Entradas

Serguei Lavrov suele comparar a Occidente con una fiera herida. Y estima que es mejor ‎no provocarlo para evitar que destroce todo en un ataque de locura. Es mejor ‎guiarlo en paz hacia el cementerio. Pero Occidente no lo ve de la misma manera. ‎Washington y Londres están embarcados en una cruzada contra Moscú y Pekín. ‎Rugen constantemente y parecen dispuestos a todo. Pero, ¿qué pueden hacer ‎en realidad?‎

Biden-Johnson G7

La cumbre del G7 en Baviera y la de la OTAN en Madrid iban a anunciar el castigo de Occidente ‎contra el Kremlin por su «operación militar especial en Ucrania». Pero, aunque la imagen que ‎se ha resaltado ha sido la de una unidad entre las potencias occidentales, la realidad muestra ‎que esas potencias están desconectadas… de las realidades, que han perdido audiencia en el mundo entero y que, ‎en definitiva, están ante el fin de su hegemonía. ‎

Mientras los occidentales se convencen a sí mismos de que lo que está en juego es Ucrania, ‎el mundo los ve atrapados en la «trampa de Tucídides» 1. ‎‎¿Seguirán las relaciones internacionales organizándose alrededor de ellos o acabarán siendo ‎finalmente multipolares? ¿Se liberarán los pueblos hasta ahora sometidos y alcanzarán la ‎soberanía? ¿Será posible pensar de una manera que no sea en términos de dominación global y ‎dedicarnos todos al desarrollo de todos?‎

Los occidentales han imaginado, alrededor de la «operación militar especial» rusa en Ucrania, ‎una narrativa que no menciona lo que ellos mismos han hecho desde la disolución de la Unión ‎Soviética. Prefieren olvidar que sus países firmaron la Carta de Seguridad Europea –también ‎conocida como la Declaración de Estambul de la OSCE. Prefieren olvidar también que ‎ellos mismos violaron lo estipulado en ese documento metiendo uno a uno en la OTAN a todos ‎los ex miembros del Pacto de Varsovia y a varios de los nuevos Estados postsoviéticos. Tampoco quieren recordar que ellos mismos derrocaron el gobierno ucraniano en 2004, ni el golpe ‎de Estado mediante el cual instauraron en Kiev un régimen de nacionalistas banderistas, ‎en 2014. Sin hablar de todo ese pasado, atribuyen todos los males a Rusia y se niegan a ‎cuestionar lo que ellos mismos hicieron anteriormente, consideran que sólo “aprovecharon” ‎ciertas coyunturas y estiman que sus victorias pasadas les confieren derechos. ‎

Para sostener esa narrativa imaginaria, los occidentales recurren a la censura de los ‎medios rusos en sus propios países. En otras palabras, los occidentales se venden como «demócratas»… pero ‎más vale censurar las voces discordantes que tener que mentir. ‎

Todas las potencias occidentales abordan, unánimemente, el conflicto ucraniano convenciéndose ‎a sí mismas de que tienen el deber de juzgar, condenar y sancionar a Rusia. Han chantajeado a los ‎países más pequeños para imponer en la Asamblea General de la ONU un texto que parece darles ‎la razón. Y ahora planean desmantelar Rusia, como antes lo hicieron con Yugoslavia y como ya ‎han tratado de hacerlo con Irak, Libia, Siria y Yemen, mediante la estrategia Rumsfeld-Cebrowski ‎‎ [2].‎

Para lograr ese objetivo han comenzado a aislar a Rusia de la finanza internacional y del comercio ‎mundial, le han cortado el acceso al sistema SWIFT y a Lloyds, impidiéndole no sólo comprar y ‎vender sino también garantizar el transporte de sus mercancías. Están tratando de provocar el ‎derrumbe económico de la Federación Rusa. De hecho, el 27 de junio pasado, la agencia Moody’s ‎declaró a Rusia en default (impago) [3]. ‎

Pero nada de eso ha tenido el efecto esperado… porque todo el mundo sabe que las arcas del Banco ‎Central ruso están llenas de divisas y de oro. En realidad, Rusia pagó los 100 millones que tenía ‎que pagar pero no pudo transferirlos a Occidente… por causa de las sanciones occidentales. ‎Así que Moscú puso ese dinero en una cuenta en espera de que los acreedores busquen ‎la manera de tener acceso a esos fondos. ‎

Mientras tanto, la Federación Rusa, que ya no recibe pagos de los occidentales, ha comenzado a ‎vender sus productos, específicamente sus hidrocarburos, a otros compradores, principalmente ‎a China. Como los pagos ya no pueden efectuarse en dólares, Moscú está cobrando en otras ‎monedas. Por consiguiente, los dólares que los clientes de Rusia utilizaban antes para pagar los ‎productos rusos están regresando a Estados Unidos.

Ese proceso ya estaba en marcha desde ‎hace años pero las sanciones unilaterales occidentales lo han acelerado bruscamente. La enorme ‎cantidad de dólares que están regresando a Estados Unidos –y acumulándose allí– está desatando ‎una imponente alza de precios en suelo estadounidense. La Reserva Federal trata de hacer todo ‎lo posible por desviar una parte del alza de precios hacia los países de la eurozona. Resultado: el ‎alza de precios se propaga a toda velocidad por todo el oeste de Europa. ‎

A todas estas, el Banco Central Europeo (BCE) no es una entidad concebida para favorecer el ‎desarrollo económico. Su misión primordial consiste en manejar la inflación dentro de la Unión ‎Europea. Al comprobar que no tiene como frenar el brusco aumento de los precios en Europa, el ‎BCE trata de utilizar esa tendencia para reducir su propia deuda. Así que el Banco Central ‎Europeo está invitando los Estados miembros de la Unión Europea a compensar, mediante ‎reducciones de impuestos y subvenciones, el repentino derrumbe del poder adquisitivo de sus ‎‎“ciudadanos europeos”. Pero eso es caer en un círculo vicioso: al ayudar a sus ciudadanos, ‎los países miembros de la Unión Europea se entregan –atados de pies y manos– al Banco ‎Central Europeo, se encadenan todavía más a las deudas de Estados Unidos y se empobrecen ‎aún más. ‎

Esta espiral inflacionista no tiene puerta de salida. Es la primera vez que Occidente se ve ‎obligado a “tragarse” los dólares que Washington ha venido imprimiendo alegremente durante ‎décadas. El alza de precios en Occidente corresponde al costo de los gastos del imperio yanqui ‎durante al menos los últimos 30 años. Es ahora cuando Occidente se ve obligado a pagar ‎lo que costaron sus guerras contra Yugoslavia, Afganistán, Irak, Libia, Siria y Yemen. ‎

Hasta ahora, Estados Unidos mataba a todo aquel que amenazaba la supremacía del dólar. ‎Colgaron a Saddam Hussein y saquearon el Banco Central iraquí. Torturaron y lincharon a ‎Muammar el-Kadhafi –quien estaba preparando el lanzamiento de una moneda única panafricana– ‎y saquearon el Banco Central libio. Las enormes reservas que esos Estados petroleros habían ‎acumulado durante años “desaparecieron” sin dejar rastro. Sólo se vio algunos militares ‎estadounidenses partir con decenas de miles de dólares, a menudo envueltos en sacos plásticos ‎usualmente destinados a envolver la basura. Al excluir a Rusia de los intercambios en dólares, ‎Washington no ha hecho otra cosa que provocar lo que tanto temía: el dólar estadounidense ‎ha dejado de ser la divisa de referencia internacional. ‎

La mayoría del resto del mundo no es ciega. Viendo lo que sucede muchos corrieron a participar ‎en el Foro Económico de San Petersburgo y después trataron de inscribirse en la cumbre virtual ‎de los países del BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica). Esa mayoría se da cuenta ahora –‎un poco tarde– de que Rusia inició la «Asociación de Eurasia Ampliada» en 2016 y de que ‎el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, hizo el anuncio en ese sentido, ante la Asamblea ‎General de la ONU, en septiembre de 2018 [4]. ‎

Durante 4 años, se han construido muchos kilómetros de carreteras y de vías férreas para ‎integrar a Rusia en las nuevas «rutas de la seda» concebidas por China. Eso ha permitido ‎redireccionar –en sólo meses– los flujos de mercancías. ‎

El reflujo de los dólares estadounidenses y el redireccionamiento de los flujos de mercancías están ‎acentuando además el alza de los precios de la energía. Rusia, uno de los primeros exportadores ‎de hidrocarburos de todo el mundo, está viendo sus ingresos aumentar considerablemente en ‎ese sector. La moneda rusa –el rublo– goza de mejor salud que nunca. En un esfuerzo por ‎revertir esa tendencia, el G7 acaba de fijar un precio tope para el gas ruso y para el petróleo ‎ruso. En otras palabras, el G7 acaba de ordenar a la «comunidad internacional» que no acepte ‎pagar más caro por los hidrocarburos que necesita desesperadamente. ‎

Pero es evidente que Rusia no piensa permitir que Occidente fije los precios de los productos ‎rusos. Quien no quiera pagarlos al precio del mercado… sencillamente no podrá obtenerlos y ‎parece muy poco probable los clientes potenciales se priven de lo que necesitan ‎sólo para complacer a Occidente. ‎

El G7 trata de organizar su supremacía, al menos en el plano intelectual [5]. Pero eso ya no funciona. El viento sopla ahora en otra dirección. Se han ‎acabado los cuatro siglos de hegemonía occidental. ‎

Desesperado, el G7 se ha comprometido a resolver la crisis mundial de los alimentos… que es ‎resultado de su propia política. Los países afectados saben perfectamente lo que valen los ‎‎“compromisos” del G7. Todavía están esperando por el famoso gran plan de desarrollo para ‎África, entre otras muchas promesas occidentales. Esos países saben que Occidente simplemente ‎no puede garantizarles fertilizantes nitrogenados o potásicos, pero se empeña en impedir Rusia los venda. Las famosas ayudas del G7 –tan útiles como una venda en una pierna plástica– no tienen otro ‎objetivo que hacerlos esperar y tratar de evitar que se cuestionen los sagrados principios del ‎libre comercio. ‎

La cumbre de la OTAN en Madrid quiso ser una demostración de unidad y poderío. Pero ‎los países miembros de esa alianza bélica sólo fueron convocados para firmar lo que ‎Washington y Londres ya habían decidido… sin consultarlos. La unidad mostrada en Madrid ‎fue en realidad otra demostración de ese vasallaje que muchos quisieran dejar atrás.‎

La única opción posible para mantener la dominación occidental es la guerra. La OTAN tendría ‎que lograr destruir Rusia, como Roma cuando arrasó Cartago. Pero, ya es tarde para eso. ‎Las fuerzas armadas de la Federación Rusa disponen de sistemas de armas mucho más ‎sofisticados que Occidente. Y ya los pusieron a prueba en Siria, desde 2014. Rusia tiene ‎lo necesario para aplastar a sus enemigos en cualquier momento. En 2018, el presidente ‎Vladimir Putin mostró a los parlamentarios rusos los sorprendentes progresos de su industria ‎bélica [6].‎

La cumbre de la OTAN en Madrid fue una linda operación de comunicación [7]. Pero probablemente fue también el canto del cisne. Los 32 miembros de la OTAN ‎proclamaron su unidad con la desesperación de quienes temen a la muerte. Como si nada, ‎adoptaron primero una estrategia para dominar el mundo durante los 10 próximos años, ‎señalando el «crecimiento» de China como una fuente de preocupación [8], lo cual equivale a ‎confesar que el objetivo de la OTAN no es garantizar la seguridad de sus miembros sino ‎más bien dominar el mundo. Seguidamente, abrieron el proceso de adhesión de Suecia y ‎Finlandia y se plantearon además la posibilidad de acercarse a las fronteras de China, con una ‎eventual adhesión de Japón. ‎

El único incidente, rápidamente puesto bajo relativo control, fue la presión turca que obligó a ‎Finlandia y Suecia a condenar el PKK [9]. Incapaz de enfrentar la presión ‎de Turquía, Estados Unidos abandonó a sus aliados –los mercenarios kurdos en Siria y sus líderes ‎en el extranjero. ‎

También se decidió multiplicar por 7,5 la Fuerza de Acción Rápida de la OTAN, haciéndola pasar ‎de 40 000 a 300 000 efectivos, y estacionarla en la frontera con Rusia. Con esa decisión, los ‎miembros de la OTAN vuelven a violar los compromisos ya contraídos y estipulados en la Carta de ‎Seguridad Europea ya que amenazan directamente a Rusia. ‎

Mientras tanto, el Pentágono ya está haciendo mapas sobre el desmantelamiento de Rusia que ‎espera concretar. ‎

El ex embajador de Rusia ante la OTAN y actual director de Roscosmos, Dimitri Rogozin, ‎respondió a esas elucubraciones publicando en su cuenta de Telegram, las coordenadas de tiro ‎de los centros de decisión de la OTAN –incluyendo las del centro de convenciones de Madrid ‎donde estaban reunidos los jefes de Estado y/o de gobierno de esa alianza militar [10]. ‎

No hay que olvidar que Rusia ya dispone de vectores hipersónicos, actualmente imposibles de ‎interceptar, capaces de poner en sólo minutos una o más cargas nucleares encima de la sede de ‎la OTAN, en Bruselas, e incluso en el Pentágono, en Washington. Y, para que nadie se ‎equivoque, Serguei Lavrov, precisó –refiriéndose a los discípulos de Leo Strauss, sólidamente ‎posicionados en la cúpula de Washington– que las decisiones militares de Occidente ni siquiera ‎son cosa de los militares sino que se toman en el Departamento de Estado estadounidense, ‎lo cual implica que ese pudiera ser el primer blanco. ‎

Se imponen entonces varias interrogantes. ¿Están dispuestos los dirigentes occidentales a jugarse ‎el todo por el todo? ¿Asumirán el riesgo de desatar una Tercera Guerra Mundial –sabiéndola ‎perdida de antemano– únicamente para no hundirse solos?‎

Thierry Meyssan Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump. Ante nuestros ojos la gran farsa de las «primaveras árabes» (2017).

[1Destined For War: Can America ‎and China escape Thucydides’s Trap?, Graham T. Allison y Houghton Mifflin Harcourt, 2017.

[2] ‎«El proyecto militar de Estados Unidos para el ‎mundo» y «La doctrina Rumsfeld-Cebrowski», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 22 ‎de ‎agosto ‎de 2017 y 25 de mayo de 2021.‎

[3] “Government of Russia: Missed coupon payment ‎constitutes a default”, Moody’s, 27 de junio de 2022.

[4] “Remarks by Sergey Lavrov to the 73rd Session of ‎the United Nations General Assembly”, por Serguei Lavrov, Voltaire ‎Network, 28 de septiembre de 2018; «ONU, nacimiento del mundo postoccidental», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 2 de octubre de 2018.

[5] «Communiqué des ‎chefs d’Etat et de gouvernement du G7 d’Elmau», Réseau Voltaire, 28 de ‎junio de 2022.

[6] “Vladimir Putin Address to the Russian Federal Assembly” por ‎Vladimir Putin, Voltaire Network, 1º de marzo de 2018; «El nuevo arsenal nuclear ruso restaura la bipolaridad del mundo», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 6 de ‎marzo de 2018.

[7] «Los elementos claves de la Cumbre de la OTAN de 2022 en Madrid», Red Voltaire, 29 de junio ‎de 2022.

[8] «OTAN 2022 Concept ‎Stratégique», Réseau Voltaire, 29 de junio de 2022.

[9] “Turkiye, Sweden, Finland Memorandum”, Voltaire Network, 28 de junio de 2022.

[10] «Rusia amenaza los centros de decisión ‎de Occidente», Red Voltaire, 28 de junio ‎de 2022.

FUENTE VOLTAIRE NET https://www.voltairenet.org/article217562.html

¡EL SUR GLOBAL RENACE!

Es el titular del análisis del director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, en su columna del Club de La Pluma, donde resalta el enfrentamiento entre los BRICS vs. la OTAN-G7 que marca una extraordinaria situación global, muy por encima del conflicto de Ucrania y con cambios sistémicos nunca antes vistos. Algo que quedó demostrado en las últimas cumbres del BRICS, del G7 y de la OTAN, el brazo armado del atlantismo norteamericano.

También puntualiza cómo los BRICS están reformulando el mundo con normas y reglas claras y respetuosas del derecho interno de cada nación. Y destaca el nuevo sistema de pago ruso MIR y la canasta de monedas de reserva internacional propia. Junto a proyectos regionales de nuevos sistemas logísticos, económicos, tecnológicos e industriales. Y lo refrenda con una larga lista de acuerdos internacionales en marcha, entre una multitud de organismos de todo rango, y con corredores internacionales de transporte y comunicación, que unen a Eurasia con Europa, con África y, por vía marítima, con Suramérica.

Y señala que el SUR GLOBAL está saliendo del estado de sumisión y dominio al que fue expuesto y humillado durante siglos por el colonialismo anglosajón. Y que enfrente está el jaqueado G7 o el “7 contra el mundo” y su “comunidad internacional”, con apenas 30 países que ignoran a Asia, a África y a Latinoamérica. Mientras que la Unión Europea está fuera de control, gobernada de forma opaca por un puñado de burócratas del poder económico, que avasalla las legislaciones internas y las soberanías de los estados.

Nos dice además, que se han ido por la borda los privilegios europeos de la energía abundante y barata que fueron la clave de su desarrollo. Que a pesar de la pobreza en aumento, no tendrá ningún plan Marshall. También de la trampa que sufre con el gas neón y de que no tiene suficiente infraestructura para recibir el gas norteamericano licuado. Mientras que la llamada “Guerra Fría 2” impuesta por Occidente, utiliza y sacrifica a sus aliados solo para mantener las potestades de Estados Unidos. Tal cual ocurre con Ucrania. Un horizonte más desolador aún, por la certeza de que en 2030, Rusia será el principal proveedor de petróleo de China e India.

Y que frente a semejante pérdida de poder y por el temor a que se consolide, el Atlantismo quiere frenar los cambios con el recurso último de la guerra. Y que en esa desesperación, existe la tentación de provocar el uso de armas nucleares y el exterminio masivo de la población.

Así, Pereyra Mele concluye su columna afirmando que con el resurgir del Sur Global y el avance imparable de los Brics, se evidencia el derrumbe del imperio anglosajón, mientras que EL OCCIDENTE HA PERDIDO EL CARRO DE LA HISTORIA.

Eduardo Bonugli (Madrid, 03/07/22)

Es importante destacar y observando el Mapa que el 90% de los Paises del mundo NO han sancionado a Rusia

El 1 de Julio del 2022 fui convocado por el Periodista Alfredo Guruceta para hacer un análisis de la situación Internacional para su programa “Con Sentido Común”; para el Canal “C” de Córdoba, que se transmite por la señal de Cablevisión.

También estuvieron enfocando otros temas los panelistas Agustin Pizzichini, Prof Cristian Garcia del Alamo.

Mi opinión, se encuentra a partir del minuto 41 y 33 segundos, en la cual expusimos que la situación actual no debe confundirse con una Crisis Grave Internacional, sino que estamos ante la presencia de algo mucho mayor: “un cambio sistémico” que no es lo mismo, y que el mismo se ve reflejado en los cambios de poder hegemónicos mundiales y la transferencia de ese Poder al llamado “Sur Global” en detrimento del dominio que ejercía hasta ahora unilateralmente occidente  con distintos hegemones durante mas de 2 siglos pero siempre occidentales. Vivimos tiempos de cambios profundos y se avizora un nuevo tiempo -si lo sabemos administrar y conducir correctamente- para América del Sur

Lic, Carlos Pereyra Mele

Director de Dossier Geopolitico

El 29 de junio la OTAN invitó formalmente a Finlandia y Suecia a formar parte de la Alianza, después de que Helsinki y Estocolmo consiguieran negociar un acuerdo con Turquía, que había bloqueado anteriormente sus candidaturas. ¿Qué les depara el futuro a los dos países nórdicos tras perder su neutralidad?

«La adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN constituye una prueba de lealtad al bloque occidental, en particular a EEUU y el Reino Unido, que son los verdaderos beneficiarios geopolíticos y geoestratégicos del conflicto en curso», declaró el Dr. Tiberio Graziani, presidente del Instituto Internacional de Análisis Global Vision & Global Trends.

La neutralidad de los dos países nórdicos difiere. Suecia no se ha unido a una alianza militar ni ha participado en ninguna guerra desde 1814, siendo su neutralidad flexible, autodeclarada y no consagrada por ley, señaló el Centro Internacional Woodrow Wilson para Académicos en su estudio del 2 de febrero de 2022.

Por el contrario, la neutralidad de Finlandia fue estipulada por el Tratado de Paz de París de 1947, que se firmó tras el final de la Segunda Guerra Mundial entre las potencias aliadas — incluyendo la URSS, el Reino Unido, Estados Unidos y Francia — y los antiguos aliados de la Alemania nazi, como Italia, Rumanía, Hungría, Bulgaria y Finlandia.

«Esto parece definitivamente una violación de los acuerdos internacionales de Finlandia firmados después de la Segunda Guerra Mundial con la Unión Soviética y luego con Rusia», dijo Earl Rasmussen, vicepresidente ejecutivo de Eurasia Group, citando el tratado de 1947 así como el tratado ruso-finlandés de 1992.

La cuestión es si los beneficios de la neutralidad abandonada compensarán los posibles riesgos para la seguridad de los dos Estados nórdicos.

«Me desconcierta cómo esta inclusión proporcionará una mayor seguridad, parece que probablemente deteriorará aún más las relaciones entre Rusia y la UE y, más concretamente, con Finlandia y Suecia«, dijo Rasmussen.

«Estratégicamente, no estoy seguro de cuál será el impacto real. Esencialmente, tanto Finlandia como Suecia son miembros de facto de la OTAN para incluir la coordinación y los ejercicios conjuntos. Sin embargo, es probable que aumenten las tensiones y que se incrementen las medidas defensivas en las regiones del norte de Rusia, así como en Kaliningrado». enfatizó.

¿Qué piensan los finlandeses y los suecos sobre el ingreso en la OTAN?

Mientras tanto, el apoyo popular a la pertenencia a la OTAN en ambos estados nórdicos nunca ha sido alto.

Según una encuesta de 2021 encargada por el Foro Empresarial y Político Finlandés EVA, alrededor del 26% de los finlandeses estaba a favor de la adhesión a la OTAN, el 40% en contra y el 33% permanecía indeciso. Una encuesta de Demoskop de enero de 2022 mostraba que el 42% de los suecos apoyaba la adhesión a la OTAN y el 37% de los encuestados se oponía.

Sin embargo, según Rasmussen, las recientes encuestas en Finlandia han mostrado un repunte del apoyo hasta el 76%. En Suecia, el apoyo a la adhesión a la OTAN se ha mantenido relativamente bajo, subiendo a solo el 47%, según él.

Mientras tanto, a diferencia de Suecia, Finlandia comparte una frontera de 1.340 km con Rusia y mantiene desde hace décadas relaciones económicas con Moscú. A partir de 2019, Finlandia importó alrededor del 60% de su energía de Rusia, siendo esta última el cuarto mayor importador de productos finlandeses en 2017, según el Wilson Center. Además, los rusoparlantes constituyen el tercer grupo étnico más grande del país nórdico.

«Incluso durante la Guerra Fría, ambos estados eran neutrales y no eran miembros de la OTAN, y Finlandia desarrolló fuertes relaciones económicas y comerciales con Rusia«, explicó el vicepresidente del Eurasia Group. «A medida que el comercio se degrada y el intercambio de energía disminuye, es probable que se produzca una tensión en las economías, sobre todo en la de Finlandia», agregó.

Moscú ha subrayado repetidamente que Rusia no alberga intenciones hostiles contra ninguno de los dos países nórdicos, pero también ha señalado que la última expansión de la OTAN no hará que el continente sea más estable o seguro. A principios de esta semana, el presidente ruso Vladímir Putin subrayó que el Kremlin no tiene «nada que pueda preocuparnos en cuanto a la pertenencia de Finlandia o Suecia a la OTAN», añadiendo, sin embargo, que si se despliegan equipos militares o tropas a lo largo de la frontera, Moscú tendrá que «responder de forma refleja y crear las mismas amenazas en los territorios desde los que nos amenazan».

Otra controversia en torno a la adhesión de Suecia y Finlandia al bloque militar occidental: ninguno de los dos estados nórdicos ha celebrado un referéndum popular para saber si la población ha sopesado realmente todos los pros y los contras de la adhesión a la OTAN.

«Los dirigentes políticos de ambos países están asumiendo un cierto grado de riesgo al impulsar la adhesión sin un referéndum público. Estoy seguro de que Washington y Bruselas son conscientes de ese riesgo», indicó.

Además, la adhesión a la OTAN puede aumentar la polarización política en ambos estados nórdicos, según el vicepresidente del Grupo Eurasia. En particular, «el gobierno finlandés está formado por varios partidos políticos sin que ninguno tenga una mayoría clara, por lo que es necesario establecer alianzas», señaló, y añadió que el empeoramiento de las condiciones económicas podría «crear divisiones políticas y, por tanto, los alineamientos podrían cambiar fácilmente».

Mientras tanto, la izquierda sueca ha arremetido contra el Gobierno y los socialdemócratas por el acuerdo de admisión de Estocolmo en la OTAN con Ankara. Según Expressen, los Verdes y el Partido de la Izquierda están planteando una moción de censura contra la ministra de Asuntos Exteriores, Ann Linde.

Por qué el requisito del 2% de la OTAN parece hoy poco realista

Las normas de la OTAN pueden desencadenar una nueva controversia, ya que exigirán a Suecia y Finlandia que destinen el 2% del producto interior bruto (PIB) a sus presupuestos de defensa. Aunque los países nórdicos se han comprometido a alcanzar el punto de referencia en 2024, la viabilidad a largo plazo de sus promesas está en entredicho, habida cuenta de la inflación disparada en Europa.

La inflación en Finlandia ha alcanzado recientemente su nivel más alto en más de 30 años, llegando al 7,1% en mayo. En abril, el índice de precios al consumo (IPC) del país, un indicador popular de la inflación, se situó en el 5,7%, según las estadísticas de Finlandia.

Asimismo, la inflación anual en Suecia pasó del 6,4% en abril al 7,3% en mayo, según el índice de precios al consumo con un tipo de interés fijo (CPIF) del país.

«Para ello, igual que se sacrifica al pueblo ucraniano, se sacrificarán las economías de los países europeos, incluidas las de Finlandia y Suecia», pronosticó Graziani.

«Nos esperan meses económicos y sociales muy difíciles en Europa. Será un otoño muy caluroso. Es probable que se produzcan crisis políticas en varios países de la Unión Europea«, advirtió el experto.

Los Estados miembros de la UE, el Reino Unido y Estados Unidos se esfuerzan por frenar una inflación galopante que pone en entredicho su capacidad de cumplir los requisitos de la OTAN. Para complicar aún más las cosas, el Reino Unido está llamando a intensificar la financiación y el armamento de Ucrania «hasta la victoria» en medio de la operación especial rusa.

«Estados Unidos y el Reino Unido están utilizando el conflicto en Ucrania para presionar una mayor implicación y apoyo de la UE que incluya contribuciones de la OTAN», dijo Rasmussen. «Aunque se está proyectando que los Estados miembros cumplirán sus objetivos del 2% para 2024, basándose en el desarrollo de las condiciones económicas y una recesión pendiente, cuestiono el realismo de esa proyección. El aumento de las contribuciones reales para la defensa, junto con el aumento de las tensiones entre la UE y Rusia, puede ser un reto, ya que las condiciones económicas empeoran y provocan interrupciones políticas en toda Europa», predijo.

Mientras tanto, Estados Unidos tampoco está en su mejor momento, según Rasmussen. El país avanza con paso firme hacia una recesión potencialmente profunda, mayores tensiones con China, desafíos emergentes en América Latina, tensiones con Irán y desafíos económicos dentro del país. El analista cree que es probable que se vea un cambio político importante en EEUU en las elecciones de mitad de período de 2022, en 2024 y más allá.

Fuente: https://es.sott.net/article/83376-El-futuro-de-Finlandia-y-Suecia-en-la-OTAN-es-incierto-y-con-riesgos-economicos-y-de-seguridad

El Colaborador de Dossier Geopolitico desde el “viejo mundo” Eduardo Bonugli nos envía las impresiones de la “última” Cumbre de la OTAN realizada en Madrid del 29 al 30 de junio de 2022. Cuando se cumple el 40º aniversario de la adhesión de España a la Alianza Atlántica. Dossier Geopolitico DG

Dicen que no hay nada tan espectacular que el canto de un cisne en el preludio de su muerte. Y en eso, la cumbre de la OTAN en Madrid, cumplió con su primera parte. 

Fueron 24 horas de fanfarria imperial, 72 millones de euros, a 50 mil por minuto, 10 mil agentes de seguridad, 3 mil periodistas acreditados, 7 mil gestores bélicos de primera. Y todos los chiches de top moda de guerra, seguridad, control, espionaje y represión. 

Lujo, derroche y ostentación. Cena de 14 platos. El museo del Prado como restaurante. Vestidos de primera marca, trajes de 3 mil euros, zapatos exclusivos y todos compitiendo por la mejor foto para los incondicionales de sus países. Hasta en la competencia de las corbatas se demostró el profundo quiebre de la OTAN. 

Mandatarios con los recelos a flor de piel. Esperando con desconfianza el veneno de la traición. Con gestos que desnudan los rencores. Enfrentados todos contra todos por intereses y prioridades antagónicas. Sólo les une el pánico a la cercanía del precipicio y les separa casi todo de lo importante de cada uno. 

El mismo día que España se levantó con la inflación récord desde 40 años, con los datos de pobreza trepando, con el PIB por los suelos, con los combustibles más caros que nunca, con las hipotecas asfixiando, sin petróleo ni gas, y… con el precio de una sandía a 13€. Pero daba igual. Nada como ser la capital del mundo.

¡¡Y creérselo!! 

Ardor guerrero, cuchillo en los dientes, miles de millones en armas y promesas de que rusos y chinos se quemarán en el infierno. Porque todos los problemas de «los buenos» vienen de Vladimir Putin y de Xi Jinping. Desde la inflación hasta la deuda impagable de Occidente, es culpa de Rusia y de China. 

Y los emigrantes como nuevo demonio del mundo libre. El llamado «FRENTE SUR» ha subido al podio de la larga lista de enemigos del mundo anglosajón. Pobres, desarmados, andrajosos y cabecitas negras.  Eternas víctimas del abuso imperial, son ahora objetivos a liquidar como sea, por las tropas justicieras de la civilización. 

La bandera de la lucha contra la contaminación también fue pasto del festival de la demagogia. Mientras Occidente en pleno, regresa al tiempo de las cavernas energéticas, con el carbón y lo nuclear como última alternativa. El precio a pagar por el tiro en el pié de las sanciones a Rusia. 

Tampoco faltó el éxtasis mediático a todo volumen. Con editoriales esperpénticos como que la OTAN es un organización pacifista o que la reina Leticia fue la gran estadista del encuentro. Una carrera agobiante por la adulación y la demagogia.

Y la prensa comprometida con los recursos geopolíticos de la reina. Como el regalo a Bill Biden de las mejores alpargatas del reino. O de los tomates ecológicos. O de su bello porte al dar la mano. Todos profundos análisis de una prensa de altura. 

Y así España volvió a ser imperio mundial por el tiempo que separa a dos telediarios. Aunque sea por prestar la cancha a cambio de nada. Un chute de moral efímero y hueco, para un país ninguneado por sus socios, en graves apuros económicos y al que usan de peón de descarte en la pugna por el norte de África. 

Una OTAN con sus pesos pesados cómo cadáveres políticos. Aquellos que no resisten una elección más. Biden, Johnson, Scholz, Draghi, Macron y Sánchez, se han ganado a pulso su jubilación en el próximo turno de las urnas. Y son ellos, los desahuciados e incompetentes dirigentes, los que imponen un mundo más militarizado que nunca. 

Una cumbre sin nada que debatir. Sólo tragar con las órdenes ya dadas por el sheriff y repetir hasta el exceso el mismo relato de terror, peligro y amenazas. Y de paso, el aviso de Biden a Sánchez que la base española se agranda con más acorazados. ¡¡A mandar, jefe!! 

Y Turquía con su regalo envenenado. Aceptando la entrada de Suecia y Finlandia, a cambio de todas sus pretensiones, pero arrinconando a la OTAN en sus contradicciones sobre sus falsos valores democráticos. 

LA MAYOR SUBASTA OCCIDENTAL DE ARMAS encontró su mejor sitio en el Palacio de Exposiciones de Madrid, sede de la cumbre de la OTAN. Un complejo destinado a ferias comerciales de envergadura y que ha batido su récord de negocios con ésta colosal compraventa de armas de guerra, destrucción y mortalidad. 

Con Boris Johnson haciendo de las suyas como supuesto experto en cuadros, mientras fustiga a Bruselas con el rescoldo del BREXIT. Esa misma Europa que obedece a ciegas al inglés, las órdenes guerreras que manda el macho alfa norteamericano, por ser su único aliado europeo de verdad. Su inconfundible pelambrera, que apenas se mantiene en el gobierno inglés, cubre de sombras y humillación a la pusilánime y débil Unión Europea. 

Lo que realmente aturdió en la cumbre, fue el terrible silencio sobre los 37 migrantes asesinados en la frontera sur del mundo occidental. En Melilla. ¡¡Ni una palabra!! En honor y gloria al otro macho alfa del Mediterráneo: Marruecos. Un aliado férreo de EEUU. Y de cuyo apetito secular sobre los territorios españoles de Canarias, Ceuta y Melilla ha hecho suplicar a Madrid para que Washington le eche un cable y le frene.

¡¡Ni pensar!! Biden se hizo el sordo, y por las dudas, se negó a compartir una conferencia de prensa con Pedro Sánchez. 

Y Zelensky, como la llama incombustible de los valores occidentales, también ocupó su trono reservado a los dioses. Bajo los acordes de la filarmónica de Kiev y con el fondo de su perorata pidiendo más armas y billetes. Más sangre. Más muertes. 

También las cúpulas oligárquicas de las izquierdas tuvieron su momento. Aquellas de los 80 cuando tomaban las calles al grito del ¡¡OTAN NO!! La mayor parte de esa izquierda, la arrepentida y «responsable», se adhirió a la causa imperial norteamericana, y la otra, la quejosa, se plegó a la doctrina de que la OTAN está más fuerte que nunca por culpa de Putin. CARTÓN LLENO PARA EL IMPERIO. 

Al paseo imperial no le faltó el Desfile de Triunfo del emperador, a lomos de «La Bestia». Su Cadillac One, tipo James Bond. El que gasta 64 litros por cada 100 km. Con metralleta y lanza granada. Acompañado de su flota de 30 cochazos y la escolta de 1.300 agentes. ¡¡Su particular manera de no contaminar el ambiente!! 

Y así pasó la cumbre. Dejando el rastro obsceno de la ostentación del poder global de las armas. Que puso a Madrid en estado de sitio. Con extensos cortes de energía y caída de la señal de Internet. Y con un enorme perjuicio económico para empresarios y comerciantes de la ciudad. Todo bien gastado y bien pagado para los amantes de la nostalgia. Por revivir por un instante, aquel añejo y perdido tufo imperial. 

Este cisne llamado OTAN cantó con todo esplendor, su triste balada fatalista. Prometiendo más guerras, muertes, pobrezas, emigraciones forzadas, ruina de países y dolor. Para destruir a quienes les haga sombra. A quiénes trabajan y construyen bienes, riquezas y progreso. A quiénes tienen recursos y los quieren utilizar. 

Finalizado tan fastuoso circo, propio de la época de los romanos, queda la esperanza que los cambios globales traigan otros aires de humanidad y que éste CISNE NEGRO haya dado su último cante. 

Eduardo Bonugli – 

30/06/22

Erdogan logro destruir la credibilidad de defensores progresistas de los DDHH a los Nordicos Suecia y Finlandia

Exclusivo para Dossier Geopolitico Por: Anthony Medina Rivas Plata Director de la Escuela Profesional de Ciencia Política y Gobierno UCSM

El puerto ruso de Kaliningrado ha cobrado importancia en las últimas semanas como consecuencia de la guerra ruso-ucraniana, la cual, sin visos de resolverse en las próximas semanas, empieza a involucrar cada vez más en ella a los países miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). El pasado viernes 17 de junio, la empresa estatal de trenes de Lituania anunció que impedirá el paso de bienes rusos sancionados por la Unión Europea (UE) hacia Kaliningrado. Esto ha enfurecido a los líderes del Kremlin, quienes indicaron que habrá ‘graves consecuencias’ para Lituania por generar el bloqueo de aproximadamente el 50% de productos que ingresan a dicho enclave ruso ubicado entre el sur lituano y el norte polaco.

Para el presidente Vladimir Putin, Kaliningrado es importante como un símbolo del regreso de Rusia al estatus de gran potencia a través de la expansión de su poder naval en el Mar Báltico. Como un territorio que había sido entregado a la República Soviética de Rusia durante la Guerra Fría, Kaliningrado permaneció bajo el control de Moscú incluso después de que sus fronteras quedaran aisladas del resto de Rusia cuando Lituania declaró su independencia luego de la desintegración de la URSS. En la Rusia post soviética de hoy, las preocupaciones de la UE y de la OTAN consisten en el uso estratégico que Putin puede darle a Kaliningrado en caso de un conflicto directo. 

Frente al interés de Suecia de incorporarse a la OTAN, los europeos sostienen que Rusia podría intentar apoderarse de manera preventiva de la isla de Gotland, siempre bajo el supuesto de que un ataque en territorio sueco no provocaría una respuesta inmediata de dicho bloque militar. De igual manera, se especula sobre la posibilidad de que, con el apoyo de Bielorrusia, unidades terrestres rusas logren controlar la brecha de Suwalki que conecta a Kaliningrado a través del territorio de Polonia. Esta acción aislará a los tres países bálticos (Lituania, Letonia y Estonia) del territorio OTAN a la vez que generaría un corredor directo desde Moscú hacia su puerto en el Báltico. A raíz de la invasión de Ucrania por parte de Rusia, su posición estratégica alrededor del Báltico (y en particular de Kaliningrado) ha venido atrayendo cada vez más atención por parte de los políticos occidentales. Sin embargo, también existen tensiones internas relacionadas con su posición de enclave. 

Esta es una región cuya historia anterior a 1945 estuvo siempre vinculada a los pueblos germánicos, no a los eslavos. Luego de la Segunda Guerra Mundial, y ya bajo control soviético, se promovió la expulsión masiva de la población alemana de Kaliningrado para ser reemplazada por colonos soviéticos. Ya bajo la URSS, se prohibió cualquier discusión sobre el pasado alemán de la región entre sus nuevos habitantes. Sin embargo, en la década de 1970, un puñado de intelectuales comenzó a expresar cierto interés en la historia post soviética de Kaliningrado. Tal interés en el pasado alemán de la región cobró impulso precisamente cuando la URSS se derrumbó. La apertura de los consulados de Alemania, Polonia y Lituania y de varios institutos culturales europeos luego de 1991 marcó un período durante el cual la UE desarrolló planes económicos ambiciosos para la región con la esperanza de que su prosperidad pudiera alentar una mayor integración de Rusia en las instituciones occidentales. Este resurgimiento del interés por el pasado alemán de la región culminó con la adopción del filósofo Immanuel Kant como héroe local, y la identificación de Kant con el Königsberg del siglo XIX. Königsberg era el nombre alemán original de Kaliningrado antes de la llegada de los soviéticos.

Las esperanzas de que Alemania apoyará la reconstrucción del puerto luego del fin de la Guerra Fría, llevaron a las élites intelectuales y empresariales de Kaliningrado a buscar una asociación más estrecha con las instituciones europeas. Estos vínculos también fueron fomentados por el mayor acceso de viajes hacia territorio europeo que se concedió a los habitantes de Kaliningrado, incluso a través de esquemas de acceso sin visa. Para preocupación de los funcionarios estatales en Moscú, a principios de la década de 2010, muchos habitantes de Kaliningrado afirmaban sentirse mucho más cercanos a la UE que a lo que llamaron el ‘continente’ ruso.

Estas particularidades de la relación de Kaliningrado con sus vecinos de la UE pronto fueron vistas por Putin como una amenaza para la posición estratégica de Rusia en el Báltico. En el año 2010, Kaliningrado fue escenario de protestas masivas que obligaron a Moscú a retirar a su candidato a gobernador regional, generándose una cada vez mayor presión sobre Rusia para mantener dicho territorio bajo su influencia. Como resultado del ‘Euromaidán’ ucraniano de 2014, Moscú cerró cualquier iniciativa diseñada para construir vínculos más estrechos entre Kaliningrado y el resto de Europa. Ya en 2020, las restricciones introducidas en respuesta a la pandemia del COVID-19, redujeron notoriamente el nivel de acceso de viajes a territorio europeo al que ya estaban acostumbrados los habitantes de Kaliningrado. De igual manera, desde la invasión de Ucrania, los esfuerzos del Kremlin para generar una atmósfera de entusiasmo nacionalista por la guerra se han dirigido particularmente a Kaliningrado en un esfuerzo por fomentar la hostilidad hacia los estados de la UE. Dado que dicha zona contiene una concentración tan grande de personal militar, este esfuerzo de propaganda ha encontrado resonancia entre los civiles locales que tienen fuertes vínculos con los soldados y marineros rusos directamente involucrados en operaciones militares en suelo ucraniano. 

Actualmente Kaliningrado está dividido debido a su fuerte influencia europea, siendo a su vez territorio ruso. Como enclave rodeado por territorio de la UE, Kaliningrado sigue estando mucho más expuesta al impacto cultural europeo que cualquier otra parte de Rusia. 

La mayor preocupación del Kremlin con respecto a Kaliningrado es el surgimiento de un potencial movimiento separatista apoyado por Polonia y Alemania para anexarse la zona en forma de ‘república independiente’ pro-occidental, teniendo como antecedente la separación de Kosovo de Serbia de 2008. Esta idea se ha convertido en un tema de discusión frecuente dentro del establishment ruso, quien considera que existen condiciones para algún tipo de enfrentamiento civil entre facciones de la población de la región como consecuencia de tensiones derivadas de presiones europeas.

Para la UE, los riesgos que rodean a Kaliningrado son difíciles de medir. La región ha permanecido en calma, ya que a pesar de la cada vez mayor influencia cultural europea, también existe un sentido de patriotismo ruso mezclado con un control político cada vez más firme del Kremlin sobre la zona. Sin embargo, la profundización de la crisis derivada de la guerra ruso-ucraniana, así como de las recientes acciones de Lituania, demuestran que Kaliningrado puede convertirse próximamente en un nuevo punto de conflicto geopolítico entre la UE/OTAN y Rusia.

Kaliningrado y el Corredor de Suwalki en Polonia

El Director de Dossier Geopolitico Lic. Carlos Pereyra Mele entrevistado por el Periodista Mario Mazzitelli de la Radio La Luna AM1140 de Buenos aires para el Programa La brujula por la Luna sobre los cambios sistemicos y sus reflejos y consecuencia en America latina del lunes 20/6/2022

Tras 110 días de guerra está claro que EE.UU. ha sometido a Europa y que Rusia vencerá al régimen de Kiev. ¿Para qué prolonga, entonces, Occidente el sufrimiento de su aliada?

Por Eduardo J. VIOR TELAM

A casi cuatro meses de comenzada la guerra en Ucrania, desde el punto de vista militar es indudable que Rusia vencerá. También parece haber sobrellevado satisfactoriamente la ola de sanciones occidentales contra su economía. EE.UU., por su parte, puso nuevamente a funcionar su complejo industrial militar y sometió a Europa, obligándola a pagar carísimos los alimentos y la energía. Que Rusia prolongue la guerra hasta alcanzar sus objetivos, se entiende. Pero, ¿para qué siguen las potencias occidentales enviando a Ucrania toneladas de armas que no equilibran la superioridad de Rusia en el campo de batalla, multiplican las pérdidas de vidas y la destrucción de la economía del país y escalan el conflicto? ¿Es intención o automatismo?

Este miércoles 15 el jefe del Estado Mayor Conjunto (JEME) de las Fuerzas Armadas estadounidenses, el general Mark Milley, ha calculado las pérdidas del ejército ucraniano. Se cree que éste está perdiendo alrededor de 100 personas al día y que tiene de 100 a 300 heridos. Por su parte, el sábado pasado, por primera vez, Oleksiy Arestovich, el principal asesor de Zelensky, admitió en una entrevista que desde el comienzo de la Operación Militar Especial de Rusia, Ucrania ha perdido unas diez mil personas. Se supone que se refirió sólo a los militares muertos, porque el número de bajas civiles y el de heridos es mucho mayor, como indica el que se esté preparando la movilización de las mujeres.

A principios de esta semana podía dibujarse el siguiente cuadro de la situación militar: las fuerzas aliadas de Rusia y las milicias de las repúblicas secesionistas de Lugansk y Donetsk han recuperado el 97% del territorio de las antiguas provincias del mismo nombre, Rusia recupera posiciones que había perdido hace un mes en la provincia de Járkov y sostiene las posiciones en el sur. Falta poco para que tome la totalidad de los territorios habitados por población rusohablante. En este contexto, no se entiende la utilidad militar de los permanentes bombardeos ucranianos contra la población civil de la ciudad de Donetsk.

 Foto AFP
Foto AFP

Por su parte, el diario británico The Independent, citando un informe de inteligencia, ofreció el sábado 11 un gran análisis sobre el equilibrio de las fuerzas rusas y ucranianas: las tropas ucranianas son 20 veces inferiores a las rusas en artillería, 40 veces en municiones y 12 veces en alcance. Además, la parte ucraniana se ha quedado casi completamente sin cohetes antitanque, aunque sigue teniendo los MLRS Grad y los obuses que alcanzan un máximo de 20-30 km. Del mismo modo, carece de armas para golpear la artillería rusa de largo alcance. Por su descoordinación con otros sistemas de armas, la incorporación creciente de cañones autopropulsados de gran calibre de origen francés y norteamericano aumenta los daños civiles, pero no aumenta la eficacia militar. A su vez, los rusos disponen de numerosos cohetes operativos a muchas decenas e incluso cientos de kilómetros. Se da una situación de «absoluta desigualdad en el campo de batalla, por no hablar del completo dominio de la aviación enemiga en el aire», dice el informe británico. Como consecuencia, entre las tropas ucranianas cunde el desaliento y aumenta la deserción.

Existe además un efecto colateral que se venía advirtiendo desde el inicio: la entrega compulsiva de armamentos está alimentando un mercado negro en el cual se puede adquirir un sistema Javelin estadounidense por unos 30 mil dólares, cuando sólo el misil cuesta 170 mil dólares y el centro de control unos 200 mil más. Organizaciones delictivas de todo tipo están aprovechando la ocasión para conseguir una amplia variedad de armas y se sospecha que no sólo portátiles. Las posibilidades de que sean utilizadas con fines criminales en cualquier parte del mundo son aterradoras, si se piensa que se han entregado misiles anti buques costeros que nadie sabe a dónde terminan.

Ante este panorama, a los líderes occidentales no se les ocurre nada mejor que enviar armas aún más potentes. Así, este martes 14 el subsecretario de Defensa para Asuntos Políticos de EE.UU., Colin Kahl informó que Estados Unidos proporcionará a Ucrania misiles guiados pesados con un alcance de 70 km para su uso con los lanzadores de cohetes múltiples HIMARS. Según Kahl, el sistema de cohetes de artillería de alta movilidad vendrá con cohetes guiados GMLRS. Con este equipo militar no se requiere un consumo masivo de municiones, ya que se trata de un sistema de alta precisión y potencia cuya efectividad es comparable al «efecto de un ataque aéreo». Así Ucrania podría atacar más profundamente el territorio ruso, dañando objetivos civiles, pero serán inútiles para los militares, porque desde hace tiempo las fuerzas aliadas evitan las grandes concentraciones y utilizan pequeñas unidades móviles.

Foto Xinhua
Foto Xinhua

En este contexto no es de extrañar que el profesor de Relaciones Internacionales Andrew Latham, de la Universidad Macalester en Minnesota, haya llegado el martes 7 a la conclusión de que “Ucrania no puede vencer”. El resultado de esta guerra no puede ser una Ucrania independiente. Es obvio que la parte oriental es para Rusia y la occidental quedará bajo la influencia de Polonia.

El profesor Latham califica este escenario como una victoria incondicional del Kremlin, porque una de las principales tareas de la Operación Militar Especial era impedir la expansión de la OTAN y la fragmentación de Ucrania la excluiría de la esfera de influencia de la alianza.

A esta altura de la guerra van quedando claras las respectivas estrategias de la OTAN y de Rusia. Ambas se dividen en dos campos, el económico y el militar. La apuesta de la OTAN fue empujar a la guerra a Moscú utilizando como anzuelo a Ucrania, a quien le dio todas las garantías de que intervendría en su apoyo para derrotar a Rusia.

En el campo militar se planificó inundar el país con armas antitanques y aéreos portátiles de distintos alcances y, dado que ya habían previsto la falta de voluntad de resistencia de la mayoría del pueblo ucraniano, generar un sistema de guerrillas sostenido por la organización atlantista, introduciendo mercenarios bajo la cobertura de ser voluntarios. No existen las resistencias populares que inventó la propaganda occidental. En el Donbass la población recibe como libertadores a los rusos y chechenos, mientras que en las regiones más occidentalizadas se debió prohibir la salida a los hombres en edad de combatir y ahora comienzan a convocar a las mujeres.

En el plano económico la situación no es mejor para la Alianza Atlántica. No ha conseguido el apoyo diplomático esperado, al punto de que Silvio Berlusconi ha dicho públicamente que apenas el 25% del mundo se ha coaligado contra Rusia. Moscú ha compensado rápidamente las sanciones occidentales reorientando sus exportaciones hacia otros mercados. De todos modos, la mitad de los miembros de la UE sigue comprando gas a Rusia y lo paga en rublos. Como no pueden comprar petróleo directamente, hay países europeos que lo adquieren a armadores griegos o a refinerías indias, por supuesto que mucho más caro. Al mismo tiempo, al haber minado Ucrania el acceso a sus puertos sobre el Mar Negro, impide la salida del trigo que Europa necesita. Las distribuidoras de alimentos y de energía están aprovechando la coyuntura para aumentar los precios. En economías sin mecanismos de ajuste, tasas de inflación que rondan el 7% anual hunden a poblaciones enteras que ya vivían al borde de la pobreza. En el hemisferio norte está a punto de comenzar el verano. Habrá que ver de qué manera reaccionan los europeos, cuando al hambre sumen el frío.

Ucrania ya no está de moda, incluso los «socios extranjeros» están cansados de ella. Así lo afirmó Zelensky durante un encuentro con periodistas el pasado martes 7. Este “cansancio” de los líderes occidentales se hizo más que evidente en el choque verbal que el fin de semana pasado tuvo el presidente norteamericano con miembros del gobierno ucraniano. En una escapada de la Cumbre de las Américas Joe Biden concurrió el viernes 10 en Los Angeles a una cena con donantes del Partido Demócrata. Preguntado sobre el desencadenamiento de la guerra, el mandatario contó que el presidente de Ucrania «no quería oír» las advertencias sobre la invasión rusa. Biden dijo que «no había duda» de que Vladimir Putin había estado planeando «entrar», pero Volodymir Zelensky había desoído las advertencias de EE.UU.

 Foto AFP
Foto AFP

Con sumo disgusto reaccionó el portavoz presidencial ucraniano, Serhiy Nykyforov, a las declaraciones de Biden. Según él, su presidente había pedido en repetidas ocasiones a los socios internacionales que impusieran sanciones de forma preventiva, para obligar a Rusia a retirar las tropas estacionadas en la frontera con Ucrania. «Y aquí ya podemos decir que nuestros socios no quisieron escucharnos», dijo.

Las declaraciones del jefe de la Casa Blanca son, por lo menos, ambiguas: ¿quiso decir que ellos sabían que Putin de todos modos invadiría Ucrania y que Zelensky no quiso escucharlos? En ese caso, cabe la pregunta sobre qué le habrían aconsejado: ¿negociar o iniciar a su vez una guerra preventiva? ¿Por qué han seguido sosteniendo al mandatario ucraniano, si es tan negligente y obcecado? Por el contrario, si el presidente quiere decir que Zelensky debió haber negociado para impedir la invasión, ¿por qué no lo han presionado en los cuatro últimos meses para que negocie?

Parece aún faltar mucho para que Rusia y Ucrania negocien. La experiencia y el sentido común indican que quien tiene chance de vencer en una guerra la sigue hasta alcanzar alguno de sus objetivos, pero que, quien sabe que no puede vencer busca un alto el fuego, por lo menos para ganar tiempo. Sin embargo, el liderazgo ucraniano sigue enviando al frente a miles de reclutas inexpertos y, a pesar de las quejas de Kiev por el insuficiente apoyo recibido, la dirigencia occidental le sigue mandando armas, entrena a sus tropas y envía mercenarios.

“La OTAN busca conseguir que Ucrania pague el menor precio posible por la paz cuando se siente en la mesa de negociaciones con Rusia”, ha afirmado este domingo el secretario general del bloque militar, Jens Stoltenberg, de visita en Finlandia. «Nuestro apoyo miliar es un método de reforzar sus posiciones en la mesa de negociaciones cuando se sienten para conseguir un acuerdo de paz, ojalá sea pronto», indicó. No parece una alternativa realista, ya que, mientras Ucrania se niegue a negociar, Rusia seguirá su ofensiva y su contendiente será cada vez más débil. Por lo tanto, tendrá menos poder a la hora de negociar. Stoltenberg da la impresión de no saber a dónde quiere llegar y, entonces, sigue mandando armas de modo automático, para justificar su ceguera.

A esta falta de claridad sobre los objetivos occidentales contribuyen poderosamente también las contradictorias señales que emite el gobierno norteamericano. Mientras que Joe Biden, veterano de la Guerra Fría, insiste en advertir que, si Rusia utiliza armas nucleares tácticas para acabar la guerra en Ucrania, EE.UU. responderá con la misma moneda, miembros del Consejo de Seguridad Nacional declaran oficiosamente a los medios que “tal vez baste con adecuadas respuestas convencionales”. La claridad, consecuencia y coherencia de los mensajes que den los líderes de las principales potencias es una condición indispensable de la paz mundial. Tanto aliados como adversarios necesitan conocer el rumbo de la mayor superpotencia, para poder organizar racionalmente su actuación. La previsibilidad es un ingrediente esencial para el restablecimiento de la paz mundial. En EE.UU., empero, no queda claro quién fija la línea del gobierno ni cuáles son sus objetivos.

La derrota de Ucrania es ineluctable y el envío de armas occidentales sólo prolonga la guerra a costas de más vidas y de una mayor destrucción de la economía ucraniana. Un conflicto así sólo se lo puede resolver dialogando y cediendo lo necesario como para garantizar la seguridad de Rusia y la supervivencia de Ucrania, aunque sea en dimensiones reducidas.

En un momento tan peligroso debería haber en Occidente un liderazgo firme y unificado que dé a Rusia señales claras y la seguridad de que lo que se acuerde será de cumplimiento efectivo, pero no es el caso. La extrema oligarquización del capitalismo norteamericano y la subordinación del Estado a los intereses de unas pocas corporaciones y personas han esmerilado la autoridad presidencial. A esta condición estructural hay que añadir la debilidad física y neurológica del presidente. Así, cada fracción dentro del gobierno y de la alianza sigue su propio juego. Sólo algunos aparatos burocráticos, como el Pentágono, tienen consciencia de los límites impasables. Nadie en Washington o en Bruselas tiene el poder para fijar objetivos claros y consensuados, cada uno atiende su juego y todos lo hacen automáticamente.

Occidente no tiene en la guerra que se libra en Ucrania objetivos alcanzables y se limita a prolongar el conflicto enviando armas con la vana esperanza de mejorar la posición ucraniana en la venidera negociación. El problema es que, mandando equipamiento sin clara orientación política arriesga que los dirigentes de Kiev quieran subir la apuesta jugando a va banque y, atacando a Rusia, provoquen su reacción contra los proveedores de las armas. Mientras los líderes de la OTAN no cesen de mandar armas y no impongan a sus aliados en Kiev que negocien en serio, el riesgo de una extensión y ampliación de la guerra se mantendrá alto. Roguemos para que la razón vuelva a Occidente.

Por DMITRI MININ Fondo de la Cultura Estratégica

El 21 de mayo, el presidente turco Erdogan anunció una de las condiciones para que Suecia y Finlandia se unieran a la OTAN, y pidió a estos países que dejaran de apoyar a los grupos kurdos, principalmente al PKK. Antes, el líder turco enfatizó que los países escandinavos son «casi posadas» para organizaciones que el gobierno turco considera terroristas.

El bloqueo de Turquía a su adhesión a la OTAN suele explicarse por el deseo de Ankara de negociar ciertas concesiones. En consecuencia, se espera que después de que se concedan al menos parcialmente, Turquía retirará sus objeciones. Sin embargo, parece que las razones del desacuerdo turco son más profundas, y el proceso de «persuadir» a Turquía puede requerir mucho más tiempo y esfuerzo de lo esperado por parte de Bruselas y Washington. Croacia también se opone a la expansión del bloque, pero sus objeciones no pueden considerarse serias. Zagreb presenta demandas para cambiar la legislación electoral en Bosnia y Herzegovina, que infringe los derechos de los croatas locales, y luego los retira “con éxito”, aparentemente actuando según el principio de “una gota desgasta una piedra”. Turquía es otra cosa. Además de exigir restricciones a la actividad kurda, Turquía quiere que Suecia y Finlandia levanten las restricciones a la exportación de armas que impusieron a Ankara en 2019. La próxima condición para Bruselas y Washington es su inclusión en el programa de suministro de los últimos cazas F-35, del que el país fue retirado tras comprar sistemas de defensa antimisiles S-400 a Rusia. Turquía también está planteando la cuestión de adquirir docenas de aviones militares F-16 y kits de actualización para aviones de combate existentes de fabricación estadounidense. Ankara señala que ha aprendido de su propia aceptación errónea del regreso de Grecia a la OTAN en la década de 1980. Posteriormente, Atenas se convirtió en un obstáculo clave en el camino de Turquía hacia la adhesión a la UE. Basándose en esto, Ankara afirmaque no sería razonable esperar que ella aceptara la membresía de Suecia y Finlandia en la OTAN sin resolver primero las disputas existentes. Sobre todo porque Suecia fue uno de los primeros en bloquear la solicitud turca de ingreso en la UE.

Sin embargo, además de las preguntas, detrás de la posición de Ankara también se puede adivinar su preocupación de que el vector estratégico de las aspiraciones de la OTAN se mueva de sur a norte hacia el nuevo «Eldorado» del petróleo y el gas: el Ártico. La actitud de los turcos hacia la OTAN en su conjunto es dialéctica en el sentido «oriental» de esta categoría. Por un lado, reclaman algún tipo de independencia en el bloque, expresada, entre otras cosas, en la cooperación técnico-militar con Rusia y reclamos de su propia zona de influencia, por otro lado, no quieren que este bloque militar pierda interés en la región de Oriente Medio. En este caso, Turquía puede perder muchos componentes de su potencial militar, así como el papel privilegiado de principal cabeza de puente de la OTAN en Oriente Medio. Quieren tener las manos libres en la región, pero no hay reducción en la atención de la OTAN.

Por tanto, más allá de los requisitos planteados en el plano público, lo más probable es que Ankara, en consultas cerradas con los aliados, exija ciertas garantías de que el bloque no estrechará su presencia en Oriente Medio. Tampoco quiere que la OTAN reduzca el apoyo al ejército turco y al complejo militar-industrial. La cuestión, obviamente, irá mucho más allá del suministro de nuevos cazas F-35, afectando también al estatus y financiación de las bases militares occidentales más importantes en Turquía, como Incirlik, por ejemplo. Pero al mismo tiempo, los turcos seguirán insistiendo en su derecho a tomar decisiones independientes, y quizás incluso intenten expandir este derecho.

Frente a la postura más bien obstinada de Turquía sobre la opción del norte para la expansión de la OTAN, las autoridades estadounidenses están demostrando, por cierto, una moderación inusual. Washington no planea iniciar consultas prolongadas con Turquía al más alto nivel, temiendo, quizás, que Biden no pueda resistir la presión de Erdogan. La ausencia de tales planes fue declarada, en particular, por el asistente del líder estadounidense para la seguridad nacional, Jake Sullivan. Después de reunirse con el secretario de Estado de EEUU, Anthony Blinken, el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, dijo que una vez más había aclarado a Blinken la posición de Turquía con respecto a la expansión de la alianza militar hacia el norte. Cavusoglu subrayó que, en general, las conversaciones se llevaron a cabo de una «manera extremadamente positiva». Según el jefe del Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía , durante las conversaciones, Blinken dijo que los temores de Turquía estaban «justificados «.

Los círculos líderes de la OTAN en Bruselas también están preparados para tener una conversación más suave con Turquía. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg , instó , por ejemplo, a tomar «en serio» las demandas de Ankara. Pero cómo evitar exactamente que Turquía bloquee una solución común, todavía no lo tienen claro. Ocultando la incertidumbre, Washington sigue el camino habitual. «En la posición de Turquía tiene la culpa… Putin» . Fue él, dicen, quien «persuadió» a Erdogan. Una clara subestimación del líder turco, que se inclina a tomar decisiones inesperadas para absolutamente todos. La prensa occidental llama la atención sobre la respuesta de Moscú a tales suposiciones ridículas, donde enfatizaron que nunca se habían dirigido a los líderes turcos con solicitudes sobre su posición sobre este tema. “Turquía ”, decían allí, es un país soberano que toma decisiones libres. Expresa directamente su propia opinión, alegando fundamentos jurídicos. Rusia tampoco puede guiar a Turquía en un asunto tan serio. Esto no lo permitirá Turquía, que es un país igual a Rusia. Así que esta teoría de la conspiración no tiene ningún sentido» .

Turquía todavía resiste tanto al poder “duro” como al “blando” de sus aliados. Uno de los diarios más influyentes del país , Hürriyet , sí cree que «detrás de todo esto está el objetivo estadounidense de expandir su hegemonía global». Si Turquía dice “no” a la entrada de los dos países en la OTAN e impone un veto, dará un paso importante para el mundo entero, y sobre todo para los propios Suecia y Finlandia. Bloquear la adhesión de estos estados a la OTAN significará que «el juego de Estados Unidos, que busca encender un gran conflicto, provocando a Rusia, entre otras cosas, se verá frustrado » . Por lo tanto,»Turquía, que tiene la influencia de una «potencia regional», que tiene una ventaja en forma de posición geográfica y persigue una política exterior equilibrada, puede desempeñar el papel de un «jugador global» que puede nivelar el riesgo de una Tercera Guerra Mundial y poner fin a las disputas sobre este tema .

Quizás, por los esfuerzos combinados de Occidente, los turcos en este asunto finalmente se dobleguen. Pero es bastante obvio que todo este proceso de ninguna manera fortalecerá la unidad de la OTAN, sino que, por el contrario, la socavará. Por cierto, los nuevos «estudiantes graduados» del bloque en la forma de Estocolmo y Helsinki pueden traer muchas sorpresas a la alianza en el futuro. El entusiasmo disminuirá y el público escandinavo, acostumbrado a las tradiciones democráticas liberales, tendrá muchas quejas sobre los mecanismos de toma de decisiones en la alianza desde Washington.

Traducido y Publicado por CEPRID https://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article2710

Por Bruno GuigueLe Grand Soir

No pueden decir que no sabían. Cuando desplegaron los tentáculos de la OTAN a las puertas de Rusia, los líderes occidentales sabían que estaban jugando con fuego.

Sabían muy bien que se estaban comportando como aprendices de brujo, arriesgándose a una conflagración de la que el pueblo ucraniano sería la primera víctima y toda Europa pagaría la olla rota. Durante la conferencia sobre seguridad en Europa, en marzo de 2007, Vladimir Putin ya preguntaba a los occidentales: “¡La OTAN ha colocado sus fuerzas de primera línea en nuestras fronteras! ¿Contra quién se vuelve esta expansión? ¿Y qué pasó con las garantías dadas por nuestros socios occidentales después de la disolución del Pacto de Varsovia?” Un silencio helado saludó estas palabras de sentido común, y la OTAN persiguió ciegamente su Drang nach Osten (empuje hacia el este). Probablemente tomó más para hacerlo entrar en razón. De continuar la política por otros medios, la guerra pronto se encargaría de poner límites a esta mortífera expansión.

Los rusos, sin embargo, no son los únicos que han advertido a los países miembros de la Alianza Atlántica. Altos funcionarios del «mundo libre» también les habían advertido del peligro de la última transgresión, la que pondría todo patas arriba: tras la desconsiderada extensión de la Alianza Atlántica a la mayoría de los países de Europa del Este, la absorción de Ucrania sería la chispa que encendería la pólvora. Al transformar este país hermano de Rusia en un bastión avanzado de la OTAN, completaría el peligroso cerco del territorio ruso. Pondría sus grandes aglomeraciones urbanas a minutos del lanzamiento de un misil. Convertiría el Mar Negro en una piscina de ejercicios para la Marina de los EEUU. Sin poder retroceder más, de espaldas a la pared, Moscú no se quedaría sin reaccionar. Sería la guerra. Inevitable.

Este pronóstico realista, algunos lumbreras del «mundo libre», no muy recelosos de constituir una quinta columna prorrusa, lo habían formulado durante mucho tiempo. El ex embajador de Estados Unidos en la Unión Soviética, Jack F. Matlock Jr., declaró en 1997 que la expansión de la OTAN fue «un profundo error estratégico que alentó una cadena de eventos que podría producir la mayor amenaza para la seguridad desde el colapso de la Unión Soviética». Un famoso estratega de la Guerra Fría, George Kennan, consideró en 1998 que la expansión de la OTAN era un “trágico error” que provocaría una “mala reacción de Rusia”. El ex director de la CIA, William Burns, afirmó en 2008 que “la entrada de Ucrania en la OTAN es la más brillante de todas las líneas rojas”.

Con el golpe de estado que derrocó al presidente Viktor Yanukovych en febrero de 2014, la situación empeoró. Durante la cumbre de Bucarest en 2008, George W. Bush propuso que Ucrania se uniera a la OTAN. La toma del poder por una junta pro-occidental abre el camino a la membresía, cuyo principio está consagrado en la nueva Constitución de Ucrania por las autoridades de Kiev. Razón de más para que Henry Kissinger haga sonar la alarma: el exsecretario de Estado afirma sin rodeos que “Ucrania no debería unirse a la OTAN”. Robert Gates, exsecretario de Defensa, escribe en sus Memorias que «actuar tan rápido para expandir la OTAN es un error. Intentar traer a Georgia y Ucrania a la OTAN es realmente excesivo y una provocación particularmente monumental”. Un punto de vista compartido por Noam Chomsky en 2015: «La idea de que Ucrania pueda unirse a una alianza militar occidental sería completamente inaceptable para cualquier líder ruso», y este deseo de unirse a la OTAN «no protegería a Ucrania, sino que la amenazaría con una gran guerra». Una oscura predicción que se suma a la de Roderic Lyne, exembajador británico en Rusia, quien declaró en 2021 que “empujar a Ucrania a la OTAN es una estupidez a todos los niveles”. Y agregó: “Si quieres iniciar una guerra con Rusia, esta es la mejor manera de hacerlo”.

Hoy está hecho. La guerra está aquí, y la OTAN tiene la aplastante responsabilidad por ella.

Ocultando estas numerosas advertencias, la doxa occidental obviamente se apresura a blanquear la Alianza Atlántica. “La OTAN no amenaza a Rusia”, leemos en falsos ingenuos que nos harían tomar vejigas por farolillos. El único culpable, al parecer, es el presidente ruso Vladimir Putin. Hambriento de poder, el autócrata del Kremlin haría cualquier cosa para someter a sus vecinos a la ley del más fuerte y conquistar nuevos territorios. Doblemente nostálgico de la URSS y del imperio de los zares, sería presa de un exceso que lo predispondría a los actos más criminales. Incluso se le atribuye una paranoia cuya ficción permite borrar las verdaderas causas del conflicto, como si la psiquiatrización del adversario no formara parte de esos grandes hilos de los que es habitual toda propaganda. Afortunadamente, esta histeria es un arma de doble filo. Porque quienes retratan a Putin como un loco peligroso están disparando contra su propio campo. Al atribuir al conflicto actual una causalidad diabólica, se impiden comprender la situación y mantienen la impotencia occidental.

Aterrorizando a las poblaciones de Occidente, regando de la mañana a la noche esta historia del coco, la leyenda de Putin-el loco socava la credibilidad de los belicistas que sueñan con una zona de exclusión aérea o quieren enfrentarse al ejército ruso sobre el terreno. ¿Quién quiere luchar contra los rusos que están desarmando Ucrania y saldando cuentas con los nazis? Si el tirano moscovita tiene su dedo en el botón nuclear,

Es poco probable que los héroes potenciales que pueblan los estudios de televisión del «mundo libre» tomen medidas. ¡Adelante sin mí!

Huelga, además, esgrimir la amenaza atómica. Practicando la inversión acusatoria que es su costumbre, Occidente lanza gritos de indignación cuando Rusia pone en alerta su sistema de disuasión nuclear.

Al igual que la de Francia, la doctrina nuclear rusa es puramente defensiva y no prevé ningún uso de tal arma en el primer ataque. Porque se permite este uso desde su revisión estratégica de 2002, la energía nuclear de Washington, por el contrario, representa una amenaza mortal para Rusia. Los misiles desplegados en Polonia y Rumanía pueden llegar a Moscú en quince minutos. En Ucrania podrían haber llegado a la capital rusa en cinco minutos. Una amenaza tanto menos ficticia cuanto que EEUU denunció unilateralmente, en 2018, el tratado para limitar las armas de medio alcance.

Rusia no esgrime la amenaza nuclear contra Occidente: es más bien al revés. Por otro lado, utiliza contra los soldados de a pie occidentales la pedagogía vigorizante de los ataques quirúrgicos que la OTAN ha utilizado ampliamente en las últimas décadas. El aspersor de agua es un clásico de las relaciones internacionales, y Vladimir Putin no duda en enviar de regreso al belicista Occidente la imagen especular de quien golpea a las fuerzas del mal desde la distancia cuando se presenta la oportunidad. Es cierto que Estados Unidos y la OTAN -juntos o por separado- abrieron la caja de Pandora al demoler Serbia en 1999, Afganistán en 2001 e Irak en 2003, antes de volver a hacerlo contra Libia y Siria en 2011.

La OTAN no es una asociación filantrópica, sino una alianza militar, una máquina de guerra dotada de medios colosales. Es también un dispositivo de vasallaje que somete a los Estados miembros, bajo el pretexto de garantizar su seguridad, a la hegemonía de los Estados Unidos. Cuando se fundó, en 1949, fue oficialmente para defender el llamado mundo libre contra la amenaza soviética. Por tanto, debería haber desaparecido al mismo tiempo que el Pacto de Varsovia, creado en 1955, que se extinguió en 1990. La OTAN no solo no desapareció, sino que se reforzó y extendió al Este de Europa violando los compromisos adquiridos. En lugar de pasar la página de la Guerra Fría, la OTAN hizo todo lo posible para rodear y amenazar a Rusia, que reemplazó a la URSS en la imaginación belicista occidental.

El momento clave de este cambio fue la agresión contra Serbia en 1995 y 1999, que reintrodujo la guerra en Europa y constituyó el campo de pruebas de la nueva estrategia de la OTAN en el período postsoviético.

Una agresión que tuvo dos características: se produjo fuera del territorio de la OTAN y tuvo como objetivo a un Estado que nunca había amenazado a un Estado miembro de la Alianza. A costa de 78 días de bombardeos y 3.500 víctimas civiles, esta doble transgresión transformó a la OTAN en una alianza ofensiva cuyo campo de intervención ya no tiene límite geográfico. A partir de ahora, la OTAN ataca a quien quiere cuando quiere. En diciembre de 2001 intervino en Afganistán sin ningún mandato de la ONU. En 2003, Estados Unidos y el Reino Unido, países miembros de la OTAN, invadieron y devastaron Irak en flagrante violación del derecho internacional. En marzo de 2011, la OTAN excedió el mandato de la ONU y destruyó el estado libio. Al mismo tiempo, Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y Turquía están armando a mercenarios takfiristas en Siria y sometiendo al estado sirio legítimo a sanciones mortales.

Sin ilusiones sobre la legalidad internacional que los occidentales han pisoteado a fondo, Rusia ha decidido poner fin a la hipocresía ambiental sometiendo al régimen ucraniano.

Este último tomó sus deseos por realidades al imaginar que la tutela de la OTAN valía un seguro contra todo riesgo. Es cierto que no faltaron los presagios de una verdadera adquisición de Ucrania por parte de la OTAN. Ya en 1997, una carta de asociación vinculaba a Ucrania y la OTAN. El 8 de junio de 2017, el parlamento de Kiev votó por 276 votos contra 25 a favor de una enmienda legislativa que hace de la adhesión de Ucrania a la OTAN una prioridad. Los asesores técnicos y varios organismos afiliados a la OTAN son omnipresentes en el país. Como aprendimos en marzo de 2022, treinta laboratorios de investigación biológica patrocinados por Occidente están trabajando duro. Sin embargo, este maravilloso idilio con la OTAN no protegió al régimen ucraniano de la ira moscovita. Al convertirse en un puesto de avanzada occidental dirigido contra Rusia, Ucrania estiró la vara de medir para ser derrotada.

La guerra actual será una prueba. La Alianza Atlántica puede tener un presupuesto militar que representa dieciséis veces el de Rusia, pero está atrapada en las redes de un conflicto asimétrico donde el más fuerte no es el que creemos. La OTAN no está dispuesta a enviar sus tropas para rescatar al ejército ucraniano, y la precisión balística rusa sirve como elemento disuasorio. Cabe advertir la cruel experiencia de los mercenarios vitrificados en sus cuarteles por un misil cerca de la frontera polaca. Si le sumamos el uso de armas hipersónicas contra instalaciones militares ucranianas, a Rusia no le faltan instrumentos didácticos. Hasta la fecha, la demostración de fuerza parece suficiente para disuadir a la OTAN de un mayor compromiso. Esta alianza militar agresiva libró guerras devastadoras y destruyó varios estados soberanos. Pero se lo pensará dos veces antes de ir a desafiar al oso ruso en su esfera de influencia. Lo que muestra la operación militar actual es que los rusos se toman en serio la defensa de sus intereses nacionales. Especialmente porque al hacer que su presidente parezca un psicópata listo para desencadenar el apocalipsis, los occidentales se están infligiendo un doble castigo. Justifican su propia inacción inhibiendo cualquier intento de intervención sobre el terreno. Desatan pasiones rusofóbicas, pero no tienen ningún efecto en el teatro de operaciones. Es que los rusos no bromean cuando defienden sus intereses nacionales.

El lado positivo es que el énfasis delirante de las condenas occidentales es inversamente proporcional a su acción militar contra Rusia. Cada vez que Washington, Londres o París abren la boca para vilipendiar a Moscú, es para añadir inmediatamente que no enviarán ningún soldado a morir por Kiev. Mejor. La guerra será más corta y menos mortífera. Se reanudarán las negociaciones.

La neutralización de Ucrania, que es la única solución racional a este conflicto, tendrá alguna posibilidad de ver la luz del día. Al menos eso es de esperar, en interés de Rusia, Ucrania y la paz mundial. Si está cuerdo, ningún europeo quiere que le rasguen la piel por Ucrania, y mucho menos arriesgarse a una escalada nuclear. Si Rusia lleva a cabo esta operación militar, por el contrario, es porque sus apuestas son vitales para la nación rusa. Por lo tanto, la pregunta no es si la guerra es moralmente condenable, porque siempre lo es, en todo momento y en todo lugar. Noam Chomsky dice que condena categóricamente la intervención rusa y que era absolutamente inevitable dadas las provocaciones de la OTAN. Pero si la segunda proposición es verdadera (lo es), entonces uno se pregunta cuál es el significado de la primera. La verdadera pregunta es entender por qué los rusos están librando una guerra y por qué los occidentales hacen que los ucranianos la hagan. Y la respuesta es que los rusos quieren obtener por la fuerza las garantías de seguridad que les han sido negadas, mientras que Occidente se empeña sobre todo en debilitar a Rusia a expensas de los ucranianos.

¿Entenderán estos últimos que son los pavos de la farsa? Volodymyr Zelensky ha pasado toda su carrera en la comedia, pero su destino se está volviendo trágico. Multiplica desesperadamente los gritos de auxilio, se inquieta frente a las cámaras, pero no sirve de nada: en respuesta, le envían material cuyo único efecto será prolongar un conflicto perdido de antemano. Dice que si la OTAN no acude en su rescate será la «Tercera Guerra Mundial» cuando es exactamente lo contrario: si Occidente se contenta con prodigar buenas palabras acompañadas de entregas de armas es precisamente para evitar un choque frontal con Rusia. En cuanto a los pacifistas dominicales que ondean la bandera de un régimen del que la OTAN mueve los hilos, tienen tanta influencia en el curso de las cosas como las sanciones, cuyo resultado es el aumento de la factura del gas. En realidad, el principal error de los europeos es negarse a ver que esta guerra es suya pero que les es imposible participar en ella. No combatimos tanques y misiles con jeremiadas y subsidios, y si Europa no traspasa el umbral de la intervención militar es sencillamente porque Rusia lo prohíbe.

Washington, por su parte, también sabe que el juego no vale la pena y no hará mucho para salvar el régimen de Kiev.

Por otro lado, el significado de la maniobra adoptada por el estado profundo estadounidense es perfectamente claro: esta guerra es el deterioro de la crisis provocada por el golpe de febrero de 2014, y Moscú tiene más que perder que ganar con ella. La OTAN ha provocado un conflicto que ahora intentará prolongar a toda costa: lo principal es incitar a Rusia a enredarse en un conflicto interminable, y son las poblaciones civiles las que pagarán el precio. Distribuir armas letales a neonazis y bandas mafiosas es lo más inteligente que los occidentales han descubierto para luchar contra los rusos sobre el terreno. Están haciendo en Ucrania lo que hicieron en Siria en beneficio de los terroristas apodados por la CIA. Esta política corre el riesgo de hacer que el conflicto sea más largo y más mortífero, y eso es exactamente lo que quieren los criminales que gobiernan el “mundo libre”.

Pero la miseria humana no importa. Bastará con imputar a Putin esta desgracia adicional infligida a la población civil, y la ganancia simbólica será capturada por los moralizadores occidentales. La guerra, como de costumbre, se duplica, como de costumbre, por una guerra de información. Sabemos que el Donbass había sido bombardeado sin descanso durante ocho años, que el gobierno de Kiev se negaba a aplicar los acuerdos de Minsk y que se preparaba una ofensiva a gran escala contra las repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk. Pero para la doxa dominante, la cadena de causalidades no importa: por su magnitud, la intervención militar del 24 de febrero permite que la narrativa occidental atribuya el papel de agresor a Rusia.

Durante quince años, Rusia había reemplazado a la Unión Soviética en la imaginación maniquea de los occidentales. Ella cumplió la función de la bestia negra del mundo libre, condenada a la execración de las naciones por su legendaria brutalidad. La crisis actual permite completar este destierro de la llamada comunidad internacional y empujar a Rusia de vuelta a los márgenes del mundo civilizado. Los occidentales fingen creer en esta grosera fábula, pero la realidad del equilibrio de poder es menos ventajosa para sus intereses de lo que parece. Todo lo que pueden hacer los países miembros de la Alianza Atlántica, en realidad, se reduce a dos opciones complementarias: llevar a Kiev al último sacrificio por los buenos ojos de la OTAN y desatar una avalancha de propaganda contra Moscú. En los dos casos, Occidente tendrá un peso marginal en el curso de los acontecimientos. La continuación de la guerra traerá su parte de víctimas y sufrimientos, pero Rusia corre un gran peligro de imponer militarmente lo que no pudo obtener a través de la negociación: la neutralización de Ucrania y la santificación del Donbass.

La tarea será aún más difícil para los adversarios de Moscú, ya que contaban con un aislamiento de Rusia, que en gran medida se ha quedado en blanco. Los medios de comunicación occidentales han proclamado con cierta precipitación que «el mundo entero está contra Rusia» y que está «completamente aislada en la escena internacional».

La realidad es menos emocionante para la coalición antirrusa. En el Consejo de Seguridad de la ONU, China e India, que representan el 40% de la población mundial, se abstuvieron. En la Asamblea General de la ONU, los países que no votaron por la resolución que condena la intervención rusa representan el 59% de la población mundial. Cuando los occidentales imponen sanciones a Rusia, se encuentran solos con Japón, y los países que se niegan a hacerlo representan el 83% de la población mundial. Lejos de estar aislada en el escenario internacional, Rusia se beneficia de la abstención de una gran mayoría de la humanidad. China, India, Pakistán, Brasil, Venezuela, México, Argelia, Sudáfrica y muchos otros países se niegan a satanizar a Moscú por su acción militar contra un vasallo de la OTAN.

Básicamente, la Rusia con la que soñaban los occidentales era la de Boris Yeltsin: impotente y arruinada, dirigida por un alcohólico que podía ser manipulado a voluntad, era presa fácil para los depredadores extranjeros. Si los rusos se hubieran dejado rodear suavemente y hubieran consentido en esta cocción de la langosta, si hubieran aceptado soportar los bombardeos del Donbass sin inmutarse durante otra década, si se hubieran resignado a ver a Ucrania convertida en una OTAN y el Mar Negro transformado en un mare nostrum por los Yankees, no estaríamos aquí.

Pero los pueblos rara vez tienen un temperamento suicida, al menos aquellos que no han renunciado a su soberanía y aceptado servir como auxiliares del Tío Sam. El país que derrotó a los tártaros, Napoleón y Hitler no será presa fácil. Dura y obstinada, Rusia no se resigna a desaparecer. Escogió el enfrentamiento porque la OTAN lo llevó al límite. Pero la paradoja es que si alguna vez logra neutralizar a su vasallo ucraniano, dará una lección de sabiduría a Occidente que quería someterla.

CEPRID