sanciones contra Rusia.

“Sigamos castigando al agresor pero protejamos a nuestras empresas ya nuestros trabajadores”, dijo.

“Porque ganar las elecciones y heredar un país de rodillas no sería muy satisfactorio”, agregó.

Fuente: REUTERS https://www.reuters.com/world/europe/italys-meloni-warns-broader-risks-posed-by-ukraine-conflict-2022-09-04/ 

Meloni dice que se retiraría del plan Belt & Road de China

(ANSA) – ROMA, 23 DE SEPTIEMBRE – La favorita para convertirse en la próxima primera ministra de Italia, la líder conservadora de los Hermanos de Italia (FdI), Giorgia Meloni, dijo el viernes a la agencia de noticias taiwanesa CNA que se retiraría de la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China si lidera la próxima probable gobierno de centro-derecha después de las elecciones generales del domingo aquí.

    Meloni, de 45 años, quien sería la primera mujer primera ministra de Italia y la jefa de gobierno más derechista desde la Segunda Guerra Mundial, dijo que unirse a la ‘Nueva Ruta de la Seda’ había sido un «gran error».

    Dijo que si tuviera que firmar la prórroga del memorando correspondiente hasta 2024 «mañana por la mañana, me costaría ver las condiciones políticas para hacerlo».

    Meloni dijo que con un gobierno de centro derecha en Italia, «es seguro que Taiwán será una cuestión fundamental para Italia».

    Describió como «inaceptables» las amenazas de China contra la isla, que dice es parte de su territorio.

    La probable futura primera ministra dijo que había «seguido de cerca, con inquietud» los desarrollos más recientes en las tensiones entre China y Taiwán. (ANSA).

https://www.ansa.it/english/news/business/2022/09/23/meloni-says-would-pull-out-of-chinas-belt-road-scheme_65390a02-3562-42df-8c07-0d96ae91164c.html

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, inicia la columna del Club de La Pluma haciendo hincapié en el momento histórico trascendental que nos toca vivir ante LA GUERRA HÍBRIDA TOTAL, lanzada por EEUU y sus aliados de la Anglo Esfera, para tratar de frenar el irremediable ascenso del nuevo mundo multipolar, con la maquinaria bélica de la OTAN y el largo brazo de las ONG, junto a su impresionante poder mediático de desinformación, que no solo implica el conflicto de Ucrania, sino los de Taiwán y el de Azerbaiyán con Armenia, exacerbados por las provocaciones de la congresista Pelosi y el latente entre las Repúblicas de Kirguistán y de Tayikistán.

Y además incluye en ese contexto internacional a las tensiones en el Atlántico Sur, acentuadas al salir a la luz, tras un hackeo, de miles de informes sobre la estrategia del ejército chileno para frenar el re despliegue militar argentino en la Patagonia. Un hecho que se agrava por la influencia de Inglaterra sobre el ejército trasandino, con su comprobada e histórica ayuda de Chile al RU durante la guerra de Las Malvinas y ante la posibilidad de que el archipiélago se convierta en un refugio de la OTAN. También ha caldeado el ambiente las declaraciones de la jefa del comando Sur, la general Richardson, en las que prácticamente se arroga la autoridad de  EEUU para ser el custodio de las riquezas de Sudamérica

Luego analiza la reunión anual de la ONU con Biden presentando su “excepcionalismo anglosajón” al señalar quiénes son los buenos y los malos del mundo y demostrando que la Anglo Esfera solo dispone de la herramienta de la guerra. También aporta información concreta con datos precisos sobre la movilización de los 300.000 reservistas en Rusia, que apenas significa el 1,2% de sus 25 millones de reservistas que tiene. Dando por tierra la atosigante campaña mediática de Occidente sobre ridículas y falsas leyendas,  tales como cacerías de jóvenes en las puertas del subte de Moscú.

Y siguiendo con el gigantesco aparato publicitario de Occidente, nos habla de la manipulación de los disturbios en Irán y de cómo esconde el fervoroso apoyo popular al gobierno, tras el acoso oportunista de la prensa del sistema por la desgraciada muerte por infarto de una joven iraní.

Y finalizando la columna, aborda el agravamiento de la crisis financiera de Occidente, también la guerra entre sus bancos centrales con el aumento de los tipos de interés que no frenan la inflación, la recesión que puede ser una cuestión de años, la caída del euro y del yen japonés, etc., todo en un horizonte donde las potencias del G7 y el resto de países subordinados, se enfrentan al derrumbe de su economía y a un escenario dramático, conflictivo y explosivo.

Y así, Pereyra Mele se despide esperando que las mediocres dirigencias occidentales asimilen esta realidad incontestable y que no busquen en la violencia y en la guerra, la solución a unos problemas que son propios de su sistema y que se arrastran desde hace décadas. Y que hoy se les manifiesta con una crisis absoluta y terminal.  Aspira a que tomen conciencia y que no operen en el escenario de conflictos bélicos, porque hoy en día, los equipamientos militares y armamentos de última generación, ponen en riesgo la subsistencia de la especie humana.

Eduardo Bonugli (Madrid, 25/09/22)

América del Sur un escenario de conflicto Híbrido Global que adelantamos hace casi un año 7/11/2022

Y ahora la nueva Jefe del Comando Sur fue clarisima sobre este tema y me ratifica en los peligros que enfrentaremos los suramericanos
Dossier Geopolitico

La OTAN ocupó Afganistán para llevarse el gas de Turkmenistán, sin éxito

Es obvio que el objetivo de una treintena de países de la OTAN, el brazo armado de EEUU, al enviar a 300.000 soldados y decenas de miles de mercenarios, equipados con las armas más avanzadas de la humanidad a Afganistán, gastando 1,9 mil millones de dólares, no era para sacar del poder a un pequeño grupo de bandidos medievales equipados con dagas y rifles de fabricación casera, o «liberar a las afganas del burka», sino ocupar militarmente el país más estratégico del mundo, ubicado en la vecindad de China, Rusia e Irán.

La OTAN no sólo invadió, sino que ocupó Afganistán (¡son dos cosas distintas!), bajo el pretexto del 11-S, y uno de sus nueve objetivos fue llevarse el petróleo afgano (estimado por el Pentágono en un billón de dólares), y también acceder a los enormes recursos naturales de las repúblicas exsoviéticas de Asia Central. Kazajstán cuenta con la tercera reserva mundial de uranio, por ejemplo, y Turkmenistán, otro de los «estanes» (sufijo persa que indica el lugar de hábitat de un grupo étnico), es el país más rico en gas natural (entre 19 y 13,6 billones de metros cúbicos), después de Irán, Rusia y Qatar. EEUU, ya en 1992, fecha del fin de la Unión Soviética, había clavado su mirada en el subsuelo de esta región. Pero, había un problema (para los «piratas»): tanto Afganistán como Turkmenistán no tienen acceso al mar, lo cual dificulta el traslado del botín, aunque lo tuviera en su poder.

En 1996, su proyecto de colocar a los talibanes en el poder en Kabul, para que con la ayuda de Pakistán y Arabia Saudí establecieran la paz de cementerio en las rutas comerciales del país, fracasó. Estos «yihadistas» creados por la CIA y el Pentágono, están entrenados para destruir Estados, que no levantar o gestionarlos. Por lo que Washington decide acabar con el Gobierno de ineptos que no sabía gobernar: Si «ponemos nuestras propias botas en el suelo» afgano, todo este gas y el petróleo será nuestro -pensó-, además conseguiremos:

– Que Rusia pierda el control económico-político sobre aquellas repúblicas, y le sea imposible reunificarlas bajo el paraguas de Moscú, consolidando así el desmembramiento del territorio soviético.

– Debilitar a la Federación Rusa a nivel regional.

– Acabar con el control monopolista de Rusia sobre el transporte de petróleo de la región.

– Chantajear a China y frenar su crecimiento económico.

– Incrementar el poder de EEUU sobre la India, gran consumidor de energía.

– Aumentar la dependencia de Europa a Washington.

Ahora bien, si usted es el presidente de EEUU y quiere llevarse el gas de Turkmenistán, tiene tres únicas alternativas:

1. La más corta y rentable, construir un gaseoducto desde Turkmenistán hasta el Golfo Pérsico, cruzando Irán, país que, con algo de inversión, podrá licuar este gas y entregárselo a los buques del Tío Sam. De hecho, a finales de 1997 Irán construyó una línea para el transporte de gas natural de su vecino y abastecer las regiones norteñas del país. Sin embargo, las relaciones entre EEUU e Irán no son buenas, y esta vía ni se discute.

2. Trazar un tubo desde esta república exsoviética a otra, Azerbaiyán, cruzando el mar Caspio. El proyecto fue presentado por los gigantes estadounidenses GE Energy y Bechtel, pero fue rechazado, por motivos que explicaremos en otro artículo.

3. Diseñar una tubería que pueda atravesar las regiones de Herat y Kandahar en Afganistán (previamente convertido en «Estado fallido«), cruzar Quetta de Pakistán, un país aliado, y llegar al puerto de Karachi, a orillas del Mar Arábigo….¡Eureka! ¡Lo tenemos!

Le bautizaron TAP (Turkmenistán-Afganistán-Pakistán), y se pusieron a soñar y se encontraron con la pesadilla.

¿Por qué la OTAN fracasó?

– 4 de diciembre de 1997: una delegación de los talibanes viaja a Sugarland, Texas, para negociar con la compañía Unocal sobre el gaseoducto. Esta empresa, que junto a Turkmenistán creó la firma de Central Asia Gas (Centgas), no pudo llegar a un acuerdo con aquellos criminales: siendo el principal narcoestado del mundo ¿qué cifra les satisfaría? Al final, los grandes ladrones decidirán comerse a los chicos.

– Julio de 2001. China crea con Rusia la Organización de Cooperación de Shanghái e integra a la mayoría de los países de Asia Central, poniendo la piedra angular de una serie de alianzas con los rusos contra el expansionismo de EEUU, algo sin precedentes desde la muerte de Stalin en 1953. Tres meses después, la OTAN se instala justo en Afganistán, a pesar de que los supuestos terroristas del 11-S eran saudíes, y Bin Laden, vivo o muerto, estaba en Pakistán. Y dos días antes de esta fecha, Ahmad Masud Shah, un veterano de los muyahedines, próximo a los ayatolás de Irán y al imperialismo francés, que controlaba el norte de Afganistán, -por donde tendría que trazar el gaseoducto del campo turcomano South Yolotan, uno de los cinco más grandes del mundo-, es asesinado en un atentado: era el único señor de guerra capaz de unificar a los afganos para una amplia resistencia contra la ocupación del país por la OTAN (al igual que lo hizo contra las tropas soviéticas). ¿Podrán los hombres del Pentágono construir el gaseoducto?

– Diciembre de 2009. China firma un acuerdo de 30 años con Turkmenistán, y construye el gaseoducto más largo del mundo, de 7000 kilómetros, con un coste de 8.000 millones de dólares que tras recorrer el territorio turcomano, llega a la provincia china de Xinjiang. Turkmenistán se convertirá en la fuente de gas natural más grande de China (el 27% de sus importaciones totales), garantizando el desarrollo de su gigantesco proyecto de «una franja, una ruta». Se trata de un monopsonio: un solo comprador para un solo producto, aunque en cantidades pequeñas, los turcos exportan también su gas a Rusia (que lo transfería a Europa) e Irán. La seguridad de las rutas no eran el único problema: las empresas privadas occidentales no podían realizar las inversiones necesarias en el desarrollo de los campos del país y tampoco en la construcción de gasoductos de tránsito.

– Marzo de 2011. Turkmenistán pone el último clavo al ataúd del proyecto TAP y anuncia la inauguración de una colosal estación compresora de gas en Galkynysh, el segundo yacimiento de gas más grande del mundo, después de South Pars en el Golfo Pérsico, que duplicaría el volumen de gas que bombea hacia China.

Demasiada fuerza militar y escasas mentes mínimamente racionales. No se entiende por qué los estadounidenses pensaron que Rusia, Irán y China (que crearon grupos afines en el seno de los talibanes) iban a permitir tal agravio a sus intereses en la región que es zona de su influencia tradicional, y se iban a quedar cruzados de brazo viendo la construcción de un ducto que les dejaría fuera del juego internacional de energía.

¿A quién se le ocurre, si no a EEUU, imponer sanciones a Rusia para que ésta venda su gas a China (que le ha venido como el agua de mayo), uniéndose aún más a sus dos principales rivales? En 2019, Rusia abrió el gasoducto Power of Siberia para enviar a China su Oro Azul, y está previsto que para 2024, el gasoducto le entregue 38.000 millones de metros cúbicos anuales. Con tanto gas en sus depósitos, los chinos pueden dormir con la pierna suelta y desarrollar tranquilamente su Ruta de la Seda por el mundo: el país de Mao consiguió, en esta batalla derrotar a la OTAN sin disparar ni una bala.

«Si no es para mí no será para China ni Rusia» es el mensaje que dejó en agosto de 2021 en Afganistán (además de cinco bases militares y decenas de miles de contratistas), para convertir a Asia Central en una bola de fuego, mientras se iba a centrar a desmantelar la Federación Rusa sacrificando Ucrania. El pulso entre los que dan prioridad a la contención de China y los que están obsesionados por Rusia continúa en la Casa Blanca, aunque en esta ronda, los cadáveres también los pondrán los europeos, en la guerra caliente o la fría, y en ambos casos, en el sentido literal de la palabra.

FUENTE: https://blogs.publico.es/puntoyseguido/7953/la-otan-ocupo-afganistan-para-llevarse-el-gas-de-turkmenistan-sin-exito/#md=modulo-portada-fila-de-modulos:4×15-t1;mm=mobile-medium

Geopolitica del Cáucaso. Compleja región, como compleja y poco entendible para muchos la posición oscilante de Turquía (y su «hermanito» menor, Azerbaiyán), que bascula entre «occidente» y el polo euroasiático; hoy el posicionamiento de Turquía no se lo puede analizar en términos de su política exterior sino lo hacemos en el marco regional y la reciente cumbre trilateral de Teherán (Rusia-Turquía-Irán) y el entorno euroasiático  que lo expresa la OCS donde Turquía participa como socio en el diálogo y ahora ha pedido su participacion como socio pleno. Turquía con su pretendida autonomía estratégica juega duramente y hasta peligrosamente para encontrar su lugar para sus interese en el mundo multipolar euroasiático,

¿PUEDE IRÁN EMPUJAR A RUSIA A LA ACCIÓN EN EL SUR DEL CÁUCASO?

El aliado mutuo de Moscú y Teherán, Armenia, está sintiendo la presión del asalto a su soberanía de Azerbaiyán respaldado por la OTAN. Está en los intereses geopolíticos y de seguridad de ambos países no permitir que Ereván caiga

Yeghia Tashjian  18 de septiembre

La última agresión de Azerbaiyán contra Armenia no sorprende a los observadores del sur del Cáucaso. Los ataques de Bakú a varias provincias a lo largo de la frontera oriental de Armenia la semana pasada siguen a la “guerra de palabras” del presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, contra Ereván, declarando abiertamente sus ambiciones de anexar el territorio armenio del sur colindante con Irán. Si bien ambas partes se culpan mutuamente por las provocaciones que han dejado cientos de muertos, estos enfrentamientos militares representan la peor violencia entre los dos países desde la guerra de Nagorno-Karabaj de 2020, que terminó a favor de Azerbaiyán. Bakú justificó su agresión con el argumento de que Armenia no había firmado un tratado de paz que reconociera la «integridad territorial» de Azerbaiyán (es decir, que reconociera a la región predominantemente armenia de Nagorno-Karabaj como parte de Azerbaiyán) o proporcionado un «corredor» en el sur que conectará Azerbaiyán a su enclave de Najichevan. Los medios de comunicación y parlamentarios azerbaiyanos como Ziyafat Asgarov y Elman Mammadov comenzaron a pedir el establecimiento de “zonas de seguridad” y “zonas de amortiguamiento” dentro del territorio armenio, con el objetivo de neutralizar al ejército de este último y establecer el “corredor” propuesto dentro de Armenia. El 10 de septiembre, el ministro de Defensa de Azerbaiyán ordenó a su ejército que mantuviera la preparación para el combate para “reprimir cualquier provocación armenia”. Tres días después, Azerbaiyán lanzó una agresión a gran escala en la frontera oriental de Armenia utilizando fuerzas especiales, drones de fabricación israelí y turca y ataques de artillería contra objetivos militares y civiles por igual. Las fuerzas azerbaiyanas también ocuparon posiciones estratégicas cerca de la frontera sur de Armenia. Vale la pena mencionar que los ataques de artillería de Azerbaiyán también tuvieron como objetivo a los guardias fronterizos rusos en la región de Gegharkunik en la frontera con Rusia, lo que los obligó a retirarse cuando sus instalaciones y vehículos fueron atacados intensamente. Entonces, lo que ha sorprendido a muchos observadores, sobre todo en Armenia, es la respuesta pasiva de Rusia a esta ronda de enfrentamientos fronterizos. Ereván es miembro del pacto de defensa liderado por Rusia, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO), que se ha negado a intervenir y acudir en ayuda de Armenia.

Los cambios geopoliticos y el equilibrio de poder

 A pesar de las disputas territoriales muy locales entre Armenia y Azerbaiyán, su conflicto no debe verse como una rivalidad ordinaria entre dos estados vecinos. Estos enfrentamientos, de hecho, tienen una importancia geopolítica tanto a nivel regional como internacional, y están determinados por los acontecimientos actuales en Ucrania y alrededor de Irán. A principios de septiembre, Rusia experimentó reveses militares en Ucrania, cuando los estados miembros de la OTAN inundaron el ejército ucraniano y las milicias voluntarias con armas pesadas, suministros y asistencia. Apuntando a los puentes en las zonas controladas por los rusos y bloqueando las rutas de suministro, las fuerzas rusas se vieron obligadas a retirarse para evitar ser rodeadas y abrumadas. Cuando las fuerzas ucranianas recuperaron ciudades estratégicas clave, alimentaron la percepción occidental de una victoria táctica sobre Moscú. Aunque es improbable que operaciones militares tan pequeñas decidan el resultado de la guerra, como se vio en las contraofensivas rusas en los días siguientes, la opinión era que Moscú estaría indefinidamente atrapado en el “barro ucraniano”. Aprovechando los reveses percibidos de Rusia en Ucrania y la necesidad desesperada de la Unión Europea (UE) de suministros alternativos de gas, Azerbaiyán se congració con ambas partes: llegó a un acuerdo de gas con la UE, continuó con las transferencias de armas a Ucrania y abrió negociaciones con Moscú para obtener el «estatus de observador» en la Unión Económica Euroasiática (EAEU) liderada por Rusia.

La dependencia de Rusia de Turquía

Otros cambios geopolíticos regionales han dado a Azerbaiyán la impresión de que tiene las manos libres para ejercer una presión adicional sobre Armenia, en particular la “coopetencia” ruso-turca. Si bien esta relación asimétrica claramente alguna vez se inclinó fuertemente a favor de Moscú, la actual crisis de Ucrania y las crecientes tensiones de Ankara con Washington han recalibrado ese equilibrio, posiblemente a favor de Turquía. La dependencia política de Moscú llega en un momento en que Turquía se percibe a sí misma como un socio igualitario en los asuntos regionales que incluyen a Siria, Libia y el sur del Cáucaso. El presidente ruso Vladimir Putin puede tener otro obstáculo por delante: las elecciones presidenciales y generales de Turquía de 2023 amenazan con derrocar al presidente Recep Tayyip Erdogan a favor de la oposición más inclinada a la OTAN, lo que podría poner patas arriba todos los acuerdos regionales negociados entre Turquía y Rusia. Es dentro de estos contextos que Rusia se ha mostrado renuente a ayudar a su principal aliado en el sur del Cáucaso, Armenia, que está bajo constante fuego y presión tanto de Bakú como de Ankara. La vacilación de Putin para apoyar a Ereván también puede deberse a su desconfianza hacia la administración armenia existente. Algunos expertos rusos creen que Ereván se está comprometiendo discretamente con Occidente para firmar un «tratado de paz» con Azerbaiyán que eliminará a las fuerzas de paz rusas estacionadas en Nagorno-Karabaj desde el final de la guerra de 2020. Ereván niega tales acusaciones, mientras que muchos funcionarios del gobierno se sienten abandonados por Moscú para enfrentar solos el asalto turco-azerbaiyano. Supuestamente, es una de las razones detrás de la visita apresurada de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, a Armenia el 17 de septiembre: para promover un tratado de paz negociado por EE. enfrentar a Irán y Rusia.

Irán se niega a ser «cercado»

Irán ha enviado ocasionalmente advertencias a Azerbaiyán de que su frontera con Armenia es una línea roja. En este sentido, Teherán tiene preocupaciones tanto geopolíticas como geoeconómicas que reflejan sus prioridades regionales e internas, una de las cuales es el “corredor” en disputa. Si bien la novena cláusula de la declaración de alto el fuego de Nagorno-Karabaj firmada el 9 de noviembre de 2020 entre Armenia, Azerbaiyán y Rusia dice que Ereván proporcionará una ruta de transporte para conectar Najicheván con la República de Azerbaiyán por razones comerciales, no menciona la palabra «corredor.» El corredor geoestratégico de Zangezur entre Irán y Armenia Bakú, sin embargo, ha interpretado agresivamente esta cláusula como un derecho al “Corredor de Zangezur”, una región armenia fronteriza con Irán que separa geográficamente a Azerbaiyán de la República Autónoma de Nakhchivan. Pero, al impulsar esta narrativa centrada en el estado de un «corredor», Bakú no solo está violando la declaración trilateral, sino que amenaza con violar la integridad territorial de la frontera de Armenia con Irán, lo que podría allanar el camino para las aspiraciones pan-turcas en el norte de Irán . Esto tendría graves consecuencias geoeconómicas para Teherán, ya que perdería su papel de tránsito en la región, algo que las autoridades iraníes se toman muy en serio. En declaraciones a The Cradle, el Dr. Ehsan Movahedian, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad ATU en Teherán, dijo que el acceso al corredor de Azerbaiyán cuenta con el apoyo de la OTAN (incluida Turquía) e Israel. El Dr. Movahedian lo llama «el corredor Turanic de la OTAN», que no solo tiene como objetivo contener a Irán sino también a otras potencias euroasiáticas como Rusia y China. El académico iraní argumenta que, económicamente, la ruta también es una amenaza directa para el corredor Norte-Sur y amenaza con reemplazar los gasoductos iraníes a Nakhchivan con gasoductos de Azerbaiyán y Asia Central. Esto dejará a Irán sin su papel crucial de comercio y tránsito de energía en la región.

Planes pan-turcos en toda Asia

Los iraníes creen que, en el futuro, Ankara puede tomar medidas provocativas para impedir la exportación de productos iraníes a través de Turquía. Si pierde su frontera con Armenia, el comercio de Irán con Europa y Eurasia estará a merced de las rutas comerciales turcas y azerbaiyanas. Esto, a su vez, reforzará la influencia económica y política de Ankara y Bakú sobre Teherán, allanando el camino para los movimientos secesionistas pan-turcos en el norte de Irán. El Dr. Movahedian dice que la creación de este corredor podría movilizar las aspiraciones pan-turcas no solo en el norte de Irán, sino también aumentar el apoyo de Turquía y la penetración de la OTAN en el norte del Cáucaso y Asia Central, extendiéndose a las poblaciones uigures en la provincia china de Xinjiang. De manera reveladora, muchos medios de comunicación azerbaiyanos han pedido el establecimiento de movimientos secesionistas azeríes en el norte de Irán. Estas narrativas están respaldadas por diplomáticos israelíes, lo que se espera, dados los estrechos lazos de colaboración entre Bakú y Tel Aviv. Los sitios web de Azerbaiyán también han planteado la posibilidad de que Bakú pueda ofrecer su espacio aéreo para que los aviones israelíes entren en territorio iraní o envíen unidades especiales israelíes a Irán.

¿Irán presionará a Rusia a que actúe?

Si bien Irán tradicionalmente ha apoyado la integridad territorial de Azerbaiyán, incluso en disputas con su aliado cercano Armenia, Teherán no puede permanecer pasivo viendo a su vecino del norte sitiado y abrumado de manera efectiva por Turquía, Azerbaiyán y sus aliados. La pérdida de Armenia como estado amortiguador disuasorio contra el proyecto Pan-Turkic será catastrófica para la integridad territorial de Irán. Existe una clara agenda occidental para aislar a Irán y limitar su influencia en Asia Occidental. El silencio de Irán en el sur del Cáucaso se traducirá en una señal de debilidad y puede tener un efecto dominó en la región en general. Lo que se necesita ahora es otro Qassem Suleimani, el difunto jefe de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) que voló personalmente a Moscú y convenció al presidente Putin para que interviniera en Siria, evitando el colapso total del estado. Irán, el único socio regional de Armenia, debe convencer a Rusia de que sus objetivos energéticos a corto plazo en el sur del Cáucaso y su política de apaciguar a Turquía pueden resultar contraproducentes para Moscú al convertir a Armenia en otra Ucrania. Por lo tanto, Rusia debe trazar sus líneas rojas en la región y evitar el establecimiento de este proyecto pan-turco. Desconfiado de la orientación «pro-occidental» de la administración armenia, Moscú ha asumido hasta ahora una postura pasiva, lo que a su vez ha contribuido a los sentimientos anti rusos en Ereván, y muchos cuestionan la eficacia de la alianza militar CSTO. Washington se está aprovechando al máximo de estos sentimientos al enviar a Pelosi a Armenia en una muestra de “apoyo al país”. Estados Unidos está ansioso por una solución diplomática a la crisis, no en apoyo de Armenia, sino para avanzar en un «tratado de paz» entre Ereván y Bakú, con la intención final de expulsar a los rusos de esta crítica arena geopolítica. Armenia está atrapada en el fuego cruzado de una intensa competencia entre grandes potencias, actuando como el único obstáculo natural contra las aspiraciones pan-turcas. Si las ambiciones regionales de Aliyev y Erdogan no se detienen, la carnicería etnonacional se expandirá más allá del sur del Cáucaso, lo que le viene muy bien a EE. UU.

Quince líderes de Asia, África y Europa se dieron cita en cita en Samarcanda en una cumbre que marca la consolidación del nuevo orden multipolar aunque todos los países de esa mayoría participan de las cadenas mundiales de producción que dominan EE.UU. y Europa Occidental. Por Hernando Kleimans Telam autorizado por su autor para ser publicado en Dossier Geopolitico

La milenaria Samarcanda, capital del imperio de Tamerlán con sus mezquitas irrepetibles y el panteón donde descansa el temible Timur, es el centro del mundo. Quince líderes mundiales se dieron cita en la antigua ciudad uzbeka, alto centro intelectual que albergó a Ibn Sina (Avicena para los occidentales), uno de los filósofos y científicos más importantes del mundo árabe cuando Europa era un árido continente poblado por bárbaros y América todavía no había sido hollada por la conquista.

Los quince líderes de Asia, África y Europa discutieron la coyuntura internacional y la consolidación del nuevo orden multipolar.
La cumbre de la mayoría mundial fue precisamente eso: el símbolo del establecimiento del mundo multipolar. Yuri Ushakov, asesor del presidente ruso Vladímir Putin, advirtió que se trata de una “impetuosa e inexorable transformación de todo el conjunto de vínculos y relaciones internacionales, de la política y de la economía mundial, se afirma el nuevo modelo sobre la base de una auténtica multipolaridad y de un real diálogo”.

Esta mayoría mundial se consolida, unifica esfuerzos y va creando sus propias reglas de juego en los asuntos del planeta, en momentos en que el mundo unipolar se desmorona con gran rapidez. Esa consolidación marcha por un camino absolutamente desconocido, superando inercias, seculares diferencias, temores propios. La conformación actual de la mayoría mundial se origina en los marcos que fundó y aún controla el mundo unipolar. El “milagro” chino partió de su ingreso al mercado y las transferencias de los EE.UU. La India recibe de ese mismo mercado tecnología e inversiones. Todos los países de esa mayoría participan de las cadenas mundiales de producción, surgidas bajo el patronazgo y a iniciativa de los EE.UU. y Europa Occidental. Corren todavía el riesgo, por sostener políticas independientes, de ser “desconectados” de los bienes de la civilización, en cuya distribución Washington aún juega un papel central.

El movimiento de los países emergentes hacia una mayor libertad del dólar o del euro, del FMI o del Club de París, la creación de nuevos sistemas de comunicación económica, política o militar entre ellos y la conformación de plataformas cohesionadas para el enfoque conjunto de la situación internacional son las vías de acceso que transitan hacia el nuevo orden multipolar mundial.
No es un proceso de rápida ejecución. El mundo unipolar tiene 500 años de dominio político y militar, que impedirá su desarme en un corto tiempo. El camino hacia su superación se inició a mediados del siglo pasado, cuando los líderes del entonces Tercer Mundo: el indio Jawaharlal Nehru, el egipcio Gamal Abdel Nasser y el indonesio Sukarno fundaron el Movimiento de No Alineados. Un movimiento que contó con la plena adhesión de otros líderes como Juan Perón y Iosip Broz Tito. El desafío de los ahora conocidos como países emergentes es el que recoge la OCSh.

Del original quinteto de Shanghai formado en 1996 por China, Rusia, Kazajstán, Tadzhikistán y Kirguistán a la OCSh panasiática y euroasiática pasó más de un cuarto de siglo, La necesidad de una respuesta coordinada y dinámica ante la agresividad globalizadora y el dictado hegemónico del mundo multipolar terminó por consolidar la alianza. Su objetivo final es el desarrollo independiente contra los dictados de una nueva globalización, la anglosajona liderada por Washington, con la Unión Europea como fracturado aliado en una crisis cada vez más detonante.

La política exterior de los países de la OCSh es contundentemente favorable al mundo multipolar, esgrimiendo tres consignas fundamentales: estabilidad, seguridad y desarrollo. Pero si hasta esta cumbre las cumbres eran un punto de discusión de algunos proyectos generales, ahora sus miembros plantean la concreta cooperación en cuestiones geopolíticas y geoestratégicas.
“Nos corresponde -afirmó el presidente de Kazajstán Kasim-Yomart Tokaev- transformar la OCSh en una plataforma económica mundial. Hoy nuestra organización reúne a las economías del mundo en dinámico desarrollo y con un colosal potencial”.

La dinámica de crecimiento de la OCSh está intrínsecamente relacionada con el desarrollo del nuevo orden multipolar. En esta cumbre, además de los anteriores miembros: Rusia, China, India, Pakistán, Kazajstán, Kirguistán, Tadzhikistán y Uzbekistán, se registró el ingreso de Irán como miembro pleno y de la solicitud como tal de Belarrús. Estuvieron presentes Mongolia (una de las economías con mayor crecimiento por su riqueza en minerales), Afganistán (con los talibanes consolidando su estado y abjurando del terrorismo), Turquía (el gran favorecido por el paso de cereales y gas rusos hacia el sur de Europa), Arabia Saudita (socia directa de Rusia en la conducción de la OPEP y principal proveedora de China), Egipto (principal receptor del cereal ruso) y los países del Golfo Pérsico: Emiratos Árabes Unidos, Kuweit y Bahrein.

Una primera lectura de este listado revela la conformación de un poderoso subpolo islámico, con obvias y antiguas tensiones internas pero dispuesto a no ser más un objeto del colonialismo unipolar, sino un sujeto del sistema de nuevas relaciones internacionales.

También podemos hablar de un importante componente budista: Nepal, Shri-Lanka, Cambodgia y Mianma. A ellos podrán agregárseles Vietnam, Indonesia, Malasia y Tailandia, con los que ya se mantienen negociaciones.

De esta manera, el nuevo orden multipolar tiene ya una estructura definida y una interacción en crecimiento entre sus distintas organizaciones. Con la OCSh se entrelazan los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica por ahora), la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) integrada por Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Rusia y Tadzhikistán, la Unión Económica Euroasiática (Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguizia y Rusia). Existen fuertes lazos comunicantes también con la Liga Árabe y la Unión Africana. Nuestra CELAC todavía no está integrada en este nuevo universo, aunque existen contactos con sus representantes.

Todas estas organizaciones plantean entre sí en el área económica importantes proyectos de desarrollo tecnológico, agroindustrial, energético y de transporte. Rusia, Kazajstán, Uzbekistán y Pakistán trabajan en el tendido del gasoducto “Fuerza de Siberia II” que llevará el fluido hasta el Golfo de Bengala.

En un encuentro tripartito, China, Mongolia y Rusia acordaron el tendido del ferrocarril que desde Rusia atravesará Mongolia y llegará a China, así como su cooperación en la traza de un segundo gasoducto troncal que llevará el gas ruso a los dos países. Entre los trascendidos surgidos de este encuentro, destaca el que prevé la participación de Corea del Norte en ambos proyectos, tanto con mano de obra como con equipos técnicos.

El proyecto de base es el chino “una franja, una ruta”, que prevé una intrincada red de cooperación desde la península de Kamchatka hasta el mar Báltico, pasando por los países de Asia Central, el mundo árabe, el Magreb africano e incluso el sur europeo. Nuevas carreteras, ferrocarriles de ultravelocidad, aviones diseñados en conjunto, exploraciones conjuntas del cosmos lejano, desarrollos agroindustriales compartidos, son algunos de los temas de este proyecto épico.

Las organizaciones multipolares se han convertido en el mayor oponente y la más concreta alternativa a los nuevos intentos de dominio mundial que plantea el proyecto anglosajón de globalización. Ahora alienado y desaforado con sanciones y amenazas a diestra y siniestra. A China que “ya va a ver” si se junta con Rusia y si reafirma su soberanía sobre Taiwán. A la India que no compre petróleo y gas ruso. A Turquía que no adquiera armamento defensivo ruso y chino. A Arabia Saudita que aumente la extracción de petróleo aun a costa de romper la OPEP. Al Brasil que se adhiera a las sanciones cuando los principales mercados brasileños son sus socios de los BRICS. A Rusia, que no utilice su armamento atómico (algo rigurosamente reglamentado por la doctrina militar del Kremlin) y no emplee armas químicas, cuando Rusia las ha desmantelado en 2017 con supervisión del organismo internacional pertinente.

Conviene recordar que los Estados Unidos fueron los únicos en ejecutar un bombardeo atómico sobre Hiroshima y Nagasaki, matando a cientos de miles de civiles japoneses. Además, Washington no se ha plegado a la convención de destrucción de armas químicas…

Joe Biden afirm que los Estados Unidos estn interesados en la fragmentacin del orden mundial Foto AFP
Joe Biden afirmó que los Estados Unidos están interesados en la fragmentación del orden mundial. / Foto: AFP

Jack Sullivan, consejero de seguridad nacional del presidente Joe Biden, afirmó abiertamente que los Estados Unidos están interesados en la fragmentación del orden mundial y la supervisión de una red de alianzas locales. En el foro anual Defense One, hace algunos meses, Sullivan declaró que el sistema de relaciones internacionales encabezados por la ONU desaparece gradualmente, algo que “conviene a los Estados Unidos”.

Esta estrategia destructora del orden mundial se verifica en la formación de algunas nuevas alianzas locales, siempre dirigidas por Washington. Entre ellas QUAD (diálogo de seguridad entre Australia, India, EE.UU. y Japón), AKUS (alianza político-militar entre Australia, Gran Bretaña y los EE.UU.), la frustrada “Cumbre por la Democracia” y otras.

Änjali Kaur, funcionaria de la USAID para Asia, declaró en el Congreso norteamericano: “Los EE.UU. consideran críticamente importante dividir las economías de los países del Asia Central de la rusa y la china”.

No tiene demasiado éxito este intento. Ni siquiera con los países asiáticos que todavía no están en la OCSh, como Japón. En agosto, Tokio aumentó en flecha la importación de GNL (Gas Natural Licuado) de Rusia. En comparación con el período análogo del año anterior, el incremento fue del 211,2%, según informó el propio Ministerio de Finanzas japonés.

China, según Le Figaro, “confirma su respaldo a Rusia en contraposición a los planes de los EE.UU. de aislar” a ambos países y agrega “Rusia para China hoy es un socio clave en la confrontación con Washington en la arena internacional”. La participación del presidente chino Xi Jinping en la cumbre de Samarcanda, en su primera salida al exterior luego de la pandemia del coronavirus, testimonia la solidez del régimen chino en vísperas del XX Congreso del Partido Comunista Chino, acontecimiento clave en la continuidad del propio Xi.

Xin Jinping y Vladimir Putin dos de las principales figuras que se encontraron en Uzbekistan Foto AFP
Xin Jinping y Vladimir Putin, dos de las principales figuras que se encontraron en Uzbekistan. / Foto: AFP

Vladímir Putin, quien acaba de conseguir el respaldo de más del 80% del electorado en reciente comicios regionales y municipales, concurrió con un frente interno ampliamente consolidado y orientado hacia el final victorioso de la confrontación en Ucrania, en la que, según Putin, el ejército ruso “sólo ha mostrado una pequeña parte de su potencial”.

El encuentro de ambos líderes en el marco de la cumbre de la OCSh ha tenido un significado simbólico ya que sólo marcaron lineamientos para fortalecer su intercambio comercial que este año llegará a los 200.000 millones de dólares. Lo trascendente es que ambos fundamentaron su disposición a encaminar el orden mundial “en una dirección más justa y razonable”.

Hace medio siglo apareció la teoría del “millardo de oro”, encargada por el Club de Roma, que pretextando amenazas de un apocalipsis global a corto plazo, proponía un exhaustivo control del equilibrio traducido en un gobierno mundial, descartando soberanías y derechos nacionales sobre recursos. Los padrinos fueron Rockefeller y Soros. El resto de los países periféricos fueron considerados como los miserables que deberían supervivir como pudieran.

Global Times, el vocero oficioso del Partido Comunista Chino, señaló: “la esencia de la mentalidad occidental es considerar la geopolítica exclusivamente como un juego donde tienen que haber vencedores y vencidos”. No hay confianza, cuanto menos, con la OTAN.

La reciente sanción de un préstamos por 5.000 millones de dólares para “ayuda militar” a Taiwán, dispuesta por el senado norteamericano, es un ejemplo de ello. Pero también vuelve a empujar a Washington a un callejón sin salida diplomática. China ya manifestó que esta decisión es una injerencia en sus asuntos internos. El congreso estadounidense resolvió confirmar las obligaciones contraídas por Washington en 1979, de defender la isla en caso de sufrir ella una agresión. Como lo explicitaron en el Congreso, la resolución se dictó “ante la amenaza de una agresión china”…

Para Beijing, esta decisión “cambia la política tradicional de los EE.UU. en relación con la convención de una sola China”.
En su afán por “desenganchar” la OCSh del resto de países del Pacífico, Washington anunció su intención de “asegurar” la defensa de Japón de “posibles amenazas” tomando en consideración además de los tipos tradicionales de armamento, su arsenal nuclear, según declaró Lloyd Austin, ministro de Defensa de los EE.UU.

Pero los intentos de mantener su papel hegemónico le fracasan a Washington y sus aliados. No consiguen asimilar los cambios estructurales que se están produciendo en el mundo. El sistema internacional de relaciones cambió y en vez de ordenarse verticalmente, desde un solo centro de dictado, ahora lo hace en forma horizontal entre todos los países. Además, el vector principal del sistema gira definitivamente desde Occidente a Oriente.

La OCSh se ha convertido, especialmente luego de esta “multitudinaria” cumbre, en un factor independiente y decisivo de la realidad política internacional. A partir de Samarcanda, se fortalecen además de la cooperación económica, la lucha contra el terrorismo y el soporte a la estabilidad regional y mundial.

El presidente kasajo Tokaev propuso en la cumbre de Samarcanda incrementar la cooperación entre los departamentos de defensa y los servicios especiales de los estados miembros de la OCSh. A principios de año, Tokoaev superó un golpe de estado financiado por el narcotráfico con ayuda de la OTSC y de la OCSh.

Dada la absoluta falta de publicidad a la declaración final de la cumbre OCSh, he aquí sus principales puntos:

-Inadmisibilidad de la adopción unilateral de sanciones económicas, a excepción de las adoptadas por el Consejo de Seguridad de la ONU.

-Ampliación de la utilización de divisas nacionales en los cálculos mutuos.

-Adscripción a la no difusión del arma atómica en el mundo y continuidad del desarme nuclear.

-Inadmisibilidad de utilizar la agenda climática para sancionar restricciones.

-Ampliación de la OCSh como modo de garantizar la seguridad y estabilidad en la región.

-Inadmisibilidad de injerencia en asuntos de otros estados so pretexto de confrontar al terrorismo. Los países de la OCSh condenan al terrorismo y están dispuestas a liquidar activamente las condiciones que lo faciliten.

-Necesidad del ulterior fortalecimiento de la cooperación internacional en la lucha contra la difusión del coronavirus.

-Regulación en Afganistán para fortalecer la seguridad de los países de la OCSh.

Los miembros plenos y asociados de la OCSh superan el 82% de la población del planeta y producen casi el 30% del PIB mundial pero lo más importante es que la economía de estos países se desarrolla a ritmos mayores que los mundiales y, como dato concluyente, en muchos casos ese desarrollo se combina entre todos.

Esto contrasta de una manera expresa con la situación en las economías de los Estados Unidos y la Unión Europea. Con una inflación que supera el 10% (algo inusitado para ellos) y reducción de la actividad que ya amenaza con transformarse en recesión. En Alemania, por ejemplo, el centro analítico Ifo de Munich advierte que el aumento de precios sobre el gas y la energía eléctrica asestó a la economía germana “un golpe demoledor” pues conducirá a la caída en un 0,3% del PBI en 2023. El mismo centro había pronosticado en junio un incremento del 3,7% del PIB para ese año.

En los Estados Unidos, el aumento inflacionario ya se acerca a los dos dígitos y la efervescencia social está en un punto de ebullición muy peligroso. El conflicto sindical en los ferrocarriles amenaza desde la semana pasada con paralizar el transporte vital de hidrocarburos y cereales pero, fundamentalmente, con el desabastecimiento de alimentos. La Cámara de Comercio de los EE.UU. calificó la huelga ferroviaria como “una catástrofe económica nacional”.

El politólogo estadounidense Harlan Kenneth Ullman, en su artículo en «The Hill» afirma que Estados Unidos, al tratar de hacer frente a presuntas amenazas a gran escala en el país y en el extranjero al mismo tiempo, absolutizó el concepto de enemigo. «Los dos partidos estadounidenses son incapaces de gobernar conjuntamente el país. Cada uno considera a los opositores políticos un mal absoluto. Y en 2024, dos ancianos planean postularse para presidente», concluye con dureza Ullman, refiriéndose al actual presidente demócrata Joe Biden y a su oponente, el expresidente republicano Donald Trump.

«Lo peor -añade-, es que este mal y esta bilis se está extendiendo más allá de nuestras fronteras y se aplica a China, Rusia y adversarios menores. Si la trayectoria de las relaciones con Beijing y Moscú no cambia diametralmente, ambos países pronto lo harán» para convertirse en amenazas existenciales. La afirmación del presidente Biden de que enfrentar a China y Rusia, así como a Irán y Corea del Norte, es una especie de batalla sagrada entre la democracia y la autocracia sólo agrega combustible a una estéril confrontación, absolutamente pasada de moda.

Ullman, consejero “senior” del Consejo del Atlántico, fundado en 1961 en la OTAN, tras enumerar las contrariedades norteamericanas en política exterior, recuerda que “las perspectivas económicas en la mayoría de los norteamericanos no son agradables”.

Un contexto interno, en ambas sedes del poder unipolar, que además de dificultar la realización de una política internacional estable y coherente con el mundo actual, puede perjudicar grandemente el futuro real de supervivencia de la humanidad.
Unos 200 países asistieron a la inauguración de la 77 sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas. El subtexto fundamental radica en la expectativa si la organización mundial, fundada en 1945 con el objeto de garantizar un futuro sin guerras para la Humanidad y de fundar condiciones apropiadas para el desarrollo económico, político y social de esa misma Humanidad, de toda la Humanidad, está en condiciones de cumplir hoy con su tarea. Si puede funcionar libremente, independiente de las presiones y los subterfugios que la condicionan y la alienan por parte del poder hegemónico unipolar.

En el orden del día que deberán aprobar los asambleístas de la ONU para el año próximo figuran temas claves como el combate contra las pandemias, el cambio climático, el desarrollo sostenible, los derechos humanos y los conflictos y las crisis. Pero el tema más importante, sin dudas, es el propio futuro de las Naciones Unidas. La crisis de autoridad y fiabilidad que afecta cada vez más a la organización es, precisamente, la que facilita su dependencia de ese poder hegemónico y le impide jugar su rol fundamental de coordinador en el mundo multipolar. La única herramienta de que dispone para superar las crisis.

Como ejemplo baste su vergonzosa inacción ante la descarada actitud de Washington, que impidió hasta último momento la entrega de visados para las delegaciones de países como Rusia, Irán o Corea del Norte. Esta violación de sus obligaciones como país anfitrión de la ONU mereció apenas una advertencia por parte de colaboradores del secretario general…

Como en todo parto, hay un momento en que la crisis debe cambiar de calidad y dejar que surja la nueva vida. Este es el hecho. Todos nosotros, seres humanos, asistimos a ese parto y también somos parte de él. La cumbre de la OCSh es un poderoso catalizador de esta coyuntura. Será bueno y prudente preparar a la Argentina, nuestro país, para incorporarse al proceso de cambios. Llega el momento de las definiciones.

El punto crítico…

Los líderes de los estados miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO) firmaron y publicaron el viernes la Declaración de Samarcanda del Consejo de Jefes de Estado de la SCO.

La 22ª reunión del Consejo de Jefes de Estado de la OCS también publicó una serie de declaraciones y documentos sobre salvaguardar la seguridad alimentaria mundial, la seguridad energética internacional, abordar el cambio climático y mantener una cadena de suministro segura, estable y diversa.

«El mundo de hoy está experimentando un cambio global y ha entrado en un nuevo período de rápido desarrollo y gran transformación, con la tendencia de un mundo multipolar que se intensifica, los países son cada vez más interdependientes y la informatización y la digitalización se aceleran», dice el comunicado.

“Mientras tanto, los desafíos y amenazas internacionales actuales se están volviendo más complejos, la situación internacional se está deteriorando y los conflictos y crisis regionales continúan surgiendo y aumentando”, dice.

Con base en los principios de la Carta de la Organización de Cooperación de Shanghai, los estados miembros se oponen a los enfoques agrupados, ideológicos y de confrontación para resolver problemas internacionales y regionales, y abordan de manera coordinada las amenazas y los desafíos de seguridad en los tradicionales y no tradicionales.

Teniendo en cuenta las opiniones de los estados miembros de la OCS, la declaración reafirma que es de gran importancia práctica que trabajemos juntos para construir un nuevo tipo de relaciones internacionales con respeto mutuo, equidad y justicia, así como una cooperación beneficiosa para todos, y construir una comunidad. con un futuro compartido para la humanidad.

Los Estados miembros defienden el respeto por el derecho de los pueblos de todos los países a elegir independientemente sus propios caminos de desarrollo político, económico y social.

Destacan que los principios de respeto mutuo a la soberanía, independencia, integridad territorial, igualdad y beneficio mutuo, no injerencia en los asuntos internos y no uso de la fuerza o amenaza de la fuerza son la base para el desarrollo sostenible de las relaciones internacionales.

Reafirman que las diferencias y disputas entre países deben resolverse pacíficamente a través del diálogo y la consulta.

Los Estados miembros subrayaron la importancia del 15° aniversario de la firma del Tratado de Buena Vecindad, Amistad y Cooperación a Largo Plazo de los Estados Miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai. Los líderes de los Estados miembros adoptaron el Plan Integral para la Implementación del Tratado de la OCS sobre Buena Vecindad, Amistad y Cooperación a Largo Plazo para 2023-2027.

Los Estados miembros reafirmaron su firme compromiso de combatir el terrorismo, el separatismo y el extremismo.

Subrayaron que es inaceptable la injerencia en los asuntos internos de otros países con el pretexto de combatir el terrorismo y el extremismo, así como el uso de grupos terroristas, extremistas y radicales para sus propios fines.

Los Estados miembros dijeron que fortalecerán la cooperación entre sus autoridades nacionales en el campo de la alfabetización digital para reducir la brecha digital.

Los Estados miembros destacaron el papel fundamental de las Naciones Unidas para responder a las amenazas en el espacio de la información, llamando a la creación de un espacio de información seguro, justo y abierto, basado en el respeto a la soberanía y la no injerencia en los asuntos internos de otros países. .

Manifestaron su firme oposición a la militarización de las tecnologías de la información y la comunicación.

Los Estados Miembros apelaron a la comunidad internacional para que enfatizara plenamente el papel central de las Naciones Unidas.

Los Estados miembros destacaron la importancia de formar una posición común y equilibrada en la lucha contra el tráfico ilícito de narcóticos y sus precursores, y destacaron la importancia de implementar las convenciones internacionales de control de drogas y otros documentos legales relevantes.

Los Estados miembros signatarios del Tratado sobre la No Proliferación de Armas Nucleares se comprometen al estricto cumplimiento de las disposiciones del tratado ya la consolidación del régimen internacional de no proliferación nuclear.

Los Estados miembros apoyan la prevención del armamento procedente del espacio ultraterrestre.

Destacaron el estricto cumplimiento de la Convención de Armas Biológicas (BWC – Convención de Armas Biológicas – nota del traductor) e instaron a todos los signatarios de la Convención de Armas Químicas (CWC – Convención de Armas Químicas – nota del traductor) a implementar completamente el documento.

Los Estados miembros han afirmado que la única solución a los conflictos regionales es a través de medios políticos y diplomáticos, basados ​​en la adhesión a los principios y normas del derecho internacional universalmente reconocidos.

Dijeron que coordinar la situación en Afganistán en una fecha temprana es uno de los factores importantes para mantener y consolidar la seguridad y la estabilidad en la región de la OCS. Los estados miembros de la OCS apoyan a Afganistán para que se convierta en un país independiente, neutral, unido, democrático y pacífico, libre de terrorismo, guerra y drogas.

Durante la Cumbre de la OCS en Samarcanda el 16 de septiembre de 2022, los líderes de los estados miembros de la OCS firmaron un memorando de obligaciones sobre la adhesión de Irán a la OCS. Los Estados miembros subrayaron la importancia de la decisión de iniciar el proceso de adhesión de Bielorrusia.

Los Estados miembros observaron con satisfacción que durante la Cumbre se llegó a un acuerdo sobre la admisión de Bahrein, Maldivas, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Myanmar como nuevos socios de diálogo. Las partes relevantes señalaron que se han firmado MOU [Memorándum de Entendimiento] que otorgan a Egipto, Arabia Saudita y Qatar el estatus de socios de diálogo de la OCS.

Los Estados miembros reafirmaron la importancia de seguir mejorando el sistema de gobernanza económica mundial. Abogaron por llevar a cabo diversas formas de cooperación económica regional y adoptaron una resolución sobre el establecimiento de grupos de trabajo sobre innovación, iniciativa empresarial, reducción de la pobreza y medicina tradicional.

Los Estados miembros dijeron que continuarán fortaleciendo la cooperación en la economía digital.

Con el fin de establecer una infraestructura de transporte y tecnología eficiente y competitiva, adoptaron un documento para el desarrollo de infraestructura de los estados miembros de la OCS.

Para suavizar las cadenas industriales y de suministro internacionales, los estados miembros relevantes adoptaron una declaración sobre el mantenimiento de la estabilidad y la diversificación de las cadenas de suministro.

Los Estados miembros dijeron que continuarán la cooperación industrial y sectorial en el marco de la OCS y profundizarán la cooperación energética entre los Estados miembros.

Realizarán cooperación en materia de protección ambiental y combate al cambio climático, fortalecerán la seguridad alimentaria y abordarán de manera conjunta el impacto político, económico y social de la pandemia del COVID-19.

Los estados miembros continuarán fortaleciendo la cooperación en áreas como ejercicios conjuntos de socorro y rescate, educación, ciencia y tecnología, mujeres, cultura, turismo, medios de comunicación y deportes.

Los Estados miembros elogiaron mucho los logros de Uzbekistán durante su presidencia rotatoria de la OCS de 2021 a 2022.

India asumirá la próxima presidencia rotatoria de la OCS y llevará a cabo la próxima reunión del Consejo de Jefes de Estado de la OCS en 2023.

El Consejo de Jefes de Estado de la OCS también emitió una declaración sobre la preservación de la seguridad alimentaria internacional.

La declaración dijo que lograr la seguridad alimentaria es uno de los objetivos de la Agenda 2030 de la ONU para el Desarrollo Sostenible y es una base importante para que todos los países logren el desarrollo económico, la estabilidad social y la seguridad nacional.

La declaración dice que los líderes apoyan a las Naciones Unidas en el desempeño de un papel fundamental, apoyan el trabajo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola y el Programa Mundial de Alimentos.

También establece que los líderes proponen mejorar el entorno empresarial en el sector agrícola, promover la inversión internacional en la fabricación y procesamiento de productos agrícolas y maquinaria agrícola, y desarrollar el comercio transfronterizo.

Los líderes instan a los principales países productores y exportadores de alimentos a desbloquear el potencial de exportación, reducir las barreras arancelarias y no arancelarias, aliviar la presión de la oferta del mercado y evitar fluctuaciones indebidas en los precios de los alimentos en el mercado internacional, agregó el comunicado.

El comunicado señala que los mandatarios consideran inaceptables las medidas restrictivas unilaterales que van en contra de las leyes internacionales y su uso extraterritorial, llamando a la reducción de otros factores que influirían en la fluctuación de los precios internacionales de los alimentos y la contención del uso de los alimentos como recursos energéticos.

El Consejo de Jefes de Estado de la OCS emitió una declaración sobre la preservación de la seguridad energética internacional.

Ella dice que los líderes enfatizan que garantizar el acceso universal a energía asequible, confiable, sostenible y moderna es el séptimo objetivo enumerado en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU.

Se afirma que los líderes enfatizan que los derechos de seguridad energética para todos los países y los derechos de las personas de todos los países a usar energía deben ser respetados y garantizados. Se dice que los líderes reconocen la Iniciativa de Desarrollo Global y la Iniciativa de Seguridad Global presentadas por China y apoyan la cooperación para garantizar conjuntamente la seguridad energética en el marco de la OCS.

El Consejo de Jefes de Estado de la OCS emitió una declaración sobre la lucha contra el cambio climático.

La declaración subrayó la importancia de aumentar la cooperación internacional sobre la base de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Se expresa que los Estados miembros acuerdan que la implementación del Acuerdo de París se basa en el principio y sobre la base de responsabilidades comunes pero diferenciadas y capacidades respectivas.

Los países miembros apoyan la propuesta de Tayikistán de nombrar 2025 Año Internacional para la Preservación de los Glaciares.

El Consejo de Jefes de Estado de la OCS también emitió una declaración sobre la protección de la seguridad, la estabilidad y la diversificación de las cadenas de suministro.

La declaración dijo que en el contexto de los desafíos globales, incluida la pandemia, los líderes buscan profundizar aún más la cooperación económica regional con el objetivo de acelerar la recuperación económica regional y la recuperación de todos los países.

La declaración llama a fortalecer la construcción de infraestructura para la logística, promover la reducción de las barreras comerciales y la simplificación de los procedimientos comerciales.

También pide la expansión continua de la cooperación en la liquidación de moneda local, creando condiciones para el desarrollo del comercio electrónico, apoyando a las micro, pequeñas y medianas empresas en los estados miembros de la OCS para aprovechar el potencial de su comercio electrónico, fortaleciendo cooperación en el establecimiento de la cadena industrial de vanguardia y procesamiento profundo, y avance de la cooperación de inversión en la economía digital y el desarrollo verde y sostenible.

Nota del traductor : se puede encontrar una traducción del ruso al inglés de la Declaración de Samarcanda completa , con sus 121 puntos, en el sitio web oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores del gobierno indio en el siguiente enlace:
https://meacms.mea.gov .in/bilateral-documents.htm?dtl/35724/Samarkand_Declaration_of_the_Council_of_Heads_of_State_of_Shanghai_Cooperation_Organization


Fuente : http://www.china.org.cn/world/2022-09/17/content_78424895.htm

Dossier Geopolitico considera que es de importancia capital, entender, comprender y analizar criteriosamente (no con anteojeras ideológicas liberales) los discursos oficiales de los líderes de las Potencias Emergente (tratadas despectivas como “revisionistas” por la angloesfera…), que hoy desarrollan una alternativa al Orden Mundial establecido después del “fin de la bipolaridad” y con el mal llamado “Consenso de Washington” -mejor sería denominarlo el Dictado-. (Yalta/Potsdam murieron hace 30 años). Y  tampoco por lo tanto podremos usar los dogmas y categorías occidentales que clasifican cualquier disidencia con el “sistema mundo” actual en crisis como “nuevos imperialismos” en reconfiguración…Estamos ante los cambios sistémicos que anunciamos desde hace mas de 15 años… V Siglos de dominación occidental llegaron a su fin y la reunión de Samarcanda de la Organización de Cooperación de Shanghai, son clave para entender las nuevas estructuras, por ello nos parece importante leer los discursos oficiales de los líderes de esa Organización. Carlos Pereyra Mele Director de Dossier Geopolitico

TEXTO COMPLETO DELDISCURSO DE XI JINPING EN LA COMBRE DE LA OCS EN SAMARCANDA               

Su Excelencia el Presidente Shavkat Mirziyoyev,

Colegas,

Estoy encantado de asistir a la reunión del Consejo de Jefes de Estado de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO). Me gustaría agradecerle al presidente Mirziyoyev, por su cálida hospitalidad y cuidadosos arreglos. Saludo a Uzbekistán por el gran trabajo que ha realizado para promover la cooperación de la OCS en varios campos durante su presidencia durante el año pasado.

Samarcanda, conocida como la perla de la Ruta de la Seda, fue testigo de la gloria de la antigua Ruta de la Seda, una ruta que impulsó enormemente el flujo de mercancías, la difusión de la ciencia y la tecnología, la interacción de ideas y la integración de diversas culturas en el continente euroasiático. De hecho, la antigua Ruta de la Seda sigue siendo una fuente histórica de inspiración para nosotros, los estados miembros de la OCS, en nuestra búsqueda de la paz y el desarrollo.

Este año marca el vigésimo aniversario de la Carta de la OCS y el decimoquinto aniversario del Tratado de Buena Vecindad, Amistad y Cooperación a Largo Plazo entre los Estados Miembros de la OCS. A lo largo de los años, guiados por estos dos documentos fundacionales, hemos logrado explorar un nuevo camino para el desarrollo de organizaciones internacionales, y hay mucho que podemos aprovechar de las ricas prácticas de SCO.

Confianza política . Guiados por la visión de forjar una amistad y una paz duraderas entre los estados miembros de la OCS, respetamos los intereses fundamentales de cada uno y la elección del camino de desarrollo y nos apoyamos mutuamente para lograr la paz, la estabilidad, el desarrollo y el rejuvenecimiento.

Cooperación beneficiosa para todos . Nos adaptamos a los intereses de los demás, nos mantenemos fieles al principio de consulta y cooperación para obtener beneficios compartidos, mejoramos la sinergia entre nuestras respectivas estrategias de desarrollo y nos mantenemos en el camino de la cooperación de ganar-ganar hacia la prosperidad común.

Igualdad entre las naciones . Estamos comprometidos con el principio de igualdad entre todos los países sin importar su tamaño, la toma de decisiones por consenso y el abordaje de los problemas a través de consultas amistosas. Rechazamos la práctica de que los fuertes intimiden a los débiles o los grandes intimiden a los pequeños.

Apertura e inclusión . Defendemos la coexistencia armoniosa y el aprendizaje mutuo entre diferentes países, naciones y culturas, el diálogo entre civilizaciones y la búsqueda de puntos en común dejando de lado las diferencias. Estamos listos para establecer asociaciones y desarrollar una cooperación beneficiosa para todos con otros países y organizaciones internacionales que comparten nuestra visión.

Equidad y justicia . Estamos comprometidos con los propósitos y principios de la Carta de la ONU; abordamos los principales problemas internacionales y regionales sobre la base de sus méritos, y nos oponemos a la búsqueda de la propia agenda a expensas de los derechos e intereses legítimos de otros países.

Estos cinco puntos encarnan plenamente el Espíritu de Shanghai, a saber, la confianza mutua, el beneficio mutuo, la igualdad, la consulta, el respeto por la diversidad de civilizaciones y la búsqueda del desarrollo común. Se ha demostrado que este espíritu es la fuente de fortaleza para el desarrollo de la OCS. Es también la guía fundamental que debemos seguir en los próximos años. Le debemos el notable éxito de SCO al Shanghai Spirit. Y continuaremos siguiendo su guía a medida que avancemos.

Colegas,

La sociedad humana, como el mundo natural, tiene días soleados y lluviosos en su desarrollo. Nuestro mundo actual está experimentando cambios acelerados que no se habían visto en un siglo, y ha entrado en una nueva fase de incertidumbre y transformación. La única pandemia en un siglo ha continuado sin cesar. Los conflictos regionales siguen estallando. La mentalidad de la Guerra Fría y la política de grupos están resurgiendo, al igual que el unilateralismo y el proteccionismo. La globalización económica se ha topado con vientos en contra. Ha aumentado el déficit en paz, desarrollo, confianza y gobernabilidad. La sociedad humana ha llegado a una encrucijada y enfrenta desafíos sin precedentes.

Bajo estas nuevas condiciones, la OCS, como una importante fuerza constructiva en los asuntos internacionales y regionales, debe mantenerse bien posicionada frente a la dinámica internacional cambiante, seguir la tendencia de los tiempos, fortalecer la solidaridad y la cooperación y construir una OCS más cercana. comunidad de futuro compartido.

En primer lugar, necesitamos mejorar el apoyo mutuo. Debemos fortalecer los intercambios de alto nivel y la comunicación estratégica, profundizar el entendimiento mutuo y la confianza política, y apoyarnos mutuamente en nuestros esfuerzos por defender los intereses de seguridad y desarrollo. Debemos cuidarnos de los intentos de fuerzas externas de instigar la “revolución de color”, oponernos conjuntamente a la interferencia en los asuntos internos de otros países bajo cualquier pretexto , y mantener nuestro futuro firmemente en nuestras propias manos.

En segundo lugar, necesitamos ampliar la cooperación en materia de seguridad . Un proverbio en Uzbekistán dice que “Con paz, un país disfruta de prosperidad, al igual que con lluvia, la tierra puede florecer”. La Iniciativa de Seguridad Global presentada por China tiene como objetivo abordar el déficit de paz y los desafíos de seguridad global. Hace un llamado a todos los países para que se mantengan fieles a la visión de una seguridad común, integral, cooperativa y sostenible y construyan una arquitectura de seguridad equilibrada, eficaz y sostenible. Damos la bienvenida a todas las partes interesadas a involucrarse en la implementación de esta iniciativa.

Debemos continuar realizando ejercicios antiterroristas conjuntos, tomar medidas enérgicas contra el terrorismo, el separatismo y el extremismo, el narcotráfico y el crimen organizado transnacional y cibernético; y debemos enfrentar de manera efectiva los desafíos en seguridad de datos, bioseguridad, seguridad del espacio exterior y otros dominios de seguridad no tradicionales. China está lista para capacitar a 2000 miembros del personal encargado de hacer cumplir la ley para los estados miembros de la OCS en los próximos cinco años y establecer una base China-SCO para capacitar al personal antiterrorista, a fin de mejorar el desarrollo de capacidades para la aplicación de la ley en los estados miembros de la OCS.

Debemos asegurarnos de que el grupo de contacto SCO-Afganistán y el mecanismo de coordinación y cooperación entre los vecinos de Afganistán continúen desempeñando sus funciones; y debemos alentar a las autoridades afganas a establecer una estructura política inclusiva y de base amplia y eliminar el terreno que engendra el terrorismo.

En tercer lugar, necesitamos profundizar la cooperación práctica. Brindar una vida mejor a las personas de todos los países de la región es nuestro objetivo compartido. La Iniciativa de Desarrollo Global lanzada por China tiene como objetivo centrar la atención global en el desarrollo, fomentar la asociación de desarrollo global y lograr un desarrollo global más sólido, más verde y más equilibrado. China está lista para trabajar con todas las demás partes interesadas para llevar a cabo esta iniciativa en nuestra región para apoyar el desarrollo sostenible de los países de la región.

Necesitamos implementar las dos declaraciones sobre salvaguardar la seguridad energética y alimentaria internacional que serán adoptadas por esta cumbre y proteger mejor la seguridad energética y alimentaria. China proporcionará a los países en desarrollo que la necesiten, asistencia humanitaria de emergencia en forma de cereales y otros suministros por un valor de 1.500 millones de yuanes RMB.

Damos la bienvenida al Plan Integral para la Implementación del Tratado de la OCS sobre Buena Vecindad, Amistad y Cooperación a Largo Plazo para 2023-2027 que se adoptará en esta cumbre. Debemos implementar completamente los documentos de cooperación en áreas como el comercio y la inversión, la construcción de infraestructura, la protección de las cadenas de suministro, la innovación científica y tecnológica y la inteligencia artificial que se adoptarán en el marco de la cumbre. Es importante continuar nuestros esfuerzos para lograr la complementariedad de la Iniciativa de la Franja y la Ruta con las estrategias nacionales de desarrollo y las iniciativas de cooperación regional, expandir la cooperación sub multilateral y la cooperación subregional, y crear más motores de crecimiento en la cooperación.

Necesitamos garantizar la implementación de la hoja de ruta para que los estados miembros de la OCS amplíen las cuotas de liquidación en moneda local , desarrollen mejor el sistema de pago y liquidación transfronterizos en monedas locales, trabajen para el establecimiento de un banco de desarrollo de la OCS y, por lo tanto, aceleren integración económica. El próximo año, China organizará una reunión de ministros de la OCS sobre cooperación para el desarrollo y un foro industrial y de cadenas de suministro, y establecerá el Centro de Cooperación de Big Data China-SCO para crear nuevos motores de desarrollo común. China está lista para llevar a cabo la cooperación espacial con todas las demás partes y proporcionar un servicio de datos satelitales para apoyarlos en el desarrollo agrícola, la conectividad y la mitigación y el alivio de desastres.

En cuarto lugar, necesitamos mejorar los intercambios culturales y de persona a persona. Los intercambios promueven la integración entre civilizaciones, lo que, a su vez, permite que las civilizaciones avancen. Debemos profundizar la cooperación en áreas tales como educación, ciencia y tecnología, cultura, salud, medios de comunicación, radio y televisión, asegurar el éxito continuo de programas emblemáticos como el campamento de intercambio de jóvenes, el foro de mujeres, el foro de intercambio de personas amistad y el foro sobre medicina tradicional, y apoyar al Comité de Buena Vecindad, Amistad y Cooperación de la OCS y otras organizaciones no oficiales en el desempeño de sus funciones. China construirá una zona de demostración de deportes de hielo y nieve entre China y la OCS y organizará los foros de la OCS sobre reducción de la pobreza y desarrollo sostenible y sobre ciudades hermanas el próximo año. En los próximos tres años, China llevará a cabo 2,

En quinto lugar, debemos defender el multilateralismo. La obsesión por formar un pequeño círculo sólo puede empujar al mundo hacia la división y la confrontación. Debemos permanecer firmes en salvaguardar el sistema internacional centrado en la ONU y el orden internacional basado en el derecho internacional, practicar los valores comunes de la humanidad y rechazar el juego de suma cero y la política de bloques. Deberíamos ampliar los intercambios de la OCS con otras organizaciones internacionales y regionales como la ONU, para defender conjuntamente el verdadero multilateralismo, mejorar la gobernanza global y garantizar que el orden internacional sea más justo y equitativo.

Colegas,

El continente euroasiático es el hogar de todos nosotros. Defender su paz y desarrollo es el objetivo compartido de los países tanto de nuestra región como del mundo en general, y la OCS asume una importante responsabilidad en el cumplimiento de este objetivo.En los últimos años, un número cada vez mayor de países han solicitado unirse a nuestra familia SCO. Esto demuestra plenamente el poder de la visión de SCO y la confianza ampliamente compartida en su futuro. Al promover el desarrollo y la expansión de la OCS y aprovechar al máximo su impacto positivo, crearemos un fuerte impulso y un nuevo dinamismo para garantizar una paz duradera y la prosperidad común del continente euroasiático y del mundo entero. China apoya el avance de la expansión de la OCS de manera activa pero prudente, y esto incluye pasar por el procedimiento para admitir a Irán como estado miembro, iniciar el procedimiento para la adhesión de Bielorrusia, admitir a Bahrein, las Maldivas, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Myanmar como socios de diálogo, y otorgar a los países solicitantes pertinentes el estatus legal que les corresponde. Tenemos que aprovechar la oportunidad para generar consenso,

Aquí deseo expresar las felicitaciones de China a India por asumir la próxima presidencia de la OCS. Junto con otros estados miembros, apoyaremos a India durante su presidencia.

Colegas,

Este año, frente a un entorno de desarrollo complejo y desafiante tanto en el país como en el extranjero, China se ha mantenido comprometida con el principio general de hacer avances manteniendo un desempeño estable, y se ha esforzado por garantizar tanto la contención efectiva de COVID-19 como la estabilidad económica y la seguridad del desarrollo. . Hemos seguido respondiendo al COVID-19 y promoviendo el desarrollo económico y social de manera bien coordinada. Así, en la mayor medida posible, hemos salvaguardado la vida y la salud de las personas y asegurado el desarrollo económico y social general. Los fundamentos de la economía de China, caracterizados por una fuerte resiliencia, un enorme potencial, un amplio margen para el ajuste de políticas y la sostenibilidad a largo plazo, seguirán siendo sólidos.

El próximo mes, el Partido Comunista de China convocará su 20º Congreso Nacional. Será una reunión importante que se llevará a cabo en un momento crítico en el que China se embarca en un nuevo viaje hacia su objetivo del segundo centenario de construir un país socialista moderno en todos los aspectos. En este congreso nacional, el Partido Comunista de China revisará completamente los principales logros y la valiosa experiencia adquirida en los esfuerzos de reforma y desarrollo de China. También formulará programas de acción y políticas generales para cumplir con los nuevos objetivos de desarrollo de China en el viaje por delante en la nueva era y las nuevas expectativas de la gente. Continuaremos siguiendo el camino chino hacia la modernización para lograr el rejuvenecimiento de la nación china, y continuaremos promoviendo la construcción de una comunidad de destino de la humanidad.. Al hacerlo, crearemos nuevas oportunidades para el mundo con nuevos avances en el desarrollo de China y contribuiremos con nuestra visión y fortaleza a la paz y el desarrollo mundiales y al progreso humano.

Colegas,

Por largo que sea el viaje, seguramente llegaremos a nuestro destino cuando mantengamos el rumbo. ¡Actuemos con el espíritu de Shanghái, trabajemos por el desarrollo constante de la OCS y construyamos juntos nuestra región en un hogar pacífico, estable, próspero y hermoso!

Gracias

Dossier Geopolitico considera que es de importancia capital, entender, comprender y analizar criteriosamente (no con anteojeras ideológicas liberales) los discursos oficiales de los líderes de las Potencias Emergente (tratadas despectivas como “revisionistas” por la angloesfera…), que hoy desarrollan una alternativa al Orden Mundial establecido después del “fin de la bipolaridad” y con el mal llamado “Consenso de Washington” -mejor sería denominarlo el Dictado-. (Yalta/Potsdam murieron hace 30 años). Y  tampoco por lo tanto podremos usar los dogmas y categorías occidentales que clasifican cualquier disidencia con el “sistema mundo” actual en crisis como “nuevos imperialismos” en reconfiguración…Estamos ante los cambios sistémicos que anunciamos desde hace mas de 15 años… V Siglos de dominación occidental llegaron a su fin y la reunión de Samarcanda de la Organización de Cooperación de Shanghai, son clave para entender las nuevas estructuras, por ello nos parece importante leer los discursos oficiales de los líderes de esa Organización. Carlos Pereyra Mele Director de Dossier Geopolitico

Discurso del Presidente de Rusia en una reunión ampliada del Consejo de Jefes de Estado de la OCS

Presidente de Rusia, Vladimir Putin : 

Señor Presidente, colegas,

Comparto plenamente las declaraciones de mis colegas y sus valoraciones positivas sobre el trabajo de la Organización de Cooperación de Shanghai y su creciente prestigio en los asuntos internacionales. De hecho, la OCS se ha convertido en la organización regional más grande del mundo. Como han señalado oradores anteriores, más de la mitad de la población mundial vive en los estados miembros de la OCS, que representan alrededor del 25 por ciento del PIB mundial y tienen un poderoso potencial intelectual y tecnológico y una parte considerable de los recursos naturales mundiales.

Al mismo tiempo, la OCS no está marcando el tiempo, sino que continúa desarrollando y fortaleciendo su papel para abordar los problemas internacionales y regionales y mantener la paz, la seguridad y la estabilidad en todo el vasto espacio euroasiático. Colegas, esto es especialmente importante en la complicada coyuntura internacional actual, de la que hemos hablado en detalle durante nuestra reunión de asistencia restringida.

Sin embargo, me gustaría repetir que la política y la economía mundial están a punto de experimentar cambios fundamentales e irreversibles. El papel cada vez mayor de los nuevos centros de poder se está poniendo claramente de manifiesto, y la interacción entre estos nuevos centros no se basa en algunas reglas, que les imponen fuerzas externas y que nadie ha visto, sino en los principios universalmente reconocidos de la el estado de derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas, a saber, la seguridad igualitaria e indivisible y el respeto por la soberanía, los valores e intereses nacionales de cada uno.

Es sobre estos principios, que están desprovistos de todo elemento de egoísmo, que los esfuerzos conjuntos de los estados miembros de la OCS se basan en la política y la economía. Esto abre amplias perspectivas para la continua cooperación mutuamente beneficiosa en la política, la economía, la cultura, la ayuda humanitaria y otras esferas.

La lucha contra el terrorismo y el extremismo, el narcotráfico, el crimen organizado y las formaciones armadas ilegales sigue siendo una prioridad de nuestra cooperación. Otras áreas clave incluyen la prestación de asistencia en la solución política y diplomática de los conflictos a lo largo de nuestras fronteras exteriores, incluso en Afganistán.

El fortalecimiento de la cooperación económica ha sido tradicionalmente una parte fundamental de las actividades de la OCS. Nuestros esfuerzos conjuntos están diseñados para ampliar los intercambios comerciales y de inversión, llevar a cabo proyectos comerciales de beneficio mutuo en diversas industrias y aumentar el volumen de liquidaciones en monedas nacionales.

Como se señaló anteriormente, incluso por el presidente de Kazajstán, estamos abiertos a trabajar con todo el mundo. La SCO es una asociación sin bloque. Ayudamos a abordar los problemas energéticos y alimentarios que están creciendo a nivel mundial como resultado de ciertos errores sistémicos en las principales economías del mundo en el campo de las finanzas y la energía. Nuestra política no es egoísta. Esperamos que otros participantes en la cooperación económica construyan sus políticas sobre los mismos principios y dejen de usar las herramientas del proteccionismo, las sanciones ilegales y el egoísmo económico en su propio beneficio.

La decisión de la Comisión Europea de levantar las sanciones a los fertilizantes rusos es un claro ejemplo de este comportamiento egoísta. Somos conscientes del importante papel de los fertilizantes en la superación del problema alimentario. Por supuesto, saludamos la decisión de levantar las sanciones. Pero resulta que, de acuerdo con la aclaración de la Comisión Europea del 10 de septiembre, estas sanciones se levantaron solo para los países de la UE. Resulta que son los únicos que pueden comprar nuestros fertilizantes. ¿Qué pasa con los países en desarrollo más pobres del mundo?

Aprovechando la presencia del Secretario General Adjunto de la ONU [Rosemary] DiCarlo, me gustaría pedirle a la Secretaría de la ONU (hablé de este asunto anteayer con el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres) que use su influencia en la Comisión Europea. decisión no de palabra, sino de hecho y exigir que ellos, nuestros colegas de la Comisión Europea, levanten estas restricciones claramente discriminatorias sobre los países en desarrollo y permitan el acceso de los fertilizantes rusos a sus mercados.

Además, anteayer informé al Secretario General Guterres del hecho de que hay almacenadas 300.000 toneladas de fertilizantes rusos en los puertos marítimos de la UE. Estamos listos para ponerlos a disposición de los países en desarrollo de forma gratuita.

También me gustaría señalar que Rusia está aumentando sus exportaciones de cereales a los mercados internacionales. Este año, será de 30 millones de toneladas, y el próximo año será de 50 millones de toneladas con el 90 por ciento de nuestras exportaciones de alimentos yendo a los mercados de Asia, África y América Latina.

Sin duda, las decisiones y los documentos de la cumbre en curso para mejorar la eficiencia de los corredores de transporte internacional, expandirse intra regionalmente, avanzar en la cooperación industrial, científica y técnica e introducir soluciones de alta tecnología en agricultura y atención médica promoverán un mayor desarrollo de los lazos comerciales dentro de la región. OCS.

También es importante avanzar en la cooperación cultural y humanitaria dentro de la OCS.

Los convenios y memorandos de cooperación en turismo y museología que se firmarán durante la reunión de hoy serán el siguiente paso en este camino.

Parece que las oportunidades son buenas para intensificar la cooperación deportiva y, potencialmente, celebrar grandes eventos deportivos con el patrocinio de la OCS. Para ello, podríamos pensar en crear una asociación de organizaciones deportivas bajo nuestra asociación.

Amigos,

Se señaló hoy durante la reunión de asistencia restringida que los estados de la OCS se enfocan en expandir la cooperación con los países que buscan establecer un diálogo abierto e igualitario con nuestra organización y están interesados ​​en unirse a ella. En este contexto, Rusia, sin duda, está a favor de la adhesión más temprana posible de la República Islámica de Irán a la OCS, que es lo que pretenden lograr los documentos y el memorando que se firmará hoy. Estamos convencidos de que la participación plena de Irán será beneficiosa para la asociación, ya que ese país juega un papel importante en la región euroasiática y en el mundo en general.

También respaldamos plenamente la decisión presentada para su aprobación por el Consejo de Jefes de Estado para iniciar el proceso de admisión de la República de Bielorrusia como miembro de la OCS. Permítanme aclarar que siempre hemos defendido que Bielorrusia, que es el socio estratégico y el aliado más cercano de Rusia, debería participar plenamente en la OCS. Sin duda, esto mejorará nuestra capacidad para promover la unidad en la política, la economía, la seguridad y los asuntos humanitarios.

Por supuesto, acogemos con beneplácito la concesión del estatus de socio de diálogo de la OCS a Egipto, Qatar y Arabia Saudita, así como el inicio del procedimiento para obtener este estatus por parte del Reino de Bahrein, el Estado de Kuwait, la República de Maldivas, la República de la Unión de Myanmar y los Emiratos Árabes Unidos. En particular, hay más países deseosos de cooperar con la OCS en diversas capacidades, y las solicitudes de otros estados y asociaciones internacionales merecen nuestra máxima atención y consideración favorable.

Para terminar, me gustaría agradecer al presidente Shavkat Mirziyoyev por la hospitalidad y la excelente organización de nuestro trabajo, y felicitar a Uzbekistán por su exitosa presidencia de la OCS. También me gustaría desear todo el éxito a nuestros amigos indios que hoy asumen la presidencia.

Gracias por su atención.