Una encuesta alarmante revela que 47 % de los demócratas de la costa oeste, 66 % de los republicanos del sur quieren separarse de EE.UU.

Dos tercios de los republicanos en 13 estados del sur, incluidos Texas y Florida, dicen que apoyan romper con Estados Unidos y formar su propio país con estados cercanos, mientras que casi la mitad de los demócratas en la costa oeste lo apoyarían, según la encuesta realizada por YouGov y Bright Line Watch.

Además, la mitad de todos los independientes en el sur estuvieron también de acuerdo con una unión sureña secesionista, mientras que solo el 20 por ciento de los demócratas del sur apoyan la idea.

Según este sondeo publicado el miércoles, entre los republicanos del sur, el apoyo a la secesión saltó del 50 % en enero/febrero al 66 % en junio.

El apoyo para formar un país separatista alcanzó también el 47 por ciento entre los demócratas de la costa oeste en California, Oregón, Washington, Alaska y Hawái. Un tercio de los independientes de la costa oeste, o el 33 por ciento, estaban a favor de la secesión, junto con el 27 por ciento de los republicanos de la costa oeste.

En este sondeo, los encuestados de todo el país respondieron a la pregunta de que si apoyarían unirse a una hipotética “unión” de estados vecinos.

El analista de datos Christopher Ingraham describió los resultados de la encuesta como el “dato más perturbador” que ha visto recientemente y expresó su preocupación por una posible nueva Guerra Civil tras el apoyo de esta gran cantidad de estadounidenses a la secesión.

Informe  Bright Line Watch.

Aún a millas de distancia: los estadounidenses y el estado de la democracia de EE. UU. Medio año después de la presidencia de Biden

Bright Line Watch encuestas de junio de 2021

Ahora que el país cumple 245 años, los estadounidenses tienen motivos para preocuparse por el estado de su democracia. En junio de 2021, encuestamos a una muestra representativa de estadounidenses y una muestra experta de científicos políticos sobre el desempeño de la democracia estadounidense, las amenazas que enfrenta y cómo sus representantes políticos deberían abordar estos asuntos.1 Encontramos una profunda polarización partidista en las percepciones de lo que está bien y lo que está mal en la democracia estadounidense y los pasos que deben tomarse para solucionarlo. Además, los expertos expresan reservas sobre los cambios actuales a la ley electoral a nivel estatal. Aún así, encontramos algunos indicios de que los estadounidenses miran con escepticismo los ataques partidistas a la administración electoral.
MAS EN Bright Line Watch.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.