“Que tus planes sean oscuros e impenetrables como la noche, y cuando te muevas, caiga como un rayo”.

― Sun Tzu, El arte de la guerra

Por Guillermo Schryver

Hace setenta y nueve años, lo que podría decirse que fue la batalla más grande de la Segunda Guerra Mundial, tuvo lugar aproximadamente en la misma área donde las batallas se repiten hoy.

A lo largo de un amplio frente en el este de Ucrania y el suroeste de Rusia, que se extiende desde Bryansk en el norte hasta Izyum en el sur, las fuerzas alemanas y soviéticas se enfrentaron en el verano de 1943, con un bulto sustancial en las líneas en el área alrededor de Kursk. Fue este bulto el objetivo de los comandantes alemanes para envolverlo y destruirlo.

La campaña comenzó en la primera semana de julio con una contraofensiva alemana masiva y continuó durante varias semanas. Participaron varios cientos de miles de soldados y miles de tanques y vehículos blindados, con maniobras y contramaniobras masivas sobre un amplio paisaje de bosques, campos y colinas onduladas.

Mucho se ha escrito y podría escribirse sobre la conducción de esta batalla, pero este ensayo se centrará en un aspecto de la campaña que no tenía precedentes: fue la primera batalla en la que los conceptos soviéticos de maskirovka se incorporaron agresivamente en cada etapa de la planificación. y ejecución de sus operaciones.

Maskirovka es una palabra rusa que significa literalmente “enmascarar” o “disfrazar”, pero en el contexto de la doctrina militar rusa, incorpora un amplio espectro de acciones diseñadas para engañar al enemigo con respecto a las fortalezas, debilidades, disposición de las fuerzas e intenciones de aquellos. efectivo.

En su expresión más simple, se hace eco del famoso dicho de El arte de la guerra de Sun Tzu :

«Toda guerra se basa en el engaño. Por lo tanto, cuando somos capaces de atacar, debemos parecer incapaces; al usar nuestras fuerzas, debemos parecer inactivos; cuando estamos cerca, debemos hacer creer al enemigo que estamos lejos; cuando estamos lejos, debemos hacerle creer que estamos cerca”.

En el verano de 1943, el ejército soviético era la fuerza más poderosa en comparación con la Wehrmacht. Por esta razón, Stalin presionaba agresivamente a sus generales para que pasaran a la ofensiva. Pero los comandantes soviéticos, conscientes de los preparativos alemanes para una gran contraofensiva, argumentaron en contra de esta estrategia. El 8 de abril de 1943, el comandante general Georgy Zhukov le escribió a Stalin:

“Considero que no es conveniente que nuestras tropas lancen una ofensiva preventiva en un futuro próximo. Sería mejor para nosotros desgastar al enemigo en nuestras defensas, destruir sus tanques, traer nuevas reservas y acabar con su agrupación principal con una ofensiva general”.

Glantz, David M., El engaño militar soviético en la Segunda Guerra Mundial, pág. 148

Los principales comandantes soviéticos se apresuraron a ir a Moscú para defender su caso ante Stalin en una reunión el 12 de abril. El general Shtemenko, primer adjunto del Departamento de Operaciones, escribió más tarde:

“En última instancia, se decidió concentrar nuestras fuerzas principales en el área de Kursk, desangrar a las fuerzas enemigas aquí en una operación defensiva y luego cambiar a la ofensiva y lograr su destrucción completa”.

Ibíd., pág. 148

El truco iba a ser reunir y ocultar las fuerzas para el contraataque previsto dentro de los preparativos defensivos de todo el frente, para dar a los alemanes la impresión de que se habían debilitado considerablemente y, por lo tanto, asumían una postura puramente defensiva hasta su ofensiva. el potencial podría ser reconstituido.

Tenga en cuenta que, hasta este punto de la guerra, los soviéticos nunca habían emprendido una ofensiva de verano y, por lo tanto, su aparente paso a la defensiva en el verano de 1943 fue totalmente consistente con la práctica anterior.

Su empleo de maskirovka sería de suma importancia en sus preparativos.

“… el personal preparó planes detallados de maskirovka que incluían el ocultamiento de los preparativos, la creación de concentraciones de tropas falsas, la simulación de redes de radio y centros de comunicaciones falsos, la construcción de instalaciones aéreas falsas y aeronaves falsas, y la difusión de rumores falsos a lo largo del frente y en el zona de retaguardia enemiga. Estos planes enfatizaron el movimiento secreto de reservas, preparativos ocultos para contraataques y contraataques, y ubicaciones ocultas de puestos de mando y sitios de comunicaciones”.

“Para engañar al extenso reconocimiento aéreo alemán… los comandantes del ejército establecieron 15 aeródromos falsos, completos con maquetas de aeronaves, pistas de aterrizaje, torres de control y refugios para aeronaves, e instalaron numerosas maquetas de tanques para simular áreas de reunión blindadas. Los aviones alemanes respondieron bombardeando estos falsos aeródromos nueve veces”.

Ibíd., pág. 152

El teniente general IS Konev describió la situación:

“El enemigo pensó que nos estábamos preparando solo para una batalla defensiva. Al poseer una gran cantidad de tanques y armas de un nuevo tipo, los alemanes esperaban que fuera imposible detenerlos.

“Así, mientras el enemigo se preparaba, nos preparamos. Lo principal no era ocultar el hecho de nuestros preparativos, sino más bien la fuerza y ​​los medios, el concepto de batalla, el momento de nuestra contraofensiva y la naturaleza de nuestra defensa. Muy probablemente fue la única ocasión sin precedentes en la historia militar, cuando el lado fuerte, teniendo las capacidades para la acción ofensiva, pasó a la defensa. 

Ibíd., pág. 154, énfasis añadido

Tanques y tropas alemanas avanzan cerca de Kursk – 1943

Además de enmascarar los preparativos y concentraciones de la fuerza, una vez que había comenzado la batalla, los soviéticos emplearon movimientos ofensivos sustanciales en otras áreas del frente para alejar a las fuerzas alemanas del objetivo principal de la principal contraofensiva soviética:

“La ausencia de cualquier elemento importante de estas fuerzas panzer prácticamente condicionaría el éxito soviético. La solución soviética fue atraer estas unidades a otros sectores del frente. La experiencia había demostrado que las simulaciones o las fintas simples podrían no servir para este propósito. Lo que se requería eran preparativos ofensivos a gran escala, si fuera necesario a la vista de la inteligencia alemana, y ofensivas de fuerza y ​​credibilidad suficientes para atraer y bloquear esas reservas operativas alemanas hasta que se produjera el daño necesario en el sector estratégico clave…”

Ibíd., pág. 174

¿Y cuál era el “sector estratégico clave”? Bueno, irónicamente, la gran batalla blindada que se desarrolló en las cercanías de Kursk se desarrolló como una distracción del principal objetivo soviético: derrotar y conquistar el lugar principal del poder alemán en Kharkov y sus alrededores.

“La sorpresa fue esencial para que las fuerzas soviéticas lograran la victoria alrededor de Belgorod y Kharkov, y la sorpresa tenía que ser producto de la maskirovka. Los soviéticos aplicaron maskirovka en todas sus variadas formas para engañar a los alemanes con respecto al momento, la fuerza, la forma y la ubicación del principal contraataque soviético”.

Ibíd., pág. 174

Tanques y tropas soviéticas en Kursk – 1943

Bueno, una descripción completa de la elaborada maskirovka empleada en la Batalla de Kursk está más allá del alcance de este artículo. Simplemente quería presentar y desarrollar algunos de sus aspectos fundamentales para sugerir posibles paralelismos entre lo que se hizo entonces y lo que está sucediendo ahora en Ucrania.

Ha habido mucho júbilo exultante entre los partidarios de Ucrania, y angustiado retorcimiento de manos entre los partidarios de Rusia, que de alguna manera las fuerzas rusas fueron «sorprendidas» y «humilladas» por la reciente contraofensiva ucraniana cerca de Kharkov.

Por lo tanto, permítanme ser perfectamente claro: la idea de que el alto mando ruso no vio venir esto es, en mi estimación segura, completamente absurda .

Observaron sus preparativos en el transcurso de muchas semanas. Sabían que gran parte del equipo proporcionado por la OTAN enviado a Ucrania desde el muelle aún no se estaba utilizando en la batalla y, en cambio, se había desviado y acumulado para proporcionar la columna vertebral de la potencia de fuego para un eventual contraataque.

También sabían que un número considerable de los cuadros restantes de soldados profesionales ucranianos habían sido retirados del frente para formar el núcleo de este ataque, y que estaban siendo complementados con una infusión significativa de «voluntarios extranjeros».

Sabían que la flor y nata de los miles de nuevos reclutas ucranianos habían sido enviados a Polonia y Gran Bretaña para un entrenamiento rápido de acuerdo con los estándares de la OTAN.

Sabían que los comandantes de la OTAN habían asumido efectivamente el mando operativo de esta fuerza y ​​estaban tomando las decisiones sobre cuándo y dónde se desplegaría.

Y ciertamente sabían que, debido a que esta fuerza no estaba presente en la región de Kherson para el contraataque limitado que tuvo lugar allí a principios de agosto, las operaciones del sur eran casi con seguridad una desviación del objetivo principal, que estaría en Kharkov. región.

De hecho, a medida que la verdadera naturaleza de los eventos de las últimas dos semanas se vuelve más clara, ahora es posible ver que los rusos actuaron deliberadamente para proporcionar a los comandantes de la OTAN de esta fuerza ucraniana reconstituida algunos frutos al alcance de la mano para sangrar a sus no probados. ejército, y proporcionarle una victoria que no solo reforzaría su confianza en el campo de batalla, sino que, lo que es más importante, serviría para propósitos políticos esenciales en un momento en que el apoyo público occidental estaba decayendo en un grado muy perceptible.

Más importante aún, desde la perspectiva rusa, proporcionar a los comandantes de la OTAN una tentación que no podrían resistir atraería a este nuevo ejército al campo de batalla abierto donde podría ser aislado y finalmente destruido.

Por lo tanto, los rusos comenzaron, hace varias semanas, a retirar todo menos una fuerza simbólica del área que contiene las ciudades de Balakliya, Kupyansk e Izyum, presentando así una oportunidad irresistible para los comandantes de esta OTAN entrenados, equipados y OTAN. -Fuerza dirigida para demostrar, como ellos lo imaginan, la superioridad de la guerra de armas combinadas occidental.

El ataque posterior logró un éxito aparentemente extraordinario contra el relativo puñado de milicianos de Donbass y las tropas de Rosgvardia que quedaron para defender Balakliya y Kupyansk. Los ucranianos y sus tropas de choque de «voluntarios extranjeros» avanzaron en su mayoría sin oposición y ocuparon una propiedad bastante importante que se extendía hasta el río Oskil.

Se han producido relativamente pocas peleas de soldado contra soldado. De hecho, los informes ucranianos pregonaron eufóricamente el hecho de que el avance ucraniano ni siquiera podía seguir el ritmo de la retirada rusa.

La “gloriosa victoria” de este cuasi ejército de la OTAN ha lanzado, al menos por el momento, la narrativa de los medios occidentales a un espasmo de triunfalismo sin precedentes.

Los informes delirantes de cientos de tanques abandonados, miles de bajas y decenas de miles de soldados rusos capturados están circulando ampliamente, creídos voluntariamente por aquellos cuyos prejuicios los encuentran agradables.

Los monos de los think-tanks occidentales y los generales retirados a sueldo se mueven de un estudio de noticias convencional a otro soltando tonterías fantásticas sobre la próxima liberación del Donbass, luego Crimea, seguida de la destitución de Putin y llevarlo ante un tribunal en La Haya.

Y si eso no fuera suficiente, muchos incluso han comenzado a discutir abiertamente la quimera occidental largamente deseada de desmantelar Rusia por completo; dividiéndolo en una docena o más de repúblicas más pequeñas que luego se alinearán obedientemente con el resto del «orden mundial basado en reglas».

Es todo bastante impresionante de contemplar.

Pocos parecen ser conscientes de que el ejército triunfante que avanzó hacia el vacío de poder que los rusos crearon para ellos ha sido atacado continuamente por fuego de artillería de largo alcance y ataques aéreos, que ya han infligido casi un 20 % de bajas a la fuerza relativamente expuesta.

Pocos parecen apreciar que el ritmo del avance inicialmente rápido ahora se ha detenido efectivamente, atrapado entre el río Oskil al este y el Seversky-Donets al sur, y ha demostrado ser incapaz de lograr un éxito apreciable contra las concentraciones de Fuerzas rusas que ahora encuentra al otro lado de esos ríos.

Y nadie parece estar haciendo la pregunta más pertinente: ¿Qué harán los rusos a continuación?

Parece haber una suposición generalizada de que esta aparente «victoria» en el campo de batalla ha sido tan humillantemente completa que los rusos se han arruinado; psicológicamente roto; que ya no son capaces de operar; que ahora son una turba golpeada y temblorosa de «orcos» asustados que esperan nerviosamente el próximo tren de regreso a donde sea que hayan venido.

Aquellos que aplauden mientras el desfile de la victoria recorre las calles de Kiev, Londres y Washington parecen haber olvidado que la «operación militar especial» de Rusia hasta este momento ha empleado una pequeña fracción de su capacidad militar, y que el objetivo ruso, desde el principio, no ha sido conquistar territorio, per se , sino destruir completamente las capacidades militares ucranianas .

Creo que los partidarios de Ucrania podrían estar participando en una orgía de exaltación prematura.

Estoy convencido de que los acontecimientos de las últimas semanas se han orquestado en gran medida de acuerdo con los objetivos finales de Rusia.

Estoy convencido de que los rusos siguen siendo maestros en el arte de la maskirovka, y que los maestros del imperio en Bruselas, Londres y Washington, como siempre lo han hecho, continúan subestimando la perspicacia estratégica, las capacidades operativas y el ingenio inteligente de Rusia.

Incluso cuando los comandantes de la OTAN en Kiev chocan sus copas de champán llenas hasta el borde con Dom Perignon saqueado y se felicitan mutuamente por un plan brillantemente concebido y ejecutado por sus expertos; sospecho firmemente que el otro golpe está a punto de caer y esto cuando suceda, lo espero ver caer como un rayo sobre sus cabezas injustificadamente henchidas.

Traducción: Carlos Pissolito

PUBLICADO EN https://imetatronink.substack.com/p/fall-like-a-thunderbolt?s=08 REPRODUCIDO EN https://espacioestrategico.blogspot.com/2022/09/caer-como-un-rayo-maskirovka-es-una.html

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.