Geopolitica del Cáucaso. Compleja región, como compleja y poco entendible para muchos la posición oscilante de Turquía (y su «hermanito» menor, Azerbaiyán), que bascula entre «occidente» y el polo euroasiático; hoy el posicionamiento de Turquía no se lo puede analizar en términos de su política exterior sino lo hacemos en el marco regional y la reciente cumbre trilateral de Teherán (Rusia-Turquía-Irán) y el entorno euroasiático  que lo expresa la OCS donde Turquía participa como socio en el diálogo y ahora ha pedido su participacion como socio pleno. Turquía con su pretendida autonomía estratégica juega duramente y hasta peligrosamente para encontrar su lugar para sus interese en el mundo multipolar euroasiático,

¿PUEDE IRÁN EMPUJAR A RUSIA A LA ACCIÓN EN EL SUR DEL CÁUCASO?

El aliado mutuo de Moscú y Teherán, Armenia, está sintiendo la presión del asalto a su soberanía de Azerbaiyán respaldado por la OTAN. Está en los intereses geopolíticos y de seguridad de ambos países no permitir que Ereván caiga

Yeghia Tashjian  18 de septiembre

La última agresión de Azerbaiyán contra Armenia no sorprende a los observadores del sur del Cáucaso. Los ataques de Bakú a varias provincias a lo largo de la frontera oriental de Armenia la semana pasada siguen a la “guerra de palabras” del presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, contra Ereván, declarando abiertamente sus ambiciones de anexar el territorio armenio del sur colindante con Irán. Si bien ambas partes se culpan mutuamente por las provocaciones que han dejado cientos de muertos, estos enfrentamientos militares representan la peor violencia entre los dos países desde la guerra de Nagorno-Karabaj de 2020, que terminó a favor de Azerbaiyán. Bakú justificó su agresión con el argumento de que Armenia no había firmado un tratado de paz que reconociera la «integridad territorial» de Azerbaiyán (es decir, que reconociera a la región predominantemente armenia de Nagorno-Karabaj como parte de Azerbaiyán) o proporcionado un «corredor» en el sur que conectará Azerbaiyán a su enclave de Najichevan. Los medios de comunicación y parlamentarios azerbaiyanos como Ziyafat Asgarov y Elman Mammadov comenzaron a pedir el establecimiento de “zonas de seguridad” y “zonas de amortiguamiento” dentro del territorio armenio, con el objetivo de neutralizar al ejército de este último y establecer el “corredor” propuesto dentro de Armenia. El 10 de septiembre, el ministro de Defensa de Azerbaiyán ordenó a su ejército que mantuviera la preparación para el combate para “reprimir cualquier provocación armenia”. Tres días después, Azerbaiyán lanzó una agresión a gran escala en la frontera oriental de Armenia utilizando fuerzas especiales, drones de fabricación israelí y turca y ataques de artillería contra objetivos militares y civiles por igual. Las fuerzas azerbaiyanas también ocuparon posiciones estratégicas cerca de la frontera sur de Armenia. Vale la pena mencionar que los ataques de artillería de Azerbaiyán también tuvieron como objetivo a los guardias fronterizos rusos en la región de Gegharkunik en la frontera con Rusia, lo que los obligó a retirarse cuando sus instalaciones y vehículos fueron atacados intensamente. Entonces, lo que ha sorprendido a muchos observadores, sobre todo en Armenia, es la respuesta pasiva de Rusia a esta ronda de enfrentamientos fronterizos. Ereván es miembro del pacto de defensa liderado por Rusia, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (CSTO), que se ha negado a intervenir y acudir en ayuda de Armenia.

Los cambios geopoliticos y el equilibrio de poder

 A pesar de las disputas territoriales muy locales entre Armenia y Azerbaiyán, su conflicto no debe verse como una rivalidad ordinaria entre dos estados vecinos. Estos enfrentamientos, de hecho, tienen una importancia geopolítica tanto a nivel regional como internacional, y están determinados por los acontecimientos actuales en Ucrania y alrededor de Irán. A principios de septiembre, Rusia experimentó reveses militares en Ucrania, cuando los estados miembros de la OTAN inundaron el ejército ucraniano y las milicias voluntarias con armas pesadas, suministros y asistencia. Apuntando a los puentes en las zonas controladas por los rusos y bloqueando las rutas de suministro, las fuerzas rusas se vieron obligadas a retirarse para evitar ser rodeadas y abrumadas. Cuando las fuerzas ucranianas recuperaron ciudades estratégicas clave, alimentaron la percepción occidental de una victoria táctica sobre Moscú. Aunque es improbable que operaciones militares tan pequeñas decidan el resultado de la guerra, como se vio en las contraofensivas rusas en los días siguientes, la opinión era que Moscú estaría indefinidamente atrapado en el “barro ucraniano”. Aprovechando los reveses percibidos de Rusia en Ucrania y la necesidad desesperada de la Unión Europea (UE) de suministros alternativos de gas, Azerbaiyán se congració con ambas partes: llegó a un acuerdo de gas con la UE, continuó con las transferencias de armas a Ucrania y abrió negociaciones con Moscú para obtener el «estatus de observador» en la Unión Económica Euroasiática (EAEU) liderada por Rusia.

La dependencia de Rusia de Turquía

Otros cambios geopolíticos regionales han dado a Azerbaiyán la impresión de que tiene las manos libres para ejercer una presión adicional sobre Armenia, en particular la “coopetencia” ruso-turca. Si bien esta relación asimétrica claramente alguna vez se inclinó fuertemente a favor de Moscú, la actual crisis de Ucrania y las crecientes tensiones de Ankara con Washington han recalibrado ese equilibrio, posiblemente a favor de Turquía. La dependencia política de Moscú llega en un momento en que Turquía se percibe a sí misma como un socio igualitario en los asuntos regionales que incluyen a Siria, Libia y el sur del Cáucaso. El presidente ruso Vladimir Putin puede tener otro obstáculo por delante: las elecciones presidenciales y generales de Turquía de 2023 amenazan con derrocar al presidente Recep Tayyip Erdogan a favor de la oposición más inclinada a la OTAN, lo que podría poner patas arriba todos los acuerdos regionales negociados entre Turquía y Rusia. Es dentro de estos contextos que Rusia se ha mostrado renuente a ayudar a su principal aliado en el sur del Cáucaso, Armenia, que está bajo constante fuego y presión tanto de Bakú como de Ankara. La vacilación de Putin para apoyar a Ereván también puede deberse a su desconfianza hacia la administración armenia existente. Algunos expertos rusos creen que Ereván se está comprometiendo discretamente con Occidente para firmar un «tratado de paz» con Azerbaiyán que eliminará a las fuerzas de paz rusas estacionadas en Nagorno-Karabaj desde el final de la guerra de 2020. Ereván niega tales acusaciones, mientras que muchos funcionarios del gobierno se sienten abandonados por Moscú para enfrentar solos el asalto turco-azerbaiyano. Supuestamente, es una de las razones detrás de la visita apresurada de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU., Nancy Pelosi, a Armenia el 17 de septiembre: para promover un tratado de paz negociado por EE. enfrentar a Irán y Rusia.

Irán se niega a ser «cercado»

Irán ha enviado ocasionalmente advertencias a Azerbaiyán de que su frontera con Armenia es una línea roja. En este sentido, Teherán tiene preocupaciones tanto geopolíticas como geoeconómicas que reflejan sus prioridades regionales e internas, una de las cuales es el “corredor” en disputa. Si bien la novena cláusula de la declaración de alto el fuego de Nagorno-Karabaj firmada el 9 de noviembre de 2020 entre Armenia, Azerbaiyán y Rusia dice que Ereván proporcionará una ruta de transporte para conectar Najicheván con la República de Azerbaiyán por razones comerciales, no menciona la palabra «corredor.» El corredor geoestratégico de Zangezur entre Irán y Armenia Bakú, sin embargo, ha interpretado agresivamente esta cláusula como un derecho al “Corredor de Zangezur”, una región armenia fronteriza con Irán que separa geográficamente a Azerbaiyán de la República Autónoma de Nakhchivan. Pero, al impulsar esta narrativa centrada en el estado de un «corredor», Bakú no solo está violando la declaración trilateral, sino que amenaza con violar la integridad territorial de la frontera de Armenia con Irán, lo que podría allanar el camino para las aspiraciones pan-turcas en el norte de Irán . Esto tendría graves consecuencias geoeconómicas para Teherán, ya que perdería su papel de tránsito en la región, algo que las autoridades iraníes se toman muy en serio. En declaraciones a The Cradle, el Dr. Ehsan Movahedian, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad ATU en Teherán, dijo que el acceso al corredor de Azerbaiyán cuenta con el apoyo de la OTAN (incluida Turquía) e Israel. El Dr. Movahedian lo llama «el corredor Turanic de la OTAN», que no solo tiene como objetivo contener a Irán sino también a otras potencias euroasiáticas como Rusia y China. El académico iraní argumenta que, económicamente, la ruta también es una amenaza directa para el corredor Norte-Sur y amenaza con reemplazar los gasoductos iraníes a Nakhchivan con gasoductos de Azerbaiyán y Asia Central. Esto dejará a Irán sin su papel crucial de comercio y tránsito de energía en la región.

Planes pan-turcos en toda Asia

Los iraníes creen que, en el futuro, Ankara puede tomar medidas provocativas para impedir la exportación de productos iraníes a través de Turquía. Si pierde su frontera con Armenia, el comercio de Irán con Europa y Eurasia estará a merced de las rutas comerciales turcas y azerbaiyanas. Esto, a su vez, reforzará la influencia económica y política de Ankara y Bakú sobre Teherán, allanando el camino para los movimientos secesionistas pan-turcos en el norte de Irán. El Dr. Movahedian dice que la creación de este corredor podría movilizar las aspiraciones pan-turcas no solo en el norte de Irán, sino también aumentar el apoyo de Turquía y la penetración de la OTAN en el norte del Cáucaso y Asia Central, extendiéndose a las poblaciones uigures en la provincia china de Xinjiang. De manera reveladora, muchos medios de comunicación azerbaiyanos han pedido el establecimiento de movimientos secesionistas azeríes en el norte de Irán. Estas narrativas están respaldadas por diplomáticos israelíes, lo que se espera, dados los estrechos lazos de colaboración entre Bakú y Tel Aviv. Los sitios web de Azerbaiyán también han planteado la posibilidad de que Bakú pueda ofrecer su espacio aéreo para que los aviones israelíes entren en territorio iraní o envíen unidades especiales israelíes a Irán.

¿Irán presionará a Rusia a que actúe?

Si bien Irán tradicionalmente ha apoyado la integridad territorial de Azerbaiyán, incluso en disputas con su aliado cercano Armenia, Teherán no puede permanecer pasivo viendo a su vecino del norte sitiado y abrumado de manera efectiva por Turquía, Azerbaiyán y sus aliados. La pérdida de Armenia como estado amortiguador disuasorio contra el proyecto Pan-Turkic será catastrófica para la integridad territorial de Irán. Existe una clara agenda occidental para aislar a Irán y limitar su influencia en Asia Occidental. El silencio de Irán en el sur del Cáucaso se traducirá en una señal de debilidad y puede tener un efecto dominó en la región en general. Lo que se necesita ahora es otro Qassem Suleimani, el difunto jefe de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI) que voló personalmente a Moscú y convenció al presidente Putin para que interviniera en Siria, evitando el colapso total del estado. Irán, el único socio regional de Armenia, debe convencer a Rusia de que sus objetivos energéticos a corto plazo en el sur del Cáucaso y su política de apaciguar a Turquía pueden resultar contraproducentes para Moscú al convertir a Armenia en otra Ucrania. Por lo tanto, Rusia debe trazar sus líneas rojas en la región y evitar el establecimiento de este proyecto pan-turco. Desconfiado de la orientación «pro-occidental» de la administración armenia, Moscú ha asumido hasta ahora una postura pasiva, lo que a su vez ha contribuido a los sentimientos anti rusos en Ereván, y muchos cuestionan la eficacia de la alianza militar CSTO. Washington se está aprovechando al máximo de estos sentimientos al enviar a Pelosi a Armenia en una muestra de “apoyo al país”. Estados Unidos está ansioso por una solución diplomática a la crisis, no en apoyo de Armenia, sino para avanzar en un «tratado de paz» entre Ereván y Bakú, con la intención final de expulsar a los rusos de esta crítica arena geopolítica. Armenia está atrapada en el fuego cruzado de una intensa competencia entre grandes potencias, actuando como el único obstáculo natural contra las aspiraciones pan-turcas. Si las ambiciones regionales de Aliyev y Erdogan no se detienen, la carnicería etnonacional se expandirá más allá del sur del Cáucaso, lo que le viene muy bien a EE. UU.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.