Beijing ha puesto en marcha una serie de iniciativas para reducir la brecha entre la región occidental del país, híper desarrollada en las últimas décadas, y la oriental, que no participó plenamente de ese crecimiento exponencial. Argentina quiere participar en los planes de impulso a la zona, por donde pasa la Iniciativa de la Franja y de la Ruta.

Por Gustavo Ng*

i los chinos pagaron la igualdad del comunismo de la mano de Mao con pobreza, el precio del ulterior formidable desarrollo económico de la mano de Deng Xiaoping fue un regreso a la desigualdad. Ciertamente, no fue la desigualdad brutal anterior a la revolución socialista, pero la disparidad entre la zona este del país y la zona oeste condenaba a los habitantes de esta última como pobres o ciudadanos de segunda categoría, o los obligaba a migrar hacia las zonas costeras del este. Se calcula que, en 2017, 500 millones de chinos, que vivían casi todos en ciudades, eran migrantes internos, la mayoría llegados del oeste (entre 1978 y 1985 la población urbana había crecido de 172 a 251 millones de personas).

La zona oeste, donde la población es básicamente rural, está conformada por las provincias de Gansu, Guizhou, Qinghai, Shaanxi, Sichuan y Yunnan, y las regiones autónomas de Guangxi, Mongolia Interior, Ningxia, Tíbet y Xinjiang, a la que se suma el municipio de Chongqing. Ocupa el 71,4% de toda la superficie de China y apenas tiene el 28% de su población.

Planificación. Cuando Deng lanzó el trepidante desarrollo a principio de los años 1980, la brecha entre el oeste y el este perjudicó al primero, por ejemplo, manteniendo un costo del 33% para la radicación de inversiones extranjeras, mientras en las zonas especiales, que empezaron en las provincias costeras de Guangdong y Fujian, y se extendieron a 14 ciudades, era del 15%. Por otra parte, la autonomía para flexibilizar las normas que existía en las ciudades costeras para inversiones no era permitida en el oeste.

La desigualdad entre el este y el oeste no fue sorpresiva, ni siquiera fue una consecuencia no buscada, sino que fue planificada. Deng Xiaoping sabía que el desarrollo implicaría, por lo menos en una primera etapa, que una parte se desarrollaría más que el resto, como si fuera una locomotora. Si se quiere, la riqueza en China se ha estado distribuyendo con la lógica del derrame; ahora bien, si el derrame no funciona en el capitalismo, China trata de hacerlo funcionar controlándolo, forzando que aquello que rebasa vaya a los niveles inferiores y no se quede arriba.

En el primer año de este siglo China lanzó el Plan de Desarrollo del oeste, basado en una portentosa activación de la infraestructura, la promoción de la inversión extranjera, la retención de la población y el repoblamiento a través de la urbanización y los programas focales para terminar con la pobreza. Todo esto, asociado a un empeño ecológico, que tiene un carácter reparador, desde que el oeste se extiende sobre desiertos eternos o zonas extenuadas por la incesante agricultura que se hunde en la noche de los tiempos. Una estrategia central de la preservación ambiental ha sido la conversión de tierras agrícolas en bosques, cuya velocidad ha sido reconocido por organismos internacionales.

Entre 2000 y 2016, con inversiones en su zona oeste de cerca de 914.000 millones de dólares y el desarrollo de más de 300 grandes proyectos, China consiguió que participación de la región en el PBI creciera del 17% al 21%. El desequilibrio comienza a aliviarse. 

Compensación. El desarrollo del oeste que se ha planteado a principios de este siglo y que va a cobrando aceleración busca volver a la igualdad que instaló Mao, y también atiende los problemas fronterizos y los conflictos con las minorías étnicas que están todos en esa China postergada. Asimismo, allí están las mayores reservas de energía.

Por otro lado, cuando se empiezan a avizorar problemas económicos relacionados con el superdesarrollo de China, esos problemas están todos radicados en el este. El desarrollo del oeste puede significar el establecimiento de indispensables mecanismos de compensación a las dificultades del este.

El Global Times indica que “las empresas exportadoras en las regiones orientales de China han estado sufriendo las consecuencias de la pandemia, mientras que las provincias y regiones occidentales, por el contrario, han mostrado una fuerte resistencia y han informado de un crecimiento del PIB superior al nivel nacional en el primer trimestre”.

Finalmente, el medio evalúa que “la campaña de desarrollo occidental, a corto plazo, puede ofrecer un punto de apoyo favorable para los esfuerzos actuales de China de estabilizar el empleo y el mercado del país, entre otras. A largo plazo, también ofrece un nuevo punto de crecimiento para la economía de China en medio del complejo entorno económico mundial tras el brote de Covid19.”

Finalmente, está la BRI, la Iniciativa de la Franja y la Ruta. La dirección física de este proyecto participa sobre todo al oeste. No es si no por y desde el oeste que China se conectará con la Rusia que está al norte, Asia central y Europa que están al oeste, los países de Asia Menor, los países que conforma la Asean y, futuro del futuro, con la India. Si la reforma y apertura fue un segundo momento de la historia del socialismo de China, el desarrollo del este puede significar un movimiento de expansión interna, que a través de la BRI se proyecte hacia la comunidad internacional.

Argentina. Entre los argentinos que parecen estar más al tanto de esta situación, desde hace algunos años en la teoría y en este momento en el terreno, figura el embajador argentino en China, Sabino Vaca Narvaja, que en estos días habló sobre la inserción de Argentina en el desarrollo del oeste chino en el programa “Diálogos” del canal en español de la red china de televisión CGTN.

Vaca Narvaja explica que en el año que lleva de gestión, ha recorrido 16 provincias poniendo foco en la zona oeste. “Me ha impactado su rica diversidad cultural, en los alimentos, las idiosincrasias, las lenguas”, y explicó que China ha sabido integrar esa riqueza. También destacó la importancia de la ecología en la región, puntualizando el énfasis que pone China en la tecnología para su manejo del medio ambiente.

El embajador habló de la posibilidad de que Argentina instale un consulado en la ciudad de Chengdu, capital de la provincia de Sichuan, que de algún modo es el centro de toda la región del oeste. 

“Lo instalaríamos acompañando la estrategia china de hacer foco en el oeste, explicó. Y no seríamos los únicos: hay 14 consulados abiertos de diferentes países, incluido Chile en Chengdu”,  así como en la vecina ciudad de Chongqing hay un consulado de Uruguay”. 

Agregó el embajador que “por otra parte, la provincia de Sichuan está hermanada con la provincia de Buenos Aires, de manera que viabilizaríamos la relación entre las dos provincias. Además, Chengdu está inserta es un punto clave de la Ruta de la Seda y ofrece perspectivas para el turismo, el intercambio universitario y es un hub logístico. Nuestra intención es que en la visita presidencial que hará Alberto Fernández el año que viene a China, inaugure el consulado en Chengu”.

 Exportaciones. Vaca Narvaja destacó la importancia de Chengdu como hub logístico para las posibilidades exportadoras de las empresas argentinas. El consulado facilitaría la participación en ferias regionales, lo cual va ganando relevancia en la medida en que “China está cambiando sus pautas de consumo, demandando productos no tradicionales que nosotros podemos producir muy bien y en gran escala, como café, lácteos, carnes y otros”, un horizonte que plantea la necesidad de “desarrollar con las provincias una búsqueda inteligente, en el nivel subnacional, de diferentes perfiles de complementariedad”.

También mencionó que “es clave desarrollar una línea aérea directa entre Argentina y China, para lo cual podemos empezar con códigos compartidos. La pandemia nos dejó como experiencia los vuelos directos, entre Buenos Aires, Beijing y Shanghái, con escala en Nueva Zelanda. Chengu entraría en esa ruta como uno de los destinos. Se trata de un trabajo integral, no sólo en el aspecto del tráfico. Podríamos recibir mucho más turismo chino en Argentina y tendríamos un incremento importante en el comercio bilateral.”

Finalmente, Vaca Narvaja recordó que, ante la BRI (Iniciativa de la Franja y la Ruta), la Argentina “ya tomó la decisión de ingresar a esta iniciativa”, a la que calificó como “el plan de infraestructura más grande de la humanidad” y del cual destacó como características la cooperación mutua, la propuesta de un mundo multipolar y el hecho de que ampliará nuestra capacidad exportadora, potenciando así el desarrollo económico.

* Editor de la revista DangDai

Publicado en Perfil:

https://www.perfil.com/noticias/opinion/oeste-de-china-llega-el-futuro-del-gigante-asiatico.phtml

Oeste de China

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) 

AUDIO:

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, presenta la columna de geopolítica del Club de La Pluma, tratando los siguientes temas: -Las recientes elecciones en Alemania. -La proliferación de las armas nucleares. -Su conferencia en el III Congreso Internacional de Seguridad en la Universidad Nacional de Villa María (Arg.) y el -Narcotráfico y Crimen Organizado. 

Y comienza analizando el virtual empate electoral en Alemania, que obliga a forzosas alianzas electorales, con el riesgo cierto de una parálisis del gobierno, sobre todo en las decisiones estratégicas que debe tomar Alemania como motor de la Unión Europea y ante la postura estadounidense de relegar, al priorizar su frente del Pacífico (Anti China), con Inglaterra y socios de la Commonwealth. 

Luego aborda el tema del armamento nuclear global, que alcanza ya la cifra catastrófica de 14.000 explosivos nucleares en manos de las potencias, lo cual aseguraría la destrucción completa de la humanidad si estallase un conflicto. Y pone en tela de juicio los discursos de las grandes potencias sobre limitar sus arsenales y frenar una carrera armamentística, como lo demuestra el tratado AUKUS sobre submarinos nucleares entre EEUU, RU y Australia o el lanzamiento de un misil hipersónico por parte de Corea del Norte. Un panorama mucho más complicado que cuando se disolvió la Unión Soviética, por el reverdecer de conflictos entre las superpotencias, mientras dirimen el poder en el mundo.

A continuación, nuestro director hace una síntesis de su reciente conferencia en el Tercer Congreso de Seguridad de la Universidad Nacional de Villa María -Argentina- sobre Seguridad y Geopolítica. Una disertación que fue más allá de los aparatos represivos del estado y que abarcó la seguridad alimentaria, la seguridad económica, la seguridad industrial, la seguridad informática, y otras múltiples variantes que incluyen la  transcendental problemática del narcotráfico, mientras nos invita a “Conocer al Enemigo”  lo que significa investigar, profundizar y analizar todos los puntos de tan importante cuestión. 

Y para “Conocer al Enemigo”, Carlos rescata un informe suyo del año 2011 sobre la Geopolítica del Narcotráfico, con la desclasificación de 8.000 documentos norteamericanos reservados, sobre la utilidad de las drogas en sus operaciones internacionales, como  en “Las Contras Nicaragüense – Iraní” y nos recuerda que los mismos aviones que llevaban armas y tropas desde EEUU al sitio del conflicto, regresaban cargados de droga. La Mafia y el Crimen Organizado de hoy existe porque los criminales entendieron que era mejor trabajar bajo la protección de las autoridades corruptas.

A continuación nos hace viajar por la historia, con datos y argumentos de cuando Inglaterra desencadenó la Guerra del Opio contra China por el fabuloso negocio de imponer la droga en ese país, y como forma de control, de invasión y de dominio geopolítico. Y la Mafia se empoderó hace 100 años -1920 “Ley seca”- Y También de la coordinación con la mafia con la OSS la futura CIA para controlar los Puertos, los Sindicatos de los mismos para evitar, Huelgas, atentados, sabotajes y espionaje de parte del EJE durante la segunda guerra mundial y el apoyo “Aliado” a la invasión a Sicilia con el guiño de “los capos” locales. También de cómo potenció el cultivo de amapola en México para sus soldados, que se prolongó hasta las guerras de Corea y Vietnam y del traslado de esa producción a Tailandia, Laos y Birmania. (Triángulo de Oro). Y la invasión del mayor productor de Opio del mundo (85%) Afganistán en 2001, donde había 70.000 hectáreas dedicadas a la producción del opio, contra las 250.000 que hay ahora. 

Para finalizar, Pereyra Mele habla de las consecuencias del asunto sobre Latinoamérica, con el 8 % de la población mundial y siendo la región más desigual y más violenta del planeta, con el mayor número de asesinatos por el narcotráfico y del crimen organizado, mientras detalla el drama de cada uno de los países más afectados. 

Y se despide con algunas reflexiones, como que: -El problema está donde se lava el dinero y en los grupos financieros internacionales que lo permiten; -Que “El Enemigo” ha encontrado el modo de operar dentro de una cobertura estatal, -Y que la corrupción es el alma de toda esta espurrea criminalidad organizada, entre otras problemáticas. 

Eduardo Bonugli (Madrid, 03/10//21)

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) 

AUDIO:

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, inicia la columna de geopolítica del Club de La Pluma confirmando que la sexta cumbre de la CELAC celebrada en México ha puesto en juego la posibilidad de dejar de lado a la OEA, un organismo agotado al servicio de Washington, ante una realidad mundial con nuevos jugadores en ascenso y con el poder de EEUU en evidente ocaso. 

También se refiere a la 76ª Asamblea de la ONU, a la presencia del repudiado Jair Bolsonaro en su patética caricatura de adalid del anticomunismo y a la participación virtual del presidente de China con sus importantes reflexiones sobre la actualidad. Luego analiza el discurso de Biden, con sus promesas de no regreso a la guerra fría, de la hipótesis militar como última alternativa, de su visión del cambio climático, de los aportes prometidos para la lucha contra el Covid y de una inversión para combatir el hambre en el mundo, demasiada exigua si se compara con el gasto militar de EEUU. Un relato de buenas intenciones y muchas promesas, pero que viene de un país mal visto hasta por sus socios, que no cumple lo que firma y peligroso como ladero en sus intervenciones internacionales. 

A continuación, Pereyra Mele comenta un informe de la ONG británica Airways, que detalla los llamados «daños colaterales» o mejor dicho “asesinatos de civiles” del ejército norteamericano y sus aliados durante los últimos 20 años en Afganistán, Siria, Irak, Yemen, Somalia y Libia, que podrían haber provocado unos 48.000 muertos civiles, de los que Washington reconoce muy pocos, mientras los califica simplemente de «errores». Y da el ejemplo del ocurrido el 28 de Agosto, cuando 14 civiles afganos (7 niños) fueron brutalmente asesinados por sus misiles, a lo que siguió la simple excusa de “un error”, inútiles disculpas y falsas promesas de investigación. Lo que demuestra que la llamada «Guerra Infinita y sus ataques quirúrgicos precisos y fulminantes» han sido en realidad una gigantesca matanza de civiles y un total fracaso operativo. También se refiere a las consecuencias que esto provoca, a los infernales campos de concentración diseminados por Asia y a la hipocresía europea, que sermonea con los derechos humanos, mientras paga a países fronterizos para que cierren el paso a esas personas que todavía creen que Occidente es sinónimo de dignidad humana. 

Luego se extiende en un detallado informe del prestigioso especialista médico sanitario, analista político y colaborador de Dossier Geopolítico, Antonio Mitre, sobre los escalofriantes datos que confirman que EEUU es el país más contagiado por Covid y con más muertes en el mundo en las últimas cuatro semanas. Donde resalta el fracaso de su política de vacunación y el cinismo de pretender erigirse en un supuesto «Tribunal Mundial Científico de la Pandemia» declarando la guerra a la vacuna rusa Sputnik, prohibiendo el ingreso al país de personas inmunizadas con ese fármaco, presionando a Europa para que haga lo mismo y también a la OMS para que no le otorgue la aprobación sanitaria. Una actitud que nuestro director tilda de engreída y patética para un imperio en decadencia y repliegue. 

Y en lo geopolítico, Carlos analiza la rápida y agobiante evolución de los acontecimientos mundiales, que casi no permiten asimilar tanta información y nos recuerda que hubo un orden mundial que duró 100 años (Tratado de Viena) y que llegó a su fin en 1914. Por ello nos detalla esa historia a partir de la primera guerra mundial, que a su vez llevó a la tumba a otros imperios anteriores, del posterior reparto geográfico y de poder, del colapso de la URSS que dejó a EEUU como único hegemón mundial y del sueño de que “el siglo XXI sería el siglo de Norteamericana” al mando de un poder absoluto y definitivo. 

Pero la realidad del 2021 ha impuesto otra verdad. Una multipolaridad tripartita indiscutible, con potencias en ascenso, con el repliegue mundial de EEUU, con sus alianzas en crisis, con la decadencia europea y con el surgir de nuevos poderes económicos y estratégicos en Asia, como la Asociación de Cooperación de Shanghái, el Banco Asiático de Inversión, la Unión Económica Euroasiática, la Asociación Integral y Regional, y el gigantesco proyecto chino de la Ruta de la Seda, que en su conjunto certifican el trascendental cambio en la cúspide del poder internacional. 

Un mundo nuevo que Latinoamérica debe comprender para ser parte de él por sus propias capacidades y para dejar de ser un furgón de cola sin más. 

Eduardo Bonugli (Madrid, 26/09//21)

GEOPOLITICA

Un artículo excelente de Pepe Escobar, que describe las bases históricas, culturales, económicas y políticas de la inexorable integración de Eurasia, hecho global que sin dudas cambiará la fisonomía del mundo tal como lo conocemos DOSSIER GEOPOLITICO

LA CONSOLIDACIÓN EUROASIÁTICA PONE FIN AL MOMENTO UNIPOLAR DE LOS EEUU

Pepe Escobar, 22 de setiembre, Asia Times

La cumbre del vigésimo aniversario de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) en Dushanbe, Tayikistán, consagró nada menos que un nuevo paradigma geopolítico.

Irán, ahora miembro de pleno derecho de la OCS, recuperó su papel tradicionalmente destacado en Eurasia, tras el reciente acuerdo comercial y de desarrollo de 400.000 millones de dólares alcanzado con China. Afganistán fue el tema principal, y todos los actores estuvieron de acuerdo en el camino a seguir, como se detalla en la Declaración de Dushanbe. Y todas las vías de integración euroasiática están convergiendo ahora, al unísono, hacia el nuevo paradigma geopolítico y geoeconómico.

Llámelo una dinámica de desarrollo multipolar en sinergia con la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China.

La Declaración de Dushanbe fue bastante explícita sobre los objetivos de los actores euroasiáticos: “un orden mundial más representativo, democrático, justo y multipolar basado en principios universalmente reconocidos del derecho internacional, diversidad cultural y de civilizaciones, cooperación mutuamente beneficiosa e igualitaria de los estados bajo la función de coordinación de la ONU «.

A pesar de todos los inherentes desafíos inherentes al rompecabezas afgano, el martes (21 de septiembre) surgieron señales esperanzadoras, cuando el ex presidente afgano Hamid Karzai y el enviado de paz Abdullah Abdullah se reunieron en Kabul con el enviado presidencial ruso Zamir Kabulov, el enviado especial de China Yue Xiaoyong y el enviado de Pakistán. enviado especial Mohammad Sadiq Khan.

Esta troika – Rusia, China, Pakistán – está a la vanguardia diplomática. La OCS llegó a un consenso de que Islamabad coordinará con los talibanes la formación de un gobierno inclusivo que incluya a tayikos, uzbecos y hazaras.  

La consecuencia inmediata más evidente de que la OCS no solo incorporó a Irán, sino que también tomó al toro afgano por los cuernos, con el apoyo total de los «stans» de Asia Central, es que el Imperio del Caos ha sido completamente marginado.

Desde el suroeste de Asia hasta Asia central, un reinicio real tiene como protagonistas a la OCS, la Unión Económica de Eurasia, el BRI y la asociación estratégica Rusia-China. Irán y Afganistán, los eslabones perdidos hasta ahora, por diferentes razones, ahora están completamente incorporados al tablero de ajedrez

En una de mis frecuentes conversaciones con Alastair Crooke, un destacado analista político, evocó una vez más El leopardo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa : todo debe cambiar, por lo que todo debe permanecer igual.

En este caso, la hegemonía imperial, como la interpreta Washington: “En su creciente enfrentamiento con China, un Washington despiadado ha demostrado que lo que le importa ahora no es Europa sino la región del Indo-Pacífico”. Ese es el terreno privilegiado de Cold War 2.0.

La posición de reserva para los EE. UU., que posee poco potencial para contener a China después de haber sido casi expulsado del corazón de Eurasia , tenía que ser un juego de poder marítimo clásico: el «Indo-Pacífico libre y abierto», completo con Quad y AUKUS, toda la configuración dio vueltas a la muerte como un «esfuerzo» para intentar preservar la menguante supremacía estadounidense.  

El marcado contraste entre el impulso de integración continental de la OCS y la táctica de “todos vivimos en un submarino australiano” (mis excusas para Lennon-McCartney) habla por sí solo. Una mezcla tóxica de arrogancia y desesperación está en el aire, sin ni siquiera una pizca de patetismo para aliviar la caída.

El Sur Global no está impresionado. Al dirigirse al foro en Dushanbe, el presidente ruso Vladimir Putin comentó que la cartera de naciones que llaman a la puerta de la OCS era enorme.

Egipto, Qatar y Arabia Saudita son ahora socios del diálogo de la OCS, al mismo nivel que Afganistán y Turquía. Es bastante factible que se les unan el próximo año Líbano, Siria, Irak, Serbia y docenas de otros.   

Y no se detiene en Eurasia. En su oportuno discurso a la CELAC , el presidente chino, Xi Jinping, invitó a no menos de 33 naciones latinoamericanas a formar parte de las Nuevas Rutas de la Seda Eurasia-África-Américas.

Recuerda a los escitas

Irán, como protagonista de la OCS y en el centro de las Nuevas Rutas de la Seda, ha sido restaurado a un papel histórico legítimo. A mediados del primer milenio a. C., los iraníes del norte dominaban el núcleo de las estepas de Eurasia central. En ese momento, los escitas habían emigrado a la estepa occidental, mientras que otros iraníes de la estepa hicieron incursiones tan lejanas como China.  

Los escitas, un pueblo iraní del norte (o «este»), no eran necesariamente guerreros feroces. Ese es un estereotipo burdo. Muy pocos en Occidente saben que los escitas desarrollaron un sofisticado sistema de comercio, como lo describe Herodoto, entre otros, que unía a Grecia, Persia y China.

¿Y por qué es eso? Porque el comercio era un medio fundamental para sustentar su infraestructura sociopolítica. Herodoto se dio cuenta porque en realidad visitó la ciudad de Olbia y otros lugares de Escitia.

Los persas llamaban a los escitas Saka, y eso nos lleva a otro territorio fascinante: los sakas pueden haber sido uno de los principales antepasados ​​de los pastunes en Afganistán. 

¿Qué hay en un nombre – escrito? Bueno, multitudes. La forma griega Scytha significaba «arquero» del norte de Irán. Así que esa era la denominación de todos los pueblos iraníes del norte que vivían entre Grecia en Occidente y China en Oriente.

Ahora imagine una red de comercio internacional muy ocupada desarrollada en todo el corazón, con el enfoque en Eurasia central, por los escitas, los sogdianos e incluso los Xiongnu, que siguieron luchando contra los chinos de forma intermitente, como se detalla en las primeras fuentes históricas griegas y chinas. .

Estos euroasiáticos centrales comerciaban con todos los pueblos que vivían en sus fronteras: eso significaba europeos, asiáticos del sudoeste, asiáticos del sur y asiáticos del este. Fueron los precursores de las múltiples Rutas de la Seda antiguas.

Los sogdianos siguieron a los escitas; Sogdiana era un estado grecobactriano independiente en el siglo III a . C., que abarcaba áreas del norte de Afganistán, antes de que fuera conquistado por nómadas del este que terminaron estableciendo el imperio Kushan, que pronto se expandió hacia el sur hasta la India.

Zoroastro nació en Sogdiana; El zoroastrismo fue enorme en Asia Central durante siglos. Los kushan, por su parte, adoptaron el budismo: y así fue como el budismo llegó finalmente a China.

En el siglo I d.C., todos estos imperios de Asia Central estaban vinculados, a través del comercio a larga distancia, con Irán, India y China. Esa fue la base histórica de las múltiples y antiguas Rutas de la Seda, que unieron a China con Occidente durante varios siglos hasta que la Era de los Descubrimientos configuró el fatídico dominio del comercio marítimo occidental. 

Podría decirse que, incluso más que una serie de fenómenos históricos interconectados, la denominación «Ruta de la Seda» funciona mejor como metáfora de la conectividad intercultural. Eso es lo que está en el corazón del concepto chino de New Silk Roads. Y la gente promedio en todo el corazón lo siente porque está impreso en el inconsciente colectivo en Irán, China y todos los «stans» de Asia Central.

Venganza del corazón

Glenn Diesen, profesor de la Universidad del Sudeste de Noruega y editor de la revista Russia in Global Affairs, se encuentra entre los pocos académicos destacados que están analizando en profundidad el proceso de integración de Eurasia.

Su último libro explica prácticamente toda la historia en su título: Europa como la península occidental de la Gran Eurasia: regiones geoeconómicas en un mundo multipolar.

Diesen muestra, en detalle, cómo una región de la Gran Eurasia, que integra Asia y Europa, se está negociando y organizando actualmente con una asociación chino-rusa en el centro. Los instrumentos de poder geoeconómico de Eurasia están formando gradualmente la base de una superregión con nuevas industrias estratégicas, corredores de transporte e instrumentos financieros. En todo el continente euroasiático, estados tan diferentes como Corea del Sur, India, Kazajstán e Irán están avanzando en varios formatos para la integración de Eurasia ”.

La Asociación de la Gran Eurasia ha estado en el centro de la política exterior rusa al menos desde el foro de San Petersburgo en 2016. Diesen señala debidamente que, “aunque Pekín y Moscú comparten la ambición de construir una región euroasiática más grande, sus formatos difieren. El denominador común de ambos formatos es la necesidad de una asociación chino-rusa para integrar Eurasia «. Eso es lo que quedó muy claro en la cumbre de la OCS.

No es de extrañar que el proceso moleste enormemente al Imperio, porque la Gran Eurasia, liderada por Rusia-China, es un ataque mortal contra la arquitectura geoeconómica del atlantismo. Y eso nos lleva al debate nido de víboras en torno al concepto de «autonomía estratégica» de la UE con respecto a los EE. UU. eso sería esencial para establecer una verdadera soberanía europea y, finalmente, una integración más estrecha dentro de Eurasia.

La soberanía europea es simplemente inexistente cuando su política exterior significa sumisión a la dominatriz de la OTAN. La humillante y unilateral retirada de Afganistán junto con el AUKUS sólo anglosajón fue una ilustración gráfica de que al Imperio le importan un comino sus vasallos europeos.        

A lo largo del libro, Diesen muestra, en detalle, cómo el concepto de Eurasia que unifica a Europa y Asia «ha sido a lo largo de la historia una alternativa al dominio de las potencias marítimas en la economía mundial centrada en los océanos», y cómo «las estrategias británicas y estadounidenses han sido profundamente influenciadas ”por el fantasma de una Eurasia emergente,“ una amenaza directa a su posición ventajosa en el orden mundial oceánico ”.

Ahora bien, el factor crucial parece ser la fragmentación del atlantismo. Diesen identifica tres niveles: el desacoplamiento de facto de Europa y Estados Unidos impulsado por la ascendencia china; las alucinantes divisiones internas en la UE, reforzadas por el universo paralelo habitado por eurócratas de Bruselas; y por último, pero no menos importante, la «polarización dentro de los estados occidentales» provocada por los excesos del neoliberalismo.

Bueno, justo cuando pensamos que estamos fuera, Mackinder y Spykman nos devuelven. Siempre es la misma historia: la obsesión angloamericana de prevenir el surgimiento de un «competidor» (Brzezinski) en Eurasia, o una alianza ( Rusia-Alemania en la era Mackinder, ahora la asociación estratégica Rusia-China) capaz, como dice Diesen, «de luchar por el control geoeconómico lejos de las potencias oceánicas».

Por mucho que los estrategas imperiales sigan siendo rehenes de Spykman, que dictaminó que Estados Unidos debe controlar la periferia marítima de Eurasia, definitivamente no es AUKUS / Quad el que lo va a lograr.

Muy pocas personas, tanto del Este como del Oeste, pueden recordar que Washington había desarrollado su propio concepto de Ruta de la Seda durante los años de Bill Clinton, luego cooptado por Dick Cheney con un giro de Pipelineistan y luego dando vueltas a Hillary Clinton, quien anunció su propia Ruta de la Seda. sueño en la India en 2011.

Diesen nos recuerda cómo Hillary sonaba notablemente como un proto-Xi: “Trabajemos juntos para crear una nueva Ruta de la Seda. No es una vía única como su homónima, sino una red internacional y una red de conexiones económicas y de tránsito. Eso significa construir más líneas ferroviarias, carreteras, infraestructura energética, como el gasoducto propuesto para correr desde Turkmenistán, a través de Afganistán, a través de Pakistán y la India «.

¡Hillary hace Pipelineistan! Bueno, al final, no lo hizo. La realidad dicta que Rusia está conectando sus regiones de Europa y el Pacífico, mientras que China conecta su costa este desarrollada con Xinjiang, y ambas conectan Asia Central. Diesen lo interpreta como Rusia «completando su conversión histórica de un imperio europeo / eslavo a un estado civilizacional euroasiático».

Así que al final volvemos a… los escitas. El concepto predominante de neo-Eurasia revive la movilidad de las civilizaciones nómadas, a través de la mejor infraestructura de transporte, para conectar todo entre Europa y Asia.

Podríamos llamarlo La venganza del Heartland: son los poderes que construyen esta nueva Eurasia interconectada. Dígale adiós al efímero momento unipolar de Estados Unidos posterior a la Guerra Fría.

FUENTE ASIA TIMES

Roberto de la Madrid entrevista a Francisco Javier Fernandez Martinez Lopez desde Madrid y Jorge Santa Cruz desde Mexico. Sobre el tema: EVERGRANDE Aclaran que los supuestos planteos queridos por «occidente» de una supuesta caida de China como ocurrio con el crack de Lehman Brothers 

Estimados no esperen un derrumbe en el corto y mediano plazo de la economía china como anhelan en EEUU; yo diría que es solo eso un anhelo de un país dueño de una descomunal deuda, la mayor del mundo que va perdiendo su hegemonía global. Yo pediría que nos concentremos en ver el creciente acercamiento de China hacia América Latina y el Caribe en términos de influencia y poder competir fuertemente con EEUU en la región, sobe todo en el campo económico y comercial. La estrategia de acercamiento responde a un plan de los chinos que lleva por lo menos 20 años de desarrollo que empezó con el incremento del comercio bilateral, siguiendo luego con las inversiones crecientes en los países, luego los acuerdos mas amplios como los tratados de asociación estratégica integral para la cooperación como el que firmó en 2014 CK con Xi, los acuerdos de adhesión a la iniciativa del Cinturón y la Ruta con la mayoría de los países de la región desde 2016, la cooperación por la pandemia con casi todos ellos ( la llamada ruta de la seda de la salud con gran entrega de vacunas), que hace que Xi sea el único mandatario de un país que no pertenece a la región de un discurso en la sesión inaugural de la reunión 2021 de la CELAC. China si que tiene una política de estado para América de habla hispana, y una paciencia estratégica infinita y no coercitiva para llevarla adelante, el 50% de los capitales de Evergrande es de capitales extranjeros. DOSSIER GEOPOLITICO     http://spanish.news.cn/2021-09/20/c_1310199094.htm 

Parte1

Parte 2

Parte 3

Carlos Pereyra Mele entrevistado por Javier Benitez para Radio Sputnik

De diplomacia implacable, habló el presidente de EEUU, Joe Biden, en su discurso pronunciado en la Asamblea General de la ONU. Mientras, su par de China, Xi Jinping, se manifestó en términos de paz, concordia y armonía, y el anfitrión de todos, António Guterres, sentenció que el mundo ha reprobado en ética en el contexto de la pandemia.

El anfitrión

«El mundo debe despertar. Estamos al borde de un abismo y moviéndonos en la dirección equivocada», dijo el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, a los líderes del planeta reunidos en Nueva York, y afeó a la comunidad internacional en el contexto de la pandemia de coronavirus. «Esto es una acusación moral del estado de nuestro mundo. Es una obscenidad. Hemos aprobado el examen de Ciencias. Pero hemos suspendido en Ética».El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereira Mele advierte que estas declaraciones de Guterres están muy bien direccionadas al mundo actual.»Recordemos que cuando empezó la pandemia, cuando el mundo se cerró, cuando tuvimos que reconocernos como débiles humanos ante algo que nos atacaba, sin saber qué era, cómo atacaba, cómo mataba, pero sabíamos que era letal, se habló muchísimo de un cambio de actitud humana, de un cambio de actitud de las grandes líneas políticas. En la práctica, se demostró totalmente lo contrario: se demostró que el mundo seguía siendo salvaje, en el que el pez mayor se come al pez menor, en el que se ataca sin ningún miramiento al débil y caído, no interesan las personas, sino que interesan los negocios y los intereses en ellos», avisa Pereyra Mele.

Biden, ¿estilo Trump?

A su turno, el inquilino de la Casa Blanca, en un fragmento de su intervención pronunció: «Hemos puesto fin a 20 años de conflicto en Afganistán, y al tiempo que cerramos esta era de guerra implacable, abrimos una era de diplomacia implacable. En vez de continuar guerras del pasado, nos centramos en dedicar nuestros recursos a los retos que son clave para nuestro futuro colectivo: acabar con esta pandemia; hacer frente a la crisis climática; y gestionar los cambios en la dinámica del poder mundial. EEUU continuará defendiéndose a sí mismo, y a nuestros aliados y nuestros intereses contra ataques, incluidas amenazas terroristas, ya que estamos preparados para usar la fuerza si es necesario. […] La fuerza militar de EEUU debe ser nuestro último recurso, no el primero. No debe ser usada para resolver cualquier problema que vemos en el mundo. Hoy, muchos de nuestros problemas no pueden ser resueltos, ni siquiera abordados, con la fuerza de armas».Estas palabras de Biden «son un acto de una hipocresía sin límites», sentencia Pereyra Mele, quien hace una serie de planteamientos y cuestionamientos.»No nos equivoquemos: [Biden] vuelve a plantear el argumento y el expediente de la defensa como última instancia, pero ¿quién tiene la vara para saber cuál es la última instancia? ¿Quién tiene la vara para saber si hay que saltarse tres pasos de esa ‘diplomacia implacable’ de la que habla? ¿Diplomacia implacable será traicionar a sus socios y aliados? ¿Diplomacia implacable será seguir sancionando a Gobiernos a los cuales la mayoría de los países del mundo se oponen, como el caso de Cuba, Venezuela, etc.? ¿Es esa la nueva herramienta de ‘América está de vuelta’ con Joe Biden? En el fondo, es un discurso sofista que sigue dándole vuelta al mismo tema, concluye el analista.

Xi Jinping: ¿coherente?

Al referirse a política exterior, el presidente de China, Ji Xinping, declaró que su país valora «el concepto de la paz, la concordia y la harmonía». «China nunca ha invadido o atropellado a otros, ni buscado hegemonía. Ni lo ha hecho ni lo hará», aseguró y señaló que Pekín siempre «ha apelado a la paz mundial, ha contribuido al desarrollo mundial, ha defendido el orden internacional y ha proporcionado bienes públicos». Añadió que actualmente hay que «mejorar la gobernanza global y practicar el verdadero multilateralismo».»En la práctica estamos viendo que el ascenso de China es básicamente desde el punto de vista científico-tecnológico y comercial-industrial pacífico. El Gobierno chino no le ha impuesto a otra nación que firme un tratado de amistad y de comercio de socio más importante, a base de mostrar una cañonera en ningún puerto, y esto es un dato no menor. La forma en que realiza su despliegue global, ha sido pacífico», subraya Carlos Pereyra Mele.

Carlos Pereyra Mele director de Dossier Geopolitico

Informe especial para Dossier Geopolitico

Por Dr. Mitre Antonio: En los ultimos 28 dias, periodo de 4 semanas, EEUU es el país en el mundo con mayor número de contagiados por Covid, 4.127.186 casos ( promedio de 147.399x dia) y mayor número de muertos, 48.974 casos (promedio de 1.749x dia), equiparable con los números de la ola de enero de 2021, cuando hoy los números de la pandemia se encuentran en declinación a nivel mundial.  EEUU hasta el día 23/9/2021 ha alcanzado a inmunizar al 64,7% de su población al menos con una dosis ( el 55,2% con esquema completo de dos dosis), a pesar de la promesa de tener vacunada a toda la población el 4 de julio del 2021. 

Una pésima gestión de la pandemia para un país que se considera la «primera potencia global». Sin embargo, erigido el «tribunal científico global de la pandemia», se da tiempo para declarar una guerra global contra la vacuna Sputnik V, prohibiendo el ingreso al país de personas vacunadas con ésta , presionando a sus «vasallos europeos» para que hagan lo mismo y a la OMS para que suspenda el proceso de aprobación de la Sputnik V. El retorno de EEUU a la OMS, de la que se había retirado, tiene su precio y condiciones. En este momento culminante de su decadencia como potencia, los «yankees» se muestran cuanto menos, engreídos y patéticos. Cba. 23/9/2021

Boicot generalizado para la “cumbre” de ‎Biden contra el Covid-19‎ 

RED VOLTAIRE | 24 DE SEPTIEMBRE DE 2021

Al margen de la apertura del 76º Periodo de Sesiones de la Asamblea General de la ONU, ‎el presidente estadounidense Joe Biden organizó una «Cumbre Global » virtual contra el Covid-‎‎19. ‎

Se había anunciado la participación de un centenar de países y de un centenar de organizaciones, ‎pero sólo participaron algunos países desarrollados aliados de Estados Unidos y varias organizaciones diversas. ‎

Durante esta “Cumbre Global”, el presidente Biden prometió que Estados Unidos repartirá por ‎el mundo 500 millones más de dosis de vacunas anticovid para que el 70% de la población de cada país esté vacunado. ‎

Pero los hechos justifican la incredulidad ante este anuncio ya que Washington no cumplió sus ‎promesas anteriores de distribuir 160 millones de dosis respetando los plazos necesarios. Además, ‎el precio de esas vacunas ha aumentado considerablemente desde entonces, así que nadie ve ‎cómo podría Biden financiar ahora lo que no pudo financiar cuando los precios eran mucho ‎menos desfavorables. ‎

Los Estados que no disponen de medios para comprar las vacunas tienen generalmente menos de ‎un 1% de su población vacunada, lo cual hace extremadamente difícil luchar contra el Covid-19 en ‎esos países. ‎

A pesar de eso, gran parte de los Estados que podrían beneficiarse con la nueva promesa del ‎presidente del presidente Biden simplemente no participaron en su «Cumbre Global» contra el ‎Covid-19, lo cual indica que desconfían de las promesas estadounidenses y de la política misma de Estados Unidos ‎en materia de vacunación.‎

Estados Unidos, cuya política sanitaria contra el Covid-19 ha apostado todo a la aplicación de ‎vacunas, presenta un balance catastrófico con un total de decesos por millón de habitantes ‎‎25 veces superior al de China. ‎

Es la primera vez que una reunión organizada por Estados Unidos para distribuir donaciones se ve ‎boicoteada por los posibles receptores. ‎

Muchos de esos países ya se han acercado a China y Rusia en busca de soluciones. 
FUENTE: ‎https://www.voltairenet.org/article214190.html

1. Estabilidad azteca hasta 2024

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador se encuentra en su mayor momento de poder nacional e internacional, desde que asumió la máxima investidura del país, en 2018. La implicación para el futuro es, que salvo que suceda algo imprevisible, lo que siempre es posible en el mundo parcialmente caótico que vivimos, López Obrador será el presidente constitucional de México hasta el año 2024. Y escogerá, por supuesto, a un sucesor que continue el proyecto de modernización bautizado “Cuarta Transformación”: un proyecto de bonapartismo progresista en alianza con sectores del Gran Capital cobijado por una narrativa pública socialcristiana-desarrollista. 

Sólo tres vectores de irrupción del continuismo parecen posibles: el proceso de transición del 2024, la salud del presidente o la ruptura con Washington. Fuera de esos caveats puede afirmarse, que la estabilidad mexicana está razonablemente blindada para los próximos tres años; lo que constituye una diferencia abismal con el caos y la improvisación que reina en la mayoría de los países latinoamericanos.

2. Afirmación a Contrapelo

La afirmación de que López Obrador está en el zenit del poder de su mandato requiere una fundamentación fáctica, porque contradice la propaganda y los negros augurios de la derecha nacional y global, que más bien apuntaban hacia el nadir (punto más bajo) del presidente. Por razones de espacio mencionaremos sólo algunos de los hechos pertinentes. Y, por la misma razón no debatiremos los catalizadores que obran en contra de la estabilidad actual –ni los endógenos del Palacio Nacional, que son considerables, ni los exógenos– aunque, como en todo análisis científico, son ponderados en las inferencias finales. 

3. Claves del Éxito Lopez-Obradorista

1. La gobernanza de AMLO se basa en un proyecto de centro político. En primer lugar, porque es probablemente el único posicionamiento político realista de un desarrollismo estable en las condiciones objetivas actuales de la nación y globales. Que este programa haya sido interpretado como de “izquierda” o “socialista” es la evidencia forense del triste hecho de que el país carece de analistas científicos de nivel. Al igual que toda América Latina y el Caribe.

2. El mismo demiurgo del proceso es un hombre de centro; realista, políticamente audaz, comunicativamente habilidoso y con una capacidad descomunal para aplicar el software decisivo de toda política exitosa: divide et impera.

3. Los dos vectores decisivos del entorno azteca –el capital financiero internacional y la Pax Americana— están contentos con los primeros tres años de gobierno. El capital financiero, la fracción más poderosa de la clase dominante global, ha registrado con satisfacción que la estabilidad monetaria y fiscal son el alfa y omega (esencia) de la política económica oficial. No hay ninguna propensión de la “Cuarta Transformación” hacia aventuras intervencionistas, keynesianas o las locuras criminales de los criptomonedistas.  Por la misma razón, el gran capital rentista, productivo, comercial e inmobiliario del país disfruta la paz y el orden previsible de la Cuarta, ayudado por la coyuntura del petróleo y las enormes remesas de mexicanos desde el exterior, que junto con un monetarismo conservador prototípico aportan elementos de estabilidad adicionales a las finanzas públicas, que el capital internacional ve con gran jubilo.

4. De la misma manera, las relaciones bilaterales fácticas con el imperio monroeísta han sido buenas, tanto con el gobierno de Trump como los demócratas de Biden. Ambos vectores estratégicos, el capital financiero y la “cohabitación” con la Casa Blanca, son la clave de sobrevivencia inalterable para cualquier gobierno mexicano actual y del futuro, obligado a operar bajo la sombra del TLCAN salinista y del T-MEC trumpísta.


5. Con la reactivación de la CELAC bajo la hegemonía de AMLO, el poder de negociación (bargaining power) del presidente frente al Imperio se ha incrementado, debido a que AMLO aprovechó hábilmente tres circunstancias exógenas.

5.1. América Latina tiene una clase política y presidentes de bonzai, que carentes de planteamientos estratégicos evolutivos o geopolíticos de nivel, se caracteriza por gobernantes exóticos (Castillo, Bukele, Bolsonaro), distópicos (Maduro, Ortega) y fracasados (Fernández/Kirchner, Correa), que mal administran enclaves neocoloniales quebrados (Argentina, Brasil, Perú, Venezuela, Ecuador, Colombia, El Salvador, etc.). Entre esta fauna no hay interlocutor alguno de peso para un Imperio que se toma en serio.

5.2. El imperialismo estadunidense y Biden están muy debilitados por: la huida catastrófica de Afganistán; la derrota de Nordstream 2 ante Rusia/Alemania; su fracaso subversivo en Hong Kong; el ingreso de Irán a la Shanghai Cooperation Organization (SCO); el interminable desastre del Covid-19, acercándose a 700,000 víctimas; el fallido golpe de Estado del 6 de enero; el aviso del Jefe del Estado Mayor Conjunto, General Milley, a sus homólogos chinos, que Washington no lanzaría un ataque militar sin notificación, y la posibilidad real de una derrota en los midterm elections de noviembre 2022 y las presidenciales de 2024. En esta situación, Biden necesita aliados, no adversarios.

5.3. La oferta de AMLO, de multiplicar el poder de Washington con una nueva “Alianza para el Progreso” (Kennedy)  –agregando al poder demográfico del Imperio 650 milliones de personas, amplios recursos y un vasto poder territorial que colinda con la antártida–  mediante una América Latina “pragmáticamente” desarrollista bajo la conducción de México, fue, sin duda, una estratagema política-mediática espectacular, sobre todo, a la luz de la competencia mundial de Uncle Sam con China. Sería ya una verdadera United States of America que ganaría la competencia a la Unión Europea, controlada por Alemania y Francia, y a Rusia. De hecho, generaría un nuevo sistema mundial de sólo tres bloques de poder: China, la UE y la América estadunidense con Gran Bretaña, Australia, Israel y Japón. Ante la actual preparación estadunidense de una guerra de agresión contra China (Aukus Alliance)  –basada en su delusión de aun tener la superioridad naval-aérea necesaria para tal escenario bélico– la propuesta adquiere adicional peso estratégico. 

Sin embargo, el día que los primeros cazabombarderos chinos crucen el cielo de su provincia nacional Taiwán, será el día de la verdad para la Casa Blanca: entrar en una guerra real o retirarse. El día de la verdad para México llegará antes. Llegará, cuando Washington le diga al gobierno azteca que la cooperación G-5 entre Huawei, ZTE y México no es aceptable para el Imperio o, inclusive, que el discurso directo del presidente Xi en la cumbre de la CELAC cruza la línea roja de la geopolítica monroeista.

Lo más probable, sin embargo es, que Washington opte por mantener el modelo monroeista tradicional, con gobiernos títeres corruptos y débiles que garantizan la entrega de materias primas y la sumisión geopolítica, antes de reformar el sistema panamericano con elementos equitativos y desarrollistas bajo la hegemonía de México. Entre otras razones, porque en la situación caótica de su sistema de gobernanza, muy cercano a la transición hacia un régimen protestante-neofascista, no tiene la capacidad estratégica de planeación y logística necesaria para implementar una mega-reforma de la dimensión que plantea el presidente mexicano, antes de 2024.

6. La terminación de los tres megaproyectos de modernización del presidente es, prácticamente, un hecho. Todo indica que posibles obstaculizaciones de jueces corruptos, caballos de Troya de todo tipo, cúpulas neo-“zapatistas” proimperialistas con sus admiradores en La Jornada, no podrán parar las obras ya. Y aunque los costos de oportunidad del nuevo aeropuerto y de Dos Bocas apenas se verán en el futuro, no cabe duda, que el impacto del Tren Maya bien realizado será comparable en su dinámica económica-social a la de la nacionalización del petróleo por Lázaro Cárdenas.  

7. Otro factor de estabilidad para AMLO es la creciente disolución de frentes de oposición. La oposición no tiene líderes políticos presentables, ni narrativa estratégica, ni intelectuales de peso para derrumbar la estructura de poder armada por el presidente. Tiene acceso a los “outlets” mediáticos del capital global reaccionario, algunos aparatos de guerra sicológica aztecas e influencers pagados, pero esto no será suficiente para armar una revolución de color en México. Es más, con la muy exitosa arqueología de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) en los arcana imperii de los cortesanos pasados, es poco probable que logren armar una opción convincente desde la oposición antes del 2024.

4. El Tren Azteca de la CDMX: Reconstruir el Templo Mayor

Es posible que el presidente ya no tenga capacidad de tiempo y trabajo adicional para capitalizar el momento del zenit que vive. Pero, si tuviera, pudiera quedarse con la segunda joya de la corona de su mandato, que es el Tren Azteca de la Ciudad de México. “Tren Azteca” es, por supuesto, una metáfora que se refiere a las dimensiones simbólicas y económicas del Tren Maya. En la Capital se trata de la reconstrucción del Templo Mayor.

Las ventajas de una reconstrucción adecuada del histórico centro ceremonial-político del imperio azteca agregaría un atractor turístico-económico de nivel mundial a la Ciudad de México. A esa dinamización de la economía de la metrópoli y la revitalización a su centro, se agregaría el invaluable valor de hacer justicia y actuar con ética histórica para las Primeras Naciones (The First Nations).

Realizar tal tarea sólo es posible para un presidente que tiene un poder comparable al de Andrés Manuel López Obrador y la perseverancia (resilience) que ha mostrado en la ejecución de sus grandes proyectos nacionales.

¡En hora buena, Señor Presidente!

Articulo autorizado para su divulgacion en Dossier Geopolitico por Heinz Dieterich

Los artículos e ideas son responsabilidad de los autores y pueden no corresponder con el criterio de Dossier Geopolitico

La visión Norteamericana sobre China en Latinoamérica de sus Think Tank, para el análisis de nuestros visitantes Dossier Geopolitico

9/9/2021

(*) Por Ryan C. Berg

La vanguardia del compromiso de China con América Latina siempre ha sido de naturaleza económica. Las economías de mercados emergentes, lideradas principalmente por China, mostraron un intenso interés en las materias primas de América Latina a partir de principios de la década de 2000. El aumento de los precios de los productos básicos contribuyó a reducir la pobreza y al florecimiento de una clase media en lo que sigue siendo una de las regiones más desiguales del mundo.

Tras el auge de las materias primas a principios de la década de 2000, que duró aproximadamente una década, China ha tratado de profundizar su compromiso con América Latina en otras áreas de cooperación. Ahora participa en cooperación en materia de seguridad, exportación de tecnología, intercambios culturales e intercambios entre militares, entre otras cosas. Se está desarrollando un intenso debate entre los académicos regionales entre aquellos que creen que el compromiso de China presenta oportunidades incalculables con pocas (o manejables) desventajas y aquellos que ven motivos para un incendio de alarma múltiple. Este debate, sin embargo, no ha logrado filtrarse en la comunidad estratégica más amplia —aquellos que desarrollan la gran estrategia estadounidense en una era de competencia de grandes potencias con China (y en menor medida, Rusia).

Un ejemplo de ello es una audiencia de la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad de Estados Unidos y China a finales de mayo de este año sobre el tema de “China en América Latina y el Caribe”, la primera audiencia de este tipo celebrada por la comisión en muchos años. Los testimonios, incluidos los de los autores, destacaron la falta de una estrategia de Estados Unidos destinada a hacer retroceder a China en las múltiples formas en que se relaciona con América Latina y el Caribe. Destacaron la incapacidad (o falta de voluntad) de Estados Unidos para aprovechar los recursos y trabajar para brindar a la región una mejor alternativa. Una pregunta quedó críticamente sin respuesta durante esta audiencia: ¿Dónde se ubica América Latina entre las prioridades de la política exterior de China?

La visión convencional de la política exterior china sostiene que América Latina es la región menos importante en su jerarquía de política exterior. Además del hecho de que el hemisferio occidental ha sido una esfera tradicional de influencia estadounidense, la principal evidencia reunida para este punto de vista es el hecho de que la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), firma del país, llegó a América Latina sólo a mediados de 2017, más tarde. que cualquier otra región del mundo para unirse al BRI. Sin embargo, en poco más de tres años, 19 países de la región se han unido al BRI y se espera que muchos más lo hagan en los próximos años.

Es difícil determinar dónde encaja América Latina en la perspectiva de la política exterior de China, precisamente porque Estados Unidos carece de una estrategia para contrarrestar a China en la región, que le permita obtener ganancias geoestratégicas considerables, mientras que Estados Unidos supuestamente practica una » negligencia benigna » al priorizar otras regiones del mundo relacionadas menos tangencialmente con su seguridad y prosperidad. En muchos sentidos, una estrategia más desarrollada para hacer retroceder las ganancias de China en América Latina, una estrategia que ofrece una alternativa más atractiva, obligaría a China a revelar cuánto prioriza la región porque aseguraría que el país tendría que comprometerse más. tiempo, energía y recursos para lograr el mismo nivel de ganancias estratégicas que ha logrado hasta ahora.

La visión convencional de las prioridades de la política exterior china

Durante muchas décadas, China fue un país que miraba hacia adentro, que buscaba mantener el orden y la unidad. Un auge económico en la década de 1980 (que siguió a la consolidación del Partido Comunista Chino que aseguró que ningún grupo de oposición podría surgir y poner en riesgo su poder) permitió a China interactuar con los rincones más lejanos del mundo de manera dramática. Si bien garantizar mercados para la exportación de productos manufacturados y la importación de productos básicos se convirtió en la esencia de la participación extranjera, estas aperturas finalmente le dieron a China la oportunidad de involucrar a gobiernos extranjeros en muchos otros dominios. La visión convencional de las prioridades de la política exterior china enfatiza la importancia del sudeste asiático y Asia central, seguidos de Europa, luego África.

ASIA SUDORIENTAL Y ASIA CENTRAL

A medida que la economía de China se desarrolló en este período inicial, se enfocó en el sudeste asiático y Asia central cuando comenzó a expresar sus aspiraciones geopolíticas. En todas las esferas —comercial, de seguridad, económica e incluso doméstica—, el sudeste asiático y Asia central se han vuelto críticos en términos geopolíticos, así como la evaluación de la seguridad nacional de China. Como América Latina es para Estados Unidos, China considera al Sudeste Asiático y Asia Central su esfera de influencia tradicional. Este conjunto de preocupaciones abarca cuestiones potencialmente explosivas, como el estado del Mar de China Meridional y el futuro de Taiwán.

EUROPA

Europa es una región comercialmente valiosa para China. El crecimiento mediocre y el desarrollo económico rezagado en algunos países del sur y este de Europa presentan a China la oportunidad de participar en proyectos BRI y expandir sus fusiones y adquisiciones de activos e infraestructura críticos. Al adquirir activos estratégicos, como compañías de energía en Portugal o puertos en Grecia , China cree que puede mitigar cualquier represalia de Bruselas (o cualquier retórica dura) por sus violaciones de derechos humanos y prácticas económicas depredadoras. En este sentido, Rusia es un ejemplo para China: la acción contra la primera ha sido limitada e intermitente, debido a la dependencia de Europa de las exportaciones de gas ruso. China busca equilibrar Europa y alejarla de la narrativa de Washington , al tiempo que reconoce que esto probablemente no sea del todo posible.

ÁFRICA

África ocupa un papel importante en la política exterior de China como proveedor de productos minerales y agrícolas. Aprovechando la falta de atención de Estados Unidos y Europa, junto con las fuertes ofertas de préstamos, China se estableció como un socio clave en todo el continente africano. Al financiar la construcción de infraestructura y vincularla a la infraestructura existente en el continente asiático, China ha tratado de asegurar una ruta de exportación, particularmente desde África Oriental hacia China continental. El país se ha posicionado como socio en el desarrollo económico (aunque aún logra mantener el control de muchos proyectos locales), haciendo una distinción entre sus rivales europeos y estadounidenses, que aún hablan en términos de ayuda económica.Los últimos años han sido testigos de un mayor deseo chino de reducir las ofertas de crédito y, en cambio, ampliar las adquisiciones de empresas y dar paso a las empresas chinas en el continente.

¿Dónde encaja América Latina?

De muchas formas, América Latina ofrece un entorno oportuno para que China se comprometa económicamente. El compromiso con América Latina impacta la estabilidad interna en China, con la necesidad de una producción continua de los abundantes recursos naturales y materias primas de América Latina. Con niveles moderados de institucionalidad, América Latina posee sistemas judiciales capaces de garantizar contratos (en términos generales) y reducir parte del riesgo de inversión que plantean muchos países africanos. Al mismo tiempo, debido a que América Latina es una región compuesta principalmente por sistemas presidenciales, China se las arregla para entablar múltiples negociaciones en un punto de entrada (con ejecutivos fuertes para arrancar), en lugar de con instituciones diversas e independientes en una burocracia gubernamental inmanejable. Además, los productos manufacturados de China encuentran una base de consumidores entre la clase media relativamente más próspera de América Latina.

El enfoque de China hacia América Latina ha sido libre de centrarse principalmente en las formas económicas de participación, mientras que Estados Unidos está acosado por los problemas de la inmigración ilegal, el tráfico de drogas, las redes de corrupción, el lavado de dinero y los gobiernos populistas-autoritarios ideológicamente opuestos a su influencia. las tendencias a veces influenciadas negativamente por el compromiso mismo de China. De hecho, China ha demostrado poco apetito por comprometerse con los desafíos tradicionales de la región, incluso prestando grandes sumas de dinero a algunos de los peores infractores de los derechos humanos y a los regímenes más autoritarios de la región. En este enfoque libre de valores, China ha buscado una región que esté más desarrollada que África, menos institucionalizada que Europa (pero más que África), abundante en recursos naturales y naturalmente impulsada por los consumidores.

América Latina en la gran estrategia de China

En la gran estrategia de China, su acercamiento a América Latina parece girar en torno a varios ejes específicos. Como era de esperar, esos ejes son la dependencia económica y comercial, lo que crea un espacio de mercado para las empresas chinas; influir en las políticas locales y la administración burocrática; e influir en las actitudes públicas y combatir el sentimiento anti-China en la región.

El intento de China de crear las condiciones para la dependencia económica y comercial a través de préstamos respaldados por materias primas presenta una estrategia menos riesgosa para garantizar un acceso estable a los abundantes recursos naturales de América Latina. Esta vertiente del enfoque chino también abre la puerta a proyectos chinos de importancia estratégica. Los gobiernos latinoamericanos poseen un escaso conocimiento de la dinámica de la toma de decisiones en Beijing, lo que perjudica su evaluación de riesgos. En realidad, China depende en gran medida de los productos básicos latinoamericanos, para los cuales el país tiene pocas alternativas. A menudo, esta dinámica parece perdida en las capitales latinoamericanas durante negociaciones delicadas. La dependencia económica tiende a generar canales de comunicación más centralizados, que también son favorecidos por los chinos.Un subproducto de mayores préstamos a la región es que China continúa abriendo más mercados para las empresas chinas, especialmente las empresas de tecnología que producen equipos para el entretenimiento.seguridad , operaciones gubernamentales e investigación científica.

China también busca influir en las políticas latinoamericanas a favor de sus intereses a nivel local, estatal y nacional. Desde el inicio de la primera administración del Partido de los Trabajadores en Brasil en 2003, por ejemplo, China ha tratado de convencer al gobierno brasileño de que se haga cargo de los beneficios burocráticos para las grandes empresas chinas que operan en Brasil. En el entorno caótico que es la burocracia brasileña, los chinos no han logrado el éxito en esta empresa. Sin embargo, en otros países, como Argentina, China ha logrado fomentar una mayor flexibilidad regulatoria, lo que ha generado considerables ganancias estratégicas . El ejemplo más obvio es la estación espacial dirigida por militares de China en la región de la Patagonia. El acuerdo original, forjado en 2012, menciona la cooperación chino-argentina en satélites y recopilación de datos. Sin embargo, en la práctica, a los argentinos no se les ha permitido el acceso a la base. Es preocupante que el gobierno argentino cerró un acuerdo con los chinos para un tipo similar de base a fines de mayo, esta vez en la región de Santa Cruz . Los imperativos estratégicos son claros: como una de las provincias más australes de Argentina, Santa Cruz se encuentra al norte del Estrecho de Magallanes, un importante punto de estrangulamiento marítimo entre los océanos Atlántico y Pacífico. China ha aprovechado las debilidades institucionales y la falta de transparencia de América Latina para doblegar el laberinto burocrático a su favor estratégico.

La mayor presencia china en la región también le ha permitido al país un mayor acceso a funcionarios locales, estatales y federales. El compromiso representa una excelente oportunidad para que los funcionarios combatan las narrativas contra China y den forma a las percepciones de los líderes. En particular, los funcionarios chinos han estado ansiosos por combatir las narrativas sobre temas delicados que destacan las prácticas de derechos humanos del país, la falta de derechos de propiedad intelectual, el sistema político autoritario y, más recientemente, el papel en la propagación del Covid-19. Una de las grandes fortalezas de China, desde la perspectiva latinoamericana, es su agnosticismo ideológico. Se relaciona con partidos políticos de todo tipo, a menudo institucionalizando sus relaciones a través del Departamento de Enlace Internacional (ILD), que pertenece a partidos políticos extranjeros en Beijing. Entre 2002 y 2017, el ILD celebró cerca de 300 reuniones con 74 partidos políticos diferentes en 26 países diferentes de América Latina.

Un plan estadounidense para poner a prueba el compromiso de China

La participación de China en América Latina le ha otorgado al país considerables ganancias estratégicas a un precio relativamente modesto, un análisis de costo-beneficio oportuno para una región considerada una esfera de influencia tradicional de Estados Unidos. Hasta que Estados Unidos desarrolle una estrategia integral para el hemisferio que busque hacer de América Latina un socio preferido, aproveche los recursos disponibles para ofrecer una alternativa más atractiva y delinee cuándo están en juego intereses estratégicos, en lugar de resaltar una competencia económica y geopolítica más general con China, los responsables de la formulación de políticas carecerán de una respuesta en cuanto a dónde se ubica exactamente América Latina en las prioridades de política exterior de China con respecto a otras regiones.

Además, sin mayores detalles, a los líderes de América Latina se les deja creer que Estados Unidos apoya un desacoplamiento regional total de China, algo que no es un principio para casi todos los países. El hecho de que Estados Unidos no piense más profundamente y comunique una política clara también deja a los líderes regionales con la impresión de que desconocen el costo que pagaría América Latina por separarse de China o, peor aún, no están interesados ​​en los impactos de esos costos. En cambio, una estrategia más eficaz esbozaría una guía más clara con respecto a las preocupaciones de seguridad nacional de Estados Unidos en América Latina y desarrollaría «puntos de inflexión» para la acción si China los cruza. Es importante destacar que Estados Unidos debe movilizar recursos cuando están en juego intereses estratégicos para facilitar las condiciones de alternativas más preferidas.

Hasta que Estados Unidos no invierta más en su estrategia para América Latina, la importancia de la región para la política exterior de China seguirá sin respuesta, precisamente porque no tiene que ser así.

(*)Ryan C. Berg es miembro senior del Programa de las Américas en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington, DC Thiago de Aragão es un asociado senior (no residente) del Programa de las Américas del CSIS.

El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), es una institución privada exenta de impuestos que se centra en cuestiones de política pública internacional. Su investigación es no partidista y no propietaria. El CSIS no adopta posiciones políticas específicas. En consecuencia, todas las opiniones, posiciones y conclusiones expresadas en esta publicación deben entenderse como exclusivas de los autores.

FUENTE: https://www.csis.org/analysis/latin-america-important-chinas-foreign-policy 

Con la pandemia del coronavirus, el cambio climático y la crisis económica global como temas de cabecera para todos los participantes, ha iniciado la 76ª Asamblea General de la ONU. Estos temas afligen a todos en general. Hay otros, que afligen de forma más particular, y que tienen que ver con la guerra intestina de Occidente desatada por EEUU.

AUDIO:

La ONU huele a traición

EEUU y sus socios occidentales tienen que zanjar sus propias cuentas pendientes a causa de recientes cuchilladas traperas que Biden repartió a sus principales socios occidentales por igual: a gran parte de Europa por la estampida que provocó en Afganistán; y justo al borde del inicio de esta cumbre, con la formación de la alianza militar AUKUS, junto a Reino Unido y Australia. Los márgenes de esta Asamblea General de la ONU, tal vez sean un aperitivo de lo que esté por venir.La presente edición de esta cumbre «viene a demostrar que todas estas creaciones post Segunda Guerra Mundial están pasando por un momento de crisis profundísima de identidad y de posibilidad de continuar siendo la estructura para la que supuestamente fue creada, que eran mantener un orden internacional, garantizar que no hubiera conflictos armados, y frenar los despliegues de algunas potencias que podrían ser agresoras para el resto del mundo», advierte el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereira Mele.En opinión del experto, «en la práctica hemos visto que todo este objetivo que se plantearon los ganadores de la Segunda Guerra Mundial se ha ido diluyendo en el tiempo, y que prácticamente hoy en día es un club social».

El show de Bolsonaro y del ‘sheriff’ de Nueva York

Antes de comenzar el circo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, hizo su stand-up particular: negacionista declarado, y no inoculado contra el coronavirus, llegó a una ciudad donde no puede entrar a ningún lado ni a pedir un vaso de agua, sin que le pidan el pasaporte Covid.Así las cosas, el mandatario terminó, como cualquier neoyorquino, comiendo pizza de pie en la calle –algo celebrado en Twitter– ya que los restaurantes de la Gran Manzana le prohibieron el ingreso. Pero la anécdota no quedó en la intimidad doméstica que comparte con su círculo. La cosa llegó a las más altas esferas de Nueva York.Así, el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, disparó metralla contra Bolsonaro: «Si no quiere vacunarse, no se moleste en venir aquí. Tenemos que mandar un mensaje a todos los líderes mundiales, incluido más notablemente a Bolsonaro, de Brasil, de que, si quieres venir aquí, tienes que estar vacunado».Entonces, el Ayuntamiento neoyorquino se metió de cabeza en la trifulca: arrogándose patente de corso –por otra parte algo común en cualquier mandatario del país norteamericano–, como un sheriff del mundo en miniatura, comunicó a la ONU que, según las normas municipales, cualquier persona que quiera ingresar al hemiciclo de la Asamblea debería presentar su prueba de vacunación.Y aunque comulga con ese salmo, el organismo lo mandó a tomar viento fresco. Ha dejado claro que el alcalde de Nueva York no tiene autoridad ninguna para exigir algo así a los jefes de Estado y de Gobierno: no puede imponer sus normas en la sede de la ONU, dado su estatus especial, es decir: el terreno donde se encuentra la sede de la ONU, no es territorio de EEUU, sino que es de todos los países que la integran. Un símil a lo que pasa con las Embajadas de cada país.Pereira Mele cree que esta primera reunión presencial tras el inicio de la pandemia es una clara demostración de que la ONU se ha convertido en un club. «Ver la actitud patética de un Bolsonaro teniendo que comer en la calle porque no lo dejan entrar en un restaurante porque no está vacunado, por ejemplo. Esto nos demuestra evidentemente esas contradicciones en las que se está viviendo en este período en que la pandemia parece mostrar una baja en los niveles de agresividad de la enfermedad».

Prof. Lic. Carlos Pereyra Mele en los Estudios Centrales de Radio Sputnik Moscu