Coincidiendo con el momento más crítico de las negociaciones entre Argentina y el FMI, el colaborador de Dossier Geopolítico en Madrid, Eduardo Bonugli, desnuda la doble cara de los poderes financieros, con un informe lapidario para EL CLUB DE LA PLUMA, sobre las recetas neoliberales que han desembocado en LA CATASTRÓFICA DEUDA EXTERNA DE EUROPA DE 11,5 BILLONES DE DÓLARES en solo 20 años, imponiendo como normalidad la pérdida de soberanía de los estados europeos bajo el chantaje de la refinanciación de la deuda.

Y nos explica cómo sus políticas de austeridad -que intentan hoy volver a imponer en Argentina- están generado en su propia tierra y contra su propia gente, la más monstruosa estafa universal de todos los tiempos, en forma de una deuda infinita e impagable además de silenciosa e invisible.
Un descarado robo planetario y un saqueo en toda regla al futuro de la humanidad, y que confirma el preludio del inevitable derrumbe económico del sistema capitalista.
En este audio, Eduardo nos describe con cifras y argumentos, y sin caer en dogmas repetidos ni en nombres propios, cómo los poderes financieros tienen la doble vara de castigar o premiar a los estados, no ya por sus resultados sino por sus lealtades geopolíticas. Igual que el predicador vicioso y corrupto que fustiga a sus fieles, mientras vive en la falsedad y la ignominia.
Un informe para reflexionar sobre esos “hombres de negro” que hoy exigen condiciones inasumibles, pero que en Europa, emiten y emiten euros de forma descontrolada para refinanciar una deuda que, desde principio de siglo, ha aumentado más de cinco veces.
Y nos cuenta cómo financian todo si pagar nada, sin dramas, sin angustias, sin crear zozobras. Todo muy fácil, muy simple, sin despliegue mediático, sin oposición. Premiando el fracaso y el quiebre de los resultados. Jugando al solitario y haciendo trampas, practicando lo mismo que critican al tercer mundo. Mientras los mentados inversores privados, huyen de las deudas soberanas.
Así, la deuda Europea es una mole de dinero que se sostiene enganchada al dólar, mientras éste se mantenga como primera moneda mundial. Hasta que se le rompan la costuras y sucumba ante otras divisas que ya son reflejos de economías pujantes y solventes, generadoras de riquezas genuinas.

Carlos Pereyra Mele
Director de Dossier Geopolítico.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.