Entradas


Resumen de dos artículos publicados por uno de los analistas más escuchados en Washington Robert D. Kaplan

EE.UU debe prepararse para el Imperio Chino que viene

Lo último que los políticos o estrategas estadounidenses deben asumir es que, de alguna manera, los estadounidenses son superiores a los chinos.

Cuando se trata de China, estamos tratando con un organismo cultural único y muy formidable. A la élite de la política exterior estadounidense no le gusta hablar de cultura, ya que la cultura no se puede cuantificar, y en esta era de extrema sensibilidad personal, lo que no se puede cuantificar o fundamentar mediante una nota al pie de página es potencialmente radioactivo. 

 Pero sin una discusión sobre cultura y geografía, simplemente no hay esperanza de entender los asuntos exteriores. De hecho, la cultura es nada menos que la suma total de un gran grupo de personas que viven en el mismo paisaje geográfico durante cientos o miles de años. 

Cualquiera que viaje a China, o incluso lo observe de cerca, se da cuenta de algo que la comunidad de negocios capta intuitivamente mejor que la  política: la razón por la que hay poca o ninguna separación entre los dominios público y privado en China no es solo porque el país es un a dictadura, sino también porque hay una mayor cohesión de valores y objetivos entre los chinos en comparación con los de los estadounidenses. 

En China, estás dentro de un sistema de valores mentales tradicional. En ese sistema, todas las áreas de actividad nacional (comercial, cibernética, militar, política, tecnológica, educativa) trabajan con fluidez hacia los mismos fines, de modo que el pirateo informático, el espionaje, la construcción y expansión de puertos, el movimiento de la marina y las flotas pesqueras, y así que todos aparecen coordinados. Y dentro de ese sistema, El confucianismo sigue prestando un respeto por la jerarquía y la autoridad entre los chinos individuales, mientras que la cultura estadounidense se basa cada vez más en el desmantelamiento de la autoridad en favor de la devoción al individuo.

Los chinos han demostrado una capacidad de adaptación rápida, que es la clave de la evolución darwiniana: los continuos cambios que están realizando en su modelo de OBOR (la franja y la ruta) son un ejemplo de esto.

compare, también, nuestros presidentes de la posguerra fría con el líder chino Xi Jinping. Xi es disciplinado, tiene una mentalidad estratégica, no tiene vergüenza de proyectar poder, es un ingeniero capacitado, tiene experiencia de vida en las provincias. Es un hombre “de Virtus” , en el sentido clásico maquiavélico. 

Se podría ir más allá y decir que no solo hay una crisis en el liderazgo estadounidense, sino en el liderazgo occidental en general.

Por lo tanto, la competencia entre Estados Unidos y China coincidirá con una crisis político-cultural de Occidente contra un reemergente, resurgido Oriente.

        B) LA ANARQUÍA QUE LLEGÓ

Resumen del artículo de Robert  Kaplan en The National Interest donde evalúa con el paso  del tiempo sus apreciaciones apreciaciones geopoliticas y del sistema internacional de tipo prospectivo luego de 1994. Apreciaciones que contradecían a Fukuyama y a sus repetidores neoliberales de la periferia. “En el siglo XXI las luchas serán geopolíticas no ideológicas“. ¿No fue acaso así en la mayor parte de la historia humana? Y que sostenemos desde el Equipo de Dossier Geopolitico que luego de la Guerra Fria volvieron las luchas Geopoliticas. 

LA ANARQUÍA QUE LLEGÓ

Robert D. Kaplan

Lo que dije fue provocativo o al menos considerado así por los defensores complacientes de la globalización.

En de febrero de 1994 de The Atlantic (revista), publiqué un artículo decididamente anti-estadounidense: en el sentido de que era pesimista, determinista y, lo más importante, declaró que la victoria de los Estados Unidos en la recientemente concluida  Guerra Fría sería tan breve como irrelevante, debido a las diversas fuerzas naturales, demográficas y culturales en curso en el mundo que abrumarían la visión liberal clásica de Estados Unidos.

Además, debido al optimismo desenfrenado de la era, la globalización en la década de 1990 se estaba empleando como una palabra de moda recién concebida, el pesimismo de mi ensayo fue profundamente alienante, si no abominable, para muchos.

El título que eligieron los editores lo dijo todo: “La anarquía venidera: cómo la escasez, el crimen, la superpoblación, el tribalismo y la enfermedad están destruyendo el tejido social del planeta”.

En “La anarquía venidera” también me centré en cómo las élites verían cada vez más el entorno natural, especialmente la escasez de agua y la erosión del suelo, además de los cambios en el clima de la tierra, como una de las principales preocupaciones de la política exterior.

Las fuerzas naturales actuaban para intensificar la inestabilidad política y geopolitica.

Todo lo contrario al paradigma celebrado en ese momento por Francis Fukuyama en El fin de la historia y El último hombre.

Fukuyama sugirió, en forma profunda y fascinante, que el triunfo de la democracia liberal en la Guerra Fría indicaba una conclusión temática de la historia de la civilización, ya que ningún otro sistema haría que los seres humanos se realizarán personalmente. El triunfo de la democracia, aunque ciertamente no está asegurado, era muy probable que tuviera éxito. 

Eso estuvo de acuerdo con las élites globales cuyas propias vidas se centraron en el logro y la realización personal. Pero fue una visión extremadamente estadounidense y eurocéntrica, que no tuvo en cuenta lo que estaba sucediendo más allá de Occidente. Y no concordaba con lo que estaba presenciando en África, Oriente Medio y Asia.

Los críticos dijeron que mi visión oscura era desmoralizadora. Pero simplemente estaba siguiendo el dictamen del fallecido profesor de Harvard Samuel P. Huntington, quien dijo que el trabajo de un académico u observador no es necesariamente mejorar el mundo, sino decir sin rodeos lo que él pensaba que realmente estaba sucediendo en él. Hacer eso significaba concentrarse en asuntos que serían inapropiados plantear en una cena educada, lo que provocaría un silencio embarazoso entre los invitados. Porque siempre he creído que el futuro a menudo se encuentra dentro de los silencios, dentro de las cosas que pocos quieren discutir.

juzgado por el paso del tiempo

 ¿cómo se sostuvo “The Coming Anarchy” en sus análisis a pesar del transcurso del tiempo?

La tecnología en particular, no derrotó a la geografía más bien la achico, esto significa que la geopolitica se vuelve más pequeña, eso es un mundo más claustrofóbico y nervioso.

Esta relación entre geopolitica y tecnología hizo que asi como interconecto los “flujos” (de información , mercaderias, capital, migraciones) interconecto tambien los focos de tensión en las distintas regiones del mundo

Notas:

  1. Resumen del artículo de Kaplan publicado en The National Interest

https://nationalinterest.org/feature/america-must-prepare-coming-chinese-empire-63102

      B) Resumen del artículo de Robert  Kaplan en The National Interest

https://nationalinterest.org/feature/anarchy-came-33872

Resumen y Traducción Juan Martín Gonzalez Cabañas

#DossierGeopolitico: En un trabajo analitico sobre los caminos hacia donde se dirige la Geopolitica Mundial realizado en 2007, y que estaba direccionado a preguntarnos dónde nos hubicariamos Geopolitica y Geoestrategicamente los Argentinos cuando se conmemoraran los 200 años de nuestro Primer Gobierno Patrio, en el 2010. Para que no volviéramos a equivocar nuestras alianzas y visiones del mundo como había ocurrido en 1910 -Cuando Argentina creyó en la perpetuidad del Poder Británico y apostó todo a esa alianza, cuando en realidad el mundo de esa fecha ya tenia nuevos poderes y que la I Guerra Mundial así lo confirmaron , más allá, de los gigantescos cambio que ella originó.

Hace un año presenté un trabajo para la Revista de Inteligencia del Ejército del Perú -en el mismo explique el sistema mundo y la declinación de Europa- y en una Disertación que realice para los Oficiales Cursantes de la Escuela Superior de Guerra de Perú, en Enero de este año, el título de mi ponencia fue: 500 años de dominio Occidental tocan a su Fin

Todo el Equipo de Dossier Geopolitico DG viene sosteniendo desde principio de Siglo XXI esa tendencia y de la necesidad de toda América Latina de prepararse para entender ese verdadero “Choque de Civilizaciones” que significara el cambio de lo modelos anglosajones por el modelo Euroasiáticos, y que este cambio sí representa el “Fin de la Historia” de 5 siglos de dominio Europeo Cultural Europeo. Lo vemos ya expresarse: en la crisis de la Unión Europea, en el Brexit y nuevos movimiento de separación, el surgimiento de nacionalismos y cerramiento de fronteras en los países claves de esa península.

“El Futuro llego”, ahora América debe repensarse en alianzas regionales e internacionales que nos sean útiles y prácticas y no basadas en conceptos idiologistas o de pensamiento ya perimido por la realidad de lo nuevo que ya se instaló (Ejemplo: un tardío acuerdo entre la Unión Europea y el mercosur), para no volver a perder el carro de la historia del siglo XXI. Lo dijimos hace años y lo sostenemos: la actualidad es la conformación de un Mundo Multipolar con tres Ejes de Poder: China-EEUU-Rusia, situación descrita en Nuestro Diccionario de Seguridad y Geopolitica editado en 2009.. 

Bien porque esta introducción, porque NO estábamos equivocado en la apreciación de los cambios estructurales y en los tiempos difíciles que venían con la posibilidad de un conflicto bélico si no acuerdan los tres poderes antes mencionados en un nuevo orden global. 

Un artículo importantísimo a sido publicado por el Diario El Mundo de España, sobre este tema, que hace masiva esta realidad para el público europeo, pero que desde hace tiempo vienen los Tanques de Ideas europeos anunciando la declinación de Europa. El artículo se llama: Europa, en tierra de nadie y lo publicamos a continuación para vuestro conocimiento y análisis

Prof. Lic Carlos Pereyra Mele

Director de Dossier Geopolitico DG

Europa, en tierra de nadie

La UE intenta evitar quedar atrapada en la confrontación entre EEUU y China. Mientras, la renovación de cargos en Bruselas debe servir para activar su soberanía estratégica. Además, resulta clave debilitar el populismo y potenciar su peso comercial 

Los europeos observan con suma preocupación cómo el siglo XXI se configura en torno a la rivalidad entre EEUU y China y se preguntan cuál es su papel en ese gran juego de poder y cómo evitar quedar atrapados en la confrontación entre esos dos gigantes. ¿Qué mejor capital que Lisboa y la hospitalidad de Augusto Santos, ministro de Exteriores de Portugal, para hablar de relevancia de Europa? Tantos siglos siendo el centro del mundo han llevado a los europeos a pensar que están en el centro del mundo. Pero no es cierto. Abran un mapa y comprobarán cuánta verdad hay en la afirmación de que Europa es solo una pequeña península de Asia, cuán anómalo es el excepcional papel jugado en la historia mundial por esa pequeña península y, para rizar el rizo, en el hecho de que la hegemonía mundial europea arrancara en una pequeña península de esa pequeña península.

Porque la primera globalización, en realidad la única que ha conocido la humanidad si nos fijamos en lo profundo y duradero de su impacto, arrancó en dos estuarios de la Península Ibérica, el del río Tinto (Palos de Moguer) y el del río Tajo (Belén). Desde allí partieron, con solo cinco años de diferencia, las expediciones que llevaron, una, la de Colón, al descubrimiento de América en 1492, y otra, la de Vasco da Gama, que en 1497 logró abrir la ruta marítima a la India, conectando así dos inmensos continentes a su influencia y prosperidad.

La impronta de esos descubrimientos no hubiera sido tan profunda si no hubiera coincidido con la decisión china, adoptada en 1470, de destruir su flota, prohibir los viajes oceánicos y encerrarse en su territorio continental, poniendo fin así a una exitosísima experiencia naval y comercial, que había llevado a los chinos a las costas de la India y el cuerno de África. Sin la retirada de China, cuya marina era mucho más grande, poderosa y experimentada que la de los europeos y que había dominado los mares de Asia durante todo el siglo XV, Europa no habría podido dominar Asia (imaginen por un momento cómo sería el mundo de hoy si China hubiera descubierto y colonizado América).

Hoy, 500 años más tarde, el reloj apunta otra vez hacia aquella hegemonía china que quedó pendiente, España y Portugal vuelven a ser pequeñas penínsulas de una pequeña península y los europeos asisten a la provocación en toda regla que les plantea el profesor de la Universidad de Chicago, John Mearsheimer, uno de los grandes teóricos del realismo político en relaciones internacionales, que les invita -durante una reunión en Lisboa del ‘think tank’ Consejo Europeo de Relaciones Internacionales (ECFR, en sus siglas en inglés)- a asumir el fin de sus ilusiones liberales desde un lugar con un nombre muy oportuno: el Palacio das Necessidades (sede del Ministerio de Exteriores portugués). Mientras Mearsheimer expide el certificado de defunción de aquel orden liberal que con tanta ilusión nació en 1989 después de la caída del muro, el intelectual búlgaro Iván Krastev reflexiona sobre cómo sobrevivir al fin de las ilusiones desencadenadas por aquel optimismo liberal y su adalid, Francis Fukuyama, que nunca imaginaron que la nostalgia por el pasado y el pesimismo por el futuro iban a ser el sentimiento dominante entre los europeos, tal y como se mostró en una macroencuesta realizada por el ECFR en colaboración con la organización Yougov.

Así pues, los europeos, que pensábamos que el siglo XXI iba a ser un siglo feliz, vivimos bajo la sombra de la llamada “trampa de Tucídides”, un término popularizado por el profesor Graham Allison para referirse a la consideración de Tucídides sobre la inevitabilidad de la guerra del Peloponeso toda vez que Atenas no tenía otra opción que la militar para atajar el auge de Esparta. Por tanto, el reloj podría ir no solo 500 años atrás, sino otros 1.000 más y depositarnos en una preocupante analogía con el fin de la civilización helénica. Esto no quiere decir que EEUU y China estén predeterminados al conflicto, pero sí señala el coste de ignorar la historia, que nos enseña que 12 de las 14 transiciones de poder entre grandes potencias acabaron en conflicto y sólo cuatro lo evitaron.

Que esa rivalidad va a marcar el siglo XXI es una certeza: todo lo demás es una incertidumbre. No sabemos si una gran potencia se impondrá a la otra, si las dos lograrán coexistir de forma pacífica, aunque sea bajo una nueva guerra fría, o si la competición, además de en el plano económico, político y tecnológico, se desbordará hacia el plano militar, provocando un conflicto armado. Como señaló Helle Thorning Schmidt, ex primera ministra danesa, en esa dinámica de confrontación entre Washington y Pekín, Europa debe buscar su propia voz, no una voz equidistante, sino la que permita defender el espacio de libertad y prosperidad compartida que nos define como europeos y que define el mundo en el que queremos vivir: un mundo con instituciones internacionales fuertes, normas respetadas y acuerdos que garanticen que podemos actuar contra los desafíos que presentan tanto la pobreza y la desigualdad como el cambio climático y la extensión de los derechos humanos.

Qué mejor prueba de esa necesidad de más Europa que la retirada unilateral de EEUU del acuerdo nuclear con Irán, un pacto del que los europeos se sentían particularmente orgullosos al haber logrado aunar las voluntades de EEUU, China y Rusia, y que ahora lleva a las compañías europeas a ser víctimas de unas sanciones que sus gobiernos no han aprobado. Como destacaron Mohamed El Baradei, ex director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, y Nickolay Mladenov, enviado del secretario general de la ONU para el proceso de paz de Oriente Próximo, tras el fracaso de las primaveras árabes, la Europa de hoy vive rodeada de un “anillo de fuego” que se extiende de Siria a Libia pasando por Yemen pero está ausente de la gestión de esas crisis.

A la sombra de Trump, cuya reelección situaría el horizonte de su salida de la Casa Blanca en el 2024, con la previsible devastación del sistema internacional que éste dejaría tras de sí, pero también de la asertividad de Rusia respecto a Ucrania y nuestros socios bálticos y de los desafíos tecnológicos y militares de China, los europeos tienen una caja de herramientas patéticamente vacía: su divisa, el euro, es solo un medio de pago, no un instrumento político ni diplomático que acompañe su poder; su régimen de sanciones financieras y comerciales carece de dientes; su capacidad de innovación tecnológica es menor; sus fuerzas armadas no disponen de los recursos suficientes para ser más autónomas de Washington; y su diplomacia carece de la agilidad y flexibilidad para imponerse en la mesa de negociación. De ahí la necesidad de una propuesta para activar la soberanía estratégica de Europa como la presentada en un informe por Mark Leonard y Jeremy Shapiro (director y director de investigación de ECFR, respectivamente), conteniendo una importante batería de recomendaciones de actuación.

Todo lo anterior explica por sí solo la importancia de elegir bien a las personas que liderarán Europa durante los próximos cinco años y la preocupación existente por el rumbo actual de las negociaciones entre los líderes europeos. Hay consenso en que la Presidencia de la Comisión, del Consejo y la figura del alto representante para la Política Exterior deben ir a personalidades de primer nivel, capaces de imprimir a la UE la dirección que le falta, de forjar los consensos de los que hoy carecemos y de diseñar y acompañar las políticas que permitan a Europa seguir siendo relevante en el mundo.

Jugar ese gran juego de poder no es fácil. Europa no está preparada, ni psicológica ni material ni institucionalmente. No fue diseñada para mirar hacia fuera, al mundo, sino hacia dentro, para pacificarse a sí misma. Pero no hay otra opción que hacerlo y, por ilusorio que pueda parecer, sí hay opciones para hacerlo. Integrando sus capacidades, que son reales (el euro, su peso comercial, el atractivo de su mercado, el presupuesto europeo, su capacidad regulatoria) bajo estrategias compartidas y principios claros es posible que Europa siga siendo relevante. Para ello tiene que confrontar los populismos, verdaderos caballos de Troya de esos disolventes globales que nos amenazan, y comenzar a pensar estratégicamente. Como hace 500 años.

UN NUEVO ORDEN MUNDIAL MULTIPOLAR

En la crisis iraní, como en el veto del presidente de EEUU, Donald Trump, al uso de los sistemas 5G de la compañía china Huawei, los europeos han descubierto el significado de carecer de “soberanía estratégica”, esto es, de la capacidad de resistirse a verse arrastrados a dinámicas de conflictos contrarios a sus principios e intereses y, a la vez, como en la retirada estadounidense del acuerdo sobre el clima de París, de poder impedir que acuerdos vitales para su seguridad e imprescindibles para su futuro se conviertan en papel mojado. Sea en lo relativo a la esfera digital y el control de internet, en las cuestiones comerciales o en el ámbito de la seguridad y la defensa, el orden multilateral que surgió en el año 1989 del fin de la Guerra Fría ha sido sustituido por un orden multipolar. / J. I. T.

Fuente: https://www.elmundo.es/internacional/2019/06/30/5d177a4cfc6c8328618b45c7.html 

Incorporar la política global a la estrategia empresarial es hoy una necesidad

Por Cristina Manzano

[Desde Dossier Geopolitico hace años que sostenemos, que desde la caída del Muro de Berlín, no hay más luchas ideológicas sino luchas geopoliticas para establecer nuevos poderes en el mundo. Por ello consideramos de suma importancia éste artículo en habla Hispana sobre la importancia de la Geopolitica para Empresarios, Emprendedores y Grupos Multi-Transnacionales. Por ello vemos en este resurgir de la Ciencia Geopolitica un futuro brillante para los expertos que se han dedicado y se dediquen al estudio y realicen trabajos de análisis geopoliticos- Carlos Pereyra Mele Director de DG]

El mundo se ha convertido en un lugar tan complejo para las empresas que todas deberían tener una dirección geopolítica, encarnada además en el mismísimo consejero delegado (los CEOS, en la jerga anglosajona). Así lo afirma un informe elaborado por KPMG y Eurasia Group, dos grandes consultoras globales. El chief geopolitical officer, como ellos lo llaman, tendría la obligación de incorporar la política global a la estrategia empresarial, de llevarla al consejo de administración, en un entorno en el que los altos directivos se han convertido en actores políticos de primera división (que se lo digan a Mark Zuckerberg).

No es que la política haya sido ajena a la empresa hasta ahora, pero la velocidad y la profundidad de los cambios en el panorama global, la envergadura de las amenazas imprevistas, requieren una nueva actitud, mucho más comprometida, mucho más concienzuda. Ahí están, sin ir más lejos, los vaivenes de los últimos años en los nuevos tratados comerciales, como el Transpacífico (TPP) o el Transatlántico (TTIP), o en los viejos, como el de Norteamérica. O la famosa guerra comercial entre Estados Unidos y China lanzada por Donald Trump.

Se podría pensar que al menos las grandes multinacionales ya tenían incorporada una figura que asumiera esa visión y ese liderazgo, pero es mucho suponer. La presión por los resultados a la que están sometidas las directivas relega a menudo el análisis al propio sector empresarial y a los países del mundo en los que operan, sin capacidad para preocuparse por lo que ocurre un poco más allá.

En España, donde la visión global, en general, es un bien escaso, tampoco es diferente. Es cierto que nuestras grandes corporaciones son pocas, en comparación con las de otros países, y su internacionalización es relativamente nueva —comenzó en los noventa—; pero no es fácil ver primeros ejecutivos españoles —mucho menos ejecutivas— en foros de debate internacional como puede ser Davos.

Y no debería ser cosa solo de las grandes. La economía española salió de la crisis, en gran medida, por el esfuerzo exterior de miles de empresas que encontraron en otros mercados las oportunidades que no había en este. Un impulso que debería consolidarse.

Las que lo han entendido perfectamente son las empresas chinas. Según el Índice de Multinacionales Emergentes de la Universidad de Cornell, China ha triplicado su presencia en la lista de las 500 empresas globales de la revista Fortune en solo ocho años, acercándose mucho al número de norteamericanas. Además, se están colocando en los primeros puestos mundiales en sectores tan estratégicos como la banca, la ingeniería, la minería, el petróleo o los metales. No hay que olvidar que el principal accionista de muchas de estas firmas es el Estado. Ellos sí que comprenden bien el vínculo entre política y empresa.

Fuente: El País https://elpais.com/elpais/2019/06/13/opinion/1560428708_084177.html

Ejemplo de Geopolitica viva: La India impone aranceles a 28 productos de EEUU.

Según el comunicado del Ministerio de Finanzas de la India, los aranceles entrarán en vigor a partir del 16 de junio.

Se había informado previamente de que la India quiere subir los aranceles a la importación de manzanas, almendras, garbanzos, lentejas, nueces y algunos otros productos agrícolas.

Análisis semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el equipo del Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo:

Temas:

La Lucha entre EEUU & China y Rusia

La Guerra Comercial de EEUU y China

La Guerra de EEUU con Rusia

La Guerra de EEUU contra Irán

Conflicto del Medio Oriente

Desestabilización desde Afganistán de Yihadistas del ISIS (5000) que afectan a países de la Unión económica de Eurasia

Conflictos en Medio Oriente entre “socios”  -Rusos/Iranies-

AUDIO:

Análisis semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el equipo del Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo:

Temas:

  • Un Mundo sin Códigos Geopoliticos y las actuales Crisis Globales:  el Fin de los Tratados de Misiles Balísticos Intercontinentales, Nuevas armas de destrucción Masivos, etc etc
  • Elecciones en la Unión Europea y su importancia Geopolitica en un mundo conflictivo, la importancia de un casi seguro de los candidatos a eurodiputados de los partidos llamados “populistas”
  • El Conflicto Palestino Israelí recrudece y sus tendencia
  • El Conflicto de EEUU y aliados incrementan escalada contra la República Islámica de Irán.   Graves consecuencias si se llegara a un conflicto abierto
  • La Guerra Geoeconomica entre China y EEUU sigue gozando muy buena salud
  • Continúa la agresión a la República de Venezuela, por parte de EEUU. Está guerra Híbrida continúa su desarrollo. Con graves consecuencia humanitaria a la población Venezolana
  • Y terminamos con la Geopolitica de Bolivia y su importancia para Suramerica

Comunicado conjunto de la mesa redonda de líderes de la Segunda Faja y el Foro de Carreteras para la Cooperación Internacional (BRF) Cinturón y cooperación vial: forjando un futuro compartido más brillante

Comunicado Conjunto de la Mesa Redonda de Líderes de

El II Fórum y Foro Vial para la Cooperación Internacional.

27 de abril de 2019, Beijing, China

1. Nosotros, el presidente Xi Jinping de la República Popular China, el presidente Ilham Aliyev de la República de Azerbaiyán, el presidente Alexander Lukashenko de la República de Bielorrusia, Su Majestad el Sultán Haji Hassanal Bolkiah Mu’izzaddin Waddaulah de Brunei Darussalam, el Presidente Sebastián Piñera Echenique de la República de Chile, el Presidente Nicos Anastasiades de la República de Chipre, el Presidente Miloš Zeman de la República Checa, el Presidente Ismail Omar Guelleh de la República de Djibouti, el Presidente Abdul Fatah Al-Sisi de la República Árabe de Egipto, el Primer Presidente de La República de Kazajstán: Elbasy Nursultan Nazarbayev, el Presidente Uhuru Kenyatta de la República de Kenia, el Presidente Sooronbai Zheenbekov de la República Kirguisa, el Presidente Bounnhang Vorachith de la República Democrática Popular Lao, el Presidente Khaltmaagiin Battulga de Mongolia, el Presidente Filipe Jacinto Nyusi de la República de República Checa. Mozambique, Presidenta Bidya Devi Bhandari de Nepal, Presidente Rodrigo Roa Duterte de la República o En Filipinas, el Presidente Marcelo Rebelo de Sousa de la República Portuguesa, el Presidente Vladimir Putin de la Federación Rusa, el Presidente Aleksandar Vučić de la República de Serbia, el Presidente Ueli Maurer de la Confederación Suiza, el Presidente Emomali Rahmon de la República de Tayikistán, el Presidente Shavkat Mirziyoyev de la República de Uzbekistán, Vicepresidente y Primer Ministro HH Sheikh Mohammed bin Rashid Al Maktoum de los Emiratos Árabes Unidos y Gobernador de Dubai, Canciller Sebastian Kurz de la República de Austria, Primer Ministro Hun Sen del Reino de Camboya, Primer Ministro Abiy Ahmed Ali de la República Democrática Federal de Etiopía, Primer Ministro Alexis Tsipras de la República Helénica, Primer Ministro Orbán Viktor de Hungría, Primer Ministro Giuseppe Conte de la República Italiana, Primer Ministro Mahathir Bin Mohamad de Malasia, Consejero de Estado Aung San Suu Kyi de la República de la Unión de Myanmar, el Primer Ministro Imran Khan de la República Islámica de Pakistán, El Primer Ministro Peter O ‘Neill del Estado Independiente de Papua Nueva Guinea, el Primer Ministro Lee Hsien Loong de la República de Singapur, el Primer Ministro Prayut Chan-o-cha del Reino de Tailandia, el Primer Ministro Nguyen Xuan Phuc de la República Socialista de Viet Nam, y el vicepresidente Jusuf Kalla de la República de Indonesia, se reunieron en Beijing el 27 de abril de 2019 para la mesa redonda de líderes de la 2ª Faja y el Foro de Carreteras para la Cooperación Internacional, con el tema sobre la Cooperación en la Franja y la Carretera: Conformación de un futuro compartido más brillante. También celebramos la participación del Secretario General António Guterres de las Naciones Unidas y de la Directora General Christine Lagarde del Fondo Monetario Internacional. La mesa redonda de líderes estuvo presidida por el presidente Xi Jinping de la República Popular China.

2. Nos reunimos en un momento en que la economía mundial se enfrenta a oportunidades en expansión y desafíos crecientes, complicados por cambios profundos y rápidos en el mundo. Reafirmamos que el fortalecimiento del multilateralismo sigue siendo esencial para enfrentar los desafíos globales. También creemos que una economía mundial abierta, inclusiva, interconectada, sostenible y centrada en las personas puede contribuir a la prosperidad para todos.

3. Recordando el Comunicado Conjunto de la Mesa Redonda de Líderes del 1er Fórum y el Foro de Carreteras para la Cooperación Internacional, incluidos los objetivos, principios y medidas de cooperación contenidos en la misma, y ​​reafirmando nuestro compromiso con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, reiteramos que promovemos nuestras responsabilidades comunes son la paz, el desarrollo y los derechos humanos, la cooperación mutuamente beneficiosa y el cumplimiento de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional; nuestros objetivos comunes son lograr un crecimiento sólido, sostenible, equilibrado e inclusivo y mejorar la calidad de vida de las personas; Crear un mundo próspero y pacífico con un futuro compartido es nuestra aspiración común.

4. La antigua Ruta de la Seda contribuyó al fortalecimiento de la conectividad y la expansión de la economía mundial con el espíritu de promover la paz y la cooperación, la apertura, la inclusión, la igualdad, el aprendizaje mutuo y el beneficio mutuo.Esperamos restaurar y rejuvenecer ese espíritu, a través de la Iniciativa Belt and Road y otros marcos e iniciativas de cooperación.

5. Como socios de cooperación, apreciamos los avances ya logrados y las oportunidades importantes creadas en la cooperación de Belt y Road, especialmente los resultados en áreas como sinergia de políticas de desarrollo, mayor inversión en infraestructura, corredores económicos, zonas de cooperación económica y comercial, parques industriales, Cooperación financiera y comercial, innovación y tecnología, cooperación marítima, vínculos entre empresas, personas-a-personas e intercambio cultural. Dicha cooperación explora nuevas fuentes de crecimiento y ofrece un potencial para el desarrollo económico y social, y contribuye al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

6. Mirando hacia el futuro, prevemos una cooperación de alta calidad en la Franja y la Carretera para mejorar la conectividad mediante la promoción de la sinergia de las políticas de desarrollo, el desarrollo de infraestructura, el comercio sin trabas, la cooperación financiera y el vínculo entre las personas, mejorando así la cooperación práctica para el bienestar de nuestros pueblos. En este contexto, esperamos más esfuerzos de los socios de cooperación.

– Dicha cooperación se basará en consultas extensas, esfuerzos conjuntos, beneficios compartidos y mutuos. Hacemos hincapié en la importancia del estado de derecho y la igualdad de oportunidades para todos. Nos esforzamos por avanzar en la cooperación de políticas y proyectos a través de la participación voluntaria y la creación de consenso, basada en la responsabilidad y los resultados comunes. Todos los estados son socios iguales para la cooperación que respeta la apertura, la transparencia, la inclusión y la igualdad de condiciones. Respetamos la soberanía y la integridad territorial de cada uno y afirmamos que cada país tiene el derecho y la responsabilidad primordial de definir sus estrategias de desarrollo de acuerdo con sus prioridades y legislación nacionales.

– Dicha cooperación será abierta, verde y limpia. Adoptamos una economía abierta y un mercado global inclusivo y no discriminatorio. Todos los países interesados ​​son bienvenidos a unirse a dicha cooperación. Subrayamos la importancia de promover el desarrollo verde y abordar los desafíos de la protección del medio ambiente y el cambio climático, incluso mediante la mejora de nuestra cooperación para implementar el Acuerdo de París. Alentamos más esfuerzos para construir una cultura de integridad y combatir la corrupción.

– Dicha cooperación buscará un desarrollo de alto nivel, centrado en las personas y sostenible. Trabajaremos juntos de acuerdo con nuestra legislación nacional, marcos regulatorios, obligaciones internacionales, normas y estándares internacionales aplicables. Creemos que la cooperación relevante debe centrarse en las personas y propiciar un crecimiento económico de calidad inclusiva y una mejora amplia del sustento de las personas. Nos comprometemos a promover la sostenibilidad en todas sus dimensiones.

7. Partimos de la convicción de que la conectividad contribuye a impulsar el crecimiento, el desarrollo económico y social, el comercio de bienes y servicios, así como la inversión y la creación de oportunidades de empleo y una mejor comunicación e intercambio entre los pueblos. En este sentido, la promoción de una asociación global sobre conectividad, basada en la transparencia, la apertura y la inclusión, ofrece una oportunidad para todos. Hoy, a través de dicha asociación que incluye la Iniciativa Belt and Road y otras estrategias de cooperación, resolvemos promover la cooperación internacional, a nivel subregional, regional y global, con el objetivo de un futuro más brillante y una prosperidad común. Apoyamos un sistema de comercio multilateral universal, basado en normas, abierto, transparente y no discriminatorio con la OMC en su núcleo.

Fortalecimiento de la sinergia de políticas de desarrollo.

8. Para mantener un desarrollo común, acogemos con satisfacción las políticas macroeconómicas sólidas, fomentamos las discusiones con respecto a la Agenda de Desarrollo Sostenible y trabajaremos juntos para mejorar el diálogo de políticas macroeconómicas en las Naciones Unidas y otros foros multilaterales, y promover las sinergias entre los planes de desarrollo relacionados y las iniciativas de conectividad basadas en El progreso ya realizado.

9. En este sentido, también destacamos las oportunidades que surgen de las iniciativas y los marcos de cooperación, que incluyen, entre otros, el Plan Maestro de ACMECS (2019-2023), la Unión Africana, incluido el Programa para el Desarrollo de Infraestructura en África (PIDA), Conectividad APEC Anteproyecto, Liga Árabe, Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN), que incluye el Plan Maestro de Conectividad de ASEAN 2025, Red de Ciudades Inteligentes de ASEAN e Iniciativa de ASEAN sobre Conexión de Conectividades, Grupo de Conectividad ASEM Pathfinder, Área de Crecimiento BIMP-Este de ASEAN, Conectividad de Asia Central , Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC), la Estrategia de la Ruta de la Seda de Dubai, Estrategia de la UE para conectar Europa y Asia, Plataforma de Conectividad UE-China, Asociación Oriental de la UE, Unión Económica Euroasiática, Asociación Eurasiática, Foro sobre Cooperación China-África ( FOCAC), Subregión del Gran Mekong (GMS), Alianza de conectividad de infraestructura global, Proyecto internacional G-Global, Cooperación Lancang-Mekong, Organización Ación de los Estados Americanos, la Alianza del Pacífico, el Foro de las Islas del Pacífico, la Unión por el Mediterráneo y las iniciativas de cooperación subregional y regional entre todos los socios.

10. Determinados a perseguir la liberalización y facilitación del comercio y la inversión, aspiramos a abrir más nuestros mercados, rechazar el proteccionismo, el unilateralismo y otras medidas que son incompatibles con las normas de la OMC.Destacamos la importancia del trato especial y diferenciado de conformidad con los acuerdos de la OMC.

11. Reconocemos la importancia de mejorar la facilitación aduanera, incluso al fomentar una mejor cooperación y coordinación de las agencias relevantes involucradas en el despacho de fronteras, asistencia mutua, intercambio de información y cooperación, simplificación de los procedimientos de aduana y tránsito. Alentamos a que esta facilitación sea compatible con el Acuerdo de Facilitación del Comercio de la OMC y acompañada de controles eficientes y efectivos para, entre otras cosas, prevenir el comercio ilícito y combatir el fraude.

12. Solicitamos una mayor cooperación en materia de inversión extranjera directa y empresas conjuntas en el contexto de nuestras leyes nacionales y compromisos internacionales, y fomentamos un entorno propicio y predecible para la promoción de inversiones y nuevas oportunidades comerciales.

13. Pretendemos mejorar la cooperación en materia tributaria, fomentar más acuerdos para evitar la doble tributación y promover políticas tributarias favorables al crecimiento. Para lograr estos objetivos, nuestro objetivo es trabajar dentro de los marcos existentes de cooperación tributaria internacional.

14. Nos esforzamos por forjar cadenas de valor globales inclusivas y diversificadas, beneficiosas para todos los socios.Alentamos una mayor cooperación en materia de innovación, al mismo tiempo que protegemos los derechos de propiedad intelectual. También fomentamos la introducción de documentos de acompañamiento de transporte digital.

15. Apoyamos el desarrollo de una economía azul sostenible y pedimos que se sigan desarrollando los enlaces marítimos y que se intensifique la cooperación marítima internacional, incluso entre los puertos y las industrias navieras, a la vez que se gestionan de forma sostenible los ecosistemas marinos y costeros.

Potenciar la conectividad de la infraestructura

16. Para sostener el crecimiento interconectado, apoyamos la conectividad de infraestructura integral y multimodal, fomentando el crecimiento económico y mejorando los estándares de vida catalizados por la inversión en infraestructura.Apoyamos políticas y actividades que ayudan a los países sin litoral a transformarse en países vinculados a la tierra, incluso mediante el fortalecimiento de la conectividad y la cooperación en materia de infraestructura y acuerdos de tránsito.

17. Nos esforzaremos por construir una infraestructura de alta calidad, confiable, resistente y sostenible. Hacemos hincapié en que la infraestructura de alta calidad debe ser viable, asequible, accesible, inclusiva y ampliamente beneficiosa a lo largo de todo su ciclo de vida, contribuyendo al desarrollo sostenible de los países participantes y la industrialización de los países en desarrollo. Damos la bienvenida a los países desarrollados e inversionistas internacionales a invertir en proyectos de conectividad en los países en desarrollo. Enfatizamos la importancia de la sostenibilidad económica, social, fiscal, financiera y ambiental de los proyectos, al mismo tiempo que encontramos un buen equilibrio entre el crecimiento económico, el progreso social y la protección ambiental.

18. En el interés de la sostenibilidad, apoyamos la mejora de la cooperación en la preparación y ejecución de proyectos, para promover proyectos que sean invertibles, rentables, económicamente viables y respetuosos con el medio ambiente. Hacemos un llamado a todos los actores del mercado en la cooperación Belt and Road para cumplir con su responsabilidad social corporativa y seguir los principios del Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

19. Reconocemos que la infraestructura de transporte constituye una base de conectividad. Alentamos el desarrollo de la interoperabilidad de la infraestructura para mejorar la conectividad aérea, terrestre y marítima entre los países, incluso a través del transporte interoperable y multimodal. Reconocemos la importancia del desarrollo del transporte transregional y las rutas logísticas, incluidas las que conectan Asia Central con el Cáucaso, Europa, África, el sur y el sudeste de Asia y la región del Pacífico para aumentar su potencial de transporte y comunicación.

20. Apoyamos el fortalecimiento de la infraestructura energética, con el fin de mejorar la seguridad energética y promover el acceso global a energía asequible, limpia, renovable y sostenible para todos.

21. Nuestro objetivo es mejorar la conectividad entre los mercados financieros, de conformidad con las leyes y reglamentos nacionales respectivos, así como los compromisos internacionales, teniendo en cuenta la importancia de la inclusión financiera.

Promoviendo el desarrollo sostenible

22. Para promover el desarrollo sostenible y bajo en carbono, apreciamos los esfuerzos para fomentar el desarrollo verde hacia la sostenibilidad ecológica. Fomentamos el desarrollo de finanzas verdes, incluida la emisión de bonos verdes, así como el desarrollo de tecnologías verdes. También alentamos el intercambio de buenas prácticas sobre políticas ecológicas y ambientales hacia un alto nivel de protección ambiental.

23. Decididos a proteger el planeta de la degradación, esperamos un futuro resiliente al clima y mejorar nuestra cooperación en áreas como la protección del medio ambiente, la economía circular, la energía limpia y la eficiencia energética, la gestión sostenible e integrada de los recursos hídricos, incluido el apoyo adverso a los países. afectados por el cambio climático, en línea con los principios y obligaciones acordados internacionalmente para lograr el desarrollo sostenible en sus tres dimensiones (económica, social y ambiental) de manera equilibrada e integrada. Apoyamos la implementación de la resolución de las Naciones Unidas sobre el examen amplio de mitad de período del Decenio Internacional para la Acción, “Agua para el desarrollo sostenible”, 2018-2028.

24. Alentamos una mayor cooperación en la agricultura sostenible, la silvicultura y la protección de la diversidad biológica. Acordamos promover la cooperación en materia de resiliencia y reducción y gestión del riesgo de desastres.

25. Apoyamos la cooperación internacional contra la corrupción y trabajamos hacia la tolerancia cero en la lucha contra la corrupción, de conformidad con las leyes y regulaciones nacionales. Pedimos una mayor cooperación internacional en línea con nuestras respectivas obligaciones aplicables en virtud de los convenios internacionales, como la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (UNCAC) y los tratados bilaterales pertinentes. Esperamos fortalecer la cooperación internacional y los intercambios de buenas prácticas y la cooperación práctica.

Fortalecimiento de la cooperación práctica

26. Para lograr y mantener la prosperidad compartida, se debe fortalecer la cooperación práctica. Dicha cooperación debe ser centrada en las personas, basada en resultados y orientada al crecimiento, de acuerdo con las reglas del mercado y nuestros respectivos marcos legales respaldados por el gobierno cuando sea necesario. Alentamos la participación de empresas de todos los países en la cooperación, incluidas las micro, pequeñas y medianas empresas. Destacamos la importancia de los procedimientos de contratación pública abiertos, transparentes y no discriminatorios de conformidad con las leyes y reglamentos nacionales, y acogemos con satisfacción los intercambios de buenas prácticas.

27. Apoyamos los esfuerzos continuos para aprovechar los avances ya realizados en el desarrollo de corredores económicos y zonas de cooperación económica y comercial como se anexan, así como otros proyectos de cooperación en todas las áreas relacionadas con la Iniciativa Belt and Road, y una mayor cooperación en cadenas de valor, industria Cadenas y cadenas de suministro.

28. Continuaremos nuestros esfuerzos para fortalecer el transporte multimodal, incluidas las vías navegables interiores en países sin litoral, carreteras, redes ferroviarias, puertos aéreos y terrestres y marítimos, y tuberías en línea con el derecho internacional y las respectivas leyes nacionales. Fomentamos la infraestructura digital, incluidas las autopistas de fibra óptica transnacionales, promoviendo el comercio electrónico y las ciudades inteligentes, y ayudando a reducir la brecha digital a la vez que recurrimos a las buenas prácticas internacionales.

29. Fomentamos la cooperación tripartita y la cooperación público-privada (PPP) del tercer mercado y damos la bienvenida a los esfuerzos de las empresas y organizaciones internacionales relevantes, de conformidad con las leyes y regulaciones nacionales.Agradecemos la cooperación legal, incluida la disponibilidad de servicios de resolución de disputas y asistencia legal para el sector empresarial.

30. Apoyamos la colaboración entre instituciones financieras nacionales e internacionales para brindar apoyo financiero diversificado y sostenible para proyectos. Alentamos el financiamiento en moneda local, el establecimiento mutuo de instituciones financieras y un mayor papel del financiamiento para el desarrollo en línea con las respectivas prioridades nacionales, leyes, regulaciones y compromisos internacionales, y los principios acordados por la AGNU sobre la sostenibilidad de la deuda. Alentamos a los bancos multilaterales de desarrollo y otras instituciones financieras internacionales a que refuercen su apoyo a los proyectos de conectividad de manera fiscalmente sostenible, así como a la movilización de capital privado a proyectos en línea con las necesidades locales.

31. Destacamos la importancia del desarrollo de tecnologías de ahorro de agua e innovaciones agrícolas como un componente importante que proporciona seguridad alimentaria y apoya el desarrollo sostenible. Destacamos la importancia de la cooperación en materia veterinaria-sanitaria y fitosanitaria para productos agrícolas con el fin de facilitar el comercio y la inversión.

32. Tomamos nota de las plataformas sectoriales temáticas que se ven en el anexo.

Avanzando en los intercambios entre personas

33. Considerando la conectividad como un medio para acercar a los países, pueblos y sociedades, creemos que la cooperación de Belt and Road promueve el intercambio, el aprendizaje mutuo y el diálogo entre diferentes pueblos, culturas y civilizaciones.Damos la bienvenida a los esfuerzos para expandir los intercambios entre personas, incluyendo aquellos entre los jóvenes.

34. Destacamos la importancia de fortalecer la cooperación en el desarrollo de los recursos humanos, la educación, la formación profesional y profesional, y desarrollar la capacidad de nuestros pueblos para adaptarse mejor al futuro del trabajo, a fin de promover el empleo y mejorar sus medios de vida.

35. Esperamos más intercambios y cooperación en áreas de ciencia y tecnología, cultura, arte, economía creativa, desarrollo rural y artesanía popular, arqueología y paleontología, protección de patrimonios culturales y naturales, turismo, salud, deportes, etc.

36. Acogemos con beneplácito la comunicación entre los parlamentos, las provincias y ciudades hermanas, los think tanks, el mundo académico, los medios de comunicación, las sociedades civiles, así como los intercambios entre mujeres, personas con discapacidad y la cooperación con los trabajadores en el extranjero.

Camino a seguir

37. Celebramos los esfuerzos por promover una mayor cooperación bilateral e internacional con China en el marco de la Iniciativa Belt and Road. Prevemos el Foro de Belt and Road regularmente con posibles eventos de seguimiento.

38. Agradecemos y felicitamos a China por ser la sede del Segundo Foro de Cinturones y Carreteras para la Cooperación Internacional y esperamos con interés el Tercer Foro.

anexo

1. Corredores económicos y otros proyectos catalizados y apoyados por la conectividad:

(1) corredor económico Addis Abeba-Djibouti, incluido el desarrollo de parques industriales a lo largo del corredor económico

(2) Túnel Internacional del Paso de Agua Negra.

(3) Nueva línea ferroviaria Baku-Tbilisi-Kars y zona económica libre de Alyat en Baku

(4) corredor económico Brunei-Guangxi

(5) Corredor económico China-Asia Central-Asia Occidental

(6) Línea expreso tierra-mar China-Europa

(7) Corredor económico China-Indochina Peninsula, incluyendo Laos-China

corredor economico

(8) Carretera Internacional China-Kirguistán-Uzbekistán

(9) Cooperación ferroviaria China-Laos-Tailandia

(10) Parque Industrial China-Malasia Qinzhou

(11) corredor económico China-Mongolia-Rusia

(12) corredor económico China-Myanmar

(13) corredor económico China-Pakistán

(14) Corredor económico del este en Tailandia

(15) Corredor económico en la subregión del Gran Mekong

(16) las redes de transporte transeuropeas de la UE

(17) Corredor de transporte internacional Europa-Cáucaso-Asia y ruta de transporte internacional de TransCaspian

(18) El Parque Industrial “Gran Piedra”.

(19) Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC)

(20) el Proyecto de Enlace de Línea de Navegación del Lago Victoria-Mediterráneo-Mediterráneo (VICMED)

(21) el corredor de transporte Lamu Puerto-Sudán del Sur-Etiopía

(22) Parque Industrial Kuantan Malasia-China

(23) la Red de Conectividad Multidimensional Trans-Himalaya Nepal-China, incluyendo el ferrocarril transfronterizo Nepal-China

(24) Nuevo Puente de Tierra de Eurasia

(25) El Nuevo Corredor de Comercio Internacional Tierra-Mar de la Iniciativa de Demostración China-Singapur (Chongqing) sobre Conectividad Estratégica

(26) Ruta comercial del Corredor Norte en África que une el puerto marítimo de Mombasa con los países de la región de los Grandes Lagos de África y la autopista Transafricana

(27) Pasaje norte-sur Paso de El Cairo-Ciudad del Cabo

(28) el puerto de El Pireo

(29) Conectividad ferroviaria Puerto Sudán-Etiopía

(30) Corredores económicos regionales integrales en Indonesia

(31) Zona Económica del Canal de Suez.

(32) Envío transcontinental de carga utilizando las capacidades de la Ruta del Mar del Norte

(33) Cable de fibra óptica transoceánico.

(34) Marco “Dos corredores y un cinturón”

(35) Carretera Internacional Uzbekistán-Tayikistán-China

2. Iniciativas y plataformas de cooperación multilateral sectorial:

(1) el Consejo Consultivo del Foro de Cinturones y Carreteras para la Cooperación Internacional

(2) la Alianza de Organizaciones Científicas Internacionales en la Región de Belt and Road

(3) Iniciativa de Beijing para la Ruta de la Seda Limpia

(4) Sociedad de la energía de la correa y del camino

(5) Mecanismo de Cooperación de la Administración Tributaria de Cinturón y Vialidad.

(6) Belt and Road News Alliance

(7) Red de Cinturones y Carreteras.

(8) Iniciativa de la Ruta de la Seda Digital.

(9) Principios rectores sobre la financiación del desarrollo del cinturón y la carretera.

(10) La Academia Internacional de Ciencias de la Ruta de la Seda.

(11) Coalición Internacional para el Desarrollo Verde en el Cinturón y la Carretera.

(12) Declaración conjunta sobre cooperación pragmática en el campo de la propiedad intelectual entre países a lo largo del cinturón y la carretera

(13) Grupo de trabajo conjunto sobre China Railway Express to Europe.

(14) Iniciativa de Ningbo sobre la Cooperación Portuaria de la Ruta de la Seda Marítima.

3. Otros esfuerzos relevantes referidos por los participantes:

(1) Tratado de Libre Comercio Continental Africano (ACFTA)

(2) Foro de civilizaciones antiguas iniciado por Grecia.

(3) Reunión de Líderes Económicos de APEC en 2019 en Chile

(4) Cinturón y foro vial para la cooperación internacional en Bielorrusia.

(5) Carril y carril para la entrada y salida rápidas en los puertos terrestres y aéreos establecidos por Mongolia y los países interesados.

(6) el Primer Foro de Alcaldes de los Países de la Ruta de la Seda celebrado en Kazajstán en 2018

(7) el Premio de la Ruta de la Seda Global iniciado por Kazajstán

(8) la iniciativa de Mongolia para establecer un premio que aliente a los jóvenes académicos y diplomáticos a promover la cooperación de la Faja y la Carretera.

(9) Tratado de Libre Comercio Panárabe (PAFTA)

(10) la Conferencia de Santiago sobre el Cambio Climático en su 25º período de sesiones de la Conferencia de las Partes (COP25) ante la CMNUCC en 2019 en Chile

(11) Conferencia de Economía Azul Sostenible en Kenia en 2018

(12) la Convención de las Naciones Unidas sobre los acuerdos internacionales de solución resultantes de la mediación

(13) la reunión internacional de la OMT sobre el turismo de la ruta de la seda en Grecia en 2018

(14) El Foro mundial sobre el diálogo intercultural en el marco del Proceso de Bakú.

(15) el Foro Mundial de la Juventud celebrado en Egipto en 2018


(Estocolmo, 29 de abril de 2019) El gasto militar mundial total aumentó a $ 1822 mil millones en 2018, lo que representa un aumento del 2.6% con respecto a 2017, según los nuevos datos del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI). Los cinco mayores gastadores en 2018 fueron Estados Unidos, China, Arabia Saudita, India y Francia, que en conjunto representaron el 60 por ciento del gasto militar mundial. El gasto militar de EE. UU. Aumentó por primera vez desde 2010, mientras que el gasto de China creció por 24º año consecutivo. La actualización anual completa de la base de datos de gastos militares de SIPRI está disponible desde hoy en www.sipri.org .

El gasto militar global total aumentó por segundo año consecutivo en 2018, al nivel más alto desde 1988, el primer año para el cual se dispone de datos globales consistentes. El gasto mundial es ahora un 76% más alto que el mínimo de la posguerra fría en 1998. * El gasto militar mundial en 2018 representó el 2,1% del producto interno bruto (PIB) mundial o $ 239 por persona. “En 2018, EE. UU. Y China representaron la mitad de los gastos militares del mundo”, dice el Dr. Nan Tian, ​​investigador del programa SIPRI de Gastos de armas y gastos militares (AMEX). “El mayor nivel de gasto militar mundial en 2018 se debe principalmente a los aumentos significativos en el gasto de estos dos países”.

Estados Unidos y China lideran aumento del gasto militar mundial.

El gasto militar de EE. UU. Aumentó, por primera vez desde 2010, un 4,6 por ciento, hasta alcanzar los 649 mil millones en 2018. EE. UU. Sigue siendo, con mucho, el mayor gasto en el mundo, y gastó casi tanto en su ejército en 2018 como los ocho siguientes Los países de mayor gasto combinados. “El aumento en el gasto de los EE. UU. Se debió a la implementación a partir de 2017 de nuevos programas de adquisición de armas bajo la administración de Trump”, dice el Dr. Aude Fleurant, director del programa SIPRI AMEX.

China, el segundo país que más gastó en el mundo, incrementó su gasto militar en 5.0 por ciento, a $ 250 mil millones en 2018. Este fue el 24º año consecutivo de aumento en el gasto militar chino. Su gasto en 2018 fue casi 10 veces más alto que en 1994, y representó el 14 por ciento del gasto militar mundial. “El crecimiento en el gasto militar chino sigue el crecimiento económico general del país”, dice Tian. “China ha asignado el 1,9 por ciento de su PIB al ejército cada año desde 2013”.

Tres décadas de crecimiento del gasto militar en Asia y Oceanía

El gasto militar en Asia y Oceanía ha aumentado cada año desde 1988. Con $ 507 mil millones, el gasto militar en la región representó el 28 por ciento del total mundial en 2018, en comparación con solo el 9,0 por ciento en 1988.

En 2018, la India aumentó su gasto militar en un 3,1 por ciento a $ 66.5 mil millones. El gasto militar de Pakistán creció un 11% (el mismo nivel de crecimiento que en 2017), hasta alcanzar los $ 11,4 mil millones en 2018. El gasto militar de Corea del Sur fue de $ 43,1 mil millones en 2018, un aumento del 5,1% en comparación con 2017 y el más alto anual. Incremento desde 2005.

“Las tensiones entre los países de Asia, así como entre China y los EE. UU. Son los principales impulsores del continuo crecimiento del gasto militar en la región “, dice Siemon Wezeman, investigador principal del programa SIPRI AMEX.

Incrementos en los países de Europa central y oriental.

Varios países de Europa Central y del Este aumentaron considerablemente sus gastos militares en 2018. El gasto de Polonia aumentó un 8,9 por ciento en 2018 a $ 11,6 mil millones, mientras que el gasto de Ucrania aumentó un 21 por ciento a $ 4,8 mil millones. El gasto de Bulgaria, Letonia, Lituania y Rumania también creció (del 18% al 24%) en 2018.

“Los aumentos en Europa Central y Oriental se deben en gran medida a la creciente percepción de una amenaza de Rusia”, dijo Pieter Wezeman, investigador principal del programa SIPRI AMEX. “Esto es a pesar del hecho de que el gasto militar ruso ha disminuido en los últimos dos años”.

Con 61.4 mil millones de dólares, el gasto militar ruso fue el sexto más alto del mundo en 2018. Su gasto disminuyó un 3,5% en comparación con 2017.

Otros desarrollos notables.

  • El gasto militar en América del Sur aumentó un 3,1 por ciento en 2018. Esto se debió principalmente al aumento del gasto brasileño (un 5,1 por ciento), el segundo aumento en la misma cantidad de años.
  • El gasto militar en África disminuyó un 8,4 por ciento en 2018, la cuarta disminución anual consecutiva desde el pico de gasto en 2014. Hubo grandes disminuciones en el gasto de Argelia (–6,1 por ciento), Angola (–18 por ciento) y Sudán ( –49 por ciento).
  • El gasto militar de los estados en el Medio Oriente para el que se dispone de datos disminuyó un 1,9 por ciento en 2018.
  • El gasto militar total de los 29 miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte fue de $ 963 mil millones en 2018, lo que representó el 53% del gasto mundial.
  • El mayor aumento absoluto en el gasto en 2018 fue en EE. UU. ($ 27.8 mil millones), mientras que la mayor disminución fue en Arabia Saudita (- $ 4.6 mil millones).
  • El gasto militar en Turquía aumentó en un 24 por ciento en 2018 a $ 19,0 mil millones, el aumento porcentual anual más alto entre los 15 mayores gastadores militares del mundo.
  • Seis de los 10 países con mayor carga militar (gasto militar como proporción del PIB) en 2018 se encuentran en Oriente Medio: Arabia Saudita (8,8% del PIB), Omán (8,2%), Kuwait (5,1%). porcentaje), Líbano (5,0%), Jordania (4,7%) e Israel (4,3%).

* Todos los cambios porcentuales se expresan en términos reales (precios constantes de 2017).
Fuente: https://www.sipri.org/sites/default/files/2019-04/milex_press_release_esp.pdf

Aportes para el Análisis de Dossier  Geopolitico DG, sobre la última Reunión en Pekín del II Foro sobre la Iniciativa de la Franja y la Ruta, incorporamos Tres artículos. Uno: realizado por  Juan Martin González Cabañas investigador Jr. de DG, Dos: del Periodista de Asia Time Pepe Escobar y Tres: de David Monyae investigador en la Universidad de Johannesburgo, Sudáfrica. Sobre este trascendental encuentro internacional con proyecciones globales. Carlos Pereyra Mele Director de DG

I: Viejas rutas y nuevos paradigmas:

Sobre el último foro de la iniciativa de la franja y la ruta

(*) Juan Martin González Cabañas

El 26 y 27 de Abril se realizó en Beijing el Foro de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, también conocida como la Nueva Ruta de la Seda. Contó con la presencia de 125 países, que están involucrados en mayor o menor medida, 37 jefes de Estado y de Gobierno extranjeros. También participaron como invitados más de 20 organismo internacionales. La iniciativa es el gran plan y apuesta geoestratégica china, que busca mediante inversiones en distintas infraestructura impulsar la conexión de Asia con Europa, África e incluso América Latina y el Caribe.

De esta última región, ya son 19 los países que forman parte en algún grado de la iniciativa, estuvieron presente en comitivas de distinto nivel de: Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador, Panamá solo por nombrar algunos. La Iniciativa es una oferta atractiva para un continente con amplios déficits en infraestructura e inversiones. 

En algunos casos, dichos memorandos ya se están traduciendo en proyectos e infraestructuras concretas: En Ecuador, la reconstrucción del aeropuerto internacional “Eloy Alfaro”, en la ciudad de Manta – se está llevando a cabo con capital chino. Un consorcio chino también construye dos puentes en las localidades de Canuto y Pimpiguasí, todas ellas en la provincia de Manabí, en el occidente del país. En Panamá también está proyectada una obra en el marco de la misma: una línea de tren que conecte a la capital del país con la ciudad occidental de David, a un costo inicial estimado de US$5.500 millones.

Esta cumbre se realizó en un momento límite de las relaciones entre China y EEUU, por sus disputas comerciales de las que seguramente tendremos novedades en mayo. Estados Unidos también se encuentra en tensión con sus socios europeos     por temas comerciales, Alemania por ejemplo, amenazando incluso con sanciones.

En este contexto se ha dado un verdadero intercambio de roles, con China tomando las banderas del libre comercio, la globalización y el multilateralismo.  Es de destacar el contraste entre un EEUU confrontativa y una China que ha apostado a una jugada geoestratégica mas colaborativa.

Conclusión:

Ya vivimos en un sistema multipolar. Ningún país inteligente se acomoda con una sola potencia, más bien los países intentan mantener vínculos con todas las grandes potencias, esperando sacar la mayor ventaja posible. Incluso países tradicionalmente identificados a la zona influencia de EE.UU, como Italia en Europa, Chile y Panamá en América Latina, tienen presencia en esta Iniciativa y participaron del foro, en tal vez una aplicación de sano pragmatismo. 

Es por esto que EEUU no puede hacer que todos sus aliados tomen la misma posición frente a China. Washington quiere lejos a sus amigos lejos de los planes chinos, pero no puede ignorar el atractivo de la iniciativa de la nueva de ruta de la seda. Es por esto que el año pasado, pero de forma muy limitada, respondió con una medida análoga con la creación de la IDFC (United States International Development Finance Corporation) la Corporación Financiera Internacional para el Desarrollo, una agencia para coordinar las inversiones y la ayuda internacional, que se espera este operativa este año. La mejor jugada para EE.UU es competir con medidas equivalentes o mejores a las chinas. Pero esa posibilidad no es real en el corto plazo .Varios años antes de la llegada de Trump a la Casa Blanca, Estados Unidos ya venía sosteniendo una cultura estratégica no cooperativa, caracterizada por el unilateralismo y la prepotencia. Mientras esta visión se mantenga, más países buscarán otros modos de relacionarse, como en la iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda”.  

Mientras Washington conserva el mayor gasto militar del mundo por amplio margen y sostiene una concepción anticuada de política exterior de suma cero, ahora basada en estrategias confrontativa con tácticas extorsionas con el fin de lograr un objetivo iluso, seguir manteniendo la superioridad incuestionable cuando el momento unipolar que ya se ha ido, en Beijing se firman acuerdos, en base a dinámicas cooperativas, que pavimentan las rutas que podrían traer la paz e impulsar un mundo multipolar.

(*) Analista e investigador Junior de Dossier Geopolitico

II: Las Nuevas Carreteras de Seda alcanzan el siguiente nivel.

Por Pepe Escobar

El liderazgo de Beijing parece ser consciente de que la transparencia es clave para el éxito global de BRI, que ahora cuenta con el apoyo de más de 120 estados y territorios.

El Belt and Road Forum en Beijing fue una demostración gráfica de cómo los ajustes tácticos son esenciales para mejorar el atractivo de una estrategia global compleja. Hable sobre una versión turboalimentada de la legendaria máxima de Deng Xiaoping “cruzar el río mientras siente las piedras”.

A pesar de todo el enfoque de las declaraciones oficiales chinas, el presidente Xi Jinping hizo hincapié en una especie de “tres deberes” para el avance de las Nuevas Carreteras de Seda, o Belt and Road Initiative (BRI):  sostenibilidad de la deuda, protección del medio ambiente (o ” Crecimiento verde ”), y sin tolerancia a la corrupción.

Agregue a esto una batalla creciente contra el proteccionismo comercial, más acuerdos bilaterales de libre comercio, más financiamiento o inversiones, cooperación en mercados de terceros e incluso un plan para vender bonos de la Ruta de la Seda.

En su discurso de apertura, Xi destacó cómo funciona la cooperación multilateral en “seis corredores y seis canales que sirven a múltiples países y puertos”. Se refería a los seis principales corredores de conectividad de BRI que abarcan Eurasia, y al hecho de que BRI aún se encuentra en su etapa de planificación; La implementación en realidad comienza en 2021.

El diablo, por supuesto, está en los detalles de las múltiples promesas chinas: una mayor apertura del mercado chino a la inversión extranjera; la posibilidad de participación mayoritaria en sectores más industriales; No más transferencias de tecnología impuestas; más protección de los derechos de propiedad intelectual; y por último, pero no menos importante, no hay devaluación del yuan.

Y, sin embargo, Beijing está aprendiendo rápido. Xi y 37 jefes de estado firmaron el último comunicado conjunto , enfatizando la gobernabilidad y el desarrollo económico, desde Italia, Grecia y Portugal hasta Singapur y Tailandia, por no mencionar a nuevos miembros como Luxemburgo, Perú, Chipre y Yemen.

BRI ahora es compatible con no menos de 126 estados y territorios, además de una gran cantidad de organizaciones internacionales. Esta es la cara nueva, veraz y realista de la “comunidad internacional”, mucho más grande, diversificada y más representativa que el G20.

El liderazgo de Beijing parece ser consciente de que la transparencia es clave para el éxito global de BRI. El día de la inauguración del foro,  el ministro de Finanzas, Liu Kun, presentó un marco de sostenibilidad de la deuda de 15 páginas basado en estándares similares aplicados por el sistema de Bretton Woods: el FMI y el Banco Mundial.

Y el gobernador del Banco Popular de China (PBOC), Yi Gang, destacó cómo se debe evaluar la sostenibilidad de la deuda a largo plazo en relación con una mejor infraestructura, una mejor productividad, elevar los niveles de vida y reducir la pobreza. El PBOC ha financiado hasta $ 440 mil millones en proyectos BRI hasta el momento.

Se trata de Rusia-China

Con el respaldo de una vasta experiencia en construcción de infraestructura y tecnología de vanguardia, Beijing está dispuesta a renegociar prácticamente todo lo relacionado con BRI, desde préstamos bancarios hasta costos generales del proyecto, desde trenes de alta velocidad de Malasia y Tailandia hasta los puntos más finos de la China insignia. -Pakistan Economic Corridor (CPEC), desde la infraestructura física hasta la Ruta de la Seda Digital.

Tanto para la histeria de los medios estadounidenses sobre la “diplomacia trampa de la deuda” tóxica.

Además, Occidente, como de costumbre, ignoró lo que fue el punto clave del foro BRI: la profundización, en todos los frentes, de la asociación estratégica Rusia-China. Todo está aquí, en el discurso del presidente Putin .

Putin hizo hincapié en el ” desarrollo económico armonioso y sostenible y el crecimiento económico en todo el espacio euroasiático”. Señaló cómo el BRI “rima con la idea de Rusia de establecer una Asociación Euroasiática, un proyecto diseñado para” integrar marcos de integración “y, por lo tanto, promover una alineación más estrecha de diversos procesos de integración bilateral y multilateral que están actualmente en curso en Eurasia “.

He  informado  ampliamente sobre la crucial simbiosis BRI-Gran Eurasia. Y este fue exactamente el tema central de la discusión cuando Putin se reunió con Xi al margen del foro. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China destacó vigorosamente cómo Xi le pidió a Putin que fusionara los proyectos de infraestructura de la Unión Económica Euroasiática (EAEU) con el BRI.

Lo que debería esperarse de la fusión BRI-EAEU en curso, que también incluye el brazo económico de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO) y ASEAN, es un esfuerzo masivo y concertado de integración euroasiática.

Putin no podría haber sido más específico. “La Unión Euroasiática … ya ha firmado un acuerdo de libre comercio con Vietnam y un acuerdo provisional con Irán, allanando el camino para la creación de una zona de libre comercio. La preparación de instrumentos similares con Singapur y Serbia está a punto de completarse, y se están llevando a cabo conversaciones con Israel, Egipto y la India. Colaboramos activamente con la Organización de Cooperación de Shanghai y la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental “.

Todas las piezas caen en su lugar.

Al dirigirse al foro, Putin agregó otra dimensión atractiva, ya que la Ruta de la Seda Marítima impulsada por China posiblemente se unirá a la Ruta del Mar del Norte impulsada por Rusia, “emergerá una ruta global y competitiva que conectará el noreste, el este y el sureste de Asia con Europa” . Una vez más, la integración de Eurasia en la práctica.

Y luego están los otros centros clave de Eurasia, Irán y Pakistán.

Después de que Teherán e Islamabad lograron un acuerdo para una patrulla fronteriza conjunta en ambos lados de Balochistán, el siguiente paso lógico sería una integración más cercana relacionada con el BRI desde el suroeste de Asia hasta el sur de Asia.

El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, fue un participante clave en el foro, explicando la expansión que transformará Gwadar de una pequeña aldea de pescadores a un puerto global y una terminal de CPEC que unirá el Pacífico a través del Océano Índico con el Mediterráneo. Imran confirmó que Turquía también había sido invitada a formar parte de la CPEC.

Muchas piezas están cayendo lentamente en su lugar a través del inmensamente complejo tablero de ajedrez de integración euroasiática. Un vector clave ahora depende de que China pueda desarrollar, refinar y proyectar el poder blando.

BRI, además de ser el único proyecto de desarrollo global del siglo XXI, también es un ejercicio global de relaciones públicas. En comparación con la demonización geopolítica infantil de EE. UU., El juego de Pekín no es tan difícil; simplemente aprenda cómo vender adecuadamente el último cambio de paradigma geoeconómico a la Comunidad Internacional 2.0.Fuente Asia Time: https://www.asiatimes.com/2019/04/article/the-new-silk-roads-reach-the-next-level/

III: Estados Unidos fuera de paso  ¿y fuera de línea?

*POR DAVID MONYAE

El arte de bailar requiere la capacidad de escuchar con prudencia el ritmo de las canciones para alinear los movimientos del cuerpo con el ritmo de la música. Cada vez más, las respuestas de Estados Unidos a una China en ascenso se parecen a un bailarín sin ritmo.

Como bailarina, Washington ha demostrado que es tanto una bailarina torpe como una mala oyente del ritmo acelerado de la música posterior a la Guerra Fría. Esto es particularmente cierto cuando uno ve bailar a los Estados Unidos con las canciones tocadas desde Beijing.

En la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, los EEUU dominaron el baile de contención. Cuando la Unión Soviética amenazó al capitalismo occidental a través de la propagación del comunismo, Washington ideó una danza bien coordinada en respuesta a la música que emanaba de Moscú.

Aunque la danza fue torpe al principio con el surgimiento del macartismo, Washington perfeccionó la danza de la contención en el extranjero desplegando diferentes movimientos para diferentes regiones.

Una vez más, los Estados Unidos han reinventado un baile para la nueva era y el objeto de contención: China.

Al igual que la Unión Soviética, China parece representar un grave peligro para la hegemonía estadounidense. Sorprendentemente, China no busca difundir ninguna ideología en el mundo.

Aunque Beijing se adhiere al comunismo con características chinas, practica una variante del capitalismo liderado principalmente por el estado. Por lo tanto, no representa una amenaza para la economía de mercado de Washington.

A pesar de esta realidad, Washington implementa estrategias y tácticas similares en respuesta al ascenso meteórico de China como lo hizo durante la Guerra Fría.

La primera torpeza en las respuestas de Washington a China es anterior a la administración de Donald Trump. Cuando los países BRICS establecieron el Nuevo Banco de Desarrollo, Occidente generalmente reaccionó negativamente, percibiendo la Cooperación Sur-Sur como una amenaza para el Banco Mundial y el FMI. Reaccionó de manera similar hacia el BAII, banco asiático de inversión en infraestructura.

El mundo en desarrollo, especialmente África, necesita más financiamiento para el desarrollo que lo que las instituciones financieras que existen pueden pagar.

En segundo lugar, los Estados Unidos han respondido mal a la iniciativa de una Nueva Ruta de la Seda liderada por China.

En 2018, se promulgó una legislación bipartidista con el único propósito de contrarrestar el BRI en África a través de la “Ley de Mejor Utilización de las Inversiones que Conduce al Desarrollo” o la Ley de Construcción. Como resultado de esta ley, Washington creo la International Development Finance Corp (IDFC), la corporación financiera para el desarrollo internacional a fines de 2018.

Con solo un presupuesto de $ 60 billones Rands según Washington, el objetivo principal de IDFC es “crear herramientas de inversión más sólidas y flexibles para que las empresas estadounidenses creen empleo y ayuden a apoyar a pequeñas y medianas empresas en África”.

Este presupuesto es insuficiente para alcanzar objetivos estratégicos. Es una cantidad equivalente a la que Beijing compromete anualmente a todo el continente africano. También es la cantidad que China ha comprometido solamente con Pakistán. Todo el OBOR tiene un presupuesto total de $ 1 billón de dólares.

En tercer lugar, la respuesta de Washington a las tecnologías 5G superiores de Huawei expone sus propias debilidades en lugar de mostrar un liderazgo mundial en ciencia y tecnología.

En todo lo anterior, Washington demuestra la falta de innovación para competir con China. Es cada vez más difícil para Washington convencer a sus propios aliados en Europa para que abandonen la Nueva Ruta de la Seda liderado por los chinos o el uso de las tecnologías de Huawei.

En este contexto, se podría aconsejar a África que no se deje usar como una herramienta para la competencia entre las grandes potencias del sistema internacional.

* David Monyae es investigador en la Universidad de Johannesburgo, Sudáfrica.

FUENTE: https://www.iol.co.za/news/opinion/us-out-of-step-and-out-of-line-21835398

**traducción y adaptación: Juan Martin González Cabañas


Contexto Global

Con la conducción de Antonio Martinez Vidal y Julio René Sotelo. Un programa de análisis sobre política internacional. Realizaron una entrevista al Director de Dossier Geopolitico: Carlos Pereyra Mele, en el Programa CONTEXTO GLOBAL para la Televisión de CHACO.TV Temática: la Situación del “Sistema Mundo 2019” y como ello repercute sobre nuestro Continente y en especial sobre Venezuela.

Su exitosa estrategia utilizada en Occidente fracasa estrepitosamente en el comercio interno de China.

La poderosa primera Web mundial se ve obligada a desistir de su proyecto de expansión  y conquista del mercado interno del gigante asiático.

Su andadura  comenzó en 2004 con ingentes inversiones y enormes expectativas, pero 15 años después se ha comprobado que nunca logró acercarse mínimamente a los niveles de actividad de las plataformas locales.

Amazon cierra parte de su negocio en China

El grupo dejará de vender productos locales en sus plataformas del país tras sucumbir a la dura competencia de Alibaba y JD.com https://elpais.com/economia/2019/04/19/actualidad/1555670461_450724.html

EL FRACASO SE DEBE A QUE EN CHINA, SE VIO OBLIGADA A RESPETAR LAS ESENCIAS BÁSICAS DEL CAPITALISMO, COMO LO SON LA LIBRE COMPETENCIA, LA LEY DE LA OFERTA Y LA DEMANDA, Y EL PAGO INTEGRO DE IMPUESTOS

En Occidente, por el contrario, goza de la ventaja de una desmesurada brecha con el resto de empresas on-line, gracias al infinito apoyo del mundo financiero. Eso se traduce en que disfruta de un monopolio de tamaño universal, lo que conlleva a la falta absoluta de competencia. Y para rematar sus privilegios, paga unos impuestos ridículos debido a que a la hora de tributar, se radica no solo en paraísos fiscales, sino también en varios países de la Unión Europea, que le sirven de cobertura para “evadir legalmente”  los impuestos.

TODA UNA PARADOJA PARA LOS PAÍSES CENTRALES DEL CAPITALISMO, CUANDO UNA DE SUS EMPRESAS DE BANDERA  Y DE MAYOR ÉXITO, FRACASA POR TENER QUE CUMPLIR, EN PAÍSES TEÓRICAMENTE PERIFÉRICOS, CON LA PROPIA DOCTRINA CAPITALISTA.

Como es costumbre, los medios de prensa occidentales, tratan de minimizar sus derrotas comerciales frente a China, con el infrautilizado argumento político y de la supuesta falsa democracia que vive.

Sin embargo está comprobado que otras grandes y poderosas empresas extranjeras como Apple y Microsoft  SI HAN CONSEGUIDO ESTABLECERSE EN CHINA TODA VEZ QUE HAN CUMPLIDO CON LAS CONDICIONES DE MERCADO

Eduardo Bonugli

Madrid, 20/04/19

Representante de Dossier Geopopolitico en España