Cuando se cumple un mes de la campaña rusa para desmilitarizar y desnazificar Ucrania, el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, nos dice en su columna del Club de La Pluma, que la noticia trascendental es que se confirman los cambios adelantados desde hace años en este espacio, sobre el detrimento del “Hegemón Norteamericano” a favor de las “Potencias Revisionistas, y que un misil ha impactado en el dólar, lo que pone en peligro al sistema financiero occidental.

También, que el fallo del Atlantismo se basa en gran parte, en que solo controla una parte minoritaria del mundo, denominada “Comunidad Internacional”. O sea, a 43 de los 197 estados existentes. Y reafirma que las sanciones a Rusia están castigando fuertemente a Europa. Todo por seguir las directivas de los EEUU, obedeciendo a rajatabla como un subordinado. Cuando  se comprueba que las sanciones tienen un efecto boomerang porque fortalece a los estados sometidos (como en Venezuela). Y nos desgrana los daños que sufre Occidente en todos sus estamentos productivos y tecnológicos, con graves consecuencias económicas. Mientras repasa la “visita a la carrera” de Biden para reunirse con el G7, con la OTAN y tratar en vano de montar un cerco de verdad sobre todo lo que exporta Rusia.

Luego habla de la reciente cumbre europea para detener la subida de los precios de la energía, que sólo logró poner “paños fríos” con medidas ambiguas y algún subsidio, que no tocarán el pingüe negocio del monopolio energético y nos explica el tipo de subasta de precios creado para favorecer a estos grupos. Lo que profundiza la crisis interna de la Unión Europea y el evidente malestar social. Además, aborda el abandono español del Sahara Occidental, a manos de Marruecos, lo que vulnera la legalidad internacional, agravia a Argelia y empuja a que su gas termine en Italia.

Y sobre “el misil contra el dólar”, analiza las consecuencias de la decisión de Putin de exigir el pago en rublos -y en bancos rusos- de sus exportaciones energéticas, lo que se suma al anuncio de Arabia Saudita de que venderá el 25% de su  petróleo a China a cambio de yuanes, como los intercambios comerciales que ya se hacen en monedas locales entre Rusia, la India e Irán. Toda una tendencia financiera global, que afecta seriamente a la moneda norteamericana.

Además, nuestro director aborda la evidencia de estos cambios, con las  recientes palabras de Larry Fink, el responsable de Blackrock, el mayor grupo inversor mundial con una cartera de más de 10 billones de dólares, que aseguró que “… la globalización que conocimos en los últimos 30 años, ha llegado su fin.” Una realidad que gran parte de la dirigencia occidental no alcanza a comprender por qué dejaron de ser élites para transformarse en empleados del sistema. Como cuando no supieron ver las razones de Donald Trump cuando intentó centralizar su Estado Nación y aceptar que el mundo iba hacia un orden continental. O cómo cuándo erróneamente Biden, siguiendo al tándem Obama / Clinton, volvió a la actual política expansionista, que EEUU no tiene capacidad para realizarla y que arrastra a sus socios a una catástrofe evidente.

Finalmente, Pereyra Mele plantea incógnitas sobre las nuevas herramientas y las tendencias económicas y financieras que traerá esta multipolaridad. Mientras alerta de que los poderes mundiales afectados por el detrimento del actual sistema, cada vez podrán oponerse menos al nuevo orden.

Y que solo los muy obtusos no pueden ver estos cambios.

Eduardo Bonugli (Madrid 27/03/22)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.