Entradas

Una vez más, las FFAA de los EEUU ha demostrado que tiene poca comprensión del arte o la estrategia operativa. En venganza por un ataque con cohetes contra una base conjunta estadounidense-iraquí que mató a un contratista estadounidense e hirió a cuatro soldados estadounidenses, los Estados Unidos lanzaron ataques aéreos contra bases de Kataib Hezbollah, una milicia chiíta iraquí a la que culpó por el ataque con cohetes. Los ataques aéreos en Siria e Irak mataron a 24 miembros de la milicia. Kataib Hezbollah negó que sus fuerzas lanzaron los cohetes.

En otras palabras, los Estados Unidos, que tiene alrededor de 5.200 soldados con base en Irak, bombardeó objetivos iraquíes en suelo iraquí. Al igual que otras milicias chiítas en Irak, Kataib Hezbollah es parte de las fuerzas armadas del Estado iraquí, aunque el control del Estado sobre ellas es limitado. No aclaramos nuestra acción de antemano con el gobierno iraquí.

Para poner esto en perspectiva, imagine que un soldado estadounidense había muerto en un ataque terrorista en Alemania. En respuesta, la Fuerza Aérea de los EEUU bombardea objetivos en Alemania, matando a dos docenas de alemanes.

Los resultados en Iraq fueron predecibles y siguen un patrón, distintivamente, estadounidense. Tácticamente, hicimos lo que hace un ejército de segunda generación: colocamos municiones en el objetivo y los objetivos fueron destruidos. Operativamente, fracasamos, porque Kataib Hezbollah y las milicias chiítas aliadas, lejos de ser intimidados (que era nuestro objetivo operacional), se lanzaron a la ofensiva, asaltaron la embajada estadounidense en Bagdad y penetraron en el complejo. Un gobierno iraquí, comprensiblemente, enojado les permitió hacerlo. Los milicianos sitiaron la embajada durante dos días y se retiraron solo cuando sus líderes les ordenaron que lo hicieran. Habían expresado su punto de vista: con 5.200 rehenes, soldados en Iraq, un pequeño destacamento en comparación con la fuerza de las milicias chiítas, éramos el partido más débil y más vulnerable. Operativamente, ganaron.

Estratégicamente, nuestra operación fue más que un fracaso. Nuestro oponente actual en el Golfo Pérsico es Irán. Irán había jugado demasiado en Irak y se había convertido en el blanco de manifestaciones populares cada vez más furiosas y bastante grandes. Las turbas quemaron el consulado iraní en Basora. La ira nacionalista contra Irán estaba en el proceso de superar la amistad con otros chiítas.

Al bombardear objetivos iraquíes y matar a ciudadanos iraquíes en suelo iraquí, le sacamos las castañas, cada vez más calientes, del fuego a Irán. Las protestas callejeras contra Irán se detuvieron y fueron reemplazadas por protestas contra los Estados Unidos. Casi se podían escuchar los corchos de champán (sin alcohol) estallando en Teherán.

Este es, entonces, el patrón estadounidense típico: dejar que el nivel táctico impulse los niveles operativos y estratégicos, perder en el nivel superior porque optimizamos el nivel inferior y no entender por qué o cómo perdimos. No podemos salir de este patrón porque nuestras fuerzas armadas han reducido la guerra a poner potencia de fuego (preferentemente por modo aéreo) en objetivos y, con la excepción de un comandante excepcional aquí o allá, no pueden hacer nada más. No entienden ni el arte operacional ni la estrategia, por lo que no pueden prever las consecuencias operativas y estratégicas de sus acciones tácticas. Si esas consecuencias son desfavorables, su única respuesta es poner más potencia de fuego en más objetivos. El resultado es un fracaso estratégico acumulativo. Es poco probable que veamos algo más en el corto plazo.

Postdata: Esta columna fue escrita el 2 de enero, antes de que me enterara del ataque aéreo de los Estados Unidos (quién más) que mató al principal general de Irán, Qasem Soleimani, junto con prominentes iraquíes, incluido Abu Mahdi al-Muhandis, quien fue comandante adjunto del grupo de cobertura sobre todas las milicias chiítas iraquíes. Nuevamente, actuamos tácticamente, matando a un “chico malo”, sin pensar en las consecuencias operativas o estratégicas.

La contramovida iraní más obvia fue usar a las milicias chiítas iraquíes para tomar como rehenes a la mayor cantidad posible de estadounidenses en Irak. Estratégicamente, eso nos dejaría sin una respuesta efectiva, y el presidente Trump estaría exactamente donde estaba el presidente Carter cuando los revolucionarios iraníes se hicieron cargo de la embajada de los EEUU enn Teherán y mantuvieron a los estadounidenses como rehenes. Ese fue el final de la presidencia de Carter, ya que este sería el final de la de Trump.

Operativamente, respondiendo a través de las milicias iraquíes, Irán genera una pelea entre los estadounidenses y los iraquíes en lugar de entre estadounidenses con ellos, un movimiento inteligente que dejaría cualquier respuesta estadounidense dirigida contra Irán como una agresión. Si observamos esta situación a través de “la grilla” (consulte el Manual de Guerras de 4ta Generación) (1), vemos, como de costumbre, ganamos a nivel físico/táctico mientras perdemos a nivel operativo, estratégico, mental y moral. Como el presidente Trump podría decir: “No es bonito”.

Solo hay una forma en que la situación podría resultar a nuestro favor, y es si el gobierno iraquí ordene a todas las fuerzas estadounidenses que abandonen Irak. Eso finalmente nos sacaría de uno o incluso dos (Siria) conflictos interminables e inútiles del Medio Oriente, que es lo que el presidente Trump prometió que haría en 2016. En este punto, cualquier cosa que lleve a nuestros muchachos a casa debería ser bienvenida, incluso si llegan con sus colas entre sus piernas.

Traducción y notas: Carlos Pissolito

Nota:

(1) La grilla consiste en un cuadro donde se consignan los niveles de conducción (estratégico, operacional y táctico) por un lado y, por el otro, se contabilizan sus efectos morales, psicológicos y físicos.

Fuentes: http://www.traditionalright.com/author/wslind/ 

Noam Chomsky ha dicho que Israel sufre un
“complejo de Sansón”, que podría llevarlo
a su propia destrucción.

La noticia más importante de la semana pasada recibió muy poca prensa. Según el New York Times del 14 de febrero, poco después de aterrizar en Polonia para una importante conferencia internacional, el Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu cometió un sincericidio.

Apenas había aterrizado anunció en su cuenta de de Twitter: “una reunión abierta con representantes de los principales países árabes, para reunirse en Israel, para promover el interés común de la guerra contra Irán”.

En caso de que alguien dude de que esto fue un caso sincericidio, el Times informó que: “Una hora más tarde, la publicación de Twitter se cambió por:
“promover el interés común de combatir a Irán”.
Así que Israel quiere la guerra con Irán y, también, la quieren varios Estados árabes con voces fuertes en Washington, especialmente Arabia Saudita. Desde una perspectiva estadounidense, el problema es que tanto los israelíes como los saudíes querrán que los Estados Unidos peleen esa guerra por ellos.
Esto promete ser la guerra de Irak de nuevo. Los neoconservadores estadounidenses fueron actores importantes en el diseño de una nueva estrategia para la destrucción de cada país árabe que podría ser una amenaza para el estado judío. Irak fue el primero en la lista. Pero entonces, como ahora, se suponía que los Estados Unidos debía luchar, asumir las bajas y pagar la factura. Los neoconservadores trabajaron con un presidente que tenía poco conocimiento de la política exterior (aunque Trump es mucho más inteligente que W.) para cumplir sus órdenes y él se enamoró de ellos. El resultado fue un desastre para los Estados Unidos y para la región (e, irónicamente, Israel). Perdimos más de 5.000 jóvenes estadounidenses muertos, decenas de miles de heridos, billones de dólares desperdiciados y el Estado iraquí fue destruido, en beneficio de las Guerras de IV Generación, entidades no estatales como Al Qaeda e ISIS que son amenazas reales para los Estados Unidos y para Israel, que el Irak de Saddam no lo era. También, destruimos la principal potencia regional que estaba bloqueando a Irán en su búsqueda por el dominio regional.

Ahora, se supone que debemos compensar esa equivocación yendo a la guerra con Irán. El resultado probablemente sería aún peor. Irán tiene tres veces la población de Irak, es más competente militarmente y puede cortar el flujo de petróleo a través del Golfo Pérsico, lo que creará una importante crisis energética. El Pentágono pensará que puede restringir la guerra a un empeñamiento aéreo y marítimo y que lo podría ganar fácilmente. Pero los iraníes pueden contraatacar en tierra, atacar a las tropas estadounidenses en Siria, en Irak y en Afganistán y potencialmente terminar con miles de rehenes estadounidenses. En ese punto, ¿cuál es nuestro próximo movimiento?
También, es muy probable que un Irán derrotado se desintegre como lo hizo Irak, creando otro coto de caza feliz para las entidades de las Guerras de la IV Generación. Esas entidades, una vez más, serían mucho más amenazadoras, tanto para la región como para nosotros, que lo que es Irán. De hecho, es difícil ver cómo Irán es hoy una amenaza tan grande para los Estados Unidos que debemos ir a la guerra. Irán amenaza a Arabia Saudita y los estados del Golfo, pero una guerra entre esos países probablemente no suspenda los envíos de petróleo desde el Golfo por mucho tiempo, porque todos necesitan exportar petróleo para mantener sus economías en funcionamiento. Más allá de eso, ¿cómo es que Irán representa una amenaza para nosotros? Los incidentes terroristas en los Estados Unidos y en Europa han sido llevados a cabo abrumadoramente por sunitas, no chiítas, a menudo sunitas entrenados en madrasas financiadas por saudíes.

Pero hay un peligro real para Israel aquí y no viene de Irán. Los estadounidenses del Heartland están cansados ​​de las guerras en las que sus hijos son mutilados o asesinados por razones que nadie puede explicar. El hecho de que los Estados Unidos haya sido manipulado por agentes israelíes no registrados en la guerra en Irak no es ampliamente conocido, al menos por el gran público. Pero la reacción pública contra una guerra con Irán se desarrollaría rápida y fuertemente. ¿Puede Israel estar seguro de que el pueblo estadounidense no se dará cuenta de que nuestras tropas están sirviendo como los mercenarios no pagados de Israel? En la era de Internet, el control de los medios de comunicación tradicionales ya no puede ser suficiente para barrer la verdad bajo la alfombra. ¿Qué sucede si los estadounidenses comunes, en gran número, comienzan a señalar a Israel como la causa de nuestro último desastre y qué es lo correcto hacer?

Al intentar repetir su “éxito” en empujar a Estados Unidos a la guerra contra Irak, usando la misma técnica, Israel corre el riesgo de revelar al hombre detrás de la cortina. ¿Podría el público estadounidense volverse contra Israel? ¿En quién buscará Israel el apoyo externo sin el cual no puede sobrevivir? No sería la primera vez que los israelíes derriban el templo sobre sus propias cabezas.

Traducción: Carlos Pissolito

Fuente: http://www.traditionalright.com/author/wslind/
Fuente en Español: https://espacioestrategico.blogspot.com/2019/03/la-proxima-estupida-guerra-neocon.html