Entradas

Por  Pepe Escobar 18 de Marzo  Asia Times

Las consecuencias del brote de Covid-19 ponen a Beijing y Washington en curso de colisión

Entre la miríada de efectos geopolíticos devastadores del coronavirus, uno ya es gráficamente evidente. China se ha reubicado. Por primera vez desde el comienzo de las reformas de Deng Xiaoping en 1978, Pekín considera abiertamente a Estados Unidos como una amenaza, como lo afirmó hace un mes el ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi en la Conferencia de Seguridad de Munich durante el pico de la lucha contra el coronavirus.

Beijing está modelando cuidadosamente y de forma gradual la narrativa de que, desde el comienzo del ataque de coronovirus, los líderes sabían que estaba bajo un ataque de guerra híbrida. La terminología de Xi Jinping es una pista importante. Dijo, en el expediente, que esto era una guerra. Y, como contraataque, se tuvo que lanzar una “guerra popular”.

Además, describió el virus como un demonio o diablo. Xi es un confucianista. A diferencia de otros pensadores chinos antiguos, Confucio era reacio a discutir sobre las fuerzas y el juicio sobrenaturales en la otra vida. Sin embargo, en un contexto cultural chino, diablo significa “demonios blancos” o “demonios extranjeros”: guailo en mandarín, gweilo en cantonés.  Xi fue entregando una declaración poderosa en código.

Cuando Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, expresó en un tweet incandescente la posibilidad de que “podría ser el ejército de los EE. UU. quien llevó la epidemia a Wuhan”, la primera explosión en este sentido provino de un alto funcionario: Beijing enviaba un globo de prueba indicando que los guantes finalmente se habían quitado. Zhao Lijian hizo una conexión directa con los Juegos Militares en Wuhan en octubre de 2019, que incluyeron una delegación de 300 militares estadounidenses.

Citó directamente al director de los CDC de los Estados Unidos, Robert Redfield, quien, cuando se le preguntó la semana pasada si algunas muertes por coronavirus se habían descubierto a título póstumo en los Estados Unidos, respondió que “algunos casos han sido diagnosticados de esta manera en los Estados Unidos hoy”.

La conclusión explosiva de Zhao es que Covid-19 ya estaba vigente en los EE. UU. antes de ser identificado en Wuhan, debido a la incapacidad ahora completamente documentada de los EE. UU. para probar y verificar las diferencias en comparación con la gripe.

Agregando todo eso al hecho de que las variaciones del genoma del coronavirus en Irán e Italia fueron secuenciadas y se reveló que no pertenecen a la variedad que infectó a Wuhan, los medios chinos ahora están haciendo preguntas abiertamente y estableciendo una conexión con el cierre en agosto del año pasado. del laboratorio de armas biológicas militares “inseguras” en Fort Detrick, los Juegos Militares y la epidemia de Wuhan. Algunas de estas preguntas habían sido formuladas, sin respuesta, dentro de los Estados Unidos.

Preguntas adicionales persisten sobre el opaco Evento 201 en Nueva York el 18 de octubre de 2019: un ensayo para una pandemia mundial causada por un virus mortal, que resultó ser coronavirus. Esta magnífica coincidencia ocurrió un mes antes del brote en Wuhan.

El evento 201 fue patrocinado por la Fundación Bill y Melinda Gates, el Foro Económico Mundial (WEF), la CIA, Bloomberg, la Fundación John Hopkins y la ONU. Los Juegos Militares Mundiales se abrieron en Wuhan exactamente el mismo día.

Independientemente de su origen, que aún no está establecido de manera concluyente, por mucho que Trump tuitee sobre el “virus chino”, Covid-19 ya plantea preguntas inmensamente serias sobre biopolítica (¿dónde está Foucault cuando lo necesitamos?) Y bio-terror.

La hipótesis de trabajo del coronavirus como una arma biológica muy poderosa pero no provocadora del Armagedón lo revela como un vehículo perfecto para el control social generalizado, a escala global.

Cuba surge como potencia biotecnológica

Así como un Xi completamente enmascarado que visitó la primera línea de Wuhan la semana pasada fue una demostración gráfica para todo el planeta de que China, con un inmenso sacrificio, está ganando la “guerra popular” contra Covid-19, Rusia, en un movimiento de Sun Tzu en Riad cuyo resultado final fue un barril de petróleo mucho más barato, ayudó a todos los efectos prácticos a impulsar la inevitable recuperación de la economía china. Así es como funciona una asociación estratégica.

El tablero de ajedrez está cambiando a una velocidad vertiginosa. Una vez que Beijing identificó el coronavirus como un ataque con armas biológicas, se lanzó la “guerra popular” con toda la fuerza del estado. Metódicamente. Sobre la base de “lo que sea necesario”. Ahora estamos entrando en una nueva etapa, que será utilizada por Beijing para recalibrar sustancialmente la interacción con Occidente, y bajo marcos muy diferentes cuando se trata de Estados Unidos y la UE.

El poder blando es primordial. Beijing envió un vuelo de Air China a Italia con 2.300 cajas grandes llenas de máscaras con el guión: “Somos olas del mismo mar, hojas del mismo árbol, flores del mismo jardín”. China también envió un paquete humanitario considerable a Irán, significativamente a bordo de ocho vuelos desde Mahan Air, una aerolínea bajo sanciones ilegales y unilaterales de la administración Trump.

El presidente serbio, Aleksandar Vucic, no podría haber sido más explícito:

    “El único país que puede ayudarnos es China. Por ahora, todos entendieron que la solidaridad europea no existe. Ese fue un cuento de hadas sobre papel”.

Bajo severas sanciones y demonizada desde siempre, Cuba todavía puede realizar avances, incluso en biotecnología. El Heberon antivírico, o interferón alfa 2b recombinante, un agente terapéutico( antiviral, antipoliferativo e inmunomodulados), no una vacuna, se ha utilizado con gran éxito en el tratamiento del coronavirus. Una empresa conjunta en China está produciendo una versión inhalable, y al menos 15 naciones ya están interesadas en importar el producto terapéutico.

Ahora compare todo lo anterior con la administración Trump que ofrece u$s  mil millones para cazar furtivamente a científicos alemanes que trabajan en la firma de biotecnología Curevac, con sede en Turingia, en una vacuna experimental contra Covid-19, para tenerla como una vacuna “solo para Estados Unidos”.

Ingeniería social con operaciones psicológicas?

Sandro Mezzadra, coautor con Brett Neilson del seminario The Politics of Operations: Excavating Contemporary Capitalism, ya está tratando de conceptualizar dónde estamos ahora en términos de luchar contra Covid-19.

Nos enfrentamos a una elección entre un capítulo maltusiano, inspirado en el darwinismo social, “liderado por el eje Johnson-Trump-Bolsonaro” y, por otro lado, un capítulo que apunta a la “recalificación de la salud pública como herramienta fundamental”, ejemplificado por China, Corea del Sur e Italia. Hay lecciones clave que aprender de Corea del Sur, Taiwán y Singapur.

La clara opción, señala Mezzadra, es entre una “selección de población natural”, con miles de muertos, y “defender la sociedad” mediante el empleo de “grados variables de autoritarismo y control social”. Es fácil imaginar quién se beneficiará de esta reingeniería social, una remezcla del siglo XXI y La máscara de la muerte roja de Alan Poe.

En medio de tanto pesimismo, cuente con Italia para ofrecernos tonos de luz estilo Giovanni Tiepolo. Italia eligió la opción Wuhan, con consecuencias inmensamente graves para su economía ya frágil. Los italianos en cuarentena reaccionaron notablemente cantando en sus balcones: un verdadero acto de revuelta metafísica.

Sin mencionar la justicia poética de la actual Santa Corona (“corona” en latín) enterrada en la ciudad de Anzu desde el siglo IX. San Corona fue un cristiano asesinado por Marco Aurelio en el año 165 dC, y ha sido durante siglos uno de los santos patronos de las pandemias.

Ni siquiera billones de dólares que llovieron del cielo por un acto de divina misericordia de la Fed pudieron curar a Covid-19. Los “líderes” del G-7 tuvieron que recurrir a una videoconferencia para darse cuenta de lo desorientados que están, incluso cuando la lucha de China contra el coronavirus le dio a Occidente una ventaja de varias semanas.

El Dr. Zhang Wenhong, con sede en Shanghái, uno de los principales expertos en enfermedades infecciosas de China, cuyos análisis se han detectado hasta ahora, ahora dice que China ha emergido de los días más oscuros de la “guerra popular” contra Covid-19. Pero no cree que esto termine para el verano. Ahora extrapola lo que le está diciendo al mundo occidental.

Aún no es primavera, y ya sabemos que se necesita un virus para destruir sin piedad a la Diosa del Mercado. El viernes pasado, Goldman Sachs dijo a no menos de 1,500 corporaciones que no había riesgo sistémico. Eso fue falso.

Las fuentes bancarias de Nueva York me dijeron la verdad: el riesgo sistémico se volvió mucho más severo en 2020 que en 1979, 1987 o 2008 debido al enorme peligro de que el mercado de derivados de $ 1.5 billones colapse.

Como dicen las fuentes, la historia nunca antes había visto algo como la intervención de la Reserva Federal a través de su eliminación poco entendida de los requisitos de reservas bancarias comerciales, desencadenando una expansión potencial ilimitada del crédito para evitar una implosión derivada de un colapso total de las materias primas y el mercado de valores acciones de todo el mundo.

Esos banqueros pensaron que funcionaría, pero como sabemos por ahora, todo el sonido y la furia no significaron nada. El fantasma de una implosión derivada, en este caso no causada por la posibilidad anterior, el cierre del Estrecho de Ormuz, permanece.

Apenas comenzamos a entender las consecuencias de Covid-19 para el futuro del turbocapitalismo neoliberal. Lo cierto es que toda la economía global ha sido golpeada por un disyuntor insidioso, literalmente invisible. Esto puede ser solo una “coincidencia”. O esto

puede ser, como algunos argumentan audazmente, parte de una posible operación psicológica masiva que crea el entorno geopolítico y de ingeniería social perfecto para el dominio del espectro completo.

Además, a lo largo del arduo camino por el camino, con inmensos sacrificios humanos y económicos incorporados, con o sin reinicio del sistema mundial, queda una pregunta más apremiante: ¿seguirán eligiendo las élites imperiales seguir librando híbridos de dominio de espectro completo para la guerra contra China?

Nota: Las operaciones psicológicas son operaciones para transmitir información seleccionada e indicadores al público para influir en sus emociones, motivos y razonamiento objetivo, y en última instancia, en el comportamiento de gobiernos, organizaciones, grupos e individuos

El brote del nuevo coronavirus, conocido como COVID-19, golpeará a la economía mundial de una manera peor que la crisis económica de 2008, opina un analista.

Yo creo que la crisis va a ser superior a la del 2008 porque todos los economistas serios, incluyendo economistas americanos del norte, están diciendo que en este año 2020 va a haber una guerra de burbujas financieras, que dicen que son cinco veces más grandes que la de 2008”, ha afirmado este sábado el analista de política internacional Carlos Pereyra Mele en una entrevista concedida a la cadena HispanTV.

El experto se ha referido al impacto de la pandemia del nuevo coronavirus sobre la región de América Latina y el Caribe, subrayando que el brote de este virus en numerosos países pequeños de la zona arrastrará a una crisis mayúscula, además del endeudamiento de Estados como Argentina.

Banco Mundial prevé caída de la economía global por coronavirus https://www.hispantv.com/noticias/economia/448553/coronavirus-banco-mundial-crecimiento

Asimismo, ha destacado que atestiguaremos un panorama económico mundial “desalentador” debido a la pandemia, pues, como ha mencionado, las consecuencias de esta crisis sanitaria serán: bajos precios del crudo, caídas de mercados y bolsas, y una reducción del turismo.

El coronavirus aumenta un 35 % la cifra de pobres en América Latina https://www.hispantv.com/noticias/sudamerica/452103/coronavirus-pobres-america-latina

En otro momento de sus declaraciones, ha advertido que este virus puede suponer una explosión, de una “expansión terrible”, en el sistema económico global, para luego lamentar que ante este tipo de dificultades el que acaba más perjudicado es el sector más débil de la sociedad.

Vídeo: Gran impacto económico del coronavirus para el mundo: https://www.hispantv.com/noticias/china/451386/coronavirus-economia-perdidas-china

La rápida propagación del COVID-19 ha causado que ningún país de la región de América Latina y el Caribe esté libre de la pandemia. El nuevo coronavirus, surgido en la ciudad de Wuhan, China, ha sido contraído hasta el momento, a nivel mundial, por más de 287 000 personas y ha provocado la muerte de cerca de 12 000 personas, mientras que unas 94 000 se han curado.

¿UN RÉGIMEN PRO-ESTADOUNIDENSE O UNA GUERRA CIVIL? ANALISTAS ARGENTINOS DESCRIBEN POSIBLES ESCENARIOS PARA LA CRISIS BOLIVIANA

El nuevo “gobierno interino” boliviano carece de legitimidad, dicen los analistas políticos argentinos Valeria Rodríguez y Carlos Pereyra Mele, al tiempo que describen posibles escenarios de cómo podría desarrollarse la crisis política en el país andino.

El derrocamiento del ex presidente boliviano Evo Morales y la creación de un «gobierno interino» por parte de la oposición no han puesto fin a la agitación en el país, ya que los manifestantes pro Morales se embarcaron en una marcha a La Paz el viernes para exigir la renuncia de autoproclamada “presidenta” Jeanine Añez.

El 12 de noviembre, Añez anunció que estaría al frente hasta nuevas elecciones que, de acuerdo con la Constitución boliviana, un presidente interino debe organizar dentro de 90 días.

Al día siguiente, el gabinete de transición asumió el cargo, lo que provocó más controversia, ya que no incluía a un solo líder indígena, a pesar de que aproximadamente el 62,2 por ciento de la población boliviana pertenecía a grupos indígenas.

En un aparente intento de calmar las tensiones, el Senado de Bolivia declaró el 15 de noviembre que Mónica Eva Copa Murga, legisladora del partido Movimiento hacia el Socialismo (MAS) del partido de Morales, había sido elegida para convertirse en la nueva presidenta de la Cámara de Representantes.

Mientras tanto, han surgido informes de que las milicias de derecha están quemando la bandera indígena Whipala del país, que fue establecida junto con la bandera roja, amarilla y verde anterior como símbolos nacionales de Bolivia por Morales.

Como informó el 13 de noviembre la colaboradora de The Nation en Bolivia, Jacquelyn Kovarik, la creciente reacción anti-indígena ha provocado temores de profundizar las divisiones étnicas y evocó recuerdos del enfrentamiento de 2003 entre los grupos étnicos indígenas bolivianos y el ejército nacional que dejó a más de 60 ciudadanos aymaras muertos.

La inestabilidad continúa creciendo, la guerra civil no se puede descartar

Valeria Rodríguez, analista de asuntos internacionales y co-anfitrióna del programa «Feas, Sucias y Malas» de Radio Gráfica, Buenos Aires, Argentina, prevé la continuación de la crisis política en Bolivia, diciendo que el actual gobierno interino es ilegítimo ya que la renuncia de Morales aún no ha sido aprobada por la Asamblea Legislativa Plurinacional del país.

«Evo va a México, donde López Obrador, quien es un representante del Grupo del Puebla, dijo que lo que sucede en Bolivia es realmente un golpe de estado», dice. «La autoproclamación de presidenta no es legal y existe una violación de uno de los puntos principales de la Constitución boliviana que requiere la renuncia ante la Asamblea».

En declaraciones a El Universal, un importante periódico mexicano, el 14 de noviembre, Morales dijo que si la Asamblea Legislativa no acepta su carta, regresará a Bolivia.

Según Rodríguez, «Evo Morales, junto con López Obrador, puede considerar alguna estrategia, una denuncia ante el Tribunal de La Haya o una denuncia pública que demuestre que se trata de un golpe de estado».

La analista sugiere que la oposición tratará de «legitimar al gobierno de la autoproclamado “presidenta” Jeanine Añez».

Rodríguez presume que uno puede esperar que las nuevas elecciones bolivianas sean «sesgadas, pasando el poder a la derecha, violando la Constitución, quitando los derechos de los pueblos indígenas, de los más pobres y terminando en un gobierno similar o mucho peor que el de Mauricio Macri en Argentina».

Ella no descarta que estos desarrollos puedan allanar el camino para una guerra civil en el país andino, junto con la intervención de Estados Unidos y la formación de un régimen pro-Washington. Citando audios filtrados de presuntos líderes de la oposición, Rodríguez enfatiza el papel de ciertos políticos estadounidenses en un esfuerzo por deslegitimar a Evo Morales.

Mucho depende de la situación política en los estados vecinos de Bolivia

Carlos Pereyra Mele, un analista político argentino, profesor y director del Dossier Geopolítico, se hace eco de la postura de Rodríguez con respecto a la ilegitimidad del cambio de régimen boliviano.

«Cada hora surge más información que muestra que no hubo ‘espontaneidad’ en la rebelión, que los grupos violentos llevaron a cabo una acción coordinada con otros círculos políticos, económicos y policiales afectados por los programas del gobierno del presidente Morales», destaca Mele. «Toda esta coordinación es evidente que contó con el apoyo extranjero y durante todos los mandatos de Morales la Embajada de los Estados Unidos en Bolivia fue una estructura que se proporcionó para apoyar decisivamente a la ‘oposición’ boliviana».

Según Mele, la «fuerte relación del alto mando militar y policial boliviano con la estructura militar del Pentágono» contribuyó en gran medida al éxito del golpe. Hay informes que afirman que al menos seis de los conspiradores militares clave son ex alumnos de la Escuela de las Américas, con sede en los Estados Unidos, actualmente conocida como el Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad (WHINSEC).

«Estados Unidos necesita tener a Iberoamérica alineada bajo su mando para poder resistir el avance de las potencias euroasiáticas en el continente sudamericano y así negociar cuotas globales de poder con China y Rusia a nivel mundial», explica el analista político argentino.

Él imagina que Bolivia podría verse obligada a adoptar programas económicos y políticos de Estados Unidos como otros gobiernos sudamericanos que se han sometido previamente a la presión de Washington.

Según Mele, el nuevo liderazgo boliviano puede «restablecer el viejo modelo de exclusión de las mayorías indígenas de la participación política y los partidos tradicionales [y] volver a los esquemas sociopolíticos anteriores a Evo Morales con algunas concesiones cosméticas».

Por otro lado, «también tenemos un final abierto, [ya que] será muy difícil instalar un gobierno ‘dócil’ en los Estados Unidos después de una década del partido MAS en el poder», sugiere el analista.

«También tenemos que esperar para ver cómo se desarrollan otros conflictos regionales porque Bolivia, debido a su confinamiento geográfico, también sufre las consecuencias de los cambios en los países vecinos. El capítulo de Chile no está cerrado, hay un cambio de posición política en Argentina y el gobierno de Bolsonaro [en Brasil] también puede sufrir una ola de crisis política social. Todos los escenarios son fluidos y abiertos y seguramente tendrán un impacto en Bolivia», subraya Mele.

Fuente: https://es.news-front.info/2019/11/16/un-regimen-pro-estadounidense-o-una-guerra-civil-analistas-argentinos-describen-posibles-escenarios-para-la-crisis-boliviana/


VÍDEO Participando en el Programa BARRICADA de Canal C de Cablevision

Invitado al exitoso programa periodístico “Barricada”, con la conducción del veterano Dr. Carlos Hairabedián

 “Latinoamérica es completamente diferente en 6 meses”

Así lo expresó el analista de geopolítica, Carlos Pereyra Mele. Se refirió al escenario que se plantea en Argentina y la región. Cambios políticos y sociales en el multilateralismo. DIARIO EPOCA

El es­pe­cia­lis­ta en ge­o­po­lí­ti­ca, Car­los Pe­rey­ra Me­le, di­ser­tó en Co­rrien­tes y Re­sis­ten­cia so­bre “A­mé­ri­ca La­ti­na en la dis­pu­ta glo­bal” y lue­go man­tu­vo un en­cuen­tro con épo­ca, en el que se re­fi­rió al pre­sen­te del con­ti­nen­te, los cam­bios po­lí­ti­cos y los de­sa­fí­os que se pre­sen­tan en el mar­co de los nue­vos mer­ca­dos emer­gen­tes.

La Uni­ver­si­dad de la Cuen­ca del Pla­ta fue se­de de la char­la des­ti­na­da a es­tu­dian­tes de dis­tin­tas ca­rre­ras y al pú­bli­co en ge­ne­ral. Pe­rey­ra Me­le es un re­co­no­ci­do ana­lis­ta y pro­fe­sor de la es­cue­la Su­pe­rior de Gue­rra de Pe­rú y Bra­sil, es con­fe­ren­cis­ta In­ter­na­cio­nal. For­ma par­te del si­tio Dos­sier Ge­o­po­lí­ti­co, en el que se pu­bli­can tex­tos de di­fe­ren­tes es­pe­cia­lis­tas his­pa­no­a­me­ri­ca­nos, de Ita­lia y Ru­sia.

En pri­mer lu­gar se­ña­ló que el es­ce­na­rio que se pre­sen­ta es “la ad­mi­nis­tra­ción de los re­cur­sos que son ne­ce­sa­rios pa­ra las po­ten­cias tra­di­cio­na­les, que es­tán con fran­cos pro­ble­mas y en de­cli­na­ción y hay po­ten­cias emer­gen­tes que avan­zan a pa­so fir­me.

El avan­ce del área Asia Pa­cí­fi­co es ca­da vez más ho­mo­gé­ne­o. Chi­na fir­mó es­ta se­ma­na un acuer­do con pa­í­ses del Su­des­te Asiá­ti­co, que tie­nen un ter­cio del PBI del mun­do. Un nue­vo ju­ga­dor es la Fe­de­ra­ción Ru­sa, pu­de ver el gran cam­bio en la ad­mi­nis­tra­ción de Vla­di­mir Pu­tin”, co­men­tó Pe­rey­ra, quien en ju­nio es­tu­vo allí.

El ana­lis­ta tam­bién cues­tio­nó las po­lí­ti­cas ne­o­li­be­ra­les apli­ca­das en La­ti­no­a­mé­ri­ca y pu­so de ejem­plo la si­tua­ción de Chi­le. “El alum­no más aven­ta­ja­do de ese mo­de­lo, por eso mu­chos se sor­pren­die­ron con lo que ocu­rrió” con la eclo­sión. “Chi­le pro­du­ce lo mis­mo que an­tes de Allen­de, ma­de­ra, co­bre y sal­món. Es co­mo si cre­yé­ra­mos que los ar­gen­ti­nos se­ria­mos po­ten­cia só­lo ven­dien­do so­ja. Lo que da po­ten­cia es la cien­cia y la tec­no­lo­gí­a”, sen­ten­ció y re­cal­có la im­por­tan­cia de “ir me­jo­ran­do la ca­li­dad de vi­da de las cla­ses ba­jas y me­dias”.

En cuan­to a nues­tro pa­ís opi­nó que “se va a en­co­lum­nar ha­cia un nue­vo mo­de­lo, ba­sa­do en acuer­dos es­tra­té­gi­cos in­ter­na­cio­na­les. Si se­gui­mos en la bur­bu­ja fi­nan­cie­ra, es­te pa­ís no tie­ne so­lu­ción. Con un 40% de po­bre­za no po­de­mos afron­tar los de­sa­fí­os del mun­do nue­vo”.

Se re­fi­rió a la ne­ce­si­dad de dar­le va­lor agre­ga­do a las ma­te­rias pri­mas, a ver el po­ten­cial que exis­te en ele­men­tos co­mo el li­tio, pa­ra las de­man­das ac­tua­les. “El 50% de es­te pro­duc­to en el mun­do lo com­par­ti­mos con Bo­li­via y Chi­le. En es­te es­ce­na­rio de mul­ti­po­la­ri­dad de­be­mos in­sis­tir que la res­pon­sa­bi­li­dad re­cae tam­bién en los em­pre­sa­rios y mul­ti­na­cio­na­les”, ex­pre­só.

La re­la­ción con Bra­sil

“Es nues­tro prin­ci­pal so­cio co­mer­cial, es­ta­mos en un quie­bre his­tó­ri­co” tras la li­be­ra­ción de Lu­la da Sil­va, “quien fue­ra de­te­ni­do an­tes de las elec­cio­nes por ser el can­di­da­to con ma­yo­res chan­ces de ga­nar. Jair Bol­so­na­ro ga­nó pa­ra sa­car a los po­pu­lis­tas pe­ro es un fra­ca­so, no so­la­men­te en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, si­no so­cial”, co­men­tó Me­le.

“El te­ma de los ide­o­lo­gis­mos son to­tal­men­te ca­du­cos y fue­ra de la re­a­li­dad pa­ra in­ter­pre­tar el mun­do. Los ne­o­li­be­ra­les ja­más te van ha­blar de pro­duc­ti­vi­dad. No hay un so­lo pa­ís de la re­gión que no es­té en con­flic­to”, di­jo. El ana­lis­ta ci­tó los ca­sos de Pe­rú con una ins­ti­tu­cio­na­li­dad frá­gil, un Con­gre­so ce­rra­do, Chi­le con un mes de pro­tes­tas ca­lle­je­ras e in­ci­den­tes, en Ecua­dor los mo­vi­mien­tos in­dí­ge­nas tor­cie­ron las me­di­das de Le­nín Mo­re­no. “Nues­tra re­gión es com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te en seis me­ses, y hoy Bra­sil es un cul­ti­vo de vio­len­cia fuer­te y si lle­ga a ex­plo­tar, lo de Chi­le va a ser anec­dó­ti­co. Es el pa­ís más vio­len­to del con­ti­nen­te, 90 mil ase­si­na­dos en un años. En 8 años Bra­sil tu­vo ma­yor can­ti­dad de muer­tos que la gue­rra de Si­ria”, com­pa­ró. Al mo­men­to de es­ta en­tre­vis­ta aún no se ha­bía con­su­ma­do el gol­pe de Es­ta­do en Bo­li­via, que de­ri­vó en la re­nun­cia de Evo Mo­ra­les.

Publicado Diario Época el 11/11/2019:

http://diarioepoca.com/1014711/latinoamerica-es-completamente-diferente-en-6-meses/

El Director de Dossier Geopolitico Lic. Carlos Pereyra Mele, fue convocado y entrevistado por el Programa “Tópicos para Conversar”, que conduce el Periodista Norberto Ganci y Ingeniero Rodolfo Durango, por la FM 100.3 SUDAMERICANA RADIO – http://sudamericanaradio.org de la Ciudad de Villa Carlos Paz, Córdoba, Argentina; en el audio que se acompaña adjunto tratamos: El nuevo mundo que surge ante nosotros y las crisis de las estructuras ya en retrocesos del área económica del Hegemón norteamericano, que se basó en una globalización asimétrica con la punta ideológica del Neoliberalismo.

Como todo eso funcionó y funciona en Latinoamérica, pero que entró en crisis en estos dias en la región, porque la crisis estalló ?; Porque antes estalló en el corazón EEUU y en la Unión Europea en el 2008 y porque aparecieron nuevos jugadores China Rusia e India…….

Audio Completo:


Entrevista al Director de Dossier Geopolitico Carlos Pereyra Mele sobre la: Guerra en Yemen y la 74 Reunión de la ONU por Contexto Global en ChacoTv

Análisis semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el equipo del Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

Club de la Pluma: Arte, Ciencia, Cultura, Derechos Humanos, Geopolítica, Deuda Externa, Relatos, Cuentos, Educación, Opinión, Editorial, Efemérides, Comunidades Originarias, Filosofía Y Mucho Más…

Temas:

A – América del Sur

Las Agresivas declaraciones de un devaluado Jair Bolsonaro contra el Pueblo Argentino después de las elecciones PASO del domingo 11/8/19, con una clara intromisión en los asuntos internos de Argentina (Y demuestra la ondisima preocupación en los políticos de la región ante posibles cambios en la RREE del Continente contrario a los intereses geoestratégicos de EEUU) Las consecuencia de un cambio de signo político en la Argentina y el efecto dominó en la región como es el Grupo Lima

B –  Inglaterra y sus Bases en América del Sur (Venezuela)

C – Conflicto Global entre Atlantistas y Continentalistas se sigue profundizando en lo Político, Económico, Social (desestabilizaciones en Hong Kong y Moscú), Carrera Armamentística. La Teoría del Caos en marcha y una guerra Híbrida en Asia por parte de EEUU Trump y Clinton apoyan a los “disidentes” chinos y rusos. La recesión que acarrea la guerra Chino Vs EEUU. Ventas de armas de EEUU a taiwan reacción de China Continental

D – El conflicto entre EEUU e Irán toma una nueva dimensión ante la derrota diplomática de Washington pues Inglaterra devuelve el Petrolero secuestrado irani en el estrecho de Gibraltar – Acuerdo petrolero entre Irán Rusia y Azerbaiyán 

AUDIO


#DossierGeopolitico: En un trabajo analitico sobre los caminos hacia donde se dirige la Geopolitica Mundial realizado en 2007, y que estaba direccionado a preguntarnos dónde nos hubicariamos Geopolitica y Geoestrategicamente los Argentinos cuando se conmemoraran los 200 años de nuestro Primer Gobierno Patrio, en el 2010. Para que no volviéramos a equivocar nuestras alianzas y visiones del mundo como había ocurrido en 1910 -Cuando Argentina creyó en la perpetuidad del Poder Británico y apostó todo a esa alianza, cuando en realidad el mundo de esa fecha ya tenia nuevos poderes y que la I Guerra Mundial así lo confirmaron , más allá, de los gigantescos cambio que ella originó.

Hace un año presenté un trabajo para la Revista de Inteligencia del Ejército del Perú -en el mismo explique el sistema mundo y la declinación de Europa- y en una Disertación que realice para los Oficiales Cursantes de la Escuela Superior de Guerra de Perú, en Enero de este año, el título de mi ponencia fue: 500 años de dominio Occidental tocan a su Fin

Todo el Equipo de Dossier Geopolitico DG viene sosteniendo desde principio de Siglo XXI esa tendencia y de la necesidad de toda América Latina de prepararse para entender ese verdadero “Choque de Civilizaciones” que significara el cambio de lo modelos anglosajones por el modelo Euroasiáticos, y que este cambio sí representa el “Fin de la Historia” de 5 siglos de dominio Europeo Cultural Europeo. Lo vemos ya expresarse: en la crisis de la Unión Europea, en el Brexit y nuevos movimiento de separación, el surgimiento de nacionalismos y cerramiento de fronteras en los países claves de esa península.

“El Futuro llego”, ahora América debe repensarse en alianzas regionales e internacionales que nos sean útiles y prácticas y no basadas en conceptos idiologistas o de pensamiento ya perimido por la realidad de lo nuevo que ya se instaló (Ejemplo: un tardío acuerdo entre la Unión Europea y el mercosur), para no volver a perder el carro de la historia del siglo XXI. Lo dijimos hace años y lo sostenemos: la actualidad es la conformación de un Mundo Multipolar con tres Ejes de Poder: China-EEUU-Rusia, situación descrita en Nuestro Diccionario de Seguridad y Geopolitica editado en 2009.. 

Bien porque esta introducción, porque NO estábamos equivocado en la apreciación de los cambios estructurales y en los tiempos difíciles que venían con la posibilidad de un conflicto bélico si no acuerdan los tres poderes antes mencionados en un nuevo orden global. 

Un artículo importantísimo a sido publicado por el Diario El Mundo de España, sobre este tema, que hace masiva esta realidad para el público europeo, pero que desde hace tiempo vienen los Tanques de Ideas europeos anunciando la declinación de Europa. El artículo se llama: Europa, en tierra de nadie y lo publicamos a continuación para vuestro conocimiento y análisis

Prof. Lic Carlos Pereyra Mele

Director de Dossier Geopolitico DG

Europa, en tierra de nadie

La UE intenta evitar quedar atrapada en la confrontación entre EEUU y China. Mientras, la renovación de cargos en Bruselas debe servir para activar su soberanía estratégica. Además, resulta clave debilitar el populismo y potenciar su peso comercial 

Los europeos observan con suma preocupación cómo el siglo XXI se configura en torno a la rivalidad entre EEUU y China y se preguntan cuál es su papel en ese gran juego de poder y cómo evitar quedar atrapados en la confrontación entre esos dos gigantes. ¿Qué mejor capital que Lisboa y la hospitalidad de Augusto Santos, ministro de Exteriores de Portugal, para hablar de relevancia de Europa? Tantos siglos siendo el centro del mundo han llevado a los europeos a pensar que están en el centro del mundo. Pero no es cierto. Abran un mapa y comprobarán cuánta verdad hay en la afirmación de que Europa es solo una pequeña península de Asia, cuán anómalo es el excepcional papel jugado en la historia mundial por esa pequeña península y, para rizar el rizo, en el hecho de que la hegemonía mundial europea arrancara en una pequeña península de esa pequeña península.

Porque la primera globalización, en realidad la única que ha conocido la humanidad si nos fijamos en lo profundo y duradero de su impacto, arrancó en dos estuarios de la Península Ibérica, el del río Tinto (Palos de Moguer) y el del río Tajo (Belén). Desde allí partieron, con solo cinco años de diferencia, las expediciones que llevaron, una, la de Colón, al descubrimiento de América en 1492, y otra, la de Vasco da Gama, que en 1497 logró abrir la ruta marítima a la India, conectando así dos inmensos continentes a su influencia y prosperidad.

La impronta de esos descubrimientos no hubiera sido tan profunda si no hubiera coincidido con la decisión china, adoptada en 1470, de destruir su flota, prohibir los viajes oceánicos y encerrarse en su territorio continental, poniendo fin así a una exitosísima experiencia naval y comercial, que había llevado a los chinos a las costas de la India y el cuerno de África. Sin la retirada de China, cuya marina era mucho más grande, poderosa y experimentada que la de los europeos y que había dominado los mares de Asia durante todo el siglo XV, Europa no habría podido dominar Asia (imaginen por un momento cómo sería el mundo de hoy si China hubiera descubierto y colonizado América).

Hoy, 500 años más tarde, el reloj apunta otra vez hacia aquella hegemonía china que quedó pendiente, España y Portugal vuelven a ser pequeñas penínsulas de una pequeña península y los europeos asisten a la provocación en toda regla que les plantea el profesor de la Universidad de Chicago, John Mearsheimer, uno de los grandes teóricos del realismo político en relaciones internacionales, que les invita -durante una reunión en Lisboa del ‘think tank’ Consejo Europeo de Relaciones Internacionales (ECFR, en sus siglas en inglés)- a asumir el fin de sus ilusiones liberales desde un lugar con un nombre muy oportuno: el Palacio das Necessidades (sede del Ministerio de Exteriores portugués). Mientras Mearsheimer expide el certificado de defunción de aquel orden liberal que con tanta ilusión nació en 1989 después de la caída del muro, el intelectual búlgaro Iván Krastev reflexiona sobre cómo sobrevivir al fin de las ilusiones desencadenadas por aquel optimismo liberal y su adalid, Francis Fukuyama, que nunca imaginaron que la nostalgia por el pasado y el pesimismo por el futuro iban a ser el sentimiento dominante entre los europeos, tal y como se mostró en una macroencuesta realizada por el ECFR en colaboración con la organización Yougov.

Así pues, los europeos, que pensábamos que el siglo XXI iba a ser un siglo feliz, vivimos bajo la sombra de la llamada “trampa de Tucídides”, un término popularizado por el profesor Graham Allison para referirse a la consideración de Tucídides sobre la inevitabilidad de la guerra del Peloponeso toda vez que Atenas no tenía otra opción que la militar para atajar el auge de Esparta. Por tanto, el reloj podría ir no solo 500 años atrás, sino otros 1.000 más y depositarnos en una preocupante analogía con el fin de la civilización helénica. Esto no quiere decir que EEUU y China estén predeterminados al conflicto, pero sí señala el coste de ignorar la historia, que nos enseña que 12 de las 14 transiciones de poder entre grandes potencias acabaron en conflicto y sólo cuatro lo evitaron.

Que esa rivalidad va a marcar el siglo XXI es una certeza: todo lo demás es una incertidumbre. No sabemos si una gran potencia se impondrá a la otra, si las dos lograrán coexistir de forma pacífica, aunque sea bajo una nueva guerra fría, o si la competición, además de en el plano económico, político y tecnológico, se desbordará hacia el plano militar, provocando un conflicto armado. Como señaló Helle Thorning Schmidt, ex primera ministra danesa, en esa dinámica de confrontación entre Washington y Pekín, Europa debe buscar su propia voz, no una voz equidistante, sino la que permita defender el espacio de libertad y prosperidad compartida que nos define como europeos y que define el mundo en el que queremos vivir: un mundo con instituciones internacionales fuertes, normas respetadas y acuerdos que garanticen que podemos actuar contra los desafíos que presentan tanto la pobreza y la desigualdad como el cambio climático y la extensión de los derechos humanos.

Qué mejor prueba de esa necesidad de más Europa que la retirada unilateral de EEUU del acuerdo nuclear con Irán, un pacto del que los europeos se sentían particularmente orgullosos al haber logrado aunar las voluntades de EEUU, China y Rusia, y que ahora lleva a las compañías europeas a ser víctimas de unas sanciones que sus gobiernos no han aprobado. Como destacaron Mohamed El Baradei, ex director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, y Nickolay Mladenov, enviado del secretario general de la ONU para el proceso de paz de Oriente Próximo, tras el fracaso de las primaveras árabes, la Europa de hoy vive rodeada de un “anillo de fuego” que se extiende de Siria a Libia pasando por Yemen pero está ausente de la gestión de esas crisis.

A la sombra de Trump, cuya reelección situaría el horizonte de su salida de la Casa Blanca en el 2024, con la previsible devastación del sistema internacional que éste dejaría tras de sí, pero también de la asertividad de Rusia respecto a Ucrania y nuestros socios bálticos y de los desafíos tecnológicos y militares de China, los europeos tienen una caja de herramientas patéticamente vacía: su divisa, el euro, es solo un medio de pago, no un instrumento político ni diplomático que acompañe su poder; su régimen de sanciones financieras y comerciales carece de dientes; su capacidad de innovación tecnológica es menor; sus fuerzas armadas no disponen de los recursos suficientes para ser más autónomas de Washington; y su diplomacia carece de la agilidad y flexibilidad para imponerse en la mesa de negociación. De ahí la necesidad de una propuesta para activar la soberanía estratégica de Europa como la presentada en un informe por Mark Leonard y Jeremy Shapiro (director y director de investigación de ECFR, respectivamente), conteniendo una importante batería de recomendaciones de actuación.

Todo lo anterior explica por sí solo la importancia de elegir bien a las personas que liderarán Europa durante los próximos cinco años y la preocupación existente por el rumbo actual de las negociaciones entre los líderes europeos. Hay consenso en que la Presidencia de la Comisión, del Consejo y la figura del alto representante para la Política Exterior deben ir a personalidades de primer nivel, capaces de imprimir a la UE la dirección que le falta, de forjar los consensos de los que hoy carecemos y de diseñar y acompañar las políticas que permitan a Europa seguir siendo relevante en el mundo.

Jugar ese gran juego de poder no es fácil. Europa no está preparada, ni psicológica ni material ni institucionalmente. No fue diseñada para mirar hacia fuera, al mundo, sino hacia dentro, para pacificarse a sí misma. Pero no hay otra opción que hacerlo y, por ilusorio que pueda parecer, sí hay opciones para hacerlo. Integrando sus capacidades, que son reales (el euro, su peso comercial, el atractivo de su mercado, el presupuesto europeo, su capacidad regulatoria) bajo estrategias compartidas y principios claros es posible que Europa siga siendo relevante. Para ello tiene que confrontar los populismos, verdaderos caballos de Troya de esos disolventes globales que nos amenazan, y comenzar a pensar estratégicamente. Como hace 500 años.

UN NUEVO ORDEN MUNDIAL MULTIPOLAR

En la crisis iraní, como en el veto del presidente de EEUU, Donald Trump, al uso de los sistemas 5G de la compañía china Huawei, los europeos han descubierto el significado de carecer de “soberanía estratégica”, esto es, de la capacidad de resistirse a verse arrastrados a dinámicas de conflictos contrarios a sus principios e intereses y, a la vez, como en la retirada estadounidense del acuerdo sobre el clima de París, de poder impedir que acuerdos vitales para su seguridad e imprescindibles para su futuro se conviertan en papel mojado. Sea en lo relativo a la esfera digital y el control de internet, en las cuestiones comerciales o en el ámbito de la seguridad y la defensa, el orden multilateral que surgió en el año 1989 del fin de la Guerra Fría ha sido sustituido por un orden multipolar. / J. I. T.

Fuente: https://www.elmundo.es/internacional/2019/06/30/5d177a4cfc6c8328618b45c7.html 

Contexto Global

Con la conducción de Antonio Martinez Vidal y Julio René Sotelo. Un programa de análisis sobre política internacional. Realizaron una entrevista al Director de Dossier Geopolitico: Carlos Pereyra Mele, en el Programa CONTEXTO GLOBAL para la Televisión de CHACO.TV Temática: la Situación del “Sistema Mundo 2019” y como ello repercute sobre nuestro Continente y en especial sobre Venezuela.