¿Qué es Karakalpakstán, la república autónoma uzbeka?

por Mencía Montoya Barreiros

Karakalpakstán supone un tercio del territorio de Uzbekistán, pero menos de una décima parte de su población. La distingue el grado de autonomía y el derecho constitucional a la independencia, que sigue sin ejercer por su relación con el Gobierno central y la poca fuerza del independentismo

La República de Karakalpakstán es un territorio que, junto a doce provincias y a la ciudad de Taskent, componen Uzbekistán. Pese a ocupar un tercio del país, en ella vive menos del 6% de la población, casi dos millones de personas, de las cuales más de 300.000 habitan en su capital, Nukus. Debido a la desertificación de una de sus mayores fuentes de ingresos, el mar de Aral, Karakalpakstán depende en gran medida del Gobierno central. Aun así, se distingue por su grado de autonomía y el derecho constitucional a la independencia, que el presidente Shavkat Mirziyoyev ha pretendido retirar.

De Gengis Kan a Stalin

Por Karakalpakstán pasaron desde civilizaciones centroasiáticas antiguas en la región histórica de Corasmia, hasta el Imperio mongol de Gengis Kan en el siglo XIII. Los primeros rastros de una comunidad se remontan al siglo XVI, con el asentamiento de pueblos nómadas túrquicos de pastores y pescadores. Su ubicación junto al mar de Aral y la desembocadura del río Amu Daria la hizo una región fértil y próspera, y también la colocó en el centro de la Ruta de la Seda china. Con la expansión del Imperio ruso, desde 1873 pasó a estar bajo dominio zarista.

No obstante, el territorio actual de Karakalpakstán se remonta al auge y caída de la URSS. Con cierta autonomía formal, primero fue una región más, después formó parte de la república socialista rusa y desde 1936 pasó a la uzbeka. Tras la descomposición soviética, Karakalpakstán volvió a reincorporarse en Uzbekistán en 1993, con la condición de conservar un estatus especial como república autónoma. De ese modo, la nueva Constitución uzbeka le reconoció esa autonomía, incluida una carta magna propia, y el derecho de secesión mediante referéndum.

Algodón, petróleo y el auge del ecoturismo 

La actividad económica tradicional de Karakalpakstán ha sido la pesca en el mar de Aral. Sin embargo, la política agrícola soviética desde los años sesenta y el cambio climático lo han reducido a mínimos. Desde entonces, Karakalpakstán depende de la exportación de materias primas como el algodón e hidrocarburos. La presencia de recursos naturales en zonas antes sumergidas en el mar de Aral también han atraído inversión extranjera, que en 2020 alcanzó los 64,6 millones de dólares. Sin embargo, el territorio aún depende económicamente del Gobierno en Taskent.

Pese a sus consecuencias para la economía y la salud de sus habitantes, la desertificación del mar de Aral también ha dado paso a una nueva fuente de ingresos: el ecoturismo. Atraídos por la excepcionalidad del caso, unos 200.000 ecoturistas visitaron Karakalpakstán en 2021. Otras atracciones son el lago Sudochie, el pueblo de Urga o la llanura de Ustyurt.

¿Un derecho de secesión frustrado?

Con todo, el grado de autonomía ha sido clave para conciliar las diferencias étnicas y lingüísticas entre Uzbekistán y Karakalpakstán. Un tercio de la población de este territorio es de etnia karakalpakia, similar a la kazaja, y su idioma oficial además del uzbeko es el karalpako. Además, Karakalpakstán cuenta con instituciones y una administración territorial propia, negocia sus competencias con el Ejecutivo y tiene representantes en los poderes centrales.

Según acordaron ambas partes, el posible referéndum de independencia de Karakalpakstán sería veinte años después de la firma de la Constitución, pero no se ha celebrado. El independentismo no cogió fuerza con la represión del Gobierno del presidente Islom Karímov (1990-2016) y por el legado soviético de las competencias centrales y regionales.

Sin embargo, el presidente desde 2016, Shavkat Mirizoyev, sugirió unas reformas que eliminarían la soberanía y el derecho a la independencia de Karakalpakstán, en un intento de apelar a nacionalistas uzbekos de cara a su reelección en 2021. Al intentar ponerlas en marcha, provocó en julio de 2022 una serie de protestas inéditas contra el régimen autoritario, que declaró estado de emergencia. Las revueltas dejaron al menos dieciocho muertos que reconoce el Gobierno y cientos de heridos y detenidos. Como respuesta, Mirizoyev ha descartado llevar a cabo estos cambios constitucionales.

Mencía Montoya Barreiros

Madrid, 2000. Grado en Relaciones Internacionales por la Universidad King’s College London y Máster en Geopolítica y Estudios Estratégicos por la Universidad Carlos III. Interesada en seguridad internacional, Oriente Próximo, el Sahel y la naturaleza de conflictos actuales.

El Orden Mundia y Dossier Geopolitico

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.