Turquía es un estado “decisivo” no sólo para la geopolítica de EEUU, sino también para la de Rusia en el Asia Occidental y en Europa del Este. Un estado que se caracteriza por su “política oscilante” y por su voluntad de autonomía estratégica. Probablemente esto tenga que ver con su historia, su cultura y el espacio geográfico que ocupa. Por eso, en mi opinión Turquía no terminará integrándose o sometiéndose a la geoestrategia de algunas de las potencias, porque perdería lo más preciado que tiene o pretende, su autonomía estratégica. En su juego oscilante, trata de obtener ventajas para sus intereses, sin quedar “presa” de ninguna de las potencias. Por eso no termina siendo un aliado estratégico y mucho menos fiable. Juego peligroso que hay que saber jugarlo, que puede encontrar límites, y en un momento te hagan pagar “altos intereses”. Antonio M. Mitre Colaborador de Dossier Geopolitico

ESTADOS UNIDOS RECLAMA A TURQUÍA PARA LA ALIANZA OCCIDENTAL

M.K.Bhadrakumar asia Time 

Menos de cuarenta y ocho horas separan la reunión del presidente estadounidense Joe Biden con su homólogo turco Recep Erdogan en Bruselas de su cumbre con Vladimir Putin en Ginebra el 16 de junio.  En el medio cae la sombra de la cumbre de la Organización de Seguridad del Atlántico Norte (OTAN). Esto es simplemente exquisito en lo que respecta a la planificación de actividades secuenciales en la diplomacia.

Las reuniones de Biden en Bruselas y Ginebra son, posiblemente, las ‘bilaterales’ más importantes que tendrá en todo este viaje de 8 días a Europa. Ambos eventos tienen variables pero su correlación no está en duda.   

La mayoría de los problemas que figurarán en la reunión de Biden con Erdogan están relacionados con Rusia. Incluso cuando algunos asuntos entre Estados Unidos y Turquía no conciernen directamente a Rusia, sí afectan los intereses vitales de Rusia. 

La ventaja es para Biden en la medida en que la química personal entre Erdogan y Putin ya no es la que solía ser. Las relaciones turco-rusas están plagadas de crecientes fricciones en varios frentes. 

Por otro lado, la importancia de Turquía como un ‘estado decisivo’ en la estrategia regional de EE. UU. ha aumentado drásticamente, incluso cuando las tensiones entre EE. UU. y Rusia se dispararon en los últimos meses. La apertura diplomática de la administración Biden a Turquía debe evaluarse desde esa perspectiva. 

Sin duda, existen grandes diferencias en la relación Turquía-Estados Unidos. Ambas partes tienen una larga lista de problemas. Pero lo bueno es que las dos partes son realistas y están dispuestas a centrarse en áreas donde la asociación es posible. Ambos sienten la urgencia de enmendar su relación. 

Biden y Erdogan se conocen bien y su conversación privada puede ayudar a pasar una nueva página en la relación. Posiblemente, apuntarán a una relación relativamente alcanzable. En resumen, gestionar las diferencias y reactivar la asociación: ese será el leitmotiv de la reunión Biden-Erdogan el próximo lunes. 

Las diferencias son de tres categorías: políticas, geopolíticas y personales. En la parte político-personal, el meollo del asunto es que Erdogan desconfía profundamente de las intenciones de Estados Unidos hacia Turquía y él personalmente. La génesis de este alejamiento se remonta a la administración Obama y resulta que Biden está asociado con él. 

La forma en que la administración Obama convenció a Erdogan, que era un amigo cercano de la familia del presidente sirio Bashar al-Assad, para que se uniera al proyecto de cambio de régimen de Estados Unidos en Siria y posteriormente se desvinculó del proyecto, dejando a Turquía en la estacada, trastornó profundamente a Ankara. . 

Mientras tanto, la política de Estados Unidos de ayudar a una facción de kurdos sirios, las YPG, comenzó bajo la administración de Obama, en 2014, e inevitablemente ha sido una bomba de relojería desde entonces.

La contradicción estratégica fue simplemente demasiado para que Turquía la aceptara: que Estados Unidos se vinculó directamente a una organización terrorista que durante mucho tiempo ha luchado contra una insurgencia contra otro aliado de la OTAN. 

Si eso no fuera lo suficientemente malo, el fallido intento de golpe de 2016 para derrocar a Erdogan asestó un duro golpe a la relación turco-estadounidense. Turquía sospecha que Obama apoyó el intento de golpe y culpó a Estados Unidos por albergar al predicador islamista Fetullah Gulen. Washington simplemente se echó atrás cuando los turcos solicitaron la extradición de Gulen. 

Basta decir que los esfuerzos de Erdogan durante los últimos cinco años para fortalecer la autonomía estratégica de Turquía, desarrollar relaciones con Rusia y trabajar para consolidar a Turquía como una de las grandes potencias de la región, caen en perspectiva.

En el plano geopolítico, han surgido muchos problemas derivados de las políticas exteriores independientes de Erdogan en los últimos años, pero el problema que ha abierto una brecha entre Estados Unidos y Turquía es, principalmente, la compra por parte de Turquía del misil ruso S-400. sistema. 

A menos que Turquía dé marcha atrás en el acuerdo de misiles S-400 con Rusia, Washington y Ankara están discutiendo algún tipo de fórmula mutuamente aceptable, como el despliegue del sistema de misiles bajo el control de Estados Unidos en la base aérea de Incirlik en el sur de Turquía, sin ninguna participación rusa. en su operación y mantenimiento. 

Según los informes, Turquía ha dado una garantía por escrito a la administración de Biden de que no activará el sistema de misiles. Este ingenioso compromiso podría abrir un camino para el levantamiento de las sanciones de Estados Unidos contra Turquía bajo CAATSA, lo que reactivaría la participación turca en la fabricación de piezas para el caza furtivo F-35 de Lockheed Martin y daría seriedad a la relación general. Esta reconciliación bien podría ser un resultado clave de la reunión de Bruselas.

Si se puede superar el obstáculo del S-400 que asedió las relaciones turco-estadounidenses en los últimos años, Rusia sufrirá un revés importante en sus estrategias regionales en todos los ámbitos, y Putin personalmente se arriesga a perder el prestigio justo antes de su cumbre con Biden, ya que el cambio en las relaciones entre Rusia y Turquía en los últimos años fue un logro personal de Putin.

Sin duda, con el respaldo de Estados Unidos, se puede esperar que Turquía vuelva a un papel que desempeñó hábilmente en la era de la Guerra Fría como la vanguardia de las estrategias occidentales contra Rusia. Más aún, por primera vez en su historia, la OTAN puede consolidar su presencia en el Mar Negro. Por supuesto, con el respaldo de Turquía, Ucrania puede hacer retroceder a Rusia con una nueva confianza.

En general, será un cambio de juego para la diplomacia regional de EE. UU. en el patio trasero del oeste y suroeste de Rusia. Curiosamente, inmediatamente después de la reunión con Biden, Erdogan, en un movimiento simbólico, se dirigirá al sur del Cáucaso para visitar los territorios en Nagorno Karabaj que Turquía ayudó a conquistar Azerbaiyán en los últimos meses.

Basta decir que la geopolítica de las regiones que rodean a Turquía se encuentra en un punto de inflexión. Estados Unidos tiene una necesidad urgente de que Turquía participe en su estrategia para contrarrestar a Rusia en toda la región que se extiende desde el Cáucaso y el Mar Negro hasta Ucrania y Polonia, además de Asia occidental propiamente dicha. Turquía es potencialmente el mejor socio regional en los esfuerzos de Estados Unidos para contener a Rusia e Irán.

Más importante aún, la cooperación de Turquía es fundamental para contrarrestar la creciente proyección de fuerza de Rusia en el Mediterráneo, donde Estados Unidos ha estado estableciendo nuevas bases últimamente. Turquía y EE. UU. también tienen una congruencia de intereses en mantener a Rusia fuera de Libia (que la OTAN visualiza como la puerta de entrada para sus futuros planes de expansión en África). 

Del mismo modo, Washington y Ankara están negociando un acuerdo para el despliegue de tropas turcas para garantizar que el aeropuerto de Kabul permanezca operativo y accesible para los países de la OTAN incluso después de la retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán, que se espera el próximo mes. 

El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, dijo el lunes que Turquía está dispuesta a emprender la misión si recibe apoyo financiero, logístico y político de sus aliados de la OTAN. Esto promete ser un paso importante en el fomento de la confianza entre Estados Unidos y Turquía. 

Una vez más, queda por ver qué papel puede desempeñar Turquía en Asia central para promover los intereses de Estados Unidos. Curiosamente, justo antes de partir hacia Bruselas, Erdogan recibe al recién elegido presidente de Kirguistán, Sadyr Japarov, quien tiene la reputación de ser un gobernante nacionalista y autoritario acérrimo. Kirguistán es un país pobre con pocos recursos pero limita con China.

Evidentemente, Erdogan también está bajo presión interna, ya que la popularidad de su partido cayó últimamente y la economía turca está en mal estado, y el descontento público es palpable. Turquía también ha perdido la confianza entre sus amigos y aliados tradicionales. Las relaciones de Turquía con la UE están estancadas y con Grecia y Francia bajo tensión. 

Dicho todo esto, Erdogan simplemente no puede permitirse una reunión inconclusa con Biden. La estrategia de Erdogan será promover a Turquía como el mejor socio regional de Estados Unidos. Ha mostrado voluntad de actuar en contra de los intereses rusos. Erdogan recibió a los líderes de Georgia, Polonia y Ucrania, todos en desacuerdo con Rusia, en rápida sucesión desde abril. 

Erdogan ha prometido su pleno apoyo a la propuesta de Georgia de unirse a la OTAN, selló un contrato de drones con Polonia y expresó su apoyo total a Ucrania en su enfrentamiento con Rusia. Además, Turquía participó activamente en los ejercicios Steadfast Defender de la OTAN en Rumanía a finales de mayo. 

No se equivoquen, Erdogan está buscando tiempo para extender su gobierno por otros cinco años después de las próximas elecciones previstas en 2023. Y necesita el apoyo de Biden. Erdogan es un líder experimentado, al igual que Biden. No debería sorprendernos si encuentran puntos en común a pesar de los numerosos desacuerdos entre Washington y Ankara.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *