Comparto la entrevista que me realizara la Periodista Ekaterina Blinova sobre la “Medicina Social” en el pensamiento estratégico sanitario de Ernesto “Che” Guevara para Sputnik Internacional en Inglés, junto al Dr Heinz Dieterich. Carlos Pereyra Mele

Si bien el héroe revolucionario cubano nacido en Argentina, Ernesto “Che” Guevara, cumpliría 93 años el 14 de junio de 2021, la isla está finalizando las pruebas de sus vacunas contra el coronavirus de fabricación nacional, ya que no se vislumbra el fin de la pandemia. Los expertos de América Latina han arrojado luz sobre cómo el Che y Fidel sentaron las bases para el desarrollo de la salud y la biotecnología en Cuba.

La industria biotecnológica de Cuba está ganando impulso en medio del brote de COVID a pesar de las sanciones económicas de Estados Unidos y la presión política constante. El Instituto Finlay de Vacunas (IFV) de la nación ha creado tres jabs anti-COVID, a saber, Soberana 01, Soberana 02 y Soberana Plus, mientras que otros dos, Abdala y Mambisa, fueron realizados por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) .

Che y Medicina Social

“Fidel fue el demiurg del proyecto biotecnológico [cubano]”, dice el Dr. Heinz Dieterich, director del Centro de Ciencias de la Transición (CTS) de la Universidad Autónoma Metropolitana de la Ciudad de México, y coordinador del Proyecto Mundial de Investigaciones Avanzadas (WARP). “[Sin embargo], 

el ejemplo y la competencia médica del Che proporcionaron un aporte importante en el curso del desarrollo revolucionario”.

En 1948, Guevara comenzó a asistir a la Universidad de Buenos Aires para estudiar medicina y en 1953 se graduó como médico con especialidad en dermatología. En ese momento, el joven médico se vio influenciado por el concepto de “medicina social”.

“La asistencia sanitaria se divide en dos grandes apartados: medicina preventiva y medicina curativa”, explica Dieterich. “La medicina social en su sentido revolucionario es una adecuada asistencia sanitaria preventiva y terapéutica para todos los ciudadanos, independientemente de su riqueza, género, edad, etc.”.

Al parecer, Guevara tomó como base las ideas del neurocirujano, neurobiólogo y defensor de la salud pública argentino Ramón Carrillo, señala el profesor Carlos Pereyra Mele, director de los think tanks Dossier Geopolitico con sede en Argentina.

Carrillo esbozó tres objetivos fundamentales: primero, preservación, conservación y restauración de la salud de la población; segundo, higiene; tercero, profilácticos y tratamiento de enfermedades.

Imagen
Ernesto CHE Guevara en 1951

Aunque Guevara de la Serna era una familia de clase alta, el viaje de nueve meses de Ernesto por América Latina en 1951 tuvo un gran impacto en él, ya que había visto las consecuencias negativas de las políticas liberal-conservadoras sobre los trabajadores y los pobres con sus propios ojos, señala el académico argentino. Esto llevó al Dr. Guevara, así como a muchos otros médicos argentinos formados en la escuela socio-sanitaria del Dr. Ramón Carrillo a ir a Cuba y participar en la revolución para cambiar el sistema, según Mele.

Antes de la revolución de 1953-1959 no había ningún programa de salud gratuito financiado por el gobierno en Cuba bajo Fulgencio Batista. Los servicios de salud eran prácticamente inaccesibles para la población de bajos ingresos y principalmente agrícola de la isla, destaca el académico.

“Ernesto Guevara influyó mucho en las ideas de modificar esta catastrófica situación de salud que enfrentó el gobierno revolucionario de Fidel después de la toma del poder”, dice Mele. “Por eso se recurrió a médicos rurales ‘ambulantes’ hasta que se reforzó el sistema hospitalario y la formación de los médicos. Esto es parte del legado del Che en la isla caribeña”.

Fidel y la industria biotecnológica

La filosofía y el enfoque del Che hacia la salud, la educación y el bienestar general contribuyeron a los éxitos de Cuba en biotecnología, cuyo “padre”, sin embargo, es Fidel, enfatiza Heinz Dieterich.”[Fidel] lo creó y supervisó con un extremado compromiso personal, gestión y un fondo de reserva especial en dólares que le permitió agilizar la obtención del aporte internacional necesario para el proyecto”, destaca el académico.

Hablando con Sputnik en abril pasado, el Dr. Manuel Limonta, uno de los fundadores de los Centros de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba (CIGB), describió cómo Castro y un grupo de científicos cubanos pusieron en marcha proyectos innovadores de biotecnología en la isla caribeña.

La industria continuó desarrollándose incluso después del colapso de la Unión Soviética, que solía proporcionar ayuda financiera y respaldo político a Cuba.

“Después del colapso de la Unión Soviética, la financiación provino de los muy limitados ingresos en divisas disponibles”, dice Dieterich. “Una pequeña parte provino de las ventas a través de corporaciones capitalistas occidentales, que utilizaron productos cubanos bajo sus marcas en el mercado internacional, en contratos leoninos con Cuba. Los salarios comparativamente bajos y el costo de vida en Cuba son también un factor fundamental en la ecuación económica . Otro factor de bajo costo en Cuba es que las empresas no pagan dividendos exorbitantes a los inversionistas “.

La técnica Mayelin Mejías trabaja con la vacuna COVID-19 “Soberana 02” en la planta procesadora de empaques del Instituto de Vacunas Finlay en La Habana, Cuba, el miércoles 20 de enero de 2021. El director del Instituto Finlay dijo que Cuba espera inmunizar el toda la población del país este año con sus propias vacunas “Soberana 02”

Cabría preguntarse si otros países latinoamericanos podrían replicar los logros de Cuba en la industria de la salud y la biotecnología. Según Dieterich, ante todo, un país necesita mantener la soberanía para tener un desarrollo sostenible.

Mientras varios estados latinoamericanos sigan siendo reprimidos por Estados Unidos dentro de la Doctrina Monroe, no podrán producir nada digno de mención contra el COVID-19 o cualquier otra pandemia, cree el profesor.

Los éxitos de la investigación científica y sanitaria cubana fueron especialmente evidentes durante los dos últimos años de la pandemia, señala Carlos Pereyra Mele. En particular, se refiere a que  Cuba envió 56 brigadas del Contingente Internacional Henry Reeve de médicos especialistas en situaciones de desastre y epidemias para combatir el COVID-19 en todo el mundo. El interferón alfa 2b de la nación isleña, desarrollado por el CIGB, fue fundamental en el tratamiento de pacientes con COVID en China en los primeros meses de la pandemia

.“Debemos reconocer que la investigación científica ha alcanzado una alta calidad [en Cuba] debido a un esfuerzo sostenido y prolongado del Estado en apoyar a los científicos a pesar de tantas sanciones y limitaciones impuestas por Estados Unidos”, dice Mele. También hay que recordar que todo científico [cubano] es también un ‘producto’ de la medicina social que brinda buena salud física y mental desde la niñez hasta la universidad, y luego una formación permanente. Todo eso se logró gracias a los pilares instalados en la década de 1960 “.

ORIGINAL EN INGLES:

https://sputniknews.com/latam/202106141083145665-ever-onward-to-victory-how-che-guevara–fidel-castros-legacy-helping-cuba-fight-covid-19/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *