Por Omar Ruiz*

El gobierno del Presidente Alberto Fernández ha tomado la decisión de poner nuevamente en agenda, visibilizar y afirmar la cuestión de nuestra soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur. Los anuncios tanto en el mensaje del 10 de diciembre como en la apertura de sesiones en el Congreso de la Nación expresan una voluntad, que comenzó a implementarse con la restitución del rango de Secretaría al área de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur.

En el Congreso de la Nación el día 1° de Marzo, el Presidente, mencionó los tres proyectos que tienen como objetivo “afianzar la soberanía territorial”. El canciller Felipé Sola, sostuvo que las iniciativas “tienen como objetivo fortalecer nuestra presencia soberana, nuestra actividad económica y promover la memoria con hechos concretos, por los héroes de Malvinas”. El Secretario Daniel Filmus, en tanto, consideró que “es necesario encontrar nuevos caminos que nos permitan generar las condiciones tendientes a recuperar el diálogo imprescindible para lograr el ejercicio pleno de nuestra soberanía”.

El primero de los proyectos se refiere a la creación del “Consejo Nacional de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y espacios marítimos correspondientes”, un espacio que permitirá la búsqueda de consensos para una política de Estado que trascienda los sucesivos gobiernos; con una conformación plural que aseguré la participación de mayorías y minorías parlamentarias, la academia, la provincia de Tierra del Fuego, Malvinas e Islas del Atlántico Sur y los veteranos de Malvinas. El Consejo estará presidido por el propio Presidente y elaborará políticas a mediano y largo plazo que conciten el apoyo internacional para enfrentar la situación colonial. La política hacia Malvinas necesita además una plataforma nacional integrada por personalidades de distintos ámbitos, que promueva una concientización en la cuestión Malvinas, para que no sea sólo una efemérides en el calendario y se asocie la misma con su importancia geopolítica para el país y su proyección sobre la Antártida y Atlántico Sur; instando además a un papel activo de la sociedad civil en distintas iniciativas, tanto dentro como fuera del país, para desarrollar una paradiplomacia coordinada con la diplomacia exterior.

El segundo proyecto tiene como objetivo la defensa de los recursos naturales nacionales en el Atlántico Sur y propicia la modificación del régimen federal pesquero para endurecer las sanciones a los buques que pescan ilegalmente en los espacios marítimos bajo jurisdicción argentina o en aguas donde nuestro país tiene soberanía sobre recursos marinos, lo que incluye a las islas Malvinas. En lo que va de la actual gestión de gobierno, se han capturado y aplicado sanciones a tres barcos pesqueros. Es necesario que Argentina busque acuerdos con otros países para evitar la pesca depredatoria en la milla 201 y más allá. Nuestro país debe avanzar en la ocupación del Mar Argentino, impulsar el proyecto Pampa Azul, reconstituir capacidades navales militares y pesqueras; y explotar los recursos transformando la producción primaria pesquera en una industria para generar mayores divisas, valor agregado y empleo, revisando el modelo extractivo.

Por último, el proyecto de ley sobre demarcación del límite exterior de la plataforma continental argentina, en base a la presentación que se realizó en la Convención de Naciones Unidas sobre Derecho del Mar, permitirá defender los derechos de soberanía más allá de las 200 millas, los recursos del lecho y subsuelo del mar argentino y más oportunidades a la exploración y explotación de las riquezas (hidrocarburos y minerales) de nuestra plataforma. Es para destacar el trabajo desarrollado en varios gobiernos por la Comisión Nacional del Límite Exterior de la Plataforma Continental (COPLA).

La falta de voluntad negociadora y de respeto por las reglas del derecho internacional público por parte del Reino Unido está ejemplificada en la actitud que tomó frente a la reciente decisión de la Corte Internacional de Justicia en el caso Chagos, quien a petición de la Asamblea General de la ONU intimó al Reino Unido a restituir en seis (6) meses dicho archipiélago a la República de Mauricio, el plazo operó y el Reino Unido no cumplió, como no cumple también las resoluciones de Naciones Unidas respecto de Malvinas y nueve (9) casos más (Anguilla, Bermudas, Caimán, Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Montserrat, Santa Elena, Pitcairn y Gibraltar) que se encuentran en el Comité de Descolonización de Naciones Unidas.

Argentina debe insistir con el diálogo por la soberanía endureciendo al mismo tiempo sus políticas frente a la ocupación ilegal.

*Omar Ruiz Integrante de la Red Federal Malvinas 2065 y Observatorio Malvinas.AR

4 comentarios
  1. Pelusa
    Pelusa Dice:

    Muy buen artículo. Espero no te moleste lo comparti en el grupo Maestrandos eternos. Has recibido aprobación. Felicitaciones y hasta Giraudo te llamo crack.

    Responder
  2. Sergio Satuf
    Sergio Satuf Dice:

    Excelente resumen. Apostar al diálogo diplomático. Utilizar herramientas de concientizacion y enrriqueser el legítimo derecho a la Soberania a todo nivel. Son desde mi entender una muy buena estrategia. Ojalà algún día se haga justicia.

    Responder
  3. Daniel Alfonso
    Daniel Alfonso Dice:

    Muy buen artículo. Resalto “el proyecto de ley sobre demarcación del límite exterior de la plataforma continental argentina,” debido a la gran superficie que ocupa y los recursos naturales que guarda, muchos de los cuales aun no han sido evaluados y que tiene un importancia geoestrategica altisima.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *