Por Andrea Muratore

La  narrativa mediática  de los últimos años los ha identificado como ideólogos e inspiradores de frentes opuestos,  soberanistas contra globalistas,  calificándolos como enemigos irreducibles. Sin embargo,  Steve Bannon  y  George Soros  son y siguen siendo compatriotas, piensan y actúan con las categorías políticas e ideológicas estadounidenses y tienen la fuerza impulsora detrás de sus movimientos a través del Atlántico. Por lo tanto, no es sorprendente verlos ahora declararse conjuntamente preocupados por el ascenso de China  y con la intención de advertir a los países europeos de la amenaza de un fuerte vínculo comercial y político con Beijing.  

Las estocadas de Soros y Bannon contra China

El financiero de 89 años de origen húngaro y el ideólogo soberano de 66 años expresaron claramente sus posiciones al hablar con dos periódicos italianos. Soros, entrevistado por  Repubblica ,  atacó la China de Xi Jinping  al  combinar un análisis típico de su apoyo a la ideología de los derechos humanos con una consideración “geopolítica”:
” Xi Jinping es un dictador, que consolidó un régimen basado en principios totalmente opuestos a los de la Unión Europea, dice, pero eso aún no está claro para los países de la UE, ni para los círculos industriales, especialmente en Alemania, que ven a China como un socio económico, sin darnos cuenta de que hacer que nuestras infraestructuras dependan de la tecnología china que nos expone al chantaje y al condicionamiento “.Bannon, por  otro lado, habló con  Corriere della Sera  quien, al contactarlo para hablar sobre la reapertura de su escuela política en la  Certosa di Trisulti , tuvo la oportunidad de confrontar con su visión del contexto global: Bannon define el desafío del Occidente “judeo-Cristiano” con una batalla con China. Contra una facción radical que no se detendrá ante nada para dominar el mundo “. Cabe señalar que los tonos apocalípticos y milenarios que lo habían hecho conocido en el pasado durante su carrera como “estratega” de las fuerzas populistas y soberanistas del Viejo Continente regresaron. 
Bannon también tiene algo para decir por lo que él cree que son los principales obstáculos para su estrategia anti-china en la península italiana. Por un lado el Movimiento Cinco Estrellas , “que ha cedido al Partido Comunista Chino, a una dictadura totalitaria“, por el otro el  Vaticano,  definido como un “pozo negro de corrupción, incompetencia y libertinaje“.  

Las dos caras de la influencia estadounidense en Europa

Pocos casos más que la convergencia actual en China ayudan a comprender cómo la supuesta incompatibilidad entre Soros y Bannon es una narrativa instrumental: los dos representan las principales manifestaciones de la proyección más allá del Atlántico de los intereses estratégicos de Estados Unidos.

Soros, por un lado, quien ha sido el protagonista de asiduas campañas de financiamiento destinadas a erosionar los regímenes comunistas de Europa del Este desde la década de 1980, es el portavoz y líder del ala liberal-progresista del mundo con estrellas y rayas . Un ala, con su aparato, que influye en grupos y consorcios políticos, a favor de  defender el status quo  y la narrativade la globalización, ya que es extremadamente favorable para mantener la supremacía y la centralidad de los Estados Unidos en el mundo. Capaz de perseguir una agenda ideológica (en la que la apertura de las fronteras al libre comercio y la libre circulación de capitales a menudo se subestiman en comparación con el apoyo más visible para la  libre circulación de hombres) que se ha establecido especialmente en la  izquierda europea  en busca de puntos de referencia después de la caída del muro y el inicio de la globalización.  

Bannon, por otro lado, relanza en un tono “soberanista” la narrativa que ya había animado la acción de los Estados Unidos en el momento de la hegemonía de los grupos  neoconservadores  en la era de George W. Bush. Por lo tanto: un fuerte occidentalismo, exaltación del vínculo con aliados como Israel contra un mundo, el islámico, que se considera compacto en su incompatibilidad con Occidente; crítica formal de la globalización en nombre de la primacía del interés estadounidense (el famoso “Primero de América” de Trump) sin el deseo sustancial de alterar la gobernanza global; renacimiento de las  guerras culturales  contra la presunta hegemonía de la ideología de lo “políticamente correcto”; rechazo aduanero de la ideología económica neoliberal. Una ideología que Pietrangelo Buttafuoco llamó una “sopa revuelta neocon-occidentalista“.

Soros y Bannon, por lo tanto, representan dos almas diferentes del aparato de poder estadounidense,  en ciertos momentos extremadamente duros en su confrontación dialéctica (la fase actual no es la excepción), pero están de acuerdo en el núcleo duro del interés nacional de los EE.UU: control geopolítico sobre Europa y la lucha contra cualquier forma de poder externo capaz de desafiar la hegemonía estadounidense en el mundo. Las críticas comunes a China señalan la firme creencia de los tomadores de decisiones estratégicas en Washington de que ha llegado el momento de saldar cuentas con Beijing . Y en esta campaña, Estados Unidos necesita a Europa como un aliado leal, no tentado a ceder ante el Imperio Medio.  

Los “tíos de América

La crítica a China, en cierto sentido, derriba el velo de hipocresía sobre Soros y Bannon que sus partidarios y críticos han ignorado en gran medida intencionalmente: los “soberanistas” duros y puros denunciaron a Soros como el arquitecto de cada complot y el partidario de una supuesta “invasión” de migrantes, mientras que la izquierda liberal siempre ha visto en Bannon una especie de Nosferatu, un gurú antieuropeo. En ambos casos, deliberadamente, falta la declaración más importante a saber, la naturaleza externa de las fuerzas impulsoras de la acción de Soros y Bannon.  

Refiriéndose a Bannon, el ex presidente del Parlamento Europeo y vicepresidente de Forza Italia,  Antonio Tajani   dijo, al comentar sobre el enfoque de la Liga y los Hermanos de Italia hacia Bannon: “¿Cómo se convierten en soberanistas italianos si un estadounidense viene a decirnos que debemos ser soberanistas estadounidenses? “.  Dicha frase también podría aplicarse al revés, a los partidarios de Soros, que son cada vez más similares al tipo  ideal de la Nueva Izquierda  estadounidense, incapaces de criticar los problemas económicos y sociales del sistema porque son exponente orgánico del mismo.  

Soros y Bannon son los “tíos de América” que ofrecieron al mundo político europeo fondos, propulsión ideológica y organización para estructurar una nueva dialéctica. En el caso de Bannon, el resultado fue aún más arraigado, ya que el ex asesor de Donald Trump logró implantar una ideología en Europa que tiene, en sus prioridades, diferentes asonancias con el interés nacional de la administración estadounidense: de hecho, desde la soberanía, recoge la  desestabilización de la Unión Europea , con vistas a  dividir y gobernar, Un acercamiento al eje construido en el Medio Oriente con Israel y Arabia Saudita y, ahora, la dura y profunda crítica de China compartida por Soros,  que  la evolución de la globalización ha sido ventajosa para Beijing , y que ambos lados del Atlántico han perdido influencia.
El problema básico es la debilidad política de Europa: un continente incapaz de producir  impulsos políticos ideológicos, propulsores de desarrollos innovadores o ideas para llevar al gran debate mundial, pero también de ejercer la menor influencia en los tomadores de decisiones del orden mundial. Soros o Trump, Bannon o Xi, Europa siempre se ve como un objeto, y no como un sujeto, de la dinámica internacional. Y esto certifica más que cualquier otra consideración la decadencia del Viejo Continente.  

ANDREA MURATORE

Nacido en Brescia en 1994, se formó mientras estudiaba en la Facultad de Ciencias Políticas, Económicas y Sociales de la Universidad Estatal de Milán. Después del título de tres años en Economía y Gestión en 2017, obtuvo el título de maestría en Economía y Ciencias Políticas en 2019. Su principal interés de estudio es la geoeconomía, es decir, el análisis de los efectos de la interdependencia entre los principales problemas geopolíticos y la dinámica industrial, comercial y productiva del mundo contemporáneo, con un enfoque particular en el impacto de la revolución tecnológica, en el desafío de los Estados Unidos. -China y el papel de Europa en el mundo contemporáneo. Actualmente trabaja como analista de negocios en la sucursal de Accenture en Milán y desde mayo de 2019 apoya al profesor Aldo Giannuli en el proyecto del centro de estudios “Observatorio de la globalización”.

30 DE MAYO DE 2020 Version Original: https://it.insideover.com/politica/come-mai-soros-e-bannon-la-pensano-uguale-sulla-cina.html

Por Denis Korkodinov(*)

La estrategia de Rusia, dirigida al presidente sirio Bashar al-Assad, y el papel especialmente aumentado de Moscú en la defensa de los intereses del líder sirio, es una clara evidencia de que la influencia político-militar de la diplomacia rusa en Damasco oficial todavía se está desarrollando a lo largo de un camino ascendente. El Kremlin busca fortalecer la posición de Bashar Assad en Siria y a nivel geopolítico, guiado, en primer lugar, por los intereses de su propia seguridad y ganancia comercial. La tendencia clave es que Bashar al-Assad es el garante y socio principal de las fuerzas rusas que operan no solo dentro de la República Árabe Siria, sino en todo el Medio Oriente. Esto ayuda a acercar las posiciones de los presidentes de Siria y Rusia a escala regional y fortalecer su interacción práctica en todas las áreas de la política exterior, incluida la cooperación político-militar, las relaciones económicas y el diálogo social.

La participación activa de la diplomacia rusa para garantizar la autoridad legítima de Bashar al-Assad representa una etapa importante en el fortalecimiento general de las posiciones del presidente ruso Vladimir Putin en Siria. La política actual del Kremlin se basa en preservar el poder del líder sirio por un período indefinido, ya que depende de la lealtad de Bashar Assad si la estrategia de Rusia en el Medio Oriente será exitosa. A su vez, el éxito en la dirección del Medio Oriente depende de si Vladimir Putin puede continuar posicionándose como garante de la seguridad y la estabilidad, lo que afecta directamente la imagen del presidente ruso a nivel internacional. En el proceso de desarrollo de la crisis siria, tuvo lugar una transformación significativa del estatus internacional de Vladimir Putin: al ser inicialmente uno de los participantes en el conflicto en Siria, más tarde el presidente ruso pudo formar una opinión pública estable de que él era el líder en el proceso de negociación entre todas las partes sirias. Tal imagen de Vladimir Putin probablemente sería inalcanzable si el jefe del oficial Damasco fuera una persona diferente, y no Bashar Assad.

Siria tiene una posición especial entre los socios clave de Moscú en el Medio Oriente. Una alianza estratégica con este país le permite a Rusia tener una base sólida para resolver una amplia gama de tareas geopolíticas. Desde 2015, a medida que se desarrolló el conflicto sirio, el Kremlin ha lanzado una poderosa campaña para fortalecer su influencia en Damasco. Junto con la intensificación de la cooperación militar, Moscú rápidamente estableció estrechos lazos socioeconómicos y ayudó a Bashar Assad a organizar la defensa, incluso mediante el uso de tropas y armas rusas. Todo esto se convirtió en una manifestación importante de la estrategia cambiada de Rusia, que comenzó a posicionarse como el principal árbitro entre las partes en conflicto en Siria.

La razón del apoyo de Moscú a Bashar Assad es, entre otras cosas, que el pico de la crisis siria a fines de 2011 y principios de 2012 fue en el momento del cambio de poder en Rusia y el regreso del jefe de estado, Vladimir Putin, cuyos partidarios en realidad compararon a los manifestantes. movimientos en países árabes con protestas en Rusia (manifestaciones en la plaza Bolotnaya). En base a esto, la opinión de Rusia fue ampliamente expresada de que los movimientos de protesta fueron inspirados por los Estados Unidos para conquistar Siria y luego Rusia. Como resultado, la preservación del poder de Bashar al-Assad en Siria cumple con los intereses básicos de Rusia. Mientras tanto, Moscú reconoce la necesidad de reformas liberales en el marco del régimen sirio, pero procede desde el punto de vista de que estas reformas deben ser realizadas exclusivamente por Bashar Assad. Como ejemplo de esto, los colegas rusos citan la organización de las elecciones presidenciales en Siria en 2014, la legalización de una serie de grupos de oposición moderados y la organización de un alto el fuego.

Sin embargo, mientras continúa apoyando a Bashar al-Assad, el Kremlin no descarta el cambio de ciertas personas en el liderazgo sirio, que bloquea la realización de los intereses rusos. Al analizar recientemente las publicaciones en Internet de varios medios de comunicación rusos sobre la insatisfacción con las políticas oficiales de Damasco, Moscú, al parecer, da una señal clara a Bashar Assad de que los intereses de Rusia en Siria deben satisfacerse como una prioridad, incluso a pesar de la distribución global. coronavirus. Los expertos rusos, incluida Maria Zakharova, representante del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, son conscientes de la necesidad de cambios radicales en el sistema político sirio, teniendo en cuenta los requisitos de la diplomacia rusa y la realidad geopolítica. Se puede suponer que a Moscú le gustaría ver cómo se están desarrollando las reformas en la República Árabe Siria en el contexto de la ideología del “autoritarismo ruso”. Uno de los factores que determinan la posición de Rusia sobre este tema es la creencia de que la política de Bashar al-Assad en general, es viable, pero necesita algún ajuste, con el que no siempre están de acuerdo en Damasco oficial. Este estado de cosas está causando preocupación en Moscú, que, desde 2015, ha invertido una enorme cantidad de dinero para mantener el régimen sirio y, por lo tanto, desea que Bashar Assad lleve a cabo su voluntad sin dudarlo.

La crítica de Rusia hacia Damasco a mediados de abril de 2020 fue expresada con cautela por el diplomático Alexander Aksenyonok y luego por la Agencia Federal de Noticias. Como principal argumento de crítica, Moscú citó los resultados de la encuesta sociológica del Fondo para la Protección de los Valores Tradicionales, que se realizó el día anterior en áreas controladas por el régimen. Según esta encuesta, solo el 31.4% de los sirios encuestados tenían una actitud positiva hacia Assad y habrían votado por él en las elecciones de 2021, mientras que el 78.6% consideró que era necesario llevar a cabo reformas de inmediato. Por lo tanto, el Kremlin dejó en claro a Bashar al-Assad que debería transformar su régimen político para alinearlo con las expectativas rusas.

La historia del enfrentamiento entre Bashar al-Assad y su primo Rami Mahluf fue la manifestación más llamativa del descontento ruso. El hecho es que en la víspera de la publicación del primer video, Rami Makhluf, a través de sus representantes, se reunió con representantes de la dirección rusa en Moscú y se quejó de Bashar al-Assad, acusándolo de corrupción. Dado que el Kremlin espera recibir fondos de Damasco para la asistencia político-militar provista, el llamamiento de Rami Mahlouf fue aprobado por el liderazgo ruso, que organizó una campaña de información criticando al líder sirio. En otras palabras, Moscú tiene un gran interés financiero en liberar las estructuras comerciales de Rami Makhluf, quien actuó como garante del pago de la ayuda rusa, por la presión de Bashar al-Assad. Por lo tanto, el Kremlin decidió apoyar al primo del líder sirio.

La culminación de las críticas al presidente sirio fue la campaña militar en Libia, donde el comandante del Ejército Nacional de Libia, Khalifa Haftar, después de limitar la asistencia rusa, comenzó a perder terreno y retirarse rápidamente debido a la ofensiva del gobierno de Al-Vefak. Entonces, Moscú envía a Damasco una señal de que Bashar al-Assad puede perder su poder y territorio si Rusia le da la espalda. Sin embargo, Rusia continuará apoyando al presidente de Siria si Bashar Assad paga la asistencia de Moscú.

Además, la situación se complica por el hecho de que, según representantes de la familia del derrocado Muammar Gaddafi, fue Bashar Assad en 2011 quien informó al comando militar francés las coordenadas exactas del paradero del líder de Jamahiriya, lo que permitió su muerte. A pesar de que esta información es refutada por el ex asesor personal de Muammar Gaddafi, Yusuf Shaker, el hijo menor de Muammar Gaddafi, Saif al-Islam, todavía cree que su padre murió como resultado de la traición de Bashar al-Assad. Ahora es Saif al-Islam en Libia quien es un vívido crítico del liderazgo sirio. Y dado que Moscú está extremadamente interesado en apoyar a Saif al-Islam, las críticas a Bashar al-Assad recibieron un impulso adicional.

Sin embargo, según los expertos, la tensión creada artificialmente en las relaciones entre Moscú y Damasco no puede durar mucho. Vladimir Putin y Bashar Assad podrán ponerse de acuerdo, guiados principalmente por consideraciones de beneficio mutuo y seguridad regional.

(*) Director del Centro Internacional de Análisis Político y Previsión; Especial para DG

Denis Korkodinov.

Por Carlos Chino Fernández

Si bien la Argentina, es definida esencialmente como un país terrestre, algunos acontecimientos sucedidos en los últimos tiempos y aplicando una mirada integral hacia nuestro espacio vital, cobra sentido, la importancia estratégica del Mar, de la plataforma continental, y toda su impronta que tiene en la relación con las Islas Malvinas, Islas del Atlántico Sur,  y su Proyección hacia el canal de Beagle y la Antártida.

Existe un desconocimiento de nuestro país (terrestre y marítimo), que juega en contra a la hora de encarar un proyecto autónomo como Nación. Y esto es así, en la medida en que la geopolítica no solo se nutre de la incorporación de nuevos espacios-elementos; a saber (tierra, agua, aire, espacio extra-terrestre, ciberespacio), sino de la producción simbólica y subjetiva que acompaña toda maniobra de expansión o proyección geopolítica.

La conquista de cualquier territorio, por más amplio y extenso que fuera, no es completa sino es acompañado, tarde o temprano, por la aceptación y asimilación de la población que lo habita. La conciencia territorial y marítima -o la falta de ella-, en la población es una de las razones por las cuales a nivel estatal, en gran parte de nuestra historia, padecemos un gran déficit en el desarrollo de un pensamiento estratégico propio.

Un hecho cotidiano a destacar

Durante muchos años en el inicio del ciclo lectivo preguntamos a los alumnos de la Materia “Análisis de mundo contemporáneo”, en un Instituto de Formación Docente Superior y Público en la Provincia de Bs As: Con el mapa a la vista, ¿Cuál es la provincia Argentina de mayor superficie?

Y la respuesta siempre fue la misma: Buenos Aires o a lo sumo Santa Cruz. En realidad, esto es causado un poco por los mapas no siempre actualizados, y otro poco por el desconocimiento general. Vamos a las magnitudes: Buenos Aires, tiene una extensión de 307 571 Km2, Mientras que la Provincia de Tierra de Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, lo es en 1 002 445 Km2. Algo parecido sucede si le preguntamos al ciudadano común. En todo lo relativo a nuestra extensión del territorio marítimo, obtendríamos respuestas similares.

Esta falta de conocimiento de nuestra población sobre nuestro propio territorio, conspira decididamente ante la posibilidad de salir del encierro geopolítico en que nos encontramos.

Veamos algunos acontecimientos recientes para encuadrar lo que estamos sosteniendo

El 21 de Abril de 2009, la Argentina presentó ante la ONU, la propuesta del límite exterior de la Plataforma Continental[1].

En Agosto de 2012, durante el 30º encuentro de las sesiones de la Comisión de las ONU que entiende sobre esta cuestión, se formó la sub-Comisión para la República Argentina, para fijar el límite exterior de la plataforma continental.

Hasta Agosto de 2015, dura el análisis de lo presentado por Argentina, y en marzo de 2016, la Comisión adoptó por consenso las recomendaciones sobre la plataforma realizadas por la Argentina[2]. Nuestra Plataforma hasta el momento tenía de la línea de base a las 200 millas marinas, unos 4 799 000 Km 2, a los que se le suma unos 1 782 000 Km2. El trabajo, da una mayor certeza de nuestros derechos de soberanía, que son, sobre los recursos naturales del lecho y del subsuelo.

Casi las dos terceras partes de la Argentina, está constituida por espacios marinos. Sobre un total de 6 700 000 Km2, el litoral Atlántico cuenta con 4 700 000 Km2 de costa. A través del Mar exportamos más del 80% de la producción. También en el Mar, contamos con grandes riquezas (cetáceos, crustáceos, peces, minerales, hidrocarburos); recursos estratégicos para generar energía, alimentos y biodiversidad.

En concreto, la Argentina ejerce soberanía real sobre un 41% del territorio que le corresponde constitucionalmente. Un 23% del mismo, está usurpado por el Reino Unido y el resto está bajo disposición del Tratado Antártico.

En cuanto a la jurisdicción marítima, la situación es peor, ya que solo en un 22%, ejercemos plena soberanía. En tanto la usurpación británica se concentra en un 35%, siendo la posición de pretensión antártica en un 41%[3].

Lo anterior no solo sirve para mensurar físicamente el territorio usurpado, sino para comprender al mismo tiempo la magnitud de nuestra falta de conciencia territorial. Estas notas, justamente nos debe servir para sintetizar y fundamentar el alcance y la trascendencia de nuestra principal proposición. Cual es, la esencialidad de la vinculación de la dimensión geográfica y la dimensión simbólica para alcanzar el pleno ejercicio de nuestra soberanía.

Esta medición, responde a una serie de problemas que se encuentran relacionados. A saber, disminución de la captura-toneladas anuales de la pesca marina; destrucción de la marina mercante; saqueos de los recursos pesqueros por los buques foráneos; desarme de las FFAA; pérdida de la capacidad de control y vigilancia del espacio vital; etc.

Es importante superar nuestro abordaje parcelado de la cuestiones de política exterior y encarar decididamente un abordaje integral. Las grandes mutaciones históricas, suelen ir acompañadas, en verdad, de una mutación de la imagen del espacio (C Schmitt 1888-1985). Para este autor, lo central en el siglo XVI y XVII, no fue la extensión del horizonte geográfico, sino el cambio en la conciencia colectiva “el agrandamiento del cosmos en sí y la idea de un infinito espacio vacío”. Es decir la imagen social del espacio es lo que finalmente se impone como lo esencial.[4] Nos agrega, que en el crepúsculo del siglo XV, la lucha por los nuevos espacios se vincula por el control del Mar.

Existen según su concepción, dos tipos de estrategias u órdenes espaciales: La tierra firme, que consiste en la división de territorios estatales, y el Mar, cuya conquista definió la hegemonía de Inglaterra en aquel entonces y fue el hecho fundamental sobre el que se desarrolló el derecho internacional europeo en los últimos siglos.

Cada cambio histórico supone un nuevo orden espacial. Así sucedió, con la conquista del aire, el espacio extraterrestre, y ahora el ciberespacio. No es posible hoy día comprender desde la geopolítica, el poder y la dominación sin conocer los alcances de la Inteligencia Artificial, la Robotización, la Big Data y la digitalización en el entramado ciberespacial[5]. Estamos ante una nueva etapa en la historia, lo que se expresa es una nueva configuración del espacio total

Volviendo a nuestro país, si bien somos Tierra firme, la extensión de nuestro territorio marítimo, su ampliación a partir de las últimas recomendaciones y resoluciones de las ONU, nos hace pensar y proponer al mismo tiempo la necesidad de revisar nuestras estrategias geopolíticas pensando en la era pos-pandemia.

La idea del modelo geopolítico orientado a la conquista de los mares, típicos del Atlantismo, nada tiene que ver con la idea geopolítica de pensarnos como país marítimo. En nuestro caso, por la falta de soberanía plena, la idea y la intención de recuperar el control total de nuestro Mar, no tiene la finalidad de ir por la conquista de nuevos horizontes, sino más bien de recuperar lo nuestro, lo que nos corresponde como territorio nacional. Es en primera instancia, de carácter defensivo.

La geopolítica del Mar, como estrategia de poder, de conquista sigue existiendo, solo que ha cambiado las formas, las herramientas, los instrumentos. La flota naval, los cañonazos y las bombas, en algunos casos fueron cambiados por las empresas transnacionales de comercio, transporte y comunicaciones, cuyo resultado final es el mismo: Bloqueo, control y vigilancia desde el mar, hacia la tierra.

Tenemos como ejemplo lo que nos sucede en nuestra cuenca del Plata, de gran importancia, ya que vincula la salida al Mar central, los ríos interiores de nuestro país y del continente suramericano, y la vinculación con el Atlántico Sur y su proyección a la Antártida.

En fin, que ha sucedido ayer nomás

Por una resolución del gobierno nacional de Julio de 2018, la Argentina cede a favor del puerto de Montevideo, para que éste sea la entrada excluyente al Río de La Plata. La llave logística será operada por algunos Monopolios de Transporte. Resolución que corona, la iniciada en 2016, cuando se anula la disposición 1108/13, que aseguraba la soberanía portuaria argentina, y la necesidad de sostener el cabotaje nacional y regional para la flota mercante de bandera[6]

Esto disminuye nuestra capacidad de control estatal de las actividades productivas y de la logística del que forma parte el Río Paraná, además de la distribución de la renta agraria de la cuenca. Es una manera de abandonar nuestras aspiraciones de consolidarnos como país marítimo, ya que las vías navegables y los puertos son el sustento estratégico de nuestra pretensión de proyección marítima hacia nuestro Atlántico Sur.

“La amenaza de la soberanía Argentina en este espacio marítimo, sumado al reclamo diplomático de Malvinas, llama a integrar en una misma visión geoestratégica los sistemas del Río de La Plata y Paraná (por el que se traslada el 50% de la proteína vegetal que se consume en el mundo), el control del transporte marítimo y la explotación pesquera y de hidrocarburos del Atlántico Sur”[7]

Como parte del Comercio Exterior, el recurso estratégico a proteger equivale a un 30% del costo logístico del flete. Renta, que perdemos, gracias a los acuerdos en el gobierno anterior, entre el FMI y un lobby de compañías vinculadas al sector Cerealero, y al Transporte Marítimo.

Esto nos habla de la importancia de recuperar la soberanía sobre la renta de la logística de la exportación en la cuenca del Plata, ya que este sistema integrado fluvial, marítimo, vincula el territorio de producción de proteínas nacional, de riquezas minerales e hidrocarburífera del Continente, y se vincula además con el Atlántico Sur, por la pesca, hidrocarburos, etc. Integra nuestro territorio nacional y regional, y nuestra soberanía terrestre y marítima

Si tomamos ahora los Acuerdos de Madrid (14/15 de Febrero de 1990), más el Tratado de Promoción y Protección de Inversiones, del 11 de diciembre/90 firmado en Londres, “entendimientos” entre Estados que expresan la entrega de parte de nuestro patrimonio nacional, establecido por Ley Nacional 24 184

Esta situación responde a las condiciones de la derrota de la batalla de MALVINAS. “Estos tratados terminaron con la Argentina soberana, industrial tecnológica, científica y dueña de sus Recursos Naturales y servicios públicos, y la devolvieron a sus orígenes de proveedor de granos, transgénica, semilla-dependiente y química fumigada. Argentina del monocultivo y sus recursos naturales privatizados”[8]

Esos Tratados, se completaron con la sanción de la ley 23 968 (10/9/91), de los espacios marítimos y la ley 24 543 (13/9/95), que pone en igualdad de condiciones a la Argentina y al Reino Unido-como país ribereño de Malvinas-, para la explotación pesquera en el Mar Argentino. Situación que en el 2016, los ex cancilleres Malcorra y Faurie, ratifican el Tratado de Madrid que posibilita seguir entregando nuestros recursos, a través del pacto Foradoni-Duncan[9].

Por último vamos a mencionar al Brexit, (La separación de Gran Bretaña de la Unión Europea). Esta situación, abre un nuevo capítulo en la relación entre la Argentina y el Reino Unido, relativiza los alcances de los acuerdos de Madrid y el Tratado de Lisboa. Tratado este último, que en reemplazo de la fallida Constitución Europea, pone bajo jurisdicción inglesa los territorios de ultramar, entre los que se encuentran Las Islas Malvinas e Islas del Atlántico Sur de soberanía nacional.

En resumen, nuestro país a pesar que tradicionalmente es considerado un país identificado bajo el tipo de estrategia de existencia geopolítica compatible con la TIERRA, tiene en realidad en el Mar, en la recuperación de la soberanía plena de su propio Mar, la clave de su salida de la encerrona en que estamos desde hace décadas. Somos un país que necesita mirar hacia el Sur, que es el verdadero norte, y el centro de los conflictos que se avizoran en un futuro muy cercano.


[1] Nota: Presentado ante la Comisión Nacional del límite Exterior de la Plataforma Continental (CLPC), el órgano creado por la CONVEMAR (Convención de las Naciones Unidas sobre derechos del Mar)

[2] https://cmiam.cancilleria.gob.ar/es/content/plataforma-mar%C3%ADtima

[3] https://www.facebook.com/soberania.argentina/posts/3074878289208972/

[4] Nota: Ver el trabajo de Pablo Beytía: La lucha contemporánea en la obra de Carl Schmitt. Dto. De Filosofía, Universidad de Chile. 56.08 pdf. Trabajo realizado sobre la base de Tierra y Mar(1942), y Nomos de la Tierra (1952), del autor de referencia

[5] https://dossiergeopolitico.com/2020/05/27/soberania-digital-y-big-data-desafios-estrategicos/

[6] NODAL Portal, por Horacio Tettamanti, “Cuenca del Plata: Llave geopolítica, talón de Aquiles en la Defensa”, 3 de Agosto de 2018

[7] Tettamanti, ART, citado

[8] Dr. César Augusto Lerena, Malvinas: Tratado de Madrid. El Versalles Argentino, Internet, 2 de Abril de 2019

[9] Lerena Augusto César, art citado, 2019

Mayo de 2020

(*) Lic. Carlos Chino Fernández Miembro del CEES-CGTRA Miembro de Dossier Geopolítico

Mientras todos se pregunta cómo saldrá el mundo de esta Pandemia, el Prof. Gray nos confirma lo que sostenemos desde hace años el Equipo de Dossier Geopolitico, que este es un punto de inflexión histórico que no empezó hace tres meses, sino que hace años y que hoy es irreversible del desplazamiento del poder del Atlantismo hacia el del mundo Asia Pacífico. Lic. Pereyra Mele Director de Dossier Geopolitico

¿Por qué esta crisis es un punto de inflexión en la historia?

* por JOHN GRAY

  • El pico de la era de la globalización ha terminado. Para aquellos de nosotros que no estamos en la línea del frente, la tarea que nos ocupa es despejar la mente y pensar cómo vivir en un mundo alterado.

Las calles desiertas se llenarán nuevamente, y dejaremos nuestras madrigueras iluminadas por la pantalla parpadeando de alivio. Pero el mundo será diferente de cómo lo imaginamos en lo que pensamos que eran tiempos normales. Esta no es una ruptura temporal en un equilibrio estable: la crisis a través de la cual estamos viviendo es un punto de inflexión en la historia.

El pico de la era de la globalización ha terminado. Un sistema económico que dependía de la producción mundial y las largas cadenas de suministro se está transformando en uno que estará menos interconectado. Una forma de vida impulsada por la movilidad incesante se estremece. Nuestras vidas van a estar más limitadas físicamente y más virtuales de lo que fueron. Está surgiendo un mundo más fragmentado que de alguna manera puede ser más resistente.

El alguna vez formidable estado británico se está reinventando rápidamente y en una escala nunca antes vista. Actuando con poderes de emergencia autorizados por el parlamento, el gobierno ha lanzado la ortodoxia económica a los vientos. 

Saqueados por años de austeridad imbécil, el NHS (sistema público de salud británico)  como las fuerzas armadas, la policía, las cárceles, el servicio de bomberos, los trabajadores de atención y los limpiadores, fueron puestos contra la pared. 

Nuestro sistema político sobrevivirá intacto. No muchos países serán tan afortunados. Los gobiernos de todas partes están luchando a través del estrecho paso entre la supresión del virus y la caída de la economía. Muchos tropezarán y caerán. 

  • La tarea por delante es construir economías y sociedades que sean más duraderas y más habitables humanamente que las que estuvieron expuestas a la anarquía del mercado global.

Esto NO significa un cambio hacia el localismo a pequeña escala. El número humano es demasiado grande para que la autosuficiencia local sea viable, y la mayoría de la humanidad no está dispuesta a regresar a las comunidades pequeñas y cerradas de un pasado más lejano. Pero la hiperglobalización de las últimas décadas tampoco volverá. El virus ha expuesto debilidades fatales en el sistema económico  post -crisis financiera  2008. 

Con todo lo que se habla de libertad y elección, el liberalismo fue en la práctica el experimento de disolver las fuentes tradicionales de cohesión social y legitimidad política y reemplazarlas con la promesa de elevar el nivel de vida material. Este experimento ahora ha seguido su curso. La supresión del virus requiere un cierre económico que solo puede ser temporal, pero cuando la economía se reinicie, será en un mundo donde los gobiernos actúen para contener al mercado global.

No se tolerará una situación en la que muchos de los suministros médicos esenciales del mundo se originan en China/ India, o en cualquier otro país. La producción en estas y otras áreas sensibles se volverán a financiar como cuestiones de seguridad nacional. La noción de que un país como Gran Bretaña podría eliminar gradualmente la agricultura y depender de las importaciones de alimentos será descartada como la tontería que siempre ha sido. La industria de las aerolíneas se reducirá a medida que las personas viajen menos. Las fronteras más duras serán una característica duradera del panorama global. Un objetivo estrecho de eficiencia económica ya no será factible para los gobiernos.

La pregunta es, ¿qué reemplazará el aumento del nivel de vida material como base de la sociedad?

Una respuesta que los pensadores ecológicos han dado es lo que John Stuart Mill en su “Principios de economía política (1848) llamó una “economía en estado estacionario“.  La expansión de la producción y el consumo ya no sería un objetivo primordial, y el aumento en el número humanos disminuirían. A diferencia de la mayoría de los liberales de hoy, Mill reconoció el peligro de sobrepoblación. Un mundo lleno de seres humanos, escribió, sería uno sin flora y fauna. 

En muchos sentidos, esta es una visión atractiva, pero también es irreal. No existe una autoridad mundial para imponer el fin del crecimiento, del mismo modo que no hay nadie para combatir el virus. 

Contrariamente al mantra progresista, recientemente repetido por Gordon Brown, los problemas globales no siempre tienen soluciones globales. Las divisiones geopolíticas impiden cualquier cosa como el gobierno mundial. Si existiera uno, los estados existentes competirían por controlarlo. La creencia de que esta crisis puede resolverse mediante un brote sin precedentes de cooperación internacional es un pensamiento mágico en su forma más pura.

Por supuesto, la expansión económica no es indefinidamente sostenible. Por un lado, solo puede empeorar el cambio climático y convertir el planeta en un basurero. Pero con niveles de vida muy desiguales, un número humano en aumento y una rivalidad geopolítica cada vez mayor, el crecimiento cero también es insostenible. 

Si finalmente se aceptan los límites del crecimiento, será porque los gobiernos hacen de la protección de sus ciudadanos su objetivo más importante. Ya sean democráticos o autoritarios, los Estados que no cumplan con esta prueba hobbesiana fracasarán.

  • La pandemia ha acelerara abruptamente el cambio geopolítico

El avance de Asia Oriental seguramente continuará

Las respuestas más exitosas a la epidemia hasta ahora han sido en Taiwán, Corea del Sur y Singapur

Es difícil creer que sus tradiciones culturales, que se centran en el bienestar colectivo más que en la autonomía personal, no hayan desempeñado un papel en su éxito. Se han resistido también al culto al Estado mínimo.

No sería sorprendente si se ajustan a una desglobalización mejor que muchos países occidentales.

 Xi la está utilizando para expandir la influencia de China, que se está insertando en lugar de la UE ayudando a gobiernos angustiados, como Italia. 

  • La Union Europea (UE) ha respondido a la crisis revelando su debilidad esencial

Pocas ideas han sido detestadas o menospreciadas más por las “mentes superiores” que la de la soberaníaEn la práctica, significa la capacidad de ejecutar un plan de emergencia integral, coordinado y flexible.

Se está implementando en el Reino Unido y otros países medidas que son mayores que las implementadas en la Segunda Guerra Mundial u otros procesos similares. 

Es dudoso que las secas estructuras neoliberales de la UE puedan hacer algo como esto. 

Hasta ahora, las reglas sacrosantas han sido rotas por el programa de compra de bonos (corona-bonos) del Banco Central Europeo y la ayuda estatal a la industria. 

Pero la resistencia al reparto de la carga fiscal de los países del norte de Europa, como Alemania y los Países Bajos, puede bloquear el camino para rescatar países como  Italia, un país demasiado grande para ser aplastado como Grecia, pero posiblemente también demasiado costoso para ser salvado. 

El primer italiano, Giuseppe Conte dijo en marzo: 

  • “…Si Europa no se enfrenta a este desafío sin precedentes, toda la estructura europea pierde su razón de ser…” 

El presidente serbio Aleksandar Vucic, ha sido más directo: 

  • “…La solidaridad europea no existe… eso fue un cuento de hadas. El único país que puede ayudarnos en esta difícil situación es la República Popular de China. Para el resto de ellos, gracias por nada...” 

La ruptura de la eurozona se ha predicho con tanta frecuencia que puede parecer impensable. Sin embargo, bajo el estrés que enfrentan hoy, la desintegración de las instituciones europeas no es poco realista. La libre circulación ya se ha cerrado.  Otra crisis migratoria junto con la presión sobre el euro disfuncional podría resultar fatal.

El reciente chantaje de la UE por parte del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, al amenazar con permitir que los migrantes crucen sus fronteras, y el final del juego en la provincia siria de Idlib, podría llevar a cientos de miles, incluso millones, de refugiados que huyen a Europa. (Es difícil ver qué podría significar el distanciamiento social en los campos de refugiados enormes, superpoblados e insalubres). 

Si la UE sobrevive, puede ser algo así como el Sacro Imperio Romano en sus últimos años, un fantasma que perdura por generaciones mientras el poder se ejerce en otros lugares. Los estados nacionales ya están tomando decisiones vitalmente necesarias. 

Dado que el centro político ya no es una fuerza líder y que gran parte de la izquierda está casada con el fallido proyecto europeo, muchos gobiernos estarán dominados por la extrema derecha. 

Con Europa balcanizada, Rusia también parece dispuesta a expandir su esfera de influencia. 

En los EE. UU, Donald Trump simplemente considera que reflotar la economía es más importante que contener el virus. Una caída del mercado de valores al estilo de 1929 y niveles de desempleo peores que los de la década de 1930 podrían representar una amenaza existencial para su presidencia. James Bullard, CEO del Banco de la Reserva Federal de San Luis, ha sugerido que la tasa de desempleo estadounidense podría alcanzar el 30 por ciento, más alta que en la Gran Depresión. Por otro lado, con el sistema descentralizado de gobierno de los Estados Unidos; un sistema de salud ruinosamente costoso y decenas de millones sin seguro; una colosal población carcelaria, de la cual muchos son viejos y enfermos; y ciudades con un número considerable de personas sin hogar y una epidemia de opioides ya grande; restringir el cierre podría significar que el virus se propague sin control, con efectos devastadores.

Independientemente de si retiene o no su poder, la posición de Estados Unidos en el mundo ha cambiado irreversiblemente. Lo que se está desmoronando rápidamente no es solo la hiperglobalización de las últimas décadas, sino el orden global establecido al final de la Segunda Guerra Mundial. Al perforar un equilibrio imaginario, el virus ha acelerado un proceso de desintegración que ha estado en marcha durante muchos años.

El altruismo tiene límites tanto como el crecimiento. Habrá ejemplos de desinterés extraordinario antes de que termine lo peor de la crisis. En Gran Bretaña, un ejército voluntario de más de medio millón se ha inscrito para ayudar al NHS. Pero sería imprudente confiar solo en la simpatía humana para ayudarnos. La amabilidad con los extraños es tan preciosa que debe ser racionada. 

Aquí es donde entra el estado protector. En esencia, el estado británico siempre ha sido hobbesiano. La paz y el gobierno fuerte han sido las prioridades principales. Al mismo tiempo, este estado hobbesiano se ha basado principalmente en el consentimiento, particularmente en tiempos de emergencia nacional. Estar protegido del peligro ha impedido la interferencia del gobierno. 

Cuánto de su libertad la gente querrá recuperar cuando la pandemia haya alcanzado su punto máximo es una pregunta abierta. Tal vez poca propensión por la solidaridad forzada del socialismo, pero podrían aceptar felizmente un régimen de biovigilancia en aras de una mejor protección de su salud. Sacarnos del pozo exigirá más intervención estatal, no menos, y de un tipo muy inventivo.

Los gobiernos tendrán que hacer mucho más para sostener la investigación científica y la innovación tecnológica. Aunque el estado no siempre sea más grande, su influencia será generalizada y, según los estándares del viejo mundo, más intrusiva. El gobierno posliberal será la norma en el futuro previsible.

Solo reconociendo las fragilidades de las sociedades liberales se pueden preservar sus valores más esenciales. Junto con la justicia, incluyen la libertad individual, que además de ser valiosa en sí misma, es un control necesario del gobierno. Pero aquellos que creen que la autonomía personal es la necesidad humana más profunda, traicionan con ignorancia de los principios de la psicología, y no menos la propia. Para prácticamente todos, la seguridad y la pertenencia son tan importantes, a a menudo más. El liberalismo era, en efecto, una negación sistemática de este hecho.

Una ventaja de la cuarentena es que puede usarse para pensar de nuevo. Despejar la mente del desorden y pensar cómo vivir en un mundo alterado es la tarea en cuestión. Para aquellos de nosotros que no estamos sirviendo en la línea del frente, esto debería ser suficiente

Traducción y adaptación: Lic. Juan Martin Gonzalez Cabañas de Dossier Geopolitico

(*) John N. Gray (South Shields, County Durham, Reino Unido, 17 de abril de 1948) es un teórico y filósofo de la ciencia política británico. Es profesor en cursos sobre pensamiento europeo, en la London School of Economics. Algunas de sus obras más destacadas son: Falso amanecer. Los engaños del capitalismo global (1998), Perros de paja (2002) y Misa negra. La religión apocalíptica y la muerte de la utopía (2007), que han tenido gran relevancia e influencia en el campo de la teoría política.

Fuente:

https://www.newstatesman.com/international/2020/04/why-crisis-turning-point-history

Por Miguel Ángel Barrios (*).

 

1. El fenómeno político, económico y militar más importante, antes de la aparición del Coronavirus y que, después del final de la Pandemia, seguirá siendo la firme voluntad de los Estados Unidos de mantener su hegemonía global, su poder del Imperio, frente al aumento y a la competencia china.

2. La hegemonía mundial es la capacidad de elaborar, difundir y hacer que la mayoría de los Estados acepten una visión del mundo en la que el país hegemónico sea el centro; organizar la producción, el comercio y las finanzas mundiales para capturar una mayor parte del Producto Mundial para la sede del Imperio para el uso de su población, y en particular de sus clases hegemónicas y sus altos funcionarios; la capacidad de imponer la “agenda” de la política internacional; la fuerza para castigar a los gobiernos de las “provincias” del imperio que se niegan a aceptar o desviarse de las normas (informales) de su funcionamiento.

3. Las reglas -informales- para los gobiernos de las “provincias” -que son Estados Nacionales-, son:

• tener una economía capitalista, abierta al capital extranjero, con mínima intervención estatal;

• dar igualdad de trato a las empresas con capital nacional y aquellas con capital extranjero;

• no ejercer control sobre los medios de comunicación;

• tener un régimen político multipartidista con elecciones periódicas;

• no celebrar acuerdos militares con estados opuestos, a saber, Rusia y China;

• apoyar iniciativas de los Estados Unidos.

4. Siempre que sea conveniente para los intereses del Imperio estadounidense, estas reglas son “relajadas”, como, por ejemplo, en el caso de las monarquías en el Cercano Oriente.

5. Durante, después y desde la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos, sustituyó al decadente Imperio Británico, por ello organizó, en 1946, el sistema político mundial con las Naciones Unidas y sus agencias en la Conferencia de San Francisco; el sistema económico, con el FMI, en 1944, para regular el sistema financiero internacional, basado en los tipos de cambio fijos y el patrón oro-dólar; el Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo (BIRF, ahora el Banco Mundial) creado en 1944 para financiar la reconstrucción europea; el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT), en 1947, para regular el comercio internacional basado en la cláusula de nación más favorecida; la Organización Mundial del Comercio (OMC), en 1994, que gestiona los acuerdos sobre comercio de bienes, productos agrícolas, servicios, inversiones y propiedad intelectual, y solución de controversias; y el Plan Marshall, en 1948, para, a través de donaciones y financiamiento a bajo interés, a un valor actual de 100 mil millones de dólares; la reconstrucción de Europa, y que contiene la influencia de los partidos comunistas y la reactivación de la industria estadounidense de bienes de capital; el sistema militar, con la OTAN en 1949, que garantizó la presencia de tropas estadounidenses en las bases de Europa occidental; pactos regionales de defensa “mutua” como TIAR, CENTO, SEATO, el acuerdo con Japón, ANZUS (Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos); las bases militares, que fuera del territorio estadounidense son más de 700; las siete flotas que patrullan los mares y océanos; El Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) en 1968, que establece un oligopolio nuclear que permite a los Estados Unidos, Gran Bretaña, la URSS hoy, Rusia, Francia y China producir, exportar, importar, armas y material nuclear y prohíbe otros Estados; el sistema de “atraer los mejores cerebros” (que es el otro lado de la “fuga de cerebros”) de todos los países y de generar ciencia y tecnología; y el sistema global para la formación de la opinión pública y la interpretación de la realidad, a través de los medios audiovisuales e Internet.

6. China ha logrado hazañas extraordinarias desde 1945. El Ejército Popular de Liberación y el Partido Comunista Chino contribuyeron a vencer y expulsar a los poderosos ejércitos japoneses invasores; derrotó y obligó a huir a Chiang Kai Shek, el Kuomintang (Partido Nacionalista Chino), junto con todo su ejército de dos millones de soldados a Taiwán (la antigua isla llamada Formosa); estructuraron el estado socialista chino; se enfrentaron a los Estados Unidos en la Guerra de Corea sin ser derrotados (1950 a 1953); Detonó su primera bomba atómica en 1964; obtuvieron el reconocimiento diplomático estadounidense; en 1971 se unieron al Consejo de Seguridad y a agencias de la ONU en lugar de Taiwán; llevaron a cabo una reforma agraria y con amplios movimientos populares rompieron las estructuras elitistas heredadas de la decadente China imperial y que habían permanecido durante la China republicana (1911-49); superó los efectos del cisma con la URSS en 1960; ayudó a Vietnam en su victoria final contra Estados Unidos en 1975; ampliaron los sistemas de educación y salud y redujeron la pobreza de manera efectiva y significativa, los chinos que viven en la pobreza extrema hoy en día, son menos del 1% de su población. Su desarrollo tecnológico les permitió obtener el misil Dongfeng-41 que desarrolla una velocidad de 8,500 m / segundo, 25 veces la velocidad del sonido, que es 340 m / segundo y puede alcanzar objetivos a 13,000 km, sin un arma comparable en el arsenal estadounidense.

7. Desde el remoto año de 1607, cuando se fundó la aldea de Jamestown, Virginia, y luego, con la fundación de cada una de las Trece Colonias, los Estados Unidos de América han estado convencidos de que depende de ellos liderar el mundo ( y no solo Occidente) como una nación “indispensable” y “excepcional” porque son la democracia más antigua, la economía más rica y dinámica, la potencia militar más poderosa, la nación más benevolente y generosa, y la que organizó el sistema internacional después de los desastres de la Gran Depresión, cuando el desempleo alcanzó el 30% en los Estados Unidos; Derrotó al nazismo, que con sus campos de exterminio y su teoría de dominar el mundo desde “su” espacio vital, ocupando toda la europa continental y parte de África, aplicando el trabajo esclavo usando a los derrotados y su doctrina de superioridad racial aria; ocasionando la Segunda Guerra Mundial, que causó la muerte de 50 millones de personas.

8. Los Estados Unidos de América, desde la Guerra de la Independencia en 1776, siempre han estado en conflicto con otros Estados, en una larga práctica de intervención militar en todo el mundo.

9. China, que es la civilización más antigua, siempre ha sido la economía más grande y el estado más poderoso, aunque humillado por las potencias occidentales entre 1840 y 1949,

Con un amplio y pionero legado de innovaciones tecnológicas, siempre ha permanecido con un estado y con economías e instituciones organizadas, y una sociedad de gran creatividad filosófica, artística y literaria. Hoy, como República Popular, cuenta con una gran fortaleza económica y tecnológica.

10. China rara vez ha estado en conflicto militar con otros estados y cuando lo fue, fue el resultado de una agresión externa, como fue el caso de las agresiones occidentales y la invasión japonesa.

11. China ejecuta una estrategia de política exterior con las siguientes características y objetivos:

• mantener relaciones de no confrontación en general y, sobre todo, evitar confrontaciones militares con los Estados Unidos;

• garantizar fuentes diversificadas de materias primas para la economía china;

• apertura de mercados para las exportaciones e inversiones chinas;

• no interferir en los asuntos políticos o económicos internos de los países;

• no imponer condiciones políticas o económicas a la cooperación económica ni criticar la situación de los derechos humanos o el régimen político de terceros países;

• fortalecer sus lazos con los países vecinos a través de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), de conformidad con la ASEAN (Asociación de Países del Sudeste Asiático) integrada por Brunei; Camboya Indonesia Laos Malasia; Myanmar; Filipinas; Singapur; Tailandia; Vietnam. Acuerdos bilaterales con Rusia y obras de infraestructura para Belt y Silk Road.

12. China desarrolla iniciativas para programas de aproximación y cooperación con países africanos, con países latinoamericanos, con países árabes y con países que se encuentran en lo que se ha llamado la Franja y la Ruta de la Seda.

13. Tres iniciativas chinas fueron de gran importancia. La primera fue la creación de los BRICS, en compañía de Rusia, India, Brasil y Sudáfrica. En el ámbito de los BRICS, en 2014 se creó el Nuevo Banco de Desarrollo para financiar proyectos de infraestructura y los Acuerdos de Reserva Contingente, para abordar las dificultades de la balanza de pagos.

14. La segunda, la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), fundada en 2001, con Rusia, Kazajstán, Tayikistán, Kirguistán y Uzbekistán, y a la cual, en 2017, India y Pakistán se convirtieron en miembros. . Su objetivo principal es la cooperación en materia de seguridad y lucha contra el terrorismo, el separatismo y el extremismo.

15. ​​La tercera iniciativa fue la creación, en 2014, del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura. La creación del Banco atrajo un gran interés europeo y despertó la oposición estadounidense. Sin embargo, la mitad de los países de la OTAN y los grandes países asiáticos han firmado, con la excepción de Japón. Sus miembros fundadores más importantes fueron Austria, el Reino Unido, Italia, Alemania, los Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega, Australia, China, Corea del Sur, Pakistán, Rusia, India, Sudáfrica y Brasil.

16. El hecho de que China superó a los Estados Unidos en la producción industrial causó gran preocupación a los estrategas estadounidenses, ya que consideran que la fabricación es la base de la industria y que la fabricación fuerte permite un poder militar fuerte y, con ello, la capacidad competir por la hegemonía global.

17. La estrategia de Obama de enfatizar Asia no solo ha fallado, sino que ha aumentado las sospechas del Gobierno de China y lo ha estimulado a tratar de equilibrar la acción estadounidense con iniciativas como la Asociación Económica Integral; la zona de libre comercio de Asia y el Pacífico; el proyecto One Belt, One Route y la creación del Banco BRICS y el Banco Asiático de Infraestructura. Por otro lado, China ha continuado expandiendo su presencia en altos cargos de organismos como el FMI, el Banco Mundial y las Naciones Unidas.

18. Donald Trump identificó a China no sólo como un competidor, sino también como el principal adversario económico, político y militar de los Estados Unidos y por eso es su política de “firmeza” contra China.

19. La estrategia de Donald Trump de desacoplar (desconectarse) de China para contener el crecimiento económico y político chino tiene como objetivo:

• eliminar el déficit comercial bilateral de los Estados Unidos, de aproximadamente $ 360 mil millones anuales;

• evitar la transferencia, por empresas estadounidenses y europeas, de tecnología avanzada;

• reducir la presencia de estudiantes chinos en los EE.UU., Que serían 370 mil en 2019, diez veces el número de 2009;

• evitar la adopción de la tecnología 5G de Huawei;

• promover el regreso de la producción industrial y el empleo a los Estados Unidos;

• ampliar el presupuesto y la presencia militar en Asia;

• alinear a los países europeos con los Estados Unidos contra China.

20. El área principal de competencia entre China y los Estados Unidos es el liderazgo de la próxima generación de tecnologías. Inicialmente, los ejecutivos de Silicon Valley minimizaron el desafío tecnológico chino, argumentando que los controles estrictos en política y educación en China evitarían innovaciones radicales. Pero esa visión fue errónea.

21. En mayo de 2019, el Departamento de Comercio prohibió a Huawei comprar microchips estadounidenses, lo que obstaculizó su capacidad de producir teléfonos inteligentes y equipos de red. Estados Unidos ha pedido a 61 países que prohíban el uso de equipos Huawei, pero solo tres han respondido a su solicitud: Australia, Nueva Zelanda y Japón.

22. El sistema 5G es la generación futura de telecomunicaciones móviles. Cinco empresas venden equipos y sistemas 5G a operadores: Huawei, ZTE, Nokia, Samsung y Ericsson. Frente a la fuerte contra campaña estadounidense, que alega riesgos para la seguridad nacional de los estados, China ha realizado intensos esfuerzos diplomáticos para hacer que el sistema 5G de telefonía de Huawei sea adoptado especialmente por los países europeos.

23. Estados Unidos no tiene una tecnología 5G alternativa para competir con China.

24. La imprevista pandemia de coronavirus creó una oportunidad para que China ayude a los países europeos afectados, especialmente a Italia y España, y demuestre su eficacia, como Estado, por su capacidad para controlar la pandemia con medidas efectivas y rápidas, que resultaron en China relativamente con menores contagios y muertes, lo que da lugar a una desfavorable comparación para los Estados Unidos,.

25. Estados Unidos y China parecen estar avanzando hacia una separación que es menos económica que política y psicológica. Habrá una decisión de “luchar, pero no aplastar” y todo indica que la coexistencia no será ni desacoplamiento (desconexión) ni apaciguamiento, ya que las economías de estos dos países están hoy, y estarán en el futuro previsible, entrelazadas.

26. La lucha por la hegemonía está en gran medida suspendida por Pandemic. Una vez que esto termine, la lucha volverá.  Por lo tanto es deber de la Argentina observar atentamente los acontecimientos mundiales post-pandemia ya que sin dudas surgirá un “nuevo orden internacional”.  

(*) Dr. en Educación. Dr. en Ciencia Política. Director Académico de Dossier Geopolitico – Prof. Universitario, Investigador y Consultor Internacional. 

Dr. Miguel Angel Barrios

[NR. de Dossier Geopolitico: En un lejano mayo de 2003, un pensador inglés John Gray ya adelantaba la decadencia de EEUU y sus socios europeos, este y muchos otros analistas de renombre anglosajones ya conjeturaban lo que está pasando 17 años después, estos pensadores y otros suramericanos y nuestras propias investigaciones y conclusiones nos permitieron en pleno auge del “Pensamiento políticamente correcto” y del “mundo uno” que lo que se avecinaba era un modelo multipolar de varios ejes de Poder y que hoy los mismos publicistas de esas ideas viejas que sostenian el Fin de la Historia y otras posturas de subordinación automática al Imperio Americano. Se sorprenden y tratan de aclarar para no quedar fuera de la realidad y la historia que los deja mal parados. La Pandemia solo hizo unificar todos las contradicciones y debilidades del “occidente” anglosajón; pero NO es el responsable de los cambios que hace mucho tiempo que vienen produciéndose frente a sus ojos y no lo veían.  Gray dice: “La división transatlántica tiene peligros, entre ellos la guerra comercial. Aun así, es una tontería intentar renovar la Alianza Atlántica. Las fuerzas que trabajan en la dirección de un mundo multipolar son demasiado fuertes para resistir por mucho tiempo. Los europeos no apoyarán las políticas estadounidenses que consideran mal concebidas y arrogantes, y con razón. A los Estados Unidos les resultará cada vez más difícil mantener la carga antinatural del imperio. Tal vez sea hora de que los estadounidenses y los europeos abracen el mundo multipolar que se acerca de todos modos, y aprendieron a enfrentar sus riesgos.”(2003). Pidio el BREXIT porque inglaterra es un peligro para una Europa independiente. Veremos si los europeos aprendieron algo de este pensador. Carlos Pereyra Mele]

Por John N. Gray(*)

Es improbable un referéndum sobre el euro antes de las próximas elecciones, principalmente porque Tony Blair, después de haber sobrevivido a un riesgo real para su cargo de primer ministro sobre la guerra de Irak, no querrá llevar su suerte demasiado lejos. Pero si el Primer Ministro vuelve a jugar su futuro, los verdaderos europeos deben esperar que falle.

Esta es una de las paradojas del debate europeo en Gran Bretaña. Entre los que se oponen a la integración británica en la UE, pocos entienden que el efecto más probable de que Gran Bretaña permanezca adosada será acelerar la evolución de algo parecido a un estado europeo. Del mismo modo, aquellos que anhelan fervientemente que Gran Bretaña ingrese más de cerca a las instituciones europeas rara vez comprenden que, al hacerlo, las deformaría y bloquearía el desarrollo de una alternativa europea al modelo angloamericano. Por lo tanto, los fanáticos del Partido Conservador que resisten cada movimiento de Gran Bretaña hacia vínculos más estrechos con Europa continental están ayudando al euro-federalismo, mientras que los idealistas que anhelan que Gran Bretaña se convierta en un país completamente europeo están debilitando cualquier posibilidad de que Europa siga su propio camino. .

Es importante que Europa siga ese camino. Un coro de voces transatlánticas sinceras nos dice que es peligroso para Europa y Estados Unidos separarse y que la tendencia debería resistirse. Están equivocados. El orden mundial actual, con su único poder dominante, es insostenible. Cualesquiera que sean las ambiciones de la administración Bush, Estados Unidos no está en condiciones, militar, económica y culturalmente, para un papel imperial global. Un nuevo mundo multipolar necesita una Europa más asertiva. Los europeos y los estadounidenses estarán mejor cuando acepten que la era de la hegemonía estadounidense ha terminado.

Hablar del fin de la hegemonía estadounidense después de la guerra de Irak puede parecer paradójico, pero esa guerra demostró los límites del poder estadounidense. La campaña militar en Irak fue un éxito notable, pero se llevó a cabo porque Turquía negó el acceso a las fuerzas estadounidenses. El gobierno turco hizo esto a pesar de los enormes incentivos económicos ofrecidos por los estadounidenses. Tenía pocas opciones. La guerra fue tan extensa y profundamente impopular en Turquía que cualquier otra política planteó riesgos para el régimen. Hay una presunción en Washington de que Estados Unidos puede permitirse ignorar la voz de la calle en los países musulmanes. La postura de Turquía muestra que esto es un engaño.

Las limitaciones del poderío militar de Estados Unidos son igualmente claras en el contexto del Iraq de la posguerra. La política estadounidense se basó en la convicción de que la mayoría iraquí quiere algo como la democracia occidental. Aparte de la especulación fuertemente partidista de algunos exiliados iraquíes, nunca hubo mucha evidencia de esta creencia y los acontecimientos desde que terminó la guerra han demostrado que carece de fundamento. Si la mayoría chiíta de Iraq quiere democracia, es de tipo teocrático al estilo iraní, no de ninguna variedad liberal occidental. Al destruir el estado baazista, los estadounidenses no sólo derribaron una brutal tiranía, sino que también demolieron uno de los regímenes seculares más antiguos de Oriente Medio. Parece que no se les ocurrió que, en estas circunstancias, el poder pasaría a los mulás.

En Irak, el resultado es dejar a los Estados Unidos en un dilema. Las fuerzas estadounidenses no están entrenadas para actuar como un ejército de ocupación. La preocupación primordial del Pentágono con la “protección de la fuerza” impide a los soldados cualquier contacto cercano con las personas que dicen haber liberado. En este contexto, no es sorprendente que las fuerzas estadounidenses hayan recurrido a la fuerza letal contra las manifestaciones pacíficas. Es probable que tales incidentes aumenten a medida que surjan estructuras de poder indígenas alrededor de los mulás para lidiar con la anarquía que siguió al colapso del régimen baazista.

Manifiestamente, el ejército estadounidense no posee las habilidades que se necesitan en circunstancias como estas. Incluso si lo hiciera, no tendría los recursos. La doctrina de Rumsfeld, supuestamente reivindicada por el éxito de la guerra, exige fuerzas pequeñas y altamente móviles equipadas con la última tecnología. Esto solo puede significar una reducción en el tamaño del ejército estadounidense. Simplemente no habrá suficientes botas en el suelo para sostener la desordenada ocupación de tipo colonial que se requerirá.

Sobre todo, no está claro que el público estadounidense pagará el precio de la sangre del imperio. Un pequeño pero constante flujo de bolsas para cadáveres seguramente será el precio de una ocupación estadounidense de Irak de larga duración. Los ataques del 11 de septiembre pueden haber hecho que los estadounidenses estén más preparados para tolerar las cargas de la guerra, incluida una reducción de sus libertades de gran alcance. Pero esto no significa que aceptarán una corriente interminable de bajas. Hoy, como en períodos anteriores, la cultura estadounidense alberga una fuerte tensión de aislacionismo. Estados Unidos puede volverse en contra de las políticas de Bush en el Medio Oriente si involucran compromisos onerosos de dinero y personal, por no mencionar el tipo de ataques contra estadounidenses que acabamos de ver en Riad. Sin embargo, parece necesaria una presencia militar considerable a largo plazo para que Estados Unidos conserve el control del país.

La confusión de la administración Bush en Iraq ejemplifica una incoherencia mayor en el pensamiento estadounidense. Bajo la influencia de los ideólogos neoconservadores, Estados Unidos se ha embarcado en una misión imperial que no tiene los medios ni la voluntad para sostener. No hay nada nuevo en el imperialismo estadounidense. A pesar de su autoimagen anticolonial, Estados Unidos ha disfrutado durante mucho tiempo de los privilegios del imperio en América Latina, y ha utilizado su control de las instituciones transnacionales como el FMI para explotar a los países en desarrollo en la moda imperialista clásica.

Lo nuevo es la escala de las ambiciones estadounidenses. Estados Unidos busca afianzar un régimen global unipolar en un momento en que su dependencia del resto del mundo nunca ha sido mayor. La teoría de la sobre extensión imperial estadounidense desarrollada por Paul Kennedy de la Universidad de Yale en The Rise and Fall of the Great Powers , publicada en 1987, puede haber sido prematura, pero fue profética al capturar el desajuste entre las ambiciones imperiales estadounidenses y la creciente debilidad económica estadounidense.

La debilidad actual del dólar muestra cuán vulnerable se ha vuelto Estados Unidos. En parte, refleja una comprensión tardía de que las afirmaciones hechas para la productividad única del modelo estadounidense fueron en gran parte fraudulentas. Los escándalos revelados en Enron y otras compañías estadounidenses no fueron solo ejemplos de excesos corporativos. Sugieren que las extravagantes afirmaciones que se hicieron para el modelo estadounidense de capitalismo en la década de 1990 bien podrían haberse basado en cocinar los libros. Si los inversores internacionales están huyendo del dólar por el euro, una razón es que sospechan que cuando compraron activos estadounidenses en la década de 1990, fueron robados.

Además de mostrar cuán ampliamente está desacreditado el modelo económico de Estados Unidos, la debilidad del dólar es una señal de que un mundo multipolar ya es una realidad. La hostilidad hacia las políticas de Medio Oriente de Estados Unidos puede ser una de las razones por las cuales los sauditas están desviando algunos de sus recursos hacia Europa. Del mismo modo, la resistencia al régimen monetario global liderado por Estados Unidos es claramente un factor en el reciente llamado del primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamed, para que la compañía petrolera estatal de Malasia abandone el dólar por el euro. Vale la pena recordar que Irak convirtió sus reservas de divisas de dólares a euros en octubre de 2000. En ese momento, la opinión económica experta era prácticamente unánime de que esto resultaría un error costoso. De hecho, debido a que el euro se apreció enormemente, el régimen iraquí obtuvo una buena ganancia del intercambio.

El efecto de la arrogancia estadounidense es aumentar la resistencia al poder estadounidense, y Europa es fundamental en esta reacción global. Estados Unidos puede intimidar a los pequeños estados recordándoles el destino de Yemen, un país desesperadamente pobre cuya economía casi fue destruida cuando Estados Unidos cortó la ayuda en represalia por su oposición a la primera guerra del Golfo. No puede intimidar a la UE de la misma manera. Además de la creciente fortaleza del euro, las actitudes europeas sobre cuestiones de guerra y paz reflejan las de la comunidad internacional, no la entidad ficticia invocada por los EE. UU. Para sellar sus decisiones unilaterales, sino la comunidad real que forma la mayoría en todas las instituciones transnacionales. .

Estados Unidos está solo al ver la guerra preventiva como un instrumento legítimo de política exterior. No es solo Europa la que encuentra la mezcla peculiar de oscuridad oscura maniquea y optimismo salvaje de Pelagio que da forma a las políticas estadounidenses hoy en día extrañas, repugnantes y peligrosas. También lo hacen Rusia, China, India, Japón, gran parte de África y América Latina y todo el mundo islámico. Al hablar en favor de una diplomacia sobria contra los despotricados y el acoso estadounidense, Europa habla por prácticamente todo el mundo.

Lo que el mundo necesita no es la curación de las tensiones euroamericanas, tal como lo predican los piadosos atlantistas, sino un contrapeso europeo al poder estadounidense. La Alianza Atlántica fue un subproducto de los conflictos europeos internos del siglo XX: dos guerras civiles y la consiguiente guerra fría. Ahora que esos conflictos han pasado, Europa y América están volviendo a ser lo que eran en el siglo XIX: civilizaciones que, a pesar de sus raíces comunes, crecen en direcciones muy diferentes. Europa y América están divididas no solo por sus intereses económicos y políticas exteriores divergentes, sino también por sus valores y visiones del mundo. Estoy seguro de que las perspectivas europeas están más cerca de la realidad, pero ningún argumento disipará las ilusiones que animan la política exterior estadounidense. Solo la historia puede hacer eso.

Hay dos grandes obstáculos para que Europa actúe como un freno para el poder estadounidense. El primero es la propia Europa. Cargada con una moneda cuya fuerza actual simplemente agrava sus problemas económicos, profundamente dividida y aun así unida a ideas obsoletas de armonización vertical, la UE está tan lejos de ser capaz de actuar como una fuerza coherente y efectiva en el mundo como lo ha hecho. alguna vez fue. Internamente, no es exactamente un semillero de fuerzas progresivas. En varios países, la extrema derecha ha regresado, explotando los efectos secundarios sociales de la globalización para lanzar un ataque contra inmigrantes y minorías. Militarmente, todavía está lejos de desarrollar cualquier fuerza operativa de reacción rápida, y los gobiernos europeos muestran pocas señales de aceptar los grandes aumentos en el gasto de defensa que serán necesarios para que la UE tenga la capacidad de actuar independientemente de los Estados Unidos. Europa se ha convertido en la voz de la comunidad internacional y el euro es una alternativa viable al dólar. Sin embargo, en términos de proyectar su poder en el mundo, la UE aún no está cerca de enfrentar un desafío efectivo para los Estados Unidos.

El segundo obstáculo es Gran Bretaña, y más particularmente Tony Blair. Aquí la dificultad no es, como sostienen los proeuropeos, el hecho de que el Primer Ministro no haya reunido el coraje para convocar un referéndum sobre el euro y, por lo tanto, cumplir su ambición de poner a Gran Bretaña en el corazón de Europa. El verdadero problema es que si Blair llevara a Gran Bretaña más profundamente en Europa, las perspectivas de que la UE se convierta en un freno para el poder estadounidense, que en la actualidad son leves, se reducirían a cero. Cuando llegó al poder por primera vez, varios comentaristas identificaron a Blair como un demócrata cristiano europeo. Si eso fue cierto, ya no lo es. En su visión del mundo, el Primer Ministro es ahora un neoconservador de pleno derecho. Él ve el poder estadounidense como la encarnación del progreso y ve a Europa principalmente como un impedimento para las políticas estadounidenses. Si Blair logra su sueño de llevar a Gran Bretaña al corazón de Europa, el resultado será dividir irrevocablemente a la UE. En cada tema de importancia, Gran Bretaña se pondrá del lado de los “nuevos” países europeos que están forjando lazos bilaterales con los Estados Unidos. Siempre que pueda, Gran Bretaña frustrará los intentos de la “vieja” Europa de convertir a la UE en una fuerza distinta y capaz, si es necesario, de oponerse a los Estados Unidos.

Mientras sirva para una agenda blairita, la integración más profunda de Gran Bretaña en la UE significa el final de cualquier proyecto europeo digno de ese nombre. No solo en asuntos exteriores y de defensa sino también en política económica y social, el objetivo de Gran Bretaña será “modernizar” Europa en un modelo angloamericano. Se instará a Europa continental a emular los servicios públicos de Gran Bretaña, un proceso difícil que puede llevar algo de tiempo, dado que significaría destruir los servicios incomparablemente más fáciles de usar que disfrutan ahora. Se les impartirán conferencias sobre las virtudes del sistema de pensiones británico, ahora en gran medida privatizado, un sistema que ha dejado a un gran número de personas en la penuria en la vejez. Se les pedirá que desregulen sus industrias de comunicaciones, lo que facilitará que una visión estadounidense del mundo domine los medios. En breve,

La muy difamada “vieja Europa” se ajustará mucho mejor al mundo multipolar emergente que a las visiones retrospectivas de atlantistas como Blair. Si Europa tiene futuro, es una alternativa a los Estados Unidos. Si el presidente Chirac realmente entiende esto, entonces, en el espíritu de Charles de Gaulle, vetará la apuesta de Gran Bretaña por ser miembro del euro.

Ya sea que Europa logre o no enfrentar un desafío al poder de Estados Unidos, es probable que Europa y América sigan separándose. Esta es una tendencia que debería ser bienvenida, no opuesta. Los europeos y los estadounidenses no necesitan convertirse en enemigos una vez que dejan de ser socios. Pueden hacer negocios sin pretender que sus valores y puntos de vista sobre el mundo son los mismos. No necesitan afectar una armonía forzada para cooperar en beneficio mutuo.

La división transatlántica tiene peligros, entre ellos la guerra comercial. Aun así, es una tontería intentar renovar la Alianza Atlántica. Las fuerzas que trabajan en la dirección de un mundo multipolar son demasiado fuertes para resistir por mucho tiempo. Los europeos no apoyarán las políticas estadounidenses que consideran mal concebidas y arrogantes, y con razón. A los Estados Unidos les resultará cada vez más difícil mantener la carga antinatural del imperio. Tal vez sea hora de que los estadounidenses y los europeos abracen el mundo multipolar que se acerca de todos modos, y aprendieron a enfrentar sus riesgos.

(*) John N. Gray (South Shields, County Durham, Reino Unido, 17 de abril de 1948) es un teórico y filósofo de la ciencia política británico. Es profesor en cursos sobre pensamiento europeo, en la London School of Economics. Algunas de sus obras más destacadas son: Falso amanecer. Los engaños del capitalismo global (1998), Perros de paja (2002) y Misa negra. La religión apocalíptica y la muerte de la utopía (2007), que han tenido gran relevancia e influencia en el campo de la teoría política.

TRADUCCION y ADAPTACION: Lic. Juan Martin Gonzalez Cabañas

FUENTE: https://www.newstatesman.com/node/157664

La decisión del Fiscal General de EEUU, William Barr, de retirar los cargos contra el general Michael Flynn, quien fuera acusado de mentir al FBI en la conocida como ‘trama rusa’, provocó un efecto boomerang inesperado para el autor de toda esta telaraña: se desentrañó la verdadera trama, la del expresidente demócrata, el ‘Obamagate’. Entrevista a Pereyra Mele

AUDIO: https://mundo.sputniknews.com/popup/radio/?audio_id=56963577

El Despacho Oval

Que el Despacho Oval ha sido y será escenario de las cuestiones más inverosímiles o inconcebibles hasta la infamia, no es un secreto. Y si no, que se lo pregunten a Bill Clinton o Barack Obama, o en su defecto, a Mónica Lewinsky o a Donald Trump, este último el más reciente damnificado, conocido oficialmente, de acciones ejecutadas desde allí.

El nunca bien ponderado Premio Nobel de la Paz, quien ‘avaló’ en su momento avaló ese galardón llevando más guerra y destrucción a más lugares, y quien a su vez tiene el récord de expulsiones de inmigrantes de su país, tejió una telaraña para intrigar contra Trump e intentar poner de rodillas a un país al que considera su enemigo: Rusia.

El Russiagate nació muerto, por más palos que tuvo aguantando sus velas para que el viento hiciera avanzar esa maquinaria grotesca: ya fueran líderes mundiales, organizaciones, o medios de comunicación al servicio. Pero como siempre pasa, no pudo tapar el sol con un dedo, y la verdad salió a la luz.

Obama toca a rebato

La elucubración de Obama, es decir, el Obamagate, tocó a su fin gracias al Fiscal General de EEUU, William Barr, quien retiró los cargos contra el general Michael Flynn, asesor de Seguridad Nacional de Trump en sus primeras horas de Gobierno. Flynn fue fulminado apenas asumir el cargo acusado de mentir al FBI acerca de sus conversaciones con el entonces embajador de Rusia en EEUU, Serguéi Kislyak. Una conversación que no hubiera tenido mayores consecuencias si hubiera sido con el embajador de otro país. Pero para Obama fue todo un filón.

Tras la decisión de Barr, Obama se vio acorralado y emprendió huida hacia delante contra la Justicia de su país, un país libre, y donde supuestamente la Justicia debe ser independiente, y donde expresarse en determinados términos contra un presidente que ostenta el cargo, o contra una institución como la Justicia, está reñido con su tradición más democrática.

Como aquel a quien se le descubre in fraganti, el ‘Nobel’ atizó con su verbo a la desesperada. Sentenció que retirar los cargos contra Flynn ponía en peligro el Estado de Derecho y que “no hay ningún precedente que se pueda encontrar de una persona acusada de perjurio que se salga con la suya”. Pero, ¿acaso ya no lo había puesto él en cuestión a ‘su’ Estado de Derecho?

Breve historia

Despacho Oval, 5 de enero de 2017. En una reunión, altos cargos de inteligencia informan a Obama sobre la llamada telefónica entre Flynn y Kislyak. Entonces fuerzan su relato: venden esa conversación como una injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 cuando Trump se alzó con la victoria, algo insoportable para Obama y todo su partido.

Tras la reunión, el presidente pide al entonces director del FBI, James Comey, y a la entonces Fiscal General adjunta Sally Yates, que se quedaran. Se unieron el entonces vicepresidente Joe Biden —actual candidato a la presidencia de EEUU— y la asesora de Seguridad Nacional Susan Rice.  

Curiosamente, esta reunión tuvo lugar el día después de que el FBI decidiera cerrar formalmente su investigación sobre los presuntos vínculos de Flynn con Rusia, pero antes de decidir mantenerla abierta después de enterarse de sus llamadas interceptadas a Kislyak. Faltaban apenas 15 días para que Trump asumiera como presidente.  

Registros recientemente desclasificados del FBI del caso Flynn, que fueron entregados a los abogados de Flynn, sacaron a la luz una nota manuscrita en la cual un alto funcionario del FBI se preguntó en aquella investigación sobre si el objetivo de entrevistar a Flynn sobre sus llamadas al embajador ruso era “hacer que lo despidieran” o hacer que mintiera.

“Así que todo el asunto fue orquestado y montado dentro del FBI, Clapper, Brennan y en la reunión del Despacho Oval ese día con el Presidente Obama”, dijo a Fox News  Sydney Powell, abogado de Flynn. 

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, constata la denuncia de Trump contra Obama por haber planificado y organizado en su momento, junto con las estructuras del poder que administraba, el montaje de una subestructura para que cuando asumiera la presidencia, causarle el mayor desgaste posible e introducir el tema del Russiagate. “Acusación que careció de pruebas y que luego se fue disolviendo y que ha terminado con que el Fiscal General de EEUU, William Barr, exonerara de las acusaciones al general Flynn”, advierte el analista.

Mele recuerda que desde el Partido Demócrata no hablaron nunca de Cambridge Analytica que sí tuvo mucha influencia a través de las redes sociales a la hora de torcer la voluntad de los ciudadanos sobre a quién votar en aquellas elecciones.

“Ya han pasado varios años de esto y vemos que fue todo un montaje político, lo cual nos lleva a preguntarnos cosas. ¿Es posible que la primera potencia militar del mundo, cuyas decisiones tienen un tremendo efecto en el globo, haga que tengamos que estar inmersos en estas acciones políticas, típicas de países tercermundistas o Estados fallidos, donde realmente el juego del poder pase por chicanas, acusaciones infundadas, agresiones verbales, y utilizando el aparato del Estado para dañar al oponente político?”, cuestiona Carlos Pereyra Mele.

El Director de Dossier Geopolitico Carlos Pereyra Mele en los estudios centrales de Radio Sputnik Moscu Rusia

Al decir de la Soberanía, como poder político supremo que corresponde a un Estado independiente sin interferencias externas o extranjeras (strictus sensu), en el concepto clásico de esta acepción, y por otra parte el Big Data (grandes datos o datos masivos), entendida como termino evolutivo que describe cualquier cantidad voluminosa de datos estructurados, semiestructurados y no estructurados que tienen el potencial de ser extraídos para obtener información; sin dudas constituye todo un dilema su correcto ensamble, para un funcionamiento no solo adecuado u óptimo de los mismos en el modo conceptual sino también para volcarlos en la praxis cotidiana que hoy día demanda el nuevo entorno en que nos hallamos inmersos y del cual no podemos ni debemos estar ajenos.

La nueva era tecnológica no solo ha venido para quedarse, sino que nos obliga permanentemente a repensar conceptos y cuestiones atinentes a nuestro cotidiano vivir en el mundo digital que nos rodea y del cual el Ciberespacio ocupa un rol más que fundamental puesto que no solo es el ámbito de información que se encuentra implementado dentro de los ordenadores y de las redes digitales de todo el mundo, sino que ha pasado a convertirse en el corazón de un sistema supranacional, al constituirse en una nueva dimensión del planeta, acoplándose a los elementos clásicos (territorio, subsuelo, atmosfera y espacio ultraterrestre) pero con un particularidad que los antes mencionados no poseen que es un espacio ilimitado, pero que al igual que las otros elementos, este puede ser también colonizado, como también objeto de lucha y poder.

Otro de los conceptos fundamentales que no podemos dejar fuera de este trabajo es la Ciberética puesto que constituye un condimento indispensable para crear los basamentos fuertes, adecuados y correctos en las nuevas conceptualizaciones que nos regirán; y esto es debido a que la Ciberetica cuida el manejo del gran caudal de información que se encuentra dentro del Ciberespacio, porque no toda la información que se halla inmersa es buena, y si es buena no es confiable, y en esto quienes somos usuarios, nosotros tenemos el deber de revisar una y otra vez la información que compartimos, puesto que una irresponsabilidad podría costar muy caro, no en dimensiones económicas exclusivamente sino socialmente, un claro ejemplo de ello es como se maneja inescrupulosamente los datos en la pandemia que estamos atravesando creando todo tipo de microclimas en detrimento de la sociedad misma, al compartir y opinar sin el mínimo conocimiento, por ejemplo tecnológico desde un lugar cómodo de nuestros hogares.

También es importante mencionar que esta pandemia del coronavirus, ha dado fundamento a un país como China, que en ese país asiático se ha podido controlar dicho brote mucho más rápido que en EEUU y Europa debido al control soberano que tiene ese Estado sobre los datos personales de sus ciudadanos, posibilitando así la implementación de técnicas avanzadas de análisis que han podido hacer frente a esta emergencia sanitaria. 

Ahora bien, volviendo al tema principal en cuestión en profundidad, la soberanía de los Estados guste o no pasan si o si por la parte digital, es decir por la soberanía digital, y este debate en pugna en la actualidad, debería pasar por darle a la sociedad un futuro digital, a través de la posta del poder y control sobre sus datos personalísimos, sus datos privados; esto sin dudas contribuirá a garantizar el derecho de las personas a la privacidad en el ámbito virtual, como por ejemplo permitiendo compartir sus datos en aras del interés público, y con el consentimiento propio de las personas que conformamos ese nuevo tercer entorno.

Por ejemplo, este tema en Europa el debate sobre quien es el propietario de los datos personales digitales y como se comparten últimamente había saltado a los titulares hace un par de años por el caso Facebook y Cambridge Analityca y ello es así dado que la privacidad y la seguridad constan entre los principales desafíos de la economía digital. Un informe realizado respecto a esta cuestión, expresa que las empresas, cooperativas, las comunidades locales y los ciudadanos podrán utilizar esos datos para desarrollar servicios basados en datos que respondan mejor a las necesidades individuales y comunitarias. Esto sin dudas supone replantearse las espinosas cuestiones relacionadas con la propiedad, el control y la gestión de datos personales desde un punto de vista económico, jurídico, normativo y técnico.

En Latinoamérica, región donde aún estamos varios pasos atrás respecto de países asiáticos o de potencias mundiales como EEUU y Rusia en materia tecnológica, más aún con problemas de conectividad aun en varios lugares y nuestro país no es ajeno a ello, problemas de Vulnerabilidad, que sin dudas es donde más se notan los daños que se provocan, da como resultado que nuestros países de la región no están preparados de la mejor forma ente este nuevo escenario. Por ello al hablar de Soberanía Tecnología y el manejo del Big Data en Latinoamérica y en buena parte del mundo, un gran porcentaje del tráfico de Internet, transitan por servidores de EEUU para llegar a destino, constituyendo de esta manera, una concepción adversa a lo que entendemos por soberanía y en este caso digital, esto sin dudas es un tema inherente a la Ciberseguridad, que está avasallada por interés foráneos que obedecen a las grandes multinacionales tecnológicas (Google, Amazon, Apple, Facebook, Microsoft en Silicon Valley o ahora Alibaba en China). Un ejemplo que escandalizo al mundo se dio con las denuncias de Edward Snowden sobre Ciberespionaje constituyeron un campanazo de alerta respecto a los peligros de un sistema capaz de vigilar a todo el mundo todo el tiempo.

Todo lo mencionado ut-supra constituye una de las grandes misiones que tienen las nuevas generaciones en esta parte del globo terráqueo, a los efectos de lograr más temprano que tarde la tan ansiada Soberanía Tecnológica.

El fenómeno de los datos masivos está modificando la forma de generar conocimiento, la toma de decisiones, la economía y las empresas y -por supuesto- el sistema de organización político-social. Hay una visión positiva de este cambio: sin dudas, es una oportunidad para el negocio, para la administración pública y para la investigación, puesto que genera nuevos conocimientos y permite tomar decisiones predictivas y no reactivas. Pero también hay una visión crítica que alerta de que el panóptico digital al que aludía un prestigioso autor, es un mundo lleno de incertidumbres, que hace a las personas vulnerables porque viven en casas de cristal.

Esto es así porqué su vida está registrada en decenas de centros de datos en manos de empresas privadas monopolistas que hacen un uso lucrativo. También las hace vulnerables, porqué delegan en los algoritmos su capacidad de decisión, confiando en la habilidad de la inteligencia artificial para tomar mejores decisiones dado que los algoritmos nos conocen más que nosotros mismos. Pero estos algoritmos no son neutros: invisibilizan a las minorías y favorecen los discursos imperantes y, por tanto, aumentan las desigualdades sociales.

En un contexto tan complejo, el control de los datos y el agente que lo ejerce son aspectos claves y estratégicos. Ejercer la soberanía de datos, es decir gobernar los datos, implica ir más allá de la soberanía tecnológica, centrada en el uso de software no propietario y de código libre, en la interoperabilidad y en el uso de formatos estándares; y abarca también los aspectos identitarios, metodológicos, de gestión y legales de estos datos. Sin olvidar la necesidad de introducir aspectos éticos y de responsabilidad social en su gobernanza. Su gestión involucra a todos: a la administración, a la sociedad y las personas, porque todas estas entidades son parte interesada (término que en inglés se conoce como stakeholders), tal cual lo mencionáramos repetitivamente más arriba.

En fin, si bien estas temáticas importantes y por demás imperativas principalmente para nuestra región y los países que la constituyen, el tiempo ya empezó ayer, puesto que este nuevo tiempo en que ya hace tiempo transitamos y ha pasado y sigue transitando a un ritmo vertiginoso no espera. La Soberanía Digital, la Cibersguridad, la Gobernanza (también un elemento primordial en todo esto) sería altamente positivo si se lo realiza con políticas concertadas y teniendo como eje la integración como lo expresa un experto en la materia, con doble N de innovación; que se actuara de manera individual; y ese ámbito bien podría ser el Mercosur u otro organismo regional, para no solo tratar la Ciberseguridad en materia Soberana sino también la Ciberdefensa, a través de un Consejo de Ciberdefensa Latinoamericano.

Por ultimo entendemos que el Big Data si bien es un gran reto, también es una gran oportunidad, a los fines de lograr en menor lapso posible poner en marcha un programa acorde a los acontecimientos y la velocidad del tiempo en que transcurre la vida hoy, todo ello con el objeto de luchar y perseguir esa tan ansiada Soberanía Tecnológica, cuyo principal eje pasa por los datos (generador de riqueza) de las personas y las cosas, esto lo decimos sin dudas, porque es el transporte por donde transita el mundo virtual e informacional, del que cada día que pasa somos más parte, en los albores del siglo XXI que demanda esta temática con urgencia.

Dr. Mario Ramón Duarte Abogado (UCASAL) Juez Administrativo de Faltas Sauce (Ctes.) M/C Especialista Derecho Faltas y Contravencional (UCSF)

Miembro Dossier Geopolítico/Cees (CBA. ARG) (CABA-ARG). Colaborador CENEGRI (RJ. BRA.) Esp. Ciberseguridad y Ciberdefensa

FUENTES CONSULTADAS

https://blogs.publico.es/el-cuarto-poder-en-red/2018/04/19/soberania-tecnologica-para-combatir-al-capitalismo-digital/

https://cordis.europa.eu/article/id/123499-digital-sovereignty-power-to-the-people/es

https://www.alainet.org/es/articulo/166392

https://www.alainet.org/es/articulo/190548

…un artículo muy interesante para empezar a conocer a la China actual desde una mirada más profunda que tiene que ver con su historia y cultura y que ayuda a desmitificar algunas falsas creencias. Dossier Geopolitico

Por Miguel Iradier

Desde Occidente, tendemos a juzgar a la China actual más por su presencia económica y el impacto de su desarrollo material en el resto del mundo que por las necesidades internas en el desarrollo de su historia; dando así una prioridad abrumadora a la óptica geopolítica sobre la cultural, que debería tener al menos una importancia comparable.

De hecho, es fácil ver que el impacto global de China va a depender en gran medida de cómo acierte a encajar todo este periodo y el futuro previsible dentro de un marco histórico para el que desearía el menor número de cambios. Para la cultura china el sentido de la continuidad a gran escala es fundamental, y a largo plazo siempre hará cuanto pueda por asimilar y hacer indetectable el origen de las influencias extranjeras. Ya lo ha conseguido en buena medida con el marxismo y el capitalismo, que pierden tanto de su significado original en la traducción que ya no se sabe si denominar al sistema chino “socialismo de mercado” o “capitalismo de estado”.

El impulso de la modernidad se sigue sintiendo como anómalo para gran parte de la población mundial, que sólo la padece como proceso de colonización cultural y pérdida de sus formas propias. Pero si en la mayor parte de los países esta aculturación es un proceso pasivo y reactivo asociado fundamentalmente a la sociedad de consumo, en China se presentó en primer lugar como una destrucción activa en el fenómeno sin precedentes de la Revolución Cultural, y sólo después adoptó las ubicuas formas del consumo. Esta profunda herida autoinflingida reclamará todavía durante mucho tiempo algún tipo de reparación, e incluso podría provocar excesos por compensación.

Quienes dicen que China quiere dominar el mundo mienten como bellacos y lo saben perfectamente. La aspiración al dominio global y sin fronteras es cosa propia de la economía-mundo del modelo liberal, que tuvo su epicentro en Londres en el siglo diecinueve y en Nueva York en el siglo veinte. Por el contrario, China ha sido por más de dos mil años un imperio-mundo, es decir, un sistema que se atiene a unos límites naturales, como por ejemplo los que tuvo el antiguo imperio romano.

A lo que puede aspirar China en todo caso es a volver a ser el centro de gravedad de todo el sudeste asiático con la huella de la cultura confuciana, como lo ha sido durante tantos siglos; pero esto es algo casi inevitable puesto que tiene cerca del 80 por ciento de su población y además es el origen de esa cultura. Sólo la sobreproyección estadounidense en la región, puramente coyuntural, y nuestro hábito moderno de pensar en términos nacionales, impide percibir lo que a escala histórica ha sido la norma.

Para China, como imperio-mundo, la condición ideal ha sido y será siempre la autosuficiencia. Otra cosa muy diferente es que en una situación tremendamente empobrecida no haya tenido otra forma rápida de recuperarse que a través de la exportación y un modelo mercantilista. Ese modelo, todavía presente, le obliga a asegurarse proveedores de materias primas así como mercados para sus recurrentes problemas de sobreproducción. La Iniciativa de la Franja y la Ruta responde igualmente a esas necesidades, así como a un giro progresivo en las asociaciones comerciales.

Dicho de otro modo, no se trata de expansionismo sino de asegurar la viabilidad del modelo en el futuro; el reflejo que lo mueve no es la conquista sino la conservación. Históricamente, incluso cuando más se ha extendido hacia el Asia Central, ha sido sobre todo para mejor garantizar su defensa. En cualquier caso, el Estado del Centro ha estado más definido por su continuidad cultural que por la oscilación de sus fronteras.

En el sistema chino el Partido Comunista permite la explotación de los trabajadores en nombre del desarrollo a la vez que juega su papel de última instancia capaz de reparar o mitigar las injusticias.  Este es el “camino medio” por el que se ha optado, que los críticos más radicales de la izquierda no pueden dejar de ver como un arreglo hipócrita. Un arreglo con una lógica vertical, y una estricta separación entre gobernantes y gobernados.

Sin duda, si algo sería de desear en la China actual, no es una mayor apertura a los flujos de capital extranjeros, como querría la plutocracia internacional, sino más socialismo y más participación popular —incluso aunque sólo fuera para mantener el equilibrio; pero a pesar de todo, el sistema mixto chino, en comparación con la furia privatizadora neoliberal que impera en la mayor parte del mundo, parece todo un modelo de cordura.

Sabemos que el capitalismo sin freno ni contrapesos sólo puede llevarnos a la catástrofe; como el gobierno chino es un ejemplo casi único de cómo ejercer estos contrapesos, su influencia tendría que verse en todas partes como básicamente benéfica —si no fuera por la malevolencia de la propaganda del único imperio que lo quiere todo y no tolera que se le escape ni un pedacito de tarta.

Piénsese que en otras épocas pasadas la economía china podía suponer un 30, un 40 por ciento o incluso más de la riqueza mundial, y los europeos ni siquiera sabían que existía ese Imperio.  Un 30 o 40, o incluso 50 por ciento de la riqueza mundial que, además, se basaba en su propio talento y trabajo y no en el saqueo de países ajenos [1]. Ahora, es aproximadamente de una sexta parte o un 16 por ciento del producto global, y se nos dice que quieren comerse el mundo. ¿A qué viene tanta histeria?

Es cierto que el modelo chino ni es exportable, ni se ha pretendido exportar jamás. Pero en Europa teníamos economías mixtas prósperas, en países como en Francia, hasta hace sólo unas pocas décadas; lo que es del todo irrazonable es el extremo hasta el que hemos llegado. El problema no es que el modelo chino no sea exportable ni quiera serlo, el problema es que en el resto de países ya ni siquiera se puede plantear que el estado ponga coto a los intereses de las corporaciones.

China intenta mantener siempre el equilibrio y la reciprocidad, tanto en sus relaciones exteriores como en sus asuntos internos; no es nada difícil de entender, después de todo, aunque en la práctica se convierta en un difícil arte de los compromisos. Con todo no se trata sólo de diplomacia, sino de un componente ético que en esta tradición política se le supone a la clase gobernante. La imagen política que hoy ofrecen los Estados Unidos, por el contrario, es la del desequilibrio, el abuso, el chantaje y la desconsideración más extremas.

Sería verdaderamente increíble si China llegara alguna vez a ser la primera potencia de un mundo que ni siquiera entiende y en el que bastante ha tenido con adaptarse. Es hasta impensable, para el que conozca mínimamente cómo funciona el sistema financiero mundial, y los otros sistemas de dominio paralelos. China no está a punto de devorar el mundo, es ella la que está cercada y hostigada por doquier. Tendría la más decidida simpatía de todos nosotros si no fuera por el nefasto y tóxico influjo de los medios de propaganda neocoloniales que dan el tono en casi todo el mundo.

Decir que los chinos, el otro por antonomasia, son una amenaza para el bienestar de los occidentales, es la forma perfecta de desviar la atención de los que realmente nos sojuzgan y expolian. Estos otros son mucho más otros todavía, tanto que ni siquiera tienen cara, o al menos nunca se las ve en la pantalla. Parece mentira que la gente pueda llegar a morder este anzuelo, pero lo hace, por que lo importante de la propaganda no es su verosimilitud, sino su insistencia y su ubicuidad. Así que podemos estar seguros de que la cosa no sólo va a continuar, sino que aumentará el volumen de los megáfonos.

La tentación cibernética

En realidad China tiene que lidiar más con un tiempo y ritmo que se le imponen, que con los delicados lineamientos geopolíticos. El tiempo del que hablamos es el de la propia modernidad, ahora revestido con los atributos del tsunami tecnológico y digital; un tiempo acelerado perpetuamente y cada vez más ajeno a la naturaleza, un tiempo regido por la lógica neoliberal de disolverlo absolutamente todo salvo la concentración del poder a través del capital.

Y aquí, de nuevo, nos engañamos con respecto a China. Puesto que ya lidera frentes estratégicos como la 5G, se ve a esta nación como particularmente dotada para estar en la punta de lanza del avance tecnológico; pero aunque estos despliegues no dejen de ser una exhibición de músculo y parezcan asumir la iniciativa, en el fondo son una reacción, o si se quiere, una sobrerreacción. China no controla la lógica de este gran proceso, sino que intenta lo mejor que puede no ser un juguete suyo. Trata de dominar sus formas, pero no controla su dinámica, su impulso ni su contenido. Es aquí donde se encuentran los mayores peligros.

Se dice que las tres grandes fuentes de inspiración de la cultura china han sido el confucianismo, el taoísmo y el budismo. A estas hay que sumar, sobre todo en lo tocante a las formas del gobierno, la mal llamada “escuela legalista” desarrollada desde Han Fei, o incluso mucho antes, si se quiere, por sabios como Guan Zhong. A esta escuela sería mejor denominarla “realismo tecnocrático”, u objetivismo de los estándares de gobierno. Sin duda la tendencia tecnocrática es muy fuerte en la China actual, y su tradición de objetivismo en los estándares se ve como una suerte de aproximación al desafío que supone la tecnología.

Para la clase dirigente china es muy fuerte la tentación tecnocrática de crear un sistema cerrado de realimentación cibernética en tiempo real que procure controlarlo todo. Si Chile ya estaba a punto de aplicar su famoso proyecto Cybersyn en los años setenta cuando mataron a Allende, imagínese uno lo que pueden llegar a conseguir los gobernantes de esta gran nación con la tecnología actual y la que ya está en ciernes [2].

Un sistema así puede parecer idóneo para mantener las jerarquías a la vez que se controlan los flujos monetarios o se negocia permanentemente la descentralización y la participación popular. La tentación es aún mayor si se tiene en cuenta que China no está sola en el mundo, sino que es continuamente hostigada por unos Estados Unidos que procuran desestabilizar el país por todos los medios a su alcance —y la cibernética no es sino la teoría del control y la estabilidad. Cibernética y gobierno son la misma palabra, el kybernetes es el timonel.

El destino de China se está definiendo tanto o más por este tipo de procesos temporales que por el juego de inclusiones y exclusiones de la geopolítica. Pero no sólo el de China, pues no debemos olvidar que las mismas técnicas son ya aplicadas en el resto del mundo por los grandes gigantes digitales de cuyo nombre no quiero acordarme —gigantes que por lo demás también “colaboran” estrechamente con los gobiernos occidentales, aunque en una relación de fuerzas totalmente diferente.

El símbolo de la cibernética sería la serpiente que se muerde la cola. Los gobernantes del gran dragón asiático parecen estar aún más compelidos a apropiarse de estos mecanismos de realimentación debido a que para ellos equivaldría a inmunizarse contra los desestabilizadores peligros de una tecnología ya de por sí tan difícil de controlar —igual que la plutocracia occidental procura utilizarla para aislarse de las masas y controlarlas.

Pero el dataísmo es sólo una religión sustitutiva que no puede ocultar sus abismales carencias. En China, como en cualquier otra parte. Lo más extremo de todo es que la mentalidad china ni siquiera puede ver la ciencia y la tecnología occidentales como algo suyo propio, sino que sigue siendo un cuerpo extraño, incluso con todos estos titánicos desarrollos. De aquí puede surgir lo peor y lo mejor; lo peor es que se limiten a reproducir las formas, lo mejor, que lleguen al fondo de la cuestión.

A los chinos le fascinan los cangrejos, con los que comparten el mismo reflejo atávico por defenderse y agarrar. El otro símbolo que mejor los define es la balanza, con su búsqueda del equilibrio. El primero es el símbolo del pueblo, el segundo, el de la clase dirigente. Casualmente coinciden con las casas del zodíaco de Cáncer y Libra, los dos signos cardinales que marcan el comienzo del verano y el otoño, y, en el calendario chino, el centro de ambas estaciones.

Esos serían los puntos nodales del espíritu chino dentro de la rueda del año, el primer símbolo de la totalidad para todos nosotros. Curiosamente, los signos homólogos del calendario chino son la oveja y el perro, que no definen tan agudamente esta constelación. Siempre hay algo de ti mismo que sólo pueden ver bien los otros; no sé si nos preguntamos qué es lo que de nosotros mejor comprenden los chinos.

Capitalismo y marxismo son la tesis y la antítesis en la bomba de tiempo que es la modernidad. Cada uno de ellos oscila entre la disolución y la concentración del capital, y una correlativa depauperación y aglutinamiento de la opinión pública: vienen a encarnar la “doble contradicción” de la que ya hablaba Mao, la cruz del timón en una dialéctica que no se basa en la superación idealista hegeliana ni en la idea de la historia como proceso irreversible.

El capitalismo y el marxismo tienen cada uno su propia astucia de la razón, y la idea china de equilibrio en el gobierno, la suya; pero no hace falta decir que la expectativa de aglutinamiento de la opinión pública por el marxismo falló estrepitosamente, en parte porque el capitalismo ha conseguido crear todo tipo de cuñas, y en parte porque el propio marxismo no tiene ningún derecho divino a reclamar la exclusividad ni de la oposición ni de la resistencia a la corriente dominante.

El problema es que el sistema operativo que lo lleva todo sigue siendo el liberal, y la crítica marxista o cualquier otra son externas tanto a su diseño y funcionamiento como a su uso. El sistema operativo es la tecnociencia moderna en su conjunto. Sin un cambio en el sistema operativo, el capitalismo liberal juega siempre con las cartas marcadas y tiene todas las de ganar.

Por supuesto, es totalmente falso decir que los chinos carecen de iniciativa —no hay más que ver que no pueden estarse quietos. Por el contrario, han demostrado de sobra una fe inconmovible en la acción continua y perseverante. Otras cosa, bien diferente, es que conozcan las múltiples ventajas de no manifestarla; o que su sistema político no aliente precisamente la expresión de los puntos de vista personales. O que tengan sobre sus hombros una modernización a la que no tienen por dónde coger.

Por esa misma fe inconmovible en la mejora y rectificación continuas, hoy la gran tentación de la clase dirigente es el Sistema Cibernético Autónomo, un monstruo autorreferencial que tanto se parece a ese otro gran animal que es la sociedad. Pero sería un gran error contentarse con eso, y, además, todo lo que tiende a cerrarse a la perfección sobre sí mismo invita a la precipitación del desastre, porque pierde el contacto con lo más básico de la realidad.

Eso es lo que ahora más necesita China para intentar abordar el magno problema de una nueva síntesis cultural a la altura de la agresión de la modernidad: un contacto con esa realidad básica que no esté mediado por el oportunismo político o las coordenadas socioeconómicas. Hace más de mil quinientos años algo parecido lo desencadenó la penetración el budismo, que ha sido hasta ahora casi la única “invasión benéfica” que ha padecido china, aun sin ignorar las múltiples intrigas y reacciones adversas que provocaron en las tradiciones ya asentadas.

Una invasión mucho más modesta y reciente, aunque no despreciable, fue la del piano europeo en la sensibilidad extremo oriental, que es como si las nubes le hubieran abierto un claro a la Luna. Al menos demuestra que también lo occidental puede sintonizar con las fibras más profundas de esta cultura, siempre que exista la zona de contacto y la imprescindible afinidad.

Si el instinto reflejo de los chinos es agarrar como los cangrejos y no soltar la presa, también han demostrado que saben devolver con creces aquello que se les da de buena de fe y sin motivos ulteriores. Se dice que el chino es el menos idealista de los pueblos, y en cierto sentido bien que puede ser cierto, pero las historias de compromiso y sacrificio heroico de incontables monjes, campesinos y rebeldes de todo tipo dicen otra cosa, y su conmovedor ejemplo aún no se ha borrado. Y los chinos, a diferencia de los japoneses, saben apreciar la mezcla de lo cómico, lo trágico y lo sublime de un personaje como el Quijote.

Sólo cuando damos sacamos lo más profundo de nosotros mismos. No deja de ser detestable que las relaciones entre China y Occidente estén dominadas por los intereses más inmediatos y mezquinos, y que no haya una voluntad por llegar a zonas más profundas de nuestro interés común. Incluso la mayor parte de las “relaciones e intercambios culturales” no es apenas más que diplomacia y negocios. Es otra de las muchas cosas contra las que nos debemos rebelar.

El gran problema actual para la cultura china no es la asimilación de la tecnología, sino del núcleo duro histórico de la ciencia moderna y cómo este se extiende y se difunde hasta llegar a las partes más blandas o adaptables, que justamente son las relativas a la categoría de la información. Y su inserción, precisamente, dentro de parámetros afines a los de su espíritu objetivista, las ideas más básicas del taoísmo, el eje interno del confucianismo y la identidad en el budismo Chan de lo inmanente y lo trascendental.

El sueño tecnocrático-cibernético equivale a tener circulando al genio de la lámpara en un vaso cuidadosamente diseñado para que a la vez trabaje para uno y no se escape. Claro que de tanto atormentarlo, lo más probable es que al final consiga liberarse. La moraleja es que al final uno sólo puede contar con su propio espíritu y no con espíritus encadenados, y esto se aplica por igual a Occidente.

El eje interno y culminación del confucianismo es la doctrina del Medio Invariable o Zhongyong, que además es el punto natural de conexión con el taoísmo y la doctrina trascendental budista. El significado de este Medio Invariable se ha perdido casi por completo, y líderes políticos como Mao Zedong revelan por sus comentarios que no tenían ni idea de a qué puede referirse este concepto, puesto que no tiene nada que ver con el “eclecticismo”. Esto no debe sorprendernos, si ya Confucio había dicho que hacía mucho que era raro seguirlo entre los hombres. Tendría que ser evidente que la doctrina del Medio no es la degradación última del confucianismo, sino su aspecto más elevado.

En un libro reciente he intentado rastrear algunas conexiones absolutamente básicas de este núcleo duro de la ciencia europea, el cálculo y la mecánica clásica, con la doctrina del Medio Invariable, lo reversible e irreversible en el taoísmo, el plano trascendental del conocimiento o la problemática de los estándares y la teoría de la medida. Claro que la relación es tan obvia que   me pareció innecesaria hacerla más explícita. Ciertamente no lo he hecho pensando sólo en la cultura china, sino sobre todo por una problemática común aún por resolver y sobre la que la ciencia moderna ha preferido pasar página [3].

Creo que estos asuntos fundamentales, tan ocultados, son mucho más interesantes que los abracadabras de la ciencia contemporánea y además tienen mucho más potencial —para el que sepa aprovecharlo, evidentemente.

El contacto de la tradición china con la ciencia moderna parecía una tarea imposible, si se tiene en cuenta, no sólo la dificultad del científico chino por interiorizar su espíritu, sino la destitución ocurrida con la tradición propia. Sin embargo creo que aquí hemos empezado a conectar ambas esferas de una forma verdaderamente natural. Lo único que puedo decir es que me parece que este camino debería seguirse, y que vale tanto para el Este como para el Oeste.

En un artículo próximo expondremos la estrategia del dedo meñique, o cómo desviar el tsunami tecnológico con el mínimo esfuerzo.

Notas

[1] Los Estados Unidos de América también llegaron a tener el 50 por ciento de la riqueza mundial en 1945; pero, aunque entonces la mayor parte de esa riqueza era producción interna, ese país llevaba a sus espaldas medio siglo de aventura neocolonial en Latinoamérica, el Pacífico, Filipinas o la propia China. Además, en 1945 la mayor parte de la riqueza en todo el mundo había sido destruida en una guerra en la que Estados Unidos había intervenido a conciencia para consolidar su hegemonía antes que para “defender la libertad”.

[2] “El proyecto Synco o proyecto Cybersyn fue el intento chileno de planificación económica controlada en tiempo real, desarrollado en los años del gobierno de Salvador Allende, entre 1971 y 1973. En esencia, se trataba de una red de máquinas de teletipo que comunicaba a las fábricas con un único centro de cómputo en Santiago, donde se controlaba a las máquinas empleando los principios de la cibernética. El principal arquitecto del sistema fue el científico británico Stafford Beer”. https://es.wikipedia.org/wiki/Cybersyn

[3] Miguel Iradier, “Pole of inspiration —Math, Science and Tradition”, en hurqualya.net . Está disponible en español en entradas sucesivas del blog.

Publicado por nuestro socio estrategico Geopolitica de Rusia, y autorizado por el autor subido a hurqualya.net: https://www.geopolitica.ru/es/article/china-en-el-espacio-y-en-el-tiempo

Publicado en https://www.hurqualya.net/china-in-space-and-time/#more-1960

CHINA IN SPACE AND TIME

From the West, we tend to judge today’s China more by its economic presence and the impact of its material development on the rest of the world than by the internal needs in the development of its history; thus giving an overwhelming priority to the geopolitical perspective over the cultural one, which should have at least a comparable importance.

In fact, it is easy to see that China’s overall impact will depend to a large extent on how well it manages to fit this whole period and the foreseeable future into a historical framework for which it would like as little change as possible. A sense of continuity on a large scale is fundamental to Chinese culture, and in the long term it will always do its best to assimilate and make the origin of foreign influences undetectable. It has already achieved this to a large extent with Marxism and capitalism, which lose so much of their original meaning in translation that it is no longer known whether to call the Chinese system “market socialism” or “state capitalism”.

The momentum of modernity is still felt as anomalous for a large part of the world’s population, which only suffers the process of cultural colonization in exchange for the loss of its own forms. But if in most countries this acculturation is a passive and reactive process associated mainly with the consumer society, in China first took the form of an active destruction in the unprecedented phenomenon of the Cultural Revolution, and only later adopted the ubiquitous forms of consumerism. This deep self-inflicted wound will still demand some sort of reparation for a long time to come, and could even lead to some overcompensation.

Those who say that China wants to dominate the world are just retelling us the usual Fu Manchu novels, and they know it perfectly well. Were we to take Wallerstein distinction between world-economies and world-empires, it is clear that the global hegemony has been embodied in the liberal model with its center at London in the nineteenth century and in New York in the twentieth century. On the contrary, China has been for more than two thousand years a world-empire, that is to say, a world-system that, like the Ancient Roman Empire, only exists comfortably within certain natural limits. Globalization is the condition to which China has had to adapt.

The natural thing for China is to be the centre of gravity of the whole Southeast Asia with the mark of Confucian culture, as it has been for so many centuries; but this is almost inevitable since she has about 80 percent of its population in addition to be the origin and reference of this culture. Only the circumstantial American overprojection in the region and our modern habit of thinking in national terms prevents us from perceiving what historically has been the norm.

For China, as a world empire, the ideal condition has been and will always be self-sufficiency. It is quite another thing that in a tremendously impoverished situation it has had no other quick way to recover than through export and a mercantilist model. That model, still present, obliges it to secure suppliers of raw materials as well as markets for its recurrent problems of overproduction. The Belt and Route Initiative also responds to these needs, as well as to a progressive shift in trade partnerships.

In other words, it is not a question of expansionism but of ensuring the viability of the model in the future; these moves are not motivated by a spirit of conquest, but of conservation. Historically, even when China extended its dominions more deeply into Central Asia, as in the Tang dynasty, the consolidation of the defense was the main motivation. In any case, the Middle Kingdom has been more defined by its cultural continuity than by the oscillation of its borders.

In the current Chinese system the Communist Party allows the exploitation of the workers in the name of development while playing its role as the last resort capable of redressing or mitigating injustices. This is the “middle way” that has been chosen, which the radical criticism of the left cannot help but see as a hypocritical compromise. A compromise with a marked vertical logic and a strict separation between the governors and the governed.

Certainly, if anything is to be desired in today’s China, it is not greater openness to foreign capital flows, as the international plutocracy would like, but more socialism and more popular participation —if only to maintain the balance; but nevertheless, the Chinese mixed system, compared to the neoliberal privatizing fury that prevails in most of the world, looks like a model of sanity and good sense.

We know that capitalism without restraint and counterweights can only lead to catastrophe; since the Chinese government is an almost unique example of how to exercise these counterweights, its overall influence would have to be seen everywhere as basically beneficial —were it not for the venom of the propaganda of the one empire that wants it all and does not tolerate the loss of a single piece of pie.

Think that in the past the Chinese economy could account for 30, 40 or even more of the world’s wealth, and Europeans did not even know that such an empire existed. A 30, 40 or even 50 percent of the world’s wealth that was based on their own talent and work and not on the plundering of other countries. [1] Now it is about one-sixth or 16 percent of the global product, and we are told they want to devour the world. Why such hysteria? We all know the answer.

It is true that the Chinese model is neither exportable nor has it ever been intended to be exported. But in Europe we had prosperous mixed economies, in countries like France, until only a few decades ago; what is completely unreasonable is how far we have come. The problem is not that the Chinese model is not exportable, the problem is that now in most of the developed countries one cannot even consider that the state can put severe constraints on corporate interests.

China always tries to maintain balance and reciprocity, both in the foreign relations and the internal affairs; this is not difficult to understand, after all, even if in practice it becomes a difficult art of compromises. However, this is not just a matter of diplomacy, but involves also an ethical component that in this political tradition the ruling class tries to assume. The political image that the United States projects today, by contrast, is one of extreme imbalance, blackmail, abuse and disregard.

It would be truly incredible if China were ever to become the first power in a world that it does not even understand and in which it has had enough to adapt. It is even unthinkable, for anyone who has even the slightest idea of how the global financial system works, and all the other parallel systems of domination. China is not about to devour the world, on the contrary its main rival tries to encircle it persevering in all sorts of harassment. It would have the most decided sympathy of us all were it not for the nefarious and toxic influence of the neocolonial media of propaganda that sets the tone in almost the entire world.

To say that the Chinese, the other par excellence, are a threat to the welfare of Westerners, is the perfect way to divert attention from those who really subjugate and plunder us. These “others” are much more alien than anything, so much so that they do not have even faces, or at least one will never see them on the screen. It seems unbelievable that people can take this bait, but they do, because the important thing about propaganda is not the plausibility, but the insistence and pervasiveness. So we can be sure that not only this state of affairs will continue, but that they will turn up the noise of the megaphones.

The cybernetic temptation

In reality, China has to deal more with the time and rhythm imposed on it than with the delicate geopolitical lineaments. The time we are talking about is that of modernity itself, now coated with the attributes of the technological and digital tsunami; a time perpetually accelerated and increasingly alien to nature, a time governed by the neoliberal logic of dissolving absolutely everything except the concentration of power through capital.

And here, again, we are deluding ourselves about China. Since it already leads on strategic fronts such as 5G, this nation is seen as particularly well positioned to be at the forefront of technological development; but even if these kind of deployments really take the lead and are an exhibition of muscle, at heart they are a reaction, or if one prefers, an overreaction. China does not control the logic of this great process, but tries its best not to be a subject of it. It tries to master its forms, but does not control the dynamics, the momentum or the content. This is where the greatest dangers lie.

It is well known that the three main sources of inspiration for Chinese culture have been Confucianism, Taoism and Buddhism. To these three a fourth must be added, especially with regard to the forms of government and the shape of the state: the so-called “Legalist school” developed since Han Fei, or going back further, since Shen Buhai and Shang Yang or even since Guan Zhong. This “Legalism” or Fajia would be better called “technocratic realism”, or objectivism of government standards. Undoubtedly the technocratic trend is very strong in China today, and its tradition of objectivism in standards is seen as a way more akin to tackle with the challenge of technology.

For the Chinese ruling class the technocratic temptation of creating a closed cybernetic system with feedback in real time that seeks to control everything is really strong. If Chile was already on the verge of implementing its famous Cybersyn project in the 1970s when Allende was killed, imagine what the rulers of this great nation can achieve with today’s technology and the developments already in the making [2].

Such a system may seem ideal for maintaining hierarchies while controlling monetary flows or permanently negotiating decentralization and popular participation. The temptation is even greater when one considers that China is not alone in the world, but permanently harassed by a United States that tries to destabilize the country by every means at its disposal —and cybernetics is nothing but the theory of control and stability. Cybernetics and governance are the same word, the kybernetes being the helmsman.

China’s destiny is being defined as much or more by this type of temporal process than by the interplay of inclusions and exclusions of geopolitics. But not only China’s, because we must not forget that the same techniques are already being applied in the rest of the world by the great digital giants —giants that also “collaborate” closely with Western governments, although in a totally different balance of powers.

The symbol of cybernetics would be the snake that bites its own tail. The rulers of the great Asian dragon seem to be even more compelled to make their own these kind of feedback mechanisms because for them it would be tantamount to immunizing themselves against the destabilizing dangers of a technology already so difficult to control —just as the Western plutocracy seeks to use it to isolate itself from the masses and control them.

But dataism is only a substitute religion that cannot hide its abysmal shortcomings. In China, as elsewhere. Most extreme of all is that the Chinese mentality cannot even see Western science and technology as its own, but remains a foreign body, even with all these titanic developments. From this the worst and the best can arise; the worst is that they merely reproduce the forms, the best, that they get to the bottom of it.

The Chinese are fascinated by crabs, with which they share the same atavistic reflex for defending and grabbing. The other symbol that best defines them is the balance. The first is the symbol of the people, the second of the ruling class. They match with the zodiac houses of Cancer and Libra, the two cardinal signs that mark the beginning of summer and autumn, and, in the Chinese calendar, the centre of both seasons.

These would be the nodal points of the Chinese spirit within the wheel of the year, the first symbol of wholeness for us all. Interestingly, the homologous signs of the Chinese calendar are the sheep and the dog, which do not define so sharply this specific constellation. There is always something about yourself that only others can see well; I do not know if we ask ourselves what it is about us that the Chinese perceive best.

Capitalism and Marxism are the thesis and antithesis in the time bomb that is modernity. Each of them oscillates between the dissolution and concentration of capital, and a correlative impoverishment and agglutination of public opinion: they come to embody the “double contradiction” that Mao Zedong already spoke of, the cross of the helm in a dialectics that is not based on the Hegelian idealist sublation or on the idea of history as an irreversible progress.

Capitalism and Marxism each have their own cunning of reason, and the Chinese idea of equilibrium in government, its own too; but it goes without saying that the expectation of bringing together the majorities by Marxism failed miserably in the West, partly because capitalism has managed to create all sorts of wedges, and partly because Marxism itself has no divine right to claim exclusivity for either opposition or resistance to the abuses of capital.

The problem is that the operating system that runs it all is still the liberal one, and Marxist or any other criticism is external both to its design and operation as to its use. The operating system is modern technoscience as a whole. Without a change in the operating system, liberal capitalism set the rules and always has the time on its side.

Of course, it is totally false to say that the Chinese lack initiative —one just have to see that they cannot stand still. On the contrary, they have demonstrated an unshakable faith in continuous and persevering action. That they know the many advantages of not showing it is a different issue; or that their political system does not exactly encourage the expression of personal views. Or that they have on their shoulders a modernization that they cannot grip.

The Autonomous Cybernetic System, a self-referential monster so similar to the Great Animal that is society, is so much a temptation for the ruling class on account of that same unshakable faith in continuous improvement and rectification. But it would be a great mistake to be content with that —everything that tends to close in on itself is courting disaster, as it loses contact with the most basic reality.

This is what China needs most now in order to attempt to tackle the great problem of a new cultural synthesis up to the challenge of modernity: contact with this basic reality that is not mediated by political opportunism or socio-economic coordinates. More than fifteen centuries ago, something similar was triggered by the penetration of Buddhism, which has so far been almost the only “beneficial invasion” that China has suffered, without ignoring the multiple intrigues and adverse reactions that it provoked in the already established traditions.

A much more modest and recent, though not negligible, invasion was that of the European piano in the Far East sensibility, that it was like giving a pond to the moonlight. At least it shows that the West can also tune in to the deepest fibers of this culture, provided that there is a contact zone and the indispensable affinity.

If the first instinct of the Chinese is to grab like the crabs and hold on, they have also shown that they know how to give back what is given to them in good faith and without ulterior motives. It is said that the Chinese are the least idealistic of people, and in an important sense this might be true, but the stories of heroic commitment and sacrifice of countless monks, peasants, and rebels of all kinds along the centuries say otherwise, and their moving example has not yet been erased. And the Chinese, unlike the Japanese, appreciate the mixture of the comic, the tragic and the sublime of a character like Don Quixote.

Only when we give do we bring out the deepest of ourselves. It is sad that relations between China and the West are dominated by the most immediate and petty interests, and that there is no willingness to reach deeper areas of our common ground. Even most of cultural relations and exchanges are hardly more than diplomacy and business. It is one of the many things we should rebel against.

The great problem for Chinese culture today is not the assimilation of technology, but of the historical hard core of modern science and how this spreads to the softer adaptable parts, which are precisely those relating to the category of information. And its insertion, precisely, within parameters akin to those of its objectivist spirit, the most basic ideas of Taoism, the internal axis of Confucianism and the identity in Chan Buddhism of the immanent and the transcendental.

The technocratic-cybernetic dream is equivalent to having the genie of the lamp circulating in a glass carefully designed to both work for you and not escape. Of course, if you torment the genie so much, chances are that he will eventually break free. The moral is that in the end one can only count on one’s own spirit and not on bound spirits, and this applies equally to the West —but maybe the West does not even suspect where their chains are.

The internal axis and culmination of Confucianism is the Doctrine of the Mean or Zhongyong, which is also the natural point of connection with Taoism and the transcendental Buddhist doctrine. The meaning of this doctrine has been almost completely lost, and political leaders such as Mao Zedong reveal by their commentaries that they were totally clueless about its intention, since it has nothing to do with “eclecticism”. This should not surprise us, if Confucius himself had already said that it had long been rare among people. It should be evident that the Invariable Mean is not the ultimate degradation of Confucianism, but its highest aspect.

In a recent book I have tried to trace some basic connections of this hard core of European science, calculus and classical mechanics, with the doctrine of the Invariable Mean, the reversible and irreversible in Taoism, the transcendental plane of knowledge or the problem of standards and measurement theory. Of course, sometimes the relations are so obvious that it seemed to me unnecessary to make it more explicit. Certainly I have not write it only with the Chinese culture in mind, but thinking of a common problem still to be solved and on which modern science has preferred to turn the page [3].

I believe that these fundamental issues, so hidden, are much more interesting than the hocus-pocus of contemporary science and also have much more potential —for anyone who knows how to take advantage of it.

The contact of the Chinese tradition with modern science seemed an impossible task, if we take into account not only the difficulty of the Chinese scientist to interiorize its spirit, but also the destitution occurred with their own tradition. However, I believe that here we have begun to connect both spheres in a truly natural way. The only thing I can say is that I think this path should be followed, and that it applies to both the East and the West.

In a forthcoming article we will discuss the little finger strategy, or how to deflect the technological tsunami with minimal effort.

Notes

[1] The United States of America also had about 50 percent of the world’s wealth in 1945; but, although at that time most of that wealth resulted from domestic production, that country was carrying on half a century of neocolonial adventure in Latin America, the Pacific, the Philippines or China. Moreover, by 1945 most of the world’s wealth had been destroyed in a war in which the United States had intervened in earnest to consolidate its hegemony rather than to “defend freedom”.

[2] “Project Cybersyn was the Chilean attempt at controlled economic planning in real time, developed in the years of the government of Salvador Allende, between 1971 and 1973. In essence, it was a network of teletype machines that connected factories to a single computer center in Santiago, where the machines were controlled using the principles of cybernetics. The main architect of the system was the British scientist Stafford Beer”. https://es.wikipedia.org/wiki/Cybersyn

[3] Miguel Iradier, “Pole of inspiration —Math, Science and Tradition”.

Por Vijay Prashad (*)

El 23 de marzo, el secretario general de la ONU, António Guterres, pidió un al alto al fuego. “La furia del virus ilustra la locura de la guerra”, dijo. En un informe reciente, el Armed Conflict Location & Event Data Project (Proyecto de datos sobre localización y acontecimientos de conflictos armados) escribió que “el llamado a un alto al fuego mundial no ha tenido el resultado deseado”. Desde Afganistán hasta Yemen, los tambores de la guerra siguen sonando, y el horror continúa definiendo la vida social.

Una pandemia mundial no es solo un momento para acciones urgentes, también es un momento para reflexionar, un tiempo para reconsiderar las prioridades. Pero no ha sido el caso para quienes tienes el hábito de la guerra y la paciencia de un jabalí. A pesar de la gravedad del COVID-19, el gobierno de Estados Unidos está precipitándose a una guerra alucinatoria con China, culpándola por el virus, amenazando con perjudicarla a cada paso. El Comando Indo-Pacífico de EE. UU. solicitó 20.000 millones de dólares adicionales para financiar la creación de un muro de misiles para amenazar a China (en un documento llamado Decreto de Autorización de Defensa Nacional: Recuperar la ventaja, traducción libre). Junto con el Gran Confinamiento, llega una atmósfera de guerra. Es una locura vernos caer en el conflicto cuando las personas debiéramos estar encontrando formas de cooperar.

En el Boletín 18 (2020), entrevisté a Abdallah El Harif sobre el belicismo contra China. El Harif es un fundador de Democratic Way (Camino Democrático, un partido de izquierda radical de Marruecos), fue su primer secretario nacional y ahora es el secretario nacional adjunto a cargo de las relaciones internacionales. El Harif es ingeniero y estudió en Mines ParisTech. Fue miembro de a organización marroquí clandestina que luchó contra la dictadura del rey Hassan II y estuvo encarcelado por diecisiete años por su rol en la lucha por la democracia y el socialismo. El Harif y yo hemos escrito un llamado a la paz, que espero que puedan leer y difundir.

El 15 de marzo de 1950, el Consejo Mundial de la Paz envió el “Llamado de Estocolmo” un texto breve que llamaba a prohibir las armas nucleares y que llegaría a ser firmado por casi 2 millones de personas. El llamado estaba conformado por tres puntos elegantes:

*Exigimos la proscripción de las armas atómicas como instrumentos de intimidación y asesinato en masa de los pueblos. Exigimos un control internacional estricto para hacer cumplir esta medida.

*Consideramos que cualquier gobierno que utilice primero armas nucleares contra cualquier otro país estará cometiendo un crimen contra la humanidad y debe ser tratado como un criminal de guerra.

*Convocamos a hombres y mujeres de buena voluntad en todo el mundo a firmar este llamado.

Hoy, 70 años después, el arsenal nuclear es mucho más letal, e incluso las armas convencionales disponibles eclipsan a las bombas atómicas que Estados Unidos lanzó sobre Hiroshima y Nagasaki en 1945. En 1950, habían 304 ojivas nucleares en el mundo (299 en EE. UU.), mientras ahora hay 13.355 a nivel mundial (5.800 en EE.UU.) y cada una de ellas es mucho más destructiva que las los primeros años de esta terrible tecnología. Algo como el Llamado de Estocolmo es imperativo actualmente.

El llamado a prohibir las armas de destrucción masiva no es un asunto abstracto, sino que apunta directamente a un bloque de países, liderado por Estados Unidos, que persisten obstinadamente en usar la fuerza para mantener y extender su dominio global. En medio de esta pandemia mundial, Estados Unidos amenaza con profundizar los conflictos con China, Irán y Venezuela, incluyendo la movilización de un grupo de portaaviones navales para embargar efectivamente los puertos venezolanos, y la movilización de buques al golfo Pérsico para desafiar el derecho de los barcos iraníes a las aguas internacionales. Mientras tanto, Estados Unidos dijo que posicionará una agresiva batería de misiles y de radares antimisiles en un anillo alrededor de China. Ninguno de estos países —China, Irán o Venezuela— ha hecho ningún movimiento agresivo contra Estados Unidos, es EE. UU. quien ha impuesto el conflicto. Si se redacta un llamado ahora, no puede hacerse de un modo anémico y universal. Cualquier llamado a la paz en nuestro tiempo debe ser un llamado específico contra el belicismo imperialista que emana de —aunque no es solo realizado por— Washington, DC.

Nuestra evaluación de la imposición de un estado de guerra por parte de Estados Unidos se basa en cuatro puntos:

*Estados Unidos ya tiene el arsenal militar más grande y la mayor presencia militar del mundo. De acuerdo a los datos más recientes, el gobierno de estadounidense gastó al menos 732.000 millones de dólares en su ejército en 2019; decimos “al menos” porque hay desembolsos secretos de fondos para las enormes alas de inteligencia que no son de conocimiento público. De 2018 a 2019, EE. UU. aumentó su presupuesto militar en un 5,3%, una cantidad similar al total del presupuesto militar de Alemania. Casi el 40% del gasto militar mundial es estadounidense. Tienen un total de más de 500 bases militares en prácticamente todos los países del mundo. La Armada de Estados Unidos tiene 20 de los 44 portaaviones activos en el mundo, mientras sus aliados tienen otros 21; esto significa que controlan 41 de los 44 portaaviones (China tiene dos y Rusia uno). No hay ninguna duda sobre la superioridad abrumadora de la fuerza militar estadounidense.

*Actualmente Estados Unidos está usando toda su capacidad para expandir su dominación nuclear y convencional al espacio y a la guerra cibernética con el Comando Espacial (restablecido en 2019) y el Cibercomando (creado en 2009). EE. UU. desarrolló un interceptor de misiles balísticos (SM-3) que ya probaron en el espacio, y está testeando armamento muy sofisticado como armas de haces de partículas, armas de plasma y bombardeo cinético. En 2017, Trump anunció el compromiso de su gobierno con este nuevo tipo de armamento. El gobierno estadounidense gastará al menos 481.000 millones de dólares entre 2018 y 2024 para desarrollar nuevos sistemas de armas avanzadas, incluyendo vehículos autónomos, sistemas contra drones, armas cibernéticas y robótica. La armada del país ya probó su Arma Hipersónica Avanzada, que puede viajar a 5 mach (alrededor de 3.800 millas por hora, cinco veces la velocidad del sonido), por lo que puede alcanzar cualquier lugar del planeta dentro de una hora. Esta arma es parte del programa Conventional Prompt Global Strike (Programa de ataque mundial rápido) del ejército de Estados Unidos.

*El complejo militar estadounidense ha desarrollado su programa de guerra híbrida. Este programa incluye una serie de técnicas para debilitar gobiernos y proyectos políticos, incluyendo la movilización del poder estadounidense sobre las instituciones internacionales (como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el servicio de transferencias SWIFT) para evitar que los gobiernos gestionen la actividad económica básica, el uso del poder diplomático estadounidense para aislar gobiernos, el uso de métodos sanciones para evitar que empresas privadas hagan negocios con ciertos gobiernos, el uso de la guerra de información para convertir a gobiernos o fuerzas políticas en criminales o terroristas, etc. Este poderoso conjunto de instrumentos es capaz —a plena luz del día— de desestabilizar gobiernos y justificar cambios de régimen.

*El gobierno de EE. UU, junto con sus socios de la OTAN y los fabricantes de armas estadounidenses y europeos, continúan inundando el mundo con las armas más mortíferas. Los cinco exportadores de armas más grandes (Lockheed Martin, Boeing, Northrop Grumman, Raytheon, y General Dynamics) están en Estados Unidos. Solo estas cinco empresas representan el 35% de las ventas de las 100 empresas de armas más grandes del mundo en 2018 (las cifras más actuales); mientras el total de la venta de armas de EE. UU. representa el 59% de todas las ventas de armas ese año. Esto es un aumento de 7,2% sobre las ventas del país en 2017. Estas armas son vendidas a países que debieran estar gastando sus preciados excedentes en educación, salud y programas de alimentos. Por ejemplo, en África occidental y África del norte, la mayor amenaza a los pueblos no son solo los terroristas en sus Toyota Hilux, sino también los comerciantes de armas en las habitaciones de hoteles con aire acondicionado.

El mundo en el que fue escrito el Llamado de Estocolmo es muy diferente del mundo en que vivimos hoy. Es necesario un nuevo llamado. Lo desarrollamos mientras discutíamos en Bouficha, Túnez, así que llamémoslo el Llamado de Bouficha.

Nosotros, los pueblos del mundo:

**Nos oponemos al belicismo del imperialismo estadounidense, que busca imponer guerras peligrosas en un planeta que ya está frágil.

**Nos oponemos a la saturación del mundo con armas de todo tipo, que enardecen conflictos y a menudo conducen procesos políticos hacia guerras interminables.

**Nos oponemos al uso del poder militar para evitar el desarrollo social de los pueblos del mundo. Defendemos el derecho de los países a construir su soberanía y su dignidad.

(*) Historiador y periodista indio, autor de numerosas obras, entre ellas ‘The Darker Nations: A People’s History of the Third World and The Poorer Nations: A Possible History of the Global South’, ha sido profesor del Trinity College y actualmente es director del Instituto Tricontinental en Delhi.

Fuente: https://www.sinpermiso.info/textos/el-llamado-de-bouficha-contra-los-preparativos-de-guerra