Artículo que tradujo Antonio Mitre de gran importancia geopolítica. Para Dossier Geopolitico Este es un artículo de alto contenido geopolítico que muestra a Putin como un gran ajedrecista que en el tablero del Gran Juego juega partidas en simultáneo y va varias movidas o jugadas adelante con lo que anticipa a sus adversarios. El ruso está demostrando ser el mayor estadista conduciendo un gobierno en este siglo XXI. 

EL «GRAN JUEGO DE UCRANIA» EMERGE EN TRANSCAUCASIA

Por M.K.Bhadrakumar  

Si la metáfora del “Gran Juego” se puede aplicar a la crisis de Ucrania, con la expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en su centro, ha comenzado a causar repercusiones en todo el espacio euroasiático. El gran juego que acecha en la sombra en las regiones del Cáucaso y Asia Central en los últimos años se está acelerando visiblemente. 

La ventaja del juego es, por encima de todo, que Estados Unidos tenga como objetivo a Rusia y China. Este juego en desarrollo no puede subestimarse, ya que su resultado puede afectar la configuración de un nuevo modelo del orden mundial. 

Comenzando con la Cumbre del Caspio en Ashgabat el 29 de junio, las plantillas interconectadas del gran juego en el Cáucaso comenzaron a surgir. El hecho de que la cumbre se programara a pesar del furioso conflicto en Ucrania, y que el presidente ruso, Vladimir Putin, se tomara el tiempo para asistir, atestigua la gran importancia del evento. 

Básicamente, los presidentes de los 5 estados litorales (Kazajstán, Irán, Turkmenistán, Azerbaiyán y Rusia) sincronizaron sus relojes, con base en la Convención sobre el Estatus Legal del Mar Caspio , la Constitución del Mar Caspio, que se firmó en su último cumbre en 2018. Al hacerlo,  consideraron la situación internacional actual y los procesos geopolíticos en todo el mundo. 

Así, uno de los puntos clave del Comunicado Final de la Cumbre de Ashgabat fue la reiteración de un principio fundamental relativo a la exclusión total de las fuerzas armadas de todas las potencias extrarregionales del Mar Caspio (que responde principalmente a los intereses geopolíticos de Rusia y Irán.) El hecho de que los jefes de los países del Caspio confirmaran esto por escrito puede considerarse como el principal resultado de la Cumbre. En segundo lugar, los líderes se centraron en las comunicaciones de transporte del Caspio y acordaron que la región podría convertirse en un centro para los corredores Este-Oeste y Norte-Sur. 

La Cumbre del Caspio se celebró solo 5 semanas después de que las fuerzas rusas   obtuvieron el control de la ciudad portuaria de Mariupol (21 de mayo), que estableció su supremacía total sobre el Mar de Azov y el Estrecho de Kerch en el este de Crimea. El estrecho de Kerch tiene un papel estratégico en las políticas rusas, ya que es la puerta marítima estrecha (5 km de largo y 4,5 km de ancho en el punto más estrecho) que une el Mar Negro a través del Mar de Azov con las principales vías fluviales de Rusia, incluidos el Don y el Volga. 

En efecto, todavía está por asimilarse que, en la geopolítica de toda la masa terrestre euroasiática, la liberación de Mariupol por las fuerzas rusas fue un evento fundamental en el gran juego, ya que el Estrecho de Kerch asegura el tránsito marítimo desde el Mar Negro hasta el final Moscú y San Petersburgo, sin mencionar la estratégica ruta marítima entre el Mar Caspio (a través del Canal Volga-Don) hasta el Mar Negro y el Mediterráneo.

 Sistema Unido de Vías Navegables de la Rusia Europea que une el Mar de Azov y el Mar Caspio con el Mar Báltico y la Ruta del Mar del Norte. Ahora, para obtener el «panorama general» aquí, tenga en cuenta que el río Volga también une el Mar Caspio con el Mar Báltico, así como con la Ruta del Mar del Norte (a través de la Vía fluvial Volga-Báltico). Baste decir que Rusia ha ganado el control de un sistema integrado de vías fluviales, que conecta el Mar Negro y el Mar Caspio con el Báltico y la Ruta del Mar del Norte (que es una ruta de navegación de 4800 km de largo que conecta el Atlántico con el Océano Pacífico, pasando a lo largo de las costas rusas de Siberia y el Lejano Oriente.) 

Sin duda, es una estupenda consolidación del llamado “corazón”, según la teoría de Sir Halford Mackinder (1904) de que quienquiera que controle Europa del Este controla el Corazón y controla la “isla del mundo”. 

Mirando hacia atrás, por lo tanto, no hay duda de que la unión de Crimea con la Federación Rusa en 2014 fue un gran revés para los EE. UU. y la OTAN. Putin tomó a Washington y sus aliados por sorpresa total. Complicó su objetivo de integrar a Ucrania en la OTAN. 

Estados Unidos fue tomado por sorpresa por segunda vez cuando en los primeros días de la actual operación militar especial, cuando todos los ojos occidentales estaban puestos en la región de Kiev, las tropas rusas capturaron la ciudad sureña altamente estratégica de Kherson el 2 de marzo. El significado de esto fue entendido sólo por aquellos que podían percibir el gran juego que se desarrollaba en Ucrania como algo mucho más que un mero conflicto militar. (La mayoría de los estadounidenses aún no lo entienden). 

La captura de Kherson a principios de marzo significó prácticamente la ruina para el diseño de la OTAN de extender su presencia militar en la cuenca del Mar Negro. Hoy, el juego prácticamente ha terminado para EE. UU. y la OTAN,  una vez que Rusia tomó el control de toda la cuenca del Mar de Azov. Rusia ahora controla de facto el acceso de Dniepr hacia y desde el Mar Negro. Y Dniepr pasa a ser la principal vía fluvial para los enlaces de transporte de Ucrania al mercado mundial.  

Inmediatamente al este del Estrecho de Kerch se encuentra la región rusa de Krasnodar, que se extiende hacia el sur hasta el puerto comercial más grande de Rusia en el Mar Negro, Novorossiysk, en el cruce de los principales oleoductos y gasoductos entre el Mar Negro y el Mar Caspio. En resumen, el control del Estrecho de Kerch le da a Rusia una gran influencia en las rutas de transporte que unen Europa Occidental y Oriental con la cuenca del Mar Caspio, Kazajistán y China.

Dicho de otra manera, esta parte de la operación militar especial rusa se convierte en una parte integral del proyecto euroasiático de Moscú que se vincula con la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China. 

Washington ha comprendido tardíamente que Rusia ha burlado a la alianza occidental y ha ganado la partida en el gran juego en la región oriental del Mar Negro. Entonces, la estrategia occidental hacia el Cáucaso y Asia Central se está reelaborando. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, programó hoy una reunión en Bruselas con el ministro de Relaciones Exteriores de Azerbaiyán, Jeyhun Bayramov. 

Es importante destacar que Bayramov también asistió hoy a una reunión del Consejo de Cooperación UE-Azerbaiyán en Bruselas. El jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, dijo más tarde en una conferencia de prensa conjunta con Bayramov que “Azerbaiyán es un socio importante para la Unión Europea y nuestra cooperación se está intensificando”. Mientras tanto, ayer, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, visitó Bakú para firmar un memorando de entendimiento con Azerbaiyán sobre cooperación energética .

Todo esto tiene lugar en el contexto de Charles Michel, el presidente del Consejo Europeo, encabezando los esfuerzos para mediar entre los archirrivales Azerbaiyán y Armenia. Como parte de los esfuerzos diplomáticos de la UE, Michel organizó en abril una reunión en Bruselas entre el presidente de Azerbaiyán, Aliyev, y el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinian, donde las dos partes expresaron su voluntad de asegurar un acuerdo de paz. La semana pasada, el director de la CIA, William Burns, realizó una visita no publicitada a Ereván a este respecto. Evidentemente, Washington y Bruselas están elaborando una estrategia conjunta para reemplazar a Rusia y Turquía, que hasta ahora han asumido los roles principales en Transcaucasia. 

No debe haber ninguna duda de que Moscú está observando de cerca los movimientos sincronizados de EE.UU., la UE y la OTAN en el Cáucaso contra Azerbaiyán con miras a socavar la consolidación de Rusia en las regiones del Mar Negro y el Mar Caspio, lo que representa un obstáculo formidable para el avance de la Estrategias de la OTAN hacia Asia Central y Xinjiang. Este es un juego de alto riesgo

Se recordará que el 22 de febrero, apenas dos días antes del lanzamiento de la operación militar especial en Ucrania, Putin recibió en el Kremlin al presidente de Azerbaiyán Ilham Aliyev. Firmaron “un amplio acuerdo”, cuyos detalles no fueron divulgados . El documento se titula Declaración sobre interacción aliada. 

Claramente, Azerbaiyán, rico en petróleo, que no solo es un estado litoral del Mar Caspio sino una puerta de entrada tanto a Asia Central como a la región rusa del Volga, está destinado a desempeñar un papel clave en el gran juego en el período venidero.

Importancia Estrategica del control del mar de Azov; la Peninsula de Crimea, el estrecho de Kerch y los Puertos de Mariupol y de Novorossiysk por parte de la Federacion rusa
Sistema de conecccion estrategico de los Rios Volga y Don entre el Mar Caspio y el Mar Negro en el Sur y el mar baltico y el Mar Artico al norte
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.