Un excelente artículo de Bhadrakumar sobre el mundo posoccidental que se vislumbra en el foro noratlantista de la Conferencia de Seguridad de Múnich celebrada en la ciudad bávara hace 10 días. Conceptualmente en la misma dirección, va el artículo de Jalife Rahme aparecido en Sputnik el 21/02 titulado “Mundo posoccidental de la Conferencia de Seguridad de Múnich contra China y Rusia”, La conferencia mostró la fractura de EEUU con Francia y Alemania y la pérdida de rumbo de la OTAN. Sugerente fue el comentario del embajador alemán Wolfgang Ischinger, uno de los jerarcas de la Conferencia , “podemos entonces estar al borde de la era posoccidental, en la que actores no-occidentales reconfiguran los asuntos internacionales, seguido aun en detrimento de precisamente aquellos marcos multilaterales que formaron el cimiento del orden internacional liberal desde 1945”.  Sin dudas el centro de gravedad económico y político en el orden mundial y la ecuación de poder resultante se está alejando inexorablemente de occidente. A. Mitre Dossier Geopolitico

Un mundo que ya no está formado por las potencias atlánticas por M. K. BHADRAKUMAR

La conferencia anual de seguridad de Munich la semana pasada (14-16 de febrero) resultó ser un evento icónico, comparando con el que se celebró en la misma ciudad bávara el 10 de febrero de 2007, donde en un discurso profético el presidente ruso Vladimir Putin había criticado al mundo orden caracterizado por la hegemonía global de los Estados Unidos y su “uso casi incontenible de la fuerza en las relaciones internacionales”.

Si el discurso de Putin en Munich fue profético sobre una nueva Guerra Fría entrante y el aumento de las tensiones en las relaciones de Rusia con Occidente, trece años después, en el evento de la semana pasada, fuimos testigos de los lazos transatlánticos que se desarrollaron a través de las dos guerras mundiales en El siglo pasado y florecido en un sistema de alianza de pleno derecho han llegado a una encrucijada.

Grietas profundas han aparecido en la relación transatlántica. En un discurso de apertura extraordinario, el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier, una excelencia de la diplomacia europea, acusó a Washington de “rechazar la idea de una comunidad internacional”.

Steinmeier reconoció que no hay retorno a los días felices de una estrecha asociación transatlántica, ya que Europa y los Estados Unidos se están alejando el uno del otro. Advirtió: “Si el proyecto europeo falla, las lecciones de la historia alemana se pondrán en tela de juicio”.

Dicho esto, Steinmeier tampoco defendió que Europa pudiera hacerlo solo. Más bien, “solo una Europa que pueda y quiera protegerse de manera creíble podrá mantener a los Estados Unidos en la alianza”.

Pero lamentó que “Europa ya no es tan vital para los EE. UU. Como solía ser … Debemos protegernos de la ilusión de que el interés cada vez menor de los Estados Unidos en Europa se debe únicamente a la administración actual … Porque sabemos que este cambio comenzó hace un tiempo y continuará incluso después de esta administración “.

El tema de la independencia europea (Europa convirtiéndose en un poder soberano, estratégico y político) fue también el leitmotiv de un discurso del presidente francés Emmanuel Macron, quien trajo un dinamismo raro al debate europeo, luchando enérgicamente por una política exterior y de seguridad europea común. Los responsables políticos alemanes han firmado un amplio acuerdo con la idea de Macron de que Europa debe hacerse cargo de su propio destino.

En contraste, el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, había insistido anteriormente en que la conversación sobre la desaparición de Occidente es “extremadamente exagerada” y, de hecho, “Occidente está ganando”. Estamos ganando colectivamente. Lo estamos haciendo juntos “.

Mientras tanto, dos subtramas que siguieron apareciendo en las discusiones fueron, una, la relevancia continua del multilateralismo en el sistema internacional y, dos, una profunda ansiedad por el entorno de seguridad global actual.

Steinmeier enmarcó las preocupaciones con dureza, diciendo: “La idea de comunidad internacional no está pasada de moda”, y agregó que “retirarse a nuestros depósitos nacionales nos lleva a un callejón sin salida, a una edad oscura”.

En general, estos fuertes intercambios entre los europeos y algunos de la delegación estadounidense confirmaron, más que nunca, la debilidad y la desunión de Occidente. Un informe en el Político con fecha de Munich señaló: “Las dos partes no están muy separadas en las grandes preguntas que enfrenta Occidente (amenazas de Rusia, Irán, China), están en universos paralelos”.

Una cuestión importante que dividió a Munich fue China. Ni Pompeo ni el secretario de Defensa, Mark Esper, dejaron ninguna duda de que Washington considera que China es una fuerza nefasta en el mundo, que representa una amenaza significativa a largo plazo. Pero esa opinión no es compartida por muchos países de la UE. La pregunta subyacente es qué postura debería adoptar la alianza occidental hacia China, que es fundamental y tiene consecuencias de largo alcance. Europa está profundamente preocupada por las consecuencias que el rechazo de Beijing tendría sobre el comercio y la inversión.

En la conferencia se hizo evidente que no había aceptación de la petición de Pompeo de que China es el nuevo enemigo. Su advertencia contra la participación de la compañía tecnológica china Huawei en el próximo lanzamiento de 5G se encontró con un silencio pedregoso por parte de los aliados europeos. La política hacia China podría surgir como la mayor división transatlántica.

¿Puede Occidente recuperar su influencia? El quid de la cuestión es que con la disminución de la riqueza material y la decadencia de los valores morales, la capacidad de influencia se ha reducido. Y la forma de organización económica de Occidente ya no es tan atractiva como lo era antes. Además, con el auge de China, el rápido desarrollo de la India y el resurgimiento de Rusia, se está formando una nueva dinámica del poder global.

A medida que estas y otras potencias emergentes crecen en fuerza, se acelerará una dispersión de poder e influencia, y es poco probable que Occidente recupere la influencia preponderante que ejerció en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial.

Este drenaje de influencia podría disminuir si solo un “nuevo Occidente” liderado por Europa que combinara poder y valores se extendiera a potencias como India o Japón para construir alianzas globales. Pero una gran laguna radica en el desprecio de los Estados Unidos hacia el multilateralismo y un orden basado en reglas.

Del mismo modo, el impulso de Washington por las compensaciones para avanzar en sus confrontaciones unilaterales, ya sea con Rusia y China o Irán y Venezuela, no logran llegar a un acuerdo con sus principales socios occidentales, la mayoría de los cuales son reacios a cualquier forma de confrontación, al menos todos con Beijing.

“No podemos ser el socio menor de los Estados Unidos”, dijo Macron, citando fracasos recientes en la política de desafío de Occidente. Claramente, las divisiones internas afligen a Occidente y es difícil ver cómo se pueden superar.

En el mejor de los casos, pueden aparecer coaliciones voluntarias dentro y entre los estados occidentales sobre temas específicos. Pero incluso entonces, Occidente puede, en el mejor de los casos, desacelerar su declive relativo, pero no revertirlo.

El meollo del asunto es que el centro de gravedad económico en el orden mundial y la ecuación de poder global resultante se está alejando inexorablemente de Occidente, mientras que, por otro lado, ya no hay un “Occidente” que esté unido por principios, valores y políticas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *