Así lo manifestó el periodista y analista afincado en Córdoba Carlos Pereyra Mele, colaborador en los medios rusos RT, Radio Sputnik y director de Dossier Geopolítico.

Especial para La Nueva Mañana Por FLAVIO COLAZO

GUERRA UCRANIA-RUSIA / ENTREVISTA

Dos conceptos atraviesan al mundo del periodismo y la comunicación informativa en todo conflicto bélico: “El cronista de guerra es uno de los profesionales con menores expectativas de vida” y “La verdad es la primera víctima d e la guerra”. Desde el inicio de las acciones militares en Ucrania estas dos sentencias parecen cumplirse a rajatabla. Así ya ha muerto al menos un periodista (estadounidense), autoridades ucranianas han deportado a un equipo periodístico argentino -del canal de televisión C5N-; mientras que por disposición de la Unión Europea (UE) se ha cancelado la posibilidad de acceder a información proveniente desde los medios rusos en todos los países que la conforman. El director de Dossier Geopolítico – colaborador en varios medios rusos-, Carlos Pereyra Mele, habló con La Nueva Mañana respecto a las dificultades profesionales, a la vez que abordó un amplio espectro del comportamiento de los medios de comunicación masivos y las redes sociales, en cuanto a la participación de los mismos en el actual estado de guerra.

¿En cuáles medios rusos colabora usted?

-En el canal televisivo RT (Rusia today), en Radio Sputnik con algunos institutos de Rusia, y con Geopolítica.ru en su versión en español. También con la cadena iraní Hispan TV –censurada en la Unión Europea desde hace mucho tiempo ya.

“La primera víctima de una guerra es la verdad”… ¿Qué opinión le merece la sentencia en el actual estado de situación? 

– Totalmente acertada; porque cada parte en una guerra debe defender su accionar y justificar su posición. Hoy considero que estamos parados en un punto novedoso, con un mecanismo preparado para  presentar medias verdades y transformarlas en mentiras gigantescas.  Los “gigantescos” medios de comunicación masiva “occidentales” operan todos desde sus bases instaladas en los países anglosajones. Estos países hoy tienen su interés central en continuar sosteniendo la preeminencia hegemónica de EEUU; para ello tergiversa, instala y define “el eje del bien” y “el eje del mal”. Hoy asistimos a una coordinación entre los medios tradicionales y las redes sociales para llevar adelante este plan. Basta con observar cómo las redes sociales Facebook, Twitter, etc. han autorizado -en contra de sus propias reglas- a que cualquier usuario pueda transmitir mensajes de odio como: “asesinemos a Putin”, “pago para que asesinen a Putin”, “a los rusos hay que matarlos a todos”, y otros. Esto expone la mayor mentira creada: que los medios y las redes sociales iban a permitir evadir los cercos de falsedades informativas. Hoy están totalmente alineados y las redes hoy están al servicio de la propaganda demonizante de Rusia por ser una piedra en el zapato para los intereses de EEUU.

“No se dice, por ejemplo, que el presidente Zelenski en su momento cerró los medios de comunicación opositores en Ucrania y encarceló a sus adversarios políticos”.

¿Hay alguna información que considere trascendente y que no haya sido difundida –o no lo haya sido en la proporción adecuada- respecto al conflicto?

-Por ejemplo, algunas sobre Zelenski: no se dice que este presidente en su momento cerró los medios de comunicación opositores y encarceló a sus adversarios políticos; y más recientemente nada se dice sobre el destino del enviado por el mismo Zelenski para negociar con Rusia, a este hombre el mismo Zelenski lo mandó a asesinar, utilizando para el crimen a los servicios de inteligencia.

¿Cómo considera las expresiones del papa Francisco advirtiendo que el mundo está viviendo una Tercera Guerra Mundial por partes; y cuál es el rol del periodismo en esta guerra? 

-Las considero plenamente ciertas. Hoy estamos viendo un modelo de guerra totalmente distinto al de la Segunda Guerra Mundial que tuvo su accionar general en el combate dentro campo militar. Hoy observamos distintas aristas entre los que están enfrentados, aquellos que en Dossier Geopolítico denominamos los “Atlantistas”, o sea los anglosajones, contra los “Continentalistas”, léase el corazón de Asia –China, Rusia y los países aliados, o socios, de ellos en esa región-. En ese sentido se promueven “las revoluciones de colores”, las “primaveras árabes”, los novedosos golpes de estado mediático/jurídicos –Brasil y Paraguay sirven de ejemplo-. Desestabilizan a cualquier gobierno que no sea disciplinado y alineado a las directivas del poder que emana desde Washington. Esto es posible de ser llevado adelante gracias a la colaboración de un coro formado por “periodistas”, quienes tienen a su cargo la demonización constante y furibunda de aquellos objetivos que les son apuntados. 

¿Las emisiones de los medios de comunicación rusos opositores al gobierno de Putin llegan hoy a Occidente?

-Plenamente; ya que muchas agencias de comunicación de UE han retirado sus corresponsales de Rusia, hoy utilizan cualquier emisión –sin el más elemental chequeo de la información difundida- salida desde Rusia, no solo emitidas por medios opositores, sino por cualquier persona que opere mediáticamente en contra de la administración de Putin.

“Desestabilizan a cualquier gobierno que no sea disciplinado y alineado a las directivas del poder que emana desde Washington, con la colaboración de un coro de ‘periodistas’”.

¿Cómo influye –en la administración de información- Anonymus, la organización de hackers a gran escala?

-Para hablar de Anonymus hay que estar muy al tanto de cómo funciona el sistema de comunicación global. Todos los movimientos informáticos están centralizados y monitoreados en EEUU… y esto está al servicio de la mayor agencia de espionaje del mundo: La 5 OJOS (en inglés: Five Eyes –FIEY) conformada por EEUU, Canadá, Inglaterra, Australia y Nueva Zelandia. Anonymus es una herramienta-parte de este control informático.

-¿Qué opina de las diversas manifestaciones de políticos y periodistas pidiendo que censuren a RT y demás medios rusos? 

-Son los mismos que no abren la boca respecto a la participación –reconocida públicamente- de Cambridge Analityca a favor de Cambiemos en las elecciones nacionales del 2015. Y también son los mismos –políticos y periodistas- que tampoco abren la boca respecto a las 81 ejecuciones llevadas adelante en estos días en Arabia Saudita, ni por la masacre que ese país lleva adelante en Yemen; ni la abrieron cuando un ciudadano árabe/estadounidense -periodista del Washington Post- fue descuartizado vivo en la embajada saudí en Turquía. Estas personas, sobre las cuales usted me interroga, no son políticos opositores, ni periodistas, son simplemente operadores de los intereses profundos de los EEUU.


“Estamos en un apagón informativo histórico”

¿Cuáles son las mayores dificultades que se enfrentan desde que un vasto número de países occidentales (prácticamente todos) han prohibido o restringido el acceso a las emisiones informativas rusas? 

-Estamos en un “apagón informativo histórico”, en un oscurantismo en el que no se permite ningún tipo de acceso a información proveniente desde Rusia -y/o desde algunos de sus socios-. La Europa –supuesta representación suprema de las libertades democráticas, básicamente las de expresión- hoy no cuenta con la plena vigencia del derecho a expresarse por parte de las oposiciones, hoy están completamente cercenadas -so pena de ser vilipendiado furibundamente-. Si se observan las columnas de lectores de los principales diarios europeos se puede ver que quien no esté de acuerdo con la línea editorial de un artículo, o con la posición oficial de la UE, o la OTAN, inmediatamente se descarga sobre esa persona una oleada de agresiones que pasan del repudio al insulto, hasta llegar a las amenazas de muerte. Esto -hay que decirlo- no ha llegado aún hasta nuestra región, pero en Europa es imposible acceder – de ningún modo- a las emisiones de Radio Sputnik, RT e Hispan tv. No se los puede escuchar ni por Spotify, ni ver por Youtube, ni acceder desde Twitter; prácticamente la censura es total. Se puede ver en este accionar el funcionamiento de las cadenas mediáticas como herramientas bélicas de una guerra de cuarta generación por el dominio global.  


Cuando Macri censuró a Telesur y (casi) a RT

Putin Macri
El ex presidente Mauricio Macri había decretado en 2016 la salida de la TDA de la señal rusa RT, pero dio marcha atrás tras la protesta del gobierno de Vladimir Putin.

¿Hubo en Argentina algún intento -anterior al conflicto actual en Ucrania- de censurar a RT o a otro canal extranjero?

-Sí, en un momento se intentó que RT dejara de llegar al país. Fue en el transcurso de la administración nacional argentina anterior a la actual. Pero desde el Poder Ejecutivo se decidió dar marcha atrás debido a las presiones del gobierno ruso al enterarse de que no había voluntad para renovar el contrato de la señal RT con la TDA (Televisión Digital Argentina). Lo que sí se llevó adelante -dentro del seguimiento a pie juntillas de los lineamientos de los EEUU que ejerció la administración a cargo de Mauricio Macri- fue la censura al canal de televisión venezolano Telesur, restituido a la TDA en 2020 por la administración del actual gobierno de Alberto Fernández.

Publicado en el Periodico La Nueva Mañana de Cordoba en version Papel y electronica: https://lmdiario.com.ar/contenido/335894/las-redes-hoy-estan-al-servicio-de-la-propaganda-demonizante-de-rusia 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.