16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO:

Carlos Pereyra Mele, director de Dossier Geopolítico presenta la columna semanal del Club de la Pluma, con un extenso y profundo análisis sobre la situación convulsa en el Caribe. Y comienza poniendo el foco en que la gran prensa intenta dar por sentado que el conflicto se reduce exclusivamente a Cuba y Haití.

Por eso nos alerta que para entender la dimensión estratégica del llamado Gran Caribe, no se puede desconocer la importancia de la zona, ni la geopolítica que ella genera. Por ello nos describe la extensión y magnitud de ese legendario mar, también sus datos geográficos, demográficos, económicos y –por supuesto- su historia secular cargada de tensiones, intereses y guerras inacabadas.

Así, Carlos nos brinda una información tan detallada como imprescindible para entender por qué EL MAR CARIBE ES PARA EEUU, LO QUE EL MAR MEDITERRÁNEO HA SIDO SIEMPRE PARA EUROPA. Un centro neurálgico de comercio mundial, con el Canal de Panamá como uno de los mayores nudos comerciales y económicos del planeta, por donde transitan al año 13 mil barcos, y en el que confluyen 144 rutas marítimas, que conectan a 160 países, y unen a 1700 puertos de todo el mundo.

Y luego desgrana todo lo que se juega en El Gran Caribe, en un análisis que no puede ni debe reducirse a cuestiones internas de apenas dos países. Porque esas tierras y aguas han sido siempre un teatro de conflictos y rivalidades entre potencias desde la llegada de España al continente. Lo que define su importancia geoestratégica, geoeconómica y geopolítica para todas las potencias del mundo.

Y pone el foco en su historia, en las primeras expediciones de la conquista de América, con las disputas entre potencias de la Europa Colonial, sus guerras puntuales, las batallas de corsarios, la guerra de Cuba y lo que realmente significó su independencia. Y las repetidas intervenciones norteamericanas en el siglo XX, con sus flotas y sus marines instalando gobiernos flexibles a sus intereses. Además de que El Caribe fue territorio de la segunda guerra mundial, lo que llevó a EEUU a construir su Cuarta Flota que sigue hoy operativa allí y por toda Sudamérica.

Y ya en la Guerra Fría y con la Revolución Cubana recostada en la URSS, nuestro director  nos recuerda la Guerra de Los Misiles de 1962, con los Misiles soviéticos apuntando a Norteamérica desde apenas 180 kilómetros, y que tras un angustioso acuerdo entre las potencias, se instaló el trágico bloqueo de Occidente a la Isla.

Y nos cuenta que luego Cuba adiestró y fue foco de las numerosas guerrillas que asolaron a los países sudamericanos en los años 60 y 70 complicando sus incipientes democracias, hasta llegar a los 90, con la caída del imperio soviético y la pérdida de su único apoyo económico. De cómo la ayuda de Chávez le dio oxígeno otra vez, hasta que Venezuela colapsó y entonces Cuba, agobiada y cercada por el cruel bloqueo, más sus crónicos errores propios, se enfrenta hoy a una nueva crisis política, social y humanitaria.

Entonces, nuestro director reflexiona que no es casualidad que los principales conflictos del Gran Caribe sean el de Cuba, Haití, Colombia y Venezuela, que a la vez están dentro de la primera Línea de Seguridad de la Frontera Sur de EEUU, lo que impulsa al Sistema de Defensa Norteamericano a que se emplee a fondo para que toda la zona quede bajo el absoluto control y subordinación de Washington. Extremando la estrategia de desestabilizar a los gobiernos que no le son afines, y también para impedir el acceso al Caribe de cualquier otra potencia mundial extra hemisférica, con especial mención de China, que pueda poner en tela de juicio esa garantía de seguridad que pretende mantener a perpetuidad.

Finalmente nos explica que, además de los errores y desmanejos del gobierno de Nicaragua, la tensión en ese país no es ajena al proyecto de la construcción con China de otro canal bioceánico y  recuerda cómo en Cuba se han exacerbado todas las sanciones del bloqueo, especialmente con el gobierno de Trump, mientras que el ejecutivo de Biden no las ha reducido, a pesar de sus promesas.

Por lo tanto, concluye Pereyra Mele, los conflictos que estamos viviendo en el Gran Caribe tienen mucho que ver con las políticas de seguridad y defensa de EEUU, con su geoestrategia, su geopolítica y su geoeconomía. Siempre para mantener el poder absoluto, aunque luego utilice todas las argumentaciones mediáticas posibles para incentivar la desestabilización en la zona.

Eduardo Bonugli (Madrid, 18/07/21)

La política del Gran Garrote aplicada por Gulliver (Estados Unidos) en el mar Caribe, viñeta de Thomas Nast (1904).
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.