por Larry Kummer

Resumen: Una crisis despeja las pretensiones y las reputaciones y muestra el verdadero yo de una nación. El COVID-19 reveló dos historias sobre los EEUU. Primero, cómo la nación mejor preparada, en enero, se convirtió en una de las más afectadas. Segundo, cómo nuestra reacción a esto mostró la senectud de los Estados Unidos. Es decir, nos hemos convertido en el equivalente de un viejo malhumorado, disfuncional; pero seguro de que son otros los que causan todos sus problemas. Quizás ello ayudará a encender un espíritu de reforma.

Los EEUU al comienzo de la pandemia

“Obviamente, debe tomarse en serio y hacer el tipo de cosas que están haciendo los Centro de Prevención y de Control de Enfermedades (CPCE) y el Departamento de Seguridad Nacional. Pero esto no es una amenaza importante para la gente en los Estados Unidos, y esto no es algo por lo que los ciudadanos de los Estados Unidos en este momento deberían estar preocupados ”. Dr. Anthony Fauci en “Newsmax”, 21 de enero.

Ese día, el primer caso en los Estados Unidos fue confirmado e inmediatamente aislado. Luego, los CPCE activaron su Sistema de Respuesta a Emergencias y desplegaron un equipo en Washington. La lectura de la transcripción de la conferencia de prensa con funcionarios de salud de los CDC y el estado de Washington. Confiaban en que se estaba haciendo todo lo necesario. Este fue también el consenso de los expertos en atención médica de los EEUU. “En ese momento” (por ejemplo, el 21 de enero por parte del profesor de Vanderbilt William Schaffner y del el 8 de febrero por parte del profesor de la Universidad de Carolina del Sur, David Agus).

¿Tenían razón Fauci y otros con base en la información disponible?

Esta publicación describió los grandes (y costosos) preparativos de los Estados Unidos para una epidemia, incluidas las existencias de medicamentos y equipos. Varias simulaciones probaron los preparativos de los Estados Unidos para una epidemia, produciendo recomendaciones útiles (por ejemplo, “Dark Winter” en 2001, “Crimson Contagion” en 2019). Un informe de 2016 sobre la respuesta de los Estados Unidos al ébola, también, dio valiosas recomendaciones.

Tenemos al sistema de atención médica más grande y sofisticado del mundo (No solo nuestra gran cantidad de camas de terapia intensiva y dispositivos de alta tecnología per capita), sino. también, de talento e infraestructura en las ciencias de la salud. Además, en 2009, la La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés) comenzó el programa PREDICT para monitorear enfermedades infecciosas zoonóticas en todo el mundo (capaces de saltar de los animales a los humanos) para ayudar a proporcionar alertas tempranas de pandemias.

El Índice Global de Seguridad de la Salud de 2019 calculó que los Estados Unidos era, por mucho, la nación mejor preparada para una epidemia. “Statista” escribió más sobre esto el 28 de febrero de 2020. También, ver: “Los países mejor preparados para enfrentar una pandemia” por Niall McCarthy en “Statista”, octubre de 2019.

Además, teníamos dos meses para movilizar nuestros recursos materiales y personas. La Organización Mundial de la Salud dio advertencias tempranas y los CDC respondieron rápidamente. El 6 de enero, los CDC emitieron una alerta para de Nivel 1 para China. El 7 de enero, los CDC establecieron un grupo de gestión de incidentes 2019-nCoV. El 8 de enero, los CDC comenzaron a alertar a los médicos para que vigilaran a los pacientes con síntomas respiratorios y con un historial de viajes a Wuhan. El 15 de enero, un destacado científico de los CDC aseguró a los funcionarios de salud pública locales y estatales: “que pronto habrá una prueba”. El 17 de enero, los CDC emitieron un aviso de aviso de alerta de salud (HAN por sus siglas en inglés) provisional actualizado para informar a los departamentos de salud estatales y locales y a los proveedores de atención médica sobre este brote y para comenzaran a controlar a los pasajeros en vuelos desde Wuhan a cinco aeropuertos principales de los EEUU. El 31 de enero, la administración Trump anunció que estaban bloqueando la entrada de ciudadanos chinos y exigiendo cuarentenas obligatorias a los ciudadanos estadounidenses que regresaron a las partes afectadas de China (esto fue, ampliamente, ridiculizado como una tonta muestra de pánico).

El 29 de enero, Trump formó la Fuerza de Tarea de Coronavirus de la Casa Blanca. El 26 de febrero, Trump anunció que el vicepresidente Pence estaba “a cargo”.

Viendo mi cronograma de resumen y el más amplio de Wikipedia. El optimismo de Fauci, del 21 de enero, y el de otros funcionarios de atención médica y expertos en las próximas dos semanas, fue razonable.

¿Qué salió mal?

Sin embargo, toda esta acción temprana fue seguida por la inacción épica y los errores de las agencias federales hasta finales de marzo. Estas historias ahora son bien conocidas.

“A medida que surgieron los primeros indicios del brote de coronavirus de China a fines de diciembre, la administración Trump notificó al Congreso que aún cumpliría con su plan de cerrar un programa de vigilancia de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional encargado de detectar nuevas enfermedades infecciosas potencialmente peligrosas y ayudar a los laboratorios extranjeros a detener amenazas emergentes de pandemia en todo el mundo “. (Fuente: CNN.)

Se hizo poco esfuerzo para detectar a las personas en nuestras fronteras. La detección en los aeropuertos de personas desde puntos calientes fue extremadamente inadecuada, generalmente, nula. Hay informes de que los pasajeros de la “Diamond Princess” fueron puestos en cuarentena en Travis por personas inadecuadamente entrenadas y mal equipadas.

No hubo planificación para una gran epidemia por parte de las agencias de salud federales y estatales. Ni siquiera hubo una buena coordinación entre las muchas agencias federales y estatales de atención de la salud, todas funcionando como de costumbre en sus órbitas burocráticas hasta mediados de marzo.

No hubo movilización de los vastos recursos de personal médico de Estados Unidos, inventarios de equipos médicos y fabricación.

La La Agencia Federal de Alimentos (FDA por sus sigla en inglés)) y los CDC arruinaron totalmente la provisión de pruebas, desesperadamente, necesarias (vea un artículo de WaPo sobre esta triste historia). Hasta el 16 de marzo, los CDC y la FDA anunciaron que había un suministro inadecuado de reactivos utilizados en las pruebas, un cuello de botella que debería haberse reconocido en enero. Esto es inexcusable, ya que el resto del mundo ha realizado cientos de miles de pruebas hasta ahora.

Rápidamente, se hizo evidente que solo las cuarentenas forzadas (no las absurdas “auto-cuarentenas”) y los cordones sanitarios son los métodos de contención más efectivos. China demostró su efectividad. Sin embargo, el gobierno de los EE UU hizo poco de ellos, permitiendo que se formaran puntos calientes y que el virus se propagara a través de la nación. Entonces usaron bloqueos, con su efecto devastador en la economía.

Quizás el peor aspecto de la respuesta fue el liderazgo superior de los Estados Unidos. La Fuerza de Tarea de la Casa Blanca parece haber hecho poco en sus primeras 4 a 6 semanas. Pence parece no haber hecho casi nada. Hasta el 18 y 24 de marzo, Trump se negó a usar la Ley de Producción de Defensa para movilizar recursos para producir equipos médicos esenciales en una grave escasez.

Desde el principio, las declaraciones de Trump han variado desde llamadas a la guerra contra el COVID-19 hasta decir que es poco más que la gripe (incluso hasta el 9 de marzo). Ver: “Cronología: los esfuerzos de Trump para minimizar la amenaza del coronavirus”. También, ver las abundantes declaraciones objetivas de Trump sobre COVID-19 (por ejemplo, esta lista) y las advertencias de sus expertos que ignoró. Mostré estas citas a un conservador brillante con una larga experiencia en el servicio gubernamental. Su respuesta: “noticias falsas”. Esto son los EEUU, donde solo se creen las verdades tribales.

Gran parte de la Derecha siguió su ejemplo. Por ejemplo, vea esto sobre la cobertura de “Fox News”. También, este artículo pone la cobertura de “Fox News” en un contexto más amplio: “La red ha condicionado a sus televidentes a odiar a los expertos y confiar en las curas milagrosas durante 25 años”.

Esta falta de liderazgo del presidente y vicepresidente tuvo efectos negativos en todos los niveles de los EEUU. Las agencias federales tardaron en movilizarse. Las respuestas clave fueron un desastre descoordinado por los gobiernos estatales.

Para demostrar que esta senectud afecta a todo el liderazgo político de los Estados Unidos, no solo a los republicanos, Biden y Sanders (los retadores igualmente viejos de Trump) estaban inactivos y los demócratas lucharon contra la epidemia con sus caballos de batalla del racismo y del cambio climático.

Sin un fuerte apoyo a los expertos por parte de los líderes estadounidenses, el público fue víctima de rumores y desinformación. Muchos recurrieron, rápidamente, a los aficionados para obtener información, de modo que dominaron los reclamos más ignorantes y audaces. Ver esta desacreditación de una teoría sin sentido por parte de un historiador de Derecha que contradice a un epidemiólogo: falso pero que se volvió “viral” de todos modos (Para más ejemplos, ver La autopista de la información que nos hace estúpidos respecto del COVID-19). Esto inevitablemente conduce al pánico. Al igual que con la histeria sobre los barbijos. La OMS y los CDC dijeron que el público, en general, no debía usar barbijos a menos que sea necesario (por ejemplo, al cuidar a una persona infectada), mientras que el personal médico carecía de ellas. ¡La histeria inquieta gritaba que los expertos de los CDC y la OMS mentían sobre los barbijos y nos pusieron en peligro!

Los Estados Unidos tardó en proporcionar fondos para una respuesta global. Peor aún, confiscamos suministros médicos vitales fabricados aquí y comprados por nuestros aliados, al tiempo que concluimos triunfalmente que las naciones eran tontas al depender de China para obtener suministros médicos vitales. No lo olvidarán pronto. Ver la reacción de Canadá. Un ministro alemán condenó como “piratería” la incautación estadounidense de barbijos que iban a Berlín. En lugar de ser el líder de una respuesta coordinada de Occidente, los estadounidenses intentaron superar a Francia por barbijos ya cargados en un avión para exportar desde China.

Este puede ser otro paso en el mundo que está viendo a los Estados Unidos de manera diferente, como lo describe Richard Haas, presidente del Consejo de Relaciones Exteriores, en la revista “Foreign Affairs”.

“Tan importante como las decisiones políticas de los Estados Unidos es el poder del ejemplo de los Estados Unidos. Mucho antes de que COVID-19 asolara la tierra, ya había habido una caída precipitada en el atractivo del modelo estadounidense. Gracias al persistente estancamiento político, a la violencia armada, a la mala gestión que condujo a la crisis financiera mundial de 2008, a la epidemia de opioides y a otras cosas más; lo que Estados Unidos representaba se volvió cada vez menos atractivo para muchos. La respuesta lenta, incoherente y con demasiada frecuencia ineficaz del gobierno federal a la pandemia reforzará la visión, ya generalizada, de que Estados Unidos ha perdido el rumbo .

Una respuesta competente: Alemania

Muchas naciones respondieron de manera competente. Por ejemplo, podríamos haber aprendido mucho de las respuestas exitosas de las naciones del este asiático. Y podríamos aprender de Alemania. El “New York Times” describe su éxito como “La excepción alemana”, con este resumen del profesor Kräusslich:

“Quizás nuestra mayor fortaleza en Alemania es la toma racional de decisiones al más alto nivel del gobierno, combinada con la confianza que el gobierno disfruta en la población”.

China: primer golpe, su éxito copiado por otros

El 10 de marzo, China cerró el último de sus 16 hospitales temporales en Wuhan. Como escribí el 30 de marzo, China está reiniciando, lenta y cuidadosamente, su economía. El 7 de abril, China puso fin al bloqueo de 76 días de Wuhan. Los medios estadounidenses informaron esto en forma triste (por ejemplo, el “New York Times y la CBS), en lugar de ser presentarlo como un éxito.

Cuanto más obvia sea la brecha entre su respuesta efectiva y nuestro espectáculo de payasos, mayor será la necesidad de crear una reality de “Potemkin Village” (1) (ya que no importa con qué frecuencia mientan nuestros líderes, ya nadie cree en lo que nos dicen). Los estadounidenses que piensan bien, saben que todos los números de China, probablemente, estén equivocados. Si se infectaron más de lo que informó China, eso significa que su éxito fue aún mayor, por lo que no se debe dudar de su éxito. Dígale a un estadounidense que hay muchos observadores extranjeros en China que confirman su precisión aproximada y vea la respuesta incrédula (después de todo, ¿qué pasa con la cortina de bambú entre China y el resto del mundo?).

A los estadounidenses se les informó que la respuesta de China y la OMS fue terrible sin evidencias que lo apoyen. Compare esta línea de tiempo de la respuesta de China al COVID-19 con la línea de tiempo de los CDC de la respuesta de los EEUU a la epidemia H1N1 (gripe porcina) de 2009, recordando que los EEUU tienen casi 4 veces el ingreso per capita de China y que gastan de 2 a 3 veces más de su PIB en salud que sus naciones pares. Nos dijeron que la epidemia era culpa de China, por lo que debería ser castigada. Justo cuando la epidemia de gripe porcina del 2009 surgió en los Estados Unidos y se extendió por todo el mundo. También hay evidencia de que la primera aparición del virus de la gripe H1N1 en 1918, también, se originó en los Estados Unidos (2) (detalles aquí y allá). Cualquiera que sea la fuente del virus, contribuimos a su propagación (ver “Cómo los generales alimentaron la pandemia de gripe de 1918 para ganar su guerra mundial”).

A medida que la respuesta payasesca del gobierno de los EEUU se volvió brutalmente obvia, la búsqueda de otros culpables se hizo más intensa. La sospecha de que los conservadores de las agencias internacionales fue explotada para culpar a la OMS. Con su amplia gama de responsabilidades y con su microscópico presupuesto de U$ 4,2 mil millones, la culpan por no realizar milagros. En el mundo real, la OMS desempeñó, hábilmente, sus funciones principales como recopiladora mundial de información y coordinadora de respuestas nacionales.

Todo esto probablemente hará imposible un aprendizaje, mucho más efectivo, del COVID-19 por parte de los Estados Unidos.

Conclusiones

COVID-19 es un ensayo general para las crisis más graves que se avecinan. Ha demostrado la senectud de los Estados Unidos. De arriba a abajo, de líderes y de seguidores, nada funcionó bien. Esto hace que nuestra pretensión de liderazgo global sea una broma triste, como si alguien intentara usar zapatos demasiado grandes. Si esta disminución continúa, incluso, nuestra prosperidad estará en riesgo.

Traducción y nota: Carlos Pissolito Director del Blog Espacios Estratégicos Coronel ® del Ejército Argentino ex Agregado Militar en USA y Miembro del Equipo de Dossier Geopolitico

Publicada 16/4/2020 en Espacios Estrategicos: https://espacioestrategico.blogspot.com/2020/04/las-lecciones-no-aprendidas-del-covid.html

Original 6/4/2020 sitio Fabius Maximus Website:

Nota: 

(1) La expresión “Potemkin Village” se refiere aldeas, pueblos, villas inexistentes en Crimea. Una expresión que se usa cuando se quiere describir una cosa muy bien presentada para disimular su desastroso estado real. (N.T.)

(2) Gripe -mal llamada española- que causó la muerte de 50 millones de personas entre 1918/20

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *