Por Alexander Govorov, especial para Dossier Geopolitico

El pensamiento colonial y el deseo de recuperar la influencia anteriormente perdida a cualquier precio son inherentes a muchos imperios pasados. Las exorbitantes ambiciones geopolíticas de tales entidades pueden a veces poner en peligro al mundo con choques globales y también neutralizar los tímidos esfuerzos de los principales actores geopolíticos por desescalar tensiones y crear reglas elementales de competencia en la nueva realidad geopolítica. Por lo tanto, en el contexto de la reciente reunión de los presidentes de los países nucleares más grandes de Rusia y Estados Unidos, que dio motivos para un optimismo cauteloso, muchos expertos ven la burda provocación militar de hoy por parte de Gran Bretaña como un desafío para el resto del mundo. Esta no es solo una razón para declarar en voz alta las ambiciones geopolíticas del Reino, sino también un intento de cuestionar la posibilidad misma de establecer reglas al menos mínimamente aceptables para el mundo en las relaciones entre Oriente y Occidente.

Les recuerdo que el 23 de junio, el destructor Defender de la Royal Navy violó la frontera marítima rusa cerca de Crimea (a la que Rusia considera que le pertenece indiscutiblemente), adentrándose en las aguas territoriales durante tres kilómetros. El barco no respondió a las señales de advertencia del servicio fronterizo sobre un acercamiento crítico a las fronteras de la Federación Rusa. Las señales sobre el posible uso de armas tampoco tuvieron el efecto deseado. Después de eso, el barco de la patrulla fronteriza abrió fuego de advertencia y el bombardero táctico Su-24M lanzó 4 bombas por la dirección del movimiento del Defender. Después de eso, el destructor británico abandonó la zona. Los materiales de video relevantes se han publicado en los medios de comunicación. Se entregó una nota de protesta al agregado militar británico en Moscú.

A su vez, el Ministerio de Defensa británico dijo que el barco estaba haciendo un paso inocente por las aguas territoriales de Ucrania, no se efectuaron disparos de advertencia y Rusia estaba realizando “disparos de entrenamiento” en el Mar Negro. Sin embargo, el periodista de BBC Jonathan Beale, que estaba a bordo del Defender, confirmó que el barco entró deliberadamente en las aguas territoriales de Crimea, porque la ruta se planeó originalmente a través de aguas neutrales y no tenía sentido tal acción. El periodista escuchó disparos de advertencia y vio unos 20 aviones rusos sobrevolando el destructor. ¿Qué esperaban los británicos y por qué intentaron apagar la resonancia de la información? Es necesario tener en cuenta el hecho de que, según el reconocimiento del ex embajador de Canadá en Ucrania R. Vashchuk, una parte importante de la política exterior de Ucrania quedó bajo el control de especialistas británicos. Gran Bretaña lleva a cabo la interacción más activa con el ejército ucraniano y atrae a los líderes ucranianos a la órbita de sus intereses para mantener a este estado en una alianza antirusa. Al mismo tiempo, a la misma Ucrania se le asigna el papel poco envidiable de víctima directa e inevitable si el enfrentamiento con Rusia se vuelve real. La actitud de los británicos hacia el papel de Ucrania es claramente visible en los comentarios del Departamento de Defensa británico con motivo de los ejercicios conjuntos con Ucrania “United Efforts 2020”. El texto dice que los paracaidistas británicos han aterrizado en Ucrania para probar su capacidad de brindar asistencia rápida a los aliados en caso de necesidad. En la vista previa está la frase “Aterrizamos en el patio trasero de Rusia”. También durante su visita a Londres en 2020, el presidente Zelenskiy dio un paso bastante dudoso para cualquier líder de la nación, visitando la oficina de inteligencia británica y manteniendo allí una reunión con su director. Gran Bretaña, siguiendo el espíritu del colonialismo, no solo pone en peligro las perspectivas de paz en este país, sino que también trata de ganar dinero siempre que sea posible. Hoy, se anunció una vez más que el Reino Unido está otorgando a Ucrania un préstamo para la compra de dos buques de guerra británicos que han servido su recurso en la Royal Navy.

Lo más interesante es el hecho de que hoy, de hecho, varias horas antes del incidente cerca de Crimea, el Secretario del Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania y el Viceministro de Defensa de Ucrania volaron en helicópteros a uno de los barcos de la Armada Británica en el puerto ucraniano de Odessa en el Mar Negro. Dado que Ucrania no reconoce la jurisdicción de Rusia sobre Crimea y considera que este espacio marítimo es su propio, es posible que fuera allí donde se acordaron los detalles formales de la provocación resultante. El comandante del barco no está autorizado para tomar tales decisiones, por lo que la planificación de la operación podría llevarse a cabo al menos a nivel del almirantazgo. Hay motivos para creer que los británicos no contaron con una reacción tan dura por parte de los rusos, que mostraron sin ambigüedad las “líneas rojas” al Occidente. Al parecer, los británicos no tenían un plan para responder a tal escenario, ya que las complicaciones podrían involucrar a Estados Unidos en el conflicto desvalorizando esfuerzos de Biden para calmar las tensiones en la región? Por eso los británicos prefirieron fingir que no había pasado nada. Y si en las primeras horas los oradores de Ucrania comenzaron a gritar activamente sobre otra manifestación de agresión rusa y la necesidad de considerar urgentemente la adhesión de Ucrania a la OTAN, muy pronto los comentarios de los mismos oradores comenzaron a corresponder a la versión británica anunciada oficialmente de estos eventos.

Cada lector puede evaluar lo absurdo de lo que está sucediendo y el peligro de las acciones del Reino Unido mirando el mapa de la región donde se están produciendo los hechos. Es como si Rusia acusara a Gran Bretaña y Estados Unidos de ser agresivos, desplegando actividades militares en las mismas fronteras de estos estados y fomentando la inestabilidad allí. Pero hasta ahora está sucediendo lo contrario. Y si los británicos se preocupan tanto por el derecho internacional y se preocupan por la devolución de Crimea a Ucrania, ¿por qué no deberían pensar en poner fin a la violación a largo plazo del derecho internacional y devolver las Islas Malvinas a su propietario, Argentina?

Alexander Govorov Analista geopolítico

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *