Entradas

Por Sergio Rodríguez Gelfenstein (que autoriza su publicacion en Dossier Geopolitico)

El recientemente finalizado XX Congreso del Partido Comunista de China (PCCh) persistió en la directriz de reunificación pacífica del país bajo la idea de sostener dos sistemas políticos por un período de tiempo. Bajo el principio de la existencia de una sola China, el PCCh se ha propuesto promover “consultas amplias y profundas con todos los partidos, círculos y personalidades de los diversos estratos sociales de Taiwán acerca de las relaciones inter ribereñas y la reunificación de la patria con vistas a propulsar juntos el desarrollo pacífico de estas relaciones y el proceso de reunificación pacífica de la patria” según reza el texto del informe presentado al Congreso por el secretario general Xi Jinping.

No obstante a eso, el documento señala con exactitud que el conflicto debe resolverse internamente a partir de la decisión tomada por el pueblo chino. Por ello, aunque se persistirá en la perspectiva de la reunificación pacífica, China nunca se avendrá a renunciar al uso de las armas y se reservará la opción de tomar todas las medidas necesarias. El informe precisa que esta decisión no va dirigida contra los taiwaneses sino contra “la intromisión de fuerzas externas, así como contra una ínfima minoría de secesionistas adeptos a la ´independencia de Taiwán` y contra sus actividades secesionistas”.

Casi exactamente un mes después de haber pronunciado estas palabras, Xi Jinping se reunió en Bali, Indonesia con su homólogo estadounidense Joe Biden. En dicha ocasión, el presidente chino le hizo saber a su colega norteamericano que la cuestión de Taiwán está en el núcleo mismo de los intereses centrales de China, que es la base del fundamento político de las relaciones entre China y Estados Unidos, y “constituye la primera línea roja que no se debe traspasar en los nexos chino-estadounidenses”.

Estos hechos, al parecer han constituido factores fundamentales –pero no únicos- en la decisión de los taiwaneses de propinarle una contundente derrota al gobernante Partido Democrático Progresista (PDP) en las elecciones municipales del pasado domingo 27 de noviembre.

Otros factores también intervinieron en los resultados electorales. Aunque resulte paradójico, la controversial visita en agosto de la ex presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos Nancy Pelosi y la guerra en Ucrania jugaron en contra del partido gobernante. El pueblo taiwanés actuando con prudencia y pragmatismo, observó por una parte las repercusiones de la visita de Pelosi y el gigantesco ejercicio militar desarrollado por China que en los hechos bloqueó la isla por mar y aire. Por otro lado, la guerra en Ucrania ha mostrado las consecuencias que pudiera tener un conflicto bélico de grandes dimensiones como es de esperarse que ocurra si Taiwán se propusiera acceder a la independencia. Como dice el analista español Xulio Ríos, los taiwaneses no conocen la guerra desde hace más de setenta años y la perspectiva de un conflicto no es algo que desearían para su futuro.

El PDP, fundado en 1986 ha sido el principal impulsor de las ideas “independentistas” de Taiwán respecto de China. Llegó al poder por primera vez a comienzos de siglo para gobernar durante el período 2000-2004, ganando nuevamente las elecciones en 2016 de la mano de su líder, la actual “presidenta” Tsai Ing-Wen quien ha asumido una política mucho más agresiva respecto de China enarbolando una inflexible propuesta “independentista”.

Por su parte, el partido Kuomintang que surgió como portador de ideas progresistas durante la monarquía y como gran promotor de la república bajo el liderazgo de Sun Yat -sen, tuvo un trascendental corrimiento a la derecha tras la asunción de su máxima dirección por parte de Chiang Kai-shek en 1926. Después de finalizada la guerra civil que concluyó con la victoria del PCCh en 1949, lo que a su vez condujo a la creación de la República Popular China, Chiang y el Kuomintang se refugiaron en Taiwán bajo protección de Estados Unidos que desde entonces ha sostenido a su gobierno, incluso concediéndole la silla correspondiente a China en la ONU y en el Consejo de Seguridad hasta 1971.

La creación del PDP durante el año 1986, puso fin -al año siguiente- al régimen de partido único dirigido por el Kuomintang que sin embargo se mantuvo en el poder ininterrumpidamente hasta el año 2000. No obstante, durante los últimos años sostuvo un acercamiento a la República Popular China y al PCCh bajo la política de las tres negaciones: no a la independencia, no a la unificación y no al uso de la fuerza. Este manejo permitió construir una suerte de tregua sustentada en la no agresión y en avanzar en el desarrollo de una cooperación mutuamente ventajosa que llevó incluso a que el presidente Xi Jinping se reuniera en noviembre de 2015 en Singapur, con Ma Ying-yeou , máximo gobernante de Taiwán y líder del Kuomintang en ese momento.

Pero la llegada del PDP al poder en 2016 bajo liderazgo de Tsai, significó una reversión de todo lo adelantado, creando además condiciones para un incremento de las tensiones en el mar del sur de China, el entorno de Taiwán y toda la región. Esta política apoyada por Estados Unidos a fin de justificar su presencia intervencionista en la región ha llevado a que la misma sea considerada la zona de mayor peligro en el planeta, solo superada en tiempos recientes por Ucrania, toda vez que en los últimos años se han desplegado diversidad de pertrechos nucleares, sobre todo en navíos de guerra y aviones.

Esta decisión de Washington, adelantada tanto por las administraciones demócratas como las republicanas ha alcanzado niveles de paroxismo desde la llegada al poder de Joe Biden quien ha ordenado incrementar los desafíos a Beijing a través de una mayor presencia militar de la Armada estadounidense en los mares adyacentes a China y acciones injerencistas que violan los acuerdos bilaterales que se establecieron entre los dos países bajo el principio de la existencia de “una sola China”. Todo esto con el fin de provocar tensiones que mantengan el conflicto y le garanticen a Estados Unidos un incremento de la venta de armas a la región y de forma particular a Taiwán. El gobierno del PDP y de Tsa Ing-wen ha sido leal aliado de Estados Unidos en el cumplimiento de estos objetivos.

Aunque algunos analistas afirman que en las elecciones municipales no son influidas en demasía por la forma como se maneja la relación con China sino que son solo un mecanismo por el cual los ciudadanos evalúan la gestión local en cuanto a eficiencia, corrupción y buen uso de los recursos, lo cierto es que estos resultados tienen un ascendiente en todo Taiwán porque se consideran un termómetro de cara a las elecciones generales de 2024, además, el contexto hace que tengan influjo en lo regional y global.

La alianza Pan Azul que forma el Kuomintang junto al partido Primero el Pueblo y el Partido Nuevo logró obtener la victoria en 16 de los 21 distritos y en 9 de las 15 mayores ciudades del territorio, incluyendo la Capital Taipéi, lo cual configura una abrumadora derrota para el PDP.

Pero, los resultados electorales deben interpretarse no sólo como un descalabro para el PDP y las ideas “independentistas” en Taiwán, también como un fracaso del partido demócrata de Estados Unidos, de Joe Biden y de la propia Nancy Pelosi, aunque ya no tenga mayor influencia en la política de su país. En este sentido, Washington debe tomar nota de lo ocurrido, viéndose obligado a replantear algunos elementos de su política hacia China, sobre todo con relación a Taiwán

Por otro lado, estos comicios podrían marcar un punto de inflexión en la relación entre China y Taiwán, reinaugurando una época de diálogo bilateral y coexistencia pacífica, estableciendo mecanismos de cooperación mutuamente ventajosos para ambos lados del Estrecho de Taiwán.

Twitter:@sergioro0701 Las opiniones expresadas son responsabilidad exclusiva del autor/autora y no representan necesariamente la posición de Dossier Geopolitico

La asociación Rusia-India tiene el potencial de dar forma a la geopolítica de la región euroasiática

Por Andrés Korybko para FORCE

Sanjaya Baru es economista, ex editor de periódico, autor de best-sellers y ex asesor del primer ministro Manmohan Singh. También pasa a ser uno de los pensadores que más profundamente entiende las complejidades del orden mundial contemporáneo. Baru propuso el concepto de lo que él llama bi-multipolaridad en su artículo titulado ‘La geoeconomía de la multipolaridad’. Fue publicado en el libro ‘ Asia entre multipolarismo y multipolaridad ‘ que fue publicado el año pasado por el Instituto Manohar Parrikar para Estudios y Análisis de Defensa (IDSA). Baru también es un miembro distinguido de IDSA.

La bi-multipolaridad, como él la define, es una evolución del concepto de uni-multipolaridad del difunto Samuel P. Huntington. El artículo de Baru reconoce la existencia de tres civilizaciones principales en Asia, la china, la india y la islámica, que señala que han «existido una junto a la otra durante siglos». En el contexto geopolítico actual, «Estados Unidos y China son las dos potencias dominantes, pero su poder está limitado por la presencia de varias «potencias importantes»: India, Irán, Japón, Rusia, Turquía, el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y la ASEAN.’ Estos países trabajan activamente para equilibrar la influencia de ese par dominante en Asia.

El experto indio explica que “si bien a cada una de las principales potencias asiáticas le gustaría individualmente que EE. UU. equilibrara a China dentro de Asia, no se unirían a EE. UU. en una estrategia de contención contra China.

Todos preferirían una Asia multipolar pero reconocen, como Huntington, que llevará tiempo antes de que Asia se vuelva verdaderamente multipolar”. Su concepto es intrigante incluso si su participación en el Quad cuestiona su evaluación de que India y Japón no se están uniendo a EE. UU. en una estrategia de contención contra China. Japón está sólidamente del lado de EE. UU., aunque India sigue practicando una política regularmente recalibrada de alineación múltiple entre EE. UU. y Rusia.

Dejando a un lado estos detalles, que no son de ninguna manera insignificantes, el concepto de bi-multipolaridad de Baru merece ser discutido más ampliamente porque identifica profundamente la tendencia de las principales potencias asiáticas a equilibrar a los estadounidenses y chinos dominantes a través de medios geoeconómicos y geopolíticos. . Se le dio la oportunidad de crear una mayor conciencia de sus observaciones estratégicas durante su última entrevista con el medio de comunicación internacional ruso Sputnik. Sus puntos de vista se publicaron junto con otros expertos en el artículo titulado ‘Un aliado impredecible: ¿El pacto AUKUS socava la importancia del Quad?’

Acto de equilibrio de Rusia

En realidad, fue esta pieza la que me llamó la atención sobre el concepto de bi-multipolaridad de Baru y me inspiró a investigar más al respecto. Descubrí que se alinea muy de cerca con mis propios puntos de vista que expliqué en dos artículos a principios de este año. El primero fue para el Express Tribune de Pakistán y fue una refutación del teórico del realismo estructural de renombre mundial John Mearsheimer publicado bajo el título ‘Por qué los realistas estructurales están equivocados al predecir que Rusia ayudará a los Estados Unidos contra China’. Llamé la atención sobre lo que Baru podría describir como la política bipolar multipolar de Rusia para equilibrar el ascenso de China de una manera suave a través de su asociación estratégica con India.

La segunda pieza fue para el Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia (RIAC), un prestigioso grupo de expertos en el que el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, se desempeña como Presidente de la Junta de Síndicos. Titulado ‘Hacia una multipolaridad cada vez más compleja: escenario para el futuro’, mi análisis pronostica un futuro en el que las principales potencias de Asia se involucran en complejos actos de equilibrio entre sí con el objetivo de acelerar el orden mundial multipolar emergente. Ambos artículos citaron el artículo académico del que fui coautor el año pasado para Vestnik , la revista oficial del Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO). 

MGIMO está dirigido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia y capacita al cuadro diplomático del país. Mi artículo en coautoría para ellos se tituló ‘Las perspectivas de que Rusia e India lideren conjuntamente un nuevo movimiento de países no alineados’. Se basa en dos artículos publicados el año anterior en 2019 por expertos rusos para el Valdai Club, otro prestigioso grupo de expertos ruso, que proponen que estos socios estratégicos especiales y privilegiados lideren conjuntamente una forma más moderna del Movimiento de Países No Alineados para mejorar su y las capacidades de equilibrio de sus socios entre China y Estados Unidos. Argumenté que este neon-NAM, como lo denominé, tiene perspectivas prometedoras.

Lo que mi trabajo y el de Baru tienen en común es que reconocen el papel de liderazgo de China y EE. UU. en la configuración del orden mundial emergente, uno en el que las principales potencias como India y Rusia están equilibrando activamente entre esos dos países, además de intensificar las relaciones con uno. otro para sostener las tendencias multipolares que les otorgan a ellos ya sus socios en posiciones similares una mayor autonomía estratégica dentro de este sistema. Baru se centra más en el marco conceptual en el que operan todos estos jugadores, mientras que yo dedico más atención al eje ruso-indio dentro de él. Nuestros respectivos trabajos son por lo tanto complementarios.

El Triángulo Rusia-Estados Unidos-China

El orden bi-multipolar que describe Baru y que yo suscribo es sumamente complejo por la multitud de actores involucrados y los riesgos de que movimientos de varios ejes provoquen inadvertidamente dilemas de seguridad con otros como el que advierto entre Rusia e India en un por un lado y China por el otro. El gran objetivo estratégico de Estados Unidos es dividir y gobernar Asia a través de su manipulación de los triángulos Rusia-Estados Unidos-China e India-Estados Unidos-China. Esta política de triangulación dual es extremadamente astuta, ya que tiene como objetivo explotar las preocupaciones preexistentes de Rusia e India con respecto a China para crear escenarios que compliquen aún más las cosas para la República Popular.

Para explicarlo, Rusia teme volverse desproporcionadamente dependiente de China, lo que expresó recientemente su influyente académico Sergey Karaganov en una entrevista en agosto. Analicé sus puntos de vista en mi artículo en ese momento para el medio de información en línea OneWorld titulado ‘El erudito ruso Karaganov articuló el acto de equilibrio de Rusia con China’. Para evitar esto, Rusia está explorando la posibilidad de un acercamiento a la UE para contrarrestar la creciente influencia de China sobre su economía. También es pionera en lo que describí como su ‘Ummah Pivot’ con los países de mayoría musulmana más allá de su frontera sur.

Expliqué más este concepto en mi serie analítica de dos partes para la RIAC a principios de este verano, publicada bajo los títulos ‘Los desafíos geoestratégicos del pivote Ummah de Rusia’ y ‘El pivote Ummah de Rusia: oportunidades y participación narrativa’. Se puede resumir como la aplicación creativa de Rusia de políticas bipolares en el norte de África, Asia occidental, el sur del Cáucaso, Asia central y el sur de Asia con el objetivo de aumentar su papel general en los asuntos de los países interesados. En el contexto de este presente análisis, el ‘Ummah Pivot’ reduce la dependencia posterior a Crimea de Rusia de China y complementa sus compromisos diplomáticos con la UE.

Estos dos vectores combinan a la perfección con su asociación estratégica especial y privilegiada con India para crear un enfoque triple para equilibrar suavemente el ascenso de China en Asia, lo cual es una observación que no ha escapado a la atención de los políticos estadounidenses. Aunque todavía existe cierto debate dentro del establecimiento estadounidense sobre si Rusia o China constituyen el mayor desafío estratégico de su país, la tendencia más reciente ha sido reducir comparativamente la presión sobre Rusia a través de intentos de regular la competencia de EE. UU. con ella para que Washington se concentre más en que contiene China.

Esto se evidencia a través de la decisión de la Administración Biden de renunciar a la mayoría de las sanciones Nord Stream II, la reunión del presidente estadounidense con su homólogo ruso en Ginebra y la cooperación de bajo nivel pero pragmática en Afganistán y Siria. Estos movimientos tienen como objetivo alentar las tendencias de un acercamiento entre Rusia y la UE y el ‘Ummah Pivot’ dentro de límites manejables para Estados Unidos a fin de reducir indirectamente la dependencia de Rusia de China con el fin de reforzar las capacidades de equilibrio multipolar de Moscú contra ella. Cuanto menos dependiente se vuelve Rusia de China, se piensa, menos China puede beneficiarse de ello.

El Triángulo India-Estados Unidos-China

La dimensión india de la política de triangulación dual de EE. UU. está dirigida más explícitamente contra los intereses chinos y se relaciona con confiar en el estado del sur de Asia como socio clave en su deseo compartido de contener a la República Popular de maneras mucho más directas que el acto de equilibrio de Rusia. Estados Unidos espera aprovechar las tensiones preexistentes entre estas potencias asiáticas en una variedad de temas, desde su frontera en disputa hasta las cadenas de suministro, la tecnología y el comercio, para provocar un dilema de seguridad más pronunciado que luego pueda explotarse aún más. El objetivo ideal de Estados Unidos es convertir a India y China en enemigos irreconciliables a través del Quad.

Sin embargo, el desafío estadounidense últimamente es que los líderes indios no parecen estar tan entusiasmados con esto como antes después del conflicto fronterizo del año pasado con China. Uno podría haber predicho que esto habría hecho que ese escenario fuera aún más probable cuando en realidad parece haber influido en India para reconsiderar si debería convertir a China en un enemigo irreconciliable. Esta observación es validada por la mejora de las relaciones ruso-indias a partir de ese momento después de que inesperadamente se caracterizaron por una creciente desconfianza durante el año anterior debido al deseo comparativamente más entusiasta de la India de aliarse con Estados Unidos contra China.

Estados Unidos está en contra de esa tendencia porque teme que Rusia pueda influir en India para moderar su gran estrategia anti-china por pragmatismo y así permitir que Moscú maneje el dilema de seguridad de sus dos socios estratégicos con un riesgo reducido de que sea explotado por fuerzas externas para dividirlos y dominarlos. Esa es la razón principal por la que amenazó con sancionar a Nueva Delhi por su compromiso de cumplir con su acuerdo para comprar sistemas de defensa aérea S-400 de Moscú. Sin embargo, esto fue contraproducente y en realidad sirvió para acelerar la mejora de las relaciones ruso-indias.

Washington pensó erróneamente que podría sabotear su asociación estratégica especial y privilegiada a través de sanciones y amenazas, pero fracasó. India sabiamente llegó a temer que EE. UU. quisiera forzarla a una relación de dependencia desproporcionada similar a la que Rusia teme caer con China. Si Nueva Delhi se hubiera retirado del acuerdo S-400, habría arruinado las relaciones con Moscú, provocado una crisis dentro del complejo militar-industrial del estado del sur de Asia que todavía está estrechamente integrado con la Gran Potencia de Eurasia; y esencialmente habría convertido a India en el ‘socio menor’ de los Estados Unidos a perpetuidad.

El eje ruso-indio

Ante esta gran amenaza estratégica a su soberanía, India una vez más recalibró su política de alineación múltiple para otorgar un papel más importante a Rusia con la intención de confiar en ella para contrarrestar suavemente el intento de EE. UU. de obligar a India a una peligrosa relación de dependencia desproporcionada. Si bien EE. UU. puede alentar indirectamente a los vectores europeo y ‘Ummah Pivot’ del acto de equilibrio de Rusia y apoyar directamente a India contra China a través del Quad para finalmente crear escenarios más complicados para la República Popular, no logró influir en el eje Rusia-India. eje dentro de este sistema bi-multipolar.

Rusia e India son conscientes de sus posiciones similares dentro de la política de triangulación dual de EE. UU. para dividir y gobernar Asia, y las relaciones basadas en la confianza entre ellos explican por qué han restaurado la importancia de su asociación estratégica especial y privilegiada para coordinar su se mueve dentro de este marco en adelanto de sus intereses multipolares compartidos. Sin embargo, aún deben tener mucho cuidado para no hacer ningún movimiento que pueda inadvertidamente jugar en los grandes planes estratégicos de los EE. UU. al provocar un dilema de seguridad con China, de ahí la necesidad de proceder con mucho cuidado en el futuro próximo para que sus ambiciosos objetivos no se vean afectados. por nada

Es aquí donde mi propuesta para el neo-NAM puede ser más pertinente en el contexto del concepto de bi-multipolaridad de Baru. Rusia e India quieren fortalecer su autonomía estratégica con respecto a China mientras evitan la trampa de provocar inadvertidamente un dilema estratégico con China girando demasiado hacia la UE y la ‘Ummah’ y/o los EE. UU. respectivamente. Los grandes objetivos estratégicos y las sensibilidades de las grandes potencias con respecto a China las convierten en socios naturales y deberían servir para inspirarlas a confiar más unas en otras. Hay dos medios a través de los cuales esto se puede lograr con diferentes riesgos de provocar a China.

Equilibrio geoeconómico

El ‘Ummah Pivot’ de Rusia puede ver a Moscú aprovechando su nueva influencia en este espacio transregional para facilitar la conectividad geoeconómica de la India con estos países y más allá. Esto se puede lograr reviviendo el estancado Corredor de Transporte Norte-Sur (NSTC) y apoyando el futuro Corredor Árabe-Mediterráneo (AMC). El primero se relaciona con la apertura de las puertas para la India en Asia Central, Rusia y el Mar Negro a través de Irán, mientras que el segundo implica que el estado del sur de Asia sea pionero en un corredor con Europa a través de los países del CCG de Asia occidental e Israel, ambos de Rusia. socios, siendo este último uno excepcionalmente cercano.

Ya se sabe mucho sobre el NSTC, pero se ha dicho muy poco sobre el AMC. El profesor Michaël Tanchum, miembro principal del Instituto Austriaco de Política Europea y de Seguridad, así como miembro no residente del Instituto de Oriente Medio, entre otras muchas distinciones profesionales, publicó un informe detallado sobre el AMC en la Universidad Nacional de El Instituto de Estudios del Sur de Asia de Singapur en agosto tituló ‘El corredor árabe-mediterráneo de la India: un cambio de paradigma en la conectividad estratégica con Europa’. Debe ser leído en su totalidad por aquellos que estén interesados ​​en aprender más sobre este corredor.

Si tiene éxito, entonces este vector de la política geoeconómica de alineación múltiple de la India resultaría en el fortalecimiento de su autonomía estratégica sin provocar a China o aumentar la dependencia desproporcionada de los EE. UU. En cuanto a lo que la India puede hacer por Rusia, puede invertir más en la región del Lejano Oriente rica en recursos de su socio y abrirle puertas económicas en la ASEAN a través de la cual atraviesa su recién creado Corredor Marítimo Vladivostok-Chennai (VCMC) desde 2019, y en el que New Delhi ya tiene mucha influencia. India también puede posicionarse para convertirse en la pieza central de la futura política del Indo-Pacífico de Rusia, que aún no se ha formulado oficialmente.

Estas propuestas complementarias crean la base geoeconómica sobre la cual se puede construir neon-NAM para coordinar los actos de equilibrio de los principales países con una posición similar frente a China y EE. UU. en el sistema bipolar contemporáneo. Los países más pequeños de Asia, así como de África, también podrían gravitar hacia esta red liderada conjuntamente por Rusia e India si finalmente se vuelve lo suficientemente influyente como para funcionar como un tercer polo de facto. Sus intereses estratégicos superpuestos en este sistema internacional en evolución compleja también podrían inspirarlos a crear un poderoso bloque de votantes dentro de la ONU para equilibrar políticamente la influencia china y estadounidense allí.

Diplomacia militar

Otro elemento a tener en cuenta es la dimensión de la ‘diplomacia militar’ del neon-NAM. Este concepto se refiere al uso de medios militares distintos de la acción cinética para lograr fines estratégicos. La forma rusa tiene a Moscú vendiendo armas a pares de países rivales como Armenia y Azerbaiyán, China e India, China y Vietnam, Irán y Arabia Saudita, y Siria y Turquía para mantener el equilibrio militar entre ellos y alentar soluciones políticas. a sus disputas. Mientras tanto, el estilo estadounidense tiene como objetivo romper ese equilibrio al privilegiar a un país en una disputa para alentarlo a emprender acciones militares unilaterales.

Rusia e India tienen la oportunidad de practicar una forma pragmática de ‘diplomacia militar’ a través de sus planes para exportar los misiles de crucero supersónicos BRAHMOS producidos conjuntamente a Filipinas y quizás también a otros países como Vietnam que están involucrados en disputas territoriales con China. El propósito de hacerlo es competir con la forma desestabilizadora de ‘diplomacia militar’ de Estados Unidos allí para mantener el equilibrio de poder y alentar a todas las partes a resolver pacíficamente sus disputas. En teoría, esta política podría replicarse entre todos los países que participan en el neon-NAM liderado conjuntamente, con acuerdos preferenciales entre ellos.

Sin embargo, es esta posibilidad de políticas bi-multipolares la que corre el mayor riesgo de provocar a China, si no se gestiona adecuadamente, por lo que Rusia e India deberían proceder con la máxima cautela si deciden practicarla. He elaborado más sobre estas preocupaciones en el artículo que escribí para Express Tribune a fines de 2020, titulado ‘Por qué es riesgoso para Rusia exportar misiles BrahMos al Mar de China Meridional’. Incluso si se toma la decisión de limitar la práctica de su ‘diplomacia militar’ conjunta en esta región, todavía se puede llevar a cabo en otras partes de Afro-Eurasia para dar a los países socios una elección muy necesaria entre las armas chinas y estadounidenses.

Un llamado a más literatura académica

Si bien aún no se ha determinado la dinámica específica de la asociación estratégica Rusia-India potencialmente ampliada, particularmente en el contexto del neon-NAM propuesto, debe quedar claro para quienes toman las decisiones que la expansión integral de su relación es mutuamente beneficiosa en el binomio. contexto multipolar ya que refuerza sus respectivas autonomías estratégicas frente a China y EE.UU. Ni Rusia ni India quieren volverse desproporcionadamente dependientes de China, aunque tampoco quieren provocarlo ni someterse estratégicamente a Occidente (UE y EE.UU. respectivamente).

Sus esfuerzos individuales para equilibrar a China en diferentes grados (Rusia es mucho más amable que India) son comprensibles teniendo en cuenta sus intereses compartidos en relación con ese país, pero no deben ser explotados directa o indirectamente por EE. UU., respectivamente, con el fin de provocar un dilema de seguridad. entre ellos y la República Popular como Estados Unidos pretende hacer a través de su política de triangulación dual. Por lo tanto, tiene sentido que coordinen sus actos de equilibrio más de cerca, especialmente porque es su eje el que Estados Unidos quería sabotear tan desesperadamente.

Por lo tanto, el eje Rusia-India puede describirse como el eje más fundamental dentro del concepto de bipolaridad de Baru. Ningún otro par de grandes potencias tiene el mismo potencial para dar forma a la situación estratégica en Asia que ellos. Se debe realizar más trabajo académico para explorar los medios a través de los cuales pueden equilibrar conjuntamente la influencia china y estadounidense en el continente sin provocar inadvertidamente un dilema de seguridad con ninguno de ellos y, al mismo tiempo, influir en otros países en posiciones similares para que sigan su ejemplo. Por lo tanto, Rusia e India, más que nadie, pueden hacer lo máximo para promover la causa compartida de la multipolaridad asiática.

FORCE Revista dedicada a la Seguridad Nacional y la  Defensa, y la Industria de la Defensa India: FORCE tiene la base de suscripción más grande dentro de las tres fuerzas armadas (Ejército indio, IAF y Marina) y paramilitares (CRPF, BSF, ITBP y SSB) en India. FORCE también es muy leído en la industria, por los responsables políticos, la comunidad estratégica y los lectores en general.
https://forceindia.net/guest-column/towards-bi-multipolarity/

El ministro de Asuntos Exteriores de la India, S. Jaishankar, con sus homólogos de Rusia y China durante la Reunión de la OCS

…“América Latina También Afectada por la Guerra Híbrida Global”…En nuestra columna semanal de Geopolítica, que se difunde desde hace 16 años en la Radio del Club de La Pluma, el Director de Dossier Geopolitico DG, analiza está semana varios evento que ocurrieron en nuestra América Latina y las consecuencias de la guerra Económica global del mundo anglosajón y sus súbditos europeos contra Rusia y también contra el mundo Euroasiático y del Sur Global.

En una primera parte analizamos el porqué es y ha sido siempre una decisión de quien les habla dar clases de geopolitica radial desde hace décadas para dar luz ante tanta oscuridad reinante y mas que ahora que encontramos tanto seudo analista geopolitico que surgieron como hongos después de una lluvia copiosa por ejemplo para analizando la Guerra de Ucrania

AUDIO:

Bien…Semana importante e interesante en nuestra zona de contacto Suramericana, explicamos la situación difícil del gobierno del Perú con un Pedro Castillo cercado por una oposicion salvaje y la llegada de la OEA para monitorear el conflicto. 

Por otro lado la situación positiva de la semana son las reuniones  del Gobierno de Gustavo Petro de Colombia y la Guerrilla del ELN negociando una alternativa de Paz para la hermana República, conversaciones que se realizan en territorio Venezolano con la mediación del Gobierno de Maduro, pero dejando en claro que el peligro de la acción de los sospechosos de siempre para crear Caos y División en nuestros países está muy presente..

También informamos sobre la LA BATALLA POR MÉXICO contra AMLO del colega Heinz Dieterich y que difundimos en nuestra página web de Dossier Geopolitico 

 https://dossiergeopolitico.com/2022/11/25/6184/  como también un importante aporte de colega Sergio Rodríguez Gelfenstein que nos envio sobre: LÍNEAS DE ACCIÓN QUE ESTABLECE EL XX CONGRESO DEL PCCH 2022  https://dossiergeopolitico.com/2022/11/25/6180/

Y para demostrar que la real catastrófica situación que arrastra la subordinación automática de Europa tras los planes Geopoliticos y Geoestratégicos de USA, es conocida, difundimos un artículo de un  tanque de pensamiento europeo, por lo cual, debemos concluir que las decisiones adoptadas por sus líderes (!) no son ingenuas o desconocidas sus consecuencias desastrosas para sus propios países, en este caso la Escuela de Guerra Económica de Francia con un articulo CHRISTIAN HARBULOT, GUERRA ECONÓMICA: ¿QUIÉN ES EL ENEMIGO? https://dossiergeopolitico.com/2022/11/22/6158/ 

La Guerra en Ucrania sigue y ahora Zelenski recibe el “apoyo” del Rishi Sunak Primer Ministro nuevo inglés, para seguir luchando hasta el “último” ucraniano, por otro lado luego de la cacareada “ofensiva” en Kerson término como lo afirmamos otra “victoria Pírrica” mas y llevando mas al medioevo a ucrania y con el Gral. Invierno ya en el territorio

Dentro de la Guerra Híbrida Global impulsada por USA encontró una de sus aristas la Guerra Económica con el tema de los “precios cuidados” que quiere imponer el G7 con tope de 65/70 dólares por barril y aquí analizamos que es parte de un show mediático, pero que lo que pasa es la triangulación de los recursos energéticos rusos que siguen ingresando tanto a europa y también a EEUU o sea como dirían los rockeros “Hipocresía al palo” y también profundizan las divisiones interna entre los socios de la Unión Europea.

Prof. Lic. Carlos Pereyra Mele

Director de Dossier Geopolitico DG

ANEXO SOBRE EL TEMA PRECIO PETRÓLEO RUSO Y LAS SANCIONES:

El partido de ajedrez (recordar que especialmente que los rusos son muy buenos en ese juego ciencia) en la guerra híbrida global, demuestra todas las tonteras que se hablan y se repiten como loros viejos de sanciones=consecuencias de EEUU/Europa ( tal como lo expuse el «tope» de 65/70 dólares que quiere imponer al petróleo lo favorece a Rusia, algunos hablan de 20 dólares el barril -?- ). Pero ahora el laberinto energético europeo sufre una nueva situación de estrés: “el decreto de Putin», sobre los sancionadores del G7 está causando muchísima preocupación ya que podría incluir otros elementos: Gas, Carbón y URANIO también. Bueno veremos como se realizarán las negociaciones entre los «consumidores» y vendedores y ya veremos cómo inventan saltarse sus «propias» sanciones

EN EL ÍNTERIN LA GUERRA SIGUE EN UCRANIA (menos prensa) ATACAN A TURQUÍA IRÁN y siguen con agresividad CONTRA CHINA con TAIWAN

Hurgando en los documentos del XX Congreso del Partido Comunista de China.

Sergio Rodríguez Gelfenstein

Hurgando en algunos de los documentos del XX Congreso del Partido Comunista de China (PCCh), en sus conclusiones y repercusiones, es posible descubrir aspectos bastante desconocidos o poco divulgados en nuestros países. Voy a exponer cuatro de ellos que me parecen sustanciales para entender la lógica de este evento y tratar de desentrañar hacia dónde marcha el gigante asiático. Son ellos:

1. Orientación científica como eje de la nueva conducción del PCCh.

Para ejercer su liderazgo, el XX Congreso del PCCh ha elegido una mayor cantidad de dirigentes provenientes del área científica y tecnológica. Esta prioridad no solo se ha verificado en el Buró Político, también en el Comité Central (CC). En este sentido, al menos seis nuevos miembros del Buró Político cuentan con calificación en los campos de la ciencia y la tecnología. Destacan dos de ellos provenientes del programa espacial de China y dos expertos en medio ambiente. Otro, emerge desde la industria de la defensa y uno de la salud pública, cuatro estudiaron en el extranjero en áreas como seguridad nuclear y ciencias ambientales en países como Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos y Rusia, uno de ellos es exalumno de un programa ejecutivo de Harvard.

Algo similar ocurre en el Comité Central de la organización de los comunistas chinos. Entre los 205 miembros electos, hay 29 procedentes de las academias chinas de ciencias e ingeniería. Además, el 98,9% de los miembros de esa instancia, tienen al menos un título de posgrado en diversas áreas científicas. 

Del mismo modo, hay una mayor cantidad de altos mandos militares integrantes del nuevo CC que tienen un historial en los ámbitos de la ciencia y la tecnología, incluyendo a 5 que inicialmente se desarrollaron en el campo científico militar entre ellos, uno de los principales diseñadores de aviones de combate para las fuerzas armadas chinas, el Ejército Popular de Liberación (EPL).

Mientras el país se enfrenta a cada vez mayor cantidad de limitaciones por parte de Estados Unidos, incluidas las prohibiciones de tecnologías avanzadas de chips, el secretario general Xi Jinping, ha prometido impulsar la investigación científica y tecnológica china y lograr la «autosuficiencia» de la tecnología, lo cual se ha manifestado en la nueva composición de las más altas instancias del partido. 

2. Exposición de un nuevo modelo de modernización.

El nuevo modelo de modernización expuesto en el XX Congreso del PCCh se diferencia radicalmente del modelo occidental fundamentalmente porque está centrado en los ciudadanos, no en el capital. Así mismo, acorde a la tradicional filosofía china que se sustenta en la búsqueda del equilibrio y la armonía, el PCCh ha propuesto edificar un patrón de “prosperidad común” en vez de una sociedad polarizada entre ricos y pobres. En este sentido, el PCCh ha planeado imbricar el desarrollo material y el espiritual contrarrestando la visión occidental que demanda la felicidad a partir de altos niveles de consumo, despilfarro y ostentación. 

En el plano internacional, el modelo chino se orienta a un desarrollo pacífico que manifiesta antagonismo total respecto de la explotación y el saqueo de otros pueblos, mediante la guerra.  Igualmente se ha trazado metas claras de corto, mediano y largo plazo para establecer armonía entre el desarrollo y el mejoramiento de las condiciones de vida de los ciudadanos, rechazando de plano tomar medidas que exacerban la crisis ecológica que ha puesto en peligro la vida en el planeta.

Para cumplir estos objetivos China ha creado una estructura integral, institucional y organizativa novedosa basada en su propia experiencia para crear un modelo autóctono de desarrollo que Occidente no conoce ni entiende. No obstante, para aquellos países que quieran familiarizarse con el modelo chino e intercambiar experiencias sobre él, se ha instituido una plataforma global que fomenta la comunicación entre las naciones a fin de superar la desconexión de las teorías y las prácticas entre Occidente y China.

3. Realización de enmiendas a la Constitución del PCCh para responder a la nueva situación mundial.

El XX Congreso Nacional del Partido Comunista de China adoptó una resolución para enmendar la Constitución del Partido a fin de poner a la organización al nivel de las innovaciones teóricas y prácticas de los últimos años. Esta decisión apunta a mejorar el rol normativo y orientador de la Constitución del Partido.

Las enmiendas están dirigidas a incorporar el desarrollo teórico del pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una nueva era, que se manifiesta en la correcta combinación de los principios básicos del marxismo con la realidad específica de China y su importante cultura tradicional. De la misma manera, estas innovaciones en el documento rector del funcionamiento del PCCh se proponen alcanzar los objetivos que se trazaron al conmemorar el centenario de la fundación del partido en 2021 y la construcción   de un país socialista moderno y poderoso para 2050.

Todo ello a partir de los principales logros y la experiencia histórica de lucha del Partido con la meta de conseguir un mejoramiento de su estructura, a partir de un funcionamiento completo y estricto sustentado en el espíritu fundacional que establece ser leal al partido y no abandonar al pueblo.

Asumiendo que el PCCh ejerce el liderazgo político en la sociedad, las enmiendas a la Constitución están encaminadas a fortalecer los principios básicos del sistema económico socialista, es decir, la propiedad pública como pilar de la economía;  el desarrollo de otras formas de  propiedad generadas de forma conjunta por todos los estamentos sociales y la distribución de acuerdo al trabajo como columna vertebral de un modelo en el que coexisten varias formas de distribución en el marco de un sistema económico de mercado socialista.

Otras áreas que se plantea fortalecer tienen relación con el desarrollo continuo de la defensa de China y su ejército, la construcción de un Frente Unido que implemente de forma integral, precisa e inquebrantable la política de “un país, dos sistemas” y que se oponga resueltamente a la “independencia de Taiwán”. De igual forma, se proyecta que la diplomacia se sustente en valores comunes de paz, desarrollo, equidad, justicia, democracia y libertad para toda la humanidad.

Desde el punto de vista interno, se han establecido condiciones básicas para que los cuadros y líderes del partido en todos los niveles no acepten privilegios, prebendas y beneficios no acordes al desarrollo general de la sociedad y a las condiciones de vida del pueblo. De vital importancia resulta el fortalecimiento de las organizaciones de base del partido estructurando y formalizando su funcionamiento interno, así como el avance hacia la normalización e institucionalización del estudio y la educación de la historia de la organización.

4. Reducción de la brecha en los ingresos a fin de avanzar hacia la   prosperidad común.

Aunque desde antes de realizar el Congreso, China había lanzado un plan para reducir la brecha de riqueza del país, el magno evento le ha dado fuerte impulso a esta iniciativa sobre la base de medir el progreso bajo la idea de construir la «prosperidad común».

En este sentido, después de haber derrotado la pobreza extrema en 2020, el gobierno ahora se ha propuesto desarrollar una intensa ofensiva encaminada a reducir la desigualdad y crear una sociedad más igualitaria para lo cual estableció una serie de objetivos específicos, incluyendo una relación más equitativa de ingresos entre los habitantes de la ciudad y los residentes rurales y una mayor aceleración en el proceso de expansión de la clase media para 2035.

Para cumplir este objetivo, el plan se ha trazado como meta elevar el gasto en investigación y desarrollo en los gobiernos locales, orientado a incrementar la producción económica local en perspectiva de generar un modelo de desarrollo de alta calidad desde abajo hacia arriba. El fin último es construir un país socialista moderno en todos los aspectos. En este ámbito, el XX Congreso puso el énfasis en la necesidad de cerrar la brecha de riqueza a fin de “lograr gradualmente la prosperidad común para todos». 

Este planteamiento generó una gran cantidad de debates antes y durante el Congreso y aún ahora tras su conclusión. La discusión ha girado en torno a qué enfoque se adoptaría para alcanzar la meta de la «prosperidad común» y cómo el gobierno evaluaría el progreso después que el presidente Xi Jinping anunciara una supervisión más estricta de la forma en que se acumula la riqueza en el país.

En este momento, el ingreso disponible per cápita de los residentes urbanos fue casi 2,57 veces mayor que el de los residentes rurales durante los tres primeros trimestres del año, según datos de la Oficina Nacional de Estadística. El gobierno chino se ha fijado como meta reducir esta brecha hasta llegar a alrededor de dos veces a nivel nacional.

Alrededor del 35% de la población de China fue clasificada como de ingresos medios en 2021 según datos del Centro de Información Estatal, una institución pública directamente afiliada a la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (NDRC). Este índice es mucho más bajo que el 70% registrado en varios países europeos como Francia, Alemania y Noruega, así como Canadá, y también inferior al de los Estados Unidos que es de un 55,9%.

China debe superar este déficit si quiere avanzar hacia la “prosperidad común”. Con ese propósito se hace necesario eliminar restricciones institucionales burocráticas para la población rural a fin de aumentar el grupo de ingresos medios y con ello, la prosperidad común. Así mismo, las autoridades deben tomar medidas que estimulen la integración de las economías urbanas y rurales al tiempo que se debe profundizar la reforma de las organizaciones cooperativas rurales para impulsar el desarrollo agrícola. De igual manera, los gobiernos a todos los niveles deberán atraer una mayor cantidad de inversiones extranjeras hacia emprendimientos locales y regionales, así como llevar adelante una transformación de los procedimientos de aprobación de inversiones a fin de mejorar el entorno empresarial local.

Por otra parte, desde una perspectiva distinta de la lucha por la “prosperidad común”, es válido resaltar la participación del gran empresariado a favor de conseguir las metas propuestas. Algunas decisiones gubernamentales de un lado y el espíritu nacionalista ( a diferencia de Occidente) de los empresarios chinos, de otro, han llevado a que, por ejemplo, los fundadores de tres de los gigantes tecnológicos de China entregaran cada uno de ellos, más de 2.000 millones de dólares en 2021 para ser destinadas al desarrollo, en una respuesta colectiva al llamado de la nación a la prosperidad común que llevó las donaciones a un nivel récord, según la Lista Filantrópica Hurun China 2022. 

La lista registró 49 benefactores, cada uno de los cuales donó el equivalente a 14 millones de dólares desde abril de 2021 hasta finales de agosto, lo que llevó las donaciones totales a un récord de 10 mil millones de dólares, la mayor cantidad en 19 años.

Los 10 mayores filántropos de China,  en la lista Hurun de ricos, donó el 6,3% de su riqueza total, o sea alrededor de 8.700 millones de dólares,  respondiendo al llamado del presidente Xi Jinping a la “prosperidad común” del país.

En este sentido, la «prosperidad común» es un concepto aspiracional dirigido a reducir la brecha entre los ultra ricos de China y los pobres rurales bajo el concepto de que la riqueza debe ser compartida por todos, tanto en términos materiales como culturales, no se trata de la prosperidad para unos pocos ni una distribución igualitaria. Es un objetivo de largo plazo que debe ir avanzando paso a paso, según el ritmo, los intereses y las necesidades de China.

Así, este año se produjo un descenso del 11% respecto del anterior (el mayor registrado en 24 años) en el número de multimillonarios en China.  Además, su riqueza global también cayó un 18% impactados por políticas gubernamentales de control de la riqueza y por la estricta política de cero Covid19 aplicada por el gobierno, que puso el énfasis en la salud de los ciudadanos aunque impactará fuertemente en la producción y las cadenas de suministro.

Portal de Inteligencia Económica (PIE) entrevista a Christian Harbulot (*)

Con motivo de la primera publicación del libro anual Guerre Économique, Christian Harbulot, Lucie Laurent y Nicolas Moinet instan a los líderes empresariales franceses a pensar de manera diferente sobre la cuestión de las confrontaciones económicas que todavía se ven con demasiada frecuencia desde el ángulo del análisis competitivo y empresarial central. . Ha llegado el momento hoy de cuestionar la amenaza que representan las potencias conquistadoras y la actitud controvertida de ciertos aliados que no dudan en debilitarnos.

Portal de Inteligencia Económica (PIE)  : Este libro es el primer trabajo del  Centro de Investigación 451 . ¿Podría presentar primero este centro de investigación, fundado en enero de 2022? ¿Cuál es su génesis, cuáles son sus objetivos y sus caminos de desarrollo? ¿Cómo se vincula con la Escuela de Guerra Económica, de la que encontramos muchos graduados y colaboradores entre los autores?

Christian Harbulot (CH)  : La creación  del Centro de Investigación 451 (CR451)  se había vuelto vital en relación con la evolución seguida por el EGE  desde su creación en 1997. Teníamos que dar una nueva dimensión a la originalidad de nuestra producción de conocimiento. El cuarto de siglo de trabajo realizado dentro de la Escuela de Guerra Económica  nos legitima para iniciar una segunda etapa que prefigura los contornos de un nuevo tipo de institución privada. 

La EGE está en el campo de la formación, apoyada en ese sentido por la dinámica de desarrollo que el grupo Planeta le ha permitido desde hace seis años  . El  CR451  se sitúa en el campo de la investigación en el campo de la guerra económica y el de la guerra de la información a través de contenidos. Por extraño que parezca, son todavía dos líneas de investigación por despejar en la medida en que el mundo académico se ha mantenido muy ausente de este tipo de abordajes. 

La guerra económica ahora se reconoce como un elemento decisivo de la guerra global. El caso de Ucrania es el ejemplo reciente más revelador. Es por ello que el objetivo primordial de este centro de investigación es producir conocimiento útil lo más cercano posible a la realidad de los enfrentamientos económicos. El segundo objetivo es encontrar socios para trabajar en estos temas. Sucede que el  CR451  ha entrado en diálogo con el ejército. La llegada del General Burkhard como Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas ha permitido dejar constancia de la absoluta necesidad de entrar en tal proceso de aculturación. 

Así, la razón de ser del  CR451  es poder dar respuesta a esta necesidad, creando productos experimentales que eventualmente estarán disponibles en el sistema militar pero también en el mundo empresarial. Este es el mensaje contenido en el trabajo elaborado por el  CR451 , “ Guerra económica: ¿quién es el enemigo? ” que las ediciones del Nuevo Mundo publicaron el 5 de octubre. 

PIE  : ¿Considera que este trabajo es tanto una cuestión de investigación como una señal de alerta o un manual de resistencia?

CH  : Podrías decirlo de esa manera. Uno de los puntos fuertes de este trabajo es informar sobre la forma en que nació en Francia una cultura de combate económico. En la década de 1990, se realizó un experimento dentro de una estructura de inteligencia privada compuesta por ex  miembros del servicio de acción de la DGSE  que decidieron integrar a ex  militantes de NAPAP , un grupo de lucha armada maoísta en la década de 1970. Tal “fusión de opuestos” tiene, que yo sepa , no tenía equivalente en el extranjero. Esta estructura recogía información para luchar contra intereses extranjeros que perjudicaban los intereses económicos de las empresas francesas. La fuerza de  CR451 se construyó en parte sobre este tipo de retroalimentación, y esto es lo que le permitió existir aguas arriba.

PIE  : ¿Para quién es este libro? 

CH  : Este libro quiere pensar fuera de la caja. Buscamos dirigirnos a una audiencia más amplia que el pequeño mundo de la inteligencia económica. ¿Qué será de Francia en un contexto cada vez más exacerbado de guerra económica? A nadie se le escapa que las medidas de represalia sobre el gas ruso pueden tener repercusiones negativas en la vida cotidiana de todos nosotros. Se hace necesario, pues, arrojar luz sobre este tipo de enfrentamientos clandestinos que preceden, acompañan y luego relevan a los conflictos bélicos clásicos.

PIE  : No nombrar al enemigo es la mejor manera de dejarlo progresar, sin siquiera darnos cuenta de que nos está debilitando económicamente. 

CH  : Así que vivimos en un estado de lo no dicho, que recorre toda la historia francesa contemporánea desde 1945 hasta hoy. La mayoría de los Estados miembros de la Unión Europea experimentan, de una forma u otra, este mismo tipo de no dicho. Entonces, ¿cómo espera que a partir de entonces podamos señalar quién es el enemigo, y más particularmente en la guerra económica entre países aliados?

La raíz del problema proviene en parte del colapso de Francia que resultó de la catastrófica derrota militar de junio de 1940. Al final de la guerra, el miedo manifiesto de ver al Partido Comunista tomar el poder en Francia incitó fuertemente a una parte de la política clase para poner nuestra seguridad en manos de los Estados Unidos de América, en particular pidiendo el establecimiento de bases militares permanentes en Francia. Cela va de soi, chaque chose à son prix, et en l’occurrence, la compensation de cette aide d’outre-Atlantique était de nous faire entrer dans un état de dépendance globale (monétaire, financière, technologique) à l’égard des Estados Unidos de América. 

Nuestros decisores públicos y privados se han ido adaptando gradualmente a esta limitación. Por supuesto, entre 1958 y 1965 hubo un intento del general De Gaulle de reducir esta dependencia. Triunfó por el petróleo, fracasó por la informática. Posteriormente, sus sucesores se alinearon gradualmente. La venta de Alstom  a  General Electric , o la cancelación del contrato del “siglo” de los submarinos con destino a Australia, nos recuerdan que esta dependencia todavía tiene un coste importante para la economía del país. 

PIE  : ¿Por qué tituló su libro “¿Quién es el enemigo?” singular y no plural?

CH  : Elegir el singular es una fórmula directa para intentar romper un tabú muy arraigado en las esferas de poder donde se acostumbra a silenciar este tipo de cuestiones. Pero en verdad, la respuesta a la pregunta es más compleja porque Francia tiene que lidiar con diferentes tipos de relaciones de poder económico. La definición del enemigo económico difiere del enemigo militar. En nuestro campo, hablamos principalmente de hostilidad o nocividad. 

Una potencia extranjera es hostil cuando perjudica la preservación de nuestro propio poder. Este es todo el debate sobre la forma en que Estados Unidos busca asegurar su supremacía sobre el mundo, sin exhibirse como un imperio tradicional. Históricamente, Estados Unidos jugó un papel indirecto muy activo en la degradación de Francia con el virtuoso pretexto de denunciar los imperios coloniales europeos. Pero no olvidemos que los ciudadanos de esta joven República fundaron su nación conquistando los territorios ocupados por los pueblos indios que posteriormente fueron almacenados en reservas.

Tampoco se trata en este trabajo de centrarse en una estigmatización del poder estadounidense. Dadas las fracturas duraderas y en evolución del mundo, es vital insistir en los problemas que nos plantean otras potencias emergentes, como la China comunista, de la que dependemos mucho más que Rusia. Usted sabe que el EGE  publicó dos informes sobre China en el momento de la pandemia. No pasaron desapercibidos. Primero, el informe de advertencia «¿ Se ha convertido China en una potencia peligrosa?» Luego un informe de vigilancia sobre las contradicciones del sistema comunista chino, que se presenta en Davos a través de la voz del presidente Xi Jinping como “normal”, mientras el país que dirige busca lograr la supremacía del mercado sobre el resto del mundo. 

El resultado de la encuesta realizada en julio de 2022 con la red AEGE respondiendo a la pregunta: “En su opinión, ¿cuáles son las 5 potencias extranjeras que más amenazan los intereses económicos franceses? »

PIE: Hablemos de Europa. ¿Hay cierta conciencia en esta escala?

CH  : Europa solo entra en estrategia cuando están en la esquina del ring con quince cuchillos apuntando a su pecho. En general, la estrategia de anticipación es inexistente en Bruselas. Recuerde cuando Putin hace algunos años amenazó con cerrar el grifo de gas europeo. Europa descubrió de repente su dependencia del gas ruso. La toma de conciencia solo duró unos días. Cada Estado miembro se apresuró a olvidar este estado de cosas. 

La Unión Europea ha cultivado otra forma de ambigüedad con su socio en Washington. Esto se explica por el hecho de que la Unión Europea ha generado un superávit de 150.000 millones de euros en sus intercambios económicos con Estados Unidos en los últimos años, como le gusta señalar a Nicolas Ravailhe. Pero esta aparente ventaja no nos permite abrir un camino, por estrecho que sea, que nos conduzca al inicio de la autonomía estratégica. Permanezcamos lúcidos, la Unión Europea aún vive bajo una presión geopolítica y militar muy fuerte por parte de los Estados Unidos de América. 

PIE: ¿Cómo explicaría la diferencia entre Francia y Alemania?

CH  : Alemania perdió las dos guerras mundiales y, a través de su toma de decisiones, contribuyó en gran medida a destruir la Europa del siglo pasado. Pero los alemanes borran cada vez más esta realidad histórica de su memoria colectiva. Sin embargo, no estoy tratando de estigmatizar a Alemania. Para equilibrar mi punto, ¿qué francés recuerda la destrucción provocada por el Sacro Imperio Romano Germánico y la desestabilización de Alemania durante tres siglos? No olvidemos que Francia nunca reivindicó demasiado esta victoria estratégica, con el costo del efecto boomerang inducido (la guerra de 1870, la guerra de 1914-1918 y la de 1939-1945). 

La Alemania de 2022 sigue reconstruyendo su poder asumiendo tres formas de dependencia: la de Estados Unidos, la de China y la que persiste con Rusia. Este caso de libro de texto abre nuevas perspectivas de investigación que el  CR451  no dejará de profundizar. 

Francia debe gestionar sus propias dependencias con Estados Unidos y China. A diferencia de Alemania, nuestro país no se encuentra en una fase de construcción de poder sino en una búsqueda por preservar su poder. Que es muy diferente. Y esto explica toda la ambigüedad de la relación entre nuestros dos países. Alemania busca establecer una nueva forma de supremacía dentro de Europa. Francia no puede aceptar tal objetivo, dadas las lecciones de la historia.

PIE  : Para concluir, ¿cuáles son, después del lanzamiento de este libro, los caminos de desarrollo del  CR451  ?

CH  :  CR451  continuará produciendo conocimiento sobre guerra económica y guerra de información, como el libro que acabo de mencionar. Comenzamos a expresarnos hace varios meses a través de un  canal CR451  en YouTube y fortaleceremos nuestra voz poniendo un sitio web en línea en las próximas semanas. En 2023, el objetivo es organizar un simposio sobre guerra económica que, espero, sea un momento fundacional para cierta corriente de pensamiento. Las líneas de trabajo en desarrollo tal vez nos lleven a sacar nuevas estructuras, que estarán vinculadas a solicitudes muy concretas formalizadas por nuestros interlocutores ya las que tendremos que dar respuestas adecuadas.

Hubert Le Gall y Luc de Petiville

FUENTE https://portail-ie.fr/analysis/4111/conversation-christian-harbulot-guerre-economique-qui-est-lennemi

(*) Christian Harbulot , Teniente Coronel de la Reserva del Ejercito Frances, es un estratega francés especializado en inteligencia económica . Es director de la Escuela de Guerra Económica y director asociado de la consultora Spin Partners, especializada en inteligencia económica y cabildeo .

PORTAL DE LA INTELIGENCIA ECONOMICA (Francia): El Portal IE refleja la dinámica del sector IE en Francia. En la interfaz de los mundos de la inteligencia económica, los negocios y la investigación, el Portal es el centro francés de información sobre inteligencia económica y estratégica. Su objetivo: proporcionar información sobre el desarrollo de esta disciplina, promover los intercambios entre estos tres entornos y permitir la referencia de las empresas francesas de IE.

…El Factor Sarajevo…En nuestra columna semanal de Geopolítica, que se difunde desde hace 16 años en la Radio del Club de La Pluma, el Director de Dossier Geopolitico DG, analiza está semana varios evento que ocurrieron y la gravedad de llevar al mundo al borde del Armagedón y los resultados y los efectos de la Reunión del G20 en Bali y una Cumbre climática con mas pena que gloria.

La semana que vivimos peligrosamente el Sr. instalado en Kiev y que funge de Presidente de Ucrania Volodymyr Zelenski que actúa cada dia mas peligrosamente aún para los propios sostenedores que no son otros que EEUU y Europa intentó hacer un “casus bellis” , reeditando el caso del Asesinato del Principe heredero a la Corona Austro Hungaro en la Ciudad de Sarajevo en 1914 –crimen de Estado donde muere el Principe Franz Ferdinand y a su esposa Sophie, y que fue el elemento disparador para que todas las Potencias y Paises Europeos en principio, se enfrascaran en la Tragica “I Guerra Mundial”-.

Este Factor Sarajevo estuvo a punto de reeditarse está vez por las actitudes de varios países de Europa del Este (Polonia y Ucrania) principalmente, para introducirnos está vez a una Guerra Mundial de dimensiones apocalípticas… Como es sabido el martes pasado dos misiles de tipo S300 (misiles antiaéreos de la era soviética de los que dispone Ucrania) cayeron dentro de Polonia y causaron la muerte de dos civiles inmediatamente Zelenski con gran uso de los medios de comunicación masivos occidentales acusó a Rusia de ser el agresor a un País de la OTAN y solicitó la inmediata intervención (recordemos que este Sr. ya había solicitado a las potencias atómicas occidentales que realizaran un ataque “nuclear preventivo sobre Rusia», por su parte el mandatario polaco Andrzej Duda en las primeras 24 hs. del incidente solicitó una urgente reunión del Consejo de Seguridad y Defensa Polaco y que invocar los art. 4 y 5 que prevén una respuesta en masa de la Alianza en defensa de uno de sus miembros agredido. Todo esto ocurrió mientras en Bali se desarrollaba la Reunión del G20. Allí rápidamente fue informado Joe Biden del incidente y “sus” servicios de inteligencia le informaron que primero no había ningún dato que corrobora del supuesto ataque Ruso a Polonia y segundo que existía una alta posibilidad de que fueran misiles ucranianos los causantes de los daños y muertes de civiles en Polonia. 

Ahora bien, es importante destacar que una de las medidas que desescalo el intento de llevar adelante el “factor Sarajevo” fue justamente la reunion el dia lunes anterior: de William Burns, de la CIA, y Serguéi Naryshkin, Jefes de los servicios secretos rusos y norteamericanos, que se reunieron en Ankara (Turquía), en el primer encuentro cara a cara y de alto nivel entre los dos países desde el inicio de la invasión rusa a Ucrania. Y que permitio con rapidos intercambios de informacion anular el “vil” intento de Ucranianos y Polacos de llevarnos de las narices al holocausto nuclear con su malefico juego del “factor Sarajevo S XXI”. Hoy ya se sabe que los misiles SI eran UCRANIANOS y que Polonia recien 48 hs después lo reconoció públicamente y que Zelenski recién 72hs a regañadientes y por presiones fortísimas de Jake Sullivan y por el presidente de EEUU Joe Biden ni siquiera le atendio el telefono rectificó sus gravísimos dichos…Por ello decimos que con este intento de Factor Sarajevo fue la semana en que peligrosamente vivimos al borde de un holocoausto de toda la raza humana

GEOPOLITICA Y GEOECONOMÍA 

El otro gran tema que ocupó la semana y que va a tener grandes efectos cercanos y con grandes cambios geopoliticos y geoeconómicos fue la reunión del G20 en Bali (Indonesia). Donde descolló la presencia de un Presidente de China Xi Jinping totalmente fortalecido política y estratégicamente en este Foro y Formato del que ya mucho lo consideran que próximamente perderá importancia (como lo es hoy el G7) por el Formato BRICS+.

En este encuentro Xi Jinping tuvo un cara a cara con Joe Biden donde se plantearon las “líneas rojas” Chinas. Y donde se empiezan a ver que el Sur Global empieza a ser cada dia mas fuerte y presente. China=ASEAN por ejemplo; o la reunión de Erdogan (Turquía) con Biden (USA) donde se destaca que el socio que tenia USA en Asia Sudoccidental cada dia es menos maleables a los dictados de Washington y actua con mas libertad y geopoliticas propias y no como de la OTAN a pesar de ser parte de esa estructura. Está reunion bien mostro ademas que el gran ausente estaba mas presente que nunca nos referimos a Vladimir Putin y también demostró que el Sur Global no acompaña automáticamente ni ciegamente las decisiones unilaterales que asume Occidente pues ya el multipolarismo se ha impuesto a la hegemonía de USA y el G7

Pof. Lic. Carlos Pereyra Mele

Director de Dossier Geopolitico DG

«El Factor Sarajevo…que desencadeno la I Guerra Mundial»
Erdogan Biden Bali via REUTERS
Presidente Chino Xi Jinping y de Estados Unidos Joe Biden en Bali G20 2022

M.K.Bhadakumar 18 de noviembre

La decimoséptima Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del G20 celebrada en Bali, Indonesia, los días 15 y 16 de noviembre se destaca como un evento trascendental desde muchos ángulos. La política internacional se encuentra en un punto de inflexión y la transición no dejará indemne a ninguna de las instituciones heredadas del pasado que se aleja para siempre.

Sin embargo, el G20 puede ser una excepción al tender puentes entre el tiempo pasado, el presente y el futuro. Las noticias de Bali dejan una sensación de sentimientos encontrados de esperanza y desesperación. El G20 se concibió en el contexto de la crisis financiera de 2007: esencialmente, un intento occidental de pulir el hastiado G7 incorporando a las potencias emergentes que estaban fuera mirando hacia adentro, especialmente China, y por lo tanto inyectar contemporaneidad en los discursos globales.

El leitmotiv fue la armonía. Hasta qué punto la cumbre de Bali estuvo a la altura de esa expectativa es el punto discutible hoy. Lamentablemente, el G7 arrastró selectivamente temas superfluos a las deliberaciones y su alter ego, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), hizo su primera aparición en Asia-Pacífico. Podría decirse que este último debe contarse como un acontecimiento fatídico durante la cumbre de Bali.

Lo que pasó es una negación del espíritu del G20. Si el G7 se niega a descartar su mentalidad de bloque, la cohesión del G20 se ve afectada. La declaración conjunta del G7-OTAN podría haber sido emitida desde Bruselas, Washington o Londres. ¿Por qué Bali?

El presidente chino, Xi Jinping, acertó al decir en un discurso escrito en la Cumbre de CEO de APEC en Bangkok el 17 de noviembre que “Asia-Pacífico no es el patio trasero de nadie y no debe convertirse en un escenario para la competencia de las grandes potencias. Ni el pueblo ni los tiempos permitirán jamás ningún intento de librar una nueva guerra fría”.

Xi advirtió que “Tanto las tensiones geopolíticas como la dinámica económica en evolución han tenido un impacto negativo en el entorno de desarrollo y la estructura de cooperación de Asia-Pacífico”. Xi dijo que la región de Asia y el Pacífico alguna vez fue terreno de rivalidad entre las grandes potencias y sufrió conflictos y guerras. “La historia nos dice que la confrontación de bloques no puede resolver ningún problema y que el sesgo solo conducirá al desastre”.

Se ha roto la regla de oro de que los problemas de seguridad no son competencia del G20. En la cumbre del G20, los países occidentales secuestraron al resto de participantes en la cumbre de Bali: ‘Our way or no way’. A menos que se aplacara al intransigente Occidente sobre el tema de Ucrania, no podría haber una declaración de Bali, por lo que Rusia cedió. El sórdido drama demostró que el ADN del mundo occidental no ha cambiado. La intimidación sigue siendo su rasgo distintivo.

Pero, irónicamente, al final del día, lo que se destacó fue que la Declaración de Bali no denunció a Rusia sobre el tema de Ucrania. Países como Arabia Saudita y Turquía dan motivos para esperar que el G20 pueda regenerarse. Estos países nunca fueron colonias occidentales. Están dedicados a la multipolaridad, que en última instancia obligará a Occidente a admitir que el unilateralismo y la hegemonía son insostenibles.

Este punto de inflexión dio mucho brío al encuentro entre el presidente estadounidense Joe Biden y el presidente chino Xi Jinping en Bali. Washington solicitó tal reunión al margen de la cumbre del G20, y Beijing accedió. Una cosa sorprendente de la reunión fue que Xi estaba apareciendo en el escenario mundial después de un Congreso del Partido enormemente exitoso.

La resonancia de su voz era inconfundible.

Xi subrayó que EE. UU. ha perdido el rumbo cuando le dijo a Biden: “Un estadista debe pensar y saber hacia dónde conducir a su país. También debe pensar y saber cómo llevarse bien con otros países y el resto del mundo”.

Las lecturas de la Casa Blanca insinuaron que Biden se inclinaba a ser conciliador. Estados Unidos enfrenta un desafío cuesta arriba para aislar a China. Tal como están las cosas, las circunstancias en general favorecen a China.

La mayoría de los países se han negado a tomar partido por Ucrania. La postura de China lo refleja ampliamente. Xi le dijo a Biden que China está «muy preocupada» por la situación actual en Ucrania y apoya y espera que se reanuden las conversaciones de paz entre Rusia y China. Dicho esto, Xi también expresó la esperanza de que EE. UU., la OTAN y la UE «mantengan diálogos integrales» con Rusia.

Las fallas que aparecieron en Bali pueden tomar nuevas formas para cuando el G20 celebre su 18ª cumbre en India el próximo año. Hay motivos para ser cautelosamente optimistas. En primer lugar, es improbable que Europa acepte la estrategia estadounidense de imponer sanciones a China como arma. No pueden permitirse el lujo de desvincularse de China, que es la nación comercial más grande del mundo y el principal impulsor del crecimiento de la economía mundial.

En segundo lugar, al igual que los gritos de batalla en Ucrania unieron a Europa detrás de los EE. UU., se está llevando a cabo un profundo replanteamiento . Muy angustioso es lo que está ocurriendo sobre el compromiso de Europa con la autonomía estratégica. La reciente visita del canciller alemán Olaf Scholz a China apunta en esa dirección. Es inevitable que Europa se distancie de las aspiraciones de guerra fría de Estados Unidos. Este proceso es inexorable en un mundo en el que EE. UU. no está dispuesto a gastar tiempo, dinero o esfuerzo en sus aliados europeos.

El punto es que, en muchos sentidos, la capacidad de Estados Unidos para brindar un liderazgo económico global efectivo ha disminuido irreversiblemente, habiendo perdido su estatus preeminente como la economía más grande del mundo por un amplio margen. Además, EE. UU. ya no está dispuesto ni es capaz de invertir mucho para asumir la carga del liderazgo.

En pocas palabras, todavía no tiene nada que ofrecer para igualar la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China. Esto debería haber tenido una influencia aleccionadora y provocado un cambio de mentalidad hacia las acciones de políticas cooperativas, pero la élite estadounidense está atrapada en el viejo ritmo.

Fundamentalmente, por lo tanto, el multilateralismo se ha vuelto mucho más duro en la situación mundial actual. No obstante, el G20 es el único juego en la ciudad que reúne al G7 y los países en desarrollo con aspiraciones que se beneficiarán de un orden mundial democratizado.

El sistema de alianza occidental tiene sus raíces en el pasado.

La mentalidad de bloque tiene poco atractivo para los países en desarrollo. La gravitación de Turquía, Arabia Saudita e Indonesia hacia los BRICS transmite un poderoso mensaje de que la estrategia occidental al concebir el G20 (crear un anillo de estados subalternos alrededor del G7) ha dejado de ser útil.

La disonancia que se mostró en Bali expuso que EE. UU. todavía se aferra a su derecho y está dispuesto a jugar el spoiler. India tiene una gran oportunidad de navegar el G20 en una nueva dirección. Pero también requiere cambios profundos por parte de la India, que se aleje de sus políticas exteriores centradas en los EEUU. como mínimo, evitando cualquier descenso adicional en las políticas de empobrecimiento del vecino.

Por Pepe Escobar

El Sudeste Asiático está justo en el centro de las relaciones internacionales durante toda una semana, a saber, tres cumbres consecutivas: la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en Phnom Penh, la cumbre del Grupo de los Veinte (G20) en Bali y la cumbre Asia- Cumbre de la Cooperación Económica del Pacífico (APEC) en Bangkok.

Dieciocho naciones representan aproximadamente la mitad de la economía mundial representada en la primera cumbre de la ASEAN en persona desde la pandemia de Covid-19 en Camboya: ASEAN 10, Japón, Corea del Sur, China, India, EE. UU., Rusia, Australia y Nueva Zelanda.

Con la típica cortesía asiática, el presidente de la cumbre, el primer ministro camboyano Hun Sen (o “colombiano”, según el llamado “líder del mundo libre”), dijo que la reunión plenaria fue algo acalorada, pero que el ambiente no era tenso: “Los líderes hablaron de manera madura, nadie se fue”.

Correspondió al Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, expresar lo que fue realmente significativo al final de la cumbre.

Mientras elogiaba la estructura inclusiva, abierta e igualitaria de seguridad y cooperación en la ASEAN, Lavrov enfatizó cómo Europa y la OTAN quieren militarizar la región para contener los intereses de Rusia y China en el Indo-Pacífico”.

Una manifestación de esta política es cómo “AUKUS apunta abiertamente a la confrontación en el Mar de China Meridional”, dijo.

Lavrov también enfatizó cómo Occidente, a través de la alianza militar de la OTAN, está aceptando a la ASEAN «solo nominalmente» mientras promueve una agenda completamente «poco clara».

Sin embargo, lo que está claro es cómo la OTAN “se ha movido hacia las fronteras rusas varias veces y ahora declaró en la cumbre de Madrid que ha asumido la responsabilidad global”.

Esto nos lleva al factor decisivo: «La OTAN está trasladando su línea de defensa al Mar de China Meridional«. Y, agregó Lavrov, Beijing tiene la misma evaluación.

Aquí, de manera concisa, está el «secreto» abierto de nuestra incandescencia geopolítica actual. La prioridad número uno de Washington es la contención de China. Eso implica impedir que la UE se acerque a los impulsores clave de Eurasia (China, Rusia e Irán) comprometidos en la construcción del entorno de libre comercio/conectividad más grande del mundo.

Además de la guerra híbrida de décadas contra Irán, el armamento infinito del agujero negro ucraniano encaja en las etapas iniciales de la batalla.

Para el Imperio, Irán no puede beneficiarse de convertirse en un proveedor de energía barata y de calidad para la UE. Y en paralelo, Rusia debe ser aislada de la UE. El siguiente paso es obligar a la UE a aislarse de China.

Todo eso encaja en los sueños húmedos straussianos/neoconservadores más salvajes y retorcidos: para atacar a China, envalentonando a Taiwán, primero se debe debilitar a Rusia, a través de la instrumentalización (y destrucción) de Ucrania.

Y a lo largo del escenario, Europa simplemente no tiene agenda.

Putin, Raisi y la pista de Erdogan

La vida real en los nodos clave de Eurasia revela una imagen completamente diferente. Tomemos como ejemplo la reunión relajada en Teherán entre el principal funcionario de seguridad de Rusia, Nikolai Patrushev, y su homólogo iraní, Ali Shamkhani, la semana pasada.

Hablaron no solo de cuestiones de seguridad, sino también de negocios serios, como en el comercio acelerado.

La Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC, por sus siglas en inglés) firmará un acuerdo de 40.000 millones de dólares el próximo mes con Gazprom, eludiendo las sanciones de EEUU.

Inmediatamente después de la reunión de Patrushev-Shamkhani, el presidente Putin llamó al presidente Ebrahim Raeisi para mantener la “interacción en la política, el comercio y la economía, incluidos el transporte y la logística”, según el Kremlin.

Según los informes, el presidente iraní «dio la bienvenida» al «fortalecimiento» de los lazos entre Moscú y Teherán.

Patrushev apoyó inequívocamente a Teherán en la última aventura de la revolución de colores perpetrada en el marco de la interminable guerra híbrida del Imperio.

Irán y la EAEU están negociando un Acuerdo de Libre Comercio (TLC) en paralelo a los acuerdos de intercambio con el petróleo ruso. Pronto, SWIFT puede pasarse por alto por completo. Todo el Sur Global está mirando.

Simultáneamente a la llamada telefónica de Putin, Recep Tayyip Erdogan de Turkiye, que realizaba su propia carrera diplomática y acababa de regresar de una cumbre de naciones turcas en Samarcanda, enfatizó que Estados Unidos y Occidente colectivo están atacando a Rusia “casi sin límites”.

Erdogan dejó en claro que Rusia es un estado «poderoso» y elogió su «gran resistencia».

La respuesta llegó exactamente 24 horas después. La inteligencia turca fue al grano, señalando que el atentado terrorista en la calle peatonal Istiklal en Estambul, siempre concurrida, fue diseñado en Kobane, en el norte de Siria, que responde esencialmente a los EE. UU.

Eso constituye un acto de guerra de facto y puede desencadenar graves consecuencias, incluida una profunda revisión de la presencia de Turkiye dentro de la OTAN.

La estrategia de múltiples vías de Irán

Una alianza estratégica Rusia-Irán se manifiesta prácticamente como una inevitabilidad histórica. Recuerda el momento en que la antigua URSS ayudó militarmente a Irán a través de Corea del Norte, después de un bloqueo impuesto por EE. UU. y Europa.

Putin y Raeisi lo están llevando al siguiente nivel. Moscú y Teherán están desarrollando una estrategia conjunta para derrotar el uso de sanciones como arma por parte de Occidente colectivo.

Irán, después de todo, tiene un récord absolutamente estelar de romper en pedazos las variantes de “máxima presión”. Además, ahora está vinculado a un paraguas nuclear estratégico ofrecido por los “RIC” en BRICS (Rusia, India, China).

Entonces,

Teherán ahora puede planear desarrollar su enorme potencial económico en el marco de BRI, SCO, INSTC, la Unión Económica de Eurasia (EAEU) y la Gran Asociación de Eurasia liderada por Rusia.

El juego de Moscú es pura sofisticación: participar en una alianza petrolera estratégica de alto nivel con Arabia Saudita mientras profundiza su asociación estratégica con Irán.

Inmediatamente después de la visita de Patrushev, Teherán anunció el desarrollo de un misil balístico hipersónico construido localmente, bastante similar al ruso KH-47 M2 Khinzal.

Y la otra noticia importante fue en cuanto a la conectividad: la finalización de parte de un ferrocarril desde el estratégico puerto de Chabahar hasta la frontera con Turkmenistán. Eso significa una inminente conectividad ferroviaria directa a las esferas de Asia Central, Rusia y China.

Añádase a ello el papel predominante de la OPEP+, el desarrollo de los BRICS+ y el impulso paneuroasiático para fijar los precios del comercio, los seguros, la seguridad, las inversiones en el rublo, el yuan, el rial, etc.

También está el hecho de que a Teherán no podría importarle menos la interminable procrastinación colectiva de Occidente en el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), comúnmente conocido como acuerdo nuclear de Irán: lo que realmente importa ahora es la relación cada vez más profunda con los «RIC» en BRICS.

Teherán se negó a firmar un borrador de acuerdo nuclear de la UE manipulado en Viena. Bruselas se enfureció; ningún petróleo iraní “salvará” a Europa, reemplazando al petróleo ruso bajo un tope sin sentido que se impondrá el próximo mes.

Y Washington se enfureció porque apostaba a las tensiones internas para dividir la OPEP.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, no es de extrañar que ‘Think Tankland’ de EE. UU. se esté comportando como un montón de gallinas sin cabeza.

La cola para unirse a BRICS

Durante la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO) en Samarcanda en septiembre pasado, ya era tácito para todos los jugadores cómo el Imperio está canibalizando a sus aliados más cercanos.

Y cómo, simultáneamente, la esfera cada vez más pequeña de la OTAN se está volviendo hacia adentro, con un enfoque en The Enemy Within, acorralando implacablemente a los ciudadanos promedio para que marchen al unísono detrás del cumplimiento total de una guerra de dos frentes, híbrida y de otro tipo, contra los competidores imperiales China y Rusia.

Ahora compárelo con el presidente chino Xi Jinping en Samarcanda presentando a China y Rusia, juntas, como las principales “potencias globales responsables” empeñadas en asegurar el surgimiento de la multipolaridad.

Samarcanda también reafirmó la asociación política estratégica entre Rusia e India (el primer ministro indio, Narendra Modi, lo llamó una amistad inquebrantable).

Eso fue corroborado por la reunión entre Lavrov y su homólogo indio Subrahmanyam Jaishankar la semana pasada en Moscú.

Lavrov elogió la asociación estratégica en cada área crucial: política, comercio y economía, inversión y tecnología, así como las «acciones estrechamente coordinadas» en el Consejo de Seguridad de la ONU, BRICS, SCO y el G20.

Sobre los BRICS, Lavrov confirmó de manera crucial que «más de una docena de países» se están postulando para ser miembros, incluido Irán: «Esperamos que el trabajo de coordinación de los criterios y principios que deberían ser la base de la expansión de los BRICS no tome mucho tiempo«.

Pero primero, los cinco miembros deben analizar las repercusiones innovadoras de un BRICS+ ampliado.

Una vez más: contraste. ¿Cuál es la “respuesta” de la UE a estos acontecimientos? Presentar otro paquete de sanciones contra Irán, dirigido a funcionarios y entidades “relacionados con asuntos de seguridad”, así como a empresas, por su supuesta “violencia y represión”.

La “diplomacia”, colectiva al estilo occidental, se registra como intimidación.

Volviendo a la economía real, como en el frente del gas, los intereses nacionales de Rusia, Irán y Turkiye están cada vez más entrelazados; y eso seguramente influirá en los acontecimientos en Siria, Irak y Libia, y será un factor clave para facilitar la reelección de Erdogan el próximo año.

Tal como está, Riyadh, a todos los efectos prácticos, ha realizado una impresionante maniobra de 180 grados contra Washington a través de la OPEP+. Eso puede significar, aunque sea de forma retorcida, el inicio de un proceso de unificación de intereses árabes, guiado por Moscú.

Cosas más extrañas han sucedido en la historia moderna. Ahora parece ser el momento de que el mundo árabe esté finalmente listo para unirse al Quad que realmente importa: Rusia, India, China e Irán.

La danza geopolítica balinesa del G20

La cultura balinesa, un ejercicio perpetuo de sutileza sofisticada, no hace distinción entre lo secular y lo sobrenatural: sekala y niskala.

Sekala es lo que nuestros sentidos pueden discernir. Como en los gestos ritualizados de los líderes mundiales, reales y menores, en un G20 altamente polarizado.

Niskala es lo que no se puede sentir directamente y solo se puede «sugerir». Y eso también se aplica a la geopolítica.

El punto culminante balinés puede haber presentado una intersección de sekala y niskala: el tan cacareado Xi-Biden cara a cara (o cara a auricular).

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China prefirió ir al grano y seleccionó los dos aspectos más destacados.

1. Xi le dijo a Biden, más bien a su auricular, que la independencia de Taiwán simplemente está fuera de discusión.

2. Xi también espera que la OTAN, la UE y EE. UU. entablen un “diálogo integral” con Moscú.

Las culturas asiáticas, ya sean balinesas o confucianistas, no son conflictivas. Xi estableció tres capas de intereses comunes: prevenir conflictos y confrontaciones, lo que lleva a una coexistencia pacífica; beneficiarse del desarrollo de los demás; y promover la recuperación global post-COVID, abordar el cambio climático y enfrentar los problemas regionales a través de la coordinación.

Significativamente, la reunión de las 3h30 tuvo lugar en la residencia de la delegación china en Bali, y no en la sede del G20. Y lo pidió la Casa Blanca.

Biden, según los chinos, afirmó que EE.UU. no busca una Nueva Guerra Fría; no apoya la “independencia de Taiwán”; no apoya “dos Chinas” o “una China, un Taiwán”; no busca la “desacoplamiento” de China; y no quiere contener a China.

Ahora dígale eso a los straussianos/neoconservadores/neoliberalcons empeñados en contener a China. La realidad indica que Xi tiene pocas razones para tomar a «Biden», más bien el combo que escribe cada guión en segundo plano, al pie de la letra. Tal como está, permanecemos en niskala.

Ese juego de suma cero

El presidente de Indonesia, Joko “Jokowi” Widodo, recibió una mano terrible: cómo celebrar un G20 para discutir la seguridad alimentaria y energética, el desarrollo sostenible y los problemas climáticos, cuando todo bajo el sol está polarizado por la guerra en Ucrania.

Widodo hizo lo mejor que pudo, instando a todos en el G20 a «terminar con la guerra», con una sutil insinuación de que «ser responsable significa crear situaciones no de suma cero».

El problema es que gran parte del G20 llegó a Bali empeñado en la suma cero, buscando la confrontación (con Rusia) y casi ninguna conversación diplomática.

Las delegaciones de EE. UU. y el Reino Unido declaradamente querían desairar al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, en cada paso del camino. Francia y Alemania es un asunto diferente: Lavrov habló brevemente tanto con Macron como con Scholz. Y les dijo que Kiev no quiere negociaciones.

Lavrov también reveló algo bastante significativo para el Sur Global:

“Estados Unidos y la UE le han prometido por escrito al secretario general de la ONU que se levantarán las restricciones a la exportación de cereales y fertilizantes rusos. Veamos cómo se implementa”.

La tradicional foto grupal antes del G20, un elemento básico de todas las cumbres en Asia, tuvo que posponerse. Porque, quién más, «Biden» y Sunak, EE. UU. y Reino Unido, se negaron a estar en la misma foto con Lavrov.

Tal histeria infantil y poco diplomática es profundamente irrespetuosa hacia la amabilidad ritual balinesa, la cortesía y un espíritu de no confrontación.

El giro occidental es que “la mayoría de los países del G20” querían condenar a Rusia en Ucrania. Disparates. Fuentes diplomáticas insinuaron que, de hecho, puede ser una división 50/50. La condena proviene de Australia, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Corea del Sur, Reino Unido, Estados Unidos y la Unión Europea. No condena de Argentina, Brasil, China, India, Indonesia, México, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turkiye y, por supuesto, Rusia.

Gráficamente: Sur Global contra Norte Global.

Por lo tanto, la declaración conjunta se referirá a los impactos de la “guerra en Ucrania” en la economía global, y no a la “guerra de Rusia en Ucrania”.

El colapso de la economía de la UE

Lo que no sucedía en Bali envolvió a la isla en una capa extra de niskala. Lo que nos lleva a Ankara.

La niebla se espesó porque en el contexto del G20, Estados Unidos y Rusia conversaban en Ankara, representados por el director de la CIA, William Burns, y el director de SVR (Foreign Intel), Sergei Naryshkin.

Nadie sabe exactamente qué se estaba negociando. Un alto el fuego es sólo uno de los escenarios posibles. Y, sin embargo, la acalorada retórica de la OTAN en Bruselas a Kiev sugiere que la escalada prevalece sobre algún tipo de reconciliación.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, se mantuvo firme; de facto y de jure, Ucrania no puede ni quiere negociar. Por lo que la Operación Militar Especial (SMO) continuará.

La OTAN está entrenando nuevas unidades. Los próximos objetivos posibles son la planta de energía nuclear de Zaporizhzhya y la orilla izquierda del Dnieper, o incluso más presión en el norte de Lugansk. Por su parte, los canales militares rusos adelantan la posibilidad de una ofensiva invernal sobre Nikolaev: a sólo 30 km de las posiciones rusas.

Los analistas militares rusos serios saben lo que los analistas serios del Pentágono también deben saber: Rusia usó, en el mejor de los casos, solo el 10% de su potencial militar hasta el momento. Sin fuerzas regulares; la mayoría son milicias de la RPD y la LPR, comandos de Wagner, chechenos de Kadyrov y voluntarios.

Los estadounidenses repentinamente interesados ​​en hablar, y Macron y Scholz acercándose a Lavrov, señalan el meollo del asunto: es posible que la UE y el Reino Unido no sobrevivan el próximo invierno, 2023-2024, sin Gazprom.

La AIE ha calculado que el déficit global para entonces se acercará a los 30.000 millones de metros cúbicos. Y eso presupone circunstancias “ideales” este próximo invierno: mayormente cálido; China todavía bajo bloqueos; consumo de gas mucho menor en Europa; incluso aumento de la producción (¿de Noruega?)

Los modelos de la AIE están trabajando con dos o tres oleadas de subidas de precios en los próximos 12 meses. Los presupuestos de la UE ya están en alerta roja, compensando las pérdidas causadas por el actual suicidio energético. Para fines de 2023, eso puede llegar a 1 billón de euros.

Cualquier costo adicional e impredecible a lo largo de 2023 significa que la economía de la UE colapsará por completo: cierre de la industria en todo el espectro, euro en caída libre, aumento de la inflación, deuda que corroe todas las latitudes, desde las naciones del Club Med hasta Francia y Alemania.

La dominatriz Ursula von der Leyen, al frente de la Comisión Europea (CE), por supuesto debería discutir todo eso, en interés de las naciones de la UE, con los actores globales en Bali. En cambio, su única agenda, una vez más, fue la demonización de Rusia. Aquí no hay niskala; simplemente disonancia cognitiva de mal gusto.

¿Te gustó el transhumanismo? ¡Te encantará el posthumanismo!

Si el primero, ambicionando un aumento de lo humano, seguía afirmando su centralidad, el segundo pretende ir definitivamente más allá de lo humano y del humanismo para situar en el centro las herramientas que ha creado. Los prefijos son importantes: «trans» indica aquí la noción de «más allá» y representa los elementos que van más allá de lo humano; «post» significa «lo que viene después» y establece lo que viene después del humanismo.

Desde el punto de vista de nuestro equipo, la primera es hipotética, del tipo utópico que (demasiado) fácilmente se inclina hacia la distopía. La segunda sucederá pase lo que pase, el humanismo, como cualquier ideología, no es eterno, y será sucedido por otro paradigma. Detengámonos un momento en esta noción, que bien puede motivar muchas estrategias en todo el mundo.  ¿Qué podría haber después de lo humano en el continuo del progreso en el que sin duda están inmersos los defensores de este tipo de teoría?

Bien podría haber una ruptura. En definitiva, el mundo siempre ha oscilado entre el humanismo (que sitúa al ser humano en el centro) y el pensamiento (que sitúa las ideas del ser humano en el centro). Se pueden identificar fácilmente dos formas principales de la segunda categoría: las religiones y las ideologías. En ambos casos, se trata de «ideas humanas» que en algún momento adquieren un papel predominante: Las religiones nacen siempre de una oscilación del péndulo hacia lo humano antes de venir a aplastar a éste bajo sus dogmas y carcasas; las ideologías nacen del idealismo humanista para aplastar lo humano bajo sus absolutismos desde la libertad al terror, desde el marxismo al estalinismo, desde el futurismo al fascismo, desde el capitalismo al neototalitarismo o desde la ecología al ecofascismo o al ecototalitarismo, etc…).

Si el posthumanismo está en consonancia con el transhumanismo, serán las creaciones humanas las que para superar su propia condición se erijan en creencias, en dioses. Aquí es donde radica la ruptura, porque las religiones y las ideologías son sistemas de organización de las sociedades humanas. Esta nueva etapa propondrá la fe en las creaciones materiales, la mejora de nuestras capacidades físicas (mediante la toma de «drogas» o la operación directa sobre el cuerpo) y las capacidades intelectuales (inteligencia artificial). Ya no se trata de creer o dudar en la existencia de un Dios o en la pertinencia de una idea política, todo es material.

No es de extrañar que el gran movimiento humanista que presidió el advenimiento de Internet esté llegando a esta etapa totalitaria, colocando la herramienta por encima de los seres humanos que la inventaron. Si esta perspectiva no anuncia nada bueno para los próximos 20 años, sí permite comprender que no se trata más que de un nuevo bache en la historia que la humanidad comienza a atravesar, pero también que se admiten esperanzas para el desenlace del período oscuro que se abre.

Figura 1 – Representación de las distintas ideologías relacionadas con el transhumanismo y el posthumanismo. Fuente: hpluspedia

Si consideramos que la superación del humanismo, y por tanto el advenimiento de una forma de posthumanismo, es inevitable, es porque ya existe un terreno fértil por al menos tres razones:

Los periodos de contención en 2020 han visto surgir en las redes sociales una tendencia reveladora bajo el lema «nosotros somos el virus». Al ver el regreso de la fauna a las zonas pobladas donde había escaseado, algunos humanos se consideraron la causa intrínseca de la destrucción de la naturaleza, viendo estas manifestaciones de floreciente biodiversidad como una forma de legítima venganza. La deducción lógica y aterradora de este razonamiento es una erradicación de la humanidad, ya que somos un virus, para dejar lugar a que la vida salvaje ocupe su legítimo rincón en la Tierra. Un paso que, afortunadamente, no dio la mayoría de estos internautas.

Sin embargo, se observa una pérdida de fe en la humanidad entre las generaciones más jóvenes de muchos países del mundo. En un ambicioso estudio se interrogó a 10.000 personas de entre 16 y 25 años de diez países diferentes para medir su posible ansiedad ante los problemas climáticos. A la pregunta «¿Está la humanidad condenada?», el 55% respondió afirmativamente].

La humanidad ha llevado el progreso tecnológico tan lejos que la gran mayoría de la población utiliza a diario herramientas cuyo funcionamiento es incapaz de explicar con claridad. Un smartphone o un ordenador no son un martillo o una sierra. La mayoría de nosotros no somos capaces de entender, reparar y, por tanto, dominar realmente todas las herramientas digitales y electrónicas que se han convertido en esenciales para nuestra vida diaria. Esta falta de dominio y comprensión implica una forma de confianza, por no decir de creencia en la eficacia de estas herramientas. Una creencia que podría ser explotada cínicamente por quienes dominamos estas mismas herramientas, aunque el dominio total sería una ilusión las religiones han prosperado con la promesa de un paraíso, de una vida eterna porque no sabemos, ni podemos saber, lo que hay después de la muerte y esto ha propiciado la creación de los dogmas.

Si la humanidad está condenada, si actúa como un virus para su hábitat, y si dispone de herramientas que considera más eficientes que ella misma mientras es incapaz de comprenderlas plenamente… ¿qué va a impedir «lo que viene después», o incluso lo que «va más allá» de ella misma, de lo que había creado como lo más cercano a su propia condición, el humanismo?

Por ello, hemos explorado estas ideas en los dos artículos siguientes. La primera está dedicada al deporte porque reconocemos colectivamente a los deportistas como los mejores entre nosotros según unos criterios de evaluación claros. Si queremos incrementar nuestras propias capacidades físicas, sería lógico, y sobre todo socialmente más aceptable, empezar por este ámbito. Esto nos ha permitido poner a prueba el realismo de estas ideologías, en las que la inteligencia artificial ya se utiliza de forma generalizada, mientras que el atleta aumentado sigue siendo sólo un mito. Por supuesto, también ha sido una oportunidad para anticipar las implicaciones geopolíticas de la organización de eventos internacionales, de los que el Mundial de Fútbol de Qatar es un emblema. La segunda está dedicada a la ficción posthumanista porque reconocemos el poder de la imaginación y el valor curativo necesario para aprehender trastornos de tanto potencial.

Esperando que estas páginas no destruyan su fe en la humanidad, le deseamos una buena lectura.

FUENTE GEAB Francia [1] 

_________________

 Fuente: The Converstioan, 10/02/2021

Aunque no hay que subestimar su potencial de éxito, ya que atrae a pesos pesados de la economía y la política mundial. Fuente: Darren Winters

Fuente: Revue l’Esprit libre, 04/11/2015

Fuente: Wikipedia

Véase en  twitter por ejemplo

Sage Journals, 10/06/2020

Los países de origen de los encuestados fueron: Australia, Brasil, Estados Unidos, Filipinas, Finlandia, Francia, India, Nigeria, Portugal y Reino Unido. Fuente: The Lancet, 12/2021

Fuente: Wired, 08/01/2014

Una idea utilizada en la novela Fundación  de Isaac Asimov (Ed. Gnome Press, 1951) sobre la tecnología nuclear en particular. En la sociedad imaginada por el autor, las centrales nucleares son tan eficaces y duraderas que, generación tras generación, quienes las mantienen acaban por no saber cómo funcionan, ya que nunca han tenido que intervenir en ellas. Esta incompetencia es luego aprovechada por los miembros de la Fundación que han transmitido este conocimiento, para establecer la religión de la ciencia…

Fuente: Interesting Engineering, 06/04/2019

El acuerdo entre el gobierno central y los rebeldes del Tigray no sólo suprime la base de EE.UU. en el Cuerno de África, sino que reduce fuertemente el tráfico de refugiados hacia Italia.

Por Eduardo J. Vior TELAM

El llamado Cuerno de África tiene una importancia central en la política mundial. Por el estrecho de Bab el Mandeb, entre Yemen y Yibutí, pasa buena parte del comercio que une Asia con Europa. Excepto la mencionada excolonia francesa, los otros tres países de la región (Somalia, Etiopía y Eritrea) han estado durante tres décadas envueltos en guerras limítrofes o civiles que han producido millones de muertes y la emigración de centenares de miles de refugiados que, pasando por Sudán y Libia, intentan llegar a Italia. Tanto más importante es, entonces, el acuerdo de paz que el gobierno central etíope y el Frente de Liberación del Pueblo Tigriña (TPLF, por su nombre en inglés) firmaron el pasado 2 de noviembre por mediación de la Unión Africana.

El acuerdo no sólo restableció la unidad del Estado, sino que cerró una lucrativa fuente de ingresos para los traficantes de refugiados, algunas ONG que trabajan con ellos y la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR, por su nombre en inglés) e implicó una fuerte derrota para la política intervencionista de Estados Unidos. África no sólo resuelve sus problemas rechazando la interferencia de las grandes potencias, sino que también ayuda a solucionar los de Europa.

Hace unos días, al margen de la cumbre climática de la ONU «COP27», celebrada en Sharm El-Sheikh (Egipto), y a la que asistieron unos 120 jefes de Estado y de gobierno, la presidenta del Consejo de Ministros de Italia, Giorgia Meloni, mantuvo una reunión bilateral con el primer ministro de la República Democrática Federal de Etiopía, Abiy Ahmed. Además del deseo de ambas partes de «reforzar las relaciones bilaterales históricas y estrechar los lazos económicos», Italia y Etiopía están unidas desde hace años por un destino común: el coloniaje peninsular hasta 1941 y la inmigración del Cuerno de África hacia el sur de Europa.

Precisamente, en un momento en el que Meloni está enfrentando a las ONG europeas que presionan para que Italia tenga un puerto seguro donde desembarcar a los inmigrantes, la capitulación del Frente de Liberación del Pueblo Tigriña representa un acontecimiento histórico que descarga a Roma de un fuerte lastre. Desde 2004 esta organización había construido en su provincia cuatro campos de acogida para refugiados de la vecina Eritrea, acompañándolos hasta Sudán y gestionando su flujo hacia el Mediterráneo central. De hecho, la mayoría de las víctimas de la tragedia de Lampedusa del 3 de octubre de 2013, donde se hundió un barco lleno de refugiados que provocó la muerte de 359 personas, había salido de esos mismos campos de acogida de Tigray. En la práctica, el Tplf utilizaba a los refugiados eritreos como instrumento mediático y financiero, para derrocar al gobierno archienemigo del país vecino.

Con el acuerdo se acaba la emigracin de centenares de miles de refugiados
Con el acuerdo se acaba la emigración de centenares de miles de refugiados

Etiopía es un país en el este de África de poco más de un millón de quilómetros cuadrados, sin acceso al mar, con una antiquísima tradición cultural, habitado por 108 millones de habitantes mayoritariamente pertenecientes al pueblo oromo, pero con una importante minoría tigriña y varias otras. Probablemente, allí haya surgido el homo sapiens y de esa región provinieron influencias importantes para el surgimiento de la antigua cultura egipcia y el origen de los monoteísmos. En Etiopía se organizó también hace 2400 años el primer estado africano. Ya en el siglo IV adoptó el cristianismo como religión oficial. Este país y Liberia fueron los únicos de África que mantuvieron su independencia durante todo el período colonial, si bien Etiopía fue colonizada por Benito Mussolini entre 1936 y 1941. Como Italia tuvo colonias en Eritrea y Somalia entre fines del siglo XIX y la Segunda Guerra Mundial, toda la región permanece muy ligada a la península sureuropea.

Cuando en 1974 fue depuesto el anciano emperador Haile Selassie (1930-36 y 1941-74), se estableció una república socialista que fue derrocada en 1991 tras la caída de la URSS. Luego de la independencia de Eritrea en 1991 y hasta 2018 Etiopía estuvo gobernada por una coalición de etnias menores liderada por los tigriña.

En 2018 Abiy Ahmed restableció el gobierno de la mayoría oromo, pero en noviembre de 2020 el Frente de Liberación del Pueblo Tigriña desató una guerra contra el gobierno federal que provocó centenares de miles de muertes y millones de desplazados. Tras cinco meses de tregua, en agosto de 2021 los milicianos del Tplf atacaron al ejército etíope, capturando ciudades como Kobo y Alamata, en la región de Amhara. Sin embargo, en encarnizados combates, el ejército federal los hizo retroceder hacia Tigray y en poco tiempo consiguió liberar ciudades como Shire, Axum y Adua.

Etiopa es el Estado ms antiguo de frica y el ms importante del este del continente
Etiopía es el Estado más antiguo de África y el más importante del este del continente

La derrota militar del Tplf, especialmente la conquista de Shire, fue un duro golpe para Estados Unidos, que los había patrocinado, financiado y alentado durante 29 años. De hecho, para salvarlos, presionó fuertemente al gobierno de Abiy, imponiéndole incluso diversas sanciones. No obstante, el primer ministro etíope respondió tomando posesión de todos los aeropuertos de Tigray: «Estas medidas son necesarias no sólo por los repetidos ataques del Tplf, sino también por su activa connivencia con potencias extranjeras hostiles», declaró entonces. Es que, con el pretexto de brindar ayuda humanitaria, numerosas organizaciones financiadas por Washington aterrizaban en los aeropuertos de la región llevando pertrechos bélicos.

Finalmente, el 2 de noviembre pasado, en Pretoria, en una iniciativa promovida por la Unión Africana y presidida por el ex presidente nigeriano Olusegun Obasanjo y el expresidente de Kenia Uhuru Kenyatta, se alcanzó casi por sorpresa un acuerdo de paz entre el gobierno federal de Etiopía y el Tplf, que prevé el desarme total de los milicianos tigriña.

Este acuerdo de paz pone fin a la era del Tplf en el Cuerno de África, a su política divisionista, al odio entre grupos étnicos y a la militarización de toda la región. Su derrota marca, además, el fin del éxodo de jóvenes procedentes del Cuerno de África y es un alivio para Italia. Con el frente tigriña, EE.UU. pierde también su principal base de operaciones en el este del continente. Se trata de un éxito inesperado de la «solución africana a los problemas africanos», un precedente que augura un buen futuro para el panafricanismo y un gran avance hacia un mundo multipolar, libre de alineamientos coloniales.