Emanuel Pietrobon,publicó este artículo en Vision & Global Trends. Instituto Internacional de Análisis Globales de nuestros socios estratégicos de Italia. Polexit? Nie, dziękuję!

Donde pone blanco sobre negro, dos puntos claramente: 1, que el Brexit fue una imposicion norteamericana a la jubilada de privilegio (Inglaterra), y 2, que la Polonia que tanto les gustan presentar a los soberanistas antiglobalistas como la rebelion anti UE (por un fallo de su Tribunales)  es un gigantesco bulo y que solo juegan el viejo rol de (peones) en un juego de ajedrez en un tablero inestable. Donde las piezas principales sacrifican a los débiles en sus luchas por el poder. Dossier Geopolitico

Emanuel Pietrobon – 11/10/2021

Polexit? Nie, dziękuję!

En los últimos días se ha debatido mucho sobre un fallo del Tribunal Supremo de Polonia que reafirmó la primacía del texto fundamental polaco sobre los tratados internacionales, específicamente los europeos. Algunos ya han gritado por el riesgo de Polexit, pero ¿qué está pasando y qué pasará (realmente)?

Polexit? Nie, dziękuję; Polacos como la Unión Europea y por Derecho y Justicia es solo otro tira y afloja en términos electorales y de negociación. Pero comencemos desde el principio.

El proyecto europeo nació a instancias de Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial. ¿Objetivo? Pacificar el belicoso Viejo Continente, convertirlo en la fábrica del capitalismo internacional y un puesto de avanzada de la americanidad en el apéndice occidental de Eurasia.

Quienes hablan de autonomía estratégica, como Emmanuel Macron, parecen olvidar esta verdad, tan fundamental como actual y, quizás, inalterable. Y, de hecho, es rápidamente negado por la realidad de los hechos. Porque, ¿cómo puede un satélite separarse de su propio planeta? No puede. Y si lo hiciera, dejaría de serlo.

La pregunta es: ¿Europa quiere dejar de ser una provincia del Imperio americano? Los hechos parecen sugerir que no. También porque la autonomía estratégica, que por decirlo así es París o Berlín, nunca se agita para exigir la independencia tout court , sino para reclamar (en voz baja) el derecho a tener un margen de maniobra mayor pero aún limitado en materia de política interna ( por ejemplo, impuestos al Gran Silicon Valley) y política exterior (por ejemplo, inversiones en un país gobernado por un régimen que no le gusta a Estados Unidos).

Ahora, reconstruya las bases, vayamos a Polonia. Varsovia no es Londres. Varsovia es Europa, Londres nunca lo ha sido. Londres es Atlántico, de la cabeza a los pies, piel a alma, y ​​siempre lo ha sido. Y Londres, sobre todo, es hermana de Washington. No cometa el gravísimo error de creer que el Brexit fue un fenómeno genuino. Lejos de ahí. En Londres, de hecho, no hay hoja que Washington no quiera. Y aquí está, como era de esperar, que Global Britain tuvo lugar después del Brexit.

De todos modos, volviendo a Polonia, esto es todo:

  • Se trata de una sentencia que reafirma la primacía de la Constitución sobre determinados puntos de algunos tratados europeos, aquellos que podrían definirse como «valores no negociables».
  • Esta es una oración que ciertamente tiene valor político, pero que está formulada en un contexto preciso (el tira y afloja en la cuestión del arco iris) y por una razón igualmente bien definida (enviar una advertencia con la esperanza de aumentar la negociación poder en Bruselas).
  • No habrá Polexit, porque Polonia, antes incluso de ser un satélite de Europa, es un satélite de Estados Unidos.
  • El PiS nunca ha sido un partido antieuropeo: es un poco euroescéptico. Dos cosas muy distintas.
  • Los polacos son la población más europeísta del continente (84%). ¿Y los alemanes? La UE «sólo» gusta al 69% de ellos. Los franceses, en cambio, están últimos en la clasificación con un muy modesto 51% (casi, se podría decir, la UE es más popular entre los rusos, 37%). Fuente: Pew Research Center, 2019.
  • De ello se desprende, dado el punto anterior, que los polacos no apoyarían ningún Polexit y que solo hablar de ello provocaría una hemorragia de consenso para PiS.
  • Lo que conviene a Estados Unidos es una Europa tan unida como dividida, como la Alemania previa a la unificación. De ahí el recurso (imperativo e indispensable) al Brexit, un fenómeno preparatorio para el regreso del Reino Unido al antiguo papel de katechon de hegemonías en la construcción de la Europa terrestre. Y de ahí el uso de pequeñas potencias terrestres, como Polonia, a las que delegar tareas de disturbio en el otro lado del continente, cercar la zona franco-alemana y al mismo tiempo evitar un acercamiento mackinderiano entre la citada y Rusia.

Publicado en el sitio web Vision & Global Trends. Instituto Internacional de Análisis Globales de nuestros socios estratégicos de Italia
Publicado en : https://www.vision-gt.eu/news/polexit-nie-dziekuje/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.