Por M.K.Bhadrakumar , AsiaTimes

El periódico británico Daily Telegraph hizo algunos vuelos de cometas el fin de semana que Londres está considerando el despliegue abierto de un contingente de fuerzas especiales de élite en Afganistán “para proporcionar entrenamiento a las unidades afganas y desplegarse con ellas en tierra como asesores”. 

Al mismo tiempo, el New York Times informó que la Casa Blanca aprueba que el general Austin S. Miller, el principal comandante estadounidense en Afganistán, permanezca en su puesto durante “al menos un par de semanas más”, aunque la retirada de las tropas estadounidenses está completa. 

Conectando los puntos, parece que Estados Unidos se esfuerza por reemplazar la guerra eterna en Afganistán con una guerra híbrida similar a Siria. El asombroso éxito que Rusia registró para garantizar la supervivencia del régimen de Assad en Siria proporciona un modelo a seguir para los comandantes del Pentágono. 

Por lo tanto, Miller “ayudará en la transición de la misión militar estadounidense” a una guerra híbrida. El Pentágono ha elaborado una “capacidad sobre el horizonte” mediante la cual aviones de combate estadounidenses y drones Reaper armados con base principalmente en el Golfo Pérsico participarán o respaldarán las operaciones militares afganas contra los talibanes.

Estados Unidos todavía espera reorganizar las capacidades y activos antiterroristas en la región. Los ministros de Relaciones Exteriores de Uzbekistán y Tayikistán fueron invitados recientemente a Washington para realizar consultas a fin de formular planes de respaldo que permitan a Estados Unidos contar con estos dos países. Uzbekistán parece tener una inclinación favorable, lo que llevó al presidente afgano Asharf Ghani a visitar Tashkent para hacer un seguimiento.

En efecto, Washington está buscando reposicionar algunas fuerzas en Uzbekistán y Tayikistán, lo que significa que las tropas de primer nivel, drones, aviones bombarderos y activos de inteligencia que se colocarán en bases o instalaciones apropiadas en estos países de Asia Central permanecen disponibles en tiempo real. por la intervención en la guerra contra los talibanes. 

Al igual que en Siria, los grupos de milicias afganas locales pueden participar en la lucha contra los talibanes. Los señores de la guerra afganos han trabajado anteriormente con el Pentágono y la CIA. Del mismo modo, el lobby de los contratistas del Pentágono es muy influyente en Beltway y la Casa Blanca seguramente extenderá sus contratos. 

La gran estrategia parece ser: a) reforzar la capacidad de las fuerzas afganas, lo que evitaría una toma total del poder por parte de los talibanes, pero sin que Estados Unidos asuma ningún deber de combate; b) copiar del libro de jugadas ruso en Siria mediante el uso intensivo del poder aéreo sin poner las botas en el suelo; c) y hacer que los talibanes se den cuenta a través de una guerra de desgaste que no hay alternativa a un acuerdo negociado. 

Talibanes capturan puesto Fronterizo Afgano con Iran

En un interesante cambio de rol de Siria, Estados Unidos afirmará que su participación en Afganistán es por invitación del gobierno de Kabul.  

De hecho, si se ve que la estrategia está funcionando, se puede esperar que otros países de la OTAN se unan a la refriega, como había sucedido en Siria e Irak, integrados en los grupos de milicias o unidades militares afganas. 

La fuerza de los contratistas del Pentágono se calcula en 18.000 personas, la mayor parte de los cuales han servido anteriormente en el ejército estadounidense. Las actividades del Grupo Wagner en Libia y algunos países africanos aparentemente proporcionan un modelo inspirador para el Pentágono.

Los medios estadounidenses están inundados de visiones apocalípticas del descenso de Afganistán a la guerra civil. Esto ha ayudado a generar apoyo interno en los EE. UU. para la participación continua del Pentágono y la CIA en Afganistán, incluso cuando el presidente Biden extrae millaje político para poner fin a la guerra eterna. En pocas palabras, una guerra híbrida será una situación en la que todos salgan ganando para la Casa Blanca, el Pentágono, la CIA y la OTAN. 

La conclusión es que, por razones geopolíticas, Estados Unidos y la OTAN están decididos a seguir siendo la presencia extranjera dominante en el tablero de ajedrez afgano. Washington visualiza que los estados regionales (Rusia, China, Irán o Pakistán) pueden tener serias reservas sobre una presencia a largo plazo de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán, pero no se enfrentarán a Estados Unidos.

¿Funcionará la estrategia estadounidense de guerra híbrida? Una respuesta definitiva será posible solo hasta agosto, dadas las variables en juego. Pero las posibilidades son bastante sombrías. La humillante derrota a manos de los talibanes ha creado un profundo problema de credibilidad para Estados Unidos en la región. 

Además, intrínsecamente, esta es una estrategia de alto riesgo. Los talibanes resistirán y es posible que se pierdan vidas estadounidenses. Una vez más, los estados de Asia Central deben acordar proporcionar los puestos de apoyo para la guerra híbrida. Los talibanes les han advertido severamente. 

De hecho, Rusia y China se oponen a cualquier presencia militar estadounidense en la región de Asia Central. El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, atacó a sectores de la élite gobernante de Afganistán que están colaborando con los planes de guerra híbridos de Washington, acusándolos de intentar prolongar el proceso de negociación y frustrar las perspectivas de un gobierno interino. 

“Deberían pensar en las consecuencias de estas acciones para su tierra natal”, dijo Lavrov. “Rusia ya está celebrando consultas tanto a través de canales bilaterales como dentro de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva para proteger a sus vecinos en Asia Central de cualquier amenaza directa y seria”, dijo Lavrov a periodistas en Moscú la semana pasada. Los comentarios se referían indirectamente a los estrategas estadounidenses. 

Pero Moscú no se arriesga. El distrito militar del sur de Rusia (que incluye instalaciones en Tayikistán, Kirguistán y Kazajstán) recibirá equipo militar avanzado, incluido el avión polivalente Sukhoi-34. Las capacidades de defensa aérea de la base rusa en Tayikistán se están fortaleciendo, incluso con el despliegue de los sistemas de misiles antiaéreos portátiles Verba más nuevos (MANPADS). El presidente Vladimir Putin tuvo una llamada con el presidente de Tayikistán, Emomali Rahmanov, la semana pasada, donde prometió todo el apoyo de Rusia para fortalecer las capacidades de defensa de Tayikistán. 

Más importante aún, el éxito de los talibanes durante las próximas 6 a 8 semanas para golpear, desmoralizar y destruir a las fuerzas armadas afganas y cambiar el equilibrio político-militar a su favor será un factor clave en la forma de lo que vendrá. Aquí es donde Afganistán es fundamentalmente diferente de Siria. Estados Unidos está pasando por alto el gran papel que desempeñó Irán junto con Rusia para cambiar el rumbo del conflicto sirio. 

Mientras tanto, los talibanes también han mostrado astucia para evitar que otros grupos afganos se unan detrás de Ghani, así como para crear una sinergia entre su vía política en Doha y la vía militar en Afganistán. En el contexto de los planes de Estados Unidos para librar una guerra híbrida, el portavoz talibán Zabihullah Mujáis dijo a Reuters el lunes: 

“Las conversaciones y el proceso de paz se acelerarán en los próximos días… y se espera que entren en una etapa importante, naturalmente se tratará de planes de paz. Posiblemente llevará un mes llegar a esa etapa en la que ambas partes compartirán su plan de paz escrito … Aunque nosotros (los talibanes) tenemos la ventaja en el campo de batalla, nos tomamos muy en serio las conversaciones y el diálogo “. 

La conclusión es que ningún estado regional fronterizo con Afganistán quiere que la guerra continúe de ninguna forma. También dentro de Afganistán hay oposición a cualquier otra intervención militar estadounidense. La manera cobarde en la que las tropas estadounidenses se escabulleron de la base de Bagram se hablará en el bazar afgano durante mucho tiempo y se convertirá en folklore.   

El ex presidente Hamid Karzai, que sigue siendo una figura influyente en la política afgana e internacionalmente, concedió recientemente una serie de entrevistas con los medios de comunicación extranjeros en las que su constante estribillo ha sido que Afganistán ha terminado con la interferencia de EE.UU en sus asuntos.

La mayor Base de EEUU -Bagram- en Afganistan avandonada apresuradamente…soldado del regimen Afgano monta guardia en la misma lugo de la huida de los estadounidenses
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *