Entradas

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, adelanta el inicio de la temporada 2023 de su columna del Club de La Pluma atendiendo a las circunstancias gravísimas del momento y a los profundos cambios estratégicos y geopolíticos que se están produciendo en el mundo, con EEUU presionando para arrastrar a las naciones a sus guerras proxys y amenazándolas con que: “… están conmigo o sin migo”

AUDIO

Y es que durante estas semanas, el frente de la guerra en Europa ha dado varios vuelcos decisorios, nada favorables al eje anglosajón y a sus 30 países subordinados. Mientras la madre historia nos recuerda que contra Napoleón, Rusia llegó hasta París, y que contra Hitler lo hizo hasta Berlín. Por lo que  es muy posible que -pronto o más tarde- la capital de Ucrania padezca el mismo destino, cumpliéndose la lógica trágica de que todo país periférico utilizado como herramienta de Washington, termina siempre siendo “el pato de la boda”. Y dejando en evidencia a este “Oxidente” sin ideas y sin doctrina, que ha entrado en un callejón sin salida y con pocas posibilidades de éxito.

Sobre América del Sur, Pereyra Mele nos relata la ola de indignación por las descaradas declaraciones de la general Laura Richardson, jefa del comando Sur de EEUU, quién ha advertido a los suramericanos sobre cuáles son los intereses estratégicos que tiene su país en la región y cuáles son las riquezas naturales que no pueden estar disponible para adversarios suyos, en una actuación prepotente contraria a toda diplomacia y dejando claro que se sienten dueños absolutos de esta parte del mundo.
Luego reconoce que el continente sigue estando en conflictividad como quedó demostrado con la banda de forajidos terroristas en Brasilia, con el apoyo de algunos miembros de las fuerzas armadas y de sectores económicos, lo que viene a demostrar que “nada está atado ni nada es seguro en nuestra región.

Y continúa su relato por Perú y sus movilizaciones populares contra el gobierno ilegítimo que ya ha asesinado a 60 personas. Nos habla del fuerte apoyo de la embajada norteamericana al gobierno de facto, de las próximas maniobras militares conjuntas entre las fuerzas armadas peruana y norteamericana, del fuerte desprestigio del ejecutivo de Dina Boluarte y de todo el parlamento, y del intento de culpar a Bolivia del levantamiento popular en su contra, dando oxígeno a los sectores duros de derecha y pro yanki que agitan la llamada “Media Luna Boliviana”.

Finalmente, nuestro director se explaya en la trascendental cumbre reciente de la CELAC en Buenos Aires, con un protagonismo central del presidente Lula, que dio lugar a importantes e históricos acuerdos que darían un paso gigantesco en la unión regional y que nos transformaría en un actor principal, con autonomía y poder propio para tener presencia en los grandes escenarios geopolíticos donde se está reconfigurando el nuevo orden multipolar.
Quizás y paradójicamente, el éxito y la trascendencia de la cumbre de la CELAC quedó demostrada en la cantidad de ridiculeces y tonterías lanzadas por la oposición descerebrada de la Argentina, siempre funcional a los intereses imperiales de EEUU.

Eduardo Bonugli (Madrid, 29/01/23)

Por  Sergey Poletaev , cofundador y editor del proyecto Vatfor.

Todos los actores clave del conflicto actual llevan años engañándose y la paz solo llegará cuando acepten la realidad

La ofensiva militar rusa en Ucrania ha puesto en marcha una cadena de acontecimientos que ha llevado a una convulsión global, en términos políticos y económicos, comparable a las guerras mundiales. Probablemente estemos en la fase inicial de este conflicto, y más jugadores se involucrarán con el tiempo, pero ya se pueden sacar algunas conclusiones.

El año pasado ha sido uno en el que el posmodernismo chocó con el mundo real. Casi todos los actores directos e indirectos de la crisis ucraniana construyeron sus políticas internas y externas sobre construcciones teóricas altamente ideológicas. Y cuanto más ilusiones, más duras serán las consecuencias ahora.

Echemos un vistazo a los principales jugadores.

Rusia

Nuestra primera y principal ilusión era sobre los compromisos contractuales de otras partes. A lo largo de la era postsoviética, habíamos tratado de resolver el problema de Ucrania de manera pacífica bajo el supuesto de que sería mejor para todos.

La idea era que Occidente, especialmente la parte limítrofe con la principal potencia nuclear, tuviera una situación de seguridad predecible y reglas de juego claras, junto con un alto grado de influencia sobre Kiev. Además, Europa Occidental preservaría y fortalecería sus lazos con Rusia como su principal base de recursos y también obtendría acceso a su extenso mercado. Ucrania tendría la posibilidad de una integración suave en la gran Europa mientras mantiene profundos lazos económicos y culturales con Rusia. Mientras tanto, Moscú, además de su mayor integración gradual en el sistema occidental y principalmente liderado por la UE, mantendría la influencia sobre Ucrania y disfrutaría de la garantía de políticas amistosas de Kiev hacia el estado ruso y la población multimillonaria de etnia rusa en Ucrania.

Sin embargo, toda la historia de la Ucrania postsoviética es una historia de retroceso (que se analizará más adelante). Este estado de cosas ha sido irreversible desde 2014, y la constante ignorancia de este hecho y los intentos de anular el proceso inevitable, a través de acuerdos con Kiev y Occidente, nos han llevado a la actual campaña militar.

Lo que salió mal exactamente a fines de febrero del año pasado es algo que no sabremos durante algún tiempo. Sin embargo, si Moscú tenía el objetivo de resolver el problema ucraniano según el escenario georgiano de 2008 -con poca sangre y en unos pocos días-, obviamente este objetivo no se ha logrado.

El hecho es que el puesto de avanzada antirruso de 30 años resultó ser muy fuerte y listo para luchar incluso a costa de su propia destrucción, nuevamente, en contra del sentido común, como se entiende en Moscú.

Con suerte, las ilusiones rusas se han disipado definitivamente y nuestro liderazgo político y militar ya no depende del comportamiento racional tanto de Occidente como de Kiev. Sin embargo, hasta ahora, el curso de la ofensiva militar sugiere más bien lo contrario.

En este momento, las ofensivas se están llevando a cabo solo en el Donbass, y no a lo largo de todo el frente, sino en áreas localizadas, principalmente por parte de las fuerzas del grupo de contratistas privados Wagner y las antiguas milicias locales. Existe la sensación de que durante 2022 realmente no sabíamos qué hacer a continuación, como si estuviéramos esperando que el enemigo se cansara antes que nosotros y finalmente comenzáramos a negociar de verdad.

Nuestra segunda ilusión se refería a las capacidades de combate del ejército. Las acciones de las Fuerzas Armadas rusas son generalmente criticadas en los círculos patrióticos. Pero debe entenderse que, desde hace algún tiempo, nuestro ejército no se ha preparado para un conflicto terrestre a gran escala con una línea de frente de un par de miles de kilómetros, con la necesidad de realizar operaciones armadas combinadas al nivel de la Segunda Guerra Mundial. , respaldada por la movilización de cientos de miles de hombres. Esto no cambiará de la noche a la mañana. Y aunque las deficiencias identificadas en las acciones de sus Fuerzas Armadas y su liderazgo se reconocen y se abordan de alguna manera, todavía no vemos una ofensiva a gran escala con el objetivo decisivo de derrotar al Ejército ucraniano. Quizás lo hagamos este año. Tal vez el ejército se esté preparando en este momento en lugar de esperar.

El presidente ruso, Vladimir Putin, y el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu © Sputnik / Sergei Savostyanov

EE.UU

La principal ilusión de los EE. UU. en la era posterior a la Guerra Fría ha sido la creencia en su control total (o al menos el dominio) sobre lo que sucede en el mundo y, por lo tanto, la noción de que los intereses de sus contrapartes se determinan en Washington. y sólo en Washington. En pocas palabras, las cosas serán como yo quiero que sean, y si no, tengo medios suficientes para engatusar y castigar a los que no están de acuerdo.

En muchos sentidos, esta inflexibilidad ha llevado a la crisis actual: era imposible que las élites estadounidenses llegaran a un acuerdo con Rusia, mientras salvaban las apariencias e incluso se beneficiaban económica y políticamente. Aunque Moscú parecía dispuesto a comprometerse.

La situación es similar en todo el mundo: en todas partes, Estados Unidos actúa según el principio de «El poder va antes que el derecho».

En Medio Oriente, tal comportamiento ya ha llevado a un fuerte debilitamiento de la posición de Estados Unidos; la perspectiva de un conflicto con China se ha vuelto casi irreversible, y Washington ha colocado bombas de relojería en sus relaciones con aliados en Europa y Asia que es probable que exploten en los próximos años.

Desde la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos había estado construyendo un sistema global, una especie de nuevo tipo de imperio. Washington ha tomado constantemente el control de los procesos políticos y económicos en el mundo sin mucha resistencia; por el contrario, todos han buscado integrarse en este sistema, algunos ganando mercados y acceso a dinero barato, algunos obteniendo un paraguas de seguridad y la oportunidad de no gastar. dinero en sus ejércitos, algunos poniendo sus manos en la última tecnología.

Los propios EE. UU. sacaron la crema de todo esto, y después de varias generaciones, la clase política estadounidense se convenció de que tal sistema no era el resultado de un trabajo arduo y la consideración de los intereses de los socios, sino una especie de derecho de nacimiento, que a veces se convirtió en una carga. . Por lo tanto, cuanto más histérica se ha vuelto la política exterior estadounidense y más ha intentado obligar a otros a someterse a su voluntad. En consecuencia, ha socavado el sistema global centrado en Estados Unidos.

Washington todavía tiene un sólido margen de seguridad, su base sigue siendo grande y las instituciones globales alternativas apenas comienzan a tomar forma, por lo que no espere ningún cambio notable en la política de EE. UU. en los próximos años, especialmente porque es más probable que aumenten las divisiones internas. la tensión de la política exterior.

La segunda ilusión estadounidense (así como europea occidental) es que un conflicto militar, de la escala de lo que está sucediendo en Ucrania, se puede ganar sin una participación directa. Sí, el ejército ucraniano está aguantando bastante bien, pero hasta ahora Rusia ha dedicado solo una pequeña parte de sus recursos militares a la operación, y el grado de escalada de nuestra parte ahora está determinado por decisiones políticas, no por capacidades militares y de movilización. Si estamos dispuestos y listos, podemos aumentar el ataque muchas veces, al que será extremadamente difícil para Occidente y los EE. UU. responder sin involucrar directamente a sus fuerzas (al menos la defensa aérea y la fuerza aérea) en el conflicto. Sin embargo, el presidente Biden ha enfatizado repetidamente que no intervendrá mientras esté en el poder.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden © Mario Tama / Getty Images

Europa Oriental

La principal ilusión de Europa Occidental es que su bien alimentada prosperidad de las últimas décadas es un logro propio y que se basa en un conjunto de valores abstractos. En realidad, su riqueza ha descansado sobre dos pilares: el techo militar, político y económico estadounidense y los recursos baratos, principalmente rusos.

La falta de preocupación por la propia seguridad y la imposibilidad de conflictos internos, por un lado, contribuyó a un auge económico sin precedentes, una verdadera edad de oro, y, por otro, a la degeneración de las élites y la clase política de Europa occidental. , que creía sinceramente que así sería siempre y que bastaba con cultivar valores y esforzarse por contagiarlos al resto del mundo “atrasado”.

Esto explica la terquedad de Europa occidental en el tema ucraniano, que raya en el fanatismo. La UE y sus aliados aceptan las sanciones contra Rusia más crueles con el mayor fervor y sin consideración por ningún daño.

El bloque se ve privado de un mercado importante, de su base de recursos más importante, y está siendo llevado a una dependencia casi colonial de Washington, que, a diferencia de Europa Occidental, tiene poder militar real y control sobre los procesos políticos y económicos a nivel mundial.

Dado que el intento de Occidente de conmocionar y asombrar a Rusia fracasó económicamente, los líderes de Europa Occidental están perdidos: las mismas personas, con un par de días de diferencia, pueden hablar sobre la necesidad de una victoria militar sobre Moscú y la necesidad de un diálogo diplomático, sin pareciendo entender mucho sobre lo que significan “victoria militar” y “diálogo diplomático”.

La perspectiva de años de altos precios de la energía y la desindustrialización resultante y la caída del nivel de vida, la probabilidad de una guerra comercial con los EE. UU. en una recesión global, la posibilidad de subsidiar a una Ucrania en ruinas por un número indefinido de años, el espectro de Cientos de miles de millones en pérdidas por la pérdida de inversiones acumuladas en Rusia deberían ser alarmantes, pero aún no han llevado a ninguna solución. Porque simplemente no hay nadie para hacerlos e implementarlos.

Además, persisten los problemas de larga data de la UE, que ha barrido bajo la alfombra en los últimos años, como la crisis migratoria y la preocupación constante por la estabilidad económica del sur de Europa.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la primera ministra de España, Pedro Sánchez Pérez-Castejon, el presidente de Rumanía, Klaus Iohannis, el canciller de Alemania, Olaf Scholz, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. 
© Dursun Aydemir / Agencia Anadolu a través de Getty Images

Ucrania

La principal ilusión de Ucrania es la creencia de que es posible construir un estado monoétnico hostil a Rusia dentro de sus fronteras postsoviéticas con una población rusa significativa, y la creencia de que tal Ucrania será tolerable tanto para Occidente como para la propia Rusia.

Ucrania no es Polonia, y el intento de inclinarse decisivamente hacia un bloque ha llevado a un conflicto civil, cada lado apoyado por Occidente y Rusia respectivamente. Después de que este conflicto se convirtió en un conflicto abierto en 2014, Ucrania comenzó a convertirse de un puesto de avanzada anti-ruso en un arma, una especie de dron kamikaze de Occidente contra Moscú.

Es cierto que esto tuvo un éxito parcial: tanto las fuerzas armadas ucranianas como el Estado en su conjunto resistieron el golpe de febrero, se recuperaron y, con el apoyo de Occidente, infligieron una serie de dolorosas derrotas a Rusia en otoño.

Los éxitos militares, sin embargo, no son estratégicos y el precio es la muerte de la economía ucraniana. Según diversas estimaciones, hasta un tercio de la población (antes de febrero de 2022) ha huido del país. Mientras tanto, la producción se redujo a la mitad incluso antes de que comenzaran los ataques rusos a las instalaciones energéticas en octubre, y para el Año Nuevo, según declaraciones oficiales de Kiev, se redujo en un 70 por ciento. Esto significa desempleo, arcas vacías, mayor empobrecimiento de la población y cierres masivos de empresas.

Sí, Occidente ahora sirve como una poderosa retaguardia para Ucrania, a un costo considerable, pero evita involucrarse directamente en la lucha, transfiriendo toda la carga y las dificultades a Kiev. Cualquiera que sea el final de la fase candente del conflicto, parece que una Ucrania devastada tendrá que lidiar con las consecuencias por sí sola, y cuanto más avance, más difíciles serán.

Sin embargo, incluso si algunas de las élites ucranianas pueden adivinar cómo se están utilizando, no pueden detenerse. El control occidental es demasiado estricto, el bombeo ideológico es demasiado grande y las cosas han ido demasiado lejos.

Ucrania es ahora un zombi, un muerto andante, y seguirá moviéndose mientras Occidente la apoye. Sin embargo, incluso así, el ejército ucraniano es capaz de luchar durante años, especialmente dado el lento curso actual del conflicto.

Occidente puede retirar su apoyo a Ucrania solo en un escenario: si el ejército de Kiev es derrotado y físicamente incapaz de luchar, o si Ucrania se reduce físicamente lo suficiente como para perder su importancia estratégica. Cualquier alto el fuego solo pospondría el conflicto para el futuro, y no hay que hacerse ilusiones al respecto.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy © Metin Aktas / Agencia Anadolu vía Getty Images

El conflicto hasta ahora solo ha escalado. Tanto para Rusia como para Occidente es existencial, y ninguna de las partes se inclina a ceder.

Lo más sorprendente es que las hostilidades hasta ahora han estado relativamente localizadas, limitadas a un teatro ucraniano, e incluso allí de manera mesurada y posicional. Las partes parecen estar enfocadas en cómo aprender a vivir bajo las nuevas condiciones, lo que significa que descubrir el nuevo orden mundial podría ocurrir de manera relativamente pacífica, sin convertirse en una gran batalla con el riesgo de un desastre nuclear.

La iniciativa en este proceso la tomará quien primero acepte la realidad, comprenda su lugar en ella y actúe en consecuencia. Esto se aplica no solo a los participantes mencionados anteriormente en la crisis de Ucrania, sino también a los países neutrales que aún tienen que abandonar sus propias ilusiones.

Fuente del Artículo RT en inglés Sergey Poletaev: Russia, Ukraine, the EU and the US have something in common – their illusions were shattered in 2022 

Link: https://www.rt.com/news/569660-illusions-were-shattered-in-2022/ 

Por Sergio Rodríguez Gelfenstein, autorizado por su autor para ser difundido en Dossier Geopolitico

El mundo está involucionando. La barbarie se impone. Una serie de valores, principios y comportamientos que la humanidad había aceptado como válidos -a pesar que los mismos son expresión de las sociedades de clases antagónicas- y que buena parte de esa misma humanidad los considere “normales”, están siendo avasallados, maltratados y excluidos de la cotidianidad de la vida.

Las noticias en este sentido son apabullantes. Ya va siendo natural que las fuerzas armadas de Ucrania con el apoyo de la OTAN, bombardeen hospitales, jardines infantiles y parques de diversiones. Las informaciones de la prensa libre traen la noticia de que uno de los proyectiles lanzados por el ejército neonazi, impactó en la sala de pediatría del centro hospitalario causando muertos y heridos. Todo ello con las armas de la “ayuda humanitaria” de Europa y Estados Unidos. Otro tanto ocurre en Palestina donde el ejército sionista asesina niños con total impunidad.

Todos los argumentos que se utilizan para enviar armas a Ucrania y para apoyar a la entidad sionista, son los mismos que justifican las medidas coercitivas unilaterales contra Venezuela, Cuba, Nicaragua y otros países. 

Se ha llegado al colmo de la indecencia y la ausencia de escrúpulos. La carencia de cualquier tipo de ética los lleva a evidenciar, sin ninguna impudicia, crímenes de lesa humanidad que afectan la vida y conducen a la muerte de decenas de miles de ciudadanos. No les importa inyectar dinero y armamento al gobierno nazi de Ucrania y al sionista de Israel que vienen a ser lo mismo.

Durante el pasado mes de noviembre, un proyecto de resolución presentado en la ONU para rechazar la glorificación del nazismo, el neonazismo y otras prácticas, fue aprobado por la inmensa mayoría de los países del planeta pero rechazado por Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Gran Bretaña y la Unión Europea. En otras palabras, estos países consideran que el nazismo debería ser exaltado como valor universal. Tal vez sea esta la explicación de su apoyo irrestricto al régimen nazi de Ucrania.

Creo que el debate sobre estos temas supera la coyuntura, se debe ir a los fundamentos, a lo estructural, a lo que tiene carácter estratégico para los intereses de la humanidad. En este sentido, se puede decir que la crisis de valores tiene que ver con la implosión de una serie de procesos que el mundo está viviendo y que guardan relación con la ineficacia de ciertos constructos teóricos que ya no sirven para analizar la situación del momento, me refiero a definiciones como democracia, izquierda y derecha, separación de poderes, alternabilidad en el gobierno, libertad de prensa y de expresión, Estado de derecho y otros que hoy son sólo instrumentos para la dominación, y que incluso hasta algunos sectores de la izquierda han asumido…y hasta defendido por su incapacidad de construir puntos de vista alternos, creer en ellos y usarlos como herramientas de construcción de la sociedad nueva.

En esa medida, ante nuestra incapacidad de creación teórica y de hacer práctica revolucionaria, hemos sido empujados a la defensa y salvaguarda de la conceptualización que emana de las sociedades de clases antagónicas. Todos sabemos que esos enunciados transformados en paradigmas de los que han ostentado el poder fueron emitidos hace muchos siglos y hasta milenios atrás cuando el mundo era totalmente diferente al actual. Seguir sustentándolos, es una entelequia e incluso un absurdo. Es los que quieren los que nos dominan. 

Uno de esos paradigmas es el de democracia tal como se conceptúa en Occidente. Como prueba de su total falsedad basta ver lo que está ocurriendo en Perú o en Estados Unidos, el propio corazón del mundo occidental capitalista que reverencia la democracia representativa.

Cuando un connotado líder occidental como lo es Josep Borrell establece una diferencia para el mundo en el que Europa es un jardín y el resto, una selva, se puede entender a la perfección el intríngulis que se nos pretende obligar a asumir. Con ello se justifica la expansión de la OTAN como expansión del hermoso jardín capitalista que debe construirse en todo el planeta para salvar a la humanidad de la barbarie de la selva. Ello es necesario incluso a costa de la guerra, el genocidio y hasta de la destrucción de la vida en el Tierra.

En esto de las definiciones, siglos de eurocentrismo nos han hecho creer que Europa es la madre de la civilización mundial y el ejemplo a seguir. Vale recordar que las grandes civilizaciones de la antigüedad: China, India, Persia, Mesopotamia, Egipto, la maya, la azteca y la inca, ninguna estuvo en Europa. 

En realidad, Europa es expresión de lo peor de la historia de la humanidad, allí nació el capitalismo y el imperialismo, el esclavismo y el colonialismo, allí se desarrollaron las dos guerras más brutales que el mundo pueda recordar. Europa expone en sus museos, sin impudicia, toda la barbarie que le es propia y que manifiesta lo más execrable de la condición humana.

En la actualidad, sus sistemas monárquicos que se venden entre oropeles como ejemplo de estabilidad político, su parlamento corrupto al servicio de repudiables realezas de otros continentes y su estructura militar organizada bajo la figura de la OTAN que no es más que manifestación edulcorada de su transformación en colonia de Estados Unidos que la compró a través del Plan Marshall, son clara manifestación de una putrefacción que el mundo no soportará por mucho tiempo más.

Mientras existan, hay que mantener relaciones con ellos, como con todos, pero sobre la base del respeto mutuo. La defensa de la soberanía y la capacidad de tomar decisiones sin interferencias externas debería ser piedra angular de la política exterior de cualquier país que se respete. Otro tipo de vínculo no debe ni puede ser aceptado bajo ninguna condición.

En el caso de América Latina, Europa solo desea tener una buena relación para alimentar los sucios intereses de sus bancos y sus empresas expoliadoras. Los gobiernos son meros servidores para garantizar el robo de nuestras riquezas.

En este sentido, me parece absolutamente indigno que todavía en el siglo XXI sigamos considerando a los países de Europa como avales o garantes de algo. ¿Hasta cuándo? 

No puedo concebir que para entenderse entre venezolanos o entre colombianos se tenga que recurrir a Noruega o a Francia para que den fe de nuestra buena voluntad para solucionar los problemas internos. 

Noruega finge apoyar la paz en América Latina y al mismo tiempo como país de la OTAN le da soporte al gobierno nazi de Kiev. De hecho es el sexto mayor contribuyente con armamento y recursos financieros con más de 550 millones de dólares para que Zelenski continúe su labor genocida. Es decir, “trabaja” por la paz en América Latina y trabaja por la guerra en Europa ¿cuánta inmoralidad? … y nosotros lo aceptamos. ¿Hasta cuándo?.

¿Acaso no tenemos CELAC?. ¿Para qué creamos nuestras instituciones si pensamos que no pueden ser avales o garantes? La CELAC debe ser mucho más que reuniones de discursos y aplausos. ¿Hasta cuándo vamos a seguir creyendo en la salvaje Europa como sinónimo de paz?

Qué puede ser un continente como Europa cuando permanece en silencio mientras Estados Unidos hunde su moneda. No son nada, dependen del comercio con China, de la energía de Rusia y de la “seguridad” que le proporciona su condición de vasallos de Estados Unidos. Viven del pasado y de la historia que ellos mismos se construyeron a partir del dinero que les proporcionó el robo, el ultraje y el genocidio de cientos de millones de seres humanos. Han edulcorado la historia para venderse como civilizadores y cultos.

Ellos no pueden ser aval para la solución de nuestros problemas como no lo puede ser la OEA. A la vista está lo que le sucedió a Bolivia y más recientemente a Perú. Necesitar a la OEA es necesitar a Estados Unidos. En nuestro caso, como república bolivariana que somos, no es aceptable bajo ningún concepto invitar a Estados Unidos o a Europa para resolver nuestros negocios como lo dijo el Libertador. Por algo no los invitó al Congreso de Panamá en 1826. 

Debemos estar a la altura de nuestros pueblos, construyendo nuestras instituciones, dándoles credibilidad y concediéndole el poder que otorga la soberanía popular para resolver nuestros asuntos y salir adelante.

Twitter: @sergioro0701

Estimados… el ocaso del mal llamado «occidente» ( EEUU y Europa)  se encuentra en su cenit. Ha entrado en un proceso de descomposición inexorable, fruto del fatalismo histórico. No nos dejemos confundir y distraer con la abrumadora y masiva campaña de acción psicológica llevada adelante por los medios masivos de comunicación, con un relato plagado de falsedades y engaños ( la post verdad) con la que tratan de ocultar o retrasar lo inevitable. 

Hoy  EEUU no puede arrastrar a sus vasallos europeos en su guerra total con Rusia; los europeos acompañan y apoyan a Ucrania (incluido el régimen de sanciones), pero rechazan una guerra abierta con Rusia. Esto va a ir agrietando la alianza atlántica y va a hacer implosionar la Unión Europea. La guerra de poder de EEUU no es solo con Rusia, sino también con China, ambos, Rusia y China constituyen hoy una «unidad estratégica integral» cada vez mas profunda, que muchos en «occidente» no terminan de comprender o aceptar. En esta confrontación global China y Rusia son una y por lo tanto la guerra de poder que libra EEUU por mantener su hegemonía es contra Eurasia, y está destinado a sucumbir. Los europeos mayoritariamente no desean ser arrastrados a una derrota global e intentan resistirse. Estamos siendo testigos de un cambio de época. Disfrutemos ese privilegio que nos otorga la vida. M.A.Mitre Dossier Geopolitico

 GUERRA EN UCRANIA ES SENTENCIA DE MUERTE PARA LA OTAN

M.K.Bhadrakumar  25 de diciembre

El momento decisivo en la conferencia de prensa del presidente estadounidense Joe Biden en la Casa Blanca el miércoles pasado, durante la visita del presidente Zelensky, fue su admisión virtual de que está limitado en la guerra de poder en Ucrania, ya que los aliados europeos no quieren una guerra con Rusia. 

Para citar a Biden, “Ahora, dices, ‘¿Por qué no le damos a Ucrania todo lo que hay para dar?’ Bueno, por dos razones. Uno, hay toda una Alianza que es fundamental para quedarse con Ucrania. Y la idea de que le daríamos a Ucrania material que es fundamentalmente diferente del que ya se está dando allí tendría la perspectiva de romper la OTAN y dividir la Unión Europea y el resto del mundoDos, He pasado varios cientos de horas cara a cara. cara con nuestros aliados europeos y los jefes de estado de esos países, y argumentando por qué les interesaba abrumadoramente que siguieran apoyando a Ucrania… Lo entienden completamente, pero no buscan ir a la guerra con Rusia en Ucrania.  No están buscando una tercera guerra mundial”.

Biden se dio cuenta en ese momento de que “probablemente ya dije demasiado” y terminó abruptamente la conferencia de prensa. Probablemente olvidó que estaba insistiendo en la fragilidad de la unidad occidental. 

El punto es que los comentaristas occidentales olvidan en gran medida que la agenda central de Rusia no se trata de la conquista territorial, al igual que Ucrania es vital para los intereses rusos, sino de la expansión de la OTAN. Y eso no ha cambiado. 

De vez en cuando, el presidente Putin vuelve a abordar el tema fundamental que EE. UU. pretende constantemente debilitar y desmembrar a Rusia.  Recientemente, el miércoles pasado, Putin invocó la guerra de Chechenia en la década de 1990: “el uso de terroristas internacionales en el Cáucaso, para acabar con Rusia y dividir la Federación Rusa…

Ellos [Estados Unidos]   afirmaron condenar a al-Qaeda y otros criminales, sin embargo, consideraron que usarlos en el territorio de Rusia era aceptable y les proporcionaron todo tipo de asistencia, incluido apoyo material, informativo, político y de otro tipo, en particular apoyo militar, para alentarlos a continuar luchando contra Rusia”.

Putin tiene una memoria fenomenal y habría estado aludiendo a la cuidadosa elección de William Burns por parte de Biden como su jefe de la CIA. ¡Burns fue la persona de contacto de la Embajada de Moscú para Chechenia en la década de 1990! Putin ahora ordenó una campaña a nivel nacional para erradicar los vastos tentáculos que la inteligencia estadounidense plantó en suelo ruso para la subversión interna. Carnegie, una vez dirigida por Burns, ha cerrado desde entonces su oficina en Moscú,   ¡y el personal ruso huyó a Occidente! 

El leitmotiv de la reunión ampliada de la Junta del Ministerio de Defensa en Moscú el miércoles, a la que se dirigió Putin , fue la profunda realidad de que la confrontación de Rusia con los EE. UU. no va a terminar con la guerra de Ucrania. Putin exhortó a los altos mandos rusos a “analizar cuidadosamente” las lecciones de los conflictos en Ucrania y Siria. 

Es importante destacar que Putin dijo: “Seguiremos manteniendo y mejorando la preparación para el combate de la tríada nuclear. Es la principal garantía de que se preserva nuestra soberanía e integridad territorial, la paridad estratégica y el equilibrio general de fuerzas en el mundo. Este año, el nivel de armamentos modernos en las fuerzas nucleares estratégicas ya superó el 91 por ciento. Seguimos rearmando los regimientos de nuestras fuerzas estratégicas de misiles con modernos sistemas de misiles con ojivas hipersónicas Avangard”.

Del mismo modo, el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, propuso en la reunión del miércoles un refuerzo militar “para reforzar la seguridad de Rusia”, que incluye: 

    Creación de un grupo de fuerzas correspondiente en el noroeste de Rusia para contrarrestar la incorporación de Finlandia y Suecia como miembros de la OTAN; 

    Creación de dos nuevas divisiones de infantería motorizada en las regiones de Kherson y Zaporozhya, así como un cuerpo de ejército en Karelia, frente a la frontera con Finlandia; 

    Mejora de 7 brigadas de infantería motorizada en divisiones de infantería motorizada en los distritos militares occidental, central y oriental, y en la Flota del Norte; 

    Adición de dos divisiones de asalto aéreo más en las Fuerzas Aerotransportadas;

    Suministro de una división de aviación compuesta y una brigada de aviación del ejército con 80-100 helicópteros de combate dentro de cada ejército de armas combinadas (tanques); 

    Creación de 3 comandos de división aérea adicionales, ocho regimientos de aviación de bombarderos, un regimiento de aviación de combate y seis brigadas de aviación del ejército; 

    Creación de 5 divisiones de artillería de distrito, así como brigadas de artillería superpesada para construir reservas de artillería a lo largo del llamado eje estratégico; 

    Creación de 5 brigadas de infantería de marina para las tropas costeras de la Armada a   partir de las brigadas de infantería de marina existentes; 

    Aumento del tamaño de las Fuerzas Armadas hasta 1,5 millones de efectivos de servicio, con 695.000 personas en servicio bajo contrato.

Putin resumió: “No repetiremos los errores del pasado… No vamos a militarizar nuestro país o militarizar la economía… y no haremos cosas que realmente no necesitamos, en detrimento de nuestra gente y la economía, la esfera social  Mejoraremos las Fuerzas Armadas rusas y todo el componente militar. Lo haremos con calma, rutina y constancia, sin prisas”. 

Si los neoconservadores en el asiento del conductor en el Beltway querían una carrera armamentista, la tienen ahora. La paradoja, sin embargo, es que esto va a ser diferente de la carrera armamentista bipolar de la era de la Guerra Fría. 

Si la intención de Estados Unidos era debilitar a Rusia antes de enfrentarse a China, las cosas no están funcionando de esa manera. En cambio, EE. UU. se ve envuelto en una confrontación con Rusia y los lazos entre las dos grandes potencias están en un punto de ruptura. Rusia espera que Estados Unidos haga retroceder la expansión de la OTAN, como prometió a los líderes soviéticos en 1989. 

Los neoconservadores esperaban un “ganar-ganar” en Ucrania: derrota rusa y un vergonzoso final de la presidencia de Putin; una Rusia debilitada, como en la década de 1990, buscando a tientas un nuevo comienzo; consolidación de la unidad occidental bajo una América triunfante; un impulso masivo en la próxima lucha con China por la supremacía en el orden mundial; y un Nuevo Siglo Americano bajo el “orden mundial basado en reglas”

Pero, en cambio, se está convirtiendo en un Zugzwang clásico  en el final del juego, tomando prestado de la literatura de ajedrez alemana, donde EE. UU. está obligado a hacer un movimiento sobre Ucrania, pero cualquier movimiento que haga solo empeorará su posición geopolítica. 

Biden ha entendido que Rusia no puede ser derrotada en Ucrania; ni el pueblo ruso está de humor para una insurrección. La popularidad de Putin se está disparando, ya que los objetivos rusos en Ucrania se están realizando de manera constante. Por lo tanto, Biden está teniendo una vaga sensación, tal vez, de que Rusia no está viendo las cosas en Ucrania exactamente como un binario de victoria y derrota, sino que se está preparando a largo plazo para resolver la OTAN de una vez por todas.

La transformación de Bielorrusia en un estado con “capacidad nuclear” lleva un mensaje profundo de Moscú a Bruselas y Washington. Biden no se lo puede perder. (Consulte mi blog La brújula nuclear de la OTAN se volvió inútil , Indian Punchline, 21 de diciembre de 2022

Lógicamente, la opción abierta para EE.UU. en este punto sería la desvinculación. Pero eso se convierte en una abyecta admisión de la derrota y significará la sentencia de muerte para la OTAN, y el liderazgo transatlántico de Washington se arruinará. Y, peor aún, las principales potencias de Europa occidental (Alemania, Francia e Italia) pueden empezar a buscar un modus vivendi con Rusia.  Sobre todo, ¿cómo puede sobrevivir la OTAN sin un “enemigo”?

Claramente, ni EE. UU. ni sus aliados están en condiciones de librar una guerra continental

Pero incluso si lo son, ¿qué pasa con el escenario emergente en Asia-Pacífico, donde la asociación «sin límites» entre China y Rusia ha agregado una capa intrigante en la geopolítica?

Los neoconservadores en el Beltway han mordido más de lo que podían masticar.  Su última carta será impulsar una intervención militar estadounidense directa en la guerra de Ucrania bajo el lema de una “coalición de los dispuestos”.

El analista Internacional y Director de Dossier Geopolitico Carlos Pereyra Mele, analiza para el Programa “Con sentido Común” con el Periodista Alfredo Guruceta en el Canal de cablevision Canal “C” de Córdoba.

La situación de los mercenarios argentinos de la “Legión Extranjera Ucraniana” donde noticias reciente explicitan la presencia de los mismos en el lejano conflicto y distinto a los intereses argentinos internacionales, prácticamente desconocida por la mayoría de la población del País…y de donde muchos “voluntarios” se marchan cansados de los malos tratos y órdenes ilegales

ANEXOS INFORMATIVOS:

1 Cruda arista de la guerra en Ucrania: la actuación de mercenarios, el incumplimiento económico pactado y los peligros que corren. TIEMPO MILITAR

Informe: http://www.tiempomilitar.com.ar/index.php/actualidad/actualidad-internacional/2929-guerra-ucrania 

2 Abusos, saqueos y antisemitismo: salieron a la luz oscuros testimonios de la legión extranjera de Ucrania CANAL «TN»

Muchos voluntarios se marchan cansados de los malos tratos y órdenes ilegales. Testimonios de soldados latinoamericanos.

Por Marcelo Izquierdo TN 23 de agosto 2022

Acoso sexual, misiones suicidas, saqueos a comercios, robos ordenados por superiores y hasta un jefe buscado en Polonia por crímenes mafiosos. Muchos de los voluntarios que se sumaron a la Legión Extranjera para la Defensa Territorial de Ucrania se encontraron con una realidad muy diferente a lo que imaginaban cuando decidieron alistarse para luchar contra Rusia.

Una exhaustiva investigación del diario The Kyiv Independenta seis meses del comienzo de la guerra que se cumplen este miércoles, reveló severas irregularidades y crímenes cometidos por comandantes de la legión creada por el presidente Volodomir Zelenski.

El periódico entrevistó a numerosos combatientes en el frente de guerra, entre ellos a milicianos estadounidenses, franceses, brasileños y hasta un colombiano. Uno de sus autores, Alexander Khrebet, dijo a TN que no se topó con ningún voluntario argentino durante su investigación. (NR: ahora en diciembre un periodista del mismo Canal TN descubre mercenarios argentinos)

La legión extranjera en Ucrania es blanco de fuertes cuestionamientos por su accionar en la guerra

La invasión rusa a Ucrania, el 24 de febrero pasado, desató una oleada de solidaridad que decantó en la conformación de una legión extranjera para apoyar la defensa del país. En Argentina se crearon varios grupos en internet para organizar el viaje para combatir e incluso se llegó a anunciar la salida de algunos jóvenes voluntarios en marzo pasado.

Pero desde entonces no se supo nada en concreto. Grupos de Instagram creados especialmente para sumar voluntarios, como la autodenominada Legión Güemes, quedaron desactivados.

Una de las denuncias más recurrentes de los milicianos extranjeros tuvo en la mira las “misiones suicidas” que les ordenaron cumplir en el frente. Un combatiente brasileño dijo que se le conminó realizar tareas de sumo riesgo y afirmó que no estaba dispuesto a tolerar órdenes de saquear y robar a civiles.

La investigación se recostó en especial en una de las dos unidades en la que está dividida de la legión internacional, la que está supervisada por la inteligencia de Ucrania y conformada por unos 500 combatientes. La otra unidad depende de las Fuerzas Terrestres. “Algunos de los comandantes de la unidad están implicados en el robo de armas y bienes, el acoso sexual, las agresiones y el envío de soldados no preparados a misiones imprudentes, según múltiples fuentes” citadas por el diario.

Ante esta serie de abusos los soldados extranjeros pidieron ayuda a altos cargos del ejército. El gobierno confirmó que recibió quejas.

Quiénes son los jefes de la Legión Extranjera que están en la mira de las autoridades ucranianas

La investigación reveló que la unidad es manejada por el mayor Vadym Popyk y su mano derecha, el comandante Taras Vashuk; su tío, conocido como el Viejo Taras y un oficial de inteligencia identificado como Sasha Kuchynsky.

Los legionarios los acusan de ser los responsables de todos los abusos. Incluso, dijeron que fueron enviados a misiones suicidas en la ciudad de Mykolaiv, uno de los puntos más candentes de la guerra en el sur de Ucrania.

Un miliciano estadounidense denunció que su pelotón sufrió numerosas bajas después de que se le ordenara mantener la línea del frente sin ningún respaldo. Tras escapar del lugar, sus jefes ordenaron a otro escuadrón ocupar su posición, con el mismo resultado. “Le dijimos al comandante que esas posiciones fueron descubiertas por los rusos. Si volvemos allí, todos estamos muertos”, dijo el soldado estadounidense al Kyiv Independent.

Pero los jefes volvieron a enviar a otro pelotón. Cuatro milicianos murieron y varios resultaron heridos. Otro fue tomado prisionero por los rebeldes de la región del Donetsk y enfrenta la pena de muerte.

También denunciaron que fueron obligados a saquear tiendas. Además, voluntarios judíos denunciaron que sufren el antisemitismo de uno de sus comandantes y otros dijeron que las mujeres médicas de su unidad sufrieron acoso sexual.

El verdadero rostro de uno de los comandantes de la Legión Extranjera

La investigación reveló además que Sasha Kuchynsky, uno de los jefes más cuestionados, es en realidad Piotr Kapuscinski, un exmiembro de una organización criminal de Polonia que huyó a Ucrania. El diario comparó las fotos de ambos y son coincidentes.

En Polonia, Kapuscinski es buscado por fraude y enfrenta ocho años de prisión. Además, según el diario polaco Gazeta Wyborcza, tiene antecedentes penales. En Ucrania fue investigado por robo agravado y agresión sexual. Pasó más de un año en prisión.

Kapuscinski se unió al ejército tras la invasión cuando enfrentaba una nueva causa por posesión de explosivos.

Según informes de medios polacos, Kapuscinski es conocido como “Broda” (Barba), un influyente exmiembro de la banda Pruszków, considerada en el pasado el grupo mafioso más grande del país.

Un soldado brasileño dijo que los jefes de la unidad son “un montón de aficionados jugando con la vida de las personas”. Incluso contó que varios de sus compatriotas abandonaron la legión.

Otros voluntarios denunciaron que Kuchynsky les ordenó saquear un centro comercial en la ciudad de Sievierodonetsk a principios de junio.

“Escuché directamente la orden de Sasha Kuchynsky a los soldados de mi unidad de irrumpir en el centro comercial, recoger aparatos electrónicos y todos los objetos de valor lo antes posible”, escribió un combatiente canadiense en su declaración tras el incidente.

“Había vecinos del lugar cerca del centro comercial, uno de los cuales al ver esto nos insultó, y los demás nos miraron con condena. Me dio vergüenza cumplir la orden de Sasha Kuchynsky y llevarme objetos de valor de las tiendas frente a los residentes que sufrieron la guerra”, escribió un legionario francés.

Según los milicianos, Kuchynsky ordenó saqueos similares en múltiples ocasiones. En tanto, un soldado colombiano denunció que sus jefes vendían cámaras termográficas a los voluntarios por 300 dólares.

Los legionarios dijeron además que quejarse ante las autoridades ucranianas fue peor. Desde entonces reciben amenazas constantes mientras numerosos combatientes abandonan la legión hartos de los abusos.

Fuente TN: https://tn.com.ar/internacional/2022/08/23/abusos-saqueos-y-antisemitismo-salieron-a-la-luz-oscuros-testimonios-de-la-legion-extranjera-de-ucrania/ 

Nadie perdió dinero capitalizando las tonterías ilimitadas que arrojaron los ciervos colectivos atrapados en la luz de los faros, también conocidos como los principales medios de comunicación occidentales, con una lluvia de premios a la Persona del año en un pésimo actor megalómano alimentado por cocaína que se hace pasar por un señor de la guerra.

Pepe Escobar  17 de noviembre

El desfile incesante de basura de los analistas militares occidentales ahora está «evaluando» que los primeros objetivos de un ataque conjunto entre Rusia y Bielorrusia en el agujero negro 404 antes conocido como Ucrania serán Lviv, Lutsk, Rivne, Zhytomyr, y por qué no lanzar a  Kiev en la mezcla directamente desde un segundo eje.

El Estado Mayor ruso sigue atentamente toda la acción e incluso puede seguir los consejos de tales «analistas».

Y luego está el pánico total, ya que el Ministerio de Defensa anunció que las Fuerzas de Misiles Estratégicos han cargado dos misiles balísticos intercontinentales Yars en sus silos previstos. Cue a los gritos generalizados de horror de la variedad «Rusia prepara un misil nuclear capaz de atacar profundamente a los EE. UU.».

Aunque algunos hechos nunca cambian. El número uno es la OTAN como un producto de la imaginación colectiva de Occidente, extremadamente deteriorada. Si alguna vez se llega a un punto crítico, como esperan y rezan los guerreros de salón straussianos/neoconservadores, Rusia puede derrotar convenientemente a toda la OTAN, ya que casi no hay nada “allí”.

Eso, por supuesto, requeriría una movilización rusa masiva. Tal como está, Rusia puede parecer débil en algunos trimestres, ya que activó en el mejor de los casos 100.000 tropas contra posiblemente 1 millón de tropas ucranianas. Es como si a Moscú no le sedujera exactamente la idea de “ganar”, que puede ser el caso, de una manera bastante retorcida.

Incluso ahora, Moscú no ha movilizado suficientes tropas para ocupar Ucrania, lo que, en teoría, sería imperativo para “desnazificar” por completo el tinglado de Kiev. Sin embargo, el concepto operativo es «en teoría». De hecho, Moscú está ocupado demostrando una teoría completamente nueva, independientemente del hecho de que algunas almas exaltadas han estado vendiendo que Putin debería ser reemplazado por Alexander Bortnikov del FSB.

“No quedará nada del enemigo”

Con su conjunto de misiles hipersónicos, Rusia puede derribar todos los puentes, puertos, aeropuertos y centrales eléctricas de la OTAN, almacenamiento de petróleo y gas natural, instalaciones de petróleo y gas natural de Rotterdam, en cuestión de unas pocas horas. Todo el equipo de producción de energía en la OTAN sería destruido. Europa quedaría aislada de los recursos naturales. Un Imperio aturdido y confuso sería incapaz de mover tropas, cualquier tropa, a Europa.

Y aún así las provocaciones continúan sin cesar. El reciente ataque de los drones ucranianos Tu-141 contra la base aérea Engels-2 fue culpado por Moscú de Kiev, que como era de esperar negó toda responsabilidad. Sin embargo, lo que realmente importaba era el mensaje estratégico de Moscú a EE. UU./OTAN, con Putin coqueteando con la idea de que, tarde o temprano, la respuesta podría ser de un nivel importante en caso de que el armamento de EE. UU./OTAN suministrado a Kiev se utilice para atacar territorios sensibles de la Federación Rusa. .

La doctrina rusa actual incluso permite que Moscú responda con ataques nucleares; después de todo, la base aérea de Engels-2 alberga bombarderos con capacidad nuclear, activos estratégicos de primer orden.

Los drones ciertamente fueron lanzados por agentes infiltrados dentro del territorio ruso. Si se hubieran originado fuera de Rusia y se hubieran interpretado como misiles nucleares, eso podría haber desencadenado el lanzamiento contra la OTAN de cientos de misiles nucleares rusos.

El propio Putin lo dejó bastante claro, siniestramente, en la cumbre del Consejo Económico de Eurasia en Bishkek, Kirguistán, hace una semana:

“Les aseguro que después de que el sistema de alerta temprana reciba una señal de un ataque con misiles, cientos de nuestros misiles estaran en el aire (…) Es imposible detenerlos (…) No quedará nada del enemigo, porque es imposible interceptar cien misiles. Esto, por supuesto, es un impedimento, un serio impedimento”.

No, por supuesto, para la pandilla straussiana-neoconservadora corroída por la estupidez que en realidad está dirigiendo la «política» exterior estadounidense.

No es de extrañar que fuentes de inteligencia rusas confiables establecieran que los misiles que golpearon a Engels-2 se lanzaron localmente, aunque el régimen de Kiev deseaba que se creyera lo contrario.

Y eso convierte toda la farsa en una farsa dadaísta, con un Imperio aturdido y confuso todavía atado a un maníaco en Kiev que todavía cree que el S-300 ucraniano que golpeó a Polonia vino de Rusia. Cue a todo el mundo, y no solo a Washington, como rehén de un maníaco de la «Persona del año» con el poder virtual de provocar una guerra nuclear mundial.

Napoleón rojo en la casa

Mientras tanto, en el terreno, Rusia ha adoptado una estrategia de operaciones profundas, a lo grande. En varios lugares a lo largo de la extensa línea del frente, atacan los puntos que tienen más probabilidades de atraer a las pobres reservas ucranianas que se esconden en la segunda línea de defensa. Cuando las reservas salen a través de tierras áridas y fangosas y caminos terribles para rescatar a las unidades de primera línea, se masacran batallones enteros.

Los rusos nunca profundizan en la tercera línea, donde se puede ubicar el comando y el control. Lo que está en juego es la guerra de desgaste bajo la estrategia de operaciones profundas, sacada directamente del libro de jugadas del legendario «Napoleón rojo», el mariscal de campo Mikhail Tukhachevsky.

Rusia salva soldados, personal y equipo. Todo funciona de maravilla en terrenos difíciles donde los vehículos se atascan en caminos lluviosos. Esta táctica de enjuagar y repetir, día tras día, durante meses ha provocado (al menos) 400.000 bajas ucranianas. Llámalo el epítome de la guerra de desgaste.

A los historiadores les encantará que todo el escenario se asemeje a la batalla de Agincourt, donde oleada tras oleada de caballeros franceses (desempeñando el papel de los ucranianos actuales y los mercenarios polacos/de la OTAN) seguían corriendo cuesta arriba contra los arqueros y caballeros ingleses que simplemente se detenían y los dejaban. venir, golpeando la segunda línea una y otra vez.

La diferencia, por supuesto, es que los rusos están empleando tácticas de guerra de desgaste día tras día durante seis meses, mientras que Agincourt fue solo una batalla en un solo día. Para cuando esta picadora de carne haya terminado, toda una generación de ucranianos y polacos habrá ido a conocer a su creador.

El mito colectivo de Occidente de una “victoria” ucraniana contra la guerra de desgaste rusa ni siquiera califica como engaño cósmico. Es una broma pésima y letal. La única salida sería sentarse a la mesa de negociaciones, ahora, antes de que el martillo (la próxima ofensiva rusa) caiga sobre el yunque (el frente existente).

Pero la OTAN, por supuesto, como Stultifying Stoltenberg sigue recordándole al mundo, no negocia.

Lo cual, en cierto sentido, puede ser una bendición, ya que la OTAN puede terminar desintegrándose en innumerables pedazos, totalmente humillada sobre el terreno a pesar de todos sus elaborados planes belicistas.

Andrei Martyanov ha estado rastreando sin igual la completa degradación económica, moral, intelectual y, sobre todo, militar, del Occidente colectivo, todo empapado de mentiras, pésimos giros de relaciones públicas y «incompetencia estupefaciente en todos los ámbitos».

Todo esto mientras Rusia se prepara “para otra ‘derrota’ más, como retomar todo el Donbass y luego… quién sabe qué entonces. Una victoria rápida para Rusia sería una pérdida porque la OTAN seguiría existiendo. No, Rusia tiene que controlar el ritmo de esto mientras absorbe a la OTAN en el molinillo”.

En algún lugar de su panteón privado, Palas Atenea, diosa de la geopolítica, disfruta inmensamente del espectáculo. Oh espera; en realidad se ha reencarnado y su nombre es Maria Zakharova.

Esta es una entrevista de RT a los voluntarios rusos que pelean en la Operación Especial como verán es una lucha encarnizada  No es un paseo (tipo yankee voy lo mato y vuelvo). Todos llevan granadas para volarse antes de caer prisioneros…hablan de lo duro del frente…del drama de quedar inválidos…y de los amigos muertos…pero todos quieren regresar al frente…ahora bien sus heridas y sus compañeros muertos lo son por las armas, el entrenamiento y el dinero entregado por europa y eeuu…creo que el daño que se hizo europa es definitivo…

Y otro tema es que RT expone estas duras experiencias personales que bien podrían ignorarlas y mostrar «rambos» superhéroes como hacen los yankees y Hollywood Pero no…la población rusa sabe lo que pasa con sus hombres y mujeres en el frente. Y también saben muy bien que muchos han muerto asesinados por las armas occidentales, pero no solo combatientes sino miles de civiles ucranianos rusoparlantes por parte del régimen de Kiev

Carlos Pereyra Mele Director de Dossier Geopolitico

RT habló con los voluntarios de Irkutsk Sergey Ziyatdinov, Mikhail Surovtsev y Alexey Shabansky, quienes regresaron de la zona NVO y van allí nuevamente. Hablaron sobre la vida y la amistad en la línea de contacto y compartieron por qué decidieron participar en la operación especial.

Sergei Ziyatdinov, indicativo Tatarin

Trabajamos como instaladores en Kamchatka, de servicio, con Mikhail (Surovtsev. – RT ). Nos sentamos arriba, en el andamio, hablamos. La operación ya ha comenzado. Allí, en una altura, decidieron: cuando volvamos a casa, iremos como voluntarios. En el Donbass, los niños están siendo asesinados, nosotros mismos tenemos hijos, ¿cómo puedo soportarlo? Regresaron a casa, renunciaron, fueron a la junta de reclutamiento. Se les dijo a las familias que habían ido a un sitio de construcción en Donetsk. Más tarde, sin embargo, en el centro de formación, cuando les entregaron los teléfonos, se lo confesaron a sus esposas. Mi algo está acostumbrado a que subo constantemente a todos lados. Pasé por Chechenia y no solo.

Las hijas también son comprensivas: tengo tres. Desde la infancia, armaron y desarmaron un rifle de asalto Kalashnikov, fueron al campo de entrenamiento conmigo. Les expliqué: lo que el abuelo Matvey no terminó, debemos ir y terminarlo. Era el abuelo de mi esposa, luchó en la Gran Guerra Patria, fue premiado. Siempre les contaba a todos sus nietos y bisnietos sobre la guerra.

Cuando fue difícil, pensé: el abuelo Matvey me está mirando desde arriba, no puedes ser un cobarde. De alguna manera, nos enseñaron que no puedes quedarte en casa cuando es así.

La lección, por cierto, fue seria. En el calor de 40 grados, 20 km al día transcurrieron con equipo de combate completo. Más tarde a menudo recordábamos al jefe del campamento con gratitud. Entre los voluntarios, simplemente no había nadie: un diputado, un profesor de historia, un agente inmobiliario … Teníamos a Oleg Sh. Era ucraniano. Sirvió en las Fuerzas Armadas de Ucrania, luego se dio cuenta de que toda la élite eran nazis, se fue, se fue a Crimea y se fue voluntariamente por la nuestra. Lo mató: un golpe directo en la trinchera.

  • Sergei Ziyatdinov (extremo izquierdo) 
  • © Foto de archivo personal

Nuestro comandante estuvo con la compañía de principio a fin. Hubo pérdidas. Todos fueron con granadas, no se habrían rendido al cautiverio. También hubo rechazos de voluntarios, después de las primeras batallas, luego hubo realmente patriotas.

Allí, por supuesto, todos los sentimientos se agravan. Una vez que Alexei (Shabansky. – RT ) fue a reunirse, nos llevó cámaras termográficas. Me siento en un tocón, pero mi corazón está inquieto. Se dio la vuelta, caminó de regreso. Escucho: llegada. Me paré detrás de un árbol: un gran fragmento voló frente a mi nariz, ya estaba caliente. Creo que tienes que caer en la trinchera. Doy medio paso, escucho: otro fragmento – y en mi cabeza: esto es tuyo. Chocó contra un árbol y algo me golpeó en el hombro.

El tiempo se extendió. Mintiendo. Pienso: si me arrancan el brazo, no llamaré a nadie, no quiero ser un lisiado. Entrecerré los ojos, miro: la palma parece estar en su lugar, pero no la siento. Llamo a mi gente, me responden: «Ahora habrá otra llegada». Se arrastró, el brazo cuelga y la espalda parece estar en llamas. Todo estaba en silencio, me examinaron: mis brazos y piernas estaban más o menos intactos.

Me equivoqué un poco después. Se negó a dejar los cargos: ¿cómo dejar a los chicos? Pero más tarde fueron enviados al hospital de todos modos. Le dolía respirar y el brazo se le trababa. Allí no hay equipo, ya fue examinado en casa. Resultó que había una fractura de la escápula, múltiples fracturas de las costillas. Cuatro contusiones. Pero shell shock hay una cosa común, todos estamos shell shock, hay tinnitus. No había un día sin bombardeos de mortero. Y nunca se enfermaron. Una vez dormí justo en el arroyo, simplemente me envolví mejor en un saco de dormir. Y sin secreción nasal, sin resfriados. Tosa después del polvo solo cuando conduce un camión.

A veces sucedió, se pararon justo al lado de los ucranianos, al contrario. Por la mañana gritan: “¡Orcos, venid al vodka con manteca!” Y cariñosamente los llamábamos eneldo…

Cuando regresó a casa, no lo soltó de inmediato. Mi esposa y yo fuimos a una tienda de porcelana. Alguien dejó caer la sartén; yo mismo no entendí cómo me sumergí debajo del estante. La esposa se acercó: «¿Quizás salgas?» Tal rugido fue como una llegada, y reaccioné. Allí aprendimos a sumergirnos en el suelo.

Le digo a mi esposa que no volveré a ir. Pero me iré. Retrocederé un poco, dejará de dolerme la cabeza y me iré. Alguien tiene que hacer este trabajo. Este es un trabajo para un hombre de verdad. Nuestros muchachos están peleando allí, hermanos, y yo estoy aquí, eso no es bueno.

Alexey Shabansky, indicativo Labus

Si mueren, no te preocupes. Si se lastiman, duele, pero no da miedo. Uno de nosotros resultó herido: con una pierna rota, un bazo roto, él mismo soportó a los heridos. Sobrevivió, por cierto, recientemente regresó del hospital. Pero cuando alguien muere en tus brazos y no puedes ayudarlo, da miedo. Uno de ellos murió en mis brazos, no dejaba de decir: “Quiero irme a casa”. Tenía que volver y casarse. 

Tenemos un director, trabajé en una institución educativa, todo el tiempo al comienzo de la SVO dijo: necesitas ser voluntario. Si no amontonamos al mundo entero, no pasará nada bueno, arruinarán a Rusia, como la Unión Soviética en su tiempo. Se acercaban las vacaciones, fui a la oficina de registro y alistamiento militar y entregué los documentos. Mamá dice: «En general, me sorprende cómo tú, con tu personaje, sobreviviste hasta el verano». La esposa, sin embargo, amenazó con divorciarse. Pero se levantó y se fue.

  • Alexey Shabansky y Sergey Ziyatdinov 
  • © Foto de archivo personal

Para ser honesto, no esperaba regresar de allí para nada, estaba listo para morir. Si no hubiera sido herido en el hombro y la pierna, me habría quedado allí. Solo soportó el «doscientos» y nos cubrió. Una vez, un trozo de metralla se atascó en un casco y las boinas se perforaron en una mochila.

Allí no usó casco, solo en posiciones. Cuando realiza un reconocimiento, intenta tener menos peso; es mejor llevar más municiones.

Todo sucedió. Pasamos la noche de alguna manera en la refinería y temprano en la mañana en el edificio: mortero de fuego directo. Todo está en el sótano, y yo estaba en el segundo piso. Explosiones escuchadas algunas, pero ya familiares. Y luego miro: hay un agujero en la pared justo enfrente de mi habitación.

En realidad, el humor estaba ahí. Tenemos a un hombre, que ya no es joven, se sacó la dentadura postiza para limpiarla, y luego el bombardeo. Buscaron en todo, y luego no encontraron esta mandíbula. Nos divertimos, por supuesto. O después de la lluvia, colgamos la ropa para que se seque, descascaramos, solo quedan las bandas elásticas. Bueno, nosotros también nos reímos, por supuesto.

ya estoy volviendo La esposa parece estar divorciándose. Pero es más interesante vivir allí. No hay estos artilugios, no hay intrigas. Todo es simple y claro: organizar la vivienda, cocinar, ayudar a un amigo.

Cuando regresaron, cruzaron la frontera: había luces por todas partes, era muy salvaje. Regresó a Irkutsk, se puso al volante. El semáforo está en rojo, el primer pensamiento es: ¿de qué lado de la llegada debemos esperar? Hubo un saludo: me senté en casa, esperando que terminara …

Mikhail Surovtsev, indicativo Medved

Allí se vive diferente. Puedes ver de inmediato qué tipo de persona es. Y los podridos no se quedan allí.

Cuando estaba más tranquilo, leíamos novelas. Encontrado en casas: los lugareños abandonaron todo cuando se fueron. Algunas historias llorosas estadounidenses: nunca leería esas tonterías en casa, pero allí distrae. Luego encontraron a Bulgakov, Agatha Christie, cambiaron a ellos. Libros, humor, todo ayudó.

  • Mijail Surovtsev (izquierda) 
  • © Foto de archivo personal

Lo que no ha sucedido durante este tiempo … En las plantaciones forestales está lejos del pueblo: se tomó agua del pozo. Encontraron una motocicleta abandonada, la repararon, colocaron un barril en lugar de una cuna y sacaron agua del pozo, para beber y lavar. Una vez que los ucranianos nos atraviesen y disparemos al pozo. Bailamos alrededor del pozo, pero no nos vamos, necesitamos conseguir agua. Y luego salieron corriendo en una motocicleta, como en una película, por Dios … Y vivieron en los sótanos, donde solían estar los Vesushniks. Huyen, dejan todo: cartuchos, granadas, lanzagranadas descartables.

Lo peor es quedar discapacitado. Es mejor que los maten de inmediato.

Fuente RT

La confesión de Angela Merkel de que en 2014/15 negoció con Rusia buscando tiempo para armar a Ucrania, muestra la doblez occidental y los costos que acarrea la ingenuidad de Putin

Por eduardo J. Vior Telam autorizado por su autor para publicar en Dossier Geopolitico

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha calificado de “decepcionantes” las declaraciones de la ex Canciller alemana Angela Merkel (2005-21), quien afirmó este miércoles en un reportaje que los Acuerdos de Minsk de 2015 fueron “un intento de dar tiempo a Ucrania”. Si, por un lado, la declaración de la líder conservadora germana evidencia una vez más que no se puede confiar en los acuerdos que firman los principales dirigentes occidentales, por el otro lado, deja ver la corresponsabilidad del líder ruso: ¿no se podría acaso haber evitado la guerra en Ucrania, si Vladimir Putin se hubiera puesto firme mucho más temprano? Se trata, sí, de una hipótesis difícil de responder, pero que puede servir para orientarse en el futuro próximo de la política mundial.

“Francamente hablando, no esperaba oír esto de la ex Canciller, porque yo siempre partía de la idea de que los dirigentes de Alemania dialogaban con nosotros con sinceridad. Sí, claro que apoyaban a Ucrania, pero me parecía que querían resolver el conflicto en base a los acuerdos de Minsk”, recalcó el líder ruso el viernes 9 tras una cumbre con los líderes de la Unión Económica Euroasiática (UEEA).

Reiteró también que Moscú “hizo todo lo correcto” en relación con el lanzamiento del operativo militar en Ucrania y constató que los miembros occidentales del Cuarteto de Normandía (Alemania, Francia) “mentían” sobre su disposición a aplicar lo acordado, en tanto Ucrania incumplía sistemáticamente los acuerdos firmados para poner fin al conflicto. El Cuarteto de Normandía fue un grupo compuesto por representantes de alto nivel de Alemania, Rusia, Ucrania y Francia, para resolver pacíficamente el conflicto bélico que surgió en el este de Ucrania después del golpe de estado de febrero de 2014 en Kiev, de la reincorporación de Crimea a Rusia y de que comenzaran las represalias nacionalistas contra la minoría rusohablante del país.

Los acuerdos de Minsk, en tanto, se negociaron entre Kiev y las regiones separatistas de Lugansk y Donetsk con dos variantes en 2014 y 2015. En esencia, ambas partes acordaron repetidamente un alto el fuego y el inicio de negociaciones sobre algún tipo de autonomía para las regiones orientales dentro de las fronteras de Ucrania. La segunda versión contó con la participación de Francia (Presidente François Hollande) y Alemania (Canciller Angela Merkel) como garantes. El papel de Rusia, por su parte, fue obligar a Lugansk y Donetsk a sentarse a la mesa (estas regiones ya entonces habrían preferido la independencia o la adhesión a Rusia). Los acuerdos nunca fueron realmente implementados por el gobierno de Kiev, quien durante ocho años bombardeó rutinariamente el Donbass apuntando a zonas densamente pobladas.

“La idea, continuó Putin, radicaba solamente en llenar a Ucrania con armas y prepararla para los combates. Quizás nos dimos cuenta con retraso. A lo mejor habría que haber iniciado antes el operativo”, reconoció. Como resultado de las recientes revelaciones se plantea, por consiguiente, la cuestión de confianza: “¿cómo llegar a un acuerdo?, ¿qué negociar?, ¿hay con quién negociar? y ¿dónde están las garantías?”, preguntó el jefe de Estado. Sin embargo, concedió finalmente, “habrá que llegar a acuerdos” y aseguró que Moscú está “abierto” a reanudar el diálogo.

El motivo de la indignación del líder ruso fue una entrevista publicada este miércoles por el semanario alemán Die Zeit, en la que la ex jefa del gobierno alemán aseguró que los acuerdos en cuestión sirvieron para dar tiempo a Kiev y le permitieron “fortalecerse, como puede verse hoy en día”. “La Ucrania de 2014/15, explicó, no es la Ucrania de hoy. Como se vio en la batalla por Debaltsevo a principios de 2015, Putin podría haberla invadido fácilmente. Y dudo mucho que los Estados de la OTAN hubieran podido hacer entonces tanto como están haciendo ahora para ayudar a Ucrania”, destacó. “Todos teníamos claro”, prosiguió, que gracias a los acuerdos el conflicto se congelaba y el problema seguía sin resolverse. “Eso fue precisamente lo que dio a Ucrania un tiempo valioso”. Ya a finales de noviembre pasado la ex Canciller afirmó en una entrevista para la revista Der Spiegel que el congelamiento del conflicto conseguido con los acuerdos de Minsk permitió a Ucrania hacerse “más fuerte y resistente”.

Las declaraciones de Angela Merkel, por repetidas, no pueden considerarse inocentes. Con su experiencia en relaciones internacionales, es consciente de que está dinamitando cualquier posibilidad próxima de negociación. Se sabe que el gobierno de Olaf Scholz, desesperado por la crisis energética que amenaza destruir la industria alemana, está buscando el diálogo con Rusia. La ex Canciller acaba de cerrarle la puerta por largo tiempo. Sólo queda abierto el camino de las armas.
La ex jefa de gobierno, en cambio, no ha medido adecuadamente cómo pueden resonar sus palabras en el Sur Global. Tamaña muestra de cinismo y falsedad sólo puede alentar la desconfianza hacia la palabra de los líderes occidentales y fomentar la convicción de que su prepotencia sólo entiende el lenguaje de la fuerza. Angela Merkel acaba de dar una contribución decisiva al entierro de la ONU.

Queda, finalmente, por considerar la clamorosa ingenuidad del líder ruso. No está mintiendo: efectivamente, entre 2014 y 2021 la diplomacia rusa insistió incansablemente en la necesidad de alcanzar acuerdos pacíficos sobre Ucrania, aun cuando los continuos bombardeos en el este, la represión a todas las expresiones de la cultura rusa dentro del país y los datos de inteligencia sobre la construcción de fortalezas y el adiestramiento británico al ejército ucraniano presagiaban la reanudación de la guerra. Contra la opinión de Nikolai Patruchev, presidente del Consejo de Seguridad Nacional, hasta el final Vladimir Putin buscó soluciones legales.

Quizás, si hubiera aprovechado la presidencia de Donald Trump (quien quería llegar a un acuerdo global con Rusia), para ponerse duro e imponer una negociación política sobre Ucrania, habría evitado esta guerra a la que Rusia llegó obligada por las provocaciones occidentales y ucranianas. Es difícil saberlo, pero su tardanza en ponerse firme da al líder ruso el rol de responsable secundario por esta conflagración. Unos (los jefes de Estado y de gobierno de la OTAN) son culpables por intención y acto, el otro por imprevisión. Quienes pagamos somos todos los demás.

Las tácticas rusas actuales son absolutamente opuestas a la teoría militar de la fuerza concentrada desarrollada por Napoleón.

Pepe Escobar 23 de noviembre Fundación de la Cultura Estratégica

Piense en el granjero polaco que toma fotos de los restos de un misil, que luego se indicó que pertenecían a un S-300 ucraniano. Entonces, un granjero polaco, cuyas pisadas resuenan en nuestra memoria colectiva, pudo haber salvado al mundo de la Tercera Guerra Mundial, desatada a través de un complot de mal gusto inventado por la «inteligencia» angloamericana.

Tal vulgaridad se vio agravada por un encubrimiento ridículo: los ucranianos estaban disparando misiles rusos desde una dirección de la que no era posible que vinieran. Eso es: Polonia. Y luego el Secretario de Defensa de EE. UU., el traficante de armas Lloyd «Raytheon» Austin, sentenció que Rusia tenía la culpa de todos modos, porque sus vasallos de Kiev estaban disparando a misiles rusos que no deberían haber estado en el aire (y no lo estaban).

Llámalo al Pentágono 

El propósito angloamericano de esta estafa era generar una “crisis mundial” contra Rusia. Ha sido expuesto, esta vez. Eso no significa que los sospechosos habituales no vuelvan a intentarlo. Pronto.

La razón principal es el pánico. La inteligencia colectiva de Occidente ve cómo Moscú finalmente está movilizando su ejército, listo para aterrizar el próximo mes, mientras destruye la infraestructura eléctrica de Ucrania como una forma de tortura china.

Esos días de febrero en los que solo se enviaban 100.000 soldados, y que las milicias de la RPD y la LPR más los comandos de Wagner y los chechenos de Kadyrov hacían la mayor parte del trabajo pesado, quedaron atrás. En general, los rusos y los rusófonos se enfrentaban a hordas de militares ucranianos, quizás hasta 1 millón. El “milagro” de todo esto es que a los rusos les fue bastante bien.

Todo analista militar conoce la regla básica: una fuerza de invasión debe ser tres veces mayor que la fuerza defensora. El ejército ruso al comienzo del SMO estaba en una pequeña fracción de esa regla. Podría decirse que las Fuerzas Armadas rusas tienen un ejército permanente de 1,3 millones de soldados. Seguramente podrían haber ahorrado algunas decenas de miles más que los 100.000 iniciales. Pero no lo hicieron. Fue una decisión política.

Pero ahora SMO ha terminado: este es territorio CTO (Operación Antiterrorista). Una secuencia de ataques terroristas, dirigidos a Nord Streams, el puente de Crimea, la Flota del Mar Negro, finalmente demostró la inevitabilidad de ir más allá de una mera «operación militar».

Y eso nos lleva a Electric War.

Allanando el camino hacia una DMZ (zona desmilitarizada)

La Guerra Eléctrica se está manejando esencialmente como una táctica, lo que lleva a la eventual imposición de los términos de Rusia en un posible armisticio (que ni la inteligencia angloamericana ni el vasallo de la OTAN quieren).

Incluso si hubiera un armisticio, ampliamente promocionado desde hace algunas semanas, eso no terminaría con la guerra. Porque los términos rusos más profundos y tácitos –el fin de la expansión de la OTAN y la “indivisibilidad de la seguridad”– fueron explicados en detalle tanto a Washington como a Bruselas en diciembre pasado, y posteriormente descartados.

Como nada, conceptualmente, ha cambiado desde entonces, junto con el armamento occidental de Ucrania alcanzando un frenesí, el Stavka (Cuartel General de las Fuerzas Armadas rusas) de la era de Putin no pudo sino expandir el mandato inicial de SMO, que sigue siendo la desnazificación y la desmilitarización. Sin embargo, ahora el mandato deberá abarcar Kiev y Lviv.

Y eso comienza con la actual campaña de deselectrificación, que va mucho más allá del este del Dnieper y a lo largo de la costa del Mar Negro hacia Odessa.

Eso nos lleva al tema clave del alcance y la profundidad de Electric War, en términos de establecer lo que sería una DMZ, completa sin tierra de nadie, al oeste del Dnieper para proteger las áreas rusas de la artillería de la OTAN, HIMARS y ataques con misiles.

¿Que profundo? 100 kilómetros? No es suficiente. Más bien 300 km, ya que Kiev ya ha solicitado artillería con ese tipo de alcance.

Lo que es crucial es que allá por julio, esto ya se estaba discutiendo extensamente en Moscú en los niveles más altos del Stavka.

En una extensa entrevista de julio , el ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, dejó caer el gato, diplomáticamente, fuera de la bolsa:

Este proceso continúa, consistente y persistentemente. Continuará mientras Occidente, en su rabia impotente, desesperado por agravar la situación tanto como sea posible, siga inundando Ucrania con más y más armas de largo alcance. Toma los HIMARS. El ministro de Defensa, Alexey Reznikov, se jacta de que ya han recibido municiones de 300 kilómetros. Esto significa que nuestros objetivos geográficos se alejarán aún más de la línea actual. No podemos permitir que la parte de Ucrania que controlará Vladimir Zelensky, o quien lo reemplace, tenga armas que representen una amenaza directa para nuestro territorio o para las repúblicas que han declarado su independencia y quieren determinar su propio futuro”.

Las implicaciones son claras.

Por mucho que Washington y la OTAN estén aún más “desesperados por agravar la situación tanto como sea posible” (y ese es el Plan A: no hay Plan B), geoeconómicamente los estadounidenses están intensificando el Nuevo Gran Juego: la desesperación aquí se aplica a tratar de controlar la energía. corredores y fijando su precio.

Rusia permanece imperturbable, ya que continúa invirtiendo en Pipelineistan (hacia Asia); solidificar el Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur multimodal (INTSC), con socios clave India e Irán; y está fijando el precio de la energía a través de la OPEP+.

Un paraíso para los saqueadores oligárquicos

Los neoconservadores y neoliberales-conservadores que impregnan el aparato de seguridad/inteligencia angloamericano (virus armados de facto) no cejarán. Simplemente no pueden permitirse perder otra guerra de la OTAN, y además contra la «amenaza existencial» Rusia.

Como las noticias de los campos de batalla de Ucrania prometen ser aún más sombrías bajo el mando del general Winter (invierno), al menos se puede encontrar consuelo en la esfera cultural. La raqueta de transición verde, condimentada en una ensalada mixta tóxica con el espíritu eugenista de Silicon Valley, sigue siendo un plato de acompañamiento que se ofrece con el plato principal: la “Gran Narrativa” de Davos, el antiguo Gran Reinicio, que asomó su fea cabeza, una vez más, en el G20 en Bali.

Eso se traduce en que todo va bien en lo que respecta al proyecto Destrucción de Europa. Desindustrialízate y sé feliz; danza del arcoíris con todas las melodías de despertador del mercado; y congelar y quemar madera mientras se bendicen las “energías renovables” en el altar de los valores europeos.

Un flashback rápido para contextualizar dónde estamos siempre es útil.

Ucrania fue parte de Rusia durante casi cuatro siglos. La idea misma de su independencia se inventó en Austria durante la Primera Guerra Mundial con el propósito de socavar al ejército ruso, y eso ciertamente sucedió. La “independencia” actual se estableció para que los oligarcas trotskistas locales pudieran saquear la nación cuando un gobierno alineado con Rusia estaba a punto de actuar contra esos oligarcas.

El golpe de Kiev de 2014 fue creado esencialmente por Zbig “Gran tablero de ajedrez” Brzezinski para llevar a Rusia a una nueva guerra partidista, como en Afganistán, y fue seguido por órdenes a las haciendas petroleras del Golfo de hundir el precio del petróleo. Moscú tuvo que proteger a los rusófonos en Crimea y Donbass, y eso condujo a más sanciones occidentales. Todo fue un montaje.

Durante 8 años, Moscú se negó a enviar sus ejércitos incluso al Donbass al este del Dnieper (históricamente parte de la Madre Rusia). La razón: no quedar empantanado en otra guerra partidista. Mientras tanto, el resto de Ucrania estaba siendo saqueada por oligarcas apoyados por Occidente y sumergida en un agujero negro financiero.

El Occidente colectivo eligió deliberadamente no financiar el agujero negro. La mayoría de las inyecciones del FMI simplemente fueron robadas por los oligarcas y el botín fue transferido fuera del país. Estos saqueadores oligárquicos estaban, por supuesto, «protegidos» por los sospechosos habituales.

Siempre es crucial recordar que entre 1991 y 1999 el equivalente de la riqueza familiar total actual de Rusia fue robada y transferida al extranjero, principalmente a Londres. Ahora los mismos sospechosos habituales están tratando de arruinar a Rusia con sanciones, ya que el «nuevo Hitler» Putin detuvo el saqueo.

La diferencia es que el plan de usar a Ucrania como un simple peón en su juego no está funcionando.

En el terreno, lo que ha estado sucediendo hasta ahora son en su mayoría escaramuzas y algunas batallas reales. Pero con Moscú reuniendo tropas frescas para una ofensiva de invierno, el ejército ucraniano puede terminar completamente derrotado.

Rusia no se veía tan mal, considerando la efectividad de sus ataques de artillería de máquina picadora contra posiciones fortificadas ucranianas, y los retiros planeados recientemente o la guerra posicional, manteniendo bajas las bajas mientras aplastaba la potencia de fuego fulminante de Ucrania.

El colectivo Occidente cree que tiene la carta de guerra de poder de Ucrania. Rusia apuesta por la realidad, donde las cartas económicas son los alimentos, la energía, los recursos, la seguridad de los recursos y una economía estable.

Mientras tanto, como si la UE del suicidio energético no tuviera que enfrentarse a una pirámide de calvarios, seguramente pueden esperar tener llamando a su puerta al menos 15 millones de ucranianos desesperados que escapan de pueblos y ciudades sin energía eléctrica.

La estación de tren en Kherson, temporalmente ocupada, es un ejemplo gráfico: la gente aparece constantemente para calentar y cargar sus teléfonos inteligentes. La ciudad no tiene electricidad, ni calefacción, ni agua.

Las tácticas rusas actuales son absolutamente opuestas a la teoría militar de la fuerza concentrada desarrollada por Napoleón. Es por eso que Rusia está acumulando serias ventajas mientras “remueve el polvo en un cuenco de hojas de rosas”.

…El Factor Sarajevo…En nuestra columna semanal de Geopolítica, que se difunde desde hace 16 años en la Radio del Club de La Pluma, el Director de Dossier Geopolitico DG, analiza está semana varios evento que ocurrieron y la gravedad de llevar al mundo al borde del Armagedón y los resultados y los efectos de la Reunión del G20 en Bali y una Cumbre climática con mas pena que gloria.

La semana que vivimos peligrosamente el Sr. instalado en Kiev y que funge de Presidente de Ucrania Volodymyr Zelenski que actúa cada dia mas peligrosamente aún para los propios sostenedores que no son otros que EEUU y Europa intentó hacer un “casus bellis” , reeditando el caso del Asesinato del Principe heredero a la Corona Austro Hungaro en la Ciudad de Sarajevo en 1914 –crimen de Estado donde muere el Principe Franz Ferdinand y a su esposa Sophie, y que fue el elemento disparador para que todas las Potencias y Paises Europeos en principio, se enfrascaran en la Tragica “I Guerra Mundial”-.

Este Factor Sarajevo estuvo a punto de reeditarse está vez por las actitudes de varios países de Europa del Este (Polonia y Ucrania) principalmente, para introducirnos está vez a una Guerra Mundial de dimensiones apocalípticas… Como es sabido el martes pasado dos misiles de tipo S300 (misiles antiaéreos de la era soviética de los que dispone Ucrania) cayeron dentro de Polonia y causaron la muerte de dos civiles inmediatamente Zelenski con gran uso de los medios de comunicación masivos occidentales acusó a Rusia de ser el agresor a un País de la OTAN y solicitó la inmediata intervención (recordemos que este Sr. ya había solicitado a las potencias atómicas occidentales que realizaran un ataque “nuclear preventivo sobre Rusia», por su parte el mandatario polaco Andrzej Duda en las primeras 24 hs. del incidente solicitó una urgente reunión del Consejo de Seguridad y Defensa Polaco y que invocar los art. 4 y 5 que prevén una respuesta en masa de la Alianza en defensa de uno de sus miembros agredido. Todo esto ocurrió mientras en Bali se desarrollaba la Reunión del G20. Allí rápidamente fue informado Joe Biden del incidente y “sus” servicios de inteligencia le informaron que primero no había ningún dato que corrobora del supuesto ataque Ruso a Polonia y segundo que existía una alta posibilidad de que fueran misiles ucranianos los causantes de los daños y muertes de civiles en Polonia. 

Ahora bien, es importante destacar que una de las medidas que desescalo el intento de llevar adelante el “factor Sarajevo” fue justamente la reunion el dia lunes anterior: de William Burns, de la CIA, y Serguéi Naryshkin, Jefes de los servicios secretos rusos y norteamericanos, que se reunieron en Ankara (Turquía), en el primer encuentro cara a cara y de alto nivel entre los dos países desde el inicio de la invasión rusa a Ucrania. Y que permitio con rapidos intercambios de informacion anular el “vil” intento de Ucranianos y Polacos de llevarnos de las narices al holocausto nuclear con su malefico juego del “factor Sarajevo S XXI”. Hoy ya se sabe que los misiles SI eran UCRANIANOS y que Polonia recien 48 hs después lo reconoció públicamente y que Zelenski recién 72hs a regañadientes y por presiones fortísimas de Jake Sullivan y por el presidente de EEUU Joe Biden ni siquiera le atendio el telefono rectificó sus gravísimos dichos…Por ello decimos que con este intento de Factor Sarajevo fue la semana en que peligrosamente vivimos al borde de un holocoausto de toda la raza humana

GEOPOLITICA Y GEOECONOMÍA 

El otro gran tema que ocupó la semana y que va a tener grandes efectos cercanos y con grandes cambios geopoliticos y geoeconómicos fue la reunión del G20 en Bali (Indonesia). Donde descolló la presencia de un Presidente de China Xi Jinping totalmente fortalecido política y estratégicamente en este Foro y Formato del que ya mucho lo consideran que próximamente perderá importancia (como lo es hoy el G7) por el Formato BRICS+.

En este encuentro Xi Jinping tuvo un cara a cara con Joe Biden donde se plantearon las “líneas rojas” Chinas. Y donde se empiezan a ver que el Sur Global empieza a ser cada dia mas fuerte y presente. China=ASEAN por ejemplo; o la reunión de Erdogan (Turquía) con Biden (USA) donde se destaca que el socio que tenia USA en Asia Sudoccidental cada dia es menos maleables a los dictados de Washington y actua con mas libertad y geopoliticas propias y no como de la OTAN a pesar de ser parte de esa estructura. Está reunion bien mostro ademas que el gran ausente estaba mas presente que nunca nos referimos a Vladimir Putin y también demostró que el Sur Global no acompaña automáticamente ni ciegamente las decisiones unilaterales que asume Occidente pues ya el multipolarismo se ha impuesto a la hegemonía de USA y el G7

Pof. Lic. Carlos Pereyra Mele

Director de Dossier Geopolitico DG

«El Factor Sarajevo…que desencadeno la I Guerra Mundial»
Erdogan Biden Bali via REUTERS
Presidente Chino Xi Jinping y de Estados Unidos Joe Biden en Bali G20 2022