Entrevista a nuestro socio europeo de Dossier Geopolitico en Sputnik, Tiberio Graziani, presidente de Vision & Global Trends.

El presidente ucraniano presentó al parlamento el proyecto de ley sobre los pueblos indígenas de Ucrania. Los millones de rusos que aún viven en el territorio del país no fueron incluidos en esta lista.Según el proyecto de ley elaborado por Zelensky, un pueblo indígena se considera “una comunidad étnica indígena que se formó en el territorio de Ucrania, es portadora de una lengua y cultura originales, tiene órganos tradicionales, sociales, culturales o representativos, es consciente de sí mismo como pueblo indígena de Ucrania, constituye una minoría étnica en su población y no tiene su propia educación estatal fuera del país ”.Además, el documento también enumera los pueblos indígenas de Ucrania en Crimea: los tártaros de Crimea y los pueblos turcos Karaite y Krymchaki de fe judía.Los pueblos indígenas tienen derecho a la libre determinación, igual protección jurídica, su condición política en el marco de la Constitución y las leyes del país, la definición de sus símbolos nacionales, así como el libre desarrollo económico, social y cultural.¿Cuál es la causa de este pasaje de Zelensky y qué consecuencias tendrá? Para hablar de ello, Sputnik Italia se puso en contacto con Tiberio Graziani, presidente de Vision & Global Trends.

-Dr. Graziani, los rusos son el segundo grupo étnico más grande de Ucrania (alrededor de 8 millones de personas). No obstante, el presidente de Ucrania, Vladimir Zelensky, presentó el proyecto de ley sobre “pueblos indígenas” al Parlamento de Ucrania, excluyendo a los rusos de esta categoría. En su opinión, ¿cuál es la causa de este paso? ¿Y por qué Zelensky está haciendo este movimiento ahora?-El tema es muy amplio. Incluso en la brevedad de una entrevista, son necesarias algunas aclaraciones. Más allá de esta cuestión concreta que afecta a las poblaciones que actualmente habitan Ucrania, de hecho, el tema de la ciudadanía –que es puramente político– como la más generalizada de las características que connotaría la identidad de los pueblos se replantea, incluso con fuerza, en historia, siempre que la situación internacional se vea alterada por cambios geopolíticos. Los cambios de orden geopolítico afectan generalmente la redefinición de fronteras, la creación de nuevas entidades estatales, el reposicionamiento de los estados en nuevas alianzas políticas, económicas y militares, el nacimiento de nuevas esferas de influencia y también el movimiento y migración de poblaciones enteras. Tal como lo conocemos,contención / retroceso / reducción de la esfera de influencia de la Rusia actual. Este proceso, esta “marcha hacia el este” de Occidente no parece haber terminado todavía, a pesar de que todo el sistema internacional se ha enriquecido en los últimos años con nuevos actores globales.

Ahora, en el caso en cuestión, la no mención de la minoría rusa entre los pueblos “indígenas” de Ucrania podría constituir un requisito legal para limitar efectivamente el desarrollo cultural y la participación política de los ciudadanos ucranianos de origen ruso. El proyecto de ley de “pueblos indígenas” parece insertarse, al mismo tiempo, ambos en ese proceso del que hablábamos antes, ya que tiende a limitar, disimular y descuidar el componente ruso en la sociedad ucraniana actual, asumiendo implícitamente que los rusos de Ucrania constituiría una “quinta columna” de la Federación de Rusia en territorio ucraniano, y en el proceso de construir una identidad nacional de la Ucrania postsoviética más acorde con los llamados dictados “occidentales”.En filigrana, el proyecto de ley parece ser un dispositivo legal destinado a construir una nueva identidad como la columna vertebral del estado ucraniano, más que un decreto destinado a salvaguardar a las minorías y los pueblos indígenas.

-¿Está de acuerdo con la interpretación del presidente ruso Vladimir Putin de que “la división de las personas en indígenas, no indígenas y otras categorías es similar a la política de la Alemania nazi? ¿Cómo se puede distinguir al “verdadero ucraniano” del que no encaja en este grupo?-En realidad hay similitudes con las políticas implementadas por el nacionalsocialismo, pero el panorama es completamente diferente. Solo para decir, el Tercer Reich no se escondió detrás de una fachada “democrática”. Las discusiones sobre el “verdadero ucraniano”, si continúan en el debate jurídico y político, podrían provocar circuitos políticos y culturales poco manejables: se corre el riesgo de entrar en áreas irracionales, en una espiral difícil de romper. Sin embargo, Putin tiene razón cuando dice que el estado ucraniano es una consecuencia del período soviético.

-¿No crees que tal actitud empujará inevitablemente a cientos de miles o incluso a millones de habitantes de Ucrania (no solo a los rusos sino también a los moldavos, los húngaros y los polacos) a marcharse para no ser considerados personas de segunda?-Existe este riesgo, así como el riesgo de que los gobiernos de los estados, ya pertenecientes a la esfera de influencia soviética, puedan emitir, siguiendo el ejemplo de Kiev, arreglos legales similares destinados a ocultar la presencia “civil” de las diásporas rusas. presente allí u otras minorías. El proyecto de ley en este caso actuaría como un disuasorio.

-¿Es esto una pura violación del derecho humanitario? ¿Cómo reaccionará o debería reaccionar la comunidad internacional ante esta norma legislativa?-Cada vez que se toca el tema de la identidad de un pueblo, se entra, al menos por antítesis, en la dialéctica, el contraste entre los derechos de los pueblos y los del hombre. No creo que la llamada comunidad internacional reaccione. Realmente debería hacerlo, ¡al menos pro forma!-En su opinión, ¿cómo afectará el proyecto de ley y la posible adhesión de Ucrania a la OTAN a las relaciones entre Rusia y Ucrania que, como sabemos, están lejos de ser ideales?– Es probable que el proyecto de ley no facilite las relaciones entre los ucranianos “reales” y los de origen ruso. Como es igualmente probable que este decreto, implícitamente anti-ruso, vaya en la dirección de tranquilizar a los países miembros de la OTAN sobre la vocación transatlántica de la actual Ucrania, de cara a una futura adhesión.Sin embargo, en referencia a la OTAN, esta última asigna a Ucrania el papel de cabeza de playa lanzada contra la Federación de Rusia. Así lo atestiguan los diversos ejercicios conjuntos, aunque en el marco de operaciones multilaterales.

-¿Prevee un enfrentamiento armado con Rusia, dada la actividad militar extranjera en Ucrania que estamos notando en los últimos meses?– La afirmación sobre la “autodeterminación de los pueblos” contenida en el proyecto de ley es un acto tanto explícito como, en mi opinión inconsciente, de fe en los principios universalistas del presidente estadounidense Wilson, es decir, el presidente que inauguró American compromiso en el Viejo Continente tras la Primera Guerra Mundial.La autodeterminación de los pueblos, de hecho, más allá de la retórica “libertaria”, en su aplicación práctica, ha sido utilizada ingeniosamente para crear fracturas dentro de las entidades geopolíticas multinacionales por parte de los propios EE. Un último ejemplo en orden cronológico de la teorización de este principio y de su aplicación lo da el proyecto del Gran Medio Oriente, donde la fragmentación a lo largo de las divisiones etnoculturales y confesionales ha convertido al Cercano y Medio Oriente en un polvorín.La exacerbación que podría producirse entre los distintos grupos etnoculturales presentes en Ucrania con la introducción del DDL, junto con la militarización del país en función antirrusa, esclavizaría aún más a Kiev a las indicaciones provenientes de Washington.

Los ucranianos, en lugar de aprovechar al máximo su posición geográfica, un verdadero puente entre la Federación de Rusia y el resto de Europa occidental, por ejemplo en el contexto de la neutralidad armada, podrían ser sacrificados en el enfrentamiento político, económico e incluso militar entre OTAN y Federación de Rusia.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *