Entradas

El director de Dossier Geopolítico, *Carlos Pereyra Mele*, ante los hechos de actualidad mundial, hace una pausa en sus vacaciones y nos trae al Club de La Pluma una columna exprés y reducida de geopolítica, alertando que el bombardeo mediático sobre Ucrania forma parte de una gigantesca operación de guerra híbrida, que sirve también para ocultar el imparable avance de las fuerzas euroasiáticas y el ocultamiento de importantes acontecimientos que están siendo relegados por los medios masivos de información, al tratarse de logros significativos de este bloque en ascenso mundial.

Sobre Ucrania nos confirma sus reiterados análisis que vienen desde el año pasado, sobre que la crisis es parte de una serie de operaciones psicológicas para transmitir a la población global, un supuesto intento de invasión rusa a ese país, anunciado para fin del año pasado, luego en enero y ahora en febrero. Y nos confirma que “Rusia no quiere comprarse un problema” y mucho menos un estado fallido administrado por mafias, quebrado y en guerra civil, cuyo gobierno es disputado por cooperativas de oligarcas. Mientras  desgrana las razones por las que “la OTAN no es una Fuerza Monolítica”, que los más importantes países europeos están en contra, y que los ucranianos son apenas jugadores para ser sacrificados en la mesa de negociación de las grandes potencias.

AUDIO:

Y que detrás de esta gigantesca cortina de humo, se esconden realidades como el fracasado golpe de Estado en Kazajstán, con evidente apoyo de Occidente y que despareció de la noche a la mañana de las portadas la prensa. También del aumento sustancial del  precio del petróleo ante los duros reveses de Arabia Saudita en su sangrienta invasión al Yemen, lo que demuestra que Occidente  no puede proteger eficazmente  a sus aliados y socios de la región.

También que China “está midiendo a Taiwán con la misma vara de Ucrania” y  observando cómo reaccionan los occidentales con el tema, para tomar nota en vistas a un proceso que podría ser muy similar con Taiwán. Además nos informa que, a pesar del silencio mediático, avanzan las negociaciones entre Irán y las potencias por el acuerdo sobre energía nuclear, hasta el punto de existir ya un borrador que abre la posibilidad de que en febrero pudiera ser firmado, lo que significaría el fin de las actuales sanciones a Irán.

Nuestro director resalta otras noticias oscurecidas por el conflicto de Ucrania, que se está utilizando como “el árbol que tapa el bosque”. Tal es el caso de las flotas rusas que han partido del Mar Báltico, siendo la primera vez que salen en gran número y hacia el Pacífico de la base de Vladivostok, mientras que también el viernes se iniciaron las maniobra militares navales entre China, Rusia e Irán en el Océano Índico. Lo que es  una clara demostración de que “nada ya es igual a lo que era”. Y que hoy en día, Estados Unidos no puede controlar los océanos en su totalidad y al sentirse amenazado, se aboca a estas acciones, como la de Ucrania, que explican su desesperación actual.

Finalmente, Carlos nos avanza que el Producto Bruto Interior de China creció en el 2021 -cerca del 10%- a pesar del virus Omicrón y mucho más de lo que preveían los analistas económicos occidentales, lo que  demuestra que su potencialidad económica, tecnológica e industrial prosigue avanzando raudamente.

De esta manera, termina este informe exprés del director de Dossier Geopolítico, que resalta la cantidad de información malintencionada y carente de fundamentos lógicos, que la prensa monopólica transmite minuto a minuto, echando un cono de sombra a los grandes acontecimientos importantes de verdad, que si están ocurriendo más allá de lo que se nos quieren mostrar.

Todo para ocultar la fluidez y la cantidad de acciones y actos que van cambiando el mundo hacia una nueva multipolaridad y que son desconocidos por la mayoría de la población del mundo, fundamentalmente por la occidental,

Los hutíes quitan a Abu Dhabi su aura de seguridad Los ataques con drones Abu Dhabi exponen las vulnerabilidades de Emiratos Árabes Unidos, y de su reputación como refugio para el turismo y el comercio.
CHINA OBSERVA EL JUEGO POR UCRANIA ENTRE LOS PODERES ATLANTISTA Y CONTINENTALISTAS SACANDO CONCLUCIONES SOBRE EL CONFLICTO QUE TIENE EN TAIWAN
LA INTERVENCION DE LA OTSC EN KAZAJISTAN EN 24HS DESMANTELO EL GOLPE HIBRIDO (Y DE ESTADO) ALENTADO POR OCCIDENTE.
NEGOCIACIONES POR EL ACUERDO 5+1+IRAN AVANZAN CON UN EEUU QUE PARTICIPA A TRAVES DE LAS POTENCIAS OCCIDENTALES REUTERS

Trabajo Final, Diplomatura en Estudios Estratégicos Chinos Universidad de la Defensa UNDEF Argentina: análisis desde la visión clásica de los geopoliticos atlantistas occidentales y los continentalistas euroasiáticos  Por Carlos Alberto PEREYRA MELE 

Seleccione la consigna N8 La “Ruta de la Seda Marítima o Collar de Perlas” de la apuesta diplomática clave de Política Exterior China y su ambicioso giro hacia el Oeste incluyendo los fundamentos o críticas de la afirmación, su contexto histórico, económico, político y cultural y una reflexión personal. 

El llamado Collar de Perlas es la proyección geopolitica china, que nos permite establecer los gigantescos cambios de los paradigmas que controlan el “sistema mundo” y los “geopoliticos” que se avecinan, desde la conquista del Mundo por los Europeos (S XV-XVI) y muy especialmente desde que Juan Sebastián Elcano realizó la circunnavegación del mundo y lo dejo cerrado dándole a las potencias europeas la superioridad sobre otros continentes al poder colonizarlos, dominarlos y explotarlos, que con la primera y segunda revolución industrial, le permitio establecer su superioridad sobre los conquistados y globalizados según sus cánones políticos, culturales y económicos. Como hemos podido ver en el curso de está Diplomatura; hasta la mitad del S XIX los mercados y el PBI económico mundial seguía estando en Asia (China e India). Solamente recordar por ejemplo: la Ruta del famoso “Galeón de Manila”, La ruta española de México a Filipinas y el comercio con China nos recuerda la importancia que tenia ese mercado para los europeos, pues gran parte de esos productos luego viajaban a toda Europa vía Cadiz y Sevilla. Y que era disputado por todas las potencias navales del viejo continente.

Esto también nos debe poner la centralidad del presente análisis, lo que fue y es el control marítimo y su dominio, para construir poder, y recordar cómo se fue trasladando ese poder de estados-naciones europeos de países, como España y Portugal a Francia e Inglaterra fundamentalmente (especialmente Inglaterra “reina” de los mares desde 1805 -Batalla de Trafalgar- hasta primeras décadas del S XX) y desde 1898 como EEUU surgirá como la “nueva” potencia naval derrotando a España y capturando Cuba, Puerto Rico (en el Caribe), “su” mar mediterraneo, y la Isla de Guam y las Filipinas, en el Pacifico, lo que llevó al gran intelectual argentino de la generación de 1900:  Manuel Baldomero Ugarte (Buenos Aires, 1875 – Niza, 1951) a alertarnos con gran visión a hispanoamérica, sobre el nacimiento de la República Imperial Norteamericana con alcance global y sus consecuencia para los pueblos americanos al sur del río Bravo.

Desde la antigüedad se sabe de la importancia, para las navegaciones rudimentarias que utilizaban los recursos naturales como: corrientes marinas y los vientos, del control de los pasos marítimos y de los sistemas de islas para la logística y abastecimientos de flotas, un caso paradigmático es Gibraltar -que desde 1704 le permite a Inglaterra administrar, regular y controlar el paso del Mar Mediterraneo al Océano Atlántico hasta la fecha o el control del Canal de Suez por parte de Inglaterra que controló durante décadas -el paso del Mar Rojo al Mar Mediterraneo que lo transformó en un lago inglés al mismo o el control del Canal de Panamá que le dio a EEUU (1914) la llave del paso del Atlantico al Pacifico y viceversa, y que con Cuba y Puerto rico lo transformó en un lago norteamericano al Mar Caribe. Pero ese control de pasos marítimos no perdió importancia con el advenimiento de la navegación por el vapor y nuevas fuentes energéticas sino que se incrementó.

Mientras ello ocurría, en el llamado mundo “occidental”, en China se impondría un auto-aislacionismo en el Imperio del Centro a la navegación y expediciones de grandes flotas por diversos motivos, después de los grandes viajes del navegante Zheng He que les permitio llegar al sur del Pacifico, el Océano Índico, al Cuerno de África y el actual Yemen y las costas africanas hasta la altura del canal de Madagascar. Pero China decidió abandonar el tridente de Neptuno y tendría una consecuencia nefasta para su futuro cercano, que llegaría con el llamado “siglo de la Humillación” (1850/1949), invadida con las dos guerras del Opio por Inglaterra y las potencias europeas, y por EEUU y por Japón. Hasta el triunfo de la revolución comunista y la instauración de la República Popular China. Que modificara esa tendencia declinante, de pobreza, de hambrunas, atraso y dependencia del extranjero invasor.

Esto nos lleva a extraer una primera aproximación al tema elegido, que los alcance de la Nueva Ruta de la Seda y del Collar de las Perlas, es justamente una idea geopolitica que saca a China del encierro geográfico que se le impuso y que tienen en cuenta las teoría de los clásicos anglosajones de la Geopolitica como:

A1: Halford John Mackinder -15 de febrero de 1861 – 6 de marzo de 1947- y sus seguidores estadounidenses como Nicholas John Spykman -13 de octubre de 1893 – 26 de junio de 1943- y Almirante Alfred Thayer Mahan, -27 de septiembre de 1840, West Point, Nueva York-1 de diciembre de 1914- Todos estos teóricos del poder naval y el control de las rutas comerciales -Talasocracias o atlantistas-, que se enfrenta a las teorías de los llamados continentalistas. 

A2: como el aleman Karl Ernst Haushofer -Múnich, 27 de agosto de 1869 – Pähl, 13 de marzo de 1946- y de pensadores geopoliticos rusos como Alexander Duguin.

¿Por qué decimos esto?: Vivíamos en un mundo dominado por Estados Unidos pero que de cierto modo estaba organizado por tratados internacionales. Sin embargo, eso se está viniendo abajo. Controlar territorios es un concepto importante para los Estados más poderosos. Eso les brinda poder económico y apoyo militar.

A1: La Teoría de  Mackinder de 1904 que marcó profundamente la geopolítica durante décadas del siglo pasado y que ahora está nuevamente de vuelta. En aquella época, los océanos eran dominados por la marina británica, lo cual era crucial para que una isla como Gran Bretaña sostuviera su gran imperio. Sin embargo, Mackinder pensó que esta situación se encontraba amenazada y fue ahí donde comenzó a profundizar sobre lo que él llamaba el «Heartland» (Corazón de la Tierra) de Eurasia. Mackinder pensó que un área tan extensa y rica, que a la vez podía ser recorrida con un sistema ferroviario, era una zona clave para los países con ansias de poder. «Quien domina el este de Europa, domina Heartland, quien domina Heartland, reina en la ‘Isla del Mundo’, quien domina la ‘Isla del Mundo’, gobierna el mundo entero«, según la teoría de Mackinder. Pero no incluye a China en sus análisis centrales, que vivía el periodo de la humillación (Pero China sus estrategas y geopoliticos si estudiaron está teoría, evidentemente). El continuador estadounidense Spykman de esa teoría no piensa que el heartland, «ese pivote geográfico del mundo», esa centralidad según un enfoque económico-geográfico, se encuentre localizado en Europa central / Rusia sino en una zona periférica, sobre el litoral o sobre una cuenca. Según él, el centro del mundo está compuesto de tierras litorales, las coastlands de Mackinder a las que llama «borde de tierras» o «anillo de tierras» o «borde de cuencas», el rimland.​ Este territorio periférico estaría atrapado entre el corazón europeo (Alemania, Rusia), y los mares tutelados por los ingleses. Pero después de la 2da Guerra Mundial es evidente que se establece la geoestrategia de EEUU en el control y cerco al mundo euroasiático controlado por la ex URSS, al cual en 1949 se incorpora China en ese bloque que debía ser aislado, dividido y contenido. Qué en la práctica geoestratégica, es lo que vemos con el desplazamiento hoy del eje de contención, de Medio Oriente y Europa al Pacifico-Indico desde las administraciones de Obama para aquí? 

A2 Contrario sensu, el continentalismo encabezado por Haushofer teorizaba que su país Alemania, humillado tras la gran guerra, podía formar una gran alianza con Rusia, Persia y Japón y así cortar los tentáculos del poder naval británico. Y luego con la Guerra Fría, por ello Estados Unidos estableció una serie de bases alrededor de los bloques dominados por los soviéticos, desde Alemania hasta Italia, Turquía, Corea del Sur y Japón. Pero en 1991 ese esquema se disolvió con la implosión soviética y con el acuerdo Chino estadounidense de Mao y Nixon. En 1997, el pensador ruso Dugin expresó sus ideas en un libro llamado The Foundations of Geopolitics,  «En geopolítica, hay dos polos absolutos de poder. Está el poder naval, que pertenece a Occidente, y el poder terrestre, que es Rusia. Hay una pelea por controlar Heartland. Como decía Mackinder, quien controla el este de Europa, controla Heartland. Y quien controla Heartland, domina el mundo», dijo en una conferencia en Shanghái. Pero nuevamente esa posición no incorporaba totalmente a China como algo central en este despliegue del nuevo orden mundial multipolar de tres cabezas China, EEUU y Rusia. Y que además lo estamos comprobando, que se manifiesta con el proyecto de la Nueva Ruta de la Seda y el Collar de Perlas que se centra, cada día mas con una alianza mas profunda euroasiática, entre China y Rusia como eje. Y que se expresa en una  gran variedad de proyectos de cooperación, de infraestructura marítima y desarrollo de la cadena de valor centrados en la integración del mercado, y el desarrollo de la cadena de valor  comercial, que otorgaron al gigante asiático el estatus de “potencia global”. Pero también en Acuerdos sobre Seguridad y Defensa

REFLEXIÓN FINAL: Ahora bien: El territorio euroasiático ha sido testigo del crecimiento de un nuevo poder, un nuevo emergente para disputar el control de la región pero de alcance global. Si Mackinder viviera hoy; quizás estaría mas preocupado de las extensas redes ferroviarias, caminos, puentes, túneles, aeropuertos, puertos, gasoductos, oleoductos, etc., que China está construyendo a lo largo de todo el continente. Y su versión naval el Collar de Perlas y que por ejemplo tiene una importancia central El CECP (China Pakistán)  que incluye la modernización de carreteras, ferrocarriles, gasoductos y otros grandes proyectos de infraestructura desde la costa paquistaní del Mar Arábigo hasta la frontera noreste del país, que limita con China.Con el Puerto de Gwadar hacia la región del Golfo Pérsico y Medio Oriente y una posición ventajosa para tener mayor influencia en África, así como en el sur y centro de Asia, evitando el estrecho de Malaca. Otra realidad será con seguridad el nuevo rol de un Yemen estabilizado que será parte fundamental de nexo entre Asia, África y Europa en está red de puertos. Como lo son los acuerdos geoestratégicos de una alianza en gestación Chino-Rusa, que se contrapone a la revisión de la Postura Global del Pentágono, que se anunció el lunes, que señala una postura global y la intención de desarrollar una «capacidad de respuesta global» que abarque no solo el Indo-Pacífico y Europa, sino que también incluya «requisitos de postura duradera» en el Medio Oriente, en África y en América Latina. Por eso, países del «sur global» como el nuestro, nos guste o no, van a quedar en el medio de un escenario global de disputas y confrontaciones entre el «mundo euroasiático» que avanza y los EEUU, en un mundo que se ha achicado dramáticamente y que hoy parece un «vecindario populoso». Un problema de magnitud como el que se nos presenta, que además desconocemos está nueva realidad: como la reciente Asociación Económica Regional Integral o RCEP, o el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras – BAII o la cada vez mas poderosa Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), para no dejarnos alinear tipo manu militari o tratando de responder a todas las presiones simultáneamente. todas son acciones de naturaleza Geoestratégica, y no se pueden pensar y resolver sin tener presente este escenario global en que nos encontramos. Pero también los tiempos difíciles son también tiempos de oportunidades.

Por ello consideramos que 5 siglos de dominio absoluto occidental y en especial anglosajón han llegado a su fin”…y se abre un abanico de nuevas oportunidades como también de desafíos de gran calado a los pueblos del Sur y a nuestro subcontinente suramericano por encima de idiologismo que nos atosigan y nos confunden.

Lic. Carlos Alberto Pereyra Mele

Director de Dossier Geopolitico

Córdoba, Argentina, Diciembre de 2021 

Fuentes: Diccionario latinoamericano de seguridad y geopolítica. Coautor Editorial Biblos 2009 – Artículos propios y periodísticos Extranjeros

Los estrechos desde la Antiguedad hasta la actualidad siguen siendo el Control de la navegacion

CURSO PESA 2021 AQUI PROGRAMA DE LA DIPLOMATURA SOBRE ESTUDIOS ESTRATEGICOS DE CHINA UNDEF ARGENTINA

Los halcones de Washington flotan para expulsar a Rusia de SWIFT, pero la incipiente alianza geoeconómica de Moscú con Beijing mantendrá el flujo de dinero

Pepe Escobar 16 de diciembre de 2021

Xi Jinping y Vladimir Putin pasaron una hora y 14 minutos en una conversación por video el miércoles. Geopolíticamente, allanando el camino para 2022, este es el que realmente importa, mucho más que Putin-Biden hace una semana.

El secretario de prensa del Kremlin, Dmitry Peskov, quien generalmente mide cuidadosamente sus palabras, había insinuado anteriormente que este intercambio sería «extremadamente importante».

Era obvio que los dos líderes no solo intercambiarían información sobre el gasoducto Power of Siberia 2. Pero Peskov se refería a la geopolítica del horario de máxima audiencia: cómo Rusia-China coordinarían sus contragolpes contra el combo guerra híbrida / Guerra Fría 2.0 desplegado por Estados Unidos y sus aliados.

Si bien no se esperaban filtraciones sustanciales de la 37a reunión entre Xi y Putin desde 2013 (se volverán a encontrar en persona en febrero de 2022, al comienzo de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing), el asistente del presidente de Política Exterior Yuri Ushakov logró Entregue sucintamente al menos dos bits importantes de información.

Estos son los aspectos más destacados de la convocatoria:

Moscú informará a Pekín sobre el progreso, o la falta del mismo, en las negociaciones con Estados Unidos / OTAN sobre garantías de seguridad para Rusia.
Beijing apoya las demandas de Moscú a EE.UU. / OTAN por estas garantías de seguridad.
Putin y Xi acordaron crear una "estructura financiera independiente para las operaciones comerciales que no podrían ser influenciadas por otros países". Fuentes diplomáticas, extraoficialmente, dicen que la estructura puede ser anunciada por una cumbre conjunta a fines de 2022.
Hablaron de la “Cumbre por la Democracia” organizada por Biden, concluyendo que era contraproducente e impuso nuevas líneas divisorias. 

De todo lo anterior, el tercer punto es el que realmente cambia las reglas del juego: ya se está trabajando desde hace algunos años, y está ganando un impulso definitivo después de que los halcones de Washington del tipo Victoria Nuland presentaran recientemente la idea de expulsar a Rusia de SWIFT, la vasta red de mensajería utilizada por los bancos y otras instituciones financieras para realizar instrucciones de transferencia de dinero, como el paquete de sanciones definitivo para la no invasión de Ucrania.

Putin y Xi discutieron una vez más uno de sus temas clave en las reuniones bilaterales y BRICS: la necesidad de seguir aumentando la participación del yuan y el rublo en acuerdos mutuos, sin pasar por el dólar estadounidense, y abriendo nuevas vías bursátiles para los inversores rusos y chinos.

Pasar por alto un mecanismo SWIFT «influenciado por terceros países» se convierte en una necesidad. Ushakov lo expresó diplomáticamente como «la necesidad de intensificar los esfuerzos para formar una infraestructura financiera independiente para dar servicio a las operaciones comerciales entre Rusia y China».

Las empresas energéticas rusas, desde Gazprom hasta Rosneft, saben todo lo que hay que saber no solo sobre las amenazas estadounidenses, sino también sobre los efectos negativos del tsunami de dólares estadounidenses que inundó la economía mundial a través de la flexibilización cuantitativa de la Fed.

Este impulso Rusia-China es otra dimensión más del poder geoeconómico, geoestratégico y demográfico que se desplaza rápidamente hacia Eurasia y posiblemente presagia el advenimiento de un nuevo sistema mundial relacionado con otros asuntos que Putin-Xi ciertamente discutió: la interconexión de la Franja y la Ruta con la Unión Económica Euroasiática (EAEU), el alcance ampliado de la Organización de Cooperación de Shanghái (SCO) y la próxima presidencia china de BRICS en 2022.

Estados Unidos, con una deuda de 34 billones de dólares, el 236% de su PIB militarizado, está prácticamente en bancarrota. Rusia-China ya ha experimentado con sus sistemas de pago alternativos, que inevitablemente se integrarán.

Los bancos más importantes de ambos países adoptarán el sistema, así como los bancos de Eurasia que hacen negocios con ellos, y luego vastas franjas del Sur Global. SWIFT, a largo plazo, se utilizará solo en casos excepcionales si China y Rusia se salen con la suya.

MAIDAN REDUX

Ahora el corazón del rompecabezas geopolitico.

Ushakov confirmó que la Federación de Rusia ha presentado propuestas sobre garantías de seguridad a Estados Unidos. Como el propio Putin había confirmado incluso antes de hablar con Xi, se trata de «seguridad indivisible»: un mecanismo que ha sido consagrado en todo el territorio de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa desde una cumbre de 1975 en Helsinki.

Como era de esperar, bajo las órdenes de los poderes fácticos, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ya lo rechazó.

Tanto Xi como Putin identifican claramente cómo el Equipo Biden está desplegando una táctica de polarización estratégica bajo el viejo divide y vencerás. La ilusión en juego es construir un bloque pro-estadounidense – con participantes que van desde el Reino Unido y Australia hasta Israel y Arabia Saudita – para «aislar» Rusia-China.

Eso es lo que se esconde detrás de la narrativa que estalló estruendosamente sin parar en todo Occidente, a la que también estaba vinculada la Cumbre para la Democracia de Biden. Taiwán está siendo manipulado contra Pekín, mientras que Ucrania está siendo literalmente armada contra Rusia. La «agresión de China» se encuentra con la «agresión de Rusia».

Beijing no ha caído en la trampa, pero ha afirmado en diferentes niveles que Taiwán eventualmente se integrará en la patria continental, sin ninguna «invasión» ridícula. Y la ilusión de que la presión estadounidense masiva conducirá a grietas dentro del Partido Comunista Chino probablemente también esté generando tracción cero.

Ucrania es una propuesta mucho más volátil: una pesadilla disfuncional de inestabilidad sistémica, corrupción generalizada, turbios enredos oligárquicos y pobreza.

Washington todavía sigue el plan Maidan elaborado por Zbigniew Brzezinski y presentado para el distribuidor de galletas Nuland en 2014. Sin embargo, siete años después, ningún «estratega» estadounidense logró entender por qué Rusia no invadió Ucrania, que ha sido parte de Rusia durante siglos.

Para estos «estrategas», es imperativo que Rusia se enfrente a un segundo Vietnam, después de Afganistán en la década de 1980. Bueno, no va a suceder porque Moscú no tiene ningún interés en «invadir» Ucrania.

Se vuelve más complicado. El miedo final, dictar toda la política exterior de Estados Unidos desde principios del sglo 20 º es la posibilidad de Alemania de alzarse con una nueva versión de 1887 Tratado de Reaseguro de Bismarck con Rusia.

Agregue China a la combinación y estos tres actores podrán controlar casi toda la masa continental euroasiática. Actualizando Mackinder, Estados Unidos se convertiría en una isla geopolíticamente irrelevante.

Putin-Xi puede haber examinado no solo cómo las tácticas de guerra híbridas imperiales contra ellos se tambalean, sino también cómo las tácticas están arrastrando a Europa hacia el abismo de la irrelevancia.

Para la UE, como señala el ex diplomático británico Alastair Crooke, el equilibrio estratégico es un desastre: “La UE virtualmente ha roto sus relaciones con Rusia y China, al mismo tiempo. Los halcones de Washington lo querían. Un ‘Brzezinski europeo’ sin duda habría aconsejado a la UE de otra manera: nunca pierdas a ambos a la vez, nunca eres tan poderoso ”.

No es de extrañar que el liderazgo en Moscú-Beijing no pueda tomar en serio a nadie en Bruselas, ya sea una variedad de chihuahuas de la OTAN o la espectacularmente incompetente Ursula von der Leyen en la Comisión Europea.

Un débil rayo de luz es que París y Berlín, a diferencia de la Polonia rusófoba y la franja báltica, al menos prefieren tener algún tipo de negociación con Moscú sobre Ucrania en lugar de imponer sanciones adicionales.

Ahora imagine al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, explicando el ABC de la política exterior a una despistada Annalena “Grune” Baerbock, que ahora se hace pasar por ministra de Relaciones Exteriores de Alemania y muestra una nueva mezcla de incompetencia y agresividad. De hecho, hizo la llamada telefónica.

Lavrov tuvo que explicar meticulosamente las consecuencias de la expansión de la OTAN; el acuerdo de Minsk; y cómo Berlín debería ejercer su derecho a presionar a Kiev para que respete a Minsk.

No se deben esperar filtraciones al respecto de Ushakov. Pero es justo imaginar que con «socios» como Estados Unidos, la OTAN y la UE, Xi y Putin deberían concluir que China y Rusia ni siquiera necesitan enemigos.

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios)

AUDIO

El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, en su columna de geopolítica del Club de La Pluma, comenta la actuación en esta semana del anciano presidente de EEUU, en dos “show mediáticos”. Uno de ellos, su Cumbre por la Democracia, con la presencia de dictaduras, estados  incumplidores de los derechos humanos y subversivos a las resoluciones de la ONU, “aunque amigos”. Y la videoconferencia con Putin, anunciada como “un mano a mano”, pero donde solo el ruso cumplió con el desafío, ya que Biden necesitó de 4 asesores para hacerle frente y ni así logró moverle un pelo al euroasiático.

Aunque para Carlos, la única gran noticia que hay, no es otra que EEUU ha reconocido con esta reunión que Rusia es un jugador de primer nivel mundial, que es parte del poder multipolar junto a China y que es una potencia en ascenso a pesar de la implosión de URSS en 1991, que dejó entonces la hegemonía mundial en manos del imperio norteamericano. Un poder que apenas pudo conservar por una década, en la que desmembró aquella potencia en 19 estados ingobernables, Ucrania incluida, pero donde hoy ha resurgido Rusia, para compartir el poder global y desnudar el fracaso y la decadencia de Occidente, en solo 30 años

Y entrando en geopolítica, reitera que los famosos cinco siglos de dominio occidental están llegando a su fin, lo que evidencia el fracaso de su estrategia de impedir que el mundo euroasiático, específicamente Rusia y China, se unifican y pudieran desarrollar todas sus potencialidades, siempre con conflictos creados por sus inteligencias, que también utilizaron, según coyuntura, a algún país europeo para impedir una alianza rusa europea, tanto en la guerra fía como en la actualidad. Y nos analiza cómo aquel poder absoluto sobrevenido en 1991 le llevó a EEUU a creerse dueño absoluto del mundo, del poder militar y del sistema económico, lo que a la postre lo debilitó profundamente. Porque las naciones asiáticas fueron tan arrinconadas por Occidente con una infernal panoplia de sanciones, de guerras comerciales, de obstáculos, de amenazas, etc., que el resultado fue el inverso al buscado, provocando que, ante tanta adversidad, las relaciones ruso chinas se profundizará en lo comercial, en lo económico y en todos tipo de aspectos, pero sobre todo en la geoestrategia de formar un bloque de poder mundial que ya ha salido a la luz. Todo un cambio geopolítico profundo y trascendente, que fue anticipado y advertido por nuestro director durante años, en esta columna y en otros medios alternativos.

Y nos detalla el gran avance de Eurasia, con su Ruta de la Seda china, con el Collar de Perlas, con la Asociación de Cooperación de Shanghái, con el acuerdo del mayor Tratado de Libre Comercio del mundo el RECEP con 15 países asiáticos que incluyen a Japón y Corea del Sur. El nuevo sistema ferroviario China – Laos que llegará a Singapur y a Vietnam, de los tratados comerciales, estratégicos, económicos y militares con Irán (siempre ninguneado, olvidado y castigado por Occidente) y… del trascendental acuerdo firmado el 6 de diciembre pasado entre la Federación Rusa con India para  potenciar la industria militar, el comercio y la colaboración en defensa, que rompe la estrategia de la OTAN  con sus tratados del QUAD y AUKUS. Mientras que Emiratos Árabes rompe su alianza con Arabia Saudita y crecen los indicios del triunfo de los hutíes en la guerra del Yemen contra los saudíes, apoyados por Israel y armados por los atlantistas.

Y Carlos finaliza la columna en Sudamérica, con los datos de la CEPAL que muestran que el  35% del comercio regional es con China, mientras que con EEUU apenas alcanza al 15% además de concentrarse en México, Colombia y Las Guayanas, y con la salvedad de que en los países ideológicamente más cercanos a Washington, la relación comercial con China sigue creciendo.

Y reflexiona con que los cambios que se avecinan con esta realidad son profundisimos y obligan a analizar seriamente el escenario para tomar decisiones importantes y acertadas en relación al presente y al futuro.

Eduardo Bonugli (Madrid 12/12/21)

TROPAS RUSAS EN INDIAS EN MANIOBRAS MILITARES
S400 RUSOS VENDIDOS A LA INDIA A PESAR DE LAS AMENAZAS DE SANCIONES POR EEUU

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios)

AUDIO

En su columna semanal del Club de La Pluma, el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, aborda las provocadoras declaraciones de Marc Stanley, en la cámara de representantes de Washington, durante su alegato para embajador en Argentina, saltándose todos los límites de la diplomacia e incumpliendo las reglas internacionales de no injerencia en asuntos internos. El personaje enumeró una lista de exigencias al gobierno de Buenos Aires, para que éste las adopte como propias en temas como el G5, la deuda con el FMI, el freno a China, el boicot a Venezuela, etc. y lo hizo como si fuese el virrey de un imperio en decadencia que quiere arrastrar a nuestro país a su esfera, por las buenas o por las malas. Stanley, autodefinido como activista político y líder de la comunidad judía norteamericana, ha demostrado una actitud prepotente, desubicada e inédita, arrogándose la autoridad de decirnos lo que podemos y no podemos hacer en política. 

Y Carlos nos recuerda que lamentablemente todo el arco político argentino no ha dado prácticamente ninguna respuesta contundente al atropello de este señor, quién con ese silencio está recibiendo un silencioso aval de nuestros representantes, cuando lo que corresponde es que tanto el gobierno como toda la sociedad, le exija al Secretario de Estado, Anthony Blinken, que explique este avasallamiento y que ratifique o rectifique las declaraciones de su representante. Caso contrario, la Argentina debería rechazar su nominación como embajador, mientras evoca las palabras del General San Martín: “…la Argentina no es una empanada que se come con solo abrir la boca”. 

Luego, en temas internacionales,  nuestro director analiza el discurso de Putin en el reciente foro de Valdai, al que considera de una contundencia tremenda y profundísima,  y que ha hecho saltar las alarmas en el anonadado “mundo atlantista”, que reaccionó con fiereza al ser aludido por temas como los del LGTB y otros asuntos parecidos, que tratan de distorsionar las verdaderas prioridades de la humanidad de hoy y con lo que el presidente ruso llama “la discriminación inversa” por la cual en Occidente, las mayorías pierden derechos a favor de las minorías. 

También confirmó que el dominio internacional de Occidente está dando paso a un sistema mucho más diverso, luego de varios siglos de poder absoluto. Además habló de los conflictos por la “guerra híbrida” y explicó esa estrategia bélica anglosajona donde ya nada es como antes y que ahora la guerra nunca se detiene, apenas cambia de forma, hasta empeorar a un punto máximo donde se impone la “teoría del caos” -otra estrategia norteamericana- que no contempla la recuperación pacífica de la posguerra, haciendo que se suceda el dolor y la tragedia de los pueblos afectados.

Y nos cuenta que Putin ha hecho referencia a la filosofía donde la historia es un método de memoria temporal a través del cual el hombre trabaja hacia su destino, en una relación entre lo divino y lo humano, haciendo referencias a la libertad, la familia y la educación, y a cosas tan básicas como la madre, el padre y la familia, como hitos de un movimiento por la renovación social al que llama “conservadurismo saludable” como base de la política ante los riesgos que se multiplican en medio de una realidad frágil. 

Y ya sobre geopolítica, Putin insistió en que la amistad con China no significa ir contra nadie, y dio una clase magistral sobre la crisis energética para luego asegurar que con el gasoducto a Alemania, Rusia no lo utiliza como un arma geopolítica, como lo acusan los fundamentalistas atlantistas europeos. Sobre Afganistán enfatizó que la Organización de Cooperación de Shanghái tendrá problemas si Afganistán tiene problemas y ofreció entonces cuatro respuestas concretas para garantizar su futuro. 

Así, Pereyra Mele con su audio, nos hace viajar por la actualidad mundial y nos vuelve a transmitir sus extensos conocimientos de geopolítica con argumentos, datos e información cierta. 

Eduardo Bonugli (Madrid, 31/10//21)

El embajador de Joe Baiden para la «Argentina» Marc Stanley

El tema de este año es Global sacudida en la 21 st  Century: el individuo, los valores y el Estado. El programa de cuatro días incluye más de 15 sesiones presenciales y en línea .

Vladimir Putin, presidente de Rusia : Señorías,

Para empezar, me gustaría agradecerles por venir a Rusia y participar en los eventos del Valdai Club.

Como siempre, durante estas reuniones se plantean cuestiones urgentes y se llevan a cabo debates exhaustivos sobre estos temas que, sin exagerar, importan a personas de todo el mundo. Una vez más, el tema clave del foro se puso en un sencillo, incluso diría, de manera a quemarropa: Global sacudida en la 21 st  Century: el individuo, los valores y el Estado.

De hecho, vivimos en una era de grandes cambios. Si me lo permite, por tradición, ofreceré mis puntos de vista con respecto a la agenda que ha elaborado.

En general, esta frase, “vivir en una era de grandes cambios”, puede parecer trivial ya que la usamos con tanta frecuencia. Además, esta era de cambio comenzó hace bastante tiempo y los cambios se han convertido en parte de la vida cotidiana. De ahí la pregunta: ¿merece la pena centrarse en ellos? Estoy de acuerdo con quienes hicieron la agenda de estas reuniones; por supuesto que lo son.

En las últimas décadas, muchas personas han citado un proverbio chino. El pueblo chino es sabio y tiene muchos pensadores y pensamientos valiosos que todavía podemos utilizar hoy. Uno de ellos, como sabrá, dice: «Dios no permita vivir en una época de cambio». Pero ya lo estamos viviendo, nos guste o no, y estos cambios son cada vez más profundos y fundamentales. Pero consideremos otra sabiduría china: la palabra «crisis» consta de dos jeroglíficos – probablemente haya representantes de la República Popular China en la audiencia, y me corregirán si me equivoco – pero, dos jeroglíficos, «peligro «Y» oportunidad «. Y como decimos aquí en Rusia, «lucha contra las dificultades con tu mente y lucha contra los peligros con tu experiencia».

Por supuesto, debemos ser conscientes del peligro y estar preparados para contrarrestarlo, y no solo una amenaza, sino muchas amenazas diversas que pueden surgir en esta era de cambio. Sin embargo, no es menos importante recordar un segundo componente de la crisis: oportunidades que no se deben desaprovechar, tanto más cuanto que la crisis a la que nos enfrentamos es conceptual e incluso de civilización. Se trata básicamente de una crisis de enfoques y principios que determinan la existencia misma de los humanos en la Tierra, pero tendremos que revisarlos seriamente en cualquier caso. La pregunta es dónde moverse, qué renunciar, qué revisar o ajustar. Al decir esto, estoy convencido de que es necesario luchar por valores reales, defendiéndolos en todos los sentidos.

La humanidad entró en una nueva era hace unas tres décadas cuando se crearon las principales condiciones para poner fin al enfrentamiento político-militar e ideológico. Estoy seguro de que se ha hablado mucho de esto en este club de discusión. Nuestro Canciller también habló de ello, pero sin embargo me gustaría repetir varias cosas.

En ese momento se inició la búsqueda de un nuevo equilibrio, relaciones sostenibles en las áreas social, política, económica, cultural y militar y el apoyo al sistema mundial. Estábamos buscando este apoyo pero hay que decir que no lo encontramos, al menos hasta ahora. Mientras tanto, aquellos que se sentían los ganadores después del final de la Guerra Fría (también hemos hablado de esto muchas veces) y pensaban que habían escalado el Monte Olimpo pronto descubrieron que el suelo se estaba cayendo por debajo incluso allí, y esta vez fue su turno. , y nadie podía «detener este momento fugaz» por muy justo que pareciera.

En general, debió parecer que nos ajustábamos a esta continua inconstancia, imprevisibilidad y permanente estado de transición, pero esto tampoco sucedió.

Me gustaría agregar que la transformación que estamos viendo y de la que somos parte es de un calibre diferente a los cambios que ocurrieron repetidamente en la historia de la humanidad, al menos aquellos que conocemos. No se trata simplemente de un cambio en el equilibrio de fuerzas o de avances científicos y tecnológicos, aunque ambos también se están produciendo. Hoy, nos enfrentamos a cambios sistémicos en todas las direcciones, desde la condición geofísica cada vez más complicada de nuestro planeta hasta una interpretación más paradójica de lo que es un ser humano y cuáles son las razones de su existencia.

Miremos a nuestro alrededor. Y diré esto nuevamente: me permitiré expresar algunos pensamientos a los que me suscribo.

En primer lugar, el cambio climático y la degradación ambiental son tan obvios que incluso las personas más descuidadas ya no pueden ignorarlos. Se puede seguir participando en debates científicos sobre los mecanismos detrás de los procesos en curso, pero es imposible negar que estos procesos están empeorando y es necesario hacer algo. Los desastres naturales como sequías, inundaciones, huracanes y tsunamis casi se han convertido en la nueva normalidad y nos estamos acostumbrando a ellos. Baste recordar las devastadoras y trágicas inundaciones en Europa el verano pasado, los incendios en Siberia; hay muchos ejemplos. No solo en Siberia, nuestros vecinos en Turquía también han tenido incendios forestales, y los Estados Unidos y otros lugares del continente americano. A veces parece que cualquier geopolítico, científico y técnico,o la rivalidad ideológica se vuelve inútil en este contexto, si los ganadores no tendrán suficiente aire para respirar o nada para beber.

La pandemia de coronavirus se ha convertido en otro recordatorio de lo frágil que es nuestra comunidad, lo vulnerable que es, y nuestra tarea más importante es garantizar a la humanidad una existencia segura y resiliente. Para aumentar nuestras posibilidades de supervivencia frente a los cataclismos, es absolutamente necesario repensar cómo vamos con nuestras vidas, cómo administramos nuestros hogares, cómo se desarrollan las ciudades o cómo deberían desarrollarse; necesitamos reconsiderar las prioridades de desarrollo económico de estados enteros. Repito, la seguridad es uno de nuestros principales imperativos, en cualquier caso se ha vuelto obvio ahora, y cualquiera que intente negar esto tendrá que explicar luego por qué se equivocaron y por qué no estaban preparados para las crisis y conmociones que enfrentan naciones enteras. .

Segundo. Los problemas socioeconómicos que enfrenta la humanidad se han agravado hasta el punto de que, en el pasado, desencadenaría conmociones mundiales, como guerras mundiales o cataclismos sociales sangrientos. Todo el mundo dice que el modelo actual de capitalismo que subyace a la estructura social en la inmensa mayoría de los países ha terminado su curso y ya no ofrece una solución a una serie de diferencias cada vez más enredadas.

En todas partes, incluso en los países y regiones más ricos, la distribución desigual de la riqueza material ha exacerbado la desigualdad, principalmente la desigualdad de oportunidades tanto dentro de las sociedades individuales como a nivel internacional. Mencioné este formidable desafío en mis comentarios en el Foro de Davos a principios de este año. Sin duda, estos problemas nos amenazan con grandes y profundas divisiones sociales.

Además, varios países e incluso regiones enteras se ven regularmente afectados por crisis alimentarias. Probablemente discutiremos esto más adelante, pero hay muchas razones para creer que esta crisis empeorará en el futuro cercano y puede alcanzar formas extremas. También hay escasez de agua y electricidad (probablemente cubriremos esto también hoy), sin mencionar la pobreza, las altas tasas de desempleo o la falta de atención médica adecuada.

Los países rezagados son plenamente conscientes de ello y están perdiendo la fe en las perspectivas de ponerse al día con los líderes. La decepción estimula la agresión y empuja a la gente a unirse a las filas de los extremistas. Las personas en estos países tienen una sensación cada vez mayor de expectativas incumplidas y fallidas y la falta de oportunidades no solo para ellos, sino también para sus hijos. Esto es lo que les hace buscar una vida mejor y da como resultado una migración descontrolada que, a su vez, crea un terreno fértil para el descontento social en los países más prósperos. No necesito explicarte nada, ya que puedes verlo todo con tus propios ojos y, probablemente, estás más versado en estos temas que yo.

Como señalé anteriormente, las potencias líderes prósperas tienen otros problemas sociales urgentes, desafíos y riesgos en abundancia, y muchos de ellos ya no están interesados ​​en luchar por la influencia ya que, como dicen, ya tienen suficiente en sus platos. El hecho de que la sociedad y los jóvenes en muchos países hayan reaccionado exageradamente de manera dura e incluso agresiva a las medidas para combatir el coronavirus se demostró, y quiero enfatizar esto, espero que alguien ya lo haya mencionado antes que yo en otros lugares, así que, Creo que esta reacción mostró que la pandemia era solo un pretexto: las causas de la irritación y frustración social son mucho más profundas.

Tengo otro punto importante que hacer. La pandemia, que, en teoría, se suponía que uniría a la gente en la lucha contra esta enorme amenaza común, se ha convertido en un factor de división en lugar de unificador. Hay muchas razones para eso, pero una de las principales es que comenzaron a buscar soluciones a los problemas entre los enfoques habituales: una variedad de ellos, pero aún los antiguos, pero simplemente no funcionan. O, para ser más precisos, funcionan, pero a menudo y, por extraño que parezca, empeoran la situación actual.

Por cierto, Rusia ha pedido en repetidas ocasiones, y lo repetiré, detener estas ambiciones inapropiadas y trabajar juntos. Probablemente hablaremos de esto más adelante, pero está claro lo que tengo en mente. Hablamos de la necesidad de contrarrestar juntos la infección por coronavirus. Pero nada cambia; todo sigue igual a pesar de las consideraciones humanitarias. No me refiero a Rusia ahora, dejemos las sanciones contra Rusia por ahora; Me refiero a las sanciones que siguen vigentes contra aquellos estados que necesitan urgentemente ayuda internacional. ¿Dónde están los fundamentos humanitarios del pensamiento político occidental? Parece que no hay nada allí, solo charlas ociosas. Lo entiendes? Esto es lo que parece estar en la superficie.

Además, la revolución tecnológica, los impresionantes logros en inteligencia artificial, electrónica, comunicaciones, genética, bioingeniería y medicina abren enormes oportunidades, pero al mismo tiempo, en términos prácticos, plantean cuestiones filosóficas, morales y espirituales que eran hasta hace poco tiempo las más importantes. dominio exclusivo de los escritores de ciencia ficción. ¿Qué pasará si las máquinas superan a los humanos en la capacidad de pensar? ¿Dónde está el límite de interferencia en el cuerpo humano más allá del cual una persona deja de ser ella misma y se convierte en alguna otra entidad? ¿Cuáles son los límites éticos generales en el mundo donde el potencial de la ciencia y las máquinas se está volviendo casi ilimitado? ¿Qué significará esto para cada uno de nosotros, para nuestros descendientes, nuestros descendientes más cercanos, nuestros hijos y nietos?

Estos cambios están cobrando impulso y, desde luego, no pueden detenerse porque, por regla general, son objetivos. Todos tendremos que lidiar con las consecuencias independientemente de nuestros sistemas políticos, condición económica o ideología imperante.

Verbalmente, todos los estados hablan de su compromiso con los ideales de cooperación y su voluntad de trabajar juntos para resolver problemas comunes pero, lamentablemente, estas son solo palabras. En realidad, está sucediendo lo contrario, y la pandemia ha servido para alimentar las tendencias negativas que surgieron hace mucho tiempo y que ahora solo están empeorando. El enfoque basado en el proverbio, «tu propia camisa está más cerca del cuerpo», finalmente se ha vuelto común y ahora ni siquiera se oculta. Además, esto a menudo es incluso una cuestión de jactancia y blandir. Los intereses egoístas prevalecen sobre la noción de bien común.

Por supuesto, el problema no es solo la mala voluntad de ciertos estados y élites notorias. Es más complicado que eso, en mi opinión. En general, la vida rara vez se divide en blanco y negro. Cada gobierno, cada líder es el principal responsable ante sus propios compatriotas, obviamente. El objetivo principal es garantizar su seguridad, paz y prosperidad. Por lo tanto, los asuntos internacionales y transnacionales nunca serán tan importantes para un liderazgo nacional como la estabilidad nacional. En general, esto es normal y correcto.

Tenemos que afrontar el hecho de que las instituciones de gobernanza global no siempre son eficaces y sus capacidades no siempre están a la altura del desafío que plantea la dinámica de los procesos globales. En este sentido, la pandemia podría ayudar: mostró claramente qué instituciones tienen lo que se necesita y cuáles necesitan ajustes.

La realineación del equilibrio de poder presupone una redistribución de acciones a favor de países emergentes y en desarrollo que hasta ahora se sentían excluidos. Para decirlo sin rodeos, la dominación occidental de los asuntos internacionales, que comenzó hace varios siglos y, por un período corto, era casi absoluta a finales del 20 º  siglo, está dando paso a un sistema mucho más diverso.

Esta transformación no es un proceso mecánico y, a su manera, incluso podría decirse, no tiene paralelo. Podría decirse que la historia política no tiene ejemplos de un orden mundial estable que se establezca sin una gran guerra y sus resultados como base, como fue el caso después de la Segunda Guerra Mundial. Entonces, tenemos la oportunidad de sentar un precedente extremadamente favorable. El intento de crearlo después del final de la Guerra Fría sobre la base de la dominación occidental fracasó, como vemos. El estado actual de los asuntos internacionales es producto de ese mismo fracaso, y debemos aprender de esto.

Algunos se preguntarán, ¿a qué hemos llegado? Hemos llegado a un lugar paradójico. Solo un ejemplo: durante dos décadas, la nación más poderosa del mundo ha estado llevando a cabo campañas militares en dos países con los que no se puede comparar de ninguna manera. Pero al final, tuvo que cerrar sus operaciones sin lograr un solo objetivo que se había propuesto hace 20 años, y retirarse de estos países causando un daño considerable a los demás y a sí misma. De hecho, la situación ha empeorado dramáticamente.

Pero ese no es el punto. Anteriormente, una guerra perdida por un lado significaba la victoria del otro lado, que asumía la responsabilidad de lo que estaba sucediendo. Por ejemplo, la derrota de Estados Unidos en la guerra de Vietnam, por ejemplo, no convirtió a Vietnam en un «agujero negro». Por el contrario, surgió allí un estado en desarrollo exitoso que, sin duda, se basó en el apoyo de un aliado fuerte. Las cosas son diferentes ahora: no importa quién tome la delantera, la guerra no se detiene, solo cambia de forma. Como regla general, el hipotético ganador se muestra reacio o incapaz de garantizar una recuperación pacífica de la posguerra, y solo empeora el caos y el vacío que representan un peligro para el mundo.

Colegas,

¿Cuáles cree que son los puntos de partida de este complejo proceso de realineación? Permítanme intentar resumir los puntos de conversación.

En primer lugar, la pandemia de coronavirus ha demostrado claramente que el orden internacional se estructura en torno a los estados nacionales. Por cierto, los desarrollos recientes han demostrado que las plataformas digitales globales, con todo su poder, que pudimos ver en los procesos políticos internos en los Estados Unidos, no han logrado usurpar las funciones políticas o estatales. Estos intentos resultaron efímeros. Las autoridades estadounidenses, como dije, han puesto de inmediato a los propietarios de estas plataformas en su lugar, que es exactamente lo que se está haciendo en Europa, si se mira el tamaño de las multas que se les imponen y las medidas de desmonopolización que se están tomando. Eres consciente de eso.

En las últimas décadas, muchos han arrojado conceptos sofisticados que afirman que el papel del estado era obsoleto y extrovertido. La globalización supuestamente convirtió las fronteras nacionales en un anacronismo y la soberanía en un obstáculo para la prosperidad. Ya sabes, lo dije antes y lo diré de nuevo. Esto es también lo que dijeron quienes intentaron abrir las fronteras de otros países en beneficio de sus propias ventajas competitivas. Esto es lo que sucedió realmente. Y tan pronto como se supo que alguien en algún lugar está logrando grandes resultados, inmediatamente volvió a cerrar fronteras en general y, en primer lugar, sus propias fronteras aduaneras y lo que sea, y comenzaron a construir muros. Bueno, ¿se suponía que no íbamos a darnos cuenta, o qué? Todos ven todo y todos entienden todo perfectamente. Por supuesto que lo hacen.

Ya no tiene sentido discutirlo. Es obvio. Pero los eventos, cuando hablamos de la necesidad de abrir fronteras, los eventos, como dije, fueron en la dirección opuesta. Solo los estados soberanos pueden responder eficazmente a los desafíos de la época y las demandas de los ciudadanos. En consecuencia, cualquier orden internacional efectivo debe tener en cuenta los intereses y capacidades del Estado y proceder sobre esa base, y no tratar de probar que no deberían existir. Además, es imposible imponer nada a nadie, ya sean los principios que subyacen a la estructura sociopolítica o los valores que alguien, por sus propias razones, ha llamado universales. Después de todo, está claro que cuando golpea una crisis real, solo queda un valor universal y ese es la vida humana.que cada estado decide por sí mismo cómo proteger mejor en función de sus habilidades, cultura y tradiciones.

En este sentido, volveré a señalar lo grave y peligrosa que se ha vuelto la pandemia de coronavirus. Como sabemos, más de 4,9 millones han muerto a causa de ella. Estas aterradoras cifras son comparables e incluso superan las pérdidas militares de los principales participantes en la Primera Guerra Mundial.

El segundo punto sobre el que me gustaría llamar su atención es la escala del cambio que nos obliga a actuar con extrema cautela, aunque sólo sea por razones de autoconservación. El estado y la sociedad no deben responder de manera radical a los cambios cualitativos en la tecnología, los cambios ambientales dramáticos o la destrucción de los sistemas tradicionales. Es más fácil destruir que crear, como todos sabemos. Nosotros en Rusia sabemos esto muy bien, lamentablemente, por nuestra propia experiencia, que hemos tenido varias veces.

Hace poco más de un siglo, Rusia enfrentó objetivamente serios problemas, incluso debido a la Primera Guerra Mundial en curso, pero sus problemas no eran mayores y posiblemente incluso menores o no tan agudos como los problemas que enfrentaban los otros países, y Rusia podría haber lidiado con sus problemas. problemas de forma gradual y civilizada. Pero los choques revolucionarios llevaron al colapso y la desintegración de una gran potencia. La segunda vez que esto sucedió hace 30 años, cuando una nación potencialmente muy poderosa no logró entrar en el camino de reformas urgentes, flexibles pero bien fundamentadas en el momento adecuado, y como resultado fue víctima de todo tipo de dogmáticos, ambos reaccionarios. y los llamados progresistas: todos hicieron su parte, todas las partes lo hicieron.

Estos ejemplos de nuestra historia nos permiten decir que las revoluciones no son una forma de solucionar una crisis sino una forma de agravarla. Ninguna revolución valió la pena por el daño que hizo al potencial humano.

Tercera. La importancia de un apoyo sólido en la esfera de la moral, la ética y los valores está aumentando dramáticamente en el frágil mundo moderno. De hecho, los valores son un producto, un producto único del desarrollo histórico y cultural de cualquier nación. El entrelazamiento mutuo de naciones definitivamente las enriquece, la apertura amplía sus horizontes y les permite echar una nueva mirada a sus propias tradiciones. Pero el proceso debe ser orgánico y nunca puede ser rápido. Cualquier elemento alienígena será rechazado de todos modos, posiblemente sin rodeos. Cualquier intento de imponer los valores propios a los demás con un resultado incierto e impredecible solo puede complicar aún más una situación dramática y, por lo general, producir la reacción opuesta y un resultado opuesto al esperado.

Observamos con asombro los procesos en curso en los países que tradicionalmente se han considerado abanderados del progreso. Por supuesto, los choques sociales y culturales que están teniendo lugar en los Estados Unidos y Europa Occidental no son asunto nuestro; nos mantenemos al margen de esto. Algunas personas en Occidente creen que una eliminación agresiva de páginas enteras de su propia historia, la «discriminación inversa» contra la mayoría en interés de una minoría y la demanda de renunciar a las nociones tradicionales de madre, padre, familia e incluso género. , creen que todos estos son los hitos en el camino hacia la renovación social.

Escuche, me gustaría señalar una vez más que tienen derecho a hacer esto, nosotros nos mantenemos al margen. Pero nos gustaría pedirles que también se mantengan fuera de nuestro negocio. Tenemos un punto de vista diferente, al menos la inmensa mayoría de la sociedad rusa – sería más correcto decirlo de esta manera – tiene una opinión diferente sobre este asunto. Creemos que debemos confiar en nuestros propios valores espirituales, nuestra tradición histórica y la cultura de nuestra nación multiétnica.

Los defensores del llamado «progreso social» creen que están introduciendo a la humanidad en algún tipo de conciencia nueva y mejor. Buena suerte, iza las banderas como decimos, adelante. Lo único que quiero decir ahora es que sus recetas no son nuevas en absoluto. Puede ser una sorpresa para algunas personas, pero Rusia ya estuvo allí. Después de la revolución de 1917, los bolcheviques, apoyándose en los dogmas de Marx y Engels, también dijeron que cambiarían las formas y costumbres existentes y no solo las políticas y económicas, sino la noción misma de la moral humana y los fundamentos de una sociedad sana. La destrucción de los valores ancestrales, la religión y las relaciones entre las personas, hasta e incluyendo el rechazo total de la familia (eso también lo tuvimos), el estímulo para informar sobre los seres queridos, todo esto fue proclamado progreso y, por cierto,Fue ampliamente apoyado en todo el mundo en ese entonces y estaba bastante de moda, al igual que hoy. Por cierto, los bolcheviques eran absolutamente intolerantes con opiniones distintas de las suyas.

Creo que esto debería recordar algo de lo que estamos presenciando ahora. Al observar lo que está sucediendo en varios países occidentales, nos sorprende ver las prácticas domésticas que, afortunadamente, hemos dejado, espero, en un pasado lejano. La lucha por la igualdad y contra la discriminación se ha convertido en un dogmatismo agresivo rayano en el absurdo, cuando las obras de los grandes autores del pasado -como Shakespeare- ya no se enseñan en las escuelas o universidades, porque se cree que sus ideas son atrasadas. Los clásicos se declaran atrasados ​​e ignorantes de la importancia del género o la raza. En Hollywood, se distribuyen memorandos sobre la narración adecuada y cuántos personajes de qué color o género deben estar en una película. Esto es incluso peor que el departamento de agitprop del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética.

Contrarrestar los actos de racismo es una causa noble y necesaria, pero la nueva ‘cultura de cancelación’ la ha convertido en ‘discriminación inversa’, es decir, racismo inverso. El énfasis obsesivo en la raza está dividiendo aún más a las personas, cuando los verdaderos luchadores por los derechos civiles soñaban precisamente con borrar las diferencias y negarse a dividir a las personas por el color de piel. Les pedí específicamente a mis colegas que encontraran la siguiente cita de Martin Luther King: «Tengo un sueño de que mis cuatro hijos pequeños algún día vivirán en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel sino por su carácter». Este es el verdadero valor. Sin embargo, las cosas están saliendo de otra manera allí. Por cierto, la mayoría absoluta de los rusos no cree que el color de la piel de una persona o su género sea un asunto importante. Cada uno de nosotros es un ser humano.Eso es lo que importa.

En varios países occidentales, el debate sobre los derechos de hombres y mujeres se ha convertido en una fantasmagoría perfecta. Mire, tenga cuidado de ir a donde los bolcheviques alguna vez planearon ir, no solo comunalizando pollos, sino también comunalizando a las mujeres. Un paso más y estarás ahí.

Los fanáticos de estos nuevos enfoques llegan incluso a querer abolir estos conceptos por completo. Cualquiera que se atreva a mencionar que los hombres y las mujeres existen realmente, lo cual es un hecho biológico, corre el riesgo de ser condenado al ostracismo. “Padre número uno” y “padre número dos”, “padre biológico” en lugar de “madre” y “leche materna” reemplazando a la “leche materna” porque podría molestar a las personas que no están seguras de su propio género. Repito, esto no es nada nuevo; En la década de 1920, los llamados Kulturtraegers soviéticos también inventaron un nuevo lenguaje creyendo que estaban creando una nueva conciencia y cambiando los valores de esa manera. Y, como ya he dicho, hicieron tanto lío que a veces todavía uno se estremece.

Sin mencionar algunas cosas verdaderamente monstruosas cuando a los niños se les enseña desde una edad temprana que un niño puede convertirse fácilmente en una niña y viceversa. Es decir, los profesores realmente les imponen una elección que supuestamente todos tenemos. Lo hacen mientras excluyen a los padres del proceso y obligan al niño a tomar decisiones que pueden cambiar toda su vida. Ni siquiera se molestan en consultar con psicólogos infantiles: ¿es un niño a esta edad capaz de tomar una decisión de este tipo? Llamar a las cosas por su nombre, esto raya en un crimen de lesa humanidad, y se está haciendo en nombre y bajo la bandera del progreso.

Bueno, si a alguien le gusta esto, déjelo que lo haga. Ya he mencionado que, al dar forma a nuestros enfoques, nos guiaremos por un conservadurismo saludable. Eso fue hace unos años, cuando las pasiones en el ámbito internacional aún no estaban tan altas como ahora, aunque, por supuesto, podemos decir que las nubes se estaban acumulando incluso entonces. Ahora, cuando el mundo atraviesa una ruptura estructural, la importancia de un conservadurismo razonable como base para un curso político se ha disparado, precisamente debido a los riesgos y peligros que se multiplican, y a la fragilidad de la realidad que nos rodea.

Este enfoque conservador no se trata de un tradicionalismo ignorante, un miedo al cambio o un juego de restricción, y mucho menos de retirarnos a nuestro propio caparazón. Se trata principalmente de la confianza en una tradición probada por el tiempo, la preservación y el crecimiento de la población, una evaluación realista de uno mismo y de los demás, una alineación precisa de prioridades, una correlación de necesidad y posibilidad, una formulación prudente de metas y un criterio fundamental. rechazo del extremismo como método. Y, francamente, en el período inminente de reconstrucción global, que puede llevar bastante tiempo, con un diseño final incierto, el conservadurismo moderado es la línea de conducta más razonable, hasta donde yo lo veo. Inevitablemente cambiará en algún momento, pero hasta ahora, no hacer daño, el principio rector de la medicina, parece ser el más racional. Noli nocere, como dicen.

Una vez más, para nosotros en Rusia, estos no son postulados especulativos, sino lecciones de nuestra difícil y a veces trágica historia. El costo de experimentos sociales mal concebidos a veces está más allá de toda estimación. Tales acciones pueden destruir no solo los fundamentos materiales, sino también espirituales de la existencia humana, dejando tras de sí una ruina moral donde nada se puede construir para reemplazarlo durante mucho tiempo.

Finalmente, hay un punto más que quiero hacer. Entendemos muy bien que resolver muchos problemas urgentes que el mundo ha estado enfrentando sería imposible sin una estrecha cooperación internacional. Sin embargo, tenemos que ser realistas: la mayoría de las consignas bonitas sobre encontrar soluciones globales a problemas globales que hemos estado oyendo desde finales del 20 º siglo nunca se convertirá en realidad. Para lograr una solución global, los estados y las personas tienen que transferir sus derechos soberanos a estructuras supranacionales en una medida que pocos, si es que hay alguno, aceptarían. Esto se debe principalmente al hecho de que tiene que responder por los resultados de tales políticas no a un público global, sino a sus ciudadanos y votantes.

Sin embargo, esto no significa que sea imposible ejercer cierta moderación para lograr soluciones a los desafíos globales. Después de todo, un desafío global es un desafío para todos juntos y para cada uno de nosotros en particular. Si todos vieran una manera de beneficiarse de la cooperación para superar estos desafíos, esto definitivamente nos dejaría mejor equipados para trabajar juntos.

Una de las formas de promover estos esfuerzos podría ser, por ejemplo, elaborar, a nivel de la ONU, una lista de desafíos y amenazas que enfrentan países específicos, con detalles de cómo podrían afectar a otros países. Este esfuerzo podría involucrar a expertos de varios países y campos académicos, incluidos ustedes, mis colegas. Creemos que desarrollar una hoja de ruta de este tipo podría inspirar a muchos países a ver los problemas globales desde una nueva perspectiva y comprender cómo la cooperación podría ser beneficiosa para ellos.

Ya he mencionado los desafíos que enfrentan las instituciones internacionales. Lamentablemente, este es un hecho evidente: ahora se trata de reformar o cerrar algunos de ellos. Sin embargo, las Naciones Unidas, como institución internacional central, conserva su valor perdurable, al menos por ahora. Creo que en nuestro mundo turbulento es la ONU la que aporta un toque de conservadurismo razonable a las relaciones internacionales, algo que es tan importante para normalizar la situación.

Muchos critican a la ONU por no adaptarse a un mundo que cambia rápidamente. En parte, esto es cierto, pero no es la ONU, sino principalmente sus miembros quienes tienen la culpa de esto. Además, este organismo internacional promueve no solo las normas internacionales, sino también el espíritu normativo, que se basa en los principios de igualdad y la máxima consideración por las opiniones de todos. Nuestra misión es preservar este patrimonio mientras reformamos la organización. Sin embargo, al hacerlo, debemos asegurarnos de no tirar al bebé con el agua de la bañera, como dice el refrán.

Esta no es la primera vez que utilizo una tribuna alta para hacer este llamado a la acción colectiva a fin de enfrentar los problemas que continúan acumulándose y agudizándose. Es gracias a ustedes, amigos y colegas, que el Valdai Club está emergiendo o ya se ha establecido como un foro de alto perfil. Es por esta razón que me dirijo a esta plataforma para reafirmar nuestra disposición a trabajar juntos para abordar los problemas más urgentes que enfrenta el mundo hoy.

Amigos,

Los cambios que mencioné aquí antes que yo, así como los de ustedes, son relevantes para todos los países y pueblos. Rusia, por supuesto, no es una excepción. Como todos los demás, buscamos respuestas a los desafíos más urgentes de nuestro tiempo.

Por supuesto, nadie tiene recetas preparadas. Sin embargo, me atrevería a decir que nuestro país tiene ventaja. Déjame explicarte cuál es esta ventaja. Tiene que ver con nuestra experiencia histórica. Es posible que haya notado que me he referido a él varias veces en el curso de mis comentarios. Desafortunadamente, tuvimos que traer muchos recuerdos tristes, pero al menos nuestra sociedad ha desarrollado lo que ahora llaman inmunidad colectiva al extremismo que allana el camino a los trastornos y cataclismos socioeconómicos. La gente realmente valora la estabilidad y la posibilidad de vivir una vida normal y prosperar mientras confía en que las aspiraciones irresponsables de otro grupo de revolucionarios no alterarán sus planes y aspiraciones.Muchos tienen recuerdos vívidos de lo que sucedió hace 30 años y de todo el dolor que se necesitó para salir de la zanja en la que se encontraron nuestro país y nuestra sociedad después de la caída de la URSS.

Las opiniones conservadoras que mantenemos son un conservadurismo optimista, que es lo que más importa. Creemos que es posible un desarrollo positivo y estable. Todo depende principalmente de nuestros propios esfuerzos. Por supuesto, estamos dispuestos a trabajar con nuestros socios en causas nobles comunes.

Me gustaría agradecer una vez más a todos los participantes por su atención. Como dice la tradición, con gusto responderé o al menos intentaré responder a sus preguntas.

Gracias por su paciencia.

Fyodor Lukyanov, moderador de la 18ª reunión anual de la sesión de clausura del Valdai Discussion Club: Muchas gracias, señor Presidente, por sus comentarios detallados que abarcan no solo y no tanto los problemas políticos actuales, sino también cuestiones fundamentales. Siguiendo con lo que ha dicho, no puedo dejar de preguntarle sobre la experiencia histórica, las tradiciones, el conservadurismo y el conservadurismo saludable que ha mencionado en varias ocasiones en sus comentarios.

¿Te asusta el conservadurismo malsano? ¿Dónde está el límite que separa a los saludables de los no saludables? ¿En qué momento una tradición deja de ser algo que une a la sociedad y se convierte en una carga?

Vladimir Putin: Cualquier cosa puede convertirse en una carga, si no se tiene cuidado. Cuando hablo de conservadurismo saludable, siempre me viene a la mente Nikolai Berdyayev, y ya lo he mencionado varias veces. Era un filósofo ruso notable y, como todos saben, fue expulsado de la Unión Soviética en 1922. Era tan progresista como puede serlo un hombre, pero también estaba del lado del conservadurismo. Solía ​​decir, y me disculparán si no cito sus palabras exactas: «El conservadurismo no es algo que impide el movimiento hacia arriba y hacia adelante, sino algo que le impide volver a caer en el caos». Si tratamos el conservadurismo de esta manera, proporciona una base eficaz para seguir avanzando.

Fyodor Lukyanov: Hablando de tradiciones, también tiende a mencionar los valores tradicionales con bastante frecuencia, y este es un tema candente en nuestra sociedad. En particular, ha propuesto confiar en los valores tradicionales como base para unir al mundo. Sin embargo, las tradiciones están destinadas a ser únicas para cada nación. ¿Cómo pueden todos unirse en torno a los mismos valores tradicionales, si tienen sus propias tradiciones?

Vladimir Putin: ¿Sabes cuál es el truco? El truco es que, por supuesto, hay mucha diversidad y cada nación del mundo es diferente. Aún así, algo une a todas las personas. Después de todo, todos somos personas y todos queremos vivir. La vida tiene un valor absoluto.

En mi opinión, lo mismo se aplica a la familia como valor, porque ¿qué puede ser más importante que la procreación? ¿Queremos ser o no ser? Si no queremos estar, está bien. Verá, la adopción también es algo bueno e importante, pero para adoptar un niño, alguien tiene que dar a luz a ese niño. Este es el segundo valor universal que no se puede cuestionar.

No creo que deba enumerarlos todos. Todos ustedes son personas inteligentes aquí, y todos lo entienden, incluido usted. Sí, necesitamos trabajar juntos sobre la base de estos valores universales compartidos.

Fyodor Lukyanov:  Hizo una declaración poderosa cuando dijo que el modelo actual de capitalismo ha seguido su curso y ya no ofrece una solución a los problemas internacionales. Uno oye esto mucho en estos días, pero se está refiriendo a la desafortunada experiencia de nuestro país en la 20 ª  siglo, cuando en realidad estábamos rechazando el capitalismo, pero esto no funcionó bien para nosotros. ¿Significa esto que aquí es donde queremos volver? ¿Hacia dónde nos dirigimos con este modelo capitalista disfuncional?

Vladimir Putin : También dije que no había recetas preparadas. Es cierto que lo que estamos presenciando actualmente, por ejemplo en los mercados energéticos, como probablemente discutiremos más adelante, demuestra que este tipo de capitalismo no funciona. Todo lo que hacen es hablar de la «mano invisible» del mercado, solo para obtener $ 1,500 o $ 2,000 por 1,000 metros cúbicos. ¿Es bueno este enfoque de la regulación basado en el mercado?

Cuando todo va bien y hay estabilidad, los actores económicos de todo el mundo exigen más libertad para sí mismos y un papel menor del Estado en la economía. Sin embargo, cuando surgen desafíos, especialmente a escala global, quieren que el gobierno interfiera.

Recuerdo muy bien 2008 y 2009 y la crisis financiera mundial. Yo era Primer Ministro en ese momento y hablé con muchos líderes empresariales rusos, que hasta ese momento se consideraban exitosos, y por cierto, todo está bien para ellos ahora. Vinieron a mí y estaban dispuestos a renunciar a sus empresas que valían decenas de millones, si no cientos de millones de dólares, por un rublo. ¿Por qué? Debían asumir la responsabilidad de su plantilla y del futuro de estas empresas. Para ellos era más fácil quedarse con lo que ganaban y traspasar su responsabilidad a otros.

En ese momento, acordamos que el estado les prestaría su hombro: ellos mantuvieron sus negocios, mientras que el estado pagó sus préstamos de margen y asumió la responsabilidad, hasta cierto punto. Junto con las empresas, encontramos una solución. Como resultado, salvamos a las empresas privadas más grandes de Rusia y permitimos que el estado obtuviera ganancias después. De hecho, ganamos dinero porque cuando las empresas se recuperaron, devolvieron lo que le debían al estado. El estado obtuvo una gran ganancia.

En este sentido, necesitamos trabajar juntos y explorar la experiencia de los demás. Otros países también tuvieron experiencias positivas al hacer que el estado y el mercado funcionen en sintonía entre sí. La República Popular China es un ejemplo de ello. Si bien el Partido Comunista conserva su papel de liderazgo allí, el país tiene un mercado viable y sus instituciones son bastante efectivas. Este es un hecho obvio.

Por esta razón, no hay recetas preparadas. El capitalismo salvaje tampoco funciona, como ya he dicho, y estoy dispuesto a repetirlo, como acabo de demostrar con estos ejemplos.

En cierto modo, esto es como arte. Debe comprender cuándo poner un mayor énfasis en algo: cuándo agregar más sal y cuándo usar más azúcar. ¿Verás? Mientras nos guiamos por los principios generales articulados por las instituciones financieras internacionales como el FMI, la OCDE, etc., debemos comprender dónde estamos. Para actuar, debemos comprender cómo se comparan nuestras capacidades con los planes que tenemos. Por cierto, aquí en Rusia hemos sido bastante eficaces durante los últimos años, incluso para superar las consecuencias de la epidemia. Otros países también se desempeñaron bastante bien, como podemos ver.

Fyodor Lukyanov:  ¿Quiere decir que nos estamos moviendo no solo hacia un conservadurismo optimista sino también hacia un capitalismo optimista?

Vladimir Putin: Verá, tenemos que construir un estado de bienestar social. A decir verdad, Europa, especialmente los países nórdicos, han estado abogando por un estado de bienestar social durante mucho tiempo. Esto es fundamental para nosotros, considerando la brecha de ingresos entre varios grupos sociales, incluso si este problema existe en todas las principales economías del mundo. Basta con mirar a Estados Unidos y Europa, aunque la brecha de ingresos es menor en Europa en comparación con Estados Unidos.

Como he dicho en múltiples ocasiones, solo un pequeño grupo de personas que ya eran ricas para empezar se beneficiaron de las preferencias que se hicieron disponibles durante los últimos años. Su riqueza aumentó exponencialmente en comparación con la clase media y los pobres. Este problema existe claramente allí, incluso si no es tan urgente en Europa, pero aún existe.

Fyodor Lukyanov : Gracias.

Haré la última pregunta para no hacer esperar a la audiencia. Ha mencionado el papel invaluable de la ONU. Podemos entender esto, ya que la ONU es una institución fundamental, y así sucesivamente. Sin embargo, muchos ahora critican a la ONU y usted lo ha mencionado en sus comentarios.

Hace apenas unos días, el presidente de Turquía, Erdogan, a quien usted conoce bien, dijo que el Consejo de Seguridad debe ser reformado porque un grupo de países vencedores de la Segunda Guerra Mundial monopolizó el poder, que no es como debería ser. ¿Estás de acuerdo con esta afirmación?

Vladimir Putin:  No lo hago. Recientemente visitó Rusia, como saben, y tuve una reunión con él. Yo mismo planteé esta pregunta, diciendo que vi sus puntos principales. Debo admitir que no leí todo el libro, pero sí miré algunas de las ideas. Estoy de acuerdo con algunos de ellos. Este es un buen análisis. Podemos entender por qué un líder turco plantea este problema. Probablemente crea que Turquía podría convertirse en miembro permanente del Consejo de Seguridad. Sin embargo, no le corresponde a Rusia decidir. Los asuntos de este tipo deben decidirse por consenso. También están la India y Sudáfrica. Verá, esta es una cuestión de justicia, de lograr un equilibrio.

Aquí son posibles diferentes soluciones. Preferiría no hablar de esto ahora, adelantarme y adelantarme a la posición de Rusia en este debate. Pero lo que es importante (lo acabo de decir en mis palabras de apertura, y también se lo dije al presidente Erdogan), si desmantelamos el veto de los miembros permanentes, las Naciones Unidas morirán el mismo día, se degradarán hasta convertirse en la Sociedad de Naciones. , y eso será todo. Será solo una plataforma de discusión, Valdai Club número dos. Pero solo hay un Valdai Club, y está aquí. (La risa.)

Fyodor Lukyanov:  Estamos listos para intervenir.

Vladimir Putin: El  Valdai Club número dos estará en Nueva York.

Fyodor Lukyanov:  Lo reemplazaremos con mucho gusto.

Vladimir Putin: Pero este es el punto: preferiríamos no cambiar nada. Es decir, podría ser necesario algún cambio, pero preferiríamos no destruir la base; ese es el objetivo de la ONU hoy, que hay cinco miembros permanentes y tienen el poder de veto. Otros estados están representados en el Consejo de Seguridad, pero son miembros no permanentes.

Necesitamos pensar cómo podríamos hacer que esta organización sea más equilibrada, porque de hecho, esto es cierto, y en este sentido, el presidente Erdogan tiene razón, surgió después de la Segunda Guerra Mundial, cuando había un cierto equilibrio de poder. Ahora está cambiando; ya ha cambiado.

Somos muy conscientes de que China ha superado a Estados Unidos en paridad de poder adquisitivo. ¿Qué piensas que es eso? Estos son cambios globales.

¿Y la India? Otra nación de casi 1.500 millones de habitantes, una economía en rápido desarrollo, etc. ¿Y por qué África no está representada? ¿Dónde está América Latina? Definitivamente debemos considerar esto: un gigante en crecimiento como Brasil. Todos estos son temas de discusión. Solo que no debemos apresurarnos. No debemos cometer errores en el camino de la reforma.

Fyodor Lukyanov : Los líderes del Valdai Club considerarán la posibilidad de celebrar una reunión en Nueva York. Solo que, me temo, es posible que no nos otorguen visas a todos, pero no hay problema, trabajaremos en eso.

Vladimir Putin : Por cierto, ¿por qué no? El Valdai Club también podría reunirse en Nueva York.

Fyodor Lukyanov : Después de que tú y Biden acuerden las visas. (La risa.)

Vladimir Putin:  No creo que los jefes de estado deban intervenir. Pregúntele a Sergei Lavrov, hablará con sus colegas allí.

¿Por qué no? Lo digo en serio. ¿Por qué no celebrar una sesión del Valdai Club en un sitio neutral, fuera de la Federación de Rusia? ¿Por qué no? Creo que puede ser interesante.

Tenemos personas importantes aquí en esta sala, buenos analistas que son bien conocidos en sus países. Se puede invitar a más personas en el país anfitrión a unirse a estos debates. ¿Qué hay de malo con eso? Esto es bueno.

Fyodor Lukyanov : Bueno, acabamos de establecer una meta.

Vladimir Putin:  No es un gol; es una posibilidad.

Fyodor Lukyanov : Una posibilidad. Como una crisis. También es una posibilidad.

Vladimir Putin : Sí.

Fyodor Lukyanov : Por favor, Piotr Dutkiewicz.

Piotr Dutkiewicz:  Señor Presidente, me gustaría volver a las palabras que acaba de decir, que Rusia debe confiar en los valores rusos. Por cierto, estuvimos hablando de esto en una reunión del Club Valdai anteayer.

Me gustaría preguntarle qué pensadores, eruditos, antropólogos y escritores rusos considera sus almas gemelas más cercanas, ayudándole a definir por sí mismo los valores que luego se convertirán en los de todos los rusos.

Vladimir Putin:  Sabes, preferiría no decir que se trata solo de Ivan Ilyin. Leí a Ilyin, lo leo hasta el día de hoy. Tengo su libro en mi estante y lo tomo y lo leo de vez en cuando. He mencionado a Berdiayev, hay otros pensadores rusos. Todos ellos son personas que estaban pensando en Rusia y su futuro. Me fascina el hilo de sus pensamientos, pero, por supuesto, tengo en cuenta el tiempo en que estaban trabajando, escribiendo y formulando sus ideas. La conocida idea sobre la pasión de las naciones es una idea muy interesante. Podría ser desafiado, los argumentos en torno a él continúan hasta el día de hoy. Pero si hay debates sobre las ideas que formularon, obviamente no se trata de ideas ociosas, por decir lo mínimo.

Permítanme recordarles la pasión de las naciones. Según el autor de esta idea, los pueblos, las naciones, los grupos étnicos son como un organismo vivo: nacen, alcanzan la cima de su desarrollo y luego envejecen silenciosamente. Muchos países, incluidos los del continente americano, dicen que la Europa occidental de hoy está envejeciendo. Este es el término que usan. Es difícil decir si esto es correcto o no. Pero, en mi opinión, la idea de que una nación debe tener un mecanismo de impulso interno para el desarrollo, una voluntad de desarrollo y autoafirmación tiene una base sobre la que apoyarse.

Estamos observando que ciertos países van en aumento a pesar de que tienen muchos problemas sin resolver. Se asemejan a volcanes en erupción, como el de la isla española, que está vomitando su lava. Pero también hay volcanes extinguidos, donde los incendios están apagados hace mucho tiempo y solo se puede escuchar el canto de los pájaros.

Usted por favor.

Piotr Dutkiewicz : Señor Presidente, se ha referido a Lev Gumilyov, quien me presentó una edición samizdat de su primer libro en San Petersburgo en 1979. Le pasaré este samizdat.

Vladimir Putin : Muchas gracias.

Fyodor Lukyanov : Samizdat, una tradición.

Queridos amigos, preséntense cuando tomen la palabra.

Alexei Miller:  Buenas tardes, señor presidente.

Soy Alexei Miller, historiador de la Universidad Europea de San Petersburgo.

Vladimir Putin:  Hay dos Alexei Millers. Rusia es un país rico. (La risa)

Alexei Miller : Hace dos años, se le preguntó durante una reunión en el Club Valdai sobre la resolución del Parlamento Europeo, que hizo que la Unión Soviética (y por lo tanto Rusia) y la Alemania nazi fueran igualmente responsables del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, ha comentado este tema varias veces en sus declaraciones y en el artículo publicado en el verano de 2020.

En particular, durante la ceremonia para inaugurar un monumento a las víctimas del asedio de Leningrado en el complejo conmemorativo de Yad Vashem en enero de 2020, usted dijo que le gustaría proponer una reunión de los cinco líderes para discutir este tema también, así que que podríamos superar el enfrentamiento actual y poner fin a la guerra de la memoria. Creo que la situación no ha mejorado desde entonces. ¿O tal vez sabe algo de lo que el público en general no está al tanto, tal vez ha habido algunas mejoras? Sería genial si nos pudieras contar sobre esto.

Mi segunda pregunta sigue a la primera. Cuando existe tal enfrentamiento en los países involucrados en la guerra contra la memoria, algunas fuerzas pueden verse tentadas a unirse y restringir, en mayor o menor grado, la libertad de discusión, incluso entre historiadores. Tales discusiones siempre involucran una diferencia de opiniones y algunas opiniones atrevidas o incluso erróneas. ¿Visualiza la amenaza de tales restricciones en nuestro país?

Vladimir Putin:  No, no creo que exista tal amenaza en nuestro país. A veces vemos el peligro de no ser responsables de lo que dicen algunas personas, de hecho, pero este es el reverso de la libertad que ha mencionado.

En cuanto a mi iniciativa de realizar una reunión de los jefes de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, ha sido apoyada por todos, en principio, y tal reunión podría haberse organizado. Los problemas que surgieron no están relacionados con Rusia sino con algunas disputas dentro de este grupo de cinco países. Como he dicho, no están conectados con Rusia. Este es el primer punto.

Y el segundo es que la pandemia comenzó poco después y la situación se ha vuelto realmente complicada.

La idea de la reunión recibió una respuesta muy positiva y espero que se lleve a cabo en algún momento. Esto definitivamente será beneficioso. Estamos discutiendo esto con nuestros socios estadounidenses, con nuestros amigos chinos, con Francia; dicho sea de paso, el presidente francés lo apoyó de inmediato, así como con Gran Bretaña. Tienen sus propias ideas y propuestas sobre temas adicionales que se pueden discutir en dicha reunión. Espero que se desarrollen las condiciones necesarias y celebraremos esta reunión.

En cuanto a la memoria histórica, la memoria de la Segunda Guerra Mundial, ustedes saben, por supuesto, que estoy dispuesto a hablar de esto con argumentos en la mano. Tenemos muchas quejas sobre el liderazgo del país entre 1917 y 1990, lo cual es obvio. Sin embargo, colocar a los nazis y los comunistas antes de la Segunda Guerra Mundial en el mismo nivel y dividir la responsabilidad entre ellos por igual es absolutamente inaceptable. Es una mentira.

Lo digo no solo porque soy ruso y, actualmente, soy el jefe del estado ruso, que es el sucesor legal de la Unión Soviética. Lo digo ahora, en parte o al menos en parte, como investigador. He leído los documentos, que recuperé de los archivos. Los estamos publicando ahora en cantidades cada vez mayores.

Créame, cuando los leí, la imagen en mi mente comenzó a cambiar. Puedes pensar en Stalin de manera diferente, culpándolo por los campos de prisioneros, las campañas de persecución y cosas por el estilo. Pero he visto sus instrucciones en documentos. El gobierno soviético realmente estaba haciendo todo lo posible para evitar la Segunda Guerra Mundial, aunque fuera por diferentes razones. Algunas personas dirían que el país no estaba preparado para la guerra, por eso intentaron evitarla. Pero intentaron evitarlo. Lucharon por la preservación de Checoslovaquia, proporcionando argumentos para proteger su soberanía. He leído, realmente he leído, esto no es un secreto, y estamos desclasificando estos archivos ahora, sobre la reacción de Francia a esos eventos, incluida la reunión de los principales políticos con Hitler en Munich en 1938.

Cuando lee esto, cuando lo ve, comprende que de hecho se pueden hacer intentos para distorsionar estos hechos. Pero al menos puedes leer estos documentos. Puedo entender la actitud actual de los líderes polacos hacia los eventos de 1939, pero cuando les digas: solo eche un vistazo a lo que sucedió un poco antes de eso, cuando Polonia se unió a Alemania en la división de Checoslovaquia. Encendiste la mecha, sacaste el corcho, salió el genio y no puedes volver a meterlo en la botella «.

También leí los documentos de archivo que recibimos después de que el Ejército Rojo entró en Europa: tenemos documentos alemanes y también polacos y franceses, los tenemos. Discutieron directamente la división de Checoslovaquia y el momento de la invasión. ¿Y luego culpar a la Unión Soviética? Esto simplemente no se corresponde con la realidad y los hechos.

En pocas palabras, ¿quién atacó a quién? ¿Atacó la Unión Soviética a Alemania? No, no lo hizo. Sí, hubo acuerdos secretos entre Alemania y la Unión Soviética. Por cierto, me gustaría señalar que las tropas soviéticas entraron en Brest cuando las tropas alemanas ya estaban desplegadas allí; los alemanes simplemente retrocedieron un poco y el Ejército Rojo entró. ¿Lo ven?

No tiene sentido añadir aquí una dimensión política. Actuemos con calma a nivel de expertos, lea los documentos y arreglemos las cosas. Nadie está acusando al liderazgo polaco. Pero no permitiremos que nadie acuse a Rusia o la Unión Soviética de lo que no hicieron.

Y por último, me gustaría decir que hay algunas cosas perfectamente obvias. En primer lugar, fue Alemania la que atacó a la Unión Soviética el 22 de junio de 1941, y no al revés, y en segundo lugar, no olvidemos quién irrumpió en Berlín. ¿Fueron los estadounidenses, los británicos o los franceses? No, fue el Ejército Rojo. ¿Has olvidado esto? Es fácil de recordar, porque es un hecho obvio.

Tan solo 1,1 millones de personas murieron en la Batalla de Stalingrado. ¿Cuántas bajas puede reclamar Gran Bretaña? 400.000. Y Estados Unidos, menos de 500.000. Un total del 75 por ciento, y probablemente incluso el 80 por ciento del potencial militar alemán fue destruido por el ejército soviético. ¿Estás un poco oxidado con esto?

No, no estás oxidado en absoluto. Estos hechos están siendo utilizados para abordar de manera oportunista los actuales asuntos políticos internos. Esto está mal, porque nada bueno saldrá de la manipulación de la historia. Como mínimo, esto no promueve el entendimiento mutuo, que tanto necesitamos ahora.

Fyodor Lukyanov:  Orietta Moscatelli, adelante, por favor.

Orietta Moscatelli:  Orietta Moscatelli, Italia. Gracias por el encuentro.

Como mencionaste, se han dicho diferentes cosas sobre el Homo sovieticus durante los 30 años transcurridos desde la desintegración de la Unión Soviética. ¿Había realmente una persona así? Aquí está mi pregunta: ¿Crees que era verdad? ¿Cree que Rusia ha superado por completo la experiencia soviética como sociedad? ¿Cuáles son las principales características de la época soviética que ha mantenido en su vida?

Vladimir Putin : Yo, al igual que muchas personas de mi generación, ciertamente recuerdo esta idea y esta fórmula: una nueva comunidad, el pueblo soviético, la persona soviética. Por supuesto, todos recordamos esto. En realidad, esta definición no es del todo mala. Este es mi primer punto.

El segundo punto. Mire, el mundo entero y los Estados Unidos describen a los Estados Unidos como un «crisol», en el que personas de diferentes naciones, etnias y religiones se están fusionando. ¿Qué hay de malo en esto? Todos están orgullosos: los irlandeses, las personas de origen europeo y del este de Europa, lo que sea, así como los latinoamericanos y africanos por su ascendencia inicial, muchos de ellos están orgullosos de ser ciudadanos estadounidenses y esto es maravilloso. De esto se trata “el crisol de razas”.

Rusia también es «un crisol de culturas». Desde la formación de un estado de Rusia unida – Se hicieron los primeros pasos, probablemente en el 8 ° -9 °  siglos, y también después de la conversión de la Rus’, la nación rusa y un estado centralizado de Rusia comenzaron a tomar forma con un mercado común, lenguaje común, el poder de un príncipe y valores espirituales comunes. El estado ruso comenzó a establecerse y luego se expandió. Este también fue un «crisol».

No se creó nada particularmente nuevo en la Unión Soviética, excepto una circunstancia muy importante: esta nueva comunidad, la persona soviética, el pueblo soviético adquirió un tinte ideológico. Por supuesto, no había nada bueno en esto porque esto estrecha los horizontes de lo posible. Este es el primer punto.

El segundo punto. Los rasgos positivos de la época soviética se reflejan en el pueblo soviético. ¿Que eran? Patriotismo inherente a nuestros pueblos, supremacía de la dimensión espiritual sobre las cosas materiales, todos estos valores que mencioné, incluidos los familiares. Pero las cosas negativas en la vida y el destino de la Unión Soviética también se pegaron al pueblo soviético. Por lo tanto, fueron privados de la propiedad como tales. La propiedad privada estaba incorporada en una parcela familiar, pero esta es una categoría bastante diferente. De ahí su actitud hacia el trabajo, el enfoque único para todos, etc.

La Unión Soviética tuvo muchos problemas. Desencadenaron los eventos que llevaron al colapso de la URSS. Sin embargo, está mal, burdo e inapropiado pintar todo de negro. Sí, sé que tenemos gente que pinta todo de negro. Por lo tanto, merecen ser puestos en algo que huela mal.

Hay pros y contras, en cuanto al “crisol de razas”, creo que fue bueno tenerlo porque enriquece a la gente, enriquece a la nación.

Ya sabes, lo que es típico de Rusia, algo que puedes encontrar en todos los documentos históricos: al expandir su territorio, Rusia nunca puso difícil la vida a las personas que pasaron a formar parte del estado ruso unido. Esto se aplica a la religión, las tradiciones y la historia. Mire los decretos de Catalina la Grande, quien emitió su instrucción en términos claros: trate con respeto. Ésta era la actitud hacia quienes predicaban el Islam, por ejemplo. Este siempre ha sido el caso. Ésta es una tradición. En términos de preservación de estas tradiciones, la nueva comunidad del pueblo soviético no tenía nada malo, excepto la ideologización de este crisol y los resultados de su funcionamiento.

Creo que he descrito todo lo relacionado con el período soviético de nuestra historia. Ahora he mencionado esto nuevamente y no creo que valga la pena discutir este tema nuevamente.

En cuanto a mí, como la inmensa mayoría de la gente de mi generación, enfrenté los problemas de ese período, pero también recuerdo sus aspectos positivos que no deben olvidarse. Al ser de una familia de trabajadores, los suyos realmente se graduaron de la Universidad Estatal de Leningrado. Esto es algo, ¿verdad? En ese momento, la educación jugó el papel de un verdadero impulso social. En general, el enfoque igualitario estaba muy extendido y nos encontramos con su impacto negativo, como la nivelación de ingresos y una actitud relacionada con el trabajo, pero mucha gente todavía usaba las preferencias de ascensos sociales que mencioné. Tal vez, fue simplemente el legado de generaciones pasadas o incluso cultivado en la Unión Soviética hasta cierto punto. Esto también es importante.

Ahora he recordado a mi familia. Mi mamá y mi papá eran gente sencilla. No hablaban en eslóganes pero recuerdo muy bien que discutiendo diferentes problemas en casa, en la familia, ellos siempre, me gustaría enfatizar esto, trataban a su país con respeto, hablando de él a su manera, en términos simples, en el estilo popular. No se trataba de un patriotismo demostrativo. Estaba dentro de nuestra familia.

Creo que tengo derecho a decir que la inmensa mayoría del pueblo ruso y los demás pueblos de la URSS cultivaron estas características positivas. No es casualidad que más del 70 por ciento de la población votara a favor de la preservación de la Unión Soviética en vísperas de su colapso. Muchas personas en las repúblicas unidas que obtuvieron la independencia lamentaron lo sucedido. Pero ahora la vida es diferente y creemos que va por su propio camino y, en general, reconocemos las realidades actuales.

En cuanto a la persona soviética, la nueva formación, como decían entonces, creo que ya he dicho bastante sobre este tema.

Fyodor Lukyanov:  La reunión del Valdai Club de este año es especial en parte porque tenemos un premio Nobel de la Paz aquí con nosotros por primera vez en nuestra historia.

Me gustaría ceder la palabra a Dmitry Muratov.

Dmitry Muratov:  Gracias. Buenas tardes.

Señor Presidente, invitados del Valdai Club, Fyodor, quiero que todos sepan que se ha distribuido el dinero del premio.

Gracias a la Fundación Circle of Kindness. Además, esperamos que nuestra modesta contribución ayude a todos a darse cuenta de que la Fundación Circle of Kindness ayuda a los jóvenes menores de 18 años, pero que después de los 18 se quedan sin orientación. Es como decir: «Gracias, te salvamos, y ahora adiós». Esperamos que la Fundación Circle of Kindness (parece estar dispuesta a hacerlo) amplíe su mandato. Está el faro del hospicio para niños, la First Moscow Charity Hospice Foundation Vera, la Fundación Podari Zhizn, el Premio Anna Politkovskaya y la Foundation for Medical Aid for Media Members. Eso es todo.

Por supuesto, también creo que, en cierta medida, probablemente, este sea un premio también para nuestro país, aunque me considero un impostor. Haré todo lo posible para asegurarme de que beneficie a nuestra gente.

Ahora, si se me permite, un breve comentario y una pregunta.

Señor Presidente, he estudiado muy detenidamente la respuesta que dio durante la Semana de la Energía de Moscú sobre los agentes extranjeros, donde dijo que no fuimos los primeros en aprobar esta ley, que Estados Unidos lo hizo en los años treinta.

Pero, señor Presidente, dado que no adoptamos todas las leyes que se adoptan en los Estados Unidos, mi pregunta sobre los agentes extranjeros permanece. Después de todo, creo que esto concierne no solo a decenas y decenas de periodistas y activistas de derechos humanos que figuran en el registro, sino también a cientos de miles e incluso millones de lectores. Por tanto, creo que es un asunto serio.

Lo más importante es que acaba de mencionar la Universidad de Leningrado y creo que su tema de estudio nos ayudará a entendernos bien. Esta ley no prevé ningún recurso judicial. Se le designa como agente extranjero y no hay argumentos de las partes, no hay pruebas ni veredicto. Es una mancha. Permítanme recordarles nuestro libro favorito de la infancia. Este es el mismo tipo de marca que tenía Milady en Los tres mosqueteros. Pero antes de que Milady fuera decapitada, el verdugo de Lille le leyó el veredicto al amanecer, mientras que en nuestro caso no hay veredicto alguno.

Además, es imposible alejarse de esta ley. Ni siquiera hay una advertencia de que se convierta en un agente extranjero a partir de, digamos, mañana. Para muchos, este estatus sin duda significa que son enemigos de la Patria. Recuerdo de mis días de servicio militar que, según las normas del servicio de guardia, el centinela primero dispara un tiro de advertencia al aire. Disculpe, pero solo los guardias de seguridad en los campos de prisioneros disparan a matar sin un disparo de advertencia.

Creo que debemos solucionar esto, ya que los criterios son lamentablemente vagos. Tomemos, por ejemplo, recibir asistencia organizativa y metodológica. ¿Qué significa esto? Si le estoy pidiendo un comentario a un miembro del Club Valdai y viene de otro país, ¿eso me convierte en un agente extranjero? Hacen sus anuncios los viernes. Quiero recordarte que mañana es viernes.

Me gustaría pedirles que respondan a la forma en que se presenta este tema. Quizás usted, señor presidente y, por ejemplo, el presidente de la Duma del Estado, podría celebrar una reunión extraordinaria con los editores de varios medios para discutir los temas que nos ocupan.

Muchísimas gracias.

Vladimir Putin:  Primero, me gustaría felicitarlo por el Premio Nobel. Me gustaría llamar su atención sobre un hecho: Nikolai Berdyayev, a quien he mencionado, fue expulsado por los bolcheviques en el conocido Philosophy Steamer en 1922. Nominado al Premio Nobel más de una vez, nunca recibió este premio.

Dmitry Muratov:  Se trataba de literatura.

Vladimir Putin : No hay diferencia, pero sí, estoy de acuerdo. El primer presidente soviético Mikhail Gorbachev y Barrack Obama también recibieron premios Nobel de la paz. Entonces estás en buena compañía. ¡Felicidades! Pero realmente lo sabemos. Acaba de hablar de un hospicio. Te daría un premio por eso porque estás haciendo un buen trabajo. Es un trabajo verdaderamente noble, el Círculo de la Bondad y cosas por el estilo.

Su preocupación por los agentes extranjeros; No me desviaré ni a la derecha ni a la izquierda. Mira, dijiste que aquí cuando se toman estas decisiones … en primer lugar, las leyes estadounidenses. ¿Tenemos que copiar todo de los estadounidenses? No, no necesitamos copiar todo. Sin embargo, muchos liberales en Rusia todavía piensan que deberíamos copiar casi todo. Pero estoy de acuerdo contigo: no todo.

Dijiste que esto no se decide en la corte. Esto tampoco se hace en Estados Unidos. Convocan a personas al Departamento de Justicia. Pregúntele a Russia Today sobre lo que están haciendo. ¿Sabes lo duros que son? Hasta e incluida la responsabilidad penal. No tenemos esto. No se trata de la posición de una figura pública, alguna organización pública o un medio de comunicación. Su posición no importa. Esta ley no prohíbe a nadie tener su propia opinión sobre un tema. Se trata de recibir ayuda financiera del exterior durante las actividades políticas nacionales. Ese es el punto. La ley ni siquiera les impide continuar con estas actividades políticas. El dinero que viene del exterior, de allá, simplemente debe identificarse como tal.La sociedad rusa debe saber de qué posición viene alguien o qué piensa sobre los procesos políticos internos o algo más, pero también debe darse cuenta de que recibe dinero del exterior. Este es el derecho de la sociedad rusa. De hecho, este es el objetivo de esta ley. No hay restricciones en absoluto.

Entonces, cuando dijo que no hay veredicto, es correcto. No hay veredicto. Milady emitió un veredicto: le cortaron la cabeza. Aquí nadie corta nada. Entonces, continúe trabajando como lo hacía antes.

Pero tienes razón en una cosa. Ni siquiera discutiré contigo, porque esto es cierto. Por supuesto, probablemente debamos repasar estos criterios vagos una y otra vez. Puedo prometerles que los volveremos a ver. Sé que sucede de vez en cuando. Incluso mis conocidos personales que se dedican a actividades caritativas me decían que se estaban entablando casos en su contra presentándolos como agentes extranjeros. Soy consciente del hecho de que nuestros colegas debaten esto en el Consejo de Derechos Humanos. Sigo dando instrucciones al respecto a la Administración Presidencial y a los diputados de la Duma del Estado para que lo repasen una y otra vez, mejoren esta herramienta y de ninguna manera abusen de ella.

Entonces, gracias por mencionar esto. Lo investigaremos.

Muchísimas gracias.

Fyodor Lukyanov:  Solo un breve seguimiento de eso. Señor Presidente, ¿no le temen a los actos excesivos?

Vladimir Putin:  No le tengo miedo a nada, ¿por qué todos intentan asustarme?

Fyodor Lukyanov : Está bien, entonces tenemos miedo y usted nos cuenta sobre actos excesivos, ya que conoce bien a sus antiguos compañeros del servicio de seguridad.

Vladimir Putin:  No todo el mundo, esta es una organización de masas, ¿cómo puedo conocer a todo el mundo?

Fyodor Lukyanov:  Bueno, no todos, pero muchos.

Vladimir Putin:  Cuando era director [del FSB], a veces incluso convoqué a operativos con casos específicos y los leí yo mismo. Y ahora no conozco a todos los que están allí. Lo dejé hace mucho tiempo.

Fyodor Lukyanov : Me refiero a casos específicos. Su estructura psicológica es que exagerar las cosas es un enfoque más seguro que perder cosas. ¿No habrá un enfoque general para identificar a los agentes extranjeros?

Vladimir Putin:  ¿Qué?

Fyodor Lukyanov:  ¿No utilizarán un enfoque general para identificar a los agentes extranjeros?

Vladimir Putin:  ¿Hay algo allí que parezca un enfoque general? Cuantos tenemos? ¿Cada segundo o qué? Creo que no existe la marca generalizada de personas como agentes extranjeros.

Creo que el peligro es enormemente exagerado. Creo que he formulado las razones subyacentes para adoptar esta ley con bastante claridad.

Fyodor Lukyanov: Bien. Además de un premio Nobel, también tenemos un agente extranjero en la audiencia.

Margarita Simonyan, comparte tu experiencia.

Margarita Simonyan: Sí, gracias, buenas tardes.

Somos agentes extranjeros desde hace muchos años. Además, fui convocado para un interrogatorio en los Estados Unidos hace varios años, porque no nos registramos como agentes extranjeros antes, a pesar de que nuestros abogados, incluidos ex funcionarios de alto rango del Departamento de Justicia de los EE. UU. (Dima, esta información es principalmente para usted, felicitaciones por ganar el premio), nos dijo, y tenemos estas opiniones legales por escrito, que esta ley no se aplica a nosotros, porque decía claramente en inglés “excepto los medios de comunicación”.

Pero cuando nuestra audiencia empezó a crecer, y nos interpusimos en su camino, nos dijeron: «No nos importa lo que les diga el Departamento de Justicia, o se registran o van a la cárcel cinco años». Y tengo una citación para interrogarme porque yo mismo no me registré antes, antes de que me registraran. Ya no viajo allí, por si acaso, porque me podrían encarcelar. Este es mi primer punto.

Vladimir Putin: No hay valla contra la mala suerte, Margarita.

(Dirigiéndose a Dmitry Muratov) Verá, en los Estados Unidos, algunas personas enfrentan una sentencia de cinco años.

Margarita Simonyan: Sí, cinco. Y conocemos a personas que están cumpliendo una condena bajo esta ley, cinco años.

En segundo lugar, a diferencia de Rusia, esta ley definitivamente tiene consecuencias e implica sanciones. Por ejemplo, la acreditación de uno ante el Congreso se revoca instantáneamente, y si no está acreditado con el Congreso en los Estados Unidos, ya no puede ir a ningún lado, ni a un solo evento, a ninguna parte (puedo ver personas que saben esto asintiendo con la cabeza). De hecho, trabajas en términos semi-subterráneos allí. ¿Así es como llevamos trabajando desde hace cuánto tiempo? Seis años. Pero seguiremos haciendo este trabajo.

Señor Presidente, como madre de tres niños pequeños, me gustaría agradecerle mucho su conservadurismo saludable. Me aterroriza la idea de que le pidan a mi hijo de 7 años que elija un género, o de que le digan a mi hija de 2 años desde todos los dispositivos móviles, e incluso en la escuela, como está sucediendo ahora en muchos países occidentales, que su futuro es el de una «persona con leche materna que dio a luz a un bebé». Y la idea de que estos tentáculos del fascismo liberal, el llamado liberal, nos alcanzarán a nosotros y a nuestros hijos. Realmente espero que esto nunca se permita en nuestro país, a pesar de su gran apertura.

Ha mencionado el bloviating, que resultó ser el llamado fundamento humanista del pensamiento político europeo, pero esta llamada libertad de expresión resultó ser también bloviating. La libertad de expresión resultó ser una postal hecha para las personas que éramos en la década de 1990, para que pudiéramos mirarla y pensar: “Vaya, sí existe. Genial, también lo haremos, no tendremos agentes extranjeros y todo estará bien para nosotros «. Esta libertad de expresión acaba de estrangular nuestro canal de YouTube, que era muy popular, y todo estaba bien allí, de verdad. Y sabéis muy bien que no se trata de una empresa privada, sino de un proyecto público que no creamos para nosotros, sino para la Patria, y nos hemos quedado sin opciones para recuperar este proyecto. Y ya no creemos en nada más que en medidas recíprocas.

Según sus propios análisis, Deutsche Welle estaba detrás de nosotros en Alemania en ciertos rankings. Emite en Rusia sin problemas, pero no podemos retransmitir allí. Ya construimos estudios, contratamos gente, produjimos espectáculos y ganamos público, pero ahora, con el golpe de un bolígrafo y sin ningún motivo, y señor Muratov, sin un fallo judicial, todo se vino abajo en un solo momento.

En realidad, esta no es una pregunta, estoy pidiendo, pidiendo protección, señor Presidente. No veo otra forma de protegernos que no sea a través de medidas de represalia.

Mi pregunta es la siguiente. Moscú ha acogido recientemente un Congreso de Compatriotas y usted envió un saludo a los participantes. Hice uso de la palabra en este foro y les pregunté a mis colegas de la audiencia, personas que son proactivas en la defensa del mundo ruso y el idioma ruso en todo el mundo, a veces poniendo en riesgo sus vidas y su libertad, que querían pero no podían obtener ruso. ciudadanía, para levantar la mano. La mitad de la audiencia tenía las manos en alto.

Hemos hablado de esto muchas veces. Tal vez recuerde que hace varios años hablamos sobre la concesión de la ciudadanía a los residentes de Donbass. El procedimiento fue simplificado para ellos. ¿Se puede hacer esto para todos los rusos? ¿Por qué Rusia se niega a hacer esto? Los judíos no lo dudaron, ni tampoco los alemanes ni los griegos, pero nosotros dudamos. Esta es mi pregunta. Muchísimas gracias.

Vladimir Putin: Primero, con respecto a las medidas de represalia, creo que debemos ser cautelosos cuando alguien comete errores como este, y creo que usted los ha sufrido, cuando un canal está cerrado o no puede trabajar. Sé que sus cuentas fueron bloqueadas y que no pudo abrirlas, etc. Hay una gran cantidad de instrumentos a tal efecto.

Margarita Simonyan: Más como un bombardeo de alfombra.

Vladimir Putin: Sí, para que te sea imposible trabajar allí. Sé.

Por un lado, por supuesto, están infringiendo la libertad de expresión, etc., lo cual es malo. Pero ya que están haciendo esto, tú y yo tenemos que pensar en cómo hacer correr la voz sobre el hecho de que te están cancelando, y luego más personas se interesarán en lo que haces.

Margarita Simonyan: El único problema es que no hay lugar para que la gente nos mire. La gente está interesada, pero no hay ningún lugar donde mirarnos.

Vladimir Putin: Lo entiendo, pero debemos reflexionar un poco sobre esto y explorar las oportunidades técnicas y tecnológicas.

En cuanto a las represalias, permítanme reiterar que lo que más importa es que no resulten contraproducentes. No me opongo a ellos, pero no quiero que sean contraproducentes.

En cuanto a su pregunta sobre la ciudadanía rusa, tiene razón. Mi posición es que necesitamos mejorar esta herramienta. Aquí hay preguntas relacionadas con asuntos socioeconómicos: clínicas, jardines de infancia, trabajos, vivienda, etc. Aún así, las leyes de ciudadanía deben volverse cada vez más liberales. Esto es obvio. Por cierto, esto es lo que el mercado laboral nos obliga a hacer. Estamos pensando en esto.

Margarita Simonyan: Gracias, señor Presidente.

Vladimir Putin: Gracias.

Fyodor Lukyanov: Colegas, además de los que están en esta sala, hay otros participantes que nos están viendo en línea, ya que no pudieron unirse a nosotros aquí debido a las circunstancias bien conocidas.

Me gustaría preguntarle a Robert Legvold, nuestro viejo amigo, miembro del Consejo de Investigación Valdai, profesor de la Universidad de Columbia.

Robert Legvold: Muchas gracias, Fyodor. Para mí, es una decepción no haber podido estar con todos los participantes en la conferencia de Valdai, pero estoy particularmente complacido de tener esta oportunidad de ser parte de esta sesión. El tema de Valdai este año ha sido preguntas muy trascendentes y fundamentales, y admiro a Valdai por hacer eso.

El presidente Putin ciertamente ha estado a la altura del desafío de esa agenda y la ha abordado de una manera extremadamente atractiva y reveladora.

Mi pregunta, sin embargo, es más limitada pero más específica, y pido disculpas por descender a este nivel, pero es una pregunta que es importante en mi país. Creo que es importante en tu país. Aunque ni su gobierno ni la administración de Biden creen que es posible restablecer la relación entre Estados Unidos y Rusia en esta coyuntura, ¿cómo evalúa o evalúa la evolución de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia desde su reunión con el presidente Biden en junio? ¿En qué áreas ha habido avances, si los hubo? ¿Y cuáles son, en su opinión, los obstáculos para seguir avanzando? Muchísimas gracias.

Vladimir Putin: En general, he hablado de esto; He respondido preguntas como esta. Solo puedo repetirme ahora. Pensándolo bien, no solo repita, en realidad hay algo que decir sobre lo que está sucediendo.

La reunión en Ginebra fue en general productiva y nos pareció, cuando digo «nosotros», me refiero a mis colegas y a mí mismo, que en general, la administración estaba interesada en construir lazos, reviviéndolos al menos en algunas áreas importantes.

¿En qué estuvimos de acuerdo? Acordamos iniciar consultas sobre estabilidad estratégica, y las consultas comenzaron y se llevan a cabo regularmente, también sobre cuestiones de ciberseguridad. A nivel de expertos, ha comenzado la cooperación. Por lo tanto, podemos decir con seguridad que, aunque el alcance de los asuntos en los que acordamos fue limitado, no obstante, estamos en el camino correcto.

Estos son los asuntos más importantes de hoy. Y, en general, la administración (del lado estadounidense) y Rusia (del otro lado) están cumpliendo los planes y avanzan por este camino. Y cuando esto sucede, como sabemos, siempre es una señal, una de carácter sistémico. Y ahora, mire, nuestro comercio ya ha crecido un 23 por ciento y en muchas áreas. Esto, entre otras cosas, es un efecto indirecto de nuestra reunión en Ginebra.

Entonces, en general, estamos en el camino correcto, aunque, desafortunadamente, no me gustaría hablar de cosas tristes ahora, pero también vemos ciertos retrocesos, recuerde esa frase que usamos hace años: un paso adelante, dos pasos atrás, esto también está sucediendo a veces. Aún así, estamos avanzando en línea con nuestros acuerdos generales.

Fyodor Lukyanov: Gracias. Dado que ahora estamos en un mundo nuevo, para mantener el equilibrio, le daré la palabra a nuestro amable amigo Zhou Bo de la Universidad de Tsinghua en Beijing.

Adelante por favor.

Zhou Bo: Señor Presidente, es un gran honor para mí hacerle esta pregunta. En primer lugar, permítanme agradecerles esta oportunidad. Le preguntaré algo sobre Afganistán. Afganistán se encuentra en el corazón de la Organización de Cooperación de Shanghai. Entonces, si Afganistán tiene un problema, entonces la Organización de Cooperación de Shanghai tiene un problema. Ahora Estados Unidos se ha retirado de Afganistán. Entonces, ¿cómo puede la Organización de Cooperación de Shanghai, liderada por China y Rusia, unida con otros países, ayudar a Afganistán a lograr la estabilidad política y el desarrollo económico? Gracias.

Vladimir Putin: La situación en Afganistán es uno de los problemas más urgentes en la actualidad. Sabes, acabamos de tener una reunión en el formato apropiado, en parte, con representantes de los talibanes. La República Popular China (PRC) también está activa en Afganistán. Este es un tema muy serio para todos nosotros porque tanto para China como para Rusia es extremadamente importante tener un Afganistán tranquilo y en desarrollo que no sea una fuente de terrorismo, o cualquier forma de radicalismo, al lado de nuestras fronteras nacionales, si no en nuestras fronteras.

Ahora estamos viendo lo que está sucediendo dentro de Afganistán. Desafortunadamente, diferentes grupos, incluido ISIS, todavía están allí. Ya hay víctimas entre el movimiento talibán, que, en su conjunto, todavía está tratando de deshacerse de estos elementos radicales y conocemos tales ejemplos. Esto es muy importante para nosotros, tanto para Rusia como para China.

Para normalizar la situación adecuadamente y al ritmo adecuado, es necesario, por supuesto, ayudar a Afganistán a restaurar su economía porque las drogas son otro gran problema. Es un hecho conocido que el 90 por ciento de los opiáceos llegan al mercado mundial desde Afganistán. Y si no hay dinero, ¿qué harán? ¿De qué fuentes y cómo financiarán sus programas sociales?

Por lo tanto, a pesar de toda la importancia de nuestra participación en estos procesos, tanto China como Rusia y otros países de la OCS, la principal responsabilidad de lo que está sucediendo allí todavía recae en los países que lucharon allí durante 20 años. Creo que lo primero que deben hacer es liberar los activos afganos y darle al Afganistán la oportunidad de resolver problemas socioeconómicos de alta prioridad.

Por nuestra parte, podemos implementar grandes proyectos específicos y ocuparnos de los problemas de seguridad nacional. Nuestros servicios especiales están en contacto con sus contrapartes afganas. Para nosotros, dentro de la OCS, es muy importante poner en marcha este trabajo porque Tayikistán y Uzbekistán están justo en la frontera con Afganistán. Tenemos una instalación militar en Tayikistán. Se basó en la división 201 cuando todavía era soviética.

Por lo tanto, continuaremos activamente este trabajo con China en un plano bilateral, desarrollaremos el diálogo con las estructuras relevantes y promoveremos la cooperación dentro de la OCS en su conjunto. En el proceso, asignaremos los recursos necesarios y crearemos todas las condiciones para que nuestros ciudadanos se sientan seguros independientemente de lo que esté sucediendo en Afganistán.

Fyodor Lukyanov: Gracias.

Mikhail Pogrebinsky, por favor.

Mikhail Pogrebinsky: Gracias, Fyodor. Gracias, señor presidente.

Intentaré hacer una pregunta, cuya respuesta, estoy seguro, esperan cientos de miles de personas en mi tierra natal.

Mencionaste un proverbio chino sobre vivir en una época de cambios. Nuestro país ha estado viviendo así durante casi 30 años y la situación se está volviendo más difícil en anticipación al invierno, en medio de la pandemia y, yo diría, la situación con los estadounidenses. Hace un par de días, el secretario de Defensa Lloyd Austin visitó nuestro país. Trajo armas por valor de 60 millones de dólares y nos prometió un futuro brillante como miembro de la OTAN, en sentido figurado.

Notaré de inmediato que cualquier alegación de que la OTAN es irrelevante porque Europa no está de acuerdo es una evasión. No es necesario ser miembro de la OTAN para tener una infraestructura militar estadounidense o británica desplegada en Ucrania. Creo que este proceso ya está en marcha.

En su artículo de julio sobre la unidad histórica, escribió que transformar Ucrania en un país anti-Rusia es inaceptable para millones de personas. Esto es cierto y las encuestas de opinión lo confirman. Más del 40 por ciento tiene buenos o muy buenos pensamientos sobre Rusia. Sin embargo, esta transformación, de hecho, ha comenzado. Es posible que ya se haya recorrido una distancia bastante larga y muy peligrosa, en mi opinión, en esta dirección. Creo que si esta idea con una infraestructura para-OTAN continúa aplicándose, el proceso para formar lo que ahora es una Ucrania anti-Rusia no tan estable se consolidará durante muchos años por venir.

Escribió en su artículo que si el proceso continúa sin cesar, representará una seria amenaza para el estado ruso, y esto puede estar plagado de que Ucrania pierda su condición de estado. Las personas que se oponen a este movimiento se enfrentan a represalias. Sabes que están intentando encarcelar a Viktor Medvedchuk basándose en algunos cargos extravagantes.

¿Cómo, en su opinión, se puede detener este proceso? Tal vez, ¿tienes un cronograma de cuándo podría suceder? ¿Qué se puede hacer al respecto?

Gracias.

Vladimir Putin: Desafortunadamente, probablemente tendré que decepcionarlo, todavía no sé la respuesta a esta pregunta. Por un lado, parece ser superficial: lo más fácil es decir que el pueblo ucraniano debe tomar una decisión por sí mismo y formar los órganos de poder y administración que satisfagan sus necesidades y expectativas. Desde una perspectiva, esto es cierto.

Pero, por otro lado, hay otra perspectiva y no puedo evitar mencionarla. Acaba de mencionar a Viktor Medvedchuk, que ha sido acusado de alta traición. ¿Para qué? ¿Robó algunos secretos y los reveló ilegalmente a un tercero? No. ¿Entonces qué? ¿Fue su posición política abierta sobre la estabilización de los asuntos internos de Ucrania y la construcción de relaciones con sus vecinos porque esas relaciones son extremadamente importantes para la propia Ucrania? Es preocupante que a esas personas no se les permita levantar la cabeza. Algunos acaban asesinados y otros encerrados.

Uno tiene la impresión de que al pueblo ucraniano no se le permite ni se le permitirá formar legalmente los órganos de poder que defenderían sus intereses. La gente incluso tiene miedo de responder a las encuestas. Tienen miedo, porque el pequeño grupo que se ha apropiado de la victoria en la lucha por la independencia tiene opiniones políticas radicales. Y ese grupo en realidad dirige el país, independientemente del nombre del actual jefe de estado.

Al menos así era hasta hace poco: la gente se postuló para puestos de liderazgo confiando en los votantes del sudeste, pero una vez elegidos, casi de inmediato cambiaron sus posiciones políticas al contrario. ¿Por qué? Porque esa mayoría silenciosa votó por ellos con la esperanza de que cumplieran sus promesas de campaña, pero la ruidosa y agresiva minoría nacionalista suprimió toda la libertad en la toma de decisiones que esperaba el pueblo ucraniano y, de hecho, están dirigiendo el país.

Este es un callejón sin salida. Ni siquiera sé cómo se puede cambiar esto. Esperaremos y veremos qué sucede en los asuntos políticos de Ucrania en un futuro próximo.

Por nuestra parte, hacemos todo lo posible por mejorar estas relaciones. Pero la amenaza de la que acaba de hablar, de la que ni siquiera habló, solo se mencionó, es bastante importante para nosotros. Y tiene usted razón en que la pertenencia formal a la OTAN puede que nunca suceda, pero la expansión militar en el territorio ya está en marcha, y esto realmente representa una amenaza para la Federación de Rusia, lo sabemos.

Considere lo que sucedió a fines de la década de 1980 y principios de la de 1990 (no contaré toda la historia ahora, aunque solo me hizo pensar en hablar más al respecto), cuando todos nos aseguraron que una expansión hacia el este de la infraestructura de la OTAN después de la unificación de Alemania era totalmente fuera de cuestión. Rusia podría estar absolutamente segura de esto, al menos, eso dijeron. Pero esas fueron declaraciones públicas. ¿Qué pasó en realidad? Ellos mintieron. Y ahora nos desafían a producir un documento que realmente diga eso.

Expandieron la OTAN una vez y luego la expandieron dos veces. ¿Cuáles son las consecuencias estratégicas-militares? Su infraestructura se está acercando. ¿Qué tipo de infraestructura? Implementaron sistemas ABM (antimisiles) en Polonia y Rumania, utilizando lanzadores Aegis, donde se pueden cargar Tomahawks, sistemas de ataque. Esto se puede hacer fácilmente con el clic de un botón. Simplemente cambie el software, y eso es todo, nadie lo notará. Allí también se pueden desplegar misiles de medio y corto alcance. ¿Por qué no? ¿Alguien ha reaccionado siquiera a nuestra afirmación de que no desplegaremos este tipo de misiles en la parte europea si los producimos, si nos dicen que nadie lo hará desde Estados Unidos o Europa? No. Nunca respondieron. Pero somos adultos, todos somos adultos aquí. ¿Qué debemos hacer en esta situación?

Llega el ministro de Defensa, que, de hecho, abre las puertas de Ucrania a la OTAN. De hecho, su declaración debe y puede interpretarse de esta manera. Dice que todos los países tienen derecho a elegir. Y nadie dice que no, nadie. Incluso los europeos que mencionaste. Lo sé, hablé con ellos personalmente.

Pero un funcionario no es una garantía de seguridad para Rusia: puede estar aquí un día y podría ser reemplazado al siguiente. ¿Qué pasará entonces? Ésta no es una garantía de seguridad; es solo una conversación sobre un tema determinado. Y naturalmente estamos preocupados.

Fyodor Lukyanov: Señor Presidente, ya que mencionó la OTAN …

Vladimir Putin: Sí, lo siento. Acerca de las bases: conozco las cláusulas correspondientes de la constitución ucraniana. Permite la creación de centros de formación. Pero estos pueden ser cualquier cosa, contabilizados como un centro de formación. Como ya dije, y también se dijo públicamente: ¿y si mañana hay misiles cerca de Jarkov? ¿Qué debemos hacer entonces? No vamos allí con nuestros misiles, pero los misiles están llegando a nuestra puerta. Por supuesto, tenemos un problema aquí.

Fyodor Lukyanov: Empezamos a hablar de la OTAN. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, fue entrevistado hace apenas dos días y anunció que la OTAN está ajustando un poco su visión estratégica y ahora ve a Rusia y China como una amenaza común en lugar de dos amenazas. Este es un enfoque interesante, aparentemente de gran alcance. Pero si así es como nos ven, ¿quizás es hora de que nos unamos a China y consideremos a alguien más como una amenaza?

Vladimir Putin: Hemos dicho muchas veces que somos amigos de China, y no contra nadie más, sino por los intereses de los demás. Este es el primer punto. El segundo punto es que, a diferencia de la OTAN, de los países de la OTAN, no estamos creando un bloque militar cerrado. No existe un bloque militar Rusia-China y no crearemos uno ahora. Entonces, no hay razón para hablar de esto.

Fyodor Lukyanov: Ya veo.

Mark Champion.

Mark Champion: Gracias. Señor Presidente, sobre el tema de la posibilidad de enviar gas extra a Europa, que, como sabe, se encuentra en una crisis de gas en este momento, ha hablado de esto antes, pero, a veces, ha sido bastante confuso. . A veces, los funcionarios rusos indican que hay gas adicional disponible que se puede enviar si se abre Nord Stream 2, y en otras ocasiones, han sugerido que no hay gas disponible para enviar a Europa. Y solo me preguntaba si aprovecharía esta oportunidad para aclarar si hay gas adicional disponible que Rusia puede enviar a Europa, si digamos, Nord Stream abrió esta noche, o si no lo hay.

Vladimir Putin: Francamente, me resulta extraño escuchar preguntas como esta. Me parece que lo expliqué todo durante la Semana de la Energía de Rusia en Moscú. Sin embargo, si se formulan estas preguntas, ciertamente deberíamos hablar más al respecto.

Mira lo que está pasando. Creo que dije en la reunión con el Gobierno ayer o anteayer: no se trata solo de fuentes de energía o gas, sino también del estado de la economía mundial. La escasez está aumentando en los principales países económicamente avanzados. Tomemos a los Estados Unidos, por ejemplo. Recientemente, ha tomado una decisión más para aumentar su deuda nacional.

Para aquellos que no se ocupan de la economía, les puedo decir lo que significa una decisión de aumentar la deuda nacional. El FRS imprimirá dinero y lo pondrá a disposición del gobierno. Esta es la emisión. El déficit está aumentando y la inflación está aumentando como un derivado de las emisiones. Esto conduce a aumentos de precios de las fuentes de energía, de la electricidad. Así es como funciona, no al revés.

Sin embargo, la situación también se está deteriorando debido a la realidad del mercado energético. ¿Cuáles son estas realidades? Acabas de hablar de Europa. ¿Qué está pasando en Europa? Tal vez repita algunas de mis ideas o tal vez diga algo nuevo, si lo recuerdo. En los últimos años, la filosofía de la Comisión Europea se dedicó íntegramente a regular el mercado de las fuentes de energía, incluido el gas, a través de una bolsa de materias primas, a través del llamado mercado spot. Intentaron persuadirnos para que renunciéramos a los contratos a largo plazo donde los precios estaban atados al intercambio, es decir, las cotizaciones de mercado del petróleo crudo y los productos derivados del petróleo.

Por cierto, esta es la formación de precios de mercado. Dado que los precios del gas se establecen con un rezago de seis meses después de un cambio en los precios del petróleo, esta es, en primer lugar, una situación más estable y, en segundo lugar, un rezago de seis meses permite a los consumidores y proveedores realizar ajustes en el camino en función de la evolución de mercados mundiales.

Entonces, todo comenzó a llevarse a este mercado al contado, pero en gran medida contiene gas en papel, no gas real. Estas no son cantidades físicas, que no aumentan (explicaré por qué en un minuto). Se escribe una cifra en papel, pero no hay cantidad física, está disminuyendo. Entonces, un invierno frío requiere gas del almacenamiento subterráneo; Un verano caluroso sin viento significa una falta de generación de viento en la escala necesaria. Ya he mencionado las razones macroeconómicas, y estas son las razones sectoriales.

¿Qué pasó después en el mercado europeo? Primero, una disminución de la producción en los países productores de gas. La producción en Europa se redujo en 22,5 mil millones de metros cúbicos durante los primeros seis meses. Esta es la primera. En segundo lugar, las instalaciones de almacenamiento de gas se llenaron insuficientemente en 18.500 millones de metros cúbicos y solo están llenas en un 71 por ciento. Las instalaciones de almacenamiento de gas se llenaron por debajo de 18,5 durante los primeros seis meses del año. Si nos fijamos en el consumo anual, este número debe duplicarse.

Las empresas principalmente estadounidenses, junto con las de Oriente Medio, retiraron 9 mil millones de metros cúbicos del mercado europeo y redirigieron el gas a América Latina y Asia. Por cierto, cuando los europeos estaban formulando los principios que rigen la formación del mercado del gas en Europa y dijeron que todo el gas debe comercializarse en el mercado spot, partían del supuesto de que el mercado europeo es un mercado premium. Pero el mercado europeo ya no es un mercado premium, ¿ve? Ya no es un mercado premium. El gas se redirigió a América Latina y Asia.

Ya he dicho que 18.5 mil millones de metros cúbicos, más el doble de esa cantidad, 9 mil millones (desabastecidos al mercado europeo de los Estados Unidos y Medio Oriente), más una disminución en la producción de 22.5 mil millones – el déficit en el mercado europeo puede ascender a unos 70 mil millones de metros cúbicos, que es mucho. ¿Qué tiene que ver Rusia con eso? Este es el resultado de la política económica de la Comisión Europea. Rusia no tiene nada que ver con eso.

Rusia, incluida Gazprom, ha aumentado las entregas al mercado europeo en un 8,7 por ciento, creo, y las entregas a países que no pertenecen a la CEI en un 12 por ciento, creo. Pero cuando hablamos de países que no pertenecen a la CEI, también nos referimos a China. Esto también es bueno para el mercado internacional, porque estamos aumentando las entregas al mercado global y aumentando las entregas al mercado europeo en 8,7. En términos absolutos, esto representa más de 11 mil millones de metros cúbicos de gas. Las empresas estadounidenses y de Oriente Medio sufrieron un desabastecimiento de 9 mil millones, mientras que Gazprom aumentó sus suministros en más de 11 mil millones.

¿Todos pueden oírme? No en esta audiencia, sino en las llamadas partes interesadas. Alguien le está recortando suministros, mientras nosotros los aumentamos.

Pero esto no es todo. Hoy, bajo los llamados contratos a largo plazo, me gustaría que escucharan atentamente y escucharan lo que digo, el precio del gas ahora es de $ 1200 o $ 1150 por mil metros cúbicos. Las empresas europeas que tienen contratos a largo plazo con Gazprom lo reciben, tomen nota, ¡cuatro veces menos que el precio actual! Gazprom no obtiene ganancias extraordinarias. No nos preocupa esto porque estamos interesados ​​en contratos a largo plazo y compromisos mutuos a largo plazo. En este caso, aseguramos la oportunidad de invertir en producción y producir las cantidades requeridas para nuestros consumidores de manera constante y confiable.

Me pregunta si es posible aumentar los suministros. Si, esto es posible. Hablando de Nord Stream-2, su primera línea está llena de gas y si el regulador alemán emite el permiso de envío mañana, puede entregar 17,5 mil millones de metros cúbicos de gas pasado mañana.

Los trabajos tecnológicos para el llenado de la segunda línea de Nord Stream-2 se completarán antes de finales de este año, a mediados o finales de diciembre. El volumen total es de 55 mil millones de metros cúbicos de gas. Considerando que en nuestra estimación la escasez de gas en el mercado europeo alcanzará los 70 mil millones de metros cúbicos, 55 mil millones es una cantidad decente.

Una vez que se llene la segunda línea y el regulador alemán emita su permiso, podemos comenzar con los suministros al día siguiente. ¿Es esto posible o no ?, preguntaste. Sí, es posible, pero hay que tener una actitud responsable con los compromisos y trabajar en ello.

Por cierto, seguimos diciendo: Nord Stream-2, Gazprom… Pero hay cinco empresas europeas que participan en este proyecto. ¿Por qué mencionas a Gazprom solo? ¿Te has olvidado de ellos? Cinco grandes empresas europeas están trabajando en este proyecto. Por lo tanto, esto afecta no solo a los intereses de Gazprom, sino también a los intereses de nuestros socios, principalmente en Europa, por supuesto.

Fyodor Lukyanov: Señor Presidente, hasta cierto punto, Nord Stream 2, que ahora está en boca de todos, puede considerarse un logro conjunto con Angela Merkel. ¿Te arrepientes de que deje el cargo? ¿La extrañarás?

Vladimir Putin: Después de todo, la decisión de su partida no fue mía, sino de ella. Ella podría haberse postulado por otro período. Permaneció en el poder durante 16 años.

Fyodor Lukyanov : No es un mandato largo, en absoluto.

Vladimir Putin: No se puede decir que esto no sea suficiente. Toda una tenencia. Helmut Koehl, quien unificó Alemania, también estuvo 16 años en la cima.

En cuanto a Nord Streams, comenzamos este proceso en los días de Schroeder. En ese momento, cuando estábamos trabajando en Nord Stream 1, hubo intentos similares de socavar este proceso, al igual que hoy. Todo fue igual. Afortunadamente, hoy este gasoducto entrega gas a Europa y Alemania, y los volúmenes son bastante altos.

Por cierto, todos estamos hablando de energía verde. Esto es importante, por supuesto. Si hay preguntas sobre este tema, intentaré explicar cómo lo veo. En cuanto al gas natural ruso, permítanme enfatizar que tiene una huella de carbono tres veces menor en comparación con el GNL de los Estados Unidos. Si los activistas ambientales no se guían en sus esfuerzos por una agenda política y realmente se preocupan por el futuro de la humanidad, no pueden dejar de escuchar esto. Deben oponerse a la construcción y exigir el cierre de todas las terminales de GNL.

Desafortunadamente, lo mismo se aplica al sistema de tránsito de gas de Ucrania. Ya he dicho que Nord Stream 2 es una tubería moderna y de vanguardia que puede manejar una presión más alta. No hay absolutamente ninguna emisión involucrada cuando entrega gas a través del fondo del Mar Báltico. Las estaciones de compresión son como pequeñas fábricas. Se alimentan con gas y también emiten CO2 a la atmósfera. Las emisiones de Nord Stream 2 son 5,6 veces más bajas en comparación con los tránsitos de gas de Ucrania, porque el sistema es antiguo y se ha utilizado desde la época soviética. Los activistas medioambientales deberían haber dicho: «¡Cierre de inmediato el tránsito de gas en Ucrania!» Pero no, es todo lo contrario: «Adelante, aumente el suministro a través de Ucrania». ¿Cómo es eso posible?

De hecho, ocurre lo mismo con el aceite. Incluso si dejamos el gas en paz, dado que ya he hablado mucho de esto, ¿qué está pasando con el petróleo? Creo que desde 2012 hasta 2016 la inversión anual en extracción de petróleo fue de alrededor de $ 400 mil millones, pero en los años que precedieron a la pandemia la inversión disminuyó en un 40 por ciento, y ahora se sitúa en $ 260 millones. Este es un ciclo que dura de 15 a 30 años. ¿Entiendes esto?

En mi opinión, ¿cuáles son los problemas actuales además de lo que he dicho? Hablé de varios temas políticos. Este es uno de los temas importantes que me viene a la mente. Existe una falta de superposición entre los ciclos políticos y de inversión en las principales economías, incluida la energía, un sector muy importante. ¿Cuánto dura un ciclo político? Cuatro o cinco años. ¿Qué hacen las principales fuerzas políticas, partidos y políticos todo este tiempo? Hacen promesas. Prometen todo, tanto como sea posible y al menor costo. Esto se aplica, entre otras cosas, a la economía verde. ¿Qué sale de esto? Los bancos dejan de financiar la inversión y la inversión disminuye. Llegará un momento como el que estamos viendo hoy, cuando el mercado necesitará lograr un gran avance, pero no habrá nada que respalde este esfuerzo. Incluso hoy,Los países de la OPEP Plus están aumentando la producción de petróleo incluso ligeramente por encima de su acuerdo, pero no todos los países productores de petróleo pueden aumentar la producción rápidamente. Este es un proceso a largo plazo y el ciclo es bastante largo. 

Fyodor Lukyanov: Por favor, Raghida Dergham. 

Raghida Dergham: Muchas gracias, Fyodor. 

Señor Presidente, es bueno volver a verle en Valdai y Sochi. Mi nombre es Raghida Dergham. Soy el fundador y presidente ejecutivo de Beirut Institute. Por eso he venido a ustedes, he venido a Sochi, desde el Líbano, un país muy herido. Estoy seguro, señor, de que está al tanto de la explosión que tuvo lugar, la cuarta más grande, en el puerto, el puerto civil de Beirut. Ha habido un intento de investigar lo sucedido, la historia en sí. Había un capitán ruso, había un propietario georgiano del barco. 

Había una solicitud para usted, señor Presidente, para compartir – la solicitud le llegó del poder judicial, y es un organismo independiente del gobierno – para compartir lo que tiene, de sus imágenes de satélite, para decirnos, para ayudar a encontrar la historia, esta horrible historia que pasó, que equivalió al asesinato de la ciudad, de la capital. Mi primera pregunta, señor: ¿está dispuesto a compartir ahora la información que tiene, la información satelital, y prestar cooperación a esta investigación para que, ya sabe, los valores de los que habló se implementen donde realmente importa? 

Y en segundo lugar, sus dos aliados, Hezbollah e Irán, han estado resistiendo y, de hecho, han estado exigiendo el desalojo del – no el fiscal, él es realmente el investigador – el juez que está investigando el caso. Han emitido una advertencia de que si, a ambos amigos suyos, el presidente Michel Aoun y el primer ministro Najib Mikati, si no desalojan a este investigador, a este juez, el gobierno caerá. ¿Apoya esa posición, especialmente dado que este país está al borde de una guerra civil, con el Sr. Nasrallah anunciando que no retrocederá, anunciando, al mismo tiempo, que hay cien mil combatientes listos para lanzar? Entonces, esta es una guerra civil en acción, tal vez, justo al lado de un gran logro suyo, Vladimir Putin, que está en Siria. Te lo agradezco. 

Vladimir Putin: Un momento, por favor. ¿Puede explicar el comienzo de qué guerra está hablando? No comprendo. 

Raghida Dergham: Guerra civil, porque, como ve, ya hay gente armada en las calles. Recuerda la guerra civil en el Líbano, y ahora mismo … Hezbollah no es el único grupo armado, no estoy afirmando eso. Hay muchos grupos armados, pero ahora mismo el conflicto es por este investigador. Su nombre es Tariq al-Bitar. La insistencia de Hezbollah es que necesita ser desalojado. Y, de hecho, esto está interfiriendo con el principio mismo de la separación de poderes, y eso provocó enfrentamientos en las calles y la posibilidad de que realmente se produzca una guerra civil, señor Presidente. No descarte esa posibilidad; es muy aterrador. Y no estoy seguro de que redunde en los intereses de la política rusa ni siquiera para Siria, no importa para el Líbano, y deseamos que presten atención al Líbano, especialmente después de escucharle hoy enfatizar estos valores. 

Vladimir Putin: Primero, sobre la explosión en el puerto de Beirut. Hablando francamente, cuando sucedió esa tragedia, me gustaría una vez más ofrecer mis condolencias al pueblo libanés por la gran cantidad de víctimas y daños catastróficos, me enteré por los informes de los medios, por supuesto. 

Hace muchos años, el nitrato de amonio se entregó y se almacenó en el puerto; las autoridades locales no le prestaron la atención que necesitaba, aunque, que yo sepa, querían venderlo de forma rentable. Y ese deseo de vender con beneficio entró en conflicto con la posibilidad de hacerlo, con el mercado y algunas contradicciones internas relacionadas con quién obtendría el beneficio, etc. En mi opinión, esta es la razón principal de la tragedia, y eso es todo. 

En cuanto a ayudar con la investigación, francamente hablando, no entiendo cómo pueden ayudar las imágenes de satélite, ni siquiera si tenemos alguna. Sin embargo, prometo que haré averiguaciones y, si tenemos algo y podemos brindar asistencia en la investigación, lo haremos. Pero primero necesito discutir el asunto con mis colegas que pueden tener esta información. 

En cuanto a Hezbollah, Irán, etc., con respecto a la situación en el Líbano. Por ejemplo, Hezbollah: diferentes personas en diferentes países tienen una actitud diferente al respecto, de lo que soy muy consciente. Hezbollah es una fuerza política seria en el propio Líbano. Pero no hay duda de que siempre, incluido el Líbano, pedimos que se resuelva cualquier conflicto mediante el diálogo. Siempre hemos intentado hacer esto, de una forma u otra. Mantenemos contacto con casi todas las fuerzas políticas del Líbano e intentaremos seguir haciéndolo también en el futuro, para que la situación pueda resolverse sin derramamiento de sangre. Dios no lo quiera. A nadie le interesa esto. Recientemente, la situación en Oriente Medio ha sido precaria. Por supuesto,Haremos todo lo que podamos para convencer a todas las partes del proceso político interno de que se adhieran al sentido común y se esfuercen por lograr acuerdos. 

Por favor, toma el micrófono. 

Raghida Dergham: Presidente Vladimir Putin, ¿apoya el ultimátum dado por Hezbollah de que o el investigador Tarek Bitar es desalojado o hay una caída del gobierno? ¿Apoya ese ultimátum? 

Vladimir Putin: Escuche, colega, no podemos comentar sobre los procesos políticos internos que ha mencionado, ya sea que apoyemos un ultimátum de una de las partes o no, o las posiciones de una de las partes. Esto equivaldría a tomar partido por una de las partes en conflicto, lo que sería contraproducente para la eficacia de nuestros esfuerzos por lograr la paz. Por tanto, quisiera abstenerme de hacer tales comentarios. Como he apuntado, lo principal es encontrar una plataforma que pueda servir de base para acuerdos, sin disparos, si Dios quiere. Nosotros en Rusia definitivamente estamos interesados ​​en eso. 

Fyodor Lukyanov: Por favor, Stanislav Tkachenko. 

Stanislav Tkachenko: Gracias. 

Stanislav Tkachenko, Universidad Estatal de San Petersburgo. 

Señor Presidente, una pregunta sobre energía. El 13 de octubre, el Jefe del Servicio Europeo de Acción Exterior, Josep Borrell, dio a conocer por primera vez la Estrategia para el Ártico y luego la envió a la Comisión Europea y al Consejo de la UE, un nuevo documento de la UE que considera una amplia gama de problemas, incluida la energía. 

Destacaría dos puntos de esa estrategia. En primer lugar, la Unión Europea cree que los recursos minerales que se encuentran en el Ártico (petróleo, gas y carbón) deberían permanecer en el suelo, incluso en el Ártico, y para lograrlo, es posible que el mundo incluso tenga que imponer una moratoria temporal. El segundo punto está vinculado al primero. Se trata de planes de la Unión Europea y sus estados miembros para desarrollar una serie de instrumentos, financieros y otros, para evitar que los países (quizás principalmente la Federación de Rusia), que venderán recursos energéticos en el mercado global, vendan los recursos producidos en el Artico. 

Mi pregunta es: ¿Cuál es la actitud de Rusia al respecto? Gracias. 

Vladimir Putin: Correcto. Para ser honesto, trato de seguir lo que sucede allí detrás de la escena europea, lo que sucede allí todos los días, pero a veces, como dice nuestra gente, siento que me estoy perdiendo algo. 

En cuanto a la estrategia ártica de la UE, ¿qué puedo decir? Rusia tiene su propia estrategia para nuestra presencia en el Ártico; este es mi primer punto. En segundo lugar, siempre hemos trabajado y estamos trabajando de manera bastante productiva; Rusia preside actualmente el Consejo Ártico, donde también están representados los países de la UE. En tercer lugar, siempre hemos hablado de esto, y de hecho hablé de esto en la reunión con el presidente Biden y los miembros de su equipo en Ginebra: estamos dispuestos a continuar la cooperación, en un sentido amplio, con todos los países interesados ​​en el Ártico, dentro del marco del derecho internacional. 

Como saben, hay varios convenios, sobre aguas territoriales y sobre el derecho del mar, de 1986, creo. Actuamos sobre la base de esos documentos reconocidos internacionalmente, en los que Rusia es parte, y estamos dispuestos a establecer relaciones con todos los Estados, incluida la Unión Europea, sobre la base de esos documentos. 

Pero si alguien del exterior está tratando de eludir estos documentos reconocidos internacionalmente y limitar nuestro derecho soberano de usar nuestro propio territorio, de acuerdo con el derecho internacional, las aguas territoriales son parte del territorio de un estado costero, es una infracción utilizando medios de mala fe. 

Lo mismo se aplica a la zona de 400 millas, que se denomina zona de desarrollo económico preferencial. Las reglas que se aplican a esa área están determinadas por el derecho internacional y cumplimos plenamente con estos requisitos. 

Por cierto, considere el proyecto Nord Stream: de acuerdo con estas reglas, tuvimos que solicitar los permisos correspondientes a los estados costeros (Finlandia, Suecia y Dinamarca) cuando ni siquiera tuvimos que ingresar a su mar territorial, pero el oleoducto cruzó las zonas económicas exclusivas de esos países. Este es un requisito del derecho internacional, y nosotros cumplimos con esta ley, y todos, incluidos los europeos, insistieron en que actuamos dentro del marco de esas normas legales internacionales. ¿Significan que no van a acatarlos ahora, o qué? Estamos obligados a cumplir, pero de repente pueden ignorarlos, ¿es eso? Eso no sucederá. 

Y si quieren restringir nuestras actividades, incluso en el sector energético, les toca a ellos y pueden intentarlo. Podemos ver lo que está sucediendo en el mundo ahora, incluso en el mercado energético europeo. Si actúan así, toman medidas categóricas y mal fundamentadas, dudo que salga algo bueno de ello. 

Recuerdo este cuento de hadas popular, al menos entre la audiencia rusa, donde uno de los personajes hace un pez lobo en el agujero de hielo en invierno usando su cola como una vara, y luego se sienta al lado del lobo cantando en voz baja, ‘congela, congelar la cola del lobo. Si los europeos siguen este camino, se encontrarán en la misma posición que los personajes del cuento de hadas ruso. 

Fyodor Lukyanov: ¿Quién es el lobo? 

Vladimir Putin: No es difícil de adivinar, creo. 

Fyodor Lukyanov: No lo entiendo, realmente no lo entiendo. ¿Te refieres a Rusia? Ellos cantan – 

Vladimir Putin: El lobo es el que ha metido la cola en un agujero en el hielo en invierno tratando de pescar, en este caso en aguas turbulentas, eso es quién. Se congelarán. Pero claro, si intentan imponer restricciones. Ya están restringiendo las inversiones, como dije, el período de inversión en la industria petrolera es de 15 a 20, o incluso de 30 años, y ahora los bancos se niegan a emitir recursos crediticios adecuados para estos proyectos. Aquí tiene: la escasez se sentirá pronto y no se puede hacer nada al respecto. 

El problema es que, lamentablemente, las decisiones en este ámbito, en el sector energético, se toman como parte de ciclos políticos, que ya he mencionado, y no las toman los expertos. Como dijo uno de mis colegas, las decisiones no las toman los ingenieros, sino los políticos que no son realmente competentes en la materia, sino que simplemente engañan a sus votantes. 

Todos están alarmados por la agenda climática, que sugiere un futuro sombrío a menos que logremos una disminución en el aumento de temperatura hasta su nivel preindustrial, el nivel del inicio de la industrialización. Sí sabemos. Entre 1,5 y 2 grados es la línea crítica, lo sabemos. Pero esto debe hacerse con cuidado, confiando en un análisis minucioso y profundo, no en eslóganes políticos. Pero podemos ver que algunos países se guían precisamente por consignas políticas, que ni siquiera son factibles. 

Aún así, nadie puede prohibirnos actuar en nuestro territorio como mejor nos parezca. Estamos dispuestos a negociar con todos, pero esperamos que sea una conversación profesional. 

Fyodor Lukyanov: Señor Presidente, sigue refiriéndose al derecho internacional y lo acaba de mencionar una vez más. También lo hace la diplomacia rusa. Sin embargo, el derecho internacional no está escrito en piedra como las tablas de Moisés. Es el resultado de un cierto equilibrio de poder e intereses, luego cambia. ¿Quizás es hora de ajustarlo? 

Vladimir Putin: Pero estos ajustes siempre llegan tarde, lo que se aplica a todo tipo de leyes, incluidas las normas internacionales. Las interacciones sociales y las relaciones internacionales cambian más rápido que las normas legales. Este es un principio bien conocido de la teoría y el derecho estatales. Las relaciones cambian más rápido, necesitan ser reguladas y los encargados de establecer las normas generalmente no logran mantenerse al día con estos cambios. 

¿Qué es el derecho internacional? Es un agregado de normas internacionales. Por cierto, estas no son simplemente reglas que alguien ha garabateado debajo de una manta, pensando que todos deben seguirlas. Si hablamos de derecho internacional público, las normas que rigen las relaciones interestatales deben coordinarse y acordarse: usted las firma, asume obligaciones y las cumple. Si el orden mundial de hoy depende de la soberanía, esto significa que si alguien no firma un documento, no puede exigir que este estado cumpla con algo a lo que no se suscribió. A esto se le llama «intentar imponer la voluntad de alguien en otros países». Cuanto más rápido nos alejemos de los intentos de introducir tales prácticas en las relaciones internacionales, mejor, y esto hará que el mundo sea más tranquilo y estable. 

Fyodor Lukyanov: Tenemos otro colega de los Estados Unidos: Christian Whiton, Center for the National Interest. 

Christian, tienes la palabra. 

Christian Whiton: Hola, Fyodor. Excelente. Muchas gracias por visitarme y gracias a Valdai por organizar esta importante conferencia. 

Presidente Putin, realmente aprecio sus importantes comentarios, que no creo que hayamos escuchado de ningún otro líder mundial, sobre la cultura y su importancia. Una persona aquí en los Estados Unidos que podría estar interesada y apoyar lo que usted ha dicho es el ex presidente Donald Trump. No estoy seguro de eso, pero ha hablado de cosas similares. Mi pregunta para usted es que hay mucha especulación de que el ex presidente Trump podría postularse nuevamente para el cargo en 2024, y usted ha hablado de Angela Merkel, por ejemplo. ¿Qué opinas de la idea de una segunda presidencia de Donald Trump? 

Vladimir Putin: ¿Votarías por él? (La risa.) 

No estoy bromeando. ¿Dónde está la broma? Por favor ayudenos. ¿Votaría por Donald Trump como candidato presidencial en los Estados Unidos de América? 

Christian Whiton: Lo siento, pensé que le estaba preguntando al presidente Putin. 

Si. Mi punto de vista y yo trabajamos en la administración Trump en el Departamento de Estado, al principio de su administración. Creo que es notable. Ha redefinido el conservadurismo, tal vez, en líneas similares a las que el presidente Putin habló sobre el conservadurismo saludable. 

Sin embargo, en nuestro sistema, si comienza un segundo mandato, es esencialmente un pato cojo, en el sentido de que no puede volver a correr, por lo que la gente comienza a descontarlo. También me gusta lo que hace Donald Trump al desafiar a la minoría vocal que ha infectado nuestra cultura, pero por otro lado su administración tuvo muchas ineficiencias, por así decirlo, personal en niveles muy altos que no estaban de acuerdo con su agenda. A veces parecía que la autoridad de su presidencia no se extendía más allá de la Casa Blanca al resto del gran gobierno de Estados Unidos. 

Así que mi preferencia es que otros conservadores den un paso al frente como Ron DeSantis, el gobernador de Florida, y se presenten a la presidencia. Pero si es una elección entre Donald Trump y un demócrata, votaría por Donald Trump, sí. 

Vladimir Putin: Si me lo permite, preferiría guardarme mi punto de vista sobre este asunto y abstenerme de comentar lo que acaba de decir. De lo contrario, deberá registrarse como agente extranjero. (La risa.) 

Sin embargo, entiendo tu idea. 

Muchas gracias por su participación. 

Fyodor Lukyanov: Anastasia Likhacheva. 

Anastasia Likhacheva: Gracias. 

Señor Presidente, al hablar de los mayores desafíos de nuestro tiempo, ha mencionado la escasez de agua y los problemas del suministro de alimentos. En su opinión, ¿qué contribución positiva podría hacer Rusia para abordarlos tanto dentro como fuera de sus fronteras, considerando que Rusia ocupa el segundo lugar en el mundo en términos de sus recursos renovables de agua dulce, y tiene su lago Baikal único y grandes tradiciones en la investigación? superior a ser un importante exportador de alimentos. Gracias. 

Vladimir Putin: Ya lo estamos haciendo y redoblaremos nuestros esfuerzos aún más. Permítanme explicar qué significa esto y de dónde provienen las preocupaciones sobre una posible crisis alimentaria. 

Como ya he mencionado, tanto en una reunión reciente con miembros del Gobierno como ahora mismo, existen disfunciones en todo el sistema dentro de la economía mundial. Son atribuibles a los crecientes déficits y la inflación y provocan la interrupción de las cadenas de suministro. No se trata solo del Canal de Suez y la escasez de camioneros en Gran Bretaña para llevar combustible a la bomba. Hay una interrupción general, y COVID-19 jugó un papel en esto, desafortunadamente. 

Sin embargo, existen otras razones. ¿A dónde lleva todo esto? Estuvimos discutiendo el aumento de los precios del combustible. Esto, a su vez, eleva los precios de la electricidad. Si convertimos nuestros precios a euros, un megavatio hora cuesta 20 euros en Rusia y más de 300 euros en los países europeos. Por supuesto, hay una diferencia en términos de niveles de ingresos, pero esta brecha es demasiado grande. 

Algunos gobiernos y representantes de instituciones internacionales dicen: «Este es el camino correcto a seguir, sigan con el buen trabajo». Piensa en esto. Ahora están pensando en pagar subsidios para compensar este enorme aumento de los precios de la energía. Podría parecer apropiado. Después de todo, el estado debe apoyar a su pueblo. Sin embargo, esta es una solución única y, después, la gente seguirá sufriendo. 

¿Por qué? Porque el volumen de combustible primario permanece igual, lo que significa que alguien no lo obtendrá. Las personas, los hogares que reciben este subsidio no reducirán su consumo, a pesar de todo el miedo que se propaga en la televisión alemana. No reducirán su consumo mientras estén subvencionados. ¿Por qué recortar? Pero la oferta seguirá siendo la misma. ¿Qué significa esto? Alguien tendrá que consumir menos. ¿Quién será ese? Industria. En que sector La industria de los metales. Esto conducirá a precios más altos en todos los productos que contienen metal y en toda la cadena de valor. Esta es una cadena enorme, desde autos hasta alfileres. 

En segundo lugar, los productores de fertilizantes que utilizan gas natural ya están cerrando sus instalaciones de fabricación. Esto ya está sucediendo. Hay razones para creer que el sector de los fertilizantes para el suelo no contará con la financiación suficiente. ¿En qué resultará esto? Habrá menos alimentos en el mercado mundial y la gente tendrá que pagar precios más altos. Una vez más, todo recae en las personas, aunque todo empezó con una iniciativa pensada para ayudarles. 

Puede parecer que va en la dirección correcta, pero es necesario plantear la cuestión de si es apropiado restringir la extracción, incluso en el Ártico. ¿Necesitamos restringir las nuevas rutas de tránsito, incluido Nord Stream 2, por razones políticas? Estas son las preguntas que deben hacerse. Necesitamos pensar en cosas fundamentales. 

Teniendo en cuenta los crecientes riesgos y la incertidumbre, ¿realmente tenemos que transferir todos los suministros al mercado spot? O tal vez pensar en inversiones a largo plazo tendría más sentido y, en su lugar, utilizar contratos a largo plazo, al menos en parte. Esto es en lo que debemos pensar. Así es como podemos evitar que las crisis estallen repentinamente. 

Rusia está haciendo una contribución significativa a la seguridad alimentaria en la actualidad. Estamos aumentando el suministro de alimentos al mercado mundial; estamos exportando productos alimenticios por valor de más de 25.000 millones de dólares. Ya lo he dicho muchas veces y me gustaría agradecer una vez más a nuestros productores agrícolas. Este es principalmente el resultado de sus esfuerzos. Ni siquiera podríamos soñar con esto. Ahora debemos agradecer a los europeos sus sanciones agrícolas. Bien hecho. Gracias por todas tus sanciones. Hemos introducido contramedidas en la agricultura e invertido los recursos adecuados. 

Por cierto, hemos impulsado la llamada sustitución de importaciones en la industria, no solo en la agricultura. Y debo decir que el efecto ha sido bueno. Tengo algo de ansiedad, debo admitir, pero el efecto general ha sido muy bueno. Hemos utilizado nuestro cerebro, reanudamos algunos proyectos antiguos y comenzamos otros nuevos, incluso en industrias de alta tecnología. Espero que continúe aumentando la producción en la agricultura. 

El cambio climático también ha traído cambios a la agricultura rusa. ¿A qué me refiero? Por ejemplo, en las regiones rusas de suelo negro, la calidad del suelo está cambiando y las cosas se están moviendo un poco más al norte. También hay problemas causados ​​por fenómenos naturales y cataclismos: desertificación y cosas por el estilo. Pero Rusia se adaptará a esto, esto es bastante obvio, y satisfará plenamente no solo sus propias necesidades, sino que también proporcionará a nuestros principales socios en los mercados mundiales alimentos de alta calidad y asequibles a precios mundiales. 

También hay algo más. Acabo de decir que las plantas de fertilizantes están cerrando, pero la calidad y la cantidad de las cosechas, el volumen de las cosechas dependen de ellas. Pero suministramos las cantidades necesarias de fertilizantes a los mercados internacionales y estamos listos para aumentar aún más la producción. Por cierto, en este sentido, en términos de su impacto en la salud humana, nuestros fertilizantes se encuentran entre los mejores del mundo; los rivales de nuestras empresas son reacios a hablar de esto. Pero espero que después de haber mencionado esto, nuestros medios muestren lo que quiero decir, simplemente no quiero perder el tiempo ahora. 

Bueno, en cuanto a los recursos hídricos, algunos dicen que el agua pronto será más cara que el petróleo, pero aún no estamos planificando proyectos para revertir los ríos. Esto debe tratarse con mucho cuidado y comprender las consecuencias a largo plazo de las decisiones que tomamos. Pero, en general, Rusia es uno de los países cuyo balance hídrico será estable y seguro durante mucho tiempo. Aunque también debemos pensarlo. Debemos pensar en la pureza de nuestros ríos, observar con atención lo que está sucediendo con el sector del agua en el Lejano Oriente, en el lago Baikal, etc. 

No entraré en detalles ahora, pero realmente tenemos suficientes problemas que abordar. Los conocemos, identificamos nuevos problemas. Seguiremos trabajando de acuerdo con los planes que hemos trazado al respecto. Ante nuevos retos, intentaremos superarlos. 

Vladimir Putin: Acaba de mencionar la posibilidad de asumir el liderazgo. Sabes, por supuesto, me parece que hay que buscar abordar los objetivos más importantes. Pero es necesario partir de la realidad. Declaramos públicamente nuestro objetivo de lograr la neutralidad de los hidrocarburos para 2060, y por eso lo estamos haciendo. 

Por cierto (lo he mencionado repetidamente y lo diré una vez más), Rusia tiene una combinación energética más ecológica que la de muchos otros países industrializados. En Rusia, el 86 por ciento de la combinación de energía se compone de generación de energía nuclear que casi no produce emisiones, generación de energía hidroeléctrica, generación de gas y fuentes renovables. ¡Ochenta y seis por ciento! La cifra de Estados Unidos es del 77 por ciento. En Alemania, si no me falla la memoria, es del 64 por ciento, y menos en los países asiáticos. ¿No es esa la pista? ¡Ciertamente lo es! 

Entendemos, por supuesto, que esto no es suficiente. Esto no es suficiente ni siquiera para nosotros, porque aquí la temperatura está aumentando más rápidamente que el promedio mundial, mientras que en el Norte el aumento es incluso más rápido que el promedio en el resto de Rusia. Para nosotros, esto tiene graves consecuencias, dado que una parte considerable del territorio de Rusia se encuentra en el Extremo Norte. Ciertamente estamos pensando en esto. 

Algunas palabras sobre la vida de las personas. 

Empezando por la remoción de todo tipo de vertederos, que también generan CO2 en las grandes ciudades y contaminan la vida de las personas, algo en lo que estamos trabajando, y terminando con la situación en nuestros grandes centros industriales, tenemos un programa para todo esto. Puede que no estemos avanzando tan rápido como quisiéramos, pero, en general, estamos dentro de lo programado con nuestros planes. 

Lo habríamos logrado antes si no fuera por la crisis de 2008-2009, que nos llegó desde fuera, como todos sabemos. Pero nuestra industria simplemente gritó que muchas empresas se derrumbarían si comenzáramos a implementar las llamadas mejores tecnologías en esa esfera. Tuvimos que posponer la implementación de nuestros planes, pero ahora las decisiones se han tomado a nivel legislativo y se están implementando. 

Estamos dando atención prioritaria en nuestro programa a 12 ciudades que son los mayores productores de emisiones, después de lo cual dirigiremos nuestra atención a todos los demás productores de emisiones y todas las industrias. Esta es una de las prioridades de nuestros proyectos y planes nacionales. 

En cuanto a la neutralidad de carbono en general, hay que recordar que el 45 por ciento de las emisiones de carbono se están absorbiendo, si no me falla la memoria. Por cierto, en este sentido insistiremos en que se tenga en cuenta nuestra capacidad de absorción, es decir, la capacidad de absorción de nuestros bosques, nuestros mares y los territorios conectados con el océano. Es un hecho objetivo y debe tenerse en cuenta. 

Además, en este contexto tenemos importantes reservas en cuanto a la implementación de planes, por ejemplo, en el área de vivienda y servicios públicos y eficiencia energética. Esto es definitivamente en lo que podemos y debemos trabajar. 

En otras palabras, lo que necesitamos no es una implementación mecánica y sin sentido de las medidas formuladas por otros, sino un resultado. Tenemos la intención de trabajar hacia este resultado de manera absolutamente transparente y honesta. Sin embargo, no me gustaría que nuestros esfuerzos por proteger la naturaleza e implementar las recomendaciones de política climática se convirtieran en un instrumento encubierto de rivalidad en los mercados globales. Esto seria muy malo. Esto socavaría la confianza en lo que estamos haciendo por el futuro de la humanidad. 

Fyodor Lukyanov: Señor Presidente, ¿tenemos un programa propio con respecto a nuestras acciones en caso de que la UE introduzca un impuesto al carbono y los productores rusos tengan que pagarlo? 

Vladimir Putin: Hasta ahora, no se han tomado decisiones fundamentales que socaven nuestros intereses o que no sean transparentes o absolutamente injustas. He hablado con algunos de los líderes [occidentales] (no los nombraré ahora) que son conscientes de que los requisitos que se están formulando a nivel de las instituciones europeas no son transparentes y no pueden calificarse de justos. Todo esto ciertamente requiere más trabajo. Esperamos que esto se haga mediante el diálogo con otros países, incluida Rusia. 

Fyodor Lukyanov: Angela Stent, nuestra veterana y miembro del consejo científico, está con nosotros desde Washington. 

Ángela, por favor, sigue adelante con tu pregunta. 

Angela Stent: Muchas gracias, Fyodor, y lo siento, solo estoy aquí virtualmente. 

Señor Presidente, le he oído hablar de algunas formas en las que Estados Unidos y Rusia están trabajando juntos, y quiero hacerle otra pregunta sobre Afganistán. 

Hace veinte años, Rusia y Estados Unidos cooperaron para derrotar a Al Qaeda y sacar a los talibanes del poder. Veinte años después, ahora después de la retirada estadounidense, ¿cree que la cooperación antiterrorista entre Rusia y Estados Unidos es deseable? ¿Es posible? ¿Cree que seguiríamos compartiendo algunos de los mismos objetivos con respecto a Afganistán que teníamos hace veinte años? 

Vladimir Putin: Creo que la cooperación entre Rusia y Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo no solo es posible, sino que es una necesidad. Hemos hablado de esto muchas veces, incluso contigo. Es una lástima que no pueda estar hoy en esta sala con nosotros. 

Es obvio que esta es una amenaza común. Desafortunadamente, no se ha vuelto menos peligroso que hace 20 años. Además, esta amenaza ha ido creciendo y adquiriendo una dimensión global bajo nuestra supervisión. Solo podemos ser efectivos para contrarrestarlo si trabajamos juntos. 

Ya he dicho que los servicios especiales de nuestros países mantienen contacto, aunque en mi opinión podrían haber establecido una relación aún más estrecha, pero agradecemos a nuestros socios estadounidenses la información que nos ha permitido prevenir ataques terroristas en la Federación de Rusia. 

Puedo asegurarles que haremos todo lo posible para transmitir cualquier información necesaria a nuestros colegas estadounidenses de manera oportuna si es relevante para ellos y si tenemos la información a nuestra disposición. Me gustaría enfatizar una vez más que todos se beneficiarán de esta cooperación. 

Fyodor Lukyanov: Señor Presidente, sobre Afganistán. Los talibanes tienen el control de facto allí. Vinieron a Moscú y, en general, se comunican con todos. ¿Cuánto tiempo Rusia los verá como una organización terrorista y todos tendrán que decir que es una organización terrorista cada vez que se mencione? 

Vladimir Putin: Esto no se trata de nosotros, Rusia. Pueden ver que trabajamos con los talibanes y los invitamos a Moscú, y hemos estado manteniendo contacto con ellos en Afganistán. 

De hecho, estas decisiones se tomaron a nivel de la ONU. Está claro que los talibanes controlan actualmente Afganistán y esperamos que generen un impulso positivo. Dependiendo de cómo vaya, nos reuniremos para decidir si se puede excluir de la lista de organizaciones terroristas. Creo que lo estamos logrando. La posición de Rusia será moverse precisamente en esta dirección. 

Sin embargo, debemos tomar decisiones como esta de la misma manera que se adoptaron antes, cuando decidimos designar a este movimiento como una organización terrorista. 

Fyodor Lukyanov: Asia está claramente subrepresentada. 

Tenemos al profesor Shimotomai uniéndose a nosotros. Por favor adelante. 

Nobuo Shimotomai: Gracias. 

Señor Presidente, me siento honrado, aunque esta vez no pude venir a Sochi. 

Encontré su informe muy interesante, incluido su punto de que las fronteras estatales se han convertido en un anacronismo. De hecho, quizás el antagonismo más agudo existe en el noreste de Asia sobre las fronteras estatales y similares. El Primer Ministro Abe y usted intentaron llenar este vacío en busca de un nuevo tratado de paz. Sin embargo, durante los últimos dos años, el primer ministro de Japón ha cambiado dos veces sin reunirse con usted. ¿Cómo ve las futuras relaciones bilaterales, principalmente, las perspectivas de un tratado de paz entre Rusia y Japón? Gracias. 

Vladimir Putin: Sí, de hecho, la vida política en Japón está estructurada de una manera en la que la escena política cambia con bastante rapidez, pero los intereses de los pueblos japonés y ruso permanecen sin cambios y se basan en el deseo de llegar a un acuerdo final en nuestras relaciones. incluida la celebración de un tratado de paz. Nos esforzaremos para que esto suceda a pesar de los cambios en las cifras en el escenario político de Japón. 

Más recientemente, como saben, el 7 de octubre hablé por teléfono con el nuevo Primer Ministro de Japón. Sin duda, es una persona con experiencia y está al día en nuestras relaciones desde que se dedicó a los asuntos internacionales. Es bastante cercano en un sentido político al ex primer ministro Abe. Entonces, en este sentido, por supuesto, creo que veremos una continuidad en la posición de Japón con respecto a sus relaciones con Rusia. 

Con Abe, alineamos una serie de acciones conjuntas y trabajo conjunto para llevar las relaciones ruso-japonesas a un nuevo nivel. Me gustaría mucho que este trabajo continuara en la misma línea en el futuro. 

Fyodor Lukyanov: Amigos, el presidente ha estado respondiendo nuestras preguntas, solo preguntas, durante dos horas y media. Tengo una sugerencia para optimizar nuestro trabajo. Tendremos una rápida sesión de preguntas y respuestas ahora. Por favor, haga preguntas breves, no haga declaraciones como acaba de hacer la Sra. Dergham, sino haga preguntas breves. El presidente dará respuestas rápidas como una ráfaga de ametralladora. ¿Sí? 

Vladimir Putin: Haré lo mejor que pueda. 

Fyodor Lukyanov: Ryan Chilcote, adelante, por favor. 

Ryan Chilcote: Gracias, Fyodor. 

Pero por favor, no me dé una ráfaga de disparos en respuesta. 

Fyodor Lukyanov : Depende de tu pregunta. 

Vladimir Putin: Nosotros también lo tenemos. (La risa.) 

Ryan Chilcote: Entiendo. 

Mi pregunta es sobre la pandemia. El mayor agente extranjero y la mayor amenaza externa es la pandemia continua. La única diferencia entre Rusia y muchos países es la baja tasa de vacunación. ¿Qué opinas de la vacunación obligatoria como solución al problema? 

Vladimir Putin: Ya dije que la vacunación será obligatoria cuando se incluya en el Calendario Nacional de Inmunización. La vacunación contra la infección por coronavirus no figura allí y, en este sentido, no es obligatoria. Pero según la legislación actual, las autoridades regionales tienen el derecho de introducir la vacunación obligatoria para ciertas categorías de personas en condiciones de una epidemia creciente por recomendación de los médicos jefes de salud. Eso es lo que está pasando en nuestro país. 

Pero un requisito no es el punto. Yo personalmente no lo apoyo. ¿Por qué? Porque es posible sortear cualquier decisión impuesta desde arriba. La gente comprará certificados. 

Quizás sea al revés con aquellos que reciben alguna vacuna occidental. He escuchado muchas veces cómo funciona: los ciudadanos de los países europeos vienen aquí y obtienen un golpe de Sputnik y luego compran un certificado que obtuvieron de Pfizer. Lo digo en serio. Esto es lo que dicen los médicos de los países europeos. Creen que Sputnik es más confiable y seguro. 

Pero este no es el punto. No digo esto para promover el Sputnik. Estoy diciendo que es relativamente fácil eludir cualquier solución impuesta. Es una observación bien conocida que cientos o miles trabajan en las leyes y millones piensan en eludirlas. Por regla general, lo consiguen. Por tanto, me parece que es necesario convencer a la gente en lugar de imponerles algo. Necesitamos convencerlos para demostrar que la vacunación es una mejor opción. Hablé de esto recientemente. 

Esto se aplica no solo a Rusia sino también a otros países. Hay solo dos escenarios para casi todas las personas: enfermarse o vacunarse. No es posible deslizarse a través de las gotas de lluvia. Es necesario fortalecer la confianza de las personas en las acciones de las autoridades. Es necesario ser más convincente y demostrar un punto a través del ejemplo. Espero que aprendamos a hacer esto. 

Fyodor Lukyanov: Sr. Sajjadpour, adelante, por favor. 

Seyed Kazem Sajjadpour: Gracias, señor Presidente. Mi pregunta se refiere a Afganistán. ¿Cómo ve la derrota estadounidense y la retirada de Afganistán en un sentido estratégico más amplio? ¿Cambiaría el posicionamiento global de EE. UU. Y qué impacto tendría en la alineación de fuerzas de la que habló? Gracias. 

Vladimir Putin: Primero, me gustaría decir que el presidente de los Estados Unidos hizo lo correcto al retirar las tropas de Afganistán. Probablemente, no conocía los detalles de cómo se llevaría a cabo esto, pero entendió que esta sería una línea de ataque en la escena política interna. Pero aún así tomó esta decisión y asumió esta responsabilidad. 

Por supuesto, vemos cómo sucedió esto y probablemente se podría haber hecho de otra manera. Naturalmente, esto afectará principalmente la actitud hacia Estados Unidos de aquellos países que consideran a Estados Unidos como su aliado. Pero creo que con el tiempo todo encajará y no habrá cambios cardinales. 

Sí, esto afectará las relaciones con los aliados en un futuro próximo, pero el atractivo de un país aún depende no de esto, sino de su poderío económico y militar. 

Fyodor Lukyanov: Alexander Rahr, adelante, por favor. 

Alexander Rahr: Señor Presidente, cuando usted y Gerhard Schroeder se reunieron en la primera sesión del Diálogo de Petersburgo, dijo que las relaciones entre Alemania y Rusia eran las mejores en cien años. 

Desafortunadamente, ahora se han deteriorado mucho. Mi pregunta es: ¿Será posible resucitar al menos el Diálogo de Petersburgo con el nuevo Canciller alemán? Con toda probabilidad, será Olaf Scholz. 

Gracias. 

Vladimir Putin: Sabes, Alexander, esto no depende únicamente de nosotros. Si los alemanes muestran interés en este tema, intensificaremos nuestros esfuerzos en este ámbito. Dicho esto, el diálogo de Petersburgo aún existe, no ha desaparecido y continúa en principio. Por supuesto, es posible hacer que los contactos bilaterales sean más intensivos y productivos. Entiendo esto pero es necesario despolitizar estos contactos. Espero que esto se haga. 

La coalición en Alemania parece complicada y es probable que sus diversas fuerzas políticas tengan diferentes puntos de vista. Veamos a qué conduce en la práctica. No sé. Pero estamos a favor, estamos preparados para esto. 

Fyodor Lukyanov: Anatol Lieven, adelante, por favor. 

Anatol Lieven: Gracias, señor Presidente, por asistir. Anatol Lieven del Quincy Institute for Responsible Statecraft. 

China y otros países se han movido hacia los autos eléctricos, una parte clave de su acción contra el cambio climático. ¿Cuáles son los planes de Rusia a este respecto? Gracias. 

Vladimir Putin: He hablado de esto muchas veces. Por supuesto, cuando los automóviles se mueven en las ciudades, son uno de los mayores contaminantes del aire, como la vivienda, los servicios públicos y la industria. Esto es obvio. Pero a escala global no debemos olvidar de dónde proviene la electricidad. 

Seamos honestos el uno con el otro. Los vehículos eléctricos son algo bueno, pero la contaminación del medio ambiente durante la generación de electricidad no es tan buena. Mientras tanto, la generación de carbón en países europeos, como Alemania, ya que Alexander acaba de preguntar sobre esto, es el doble que en Rusia. Allí es doble. Creo que asciende al 32 por ciento, y aquí es del 15 al 16 por ciento. 

Pero en principio esto es bueno. En Rusia, tales reservas globales de gas natural podrían hacer que el combustible para motores de gas sea una alternativa. Es necesario cambiar el balance energético a favor de la agenda verde y en este caso, lograremos el resultado deseado. 

Fyodor Lukyanov: Señor Presidente, ¿ha conducido un coche eléctrico? 

Vladimir Putin: Sí, lo hice, en Ogaryovo. 

Fyodor Lukyanov: ¿Cómo es? ¿Hay una diferencia? 

Vladimir Putin: Conduzco estos autos en Ogaryovo, esto es cierto, pero no siento mucha diferencia. Son buenos autos. 

Fyodor Lukyanov: Konstantin Zatulin. 

Konstantin Zatulin: Señor Presidente, soy Konstantin Zatulin, miembro de la Duma Estatal de la ciudad donde nos reunimos [Sochi]. Pero mi pregunta no es sobre esto. 

Vladimir Putin: Pero mencionar esto no está fuera de lugar. 

Konstantin Zatulin: Sí, ciertamente. 

Mi pregunta es sobre historia y memoria. Al comienzo de esta reunión se habló mucho sobre el “Homo Sovieticus”, los países postsoviéticos y el espacio postsoviético actual. Me gustaría señalar que el 2 de noviembre marcaremos los 300 años del Imperio Ruso. 

Este año celebramos el 800 aniversario del príncipe Alexander Nevsky, y usted personalmente inauguró un monumento que causó una gran impresión en muchas personas. Pero por alguna razón no se dice nada sobre el 300 aniversario del Imperio Ruso. ¿Es porque nos da vergüenza usar la palabra «imperio»? Si es así, esta es una mala idea. Este fue un período importante en nuestra historia, la existencia continua de nuestro estado, desde el Imperio Ruso hasta la Unión Soviética y luego hasta la Federación Rusa, aunque podrían rechazarse mutuamente de alguna manera. 

Me gustaría esperar – nos hemos dirigido a usted en esta ocasión – que reciba nuestra carta y considere la posibilidad de participar más activamente en este evento, incluso si perdemos la fecha exacta, el 2 de noviembre, al menos lo haremos. recuerdalo. 

Vladimir Putin: Estoy de acuerdo contigo. La continuidad de la historia es importante para saber hacia dónde nos movemos. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Si nos hemos perdido algo aquí, por favor acepte mis disculpas. El próximo evento estará conectado con su nombre. (La risa.) 

Fyodor Lukyanov: Yury Slezkin. 

Yury Slezkin: Mi pregunta también se refiere a la historia. Ha sido el jefe del estado ruso durante muchos años y ciertamente piensa mucho en su papel en la historia de Rusia. ¿Cuáles considera que son sus principales logros y sus mayores fracasos como jefe de Estado? 

Vladimir Putin: Sabes, nunca pienso en mi papel en la historia. Tan pronto como empiece a pensar en esto, debe retirarse porque estos pensamientos se interponen en el camino de la toma de decisiones. Hablo con absoluta sinceridad ahora. Tan pronto como piense: «¿Qué pasa si esto o aquello sucede, y qué diría la princesa María Alekseyevna?» – el juego ha terminado, y será mejor que renuncies. 

En cuanto a lo que he logrado, teníamos 40 millones de personas viviendo por debajo del umbral de la pobreza. Hoy en día también hay demasiados, más de 19 millones, o incluso 20 millones, según diversas estimaciones. Son demasiados, pero no tantos como 40 millones. Este es probablemente mi principal logro. 

Nuestra economía se ha recuperado. Algunas industrias, incluido el sector de la defensa, estaban casi muertas. Si hubiéramos perdido más tiempo, no habríamos podido restaurarlos; los eslabones de producción y nuestras escuelas científicas se habrían perdido para siempre. Los hemos restaurado, sin mencionar el hecho de que los estatutos y constituciones de los miembros constituyentes de la Federación de Rusia incluían todo tipo de disposiciones, incluido el derecho a acuñar dinero, incluso tenían sus propias fronteras estatales, pero no mencionaron el hecho de que eran miembros constituyentes de la Federación de Rusia. Fue un desafío muy serio. Nos hemos ocupado de eso. 

O tomar la lucha contra el terrorismo internacional. Sabes, te diré lo que pienso a veces y seré honesto contigo. Sí, superamos ese período difícil en la vida de nuestro país, especialmente en lo que respecta al terrorismo. Esta fue, de lejos, no solo mi contribución personal que lo hicimos, sino gracias a la paciencia, el coraje y la voluntad del pueblo ruso. No lo digo por el efecto, sino con toda sinceridad, porque vi las dificultades y el sufrimiento que enfrentan las familias rusas. Pero Rusia estuvo a la altura de la tarea, lo que significa que esta pasión que mencionamos al principio, tiene un papel importante que desempeñar en la nación rusa. Definitivamente tenemos el ímpetu interno para el desarrollo y es muy poderoso. 

Fyodor Lukyanov: Señor Presidente, como no quiere hablar de su papel en la historia, me gustaría probar con otra pista. 

Existe una tendencia popular a discutir la visión del futuro, todos buscan una visión del futuro. El Valdai Club también lo está buscando como muchos otros. El Sr. Andrei Bezrukov está sentado aquí en la primera fila; él también hace mucho en este sentido. 

Personalmente, me temo que no encontraremos una visión ahora, porque el mundo es increíblemente incierto. Pero podría estar equivocado. 

¿Tiene alguna visión del futuro de Rusia, o del mundo, algo que le gustaría ver o que le gustaría que vieran sus descendientes? 

Vladimir Putin: Sabes, se puede hablar mucho sobre esto, y ya he respondido a esta pregunta más de una vez, de una forma u otra, de diferentes formas, y no quiero repetir mis viejas frases. 

Comenzaría con el tema de la reunión de Valdai de hoy. ¿Qué es? 

Fyodor Lukyanov: El regreso del futuro. 

Vladimir Putin: No, no. ¿El lema de la reunión de hoy? 

Fyodor Lukyanov: Reorganización global. 

Vladimir Putin: Es más largo. 

Fyodor Lukyanov: El individuo, valores. Pero el «individuo» rara vez se recuerda. 

Vladimir Putin: Bueno, debería serlo, porque este es el punto más importante. 

He estado recordando a [Nikolai] Berdyaev. Como saben, escribió varias obras importantes y siguen siendo populares. Escribió sobre la nueva Edad Media, como era relevante en ese momento, sobre la libertad, cómo era una carga tan pesada. Pero también dijo algo más: que el individuo siempre debe estar en el centro del desarrollo. El individuo es más importante que la sociedad o el estado. Me gustaría mucho ver un futuro en el que todos los recursos de la sociedad y el estado se concentren en torno a los intereses del individuo. Definitivamente tenemos que luchar por esto. Es difícil decir ahora qué tan efectivos seremos en la creación de un sistema de este tipo, pero esto es por lo que debemos esforzarnos. 

Un joven de allí ha levantado la mano. Adelante por favor. 

Dmitry Suslov: Muchas gracias, señor Presidente. 

Dmitry Suslov, Escuela Superior de Economía. 

Usted señaló en sus comentarios de hoy que los desacuerdos en todo el mundo, tanto intranacionales como internacionales, han alcanzado un nivel en el que las guerras mundiales solían estallar en épocas anteriores. Hasta ahora, no hemos visto una guerra mundial, al menos no una «caliente». 

Vladimir Putin: ¿Extrañas esto? 

Dmitry Suslov: Solo quería preguntar si esto significa, probablemente no hemos visto una guerra mundial porque el mundo tiene armas nucleares, pero ¿significa esto que no puede suceder en absoluto? Y si no puede suceder, es como escribió Dostoievski: si no hay Dios, todo está permitido. Quiero decir, si no hay amenaza de guerra mundial, puede conducir a una total irresponsabilidad: puedes hacer lo que quieras porque no habrá guerra mundial, no hay obstáculos para seguir una política agresiva, y así sucesivamente. 

Pero, si existe la amenaza de una guerra mundial, si el peligro de una guerra mundial todavía existe, ¿no debería Rusia, como superpotencia nuclear, como un país que ha pasado por las guerras más duras? También lo mencionaste hoy. – un país que conoce el valor de la paz, y la paz es probablemente también un valor universal, ¿no debería Rusia declarar un poco más enérgicamente que la protección de la paz, el fortalecimiento de la paz es el objetivo de la política exterior de Rusia, y que deberían tomarse algunas medidas prácticas? tomado aquí también? 

Gracias. 

Vladimir Putin: Decimos muchas cosas positivas e importantes, pero nuestros socios simplemente prefieren no darse cuenta de muchas de ellas. 

Así que hablar más no tendría sentido; debemos actuar para lograr lo que estamos hablando. Este no es un trabajo fácil, no es una tarea fácil, pero definitivamente trabajaremos en ello. 

Hablaste de armas nucleares. Es una enorme responsabilidad que tienen las potencias nucleares. También dijo que una tercera guerra mundial puede ser improbable en la situación moderna; pero todavía existe una amenaza de destrucción mutua, no nos olvidemos de eso. 

El sector central ahora, por favor. 

Tatiana Kastoueva-Jean: Muchas gracias. 

Tatiana Kastoueva-Jean, Instituto Francés de Relaciones Internacionales. 

Tengo una pregunta que puede parecer inesperada pero es muy importante para Francia. Los periódicos han estado haciendo preguntas estos últimos días sobre la presencia de mercenarios rusos en Malí. Para ser breve, esta es mi pregunta: ¿pueden los intereses de una compañía militar privada que opera fuera de la ley rusa estar en desacuerdo con los intereses estatales de Rusia? Gracias. 

Vladimir Putin: Hemos discutido esto con nuestros colegas franceses en numerosas ocasiones, incluso con el presidente Macron, quien me planteó este tema. 

Dijiste que se trata de empresas privadas, no del estado. No representan los intereses del estado ruso. Si están operando en algún lugar sin instrucciones del estado ruso, este es un negocio privado, iniciativas privadas relacionadas, entre otras cosas, con la producción de combustible y otros recursos, oro o gemas, lo que sea. Sin embargo, si esto contradice los intereses del estado ruso, lo que puede suceder, lamentablemente tendremos que responder y definitivamente haremos algo al respecto. 

Mehdi Sanaei: Señor Presidente, 

Primero, gracias por esta oportunidad de tener esta conversación. 

Tengo una pregunta sobre el sur del Cáucaso. Hubo un alto el fuego y se alcanzaron algunos acuerdos, pero hasta ahora no ha habido una solución definitiva, y ustedes saben que algunos países, repúblicas en las regiones, tienen motivos para cuestionar si esto sucederá. 

Surgió el formato de tres más tres, incluso con el apoyo de Rusia. Sin embargo, aún no ha entrado en funcionamiento. Irán, Azerbaiyán y Rusia tenían una plataforma para trabajar en el corredor Norte-Sur. Irán, Rusia y Turquía tenían una plataforma trilateral para combatir el terrorismo. Por cierto, es lamentable que el sur del Cáucaso también se haya visto afectado por el terrorismo. 

Por supuesto, Rusia juega un papel muy importante aquí. También son posibles otros formatos con la participación de Armenia y otros países. 

¿Necesitamos acelerar las iniciativas para crear un formato de este tipo? ¿Qué piensas? ¿Qué formato, en su opinión, ofrecería la solución más eficaz, teniendo en cuenta los intereses de las repúblicas y países del Cáucaso Meridional de la región? 

Gracias. 

Vladimir Putin: Primero, quisiera elogiar al presidente de Azerbaiyán y al primer ministro de Armenia por su sabiduría política. Después de todo, a pesar de toda la tragedia con los desarrollos en curso, pudieron superar la refriega política y tomar algunas decisiones muy responsables. 

Sé que se han enfrentado a críticas dentro de sus propios países, por extraño que parezca. Siempre hay fuerzas políticas que están descontentas y creen que las cosas podrían haber ido mejor. «Adelante, haz un mejor trabajo»: esto es lo que siempre me viene a la mente. Después de todo, el presidente Aliyev y el primer ministro Pashinyan lograron detener el derramamiento de sangre. 

Sin embargo, hay más, aunque no hay nada más importante que salvar vidas humanas. No obstante, tiene otros aspectos críticos, a saber: es vital crear las condiciones adecuadas para un asentamiento a largo plazo en la región. Estas condiciones solo se pueden crear si ambas partes aceptan los arreglos existentes como a largo plazo y aprecian las ventajas, quiero enfatizar esto, que ofrece la convivencia pacífica, y todos están interesados ​​en esto. 

Azerbaiyán está interesado en las conexiones de transporte normales con Nakhichevan. Está interesado en desbloquear líneas de conexión. Una de las primeras tareas que enfrenta Armenia es crear una vida económica efectiva y una interacción efectiva en la región en el futuro, incluso con Azerbaiyán. Armenia está básicamente interesada en esto. Interesado en descongelar sus relaciones con Turquía y darles una dimensión moderna. 

En cualquier caso, debería llevarnos a lograr nuestro principal objetivo, que es crear un entorno seguro para la convivencia de los dos estados y para el crecimiento económico. ¿Es posible lograr esto o no? Bien puede ser. Hicimos todo lo posible para detener el derramamiento de sangre, y no solo esto. Nuestro personal de mantenimiento de la paz está cumpliendo con su deber de manera digna y más de 50.000 refugiados han regresado a sus hogares. 

En general, la situación en la zona de conflicto se mantiene sin mayores hostilidades. Desafortunadamente, algunos incidentes ocurren y, desafortunadamente, la gente muere a veces. Tal vez sea difícil evocar una imagen completamente idealista después de tantos años de confrontación. Lo más importante que debemos hacer ahora es resolver finalmente la situación en la frontera. Por supuesto, no se puede lograr mucho sin la participación de Rusia. Quizás, no necesitamos a nadie más que a las dos partes y a Rusia. ¿Por qué? Hay cosas simples y pragmáticas, como los mapas que muestran dónde estaba la frontera entre las repúblicas soviéticas en el período soviético, que son mantenidos por el Estado Mayor del ejército ruso. 

Sobre la base de estos documentos, ambas partes deberían sentarse y hablar. Hay cosas que requieren compromisos de ambas partes: algunas cosas deben enderezarse y se pueden hacer algunos intercambios, pero ambas partes deben reconocer que un acuerdo es beneficioso para ambas partes. ¿Se puede hacer esto o no? Puede. Pero, por supuesto, también estamos a favor de establecer un formato multilateral, como, por ejemplo, intensificar las actividades del Grupo de Minsk. Estamos trabajando en esto, incluso con nuestros socios. 

Más importante aún, debemos lograr nuestro objetivo principal, que es garantizar la seguridad y construir relaciones de manera positiva. Hasta ahora hemos podido alcanzar nuestros objetivos. Por supuesto, debemos mirar hacia el futuro y ver qué sucederá a continuación. No se trata de una declaración sobre una posible prórroga de la estancia del contingente ruso; no se trata de eso. El punto es alinear adecuadamente las relaciones entre estos dos países. Eso es lo que importa. Espero que podamos hacerlo. 

Fyodor Lukyanov: Igor Istomin. Lleva mucho tiempo levantando la mano. 

Vladimir Putin: Debemos terminar, ya son más de las 9 en punto. 

Fyodor Lukyanov: Sí, estamos terminando. 

Igor Istomin: Buenas noches, señor presidente. Igor Istomin, MGIMO [Instituto Estatal de Relaciones Internacionales de Moscú]. 

En su discurso, espero citarlo correctamente, dijo que la reforma o cancelación de algunas organizaciones internacionales puede estar en la agenda. En este contexto, me gustaría preguntarle sobre las perspectivas del Consejo de Europa y la OSCE, así como las perspectivas de la participación de Rusia en ellos. Gracias. 

Vladimir Putin: En general, si estas organizaciones trabajan para implementar los objetivos para los que se establecieron en un sentido amplio, existen perspectivas para su existencia. El Consejo de Europa es principalmente una cuestión europea. Lo mismo se aplica en gran medida a la OSCE. Pero si trabajan exclusivamente con el espacio postsoviético, tratando de sermonear a los estados independientes recién formados que aparecieron en el espacio postsoviético, sus perspectivas son limitadas. Les puedo asegurar que si Rusia se retirara de una de estas organizaciones sería interesante ver qué pasaría con ellos en lo que respecta a la participación de otros países. 

Nadie necesita una predicación moral. Por lo tanto, debemos tener una visión más amplia de las cuestiones humanitarias y la cooperación con el Consejo de Europa, o las cuestiones de seguridad en Europa en el sentido amplio de esta palabra. 

Pero terminemos nuestra sesión. Hay un colega con la mano en alto en el centro. 

Muhammad Athar Javed : Muchas gracias. Dr. Athar Javed de Pakistan House, Islamabad. 

En realidad, con el debido respeto, por supuesto, la campaña antiterrorista es muy importante a nivel internacional y continuará. Mi pregunta, señor Presidente, se refiere a las negociaciones en curso en Pakistán, Irán, Rusia y China. Y, por supuesto, Pakistán también facilitó este proceso de Doha. Tras el fracaso total de la OTAN en casi todas las aventuras, o desventuras, que hicieron, incluido Afganistán, por supuesto, el lío es su responsabilidad. Pero si los talibanes logran prevenir el tráfico de drogas, asegura su territorio contra ISIS y pone fin a toda la infraestructura, ¿cuál será la reacción o la respuesta de Rusia, China y Pakistán? 

Por supuesto, no se trata solo de reconocimiento. Es, como ha dicho con mucha razón, importante empoderar económicamente a los talibanes sobre el terreno, por lo que la continuidad debe premiar áreas sociales, como médicos, salarios, enfermeras, educación, profesores o cualquier otra cosa relacionada con factores sociales. 

Creo que realmente agradecería que pudiera, digamos, arrojar luz sobre esto, sobre lo importante que es volver a envolver el lío de la OTAN. Pero es importante para la región, por eso creo que Rusia y China también deberían tomar la iniciativa en esta cuenta. Muchas gracias por esta oportunidad. 

Vladimir Putin: En cuanto al lío creado por la OTAN, no creo que debamos comentarlo porque todo el mundo ya ha expresado su opinión sobre lo que han hecho Estados Unidos y el presidente Biden. Ya he dicho lo que pienso sobre esto. Creo que hizo lo correcto al decidir retirar las tropas. Pero, por supuesto, ahora deberíamos mirar hacia el futuro. Pero debido a que fueron ellos los que crearon este lío, como dijiste, no deberían deshacerse de la responsabilidad de lo que está sucediendo allí y del futuro. Y tienen muchos instrumentos, principalmente financieros, para influir en la situación en Afganistán. Europa también los tiene. No se debería mirar hacia abajo a este territorio, como suelen hacer nuestros colegas del Consejo de Europa. También son responsables de lo que pasó allí. Por tanto, todos deberían unirse para ayudar al pueblo afgano. 

Sin embargo, aún debemos evitar repetir los errores del pasado. Nadie debería imponer al pueblo afgano lo que la Unión Soviética o los Estados Unidos intentaron infligirle. Por cierto, la Unión Soviética fue aún más prudente allí y es por eso que la palabra «shuravi», como se llamaba a los soviéticos, no tiene una connotación negativa. Los países de la región están aún más interesados ​​en la normalización y Rusia hará todo lo posible para lograrlo. 

Vemos a los talibanes tratando de luchar contra los radicales extremos y organizaciones como ISIS, que no dejan dudas sobre sus intenciones terroristas. Sí, fueron sus compañeros de viaje, entendemos que, al fin y al cabo, partimos de la realidad, compañeros de viaje momentáneos. Ahora están atacando a los talibanes. 

Pero la cuestión es que los talibanes necesitan establecer relaciones con todos los grupos étnicos y religiosos, con todas las organizaciones políticas y públicas dentro de Afganistán. 

Empecemos por el componente étnico. Sí, los talibanes están formados principalmente por grupos pushtun. Pero también están los tayikos, del 40 al 47 por ciento, según varias estimaciones. Esto es mucho, ¿no? Están los uzbekos, los hazara, etc. Si miramos este componente, entonces claro, sé por supuesto que estos grupos tienen sus representantes en el nivel de gobierno, en el gobierno, pero no están jugando los roles de liderazgo, y estas personas sí aspiran a tomar posiciones importantes en el ámbito nacional. sistema de gobernanza. Este equilibrio debe encontrarse. 

No los estamos presionando, solo estamos diciendo cómo esto se ve, en principio, desde afuera. Estamos haciendo todo lo posible para influir en ellos para que tengan en cuenta los apetitos de las personas con las que estamos en contacto y, por cierto, estamos en contacto con todas las fuerzas políticas del Afganistán y estamos estableciendo relaciones suficientemente estables con todos. Pero nos gustaría que se encontraran compromisos aceptables para que los problemas que enfrenta el país no se resuelvan solo con armas, como se ha hecho. También deben tenerse en cuenta los intereses de las mujeres. 

Después de todo, Afganistán aspira a ser un estado moderno. Y me parece que Pakistán juega un papel no menos importante en esto que Rusia o China. Por eso estamos interesados ​​en promover la cooperación, incluso con su país, para lograr un resultado común y deseable. 

No hay duda de que Rusia está interesada en Afganistán que finalmente sale de la interminable y permanente guerra civil. El pueblo de ese país sufrido, sin exagerar, debe sentirse seguro dentro de sus fronteras nacionales y tener una oportunidad de desarrollo y prosperidad. Buscaremos por todos los medios alcanzar este objetivo. 

Fyodor Lukyanov: Señor Presidente, gracias por la conversación. Lo relevaré de sus deberes como moderador, porque es el momento. 

Vladimir Putin: No reclamo su salario. 

Fyodor Lukyanov: Bueno, por si acaso, de forma preventiva. 

Creo que tuvimos una sesión sumamente interesante porque cubrimos prácticamente todos los asuntos. Muchísimas gracias. 

En el transcurso de esta sesión, pensé que probablemente deberíamos mantenernos alejados de Nueva York por un tiempo. El año que viene, el Valdai Club probablemente se volverá a reunir en Sochi. Tenemos muchas esperanzas de que todo vaya bien, y lo veremos así, en persona y hablando; solo nuestra conversación durará unas cinco horas. Gracias. 

Vladimir Putin: Muchas gracias. 

No es necesario celebrar la sesión de clausura en Nueva York; Lo digo sin ironía. Es divertido visitar Nueva York y algunas plataformas allí … Es bueno visitar Afganistán y tiene sentido hacerlo. En otros lugares, como Europa, también, y para debatir temas que preocupan sobre todo a Europa, como la energía y el clima. ¿Por qué no? Sé que los foros se llevan a cabo de una forma u otra. 

Fyodor Lukyanov: Los estamos celebrando en muchos lugares. 

Vladimir Putin: Sí. Nueva York también es una opción. 

Fyodor Lukyanov: Gracias. 

Vladimir Putin: ¿Te estás riendo? ¿Crees que esto es imposible? (La risa.) 

Colegas, quiero agradecerles. De hecho, ha estado viniendo a Rusia durante muchos años y continúa mostrando interés en nuestro país. Esto nos da a mis colegas y a mí una oportunidad (no soy el único en este foro, también asisten nuestros ministros, como el Ministro de Relaciones Exteriores y los alcaldes, y el alcalde de Moscú habló recientemente) de compartir nuestra visión de Rusia en el mundo moderno y hacia dónde nos dirigimos. En mi opinión, esto tiene un resultado práctico positivo. 

Nuestros compañeros viajan al extranjero de vez en cuando. Un viceprimer ministro regresó recientemente de Estados Unidos y dijo lo siguiente: «Me sorprendió descubrir durante mis conversaciones con altos funcionarios de la administración estadounidense o un asesor de seguridad nacional que hay una falta de información». Eso es extraño. Quizás no tengan suficiente confianza en la CIA, no estoy seguro. Pero, de hecho, estos foros son muy buscados, ya que brindan la oportunidad de tener una conversación sincera, de tener un sentido mutuo y de brindar a las personas que toman decisiones en diferentes niveles de poder la oportunidad de ser conscientes de lo que sucede. se está discutiendo, incluso en el Valdai Club. 

Muchísimas gracias.
Publicado originalmente en www.kremlin.ru

Pepe Escobar 25 de octubre Asia Times

El presidente ruso, en Sochi, establece la ley a favor del conservadurismo: dice que el Occidente despierto está en declive; Vladimir Putin es un orador principal frecuente. En Sochi este año, como relaté en una columna anterior, el tema general fue «la sacudida global en el siglo XXI: el individuo, los valores y el estado». Putin lo abordó de frente, en lo que ya puede considerarse uno de los discursos geopolíticos más importantes de la memoria reciente, sin duda su momento más fuerte en el centro de atención. A esto le siguió una completa sesión de preguntas y respuestas. Como era de esperar, una variedad de atlantistas, neoconservadores e intervencionistas liberales se pondrán apopléjicos. Eso es irrelevante. Para los observadores imparciales, especialmente en todo el Sur Global, lo que importa es prestar mucha atención a cómo Putin compartió su visión del mundo, incluidos algunos momentos muy sinceros. Justo al principio, evocó los dos caracteres chinos que representan “crisis” (como en “peligro”) y “oportunidad”, combinándolos con un dicho ruso: “Lucha contra las dificultades con tu mente. Lucha contra los peligros con tu experiencia «. Esta referencia elegante y oblicua a la asociación estratégica Rusia-China llevó a una evaluación concisa del tablero de ajedrez actual: La realineación del equilibrio de poder presupone una redistribución de acciones a favor de países emergentes y en desarrollo que hasta ahora se sentían excluidos. Para decirlo sin rodeos, el dominio occidental de los asuntos internacionales, que comenzó hace varios siglos y, durante un breve período, fue casi absoluto a fines del siglo XX, está dando paso a un sistema mucho más diverso. Eso abrió el camino a otra caracterización indirecta de la guerra híbrida como el nuevo modus operandi: Anteriormente, una guerra perdida por un lado significaba la victoria del otro lado, que asumía la responsabilidad de lo que estaba sucediendo. La derrota de Estados Unidos en la guerra de Vietnam, por ejemplo, no convirtió a Vietnam en un «agujero negro». Por el contrario, surgió allí un estado en desarrollo exitoso que, sin duda, se basó en el apoyo de un aliado fuerte. Las cosas son diferentes ahora: no importa quién tome la delantera, la guerra no se detiene, solo cambia de forma. Como regla general, el hipotético ganador se muestra reacio o incapaz de garantizar una recuperación pacífica de la posguerra, y solo empeora el caos y el vacío que representan un peligro para el mundo. Un discípulo de Berdyaev En varios casos, especialmente durante la sesión de preguntas y respuestas, Putin confirmó que es un gran admirador de Nikolai Berdyaev. Es imposible entender a Putin sin entender a Berdyaev (1874-1948), quien fue un filósofo y teólogo, esencialmente, un filósofo del cristianismo.

Para Berdyaev, la historia es un método de memoria temporal a través del cual el hombre trabaja hacia su destino. Es la relación entre lo divino y lo humano lo que da forma a la historia. Da una enorme importancia al poder espiritual de la libertad humana. Putin hizo varias referencias a la libertad, a la familia —en su caso, de medios modestos— ya la importancia de la educación; elogió de todo corazón su aprendizaje en la Universidad Estatal de Leningrado. Paralelamente, destruyó por completo el despertarismo, el transgénero y la cancelación de la cultura promovida «bajo la bandera del progreso». Este es solo uno de una serie de pasajes clave: Estamos sorprendidos por los procesos que tienen lugar en países que solían verse a sí mismos como pioneros del progreso. Los trastornos sociales y culturales que tienen lugar en los Estados Unidos y Europa occidental, por supuesto, no son asunto nuestro; no interferimos con ellos. Alguien en los países occidentales está convencido de que el borrado agresivo de páginas enteras de su propia historia, la «discriminación inversa» de la mayoría a favor de las minorías, o la exigencia de abandonar la comprensión habitual de cosas tan básicas como la madre, el padre, la familia o incluso la diferencia entre los sexos, que estos son, en su opinión, hitos del movimiento hacia la renovación social. Así que gran parte de su discurso de 40 minutos, así como sus respuestas, codificaron algunos marcadores de lo que él definió previamente como “conservadurismo saludable”: Ahora que el mundo está experimentando un colapso estructural, la importancia del conservadurismo sensato como base de la política se ha multiplicado por varias veces, precisamente porque los riesgos y peligros se multiplican y la realidad que nos rodea es frágil.

Volviendo a la arena geopolítica, Putin insistió en que “somos amigos de China. Pero no contra nadie «. Geo Económicamente, una vez más se tomó el tiempo para participar en una explicación magistral, completa, incluso apasionada, de cómo funciona el mercado del gas natural, junto con la apuesta contraproducente de la Comisión Europea en el mercado al contado, y por qué Nord Stream 2 es un juego. cambiador. Afganistán Durante la sesión de preguntas y respuestas, el académico Zhou Bo de la Universidad de Tsinghua abordó uno de los principales desafíos geopolíticos actuales. Refiriéndose a la Organización de Cooperación de Shanghai, señaló que “si Afganistán tiene un problema, la OCS tiene un problema. Entonces, ¿cómo puede la OCS, liderada por China y Rusia, ayudar a Afganistán? « Putin enfatizó cuatro puntos en su respuesta: Debe restablecerse la economía; Los talibanes deben erradicar el tráfico de drogas; La responsabilidad principal debería ser asumida «por aquellos que han estado allí durante 20 años», haciéndose eco de la declaración conjunta tras la reunión entre la troika ampliada y los talibanes en Moscú el miércoles; y Los fondos estatales afganos deberían desbloquearse. También mencionó, indirectamente, que la gran base militar rusa en Tayikistán no es un mero accesorio decorativo.

Putin volvió al tema de Afganistán durante la sesión de preguntas y respuestas, enfatizando una vez más que los miembros de la OTAN no deben «absolver de responsabilidad». Razonó que los talibanes «están tratando de luchar contra los radicales extremos». Sobre la “necesidad de comenzar con el componente étnico”, describió a los tayikos como responsables del 47% de la población afgana en general, tal vez una sobreestimación, pero el mensaje era imperativo de un gobierno inclusivo. También logró un equilibrio: por mucho que «compartamos con ellos [los talibanes] una visión desde el exterior», señaló que Rusia está «en contacto con todas las fuerzas políticas» en Afganistán, en el sentido de que hay contactos con ex funcionarios del gobierno como Hamid Karzai y Abdullah Abdullah y también miembros de la Alianza del Norte, ahora en la oposición, que se auto exiliaron en Tayikistán.

Estos molestos rusos

 Ahora compare todo lo anterior con el circo actual de la OTAN en Bruselas, completo con un nuevo «plan maestro para disuadir la creciente amenaza rusa». Nadie perdió dinero subestimando la capacidad de la OTAN para llegar a las profundidades de la estupidez intrascendente. Moscú ya ni siquiera se molesta en hablar con estos payasos: como ha señalado el ministro de Relaciones Exteriores Sergey Lavrov, «Rusia ya no pretenderá que algunos cambios en las relaciones con la OTAN son posibles en un futuro próximo». Moscú a partir de ahora solo habla con los amos, en Washington. Después de todo, la línea directa entre el Jefe de Estado Mayor, el general Gerasimov, y el comandante supremo aliado de la OTAN, el general Todd Wolters, permanece activa. Los mensajeros como Stoltenberg y la enorme burocracia de la OTAN en Bruselas se consideran irrelevantes. Esto sucede, en la evaluación de Lavrov, justo después de que «todos nuestros amigos en Asia Central» hayan estado «diciéndonos que están en contra de … enfoques, ya sea de los Estados Unidos o de cualquier otro estado miembro de la OTAN» que promueva el estacionamiento de cualquier «contraataque imperialista». aparato terrorista ”en cualquiera de los“ estadios ”de Asia Central. Y aún así, el Pentágono continúa provocando a Moscú. Lloyd “Raytheon” Austin, cabildero y secretario de Defensa del despertar, que supervisó la Gran Evasión estadounidense de Afganistán, ahora pontifica que Ucrania debería unirse de facto a la OTAN. Esa debería ser la última apuesta para empalar al zombi «con muerte cerebral» (derechos de autor de Emmanuel Macron), ya que se encuentra con su destino entusiasmado con los ataques rusos simultáneos en los mares Báltico y Negro con armas nucleares.

FUENTE ASIA TIMES

Putin alertó sobre los peligros que afronta la humanidad en tiempos de cambio. En su intervención en la reunión anual del Club Valdai, el foro de discusión política más importante de Rusia, el presidente ruso subrayó la necesidad de “repensar seriamente” los conceptos básicos de la supervivencia humana, condenó la distribución desigual de la riqueza y convocó a la búsqueda de ideologías superadoras de las crisis existencial y ambiental que azotan al planeta.

Por: Hernando Kleimans

Putin alertó sobre los peligros que afronta la humanidad en tiempos de cambio. En su intervención en la reunión anual del Club Valdai, el foro de discusión política más importante de Rusia, el presidente ruso subrayó la necesidad de “repensar seriamente” los conceptos básicos de la supervivencia humana, condenó la distribución desigual de la riqueza y convocó a la búsqueda de ideologías superadoras de las crisis existencial y ambiental que azotan al planeta.

Esta fue su disertación:

Como siempre, durante esas reuniones se plantean problemas agudos y urgentes y se discuten exhaustivamente temas que son, sin exagerar, relevantes para las personas en todos los países del mundo. Y esta vez el tema principal del foro fue planteado de un modo directo, incluso diría bastante tajante: “Conmoción global – XXI: personas, valores, estado”.

De hecho, vivimos en una era de grandes cambios. Y si me lo permiten, entonces, por tradición, yo también me permitiré presentar mis puntos de vista sobre la agenda que se ha formulado.

En general, esta frase –“vivir en tiempos de cambio»- puede parecer ya mundana, la decimos con demasiada frecuencia. Sí, y esa misma era de cambios comenzó hace bastante tiempo, el estado cambiante se ha vuelto habitual. Surge la pregunta: ¿merece la pena centrar la atención en esto? No obstante, estoy de acuerdo con quienes formularon el orden del día de estas reuniones: por supuesto que lo es.

En las últimas décadas, muchos han recordado un proverbio chino. El pueblo chino es sabio, tiene muchos pensadores y todo tipo de pensamientos valiosos que todavía podemos utilizar hoy. Uno de ellos, como saben, es “Dios no quiera vivir en una era de cambios”. Pero ya vivimos en ella, nos guste o no, y estos cambios son más profundos, más fundamentales. Así que recordemos algo más de la sabiduría china: la palabra «crisis» consta de dos jeroglíficos: probablemente haya representantes de la República Popular China, si me equivoco en algo, me corregirán, así que aquí hay dos jeroglíficos: «peligro «y» posibilidad «. Aquí, en Rusia, dicen «lucha contra las dificultades con tu mente y con los peligros, con la experiencia».

Por supuesto, debemos ser conscientes del peligro y estar preparados para enfrentarlo, enfrentar, y no uno, sino muchos peligros diversos que surgen en una era de cambio. Pero es igualmente importante recordar el segundo componente de la crisis: las oportunidades que no deben perderse. Además, la crisis a la que nos enfrentamos es conceptual, incluso de civilización. De hecho, se trata de una crisis de enfoques, de principios que determinan la existencia misma del hombre en la tierra, y todavía tenemos que repensarlos seriamente. La pregunta es en qué dirección moverse, qué rechazar, qué revisar o corregir. Al mismo tiempo, estoy convencido de que hay que luchar por los valores genuinos, defendiéndolos con todas sus fuerzas.

La humanidad entró en un nuevo período hace más de tres décadas, cuando se crearon las principales condiciones para el fin del enfrentamiento político-militar e ideológico. Seguro que mucho de esto se habló en las plataformas de este club de discusión, incluyendo nuestro ministro de Asuntos Exteriores. Sin embargo, tendré que repetir algunas cosas.

Entonces, en ese momento, se inició la búsqueda de un nuevo equilibrio, relaciones estables en los ámbitos social, político, económico, cultural, militar, de apoyo al sistema mundial. Ese apoyo era buscado pero debo admitir que hasta ahora no lo han podido encontrar. Y aquellos que, después del final de la Guerra Fría, también hablamos de esto muchas veces, se sintieron vencedores, pronto sintieron, a pesar de que pensaban que habían escalado el propio Olimpo, pronto sintieron que en este Olimpo el suelo desaparecía debajo de los pies, ahora a ellos mismos. Nadie puede detener el momento, por muy hermoso que se nos presente.

En general, parecía que tendríamos que adaptarnos al cambio constante, a la impredecibilidad, al permanente tránsito. Pero esto tampoco ocurrió.

Agregaré que la transformación que estamos presenciando y en la que participamos, es de un calibre diferente a las que han sucedido repetidamente en la historia de la humanidad, al menos de las que conocemos. Esto no es sólo un cambio en el equilibrio de poder o un avance científico y tecnológico, aunque ambos, por supuesto, también están ocurriendo ahora. Hoy nos enfrentamos a cambios sistémicos simultáneos en todas direcciones: desde el estado geofísico cada vez más complejo de nuestro planeta hasta interpretaciones cada vez más paradójicas de lo que es una persona, cuál es el sentido de su existencia.

Intentemos mirar a nuestro alrededor. Y volveré a decir: me permitiré expresar esos pensamientos que considero cercanos.

Primero. Las deformaciones climáticas y la degradación ambiental son tan obvias que incluso la gente común más descuidada es incapaz de descartarlas. Se pueden seguir llevando a cabo debates científicos sobre los mecanismos de los procesos en curso, pero es imposible negar que estos procesos están empeorando y es necesario hacer algo. Los desastres naturales (sequías, inundaciones, huracanes, tsunamis) se han convertido casi en la norma, hemos empezado a acostumbrarnos. Baste recordar las devastadoras y trágicas inundaciones en Europa el verano pasado, los incendios en Siberia: hay muchos ejemplos. No sólo en Siberia, qué devastador tipo de incendios han sufrido nuestros vecinos en Turquía, y también en los Estados Unidos, en general en el continente americano. Cualquier rivalidad geopolítica, científica y técnica, ideológica, justo en tales condiciones, pierde su significado si sus ganadores no tienen nada que respirar o nada con qué saciar su sed.

La pandemia de coronavirus se ha convertido en otro recordatorio de lo frágil que es nuestra comunidad, lo vulnerable que es. La tarea más importante, en consecuencia, es garantizar una existencia humana segura y la resistencia al estrés. Para aumentar las posibilidades de supervivencia ante los cataclismos será necesario repensar cómo se organiza nuestra vida, cómo se arregla la vivienda, cómo se desarrollan o deberían desarrollarse las ciudades, cuáles son las prioridades del desarrollo económico de estados enteros. Repito: la seguridad es uno de los principales imperativos. En cualquier caso, hoy se ha vuelto obvio, y que alguien trate de decir que no es así y luego explique por qué resultó estar equivocado y por qué no estaban preparados para las crisis y trastornos que enfrentan naciones enteras.

Segundo. Los problemas socioeconómicos de la humanidad se han agravado hasta el punto de que en el pasado reciente provocaron conmociones a escala global: guerras mundiales, cataclismos sociales sangrientos. Todo el mundo dice que el modelo de capitalismo existente – y esta es hoy la base de la estructura social en la inmensa mayoría de los países – se ha agotado, en su marco ya no hay salida a la maraña de contradicciones cada vez más enredadas.

En todas partes, incluso en los países y regiones más ricos, la distribución inequitativa de la riqueza material conduce a una creciente desigualdad, principalmente desigualdad de oportunidades, tanto dentro de las sociedades como a nivel internacional. También advertí sobre este tan serio desafío en mi discurso en el reciente Foro de Davos, a principios de año. Todos estos problemas, por supuesto, nos amenazan con divisiones sociales esenciales y profundas.

Además, en varios estados e incluso en regiones enteras, periódicamente se suceden las crisis alimentarias. Es probable que hablemos más sobre esto, pero hay muchas razones para creer que esta crisis se agravará en un futuro próximo y puede llegar a formas extremas. También debemos mencionar la escasez de agua y electricidad, también hablaremos de esto hoy, sin mencionar ya los problemas de pobreza, el alto nivel de desempleo o la falta de una adecuada atención médica.

Todo esto es percibido por los países rezagados, que pierden la fe en la perspectiva de alcanzar las potencias líderes. La decepción estimula la agresión, empuja a la gente a las filas de los extremistas. Los habitantes de esos países tienen una sensación cada vez mayor de expectativas incumplidas y no cumplidas, un sentimiento de ausencia de perspectivas de vida no sólo para ellos, sino también para sus hijos. Esto es lo que lleva a la búsqueda de una vida mejor, a la migración descontrolada, que a su vez crea las condiciones previas para el descontento social [de los ciudadanos] de los estados ya más prósperos. No necesito explicar nada aquí, ustedes lo ven todo por sí mismo, con sus propios ojos, e incluso mejor que yo, probablemente, lo entienden.

Como si fuera poco y como ya he señalado, sobran otros problemas sociales agudos, desafíos, riesgos en las propias y prósperas potencias líderes. Por lo que muchas ya no están para la lucha por la influencia; aquí es necesario, como dicen, solucionar sus problemas. La reacción hipertrofiada, áspera, a veces agresiva de la sociedad y la juventud a las medidas para combatir el coronavirus en muchos países ha demostrado – y quiero señalar esto, espero que alguien ya lo haya dicho antes que yo, hablando en varios lugares-, creo que ella demostró que la infección fue apenas un pretexto: las causas de la irritación social, del descontento son mucho más profundas.

También es importante señalar algo más. La pandemia de coronavirus, que en teoría se suponía que uniría a la gente en la lucha contra una amenaza común a tan gran escala, no se convirtió en un factor unificador, sino en un factor separador. Hay muchas razones para esto, pero una de las principales es que comenzaron a buscar soluciones a problemas en esquemas habituales, diversos pero convencionales. Ellos, simplemente, no funcionan. Con mayor precisión: funcionan pero a menudo, por el contrario, por extraño que parezca, empeoran la situación.

Por cierto, Rusia ha convocado repetidas veces y ahora lo repetiré una vez más, a dejar de lado las ambiciones inapropiadas y trabajar juntos, juntos. Hablaremos, seguramente, más sobre esto, pero lo que quiero decir es que todo está claro. Hablamos de la necesidad de una lucha conjunta contra la infección por coronavirus. Levantar sanciones incluso por razones humanitarias, y ahora no me refiero a Rusia, allá ellos, a las sanciones contra Rusia, sino a las que siguen pesando sobre aquellos estados que necesitan urgentemente ayuda internacional. No, nada de eso sucede, todo sigue siendo como antes. ¿Y dónde están los principios humanistas del pensamiento político occidental? De hecho, resulta que no hay nada, sólo hay charla, ¿entienden? Esto es lo que aparece en la superficie.

Más aún. La revolución tecnológica, los impresionantes logros en el campo de la inteligencia artificial, la electrónica, las comunicaciones, la genética, la bioingeniería, la medicina abren tremendas oportunidades, pero también plantean cuestiones filosóficas, morales, espirituales en el plano aplicado, que hasta hace poco sólo eran planteadas por los escritores de ciencia- ficción. ¿Qué pasará cuando la tecnología supere al hombre en capacidad de pensar? ¿Dónde está el límite de intervención en el cuerpo humano, después del cual una persona deja de ser él mismo y se convierte en alguna otra entidad? ¿Cuáles son los límites éticos en general en un mundo en el que las posibilidades de la ciencia y la tecnología se están volviendo prácticamente ilimitadas, y qué significará esto para cada uno de nosotros, para nuestros descendientes, además, para nuestros descendientes inmediatos, para nuestros hijos y nietos?

Estos cambios están cobrando impulso y ciertamente no pueden detenerse porque son, por regla general, de naturaleza objetiva. Todos tendrán que reaccionar a sus consecuencias, independientemente de la estructura política, el estado económico o la ideología imperante. De palabra, todos los estados declaran su adhesión a los ideales de cooperación, su disposición a trabajar juntos para resolver problemas comunes pero esto, lamentablemente, es de palabra. De hecho, está sucediendo lo contrario y la pandemia, repito, sólo provocó tendencias negativas que se esbozaron hace mucho tiempo y que ahora sólo están empeorando. El enfoque en el estilo de “tu camisa está más cerca de tu cuerpo” finalmente se ha convertido en la norma, ahora ni siquiera tratan de ocultarlo, y muchas veces incluso se jactan de ello, hacen alarde de ello. Los intereses egoístas prevalecieron por completo sobre el concepto de bien común.

El punto, por supuesto, no está siquiera en la mala voluntad de ciertos estados y notorias élites. Todo, en mi opinión, es más complicado. En la vida rara vez encuentras sólo blanco y negro. Cada gobierno, cada líder es responsable ante todo ante sus conciudadanos, por supuesto. Lo principal es garantizar su seguridad, paz y bienestar. Por lo tanto, los temas internacionales y transnacionales nunca serán tan importantes para el liderazgo de los países como la estabilidad interna. Esto es, en general, normal, correcto.

Además, admitimos que las instituciones de gobernanza mundial no siempre funcionan de manera efectiva, sus capacidades no siempre se corresponden con la dinámica de los procesos globales. En este sentido, la pandemia podría ayudar: mostró claramente qué instituciones tienen potencial y cuáles deben ajustarse.

El cambio de equilibrio de poder presupone una redistribución de acciones a favor de aquellos países en desarrollo y en crecimiento que hasta ahora se sentían excluidos. Para decirlo sin rodeos, el dominio de Occidente en los asuntos mundiales, que comenzó hace varios siglos y se volvió casi absoluto durante un breve período a fines del siglo XX, está dando paso a un sistema mucho más diverso.

El proceso de esta transformación, por supuesto, no es mecánico y, a su manera, incluso podría decirse que es único. La historia política, quizás, aún no conoce ejemplos de cómo se habría establecido un orden mundial estable sin una gran guerra y no sobre la base de sus resultados, como sucedió después de la Segunda Guerra Mundial. Así que tenemos la oportunidad de sentar un precedente extremadamente favorable. El intento de hacer esto después del final de la Guerra Fría sobre la base de la dominación occidental, como podemos ver, no fue coronado por el éxito. El estado actual del mundo es producto de ese mismo fracaso y debemos aprender de esto.

Es posible pensar: ¿a qué hemos llegado? A un resultado paradójico. A modo de ejemplo, es simple: durante dos décadas el país más poderoso del mundo desplegó campañas militares en dos estados incomparables con él por ningún parámetro. Pero como resultado, tuvo que cesar sus operaciones sin lograr ninguna de las metas que se propuso hace 20 años al iniciarlas, para salir de estos países, mientras sufría ella misma daños considerables y los causaba a otros. De hecho, la situación sólo muestra un dramático empeoramiento.

Pero incluso ese no es el punto. Antes, una guerra perdida por un lado significaba la victoria del otro, que asumía la responsabilidad de lo que estaba sucediendo. Por ejemplo, la derrota de Estados Unidos en la guerra de Vietnam no llevó a que Vietnam se convirtiera en un “agujero negro”, por el contrario, surgió allí un estado que se desarrolló con éxito, contando por cierto con el apoyo de un aliado fuerte. Todo ahora es diferente: quien sea que haya triunfado, la guerra no se interrumpe sino que cambia de forma. El relativo vencedor, como norma, no quiere o no puede asegurar una construcción pacífica profundizando el caso y ahora el vacío peligroso para la paz.

¿Cuáles son, en nuestra opinión, los puntos de partida del complejo proceso de reconstrucción? Permítanme intentar formularlos brevemente en forma de tesis.

Primera tesis. La pandemia de coronavirus ha demostrado claramente que sólo el estado es la unidad estructural del orden mundial. Por cierto, los acontecimientos recientes han demostrado que los intentos de las plataformas digitales globales, con todo su poder -algo, por supuesto, obvio, lo vimos en los procesos políticos internos en Estados Unidos- no logran usurpar las funciones políticas o estatales, son intentos efímeros. En los mismos Estados Unidos, como dije, a sus dueños, los dueños de estas plataformas, se les enseñó inmediatamente su lugar, tal como se hace, de hecho, en Europa, si se mira sólo qué multas se están aplicando y qué medidas se están adoptando ahora para la desmonopolización, ustedes mismo lo saben.

En las últimas décadas, muchos han hecho malabares con conceptos pegadizos que veían el papel del estado como obsoleto y anticuado. Al parecer, en el contexto de la globalización, las fronteras nacionales se convierten en un anacronismo y la soberanía, un obstáculo para la prosperidad. Ya lo dije una vez y quiero formularlo una vez más: así hablaban aquellos que intentaron violentar fronteras ajenas, confiando en sus ventajas competitivas, y esto es lo que realmente sucedió. Tan pronto como quedó claro que alguien, en algún lugar, lograba grandes resultados, de inmediato regresaron al cierre de fronteras en general y, en primer lugar, a las propias: fronteras aduaneras, las que sean, comienzan a construir muros. Bueno, ¿qué, no vemos esto, o qué? Todos ven todo y todos entienden todo perfectamente. Sí, por supuesto.

Hoy ni siquiera tiene sentido discutir esto, es obvio. Pero el desarrollo, cuando hablaron de la necesidad de abrir los límites, el desarrollo, como dije, fue en la dirección opuesta. Sólo los estados soberanos son capaces de responder eficazmente a los desafíos de la época y las demandas de los ciudadanos. En consecuencia, cualquier orden internacional efectivo debe tomar en cuenta los intereses y capacidades del Estado, partir de ellos y no intentar probar que no deben existir. Además, es imposible imponer a alguien o algo, ya sean principios de la estructura o valores sociopolíticos, que alguien, por sus propia conveniencia, calificó como universales. Después de todo, es obvio que cuando llega una crisis real, hay un único valor universal: la vida humana. Cada estado decide por sí solo cómo protegerla, en función de sus capacidades, cultura y tradiciones.

En este sentido, volveré a señalar lo grave y peligrosa que se ha vuelto la pandemia de coronavirus. En todo el mundo, como sabemos, más de cuatro millones 900 mil personas han muerto a causa de ella. Estos terribles números son comparables e incluso superan las pérdidas militares de los principales participantes en la Primera Guerra Mundial.

La segunda tesis, sobre la que me gustaría llamar su atención, es que la escala de los cambios nos obliga a todos a ser especialmente cuidadosos, aunque sólo sea por un sentido de autoconservación. Los cambios cualitativos en la tecnología o los cambios dramáticos en el medio ambiente, la ruptura de la estructura habitual no significa que la sociedad y el estado deban reaccionar ante ellos de manera radical. Romper, como saben, no es construir. A qué conduce esto, en Rusia lamentablemente lo sabemos muy bien, por nuestra propia experiencia y más de una vez.

Hace poco más de cien años, Rusia objetivamente, incluso en relación con la entonces Primera Guerra Mundial, estaba experimentando serios problemas, pero no más que otros países y, quizás, incluso en una escala menor e incluso menos aguda, y podría haberlos gradualmente superado de una manera civilizada. Sin embargo, las conmociones revolucionarias condujeron al colapso, al colapso del gran país. La historia se repitió hace 30 años, cuando un país potencia potencialmente muy poderoso no tomó el camino de las necesarias reformas flexibles pero pensadas en el tiempo, y como resultado fue víctima de dogmáticos de diversa índole: tanto reaccionarios como los llamados progresistas. Todos se esforzaron, todos. de ambos lados.

Estos ejemplos de nuestra historia nos permiten afirmar: una revolución no es una salida a una crisis, sino una forma de agravar esta crisis. Ninguna revolución valió la pena por el daño que infligió al potencial humano.

Tercera. En el frágil mundo de hoy, crece significativamente la importancia de un apoyo sólido, moral, ético y basado en valores. De hecho, los valores son producto del desarrollo cultural e histórico de cada nación, y el producto es único. El entrelazamiento mutuo de pueblos sin duda enriquece, la apertura amplía los horizontes y permite comprender la propia tradición de una manera diferente. Pero este proceso debe ser orgánico y nunca rápido. Y el extraño seguirá siendo rechazado, tal vez incluso de forma dura. Los intentos de establecer un diktat de valor en condiciones de perspectivas inciertas e impredecibles complican aún más una situación ya aguda y, por lo general, implican una reacción inversa y lo contrario del resultado esperado.

Observamos con asombro los procesos que se desarrollan en países acostumbrados a considerarse buques insignia del progreso. Por supuesto, los trastornos socioculturales que se están produciendo en los mismos Estados Unidos y en Europa Occidental no son asunto nuestro, no nos metemos en eso. Alguien en los países occidentales está convencido de que el borrado agresivo de páginas enteras de su propia historia, la «discriminación inversa» de la mayoría en interés de las minorías o la exigencia de abandonar la comprensión habitual de cosas tan básicas como mamá, papá, familia o incluso las diferencias de género son, en su opinión, hitos en el movimiento hacia la renovación social.

¿Saben?, quiero enfatizar una vez más que este es su derecho, no nos metemos allí. Solo pedimos que en especial no ingresen a nuestra casa. Tenemos un punto de vista diferente, en cualquier caso, la abrumadora mayoría de la sociedad rusa -así, por supuesto, es más exacto decirlo- un punto de vista diferente: creemos que debemos confiar en nuestros valores espirituales, en la tradición, en la cultura de nuestro pueblo multinacional.

Los adeptos del llamado progreso social creen que traen a la humanidad algún tipo de nueva conciencia, más correcta que antes. Y allá ellos, con la bandera en sus manos, como decimos, sólo para adelante. Ahora, ya saben, lo que quiero decir: las recetas que ofrecen no son para nada nuevas, todo esto -aunque pueda parecerle inesperado a alguien- ya lo hemos pasado en Rusia, ya lo hemos tenido. Después de la revolución de 1917, los bolcheviques, apoyándose en los dogmas de Marx y Engels, también anunciaron que cambiarían por completo la forma habitual, no sólo política y económica, sino también la idea misma de lo que es la moral humana, los cimientos de una sociedad sana. La destrucción de valores milenarios, de la fe, de las relaciones entre las personas hasta el rechazo total de la familia (esto ocurrió), la imposición y estímulo de denuncias sobre seres queridos – todo esto fue declarado la marcha del progreso y, a propósito, en el mundo fue ampliamente apoyado entonces y estaba de moda – al igual que hoy. Por cierto, los bolcheviques también mostraron una intolerancia absoluta a cualquier otra opinión.

Esto, en mi parecer, debería recordarnos algo de lo que estamos viendo ahora. Al observar lo que está sucediendo en varios países occidentales, nos sorprende conocer las prácticas domésticas que, afortunadamente, nosotros mismos hemos dejado, espero, en un pasado lejano. La lucha por la igualdad y contra la discriminación se convierte en un dogmatismo agresivo al borde del absurdo, cuando los grandes autores del pasado -como Shakespeare- ya no se enseñan en las escuelas y universidades, porque ellos, estas ideas, se consideran atrasadas allí. Los clásicos se declaran atrasados, sin comprender la importancia del género o la raza. En Hollywood, publican un memorando sobre cómo y sobre qué hacer una película, cuántos personajes de qué color o género debería haber. Resulta peor que el departamento de agitación y propaganda del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética.

Contrarrestar las manifestaciones del racismo es algo noble y necesario, pero en la nueva «cultura de la abolición» se convierte en «discriminación inversa», es decir, el racismo es lo contrario. El énfasis obsesivo en el tema racial divide aún más a las personas y, después de todo, el sueño de los verdaderos luchadores por los derechos civiles fue precisamente el borrado de las diferencias, el rechazo de la división de las personas por color de piel. Permítanme recordarles que ayer les pedí específicamente a mis colegas que recogieran esta cita de Martin Luther King: “Sueño que llegará el día en que mis cuatro hijos vivirán en un país donde serán juzgados no por el color de su piel, sino de acuerdo con sus cualidades personales”, este es el verdadero valor. Pero vemos que algo ahí, totalmente diferente, de alguna manera ahora es lo que está sucediendo. Por cierto, aquí, en Rusia, a nuestros ciudadanos en la mayoría absoluta no les importa de qué color es la piel de una persona, él o ella tampoco es tan importante. Cada uno de nosotros es un ser humano, eso es lo que importa.

En varios países occidentales, la discusión sobre los derechos de hombres y mujeres se ha convertido en una fantasmagoría perfecta. Miren, llegarán tan lejos como sugirieron los bolcheviques: no sólo socializarán a las gallinas sino que también socializarán a las mujeres. Un paso más y estarán ahí.

Los fanáticos de los nuevos enfoques van tan lejos que quieren abolir estos conceptos ellos mismos. Aquellos que se arriesgan a decir que los hombres y las mujeres existen y que esto es un hecho biológico están casi excluidos. «Padre número uno» y «padre número dos», «dar a luz a un padre» en lugar de «madre», una prohibición de usar la frase «leche materna» y reemplazarla con «leche humana», para que las personas que se sienten inseguras sobre su propio género no se molesten. Repito, esto no es nuevo; en la década de 1920, los llamados comerciantes de cultura soviéticos también inventaron el declarado nuevo lenguaje, creyendo que de esta manera creaban una nueva conciencia y cambiaban la línea de valor. Y, como ya he dicho, hicieron tal lío que a veces todavía tienen hipo.

Por no hablar de cosas simplemente monstruosas, cuando a los niños de hoy se les enseña desde pequeños que un niño puede convertirse fácilmente en niña y viceversa, de hecho, se les impone la opción supuestamente disponible. Imponen, alejando a los padres de esto, obligando al niño a tomar decisiones que pueden romper su vida. Y nadie ni siquiera consulta con los psicólogos infantiles: ¿es un niño a alguna edad capaz de tomar una decisión de este tipo o no? Llamando a las cosas por su nombre, ya se está al borde de un crimen contra la humanidad, y todo bajo el nombre y bajo la bandera del progreso.

Bueno, si a alguien le gusta, déjenlo que lo haga. Ya he dicho que al dar forma a nuestros enfoques, nos guiaremos por la ideología del conservadorismo saludable. Eso fue hace unos años, entonces las pasiones en el ámbito internacional aún no habían alcanzado su intensidad actual aunque, por supuesto, podemos decir que las nubes se estaban acumulando incluso entonces. Ahora, cuando el mundo está experimentando un colapso estructural, la importancia de un conservadorismo razonable como base de un curso político ha aumentado muchas veces precisamente debido a los riesgos y peligros que se multiplican, y la fragilidad de la realidad que nos rodea.

El enfoque conservador no es una tutela irreflexiva, ni un miedo al cambio ni un juego de retención, y mucho menos estar encerrado en el propio caparazón. Esto es, en primer lugar, la confianza en una tradición probada por el tiempo, la preservación y el crecimiento de la población, el realismo en la evaluación de uno mismo y de los demás, la alineación precisa de un sistema de prioridades, la correlación de lo necesario y posible, la formulación prudente de objetivos y un rechazo fundamental del extremismo como método de acción. Con franqueza, para el próximo período de reconstrucción mundial, que puede continuar durante bastante tiempo y cuyo diseño final se desconoce, el conservadorismo moderado es la línea de conducta más razonable, al menos en mi opinión. Ella inevitablemente cambiará, por supuesto, pero hasta ahora el principio médico de «no hacer daño» parece ser el más racional. Noli nocere, como se sabe.

Repito, para nosotros en Rusia estos no son postulados especulativos, sino lecciones de nuestra difícil, a veces trágica historia. El precio de las mal concebidas pruebas sociales a veces simplemente no se puede estimar, destruye no solo los fundamentos materiales sino también espirituales de la existencia humana, deja tras de sí ruinas morales, en cuyo lugar es imposible construir nada en absoluto por un largo tiempo.

Por último, una tesis más. Somos muy conscientes de que es imposible resolver muchos problemas agudos comunes sin una estrecha cooperación internacional. Pero debemos ser realistas: la mayoría de los hermosos lemas sobre una solución global a los problemas globales que hemos escuchado desde finales del siglo XX nunca se harán realidad. Las soluciones globales prevén tal grado de transferencia de los derechos soberanos de los estados y pueblos a estructuras supranacionales, para lo cual, honestamente, pocos están preparados pero hablando con franqueza, nadie está preparado. En primer lugar, porque de todos modos, uno tiene que ser responsable de los resultados de la política no ante un público global desconocido, sino ante sus ciudadanos y ante sus votantes.

Pero esto no significa en absoluto que algún tipo de autocontrol sea imposible en virtud de facilitar respuestas a los desafíos globales, precisamente porque el desafío global es un desafío para todos juntos e individualmente para cada uno. Y si todos pueden ver por sí mismos los beneficios concretos de la cooperación para hacer frente a tales desafíos, esto sin duda aumentará el grado de preparación para un trabajo conjunto real.

Para estimular dicho trabajo, vale la pena, por ejemplo, compilar a nivel de la ONU una especie de registro de desafíos y amenazas a países específicos, así como sus posibles consecuencias para otros estados. Al mismo tiempo, especialistas de varios países y de diversas disciplinas científicas, incluidos ustedes, queridos colegas, deberían participar en este trabajo. Creemos que tal «hoja de ruta» es capaz de alentar a muchos Estados a que revisen de otro modo los problemas mundiales y evalúen el beneficio que pueden recibir de la cooperación.

Ya he mencionado los problemas de las instituciones internacionales. Desafortunadamente, este es un hecho cada vez más obvio: reformar o abolir algunos de ellos está en la agenda. Pero la principal institución internacional, las Naciones Unidas, sigue siendo un valor perdurable para todos, al menos hoy. Creo que es la ONU en el turbulento mundo actual la portadora de ese conservadorismo tan saludable de las relaciones internacionales, tan necesario para la normalización de la situación.

La organización ha recibido muchas críticas por no adaptarse a los cambios rápidos. Esto es parcialmente cierto, por supuesto, pero es probable que no sea sólo culpa de la propia Organización, sino sobre todo de sus participantes. Esta estructura internacional es portadora además de normas, del espíritu mismo de conformar reglas basadas en los principios de igualdad y la máxima consideración de la opinión de todos. Nuestro deber es preservar esta propiedad, por supuesto, reformando la organización, pero de tal forma que, como dicen, no se eche al niño al agua.

….

Los cambios de los que se ha hablado hoy antes de mí y los que mencionó este humilde servidor, afectan a todos los países y pueblos y Rusia, por supuesto, nuestro país, no es una excepción. Nosotros, como todos los demás, buscamos respuestas a los desafíos más urgentes del momento.

Nadie tiene recetas preparadas aquí. Pero me atrevería a decir que nuestro país tiene ventaja. Ahora explicaré qué se expresa: en nuestra experiencia histórica. Me referencié en ella más de una vez en este discurso, si prestaron atención. Tuve que recordar lamentablemente muchas cosas negativas, pero nuestra sociedad ha desarrollado, como dicen ahora, la “inmunidad colectiva” al extremismo que conduce a convulsiones y colapsos sociopolíticos. Nuestro pueblo realmente valora la estabilidad y la oportunidad de desarrollarse con normalidad, para asegurarse de que sus planes y esperanzas no se derrumben por las irresponsables aspiraciones de los próximos revolucionarios. Mucha gente recuerda los hechos de hace 30 años y lo doloroso que fue salir del pozo en el que se encontraba nuestro país, nuestra sociedad después del colapso de la URSS.

Nuestro conservadorismo es el conservadorismo de los optimistas, esto es lo más importante. Creemos que es posible un desarrollo estable y exitoso. Todo depende principalmente de nuestros propios esfuerzos. Y, por supuesto, estamos dispuestos a trabajar con nuestros socios para lograr los nobles objetivos comunes.

FUENTE El Pais Digital

Por John Gray

Lo que enfrenta el mundo occidental no es el avance amenazante de civilizaciones alienígenas, sino sus propias sombras oscuras que se mueven a través de China y Rusia.

La retirada de Occidente comenzó con la caída del comunismo en 1989. Nuestras élites triunfales perdieron el sentido de la realidad y, en una sucesión de intentos de rehacer el mundo a su imagen, abandonaron algunas de las regiones estratégicamente más decisivas del planeta. El resultado final de su intento de exportar su sistema de gobierno es que los estados occidentales son más débiles y están más en peligro de lo que estuvieron en cualquier momento de la Guerra Fría.

Sin embargo, considerar esta debacle como una derrota de las ideas y valores occidentales es un error fundamental. Las ideologías occidentales continúan dominando el mundo. En China, Xi Jinping ha adoptado una variante del nacionalismo integral similar a las que surgieron en la Europa de entreguerras, mientras que Vladimir Putin ha desplegado hábilmente métodos leninistas para resucitar a una Rusia debilitada como potencia mundial. Las ideas y proyectos que se originan en el Occidente antiliberal continúan dando forma a la política global. Al mismo tiempo, en una sincronicidad intrigante, el mismo liberalismo occidental se ha vuelto antiliberal.

El descenso geopolítico de Occidente fue visible a raíz de la invasión de Irak en 2003 y es palpable en la retirada de Afganistán de las fuerzas lideradas por Estados Unidos. Irán es ahora la potencia predominante en Irak. Con el estado afgano y el ejército regular desapareciendo tras la retirada de Estados Unidos, el futuro lo decidirán los talibanes y los estados vecinos que son absorbidos por el consiguiente vacío de poder. Después de años de intervención occidental y la muerte de cientos de miles de personas, en Siria Bashar al-Assad sigue en el poder y Rusia es la fuerza decisiva. Tras el derrocamiento por ingeniería occidental de Muammar al-Gaddafi en 2011, Libia es un espacio no gobernado y una puerta de entrada de tráfico de personas a Europa.

En los últimos meses, el ritmo de la retirada occidental se ha acelerado. La reunión de Joe Biden con Putin en Ginebra en junio le dio al presidente ruso lo que más deseaba. Al aceptar que se completará el gasoducto Nord Stream 2, Biden ha autorizado a Rusia a cortar el suministro de energía en los países de tránsito. Ucrania se ha quedado retorcida por el viento, y Polonia y los estados bálticos están expuestos a un poder ruso cada vez mayor.

El motivo de lo que es, en efecto, una gran derrota geopolítica es presumiblemente permitir que Alemania asegure su suministro de energía a cambio de apoyar los esfuerzos de Estados Unidos para contener a China. Pero las posibilidades de que Alemania arriesgue sus relaciones comerciales con China siempre han sido escasas. El año pasado, Alemania exportó casi 100.000 millones de euros en bienes a China, aproximadamente la mitad del valor de todas las exportaciones de la UE allí. China no solo se ha convertido en el mayor mercado de exportación alemán, en algunas medidas, sino también en el de más rápido crecimiento.

La política exterior alemana está dictada principalmente por factores internos, y los grupos de presión industriales garantizarán que los vínculos comerciales con China no se vean comprometidos. Para los influyentes Verdes, la salida de Alemania del carbón y la energía nuclear trasciende cualquier costo geopolítico. En conjunto con el presidente francés, Emmanuel Macron, Angela Merkel ha dejado claro que Berlín quiere una distensión con Rusia. En cualquier lucha entre las grandes potencias, Alemania, y por lo tanto la UE, probablemente apuntará a mantenerse al margen, neutral o no alineado, mientras que en la práctica habita una zona de influencia rusa. Ya no tan limitado por la diplomacia europea después del Brexit, Gran Bretaña se resiste a esta tendencia. Pero sin el apoyo de las principales potencias europeas, no está claro cuánto puede hacer el Reino Unido más allá de proteger sus propios intereses nacionales.

La descomposición de Occidente no es solo un hecho geopolítico; también es cultural e intelectual. Los países occidentales líderes contienen poderosos cuerpos de opinión que consideran su propia civilización como una fuerza singularmente perniciosa. En esta visión hiperliberal, que está fuertemente representada en la educación superior, los valores occidentales de libertad y tolerancia significan poco más que dominación racial. Si todavía existe como bloque de civilizaciones, Occidente debe ser desmantelado.

Este hiperliberalismo no se presenta como uno entre varios puntos de vista que puedan ser examinados y cuestionados en un debate abierto. Es un catecismo vigilado por la presión de los compañeros y las sanciones profesionales. A quienes la imponen les gusta descartar prácticas como la «cancelación» como pesadillas de la mente febril de la derecha sin ningún fundamento de hecho. Al mismo tiempo, creen que el desacuerdo es un ejercicio de represión.

En el credo hiperliberal, solo pueden tolerarse las que se consideran verdades simples, evidentes por sí mismas y moralmente impecables. Evaluar los costos y los posibles beneficios de los imperios occidentales para los pueblos que gobernaron no está lejos de ser una empresa prohibida, como lo es examinar la participación de estados no occidentales en la esclavitud. Algunos de la derecha han comparado tales restricciones ideológicas con las impuestas bajo el comunismo. La diferencia es que en las sociedades occidentales estos obstáculos a la libre investigación son autoimpuestos.

El resultado es que el Occidente liberal es más un tema de investigación histórica que una realidad contemporánea. Aquellos que creen que la humanidad está convergiendo hacia los valores liberales pasan por alto el hecho de que las sociedades occidentales los están descartando rápidamente. El “arco de la historia” apunta a un modelo que ya no existe.

Esto no significa que el hiperliberalismo haya ganado. La democracia, en la medida en que todavía funciona, impone límites a la ortodoxia ideológica. El mercado, a pesar de todos sus excesos, produce alternativas. Siguen sobreviviendo lugares que fomentan el pluralismo intelectual; algunos, como esta revista, prosperan.

El hiperliberalismo es la ideología de una clase dominante aspirante que tiene como objetivo acumular riqueza y posición mientras hace alarde de sus inmaculadas credenciales progresistas. Las guerras culturales intratables y una crisis epistémica en la que se han politizado cuestiones científicas y fácticas clave son parte de una apuesta por el poder por parte de estas contraelites. Pero excepto en Nueva Zelanda y el Canadá de habla inglesa, no hay señales de que alcancen la hegemonía.

Aun así, se presiona a las escuelas para que enseñen una sola versión de la historia, las corporaciones privadas despiden a sus empleados por opiniones desviadas y las instituciones culturales actúan como guardianes de la ortodoxia. El prototipo de estas prácticas es Estados Unidos, que considera que su historia singular y sus divisiones definen a toda sociedad moderna. En gran parte del mundo, el movimiento del despertar es visto con indiferencia o, como en el caso de Francia, donde Macron lo ha denunciado como una sociedad “racializadora”, con hostilidad. Pero dondequiera que prevalezca esta agenda estadounidense, la sociedad ya no es liberal en ningún sentido históricamente reconocible.

La evanescencia del liberalismo occidental no significa que habitamos en un mundo posoccidental. Los argumentos a favor del declive occidental suelen ser versiones repetidas de las especulaciones del teórico político de Harvard Samuel Huntington sobre civilizaciones en conflicto, junto con pronósticos de la supremacía china ineludible. Tales afirmaciones tienen fuerza en la medida en que reflejan la fuerte contracción del poder occidental. Pero pierden la característica más notable de la escena contemporánea: el dominio continuo de las ideas occidentales modernas. No los del liberalismo como se entendía tradicionalmente, sino mezclas de fascismo, comunismo y nacionalismo integral.

Tanto China como Rusia, rivales declarados de Occidente, se rigen por ideas que se derivan de fuentes occidentales. (Lo mismo ocurre con el nacionalismo de Narendra Modi en India y algunos movimientos islamistas). Lo que Occidente enfrenta no es el avance amenazante de civilizaciones extraterrestres, sino sus propias sombras oscuras.

La influencia formativa de las ideas occidentales en el liderazgo de China queda ilustrada por las referencias al historiador griego antiguo Tucídides que solían ser comunes entre los portavoces oficiales. China, aseguraban a los visitantes occidentales, no tenía ninguna intención de caer en la «trampa de Tucídides», la tendencia de los estados en ascenso a tratar de desalojar a los poderes establecidos de su posición dominante, lo que lleva a la guerra. Desde el cambio de Pekín a la “diplomacia del guerrero lobo”, una forma de arte de gobernar más asertiva y agresiva, algunos han cuestionado la importancia de la trampa de Tucídides en el pensamiento chino. Pero Xi Jinping lo mencionó explícitamente en una charla que le escuché dar en Beijing hace varios años. Parece haberse vuelto más seguro desde entonces.

El estudio de los clásicos occidentales se promueve activamente en las universidades chinas. Los textos a menudo se enseñan en su latín o griego original (una práctica que ya no se requiere en Princeton, donde algunos la consideran racista). La intelectualidad meritocrática de China también se destaca por tener una comprensión del pensamiento político occidental que supera la de muchos en las universidades occidentales. Se han estudiado de cerca las obras de Alexis de Tocqueville, Edmund Burke y Thomas Hobbes, así como de pensadores del siglo XX como Michel Foucault. Se ha aceptado que el jurista alemán Carl Schmitt (1888-1985) es el que tiene más que enseñar sobre el desarrollo político de China.

Schmitt ganó reconocimiento en la academia alemana al examinar la influencia de las ideas teológicas en la jurisprudencia occidental. Durante la década de 1920 ideó un conjunto de ideas en las que se podía formular y justificar la Ley de Habilitación de marzo de 1933, que estableció formalmente el régimen nazi. El derecho fue creado por decisiones políticas soberanas, y quien decidiera cuándo existía un “estado de excepción” o una crisis de régimen era el soberano. En 1932 publicó El concepto de lo político , argumentando que la política no era un diálogo entre miembros de una comunidad compartida con intereses y valores divergentes, sino una lucha entre enemigos, en otras palabras, un modo de guerra.

Schmitt se unió al Partido Nazi semanas después de su llegada al poder y se distinguió por respaldar la quema de libros por parte de autores judíos. Pero parece no haber sido lo suficientemente antisemita para sus patrocinadores nazis, y en 1936 fue acusado de oportunismo y tuvo que dimitir del partido. Al final de la guerra fue arrestado por las fuerzas aliadas y pasó un año internado. Nunca se retractó de sus teorías y las desarrolló en las décadas siguientes.

Carl Schmitt creía que el soberano debería promover la homogeneidad de un pueblo

La teoría del derecho de Schmitt no es del todo original ni necesariamente antiliberal. Una visión similar se puede encontrar en la obra de Hobbes. La diferencia está en su visión de la política y el estado. Mientras que Hobbes creía que el propósito del estado es la protección de las personas contra la violencia y la inseguridad, una posición fundamentalmente liberal, Schmitt encargó al soberano promover la homogeneidad del pueblo.

Es este aspecto del pensamiento de Schmitt el que parece ser más atractivo para el liderazgo chino. Si el estado y el pueblo son lo mismo, las minorías pueden ser reprimidas o aniquiladas en nombre de la seguridad pública. La asimilación forzada de tibetanos, kazajos, uigures y otras minorías en una cultura china han uniforme no es una opresión, sino un medio necesario para proteger al estado de las fuerzas que lo destruirían.

Las ideas del jurista alemán son adecuadas para legitimar la creciente represión de Xi. En 2020, el profesor de derecho de Beijing, Chen Duanhong, se basó en el pensamiento de Schmitt en un discurso en Hong Kong para apoyar la reciente ley de «seguridad nacional», sosteniendo que el ejercicio de la autoridad soberana de China para extinguir las libertades liberales en la ex colonia británica no es más que el Estado asegurando su futuro.

Schmitt proporciona un modelo para el nacionalismo integral de Xi. La construcción de estados-nación homogéneos no comenzó con el nacionalsocialismo. Tenía un punto de origen europeo en la Francia revolucionaria. A principios de la década de 1790, los jacobinos utilizaron una idea de la nación para aplastar un levantamiento popular en la región de Vendée, en el oeste de Francia, en una campaña de represión que puede haber costado más de 100.000 vidas. La construcción del estado-nación francés continuó en el siglo XIX a través de las instituciones de reclutamiento militar y educación nacional, erradicando la diversidad de idiomas y culturas que existían bajo el ancien régime .

La limpieza étnica se volvió fundamental para la construcción de la nación a raíz de la Primera Guerra Mundial. El colapso de los imperios austrohúngaro, otomano y Romanov permitió el surgimiento de estados-nación que afirmaban el derecho a la autodeterminación, un desarrollo reforzado por el presidente estadounidense Woodrow Wilson en el asentamiento de Versalles de 1919. Su objetivo era reconstruir Europa como una comunidad de estados-nación cívicos. Pero hubo minorías internas en muchos de estos estados, y en los años que siguieron ocurrieron grandes transferencias de población. Un gran número de personas huyó o fue expulsado: hasta 1,5 millones de griegos de Turquía y alrededor de 400.000 turcos de Grecia, por ejemplo.

El proceso continuó durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los nazis mataron a millones en los territorios que ocuparon en Europa del Este y la Unión Soviética e intentaron el exterminio completo del pueblo judío. Stalin deportó a los pueblos cuya lealtad al estado soviético desconfiaba (como los chechenos y los tártaros de Crimea) de sus países de origen a Asia central, muchos de los cuales murieron durante el viaje o poco después de su llegada.

El estado-nación es una invención occidental. El nacionalismo surgió en China hacia el final de la dinastía Qing (1644-1912) como respuesta al humillante sometimiento del país por parte de las potencias occidentales. Con el fin de conferir «características chinas» a su proyecto, Xi Jinping ha citado a Han Feizi, un aristócrata del siglo III a. C. en el reino Han y defensor de la escuela de filosofía legalista, en la que la ley se utiliza para modelar un estado centralizado fuerte.

Como en la Alemania de entreguerras, el pensamiento de Schmitt facilita un cambio hacia el totalitarismo. La distinción entre estados autoritarios y totalitarios se descarta hoy en día como una reliquia de la Guerra Fría. Sin embargo, captura una diferencia crucial entre los regímenes antiliberales. Los estados autoritarios son dictatoriales en sus métodos pero limitados en sus objetivos, mientras que los estados totalitarios intentan transformar la sociedad e inmiscuirse en todos los ámbitos de la vida humana. La Prusia de Bismarck y la difunta Rusia zarista pertenecen al primer grupo, y la Alemania nacionalsocialista y el estado soviético a lo largo de la mayor parte de su historia en el segundo. La China de Xi ha pasado a la categoría totalitaria. A través del Partido Comunista Chino de 95 millones de miembros, que celebró su centenario el 1 de julio de este año, el estado aspira a ser omnipresente en toda la sociedad.

China se representa a sí misma como un «estado-civilización» basado en las ideas confucianas de armonía social. Sin embargo, Xi rinde homenaje a Mao Zedong, quien entre 1949 y mediados de la década de 1970 arrasó con la civilización china en la búsqueda de una fea utopía occidental. El paso a un régimen autoritario más limitado que parecía estar en marcha en la época de Deng Xiaoping, quien dirigió la República Popular entre 1978 y 1989, se ha revertido y el totalitarismo se ha renovado. China es el escenario de un experimento de construcción nacional coercitiva cuyos paralelos históricos más cercanos se encuentran en la Europa de entreguerras.

La Rusia de Putin y la China de Xi a menudo se entienden como tipos de régimen similares. Hay alguna base para esto, ya que ambos son vehículos para proyectos occidentales. Lenin siempre sostuvo que la toma de posesión bolchevique continuó la tradición jacobina en la Ilustración europea. Un tipo de terror pedagógico fue una característica del estado soviético desde el momento de su fundación en 1917. Incluso después de la escisión chino-soviética en la década de 1960, Mao continuó emulando el modelo soviético occidentalizador.

Pero las diferencias entre Rusia y China hoy son profundas. La Rusia de Putin es un régimen autoritario en el que el estado, aunque violento, es débil. Su columna vertebral son los antiguos servicios de inteligencia soviéticos; pero algunos de ellos están semiprivatizados y algunos trabajan en una opaca colusión con el crimen organizado. Los ejércitos privados amorfos operan en el extranjero cercano de Rusia y otras zonas de conflicto global. La autoridad de Putin parece no ser cuestionada en el Kremlin, pero la ejerce con el consentimiento tácito de los oligarcas que a su vez dependen de su patrocinio.

Hay signos de decadencia en el régimen. Una fase anterior del putinismo en la que la población estaba controlada a través de técnicas mediáticas «posmodernas» y el manejo de la apatía ha dado paso a una que se basa más en la amenaza de la fuerza. No obstante, el control de la población por parte del estado es menos completo que en cualquier otro momento del sistema soviético hasta que comenzó su deslizamiento hacia la anarquía con las reformas liberalizadoras de Gorbachov a mediados de los años ochenta.

En 2017, el Kremlin se negó a celebrar el centenario de la Revolución Rusa y, según los informes, Putin preguntó: «¿Qué hay para celebrar?». La opinión de algunos rusos favorables al régimen de que Putin, un producto arquetípico del sistema soviético, es un líder esencialmente anticomunista no es del todo infundada. Sin embargo, las instituciones y los métodos centrales a través de los cuales gobierna son las herencias soviéticas. Los «hombrecitos verdes», por ejemplo – las fuerzas irregulares rusas que llevaron a cabo la invasión de Ucrania – estaban siguiendo la práctica bolchevique de maskirovka (engaño). Su guerra cibernética aplica una estrategia similar.

La fantasía de la revolución mundial ha sido abandonada hace mucho tiempo, junto con el objetivo de transformar la sociedad, pero el estado a través del cual gobierna Putin sigue siendo leninista en su estructura.

La creencia de que los desafíos a Occidente emanan de fuera de Occidente es una fuente de consuelo para los liberales. Se puede olvidar el papel de una generación anterior de pensadores liberales y socialistas en restar importancia al colosal costo humano del comunismo en Rusia y China. La complicidad de Occidente en los crímenes actuales se puede eludir.

El intento de borrar a los uigures como pueblo es el ejemplo más obvio de la opresión en curso en China. Confinarlos en campos de concentración, demoler sus mezquitas y cementerios, deportarlos a trabajar en fábricas (algunas de ellas, según se informa, en las cadenas de suministro de marcas occidentales) y someter a las mujeres a violaciones, abortos involuntarios y esterilizaciones son crímenes de lesa humanidad. Pero cualquier campaña en su contra pronto se enfrenta al poder económico de China, que tiene el potencial de descarrilar el mercado global que Occidente ha construido y del que ahora depende.

A pesar de que la difícil situación de los uigures se planteó en reuniones internacionales, hay poco apoyo real para ellos. En la mayoría de los países de mayoría musulmana, muchos de ellos en deuda con China, los gritos de ayuda de los uigures han sido recibidos con silencio. Un mundo en el que el hiperliberalismo coexista amigablemente con la restauración de la esclavitud bien puede ser la próxima etapa de la evolución social. Los uigures están en el lado equivocado de la historia.

La supresión de las minorías en China es instructiva porque socava una narrativa liberal consoladora: el mundo moderno se basa en la innovación científica y tecnológica, que requiere una sociedad abierta. La dictadura no solo es incorrecta, sino ineficiente e improductiva. Solo las sociedades liberales tienen un futuro a largo plazo.

China ha disipado esta leyenda. Durante el período posterior a Mao, un régimen dictatorial presidió el proceso de creación de riqueza más grande y más rápido de la historia. Como resultado del cambio de un gobierno autoritario a un gobierno totalitario bajo Xi, la innovación puede ralentizarse. Ya hay indicios de que esto puede estar sucediendo. Pero las fuerzas compensatorias en Occidente aún podrían darle a China la ventaja.

En California, se están considerando propuestas que desalentarían la enseñanza de cálculo en las escuelas secundarias. En Canadá, el plan de estudios de matemáticas “equitativo” propuesto por Ontario “reconoce que las matemáticas pueden ser subjetivas”. Deconstruir la educación de esta manera, durante una época de intensa rivalidad geopolítica en ciencia y tecnología, no parece una estrategia ganadora.

No está claro si las élites occidentales son capaces de razonar estratégicamente en este momento. Muchas de sus políticas clave son de naturaleza performativa. Los esquemas para lograr emisiones netas de carbono cero son extremadamente costosos y no evitarán el calentamiento global acelerado. Las grandes sumas se gastarían más razonablemente adaptándose al cambio climático abrupto que ya está en marcha. Pero eso exigiría un pensamiento realista, que los líderes de opinión occidentales rechazan como derrotista, si no inmoral.

Una visión del mundo que se apoderó de sectores de la intelectualidad occidental durante todo el período moderno y dominó el mundo de la posguerra fría se está desintegrando. Las historias que muestran a la humanidad evolucionando hacia valores liberales son parodias del monoteísmo en el que una lógica mítica en la historia reemplaza a una providencia redentora. Si se elimina este mito, se puede ver que el estilo de vida liberal ha sido un accidente histórico. Con el tiempo, los regímenes creados por Xi y Putin se derrumbarán. Pero si la larga deriva de la historia sirve de guía, serán sucedidos por la anarquía y nuevos despotismos.

Si bien el liberalismo occidental puede haber desaparecido en gran medida, las ideas occidentales antiliberales están dando forma al futuro. Occidente no está muriendo sino vivo en las tiranías que ahora lo amenazan. Incapaces de captar esta realidad paradójica, nuestras élites se quedan mirando sin comprender cómo el mundo que han dado por sentado se desliza hacia las sombras.

John Gray (1948), exprofesor de Teoría Política en Oxford y de Pensamiento Europeo en la London School of Economics and Political Science, hace un análisis de la compleja geopolítica de hoy. En el ensayo titulado The West isn’t dying – its ideas live on in China -El Occidente no esta muriendo, sus ideas viven en China- , el escritor e intelectual británico describe las posiciones de los líderes en el gran tablero político mundial.

FUENTE: https://www.newstatesman.com/politics/2021/07/west-isn-t-dying-its-ideas-live-china

Dossier Geopolitico en RT: 

Una extensa entrevista a Carlos Pereyra Mele en el Noticiero central de RT en vivo y directo mientras se desarrollaba la primera jornada del 76° Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York.

Analizando algunas de las exposiciones en el recinto…: Hablamos de Jair Bolsonaro; Hablamos de Joe Biden; Hablamos de Ivan Duque