¿El malo de la película?

As I Please…

por Martin van Creveld (*) http://www.martin-van-creveld.com/

La guerra en Ucrania sigue y sigue. Aunque los analistas son tantos como moscas sobre un montón de ya sabes qué, la verdad es que uno de ellos sabe cómo va a terminar. Siendo tal el caso, quiero dejar constancia de mis últimos pensamientos.

Primero, Putin puede ser un hombre muy malo. Sin embargo, no tiene sentido decirlo continuamente. Basado en un razonamiento histórico, está haciendo lo que cree que debe hacer en nombre de su país. Que el propio razonamiento histórico no es ni mejor ni peor que cualquier otro razonamiento de este tipo; parte realidad, parte mito, parte propaganda. No importa. Para hacerle frente, en primer lugar, es necesario comprender lo que piensa, por qué y qué se puede y qué no se puede hacer al respecto. Más aún porque tiene suficientes armas nucleares como para volar al mundo.

En segundo lugar, esta es una guerra de supervivencia no solo para Ucrania sino, también, para Rusia. En el caso de Ucrania, eso se debe a que la derrota la reduciría a ser una provincia rusa. Como solía ser desde 1793 cuando Catalina la Grande se unió a Austria y Prusia en la partición de Polonia, un movimiento que por primera vez llevó a Rusia a las costas del Mar Negro. En el caso de Rusia, lo es porque, si se pierde esta lucha, el país puede esperar desintegrarse en quién sabe muchos fragmentos guerreros. Tal como sucedió en 1990. La recuperación, aún suponiendo que sea posible, llevará décadas. Véase, como ejemplo de cómo puede ser, «The Time of Trouble» (1598-1613). (1)

Tercero, este va a ser un conflicto largo y sangriento. Aunque puede haber tomado un poco más de lo planeado originalmente, algo nada inusual en la guerra; los rusos llegaron a las ciudades más importantes de Ucrania y las sitiaron. Sin embargo, no los han tomado. Como he escrito antes, la guerra urbana es quizás la forma de guerra más difícil en la que puede participar una fuerza atacante. Solo piense en la batalla de Stalingrado de meses de duración en 1942/43, y sabrá a lo que me refiero.

En cuarto lugar, incluso si los rusos logran ocupar las ciudades, la guerra, en forma de insurrección, guerrilla y terrorismo, continuará. Como, por mencionar sólo dos ejemplos recientes, lo hizo tanto en Afganistán como en Irak. La verdadera Ucrania, al ser plana, no presenta el mejor terreno para librar estas formas de guerra. En comparación con muchos otros, los rusos también disfrutan de la importante ventaja de poder entender el idioma. Pero dos factores están trabajando en la otra dirección. Uno es el tamaño del país y la población, que amenazan con hundir a cualquier fuerza de ocupación (por eso, allá por 1793, los rusos pudieron ocuparla, en primer lugar porque estaba -prácticamente- deshabitada). El otro, la disponibilidad inmediata de todo tipo de asistencia de la OTAN, que solo puede aumentar con el paso del tiempo.

En quinto lugar, se dice que las fuerzas de Putin están utilizando algunas armas poco ortodoxas capaces de causar muchas bajas e infligir daños inmensos en los edificios, en particular. Particularmente importantes son las denominadas armas termobáricas que funcionan mediante la detonación de una mezcla de aire y combustible, lo que da como resultado una explosión extraordinariamente poderosa y temperaturas extremadamente altas. Pero, Putin no es el único que las usa. Los estadounidenses lo hicieron tanto en Hue en 1968 como en Faluya en diciembre de 2004; y tanto los estadounidenses como los británicos los usaron en Afganistán. Entonces, ¿quiénes son ellos para quejarse?

Sexto, es incierto si Rusia se romperá con las sanciones. Mi propia suposición es que no lo hará. En parte porque los rusos pueden aguantar casi cualquier cosa. Y en parte porque Alemania, por ejemplo, depende de Rusia para el 51 por ciento de su petróleo y gas; sin ellos, la industria alemana pronto se paralizará. Viceversa, la única certeza es que la guerra romperá la economía de Ucrania.

Séptimo, la única forma en que Putin puede ganar esta guerra es encontrando algunos ucranianos capaces y dispuestos a establecer un gobierno que colabore con él. Eso, sin embargo, parece poco probable que suceda.

Finalmente, en esta guerra como en cualquier otra la primera víctima es la verdad. Esa es una de las razones por las que cualquiera que crea que puede ver el futuro es bienvenido a intentarlo y así sucesivamente. 

Traducción y nota: Carlos Pissolito

Nota:

(1) Se refiere a un periodo conocido como la Guerra Civil Rusa en varias publicaciones históricas que tratan este tema.
FUENTE https://espacioestrategico.blogspot.com/2022/03/el-malo-de-la-pelicula.html

(*) Van Creveld nació en los Países Bajos en la ciudad de Rotterdam en el seno de una familia judía. Sus padres, Leon y Margaret, eran sionistas acérrimos que lograron evadir la Gestapo durante la Segunda Guerra Mundial. En 1950, su familia emigró a Israel y Creveld creció en Ramat Gan. De 1964 a 1969, estudió historia en la Universidad Hebrea de Jerusalén y obtuvo una maestría. De 1969 a 1971, estudió historia en la London School of Economics y recibió un doctorado. Su tesis se tituló Grecia y Yugoslavia en la estrategia de Hitler, 1940–1941.La tesis doctoral de Van Creveld sobre la estrategia de Hitler en los Balcanes durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial se publicó como libro en 1973: «La estrategia de Hitler, 1940-1941. La pista de los Balcanes». Después de completar su doctorado en 1971, van Creveld regresó a Israel y comenzó a enseñar en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Se convirtió en profesor en 1988. En 2007, se retiró de la enseñanza en la Universidad Hebrea y comenzó a enseñar en el Programa de Estudios de Seguridad de la Universidad de Tel Aviv.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.